Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00040
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00040
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Full Text






Revista Teosfica Cubana
PUBLICATION MENSUAL FUNDADA EN 1906
OREGANO OFFICIAL DE LA SOCIEDAD TEOSOFICA DE CUBA
Director: Administrador:
RAFAEL DE ALBEAR. Dr. CRISTOBAL C. SAAVEDRA
Direccin y Admn.: 27 de Noviembre (Jovellar) No. 10.-Apartado 365
Acogida a la franquicia y registrada como correspondencia de segunda clase
en la Oficina de Correos de la Habana.
Precio de suscripcin: $ 2.00 al ao. Nmero suelto: $ 0.20

AO XV. Nos. 7 y 8. JULIO-AGOSTO DE 1931 2e EPOCA










Pgs.

Seccin Oficial..................................... 144
Noticias .................. ............. ......... 145
Vida ejemplar .............. ................... .... 149
Conferencia, por M. Ludovie Eehault ............... ..-, 15l
H. P. B., por Jos Xifr............................. 154
Fragmento, por C. W. I................... .......... 156
Helena Petrowna Blavatsky, por Vera P. Jelihovsky.. 157
Caxta indita de H. P B .................... ..... 188















SECCION OFFICIAL

DEL CONSEJO DIRECTIVO

En la sesin ordinaria celebrada el 12 de julio ltimo, se
tomaron los siguientes acuerdos:
P-Aprobar el acta anterior y el estado trimestral de cuen-
tas presentado por el h. Tesorero.
29-Celebrar un acto pblico el 13 de agosto prximo en
conmemoracin del centenario del nacimiento de H. P. Bla-
vatsky.
39-Dar un amplio voto de confianza al Presidente para
que proceda a cobrar las cuotas anuales pendientes de. pago,
implantando el sistema ms convenient y remitiendo las cir-
culares necesarias.
4--Aconsejar al h. President Nacional que, en la consult
sometida al mismo desde Adyar, opine favorablemente a la
celebracin de una Conferencia de Sociedades Teosficas para
tratar sobre su Confederacin, y que proponga a Londres como
lugar para la misma.
59-Un voto de reconocimiento y felicitacin a los hh. doctor
Antonio Domnguez y Srta. Chic Ramos, de Victoria de las
Tunas y de Coln respectivamente, por el entusiasmo con que
estn ayudando eficazmente a la Sociedad.
6-H-'acer llegar al Dr. Francisco Leza, de esta capital, un
mensaje de gratitud por la generosa y eficaz asistencia mdica
que prestara ltimamente a una hermana nuestra procedente
del interior.
Lo que se public en cumplimiento del Art. 33 del Re-
glamente.
Vto. Bno.:
Jos R. Villaverde, Jos Farifas Gmez,
President del Consejo. Secretario del Consejo.
*









Tambin, por acuerdo del Consejo, se publican los siguien-
tes donativos para "Sostenimiento y Propaganda".

Saldo cta. Depart Propaganda..... $ 0.73
Febrero 4, 1931.-Caridad Mac Cullock..... ,, 2.00
Abril 22.-Frank Daley .................. ,, 1.00
Mayo 4.-Elisa Arroita Vda. de Rodrguez.. ,, 1.00
Mayo 9.-Mara Luisa Blanco y Santa Cruz. ,, 0.50
Mayo 11.-Logia Dharma .................. ,, 10.00
Mayo 21.-Logia Amor....................,, 1.12
Mayo 27.-Rafael Riera. .................. ,, 3.00
Junio 3.-Logia Sophia ................... ,, 2.20
Junio 8.-Margot Daz de Villegas ..........,, 1.00
Junio 10.-Logia Luz de Asia. .............,, 1.67
Julio 10.-Logia Jinaradajasa ..............,, 2.00
Julio 24.-Antonio Domnguez ..............,, 3.00

Total hasta julio 24, 1931........ $ 29.22





NOTICIAS

Las que tenemos de nuestra Presidenta Mrs. Besant son
relativamente satisfactorias. Sufri una cada en una escalera,
la que le caus contusiones en la rodilla izquierda con un de-
rrame sinovial, vindose en la necesidad de guardar cama, pero
las ms recientes nos dicen que ya se encuentra casi restable-
cida y que ya puede levantarse y pasear por su habitacin y los
corredores, apoyada en otra persona, esperndose que muy
pronto se halle completamente bien.
Mr. Leadbeater va mejorando, y algunas veces sale a pa-
sear en coche o en automvil, pero aun no puede subir por si
mismo las escaleras, y es necesario transportarlo a su habi-
tacin, que est en el primer piso.
*


REVISTA TBSOS6FICA CUjBaIST


PG. 145







PG. 146 REVISTA TEOSFICA CUBANA


Al salir este nmero, deben estar ya en los Estados Unidos,
Mrs. y Mr. Arundale, que van a ese pas para asistir a la Con-
vencin annual de la Seccin Americana.
1. *

Hace aos, el Sr. Alfred Ostermann hizo un buen donativo
a 1k S. T. para edificar un local anexo a la, biblioteca de Adyar.
Con parte de esos fondos se ha adquirido recientemente el edi-
ficio que haba construido la desaparecida Orden de la Estrella
en Adyar, que quedar como ampliacin de la biblioteca. La
tarja conmemorativa dir:
"Este edificio construido por la Orden de la Estrella
ha sido comprado para la Biblioteca de Adyar
con los fondos de la generosa donacin hecha por

ALFRED OSTERMANN
de Alsacia, Francia,
Miembro de la Sociedad Teosfica
fallecido en 1919.
La Sociedad coloca esta tarja el 8 de Mayo de 1931
en testimonio de gratitud por el donativo que l hizo para
la biblioteca."


Mr. Jinarajadasa est trabajando, ayudado por M. Dinshaw
y Miss Neff, en la publicacin del primer manuscrito d la Doc-
trina Secreta. Probablemente tardar ms de dos meses en
terminar este trabajo, que es muy interesante, puesto que entra
ms rpidamente en cualquier asunto sin las numerosas digre-
siones que aparecen actualmente en el primer volume de la
Doctrina Secreta.

Segn nos describe desde Londres nuestra antigua y que-
rida hermana la Sra. Vizcondesa Mathilde de la Villesbret, del
18 al 23 de junio se celebr en aquella ciudad con gran luci-
miento, el Congreso de la Federacin de las Sociedades Teos-
ficas Europeas. Fueron muy interesantes e instructivas las


JULIOLAGosTO









conferencias all pronunciadas, y, como es natural, rein una
gran fraternidad. Aparte publicamos un extract de la Con-
ferencia de M. Rehault.
Se resolvi que los prximos Congresos de la Federacin
tengan lugar el de 1932 en Alemania, y el de 1933 en Espaa.
*
Aunque con retraso, ya que esta Revista no puede publi-
carse por ahora ms que cada dos meses, tenemos que dar a
nuestros lectores la noticia del fallecimiento de dos hermanos
de nuestra, S. T.: el da 30 de junio pasado falleci en la ciudad
de Santa Clara, nuestra hermanay amiga muy estimada seora
Teodosia Bentez, antigua miembro de la S. T. y fundadora de
la Logia "Amor" de esa ciudad. Incansable trabajadora, llena
de fe y sinceramente leal a los principios teosficos y a sus di-
rectores y amigos, desde que conoci la Teosofa dedic a ella
toda su vida, todas sus fuerzas mentales y sus mejores senti-
mientos. En la Habana, trabaj siempre con fervor, afiliada
a la Logia "Annie Besant". Todos los que la hemos conocido,
la aprecibamos y hemos lamentado la separacin fsica.
Al da siguiente, 19 de julio, falleci en la ciudad de Cien-
fuegos, nuestro muy querido amigo y hermano seor Octavio
Guerrero, fundador de la Logia "Sophia", y tambin uno de
los pocos fundadores que aun quedamos de la Seccin Cubana
de la S. T. Mucho luch y trabaj por la S. T., pero supo
suportar y trascender todas las crisis, todos los desencantos,
propios y agenos que se le presentaron, y siempre con una gran
constancia y valor y sincera fidelidad internal a los principios
teosficos, a los que siempre que se le present la oportunidad,
sacrifice su personalidad con complete naturalidad. Su vida
fu un constant ejemplo de la vida del verdadero tesofo, y
a algunos sirvi, aun ignorndolo l, de estmulo, de noble emu-
lacin. El encontrar en el future nuevas y ms altas oportu-
nidades de servicio y progress.
A ambos hermanos enviamos nuestros mejores pensamien-
tos y... hasta luego.


En nuestro nmero anterior, dimos la noticia de la fun-
dacin en Palma Soriano, de una nueva Logia; con el nombre de
"Sol de Oriente", y ahora debemos variarla en el sentido del


1931 -


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 147







REVISTA TEOSFICA CUBANA


cambio de nombre de dicha nueva logia. No permitiendo la
Ley de Asociaciones que existan dos del mismo nombre, y es-
tando ya inscrita en el Gobierno Civil de Oriente otra sociedad
as llamada, ha sido necesario que la nueva logia adoptase otro
nombre, y as lo ha hecho, llamndose desde ahora "Luz de
Asia".

La Logia "Sophia", de Cienfuegos, ha trasladado su do-
micilio a la cale de Hourruitiner esquina a San Carlos, Ca de
Seguros "Cienfuegos", Apartado No 311. La correspondencia
debe ser dirigida al Apartado 338.

El Dr. C. C. Saavedra, Administrador de esta Revista, ha
comenzado desde fines de mayo, la publicacin de una seccin
teosfica titulada "Nueva Vida" en dos peridicos de gran
circulacin en 'Cuba, que son: "Heraldo de Cuba" y "Mercu-
rio". Casi diariamente se publican en ambos peridicos ar-
tculos y enseanzas de vulgarizacin teosfica, verdaderamente
tiles y de sentido prctico para la propaganda de la teosofa
entire quienes no la conocen, y a la vez para recordatorio en
muchos puntos entire los que hayan comenzado el studio de
nuestros ideales. A todos nuestros lectores recomendamos la
lectura de la seccin "Nueva Vida" en ambos peridicos, y no
podemos menos que felicitar a nuestro hermano Saavedra por
el trabajo que viene efectuando.
z
Cuando este nmero llegue a nuestros lectores, ya se habr
celebrado en todo el mundo el centenario de Mme. Blavatsky, y
desde luego, suponemos que con el mayor entusiasmo y la ms
sincera gratitud hacia ela. Sentimos no poder dar detalles de
las diversas fiestas, por que ello nos retrasara demasiado esta
publicacin.

La Logia "Heracles", ha comenzado una active campaa
de acercamiento entire todas las logias de Cuba, lo que ha me-
recido las clidas alabanzas del Presidente Nacional as como
de casi todas las logias que han contestado apoyando esta labor.


PG. 148


JULIo-AGOSTO














VIDA EJEMPLAR

La Sociedad Teosfica acaba de perder a uno de: sus miem-
bros ms valiosos; los Maestros de Sabidura a uno de sus
ms fieles servidores, y la Logia "Amor", de Santa Clara,
a una de sus columns ms robustas, con la muerte inesperada
de la hermana Teodosia Bentez.
La hermana Teodosia Bentez fu una individualidad digna
de la ejemplaridad para teosofistas y no teosofistas.
De padres africanos, nacida en un ambiente de extremada
limitacin material y moral, destac desde joven su persona-
lidad con las virtudes de laboriosidad, limpieza y actividad,
que la hicieron merecer la estimacin y el cario de cuantos
tuvieron motivos de relaciones con ella.
Dedicada desde nia a los trabajos ms rudos, supo robar
tiempo a sus ocupaciones para aprender a leer. Muy joven
an tuvo un solo hijo, a cuya educacin se consagr trabajando
tesoneramente hasta dejarlo perfectamente preparado para la
lucha por la vida, con su educacin elemental y una profesin
liberal. Cumplida esta misin surgi en la hermana Teodosia
el anhelo de mejoramiento y liberacin spiritual, encontrando
en su paso a aquel espritu superior que fu el "pioneer" de
los ideales teosficos en la ciudad de Santa Clara, don Fer-
nando Groso, en cuyas plticas hall ella la fuente bienhechora
donde saciar sus ansias y el motivo de todas sus satisfacciones.
Ingres en la S. T. en 20 de febrero de 1916, afilindose en
la Logia "Sophia", de Cienfuegos.
Obligada por las circunstancias a dejar Santa Clara para
marchar a la Habana, all continue cultivando sus ideales, in-
corporndose a la Logia "Annie Besant", de la capital de la
repblica.
La hermana Teodosia Bentez, que apenas haba aprendido
a leer en su primera mocedad, hizd tan rpidos progress por su
voluntad tesonera, que se puso en condiciones no slo de leer,
sino de interpreter perfectamente el profundo sentido filosfico









y cientfico de los ms autorizados y distinguidos escritores so-
bre Teosofa. Terciaba en las discusiones, trataba con facilidad
y dominio sobre todos los asuntos, escriba y daba lectura a sus
trabajos en las sesiones de la Logia'y lo que es ms admirable
an, a la edad de sesenta y un aos, cuando el movimiento teo-
sfico se conmova con la labor de Krishnamurti, la hermana
Teodosia, comprendiendo la importancia de beber en las fuentes
originales, se puso a aprender ingls con tanto entusiasmo y
celo que un ao despus no slo poda leer y comprender en ese
idioma, sino que lleg a traducir los poemas de Krisnayi.
Qu ejemplo tan hermoso de fe y de voluntad tesonera
puesta al servicio de una causa elevada!
Cmo esta mujer humilde, casi analfabeta, teniendo que
desenvolver su vida entire las ocupaciones ms rudas: cocinera,
lavandera, criada, etc., pudo elevarse espiritualmente y alcanzar
un grado tal de evolucin moral e intellectual!
Pero si su vida es admirable en lo que se refiere a su
evolucin personal como teosofista, su actuacin fu la de un
verdadero apstol. Nadie ms puntual que ella a las sesiones
de la Logia; no importaba distancia, ocupaciones, estado del
tiempo, salud, tibieza de los dems, falta de concurrencia de los
otros, sean cuales fueran las circunstancias, ella se las arreglaba
para vencer todas las cosas y estar a la hora en punto en el
local social. Desde la Vbora, en la Habana, donde trabajaba
como cocinera, iba con regularidad matemtica a las reuniones
de Annie Besant, que se efectuaban en Oquendo. i Qu cons-
tancia, qu fe, qu entusiasmo, qu tesn, y as pasaron los
meses, y los aos, y cada vez ms firme, ms estudiosa, ms
vigilante y several de si misma!
Prest su concurso a todas las actividades que han encon-
trado abiertas las puertas de la Sociedad Teosfica y figuraba
como miembro de la parte Esotrica de la Sociedad. Pero su
labor no slo se redujo a su pulcritud lectures, meditaciones y
asistencias a la Logia, sino que, aprovechando toda oportunidad
para difundir el ideal teosfico, no perda ocasin de hablar a
los caseros, a las criadas, a los dueos, a cuantas personas se
pusieran al alcance de ella, de lo que constitua su obsesin
constant y querida, la Teosofa. Iba presurosa all donde
quiera que supiera que haba un alma que sufra, para ofre-
cerle el consuelo de sus ideales y facilitarle libros, revistas, fo-


PG. 150


REvisTA TEOSFICA CUBA-NA


JULIO-AGOSTO







REVISTA TEOSFICA CUBANA


lletos y cuantos medios tuviera a su alcance, para dar cono-
emiento a todo el mundo de la existencia de una profunda fi-
losofa consoladora y estimulante de la evolucin individual.
Pero donde su labor teosfica se hizo sentir de un modo
ms radical, fu aqu en Santa Clara, dando los primeros pasos
para former el grupo que haba de culminar en la fundacin de
la Logia "Amor".
Corra el ao de 1919 cuando la hermana Teodosia, ao-
rando el recuerdo de sus viejas amistades y relaciones en Santa
Clara, dej la capital para pasar una temporada entire ellas;
pero, cerciorndose antes de partir de la existencia all de dos
miembros de la Sociedad Teosfica, los hermanos J. F. de la
V. y A. G. A. que, aunque llevando ambos muchos aos de teo-
sofistas, ni se conocan ni saban la existencia uno del otro.
Apenas llegada a la ciudad, al otro da nos localiz y nos visit
y nos present y nos uni, y nos estimul a trabajar, y nos
excitaba a laborar, y busc simpatizadores, y provoc reuniones
- plticas, donde se lea, estudiaba, charlaba; y el grupo creca,
y ei inters aumentaba, y la hermana Teodosia era visit diaria
de todos. A ella no le importaba llegar hasta importunar en
algunos casos, pues no era su persona lo que a ella le im-
portaba sino su ideal.
Ya la hermana Teodosia haba abierto el surco y echado
las primeras paletadas de piedras de los que haban de ser los
cimientos de la Logia "Amor" y entonces apareci en el es-
cenario de estas actividades el h. L. V. que, encontrado por la
hermana Teodosia y asociado a nosotros, fu el factor para
dar forma definitive a la consolidacin del ideal, que culmin
con la organizacin y fundacin de la Logia "Amor" en 8 de
abril de 1923, noticia que por telgrafo fu participada a la
hermana Teodosia, que se haba trasladado nuevamente a la
Habana, y que constituy uno de los motivos de regocijo ms
intensos de toda su vida.
La crisis que ha conmovido la Sociedad Teosfica en estos
ltimos tiempos, sorprendi a la hermana Teodosia en Santa
Clara; pero ella, ms enrgica, ms active, ms voluntariosa si
se quiere, no slo no fu alcanzada por la ola de desaliento que
invadi a muchos, sino que redoblando sus fuerzas y sus en-
tusiasmos labor con double celo y empeo por mantenernos a
todos unidos, alentados y fervorosos en el triunfo del Ideal que


PiG. 151







REVISTA TEOSFICA CUBANA


no muere, que no podr morir nunca, a pesar de todos los sacu-
dimientos habidos y por haber, porque la Teosofa, como ideal,
es sempiterno.
Vida aprovechada, vida fructfera, vida ejemplar!
Antoln Garcia.
M. S. T.
Santa Clara, julio de 1931.


CONFERENCIA

PoE M. LUDOVIC REHAULT

pronunciada en el XI Congreso de la Federacin de las
Sociedades Nacionales Teosficas Europeas, en Londres, el
diez y nueve de junio de mil novecientos treinta y uno

A HORCAJADAS SOBRE EL MURO DEL MAS ALLA

El descubrimiento de los rayos invisibles en la naturaleza
(X, Gamma, Hertzianos, Csmicos), data de hace ya algn tiem-
po. Recientes descubrimientos han demostrado que anlogas
radiaciones invisibles emanan tambin de series vivientes y pen-
santes, y que les son especficas (lo. que los ocultistas llaman
"auras"). Actualmente se puede hacer un studio director de
sus cualidades y especialmente de sus colors. La mayora de
estos descubrimientos se deben a Mme. Jacqueline Chantereine,
discpula del geo-fsico francs Henri Mager, quien descubri la
fsica de la varilla adivinatoria. Valindose de un aparato que
l invent, Mme. Chantereine ha extendido sus investigaciones
a las radiaciones biolgicas y psquicas, y ha establecido que
existe una correspondencia exacta y constant entire las radia-
ciones medidas en torno de los cuerpos, y stos o la persona de
que emanan.
El campo de radiacin se extiende en el espacio much ms
lejos de lo que se hubiera podido career (de 10 a 30 kilmetros
para el petrleo subterrneo; 300 metros para un huevo). Las
radiaciones son producidas por la unin de dos fuerzas: una,
violeta, bio-psquica, procedente de la especie superior; otra,


PG. 152


JULIO-AGOSTO







REVISTA TEOSFICA CUBANA


roja,, electro-magntica (series de Balmer), procedente de la
tierra. La primera es la vida en evolucin, la segunda es Kun-
dalini.
Este mtodo de investigacin confirm completamente las
enseanzas teosficas relatives al aura, los chakras, Kundalini,
el alma grupo, as como a la supervivencia y aun a la inmorta-
lidad del alma. Los misrmos, idnticos resultados se obtienen
con una fotografa que con el sujeto mismo.. As analizada, el
aura del sujeto neutralize en el detector los colors que domina,
y deja subsistir aqullas con las que est en armona.
Las proyecciones muestran auras diferentes: la de un hue-
vo present las curvas positivas y negatives de las pequeas y
grandes parbolas; pequeos rectngulo.s marginales indican el
sexo en los animals y la composicin qumica en el mineral.
Todos los cuerpos tienen su centro de energa especfica de don-
de sus radiaciones son orientadas especficamente: al oeste para
el animal, al sudoeste para el hombre corriente, al noroeste para
el pensador positive, al este para el hombre liberado. Los nios
de poca edad tienen una orientacin animal, no humana, pues
su centro frontal, peculiar al hombre, est ausente todava.
En el hombre aparecen en el aura curiosas figures geom-
tricas que son comunes a todos: en la parte inferior, un rectn-
gulo amarillo con el vrtice cerrado en el hombre y abierto en
la mujer. VMs arriba un semicrculo blanco, derecho en el hom-
bre e inclinado en la mujer. Despus, un tringulo equiltero
rojo con el vrtice hacia arribe en el hombre y hacia abajo en
la mujer. Finalmente, un octgono azul turqu hacia la gargan-
ta y un pequeo crculo malva sobre la cabeza. Los colors se
correspondent del plano fisiolgico al plano psquico. Por ejem-
plo, el azul es el color de la fe y tambin el del hgado. Se puede
seguir el fluido nervioso, toda interrupcin en su trayectoria
corresponde a una lesin orgnica. La unin o enlazamiento
entire los ganglios nerviosos y la salud de los rganos que de
ellos dependent queda tambin objetivamente establecida, y la
cromoterapia est fundada como una ciencia exacta.
A continuacin se extendi el conferenciante en la explica-
cin de una series de proyecciones de las uras observadas en
distintas personas y animals cuya explicacin omitimos ya que
no es possible reproducir tales proyecciones.


1931


PAG. 153
















H. P. B.

A LOS TEOSOFOS QUE LA HAN CONOCIDO Y AMADO,
Y A TODOS AQUELLOS A QUIENES ELLA HA
INDICADO EL CAMINO

Keep to the link. i Manteneos unidos! i Procurad que mi l-
tima encarnacin no haya sido intil! Tales fueron las ltimas
palabras de H. P. B.
S; conservemos en nuestras filas, cada da ms nutridas,
esta unin para el trabajo; mantengamos esa. lealtad hacia H.
P. B. y sus Maestros, que son los nuestros; persista entire nos-
otros el espritu de tolerancia y de fraternidad que son los ni-
cos que pueden garantizar el xito final de la gran obra y el
Ideal que Ella persegua y nos revel, Ideal trazado por los
Maestros, de los cuales fu ella el preciso y potente instrument,
y que quizs en un da no tan lejano como creemos, ser la
Realidad de aqu abajo.



Para un determinado nmero de M. S. T. el recuerdo de
Mme. Blavatsky (para nosotros H. P. B.) y su misin, result
como una cosa de muy secundaria importancia. Llegados a
ltima hora, ignoran cuales fueron los esfuerzos y los innume-
rables sacrificios que hubo necesidad de realizar al principio,
y, atrados por los hoy nuevos y felices progress de la doc-
trina teosfica, nos amenazan con constituir una desviacin com-
pleta de los principios fundamentals enseados por H. P. B.,
pues creen que pueden alcanzar la Meta, haciendo abstraccin
de aquella que fu el Alma y el Corazn del movimiento, alegan-
do que han cambiado los tiempos, que todo aquello era oportuno







3931 BEEVISTA TEOSOFICA CUIBAA PiG. 155

en la poca de Mme. Blavatsky, y que hoy no lo es, pretendiendo
que han venido nuevas enseanzas a reemplazar a aquellas que,
en su ignorancia, juzgan insuficientes o incompletas. Preci-
samente es a estos jvenes tesofos a quienes debe recordarse
la verdad.
La obra de H. P. B. es, y ser siempre, la piedra angular
del movimiento teosfico, y La Doctrina Secreta, hoy y por mu-
chos aos inasimilable para gran nmero de nosotros, ser el
manantial inagotable de todos los conocimientos destinados a.
nuestra raza.
Adems, aquellos que pretenden, no solo sobrepujar, sino
completar, mejor aun, corregir las enseanzas de H. P. B., igno-
ran las tres cuartas parties de sus escritos, adems del aspect
spiritual y moral del asunto.

En varias ocasiones han declarado los Maestros (esto ha
sido publicado en las Revistas teosficas), que la ingratitud no
es uno de sus defects, y que nadie pueda aspirar a aproximairse
a Ellos, ignorandco o suprimiendo a H. P. B., su field y devot(
servidora.
Esto me parece bien claro.
Ningn teosofista puede olvidar, haya o no conocido a Mme.
Blavatsky, el tributo de gratitud que se le debe, y que gracias a
Ella, a sus continuados sufrimientos, a sus innumerable sacri-
ficios aceptados con alegra por el servicio de Aquellos a quie-
nes consagr su vida, ha, podido la Sociedad Teosfica llegar
a ser lo que hoy es, el canal por donde circula la poderosa co-
rriente de espiritualidad que est en camino de modificar uni-
versalmente la mentalidad de los hombres.
*

H. P. B. me escribi un da: ."Id a casa del Sr. X. y de
la Sra. Z.; en l encontraris la Teosofa de la cabeza, y en ella
la del Corazn, que es la verdadera." Cuantas veces han vuel-
to a mi espritu estas palabras tan llenas de verdad.
Procuremos, pues, que la letra no mate en nosotros al es-
pritu, y desconfiemos de los fascinadores y frecuentes peligros
de ella. Antes de intentar completar la Obra del Maestro, y







PEVISTA TEOSFICA CUBANA


sobre todo, antes de olvidarlo, si hubiese alguno entire nosotros
capaz de ello, procuremos imitar su noble vida, hacer nacer en
nuestros corazones un grmen, aunque sea imperceptible, del
gran amor que Ella senta hacia la Humanidad entera, inspi-
rndonos, sobre todo, en su devocin hacia Aquellos a quienes
sirvi hasta la muerte, en su espritu tolerante, en su franqueza,
en su abnegacin y en su inagotable generosidad... Y cuando
hayamos hecho tan solo un poco de todo esto, aun no habremos,
con seguridad, alcanzado la Meta, pero estaremos muy cerca de
ella.

("Sophia", de Madrid, mayo de 1910.)
Jos Xifre.



FRAGMENTO

Sera bueno recorder que las grandes festividades de "cual-
quier" relign no son simples conmemoraciones, sino muy rea-
les y definidas ocasiones para la "aproximacin" entire el reino
anglico y el reino human. Son las veces en que ciertas ener-
gas son ms rpidamente activas que otras. Cuando las estre-
llas son favorables, cuando los conductos estn limpios, los ca-
nales estn abiertos. Hay en esos das una emanacin de fuer-
zas much mayor, ms universalmente asimilable porque los
hombres se mantienen en un espritu recto y estn mejor pre-
parados para recibirla; por tanto, los teosofistas quedan bien
avisados para aprovechar esas oportunidades. (Vase "The
Hidden Side of Christian Festivals", pg. 55.)


C. W. L.


PAG. 156


JULIO-AGOSTOo















HELENA PETROWNA BLAVATSKY

Por Vera P. Jelihovsky

"Mad Blavatsky ha sido la mujer que sufri
ms ultrajes en el siglo XIX".
Annie Besant.

Mi hermana Helena Petrowna Blavatsky, ne Hahn, ms
conocida en nuestro pas con el seudnimo de Radha-Bai, el cual
adopt para sus escritos en Rusia, era una persona sumamente
notable, aun en estos das en que abundan los personajes ex-
traordinarios. Si bien sus obras son poco conocidas del pblico
en general, han dado lugar, sin embargo, a un movimiento es-
piritual, a una organizacin fundada en las teoras contenidas
en ellas, a las cuales consideran sus discpulos como "una re-
velacin". Me refiero a la Sociedad Teosfica, tan conocida
y extendida por toda la Amrica, la India, Inglaterra, y en
menos escala en el resto de Europa.
La fundacin de esta Sociedad fu concebida y realizada
por Mad. Blavatsky el ao de 1875 en New York, en cuya ciudad
se haba establecido, sin que se diese cuenta del por qu, pero
adonde fu arrastrada por un impulso irresistible e inexplicable
entonces para ella, segn veremos luego por sus cartas.
Sin dinero, sin ninguna clase de influencia ni de proteccin,
sin ms apoyo que su indomable valor y su incansable energa,
esta mujer verdaderamente extraordinaria, consigui, en menos
de cuatro aos, atraer a s proslitos llenos de abnegacin que
se hallaban dispuestos a seguirla a la India y a espatriarse con
alegra; y en menos de quince aos lleg a tener millares de
discpulos, quienes no solamente profesaron sus doctrinas, sino
que despus la proclamaron "el maestro ms eminente de nues-
tros tiempos, la esfinge del siglo", la nica persona del mundo







REEVISTA TEOSFICA CUBANA


Occidental iniciada en las ciencias ocultas del Oriente; y a la
verdad, con pocas excepciones, se hallaban dispuestos a cano-
nizarla, si la filosofa que ella les enseara se lo hubiera per-
mitido.
Sin duda alguna, es verdad que se habl ms mal que bien
de ella; pero al fin se habl de ella: los unos para demostrarla
de various modos, quejndose de los perjuicios por ella ocasio-
nados; los otros, los teosofistas, en veinte o ms publicaciones,
para proclamarla "iluminada", profetiza y salvadora de la
humanidad; la cual afirmaban que sin las revelaciones que haba
hecho en sus obras, sobre todo en la Doctrina Secreta, deba ser
arrastrada a su perdicin por el espritu materialista de la
poca.
No me compete declarar si la verdad se hallaba de parte
de sus amigos y entusiastas discpulos o de sus encarnizados
enemigos. Mi propsito se limita a ofrecer al pblico algunos
recuerdos imparciales de familiar, y a presentarle algunas cartas
de inters indudable.
Nuestra madre Mad. Helena de Halhn, ne Fadeff, muri
a la edad de veintisiete aos. A pesar de su muerte premature,
era tal la reputacin literaria que haba adquirido, que se haba
ganado el nombre de la "George Sand rusa", nombre que le
fu dado por Belinsky, el mejor de nuestros crticos. A los
diez y siete aos se cas con Pierre de Hahn, capitn de artille-
ra, y a poco, todo su tiempo hubo de consagrarlo a la educacin
de sus tres hijas. Helena, la mayor, era una nia precoz, que
desde su ms tierna edad llamaba la atencin de cuantos se po-
nan en contact con ella. Su naturaleza se revelaba por com-
pleto contra la rutina exigida por sus maestros, asimismo contra
toda clase de discipline; no reconoca amo alguno sino su propia
buena voluntad y sus gustos personales. Era exclusive, origi-
nal y a veces osada hasta la violencia.
Cuando despus de la muerte de nuestra madre fuimos a
vivir con sus parientes, todos nuestros maestros haban agotado
su paciencia en Helena, quien jams se avena a horas fijas
para las lecciones; asombrndolos, sin embargo, por su brillante
inteligencia, especialmente por la facilidad con que llegaba a
dominar los idiomas extranjeros, y tambin por sus disposicio-
nes musicales. Tena el carcter, as como todas sus cualidades


PG. 158


JULIO-A-GOSTO







REVISTA TEOSFICA CUBANA


buenas y malas, de un muchacho enrgico; le gustaban los viajes
y las aventuras, despreciaba los peligros y le importaba muy
poco las reprensiones.
A la edad de dieciseis aos, H. P. Blavatsky se cas con un
hombre que la triplicaba la edad, y algunos meses despus dej
a su esposo del mismo modo obstinado e impetuoso con que se
haba casado con l. Le dej con el pretexto de ir a vivir con
nuestro padre, pero antes de llegar a donde ste se hallaba,
desapareci, y con tanta fortune, que durante aos, nadie supo
donde estaba, dndola nosotras por muerta. Su esposo era el
sub-gobernador de la provincia de Erivan, en Transcaucasia.
Era en todos concepts un hombre excelente, pero con un de-
fecto: el de haberse casado con una muchacha que lo trataba
sin el menos respeto, y que de antemano le dijo abiertamente
que la nica razn que tena para preferirlo a los dems que
deseaban casarse con ella, era que le importaba menos hacerle
desgraciado a l que a cualquiera de los otros.
"Cometis un grandsimo error en casaros conmigo"-le
dijo antes de contraer matrimonio.- "Sabis que sois bastan-
te viejo para ser mi abuelo. Vais a causar la desgracia de
alguien, pero no ser la ma. En cuanto a m, no os tengo
miedo, y os prevengo que no seris vos quien salga ganancioso
de nuestra unin."
No pudo, pues, decir su marido que dejase de obtener lo que
haba contratado.
Helena P. Blavatsky pas la mayor parte de su juventud, y
en realidad casi su vida entera, fuera de Europa. En sus lti-
mos tiempos afirmaba que haba vivido muchos aos en el Tibet,
en los Himalayas, al extremo Norte de la India, en donde estudi
la lengua y literature sncrita, juntamente con las ciencias ocul-
tas, tan conocidas de los Adeptos, -hombres sabios o Mahat-
mas, -por quienes tanto tuvo que sufrir. Tal es, al menos,
la relacin que de sus hechos hizo a sus parientes, como asimis-
mo a su bigrafo ingls Mr. Sinnett, el autor de la obra titulada
Incidents de la Vida de Mad. H. P. Blavatsky.
Durante ocho aos estuvimos sin saber ni tener noticias
de ella. Slo despus de diez aos, el perodo necesario para
que fuese legal su separacin de su esposo, fu cuando Mad.
Blavatsky volvi a Rusia.


PIG. 159









Despus de su regreso, se estableci primeramente en el
Gobierno de Pskoff, en donde me hallaba yo entonces viviendo
con nuestro padre. No esperbamos su llegada en algunas
semanas, cuando, cosa verdaderamente extraa; al oir un da
la campanilla de la puerta de la calle, di un salto en la seguridad
de que era ella quien llamaba.
Nos abrazamos embargadas de felicidad, y olvidando en
aquel moment lo extrao del suceso, la llev inmediatamente
a mi habitacin; aquella misma. noche me convenc de que mi
hermana haba adquirido extraos poderes.
Constantemente la rodeaban, despierta y dormida, movi-
mientos misteriosos, ruidos extraos, como golpes que sonasen
en todos lados: en los muebles, en las ventanas, en el techo, en
la paredes. Se perciban claramente, y adems demostraba su
inteligencia; sonaban una y tres veces para decir "s", y dos
para decir "no".
Mi hermana me dijo que la hiciera uuna pregunta mental.
Hcelo as, eligiendo una pregunta a un hecho que yo sla
conoca. Recit el alfabeto, y la contestacin que recib era tan
verdadera y precisa, que me qued completamente atnita. Haba
odo hablar a menudo de espritus golpeadores; pero hasta
entonces no haba tenido nunca la ocasin de comprobar su
existencia.
Antes de poco tiempo, toda la ciudad hablaba de los "mila-
gros" que rodeaban a Mad. Blavatsky. Las contestaciones no
slo inteligentes, sino hasta clarividentes, dadas por estas fuer-
zas invisibles, que operaban da y noche a su alrededor sin nin-
guna intervencin suya aparente, causando an ms asombro
y maravilla de la imaginacin de los curiosos, que los movi-
mientos de objetos animados, que al parecer aumentaban o dis-
minuan de peso, cuyo fenmeno produca ella directamente
con slo fijar sus ojos en el objeto elegido.
Todos estos fueron hechos entonces descritos detallada-
mente en los peridicos rusos. Ya no hubo tranquilidad para
nosotrols; hasta en el campo, a donde fuimos a vivir poco tiempo
despus, en una propiedad de mi pertenencia, ramos persegui-
dos por cartas y visits. La situacin se haba hecho insopor-
table, cuando, por la intervencin de messiers les esprits-como
nuestro padre los llamaba riendo,-se descubri el autor de un


PG. 160


REVISTA TEOSFICA CUBANA


JuLIo-AGOSTO









asesinato cometido en la vecindad, por lo cual los funcionarios
judiciales se hicieron creyentes y pedan a voices milagros. Peor
fu todava que un da empezara Helena a describir "los habi-
tantes antiguos de nuestra casa que ella sola vea", los cuales
fueron despus reconocidos conforme a sus descripciones por la
gente anciana del pas, como los primeros dueos de la posesin
y sus criados, todos' ellos muertos haca tiempo, pero de quienes
an se conservaba memorial. Debo hacer la observacin de que
esta propiedad haca slo nueve meses que me perteneca. La
haba comprado en un distrito que me era completamente des-
conocido y ninguno de nosotros haba odo hablar jams de las
personas que describa.
Desde su regreso a Rusia, Helena P. Blavatsky no saba
cmo explicar su estado mediumnstico; pero en aquel tiempo no
expresaba el desdn y el disgusto por la mediumnidad que ms
tarde sinti. Diez o doce aos despus, hablaba de las proezas
medianmnicas de su juventud con gran repugnancia; en aquel
tiempo; las fuerzas que realizaban los fenmenos le eran des-
conocidas y casi independientes de su voluntad; una vez que
lleg a obtener el complete dominio de ellas, ya no quiso acor-
darse ms de ellas. Pero a la edad de veintiocho aos, no tena
el poder de dominarlas.
Respect a este particular, es interesante lo que sigue:
En el verano de 1860 dejamos el Gobierno de Pskoff para
ir al Cucaso a hacer una visit a nuestros abuelos, los Fadff,
y a nuestra ta Mad. Witt, hermana de nuestra madre, quienes
haca ms de once aos que no haban visto a Helena. En nuestro
viaje, al pasar por la ciudad de Zandonsk, en el Gobierno Vor-
wige, supimos que el Metropolitano de Kieff, el Venerable
Isidoro, a quien cuando ramos nias habamos conocido en
Tiflis, donde haba estado a la cabeza del exarcado de San Jor-
ge, se hallaba en la ciudad, de paso para San Petesburgo, y es-
taba en aquel moment oficiando en el monasterio. Fuimos,
pues, a la iglesia arzobispal, pero no sin recelo de mi parte;
en el camino dije a mi hermana:
-Hazme el favor de tratar de que tus diablillos se estn
quietos durante nuestra visit en el Metropolitano.
Empez a reirse y me contest que verdaderamente lo de-
seaba, pero que no poda responder de ellos.


REVISTAs TBosFICA CUBANA


1931


PG. 161









Ah!, ya lo saba yo, y as no fu sorprendida; pero sin em-
bargo, sufr horriblemente cuando o que principiaba el golpe-i
teo tan pronto como el venerable anciano empez a hacer pre-
guntas a mi hermana acerca de sus viajes... !Uno, dos... uno,
dos, tres!
Seguramente que tena por fuerza que notar estos impor-
tunos individuos, queu parecan dispuestos a former parte de
la reunin y a intervenir en la conferencia; para interrumpirnos
hacan vibrar los muebles, los espejos, nuestras tazas de t y
hasta las cuentas mismas del rosario que el santo hombre tena
en sus manos.
Advirti enseguida nuestro desaliento, y comprendiendo en
el acto la situacin, nos pregunt quien de las dos era el me-
dium. Como verdadera egosta, me apresur a hechar el muerto
a mi hermana. Nos habl durante ms de una hora haciendo a
mi hermana una pregunta tras otra en alta voz, y dirigindolas
mentalmente a sus acompaantes, y pareci profundamente
asombrado y muy satisfecho de haber visto el fenmeno.
"No existe ninguna fuerza-dijo,-que tanto en su esencia
como en su manifestacin no proceda del Creador. Mientras
no abusis de los dones que se os han concedido, no tenis para
que temer. No nos est, en modo alguno, prohibido investigar
las fuerzas ocultas de la Naturaleza. Das llegarn en que
sern comprendidas y utilizadas por el hombre, aun cuando to-
dava no estemos en este caso. Qu la bendicin de Dios te
acompae, hija ma!"
Bendijo de nuevo a Helena e hizo el signo de la cruz. Cuan-
tas veces estas bondadosas palabras de una de las primeras
cabezas de la Iglesia Ortodoxa griega han acudido a la memorial
de Helena en sus ltimos aos, siempre las recordaba con agra-
decimiento.
Helena P. Blavatsky permaneci durante los cuatro aos
siguientes en el Cucaso, siempre buscando en qu ocuparse,
siempre active y llena de proyectos; se estableci por algn
modo en Imeretia, despus en Mingrelia, orillas del Mar Negro,
en donde tom alguna parte en el comercio de maderas, a donde
nuestras tas haban ido a vivir despus de la muerte de nuestro
abuelo. All se puso a la cabeza de una fbrica de flores arti-
ficiales, que pronto abandon por otras empresas, las que a su


PG. 162


REVISTA TEOSFICA CUBANA


JULIO-AGOSTO







REVISTA TEOSFICA CUBANA


vez dej seguidamente, a pesar de que generalmente daban buen
resultado.
Nunca la arredr temor alguno de hacer nada impropio de
su posicin, todo trfico honrado le pareca igualmente bueno.
Sin embargo, es curioso observer que nunca se dedic a ocu-
pacin ms en armona con sus facultades que estas empresas
comerciales, como, por ejemplo, la literature y la msica, en
las que hubiera podido desplegar realmente su gran talent
natural, tanto ms, cuanto que en su primera juventud nunca
tuvo .que ver con nada que se relacionase con el comercio.
Dos aos despus parti nuevamente al extranjero; pri-
mero a Grecia y luego a Egipto. Toda su vida la pas en mo-
vimiento y en viajes; siempre estaba, por decirlo as, tras una
aspiracin desconocida. Su vida vagabunda y su indeciso modo
de ser, no terminaron hasta que se encontr frente a los pro-
blemas cientficos, humanitarios y espirituales que le ofreci la
Teosofa; entonces se detuvo como un buque que, despus de
navegar muchos aos a la ventura, llegase a un puerto de sal-
vacin donde pliega las velas, y finalmente, echa el ancla.
Mr. Sinnett, su bigrafo, afirma que muchos aos antes de
su partida para Amrica, Mad. Blavatsky haba tenido rela-
ciones espirituales con esos extraos series a quienes ella lla-
maba sus Maestros, los Mahatmas de Ceili y del Tibet, y que
slo en cumplimiento de sus rdenes viajaba de uno a otro, sitio,
de un pas a otro. Como fuera esto no lo se. Nosotros, sus
parientes ms cercanos, la omos por primera vez mencionar
a estos series enigmticos en 1873 y 74, cuando se hallaba en
New York.
El hecho es que su partida de Pars aj Amrica fu tan re-
pentina como inexplicable, y hasta muchos aos despus nunca
quiso decirnos la causa que la indujo a ello. La explicacin que
nos di de no habernos dicho nada entonces, fu que no lal ha-
bramos comprendido y no hubiramos querido creerla, lo cual
era muy natural.
Desde aquel moment abandon todo lo dems, y su pen-
samiento jams volvi ni por un moment, a desviarse de la
meta que repentinamente le haba sido revelada, a saber: la
divulgacin en el mundo de la ms antigua filosofa que ates-
tigua la importancia supreme de las cosas espirituales compa-
radas con las materials, de las fuerzas psquicas, tanto de la


1931


PG. 163







REVISTA TEOSFICA CUBANA


Naturaleza como del hombre, y de la inmortalidad del alma hu-
mana y del espritu.
He aqu lo que me escribia: "La humanidad ha perdido
sus creencias y sus elevados ideales; el materialismo y la pseu-
doconciencia, los han matado. Los hijos de esta poca no tienen
ya fe alguna; piden pruebas, pruebas fundadas en bases cient-
ficas, y las tendrn. La Teosofa, origen de todas las religio-
nes humans, se las proporcionar."
En casa de los Eddy fu donde conoci Mad. Blavatsky al
Coronel Henry S. Olcott, su primer discpulo, su amigo fiel y
future Presidente de la Sociedad Teosfica, que fu product
de la creacin de ambos, y en la cual todos sus pensamientos se
encontraron desde entonces. Este Seor haba ido all, como
hbil observador de los fenmenos espiritualistas para investi-
gar y escribir acerca de las materializaciones causadas por la
intervencin de los dos hermanos, de quienes toda la Amrica
se ocupaba, y escribi un libro sobre este asunto, un studio
titulado people from the other world (Gente del otro mundo),
que fu el ltimo servicio que hizo a la causa, de la propaganda
del espiritismo modern. Acept las opinions de Helena Pe-
trowna Blavatsky, que los peridicos americanos se apresuraron
a publicar. Siendo ambos enemigos mortales del materialismo,
consideraban que el espiritismo haba hecho un gran servicio
a la humanidad, poniendo de manifiesto los errors de las creen-
cias materialistas; pero que una vez que el espiritismo haba
probado la existencia de fuerzas invisibles e inmateriales en la
Naturaleza, su misin haba terminado, y no deba permitirse
que arrastrase a la sociedad al otro error, a saber: a la supers-
ticin y a la magia negra.
Como nosotros no podamos comprender este repentino cam-
bio de frente, en quien sabamos era un medium poderoso, y,
que recientemente haba sido vicepresidente de la Sociedad Es-
piritista del Cairo, nos escribi que olvidsemos el pasado y su
desgraciada medimnidad, a la cual se haba prestado, segn ex-
plicaba, por ignorancia de la verdad.
'"Si me he unido a cierto grupo de teosofistas, a una Logia
de la fraternidad Indo-Aria, que se ha formado aqu,-nos
escribi ella de New York, es precisamente porque hacen la
guerra a todos los excess, a las supersticiones, a los abusos
de los falsos profetas de la letra muerta, a los innumerable


PG. 164


Jumo-AGOSTO









falsificadores de todas las religiones exotricas, as como tam-
bin contra los quejidos de los espritus. Nosotros somos es-
piritualistas, si queris llamarnos as; pero no al modo ame-
ricano, sino segn los antiguos ritos de Alejandra."
Al mismo tiempo nos enviaba recortes de los peridicos
americanos que publicaban sus artculos, as como el comentario
de lo que escriba, por lo que era evidence que sus opinions
tenan gran aprobacin. Sus brillantes facultades como crtico
se revelaban, sobre todo, en una series de artculos en que tra-
taba de los meeting del professor Huxley en New York y en
Boston. Lo que nos asombr extraordinariamente fu su pro-
funda erudicin, los grandes conocimientos que repentinamente
se mostraban en todo lo que escriba. Dnde haba adquirido
todos esos variados y abstrusos conocimientos de lo que hasta
entonces no haba dado seal alguna?
i Ella misma no lo saba... Entonces fu cuando, por pri-
mera vez, nos habl de sus Maestros, o ms bien, de su Maestro,
pero de una manera muy vaga; hablando de l algunas veces:
como de la voz, otras veces como de Sahib (significado Maes-
tro), y otras como de "el que me inspira", como si el origen
de estas sugestiones mentales fuese entonces desconocida; esto
no nos ayudaba a comprenderla y empezamos a temer por su
razn.
"Me he lanzado a escribir una gran obra sobre teologa,
sobre creencias antiguas y sobre secrets de las ciencias ocultas,
-nos escriba en 1874;-pero no temis nada por m; estoy
segura de lo que hago. Yo no saba, quizs, hablar debida-
mente de estas cosas abstractas, pero todas las materials esen-
ciales me son dictadas... Lo que escriba no ser mo slo,
pues yo no ser sino la pluma; la cabeza que pensar por m
ser de uno que sabe todo..."
Cuando apareci su libro Isis Unveiled (Isis sin velo) fu&
ledo y comentado por los peridicos. Nos envi los juicios
crticos que se le hicieron; eran de lo ms lisonjero, y nos tran-
quilizamos respect a su reputacin literaria; sin embargo, con-
tenan revelaciones tan extraas que continuamos llenas de in-
quietud. Las declaraciones de Olcott, de Judge (Presidente de
la Seccin Americana de la Sociedad Teosfica), de numerosos
redactores del "Herald" y del "Times" de New York y de otros
peridicos, hablaban de fenmenos notables.


REVISTA TEOSUFICA CUBAdNA


PG. 165







REVISTA TEOSFICA CUBAAA


Para abreviar dir que, a pesar de la pobre opinion que la
misma Mad. Blavatsky tena de su primera gran obra, la cual
consideraba mal escrita, obscura y sin una definida relacin de
asuntos, estimaba en much los triunfos y honors verdade-
ramente excepcionales que le proporcion.
Dejando a un lado los innumerables artculos que apare-
cieron hablando de este libro, tuvo seguidamente el honor de
recibir dos diplomas y muchas cartas de hombres cientficos tan
eminentes como Layman, Jhon Draper y Alfred Ruseld Wa-
lace. Este ltimo, entire otros le escribi lo que sigue: "Estoy
verdaderamente sorprendido, seora, de vuestra profunda eru-
dicin. Tengo que daros las gracias por haber abierto mis
ojos a un mundo, de cosas, de las cuales no tena anteriormente
la menor idea, desde el punto de vista que indicis a la ciencia,
y que explica problems que parecan insolubles..."
Los diplomas le fueron enviados por Logias masnicas de
Inglaterra y de Benars (Sociedad de Svat-Bai), las cuales re-
conocan su derecho a los grados superiores de sus fraterni-
dades. El primero iba acompaado por una rosacruz de ru-
bes, y el segundo, por un ejemplar antiguo y del mayor valor
del "Bhagavad-Gita", la biblia de la India. Pero lo es aun
ms honorable, el hecho de que el Reverendo Doctor de la Igle-
sia Episcopal de la Universidad de New York tom el libro Isis
sin velo, como texto para sus sermones. Durante una series
de domingos ocup el plpito con sus temas; y el Reverendo Me
Kerly, tomando sus asuntos del tercer captulo del volume I,
edific a sus feligreses, lanzando rayos sobre los discpulos ma-
terialistas de Augusto Comte y otros pensadores semejantes.
Aivasovsky me pidi que le prestara "Isis sin Velo", as
como tambin "El 'Mundo Oculto" de Sinnett. Despus que
ley dichas dos obras me escribi, que en su opinion "no haba
habido nunca, ni poda haber, un fenmeno ms maravilloso que
la produccin de un libro como Isis por una mujer, en el es-
pacio de unos pocos meses, cuando en el curso ordinario de las
cosas, apenas bastaran diez aos a un hombre cientfico para
llevar a cabo semejante obra".
He aqu la opinion de M. Vs. Solovioff, inserta en una carta
de siete de julio de 1884, despus de leer la traduccin fran-
cesa manuscrita de la referida obra: "He ledo la segunda parte


PAG. 166


JULIo-AGosTo







REVISTA TEOSFICA CUBANA


de "Isis sin velo", y ahora estoy completamente convencido de
que es un verdadero prodigio".
De este modo concordaban las opinions de M. Solovioff y
el Arzobispo Aivasovsky; me han dicho que les pareca inne-
cesario hablar de otros milagros de mi hermana, despus del
que haba hecho escribiendo este libro.
Respecto de los fenmenos llamados tretas psicolgicas na-
turales, como los denominaba Helena Petrowna Blavatsky, quien
siempre los trataba con indiferencia, y hasta con marcado des-
dn, hubiera sido mejor, para ella como su Sociedad, que se
hubiese hablado menos o nada absolutamente del asunto. Sus
amigos demasiado celosos, al publicar libros como el del "Mun-
do Oculto" de Mr. Sinnett, le hicieron un flaco servicio. En
lugar de aumentar su celebridad, como crean, la historic de
los hechos maravillosos llevados a cabo por los fundadores de
la Sociedad Teosfica la perjudicaron much, haciendo que no
tan slo los escpticos, sino que tambin las gentes de buen
sentido, lo creyesen una falsedad y la acusasen de charlata-
nismo.
Todas las histories de Olcott, Judge, Sinnett y de muchos
otros, referentes a objetos sacados de la nada, y dibujos que
ella grababa en el papel con solo colocar sus manos en una hoja,
a apariciones de personas muertas o ausentes, a numerosos ob-
jetos, que, perdidos haca muchos aos, se encontraban en lechos
de flores o bien en cojines, nada aadieron a la reputacin de
mi hermana y de su Sociedad; por el contrario, fueron conver-
tidas por sus enemigos en otras tantas pruebas de mala fe y de
error. El mundo, en general, est lleno de fenmenos ms o
menos convincentes; pero siempre habr ms incrdulos que
creyentes, y ms traidores que leales.
El nmero de miembros entusiastas de la Sociedad Teo-
sfica y de amigos celosos de Mad. Blavatsky, que se convir-
tieron en encarnizados enemigos suyos, por la decepcin de sus
esperanzas de granjera es una nueva prueba de ello...
Aunque siempre indiferente a la incredulidda de los fe-
nmenos asombrosos, fenmenos materiales.-ella, sin embargo,
se resenta profundamente de la falta de confianza en sus fa-
cultades psquicas, en sus poderes de clarividencia, y en la in-
tuicin que ostentaba cuando escriba o disenta sobre asuntos


1931


PG. 167









trascendentales. En 1875 nos escribi lo siguiente, hablndonos
a la invasion de su ser moral por una fuerza exterior:
"Evidentemente os ser difcil comprender este fenmeno
psquico, a pesar de los precedentes que la historic consigna.
Si admits que el alma humana, el alma vital, el espritu puro,
est compuesta de una substancia independiente del organismo,
y que no se halla inseparablemente unida a nuestros rganos
interiores; que esta alma, que poseen todos los series, el infu-
sorio lo mismo que el elefante y que cada uno de nosotros, no
puede distinguirse (de nuestra sombra, que forma la base casi
siempre invisible de su envoltura carnal), sino en tanto, cuanto
est ms o menos iluminada por la esencia divina de nuestro
espritu inmortal, admitiris tambin entonces que es capaz de
obrar independientemente de nuestro cuerpo. Procurad com-
prender bien esto, y muchas cosas hasta ahora incomprensible,
se os aclararn. Esto ha sido reconocido en la antiguedad co-
mo un hecho. El alma humana, el quinto principio del ser,
recobra parte de su independencia en el cuerpo del profano
durante su sueo; un Adepto iniciado, goza constantemente de
ese estado. San Pablo, el nico de los Apstoles iniciado en los
misterios esotricos de Grecia, se expresa, hablando de su as-
cencin al tercer cielo: "en el cuerpo o fuera del cuerpo", no
puedo decirlo; "Dios lo sabe". En el mismo sentido la criada
Rhoda dice cuando ve a San Pablo: "No es l, es su Angel;
esto es, su double, su sombra". Tambin en los Hechos de los
Apstoles (VIII, 39), cuando el espritu, la fuerza divina, coge
a San Felipe y se lo lleva, es verdaderamente l mismo, en
cuerpo y en vida, el transportado a distancia? Fu su alma
y su double, su verdadero "Ego". Leed a Plutarco, a Apuleyo,
a Jmblico. Encontris en ello muchas alusiones a estos he-
chos, ya que no afirmaciones, que los iniciados no tienen el de-
recho de hacer... Lo que los mediums produce inconsciente-
mente, bajo la influencia de fuerzas extraas, evocadas durante
su sueo, lo verifican inconscientemente los Adeptos obrando
por mtodos que conocen... Voila tout".
De este modo nos explicaba mi hermana las visits de su
Maestro, quien no solamente instrua y la sugera por medio
de su intuicin, su propio vasto saber, sino que tambin vena
a verles en su cuerpo astral, a ella, al Coronel Olcott y a otros.
muchos.


~IC I -


PG. 168


REVIsTA TEOSFICA CUBANA


JuLIo-AGOSTO







REVISTA TEOSFICA CUBANA


En el ao de 18$5, por ejemplo, el Mahatma Morya se apa-
reci a Mr. Vsvolod Solowoff, con quien habl, y que ha des-
crito a much gente lo que tuvo lugar con su acostumbrada elo-
cuencia. En cuanto a mi, sin embargo, nunca los he visto,
pero no tengo el derecho de dudar de su existencia, atestiguada
por personas de cuya veracidad no puede dudarse. De todos
modos, estas apariciones me han parecido siempre muy proble-
mticas, y nunca he vacilado en manifestar esta opinion a mi
hermana, que me contestaba:
-"Como gustes, querida... Te deseo mejor comprensin".
En la primavera de 1878, sucedi a Mad. Blavatsky un
hecho muy singular. Habindose puesto a trabajar una ma-
ana, como de costumbre, perdi repentinamente el conoci-
miento, y no volvi a recuperarlo sino cinco das despus. Tan
profundo era su letargo, que seguramente la hubieran enterrado
si el Coronel Olcott y su hermana, que se hallaba entonces con
ella, no hubiesen recibido oportunamente un mensaje procedente
del que ella llamaba su Maestro. Este mensaje deca: "No te-
mis nada; no est muerta ni enferma, pero tiene necesidad de
reposo. Se ha excedido en el trabajo... volver en s". Cuan-
do recuper de nuevo el conocimiento se encontr tan perfecta-
mente bien, que no quera career que haba estado durmiendo
durante cinco das consecutivos.
Poco tiempo despus de este sueo, form mi hermana el
proyecto de ir a la India.
La Sociedad Teosfica se organize desde entonces en New
York. Sus tres principles objetos son los mismos que ahora
tiene:
Primero: Organizacin de una fraternidad universal, sin
distincin de creencias, de razas y de posicin social, en los que
los miembros se comprometan a trabajar por el progress mo-
ral, tanto de los dems como de si mismo.
Segundo: Estudio general de las ciencias, lenguas y litera-
tura orientales.
Tercero: Investigacin de las leyes ocultas de la Natura-
leza, y de los poderes psquicos del hombre, desconocidos hasta
ahora por la ciencia. Esta no es obligatoria; de hecho lo es
tan solo la primera: las otras dos no se imponen.
La obra de Mad. Blavatsky y del Coronel Olcott, fu con-
fiada en Amrica al cuidado del ms celoso y desinteresado de


1931


PAG. 169









sus discpulos, Mr. William Q. Judge. En cuanto a sus fun-
dadores, partieron para la India en el otoo de 1878.
Segn dijeron, haban recibido la orden de los guas y pro-
tectores del movimiento teosfico, de trabajar en aquel pas.
El 17 de febrero de 1879, despus de una larga estancia en
Londres, en donde formaron el primer ncleo de su fraternidad,
que por entonces prosper, Mad. Blavatsky y Olcott llegaron
a Bombay.
A su llegada a la India, la Sociedad Arya Somaj, cuyo jefe
spiritual era Sawami Dyanand, organize en honor de Mad.
Blavatsky un magnfico recibimiento que fu descrito por toda
la prensa del pas, y del que ella misma se ocupa en su libro
"In the Caves and Jungles of Hindustand".
A pesar de este gran recibimiento, la vida que hizo ella y
sus acompaantes fu dura en un principio. Trabajaban ms
de diez y ocho horas al da; Mr. Olcott viajaban la mayor parte
del ao fundando Logias de la Sociedad Teosfica, las que
arraigaban pronto en aquel suelo congnito de las creencias
orientales; y Mad. Blavatsky apenas abandonaba la mesa de
trabajo, escribiendo noche y da, preparando material para su
proyectado peridico The Theosophist, que sali a luz aquel
mismo ao, y escribiendo tambin artculos para peridicos y
revistas inglesas, americanas y rusas a fin de proporcionar re-
cursos pecuniarios. Desde el principio fueron muy molestados
de continue por la administracin anglo-india, a quien no gus-
taban los teosofistas, siendo inscritos en los libros negros y
tratados como espas y propagandistas del gobierno ruso.
IHay que tener en cuenta que, precisamente por aquel tiem-
po, exista gran excitacin en todo Inglaterra respect a la
suerte del Afghanistan, a causa del xito alcanzado por las ar-
mas rusas en las regions transcaspianas. Los ingleses se ha-
ban hecho ms desconfiados y estaban ms llenos de rusofobia
que nunca. En vano protestaban los pobres teosofistas, y ha-
can present a las autoridades que su misin slo tena que
ver con la filosofa y absolutamente nada con la poltica. Fueron
puestos bajo la vigilancia de la polica, la cual no perda de
vista sus movimientos y abra su correspondencia...
Tanto peor para el gobierno de la Reina Victoria; por
Mad. Blavatsky no se puso freno alguno a sus sentimientos en
sus cartas, e indudablemente los funcionarios tuvieron el gusto


PG. 170


REVISTA TEOSFICA CUBANA


JULIO-AGOSTO









de ver y leer en ellas muchas verdades que debieron mortificar
su vanidad...
Por ltimo, algunos amigos en Londres y los peridicos,
tomaron a su cargo el asunto, y entonces fu suspendida la
vigilancia de la polica; sobre todo, gracias a una carta que
Lord Lindray, miembro de la Sociedad Real y Presidente de
la Sociedad Astronmica de Londres, escribi a Lord Litton,
virrey de la India, la cual le hizo avergonzarse de perseguir a
una mujer y a otras cuantas personas dedicadas a studios abs-
tractos de carcter moral.
A pesar de los prejuicios que existan en contra suya en la
sociedad anglo-india, 'Mad. Blavatsky hizo amistades en ella,
especialmente entire los que, por dedicarse a la literature, eran
capaces de tomar inters en los problems que la ocupaban.
Pronto fu solicitada en los crculos elevados, especialmente
despus que el "Pioneer" y el "Indian Mirror" (el primero,
rgano del Gobierno) publicaron las palabras pronunciadas por
el virrey Lord Litton, en un banquet official, despus de leer
sus obras; he aqu lo que dijo:
"Slo conozco una persona en el mundo que en ciencias
abstractas pueda compararse con el autor de "Zanoni" (el pa-
dre del mismo Lord Litton), y es Mad. Blavatsky."
Pas un verano en Simla invitada por uno de sus nuevos
amigos, Mr. Sinnett, editor del "Pioneer", y por su esposa.
All fu donde Mad. Blavatsky cometi el gran error de realizar
ciertos fenmenos en presencia de algunas personas que se lo
haban rogado, teniendo Mr. Sinnett la imprudencia de publicar
en su peridico el relato de esos fenmenos, antes de dar a
conocer aquellos "hechos"-en los cuales crea tan sincera-
mente-en su muy conocido libro "El Mundo Oculto".
Todo esto produjo discusiones sin fin. El clero protest,
no sin razn, contra esta propaganda anticristiana, fundada,
como deca, en juegos de manos...
Las calumnias contra los fundadores de la Sociedad Teo-
sfica se recrudecieron grandemente. Se lleg hasta a asegurar
que, no tan slo era mi hermana una espa, sino tambin un
impostor, y una sirvienta de la "difunta Mad. Blavatsky, cuyos
papeles haba recogido para usar indebidamente su nombre".
Todos estos ataques sirvieron para agravar much sus pade-
cimientos, que la hacan sufrir terriblemente.


REvVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 171









Vise precisada a recurrir a la autoridad de sus parientes
y amigos de Rusia a fin de probar debidamente su identidad.
El Prncipe A. M. Dondonkoff-Korsakoff, entonces comandante
en jefe del Caucaso, le escribi una carta muy cariosa en la
cual se mostraba como amigo suyo de la juventud, y le inclua
un certfiicado de identidad que se public en casi todos los pe-
ridicos Anglo-indios, con gran satisfaccin de sus numerosos
amigos.
Pero ay! tena ms enemigos influyentes que amigos.
Ya entonces la Sociedad Teosfica contaba por miles sus
afiliados, entire los naturales del pas y entire los que no tenan
cargos oficiales; pero contaba con muy pocos conversos entire
las classes directors de la India. Los ingleses, sujetos por sus
compromises oficiales, o tambin por su posicin social, se con-
tentaban en su mayor parte con tomar un inters en el movi-
miento y en las enseanzas en particular; pero no queran tener
nada que ver con diplomas y dems; y no siendo miembros de
la Sociedad se apresuraron a repudiarla cuando la vieron en
baja.
Los que sientan verdadero inters por estos echos y deseen
conocer los detalles de lo que tuvo lugar durante la estancia
de mi pobre hermana en la India, pueden enterarse leyendo lo
que sobre el particular han escrito Olcott y Sinnett y otros
testigos presenciales.
Por ltimo, la adhesin de los naturales del pas, ricos e
influyentes, a una fraternidad que confirmaba las verdades que
son el fundamento de sus creencias, ya fueran brahamanes o
buddhistas, irritaron a los misioneros hasta tal punto, que pa-
reca que haban llegado a olvidar la caridad cristiana.
Vieron claramente que Mad. Blavatsky, bien fuese sincera
o hipcrita, maga o encantadora, era la fuerza y el alma de la
Sociedad Teosfica, y en su consecuencia, dirigieron directa-
mente sus ataques contra ella. Mi hermana no haba abrazado
abiertamente el Buddhismo, como lo haba hecho el Coronel 01-
citt, Presidente de la Sociedad, pero proclamaba la igualdad y
unidad de todos los sistemas religiosos. Por esta razn era ms
peligrosa que aquel, autor de un catecismo buddhista, aprobado
por el Sumangala, Sacerdote Superior de Ceyln.
Desde aquel moment, por tanto, fu ella el punto de ataque


PG. 172


RFvisTA TEOSFICA CUBANA.


JumIO-AGOSTO









de los enemigos de la Teosofa, y la "cabeza de turco" de la
Sociedad.
Un trabajo de diez y ocho horas diarias, los insultos y
vejaciones constantes que sufra, as como el cansancio mental,
unido todo a su enfermedad crnica, agravada por las malas
condiciones del clima, la condujeron por fin al borde del se-
pulcro.
Durante los cinco aos que Mad. Blavatsky pas en la
India, no tuvo menos de cuatro ataques de su enfermedad, tan
graves todos ellos, que en cada una los mejores mdicos de
Bombay y de Madrs diagnosticaron que no era possible que
viviera; pero siempre reciba alguna ayuda inesperada y rara
en ocasiones. Una de ellas de un Doctor natural del pas; otras
de un yogui brahaman o de un pobre "paria", demacrado por
los ayunos y austeridades.
Se presentaban sin haber sido llamados, y le ofrecan sus
remedios que resultaban siempre eficaces. Luego, a la hora
sealada, caa en un sueo profundo, del cual, segn los m-
dicos europeos, deba pasar a la agona; y en lugar de esto, se
despertaba despus de haber dormido largo tiempo como si
nada hubiese tenido.
En dos ocasiones, sin embargo, las cosas ocurrieron de dis-
tinto modo. Se presentaron visitadores extraos, desconocidos
e inesperados que se hicieron cargo de ella, y se la llevaron no
se sabe donde.
Muchas personas de la mayor seriedad atestiguan estos
hechos, adems de que sus propias cartas lo prueban clara-
mente. Tengo una de dichas cartas delante, por desgracia sin
fecha, segn era su costumbre cuando nos escriba a su ta y
a mi. En esta carta nos comunicaba que estaba pasando una
gravsima enfermedad; un "chela", (un discpulo de los Maes-
tros y estudiante de las ciencias ocultas) le haba trado la orden
de seguirlo, y nos rogaba que no nos inquietsemos por su si-
lencio, el que necesariamente se prolongara, puesto que el lugar
donde tena que pasalt algn tiempo para reponerse, estaba muy
lejos de los correos y telgrafos.
Tengo tambin una carta dirigida desde Meerut, ms all
de Allahabad. Esta fu escrita en mayo de 1881, despus de
una grave enfermedad, sobre la que nos haban escrito los que
se hallaban con ella, y en la que nos decan que nos prepar-


R;EVISTA TEOSFICA. CUBANA


PG. 173







REVISTA TEOSFICA CUBANA


semos para lo peor. Sus amigos iban a llevarla al campo: se
hallaba convaleciente y sumamente dbil aun, cuando recibi la
"orden" de dejar los caminos transitados y de internarse en
las montafias.
"All encontraris ciertos individuos-la dijeron-que os
guiarn a los bosques sagrados de Deoband". Pero a la mitad
del camino le ocurri un incident que la acarre una recada
en su enfermedad. He aqu unas cuantas lneas de una carta
que me escribi tres semanas despus:
"Perd el conocimiento, y no conservo recuerdo alguno de
los hechos ni de los sitios; todo lo que s, es que fui llevada en
un palanqun, en el que iba acostada, a una gran altura. A la
tarde siguiente volv en m, as me lo dijeron, pero tan solo por
un corto moment. Me encontr acostada en una habitacin
espaciosa, tallada en roca dura y completamente vaca, a ex-
cepcin de algunas estatuas de Buddha y de unos braseros en-
cendidos que ardan alrededor de mi cama, en que haba vasos
de los cuales se desprendan vapores de muy agradable olor.
Un anciano completamente blanco se inclinaba sobre m, dn-
dome pases magnticos que suman mi cuerpo en un bienestar
indescriptible. Apenas tuve tiempo de reconocer a Delo Dur-
gai, el antiguo Lama del Tibet, a quien haba encontrado en el
camino unos das antes, y que me haba dicho que nos volve-
ramos a ver juntos."
Esto aluda a ,su carta anterior en que hablaba de este
encuentro.
En el invierno de 1881-82, la comunidad teosfica trans-
port sus reales de Bombay a Adyar, a una propiedad cerca de
la ciudad de Madrs, comprada con las ddivas de todos los
miembros de la Sociedad que deseaban dotar a los fundadores
y a su estado mayor de una casa propia permanent. All vive
el President aun hoy da-Mrs. Annie Besant-y all fu tam-
bin donde Mad. Blavatsky pas los dos ltimos aos que vivi
en la India, y donde se celebr en aquel mismo ao, con espe-
cial solemnidad, el primer septenario de la fundacin de la
Sociedad.
Digo "especial solemnidad", porque el nmero siete es
muy important en las creencias teosficas, y como estos ani-
versarios son numerosos en Adyar, en New York, Londres Y


PG. 174


JULIO-AGOSTO








otras parties del mundo, los que contienen ese nmero son do-
blemente sealados.
Hacia fines de 1883, se encontr mi hermana bastante
mejor de salud, gracias -a la bondad del clima y a la cireunstan-
cia de tener ya una buena casa en que vivir. Sin, embargo, su
salud dejaba much que desear, y todos sus mdicos convinieron
en que un cambio temporal le hara much bien. Por tanto se
decidi a acompaar al Presidente Mr. Olcott, y desde entonces
comenz mi hermana a acariciar el proyecto de volver a ver sus
parientes.
Inmediatamente nos escribi; y luego, en el mes de diciem-
bre, ambos partieron de Bombay para Europa.
Ya en Europa, Mad. Blavatsky se vi asediada de invitacio-
nes. Los teosofistas de Londres y de Pars y sus amigos de
todos los pases, deseaban grandemente tenerla a u lado; pero
su principal idea era ver a sus parientes ms allegados, y a
este objeto, despus de descansar en Niza, en casa de la Duquesa
de Pomar (Lady Caithness), Presidente de la Rama Oriental
y Occidental de la Sociedad Teosfica en Francia, se establecin
en Pars en una casa bastante pequea que tom, a fin de reci-
birnos en su propio techo, a mi ta y a m; pues saba bien que
no haba de agradarnos el aceptar ninguna otra hospitalidad
ms que la suya.
Fatigada por los numerosos curiosos y tambin por los pe-
riodistas ms que por los amigos y que por la gente seriamente
interesada en sus enseanzas, resolvi marcharse, aceptando la
invitacin de Mr. y Mad. d'Adhmar, que posean una villa en-
cantadora cerca de Enghien. En el Lucifer, (revista fundada
luego por ella en Londres), de junio de 1891, le una preciosa
carta de la Condesa d'Adhmar, en la que expona sus recuerdos
acerca de los fenmenos musicales, producidos por Mad. Bla-
vatsky durante su visit, en presencia de varias personas.
Siento que los lmites de este artculo me impidan trasladar
esta carta en toda su extension, as como tambin muchas otras,
que seran indudablemente ms convincente para los lectores,
que las afirmaciones de una hermana. Espero, sin embargo,
que podr hacerlo algn da, a fin de desengaar al pblico res-
pecto de las acusaciones calumniosas hechas contra Mad. Bla-
vatsky por personas dispuestas en contra suya; antiguos dis-


1931


REVISTA TEOSFICA CUBANA,


PG. 175







REVISTA TEOSFICA CUBANA


cpulos en su mayora, quienes viendo frustradas sus esperanzas
de resultados milagrosos inmediatos, se hicieron enemigos en-
carnizados suyos.
Haba siempre sobrada gente necia que esperaba recibir
dones ocultos con slo pedirlos, y personas mercenaries que es-
taban dispuestas a prestar su ayuda y apoyo a Helena Petrodwna,
a cambio de cantidades de dinero ms o menos importantes. As
que vieron que ni poda ni quera pagarles, ya fuese en dinero
efectivo o en poderes ocultos, se convirtieron en enemigos mor-
tales suyos, a menudo poco escrupulosos.
Pas seis meses del ao de 1884 en Pars con mi hermana.
Todo este tiempo estuvo rodeada de multitud de gente, no
slo de los que haban venido de Amrica, de Inglaterra y de
Alemania, expresamente para verla y hablarla de asuntos rela-
cionados con la Teosofa, sino tambin de numerosos parisienses
interesados grandemente en las enseanzas, y particularmente
en los fenmenos que constantemente tenan lugar a su alre-
dedor.
En Europa, la Sociedad Teosfica se hallaba entonces en su
infancia. Aun en Londres mismo no haba ms que una vein-
tena de miembros sinceros y adictos a la causa; en Alemania
no haba ni tan siquiera una Rama (Logia) debidamente orga-
nizada; en Pars existan, a la verdad, dos Logios, pero entire
las dos no sumaban ms de veinte o treinta miembros, mientras
que las Ramaw "matrices de Nueva York y de Adyar" se disol-
van a menudo por las disenciones de sus miembros, y no pro-
metan nada bueno respect de su future prosperidad.
Sin embargo, entire los que constantemente nos visitaban en
nuestra casa, (46, Rue Notre Dame des Champs), haba algunas
personas eminentes. Me acuerdo haber visto all a muchos "sa-
vants", doctors en medicine y otras ciencias, magnetizadores
y clarividentes; algunas damas ms o menos versadas en lite-
ratura y en las ciencias abstractas, y adems muchos compatrio-
tas nuestros de ambos sexos. Entre todas estas personas, re-
cuerdo los nombres de Camilo Flammarion, Leymario, de Bai-
ssac, Richet, Evett el magnetizador, el discpulo del Barn Du-
potet y Mr. Vsevolod Solovioff, el gran escritor ruso, uno de sus
visitadores ms asiduos y que ms protests de admiracin
haca a la causa y a la persona de Mad. Blavatsky.


PG. 176


JULIao-AGosTOo







REVISTA TEOS6FICA CUIBANA


Entre el gran nmero de seoras se encontraban: la Du-
quesa de Pomar, la Condesa d'Adhmar, Mad. Barreau, Mad.
de Morsier, Mlle. de Glinka y muchas otras francesas, rusas,
inglesas y americanas.
Despus de permanecer el mes de septiembre de aquel mis-
mo ao con mi hermana Elberfeld, a donde fu para verla, me
escribi una larga carta acerca de una entrevista que le haba
concedido un Mahatma, as como tambin respect de las visio-
nes que haba tenido previamente a la aparicin de este gran
Adepto. No describir en detalle lo que tuvo lugar, porque l
envi un relato al "Journal of the Society Peychical Research"
de Londres; lo que sigue es lo que me escribi en contestacin
a mis preguntas acerca de la autenticidad de la aparicin, en
noviembre 21 de 1885:
"Esto es un hecho ms. Recib (en Wurtzbourg) al mismo
tiempo, con no poca envidia de todos los teosofistas, una carta
autgrafa del Mahatma..., escrita en ruso. No me comprendi
en lo ms mnimo cuando encontr esta carta precisamente en el
libro que tena en la mano. Tena un presentimiento de que
iba a suceder: lo saba de antemano. Lo que s me admir, sin
embargo, fu que en ella se hablaba de un modo claro y conciso
de las mismas cosas que habamos estado discutiendo en aquel
moment dndome la contestacin precisa a mis preguntas poco
antes formuladas, y a pesar de que me hallaba algo apartado de
los dems y nadie se haba aproximado a m. Aun cuando al-
guien hubiese podido poner la carta en el libro, el individuo
que lo hizo deba dominar mi pensamiento y hacerme pronunciar
las palabras que haba dicho, para yo poder encontrar en ella
la contestacin exacta.
"Este fenmeno lo he observado a menudo en mi propio
caso y en el de otros."
Los poderes ocultos de Mad. Blavatsky eran grandes, sin
duda alguna. Sin embargo, nadie, que yo sepa, ha atribuido
jams estas facultades a. sugestin hipntica, como parece dar a
entender Mr. Solovioff. Adems esta hiptesis no puede sos-
tenerse, porque muchas veces las cartas de esos grandes series
y de Mad. Blavatsky, han sido examinadas por peritos que siem-
pre han declarado que las ecrituras 'eran difprentes, a lo
cual hay que aadir que Mr. Solovioff no ha sido el nico que


PG. 177







REVISTA TEOSFICA CUBANA


ha recibido tales cartas, exactamente bajo las mismas condicio-
nes. El Doctor Hubbe Schleiden, editor de "The Sphinx" y
muchos otros que pueden probarlo, han recibido estas cartas en
ausencia de mi hermana Helena Petrowna.
Volviendo al testimonio de Mr. Solovioff, concluye su carta
de 21 de noviembre con estas palabras: "Cuando termine su
vida que, estoy muy convencido slo est sostenida por algn
poder mgico, sentir durante toda mi existencia a esta mujer
tan desgraciada como notable".
Verdaderamente bien poda expresarse de este modo, pues
ms que otro alguno haba tenido pruebas de su poder extra-
ordinario.
En junio y en el mismo da, dejamos a Pars, mi ta N. A.
Fadff y yo, para dirigirnos a Odesa y Mad. Blavatsky a Lon-
dres a donde la invitaban con urgencia. All estuvo muy ocu-
pada, tratando de establecer una Rama permanent de la So-
ciedad, bajo la presidencia de Mr. Sinnett y aun cuando sus
males no le abandonaban, dedic much tiempo a los que iban
a verla por curiosidad, y tambin a la vida de sociedad.
'Desde el principio fu obsequiada y halagada, organizn-
dose en favor suyo grandes reuniones. En una de estas hubo
ms de mil personas en Princes Hall, y le fueron presentadas
ms de trescientas. Entre stas se hallaban el professor Croo-
kes, Lord Cros, el Ministro de la India y la que haba sido amiga
de ella, su compatriota Mad. Olga Aleksvna Novikill. Sinnett
pronunci un buen discurso poniendo en las nubes la energa y
sabidura de Mad. Blavatsky, el trabajo del Coronel Olcott, y
los principios hermosos y humanitarios que eran la base de sus
enseanzas.
Desgraciadamente la salud de mi hermana no era a prop-
sito para soportar la incesante fatiga de su obra, juntamente
con las atenciones sociales y con las malas noticias, adems,
que de continue reciba de Madrs. Aludo a la bien conocida
conspiracin de sus criados, el carpintero Coulomb y su mujer,
quienes vendieron cartas falsificadas al Colegio Cristiano de
Madrs, enemigo jurado de la Sociedad Teosfica, y sobre todo
de su fundadora y quienes en la ausencia de Adyar de los dueos,
se pusieron a construir en la habitacin de Mad. Blavatsky,
puertas secrets y armarios con fondos falsos, todo lo cual nunca


PG. 178


JULIO-AGOSTO






RIEVISTA TEOSFICA CUBANA


pudo ella haber ordenado; pues aun cuando hubiera deseado
engaar a sus visitantes por tales medios, no hubiera cometido
la locura de hacer construir esos arreglos secrets en 'su
ausencia.
Todas esas fbulas bien pagadas por sus adversaries, vinie-
ron a parar en la triste historic de la publicacin de Los frau-
des de Mad. Blavatsky, la impostora ms grande de su poca,
citando las palabras de la exposicin de la Sociedad Psquica
de Londres. Esta exposicin se ha demostrado, una y otra vez,
que es por complete falsa en todos sus detalles por muchas
personas, quienes, profundamente versadas en Ocultismo y en
las enseanzas teosficas, fueron inmediatamente a investigar
el asunto en el punto mismo; pero las histories escandalosas,
especialmente las que envuelven acusaciones, son muy difciles
de desarraigar.
No cabe duda que las afirmaciones de la Sociedad Psquica
-traducidas como fueron a todos los idiomas-,. servirn du-
rante much tiempo, como un arma en manos de los enemigos
de Mad. Blavatsky, mientras que las refutaciones de sus disc-
pulos adictos, much ms al corriente de todos los detalles de
la conspiracin, permanecern en gran parte impotentes a causa
de la falta de publicidad: pues slo han aparecido en los peri-
dicos teosficos, muy poco ledos por el pblico en general.
Tengo en mi carter today una series de artculos, escritos
por los amigos de Mad. Blavatesky en su favor, que ningn pe-
ridico ruso publicara por temor a la polmica. Contestando a
una alusin del Novoie Vrenia, sobre esta misma exposicin
de la Sociedad Psquica, una veintena de los miembros de la
Sociedad Teosfica de Londres, que conocan a fondo toda la
intriga, enviaron un comunicado colectivo al editor, pero este
comunicado nunca lleg a publicarse, y el artculo difamatorio
continue apareciendo en aquel peridico, fundado en las calum-
nias de la Sociedad Psquica.
La malevolencia de los enemigos de la Teosofa lleg al pun-
to de afirmar que "Mad. Blavatsky no se atrevera seguramente
jams a volver a la India, pues no solamente haba sacado el
dinero a sus engafiadas vctimas, sino que tambin haba robado
la caja de su propia Sociedad Teosfica."
Ella, que haba destruido su salud en sus esfuerzos por esa


PiG. 179






REVISTA TEOSFICA CUBANA


Sociedad! Ella, que haba dado su fortune, su vida, y hasta
su alma por aquella! Basta esta declaracin de un llamado pe-
ridico "cristiano", para probar y hacer ms patente la perfidia
de sus adversaries.
En vista de todos estos graves acontecimientos, apresurse
Mad. Blavatsky a volver a la India, aun cuando slo fuera para
desmentir a sus perseguidores. En Ceiln y aun en Madrs
mismo, le hicieron uun recibimiento esplndido. Los estudian-
tes de los colegios de Madrs le presentaron una exposicin de
las ms lisonjeras, con unas ochocientas firmas.
Ciertamente fu esta una demostracin de las ms elocuen-
tes, que logr consolar no poco de sus grandes amarguras.
Sin embargo, la tempestad creci con su presencia. Cuando
Helena Petrdwna se posesion de sus habitaciones en Adyar, ex-
.hal tres gritos de legtima indignacin, que hicieron acudir
apresuradamente a sus compaeros de viaje, Mr. y Mrs. Cooper-
Oakley. La vista del extrao trabajo del carpintero Coulomb
y su mujer la haba llenado de estupefaccin. (Mrs. Cooper-
Oakley, ha descrito maravillosamente esta escena y los aconte-
cimientos que se sucedieron, en un artculo publicado en el
Lucifer de junio de 1891, en el cual habla de su viaje de Lon-
dres a Madrs).
En resume: sus poderosos enemigos haban hecho tanta y
tan bien urdidas combinaciones que cay enferma hasta llegar a
las verdaderas puertas de la muerte. Esta vez su restableci-
miento fu realmente milagroso, y todos los testigos lo han de-
clarado as. Por la. tarde su mdico la dej moribunda; pero
cuando volvi al da siguiente por la maana, tan slo con objeto
de certificar su muerte, se la encontr sentada tomando una
taza de leche.
El mdico apenas daba crdito a lo que vea... Y todo lo
que la enferma le dijo, fu: "Eso es, doctor, porque usted no
cree en el poder de nuestros Maestros".
El peligro inmediato haba pasado pero, no obstante, se
encontraba tan sumamente dbil, que hubo necesidad de llevarla
en una silla de invlidos y subirla casi inconsciente a bordo de
un vapor que sala para Italia, pues todos los mdicos opinaron
que los calories del verano prximo le seran fatales.
Los primeros meses de este verano los pas cerca de N-


PG. 180


JULIO-AGOSTO









poles, en Torre del Greco, y fueron de verdadero sufrimiento.
Se senta enferma, sola, abandonada, y lo que aun es peor, tema
por la prosperidad de la Sociedad Teosfica, a causa de su
propia impopularidad, y de las calumnias que constantemente
fraguaban contra ella.
Pero a la primera indicacin que hizo de dimitir, se levant
una unnime protest en Amrica, en Europa y principalmente
en la India. El Presidente Olcott era impotente para calmar a
los descontentos que con vehemencia pedan la vuelta de Mad.
Blavatsky para que de nuevo se pusiese al frente de los asuntos
de la. Sociedad y de los intereses teosficos en general.
En vano trat ella de demostrarles que realmente podra
prestar un servicio mayor al movimiento, dedicndose, en la
reclusin y apartada de los negocios y disturbios, a escribir su
nueva obra La Doctrina Secreta. La contestacin con manifes-
taciones de adhesin y con simpatas para que fuese a Londres,
a Madrs y a New York, aadindole que donde quiera que se
estableciese sera bien recibida, tan slo conque volviese a ha-
cerse cargo de la direccin del movimiento.
En cuanto a dejarlos, no deba ni por un moment ocurrr-
sele, porque segn la opinion unnime, su alejamiento signifi-
cara la dispersin y muerte de la Sociedad Teosfica.
El gran consuelo de Mad. Blavatsky en su destierro, eran
las cartas y visits de sus amigos que saban donde encontrarla
en lo ms interior de Alemania, lugar donde se haba refugiado
buscando la quietud para poder escribir en paz su libro.
Las cartas mostrbanle todas ilimitada confianza y sincera
amistad; de las visits, le causaban siempre el mayor placer
las de sus amigos rusos. Entre stos estaban nuestra ta, de
Odesa, y Mr. Solovioff, de Pars. Este ltimo recibi estando
all una carta del Mahatma... y sali para Pars entusiasmado
con su visit y las cosas extraordinarias que haba presenciado
en Wurzburg; tan as, que escribi carta sobre carta en el estilo
de la siguiente:
"Pars, 8 de octubre de 1885.-Mi querida Helena Petrow-
iia: Estoy en correspondencia con Mad. Adam. Le he hablado
much de usted; le he interesado muchsimo, y me dice que su
"Review" abrir en lo sucesivo sus columns, no slo a los
artculos teosficos, sino tambin a su propia justificacin de


1931


REVISTA TEOSFICA CUBAIST


PiG. 181






PG. 182 REVISTA TEOSFICA CUBANA JULIO-AGOSTO

usted si es necesario. Le he hablado a Mad. de Marsier (esta
seora era antes muy adicta a Mad. Blavatsky y a sus ensean-
zas); da la coincidencia de que actualmente tiene en su casa a
un husped que habla. conmigo en el mismo sentido. Todo mar-
cha lo mejor possible. He pasado la maana con el Doctor Ri-
chet, y tambin le habl de usted con respect a Myers y a la
Sociedad de Investigaciones Psquicas. Puedo decir que he
convencido a Richet de la realidad de vuestros, poderes persona-
les y de los fenmenos que tienen lugar por medio de vuestra
voluntad. Me hizo tres preguntas categricas: a las dos pri-
meras contest afirmativamente; en cuanto a la tercera, le dije
que sin duda alguna podra darle una contestacin afirmativa
dentro de dos o tres meses. No dudo que as suceder, y enton-
ces obtendremos un triunfo que aplastar a todos los "psqui-
cos" de Londres. S; es necesario que sea as. No es eso?
Pues seguramente no me engaaris... Maana salgo para Pe-
tesburgo.-Vuestro.-V. S. Solovioff."
Todo el invierno lo pas mi hermana en Wurzburg ocupada
en escribir su Doctrina Secreta. Escribi a Mr. Sinnett dicin-
dole que desde que termin Isis sin Velo no haba tenido visions
psicomtricas tan claras y patentes como las que entonces tena
ante su percepcin spiritual y que esperaba que esta obra. hara
revivir su causa. Al mismo tiempo, la Condesa de Wachtmeis-
ter, que pas este invierno con ella (y que desde entonces ha
deseado permanecer siempre a su lado), escriba cartas llenas
de admiracin por los escritos de Mad. Blavatsky, y sobre todo,
por "las condiciones sorprendentes bajo las cuales trabajaba en
su gran libro".
"Estamos diariamente rodeados de fenmenos-me escri-
bi una vez-; pero nos hallamos tan acostumbrados a ellos,
que nos parecen como si fueran el curso natural ordinario de
las cosas."
Otra vez tuvo Helena Petrowna una gravsima enfermedad,
de la que se repuso muy difcilmente, gracias a la abnegacin de
sus amigos, que nunca la dejaron un solo moment. Debi
principalmente su restablecimiento al Doctor Ashton Ellis, de
Londres, a la Condesa de Wachtmeister, y tambin a la familiar
de Gebhard; pero desde entonces en adelante su vida fu un
continue suufrimiento ms o menos agudo.









En el mes de abril de 1887, sus amigos consiguieron llevr-
sela a Inglaterra. El invierno anterior lo haba pasado en
Ostende, en donde concluy la primera mitad de la Doctrina
Secreta, rodeada constantemente de amigos, especialmente de
los que venan a verla de Londres; entire stos se hallaba el
President de la Seccin Britnica de la Sociedad Teosfica,
Mr. Sinnett, que acababa de publicar su libro Incidentes de la
vida de Mad. H. P. Blavatsky.
Los ltimos cuatro aos de la vida de Mad. Blavatsky pasa-
dos en Londres, fueron de verdadero sufrimiento fsico, de labor
incesante y de sobreexcitacin mental, que minaron completa-
mente su salud; pero estos aos fueron tambin afios de xitos
y de fruicin moral que la compensaron por complete de sus
sufrimientos, y le dieron fundamento para esperar que su libro,
la Sociedad Teosfica y sus escritos, quedaran como otros
tantos testimonios a su favor despus de su muerte, que rei-
vindicaran su nombre de las calumnias con que le haban cu-
bierto.
He aqu un extract de una de sus cartas, escrita en el ao
de 1887, excusndose de su largo silencio:
"Si supirais, mis buenos amigos, cun ocupada me hallo
siempre! Imaginos el nmero de mis obligaciones diarias: est
a mi solo cargo el editar mi nueva revista Lucifer, y adems
de esto tengo que escribir para la misma publicacin todos los
meses de diez a quince pginas. Luego tengo artculos para
otras revistas teosficas -el Lotus, de Pars; el Theosophist,
en Madrs; el Path, en New York- mi Doctrina Secreta,, cuyo
segundo volume tengo que continuar y corregir las pruebas
del primero dos o tres veces. i Y luego las visitas!... Muchas
veces hasta treinta al da... Imposible dar abasto a todo...!
El da debera tener ciento veinticuatro horas. No tengis te-
mor algunuo; "ninguna" noticia es siempre buena noticia. Ya
os escribirn si me pongo ms enferma de lo que generalmente
estoy... Habis observado el anuncio de sensacin puesto en
la cubierta de Lc.tus por su editor ?
"Bajo la inspiracin de 'Mad. Blavatsky!" Cielos; qu
inspiracin... Cuando no tengo tiempo para escribir una sola
palabra para l. Lo recibs? He tomado tres ejemplares;
dos para vosotros y uno para Kathoff. Rindo culto a este


RE~VISTA TEOSUFICA CUBAN


PG. 183






REVISTA TEOSFICA CUBANA


hombre por su patriotism y las claras verdades de sus ar-
tculos, que hacen honor a Rusia."
La actividad de la Sociedad Teosfica en Londres, sus reu-
niones, sus peridicos mensuales, y sobre todo, los escritos de
su fundador atrajeron grandemente la atencin de la prensa y
las represalias del clero. Pero sus representantes nunca se en-
tregaron a excess tan injustos y calumniosos como hicieron en
Madrs. Indudablemente hubo muchas reuniones muy anima-
das, en las cuales mi hermana, usando su propia, expresin fu
tratada como Lucifer-no en su sentido verdadero como porta-
dor de luz celeste-sino en el sentido popular, el que se le atri-
buye en el "Paraso Perdido" de Milton. Fu presentada al
pblico como "un ante Cristo con faldas". Sin embargo, su
hermosa carta titulada "Lucifer al Arzobispo de Canterbury",
hizo entonces gran sensacin y puso fin a las hostilidades cle-
ricales.
En Londres ya no se ocupaban en los fenmenos; Helena
Petrowna les tom aversin. No obstante, como observa Mr.
Stead con verdad en su artculo sobre IVad. Blavatsky publicado
en The Review of Reviews, de junio de 1891, nunca logr tantos
conversos, o: conversos ms fieles y adictos a su causa como en
los ltimos cuatro aos de su vida. Sus visions y clarividen-
cia, sin embargo, nunca la abandonaron. En el mes de julio
de 1886, recuerdo que nos habl de la muerte de su amigo el
professor Alexander Boutleroff, much antes de que de ella ha-
blaran los peridicos rusos. En efecto lo vi en Ostende el
mismo da de su fallecimiento. Lo propio sucedi en el caso
de nuestro gran poltico M. N. Katkoff, un patriota ruso a
quien ella estimaba cordialmente. Me escribi (y su carta afor-
tunadamente existe todava, y se ven claramente los caracteres
de su fecha), un mes antes de su fin, dicindome que enfer-
mara y morira prximamente.
Cuando en la primavera de 1890 se traslad el Centro
General de la Sociedad en Londres, a una nueva casa ms ade-
cuada para alojar a su aumentado estado mayor, recuerdo bien
que mi hermana me dijo: "no me volver a mudar ms; de esta
casa, seguramente, me conducirn ustedes al Cementerio".
Cuando la preguntaron los que se encontraban all reunidos,
por qu predeca esto, di como pretexto que esa casa no' tena
su nmero afortunado, que era el nmero siete.


JULIO-AGOSTO


PG. 184








Logr former a su alrededor un grupo escogido de teoso-
fista, convencidos, ardientes y animosos de estudiar las ciencias
ocultas; pero su salud sigui empeorando con el aumento de sus
ocupaciones.
"Me preguntis cules son mis nuevas ocupaciones-me es-
cribi en 1889-; pues ninguna, except el escribir cincuenta o
ms pginas todos los meses sobre mis instrucciones... las que
no pueden imprimirse. Cinco o seis mrtires voluntarios y
desgraciados entire mis generosos esoteristas, hacen trescientas
copias para mandarlas a los miembros ausentes; pero yo tengo,
adems, que revisarlas y corregirlas!... Luego nuestras reu-
niones de los jueves, con las preguntas cientficas de los "sa-
vants", tales como William Bennet o Kigsland, que describe
sobre electricidad; con taqugrafos en todos los rincones, y la
seguridad de que la menor palabra ma aparecer en nuestro
nuevo peridico "Transactions of the Blavatsky Lodge" y que
sera leda y comentada, no slo por mis teosofistas, sino por
centenares de personas predispuestas en contra ma. Mis dis-
cpulos de Ocultismo estn llenos de alegra. Han enviado una
circular al mundo teosfico diciendo: "H. P. Blavatsky es ya
bastante vieja y est muy enferma; puede morir cualquier da,
y entonces de quin aprenderamos las cosas que puede ense-
arnos Tenemos que reunirnos y conservar sus enseanzas";
y de este modo pagan taqugrafos e imprenta, lo que les cuesta
mucho... Y su vieja H. P. Blavatsky tiene necesariamente que
encontrar tiempo para ensearles, aun cuando esto no puede
hacerse sino a costa del tiempo que antes dedicaba a escribir
artculos para peridicos extranjeros, con lo cual ganaba su pan
cuotidiano. A la menor palabra ma me indemnizaran gozosos,
pero yo no quiero tomar un centavo poir semejantes lecciones".


Dos aos despus de haberse establecido en Londres, co-
noci Mad. Blavatsky a una mujer de conocimientos, mritos y
talent extraordinarios.
Dejo que ella misma able: "Lucho ms que nunca con los
materialistas y ateos. Toda la liga de "librepensadores" est
en armas en contra ma, porque he convertido en un buen teo-
sofista al mejor de sus campeones: Annie Besant, la clebre es-
critora y oradora asociada a la obra de Mr. Bradlangh y manoo


REVIsTt TEosFic CUBANA


PG. 185








derecha suya... Leed su profesin de fa: Why I became a
Theosophist (Por qu me hice Teosofista), una corta relacin
de lo que dijo en su confesin pblica, ante un inmenso audi-
torio en el Saln de Ciencias. El clero se ha complacido tanto
con su conversion, que ahora todo es alabanza para la Teoso-
fa... Qu noble y excelente mujer! Qu corazn de oro!
i Qu sinceridad y qu palabra! Es un verdadero Demstenes.
Nunca se cansa uno de oirla... Esto es precisamente lo que
necesitamos; pues si bien poseemos conocimiento, ninguno de
nosotros sabe hablar en pblico, yo sobre todo; mientras que
Annie Besant es una oradora perfect. i Oh! Esta mujer ja-
ms har traicin, ni a nuestra causa, ni tampoco a mi pobre
persona !"
Mi hermana tena muy buenas razones para lo que deca.
Con la ayuda de teosofistas como Mrs. Besant, la Condesa de
Wachtmcister, Bertram Keightley y otros as, hubieran podido
descansar en paz, y dedicarse tranquilamente a sus trabajos li-
terarios, si sus das no hubiesen estado ya contados.
El invierno de 1890, como todos sabemos, fu muy crudo
en Londres; y desde la primavera del ao siguiente la influenza,
este nuevo zote de la Humanidad, que tiene siempre la apa-
riencia ms suave del tiempo; y se llev a ms gente que todas
las dems enfermedades-nuestras antiguas conocidas-, que
no engaan con sus aire de inocencia. La comunidad entera del
nmero 19 de Avenue Road, fu atacada en los meses de mayo
y abril. Los miembros jvenes lograron al fin reponerse, He-
lena Petrowna Blavatsky sucumbi.
Mrs. Annie Besant se encontraba ausente; haba ido al Con-
greso de los teosofistas americanos, como representante de la
fundadora de la Sociedad, estando encargada por sta de hablar
en su nombre a sus "paisanos y hermanos en Teosofa". El
primer xito de Helena Petrowna tuvo su causa en New York;
la ciudad de Boston tuvo el privilegio de proporcionarle su l-
tima alegra en la tierra. El telegrama, lleno de cariosos sen-
timientos, de gracias y de votos sinceros para ella, que recibi
de Amrica despus de la lectura de su carta por Annie Besant
en el Congreso, le ocasion una profunda alegra cuando ya se
hallaba en cama y herida de muerte.
La que tantas veces haba sido engaada, la que tantas veces
haba probado la falsedad de la sentencia de los mdicos, los


PG. 186


REVISTA TEOSFICA CUBANA


JULIO-AGOSTO







REVISTA TEOSFICA CUBANA


enga una vez ms, pero ahora en otro sentido. A las once de
la maana del ocho de mayo, los mdicos la declararon fuera de
peligro; se levant y se sent junto a su mesa de trabajo, que-
riendo, sin duda alguna, morir en su puesto, y a las dos cerr
los ojos y... parti.
"Parti tan tranquilamente, escribi uno de los testigos
de su imprevista muerte, que nosotros, que nos hallbamos a su
lado, no supimos cuando expir. Una supreme sensacin de
paz se apoder de nosotros, arrodillados a su lado, sabiendo que
todo haba concluido".
Los restos de la fundadora de la Sociedad Teosfica. fueron
puestos en un atad, completamente cubierto de flores y lleva-
dos al Crematorio de Working. No hubo ceremonia alguna pre-
parada, ni siquiera se llev luto, por haberlo ela prohibido ex-
presamente.
En la India, y sobre todo en Ceiln, fu conmemorada su
muerte con gran pompa; pero en Europa la ceremnonia fu de
lo ms sencillo. Slo se pronunciaron unas cuantas palabras
sobre la que haba creado el gran movimiento teosfico: sobre
la que haba sido el apstol de la caridad universal, el apstol
S una vida de pureza y de trabajo en pro de los dems y del
progress del espritu human, y sobre todo, del alma eterna y
divina. Luego fu el cuerpo entregado a las llamas y tres horas
despus, las cenizas de la que haba sido Helena Petrow;na Bla-
vatsky, fueron conducidas a su ltimo puesto.
Aun cuando no participe exactamente en un todo de las
ideas sustentadas por mi hermana, sin embargo, me permit
decir que las enseanzas de la Teosofa no deben ser ignoradas
por nuestros contemporneos, aun en el caso de que la Sociedad
se disolviese y no quedase ni rastro alguno suyo como cuerpo
organizado. Estas doctrinas ocuparn su lugar en la historic
del siglo XIX, y el nombre de la mujer que fu capaz de desper-
tar un movimiento como este, basado en ideas universales, no
podr ser seguramente, relegado al olvido.


PG. 187
















CARTA INEDITA DE H. P. B.

"Yo no puedo ayudaros si no os cuidis de colocaros en la
atmsfera de la Teosofa, o mejor dicho, si no logris sentir que
Ellos estn a vuestro lado. Existe una ininterrumpida conca-
tenacin de causes y efectos en la vida de cada Teosofista, y aun
en la de cada uno de los miembros de nuestra Sociedad.
"Ninguno parece sospechar la verdadera naturaleza de
nuestra Sociedad, la cual "no puede morir". La Corporacin
Madre, dondequiera que se manifieste, es el semillero y alimen-
to de las Sociedades del siglo XX. Hablo de la ley (de causa y
efecto) en la vida de cada Teosofista, cuyo "celo es apoyado".
Ninguno de vosotros ha pensado en vigilar, estudiando y apro-
vechando as las lecciones que se le presentan, la tela que la
vida va tejiendo alrededor de cada uno, aunque en ese tejido, in-
tangible, pero siempre claramente apreciable para quienes quie-
ran ver su contextura, en ese libro siempre abierto, consagrado
por la mstica luz que os rodea, "podis" aprender siempre, aun
quienes no posean poderes clarividentes.
"Por qu no habis seguido atentamente (ayudados por
vuestro poder de raciocinio e intelecto fsico, dejando aparte lo
spirituall, aquellos diarios registros que forman cada vida No
podis procuraros una prueba mejor de la siempre invisible
"Presencia" que os asiste. Os digo que habis alcanzado con-
tacto con el Maestro, y que "antes que podis esperar ir ms
adelante, es preciso que os dis cuenta de lo que tenis". Yo
s que el Maestro (sin inmiscuirse en el Karma), ha precipitado
y en otros casos retardado algunos acontecimientos y contin-
gencias en las vidas de todos aquellos de vosotros que sis ce-
losos y sinceros. Si os hubirais fijado en esas casualidades y
pequeo ssucesos, su solo enlace pudiera haberos revelado una
mano director. Es el primer precepto en la vida diaria de un
estudiante de Ocultismo, no apartar la atencin de las ms pe-









queas circunstancias que puedan concurrir en 's mismo o en
las vidas de sus allegados estudiantes, registrar y ordenar esas
observaciones, estn o relacionadas con sus objetos espirituales,
y reunirlas todas para compararlas con los registros de los otros
y as extraer de ellos su interno significado. Debis hacer esto
al mnenos una vez por semana. De esos resmenes deduciris la
direccin que debis de tomar. Se trata del fenmeno de trans-
ferencia de pensamiento y)de intuicin aplicado a los aconteci-"
mientos de la vida.
"Una vez comparados y totalizados esos acontecimientos
(los ms triviales son con frecuencia los ms luminosos), pue-
den revelaros perceptiblemente el camino a seguir. Trabajando
solo, nadie puede lograrlo fcilmente. Si trabajis en comn
es relativamente fcil alcanzarlo. As concentris la atencin
sobre las leyes que rigen a los ms sencillos acontecimientos de
la vida, sin perder de vista que stos son dirigidos por el invi-
sible Guru, el Maestro bajo cuya direccin est la Sociedad
Teosfica. Este ejercicio aparta la atencin de las cosas extra-
as que pudieran mezclarse en el progress mental; aguza y des-
envuelve la intuicin, y os hace gradualmente sensitivos para
los pequeos cambios en la influencia spiritual del Guru.
"Cuando un estudiante celoso ingresa en la S. T., no existen ya
en su vida circunstancias insignificantes o triviales, porque cada
una es un lazo intencionadamente colocado en la cadena de he-
chos que han de conducirle a la Puerta de Oro. Cada paso, cada
persona con quien entra en relacin, cada palabra pronunciada,
puede ser una palabra intencionadamente puesta en la sentencia
del da, con la idea de dar cierta importancia al captulo a que
pertenece, y determinado sentido krmico al volume de la
vida."
(Traducido de "The Adyar Bulletin", por J. G. R.)
De la Revista "Sopia", Madrid.


0~


1931


REVISTA TEOSFIC CUBANA.


PG. 189








MALTINA TIVOLI

Vigor Nutricin Belleza


Pedidos: 1-5261


y 1-5281


JOSE ELIAS CASALINS
PRADO 13, ALTOS
Desea representaciones para venta en esta
capital de
PRODUCTS NACIONALES Y EXTRANJEROS
Excelentes referencias.



ALDEBARAN
ASTROLOGO

's interesante, til y necesario, para quien quiera dirigir
consciente y ventajosamente su progress, conocer una delineacin
de su carcter, costumbres e inclinaciones por medio de su hors-
copo, calculado con exactitud y explicado con veracidad.
Lo es tambin para los padres que quieran guiar a sus hijos
desde pequeos, fomentando las buenas cualidades que tengan y
ayudndoles a dominar sus imperfecciones.
Quien quiera un horscopo, escriba dando los datos siguientes:
nombre y apellidos, direccin postal, estado, da, mes, ao y hora
(lo ms exacta possible) de su nacimiento, y lugar del mismo, acom-
paando la cantidad de $ 6.00 moneda official en efectivo bajo carta
certificada, o letra o giro postal a la orden del

"Director de la Revista Teosfica Cubana"
Apartado 365,-HABANA.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs