• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 En la atalaya
 A los miembros del consejo general...
 Los objetos de la sociedad...
 La teosofia como filosofia del...
 C. Jinarajadasa
 Una visita procer
 Jinarajadasa, el taumaturgo
 La sinfonia del yo
 Karma yoga
 El naturismo ante los tribunal...
 Advertising






Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00032
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00032
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Table of Contents
    En la atalaya
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
    A los miembros del consejo general de la sociedad teosofica
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
    Los objetos de la sociedad teosofica
        Page 445
        Page 446
        Page 447
    La teosofia como filosofia del pensamiento y de la accion
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
    C. Jinarajadasa
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
    Una visita procer
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 464a
    Jinarajadasa, el taumaturgo
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
    La sinfonia del yo
        Page 469
        Page 470
        Page 471
    Karma yoga
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
    El naturismo ante los tribunales
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
    Advertising
        Page 490
Full Text



Revista Teosfica Cubana
PUBLICATION MENSUAL FUNDADA EN 1906
OREGANO OFFICIAL DE LA SOCIEDAD TEOSOFICA DE CUBA
Director: Administrador:
LEONARDO AUSUCUA. MIGUEL A. TRUJILLO.
Direccin y Admn.: 27 de Noviembre (Jovellar) No. 8.-Apartado 365
Aeogida a la franquicia y registrada como correspondencia de segunda clase
en la Oficina de Correos de la Habana.
Precio de suscripcin: $ 2.00 al ao. Nmero suelto: $ 0.20
AO XIII, No. 8. AGOSTO DE 1929. 2* EPOCA








VIAJE DE MR. JINARAJADASA

El 27 de agosto embarcar en el vapor "Monterrey", en
viaje de Progreso a la Habana, Mr. C. Jinarajadasa, y llegar
a este puerto el 29 por la maana.
Prximamente se verificar una reunin de la Comisin
nombrada por el Consejo Directivo y los Presidentes de Logia
en sta (a la que podrn asistir, desde luego, los Presidentes
de Logias del interior que lo deseen) a fin de combinar el pro-
grama definitive de los diversos actos a realizar durante su
estancia entire nosotros, as como su itinerario por la Isla.
Como quiera que de Cuba, done permanecer unas tres
semanas, embarcar para Puerto Rico, su recorrido terminar
en Santiago de Cuba.
El program definitive se circular oportunamente, as
como el itinerario por la Isla.
Uno de los actos que se ha pensado llevar a cabo, es la ce-
lebracin de una Asamblea de Delegados de las distintas Lo-
gias de Cuba, a fin de cambiar impresiones con Mr. Jinaraja-
dasa acerca de la labor teosfica en Cuba.
Cada Logia puede enviar todos los Delegados que desee,
y las Delegaciones pueden estar integradas por el Presidente
o miembros que puedan asistir, pues hay absolute libertad en







este sentido, ya que no se trata de una Convencin, sino de una
reunin para intercambio de ideas y planes de trabajo.
Este ser uno de los primeros actos que se celebrarn des-
pus de su llegada, y sera muy convenient que en l estuvie-
ran representadas el mayor nmero de Logias.
Por nuestra Estacin de Radio se transmitirn todas aque-
llas conferencias que sea possible, y se tratar de utilizar alguna
estacin ms poderosa, la de la Cuban Telephone Company,
para transmitir las conferencias pblicas, dado que por la n-
dole de las mismas habrn de constituir un verdadero aconte-
cimiento, de gran inters para todos los amantes del Radio
en Cuba.
Sera convenient que las Logias del interior anunciaran
en los peridicos de sus respectivas localidades esas transmi-
siones, para que pudieran conocerlas el mayor nmero de po-
seedores de aparatos de radio y estn al tanto para recibirlas.

INDIVIDUALIZACIN E ILUMINACIN

El process para llegar a la unin con lo divino, es sin duda
en el hombre similar al que se realize en el animal para llegar
a lo human .
E:-:iiii dos fuerzas en accin: una que pudiramos llamar
"de arriba a abajo" y otra que podramos denominar "de aba-
jo a arriba". Estas fuerzas son las que permiten a la vida en
el animal, a establecer en un moment dado el contact con la
vida en lo human, y alcanzar lo que se llama la individuali-
zacion.
De igual manera esas fuerzas permiten en un instant
determinado que la Vida en el hombre realice la unin con la
Vida en lo divino, y llegar a lo que se llama la Iluminacin.
No habis visto nunca una tromba marina?
La fuerza del remolino forma dos columns: una en el mar,
de abajo a arriba, otra en el aire, de arriba abajo. Los dos
conos invertidos se tocan en sus extremos, y hay un moment
en que es tan ntima la unin que llegan en realidad a constituir
una unidad.
Algo similar ocurre en la evolucin humana: Cuando el
hombre abajo establece contact con lo divino arriba, sus na-
turalezas se confunden, se mezclan, se unifican, y lo human
se convierte en lo divino, y lo divino se manifiesta en lo human.


PG. 428


REVISTA TEOSioieA CUBANA


AGOSTO







EL CAPITAL DE LA VIDA
La vida humana se me asemeja a un capital que se nos
entrega para su administracin.
Al nacer se nos confa lo que pudiramos llamar "el ca-
pital de la vida". Este capital podemos aumentarlo por medio
de un empleo acertado, o podemos despilfarrarlo vanamente.
Cuando encarnamos estamos destinados a vivir normal-
mente un nmero de aos determinados. Estos aos podemos
acortarlos o alargarlos, segn sea la vida que llevemos.
Lo mismo puede un hombre suicidarse violentamente con
la daga, el revolver o el veneno, que suicidarse lentamente con
una vida disipada, un exceso de trabajo o una alimentacin
inadecuada.
De igual manera, si respetamos las leyes naturales, si no
abusamos de nuestras fuerzas, si llevamos una vida higinica
y tenemos el ejercicio, el reposo y el alimento necesarios, po-
dremos prolongar en algunos aos nuestra vida.
En otro sentido, la vida fsica podemos compararla a un
acumulador: Se nos da "carga" suficiente para un tiempo
determinado. Esta "carga" podemos agotarla rpidamente en
poco tiempo, o podemos utilizarla con economa suficiente para
que nos dure mayor nmero de aos.
Cuando no conocemos las leyes de la Naturaleza, somos
esclavos de ellas. Cuando aprendemos a utilizarlas, entonces
esas leyes se convierten en nuestras servidoras.
REEMPLACEMOS LOS BOHfOS
Una cosa que podra hacer nuestro Gobierno, con lo que
contribuira grandemente a mejorar las condiciones de nues-
tros campesinos, a elevar en ellos el concept de la vida y a
despertar elevados ideales, sera reemplazar el clsico boho
por viviendas ms higinicas, ms cmodas, ms alegres, que
den ms la sensacin del hogar.
El medio ambiente ejerce indiscutiblemente gran influen-
cia en el hombre.
Qu ideales elevados pueden despertar en un boho des-
vencijado, con paredes de tablas sucias y semi-podridas, techo
lleno de bichos y alimaas, pisos de tierra semejantes a chi-
queros, formando a veces una sola habitacin que sirve a la
vez de sala, de cocina y dormitorio, donde entran libremente
las gallinas, cerdos y otros animals, y en donde la promiscui-
dad de la vida hace perder el mutuo respeto entire padres e


1929


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PKG. 429






REVISTA TEOSFICA CUBANA


hijos, la mutua dignidad, el mutuo decoro, el mutuo recato?
Comparemos ese ambiente con el que gozan, por ejemplo,
los campesinos americanos.
La casa en que habitat es un "hogar", en toda la extension
de la palabra.
Aunque la. mayora hechas de madera, estn construidas
en forma atractiva y elegant. Las habitaciones bien distri-
buidas, cmodas y amuebladas. La cocina bien instalada, el
bao debidamente hecho.
Todo respira limpieza. Tiene su piano, su Victrola o su
Radio.
Cuenta con su pequea Biblioteca, con libros que permiten
ampliar sus conocimientos y cultivar su inteligencia.
Quizs si nuestro Gobierno, que tanto est haciendo por el
bien del pas, pudiera encontrar una formula prctica para
substituir los actuales bohos por pequeos "cottages" o cha-
lets de madera, ya sea gratuitamente, ya por un precio bajo
y con facilidades de pago.
Sea cual fuere la formula, si se verificase ese cambio, los
hijos de nuestros actuales campesinos vendran a former den-
tro de pocos aos una generacin de ciudadanos ms dignos,
ms amantes del progress, con ms espritu cvico, con un
concept ms elevado de la vida.
No es possible esperar aspiraciones grades, ideales que
eleven, de personas que viven en verdaderos chiqueros.
Mejoremos el ambiente, y contribuiremos eficazmente a
mejorar al ciudadano.
Ahora que la carretera central har aumentar el trnsito
de touristas por el interior, debiera hacerse algo por substituir
los bohos: sern muy tpicos, pero muy malsanos y represen-
tan una civilizacin pasada.
Obras Pblicas, por un lado, y la Secretara de Sanidad,
por otro, podran, unidas, laborar en ese sentido, con lo que
prestaran, sin duda, un, gran servicio al pas.
EL, KARMA Y EL INFERNO
En la religion catlica existen las enseanzas del cielo y
del infierno.
Cuando estudiamos la Teosofa, cambia radicalmente nues-
tro concept acerca (le ellas, especialmente acerca del macabro
y horripilante infierno, con sus calderas de aceite hirviendo,
sus diablos con tridentes, etc., etc.


PG. 430


AGOSTO






1929 REVISTA TEOSFICA CUBANA PG. 431

El catlico, influenciado por esas enseanzas, trata de ac-
tuar bien "para ir al cielo", o de no actuar mal "para no ir al
infernoo. Estos son los frenos que le contienen en sus vicios
y pasiones, aunque hay que confesar que no son lo suficiente-
mente eficaces.
En la Teosofa tenemos la ley de Karma, la ley de Causa-
lidad, de Causa y Efecto, de Equilibrio, por la cual sabemos
que en la misma forma que en el mundo material existen leyes
inmutables e inviolables, tambin en el mundo moral o espiri-
tual existen leyes que no podemos violar, so pena de sufrir las
consecuencias.
Cuando el catlico refrena sus pasiones, no por convenci-
miento de que debe actuar bien, sino por temor al infierno, no
podemos decir que sea realmente un hombre "bueno". Es
como el que en el mundo de los hombres no mata o no roba por
temor a la crcel o al presidio; y podemos asegurar que si no
fuese por los frenos de la ley humana i cuntos crmenes y ro-
bos se cometeran!
Cuando el tesofo contiene sus pasiones y acta rectamen-
te, no por convencimiento de la bondad, la rectitud o la nobleza,
sino por temor a sufrir las consecuencias inevitable que por co-
nocimiento de la ley del Karma sabe habr de sufrir, est poco
ms o menos en el mismo plano que el catlico.
El catlico hace obras de caridad y procura no hacer mal
a sus semejantes, "para ir al cielo".
Si el tesofo trata de actuar en esa misma forma, no por
verdadero espritu de fraternidad, no por servir a sus seme-
jantes, sino "para tener buen Karma", hace, ni ms ni menos,
lo mismo que el catlico.
Por otra parte, si hay un hombre de los llamados "ateos",
es decir, que no profesen externamente religion ni creencia re-
ligiosa alguna, que no cree ni en el cielo, ni en el infierno, ni
en el Karma, ni en la Reencarnacin, pero que acta en todos
los aspects de su vida, en su hogar, en sus relaciones sociales,
en la intimidad de su conciencia, noble y elevadamente, hacien-
do el bien por el bien mismo, sin esperar recompensa alguna
en otra vida o en la present, que no hace el mal, no por temor
al infierno o al castigo, sino slo por bondad innata, por con-
tribuir a la felicidad de sus semejantes, ese hombre es para m
muy superior al catlico que se refrena por temor al infierno,
o al tesofo que no acta por temor al Karma, engendrado por
su accin. E. A. FLIx.













i 't SECCION OFFICIAL


ACTA No. 211

Sesin Ordinaria del Consejo Directivo, de 14 de Julio de 1929.

Asistentes: E. A. Flix, Alfredo Sotolongo, Dr. Dmaso Pasa-
lodos, Moiss A. Daz, Dr. J. I. de la Torre, R. de Albear,
Francisco Rosado, Bernardo Ardisana, Dr. J. L. Canto.

Por estar ausente el Secretario, en los Estados Unidos,
ocupa la Secretara el que subscribe.
Acto seguido se di lectura al acta de la sesin anterior,
la cual fu aprobada, aclarando tan slo el hermano Rosado
que la carta de la Logia "Rafael de Albear" no haba sido
remitida por l al Administrador del Reparto, sino directamen-
te al Coronel Tarafa.
VIAJE DE MR. JINARAJADASA
El Hno. President inform haber recibido cable de
Mr. Jinarajadasa, preguntado si nos era convenient que l lle-
gase a mediados de agosto y que l le haba enviado un cable
dicindole que sera bienvenido en la fecha indicada por l.
Despus de deliberar extensamente sobre este asunto, por
unanimidad se acuerda:
Primero: Que en vista de lo limitado del tiempo de que
dispone Mr. Jinarajadasa, es preferible que ste visit a Cuba
en la fecha mencionada y, por tanto, dejar subsistente el cable
remitido por el Presidente Nacional, as como por serle a ste
ms fcil continuar su itinerario pasando de Mjico a la Ha-
bana, de la Habana a Santiago de Cuba y de aqu a Puerto
Rico, y continuar viaje a Londres.
Segundo: Que teniendo en cuenta la gran importancia de
que Cuba est representada en el Congreso Mundial y debien-
do el Hno. President Nacional estar en Cuba a la llegada de









Mr. Jinarajadasa, convoque oportunamente a una sesin extra-
ordinaria del Consejo, con objeto de indicar la persona que, a
su juicio, pudiera substituirlo en esa representacin, a fin de
que el Consejo acordase en definitive quin deba representar
a Cuba en dicho acto.
Tercero: Que el Presidente Nacional diese instrucciones
concretas al que lo substituyese, a fin de que conociese los di-
versos asuntos a tratar, interpretando de la mejor manera po-
sible el sentir de las logias y miembros de Cuba.
INSTALACIN DE LA TRANSMISORA DE RADIO
Inform el Hno. President que ya se haba llevado a cabo
la instalacin de la estacin transmisora de radio, por el Te-
niente Luis Casas y su hijo; que el costo total de dicha instala-
cin, hasta la fecha, era de $175.41, y que adems el Teniente
Casas haba donado a la Sociedad piezas para dicha estacin
por valor de $96.60, segn relacin.
Que con objeto de cubrir la cuanta de estos gastos de ins-
talacin, l haba enviado una comunicacin a las Logias, invi-
tndolas a que contribuyesen con los donativos que deseasen,
con ese objeto, y que hasta la fecha, un hermano haba entre-
gado la cantidad de $10.00 y ofrecido igual suma.
En relacin con este asunto, el Consejo acuerda:
Dar las gracias al hno. Casas por la donacin hecha a la
Sociedad, as como tambin por los trabajos de la instalacin
realizada en unin de su hijo, y felicitarlos por el xito de la
estacin, siendo la opinion de los hnos. Consejeros, que debe-
mos congratularnos por haberse llevado a cabo la instalacin,
que ha permitido hasta la fecha hacer distintas transmisiones,
entire ellas la brillante conferencia pronunciada el pasado vier-
nes por el Dr. Santiago Argello.
El Hno. President manifest que, en su opinion, debamos
ejercer especial cuidado en las transmisiones, a fin de evitar
que las que realizasen organizaciones distintas a la Sociedad,
pudieran confundirse en la mente del pblico con la nuestra,
y respect a esto el Consejo acuerda dejar este asunto a la
discrecin del hno. Casas y del Presidente Nacional.
Con respect al uso de la estacin manifest el Hno. Pre-
sidente que el hno. Casas le haba sugerido la conveniencia de
fijar una cuota para su empleo, destinada a mejoras de la es-
tacin, y respect a este particular, se acuerda:


1929


REVIsTA TEOSUFICA CUBAIST


PG. 433








Que el precio del uso de la estacin se fije en definitive.
por el hno. Casas y el Hno. President Nacional, asignando,
:desde luego, un precio especial a las Logias y movimientos afi-
nes, as como a aquellas asociaciones que utilicen la estacin
peridicamente, llegando inclusive, en caso de transmisiones es-
peciales, a hacerlas gratuitamente.
PROPOSICIN DE LA LOGIA "'CONCORDIA"
Se di lectura a la proposicin de la Logia "Concordia",
fecha mayo 12, en relacin con la carta, constitutiva de la Logia
<"Heracles" y en relacin con la misma, se acuerda:
Que los artculos 7 y 89 de dicho Reglamento el Consejo
estima estn redactados por dicha Logia en ejercicio de su auto-
noma, y con respect al artculo 99, que aun cuando sobre este
artculo puede recaer la acerba crtica de los dems hermanos,
por considerarse antifraternal, se encuentra en las mismas con-
diciones que los anteriormente mencionados.
El hno. Albear manifest que l no haba intervenido en
la redaccin de ese Reglamento, el que se le present a la firma
en vsperas de su viaje a Estados Unidos, motivo por el cual
no haba podido examinarlo detenidamente, aun cuando a .
le haba parecido bastante duro que no se pudieran admitir
miembros a la Logia sin la previa conformidad de dos miem-
bros fundadores, y que haba algunos otros extremos que no
le haban complacido, pero que en vista de las circunstancias
haba tenido que dejar hacer.
El Consejo acord aconsejar a la Logia "Heracles", de
una manera fraternal, por conduct de su Presidente Hno. Al-
bear, que modifique la redaccin del mencionado artculo 99, en
el sentido do no cerrar de esa manera las puertas para el in-
greso en la Sociedad Teosfica.
OTRA PROPOSICIN DE LA LOGIA "CONCORDIA"
Leda la proposicin de la Logia "Concordia", de fecha
mayo 17, relacionada con la formacin de una Liga Internacio-
nal en contra de la Guerra, que propone someter a la conside-
racin del Congreso Mundial en Chicago, se acord: que en
vista de existir ya organizada una Liga para la Paz, que viene
laborando en ese mismo sentido y a la cual pueden unirse todos
los que lo deseen, sean o no miembros de la Sociedad, y al mis-
mo tiempo que nuestro primer objeto realmente aboga contra
la guerra, al fortalecer los lazos de la fraternidad universal,


REVISTA TEOSUFICA. C.UBMT


AGSosBo


PAG. 434








no cree el Consejo necesario proponer en nombre de la Socie-
dad al Congreso de Chicago la formacin de la Liga mencionada.
PROPOSICIN DE MR. PETER FREEMAN
El Hio. President informa haber recibido cartas de las
LJogias "Amor", "Heracles", "H. P. Blavatsky", "Loto Blan-
co", "Mart", Dharma", "Servir y Amar" (que fu ex-
puesta verbalmente por su Presidente, Hno. La Torre), y del
Centro "Adonai", en el sentido de no career necesario el cambio
propuesto en los objetos de la Sociedad Teosfica, y tambin
di5 lectura a otra carta de Mr. C. Jinarajadasa, fechada en
enero 6, en el mismo sentido.
En vista del contenido de dichas comunicaciones, y despus
de deliberar sobre el particular, el Consejo acuerda:
Que la persona que represent a Cuba en dicho Congreso,
abogue por la continuacin de los objetos de la Sociedad, tal
com~o actualmente se encuentran redactados.
COMISION CESTORA PRO EDIFICIO SOCIAL
El Hno. President informa que hasta la fecha haban in-
gresado en la cuenta especial abierta para ese objeto en The
National City Bank, cantidades ascendentes a $128.00, por con-
cepto de subscripciones por obligaciones, que existan $11.00
ms para depositar. Tambin di cuenta de que haban sido
donadas a la Sociedad 3 obligaciones de $1.00 cada una, por
los hnos. Moiss A. Daz, Mara A. de Artiles y Cndida A. de
. r':, las cuales se acord quedaran en poder del Tesorero de
la Sociedad.
REDACCION DEL REGLAMENTO
El Hno. President manifest que hasta la fecha slo haba
reeibido una comunicacin de la Logia "Mart", mostrando su
'. i ,mldad .,con el Reglamento vigente.
Se acord: Que con vista de los proyectos de Reglamento
q'e puedan recibirse antes de la prxima sesin del Consejo, el
Ino. Pasalodos redacte una ponencia tomando de dichos pro-
yectos lo que crea convenient y aadiendo lo que estime nece-
sario, ponencia que ser sometida a una Comisin integrada
por todos los Consejeros y Presidentes de Logias residents
en la ciudad de la Habana, la. cual deber ser oportunamente
convocada por el Presidente Nacional a una reunin en la que
se conozca y se discuta la mencionada ponencia.


REVISTA TEOSU)ICA CUBAIST


P.G. 435







REVISTA TEOSFICA CUBANA


DISOLUCIN DE LA LOGIA "ZARATUSTRA!
El Hno. President di lectura a una carta del Presidente
de la Logia "Zaratustra", fechada en 7 de abril, acompaada
de copia del acta de disolucin de dicha Logia, pidiendo auto-
rizacin del Consejo para que el mobiliario y dems enseres
pertenecientes a dicha Logia, segn inventario incluido en el
acta mencionada, puedan ser donados a la Logia "Sofa", de
Cienfuegos. El Consejo acuerda:
Autorizar la mencionada donacin de dicho mobiliario a la
Logia "Sofa", comisionando al hno. Daz para que en nombre
del Consejo tome posesin de dichos mobiliario y enseres y haga
entrega de todo a la Logia "Sofa".
PROPOSICIN DE LA LOGIA "AMORE"
Con respect a la proposicin de la Logia "Amor" relative
a la traduccin y publicacin de las reglas generals de la S. T.
International, as como del texto de la carta constitutiva de
nuestra Sociedad Nacional, se acord:
que el Hno. President Nacional revisase la traduccin de di-
chas reglas generals, con las ltimas modificaciones en ellas
introducidas, y que fuesen publicadas para conocimiento general.
CUOTAS ANUALES
Respecto a las cuotas anuales se acuerda prorrogar el pe-
rodo de cobro de lag mismas hasta la fecha de la celebracin
del prximo Consejo ordinario, o sea hasta el domingo 8 de
septiembre.
RENUNCIA DEL HNO. VILLAVERDE
Leda la renuncia presentada por el Hno. Villaverde, de su
cargo de Consejero, segn carta de fecha 29 de abril, motivada
por una carta dirigida en abril 27 por el hno. Castaeda al Pre-
sidente Nacional, relacionada con el nombramiento de la Comi-
sin para organizer los actos durante la visit de Mr. Jinara-
dajasa, y de cuya carta el hno. Castaeda remiti al hno. Villa-
verde una copia, por considerarlo errneamente Presidente de
esa Comisin, por unanimidad se acord: No aceptar dicha
renuncia y, al mismo tiempo hacer constar que los continuados
y valiosos servicios que el hno Villaverde ha venido prestando
a nuestra Sociedad desde que ingres en la misma, lo hacen
acreedor de la felicitacin y agradecimiento de todos los Te-


PG. 436


AGosTO






1929 REVISTA TEOSFICA CUBANA PkG. 437


sofos de Cuba; y, al mismo tiempo, se acord: nombrar una
Comisin integrada por los hnos. Pasalodos, Rosado y La To-
rre, para transmitir este sentimiento del Consejo y una certi-
ficacin de estos acuerdos.
CARTAS DEL HNO. F. G. CASTAEDA
Se di lectura a una carta del hno. Castaeda, de fecha
julio 12, tres de julio 13 y una de julio 14, haciendo distintos
cargos al Presidente Nacional y conteniendo tambin varias
proposiciones.
En relacin con la renuncia presentada por el hno. Casta-
eda, como miembro de la Comisin nombrada para tender a
todos los detalles de la visit de Mr. Jinarajadasa, y que pide
en su carta de julio 12, que se haga constar en acta, el Consejo
acuerda: No aceptar la renuncia presentada por el hno. Cas-
taeda, como miembro de dicha Comisin.
DELEGADO AL CONGRESS MUNDIAL DE CHICAGO
En relacin con las manifestaciones hechas por el hno. Cas-
taeda, en una de sus cartas de julio 13, en el sentido de que no
se enve al hno. President Nacional al Congreso de Chicago,
por los gastos que esto irrogara, el Consejo, acuerda: Que
considerando que la Sociedad Teosfica de Cuba debe estar re-
presentada en dicho acto, no cree que deba rectificar el acuer-
do tomado con anterioridad en el sentido de que se tomen de los
fondos generals lo que falte para costear los gastos de viaje
de dicho Congreso, bien al lino. President Nacional o caso de
que ste no pueda asistir, a la persona que en su lugar asista.
Y respect a la cuota que debe pagar cada Delegado por
los gastos del Congreso, acuerda: Que dicha cuota debe ser
considerada como uno de los gastos inherentes al envo de di-
cha delegacin y que, por tanto, debe ser igualmente sufragada
por la Sociedad Teosfica de Cuba, en caso necesario.
Y, por ltimo, con relacin al indicacin hecha por el hno.
Castaeda de que los donativos que para ese objeto hagan las
Logias y miembros, sean destinadas por el hno. President Na-
cional a la estacin de radio o al edificio social, el Consejo,
acuerda: Que como quiera que esos donativos no son hechos
personalmente al hno. President Nacional, sino en su carc-
ter de funcionario de la Sociedad y, por otro lado, no sera po-
sible destinar esos donativos a ningn otro fin sin el previo


REVISTA TEOS6FICA CUBAITA


PG. 437


1929


c






REVISTA TEOSFICA CUBANA


consentimiento de los donantes, no procede actuar en la forma
sugerida por el hno. Castaeda.
PROPOSICIN AL CONSEJO
Con respect a lo propuesto por el hno. Castaeda, en otra
carta de julio 13, en el sentido de que antes de que el Consejo
tome en consideracin una proposicin de un miembro o Logia
se obtenga del lno. Tesorero o del hno. President Nacional,
la seguridad de que se trata de miembro activo o Logia active;
el Consejo considerando que este trmite previo podra dilatar
la presentacin de las proposiciones al Consejo y por otra
parte, aun cuando se tratase de un miembro o Logia inactivos
pudieran ser proposiciones ',beneficiosas para el desenvolvi-
miento de la Sociedad, acuerda: Que cualquier proposicin
hecha por un miembro o Logia sea hecha suya por alguno de
los Consejeros y pueda en esa forma deliberarse sobre ella y
que slo en caso de que por cualquier motivo no desee ninguno
de los hermanos consejeros hacer suyas esas proposiciones,
se recurra a la indagacin de si se trata de un miembro active
o de una Logia active.
BALANCES TRIMESTRALES
Con referencia a la carta de julio 14, en la que el hno. Cas-
taeda hace referencia a no haberse publicado en el nmero de
julio de nuestra Revista, el balance trimestral correspondiente
a abril, mayo y junio, se hace constar que result materialmen-
te impossible publicar en una Revista que queda impresa antes
de la terminacin del mes un balance que se cierra el da ltimo
del mismo mes y como quiera, que el balance correspondiente a
dicho trimestre no ha podido ser terminado por sus muchas
ocupaciones, por el hermano que lleva la contabilidad, se acuer-
da: Que dicho balance sea insertado en el nmero de agosto, a
reserve de su aprobacin en tiempo oportuno por el Consejo;
haciendo igualmente constar que como quiera que el hno. Con-
tador est prestando grades servicios a la Sociedad, llevando
los libros gratuitamente y teniendo que subvenir a sus pro-
pias necesidades y a las de su familiar, no es natural ni just
exgirle absolute puntualidad como si se tratase de un empleado
asalariado.
Con especto a los distintos cargos que hace al hno. Presi-
dente Nacional, as como preguntas solicitando la aclaracin de


PG. 438


.AGOSTO







1929


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 439


ciertos extremos, a propuesta del mismo hno. President Na-
cional, el Consejo, acuerda: Nombrar una Comisin integrada
por los hnos. La Torre, Sotolongo y Rosado, para que investi-
guen todos los extremes mencionados e informen oportunamente
al Consejo.
Y no habiendo ms asuntos de qu tratar, se di por termi-
nada la sesin a las 8 y 15 p. m.





BALANCE DEMOSTRATIVO DE LA SITUATION ECONOMIC

DE LA "SOCIEDAD TEOSOFICA DE CUBA" EN
JUNIO 30 DE 1929


SUMAS SALDOS
Debe Haber Debe Haber

CAPITAL . . $ 2,004.92 $ 3,895.89 $ 1,890.97
de Ahorros . .... 661.73 ,, 661.73
Caja . . 3,163.65 ,, 2,964.94 198.71
National City Bank, Cta.
Corriente . ,, 3,716.41 ,, 2,362.20 ,, 1,354.21
Biblioteca . 830.35 ,, 830.35
Mobiliario .. . .. ,, 787.58 787.58
Logia "Annie Besant" ., 10.00 ,, 10.00
Estacin Radio . 325.00 ,, 325.00
Dpto. de Libros ..... .,, 381.91 ,, 286.34 95.57
Logia "Luz de Oriente" ,, 3.00 ,, 3.00
Logia "Maitreya .., 0.06 ,, 0.06
Logia "Pitgoras" ., 2.90 ,, 2.90
Logia Guatanma' 5.25 ,, 5.25
Fondo Construccin Casa ,, 607.56 ,, 607.56
Revista . ..,, 9,78.72 ,, 1,350.90 372.18
A. Maynad . ,, 80.35 ,, 345.41 ,, 265.06
Interests Fondo Construe-
cin Casa . ., 54.17 54.17
Prstamo Estacin Radio 0.60 160.60 160.60
Manuel Pinares .. 2.00 2.00
Trabajos de Mimegrafo ,, 15.28 15.28
Alquileres . .. ,, 320.00 ., 320.00
Propaganda . 243.10 ,, 2.50 ,, 240.60
Donativos en Efectivo. 0.25 0.25
Legin "Karma y Reen-
carnacin ". . .,, 6.00 ,, 6.00
Mes de la Ofrenda. ,, 138.56 ,, 138.56
Cartas Constitutivas. 10.00 10.00
W. A. Gowric..... .... 22.00 ,, 40.25' 18.25
Donativos Varios 1.60 ,, 1.60
Silvano Manzanares. .. 9.00 .. 9.00
Luis y. Cid . .. ,, 2.50 2.50
(A LA VUELTA.)






REVISTA TEOSFICA CUBANA


SUMAS
Haber


SALDOS
Debe Haber


The T. P. House, Adyar ,
Viaje Mr. Jinarajadasa
(Donativos) .. .
Cuotas de Entrada 1928
(afi) en suspenso. .
Viaje de Mr. Jinaradsa
(Gts. Nacionales .
Francisco del Toro.
Cuotas Anuales 1928 (afi.)
Cuotas Anuales 1929 (afi)
Cuotas Anuales 1929 (fani.)
Cuotas Anuales 1929 (Nac)
Rama "Zanoni', Sevilla.
Abelardo Auja .. .
Rafael Riera. .
Reserva uso Estacin
Radio . .
Reserva uso Mobiliario.
Cuotas Entrada 1929 (afi)
Fondo Publicaciones. .
M material . . ,,
Imprevisto . .
Personal .
Adressograph Gastos Pla-
cas . .
Telfono . ,
Comisin Gestora Const.
Casa, Gastos ,,
Mobiliario (Adressograph) ,,
Donativos Viaje al Con-
greso Chicago .
Folletos Jinarajadasa.
National City Bank, Cta.
Ahorros, C. G. Pro-Edi-
ficio social. . ..
Comisin Gestora Pro-Edi
dicio Social .

$


47.50 ,, 80.93

519.55

S 2.00

88.00


9.60
4.30




15.30
169.32
77.05
131.00

48.65
18.50

51.80
90,00


0.75
11.25
1,047.00
73.50
18.00
14.25



32.50
67.75
75.00
7.10


51.00
27.00


128.00


1 OQ 0nn


14.413.74 $ 14,413.74 $ 5,657.17 $ 5,657.17


Dr. A. VRETTOS,
Tesorero.


Bto. Bno.
E. A. FELIX,
President Nacional.


Debe


S 88.00






9.60
S 4.30




S 8.20
S 169.32
77.05
S 131.00

48.65
S 18.50

51.80
90.00


,, 33.43

S 519.55

2.00


0.75
11.25
,, 1,047.00
73.50
18.00
14.25



S 32.50
67.75
S 75.00











51.00
S 27.00


,,, 128.00


1 O8 nn


AGoSTO


PG. 440













A LOS MIEMBROS DEL CONSEJO GENERAL DE LA
SOCIEDAD TEOSOFICA


Sociedad Teosfica, Adyar, Madras, abril 17, 1929.
Estimado compaero Tesofo:
En vista de la gran reunin de Tesofos de todas classes y
grados de opinion que se reunirn en Chicago, para el Congreso
Mundial en agosto prximo, creo que se present una magnfica
oportunidad para discutir el porvenir de la Sociedad Teosfica
y sus diversas lneas de actividad.
He hablado varias veces con nuestra Presidente, en el sen-
tido que lo hago en esta carta, y aun cuando ella no est de
acuerdo conmigo en todo lo que digo, reconoce la unidad en la
diversidad y la utilidad de un corts y amistoso intercambio de
ideas.
No escribo esto con el menor deseo de imponer ningn punto
de vista distinto al mo o de mis propias opinions, sino tan
solo con el propsito de "aclarar la atmsfera" y sugerir se
aproveche dicha oportunidad para resolver algunos de los pro-
blemas que estn ocupando las mentes de muchos miembros.
Le envo, por tanto, esta carta, indicando algunos asuntos
que podran tratarse en el Congreso Mundial, con la esperanza
de que donde se congregarn tantos prominentes Tesofos, rei-
nar la paz, la sabidura y el equilibrio.
Muchos de nosotros creemos que debe hacerse algo defini-
tivo para aclarar la posicin y los ideales de la Sociedad Teos-
fica.
La situacin actual de la Sociedad ha llegado a un punto en
el que es necesario un cambio, no tanto en lo que respect a la
definicin de nuestros objetos e ideales, sino ms bien para ha-
cer verdaderos y reales los propsitos, objetos e ideales de la
Sociedad Teosfica.
La declaracin que se public todos los meses al final de
The Theosophist, expone con claridad la absolute libertad de
pensamiento, creencias y accin de cada miembro y tambin in-






REVISTA TeOSFICA CUBANA


dica la. direccin de nuestros studios y pensamientos; pero has-
ta cierto punto esa libertad no existe realmente en la Sociedad,
y a los ojos de aquellos que no son miembros, la Sociedad Teos-
fica est, no sin razn, tildada de sustentar credos y dogmas-; y
cuando una persona que busca la verdad y que probablemente
despus de penosa lucha ha abandonado su ortodoxia y trata de
encontrar la Antigua Sabidura, llega a una Logia de la Socie-
dad Teosfica, encuentra que. la Teosofa se le da envuelta
en credos, se le dice que la Misa, la Masonera, las ceremonies
de diversas classes, son los mtodos que est empleando la gran
Logia Blanca para ayudar al mundo y se le presentan today
clase de creencias y autoridades para que las acepte.
Se le habla de la Religin mundial, de la Universidad mun-
dial, de la Madre del Mundo, no como sueos futuros, sino como
realidades actuales.
Os ruego comprender que no tengo nada absolutamente en
contra de la Iglesia Catlica Liberal, de la. Masonera, etc. Creo
que ambas son excelentes organizaciones (yo misma pertenezco
activamente a la orden Co-Masnica), que tienen una labor itil
que realizar en el mundo. Lo que quiero hacer resaltar es que
cualquier organizacin con un credo, forma o dogma no debiera
former parte integrante de ninguna Logia Teosfica.
Tericamente y en el papel, la Sociedad Teosfica es libre;
pero en realidad en muchas Logias (no en todas) no lo es. Hay
Logias en las que si un miembro no simpatiza relamente con la
Iglesia Catlica Liberal, por ejemplo, se le consider fuera de
lugar, habiendo Logias en las que el que busca libertarse de la
Teologa y de las formas, no ira ciertamente o si lo hiciese, no
la encontrara en ellas.
Creo persolamente que los principles funcionarios de la
Sociedad Teosfica, tales como el Presidente y Vicepresidente,
el Secretario Registrador y el Tesorero, los Secretarios de So-
ciedades Nacionales, etc., no debieran oficialmente estar aso-
ciados con ninguna secta, denominacin, credo, dogma o culto,
como Directores. Sera. difcilmente possible establecer este
principio como un dictado o formular un acuerdo en ese sen-
tido... podra bien decirse que si los miembros quieren una
Iglesia Catlica o un Obispo o cualquier otra cosa, en su Lo-
gia... por qu no tenerla? Es cierto; pero no puedo menos
de sentir que la atmsfera de una Iglesia Teolgica empaa la
clara luz de la Teosofa; y aunque la Iglesia pueda ser una cosa


PG. 442


AGOSTO





REVISTA TEOSFICA CUBANAP


esplndida en su propio lugar, ese lugar no es el de una Logia
Teosfica.
La principal labor de una Logia, es llevar a cabo los ob-
jetos de la Sociedad Teosfica, cualesquiera que sean, y consti-
tuir un lugar amistoso donde cualquier alma que busca, pueda
llegar a recibir ayuda en su bsqueda spiritual, dar y recibir
ideas, encontrar compaerismo y estmulo. Toda clase de ideas,
toda nueva lnea de pensamiento debiera ser discutida en una
Logia, pero nunca debiera la Sociedad Teosfica o sus Logias
o miembros, apoyarse o estar anclados a ninguna idea o lnea de
pensamiento; el explorer y buscar la verdad es nuestro pro-
psito, no quedarnos en un surco.
Sugiero esta libertad de toda limitacin para los oficiales.
de la Sociedad Teosfica, porque aun cuando me doy cuenta
del hecho de que cada miembro de la Sociedad debe ser libre
para hacer y pensar exactamente lo que desee, en lo que res-
pecta a los funcionarios prominentes de la Sociedad Teosfica,
el star al mismo tiempo pblica y oficialmente unidos a una l-
nea de pensamiento, de expresin particular y limitada (por mu-
cho que afirmemos que no debiera ser as, que las personas co-
meten una tontera al comprender mal nuestra actitud) subsis-
te el hecho de que si un Secretario General es un Sacerdote Ca-
tlico (ya sea o no de la Iglesia Catlica Liberal), o un ministry
Bautista, o un monje budista, etc., la labor en este pas estara
definidamente marcada por esa tendencia, y aun cuando la So-
ciedad Teosfica pueda atraer a ella hombres y mujeres cuyos
temperaments sean similares, no atraeran aquellas almas que
buscan la solucin de los problems y no pueden encontrarla en
las diversas formas de ortodoxia.
Creo que el mensaje de Krishnamurti de liberacin, liber-
tad, verdad meridiana, etc., indicando la necesidad de dejar a
an lado todas las parafernalias y encontrar la verdad, nuestra
propia verdad, ha llegado justamente cuando la Sociedad Teo-
sfica necesita esa clarinada. Nos ha dado valor a aquellos que
durante largo tiempo hemos pensado en estas cosas y desper-
tado a muchos que iban siendo soolientamente arrastrados.
Una vez dijo: "Cuando podis llegar a convertiros en una llama
de rebelin, encontraris los medios de alcanzar el Reino de la
Felicidad."
Por supuesto, no se puede imponer a la Sociedad Teosfica
la creencia en Krishnamurti como Instructor o en sus ense-


1929


PG. 443





PG. 444 REVISTA TEOSrICA CUBANA AGOSTO

fianzas; pero muchos miembros de la Sociedad screen que l es
un Instructor y un miembro de la Logia de los Maestros que
han guiado a la Sociedad Teosfica en lo possible, y estos miem-
bros creen que existe poca diferencia entire sus ensefianzas y
los futuros ideales y propsitos de la Sociedad Teos6fica.
Le estoy escribiendo con tanta franqueza *,-,r,'e todos te-
nemos un gran amor por la Sociedad Teosfica y amor y vene-
racin por la Presidente; pero como muchos de nosotros via-
jamos y conocemos a miembros de la 'Sociedad y de la Estrella,
en otras parties del Mundo y omos lo que dicen, creo que la posi-
cin est llegando a ser ms y ms difcil, y que ha llegado la
hora de dejar de hablar y hacer algo para solucionar los proble-
mas con que nos enfrentamos.
Por lo tanto, creo que en el Congreso Mundial que se cele-
brar en agosto en Chicago, podra presentarse alguna decla-
racin relative a la poltica a seguir en el porvenir a fin de que
aquellos que asistan a dicho acto, puedan venir para discutir y
decidir realmente y no meramente a hablar. Este Congreso
Mundial est pletrico de potencialidades para el porvenir de
la Sociedad Teosfica y slo se necesita que aquellos que asis-
tan, vengan con la idea de exponer francamente sus opinions
y dar ideas que sean tiles para la labor verdadera de la So-
ciedad.

DoRnoTn JINABAJADASA.














LOS OBJETOS DE LA SOCIEDAD TEOSOFICA

Al Editor de "Theosophy in India".

E sorprendi ver publicado el Memorandum del seor
Freeman, relacionado con el cambio de los objetos
de la Sociedad Teosfica, pues crea que se trataba
de una comunicacin al Consejo General; pero ob-
servo que estaba destinado a ser circulado.
Por tanto, mi respuesta a Mr. Freeman no ne-
cesita ser considerada en forma alguna como confidencial y
como su Memorandum ha sido publicado por used, podra tam-
bin publicarse el mo.
Fraternalmente,
C. JINARAJADASA.

Asuncin, Paraguay, enero 6, 1929.
Memorandum contestando a una circular del Secretario Gene-
ral para Gales, de julio 1928.
Mr. Peter Freeman propone cambiar nuestros tres objetos
*: ,ia que queden reducidos a uno, que dira:
"Formar uSLn ncleo de la fraternidad Universal"
Se exponen diversas razones en apoyo de su idea.
Personalmente aconsejara no realizar dicho cambio por
las siguientes razones: El valor especial del mtodo de apli-
cacin del ideal de la fraternidad Universal de la Sociedad
Teosfica, est en instar a los miembros para que hagan todo
lo possible para trascender la lnea divisoria de razas, creencias,
sexos, castas o color. Slo aquellos de nosotros que estn en
contact con la labor de las religiones en pases en donde al-
guno de esos prejuicios est arraigado, podemos conocer cuan
necesario es insistir una y otra vez en el hecho de que la fra-








ternidad no es un vago ideal que debe profesarse intelectual-
mente, sino algo que debe aplicarse a la conduct, en la forma
determinada expuesta implcitamente en nuestro primer objeto.
Tenemos, por ejemplo, el prejuicio de colors en Oriente
y Occidente.
Creo que ser necesario hacer hincapi durante varias ge-
neraciones todava en que el verdadero Tesofo es aquel que
trasciende la idea de razas. Estamos aun muy distantes de la
realizacin prctica del gran ideal que Bertrn Keightly ex-
puso y que fu ensalzado por uno de los Maestros: "Soy Te-
sofo antes que ingls".
En conjunto hemos tenido iito en trascender las barreras
de los credos y sexos. Es, sin embargo, en muchos lugares,
particularmente en algunas Logias de la India, donde hay
miembros rgidamente ortodoxos, que es necesario todava
hacer hincapie en la igualdad de los sexos en los asuntos Teo-
sficos y en la organizacin y administracin de una Logia.
No creo que haya llegado el moment de omitir las pala-
bras "Casta" o "Color" en nuestro primer objeto. Si con-
sideramos la extrema rigidez que hay en este asunto en la
India, en relacin con los "descastados" y en los Estados
Unidos, en relacin con los negros.
Si slo se dice: formerr un ncleo de la fraternidad Uni-
versal", ser ms difcil que nunca hacer prctica, esa frater-
nidad y hacer de una Logia Teosfica el centro de los ideales
Teosficos.
Respecto al segundo objeto, convengo en que el studio
comparative de las religiones, se lleva a cabo extensamente hoy
da, as como el de las Filosofas y las Ciencias; pero en mi
opinion, la justificacin del segundo objeto est en que trata-
mos de reunir a las personas no meramente en el terreno ms-
tico de una mutua participacin en la naturaleza divina, sino
tambin sealando la base comn de todas las religiones, filo-
sofas y ciencias. Todava tenemos como Tesofos que realizar
una gran labor para demostrar que esa base comn, desde
nuestro punto de vista particular, no es el de las religiones
comparadas aceptado que atribuye el origen de las religiones a
la supersticin y a la ignorancia primitivas.
S estara, ciertamente, de acuerdo en aadir un cuarto
objeto para incluir a nuestros hermanos ms jvenes y tambin
a nuestros hermanos invisibles, especialmente a los primeros.


REVISTA TEosFzce. CUBANA


AGosTO


PG. 446






1929 REVISTA TEOSFICA CUBANA PG. 447

Hasta ahora hemos, por supuesto, dado por sentado que nues-
tros hermanos menores pertenecen a nuestra fraternidad; pero
quizs si prestaramos un nuevo servicio haciendo resaltar
ms la relacin con estos hermanos ms jvenes. Ciertamente
no estara de acuerdo con la manifestacin de Mr. Freeman
de que los intereses de los animals no estn incluidos en los
objetos de la Sociedad, tal como estn actualmente redactados.
C. JINARAJADAISA.













LA TEOSOFIA COMO FILOSOFIA DEL PENSAMIENTO
Y DE LA ACTION

CONFERENCIA DADA EN PARIS EL 23 DE ABRIL DE 1927


N la Literatura inglesa existe un poema muy conocido,
debido a la pluma de Georges Herbert, que vivi hace
doscientos aos. En l se lee lo siguiente:
"Cuando Dios cre al hombre, tena a su lado
una copa de bendiciones. Dmosle, dijo, todas las
posibles bienaventuranzas; que en l se compendien
todas las felicidades del mundo." Y el hombre tuvo la fuerza en
primer lugar; despus la belleza, la sabidura, el honor, la ale-
gra. Casi todo el contenido de la copa haba ya pasado al
hombre, cuando Dios se detuvo. De todos aquellos tesoros, en
la copa slo quedaba el descanso. "Si diera tambin esa joya
a mi criatura, dijo Dios, adorara l mis ddivas y no a m.
Adorara el descanso, el reposo en la Creacin y no al Dios
Creador y sera un mal para el Creador y para la criatura.
Que conserve, pues, las otras ddivas; pero en una agitacin
dolorosa. Sea l rico y que se fatigue para que, al menos, si
la bondad no le gua, que el cansancio le traiga al fin a mi
corazn".
Hay instantes en la vida del alma en que ese cansancio se
afirma da y noche. Son aquellos en que el alma quiere y debe
comprender; aquellos en que se present la pregunta: Qu
soy yo? A las almas que han llegado a ese punto de su evolu-
cin les present la Teosofa su doctrine psicolgica, su teora
del yo.
Ese problema del yo lo resuelve la Teosofa. Ella afirma
que todo ser human es un fragmento del Gran Universo. Ese
fragmento le llamamos el alma y llamamos Dios al process de
la vida universal. Qu lazos, qu relaciones unen aquella Uni-
dad a ese Todo, aquella alma a este Dios?
El concept que de Dios present la Teosofa es el de todas






REVISTA TEOSFICA CUBANA


las grandes fes, de todas las grandes religiones. Dios es el gran
todo, omnisciente, omnipotente, belleza absolute.
En verdad, cuando nos contemplamos con nuestros pecados,
con nuestras limitaciones, sobre todo a travs de las ideas cris-
tianas, nos parece Dios un ser transcendent, distinto de la vida
humana. Pero la Teosofa afirma que todas las maravillas
de belleza que en Dios estn, estn igualmente en el hombre.
El hombre es un fragmento que lo contiene todo. La Teo-
sofa proclama que el hombre tiene en s la naturaleza misma
de lo divino.
Qu debe ser, pues, nuestra vida en actividad diaria?
Nuestra vida debe consistir en manifestar lo divino que est
en nosotros.
Cuando piensan los cristianos en la relacin que les une
con Dios lo hacen, en general, como se dice en las reuniones
piadosas, para ponerse bien con Dios. La Teosofa afirma
que la finalidad, la nica finalidad de nuestra vida consist
en revelar lo divino que est en nosotros mismos.
Cmo, pues, puede el alma llegar a revelar al mundo las
joyas del divino tesoro? Una parbola titulada "los lapida-
rios", lo explica en estos trminos:
"Las gemas rugosas cuya superficie slo hace un instant
estaba cubierta de la arcilla secular, estn ahora sobre la mesa
del lapidario. El las coge una tras otra, y las coloca sobre la
rueda que gira rpida. A media que se pulimentan, se oye
un quejido agudo, como si la piedra preciosa llorase en su su-
frimiento. Pero el lapidario no tiene derecho a detenerse pues
conoce el fin y los medios. Una a una se ensanchan las facetas;
lentamente, seguramente, cada piedra toma su forma. Por fin,
a pesar de los quejidos, se terminal la obra. La gema refulge
ahora transmitiendo la pura luz del Sol, relumbra para rego-
cijo de las almas sin guardar nada para s."
Tal es la posicin en que nos encontramos. Somos diaman-
tes brutos colocados en la rueda del lapidario, para ser all
pulimentados, hasta que todas las facetas de nuestra alma re-
flejen armoniosamente las maravillas de la vida que enva el
Sol a la tierra.
Mas para recorrer todo ese process del alma humana, se
precisan muchas existencias. Sin una idea de larga series de
vidas a travs de las cuales debemos pasar para revelar poco
a poco lo divino que est en nosotros, es impossible comprender
cmo pueda llegar el hombre a la perfeccin.


PG. 449








Es preciso, digo, que el alma ocupe cuerpo tras cuerpo,
para hacer de ellos instruments de sus revelaciones sucesivas.
Esta es la idea que formula Tennyson, el clebre poeta ingls,
cuando dice:
"El seor alquil la casa del bruto al alma del hombre, y
el hombre dijo: Os debo algo? Y el seor respondi: To-
dava no; pero lmpiala lo mejor que puedas, y te alquilar
otra mejor."
As, pues, a travs de estas moradas carnales, cada una
de las cuales es temporal y nos conduce a otra mayor, nos ele-
vamos hacia la perfeccin de la revelacin de lo divino que est
en nosotros.
En el curso de esas vidas sucesivas, el objeto principal es
crear, producer, modelar, former. En cuanto comprendemos
lo que significa ese florecimiento de lo divino en nosotros, nos
damos cuenta de que la vida es una creacin anloga a la que
realize el artist que toma un bloque de mrmol bruto, y con
la imagen de esta estatua future en sus ojos, martillea y cin-
cela hasta que se ha quitado del bloque todo lo que no es su
image.
La vida, con sus torturas, sus sufrimientos y sus agonas
es una creacin continue, una escultura ininterrumpida. Los
dolores son el mallete y el cincel el escultor.
Si comprendemos que as es, trabajaremos tilmente, y
poco a poco se operar la revelacin de la imagen divina latente
en nosotros. La material que tenemos que esculpir, son nues-
tros pensamientos, nuestros sentimientos y emociones, nuestros
actos. Pensamientos, sentimientos, actos de la vida corriente,
he aqu la material que debemos modelar para revelar la ima-
gen divina.
Para ayudarnos a llevar a cabo este trabajo largo y di-
fcil, los grandes fundadores de religiones vienen en ayuda.
Hay en efecto una ciencia, una tcnica de ese arte de la es-
cultura del alma; y la religion es la filosofa misma de esa crea-
cin continue.
Cometemos errors sin nmero porque en nosotros existe
una dualidad. Por un lado, lo animal en nosotros. Por otra
parte tenemos un ideal que se opone a los instintos que nuestra
pasada herencia ha dejado en nosotros. Nuestros errors se
acumulan, pero la obra de la escultura tiene que continuarse,
.Sin cesar, sin descanso, debemos crear en nosotros, debemos
crearnos a nosotros mismos.


PaG. 450


REV:IsT-, TFosFic Cui3AN,


AGOSTO





1929 REVIsTA TEOSFICA CUBANA PG. 451

Pero aqu hay un punto particularmente important: hay
que crear, no hay que imitar.
Sin duda al comienzo de la vida no podemos privarnos de
imitar. El nio es un imitador. Pero slo cuando empezamos
a crear, empezamos a vivir. La verdadera vida cristiana no
consist en imitar las formas que de ella han dado los cristia-
nos del pasado. Slo cuando el alma crea su propia y nueva
forma del cristianismo, se convierte en el verdadero espejo de
la vida vivida por el Maestro que fund la religion cristiana.
Cada uno de los hombres ejecuta esa labor segn su tem-
peramento, en diferentes dominios: religion, ciencias, artes,
filantropa. A cada hombre Dios le ha concedido un don: su
particular temperament. Cada hombre es el revelador de un
aspect especial de lo divino y cada uno manifiesta al exterior
el arquetipo del pensamiento divino en l colocado. Unicamente
en la media en que creamos ese arquetipo en las formas visi-
bles de nuestra vida, percibimos la inmortalidad que est en
nosotros.
La meditacin no nos conduce a ese resultado. La ciencia
en el dominio de la cual se trata de probar la inmortalidad
por medio de fenmenos, no conduce tampoco al objetivo de
que hablo. Slo cuando hemos creado algo de esa imagen de
lo divino que est en nosotros, conocemos por experiencia per-
sonal un poco del misterio de la inmortalidad.
As como cada alma est destinada a la creacin, as el
mundo va creando perpetuamente. Hay grados en esa crea-
cin, razas en la evolucin humana. Unas son creadas senci-
llamente: otras con esplendidez. Cada raza es una historic
de la creacin humana.
Si se consideran as las cosas, se ve la cultural del mundo
desde un nuevo punto de vista. Entonces se present como una
series de creaciones sucesivas. Y si aceptamos la doctrine de
la reencarnacin, sabemos que nosotros mismos hemos tomado
parte en esas creaciones pasadas; de modo tal, que habiendo
conocido ya la inmortalidad por medio de nuestras creaciones
conocemos tambin lo que es Dios en realidad.
No es por medio de oraciones, no es por las maceraciones,
los sacrificios o la penitencia, como se llega al conocimiento
de Dios. Es creando, dando la libertad, en la naturaleza y en
la vida, a las fuerzas creadoras, que son el mismo Dios y que
est en nosotros.
Eso es lo que revela a Dios, que se descubre a media que








nosotros creamos, que formamos objetivamente la image de
Dios que est en nosotros,. exteriorizndola.
Qu importa que el alma d un nombre a ese conjunto de
que forma parte? Los nombres slo son etiquetas que se pue-
den cambiar; la realidad sobre la cual se fijan, permanece
igual. As, pues, al llegar al pinculo de nuestra creacin, nos
percatamos de que esas etiquetas slo son nombres; pues en-
tonces con nombres y sin ellos se conoce al mismo Dios.
Por lo tanto, si la obra de la vida consiste en crear, vemos
que la obligacin en que estamos consiste en observer una regla
con nuestras acciones.
Creamos para sentir nuestra unidad con el Gran Creador.
En esas condiciones, el verdadero pecado de esta religion es la
pereza. Estar satisfecho y gozar de la vida sin crear, ese es
el gran pecado en la vida del hombre. Se puede gozar de la
vida y crear; tanto en un caso como en otro, lo que importa
es la creacin. Lo esencial es que cada hombre produzca una
fuerza, emane una fuerza, traiga un cambio al mundo exterior.
Quizs al comienzo pueda parecer que produce efectos de-
plorables. Vale ms la maldad que la ociosidad. Vale ms la
fuerza que crea, que la ociosidad que deja al mundo en el es-
tado en que lo ha encontrado.
Debemos tener present sin cesar que nuestro verdadero
Evangelio es el de la produccin perpetua; que nuestro deber
consiste en crear, traer cambios, modificar la sociedad, modi-
ficar el Universo.
Para esto es preciso una virtud, la virtud de crear, descri-
ta por la Biblia que la llama inocencia de las manos, integridad
del corazn; virtud que consiste para el hombre en volverse
ese mito de que hablaba el Cristo.
Cmo llegar a ello? Podemos hacerlo bastante bien, obe-
deciendo al principio de esta liberacin de lo divino que est
en nosotros, no reclamando nunca un salario, no buscando ja-
ms una recompensa. Debemos actuar porque en nosotros est
Dios credor, y no para obtener la aprobacin de algunos o para
glorificarse y regocijarse del xito.
En una poesa titulada "El Salario", el poeta ingls Ten-
nyson ha expuesto magnficamente este concept de la vida:

"La gloria de las armas, de la oratoria, y del cantar,
gloria es que se funda en fugaz palabra, y se pierde en el mar.
Tampoco tiende el alma, tampoco ama la gloria,


PG. 452


REVISTA TEOSFICA. CUBAIST


AGosTO






1929 REVISTA TEOSFICA CUBANA PG. 453

slo por la virtud, y pugnando en justicia llegar a la victoria.
Lo nico que ella quiere es la gloria del ser,
de marchar a su frente, aun sin vencer.
La pena del pecado es la aniquilacin.
y si el premio a la virtud fuera a caer en polvo,
qu tendra de til el valor del tesn,
para llegar a ser una lombriz de tierra o gusano hediondo?
El alma no desea parodias de placeres,
ni salvacin austera del just que va al cielo;
no quiere reposar bajo verdes laureles,
ni gozar de un Edn que calme todo anhelo.
Lo nico que ambiciona es ir, alta la frente,
sabiendo que jams le alcanzar la muerte."

A partir del moment en que ha podido uno elevarse a ese
concept de la vida, se reconoce en verdad lo que es la pureza.
No hay ya idea del mrito ni aqu ni despus de esta vida, no
hay recompensa. Ya no se busca tan siquiera la aprobacin
de Dios. Desde ese moment surge la gloriosa vision.
Ya se haba obtenido la vision de la inmortalidad, ya el
hombre tena la vision de lo que es Dios. Ahora sucede otra
vision a aquellas. El hombre ve que es un miembro de una
multitud inmensa de trabajadores; que forma parte de la cohor-
te de los que conservan el gran program que va realizando
el divino Creador; se reconoce como uno de los discpulos de
los Grandes Instructores, que no anhelan ni desean nada ms
que otras ocasiones de crear o de ser instruments entire las
manos del gran Escultor para llevar a cabo la obra maravillosa
de la perpetua creacin del mundo.
Cuando hemos llegado a este grado de poder reconocer
que today vida verdadera es creacin, empezamos a ver que
todos los hombres son necesarios. Ninguno de esos hombres
es rival de otro; ninguna religion es rival de otra. La ciencia
no es enemiga de la religion; el arte no es rival de la filosofa.
Slo hay, en todos los dominios, un gran compaerismo para
llevar a efecto una obra comn.
Todos los actos de la vida, ya. se manifiesten en la Iglesia,
en el laboratorio, en el taller, en la granja, son necesarios para
que la revelacin de lo divino que est en el hombre, sea com-
pleta en toda la humanidad. Cada uno de nosotros tiene ne-
cesidad de muchos martillazos y cortes de cincel para que esa
revelacin se acerque. Las circunstancias varan en la vida;








los sufrimientos nos son impuestos para que cada alma pueda
revelar la belleza del arquetipo divino que est en ella.
Cuando nos esforzamos en reconocer a ese Dios latente en
nosotros, cometemos errors; pero slo son faltas; slo son erro-
res; no son pecados. Esas faltas revelan nicamente una tc-
nica torpe de nuestro arte de vivir.
Que el aprendiz de escultor estropee un bloque de mrmol
a causa de un golpe de cincel torpe, y no cometer por ello un
pecado. Ha sido torpe, no culpable.
Pero puesto que esta tcnica torpe puede perfeccionarse,
lo mismo que la del aprendiz escultor, no se pueden considerar
como pecados los errors cometidos.
Esto es lo que explica en trminos precisos, el gran mstico
suf Omar Khayam:
"Pues he aprendido lo siguiente: Sea que la luz de la
nica verdad lleve al amor, o que la gloria me consume por
complete, vale ms haberla vislumbrado un moment en la,
cantina, que estar ciego de ella. en la Iglesia".
Cuando Beatriz divisa al Dante, despus de su larga lucha,
hacia la luz, recorded lo que le hace decir el gran poeta de
Italia:
"S muy bien ya por instinto que la luz eterna resplande-
ciente en una sola vision, inflama de amor. Si alguna otra
cosa seduce al amante, no es ms que un rayo mal vislumbrado
de esa misma luz."
Por lo tanto, lucha tras lucha, sufrimiento tras sufrimien-
to, martillazo tras martillazo, ascendemos hacia la luz. Nos
imaginamos ver la luz, y nos engaamos. De ah el sufrimien-
to, debido a que vemos mal.
Hace muy poco, recientemente, un poeta americano, en una.
obra de insignificant valor literario, expona esta leccin en una
composicin potica, titulada "El Ltigo":
"' Qu ms da el sufrimiento! Qu me importa que mi
corazn se rompa! Hay palabras que debo escribir, hay can-
ciones que debo cantar.
"De Foe (el autor de "Robinson Crusoe"), ha dado ala-
ridos en su asilo. Raleigh ha gemido en su prisin. Sha-
kespeare, Dante y muchos otros, han gritado bajo el ltigo.
Cmo un pobre vagabundo iba a ser poeta sin ser encarcela-
do, o al menos sin lgrimas y sin tortura?
"La obra de la vida es amarga. Rmpanse, pues, vuestros


PG. 454


REVISTA TE, OSFICA CUBANA


AGosTO







1929 JiEVISTA TEOSFICA CUBANA P~G. 455


corazones! Hay palabras que se deben escribir, hay canciones
que se deben cantar."
As es como hay que comprender el sufrimiento, las tra-
gedias de nuestras existencias. Si pudiramos ver detrs de
esos sufrimentos, as como vemos en invierno un seto en el que
no se ven ms que ramas y espinas, con la vision prxima de
la rosa que florezca en la primavera, igual que lo canta el Dan-
te en los versos que siguen, entonces aprenderamos la leccin
ltima de la vida. Escuchad lo que el Dante dice:
"He visto todo el invierno las duras espinas; mas he aqu
una rosa que ha florecido en este tallo..."
Aqu abajo, en el invierno de nuestra vida, podemos ob-
tener una vision de la rosa de la primavera. Si aprendemos
que la vida no es la felicidad ni el sufrimiento, sino una crea-
cin continue, llevaremos a cabo nuestra obra por medio de la
dicha, por medio del sufrimiento. Qu se precisa para alcan-
zar tal resultado? Por de pronto, cambiar los mviles de nues-
tros actos. No reclamar recompensa, salario, ni material ni
spiritual. Despus, encontrar en nosotros esa pureza que hace
que seamos realmente libres, que la creacin es una obra que
se basta a s mismo, y no un trabajo que deba ser retribuido.
Despus, si hemos obtenido esa vision de la inmortalidad
de Dios, si comprendemos el companerismo en el servicio, lle-
.If r.-ii[.., al conocimiento de lo que es realmente la salvacin.
Quedamos libertados de esta pequea personalidad que encie-
rra al Dios en nosotros, y llegamos a la vision del Creador en
n:~osotros mismos.
Conocer la unidad de nuestro yo y del Creador, tal es la
salvacin. Cuando la conciencia humana sabe que la criatura
es el mismo Dios, ve a Dios, ya no ve a la criatura.
Esto es como decir que la salvacin no se obtiene por la
plegaria, por la meditacin, por las buenas obras. Se obtiene
por la utilizacin de todo esto en la creacin de una vida que
reconoce lo divino trabajando en nosotros, para crear y para
ofrecer al mundo.
Poco import que entendamos que esta ofrenda se dirige
al hombre o que se dirige a Dios; cuando se sabe lo que es
ofrecer la propia creacin al mundo, est uno salvado.


C. JINARAJADASA.


1929


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 455














C. JINARAJADASA


En las primeras pginas de su nuevo
libro "Dioses eneadenados", aparece la
siguiente aclaracin:

NTES de comenzar la lecture de mis conferencias, per-
mitidme que haga alusin a dos errors que se han
S cometido a propsito de mi nombre.
En primer lugar, mi nombre no se pronuncia
como vosotros lo hacis en castellano, esto es, "Ji-
narajadasa", aplicando vuestra fontica de la letra J.
Es un nombre que deriva de la lengua del Buddhismo, el
Pal, y se pronuncia como si una Y substituyera la letra J,
esto es: "Yinarayadasa".
En segundo lugar, yo no soy Carlos, ni Carlos W. como
hasta mis amigos tesofos lo screen. Si yo me llamase Carlos
-nombre de un Santo cristiano-implicara que yo habra sido
bautizado.
Ahora bien: Yo he recibido en el Vaticano la bendicin
papal. Ms aun: Su Santidad tuvo a bien dirigirme algunas
palabras. Pero esto no basta para hacerme cristiano.
Fui cristiano en mi vida anterior sobre esta tierra; pero
en mi vida present he nacido buddhista.
La inicial C que yo uso, no est para indicar el nombre
Carlos; est para indicar el nombre de mi familiar. Mi nombre
personal es Jinarajadasa. Entre nosotros, por lo general, no se
emplea el nombre de la familiar, sino el personal,
El nombre de mi familiar deriva de una propiedad en la
isla de Ceylan y slo sus miembros sabemos cul es ese nombre.
Es lo mismo que si en Espaa se dijera don Enrique de Villa
Hermosa.
Por otra parte, nada importa cul sea el nombre de ri
familiar, puesto que muy pocos son los que lo. saben, aun en la
misma India, no obstante ser yo all muy conocido.
El nombre personal Jinarajadasa est compuesto de tres





REVISTA TEOSFICA CUBANA


palabras: Jina, que significa Vctor; Raja, que significa Rey,
y Dasa, que quiere decir Servidor.
Buddha, como fundador del Buddhismo, vivi pobre; fu
un Sanyasn; pero la grandeza de su alma fu tal, que la ima-
ginacin buddhistica le llam el Rey Victorioso.
Y yo, nacido en el Buddhismo, partidario de mi Seor, el
Buddha, soy su Dasa, esto es, Su servidor.
Mi nombre, traducido a los idiomas occidentales, significa,
pues: El Servidor del Rey Victorioso.
C. JINARAJADASA.



EL SR. JINARAJADASA EN AMERICA

SON Arturo Montesano Delchi, una de las ms sobresalien-
Stes figures de la S. T. en la Argentina, ha dedicado a los
hermanos chilenos sus impresiones y experiencias personales
del Sr. Jinarajadasa, anticipando a aquellos hermanos las ca-
ractersticas especiales de la gran figure para que en su viaje
a Chile coadyuve a. armonizarla con la idiosincrasia de los
chilenos.
Por su inters general extractamos de su artculo apare-
cido en el estimado colega Revista Teosfica Chilena, de enero,
unos fragments:
"El Sr. Jinarajadasa da la impresin de ajustarse al prin-
cipio de obtener el mximo rendimiento en el menor tiempo
possible, aunque no con el menor esfuerzo. Para traducir en
prctica este principio se requieren algunas condiciones espe-
ciales. El las tiene todas y con creces.
Es siempre puntual y exacto. Si se anuncia una confe-
rencia para las 18 horas, se puede estar seguro que a las 18
horas en punto aparece en el local designado.
Esa exactitud la usa tambin en todos los actos de su vida;
as se explica cmo pueda realizar sus trabajos tan enormes y
distintos, como ser: dar conferencias, tomar apuntes y datos,
conceder entrevistas, escribir artculos, contestar preguntas
por escrito, recibir a cualquiera que desee verlo y actuar en
las varias instituciones de que forma parte. Cada cosa en su
moment y a cada persona los minutes que le ha concedido.
Cuando ha transcurrido ese tiempo, da un corte corts pero
terminante y ya no hay nada ms que hacer. Las tertulias y


PG. 457






REVISTA TEOSFICA CUBANA


las conversaciones, por agradables que pudieran ser, las subs-
tituye con el cumplimiento de los deberes inherentes a la mi-
sin que se ha impuesto y que para l constituyen su supremo
Dharma.
No se puede negar que para nuestro temperament latino
esta actitud produce algunas desilusiones. Pero pasa el tiem-
po, se reflexiona sobre lo ocurrido y toda persona sensata no
puede menos de reconocer que l procede bien. El Sr. Jinara-
jadasa lo sabe, confa en esa reflexin y sigue tranquilo su ruta.
Hemos observado que no le falta ninguna de las virtudes
que se exigen de un discpulo muy adelantado.
Jams pierde la serenidad; jams se impacienta; jams
se le nota un acto descorts, ni jams le abandon esa dulce
sonrisa que da un aspect tan atrayente a su rostro. Discrete
siempre, debe ser magnnimo con sus ms severos crticos, co-
locndose en sus respectivos puntos de vista y dndoles razn
en sus observaciones. Practice la devocin, no con plegarias
ni con oraciones, sino con la fidelidad a sus ideales, a sus su-
periores jerrquicos y a todos sus semejantes.
El dominio de su palabra es absolute. No dice ms ni
menos de lo necesario. Es muy parco en elogios y a veces slo
los transmite con una sonrisa o con un ademn. No atiende
reconvenciones contra nadie ni conoce lo que es hacer repro-
ches. Cuando se le crea una situacin incmoda le pone fin
con una frase corta, corts y firme.
Sus conferencias son models de orden y de arquitectura.
Todo est en su sitio. Todo fluye con perfect claridad, de
una manera espontnea y natural; todo es lgico y sincero y
todo est perfectamente adherido a la tesis central. Imgenes
hermosas y observaciones sutiles, a veces chistosas, matizan las
exposiciones doctrinarias, hacindolas ms fcilmente asimi-
lables.
Mantiene fija la atencin desde el principio hasta el fin y
dice las cosas ms profundas con sencillez encantadora. Entre
l y el pblico hay una perfect y constant interpenetracin.
Al mismo tiempo que de su boca en voz armoniosa salen las
palabras, de toda su persona irradian continuamente efluvios
de afecto, de amor, de sentimientos fraternales. El cerebro
da el concept, el corazn da el calor y toda su aura llena el
ambiente. Se podr o no estar de acuerdo con l; pero cuando
se le oye hablar se siente toda su bondad y toda la pureza de
su alma. Por eso se le admira y se le quiere.


PG. 458


AGOSTO








El poder de observacin del Sr. Jinarajadasa es tan grande
que su ojo se podra comparar a un microscopio. Todo lo ve y
todo lo retiene. Igualmente muy fino es su odo, que percibe
las menores palabras pronunciadas en medio del bullicio y a
cierta distancia. Lo que va a continuacin lo corrobora.
Dice:
-Se puede ser til dentro de nuestra Sociedad de muchas
maneras. El que no sabe hacer un discurso o escribir un ar-
tculo que haga una pequea obra de arte. Aqu veo, por ejem-
plo, una lmina de los Himalayas con un marco que estara bien
para encuadrar una escena romntica. Por qu nadie lo cam-
bia? Y si no se puede hacer obra de arte, que se quite el polvo
a los muebles.
Y al decir esto toma un pauelo y quita de un mueble el
polvo que lo cubra.
Su pasin predilecta son los nios. Cuando habla de ellos
se exalta; cuando los ve se enternece; no permit que se queden
de pie o que se les canse retenindolos a deshora en las fiestas.
Una noche suspendi la ceremonia de la Tabla Redonda porque
haba transcurrido demasiado tiempo con la iniciacin prolon-
gada de los candidates. Agreg que no tenamos derecho de
sacrificar a los nios que formaban parte de esa Orden pri-
vndoles del descanso necesario. Le hemos observado practi-
car constantemente el precepto evanglico "Dejad que los ni-
os vengan a m". Y l, que evita con evidence cuidado el
excesivo toqueteo de las personas mayores (1), deja a los nios.
que hagan con su persona lo que mejor les agrade.
En Montevideo nos pregunt en qu hotel de Buenos Aires.
se albergara. Le respondimos que le habamos reservado un
departamento en el Plaza Hotel, que es el mejorde la ciudad.
Casi apenado nos contest:
-Para qu tantos gastos? Si con un cuarto tengo de sobra.
Una noche en que nos citaba para el da siguiente, aludien-
do a la despreocupacin que reina entire nosotros respect a la
exactitud en la hora de llegada a las reuniones, dijo:
-Quedan citados para maana a las 21 horas, en punto...
pero hora de reloj, no hora teosfica.
Al Sr. Jinarajadasa no le gustan los abrazos. Creemos
de nuestro deber declararlo as, a fin de evitar sea mal inter-
pretada su actitud al respect. En tres ocasiones distintas
hemos visto el abrazo quedar interrumpido a mitad del camino,
(1) Vase "La Voz del Silencio".


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 459








con un gesto de sus manos, gentil y corts, pero decidido. Una
vez fu un hermano y otras veces fueron hermanas quienes
queran dar a su entusiasmo esa exteriorizacin.
Desde que el Sr. Jinarajadasa ha pisado el suelo ameri-
cano, lo que antes era una especie de nebulosa ha ido adqui-
riendo ntidos contornos. Ante mi mirada hiperfsica se des-
pliega, con toda la magnificencia de sus mirficos colors, una
alborada prometedora de paz y de guerra. Parece un ana-
cronismo unir estos dos trminos; pero no lo es. La paz, la
paz internal y divina, slo se la posee despus de haber gue-
rreado con valenta y tesn contra todo lo que intent poner
un lmite a la libre manifestacin y expansion de la vida, de
la Vida que lo es Todo, que es Dios, Libertad, Felicidad, Be-
lleza, Justicia, Liberacin.
Y en esa vision alboral veo tambin dibujada con lneas
bien definidas la plcida figure de Jinarajadasa trayendo su
Mensaje. Quizs la esencia de dicho Mensaje no salga nunca
de sus labios; pero quien est en condiciones de oir, oir."

'Cortesa de 'El Loto Blanco".


i~a~s""~sp~r~~l


PG. 460


REVIST Tr&OSricA .,CuB&-,T


AGoSTO














UNA VISIT PROCER


DE "LA LIBERTAD", DIARIO MADRILEO (1)

A pasado en breve viaje por Espaa el Vicepresidente
H de la Sociedad Teosfica Universal, seor Jinaraja-
dasa, sin que las escasas noticias que di la prensa
dejaran traslucir la importancia transcendental del
paso de esa ilustre personalidad. Otros sucesos son
ms ruidosos, otros personajes llaman la atencin con
su atavo deslumbrante de ttulos y cargos, otras cuestiones in-
teresan o cautivan la curiosidad de la mayora de las gentes.
Pero todo ello cede el paso a nuevos temas de la llamada actua-
lidad y se desvanece su recuerdo y ms aun su influencia en
brevsimo tiempo.
No as en el suceso antes aludido.
Cuando suena la Verdad no produce aspavientos, ni se re-
cibe con access de histerismo. No suelen acompaarla triun-
fos resonates, vanos y pasajeros, como todo lo human; mas
difunde en su derredor una atmsfera de paz y de bienestar
que invita al recogimiento ms que al ruido; deja tras ella
suave estela luminosa, invisible para quienes se envuelven en
el tumulto inquieto y nervioso de la violent vida modern, pero
que para aquellos que la oyeren con nimo acogedor y corazn
puro, es siempre visible como faro salvador que les sirve de
gua a lo largo de los tiempos futuros.
Y aquel viajero prestigioso, lumbrera cierta de la Huma-
nidad, ha dejado tras s un ambiente de simpata, de sana cu-
riosidad y de interrogadora sorpresa; ha llegado su voz a lo
profundo de innumerables espritus que vivan desolados en
el yermo materialista de la cultural occidental; ha despertado
(1) Reproducimos gustosos este artculo publicado por el diario La Libertad
de Madrid, para recorder la magnfica impresin y el clamoroso xito que produjo
la visit del doctor Jinarajadasa a Espaa. Ya saben nuestros lectores el xito ob-
tenido en todos los pases de Amrica que ha visitado y en Cuba obtendr igualmen-
te el triunfo que su saber y su elevacin spiritual merecen.-(N. de la D.)






REVISTA TEOSFICA CUBANA


un vislumbre de consuelo en muchas personas de sentimien-
tos religiosos, pero que no se adaptan, ni son adaptables, a los
dogmas estrictos de las religiones, o que viven atemorizadas,
en angustia de toda hora, ante la posibilidad de una nueva
vida de tormentos espantosos, tan poco cohonestables con la
infinita bondad de Dios, que no puede hacer diferencia entire
sus hijos, cualquiera que sea el nombre que le den o la lengua
en que le imploren, y que no puede odiar, aunque se le desco-
nozca, porque El es Amor.
El Vicepresidente de la Sociedad Teosfica Universal ha
dado conferencias pblicas en Madrid, en Barcelona y en Va-
lencia, y la consecuencia tangible, y por ahora, es que todo te-
sofo se ve solicitado por numerosas personas a informar acerca
de aquel iluustre visitante y, ms que nada, acerca de las ideas
que tan maravillosamente apunt, y esto es porque habl el
lenguaje de la Verdad.
Y al decir que habl el lenguaje de la Verdad no lo de-
cimos porque coincidiera con una ideologa que nos es fami-
liar; habl el lenguaje de la Verdad porque el pblico hete-
rogneo, de toda suerte de ideologas, unnime, le entendi
y aplaudi. Pero ms bien que aplauso, lo que manifest es el
estado de comprensin, de asentimiento, ms aun de alegra,
que sera a primer vista inexplicable; pero que se siente cuan-
do se conmueven las ms profundas fibras del ser, porque a.
ellas lleg la nota armoniosa de la Verdad; y la. divina facul-
tad de la intuicin, ms elevada que today otra forma de conoci-
miento, la comunica a nuestro cerebro fsico en tal situacin
de superexcitacin spiritual como la producida en aquellos
moments, cuando la voz, llena de simpata, de elocuencia, de
conviccin y de musicalidad de tan gran orador nos hablaba un
lenguaje muy superior a nuestro habitual estado mental y a
nuestra cultural.
Caus alegra y dej inquietud y curiosidad, porque sus
palabras y sus concepts presentaron una nueva y ms con-
soladora razn de ser de nuestra existencia, por la cual se res-
tituye al hombre a su noble misin de colaborador en el plan
de Dios, mostrndole que es un artfice cooperador con el Su-
blime Arquitecto del cosmos y no criatura debida al capricho
creador, en el desdichado papel de sujeto paciente y vctima
de la clera divina si se aparta de leyes que su creador le im-
pusiera. En trminos muy bellos y con inspiradas imgenes
habl el sencillo lenguaje que emplea la modern Teosofa,


P~G. 462


AGOSTO






REVISTA TEOSFICA CUBANA


Evangelio de consuelo y felicidad, tan necesario en un mundo
lleno de dolor, de violencia, de ansiedades y de injusticias.
Es la Verdad, que lleva dentro de s el calor comunicativo
y la llama inspiradora que ilumina nuestro interno y verda-
dero Yo; pero que, expuesta por hombres dotados con la su-
perior iluminacin, excede el mbito del auditorio y se vierte
al exterior, fecundando la tierra preparada por la humilde
semilla que obreros modestos lanzan diariamente al mundo
en sus abnegadas propaganda. Es la Verdad, que no puede
guardarse egostamente, fu preciso darla a los dems, para
que a ellos llegue tambin la felicidad, la paz y el consuelo que
en, nosotros produjo does preciados, que llevados al mundo le
.i:'.:I cada da un poco mejor, porque ir comprendiendo su
razn de existir y porque le revela un nuevo orden de cosas,
lgico y admirablemente, just y sabio.
No puede la mente modern encajarse en los estrechos
moldes, de los dogmas establecidos por los hombres, ni fcil-
mente puede adaptarse a las normas de las antiguas religio-
nes. Cada una de stas desempe su misin en su tiempo y
era adaptable al moment en que fu creada. Hoy, ms que
nueva religion, lo que el hombre modern comprende, si est
desarrollado espiritualmente, es la religion en el sentido ge-
nrico y universal. Lo que ms se comprende y asimila hoy
es que todas las religiones tienen en su interior, ms o menos
envuelto en ropaje doctrinal y dogmtico, la misma, la nica
Verdad; y que en lugar de hostilizarse y de considerarse como
rivals, en vez de pregonar cada una que ella es la nica ver-
dadera, debieran todas unirse fraternalmente, porque todas
ellas contienen la Verdad.
No tiene nombre particular la Verdad, ni es privilegio de
nadie; ella est en la entraa de cada cosa; est en nuestro in-
terior y nada importa el ropaje con que la vistamos, que pu-
diera ser ms bien un disfraz. Ella nos descubre que somos,
en realidad, hijos de Dios; mas no en sentido literario ni en
sentido alegrico, sino con plenitud de realidad, que de El
procedemos y a El hemos de volver todos y que siendo una
part de El hemos de desechar toda idea de condenacin ni de
castigo; que no hay ms que depuracin y perfeccionamiento
gradual, aprendiendo la leccin en propia cabeza, pagando es-
trietamente las consecuencias de nuestros actos, no como cas-
tigo, sino como reaccin natural, por ley tambin natural e
inex orable. Y cuando, en un future remoto, hayamos apren-


PG. 463





PG. 464 REVISTA TEOSFICA CUBANA AGOSTO

dido la leccin totalmente y nuestras deudas se hayan pagado
en toda su integridad, volveremos al seno del Padre. Y no
como una beata contemplacin, sino participando de su misma.
gloria y dicha, incomprensibles para nuestro limitado cerebro
fsico.
Esto y much ms iba envuelto en lo que ha proclamado
el ilustre Vicepresidente de la Sociedad Teosfica Universal
ante nuestros pblicos.
Esto es lo que proclama y ensea la Teosofa.

C. ROSENKBEurTZ













































.c :.

DR. C. JINARAJADASA
Tesofo eminente que desembarcar en la Habana el 29 de
Agosto prximo













JINARAJADASA, EL TAUMATURGO


1 furamos a estudiar la individualidad que el mundo
teosfico admira bajo el patronmico de Jinarajada-
sa como a un flgido diamante, la ms atrayente de
sus facetas, sin duda alguna, sera la faceta artstica.
Porque el autor de "Fundamentos de Teosofa" es,
sobre todo otro matiz de consideraciones, un artist.
Estos artists excepcionales se nos presentan como estu-
pendos receptculos de motivos calotcnicos, tan eficientes en
su miriada de modalidades, que la vida parece ser, para ellos,
no ya un motivo ms de Arte, sino la mxima fuente de arts-
ticas emanaciones.
Jinarajadasa naci en Ceyln y estudi en la Universidad
de Cambridge, donde se doctor en Ciencias. Tuvo el raro
privilegio de ser, con Mr. Leadbeater, uno de los profesores
de Mr. Krishnamurti.
En todos los moments de su vida se ha destacado como
un profundo filsofo de los que inquieren la verdad por todas
las sendas, iluminado por los destellos de esa rara lmpara
luminosa que es una intuicin, tan potente, que a travs de las
mallas estticas avizora todas las sendas. El resultado de esta
labor ha sido. su genial concepcin siempre saturada de Be-
lleza...
Cuando el mundo profano, en el campo literario, admira a
los prncipes del estilo, desde Flaubert hasta Saint Victor,
desde Balzac hasta Dickens, no puede colegir cun superior es
la manera concepcional, lo que vulgarmente se llama la forma,
en este Pestalozzi sublimado con los artibutos de Renn, la
inquietud de Voltaire y la inagotable facundia "del padre
Hugo"... Porque el seor Jinarajadasa es, ms que otra cosa,
el literato de la Teosofa. Sus artculos son bellsimas crni-
cas, en las que no sabemos cmo localizar nuestra admiracin:
si en la idea vibrant que nos da la sensacin del perfume, o
en el estilo sedatil que nos habla de las estrellas. Jinarajadasa,








ms que el escritor, es el cronista, de la Teosofa. S; pero un
cronista muy nuevo, muy modern, muy original, sin influen-
,cas, sin precursores. Si tiene maestros literarios, es Annie
Besant; slo ella tiene la potencia necesaria para hacer que
:sus frases rotundas y viriles reaparezcan coruscantes en los
:floripondios que construye este orfebre de la frase, este alqui-
mnista de la idea.
Las consecuencias de todo esto son tangibles; por ejemplo:
sobre Reencarnacin han escrito todos los descollantes autores
de la escuela teos6fica; pues bien, cuando leemos el libro de
Jnarajadasa, sin poderlo remediar, decimos: "Aqu est
todo lo que falta en los otros"; y desde ese moment nos pare-
ce que conocemos mejor ese cariz del ideal.
Hay una poesa en la cual no se necesita medir los renglo-
nes, contando las slabas, "para ponerles consonantes en las
puntas", tal vez porque el ritmo campea en la misma frase, en
su Sintaxis, qu s yo; el caso es que esa poesa se encuentra
en la prosa del autor de "En Su Nombre", con tan sutiles to-
nalidades, que nos admiramos de la magnificencia ubrrima de
su estro.
Para H. P. B. la vida teosfica fu lucha, para A. B. es
encauzamiento, para Ch. W. L. luminosidad, para J. K. es ale-
gra; pero para Jinarajadasa es un manantial inagotable de
poesa creadora. Los que le han tratado en lo ntimo, aseguran
,que se encuentra a gusto en todas las situaciones, en todos los
ambientes. Donde quiera que se encuentre, l es el centro.
Cuando miramos a los ojos de los retratos de la seora
Blavatsky, en seguida pensamos: detrs de esos ojos haba un
mundo; cuando atisbamos los de Annie Besant, parece que nos
van a sacar todo lo que tenemos all dentro; pero cuando vemos
los ojos de este raro sacerdote, sentimos una dulce sensacin
:de caricia a flor de piel...
Cuando auscultamos rasgos, matices, detalles de la vida
de Mr. Jinarajadasa, nos parece que l march a la vez por
los tres senderos, con pasos tan firmes, que no sabemos dife-
renciar su tonalidad congnita, su tnica. Como hombre de
accin, con decir que es el trabajador Vice-Presidente de la
Sociedad Teosfica (1), se ha dicho todo para los tesofos en
activo que abarcan la magnitude responsible de la obra a reali-

(1) Como saben nuestros lectores, hace muy ooeo declini e1 cargo para de-
icarse a propagani a aun ms active.


REVISTA TEosFZ~ICA C;UBAINA


AGosTO


-PiG. 466






REVISTA TEOSFICA CUBANA


zar. Como devoto, no podemos olvidar al autor de "El Trabajo
del Seor", "En Su Nombre", "Teosofa Prctica" y "Flores
y Jardines"; pero menos aun podemos dejar pasar desapercibi-
das sus piadosas conferencias saturadas siempre de una encan-
tadora ternura spiritual. Como hombre de conocimientos, sus
investigaciones sobre Qumica Oculta, sus "Primitivas Ense-
fianzas de los Maestros" y sus "Fundamentos de Teosofa"
han servido para marcar imborrables huellas de su fire saber
en la modern Teosofa.
Mente slida, potente, de races hondas, ha inquirido los
ms meritorios secrets de la ciencia modern, y luego, con su
gran arte de privilegiado, ha dado a los hombres las mismas
enseanzas clarificadas por la esplndida luz de la Brahma-
Vidya, a la manera del orfebre que desgrana las pepitas de oro
virgen y las present a la venusta en ajorcas de capricho.
Si la ciencia modern pudiera presentarse a nuestros ojos con
Ja cromtica disimilitud de un heterclito jardn, las rosas ms
purpreas seran, sin duda, las presentadas por este floricultor
para que las abejas inquisidoras libaran miel pura en sus pis-
tilos y las cachipollas de Minerva aletearan en sus auras, bajo
la plata fulgente de la Enlutada.
Los libros, las crnicas de este pendolista de las ideas
tienen, a mi ver, otro mtodo singular: sus trabajos-los ex-
tensos igual que los cortos-parecen siempre escritos de una
sentada; son de un solo bloque, de una sola pieza. Parece que
,l autor lo tena todo en la mente al empezar, y cuando empez
su labor, hasta terminarla, ya no hubo razn alguna interrup-
tora, como si espiritualizara aquella conciencia que obligaba a
Montaigne a "quitar la escalera" por donde ascenda a laborar,
no fueran a aparecerse los duendes que opiaban al pobre
lobffman.
La Teosofa, por s sola, es un foco potent de clara luz
cuyos fulgores iluminan cuantos antros tocan sus haces lum-
icos; pero el Vice-Presidente de la Sociedad Teosfica tiene
el raro powder de enflorarla de una maga belleza tan fascinante,
que le da prestigious de Proteo a la comprensin de todas las
mentes.
Por much que buscramos en el campo de la Ciencia, del
Arte, de la Filosofa, de la Poltica, de la Historia, de la Reli-
gin, etc., con today seguridad que no habramos de encontrar
otro escritor cuyas ideas fueran tan claras como las de este
rare pensador, que nos da la plstica, sensacin del agua que


PG. 467


]J .i_






PG. 468 REVISTA TEOSFICA CUBANA AGOSTO

brota mansa y clara del cristalino manantial, en las produccio-
nes de su mente singular. ,Se comprende, leyndolo, hasta dnde
puede ser dilatado el horizonte que abarca un cuerpo mental,
cuando se sale del plano inferior y dilata sus motivos por las
mansicas lindes sin fronteras.
Las ms altas cumbres a que pueda aspirar en la send
egosta un alma esplndida estn abiertas ante l. Conoce todas
las sendas por las cuales se puede ascender a la "serena" re-
gin de las nieves perpetuas en la cordillera de los Himalayas.
Pero no sube a esas cimas, no asciende a esas regions, hasta
que vea que la gran falange de sus hermanos han encontrado
tambin, el trillo que les permit, con l, iniciar la ascensoria
peregrinacin. Es que quiere seguir ayudando a los viajeros;
es que quiere seguir enseando la manera de desbrozar la ruta
a los viandantes entorpecidos por el ramaje spero de la selva.
No hay un solo sector a todo lo largo de la lnea en el cual
no se le encuentre en su puesto de honor, cumpliendo su deber
en la forma ms til, ms provechosa a todos. Sus grandes
poderes estn al servicio de la Teosofa; pero siente una como
necesidad de hacer multiple su labor, repartiendo sus activida-
des eficaces en todas las adherencias de la misma, no con la
fiebre tumultuosa del poseso, sino con la serena conciencia del
perseverante que aprovecha ocasiones, motivos, circunstancias
para que la vala de su servicio se calibre por el grado de su
importancia prctica para el mayor nmero.
Su religion es la budista y, como tal, es "limpio de
corazn".
Si habis ledo las inspiradas pginas que ha dedicado a
la infancia, no podis por menos que reconocer su gran capa-
cidad como educador, sus incomparable facultades de escultor
de almas. Nadie, con ms precision, ha establecido la radical
diferencia que hay entire la Teosofa y la Sociedad Teosfica...
En estos das, a juzgar por las noticias ltimas, la Habana
va a tener el grato placer de albergar en su seno al excelso
Arhat. Si ello es as, si somos tan felices que estas volanderas
idencas sean a manera de vibraciones fraternales que se ade-
lantan, ms adentro, para ir a la antena de su alma pura a lle-
varle un devoto mensaje fraternal muy solemne, muy po...
Jos DEL C. VELASCO,













LA SINFONIA DEL YO


Lucubracin meditada ante el Abra
del Yumar: boca de un trasmundo in-
menso que, en la noche, se traga las
sombras, y, en el da, repite los ecos...

A noche cae como un nirvana de unificacin sobre la
diversidad perceptive de las cosas; todo se hunde en
ella, todo en ella se precipita en uno como anhelo in-
finito de integracin universal...
La noche es la gran integradora: como un papel
secante absorbe formas y colors, confundindolos en
un borrn comn...
Observador y paisaje se han unido entire las fauces negras
de la noche. La diversidad de la Creacin se ha unificado a
travs de las mallas de la sobra...
Todo parece haber hudo en un xodo de horror hacia un
All lejano... La calma de la tiniebla ha impuesto su silen-
cio sobre la inquietud de las cosas. Sin embargo, la nota de la
sombra late silenciosamente bajo el felpudo de la noche...


Todo se ha borrado, todo ha enmudecido: pero quien sepa
or percibir la nota de la Creacin latiendo quedamente; quien
sepa ver observar el perfil impreciso de lo que le rodea, pre-
tendiendo merger de su naufragio. Y es porque en este uni-
verso de nuestra percepcin, a pesar del "hilo de oro" que en-
sarta como cuentas la diversidad de lo manifestado, cada cosa
quiere desesperada y rabiosamente persistir separada de su
congnere; cada ser quiere conservar su modalidad y evolucio-
nar su Conciencia en uno como anhelo natural de vida y perfec-
cin. Ya lo dijo el Aeda:

... Yo persisto, pretritas normas
confirman mi anhelo, mi sed de existir...






PG. 470 REVISTA TEOSFICA CUBBhA AGOSTO

Todo se ha borrado, todo ha enmudecido: pero quien sepa
or percibir el murmurar del apacible ro soando una casca-
da; quien sepa ver observar el contorno del inclinado monte,
en la actitud de un hombre que media, ante la oquedad negra
del valle nervioso de sonidos... Todo aparece agarrado de-
sesperadamente a su ser, impelido por el acicate del deseo o des-
lumbrado por la estrella interior de un ideal...
El aliento de la Creacin es un gran Yo, repetido eterna-
mente por la diversidad infinita de las cosas..
La muerte, como la noche, borra las personalidades en una
amorfa integracin; pero en el centro de las individualidades si-
gue latiendo separadamente cada yo, con sus aspiraciones y su
tnica distinta, as como en la interpretacin de la pieza musi-
cal se distingue separadamente cada nota en la armona del
conjunto:
Todo se borra en la noche como en la muerte, pero persiste
en latencia para reaparecer despus... i Eterno ritornelo del yo!
Todo se v para volver de nuevo, en una sucesin maravi-
llosa de cinema. El Plan del universe est basado en una cons-
tante regresin y en un perpetuo advance. Seres y cosas vivern
en una ininterrumpida ebullicin de sstole y de distole. Todo
cuanto pase una vez por cualquiera de los infinitos puntos de
cualquiera de los universos posibles, tendr que volver a 61
tantas veces como las que sean necesarias para conocer sus di-
mensiones. Eterno ritornelo del yo!
Dios es el yo raz del cual emana el nmero inconcebible de
todos los dems yoes, que, estando separados, son EL...
Dios es el YO supremo; el Ser Total, sumado ms all del
nmero infinito de los'seres, que, estando separados, son EL...
Por boca de Moiss Dios dijo que EI, era el Yo supremo:
YO SOY QUIEN SOY
Revelndole con esto al Hombre la importancia del Yo. Y
dejndole llegar a la reflexin de que la Omnipotencia del Todo
viene de la potencia de cada una de sus parties.
Amar el Yo, ser "yosta" equivale a adquirir poder para,
agregar a la GRAN SUMA. Ser "yosta" no quiere decir que se
sea egosta; antes bien, todo lo contrario; amar a uno en detri-
mento del amor de tanto otro, es retardar el florecimiento de
energas que fructifican con amor...
El amor de ti, reflejndose en el amor de otros, llega a lff 1






1929 REVISTA TEOSFICA CUBANA PG. 471

conquista supreme del amor de Dios, que es una etapa del eterno
ritornelo del yo...


Bajo el felpudo de la noche el ro murmura, soando una
cascada; el monte se inclina meditando en la oquedad del valle
nervioso de sonidos, y, yo en la actitud pasiva de mi contem-
placin, he logrado una posibilidad: asistir a la muda Sinfona
del Yo, coreada por la Creacin, en un desesperado anhelo de
existencia

ANTE LA ETERNIDAD DE LO PROBABLE...

EVELIO VEGA.
Matanzas, junio 5 de 1929.












KARMA YOGA

POR
SWAMI ".3L'K:ANANDA

(Continuacin.)

III
EL SECRET DEL TRABAJO
Ayudar a los dems fsicamente, en sus necesidades fsicas,
es, en verdad, grande, pero el auxilio es mayor mientras mayor
y ms extensa sea la necesidad. Si las necesidades de un hom-
bre pueden remediarse durante una hora, es ayudarlo, cierta-
mente, darle ese remedio, pero si pudiera hacerse por un ao
sera mejor an y much mejor-el mayor de los auxilios-s
por toda la vida.
Ahora bien; el saber spiritual es el nico que puede ter-
minar nuestras miserias para siempre, porque cualquier otro,
satisface nuestros deseos slo por un tiempo limitado. Si la na-
turaleza del hombre se cambia, entonces nicamente sus deseos
desaparecern para nunca volver. Y es con la sabidura espiri-
tual, que la facultad del deseo se aniquila para toda la existen-
cia, y por consiguiente el auxilio spiritual es el ms alto que
puede darse a un hombre. Aquel que da sabidura es el bene-
factor ms notable del gnero human, y por ello encontramos
que sin excepcin, los hombres ms poderosos son los que han
auxiliado a los dems en este terreno, base de todos los dems
trabajos de la vida. Un hombre espiritualmente fuerte y sano, se-
r fuerte en todo otro respect, si lo desea, y mientras no haya
fuerza spiritual entire los hombres, ni an las necesidades f-
sicas podrn ser satisfechas. Despus del auxilio spiritual,
viene el intellectual. El dn de la eneianza, es much ms pre-
cioso que el del alimento y los vestidos, es ms precioso an que
la vida, porque la verdadera vida del hombre consiste en el
saber. La ignorancia es muerte, el saber es vida,. La vida es de
muy poco valor, en la sombra, al travs de la ignorancia y de
la miseria. En tercer lugar, viene, desde luego el auxilio mate-








rial, el fsico. As, considerando la manera de auxiliar a los
otros, debemos siempre tratar de no cometer el error de que el
auxilio fsico es el nico que puede darse: en verdad es el lti-
mo y el menor, porque no hay medio de agotarlo permanente-
mente. La miseria que siento cuando tengo hambre, se satisfa-
ce comiendo, pero el hambre vuelve. La miseria puede slo ce-
sar cuando me satisfago hasta ponerme a cubierto de toda ne-
cesidad, hasta hacerme invulnerable a todo deseo. Ya entonces,
el hambre no me har sufrir, ni la pobreza, ni el dolor, podrn
conmoverme. Y por esto el auxilio que tiende a darnos forta-
leza spiritual, es el primero, viniendo despus el intellectual
y luego el fsico.
Las miserias del mundo no pueden curarse con simples au-
:.i.. materials. Mientras la naturaleza del hombre no cambie,
estas necesidades fsicas surgirn siempre, la miseria se sentir
siempre y ninguna suma de auxilio material bastar para que el
mundo se cure de esa miseria. La nica solucin del problema
para remediar tantos dolores en el mundo, es hacer que la hu-
manidad se purifique. La ignorancia es la causa de todo el mal
y de todo el dolor que vemos. Haced que los hombres tengan la
luz, que sean fuertes espiritualmente, y si podemos cumplir esto,
si toda la humanidad se convierte a la pureza y se educa, enton-
ces y slo entonces, cesar la miseria en el mundo. De otro modo,
podremos hacer de cada casa un asilo, podremos llenar la tie-
rra de hospitals, y sin embargo, existir la miseria mientras
no cambie el carcter del hombre.
Leemos en el Guita una y otra vez, que todos debemos tra-
bajar incesantemente, pero toda obra ha de componerse de bien
y mal. No podemos hacer trabajo ninguno que no tenga algo
bueno; tampoco que no dafie de algn modo a otro. Toda obra,
necesariamente, lo repetimos, ha de ser una mezcla de bien y
mal. Sin embargo, se nos dice que trabajemos incesantemente;
el bien y el mal tendrn ambos sus resultados, harn su Kar-
ma; la buena accin tarer sobre nosotros un buen efecto, la
mala uno malo, pero bien y mal sern ambos cadenas para el
alma. La solucin que da el Guita para este problema es que si
no nos identificamos con la obra, sta no tendr sobre nosotros
ningn efecto. Tratemos de comprender ahora, lo que significa
no identificarnos con la. obra.
He ah la idea central de Guita. Trabajad incesantemente,
pero no entreguis vuestra alma, no os aferris, no os identifi-
quis con la obra. La palabra "Samskara", que usa aqu el poe-


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 473








ma, puede traducirse, muy aproximadamente, por tendencia.
Comparando la mente a un lago, cada honda, cada ola que surja
en la mente no muere por complete al extinguirse, sino que deja
su marca y la posibilidad future de que la misma honda pueda
volver. Esa marca y esa posibilidad, es lo que se llama "Sama-
kara". Cada trabajo que hacemos, cada movimiento del cuerpo,
cada pensamiento de la mente, deja su impresin sobre la pro-
pia substancia mental y an cuando no sean aparentes en la su-
perficie, esas marcas son bastantes fuertes para dejar su hue-
lla debajo, en la subconsciencia. Lo que somos, en cada momen-
to de nuestra vida, se determine por la suma total de estas im-
presiones mentales. Lo que soy yo en este moment, es el efec-
to de la suma total de aquellas marcas, o sea de mi pasada vida.
Y he aqu, realmente, lo que se llama el carcter. El carcter
de cada hombre es la suma total de las impresiones que acabo
de sealar. S las buenas prevalecen, el carcter ser bueno, si
las malas, malo. Si un hombre continuamente oye malas pala-
bras, tiene malos pensamientos, hace malas acciones, su mente
se llenar de esas marcas y ellas, inconscientemente, dirigirrn
las tendencies de su obra. De hecho, esas impresiones estn tra-
bajando siempre, y la manifestacin ser mala. El hombre ser
un mal hombre, sin poderlo evitar. La suma total de sus impre-
siones, crear un fuerte motivo para hacer actos malos. En ma-
no de ellas, ser una mquina y ellas lo forzarn al mal. De la
propia manera, si un hombre piensa buenas cosas y hace bue-
nas obras, la suma total ser buena y de la propia manera, lo
forzar a ejecutar el bien, a pesar suyo. Cuando un hombre ha
hecho tanto trabajo nuevo y ha pensado tan buenas cosas que
hay en su naturaleza una tendencia irresistible al bien, a pesar
de si mismo, entonces, an cuando piense que har el mal, la
mente, en la suma total de sus tendencies, no le permitir ha-
cerlo; las tendencies le harn volver atrs y se encontrar, como
en el caso opuesto, a merced de las mismas. Cuando esto ocu-
rre, se dice que el carcter de un hombre se ha establecido.
As como la jicotea mete los pis y la cabeza en su concha
y la podis matar y hacer pedazos sin que salga, de la propia
manera se establece el carcter del hombre que tiene dominio
sobre sus centros y rganos. Por este continue reflejo de bue-
nos pensamientos, movindose sus buenas impresiones sobre la
superficie de su mente, se fortifica la tendencia del bien y el re-
sultado es que dominamos los "Indriya" (rganos sensors y
motorss. Y entonces el carcter se establecer por complete,


PG. 474


REVISTA TEOSFICA CUBANA


AGOsTO






1929 REVISTA TEOSFICA CUBA.NA


entonces obtendris la verdad. Ese hombre ya est salvado para
siempre, porque no puede hacer mal. Lo podis lanzar done
quiera, ponerlo en cualquier compaa, y para l ya no habr
dao ninguno...
Y, sin embargo, hay todava un estado ms alto que el de
tener tendencies, y es el deseo por la libertad. Debis recorder
que la libertad del alma es el objetivo de esos Yogas, y cada
uno conduce igualmente al mismo resultado. Con el trabajo, los
hombres pueden llegar a donde lleg Buddha por la meditacin
y Cristo por la plegaria. Buddha fu un Jnani y Cristo un
Bhakta, pero ambos alcanzaron el mismo fin. La dificultad est
en esto. (1) Libertad quiere decir entera libertad, libertad de las
cadenas del bien, lo mismo que de las cadenas del mal. Una ca-
dena de oro es tan cadena como una de hierro. Hay en mi dedo
una espina y uso otra espina para sacarla y cuando la saco,
arrojo las dos lejos de m. No es necesario que conserve la se-
gunda espina, porque me ayud a sacar la primera, pues ambas
despus de todo son espinas. As las malas tendencies, se con-
trapesan por las buenas, y las marcas o impresiones malas de
la mente, deben conquistarse con nuevas olas de marcas bue-
nas, hasta que las primeras casi desaparezcan o sean domina-
das en un rincn de la propia mente. Pero despus de esto, las
buenas tendencies, deben dominarse tambin. El que se "iden-
tific", el que se apeg y entreg a su obra debe "desdentfi-
carse". Trabajad, pero no dejis la accin o el pensamiento
producer una impresin profunda sobre la mente. Dejad que
venga la honda. Haced actos poderosos que procedan de los
msculos o del cerebro, pero no les dejis sealar una honda
impresin en el alma. Cmo, diris puede hacer esto? Claro
vemos, sin embargo, que la impresin de cualquier acto al cual
nos identificamos, permanece.
Podr encontrarme a centenares de personas durante el
da, pero me encuentro a uno a quien amo y cuando me retire
por la noche, me esforzar vanamente en recorder todos los
rostros que he visto. El rostro aquel que slo vi un minuto, y
que yo amaba, ser el que siempre venga. a mi memorial y todos
los otros se desvanecern. Mi afeccin a esa persona particular
caus una impresin ms honda en mi mente que la de todos los
dems rostros. Fisiolgicamente, las impresiones han sido todas

(1) La ciencia de Janai Yoga explicada por el mismo Vivekananda en otro
libro elocuente, ensea a alcanzar la libertad, por medio de la sabidura. El Bha:ti
Yoga, ensea a alcanzarla por medio de la devocin.


PG. 475








las mismas. Cada uno de esos rostros que he visto, se dibuj en
la retina y el cerebro tom la pintura. No obstante, el efecto no
fu igual sobre la mente. Pero en el caso de aquel hombre de
quien tuve, quizs, solo un vistazo momentneo, una impresin
ms profunda se hizo, porque, los dems rostros, no encontra-
ron asociaciones en mi mente. La mayora, tal vez, era entera-
mente nueva para m, los otros sobre los cuales, no pens nun-
ca pero, en cambio aquel nico, si encontr asociaciones en mi
mente. Quizs se grab su imagen durante aos, quizs saba yo
centenares de cosas sobre l y sta nueva cosa encontr esas
centenares anlogas, despertndolas de su sueo. La impresin
hecha sobre mi vision mental fu, por tanto, cien veces ms que
la vista de todos aquellos diferentes rostros juntos y siendo ese
el caso, cada vez que se produzca dejar una impresin profun-
da sobre la mente.
Sed, pues, independientes de vuestro trabajo, es decir, "no
os identifiquis". Dejad que los centros cerebrales trabajen,
pero no dejis una sola onda conquistar la mente. Trabajad
como si fuseis un extranjero en esta tierra, un pasajero. Tra-
bajad incesantemente, pero no os encadenis; la esclavitud es
terrible. Este mundo no es nuestra habitacin, es solamente uno
de los muchos escenarios al travs de los cuales estamos pasan-
do. Recorded aquel gran pensamiento de la filosofa Sankya:
"toda la Naturaleza es para el alma, no el alma para Natura-
leza". La verdadera razn de la existencia de la naturaleza es
para la educacin del alma. No tiene otro significado, existe
porque el alma, tiene que aprender y por su aprendizaje liber-
tarse. Si recordamos esto siempre, nunca nos apegaremos a la
Naturaleza, sabremos que la Naturaleza es un libro en el cual
tenemos que leer, y cuando hayamos alcanzado la sabidura, el
libro mismo dejar de tener valor para nosotros. En lugar de
eso, sin embargo, lo que hacemos es identificarnos con la Natu-
raleza. Pensamos que el alma es para la Naturaleza, justamente
como el dicho vulgar, de que "el hombre vive para comer", o
el otro "comer para vivir". Continuamente comentamos este
error. Consideramos la Naturaleza como nosotros mismos y nos
apegamos a ella, y tan pronto como este apegamiento ocurre,
hay una profunda impresin sobre el alma, que nos amarra y
nos hace trabajar como esclavos.
Toda la sal de esta enseanza consiste, en que deben traba-
jar como amos y no como esclavos. Trabajad incesantemente,
pero como esclavos, nunca. No vis como todo el mundo tra-


PG. 476


REVISTA TE, EOSFICA CUBANIA


AGOSTO






1- RIEVISTA TEJOSFICA CUBA.A: PiG. 477

baja? Ninguno puede descansar, el noventa y nueve por ciento
de la humanidad trabaja como esclavos y el resultado es la mi-
seria, el trabajo egoista. Trabajad vosotros, siendo libres. Tra-
bajad por medio del amor. La palabra amor es difcil de enten-
der, el amor no viene hasta que el hombre no sea libre. No hay
amor en el esclavo. Si compris un esclavo y lo encadenis y lo
hacis trabajar para vosotros, trabajar como una obligacin,
pero no habr amor. As cuando nosotros trabajamos para el
mundo como esclavos, no hay amor y no hay verdadero trabajo.
Lo mismo ocurre con nuestro trabajo por nuestros parientes y
amigos, an con el que hacemos por nosotros mismos. Supon-
gamos que un hombre ame a una mujer. Querr que toda ella
sea para s, y se sentir extremadamente celoso a cada instan-
te. Querr tenerla sentada junto a l, de pi junto a l, que coma
y se mueva a su mandato. El ser un esclavo de ella. Y ese no
ser amor, sino una especie de afecto mrbido del esclavo, in-
sinundose como si fuera amor. No puede ser amor, porque es
doloroso. Si ella no hace lo que l quiere, le producir dolor.
Y con el amor verdadero, no hay reaccin dolorosa. El amor
trae slo la bienaventuranza. Si no la trae, no es amor, y toma-
mos por l otro sentimiento. Cuando hayis tenido xito en
amar, vuestro esposo, vuestra mujer, vuestros hijos, el mundo
entero, el universe entero, de tal manera, que no se produzca
en vosotros ninguna reaccin de dolor, o de celos, o ningn sen-
limiento egosta, entonces entraris en un estado convenient
para trabajar sin "identificaros".
Krishna dice: "Mrame Arjuna. Si yo dejara de trabajar
un solo instant, el universe entero perecera. Sin embargo nada
tengo que ganar del Universo. Yo soy un seor. Y nada tengo
que ganar del Universo, por qu trabajo? Porque amo el Uni-
verso". Dios no se identifica, porque ama. El verdadero amor
nos hace libres. Donde quiera que hay este apegamiento, este
encadenamiento terrible, conoceris que es fsico, una especie
de atraccin fsica entire unas partculas de material y otras, algo
que atrae dos cuerpos ms cerca el uno del otro cada vez y que
si no se acerca engendra dolor. Pero donde hay amor verdade-
ro, la aficin fsica no cuenta en absolute. Aquel cuerpo podr
estar a mil millas de distancia, pero el amor ser el mismo. No
morir, nunca podr producer una reaccin dolorosa.
Alcanzar esta independencia, es obra casi de una vida, pero
tan pronto como la hemos alcanzado, llegamos al objetivo y
somos libres. Las cadenas de la Naturaleza caen de nosotros, y






PAG. 478 RE:vsrA TfOSFICA CUBANA AO:STO

las vemos tal como ella es. No vuelve a forjar para nosotros
otras cadenas. Libres ya por complete, no tomamos en consi-
deracin los resultados del trabajo. Por qu importarnos los
resultados, buenos o malos? El hombre que trabaja por medio
de la libertad, no le important los resultados. Peds, acaso, algo
a vuestros hijos en cambio de lo que les dis? Vuestro deber es
trabajar para ellos y nada ms. Cualquier cosa que hagais por
una persona, por una ciudad, por un estado, hacedlo, pero asu-
mid siempre la misma actitud que hacia vuestros hijos: nada
esperis. Si podis incesantemente adoptar la posicin I do-
nante, y que cada cosa que dis es un ofrecimiento libre al
mundo, sin la menor idea de recompensa, ese ser el trabajoe que
no engendra esclavitud. La esclavitud slo viene cuando espe-
ramos algo.
La idea del complete sacrificio personal, se ilustra en la
historic siguiente. Despus de la batalla de Kurukshetra los
cinco hermanos Pandu hicieron un gran sacrificio y gr. -
donaciones a los pobres. Todo el pueblo express su asombro ante
la grandeza y riqueza del sacrificio, diciendo que el mundo no
haba visto antes otro igual. Pero despus del sacrificio, Lleg
un diablillo a la sala. La mitad de su cuerpo dorado, la otra
mitad, pardo y comenz a. rodar por el suelo. Entonces exo)a-
m dirigindose a todos: "Sois unos mentirosos, este no es un
un verdadero sacrificio". "Cmo!"-le contestaron,-no
sabes que el dinero y las joyas se dieron a montones a los po-
bres y cada uno se hizo rico y feliz? Este ha sido el ,i: l
nms asombroso que el hombre ha hecho jams". Pero el dial.i-
llo respondi:
"Haba en un tiempo una pequea aldea y all viva un po-
bre Brahman con su esposa, su hijo y la esposa de su hijo. Eran
pobres y vivan de limosnas, ganadas predicando y enterranrdo,
por lo cual los hombres les hacan pequeos donativos.
Ocurri que en esa tierra sobrevino un hambre de trees aros
y el pobre Brahman sufri ms que nunca. Al fin, durante; einco
das la familiar comenz a sentir los rigores del ayuno, pero, al
quinto el padre trajo a la casa un poco de harina que haba te-
nido la suerte de encontrar y la dividi en cuatro parties una
para cada uno. Se preparaban para su comida, y justamente
cuando iban a comenzar, se oy un golpe a la puerta. El :','
abri y se encontr un husped. En la India un husped es sa-
grado; por el moment es un Dios y as hay que tratarlo. El po-
bre Brahman le dijo: "Entrad seor y sed bien venido". Coo-





REVISTA TEOS'ICA CUBAxA


c delante del husped su propia porcin de alimento, que el
ltimo comi sin tardanza. Entonces exclam: "Oh, seor! Me
habis matado. Hace diez das que sufro del hambre, y esto no
ha hecho otra cosa que aumentarlo". La mujer dijo entonces al
marido: "Dale mi parte". "No", replic el Brahman. Insisti
ella, exclamando: "Aqu hay un pobre hombre, y es nuestro de-
ber, como dueos de un hogar, alimentarlo. Y es tambin mi
deber, como esposa, darle mi pedazo de comida, viendo que tu
no tienes ms que ofrecerle". Entonces le di su porcin al hus-
ped, que la comi, aadiendo que el hambre segua atormentn-
dolo. El hijo dijo entonces: "Tomad mi parte, tambin. El de-
ber de un hijo es ayudar a su padre a cumplir sus obligacio-
nes". Comila el husped, y tampoco qued satisfecho, as la
il. :: del hijo, le di tambin su porcin. Esta fu suficiente
y el husped parti bendicindolos.
Aquella noche aquellas cuatro personas murieron de ham-
bre. Unos pocos granos de la harina haban cado sobre el piso
y orando yo rod mi cuerpo sobre ellos, la mitad del mismo se
convirti en oro, como vis. Desde entonces he recorrido el mun-
do entero esperando hallar otro sacrificio semejante a aquel,
pero nunca he encontrado ninguno. En ninguna parte, la otra
mitad de mi cuerpo se ha convertido en oro y por eso os digo
que este sacrificio, no lo es en verdad". (1)
QUE ES EL DEBER?
Es necesario saber lo que es el trabajo y con ello natural-
mente ocurre la pregunta: "qu es el deber?" Si tengo que
hacer algo, ante todo he de conocer mi deber y entonces puedo
haeorlo. La idea del deber difiere, tambin, en las diferentes
naciones. El mahometano dice que lo escrito en su libro, el Ko-
rs, es su deber; el indio dice que lo que su libro, los Vedas, con-
tien, es su deber, y el cristiano dice que su deber est en la Bi-
blia. Por consiguiente, tienen que existir varias ideas del deber,
distintas segn los diferentes estados de la vida, pocas y na-
cioes. La palabra deber como todo otro trmino abstract uni-
versal, es impossible de definir. Podemos solamente llegar a una
idea de la misma por medio de circunloquios. Una definicin
ob:: va del deber, sera impossible: no existe el deber objetivo.

(1) La moral de este hermoso cuento sacado de los Upan.ishiads es la misma de
: paribola de la limosna de la viuda pobre en el Evangelio.
Los Upan q ishads, que alguna vez mis enCiontraremos- menrcionados, son libros
misLJtos sobre los Vedas, muy posteriores, naturalmente, a estos.


PAG. 479






PiG. 480 REVISTA TEos6FICA CUBABNA Aaos'o

Pero el deber existe, sin embargo, en el lado subjetivo. Cual-
quier accin que nos hace avanzar en el camino hacia Dios, es
una accin buena, y cumplirla, nuestro deber. Todo lo que nos
degrade es una mala accin. Slo hay una idea, universal en la
humanidad, en todas las pocas, sectas o pases y que ha sido
expresada en el aforismo snscrito: "No hagas dao a ser al-
guno; no hacer dao es virtud; daar a otro es vicio".
Un punto hay que recorder, de la mayor importancia, y es
que debemos procurar siempre considerar el deber de los : ;-.
desde el punto de vista de ellos y nunca juzgar los hbitos de
otras razas o de otros pueblos con la. media nuestra. Esta es
la gran enseanza que debe aprenderse: "Yo no soy la r.:.,.ti;
del Universo. Yo me tengo que acomodar al mundo y no el mun-
do a m. Por tanto, el medio cambiar nuestros deberes y ha-
ciendo de la mejor manera el deber que es nuestro en un mo-
mento dado, cumplimos perfectamente nuestra obligacin en
este mundo. Cumplamos el deber que es nuestro por el naci-
miento y luego por la posicin que ocupamos en la sociedad.
Cada hombre ocupa un puesto en la vida y debe. cumplir los de-
beres inherentes a l. He ah una gran dificultad en la naturale-
za humana, que el hombre nunca se mira as mismo. Piensa
siempre que merece estar sobre el trono de un Rey. Pero anr
cuando lo sea, debe ante todo demostrar que cumple los debe-
res de su puesto, y cuando lo haya hecho, entonces tendr que
comenzar a cumplir deberes ms altos.
Ms tarde nos encontramos que an la idea misma del de-
ber, tiene que alterarse y que el trabajo mayor se hace nica-
mente cuando es menor el motivo que nos impulsa. Pero ante
todo, es el trabajo por el deber el que nos conduce al trabajo sin
la menor idea del deber, al trabajo como culto, al trabajo slo
por el trabajo mismo. Pero ese es el ideal y el camino que a l
nos conduce es el cumplimiento del deber. Encontraremos la
filosofa detrs de todos los deberes. En la forma de moral o
de amor es la misma que en cualquier otro Yoga: disminuir
nuestra naturaleza inferior para que el verdadero ser puesd
brillar, circunscribir la prdida de energas en los plans mas
bajos de la existencia para que el alma pueda manifestarse eii
los ms altos. Y esto se alcanza por la continue negacin a los
bajos deseos, negacin que el deber rigurosamente exige. La.
organizacin social se ha desenvuelto, conscience o inconscien-
temente, como la tierra de las acciones, el campo de la i-: .
riencia, donde, limitando los deseos del egoismo, abrimos el ca-






1929 REVISTA TEOSZ'TCX C(UBANA PAG. 481.

mino a una expansion ilimitada de la verdadera naturaleza del
hombre.
El deber es rara vez dulce. Unicamente cuando el amor
aceita sus ruedas, pueden stas correr suavemente: de otro mo-
do, hay una continue friccin. Cuntos padres cumplen sus
deberes con sus hijos? Cuntos maridos con sus mujeres?
Cuntas esposas con sus maridos? No encontraremos casos
de conflicts cada da en nuestra existencia? El deber es dulce
nicamente con el amor, el amor brilla con la libertad. Es li-
bertad ser un esclavo de los sentidos, de la ira, de los celos y de
centenares de otras pequeeces que diariamente ocurren en la
vida humana?
En todas estas asperezas que hallamos en la vida, la expre-
sin ms alta de la libertad es ser benigno. Las mujeres escla-
vas de sus propios temperamentos celosos e irritables, echan
today la culpa siempre a sus maridos y con esto, creen afirmar
su libertad ignorando que slo prueban que son ms esclavas
todava. De la propia manera proceden los maridos que conti-
nuamente descubren faltas en sus mujeres.
La castidad es la primera virtud en el hombre y la mujer
y el hombre que, por descarriado que se encuentre, no pueda
ser llevado al buen camino por una dulce, amante y casta espo-
sa, es, en verdad, muy raro. Este mundo no es tan malo, toda-
va, para eso. Oimos hablar much de maridos brutales en el
mundo entero, y de la impureza de los hombres, pero, en rea-
lidad, hay tantas mujeres impuras y brutales como hombres.
Si todas las mujeres fueran siempre tan buenas y puras como
ellas se pintan, estoy cierto de que no habra un solo hombre
impuro en la tierra. Con quin los hombres se degradan?
Qu bestialidad existe en el mundo que no pueda ser domina-
da por la castidad y la pureza? Una buena y casta esposa,
para quien todos los hombres, except su esposo, son como
hijos, y que asume para todos ellos la actitud de una madre,
crecer tanto en la fuerza de su virtud que no habr un solo
hombre, por degradado que sea, que no sienta una atmsfera
de santidad en su presencia. As tambin, cada marido debe
mirar a todas las mujeres, except la suya, como a su propia
madre, hija o hermana. El hombre, sobre todo, que quiere
ensear la religion, debe considerar a todas las mujeres como
su madrb y portarse con ellas como se portara un hijo.
El papel de una madre es el ms sublime del mundo, por-
que es aquel en que se aprende a ejercitar el desinters ms






Pa. 482 REVISTA -...... '-A CUBAJ AGosTro

grande. El amor a Dios es el nico que supera al amor de
madre: todos los otros son inferiores. El deber de la madre
es penasr en su hijo primero y despus en ella. Pero si en
lugar de eso, los padres piensan siempre en ellos ante todo,
el resultado es que la relacin entire padres e hijos se asemeja
a la relacin entire los pjaros y su descendencia, que tan pronto
como cra las plumas, desconoce a sus progenitores. Bendito
el hombre que puede mirar a todas las mujeres como represen-
tacin de la maternidad de Dios! Benditos los hijos que ven
en sus padres la Divinidad manifestada sobre la tierra!
El nico medio de elevarse espiritualmente es cumplir aho-
ra el deber que est en nuestas manos, y hacernos ms fuertes,
elevndonos ms hasta que alcancemos el grado ms alto. Nin-
gn deber debe menospreciarse. El hombre que raliza el tra-
bajo ms nfimo no es, por ello, inferior al que ejecuta el tra-
bajo ms elevado. No ha de juzgarse al hombre por la natu-
raleza de sus deberes, sino por el modo con que los cumple.
Su manera de cumplirlos y su powder para cumplirlos, es la ni-
ca prueba del hombre. Un zapatero, que puede hacer un buen
par de zapatos en el tiempo ms breve possible, es un mejor
hombre que un titulado maestro que pase los das enteros ha-
blando sandeces.
Un cierto joven Sannyasin se fu a un bosque y all medit,
ador y practice el Yoga por un largo tiempo. Despus de
doce aos de rudo trabajo y prctica, se hallaba sentado un
da bajo un rbol, cuando algunas hojas secas le cayeron en-
cima. Mir hacia arriba y vio a un cuervo y una grulla que
rean ferozmente. Lleno de indignacin dijo: "iCmo! Os
atrevis a echar esas hojas sobre mi cabeza "; mientras los
miraba iracundo, una llama de fuego brot de su cabeza-el po-
der del Yogui-y convirti a los pjaros en ceniza. Entonces
se llen de content, de alegra inmensa, ante el desarrollo de
su poder, con el que pudo, de un solo golpe de vista, destruir
al cuervo y a la grulla.
Despus de algn tiempo, tuvo que ir a la ciudad a men-
digar su pan. Se acerc a una puerta y dijo: "Madre, dame
alimento". Y una voz dentro de la casa le contest: Espera
un poco, hijo mo". El joven pens al oirla: "Mala mujer!
Cmo te atreves a hacerme esperar? Todava no conoces mi
fuerza". Pero mientras esto pasaba, la voz volvi a decirle:
"'Nio, no te envanezcas tanto: aqu no hay cuervo ni grulla."
iil Sannyasin qued asombrado y esper. Al fin sali una mu-






199 I'REVIsTA TEOSinCA CUL'AXA -.

jer y l cay a sus pies diciendo: M.,.iro, ,cmo sabas eso?''
Ella le contest: "Hijo mo, yo ignore tu Yoga y no s tus
praficas. Soy una mujer, como otra cualquiera, pero tuve que
hacerte esperar porque mi esposo est enfermo y yo le atenda
cuan do llegaste, cumpliendo mi deber. Toda mi vida he procu-
rado cumplir mi deber. Como hija, cuando era soltera, hice
mi deber. Ahora que soy casada tambin lo hago. Ese es todo
el Yoga que practice, pero cumpliendo el deber he adquirido
la clarividencia. Por esto puede leer en tus pensamientos y
saber algo ms grande que esto; ve a la ciudad (y le di el nom-
bre de una) y dirgete al mercado. EFii':._tri all un carni-
cero que te dir cosas que tendrs much alegra de saber."
3E Sannyasin pens: Para qu ir a esa ciudad y diri-
girme a un carnicero? En nuestro pas los carniceros son los
hombres ms despreciados. Se les llama Chandalas; nadie
los toca porque son carniceros y hacen el oficio de basureros
y otros semejantes."
Pero despus que el Sannyasin pens un poco, en vista de
lo que acababa de ocurrirle con la mujer, fu a la ciudad, en-
contro el mercado y all, a distancia, vi a un carnicero grande
y gordo, que divida animals con un enorme cuchillo, y nego-
ciaba con varias personas. "Gracias, Seor, exclam asom-
brado es este el hombre de quien he de aprender? Parece ms
bien un demonio en figure humana." Pero entonces el carni-
cero lo vi y le dijo: "Swami te mand aqu la mujer aquella?
Sintate hasta que haya terminado mis negocios." El Sannya-
sin, sin saber lo que le pasaba, se sent y el carnicero, cuando
hubo acabado todas sus ventas y compras, recogi su dinero
y le dijo: "Venga usted conmigo, seor, venga a mi casa."
Alla :,i.:-,,r y dndole otro asiento, el carnicero volvi a decirle
que esperara. Entr entonces en la casa donde estaba su padre
y so madre. Los lav, los aliment, hizo cuanto pudo por con-
tentarlos, y luego volvi a salir sentndose junto al joven.
"Seor, exclam entonces, used ha venido a verme. Qu pue-
do hacer por usted?" El gran Sannyasin le pregunt entonces
sobre el alma y sobre Dios y el carnicero le di una conferen-
cia sobre tales materials. Esa conferencia forma un libro muy
famoso en la. India, el "Vyadha Gita", que se encuentra en el
Mahabharata, el gran poema ndico. Es una de las ms elo-
cuentes exposiciones del Vedanta y de la ms alta metafsica.
Habiis odo hablar del Bhagavad Gita, el sermn de Krishna?






PG. 484


RUVWS2'TA (r 'lTBA"'Zr


A ~fOC't O


Cuando lo terminis, leed "Vyadha Gita", que es un compen-
dio de la filosofa Vedanta.
Cuando el carnicero hubo terminado, el Sannyasin se ma-
ravill: "Cmo, dijo, puede usted estar en ese cuerpo tenien-
do tanta sabidura? gPor qu est usted en el cuerpo de un
carnicero y haciendo un trabajo tan odioso e inmundo?" -Ci ,jo
mo, replic el Chandala, ningn deber es odioso ni u..
Mi nacimiento me coloc en estas circunstancias y en este me-
dio. En mi niez aprend el oficio. No me apego a l, no me
identifico con l, trato slo de cumplirlo lo mejor que puedo.
Trato tambin de cumplir mi deber en mi casa, y procuro hacer
todo lo que est en mis manos para que mi padre y mi madre
sean felices. No conozco tu Yoga, no soy un Sannyasin, naRne
he salido del mundo, ni he ido al bosque, pero todo eso que en
m te asombra lo he adquirido haciendo mi deber en mi puesto.
Hay un gran sabio en la India, un gran Yogui, uno de los
hombres ms portentosos que he visto en mi vida. Es un hom-
bre extrao: a nadie ensea y si le hacis una pregunta, no os
responder. Es demasiado para l asumir la posicin de un
maestro: siempre rehusua tomarla. Si le hacis una pregunta
y esperis algunos das, en el curso de una conversacin har
que sta recaiga sobre el asunto y arrojar sobre l extraor-
dinaria luz. Una vez me dijo el secret del trabajo y fu as:
"Haz que el fin y los medios se fundan en uno, he ah el secreto"
Vosotros, cuando trabajis, no pensis en nada ms all. Tra-
bajad como un culto, como el culto ms ferviente y elevado,
dedicad al trabajo, por el moment, vuestra vida entera. As
en la historic que acabo de referir, el carnicero y la mujer
cumplan sus deberes con alegra de nimo, con todo su coraz.n,
y el resultado fu que adquirieron la iluminacin spiritual,
probando que el cumplimiento de los deberes en cada situacin
de la vida, sin apego, sin egosmo, conduce a la re.ilii"-' ms
sublime.
(Contnimanr.














EL NATURISMO ANTE LOS TRIBUNALES


ACE muy poco tiempo, como en otras pocas y pases,
S tuvo lugar un process ante los tribunales de los hom-
bres que si stos tuvieran un poco de sentido comn,
un poco de honradez y de vergenza, no hubiera teni-
do lugar. Se trata de unas falsas acusaciones de unos
mdicos alpatas y enemigos personales de un repre-
sentante del Naturismo, acusndole de ejercer ilegalmente la
medicine, porque curaba y regeneraba a enfermos slo con la
aplicacin de los agents naturales. i Ya vis en qu tiempos es-
tamos! Y no slo es acusado, sino que adems le es requisado todo
el material instrumental de su clnica por las autoridades, que
no sabemos en qu derecho se basan. Estamos de enhorabue-
na con unas leyes que no permiten se vaya progresando con las
instituciones que slo persiguen y practical el bien de la huma-
nidad que sufre! Y en cambio, amparan a campaas odiosas,
que aunque sean de mdicos no dejan de ser censurables, y hasta
criminals!
UN JUICIO SENSACIONAL
El da 21 de febrero pasado, en Lisboa, compareci ante los
tribunales el Profesor J. Lin de Castro, sentado en el banquillo
de los reos, donde haban estado criminals y asesinos. Inte-
rrogado por el juez, doctor Sena Sarmiento, de si era verdad
que l ejerca la medicine illegal de que se le acusaba, ante nu-
meroso pblico naturista, simpatizante y neutral, el valiente
luchador del Naturismo, Lin de Castro, sereno como un S-
crates y un Bruno, contest: "No es verdad que haya ejercido
la medicine, pues por sta subentindese el empleo de los medios
farmacuticos y quirrgicos; lo que es cierto es que slo me he
limitado al uso de los medios naturales de vida como son: el ma-
saje, la gimnasia, el sol, el aire, el agua, los alimentos y ciertas
plants que la. tradicin nos dice que son inofensivas. El Na-






Po. 486


turismo tiene por fin regenerar al hombre dndole los medio.(
en que se fundamental la vida.'
Despus de unas averiguaciones con los testigos, que resil-
taron favorable, comprobse que en realidad no eji:!:r'-, la me-
dicina, dicho por los mismos pacientes, que ya curados y agra-
decidos, apoyaban a Lin de Castro, declarando adems que era
hombre honrado y amable con los enfermos. Aparece la d..ti.-
sa del doctor Bentes Castel Branco, veteran naturista, contan-
do en la actualidad ms de 73 aos y como siempre joven, viril
y elocuente que dice: "Al contrario de la medicine official, cuyas
bases son falsas, y cuyos medios de cura mudan como las mo-
das, el Naturismo constitute la sntesis de todas las ciencias, y
slo en esa doctrine que reintegra al hombre a las leyes de la Na-
turaleza es possible hallar la salud y la felicidad que intilmente
buscamos en la mal orientada civilizacin". Esas ltimas pala-
bras pronunciadas por el maestro en Naturismo, fueron escu-
chadas con religioso respeto por todo el tribunal.
UNA BRILLANTE DEFENSE DEL ABOGADO DIr. OsonIO CASTRO

Despus de odos los testimonios, ceden la palabra al abo-
gado doctor Osorio Castro, el cual, despus de analizar el pro-
ceso diciendo que no es de extraar tal fracaso de la medicine,
por cuanto los ha tenido en todos los tiempos, por sus errors
y por los peligros que traen sus txicos creando la duda y des-
confianza en el pblico, exclama: "El curanderismo actual, como
el de todos los tiempos, es mantenido por los desengaados y
por la misma MEDICINA, que muchas veces stos encuentran en
los empricos, con sus hierbas, los medios fciles para curar.
Mas el NATUISMO nada tiene que ver con el curanderismo, pues
se trata de una ciencia en cuyo seno encontramos los nombres
de ilustres sabios. A Quin puede near la influencia notable
sobre la salud de los medios naturales representados por el aire,
el sol, los alimentos, la gimnasia y otros medios naturales?
Si las dolencias son consecuencia lgica de los errors que
cometemos es evidence con la obediencia a las leyes naturales
puede darnos la salud.
Por eso el Naturismo es un sistema de higiene que regene-
ra, al contrario de la medicine, que procura curar por medio de
process qumicos que, en realidad, slo un mdico puede y debe
utilizar.
Se ha probado por las declaraciones de los testigos que 1ii


Iii,\lai.~ I`~:os>ir;-,\ (!T'1:.\S.\


A( :)s.T';








defendido no recetaba medicamentos, no haca operaciones, no
exploraba, y que trataba bajo la responsabilidad de un mdico,
no estando, por lo tanto, fuera de la Ley."
ABSOLUCIN
El Profesor Lin de Castro fu absuelto y le fueron entre-
gados sus aparatos y muebles de su clnica. En la propia sala
del tribunal fu felicitado por personalidades de todas las con-
diciones sociales y animando para que continuara su labor Pro-
Regeneracin humana. Nosotros unimos al homenaje y ban-
quete vegetarian ofrecido al Profesor Lin de Castro por sus
admiradores y la sociedad Naturista Portuguesa, nuestro hu-
milde eco de aliento y simpata por las victorias, del Naturismo
debido a dichas campaas. Y un siempre adelante, es nuestro
saludo.
Hacemos saber, adems, a nuestros lectores, que el Profe-
sor Lin de Castro piensa, con otras personalidades, fundar una
Universidad Naturista en Lisboa, y para dicho fin har un viaje
por Europa, y de paso asistir al Congreso Naturista de Bar-
celona.
C. CAPo.


NOTICIAS

LA RADIODIFUSORA 2. S. T.

Por fin, y gracias a la bondadosa cooperacin del hermano
Teniente Luis Casas y a su hijo, actualmente Director tcnico
de la C. M. C. de la Cuban Telephone Co., ha quedado definiti-
vamente instalada nuestra plant o estacin radiodifusora, que
lleva el nombre de 2 S. T. y transmite con 395 metros de onda.
El Consejo Directivo de nuestra Sociedad ha nombrado al
teniente Casas Director tcnico y artstico de nuestra plant y
es l, con su reconocida competencia, quien organizar los gro-
gramas y las transmisiones.
La plant est perfectamente modulada y ya se han recibido
numerosas felicitaciones de los radio-oyentes y aun de tcnicos
en el ramo.
Hasta ahora hay fijados los siguientes das para transmi-
siones:


PtlbVIGIT\. ; Tnosi'.C B i, 'Cc. .


PAG. 48






PG. --' REVISTA TEOSFICA CUBANA AGOSTO

Los martes a las 9 p. m. Conferencia Teosfica.
Los viernes a las 5.45 p m. se tratsmitirn las conferencias
del doctor Santiago Argello, a ruego del Grupo cultural Jos
Mart.
Los domingos a las 9 a. m. y a ruego de la Iglesia Catlica
Liberal de esta ciudad, se transmitir la Santa Misa, cantada,
que celebran en la Capilla San Albano.
A media que haya ms transmisiones fijadas, ya sean de
nuestra Sociedad ya de otras organizaciones, daremos cuenta a
nuestros lectores.
Nos agradara recibir noticias acerca de nuestras transmi-
siones, bien dirigidas al teniente Luis Casas, bien a la Direccin
de nuestra Revista, Apartado 365, Ciudad.
DOS LIBROS NUEVOS
El doctor Jos R. Villaverde, actualmente Consejero de
nuestra Seccin, ha prestado una valiosa ayuda a la causa de la
propaganda de nuestros ideales, con la publicacin de su valioso
libro Cosas del Espritu.
Trtase de una compilacin de los interesantes artculos que
vieron la luz pblica primero en El Pas y en estos das en Ex-
celsior-El Pas, bajo el mismo ttulo que hoy calza el ringlero
de escogitados temas.
Por los edificantes puntos de vista que el author substenta
sobre aspects diversos del espiritismo en fases dismiles, es de
gran valor para los hermanos de este ncleo investigator; pero
aun en esa misma escuela, los que anhelen encontrar algo ms
que el fenmeno, quedarn satisfechos plenamente en el con-
texto del volume que tenemos a la mano.
Para los tesofos, en fin, hay un caudal de cosas bellas.
El estilo periodstico del autor, nuestro buen hermano, la
elegant presentacin del mismo, y, sobre todo, "su alma", ha-
rn que este volume sea "boccata di cardinal" para los lec-
tores selectos.
Nosotros nos limitamos tan slo a recomendar su lecture.
J.V.
Ya est a la venta, magnficamente editada, la famosa obre
de J. Krishnamurti La vida es la. Meta, y que a pesar de su bella
presentcin vale tan solo veinte centavos, debido a que se desean
dar a conocer estas nuevas ideas al mayor nmero de personas.
Auguramos un franco xito a la Editorial Estrella y la fe-
licitamos por esta hermosa edicin.






I-FivsTA TEOSFrICA CUBAITAG 8


LAS GRASS VEGETABLES EN LA ALIMENTACION


Hemos recibido una interesante carta de los seores Cueto
y Ca., de la Habana, con oficinas en la calle de Oficios 84, en la
que se nos hacen algunas indicaciones, que por estar de acuerdo
con nuestros principios, creemos oportuno publicar en beneficio
de ]a salud de nuestros lectores.
Dice as:
"los tesofos son personas cultas y a ninguno de ellos pue-
de ocultrsele la importancia del uso de grasas puras vegetables
e n i- alimentacin". La manteca pura de chicharrn es un pro-
dueto de animals muertos y no queremos hacer otro comentario;
no es facilmente digerible en climas tan clidos como el nuestro
y no tiene vitamins de ninguna clase, siendo un product im-
portado. El aceite de oliva que se usa en Cuba, es un aceite de
segunda presin, que rara vez se encuentra completamente puro
y tiene adems una acidez exagerada. La acidez en las grasas
comestibles, es un factor principalsimo. Lewkowitch el qu-
mico ms conocido en el mundo, cuyos libros sirven de texto en
todas las escuelas industriales de primera categora, dice, que
los aceites o grasas comestibles no deben tener nunca ms de
medio por 100 de acidez. Desgraciadamente en Cuba se con-
siente hasta un 3 por 100 de acidez para los aceites de oliva co-
mestibles.
'Despus de lo que se acaba de exponer, los seores Cueto y
Ca., nos participan que ellos fabrican en Cuba una manteca ve-
geta] completamente pura sin mezcla alguna de otra clase de
grasa, llamada KOKOFAT fabricada con el ms puro aceite
de coco que se conoce, sin olor ni sabor y que no se enrancia
unlTea. La Secretara de Sanidad ha dado a sus fabricantes un
" .'.1..ado de anlisis en el que adems de atestiguar que se tra-
ta de UNA MANTECA PURA VEGETAL DE BUENA CALI-
DAD COMESTIBLE, indica una acidez de 0.15 por 100 o sea
infinitamente menor que lo que Lewkowitch cita como tolerable
en las grasas comestibles.
Esta manteca KOKOFAT se vende en todas parties y su
precio nunca puede ser mayor al de las dems mantecas que se
(:-'" -.d--i en el mercado. Es un product recomendado eficaz-
nie:nte por ms de 75 mdicos, los mejores de Cuba, por lo que


PKo. 489







PG. 490


REJVISTA VEO0 FICA CUBAjNA


Alr;STO


creemos convenient aconsejar su uso a todos los Te,:-._i de
Cuba por estar en armona con sus principios, y tambin por
tratarse de una industrial national a las que todos tenemos el de-
ber moral de favorecer.


OOOOOOOOOO000GOOOC OOOOOO
0 0
O 0
O o
0 0


O O
0 0
SLA CASA
o o


o o
o

o ALMACEN Y FABRIC

o 0
o -DE-- 0
0 0
0 FELIPE GORRIN 3
O O
O 0

o 0

0 TELEFONO 2360 o
0 0
0 O
o o
SANTA CLARA, CUBA 00
o o
o o
0 0
000000000000000000o o


0000000000000000000000000
O 0
O O
O F RUTAS ESCOGIDAS DEL PAIS O
O C
O Y EXTRANJERAS u

8 FRUTERIA 3
o o
0 0

O "La 2y Catalana"
o o
o VIVERES FINOS, LICORES,
O REFRESCOS Y HELADOS O
O O
0 DE O
o JAIME VENTOSA 8
o o
o U)
o o
o Cuba y Obrapa o
O O
o Tel M-5463 9
o o
o HABANA
o o
8 ESPECIALIDAD EN CESTOS DB C
O FA NTASIA PROPIOS PARA REGALOS O
O O
O o
O Se sirven pedidos para el interior,. o
O O
O O
0000 O00 ~OOOOOOOOOqOOOOOo.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs