• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Frontispiece
 En la atalaya
 Dioses encadenados
 El Dr. Jinarajadasa en la...
 El Dr. Jinarajadasa en Yucatan
 La federacion teosofica del...
 Cambios del futuro
 El hombre que buscaba la verda...
 El congreso teosofico mundial celebrado...
 La tortuga y el pez
 La historia se repite
 Carma yoga






Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00034
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00034
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Table of Contents
    Frontispiece
        Frontispiece
    En la atalaya
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
    Dioses encadenados
        Page 560
        Page 560a
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
    El Dr. Jinarajadasa en la Habana
        Page 580
        Page 580a
        Page 581
        Page 582
        Page 582a
        Page 583
    El Dr. Jinarajadasa en Yucatan
        Page 584
        Page 584a
        Page 585
    La federacion teosofica del Caribe
        Page 586
        Page 587
    Cambios del futuro
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
    El hombre que buscaba la verdad
        Page 594
        Page 595
    El congreso teosofico mundial celebrado en pleno advenimiento
        Page 596
        Page 597
        Page 598
    La tortuga y el pez
        Page 599
    La historia se repite
        Page 600
    Carma yoga
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
Full Text




































































El Dr. Jinarajadasa en traje hind.
(Fotografa del Artista Monroy9








Revista Teosfica Cubana
PUBLICATION MENSUAL FUNDADA EN 1906
OREGANO OFFICIAL DE LA SOCIEDAD TEOSOFICA DE CUBA
Director: Administrador:
LEONARDO AUSUCUA. MIGUEL A. TRUJILLO,
Direccin y Admn.: 27 de Noviembre (Jovellar) No. 8.-Apartado 365
Acogida a la franquicia y registrada como correspondencia de segunda clase
en la Oficina de Correos de la Habana.
Precio de suscripcin: $ 2.00 al ao. Nmero suelto: $ 0.20
AO XIII, No. 10. OCTUBRE DE 1929. 2Q EPOCA


EL DB. JINARAJADASA
ONFOBME se haba anunciado en el nmero anterior,
el 5 de septiembre lleg a la Habana, el doctor C. Ji-
narajadasa, procedente de Mxico.
Nutrido nmero de tesofos acudi a recibirle
al muelle, de done se dirigi a la estatua del Aps-
tol Mart, para depositar una ofrenda floral, repre-
sentando el signo de laSociedad.
Ms tarde fu recibido en audiencia privada por el Hono-
rable Presidente de la Repblica, con quien departi largo rato,
especialmente sobre asuntos educacionales y sobre el otorga-
miento del sufragio a la mujer.
El seor Presidente manifest a Mr. Jinarajadasa el inte-
rs que l se viene tomando especialmente en la educacin, as
como tambin en la concesin del voto a la mujer, para lo cual
ha sido reformada recientemente la Constitucin.
Tambin se entrevist con el seor Secretario de Instruc-
cin Pblica, tratando tambin de mtodos pedaggicos, pasan-
do despus a saludar al seor Alcalde Municipal, con quien de-
parti algunos moments.
Sobre las conferencias pblicas dadas en la Habana, poco








diremos. Fueron en todos sentidos un gran xito, no slo por la
cantidad de pblico que a ellas asisti, sino tambin por el
inters que despertaron.
En el Unin Club y en el Club Rotario disert tambin
por media hora, con el beneplcito de los oyentes.
La prensa habanera di gran publicidad a sus conferencias,
respondiendo sin duda al inters que haba por conocerlas, y
quiero darle las gracias por ello, as como tambin a la Cuban Te-
lephone Company, por haber galantemente accedido a que fue-
ran transmitidas por su potent Estacin Radiotelefnica "C.
M. C." las cuatro conferencias que di en la Academia de Ar-
tes y Letras.
Al moment de escribir stas notas no tengo detalles com-
pletos de los actos realizados en otros lugares de la Isla; pero
puedo decir que tanto en Unin de Reyes, como en Matanzas, co-
mo en Santa Clara y Cienfuegos, han resultado verdaderamente
importantes, siendo de esperar que igual transcendencia tendrn
los que se celebren en las dems ciudades que visitar.
Podemos asegurar que esta visit de tan ilustre conferen-
ciante contribuir grandemente a dar nuevos derroteros a los
mtodos educacionales en nuestro pas, as como tambin a dar
mayores impulsos a los altos ideales que se encuentran latentes
en los cubanos.
QUE NOS HA QUEDADO?
Ahora bien, qu nos ha quedado de la visit de Mr. Jinara-
jadasa?
Hemos asistido a sus conferencias, las hemos escuchado
atentamente, las hemos aplaudido con entusiasmo.
Hemos tenido un contact personal con l, ms o menos n-
timo, y hemos podido examiner y analizar y estudiar "con nues-
tros propios ojos" a quien por tanto tiempo hemos ledo.
Y repito, qu nos ha quedado de su visit?
Ha sido una emotividad pasajera, un entusiasmo espasm-
dico, que ha durado slo el tiempo que lo hemos visto, o algo
perdurable que pueda servirnos despus de su parr'.,.'
HIa servido ese contact personal para en alguna forma
activar o remover nuestra naturaleza internal, o ha slo agitado
pasajeramente la superficie?
Ha podido cambiar nuestro concept de la vida y de las
cosas? Ha servido para inspirarnos a vivir ms elevada y
noblemente?


PG. 556


REVISTA TEosrneA Cui3AxA


OCTUBRE






REVISTA TEOSFICA CUBANA


En una palabra, en qu forma nos ha sido provechosa su
visit a cada uno de nosotros?
Someto estas preguntas a la consideracin de los hermanos.
EL DESPERTAR DE LA VIDA
Si analizamos las enseanzas de Krishnamurti, veremos que
su tendencia general es a despertar la Vida en todas sus mani-
festaciones. Esto es, por lo menos, lo que a m me parece, y
ruego perdn a los hermanos con quienes no est de acuerdo.
Vienen a destruir los convencionalismos, que son limitacio-
nes a la libre expresin y manifestacin de esa Vida; a echar
a un lado esos cdigos de falsa moral, que restringen la actua-
cin de la verdadera vida; a hacer desaparecer muchas de
nuestras normas de conduct que impiden la verdadera mani-
festacin de nuestro ser.
Cuando abrimos las compuertas de la Vida, tanto en lo
que nos rodea como en nosotros mismos, cuando le damos libre
paso en todos los moments de la vida, es entonces cuando es-
tamos verdaderamente en contact con la Naturaleza.
Muchos creen que para estar en contact con ella, hay que
ir a la campia, a contemplar su frescor y su verdura; al bosque
con sus frondosos rboles; al mar azulado con sus encrespadas
olas; al arroyo que murmura o a la cascada que truena.
Para m, podemos ponernos igualmente en contact con esa
Naturaleza cuando estamos en medio del bullicio de la ciudad,
de la lucha de los negocios, del desbordamiento de las pasiones,
de la lobreguez de los tugurios.
Todas son manifestaciones de la misma gran Vida uni-
versal; en todas se debate, gozosa o angustiosamente, y en to-
das est el alma bebiendo en la inagotable fuente de las expe-
riencias que han de darle la sabidura.
Y tanto en el campo como en la ciudad, en el bosque como
en el burdel, podemos tener esa Vida aprisionada por las limi-
taciones impuestas por nosotros mismos, o podemos dejarla
fluir a borbotones y animar e iluminar todo lo que nos rodeai
Por eso los Cdigos de moral son tan diversos, tan flexibles,
tan regionales, tan circunstanciales. Por eso las normas de vida
y de conduct impuestas por los dems y que no sean resultado
de nuestra propia volicin son tan intiles para el desarrollo
del alma, y ms que intiles, perjudiciales para su crecimiento;
por eso existe la hipocresa y la ficcin, en las relaciones entire
los hombres, que son como el sudario y la tumba de esa Vida;


1929


PG. 557








por eso el mundo march lentamente, cuando pudiera avanzar
a pasos de gigante, con slo dejar fluir la Vida; por eso, en fin,
la humanidad arrastra seales en su rostro de sufrimiento e in-
felicidad, cuando podra andar erguida impulsada por la fe-
licidad.
Para m, prefiero el vicio manifiesto a la virtud fingida.
Podr parecer esta creencia peligrosa, para las costumbres y
para las normas de moral de la humanidad; pero es precisamen-
te su peligrosidad la que le da la vida. Cuando el hombre vive
la vida, tal como l la entiende y tal como l la siente, y no como
la entienden y sienten los dems, es cuando realmente est to-
mando las riendas de su destino y cuando har possible que eduz-
can y florezcan las facultades internal de su ser.
De la misma manera que los alimentos que otros ingieren
no nos alimentan a nosotros, de igual modo las enseanzas es-
pirituales que otros perciben, no nos sirven para nuestra nutri-
cin spiritual. Lo que para otros son verdades indubitables,
para nosotros son o teoras, o simplezas o quimeras, y vice-
versa. Lo que otros sienten, lo que otros piensan, lo que otros
anhelan, ni lo sentimos, ni lo pensamos ni lo anhelamos nos-
otros. Esos pensamientos, sentimientos y anhelos constituyen la
Vida de ellos; pero no la nuestra.
Para aquilatar experiencias, debemos vivir nuestra propia
vida, no la vida de los dems. Es cierto que las experiencias de
otros pueden servirnos; pero slo cuando se trata de cosas
fsicas, externas, tangibles; pero las verdaderas experiencias
del alma, las cosas ntimas del espritu, la quinta esencia de
nuestras alegras y nuestros dolores, de nuestros anhelos y de
nuestras luchas, esa slo podemos asimilarla y acumularla nos-
otros como parte integrante de nuestra alma.
Despertemos pues la Vida en nosotros mismos; vivamos
nuestra propia Vida; abramos sus compuertas para que ferti-
lice nuestras actividades como riega el Nilo sus mrgenes en
vez de dejarla correr homeopticamente, gota a gota, a travs
de los intersticios de las limitaciones que le oponemos.
Seamos como al caudaloso Nigara, que ruge y se precipita,
que impone con su pujanza y que eleva con su grandeza, dando
luz y fuerza motriz a numerosas ciudades, en vez de ser como
las filtraciones que en ]as reconditeces de la tierra pueden for-
mar las estalactitas que tendrn tambin su belleza, pero belleza
intil, inmvil, petrificada.


PG. 558


RrsVISTA TFOSrnCA CUBANA


OCTUSBRE






REVISTA TEOSFICA CUBANA


NUESTRA CONVENCION ANNUAL
Es arriesgado atreverse a hablar de la Convencin Anual
en estos moments en los que estn todos los miembros vibran-
do con la reciente visit de Mr. Jinarajadasa, y en que toda la
atencin est concentrada en l.
Pero es necesario "darle al Csar lo que es del Csar, y a
Dios lo que es de Dios"; y no tengo ms remedio que recorder a
todos que la prxima Convencin tendr lugar dentro de pocos
das, y que es necesario que nos preparemos para ella.
Las Logias que no hayan an nombrado sus Delegados de-
ben inmediatamente reunirse y :designarlos, comunicando el
nombramiento al que subscribe, a fin de evitar que queden sin
representante en dicho acto. Tambin remitir sus Memorias
Anuales.
Por vez primera va a tener lugar en la ciudad de Santiago
de Cuba. Esto permitir que todas las Logias de Oriente y las
de Camagey envien como Delegados a miembros de su seno,
en vez de tener que designer a miembros de otras Logias, que
por much que sea su buena voluntad, no pueden ver los asun-
tos a travs del mismo prisma.
Es de esperar que de Habana y Matanzas concurran tam-
bin un buen nmero de representantes, a pesar de la distancia
y del costo inherente. Ya que los hermanos de Oriente han esta-
do durante tantos aos viniendo a las Convenciones de la Haba-
na, es just que los de aqu les paguen ahora sus gratas visits.
Tambin espero que la Provincia de Santa Clara est bien
representada.
Habiendo acabado de visitarnos Mr. Jinarajadasa, lgico es
pensar que estn todos an llenos de entusiasmo y que lo de-
muestren tomando parte active y eficz en el desenvolvimien-
to de la Sociedad.
E. A. FLIX.


PG. 559















DIOSES ENCADENADOS
por el Doctor
C. JINARAJADASA

Conferencia pronunciada en la Academia de Artes y Letras
de la Habana el 10 del actual (1)

L mundo est pleno de conocimientos, y sin embargo,
el hombre ansia siempre saber ms. Probablemen-
te no ha habido nunca, en la historic del mundo, una
abundancia tal de conocimiento, como la que existe
hoy en da. En cuestiones religiosas, hoy pueden en-
contrarse en nuestras bibliotecas pblicas, traduccio-
nes de las escrituras de todas las grandes religiones, y adems,
importantsimas obras de studio sobre religiones comparadas
y antropologa. En filosofa, podemos estudiar, en cualquier
universidad, todos los sistemas filosficos de la India, de Chi-
na, y de Grecia, as como los de la Europa medioeval y moder-
na. La ciencia actual nos suministra dato tras dato respect a
las diversas ramas del saber, que son tan vastas y hay tal can-
tidad, como para dar vrtigo a nuestra imaginacin. Y en el do-
minio del Arte, en tanto que se consider como mera sabidura
hoy nos es possible conocer cuales fueron las cumbres de la crea-
cin artstica en la antigedad, y documentarnos con numero-
sas publicaciones respect a lo que es el arte en nuestros das.
Y sin embargo, el hombre aun busca conocimiento. No es-
tamos satisfechos con lo que otros han descubierto; necesita-
mos descubrir nosotros mismos. Pero porqu, nosotros que
somos menos competentes que los investigadores entrenados en
la sabidura, deseamos descubrir? Porqu no nos satisfacen
los conocimientos acumulados por ellos? La respuesta es, que el
conocimiento acumulado por otros, solo resuelve en parte, el
(1) Esta conferencia junta con las otras pronunciadas por l estn publica-
das en su libro Dioses Encadenados que est a la venta.



















a.
L~,~IL,~e I
I). :
P
;ia~bJarj, (PI~C_-: ~5R


r


El Dr. Jinarajadasa, en la tribuna de la Academia de Artes y Letras de la Habana.


A.r

1


ir


" -1 T m

br *


r 9








problema capital que tenemos que enfrentar. Y ese problema es:
"Qu soy yo? De dnde vengo? A dnde voy? Soy acaso un
simple product de fuerzas fsicas, o tengo un alma inmortal?".
En forma siempre renovada, en cada nueva experiencia, este
problema de "Quin soy?" surge, da tras da, ao tras afo.
De la manera como nos contestemos esa pregunta a nos-
otros mismos, depend nuestra verdadera felicidad. Ningn
hombre es verdaderamente feliz por poseer riquezas, salud, o
el amor de sus amigos. Es feliz, solamente mientras esas causes
de felicidad puedan responder a las preguntas que nunca po-
drn suprimirse. Cada una de esas externas formas de felici-
dad proporciona una solucin, a cuya luz los hombres son feli-
ces. Sin embargo, por qu la riqueza no hace felices a todos?
Los ricos, no son, necesariamente, felices en grado sumo.
Porqu aquellos que gozan de perfect salud, se sienten a
menudo intranquilos de mente y de corazn, mientras que los
que sufren en el lecho de dolor, son muchas veces centros de se-
rena belleza y de paz, para los dems? Es, porque toda causa ex-
terna de felicidad slo sirve para adormecer, por un tiempo, el
constant deseo que hay en nuestro interior, de saber lo que
somos. Por lo tanto, tras un perodo de calmada satisfaccin, la
pregunta surge nuevamente, y de modo imperative llama nues-
tra atencin. .
No es muy difcil por cierto, adormecer completamente ese
deseo de investigar que existe en nuestra estructura de series
humans que viven, sufren y gozan. Una de las maneras ms
fciles, es aceptar los dogmas que nos ofrecen los instructors
religiosos. Cuando nos dicen: "Hijo mo, no os preocupeis de
esos problems; haced lo que os decimos y creednos", es segu-
ramente por comodidad que aceptamos su indicacin, especial-
mente si nuestro guia lleva una vida noble y pura. Otro modo,
es aceptar el Materialismo y decir: "No hay respuesta, ni nun-
ca la habr. De modo que, vivamos al da, sin importarnos del
problema". Hay millones de series, hoy da, que prefieren ser
as conducidos por otros en sus pensamientos y aspiraciones y
muchos millones an, que han abandonado desalentados toda
esperanza de solucin. Pero tambin hay decenas de millares de
personas que poseen una aguda mente, y profundas emociones,
que estn llenos del espritu de servicio hacia Dios y hacia los
hombres, y tratan ansiosamente de saber por si mismos, por pe-
queo que pueda ser el conocimiento accessible. Es para estos


RVISTA T OSFICA CUBAIST


1929


PAG. 561








series, por encima de los dems, para quienes la Teosofa tiene
un Mensaje que dar.
Actualmente hay dos lneas de investigacin para este pro-
blema de Qu es el hombre ?". Uno, cada da adquiere ms im-
portancia. Es el mtodo de la ciencia. En esa lnea, tenemos
una respuesta clara, aunque sin esperanza. La ciencia nos dice
que la vida es un vasto process de la naturaleza, y que en el
curso de la evolucin, el hombre, como especie, es el tipo o en-
tidad ms elevado. De la especie "hombre" es ejemplo cada uno
de nosotros. Para nosotros mismos, somos ciertamente lo ms
important; el Cosmos no tiene valor, mientras no exista para
nosotros. Si el sol brilla, el verdadero significado de su bri-
llante funcin, es que nos suministra luz y vida. Cada uno de
nosotros mira en todo fenmeno de la naturaleza, a esa luz. La
"razn de ser" del universe es, en lo que a nosotros se refiere,
darnos ese sentido de individualidad.
Pero, desgraciadamente para nosotros, la misma ciencia
destruye rpidamente el sentido de valor que, con la mayor na-
turalidad, artibuimos a la naturaleza. La ciencia nos demues-
tra que la naturaleza se interest en nosotros, solamente duran-
te un perodo de tiempo, de duracin infinitesimal (puesto que
ella cuenta por milenios), de unos sesenta. a ochenta aos, no
como individualidades, sino simplemente como especmenes del
tipo "homo sapiens". La naturaleza nos dota del sentido de la
vida, alegra y xito, no porque se preocupe de nosotros, sino
por la progenie que debemos dejar, para mantenimiento de la
especie. En lo que respect a la evolucin, los hombres aunque
podamos vivir cien aos, no somos diferentes de la bacteria que
vive slo medio da. La naturaleza nos hace salir del protoplas-
ma, y nos hace volver nuevamente al protoplasma, cuando so-
breviene la muerte. En el campo cientfico, la investigacin de
"Qu es el hombre?" nos d una respuesta que no nos pro-
porciona sino tristeza y obscuridad.
En contrast con esta respuesta del Materialismo, que nos
suministra la ciencia, tenemos la contestacin religiosa. Las re-
ligiones pueden dividirse en dos grupos principles. Primero,
aquellas que nos hablan de un Creador, un dios personal, y en
segundo lugar, aquellas cuyo sistema tico no est basado en
la idea de ningn Creador, sino que se deduce de la estructura
de la naturaleza. El Judaismo, Cristianismo, Hinduismo, Zoroas-
trismo, y la religion Mahometana, pertenecen al primer grupo,
mientras que el Budhismo, el Confucionismo y el Shintoismo,


PiG. 562


REVISTA TEOSFICA CUBANAB


OCTUBRE






1929 REVISTA TEOSOFICA CUBANA PAG.

correspondent al segundo. Omitir la solucin que brinda este se-
gundo grupo al problema de "Qu es el hombre?", y slo con-
siderar la solucin que dan las religiones deistas, y especial-
mente la que da el Cristianismo. Qu es lo que ensea esta re-
ligin, en todas sus diversas iglesias y sectas?
Como todos sabeis, el Cristianismo tiene por postulado, la
existencia de un Dios Omnipotente, creador de todas las cosas,
desde el electron hasta la estrella ms inmensa. Es Dios, quien
ha creado al hombre. De modo que vosotros y yo, as como to-
dos los millones de series humans hemos sido creados por Dios.
Aun cuando se nos dice que Dios hizo al hombre a "su image
y semejanza", el Cristianismo sostiene claramente, que Dios y
el hombre estn eternamente separados en naturaleza. Si Dios
es perfect, si es Omnipotente y Omnisciente, el hombre en cam-
bio es imperfecto, dbil e ignorante. Esta. anttesis entire el hom-
bre y Dios, es esencial en el pensamiento cristiano, porque la
salvacin del hombre depend de su subordinacin a Dios. Se le
salva, por el maravilloso don de la gracia divina que derrama
en el hombre, no porque ste lo haya merecido, sino porque el
dios se compadece del alma que ha pecado e implora el perdn.
Diferente, fundamentalmente, del concept del hombre, da-
do tanto por la ciencia, como por el credo cristiano, es el que nos
ofrece la Teosofa. Pero antes de explicar cual es el concept teo-
sfico del hombre, deseo declarar que la Teosofa no es un credo
que se ofrezca a los hombres para que lo acepten, bajo la ame-
naza de que si no lo hacen les sobrevendr alguna terrible cala-
midad. Lo que se llama hoy Teosofa, es un agregado de pensa-
mientos que pueden encontrarse en todas las religiones y filo-
sofas. La Teosofa no es una nueva filosofa creada por una.
nueva escuela de pensadores; es ms bien una seleccin de los
mejores pensamientos de las antiguas religiones, filosofa y
misticismo. Esta seleccin, y lo sostengo, est basada en hechos
de la naturaleza; las leyes de la Teosofa, son para m, que soy
un antiguo estudiante de Teosofa, exactamente tan reales,-co-
mo parte integrante del orden de la naturaleza-, como cual-
quier ley de fsica o de qumica. Por consiguiente la Teosofa
es una ciencia de la naturaleza, lo mismo que lo es la ciencia
modern; la diferencia consiste en que la Teosofa, observa un
mayor nmero de hechos que los que han ocupado a la ciencia
hasta ahora. Los sucesos sobrenaturales, del misticismo o de
los estados psicolgicos anormales, son considerados por la Teo-
sofa, como datos de conocimiento tan importantes como los que








aportan los descubrimientos cientficos de laboratorio. Pero
entire la Teosofa y la Ciencia hay esto de comn: que siendo
ambas, filosofas de los sucesos, el hombre que no se preocupa
de estudiarlas, no est amenazado de ningn castigo. Antes
de que llegue la luz del conocimiento, el nico castigo que debe
soportar el hombre ignorante, es el de continuar residiendo en
su obscuridad. Pero una vez que haya pasado suficiente tiempo
en las tinieblas, sufriendo por falta del uz, l mismo dirigir su
volicin hacia la luz. Esta es nuestra actitud, como tesofos,
cuando ofrecemos nuestra filosofa a los que preguntan; aun-
que sepamos perfectamente que es la verdad, reconocemos que
an puede no serlo para los dems, y que no ser verdad para
ellos, hasta que su facultad de razonar, juzgue los hechos que
presentemos, y de ellos, deduzcan una verdad similar a la nues-
tra. La Teosofa es un conjunto de verdades filosficas, que de-
ben examinarse con espritu crtico, y no aceptarse ciegamente
por el "ipse dixit" de otro.
Cuando se interroga a la Teosofa "Qu es el Hombre?"
su respuesta es sencilla, aunque alarmante. Dice: "El hombre
es Dios". Esto parecera una blasfemia, pero un examen cuida-
doso de lo que afirma la Teosofa al respect, nos mostrar que
ella tiene tanta reverencia por Dios, como el ms beato de los
telogos. Recorded que esa acusacin de blasfemia le fu he-
cha al mismo Cristo, por los judos de su poca: l haba dicho
que era Dios, y para los judos semejante afirmacin mereca la
lapidacin y la muerte. Qu contest Jess? Les cit a los Pro-
fetas, que ellos tanto conocan, repitiendo un pensamiento acer-
ca de la naturaleza divina de todos los hombres, que los judos
quizs ignoraban. Cristo dijo: "No est acaso escrito en vues-
tra Ley, Lo digo, somos todos dioses?". Cit esas palabras del
Salmo LXXXI (de Asaph), cuyo versculo nmero 6 dice: "Os
lo digo: Vosotros sois dioses, e hijos todos del Altsimo".
Es esa misma respuesta la que contiene el principal pen-
samiento de la Teosofa, respect a la naturaleza del hombre.
Ciertamente, Dios existe; todo el Universo es una revelacin de
esa divinidad. Todas las cosas imaginables como bondad, gran
deza o belleza, el poder omnipresente que ha sido capaz de sacar
del caos universal, un cosmos regido por leyes, tales como las
que nos descubre la ciencia, todo eso nos revela que lo que lla-
mamos "Vida" no es el resultado de un encuentro mecnico de
las fuerzas naturales, sino la manifestacin de una Conciencia
Divina, y el resultado de una Divina Accin. Las extticas rea-


PG. 564


REVISTA TEOSFICA CUTBANA


OCTUBRE








lizaciones de Dios, por santos y msticos, los himnos de alabanza
y adoracin por medio de los cuales el corazn human se ha
sentido elevarse hacia Dios, en todas las pocas, no son sino el
A. B. C. de ese lenguaje de divina comprensin que la huma-
nidad llegar a alcanzar algn da.
Pero, aunque la naturaleza de Dios, la fuente de todo, con-
tina aun siendo un misterio, que escapa a nuestra ms eleva-
da imaginacin, hay un hecho respect de Dios, verdaderamen-
te estupendo. Y es, que toda la vasta y maravillosa naturaleza
de la Divinidad, reside en el hombre. El hombre tanto colecti-
va como individualmente, no es solo la creacin de Dios, sino
que encierra en su naturaleza humana tambin la divina. No
solo el hombre fu creado a "la imagen de Dios sino que "es"
l mismo Dios, que aparece como hombre, tanto en el inferior y
el humilde, como en el ms grande y magnfico. Mientras no se
aprenda intellectual y emocionalmente este pensamiento funda-
mental de la Teosofa, es intil proseguir su studio. Por lo tan-
to tratar de desarrollarlo algo ms.
Nunca ser possible probar, intelectualmente, que el hom-
bre no es meramente una cosa de care perecedera, sino un alma
imperecedera, que participa de la naturaleza. divina. Sin em-
bargo, un hombre puede saber, que esto es cierto, aunque para
probarlo, debe empezar su especulacin con el raciocinio, pero
ir ms all de l. Debe sumergirse en lo profundo de su ser, para
poder experimentar nuevos estados de conciencia, y, por medio
de ellos, entrar en ntima relacin con la verdad. Puede experi-
mentarlos directamente, por s mismo. Es solamente por medio
de semejantes experiencias, como podr probarse a s mismo,
primero su inmortalidad y luego, como compare la Divinidad.
Pero antes, es convenient comprender mentalmente y con toda
claridad la naturaleza del problema.
La relacin entire el hombre y Dios, cuando no se ha expe-
rimentado directamente por cada cual, slo puede formularse
desde el exterior, con la ayuda de smbolos y smiles. Uno de
ellos, bastante sugestivo, es que Dios es una llama, y el alma
humana una chispa de esa llama divina. Desde que la chispa es
fuego, del mismo fuego que la llama, no puede haber diferencia
cualitativa o de naturaleza esencial entire la llama y la chispa
que de ella se desprende. Hay, indudablemente, diferencia de
energa y resultado; la chispa no d la misma luz y calor que d
la llama-pero "podra" darla, con tal de que obtuviera el com-
bustible necesario para crecer.


1929


RE VISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 565









Un simil aun ms sugestivo es el de comparar a Dios con
un diamant perfectamente tallado y al alma con un diamante
en bruto. Este tiene forma cristalina, aunque no con aristas
precisas; su color es obscuro y no fulgura. Al llevarlo al ta-
llista y ser puesto en la rueda, se ir afilando, poco a poco, so
pulir en todos sentidos, presentando nuevos ngulos, que deli-
nearn nuevas facetas, hasta quedar convertido en una piedra
perfectamente tallada, que lanzar sus brillantes fulgores, sus
reflejos iridiscentes, a media que ofrezca sus facetas a la luz.
Qu puede objetar el diamante en bruto, respect al pulimen-
to? Qu sabe de su destino como gema invalorable que se en-
garzar en un anillo e ir a adornar una mano encantadora? S-
lo podr saber cuan clido e incmodo es el process del puli-
mento, gemir mientras el torno gira, protestar quiz, por la
tirnica operacin, a que se le somete, contra el tallista que lo
tortura contra su voluntad. Sin embargo qu diferencia enor-
me entire el diamante en bruto y la piedra perfect que adorna
una sortija! Si furamos diamantes en bruto, y antes de ser pu-
limentados se nos enseara el aspect future de nuestra belle-
za y perfeccin, no aceptaramos gustosos el dolor de esa tor-
tura, que llegara a convertirnos en piedras de incomparable
perfeccin?
Hay, en Teosofa, un axioma fundamental, y es que "Dios
habitat en nosotros". Pero mientras El es perfect, Omnipoten-
te, Omnisciente, y absolutamente libre, nosotros estamos enca-
denados, somos por lo tanto imperfectos, dbiles, y aun busca-
mos la sabidura. Pero as como la diferencia que existe entire el
diamante en bruto y la piedra tallada, no es esencial ni de na-
turaleza, as es la diferencia que hay entire Dios y nosotros. El
es libre y disfruta .de Su libertad; nosotros somos Sus hijos,
compartimos Su naturaleza divina, pero aun somos prisioneros,
sujetos con cadenas. No somos libres sino que estamos esperan-
do la libertad.
De este axioma de que somos "Dioses encadenados", surge
la gran filosofa de la vida, que se llama Teosofa, o Sabidura
Divina. Porque esto es lo que significa la palabra Teosofa. Y
esta filosofa declara que toda vida, en cualquiera de los proce-
sos descubiertos por la ciencia, especulados por la filosofa, mo-
delados por el arte,-es el process, por medio del cual los dioses
encadenados, son liberados de sus grillos.
Por qu el Mndo actual es tal cual es? Nuestra tierra tie-
ne muchos climas; cada zona, tropical, templada, antrtica o r-


PGA. 566


UEVISTA TEOSFpIA ClUBAN


OCTUBRE






REVISTA TEOSFICA CUBANA


tica, difiere en su temperature produciendo diversas classes de
vegetacin y ambiente especial. Sabemos que la diferencia de
paisajes, mares o montaas, climas clidos o fros,-producen
variaciones en la peculiar psicologa y diferencias en la mane-
ra de sentir y pensar de los series humans. El hombre vive
meditativa, apasionada u holgazanamente segn el clima en que
haya nacido. Y segn seais un latino, un teutn, un hind o un
chino, ser vuestra reaccin hacia la vida. Esto no quiere decir
que los hombres sean ms o menos buenos o que su capacidad va-
re, de acuerdo con la raza; sino que ellos difieren en la manera
de comprender el problema de la vida. Por qu existen esas
diversidades de climas y de razas en el mundo? Preguntad a un
cristiano devoto que crea en Dios y hallaris que no puede dar
ninguna respuesta razonable. Slo dir: "Es la voluntad divi-
na". Pero si le preguntis: Por qu? os tendr por blasfemo.
Si, como dice el cristianismo ortodoxo, Dios quiere que algn
da vivamos con El en el cielo, por qu El, que es omnipotente,
no nos di a todos una sola raza, un solo clima, hacindonos
hablar un lenguaje nico? Por qu hay dos sexos? La division
de la raza humana en dos sexos ha proporcionado a la humani-
dad algunos de sus ms grades goces en el reino de la bondad
y la belleza. Pero, si despus de la muerte debemos convertirnos
en ngeles, es decir series neutros por qu las mujeres deben
sufrir los dolores de la maternidad y los hombres no? Por qu,
pues, somos hindes, franceses, portugueses, espaoles o in-
gleses, si despus de la tumba todas nuestras diferencias de tem-
peramento y cultural perdern su valor en ese mundo anglico?
Si Dios es solamente el Dios de los cristianos, por qu ha per-
mitido la aparicin del Islamismo, despus de la venida de Cris-
to su Hijo y por qu permiti, antes, que surgieran el Budhismo,
Zoroastrismo, Induismo y Confucionismo?
Ninguna de estas preguntas tiene contestacin desde el pun-
to de vista ortodoxo. Pero al fin, la Teosofa nos d una res-
puesta que nos parece racional. Y es que la Vida con todas sus
variedades de climas y razas, los dos sexos, las diferencias de
cultural, las diversas religiones y filosofas, es lo que delibera-
damente entiende Dios que debe ser. El necesita para Su fina-
lidad, que es la de liberar a los dioses de sus cadenas, muchos
instruments; cada uno de ellos al romper una cadena, debe
suministrar al dios prisionero un tipo particular de experience.
As como antes de que el nio llegue a ser hombre culto e ilus-
trado, es necesario que pase sucesivamente por las escuelas Mon-


PKG. 567








tessori, o jardines de infants, de las classes elementales, a las
superiores y a la universidad; as como no slo el idioma sino
la geografa, las matemticas, la historic y la ciencia deben ser
estudiadas para expandir y entrenar su mente y a ms de todos
estos studios debe practicar el deported, y ejercicios atlticos,
aprendiendo tambin los deberes sociales del hogar, convirtin-
dose en ciudadano de mente y corazn equilibrados y capacita-
do para la accin. Del mismo modo, hay un plan Divino para
libertar a los dioses encadenados, a esos hijos por El creados.
Es para este fin de hacernos libres, proporcionndonos las
experiencias necesarias, para lo que ha estado trabajando el plan
divino a travs de las edades, formando diversas razas, religio-
nes, filosofas, artes y ciencias. Cada alma require para su per-
feccionamiento, ir realizando experiencia tras experiencia; el
alma debe crecer deliberadamente, y no en forma ciega, hacia
la perfeccin. Deber hacer el bien, porque es su deseo hacerlo, y
no por miedo a un castigo, porque sabe, por experiencia, que
hacer el mal es echar a perder la belleza del plan divino y, por
lo tanto, aportar dolor y retroceso.
Si, como sostengo, Dios reside en cada uno de nosotros; si
es por medio de la experiencia como se liberan los dioses de sus
cadenas; una cosa es evidence: que, para la perfeccin del alma,
las experiencias que puedan proporcionarse en una sola vida
no son suficientes. Suponed que no hubiera decadencia de nues-
tras facultades con el transcurso de los aos: Seramos acaso,
cundo tuviramos que empezar la vida de ultratumba, much
ms sabios y nobles de lo que ramos al principio?
Seremos naturalmente ms sabios y nobles, hasta cierto
punto; pero i cun poco es esto, comparado con la sabidura y
bondad de los grandes series que han existido en el mundo! Pro-
gresamos muy poco en la vida; no hay milagros capaces de ha-
cer que un hombre median se convierta en genio despus de
muerto. El crecimiento en la naturaleza es lento; la evolucin
procede por graduaciones infinitesimales en el mundo material,
segn demuestra la ciencia. Lo mismo sucede en el mundo espi-
ritual. La perfeccin require no una vida, aunque sea de cien
aos, sino muchas vidas, muchos cientos de vidas.
Si el concept de que Dios reside en nosotros, y que poco a
poco llegaremos a ser como El, acumulando experiencias de bon-
dad y de virtud, es atrayente para vosotros, entonces, solamente
un ligero examen os mostrar que el process llamado de reen-


PG. 568


REVISTA TFOSFICA CUBANA


OCTUBRE








carnacin debe constituir una parte necesaria del mtodo de per-
feccionamiento del alma.
La idea de la reencarnacin se encuentra en todo el mundo,
tanto en los pueblos salvajes, como entire las civilizaciones ms
elevadas.
Es la esencia de la idea de la sobrevivencia despus de la
muerte, entire los aborgenes australianos, porque despus de la
muerte el individuo, segn ellos, debe renacer en su tribu. En la
idea de la reencarnacin estn basadas las grandes religiones y
filosofas del Induismo y del Budhismo. Pitgoras la ense en
Grecia y Platn la reconoce en su teora de la reminiscencia.
Fu conocida por los judos y enseada en el Talmud. Era por
cierto bien conocida por los judos, quienes, cuando San Juan
Bautista empez a predicar se hicieron esta pregunta: "Es el
profeta Elias que ha vuelto V" y cuando lleg a Cristo ese rumor,
al preguntrsele que haba de cierto l replic: "Si queris creer-
lo, es Elas cuya vuelta se haba profetizado".
Hay muchas formas en las que aparece esta creencia; una
de ellas se conoce como "metempsicosis" y de acuerdo con ella
los hombres renacen muchas veces como animals para expiar su
maldad. La Teosofa no ensea esto, porque, renacer como ani-
mal, es retroceder en la evolucin, y cualquier purificacin ne-
cesaria a la perversidad humana es much ms eficiente, si se
realize renaciendo nuevamente como ser human. Otra forma de
la idea es llamada "pre-existencia", esto es, que antes de que el
alma entire en el embrin del regazo materno ya exista como en-
tidad en el mundo spiritual, y que desciende a la encarnacin
slo para una vida y no ms. Esta forma de reencarnacin, es
tambin considerada, por la Teosofa, como en desacuerdo con
los hechos. Enseamos, en Teosofa, que una vez que se llega a
ser human, siempre se sigue siendo human. Es cierto que nues-
tros animals ms superiormente evolucionados, nuestros perros
y gatos preferidos, que demuestran una inteligencia y un afecto
verdaderamente humans, al ascender la escala evolutiva, re-
nacen como series humans de inteligencia primitive, como la
de los salvajes de mente sencilla; esto es evolucin, una progre-
sin de lo inferior a lo superior. Pero el renacimiento de un ser
human, como animal, sera una reversin, un retroceso, lo que
es contrario a la march de la evolucin.
En Teosofa, pues, se ensea que la reencarnacin es una
parte del process natural de la evolucin humana. Despus de
la muerte del hombre, sigue un perodo, corto o largo, de vida en


1929


REVIsTA TwOSFICA CUBANAA


PiG. 569






REVISTA TEOSFICA CUBANA


los mundos invisibles, de los que grficamente se cree que son
los mal llamados purgatorio, cielo o infierno. Cuando terminal
este perodo, el alma renace de nuevo en forma humana, para
realizar nuevas experiencias. Sera intil e infructuoso que re-
pitiera de nuevo las experiencias realizadas anteriormente;
debe adquirir nuevas experiencias mientras elabora las pasadas.
Por eso, como parte del process de la Reencarnacin, aparecen
diversas leyes, que pueden ser estudiadas por aquellos que de-
seen mayores informaciones, que las que puede proporcionar
una teora general. Una de estas leyes es que el alma renace en
varias razas de la humanidad, de acuerdo con determinada su-
cesin; porque cada raza educe del alma, una clase particular
de facultades, que otra raza sera incapaz de haceilo. El carc-
ter introspective del hind, el emotional y artstico del latino,
la actitud objetiva e intellectual del teutn, estas, y otras carac-
tersticas raciales, son lenta y metdicamente educidas del alma,
reencarnando en las razas a que pertenecen. Ms notable an,
es el hecho de que la reencarnacin implica el cambio de sexo;
generalmente el alma pasa por una series de encarnaciones mas-
culinas, que llega de tres a siete, y luego cambia de sexo. Es
de esta manera, como el alma, que en s, no es masculina ni fe-
menina, desarrolla lentamente los atributos en ella latentes, al-
canzando las ms altas capacidades tanto del hombre como de
la mujer.
He dicho que las almas de los hombres, los dioses encade-
nados, son liberadas de sus ligaduras, no por un milagro, sino
por el nico process que conocemos para librarnos de la igno-
rancia y la maldad, esto es: la experiencia. Es pensando, sintien-
do, actuando, soportando todo lo que la vida nos aporta, lu-
chando con lo que nos rodea, triunfando, fracasando, siendo fe-
lices o desgraciados, por la miseria, por la aspiracin idealista,
como crecemos. Pero el crecimiento no slo require simples ex-
periencias, sino el reconocimiento por parte del alma, del objeto
de tales experiencias. Es aqu donde aparece, en el problema de
la Reencarnacin una segunda ley llamada la Ley de Karma o
de Resultados. Esta Ley de Reaccin la reconoce el fsico como
afectando toda substancia; la denomina Ley de Accin y Reac-
cin y es la tercera de las leyes del movimiento formuladas por
Newton. En su aceptacin ms amplia la vemos en la sentencia:
"Lo que sembremos, recogeremos". Ha sido puesta de manifies-
to en una secuencia de causes y efectos, del modo siguiente:
"Sembrad un pensamiento, y recogeris un hbito.


PG. 570


OCTUBRE






REVISTA TEOSFICA CUBANA


Sembrad un hbito, y recogeris un carcter.
Sembrad un carcter y recogeris un destino".
En esta forma, es evidence para todos nosotros, puesto que
la experiencia nos ha hecho reconocer esta ley. Un pensamiento
repetido una y otra vez, da tras da, se convierte en un hbito
de pensar. Somos catlicos, protestantes o ateos por costum-
bre, esto es, porque hemos pensado repetidamente en esa lnea
particular, hasta que llega un tiempo en que nuestros pensa-
mientos son automticos, y continuamos pensando como catli-
cos, protestantes o como ateos.
Por lo tanto, cuando aparece un individuo en la tierra, al
parecer por primera vez, como recin nacido, no es as. Ya ha
vivido en la tierra muchas veces; en casi todas las razas y civi-
lizaciones, ha sido hombre y mujer; como tales ha pensado, ha
actuado, y por consiguiente ha ido modelndose lentamente su
carcter por s mismo. Ese carcter puede no haber sido per-
fecto, cuando termin su ltima vida, ha tenido tal vez muchos
vicios y muy pocas virtudes. Cuando renace, vuelve con su ca-
rcter. Naturalmente, su cuerpo material es proporcionado por
sus padres; pero l escoge sus padres. Muchos de nosotros se
rebelarn ante la idea de que han escogido a sus progenitores,
antes de nacer; porque estamos seguros de que si as fuera,
hubiramos escogido mejor. Sin embargo, as es; somos nosotros
quienes los escogemos, as como es cierto que nuestros padres
nos han escogido como hijos. Esta seleccin no la efectuamos en
el moment de nacer, ni siquiera al ser concebido el embrin;
sin que escogemos durante nuestra ltima vida en la tierra, y a
veces, durante muchas vidas anteriores. As como en esas vidas
pasadas pensamos en nuestros padres; as como nos sentimos
atrados a ellos por el amor la indiferencia o el odio; y los ayu-
damos u obstaculizamos, as como ellos a su vez nos ayudan o
nos perjudican,-as, el juego recproco del bien y del mal entire
ellos y nosotros, construye los lazos del Karma que a ellos nos
unen, y que aparecen como lazos familiares entire padre e hijos.
En el pasado pudimos haber sido sus padres, o pudimos haber
sido hermanos, amigos o parientes. El nombre del lazo que exis-
te entire nosotros no tiene importancia; lo que verdaderamente
importa, es que ese lazo exista, y que es el resultado de la siem-
bra del bien o del mal, de la ayuda o la injuria entire nuestras
almas.
La doctrine de la Reencarnacin, unida a la doctrine de la
Ley de Reaccin, ofrece una explicacin de las desigualdades e


1929


PG. 571








injusticias de la vida,-mucho ms satisfactoria que cualquier
otra teora.
De acuerdo con la corriente explicacin cristiana, tenemos
que career, o que Dios es implacable y sin piedad, o que no es
omnipotente. Porque acaso un Padre omnipotente y amoroso
creara hijos ciegos, jorobados o idiotas ? Qu posibilidades de
crecimiento en bondad tiene el nio hijo de padres sifilticos?
Ya est marcado desde su cuna. Si furamos a analizar cuida-
dosamente a nuestros hermanos los press, a quienes llamamos
criminals, sin duda encontraramos que la mayora de ellos
muestran defects fsicos que son el resultado de la herencia.
Y luego, condenar a un infierno eterno a aquellos que son inca-
paces de llevar una vida recta, por estar ya tarados de antema-
no, estara difcilmente de acuerdo con nuestras ideas de jus-
ticia.
La explicacin teosfica acepta la doctrine de la herencia
fsica, as como el hecho de que el carcter es influenciado por
el ambiente; pero la Teosofa afirma que recogemos esa heren-
cia de nuestros padres, porque la hemos merecido, por nuestros
pensamientos, sentimientos y acciones de vidas pasadas.
Lo mismo sucede con el ambiente en que nacemos; un nifo
nace en una familiar rica, otro en una pobre, porque cada uno
se ha buscado ese ambiente en el pasado, el rico, porque en ese
pasado ha proporcionado felicidad a los dems, y el pobre por-
que ha omitido hacerlo.
Las oportunidades para el desarrollo y la felicidad que se
nos proporcionan en la vida, ao tras ao, o los obstculos que
dificultan nuestro camino, siempre que tratamos de cambiar
nuestras circunstancias actuales para ser algo ms felices,-son
siempre el resultado de nuestra siembra. Hemos olvidado donde
y cuando sembramos el bien o el mal; pero nuestro olvido de la
deuda contrada no puede servir de excusa para que paguemos
cuando se nos exige. La vida, por todos lados nos complace a
que paguemos nuestras deudas pasadas, o, a su vez nos paga
nuestros crditos anteriores.
Ha sido Dios, quien ha establecido la ley del Karma, a fin
de que el efecto siga a la causa, la cosecha a la siembra. Una vez
establecida El rehusa intervenir para modificarla. No se irrita
con quien la infringe; slo enva el resultado en castigo, y nin-
guna clase de penitencia podr impedir que nos llegue el resul-
tado de la infraccin. No se congratula porque obedezcamos su
Ley; nos enva el premio de haber cooperado con la ley, en for


PG. 572


REVIST TEosOSieA CuBAiTA


OCTUBRE









ma de felicidad, pero no nos favorece jams con un resultado
que no hayamos merecido.
Pero aunque Dios no intervene en la disminucin de nues-
tro mal o el acrecentamiento de nuestro bien-pues esa parte
del trabajo la deja a nuestra iniciativa, El equilibra y combine
las fuerzas de nuestro bien y nuestro mal, de tal manera que
esas fuerzas no acten ciega y mecnicamente. El est siempre
a la expectativa, para libertar a los dioses encadenados, las al-
mas humans que han salido de Dios. Por lo tanto, lo que po-
dramos llamar la intervencin divina, consiste en guiar al alma
hacia una nacin o familiar ms bien que hacia otra, hacia un
cuerpo masculino o femenino y hacia un ambiente favorable o a
uno desfavorable. Aunque Dios es Omnipotente y compasivo, es
tambin supremamente just para con todos por igual; por lo
tanto no interceder para disminuir el Karma desagradable que
deba soportar un alma en su nueva encarnacin, porque Dios
no puede aniquilar las fuerzas malficas creadas por esa alma.
Pero en la reajustacin de nuestro bien o nuestro mal pretrito,
que ahora se manifiesta como felicidad o dolor, Dios combine
tanto el bien como el mal, de modo de proporcionarnos una
clase de experiencias, capaces de hacernos ms sabios, nobles y
fuertes, para el future. Las oportunidades favorables o las ca-
lamidades que nos sobrevienen, son premios o castigos; son la
cosecha actual de la buena o mala simiente sembrada en el
pasado.
Pero, mientras cosechamos, El nos prepare, si as lo de
seamos, la liberacin de nuestras prisiones de ignorancia e im-
potencia. Cada sufrimiento, noblemente soportado, o cada feli-
cidad aceptada inegosticamente, puede despertar en nosotros
algunas de nuestras capacidades ocultas. Es con el fin de apre-
surarnos, a que revelamos el Dios oculto en nosotros, para lo
que nos rodea con mltiples religiones, ciencias, artes, filosofas,
y dems actividades de la vida. Cada acontecimiento de la vida,
placentero o penoso, cada una de nuestras experiencias, sea
conscientemente seleccionada o impuesta a nosotros desde el
exterior, forma parte del Plan Divino, para liberar en cada uno
de nosotros, la dormida Divinidad. As como el escultor golpea
sobre el block de marmol, teniendo en su mente la image de la
estatua que desea crear, as, trabaja Dios en cada alma huma-
na. El tiene ante Si el "Arquetipo", como le llamaba Platn,
esa perfect expresin del alma, que es la perfeccin ultrrima
en toda su belleza, bondad y verdad. Con semejante Arquetipo


1929


REVISTA T7EOS'FCA CUBANAB


PAG. 573






REVISTA TEOSFICA CUBAN-A


delante Suyo, Dios ajusta nuestro Karma, nuestro bien o nues-
tro mal, de modo que, poco a poco, ya por la pena ya por la ale-
gra empecemos a realizar que la bondad, la nobleza y la per-
feccin, no son virtudes ajenas a nosotros, sino nuestra verda-
dera herencia como hijos de Dios.
La. realizacin de que la Divinidad reside en nosotros, y que
las almas de los hombres son dioses encadenados, nos hace mo-
dificar profundamente nuestros pensamientos, no slo con res-
pecto a nosotros, sin con respect a cualquier cosa del mundo.
Nuestra actitud habitual, hacia las miserias e imperfecciones
mundanas, es, o la del creyente en un Creador Omnipotente, o
la del ms excptico de los materialistas, que no cree en ningn
Creador. El primero, adora a su Dios, y, creyndose demasia-
do insignificant ante la Divina Majestad dejar que todo lo ha-
ga Dios. Consider que su obligacin es antes que nada, adorar
a su Dios, y no mejorar al mundo. Si es caritativo, Si es refor-
mador, o un internacionalista, lo es solamente como medio de
alcanzar su salvacin. Por lo general los materialistas, dejan
simplemente de lado, el problema de los males mundiales, o, si
son fundamentalmente filntropos, como lo son la mayora de los
escpticos y ateos, harn lo mejor que puedan, para reformar el
mundo, pero, reconociendo, cuan dbiles son las fuerzas huma-
nas para hacer el bien, ante la inmensidad de la ignorancia y
torpeza del mundo. Actuarn sin tener gran seguridad de que
la meta pueda ser alcanzada.
Pero cuando se acepta la Teosofa, entonces con la reali-
zacin de que Dios mora en nosotros, nos llega la comprensin
Porque El reside en nosotros, somos como los dedos de Su ma-
de que Dios no trabaja solo, sino por intermedio de los hombres.
no. El, la fuente de bondad, nos ha hecho canales para derra-
mar su bondad; El, que tiene en Su mente el plan perfect para
la redencin mundial, se ha arreglado para efectuar esa reden-
cin, no por Si mismo y sin ayuda, sino con la ayuda y por medio
de las almas que de El han emanado.
Cuando el Cristianismo ensea que Dios envo a Cristo, Su
hijo, para redimir al mundo, esa enseanza es slo un pequeo
fragmento de esa verdad ms maravillosa, enseada por la Teo-
sofa de que cada uno de nosotros es un Hijo de Dios, exacta-
mente como lo era Cristo, y que el Plan Divino es redimir al
mundo, por intermedio de cada uno de nosotros.
Es natural, -que Dios;, siendo Omnipotente, pudo haber
creado un mundo perfect. Lo hizo as? Contemplad, por todas


PG. 574


OCTUBRE








parties, las miserias e injusticias que hay en el mundo, la opre-
sin de los dbiles, la explotacin de los pobres, por los ricos,
ved como las esperanzas y aspiraciones humans van siendo de-
fraudadas una y otra vez por la suerte, ms dura que diamante.
Por qu permit Dios que exista un mundo tan imperfecto y
miserable? Porque, para hacer perfect ese mundo, necesita de
nosotros, necesita nuestra ayuda. El mora en nosotros, muy
pocos somos los que conocemos la inmensa inspiracin de ese
hecho; El est esperando nuestro llamado. Pero estamos dormi-
dos, y no sabemos que nuestra verdadera vida comienza, slo
cuando trabajamos con El para. llevar a cabo Su plan. Estamos
sumergidos en nuestro yo personal y en la felicidad de ese yo.
Los materialistas concentran su energa en alcanzar la mayor
suma de felicidad que pueden lograr de un mundo pasajero, los
devotos en preparar sus almas para poder vivir eternamente
en el cielo. Ambos se equivocan respect al objeto inmediato
de nuestro nacimiento como series humans; ese objeto es sen-
tir el pensamiento divino y la divina emocin que nos inflamar,
y nos har proseguir en el mundo, fortalecidos con nuestra di-
vinidad, para hacer al mundo perfect.
Este mundo, a pesar de sus miserias e injusticias, tiene
una internal armazn de maravilloso idealismo. El pensamiento
divino, que es la suma total de todo lo que es Bueno, Verdadero
y Hermoso, est en la raz de todas las cosas tanto en el gui-
jarro de la playa, como en el carcter cruel de un ser human
de los que pueblan el vasto mundo.
Lo que pasa cuando un gran arquitecto, author del plano de
un magnfico edificio, muere sin poder llevarlo a la realidad, y
vienen luego otros arquitectos de menor capacidad que alteran
el plan, creyendo mejorarlo, pero empeorndolo en realidad, as
sucede en este mundo. Si el hombre no existiese y si Dios slo,
fuera ideal. Pero el hombre existe y Dios lo enva deliberada-
mente a este mundo. Y por eso el perfect arquetipo del Divino
Pensamiento, es destruido por el hombre que edifice la fealdad
y el horror. Pero el hombre, ni an en sus mltiples generacio-
nes que abarcan millones de aos, pueden impedir que el plan
perfect llegue al triunfo final. Dios espera pacientemente, en-
viando a los hombres, en larga ronda de nacimientos y muertes,
ensendoles a recoger de acuerdo con lo que sembraron, y ha-
cindoles ms tino, porque sembrando el mal y la imperfeccin,
slo se cosecha pena y fealdad. Es as como entrena al hombre,
hasta que sea capaz de cooperar con el Plan Divino.


'REVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 575









He dicho y lo repito: "Dios habitat en nosotros". Por lo
tanto el hombre es fundamentalmente bueno, fundamentalmente
bello y perfect. Pero es todas esas cosas, como Fragmento de
la Divinidad, como Chispa de la Llama Divina. Es por no reco-
nocer su maravillosa naturaleza, que el hombre se deja arrastrar
por sus pasiones, por sus ambiciones, por las fuerzas egoistas
y perversas que existen en el mundo. Poned en el pescante de
un coche a un hombre que no est acostumbrado a manejar, y
vereis cuan poca habilidad tendr para controlar los briosos
corceles y hacerlos tomar determinada direccin. As sucede con
el hombre, el alma, mientras vive en el cuerpo fsico. El hombre
no tiene .un alma; es un alma, y tiene un cuerpo. Si los caballos
son fogosos y por falta de adecuada direccin chocan y rompen
el coche, no es falta suya; han sido mal guiados. Y si el auriga
no saba controlar los corceles? Es lo mismo, y asi sucede con
el problema del pecado human. El hombre no peca voluntaria-
mente; es un esclavo de su naturaleza inferior y de la atraccin
de los sentidos, porque aun no ha despertado el alma. Sigue el
mal, no porque sepa que es el mal, sino porque cegado por sus
impulsos, e incitado por las atracciones mundanas, espera va-
gamente y cree, que hay cierta felicidad y belleza en el sendero
que sigue.
Esta verdad, de que el hombre es fundamentalmente bueno
y no malo, ha sido formulada por todo los grades Instructores.
Cuando Cristo, el Perfecto, dijo: "Yo soy la Vid, y vosotros las
ramas", no quiso acaso decir que en cierto modo compartamos
su naturaleza? No dijo acaso San Pablo, el ms grande de los
apstoles cristianos: "Cristo en vosotros, la esperanza de la
gloria"? Ved lo que Plotino, el gran filsofo neoplatnico, dijo
acerca del mal que hacemos:
"El vicio reside an en lo peor de la humanidad, estando
mezclado con algo opuesto a s mismo".-Enneads.
Ninguno de los poetas ha expresado mejor que Dante este
gran pensamiento de que an en nuestras faltas, estamos, en
cierto modo, tratando de encontrar lo recto, que an cuando
pecan, los hombres estn tratando, con sus dbiles medios, de
caminar hacia la Luz Divina.

lo veggio ben si come gia risplende
nello intelletto tuo 1'eterna luce,
che, vista sola, sempre more accende;


PG. 576


i
:i-~c:.li.~ rlliEOSOFI~A ~~UBANA


0 TjBB'l








e s'altra cosa vostro amor seduce,
non en se non di quella alcun vestigio
mal conosciuto, que quivi trasluce.

Dentro de nosotros, siempre, habitat la Divinidad. Ella re-
side en el ms interno y sagrado "Santo de los Santos" de nues-
tro corazn, susurrndonos dulcemente, los bellos sueos de
valor, pureza y sacrificio que debemos soar. Pero demasiado
amenudo no escuchamos Su voz, prefiriendo prestar odos a la
voz de los sentidos. Y nuestros sentidos, una vez que los haya-
mos contemplado y satisfecho nos dafiarn, tarde o temprano
profundamente; entonces buscaremos la tranquilidad, y nos di-
rigiremos hacia nuestra alma internal y all en lo ms recndito
resonar de nuevo la voz Divina. Esa voz nos dice lo que todos
los grande Instructores repiten continuamente: que debemos
olvidarnos de nosotros mismos, olvidar nuestras tristezas y di-
rigirnos al gran mundo de tristezas, para encontrar consuelo,
consolando a otros. Este es siempre el evangelio de todo gran
Instructor: que debemos olvidarnos de nosotros para encon-
trarnos, que debemos apartarnos de los intereses de nuestro pe-
queo yo, para unificarnos con los intereses de Gran Yo Mun-
dial.
Al comienzo de nuestra bsqueda de verdad y realidad,
poco importa, que nombre demos a ese Gran Yo, y que lo lla-
memos Dios, HIumanidad o Idealismo. Lo que verdaderamente
importa es que podamos olvidarnos de nosotros mismos, abra-
zando una gran causa, unificndonos con un noble trabajo. Es
este trabajo noble el que la Teosofa revela a cada ser human.
Nuestra tarea diaria es la de ser agents del Plan Divino, cana-
les a travs de los cuales Sus fuerzas fluyan abundantes, a fin de
reconstruir un mundo imperfecto, llevndolo a la perfeccin de
manera que pueda reflejar los divinos arquetipos. La Teosofa
no es tanto un evangelio de salvacin, como un evangelio de
trabajo. Porque el peligro eterno que amenaza la felicidad hu-
mana, es la absorcin en su yo inferior; dejad que los hombres
se dirijan al exterior, dedicndose a nobles tareas, y entonces,
cada uno de ellos descubrir, por s mismo, su verdadera salva-
cin. La salvacin, que es algo incambiable y eterno, no puede
ser dada por un alma a otra; cada cual debe realizarla por s
mismo, rompiendo las cadenas que lo limitan y aprisionan su
Divinidad.
Es solamente cuando el hombre trabaja, esto es cuando pro-


REliVISTA TEOSFICA CUBANAi


PiG. 577









duce cambios en el mundo en que vive,-cuando llega a descu-
brir esa gloriosa verdad que transformar totalmente su vida.
Cuando el alma, como obrero, encuentra el Plan Divino, y
cooper con Dios para la realizacin de ese Plan, entonces poco
a poco ir descubriendo que l es un arquetipo divino, enviado
para un trabajo especial. Y como artist o estadista, como cien-
tfico o filsofo, su alma ver la image divina, de acuerdo con
la cual se est modelando, el Dios liberado de todas las cadenas.
Y lo que es an ms maravilloso, ver en todas parties, a su al-
rededor, esos divinos arquetipos que son los dems hombres. En
los grades salvadores de la humanidad, Cristo, Buddha, ese
arquetipo divino se ha revelado tan claramente, que los hombres
se inclinan reverentes ante su belleza y majestad.
Pero el divino arquetipo est tambin en el pecador, en el
criminal, en cualquier hombre o mujer, por nfima que sea su
condicin social y por indigno que parezca de pertenecer al or-
den social.
Los peores hombres, los ms feroces, son tambin Dioses
encadenados, a pesar de que en ellos slo podamos ver el he-
rrumbre de sus cadenas, y no la luz de sus rostros. Para el ver-
dadero trabajador que trata de cooperar siempre y en todo mo-
mento en el Plan Divino, slo hay una vision, la de los Divinos
Arquetipos. As, reconocer que las almas ignorantes, las que
cometen acciones delictuosas, rehusando copoerar con el Plan
de Dios, son simplemente dioses encadenados; y as podr ayu-
dar a sus hermanos, piadosamente, libre de todo resentimiento,
para que desencadene su Divinidad, porque sabe que el mal en
los hombres, es solo transitorio, mientras que el bien que hay
en ellos es eterno e incambiable.
Para el alma que ve los divinos Arquetipos en todos cuanto
le rodean, qu puede importar la raza a que pertenezcan los
dems series, o su casta o edad? &Qu importancia puede tener
que el alma tenga cuerpo masculino o femenino ? La nica cosa
que import, supremamente, es que se vea en ella el Divino
Arquetipo, pues, una vez visto, se le reverenciar, porque el
alma comprender algo del misterio de la Divinidad internal,
adorando la Divinidad externa que hay en los dems.
Comprendiendo as, el Plan Divino, y determinndose a
cooperar en ese Plan, es como se halla, finalmente respuesta a
la inquietante pregunta de "Que somos". La respuesta ser
"Hijos de Dios en imgenes divinas". Con la experiencia di-
recta de lo que significa la Divinidad, tanto el Dios interno,


PiG. 578


EVISITA TEOSFICA C~UBANA


OcTUBREK









que est en el alma, como el externo fuera del alma, todos los
problems del mundo quedan colocados de inmediato dentro
del gran esquema de Idealismo. Entonces, la sabidura entrar
al corazn de los hombres. Ya no necesitarn un gua exterior,
ya no tendrn necesidad i (le sacerdotes ni de escrituras, por-
que el Dios que reside dentro suyo, le conducir paso a paso
por el camino de la realizacin de su propio Arquetipo.
Y de este modo, la ciencia, el arte, la religion y la filo-
.. i;., as como el diario trabajo para su subsistencia o servicio,
los deberes familiares o de amistad, los que tenga para con su
comunidad o nacin, sern, cada cual, otras ttntas cuerdas de
la lira divina, en la cual ejeccnlar el alma una divina meloda.
Para cada nno de nosotros Dios ha escrito una msica
grandiosa, y est aguardando que seamos capaces de darla a
nuestros semejantes. Pero todos, debemos aprender la tcnica
de nuestro instrument, as como el arte de ejecutarla con
maestra.
Y es para aprender esto, para lo que nos enva a Su Uni-
verso, a fin de que trabajemos, juguemos, gocemos o suframos;
y todo el tiempo nos est vigilando y guiando, sea que coope-
remos con El o que dificultemos su Plan.
Qu maravillosa sabidura implica para el mundo, esta
revelacin de la Teosofa, de que Dios reside en todos los hom-
bres, y que siempre est trabajando sobre ellos, desde el ex-
terior, por medio de las religions, las ciencias, las artes y las
filosofas mientras que al mismo tiempo los trabaja desde el
interior, con ensueos de idealismo y de belleza, de alegra y
de servicio!
Es maravillosa esta vision de la Divina Fraternidad, donde
Dios habitat al lado de los hombres, como uno de sus obreros,
como uno de los que sufren, inspirando a Sus pequeos her-
manos de esfuerzo en esfuerzo, hasta que ese hermano pequeo
de Dios, que es el hombre, llegue a conocer que el y su Gran
Hermano, son uno solo, y no dos.


RE~VISTA TE''IOSFPICA C'UBANA


PG. 579














EL DR. JINARAJADASA EN LA HABANA


Sningn tesofo ha podido sorprender el xito inmen
A so, definitive alcanzado por el seor Jinarajadasa en
su reciente visit a la Habana. No ha podido sorpren-
dernos porque bien sabemos lo que es el excelso ini-
ciado: un filsofo, un cientfico, un artist, un po-
lglota, un educador, un profundo conocedor de cre-
dos y religiones... Y por encima de todo eso, un tesofo insig-
ne, de poderosa evolucin spiritual, que, por su virtud, por su
amor a la humanidad, por su incesante labor de enseanza y
de servicio, ha escalado las cumbres gloriosas del "arhatado".
Discpulo del Maestro Kut-Humi, gran Chohan de la Fra-
ternidad Blanca de los Himalayas, desenvolvi sus actividades
dentro de las peculiaridades del segundo rayo o lnea de evolu-
cin que se caracteriza, como dice Wood, por el amor, "la positi-
va expresin y manifestacin en la conduct de aquella sabidu-
ra que por medio de la simpata percibe el estado de conciencia
de los dems series y lo tiene en cuenta al relacionarse con ellos".
Filantropa, iniciativa, unin, fraternidad, energa podero-
sa encaminada al bien total, desinters, olvido de la propia per-
sonalidad, dedicacin absolute a los altos ideales... He ah lo
que anima y distingue a esa grande alma que est llamando ya
a las puertas de oro del Adeptado en una merecida y total li-
beracin.
No sabemos que llegara jams a nuestra tierra un ser de tan
inmensa evolucin spiritual. Sus poderes son casi omnmodos.
Todos los tesofos lo saben. Poderes para realizar el bien, que
practice incansablemente, con el arco de su voluntad siempre
en tension y envolviendo en su aura luminosa y pursima a
cuantos tienen la dicha de acercrsele
Su primer acto al pisar tierra cubana fu depositar una
ofrenda floral ante el monument a Mart en nuestro Parque
Central. No creemos que Mart, el Apstol de las libertades
patrias, era un Chela? En el moment emocionante en que el















































El Dr. Jinarajacasa, en el moment de pisar tierra cubana.







3929 REVISTA T-'iFICA CUBANA PAG. 581

Gran Iniciado pona su ofrenda ante la estatua del Apstol nos
pareci que los dos espritus se aproximaban y se fundan en
una misteriosa afinidad.
Desde ese momento-8.30 a. m. del da 5 de Septiembre l-
timo-no descans hasta su partida rumbo a las Villas ocho
das despus. Descanso que, en realidad, no lo era, sino unas
horas de tren para continuar por Cienfuegos y Santa Clara,
con rumbo luego hacia Oriente, su obra de intenso servicio en
esta excursion que hace ms de un ao iniciara por la Amrica
latina.
Alojse aqu en la suntuosa morada del doctor Dmaso
Pasalodos, el ilustre prcer que ha sabido penetrar la grandeza
de la teosofa y ejercitar en pro de la fraternidad universal
sus magnficas enseanzas. Y en las pocas horas que sus actos
pblicos dejaron libres al seor Jinarajadasa, la casa del doctor
Pasalodos fu la Meca de los tesofos, ansiosos de saludar, de
acercarse, de powder tener unos minutes de ntima conversacin
con el "arhat". Un t all ofrecido en la tarde del domingo 8,
para que nuestro visitante escuchara msica criolla y conociera
a distinguidas personalidades de nuestro gran mundo, result
uno de los actos mejores, si es que cabe establecer gradaciones
en el entusiasmo y en el xito que presidieron todos los efectua-
dos en honor del seor Jinarajadasa.
& Qu decir de otro t, en su honor, del Unin Club? As como
en aquel de la casa del doctor Pasalodos, en que hubo muchos
nios, habl de los nios gloriosos de la India, en el Club desen-
volvi el tema de la Teosofa en los negocios, pleno de espiritua-
lidad, y que subyug el corazn y la mente de cuantos lo escu-
charon. Despus de la conferencia, vise rodeado por los "club-
men" distinguidos y mundanos, ansiosos de seguir escuchando
su palabra de luz. Contest a todas las preguntas, y su brillan-
te cultural se manifest al hablar del Dante, de Shakespeare, de
la poltica inglesa, del pueblo norteamericano y de otros temas
que fu bordando con penetrate agudeza y sabidura.
Visit el mismo da de su llegada al Presidente de la Rep-
blica. Despus, a las autoridades, a la prensa, a la Sociedad
Teosfica, a la Iglesia Catlica Liberal... En dos das distintos
hizo excursions a Unin de Reyes, Alacranes y Matanzas, don-
de di brillantes conferencias, recibiendo el homenaje admirati-
vo y devoto del pueblo y de las autoridades. Y todava le qued
tiempo para ofrecernos aqu cuatro soberbias conferencias en
la Academia de Artes y Letras, siendo la primer, dedicada a







PG. i'.: REVISTA TEOSFPICA CUBANA OCTUBiRE

los Maestros, por plausible iniciativa del seor Secretario de
Instruccin Pblica y Bellas Artes, sobre "Nuevos Ideales de
la Educacin". Y asisti a un almuerzo del Club Rotario, al que
concurrieron las feministas, hablando all de lo que ms poda
interesar a los activos rotarios y a las damas defensoras de
los nuevos ideales por el progress de la mujer.
Tambin en la Sociedad Teosfica reson su palabra dia-
mantina. Habl por ms de una hora, en su castellano pleno de
ritmo y de musicales inflexiones, sin consultar una nota, sin
ayudar con nada a la memorial, sino recitativamente como hace
cuando da en ingls las conferencias que congregan en torno
suyo a los pblicos sajones, vidos de recibir sus enseanzas.
Y hubo algo ms, algo muy digno de especial mencin:
otra conferencia en la Institucin Hispano-Cubana de Cultura,
la prestigiosa asociacin que fund y preside el doctor Fernan-
do Ortz, hombre de positive saber y mente abierta a todos los
progress evolutivos de los tiempos modernos. Fu en el Teatro
Mart, lleno por complete del pblico ilustrado y select de la
Institucin Hispano-Cubana. El tema era extico, mas por eso
mismo rebosante de inters: "Yoga verdadero y falso". Cuan-
tos le escucharon aprendieron cmo puede avanzarse de la. me-
jor manera por el camino de la espiritualidad, hacia Dios, en
ansias de liberacin y de unin perfect con el Padre.
Lo hemos dicho todo? No; hubo ms. Tambin escal el
doctor Ji!:lr;j;:,;,a la acogedora tribune de la simptica Aso-
ciacin de Reporters, siempre propicia, libre de dogmatismos y
de limitaciones, a todo lo que distinga un valor positive. Los j-
venes periodistas, hroes de la informacin diaria, maestros en
describir sucesos impresionantes, muchos de los cuales saben
manejar con destreza la pluma del literato para escribir cuan-
do quieren tan bien o mejor que los consagrados, abrieron ge-
nerosos sus salones al gran tesofo, y el seor Csar Rodrguez,
prestigioso Presidente de la Asociacin, hizo una profusa. in-
vitacin para el acto. El brillante joven seor Domingo Blan-
co present al conferenciante con palabras elocuentes, devotsi-
mas, y revelando en quien las pronunciaba un espritu de exqui-
sita evolucin. El tema que desarroll el seor Jinarajadasa
result instructivo e interesantsimo: "La civilizacin hind".
Tratar de hacer un resume siquiera de lo que dijo el Ve-
nerable en sus conferencias, que casi resultaron en nmero de
dos por da, result tarea impossible en un artculo de cortas di-
mensiones. Y, adems, que no es ese nuestro objeto, sino rese-











'4














l aala










El A1ealde de Sanota Clar'a, reeibiendo la visit del Dr. Jinarajadasa.









fiar "lo que hizo" en la Habana este misionero de amor y de
paz. Y aun esto hemos tenido que bosquejarlo a la ligera, sal-
tando de una cosa en otra y embargados todava por la admira-
cin y el pasmo que nos produjo una actividad tan maravillosa,
tan incomprensible, tan sobrehumana. Para "lo que dijo" se
necesitaran various libros.. .
Al seor Jinarajadasa le ha gustado la Habana como ciu-
dad modern y progresiva, limpia y de hermosos alrededores.
Y, lo que es ms important, le agrad tambin nuestro ambien-
te. Hall aqu hilo de espiritualidad, anhelos de saber y de
comprender, corazones abiertos a la Verdad, que no est en los
ritos, ni en los templos, ni en la palabra del sacerdote, sujeta
al error de todo lo human, sino en la Vida, en la expansion de
la conciencia, en el inegoismo, en la tolerancia, en la transigen-
cia, en el amor, en todo eso que condens el Cristo en la pala-
bra "fraternidad".
Para los que aspiramos a vivir la vida libre del espritu,
tratando de practicar las enseanzas de los Grandes Instructo-
res, sin sujecin a los dogmas que la humana ignorancia trat
luego de imponer (ajena a la luz de la Iniciacin), el paso del
sabio doctor Jinarajadasa por la Habana ha sido un suceso de
magna trascendencia; algo as como una catarata de luz, que nos
ha envuelto en sus gloriosos resplandores y que ilumina el Sen-
dero de la perfect santidad.
Ayer, Rajagopal. Ahora, Jinarajadasa. Quin ser maa-
na? Krishnamurti tal vez; que as parece indicarlo nuestro
buen karma, acaso porque sabemos apreciar y aprovechar todo
lo que represent el paso junto a nosotros de esos Seres que
trascienden la evolucin humana y que, con su ejemplo y sus
enseanzas, nos muestran el Camino, la Verdad y la Vida.


Jos R. VILLAVERDE.


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PAG. 583














EL DR. JINARAJADASA EN YUCATAN


B ox un buen tiempo, cuando la naturaleza ofreca un
conjunto de belleza armonizando con la esplendidez
de un cielo pintoresco y pleno de luz por la tarde,
lleg a esta Capital nuestro amado hermano mayor
doctor C. Jinarajadasa en avin, acompaado del
muy querido hno. don Adolfo de la Pea Gil, Secre-
tario General de la Secc. Mexicana de la S. Teosfica, a las 15
horas del 16 de agosto ppdo., habiendo sido recibidos por nu-
merosos adeptos y simpatizadores del ideal teosfico.
El anhelo de todos los que lo esperaban se convirti en
jbilo, en sano gozo; en una ntima satisfaccin, vindose ya
frente a un hermano mayor, espiritualmente hablando; junto al
personaje que es una excepcin de lo comn de las grandes fi-
guras o personajes del mundo occidental, por su mentalidad y
modo de pensar, por sus altas cualidades personales, por su pre-
sencia y su modo de ser tan spiritual, siempre sereno, amable
y atencioso hasta en el ms mnimo detalle de la vida social.
Las molestias o incomodidades de los largos viajes no lo
alteran restndole ese nimo tranquilo y sereno que lo carac-
teriza, y as se le ve an despus de haber sustentado algn
tema filosfico y educational de sus interesantes conferencias
de propaganda.
Al pisar tierra yucateca, su semblante no revelaba fatiga,
no obstante que sin descanso haba recorrido diez de los prin-
cipales Estados de nuestra Repblica, dando conferencias en
20 poblaciones e instruyendo en los centros de actividades espi-
rituales, despus de haber visitado Francia, Espaa, Portugal,
los pases del sur y centro Amrica como la Argentina, Brazil,
S. de Chile, Per, Nicaragua, Costa Rica, S. Salvador y otras
poblaciones.
Su presencia ha despertado inters en la prensa, pues el
mismo da que lleg el magazine ilustrado Revista Social fu pu-
blicado con carcter de extraordinario, conteniendo el ref r'.i_'























11 t2,


Aspecto del hermoso teatro Terry" de Cienfuegos, durante la conferencia del Dr. Jinarajadasa.







REVISTA TEOSFICA CUBANA


del seor Jinajaradasa y su bello artculo titulado "El Arte en
su expresin es una sintesis emotional". El peridico de ma-
yor circulacin Diario de Yucatn se ha ocupado diariamente
de nuestro ilustre onferenciante filsofo en extensos prrafos
y nutridas gacetillas de informacin.
Nuestro principal coliseo "Pen Contreras" y la Casa del
Pueblo se vieron totalmente ocupados de pblico select en las
conferencias que se dieron en cada espacioso local, pues la gen-
te estaba vida por enterarse de las altas enseanzas del maes-
tro del arte de la palabra.
Sus temas expuestos se titularon: "Dioses Encadenados",
"Nuevas Orientaciones sobre Educacin", "Ideales Masni-
cos", "Desarmemos la Guerra", "Por qu no es usted Teso-
fo"? "Ideales Teosficos".
No obstante la intense labor del Maestro Jinarajadasa en
esta Capital, resolvi otras jiras, habiendo visitado la Ciudad
de Progreso, Espita y la Capital del Estado de Campeche en
donde ocup los principles teatros para dar otras conferencias
a las que concurrieron todas las classes sociales, pero ms en
gran nmero la juventud de ambos sexos.
Los ltimos das de su estancia en esta los consagr a va-
rias labores en los Centros de actividades como la S. Teos-
fica, la Cadena. de Oro, Mesa Redonda, O. de la E. y Co-maso-
nera, ilustrando a los elements que actuan en cada uno de
estos centros.
Acompaado de un grupo de tesofos y amigos visit el
seor Jinarajadasa las famosas ruinas de Chichen Itza en los
das 24 y 25 de este mismo mes, pudiendo contemplar los majes-
tuosos y admirables monumentos de la antigua civilizacin ma-
ya, que en parte ha reconstruido la Institucin de la Carnegie,
todo lo cual es grandioso y bello.
Ya para despedirse el Dr. C. Jinarajadasa, no se dejaba
de admirar su gran fortaleza, por que aun conservaba su mis-
ma serenidad y nimo tranquilo, siempre ecunime, reflejando
en sus miradas magnticas y dulces, con su sonriente fisonoma
que lo caracteriza, esa grande y buena voluntad que lo anima,
por la elevada y firme posesin de su alma grande que ya con-
templa su meta y se absorbe en lo Eterno.

PRIMO F. ARANDA
Mrida, Yucatn, Mxico, septiembre 3 de 1929.


PG. 585















LA FEDERATION TEOSOFICA DEL CARIBE

HA QUEDADO CONSTITUIDA A INICIA TIVA DEL DR. JINARAJADASA

En la ciudad de la Habana (Cuba), el da doce de septiem-
bre de 1929, reunidos los infrascritos en el local de la Sociedad
Teosfica de Cuba con el propsito de constituir una Federa-
cin de Sociedades Teosficas latino-americanas; y aprovechan-
do la presencia y valiosas opinions del seor C. Jinarajadasa,
quien, al terminar su extensa tourne por Ibero Amrica se
halla.de paso por Cuba; se procedi de la siguiente manera:
Exhibicin de credenciales: Se hallan aqu presents, como
delegados de algunas de las Secciones Latino-Americanas de
la Sociedad Teosfica Internacional:
C. Jinarajadasa, representante de la S. T. del Brazil.
Adolfo de la Pea Gil, representante de la S. T. de Mxi-
co, Chile, y Per.
Rafael de Albear, representante de la S. T. de Puerto Rico.
Jos del C. Velasco, delegado en la Argentina.
Edelmiro A. Flix, representanitee la S. T. del Uruguay,
y de Cuba.
Acuerdo: Teniendo todos los Hnos. delegados conocimien-
to de la invitacin que a su debido tiempo hizo la Sociedad Teo-
sfica de Cuba para constituir esta Federacin, y de los prop-
sitos de la misma; el seor Jinarajadasa expuso que una Fede-
racin que abarcase todas las Sociedades Teosficas de habla
espaola sera difcil de administrar con eficiencia, dadas las
grades distancias que separan a los pases aludidos; la lentitud
de comunicaciones entree ellos y las distintas condiciones de or-
den etnolgico que entire ellos prevalecen actualmente.
Sugiri la conveniencia de que funden dos Federaciones:
una comprendiendo los pases de la region media del continent
americano y las Antillas; y la otra comprendiendo a los de la
region sur del mismo continent. Puesta a consideracin la
idea anterior, fu aprobada por las ocho representaciones que
se hallan aqu presents y, por tanto, se acord constituir la:









Federacin Teosfica del Caribe: nombre que se adopt
para la nueva entidad, a la cual se afilian desde luego las So-
ciedades Teosficas de Mxico, Cuba y Puerto Rico, acordndo-
se, asimismo, hacer nueva invitacin a la Sociedad Teosfica
Centroamericana para que ingrese a la nueva Federacin.
Se comision al Hno. Edelmiro A. Flix para que formula
a la mayor brevedad, y someta a la aprobacin de las Socieda-
des que se federal, los Estatutos respectivos, a fin de que la
nueva Federacin entire en vigor al ser ratificada por los Con-
sejos Nacionales de aquellas.
Los siguientes son los objetos de aplicacin inmediata que
los representantes aludidos recomiendan como primeras activi-
dades de la Federacin Teosfica del Caribe:
1.-Abrir concursos literarios, estableciendo una Medalla
de la Federacin para el autor de la mejor composicin a base
de de ideas teosficas, bien fuere poesa, obra dramtica, canto,
cancin, argument para pelcula, etc.
2.-Editar obras de popularizacin de la Teosofa, espe-
cialmente folletos baratos para la propaganda.
3.-Crear un Servicio Internacional de Conferenciantes pa-
ra los pases federados.
4.-Fomentar los Congresos Regionales de logias de cada
nacin federada como un medio de intensificar las corrientes
de la vida teosfica.
5.-Distribuir entire las Logias el Informe Anual de la Pre-
sidelncia de la Sociedad Teosfica Mundial, traducido al idio-
ma espaol.
La prxima reunin de representantes de la Nueva Fede-
racin y el sitio, se acordarn con posterioridad en cuanto sur-
gieren asuntos que lo requieran.
Y para constancia se firma por los Delegados presents.

Habana, septiembre 12 de 1929.

Siguen las firmas.


1929


REVISTAl TFOSFICA CUBANA


PG. 587














CAMBIOS DEL FUTURE

Pon ANNIE BESANT

Discurso de clausura de la Convencin Inglesa


AMQS ahora a dar trmino a esta Convencin. Per-
sonas de muchos otros pases han venido a pensar con
nosotros, y con nosotros tambin a recoger nueva
fuerza y fresca inspiracin para servir. Y en esta
poca de la historic del mundo, cuando las cosas cam-
bian rpidamente a nuestro alrededor, cuando esta-
mos empezando a afrontar una gran crisis por la que el mundo
tiene que pasar, creo que no podemos menos de volver la mente
hacia el deber que corresponde a los miembros de la Sociedad,
hacia el papel que les toca desempear y mediante los cuales
han de demostrar hasta qu punto han participado del Tesoro
de la Antigua Sabidura que se ha puesto a nuestra custodia.
Con qu objeto ha sido entregado a nuestra custodia?
De seguro que, habiendo nosotros recibido un mayor conoci-
miento, es con el fin de que podemos ayudar a nuestros her-
manos que no lo han obtenido en la misma proporcin que
nosotros.
Vamos avante en tiempos de rapidsimos cambios. Muchas
naciones estn sintiendo la presin, y muchas son las personas
que se confunden y atribulan; mas nosotros que algo hemos
aprendido del significado de los-cambios por venir, que hemos
sido prevenidos de ellos y que se nos ha pedido que nos pre-
paremos, en qu forma responderemos al future si no es uti-
lizando ese conocimiento en auxilio del mundo?
DIRECCIN Y COOPERACIN
Ahora bien; tenemos en nuestra Sociedad unos 44,000
miembros entire hombres y mujeres. Nmero muy reducido,
por supuesto., cuando se le compare con la poblacin del globo;
pero ya antes de ahora, un mero puado, aun menos, ha movido







1929 REVISTA TEOsFIcA CUBANA PJ~G. 589


y cambiado el mundo, porque lo ha encauzado por el sendero
que conduce a un mayor conocimiento, a ms grande servicio
y a mayor felicidad. Y la tarea que todos hoy da tenemos
ante nosotros y que es nuestro deber, es la de asumir esa direc-
cin, por dbil que sea nuestro poder, por pequea que sea
nuestra influencia en el mundo.
Porque estis errados si os imaginis que os encontris
aqu meramente para aprender y obtener provecho, a fin de
desarrollaros y avanzar rpidamente en evolucin. No es para
eso que fu fundada la Sociedad Teosfica,'ni es por ello que
los Maestros de Sabidura han descorrido algo el velo, tras del
cual han vivido tan largo tiempo en paciente espera. Una es-
pera de siglos; haciendo pacientes esfuerzos centuria tras cen-
turia, y fracasando tambin siglo tras siglo; mas siempre
volviendo a la tarea con incansable paciencia por amor a la
humanidad, que tan poco Les conoce y menos todava se es-
fuerza en buscarles.
Y tienen Ellos el derecho de demandar de cada uno de
nosotros, en el sitio en que nos hallamos, la ayuda y coopera-
cin que constitute nuestro deber, y que debiera ser nuestra
ms grande alegra. Pues Ellos solos no pueden guiar al mun-
do hacia su destino, y necesitan la voluntaria cooperacin de
Sus servidores en la tierra. Y nos han escogido y reunido
para cooperar en tamaa gran empresa, advirtindonos que
nos encontramos al comienzo de una nueva era. Nos han dicho
tambin que una labor nos espera en el future. Y han estado
haciendo el trabajo de preparacin para la venida de El ms
Grande entire Ellos, al magno Mensajero de la Logia Blanca,
que ha de sealarnos la meta hacia que tenemos que avanzar
y el propsito que es deber nuestro llevar a cabo.
SE NECESITA AYUDA
Y he aqu que quiero decir a mis amigos y hermanos, que
no se trata ya del mero studio a fin de aprender, sino ms
bien del esfuerzo y la accin con el propsito de auxiliar. Por-
que el mundo que hoy da lucha necesita de ayuda. Y especial-
mente es nuestra obligacin ayudar al pas en que residimos
a que march por el elevado sendero, vigorizar la nacin para
la gran obra que tiene ante s, y utilizar el conocimiento que
hemos logrado en el pasado a fin de que podamos trazar en el
futro el sendero de sabidura y hollar el del servicio.
Y os lo digo a todos vosotros, y a cada uno individual-


REVISTAn TEOSFICA CUBANA


1929


PG. 589






REVISTA TEOSFICA CUBANA


mente, que sobre vosotros pesa la responsabilidad de acre-
centar el vigor de la Sociedad en la gran obra international
que ha de realizar.
El triunfo no depend de nuestro nmero. Porque cmo
podramos llegar a contarnos si nicamente vemos una peque-
a porcin en nuestra tierra? Hay huestes enteras tras de
nosotros listas para reforzarnos si lo queremos, grades ma-
sas de series superiores, que slo esperan el oportuno moment
de poder lanzar con seguridad sus fuerzas hacia el mundo de
los hombres. Es'funcin especial nuestra, nuestro especial
deber como cuerpo organizado, que con tal misin fu enviado
al mundo, el hacer que (citando palabras dichas en los prime-
ros tiempos de nuestra historic) cerca de cada Logia de la So-
ciedad Teosfica disminuyan la pobreza, la ignorancia y la
miseria.
POTENTES FUERZAS ESPIRITUALES
Os rogara, al abandonar esta Convencin, que compren-
dierais que es ese el deber por el cual existe nuestra Sociedad,
que nuestras Logias son dedos de la !Sociedad, y que en cada
lugar deben emprender la tarea que se les ha sealado. A
nosotros toca former aquellas grandes corrientes de pensa-
miento-los canales ms bien para esas grandes corrientes-
que Seres ms sabios y potentes que nosotros se esfuerzan en
verter sobre nuestro mundo, cosa que Ellos no pueden hacer
sin que nosotros participemos en la labor.
Pensad en las terrible avenidas de hace poco en el Missi-
ssippi, de cmo han inundado miles y millones de hectreas de
terreno, y han dejado sin hogar y en la desesperacin a cientos
de miles de personas. Estas aguas, que se dispersaron en
destructora corriente, pueden ser apropiado emblema de lo
que ocurrira a nuestro mundo si las potentes fuerzas espiri-
tuales se las soltara en todo su maravilloso poder y se las
vertiera sobre un mundo no preparado para recibirlas, en don-
de iran a causar la ruina en vez de la fertilidad.
Y el deber de la Sociedad Teosfica consist en recibir los
impacts de estas fuerzas, y mediante sus miembros como ca-
nales, repartirlas sobre la vasta y sedienta tierra. Tal es nues-
tro deber, y tal nuestra mis alta prerrogativa: cada. uno de nos
otros un pequeo canal, pero que en la multitud de canales qui
como individuos podemos ofrecer, constituimos un poderoso
tubo, que ha de encauzar este lquido fertilizador para irrigar


PG. 590


OCTUBRE






REVISTA TEOSFICA CUBANA


donde es debido y sin destruir, y ms bien llenando de bendi-
ciones el seco terreno de nuestra vida mortal.
EL EVANGELIO DE FELICIDAD
Los que no pertenecis a esta tierra inglesa tenis una es-
pecial obligacin que cumplir. Y los que sois de otros pases,
llevad a vuestra patria el mensaje que habis odo en esta Con-
vencin. Es deber nuestro abrir los ojos de todos nuestros
conciudadanos, a la posibilidad que se present ante la humana
raza de una ms alta felicidad, de una superior bienaventu-
ranza. A nosotros toca difundir este evangelio de felicidad, y
ganarnos el corazn de las gentes separndolo de las cosas que
perecen y volvindolo hacia las que son eternas.
A fin de hacer esto en forma efectiva, debemos remediar
los males que circundan a tantos, mejor dicho, a la mayora
de nuestros semejantes. Que no podis hablarle, al que est
muriendo de fro mientras su cuerpo sufre amargamente, de
la felicidad en la que ni siquiera puede soar. Ni tampoco po-
dis hablarle de ella al que tiene el corazn destrozado, mien-
tras pese sobre sus hombros el terrible fardo de la tristeza,
el dolor y la ansiedad.
EL SERVIR AL MUNDO
Y 1a razn fundamental de esa perturbacin y ansiedad
reside precisamente en el hecho de que tienen fijo el corazn
en las cosas que perecen al usarlas, y en que no comparten con
otros los superiores y grandes tesoros de la humana vida; y
en que una minora utiliza para su propio goce lo que hay de
arte, belleza y cultural, y hasta las corrientes de mayor, felici-
dad yacentes ms all, en lo profundo del corazn human en
que vive Dios, que es Bienaventuranza.
Nos corresponde llevar por doquiera este mensaje, y hacer
lo possible para que la gente que vive en la obscuridad y a la
sombra de la muerte pueda hallar su atajo hacia el camino real
de la paz. Para ello, como Sociedad, como poderosa organi-
zacin con gran nmero de Logias diseminadas por todo el
mundo, debemos unirnos todos juntos por el comn conoci-
miento y el comn servicio, utilizando lo que hemos apren-
dido de los Maestros de Sabidura, a fin de tornar asimilable
para el hambriento y el desgraciado dicho conocimiento.
Y querra que cada uno de vosotros comprendiera que le
toca parte de este deber, que debe trabajar en forma definida


1929


PG. 591






PG. 592 REvIsTA TEOSFICA CUBANA OCTUBnP

en algn departamento de la vida humana, para hacer possible
semejante comprensin entire la gente y se despierte el deseo
por la cosas que perduran, a fin de que entire ellos el alma lle-
gue a tener hambre y pueda ser odai la voz del Espritu, que
ha de decirles cosas que les encaminen hacia la paz eterna.
Cada uno de vosotros, al reunirse de nuevo en Convencin el
prximo ao, debiera powder indicar qu ha hecho en bien del
mundo y de su pas, y traer alguna definida ofrenda que colo-
car en el altar que nos esforzamos en edificar, el altar que
elevamos al Dios que vive dentro y fuera de nosotros.
El mundo est en continue lucha, y es deber nuestro remo-
verla mediante la comprensin y, de consiguiente, por la paz.
Hay pobreza en el mundo, que no tiene para qu existir, pues
po es una necesidad, sino que se desarrolla por la ignorancia
y el egosmo de los hombres. Y tenemos la obligacin de con-
cluir con esa pobreza, a fin de que la gente que sufre tenga
tiempo y vigor para comprender las cosas ms altas y perdu-
rables de la vida.
No basta que hayamos aprendido algo de la gran Sabi-
dura, y que nuestra vida est iluminada por la gloria de esa
luz. Que no es verdadera luz para nosotros, a menos que res-
plandezca sobre el mundo. Y debemos esforzarnos en reme-
diar los grandes males del mundo; y si nosotros indicamos la
direccin, el mundo ha de seguirla.

LA GUERRA Y LA PAZ
Insisto en que es responsabilidad vuestra, porque vosotros
sabis que slo la sabidura puede guiar, y nicamente ella pue-
de solucionar los grades problems de la vida humana. No
habra guerras en este mundo si nosotros cumpliramos con
nuestro deber, si consiguiramos que las masas rehusaran
pelear con sus hermanos los hombres. De qu sirve hablar
de la fraternidad humana, si permitimos que los ejrcitos va-
yan a matar hermanos nuestros y dejamos que se desarrolle
ese espritu que lleva a armarse para matar, que los navos
vayan a bloquear los puertos ajenos y los aeroplanos arrojen
bombas sobre ciudades indefensas?
i Oh, si cada miembro de la Sociedad Teosfica pensara en
la paz y la quisiera, si cada uno de nosotros pusiera en ello su
energa, formaramos una corriente tal en favor de la paz que
todo militarismo llegara a considerarse como un salvajismo, y





REVISTA TEOSFICA CUBATNA


toda crueldad como un crime contra la universal fraternidad
de todo lo Que vive!
Querindolo, podemos hacerlo. No necesitamos del pasa-
jero deseo, sino de una definida voluntad por la paz y la-feli-
cidad. Si la queris, podis hacer cambiar de direccin la br-
jula, si utilizis para ello una fuerza fsica. Mas, en cuanto
deje de obrar vuestra fuerza, la aguja volver a su nica direc-
cin y marcar el polo. Y con nosotros sera lo mismo si, a
semejanza de la brjula, persistentemente nos dirigiramos
hacia la paz y la felicidad del mundo, y luchramos contra la
crueldad, doquiera la encontraramos, reemplazndola con la
ternura y la compasin.
Si ninguna palabra dura se escapara de nuestros la-
bios; si continuamente lanzramos pensamientos de buena vo-
luntad, amistad y afecto; si en vez de la sospecha diramos
confianza; si en lugar de achacar a los dems malos motivos,
imaginramos en su corazn uno bueno; y si acturamos como
servidores del Altsimo, como servidores de la Superhumani-
dad, entonces el prximo ao el mundo entero, la Gran Bre-
tafia, seran diferentes de lo que ahora lo son. En lugar de
ir a ciegas, los ojos se habran abierto, y los pies pisaran en
terreno firme.
NUESTRA OFRENDA
Os ruego que llevis con voostros este mensaje, y lo des-
pleguis en vuestra vida diaria. !Y cuando regresis el prxi-
mo ao, venid con lo que habis hecho, con vuestras teoras
puestas en prctica. Porque nicamente se conoce aquello
que se vive.
Y si cada uno de vosotros consider que este mensaje le
ha sido a l dirigido, entonces todo nuestro Movimiento tendr
una nica direccin, trabajar por un comn propsito y se
encaminar hacia una meta determinada.
Y as, cuando de nuevo nos juntemos de aqu a un ao,
estaremos prontos a hacer una pequea ofrenda a los grandes
Servidores de la humanidad. Porque Quienes gobiernan el
mundo, son los ms grades de sus servidores; y nosotros, que
nos esforzamos en llegar a Sus Pies,, debemos seguir el ejem-
plo que Ellos nos dan, y convertirnos en servidores del mundo
en que vivimos.
Cortesa de la Revista Tesofica Chilena.


PAo. 593


'1929














EL HOMBRE QUE BUSCABA LA VERDAD

(A J. M. Lpez del Ro, en cuya Lmpara encend la ma).

NA vez un hombre quiso conocer la Verdad; fu al
prestigioso Sacerdote y le pregunt: Cmo cono-
cer la Verdad?
El Sacerdote toc campanas, visti dorados ro-
pajes, quem incienso, invoc las Sagradas Tradi-
ciones... y le dijo: "Sigue estas reglas, reza estas
oraciones que te doy escritas, da limosnas, presntate humilde
y encontrars la Verdad".
El hombre sigui las reglas, repiti incontables veces las
escritas oraciones, se qued pobre repartiendo limosnas y, aun-
que en su pecho surgiese la ira, se presentaba humilde...
Pas un da muy largo, sus cabellos volvironse blan-
cos... y se durmi sin encontrar la Verdad!
Despert otra vez el hombre y de nuevo, conocer quiso la
Verdad, y fu al hombre de Ciencia y le pregunt: Dnde est
la Verdad?
El hombre de Ciencia visti la toga, invoc la autoridad de
los sabios antepasados y le dijo: "Estudia estos clculos, toma
estas medidas, mira lo infinitesimal atravs de ste aparato y,
a travs de este otro, lo inmensamente grande. Si perseveras, en-
contrars la Verdad".
El hombre estudi los complicados clculos, pes, midi,
observ el Microcosmos a travs de un aparato, escrut los m-
bitos sidreos con el otro...
i Pas un da muy largo, sus cabellos volvironse blancos...
v se durmi sin encontrar la Verdad!
De nuevo despert otra vez el hombre y quiso conocer la
Verdad, y dirigindose al Filsofo, le pregunt: Dnde est
la Verdad?
El Filsofo le llev a su biblioteca, revolvi infinidad de
libros, le di6 mtodos, le habl de ideas trascendentales, de me-








tafisica, de razn pura, de crtica y le ense a leer las obras
de Platn, Scrates, Thales, Anaximandro, Herclito, Schelling,
Hegel, Schopenhauer, Nietzsche...
El hombre estudi los mtodos, dedic largas meditacio-
nes para comprender a los grades filsofos...
i Pas un da muy largo, sus cabellos blanquearon, cansa-
do y abatido vi ya cerca, de nuevo la noche... sin encontrar
la Verdad.
Decepcionado, atraves el bosque y la montaa y...
Dud!
Dud de las Religiones, de la Filosofa, de la Ciencia, dese-
ch la tradicin, la autoridad y, cuando sus pies pisaban las
arenas del desierto de la Tierra y su corazn destrozado se
negaba de nuevo a latir, se llen de Santa Rebelin y, alzando
todo su ser a la Vida, grit:
Quiero la Verdad!!!!
Al conjuro de Su Voluntad, lati con ritmo su corazn, sus
blancos cabellos tornronse para siempre negros, por todo su
ser aflua la Vida cual torrente impetuoso, y no durmi ms...
iiiEra feliz!!!

Las estrellas parecan ms grades y luminosas.
El Sol brillaba ms.
La Naturaleza toda vibr de gozo.
iiiUn hombre se haba libertado!!!!
S. MANZANARES.
Habana, Agosto de 1929.


*151.


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PAG. 595


1929














EL CONGRESS TEOSOFICO MUNDIAL
CELEBRADO EN PLENO ADVENIMIENTO


NDUDABLEMENTE que el Congreso Teosfico Mundial
que acaba de celebrarse en Chicago es un aconteci-
miento de gran importancia que debe tenerse en muy
buena cuenta por todos los miembros de la S. T.,
tanto por las especiales circunstancias en medio de
las cuales aquel tuvo lugar, como por el trabajo que
all se dej hecho y dispuesto para ser continuado en el future
que comienza ahora.
Muchos somos los miembros de la S. T., que, como tesofos,
creemos y algunos lo saben por s, que el Gran Instructor del
Mundo est dando Sus enseanzas actualmente en la tierra, as
tenemos la ms firme conviccin internal de que El es la Ver-
dad misma que no necesita de mediadores, y El nos dice que la
Verdad podr alcanzarse directamente sin necesidad de cere-
monia ni organizacin alguna.
Cuando me encaminaba hacia Chicago para asistir al Con-
greso llevaba formadas mis conjeturas acerca de lo que deba
dejarse hecho en aquel. Pero baste con decir una vez ms se
comprob la grandeza de nuestra Presidenta, la doctor Annie
Besant, pues desde que ella lleg a la estacin del ferrocarril
de Chicago y di verbalmente a los periodistas sus declaracio-
nes traz gigantescamente en ellas lo que deba ser la inspira-
cin perenne de todos los miembros de la S. T. La Fraternidad
Universal. A esta idea le di ella tanta vida, tanta fuerza, la
presentaba como algo que amaba tanto y que pareca verla rea-
lizada, que yo creo que todos los que asistimos a aquel gran
Congress y que deseamos ayudar debemos convertirnos en los
ms fervientes propagadores de las ideas llenas de poder y su-
prema gracia que ella dej en nosotros. Ella. orient el Congre-
so en tal forma hacia el future que ahora ms que nunca debe-
mos sentirnos ms contents de haber tenido el privilegio de







1929 REvIsTA TEosfIcA CUBA~A Pi~G. 597


former parte de esta organizacin. "Pues no debemos mirar
hacia el pasado sino hacia el future".
Krishnamurti ha dicho que las organizaciones traicionan
la Verdad, pero en este sentido la S. T. es inofensiva. Ella deja
a sus miembros en la ms absolute libertad de opinion y accin,
ella no se erige en autoridad, y mantiene como lema que "no
hay religion ms elevada que la Verdad". Ella tiene ante s el
future en que debe construir much, y tiene que ayudar al es-
tablecimiento de la nueva civilizacin, de la nueva raza. El mun-
do necesita much ayuda y esta es nuestra labor. Nuestro tra-
bajo no ha terminado an, nuestro trabajo va a dar comienzo
ahora. La S. T. necesita un cambio, y es el de que sus miembros
se dediquen a teosofizar el mundo. Las organizaciones no son un
obstculo para el progress de la espiritualidad en el mundo.
Bien deca el Obispo Arundale que no debamos cristali-
zarnos en nuestras idea 'teoficas, sino mantener siempre
abiertas las puertas a la Verdad. Y la Presidenta repeta fre-
cuentemente: "Wellcome to the Truth" (Demos la bienvenida
a la Verdad).
No debemos establecer separacin o diferenciacin entire el
servicio al mundo y el perfeccionamiento propio, pues el hom-
bre y el mundo son una sola cosa. Por otra parte, ms vale que
uno de los miembros de nuestra Sociedad se encarrille en el sen-
dero de perfeccin que la entrada de cientos ms en sus filas.
As pues, como miembros de esta gloriosa Sociedad debemos te-
ner present nuestra alta misin cual es la de servir en el esta-
blecimiento de la nueva civilizacin en que aparecer plenamen-
te la nueva raza en medio de la cual encarnar el Manu. Este
es un segundo advenimiento y debemos estar gozosos por ello,
pero al mismo tiempo interesados por coadyuvar en el trabajo
que hay que realizar ahora. Y este trabajo fu el que esboz
Mrs. Besant como representante del Manu en la tierra con estas
sencillas frases: "Fraternidad Universal, y sobre todo Paz Uni-
versal". Era realmente conmovedor oirla a ella solicitar de
todos que nos entregramos a cooperar en el establecimiento de
la paz en el mundo, y una solicited de ella yo la estimo como
un mandato.
Quizs otra de las cosas que ms nos conmovi a todos los
que la oimos hablar fuera cuando declar que an haba pa-
ses subyugados y que precisamente la patria a que ella. perte-
neca de.corazn aun no era libre. La India. No podemos near
que desde un principio se desenvolvi el Congreso en un ambien-


1929


REVISTA 7TosrICA CUBANA


P. 597






5EVISTA TEOsFIcA CbBANA


te francamente simpatizador con la India, y ella casi siempre
que hablaba la recordaba como a "mi patria que aun no es li-
bre". Todos sabemos que Mrs. Besant est consagrada a ayudar
al mundo en perfect. obediencia a los Maestros de la Gran Fra-
ternidad Blanca, y cuando ella que se ha olvidado de todo lo
suyo se entrega con tanto calor a la causa de la India es na-
tural que esta represent un beneficio para el mundo.
Volviendo a nuestro tema termino diciendo que tenemos
los miembros de la S. T. ante nosotros un gran trabajo por
realizar especialmente en relacin con el Departamento de la
Gran Fraternidad Blanca que preside el Manu. As dijo ella en
un discurso que supongo ya ser conocido: "En aos pasados
hemos aplicado el conocimiento teosfico al desenvolvimiento
de nuestras vidas individuals. De hoy en adelante hemos de
dedicarlos al desenvolvimiento de la vida colectiva". "Creo que
nuestra labor en los aos que mediarn entire este y el prxi-
mo Congress ha de ser la de ayudar en el mundo exterior a to-
dos aquellos movimientos que trabajen por la libertad, en suma,
por una nueva civilizacin". "Recordad que la Teosofa es la
base de todas las religiones. Su labor no ha pasado an".


Jos FARIAS.


PG. 598


OcTUBUii














LA TORTUGA Y EL PEZ


STE era un pez que toda su vida la haba pasado den-
tro del agua y precisamente por ser un pez no saba
otra cosa ms que nadar. Y un da mientras nadaba
en las aguas del estanque en que haba pasado todos
los das de su vida, se encontr con una tortuga ami-
ga que acababa de hacer una excursioncita por
la tierra seca.
-Buenos das amiga tortuga,-le dice el pez.-Dnde es-
tabas que hace tanto tiempo que no te vea?
Oh!-dice la tortuga-vengo de hacer un viajecito por
la tierra seca.
-i La tierra seca!-exclama el pez.- Qu quieres decir con
eso1e la tierra seca? No existe tal "tierra seca". Jams he
visto yo tal cosa. La tierra seca no es "nada".
-Muy bien,-le contest la tortuga afablemente-si t lo
quieres career as, nadie te contradice; sin embargo, de all es
de donde vengo.
-Vamos,-le dice el pez-trata de hablar con sentido co-
mn. Dime, a qu se parece esa tierra tuya? Es algo que
moja?
-No, seor, no moja nada;-le dice la tortuga.
-Es acaso agradable, fresca o fra?-pregunta el pez.
-No, seor, no es ni agradable, ni fresca, ni fra;-replica
la tortuga.
-Es transparent para que la luz pueda atravesarla?
-No, seor, no es transparent, ni la luz puede atravesarla.
-Es blanda y flexible para que yo pueda mover mis aletas
y meter mis narices?
-No, ni es blanda, ni flexible; t no puedes nadar en ella.
-Es que tampoco se mueve como las corrientes?
-Tampoco se mueve como las corrientes.
-Y no se encrespa como las olas formando espuma en la






REVISTA TEOSFICA CUBANA


superficie ?-pregunta el pez un poco inquieto ya a tantas ne-
gativas.
-No, seor,-le contest la tortuga seriamente-ni se en-
crespa como las olas, ni hace espumas, que yo haya visto.
-Vaya, vaya,-exclama el pez-no te dije yo que esa tie-
rra tuya no era nada? Te he hecho varias preguntas que ya me
has contestado, y esa tierra tuya no es ni mojada, ni fresca, ni
transparent, ni blanda, ni se mueve en corrientes ni oleadas;
y si no es ninguna de estas cosas, ni puede hacer nada de ellas,
que otra cosa pudiera ser ms que "nada"? Vamos, djate
de cuentos!
-Bien, bien,-dcele la tortuga-si t te empeas en que
la tierra no sea nada, nada ser; y yo me supongo que habrs
de continuar pensando en que nada sea; pero cualquiera que
sepa lo que es el agua y lo que es la tierra, dira que eres un pez
muy tonto, puesto que te crees que aquello que no conoces, por-
que jams lo has visto, no es, por consiguiente, ms que "nada".
Y con estas palabras vuelve su espalda la tortuga, dejando
al pobre pez nadando en su pequeo estanque, y emprende nue-
va excursion por sobre la tierra, que era "nada".


LA HISTORIC SE REPITE

The 'Ti,. ...phical Messenger, en el nmero del mes ppdo.,
public la siguiente carta de la Srta. Poutz:
"He ledo con much inters los various artculos y cartas
referentes a Krishnaji que se han publicado en The Messenger,
pues siempre me interest conocer lo que otras personas pien-
san, especialmente cuando el tenor de sus pensamientos no es
igual al mo.
Puede que haya otros que piensen como yo y a quienes
quizs les interesen unas notas mias hechas en Febrero 7 de
3927 y que acabo de encontrar entire otros papeles. Dicen as:
"Hoy Krishnaji le dijo a.... que l tema que los te-
sofos, a causa de orgullo intellectual no se prestaran a recibir
el nuevo mensaje. Ese mensaje ser sencillo y, al oirlo, podrn
entender que ya lo tienen en la Teosofa-y ms aun-y no le
concedern importancia".
Sinceramente deseo que prestemos atencin a esta adver-
tencia".
MARIE PouTz.


PAG. 600















CARMA YOGA (Finaliza)


rante ocho das, lo tuvieron en medio de toda clase de lujos y
regalos.
Pero aquel rostro no cambi: era el mismo en medio del
lujo como en la silla humilde de la puerta. Y entonces se le con-
dujo ante el Rey.
El Monarca estaba sentado en su trono, rodeado de msi-
ca y de bailarinas. El Rey di un vaso de leche al joven, lleno
hasta los bordes, y le orden que diese siete vueltas por el
saln sin derramar una gota. El joven tom el vaso y procedi
a cumplir la orden, pasando en medio de la msica y los bellos
rostros de las danzantes seductoras. Siete ves di la vuelta y
ni una gota efectivamente hubo de derramarse. La mente de
Shuka no poda ser atrada por nada en el mundo sin que l no
le permitiera.
Cuando volvi a entregar el vaso al Rey, ste le dijo: "Lo
que tu padre te ha enseado, y lo que t mismo has aprendido,
eso, nicamente podra yo repetir. No necesitas ms: tuya es
la verdad y puedes volver a tu casa."
Generalmente encontramos que dos opinions dividen la
humanidad. Para aquellos que no han dominado an sus pro-
pias mentes, este mundo est lleno de mal, o es una mezcla de
bueno y malo. Pero este mundo ser un mundo de optimism,
cuando lleguemos a dominar nuestras mentes. Nada para nos-
otros ser bueno ni malo: todo lo hallaremos armnico. Al-
gunos entonces, que han comenzado por decir que el mundo es
un infierno terminarn por decir que es un Paraso. Si somos
genuinos Karma Yogas y queremos aprender a llegar a ese es-
tado, done quiera que comencemos terminaremos en la abne-
gacin perfect, y tan pronto como esta apariencia de perso-
nalidad se haya disuelto, el mundo entero, que pareca tan lle-
no de maldad, se convertir en un cielo lleno de bendiciones.






REVISTA TEOSFICA CUBANA


El aire mismo ser bendito. Todo rostro human ser bueno.
Alcanzaremos el fin del Karma Yoga, que es la perfeccin ver-
dadera.
Los verdaderos Yogas-podis verlo-, no estn en con-
flicto los unos con los otros. Cada uno conduce al mismo obje-
tivo y nos hace perfectos, pero cada uno tiene que ser practi-
cado. Primero oid, luego pensad, despus practiced. Primero
tenis que comprender el Yoga y muchas cosas que no compren-
dis al principio, acabis por entenderlas, escuchndolas cons-
tantemente. ,Difcil es entender todas las cosas al principio;
pero la explicacin de todo est en vosotros mismos. Nadie
ha sido enseado por otro, cada uno ha aprendido por s. El
maestro externo, es solo la sugestin que despierta al maestro
interno. Y cuando esto ocurre todas las cosas se hacen ms
claras por el poder de la percepcin, las comprendemos en nues-
tras propias almas y esto ir transformndose en un intenso
poder de la voluntad. Primero sentir, luego querer, y de este
querer saldr el poder invencible de trabajar, que recorrer
cada rama, nervio y msculo, hasta que toda la masa de vuestro
cuerpo se encuentre en ese "yo" sublime de abnegacin per-
fecta, de desinters absolute.
No depend eso de dogma, doctrine o creencia; si sois cris-
tianos, judos o gentiles no importa. Sois abnegados? Esta
es la cuestin, o slo seris tambin perfectos sin leer un solo
libro religioso, sin entrar en una sola iglesia, en un solo tem-
plo. "Los locos solo dicen que el trabajo y la filosofa son in-
diferentes, no los sabios." Para los sabios, aunque en aparien-
cia ambos difieren, conducen a un mismo fin, que es la perfec-
cin humana.
Adems de significar trabajo, hemos visto, tambin, que la
palabra significa causa. Cualquier obra, cualquier acto, cual-
quier pensamiento que produce un efecto, se llamia un Karma.
Esta Ley del Karma, es la Ley de causa. Dondequiera que hay
una causa hay un efecto, que no puede evitarse, y la Ley de
Karma, segn nuestra filosofa impregna todo el Universo.
Cualquier cosa que vemos, sentimos o hacemos, cualquier acto
que en el universe ocurre es, por una parte, efecto de trabajo an-
terior, por la otra, produce a su vez, nuevos efectos.
Necesario es, tambin, considerar, junto con esto, la pala-
bra ley psicolgicamente; vemos que una ley, es la tendencia
de las series a repetirse. Cuando vemos un acontecimiento se-


PG. 602


OCTUBRE









guido por otro, o sucediendo simultneamente, esperamos que
lo mismo ocurra siempre. Una series de fenmenos se asocian
en nuestra mente en orden invariable, y lo que en un instant
vemos, en el acto reproduce otros hechos, que la mente guard.
Una idea, o segn nuestra psicologa, una onda producida en la
substancia mental, produce siempre otras muchas similares.
Esta es la ley de asociacin y la ley de causa es solo una parte
de ella. En el mundo externo la idea de ley es la misma que en
el mundo interno: la esperanza de un fenmeno, ser seguida,
al realizarse, por otro fenmeno y se repetirn las series hasta
donde nuestra vista alcance. Realmente hablando, la ley no
existe en la Naturaleza. Es un error decir que la gravitacin
existe en la tierra o que hay una ley en ninguna parte. La ley
es el mtodo, la manera en la cual nuestra mente concibe una
series de fenmenos: todo est en la mente misma. Ciertos
fenmenos que, ocurren juntos, seguidos del convencimiento con
que nos hacemos cargo de la series total, es lo que llamamos
ley.
Pero qu es lo que entendemos'por una ley universal?
Nuestro universe en la porcin de la existencia limitada por lo
que llaman los psiclogos sanscritos "Nama-Rupa" (nombre
y forma). Este universe es nicamente una parte de esa infi-
nita existencia, que ha sido amoldada de un modo peculiar o
que se compone-se limita-, de nombre y forma. Esa part
que llena el molde, es repetimos, el Universo y necesariamente
sigue que la ley es possible solo dentro de esos lmites del
Universo que ms all no puede haber ley ninguna.
Cuando hablamos de este Universo, queremos decir sola-
mente la parte de la existencia limitada por nuestra mente: el
universe de los sentidos, el que podemos ver, sentir, or, tocar,
pensar, imaginar. Esa parte, pues, es la nica que puede estar
bajo la ley, pero la razn de que no lo est ms all, es porque
fuera de sus lmites no se extienden la causa y el efecto; no
hay asociacin ms all de los sentidos y no hay causa sin aso-
ciacin de ideas.
Pero cuando esa existencia se amolda en nombre y forma,
obedece a las leyes de causa y se dice que est bajo la ley, por-
que la esencia de sta es, con efecto, la causa.
As vemos, sin gran esfuerzo, que no puede haber libre al-
bedro; que esas mismas palabras son contradictorias; porque
albedro es lo que sabemos; todo lo que sabemos est dentro de


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 603


1929







PG. 604 REVISTA TEOSoFICA ~IUBANA


nuestro universe, ha sido amoldado in nombre y forma; todo
esto es lo que conocemos, o es possible, que conozcamos, y tiene
que obedecer a la ley de causa y nad que obedece a la ley de
causa, puede ser libre.
No se puede ser libre, porque otrps agents influyen sobre
ella y ella a su vez se convierte en causa, produciendo otros
efectos y as sucesivamente. Aquello que se convirti en el
albedro, no lo era antes, pero que uando cay en el molde
se hizo albedro, human, eso es libre or-iginalmente y lo seguir
siendo cuando salga del molde de las causes. De la libertad
proviene, cae luego en la servidumbre, a la que se amolda, y
vuelve por ltimo a la libertad.
Se ha hecho la pregunta: De quin ha salido este Univer-
so, en quin descansa y a quin va? La respuesta ha sido dada:
"De la libertad viene, en la esclavitud descansa y a la libertad
vuelve." As, cuando hablamos del hombre corgo ese ser que
se manifiesta, nicamente hablamos de una parte de l: este
cuerpo y esta mente que vemos es nicamente una parte del
total, un punto de ese ser infinito que es el hombre. Ms toda-
va. Este Universo entero, es nicamente un punto del infinito
Ser, y todas nuestras leyes, todas nuestras cadenas, todas nues-
tras alegras,dolores o felicidades, todas nuestras esperanzas,
se encuentran dentro de este pequeo TUniverso, y dentro de ese
espacio limitado.
Veis, pues, infantil es esperar una continuacin de este
mundo, esperar el cielo, que significa una repeticin del mundo
que tenemos.
Vis, que es impossible, infantil o intil el deseo de hacer
que el Universo infinito se conforme a esa existencia que cono-
cemos. Cuando un hombre dice que deseara continuar teniendo
una y otra vez lo que ahora posee, o como yo algunas veces digo,
cuando pide "una religion comfortable", ese hombre se ha de-
generado tanto, que no puede pensar eni nada superior de lo que
es ahora, en nada superior al miserable paisaje que lo rodea.
Ha olvidado su naturaleza infinita, y, su ideal entero se res-
tringe a las microscpicas alegras, dolores y celos del moment.
Cree que esto es el infinite y no solamente eso, sino que se afe-
rra a l. Se agarra desesperadamente a "Trishna": La sed
por la vida., Necio! Millones de felicidades existen, millones
de series, de leyes, de progress, de causes fuera de todo lo que
conocemos,


OCTUBRE,







1929 REVISTA TEOSFICA CUBANA PAG. 605

Esta no es ms que una seccin de nuestra maturaleza infinita.
Para adquirir la libertad, tenemos que ir ms all de este
Universo: aqu no puede encontrarse. El equilibrio perfect
no nos es dado alcarzarlo en este medio, ni en el cielo tampoco,
ni en parte alguna donde pueda ir la mente, donde puedan sen-
tir los sentidos. donde podamos ver, or, tocar, imaginar. Nin-
gn punto puede hacernos libres, porque sera dentro de nues-
tro Universo, y ese Universo est limitado por la ley de causa,
podr ese lugar a que tantos aspiran, ser much ms fino que
este, y hay lugares ms finos que nuestra tierra, done los go-
ces sern ms delicados, pero siempre dentro del Universo
y, por lo tanto, en la esclavitud. Para ser libres hay que ir, por
consiguiente ms all y la verdadera religion comienza donde
este pequeo Universo terminal: donde estas miserables ale-
gras, tristezas, dolores y conocimientos acaban, all principia
la realidad.
Difcil cosa, en verdad, es renunciar a este Universo; po-
cos, muy pocos, lo logran. En nuestros libros hay dos siste-
mas: Uno se llama "Neti-Neti" (esto no, esto no) o sea el ne-
gativo. El otro es "Iti-Iti" (esto, esto) o sea el nositivo. El
camino negative es el ms difcil. Slo es possible a los m-v
adelantados, a. las mentes excepcionales, a los one poseen gi-
gante fuerza de voluntad y que pueden decir: "no. no quiero
esto", obedeciendo su mente y sus cuerpos como esclavos. Pero
hombres as son muy raros, y la gran mayora de los hombres
escogen el mtodo positive a travs de este mismo mundo y usan-
do de todas sus cadenas para romnerlas precisamente. Esto,
tambin, es renunciacin, pero gradual y lenta, conociendo las
cosas, gozando las cosas v as ganando experiencia penetrando
en sn naturaleza ntima, hasta que la mente las renuncia y deja
de identificarse con ellas.
Un sistema es por el razonamiento, el otro es por el trabaio.
El primero es para el Jnani, y consiste en rehusar el trabajo;
el segundo es el Karma Yoga, o sea trabajando. Todos debe-
mos trabajar en el Universo. Unicamente aquellos que estn
satisfechos con el Ser, cuyos deseos no van ms all del Ser,
cuya mente nunca se aparta del Ser, para quien el Ser es todo
en todo, nicamente esos no trabajan. Los dems deben trabajar
todos.
Una corriente de agua, montaa abajo, cae en un abismo,
forma un torbellino y despus de girar en l, surge otra vez en








forma de corriente libre. Cada vida humana es como esa co-
rriente. Entra en el abismo, forma el torbellino, se envuelve en
este mundo, de nombre y forma, gira un poco exclamando: mi
padre, mi hermano, mi nombre, mi fama, y al fin emerge de
nuevo y gana otra vez su libertad. El mundo entero hace lo
mismo, spalo o no. Cada uno adquiere su experiencia, cons-
ciente o inconscientemente, y a la larga sale del torbellino.
Pero qu es Karma Yoga? Ya lo hemos dicho: conocer
el secret del trabajo. Hemos visto que todo el Universo tra-
baja. Para qu? Por la salvacin, por la libertad, desde el
tomo hasta el ser ms sublime; trabajando siempre para ese
fin, libertad para la mente, para el cuerpo, para el espritu,
para todo, siempre ansiando la libertad, siempre huyendo de
las cadenas. El sol, la luna, la tierra, los planets, todos de-
sean huir de la esclavitud; todos obedecen a la ley inexorable
de casa y efecto.
Karma Yoga nos ensea el secret, el mtodo del trabajo.
En lugar de ser lanzados de aqu para all en este mundo, y
despus de much dilacin y muchos golpes, conocer la vida
tal como ella es, el Karma Yoga nos ensea el secret, el m-
todo, el poder organizador de la obra.
La gran masa de nuestra energa puede gastarse en vano
si no sabemos cmo utilizarla. Karma Yoga la convierte en
una ciencia, por la que aprendemos a utilizar todos los traba-
jos de este mundo. El trabajo es inevitable, tiene que ser. Pues
bien: trabajad por el propsito ms elevado. El Karma Yoga
nos hace admitir que este mundo es un mundo de cinco minutes,
que es algo por el que tenemos que pasar necesariamente; que
la verdadera libertad no est aqu, sino que tenemos que ir ms
all para alcanzarla. Para hallar el camino, tenemos que mar-
char lenta y seguramente. Podrn existir esas personas ex-
cepcionales de las que acabo de hablar, que pueden echarse a
un lado y renunciar al mundo, como la culebra se desprende de
su piel y la mira con indiferencia; podrn existir, repito, esos
excepcionales series, pero el resto de la humanidad tiene que ir
ms lentamente y el Karma Yoga les ensea el process, el m-
todo para cumplir mejor su obra.
Y qu dice?; no nos cansemos de repetirlo: "Trabajad
incesantemente, pero no os identifiquis al trabajo". No os
identifiquis con nada. Conservad vuestra mente libre. Todo
esto que vis, dolores y miserias, no son ms que condiciones


PG. 606


RE,:VISTA TEOSFICA CUBAIST


OCTUBRE






REVISTA TEOSFICA CUBANA


del mundo; pobreza, riqueza y felicidad, son momentneas. No
pertenecen esencialmente a- nuestra Naturaleza. Nuestra Na-
turaleza est ms all de la miseria, ms all de la felicidad,
ms all de los sentidos, ms all de la imaginacin. Sin em-
bargo, tenemos que trabajar y luchar todo el tiempo. "La mi-
seria viene por la identificacin, no por el trabajo." Tan pron-
to como nos identifiquemos con el trabajo sentimos el dolor, la
infelicidad; pero si no nos identificamos nos vemos libres de
ellos. Si una hermosa pintura que pertenece a otro se quema
y se destruye, no por eso se siente un hombre desgraciado; pero
cuando una pintura que le pertenece se quema, cun infeliz se
siente! Por qu? Ambos eran bellos cuadros, copias tal vez
del mismo original, pero en un caso de dolor se ha sentido y
no en el otro. Es porque en el uno se ha identificado el hombre
con el cuadro y en el otro, no. Este "yo" y este "mo" es lo
que causa todo los dolores. Con la posesin vino el egosmo,
con el egosmo vino el sufrimiento. Cada acto de egosmo, cada
pensamiento egosta, nos hace esclavos de algo que est detrs.
Cada onda que dice "yo" y "mo" nos enlaza en el acto una
cadena al cuello y mientras ms repetimos esas palabras, ma-
yor es la esclavitud, ms grande es nuestra miseria.
Karma Yoga nos ensea a gozar todos los cuadros del
mundo, pero no a identificarnos con ellos. Nnnca. digis "mo".
Donde quiera que se diga que una cosa es nuestra, ya se ha
tocado a las puertas del infortunio. No digis siquiera "mi
hijo" en vuestra mente. Gozad del hijo, pero no lo consideris
vuestro. No digis "mi casa", no digis "mi cuerpo". Ah
est toda la dificultad. El cuerpo no es vuestro, ni mo, ni de
nadie. Estos cuerpos vienen y van por las leyes de la natura-
leza, pero (nosotros) somos libres, meros testigos de los suce-
sos. Este cuerpo no es ms libre que una pintura o una mura-
lla. Por qu hemos hemos de apegarnos a un cuerpo? Si al-
guno pinta un cuadro, lo hace y luego pasa. Por qu
identificarse a l? Dejad pasar. No proyectis esos tentculos
del egosmo: "yo he de poseerlo". Tan pronto como lo ha-
gis, labraris vuestra desdicha.
El Karma Yoga dice, pues, destruid ante todo esos ten-
tculos y cuando tengis el poder de hacerlo, mantenos firmes,
no dejis a vuestra mente ser arrastrada por ninguna onda.
Mezclos con todas las gentes, id a todas parties, nada os tocar.
Como la hoja del loto en el agua, que el agua no puede hume-


PG. 607






PKG. 608 REVISTA TEOSFICA CUBANA


decer, as seris vosotros. (1) Esto se llama "Wairaghy am".
Es la luz de Karma Yoga, la no identificacin.
Os he dicho anteriormente que sin la no identificacin no
puede haber Yoga. Esta es la base de todos los Yogas. El
hombre que renuncia a vivir en casas, a usar buenos trajes, a
comer buen alimento, y se va a vivir a un desierto o a un bos-
que, puede ser, sin embargo, una persona muy identificada. Su
nica posesin, su propio cuerpo, puede ser todo para 61 y ha-
cerlo luchar. La no identificacin no significa lo que hacemos
en nuestro cuerpo externo, sino en la mente: este eslabn del
"yo" y del "mo" est en el cuerpo. Si nos falta ese eslabn
con el cuerpo y con las cosas de los sentidos, estaremos no
identificados, importa poco dnde nos hallemos. Porque, como
ya os he dicho, un rey puede ser perfectamente libre y un por-
diosero, perfectamente esclavo.
Hay otros dos oaminos para llegar a la no identificacin:
Uno, para los que no creen en Dios, en ningn auxilio extrao.
Estos se hallan a merced de sus propios esfuerzos, tienen que
trabajar con su propia voluntad, con el poder de la mente y el
poder del juicio. Para los que creen en Dios, el trabajo es me-
nos difcil. Abandonan los tratos de sus obras .al Seor, traba-
jan y no se identifican. Todo lo que ven, sienten, oyen, hacen,
es para El. Todas nuestras buenas obras, dicen, no merecen
elogios. Son del Seor; dadle a El los frutos.
Las ms grandes obras que hacemos en nuestras vidas,
nunca nos hagan pensar que las hemos realizado. Estemos en
paz, en paz perfect con nosotros mismos, y renunciemos al
cuerpo, a la mente, a todo, como un eterno sacrificio. En lugar
de obligaciones al fuego, haced este nico sacrificio da y noche,
el dela propia personalidad. Da y noche renunciad, hasta que
se convierta en un hbito, hasta que se fund en la sangre, en
los nervios, en el cerebro, y todo el cuerpo obedezca a esta idea.
Entonces podemos entrar hasta en un campo de batalla, en me-
dio del estruendo de los caones y la guerra, y sentirnos libres
y en paz.
Karma Yoga nos ensea el deber en el plano ms inferior:
cada uno debe cumplir el suyo. Sin embargo, hemos visto que
(1) El loto es la flor favorite de los filsofos y poetas indios. Su rafz
est en el lecho del ro, en el fango, y su tallo on el agua; sus hojas y su flor
en la superficie. Muy a menudo, en la literature (india) se le compare al
hombre; en el fango vive el cuerpo y segn se eleva espiritualmente, llega a
la superficie y abre sus ptalos.-Nota del traductor.


OcTUBnR






R1IEVISTA TEOSFICA CUBANA


este dolor es una gran causa de miseria. Llega a ser como una
enfermedad para nosotros, pero nos empuja hacia adelante. Nos
echa la garra y nos hace -infelices; triste condicin de la vida.
"Esta idea del deber es el: sol del medioda de verano, que abra-
sa el alma de la humanidad."
Contemplad esos pobres esclavos del deber. El deber no
les deja tiempo para pensar en otra cosa, ni para orar, ni para
baarse siquiera. Siempre el deber los persigue. Salen y tra-
bajan. El deber est encima de ellos. Vuelven a, su hogar y
piensan en el trabajo del siguiente da. i Siempre el deber! Su
existencia es la del esclavo y al fin, caen en la calle y mueren
bajo los arreos como los caballos. Este es el deber, como ge-
neralmente se entiende.
Pero el nico deber es no identificarse, y trabajar como
series libres. Bienaventurados somos porque a qu estamos!
Servimos nuestro tiempo- si lo hemos hecho bien o mal quin
lo sabe? No hemos de recoger la recompensa, tampoco el castigo.
Tened calma, sed libres t trabajad. Ardua cosa es, sin duda.
Cunto ms fcil consiclrar la esclavitud como el deber, el
mrbido apjegamiento de -a carne por la care! Los hombres
salen al mundo y luchan l or el dinero. Preguntadles por qu
lo hacen. Contestarn, -, un deber". Pero mienten: es la
absurd codicia por el ob, que quieren cubrir con unas pocas
flores:
Qu es el deber, entonces? Este impulso de la care, esta
identificacin y cuando una identificacin se ha establecido, la
llamamos deber. Por ejemplo, en pases donde no hay matri-
monios, no hay deberes entire marido y mujer. Cuando el ma-
trimonio comienza y marido y mujer viven juntos, a causa de
una atraccin carnal se establece esta ley por generaciones, y en-
tonces se convierte en un deber. En realidad es una especie de
enfermedad crnica. Cuando la enfermedad es aguda, tiene nom-
bre, cuando es crnica la consideramos natural. Pero es una
enfermedad siempre, como quiera que la llamemos. Cuando
una aficin de la care se hace crnica, la bautizamos con el ms
sonoro apelativo de deber. Le echamos encima nuestras flores,
sonamos las trompetas, leemos sobre el asunto textos sagra-
dos y luego para mantener la obligacin creada, el mundo lucha
y vergonzosamente los hombres se roban los unos a los otros.
El deber, es bueno: contiene a la bestia humana, hasta
cierto punto. Para los hombres vulgares, que no pueden tener


PG. 609






PG. 610 REVISTA TEOSFICA CUBANA OCTUBRRE

otro ideal es bueno, mas los que quieren ser Karma Yoguis han
de desprenderse de esta idea del deber como si la lanzaran al
mar. No hay deber para vosotros, ni para m. Todo lo que ten-
gis que dar al mundo, dadlo, pero no como un deber. No
aceptis siquiera ni el pensamiento de tal cosa. No os sintis
obligados. Por qu habis de sentiros? Todo lo que hacis
compulsoriamente, es una esclavitud. Por qu habis de sentir
ningn deber? No tenis deber alguno, os repito, debajo del
sol. Si deseis recompensa, tambin tendris castigo. El ni-
co medio de salir de tanta miseria es abandonar la idea de la
felicidad, porque estas dos estn eslabonadas. De un lado la
felicidad, del otro la desgracia. De un lado la vida, del otro la
muerte. Queris libraros de la muerte? Renunciad a la vida.
Vida y muerte son la misma cosa desde distintos puntos de vis-
ta. As la idea de la felicidad sin la desgracia, de la vida' sin
la muerte, es muy buena para los chicos de colegios o para ni-
ios, pero el pensador ve *que es una contradiccin en los tr-
minos y los renuncia. No busquis elogios ni recompensas por
nada que hagis. Tarea dura; porque tan pronto como hace-
mos una accin ya queremos el crdito por haberla realizado.
Tan pronto como damos dinero para una obra benfica, ya que-
remos ver nuestro nombre en los peridicos. No ha de venir
la miseria como el resultado de esos deseos? Los hombres ms
grandes en el mundo, han pasado desconocidos. Los Buddhas
y los Cristos no son sino hombres de segundo grado en com-
paracin de aquellos. Centenares de ellos han vivido en cada
pas, trabajando silenciosamente. Silenciosamente pasaron, y
cuando lleg la hora. propicia sus pensamientos hallaron expre-
sin en los Buddhas y Cristos y stos son los que conocemos.
Los ms grandes hombres no buscaron nombre ni fama por su
sabidura. Su naturaleza enter huy de ambas cosas con re-
pugnancia. Ellos son los puros Sattvikis, los que no pueden
hacer ningn ruido en la tierra, pero se consume en amor por
todos los series.
Despus vienen los hombres que tienen ms Rajas, o acti-
vidad, naturalezas combativas, que recogen las ideas de los
perfectos y las predican al mundo. Aquellos los grandes silen-
ciosos, recogen las ideas y los otros-los Buddhas y los Cris-
tos-, van de lugar en lugar, predicando y trabajando. Los
primeros son traquilos, ignorados. Son los hombres que cono-
cen, realmente, el poder del pensamiento, seguros de que aun






1929 REVISTA TEOSFICA CUBANA PAG. 611

cuando se encerraran en una caverna, pensando slo en cinco
ideas y se murieran luego, esas cinco ideas viviran al travs
de las montaas, cruzarn los ocanos, viajarn por el mundo y
despertarn al fin, a algn hombre que dar expresin a aque-
llas ideas. Esos hombres estn damasiado cerca del Seor,
para ser activos y combatir, para luchar, predicar y hacer el bien
del gnero human. Los trabajadores activos, por buenos que
sean, tienen todava un pequeo remanente de ignorancia.
Cuando todava conservamos alguna impureza, entonces slo
podemos trabajar. Los ms sublimes, ya no trabajan. "Aque-
llos cuya alma se ha ido entera al Ser, quellos cuyos deseos se
han limitado en el Ser, aquellos que para siempre se han uni-
do al Ser, pra esos no hay trabajo". Y por ello son los ms
grades de los hombres; pero todos los otros tienen que tra-
bajar.
Para concluir, nunca pensis que podis servir a nada, ni
a nadie. No podis. Unicamente os serves a vosotros mismos
en este gimnasio del mundo. Si trabajis as, recordando siem-
pre que es vuestro privilegio el trabajo mismo, nunca os iden-
tificaris. Este mundo ha de seguir su march. Millones como
vosotros o como yo, creemos que somos grades hombres, per-
sonajes ilustres en el mundo, pero morimos y en cinco minutes
el mundo nos olvida. Renunciad a los frutos del trabajo, haced el
bien por el bien mismo, y seris perfectos. Se rompern las ca-
denas del corazn y entraremos en la perfect libertad.

VIII
EL IDEAL DE KARMA YOGA
La idea es que alcanzamos el mismo fin por diferentes me-
dios, estos medios los generalizo en cuatro: trabajo, amor,
psicologa y conocimiento. Pero tennis a la vez, que recorder
que estas divisions no son muy marcadas. Cada una se con-
funde con la otra, pero cuando el tipo prevalece las divisions
vienen. No quiere decir que no podis encontrar un hombre
que no tenga otra facultad except la del trabajo; o que po-
dis encontrar hombres que son ms adoradores, o que
tengan ms que la sabidura. Estas divisions se hacen con
motivo del tipo o tendencia que predomina en un hombre. He-
mos visto que al final, todos converjen y alcanzan un solo ob-
jetivo. A este van todas las religions y todos los mtodos del
trabajo.






R.EVISTivA TsEOSFICA CUBANA OCTUBJna


Tratemos primero de sealar' el objetivo. Cul es en todo
el Universe? La libertad, todo lo que vemos, sentimos, omos,
lucha por la libertad, desde el tomo al hombre, desde la in-
sensible partcula de material sin vida, hasta la ms alta exis-
tencia del alma humana. Todo el Universo es el resultado de
esta lucha por la libertad. En todas las combinaciones de vida
unas partculas luchan por huir del sol y la luna; por huir de la
tierra. Todo tiene una tendencia a. la infinite dispersin. Todo
lo que vemos en este Universo bueno, malo o indiferente, todo
el trabajo o el pensamiento que existed en este Universo, tiene
por base esta lucha hacia la libertad. Por este impulso supremo,
el santo eleva al cielo sus plegarias y el ladrn roba. Cuando
la lnea de conduct seguida no es la propia, la llamamos mala,
cuando lo es, la llamamos buena, pero el impulso se el mismo.
El santo, oprimido con la idea de su esclavitud, quiere libertar-
se y adora para ello, a Dios. El ladrn oprimido con la idea
de no poseer ciertas cosas, para libertarse de esa opresin, las
roba. La libertad es el fin de toda la naturaleza. Consciente o
inconsciente, todo lucha para alcanzarla.
Esta manifestacin la encontramos en todas las regions.
Es el fondo del cuadro de toda moral; es el fondo, tambin, en
el desinters absolute, que significa libertarse de la idea de
que slo somos este miserable cuerpo. Cuando vemos a un
hombre hacer buenas obras, ayudar a los otros, todo esto quiere
decir que no se conforma con limitar su ser al crculo estrecho
del "yo" y el "mo".
No hay lmites, en realidad, para esta aspiracin. Todos
los grandes sistemas morales la predican, presentando el desin-
ters como su fin. Y suponiendo que un hombre lo alcance de
una manera absolute, en qu se convierte? Pues ya no ser
por ms tiempo el seor don Fulano, sino que habr adquirido
una expansion infinita. Esa pequea personalidad que antes
tena se habr perdido para siempre; aquel hombre ser subli-
me al ser infinite. El personalista cuando oye estas ideas en
el terreno filosfico, tiembla; pero a la vez, cuando predica la
moral, inconscientemente las propaga. El mismo no pone lmi-
tes al desinters human. Supongamos que dentro del sistema
personalista un hombre llegue a ser perfectamente desinteresa-
do. Cmo podramos distinguirlo de otro igual, pero que si-
guiera un sistema distinto? Aquel hombre ser uno con el Uni-
verso, y ese es el fin, con la nica diferencia de que el pobre


Po. 612






1929 REVISTA TEOSFICA CUBANA PFG. 613

personalista no se atreve a seguir sus propias premises hasta
la conclusion exacta.
El Karma Yoga obtiene ese fin por medio del trabajo des-
interesado, obtiene esa ansiada libertad que es el gran objetivo
de la Naturaleza. Cada accin egosta, por consiguiente, nos
retarda en el camino y cada accin generosa y desinteresada
nos lleva hacia adelante. Por esto la nica definicin que de
la. moralidad podra darse es que todo lo egosta es inmoral y
todo lo desinteresado es moral.
Pero si descendis al detalle encontraris una diferencia.
El medio, por ejemplo, har variar esos detalles. La misma
accin, en determinadas circunstancias, ser desinteresada, en
otras, egosta. Podemos, pues, dar una definicin general ni-
camente y dejar los detalles para los distintos lugares, tiempo
y circunstancias. En un pas, la conduct determinada se con-
siderar moral y en otro muy inmoral, pero siempre hallareo
mos en el fondo que el fin de la Naturaleza es la libertad, que
esta libertad slo se alcanza por el absolute desinters y que
cada accin, cada pensamiento, cada palabra desinteresada nos
lleva al fin y por esto se llama moral.
La definicin hallaris que es buena para todas las religio-
nes y sistemas de tica. Por ejemplo, en un sistema hallaris
que todas las ideas morales derivan de un Ser superior: Dios.
Si preguntis por qu un hombre ha de hacer una cosa y no
otra, se os responder: porque es el mandamiento de Dios. Pero
cualquiera que sea la fuente de la cual se derive, el cdigo mo
ral tendr siempre por base esa idea central de no pensar en
uno mismo, de renunciar siempre al "yo". Y algunos hom-
bres, sin embargo, no obstante poseer este elevado concept mo-
ral, se aterrorizan de renunciar a sus pequeas personalidades.
que consideraran el caso de un hombre perfectamente desinte-
resado, que no tuviera pensamiento alguno para s mismo, que
no hiciese acto alguno para s, que no pronunciara una sola pa-
labra en su favor y que me dijeran luego dnde est l. Ese l
es su persona mientras piense, obre y conozca para s mismo.
Si toda su conciencia es de otros, dnde est ll Ha desapare-
cido para siempre.
El Karma Yoga no necesita tener ninguna doctrine. Puede
no career en Dios, puede no preguntarse jams si existe siquiera
su propia alma, puede no haber hecho nunca ninguna especula-
cin metafsica. Su tarea es special: tiene que hacerla l mis-






IrEVISTA TEOSFICA CUBANA


OCTuinB1uE


mo. Cada instant de su vida es una hermosa realizacin, sin
doctrine, sin teora, el mismo problema que el Jnani o el ado-
rador trata y formula en teoras y doctrinas.
Y qu bien hace al mundo ese trabajo? Podemos hacer
bien al mundo? En el sentido absolute, no. En el relative, s.
No podemos hacer al mundo ningn bien permanent; si pudi-
ramos, no sera este mundo. Podemos satisfacer el hambre de
un hombre cinco minutes, pero despus volver. Cada placer
que podamos dar a un hombre ser siempre pasajero. Nadie
puede curar permanentemente esta series inagotable de placer
y dolor, ni dar al mundo una felicidad eterna. No podis en el
ocano levantar una ola sin producer una depresin en alguna
parte. La suma total de las energas en el mundo es siempre
la misma: ni aumenta ni disminuye. Tomad, por ejemplo, la
historic de la humanidad, tal como hoy la conocemos. Las mis-
mas miserias y las mismas alegras; el mismo plcer y el mismo
dolor; las mismas diferencias sociales encontraris siempre.
Unos ricos,' otros pobres; unos elevados, otros humildes; unos
saludables, otros enfermos. Encontraris que lo mismo que
ocurre hoy en Amrica ocurra en Egipto, en Grecia, en Roma.
En cuanto la historic nos revela, todo es igual y a la vez en-
contramos que paralelamente a esas diferencias de placer y
dolor ha seguido la misma lucha por aliviarlas. En cada perodo
encontramos miles de hombres y mujeres esforzndose por ali-
viar a los otros de las cargas de la vida. Y nunca han tenido
xito. Jams hemos podido hacer otra cosa que lanzar la bola,
como si dijramos, de un lado para otro. Aliviamos el dolor
fsico y se convierte en mental, como en el Infierno del Dante,
donde los avaros tienen una masa de oro que pretenden empu-
jar a lo alto de una montaa y cuando llegan a la cumbre, rueda
otra vez a la planicie. As la rueda contina volteando sin ce-
sar. Las teoras del milenio son muy buenas para cuentos de
colegialas, pero nada ms. Todas las naciones y todos los hom-
bres que suean en un milenio esperan que ha de tocarles la
mejor parte. Oh, desinters asombroso!
Y llegamos a esta conclusion: que no podemos aadir un
grano de felicidad en el mundo, pero que tampoco podemos
aadir dolor. La suma total de las energas es inalterable,
porque es la naturaleza misma. Este flujo y reflujo, este subir
y bjar es su propia esencia. Pretender modificarlo es como de-
cir que podemos tener vida sin muerte, evidence absurdo, por-
que la vida no es ms que la muerte constant.


PGo. 614


I







REVISTA TEOSFICA CUB NAA


Como lmpara que se consume sin interrupcin, as es la
vida. Si la queris a cada infiante, fuerza es morir. Son ma-
nifestaciones diferentes de la misma cosa desde distintos pun-
tos de vista: cada una de ellas es la subida y cada de la misma
ala y ambas forman un solo eslabn. El que mira slo la
cada es el pesimista; el que mira la subida, el optimista. Cuan-
do el muchacho va a la escuela y su padre y su madre lo cuidan,
sus necesidades son simples, todo le parece bendito y es un gran
optimista. Pero el vejo, con su experiencia, se ha calmado y
enfriado. As tambin las viejas naciones decadentes tienen
menos esperanzas que las nuevas. Hay un proverbio en la In-
dia, que reza: "mil aos ciudad y mil aos bosque". Es decir,
que todo cambia. Este cambio contina incesantemente y los
que ven un solo lado (la ciudad), son optimistas. Los que slo
ven el otro (el bosque) son pesimistas.
Hemos de considerar ahora esa otra gran idea humana de
la igualdad. El milenio tiene tras s poderosos impulsos. Mu-
chas religiones lo predican. Dios, dicen, vendr a regir el mun-
do y no habr entonces desigualdad de condiciones. Las gentes
que esto predican son fanticos y los fanticos, los hombres
ms sinceros. El Cristianismo fu predicado as y esta es la
causa por qu pareci tan sublime a los esclavos griegos y ro-
manos. Creyeron que no habra ms esclavitud, que el reino
de Dios traera bastante que comer y beber, y, por consiguiente,
se juntaron al rededor de su estardarte. Los que primero pro-
mulgaron esa doctrine fueron, no cabe duda, fanticos ignoran-
tes, pero muy sinceros. En los tiempos modernos la predica-
cin toma la forma de la igualdad, la libertad y la fraternidad.
Tambin es fanatismo e ignorancia. Semejante igualdad
nunca ha sido ni nunca podr ser. Cmo podis ser todos igua-
les aqu? Equivaldra a la muerte. Qu es lo que hace el mun-
do? El desequilibrio. En el estado primal, en lo que se llama el
caos, el equilibrio es perfect. Cmo surgeon todas las fuerzas?
Por la lucha, por la competencia, por el conflict. Suponed que
todas las partculas de material se mantuvieran en equilibrio.
No habra Creacin. Por la ciencia sabemos que no la habra.
La igualdad absolute, la que significa la balanza perfect
de todos los impulsos antagnicos, nunca existir en el mundo.
Antes de llegar a ella, la tierra se habr enfriado como un
hielo y nadie existir aqu. No slo impossible, por consiguien-
te, son esas teoras del milenio o de la igualdad absoluta, sino


PG. 615


1929







REVISTA TEOSFICA CUBANA


que si pudieran realizarse nos conduciran sin remedio a la des-
truccin universal.
Diferencias hay, tambin, entire los cerebros de los hombres.
Qu hace esa distincin entire hombre y hombre? Principal-
mente, la diferencia cerebral. Nada ms que un loco puede de-
cir hoy da que todos nacemos con iguales facultades intelec-
tuales. Venimos al mundo distintos: como grandes hombres o
pequeos y no hay modo de evitarlo. Los indios americanos
estuvieron en este pas por miles de aos y slo un puado de
vuestros antecesores vino. Qu'hizo toda esta diferencia que
hoy vemos entire los indios y vosotros si todos hubieran sido
iguales? j,Por qu los indios no pudieron progresar y hacer ciu-
dades? Por qu continuaron cazando en los bosques? Una di-
ferente material cerebral vino, otras cantidades de pasadas im-
presiones llegaron y hubieron de manifestarse. He ah el caso
y el mismo es siempre en cualquier otro ejemplo. La absolute
cesacin de las diferencias es la muerte. Mientras este mundo
dure, las diferencias existirn. Y vendr el milenio cuando el
cielo termine.
Antes de eso la igualdad ser impossible. Sin embargo, la
idea de la igualdad es una gran fuerza. As como la desigual-
dad es necesaria para la. creacin, lo es la lucha para limitarla.
No existira la creacin sino hubiera diferencias; pero tampoco
si no hubiera lucha podramos ser libres. Las dos fuerzas tra-
bajarn, por tanto, incesantemente.
Esa rueda girando dentro de la otra rueda es un terrible
mecanismo. Si ponemos en l nuestras manos nos atrapar en
su giro implacable. Cada uno de nosotros cree que cuando ha-
yamos cumplido un cierto deber descansaremos, pero antes de
terminarse ese ya otro nos espera. La mquina. nos arrastra y
no hay sino dos maneras de libertarse. Una es dejar que la
rueda si-a su march y apartarse con indiferencia. Matad los
deseos. Fcil es, en verdad, decirlo, casi impossible realizarlo.
No puedo decir si en veinte millones de hombres hay uno capaz
de hacerlo. Pero la otra manera es sumergirse en el mundo y
aprender el secret del trabajo: el Karma Yoga.
No lo rehusis, sino al contrario, seguid la corriente, pene-
trad en ella, luchad. Por el trabajo seremos libres. Por la mis-
ma rueda de la mquina hallaremos el camino de salida.
Hemos visto ya cul es la obra. Para hacer el resume,
esta obra sigue todo el tiempo y los que creen en un Dios en-


PiG. 616


OCTUBRE







REVISTA TEOSFICA CUBANA


tendern mejor que Dios no es una persona tan incapaz que ne-
cesite de nuestro auxilio. El Universo continuar siempre. De-
bemos recorder que la libertad es nuestro fin; que el desinters
es nuestro fin y que ste se alcanza por medio del trabajo. He-
mos de aprender, pues, el secret del trabajo. Hasta ahora he-
mos visto que el trabajo es incesante. Todas esas ideas de hacer
,l mundo perfectamente feliz sern muy buenas como impulsos
de fanticos, muy buenas en otros tiempos, pero hemos de com-
prender ahora que aun cuando el fanatismo sincero es un exce-
lente impulso, produce tanto mal como bien.
El Karma Yogui pregunta por qu habis de tener ningn
motivo para trabajar. Colocos por encima de todos los motivos.
"A trabajar tenis derecho, pero no a los frutos". Y el Karma
Yogui sostiene que el hombre puede acostumbrarse a eso. Cuan-
do la idea de hacer el bien entire a former parte de su propia
naturaleza, entonces no buscar el hombre ningn motivo en el
mundoa externo. iPor qu hemos de hacer el bien? Porque es
nuestra voluntad, dice el Karma Yogui. Haced el bien slo por-
que es bien; el que hace buenas obras para ir al cielo, se es-
claviza. Todo trabajo que se hace con un deseo impulsor, en
lugar de libertarnos-que es nuestro fin-nos amarra a los lies
una nueva cadena. Si pensamos que por esta y la otra obra
alcanzaremos el cielo, seremos atrados a un lugar llamado cielo,
para ver all todas estas mismas cosas y tener una servidumbre
ms. No hay otro medio que el de renunciar al fruto del trabajo;
no os identifiquis. Aprended que el mundo no somos nosotros,
ni nosotros el mundo, que en realidad no somos el cuerpo, qne
en realidad tampoco trabajamos. Somos el Ser, en eterno des-
canso, en paz eterna. lPor qu nos hemos de encadenar a nada?
No lloremos, no hay llanto para el Ser. No lloremos siquiera
por un sentimiento de simpata. En nuestro delirio insano ve-
mos a Dios llorando siempre sobre su trono. Semejante Dios
no merece que lo alcancemos. iPor qu Dios ha de llorar? El
llanto es un signo de debilidad, de esclavitud. No deba existir
ni una lgrima en el mundo. Mas cmo hacerlo? Bueno es acon-
sejar .que no nos identifiquemos, pero cul es el camino para
llegar a ese fin? Cada buena obra que hagamos sin motivo
ulterior, en vez de forjar una cadena romper uno de los esla-
bones de la nuestra. Cada buen pensamiento que enviamos al
mundo sin ocuparnos de la recompensa, ser conservado y rom-
per un eslabn y nos purificar hasta hacernos lo ms puros


PiG. 617







REVISTA TEOSFICA CUBANA


entire los hombres. Parecer quijotesco y paradgico, antes que
prctico, pero es as. Muchos arguments he ledo contra el
Guita y muchos sostienen que sin un motivo es impossible tra-
bajar. Pero no han visto nunca el verdadero trabajo; slo han
contemplando el fanatismo, el prejuicio y la intolerancia y ha-
blan su lenguaje.
Voy a deciros unas pocas palabras sobre un hombre que
lo llev a la prctica. Fu Budha. Es el nico en el mundo que
ha hecho eso de un modo perfect. Todos los egostas-excepto
l-pueden dividirse en dos classes: los que dicen que ellos son
Dios bajado a la tierra y los que dicen que son mensajeros de
Dios. Ambos sacan sus mpetus del exterior y del exterior es-
peran recompensa. Pero Budha fu el nico profeta que dijo:
"No me important todas vuestras teoras sobre Dios. De qu
sirven esas sutiles discusiones sobre el alma? Haced el bien y
sed buenos. Esto os conducir a la verdad, cualquiera que sea."
Careci absolutamente de motivos y qu hombre trabaj ms
que l? Mostradme en la historic un carcter que se elevera tan-
to por encima de todos. La raza humana enter no ha producido
otro; no ha producido otra tan alta filosofa, amor tan hondo.
Este gran filsofo, que predicaba las ideas ms sublimes, sim-
patizaba hasta con los animals ms nfimos y nunca peda re-
compensa. Fu el Karma Yogui ideal y la historic nos ensea
que ha sido el ms grande entire los hombres, incomparable a
otro alguno, la combinacin ms gigantesca de corazn y cere-
bro que ha existido, el alma ms poderosa que se ha manifes-
tado en la tierra. Fu el primer gran reformador. Fu el pri-
mero que se atrevi a decir: "No creis porque se os enseen
viejos manuscritos, no creis porque se trate de vuestra religion
national, no creis porque as se os haya enseado desde la ni-
ez, sino razonad la verdad y despus que la hayis analizado,
si encontris que es buena para uno y para todos, creedla, vivid
a su altura y ayudad a los dems a hacer lo mismo". Mejor tra-
baja, sin duda, el que no tiene ningn motivo egosta, ni desea
dinero ni recompensa, y cuando un hombre pueda hacer eso, l
tambin ser un Budha y adquirir el poder de transformar el
mundo con su trabajo. Este es el verdadero ideal de Karma
Yoga.


SWAMI VIVEKANANDA.


PG. 618


OCTUBRE




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs