• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 La sociedad teosofica y la...
 Table of Contents
 La sociedad teosófica
 Desde la atalya
 Los principios de la teosofia
 Como pensaban nuestros fundado...
 Como pensaban los maestros de nuestros...
 La teosofia en Mexico
 Deberes del miembro de la sociedad...
 Karma cosmico: resultante de la...
 Mi decalogo cristiano
 La teosofia, ciencia de compas...
 Cuarta convencion nacional de jovenes...
 Seccion Cubana de la sociedad...
 Back Matter






Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00053
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00053
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Table of Contents
    Title Page
        Title Page
    La sociedad teosofica y la teosofia
        Unnumbered ( 2 )
    Table of Contents
        Page 1
    La sociedad teosófica
        Page 2
    Desde la atalya
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    Los principios de la teosofia
        Page 8
        Page 9
    Como pensaban nuestros fundadores
        Page 10
        Page 11
    Como pensaban los maestros de nuestros fundadores
        Page 12
    La teosofia en Mexico
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    Deberes del miembro de la sociedad teosofica
        Page 16
        Page 17
    Karma cosmico: resultante de la vibracion universal
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Mi decalogo cristiano
        Page 25
        Page 26
        Page 27
    La teosofia, ciencia de compasion
        Page 28
        Page 29
    Cuarta convencion nacional de jovenes teosofos de Cuba
        Page 30
    Seccion Cubana de la sociedad teosofica
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    Back Matter
        Page 34
Full Text




c'5eo0o ca

Olbana

i Los Principios de la Teosofa.
*-.' "Deberes del miembro de La Sociedad
Teosfica.
7 IoH. P. Blavafsky.
La Teosofia en Mxico.
L. W. Rogers.
Karma Csmico.
Arturo R. Villaln.
Mi Declogo Cristiano
Jos del C. Velasco.
NO VIEMBRE
1 9 9









La Sociedad Teosfica y la Teosofia

President: Dr. George S. Arundale; Vicepresidente: Sr. Hiren-
dra Nath Datta; Secretario: Sr. G. Srinivasa Murti;
Tesorero: Sr. N. Sri Ram.
Organo Oficial del Presidente: THE THEOSOPHIST.
Oficinas Principales: ADYAR, Miadrs, India.

La Sociedad Teosfica fu fundada en la ciudad de Nueva
York el 17 de noviembre de 1875 por Helena Petrovna Blavatsky
y el coronel Henry Steel Olcott, y trasladada e incorporada en
Madrs, India, el 3 de abril de 1905.
Los Tres Objetos de la Sociedad son:

I.-Formar un ncleo de la Fraternidad Universal de la hu-
manidad, sin distincin de raza, creencia, sexo, casta o
color.
II.-Fomentar el studio comparative de las religiones, filo-
sofas y ciencias.
III.-Investigar las leyes inexplicadas de la Naturaleza y los
poderes latentes en el hombre.

El nico requisito para ser miembro de La Sociedad Teos-
fica es aceptar el primer objeto, referente a la Fraternidad. Nin-
gn escritor o instructor posee autoridad para imponer sus opi-
niones a los miembros, pues dentro de La Sociedad cada cual
goza de plena libertad para conservar sus creencias religiosas, con-
ceptos filosficos, etc., y para expresar abiertamente sus ideas, sin
otros lmites que la cortesa y consideracin para con los dems.
La Teosofa constitute la esencia de la verdad, y es la base de
todas las filosofas, ciencias, religiones y artes. Proporciona una
filosofa que hace ineligible la vida, y demuestra que la evolucin
est guiada por la ms perfect justicia, sabidura y amor. Sita
a la muerte en el lugar que le corresponde, como un incident c-
clico en la vida infinita, que abre las puertas de una existencia
ms radiante. Devuelve al mundo la Ciencia del Espritu, ense-
fando al hombre a reconocerse como el Espritu mismo, y a la
mente, las emociones y el cuerpo como sus servidores; ilumina las
escrituras y doctrinas religiosas descubriendo sus significados
ocultos, pero sostiene que la Verdad se alcanza por el esfuerzo
individual y no se impone por el dogma.
Los miembros de La Sociedad Teosfica estudian la Verdad
dondequiera que se encuentra y hacen lo possible por vivirla. Toda
persona tolerante y deseosa de estudiar y de trabajar en pro de
la Fraternidad es bienvenida en La Sociedad, pero de cada miem-
bro depend el expresar.en mayor o menor grado los ideales de la
Teosofa en la vida diaria y llegar a ser un verdadero tesofo.







RE VIS TA

TEOSFICA

CUBANA

ORGANO OFFICIAL DE LA SECCION CUBANA
DE LA SOCIEDAD TEOSOFICA

Vol. XXXV NOVIEMBRE, 1939 NUM. 11
LA HABANA, CUBA

En este nmero:

Desde La Atalaya. por George S. Arundale .................. 3
Los Principios de la Teosofa, por H. P. Blavasky ... .... 8
Cmo pensaban nuestros Fundadores....... ..... ....... 10
Cmo pensaban los Maestros de nuestros Fundadores... 12
La Teosofa en Mxico, por L.W. Rogers...... ............... 13
Deberes del miembro de La Sociedad Teosfica, por H. P.
Blavafsky............. ................................... 16
Karma Csmico, resultante de la Vibracin Universal, por
Arturo R. Villaln ................ ...... ................. 18
Mi Declogo Cristiano, por Jos del C. Velasco........ ...... 25
La Teosofa, Ciencia de Compasin, por Clare Tracey...... 28
Cuarta Convencin Nacional de los Jvenes Tesofos... 30
Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica................. 31
























H. S. Olcott


H. P. Blavatsky


Que fundaron

La Sociedad Teosfica

en New York
el 17 de noviembre de 1875.

Para ellos
el homenaje ferviente
de nuestra imperecedera gratitude










DESDE LA ATALAYA

George S. Arundale

CUANDO ENTRA UN NUEVO MIEMBRO.

Debemos enseguida proceder a intensificar el inters de nues-
tros miembros por la Teosofa y por La Sociedad Teosfica, porque
existe el peligro de que el letargo cunda en nuestras filas. Cuando
entra un nuevo miembro en La Sociedad Teosfica, le decimos
cunto esperamos que La Sociedad Teosfica sea para l, le mani-
festamos cunto ha sido para nosotros (aunque generalmente uno
no sabe bien cunto ha significado, en verdad, La Sociedad Teo-
sfica para aquel que est felicitando al nuevo miem,bro). Le de-
cimos que tiene un gran porvenir ante s. Llegamos hasta ser efu-
sivos en nuestra bienvenida.
Luego, despus de esa efusin, nos inclinamos a dejarlo comple-
tamente solo. Tendr que buscar su propio camino lo mejor que
pueda, estudiando o sin estudiar, explorando o sin explorer. Lo
hemos rodeado de hermosas oleadas de color de rosa, y enseguida lo
abandonamos a sus propios recursos.
En cuanto a este punto s podemos actuar al moment. Ain-
que no sea possible ahora modificar los Tres Objetos, nada nos im-
pide intentar un auxilio ms efectivo al miembro nuevo para que
llegue a ser bien versado en Teosofa. Muchos miembros nuevos no
estn versados en Teosofa, no son buenos estudiantes de esta cien-
cia. Son, ms bien, papagayos de la Teosofa. "Annie Besant dijo,
H. P. Blavatsky idijo, C. W. Leadbeater dijo, C. Jinarajadasa ha
enseado esto o lo otro", y hasta "G. S. Arundale ha dicho tal o
cual cosa". As hablan muchos loritos teosficos. Y estos no deben
existir, porque corren grave peligro de sufrir psitacosis teosfica.
Tarde o temprano se les caern las plumas teosficas, porque son
plumas prestadas, y no plumas propias, nacidas de su carne. Hay
muy pocos tesofos que posean Teosofa propia. No tienen ms que
cualquier Teosofa ajena. Sus mentes estn atiborradas de mobi-
liario teosfico de segunda mano. Y dicen siempre: Qu otra cosa
podemos hacer ?"
Muchos tesofos tienen muy poco que dar de s, pero much-
simo que repetir como papagayos. Muchas conferencias de teso-







4 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
fos no son, en realidad, ms que una series de extractos de los es-
critos de nuestros jefes. Naturalmente que se dir: "Y qu cosa
mejor podramos tener u ofrecer ?" En general, mejor que cuanto
nos llegue de afuera es algo que provenga de lo ntimo de nuestro
propio sr. El nico valor de todo cuanto viene de afuera, aunque
sea del ms elevado de los Instructores, reside en su potencialidad
de llamar a la puerta del Dios interno e incitarlo a que despierte.
Debemos poseer nuestra propia Teosofa, para no hacer remansos
estancados de las Teosofas de los dems, cuando para ellos son vi-
vas aguas corrientes y an caudalosos ros.

COMPORTARSE BIEN ES LO QUE MS IMPORTA.
Ahora bien: qu hara yo por los miembros que ingresan en
La Sociedad Teosfica? Les dira, con toda claridad y precision:
"A lo que debis tender antes que nada es al Primer Objeto
de La Sociedad Teosfica. Debis tratar de vivir una vida fra-
ternal, ante todo, en vuestro propio hogar, donde es much ms di-
fcil, donde los dems os conocen con much mayor intimidad. Por
supuesto que habris de vivir esa vida fraternal en crculos much
ms amplios que el del hogar. De hecho debis ser un hombre o
mujer excelente, aunque de tiempo en tiempo cometis ligeras fal-
tas. Ninguno de nosotros es perfect: todos tenemos nuestros de-
fectos. Pero hemos de tratar de ser excelentes casi siempre, tratar
de salir de aquella fase de nuestra evolucin en que estamos siem-
pre encontrando defects, siempre criticando y creyndonos supe-
riores a los dems cuando casi siempre no lo somos". Yo dira a
todo tesofo: "Habis de ser excelentes en bondad, en gentileza,
en integridad de carcter, siempre y en todas parties, cueste lo que
cueste, salvo en aquellas ligeras faltas que naturalmente creemos
que cometeris de tiempo en tiempo. Pero tratad de que sean cada
vez ms raras. Si sois as excelentes con vuestra familiar, sea ella
como fuere con vosotros; si sois excelentes con vuestros amigos, sean
ellos como fueren; si as mismo os comportis con vuestros adversa-
rios, si podis comportaros bien, bien, bien, hasta ser siempre gen-
tiles y bondadosos en extreme, aunque fallis en algunos raros mo-
mentos, estaris cumpliendo con el Primer Objeto. Esto es lo que
debis ser y hacer. Esto es lo que ms importa. No os preocupis
en primer trmino por cunto sabis o no sabis de los distintos
plans de conciencia, o de los otros diversos aspects de la ciencia








DESDE LA' ATALAYA 5
de la Teosofa. Eso importa much menos. El que ms rpida-
mente se desarrolla es aquel que se comporta cada vez mejor y me-
jor, aquel cuya conduct es cada vez ms invariablemente bon-
dadosa". Anenudo creemos que nuestros conferencistas deben ser.
individuos sumamente evolucionados, por el hecho de que hablan
tan bien. Y acaso sean los menores entire los miembros de La So-
ciedad Teosfica, porque sucede con frecuencia que mientras ms
predicamos, ms nos olvidamos de practicar: Cualquiera puede
predicar. Pero es peligroso ser orador o: conferencista. Tendemos
a narcotizarnos con nuestras propias exhortaciones, hasta el punto
de no acordarnos de llevar a la prctica aquello mismo que a nues-
tros oyentes presentamos como esencial. En, conjunto, creo que
sera mejor que no conferenciramos, sino que iviramos la Teo-
sofa.
El hecho de no haber ledo La Doctrina Secreta, La Sabidur.ia
Antigua, Isis sin Velo o A los Pias del Maestro, no es cosa que imr-
porte en extremo. A. quien sea maravillosamente bueno, amable,
ntegro, todas esas cosas, a su debido tiempo, le irn siendo dadas
por aadidura. Una vez bien desarrollada esa nobleza de carcter,
se presentarn las oportunidades de adquirir cada vez mayor sabi-
dura. Sobre este punto quisiera insistir ad infinitum.

ESPECIALIZACIN EN LOS DIFERENTES OBJETOS.

Luego dira al nuevo miembro: "Trabaje Vd. en el Primer Ob-
jeto, o en el Segundo, o en el Tercero, y vea en qu deseara Vd.
especializarse. Qu aspects particulares le atraen para studio es-
pecial, o quizs hasta para experimentacin especial?"
Dentro de la forma "mejorada" del Segundo Objeto podrase,
por ejemplo, elegir el problema de las artes o de la vida social.
Podra entonces haber en cada Seccin un Secretario para el
Primer Objeto, otro Secretario para el Segundo, y uno ms para el
Tercero, de modo que en torno de estos tres Secretarios se agru-
paran los miembros interesados en el Objeto correspondiente. Si
dentro de cualquiera de los Objetos hubiese grandes grupos con-
sagrados a alguna de sus grandes divisions, como por ejemplo a la
religion, a ]a filosofa, a la ciencia o a la poltica, podra haber
tambin various Secretarios de Grupo, de modo que el nuevo miem-
bro supiera que haba dentro de La Sociedad Teosfica un lugar
determinado donde reunirse con compaeros de studio interesa-








REVISTA TEOSOFICA CUBANA


dos en aquellas materials que l prefiere. As es como de veras lo
ayudaramos a ir definidamente hacia adelante. Estos Secretarios
de Objeto y ide Grupo, subordinados al Secretario General, cons-
tituiran centros de actividad especial en torno de los cuales po-
dran asociarse los miembros de diferentes temperamentos y ap-
titudes.

EJERCICIOS DE TEOSOFA.
Tambin querra que tuvisemos un curso de studio o una series
de cursos de studio titulados Ejercicios de Teosofa, de modo que
por nfedio del studio se llegara a la prctica. Estos ejercicios ha-
bran de ser exactamente semejantes a los bien conocidos ejercicios
fsicos. Lo mismo que ejercitamos el cuerpo fsico para hacerlo
fuerte y hermoso, lleno de gracia y dignidad, tambin debiramos
tener ejercicios emotivos para el cuerpo emotional, y ejercicios
mentales para el cuerpo mental, y por estos medios comenzaramos
a aprender a extender nuestra conciencia ms all de su alcance
habitual. Otra series de ejercicios tratara de la expansion de nues-
tra conciencia hasta ponerla en contact con el inmediato medio
ambiente. Una tercera series tratara de desarrollar nuestro con-
tacto con la conciencia de los reinos ms jvenes de la Naturaleza,
en tanto que otros ejercicios avanzados y ms difciles, referentes a
este mismo tema de la expansion de la conciencia formaran la
cuarta series. Nosotros estudiamos los plans de conciencia y las
diversas leyes de la Naturaleza. Hemos de procurar poner en prc-
tica ese conocimiento, ejercitndonos en ese studio en trminos de
nuestra propia conciencia. Cada individuo elegira la forma par-
ticular de ejercicio que mejor se adaptara a su propio tempera-
mento. Podra hallarla, por ejemplo, en el arte, en la poltica. Po-
demos ejercitar nuestra conciencia en trminos de cada uno de los
distintos aspects de nuestros Objetos.
No debemos imaginar que el desarrollo de la conciencia se re-
duce a saber dnde est el tomo permanent, ni cul es, en trmi-
nos de vibracin, la division que puede trazarse entire los diversos
plans de conciencia. Por el mundo entero se extiende una con-
ciencia poltica que emite vibraciones peculiares, que posee vida
propia, que constitute, si queris, un reino de conciencia; y lo
mismo existe una conciencia artstica, una conciencia cientfica.
Podemos ejercitar nuestra conciencia en trminos de vibraciones









DESDE LA ATALAYA 7
polticas, tanto en su sentido general como en los aspects especia-
lizados que presented en un pas determinado: obtendramos as
profunda penetracin para comprender cmo llegar a ser mejores
tesofos y cmo extender con mayor efectividad la Teosofa en el
mundo que nos rodea.
He aqu algunos de los medios por los cuales procurara yo vi-
talizar nuestra labor, de modo que los nuevos miembros vieran que
tienen algn trabajo especial que realizar en nuestras filas. Es dar
muy poco valor a la afiliacin a La Sociedad career que se reduce
a asistir a sesiones o a conferencias, en donde muchas veces el con-
ferencista oculta su ignorancia bajo una catarata de exuberancias
retricas, de modo que los oyentes, atrados por la forma, no se
fijan demasiado en la carencia de fondo. Creo que la conferencia
corriente est empezando a convertirse en cosa muerta, que el con-
cepto de conferencia se est extinguiendo, porque no es cosa sufi-
cientemente dinmica:' es demasiado esttica. Unicamente cuando
se trata de una gran conferencista, bien sea del tipo de Annie
Besant o del del Obispo Leadbeater es cuando la conferencia vale
de veras la pena. El Obispo Leadbeater era un conferencista mag-
nfico, tan fascinador en su gnero como la Dra. Besant en el suyo.
La Dra. Besant, adems de ser Fuego vivo, lanzaba un deslumbra-
miento de fuegos artificiales. En el Obispo Leadbeater no haba
fuegos artificiales, pero s Fuego, en toda pureza y sencillez. En
ella, las llamas saltaban impetuosamente. En l, partan como fle-
chas hacia el fin perseguido.

NUEVA VIDA PARA NUESTRA LABOR.

As podemos dar nueva vida a nuestra labor. Necesita nueva
vida, y la vida nueva que necesita es aquela que sea apropiada al
mundo en vas de transformacin. Nuestra Teosofa,-en la me-
dida que puede expresarse en este mundo-y nuestra Sociedad Teo-
sfica tienen que cambiar a la par del mundo. No son una y otra
ms que sombras ide la Teosofa y de La Sociedad Teosfica que
existirn algn da. La Sociedad debe ser mayor y mejor; debe
ser mejor reflejo de la Vanguardia del Mundo. Ella es esa Van-
guardia misma, en cuanto a sus Objetos, su finalidad y su labor, y
debe reflejar ese espritu de Vanguardia. A media que el mundo
avanza, la Vanguardia tiene que adelantrsele sin cesar.









Los principios de la Teosofa


H. P. Blavatsky

En vista de la pregunta dirigida por nuestro Pre-
sidente Internacional, Dr. G. S. Arundale, a todos
los miem:bros de La Sociedad Teosfica: "Cules
son los principios fundamentals de la Teosofa",
nos ha parecido oportuno recoger en nuestras pginas
la exposicin de esos principios por diferentes ins-
tructores o estudiantes teosficos. Y no podanws co-
menzar sino por las palabras de Helena Petrovna Bla-
vatsky, la gloriosa Maestra, fundadora de La Socie-
dad Teosfica.
La Teosofa es Conocimiento Divino, es la Religin de la Sa-
bidura, la esencia misma de la investigacin filosfica y tes-
tica. Proviene de la ms remota antigedad, y constitute la fuen-
te de today religion. El nombre de Teosofa nos llega de los fil-
sofos alejandrinos, los filaletes, cuyo apelativo significa "aman-
tes de la verdad". Data del siglo III de nuestra era, y comenza-
ron a usarlo Ammonio Saccas y sus discpulos, iniciadores de
la Escuela y Sistema de Filosofa Teosficos Eclcticos, cuyo su-
cesor modern es La Sociedad Teosfica.
Ese sistema tena por objeto inculcar a sus discpulos y a
todos los amantes de la verdad ciertas grandes verdades mora-
les que constituyen el alma de la Religin de la Sabidura, o
Teosofa, y que son stas:
I. Una Absoluta, Unica, Incomprensible y Suprema Dei-
dad, Raz Divina de donde proviene todo lo visible
y lo invisible, y a la que todo retorna.
II. Una Ley inmutable de absolute Amor, Justicia y Mise-
ricordia.
III. La manifestacin de esa Ley Suprema en las de Involu-
cin, Evolucin, Reencarnacin y Karma.
IV. La naturaleza eterna, inmortal del hombre, irradiacin
del Alma Divina Universal, y una con ella.
V. El perfeccionamiento y final perfeccin del hombre por
accin de la Ley Divina; el progress perpetuo de cada
ego que reencarna, progress que va de lo externo a
lo interno, de lo material a lo spiritual, hasta llegar
al final de cada etapa, a la unidad absolute con el
Principio Divino. De fuerza en fuerza, de la belleza y








LOS PRINCIPIOS DE LA T:OBOFIA 9
perfeccin de un plano a la superior belleza, y per-
leccin de otro, con infusion de nueva gloria, de nue-
vo conocimiento y poder en cada ciclo: tal es el des-
tino de todo Ego, que as se convierte en su propio
salvador, en cada mundo y en cada encarnacin.
VL La seguridad de que durante su progress evolutivo el
hombre recibe conocimiento de los Divinos Misterios
de su existencia, progress y regeneracin, que le es
impartido direct o indirectamente por Seres supe-
riores a l; y que as esos Seres ayudan a la Hu-
manidad.
VII. La meta del estudiante de la Sabidura Divina, que con-
siste en lograr la revelacin del Divino Misterio de
su progress, por medio de la pureza de vida, del es-
tudio diligente, de la aspiracin noble y altruista, de
la continue bsqueda del "Reino de Dios" que lleva
dentro de s. As es como llega de por s a ser lo que
realmente es: nadie puede hacerlo, sino l mismo. Se
trata de un process de desarrollo por medio de la
evolucin. El sr interno tiene que esforzarse conti-
nuamente por manifestarse a travs de las envol-
turas que lo encierran, puesto que el ideal del aspi-
rante consiste en ser cada vez ms y ms iluminado
por la Sabidura Divina y convertirse en un servidor
cada vez ms til de la Humanidad.


Existe una grandsima diferencia entire las religiones conven-
cionales y la Teosofa. Unas inculcan la fe basada sobre la
aceptacin de la autoridad; la otra, inspire la fe nacida de la
propia intuicin spiritual. Aqullas representan la credulidad
y la supersticin humans; sta, la creencia y la intuicin, hu-
manas tambin.
No sustentamos ninguna religion ni filosofa en particular,
porque muy por encima de todas las sectas humans se alza
la Teosofa en su sentido abstract; la Teosofa, que es dema-
siado amplia para encerrarse en ninguna de ellas, y capaz, en
:ambio, de contenerlas todas. Por eso la Teosofa sobrevivir
i todas las religiones y filosofas. No puede haber sectarismos
mn la bsqueda de la Verdad.
H. P. BLAVATSKY.








Cmo pensaban

nuestros Fundadores


Difciles fueron, en verdad, los comienzos de nuestra
Sociedad Teosfica. Hoy que se hall extendida por el
mundo entero, conviene recorder cunto debemos al va-
liente esfuerzo de H. S. Olcott y H. P. Blavatsky; y para
ello, nada mejor que las animosas padabras con que nues-
tro Presidente-Fundador relata algunas de sus impresio-
nes de 1876, en las interesantsimas PGINAS DE UN VIEJO
DIARIO, diciendo:

As, el nmero de miembros fu menguando gradualmente, has-
ta que al cabo de un ao, poco ms o menos, slo sobreviva lo
siguiente: la forma externa de una buena organizacin, con pro-
grama slido y potente; una estrepitosa notoriedad: unos cuantos
miembros, ms o menos indolentes; y un indestructible foco de
vitalidad en el inagotable entusiasmo de los dos amigos, la rusa
y el americano, que se haban entregado con todo su sr a la cau-
sa, que ni por un moment abrigaron ni la menor duda sobre la
existencia de sus Maestros, sobre la excelencia de la labor que les
haba sido encomendada, ni sobre el xito complete que al fin la
coronara. Judge era un amigo leal y un auxiliar lleno de buena
voluntad; pero tan joven en comparacin con nosotros, que no
podamos compartir por igual con l nuestras responsabilidades.
Era, ms bien, como el hijo menor, el muchacho de la familiar.
Muchas noches, despus de establecido el Cuartel General de La
Sociedad en nuestra residencia, cuando luego de haberse retirado
nuestros visitantes, H. P. B. y yo nos detenamos en la biblioteca
para charlar un rato antes de despedirnos, nos reamos al pensar
con cun pocos podamos contar para que se mantuviesen fieles a
nuestro lado, a pesar de todo cuanto se nos opusiera. Recordba-
mos las frases sonoras y las amables sonrisas con que esa noche se
nos haba obsequiado, descubriendo en casi todas ellas el egosmo
que en vano bajo esa mscara pretendiera ocultrsenos. Pero lo
que dominaba en nosotros, con mayor intensidad a media que
transcurra el tiempo, era la seguridad de que cada uno de los dos
poda absolutamente contar con el otro. para la causa de la Teo-
sofa, aunque el cielo mismo se derrumbara sobre nuestras cabezas:









CO`MO PENSABAN NiUESTROS FUNDADORES 11
fuera de eso, todo dependa de las circunstancias. Acostumbrba-
mos llamarnos "los gemelos teosficos", y otras veces nos consi-
derbamos como una trinidad cuya tercera persona era el cande-
labro que luca sobre nuestras cabezas. Frecuentemente aludamos
a estas bromas en nuestra correspondencia; y el da en que sala-
mos de nuestra ya desmantelada residencia para tomar el buque
que haba de llevarnos hacia la India, he aqu las ltimas palabras
que pronunciamos con much seriedad: "Adis, viejo candelabro,
silencioso, iluminador e invariable amigo y confidente"
Y ms adelante dice:
La viabilidad de nuestra Sociedad dependa, inmediatamente,
de nosotros, los dos fundadores; pero, en definitive, de su idea
bsica, y de sus Trasmisores, los Augustos Seres que nos ensea-
ban y que iluminaban nuestros corazones con la luz de Su ben-
vola buena voluntad. Comoquiera que ambos nos dbamos cuenta
de ello, y ms y ms a media que a ambos se nos permita traba-
jar por La, Sociedad y por Ellos, exista entire nosotros un lazo
much ms estrecho de los que pueden forjar todas las corrientes
relaciones sociales. Esta unin haca a cada uno pasar por alto
las flaquezas del otro, y soportar toda la desagradable friccin que
necesariamente haba de traer consigo la colaboracin de dos per-
sonalidades tan opuestas entire s. En cuanto a m concierne, esta
conviccin me llevaba a echar completamente a un lado todos los
lazos, ambiciones y deseos mundanales. En verdad, desde el fondo
de mi corazn senta, y siento, que es mejor ser portero, y aun
algo todava ms insignificant en la mansin del "Seor de las
Alturas", que reinar en cualquier palacio que el mundo egosta
me ofreciera. Igual senta H. P. B., cuyo incansable entusiasmo
era manantial jams exhaust de estmulo para todo aquel que se
pusiera en contact con ella. Sintiendo ambos as, y dispuestos como
estbamos a sacrificarlo todo en pro de nuestra causa, la extincin
de La Sociedad Teosfica era, sencillamente, impossible.









Cmo pensaban los Maestros

de nuestros Fundadores

Al tender la mirada sobre el mundo, hallamos en Amrica al
hombre que servira de jefe: hombre de gran valor moral, in-
egosta, y poseedor de otras excelentes cualidades. No era el
hombre mejor que pudiera existir, pero s el mejor de que en-
tonces podamos disponer. A l asociamos una mujer dotada de
las facultades ms excepcionales y maravillosas. Junto con s-
tas, posea fuertes defects personales; pero, tal como era, no
haba quien ni siquiera se le aproximara en capacidad y utili-
dad para la obra a emprender. La enviamos a Amrica, los re-
unimos, y empez la prueba. Desde el principio se les di a com-
prender claramente que el problema quedaba por complete en
sus manos, y ambos se ofrecieron a aquella prueba, que slo
tendra premio en un porvenir muy remoto, como se ofrecen los
soldados a combatir por una causa desesperada. Desde enton-
ces han luchado contra fuerzas tan poderosas que hubieran ven-
cido por complete a quienes no combatiesen con el ardor des-
esperado de quien se juega la vida y todo cuanto ms aprecia,
en un esfuerzo supremo.
De las Cartas de los Maestros de Sabidura.


La Teosofa es el ocano sin orillas de verdad, amor y sabi-
dura universales, que refleja su esplendor en la tierra, en tanto
que La Sociedad Teosfica no es ms que una burbuja visible
de ese reflejo. Fu formada para contribuir a mostrar a los hom-
bres que existe ese algo que se llama Teosofa, y para ayudar-
los a ascender hacia ella, por medio del studio y de la asimi-
lacin de sus eternas verdades. No posee sabidura propia que
defender ni ensear. No es sino el receptculo de todas las ver-
dades enunciadas por los grandes videntes, iniciados y profe-
tas de la historic, y aun de las pocas prehistricas; o, por lo
menos, de tantas de esas verdades como haya logrado conocer.
Por consiguiente, slo es un canal a travs del cual se vierte
sobre el mundo una media mayor o menor de la verdad que
encierra el conjunto de las enseanzas de los grandes Instruc-
tores de la Humanidad.
H. P. BLAVATSKY.










La

Teosofa

en

Mxico

L. W. Rogers

En estos das en que la poltica de buen vecino del Presidente
Roosevelt cultiva la amistad entire las naciones de Norte y Sur
Amrica, los tesofos del Hemisferio Occidental debieran cono-
cerse ms de cerca. No obstante el hecho de que la lnea divisoria
entire los Estados Unidos y Mxico es apenas un ro estrecho y de
poco calado, sabemos menos del movimiento teosfico mexicano que
del que se lleva a cabo en Inglaterra y Francia, a tres mil mills
de distancia. Nuestra Convencin Nacional ha sido honrada de
tiempo en tiempo con la presencia de un Delegado mexicano y las
visits a nuestras logias no son poco comunes; pero nuestros her-
manos mexicanos me dicen que la aparicin de un miembro ameri-
cano, bien de una logia teosfica o co-masnica, que atraviese la
frontera, es un suceso raro en grado tal, que el "aventurero" cons-
tituye casi una curiosidad. Ahora bien: s puede decirse que el
tesofo que vaya a Mxico por cualquier motivo y deje de "aso-
marse" a una de nuestras logias hermanas, ha perdido algo.
La ciudad de Mxico es a la Repblica lo que Washington y
New York unidas son a su vecino del Norte. Es a la vez su capital
y su metrpoli. Las ciudades tienen su personalidad tanto como
los series humans, y en la misma forma que una persona a quien
acabamos de conocer puede recordarnos vivamente a un viejo
amigo, as tambin una ciudad nos trae a la mente las caracters-
ticas de otras, a pesar de que retenga aquellos rasgos que le son
p~ropios. Mxico y Washington le recuerdan a uno instantnea-
mente a Pars, porque estn trazadas por un mismo plano: cuen-
tan con magnficas avenidas diagonales, que cortan las calls rec-
tangulares, y estn adornadas con imponentes estatutas esparcidas
por doquier con esplendidez. A New York le falta la atmsfera po-
ltica de la ciudad de Mxico, en tanto que Washington carece del








14 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
aire cosmopolita de esta metrpoli del Sur. Gentes de muchas par-
tes del mundo vienen a ella por motivos comerciales y politicos.
A los latinos, por lo que parece, les atrae grandemente el ocul-
tismo; de ah que no le sorprenda a uno encontrarse con que la
Teosofa florece aqu. Existen seis logias en la Ciudad, y la Sec-
cin Mexicana es duea de un edificio, donde radican sus oficinas
principles, situado a poco ms de unos pasos del famoso Paseo
de la Reforma, una de las avenidas ms notables del mundo. Nin-
guna ciudad americana, except Washington, tiene algo que pue-
da comparrsele. El edificio, propiedad de la Seccin y situado en
la calle Itibide, alberga todas las logias y an tiene espacio en
el ala sur, qie alquila a cooperatives sin nexo alguno con el mo-
vimiento teosfico. La mitad del costo de esta propiedad ha sido
pagada, y la otra est siendo liquidada gradualmente con las ren-
tas que se perciben, de manera que puede decirse que el movi-
miento teosfico de Mxico es slido tanto en lo econmico como
en lo spiritual.
La ciudad en s le da a uno la impresin de que es prspera.
Existen ms edificios en construccin que los que pueden verse en
media docena de nuestras grandes ciudades americanas, y las edi-
ficaciones son estrictamente de lo mejor. Los edificios antiguos es-
tn siendo derrudos a veintenas, y en su lugar se levantan otros
nuevos; las calls estn siendo ensanchadas; se efectan distintas
mejoras, y por doquier se observan obreros trabajando afanosa-
mente, y los tranvas y lneas de autobuses van atestados de per-
sonas, mientras que hileras de automviles permanecen constante-
mente en fila esperando la seal de "siga". Esto trae a la memo-
ria los das de abundancia en nuestros Estados del Oeste.
El edificio de las oficinas principles de la Seccin Mexicana
alberga no solamente a las logias teosficas, sino tambin logias
masnicas, y todo parece efectuarse en gran escala. La ciudad en
s no est ms atareada que el Centro Teosfico. No existe una no-
che en que ese lugar se quede a oscuras, como se dice en la jerga
de la gente de teatro cuando no hay funcin. Reuniones de logias,
classes, conferencias de distinta ndole, actividades de los Jvenes
Tesofos, drama, etc., todo ello lo mantiene en plena actividad.
La semana pasada se puso en escena Blanca Nieves y los Siete E'na-
nitos por la seccin de Declamacin, y la funcin, bajo la direc-
cin de miembros que son profesionales de las tablas, result de lo
mejor. A esto sigui una exhibicin de danzas mexicanas bajo la
gida de los Jvenes Tesofos, danzas de gracia y belleza que no







LA TEOSOFIA EN MEXICO 15
se parecen en nada a las contorsiones de pandereta a que se da dl
nombre de "bailes espaoles" en los Estados, Unidos.
Si me es permitido hacer una insinuacin a los.tesofos ameri-
canos que tienen la oportunidad y el tiempo de pasar algunas se-
manas en el Extranjero, es la de que visiten a Mxico sin pasar
por alto la parte teosfica de la joven Repblica. Su movimiento,
que habr de hacerse or en el future, crece a pasos agigantados
y va en constant aumento. S que existe la impresin, muy gene-
ralizada en los Estados Unidos, de que Mxico es intolerablemen-
te clido, especialmente en el verano, y que slo durante esta parte
del ao estn en libertad de viajar por el pas la generalidad de
las personas. Algunas parties son, naturalmente, bastante calien-
tes, aunque nunca tanto como lo son nuestros Estados del Centro.
Debe tenerse present que el clima no lo determine tanto la latitud
como la altura, y la ciudad de Mxico est situada en una vasta
meseta a ms de siete mil pies sobre el nivel del mar, por lo que
en realidad nunca padece de un clima clido. Con frecuencia, en
pleno verano, es lo suficientemente fresco para exigir el uso de un
ligero abrigo. Mxico es para el norteamericano tan "tierra extra-
a" como cualquier pas europeo, y en tres o cuatro das puede
salvarse la distancia que nos separa, desde cualquier lugar de los
Estados Unidos. Al tipo actual de cambio, nuestros billetes de a
peso se convierten en billetes de a cinco pesos tan pronto como se
cruza la lnea divisoria, pero sin que por ello su valor adquisitivo
se quintuplique. Ahora bien: es cierto que se puede vivir con me-
nos de lo que vivimos aqu. Tambin es verdad que se encontrar
much que constitute una novedad y que nos abrirn nuevos ho-
rizontes, no siendo el menor factor, en este sentido, los habitantes,
particularmente la parte de la poblacin que comulga con las ideas
teosficas, ya que son bondadosos, cultos, corteses, y estn anima-
dos de un espritu de franca hospitalidad muy caracterstica de
la vieja Espaa.


The American
ThJeosophist, Wheaton,
septiembre 1939.

Traductor: Mauricio
Contreras, M. S. T.








Deberes del miembro.

de la Sociedad Teosfica

H. P. Blavatsky
El miembro de La Sociedad Teosfica debera estudiar y tra-
tar de comprender las doctrinas teosficas, y ensearlas a los
dems.
Debera, no slo ensear las doctrinas, sino llevar a la prc-
tica, en su vida individual, las ideas morales que de aqullas
se derivan.
Debera aprovechar toda oportunidad de explicar lo que es,
y lo que no es, la Teosofa, procurando despertar inters hacia
este asunto.
Debera contribuir a la difusin de la literature teosfica.
Debera defender el honor de La Sociedad, y ser dechado de
ese honor, porque no necesitamos tanto de la cantidad como de
la calidad de los miembros para que La Sociedad logre xito.
Debera cumplir con su deber hacia todos los series humans,
y especialmente hacia aquellos a quienes lo ligan responsabili.
dades especficas, bien porque las haya contrado voluntaria-
mente-como son las que se derivan del matrimonio-, o por-
que su destino se las haya marcado-como son las que lo unen
a sus padres y parientes.
Debera buscar gua y direccin slo en su karma y en su
Yo Superior, el Espritu Divino o Dios, que mora en su interior;
las leyes ideales nicamente pueden percibirse por la sola fa-
cultad intuitiva: estn ms all de la argumentacin y de la
dialctica, y nadie puede comprenderlas o apreciarlas exacta-
mente a travs de la explicacin formulada por una mente aje-
na, aunque sta afirme trasmitir una revelacin divina.
Debera sojuzgar y vencer a su yo inferior por medio del Yo
Superior, y purificarse internal y moralmente.
Debera no temer a nadie ni a nada, salvo al tribunal de su
propia conciencia.
Debera no hacer jams las cosas a medias; es decir, si cree
que algo es bueno y just, deber ejecutarlo, abierta y valero-
samente; pero si algo cree malo, no deber hacerlo de ninguna
manera.








DEBERES DEL MIEMBRO DE LA S. T. 17
Debera no dejarse apartar de su deber por ninguna refle-
xin ociosa que el mundo necio haga sobre su conduct, por-
que deben serle indiferentes las censuras mundanas.
Debera no olvidar nunca lo que demandan los defects y
flaquezas de la naturaleza humana. Piedad y tolerancia, caridad,
paciencia y benevolencia deberan colmar nuestros corazones,
impulsndonos sin cesar a excusar a nuestros hermanos, si han
pecado, y a perdonarlos por entero, muy especialmente si la
falta ha sido cometida en nuestro perjuicio.
Debera no colocar nunca su vanidad ni sus sentimientos per-
sonales por encima del bien de La Sociedad en conjunto. A
quien sacrifice el bien de La Sociedad o la reputacin de los
dems sobre el altar de su vanidad, de su orgullo o de sus mun-
danales beneficios no debera permitrsele continuar pertenecien-
do a aqulla.
Debera no conceder excesivo valor a su progress personal
ni a su preeminencia en los studios teosficos, sino estar siem-
pre dispuesto a ejecutar todo trabajo altruista de que sea ca-
paz. Debera considerar como obligacin sagrada la de tomar
cuanta parte le sea possible del trabajo comn, consagrndole
toda su energa, todas sus facultades.
Debera no arrogarse el derecho de permanecer ocioso, es-
cudndose en el pretexto de que sabe demasiado poco para en-
sear a los dems, porque siempre encontrar algunos que se-
pan todava menos que l. Si no es capaz de trabajar por la
Humanidad en conjunto, debera trabajar en beneficio de aque-
llos pocos que necesitan su auxilio, con lo que contribuira al
progress de la causa teosfica. Debera no dejar toda la agobia-
dora carga de trabajos y responsabilidades del Movimiento Teo-
sfico sobre los hombros de unos cuantos pocos trabajadores
abnegados.
La prctica de la Teosofa es altruismo puro. Ese altruismo
forma parte integrante del desarrollo individual. Y si uno si-
quiera entire cada diez miembros de La Sociedad Teosfica lo
erigiera en norma invariable de conduct, sera la nuestra, en
verdad, una sociedad de elegidos.










KARMA COSMIC
Resultante de la vibracin universal
Arturo Villaln
De la alteracin del equilibrio en el seno de la Substancia Una,
surge el tiempo como polaridad centrfuga, el espacio como pola-
ridad centrpeta. y la nocin o movimiento centrfugo-centrpeto
Si no fuera por el concurso alterno de Satn como element centr-
fugo y la Inercia como element centrpeto, el primero como el es-
labn y el segundo como el pedernal, la chispa, o sea la Luz, Elec-
tricidad, Fuerza, movimiento, vibracin, en una palabra, no exis-
tiran.
Tratemos de determinar ante todo el fenmeno de la Luz.
SQu es la Luz? Una vibracin que original en nuestra retina
una sensacin luminosa de la que se deriva el color. Luego el color
es una gradacin vibratoria que produce una modificacin en nues-
tra retina. Esa gradacin vibratoria afectar ms o menos nuestra
retina, segn el grado de refrangibilidad del espectro solar. Por
ejemplo: la zona del espectro solar cuyo grado de refrangibilidad res-
ponde a tres mil trescientas vibraciones por cada onda vibratoria
de una cien milsima de milmetro, o sean cuatrocientos millones de
ondas por segundo, produce la sensacin del color rojo, y aquella
cuyo grado de refrangibilidad responded a razn de veinticinco mil
doscientas vibraciones por cada onda equivalent a una cien mil-
sima de milmetro, o sean setecientos mil millones de ondas, segn
las clculos de la ciencia official, produce la sensacin del color
violeta, etc. Luego la Luz, y por tanto, la sensacin coloreada que
aqulla produce en nuestra retina, no es ms que vibracin. Esa luz
que nosotros percibimos irradiada del sol, es "vibracin" que flu-
ye a travs de todos los plans csmicos, pues slo se diferencia
desde elpunto de vista del grado de refrangibilidad de la material
que le sirve de vehculo. Si sta es fsica, la luz ser fsica; si as-
tral, la luz ser astral; si mental, la luz ser mental; si bdhica o
intuicional, la luz ser intuicional; si tmica o spiritual, la luz
ser spiritual, etc.; pero en esencia la vibracin es siempre una,
cualquiera que sea el nmero de gradaciones o formas de expresin
a travs de las cuales se actualice.
Si la accin del espectro es de coloracin azul, ello significa
que sus efectos sern qumicos; si amarilla, sern luminosos; si
roja, sern calorficos; pues, segn cambie el medio de expresin,








K.ARMA COSMICO


la vibracin cambia, como la llama, que siendo incolora, toma el
color de aquello que quema.
En otro orden de gradaciones, esa vibracin ser electricidad,
fuerza, calor, movimiento, vida, etc. Y es que esa misma vibracin
que original la luz, original tambin otras manifestaciones en el
seno de la vida csmica, pues siendo una, afecta diferentes moda-
lidades, como el viento, que es uno, y sin embargo, sus sonidos va-
ran, segn que pase a travs de la rama de un rbol, un papalote,
un clarinete, una flauta, un armonium, etc., y todos esos fenme-
nos no son ms que distintas modalidades de la vibracin denomi-
nada viento, dado que no hay fenmeno sin un ritmo vibratorio,
como no hay cuerpo sin vida que lo anime.
Segn sea el ritmo vibratorio que rija en todo sr, entidad o
forma de existencia, as ser causa o efecto, noumeno o fenmeno,
es decir, causa o noumeno respect de todo otro sr o entidad que
le sea inferior en la escala vibratoria, y efecto o fenmeno respec-
to de todo sr, entidad, etc., que le sea superior en dicha escala;
de aqu que nada ni nadie pueda permanecer aislado sin respon-
der en mayor o menor grado a los latidos ide la vida csmica.
Ya hemos averiguado que el origen de la luz, y de las sensacio-
nes de color por tanto, no es ms que vibracin. Tratemos de in-
vestigar ahora qu es vibracin y cul es su origen.
La Substancia Una en su estado de equilibrio, o sea impola-
rizada e indiferenciada, permaneca totalmente inmanifestada
pero el advenimiento de la manifestacin origin el desequilibrio,
surgiendo por virtud de ello, como corolario, la energa centrfuga
mediante su desbordamiento del equilibrio universal, pues slo
aquello que se desborda de la fuente universal es lo que se des-
equilibra; por lo que no toda la Substancia Una fu afectada del
desequilibrio, sino tan slo una parte del aspect centrpeto de
dicha substancia desbordada, que es la verdadera contraparte del
element desbordante o centrfugo.
Veis ese crculo que recorre la piedra pendiente de una cuer-
da atada a vuestra mano? Pues bien: la circunferencia que ella
describe girando circula.rmente represent la fuerza centrfuga, y
la mano que impulsa y control el movimiento de la misma es la
fuerza centrpeta.
Ahora bien: today vibracin es accin y reaccin; como accin
es un impact de Energa en el tiempo, y como reaccin es la res-
puesta a dicho impact en forma de onda en el espacio. Por consi-
Sguiente, sin una accin en el sentido del tiempo, seguida por la








20 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
consiguiente reaccin en el sentido del espacio en forma de onda,
es impossible toda vibracin. En efecto: toda Energa en s es in-
manifestada y sin solucin de continuidad en el sentido del des-
equilibrio. Por el contrario, toda Substancia es en s inmanifes.
tada y sin solucin de continuidad en el sentido del equilibrio; pero
al ser sta perturbada en su equilibrio por la accin de la Ener-
ga, se interfere a la accin del Activo por medio de su Pasiva re-
sistencia, y viceversa, por lo que las modalidades centrfuga y
centripeta, antes sin solucin de continuidad, se tornan con solu-
cin de continuidad en tiempo y espacio, debido a que la accin
emanada de la polaridad centrfuga completamente indivisa se
convierte en un sin nmero de mnimas acciones o impacts, alter-
nados cada uno de ellos por una onda procedente de la Energa
centrpeda en su se.tido mnimo, en tanto que la onda o reaccin
centrpeta se divide, a su vez, en mltiples mnimas ondas. De mo-
do que una Fuerza y una Resistencia, de suyo inconmensurables.
se cdividen y subdivitden ad infinitum en no sabemos cuntos im-
pactos y ondas, merced a las recprocas interferencias producidas
entire P por las acciones centrfugas y reacciones centrpetas que
se operan de continue a travs de la Substancia Ksmica. Y es que
cada impact de Energa trae aparejado un desequilibrio en el seno
de la Substancia que le responded con una onda equivalent en
forma de reaccin.
Si la Substancia es perturbada o desequilibrada, segn los ca-
sos, por la Energa Ksmica en un nmero X de acciones instan-
tneas en orden al tiempo, Ella responded, a su vez, con un nmero
X de reacciones igualmente instantneas en orden al espacio. De
aqu que a cada movimiento o moment de tiempo ms o menos
rpido, sucede una reaccin de onda ms o menos corta de espacio,
siendo alternadas las acciones por las reacciones, los impacts por
las ondas, como alternan los golpes de remo del marino con las
ondas de mar que dichos golpes de remo produce.
Toda vibracin consta, pues, de dos actos-impacto y onda-
que, por razn de la rapidez con que se suceden, imperceptible al
ojo human, se confunden en uno solo, sin que podamos separar
el impact de la onda; pero son en realidad como el golpe de la
piedra lanzada contra el lago y la onda del lago reaccionando con-
tra la piedra.
Slo que nosotros percibimos el golpe de la piedra contra el
lago; pero en el caso de la vibracin, este golpe o impact produ-
cido contra la Substancia es imperceptible, percibindose slo la








KARMA COSMICO


reaccin en la onda bajo el impact, ya sea en forma de color, so-
nido, etc.
Cada vibracin es en s una diminuta creacin, pues es la re-
sultante de la interaccin del Activo Pratyagatma y el Pasivo Mu-
laprakriti, de la misma manera que el agua es la creacin resul-
tante de la combinacin del combustible hidrgeno y el combu-
rante oxgeno. Qu sera de la vibracin sin los impacts invisi-
bles, inaudibles e intangibles de la inmanifestada Energa? Por
otra parte, qu sera de dicha vibracin sin una Substancia que
le impartiera una forma de manifestacin visible, audible y tan-
gible a los impacts de la expresada Energa, como son las ondas
lumnicas, sonoras, odorferas, etc. ?
Y es que la vibracin no es solamente impact ni nicamente
onda, sino el hijo dual y trino del Pacre impact y la Madre on-
da. Luego el Padre tiempo y la Madre espacio, unidos en un punto
de intercepcin, engendran al Hijo, o sea la substancia dual y trina
en movimiento alternado de Espritu-Materia, cuya vibracin pue-
de ser fsica, astral, mental, intuicional, etc., segn que predomine
en ella el Espritu o tiempo o la Materia o espacio.
Merced a esta interaccin de Pratyagatma y Mulaprakriti, ve-
lada en el Espritu-Materia, todo impact es convertible en onda
de luz, sonido, perfume, vida, etc., en nuestro mundo fsico, las
cuales pueden ser transmutadas a su vez en ondas de sensacin,
deseo, sentimiento, pensamiento, intuicin, etc., en los mundos
hiperfsicos, es decir, que las simientes de energa del Activo cen-
trfugo son transformables en tristeza, amores y odios por el Pa-
sivo centrpeto. Y es que as como no hay espritu sin material, ni
conciencia sin vehculo, ni vida sin forma, tampoco hay impact
sin onda que lo exprese.
Como resume de lo expuesto, digamos que el equilibrio pertur-
bado por la accin centrfuga del Activo y recobrado por la reac-
cin centrpeta del Pasivo, representado por cada impact de tiem-
po seguido por cada onda de espacio, es lo que constitute en s toda
mocin o vibracin.
Existe una palabra que expresa grficamente esa interaccin
entire si de la Energa y la Substancia Ksmica, y es el t.rmino
snskrito KARMA, el cual est formado ide la radical Kar, que
significa accin y procede del verbo snskrito Kry, que significa
hacer, y la terminal Ma, voz tambin snskrita, que significa ex-
tender, construir, madre, naturaleza, mujer, etc. Dicha radical
Kar es expresiva, pues, del element accin, que es positive, mas








22 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
culino, inicial de toda vibracin, fenmeno, acto, causacin, ciclo,
etc., procedente de la energa ksmica o Pratyagatma; en tanto
que la subsiguiente terminal Ma, represent el element reaccir.
o accin inversa, la cual es negative, femenina, complementaria de
toda vibracin, f.nmeno, acto, causacin, ciclo, etc., y procede
de la substancia ksmica o Mulaprakriti, de la que Pratyagatma
es el polo opuesto.
Segn Helena Petrovna Blavatsky, el Karma es una ley Abso-
luta y Eterna en el mundo -de la manifestacin... es uno con lo
incognoscible, de lo cual es un aspect, en sus efectos en el mundo
fenomenal. (Doctrina Secreta, II, 319-320).
As como en el seno de la Harmona o Equilibrio perpetuo
solo reina lo Absoluto, que trasciende el Karna Ksmico, en el
mundo de la manifestacin, 1karma se convierte en ley de accin y
reaccin, de causa y efecto, de conservacin de la energa, justi-
cia retributiva, etc., sin cuya causacin no puede comenzar nin-
guna labor creadora en el sentido de la accin ni terminar su re-
corrido mediante la reaccin.
Karma surge del desequilibrio y terminal en el equilibrio. La
redencin, la liberacin, etc., surgeon del restablecimiento del equi-
librio entire los efectos y sus causes, los fenmenos y sus noume-
nos, la forma y la vida, el vehculo y la conciencia, la material y
el Epritu, la reaccin y la accin. Karma lleva en sus entraas el
fuego de la accin representado en el alegrico Can, retornando
convertido en Abel mediante la reaccin o lgrimas de arrepenti.
miento. Cuando el Activo Can surge, el Pasivo Abel est latente;
cuando muere Can en su propio fuego, el genio de Abel se mani-
fiesta, pues ambos no pueden estar juntos. Can es Kar y Abel es
Ma, siendo la tendencia desequilibradora del primero compensad,
por la equilibradora del segundo. El primero impulsa la creacin
por el sendero de materializacin o involucin, el segundo la con-
duce por el sendero de la espiritualidad o evolucin; de aqu que
uno y otro reinen alternadamente en el mundo ide la manifesta-
cin. Existe un nmero incalculable de variedades de Karma. pues
tambin es c6smico, sideral, mundial, continental, racial, national,
social, provincial, familiar, individual, etc.
Karma, como todo en la vida, permanece oculto en el misterio,
nterin no es dominado por el verdadero conocimiento; pero aquel
que logre conocerlo directamente tendr a su disposicin la llave
de oro que le permit penetrar en el Alczar del Saber.
Aquel que slo conoce superficialmente las cosas, no halla la








KARMA COSMICO 23
inter-relacin que a travs de la vida y de la muerte mantienen
entire s la causa y su efecto, la accin y la reaccin, el noumeno
de la siembra y la cosecha del fenmeno, pues no sabemos qu cla-
se de desequilibrios existen entire el pasado y el present del
hombre, y slo llegamos a percatarnos de ellos cuannlo la fuerza
centrpeta o reaccin registra algn suceso que nos muestra una
cadena krmica de causes y efectos que vienen enlazados entire si
desde el pasado, pues as como el mar va lanzando a la playa to-
dos los nufragos, objetos flotantes, etc., cados en su seno, la ley
krmica, por medio de la reaccin centrpeta, torna a la playa del
equilibrio todo lo que en tiempos pretritos fu lanzado al mundo
de la accin.
Si se consider detenidamente el Karma, as en su origen como
en sus consecuencias y grados de expresin, tendrse que admitir
que today forma es krmica, puesto que es hija de la accin y ma-
dre de la reaccin; idado que no hay en la naturaleza forma alguna
en cuya existencia no hay intervenido una causa o efecto, accin
o reaccin, noumeno o fenimeno, algo, en fin, que signiifique cier-
to grado de energa en formacin o acumulada, y ya hemos dicho
que Karma es tambin ley de conservacin.
Determinismo y libre albedro no son ms que las dos pola-
ridades de la gran ley de Karma; pues as como no se puede sem-
brar sin recoger ni recoger sin haber sembrado antes, tampoco es
possible determinismo sin libre albedro ni libre albedro sin de-
terminismo. Cuando el hombre realize un acto de su propia y li-
bre determinacin, tal como la siembra de un rbol, ha hecho uso
de su libre albedro. Por el contrario, cuando el hombre recoge el
fruto de aquello que sembr, he aqu el. destino, llamado impro-
piamente determinismo, fatalismo, etc., pues nadie puede gozar el
resultado de aquello que no sembr por s mismo, en esta vida o
en alguna anterior.
Luego el libre albedro y el destino no son ms que dos mo-
mentos distintos de un mismo process krmico, como los impacts
del Activo y las ondas del Pasivo no son ms que elements com-
ponentes de todo ritmo o vibracin.
Se dir que un acto realizado por ignorancia no es un acto
verdaderamente voluntario. Sin embargo, casi siempre el que rea-
liza un acto, o lo quiso o quiso algn otro acto antecedente del cual
es consecuencia el acto realizado. An el mismo tomador que, des.
de el punto Ide vista de la bebida, es un esclavo, si toma es porque
quiere o quiso tomar, y al hacerlo, tiene que sufrir las consecuen-








24 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
cias de dicho acto. Para la gran ley de la naturaleza, la ignoran-
cia no excusa su incumplimiento: de manera que si un nio por
ignorancia y un hombre impulsado por el deseo del suicidio se
lanzan igualmente a la calle desde un tercer piso, ambos perecen,
porque han Violado la ley de la gravedad. Respecto del nio, si su
Karmna no es morir, siempre hay alguien que acude a tiempo a sal-
varle de la cada. Ahora bien: como no podemos considerar un acto
completamente aislado de otro que le antecede o de pensamientos
o deseos anteriores, en virtud de la ley, de causa y efecto, y nece-
sariamente la muerte del nio y la del suicide no son mas, en uno
y otro caso, que el saldo o destino de una deuda krmica contrada
de antemano en alguna existencia anterior o en aquella misma exis-
tencia en que el acto tuvo efecto, tendremos que referirnos, no so-
lamente al acto en s, sino tambin a la causa inmediata que lo
origin, y una vez descubierta sta, considerarla quizs como efec-
to, a su vez, de otra causa anterior insospechada, hasta que, a tra-
vs de un encadenamiento de efectos y causes y causes y efectos,
lleguemos a la comprensin de la primera causa eficiente que ori-
gin ese encadenamiento de causes y efectos que culmin en las
muertes del nio y el suicide.
Pero el destino o Karma centrpeto, no obstante dicho encade-
namiento de causes y efectos, es obra de nosotros mismos, product
de nuestro libre albedro o accin arbitrista, ms o menos limitado
por nuestra ignorancia e imperfeccin; de aqu que no sea possible
separar el destino del libre albedro, ni ste de aqul, pues el uno
es complement del otro, como la onda es complement del impac-
to, y ambos integran la vibracin; por lo que Karnma es tambin
vibracin.
Como resume de lo expuesto, digamos que el destino es el
resultado del buen o mal uso que hicimos de nuestro libre albedro,
pues a media que ste triunfa en el hombre por virtud de su cada
vez mayor grado de evolucin internal, mejora su destino, debido
a que el factor ignorancia intervene cada vez menos en las opera-
ciones krmicas del sujeto, hasta que llega el da en que, desligado
el hombre de todas sus limitaciones, fruto krmico de su pasada
ignorancia, se liberal de su Karma, pues al pensar, desear, sentir y
actuar en la vida, no lo hace con violaci5n de la gran ley de equi-
librio universal, que es lo que original la vibracin krmica impro-
piamente denominada mala estrella,. etc., sino de conformidad
con dicha gran ley.









MI DECALOGO

CRISTIANO

Jos del C. Velasco

I. Conoceris la verdad y la verdad os har libres.
II. Nigate a ti mismo; carga tu cruz y sgueme.
III. A nadie llamis vuestro Padre en la Tierra; porque
uno solo es vuestro Padre, y est en los cielos.
IV. Buscad primero el Reino de Dios y Su justicia, y todo
lo dems se os ser d4:do por aladidura.
V. Sed perfectos, como vuestro Padre en los cielos es per-
fecto.
VI. Si vosotros, que no sois buenos, dais a vuestros hijos lo
mejor que podis, que no os dar el Padre, cuando
Le pidis de corazn?
VII. Yo soy el camino, la verdad y la vida. Por Mi se va al
Padre.
VIII. El que creyere en M, las obras que Yo hago har, y
mayores que stas an har.
IX. Mi Paz os dejo; mi Paz os doy. No segn la da el
mundo yo la doy. No se turbe vuestro corazn ni se
acobarde.
X. Mi Padre y Yo somos Uno.

Este Declogo, que un lector atento puede encontrar coordina-
do, es una donacin que hago a los lectores que buscan eterna-
mente la letra que vivifica. Acaso con un poco de viveza mental
lleguen a descubrir verdades hirvientes que no se entregan a to-
dos, para que las busquen los que, por ser los menos, superan las
peculiaridades del aprisco.
Lo entrego al lector desconocido, de corazn a coxazn, de alma
a alma, como me fu entregado en instantes pos de devocin es-
piritual. No es un comentario lo que adviene, pues sera una pro-
fanacin, a mi ver, comentar con verbo human esos concepts
ntidos de las alturas excelsas. Son mis frases una a manera de








REVISTA TEOSOFICA CUBANA


modalidad interpretativa de lo que significant estas sentencias del
Gerifalte de la Divinidad.
Tienen debilidades distintas, como todo lo que humanamente
intent interpreter lo Divino. Yo mismo, sin divagaciones, puedo
hacer un libro al margen de los preceptos; pero no tengo otro
recurso que conformarme con unas lneas volanderas y fugaces,
convencido de que el prodigio de la sntesis es la coetaneidad
absolute en estas cimas. Aparte de que adems, en otro moment,
estas mismas palabras mas no expresaran cabalmente el sentido
real de mis emociones de entonces.
Adems, que no puedo ahondar, por temor a que vaya a exte-
riorizarse una frase impropia, un vocablo imprudente de esos que
sealan la hornacina internal nuestra, que no anhelamos mostrar a
los curiosos.
1. Somos esclavos, porque la losa de plomo de nuestra igno-
rancia tiene tapada la poterna por donde podemos subir al cielo
para ver, a la luz esplndida de la Divinidad, la verdad que non
emancipe de las ataduras que nos convierten en Dioses encade-
nados.
2. Matar la personalidad, el eterno obstculo, es algo de lo
ms difcil; no obstante, consiste slo en reconocer que no somos
ella; que ella es el vehculo en el cual cabalgamos, a veces, a gusto.
Pero el que sabe, cuando la anula, puede realizar el milagro de no
identificarse con las cosas que echa sobre sus hombros la Vida,
haciendo fcil, por eso, su camino de Damasco. Toda la Humani-
dad marcha, sin excepcin, por el Sendero.
3. Si pudiramos reconocer que en todos los moments de
nuestra vida es possible que se haga manifiesta la influencia di-
vina, en formas tales, que lleguemos a ser como instruments de
Su voluntad; y que seramos una muestra efectiva de Sabidura
que llegramos a hacer con toda consciencia esas cosas, nuestros
actos seran, como nuestras palabras, como nuestros pensamientos,
divinos. Los que no saben o no pueden hacer esas cosas, son i-
camente Hijos del Hombre.
4. Haciendo todas las cosas en Su nombre, en el nombre del
Seor, en todos los moments, la Vida se deslizara con una pl-
cida dulzura encantadora, que hara un Paraso eterno, un Edn,
de la Tierra en que moramos. Desapareceran los males fsicos,
emotivos, mentales, en todas las formas, porque el Reino de Dios








MI DECALOGO CRISTIANO 27
sera la misma Tierra sta en que estamos viviendo; pero entonces
transformada por conversion de los medios entorpecedores en cla-
ros senderos de paz apacible y serena.
5. Por nuestra voluntad, como estudiantes de la Escuela de
la Vida, aplicndonos, podemos obtener todos los Sobresalientes
necesarios a la Felicidad en todas las Asignaturas, y, por esa ac-
tuacin cvica y conscience, traer al present turbio el future es-
plndido, con la noble actuacin eficiente de quien hace las cosas,
en la oscuridad, como si tuviera en los ojos reflectores elctricos.
6. La bondad espontnea, natural, se exterioriza en ddiva,
porque el don es sntoma spiritual. Cada cual da lo que tiene, lo
que puede. Pero en los plans superiores, la dacin es concordante
con la capacidad receptor. Como si fuera ultraextraordinaria la
trascendencia del entimema Con la vara que midas, etc.
7. El Mesas, el Arquetipo Divino platoniano, se espeje en
las conciencias sublimes hasta convertirse en un lbaro spiritual
absolute. Es la Senda por La cual se llega a Dios, cuando no se
puede continuar en la falsedad, en la mansin de Maya, bajo la
presin impelente de la vida que quiere exteriorizar sus plenitu-
des ntegras.
8. El que no est conmigo, est contra M, es una realidad,
porque dice eso Quien es la Ley Suprema, al extreme de que pue-
de repetir Sus milagros terrqueos quien armonice su conciencia
con la Vida transmutada en Luz que es El.
9. El Poder Divino, cuando se encarcela en el upadhi huma-
no, no pierde Su facultad compartidora y puede brindar corpscu-
los con los cuales se hacen mundos o se da supremaca permanent
y eterna, ms all de toda comprensin.
1.0. La perennidad en la identificacin, en la permanencia
con lo Divino, da facultades ignvomas para exhalar la luz que
se hace verbo en el reconocimiento de la santa homonimia y se
traduce en los concepts alegres y felices de la santidad possible.









La Teosofa,

Ciencia de Compasin
Clare Tracey

"La Teosofa es la Ciencia de Compasin", dijo el Presidente
en su Charla de la Azotea el Da de Adyar (Febrero 17). Los
Maestros, al fundar nuestra Sociedad, se preocuparon no solamen-
te de que buscramos la verdad, sino tambin, muy principalmen-
te, de que fomentramos la fraternidad. "Existe hoy da en grado
extremo la necesidad de que despertemos en cada uno de nosotros
el sentimiento de compasin... por lo cual, si bien es muy cierto
nuestro lema: No hay Religin ms elevada que la Verdad, sea cual
fuere su significado, no es menos cierto que no existe deber ms
elevado que la Compasin." Si nuestra Teosofa es adecuadamente
asimilada, debiramos ver cmo en nosotros crece la sensibilidad
respect a todos los sufrimientos y luchas que tienen lugar a nues-
tro alrededor, y cmo se insensifica nuestro deseo de ayudar. Y
nos pregunt: Nuestra Teosofa nos hace ms tiernos, ms inte-
ligentemente compasivos, ms comprensivos-con la comprensin
que tal vez en ocasiones nos har incluso reconocer la necesidad
de ser cortantes, y hasta quirrgicos, en nuestros mtodos de ayu-
da? Por este patrn podemos juzgarnos.
Los Maestros no se interesan por saber cuntas preguntas po-
demos contestar, cuntos libros hemos ledo o cuntas conferencias
hemos dictado, no obstante ser estas cosas tiles; pero s les inte-
resa saber si somos fortalezas de poder frente a aquellas fuerzas
que amenazan dominar al mundo. Sugiri nuestro Presidente que
el mejor servicio que podamos prestar a nuestras logias, como
miembros, consista en despertar en ellas la necesidad de conver-
tirse en centros de paz y energa para que puedan ayudar y ele-
var, para que las gentes que viven en su vecindad pudieran sen-
tirse agradecidas de la existencia de tales logias.
Nuestra presentacin de la Teosofa debe variar de tiempo en
tiempo para hacer frente a las necesidades del moment; pero a
travs de todo ello debiera correr siempre este hilo dorado de la
compasin, y convendra recorder en todo tiempo que nuestra mi-
sin como tesofos es edificar el mundo tal como habr de ser. Los
hombres de ciencia construyen el mundo tal como es, pero nos-
otros constitumos la vanguardia del future. Hemos sido escogidos,
porque trabajamos sin esperar nada del mundo. En toda fase de








LA TEOSOFIA, CIENCIA DE COMPASSION 29
nuestro vivir podemos manifestar la compasin de los mundos de
voluntad, nirvnico, bdico, mental, emotional y fsico. Esto cons-
tituye una ciencia y, como tal, puede ser aplicada de manera defi-
nida y til. Por ejemplo: nadie debiera leer un peridico sin en-
contra un objeto, sea human o subhumano, sobre el cual derra-
mar una corriente de compasiva buena voluntad. Nuestros tesofos
deben estar alerta a las oportunidades que se les presented para
prestar servicio, por pequeo que ste sea, y si tienen una com-
prensin objetiva de la Teosofa, su aplicacin de sta no debe
ser esttica, sino dinmica. La Teosofa y La Sociedad Teosfica
han de ser, en primer trmino, la base y la fuente de una compa-
sin inteligente, efectiva, tranquila, serena. Para esto necesitamos
valor, acertada impersonalidad y serenidad.

Thieosophy in Australia, junio-julio, 1939.

Traductor: Mauricio Contreras, M. S. T.



Hora de Divulgacin Teosfica

Se trasmite todos los domingos de 2 a 3 p. m.

Un program select, destinado
a difundir las enseanzas de la
Sabidura Antigua por todo el
territorio de la Repblica, Con-
ferencias a cargo de distinguidos
miembros de la Seccin Cubana
de la Sociedad Teosfica. Con-
sultas sobre cuestiones teosficas
DIRECTOR SECRETARI0-TESORERO
CATALINA PEREZ A, de J. GONZALEZ
C M C K Direccin Postal: Apartado 98 COCO
970 KLS. LA HABANA 8700 KLS.








Cuarta Convencin Nacional de Jvenes Teosofos de Cuba

El da 3 del pasado mes de septiembre se celebr en La Habana,
en el edificio donde tiene su sede la Seccin Cubana de La Socie-
dad Teosfica, la Cuarta Convencin Nacional de Jvenes Teso-
fos de Cuba, con asistencia de numerosos delegados de toda la Isla,
y de muchos simpatizadores, entire los que se destacaba la hermana
Ester de la Pea, Secretario General de la Seccin Cubana.
Por la maana se cumpli el program literario de la Conven.
cin. Despus del Himno a la Teosofia, cantado por todos los con-
currentes, y de breves palabras de Hortensia Daz de Villegas,
president del Grupo de La Habana, la Srta. Mara Graciela Dua-
ny, de Oriente, Jefe de los Jvenes Tesofos de Cuba, declar
declar oficialmente abierta la Convencin, en la que se leye-
ron los siguientes interesantes trabajos: Nuestra Herencia, de
Mara Francs, del Central Mercedes; Liberacin, de Hortensia
Daz de Villegas, de La Habana; Una interpretacin individual de
La Sociedad Teosfica, por Manuel Metauten, de Santa Clara; La
conduct como propaganda, de Pura G. de Lpez, de Bayamo; El
arte de vivir, de Gerardo Gonzlez, de Santiago de Cuba; y tam-
bin dijo acertadas palabras Pedro Prez, de Cienfuegos. La se-
gunda parte del program literario consisti en un animadsimo
symposium sobre el tema de vital importancia que encierran estas
dos preguntas: Cul es el objeto del Movimiento Teosfico Ju-
venil? Cmo realizar ese objeto? Muchos concurrentes expresaron
su opinion sobre estos puntos, efectundose amplio y fecundo inter-
cambio de ideas.
A medioda la Directiva Nacional efectu su reunin official, y
enseguida se reunieron delegados y simpatizadores para un al-
muerzo vegetarian en el restaurant Pullman.
Por la noche se cerr la Convencin con una brillante fiesta de
carcter artstico en que se aplaudieron la Marcha de la Juventud
Teosfica, de Calixto Varela, de La Habana, cantada por los miem-
bros de este Grupo; una recitacin de Julio Bcquer, de Cienfue-
gos; varias composiciones ejecutadas al piano por Rene Daz Ve-
ranes; las poesas Glorificacin y La Bayadera, dichas por su au-
tora, nuestra querida compaera Chic Ramos; y los cuadros dra-
mticos Visiones de una Sacerdotisa, bella obra de Olga Santoyo,
y Alas en la Noche, otra inspiracin exquisite de Refugio' Segn,
representadas respectivamente por Olga Santoyo, Refugio Segn y
Hortensia Daz de Villegas, y por Esther Daz de Villegas y Carlos
Mantici. Todos estos jvenes, con excepcin de Julio Bcquer, per-
tenecen al Grupo de La Habana, el cual se esmer en ofrecer un
acto lleno de belleza y de inters como homenaje a la Convencin
Nacional que haba elegido a nuestra capital para lugar de reunin.
Felicitamos calurosamente a los Jvenes Tesofos por el xito
obtenido, y esperamos que su Cuarta Convencin, tan brillante-
mente celebrada, sea para ellos un estmulo que los incite a proce-
guir eon creciente entusiasmo la labor incesante y dinmica en
pro de los ideales teosficos.









Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica


Scretario General y Presidente del Consejo Directivo: Ester de la Pefa.
Secretario del Consejo: Celestino Aguilar.
Tesorero: Juan Cruz Bustillo.
Bibliotecario: Arcadio Garca.
Seis Coisejeros por la Ciudad de La Lfabana: Andrs de Jess Gonzlez,
Abelardo Auja, Celestino Aguilar, Alfredo Fontana, Juan Cruz Bustillo
y David Whitmarsh.
Seis Consejeros por el interior: Carlos Acosta, Dolores Anido de Rosell,
Antonio A. Duany, Angel Terradas, Max Lpe e 'Ignacio Mufio.
OFICINA Y BIBLIOTECA:
Veintisiete de Noviembre 164, Apartado 365, Telfono U-2158.
La Habana, Cuba.
LOGIAS DE LA SECCION CUBANA
Provincia de Pinar del Rlo
SELENE ..........Pres. Leoncio Pascual Vicente.-Mximo Gmez 23,
Pinar del Ro.
Provincia de La Habana
AiNNIE BESANT ... Pres. Celestino Aguilar.-La Habana.-27 de No-
viembre 164.-Martes, 9 p. m.
ATMA............,, Juan Alfonso Snchez.-Hlerrera 306, Luya-
n, La Habana.-Sbados, 9 p. m.
DHRUVA .... .... Ofelia Calves de Auja.-27 de Noviembre
164, La Habana.-Viernes, 9 p. m.
HERACLES .... ....,, Raquel Catal.-27 de Noviembre 164, La
Habana.-Jueves, 8.30 p. m.
KUT HUMI ........ Hortensia Daz de Villegas.-27 de Noviem
bre 164.-Mircoles, 9 p. m.
MAHA CHOHAN ...., Carlos Csar Rodrguez.-Calle 21 No. 458,
Vedado, La Habana.-Sbados, 9 p. m.
MARIE POUTZ.. .... David Whitmarsh.-Hospital 622, altos, La
Habana.-Viernes, 9 p. m.
PSIQUIS.. .... ....,, Arturo Villaln.-Estrada Palma 214, Vbo-
ra, La Habana.-Domingo, 9 a. m.
Provincia de Matanzas
DHARMA. ........Pres. Luis E. Fernndez.-Tello Lamar 75, Matan-
zas.
SOL DE MERCEDES.. ,, Rosa M. de Perera.-Central Mercedes.
Provincia de Santa Clara
AMOR. ........ ..Pres. Roberto Lanier Valds.-Independencia esq.
a Unin.-Domingos, 3 p. m.-Apartado 178,
Santa Clara.
JINARAJADASA .... Carlos Acosta.-S. Snchez del Portal 38,
Camajuan.








LEADBEATER

MORYA ....

SOPHIA ....



DJWAL KUL.

LUZ DEL MA]

MAITREYA..



ARMONIA...

ARTURO VILL
7SPERANZA.

JOSE J. MART

LIBERATION
LOTO BLANC

LUZ DE ASIA

PITAGORAS..

RAYOS DE LU

S. RUKMINI D

UNIDAD....


. .. .. Ignacio Muio.-Apartado 33, Saneti Spri.
tus.
.. .... Romn Veranes Rojas.-A. del Ro 38, Re-
medios.
.. .... Ricardo Valds.-Cristina 171, Cienfuegos.-
Mircoles.
Provincia de Camagey
..... Pres. Luis A. Rodrguez Acosta,.-Mximo Gmez,
Nuevitas.
ESTRO.. Angel Terradas.-Miguel A. Nfez 14, Vi-
ga, Camagiey.
.. .... Francisco Rivera Alfonso.-M'areial Gmez
92, Ciego de Avila.
Provincia de Oriente
......Pres. Antonio Segura.-Los Maceo, Sagua de T-
namo.
ALON.. ,, Jos Ferrer Lpez.-Jobabo.-Viernes, 8 p.m.
...... ,, Pura Ferrer.-Victoria de las Tunas.-Mr-
coles, 8 p. m.
I. ....,, Antonio R. Ramirez.-Apartado 48, Holgun.
-Sbados, 8 p. m.
...... Amado Salcedo.-General Rab 15, Jiguan.
. .. .. ,, Antonio A. Duany.-Avenida 17, Vista Ale-
gre,
.. .... Enrique Prez Rizo.-Agranonte 7, Palma
Soriano.-Domingos, 3 p. m.
...... Ramn Caete.-Merchn 66, MAnzanillo.-
Domingos, 2 p. m.
Z. .... ,, Juan A. Blanco.-Mrmol 16, Bayamo.-Jue-
ves, 7.30 p.m.
)EVI... ,, Jos Blanco Gelpi.-Apartado 82, Guant-
namo.
.. .... Amado Proenza.-Marrero 12, Banes.-Sba-
dos, 8 p. m.


REVISTA TEOSOFICA CUBANA
Organo Oficial de la Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica
Publicacin mensual.
Director: Jefe de Redaccin: Administrador:
Raquel Catal. Rogelio Gonzlez Ricardo. Ramn Mayola.
Veintisiete de Noviembre 164 Apartado 365
La Habana, Cuba.
SUBSORIPCION
Un ao, en Cuba: $1.00 En el Extranjero: $1.25 Nmero suelto: $0.10










COLABORADORES
EN ESTE NUMERO:

ARUNDALE, George S.: Presidente Internacional de La Sociedad
Teosfica. Vase el nmero de enero.
BLAVATSKY, Helena Petrovna: El nombre ms glorioso del Mo-
vimiento Teosfico. Fundadora, con el coronel Olcott, de
La Sociedad Teosfica; dotada de extraordinarias cua-
lidades intelectuales, morales y de maravillosas faculta-
des psquicas, as como de la ms heroica abnegacin en
pro de la causa de la Teosofa, muri en Londres en 1891,
dejando al mundo amplsimo caudal de conocimientos
ocultos, vislumbres ide la Sabidura Divina, en una series de
obras notabilsinmas, entire las cuales descuellan Isis sin
Velo, y la monumental Doctrina Secreta, que es la fuente
ms complete y profunda de nuestro actual saber teosfico.
ROGERS, L. WV.: Uno de los ms eminentes miembros de la Sec-
cin Americana, de la que fu Secretario General. Figu-
ra entire los mejores conferencistas teosficos, es un tra-
bajador incansable por la causa de la Teosofa, y reside
actualmente en Los Angeles, California.

VELASOO, Jos del C.: Muy estudioso y capacitado, es uno de
los valores de la Teosofa en La Habana. Miembro de la
logia Annie Besant, colaborador de diversas publicacio-
nes nacionales, y de la revista teosfica Evolucin, de la
Argentina.
VILILALON, Arturo R.: Muy notable publicista teosfico cubano.
Vase el nmero de julio.



EN EL PROXIMO NUMERO:

EL SIGNIFICADO DE LA PASCUA, por Geoffrey Hodson.
LA MUSIC Y LA EVOLUCION, por C. B. Hankin.
NECESIDAD DE UNA FE, por Eduardo Domnguez.
LA JUSTICIA, por J. Cruz Bustillo.
LOS FACTORS MORALES COMO ELEMENT DE BELLE-
ZA, por Pedro Alejandro Lpez.

















































































Imp. B. Prez y Ca. Lamparilla 154, Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs