• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 En la atalaya
 Puntos de vista
 Las malas acciones y el sufrim...
 El "sendero directo" y mi actual...
 Remidida
 Por la paz mundial
 Quien soy!
 Preguntas y respuestas
 Una conferencia
 La vacunacion es un crimen
 Noticias
 Indice del año 1929
 Advertising






Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00036
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00036
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Table of Contents
    En la atalaya
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
    Puntos de vista
        Page 687
        Page 688
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
    Las malas acciones y el sufrimiento
        Page 694
        Page 695
        Page 696
        Page 697
        Page 698
        Page 699
        Page 700
        Page 701
    El "sendero directo" y mi actual comprension
        Page 702
        Page 703
        Page 704
        Page 705
        Page 706
        Page 707
    Remidida
        Page 708
        Page 709
        Page 710
        Page 711
    Por la paz mundial
        Page 712
        Page 713
        Page 714
        Page 715
        Page 716
        Page 717
        Page 718
    Quien soy!
        Page 719
        Page 720
        Page 721
    Preguntas y respuestas
        Page 722
        Page 723
        Page 724
    Una conferencia
        Page 725
        Page 726
        Page 727
        Page 728
        Page 729
        Page 730
        Page 731
        Page 732
        Page 733
        Page 734
    La vacunacion es un crimen
        Page 735
        Page 736
    Noticias
        Page 737
        Page 738
    Indice del año 1929
        Page 739
        Page 740
        Page 741
    Advertising
        Page 742
Full Text





Revista Teosfica Cubana
PUBLICATION MENSUAL FUNDADA EN 1906
OREGANO OFFICIAL DE LA SOCIEDAD TEOSOFICA DE CUBA
Director: Administrador:
LEONARDO AUSUCUA. Dr. JOSE L. CANTO.
Direecin y Admn.: 27 de Noviembre (Jovellar) No. 8.-Apartado 365
Acogida a la franquicia y registrada como correspondeneia de segunda clase
en la Oficina de Correos de la Habana.
Precio de suscripcin: $ 2.00 al ao. Nmero suelto: $ 0.20

AO XIII, No. 12. DICIEMBRE DE 1929 2* EPOCA


EL PORVENIR DE NUESTRA SOCIEDAiD


Entiendo que el future desenvolvimiento de nuestra Socie-
dad est en nuestras propias manos.
De la misma manera que el problema del mundo, es el pro-
blema individual, as tambin el problema de nuestra Sociedad
es el de cada uno de sus miembros.
No se trata exclusivamente, a mi juicio, de un problema de
nuestros leaders.
Creo que uno de los grandes males de que ha adolecido
nuestra Sociedad en el pasado, es el de defender demasiado de
ellos y el de esperarlo todo de ellos. Esto ha venido paulatina-
mente creando una especie de ortodoxia, complicada con una
resultante falta de iniciativa individual, y una consiguiente anu-
lacin de la propia personalidad.
Es natural y lgico que cuando una organizacin cualquiera
se enfrenta con el problema de un cambio radical en la poltica
que haya venido siguiendo, los que a esa agrupacin pertenezcan
esperen que los que la estn dirigiendo en ese moment hist-
rico, acten en una u otra forma para llevar a cabo el necesario
cambio.







REVISTA TEOSFICA CUBANA


Pero creo que sea un craso error esperarlo "todo" de
ellos. Precisamente nuestra Sociedad tiene una plataforma de
las ms amplias que puedan existir en instituciones de su clase,
que proclama absolute libertad de pensamiento, y que trata de
estimular la iniciativa individual.
Si por cualquier causa hay miembros que estimen que debe
haber cambios en los procedimientos seguidos, y; consideran
que los considerados como leaders no los introduced, esos miem-
bros no tienen ms que seguir ellos mismos, en su propia vida,
la actuacin que crean necesaria.
De nada valdra que los leaders recomendaran determi-
nados mtodos o que tomaran determinados acuerdos, si esos
mtodos y esos acuerdos no concordasen con el sentir de los
miembros. El problema seguir siempre en pie, y no habra
solucin possible, por cuanto faltara lo ms important: la so-
lucin internal en la conciencia de cada uno.
Por tanto, es en definitive cada uno de los miembros el
que tiene que buscar y encontrar la solucin de cualesquiera
problems que a su juicio existan en la march de la Sociedad.
Si, por ejemplo, hay miembros que concuerdan con las ensean-
zas de Krishnamurti, y creen que la poltica seguida en el seno
de nuestra Sociedad no concuerda con ellas, no tiene cada uno
de esos miembros ms que poner en prctica, en su propia vida,
esas enseanzas, nica manera possible de que puedan llegar a
implantarse en la Sociedad en conjunto. No hay que olvidar
que la actuacin de la Sociedad como tal, no es ms que el re-
flejo de la actuacin total de sus miembros; y que, por consi-
guiente, tal y como sean los miembros individualmente, as tam-
bin ser la Sociedad colectivamente.
Creo que la Sociedad Teosfica puede salir de su situacin
actual ms fuerte y grande que nunca, purificada de todas aque-
llas cosas que paulatinamente se han venido introduciendo en
su engranaje, y que han constreido y limitado gran parte de
su propia vida. Pero todo depend, no de sus leaders exclusi-
vamente, sino principalmente de los miembros individualmente.
Es indiscutible que la Sociedad puede prestar valiosos ser-
vicios al mundo en la difusin de la libertad de pensamiento, y
despertando ideales elevados. Pero si no existiese esa libertad
de pensamiento dentro de ella misma, cmo podra realmente
predicarla? Si porque un miembro no estuviese acorde con las
manifestaciones de algn leader, o porque no creyese en los
Maestros, o porque no aceptase la reencarnacin, o porque no


DICIEMBRE


PG. 684










fuese vegetarian, o porque no creyese en Krishnamurti, se le
tildase de mal tesofo, cmo sera possible que los extraos
creyesen en esa decantada libertad?
Si hablamos de la divinidad inmanente en cada ser, de que
cada hombre es una chispa divina, de que -somos Dioses en ger-
men o Dioses encadenados, y en la prctica tratamos de supe-
ditar las opinions y las iniciativas de los dems a nuestras pro-
pias creencias; si en vez de despertar esa divinidad latente,
tratamos ms bien de ahogarla, creyendo que slo "nuestra"
propia divinidad es la verdadera, y que slo "nosotros" po-
seemos la verdad, cmo es possible que llevemos a la prctica
lo que proclamamos?
Realmente, no se trata de "anular nuestra propia perso-
nalidad", ni de "supeditarnos a los dems", ni de "sacrificar-
nos por la causa", sino de despertar y engrandecer nuestra pro-
pia individualidad, tener, por as decirlo, personalidad propia y
no ser meramente fongrafos que repitamos lo que los dems
dicen, o imitadores que hagamos lo que los dems hacen, aunque
no comprendamos lo que decimos o no sepamos por qu ni para
qu hacemos lo que hacemos.
Repito que la Sociedad Teosfica puede prestar an gran-
des servicios y surgir an ms grande que nunca; pero creo que
para ello es necesario que se adapte a las nuevas tendencies que
parecen iniciarse en el mundo, como precursoras de una nueva
era, y que sus miembros procuren mantenerla, y mantenerse
ellos, en .su verdadero lugar.
De lo contrario, si ha de ser una Sociedad como otras tan-
tas, o una secta como otras muchas, o una agrupacin de meros
seguidores que tanto abundan, no tendr ms remedio que llevar
una vida lnguida o tal vez totalmente desaparecer.
Nuestra Sociedad entiendo que debe ser "un medio para
llegar a un fin" y no en s misma una meta. Un instrument
por medio del cual dar al mundo determinadas enseanzas, ins-
pirar determinadas orientaciones o prestar determinados ser-
vicios; pero no la etapa ltima a la que debe llegar la huma-
nidad, ni el nico medio de ganar nuestra "salvacin".
Ahora ms que nunca es cuando se necesita que sus miem-
bros acten, que se muestren activos, que laboren; pero no para
"evitar" que languidezca, sino para que tomen una adecuada
orientacin y para convertirla en inspiradora de nueva vida,
como resultado de la nueva vida y de la nueva inspiracin en
cada uno de los que la integren.


1929


REVISTA TEOSFICA C(UBAlNA


PG. 685







REVISTA TEOSFICA CUBANA


MES DE LA OFRENDA

Es de esperarse que este afio los donativos para el Mes de
la Ofrenda, superen a los realizados en los anteriores.
Sin un fondo de reserve suficiente, no sera possible hacer
frente a atenciones imprevistas, ni tender a gastos de propa-
ganda, ni sufragar gastos de viaje, etc.
Fresca est an en la mente de todos la visit de Mr. Jina-
rajadasa: pues bien, no hubiera podido llevarse a cabo si no
hubiese sido por los donativos que para el mismo hicieron Lo-
gias y miembros.
Con slo un promedio de dos pess que cada miembro diese,
sera bastante para hacer frente a cualquier contingencia, y ha-
ra possible que caso de surgir alguna, no hubiese necesidad en
el resto del ao de molestarles con solicitudes de fondos.
Los donativos pueden hacerse por conduct de las Logias,
o enviarlos directamente a la Tesorera.
Quiero una vez ms rogar a los miembros, y a los Tesoreros
de las Logias, que todos los cheques y giros los extiendan a la
orden de la Sociedad Teosfica de Cuba, y no a nombre del que
subscribe, ni de ningn otro funcionario de la Sociedad.
La Sociedad tiene cuenta abierta en un banco, y por con-
siguiente no hay dificultad alguna en depositar los cheques o
giros expedidos a nombre de la misma.

NUEVO ADMINISTRATOR DE LA REVISTA
El Dr. Jos Luis Canto, ha sido designado por el Consejo,
Administrador de nuestro rgano official, en substitucin del her-
mano Miguel A. Trujillo que present la renuncia de su cargo,
despus de haber servido brillantemente durante dos anos.
.Ruego a los hermanos tomen nota para todo cuanto se re-
lacione con nuestra Revista.
E. A. FLIX.


PG. 686


DICIEMBRE













PUNTOS DE VISTA

ACERCA DE LA SITUATION ACTUAL DE LA S. T.

B. SANJIVA RAO, M. A.

CCEDIENDO a la invitacin de mi querido amigo
A el Secretario General de la Sociedad Teosfica en
la India, tengo el honor de traer a la consideracin
de todos los miembros de la Sociedad, mis propios
puntos de vista acerca de la situacin porque atra-
viesa hoy la Sociedad Teosfica. Desde el ao 1925,
Krishnaji se ve sometido regularmente a una series de pregun-
tas relacionadas con la Iglesia Catlica Liberal, la Co-Maso-
nera, el Ceremonial, los Apstoles, la Madre del Mundo, etc.;
esto sin contar aquellas otras preguntas que se le hacen acer-
ca de su misin como Instructor Mundial. Resultara intil que
tratsemos de disfrutar el hecho de que en la mayor parte de
estos problems, Krisnaji mantiene un criterio diametralmente
opuesto al sustentado por algunos de nuestros Jefes. Respect
a lo que su persona y a su propia misin ataen, es perfectamen-
te obvio pensar que l tiene el derecho de exponer su propio pa-
recer. En su discurso de apertura del ltimo Congreso de la
Estrella, en Ommen, dijo lo siguiente: "Deseo que interpretis
mis palabras por vosotros mismos. Y permitidme que aada:
Que todo lo que yo digo expresa exactamente mis propios pen-
samientos, pues para ello pienso cuidadosamente cada una de
mis palabras; y es tontera que digis: No es eso lo que l nos
quiere decir. Muchos de mis amigos empiezan ya a comentar:
"Nosotros le conocemos mejor en otros lugares. Es slo una
parte de su conciencia la que funciona." i Qu infantiles son estas
cosas! Ellos no conocen a Krishnamurti ni tampoco al Maestro,
y sin embargo expresan su opinion acerca de ambos. Mas ahora
yo os digo que discurrs neciamente si aceptais la autoridad de
uno u otro. No acepteis ninguna. Ni lo que yo os digo ni lo que
os diga nadie; sino razonad con vosotros mismos para que de






REVISTA TEOSFICA CUBANA


dicho razonamiento nazca la flor de vuestra propia compren-
sin."
"Y ahora os digo que estoy entero-completamente incon-
dicionado-y aquel que diga lo contrario est hablando tonte-
ras, pues no sabe lo que dice."
Y ms luego, en otro pasaje de excepcional belleza, hace
esta otra declaracin que tiene una extraordinaria significacin:
"Imaginaos por un moment, como as lo he hecho yo va-
rias veces, y suponed que yo hubiese vivido en el mundo en po-
ca del Budha en la India, y hubiera llegado a la realizacin de
que saba comprender la vida, que era cual la consumacin y la
belleza de esa vida misma; un ser en quien se encerraba el todo
y no las parties, y que yo conociendo todo esto y ardiendo en de-
seos por llegar a comprenderlo, screen ustedes que yo me hu-
biera dirigido a l para decirle que yo tena otra labor que de-
sempear en el mundo, y que quera permanecer a la sombra de
ial o cual religion, o deseaba funcionar a travs de algn canal
particular, cuando aquel ser encerraba la vida toda?"
"De la misma manera yo os digo ahora, y hablo sin presun-
cin alguna, sino ms bien en adecuado entendimiento, en ple-
nitud de la mente y el corazn, que yo soy esa floor perfect que
es la gloria de la vida y a la cual aspiran todos los series hu-
manos, tanto los propios individuos como el mundo entero."
Para los lectores imparciales, sin prejuicios, las antedichas
manifestaciones slo pueden y deben tener no ms que un nico
significado: que Krishnaji repudia de un modo preciso y enf-
ticamente la insinuacin de que l sea solamente una manifesta-
cin parcial de los Altos Poderes; por tanto, tales argumenta-
ciones de que su opinion sobre el valor de los Ceremoniales, etc.,
no merece la misma apreciacin, se derrumban por complete al
suelo. Su aclaracin de que l es el todo y no una parte, de que
est completamente incondicionado, de que es la flor perfect,
y de que aquellos que aseguran lo contrario no le conocen, debe
perdurar en nosotros como una declaracin final y complete
hecha por Krishnaji.
Pensemos por un moment quin es el que hace tales decla-
raciones. Hace ms de 20 aos, cuando Krishnaji no era ms
que un nio, le fu revelado a nuestra Presidenta y a su ilustre
colega, de que este nio haba sido elegido para desempear
una gran misin, nada menos que la de llegar a ser el Vehculo
de una gran Verdad y Sabidura Espirituales. Tomronse los
lms extremados cuidados para conservar su cuerpo en unas


PG. 688


DICIEMBRE









condiciones tan perfectas como fuesen posibles en la tierra. Se
hizo todo cuanto fuese necesario externamente para conservar
la pureza, la delicadeza y sensibilidad de dicho cuerpo. Fu
guiado y protegido de manera que probablemente no lo haya
sido jams ningn otro ser human. Tanto de los mundos in-
ternos como de los externos brot la luz de un inmenso amor
protector para que Aquel que haba de llegar a ser la flor de la
humanidad en la tierra pudiera florecer y manifestarse en la
esplendorosa belleza del Seor del Amor. Bajo la direccin de
nuestros dos grandes Jefes creci en aos y sabidura Krishnaji,
hasta-que el mundo, que tanto haba mofado y ridiculizado a la
Dra. Besant, empez a darse cuenta de que la Vida efectuaba en
verdad un milagro, puesto que se hallaba en process de hacer
brotar la rara floracin que una vez en milenios de aos apa-
rece con su rica fragancia para esparcirla por sobre la ansiosa
y doliente humanidad.
As vemos a James Montgomery Flag decir de Krishna-
murti: "Que era una gran espiritualidad, pues la bondad y la
nobleza emanaban por su ser." Y una vez, un hombre en una
estacin de ferrocarril, que hablaba de l llamndole blasfemo,
se qued paralizado de asombro al mirarle Krishnaji, y luego
dijo: "No he visto tanto amor por la humanidad expresado en
una cara humana."
Khalil Gibran, un gran poeta sirio, dijo una vez, hablando
de Krishnaji: "Cuando por primera vez penetr en mi studio,
dije para mis adentros: He aqu, seguramente, el Seor de
Amor que ha llegado". Me abstengo deliberadamente de citar
a nuestra gran Presidenta o su ilustre colega, ni cualquier otro
testimonio de los miembros de la Sociedad Teosfica. En ver-
dad, que nunca ha sido nuestro privilegio contemplar tanta
belleza, tan prodigioso amor y radiante pureza, combinados con
el ms apasionado y vital entusiasmo y la ms serena sabidura.
En tan perfect carcter se funden la calma del lago montao-
so, tranquilo y sin ondulaciones, reflejndose sereno el azul de
los cielos a la par que la pujante y majestuosa belleza de las
montaas.
Si Krishnaji con su instruccin tan especial, su cabal abne-
gacin, su pureza, su extraordinaria sensibilidad y delicadeza,
pudiera llegar a equivocarse en su intuicin, en su just apre-
ciacin de la estimacin spiritual, entonces, casi que no po-
demos resistir a la pregunta: "Es que son incapaces de equi-
vocarse nuestros Jefes teosficos?" Rendimos nuestro home-


REVISTA TEOSUFICA CUJBAIST


PAG. 689







REVISTA TEOSFICA CUBANA


naje a la Dra. Besant porque sabamos que ella haba dedicado
todo su poder, todos sus pensamientos y sentimientos al servicio
de la humanidad. Y reflexionando con nosotros mismos, pu-
dimos pensar que quien posea tan abnegados! pensamientos
sera precisamente la persona adecuada a quien pudiera reve-
lrsele, con toda seguridad, el Plan Divino. Tenemos en Krish-
naji la manifestacin de una vida perfect. Algunos de nos-
otros han tenido la oportunidad y el privilegio de comprobar
sus ms nfimas reacciones a la vida, y ha resultado ser la ms
maravillosa de las experiencias verificar que son absolutamente
las ms perfectas y puras en su clase. Si Krishnaji puede estar
equivocado, por qu no estarlo la Dra. Besant, el Obispo Lead-
beater, o cualquiera otra persona.
Es precisamente en esto en lo que estriban las dificultades
de la present situacin. Con razn o sin ella, hemos basado
nuestras creencias en la autoridad de aquellas personas que he-
mos considerado competentes para guiarnos. Mientras tanto la
Dra. Besant y el Obispo Leadbeater fueron considerados como
los nicos canales mediante los cuales adquiramos nuestro co-
nocimiento del aspect interno de las cosas, todo marchaba a
las mil maravillas; pero en aos recientes ha habido su acceso
a las filas de aquellos que pretenden conocer directamente las
cosas, y en estos ltimos 4 aos se ha propalado, pblicamente o
en privado, un cmulo tal de informaciones "ocultas" que han
dejado casi aturdidos a la mayora de los miembros de la So-
ciedad Teosfica. Mientras los ocultistas pudieron llevar sus
credenciales al seno de la belleza y la grandeza de su vida en los
plans fsicos, haba algo as como una norma en esbozo, un
tipo por el cual uno podra juzgar. Pero tan pronto como se
impuso la costumbre de hacer que la gente aceptase la existen-
cia de esa grandeza oculta en los recintos interiores de nuestro
ser, no palpable a nuestra vista, entonces se hizo inevitable que
la confusion embargara la mente de la gente, y en nuestro desa-
liento brotara la pregunta: Qu es lo que debemos aceptar y
qu rechazar? Veamos lo que aconseja Krishnaji: Yo os digo
que discurrs neciamente si aceptais la autoridad de uno u otro.
No acepteis ninguna. Ni lo que yo digo, ni lo que os diga nadie;
sino, razonad con vosotros mismos para que de dicho razona-
miento nazca la flor de vuestra propia comprensin." Cuando
un conflict, real o aparente, surge de las opinions de aquellas
personas a las cuales hemos estado acostumbrados a obedecer,
entonces es llegado el moment de ejercitar nuestro propio dis-


PAG. 690


DICIEMBRE






REVISTA TEOSFICA CUBANA


cernimiento, de escuchar la voz de nuestra propia intuicin. Es
esta precisamente la situacin embarazosa en que nos hallamos
hoy colocados. Existen unos cuantos individuos bastante afor-
tunados que se encuentran en esa tan perfect y feliz posicin
de no darse cuenta de ninguna diferencia de opinions que ne-
cesitan reconciliarse, que escuchan a Krishnaji hablar por ho-
ras enteras acerca de lo intil del Ceremonial, y de tener que
despojarnos de nuestras muletas, y luego ir a tomar parte muy
reposadamente en algn ceremonial; pero la gran mayora de
la gente indudablemente que se siente desconcertada y abru-
mada.
Sin duda alguna que ejercitar nuestro criterio normal bajo
las condiciones existentes, es extremadamente difcil. Rechazar
los consejos de aquellas personas a quienes hemos amado y re-
verenciado por tanto tiempo y con tanta devocin, no es cosa tan
fcil. Se nos ha asegurado para consuelo nuestro, que algunas
de las enseanzas de Krishnaji son demasiado difciles de com-
prender, puesto que van dirigidas a aquellos individuos que
han de former parte de la Sexta Subraza. Pero la tan desdicha-
da dificultad consiste, ante todo, en que Krishnaji ha repudiado
completamente tales insinuaciones. 'Sus Enseanzas son para
nosotros; son destinadas a solucionar nuestras dificultades de
hoy da. Adems, no son sus Enseanzas la causa de tan dif-
cil comprensin para algunos de nosotros, al menos, sino, ms
bien, las manifestaciones de nuestros Jefes. Krishnaji nos est
dando las mismas viejas enseanzas que nos dieron los grandes
Maestros del pasado, aunque un tanto revivificantes y a la mo-
derna.
En un lenguaje de la ms explcita sencillez y belleza nos
dice que nosotros somos nuestros propios Jueces y Guas; que el
Reino de la Verdad y la Felicidad se hall dentro de nosotros;
que en nuestro propio ser interno encontrar cada uno tal po-
der y fortaleza mayores que cualquiera fuerza material; y asi-
mismo nos habla de las barreras que se oponen a la compren-
sin de la Verdad que l nos trae. As dice: "Antes de que
podais descubrir la Verdad, tennis que pasar por un process de
eliminacin tal que slo los pocos estn dispuestos a pasar...
Porque tienen ideas tan exactas y precisas de lo que voy a de-
cir, es que encuentran tan difcil lo que yo estoy diciendo... Es
difcil porque en vuestra mente se encuentra descrito muy cla-
ramente quien soy. Os han dicho quien era yo, cules seran
mis enseanzas, mi labor, mis discpulos, las actividades prefe-


PG. 691







REVISTA TEOSFICA CUBANA


ridas; y ahora os confrontais con todas estas barreras que se
oponen a vuestra comprensin de la Verdad."
Repudiar prejuicios del pasado, pensamientos y sentimien-
tos tan arraigados, no es cosa fcil; sin embargo, es este el sa-
crificio que se nos demand. Todos los grades Maestros del
pasado se han confrontado con idntica situacin. Cuando el
Cristo vivi entire los judos, fu acusado de decir verdades
muy amargas. iLa ley de Jess era tan diferente a la ley de
Moiss! No es la persuasion intellectual a las enseanzas de
Krishnaji lo que result tan difcil. Ms difcil, en verdad, es
la Doctrina Secreta de Mad. Blavatsky. Lo que muchos teso-
fos encuentran difcil es desprenderse de las ideas y opinions
que han aceptado por tanto tiempo de la autoridad de sus Je-
fes. Temo que estamos acostumbrados a juzgar las ensean-
zas de Krishnaji segn el concept que nos hemos formado de
la Teosfa. Nos decimos: "No estamos de perfect acuerdo
con Krishnaji. Dejemos sus enseanzas por ahora; no se avie-
nen a lo que nos han dicho nuestros Jefes. Quiz si ms ade-
lante l nos diga algo que pueda ayudarnos a reconciliar sus
Enseanzas con lo que hemos escuchado de nuestros grades
Jefes." Pero l, en vez de tratar de ajustar sus enseanzas a
los moldes Teosficos, nos ha dicho que las estimemos en su
valor intrnseco. Ser, pues, pedir much que pongamos a un
lado por un poco de tiempo,-no que rechacemos-todo aquello
que se nos haya dicho anteriormente, para que podamos as re-
cibir la influencia de las nuevas enseanzas, de modo que ellas
puedan impregnarse en nuestro ser interno? Si las Enseanzas
son de un valor duradero, ya las .apreciaremos intuitivamente
como verdaderas. Si el Maestro posee la autoridad internal de
proclamar la verdad, si se ha convertido en la verdad misma que
predica, entonces, abrirnos a las enseanzas darn por resul-
tado una benfica transformacin o exaltacin de la vida. Es
solamente de este modo intuitivo que se alcanza la comprensin,
y con la comprensin, todas estas cuestiones de Apstoles, Ce-
remonial, I. C. L. y dems organizaciones, se vern sin impor-
tancia. La Vida Divina lo infunde todo. Sentirla palpitar en
la plant, en los animals, en nuestro prjimo; percibir su glo-
ria y su belleza, no es esto infinitamente much ms importan-
te que ponernos a discutir sobre el valor del ceremonial, o cual-
quiera otra cosa "ntima insubstancial". La rosa que presta su
aroma al aire, nos deleita con su fragancia delicada y la belle-
za de la flor; en nada nos preocupa su botnica.


PG. 692


DICIEMBRE






REVISTA TEOSFICA CUBANA


Hllase hoy entire nosotros la Flor Perfecta de la Humani-
dad-que una vez en milenios de afios nace dicha flor de entire
la humanidad. Y no sera proceder con cordura contemplar en
arrobamiento y feliz devocin la vision de una Perfecta Vida
llenar el mundo con extica fragancia de gracia y de belleza
que no son de este mundo mortal? Para nosotros, en cierto
grado extraordinario, ha venido el Maestro; para nosotros que
hemos sido los primeros en proclamar Su Llegada y darle la
bienvenida; y sobre nosotros, que tanto miedo tenemos de rom-
per con el pasado, extiende Su manto protector de Amor. Si
sus palabras resuenan inflexibles y aparentemente duras en
condenacin de prejuicios y sentimentalismos infantiles, es por-
que brotan de su infinita compasin hacia aquellos que El desea
conducir al Reino de la Felicidad.
Krishnaji ha disuelto la organizacin que fu fundada para
servir como de heraldo a su Venida. El se debe a este mundo
infeliz y miserable. Nos trae las sosegadas aguas de Su Sabi-
dura que han de calmar los abrasantes labios de un mundo se-
diento. El desea que nosotros participemos de Su- Felicidad
y la Verdad, y que podamos infundir en el mundo esa Felicidad.
Por eso es mi firme conviccin de que la vitalidad y fortaleza
de la Sociedad Teosfica dependent grandemente de la media
de comprensin que alcance cada uno de sus miembros, indivi-
dualmente. Si la Sociedad Teosfica ha de salvarse de la con-
fusin, la apata, la indiferencia, los miembros deben escuchar
la voz avisora del Maestro, quien, en sus ms tiernos acentos,
intercede para que haya ms comprensin y menos insistencia
en aquellas cosas que El concepta como "Insubstanciales".
Llegarn a prestar su atencin y comprender los miembros de
la Sociedad Teosfica?
(Traduccin del Dr. Jos Luis Canto).


PAG. 693














LAS MALAS ACCIONES Y EL SUFRIMIENTO

PoR Mus. ANNIE BESANT

EBEMOS recorder que Emerson,-cuyos "Ensa-
yos" no son hoy tan ledos por la present genera-
cin como lo fueron por la generacin a la cual yo
pertenezco,-tena en su poder la nica copia tra-
ducida de las tan celebradas Escrituras Indias, el
Bhagavad Gita trado a Amrica en aquellos das.
Quienes se encuentran familiarizados con los escritos de Emer-
son podrn fcilmente cerciorarse de la verdad de lo dicho, que
su actitud general estaba matizada distintamente por el pensa-
miento Indio.
Pero lo que nos interest ahora y viene al caso es su modo
de juzgar la accin. Emerson consideraba la accin como moti-
vada por tres cosas: el deseo que incita y da lugar a la accin;
el pensamiento que decide la clase de actividad para llegar a
obtener o eludir el objeto deseado o indeseado; y el acto, que
se apropia o rechaza dicho objeto. Cualquiera persona inteli-
gente que analice la gnesis y el modo de realizarse una accin,
puede siempre observer este orden de cosas.
Estos tres estados podran resumirse en una sola palabra
snscrita: karma. La palabra karma se ha generalizado hoy
bastante entire nosotros, con el requisito indispensable del hecho
que la reencarnacin se toma por cierto entire los hinds, a
cuya filosofa pertenece, y que sin dicho significado el karma
resultara como un destino inmutable, inflexible, sin powder mo-
dificarse ni alterarse.
El Hind modern, influenciado como est por el musulmn
"Kismet", es propenso a caer en este error y permanecer inac-
tivo en presencia de lo que l consider como inevitable: "Ese
es mi karma, qu puedo yo hacer?", dice. Sin embargo, el
supremo ideal del debr hind, Bhishma, les dej como axioma
inolvidable, que "el esfuerzo es ms poderoso que el destino".
Este punto se puede explicar sucintamente, porque demuestra









como un hombre que conoce la ley y sabe aplicarla podra mo-
dificar y aun destruir el "verdadero infierno" que pueda haber
creado l mismo al otro lado de la tumba, pues se halla escrito
que "la Sabidura consume al karma".
Estoy convencida de que aquellas personas que creen que
la vida no est gobernada por ciertas leyes, sino que todo con-
siste en la "buena o mala suerte" de cada uno, sufrirn de im-
paciencia con la prctica de las reglas que hacen al hombre
"dueo de su destino". Pero no todo el mundo est escaso de
inteligencia. La ciencia nos ha demostrado la inviolabilidad de
las leyes naturales, aun cuando no todo el mundo sepa darse
cuenta que una ley cualquiera que encontremos en nuestro ca-
mino pueda llegar a neutralizarse oponindosele otra ley. Por
esto es que los cientficos que conocen todas estas leyes, pueden
andar seguros entire tantas condiciones capaces de invalidar o
matar a un hombre ignorante.
Vano esfuerzo es oponerse al dominio de la ley en que he-
mos nacido; mejor y ms cuerdo sera aprender a independizar-
nos de dicho dominio mediante el conocimiento de la ley. Quie-
nes rehusen la seguridad que nos brinda el conocimiento, no ha-
rn ms que dar tropezones de aqu para all en el sendero de
la vida, y ser lesionados en el process del desenvolvimiento;
mientras que el estudiante concienzudo aprende las leyes que le
rodean y feliz y seguro progress con acatarlas. "La naturale-
za se domina y conquista por la obediencia" y el tirano se con-
vierte en servidor del que es sabio.
La ley de karma se subdivide en tres leyes:
El pensamiento, que crea el carcter.
El deseo, que crea. las oportunidades.
Y el proceder para con nuestros semejantes, que crea en
nosotros la reaccin de condiciones futuras.
Un ejemplo nos ilustrar el procedimiento: Dos hombres,
Fulano y Zutano, cada uno de por s, e independientemente, ha-
cen donacin de un parque pblico a sus respectivas ciudades
donde nacieron. El primero lo hace con motivos desinteresados;
slo lo anima el deseo de alegrar la vida del pobre. El segun-
do tiene sus miras interesadas: lo hace para llegar a obtener fa-
ma de benefactor o adquirir algn ttulo de honor. Ambos han
hecho a la gente de su pueblo feliz. Ambos se vern rodeados
de circunstancias favorables en la prxima encarnacin; pero
mientras el primero se encontrar desinteresado y feliz entire los
hombres, el segundo se sentir egosta y miserable. (Debo hacer


RFVISTA TEOSFICA CUB3ANA


PG. 695







REVISTA TEOSFICA CUBANA


constar, por que lo merece, que yo misma he seguido, personal-
mente, la investigacin de este caso.)
Veamos ahora en qu afecta esto al verdadero infierno. To-
memos las palabras corrientes de cielo e infierno en su isigni-
ficado de felicidad e infelicidad despus de la muerte, haciendo
uso de ambas palabras en su ms alta acepcin. Nosotros es-
tamos creando en esta nuestra present vida las condiciones fu-
turas de nuestra vida despus de la muerte; nos llevamos con
nosotros, despus de abandonar el cuerpo fsico, el resultado de
las experiencias acumuladas durante todas nuestras vidas de la
tierra, a semejanza del artfice que va reuniendo la hilada para
la elaboracin de la tela, fina o tosca, segn sea el pao que
quiere confeccionar. As su estado inmediato al otro lado de
la tumba depend de la clase de vida que haya llevado en sta.
Existen tres classes de mundos por los cuales tiene el hom-
bre que pasar. Estos son: el mundo fsico, el pasional y el men-
tal. Todos afectan al cuerpo fsico y se manifiestan a tra-
vs de l; lo mental mediante el cerebro y el sistema nervioso ce-
rebro-espinal; lo pasional mediante los nervios involuntarios.
Las emociones no son otra cosa ms que pasiones refinadas que
la mente hace permanentes de un modo relative y que opera a
travs de ambos sistemas. Estos son hechos corrientes, fsicos y
psicolgicos, y estos ltimos, mejor elaborados por la psicologa
Oriental que por la Occidental, son los que constituyen mayor-
mente las enseanzas "ocultas".
Respecto al cuerpo fsico, vemos que sus components sli-
dos, lquidos y gaseosos, se desintegran, despus de la muerte, en
la forma usual correspondiente a todos los cuerpos orgnicos;
que los etreos, que interpenetran estos cuerpos, se mantienen
ntegros por cierto tiempo, mientras el cuerpo se corrompe, ad-
herido a sus ms slidos acompaantes y sin alejarse a gran dis-
tancia. Estos cuerpos etreos son los que produce los ruidos,
golpes, campanadas, timbrazos, desatinadamente; pero que pa-
saremos por alto por carecer de importancia.
Es el hombre revestido de sus cuerpos emotional y mental,
ligado a su ego y espritu, el que pasa a ese mundo intermedio
que los Catlicos llaman el purgatorio. Es all donde gradual-
mente se va despojando de sus investiduras materials vivi-
ficadas por una vida sensual y de pasiones. All despierta, en
dicho purgatorio, despus de unos cuantos das; o si la perso-
na ha llevado una vida pura, edificante, se encontrar, despus
de haber pasado por un perodo de inconsciencia, como en un en-


PG. 696


DICIEMBKE








1929 llEvIs'rA TEOSFICA CUBANA PIG. 697


sueo apacible, soando con aquellos series que le son queridos, y
a menudo entrando en contact con ellos cuando dichos series
salen fuera de su cuerpo mientras estn dormidos; as pasan el
tiempo mientras sus cuerpos sutiles se despojan de sus esca-
sos materials fsicos groseros, poco vitalizados durante su vida
en la tierra.
Pero, si por el contraio, tal hombre ha llevado una vida
mundana de placeres, sucumbiendo con frecuencia a los goces
sexuales, la glotonera o la embriaguez, entonces sus apetitos
exagerados por el frecuente estmulo de su pasin desenfrenada,
persistirn tras la tumba y se convertirn en verdadera tortu-
ra del alma hasta tanto no desaparezcan gradualmente por la
falta de alimentarlos. Mientras persistan sern causa de un
positive infierno autocreado por el hombre como consecuencia
inevitable de un estmulo artificial de sus pasiones irrefrenables.
Del mismo modo, la embriaguez, la glotonera, produce seme-
jante infierno, que va lentamente desapareciendo o extinguin-
dose al cesar los estmulos que lo producan.
He observado que una sencilla descripcin del estado de
un beodo despus de su muerte, tomado del recuerdo de sus pro-
pios sufrimientos causados por sus destemplanzas, apela grande-
mente a su interpretacin sobre la manera de operar la ley en
su propia experiencia; y a esto podramos aadir nosotros el
hecho de que como quiera que sus ansias de apetito tienen por
origen los centros sensorios de una material que es ms sutil
que la material fsica, se sentirn con mayor intensidad al no
tener entonces que disipar energas al poner en movimiento la
material ponderable.
Si el vicio a que se ha entregado el individuo encierra tam-
bin perjuicio hacia otra persona, como en el caso de comer-
ciar con mujeres de mal vivir, entonces el agravio moral que se
le infiere a la mujer es de graves consecuencias que tiene que
ser recompensado con algn servicio a la vctima en una future
encarnacin. La ignorancia de dichas consecuencias por aque-
llos que no reconocen la ley de la reencarnacin, no aminora en
nada el perjuicio ocasionado.
Puede una vida estar mancillada por muchas faltas, pero
esto no quiere decir que toda esa vida no sea ms que faltas,
Hay puntos muy nobles en toda vida; puede haber amor, abne-
gacin, bondades, generosidad, amarguras por sufrimientos in-
feridos, o esfuerzos por repararlos; todo esto hallar su recom-
pensa, puesto que el verdadero infierno no es un frvolo castigo,


REVISTA TEOSFICA CUBANA


1929


PG. 697







REVISTA TEOSFICA CUBANA


sino ms bien un reformatorio. El ego aprende por los sufri-
mientos, grabados en el cuerpo, que pasa a travs del ciclo de
las reencarnaciones, es lo que nosotros llamamos la conciencia.
La conciencia es como el eptome de nuestras experiencias,
y no la "Voz de Dios", puesto que si as fuera resultara in-
falible. Los hombres cometen con frecuencia las ms crueles in-
justicias, instigados por sus conocimientos incompletos. "Yo
sigo los dictados de mi conciencia", dijo un Puritano a un Ar-
zobispo que le juzgaba, en era de los Estuardos. "Hacis muy
bien-le contest el Arzobispo,-seguid a vuestra conciencia,
mas tened cuidado que sta no sea la conciencia de un imbcil".
El verdadero infierno es, pues, una escuela disciplinarian
para nuestros egos; para nuestras almas que viajan en larga pe-
regrinacin desde la Nescencia a la Omnisciencia. Nacemos
como fragments del Yo, salidos de la Vida Una, chispas de la
Eterna Llama, hasta convertirnos en esa misma Llama. Las
palabras de Cristo: "Sed perfectos como lo es mi Padre, que
est en los Cielos", no es cosa de tan impossible realizacin.
Todo lo ms que necesitamos es tiempo; tiempo para incurrir
en errors y de ellos aprender; tiempo para crecer a la. subli-
me altura en que el cuaternario habr de convertirse en el
tringulo.
Por otra parte, si descendiramos a los niveles inferiores
del purgatorio, ese reformatorio al cual llamamos infierno, ob-
servaramos cmo ste gradualmente se va convirtiendo en un
paraso con su puerta de escape hacia los cielos, si es que all
llevamos con nosotros la tela tramada con nuestras buenas ac-
ciones y aspiraciones elevadas para ser transmutadas en fa-
cultades utilizables en nuestra prxima encarnacin. El cielo
es un lugar donde esta labor se ejecuta; "pero eso es otra his-
toria", bastante bella por cierto.
Existen, adems, otros puntos a mencionar respect al ver-
dadero infierno. Cuando una persona infiere a otra cierta cla-
se de dao como, por ejemplo, la asesina, el criminal pasa por la
terrible experiencia de repetir el crime una y mil veces. Ade-
ms, si la persona asesinada est en el mismo grado de evolu-
cin que el asesino, ste se la encontrar despus de haber sido
ejecutado por dicho crime; y a la verdad que tal encuentro
no sera muy agradable para el asesino porque se encontrara
en una situacin muy desventajosa. Asimismo, el suicide se
hallar como en un verdadero infierno por algn espacio de
tiempo, pues tiene que permanecer as todo el tiempo que le


PG. 698


DICIEMBRE







REVISTA TEOSFICA CUBANA


falta hasta agotar su cuerpo fsico, y esta es una situacin que
no es muy comfortable ni vivo ni muerto. Solamente al final de
este agotamiento fsico es cuando comienza una situacin nor-
mal postmorten; durante dicho perodo segus creando conti-
nuamente karma.
Adems, la manera de morir y los pensamientos entonces
predominantes, ejercen una poderosa influencia sobre el indi-
viduo. Desafortunadamente, muchas personas creen en los te-
rribles cuadros de tormentos eternos que predican los doctri-
narios cristianos; y al morir se llevan estas ideas que a veces les
infunden un pnico horrible, y se encuentran en un estado muy
difcil de ayudarlos, pues generalmente piensan que aquel que
los conforta no conoce la verdad. Me encontr una vez con una
mujer que haba muerto quemada viva encerrada en un cama-
rote de un barco incendiado, y se encontraba en tal estado de
terror que me fu necesario un largo tiempo para calmarla y
hacerle ver que ya ella no se encontraba quemndose viva en
el barco.
Es de suma importancia la tranquilidad serena y apacible
de aquellas personas que rodean el lecho de un moribundo. To-
da demostracin estrepitosa de dolor, toda lamentacin, es real-
mente cruel para la persona que agoniza. El paso de una a otra
cmara en la mansin del Seor, se hace fcil si va envuelto en se-
renidad y amor, pues el terror a la muerte desaparece entonces.
Los rasgos sobrenaturales y que parecen ser de una supre-
ma importancia en todo este asunto, es la ordenada continuidad
de la vida y la supreme justicia por la ley inaterable de causa y
efecto. La Ortodoxia Cristiana, a nuestro entender, acepta la
continuidad de la vida; pero a causa de la prdida del reconoci-
miento de la ley de la reencarnacin, hace que la existencia eterna
de la vida del hombre depend solamente de unos cuantos aos
de una vida nica, an cuando el hombre sea un criminal con-
gnito, vstago casual del contact entire una prostitute y un
rufin sanguinario, presto siempre a cometer cualquier asesi-
nato por un insignificant soborno.
Un hombre as, criado en algn arrabal, desatendido de sus
padres, educado a fuerza de golpes y blasfemias, enseado a co-
meter toda clase de delitos menores, castigado de sus padres
y de la sociedad, su vida result un verdadero infierno sobre la
tierra, y de crime en crime va el hombre a terminar sus das
en alguna crcel. Infierno en la tierra y en el cielo por el res-
to de su miserable existencia, sin la ms leve oportunidad de


PG. 699







REVISTA TEOSFICA CUBANA


regenerarse. Y este episodio, brbaramente expuesto, finali-
zar, segn el Cristiano compasivo, de acuerdo con la "miseri-
cordia de Dios" Y hace bien; porque como dicen las sagradas
Escrituras: "Si desciendo a los infiernos, mirad, all est El"
Donde El est, todo va bien; pues si hubiera penas y dolores
en el infierno y El se encontrara all, el dolor encuentra su re-
medio y al final ser todo alegra, pues "Brahman es Bendicin."
Pero el error es transitorio y la verdad eterna. Si el error
durase siglos, es porque la simiente de la verdad se encuentra
dentro de la espinosa cscara del error. Cul ser, entonces,
el fruto de esta verdad encerrada en su cscara de error? La
verdad causante de tristezas sigue los pasos de una mala accin.
Dijo el Seor Buddha: "Como las ruedas de un carro sigue los
pasos del animal que lo arrastra, as el dolor sigue las malas
obras".
Esa es la verdad fundamental de los cielos y los infiernos.
Esa es la ley eterna. Y yo he observado un caso en el cual la
declaracin sincera de dicha ley como una creencia corriente, di
lugar a que yo sostuviera una muy interesante discusin con un
defensor de la teora del infierno eterno. Reconcilise al re-
conocer yo la verdad de la esencia de sus ideas, encontrndose
entonces dispuesto a considerar ciertas modificaciones con el
tiempo. Tambin pudo ver la verdad encubierta en el descu-
brimiento del Salmista acerca de haberse encontrado a Dios en
el infierno.
Qu tendra Dios que hacer all. El que es todo amor, si
no fuera con ideas de rescatar o salvar a los afligidos? Mi opo-
nente no dijo que estaba convencido, pero yo me alegr de haber
dejado sembrada la idea para que la desarrollara en su mente,
pues la mente opera ms prontamente y con menor sentimiento
de oposicin cuando se elimina el element de dispute.
La nica cosa cierta es que Dios no puede ser injusto. Es
acaso just crear un lugar de eterno tormento para mantener
all vivos a series consientes con el solo fin de atormentarlost? He
ledo en un libro que no recuerdo cual ahora, ciertos arguments
que me interesaron tanto por su originalidad y su noveddad y
que trataba acerca de que aquellas personas que iban al infierno
lo hacan debido a que se sentan felices oponindose a Dios;
que era de la naturaleza de los diablos el oponerse a Dios, y no
podan sentirse felices sin hacerle oposicin.
De todos modos, el verdadero infierno forma parte de las
inevitable consecuencias entire las malas acciones y el sufri-


DICIEMBRE


PG. 700







1929 REVISTA TEOSFICA CUBANA PG. 701

miento. De ste no podremos escapar. Los hombres en su an-
siedad por salvar a otros de sus malas acciones, sabiendo que
ellas son causa de tristezas, y que dirigan a muchedumbres ig-
norantes y de muy escasa inteligencia, adoptaron el camino equi-
vocado de hacer uso de smbolos e imgenes para causar impre-
sin, segn crean, en la mente de aquellos ignorantes. "El gu-
sano inmortal y el fuego inextinguible" es un buen ejemplo de
lo dicho, A mentes de mejor criterio les explicaban que ellos
queran decir con esto el roer del remordimiento por alguna
mala accin.
(Traduccin del Theosophist de Octubre de 1929 por el Dr. J. L. Canto).














EL "SENDERO DIRECTOR"
Y MI ACTUAL COMPRENSION

PoR Jos R. VILLAVERDE

M A Teosofa no tiene dogmas. No da verdades incom-
probables. No se impone por la fe. No manda career.
Y esto es lo grande de la Teosofa.
Es la Teosofa un conjunto armnico, razonable y
lgico de conocimientos. Los enuncia, los analiza
e intent demostrar su posibilidad. Despus, para
el que quiere comprobar, le traza reglas de conduct, disciplines
espirituales, meditaciones... A esto se le llama "yoga".
En Teosofa el hombre es el instrument investigator. Ella
ensea a educir los poderes psquicos que todos tenemos. El
hombre llega a reconocerse fragmento de la Divinidad; com-
prende que en ella est viva y se mueve. Comprueba que la
fraternidad, por ser chispas nosotros de la misma llama, es una
cosa real y positive. Aprende y reconoce las leyes inmutables
de reencarnacin y karma, o sea, la rueda de nacimientos y de
muertes, necesaria para que elespritu adquiera en la material
las experiencias indispensables a su evolucin, y la ley de re-
tribucin, que nos da bien por bien y mal por mal.
No es mi objeto hacer una exposicin de lo que significa la
Teosofa, sino trazar unas lines generals, demostrativas de
que en esta "sabidura divina"-que es lo que significa eti-
molgicamente la palabra "teosofa"--no precisan las auto-
ridades ni nadie puede imponer a otro su criterio. Su caracte-
rstica es la gran tolerancia y el respeto a todas las opinions.
No somos dogmticos. Somos investigadores.
Qu, pues, de nuevo ha dicho Krishnamurti a los tesofos
al declarar en quiebra a las autoridades? Ni l mismo quiere
erigirse en autoridad. Rechaza a los discpulos. Proclama el
imperio de la Verdad y dice que slo ella debe tener seguidores.
As tena que ser, porque Krshnamurti vivi y se nutri en









el campo de la Teosofa. Tuvo un Maestro: Kut-Humi. Su ma-
dre spiritual fu la doctor Besant, Presidente de la Sociedad
Teosfica. Y nadie ignora que el Instructor practice ardiente-
mente el "yoga" en largas y diarias meditaciones, en su abs-
tencin de carnes, drogas, alcohol y tabaco, en su pureza ad-
mirable de cuerpo y de espritu, en su perfect castidad... Es-
pritu que vena evolucionando gloriosamente desde vidas pa-
sadas, desde pretritas encarnaciones, en las cuales fu liqui-
dando el mal karma y creando este karma bueno que lo ha he-
cho apto para unir su conciencia a la del Cristo y poder dar
al mundo su enseanza.
En su Mensaje nos dice que existe un "sendero director"
para llegar a la "meta", que es "liberacin". Y en ese sen-
dero huelgan todas las muletas, todos los credos, todas las jau-
las, todas las organizaciones, todo lo que no sea "vivir la Vida"
y "buscar la Verdad en nuestro interior".
Eso, claro est, hay que interpretarlo, Cmo? El lo dice:
"dejad que la comprensin sea la ley". Pero quiere esto de-
cir que renunciemos a escuchar a los hombres de gran experien-
cia que puedan darnos explicaciones orientadoras? Los que co-
nocemos la evolucin, ley que rige el progress de las almas, sa-
bemos que, segn el grado alcanzado por cada una, as "com-
prender" mejor o peor, o no comprender de ninguna manera,
lo que se le dice. Sin las lectures de Annie Besant, de Lead-
beater, de Jinarajadasa y de otros grades tesofos hubira-
mos podido comprender tan fcilmente la teosofa? Puede un
salvaje entender lo mismo que un doctor en filosofa cualquier
enunciado sutil o de alta espiritualidad? Seguramente que no.
Cmo entienden algunos las palabras de Krishnamurti? Lo
estamos viendo. Dejan las iglesias, dejan las asociaciones que
se inspiran en el servicio al prjimo, dejan hasta la Sociedad
Teosfica cuyo objeto no es otro que former un ncleo de fra-
ternidad.
Si se les pregunta por qu lo hacen contestan:
-Porque lo dice Krishnamurti.
A juicio mo-que ni por asomos trato de imponer a nadie-
esa contestacin entraa graves errors.
En primer lugar, si algo se hace "porque lo diga el Ins-
tructor", ya 'se empieza por faltar a su enseanza, puesto que
se le erige en autoridad, y l rechaza todas las autoridades. Es,
pues, un contrasentido someterse a la autoridad de Krishna-


REVISTA TEOSFICA CUBANAl


PAG. 703






REVISTA TEOSFICA CUBANA


murti. El ser la Verdad, pero la Verdad debemos buscarla
por nosotros mismos y hallarla en nuestro interior.
Cuando un sacerdote de la Iglesia Catlica Liberal le dijo a
Krishnamurti que haba dejado su sagrado ministerio, l le
pregunt: -iY quin hace ahora lo que t hacas?
Esa sola pregunta demuestra tambin el error que existe
en abandonar el servicio porque diga el Instructor que no ha-
cen falta las organizaciones para alcanzar la meta.
Cul es nuestra comprensin en este asunto? Que la orga-
nizacin no es necesaria, pero puede ser convenient. Que no
debemos confundir la esencia con el frasco, ni las muletas que
ayudan a andar a quien las necesita, con las funciones propias del
caminar. Que no debo ir a la logia pensando que el hecho de ir
va a liberarme, sino que all puedo ayudar a otros, incluso ha-
cindoles saber lo que dice Krishnamurti.
Significa el "sendero director" que no hayamos de servir
a otros, de ayudar a otros, de cooperar a que las enseanzas del
Maestro se divulguen? Parece que no debe ser as, porque el
mismo Maestro no cesa de actuar, de viajar, de presidir los
campamentos, de hablar, de escribir, de alentar, de dar el alto
ejemplo de la mxima energa, del mximo servicio, de la m-
xima actividad.
Ein embargo, conocemos a algunos que han dejado, por
ejemplo, la administracin de un peridico que serva de ve-
hculo de publicidad a las propias enseanzas de Krishnamurti,
o que se marcharon de una iglesia donde hasta hace poco crean
dar a los files oportunidad de robustecer su fuerza spiritual,
n abandonaron una logia en la que daban ejemplo de frater-
nidad...
Muy lejos de mi nimo la menor censura. Tienen tanto de-
recho y tanta libertad para proceder de ese modo como los que
se ren del propio Krishnamurti. Pero as como estos ltimos
nos causan pena, aquellos que hasta ahora estuvieron a nuestro
lado parcenos que dejan un hueco difcil de llenar y que restan
con su ausencia fuerzas a la obra spiritual que estamos reali-
zando, no en nuestro propio egosta beneficio, sino en provecho
de la Humanidad.
La lnea de menor resistencia result siempre muy cmoda
para la pereza, y nada mejor que meters en casa, abandonar
el trabajo, desdear el servicio, y decir: "estoy trepando por el
sendero director Como tambin est muy de acuerdo con nues-
tra naturaleza inferior, con la personalidad ansiosa de placeres


DICIEMBRE


PG. 704









materials, entender el "vivir la Vida", por meters de lleno
en toda clase de vicios. Pero, es vivir la Vida jugar, embria-
garse, pasar el tiempo en mancebas y burdeles? Tan absurdo
result esto como entender por "sendero director encerrarse
en casa o irse a la selva para, egostamente, sin dar nada a nadie,
trepar hasta Dios.
Por otra parte, es esto lo que hacen Annie Besant, Lead-
beater, Arundale, Jinarajadasa, Rajagopal, Warrington, Cooper
y tantos otros a quienes hasta ahora tuvimos, y suponemos que
se les sigue teniendo, por altos Iniciados, a mil codos por en-
cima de nosotros? Ha renunciado la doctor Besant la Presi-
dencia de la Sociedad Teosfica? Dej C. W. Leadbeater la je-
fatura de la Iglesia Catlica Liberal? Rehuy Miss Mrie Poutz
la direccin de la Escuela Esotrica? Recomend alguien la
disolucin de la Orden Teosfica del Servicio?
No; ah estn los "leaders" donde mismo estaban: en el
servicio.
Lo nico disuelto hasta ahora ha sido la Orden de la Es-
trella. Y por qu? Porque amenazaba convertirse en lo que
Kriishnamurti no quera que fuese: en barrera y no en puente;
porque algunos buscaban en ella, no el honor del servicio, sino
el honor del cargo; porque los portadores de los tringulos en-
trelazados se imaginaban ya superiores a los dems y pensaban
alcanzar ms fcilmente la meta que los que estaban en la acera
de enfrente.
Mas lo hecho por el Instructor con la Orden de la Estrella,
y su constant prdica contra jaulas y muletas, no parece sig-
nificar que se acabe en el mundo con todo lo que suponga agru-
pacin o mecanismo colectivo idneo para trabajar y cooperar
a la march evolutiva de la Humanidad. Y tanto es as, que a los
mismos a quienes hemos visto desertar-"porque entienden que
lo dijo Krishnamurti"-de la Iglesia, de la Orden del Servicio,
de las logias, etc., sabemos que siguen rindiendo su trabajo en
bancos, en empresas de ferrocarriles y en otras entidades colec-
tivas donde se ganan el sustento.
"Dejad que la comprensin sea la ley". Esa es una gran
verdad. Mas para llegar a comprender hay que agudizar el
discernimiento, que no deja de ser una muleta, como para andar
hay que empezar por andadores, como para llegar a decir las
cosas admirables que hoy dice necesit Krishnamurti de la doc-
tora Besant, de una educacin en Londres, de un maestro espi-
ritual de la talla de K. H., de grupos de meditacin, de much


REVISTA, TEOSUFICA CUBANA


PAG. 705


1929








Teosofa y de eso que ahora quieren echar por la borda estos
seores que, ojal me equivoque, no tienen ni con much la
evolucin que ya trajo Krishnamurti a su actual encarnacin
para que el seor Maitreya lo eligiese para Instructor Mundial.
Todava nos est hablando en su Mensaje del "ego", de la
"reencarnacin" y del "karma". Cmo podra el mundo en-
tender estas cosas si los tesofos que en l creemos no lo expli-
camos? Slo por esto no deben abandonarse las "lneas de
fuego", o sea, el servicio activo del libro, del peridico, de la
logia y de todo cuanto constituya una ayuda; que no todos pue-
den lanzar al aire las muletas para salir corriendo con buenos
pies a dar a las gentes la buena nueva, como ha podido hacerlo
Alcione.
Esto es, seores, una prueba. En dos mil aos las almas
han avanzado en evolucin. Hace veinte siglos se dijo: "vos-
otros conoceris la Verdad y la Verdad os har libres". Hoy
se nos dice: "Buscad la Verdad en vuestro interior". Esto es
ya ms concrete. Y no se realizan milagros, que slo crean fa-
nticos o escpticos, ni quiere el Instructor que se le siga, sino
que se comprenda su doctrine.
La prueba consiste en saber quines buscan de veras, qui-
nes comprenden de veras, quines siguen de veras por el sen-
dero de la renunciacin. "Si me quedan seis-ha dicho Krish-
namurti-me dar por satisfecho". Porque es este el mo-
mento de la prueba. La renunciacin no debe entenderse por
renunciacin del trabajo, de la incomodidad, del sacrificio; sino
todo lo contrario: hay que renunciar al deseo sensual, a la mo-
licie, a lo cmodo que enerva, el gosmo... Hay, seores, que
entender, que comprender.
Fcil es decir, y acaso est muy en armona con el secret
anhelo de muchos, s a qu las logias, a qu la Sociedad Teos-
fica, a qu la Iglesia, a qu las revistas, a qu los grupos de me-
ditacin, a qu la literature de los "leaders" que hasta ahora
se respetaban y reverenciaban? Y ms fcil todava interpreter
el "sendero director" como la vida fcil en un dulce "no hacer
nada", viviendo la vida del placer mundano, siguiendo la co-
rriente de la generalidad, que aunque sea, como ha dicho un
Maestro, "un conglomerado monstruoso bajo un barniz de con-
veniencias", nos libra de la crtica amarga, del ridculo y hasta
puede llevarnos a la riqueza y al podero terrenales.
Pero no creo que as se interpreten bien las palabras de
Krishnamurti. Con su ejemplo armoniz sus enseanzas. En


PG. 706


REVIsTA TEOS6FICA CUBANAh


DICIEMBRE






REVISTA TEOSFICA CUBANA


l veo al tesofo; en sus prdicas percibo el trasunto teosfico;
para m quisiera a su Maestro; para m su fuerza, su actividad,
su anhelo ardiente de amar y servir...
Y entiendo por "sendero director" la no identificacin con
cosas y personas; la inutilidad de organizaciones, de credos, de
religiones, para liberarme; la necesidad de vivir la Vida, que es
la fuerza que nos impulsa a la perfeccin... Pero sin que ello
signifique que no utilice cuanto pueda ayudarme a comprender
mejor, a servir mejor, ni desdee una asociacin done aprend
muchas cosas y pude dar otras, ni me alej del templo done
se eleva el pensamiento y se siente la presencia divina (lo que
no impide que la sienta tambin en la soledad de un retiro cual-
quiera). Porque, entire otras cosas, si as no fuera, lo primero
que tendra que hacer era cerrar los odos a las palabras de
Krishnamurti y alejarme de l, ya que si se exageran las inter-
pretaciones-casi siempre en aras de la egosta comodidad-hay
que convenir en que Krishnamurti y su Mensaje no son ms
que flamantes muletas, recin llegadas, que no pueden servirnos
para nada.
As pienso yo. Yo, que creo vivir la Vida y que busco a
diario la Verdad en mi interior. Que no me impresionan las
ajenas actitudes, aunque est listo siempre para rectificar. Y
que, no obstante lo dicho, respeto a todo el mundo, no censuro
la conduct de nadie, y me someto con gusto a la crtica de los
dems, seguro de que en todo hallar una enseanza, ya venga
de Krishnamurti, ya del ms humilde hermano que "bona fide"
quiera hacerme el favor de dirigirse a m.


~F~J~J~JV


PG. 707


1929













REDIMIDA

Pon F. J. FARIAS

RAN los tiempos de civilizacin exaltada a mxima
potencia, y como ,siempre que la civilizacin se
exalta, la moral decrece, he aqu que las pasiones
humans tascaban el freno de la tica, y como brio-
sos corceles arrastraban a la humanidad sensitiva
hacia el vrtigo de un indomable sensualismo.
El culto a la belleza era tributo a la impudicia en poses
femeninas que, si a los ojos del Espritu ello apareca como
zancas y tentculos de un cuerpo lascivo y de fealdad insopor-
table, a los ojos de la gente bien presentbanse como excelsitud
inefable en el Arte del Desnudo.
La fealdad de lo pictrico tena su reflejo simptico en la
fealad de la Poesa y en la msica lbrica, con sabor a mantra~l
africano. En los grupos escultricos de moda, escenas de ludi-
brio daban el motivo de inspiracin en fama.
El teatro era la Universidad del adulterio, del crime y to-
dos los vicios.
La Religin, dada a los hombres para "religar" su natu-
raleza humana con la divina, habase convertido en un culto
muerto y formula acomodaticia para ganar unos el cielo a pre-
cio cotizable, y acarrearse otros el pan vendiendo el cielo.
En medio de aquella orga mundial, apareci un santo va-
rn, joven, bello, puro y sabio, que venia, como el sol, desde el
Oriente, entonando un canto a la Vida y portando un Mensaje
de Verdad al mundo. Era un Enviado desde la mansin de
los dioses para ofrecer a los hombres la liberacin de su con-
ciencia y su auto-redencin.
La humanidad, as embriagada por vicios y pasiones s'i
cuento, vea el mundo a travs de la mirada pecadora. La idea,
no significaba entonces cosa alguna; antes bien, era preferido
el instrument o material que la expresase, por considerrselo
ms real y efectivo. Por eso la presencia del joven Mesas en






REVISTA TEOSFICA CUBANA


e] mundo fu ms atendida que Su palabra maravillosamente
redentora.
Es cierto que en aquellos das una mujer, a la usanza de
su poca, desenvuelta y de muy liberals principios, supo del
Mesas, contempl su imagen, admire su testa que pincel ni
buril jams soaron, oy hablar de su voz y su mirada, de su
sonrisa y grcil cuerpo y de la mgica fluidez de sus palabras,
superior en todo a los actors de su ms plena admiracin, y
aprestse a encontrarle un da, diciendo as: "djenlo conmigo
a solas, que de su santidad dar buena cuenta yo".
Y logr, en efecto, su presencia. La mujer suele darse gran
maa para realizar sus propsitos y aun busca en la contuma-
cia su recurso, si obstinada ise mueve en una empresa.
Ya en presencia del santo varn, bello y sonriente, sereno
y de poder innegable, posternse ella a sus pies, y con aire
teatral y seductor, poniendo arrobo en su bella faz y ternura.
y ansiedad en su mirada ardiente y visiblemente tentadora,
tom entire las suyas, trmulas por la emocin del deseo, la
diestra lnguida, fina y pursima, que el Santo sonriente la.
extendi en seguida.
Ambos a solas, como ella lo conjur, as hallbanse en aque-
lla estancia, testigo de singular combat. Ella, desde su plano
malfico de conciencia, haba lanzado un reto a la pureza de la
santidad y le haba sido aceptado. Ella no haba tratado de
saber cul era la doctrine de aquel hombre, sino que se mova
hacia la conquista del cuerpo, armada de sus gracias diab-
licas. Romntica y sin ms cultural que la objetiva del teatro
en boga, acaso intent un remedo de Cleopatra, buscando en el
joven Mesas la persona de Julio Csar o de Marco Antonio.
Sus ojos no saban pasar al otro lado de las cosas materialss.
y quedbanse ciegos ante la pantalla del cuerpo.
Tom entire las suyas impuras, aquella mano pura, y cuan-
do pareca que lo divino iba a ser burlado por lo human, vise
con gran asombro que las manos de aquella mujer transfor-
mbanse en algo vaporoso, que tomaba consistencia y hacase
como masa de protoplasma, y solidificse luego, convirtindose
(n el cuerpo parduzco de una serpiente que silbando aguda-
mente enroscse gil en el brazo extendido del Santo, y por l
ascenda con fascinante y amenazador intent hacia el rostro
sereno que la contemplaba. Entonces ocurri algo ms extra-
ordinario. Ante la mirada atnita de aquella mujer y antes
que la cabeza de la'serpiente llegase al hombro del Santo varn,,


PKG. 709


1929







P~1G. 710 REvIsTA TEOsFIcA CUBANA DcFIvnnE


el cuerpo del reptil misterioso qued convertido en una sarta
de enormes cuentas terrosas que al punto se desgranaron y
esparcieron libremente por la alfombra.
La pobre mujer, sobrecogida, oy entonces por primera vez
la palabra del Maestro, que le dijo: -Ese es el fruto de tu
ofrenda a la Divinidad. Los hombres no isaben an que ellos
son las vctimas de sus propias creaciones. T debes saberlo
ahora. Este es el fruto de la pasin deleznable que me consa-
graste. Recgelo rpidamente, para que te salves de sus efec-
tos. Sabe que cada una de esas cuentas es un huevo, poderosa-
mente fecundado por tu pasin, y si antes de siete minutes no
son todos destruidos por el fuego que t misma debes encender,
las serpientes venenosas y de inmediato crecimiento que de
ellos saldrn, te acometern, sin fallar una, y tu vida ser irre-
misiblemente perdida.
En muy pocos moments, aquellos huevos milagrosos, con-
creciones de la maldad viva, fueron recogidos por las mismas
manos, trmulas antes por el deseo, ahora por el miedo, y lle-
vados a otro lugar de aquella casa, donde con singular rapidez
se les arroj a una improvisada pira. Cuando aquel montn
de raros huevos de serpiente cay al fuego, en aquel preciso
instant cumplase el tiempo sealado, y las serpientes, ame-
nazadoras y silbantes, se revolvieron impotentes entire las lla-
mas. Todas tuvieron el impulso de arrojarse sobre aquella
mujer, que se mantena de pie, rgida y absorta, poseda de
profundo espanto y abstraccin.
La hoguera pronto consumi entire sus llamas aquellas ser-
pientes misteriosas, cual si fueran de papel, y de sus cuerpos
no dejaron resto alguno; pero aquella criatura, conmovida hasta
lo ms ntimo de su ser, continuaba en pie, absorta, mirando
al fuego; porque en el corazn de la llama distingua ella, in-
confundible, la figure del Santo Hombre, en estado contempla-
tivo, y en sus odos sonaban una y otra vez aquellas palabras
candentes: "Ese es el fruto de tu ofrenda a la Divinidad. Ese
es el fruto de la pasin deleznable que me consagraste".
Cuando el fuego se hubo extinguido del todo, aun la frvola
derrotada vea muy hondo en su conciencia la imagen del Santo
y oa, ms hondo an, sus palabras.
Al regresar de nuevo a la estancia donde l quedara, oh
asombro! la estancia estaba vaca; pero en el lugar donde a l
le viera estaba dibujada, para los ojos de ella solamente, la
misma imagen en estado contemplativo, que vi en el fuego.


REVISTA TnOSFICA CUBANA


Pio. 710


DICIEMBRE







1929 REVISTA TEOSFICA CUBASA PG. 711

Prosternse entonces a los. pies de aquella image vaporosa,
io ya como antes lo hiciera ni como adoracin sin comprensin,
sino para buscar all lo que antes no haba sabido encontrar.
Medit profundmente en aquellas palabras del Maestro: "Los
hombres no saben an que ellos son las vctimas de sus pro-
pias creaciones". Se sumi en s misma; abrazada a estas pa-
labras de sabidura, as quedse, no supo ella cunto tiempo, y
al retirarse de aquel lugar inolvidabble parecale que llevaba
dentro de s misma la imagen aquella que vi tan luminosa en
el corazn de la llama y en el lugar escnico de aquella estancia.
Cuntaise que aquella mujer no vi ms al joven Mesas
(como ella le haba llamado); pero que siempre quera conocer
sus palabrbas todas, para meditarlas y vivirlas. Y dcese que
vvivlas con provecho.
F. J. FARIOAS.














POR LA PAZ MUNDIAL

POR EL TTE. COR. JUAN CEuz BUSTILLO (1)

OMO soy un soldado, y vengo a hablaros de la paz
mundial, bueno es que ustedes sepan, antes de en-
trar en material, qu concept tengo yo del Ejrcito
y cmo lo defino:
SQu es el Ejrcito?
Una institucin armada.
Un instrument al servicio de la nacin. Formado con ciu-
dadanos del pas que estn sujetos y regidos por leyes es-
peciales, reglamentos y rdenes. El ejercitamiento y la disci-
plina mantienen al Ejrcito unido, fuerte y presto a la obe-
diencia.
Para qu sirve el Ejrcito?
Para ayudar a mantener la paz y para restablecerla done
se altere.
La paz es y debe ser el estado normal de los pueblos.
Cuando la paz se altera y los medios persuasivos resultant
intiles para devolver la tranquilidad, entonces entra en accin
el Ejrcito como instrument pacificador de la nacin; bien es
verdhd que su accin puede ser violent, pero del todo nece-
saria si las circunstancias lo exigen.
Debe verse en el Ejrcito, no un instrument para hacer
la guerra, sino un instrument para mantener la paz. La gue-
rra es un incident y por lo tanto transitorio, en cambio la paz
es lo permanent.
Un ejrcito es instrument de la guerra y por lo tanto ene-
migo de la paz cuando de motu propio subvierte el orden
establecido en el pas imponiendo su mandato, o cuando al ser-
vicio de una nacin agresora sirve a sta para alterar la paz
de los pueblos.
El Ejrcito est integrado por soldados profesionales, que
(1) Discurso ledo en la Logia "Servir y Amar" en la sesin del 7 de Octubre,
dedicada a la paz.









tienen como primordial deber acrecentar sus virtudes y su
eficiencia military, de manera que puedan: restablecer rpida-
mente la paz interior, cuando se perturbe; rechazar una agre-
sin del exterior y ayudar a restablecer la paz exterior si fuere
necesario.
Aun cuando much ha evolucionado la humanidad, todava
es una triste necesidad el sostenimiento de los ejrcitos; pues
sin esa custodia la paz interior y exterior sera perturbada cons-
tantemente. El militarismo perturbador va poco a poco des-
apareciendo; pues es sabido que en los pueblos altamente civi-
lizados la poltica military no existe, y las aspiraciones del buen
soldado estn circunscritas a sus deberes profesionales, y su
mejor signo de lealtad es mantenerse subordinado a la supreme
.autoridad civil.
Por el hecho de que todava la existencia de los Ejrcitos sea
-una triste necesidad, no se infiere de sto que sea de triste con-
dicin la noble profesin del military; pues por su delicada mi-
sin en unos casos, tales como cuando se suspended las garan-
tas constitucionales, o cuando lleno de espritu de sacrificio
se ofrenda en el altar de la patria, se requieren en el individuo
determinadas condiciones morales, mentales y fsicas que lo
capaciten para actuar con diligencia, para dirigir con pruden-
cia y para oficiar con dignidad.
Hecha esta aclaracin, creo haber disipado cualquier pre-
juicio que hayan ustedes formado de m; y es natural que sor-
prenda ver a un soldado, que recibe el sustento de Marte, afron-
tar, de una manera favorable, el complicado problema de la
paz mundial. En verdad que es arduo el problema; pero para
dar cima al atrevimiento, he reunido un total de fuerza que se
compone de un cinco por ciento de intuicin, de un setenta por
ciento de experiencia personal sobre el asunto, y de un vein-
ticinco por ciento de imaginacin creadora, no creadora de fal-
sedades ni de utopas, porque estas creaciones, aunque hipo-
tticas, han pasado por el tamiz de la lgica. Armado, pues,
de estos tres elements, entro en la contienda como un paladn
de la paz.
La evolucin, que es el progress en todos los rdenes, es
cl plan de Dios, y se realize de una manera ordenada en todo
el Universo; en cada uno de los mundos, de los reinos y de los
series. Este estado de ordenamiento divino, mediante el cual
es possible el progress, se llama paz. Es la voluntad divina que
todo progress, y en el corazn de. cada ser yace un poder que


1929


REVISTA TEOSFICA CUBAIST


PAG. 713









fuerza a la criatura hacia el progress; por lo tanto, la paz debe
reinar en todos los hombres y en todos los pueblos; es lo nor-
mal, es lo que debe ser; pero a veces las fricciones y los con-
flictos entire los elements humans, debido a la ignorancia,
traen la alteracin o perturbacin de la paz, y mientras sta
no se restablezca, quedan sumidas en el sufrimiento las parties
afectadas.
La fraternidad humana es un hecho; porque siendo cada
hombre potencialmente divino, hijos todos y cada uno del mis-
mo Padre, se evidencia la hermandad de todos los hombres.
Luego el pacifismo es algo que tiene razn de ser, que no es
ninguna utopa, ninguna quimera.
Pueblos esclavizados ha habido que para salir de la opre-
sin a que estaban sometidos por otros pueblos, o para repeler
una agresin de conquista, se vieran en la necesidad de apelar
a las armas para salir de la esclavitud o para no caer en ella.
Un estado tal de esclavitud impuesto por la fuerza, no es un
estado de paz, ya que existe la perturbacin moral entire los so-
juzgados, y el forzar el cambio, aunque de manera violent,
se justifica, ya que se trata de restablecer el estado normal. El
pueblo que se defiende contra un invasor para no caer en la
esclavitud, su actitud est justificada, ya que l rechaza, aunque
violentamente, el estado de perturbacin que se le quiere impo-
ner. La accin guerrera, en estos o parecidos casos que se
sealan, est justificada para una de las parties; pero en sen-
tido general, podemos asegurar que la guerra, de ningn modo
ni bajo ningn aspect, puede aceptarse como un element esen-
cial para el progress de la humanidad, como pretenden de-
mostrar algunos extraviados.
Muchos recelos y prejuicios se han levantado en el mundo
contra el pacifismo, debido a que algunos de sus partidarios,
ignorantes y fanticos, han predicado la paz mundial a base
del desarme universal. La implantacin ahora del desarme uni-
versal sera premature, dado el estado actual de evolucin al-
canzado por la humanidad, y dara lugar a la ms espantosa
anarqua. En cambio llegaremos a ella por la reduccin pro-
gresiva de las fuerzas armadas.
En lo future, cuando las actuales almas inferiores de la
humanidad hayan alcanzado el nivel moral que hoy tienen las
almas selectas, entonces podremos, sin peligros, llegar al des-
arme universal, incluso a la inexistencia de los cuerpos polica-
cos. Mientras ese tiempo no llegue, predicar el desarme uni-


PiKG. 714


REVIST.k TEosricA CUBxL.


DICIEMBIE






REVISTA TEOSFICA CUBANA


versal es cosa de locos, y es natural que los gobiernos vigilen
a los que tales cosas hagan; de la misma manera que deben
estar vigilantes para reprimir los manejos del grupo de ban-
queros e industriales que especulan con la guerra.
El subsecretario de la Guerra del actual gobierno ingls,
cuando estall la conflagracin europea era un pacifista mili-
tante y prefiri servir en el riesgoso y delicado cuerpo de re-
cogedores de minas flotantes que ir al frente a matar hermanos.
El sirvi bien a su patria y guard respeto para su determi-
nacin, pero yo me pregunto: cul sera hoy el destino de las
naciones aliadas europeas si el pueblo ingls hubiera abrazado
decididamente el pacifismo militant cuando su gobierno entr,,
en la guerra? Yo estoy seguro que si Inglaterra se viera atacada
ahora por un enemigo, las rdenes del lord subsecretario no se
concretaran a recoger minas; actuara de acuerdo con las cir-
cunstancias, como lo hacen hoy los soldados ingleses en Pales-
tina y China. Un hombre tal en el Gabinete del Imperio Brit-
nico result un magnfico cooperador del plan pacifista, sin
quimeras, emprendido por Mr. MacDonald; una verdadera
prenda de buena fe para las naciones contratantes.
Jos Mart, el Apstol de nuestras libertades, era un paci-
fista por naturaleza; tena siempre el corazn rebosante de amor
aun para sus enemigos, y vea en cada criatura viviente un
hermano; sin embargo, un hombre as, fu el escogido para
libertar a un pueblo por medio de la violencia de la guerra.
La presencia de tal hombre en el fomento de la reveoucin,
con today su secuela de horrores y miserias, justificaba el sa-
crificio de un pueblo y lo , :;i.-:l1 :!. Y l, incapaz de matar,
acudi al campo de batalla y muri como un mrtir del deber.
Desarmemos la guerra, como dice el ilustre doctor Jinara-
jadasa, e impidamos de todos modos que sta pueda resurgir
entire los pueblos civilizados, y a los otros pueblos de inferior
civilizacin, que suelen .mantener sus luchas internal, llevmos-
les nuestra desinteresada ayuda para que se resuelvan a vivir
en paz y en justicia.
Es un hecho evidence que los hombres se estn conven-
ciendo de lo amargo que result el fruto de la guerra, y la
aspiracin de paz crece en el corazn human, y esta aspiracin
se refleja en la colectividad national y ella impulsa a sus go-
biernos a armonizar con los otros poderes extranjeros, de ma-
nera de ir poco a poco reduciendo los armamentos y allanando
los obstculos que puedan provocar conflicts; en pocas pala-


1929


PG. 715








bras: desarmando la guerra; y esto traer confianza y bienes-
tar para cada una de las naciones que son los grades hogares
establecidos sobre la tierra.
No se dude de la nueva gida de paz que se extiende por
todo el mundo, segn se va alzando el sol de la nueva civiliza-
cin. Algunos jalones nos van mostrando su ascensin, siendo
el primero la Liga de las Naciones; tribunal ste, que si no
inspira todo el respeto que debiera merecer, es el comienzo de
los similares que habrn de sucederle en lo future, y que sern
cada vez ms respetables. Viene despus el Tribunal Perma-
nente de Justicia Internacional. Le sigue el Convenio Naval
.le Wshington, que limit el tonelaje de acorazados para las
grades potencias, y el cual ser pronto substituido por otro
de lneas ms amplias que limitar el tonelaje de cruceros y
submarines. Despus la paz de Locarno, que trajo mayores
garantas y mayor confianza entire los vencedores y vencidos
de la Gran Guerra. Ultimamente el Pacto Kellog-Briand, que
Sviene a poner ms impediments a la realizacin de la guerra.
Luego vendr el Pacto de Reduccin de los Ejrcitos.
Si no hubiera sido por esta aspiracin creciente de paz
que alientan todos los pueblos, apoyndose en los dos puntos
conocidos por Liga de las Naciones y Pacto Kellog-Briand, hoy
estaramos presenciando dos grades guerras. Bolivia contra
Paraguay, las cuales habran arrastrado a la guerra a casi to-
dos los pueblos de Suramrica, y China contra Rusia. Bolivia
y Paraguay llegaron a hostilizarse, pero no fueron a la guerra,
y (,.-, y Rusia mantienen pequeas hostilidades, pero no van
a la guerra; ellos han manifestado que se subordinan a los
pactos.
La Unin Panamericana y las Conferencias peridicas pan-
americanas que se celebran en las capitales del hemisferio occi-
dental, estn acercando a estos pueblos a un nivel de mutual
justicia y comprensin.
Sin embargo, a pesar de la experiencia recogida en la Gran
Guerra, los pueblos no han marchado con rapidez hacia la re-
duccin de sus armamentos. Cul ha sido el impediment?
El temor. El mutuo temor es el espantajo que se yergue hoy
entire las naciones y les impide una franca unin. Veamos:
Estados Unides, a done quiera que mira tropieza con el
Imperio Britnico y aun cuando no lo ve como enemigo, desea
mantener con Inglaterra la paridad naval y quizs area. Ve
en el Japn un pueblo agraviado y hostile, cuyo rencor ir des-


REEVISTA 7-uOSr icA CUBNA


DICIEMBRE


PG. 716








vanecindose, ms por la creciente diferencia de poder, que im-
potentifica al Japn contra Estados Unidos, que por la accin
del tiempo sobre el recuerdo de las venideras generaciones, y
por temor a este enemigo piensa que debe estar preparada
navalmente en el Pacfico y por el aire. La Amrica latina es
considerada por ellos como naciones bajo su tutela. Ellos crea-
ron valientemente contra Europa la Doctrina de Monroe,
habiendo much de generosidad y de egosmo en esta Doctrina
en relacin con las naciones latinoamericanas. Y hoy, que el
peligro europeo ha desaparecido para la Amrica, y el poder
de los Estados Unidos ha crecido, la Doctrina de Monroe se ha
convertido, por la sancin tcita de las grades potencias, en
el document que valida ese tutelaje. Si no fuera por la espe-
ranza que los pueblos del Sur tienen puesta en la civilizacin
norteamericana, cuyo espritu de justicia ir brillando a media
que la agresiva poltica econmica vaya desapareciendo, moti-
vos tendran los Estados Unidos para temer del just recelo
del Sur. De aqu, que mientras la. poltica interamericana no se
desenvuelva en un plano de equidad y se mantenga la ominosa
diferencia de explotadores y explotados, los Estados Unidos les
tendrn su pequeo temor a las naciones hermanas, injustamente
tratadas por ellos.
El Japn no teme hoy a los Estados Unidos, porque no
puede esperar una agresin de ellos. El ya sabe que no puede
agrandarse a costa de China; pero parece estar content de
que se le deje ejercer el tutelaje de la Manchuria. El s teme
a Rusia por su poltica comunista; pero no la consider, por
el moment, como un element agresivo military. China, en lo
future, s pudiera ser un element de temor para el Japn; ya
que aqulla ha sido agraviada, explotada y cercenada por ste.
Francia no teme a Inglaterra, no puede esperar una agre-
sin de ella, pero no quiere, en caso de conflicts, apoyarse en
el podero naval ingls y quiere tener su poder naval propio.
Teme grandemente a Alemania; y este ha sido ahora el obs-
lculo ms grande con que han tropezado todos los esfuerzos
pacifistas europeos. Le teme a su podero industrial, a su dis-
ciplina, a su tesonera voluntad, a la superioridad numrica, y,
por qu no decirlo?, a la accin prolfica de las padres alema-
nas ante la esterilidad francesa. Este temor la llev a crear
la pequea Entente, a la cual mantiene y ampara. Que si bien
ha contribuido a equilibrar la poltica centro europea y balk-
nica, puede servir tambin de instrument contra la paz. Italia,


REviSTrA TnOSF,-(-B CUBANA


PG. 717







REVISTA TEOSFICA CUBANA


hasta hace poco no constituy temor para Francia; pero el
fascismo ha robustecido a la nacin y se siente extender, como
la antigua Roma, por todas las tierras y mares que la circun-
dan, y cree que la Saboya francesa, Crcega, Tnez y el mar
Mediterrneo le deben ser devueltos.
Inglaterra no teme a los Estados Unidos, pero la reina de
los mares tuvo que convenir la paridad naval con los Estados
Unidos ante el temor de que aqullos la superaran. S le teme
a la Europa continental guiada por una poltica francesa. Ella
sabe que el Imperio puede ser molestado continuamente en sus
vastas posesiones por pequeas convulsiones, pero tambin
sabe que el Imperio se asienta sobre base slida, y que por
much tiempo no habr peligro para l. Y con ms razn si
la poltica para la India y el Egipto se resuelve en justicia.
Italia no teme la agresin de ninguna potencia, a menos
que forzara sus sueos imperialistas, pero necesita estar vigi-
lante sobre los pueblos que se extienden del otro lado del Adri-
tico. Ella ha venido desarrollando una poltica casi agresiva,
que ha producido resquemores.
Rusia ha venido siendo la incgnita de temor extendida
sobre Europa. Es como una gran paila llena de aceite y puesta
al fuego; mientras no se derrame el contenido todo ir bien
para la paz europea. Parece que el fuego disminuye, porque
la temperature del aceite va bajando. Rusia ha sido y es to-
dava otro de los grades obstculos que vienen impidiendo la
reduccin de armamentos.
Cuando el temor pueda ser substituido por la confianza,
y la ambicin de los poderosos por un espritu de generosidad,
ser fcil tarea a los grandes y nobles estadistas reducir los
armamentos hasta un lmite que permit mantener la seguri-
dad del E e. f 1.::, exterior e interiormente; y de este modo de-
jarn de ser onerosos los presupuestos de guerra y marina de
todas las naciones.
La perfect paz mundial la alcanzaremos cuando en cada
corazn human reine la eterna paz interior que supera a la
exterior. Esta consecucin puede ser emprendida por cada
hombre aisladamente hasta lograrla. Y cuando haya alcanzado
esta paz, podr llevarla contagiosamente a los otros corazones,
a tantos hogares maltrechos y a tantos pueblos en discordia.


PG. 718


DICIEMBRE














iQUIEN SOY!


5 I aliento es infinito. Mi existencia inmortal. Soy
.. el principio sin fin, eternamente present, indefini-
ble e indestructible. Soy la verdad ilimitada. La
; .:- ... libertad absolute. La meta sin parada. La felici-
Sdad perdurable. La pureza impluta. La sabidu-
ra inefable. El poder inmanente. El amor supremo:
Soy nica. No tengo forma; pero necesito de todas las
forms para expresarme y perpetuarme.
Por donde quiera que busques me encontrars. Sin m cosa
alguna puede existir. No soy de este ni de otro modo. No
tengo asient9 ni refugio. Vago siempre en busca de una forma
donde manifestarme. No soy este o aquel conocimiento, cien-
cia, filosofa o religion; pero encuentro en cada conocimiento,
ciencia, filosofa y religion, una de las formas en que poder
manifestarme.
Cada conocimiento, ciencia, filosofa o religion, me espe-
cializa.
Cada forma, individuo, nacin o raza, me caracteriza con
una idiosincrasia especial.
Cada expresin de mi ser manifestada en una forma se cree
sta poseedora de la verdad, limitndome a su manera.
La expresin particular de un individuo, creencia, raza,
nacin o universe se consider como mi propia expresin.
Yo no tengo forma. No soy de naiie y sol de todos. No
aliento ms a uno que a otro; pero me manifiesto mejor por
medio de aquellos que mejor me comprenden y me aman.
Yo soy el contenido y el recipient de donde todas las for-
mas extraen el blsamo que sana toda herida; que cicatriza
today llaga; que cura todo dolor; que hace vibrar en el fuero
interno de cada ser el ansia de encontrar por s mismo la feli-
cidad perdurable.
Soy incorruptible, aunque me manifiesto algunas veces en
el vicio, el fango y la corrupcin.
La ignorancia del hombre me hace descender a los ms









bajos niveles para deleitarse en los placeres sexuales como goce
supremo de felicidad, tratando de corromperme; pero yo le doy
en cambio de tamaa ingratitud y por este medio, el don su-
premo de mi existencia, el amor que un da ser el faro de luz
que alumbrar todas las mentes y corazones.
Soy invulnerable porque todas las almas y todos los pode-
res viven a expenses mas.
Estoy ms all de toda concepcin. La cosa ms insig-
nificante es parte de mi ser. Yo lleno todos los espacios. Soy
lo absolute y lo relative. Lo concrete y lo abstract. Lo po-
sitivo, lo negative y lo neutro. La razn y la sinrazn.
Soy padre y madre. Espritu y material. No tengo arri-
ba ni abajo, fuera ni dentro. Lmite ni comienzo.
Soy la exuberant vegetacin y la pelada, rocallosa y
volcnica montaa. La tranquilidad del lago y el aterrador
rugido de las encrespadas olas. El flujo y reflujo de los mares
y el devastador e impetuoso huracn. Lo verdadero y lo falso.
Lo sublime y lo vulgar. Lo incognoscible y lo conocido. La
virtud y el vicio.
Soy tierra, agua, fuego, aire, vapor, ter. Soy la raz de
todas las cosas, sin que jams pueda saberse el porqu, cmo y
de qu soy.
Para unos soy alegra, para otro dolor. Para unos liber-
tad, para otros esclavitud. Soy incolora y doy matiz al color.
Soy insonora y dol vibracin al sonido. Soy pura y moro en
la impureza. No tengo luz y brillo por doquier. Soy indivi-
sible y estoy dividida. Todo est en m y yo estoy en todo.
Soy el susurro del manso arroyuelo y el terrible furor de
la tormenta. La fresca y suave brisa de la maana y el sofo-
cante calor de los desiertos. La voz angelical del nio que nace
y el aterrador bostezo de la muerte. El subblime y puro amor
de una santa y el mercenario y corrupt amor de una ramera.
El ardoroso beso del apasionado amante y el sagrado y divino
beso de la madre. El brazo criminal del asesino que slo vive
para destruir y el brazo dulce y bondadoso del santo que slo
vive para construir.
Soy la energa constant que alienta sin descanso el mo-
vimiento a travs de las edades. Mi presencia da cohesion a
los cuerpos. Propiedades especiales a cada especie de mineral,
vegetal, animal y hombre. Sin m la piedra se tornara polvo.
El hierro no sera susceptible de enrojecerse. El carbn no
sera combustible. Las plants no tendran valor alimenticio


PG. 720


R--VISTA TPEOSFICA CUBINa


DICIEMBRE







192 IISTA TEOaICA CUBANA


y medicinal. Las flores no tendran olor. Los rboles no da-
ran fruto. Los animals no podran manifestar sus cualida-
des propias de fiereza, acometividad, nobleza, lealtad, etc. El
hombre, que es la expresin ms perfect como forma en este
mundo no podra ser el ms poderoso de mi aliento si bien l
confunde la manifestacin externa de su cuerpo con mi mani-
festacin internal que est ms all de toda forma, y me olvida
para entregarse a lo que l llama su vida y que slo es un ins-
tante en el gran camino de la eternidad.
No quiere reconocerme y pretend encontrar la felicidad
sin m, que soy la felicidad misma. Se parapeta en el mundo
como el nico baluarte inexpugnable y que al simple soplo de
lo que l llama muerte se cae como un castillo de naipes.
No quiere oir mi voz, a pesar de que le estoy constantemente
gritando en el fuero interno de su ser.
Me desprecia, me abandon, pretend separarse de m,
haciendo uso de su albedro, otorgado por m, sin darse cuenta
que somos inseparables.
Me escarnece, me denigra, me deshonra, me prostituye,
falsea la verdad con intenciones bastardas. Desvirta la filo-
sofa, la ciencia y la religion haciendo de ellas viles y repug-
nantes comercios o barreras para mantener la ignorancia. Fo-
menta con su orgullo y vanidad la miseria, el hambre y las
guerras. Crea odios de raza, de sexo, de nacionalidades. Busca
la dicha en el desenfreno de las pasiones, logrando solamente
aumentar el dolor y el malestar del mundo; pero yo, impertur-
bable, sigo mi camino diciendo a todo aquel que me quiera or:
Yo soy la Ley, el Amor, la Felicidad. Bscame, bscame
que si llegas a reconocerme incondicionalmente estars en ca-
mino de poseer la verdad, de ayudarme y de ayudar al mundo
en el process de la evolucin; pero si adems de reconocerme
me amas y te esfuerzas por ti mismo en derribar una a una
todas las barreras de la personalidad, que en un tiempo fueron
tu instrument de progress, y te entregas por entero al servicio
del mundo unificando tu conciencia con todo lo que vive, siente
y piensa, sea bueno o malo, ruin o perverso, amoroso o delez-
nable, spiritual o material, habrs alcanzado el honor de mi
ms alta consideracin porque entonces podremos considerar-
nos T y Yo como uno solo.
Has comprendido quin soy?
SALVADOR SIBECAS.
Habana, 27 de septiembre de 1929.


PG. 721


1929














PREGUNTAS Y RESPUESTAS


E le pregunt al seor Leadbeater:
gCul es el ,...i,. r mtodo parac transmitir fuer-
zas a un amigo que siente la necesidad de la ayuda
4, fsica y spiritual al pasar por un period de crisis
y esfuerzo mental?
Contest el seor Leadbeater: Por supuesto
la contestacin cristiana corriente sera que debierais orar por
l. Es una contestacin buena y verdadera :si sabis lo que
significa oracin. Nosotros no pretendemos que Dios cambie
sus planes porque el hombre se lo pida. Diramos que el Logos
Divino ya est hacienda para cada uno lo mejor possible. El
quiere que el hombre evolucione y todo lo que pasa a un hom-
bre est calculado para ayudar su evolucin si 1 lo acepta como
es lebido. Por supuesto a veces llegan a un hombre grades
sufrimientos, grades molestias y grades debilidades y quizs
pensamos: Cmo puede eso iser lo mejor? Pero nada abso-
lutamente puede ocurrir a un hombre que no lo merezca.
Si hay sufrimientos, inquietud o flaqueza entonces la debilidad
es el resultado de lo que el hombre ha hecho; la afliccin
o el dolor viene como el resultado de acciones anteriores de
su parte. Es una deuda que debe pagarse y por lo tanto es
sin duda lo mejor que el hombre la pague. Pero es muchsimo
ms que meramente una deuda que debe pagarse, porque da
tambin al hobre una oportunidad para desarrollar cualidades
ms delicadas. La inquietud, el dolor, los sufrimientos de toda
clase obran sobre el hombre principalmente segn la manera
cmo los recibe, cmo los soporta. Si se hunde bajo ellos y no
se esfuerza para oponer resistencia, entonces por lo que con-
cierne a esa prueba particular l es un fracaso. Ha pagado sin
embargo su deuda, pero probablemente ha pagado, por el sufri-
miento, muchsimo ms que lo necesario si hubiera aceptado el
asunto en una forma ms valiente y ms decidida.
Por medio de ese mismo dolor y sufrimiento puede desa-
rrollar fuerza, perseverancia, aguante y paciencia, toda clase







REVISTA TEOS6FICA CUBANA


de buenas cualidades. Debiera usar el mal del pasado precisa-
mente en esa forma y transformarlo en un instrument de pro-
greso, en un bien present para l. Pero, por supuesto, muchos
no lo hacen, protestan y se sublevan, y as fracasan en ese punto.
Jams sirve protestar contra lo que ocurre, pero sirve much
proponerse sacar el mejor partido de la situacin. Si nos pasa
algo muy duro en una forma u otra, debiramos sacar el mejor
partido possible. No debiramos renegar, porque despus de
todo nosotros mismos somos los actors y el quejarnos no tiene
objeto. Debemos tomarlo con filosofa, ponernos firmes y tra-
tar de continuar nuestro trabajo y nuestra evolucin a pesar de
lo que pasa, hasta donde nos sea possible. Quizs no podamos
bacerlo a la perfeccin, lo comprendo muy bien, pero sin em-
lbargo debiramos sacar el mejor partido possible y dejar que el
sufrimiento nos desarrolle porque esa es la oportunidad que
nos brinda.
En 'seguida surge la pregunta: Cmo podemos ayudar a
un amigo a travs de una crisis de esa clase?
La vieja idea de orar constantemente por l fu muy buena,
salvo que, desde nuestro punto de vista, est mal expresada la
idea. No pediramos a Dios modificar la circunstancias, porque
Dios, mediante su agent, ya ha arreglado esas circunstancias.
Llamarle para que las modifique, pedirle que de una manera u
otra cambie sus disposiciones, que substituya las circunstancias
que El ha decidido son las mejores por otra cosa que eviden-
temente no es tan buena, es una manera incorrect de tratar el
asunto. Procederamos a ayudar a la persona nosotros mis-
mos. No debiramos invocar al Logos para que cambie su
plan, porque su plan es mejor que el nuestro. Pero deberamos
ponernos a trabajar y criar por nosotros mismos una nueva
fuerza que introduzca un nuevo factor en el asunto.
Ese nuevo factor bien puede ser tambin parte del Plan
del Logos. Puede haber tenido la intencin desde el principio
que hiciramos precisamente eso para nuestro amigo. En lugar
de cruzarnos de brazos, sin nimo, y pedir a Dios hacer algo,
debiramos envalentonarnos y hacer algo por nosotros mismos y
entonces el resultado de lo que hacemos puede traer ayuda y
fuerza a nuestro amigo. Por medio del pensamiento debemos
mandar esa fuerza; pensad en l como resistiendo noblemente
su dificultad, sea sta la que fuese; mandadle pensamientos de
fuerza con todo el poder de vuestra mente y con seguridad esos
pensamientos de fuerza entrarn en su mente y le sostendrn


PG. 723







REVISTA TEOSFICA CUBANA


en su prueba. Le apoyarn en su dificultad y le sern del mayor
socorro.
En ese caso no invocamos el Poder Divino sino indirecta-
mente, pero hacemos un llamado a la Ley Divina, ponemos una
fuerza en movimiento y la dirigimos a nuestro amigo. Con
seguridad bajo la Ley Divina de Causa y Efecto, que es la Vo-
luntad de Dios, ese esfuerzo nuestro producir un resultado
definido, y ese resultado ser la ayuda para nuestro amigo.
No hemos discutido la Sabidura de la Divinidad, no hemos
intervenido en la Ley de Causa y Efecto, porque cualquier su-
frimiento que debiera recibir ese hombre cae todava sobre l;
pero lo hemos mitigado al introducir una nueva fuerza por la
ayuda que podemos dar.
Ah no hay injusticia y ninguna tentative de hacer el mal
por nuestra parte porque emitimos cierta cantidad de fuerza
y queremos que esa fuerza vaya en ayuda de nuestro amigo.
Ella va y debe ir as bajo la Eterna Ley. Si no hubiramos
estado dedicando esa fuerza a ese objeto particular habramos
estado haciendo otra cosa con ella; sacrificamos esa energa
en ayuda de nuestro amigo. Algo muy parecido ocurre en el
plano fsico cuando damos nuestra fuerza para cuidar a alguien
que amamos.
Nos podr cansar, no podr debilitar y enfermar, la enorme
cantidad de fuerza y cuidado y pensamiento continue que em-
pleamos para cuidar a nuestro amigo enfermo; pero volunta-
riamente renunciamos a lo que habramos podido hacer con esa
misma fuerza que Dios nos ha dado, y la empleamos para la
ayuda de nuestro amigo.
Debierais pensar siempre en l y verter vuestra fuerza
sobre l.
Quered fuerza y vertedla sobre l todo el tiempo; envid-
sela y con seguridad ser una ayuda muy efectiva en tiempos
de dificultad. Esto es el mejor consejo que puedo dar.
Pero si hay algo que tambin podis hacer en el plano fsico,
por supuesto, hacedlo.


PG. 724


















UNA CONFERENCIA

POR EL DE. JORGE S. ARUNDALE.

Pronunciada en Andhra, India, durante la convencin celebra-
da alli en 1928.

Queridos hermanos:
Vosotros sois miembros de la Sociedad Teosfica, o de la
Estrella.
Esto es, creis en la Fraternidad Universal.
Desde aqu abajo, o "all arriba"?
Todo el mundo cree en la Fraternidad Universal "all
arriba'.
Todos los Egos, segn yo supongo, creen en la Fraterni-
dad Universal.
Y no existen razones para pensar que ni vuestro Ego ni el
mo dejen de career en ella.
Por lo tanto, en nada nos acreditamos con career en la Fra-
ternidad Universal "all arriba".
"All arriba" creemos en ella y tambin la practicamos, al
menos as lo espero;
Pero es de suponer que los miembros de la Sociedad Teo-
sfica hagan esto y much ms.
Se supone que participarn en dicha creencia "aqu abajo".
Despus de eternidades de esfuerzos, de un continue caer y
levantarnos, debemos career en la Fraternidad Universal aqu
abajo, al pie del ltimo escao de la escala de la Vida.
As pues, hay que sustentar tales creencias desde aqu abajo;
Y si estas creencias se tienen aqu abajo, debemos demos-
trarlas.
En otras palabras, tenemos que poner en prctica nuestras
creencias.







REVISTA TEOSFICA CUBANA


Practicis cada uno de vosotros todo aquello que creeis
o de lo cual tenis conocimiento?
Tratis por lo menos, de hacerlo as, y comenzis con ver-
dadero sentimiento de sinceridad?
El nico medio de llegar a teosofizar el pas es comenzan-
do por el principio.
Y, cul ser este principio en lo que a nosotros se refiere?
Pues el tener pensamientos, sentimientos y palabras fra-
ternales.
Tener bondad, alegra, esperanza, simpatas, comprensin.
Paciencia, tolerancia, indulgencia, devocin, y buena vo-
luntad.
Podris pensar en vosotros como la personificacin de la
Fraternidad en actividad.
Y tocante al pas en que vivs, cul ser dicho principio?
Primeramente, uno mismo; nuestras personas en relacin
con si propias, con nuestro hogar y nuestros amigos.
En relacin con el pueblo o ciudad en donde se viva.
Empezando por uno mismo para terminar por todo lo
dems.
Vamos a ver, qu tal os conducs vosotros en el hogar?
Sois amados de todo el mundo, incluyendo vuestros sir-
vientes?
O es que tenis diferentes tonos de voz?:
Uno dulce, suave para vuestros superiores.
Otro menos suave para con vuestros iguales.
Y un tercer tono de voz fuerte y altanero para con vues-
tros inferiores y subalternos-hijos, sirvientes, etc.
Qu clase de persona sois en el hogar cuando nadie est
present?
Si vuestra bondad no sufre enojos, entonces s que sois
Tesofos.
Y practicais una esplndida labor Teosfica.
Pero, son tantos los miembros de la Sociedad que ponen
a dormir la fraternidad en cuanto llegan a su casa!
Para despertarla solamente cuando se encuentran entire
amigos y superiores.
Y as son juzgados cual si siempre fuesen fraternales.
Y adquieren una reputacin inmerecida.
De modo que bueno sera empezar a practicar la fraterni-
dad con vosotros mismos.


PG. 726


DICIEMBREI






REVISTA TEOSFICA CUBANA


Esto no quiere decir simplemente que tengis pensamientos
y sentimientos fraternales.
Sino que tambin significa salud del cuerpo y de la mente;
de las emociones; tener vehculos puros.
Salud significa armona, limpieza, pureza.
Salud significa vivir en una morada escrupulosamente
aseada.
Usar ropas escrupulosamente limpias.
Vivir en un ambiente escrupulosamente puro.
Salud significa belleza, pulcritud, elegancia.
Salud significa sencillez.
Tenis vosotros una mente limpia, sencilla, hermosa?
Tenis sentimientos puros, bellos, sinceros?
Es vuestro lenguaje armonioso, sonoro, apacible y so-
ciable ?
Ay de m! cun gran cantidad de teosificacin necesita-
mos todos nosotros!
Sin embargo, todo esto que os digo forma parte integrante
y muy esencial de la Teosofa.
No podris entender la Doctrina Secreta a menos de que
seais saludables.
No podris comprender en realidad lo que es la Teosofa,
a no ser que tengis salud.
La falta de salud, no importa la clase que sea, significa des-
aseo, y el desaseo impide la vision.
Vuestro verdadero conocimiento de la Teosofa depend de
la clase de persona que seais.
Una Logia dormida, estupefacta, nos revela la falta de
aseo; es una Logia que necesita purificarse en algo.
Me extraa que esta clase de Logias dormidas no se hayan
dado cuenta de ello, y no se abochornen de permanecer impuras.
Por lo regular tales Logias estn dispuestas a echarle la
culpa al ambiente en que se desenvuelven.
Pero la Logia que le echa la culpa a su ambiente, declare
con esto que dicho ambiente necesita limpieza.
Y lo primero que la Logia debiera hacer es mirarse a un
espejo;
As podra, quiz, descubrir que estaba ms sucia que su
ambient.
Y que la impureza que vea en su ambient no es ms ni
menos que el reflejo de su propia impureza.


1929


PG. 727






REVISTA TEOSFICA CUBANA


Confrntase con su desaseo y su orgullo le hace ver en otros
sus propias impurezas.
Aquellos miembros que muy poco se preocupan por sus
Logias;
Que raramente asisten a ellas;
Que en nada estiman la Luz que en ella recibieran;
Son gente que viven en la impureza y en tinieblas.
No conocen lo que es la Luz, y por eso nada les importa.
Viviendas sin aseo son hogares en los cuales no reina la
fraternidad.
Y es desagradable morar en ellas.
Desagradable dormir y comer en ellas.
Son casas sucias aunque aparentemente parezcan estar
limpias.
As es, aunque escondan a la vista de las visits la sucie-
dad que guardian.
La visit aspira lo meftico del aire, de modo que es in-
til esconder los objetos que estn sucios.
No se puede ocultar el aire.
Ahora bien, para qu servira esta Conferencia si no os
ayudara a cambiar;
Para que ayudaseis a cambiar a otros.
Y transmutaseis lo impuro en pureza doquiera lo encon-
traseis.
Qu pensis hacer acerca de todo esto que os he dicho?
Todos y cada uno de vosotros habris perdido el tiempo
y el dinero,
A no ser que os volvis a casa muy cambiados, diferentes.
Llenos del fervor necesario para alejar de vosotros y de
vuestro ambiente,
Toda animosidad, falta de fraternidad; today causa de im-
purezas.
Vuestros pensamientos deben cambiar.
Tambin vuestros sentimientos.
Vuestro lenguaje y obras tienen que cambiar.
Todo en vosotros ha de sufrir gran transformacin,
A causa de esta Conferencia.
Si habis odo y entendido lo que os he dicho, volved a
vuestro hogar y desafiad la situacin.
Empezad ante todo por vosotros mismos.
PRIMERO: Es feliz la familiar toda porque vos la hacis
feliz ?


PG. 728


DICIEMBRE






REVISTA TEOSFICA. CUBANA


:E- feliz vuestra esposa debido a que vos la hacis feliz?
Son felices vuestros hijos porque atendis a su felicidad?
Son felices vuestros sirvientes porque vos los tennis con-
tentos?
De hoy en adelante debieran todos ser ms felices simple-
mente porque habis asistido a esta Conferencia.
SEGUNDO: Est limpio y puro vuestro hogar?
Son las habitaciones de vuestra casa como un puro re-
flejo de vuestra habitacin en la mente y en vuestro cuerpo
fsico?
No hay nada en desorden? Est todo ordenado, cada cosa
en su lugar?
Todo el hogar debiera ser un modelo de orden y de limpie-
za simplemente porque habis asistido a esta Conferencia.
TERCERO: Est vuestro ambient de la manera que de-
biera estar?
Sois vos acaso un vivo ejemplo para vuestro ambiente?
Lo es vuestra familiar?
Lo son todos en vuestro hogar?
As debiera ser por el mero hecho de que habis asistido
a esta Conferencia.
CUARTO: Cmo andis en vuestro servicio con relacin
a la Vida superior?
Cmo os portis con vuestra Logia?
Con la Sociedad Teosfica del pas?
Con la Sociedad Teosfica en general?
Con vuestra Madre Patria?
Con la Fraternidad Universal de Vida?
Todo esto debiera estar en lo future mejor servido porque
habis asistido a esta Conferencia.
Las Conferencias de nada sirven si no os confieren Poder,
Sabidura, Entusiasmo.
Al menos hasta cierto punto en algo.
Si os volvis a casa como cuando llegasteis aqu, entonces
mejor ser que no os moletis en asistir a ninguna otra Con-
ferencia.
Al menos hasta tanto no despertis algo ms.
Sera malgastar tiempo y dinero y servir de un mal ejem-
plo a los dems.
No hacen falta. muecos en las Conferencias, sino series que
sepan pensar.
Y cuando volvis a casa no olvidis tampoco a vuestros


PiG. 729


1929






REVI.STA TEOSFICA CUBANA


hermanos inferiores, los animals, y a todo miembro del reino
inferior.
Paga mejor, por as decirlo rudamente, que pensar en los
Maestros.
Para as pensar en aquellos para quienes somos como los
Maestros son para nosotros.
Como resultado de haber estado en esta Conferencia, todos
nuestros hermanos inferiores debieran ser ms felices.
La Fraternidad no implica que seamos meramente frater-
nales con nuestros Superiores:
Ni con nuestros iguales;
Ni tampoco con nuestros semejantes inferiores;
Hay que serlo tambin con todo aquello que evoluciona por
bajo de nosotros.
Entenidedlo bien claro as.
A laborar, pues, hermanos.
Evitad toda Conferencia que sea conventional.
Aquellas Conferencias que no son ni ms ni menos que sim-
ples reproducciones de todas las Conferencias.
Evitad los discursos de un lenguaje y frases convencionales.
Evitad los programs convencionales.
Entrad de lleno a transformaros.
Buscad la raz de todas las cosas.
Tomad, por ejemplo, como nos ensea Krishnaji.
Sacudid las formas, barredlas fuera de vuestro camino,
Al menos por ahora.
Y transformaos de manera que nadie os reconozca.
Esto result realmente fcil.
Donde hay voluntad, las cosas se hacen de modo agradable.
Todos vosotros seris ms felices con el cambio.
Yo tambin he cambiado much recientemente, y por eso
s lo que digo.
Es tan refrescante eso de cambiar.
Y no tener continuamente que baarse en la misma agua
impura.
Sino en agua clara, diferente, an sea por el cambio.
Por eso insist en que os determinis a cambiar.
Quiero oiros decir: Haremos esto o aquello,
Haremos cosas que jams han sido hechas.
Todo ser diferente.
Nosotros tambin seremos muy diferentes.
Nuestros hogares sern distintos.


PG. 730


DICIEiMiBRE






REVISTA TEOSFICA CUBATNA


Nuestras vidas sern diferentes.
Nuestras families y amigos no nos reconocern de lo muy
cambiados que estaremos.
Nuestras Logias sern diferentes.
Cada uno de nosotros ser bien distinto.
Aun cuando nadie viniese a ayudarnos y cambiar como
nosotros.
Un tomo de variacin en todas parties llega a producer una
gran diferencia en el conjunto.
Entended esto perfectamente.
Y que nadie se atreva a decir que no puede cambiar,
Que nada tiene que cambiar.
Que no es este el tiempo para el cambio,
Que no vale la pena cambiar,
Que est ya muy viejo para el cambio,
Que tiene miedo al cambio,
Que qu dira la gente,
Pues no le creera nada de esto.
Pues si no os tranformis, es que estis dando un paso en
retroceso.
Si no encontris en vosotros nada que variar, es que no os
habis encontrado a vosotros mismos.
No os reconocis a vosotros mismos.
Si sta no es la poca de transformaros, jams llegar el
tiempo para dicho cambio.
Si no reconocis lo til del cambio, es porque no esxtrais
nada bueno de la Vida!
Si pensis en que sois ya viejos para transformaros, es que
no habis aprendido an lo joven que sois comparado con la
edad que pensis tener.
Si tenis miedo de cambiar, miedo tenis de evolucionar.
Tennis miedo de la Vida.
Miedo a la Teosofa.
Miedo a los Maestros.
Que qu pensar la gente?.
La gente piensa generalmente boberas acerca de los dems.
Lo que la gente piensa de su persona es regularmente lo
que menos se merece.
i Qu la gente piensa. Dejadla pensar. .. Que nos importa a
nosotros lo que la gente piense!
Cambiad. Cambiad. Cambiad.


1929


PG. 731









Hoy da existe a la vez el Sendero y la Vida para que podis
hacer el cambio.
Cambiad, pues, sin compasin; de un modo volcnico, para
que nadie pueda reconoceros.
Voy a haceros una pregunta simple pero honrada:
En qu cosa hay motivos para que no podis transfor-
maros?
Supongamos que ustedes y yo nos quedasemos sin adelantar
en cualquier respect, y en las mismas condiciones que hoy nos
encontramos,
Qu triste espectculo el nuestro al final de la Sptima
Ronda, o an much antes de llegar a ella!
As, pues, no hay ms remedio que cambiar en todos los
detalles y de modo que nadie nos reconozca.
Tenemos que cambiar y adems ayudar a los dems a que
adquieran el hbito del cambio.
No import cmo y por dnde empecemos a cambiar, la
cuestin es empezar.
Y no cejar una vez que hayamos comenzado.
Cierto es que la evolucin nos transform continuamente,
Y podemos, si queremos, dejar esta labor a la evolucin;
Pero porqu no habramos de laborar nosotros de mane-
ra que podamos dejar ms tiempo a la evolucin a que atienda
a las dems personas?
Por esto, vamos a ver qu har cada uno de vosotros en
pro de dicho cambio?
Qu me decis acerca de los alimentos que ingers y la
manera cmo lo preparis ?
Qu de su pureza y su simplificacin?
Qu acerca de la cantidad y regularidad de vuestras
comidas ?
En qu clase de utensilios preparis vuestros alimentos
Qu acerca de la cocina y de la gente que tiene a su cargo
el preparar vuestros alimentos?
Cmo os vests para sentaros a la mesa a comer?
Qu acerca de vuestras abluciones antes y despus de
cada comida?
Estas y otras muchsimas preguntas podra haceros acer-
ca de vuestro alimento.
Y vuestras respuestas a tan innumerables interrogaciones
me descubriran si es que sois un Tesofo aqu abajo, o simple-
mente "al!l arriba".


PG. 732


RrwISTA Trosr

DICIEMBRE







REVIsTA TEOSFICA CUBANA


Si supieras comer, sabriis vivir, y entonces podriis hacer
de la Teosofa una fuerza viva para ayudar vuestras vidas y las
de los dems.
Si sabis comer, os hallaris ms cerca de los Maestros; si
no sabis, bastante lejos que estaris de Ellos, no importa, no,
ni vuestros conocimientos, ni la ciencia que profeseis.
Y esto es la pura verdad. As podra yo preguntaros hasta
el siglo final sobre estas cuestiones que no dejan de ser por
ello Teosficas, como el problema de los alimentos.
Pero dejadme que os diga que no existe un tema ms Teo-
sfico que cuando se habla de estas grades y' .: de la
vida diaria.
Podramos remontarnos en la consideracin de los plans
de conciencia, de cadenas y rondas, y de razas;
En elucubraciones sobre tal o cual especulacin pura o me-
tafsica de la ms asombrosa variedad;
En teoras, suposiciones, conclusions, consideraciones y
discusiones;
Pero no por ello nos encontraramos ms cerca de la Verdad.
Por otra parte, si viviesemos decentemente, comieramos
decentemente, nos entretuviesemos decentemente,
Si durmieramos decentemente, trabajasemos decentemente,
y tratasemos a todo el mundo con decencia, pensando y sintien-
do decentemente,
Entonces, s habramos llegado a aprender el A B C de la
Teosofa, y conocer las dems letras del Alfabeto Teosfico es
cosa fcil una vez aprendido el A B C.
Por tanto, queridos hermanos, no comencis a aprender el
alfabeto por su final o medio, sino comenzad por el principio,
aun cuando os satisfaga echarle un vistazo al resto de las le-
tras Teosficas de la filosofa de la Vida.
Comenzad por el principio. Comenzad por vosotros mismos.
Comenzad por el hogar.
Empezad por las cosas menos importantes, por las llama-
das nimiedades.
Por las cosas de todas las horas, las cosas de todos los das.
Aquel que se teosofiza a s mismo, es capaz de teosofizar al
mundo enter.
Aquel que trata de teosofizar al mundo, y no lo hace prime-
ro l mismo, ese no teosofiza a nadie.
Comenzad, pues, por el principio.
Esa es la razn por la cual nos encontramos en esta Con-


PAG. 733








PG. 734 REVISTA TEOSFICA CUBANA DICIEMBRE

ferencia, an cuando no nos hayamos dado plena cuenta' de ello.
Pues, para qu habris venido entonces?
Cuntos de ustedes sabrn a lo que han venido! Quiz a
oir discusar.
Pero no, Dios mo, no, que no sea as.
Decid que vuestras Conferencias resulten siempre un
triunfo.
Que no sea la Teosofa de meras palabras y doctrinas, sino
la Teosofa de la Vida.
Que vuestras Conferencias se agiten embravecidas y tur-
bulentas, revolucionarias con la esencia de la Vida.

Traducido especialmente para la Revista por el Dr. J. Lus Canto.















LA VACUNACION ES UN CRIME

Por BEnARD SHAW

A vacunacin obligatoria es un crime y debera ser
castigada como tal. No hay nada ms brbaro y
criminal que inocularle una enfermedad a una ter-
nera inocente para extraerle luego el pus que le
han de inyectar a. los series humans.
En Inglaterra la vacuna dej de ser obligatoria
desde hace much tiempo. En Amrica, en cambio, contina
en todo su apogeo. Esto ise debe a que Amrica siempre vive
con cien aos de retraso, quizs porque la descubrieron ms
tarde...
La campaa contra la vacunacin obligatoria 'dur en In-
glaterra hasta hace unos cincuenta aos. De esto me di cuenta
porque en 1881 sufr de viruelas, las que me cur sin hacerme
nada. Me limit a meterme en la cama para darle descanso
al cuerpo, y en pocos das estuve perfectamente bien.
La vacuna mata ms gente que la. viruela. La vacemia
general que result de la vacuna, es una enfermedad terrible.
Esta se present cuando la inoculacin no ha sido bien hecha.
Las vacunas preparadas en los laboratories son menos peli-
grosas que las extradas a las heridas spticas de los animals,
pero de todos modos quien se inocula veneno en el organism
no hace sino jugar con fuego.
En pocas pasadas, cuando se presentaba la vacemia entire
las gentes pobres, los mdicos la atribuan a infeccin secret
de los padres, y las pobres gentes tenan que resignarse, hasta
que un da hubo uno que disponiendo de suficiente dinero de-
mand por calumnia al mdico que le dijo tal cosa.
A esa demand sigui un process sensational en el curso
del cual uno de los ms grandes mdicos ingleses, el doctor
Jonathan Hutchison, confes que era impossible distinguir la








vacemia de la sfilis. Esta fu la defense de los mdicos, que
afortunadamente mat la vacunacin obligatoria en Inglaterra.
La vacunacin es inefectiva. No consigue contener la vi-
ruela. En el ltimo cuarto del siglo pasado, Europa, que en-
tonces viva bajo el salvaje flagelo de la vacunacin, sufri las
ms terrible epidemias de viruela que jams se hayan visto.
Muchos padres que haban perdido hijos a causa de la va-
cuna se vean obligados a hacer vacunar a los otros retoos que
les quedaban. Recuerdo que en 1850 hubo una epidemia terri-
ble que vino a despecho, sino a causa de la vacunacin. Natu-
ralmente las gentes empezaron a sospechar de que los doctors
no decan la verdad con respect a la vacuna. Y como primer
paso la ciudad de Leicester decidi suspender toda vacunacin.
Todo el mundo predijo consecuencias terrible, que la pobla-
cin entera perecera, pero nada de eso sucedi. La epidemia
se contuvo; las gentes empezaron a reponerse y los mdicos no
acertaban a explicarse el por qu. Pero lo cierto es que la
vacuna cay en el mayor de todos los desprestigios en los pue-
blos de Inglaterra.
El hecho de que la viruela casi ha desaparecido ya en el
mundo civilizado, se debe a que las gentes comienzan a vivir
con sentido comn, con luz de sol, con limpieza, con higiene y
ejercicio. Todo sto, y no la vacunacin, es lo que ha destruido
la viruela.
Esto lo comprueba el descrdito de la teora de los micro-
bios. Esta teora estaba minada por la base. Cuando por ejem-
plo se descubrieron ciertas bacteria en los tifosos los mdicos
llegaron a la conclusion de que la bacteria causaba la enfer-
medad, sin darse cuenta de que la bacteria misma estaba en-
ferma. Todas las afecciones del cuerpo human atacan a la
vez a los microbios. Y como resultado de la enfermedad la
bacteria cambia de forma.
Adems es muy fcil modificar la apariencia y la forma
de las bacteria. Su estructura es alterable por la accin del
calor, de la luz o de los colorantes.
Yo aconsejo que la mejor manera de evitar microbios, y,
sobre todo, evitar el ataque de los mdicos que es peor que el
de los microbios, consiste en vivir con sentido comn. Siguien-
do este consejo, cualquier da, de repente, vamos a vivir tres-
cientos aos. Mi teora a este respect la expliqu ampiamente
en el prlogo de mi obra Regresando a Matusalem. Y con res-


PG. 736


REVISTA TE, OSFIC CUBANA


DICIEMBRE








pecto a los mdicos dije todo lo que tena que decir en el pre-
facio de El Dilema del Doctor.
Al referirme antes al ejercicio como una necesidad para la
buena salud, no me refer-quiero aclararlo-a un extra desarro-
llo del msculo. No. Yo no creo en las bondades del atletismo,
como tampoco creo en las cualidades alimenticias de las latas
americanas. Eugenio Sandow, por ejemplo,-quizs mis lec-
tores recuerden este nombre-quiso que yo superdesarroilara
mis msculos. Yo le repliqu que no necesitaba cargar pianos
ni luchar con elefantes. A pesar de que resolve permanecer
dbil, todava existo, mientras que Eugenio Sandow ya se
muri.
Que no se pierda este ejemplo mo, pero que tampoco se
vaya a career que mi debilidad va hasta el punto de hacerme
aparecer como indefenso. Eso, nunca! Yo siempre he creido
que la pluma es ms fuerte y ms poderosa que los puos.

(Publicado en Critica, Buenos Aires, el 4 de agosto de 1928.)








NOTICIAS

GRATA VISIT
Hemos tenido el gusto de saludar a nuestro hermano seor
Salvador Sendra, miembro de la rama "Valencia", de esa misma
poblacin de Espaa, que ha visitado la Habana en viaje de
negocios.
En la Logia "Servir y Amar" a la cual asisti, nos di
detalles del movimiento teosfico en Espaa, mostrndose muy
optimista con la eleccin de la hermana Ester Nicolau, para
Secretaria Nacional.
El 2 de diciembre partir para Buenos Aires, en cuya ca-
pital le deseamos lisonjeros xitos.
La Direccin.


RFviSTA TFOSFICA. CUBANA


PG. 737










MR. JINARAJADASA EN ESPANA

Po1 carta recibida de Barcelona, as como por la prensa
madrilea que le ha tributado grades elogios, nos enteramos
de las actividades del Dr. Jinarajadasa en Espaa y Portugal.
En Madrid, di varias conferencias en el Ateneo, siendo
presentado por el hermano Dr. Mario Rosso de Luna, con un
xito enorme, especialmente en la noche en que pronunci
"'Desarmemos la guerra".
Tambin di conferencias en Lisboa, Sevilla y Barcelona,
con asistencia desbordante de pblico en todas ellas. En Bar-
celona dijo tambin "Desarmemos la guerra", pero cuando se
hallaba a la mitad de su discurso, el delegado del gobierno sus-
pendi el acto, con el pretexto de que en dicha conferencia se
atacaban principios religiosos, manttenidos por el gobierno del
pas. El pblico, numerossimo protest airadamente, pero el
propio Jinarajadasa trat de calmarlo con su afable sonrisa y
su imperturbable paz.
Nosotros que conocemos bien la alteza de propsitos de nues-
tro leader, su caballerosidad y su alta espiritualidad, as como
la conferencia en cuestin, podemos former un juicio cabal del
asunto.

EL BOLETN. INTERNATIONAL "LA ESTRELLA"

Hemos recibido un ejemplar del nmero 1 del citado Bo-
letn, editado por la Editorial Estrella, S. A., de la. que es Pre-
sidente el Dr. Dmaso Pasalodos, que contiene todo lo dicho
por el seor Krishnamurti en el Campamento de Ojai, de este
ao y que se ha publicado en la edicin inglesa de los meses de
agosto, septiembre y octubre.
Felicitamos a la citada editorial, por su esfuerzo al ofrecer
al pueblo de Cuba las enseanzas de Krishnamurti, en nuestro
propio idioma y les deseamos xito en su hermosa labor.


PG. 738


REVISTA TEOSFICA CUBA11T


DICIEMBRE

















INDICE DEL ANO 1929

Pg-

En la Atalaya, E. A. Flix. 1, 57, 109, 173, 238, 301, 365, 427, 491, 555, 619 y 683'
El Instructor Mundial y la Sociedad Teosfica, por Annie Besant........... 6
La visit de Mr. L. W Logers ................................ ......... 17
Abolid la pena de muerte, por Will Durant .............................. 18
El Gran Aliento, por E. Leante ..................... ................... 23
D. Rajagopalacharya ................................................... 25
Las Tragedias del Ego, por J. C. Velasco ............................... 26
La Teosofa y yo, por J. R. Villaverde ................................... 28
El trabajo teosfico en el interior y exterior, por el muy Rev. J. I. Wedgwood. 30
Argello, misionero de amor, J. R. V. ................................... 39
Fuera el prejuicio!, por J. Cruz Bustillo ................................ 41
Una visit al Sr. Krishnamiurti, por Rom Landau .......................... 44
Llvame contigo, por Pedro Bethencourt .......... ....................... 50
La idea, por Felipe M. Boisset ................. ......................... 51
Del campo teosfico ................... ............... 52, 170, 361, 424 y 488
Seccin Oficial ....... ........... ............ ............63, 242, 432 y 625
Cambios en los concepts cientficos de la poca, A. Horne ................. 65
Si acturamos como pensamos, A. Sosa .................................... 73
Nuestra jefa y Krishnamurti, C. W. Leadbeater........................... 75
Unas lneas, J. C. Velasco ........................ ........... ............ 79
Amado Nervo, L. A. ................................................... 80
El Dharma del tesofo, J. R. Villaverde................................. 83
Annie Besant y el Instructor del Mundo.................................. 85
La verdad os har libres, F. J. Farifias................................. 87
Rajagopal, Clara Garca R ................................. ........... 91
La civilizacin Oriental y la Occidental se complementan, E. Leante............ 93
La Cortesa, J. Cruz Bustillo .. .. ............................... 95
El sufrimiento del mundo, A. Blech. ................... ................. 97
La viviseccin ....................... .............. ............. 100
La actual crisis del mundo, Helen Crane.................................. 118
Cagliostro, Franz Hartmann .......... ......... .............. 128
Jinarajadasa, A. C. C. ..................................... .............. 132
Jinarajadasa en Buenos Aires, D. Pita ................................... 134
'Crnica de Buenos Aires, A. Montesano D. ............................... 137
Preguntas y respuestas, Dra. Annie Besant............................... 145
Todo por ti, Pedro Bethencourt................ ............... ... 154
Naturismo, Louis ................... ....................... ............ 155
Fraternidad, Manuel F. Gmez.................................. ........ 159
El Institute de Crotona ................................................ 161
Se est formando otro continent en el mar de Bering? .................... 162
Ventajas de la Teosofa, C. W. Leadbeater....................... ......... 163
La Espina, Santiago Argello .......................................... 164
Domingo Pita, J. V. ................................................ 165
La Ley de Amor, Juan Fernndez .................. .............. ... 166
Carta del Dr. C. Jinarajadasa. ................... ................ 181
Mr. Krishnamurti y la Teosofa, Ernesto Wood ........................... 183
Ley Exgeno-Endgena, Eugenio Leante ................................ 190
Riega tu simiente, Lola Mara Borrero ................................... 193
Annie Besant, Lotz ..................................................... 194
Prrafos Klicos, J. del C. Velasco ...... ....... ................... 197








1929 REVISTA TEOSFICA CUBANA INDICE


Pg.
La conquista de la ilusin, Dr, J. J. Van der Leeuw ........................ 199
Tomad la vida como viene, G. Arundale .................................. 213
Karma, Paul Cars .................................................... 219
El Instituto de Krotona ................ ................................ 234
H P. Blavatsky ....................................................... 237
Balance Trimestral ..................... .............. ................. .. 246
Carta de Mad. Blavatsky ................................................ 248
H P. B., J. del C. Velasco ............................................. 252
Ideales, J. Cruz Bustillo .......................................... 257
'Teosofa, obra de los siglos, P. J. Farifas ............................... 259
Determinismo visible y oculto, E. Leante ............................... 270
4Es la Teosofa un credo?, C. Jinarajadasa ............................... 272
El Escultor, Antonio Bourdelle ......................................... 276
El aura de Cristo, O. W Leadbeater .................... ................ 278
Teora y prctica de la meditacin, J. Fernndez .......................... 280
lHubo romanos.en Arizona?, H. R. Crane ................................ 287
El gran temple de Osiris, J. O'Bourke ................................... 296
La vida y las formas, E. W ood ....................................... 305
Reminiscencias personales acerca del Coronel Olcott, A. P. Warrington........ 308
Damodar K. Malavankar ................................................ 314
Problems filosficos, E. Leante ........................................ 315
La Meditacin y el poder del pensamiento, J. R .Villaverde ................ 319
En el da del Loto Blanco, J. Cruz Bustillo .............................. 329
As habla el "Yo", F. J. Farifias ................... ................... 332
Carta de H. P. B. .................................................... 335
N irvana, J. M Cortina ............................................... 339
Comes care? .................................. .................... 341
Karma Yoga, Vivekananda ................................ 344, 472, 543 y 601
Carlos W. Leadbeater, A. Besant ................. ...................... 374
C. Jinarajadasa, B. Checa Drouet ..................................... 378
Cmo matar la personalidad, J. Cruz Bustillo ............................. 388
La montafa, Parbola, J. Krishnamurti ................................ 393
El Aura del Cristo, C. W. Leadbeater ................................... 395
Vida spiritual y vida mundana, A. Besant ............................... 397
La Teosofa es vida, J. Farifas Gmez .................................... 410
Teora de la Relatividad, E. Leante ................................... 413
A los padres y a los maestros .......................................... 416
Al Consejo General de la S. T., Dorothy Jinarajadasa .................... 441
Los objetos de la S. T., C. Jinarajadasa ............................ ... 445
La Teosofa como filosofa del pensamiento y de la accin, C. Jinarajadasa. 448
Una visit prcer .................................................... 461
Jinarajadasa, el taumaturgo, J. C. Velasco ............................... 465
La sinfona del Yo, Evelio Vega ......................... 469
El naturismo ante los tribunales, C. Capo ................................ 485
Llegada del Dr. Jinarajadasa .................... ............. ....... 503
Si ... ................. ....................... ........... 504
Reajustmonos, G. S. Arundale ........................................ 505
La sabidura antigua, E. Leante ......... .... ............ 517
La Sociedad Teosfica y la Iglesia Catlica Liberal, A. Besant ............ 519
El Instructor Mundial con la S. T. y las tres actividades, A. Besant ........ 521
Para llenar un hueco, J. C. Velasco ............................ ..... 529
La Atlntida, Jorge O'Burke .................................... ...... 531
La justicia de la Ley, J. Cruz Bustillo ................................. 540
Dioses Encadenados, C. Jinarajadasa ..................................... 560
El Dr. Jinarajadasa en la Habana, J. R. Villaverde ....................... 580
El Dr. Jinarajadasa en Yucatn, P. F. Aranda ........................... 585
La Federacin Teosfica del Caribe ................................... 586
Cambios del future, Annie Besant ....................................... 588
El hombre que buscaba la verdad, S. Manzanares ...................... 594
El congress teosfico mundial celebrado en pleno advenimiento, J. Farias. 596







INDICE REVISTA TEOSFICA CUBANA 1929

Pg.

La tortuga y el pez ................................................... 599
La historic se repite .................................................... 600
Memoria annual, 1929 ................................................. 625
Acta de la xxv Convencin annual .................. ...................... 636
Balance General de 1929 ................................................ 642
La disolucin de la orden de la Estrella, por J. Krishnamurti .............. 648
La partida del Dr. Jinarajadasa ........................................ 655
Don Quijote caballero andante, C. Jinarajadasa ........................... 659
El gran silencio ........ ............................................662
Notas pedaggicas, Eugenio Leante ..................................... 663
Labor constructive .................................. .................. 666
La historic se repite, S. Manzanares ................................... 668
El propsito de la vida, Grace Evelyn Brown ............................. 669
Preguntas y respuestas .... ............... ....................... 678
Puntos de vista acerca de la situacin actual de la S. T., por B. Sanjiva Bao. 687
Las malas acciones y el sufrimiento, por Annie Besant ................... 694
El 'Sendero director y mi actual comprensin", por J. R. Villaverde ........ 702
Redimida, por F. J. Far-ias .......................................... 708
Por la paz mundial, p6r J. Cruz Bustillo ............................... 712
Quin soy, por S. Sibecas ........... ........ ................... .. .. 719
Preguntas y respuestas, por C. W. Leadbeater ............................ 722
Una conferencia, por J. S. Arundale ................ ............ .... 725
La vacunacin es un crime, por Bernard Shaw ........................... 735








SELECTION DE OBRAS

DE-


SABIDURIA ORIENTAL



EL ESPIRITU DE LOS UPANISHADS, por "Miszellaneous".-El Umbral.-Lo Absolu-
to.-El Real Ser.-El Camino.-El Estudiante.-El Instructor.-La Leccin.-La Ley
del Karma.-Adoracin Devocional.-Libertad.-Conocimiento Espiritual.-Los Cuatro
Medios.--Yoga.-Liberacin.
ELKYBALION, por Tres Iniciados.-La Filosofa Hermtica.-Los Siete Principios Her-
mticos.-Transmutacin Mental.-El Todo.-El Universo Mental.-La Divina Para-
doja.-El Todo-en Todo.-Los Planos de Correspondencia.-Vibracin.-Polaridad.-
Ritmo.-Generacin.--Generacin Mental.-Aforismos Hermticos.
EL EVANGELISMO DEL SESOR BUDA, por Yogi Kharishnanda.-Alegra.-Samsara y Nir-
vana.-La Verdad Redentora.-Nacimiento de Buda.-Juventud y Matrimonio.-Los
Tres Dolores.-La Renunciacin.-El Rey Bimbisara.-Indagaciones del Seor Buda -
Penitencia en Uruvilva.--La Tentacin.-Iluminacin.-El Sermn de Benars.-El
Padre del Buda.-El Rey Prasenajit visit al Buda.-Devadata.-Las Cuatro Nobles
Verdades -Contra los Milagros -Instrucciones para los Nocivos.-Secreto y Publi-
cidad.-Regla de la Orden.-Etc.
EL EVANGELIO DE RAMAKRISHNA, por Yogi Kharishnanda.-Significado del .nombre de
Rama.-Significado del nombre de Krishna.-En el Templo de Dakshinesara.-Unidad
Esencial ae todas las Religiones.-Ramakrishna y sus Devotos -Individualidad y Per-
sonalidad.-De la Naturaleza de Dios.-Simbolismo de las Imgenes.-Visita al Doctor
Vidyasagara.-El Absoluto.-Pltica con Keshad Chunder Sen.-La Divina Madre.-Un
Domingo en el Templo.-En la Quinta de Surendra.-Conversacin con Sasadhar.-Etc.
TEOSOFIA PRACTICA, ppr Yogi RKharishnanda.-Concepto de la Teosofa.-Concepto de
Dios.-Concepto del Universo.-El Universo y el Hombre.-El Verdadero Hombre.-La
Trinidad.-Evolucin.-Individualidad y Personalidad.-La Reencarnacin.-La Ley del
Karma.-Resurreccin y Reencarnacin.-La Evolucin en los Tres Mundos.-El Nir-
vana.-Ilusin y Realidad.-Razn, Fe y Credulidad.-Atman.
COMO SE LLEGA A SER YOGI, por Yogi Kharishnanda.-Introduccin a la Yoga-Signi-
ficado de la Yogar-La Energa Pranica.-La Ciencia de la Respiracin.-Los Centros
de Energa.-Yoga Hatha.-Yoga, Raja.-Yoga Karma.-Yoga Bhakti.-Yoga Gnani-
Cristo y la Yoga.
TELEPATIA Y CLARIVIDENCIA, por Swami Panchadasi.-Telepata y Clarividencia.-Ex-
plicacin de la Telepatia.-Telepata Cientfica.-Psicometra Clarividente.-La Mirada
en el Cristal (Hialoscopfa).-Clarividencia Extctica.-Clarividencia Sencilla.-Clarivi-
dencia en el Espacio.-Clarividencia del Pasado.-Clarividencia del Futuro.
NUESTRAS FUERZAS OCULTAS, por Swami Panchadasi. Los Sentidos Astrales.-
Lectura Mental.-Doble Vista y Antevisi6n.-Actuacixi en Cuerpo Astral.-Extraos
Fenmenos Astrales.-Influencia Psiquica.-Influencia Personal.-La Influencia Psi-
quica a Distancia.-Ley de Atraccin Psiquica.-Teraputica Psquica y Magntica.
EL AURA HUMANA Y EL MUNDO ASTRAL, por Swami Panchadasi.-Definicin del Aura
Humana.-El Aura Prnica.-Colores Astrales.-Clave de los Colores Astrales.-Calidos-
copio Astral.-Formas de Pensamiento.-Influencia Psquica de 'los Colores.-Magne-
tismo Aurico.---Desenvolvimiento del Aura.-El Aura Protectora.-Los Siete Planos.-
Regiones Astrales.-Realidad del Mundo Astral.-Transposicin de la Frontera.-Sub-
planos Inferiores.-Egos Desencarnados.-Etc.
LECCIONES DE YOGA PARA EL DESENVOLVIMIENTO SPIRITUAL, por Sw.ami Mu-
kerji.-Concepto Yogustico de la Vida.-Lo Ideal y lo Prctico.-Leed y Reflexionad.-
El Hombre Animal y el Hombre Divino.-Doble Conciencia.-Desenvolvimiento Espiri-
tual.-Causa y Efecto.-Dominio Humano.-Densenvolvimiento.-Densenvolvimiento de la
Conciencia Espiritual.- Quin puede t.er Yogi--Idealismo Constructor.-Intrepidez.
-Vencimiento del Temor.-Efectos de la Oracin.-Las dos Fases del Pensamiento.-
Ejercicio de Meditacin.-Etc.
DOCTRINA Y PRACTICA DE LA YOGA, por Swami Mukerji.-Concentraci6n.-Practica
de la Concentracin objetiva.-Maya.-Dualidad Mental.-Del Pensamiento y su Go-
bierno.-Prctica de la Concentracin Subjetiva-Magnetismo Personal.-De la Influen-
cia Espiritual.-Conciencia Individual.-Disciplina de la Voluntad.-Dominio Propio.-
Ejercicios Prcticos de la Yoga.-Vencimiento del Temor.-Prctica de la Yoga.-
Conclusin.
LA DOCTRINE SECRET DE LOS ROSACRUCES, por "Magus Incgnito.-Los Rosacru-
ces y su Doctrina Secreta.-La Causa Eterna.-El Alma del Mundo.-El Andrgino
Universal.-El Uno y los Muchos.-La Universal llama de Vida.-Planos de conciencia.
-Los Aspectos del Alma.-Reencarnacin.-El Progreso del Alma-El Aura Humana.-
Los Siete Principios Csmicos.
PRECIO DE CADA TOMO, ENCUADERNADO LUJOSAMENTE EN TELA...... $1.25
CULTURAL. S. A.
LA MODERNA POESIA CERVANTES
Pi y Margall 135.-Apartado 605 Ave. de Italia 62.-Apartado 1115
Habana Habana




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs