• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 La sociedad teosofica y la...
 Table of Contents
 Palabras del Señor Guatama, el...
 Desde la Atalaya
 Esencias del Budismo
 Como ayudar al mundo
 La eterna e infinita llama una,...
 Por eso vivo muriendo
 La teosofia aqui y ahora
 El maestro
 Actividades teosoficas
 Sesion Cubana de la sociedad...
 Back Matter






Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00049
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00049
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Table of Contents
    Title Page
        Title Page
    La sociedad teosofica y la teosofia
        Unnumbered ( 2 )
    Table of Contents
        Page 1
    Palabras del Señor Guatama, el Buddha
        Page 2
    Desde la Atalaya
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
    Esencias del Budismo
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Como ayudar al mundo
        Page 15
        Page 16
    La eterna e infinita llama una, expresandose a si misma, a traves de sus inseparadas Chispas fragmentarias
        Page 17
        Page 18
    Por eso vivo muriendo
        Page 19
    La teosofia aqui y ahora
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    El maestro
        Page 25
        Page 26
        Page 27
    Actividades teosoficas
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Sesion Cubana de la sociedad teosofica
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    Back Matter
        Page 34
Full Text


enista


CeS ica


u an a
Desde La Atalaya
George S. Arundale.
Cmo ayudar al mundo
N. Sri Ram.
La eterna e infinite Llama Una
Arturo Villaln.
La Teosofia aqui y ahora
Raque] Caal6.
El Maestro
Ramn Mayola.


JULIO










La Sociedad Teosfica y la Teosofia

President: Dr. George S. Arundale; Vicepresidente: Sr. Hiren-
dra Nath Datta.; Secretario: Sr. G. Srinivasa Murti;
Tesorero: Sr. N. Sri Ram.
Organo Oficial del Presidente: THE THEOSOPHIST.
Oficinas Principales: ADYAR, ;Madrs, India.

La Sociedad Teosfica fu fundada en la ciudad de Nueva
York el 17 de noviembre de 1875 por Helena Petrovna Blavatsky
y el coronel Henry Steel Olcott, y trasladada e incorporada en
Madrs, India, el 3 de abril de 1905.
Los Tres Objetos de la Sociedad son:

I.-Formar un ncleo de la Fraternidad Universal de la hu-
manidad, sin distincin de raza, creencia, sexo, casta o
color.
II.-Fomentar el studio comparative de las religiones, filo-
sofas y ciencias.
III.-Investigar las leyes inexplicadas de la Naturaleza y los
poderes latentes en el hombre.

El nico requisito para ser miembro de La Sociedad Teos-
fica es aceptar el primer objeto, referente a la Fraternidad. Nin-
gn escritor o instructor posee autoridad para imponer sus opi-
niones a los miembros, pues dentro de La Sociedad cada cual
goza de plena libertad para conservar sus creencias religiosas, con-
ceptos filosficos, etc., y para expresar abiertamente sus ideas, sin
otros lmites que la cortesa y consideracin para con los dems.
La Teosofa constitute la esencia de la verdad, y es la base de
todas las filosofas, ciencias, religiones y artes. Proporciona una
filosofa que hace ineligible la vida, y demuestra que la evolucin
est guiada por la ms perfect justicia, sabidura y amor. Sita
a la muerte en el lugar que le corresponde, como un incident c-
clico en la vida infinita, que abre las puertas de una existencia
ms radiante. Devuelve al mundo la Ciencia del Espritu, ense-
ando al hombre a reconocerse como el Espritu mismo, y a la
mente, las emociones y el cuerpo como sus servidores; ilumina las
escrituras y doctrinas religiosas descubriendo sus significados
ocultos, pero sostiene que la Verdad se alcanza por el esfuerzo
individual y no se impone por el dogma.
Los mniembros de La Sociedad Teosfica. estudian la Verdad
dondequiera que se encuentra y hacen lo possible por vivirla. Toda
persona tclerante y deseosa de estudiar y de trabajar en pro de
la Fraternidad es bienvenida en La Sociedad, pero de cada miem-
bro depend el expresar.en mayor o menor grado los ideales de la
Teosofa cn la vida diaria y llegar a ser un verdadero tesofo.










RE VIS TA

TEOSFPICA

CUBANA

ORGANO OFFICIAL DE LA SECCION CUBANA
DE LA SOCIEDAD TEOSOFICA

Vol. XXXIV JULIO, 1939 NUM. 7
LA HABANA, CUBA

En este nmero:

Desde la Atalaya, por G. S. Arundale ......... .......... 3
Esencias del Budismo ............ ............... .. .... 10
Cmo ayudar al Mundo, por N. Sri Ram ........ ............ 15
La Eterna e Infinita Llama Una, por Arturo Villaln ........ 17
Por eso vivo Muriendo, por Miguel A. Garrido y Gil ......... 29
La Teosofa Aqu y Ahora, por Raquel Catal.............. 20
El Maestro, por Ramn Mayola .............................. 25
Actividades Teosficas.... ......... ........................ 28
Hora de Divulgacin Teosfica.............................. 30
Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica ................ 31


































Palabras del

Seor Gautama, El Buddha

Aquellas doctrinas que, una vez aceptadas y
practicadas, lleven al mal o a la desdicha, arrja-
las muy lejos de ti, aunque much las hayas odo,
aunque sean generalmente obedecidas, aunque las
inculque la tradicin o figure en. los libros sagra-
dos; aunque parezcan tener un fundamento razo-
nable o t mismo las hayas credo buenas; aunque
sean probables, aunque estn de acuerdo con otras
opinions tuyas, y aun cuando quien las promul-
gue sea tu ms amado maestro.













DESDE LA ATALAYA

George S. Arundale


NUESTRAS SECCIONES NO MUEREN

Se me pregunta a veces si no es motivo de dolor y de angustia
para un Presidente de La Sociedad Teosfica verse obligado a bo-
rrar una Seccin de los registros de La Sociedad. Y yo respond
que no creo que mis dos grandes predecesores borraran de nues-
tros registros ninguna Seccin, y que, en cuanto a m, no creo a
ninguna Seccin borrada o suprimida de veras, porque esas nues-
tras Secciones han sido disueltas por los gobiernos de las naciones
en que funcionaban, y no por los pueblos en cuyo seno se haban
fo.rmado. Yo consider viva todava a la Seccin Rusa, aparte de
que exista actualmente una Seccin Rusa fuera de Rusia. Consi-
dero viva todava a la Seccin Alemana, y no menos a la Austraca,
a la Italiana, as conmo a cualquiera otra Seccin que se vea obli-
gada, por la fuerza, a dejar de funcionar como tal Seccin en el
mundo externo.
Sobre la pared occidental del gran saln del Cuartel General
de La Sociedad en Adyar, se halla grabada la lista de todas las
Secciones, y ninguna ha sido borrada. Algunas se hallan nubladas
por los miasmas del mal espa.rcidos por aquellos que no screen en el
Amor y la Justicia de las Leyes de la Naturaleza. Pero estos mias-
mas se desvanecern, y entonces reaparecern aquellas Secciones,
para ser de nuevo cada una de ellas el corazn de su respective
pas. Por el moment, sucede que algunos gobiernos han repu-
diado y expulsado el corazn de sus respectivos pases, y stos, por
consiguiente, no harn sino descaecer. Pero, lo repito, no son los
pueblos los que tal han hecho, sino los gobiernos que se han erigi-
do contra la voluntad real de los pueblos, puesto que viven por la
violencia y no por la libertad.
Todos los gobiernos que han repudiado a las Secciones de La
Sociedad Teosfica estn sentenciados a destruccin, porque han
ido en contra de la Fraternidad. Pero sus pueblos se alzarn en










4 REVISTA TEOSOFICA CUBANA

paz y fortaleza para cumplir sus destinos. Esperemos que esos go-
biernos desaparezcan sin violencia, desintegrndose tranquilamen-
te bajo la presin de la voluntad sin violencia de los pueblos, cuan-
do stos al fin se decidan a actuar.
Nuestras Secciones no han perecido. Han dejado temporalmen-
te ide funcionar. Y cuando resurjan, no harn ms que renovar sus
primitivas Cartas Constitutivas, y el perodo de inactividad official
quedar slo como el recuerdo de un mal sueo del que ya des-
pertaron.

HERR HITLER

Hay quienes me dicen que hace dos o tres aos habl y escrib
con elogio de Herr Hitler. Creo que efectivamente as lo hice. Lo
elogi porque percib en l la posibilidad de ser un canal a travs
del cual las fuerzas que actan en pro de la Rectitud pudiesen lle-
var a Alemania a su xenacimiento, liberndola de las circunstan-
cias adversas establecidas por el Tratado de Versalles, de modo
que pudiera desempear la valiossima parte que le corresponde
en el renacimiento del mundo.
Todava creo que efectivamente tuvo esa maravillosa oportu-
nidad; y en modo alguno retiro las palabras que hace algunos aos
pronunci a su respect.
Desgraciadamente, una cosa es que se nos present una opor-
tunidad, y otra muy distinta, ser capaz de aprovecharla. Desde el.
moment en que Hitler asumi el poder en Alemania, fu direQ-
tamente asaltado por aquellas fuerzas que haban sido responsables
de la guerra franco-germana de 1870-1871: fuerzas que han sido
peligrosa amenaza para Alemania a travs de su historic, tanto
como nacin unificada como cuando actuaba como reino de Prusia
y Estados adyacentes. La siniestra figure de uno de los ms emi-
nentes estadistas de Alemania comenz muy pronto a intervenir
en la poltica, al percibir que se le ofreca una magnfica oportu-
nidad para que Alemania continuara recorriendo el camino de la
fuerza, con tanto xito hollado en 1870-1871. Herr IIitle. se con-
virti en campo del conflict, y triunfaron las fuerzas de las tinie-
.blas. Ahora march en lnea recta hacia el desastre, porque bien
bajo la dominadora influencia de aquellas fuerzas, o bien obede-










DESDE LA ATALAYA


ciendo a su tendencia personal, ha escogido ese sendero tenebroso,
del que ya no ser capaz de salir durante algunas centuries.
La salvacin de Alemania tiene ahora que venir del pueblo
mismo. Este tiene que despertar y ponerse en pie para salvar al
pas. El mundo necesita de la verdadera Alemania, pas de fuerza
y discipline; pero de fuerza y discipline que sirvan a fines de Rec-
titud y no de engrandecimiento egosta.
Sigo teniendo muy buenas razones para creer que hace algunos
aos estuvo en manos de Herr Hitler redimir a Alemania, lo que
muy justamente le habra ganado la sincera y honda admiracin
del mundo entero. Pero, sea cual fuere la causa de su conduct,
Herr Hitler ha sido impelido a rechazar esa oportunidad; a mi
juicio, lo han dominado las fuerzas del mal que por tan largo tiem-
po han seguido los pasos de Alemania en la historic.
A\hora esperamos que los estadistas de las naciones libres de
Europa ayuden al pueblo alemn a liberarse, aplastando al go-
bierno alemn. Nadie puede ni por un moment oponerse a que
Alemania se alce de las cenizas de una derrota convertida en pe-
nalidad intolerable por el Tratado de Versalles. Pero quien debe
alzarse es el pueblo alemn, y no una camarilla de agents de las
fuerzas de las tinieblas, que prime al pueblo a su antojo y lleva
la desolacin a otras colectividades indefensas.

EL PRxImo ESTADO M1UNDIAL

Li nfis angustioso es observer que no parece haber ni siquiera
un solo pas que est a la altura del moment y que haya logrado
un punto de vista suficientemente avanzado con respect a los
asuntos internacionales. No hay, prcticamente, ni una sola nacin
en el mundo, sin excepcin alguna que yo sepa, que haya abierto
los ojos, si no al hecho de que est comenzando a surgir un Estado
MVundial o Internacional, por lo menos a la anticipacin lgica de
ese hecho, que es la de que de ahora en adelante no podr efectuarse
ningn progress por medio del aislamiento ni aun lde la indepen-
dencia. Toda nacin que afirme que no tiene que ver con las dems
naciones ni las dems tienen que ver con ella, es nacin que no
march a comps del tiemipo. Es nacin que pertenece al mundo









REVISTA TEOSOFICA CUBANA


viejo que ha desaparecido, y no al mundo nuevo que est surgien-
do ante nuestros propios ojos.
UN NUEVO IDEAL
La Liga de las Naciones ha demostrado la verdad del adagio
de que "los sucesos por venir lanzan sus sombras ante s'. Podr
no haber sido la sombra del prximo Estado Internacional; pero
s fu de cierto la sombra de la verdad de que el mundo ha alcan-
zado en su proceso evolutivo una etapa en que ninguna nacin
puede vivir sola, en que toda nacin depend en cierto grado de
toda otra nacin. No hay vergenza alguna en esta dependencia.
Por el contrario, la familiar humana es ina familiar; es, de hecho,
una Fraternidad que est luchando por descubrirse a s misma
como tal Fraternidad. Ya hoy en da la bsqueda y el esfuerzo
de siglos o milenios han comenzado a dar su fruto de descubri-
miento. Entre los Mayores de la familiar humana se hallan aque-
llos que han descubierto el hecho de la Fraternidad Universal de
la vida humana-acaso el descubrimiento que han hecho sea an
ms amplio-, y estn buscando modos y medios de dar encarna-
cln prctica a los frutos de su larga bsqueda.
Pero, desgraciadamente, esos Hermanos Mayores no parecen
figurar entire los estadistas y polticos del mundo. Hay siquiera
una sola nacin en la tierra cuyos jefes oficiales declared que el
pas que representan no vive en modo alguno por y para s exclu-
sivamente, sino que le atae de modo vital el bienestar de las na-
ciones hermanas, lo mismo que a stas les atae el suyo ? La verdad
es que casi todas las naciones insisted en mantener una poltica
de aislamiento, de no-intervencin, salvo cuando otra cosa exigen
sus intereses particulares. Semejante poltica es poltica que per-
tenece al pasado y no al present. Y lo que el mundo necesita con
urgencia es de estadistas, polticos, pueblos y naciones que piensen
con mentalidad mundial, que estn prestos a intervenir donde-
quiera que el orden del mundo antiguo-de mutua indiferencia y
de sospecha-se niegue a ceder ante el orden idel mundo nuevo;
que es de mutua cooperacin y comprensin.

CONCIENCIA MUNDIAL
Si hubiesen existido tales naciones e individuos, Abisinia y Al-











DESDE LA ATALAYA


bania acaso habran podido salvarse de la rapacidad de Italia,
China acaso se habra salvado de la terrible agresin del Japn,
y Austria y Checoeslovaquia quizs se habran salvado de la co-
dicia de Alemania. Si el mundo se halla hoy en los umbrales de
una guerra que sera muchsimo ms espantosa que la guerra de
1914-1918, es porque la poltica muerta ha seguido dominando has-
ta aqu, con exclusion de la poltica viva. Dicho de otro modo: no
ha habido una Conciencia Mundial que dijera su palabra vitali-
zadora, porque no haba habido, antes, conciencias nacionales capa-
ces de dar nacimiento a esa Conciencia Mundial.
Claro que es cierto que toda nacin es sospechosa a los ojos de
toda otra nacin, y, en verdad, no sin causa. Todas las naciones
tienen motivos para poner en tela de juicio las intenciones de las
dems, tanto hoy como ayer. Y por eso es por lo que el progress
del mundo, su paso del orden viejo al orden nuevo, de la vida an-
tigua a la nueva, se ha retardado tanto.
Desconfianza-sospecha-odio-guerra:
He aqu los pasos tendientes a su propia destruccin, que el
mundo ha vuelto a dar uno tras otro, incapaz de desembarazarse
de las redes de su decadencia. La Guerra de 1914-1918 debera ha-
ber bastado para library al mundo de estas redes. Pero hoy vemos
que la liberacin no se ha efectuado, y que hace un cuarto de siglo
unos cuantos millones de los mejores ciudadanos del mundo mu-
rieron en vano, en cuanto a esta liberacin se refiere, si bien no
fu en vano en cuanto a otras cosas respect.

HAY QUE PONER ENi ORDEN LA CASA PROPIA

& Cul ser la nacin que d ejemplo de esa mentalidad mundial,
que casi todas las otras estn dispuestas a seguir, pero no a ini-
ciar? Deber ser, en cuanto sea possible, una nacin cuyas rami-
ficaciones se extiendan por todo el mundo o, por lo menos, que
ejerza sobre los asuntos del mundo una influencia poderosa, acaso
decisive. Pero tiene que ser una nacin que ponga en orden la
habitacin que le corresponde en el gran edificio del mundo, an-
tes de pretender enfrentarse con el problema de arreglar la casa
entera.
Como es, probablemente, natural, pienso en el Imperio Brit-










8 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
nico. Mas observo que, a pesar de tedos los requisitos que posee
para dar el ejemplo necesario, la Gran Bretaa tiene que poner
primero su casa en orden. La autodeterminacin ha de ejercerse
tan active y libremente en todos los Dominios que constituyen el
Imperio como libremente se ejerce en los Dominios de Inglaterra
e Irlanda. La Gran Bretaa tiene que poner en orden su casa in-
dia, porque hasta que la India no goce de derechos iguales, por lo
menos, a los que disfrutan las otras naciones de la Gran Comuni-
dad a que actualmente pertenece, no podrn dirigir los asuntos
del mundo la Gran Bretaa y sus compaeras. Tiene que empren-
der la obra de resolver algunos de sus problems internos y urgen-
tes, antes de poder enfrentarse con el empeo de ofrecer una solu-
cin a los problems externos. No tiene derecho a hablar, ni a exi-
gir, ni a juzgar, si no practice en today la extension que delimitan
sus fronteras aquello que se propone predicar a los odos y la aten-
cin del mundo entero.

QUIN MARCHAR A LA CABEZA?

El Imperio Britnico no est listo an para. servir de gua; y
por esto es, en parte, por lo que nos hallamos al borde del abismo
de la guerra. Nuestros estadistas frustan al Imperio da tras da.
Despertarn a tiempo, o tendremos que exclamar: "D'nde estn
los estadistas que sepan sustituir la miopa por la amplia vision, e
inspirar a las naciones de la gran Comunidad a que enseen el ca-
mino hacia un nuevo orden de cosas en el mundo, que traiga con-
sigo la prosperidad y una verdadera confraternidad de naciones
libres en el mundo entero"?
Pero hay otras grandes naciones a las que tambin veo prepa-
radas para dar el gran ejemplo del Siglo Veinte. Veo a Francia.
Veo a los Estados Unidos de Amrica. Ambas grandes naciones
poseen las cualidades necesarias, el genio necesario. Y me atrevo
a decir, en cuanto a los Estados Unidos de Amrica-aunque s
que muchos de mis amigos americanos disentirn reciamente de mi
parecer-que hay all un Presidente con la vision necesaria, pero
cuyas fuerzas son frustradas por los obstculos que alzan en su
camino las mentes mezquinas y egostas. Me siento inclinado a
career que el president Roosevelt habra ido much ms lejos en









DESDE LA ATALAYA 9
sus recientes proposiciones a Herr Hitler y al Signor VMussolini,
si se hubiera sntido apoyado por la absolute totalidad del pue-
.blo americano.
Creo que si cualquiera de estas tres naciones hubiera dado el
primer paso en esa direccin necesaria, muchas de las naciones
ms pequeas de Europa se habran adherido a L Y si esto se
hubiese hecho a tiempo, habrase evitado la persecusin de los ju-
dos y la vergonzosa degradacin de muchos pueblos. Pero an hoy
en da. no es demasiado tarde, y yo me lanzara hasta decir que
un frente unido de pueblos verdaderamente democrticos podra
todava salvar a los judos y liberar a China, a Abisinia, a Aus-
tria, a Checoeslovaquia y a Albania.

EL GRITO DEL PUEBLO

En verdad se ha dicho que cuando un pueblo entero alza su
grito al cielo, ese clamor jams es desodo. Necesitamos, en todos
los pases libres, hombres y mujeres de amplia vision, que perte-
nezcan al nuevo orden del mundo, para que organicen ese clamor,
y le den voz clara, para convertirlo en el grito que lanzan los que
son libres para que los esclavizados se vean libres de nuevo. Ese
clamor arrancara de su altos cargos a los que sostienen todava
que no tienen nada que ver con lo que les sucede a las dems na-
ciones. Los que pertenecen al orden antiguo del mundo cederan
entonces el puesto a los guas del orden nuevo, y el mundo sera
de nuevo libre, prspero y feliz.
No hemos de observer todos los grandes movimientos libres y
liberadores, en una nacin tras otra, para ver si sus miemnbros al-
zan el grito inmenso, si lo haeen claro, coherente, penetrante, y lo
dirigen con mpetu irresistible para que exprese lmpidamente su
noble demand? Entonces el Cielo contestar, y el mundo se ha.
br salvado.
Empicese, aunque sea en mnimo grado. Que oigan y atien-
dan algunos, par poqusimos que sean. Da llegar en que la voz
de la Rectitud sea de todos oda. Seamos hoy como Disraeli joven.
Maana, el mundo nos oir.


The Theosophist, Adyar, junio 1989.











Esencias del Budismo

En el present mes de julio, el da de la luna
llena, celbrase la Fiesta de la Luna Llena de Asa-
la, en conmemoracin del primer sermn pronun-
ciado por Gautama Siddharta, el prncipe de Kapi-
lavastu, a quien el mundo entero llama el Buddha,
despus de lograda la Iluminacin cuyo resplandor
quiso en seguida compartir con todos sus hermanos
en humanidad.

La Teosofa no es budista, en cuanto que no pue-
de identificarse exclusivamente con ninguna reli-
gin; pero como de todas extrae las ms puras esen-
cias, hemos querido consagrar al Iluminado, como
gran bienhechor de los humans, nuestro frontispi-
cio de este mes, reproduciendo algunas frases de
su evangelio de liberacin, y ofrecer aqu una sn-
tesis de sus enseanzas, con motivo de esta annual
rememoracin, cara a todos los estudiantes de la
Sabidura Antigua.

El budismo, segn los ms eruditos budistas, es cosa muy dif-
cil de clasificar. No puede llamrsele con propiedad una filosofa,
porque no contiene ningn complicado sistema de teoras y hechos
expuestos por mero afn o alarde de conocimiento, a pesar de que
el Buddha anticip en sus enseanzas un caudal enorme de lo que
hoy llamamos especulaeiones y descubrimientos modernos. No pue-
de llamrsele xeligin, en el sentido corriente de esta palabra, por-
que no constitute un sistema de creencias y ritos. Tampoco puede
llamrsele una tica, porque si bien encierra elevadsimo cdigo
de moralidad, es much ms amplio que toda moral a secas.
Si no es filosofa, ni religion, ni tica, qu es, pues, el budis-
mo ? Es un Medio de Liberacin, o, como se le llama en pali, Dham-
ma, la Cosa Esencial.
Las bases del budismo son las Cuatro Nobles Verdades procla-
madas por el Seor Gautama, el Buddha, es decir:

I. La Noble Verdad del Sufrimiento, que, como realidad uni-
versal, constitute la razn de ser del budismo;










ESENCIAS DEL BUDISMO 11
II. La Noble Verdad de la Causa del Sufrimiento, que es, se-
gn el fundador del budismo, el deseo, el ansia de posesin, el
apl-tito;

III. La Noble Verdad de la Aniquilacin del Sufrimiento, la
seguridad de la definitive liberacin del hombre, o sea, el Nirva-
na, el sublime descubrimiento del Buddha; y

IV. La Noble Verdad del Sendero que lleva a la Aniquilacin
del Sufrimiento. Este Medio de Liberacin fu trazado clara y de-
talladamente por el Buddha, quien lo llam el Noble Octuplo Sen-
dero.

Estas cuatro Verdades existen par siempre en el mundo, y los
Buddhas no hacen sino revelarlas de tiempo en tiempo ms lmpi-
damente a la percepcin de la humanidad.
Si se le da interpretacin cientfica, puede resumirse al Dham-
ma diciendo que es la manifestacin de la ley de causa y efecto.
E. apetito es la causa, y el dolor su efecto; el Sendero es la causa,
y el Nirvana su efecto. Tal es la sntesis del budismo.
Descansa, pues, el budismo, en la existencia del dolor. Mas no
se sigue de ello que sea una doctrine de pesimismo. Podra llamar-
se pesimista al Buddha, si se hubiese detenido en la afirmacin de
la Primera Verdad, sin expresar con igual precision las tres si-
guientes. El Buddha percibi en toda su plenitud la universalidad
del dolor, cuya existencia, aunque sea de modo parcial, es, al cabo,
experiencia cotidiana de todo sr human; pero en seguida pres-
cribi una panacea infalible para esa dolencia universal de la hu-
manidad.
Cierto que el mundo est lleno de dolor. Porque mientras exis-
te el deseo egosta, existe el dolor: sufrimos por la ansiedad de los
deseos insatisfechos, y por la saciedad de los deseos satisfechos, a
los qcue inmediatamente suceden otros, para recomenzar intermi-
nablemente el rodar de las ruedas del dolor. Pero a lo largo del
Noble Octuplo Sendero desprndese el hombre de todos sus vanos
deseos, y alcanza la Beatitud Suprema, el Nirvana.
Estas Cuatro Verdades se basan en la firme roca de la expe-









REVISTA TEOSOFICA CUBANA


riencia, en hechos que pueden estudiarse y comprobarse: por eso
el budismo es emprico, en contraposicin con las religiones espe-
culativas. Por lo tanto, el budismo no pide nunca fe ciega a sus
proslitos. La creencia queda relegada a segundo trmino, y la sus-
tituye la confianza basada en el conocinriento. Tampoco existe ni
nunca ha existido ni sombra de coaccin en el budismo. Ningn
individuo ha sido convertido a la fuerza, no se ha derramado una
sola gota de sangre por propagarlo, y ningn monarca poderoso
ha desenvainado jams la espada en defense de sus doctrinas: no
obstante, el budismo subsiste desde hace dos mil quinientos aos,
y sus proslitos son, sin comparacin possible, ms numerosos que
los de toda otra religion, creencia o sistema filosfico.
El budismo es todo l tolerancia, comprensin, profunda sim-
pata hacia todos los series. Fu el Buddha el primero que aboli
la esclavitud, declarando que ningn sr es esclavo de otro ni ha
de vivir como tal. Fu el Buddha el primero que se xebel contra
el sistema de castas en la forma degradante que haba llegado a
arraigar en la India, y proclam que los actos de cada cual, y no
su nacimiento, son los que hacen de l un brahman o un paria. Fu
el Buddha el primero en reconocer a la mujer la plenitud de su
capacidad spiritual, citando a algunas de las que lo seguan entire
sus discpulos ms sabios y avanzados. Lejos de formular, como se
ha credo, una doctrine de aniquilacin, describi as su esplndido
descubrimiento, el Nirvana: Qu es Nirvana? Es la abolicin del
deseo, la abolicin del odio, la abolicin de la ilusin. Nirvana es
aquel estado en que no hay ni nacimiento, ni enfermedad, ni deca-
dencia, ni vejez, ni muerte, ni pena, dolor, sufrimiento, pesar ni
desesperacin. Es lo inmortal, sin pena y sin mancha. Y reafirm
luego: Porque digo que es impossible aqu y ahora hallar las huellas
de aquel que ha alcanzado el Nirvana, algunos sramanas y brahma-
nas, de modo equivocado, errneo, falso, incierto, me acusan di-
ciendo que este Gautama es un nihilista que proclama la extincin,
la nulificacin de lo que es Sat (el Sr). Pero yo no afirmo tal.
Yo no soy nihilista.
En cuanto al Noble Octuplo Sendero que conduce a la Libera-
cin, he aqu cmo lo defini el Buddha:









ESENCIAS,DEL BUDISMO 13
I. Recta Creencia.-No en el sentido de fe ciega, sino de la
aceptacin razonable de la doctrine de la causa del dolor
y del medio de aniquilarlo y lograr la Liberacin, o sea
del Sendero, paso imprescindible para emprender tal Sen-
dero.
II. Recto Pensamiento.-El pensar caritativo, puro, elevado,
y lo ms exacto possible.
III. Recta Palabra.-El habla, igualmente, ha de ser carita-
tiva, til, limpia y verdadera.
IV. Recta Accin.-La que nace del recto pensar, y es, por lo
tanto, a la vez, bondadosa y razonable.
V. Recto Medio de Vida.-El que no cause sufrimiento ni per-
juicio a ningn sr viviente, tanto en cuanto al medio de
vida en s como en cuanto a la forma de ejercerlo.
VI. Recto Esfuerzo.-La bondad no ha de ser negative. No bas-
ta no hacer el mal, sino que es preciso hacer el bien: em-
plear nuestras fuerzas fsicas y superfsicas en el pleno
cumplimiento del deber y en beneficio de la humanidad.
VII. Recta Memoria.-No perder de vista el elevado fin que en
la vida nos hemos propuesto. Olvidar el mal y recorder
el bien, en cuanto a la reaccin emotiva que en nosotros
provocan, aniquilando el rencor y cultivando el agrade
cimiento; pero guardar la esencia objetiva de cada ex-
periencia, como leccin til para nuestra conduct y des-
arrollo.
VIII. Recta Concentracin. La ntima consagracin de todo
nuestro sr-cultivada por la meditacin-al ideal de la
Liberacin, de modo que ningn acontecimiento externo
ni emocin o pensamiento de carcter personal nos aparte
del Sendero que hemos resuelto recorrer.

Este Noble Octuplo Sendero fu tambin llamado por el Bud-
d'a el Sendero Medio, porque se halla a igual distancia de la en-
trega a los aconteciiientos y deseos mundanales que de la total
renuncia del ascetismo. Por lo tanto, no hay un solo sr human,
sea cual fuere su estado externo ni la posicin que ocupe en la
vida, que no pueda seguir este sendero. Hablando filosficamente,










14 REVISTA TEOSOFICA CUBAR A
diramos que el budismo ensea al hombre, no a suprimir su cir-
cunstancia, no a huir de su circunstancia, sino a aceptarla, a com-
prenderla, y a vencerla, es decir, a convertirla en medio de lograr
su propia finalidad spiritual. As lo dijo, en palabras bellsimas,
el Buddha:

Lograr la bienaventuranza, que es fruto de la vida de recti-
tud, todo el que siga el Noble Octuplo Sendero. Permanece en iu
estado de vida, y aplcate con diligencia al cumplimiento de tus
deberes, de acuerdo con ese estado. Ni la vida, ni la riqueza, ni el
poder son los que esclavizan a los hombres, sino su apego a la vida.,
a la riqueza o al poder.
El nefito que se retira del mundo para llevar una vida ociosa
no obtendr provecho alguno de tal renunciacin. Porque la vida
de indolencia es una abominacin, y la falta de energa slo me-
rece desprecio. La enseanza del Tathagata no exige que el hom-
bre abandon su hogar ni que renuncie al mando, a nueos que
sienta vocacin especial por la vida del monje o ermita4o. Lo que
s exige la enseanza del Tathagata es que todo hombre se libre de
la ilusin del yo, que purifique su corazn, que extinga su sed de
placeres y que lleve una vida de rectitud.
Y sea cual fuere el comino elegido, bien el de permanecer en el
mnundo como artesano, mercader u official del rey, o el de retirate
del mundo para consagrarte a la meditacin religiosa, entrgate
a tus areas de todo corazn, cuitwplindolas con diligencia y ener-
ga. Asi sers como el loto, que se enraiza en el fango y crece a
travs del agua, sin que el fango lo manche ni el agua lo tras-
pase: si trabajas y luchas en la vida sin odio ni envidia, si vives
en el mundo, no para tu yo egosta, sino para los intereses de la
verdad, tuyos sern la paz, el jbilo y la beatitud.












Cmo ayudar al mundo


N. Sri Ram


Recientemente nuestro Presidente Internacional,
Dr. George S. Arundale, dirigi a todos los Secre-
tarios Generales de La Sociedad Teosfica en el
mundo la siguiente pregunta de candente actuali-
dad en los presents moments de confusion, des-
dicha y angustia:

COMO PUEDE TODO MIEMBRO
DE LA SOCIEDAD TEOSOFICA
AYUDAR MEJOR AL MUNDO
EN LA CRISIS ACTUAL?

En este nmero y en otros sucesivos ofreceremos
a nuestros lectores las respuestas de estos altos re-
presentativos de La Sociedad a esa pregunta que
es objeto de honda preocupacin para todo tesofo
sincero. Comenzamos hoy con el bello mensaje del
Secretario Internacional de Actas de La Sociedad,
N. Sri Ram, quien as dice desde Adyar:

Aquellos que lanzaron al mundo La Sociedad Teosfica en el
ltimo cuarto de siglo pasado debieron de seguro haber previste
la poca crtica que el mundo atraviesa actualmente; y puede ob-
servarse cada vez con mayor claridad cun sabia fu su decision
de hacer de la fraternidad universal el principio fundamental, la
piedra angular de su influencia. La fuerza y la riqueza de conte-
nido de estas palabras se manifiestan hasta cierto punto en esa
revelacin parcial que llamamos Teosofa. El mundo ha seguido
el camino de ida, el camino del alejamiento, y ha buscado la ver-
dad en la diferenciacin. A media de ese advance hemos descubier-
to un mundo mayor de lo que habamos sospechado, y ms pequeo
de lo que habamos esperado poder abarcar. Mas precisamente por
reconocer estas diferencias, tanto ms necesitamos de la unidad
que a todas include. El Ye y el Todo, el (Yo y los Todos son com-
plementarios y se equilibran mutuamente.









REVISTA TEOSOFICA CUBANA


No es la fraternidad la clave de todo problema modern? La
fraternidad que ni prescinde de las diferencias ni se aparta de la
unidad; la fraternidad entire nacin y nacin, blanca y de color,
aria y no-aria, de cualquier tipo o subtipo; entire religion y reli-
gin, por distintas que sean en las formas externas; entire xicos y
pobres; entire fuertes y dbiles; entire sabios e ignorantes; entire
hombres y mujeres; entire viejos y jvenes.
En Teosofa estudiamos el origen de esa fraternidad, su actua-
cin y su meta. &No debemos, pues, tanto los tesofos individual-
mente como las logias, defender esa verdad en toda su plenitud y
en sus aplicaciones prcticas, y esforzarnos en manifestarla en todo
detalle de nuestra vida propia, que la Teosofa nos demuestra que
no puede separarse jams de la vida del mundo?
He aqu la clave, la tnica de la magia necesaria para resolver
las presents discordias. Que cada miembro y cada logia se pro-
pongan, como finalidad primera, hacerla resonar en toda pureza
y fuerza, para convertirla en instrument de la mayor bendicin
que podemos trasmitir al mundo. Cmo hacer resonar esa nota nos
lo ensean las palabras de todos los Instructores espirituales. Ellos
fueron -como lo evidencia el Seor Buddha en su manifestacin
perfectsima-personificaciones de la ms honda compasin, que
habiendo extinguido para siempre toda causa de inarmona inter-
na, eran capaces de hablar desde un punto de vista puro, simple
y omnicomprensivo. Sus palabras, cual suave murmurio, han reso-
nado a travs de las edades, infundiendo en quienes las escuchan
su aliento de paz y elevacin. As, dentro de nuestra humildad, por
medio de un puro y sencillo vivir, en que el corazn y la mente
estn a tono con las verdades que hemos recibido,, podemos esfor-
zarnos en convertirnos en canales de las fuerzas que elevan al miln-
do, y hacer de nuestra Sociedad un poderoso instrument que las
fuerzas de rectitud puedan emplear en la transformacin de las
condiciones actuales. Esto implica, de nuestra parte, un vivir pro-
fundo, sensitive, animado de un firme, constant propsito, y
consciente de la necesidad, del palpitar del mundo; un mutuo ser-
vicio cada da ms complete; y la expresin de- la santidad, belleza
y sinceridad de nuestras ms altas aspiraciones en toda nuestra
vida cotidiana.











LA ETERNA E INFINITA LLAMA UNA,
expresndose a Si Misma, a travs de
sus inseparadas Chispas fragmentarias.

Arturo Villaln.

i Oh Jivatmas! Mi Voz insonora, al expresarse a s misma a tra-
vs de vosotros como canto de Vida Una modulado por el arpa e-
lica de todas vuestras almas, os convierte en notas de la mstica
sinfona que elevan hasta m los mundos, sistemas y universos des-
de.todos los mbitos de la vida ksmica.
Invelado soy, i oh Jivatmas!, como supreme esencia nica ms
all de todas las esencias, por elevado que sea el grado de expre-
sin de las mismas. Pero as como el sol se vela a s mismo por un
tinte rosceo para los que se atreven a contemprarlo, me velo yo
en mi propia irradiacin por mi propia autolimitacin en estado
de Substancia Una homognea, indiferenciada y no polarizada,
para que gire impulsada por m la rueda de vida eterna a travs
de manvantaras y pralayas.
Como sr invelado soy, pues, la nica esencia de todos vosotros,
i oh Jivatm.as!, pues soy el Atma de todo hombre comp entidad mi-
crocsmica y el Paramatma de todos los dioses de mundos, siste-
mas y universos. Toda esencia divina es tan slo, pues, un grado
de expresin de mi nica esencia de la cual emana y a la cual re-
torna como la chispa a la llama, como la gota al ocano. Pero como
sr velado, soy la. sup.rema substancia que origin el process de
vuestras actuales individualidades y personalidades, ya seis hom-
bres o dioses de mundos, sistemas o universos, i oh Jivatmas! Soy,
pues, vuestra propia y divina esencia que evoluciona a travs de
vuestras individualidades y personalidades, y vuestras propias in-
dividualidades a travs de las cuales evolucionis.
Hay, pues, lo invelado, lo velado y el velo. Yo soy lo invelado
y lo velado; pero cuando la substancia de mi propia irradiacin
divina que no lleva impresa en su naturaleza la conciencia de m
mismo, abandon su homogeneidad, diferenciacin y equilibrio, se
convierte en el velo dual de manifestacin csmica, en cuyo caso
se limita a s misn1 a en el seno de la dualidad, convirtindose en
origen de los pares de opuestos; y entonces, yo vivo y aliento en









18 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
dicha substancia en estado de diferenciacin y polarizacin, desde
su nfima hasta su mxima forma de manifestacin; pero ella no
alcanza mi nivel porque nadie llega a mi eterno e infinito regazo
en tanto que no escala mi propio nivel, pues en este caso, como
fragmento de m mismo, revierte a mi propio Sr cual la chispa
revierte a la llama que la emanara.
As como el sol es en s mismo, as soy yo en esencia; as como
el sol es en su luz emitida por l, as soy yo en mi estado substan-
cial, i oh Jivatmas! Por consiguiente, as como la luz solar perma-
nece unida e identificada con el sol que la emite, como prolonga
cin de l mismo, as permanezco yo unido e identificado con la
substancia de mi propia irradiacin como prolongacin de m mis-
mo. Pero cuando se derrama hacia fuera dicha luz solar a travs
del sistema para convertirse en vida de los mundos que giran a
travs de sus rbitas, dicha luz solar deja de ser homognea e in-
diferenciada, y por tanto, de ser sol, para convertirse en los rayos
separados del espectro solar a travs de las distintas substancias
que los absorbed o reflejan segn sus respectivas modalidades; as
tambin ese estado substantial que irradia de m mediante mi
propia autolimitacin es en cierto modo yo mismo, puesto que es
prolongacin ma en tanto que es homognea e indiferenciada; pero
una vez que se polariza y diferencia como la luz del sol, en sus res-
pectivas modalidades: Saguna Brahman y Mulaprakriti, Purusha
y Prakriti, Pratyagatma y Mulaprakriti, Sat y Asat, Ser y No
Ser, Luz y Sombra, dicha Substancia viviente se convierte en el
velo dual de toda manifestacin, dejando de ser yo mismo en mi
estado velado.
Hay una sola conciencia, i oh Jivatmas!; pero la substancia en
process de diferenciacin (o Dravya), reviste incontables modali-
dades de conciencia. Existe la conciencia del tomo, la de la for-
ma o yo elemental, la de la forma organizada como yo personal, la
del yo causal del hombre o individualidad humana, etc., etc.; pero
ninguna de estas modalidades de conciencia que afecta dicha subs-
tancia manifestada llegar a m, i oh Jivatmas!, no obstante vivir
y alentar yo a travs de ellas, en tanto que no realicen el nosce te
ipsuin, o conciencia de m mismo, que es el fin ms elevado que
llegaris a alcanzar, oh Jivatmas!, en este process de la vida
csmica.









LA ETERNA E INFINITA LLAMA UNA


En mi process de accin o manifestacin involutiva, Yo me
velo a m mismo en innumerables fragments de M Mismo, sin
dividirme ni diferenciarme jams en ninguno ide ellos, los cuales
son vuestras Mnadas Divinas, i oh Jivatmas! Y a travs de vues-
tras propias individualidades, yo me oculto en forma subyacente
en todas vuestras almas, como chispas que son de vuestras actua-
les Mnadas, oh Jivatmas!, las cuales almas son las iniciadoras
del nosce te ipsim, o conciencia de s mismo en vosotros. Y en mi
process de reaccin o evolucin, Yo comienzo a despertar cada vez
ms en vosotros, en la media que os vais liberando a travs de
Nirvanas, Para Nirvanas y Maha Para Nirvanas, de los velos de
material que os atan a los mundos de la forma, i oh Jivatmas!





Por eso vivo muriendo...

Se nace para morir;
se muere para nacer:
porque no quiere decir
morir el dejar de ser!

La plant que muri ayer,
de nuevo vuelve a surgir,
y el germen que le da el sr
deja otra vez de existir!

Por eso vivo muriendo
por que se vaya acabando
la vida que estoy viviendo...

Y pueda experimentar
mi vida, que en su acabar
a otra vida va naciendo!...

Miguel A. GARRIDO Y GIL.

Miembro de la Logia PSIQUIS.


La Habana, junio de 1939.











La Teosofa aqu y ahora


Raquel Catal

A muchos atrae la Teosofa, porque les brinda inagotable ma-
nantial de inters en que saciar su curiosidad ms o menos inte-
lectual. Pero a esa atraccin, cuando es superficial, va unido un
concept inexacto. Creen que la Teosofa es studio extico que se
piende en las lejanas del tiempo y del espacio, sin, contact vital
con la realidad de cada da. Piensan que es slo erudicin de reli-
giones olvidadas y de civilizaciones pretritas; y studio de fen-
menos raros, casi increbles. Y ste es un concept falso, que pre-
cisa combatir. Tampoco hemos de ceir la Teosofa a las dos prin-
cipales teoras que bajo su advocacin se han popularizado-la
.Reenariinacin y el Karma-, a menos de idarles interpretacin
mmhiio ms amplia que la de sus versions ms corrientes.
,Cierto que la Teosofa encierra inagotable tesbro de riquezas
eruditas y que abre claras perspectives sobre desconocidos hori-
zontes; pero es, en lo fundamental, studio de todo y para todos:
ciencia de la vida, metafsica, s, pero no menos prctica, que si
analiza al hombre en todos sus aspects y al mundo o mundos que
nos rodean, si estudia y sintetiza ciencias, filosofas, artes y reli-
giones, es, sobre todo, para mostrarnos cmo debemos vivir; y no
en el remoto porvenir que nos promete con la Reencarnacin, ni
en las .egiones inasequibles a nuestros sentidos fsicos donde nos
asegura que seguiremos viviendo despus de la muerte, no..., sino
aqu y ahora, en esta vida terrenal y cotidiana, que es, al fin, la
que ms nos interest, porque, no es, con o sin toda creencia, con
o sin toda esperanza, la que tenemos, ao tras ao, que vivir ...
Eminentemente prctica es la Teosofa, porque nos da vision
ms amplia y profunda de la vida en total, y al par una compren-
sin ms vvida de todos los detalles en que aqulla a diario se
maarifiesta. En ella encontramos, no slo nuevos, esplndidos idea-
les, sino slida base para los ideales que acariciamos, como sueos,
antes de conocerla, y tambin un camino, o ms bien, innumera
bles caminos hacia la realizacin de cada ideal. Nos muestra una










LA TEOSOFIA AQUI Y AHORA 21
luminosa meta lejana, pero tambin ensea a cada cual a dar, se-
gn sus caractersticas individuals, el paso ms prximo hacia la
meta elegida. Ni hay un solo principio teosfico, por general y
abstract que parezca, que no sea susceptible de aplicacin prc-
tica y fecundamente provechosa, tanto para la dura o humilde
vida personal de cada da como para la solucin de los ms ar-
duos y amplios problems colectivos.
Por ejemplo: hoy el mundo se debate en angustiosos, intrinca-
dos conflicts que afectan a todos los humans, y queriendo hallar-
les solucin se torturan las mentes ide los ms inteligentes y mejor
intencionados. La tremenda depresin econmica, con su secuela
de desempleo, suicidios, degeneracin de la raza y aumento de la
criminalidad, nos angustia, como inmenso panorama desolado; y
la siniestra amenaza de la catstrofe que representara una nueva
guerra mundial, nos cierra el horizonte, cual enorme nube negra,
alimentada por la frentica guerra de tarifas, por los odios de raza
y la exacerbacin de todos los fanticos o interesados nacionalis-
mos, y el triunfo, por temporal que pueda ser, de la tirana, de la
amenaza, de la violencia. No se trata, pues, ahora de perfeccin
ultraterrena ni de especulaciones metafsicas, sino de hambre, de
luto, de crime y de mquinas de guerra: de la espantosa y opre-
sora realidad material de cada instante... Pues bien:' hay dos
grandes principios fundamentals en la enseanza teosfica, cuya
aplicacin prctica, con el fin de comprobar su certeza o eficacia
es decir, con criterio y procedimientos estrictamente cientfi-
cos, bastara para resolver esos vastos problems mundiales,
que a todos preocupan y conciernen, no ya como simples ciudada-
nos de una patria cualquiera, sino acaso hasta en lo ms ntimo
de nuestra vida individual. E inversamente puede afirmarse, con
idntica firmeza, que jams se resolvern esos problems, de modo
ms o menos definitive, y por muy variados remedios que preten-
dan aplicrseles, mientras aquellos principios no se reconozcan y
practiquen.
Y, cules son estos principios, base y mdula de la enseanza
teosfica, esencia de esa sntesis supreme de sabidura humana y
divina que es la Teosofa?
Primero: La Fraternidad Universal, como expresin de un










22 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
principio an ms amplio y profundo, es decir, de la Unidad de
toda Vida. Nada ms esencial y omnipresente en Teosofa que este
concept: no slo an las ms abstrusas y originales elucubracio-
nes teosficas propnense todas probarnos, de mil modos, la Uni-
dad de toda Vida existente en el Universo y en los Universos, y
fundida en la plena luz del Sr, ms all de los Universos, sino
que la aceptacin expresa de su manifestacin ms asequible en
la tierra, es decir, de la Fraternidad Universal, es condicin nica
para el ingreso en la Sociedad Teosfica, especialmente consagra-
da al studio de la Teosofa.
Segundo: La Divinidad inherente en el hombre. La Teosofa
recoge la ms pura enseanza de todas las religiones, en el frescor
de manantial de su origen, sin las contaminaciones con que el te-
mor, la supersticin y los bastardos intereses las han enturbiado;
se hace eco de aquella voz que en el hindusmo nos dice: "T eres
Brahmn, t eres Aquello!" (es decir, la misma Deidad Incog-
noscible), y milenios despus nos afirma en el cristianismo: "El
Reino de los Cielos est dentro de vosotros. Pues, no se ha escrito:
Sois dioses, y templos son vuestros cuerpos del Altsimo?". Insis-
te, pues, lejos de la humillacin como de la vanagloria, en procla-
mar la Divinidad ms o menos manifiesta pero siempre existence
en el hombre; y en ello se funda para ofrecernos, cual magnfica
y bien justificada perspective, la seguridad de su continue evolu-
cin e ilimitado progress.
Una vez admitidos estos principios, segn nos los demuestra
la Teosofa, o ms bien, realizados, cual dice el vigoroso anglicis-
mo, en plena aceptacin de mente y corazn, sus aplicaciones prc-
ticas se ofrecen como solucin nica de todo problema de conduc-
ta, individual o colectivo.
Sobre un pas suniido en el ms desconcertante caos poltico,
econmico y social, arrojemos la luz de aquellos inmortales princi-
pios. Al punto, desmenuzando todas las complejidades, todas las
superficialidades, la Unidad de toda Vida nos evidenciar que si
una parte del cuerpo national sufre (sea un individuo, un grupo
amorfo de individuos, o bien, una clase, raza, etc.), todas las de-
ms tienen que sufrir tambin, por ms que pretendan abroque-
larse en privilegios o en supuestas o reales superioridades, por lo
mismo que no puede gozar de salud un organismo que encierre al-









LA TEOSOFIA AQUI Y AHORA 23

gn rgano enfermo. La nica consecuencia lgica de este princi-
pio sera, pues, la resolucin de establecer un orden social que ase-
gure a todos los miembros del cuerpo national la satisfaccin de
todas aquellas necesidades cuya privacin produzca sufrimientc
fsico o psquico. Imposible encarecer la cantidad de accin reno-
vadora que encierra, por consiguiente, lo que pudo parecernos sim-
ple concept metafsico o cientfico. Aun cabra hablar aqu del
hondo contenido revolucionario de la Teosofa; mas, por si la pa-
labra contradijese en apariencia, su prdica de concordia y de
paz, (ligamos, simplemente, que ha de considerarse la enseanza
teosfica como vanguardia espiritualista e ideolgica, como heral-
do de la ms humana, ms civilizada sociedad del porvenir.
A la vez, el reconocimiento de la Divinidad inherente en el
hombre, impone a toda colectividad humana la obligacin de ofre-
cer a todos sus components las mismas oportunidades de instruc-
cin y de medio ambiente que mejor favorezcan el desenvolvimien-
to de aquella internal Divinidad, a la vez que la libertad de segui7
su inclinacin particular en el terreno vocacional, professional, etc
As, la prctica de estos dos principios, resolvera de plano y con
rapidez todos los actuales problems econmico-sociales. La pro-
duccin y distribucin de los bienes y artculos de todas classes ne-
cesarios al bienestar de la colectividad sera absolutamente regida
por el principio de Unidad, ya que deben efectuarse a base de jus-
ticia integral, de comprensin y simpata ms que fraternas. LE
division del trabajo necesario para la produccin de aqullos ten-
dra en cuenta, a ms de la justicia total, dimanante del principio
de Unidad, el respeto a la Divinidad inherente en cada miemb.ro
de la colectividad, manifestada en sus tendencies y aptitudes par-
ticulares. He aqu cmo un potente rayo emanado del conocimien-
to teosfico ilumina de lleno el campo en que hoy se libran las
ms encarnizadas batallas que nos aparecen como nicamente ma-
teriales y de carcter prctico.
SIntentamos buscar luego una solucin, siquiera mental, a los
enmaraados y candentes problems internacionales? Aquel prin-
cipio de Unidad, aplicado a las diversas naciones, como antes lo
fuera a los individuos y classes, bastara para evitar la guerra,
arrancando de raz las causes que ms o menos peridicamente la
desencadenan sobre la tierra. Al considerar en trminos interna-









REVISTA TEOSOFICA CUBANA


cionales la Unidad de toda Vida; es decir, representndonos al
mundo como una unidad, no se concebira siquiera que una de sus
parties, nacin o grupo de naciones, pudiera obtener ventajas rea-
les, a costa del dolor o menoscabo de otra de ellas. A ms, las gue-
rras en el plano fsico son fruto del defectuoso sistema social y
econmico interno; y ste habra desaparecido al aplicarse aque-
llos principios fundamentals a cada nacin.
Pero tambin aqu es imprescindible el segundo principio. Se-
gn l, cada nacin represent una nota necesaria en el concerto
mundial, as como las distintas razas sirven para el desenvolvi-
miento de diferentes aspects divinos. Siendo, pues, naciones y
razas, manifestaciones colectivas de la Divinidad en el hombre, tie-
nen derecho a que se respeten su existencia y sus caractersticas,
sin pretender reducirlas a una impossible identidad de formas.
Si agregamos, aunque slo con la somera indicacin que el
espacio nos permit, que el principio de la Unidad de toda Vida,
unido a la comprensin de la Dualidad Divina manifestada en
toda la Creacin-y no solamente en sus niveles inferiores-como
origen de la eterna Trinidad, esclarece de modo incomparable el
hoy tan espinoso problema de las relaciones entire los sexos. Que
el reconocimiento de la Divinidad inherente en el hombre destru-
ye por su base toda tirana y fanatismo religioso, proclamando la
plena libertad y capacidad de cada individuo para resolve de por
s, sin presin de autoridad alguna, todos sus problems espiritua-
les. Que ese mismo concept informa y sublimiza las nuevas di-
rectrices que comienzan a aparecer en el campo educativo, exi-
giendo respeto al libre desarrollo de la personalidad del nio y
cultivo de su espontaneidad, sin pretender jams adaptarlo a un
patrn nico, ni siquiera simplemente preconcebido..., no ser
preciso seguir citando ejemplos para demostrar que el studio teo-
sfico es prvidamente fecundo en resultados para el reordena-
miento de nuestra vida actual. Interesantsimos vislumbres del
pasado, apasionantes anticipaciones del porvenir, s... Mas, fren-
te a todos los clamores o las interrogaciones de la angustia con-
tempornea, tiene la Teosofa fuerte, recta, lmpida respuesta
que dar.











EL MAESTRO

Ramn Mayola


IIermano lector: Si hurgis en vuestra conciencia en busca
de las imgenes de las personas que os son ms queridas desde
vuestros primeros aos, encontraris en primer trmino las de
vuestros padres y las de vuestros maestros. Es que los padres son
casi maestros; y los maestros, casi padres. Los unos empiezan. en
el hogar la tarea que los otros continan en la escuela. Los pa-
dres instruyen al nio en el difcil arte de la voluntad, el carc-
ter y el amor desinteresado; los maestros le guan por el sendero
del civismo, de la hombra de bien. Y como voluntad, carcter,
amor y civismo aunados hacen feliz al hombre, y las primeras
impresiones que se graban en el espritu del nio le acompaan
hasta el moment de su muerte, aquel que ha sido buen maestro
se ha erigido un santuario en el corazn de cada uno de sus dis-
cpulos, en el que, junto a las imgenes de los padres, se quema
incienso a l tambin.
Yo no soy maestro; pero comprendo lo que significa serlo. Yo
no s much del cario que los hijos reciben de sus padres: perd
los mos cuando apenas balbuca las primeras palabras; pero an
recuerdo, entire las brumas de mis noches primeras, o algn beso
de mi madre, o alguna caricia de mi padre.
Cuando tena siete aos fui por primera vez a la escuela. Ha-
ca tiempo que, hurfano como estaba, senta un fro a mi alre-
dedor que me llegaba hasta el alma. Sabis qu es ser hurfano?
En ese estado encontr en mi primer maestro algo del calor
que me faltaba. Pero aquel joven bondadoso se fu al terminar el
curso y no volvi nunca ms. Motivos? No tena las ideas pol-
ticas de los que mandaban en aquella poca. Eso bastaba para
ser proscripto.
Desde entonces estuve indagando su paradero. Y un da, des-
pus de veintitrs aos de investigaciones, me dijeron que estaba
en el pueblo de G... Le escrib una carta. El silencio fu la res-
puesta. Aquel mutismo me entristeci. Pero, a qu achacarlo?
Prosegu mis pesquisas: el recuerdo de mi primer maestro segua










26 REVISTA TEOSOFICA CUBANA

en mi mente tan vvido como cuando dej de verlo en 1910. Y
supe luego que mi carta no lleg a su destino.
UTna maana, por un amigo que fu a vivir a G..., averig
que, por causes polticas, el maestro se haba marchado del lugar
donde ejerca. El estaba ahora muy cerca de m: viva en La
Habana.
Fui a verlo, y lo encontr tras veintisis aos de bsqueda.
Ya no era el joven risueo que yo conoc, cuando l era un mozo
y yo un muchacho de pocos aos... Su rostro estaba surcado por
las arrugas del sufrimiento; su cabellera, que antao fuera ne-
gra, estaba blanca como la nieve; su cuerpo, enjuto; su risa no
era alegre como veintisis aos antes... & Era aquel el amigo a
quien busqu con tanto ahinco? Le mir fijamente, tratando de
revivir en aquellas facciones ajadas por el tiempo las del mu-
chachn que fu mi maestro cuando yo no saba nada de las in-
gratitudes de los hombres y l no haba apurado bastante la copa
del acbar de la vida... Y le encontr de nuevo. Porque los aos
pueden estropear el cuerpo, encorvarlo, desfigurarlo, convertirlo
en polvo; pero no engaar al afecto que de nio se ha arraigado
en la conciencia.
Nos saludamos. Hice mi presentacin. Y pregunt; Es Vd.
el seor F. V. T.?" "S, seor", me contest. Y me mir como
si yo fuese algo nuevo en su vida... Impossible que de pronto me
reconociera. Pero yo esgrim un arma que no falla nunca: recu-
rr a la memorial de una mujer que vivi muy cerca de m y de
quien l estuvo enamorado en sus mocedades. Al maestro se le
ilumin el rostro. "Q Qu es de Fulana ?-pregunt vido-. Dn-
de estn Mengano y Zutano? Y aquellos muchachos de mi cole-
gio, qu se han hecho?" As fu desovillando el tiempo, y me
encontr a m tambin, envuelto en la neblina de sus recuerdos.
Entonces se franque. Me cont todas sus vicisitudes desde
que dej de darme classes, veintisis aos haca. Y supe que es-
taba triste porque, adems de haber sido vctima muchas veces
de la incomprensin e ingratitud de los dems hombres, su situa-
cin econmica era muy estrecha: el Estado premia muy poco el
esfuerzo de los hombres y mujeres que constituyen su ms slido
baluarte, y con tan precarios medios no es fcil sostener con
decoro una familiar digna como la suya.









EL MAESTRO


La tarde iba cayendo. Yo tena que volver a mi hogar. All
me esperaban el calor de mi esposa y de mi hija y algunos asun-
tos que tender. Y me desped del maestro. Pero antes de que
me fuera l me ofreci su ayuda, por si me atacaban los polti-
cos... Un pensamiento, rpido como el rayo, hiri mi mente:
este maestro es muy generoso; est cado y aun me ofrece su
brazo protector. Slo un padre hace eso. Y el maestro. lo haca,
porque l sabe doblemente ser padre: lo es de los hijos de su
carne y de su sangre; lo es tambin de los hijos de su espritu,
que somos sus discpulos.
Me fui satisfecho a mi casa porque lo encontr; pero triste
por su pobreza. Desde aquel da, tres aos hace, no slo pienso
en l, sino en todos los maestros de Cuba, en todos los maestros
del MiMndo.
Los maestros son los primeros ciudadanos de la Nacin. No
lo saben los que gobiernan?
Los maestros son ministros de Dios sobre la Tierra. Lo igno-
ran los legisladores?
Los maestros son nuestros padres espirituales. Quin se atre
ve a negarlo?
Los maestros son pastores que conducen la Humanidad hasta
Dios. Quin osa desmentirlo?
Pero los maestros, como Cristos que eternamente se ofrecen
en sacrificio por la redencin del hombre, escancian la copa de
hiel de la incomprensin de los que mandan en todas parties: los
maestros se mueren de hambre...
En tanto los maestros no sean dignificados, el Estado estar
en deuda con la Nacin que represent y con la Humanidad de
la cual la Nacin es parte.
Mientras se mantenga en el olvido a quien despierta al Dios
dormido en la conciencia del nio, habr guerra en el Mundo.
Queris la paz? Colocad al maestro en el lugar en que hoy tenis
situado al guerrero; dad el frente a la luz; no marchis ms so-
bre vuestra propia sombra. Y el amor unir todos los corazones,
y la Justicia seorear sobre la faz de la Tierra, y la Fraternidad
Universal, por la cual batallamos los tesofos, unir todas las
criaturas en una gran familiar.









28 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
Maestros de Cuba; maestros del Orbe entero: Yo os defiendo,
porque anso ver una Humanidad mejor. Yo proclamo vuestro
valer, porque vosotros, lo mismo que yo, estis empeados en ver
triunfar la luz sobre las tinieblas. Yo os llamo mis aliados, por-
que juntos luchamos contra el mal: vosotros como mentores; yo,
como tesofo.

Actividades Teosficas
LOGIA MARIE POUTZ, D'E LA HABANA
La logia Marie Poutz, de La Habana, celebr una brillante fies-
ta teosfica, pletrica de armona y luz, con motivo de celebrar el
primer aniversario de su fundacin el da 10 del pasado mes
de junior.
La Comisin de festejos organize un ameno program, del cual
daremos breve resea. Abri el acto el president, D. Whitmarsh,
que inmediatainente anunci un nmero musical a cargo del vio-
linista ,c. H. Cartaya, quien interpret magistralmente el Ave
Mara, de Schubert, yl la Malaguea, ide Lecuona. Luego la hna.
Olga Santoyo pronunci unas palabras refirindose a la misin
del tesofo en la hora actual. A continuacin, la Secretaria Gene-
ral, Sra. E. de la Pea, consumi un turno, que supo llenar con
su palabra siempre cordial y acertada. Otro parntesis musical a
cargo de las Sra. y Srta. Bagarotte, que fueron muy aplaudidas;
y bellos nmeros de recitacin por la simptica nia Julita Andi-
no. El resume estuvo a cargo del Sr. Joaqun B. Cataneo, que
con fluidez supo sealar los puntos ms importantes del progra-
ma, haciendo extensive su felicitacin a todos los que laboraron en
aquella sesin, tan llena de jubilosa concordia. Luego el Sr. Presi-
dente, despus de saludar a la concurrencia, di por terminado el
acto. Los asistentes fueron obsequiados con finas pastas y refres-
cos. El local de la logia luca una artstica decoracin floral, de-
bida a la insuperable labor de los floristas de El Fnix.
Estre los visitantes se hallaban el Dr. Antoln Garca y seora,
el Dr. Carlos Mas, los Sres. Cecilia Morn, Rosa Romero, Car-
men de Crdenas, Josefina Albuerne, Federico J. Farias y seo-
ra, Rosa Lostal, Horacio Alvarez, Paz Guillot, Mara Gonzlez,
Juan Santoyo y seora, Rafael Muoz, Carmen Perinat, Josefina
Stincer, Manuel Estrada y otros ms que no pudimos anotar.










ACTIVIDADES TEOSOFICAS


LOGIA LUZ DEL MAESTRO, DE CAMAGEY

En el local de la logia Luz del Maestro, Camagiey, se estn ce-
lebrando, todos los domingos, reniones de carcter cultural, las
cuales se desarrollan bajo la direccin de nuestra hermana la Sra.
Mara Gonzlez de Prez, Profesora de Piano y Solfeo, con la co
operacin de sus inteligentes alumnos y otras personas simpati-
zadoras.
El domingo 4 de junio, se dedic a tratar sobre el arte de la m-
sica; el 11, al campo, y el 18, a las flores.
Todos los nios all presents, as como las personas m'yores,
leyeron un trabajo relative al asunto en cuestin, o, en su defecto,
lo hicieron ide palabra. Hubo, adems, recitacin de poesas y
nmeros de canto, a una o dos voces, acompaados al piano por la
hermana Sra. Gonzlez de Prez, o ya ejecutados slo al piano por
las nias alumnas, o la Sra. de Prez y su simptica hermana Mer-
cedes Gonzlez.
Al comienzo de cada reunin se cant en coro el lindo Himno
a la Teosofa y se cerraron con una pltica expuesta por el Presi-
dente de la logia, encaminada a hacer resaltar entire los circuns-
tantes el aspect oculto que tienen las cosas, vistas a travs de lo
much que nos ensea la Teosofa.
El propsito que anima estas reuniones, es introducir el estu-
dio de la Teosofa a la mayor cantidad de nios, jvenes y adul-
tos, utilizando para ello cuantos recursos sean necesarios y estn
al alcance de la logia.
A estas reuniones culturales de referencia, concurrieron y pres-
taron su cooperacin en una u otra formia, las siguientes personas,
adems de las ya citadas:
Seoras: Anglica Leyva de Len, Ana Ortiz de Vivanco, Ma-
ra Gonzlez de Prez.
Seoritas:. Mercedes Gonzlez O., Sara Guedan, Adriana Sem-
per, Georgina Leyva, Virginia Snchez, Dora Rodrguez, Delia
Valdivia, Hilda Silva.
Jvenes: Humberto Daz, Manuel Fernndez y Guillermo Sez.
Nios: Ziomara Otero M., Cachita Otero M., Amparo Carme-
nates C., Lolita Rey G., Bebita Espinosa, Josefina Nogus, Aleida
Campos, E. Prez Semper, Angel Prez Cruz, Aleida Rodrguez R.,
Adolfito Leyva, Ana Gloria Sierra.
Ultimamente esta logia ha agregado a sus actividades la crea-
cin y sostenimiento de una hora de divulgacin teosfica, que se
radia todos los domingos por la maana desde la estacin local
de Camagey.
Informes de Angel Terradas Escobar, Presidente de la logia
Luz del Maestro.









ou REVISTA TEOSOFICA CUBANA
LOGIA JOSE J. MARTI, DE HOLGUIN

El da 8 de mayo esta logia celebr una sesin extraordinaria.
conmemorativa del aniversario de la desencarnacin de la excelsa
Maestra H. P. Blavatsky.
El program fu variado y sencillo: Msica, sentidas palabras,
recitaciones poticas y devoto recogimiento, fu el ambiente rei-
nante en la logia Jos J. Marti, el da 8 de mayo de 1939.
El da 24 de junio, por ser la fecha del quinto aniversario de
la fundacin de nuestra logia, volvimos a congregarnos miembros
y visitantes asiduos, as como invitados, para disfrutar de otro acto
teosfico, de modest expresin externa, pero de resonancia excel
sa en el fondo de los corazones de los miembros de La Sociedad
Teosfica, y principalmente para quienes hace un quinquenio es-
tamos sintiendo, en semejante fecha el gozo de conmemorar el
fausto acontecimiento del natalicio de la logia Jos J. Marti.
El program fu extenso, y especialmente seleccionado para la
conmemoracin de ese da de significacin trascendental para nues-
tra logia.
Esperamos que cada nuevo ao esta logia, robustecida con ma-
yor nmero de miembros y por el entusiasmo que la continuacin
de la labor idespertar en todos, seguir construyendo hermosos
eslabones para su cadena de gratos recuerdos.
Resea de I. M. Mora.



Hora de Divulgacin Teosfica

Se trasmite todos los domingos de 8 a 9 p. m.

Un program select, destinado
a difundir las enseanzas de la
Sabidura Antigua por todo el
territorio de la Repblica. Con-
ferencias a cargo de distinguidos
miembros de la Seccin Cubana
de la Sociedad Teosfica. Con-
sultas sobre cuestiones teosficas
DIRECTOR SECRETARIO-TESORERO
CATALINA PEREZ A. de J. GONZALEZ
C M W Direccin Postal: Apartado 130 C O C W.
550 KLS. LA HABANA 6630 KLS












Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica

Secretario General y Presidente del Consejo Directivo: Esther de la Pela.
Secretario del Consejo: Celestino Aguilar.
Bibliotecario: Arcadio Garca.
Seis Consejeros por la Ciudad de iLa' Eabana: Andrs de Jess Gonzlez,
Abelardo Auja, Celestino Aguilar, Alfredo Fontana, Juan Cruz Bustillo
y David Whitmarsh.
Seis Consejeros por el Interior: Carlos Acosta, Dolores Anido de Rosell,
Antonio A. Duany, Angel Terradas, Max Lpez e Ignacio Muflio.
OFICINA Y BIBLIOTECA:
Veintisiete de Noviembre 164, Apartado 365, Telfono U-2158.
La Habana, Cuba.
LOGIAS DE LA SECTION CUBANA
Provincia de Pinar del Rio
SELENE .......... Pres. Leoncio Pascual Vicente.-Mximo Gmez 23,
Pinar del Ro.
Provincia de La Habana
AJNNIE BESANT ... Pres. Celestino Aguilar.-La Habana.-27 de No-
bre 164.-Mircoles, 9 p. m.
ATMA............ Juan Alfonso Snchez.-lerrera 306, Luya-
n, La Habana.-Sbados, 9 p. m.
DHRUVA. .........,, Ofelia Calves de Auja.-27 de Noviembre
164, La Habana.-Viernes, 9 p. m.
HERACLES ........,, Raquel Catal.-27 de Noviembre 164, La
Habana.-Jueves, 8.30 p. m.
KUT HUMI ........,, Carlos Csar Rodrguez.-Calle 21 No. 458,
Hortensia Daz de Villegas.-27 de Noviem
MAHA CHORAN .... viembre 164.-Martes, 9 p. m.
Vedado, La Habana.-Sbados, 9 p. m.
MARIE POUTZ.. ....,, David Whitmarsh.-Hospital 622, altos, La
Habana.-Viernes, 9 p. m.
PSIQUIS.. ........,, Arturo Villaln.-Estrada Palma 214, Vbo-
ra, La Habana.-Domingo, 9 a. m.
Provincia de Matanzas
DHARMA. ..... .. Pres. Luis E. Fernndez.-Tello Lamar 75, Matan-
zas.
SOL DE MERCEDES.. ,, Rosa M. de Perera.-Central Mercedes.
Provincia de Santa Clara
AMOR. ........ ..Pres. Roberto Lanier Valds.-Independencia esq.
a Unin.-.omingos, 3 p. m.-Apartado 178,
Santa Clara.
JINARAJADASA .. ,, Carlos Aeosta.-S. Snchez del Portal 38,
Camajuan,










LEADBEATER.. ....,, Ignacio Muflo.-Apartado 33, Sancti Spri.
tus.
MORYA ..........,, Romn Veranes Rojas.-A. del Rio 38, Re-
medios.
SOPHIA ........ ,, Ricardo Valds.-OCristina 171, Cienfuegos.-
Mircoles.
Provincia de Camagey
DJWAL KUL.. ....Pres. Luis A. Rodrguez Acosta..-Mximo Gmez,
Nuevitas.
LUZ DEL MAESTRO.. ,, Angel Terradas.-Miguel A. Nez 14, Vi-
ga, Camagiey.
MAITREYA.. .... ..,, Francisco Rivera Alfonso.-Marcial Gmez
92, Ciego de Avila.
Provincia de Oriente
ARMONIA. ..........Pres. Antonio Segura.-Los Maceo, Sagua de T-
namo.
ARTURO VILLALON.. ,, Jos Ferrer Lpez.-Jobabo.-Viernes, 8 p.m.
ESPERANZA .... .. ,, Pura Ferrer.-Victoria de las Tunas.-Mir-
coles, 8 p. m.
JOSE J. MARTI. ....,, Antonio R. Ramrez.-Apartado 48, Holgun.
-Sbados, 8 p. m.
LIBERACION .... ,, Amado Salcedo.-General Rab 15, Jiguan.
LOTO BLANCO. ....,, Antonio A. Duany.-Avenida 17, Vista Ale-
gre.
LUZ DE ASIA ...... ,, Enrique Prez Rizo.-Agramonte 7, Palma
Soriano.-Domingos, 3 p. m.
PITAGORAS.... .. ,, Ramn Caete.-Merchn 66, Manzanillo.-
Domingos, 2 p. m.
RAYOS DE LUZ. ....,, Juan A. Blanco.-Mrmol 16, Bayamo.-Jue-
ves, 7.30 p.m.
S. RUKMINI DEVI. ..,, Jos Blanco Gelpi.-Apartado 82, Guant-
namo.
UNIDAD.. .... ....,, Amado Proenza.-Marrero 12, Banes.-Sba-
dos, 8 p. m.



REVISTA TEOSOFICA CUBANA
Organo Oficial de la Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica
Publicacin mensual.
Director: Jefe de Redaccin: Administrador:
Raquel Catal. Rogelio Gonzlez Ricardo. Ramn Mayola.
Veintisiete de Noviembre 164 Apartado 365
La Habana, Cuba.
SUBSCRIPCION
Un ao, en Cuba: $1.00 En el Extranjero: $1.25 Tmero suelto: $0.10










COLABORADORES
EN ESTE NUMERO:

ARUNDALE, George S.: Actual Presidente Internacional de La
Sociedad Teosfica. Vase el nmero de enero.
CATAL, Raquel: Directora de esta revista. Vase el nmero de
marzo.
MAYOLA, Ramn: Miembro entusiasta de la nueva generacin
teosfica, Administrador de este revista y Secretario de
la logia Kut-Hu~i, de La Habana.
SRI RAM, N.: Desde hace aos consagrado a diversas activida-
des del movimiento teosfico international en las Oficinas
Generales de La Sociedad Teosfica en Adyar, fu secre-
tario de nuestra inolvidable Presidenta, Mrs. Annie Be-
sant, y con ella, codirector ,del semanario New India. Ac-
tualmente es el Tesorero General de La Sociedad, y en
estos moments desempea la Secretara General de Actas
de la misma, por ausencia de G. Srinivasa Murti.
VILLALON, Arturo: Profundamente versado en el conocimiento
teosfico, despus de haber laborado largos aos por La
Sociedad en Oriente, donde la logia 'de Jobabo lleva su
nombre en homenaje a su notable actuacin, el doctor Vi-
llaln ha fundado y preside actualmente la logia Psiquis,
de La Habana, donde en el prximo mes de septiembre
comenzar sus trabajos como director de una Escuela de
Capacitacin Teosfica para los miembros de La Sociedad
en Cuba que deseen ampliar extensamente sus studios de
la Sabidura Antigua.

EN EL PROXIMO NUMERO:
A C. JINARAJADASA, por Jorge Cossio.
MARTI, ESPIRITUALISTA, por Federico J. Farias.
EL DHARMA DE CUBA, por Ramn Mayola.

AVISO IMPORTANT.
La Administracin de la Revista Teosfica Cubana ruega a
todos los suscriptores de dicho Organo de Informacin, se sirvan
comunicarle sin demora cualquier irregularidad que noten en el
servicio, as como los cambios en su direccin postal.
Deseamos que todos nuestros favorecedores y amigos tengan
confianza en que estamos dispuestos a servirles con la mayor efi-
ciencia possible.


















































































Imp. B. Prez y Cia. Lamparilla 154. Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs