• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 La sociedad teosofica y la...
 Desde la atalaya
 Cual es el dharma de America
 La vida del discipulo
 Cual es el dharma de Cuba
 Conceptos teosoficos de Marti
 Sesion Cubana de la sociedad...
 Back Matter






Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00045
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00045
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
    La sociedad teosofica y la teosofia
        Page 2
        Page 3-4
    Desde la atalaya
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Cual es el dharma de America
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    La vida del discipulo
        Page 20
    Cual es el dharma de Cuba
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Conceptos teosoficos de Marti
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Sesion Cubana de la sociedad teosofica
        Page 31
        Page 32
    Back Matter
        Page 33
        Page 34
Full Text


?enista


eo. 1 Gea

aubana

,3i El Arbol de Cuba en Adyar
SDesde La Atalaya
George S. Arundale.
Cul es el dharma de Amrica?
Symposium
Cul es el dharma de Cuba?
Encuesta.
Conceptos Teosficos de Marti
Raquel Catal.

MARZO
1 0 3 0










La Sociedad Teosfica y la Teosofia


President: Dr. George S. Arundale; Vice-presidente: Sr. Hirendra Nath Datta; Secretario:
Sr. G. Srinivasa Murti; Tesorero: Sr. N. Sri Ram.
Organo Oficial del Presidente: "THE THEOSOPHIST"
Oficinas Principales: ADYAR, Madras, India.


La Sociedad Teos6fica fu fundada en la ciudad de Nueva York, el 17 de Noviembre de
1875, y fueron sus fundadores la Sra. Helena Petrona Blavatsky y el Coronel Henry Steel Olcott,
ambos actuando bajo la direccin de los Maestros de Sabidura de la Gran Logia Blanca. Esta
Sociedad fu trasladada e incorporada en Madrs, India el 3 de Abril de 1905.

La Sociedadi Teosfica est formada por un cuerpo de buscadores de la verdad, no secta-
ristas, quienes se esfuerzan por servir a la humanidad a travs de lineas ticas, y armonizando
la cultural spiritual con el bienestar material. Los tres objetos de la Sociedad son:

19-Formar un ncleo de la Fraternidad Universal de la humanidad, sin distincin de raza,
creencia, sexo casta o color.

29-Fomentar el studio comparative de. las religiones, filosofas y ciencias.
39-Investigar las leyes inexplicadas de la Naturaleza y los poderes psquicos latentes en
el hombre.

La Sociedad Teosfica se ha extendido por todos los paIses civilizados, por lo que en la
actualidad se compone de cuarenta y cuatro Secciones Nacionales, las que tienen, por lo me-
nos, una Logia en cada una de las principles poblaciones de los paless respectivos. Cuarenta
y cuatro de estas secciones poseen rganos de publicidad, redactados en el correspondiente len-
guaje del pas. La literature Teosfica es muy amplia, encontrndose entire sus principles
autores H. P. Blavatsky, H. S. Olcott, Annie Besant, Charles W. Leadbeater, George S. Arun-
dale, C. Jinarajadasa y A. P. Sinnett. Toda Biblioteca Pblica de alguna importancia dispone
de obras teosficas.

El inico requisito para ser miembro de la Sociedad Teosfica, adems de estar de acuerdo
con el Reglamenlo, es aceptar el primer objeto que se relaciona con la Fraternidad.
La Sociedad est compuesta de numerosos miembros, muchos de ellas pertenecientes a
determinadas religiones, y otros no afiliados a ninguna religion. Todos estn unidos por la
aceptacin de los objetos citados arriba, por sus anhelos de subsanar los antagonismos de
cualquier clase, por el deseo de unir a los hombres de buena voluntad sin que imported las creen-
nis particulares que ellos profesan, y con el fin de estudiar la Sabidura Divina para apli-
carla a la vida diaria y compartir los resultados de estos studios con las personas que estn
a su alrededor.

Los miembros de la Sociedad Teosfica no se mantienen unidos por una creencia sectaria
comn, sino por la aspiracin y bsqueda de la libertad de pensamiento. Ellos sostienen que
la verdad puede encontrarse por el studio de la Sabiduria Antigua, por la perfeccin, medi-
tacin y percepcin intuitiva, por la pureza de vida, y por la devocin a elevados ideales y la
dedicacin al servicio de la humanidad.

Los Tesofos consideran que la verdad es como un premio que debe ganarse y no un
dogma que se impone por autoridad; por esta razn extienden la tolerancia hacia todos, an
hacia los intolerantes. no como un privilegio que confieren, sino como un deber, ya que persi-
guen acabar con la ignorancia y no castigarla. El Tesofo aprecia cualquier expresin del
conocimiento human como una parte de la Sabidura Divina, por lo que premiere la compren-
sin antes que la condenacin. La paz y la amistad constituyen el ideal del Tesofo, mientras
que la verdad y el servicio determinan su propsito. La Teosofa constitute la esencia de la
verdad, y es la base de todas las filosofas, ciencias, religiones y artes; es la Naturaleza Di-
vina, visible e invisible, y la Sociedad es la Naturaleza Divina que trata de ascender hasta
su fuente de origen. Por ello, la Teosofa proporciona una filosofa que hace ineligible la
vida, y demuestra que la evolucin est guiada por la ms perfect justicia, sabidura y amor.
Sita a la muerte en el lugar que le correspond, como un incident cclico en la vida infinita,
que abre las puertas que conducen a una existencia ms radiante.

La Teosofa devuelve al mundo la Ciencia del Espritu, enseando al hombre a reconocerse
como el espritu mismo, y la mente, las emociones y el cuerno como sus servidores; ilumina
las escrituras y doctrinas religiosas, descubriendo sus significados ocultos y sustituyendo el
dogmatismo por la comprensin.

Los miembros de la Sociedad Teosfica estudian la verdad donde quiera que sta se en-
cuentre, y hacen todo lo possible por vivir esa verdad. Cualquier persona tolerante, capaz de
estudiar y trabajar con perseverancia para establecer la Fraternidad, es bienvenido como
miembro de 'a Sociedad: pero depend de l decidir en qu grado puede expresar los ideales
de la Teosofa en su via diaria. Como la Teosofa siempre ha existido a travs de los ciclos de
la evolucin, tambin existir igualmente en el future, ya que ella es sinmino de la verdad.





Pages
3-4
Missing
From
Original








DESDE LA ATALAYA 5
que estamos respaldados por una fuerza impulsora que nos permi-
tir triunfar sobre todas las dificultades, aunque, como era inevi-
table, la obscuridad externa se haya infiltrado aqu y all. Con
tales infiltraciones ser todo lo despiadado e irreductible que pue-
da, porque, cueste lo que cueste, es preciso resguardar la integri-
dad de la Sociedad contra los ataques que slo deberan venirnos
dle afuera. Esto se lo debo al future y al pasado, y cumplir con
mi obligacin hasta el ltimo extreme.
Doy las ms expresivas gracias a mi Agente Presidencial en
Italia, el Dr. Gasco y a su colega Mr. Robert Hack, por todo lo
que han hecho por salvar la Seccin Italiana para servicio de Ita-
lia. Han trabajado heroicamente, pero en la actualidad la "fuer-
za mayor" gana sus victorias momentneas, y se han visto obliga-
dos a aceptar la derrota, pero con sus banderas ondulando ga-
llardamente a la brisa de la adversidad. Naturalmente, ha sido fa-
tal para el Sr. Castellani pretender alterar la integridad de nues-
tros tres Objetos y querer xeducir la Seccin Italiana exclusiva-
mente al territorio italiano y a los concepts de gobierno que ac-
tualmente mantiene ese pas. Como no lo pudo llevar a cabo, ya
uue buena parte de los miembros italianos no estaban conformes
con hacerle dao a Italia, la intervencin por las autoridades ita-
lianas fu la conclusion de antemano prevista, a pesar de todos los
esfuerzos del Dr. Gasco y Mr. Hack por aclarar el hecho de que
los tres Objetos de la Sociedad en manera alguna son contrarios a
los verdaderos intereses del pueblo italiano. As es que por cierto
tienupo quedaremos fuera de Italia. Nosotros perdemos de seguro,
pero tambin pierde Italia. Que pronto nos podamos unir otra vez
para servir a la Fraternidad Universal y para la mayor gloria de
Italia.

Lo que sigue es el recuerdo vvido del servicio rendido a aque-
llos que, en diferentes pases, estn en garras del odio. Al volver
a la conciencia viglica, me sent vivamente impresionado por esta
memorial de mi reaccin ante las situaciones en que haba actuado
durante el sueo del cuerpo fsico.

TRANSMUTACIN

A veces, y son muchas veces, creo no poder soportarlo. Porque
paso por tierras de negra desolacin donde la crueldad reina sin
trabas, done se desconoce la piedad, donde la codicia salvaje bus-









REVISTA TEOSOFICA CUBANA


ca sus victims cubrindolas de espantosos sufrimientos y terrible
deshonor.
A veces, y son muchas veces, creo no poder soportarlo. Porque,
cercndome y aferrndose a m pattica y lastimeramente, por do-
quier se agolpan en torno mo aquellos a quienes nada resta en el
nrundo, sino la extrema desesperacin. Ven en m un amigo! Les
queda, pues, siquiera, un vislumbre de esperanza?
A veces, y son muchas veces, creo no powder soportarlo. Fami-
lias, families enteras, abuelos y abuelas, padres y madres, hijos,
parientes, amigos queridos, el gozo de los matrimonios a punto de
ser benditos, pequeuelos que pronto piensan ver la luz, paz, pros-
peridad, vida de ruda lucha, pero con reconocimiento por las mer-
cedes del amor y de la amistad.
En medio de todo esto cae como un rayo el salvajismo calcula-
do, framente perpetrado, y la ruina trgica deja tras s desola-
cin y agona inconcebible. Agona insoportable? A veces, y, en-
tonces, surge el suicidio por desesperacin. Si no... hay que sufrir-
lo, y se sufre.
A veces, y son muchas veces, creo no poder soportarlo. Veo to-
das estas cosas porque no se me pueden ocultar. Ni el amordaza-
mliento de la prensa ni las declaraciones falsas pueden ocultarme
la verdad, porque tengo el derecho, el deber de saberlo y, por le
tanto, de ayudar lo mejor que pueda.
Envuelto en irradiaciones de mi aura y bajo el smbolo de
Aquel que es el Seor de todos, me muevo entire las negras nubes
de la desolada desesperacin. Y los pequeuelos se ponen bajo mi
proteccin llorando por ese amor que les han arrebatado. Los j-
venes y las muchachas me retan a que justifique mi irradiacin y
haga brillar la Estrella con pleno fulgor. Esposas y esposos jve-
res me ensean sus recin nacidos y me piden apasionadamente que
los salve. Los viejos me miran con ojos empaados por la obscu-
ridad internal.

LA BARBARIE RENACE

A veces, y son muchas veces, creo no poder soportarlo. Porque
los malhechores se ren de m y me desafan a que salve a sus vc-
timas. Ren, y ren, y ren.
A veces, y son muchas veces, creo no poder soportarlo. Todos
los horrores del pasado-los horrores de la persecucin de los cris-
tianos en la antigua Roma, la "santa" inquisicin de la Edad Me-









DESDE LA ATALAYA


dia-, todo vuelve a renacer en su complete salvajismo y con el
poder que hoy en da tiene el hombre para inferir mayores iniqui-
dades.
A veces, y son muchas veces, creo no poder soportarlo. Los lla-
mados pases cristianos, los que fingen observer los preceptos de los
poderosos Maestros ide la F.raternidad de Compasin, soportan tran-
quilamente que aquellos a quienes han elevado al poder, sus reyes,
sus jefes, sus gobiernos, garden silencio y no acten ni protested
en forma alguna.
A veces, y son muchas veces, creo no poder soportarlo. Y
mientras se hace aicos la civilizacin, febril y despiadadamente,
a la vieja usanza brbara de los destructores ide todo lo noble y
sanguinarios opresores de todos los dbiles, algunas naciones hay
que, vctimas del miedo, aceptan cualquier recurso, honroso o des-
honroso, para conservar su dudosa seguridad.
A veces, y son muchas veces, creo no poder soportarlo. Esas na-
ciones soportan que sus gobiernos mantengan relaciones cordiales
con aquellos que cometen iniquidades, porque no tienen valen-
ta para denunciarles y declararles la guer.ra. Mientras se condo-
na el mal, y se le protege, sus ejrcitos avanzan sobre el bien y lo
atacan. Hay guerra, pero esas naciones prefieren virarle las es-
paldas y declarar que no la hay.

Los GOBIERNOS CUENTAN LOS GASTOS

A veces, y son muchas veces, creo no poder soportarlo. Hay
guerra. Hay deshonor. Hay degradacin. Y de todo esto tiene que
surgir el sufrimiento. Donde el mal se propaga y las fuerzas de la
barbarie triunfan sobre las fuerzas de la civilizacin; donde la
paz y la fraternidad estn en peligro, ah debe alzarse la ms in-
flexible acusacin y protest, a cualquier precio que sea, debin-
dose hasta invocar el espritu de la guerra para detener el mal que
amenaza al nmundo.
Algunas naciones y sus gobiernos cuentan y cuentan los gastos,
y siguen contando, mientras los gritos de las pobres vctimas atrue-
nan los odos de los que no quieren or. Ven a sus prjimos, ven
a mujeres y nios hundidos a millares en la ms horrenda desdi-
cha, y afirman que no pueden permitirse auxiliarlos. Resultara
demasiado caro. Primeramente hay que pensar en s mismo, dicen.
As es que buscan toda classes de avenencias, cualquier clase de
transacciones. Corren de un lugar a otro y declaran estar muy









REVISTA TEOSOFICA CUBANA


complacidos por las cordiales relaciones que han mantenido o qui-
zs establecido. Firmian documents. Y las fuerzas de la barbarie
ren y ren y ren. Ren, porque estas cosas no les important un
bledo. Ren, porque ven como el egosmo de los estadistas y de las
naciones sirve siempre para evitar perjuicios a los proslitos de
la barbarie, para resguardarlos de la guerra y mantenerlos tran-
quilos en medio de la agona de sus semejantes.
A veces, y son muchas veces, creo no poder soportarlo. Dnde
estn los pases, los pueblos, dnde estn los estadistas y jefes que
estiman el honor y la justicia much ms que la seguridad, que
tienen la valenta ide correr riesgos por salvar al dbil y oprimido,
que estn dispuestos a arriesgar su propia existencia en ofrenda
total por la libertad?
El pueblo quiere, pero los estadistas son dbiles. Tienen miedo,
y corren de aqu para all en esfuerzos vanos para asegurar la paz
que estn prestos a comprar a cualquier precio. Y mientras el mun-
do espera la accin en vindicacin del honor y de la justicia, con
la que se proteja a la civilizacin de ser minada por los vndalos;
mientras espera los hombres y mujeres cuyo espritu sea espritu
ce grandeza y de valenta y no espritu de conveniencia y de mo-
rosidad; mientras el mundo espera con ansiedad todas estas cosas,
la crueldad sigue su curso sin trabas, la piedad es pisoteada, la co-
dicia y lujuria de los salvajes contina haciendo de las suyas, y
niles y miles de vctimas indefensas son arrojadas a infernales
abismos.
A veces y son muchas veces, creo no poder soportarlo. Pero
tengo que sufrirlo, porque ellos no pueden. Tengo que darles todo
cuanto pueda, porque todo lo que posean, hasta su mismo valor
moral, les ha sido arrebatado.
Tengo que soportarlo y tengo que buscar a aquellos que tam-
bin quieran sufrirlo y soportarlo.
Lo que otros no estn haciendo, tenemos que tratar de que lo
hagan. Pero, cumplan o no los otros con su deber, nosotros, por
lo menos, lo tenemos que cumplir, aunque estemos casi solos.
No podemos hacer ms ni se puede esperar que hagamos ms.
Dios est en su cielo, y, con slo que tratemos de ser dioses en
la tierra, todo acabar bien.
S, lo soportar, y con regocijo.









DESDE LA ATALAYA


EL MUNDO LUCHA POR SU ALMA
"Porque, de qu le servir al hombre ganar el mrndo entero,
si pierde su alma?" (MATEO, 16:26.)
Hoy vuelve otra vez el mundo a luchar por su alma. As suce-
ai desde 1914 1918, y aunque dicen que salv su alma, parece
que slo fu por un tieinmpo, porque en la actualidad hay muchos
que quieren ganar el mnndo, pero no parecen darse cuenta que
ese mundo que esperan ganar slo puede ser el cuerpo, la forma,
l. corteza exterior. Su victoria sera a expenses del alma ,del mun-
do, y no menos a expenses de la suya propia.
Los poderosos Guardianes del mundo no lo pueden permitir.
No permitirn que se gane al mundo a expenses de su alma. Pero
el precio de la resistencia y el dolor que pueda causar depend
grandemente de aquellos que son los habitantes ms civilizados del
mundo-las unidades uts elevadas de la humanidad.
Si stos titubean, tienen miedo, permiten que sus intereses, los
intereses de sus pases, de su religion, pesen ms en la balanza que
los intereses de la humanidad en conjunto, entonces el precio de
la detencin idel mal ser necesariamente ms elevado, y el dolor,
intensificado.
Por otra parte, hay otros que tratan de ganarse al mundo para
sus intereses egostas y estrechos, y cuyas armas son el odio, la
crueldad, la persecucin, la insensible indiferencia al honor y a la
justicia, y el desprecio a la piedad.
Tambin hay otros que sinceramente aborrecen tal barbarie,
pero que no estn a altura suficiente para enfrentarse con esas
fuerzas que consideran justificable cualquier medio para conse-
guir su fin, y, por lo tanto, vacilan en exponer a sus naciones a los
horrores de una guerra con el fin de proteger al alma del mundo.
Esas buenas gentes que tmidamente vacilan, que tratan de
aplacar en vez de acusar, y que estn prestas a comprar la paz a
cualquier precio, son una amenaza casi tan grande para el mundo
como aquellos que deliberada y abiertamente tratan de esclavizarlo.

LA MALDAD EST SUELTA
El mundo est en guerra. He ah las fuerzas de las tinieblas a
quienes no detienen flaqueza ni vergienza para exponer su causa
y luchar por ella a cualquier precio. Tambin vemos las fuerzas
que tratan de encontrar alguna avenencia entire la obscu.ridad y








10 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
la luz, dispuestos a que la luz se achique para que la obscuridad
pueda expandirse. Y hay tambin las fuerzas de la luz, que no
entienden de avenencias, que no tienen debilidad ni vergenza en
exponer su causa y luchar por ella a cualquier precio, en el cono-
ciniiento de que no slo la Luz es grande, sino que prevalecer, y
sabiendo que ningn precio es suficientemente grande para ofre-
cerlo en servicio de la Luz.
SA qu ejrcito pe.rtenecis?
La respuesta no ofrece dudas.
Slo una pequea proporcin de la humanidad est luchando
conscientemente contra el alma del mundo. Una muy pequea pro-
porcin, pero proporcin no desdeable, porque est muy bien
organizada y sabe cmo utilizar cada artificio ,de podero para
aplastar bajo sus pies al Bien.
'Cierta proporcin de la humanidad se halla impotente en ga-
rras de aquellos que constituyen ese ejrcito de enemigos del mun-
do. Perp la gran mayora de la humanidad pertenece en verdad al
ejrcito de la Luz, aunque su valor y efectivamente dependan en
gran parte de los que la guan. Hoy en da hay en el mundo pocos
jefes. Aquellos que ocupan los altos puestos, el poder, tienen poca
vision, son de pequea estatura poltica, tmidos, vacilantes, siem-
pre temerosos de correr el riesgo necesario para aprovechar una
oportunidad. iAs es que el ejrcito de las tinieblas, en realidad
pequeo, triunfa en todos los frentes, porque, mientras avanza,
los jefes contrarios retroceden; mientras insisted, los jefes contra-
rios conceden.
EL PRECIO DE LA PAZ
Abisinia? Dejad que el pueblo abisinio pague el precio por
esa paz que deseamos.
SLos judos? Dejad que paguen el precio por esa paz que de-
seamos.
SChina? Dejad que ella pague el precio por esa paz que ne-
cesitanims.
Pero, qu paz es esa que as se compra? Es que podemos obte-
ner una paz, podemos gozarla y conservarla, pagndola con el mar-
tirio de los dbiles y desvalidos, con la sangre de sus heridas y con
el terrible dolor de su desolacin?
;Cmo nos atrevenmos a decir: "Paz en nuestros tiempos, Se-
flor!"?
SEs que este martirio, esta sangre, este dolor no alzarn cla-









DESDE LA ATALAYA


mor de venganza, no slo contra aquellos que han sido sus cau-
santes director, sino tambin contra nosotros, que no hemos hecho
nada para contrarrestarlos, sino slo aqu y all un grito, por te-
mor a ser las prximas vctimas y a sufrir acaso el dolor a que
diarianiente son condenados miles y miles de infelices?
Se dice que la caridad empieza en casa. Pero tambin se ha
dicho que no acaba all. Y es preciso agregar que la caridad que
se encierra en el hogar y no sale, pronto se marchitar y nIorir.
Slo hay un mundo. Y el mundo no tiene ms que una sola
alma. Hay slo una caridad que, si bien mana del corazn y re-
corre todo el cuerpo, no se detiene ah, ni en las fronteras de nin-
gn pas o religion alguna, sino que se extiende siempre adelante,
en todas direcciones, hasta el final del arco iris: y entonces...?
La falta de caridad erige fronteras aduanales, y, por lo menos,
exige pagos en conformidad o en intercambios, cuando no en otras
formas. La caridad no conoce distinciones de fronteras; no es que
las niegue, sino que las acepta, y al aceptarlas no pide nada, ni
conformidad ni conversion, sino que se satisface con dar.
La caridad nos pide que salgamos a salvar a los afligidos, a los
dbiles y a -los que sufren, porque slo as salvaremos a la vida-la
nica Vida, nuestra y de todo lo que vive.
Porque el que quisiere salvar su vida, la perder; y el que per-
diere su v~ida por causa de m1 y del Evangelio, la salvar. (1MIAR-
cos, 8:35.)
Estamos muy ocupados en salvar nuestras vidas. Pero, si Cris-
to fu crucificado para salvar al mundo, no pod.r haber algn
medio por el cual nos crucificramos para salvar a los abisinios,
judos y chinos?
Yo os digo que el Espritu del Cristo est alumbrado en todas
parties en estos monmentos de obscuridad, buscando donde morar
en seguridad y en santo propsito.

EL CRISTO EST EN EL MUNDO

El espritu del Cristo ha bajado a la tierra en respuesta al cla-
mor de aquellos que por todas parties del mundo sufren por las
crueldades del hombre.
El Cristo est en la tierra porque,
He aqu que yo estoy con vosotros todos los das, lLasta el fin
del mundo. (MATEO, 28:10.)
;D6nde est? Dnde podra estar sino all donde sus hijos









12 REVISTA TEOSOFIOA CUBANA
sufren, all donde gimen en desolacin y desesperacin? Y, mien-
tras los consuela, mnia hacia el mundo y dice:
So pensis que he venido a traer paz en la tierra: no he venido
a traer paz, sino espada. (IMATEO, 10:34.)
SQuin tomar la espada? El necesita hoy en da al soldado.
Necesita de aquellos que se echen su cruz sobre los hombros y Lo
sigan al combat por el amor y la justicia.
Cada pas ha recibido su bendicin, su porcin de grandeza y
de grades series que la han personificado para que todos puedan
verla. Nunca como ahora ha hecho tanta falta la grandeza. Nunca
conmo ahora ha necesitado el mundo a los grandes.
Nunca como ahora ha necesitado el mundo juntar en una su es-
parcida grandeza, para que los pueblos de la tierra puedan alzar-
se y.purgar al mundo de la obscuridad y as no pierda el mundo
su alma.
Y la grandeza que necesita es esa grandeza que ha dotado a
cada nacin de hidalgua, de nobleza, hacindola pura en el sacri-
ficio, fuerte en justicia, rica en cultural.
Si los ciudadanos de cada pas pudieran personificar tal gran-
deza, entonces los Salvadores del mundo los guiaran hacia la vic-
toria.
Que se forme en Europa una Federacin de los pases idel nor-
te, y una de los pases de occidente, y otra del sur, y tambin del
este. Que los Estados Unidos de Amrica ayuden al mundo a sal-
var su alma, y que la India, la Madre del mundo ario, recupere
la libertad ide su alma al ayudar al mundo en la lucha por el alma
mundial.
Que cada pas se cubra con el nmanto de su grandeza y se cia
la espada del buen combat. Que cada uno se adorne con la corona
de la rectitud. Que el mundo entero se consagre a la fraternidad
universal. Entonces se habr ganado la lucha por el alma del
mundo.

The Theosophist, Adyar, marzo 1939.
Traductor: Ernesto Medina, Logia Kut Humi, La Habana.










Cul es el Dharma

de Amrica?

En la ltima Convencin Anual de la Seccin Americana de
la Sociedad Teosfica, celebrada en Olcott, Cuartel General de la
Seccin, el 4 de julio de 1938, se planted este interesantsimo tema:
" Cul es el dharma de Amrica?", y aunque nuestros hermanos
del norte interpretan casi siemp.re este nombre de Amrica comio
applicable slo a los Estados Unidos, hay much en las ideas sus-
citadas por esa pregunta que puede aplicarse tambin al centro
y al sur del enorme continent, y much que nos importa a nos-
otros, cubanos, por nuestra proximidad y nuestras estrechas rela-
ciones con la gran nacin vecina, adems del inters que para los
tesofos encier.ra el pas cuna de la Sexta Subraza, de la que na-
cer la magna Sexta Raza Raz.
La pregunta "&Cul es el dharma de Amrica?" fu objeto
de un symposium en que altos representatives de la Teosofa ex-
pusieron su concept del deber de Amrica, de la misin encomen-
dada a Amrica en el Gran Plan, en "el Plan de Dios, que es la
Evolucin", y de sus palabras entresacamos aqu las ms ilumi-
nadoras ideas.

CHARLES E. LUNTZ, miembro prominent del Seminario Tcos-
fico de Investigaciones de la ciudad de New York:

Existen cuatro grandes dharnias identificados con las cuatro
castas, y cada nacin considerada en masse parece corresponder a
alguna de estas clasificaciones dhrnl icas. Bien conocida es la ex-
hortacin de Krishna en el campo de Kurukshetra: "El dharma
de un guerrero es combatir: por lo tanto, i combat, Arjuna!" Pero
Amrica no es, gracias al Cielo, una nacin guerrera, aunque siem-
pre hayamos sabido defendernos. Por lo tanto, el dharma del
7kshattriya, del combatiente, no es el nuestro, y probablemente no
lo es tampoco el del bralmin, sacerdote, instructor, inspirador. A
otras naciones, como la India o la antigua Judea, pertenece ms
bien ese papel. Tampoco somos, inherentemente, shudras, servido-
res, como otras razas que peculiarmente se adaptan a ese papel en
la historic del mundo. Somos, de seguro y sobre todo, una nacin
de vaishas, de conmerciantes, de hombres de negocios. Y bueno es
saberlo, porque toda nacin, como todo individuo, pertenece a una
casta, que a su vez le seala su dharma, y mientras no lo halle y
lo cumpla, ser, hombre o nacin, un paria en el mundo. Por lo
tanto, si somos vaishas, no nos toca despreciar los negocios, fingida








14 REVISTA TEOSOFICA CUBA4NA
o sinceramente, como cosa srdida o nociva al progress spiritual.
Como hombre de negocios, muchas veces he hallado inspiracin en
considerar al mundo como una gran empresa, en que el Logos es
el president, la Jerarqua la junta directive, y la humanidad el
product en process de manufacture, mientras los reinos inferio-
res son material en etapas anteriores de la produccin. O tambin
podemos, en campo much ms restringido, considerar a la Mnada
como president, al Ego como administrator de ventas y a la Per-
sonalidad como agent viajero. Porque no hay nada de antiespi-
ritual en los negocios per se. La maldad que en ellos se desarrolla
proviene del estado incipiente de nuestra evolucin. Esas lacras
desaparecern, y los negocios sern espiritualizados, convirtin-
dose en un magno sistema altruista de proveer a las necesidades
y al bienestar de la humanidad, como seguramente existe ya en la
mente del Logos. Y procurar la consecucin de este fin es, a mi
juicio, el dharma de Amrica.

HENRY HOTCHENER, gran trabajador teosfico international,
que ha ocupado cargos importantes en .Adyar y reside actualmen-
te en los Estados Unidos:

La historic nos dice que en el breve transcurso de ciento cin-
cuenta aos Amrica ha crecido desde los ms modestos comienzos
hasta convertirse en una potent ideniocracia de ciento treinta mi-
llones de series. Ha probado, adems, que diversos temperamentos
y tipos humans en perpetua ria como enemigos en Europa, po-
dan vivir en amistosa armona en esta nueva tierra, y que las di-
ferencias de raza, de religion, de raza, de color y de ideas pueden
coexistir con la cooperacin pacfica, con la fraternidad prctica.
Su lema:' E pluribus unum-De los nuchos, uno-ha sido el princi-
pio director la fraternidad; y de la fraternidad, la paz y la buena voluntad ha-
cia las dems naciones. Acaso sea sta una de las razones por que
toc a Amrica el honor de que en ella naciera La Sociedad Teos-
fica, consagrada al principio de la Fraternidad Universal. Pero
hay ms: la Eterna Sabidura que nos llega por medio de la So-
ciedad Teosfica nos revela que el destino 4e Amrica no es ser
mera extension de las civilizaciones europeas, sino algo completa-
mente nuevo y distinto. Los americanos-segn H. P. Blavatsky-
son los grmenes de la sexta subraza, y dentro de unos pocos cente-
nares de aos sern positivamente los precursores de aquella raza
que al fin habr de suceder a la Quinta Raza que hoy domina al
mundo. "Tal es-dijo ella-la humanidad del Nuevo Mundo... cu-
ya misin y karma consiste en sembrar las simientes de una future
Raza, mis esplndida, ms gloriosa que cuantas ha conocido la hu-
nianidad hasta el presente" Tal es el grandioso dharma de Amri-
ca. Y el de los tesofos americanos, en particular, debiera ser el de
contribuir al advenimiento de esa raza future estudiando y tratan-









CUAL ES EL D~PRIVMA DE AM1VERICA? 15
do de vivir segn los nuevos concepts, las nuevas normas de vida,
los nuevos mtodos de educacin y de gobierno que los ms excel-
sos representatives de la Teosofa nos han presentado como lneas
directrices de esa nueva y magnfica civilizacin.

MARY K. NEFF, eminente trabajadora teosfica en Adyar, en
Sydney, en los Estados Unidos:

Pensad en el nuevo continent que en pocas futuras se alzar
donde hoy ruedan las olas del Ocano Pacfico. Sobre ese continen-
te se desarrollar la Nueva Raza; pero lo mejor de los tipos ante-
riores se conserve siempre, y me imagine que la formarn, no slo
la nueva raza anglosajona proveniente de Amrica y de Australia,
sino tambin la nueva raza latina venida de Sur Amrica, la nueva
raza negra venida de los Estados Unidos (porque Africa no estar
en contact con las costas del continent nuevo) y el nuevo tipo
monglico llegado de la China y Japn. Cul es hoy el charma de
los Estados Unidos Consiste en proporcionar el terreno y las con-
diciones necesarias para la evolucin de los nuevos tipos raciales:
blanco y negro. As como la India es nica en el mundo por conte-
ner en su seno fieles de todas las grades religiones vivientes, y al
cabo en ella se lograr la unidad religiosa y la regeneracin espi-
ritual del mundo, as el dharma. de los Estados Unidos es el de re-
unir y albergar y proteger a las tres grades razas humanas-el
hombre indio rojo, el negro y el blanco de todas parties de Euro-
pa-para fundirlos de modo de extraer de ellos los tipos del futu-
ro, que han de poblar el nuevo continent. Y cul es el element
absolutamente esencial para este dharmna El espritu de fraterni-
dad, de unidad humana. Recordemos que el Maestro Morya ha di-
cho que el egosmo y el exclusivismo destrozaron la esplndida ci-
vilizacin de la India y que amenazan destruir la civilizacin oc-
cidental, porque, segn Sus propias frases: "El mundo ha empa-
ado la luz del verdadero conocimiento, y el egosmo no la deja
resplandecer de nuevo, porque excluye y no quiere reconocer la
mancomunidad de todos los que han nacido bajo la misma inmuta-
ble ley natural." Atendamos de todo corazn a estas palabras, te-
sofos de Amrica, como miembros de la Sociedad que El es fiador,
y esforcmonos porque el egosm.o y el exclusivismo no destruyan
el Plan, en cuanto a nuestra nacin se refiere.

RUBY LORRAINE RADFORD, redactora de cursos por correspon-
dencia de la Universidad del Estado de Oklahoma:

Los primeros pobladores extranjeros del continent americano
no tenan la menor idea de que estaban destinados a ser los precur-
sores de un nuevo tipo human. No obstante, la fuerza, la resis-
tencia y el valor de aquellos arios echaron los poderosos cimientos









PLEVISTA TEOSOFIOA CUBANA


de la raza por venir; mas, apenas llegados a la Tierra Prometida,
introdujronse en su seno otros factors que modificaron su aus-
tera y ruda naturaleza. Al norte de los Estados Unidos lleg un
aflujo de todas las naciones de Europa, especialmente de la raza
latina, ms clida y emotiva. ,Y al sur? Vemos cmo multitud de
individuos pertenecientes a los restos de la Tercera Raza, la lemur,
fueron capturados en Africa y trados a nuestras playas para vivir
en ntima asociacin con los colonos arios. Qu ha resultado de
ello l Desde que lleg a Amrica, la raza negra ha progresado ms
que ningn otro grupo human en ningn perodo igual, ni aun
miucho mayor, segn nos ensea la historic, pasando en slo tres
siglos, del estado salvaje, a la civilizacin ms adelantada, lo que
no habra logrado sino a travs de algunos milenios en su conti-
nente natal. Por su parte, el americano blanco del sur, mecido en
su infancia por los cantos de cuna de las nodrizas negras, y fasci-
nado por sus cuentos fantsticos y sus cnticos religiosos, ha des-
arrollado cualidades que sus antepasados no parecan poseer: cier-
to calor emotive, hospitalidad, cortesa y gentileza. No ha sido f-
cil el camino, ni se ha llegado, ni con much, a perfeccin. A la
crueldad, opresin e injusticia por una parte han respondido la
amargura, la porfa y la rebelin por otra. Pero el experiment
est en march. Por el camino de la comprensin, a que fuerza la
convivencia, los descendientes de los amos y los descendientes de
los esclavos estn aprendiendo la gran leccin que es el dharma de
los Estados Unidos: la leccin de la fraternidad de las razas.

JAMEs S. PERKINS, Vicepresidente de la Seccin Americana ide
la Sociedad Teosfica:

El dharnma de Amrica es que proclame ante las naciones de la
tierra una nueva comprensin y una interpretacin mns profunda
de la. libertad del individuo. Y nuestro dharma se extiende hasta el
establecimiento de esta libertad en el mundo sobre seguras bases,
y la vigilancia de su perenne conservacin. Poseemos el buen karma
de gozar ide libertad religiosa y poltica para realizar nuestros idea-
les y ambiciones, dentro de la vida national, y nuestro dharma na-
cional consiste en estudiar el desarrollo possible y las adaptaciones
necesarias para que tal libertad llegue entire nosotros a plenitud y
perfeccin, y podamos proclamarla como ejemplo al mundo ente-
tero.
Como ciudadano americano, afirmo que las dos condiciones que
consider indispensables para una libertad perenne y en constant
y feliz progress son: un creciente aprecio de la belleza en todas
las fases de la vida, y una verdadera comnprensin y prctica del
espritu de fraternidad.
La importancia capital de la belleza consiste en que, donde ella
est, est la verdad, y el error y la fealdad conjuntamente se des-
vanecen a su contact. La verdad sin belleza es verdad parcial : es









CUAL ES EL DHARMA DE AIERICA? 17
verdad con persecuciones, con inquisiciones, con fanatismos. La
belleza es la inconstil vestidura de la sabidura en accin: su per-
cepcin y su prctica son florecimiento del carcter logrado en vir-
tud de cultos y civilizados modos de vivir. He aqu por qu la
belleza en las relaciones familiares, en las sociales y econmicas,
en el empleo de nuestros recursos y de nuestros ocios significa
progress hacia mayor verdad y dicha, hacia mayor libertad en
nuestra vida.
En cuanto a la fraternidad, es, para nosotros los tesofos, la ley
de unidad, ley de la Naturaleza. La historic nos ensefia que las
naciones que pecan irremisiblemente contra ella estn condenadas
a fatal destruccin. Si la India sobrevive, aunque humillada, mien-
tras las naciones con las que comerci o guerre, milenios atrs,
no son sino m'ontones de polvo para rebsqueda de arquelogos, es,
como dijo Annie Besant, porque, si bien pec contra la fraterni-
dad-y de aqu su tormento y humillacin-, no pec, sin embargo,
irremisiblemente. Mrense todas las naciones en ese espejo. Ningu-
na perdurar si persiste en violar con ultraje las leyes de la fra-
ternidad; y prosperarn, en carmibio, las que avancen en el recono-
cimiento de la gran ley de unidad, y en la prctica de su corolario,
la fraternidad universal.
La Amrica ideal es tierra de belleza. La Amrica ideal es tie-
rra de fraternidad. Los grmenes de estas dos cualidades han sido
plantados en nuestra naturaleza, y a nosotros toca hacerlos flo-
recer.
La Teosofa nos dice que todo lo existente progress de acuerdo
con el Plan Divino. Segn esto, tiene que haber un Plan Divino
para Amrica. Pero cuando los individuos o las naciones dejan de
cumplir la misin que en el Plan les fu asignada, otros series o
pueblos vienen a ocupar su puesto, mientras ellos descaecen; en
tanto que el cumplimiento pleno de su propio destino hace, a la
nacin como al hombre, prspera, feliz y poderosa.
Busquemos, pues, en nuestra historic, los acontecimientos que
nos revelen vislunbres del arquetipo de nuestro destino.
Notamos tres etapas en el desarrollo de nuestro pas. Primero,
el nacimiento ide una Unin creada para asegurar al hombre el
goce de un nuevo principio: que todos los hombres son creados con
iguales derechos. Este principio exalta la libertad y el individua-
lismo, pero desarrolla tambin la falta de .respeto a la ley, y surge
entonces la segunda etapa, cuando el principio de derechos igua-
les para todos se vuelve sobre s mismo y se alza contra el derecho
de la Unin a restringir los derechos individuals de algunos gru-
pos particulares. Esta etapa culmina en una guerra por conservar
la Unin, y el dharma de Amrica, el dharma de libertad ordenada,
se cumple cuando ciertos derechos individuals se sacrifican a un
Derecho superior: Amrica no poda dar un paso ms hacia su des-
tino mientras continuara culpable del gran idelito de lesa frater-
nidad que era la esclavitud.









1 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
Ahora parcenos que entramos en la tercera etapa de nuestro
dharma de libertad, acaso la ms difcil. Todas las naciones del
mundo luchan hoy desesperadamente por librarse de la esclavitud
econmica y del colapso social, con su consecuente prdida de civi-
lizacin y de libertac. Resolver Anirica este problema de modo
que un conjunto de hombres libres libremente escoja el mayor bien
para el mayor nmero, proclamando ante el mundo la solucin de-
mocrtica, el camino de los libres? Pero hay ms: la otra respues-
ta que algunas naciones quieren dar al problema consiste en la
intensificacin del nacionalismo, por medio del totalitarismo y el
aislamiento, con sus concomitantes de persecucin, tirana y pr-
dida de libertad y de derechos civiles del individuo. Y esto condu-
ce a la falta de respeto a la ley, al gangsterismo international, en
un mundo de naciones m,s ligadas que nunca en virtud de los
inventos modernos. El mundo necesita una nacin que no slo sepa
resolver en libertad sus grades problems, sino que se asocie a
las dems en una confraternidad mundial de pueblos, con el pro-
psito ,de ayudar a todos y a cada uno a resolver, en paz y libertad,
sus propios problems.
Y la tercera etapa de nuestro dharma debe ser, a mi juicio, que
Amrica recoja el guante que lanz en 1918, cuando, personificada
en Woodrow Wilson, hizo brillar sobre el mundo entero la espe-
ranza de que haba nacido un orden nuevo para bien de toda la
humanidad. Por un instant, hasta nuestro planet resplandeci,
de seguro, con mayor brillo en el firmamento; pero la esperanza se
esfum como fugaz meteoro. Alas la oportunidad se present de
nuevo. Ser Amrica la primera entire todas las naciones demo-
crticas en proclamar-como antes proclamara que todos los hom-
bres son iguales .ante la ley-que todas las naciones son iguales
ante la ley, y que los derechos de cada una no son sino la parte
que le corresponde en el disfrute del derecho de todas? Estable-
cer la libertad en el mundo, instruyendo e instando a todas las
naciones a lograr]a, llamando a todos los pueblos a su fruicin?
Si lo hace, se habr cumplido el dharna de Amrica.

GEORGE G. ARUNDALE, Presidente Internacional de La Sociedad
Teosfica, a quien se rog que cerrara con algunas palabras el sym-
posium en que slo haban tomado parte ciudadanos norteamerica-
nos, dijo as:

La busca de la felicidad es el propsito de Amrica. Ser pre-
ciso definir la felicidad en los trminos ms teosficos que sea po-
sible, pero hemos de repetir esa frase, que se destaca, con origina-
lidad supreme, entire todas las grandes afirmaciones de su gnero.
La busca, la consecucin de la felicidad: tal es el objetivo de Am'-
rica.
Famoso es el lema: Libertad, Igualdad, Fraternidad. Libertad









CUAI. ES EL DHARMA DE A1VERICA? 19
para gozar del respeto propio. Igualdad de oportunidades para
todos. Fraternidad en el auxilio mutuo. Tal es la nueva definicin
de este lema, que a la Amrica ofrezco; es la oportunidad que la
Amrica necesita aprovechar para dar el prximo paso hacia el
cumplimiento de su destino.
Es preciso que los tesofos apliquen su Teosofa al servicio de su
patria. En toda logia de La Sociedad Teosfica en los Estados Uni-
dos debiera hallarse, bien visiblemente expuesta a la vista y conside-
racin de todos, vuestra Declaracin de Independencia. Ella es
vuestra carta de libertad; pero es tambin, no menos, el heraldo
y la gua de vuestra future grandeza. Y recorded tambin a aque-
llos mensajeros de Dios que hicieron possible la Declaracin de In-
dependencia y os dieron el impulso que os lleva hacia la verdade-
ra grandeza. Hay entire vuestros fundadores una verdadera cons-
telacin de figures humanas de esplndida magnitud.- El otro da
me pregunt un periodista si yo crea en la llegada del Mesas; le
contest que s, por supuesto; pero agregu que, para m, los hom-
bres como Benjamn Franklin eran tambin Mesas. Exaltad esa
magnitude de vuestros fundadores. Sustituid en vuestras logias los
retratos de algunos de nosotros los representatives de La Sociedad
Teosfica por las imgenes de esos grandes creadores de la nacin.
Amrica se asemeja a la India en que es un enorme crisol de
razas y de naciones. Aqu conviven, tambin, hombres de todaas
las castas. Del mundo entero han venido vaishas-comerciantes,
industriales-para former el grueso de la poblacin de los Esta-
dos Unidos. Tambin han venido brahmanas-hombres de ciencia
y de religin-, especialmente en estos ltimos tiempos, a causa
de la persecucin contra los judos: entire ellos figure, en primer
trmino, Einstein. Grande es vuestra fortune al tenerlo entire vos- .
otros, aunque acaso l no sepa que es un braihman. Hay esplndidos
hombres de ciencia en este pas, y muchos han venido del extra.
jero. Este un gran factor que se agrega a vuestro desarrollo.
Y, ~ qu es lo que surge de toda esta mezcla? Creo que es el
ideal del bienestar material espiritualizado; esta es una de las
mayores contribuciones que habr de ofrecer Amrica al bien del
mundo. Vosotros los norteamericanos estis tratando de aplicar
los principios que reinan en el Cielo a los hechos de la vida coti-
diana. Si logris demostrar que el hombre puede vivir la vida es-
piritual en medio de las comodidades materials, habris hecho
algo maravilloso. Pero no olvidis que la sencillez es compatible
con la mayor esplendidez y prosperidad. Y que la respuesta a to-
dos los problems es la comprensin. Mas encendedla en el fuego
del verdadero patriotism, que es reverencia, primero hacia uno
mismo, luego hacia los miembros de la propia familiar, hacia el
crculo de nuestras relaciones, hacia nuestra nacin, y por ltimo,
hacia el mundo entero.











SLa vida del Discipulo


Lo realmente sublime en nuestra Labor es que por su cumpli-
miento podemos, aun los ms humildes de nosotros, avanzar ha-
cia el Discipulado; s, y en esta misma vida, o en otra future, lle-
gar a esa meta; convertirnos en chelas de un Maestro de Sabi-
dura, y contemplar a nuestro Maestro cara a cara, convirtin-
donos as en lo ms grande que puede ser el hombre: un servi-
dor efectivo de la Humanidad.
Tan elevada meta se alcanza por la eliminacin progresiva
del yo; y aqu es donde la Sociedad Teosfica nos indica y co-
loca, como si dijramos, ante nuestros pies la va que habremos
de seguir,, sealando cada uno de los pass que en ella dare-
mos. Esta es la Labor de los Maestros: mala, tesofo, ms que
a ti mismo! Considera tu deber hacia ella como lo ms sagrado
de tu vida entera! Cada una de nuestras sesiones aligera, en
fraccin infinitesimal, "la carga que al mundo agobia". Y la pre-
sencia de cada miembro en la sesin es la que sirve para ali-
gerar, dentro de esa fraccin, la parte que a l le ha sido asig-
nada. Siendo as, qu puede valer ms en la vida de ninguno
de nosotros que el saber que hemos aligerado, aunque sea con
esa fraccin de fraccin, el Karma del mundo? Ni qu reproche
ms terrible que el que dirija el Yo Superior al yo inferior cuan-
do las comodidades o placeres de ste se hayan preferido al
cumplimiento de aquel supremo deber human? Todas las acti-
vidades de la logia teosfica tienen por nico objeto el mejora-
miento spiritual de la humanidad. Cuando tambin uno vive
para este solo fin, est en el Camino hacia el Discipulado. Mas
cuando se desperdician las oportunidades de servir, el peregri-
no, en vez de avanzar, retrocede en el Camino. Para ser Disc-
pulo, es preciso llevar siempre en el corazn a la humanidad
enter, de modo que no quede hueco para el yo. Saber que el
trabajo es para los Maestros, es el de los Maestros, y realizarlo
en la media de nuestras fuerzas, es la inagotable y pursima
fuente de la dicha perfect. En esta Labor no queda espacio
para las ansias o los dolores del yo. "Pedid y se os dar", sig-
nifica realmente "Dad y se os dar". Si no das, nada puedes re-
cibir. Y cuando has dado todo tu yo, cuando te has dado ente-
ro, entonces todo el Universo est en ti. Y entonces, eres Dis-
cpulo.










Cul es el Dharma

de Cuba?
Nuestra encuesta

Hemos visto cul es el dharmsa de Amrica, de la Amrica sa-
jona miuy especialmente, segn el criterio de nuestro Presidente In-
ternacional y de algunos de los principles representatives de la
Teosofa en los Estados Unidos. Y lo cierto es que cada continent,
cada raza, cada pas, como cada sr human, tiene su dharma que
cumplir. Nosotros los tesofos, acaso hayamos tratado nuchas ve-
ces de esclarecer la percepcin de nuestro dharma estrictamente
personal; pero tambin tenemos un dharma national, un dharma
racial, un dharma acaso continental. Dentro de ellos realizamos
nuestro dharma individual, en la encarnacin present; y para
cunmplir plenamente el nuestro, es preciso que, conscientemente o
no, cumplamos la parte que de esos dharmans mayores nos corres-
ponde.
Conscientemente o no... Pero el tesofo procura extender sin
cesar el camrpo de percepcin de su conciencia, para desarrollar
su naturaleza internal y para mejor cumplir el deber externo. Con-
viene, pues, que nos preguntemos: Cul es nuestro dharma como
cubanos, como hispanoamericanos, como habitantes del Nuevo Con-
tinente? 0, en forma ms amplia:
$ Cul es el dharma de Cuba?
Cul es el dharmna de Hispanoamrica?
Cul es el dharma del Nuevo Continente?
Esta es la triple interrogacin que ofrecemos al studio de los
tesofos de Cuba. Especialmente nos interest conocer la opinion
que ha hayan formado sobre el dharma de nuestro pas, pues cree-
mos que del intercambio de ideas sobre este importantsimo tema
puede surgir, para todos, una comprensin ms clara de nuestro
deber, como tesofos, para con nuestro pas; y, para muchos, el
imnpulso hacia una nms deliberada, ms coordinada accin teos-
fica en bien de Cuba, no slo para el present, sino con amplia
vision del porvenir.
Esperamos, pues, las respuestas de todos. Y como prueba de
que esta gran interrogacin sobre nuestros destinos colectivos est
en la mente de muchos cubanos y americanos, reproducimos a
*continuacin algunos de los numerosos pensamientos sobre este
tema vital, que ltimamente nos han salido al paso, como al azar,









22 REVISTA TEOSOFICA CUTBANA
durante el curso de nuestras diarias tareas. No son una seleccin,
ni mucho menos una pauta. Slo un estmulo para que ante algu-
nas ideas esparcidas en publicaciones de carcter general "los
nuestros" se dispongan a dar a- conocer el criterio teosfico sobre
el destino, sobre la misin de Amrica y de Cuba.


Amirica es el continent de la esperanza humana.

La Amrica ha de promover todo lo que acerque a los pueblos
y de abominar todo lo que los aparte. En esto, como en todos los
problems humanos, el porvenir es de la paz.

Eil fiel de Amrica est en las Antillas.... No a mano ligera,
sino como conciencia de siglos, se ha de componer la vida nueva
de las Antillas redimidas. Con augusto temor se ha de entrar en
esa grande responsabilidad humana. Se llegar a muy alto, por la
nobleza del fin; o se caer muy bajo, por no haber sabido conpren-
derlo. Es un m)ndo lo que estamos equilibrando: no tan slo (dos
islas las que vamos a libertar.

Todo lo vence, y clava cada.da su pabelln ms alto, nuestra
Amrica capaz e infatigable. Todo lo conquista, de sol en sol, por
el poder del alma de la tierra, armoniosa y artstica, creada de la
msica y beldad de nuestra naturaleza, que da su abundancia a
nuestro corazn y a nuestra mente la serenidad y altura de sus
cumbres; por el influjo secular con que este orden y grandeza am-
bientes han compensado el desorden y mezcla alevosa de nuestros
orgenes; y por la libertad humanitarian y expansive, no local, ni
de raza, ni de secta, que fu a nuestras repblicas en su hora de
flor, y ha ido despus, depurada y cernida, a las cabezas del orbe
-libertad que no tendr, acaso, asiento ms amplio en pueblo al-
guno-pusiera en mis labios el porvenir el fuego que marca--que
el que se le prepare en nuestras tierras sin lmites para el esfuerzo
honrado, la solicitud leal y la amistad sincera de los hombres.
Jos MART.

Amrica habr de ser algo ms que un Nuevo Mundo fsico.
Tambin ser un Nuevo Mundo moral, al establecerse el ritmo de
la justicia por la solidaridad espontnea de sus pobladores.
ANTONIO PENICHET.

Cada continent ha. dado a la humanidad algo esencialmente
fundamental: Asia, todas las grandes religiones y el misticisn!o
Europa, la filosofa y el intelectualismo; y Amrica ser el conti-









CUAL ES EL DHARMA DE CUBA? 23

nente de la democracia, de la comprensin y de la fraternidad es-
piritual.
ANTOLN GARCA.

Creemos en la posibilidad de una vida comn cristiana, ms
possible en Amrica, ms hacedera aqu que en toda otra tierra de
este mundo. Cultura, s, toda la que nos sea dable recibir y dar,
conseguir y ofrecer; pero la cultural que aumenta la entraa del
alma de que hablaba Unamuno, antes de crear desde las afueras
del alma cosa alguna huera y vana; una cultura que nazca de las
races mismas del sr, que desde ellas rija lo corporal y lo invisi-
ble y ennoblezca nuestras instituciones con verdico ennoblecimien-
to; un "humanismo cristiano de la Amrica", en el cual (recia sea
bautizada ms de verdad que en el Renacimiento.
GABRIELA MISTRAL.

Una Amrica toda,
asilo de los Dioses todos,
con lengua, tierra y ros
libres para todos.
DOMINGO SARMIENTO.

El sentimiento de la inmensa y profunda solidaridad america-
na, el americanismo, no es un impulso de aproximacin de razas,
como los que se llaman germanismo y slavismo... es un sistema de
ideas, como el helenismo, por ejemplo: una tendencia social, un
ideal de vida y de gobierno, cuyo trmino es la federacin, cuya
base es la autonoma, cuya forma es la repblica y cuya esencia
es la democracia.
MANUEL SANGUILY.

A Cuba, a las Antillas, a Amrica, al poavenir de la civiliza-
cin, conviene que el noble Archipilago Antillano, hacindose
digno de su destino, sea el fiel de la balanza: ni norte ni surame-
ricanos: antillanos.
En nuestros pueblos es necesario hacer expansivas las fuerzas
nacionales, obedecer al principio de expansion, salir de s mismos,
difundirse, vivir juvenilmente la active vida de relacin que soli-
cita y espera a todo pueblo del Nuevo Continente. y acaso ms que
a otro cualquiera, a los que se han formado en el Archipilago de
las Antillas, centro del mundo civilizado, camino del comercio uni-
versal, objetivo de la industrial de ambos mundos, fiel de una ba-
lanza que ha de pesar algn da los destinos de la civilizacin cos-
mopolita.
El fin histrico de raza que contribuir a realizar la naciona-
lidad en las Antillas es la unin moral e intellectual de la raza
latina en el Nuevo Continente.
EUGENIO M. DE HOSTS.










Conceptos Teosficos

de Mart.

Raquel Catal.

Conmemoracin del natalicio de Mart
por la logia Annie Besant, de La Habana,
enero 28, 1939.

Seguramente estamons todos de acuerdo en que la difusin de
las ideas teosficas debiera ser -afn de todos nuestros instantes,
pues no se concibe que .quien ha hallado paz, luz, entusiasmo, opti-
mismo, eterna juventud en un concept determinado de la vida no
sienta, al par, el ansia ardiente de irradiar esa luz sobre todas las
tinieblas circundantes, de llevar ese jbilo perenne al corazn de
cada uno de sus hermanos en humanidad.
Esta ansia cobra estmulo y se satura de responsabilidad ante
la idea de que nosotros, los tesofos de Cuba, gozamos, para la pro-
paganda de nuestros principios e ideales, de la ventaja excepcio-
nal de que la mxima figure patria, el hombre-smbolo cubano, el
que venera y ama todo nuestro pueblo, nombrndolo, con certera
penetracin, no el Jefe, no el Caudillo, ni siquiera el Hroe o el
Libertador, sino el Apstol-Mart, en suma-, est, en su vida
como en su obra, tan saturado de esencias teosficas, que toda una
intense campaa de difusin de nuestras enseanzas podra ba-
sarse, casi exclusivamente, en la glosa y comentario del pensamien-
to martiano. Ventaja incomparable, dije, porque nos abre, si sa-
benyos avanzar por l, el camino ms recto y seguro hacia el co-
razn de nuestro pueblo. Si se nos ha censurado el uso y abuso de
vocablos snscritos o de una terminologa apenas comprensible
para los profanos (lo que Kirishnamurti llam "la jerga teos-
fica"), aqu tenemos una voz clara, una voz familiar, una voz
cubana que hable al .alma cubana de nuestras doctrinas universa-
les y eternas; si nos acusan de un exagerado y pasivo orientalis-
mo, de una frialdad, de una impasibilidad budistas, ajenas a nues-
tro temperament occidental, y nts an, latino, que tras la vi-
brante elocuencia de un alma celta por excelencia, de nuestra in-
mensa, nuestra venerada Annie Besant, sea el verbo inflamado e
impetuoso, mas no por ello menos translcido de resplandor espi-
ritual, de nuestro Mart, el que lleve a los cubanos la Teosofa.









CONCEPTOS TEOSOFICOS DE ~MARTI 25
Dir ms: no creo sea pecado de innovacin excesiva afirmar que,
si nuestro Presidente Internacional, el Dr. Arundale, opina-real-
zando el carcter libre y espontneo de toda genuina bsqueda y
hallazgo de la Verdad-que el ideal teosfico consiste en que, pues
hay en el mundo ms de 30,000 tesofos, hubiese ms de 30,000 teo-
sofas, en el hondo pensar de Mart hallaramos los fundamentos
de una modalidad teosfica que pudiera considerarse como Teoso-
fa cubana.
SEs esto possible? Para dar al mundo, o mejor, para transmitir
al mundo la Teosofa, es necesario ser, ms o menos, tesofo. Y,
era Mart tesofo? Si ser tesofo significa ser, si no miembro de
la Sociedad Teosfica, mentalidad identificada con todas las idoc
trinas que especficamente llamamos Teosofa, cerebro convenci-
do, por ejemnplo, de la realidad de la reencarnacin, del karma, de
los diversos plans ultrafsicos de existencia, del Sendero de San-
tidad y de los Maestros de Sabidura y de Compasin, no pode-
mos, con propiedad, llamar a Mart tesofo.
Mas si, ahondando en el concept, reconocemos que Teosofa es,
esencialmente, Sabidura Divina, es idecir, conocimiento de la Rea-
lidad oculta bajo el velo de la ilusin, del Noumeno invariable bajo
el cambiante oleaje de los fenmenos, entonces proclamaremos que
todo hombre que mira hacia lo alto, que sabe ver la llama del Es-
pritu entire las nieblas de la materia-y-no porque no sea tam-
bin divina la material, sino porque sta todos la ven, y el que ve
la material y ve tambin ms all, es el que puede percibir algo de
la Existencia Una, de donde surgeon Espritu y Materia-; el que
a ms de esta penetracin supermental, sabe tambin sentir, con
el odo del corazn, la palpitacin de la Vida bajo todas las cora-
zas de la forma, se es, en la media de su inteligencia, de su amor,
de su intuicin, ms o menos aventajado estudiante de Teosofa; y
al cabo, dentro de los lmites de la evolucin humana, ninguno pue-
de ser mns que eso: estudiante de la ciencia infinita, de la Sabi-
dura Divina, nadador, buceador en el ocano insondable de la
Teosofa.
En este ms alto, ms hondo, ms real sentido, es innegable
que fu Mart tesofo. Y tesofo avanzado, tanto en ideacin como
en aplicacin, que puede darnos a todos, de los ideales teosficos,
al par el precepto y el ejemplo.
Tesofo es en su vida Mart, por su fe profunda en el alma hu-
mana, cual si una vision superior le revelara en todos los series el









REVISTA TEOSOFICA CUBANA


destello divino bajo la terrenal envoltura; por su incesante apelar
a la conciencia heroica dormida sobre la almohada de los pequeos
dolo.res o goces cotidianos; por su consagracin plena al ideal que
le tocaba realizar, aunque en el camino hallase, no slo los obst-
culos que a todos nos salen al paso, sino otros ms altos, ms suti-
les ; el necesario sacrificio de mil dulzuras del espritu, de mil an-
sias de paz entire los hombres, incompatible con la vida atormen-
tada del que tena que llevar a su pueblo a la libertad a travs de
los horrors de la guerra. Tesofo fu Ma.rt-y alma avanzadsima
segn la enseanza teosfica- por aquella supreme calidad de
amor que ha merecido que justamente lo exalte la voz ms pura y
alta de nuestra Amrica de hoy, la de Gabriela Mistral, al llamar-
lo "el luchador sin odio", alma que haba ya aprendido la leccin
que Krishna ensea a Arjuna en el Canto inmortal. Tesofo, en
fin, por el desinters absolute que informa su vida entera: por-
que hay libertadores de pueblos, hay hroes, como el enorme Bol-
var, que mezclan a sus fuertes virtudes, personales aunque justi-
ficadas ansias de poder, nobles, pero individuals anhelos de glo-
ria, y en los conmbates vxen, ms all de la sangre, un resplandor
de prpuras; y hay valientes paladines, como nuestro Generalsi-
mo, a quienes un congnito temperament blico hace fciles, casi
gratas a veces, las tremendas asperezas de la lucha. Pero Mart
tiene que ofrendar el alma antes que la vida: es hombre de paz
excelsa, que "evoca la guerra", segn su frase, pero estrujando
el propio corazn antes que la quietud ajena; y por eso, sin arro-
gancia, sin un solo pensamiento para s, nos dice ante la lucha, su
nico anhelo: "Pegarme all al ltimo tronco, al ltimo peleador,
morir callado." Y un minuto antes dijera, como regla, no como
regla, como esencia y ritmo natural de su vida: "De m espere
siempre la deposicin absolute y continue."
Si de su vida pasamos a su obra, que no es artificiosa expresin
literaria, sino otra modalidad igualmente autntica de su sentir,
veremos cmo la anima toda un concept fundamentalmente teo-
sfico de la existencia.
Yo sueo-y ardientemente quisiera que este propsito no se
me quedara, en esta vida, como otros tantos, como una de aquellas
hojas secas, arremolinadas par el viento de otoo, que murmuran
al paso de Peer Gynt, el personaje ibseniano, cuando ya enveje-
cido vuelve a la patria: "Somos las palabras que debiste pronun-
ciar y no dijiste... Somos las obras que debiste ejecutar, y que no









CONCEPTS TEOSOFICOS DE MIARTI 27

hiciste..."-, yo quisiera, porque lo creo obra de utilidad superior
para mi patria y para la Teosofa, que es la gran patria spiritual,
quisiera recorrer toda la obra martiana., acopiando cuantas ideas
encierran un concept teosfico, agrupndolas luego segn su or-
denacin lgica, para ofrecer a mis hermanos un pequeo manual
complementario para la propaganda teosfica, que podramos lla-
mar CONCEPTS TEOSOFICOS DE iMART.
As, tomando rpidamente algunos ejemplos, casi al azar, ve-
mos cmo Mart expresa su creencia en la vida ultraterrena, y no
de mera supervivencia, sino como consecuencia lgica de la exis-
tencia fsica, en bien y en mal, al decir:
La tumba es va y no trmino.

Por los muertos no se ha de llorar: se acaricia la mano fra, se
baja la cabeza, y se le abre paso al misterioso caminante.
La muerte es una victoria, y cuando se ha vivido bien. el fre-
tro es un carro de triunfo. El llanto es de placer y no de duelo,
porque ya cubren hojas de rosas las heridas que en las manos y
en los pies hizo la vida al muerto.

La muerte de un just es una fiesta, en que la tierra toda se
sienta a ver cmo se abre el cielo.

... el vivo que a morir no tuvo miedo
se oye que un paso ms sube en la sombra.

La vida es como la pared de la jarra, que contiene el vacio til,
el vacio que se llena con leche, con vino, con miel, con perfume;
pero ms que la pared vale en la jarra el vaco, como la eternidad,
dichosa y sin lmites, ms que la existencia donde el hombre no
puede hacer triunfar la libertad. Morir, no es volver a lo que se
era en principio? La muerte es azul, es blanca, es de color de per-
la, es la vuelta al gozo perdido, es un'viaje.

Aun de aquellas ideas que henios llamados especficas de nues-
tra Teosofa, y que l nunca manifest haber aceptado, parece cual
si en un relmpago de intuicin las vislumbrase, y as proclama el
karma, la ley eterna de accin y reaccin:

Viles! El que es traidor a sus deberes
Muere como un traidor, del golpe propio
De su arma ociosa el pecho atravesado!









28 REVISTA TEOSOFICA CUBANA

iVed que no acaba el drama de la vida
En esta parte oscura! iVed que luego
Tras la losa de mrmol o la, blanda
Cortina de humo y csped se reanuda
El drama portentoso! iY ved, oh viles,

Que los buenos, los tristes, los burlados,
Sern en la otra parte burladores!

De nuestro bien o mal, autores somos.

El triunfo del poeta estriba en el valor moral con que se en-
care y dome la injusticia aparente de la vida.

La vida es sutil, complicada y ordenada, aunque parezca brus-
ca, simple y desordenada al ignorante.

Y una sugerencia de que aquella justicia retributiva ha de
cumplirse en vidas sucesivas, hay en estas frases:

Va a reposar el que lo di todo de s, e hizo bien a los otros. Va
a trabajar de nuevo el que hizo mal su trabajo en esta vida.

Veis los esclavos? Como cuerpos muertos
Atados en racimo a vuestra espalda
Irn vida tras vida, y con las frentes
Plidas y angustiosas, la sombra
Carga en vano hallaris, hasta que el viento,
De vuestra pena brbara apiadado,
Los tomos postreros evapore!

Alegremente
El peso ech del infortunio al hoimbro:
Porque el que en huelga y regocijo vive
Y huye el dolor, y esquiva las sabrosas
Penas de la virtud, ir confuso
Del fro y torvo juez a la sentencia,
Cual soldado cobarde que en herrumbre
Dej las nobles armas; y los jueces
No en su dosel lo ampararn, no en brazos
Lo encumbrarn, mas lo echarn altivos
A odiar, a amar y batallar de nuevo
En la fogosa, sofocante arena!









CONCEPTS TEOSOFICOS DE Mi~ARTI 29
Es tambin sugerencia de reencarnacin este pensamiento:
El genio es conocimiento acumulado.

De nuestra internal divinidad latente y de la dualidad de nues-
tra naturaleza, he aqu bellas, concisas expresiones:

Un Dios esclavo dentro de m germina.

Bien vi Darwin, a pesar de sus yerros, que le vinieron de ver
en la mitad del sr, y no en todo el sr.

Por un lado es ala el hombre, que mira al cielo; y por el otro
es hocico, clavado en la tierra: hay que empujar perennemente el
ala.

La division fundamental entire las fuerzas o los series que viven
y luchan a favor o en contra de la evolucin universal, quin la
dijo mejor?

Veo a los hombres en dos bandos: los que aman y fundan; los
que odian y deshacen...

Y, no hay un soplo krishnamurtiano-que no es, al fin, sino
aquel mismo que alienta en la admonicin de los grades Maestros
de Sabidura, quienes jams quieren de sus discpulos obediencia
ciega-en esta frase:
La libertad es la religion definitive. Y la poesa de la libertad,
el culto nuevo?
La supreme esencia de la moral teosfica, como una resonancia
de A LOS PIES DEL MAESTRO o de Luz EN EL SENDERO, la resume
Mart en estas frases:

El egosmo es la mancha del mundo, y el desinters su sol.

Si yo odiara a alguien, me odiara por ello a m mismo. Si mi
Dios maldijera, yo negara por ello a mi Dios.

Y en estas palabras que son tambin, como la de Annie Besant,
doctrine del corazn:

Es ley maravillosa de la naturaleza que slo est complete el
que se da; y no se empieza a poseer la vida hasta que no vaciamos,
sin reparo y sin tasa, en bien de los dems, la nuestra.








30 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
Por ltimo, nos parece or un eco de aquella antigua mxima
ocultista que as nos habla del Sendero de Santidad, sendero de
internal alegra, pero de vivos sufrimientos: "Al entrar en el Sen-
dero se pone el corazn sobre la cruz; cuando el corazn se ha fun-
dido con la cruz, se ha llegado al final del Sendero", en la frase
sublime, extrahumana diramos si slo pensramos en lo externo de
la humanidad, con que Mart nos dice:
En la cruz mri el hombre un da; pero se ha 'de aprender a
morir en la cruz todos los das.
He recogido unas pocas grvidas espigas en el vastsimo cam-
po del pensamiento martiano; pero el ferviente anhelo que qui-
siera dejar prendido en el corazn de mis hermanos, es el de ver
reunidas muchas y muchas de ellas, todas cuantas sea posible-si
no por m, que indigno sera un pensamiento personal ante el su-
blime desinters del Apstol y Maestro-por otras manos ms li-
bres, ms jvenes-en haz esplndido que brindara, como la me-
jor ofrenda a nuestro pueblo, la Teosofa en palabras ide Mart.





RAZA DE AMERICA


De las tierras de Amrica ha de surgir un da
la raza nueva y fuerte que ansa el Universo,
la raza que en el templo del Amor y el Esfuerzo
eleve sus plegarias al Dios de la Alegra;
raza libre, magnnima de ideal y de energa,
que oponga fe eterna a todo hado adverso;
esa raza integral, que suea el Universo,
de Amrica, de Amrica ha de surgir un da...
La existencia de paz, fraternidad y justicia,
en nuestros pueblos jvenes y vastos ya se inicia
bajo el claro prodigio del resplandor solar...
No maldigamos, no, las horas de amargura,
oh hermanos!, trabajemos con fe para crear
la perfect alegra de la raza futura...
Gastn FIGUEIRA.












Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica


Secretario General y Presidente del Consejo Directivo: Esther de la Pea.
Secretario del Consejo: Celestino Aguilar.
Bibliotecario: Arcadio Garca.
Seis Consejeros por la Ciudad de La Habana: Andrs de Jess Gonzlez,
Abelardo Auja, Celestino Aguilar, Alfredo Fontana, Juan Cruz Bustillo
y David Whitmarsh.
Seis Consejeros por el Interior: Carlos Acosta, Dolores Anido de Rosell,
Antonio A. Duany, Angel Terradas, Max Lpez e Ignacio Mufo.

OFICINA Y BIBLIOTECA:
Veintisiete de Noviembre 164, Apartado 365, Telfono U-2158.
La Habana, Cuba.

LOGIAS DE LA SECTION CUBANA

Provincia de Pinar del Rlo
SELENE ...... ..... Pres. Leoncio Pascual Vicente.-Mximo Gmez 23,
Pinar del Ro.
ANNIE BESANT ....Pres. Celestino Aguilar.-La Habana.-27 de No-
viembre 164.-Martes, 9 p. m;
ATM.A.......... ..,, Juan Alfonso Snchez.-Herrera 306, Luya-
n, La Habana.-Sbados, 9 p. m.
DHRUVA. ........,, Ofelia Calves de Auja.-27 de Noviembre
164, La Habana.-Viernes, 9 p. m.
HERACLES .. ......,, Raquel Catal.-27 de Noviembre 164, La
Habana.-Jueves, 8.30 p. m.
KUT HUMI ........,, Hortensia Daz de Villegas.-27 de Noviem-
bre 164.-Mircoles, 9 p. m.
MAHA CHOHAN ....,, Carlos Csar Rodrguez.-Calle 21 No. 458,
Vedado, La Habana.-Sbados, 9 p. m.
MARIE POUTZ.. ....,, David Whitmarsh.-Hospital 622, altos, La
Habana.-Viernes, 9 p. m.
PSIQUIS. ........ ,, Arturo Villaln.-Estrada Palma 214, Vbo-
ra, La Habana.-Domingo, 9 a. m.
Provincia de Matanzas
DHARMA .. .. .. ..Pres. Luis E. Fernndez.-Tello Lamar 75, Matan-
zas,
SOL DE MERCEDES.. ,, Rosa M. de Perera.---Central Mercedes.
Provincia de Santa Clara
AMOR. ... ..... ..Pres. Roberto Lanier Valds.-Independencia esq.
a Unin.-Domingos, 3 p. m.-Apartado 178,
Santa Clara.
JINARAJADASA .. ,, Carlos Acosta.-S. Snchez del Portal 38,
Camajuan.











LEADBEATER.. ....,, Ignacio Muo.-Apartado 33, Sancti Spri-
tus.
MORYA.......... Romn Veranes Rojas.-A. del Ro 38, Re-
medios.
SOPHIA .... ...... Ricardo Valds.-Cristina 171, Cienfuegos.-
Mircoles.
Provincia de Camagey
DJWAL KUL...... Pres. Luis A. Rodrguez Acosta..-Mximo Gmez,
Nuevitas.
LUZ DEL MAESTRO.. ,, Angel Terradas.-Miguel A. Nfez 14, Vi-
ga, Camagtey.
MAITREYA........ Francisco Rivera Alfonso.-M'arcial Gmez
92, Ciego de Avila.
Provincia de Oriente
ARMONIA. ........ Pres. Antonio Segura.-Los Maceo, Sagua de T-
namo.
ARTURO VILLALON.. ,, Jos Ferrer L6pez.-Jobabo.-Viernes, 8 p.m.
tSPERANZA..... .. ,, Pura Ferrer.-Victoria de las Tunas.-Mir-
coles, 8 p. m.
JOSE J. MARTI ....,, Antonio R. Ramrez.-Apartado 48, Holgun.
-Sbados, 8 p. m.
LIBERACION .... .. ,, Amado Salcedo.-General Rab 15, Jiguan.
LOTO BLANCO. .... Antonio A. Duany.-Avenida 17, Vista Ale-
gre.
LUZ DE ASIA .. .. Enrique Prez Rizo.-Agramonte 7, Palma
Soriano.-Domingos, 3 p. m.
PITAGORAS..... .. ,, Ramn Caete.-Merchn 66, Manzanillo.-
Domingos, 2 p. m.
RAYOS DE LUZ .... ,, Juan A. Blanco.-1r rmol 16, Bayamo.-Jue-
ves, 7.30 p.m.
S. RUKMINI DEVI.. ,, Jos Blanco Gelpi.-Apartado 82, Guant-
namo.
UNIDAD.. .. .. :...,, Amado Proenza.-Marrero 12, Banes.-Sba-
dos, 8 p. m.


REVISTA TEOSOFICA DE CUBA
Organo Oficial de la Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica
Publicacin mensual.
Director. Jefe de Redaccin: Administrador:
Raquel Catal. Rogelio Gonzlez Ricardo. Ramn Mayola.
Veintisiete de Noviembre 164 Apartado 365
La Habana,. Cuba.
SUBSCRIPTION
Un ao, en Cuba: $1.00 En el Extranjero: $1.25 Nmero suelto: $0.10









COLABORADORES
EN ESTE NUMERO:

ARUNDALE, George S.: Actual Presidente Internacional de la
Sociedad Teosfica. Vase el nmero de enero.

CATALA, Raquel: Vicepresidenta de la logia Heracles, de La
Habiana, y director de este revista. Desde 1925, traduc-
tora para la Revista Teosfica Cubana, el Boletn de
la Estrella, etc.



FORO TEOSOFICO

Para estimular el intercambio de ideas entire lo' tesofos de
Cuba y para que puedan aprovechar todos el conocimiento de los
que ms saben, abrimos en estas pginas un Foro Teosfico, done
todoa los hermanos puedan enviar breves notas que crean intere-
santes para los idems; donde puedan unos plantear cualquier in-
terrogacin surgida durante el studio teosfico; y donde espera-
mos que stos reciban, de hermanos ms avanzados en el saber, la
respuesta a sus preguntas.
Las comunicaciones se publicarn con o sin el nombre de sus
autores, segn la voluntad de cada cual. Pedimos, nicamente, en
cuanto a la forma, concisin, para que haya oportunidad para todos;
y en cuanto al fondo, que se trate de asuntos de inters general para
el estudiante de Teosofa, para los miembros de la Sociedad Teos-
fica o para la Seccin Cubana en general.
Rogamos a todos remitan sus ideas, sus preguntas, y luego los
comentarios o respuestas a unas y otras, a Foro Teosfico, REVIS-
TA TEOSOFICA CUBANA, calle Veintisiete de Noviembre 164,
La Habana.



EN PROXIMOS NUMEROUS:

EL CICLO DE LA VOLUNTAD, por George S. Arundale.
LUCES BLANCAS EN EL TIBET, por E. Norman Pearson.
NUESTRO OBJETIVO, por Federico J. Fari~as.
UNA LOGIA TEOSOFICA, por Chic Ramos.























3f


Imp. B. Prez y Ca. Lamparilla 154, Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs