• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Revista tesófica Cubana
 La vida y las formas
 Reminiscencias personales acerca...
 Damodar K. Malavankar
 Problemos filosoficos
 La meditacion y el poder del...
 En el dia del loto blanco
 Asi habla el "Yo"
 Carta inedita de H. P. B.
 A los pies del maestro
 "Nirvana"
 Comes carne?
 Karma yoga
 Del campo teosofico
 Advertising






Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00030
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00030
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Table of Contents
    Revista tesófica Cubana
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
    La vida y las formas
        Page 305
        Page 306
        Page 307
    Reminiscencias personales acerca del Coronel H. S. Olcott
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
    Damodar K. Malavankar
        Page 314
        Page 314a
    Problemos filosoficos
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
    La meditacion y el poder del pensamiento
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
    En el dia del loto blanco
        Page 329
        Page 330
        Page 331
    Asi habla el "Yo"
        Page 332
        Page 333
        Page 334
    Carta inedita de H. P. B.
        Page 335
        Page 336
        Page 337
    A los pies del maestro
        Page 338
    "Nirvana"
        Page 339
        Page 340
    Comes carne?
        Page 341
        Page 342
        Page 343
    Karma yoga
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
    Del campo teosofico
        Page 361
        Page 362
    Advertising
        Page 363
        Page 364
Full Text




Revista Teosfica Cubana
PUBLICATION MENSUAL FUNDADA EN 1906
OREGANO OFFICIAL DE LA SOCIEDAD TEOSOFICA DE CUBA
Director: Administrador:
LEONARDO AUSUCUA. MIGUEL A. TRUJILLO.
Direccin y Admn.: 27 de Noviembre (Jovellar) No. 8.-Apartado 365
Acogida a la franquicia y registrada como correspondencia de segunda clase
en la Oficina de Correos de la Habana.
Precio de suscripcin: $2.00 al ao. Nmero suelto: $0.20
AO XIII, No. 6. JUNIO DE 1929. 2' EPOCA
4


EL CONGRESS DE CHICGO


El Hotel Stevens, en Chicago, donde tendr lugar el pr-
ximo Congreso Mundial, ha reservado para los asistentes al
mismo un ala del edificio, con cuartos con bao privado a razn
de $3.50 a $4.00 al da por una persona, y $5.00 a $6.00 al da
por dos personas. Este Hotel se consider el mayor del mundo,
teniendo capacidad para alojar a 5,000 personas.
Hay otros hotels cuyos precious oscilan entire $1.00 al da
hasta $3.50. A aquellos que lo deseen, me ser grato darles
datos.
Algunos miembros de una 'Logia en Birmingham, estn
proyectando alquilar un carro 1'ullman durante todo el tiempo
que dure el Congreso, a fin de utilizarlo como Hotel.
Uno de los actos del Congreso ser un banquet al que sin
duda asistirn todos los Delegados. El precio del cubierto
ser de $3.00, el cual result sumamente mdico, teniendo en
lugar.
Todos los que deseen reservar habitaciones, deben hacerlo
comunicndose directamente con el Hotel que elijan, y notifi-
carlo tambin a la S. T. en Chicago.





PG. 302 REVISTA TEOSFICA CUBANA JUNIOR

Mr. Rogers dice que espera que la Delegacin 'de Cuba sea
una de las ms numerosas. Espero que no le haremos juedar
mal.

EL BI1. ROSO DE LUNA PREMIADO

Tomo de El Loto Blanco de abril:
"La Sociedad Astronmica de Espaa y Amrica ha hecho
pblico el fallo recado en el concurso de artculos de divulga-
cin astronmica, organizado por dicha Sociedad para 1928.
Los premios han sido adjudicados en la siguiente forma:
Primer premio, a don Mario Roso de Luna, por various ar-
tculos pGublicados en diferentes peridicos y especialmente por
el titulado El Eterno Panorama de los Cielos, que vi la luz en
la revista La Esfera de septiembre ltimo."
Este triunfo literario debe sin duda ser motivo de compla-
cencia para todos. El hermano Roso- de Luna es indiscutible-
mente una de las mentalidades ms vigorosas de la intelectua-
lidad espaola, y ha laborado siempre y contina laborando in-
tensamente por la divulgacin de las enseanzas teosficas.
Nuestra sincera felicitacin para el ilustre hermano.

LOS MISTERIOS DEL DESIERTO DE GOBI

El Desierto de Gobi est gradualmente revelando sus se-
cretos a la persistent curiosidad del hombre.
Cerca de 5,000 millas del territorio del Asia Central han
sido recientemente recorridas por una expedicin americana,
la cual descubri el crneo, los dientes y homplatos fosilizados
del animal ms colosal que ha existido sobre la tierra. Slo
una parte de los huesos de la cabeza del mnstruo pesaron cerca
de 500 libras. Tambin se encontraron restos de una civiliza-
cin china en la Mongolia, deotando que esta region estaba
hace 20,000 aos ms densamente poblada de lo que est hoy.

DESCUBRIMIENTO ARQUEOLOGICO IMPORTANT

Un explorador que se encontraba en una antigua regiw
llamada Intihuatana, que en un tiempo fu un observatorio as-
tronmico de los Incas, al dirigir sus binculos hacia lo que le
circundaba, vi en la cima del Monte Tuainapitcho las paredes
y mesetas de una ciudad desconocida.






REVISTA TEOSFICA CUBANA


No se sabe aun los tesoros arqueolgicos que pueda con-
tener, pues la ciudad no es fcilmente accessible, ya que est
circundada de profundos barrancos.
Este explorador estaba recorriendo, con otros ms, la an-
tigua ciudad Inca de Mac-Chupiccho, la cual "desapareci"
cuando el Imperio Inca fu destrozado por los espaoles, cum-
pliendo as una vieja profeca de los sacerdotes Incas de que
algn da hombres blancos con barbas vendran sobre mons-
truos de cuatro patas y conquistaran el Imperio del Sol. Mac-
chupiccho fu descubierta accidentalmente. Corresponde al pe-
rodo Megaltico y se dice que es una de las demostraciones
ms maravillosas de la grandeza de la civilizacin Inca con su
soledad imponente en los elevados picos de las montaias, eter-
namente cubiertos de nieve. Los exploradores que la descu-
brieron estaban tratando de localizar a Choquequirao, a la cual
se sintieron atrados porque su nombre significa "cuna de
oro". Se ha credo que t1 emperador Inca, Mango II, al buscar
refugio de los espaoles, contra los cuales se haba rebelado,
escondi all sus fabulosas riquezas.

LA UNIN DE> SIBERIA Y NORTE AMRICA

El Dr. Ales Hodlicka dijo en un reciente Congreso de Ame-
ricanistas, que debe haber existido una unin entire Amrica
del Norte y Siberia, a juzgar por las semejanzas de costum-
bres, trajes y utensilios.
Un professor ruso llam la atencin hacia la semejanza
entire las antiguas leyendas sobre adoracin de animals. Otros
indicaron la estrecha unin entire la cultural material de los es-
quimales americanos y la de los de la parte ms lejana del Asia
Oriental, as como la semejanza entire sombreros de caza con
visera brillantemente pintados *on figures geomtricas usados
por los habitantes de las Islas .Aleutinas y los diseos de som-
breros encontrados entire los esquimales del estrecho de Bering.
Sir Arthur Conan Doyle clee que muchas personas ven
hadas y les da vergenza decirlo, debido a la incredulidad o
burla con que se les oira. Afirma haber recibido mensajes de
que los familiares de este ltimo no deseasen, aparentemente
oir los mensajes del Earl, pues no haban contestado cuando
les pregunt si les agradara escucharlos.


1929


PG. 303








EL VIAJE DE MR. JINARAJADASA

"Por cable recibido de Mr. Jinarajadasa, desde San Jos
de Costa Rica, su llegada a Cuba ser definitivamente a fines
del mes de julio, despus de visitar Nicaragua, Salvador y
Mjico.
Inusitado entusiasmo reina en todos los miembros con mo-
tivo de su prxima visit.
Muchos son los actos de inters que se organizarn para
festejarle, aparte de las conferencias pblicas, y entire ellos
figurar una Asamblea a la que asistirn delegaciones de aque-
llas Logias de toda la Isla que puedan enviarlas. Este acto
ser summente provechoso, ya que en l se tratarn de ideas y
mtodos de trabajos, y se le harn preguntas acerca de Teosofa
y la labor teosfica en general. Es de esperar que las Logias
hagan un esfuerzo para que enven por lo menos a sus res-
pectivos Presidentes.
Si el tiempo que l pueda dedicarle a Cuba,-acerca de lo
cual espero noticias definitivas-lo permit, visitar Santa Cla-
ra, Cienfuegos, Palma Soriano, Victoria de las Tunas, Bayamo
y Santiago. Las Logias de Oriente ,stn tratando de hacer
un esfuerzo aunado para asegurar de todos modos su visit por
lo menos a dichos lugares, oportunidad que estimo no debieran
dejar pasar.
E. A. FILIX.


PG. 304


RF.vISTA TEOSUFICA CUB-1NA


Julmo














LA VIDA Y LAS FORMAS (1)

L A vida es vivir. No podemos tomar un objeto material
y decir que contiene vida. Podemos llenar una copa con
agua porque la copa es material y el agua tambin es material,
pero no podemos llenar la copa con vida. Ni puede la vida
tampoco estar retenida por una forma material ms compli-
cada que una copa, tal como el cuerpo human.
La vida es dinmica, no esttica. Conocemos la vida como
pensamiento, como sent;miento, como voluntad, siendo en accin
o fluyendo constantemente. No podis mantener esttico el
pensamiento, ni el sentimiento, ni la voluntad. Por tanto, en
todos los casos en que la lIda se expresa a travs de una forma,
la vida no est incorpooada a la forma, ino que est emplen-
dola como instrument. Por ejemplo, si un jardinero quiere
cavar con un azadn, tiene que sostenerlo y cavar. As tambin
al llevar a cabo cada uno de nosotros las actividades de la vida
diaria, utiliza al cuerpo como si fuera un azadn, y no est
retenido por este como en un recipient. Uno es un principio
activo, el otro pasivo.
Es completamente ilgico pensar que cualquier cuerpo
pueda ser un vehiculo de la vida, o que la vida pertenece a
ciertos plans, descendiendo a ciertos cuerpos a fin de mani-
festarse en otros plans. La vida no es un objeto material
que como tal pueda residir en un plano, por elevado que ste
sea.
Cuando el jardinero coge el azadn, como su deseo es cavar
en el jardn, se ocupa de hacerlo. No puede estar escribiendo
al mismo tiempo ni manejando un automvil. No es el azadn
lo que le limita, sino su propia eleccin de tener esa ocupacin
por el mismo o hasta que cambie de idea o de inters. La vida
no est detenida por ninguna circunstancia.
Cuando venimos a una encarnacin, somos como el pintor,
que se levanta por la maana y contempla el cuadro que pint
ayer. Es su cuadro, pincelada por pincelada. Si se me per-
(1) Colaboracin recibida directamente del autor.






PG. 306 REVISTA TEOSFICA CUBANA JUNIOR

mitiera emplear una palabra snscrita, es su propio karma, y
la traduccin exacta de la palabra karma es "trabajo", y no
"accin". De modo que todo lo que encontramos cuando vol-
vemos a "encarnar" (segn se dice, aunque la palabra no es
muy satisfactoria) es parte del cuadro que pintamos en el pa-
sado en todas sus parties. Contemplamos nuestra obra; y de
la misma manera que el pintor no se siente satisfecho con el
cuadro que pint ayer, as tambin nos sentimos limitados y
disgustados en medio de nuestro karma. Y de la misma ma-
nera que el cuadro represent al pintor de ayer, as tambin
nuestro karma represent el carcter que expresamos en nues-
tras pasa El motivo por el cual el pintor no se siente satisfecho con
su cuadro result evidence. Mientras estaba usando sus capa-
cidades de pensamientos y de sentimientos, as como la voluntad
que diriga los dedos y pinceles mientras pintaba su cuadro, iba
desarrollando sus sentimientos, su intelecto y su voluntad, y al
terminar, era ya superior a su propia obra. As tambin nos-
otros, por el mismo process, somos ,superiores a nuestra obra,
y cuando contemplamos nuestro karma, es de esperar que nos
encontremos vvidamniite conscientes de lo inadecuado de nues-
tra pasada expresin de vida.
Retengamos claramente, pues, este punto esencial: que la
vida no est incorporada en una forma, sino que utiliza la
forma, y que esa vida en s misma es la realidad de nuestra
existencia, y no tiene base material ni limitacin alguna.
De la misma manera que ninguna forma es vehculo de la
vida, sino que es slo un cuadro pintado por nosotros que nos
present lo inadecuado de nuestro propio pasado, de igual ma-
nera no existe tampoco la evolucin material. Si tomsemos los
cuadros pintados por un artist y los colgsemos en una ga-
lera en orden cronolgico, no dirais que el nmero dos es la
evolucin del nmero uno, ni qdi el nmero tres es la del dos,
etc., sino que dirais que el pinitor ha evolucionado, ha progre-
sado. La evolucin significa "desenvolvimiento", exterioriza-
cin. En este caso el pintor ha ido evolucionando en pensa-
miento, sentimiento y voluntad. Es la vida la que evoluciona,
y los instruments o cuadros que sucesivamente crea parecen
evolucionar porque son su propia representacin.
No es, por tanto, possible que la vida evolucione por dones
materials externos. Si regalo a un amigo un equipo de pin-
tura, no evolucionar por ello, pero si quiere ser artist y est






REVISTA TEOSFICA CUBANA


alert* y despierto, puede hacer uso de esos materials; pero
yo no puedo darle lo esencial: no puedo darle la vida.
Por la misma razn no podemos limitar la vida. Podis
llevar agua por un tubo, pero de igual modo que no hay ve-
hculos para la vida, tampoco hay canales para la vida.
Si un hombre ha pintado un cuadro, no podis cambiarlo
con solo tocar el cuadro. Ni podis tampoco rasgando el cuadro
destruir las capacidades artsticas. Debido a que cada hombre
pinta su cuadro segn su propia naturaleza, contina siendo
el mismo hombre sin importarle lo que le ocurra al cuadro.
Este es la expresin de si mismo, y es slo por medio de su
propia vida (pensamientos, sentimientos y voluntad) como l
puede evolucionar y hacer otro mejor. Es slo cuando el hom-
bre renueva sus pensamientos, sus afectos y su voluntad, cuando
est realmente evolucionando. Por esto es que la vida no puede
ser vertida en nosotros ni desde afuera ni desde arriba. Su-
pongamos que un amigo mo est abatido por alguna enfer-
medad, alguna prdida en los negocios o alguna dificultad fa-
miliar. Yo s que puedo sentarme en mi habitacin y enviarle
pensamientos de aliento siempre y cuando, desde luego, que
yo pudiera sentirme anihoso si me encofftrase en sus circuns-
tancias. Mis formas de pensamiento han entrado en sus cuer-
pos astral y mental y ha disminuido la tension que exista. En
esos plans le he dado algo equivalent al dinero en el plano
fsico. No le he dado vida.
Todas las fuerzas que se ven clarividentemente son de esta
clase en sus respectivos plans. La vida no es cosa que po-
damos ver. Podemos ser canales de fuerzas, pero no podemos
ser canales de vida. Podemos ser proveedores de electricidad,
pero no podemos ser mediadores.
Nuestro mundo es mundo de vida, mundo de artists pin-
tando cuadros; y result matei'ialismo, la vera anttesis de la
teosofa, pensar que esos cuadios son los artists o que en al-
guna forma puedan ayudar a estos a evolucionar, a no ser
mostrndoles lo poco satisfactorio de su pasada evolucin o
expresin de vida, haciendo as surgir deseos de una nueva y
mayor expresin de esa vida.
ERNEST WOOD.


1929


PAG. 307













REMINISCENCIAS PERSONALES ACERCA
DEL CORONEL H. S. OLCOTT


M E acuerdo bien de mi primer encuentro con el Coronel
SOlcott. Fu all por los primeros aos del present
siglo, a raz de una tournee que acababa de hacer el seor Lead-
beater. Part de mi hogar en Virginia para ir a Washington
expresamente con la idea de conocerle, pues me haba enterado
que el Coronel pensaba dar una conferencia sobre el Magne-
tismo Personal, o algo por el estilo, ehiice el propsito de asis-
tir a ella. Recuerdo que fueron dos cosas las que ms me
impresionaron cuando lo vi entrar en el hall: primero, su an-
dar majestuoso al marchar con esplndida dignidad y confianza
en s mismo, a lo largo del pasillo hacia la plataforma; y se-
gundo, su corta estatura, tan en disoiancia con lo que su porte
pudiera sugerirnos.
El Coronel pronunci una conferencia muy interesante, y
al final de ella salud a muchas de las personas all presents.
Una seora anciana se acerc para rogarle que la curara de
un dolor que sufra en la parte inferior del espinazo. El Co-
ronel, que en aquel moment se encontraba sentado, le dijo a
la seora: "Deme usted su pauelo", el cual coloc sobre el
sitio del dolor, y despus de soplar fuertemente dos o tres veces
sobre el pauelo, se lo devolvi dicindole algo as como que
ya se sentira mejor.
Cuando salimos del local 'de la donferencia, yo me reun
al grupo del Coronel y le o decir que tena muchos deseos de
tomar un vaso de soda water americana. "Warrington-me
dijo luego-, hace como ms de 25 aos que no s lo que es
probar la soda water americana; llveme usted a algn lugar
cercano donde podamos tomar un vaso juntos".
Al da siguiente nos fuimos juntos a Mt. Vernon. Er'
esta-entre parntesis-mi primera visit a nuestra reliquia
national, y por tanto resultaba para m un double placer haber
ido acompaado del coronel Olcott, quien gozaba como un chi-
cuelo con dicha visit. Los antiguos jardines, serpenteados


TCI-~W CIvWVr W~~/M Cm~iYI1. -Tr.WV







por lequeos arbustos formando cuadros, estaban sin alterar
desde la poca misma en que se sembraron, en el siglo XVIII;
la vieja chimenea de la cocina y dems artefactos y utensilios
antiqusimos; los muy variados tesoros que encerraba la man-
sin de Washington, todo le interesaba grandemente al Coro-
nel; pero yo creo que lo que ms le lleg a cautivar fu la
belleza extraordinaria de Mt. Vernon como un lugar de resi-
dencia admirable y extica, pues varias veces me repiti que
era un paisaje encantador para servir de hermoso modelo en
la construccin de un hogar para algn seor de campo que
gustara de una residencia a la antigua con frondosos y gigan-
tescos rboles, bellos jardines de csped y tan exquisite pers-
pectiva sobre el ro.
Muchos meses despus que el Coronel se ausent de Am-
rica, recib una carta suya en donde me hablaba de un miembro
muy generoso, un cubano resident en Pars, que haba falle-
cido recientemente dejTdole un legado a la Sociedad Teos-
fica, y que l deseaba que yo, en mi capacidad de abogado, me
hiciera cargo de dar los prsos necesarios con las propias auto-
ridades de Cuba para lJegar a cobrar dicho donativo. Esta
carta la recib un jueves. De pronto nco comprend qu sera
lo mejor que yo pudiera hacer en este asunto; por ms que
llegu a pensar que la manera ms econmica hubiese sido
entablar la debida correspondencia con las propias autoridades
en Cuba. Pero el intercambio de correspondencia, ese ir y
venir de cartas de un lugar a otro, consumira un tiempo pre-
cioso, especialmente tratndose de una gente cuya actividad se
supone que est subordinada a ese gran principio del "maana".
Sin embargo, al da siguiente me levant con la resuelta de-
terminacin de embarcarme en seguida para la Habana, y aque-
lla misma noche (que era un viernes da 13, fjense bien) me
encontraba, en compaa de mi esposa, camino de Cuba; pues
me pareci que en este asuntQ lo mejor que haca era tratar
las cosas de un modo activo y directamente.
Al llegar a la Habana sosthve unas cuantas conferencias
con nuestros representantes teosficos, principalmente con los
seores Mass y Gonzlez; y no pas much tiempo en ponerme
*en relaciones con las propias autoridades, progresando bien
pronto en dicho asunto. Supe ms tarde (y en esto notaris
la magia del viernes 13) que de no haber venido yo personal-
mente y a tiempo, las cosas se hubiesen puesto de tal manera
que hubieran surgido dificultades o impediments legales que


1929


REVIST-A TEOSFICA CUBANA


PG. 309






REVISTA TEOSFICA CUBANA


hubiesen dilatado el cobro del dinero que ms tarde se racibi
cpn toda legalidad.
Creo que permanecimos en la Habana uno o dos das so-
lamente. La noche anterior a mi partida sent tan fuerte im-
presin de no seguir arreglando mi equipaje, que le dije a mi
esposa que siguiera ella arreglndolo, que yo pensaba salir a
la calle un moment. Mi impulso era ver a los seores Mass
y Gonzlez; pero a aquella hora no saba yo dnde los podra
encontrar, por ms que tena una idea vaga del lugar en que
la Logia estaba situada, pues ellos me haban llevado all el
da anterior. As fu que me mont en uno de esos viejos y
atractivol coaches con campanillas y emprend la bsqueda de
la Logia. Nada poda hacer mejor que darle al cochero una
direccin aproximada y bajarme lo ms cerca possible del ver-
dadero lugar. De pronto me fij en un pequeo puente que
haba sobre una cuneta en una de las calls y me acord haberlo
visto el da anterior en nuestro camino a la Logia. Me ape
del carruaje y ech a andar a pie. La calle era obscura y
estrecha, de aspect sombro; cars repulsivas me miraban.
Confieso que llegu a temblar, pero prosegu mi camino. Las
casas de la Habana itbren sus puertas directamente a ras de
la acera, y sus ventanas son anchas y de arriba abajo cubiertas
por hermosas balaustradas de hierro; de modo que uno puede
mirar fcilmente para el interior. Cuando ya iba a dar por
terminada mi tentative por encontrar la Logia, mi mirada pe-
netr como un relmpago a travs de una de estas ventanas
al pasar, y he aqu que veo a mis dos amigos sentados en una
mesa. Juzgad de mi alegra al encontrarlos, puesto que no me
esperaban, por haberme yo despedido haca rato de ellos.
No haba pasado largo tiempo de conversar con ellos cuan-
do uno de los dos seores, que era bastante psquico, me co-
munic lo que tal pareca una sumamente grata comunicacin
de alguien que daba a entenderser un Maestro. Se me daban
las gracias por haber trado tan amistoso incentive a nuestros
apartados miembros en la HalSana, y tambin por haber venido
en persona a tratar del asunto del legado. Se dijo que mi
pronta llegada era rplica a su deseo y que el resultado sera
la pronta solucin de dicho asunto. *
As fu que me sent feliz al obtener tales pruebas del
deber cumplido, y regres al hotel con otras muchas ms cor-
diales expresiones de la buena voluntad y cario por parte de
estos dos nobles hermanos, por quienes llegu a sentir despus
un gran afecto.


PG. 310


JUNIO





REVISTA TEOSFICA CUBANA


Paro con estas digresiones mas tal parece ms bien como
si estuviera escribiendo mis propias reminiscencias personales
y no las del coronel Olcott, por ms que ellas forman tambin
parte de dichas reminiscencias, como se ver en tratando de
mi segunda visit a Cuba, en donde tuve ocasin de volver a
ver otra vez al coronel Olcott. Este haba llegado a la Haba-
na antes que yo; as fu que tuve el gran honor de que me
recibiera a la llegada del vapor. Permanecimos en la Habana
durante todo un mes, siendo huspedes de un caballero tan
galante como el seor Mass, secretario general de la Seccin
Cubana. Visitamos a diario las oficinas de los abogados que
se haban hecho cargo de nuestro asunto, y hubo ocasiones que
dudamos de si saldramos bien de nuestra misin; pues haba
un sinnmero de complicaciones en el testamento de nuestro
generoso hermano el seor Salvador de la Fuente, .que tal pa-
rece que lo escribi sin recibir ninguna asistencia jurdica, as
se encontraba plagado d1 insuficiencias incontestables. Exis-
ta la duda de si el dinero haba sido legado a la Biblioteca de
Adyar o al Colegio Central -lind, o a los dos Maestros asocia-
dos a la fundacin de la, Sociedad, cuyos nombres aparecan
mencionados por el testador. Fu un memento grave cuando
el decano de los abogados que tenan a cargo dicho asunto nos
pregunt quines eran esos seores cuyos nombres se mencio-
naban en el testamento como causa principal que inspiraba el
donativo. El Coronel, con la rapidez del relmpago, se di
cuenta en seguida de que si en la fraseologa del testamento se
haca donacin del legado a personas que no podran identifi-
carse, el testamento resultaba nulo; as fu que contest in-
mediatamente: "Oh, esos nombres no son sino smbolos de un
noble ideal".
En el transcurso del tiempo se allanaron todas las difi-
cultades y el dinero se obtuvo, quedando la cuestin reducida
al reclamo entire la Biblioteca cle Adyar y el Colegio Central
Hind, cuya solucin fu resuelta sabiamente mediante el ar-
bitraje propuesto por el coroner Olcott y Mrs. Besant. La
parte que le correspondi as a la Biblioteca de Adyar sirvi,
a su debido tiempo, para agrandar el edificio, sobre cuyo fron-
tispicio aparece en grandes caracteres una inscripcin conme-
morativa de la ofrenda.
Puedo decir a ustedes, por experiencia personal, que el
Coronel era un gran madrugador. No as yo, en verdad, pues
nunca lo fui. Siempre me gust mi sueo de por la maana;
pero durante nuestra visit al seor Mass, maana tras ma-


1929


PG. 311






REVISTA TEOSFICA CUBANA


ana, el Coronel se apareca en mi ventana, que daba al patio,
,y all de pie y en pijama me recitaba poesas y no me dejaba
ya volver a recuperar mi sueo. Tal parece como que aun a
pesar del tiempo transcurrido escucho el eco de su voz reso-
nando en mi ventana a la salida del sol: "Levantaos, despertad,
salid y solicited de los Grandes Seres el entendimiento".
Recuerdo bien lo much que gozaba el Coronel charlando
con uno de los jvenes abogados del bufete que tena nuestro
asunto. Era un joven oriundo de la parte norte del Estado de
Nueva York, el cual haba viajado casi alrededor del mundo y
hablaba con bastante facilidad ocho idiomas. Pero aparte de
esto ere. un maestro en el cal americano, que no tena rival,
y su facilidad en el manejo de dicha jerga haba encantado al
Coronel. Tal parece que aun le contemplo echar hacia atrs
su gran cabeza de patriarca y abrir su boca grande para reir
con toda su gana al oir algn dicharacho que este joven sin
rival expresaba de un modo inimitable.
Desde el da en que nac a la fecha siempre fu muy dif-
cil para m hacer que la batera elctrica de mi cuerpo funcio-
nase como es debido, y durante esas semanas que pas en la
Habana con el cornel Olcott tuve 'na excelente oportunidad
de ver por m mismo el dinamo de energa que era su cuerpo
fsico. Buena cuenta se daba l de lo ineficiente que era el
mo, y por eso se pasaba la mayor parte del tiempo cerca de m.
Cuando se sentaba junto a m, senta yo esa superabundante
energa de su tan poderoso cuerpo fluir por el mo para darle
vigor y me senta con esa gran sensacin de bienestar.
El Coronel tena una cajita de lata como de unas 4 x 12
15 pulgadas, en donde guardaba unas cuantas baratijas que
repetidas veces me enseaba. Pareca sentirse tan orgulloso
de ellas como un nio de sus juguetes. Fu entonces cuando
me di cuenta de que el Coronel era un hombre de muy profun-
dos sentimientos, pues tan pronto poda sentirse como un chi-
quillo, que ser al mismo tiempo aquel hombre jefe y gran
organizador. Soy de la opiliin que las personas as tan bue-
nas jams llegan a la edad madura, pues entonces se conver-
tiran en algo as como una maquinaria adulta.
Uno de nuestros ms agradables entretenimientos duran'e
las semanas que permanecimos en la Habana consista en nues-
tro paseo por el Prado, que as creo yo que se llama el parque
de dicha ciudad. Miles de individuos, unos sentados y otros
dando vueltas alrededor del lugar, se deleitaban oyendo una
deliciosa orquesta en aquellas calurosas noches de esto tro-


PG. 312


JUNIOR





REVISTA TEOSFICA CUBANA


pical. El Coronel fumaba al par que estudiaba las caras de
los paseantes y disfrutaba de tan hermosa msica,
Parece como si en aquellos das se agitaran en su mente:
los pensamientos de quin podra llegar a sucederle en la Pre-
sidencia. Un da mientras estbamos en la azotea de la casa
charlando acerca de varias cosas, me dijo: "Warrington, he
tratado de encontrar en el mundo entero a alguien que llegase
a sucederme en mi puesto, pero no he podido encontrar a nadie
todava". Yo le pregunt: "Y por qu no Mrs. Besant?"
Mas l me respondi: "Oh, ella tiene a su cargo la escuela
esotrica".
Bien. El Coronel no tuvo necesidad de indagar much por
fuera del crculo de sus grandes amigos, despus de todo; pues
no tan solo ha ocupado ella su lugar, sino que al mismo tiempo
ha probado tener grades habilidades para el servicio de tan
importantes puestos.
Antes de partir de la Habana nuestros amigos buscaron,
a instancias del Coronel, en dnde estaba enterrado el seor
Salvador de la Fuente, y l y yo fuimos a su tumba a pagar
nuestros respetos. Dej irdnsii; para que se construyera a
sus expenses una lpida piedra sepulcrl, y yo me qued al
cuidado de este asunto, que se arregl muy satisfactoriamente
despus de una deliciosa correspondencia entire el Coronel y yo.
Consider como uno de los ms grades privilegios de mi
vida haber entrado en relaciones con tan notable personaje de
nuestra historic teosfica. No ha existido jams un hombre
tan bondadoso ni mejor amigo, ni tampoco ms devoto a su
ideal. Para l, los Maestros de Sabidura eran series vivien-
tes. Nunca los consider para su vida como esas lejanas dei-
dades reverenciadas en las ceremonies dominicales. Presentes
siempre en su pensamiento y en su palabra, su vida toda gira-
ba alrededor de la existencia de los Maestros.
Nos parece difcil career que una persona que haya creado
una organizacin en la cual se concentrara tanto como lo hizo
el Coronel con la Sociedad Teosfica, no encuentre medio de
volver pronto a la Sociedad, mediante una reencarnacin in-
mediata. Espero, por tanto, que algn da volveremos a tener
e honor de contemplarle una vez ms como el leader y gran
organizador de nuestra Sociedad, pues pocos son los que po-
drn poner todo su afn, su continue inters y su pensamiento
devoto en una labor como aquel que la creara, el fruto de sus
esfuerzos.
A. P. WARRINGTON.


1929


__~__


PG. 313












DAMODAR K. MALAVANKAR

D3 AMODAR K. MALAVANKAR, uno de los verdaderos
Strabajadores de los primeros tiempos de la S. T., cuyo
retrato ofrecemos en este nmero, un Bramin nacido en Gu-
jerat, famoso en los anales teosficos por su gran devocin
hacia los Maestros y fundadores de la Sociedad Teosfica.
Aunque Damodar era casado, su esposa convino en que l adop-
tara lo que prcticamente constitua la vida de samyasin, que-
dando ella al abrigo de sus padres, que eran gente de buena
posicin. Damodar, como cariosamente era llamado por to-
dos los que le conocan, se uni en Bombay a los Fundadores
de la Sociedad, que le nombraron Secretario Registrador adjun-
to, a cuya labor se dedic con tod? el alma y todo su corazn.
Fu mandado a llamar al Tibet por su Maestro (el Maestro
Kut Hum) en febero del ao 1825, a donde llegara a la
Ashrama despus de grades vicisitudes en el camino. Cuan-
do uno advierte lo fragil de su cuerpo y la inmensa labor que
sin embargo realizara, no queda menos que pensar que Damo-
dar merece toda la fama que llegar a conquistar dentro de la
Sociedad Teosfica. Una parte de los jardines de Adyar se
conoce por el nombre de "Damodar Gardens".
Damodar, fu uno de esos series sensitivos, de gran evo-
lucin, y que sin embargo pasan la vida ignorados, bien porque
su labor es de naturaleza internal, bien por la modalidad kr-
mica del moment.
De su valor dieron fe nuestros fundadores, a quienes ayud
con ahinco y la llamada de suapropio Maestro lo justifica.


Ar~11 11 1


;p~P~LVe @W MIM w~


0


10



























































o
DAMODAR K. MALAVANKAR
j











PROBLEMS FILOSOFICOS


SNTIENDEN los fsicos que dos de los factors ms im-
portantes que entran a former parte de las mutaciones
de la energa universal son el tiempo y el espacio. Sabido es
que stas son dos abstracciones mentales con el fin de explicar
la sucesin de los fenmenos. En realidad ni el tiempo ni el
espacio existen.
En el studio de la Fsica, dadas sus conclusions, admi-
tido el determinismo como ley universal, considerada la con-
tinuidad o flujo energtico constituyente de nuestro pequeo
mundo, es possible suprifmir las abstracciones tiempo y espacio,
dejndolas para los que desconocen las leyes generals de la
energtica. El tiempo para la naturaleza siempre es present.
Los fenmenos no resultan a consecuencia de los factors
tiempo y espacio, sino a virtud de la continue complejidad de
los mismos.
Las reacciones qumicas originarias, resultantes de la trans-
formacin de lo imponderable en ponderable, a ms de las
reacciones fsico-qumicas sucesivamente encadenadas, cuya li-
mitacin est en razn direct con las fuerzas impulsoras con-
centradas en el expresado element originario, son causa in-
mediata de su perpetua evolucin.
Nuestro pequeo mundo no es otra cosa que una mutacin
de la continuidad cinemtica de la energa universal, como el
hombre no es ms que una forma de ese mismo flujo energtico;
como un fruto depend ms de ,u rbol que de todos los dems
factors mesolgicos que lo produce.
La gnesis de los sentidos en el mundo biolgico, conside-
rados desde el punto de vista fsico, ha resultado por una
necesidad intrnseca de conducirse los organismos a travs del
fenomenismo extrnseco que les afectaba ms directamente
--luz, aire, calor, humedad, etc.-. De aqu que conozcamos un
nmero limitado de estos efectos y el extremo ms sensible
de los mismos.
El hombre, que entire todos los series es el que puede expli-
carse los fenmenos que le rodean, cosa que, dicho sea de paso,






REVISTA TEOSFICA CUBANA


es lo que lo notabiliza entire los dems series del mundo viviente,
se ha visto precisado, en sus investigaciones, de dividir y sub-
dividir los fenmenos conforme palpa sus extremos sensatorios;
de aqu que conozca de los fenmenos lo ms burdo, lo ms
grosero, quedndole siempre por descubrir la trama, la comple-
jidad inmensa que los mismos representan.
Si la mentalidad del hombre fuera eficiente, considerara
el pequeo mundo que habitat y su propia existencia como una
cosa integral, sin ser possible considerar aislado ni uno siquiera
de sus components. Admitira, sin la menor duda, que cuanto
existe no es ms que una continuidad de causes y concausas;
que ningn fenmeno se verifica aisladamente y que continua-
mente se sucede la complejidad de sus elements constitutivos.
Elementos en cuyo interior se encuentran concentrados grme-
nes de una variabilidad infinita; elements que en la sucesin
de otras fases, de otras continuidades han repetido substancias
anlogas a las que va a realizar en la evolucin de que trata-
mos, y que repetir en otra oportunidad cuando las circunstan-
cias le sean favorables. "El continue retorno de las cosas",
que dijo Herclito en remotos tiempos.
Cada fenmeno observable pertenrece a una trama de otros
fenmenos cuya divisibilidad absolute se hace impossible. El
hombre en sus investigaciones lograr conocer algunos elemen-
tos de esta trama; mas no otra cosa. Aun se puede agregar,
como ya dijimos, que para conocerlos necesita que hieran di-
rectamente sus sentidos, de otro modo le pasarn inadvertidos.
Resultar siempre una quimera querer conocer las causes
eficientes de los fenmenos, puesto que el encadenamiento de
aqullas, su determinismo originario, se aleja cada vez ms de
nuestras investigaciones, cuanto ms lo ahondamos. Ser da-
ble conocer los efectos y las causes inmediatas que los ejecutan;
las lejanas se encuentran tan tramadas al conjunto universal
que el querer expresarlas o corcebirlas nos har perder en un
intrincado laberinto de divagaciones.
Lo expuesto lo entenderamos ms claramente con un ejem-
plo grfico. Nadie al observer una naranja se le ocurre pen-
sar estn disgregados los infinitos elements que concurren a
integrar esta modalidad de la energtica. Los elements dF
que est formada constituyen una trama complejsima. Si al-
guna, o algunas clulas de las que entran en su formacin tra-
taran de conocer o explicarse las diferentes reacciones fsico-
qumicas que en el interior se realizan, de seguro que les


PG. 316


JUNIOw








sucedera lo que a los hombres sabios: necesitaran dividir y
subdividir los distintos componentes-cidos, elements qumi-
cos, cromofina, etc.-que se encuentran en la intimidad de la
naranja, en el curso de su evolucin; conoceran tan solo las
substancias que ms afectaran sus sentidos. Imposible se die-
sen cuenta del conjunto, dada su inmensa complejidad.
Demos por sentado que la mentalidad de este grupo de
clulas estudiosas fuese elevada; entonces estimaran las divi-
siones para el studio como indispensables. Entenderan un
absurd career aislado ninguno de los fenmenos que observaran,
los cuales explicaran como las causes, siempre continues, para
la sucesin de su pequeo mundo, la naranja en cuestin.
Por lo expuesto, fcil es concebir la limitacin que nuestro
pequeo mundo ha de alcanzar en relacin con los elements
condensados de la substancia originaria, que por la experiencia
milenaria que encierra sabe repetir los fenmenos en la forma
que los presenciamos o en otras forms muy diversas que ni
siquiera sospechamos.
Lo dicho se comprende desde el instant que percibimos
la ntima conexin entire lo ponderable y lo imponderable, as
como la que existe-como prueban fsicos y bilogos-entre el
elemento orgnico e inorgnico. En lo que nos rodea nada
vemos comenzar, todo cuanto percibimos es continuidad. En
nuestro pequeo mundo no comenzaron en la nebulosa a de-
Harrollarse los elements que la integraban. Eran stos con-
tinuidad de la energtica universal que alcanz un nuevo equi-
librio, dadas las circunstancias que le rodeaban. Elementos,
los de la nebulosa, que llevaban en s concentrados grmenes
de fuerzas intra-atmicas que SABAN desenvolver, en condicio-
nes propicias; cuyas fuerzas intra-atmicas poseen su ciclo
evolutivo, cada una muy particular; de aqu la dificultad y
complejidad del conjunto.
Si tratsemos de ahondar en el origen del hombre de un
raodo riguroso, fundamentndonos en las ms recientes con-
quistas cientficas, podramos verificarlo observando primero
un ENLACE de continuidad entire nuestra especie y de la que
result la transformacin. Continuando la investigacin halla-
ramos otro enlace entire el mundo animal y vegetal. Ms ade-
lante percibiriamos otro, entire lo orgnico y lo inorgnico; y
lerminaramos por elicontrar otro muy lejano, entire lo ponde-
rable y lo imponderable. Dados los escasos conocimientos
lhumanos entendemos ste el ltimo enlace; pero ello no es


1929


RrsVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 317






3REVISTA TEOSFICA CUBANA


obice para que se nos permit concebir otros enlaces corres-
pondientes al orden de evolucin cosmolgica.
Esta continuidad ascendente puede hacernos despojar de
la mente la idea de tiempo, concibiendo el desarrollo de los
fenmenos por las circunstancias que les rodean y por la con-
tinuidad de la propia substancia cuya energtica concentran.
La idea de espacio podemos substraerla de huestra mente
entreviendo que nuestro mundo es un diminuto tomo de la
colosal masa sideral; que aunque para nosotros el lugar, el
espacio que ocupa en el sistema planetario a que pertenece, es
el factor ms important para la generacin de los fenmenos
que presenciamos; empero insignificant esta posicin, que se
hara impossible de observer si nos fuera dable contemplar la
gran masa sideral.
Nuestro pequeo mundo pudiera ser parangoneado a un
itomo de los infinitos que constituyen un block de piedra; del
mismo modo, nuestro nfimo planeta'es un tomo correspen-
diente al block de la colosal esfera sideral. Lo que nos conduce
a la idea de unidad y compactibilidad universal.
De lo expuesto fcil es deducir que con un pequeo esfuerzo
mental podemos despojar del entendimiento las abstracciones
TIEMPO y ESPACIO; sin dejar de comprender que para la expli-
cacin de los fenmenos es necesario el empleo de estas dos
hiptesis, al menos en el actual moment de la evolucin de
los conocimientos humans.
EUGENIO LEANTE.


JUNIOR


PIo. 318













LA MEDITATION
Y EL PODER DEL PENSAMIENTO


I este trabajo exigiera un lema, no tropezaramos con
dificultad alguna para encontrarlo, porque cuando se
piensa en la fuerza del propio pensamiento, cuando hacemos
objeto de studio a ese poder incontrastable, obligndolo a
examinarse a s propio, nos asalta en seguida el recuerdo del
sabio verso de Virgilio, "mens gitat mlem"; y ste y no
otro tendra que ser el lema: "el espritu mueve la material .
Y si a la meditacin tuviramos que darle algn nombre
de mayor poesa, alguna denominacin altisonante, indicative
de lo maravilloso de sus -esultados, no hallaramos nada mejor
que "Nuestra seora del milagro". Que verdaderos milagros
son los que realize la meditacin cuando el hombre sabe utili-
zarla adecuadamente.
Conocer el poder del pensamiento y el valor de la medi-
tacin es casi un privilegio de que gozan muy pocos en el mundo
occidental. Forman legin los hombres que casi no piensan
ms que cuando distinguen unas sensaciones de otras, o cuando
su memorial reproduce las sensaciones placenteras, plenas de
sensualidad, para imaginar la repeticin de la grata vibracin
sentida anteriormente. Otros, ya en nmero menor, emplean
parte de su tiempo en pensar sobre las lectures realizadas,
sobre la direccin de un negocio o acerca de cualquier otro
asunto de la vida mundana; pbro aun stos son incapaces de
hacer conscientemente una conjentracin mental, amarrando,
por as decirlo, la conciencia a una idea o a una image. Y son
los menos, las excepciones, los que dominant su pensamiento y
conocen lo que tiene de divino, al extremo de convertirlo en
su obediente servidor y en el ms formidable de sus agents
para triunfar en todas las cosas de la tierra y del cielo, de la
forma y de la vida, del mundo de la ilusin y del mundo de la
realidad.
La meditacin, cuando se ejercita como nos lo ensean los






REVISTA TEOSFICA CUBANA


maestros y poniendo nuestros cuerpos fsico, emotional yemen-
tgl bajo rgidas disciplines de pureza, es la llave que nos abre
las "puertas de oro" de la ms elevada espiritualidad.
Los que saben algo del "verdadero hombre", que es el
espritu, conocen que ste se halla envuelto en various cuerpos
o vehculos de los que se vale para su carrera evolutiva hacia
la liberacin. As, el espritu tiene un "cuerpo fsico" para
su vida terrena, como tiene un "cuerpo astral", ms sutil, para
su vida de emocin, y un "cuerpo mental", todava ms sutil,
para la vida del pensamiento. Y es indudable que si la mente
se vale del cerebro como instrument de manifestacin en el
mundo fnico, y ste, con su substancia gris, forma parte del
cuerpo de care, esta envoltura carnal debe ser mantenida en
el mejor y ms perfect estado de salud, de fuerza y de pureza.
Tuvo razn Juvenal cuando dijo: meanss sana in crpore sano",
porque un alma sana en un cuerpo sano es base de toda em-
presa educational en el hombre. Y lo mismo puede argirse
del cuerpo del deseo o emotional, tambin obligado a un limpio
estado de pureza que facility la acfaacin de la mente. Pero
as como los vehculos inferiores, fsio y astral o emotional,
son auxiliares del recto pensar, la mente bien ejercitada se
convierte en la duea y seora de esos vehculos y los adentra
por aquellos senderos que transforman el deseo sensual en
anhelo del espritu y que hacen todas nuestras acciones meri-
torias y laudables. En una palabra, hay que buscar la armona
de esos cuerpos, envolturas o medios de manifestacin del es-
pritu, porque la armona es equilibrio y es bien. Y el bien,
anhelo constant del alma, que slo en l halla su felicidad, es
lo que nos conduce al Nirvana, a la perfeccin, al cumplimiento
de nuestro divino destino en la vida eterna.
El cerebro es rgano o instrument de la mente, de igual
modo que la conciencia se vale de la mente como de fiel servi-
dor. El ejercicio, que es en todos los casos fuente de desarro-
llo, aumenta las potencialidades del cerebro, multiplicando sus
circunvoluciones, donde como en disco fonogrfico se van
grabando los conocimientos adquiridos a lo largo de una vida
en aquella forma material que esculpe en el mrmol o en la!
piedra la concepcin del artist. Y de igual modo, o mejor
aun, ensancha la mente y torna ms responsive la conciencia
a las vibraciones, que es la verdadera finalidad, ya que el ce-
rebro, como forma material al fin, vuelve al polvo lo que
almacen, en tanto que la conciencia conserve eternamente lo


PG. 320


JUNIOR






REVISTA TEOSFICA CUBANA


que pudo similar sumida en los mundos de material fsica y
astral.
Pero la ley del ejercicio no puede hacer con mente y cerebro
una excepcin. El msculo fsico se desarrolla con la actividad,
pero no puede estar constantemente movindose. El descanso
le es indispensable. Lo mismo ocurre con los rganos del pen-
samiento. Necesitan reposo. Mas lo que con el msculo es
muy fcil, con la mente result muy difcil. Dejar de pensar,
hacer lo que se llama "el vaco mental", es casi impossible.
Requiere una discipline y un tan vigoroso aprendizaje como la
meditacin.
La mente est habituada a vagar a su antojo, dominndo-
nos. Someterla a nuestra voluntad, obligndola a iensar en
"una sola cosa" o a "no pensar en nada" es tarea en que
nuestra naturaleza superior, el "hombre real", tiene que ma-
nifestarse. El dominio, pues, de la mente es lo que nos de-
muestra lo que somos: &el Pensador, el Conocedor, el ajeno a
la material, el Yo grande, superior, divino, inmortal...
Cuando nos damos cuenta de que por el pensamiento crea-
mos, es cuando podemos vislumbrar nuestro origen divino. Y
es cuando comprendemds la existencia cde Dios, porque nada
puede existir sin haber estado antes ideado en una mente. El
Jpiter Olmpico, considerado como una de las maravillas del
mundo antes de esculpir su belleza en el bloque informed del
mrmol, tuvo que ser "ideado" por Fidias, el artist. De
idntico modo, este nuestro mundo manifestado, la. creacin
entera-que por eso se llama "creacin" -tuvo que estar antes
,n la mente de Dios, que "pens" y despus "cre", como ar-
tista mximo o Gran Arquitecto del Universo.
Las grades creaciones humans, los inventos maravillo-
sos, aquellos descubrimientos que desvelaron territories igno-
rados o fuerzas de la Naturaleza, fueron parto do los genios,
verdaderos superhombres, que rebasan el nivel general, que
se salen de la vulgaridad y jarecen ir guiados por una luz
superior. Esa luz es la del peirsamiento, hijo de la mente en-
gendrado por la conciencia, ya ensanchada, ahita de sabidura,
receptora de infinitas vibraciones que le permiten penetrar en
el misterio y sacar de l lo que los dems no imaginbamos
siquiera.
Otro aspect muy interesante de la accin y poder del pen-
samiento, ignorado por la inmensa mayora de las gentes, es
su exteriorizacin sin palabras; es decir, que un pensamiento
puede ser lanzado al espacio e impresionar otra mente. A ese


PG. 321








pensamiento que de ese modo march, se le llama en Tqosofa
"una forma de pensamiento".
Por regla general, todos los pensamientos crean esas for-
mas, que sern ms o menos vigorosas y duraderas segn la
fuerza y la energa que les dieron vida; influyendo tambin
poderosamente en su perdurabilidad la constancia en el pensar,
manteniendo la mente en una actitud de insistencia en la misma
forma mental. Y todos estamos recibiendo la influencia de
los pensamientos de los dems.
En la actualidad, bien estudiadas por la ciencia las vibra-
ciones en general, y muy especialmente las llamadas ondas
hertzianas, no puede diputarse por falso lo que la Teosofa
ense thce muchos aos. La estacin transmisora del radio
vibra, sus vibraciones produce ondas, y esas ondas van a
herir a los aparatos receptores, reproduciendo sonidos e im-
genes. El human pensamiento es tambin vibracin, que pro-
duce ondas (formas de pensamiento) y que van, como las
hertzianas, al travs del espacio, impresionando aparatos se-
mejantes a los que las produjeron.
Nadie duda hoy de la transmisin del pensamiento. En
ste hay algo tan material, aunque invisible, como lo hay en la
onda que parte del telgrafo inalmbrico. La facilidad de re-
cibirlo "conscientemente" depend del desarrollo de las facul-
tades receptivas del sujeto sensitive; como ocurre con la vision
astral, possible slo para el clarividente. Pero "inconsciente-
mente" todos lo recibimos. No ya un pensamiento, sino la
propia palabra con que fu pensado, es corriente que salga
simultneamente de los labios de dos personas que se hallen
en una reunin. Tan frecuente result este fenmeno que, en-
tre nosotros, hay una frase humorstica que pronuncian los que
coinciden en idntica expresin del mismo pensamiento: "nos
vamos a morir juntos".
Si tal influencia ejercen los pensamientos de un hombre
sobre todos los dems, no es evidence el imperio de su fuerza!
Y no es muy important quecprocuremos siempre emitir pen-
samientos de amor, de rectitud, de nobleza y de fraternidad?
Somos lo que pensamos. Dice un texto muy antiguo: "E]
hombre es la creacin del pensamiento; lo que piensa en su .-iL nh
en eso mismo se convertir en lo sucesivo".
iHe ah una verdad que cualquiera puede comprobar por
muy median observador que sea. Basta alimentar un pen-
samiento de ira, aunque slo por breves moments, y nos ean-
tiremos molestos, disgustados, de mal humor. En cambio, si


PG. 322


REVIISTA TEOSFICA CUBANA


Jumo





REVISTA TEOSFICA CUBANA


el psamiento es de amor, una placidez dulcsima invadir
todo nuestro ser. Perpetuad cualquiera de esos pensamient%,s,
hacedlos norte y gua de vuestro paso por la vida, y la vida
ser para vosotros amarga o dulce, triste o dichosa.
Ningn hombre de cara patibularia es bueno, porque hasta
el rostro fsico refleja la bondad o la maldad de los pensa-
mientos; que tal es el poder de stos. Y no ya el rostro; hasta
los ademanes, el continent, la apostura de un hombre os ins-
pira en el acto, con su sola presencia, simpata o repulsin;
porque el hombre que piensa rectamente, armoniza sus ve-
hculos, es decir, mantiene en su persona un equilibrio que se
traduce en belleza y en bondad.
Nada tan falso como decir, y es cosa que omos con fre-
cuencia: "es como Dios lo hizo". No, Dios nos hizo iguales
a todos, porque si no, no sera just. Somos chispas de la llama
divina, con las mismas potencialidades. Surgimos iguales, y
ante todos se abren las mismas posibilidades. Lo que ocurre
es que cada cual, a media que los deseos lo asaltan, toma uno
u otro camino, el sendero ide la derecha o el de la izquierda, y
al correr de los aos y de las vidas, no es ya como Dios lo hizo,
sino como l mismo se Ilace. Es su propfia obra. Y es lo que
piensa, ya que el poder de pensar es la fuerza directriz, brjula
y gua, impulso y freno, maldicin que abate o llave que abre
las puertas de oro.
La enseanza de la reencarnacin reclama dos lneas en
este punto. Dios no sera just si creara un alma para el
idiota y otra para el genio; una para Adonis y otra para Qua-
simodo; no; hay que admitir, y as lo ensearon todos los gran-
des Instructores de la Humanidad, que las almas vinieron idn-
ticas y en las mismas condiciones para entrar en la ley de evo-
lucin, ganar por el propio esfuerzo la suma de experiencias
necesarias y llegar a la liberacin. Y si un hombre nace con-
trahecho, no se piense en un capricho de la Divinidad; es que
ese hombre fu cruel en su anterior existencia, y por otra sabia
iey que la Teosofa conoce con el nombre de Karma, viene a
l:,r a su vez para aprender que debemos ser buenos y com-
pasivos.
Nada como la ley krmica, cuando se la estudia, muestra
mejor la fuerza del pensamiento. Este es el que crea en rea-
lidad nuestro future. Nunca abandonan al hombre sus pen-
samientos. Y al decir "hombre" nos referimos al espritu,
que es el hombre verdadero, el que no muere, si por muerte


1929


PG. 323








entendemos el aniquilamiento. Nuestra llamada muerte ,no es
ms que el abandon del vehculo fsico y el paso a un mundo
de conciencia superior: mundo astral o mocional. Hay que
fijar bien estas enseanzas para comprenderlo todo.
En un trabajo de cortas dimensions, que ha de ser de sn-
tesis y no de detalles, no es possible profundizar en la inmensa
variedad de forms de pensamiento, llamadas tambin en Teo-
sofa "elementales artificiales", de material mental y astro-
mental; pero s hay que precisar el hecho estudiado y com-
probado por los grades clarividentes e iniciads que los pen-
samientos, como hijos nuestros, inseparables, nos van trazando
las vas futuras de nuestro camino hacia la perfeccin (ideal
supremo)*. Los de ayer nos harn sus esclavqs; mas los de hoy,
siendo mayores nuestros conocimientos por las experiencias su-
fridas, los elaboraremos mejores y nos permitirn un porvenir
tambin mejor.
Se infiere de lo dicho que, tanto pura la colectividad, como
para el individuo, es de importancia mxima el pensar con rec-
titud. Qu es lo que se ha dado en lamar una "idea-fuerza"?
Pura y simplemente un pensamiento vigoroso, capaz de mover
a una multitud. Lasidea-fuerza de Mart fu la libertad de
Cuba.. Su mente poderosa vibraba constantemente con ese
pensamiento de redencin, y aquellas vibraciones iban a impre-
sionar las otras mentes hasta producer el movimiento de rebc-
. lin contra la Metrpoli, que termin con su dominacin en
nuestra tierra.
As tambin el pensamiento de los Grandes Instructores.
En remotos siglos, sin telgrafo, sin radio, sin prensa peridica,
sin medios rpidos de comunicacin, como el ferrocarril, el au-
tomvil y el aeroplano, las enseanzas resonaban en continents
inmensos y sacudan millones de conciencias. Llevadas por
quin? Por el powder del pensamiento; haciendo as possible que
las predicaciones que en una lejana provincial de Roma diera a
un puado de hombres un humilde galileo, hicieran extremecor
con inquietudes alarmaites a ia seora del mundo, llegando a
derribar los dolos de su torpe paganismo.
Ahora bien, seores, es cuerdo que a una tal fuerza se la
deje en punible abandon? El hombre se di cuenta pronto del]
poder y de la utilidad de sus msculos, y aprendi a ejercitarlos
para lograr su desarrollo y su mayor eficacia. Pero qu ha
hecho con los rganos del pensamiento? Cree que el studio
los vivifica, y el studio, sin mtodo y con exceso, puede cau-
sarles un gran mal.


PG. 324


REVISTA TEOSUPICA CUBANA


JUNIOR






REVISTA TEOSFICA CUBANA


Este pensamiento que, en grandes comuniones mentales,
crea eso que las gentes llaman "vientos de fronda", ambientes
precursores de guerras y revoluciones; que en fuerza de malt
decir a un tirano lo derriba; que cambia un rgimen desptico
en democracia justiciera; que puede crear "ejrcitos de sal-
vacin" y la "Cruz Roja"; que forma las "corrientes de opi-
nin" y la opinionn pblica", y que, bien dirigido, podra ha-
cer el milagro de imponer la paz al mundo y borrar el egoismo;
este admirable pensamiento, palanca de Arqumedes con el in-
contrastable punto de apoyo de la conciencia humana, se aban-
dona a su suerte, y nuestros cientficos apenas si le dedican
algunas consideraciones de elemental psicologa.
Hora es ya de que se ensee al pueblo a ejercitar el pen-
samiento y a desarrollar para el bien esos poderes divinos de
que goza. Los centros didcticos ensean en la historic una
informed relacin de verdades y mentiras ya pasadas; en la geo-
grafa, los cambios fsic>os que sufre constantemente nuestro
planet; la ciencia de los nmeros, aunque sin ahondar en la
inicitica, armona universal descubierta por Pitgoras; la qu-
mica y la fsica, el derechp, las humanidades y una medicine sin
alma metida siempre en el barro de la material torturada. Y
en las grades academics se dan orientciones artsticas. Pero
no hay en part alguna el sabio plantel que ensee un curso
de meditacin.
La Teosofa que, como la luz, viene de Oriente, nos trade las
notables enseanzas en que inspiro este trabajo. De nada sirve
leer y repetir una y cien veces lo leido hasta saberlo de me-
:mora. Eso nos hace eruditos. Y qu viene a ser el erudito?
Un loro que repite lo que otros modularon a su odo. La Teo-
nos dice: lee cinco minutes y media quince sobre lo ledo.
No i- repitamos y tomemos de memorial la letra; no; sino que
en el crisol del pensamiento fundamos la idea que nos sugiere
i; lAtra de molded, la fusionemospcon nuestros conocimientos an-
icniores, establezcamos el juicio, agudicemos el discernimiento
y provoquemos el rayo divino db la intuicin, para, entonces,
Ihacernos dueios y no esclavos de lo que otro nos dio, si por
bueno lo diputamos, o lo arrojemos fuera de la mente si daa
Sperturba la serenidad de nuestra conciencia.
Si alguno nos preguntara qu debe hacer para realizar
esos milagros de la meditacin de que hemos hablado; cmo
llenar su mente de pensamientos positivos; cul es el medio que
ha de emplear para dominar su mente, someterla a su voluntad


PG. 325






PG. 326 REVISTA TEOSFICA CUBANA JUNIOR,

y obligarla a discernir siempre en los senderos del Bien -y de la
,Verdad, le contestaramos:
-Estudia el Yoga.
No hay que tenerle miedo a las palabras. Lo que precise
es penetrar su significado. Qu es el Yoga? Podra copiar
muchas definiciones que andan por los libros de Teosofa; pero
no he de hacerlo. Si lo hiciera as demostrara que soy u~na
contradiccin viviente con lo que predico; resultara el loro de
la erudicin. Por suerte ma, despus de leer las definiciones,
he meditado sobre ellas, he buceado en su oculto significado...
y he practicado.
Para m el Yoga es una admirable discipline, no slo men-
tal, sino emotional y fsica, que nos va modificando, hacin-
donos cada vez mejores hasta tornarnos puros. Es una prc-
tica sublime de ejercicios mentales, sensitivos y prcticos, que
afinan nuestra percepcin, vigorizan nuestra voluntad y afir-
man el poder de nuestro incontrastable "Yo quiero".
El Yoga nos apart en lo fsico de toda sensualidad nociva.
Nos permit gustar del placer natural y sabiamente dispuesto
por la ley divina para acercarnos a t.odo lo necesario a nuestro
desarrollo evolutivo, as en las relaciones sexuales, como en la
alimentacin, en el descanso, etc. Pero nos aparta de la exa-
geracin del placer y de la subordinacin a ste de las necesi-
dades en que l intervene para suavizarlas, exageraciones que
constituyen la lujura, la gula, la pereza, etc.
Para nuestro cuerpo fsico el Yoga nos proscribe el aklc..ol
el tabaco, el comer con exceso, el matar innecesariamente ani-
males para alimentarnos con sus carnes llenas de toxinas y de
ese magnetismo enervante que emana el cuerpo de la bestia.
Y empezando por tornar pura nuestra alimentacin y nuestra
bebida, va quitndonos de todos los excitantes, limpiando de
venenos nervios y cerebro y., despejando la actuacin de la,
mente.
Vaya ahora una observacin important que a todos que-
remos transmitir: no comenemos a trabajar con ahinco sobre
nuestra mente sin antes haber purificado, siquiera sea un poco,
los vehculos inferiores, el emotional y el fsico. De otro modo,
en el cuerpo enfermo, daiado por la alimentacin animal y pgr
otros excitantes, sacudido por pasiones violentas, la mente ha
de sentirse tambin enferma e inidnea para sufrir el vigoroso
esfuerzo de la voluntad que se necesita para dominarla. Y de
ah que puedan derivarse graves males en nuestras propias
facultades mentales y nerviosas.






REVISTA TEOSFICA CUBANA


Si. todo es ejercicio y si todo tiende a la purificacin, ejer-
citemos primero, algn tiempo, nuestro cuerpo denso, apartn-
dolo de todos los excess y vicios, que son, como se ha dicho,
las matrices de los futuros dolores; y continuando da a da
esas prcticas, vayamos entrando en el campo propio de la
meditacin.
SQu es meditar? Meditar es pensar, pero no con inter-
mitencias y dando cabida en la mente a mltiples diversos pen-
samientos, sino tomando una idea de cualquier clase que sea y
discurriendo exclusivamente sobre ella, con fijeza, sin distraer
la atencin, hasta agotar nuestra fuerza de anlisis com-
prensivo.
Esto no puede lograrse sin algunos previous ejericiios de
lo que se llama concentracin. Y no se crea que a la medita-
cin debe anteceder inmediatamente la concentracin. Esta hay
que practicarla por algn tiempo, por semanas y aun por meses,
segn las aptitudes de calla cual.
La concentracin es la que ensea a dominar la mente, a
esclavizarla a un objeto, a gontraerla a una determinada cosa.
Me siento cmodamente, solo, en sitio en que nadie pueda mo-
lestarme, cierro los ojos, relajo el cuerpo, aino mis pies, el uno
junto al otro, descanso las manos sobre mis piernas y enfoco
mi atencin sobre el objeto que imagine: un gato.
Creeis que es fcil sostener fija la mente en el gato? Si
sois nefitos no podris hacerlo ni dos minutes. En seguida
otros objetos se ofrecern a. vuestra atencin, mezclados con
el gato o borrando a ste por complete. Al iniciar esta prctica
es cuando se comprueba la razn del Bhagavad Gita al decir:
"la mente es verdaderamente inquieta; es impetuosa, fuerte y
difcil de doblegar: tan difcil de dominar como el viento".
Pero nuestra voluntad lo consigue todo. Empezaremos por
Umo o dos minutes, todos los das, e iremos aumentando el
tiempo a media que logremos ngo distraernos, no desenfocar al
objeto de la concentracin, y as pronto llegaremos a quince
o veinte minutes, pudiendo diset"rrir sobre mil cosas que ata-
:an al objeto aludido, pero teniendo siempre ste ante nuestro
ojo mental, sin permitirle apartarse ni por un moment.
No es mi propsito dar un curso de concentracin, ni de
:...,.',;: *;,i; sino hacer indicaciones breves sobre material de
tanta trascendencia. Por eso, sin detenerme ms, paso a decir
que, una vez logrado el dominio de la mente, hemos de acometer
con denuedo la meditacin, que supone ya un ensanche pro-
gresivo de conciencia y nos produce beneficios sin cuento.


PG. 327


1929






REVISTA TEOSICA CUBANA


Meditar sobre una virtud es asimilrnosla. Poseej todas
las virtudes es ser perfect. Luego, por la meditacin vamos
'nada menos que a la perfeccin. Y nunca debemos perder
tiempo, fuerza ni energas, en lo opuesto a la virtud que bus-
camos. Si anhelamos ser pacientes, desentendmonos de la
ira, de la clera, de la inquietud. Afirmemos la paciencia y nos
sentiremos pacientes y serenos en medio de las mayores tri-
bulaciones.
Para ser castos, desechemos toda imagen de lujuria que
no sasalte. Cerremos las puertas del pensamiento a lo obsceno.
Meditemos sobre la pureza, proponindonos ser puros en el
pensamiento, en la palabra y en la accin. Poco a poco veremos
cmo nuestra vida se modifica, as en su actuacin internal como
en su manifestacin externa. Y en fuerza de pensar bien, de
hablar bien y de actuar bien, ser bien todo lo que atraigamos
hacia nosotros, porque en lo spiritual cada cosa atrae a su
semejante.
La meditacin nos abre las puertas de la abstraccin, de
lo sutil, de los mundos sin forma, de lo que escapa por com-
pleto a la accin de los sentidos. Nos permit poner la con-
ciencia en los mundlos superiores y,' llegar a lo que es objeto
propio del Yoguismo: la unin con la Divinidad. Yoga sig-
nifica "unin", y todo nuestro trabajo supersensual, trans-
mutando los deseos bajos en altos anhelos espirituales, tiende
a destruir la separatividad entire la naturaleza inferior y la
superior. La ilusin de la personalidad, del pequeo yo, se va
borrando, al propio tiempo que empezamos a vislumbrar el Yo
grande, la individualidad, la que no muere porque es divina.
Y as como vamos de la concentracin a la meditacin, sta,
en una etapa de mayor progress, nos conduce a la contempla-
ci: vemos ya nuestro ideal con fuerzas de realidad. Ante
la pupila mental se yergue el, Santo, el Instructor, el Dios, y
en El nos infundimos, hasta llegar a esos maravillosos estados
en que nuestra conciencia tr1asciende los vehculos y romped
todas sus limitaciones. Entonces somos -1 ..i- "yoguis".


J'osn R. VILLAVERDE.


PG. 328


JUNIo








*





EN EL DIA DEL LOTO BLANCO


UE hacemos esta noche aqu?
-Conmemorar el 38 aniversario de la desencarnacin de
Helena Petrona Blavatsky, fundadora de la Sociedad Teosfica.
-Es esta una reunin de dolor, luto o tristeza.
-No. Es una agradable reunin de gente agradecida a la
ilustre mujer, o mejor dicho, a la grande alma que nos di
sus enseanzas y fu instrument de la Sabidura Divina entire
los hombres. Estamos aqu para elevar nuestras preces hasta
ella, nuestro carioso saludo, y para mantener entire nosotros
no una adoracin a su persona, sino el ejemplo vivo, digno de
imitarse, de una vida gloriosa, llena de heroismo, de abnega-
cin, de amor y de service por la humanidad.
-Por qu este mensajero de la Divinidad apareci en
cuerpo femenino, cuando ha sido lo corriente que tales men-
sajeros hayan aparecido sobre la tierra con cuerpos masculinos?
-Para realzar a la mujer en el concept human, demos-
trndoles a los hombres sabios, valerosos o soberbios, la no
importancia del sexo cuando a capacidades se refiere.
Ella, una mujer, fu la fundadora de la Sociedad external
mas sabia que han conocido los siglos; y detrs de ella, otras
grades almas han aparecido en cuerpos femeninos.
Este es el siglo de la mujer, el fruto del rbol que en la
pasada centuria plant Mad. BJavatsky en terreno /esquivo,
azotado por tempestades, pero abonado con la sangre de su
corazn.
-Por qu elevamos nuestra- preces hacia ella si su per-
sonalidad ya no existe y su alma habitat ahora en otro cuerpo?
-Esa grande alma vela por los destinos de la S. T., y los
eementales que la devota gratitud crea, as como los que cons-
truyen los tesofos meditantes con su diaria salutacin a la
fundadora, forman una poderosa fuerza benfica que segura-
mente se emplear en hacer ms pacfica la Sociedad y ms
robusto su espritu fraternal, de manera que la simblica flor
del loto vaya abriendo sus ptalos en nuestros corazones.






PIG. 330 REVISTA TEOSFICA CUBANA JUNIOR

En qu nos fundamos para decir que es esta la, Socie-
dad externa ms sabia que han conocido los siglos?
-Teosofa es Sabidura Divina; pero de esta Sabidura
Divina cada uno percibe lo que su conciencia alcanza; por lo
tanto, hay teosofa para los divinos, teosofa para las entida-
des espirituales y teosofa para nosotros los humans. La
parte de la teosofa en que especulan las conciencias divinas
y espirituales, y que est fuera de nuestro director conocimien-
to, constitute lo que llamamos esoterismo; en cambio el con-
junto de verdades dadas al mundo externo, ya en sus aspects
filosficos, cientficos o religiosos, constitute el exoterismo.
Este copjunto de verdades, que tratan del process de la Vida
Divina en nuestro Universo, fueron hasta hace poco verdades
esotricas, solamente conocidas de unos pocos y dadas sus en-
seanzas secretamente; pero segn la humanidad ha venido
evolucionando, el velo de Isis se ha ido levantando poco a poco,
dejando ver cada vez ms sus ocultos tesoros, y ha sido la S. T.
la elegida para darle al mundo externo ese conjunto de verda-
des; algunas conocidas, pero profundamente ampliadas, y otras
desconocidas hasta ayer. As, ensanchada para nuestras men-
tes finitas la visir. del Universo, 'ha encontrado el hombre
nuevos motivos de consuelo y alegra.
-Y nos creemos los tesofos ser los ms sabios entire la,
humanidad corriente por el hecho de pertenecer a la S. T. y
conocer sus enseanzas?
-As debiera ser si viviramos la vida que prescriben sus
enseanzas y predicramos con el ejemplo; pues no basta el
conocimiento, ya que es ms necesaria la active virtud.
Una vez dijo alguien que el mal de la S. T. era que saba
demasiado; queriendo decir con esto, que el mal de los teso-
fos era que saban ms de lo que debieran saber, o lo que es lo
mismo, que estbamos recarghdos de conocimientos y ligeros
de virtud. En part tiene razGn; pues yo no dudo que el cono-
cimiento teosfico, vivido sjlamente en teora, haya podido
llevar a algunos de nuestros intelectuales al envanecimiento y
a la soberbia.
Tengamos present que la mayora de la humanidad adulta
no ha salido todava de la niez mental y que una parte de estos
mismos components entran a former la S. T., aunque no en
tan desfavorable proporcin; de aqu que muchos de nosotros
estemos todava jugando con la teosofa.
Estamos llenos de buenos propsitos; pero solamente al-





REVISTA TEOS6FICA CUBANA


gunas ,veces hacemos lo que podemos y no siempre lo que de-
biramos.
De hecho, la S. T. es un Jordn para aquellos que se puri-
fican en sus aguas a cada moment de la vida diaria en pen-
samientos, palabras y obras.
-Y cul es la sntesis de ese conjunto de verdades que
nos trajo Mad. Blavatsky?
-Pues se encierran en las tres siguientes grandes verda-
des que en el antiguo Egipto enseaban a sus discpulos los
Instructores Adeptos, llamadas las tres verdades de la Teosofa:
PI-El principio que da la vida (Dios) mora en nosotros
y fuera de nosotros, es imperecedero y eternamente benfico,
no es odo, ni visto, ni palpado; pero es percibido por el hom-
bre que desea esa percepcin y conocimiento.
2"-E1 alma del hombre es inmortal y su crecimiento, as
como la gloria y esplendor de su future, no tiene lmite.
3--Una ley divina de absolute justicia rige al mundo, de
tal manera que cada hombre es su nico y absolute legislator
y juez, el dispensador de si propia gloria o tristeza, el nico
que influye en su propia ovida, en su castigo y recompensa.
-Y cul es el objeti.vo primordial de la S. T.?
-Establecer la Fraternidad entire los hombres. De hecho
existe en el Universo y no habra necesidad de proclamarla, ya
que la Vida Divina es una en el corazn de todos los series;
pero la ignorancia humana suele a veces desconocerla y hasta
negarla.
La S. T. no es dogmtica porque es fraternal.
La S. T. es tolerante porque es fraternal.
La S. T. es pacificadora porque es fraternal.
Y para terminar, llenos de amorosa gratitude sintmonos
unidos con esa alma grande que habit la personalidad de Mad.
Blavatsky y con las divinas almas de los dos Chohanes que la
enviaron de mensajera, los reverenciados M y K-H.


J. CRUZ BUSTILLO.


1929


PiG. 331














ASI HABLA EL "YO"


.I NGO: lIa llegado el amanecer de Tu Gran Da, cuando
puedes escucharme.
Peregrino perdido en el pramo inmenso de la vida huma-
na, haz 'un alto en el camino y escucha mi voz, la voz de los
milenios, la del amigo ignorado, la del amigo sabio llamado a
seguir contigo a travs de todas las edades.
Amigo, escucha la voz ms sabia y poderosa y eterna que
odos humans oyeron.
Yo he seguido contigo, fiel y activo, en triunfos y fracasos,
en penas y alegras, en glorias y en pecado, llamando siempre
a tu odo con silenciosa y viva voz, y nunca me escuchaste, por-
que te turbaban los hijos de tu mente, te cegaban las tenebro-
sidades, de tus pasiones y te ensordecan los alocados movi-
mientos de tu mundo. Mas siempre all estuvo mi voz contigo.
Ha llegado el amanecer de Tu Gran Da, cuando puedes
escucharme.
Despiertas de un largo sueo, ms largo que el sueo de
la esfinge. Las visions han jugado contigo, llamndose rea-
lidades.
Una y otra vez, ligados estrechamente, desde un ayer que
se deja absorber por el present y no es terminado en el future,
porque es el "Eterno Ahora"; pero que t lo cuentas por
innmeras edades; una y otra vez hemos andado juntos, como
anverso y reverso de la medalla. Unidos hemos compartido
los problems de la vida.
La memorial est en m; un ti el recuerdo
La experiencia es ma; tuyos son los hechos.
La fuerza es ma; tuyas son las formas.
Yo soy el responsible de tus acciones.
Yo, hijo del Padre Incomprensible, a ti proyect para que
a M volvieses, redimidido y grande, Uno conmigo, como Yo
soy Uno con Mi Padre.
li Padre es el Todo y Yo comparto las glorias omnipo-
tentes de Mi Padre.





REVISTA TEOSFICA CUBANA


Mis riquezas son para Ti, cuando a Mi llegues por el Sen-
dero le la Obediencia.
Otros te han hablado de mis leyes; pero jams las habas
escuchado de M mismo en esta casa.
Oyelas ahora:
Todo est en M porque Yo estoy en Todo.
Lo que en M est, en ti lo he puesto y lo llevas latente,
como herencia secular, para tu provecho.
Tu herencia soy Yo mismo. Yo soy la "Serpiente de Fue-
go" que reposa apacible en ti. Espera el da en que haya de
levantarse como espada flamgera para cortar de una vez los
hilos todos de la ilusin, hasta. hacerte libre; porque Yo soy
el "Fuego del Espritu Santo", en ti asentado, que inuevo la
fuerza de tu mente.
Yo soy en ti la "Cruz del Sacrificio", que vivo en tus
vicios para que los hagas virtudes; que vivo en tus placeres y
en tus dolores, como en-inciado fatal de una resurreccin glo-
riosa, ms prxima cada da; hasta aquel en que el Hijo, en
plenitud de Mi Amor, se ofrende al Padre.
Yo soy el Padre de to3os tus actos en la vida, porque soy
la Voluntad de todos. Soy la vida misma,
Sabes que existo? Sbelo y bscame.
Bscame en lo ms ntimo. Hazte un foco de silencio.
Cava en el ruido de la vida y adntrate en la oquedad aparente
de ti mismo; para que la obscuridad sea Luz Divina y el silen-
cio Mi Voz, la Voz de Dios.
Yo soy el Dios de tus altares; Yo soy tu cielo y tu infierno.
Yo soy tu luz y tu gua.
Cerrado en las limitaciones de las formas, vives de fuerzas
prestadas y concepciones ajenas. Busca al fin la libertad y el
imperio de Mi Unidad.
Bscame anhelante, como la plant busca la luz del sol,
como anhela el pajarillo la enramada. Bscame sin cansarte
y haz tuyo el campo de batalla, entonando los cantos de victoria.
Trasciende las cosas materiales.
A travs de las formas debemos encontrarnos.
Busca la estrecha puerta de la prisin. Las ilusiones guar-
dan esta puerta y te esclavizan. Vence a los guardianes y s
libre.
Toma de M la Voluntad necesaria, toda la que necesites;
toma de M Sabidura, no tengo media para ti; toma de M
Amor y Fuerza, todo el amor del mundo se asienta en M, y
levntate resuelto a conquistarte.


1929


PG. 333





PG. 334 REVISTA TEOSFICA CUBANA JUNIOR

Cruza el puente de la ilusin. Yo estoy al otro lado. Yo
soy la Ley. Echate en brazos de la Ley.
En tu conocimiento est Mi Fuerza. En tu paz est Mi
Sabidura y en tu firme resolucin Mi Voluntad edificadora.
Pero no esperes encontrarme en estos campos de ilusin. En
tus actos estoy; pero all no puedes conocerme. Estoy en tus
emociones; pero all no puedes conocerme. Estoy en tus pen-
samientos; pero all no puedes conocerme porque all es todo
irreal, perecedero y Yo me asiento en lo real y eterno. Un
paso ms y sers Uno conmigo, como Yo soy Uno con Mi Padre.
Entonces me encontrars en todo, animando la forma, im-
pulsando la Vida y despertando la conciencia a la unidad con
todos lo& mundos.
Me has escuchado una vez, amigo mo; porque ha llegado
el amanecer de Tu Gran Da, porque en ti suena la hora en
que ha de contarse un Dios de menos en el destierro.
As habla el "YO" Divino a tod' el que se abisma en s
mismo para escucharle.
Felices los que esto saben ya y se disponen a buscarle, y
ms felices aun los que habindole' escuchado una sola vez le
obedecen para siempre.
FEDERICO J. FARIAS.













CARTA INEDITA DE H. P. B.


(La siguiente interesante carta fu escrita por nuestra gran
Maestra a un miembro que ya desencarn. Encierra una
valiosa leccin).

N O puedo ayudarle si usted no se coloca en la atmsfera
de la Teosofa, o mejor dicho, si usted no puede sentirlos
a Ellos a su alrededor.
"Hay una ininterrumpida concatenacin de causes y efec-
tos en la vida de todo tesofo, por no decir en todo miembro
de nuestra Sociedad.
"Ninguno parece siqu'.era sospechar la naturaleza real de
nuestra Sociedad, que nor puede morir.
"La organizacin mature, donde quiera que tenga su asien-
to, es semillero y el granero de las Sociedades del siglo veinte.
"Menciono la ley (de causa y efecto) en la vida de todo
tesofo ferviente.
"Ninguno de vosotros ha pensado nunca en observer, es-
tudiar y aprovecharse de las lecciones contenidas en la red de
la vida tejida alrededor de cada uno de vosotros; y sin embargo,
es en esta red intangible, y sin embargo claramente visible
(para aquellos que la ven actuando) en ese libro siempre
abierto, en la mstica luz a vuestro alrededor, en la que po-
drais aprender, aun aquellos dotados de clarividencia.
"Habis alguna vez seguido (ayudado por vuestros po-
deres de raciocinio y vuestro iitelecto fsico, sin contar el es-
piritual) esos anales diarios de la vida de cada uno de vosotros,
esos pequeos acontecimientos de que se compone la vida? No
podis tener mejor prueba que ellos de las Presencias invisi-
bles entire vosotros.
* "Os digo que habis alcanzado el contact con un Maestro,
pero que antes de que podis avanzar ms, debis saber utilizar
lo que ya tenis.
"S que el Maestro (sin interferir con el Karma) ha preci-
pitado y en algunas ocasiones retardado determinados sucesos







y contingencies en las vidas de todos vosotros, que s>n fer-
vientes y sinceros.
"Si hubiseis prestado atencin a estos pequefos sucesos
y causalidades, ellos os hubieran bastado para revelaros la rea-
lidad de una mano que os gua.
"Es la primera regla de todo estudiante de Ocultismo no
dejar de fijar su atencin en las ms pequeas circunstancias
que puedan presentarse en sus propias vidas o en la de sus
compaeros; registrar y ordenar estos anales, aunque estn o
no relacionados con vuestros propsitos espirituales, y entonces
enlazarlos comparndolos con los de los dems, extrayendo as
de ellos su significado interno. Esto debirais hacerlo por lo
menos una vez a la semana.
"Es por estos anlisis que encontraris el sendero que de-
seais alcanzar.
"Es el fenmeno de la transmisin del pensamiento y de
la adivinacin del pensamiento aplichdo a los acontecimientos
de la vida. Pues una vez reunidos y comparados, estos sucesos
(a vez los ms insignificantes son los ms iluminadores) os
revelaran perceptiblemente el camiio que debeis de seguir.
"Cuando trabajis en unin de~ otros, ello result compa-
rativamente fcil.
"Concentra la atencin en las leyes que rigen los ms
sencillos sucesos de la vida, los cuales son dirigidos por el
Guru Invisible, el Maestro, bajo cuya direccin est la Sociedad
Teosfica.
"Aparta la atencin de cosas que interfieren con el ejer-
cicio de la mente; agudiza y desarrolla la intuicin y te hars
gradualmente sensitive a los ms pequeos cambios en la in-
fluencia spiritual del Guru.
"Una vez que el estudiante ferviente se une a la S. T. no
existen ya sucesos sin importncia o sin significado en su vida,
pues cada uno constitute un eslabn intencionalmente colocado
en la cadena de acontecimieltos que lo conducen al Prtico de
Oro.
"Cada paso, cada persona que encuentra, cada palabra
pronunciada, puede ser una palabra intercalada en las frases
del da con objeto de darle determinada importancia al ?a-
ptulo a que pertenece, o tal o cual significado krmico al libro
de la vida."
Tomado de Theosophy in India, marzo 1929.


PAG. 336


REVISTA TEOSFICA CUBNA


JUNIo








H. P. B. Y SUS RELACIONES CON LOS MAESTROS

Sabido es que la falta de evolucin de muchos de los ami-
gos y simpatizadores de H. P. B. a lo que hay que aadir la
campaa de calumnia que sus enemigos hicieron, di lugar a
dudas respect de sus relaciones con los Maestros. Por ello
hemos credo interesante la publicacin de esta carta.

Londres, 29 de noviembre de 1889.
Mi querida seora:
Por mi palabra de honor, por el amorr que profeso a
los Superiores", es ms, en presencia de mi Yo Superior, os
digo claramente y sin rodeos, que nuestros Mahatmas son series
humans, que viven generalmente ms all de los Himalayas.
Digo generalmente, porque el Maestro K. H. va cada dos aos
a China y al Japn, y mi propio bendito Maestro viene algunas
veces a la India. En 1887 pas El una semana en Bombay,
durante la cual vino dos veces a visitarnos, y el coronel Olcott
y otros, le vieron.
SQuin o qu puedc habernos hecbo imaginar que los
Mahatmas representan el desarrollo del espritu, alcanzando la
perfeccin ms alta en Ellos? Hay Nirmanakayas (Mahatmas
de un grado aun ms elevado y de naturaleza aun ms santa
que nuestros Maestros vivientes), que se han emancipado de
sus cuerpos terrenos, edades hace, y que fomentan el desarro-
llo del Espritu invisiblemente, como nos decs. Pero eso no
prueba la no existencia de grandes almas vivientes (Mahatmas).
Sera como decir que porque Nuestro Seor Gautama Buddha
abandon su cuerpo hace 2,400 aos, sea esta una razn para
que no existan ya Bodhisatwas (personas semejantes al Bud-
dha) sobre la tierra. No os jiejis extraviar, hija ma, por
soadores y enemigos de la Teosofa.
Puede uno ser un perfect tesofo sin dar su adhesin a
nuestro Maestro, sino sencillamente al Yo Superior de itno
mismo, en esencia sobre los Maestros; pero puesto que me
hacis la pregunta directamente, os la estoy contestando. No
habis ledo mi Clave de la Teosofa? Leedla y encontraris la
respuesta a vuestra pregunta. Y sobre todo, leed La Voz del
Silencio, especialmente sus segundo y tercer captulos; Los dos
Senderos y Los siete portales. Todo tesofo debe leerlos.
Podis ensear esta carta a quien querais. Durante quin-
ce aos he dicho slo la verdad diciendo que nuestros Maestros,


1929


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 337






REVISTA TEOSFICA CUBANA


que los hinds llaman Mahatmas, son hombres en vida. "Y sin
embargo hay personas que quieren decir que soy una embus-
tera y una mistificadora, sin preguntarse tan siquiera por qu
habra yo inventado tal intil mentira. Pero tal es mi Karma,
al parecer.
Gracias por sus bondadosas palabras, y deseo que vuestro
Yo Superior os ayude y os gue. He citado una gran parte
de la carta que me dirige mi maestro, en las ltimas instruc-
ciones E. S. que he enviado. Creeis en verdad que yo haya
mentido tambin en esto? Las habis recibido?
Con mi ms sincero y carioso afecto a vos y a las seo-
ras O. E, F., soy de vos fraternalmente.

(f.) H. P. BLAVATSKY.

(Traducido de la revista The Beacon, por J. Garrido.)



A LOS PIES DEL MAESTRO

Atentamente dedicado por la Editorial "Cultural, S. A.",
hemos recibido un ejemplar de la nueva edicin de este hermoso
librito, en format elegant, papel antique de primera, con
letra grande, muy clara y los prrafos separados, como co-
rresponde a estos libros que son para studio y meditacin.
Adems, esta edicin, constitute tambin el primer libro
que sale a la venta iniciado por la "Editorial Estrella" que se
constituy por orden del Sr. Rajagopal, y ha sido revisada la
traduccin por un comit especial que ha corregido los errors
de las ediciones anteriores, conlstituyendo, tanto por la fide-
lidad de la traduccin, como pgr la presentacin pulcra y ele-
gante, la mejor edicin espaola que hay hasta el present.
Se nos informa tambin que hay encuadernaciones en tela
y lujo, as como una cantidad reducida de ejemplares en papel
cromo.
Nos felicitamos del xito de la "Editorial Estrella", y deo
seamos a "Cultural, S. A.", el xito que se merece por su es-
fuerzo.


PAG. 338


JUNIo














"NIRVANA"


Ofrecemos a nuestros lectores este edi-
torial del diario '"Excelsior-Pas" publi-
cado el 3 de mayo prximo pasado, debido
a la pluma del eminente orador y publi-
cista Jos Manuel Cortina. Mucho nos
complace que los verdaderos taristcratas
de la intelectualidad occidental enfoquen
su atencin hacia el Oriente, de donde
traern ideas que habrn de completar
nuestra civilizacin, envidiable desde un
punto de vista, pero falta de ideales, de
espiritualidad y de paz.
L hombre de Occidente contempla, con extrao asombro, el
alma complicada de ja India.
Esos hombres que yienen del continent en que por pri-
mera vez vivi la especie humana, estnspulidos por el dolor
milenario.
Vieron abrirse la tierra muchas veces, secarse los mares y
encenderse y apagarse los volcanes.
Epidemias monstruosas cayeron sobre sus cabezas, arra-
sndolos.
Fueron sus plegarias pasando por los dioses de cada edad,
que confortaban su terror ante el misterio cargado de amenazas.
Las desesperaciones se multiplicaron sobre sus almas, sa-
cudidas por los vendavales de todos los dolores.
Todas las formas de la tirana hundieron cuchillos en sus
carnes. *
Los suplicios del despotismro amarillo fueron agotados so-
bre sus esclavos cuerpos.
Y esos hombres, abrumado's con la carga de la vida, de-
seaban, y amaban, y sentan... y rotos sus nervios de sufrir,
a travs de los siglos, cultivaron, en el jardn de los suplicios,
runa droga de consolacin, una extraa orqudea, a la que lla-
maron Nirvana. Es decir, libertad y paz por el renunciamiento.
Puesto que al desear sufro... no deseo!
Puesto que al agitar mi pensamiento espoleado por la am-
bicin, sufro... no deseo!








Puesto que career en la vida y sus amores y en la perma-
nencia de ninguna verdad, es career en el humo que pasa...
no deseo!
Y han pasado los siglos...
Y hoy la gente de Occidente, de rodillas en el charco de
sangre de la Guerra Universal, sabe, con honda tristeza, que la
civilizacin material no agrega un solo minuto de paz y de
serenidad feliz al corazn.
El rumor del pensamiento de la India, apagado por el es-
truendo de la maquinaria de Occidente, vuelve a oirse. Y vie-
nen misioneros otra vez de Oriente, trayendo, en una copa de
dulces y enigmticas palabras, el licor de la serenidad (1).
En esas tierras de la India, donde la humanidad se mul-
tiplica como las arenas, se renuevan, con sus frentes cobrizas y
pensadoras, magnficos maestros, domadores de las fuerzas del
espritu.
Ellos consiguen en la tierra su paraso cuando logran la
dominacin absolute de los deseos.
Su cabeza se cubre entonces de resplandores y sienten co-
mo si sus cuerpos se evaporaran y pasaran a former part
armnica y rtmica de un Dios, que es ~l Gran Todo.
Se consideran fragments de un Inmenso Ser que los arras-
tra en enorme catarata de mutaciones y vidas. Y as destru-
yen el dolor sin consuelo de perecer. Se sienten eternos!
Por eso, repiten ayer y hoy, mirando a los envanecidos
occidentales con sereno orgullo y supreme resignacin, la pa-
labra que, hecha conciencia, los libra de la esclavitud de vivir...
i No deseo!
Jos MANUEL CORTINA.
(Del libro en preparacin: "En el brocal del infinite".)











(1) El ms hermoso de estos misioneros es la Sociedad Teosfica. (Nota
de la Direccin).


PG. 340


REVISTA TEOS6)FICA CUBANA


JUNIo












COMES CARE?


Homero pinta a los cclopes que coman care, como hom-
bres horrorosos, y a los lotfagos como pueblo tan amale, que
en cuanto se haba probado su trato se olvidaba el husped de
su pas por vivir con ellos.
-Me preguntas-deca Plutarco- por qu se abstena Pi-
tgoras de comer care de las alimaas; pero pregntote yo
qu nimo de hombre tuvo el primero que acerc a su boca una
carne manida, que con el diente quebrant los huesos de un
bruto expirado, que hizo que le sirvieran plato de cuerpos
muertos, de cadveres, y que trag en vientre miembros que
un instant atrs mugan, balaban, andaban y vean. Cmo
pudo su diestra ahondar in hierro en el corazn de un ser sen-
sible? Cmo pudieron sAs ojos soportar ina muerte? Cmo
pudo ver sangrar, desollar, desmembrar un pobre animal inde-
fenso? Cmo no le hizo el olor levantar el estmago?
Cmo no le embargo el horror cuando vino a manejar la podre
de las heridas y a limpiar la negra y cuajada sangre que las
cubra ?

Por tierra arrastran pieles desolladas;
Mugen al fuego carnes espetadas,
Devorlos el hombre estremecido
Y oy dentro del vientre su gemido.

Esto fu lo que de imaginary y sentir hubo la vez primera
que venci la naturaleza para celebrar este horrible banquet,
la vez primera que tuvo hambre de una alimaa viva, que quiso
comer de un animal que todava paca, y que dijo cmo haba
de degollar, de despedazar, de cocer la oveja que le lama las
manos. De los que empezaron estos crueles banquetes, no de
los que los dejan, hay por qu pasmarse, aunque aquellos pri-
meros pudieran justificar su inhumanidad con disculpas que a
la nuestra faltan y que, faltndonos, cien veces ms inhumanos
que ellos nos hacen.


EV" F992l~l ~~i Bnl~~~n- ~z ai IsYt~i~JCi








Mortales amados de los dioses, nos diran aquellos ,prime-
,ros hombres, compared los tiempos, ved cun felices sois vos-
otros v cunto nosotros ramos miserables. La tierra recin
formada, el aire cargado de vapores, todava no eran dciles
al orden de las estaciones; mal segura la corriente de los ros,
por todas parties sus riberas arrasaban; estaques y lagos y
hondos marjales las tres cuartas parties de la superficie del orbe
inundaban, y el otro cuarto lo ocupaban riscos y estriles sel-
vas. No daba de s la tierra ninguna sazonada fruta; no te-
namos aperos de labor ninguno, no sabamos el arte de servirnos
de ellos; y para quien nada haba sembrado, jams llegaba el
tiempo ,le la cosecha. As, de continue nos acosaba el hambre.
En invierno, nuestros manjares ordinarios eran el helecho y las
cortezas de los rboles. Algunas verdes races de brezo y de
grama eran nuestro regalo; y cuando podan hallar los hombres
algn fabuco, algunas bellotas o nueces, bailaban de gozo en
torno de un roble o de una haya, al son de una rstica cantine-
la, apellidando madre y nodriza suya la tierra; stas eran sus
fiestas, stos sus nicos juegos; tod1o lo dems de la vida hu-
mana slo era dolor, penalidad y miseria.
Finalmente, cu'ando yerma y dcesnuda la tierra ninguna
cosa nos ofreca, precisados a agraviar la naturaleza para
conservarnos, nos comimos a los compaeros de nuestra mise-
ria ms que perecer con ellos. Empero a vosotros, hombres
crueles, que nos fuerza a derramar sangre? Ved la afluencia
de bienes que os cerca, cuantos frutos os produce la tierra,
cuantas riquezas os dan los campos y las vias, que de animals
os brindan con su leche para alimentaros, y con su vellocina
para abrigaros. Que ms les ped,-.' Que furia os incita a
cometer tantas muertes, hartos de bienes y manando en vveres.
Por que ments contra nuestra madre, acusndola de que no
puede alimentaros? Por qu peecais contra ceress", inventor
de las sacras leyes, y contra el gracioso "baco", consolador de
los mortales, como) si sus pridigos does no bastasen para la
conservacin del 1..' humnano. Como tennis nimo para mez-
clar en vuestras mesas huesos con saves frutos, y para comer
con la leche la sangre de los animals que os la dieron? "Las
panteras y los leones, que llamis vosotros fieras", siguen por
fuerza su instinto, y por vivir matan a los brutos. Empero
"vosotros, cien veces ms que ellos" fieros, resists sin necesi-
dad a vuestro instinto por abandonaros a vuestras crueles. de-
licias. No son los animals que comis los que a los dems se


PAG. 342


REVISTA TEOSFICA CUBANA


JUNIOR






REVISTA TEOSFICA CUBANA


comen, no los comis esos animals carniceros, que los mitis;
slo de inocentes y mansos brutos tenis hambre, de los que no
hacen mal a nadie, de los que vosotros se amistan, de los que
os sirven, y "devoris en pago de sus servicios." 4
Oh, natador contra la naturaleza! Si te empeas en sus-
tentar que te cri sta para devorar a tus semejantes, a series
de care y hueso, que como t sienten y viven, ahoga el horror
que a tan espantosos banquetes te inspira; mata t propio a los
animals, digo con tus manos mismas, sin hierro, sin cuchilla;
destrzalos con tus uas, como hacen los leones y los osos;
muerde ese toro, hazle pedazos, ahonda en su piel tus garras;
cmete ese cordero vivo, devora sus carnes humeante!, bbete
con su alma su sangre. Te estremeces! No te atreves a
sentir que entire tus dientes palpita una carne viva! Hombre
compasivo, que empiezas matando el animal y luego te lo comes
para hacer que dos veces muera! No basta con eso; todava
te repugna la carne muerta, no la pueden llevar tus entraas;
fuerza es transformarla al iuego, cocerla, asarla, sazonarla con
drogas que la disfracen; -necesitas de pasteleros, de cocineros,
de hombres que te quiten7 el horror de la miuerte y te ataven
cuerpos muertos, para que engaado el sentido del gusto con
estos disfraces, no deseches lo que te horroriza, y palades con
deleite cadveres cuyo aspect ni aun los ojos hubieran podido
sufrir.


1929


PG. 343






^^^^^Wmm92" j, 3,1 11:11ra3, m. !m








KARMA YOGA


Ocho conferencias por el Swmi Vivekananda (1)

e EL SECRET DEL TRABAJO

PREFACIO DE LA SEGUNDA EDICIN AMERICANA

T A palabra Karma se explica en el texto de este libro, pero
f. tal vez no est de ms una breve idea de lo que quiere
decir Yoga. Esta palabra que suena tan extraamente a los
odos occidentales, es sin embargo una vieja amiga en un traje
extranjero. Su significado literal 1s unir, y tiene la misma
raz (Yug) que nuestra conocida palabra yugo (yoke). Cuan-
do Yoga se usa tcnicamente, quiere decir la unin de lo huma-
no con lo divino, y el nombre especial dado a esa unin, o Yoga,
represent el mtodo por el cual se alcanza. Karma Yoga
significa, pues, el esfuerzo para alcanzar la realizacin divina
por medio del trabajo desinteresado.
Karma Yoga poda llamarse la "moral aplicada" en su
ms alto sentido, en lugar de un sistema meramente terico.
Este libro intent dar un vislumbre interior de la manera como
deben cumplirse las tareas inevitable de nuestra diaria exis-
tencia para elevar nuestras vie0as fuera del bullicio tumultuoso
y la vulgaridad, y convertirl's en senderos hacia las alturas
ms elevadas de la realizacin spiritual. Present su solucin
propia del eterno problema cde como nosotros, tambin, pode-
mos hacer sublimee" nuestras existencias y levantar el es-
fuerzo human aun desde los niveles ms humildes.
Karma Yoga proclama la dignidad del trabajo de unig
manera pecuilarmente suya, y contiene palabras de auxilio y
(1) A pesar de su extension, pues ser necesario dividirlo en 3 nmeros,
nos hemos determinado a publicar este valiossimo trabajo, en virtud de varias
peticiones recibidas. "Karma Yoga" fu editado en forma de folleto hace ms
de 25 afos y casi hace otros tantos que es impossible conseguir ejemplares.





REVISTA TEOSFICA CUBANA


emulaqin para todos los trabajadores en este gran taller del
mundo.
Para los que imaginan que la Filosofa de los Vedas slo en*
sea un camino de salvarse, este libro ser una revelacin.
Su lenguaje es inequvoco cuando afirma, una y otra vez,
que a la misma altura de realizacin spiritual llegan el que
abandon el mundo y el que viviendo en l no es, sin embargo,
del mundo.
Karma Yoga admite la necesidad del trabajo, pero nos
ensea cmo libertarnos de su servidumbre, para trabajar co-
mo amos y no como esclavos.
As podemos trasmutar nuestras acciones ms vul~ares en
tesoros del espritu, glorificar la vida y abrirle una puerta
al paraso.
EL EDITOR.

I
KARMA EN SUS EFECTOS SOBRE EL CARCTER
La palabra Karma so deriva del sanscrito "Kri", hacer;
todo lo que se hace es Karma. Tcnicatnente esta palabra
significa tambin los efectos de las acciones. En relacin con
la metafsica, algunas veces significa los efectos de los cuales
nuestras pasadas acciones fueron las causes. Pero en Karma
Yoga tenemos que hacer sencillamente con la palabra "Kar-
ma" en su significado de trabajo.
El objetivo de toda la humanidad es el conocimiento: este
es el ideal nico, puesto ante nosotros por la filosofa oriental.
No es el placer el objetivo del hombre, sino el conocimiento.
El placer y la felicidad tienen su trmino. Error es de la
humanidad suponer que el placer es el fin; y causa de todas
las miserias que tenemos en el imundo es que los hombres loca-
mente piensen que ese mismo -placer es el ideal de la vida.
Despus de algn tiempo encueitra el hombre que no se diri-
gen sus pass a la felicidad, sino a la sabidura, y que lo mismo
el placer que el dolor son grades maestros: en una palabra,
que tanto aprende del mal como del bien. Segn el placer y
(l dolor pasan delante de su alma, dejan sobre ella diferentes
pinturas, y el resultado de estas impresiones combinadas es lo
que se llama "el carcter". Si estudiais el carcter de cual-
quier hombre, qu es realmente sino las tendencies, la suma
total de las inclinaciones de su mente ? Encontrareis tambin


1929


PG. 345





RE VISTA TEOSFICA CUBANA


que la miseria y la felicidad han sido iguales factor, en la
formacin de ese carcter. El bien y el mal han tenido la
misma participacin en amoldarlo, y en algunos casos la mise-
ria es maestro ms grande que la felicidad. Estudiando los
grandes caracteres que el mundo ha producido, me atrevo a
decir que en la vasta mayora de los casos fu la miseria la
que ense ms que la felicidad; fu la pobreza la que ense
ms que la riqueza; fuero1l los golpes los que hicieron brotar
el fuego interno, ms que los aplausos.
La sabidura es inherente en el hombre; ningn conoci-
miento viene de fuera, todo est dentro. Cuando decimos que
un hombre "sabe" deberamos, en lenguaje estrictamente psi-
colgico, decir que "descubre". En realidad lo que un hombre
aprende es lo que descubre, significando la palabra descubrir
"que levanta una cubierta de su alma", la cual es una mina
de infinito conocimiento. Decimos, por ejemplo, que Newton
descubri la gravitacin. Estaba acaso sentada esperando
que llegara l? No; estaba en su propia mente. Lleg el
moment oportuno y la descubri. Todo el conocimiento que
el mundo ha recibido viene de la mente; vuestra propia mente
es la infinita biblieteca del Univerco. El mundo externo es
la sugestin, la ocasin, lo que os pone a estudiar vuestra pro-
pia mente, pero sta es siempre el objeto de vuestro studio.
La cada de una manzana dci la sugestin a Newton, y estudi
su propia mente. Orden todos los eslabones anteriores que
en ella haba y descubri uno nuevo, que llamamos hoy gra-
vitacin. No fu la manzana, ni otra cosa cualquiera en el
centro de la tierra, porque todo conocimiento secular o espi-
ritual est en la mente humana.
En muchos casos no se descubre, sino "cubierto", y cuan-
do la cubierta se alza lentamente, decimos que "estamos apren-
diendo". El advance en el conicimiento es debido al advance en
este process de "descubrir"., El hombre en quien el velo co-
mienza a levantarse es ms sabio. Aquel sobre el cual des-
cansa en todo su espesor, es 'el ignorante. Aquel de quien ya
se ha separado por complete, es el omnisapiente, el omnisciente.
Porque ha habido hombres omniscientes, y yo creo que los
habr por miriadas en los ciclos por venir. o
Como el fuego en un pedazo de pedernal, existe el conoci-
miento en la mente y en la sugestin, la ocasin es el frote que
saca el fuego. As en todas nuestras acciones, nuestras lgri-
mas y nuestras sonrisas, nuestras alegras y nuestros dolores,


PG. 346


JUNIo






REVISTA TEOSFICA CUBANA


nuestras sollozos y nuestras carcajadas, nuestras maldiciones
y nuestras bendiciones, en cada una de ellas encontramos, si
con calma hacemos el studio de nosotros mismos, que han sido'
sacadas del fondo del alma a fuerza de golpes. El resultado
es lo que somos: todos esos golpes juntos se llaman "Karma",
y Karma es el trabajo.
Cada golpe mental y fsico que se da sobre el alma para
sacar el fuego, para descubrir su propio poder de sabidura,
es por consiguiente Karma, Karma usado en su sentido uni-
versal. De este modo estamos continuamente haciendo Karma.
Yo os hablo: esto es Karma. Vosotros escuchais: esto es
Karma. Respiramos: Karma. Caminamos: Karma. Con-
versamos: Karma. Todo lo que hacemos, fsica o mentalmente,
es Karma. Todo lo que hacemos va dejando seales sobre
nosotros.
Hay ciertas obras que son como si dijramos el agregado,
la suma total de un gran nmero de pequeas obras. Si nos
detenemos cerca de la playa y omos las olas estrellndose
contra la arena y los pedruscos, pensamos que es un gran ruido
y sin embargo sabemos qie una ola realmente se compone de
millones y millones de mtnudas olas, que cada una de stas
hace su ruido; mas no obstante no podemos percibirlo. Sola-
mente lo hacemos cuando forman el gran agregado. De la
misma manera, cada latido del corazn trabaja. Algunos tra-
bajos los sentimos y se nos hacen tangibles. Al mismo tiempo
son el agregado de un cierto nmero de trabajos ms pequeos.
Si realmente queris juzgar el carcter de un hombre, no mi-
riis a sus grandes obras. Cualquier necio puede ser un hroe
on un moment dado. Observadlo en sus acciones ms comu-
nes; esas son las que os dirn el verdadero carcter de un gran
hombre. Las grades ocasiones elevan aun a los ms peque-
os a la grandeza, pero en verdad, el gran hombre es aquel
cuyo carcter es grande siempre, igual donde quiera que se
halle.
Este Karma en sus efectos sobre el carcter es el poder
ms tremendo que tiene el hombre que manejar. El hombre
es un centro, por decirlo as, y atrae todas las fuerzas del uni-
verso hacia s mismo. En el centro las funde y las lanza otra
vez en una gran corriente. Ese centro es el verdadero hombre,
el todo poderoso, el omnisciente, que atrae al universe entero:
bien o mal, miseria o felicidad, todo corre hacia l y lo rodea
para que l forje de esos materials el poder tremendo llamado


1929


PG. 347






REVISTA TEOSFICA CUBANA


carcter y los lance hacia fuera. As como tiene el powder de
atraerlo todo, lo tiene de emanarlo todo.
Todas las acciones que vemos en el mundo, todos los mo-
vimientos en la sociedad humana, todas las obras que contem-
plamos a nuestro alrededor son sencillamente el desarrollo del
pensamiento, la manifestacin de la voluntad humana. M-
quinas, instruments, ciudades, barcos, acorazados, todo es
la suma, la manifestacin de la voluntad y esta voluntad se
hace por el carcter y el carcter por el Karma. Como sea el
Karma, as es la manifestacin de la voluntad. Los hombres
de ms poderosa voluntad que el mundo ha producido han sido
intensos trabajadores, almas gigantes con gigantes voluntades,
con fuerza para mover mundos, fuerza que han adquirido con
trabajo persistent al travs de edades y de edades.
Voluntades tan inmensas como la de un Buddha o un Jess,
no pueden con efecto adquirirse en una sola vida, porque sa-
bemos quines fueron sus padres. Y no se sabe que stos pro-
nunciaran jams una palabra por el bien del gnero human.
Millones y millones de carpinteros como Jos han desaparecido,
millones viven todava. Millones y millones de reyezuelos co-
mo el padre de Buddha han existido' en el mundo. Si el caso
fuera nicamente de transmisin hereditaria, cmo explica-
ris que ese principillo, al que quizs no obedecan sus propios
criados, produjera a ese hijo a quien medio mundo adora?
Cmo explicaris el abismo que existe entire el carpintero y
su hijo, a quien- millones de series humans consideran Dios?
No se puede explicar a esos colosos con semejante teora. La
voluntad gigante que Buddha proyect sobre el mundo y la que
sali de Jess, cundo adquirieron forma? Cundo ocurri
esa extraa acumulacin de fuerza? Ha tenido que existir por
edades y edades, continuamente creciendo hasta estallar sobre
la sociedad humana y continuar su march todava en nuestro
tiempo (1).
Todo ello se determine po'r Karma, el trabajo. Nadie pue-
de obtener algo si no lo gan;, esta es una ley eterna que pode-
mos hoy desconocer, pero de la que a la larga nos convencere-
mos. Un hombre podr luchar toda su vida para hacerse rico,
podr engaar a miles, pero a la postre descubrir que no lo
merece y su propia vida ser para l un disgusto y una carga.
Un necio puede comprar todos los libros que hay en el mundo,
(1) Vivekananda desarrolla aqu la hiptesis favorite de los filsofos in-
dios: que el hombre no muere una vez, sino muchas, y que a cada muerte sucede
una nueva encarnacin.


PiG. 348


JUNIOR






REVISTA TEOSFICA CUBANA


pero los tendr en su biblioteca y leer slo aquellos que me-
rece leer. Este merecimiento se produce por Karma. Nuestro
Karma determine lo que merecemos y lo que podemos similar.
Somos responsables de lo que llegamos a ser y cualquier cosa.
que deseamos ser tenemos el poder de alcanzarla.
Si lo que ahora somos ha sido hecho por nuestras pasadas
acciones, consecuencia lgica es que cuanto querramos ser en
lo future lo podemos alcanzar con nuestras acciones presen-
tes. Tenemos, pues, que aprender a trabajar. Diris: "Qu
utilidad es la de aprender a trabajar? Cada uno de nosotros
trabaja en este mundo". Pero yo respond: Existe algo que
se llama malgastar nuestras energas. Con respect a este
Karma Yoga en el Bhagavad Guita (2) se dice que es trabajar,
pero con habilidad y ciencia. Saber cmo trabajar es lo que
traer para nosotros los grades resultados.
Recordaris que todo el trabajo consiste en sacar el poder
de la mente, que ya est' en ella; en despertar el alma. El po-
der est dentro de cada hombre, all reside la sabidura. Los-
distintos trabajos son como golpes sobre el pedernal: sacan la
chispa y despiertan al gigante.
Trabaja un hombre por various motivos: no hay en la huma-
nidad trabajo sin motivo. Algunos desean la fama y por la
fama trabajan. Otros el dinero y por el dinero trabajan.
Otros el poder y por el poder trabajan. Algunos quieren ir al
cielo y hacen para alcanzarlo todos sus esfuerzos. Otros quie-
ren dejar tras s un nombre cuando mueran, como en China,
donde ninguno obtiene un ttulo hasta despus de muerto; buen
sistema, despus de todo. En China, cuando un hombre hace
muy buenas cosas, dan un ttulo de nobleza a su padre difunto,
o si ste vive, a su abuelo.
Algunos que pertenecen a sectas mahometanas trabajan
today su vida para tener cuando mueran una tumba gigantesca.
Conozco sectas entire las cuales, tan pronto como nace un nio
comienzan a preparar su tumba; ste es para ellos el trabajo
ms grande que tiene que hacer un hombre, y mientras mayor
y ms hermosa es la tumba, ms rico se supone a su dueo.
Otros trabajan como una penitencia: hacen toda clase de
inalas acciones en el mundo y luego erigen un templo o donan
algo a los sacerdotes para que los rescaten y hasta les den un
pasaporte para el cielo, porque piensan que as se limpiarn

(2) El Bhagavad. Guita o canto del Sefior, es un poema sanscrito admirable,
incluido' en la gran epopeya india llamada el Mahabarata.


PG. 349'






PAG. 350 REVISTA TEOSFICA CUBAsNA JUNIO

,y pasarn sin ms escote. He ah, en resume, algunos d3 los
various motivos que tienen para trabajar los hombres.
Pero trabajad vosotros por el trabajo mismo. Existen al-
gunos pocos que son realmente "la sal de la tierra" en cada
pas y que trabajan por el trabajo, sin que les imported el nom-
bre ni la fama ni el cielo. Otros hay que hacen bien a los
pobres y ayudan a la humanidad todava por razn ms alta:
porque son buenos y aman el bien.
El anhelo por la fama y el nombre pocas veces trae resul-
tados inmediatos; por regla general alcanzamos esos premios
cuando ya somos viejos y hemos terminado con la vida. Pero
si un hombrre trabaja sin ningn motivo egosta qu le result?
Gana algo? S; es el que ms gana. El desinters remunera
ms que el inters, nicamente que los hombres no tienen la
paciencia de practicarlo.
Remunera ms aun en valor material. El amor, la ver-
dad y el desinters no son nicamente figures morales, sino
los ideales ms altos, porque son las mayores manifestaciones
de poder. En primer lugar un homnbre que puede trabajar
durante cinco das o cinco minutes sin, ningn motivo egosta,
sin pensar en lo future o en el cielo d en el castigo o en nada
parecido, por eso mismo se convierte en un gigante. Es duro
hacerlo, pero all en el fondo de nuestros corazones sabemos
su valor y los bienes que trae.
La manifestacin mayor de fuerza es la restriccin: res-
tringirse, contenerse, con efecto, es una manifestacin de fuerza
superior a todo acto externo. Un carruaje con cuatro caballos
puede precipitarse montaa abajo, sin restriccin ninguna.
En cambio el cochero puede retener los caballos. Dnde est
la fuerza mayor, en dejarlos correr o en retenerlos? Una bala
de can volando a travs del aire, atraviesa una larga distan-
cia y cae al fin. Otra es detenida en su march al chocar con-
tra un muro y genera intenso cAlor.
Como en el primer caso, t6do lo que sale del hombre por
un motivo egosta, terminal por caer como la bala. No volver
a vosotros; pero en cambio si lo restrings, se desarrollar.
La restriccin es la que produce voluntades gigantescas, los
caracteres que mueven el mundo. La humanidad loca, no sabe
el secret, y en vano quiere gobernar. El hombre generalmente
ignora que puede regir el mundo entero, si sabe esperar sola-
mente. Que espere unos pocos aos, que restrinja, que domine
esa necia idea de mando y cuando la idea haya totalme~te






,, REVISTA TEOSFICA CUBANA


desaparecido, se encontrar entonces con que l mismo es una
potencia en el universe. Pero tan necios somos que la mayo-
ra de nosotros no alcanza a ver sino unos pocos aos, justa-
mente como los animals, que no pueden ver ms all de unos
pocos pasos. Un pequeo crculo estrecho, ese es nuestro mun-
do. No tenemos la paciencia de mirar ms all y por eso somos
inmorales y malvados. He ah nuestra debilidad, he ah nues-
tra impotencia eterna.
No hay que despreciar sin embargo las classes ms infe-
riores de trabajo. Que quien no sepa otra cosa mejor, trabaje
por fines egostas, por el nombre y por la fama; pero un hom-
bre debe siempre procurar el motivo ms alto y comprender
cul es.
Krishna nos dice en el Guita: "Tenis el derecho de traba-
jar, pero no a los frutos del trabajo". Dejad, pues, los frutos
aparte; no os preocupis de los resultados. Para qu cuidar
de ellos? Cuando querris ayudar a un hombre, nunca pen-
sis cul ha de ser su aciitud con vosotros. No os imported
saberlo. Si queris hacer una obra grande o buena, no os tur-
bis pensando cules sern sus resultados.
Otra cuestin difcil surge con esta clase de trabajo. Ac-
tividad intense es necesaria: debemos trabajar siempre. No
podemos vivir un minuto sin trabajar. Y qu es, diris, del
descanso? No existe.
He aqu dos aspects del trabajo: entrar rpidamente en
el remolino de la vida social o por el contrario vivir en calma,
retirado, respirando paz a vuestro alrededor, con poco ruido
y solo con la Naturaleza. Ninguno de ambos aspects es el
perfect.
Si un hombre vive en retiro semejante, tan pronto como
se ponga en contact con el remholino del mundo ser aplastado
por l, como el pez que vive er lo ms profundo del mar y tan
pronto como es trado a la superficie revienta en pedazos por-
que el peso del agua conservaba su cuerpo unido.
Y puede, por otra parte, un hombre acostumbrado al tu-
multo y la agitacin de la vida vivir en un retiro apacible?
.Sufrir, y tal vez perder la razn. Pocos, muy pocos son
capaces de soportar en el mundo la soledad complete.
Pero el hombre ideal es aquel que en medio del mayor
silencio encuentra la actividad ms intense, y en medio de la
actividad ms intense encuentra el silencio del desierto. Ese
ha aprendido el secret de la restriccin, ese se ha dominado.


PG. 351


1929






REVISTA TEOSFICA CUBANA


Atraviesa las calls de una gran ciudad, con todo el moviminto
de Msta, y su mente se conserve tan tranquila como si estuviera
en una caverna, donde ni un sonido, el ms leve, pudiera al-
canzarlo. No obstante, trabaja intensamente todo el tiempo.
He ah el ideal de Karma Yoga, y si lo habis alcanzado, habris
realmente aprendido el gran secret.
Pero tenemos que comenzar por el comienzo, tomar las
obras como vienen lentamente, hacernos menos egostas cada
da. Tenemos que hacer el trabajo y hallar el motivo que lo
impulsa, y casi sin excepcin, en los primeros aos, encontra-
remos que es siempre egosta; pero gradualmente este egosmo
se desvanqcer con la persistencia y al fin llegar el tiempo
en que podremos realmente hacer un trabajo desinteresado.
Todos esperamos que algn da, segn luchamos al travs
del sendero de la existencia, llegar un moment en que sere-
mos perfectamente desinteresados, y cuando lo seamos, cuando
llegue ese instant, nuestros poderes se concentrarn y la sa-
bidura que est dentro de nosotros se har manifiesta.


C II

CADA UNO ES GRANDE EN SU PUESTO

Segn la filosofa Sankhya (1) la naturaleza se compone
de tres materials, llamados en sanscrito Sattva, Rajas y Ta-
mas. Tamas es el tipo de la obscuridad o inactividad, Rajas
es la actividad en que cada partcula trata de apartarse del cen-
tro de atraccin y Sattva es el equilibrio de ambas, dominando
a las dos. Cada hombre se compone de estos tres materials.
En cada uno de nosotros encontramos que a veces Tamas pre-
valece; nos llenamos entonces de pereza, no podemos movernos,
somos inactivos, nos sentimos esclavizados por ciertas ideas.
Otras veces domina en nosotros" la actividad y otras, en fin,
el sereno dominio de ambas tendencias: Sattva.
Hay hombres en los que uno de esos materials predomina
generalmente. El rasgo caracterstico de uno es la inactivi-
dad, la pesadez, la haraganera; de otro la actividad, la fuerza,

(1) La filosofa Sankhya, que algunos creen ser la ms antigua en la
India, fu fundada por Kapila, uno de los pensadores ms profundos que ha
producido la humanidad. Un extract excelente de su doctrine puede verse en
la obra de Colebrooke sobre la Filosofa de los Indios. Baste decir, para que
se comprenda la grandeza de Kapila, que la evolucin y hasta el transformismo,
los concibi y explic en sa poca.


PG. 352


JUNIOR





REVISTA TEOSFICA CUBANA


las ,manifestaciones enrgicas, de otro la dulzura, la calma, la
gentileza, que dominant.
As en la creacin-animales, plants y hombres-encon-
tramos los tipos de esos diferentes materials.
Karma Yoga tiene especialmente que hacer con esos tres
elements. Ensendonos qu son y cmo usarlos, nos ayuda
a hacer mejor nuestro trabajo. La sociedad humana es una
organizacin de grados. Todos sabemos de la moral y el de-
ber y sin embargo encontramos que en pases diferentes la
moralidad difiere much.
Lo que se consider moral en un pas puede ser en otro
perfectamente inmoral. Tenemos, sin embargo, la iea de que
debe haber un tipo universal de moralidad. Lo mismo ocurre
con el deber.
Esta idea vara much entire naciones diferentes. Cada
una tiene, por decirlo as, su grado.
Para juzgar esta cuestin tenemos dos caminos: el del ig-
norante, que piensa que no hay ms que un sendero para la
verdad, y que todos los dems son equivocados, o el del pru-
dente, que admite que, segn la constitucin mental del indi-
viduo o los diferentes pianos de existencia en que nos hallamos,
el deber y la moralidad pueden variar. Lo important es saber
que hay grados de deber y de moralidad; que el deber, en un
estado de la vida, en una clase de circunstancias, no ser el
mismo que en otro.
Srvanos el siguiente ejemplo: Todos los grandes maes-
tros nos han dicho: "no resistais el mal", han enseado que
no resistirlo es el ms alto de los ideales. Todos sabemos, sin
embargo, que si un cierto nmero de nosotros intentase poner
eso en prctica, la fbrica social caera en pedazos, la sociedad
sera destruida y los malos se apoderaran a su antojo de nues-
tros bienes y nuestras vidas.' Si un da solamente semejante
no-resistencia se practicara, rns conducira a la absolute diso-
lucin social. Sin embargo, intuitivamente, all en el interior
de nuestras almsa sentimos la verdad de la enseanza: "no
resistais el mal". Este parece ser el ideal supremo, cuando
la prctica de ese ideal equivaldra a la irrevocable sentencia
.de una gran proporcin del gnero human. No solamente eso:
equivaldra a llevar a los hombres a pensar que siempre estn
haciendo dao, a causar escrpulos de conciencia en todos sus
actos, a debilitarlos y la constant desaprobacin de s mismos
engendrara an ms vicios que debilidades. Las puertas de


1929


Pa. 353





REVISTA TEOSFICA CUBANA


la generacin se abren para el hombre que comienza a odiarse
a s mismo. Igual ocurre con los pueblos. Nuestro primer
deber no es odiarnos: para progresar hemos de tener, ante
todo, fe en nosotros mismos y luego en Dios, porque quien no
tiene fe en s mismo nunca podr tenerla en Dios.
Por consiguiente, la nica alternative que nos queda es
reconocer que el deber y la moralidad varan bajo circunstan-
cias distintas no que el hombre que resisted hace algo malo,
pero s que, segn las circunstancias en que se encuentre, pue-
de que su deber sea resistir.
Leyendo el Bhagavad Guita muchos de vosotros en los
pases occidentales podis haberos llenado de asombro en el
segundo captulo, cuando Krishna llama a Arjuna hipcrita y
cobarde porque rehusa pelear o resistir a causa de que sus
adversaries son sus amigos y parientes y manteniendo que la
no resistencia es el ideal ms alto del amor (1).
La gran enseanza que debemos aprender es que los extre-
mos son iguales; el positive y el negative son semejantes siem-
pre, como ocurre, por ejemplo, con la luz. Si las vibraciones
son demasiado lentas, no las vemos ; tampoco si son demasiado
rpidas. Ocurre igual con el sonido- muy lentas, no omos,
muy altas, tampoco.' Pues la misma diferencia existe entire
resistir y no resistir. Un hombre no resisted porque es dbil
y no puede, no porque no quiera. Otro, sabiendo que puede
descargar un golpe irresistible, no solamente no lo descarga,
sino bendice a sus enemigos. El que no resisted por debilidad,
compete un pecado y ningn beneficio recibir de su actitud.
En cambio el otro cometera un pecado resistiendo.
Buddha renunci a su trono y a su posicin. Esa fu una
renuncia verdadera, pero no podemos hablar de esa clase de
sacrificios tratndose de un mendigo que nada tiene que re-
nunciar. Por eso debemos tener siempre cuidado cuando
hablamos de no resistencia y de amor ideal en fijar ante todo
qu es realmente lo que decir qlueremos. Debemos cuidarnos
primero de saber si tenemos lafuerza para resistir o no. Te-
niendo la fuerza, si renunciamos a ella y no resistimos hacemos
(5) Eso ocurre en medio de la batalla de Kuruksehetra. El dios Krishns
toma la figure del conductor del carro de guerra del prncipe Arjuna y cuando
ste, lleno de desolacin, al ver que sus parientes y amigos estn en el ejrcitoe
contrario, se resisted a combatir, lo increpa y lo obliga a la lucha. En el dilogo
que se establece entire ambos y que constitute todo el hermoso poema, Krishna
inicia a Arjuna en los secrets del Yoga. Los comentadores del Bhagavad Guita
han sido numerosos. El ms ilustre es Sankaracharya, metafsico profundo, de
quien se cuenta que escribi su comentario siendo todava un nio.


PG. 354


JUNIOR






'1929 REVISTA TEOSFICA CUBANA PG. 355

ullaaccin grandiosa; pero si no podemos resistir y a la vez
procuramos engaarnos a nosotros mismos con la creencia 4le
que nos impulsan elevados motivos, entonces hacemos todo lo
contrario. Por eso Arjuna fu un cobarde a la vista del pode-
roso ejrcito que tena en frente; su amorr" le hizo olvidar
su deber hacia su patria y su rey. Y por eso tambin Krishna
le llam hipcrita: "T hablas, le dijo, como un hombre sabio,
pero tus actos revelan que eres un cobarde. Ponte en pie y
lucha!"
Tal es la idea del Karma Yogui. El Karma Yogui es el
hombre que sabe que el ideal ms alto es la no resistencia,
pero que sabe, tambin, que este es la ms alta manifestacin
de la fuerza y que lo que llamamos "'resistir el mal" no es
otra cosa que un paso hacia esa gran manifestacin del poder
mayor, que es no resistirlo. Antes de haber alcanzado el ideal
ms elevado, su deber es resistir: dejadlo trabajar, dejadlo
pelear, dejadlo herir con todo su impulso. Luego, cuando la
'fuerza sea suya, entonces el no resistir ser en l una virtud.
La inaccin debe evitarse de todos modos. La actividad
siempre significa ressitencia. Resistid todos los males, men-
tales y fsicos, y cuando hayais tenido xito resistiendo, vendr
la calma. Es muy fcil decir: "no odieis a nadie, no resistais
ningn mal". Pero todos sabemos lo que significa eso. Cuando
los ojos del mundo se vuelvan hacia nosotros, entonces fin-
gimos la no resistencia, pero en nuestros corazones est el cn-
cer siempre. Sentimos que mejor es resistir. Desaprobamos
nuestra propia conduct. Si deseais riquezas y sabeis que el
Im.ndo entero ha de deciros que el que ama las riquezas es un
hombre muy malo, tal vez no os atrevais a sumergiros en la
lucha por las riquezas, pero a la vez vuestra mente correr da
y noche tras el dinero.
Esa es mera hipocresa y de ninguna consecuencia. Su-
mios en el mundo, por el contrario, y luego, cuando hayais go-
zado todo lo que hay en l, veitdr la renunciacin, vendr la
calma. Llenad vuestro deseo por poder y por todo lo dems
y despus que hayais llenado el deseo, vendr el instant en
que sabreis que todas esas son cosas muy pequeas. Hasta
lue hayais llenado ese deseo, hasta que hayais pasado al travs
de esa actividad, es impossible para vosotros entrar en el estado
de serenidad absolute. Esas ideas de serenidad han sido pre-
dicadas por miles de aos; todo el que ha nacido las ha escu-
chado desde la niez, y no obstante, vemos que son muy pocos







en el mundo los que han llegado a esa situacin. Yo creo haber
visto veinte personas en mi vida que realmente gozaran 'e la
*calma y tuvieran el poder de no resistir. Y yo he viajado por
la mitad del mundo.
Cada hombre debe tomar su propio ideal y tratar de cum-
plirlo. Ese es un camino ms seguro que el de seguir los
ideales de otros hombres, que nunca se podr tener la esperanza
de cumplir. Por ejemplo, tomemos un nio y, de golpe, d-
mosle la tarea de caminar veinte millas: o el pequeo morir o
uno entire mil se arrastrar las veinte millas para llegar al fin
sin fuerzas o medio muerto. Eso es lo que generalmente tra-
tamos de hacer con el mundo. Todos los hombres y mujeres,
en cualquier sociedad, no son del mismo intelecto, o no tienen
el mismo poder de comprender las cosas. Han de tener dife-
rentes ideales y nosotros no tenemos el derecho de burlarnos
de ningn ideal. Que cada uno por su propio ideal haga lo
mejor que pueda. Yo no ser juzgad, por el vuestro, ni vos-
otros por el mo. El manzano no ha de ser juzgado por el tipo
de la encina, ni la encina por el del, manzano. Para juzgar al
manzano tennis que hacerlo conforme, a su tipo y lo mismo la
encina. Lo mismo con todos nosotrps.
La unidad en la variedad es el plan de la creacin. Por
much que los hombres y las mujeres varen individualmente,
hay unidad en el fondo. Los diferentes caracteres individuals
y las distintas classes de hombres y de mujeres, son variaciones
naturales en la ley de la creacin. Por consiguiente, no de-
bemos juzgarlos desde el mismo punto de vista o poner delante
de todos el mismo ideal. Semejante procedimiento, crea slo
una lucha anti natural y el resultado es que el hombre comienza
a odiarse y se le impide ser religioso y bueno. Nuestro deber
es animar a cada uno en la lucha para vivir a la altura de su
ideal ms alto y procurar que este sea lo ms aproximado po-
sible a la verdad.
En la moral india encontamos que este hecho se ha re-
conocido desde tiempos muy antiguos y en sus escrituras y
libros morales, distintas reglas se establecen para las dife-
rentes classes de hombres: para el padre de familiar, para el
Sannyasin (el que ha renunciado al mundo) y para el estus
diante.
La vida de cada individuo, segn las escrituras indias,
tiene sus peculiares deberes, aparte de los que pertenecen a la
universal humanidad: a cada estado de la vida, van unidos cier-


REVIsrA TEOS6FICA CUBANA


PG. 356







tos deberes inherentes a su naturaleza. Ningn estado es su-
perior al otro: la.vida del hombre casado es tan grande como
la del clibe que se ha consagrado a la religion. El rey sobre
su trono es tan grande y glorioso como el basurero en la calle.
Sacadlo de su trono, hacedle limpiar la calle y ved como se
comporta. Tomad al basurero y ved como gobierna. Intil es
decir que el hombre que vive apartado del mundo es ms grande
que el que vive en el mundo. Ms difcil es vivir en el mundo
y cumplir con Dios, que abandonarlo en una existencia fcil y
libre. El casado cumple sus deberes de ciudadano, mientras
que los deberes del hombre que renuncia al mundo, consistent
principalmente, en dedicar solo a la religion sus energas. Si
un hombre abandon el mundo para adorar a Dios,s no debe
pensar que los que viven en el mundo y trabajan por el bien
del mundo, no adoran, tambin a Dios. Tampoco aquellos que
viven en el mundo dedicados a esposa e hijos, han de pensar
que los que renuncian a.la sociedad son vagabundos desprecia-
bles. Cada uno es grande en su puesto.
Ilustrar este pensamiento con una historieta. Cierto rey
acostumbraba preguntar a'todos los Sankyasin que iban a sus
dominios: Quin es nf4s grande, el que. abandon el mundo
para ser un Sankyasin, o el que vive en el mundo y cumple sus
deberes como dueo de un hogar?" Muchos sabios trataban
de resolver este problema. Algunos decan que el Sankyasin
era el ms grande y a estos el rey contestaba que probaran su
aserto. Cuando no podan hacerlo, les ordenaba casarse y ser
jefes de familiar. Otros respondan: "el que cumple sus de-
beres en el hogar es el ms grande". A estos tambin peda
el rey pruebas, y cuando no las daban, les obligaba, igualmente,
a contraer matrimonio y sostener una casa.
Por ltimo, lleg un joven Sankyasin y el rey le hizo la
misma pregunta.
-Cada uno, oh Rey, es igualmente grande en su puesto,-
le contest el joven.
--Prubamelo, replic el nfonarca.
-Lo har, dijo el Sankyasin, pero ante todo es preciso que
vengas conmigo y vivas como yo unos pocos das, para que
pueda complacerte.
Consinti el rey y sigui al Sankyasin fuera de su propio
territorio. Atravesaron various pases y llegaron al fin a otro
reino. En la capital de este reino se efectuaba una gran ce-
remonia. El rey y el Sankyasin oyeron el ruido de los tam-


1929


REVISTA TEOSUPICA CUBANA


PAG. 357





PG. 358 REVISTA TEOSFICA CUBANA UNIO

bores, las msicas y los heraldos. El pueblo se reuniaeal':s
calls con sus trajes de gala y una gran proclama se haca p-
'blica. Detuvironse los viajeros para enterarse de lo que ocu-
rra. El heraldo anunciaba que la princess, hija del rey de
aquel pas, iba a escoger esposo entire todos los que compare-
cieran ante su presencia.
Era vieja costumbre en la India que las princess esco-
gieran sus maridos de ese modo, y cada una de ellas tena sus
ideas sobre el hombre que deseaban. Unas queran al ms bello,
otras al ms sabio, otras al ms rico y as sucesivamente. La
princess, en el ms esplndido traje, y con el acompaamiento
ms lujoso, era conducida sobre un trono, mientras los heraldos
anunciaban que iba a hacer su eleccin. Todos los prncipes
de los vecinos reinos, se presentaban ante ella con sus ms bri-
llantes atavos. Algunas veces ellos tambin usaban heraldos
para enumerar sus mritos y las razones que tenan para'es-
perar el triunfo. La princess, llevad en su trono de un lado
a otro, los miraba, oa sus ofrecimientos y no agradndoles,
daba a su acompaamiento esta orden: "adelante". Los can-
didatos rechazados no volvan a ser ofdos. Pero si alguno con-
segua ser de su agrado, ella le lanzaba una guirnalda de flores,
y ste era entonces su marido.
La princess de nuestro cuento estaba en una de esas cere-
monias. Era la ms bella princess del mundo, y el que ganara
su mano, llegara a gobernar el reino despus de la muerte del
padre. La idea de esta princess era casarse con el hombre
ms bello, pero no poda encontrar con la vista, por ms que
lo buscaba, quien completamente llenara su ideal. Varias veces
haban tenido ya lugar las convocatorias y la prnicesa no haba
elegido a nadie. Esta ocasin era la ms esplndida de todas,
ms pblico haba cudido que en las anteriores y la escena era,
en verdad, deslumbradora... '
Sale la princess en su trocio y llvanla sus acompaantes
de uno a otro lado. Ninguno le agrada entire sus admiradores
y todos comienzan a sentir el desengao de que tambin esta
vez terminar la fiesta sin que haya ningn vencedor. Pero en
ese moment aparece un joven: era un Sankyasin, tan bello
que pareca el sol descendido a la tierra. Detinese en ua
rincn humilde y observa lo que pasa. Llega el trono con la
princess cerca de l y tan pronto como ella lo distingue, le
arroja con entusiasmo la guirnalda.
El joven la recoge y la lanza lejos de s. "Qu absurd





1929


es.este?-dice-Yo soy un Sankyasin. Qu me importa a m
el matrimonio?" El rey padre de la princess, cree entonces
que probablemente por ser pobre el Sankyasin no se atreva e,
casarse con su hija, y le dice: "Con la princess, joven, va,
tambin, la mitad de mi reino ahora, y todo l despus de mi
muerte". Y recogiendo la guirnalda, se la entreg otra vez.
El joven vuelve a rechazarla: "Qu absurdo, repite, es este?
No quiero casarme". Y se aleja del lugar inmediatamente....
Pero la princess se haba enamorado tanto del joven que
exclam: "o me caso con ese hombre, o morir" y corri tras
l para detenerlo. Entonces el otro Sankyasin, el que haba
trado al rey de la pregunta, le dijo a ste: "Sigamos la pa-
reja" y corrieron tras ambos aunque ya a buena distancia. El
joven Sankyasin-el que haba rehusado a la princesa,-entr
varias millas adentro de un bosque, siguindole siempre la prin-
cesa y los otros dos. Conocedor de todos los caminos del bos-
que, y de sus pasos ms ,difciles, desapareci, al fin, por uno
de estos sin que la princess lo descubriera. Despus de luchar
much tiempo por encontrarlo, se sent ella debajo de un rbol
y comenz a llorar, porque'se haba perdido y no saba como
salir del bosque. El rey el otro Sankyasin llegaron entonces.
"No lloris, la dijeron, os ensenaremos lacmanera de salir de
aqu, pero ya es muy obscuro para que podamos encontrar el
camino. He aqu un gran rbol. Descansemos bajo l y por la
maana temprano os ensearemos la salida del bosque."
Ocurri que en ese mismo rbol, bajo el cual los tres se
sentaron, viva un pjaro con su compaera y tres pajarillos.
Al mirar hacia abajo desde su nido, dijo el pjaro a su esposa:
"Qu haremos, querida ma? He aqu que tenemos huspedes
en la casa, es invierno y no hay fuego". Y diciendo esto vol,
trajo en su pico un pedazo de madera seca para hacer fuego y
la dej caer ante los huspedes, que con su auxilio hicieron una
gran hoguera. Pero el pajarillo no estuvo aun satisfecho. "Que-
rida, djole otra vez a su esposa, qu haremos? Nada hay que
dar de comer a esa gente que esi? hambrienta, y recuerda que
nosotros somos amos de casa. Nuestro deber es dar alimento
a todos los que vienen a nuestro hogar y, por tanto, yo har para
cumplirlo todo lo que pueda. Les dar mi propio cuerpo". Y
diciendo y haciendo se lanz al fuego para perecer. Los hus-
pedes trataron de salvarlo, pero l, ms rpido que ellos, se
abras en las llamas. La esposa del pajarillo se dijo entonces:
"Aqu hay tres personas y solo un pajarillo para que coman.


, REVISTA TEOSFICA. CUBANA


PG. '359,







No es bastante. Mi deber de esposa es que el esfuerzo de mi
marido no result en vano. Que tengan, tambin, mi cuerpo".
o Y se lanz al fuego abrasndose igualmente. Los tres pequeos
pajaritos, cuando vieron lo que haba ocurrido, y que no haba
aun bastante alimento para los hfspedes, exclamaron: "Nues-
tros padres han hecho lo que podan, pero no es bastante. Nues-
tro deber es completar su obra. Que vayan tambin nuestros
cuerpos a la hoguera". Y se lanzaron a las llamas. Los hus-
pedes, sin embargo, no pudieron comer los generosos pjaros
que les llenaron de asombro. Pasaron la noche sin alimento y
al llegar la maana, el rey y el Sankyasin ensearon a la prin-
cesa el camino para volver a donde estaba su padre.
El- Sankyasin dijo entonces: "Rey, has visto que cada
uno es grande en su puesto. Si deseas vivir en el mundo, vive
como esos pjaros, dispuesto, en cualquier instant, a sacrifi-
carte por otros. Si quieres, por el contrario, renunciar al mun-
do, s como el joven para el cual la ms hermosa mujer y un
reino, nada significant. Si quieres ser el jefe de un hogar, sea
tu vida un sacrificio por el bien ageno, y si escoges la renun-
ciacin no mires siquiera la belleza, ni el dinero, ni el poder.
Cada uno es grande en su puesto, ero el deber del uno, no es
el deber del otro."

(Continuar en el siguiente nmero).









~e-s~^t.a-^


PA. 360


REVISTA TEOSrnCA CUBANA


JUNIO






* DEL CGIMPO

TEOSOFICO(Y


NOTICIAS

DICE EL PERIODIC "ELGIN COURIER NEWS":

Henry Ford cree que los hombres de remotas edades tu-
vieron tambin sus aeroplanos, automviles, radios y otrbs mu-
chos inventos del present siglo. Cree que dicha civilizacin
tuvo lugar aun cuando nosotros no nos acordemos hoy de ella;
pero que, sin embargo, alcanz una etapa de desarrollo cien-
tfico igual a la nuestra.;. y que las almas de aquellos pri-
meros cientficos y filsofos son las mismas que se encuentran
hoy en nuestro mundo mediante el process de reencarnacio-
nes... Despus de todo, qu es lo que nos dice Ford? Sim-
plemente que este mundo es much ms sorprendente y ms
maravilloso de lo que nosotros nos figuramos; que contiene
secrets no imaginables y fuezas ocultas inexplicables por los
process actuales, y que si nos ponemos a pensar en todo esto,
descubriremos que es lo mismo que nos han estado explicando
por muchos siglos nuestros ms insignes filsofos... Ford
cree que vivimos en un mundo de maravillas, en donde no hay
ensueos irrealizables ni esperanza que no se pueda alcanzar;
en el cual los hombres no mueren para convertirse en lodo cual
si fueran los gastados engranajes de alguna fbrica, sino que
viven en la eternidad para continuar la labor de conducir a la
raza a que alcance el nivel de ev9lucin que vemos vislumbrar
en la poca actual.

GENEROSAMENTE donados para nuestra biblioteca, hemos
recibido los siguientes libros:
Macoy Publishings and Masonic Supply Co.-New York.
Spiritualism by Fletcher.
A Brief Course in Mediumship, by Khei.
Yoga Aphorisms, by Pantajali.
The True Mystic, by Sampson.








Rod to Freedom, by Wilson.
'The Way of Initation.
Initiation and its Results, by Steiner.
From Incarnation to Reincarnation, by Ingalese.
Reencarnation, a Stony of Forgohten Truth, by Walker.
The Occult Press. Jamaica, N. Y.
Who's Who in Occultims.
The Rosicrucian Fellowship Oceanside. California.
The Rosincrucian Cosno Conception, by Free Masonry & Ca-
tolcism, by Max Hendel.
Moon's Sign Book, for 1929.
Astrolo'gic Bulletin Journal.
The Curtis Philosophical Book Co.
The Voice of Isis. The Key to tre Universe, by Mos Dr. Curtis.
Revista Bimestre Cubana. Enero-Febrero 1929.
Constancia, de Buenos Aires. Abril.-
El Mxico Teosfico. Enero-Febrero.
Cultural Fisica y Mental. Habana. Abril.
El Sendero. Enero, Febrero y Marzo. Montevideo.
Teosofa en el Platal. Argentina. Mar'zo.
El Porvenir. Habana. Enero.
El Grfico. Managua. Enero.
Teosofa en Yucatn. Mrida. Enero y Febrero.
Dios. Mxico. Marzo.
Accin Femenina. Buenos Aires. Marzo.
Pentalfa Barcelona. Febrero.
La Nueva Era.
Naturismo. Barcelona. Febrero.
Boletn Oficial del Supremo Consejo de Coln. Habana. Febrero.
Boletn del Ejrcito. Habana. Enero.
La Ilustracin Masnica. Guar-abacoa. Abril.
Nueva Juventud Habana. Febrero.
Revista Teosfica Chilena. Febrero.
El Loto Blanco. Barcelona. Abril.
La:Estrella. Puerto Rico. Marzo.
The Theosophist. April.
Rays from the Rose Cross. April-May.
Occult'Life. Marzo y Abril.
The Link. Abril.
The Theosophical Messenger. Mayo.
The Adyar Bulletin. Enero.
The Canadian Theosophical. Abril.


PG. $


REVISTA TEOSFICA CUBANA


_ JUNIOR






REVISTA TEOSFICA CUBANA


PKG. 363


The Australian Theosophist. Marzo.
Theosophy in India. Marzo.
International Star Bulletin Mayo.
Theosophy in Ireland. Marzo.
News & Notes. Mayo.
Adyar Notes & News. Marzo.
Theosophy in New Zeland. Febrero.
Thesophy in South Africa. Marzo.
Bulletin Theosophique de France. Marzo.
Bulletin Theosophique de Suisse. Marzo.
Muchas gracias a todos.




Indepeniecia 38 Avello Hno. y Ca.

parta 12 A CASA DE AVELLO
Tet o 2612 Santa Clara
Teirfog 2612 Trajes bien hechos y artculos para caballeros


00000O000000000000000000o
0 0
O O
o o
0 GABINETE DE 0

SOPTICA MODERN
o o
o Correccin de los errors de o
o refraccin, por medio de len- o
0 tes por los mtodos cienti- 0
o ficos ms modernos, espe- O
o juelos y lentes finos de todas o
0 classes, ojos artificiales y
o cristales para operados de o
o o
O cataratas. O
O O
O O
o Miguel G. Gutirrez 8
o o
o Dr. Optometrista O
o O
o MACEO No. 43 TELF. 2796 o
o o
o SANTA CLARA. S. C. o
O O
O ( O
o o
o Casa establecida hace 20 aos o
o o
o Alta garanta en todos los o
o trabajos o
o o
o o
00000000 00000000000000


000000000600000000000OOOOO
ooooooooouoooooooooooooooo
o o
o o
O FRUTAS ESCOGIDAS DEL PAIS O
O O
O Y EXTRANJERAS o
0 0
8 FRUTERIA
o o
o o
0 "La 21 Catalana" I
o o
0 VIVERES FINOS, LICORES, O
O REFRESCOS Y HELADOS O
O O
O DE O
O O
0 0
8- JAIME VENTOSA 8
o o
,o o
o Cubay Obrapa 0
O Tel M-5463 8
o o
o o
o HABANA o
o o
o o
O ESPECIALIDAD EN CESTOS DB O
8 FANTASIA PROPIOS PARA REGALOS O
O O
0 Se sirven pedidos para el interior. O
0
S0O
S00000000D0000000030000000


1929










A Pan de Gluten, para diabticos de r-
S gimen severo. Hace disminuir r-
c- kI pidamente la glucosuria.


ALIMENTACION PARA REGIMEN


HEUDEBERT

Ofrecemos a todos los enfermos que necesiten un Rgimen en su ali-
mentacin y muy especialmente a los diabticos, los .afamados products
marca Heudebert, gracias a los cuales ha quedado resuelto el problema de
su nutricin.
Los mdicos ms eminentes los recomiendan a sus enfermos, en todos
los pases, porque estn preparados cientficamente y sus resultados son
asombrosos.
Tenemos: Pan Essentiel" sin miga, especial para disppticos, ent-
ricos, obesos, diabticos y convalecientes.
Pan Heudebert, para diabticos, con hidratos de carbon.
Pan de Aleurona, para rgimen severo, -on azoados.
El especial del diabtico.-Pan normal para diabticos, muy agradable.
Panes tostados, Longuets y Gressings Heudebert.-No fermentan.
Pan hipoazoado Heudcbert.-Especial para enfermos de los rifiones,
hgado y corazn.
Tapioca Heudebert.-Especial para prceajes exquisitos.
Harina superas ada.-Alimento tnici' y estimulante de primer orden.
Copos de arroz, de cebada y de avena.-Se preparan con leche o caldo.
Especiales para enfermos del intestino.
Legumbres descortezadas.-Conservan el gusto y el aroma.
Harinas normales, harinas refrigerantes y antidirricas.
Harinas de legunmbres.-Conservan el aroma y el gusto natural.
Harina de Malt.-Rica en diastasa natural de cebada germinada.
Cacaos y products a base de cacao Heudebert.
Alimento Tou. a base de chocolate.-Semillas de lino Negrine Heude-
bcrt.-Estimulante de las secreciones glandulares.
Bebidas higinicas, izo excitantes.
Chocolate con 15 a 20% de "hidrocarbons totaux", especial para
diabticos.
Sal.-Exenta de cloruro de sodio.
Fideos, macarrones, pastas cortadas.-Constituyen un alimento super-
azoado, sabroso y nutritivo.
PIDANOS TODA CLASE DE IN-
FORMES Y LISTA DETALLADA '

UNICOS AGENTS
CASA RECALTu I,....
PI Y MARGALL 4Y2 APARTADO 275
HABANA


Varillas con gluten y biscochos
de gluten. Muy digestivos.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs