• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 En la Atalaya
 Carta del Dr. Jinarajadasa
 Mr. Krishnamurti y la teosofia
 Ley exogeno-endogena
 Riega tu simiente
 Annie Besant
 Parrafos kalicos
 La conquista de la ilusion
 Tomad la vida como viene
 Karma
 El instituto de krotona
 Advertising






Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00028
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00028
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Table of Contents
    En la Atalaya
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Carta del Dr. Jinarajadasa
        Page 181
        Page 182
    Mr. Krishnamurti y la teosofia
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
    Ley exogeno-endogena
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Riega tu simiente
        Page 193
    Annie Besant
        Page 194
        Page 194a
        Page 195
        Page 196
    Parrafos kalicos
        Page 197
        Page 198
    La conquista de la ilusion
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    Tomad la vida como viene
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Karma
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
    El instituto de krotona
        Page 234
    Advertising
        Page 235
        Page 236
Full Text




Revista Teosfica Cubana
PUBLICATION MENSUAL FUNDADA EN 1906
ORGANO OFFICIAL DE LA SOCIEDAD TEOSOFICA DE CUBA
Director: Administrador:
LEONARDO AUSUCUA. MIGUEL A. TRUJILLO.
Direccin y Admn.: 27 de Noviembre (Jovellar) No. 8.-Apartado 365
Acogida a la franquicia y registrada como correspondencia de segunda clase
en la Oficina de Correos de la Habana.
Precio de suscripcin: $2.00 al ao. Nmero suelto: $0.20
AO XIII, No. 4. ABRIL DE 1929. 2 EPOCA


-------- -


NOTICIAS DEL CAMPAMENTO DE LA ESTRELLA
EN LA INDIA
El Campamento de la Estrella tuvo lugar en los terrenos
del Colegio Nacional, en Guindy, situado a milla y cuarto de
las Oficinas generals, durando desde enero 11 a enero 16.
Al inaugurarse, y en muchas reuniones, nuestra venerable
President ocup el lugar de honor en la plataforma, junto a
Mr. Krishnamurti, mientras que en frente-por las maanas y
tardes en el csped sombreado por las ramas de un esplndido
rbol, y por las noches en un lugar rodeado de palmas, con el
fuego en el centro-un miller de rostros ansiosos de escuchar
a quien hablaba, mostraban en sus ojos anhelos de adivinar sus
pensamientos.
En cada uno de los Campamentos hay una nueva frase y
un nuevo mensaje de Krishnaji. Esta vez fueron:
"Amad la Vida. Yo reverencio-dijo-la vida que anima
a la hormiga que se encuentra a nuestros pies. Reverencio a
ni sirviente, aun cuando no me gusta emplear esta palabra.
Cuando mostris respeto a las personas que os rodean, quienes
necesitan ser respetadas ms que todos los Dioses, entonces no
necesitis vagar sobre la faz de la tierra para reverenciar los






REVISTA TEOSFICA CUBANA


altares del pasado. Oh! Reverenciad la Vida, amad la Vida
y no necesitaris aferraros a piedras muertas".
Otro aspect de su mensaje-en el que el pensamiento, el
amor y la voluntad estn todos representados-podra resu-
mirse en estas palabras:
"Los hombres no son nios; dejad que adoren la Vida in-
terna, mostrada en los pensamientos y las emociones, por medio
de la confianza en esa Vida; dejad que cada uno viva de acuer-
do con esa vida, sin temores, y la Vida ser en l libertada; es
mejor sufrir que temer".

Habla ahora Mrs. Besant:
"Dije en el ltimo nmero que el peridico diario New
India estaba luchando por seguir viviendo. Los tesofos han
permanecido indiferentes, y el ltimo nmero aparecer en
enero 31.
"Como ocurri antes, la Sociedad en la India tendr que
enfrentarse con el mal karma que se ha creado, pues la Ley
es just. El nico diario en la India que abogaba consciente-
mente por el Plan de la Jerarqua-la libertad de la India como
una de las naciones libres y con gobierno propio, unidas por la
Corona britnica-y que lo defendi tesoneramente aun cuando
fuese popular o impopular, desaparece. Su editor estaba en
la minora de uno en el Comit del Congreso de Delhi; Lajpat
Rai estaba all, pero permaneci neutral, probablemente porque
estaba en favor de la independencia y saba que actualmente no
poda conseguirse; y no habiendo nadie que apoyase la enmienda
que ella hizo, fu desechada.
Fu el internamiento de los tres principles escritores de
New India que abogaban por la autonoma (cuando ningn otro
peridico de Madras se atreva a hacerlo) despus de haber sido
prohibida esa defense por Lord Pentland, lo que inspir la agi-
tacin que determine al gobierno ingls a hacer su famosa de-
claracin de agosto de 1917, y lo que trajo la abolicin de las
seguridades de la prensa.
Tiene, pues, un buen historical, y puede morir tranquila-
mente.
El semanario ser impreso en mi otra imprenta, cerca de
Adyar, construida por m en terrenos arrendados a mi nombre
y sin relacin alguna con la Sociedad Teosfica, aun cuando yo
imprimo all muchas, si no todas sus publicaciones.


PG. 174








He aqu una definicin de la Teosofa, por H. P. B.:
"La S. T. es una Fraternidad Universal, establecida para
hacer desaparecer toda religion dogmtica fundada en la inter-
pretacin de "la letra que mata", y para ensear a los pueblos
y a cada uno de sus miembros a career slo en un Dios imper-
sonal; a confiar en sus propios poderes (del hombre); a consi-
derarse como su propio salvador; a aprender lo infinito de los
poderes psquicos ocultos que existen en el mismo hombre fsi-
co; a desarrollar estos poderes y a darles la seguridad de la
inmortalidad de su propio espritu divino y la supervivencia
de su alma; a hacerle considerar a todo hombre, cualquiera que
sea su raza, credo o color, como un hermano; y a probarles que
las nicas verdades reveladas al hombre por hombres superio-
res (no Dioses) estn contenidas en los Vedas y en los anti-
guos Aryas de la India. Finalmente, para demostrarles que
nunca ha habido, ni hay, ni habr milagros; que no puede haber
nada "sobrenatural" en este universe, y que, por lo menos en
la tierra, el nico Dios es el hombre mismo."
(Tomado de una carta escrita por H. P. B. en noviembre 29, 1878.)


El Maestro K. H. escribi una vez:
"Esferas de influencia pueden encontrarse en todas parties.
"El primer objeto de la S. T. es la filantropa. El verda-
dero tesofo es un filntropo-no para s mismo, sino para el
mundo en que vive. Esto, unido a la filosofa, la verdadera
comprensin de la vida y sus misterios, darn la "base nece-
saria" y mostrarn el verdadero sendero a seguir. Sin em-
bargo, la verdadera "esfera de influencia" para el aspirante,
existe ahora (en su propio pas).
"Mi alusin a la "filantropa" fu hecha en su sentido
ms amplio, y para llamar la atencin hacia la absoluta nece-
sidad de la doctrinea del corazn", en oposicin a la que es
meramente la "de los ojos". Y con anterioridad he escrito
que nuestra Sociedad no es una mera escuela intellectual de
Ocultismo, y aquellos ms grades que nosotros han dicho que
aquellos que piensan que la obra de laborar para los dems es
demasiado ruda, es mejor que no la emprendan. Los sufri-
mientos morales y espirituales del mundo son ms importan-
tes y necesitan ms ayuda y curacin que el auxilio que necesita
la ciencia de nosotros en cualquier campo de investigacin.
"Aquel que tenga odos para oir, que oiga."


REVISTA TEOSFICA CUBA-NA


PG. 175








El Maestro M. escribi en, otra ocasin:
"Tenis todava que aprender que mientras haya trees per-
sonas dignas de la bendicin de nuestro Seor en la S. T., sta
nunca podr ser destruida."
(The Theosophist, noviembre, 1907, Ecos del Pasado.)
Cun a menudo los verdaderos fundadores de la Sociedad
han instado acerca de esto, y cuntos tesofos lo olvidan!
Sin embargo, no por ello es menos cierto.
Hasta aqu habl la Dra. Besant.
Pasemos ahora a otros asuntos.
NOTICIAS DEL CONGRESS MUNDIAL EN CHICAGO
Un miembro de la Sociedad Teosfica Americana se pro-
pone ir al Congreso de Chicago... en bicicleta, para lo cual
tendr que partir de donde reside, en el mes. de junio.
Una familiar entera se propone asistir yendo en un antiguo
carro, arrastrado por un par de caballos.
Yugoeslavia figurar entire las naciones que estarn repre-
sentadas en el Congreso.
Noticias de Chile indican que hay all gran inters por
asistir al Congreso, y un alto funcionario del gobierno ha pedi-
do informes acerca del mismo, no slo para asistir l, sino ma-
nifestando al mismo tiempo sus deseos de hacerse miembro de
la Sociedad.
Isis, rgano official de la S. T. en Portugal; contiene inte-
resantes artculos acerca del Congreso, y resmenes de otros
anteriormente celebrados en otros pases.
Informes de Egipto comunican que un nmero de miem-
bros de la S. T. en dicho pas, han decidido asistir tambin a
Chicago.
Las compaas de ferrocarriles en Estados Unidos ya estn
comunicando a la S. T. en Chicago las tarifas reducidas que
regirn para los pasajes.
Hasta la fecha, dos terceras parties de los miembros de una
Logia de Buffalo, N. Y., han anunciado su propsito de asistir
al Congress.


Cuntos irn de Cuba?


PiG. 176


REVISTA TEOSFICA CUBANA


ABxL






REVISTA TEOSFICA CUBANA


LA DOCTOR BESANT
Los informes que recibimos indican que la Dra. Besant ir
a Londres en el mes de junio, donde, a pesar de que pareca
decidido que no diese ms conferencias pblicas despus de su
ltima enfermedad, es probable que d varias, probablemente
por requerirlo as la labor que viene realizando en la India.
De Europa ir a Estados Unidos para asistir al Congreso
Mundial, en Chicago.
MR. KRISHNAMURTI
El 27 de enero parti de Adyar para Bombay, embarcando
en-el vapor Narkunda el 2 de febrero, llegando a Marsella el 15
y a Eerde el 17 por la noche.
El 21 sali para Londres y el 25 di una conferencia en el
East End, el barrio obrero de Londres, partiendo el 27 en el
Berengaria para New York y de all para Ojai.
REVISION DEL REGLAMENTO

Por acuerdo tomado en la 248 Convencin annual, en la
prxima Convencin se proceder a la revision del Reglamento
vigente, para lo cual todas las Logias y miembros podrn su-
gerir las modificaciones que estimen oportunas.
Aun cuando segn lo acordado faltan an siete meses
para dicha Convencin, como quiera que por la Secretara ge-
neral debern circularse entire las Logias las enmiendas que se
propongan con CUATRO MESES de anticipacin, llamo la atencin
de todas las Logias y miembros acerca de dicho acuerdo, afin
de que vayan redactando y remitiendo a dicha Secretara ge-
ineral todas las modificaciones que crean deban hacerse, a fin
de poder hacerlas llegar a las Logias dentro del plazo men-
cionado.
El Reglamento vigente fu aprobado por unanimidad en
la 231 Convencin Anual, despus de haberse circulado el pro-
yecto del mismo por todas las Logias y de haber tenido stas y
los miembros todos amplia oportunidad para sugerir las re-
formas procedentes. Pero, naturalmente, nunca se conocen los
defects de una Ley o Reglamento hasta tanto se pone en .igor;
y como quiera que el camino de las rectificaciones est siempre
abierto, en la prxima Convencin podrn modificarse .todas
aquellas parties que en la prctica se hayan encontrado inade-
cuadas.


PG. 177








Tienen, pues, la palabra las Logias y miembros para, con
la cooperacin inteligente y fraternal de todos, conseguir que
nuestro Reglamento llene amplia y satisfactoriamente todas las
necesidades.

NUESTRA REVISTA

Segn habrn observado nuestros lectores, desde la RE-
VISTA de marzo se han aumentado unas cuantas pginas ms
de texto, lo cual permitir insertar mayor nmero de artculos.
En cuanto a la fecha de publicacin, tambin se han intro-
ducido cambios tendientes a dar MEJOR SERVICIO.
La REVISTA de marzo sali el da 10, en vez del 15, como se
publicaba antes. Y a partir de este nmero de abril, se pu-
blicar el da primero de mes, lo cual permitir hacerla llegar
a los subscriptores QUINCE DAS ms pronto que de costumbre.
Es de esperar que el entusiasta apoyo que se ha venido
recibiendo de parte de Logias y miembros continue y se haga
extensive a todos, ya que ello redundar en beneficio de los
miembros en particular y de la Sociedad en general.
El nmero de mayo, me comunica el director, se dedicar
a H. P. Blavatsky y quienes deseen remitir colaboracin podrn
hacerlo hasta el 15 de abril.
CUOTAS ANUALES
El 15 dd abril vencer el plazo de prrroga para el pago
de las cuotas anuales.
Se ruega a todos los miembros que no hayan hecho efec-
tiva la suya, lo hagan a la mayor brevedad, a fin de terminar
el perodo de recaudacin lo antes possible.
DESENCARNACIN DEL HNO. ANTONIO LLORENS
El 20 de febrero desencarn el hno. Antonio Llorens, de la
Logia Dharma, de Matanzas.
La S. T. de Cuba ha perdido en el plamo fsico a un antiguo
y buen miembro, y desde este punto de vista es sensible su ausen-
cia, ya que siempre es de lamentar la prdida de un buen cola-
borador; pero en lo que a l personalmente respect, el cambio
de vida le beneficiary, liberndole de la prisin de la carne y
permitindole una ms amplia y elevada manifestacin de con-
ciencia. Y en cuanto a la S. T., la prdida del vehculo fsico
no priva trabajar por ella; antes al contrario, hay much tra-


ABnrL


PG. 178


REVISTA TEOSFICA CUBANA






REVISTA TEOSFICA CUBANA


bajo til que realizar en el astral, tanto con personas que aun
ocupan sus cuerpos fsicos como con aquellas que lo han perdido,
y el obrero teosfico encuentra vasto y fascinador campo de
actividades donde emplear eficazmente todo el tiempo, y no
una parte de l solamente, como ocurre cuando estamos aun
encarnados.
VIAJE DEL DR. JINARAJADASA

Se va acercando la fecha de la llegada de Mr. Jinarajadasa
y conviene que las Logias y miembros se vayan preparando
para ello.
Bueno sera que aquellas Logias que aun no han remitido
las cantidades con que ofrecieron contribuir a los gastos del
mismo fueran hacindolo ya, para evitar trastornos innecesa-
rios caso de un cambio imprevisto que anticipase su viaje a Cuba.
Tambin convendra que las Logias que deseen que Mr. Ji-
narajadasa visit su localidad, tomen acuerdos en este sentido
y lo comuniquen al que subscribe a la mayor brevedad, para
poder hacer a tiempo su itinerario a travs de la Isla. Desde
luego, segn se ha acostumbrado en otras ocasiones, cada Logia
que desee la visit de Mr. Jinarajadasa deber pagar sus gastos
de viaje desde el lugar ms prximo a donde l llegue en su
recorrido, as como los de estancia en la localidad.
En los lugares donde haya dos o ms Logias stas pueden
ponerse de acuerdo respect a la forma en que deban contri-
buir proporcionalmente a esos gastos; y tambin podran las
Logias de cada provincia hacer los arreglos que crean conve-
nientes en el mismo sentido, a fin de que la carga result menos
onerosa para todas y que resulten beneficiadas con su visit
el mayor nmero.
Transcribo lo siguiente de una carta recibida del secretario
general de la S. T. de Chile; fechada el da 9 de febrero:
"El doctor Jinarajadasa est actualmente en el sur de Chile;
de all visitar la capital. Su estancia en este puerto ha sido
un xito superior a todas las expectativas.
"Lee en castellano, vocalizando maravillosamente, y sus
conferencias ledas tienen ms gancho que si fueran habladas,
cosa que antes de oirlo me pareca impossible.
"Durante una hora y cuarto mantiene al pblico en con-
tinua expectacin, fijo en su palabra maravillosa.
"Su traje hind, que emplea en las conferencias pblicas,
da una nota de belleza y armona profundamente significativa.


PG. 179








"En sntesis, algo muy superior a todo lo esperado. Le
hemos tenido aqu en Valparaso durante seis das. Di seis
conferencias: tres en el teatro y tres en la Logia. El teatro
entrada gratis, pero no libre, sino que solicitando la invitacin,
media esplndida que le recomiendo, permit controlar el n-
mero de pblico asistente y llenar el teatro, pues el que no ha
llegado a la hora queda fuera y es reemplazado por el pblico
que espera en la puerta la distribucin final de entradas hasta
llenar el recinto. Esta media que aplicamos, despus de ver el
poco orden que hubo en Santiago en las conferencias gratis, es
indispensable porque la atraccin de pblico en las conferencias
despus de la primera, es muy grande. Aqu hubo lleno com-
pleto, orden perfect y si se queda ms tiempo, mayor entu-
siasmo por oirle. Es incredible cmo cautiva su presencia y la
diferencia entire leerlo y escucharle.
"El itinerario en Chile terminal el 12 de marzo, ms o me-
nos; despus 20 das en Bolivia y 20 das en Per; de all a
Costa Rica, Mjico, Cuba, etc.
"En cuanto a su influencia internal, es sorprendente. Su
cultural exquisite, su amor por la belleza, la firmeza de su ca-
rcter, amn de todo lo dems que posee, irradian influencias
que estamos principiando a sentir; pero que sin duda irn in
crescendo, para nuestro beneficio spiritual.
"Es muy parco en el hablar; pero su influencia es notoria
para quien se toma el trabajo de observer y sobre todo de
observarse.
"Creo que el resultado de esta jira ha de ser que Centro y
Sud Amrica sean pronto visitadas por Rajagopal, Arundale,
Krishnamurti, Annie Besant, Van der Leuw, etc.
"Rugole considerar toda nuestra cooperacin para traer
cada ao a alguno de los instructors citados."
"Quizs si pronto formalizaremos con el amigo Stoppei
(que est actualmente en Chile) algo concrete que poder co-
municarle.'
E. A. FLIX.


PAG. 180


REVIsTA TFOSFICA CUBAIIT


ABmIL














CARTA DEL DR. JINARAJADASA


Ro de Janeiro, noviembre 6 de 1928. (1)
L A tercera conferencia ha sido dada, y aprovecho una li-
gera calma en el trabajo para escribir. Apenas llegu,
tuve que acometer la ardua tarea de escribir a la carrera dos
conferencias, y esto me ha tomado el tiempo y las fuerzas que
me quedaban despus de las diversas reuniones y entrevistas.
Por todo ello me ha sido impossible escribir una sola carta antes.
En Ro de Janeiro comenz el trabajo: reuniones pblicas,
reuniones de miembros de la E. E., etc. Muchos periodistas
me han entrevistado y la prensa local ha hablado extensamente
de la TEOSOFIA. He tenido que consagrar un tiempo determi-
nado para entrevistas, pues esta es la primera vez que la mayor
parte de los miembros han tenido ocasin de presentar sus pro-
blemas a un representante del Centro.
Las conferencias pblicas han tenido por tema: El idealis-
mo de la Teosofia, El Yoga verdadero y el falso, Las ensefan-
zas de Krishnzamurti. Queda an por dar Dioses encadenados.
Han sido traducidas al portugus por el seor Aleixos Alves de
Souza, a quien conoc en Ommen. Fueron ledas al pblico,
contentndome yo con decir algunas palabras de introduccin
en italiano. La conferencia sobre la Orden de la Estrella ha
sido transmitida por radio. Todo el mundo aqu comprende
el italiano y los miembros de la buena sociedad tambin el fran-
cs, hablndolo algunos muy bien. El ingls, por el contrario,
no es comprendido ms que por un pequeo nmero. Con el
italiano y el francs me las he arreglado perfectamente en las
conversaciones particulares, y cuando no se habla el portugus
muy aprisa, puedo comprenderlo. Por el contrario, comprendo
muy bien el espaol, el cual tendr ocasin de hablar cuando
llegue al Uruguay (2). Las conferencias pblicas han atrado
hasta ahora numeroso pblico.

(1) Esta carta fu escrita en los primeros das de su estancia en Sur Amrica.
(2) El tiempo que ha dedicado a estudiar nuestro idioma se ha limitado es-
fasamente a 3 meses y como se ve lo comprende y lo lee perfectamente.


KMmrrcnrwc~rvn~~rumrwcri~crvi~<~m~~~~
~susaasaaiiAmnmaiiiiiwmoiimi~mnrmrmAmi~w






REVISTA TEOSFICA CUBANA


El clima de Ro de Janeiro es parecido al de Bengala, y en
estos moments se asemeja much al de Adyar en diciembre.
El seor Aleixos Alves de Souza est constantemente con-
migo y me sirve de secretario. El es el secretario organizador
de la Estrella, y tambin sacerdote de la I. C. L. Su trabajo
es tan asiduo como el mo, con todas las traducciones que tiene
que hacer.
Los miembros parecen muy agradecidos de haber podido
consultar a uno de nuestros jefes en relacin con el trabajo en
los diversos departamentos de la S. T. Les ha impresionado
much que yo haya insistido sobre la Belleza como una de las
vas de la Teosofa.
El Brasil es un pas notable. La poblacin est comple-
tamente libre de prejuicios de razas, y una buena parte de la
poblacin est integrada por negros o mulatos. El sentimiento
de la Fraternidad es muy vivo y es preconizado por el Estado
como uno de los deberes del ciudadano. La mezcla de razas
contina con regularidad y es evidence que dentro de tres siglos
no habr ms negros. No parece haber ninguna separacin
visible entire negros y blancos. Los negros tienen derecho al
mismo nivel de comodidades que los blancos y parecen aprove-
charse de ellas en la media que se lo permiten sus condiciones
econmicas. Nos encontramos aqu frente a hechos que mo-
difican completamente nuestras conclusions anteriores relatives
al problema de las razas de color. La raza resultante ser muy
bella, ganando el temperament de la raza blanca en dulzura y
sensibilidad. No he visto en ninguna parte un nmero tan gran-
de de nios bellos.
Tengo que visitar todava otras ciudades del Brasil. Des-
pus estar diez das en Uruguay, seis semanas en la Argentina,
dos semanas en el Paraguay, y cinco semanas en Chile. Despus
le tocar el turno a Bolivia y a Per, y finalmente a la Amrica
Central, Cuba y Mxico, llegando a estos ltimos pases en
mayo o junior.
C. J.


PG. 182


ABRIL.












MR. KRISHNAMURTI Y LA TEOSOFIA


Remitido directamente a nuestro Presidente Nacional
UCHOS de nosotros los que somos miembros de la Socie-
dad Teosfica podemos recorder cundo nos pusimos en
contact con la Teosofa y ver que siempre nos lleg como li-
bertadora. Para algunos fu la libertadora de la razn de las
limitaciones del azar; para otros, vino como libertadora del
amor de las cadenas del materialismo; para otros fu la liber-
tadora de la voluntad para realizar grades empresas. La
Teosofa vino a darnos una mejor comprensin de la vida, y
con esta comprensin nos trajo ms libertad para nuestro en-
tendimiento, nuestros sentimientos y nuestras acciones. Pero
encuentro ahora que con el advenimiento de Mr. Krihnamurti
muchos de mis amigos estn preguntndose: "Debemos des-
echar todo lo que nos ha sido tan valioso? Es que hemos estado
equivocados ?"
Indudablemente que no; pero-puede ser que, como ha ocu-
rrido siempre con las religiones, la Teosofa haya adquirido
durante los ltimos treinta aos cierto bagaje que impida que
podamos disfrutarla y debidamente utilizarla en toda su pleni-
tud, y puede tambin haber ocurrido que hayan prevalecido, en
general, concepts inadecuados acerca de algunas de sus en-
seanzas.
Examinemos este asunto y encontraremos, al estudiar las
manifestaciones de Krishnamurti, que no existe en ellas nada
que sea contrario a la Teosofa.
Analicemos los distintos puntos separadamente.

TEOSOFA. Los tesofos estn unidos por sus ideales, no
por sus creencias ni por sus deseos materials. Para ellos el
objetivo de la vida no es tener una renta fija, pertenecer a los
mejores clubs, ir a los buenos teatros, en una palabra, gozar de
distintas sensaciones. Las personas mundanas y las pertene-
cientes a religiones ortodoxas, estn generalmente unidos en di-
versos grupos-sociedades, iglesias, etc.-para, direct o indi-








rectamente, gozar de agradables sensaciones, comodidades y
diversiones para ellos y para los dems, mientras estn en la
tierra y cuando vayan al cielo.
Pero los tesofos son fundamentalmente idealistas. Si dos
tesofos estn escribiendo un libro de historic natural, sus des-
cripciones diferirn, pero ambos estarn tratando de descubrir
la verdad; si estn pintando un paisaje, ser distinto lo que
pinten, pero ambos estarn tratando de realzar su belleza. En
ningn caso vivirn para gozar de las sensaciones del cuerpo,
sino por los elevados deleites de la vida misma, debido precisa-
mente a que sustentan ideales.
Juzgado desde este punto de vista, Krishnamurti es un
tesofo.

RELIGIN. Los ideales han llevado a los tesofos de las
estrechas religiones ortodoxas a la religion nica. En ella cada
hombre es su propio sacerdote y los intermediarios entire 1l y
Dios son imposibles. Esto es fcil de comprobar, pues si le
preguntamos a un verdadero cristiano, o budhista, o hind si
l seguira a Cristo, o a Buddha o a Krishna si hubiesen ense-
ado el egosmo, la mentira y la fealdad, su contestacin sera,
seguramente, que no.
Y entonces podramos decirles: "Amigo mo, no segus a
Cristo, o a Buddha o a Krishna, ni siquiera a un Dios. Segus
a la bondad, la verdad, la belleza. Juzgis a los dioses y los
meds por vuestros propios ideales de bondad, de verdad y de
belleza".
No existe ninguna otra religion, ni otro medio de unin.
Hemos salido todos de las estrechas tiranas, porque hemos
reconocido a este Dios interno, que juzga al mundo enter. Mu-
chos hombres han hecho lo mismo, pero el tesofo sabe que lo
est haciendo, y, por lo tanto, se llama tesofo, es decir "cono-
cedor de Dios".
Juzgado desde este punto de vista, Krishnamurti, es un
tesofo.

REENCARNACIN. Algunos pueden pensar que estoy exage-
rando al describir a los tesofos y decir que los tesofos son
simplemente personas que creen en la reencarnacin y el karma;
pero esto no es cierto. No somos tesofos porque creamos en
la reencarnacin y el karma, sino que, por el contrario, cree-
mos (y no todos) en la reencarnacin y el karma porque somos


REYIsTA TEOSFIMh C UBAITA


AiBBIL


Pa. 184







tesofos. Precisamente porque somos discpulos del bien, la
verdad y la belleza, no podemos career que el mundo tenga por
base el mal, la mentira y la fealdad; no podemos career en nin-
guna clase de infierno. Algunas personas que no son todava
tesofos, han desechado ya la antigua idea popular del infierno
despus de la muerte. Nosotros hemos desechado la idea del
inferno aqu, antes de morir. Creemos que la verdadera expe-
riencia que recibe el mundo no es la crueldad insensata, sino
un constant corrective que lo encamina hacia el bien, la verdad
y la belleza, y que mantiene constantemente ante nuestros ojos,
en forma de karma o de hechos, ejemplos de nuestra pasada
fealdad, egosmo y falta de verdad, hasta que nos hayamos
revelado contra su inutilidad y hayamos perfeccionado nuestro
discipulado en los ideales. Creemos que las experiencias tien-
den a educar, en la misma forma que nos hacen revelarnos con-
tra su inutilidad. La reencarnacin es opuesta a la teora del
infierno, tanto aqu como despus de la muerte. En este mis-
mo mundo estamos en relacin con Dios, pues cada una de sus
parties est compenetrada con nuestros ideales.
Juzgado desde este punto de vista, Krishnamnrti, es un7
tesofo.
KARMA. Krishnamurti es el ms grande tesofo, porque
no consider la reencarnacin y el karma como medios para al-
canzar la meta, como algo que nos impulse o nos lleve hacia lo
alto, sino ms bien como medios para desarrollarnos y alcanzar
la plenitud de la vida, pues son reflejos de nuestra pasada falta
de capacidad. Si un pintor pintase un cuadro, podra estar
satisfecho de su obra durante unos das, pero pronto se encon-
trar, al contemplarlo, dicindose a s mismo: "No est lo su-
ficientemente bien". Se sentir disgustado por su pasada falta
de capacidad; querr satisfacerse a s mismo, a la autoridad
internal, al Dios sin lmites. Las religiones ortodoxas adoran
el pasado, pero ningn hombre viviente puede hacerlo, y por
esto que las imgenes permanentes, aun del mismo Dios, no
pueden satisfacer. Se dice en la Biblia que Dios hizo el mundo
en seis das, y entonces lo contempl con satisfaccin y dijo que
era bueno; creo que despus de unos cuantos miles de aos
debe haber comenzado a dudarlo. Krishnamurti nos ensea a
rebelarnos contra el pasado, es decir, contra nuestro propio
pasado, individualmente, no como crticos de los dems.
Juzgado desde este punto de vista, Krishlamurti, es un
tesofo.


1929


REVIsTA TEOSFICA CUBANA


PG. 185








EvoLucIN. Los tesofos, se dice, creen en la evolucin.
S, creen en el desenvolvimiento de la vida. Evolucin quiere
decir desarrollo, desenvolvimiento, lo mismo que un botn se
abre y se convierte en una rosa. Pero ellos no creen que exista
la evolucin material. Hay ms bien una sucesin de formas,
cada una ms adecuada que la anterior, pero estas formas son
hechas, conservadas y ampliadas por la vida. Las mismas se-
millas nos demuestran este mismo process; encontrando en la
tierra lo que necesitan, la humedad, el aire, el sol, toman estos
materials y por su propia capacidad los transforman en fron-
doso rbol. Los materials no se unen para former el rbol.
La evolucin es el desenvolvimiento de nuestra vida en expre-
siones ms y ms adecuadas, para terminar con la realizacin
de la vida, la plenitud de la vida.
Juzgado desde este punto de vista, Krishnamurti, es un
tesofo.

CERE'MONIAS. Muchos tesofos, aunque una gran minora,
practical ceremonies porque creen que distribuyen la vida.
Hay una mala comprensin en esto. Debiera ms bien decirse
que distribuyen material. Uno puede darle alimento al pobre,
pero no puede darle el poder de digerirlo. La "vida" que se
da, por ejemplo, a travs de la misa, se describe por aquellos
que la han estudiado como "fuerza". Podemos dar fuerzas,
cualsquiera que sean los plans en que estn. De la misma
manera que yo puedo enviar la imagen de un tringulo o de
un gato a un amigo por la transmisin del pensamiento (y mu-
chos de nosotros estn convencidos por experiments hechos de
que esto puede hacerse), podemos tambin enviar un pensa-
miento de aliento, de fuerzas a un hombre enfermo, que se
mezclar con sus pensamientos y ayudar a su mente a llevar
la carga. Esto, por supuesto, si nosotros, en su situacin, fu-
semos lo suficientemente fuertes y mantuvisemos la mente
jovial; pues de lo contrario nuestra "simpata" ms bien le
perjudicar. Esta es ciertamente la naturaleza de las fuerzas
usadas en las ceremonies, cualquiera que sea el plano en que
acten. Empleadas de esa manera son tericamente algo bue-
no; y la unin de muchos para enviar fuerzas, es tambin teri-
camente algo bueno; pero es teosficamente poco exacto el esti-
mar que estamos haciendo evolucionar a la persona a quien
enviemos ese pensamiento. La estamos ayudando en la misma
forma que ayudamos a un mendigo cuando le damos una limos-


PG. 186


REviSTA TFOSFICA CUBANA


ABRr






REVISTA TEOSFICA CUBANA


na, o en que ayudamos a un familiar a quien dejemos una gran
fortune, o como ayudamos a una institucin educational a quien
dejemos un gran legado, pues el dar "fuerzas" en los dems
plans equivale a dar dinero en el plano fsico. Y puede ser
que el mendigo emplee la limosna en beber, el familiar en la
holganza, la universidad en construir esplndidos edificios y
en tener diferentes profesores. Conoc a una familiar de cinco
hermanos; dos de ellos se hicieron ricos pronto y murieron de
tanto como bebieron; y los amigos de la familiar alzaban las
manos, volvan sus ojos hacia lo alto y decan: "Qu lstima
que los mejores mueran jvenes". Estos jvenes eran los fra-
casados de la familiar, no los mejores, porque no haban tenido
suficiente fuerza internal, que slo puede adquirirse por medio
del ejercicio de los poderes internos de la conciencia. Sin xito
interno, no hay xito externo, y del xito interno viene el xito
externo. El xito interno es lo esencial, y por sobre todas las
cosas el tesofo lo busca, para s y para los dems.
Juzgado desde este punto de vista, Krishnamurti, es un
tesofo.

OCULTISMO. El Ocultismo es cierto, cuando es exacto; pero
es slo una parte de la TEOSOFA...Algunos dicen que el tesofo
es aquel que estudia ciencias ocultas y practice artes ocultos,
que es un "mago blanco". Este concept es muy limitado, pues
todas las ciencias son igualmente importantes para el tesofo.
No existe diferencia esencial entire el ocultismo y las ciencias
corrientes. Si la descripcin de razas, rondas y cadenas puede
ampliar nuestros concepts, tambin puede hacerlo la astrono-
ma. Si la primera puede contribuir a desarrollar el intelecto,
como los pesos desarrollan los msculos, tambin puede hacerlo
la segunda. Aun para el devoto religioso corriente la ciencia
es necesaria para su concept de Dios; de otra manera, ese
Dios continuara siendo el jefe de unos cuantos poblados, un
jefe salvaje con su maza o el director de una orquesta celes-
tial de arpas y violines, y quizs hasta de saxofones. La ciencia
revela la existencia de las leyes que son ciertas y revela la
unidad del universe, demostrando que no hay en l ninguna
partcula separada. Y esto da mayor poder al hombre, per-
mitindole pintar cuadros menos inadecuados. La ciencia es
una revolucin contra la ignorancia y es, por tanto, teosfica;
pero la ciencia debe ser exacta, pues un ladrillo mal puesto
en una elevada torre de conocimientos puede hacer desplomarse


PG. 187








todo el conjunto. Por tanto, dice Krishnamurti, dudad de vues-
tras creencias, dudad aun de vuestras convicciones hasta que
los cimientos de vuestros conocimientos sean firmes y seguros.
En el mismo espritu dice que los hombres deben dejar a un
lado sus libros y sus sistemas filosficos para dar cabida a sus
pensamientos, de la misma manera que Emerson dijo: "Leed
para rectificaros, pero no para informaros". Dejad que la
ciencia se inunde de pensamientos vivientes y que no est limi-
tada por conocimientos inaplicables y fosilizados.
Jux~zgado desde este punto de ,vista, Krishnamurti, es un
tesofo.

Los MAESTROS. Se dice algunas veces que Krishnamurti es
contrario a "gurus", instructors o maestros. No lo es en for-
ma alguna, pero s combat el mal empleo de esa idea, que cree
que ha dado origen a muchas supersticiones. El maestro es un
hombre que ha alcanzado la liberacin, pero contina con su
apariencia de ser human a fin de permanecer junto al camino
e indicar a los dems la direccin que deben seguir. El no
desea que nosotros permanezcamos a su lado, en la misma for-
ma que un nio junto a su padre. El quiere que marchemos
hacia la meta, y l, que se encuentra junto al camino, no es esa
meta. H. P. B. acostumbraba a decir que el ego de un Maestro
es una ilusin. El Maestro ha alcanzado la liberacin; pero
la apariencia (la personalidad o ego) de un Maestro no puede
representarla, no puede desplazarla. Queremos llegar a ser
Maestros, no apariencias de Maestros (ya sea personal o del
ego) y cuando hayamos alcanzado nuestra meta sabremos tam-
bin cmo usar debidamente esas apariencias. As tambin, el
Maestro no puede ayudarnos por su autoridad-pensando por
nosotros, amando por nosotros o queriendo por nosotros-por-
que nuestra meta es la liberacin, la unin y la comprensin.
Si yo hago frente a todos los problems de mi vida con mis
propios poderes, estar viviendo, lo cual equivale a decir: pen-
sando, amando y anhelando. El Maestro no puede hacerme
evolucionar o hacerme dar un solo paso en el sendero. No for-
ma una lista de las cosas que deben hacerse y las que no deben
hacerse, una series de mandamientos. Por el contrario, El di-
rige nuestra atencin hacia las leyes de la vida. Toda autoridad
es un obstculo para esas leyes, y en la misma proporcin en
que exista se impedir la realizacin o la plena manifestacin
de esa vida. En una de las cartas escritas a Mr. Sinnett por


PG. 188


REVIsTA TEOSFICA CUBANA


AsBiL.








un Maestro, ste dijo que nunca daran pruebas satisfactorias
de su existencia, porque si lo hiciesen los hombres se sentiran
satisfechos de lo alcanzado, se contentaran con adorarles y
dejaran de desarrollar sus propios poderes, su propia vida.
Evidentemente, la "labor" en la que estn interesados los
Maestros es en el desarrollo de los "trabajadores". El mismo
Krishnamurti es como un Guru, en el sentido de que pronuncia
palabras de sabidura para que nosotros las estudiemos, y es
tanto ms instructor o educador cuando dice: "Por lo ms que
queris", no me mezclis en ese studio, pues lo echariais todo
a perder". La vida no puede obedecer "a otro". Krishna-
murti no es contrario a que se tengan Maestros, pues los Maes-
tros existen; pero s es contrario a las supersticiones acerca de
los Maestros y seala nuestra verdadera relacin con ellos.
Juzgado desde este punto de vista, Krishnamurti, es un
tesofo.

INICIACIN. El punto culminante de la iniciacin es la ilu-
minacin. Esto es reconocido por todos. En primer lugar es
una vision de la unidad de la vida y del poder del amoi de tal
naturaleza que en ese instance el que la pasa entra en una nueva
etapa de vida. Es como si la mente se inclinase ante esta nueva
realizacin del amor y dijese: "En lo adelante ser tu servi-
dora". Es como si naciese un nio o si se abriese un botn
para convertirse en rosa. Ms tarde, es una vision del pro-
psito de cada part de esa vida de amor. Y finalmente, es
una liberacin de todos los poderes de conciencia para permi-
tirles actuar simultneamente. Toda ceremonia externa es una
especie de celebracin de este acontecimiento y se reconoce ge-
neralmente que pertenecen a grupos o escuelas especiales, que
existen gurus que, como guas en el camino, dicen que tal o cual
suceso marc la tercera o cuarta milla del camino, aunque, por
supuesto, este simil es peligroso. Krishnamurti hace hincapi
en las realidades, en el despertar del pensamiento, del amor y
de la voluntad y no en las ceremonies o el estado oculto o el
rango que se les atribuyo por esas escuelas. El nos dice que
no busquemos que los dems reconozcan nuestros progress,
sino que busquemos incesantemente la plena realizacin de todas
esas cualidades como hechos vivientes de la conciencia.
Juzgado desde este punto de vista, Krishnamurti, es un.
tesofo.
2


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 189








EL SENDERO MAS ELEVADO. El sendero ms elevado es el de
las cosas esenciales, dice Krishnamurti. La mayora de las
personas se contentan con flotar perezosamente en la superficie
de la vida, por lo menos lo hacen as la mayor parte del tiempo;
pero aquel que quiera seguir el sendero ms elevado, el sendero
de las esencialidades, se esforzar por no ocuparse en ningn
moment de las cosas no esenciales. Cosas esenciales para nos-
otros son aquellas que intensifican nuestra vida y amplan el
ejercicio de la libertad, del amor y de la comprensin, expresa-
das en las actividades creadoras del bien, la verdad y la belleza
que existen en el mundo. El progress se obtiene no rechazando
lo inadecuado, sino persiguiendo lo adecuado ansiosamente y
sin descanso. No somos nosotros los que determinamos la rea-
lizacin de la vida; es ella la que.se manifiesta en la VIDA.
Juzgado desde este punto de vista, Krishnamurti, es un
tesofo.
ERNESTO WOOD.




LEY EXOGENO- ENDOGENA


U N atento examen de los fenmenos que se observan en la
Naturaleza nos hace suponer la existencia de una ley
que creemos oportuno denominar exgeno-endgena.
Esta ley exgeno-endgena preside todos los fenmenos.
En efecto, no hay un solo hecho en la Naturaleza en el cual no
entren, en relacin concomitante, factors tanto exgenos como
endgenos, es decir, elements por una parte de orden exterior
y por otra de orden interno.
Possible es citar numerosos ejemplos. Bastarn algunos
para demostrar la certidumbre de nuestro aserto. Una piedra
si es caliza producir efervescencia si se pone en contact con
agua, porque el factor exgeno, agua, puesto en contact con
la substancia endgena, tomos de la piedra caliza, produce
la efervescencia. Claro que desconocemos la intimidad de los
fenmenos intra-atmicos del agua y de la piedra caliza que
da lugar al hecho referido. Mas as podemos decir de todos
los fenmenos. El hombre no ha podido sorprender la alqui-
mia de la Naturaleza. No conocemos sino lo que es sensible a


PG. 190


REVISTA TEOSFICA CUBANA


ABRIL






REVISTA TEOSFICA CUBANA


los sentidos, y en algunos casos mediante aparatos de nuestra
inventive.
Volviendo de nuevo al experiment con la piedra, obser-
varemos que si en vez de ser caliza es cuarzo, por ejemplo, al
ponerla en contact con el agua los fenmenos ntimos que se
produce son de otra ndole, no pudiendo en este caso ser obje-
tivos; mas no dejan de suceder, presididos siempre por la ley
exgeno-endge na.
La repetida ley induce a pensar que los elements, as
exgenos como endgenos que concurren a la verificacin de
un fenmeno, son de carcter especfico, motivo por qu un
mismo factor exgeno, por ejemplo, agua, produce efectos dis-
tintos puesto en concomitancia con substancias diferentes. Por
esto nuestro planet, en sus numerosas permutas energticas
-exgenas-ezndgenas-produce los asombrosos fenmenos que
a diario contemplamos, entire estos la vida de los series.
La Naturaleza precisamente es variadsima por ser en
extremo variados los elements que concurren a llevar a cabo
los fenmenos que se suceden continuamente; ms aun, teniendo
en cuenta las multiples substancias que pueden entrar en rela-
cin o concomitancia. Creemos sea este el maravilloso secret
que encierra la clave de la alquimia universal, en la que supo-
nemos toman important participacin las polaridades electro-
psiquico-magnticas que forman la base de la substancia uni-
versal. Estas polaridades dan lugar a las continues manifes-
taciones exgeno-endgenas.
La ley exgeno-endgena alcanza a la fsica, a la qumica,
tambin a la sociologa, a la religion; de aqu que quepa gene-
ralizarla a todos los hechos de la Naturaleza.
De lo expuesto se deduce tambin que el fenmeno llamado
contagio en ninguna de sus caractersticas es un hecho cierto,
ni siquiera el mental, el cual adoptan algunos psiclogos, muy
en particular el doctor Le Bon. Como qued demostrado, para
la verificacin de todo fenmeno en la naturaleza se require
la concomitancia de factors de orden exgeno y de orden en-
dgeno. De ser esto as jams ningn hecho se verifica por
transmisin o contagio, sino por el fenmeno complejo que se
viene explicando: exgeno-endgeno. Cuando se habla de con-
tagio mental en psicologa siempre debe interpretarse como
imitacin, y aun sta no escapa a la concomitacin exgeno-
endgena. Dems est decir que el contagio en patologa tam-
poco es verdadero. Hay que considerar todo fenmeno pato-


1929


PG. 191






REVISTA TEOSFICA CUBANA


lgico como resultante de la relacin o concomitancia entire
factors exgenos y la predisposicin caracterstica de cada
individuo, que son los endgenos.
La ley exgeno-endgena nos da la clave para comprender
que la luz posee un medio particular de propagacin: el lumi-
nifero; el sonido, el sonnfero; el olor, el odorfero; el gusto, el
gustifero, y el tacto, el tactfero.
La ciencia positive acepta el luminfero y est en vas de
aceptar el sonnfero.
Ningn element material puede existir sin estar comple-
mentado por un medio ambiente oportuno. Imposible pensar,
por ejemplo, que la luz se propague sin que exista un element
a propsito para su difusin espacial.
Acaso la meloda que el msico produce en una flauta la
posee el instrument por s solo? No ser ste, ms bien, el
element exgeno donde el fenmeno armnico tiene lugar?
Cuando la floor mana sus molculas odorferas no lo hace
en idntico medio que la luz emite sus rayos luminosos o el
sonido sus vibraciones sonferas.
Los elements sutiles: luz, olor, sonido, gusto y tacto ac-
tan en medios diferentes.
El ser human, como muchos otros series, posee rganos
o instruments para ponerse en contact con cada uno de los
medios expresados, esto es, un rgano para cada medio. Todos
estos medios forman una unidad: el espacio, como los rganos
del hombre forman la unidad de su estructura personal.
Los rganos -p..-;i 'os de un ser como son: ojos, odos,
nariz, glndulas gustativas y epidermis son los instruments
exgenos con los cuales se relaciona con los elements endge-
nos de la Naturaleza; y sta a su vez lo hace coiL los endgenos
del ser, verificndose de esta manera una reciprocidad, una
continue permuta de energas, de fuerzas materials.
Los elements sutiles: luz, sonido, olor, etc., estn al pro-
pio tiempo relacionados con los colors del espectro, como stos
y aqullos a su vez con las notas del pentagrama, que en con-
junto forman la maravillosa armona universal.
La ciencia del Universo est fundamentada en leyes mate-
mticas y geomtricas. Con razn dijo el sabio griego: "Que
Dios geometriza".
EUGENIO LEANTE.


PG. 192


ABRIL











RIEGA TU SIMIENTE


Riega tu simiente de misericordia
en el frtil surco o en desierto erial;
esprcela al viento aunque se disperse,
simbrala en la tierra, rigala en el mar.

Hay series dolientes que cruzan la vida
sin haber tenido un rayo de sol;
diles tu palabra de fe o de esperanza,
dales tu secret de resignacin.

Aunque te imagines que no te comprenden,
el bien no se pierde, dales tu piedad;
porque esas semillas divinas un da
en los corazones pueden germinar.

Las almas obscuras no hallan su camino,
viven en la sombra de la incomprensin;:
mientras ms pequeas, pobrecitas almas,
ms te necesitan, milagroso amor.

Comprende su angustia, vive su miseria,
ofrece la savia de tu corazn
para que en sus labios brille la sonrisa,
para que sus ojos' vislumbren a Dios.

Comparte la vida que abunda en tu mente;
compare tu mesa, compare tu pan
o estrecha efusivo la mano que pida
cuando no tuvieras nada ms que dar.

Riega tu simiente de misericordia
en el frtil surco o en desierto erial;
esprcela al viento, aunque se disperse,
simbrala en la tierra, rigala en el mar.
LOLA MARA BORRERO.













ANNIE BESANT


UN JUICIO CRITIC DE LOZ (1)

L ES sabr mal a las damas que frecuentan los crculos
teosficos que yo coloque en esta galera de revolucio-
narios a Annie Besant, la que preside, desde Madras, el gran
movimiento teosfico mundial.
Un da, queriendo consultar escritos polticos y sociales de
Annie Besant, me present en Pars a la sede de la Sociedad
Teosfica de Francia. Las distinguidas seoras que frecuentan
el lujoso edificio de la Avenida Rapp-4 Rapp Sq.-algo tur-
badas se apresuraron en decirme que lo que yo peda eran fo-
lletos polticos, cientficos, puramente materialistas y que la
venerable Presidenta haba renegado de su campaa social y
se hallaba entregada de lleno a la vida spiritual, nico hori-
zonte que puede conducir a la humanidad hacia la verdadera
dicha. La felicidad, me deca una de estas diletantas de la
teosofa, reside en la purificacin del alma y no en la preocu-
pacin material, corporal.
Prescindir de la susceptibilidad de estas damas y tomar
por mi cuenta a Annie Besant, presentando su gran persona-
lidad desde el punto de vista del movimiento revolucionario
actual.
El medio religioso en el cual pas sus primeros aos junto
a una exquisite cultural potica y musical, hicieron de ella una
mstica de una santa pureza. Hasta los 20 aos su vida inte-
rior estaba absorta en un amor pasional por el Salvador.
El antiguo problema irlands le descubri por primera vez
la injusticia de los hombres y la hipocresa de los profesiona-
les de la religion. En nombre de "Dios salve a Irlanda !"
William Allen, Larkin, O'Brien, son ahorcados el 23 de noviem-
bre de 1867 por defender la causa irlandesa, y los gritos dolo-
(1) Publicado en su libro La Democracia de febrero de 1918. Esta semblanza
tiene el valor de ser hecha por un socialist argentino que no es miembro de la S. T.,
pero que tambin lucha por el mejoramiento humano.-(Nota de la Direccin).


mmmmmrmI0mmmmrm~m8(1s~a~nmmrm~mmmmmmimmrmr







































A s


























DRA. ANNIE BESANT

Fotografa tomada en su ltima visit a los Estados Unidos,
cuando cumplia 82 aos.






REVISTA TEOSFICA CUBANA


rosos de la novia de Allen implorando de rodillas "Salven a mi
William!", arrancaron profundas lgrimas a la adolescent
Annie, y desde entonces se entrega de lleno con un ardor revo-
lucionario a la causa de la justicia. Al descubrir las mentiras
de las iglesias, stas le hacen dudar de su fe religiosa y la llevan
abiertamente al campo atesta.
A partir de 1870, en el National Reformer y luego en El
Libre Pensador, colabora ardientemente con Bradlough por la
causa radical.
En 1883 funda Our Corner, de carcter socialist y obrero
(en esta revista colaboraron, entire otros, Ludwig Bchner,
Yves Guyot, Haeckel, B. Shaw).
Procesada por repartir su Ley de Poblacin, un folleto en
el cual estudiaba la importancia social del neomalthusianismo.
Movida por la explotacin en que haban cado las mujeres
que trabajaban en la fbrica de fsforos, organize la "Unin
de Fosforeras", dirige una gran huelga y se coloca, por sus
opinions sociales, en el campo de la vieja Internacional.
En la poca en que Kropotkine y Stepniak andaban por
Londres, su casa era el centro de reunin y protecci-i de los
rusos desterrados; por eso es conocida en los medios revolu-
cionarios como la Amiga de Rusia.
En 1889 conoce a Blavatsky. "Yo me entregu a ella en
un acto de imperiosa intuicin". Es el mismo misticismo de
sus primeros aos que dorma en esta alma de luchadora.
Al leer Doctrina Secreta, de Blavatsky, un nuevo mundo
se despliega ante sus ojos "y mi cerebro gradualmente asimi-
laba la verdad que en un fugaz instance la intuicin me
revel" (1).
Desde entonces el mundo la conoce como una educadora
religiosa.
No me ocupar de la actividad que desde hace treintainueve
aos presta a la gran causa teosfica; pasemos por alto este

(1) Autobiography. 3. impresin, 2. edicin.
The Theosophical Publishing Society, 161, New Bondon Str., London. En
este libro, adems de su biografa, se hallar descrita y vivida la historic del mo-
vimiento poltico y social encerrado en un perodo de treinta aos de grandes y
violentas luchas.
Se conocer, adems, los hroes de la democracia britnica e international;
luchadores slo comparable a los revolucionarios rusos y cuyos nombres no tras-
cendieron mi all de las fronteras de su patria. La epopyica vida que Carlos
Bradlough viviera por la transformacin poltica y social en Inglaterra no est
apuntada en la historic hecha a base de tratados secrets y de mentiras diplomticas!
(Nota del autor.)


PG. 195








perodo de parent calma revolucionaria para retornarla de
nuevo en 1917.
En el Camino recto que conduce al sendero la humanidad
evoluciona como la Naturaleza: por lentas y progresivas seg-
mentaciones o por grandes cataclismos. Por siglos las religio-
nes, las artes, las ciencias preparan a los hombres. La socie-
dad parece inmvil y un buen da nos sorprende con un estallido
de cristianismo para purificarnos de la poca neroniana; con
el renacimiento florentino para despertarnos del sueo de la
Edad Media; con un 93, y hoy con la gran revolucin que pu-
rificar la sociedad, librndola de las tiranas imperialistas y
de las guerras militares.
Por eso Annie Besant, a los 80 aos surge de nuevo a la
palestra y se hace eco en lag lejanas Indias del quejido de la
Gran Hurfana, la Humanidad! (En mi correspondencia spti-
ma podrn hallarse datos sobre la violent campaa desarro-
llada en favor de la libertad de la India, campaa que deter-
min al gobierno britnico, arbitrariamente, internal a Annie
Besant).
A los 80 aos, Annie Besant desconcierta con su aliento
revolucionario a los tesofos de saln.
Y es que por espritu revolucionario se entiende todo aquel
que lucha por la libertad de los hombres, por el reinado de la
bondad, de la belleza, de la verdad!
El menosprecio que por los llamados revolucionarios (ma-
terialistas) tienen losBergson y los dems que planean por los
mundos de la intuicin pura, mientras sus "autos" los esperan
en la puerta, slo justifica la insensibilidad de estos espiri-
tualistas.
Tolstoi tambin planeaba por las mismas regions. Mien-
tras viva en la plcida campia y en "Felicidad Conyugal", su
espritu revolucionario dorma. En 1882, en Moscou, la im-
presin producida sobre l por la miseria que reinaba en la
ciudad, le hizo levantar el puo amenazante; gritar, llorar!
Elena Petrowna Blavatsky, la gran rusa que creo en 1875
el movimiento teosfico, tambin haba conquistado la paz que
slo pueden gozar los que han descubierto el mundo astral;
pero, cuando oye de A. Besant que 30 chicos miserables tienen
hambre, no les enva un mensaje mstico, sino 30 chilling, su
nica fortune, para que pudiesen comer treinta trozos de pan!


PG. 196


REVISTA TEOSFICA CuBANA


ABRIL













PARRAFOS KALICOS


-Fulano de Tal, me calumni.
-Bueno; est bien o est mal. Para el caso es lo mismo.
Lo important es que ese hermano es el mejor que has encon-
trado en tu camino, tal vez, en esta encarnacin.
Ese hermano sublime es nada menos que el agent krmico
elegido por los Lipikas para poner a prueba tu fortaleza espi-
ritual ante la injusticia. Debes amarlo, considerando que el
infeliz se debate contra los barrotes de la jaula de su propia
personalidad, en tando te est impulsando por la senda fulgente
del espritu inmaculado.
Amalo, hermano; malo a fin de que los embates de las
olas de tu amor le sealen la misma send que su odio le hizo
mostrarte. i Pobrecito!

Te gusta, critical? Bueno; pero no se te olvide que el que
"a hierro mata a hierro muere".
Sobre todo, fjate bien; no vaya a ser que todo lo que t
encuentras mal en los dems, exist solamente en ti.
A m me parece mejor, por ejemplo, encontrarlo todo bien.
En definitive, las cosas que estn bien hechas, no las hacemos
nosotros: las hacen Ellos. Nosotros lo que hacemos, siempre,
es defectuoso.

Cuando alguien compete un error o lo que t crees un error,
sientes en el acto el deseo de rectificarle. Bueno; hurga en lo
hondo de tu alma y vers que ese instinto tuyo es una pura
manifestacin de soberbia. Si quieres comprobarlo, mira a los
ojos de los que te rectifiquen y nunca ms volvers a caer en
la trampa. Aparte de que ELLOS no te han comisionado para
que vigiles de manera que todas las cosas estn en orden, de
acuerdo con tu criterio personal.

Es probable que te guste ocupar puestos prominentes, des-
empear cargos sobresalientes y hasta puede ser que anheles







REVISTA TEOSFICA CUBANA


dos o tres cargos a la vez. Bueno; t lo haces porque crees tal
vez errneamente que la jerarqua del cargo est en relacin
conexa con la evolucin del que lo desempea. Y ahora, yo
quiero llamarte la atencin acerca de un solo punto, entire mu-
chos que se me ocurren, que acaso te convenga conocer.
Los que conocen la Evolucin, saben que es mayor la res-
ponsabilidad de los que tienen en ciertos moments que aplicar
algunas de sus normas. Por tanto, si aciertas, te creas un me-
ritorio karma; pero si yerras... has pensado en el karma que
se crean los que entorpecen con sus errors la obra de ELLOS?

T sustentas una opinion de matiz netamente personal, con
relacin a uno cualquiera de los aspects de tu ideal. Pero si
otro opina de manera diferente, haciendo uso de la misma
libertad que t te has tomado, eres capaz de escucharle son-
riente, jovial, reconociendo su derecho?
Pudiera acontecer, por ejemplo, que t no estuvieras com-
pletamente seguro de que es la ms alta expresin de la verdad
tu opinion, y en ese caso, como que la verdad no te gua...

Finalmente: cuando t hablas o describes, no lo haces con
el propsito de que haya en tu verbo una subintencin, que en
ese caso, la ley de accin y reaccin te herira. Ah tambin se
la encuentra.
Reasumiendo: no veas en estos prrafos ms que la expre-
sin de un alma sincera que tropez, en el camino de su vida,
en esos beaches y ahora, con el corazn rebosante de amor, trata
de evitar que t tropieces porque cree que tiene el deber de
ayudarte de ese modo. Pero si t arrojas al cesto sus precep-
tos y te res de ellos, sabe que ese hermano se re tambin.


Jos DEL C. VELASCO.


PiG. 198


ABRIL












LA CONQUISTA DE LA ILLUSION


POR EL DR. J. J. VAN DER LEEUW

j ESEO partir con vosotros en un viaje de exploracin, en
Sun viaje de descubrimiento. Hemos de descubrir un
nuevo mundo, nuevo para muchos de nosotros, un mundo de
realidad, un mundo de Vida. No podis descubrir ese mundo
escuchando a un conferenciante, sino slo embarcndoos en un
viaje de descubrimiento. Para esto, sin embargo, se necesita
el gusto de las aventuras. Si para vosotros el mundo es ordi-
nario y vulgar, si encontris la vida pesada, si acaso pertene-
cierais a esas gentes desgraciadas a quienes el vivir fastidia a
menos que todos los das puedan hallar una nueva sensacin o
un nuevo deleite, entonces este viaje no es para vosotros. Si
acaso fuerais de esas personas, todava ms desgraciadas, que
se han explicado la vida en un tris, de manera que sta ya no
guard secret alguno para ellos, entonces tampoco podis em-
barcaros en este viaje de descubrimiento. Mas si para vos el
mundo est lleno de misterio, si en vuestro redor palpais lo
desconocido, la vida mayor por todos lados, entonces venid a
este viaje que haremos al fondo de vosotros mismos, y os pro-
meto que descubriris nuevas tierras llenas de belleza y alegra
eterna, tales como jams las hallaris en un viaje ordinario.
Pero no os prometo que el camino ser fcil. Tendris
que pasar por padecimientos, por fras desolaciones, por an-
gustias mentales si deseais descubrir la Vedad.
Siempre se produce sufrimiento cuando perturbamos nues-
tra mental comodidad, y quiero empezar hoy por trastornar
vuestra cmoda postura mental si es que ya no lo ha sido. Para
lograrlo os pondr delante unos cuantos hechos cientficos harto
elementales. La ciencia no puede ltimamente ayudaros a des-
cubrir esa tierra de realidad, pero puede ayudar a romper esa
desidia mental en la que tantos de nosotros nos estancamos.
Estamos tan seguros de nosotros y de este mundo que nos
rodea que ya no nos queda ningn misterio. Estamos muy






0REVISTA TEosFIcA CUBANA


ciertos de que nosotros estamos dentro y ah, en frente y alre-
dedor nuestro, se levanta el mundo, el cual conocemos tan bien.
Estamos seguros de nosotros mismos; mas quines somos
No somos el; que fuimos en lo pasado, porque el pasado ya no
es. No somos todava el que hemos de ser en lo future, porque
el future todava no es. Pero qu es el present? El present
no tiene duracin. Cuando hablo, ya ha pasado. Ni siquiera
dura una fraccin de un segundo, ni la millonsima parte de un
segundo; tan slo es una lnea matemtica que divide el pasado
del future. No existe. Pues bien: si mi pasado "yo" ya no
es, mi future "yo" todava no es y mi present "yo" no tiene
existencia, entonces yo no existo. Ni exists vosotros tampoco.
He dado buena cuenta de todos los que me oyen y de m mismo.
Aparentemente ninguno de nosotros existe, y eso debera bas-
tar para sacudirnos y darnos el sentido de la aventura, el sen-
tido de que hay algo que descubrir.
Pero hay ms. Todos estais sentados cmoda y o inc-
modamente en la tierra y estais bien seguros de que esta buena
tierra, esta slida tierra os circuye por complete. Podis pal-
parla; si levantis las piedras las hallis duras, pesadas y sli-
das, y sabis que esta buena y vieja y slida tierra os toca por
todos lados. Sin embargo, cuando estudiamos ciertos hechos
elementales de la ciencia vemos cmo lo que llamamos material
se compone de unidades ltimas y estas unidades son descritas
como cargas de electricidad negative que giran como planets
alrededor de un foco de electricidad positive. i Cun inmaterial
se torna as la material! Pensad en que este mundo de madera,
hierro, tierra, yerbas, series humans hasta donde fsicamente
lo abarcamos con la vista, consiste todo de cargas negatives de
electricidad girando alrededor de un centro positive. Todos
habis ledo acerca de esto; es un hecho elemental de la ciencia.
Pero no basta con leer y estar de acuerdo; si es simple hecho
i,. 111i;;i..l. no puede sacudiros de manera que todo vuestro mun-
do se os aparezca nuevo y extrao, entonces no habis ledo, no
habis credo. Cuando de nio o por primera vez que la ma-
teria como tal no existed, recuerdo que durante semanas y meses
despus ese pensamiento no me dejaba tranquil; yo deseaba
saber qu era este mundo del que un solo toque mgico daba
buena cuenta. Leemos, escuchamos, convenimos y creemos;
pero ello nada significa para nosotros si no trastorna y altera
nuestras vidas.
Leemos en estos mismos libros elementales de ciencia que


PG. 200


ABUIL








no hay dos de estas cargas negatives de electricidad que entren
jams en contact. La conclusion es que nuestros cuerpos
humans no pueden tocar nunca otra cosa, que no estamos to-
cando la tierra, ni aun ahora. Si esto no os perturba, el or
que no tocis la tierra sobre que estis sentados, qu es lo que
puede perturbaros? Son hechos muy sencillos; todos hemos
ledo acerca de ellos una y otra vez; mas es de inmensa impor-
tancia que los dejemos penetrar hasta el tutano mismo de
nuestros huesos, que los dejemos perturbar nuestra tranquilidad
de modo que no la conozcamos ms hasta que hayamos encon-
trado la verdad y la realidad.
Pero diris: "Por lo menos, veo el mundo. Veo en torno
mo estos hermosos rboles, este cielo azul, estas verdes hojas.
Esto seguramente es real: el mundo como lo veo en mi redor,
como mis sentidos me lo muestran." Vamos de nuevo a estre-
mecer nuestra tranquilidad mental en este punto.
La ciencia nos ensea que existe un vasto e ilimitado crculo
de vibraciones en el aire y en el ter. Nuestros sentidos res-
ponden a pequeos grupos aqu y all, y estos grupos, segn
se convierten en percepciones sensoriales, se nos aparecen en su
character de sonido, luz, color, etc. Mas si tuvierais un grupo
de sentidos, ninguno de los cuales respondiera a las vibraciones
a que respondis ahora, sino que respondieran a d; :!. 1.--
grupos de vibraciones, entonces vuestro mundo no se parecera
much al mundo que ahora veis en torno vuestro. Si dos series
as diferenciados se encontraran-quiero decir cualquiera de
vosotros con vuestros cinco sentidos y otro ser con sus cinco
sentidos o ms-y comparasen sus puntos de vista, ambos ale-
garan que su mundo era el verdadero mundo real. Cual es-
tara en lo cierto?
Ahora bien, todos vosotros habis ledo acerca de estas co-
sas tan sencillas; mas qu cambio han instituido en vuestras
vidas? Son hechos estos que deberan trastornar nuestra fcil
vision de este mundo. Debemos analizar el process de la per-
cepcin sensorial y ver hasta qu punto es real el mundo en
que vivimos.
Consideremos nuestro sentido visual y veamos qu es lo
que ocurre cuando yo contemplo este verde rbol. La ciencia
dice que una vibracin llega al ojo, que es enfocada a travs
de la lente en la retina sensitiva que ,.. I e detrs del ojo, donde
se efectan diversos cambios moleculares, estructurales y qu-
micos. Luego se produce un movimiento, a lo largo del nervio


REVISTA TEOSFICA CUBAINA


PG. 201









ptico hasta la material gris que corresponde en el cerebro al
sentido de la vista. Entonces, en el cerebro una alteracin qu-
mica probablemente tiene lugar. Pero aun no existe la imagen
del rbol verde. El rbol verde no ha penetrado en mi cerebro.
En mi cerebro hace obscuridad y aun cuando una imagen pu-
diera penetrar, no hay all nadie que la pueda ver. Y entonces
yo, el individuo consciente, sbitamente me percato de la pre-
sencia del rbol verde. No veis que existe aqu cierto misterio?
Luego tomamos esta image del rbol verde y la proyectamos,
por as decirlo, en el lugar de la realidad desconocida. La col-
gamos de la percha de las cosas que desconocemos; vestimos
ese mundo de cosas desconocidas con las imgenes, que se sus-
citan en nuestra consciencia, y llamamos entonces a eso "el
mundo". Pero debemos ir todava ms lejos; pues las vibra-
ciones que llegan a mis ojos, mis ojos mismos, mi cuerpo todo,
todo ello me es conocido por igual manera. Desconozco su
verdadero ser. Tan slo los conozco en la media que apare-
cen ante mi consciencia.
Tan slo conozco mi propia consciencia. Uno de los ms
terrible descubrimientos que podemos hacer es el de percatar-
nos de que cada uno de nosotros vive slo en el mundo de su
propia consciencia y que todo lo que sabemos de nuestro pr-
jimo, todo lo que sabemos de la gran realidad allende nuestra
persona, no es ms que la image que aparece en nuestra con-
ciencia, la percatacin que all se produce. Esto es verdadero,
no slo por lo que hace al rbol verde, sino tambin por lo que
hace a nuestros propios cuerpos, los cuales sentimos y vemos
de manera parecida. Es aplicable a todo lo que pertenece a
lo que llamamos el mundo externo.
No os limitis a prestar atencin a lo que digo, sino tratad
de comprender por vosotros mismos todo lo que significa. Si
no os mueve como una sacudida, si no es bastante a alterar
el rumbo de vuestras vidas, entonces no habis comprendido.
Cada uno de nosotros vive en el mundo de su propia con-
ciencia, conoce slo lo que se le aparece ante la conciencia.
Preguntaris: Entonces todo este mundo no es ms que pura
creacin ma? Ser slo un sueo mo, un capricho de mi ima-
ginacin? Estos rboles, esta naturaleza, mis semejantes son
todos ellos no ms que mi creacin?" Mas cmo podran serlo?
Si lo fueran los podriais cambiar a vuestro antojo. Si cual-
quiera de vuestros semejantes os molestase dejariais de crearle
y as os deshariais, de l. Qu vaco quedara el mundo! Por


REvIsT,>,TEOSFICA CUBANA


ABRIL


PG. 202






REVISTA TEOSICA CUBANA


vosotros mismos podis ver que el mero hecho de que no poda-
mos alterar a voluntad estas imgenes nuestras, es demostra-
cin de que existe una realidad que acta sobre mi conciencia.
Como secuela de ello, aparecen en mi conciencia estas imgenes
a las que denomino "el mundo".
Podramos expresar la idea de lo siguiente manera: Acep-
tad por un moment que hay un mundo, el mundo de la realidad
eterna, en que las cosas existen en su verdadero ser. Podis
figuraros ese mundo como un punto matemtico. Esa eterna
realidad es todo lo que siempre fu, todo lo que es, todo lo que
puede ser en su verdadera naturaleza, inmutable, fijo, en abso-
luta unidad. La mutua relacin de las cosas en este mundo
real, su "accin" sobre mi conciencia produce en el mundo de
mi conciencia la image que yo tengo del mundo y a eso llamo
yo "el mundo". Esa image del mundo se convierte en rea-
lidad para m. La miro como si ella fuera el mundo mismo,
cuando no deja nunca de ser mi interpretacin, mi particular
imagen del mundo. Cada uno de los millones de criaturas que
tienen su verdadero ser en ese mundo de lo real, tendr su
propia experiencia de esa realidad eterna; cada uno proyectar
en el mundo de su conciencia su image del mundo, y a. este
juego de sombras llamar "la realidad". Es todo lo que del
mundo conoce.
Cuando pienso de nuevo en ese rbol me lo represent en
el mundo de la realidad como un punto matemtico, teniendo
en s todo lo que en mi conciencia o en cualquier otra conciencia
puede producer la image del rbol. Es slo en mi conciencia
que este rbol existe con tantos pies de altura, tan pesado, tan
spero al tacto, con tales colors y con estos mdulos de espacio
y tiempo. Todo esto no es sino la manera como yo interpreto
la realidad eterna. He aqu un hecho tremendo que debe ser
comprendido y no meramente aceptado. No es esto un rompe-
cabezas intellectual en que las piezas hayan de ajustar bien.
Es algo para ser comprendido, para ser experimentado en nues-
tra propia conciencia, y entonces se convierte en una cosa tre-
menda.
Al llegar aqu bien podrais decir: "i Ah, entonces el mundo
este que veo es slo una ilusin ma!" Esto dicen muchos; mas
en sus labios es una frase vaca de sentido. Vosotros mismos
no creeis que as sea. Podis decir que este mundo material
es ilusorio, que este tiempo y este espacio son una ilusin; pero
lo que decs es negado en seguida por vuestros actos. Cmo


1929


PG. 203






REVISTA TEOSFICA CUBANA


vais a decir que ese espacio es una ilusin cuando algunos de
nosotros hemos tenido que recorrer seis mil millas para venir
a este Campamento? Os aseguro que ello nada tuvo de ilusorio.
Cmo vais a decir que el tiempo es una ilusin cuando si hubie-
rais llegado con una semana de tardanza no hubierais tenido
campamento? Cmo os atreverais a decir que la material es
una ilusin cuando es la hora de almorzar? Tales frases las
desmentimos en nuestra vida cotidiana; es peligroso decirlas y
no career verdcderamente en lo que dicen.
Qu es entonces la ilusin, el "maya" que debemos con-
quistar? No es la image que se suscita en mi conciencia, no
es mi interpretacin del mundo, que tiene una relacin vital con
la realidad que la produce, sino el hecho de que olvido la rela-
cin de esa image conmigo mismo. He ah la grande ilusin.
Cuando veo y oigo este mundo, con sus colors, sus ruidos, su
solidez, su brillante apariencia de realidad me olvido de que es
mi interpretacin, la image de mi conciencia, que solamente
existe en relacin con mi propia conciencia individual. Diso-
ciamos la image de la conciencia en que se produce; la colo-
camos fuera y as convertimos aquello que es relative en abso-
luto. Al hacer esto damos comienzo a larga series de ilusiones
y sufrimientos que acosan al hombre mientras vive.
As nace la forma. Lo que llamamos forma, el mundo de
las formas no es ms que esta exteriorizada image del mundo
que est perfectamente en su lugar como parte y porcin de
mi conciencia. Mtas cuando la secciono de mi conciencia y la
coloco fuera de m se yergue delante de m y en torno mo en
medio de una maravillosa diversidad, como una de tantas for-
mas, todas fuera de m, todas diferentes. Yo aparezco en medio
de ese mundo de diversas formas. Entonces, las formas exte-
riores exigen para s un carcter absolute que no les pertenece
en derecho, ya que existent slo relativamente a mi; propia con-
ciencia. Entonces nace la ilusin. Entonces nacen todos los
problems que han preocupado a la religion y a la filosofa.
Entonces nace el deseo. Empezamos a contemplar y desear
estas formas que no son ms que nuestra exteriorizada image
del mundo, la cual hemos seccionado de nuestra conciencia.
Nuestra vida se convierte en un jugar con ellas. Entonces el
propsito de nuestra vida lo ponemos ah, en este mundo de
las formas; buscamos ah apoyo, autoridad; tratamos de guiar
nuestra vida por medio de libros, por medio de maestros. En-
tonces, en el transcurso de la vida, buscamos cosas en ese mun-


PG. 204


AsBIL






REVISTA TEOSFICA CUBANA


do de forms; queremos poder, queremos posesiones. Quere-
mos tener estas cosas que tan absolutamente reales nos parecen
y nuestra vida es atrada por las cosas que deseamos poseer;
queremos atar estas formas a nuestro carro.
Si habis tenido experiencia de lo que acabo de decir acerca
de las formas, veris en qu triste y qu ficticio juego de som-
bras nos movemos. Jugamos con la image que proyectamos
continuamente, en nuestra propia conciencia. Jugamos con la
imagen que en nuestra ilusin hemos tajado de nuestra con-
ciencia, hacindola as absolute, independiente, en vez de rela-
tiva. As surgeon las monstruosidades; as el tiempo y el
espacio, que tienen perfect derecho a integrar nuestra imagen
del mundo en tanto que los consideremos como relatives a nues-
tra conciencia, se convierten en cosas absolutas. Hablamos de
las cosas como sucedindose en el tiempo y en el espacio: da-
mos a las cosas un comienzo objetivo en el tiempo y un fin lti-
mo en el tiempo. Vemos en el tiempo un pergamino que ha de
desdoblarse y al espacio le vemos extendindose ms all de
las ltimas estrellas; tomamos esta separatividad y diversidad
como una cosa real. As echamos el fundamento, no de unos
cuantos, sino de miles de problems que no podrn ser jams
satisfechos, ya que todos se fundan en esta bsica ilusin en
virtud de la cual desconectamos nuestra imagen del mundo
de la conciencia en que nicamente existe.
Pero nuestro engao va todava ms lejos. No contents
con haber suscitado todos estos problems filosficos acerca de
la inmortalidad del alma, la justicia de la vida, el libre albedro,
la relacin entire espritu y material, todos los cuales nacen de
la ilusin, comenzamos a contestarlos, lo cual es ya ms grave.
Cuando pretendemos haber respondido a estos pseudo proble-
mas, basados en la ilusin, nos condenamos en virtud de nuestra
propia pretension. Nos echamos el sell de esclavos de la ilu-
sin al pretender haber contestado problems que nacen de la
ilusin.
Si comprendemos nuestra ilusin, vemos que la va a la
realidad, la va hacia la verdad, la va hacia la paz desde el
torbellino de deseos y ambiciones de este mundo externo, no
puede estar afuera. No debemos tomar estos problems dema-
siado a pecho. Primeramente debemos buscar la realidad, y
hasta que hayamos encontrado esta realidad, hasta que hayamos
penetrado en este mundo de lo real, hasta que hayamos entrado
en este reino de verdadera paz y libertad, deberamos hacer a
3


PG. 205






REVISTA TEOSFICA CUBANA


un lado estos problems. Es una especie de sacrilegio el con-
testar problems, el resolver el misterio de la vida, cuando to-
,.dava ni siquiera nos damos cuenta de que tal misterio existe.
-En tanto que seamos prisioneros en el mundo de nuestra propia
conciencia, no podemos pretender aquellas cosas que slo a la
luz de la libertad pueden ser vistas.
Todos conocis en la Repblica, de Platn, la imagen de la
cueva donde los prisioneros aparecen encadenados a la tierra,
viendo tan slo las sombras proyectadas sobre la pared trasera.
No pueden mirar hacia atrs; no pueden ver los objetos que se
mueven frente a la abertura de la cueva. Tan slo ven las
sombras proyectadas sobre el muro, y como eso es todo lo que
ven, ese es su mundo. Es todo lo que conocen. Su ciencia de
la vida la sacan de estas sombras. Y si uno de ellos se levan-
tase y volviese el rostro del otro lado, descubriere la abertura
de la cueva, saliese a baarse en la gloriosa luz del sol y volviese
donde sus compaeros de prisin dicindoles: "El vuestro no
es un mundo real; existe un mundo del que estas formas no
son ms que las sombras", los cuitados diran: "Est loco.
Sabemos que este es un mundo real. No es acaso el mundo
de nuestros antepasados? No ha correspondido siempre a
nuestra concepcin de l?" Y si l les dijese que miraran hacia
atrs, sus palabras no significaran nada. Ellos no saben en
qu direccin han de mirar. Tan slo conocen la direccin que
est frente a sus ojos.
Lo mismo ocurre con nosotros. Estamos encadenados en
esta cueva de nuestra conciencia; tan slo vemos el juego de
las sombras, las imgenes reflejadas en esta conciencia. Y si
alguien nos dice: "Volveos, pasad por la abertura de la cueva,
que es el centro de vuestra conciencia, y ved lo que hay ms all,
tomad posesin del mundo de la realidad", decimos: "Pero
dnde est? Est aqu? Est all? Hacia dnde tengo que
caminar, dnde puedo ir a encontrarlo? Slo conocemos la di-
reccin de nuestro exteriorizado espacio, de nuestra exteriori-
zada image del mundo, y si decimos: "Buscad adentro",
nuestras palabras apenas tienen significado. Toda nuestra vida
la empleamos en contemplar nuestra imagen del mundo, en
mirar hacia nuestra propia proyeccin, y as cuando se nos
dice que este mundo real est de la parte de dentro, nos senti-
mos desconcertados y no sabemos cmo ir hacia l.
Sin embargo, la va que lleva a l es muy sencilla, solo que
es una va que a muy pocos place. Las primeras condiciones


PG. 206


ABRIL







con que se tropieza uno en esa va son el silencio y la soledad.
Ahora bien, el silencio no nos gusta. Hablamos much acerca
del maravilloso don de la palabra, pero en cierto sentido las
palabras son una maldicin, por cuanto obscurecen la realidad
que no pueden expresar. No sabis todos que los ms grades
moments de vuestra vida son inefables? No hablis en pre-
sencia de la muerte; no hablis cuando vuestra congoja o vues-
tro jbilo es realmente grande. Cuando habis perdido a un
amigo querido y le encontris de nuevo despus de muchos aos
de sufrimientos, vais acaso' donde l y le hablis en la forma
conventional, preguntndole: "Qu tal de viaje?", "cmo es-
ts?" o "y la familiar No, por cierto; buscis con vuestros
ojos sus ojos y en ese silencio vuestra alma habla ai su alma en
un lenguaje much ms elocuente que pueden serlo las palabras.
El silencio es siempre de una elocuencia mayor que la palabra.
El verdadero saber hablar es el saber guardar silencio. Mien-
tras as no lo comprendamos, mientras en la confusion de los
ruidos no podamos hallar silencio, no esperemos entrar en este
maido de la realidad. Desdeamos el silencio. Y, sin embar-
go, habis sentido cmo despus de las inarmonas del ruido
el silencio se extiende como un blsamo sobre las heridas abier-
tas por las palabras? Si habis sentido eso, y la fuerza que en
vosotros infunde, buscaris el silencio y slo en ese silencio os
haris fuertes.
La segunda condicin es la soledad. No la soledad del que
huye y se refugia en una ermita diciendo: "A nadie veo, por lo
tanto estoy solo". Cmo se podr star solo? Cmo se podr
estar en soledad si se sigue creyendo que este juego de sombras
es el mundo de la realidad? En vuesta soledad no hallaris
vuestro retiro poblado por las sombras de vuestras emociones
y vuestros pensamientos? Cmo podris estar solos mientras
visiten vuestros das, mientras os sigan inquietando? La ver-
dadera soledad puede encontrarse en medio de la multitud
tanto como en la reclusin. La verdadera soledad debe ser
internal, no meramente fsica y externa.
El primer paso para encontrar la soledad es dejar de con-
templar la imagen del mundo que en nuestro redor proyec-
tamos. Volved el rostro del otro lado; encontrad el centro
de donde la imagen se proyecta y tratad de atravesarlo. T-
nis que renunciar a la imagen que os circunda; renunciar
al mundo externo totalmente; renunciar al juego de vuestros
deseos y emociones; renunciar al brillo cegador de vuestro


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 207








pensar y vuestro imaginar siempre variables. Entonces, bas-
cad en las honduras de vuestra vida internal, como el buzo
se pierde en la verde y fra profundidad del mar. Tenemos
siempre la idea de que para ganar la cumbre hemos de rea-
lizar grades esfuerzos, hacernos gran violencia; precisa todo
lo contrario cuando se trata de encontrar el mundo interno.
Debemos abandonar toda violencia, todo esfuerzo, y lanzarnos
dentro. Hundios en vuestra propia conciencia hasta que en
ella lleguis al centro donde nada hay, donde aun vosotros
dejis de ser. Hasta la contemplacin de vuestra propia con-
ciencia tiene que cesar cuando habis conquistado la externa
ligadura de la forma fsica, de la emocin y del pensar. Aun
a la conciencia, aun al "yo" hay que renunciar, de modo que
dentro de vosotros lleguis al gran Vaco donde nada hay. Aqu
no os puede seguir ningn amigo, ni guiar ningn maestro,
ni daros instrucciones ningn libro, ni sosteneros ceremonia
alguna: "nada ni nadie os puede ayudar".
Si no estis dispuestos a arrostrar los terrores de ese
Vaco, no esperis arribar al mundo de la realidad que est
del otro lado. Yo he conocido ese Vaco; y conozco la Rea-
lidad que est allende. Y puedo decir con certeza que es
impossible llegar a este mundo interno, a este mundo de rea
lidad, a menos que estemos dispuestos a pasar por la fra
desolacin de ese Vaco que se hace en nuestra propia con-
ciencia, a menos que estemos dispuestos a morir en nosotros
para que podamos vivir de veras.
Ahora podis ver por qu puede haber tan slo una va,
a la realidad. Podis tener temperamentos diferentes; unos
seris acaso artists, otros hombres de ciencia, otros gober-
nantes, otros sacerdotes; podis acumular por diversos ea-
minos vuestra experiencia en el vasto teatro de la vida. Mas
para cada uno de vosotros, en vuestro camino ha de llegar el
moment en que tendris que pasar por el vaco de vuestro
propio centro de conciencia, a fin de llegar a la Realidad.
Podis ganar muchas bellas y esplndidas cosas por divers
modo, mas si queris poseer la realidad, la vida, la verdad,
no hay ms que un camino, y es el camino que corre interior-
mente. A menos que pasis por el vaco y la desolacin que
estn por dentro, no podis hallar la plenitud de vida que
se encuentra allende. Mas una vez pasis del otro lado, sabis
lo que la vida es; entonces descubrs lo que la libertad, la
paz, la belleza y la alegra pueden ser.


PG. 208


REVISTA TEOSFICA CUBANA








No pensis que se trata simplemente de un mundo ms;
no os figuris que aqu est este mundo, y ms all unos cuan-
tos mundos ms hermosos, y luego por ltimo hay un mundo
hermossimo que es este mundo de la realidad. No tratis de
emplazarlo en vuestras divisions y subdivisions de mundos,
como la gente hace a menudo. No es un mundo, en ningn
sentido especial, ni aun metafsico. Aqu, todas las palabras
yerran. Aun la frase "penetramos en este mundo" es in-
correcta. Desde el moment en que pasamos a travs de ese
vaco que est en nosotros, dejamos de ser nosotros; no somos
ya criaturas separadas, sino la realidad misma. En ese Nir-
vana no hay sitio para el pronombre personal; no hay "Yo";
no hay separado existir; no hay sino realidad; no hay sino lo
Eterno nico que es pasado y future, que es todos los mun-
dos que han sido, que pueden ser y que son.
Esa realidad es en extremo sencilla. Es el nico mundo.
No hay dos mundos coexistentes, ni dos realidades coexisten-
tes; no hay un mundo de realidad y un mundo de ilusin; no
hay ms que la nica, eterna y absolute Realidad, cualquiera
que sea el nombre que le demos. Esa Realidad es todo lo que
ha sido, todo lo que puede ser, todo lo que es, un eternal Pre-
sente. En ella somos; en ella es cada brizna de yerba; en ella
es cada rbol; no tal como los vemos, sino en su propia y real
naturaleza, en su esencial ser. Hay una cabal unidad; es slo
en nuestra propia conciencia que este juego de separatividad,
qae llamamos "el mundo", se produce. Este existe slo re-
lativamente a nosotros; el mundo real es uno, indiviso, eterno
y absolute.
Lo nico que import es llegar a ese mundo en que la
ilusin ya no existed. Hablamos de nuestra vida y de nuestra
evolucin; pensamos en nosotros en lo pasado y nos contem-
plamos en el future. Pero nuestro verdadero ser en ese mun-
do es eterno; es nuestro pasado y nuestro future como reali-
dad present. Ese es nuestro verdadero ser, el cielo complete
de la "evolucin". Lo que aqu llamamos nosotros no es ms
que el travs siempre cambiante de nuestro eterno ser.
Por eso es que la evolucin no tiene ni principio ni fin. El
tiempo existe slo relativamente a nosotros. Lo que llamamos
evolucin es autorealizacin. Realizamos nuestro propio,
eterno ser, y llamamos a esa realizacin crecimiento, evolu-
ciMn. Sofiamos en lo grandes que seremos algn da, y en
cmo cuando hayamos alcanzado esa grandeza, se abrir ante


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 209






REVISTA TEOSFICA CUBANA


nosotros otra vision de grandeza todava mayor, y en la mis-
ma relacin que sta respect del present, surgir otra vision
todava ms grande. Y nos decimos: "Qu concepcin tan
magnfica!" Eso es engaarnos a nosotros mismos. Tanto
valdra decir: "He aqu un grano de polvo; contemplad este
vasto mundo; contemplad las estrellas; contemplad la \Va
Lctea. Pensad luego en toda la Va Lctea como un mero
grano de polvo dentro de otro universe. "Qu concepcin
tan esplndida!"
Pensis que se llega a la magnificencia amontonando
grandeza, enormidad sobre enormidad? Siempre la verdade-
ra magnificencia, la verdadera grandeza, est de la part de
dentro, con slo que rasguemos el velo del tiempo y a travs
del present penetremos en lo eterno. Somos todo lo que siem-
pre ha sido, todo lo que puede ser, todo lo que es. Entonces
no hablamos ms de una grandeza ulterior, situada en el futu-
ro, como de importancia para nosotros.
Lo propio es cierto cuando hablamos de la creacin del
universe y pensamos en el gran Ser que lo cre. Qu otra
cosa es esta creacin del mundo sino su realizacin de su pro-
pio, eterno ser, dentro del 'cual nuestra propia realizacin
tiene lugar? Por eso-digmoslo de nuevo-es que no pode-
mos jams hallarle principio a la creacin y por lo que 6sta
no tendr nunca fin. Todos los trminos y comienzos objeti-
vos son parte de nuestro tiempo exteriorizado. Una vez que
nos hemos sobrepuesto a esto, dejamos de hacernos tales
preguntas.
Clamamos por la inmortalidad. Qu queremos decir?
Queremos perdurar en alguna forma gloriosa. Pretendemos
que esta msera ilusin de una parte de nuestro ser llegue a
ser inmortal. Si tan slo renunciis a vuestro sueo de in-
mortalidad y penetris en lo eterno, hallaris algo a cuya luz
la inmortalidad se convierte en sueo vano y ocioso. Quin
va a pedir inmortalidad cuando ha tenido experiencia de lo
eterno? En la experiencia de lo eterno no hay lugar para el
miedo, ni lugar para la esperanza, porque hay certidumbre.
Ese mundo, la nica realidad, la nica alegra, la nica
libertad, la nica paz, est continuamente a la espera dentro
de nosotros. Mas siempre nos lanzamos fuera; siempre nos
preocupa el "despus". Pensamos que algn da hemos de
llegar a algo y olvidamos que el nico lugar y el nico mo-
mento en que lo eterno puede ser alcanzado es "aqu" y


PAG. 210


ABmIL








"ahora". Tenemos que perforar el present; en l slo est.
la puerta secret que se abre a lo eterno. Tenemos que per-
forar el tiempo y el lugar en que existimos. As encontraremos;
la omnipresencia de lo eterno. La buscamos en el future le-
jano, en distantes tierras; y, sin embargo, la puerta abierta de
nuestra prisin est dentro de nosotros. No la podemos ver
y seguimos prisioneros de nuestra imagen del mundo.
Deseis verdaderamente libertaros de esa prisin? Por-
que si lo deseis de veras, vuestro deseo no puede ser un mero
desear. Somos muchos los que deseamos arribar a la verdad,
a la realidad, a la vida y a la libertad. Pero ello no pasa de
ser un objetivo vital que se sita al lado de muchos objetivos;
si uno de ellos se nos escapa, obtenemos el otro. De ese modo
nunca "arribaremos". Conocis el cuento del candidate a la
sabidura que se lleg a un yogui indio y pidi ser aceptado
en calidad de discpulo. El yogui se neg de primera inten-
cin, mas como el joven insistiera, dijo: "Ven conmigo" y
le conbujo hacia un pequeo lago que estaba detrs de su vi-
vienda. Una vez all, le orden que se metiese en el agua con
l y le mantuvo bajo el agua por espacio de various segundos.
Cuando el discpulo sali del agua chapoteado y a medio so-
focar, el yogui le pregunt:: "Cuando estabas bajo el agua,
qu era lo que ms deseabas?" El otro contest: "Airet
Deseaba aire!" "Pues bien". dijo el yogui, "cuando desees
la verdad y la realidad tanto como deseabas el aire cuando
estabas bajo el agua, slo entonces podrs alcanzarlas". De-
seis vosotros la Realidad de esa manera? La deseis de.
manera que pensis que la vida es impossible a menos de
tenerla?
Cuando comenzamos a notar que nada exterior, en la va
del conocimiento, puede dar de s la verdad, entonces comen-
zamos a hollar el sendero que conduce a la Realidad a travs
de nuestra propia conciencia. Pero el deseo de la verdad, el
deseo de la vida, el deseo de la realidad, debe ser la nota domi-
nante en nuestras vidas. Si todo lo dems no se supedita a
l, si todo lo dems no es cosa secundaria, no esperis "arri-
bar". Por tanto, si decs que deseis esta libertad, esta reali-
dad, esta paz, aseguraos de que realmente la deseis. De ser
as, vuestra vida ser muy diferente. Nada ms existir para
vosotros y arribaris a la meta.
Dentro de nosotros est la puerta que abre nuestra pri-
sin. La mayora de nosotros ni siquiera nos sabemos prisio-


REVIsTA TEOSFICA CUBANA


PAG. 211


1929






REVISTA TEOSFICA CUBANA


neros y pensamos que nuestra prisin es un mundo maravilloso
de libertad. Aquellos que se saben prisioneros generalmente
se quejan y dicen: "Estamos press; no vendr nadie a li-
bertarnos?" Pero el inmenso, el trgico secret es que la
puerta de la prisin est siempre abierta. La puerta abierta
siempre est all, con slo que la traspongamos y hallemos
nuestra libertad.
En qu consiste esta libertad? Consiste en or la cancin
de la vida en todas las cosas, en los rboles que vemos, en el
cielo que se comba sobre nuestras cabezas, en el mundo que
nos rodea. Somos la cancin de la vida, la cancin de lo eter-
no. Slo puede haber libertad en lo eterno sin igual. Jams
puede haber libertad en aquello a que se arriman las dems
criaturas. Slo lo Uno, seero, eterno y absolute, es libre.
All nos esperan nuestra libertad, nuestra paz, nuestra alegra.
Estn a nuestro alcance con slo que traspasemos el present
de nuestra propia hechura, que pasemos por la puerta abierta
en nuestra conciencia y salgamos a ese mundo donde hay liber-
tad, donde hay paz, donde est la felicidad que ya no puede
perderse.
Cortesa de "La Estrella" de Puerto Rico.


PG. 212


ABaIL













TOMAD LA VIDA COMO VIENE

Por G. AUxNDALE

J-- L enunciado de esta conversacin no os revelar quizs
la importancia real que el tema abarca.
En principio, dar la impresin de que debemos dejarnos
llevar pasivamente por la corriente de la vida. Sin embargo,
no hay nada de eso; pues me refiero a personas que sienten
la intensidad de la vida y tratan de lanzarse en medio de sus
actividades con un espritu positive de accin y realizacin de
sus propias ideas.
Este tipo de personas, que podemos llamar positivos, son
los que la vida actual reclama con urgencia, y no aquel otro,
acaso abundante, que contempla la existencia con un criterio
diletante, entregndose a sus aspects ms fciles y banales,
sin ofrecer seriamente su propia contribucin a ella. Porque
hallndose dominados por su pequeo "yo", no sienten toda la
intensidad y grandeza que significa la lucha por los aspects
ms nobles y exaltados de la vida.
En cualquier pas donde voy siento en m, de inmediato,
un enrgico impulso de tentar, y de tentar con xito el entrar
en contact con las necesidades vitales de ese pas, cualquiera
que ellas sean y las condiciones peculiares de aqul. Y enton-
ces procedo a ensayar o a tratar de comprender en la mejor
medida possible el medio de satisfacerlas.
Ahora bien, si las gentes son egocntricas, esto es si se
C:;.upan con 1..'- 'enca de s mismos y reduce todas las acti-
vidades de la vida a sus pequeas preocupaciones en vez de
llevar su atencin hacia afuera, a las grandes realidades de la
vida y a los grades problems que gravitan sobre su pas, se
encontrarn incapacitados, necesariamente, para percibir las
realidades de esa vida ms amplia. Por esta razn es que he
titulado a mi conversacin "tomad la vida como viene"; por-
que si llevamos nuestra atencin hacia afuera y contemplamos
los problems naturales de la existencia, tendremos ms tiempc






REVISTA TEOSFICA CUBANA


de conocerlos y de servirlos en la media de nuestra fuerza
y segn el grado evolutivo alcanzado.
En nuestro estado, debiramos ser capaces de reconocer
que existen tareas que podemos realizar y que debieran repre-
sentar para nosotros la razn de ser de nuestra existencia.
Hay personas que habiendo ya llegado al ocaso de sus vi-
das han tenido la virtud de reconocer el objetivo esencial de
ellas y han tratado de realizarlo lo mejor possible. Pero en
cambio muchas otras personas, que constituyen el tipo corrien-
te, parecen vivir sin un objetivo determinado. Estos ltimos
poseen pocas ideas y concepts, reflejados, en su mayor parte,
de los que predominant en el ambiente en que viven. Y si vos-
otros entris en contact con ellos no los sents lo suficiente-
mente definidos y precisos, en el sentido de perseguir un Ji.-
tivo determinado.
Aquel primer tipo de personas es el que nosotros necesita-
mos. Hombres que en el mundo de hoy sean verdaderos
jalones, bien templados para el mejor cumplimiento de sus ele-
vados destinos.
Cuntos de nosotros somos as?
No tienen una importancia esencial para hacer jalones las
creencias o las ideas que alimentemos, sino el concept que
tengamos de nuestra actividad, nuestra sinceridad, nuestra sen-
sacin de entusiasmo y el fervor con que nos apliquemos a la
obra.
Porque nicamente los entusiastas, como nos ensea acer-
tadamente Emerson, son los capaces de realizar grandes cosas.
Es verdad que es muy bueno ser equilibrado, ser tranquilo y
medido; estas cualidades tienen su valor. Pero sobre ellas debe
dominar el entusiasmo, que es algo as como el fuego de una
hoguera.
Si no somos un volcn viviente, ello significar que nuestro
perodo preparatorio no ha terminado an.
A fin de que podamos convertirnos en ese fuego viviente
y comunicarlo al mundo, para ayudar a consumer sus escorias,
tanto la de los individuos en s mismos como las del mundo
externo, es indispensable que aceptemos la vida tal como ella
viene.
A ese respect voy a someter a vuestra consideracin dos
insinuaciones. La primera, que la vida tal como se nos pre-
senta es la vida que nosotros mismos nos hemos hecho; y la
segunda, que esa vida es la que necesitamos.


PG. 214






REVISTA TEOSFICA CUBANA


Si podis aceptar como verdades estos dos principios, pro-
bablemente seris capaces de hacer otras dos cosas, a fin de
encarnar lo ms prcticamente possible la vida, tal como ella
viene. Estas dos cosas son: primero, trtar las cuestiones de la
vida con espritu de reverente acatamiento; y segundo, con es-
pritu de alegra.
Estas ideas son extraas para much gente porque no han
pensado claramente en las cosas y estn terriblemente confun-
didas con los problems de la fatalidad y del libre arbitrio,
como tambin con las cuestiones relatives al sufrimiento y a la
simpata. Esto a su vez es debido a que se han echado en ol-
vido las antiguas verdades relacionadas con la reencarncin.
Todos los problems relatives al dolor son a su vez tan
mal comprendidos y aplicados a la vida, que llegan gradual-
mente a constituir uno de los ms grandes obstculos de la vida.
La gente se dice: Cmo es possible que contemplemos con re-
verencia las dificultades, los sufrimientos y los desengaos? O
en el caso de llegar a contemplarlos reverentemente, cmo es
possible que los aceptemos con alegra?
Con estas preguntas hemos entrado en un orden de pen-
samientos que nos dificulta pensar con claridad. Y ya que no
he de tener el tiempo necesario para desarrollar el tema en
debida forma, por cuanto se relaciona con toda la cuestin del
dolor, me voy a permitir indicaros la obra de un gran filsofo
ingls que ha tratado el tema en una forma clara y definitive.
Me refiero a la obra The value and destiny of the individual,
por el professor Bradley.
Este autor ha recordado aquella hermosa expresin del
poeta Keats, que el mundo entero est empeado en la tarea
de former almas. Esta es la obra del mundo: hacer almas.
Y esta tarea envuelve muchas perspectives y process; proce-
sos que son de sufrimiento y de alegra y que segn el professor
Bradley, cuando aparece el dolor lo hace para denunciar un
obstculo de cualquier naturaleza o la ignorancia de algo o la
presencia de una obstruccin.
En estas condiciones, el dolor, la ansiedad, la afliccin, la
calamidad se presentan al individuo dicindole: "Hasta aqu
puedes llegar si gustas, pero no ms".
De este modo, uno empieza a comprender que en el sufri-
miento hay un double aspect. Primeramente, la leccin que
aprendemos si contemplamos cara a cara los vitales process
de la vida y tratamos de comprender la leccin que su dolor


1929


PG. 215








o alegra contienen. Y segundo, que hay en ello una oportuni-
dad que debe ser aprovechada. Y pocos son los que se ponen
frente a l, dicindose: qu es esto?, qu significa esto?, qu
puedo aprender de esto?; adoptando para ello la actitud que
proviene de la conviccin de que el objetivo esencial del mundo
es hacer almas.
Siempre hay tres cosas que podemos sacar del sufrimiento:
el Poder de voluntad, la Sabidura y aquel aspect doblemente
condicionado llamado Amor-Actividad; porque llegaremos un
da a comprender que no hay una diferencia fundamental entire
el Amor y la Actividad. En el mundo externo hacemos diferen-
cia entire el Amor de Dios y la Actividad de Dios; pero en reali-
dad la Actividad Divina es la manifestacin del Amor Divino.
Sabemos que somos Dioses en potencia y de este modo
nuestra tarea no slo debe ser la de armonizar nuestro amor
con nuestra actividad, sino la de identificarlos. En estas con-
diciones, si contemplamos los acontecimientos de la vida tal
como se presentan y nos esforzamos en descubrir lo que hay
en ellos de los tres aspects del Divino process evolutivo, ten-
dremos que aquella actitud de Voluntad, Sabidura y Amor que
poseamos se aumentar por medio del sufrimiento o de la ale-
gra. Siendo as.que todo lo que nos traiga la vida puede ser
utilizado como trigo para nuestro molino evolutivo, es evidence
que si el sufrimiento o la alegra son grandes, igualmente gran-
des son las posibilidades de aumentar nuestra voluntad, nues-
tra sabidura y nuestro amor. As tambin lo dice el talentoso
poeta T. E. Brown, en el curso de uno de sus poemas sobre la
grandeza:
"Yo no compadezco al hombre que tiene grandes sufrimien-
tos; hay que ser grandes en algn sentido y presentir un estado
ms amplio, aunque no sea ms que la sombra de una sombra
de la Sabidura de Dios.
"Centuplica su mrito aquel que no siente limitadamente
los sufrimientos, sabiendo que stos son como los torbellinos
en que el mar se divide al empuje de la dorada proa del galen
con que Dios nos hace avanzar eternamente.
"Para l los dolores son los taladros de aquel sereno es-
fuerzo que lo lleva hacia Dios, en los siglos, por medio de aquel
gozo que es ms antiguo que todas las montaas."
Este es exactamente el camino que el hombre sabio, el
hombre que conoce, el hombre dispuesto a encontrarlo a toda
costa, el hombre que no es el esclavo de las circunstancias y


PG. 216


RFviSTA TEOSFICA CUBANA






REVISTA TEOSFICA CUBANA


los convencionalismos en que el mundo vive, llega a realizar;
y con l la verdad que lo conduce a la Paz y que lo capacity
para tomar la vida como viene.
Esto es lo que debemos hacer. Y yo os exhorto a con-
templar los acontecimientos, analizarlos y tomar de ellos la
capacidad y el poder de ayudaros en vuestro conocimiento, de
haceros ms afectivos y de realizar gradualmente vuestra inhe-
rente Divinidad.
Hay una cosa que no debemos, bajo ningn concept, hacer.
Y es el ser dominados por los acontecimientos. El tomar las
cosas como vienen no implica en ningn sentido dejarse arro-
llar por ellas, sino por el contrario, enfrentarlas cara a cara,
comprender que Dios es Amor y que El realize por ese medio
Su obra en nosotros; que todo lo que sucede, cualquier cosa que
sea, est bajo el control de Su justicia, Su amor y Su deter-
minacin de que por medio de Su mundo haya un ininterrumpido
crecimiento. Todo sucede por ese medio. Y si dudamos, si
no percibimos, si no comprendemos, si tomamos las cosas con
hostilidad no es porque El no las est realizando en debida
forma, sino porque vosotros y yo somos ignorantes. Debemos
prevenirnos contra esa ignorancia e impedirle que ella nos
ofusque en la percepcin de la realidad.
A fin de que podamos percibir la realidad, debemos tam-
bin tener en nosotros cierta inquietud, cierta falta de satisfac-
cin. De modo que no estemos contents con estas o aquellas
otras explicaciones que se nos dan o podemos dar nosotros mis-
mos y que acaso no satisfagan al hombre corriente en sus mo-
mentos difciles. Las explicaciones nos ayudan en tanto que
las dificultades no son profundas o que no son las nuestras,
pues cuando son de esta naturaleza resultan generalmente
in-itiles. Y en esas ocasiones crticas, slo atinamos a desear
poseer mayor conocimiento que nos ayude a salir de ellas.
Siempre hay algo ms que puede ser aprendido por el alma
voluntariosa que busca a tientas en la obscuridad. El conoci-
miento profundo debe ser buscado en la soledad, con un arrojo
a toda prueba y una voluntad dispuesta a penetrar en las
tinieblas donde, por moments, puede no percibirse posibilidad
de solucin.
Si no nos hallamos preparados para esto; si nuestro ca-
mino debe estar bien sealado y nosotros ayudados en todo
sentido por amigos, allegados o protectores, entonces podremos


PG. 217






PG. 218 REVISTA TEOSFICA CUBANA ABmn

llegar a conocer tanto como stos saben, pero no ms; y esto
ser siempre insuficiente.
En cambio, si deseamos estar al frente, si somos pioners,
si no tememos la soledad, ni las tinieblas, ni las dificultades, ni
los fracasos, ni toda suerte de inquietudes, entonces podemos
llegar al conocimiento y alcanzar con l el vislumbre de una
realidad mayor que la que podamos adquirir en el curso ordi-
nario de las cosas.
Recordemos, finalmente, que todo lo que acontece es el me-
dio que Dios emplea para alcanzar Su Divino propsito; y que
siendo nosotros verdaderos reflejos de Dios, todos los aconte-
cimientos son los medios necesarios para realizar nuestros
propios fines. Que aquellos acontecimientos se desarrollan bajo
Su ley, guiados por Su amor y bajo Su justicia. Y en conse-
cuencia, que suceden lo mejor possible; de modo que cuando
aparecen como injustos o equivocados ante nuestra conciencia,
debemos analizarlos y penetrarlos, afrontndolos con valenta;
en la seguridad de que a media que realicemos en nuestros
corazones y en los actos de nuestra vida las verdades y ense-
anzas que ellos nos traen, mayor ser nuestra capacidad para
comprender y realizar el Plan de Dios.












KARMA
NARRACION BASADA EN LA MORAL BUDHISTA


EL CARRO DE ARROZ DE DEVALA

ALLA en los tiempos remotos y en los primeros das del
budhismo, la India se encontraba en su perodo ms flo-
reciente. Los habitantes Aryos del pas eran altamente civi-
lizados y sus grandes ciudades eran centros de industrial,
comercio y erudicin.
En aquel entonces, un tal Pand, joyero rico de la raza
brahmnica, viajaba en coche hacia Baranasi, ahora llamada
Benares; se ocupaba tambin en negocios de banca y le acom-
paaba un esclavo que cuidaba al mismo tiempo de los caballos.
El joyero pareca estar muy impaciente por llegar a su
destino, y como el da estaba sumamente agradable, a conse-
cuencia de la atmsfera fresca que haba dejado el paso de una
torment, los caballos marchaban con gran rapidez.
En su carrera estos viajeros alcanzaron un Samana-segn
llaman los buddhistas a sus monjes-y el joyero, habiendo
observado el aspect venerable del santo hombre, pens para
s: "Este Samana parece un bendito y noble hombre; la com-
paa de los buenos trae buena suerte; si l fuera para Bara-
nasi, le invitara a que montase en mi coche".
Habiendo saludado al Samana, le pregunt hacia dnde se
diriga y en qu posada pensaba detenerse en Baranasi; se
inform de que el nombre del Samana era Narada, y de que
viajaba tambin con rumbo a Baranasi, ofrecindole asiento
en el coche.
"Le agradezco su bondad-dijo el Samana-porque me ha
rendido en exceso esta larga jornada, y como quiera que no
poseo nada en este mundo, no puedo pagarle con dinero; pero
tal vez ocurra que le remunere con algn tesoro spiritual, pro-
cedente del caudal de informaciones que he recibido siguiendo
a Shakyamuni, el Gran Bienaventurado, el Gran Budhhda, el
Maestro de los dioses y de los hombres".
Prosiguieron juntos su camino y Pand escuchaba con







gusto el discurso interesante e instructivo de Narada. Al cabo
de una hora de jornada, llegaron a un lugar donde el camino
estaba casi impracticable a causa de las lluvias, y en donde
precisamente un carro cargado de arroz, perteneciente a un
labrador, se hallaba atascado impidiendo el trnsito.
La prdida del sotrozo de una rueda motiv que sta se
desprendiese del carro, y Devala, el dueo del carro, se ocupaba
en repararlo. Se encaminaba tambin a Baranasi para vender
all su arroz y le urga rendir el viaje antes del amanecer del
da siguiente; pues si se demoraba los traficantes en arroz po-
dan retirarse del mercado, despus de haber comprado ese
artculo.
Cuando el joyero se apercibi que no poda continuar su
camino a menos que el carro despejase la ruta, no pudo repri-
mir su impaciencia y orden a su esclavo ".iuli que des-
viase el carro hacia un lado del camino, para que su coche
pudiese pasar. El labrador protest de la orden, alegando
que el carro volcara, por el declive del terreno; pero el Brah-
man no le prest atencin y volvi a requerir al criado para
que, a todo event, se despejase la va. Mahaduta, que era un
hombre dotado de extraordinaria fuerza, y que se complaca
en hacer el mal y perjudicar al prjimo, cumpli el mandato
inmediatamente, para no dar lugar a que el Samana cambiase
de parecer. El arroz fu echado a un lado del camino, y el
pobre labrador se encontr en peor situacin que antes; mont
en clera, pero el bravo Mahaduta le amenaz con los puos y
esto fu suficiente para que se concretase a refunfuar y mal-
decir en voz baja.
Cuando Pand se dispona a continuar su viaje, el Samana
se ape del coche y se express en estos trminos: "Permitidme,
seor, que continue a pie mi jornada; le quedo muy agradecido
por su cortesa, que me ha proporcionado el placer de acom-
paarle durante una hora, me senta cansado cuando usted me
brind asiento en su coche, pero he recuperado ya las fuerzas,
y como quiera que he reconocido en el labrador la reencarna-
cin de uno de los antecesores de usted, no puedo pagarle sus
atenciones de otra manera mejor que ayudndole a salir de su
apuro'".
El joyero brahman miraba atnito al Samana, y replic:
"Usted dice que ese infeliz es la reencarnacin de uno de mis
antepasados? Eso es impossible "Bien s, contest el monje,
que usted ignora las relaciones ntimas y numerosas que ligan


PG. 220


REV'ISTA TEOSFICA CUBANA


AwBKL








su suerte a la de ese labrador; pero ocurre, con frecuencia, que
los hombres ms perspicaces son ciegos espiritualmente. La-
mento, por lo tanto, que usted se perjudique a s mismo, y
tratar de protegerle del mal gue va a infligirse a s propio".
El rico comerciante, que no estaba acostumbrado a sopor-
tar reconvenciones y comprendiendo que las palabras del monje,
aunque expresadas dulcemente, equivalan a un reproche pun-
zante, orden al cochero que arrease, sin entrar en ms ave-
riguaciones.
LA BOLSA DEL JOYERO
El monje salud al labrador Devala, ayudndole a com-
poner el carro y a cargar de nuevo el arroz, parte del cual se
haba derramado. El trabajo se realize tan de prisa, que De-
vala no pudo menos de pensar para s: "este monje debe ser
un santo, y parece que los invisibles devas (1) le ayudan; le voy
a preguntar por qu merezco este mal trato de ese orgulloso
brahman". "Venerable seor, dijo, puede usted darme razn
de la injusticia que sufro, dado que proviene de un hombre a
quien jams he hecho mal alguno?"
El monje contest: "3Mi querido amigo, no sufres ninguna
injusticia, recibes en tu actual existencia el mismo trato que
has dispensado al joyero en su vida anterior. Recoges lo que
has sembrado, y tu suerte es el product de tus obras; pues
la existencia actual de cada persona, es la resultante Krmica
de sus vidas pasadas".
"Qu significa Karma?", pregunt el labrador. "El
Karma del individuo, contest el monje, es el conjunto de las
obras buenas y malas que ha llevado a cabo en su existencia
present y en las pasadas. La vida individual es la sntesis
de muchas actividades que se original en el process natural de
su evolucin, y han sido transferidas de generacin en genera-
cin. El ser entero de cada uno de nosotros es un conjunto de
funciones heredadas, que son, a su vez, modificadas por nuevas
acciones y experiencias. Nuestro Karma es lo que constitute
nuestra naturaleza. Somos nuestros propios creadores".
"Puede ser cierto lo que usted dice, contest Devala; pero
qu tengo yo que ver con ese orgulloso brahman?"
El monje replic: "El brahman y t sois de un carcter
parecido, y el Karma que ha trazado su destino difiere muy
poco del tuyo. Si no me equivoco, al leer tus pensamientos
(1) Devas. Seres espirituales, dioses, ngeles.


1929


REVISTA TOSFICA CUBANA


PG. 221








dira que hubieras tratado hoy al joyero de la misma manera
que l lo ha hecho contigo, si te hubiera auxiliado un esclavo
tan vigoroso como el que tiene, capaz de hacer de ti lo que se
le antoje".
El labrador confes que de haber estado en la situacin
del brahman no hubiera titubeado en proceder del mismo modo
que l, apartando violentamente al que le interceptase el paso;
pero que reflexionando sobre el resultado de las malas accio-
nes, en lo sucesivo se propona ser ms caritativo con el prjimo.
El arroz volvi a ser colocado en el carro y ambos prose-
guan la ruta de Baranasi cuando de improviso el caballo se
espant. Una culebra, una culebra!-exclam el labrador-;
pero el monje, despus de observer el objeto que hizo espantar
al caballo, sali del carro para recogerlo; era una bolsa repleta
de oro, y al punto ocurrisele la idea siguiente: "Este dinero
no puede ser de nadie ms que del joyero". Narada recogi la
bolsa, notando la gran cantidad de monedas de oro que contena,
y dirigindose al labrador le dijo: "Ha llegado el moment de
que des una leccin a ese orgulloso joyero, realizando un acto
que te ser beneficioso tanto en esta vida como en las venide-
ras. No hay venganza tan dulce como la que se realize cuando
extinguimos el odio con las ideas y acciones buenas. Guarda
esta bolsa, y cuando lleguemos a Baranasi, te indicar el lugar
donde debes dirigirte; ah solicitars al Pand, brahman, y le
hars entrega de su oro; tratar de excusar el modo grosero
que emple contigo, pero apresrate a manifestarle que le per-
donas, desendole el mejor xito en sus negocios. Bueno es que
sepas que cuanta ms suerte tenga l, tanto ms prosperars
t; pues tu suerte depend, en muchos sentidos, de la suya.
Si el joyero te pide alguna explicacin, dile que vaya al
Vihara (1), donde me encontrar dispuesto a prestarle mis con-
sejos, si estima que le son necesarios.
INCIDENTS EN BENARES
Acaparar la venta de los artculos necesarios a la vida,
no es una invencin modern. El Antiguo Testamento relata
la historic de Jos, el cual fu un pobre joven hebreo que, sin
escrpulo alguno, llev a cabo el monopolio del mercado de
trigo; de tal modo, que oblig al pueblo, hambriento por esta
causa, a que vendiese a Faran todas sus propiedades, privi-
Slegios y aun sus vidas.
(1) Monasterio Buhhdista.


PG. 222


REVISTA TEOSFICA CUBANA


ABRIL






REVISTA TEOSFICA CUBANA


En los cuentos de Jataka se refiere que uno de los tesoreros
reales de Kasi-nombre antiguo de Baranasi-realiz una gran
negociacin por vez primera acaparando toda la yerba del mer-
cado de aquella metrpoli el da que un traficante en caballos
iba a entrar en ella conduciendo 500 bestias.
Cuando el joyero Pand lleg a Baranasi se enter de que
un especulador arriesgado haba acaparado todo el arroz, y que
Mallika, un rico banquero amigo suyo, se encontraba en gran
aprieto.
Al encontrarse ste con Pand se express en estos trmi-
nos: "Estoy a punto de arruinarme y no podemos emprender
negociacin alguna, a menos que compare un carro de arroz del
mejor, para abastecer el palacio real. Un banquero rival, de
Baranasi, supo que haba cerrado un contrato con el tesorero
real y que maana muy temprano tena que hacer entrega del
arroz; as, pues, para desacreditarme y hundirme, ha comprado
todo el arroz existente en Baranasi. Es muy probable que el
tesorero real haya recibido algn soborno, pues no quiere rele-
varme del compromise; comprender usted, por lo tanto, que se
aproxima mi ruina si Krishna no enva algn mensajero celeste
en mi ayuda".
Mientras Mallika se lamentaba de la pobreza a que su con-
trario le iba a reducir, Pand ech de menos su bolsa; registry
infructuosamente su carruaje y sospechando entonces que su
esclavo Mahaduta se la haba robado di cuenta del hecho a la
polica y ste fu amarrado y sometido a indecibles torturas
con el fin de hacerle confesar el delito.
El esclavo, en sus dolores, gritaba: Soy inocente, dejad-
me en libertad; no puedo soportar esta agona! Siendo ino-
cente, como soy, del crime que se me achaca, sufro para pur-
garme de otros pecados, pero no de ese. Ah, si pudiera im-
plorar el perdn.del labrador a quien por culpa de mi amo caus
un perjuicio sin motivo alguno!
Indudablemente, este sufrimiento es un castigo merecido
por mi rudeza".
Cuando el polica fustigaba las espaldas del esclavo, el
labrador lleg a la posada y con gran asombro de todos entreg
la bolsa que se supona robada. El pobre esclavo se liberty de
las manos del verdugo; pero como quedase resentido de su amo,
se escabull, unindose secretamente a una partida de bando-
leros que merodeaban por aquellas montaas y los cuales le
nombraron su jefe en vista de su much fuerza y valor.


PG. 223






REVISTA TEOSFICA CUBANA


Al saber el banquero Mallika que el labrador tena de venta
el mejor arroz y el ms digno de presentarse en la mesa del
Rey, compr en seguida toda la carga por tres veces ms precio
que el labrador soase haber conseguido jams.
Pand estaba muy content y regocijado por haber recu-
perado su dinero, y gratificando al honrado labrador se apre-
sur a ir al monasterio para obtener ms explicaciones del
monje Narada.
Narada, al verle llegar le dijo: "Poda darte una explica-
cin, pero sabiendo que ests incapacitado para entender una
verdad spiritual, prefiero permanecer en silencio; sin embargo
te dar este consejo: "Trata a todos los hombres que encuen-
tres como si fueras t mismo, y srveles lo mismo que te agra-
dara fueses servido; puesto que nuestro Karma sigue su mar-
cha, va tan aprisa como nosotros y la jornada es larga; pero
sea bueno o malo, nos sale al encuentro". El joyero replic:
"Oh Samana!, explcate y de este modo podr seguir tu con-
sejo con discernimiento". El monje contest: "Escucha enton-
ces; te voy a dar la clave del misterio. Si t no la entiendes,
ten fe en lo que te digo: El Yo es una ilusin, y aquel cuya
mente se incline a seguir al Yo, persigue una cosa imaginaria
que le conduce a la sentina del pecado. La ilusin del Yo es
como el polvo que al caerte en los ojos podra cegarte, impi-
dindote que reconocieses las relaciones estrechas que te ligan
a tus semejantes y las cuales son ms ntimas que las relaciones
que existen entire los various rganos de tu cuerpo. Tienes que
aprender a descubrir la identidad entire tu Ego y las almas de
los otros series. La ignorancia es el origen del pecado y son
pocos los que conocen esta verdad. Que tu mejor talismn sea,
pues ,el lema siguiente:
El que hace mal a otros, se hace mal a s mismo.
Borra de tu mente la ilusin de la separacin.
El que ayuda a otros, se ayuda a s mismo.
Sigue este lema y encontrars seguramente el sendero des-
pejado. Para aquel cuya vision est obscurecida por el polvo
del mundo, la vida spiritual parece subdividida y sin enlace
en innumerables series; as es que se confunde de muchas ma-
neras en lo que se refiere a la naturaleza de la reencarnacin
y ser incapaz de comprender la importancia excepcional y su-
prema del amor hacia todo ser viviente".
El joyero exclam: "Vuestras palabras, i oh venerable se-
or!, encierran una profunda significacin y las retendr en


PIG. 224


ABRIL






REVISTA TEOSFICA CUBANA


mi mente; hice un favor insignificant a un pobre Samana en
mi camino a Baranasi, y he ah cun grande ha sido la recom-
pensa!" Os estoy profundamente agradecido, porque sin vues-
tra ayuda no tan solo hubiera perdido mi bolsa sino que me
hubiese imposibilitado de emprender negocios en Baranasi, que
han aumentado mi fortune en gran escala; caso de no haberlos
realizado me hubiera visto reducido a un estado de extrema
pobreza. Adems, vuestro consejo y la llegada del labrador
con su arroz asegur la prosperidad de mi amigo el banquero
Mallika. Si todos los hombres vislumbrasen la verdad de tus
mximas cunto mejor no sera el mundo! El error dismi-
nuira y las circunstancias sociales mejoraran".
El monje prosigui: "Entre todas las religiones, no hay
ninguna parecida a la de Buddha. Es gloriosa desde su co-
mienzo, en su poca media y en la actualidad; gloriosa en la
letra y gloriosa en el espritu. Es la religion del amor bon-
dadoso que disipa la estrechez del egoismo y eleva al hombre
sobre las pequeeces del Yo, a la bienaventuranza de la ilumi-
nacin, que slo se expresa y resplandece en las buenas
acciones".
Pand movi la cabeza confirmando la sentencia, diciendo:
"Tan ansioso estoy ya de que se comprenda la verdad acerca
de Buddha, que fabricar un monasterio en mi pueblo, Kau-
shambi, y os invitar a que me visiteis para que se consagre
el edificio a la hermandad de los discpulos de Buddha".

ENTIRE LADnRNES

En el transcurso de los aos el monasterio fabricado por
Pand, en Kaushambi, vino a ser un lugar donde los monjes
sabios acostumbraban a hospedarse y lleg a adquirir renom-
bre como centro de ilustracin entire la gente profana de la
ciudad.
En aquella poca el rey de uno de los estados vecinos supo
que las joyas de Pand eran de belleza exquisite, y di orden
al secretario del Tesoro para que le hiciesen una diadema de
oro puro inclustada con las piedras ms preciosas de la India.
Pand recibi la orden con gran regocijo y construy la corona,
cincelando en ella dibujos de gran valor artstico. Cuando
concluy su obra se dirigi al palacio del rey, y en atencin
a que se propona realizar otros negocios de importancia llev
consigo una gran cantidad de monedas de oro.


PG. 225


1929






REVISTA TEOSFICA CUBANA


La caravana que llevaba su tesoro iba protegida por una
escolta de hombres armados, pero cuando llegaron a las mon-
taas fueron atacados por una partida de ladrones capitaneados
por Mahaduta; ste los derrot, apoderndose de todas las
joyas y el oro que llevaban. Pand escap milagrosamente de
esta celada; pero el percance vino a ser un golpe funesto inferido
a su prosperidad, pues como ya haba sfrido otras prdidas
cuantiosas, su riqueza mengu considerablemente.
Pand se sinti muy abatido, pero soport sus desgracias
sin proferir una queja, diciendo para s: "He merecido estas
prdidas por los pecados que he cometido durante mis pasadas
existencias; en mi juventud fui muy severo con varias perso-
nas y ahora recojo las cosechas de mis malas acciones; as es
que no tengo motivo de queja".
Como Pand, al convertirse, se hizo bondadoso para todo
el mundo, sus contratiempos le sirvieron solamente para puri-
ficar su corazn, siendo su mayor sentimiento el encontrarse
imposibilitado de hacer limosnas y ayudar a sus amigos del
monasterio en el esparcimiento de las verdades de la religion.
Los aos iban transcurriendo cuando en cierta ocasin un
joven monje llamado Panthaka, discpulo de Narada. iba de
viaje atravesando las montaas de Kaushambi, cayndole tam-
bin en suerte tropezar con los bandoleros; pero como no llevaba
nada consiglo, el capitn de la partida le apale despiadada-
mente dejndole en libertad.
Al da siguiente por la maana, cuando el pobre Panthaka
prosegua su camino entire la espesura del bosque, percibi un
tumulto originado, al parecer, por hombres en pelea; aproxi-
mse al lugar y vi a various bandoleros muy enardecidos que
acorralaban a su jefe Mahaduta, quien se defenda desespera-
damente de toda la partida como si fuese un len rodeado por
perros de presa; haba puesto ya fuera de combat a algunos
de sus agresores asestndoles golpes formidable; pero como
eran muchos en su contra, rod al fin por el suelo, moribundo
y cubierto de heridas.
Tan pronto como los bandidos abandonaron el lugar, el
joven monje se aproxim a los heridos con el fin de socorrerlos;
pero observ que todos haban ya muerto, a excepcin del ca-
pitn de la partida, que aun quedaba con vida.
En seguida Panthaka encamin sus pasos a un arroyo que
corra cerca del lugar del combat y cogiendo agua fresca en
su jcara se la llev al moribundo. Mahaduta abri los ojos,


PG. 226


ABRIL






REVISTA TEOSFICA CUBANA


y rechinando los dientes, exclam: Dnde estn esos perros
ingratos? Por mi denuedo alcanzaron la victoria y riquezas,
pero ahora sin m pronto morirn como fieras cazadas por
experts tiradores.
No pienses en tus camaradas, compaeros de vuestra vida
pecadora-le dijo Panthaka-; piensa en este moment en tu
propia suerte y aprovecha en la agona la oportunidad de sal-
varte que ahora se te present.
Bebe esta agua y djame vendar tus heridas, pues tal vez
pueda an salvarte la vida.
SOh, pero qu veo!-dijo Mahaduta-. No sois el hombre
que maltrat ayer? Y sin embargo, ahora vens a socorrerme
y aliviar mis dolores, me traeis agua fresca para apagar mi
ardiente sed y tratais de salvarme la vida.
Todo es intil, respectable seor. Soy un hombre perdido,
esos perros me han herido de muerte. Ingratos, cobardes! Han
descargado sobre m el golpe mortal que les ense.
"Recoges lo que sembraste-continu el monje-, Si hubie-
ras enseado actos de bondad a tus camaradas, hubieras reci-
bido de ellos atenciones; pero habindoles dado lecciones sobre
actos brutales, tu propia obra es la que te ha herido de muerte.
Cierto, muy cierto-contest el capitn-; merezco tal
suerte; mas cun triste es el que tenga que recoger la cosecha
entera de todas mis malas acciones en las existencias futures!
Aconsejadme, oh santo seor! Qu debo hacer para purgar
los pecados de mi vida que me oprimen a modo de enorme roca
gravitando sobre mi pecho y dificultando mi respiracin?
Panthaka le dijo: "Destruye tus deseos pecadores, aniqui-
la tus malas pasiones y que tu corazn rebose en sentimientos
bondadosos hacia tus semejantes".

LA TELA DE ARANA
Mientras que el caritativo monje lavaba las heridas del
jefe de los bandoleros, ste deca: "He hecho much mal y
ningn bien, cmo voy a desprenderme de la red de miserias
que he tejido con los impulsos perversos de mi corazn? Mi
Karma me conducir al infierno y jams podr hollar el um-
bral de la bienaventuranza".
El monje contest: "Indudablemente que el Karma de tus
encarnaciones futuras retendr las semillas del mal que has
esparcido. Nadie puede evadir las consecuencias de sus obras;
pero eso no debe ser motivo de desesperacin. El hombre que


1929


PG. 227








se ha convertido y desprendido de la ilusin del Yo a la par
que de sensualidad y deseos pecaminosos, se transform en un
manantial de felicidad, no tan slo para s, sino tambin para
todo aquel con quien se pone en contact. Para que compren-
das bien esto, voy a relatarte la historic del famoso bandido
Kandata, el cual muri sin haberse arrepentdio y reencarn
como demonio del infierno, donde sufri dolores y angustias
indecibles, en pago de sus malas obras.
All permaneca Kalpas tras Kalpas (1) sin poder evadir
la condicin infernal que le torturaba, hasta que Buddha, apa-
reciendo en el mundo, logr alcanzar el bendito estado de ilu-
minacin divina. En aquel mismo instant, un rayo de luz
penetr en el infierno, despertando en todos los demonios un
vislumbre de esperanza en una vida mejor; entonces el mal-
vado Kandata lanz este clamor: Oh, bendito Buddha, ten
misericordia de m; sufro muchsimo, y aunque no he realizado
otra cosa que el mal anso pisar el noble sendero que conduce
a la perfeccin; mas no puedo salir de este horrible estado.
Aydame, oh Seor, ten misericordia de m!
Ahora bien; segn la ley de Karma, las malas acciones
tienden a la destruccin; pero el mal absolute envuelve la impo-
sibilidad de la existencia; mientras que las buenas acciones con-
ducen a la vida.
As es que cada obra que se realize tiene un fin; pero no
tiene trmino la realizacin de las buenas acciones. El ms
mnimo acto de bondad lleva en s el fruto que contiene nuevos
grmenes para el bien; stos continan desarrollndose y se
convierten en el alimento spiritual de las pobres criaturas
que sufren durante sus repetidas excursions al Samsara (1)
interin no llegan a alcanzar el Nirvana, que es la liberacin
final de todos los males y la supreme felicidad de la que cada
alma ser conscience.
"Cuando Buddha oy la peticin del demonio que sufra
en el infierno, le pregunt:
Kandata, has llevado a cabo, en alguna ocasin, algn
acto de caridad? Si as fuera, ir donde te encuentras y te
ayudar a salir de esa mansin tenebrosa; pero no puedes sal-
varte a menos que los intensos sufrimientos que ests pasando,
como consecuencia de tus malas obras, hayan extinguido en ti
(1) Kalpa significa un largusimo perodo de tiempo, un eon.
(2) Samsara es el descanso del mundo y de la vida mundana, Nirvana es la
Spaz de la mente de aquel que ha podido dominar la ilusin del Yo' personal.


PG. 228


RFVISTA T-u

ABRIL






REVISTA TEOSFICA CUBANA


toda pretensin egoista y purificado tu alma de la vanidad, la
lujuria y la envidia.
"Kandata permaneci en silencio, pues haba sido un hom-
bre muy cruel; pero Tathagata, el Omnisciente, vea todas las
obras llevadas a cabo por aquel desgraciado, y not que en
cierta ocasin, cuando ste se intern en un bosque, encontr a
su paso una araa que caminaba por el suelo, hacindole for-
mular este pensamiento: "no debo pisar esa araa, porque es
una criatura inofensiva".
Buddha se compadeci de las torturas de Kandata, preci-
pitando al infierno una araa pendiente de su tela. La araa
le comunic la siguiente orden: "Agrrate del hilo, y sube";
pues lo haba fijado ya en el fondo del averno, volvindose por
el mismo hilo a su red. Kandata, a toda prisa y muy ansioso,
se agarr del hilo, haciendo grades esfuerzos para subir. Este
era tan fuerte que resista la tension que ocasionaba el enorme
peso; de modo que Kandata se elev a gran altura, sin contra-
tiempo; pero de pronto sinti que el hilo se estremeca por
sacudidas que l no provocaba y no advirti que algunos de sus
compaeros de sufrimiento empezaban a subir tras l. Se llen
de espanto al observer la delgadez del hilo de la araa; pero
not que era elstico y conjetur que poda dar an bastante
de s hasta que acabase de subir. Kandata, que hasta entonces
haba mirado solamente para arriba, se le ocurre mirar hacia
abajo y vi que, ya prximo a sus talones, suban por el mismo
hilo infinidad de mesalinas infernales. No es possible que este
hilo tan delgado soporte el peso de todos! dijo para s, y sobre-
cogindose de espanto, grit: Suelten esta tela de araa,
es ma!"
Acto seguido el hilo se rompi y Kandata cay otra vez
en el abismo infernal. Kandata no se haba desprendido an
de la ilusin y de la vanidad; no alcanz a comprender el poder
milagroso que lleva en s el deseo sincero de elevarse y entrar
en el sendero del dber; pues aunque parece falible e inseguro,
como la tela de la araa, puede realmente soportar millones
de series, y conforme aumenta el nmero de los que quieran
subir por l, ms fciles sern los esfuerzos de cada uno. Mas
tan pronto surja en el corazn del hombre el mezquino senti-
miento de que "esto es mo; quiero ser solo el dueo del sen-
dero y nadie ms tiene derecho a participar. de l", su brjula
se desva y volver a caer en sus anteriores condiciones de vida.
El egoismo es una condenacin y el desinters hacia todos la


1929


PG. 229







base de la felicidad. Qu otra cosa puede ser el infierno sino.
el egoismo? A qu ms puede equivaler Nirvana sino a la vida
de pureza y bienaventuranza?
As que el monje hubo concluido este relato el bandolero.
moribundo se apresur a decir: Oh, dejadme agarrar, a mi
vez, la tela de araa; pues he de salir de las profundidades del
infierno!"

LA CONVERSION DEL JEFE DE LOS BANDIDOS

Mahaduta permaneci silencioso por un rato, recopilando
sus pensamientos, y no sin gran esfuerzo dijo al monje: "Escu-
chadme, honorable seor: voy a hacer mi confesin. Fui criado
de Pand, el joyero de Kaushambi; pero despus de sufrir por
"su causa" un torment injusto, me fugu y convert en jefe
de una cuadrilla de ladrones. Hace algn tiempo, mis espas
me avisaron que Pand pasaba por las montaas; consegu
asaltarle y le rob gran parte de sus riquezas. Tendriais vos
inconvenience en acercaros a l y manifestarle que desde el
fondo de mi corazn le perdono por el perjuicio que me caus,
as como rogarle que, a su vez, me perdone por haberle robado?
Durante el tiempo que estuve a su servicio not que su corazn
era tan duro como el pedernal, y con este constant ejemplo a
la vista me hice egoista y orgulloso. He sabido que el joyero
ha modificado su carcter hasta el punto que hoy le sealan
como dechado de bondad y de justicia, que son tesoros que
ningn ladrn podr quitarle, y temiendo que mi Karma future
continue arrastrndome por el camino de la perdicin, no deseo
permanecer como su deudor, ya que est a mi alcance poderle
pagar. Mi corazn ha experimentado un cambio complete, pues
mis sentimientos perversos estn subyugados y el breve tiempo
de vida que me queda lo emplear en determinarme a sguir,
despus de la muerte, el buen Karma que se deriva de las as-
piraciones justas. Por lo tanto, prestadme atencin: Diris a
Pand que guard la corona de oro que dedicaba al rey, as
como sus otras riquezas, y que todo esto lo he escondido en una
cueva prxima a este lugar. Tan solo dos ladrones de mi par-
tida saban este secret, pero ambos han dejado ya de existir.
Pand debe traer consigo una escolta de hombres armados, a
fin de recuperar sin tropiezo alguno la propiedad que le rob.
Este simple acto de justicia aminorar tal vez algunos de mis
pecados, coadyuvando a purificar mi alma de sus impurezas, y


PG. 230


REVISTA TEOSFICA CUBANA


ABRIL






REVISTA TEOSFICA CUBANA


de esta suerte a orientarla en el verdadero camino de su sal-
vacin".
Mahaduta pas a describir el lugar de la cueva donde tena
enterrado el tesoro, y moments despus sufri un desmayo.
Durante algn tiempo mantuvo los ojos cerrados, como si
durmiese. Los dolores de sus mltiples heridas haban cesado
y respiraba ya tranquilamente, aunque su vida iba extinguin-
dose. Despert al fin de lo que pareca un sueo apacible, y
dijo: "Venerable Seor, qu bendicin ha sido para m el que
Buddha viniese a la tierra, os ensease y decretase que os
pusierais en mi camino, para confortarme! Cuando dormitaba
contempl, a modo de vision, la entrada final de Tathagata en
el Nirvana. Hace aos vi una pintura referente a esa escena
que hizo profunda impresin en m y su recuerdo a la hora de
mi muerte, me place sobremanera"
"Sin duda es una bendicin-replic el Samana-el que
Buddha apareciese en la tierra y disipase las tinieblas engen-
dradas por la malicia y el error, una vez que alcanz la supre-
ma iluminacin. Vivi entire nosotros como un simple mortal,
sujeto a los males inherentes a la vida y soportando, por lo
tanto, dolores, enfermedades y aun la muerte. Logr, sin em-
bargo, eliminar de su persona todo sentimiento egoista, todo
pensamiento impuro y todo deseo de poseer riquezas, as como
el amor al placer, la ambicin del powder y el deseo de obtener
las cosas del mundo, que son todas ilusorias y transitorias.
Prosegua un solo derrotero: alcanzar la inmortalidad y reali-
zar en su ser aquello que no puede perecer. En virtud del buen
Karma originado por anteriores existencias v la pureza de su
ltima vida terrestre, alcanz finalmente el bendito estado
Nirvnico, que es la mansion final donde se extingue todo lo
que es mortal y transitorio. Ah, si todos los hombres pudieran
eliminar sus pasiones sensuales, la envidia, el orgullo y el odio!"
Las palabras del monje se infiltraban dulcemente y con-
fortaban el nimo de Mahaduta a modo del consuelo que expe-
rimenta el sediento cuando es refrescado por agua cristalina.
Quera hablar, pero apenas poda ya disponer de fuerzas sufi-
cientes para hacerlo, concretndose a mover sus mortecinos
labios e inclinar la cabeza, en seal de asentimiento y fervoroso
anhelo por abrazar la doctrine de Tathagata.
Panthaka humedeci los labios del moribundo, dulcificando
su agona, y cuando el que fu jefe de los bandidos no pudo ya
articular palabra, el monje entonces modul la oracin de


PG. 231






REVISTA TEOSFICA CUBAMNA


arrepentimiento y los votos que el converso deba haber pro-
nunciado. An la voz del monje resonaba como msica deli-
ciosa en los oidos de Mahaduta, tranquilo y regocijado por sus
buenas resoluciones y animado con la esperanza de mejorar
en una vida superior, sus ojos empezaron a empaarse y exhal
su ltimo aliento.
He ah cmo muri el jefe de los bandidos en brazos del
Samana.
EL SEPULCRO DEL BANDIDO MAHADUTA
Tan proito como el joven monje Panthaka lleg a Kau-
shambi se dirigi al monasterio y pregunt por el joyero Pand.
Se encamin a su morada y le relat todo lo que haba ocurrido
en el bosque. Pand parti, en breve, al lugar sealado, reco-
brando el tesoro que el bandido haba escondido en la cueva.
Cerca de all encontraron el cadver del jefe Mahaduta y los
del resto de la partida; los recogieron e incineraron, y con las
ceremonies debidas las cenizas fueron guardadas en una urna
v sta colocada en un tmulo que ostentaba una lpida con una
inscripcin en la cual el monje relataba brevemente la conver-
sin de Mahaduta.
Antes que la comitiva de Pand volviese a la poblacin,
Panthaka llev a cabo las exequias frente al tmulo. pronun-
ciando una oracin fnebre acerca del significado de Karma.
"Nuestro Karma-dijo el monje-no es la obra de Ishvara, ni
de Brahma, ni de Indra, ni de ninguno de los dioses. Nuestro
Karma es el product de nuestras propias acciones. Mis accio-
nes pasadas constituyen la urdimbre que me sostiene y gua
en la actualidad; es la herencia direct que recae sobre m, es
decir, la maldicin por mis locuras pasadas o la bendicin por
mi buena conduct anterior. Mis buenas acciones son el nico
medio por el cual puedo alcanzar mi salvacin" (1).
Entonces el monje hizo una pausa y continue: "No tan slo
cada uno de nosotros es el creador responsible de su propio
Karma, recogiendo lo que ha sembrado, sino que al mismo tiem-
po somos responsables mutuamente de los actos perjudiciales
y malos pensamientos que otros cometen. Tal es la correlacin
de Karma; los errors de una persona son, casi todos, la re-
flexin de los errors en que otros han incurrido; pues ni la
amargura que subsigue a nuestros fracasos ni la dicha que
(1) Tomado de Anguttara Nikaya, Paeaka. (Vase Oldenberg, Buddha,
p. 249.)


PG. 232


ABRIL






REVISTA TEOSFICA CUBANA


acarrea nuestra bondad son puramente nuestras. Por lo tanto,
cuando juzguemos a los malos, viciosos o criminals, no les
escatimemos nuestras profundas simpatas, pues somos copar-
:cipes de sus culpas".
Entre los circunvecinos al lugar donde se emplaz el tmu-
lo lleg a conocerse ste con el nombre de "La tumba del ban-
dido convertido" y posteriormente se erigi all un pequeo
altar ante el cual los caminantes solan prosternarse e invoca-
ban a Buddha, a fin de que convirtiese a los ladrones y saltea-
dores de caminos.
EL LEGADO DE UN BUEN KARMA
Pand eregs con su tesoro a Kaushambi y usufructuando
con discrecin las riquezas recuperadas tan inesperadamente,
se hizo ms poderoso que nunca, gozando de ms influencia que
la que haba logrado anteriormente.
Moments antes de morir, en una edad avanzada, congreg
a su alrededor a todos sus hijos y nietos, expresndose en estos
trminos:
Mis queridos hijos: no culpis a nadie por vuestra falta
de suerte xito; buscad la causa de vuestros males en vosotros
mismos y a menos que la vanidad os ciegue, descubriris vues-
tros errors, y cuando los descubrais encontrareis el modo de
corregirlos. El remedio para vuestros males est en vosotros
mismos. Jamus permitais que vuestros ojos mentales queden
obscurecidos con el polvo del egoismo y no olvideis nunca las
palabras siguientes, cuyo significado es tan real como muchas
veces he comprobado, que ha sido el talismn de mi vida y el
mejor legado que puedo haceros:
"El que perjudica a otro se perjudica a s mismo
"El que ayuda a otro se ayuda a s mismo.
"Borrad de vuestra mente la ilusin del Yo personal y
encontraris, infaliblemente, el Sendero de la vida sin tropiezo
alguno.
"Si recordais mis palabras y las obedeceis morireis con la
satisfaccin de haber tejido un buen Karma y vuestras almas
inmortales habrn alcanzado un estado elevado en su ascenso
hacia la bienaventuranza final".
PAUL CARS.


1929


PG. 233






mnnmm~rnUhln1nllmmT1lflmT~m1 iu wmnih mf


EL INSTITUTE DE KROTONA

SL seor A. P. Warrington ha hecho la siguiente declara-
Scin con respect al future de Krotona:
Por muchos aos el cartel general de la E. E. y los tra-
bajadores en l han sido residents de la propiedad conocida
como el Instituto de Teosofa de Krotona, tanto en Ojai como
en Hollywood. En una poca el cuartel general de la Sociedad
Teosfica con sus trabajadores fu tambin su resident. Al
mismo tiempo el Instituto celebr sus sesiones con estudiantes,
ascendiendo a cientos, mantuvo una magnfica biblioteca de
referencia y pas por un perodo de ofrendas culturales en la
forma de conferencias dadas con regularidad durante aos por
buenos conferenciantes. Ahora, con la suspension de la E. E.
ha venido el estado en el cual se pondr nfasis en las activi-
dades industrials, culturales y sociales, que fueron planeadas
desde el principio, pero que fueron demoradas por causa de
otras cosas ms importantes.
Con este fin ya se ha establecido el Krotona Hill Nursery
y tambin la Librera Krotona. Ms tarde habr, as se confa,
el Krotona Artes y Oficios. El Instituto ser reabierto tan
pronto como las condiciones sean favorables, y se estn hacien-
do planes para acomodar a mayor nmero de residents.
Por tanto, durante el perodo de incertidumbre con res-
pecto a la probable reorganizacin de la E. E., Krotona con-
tinuar su construccin con el objeto de crear un establecimiento
donde los Tesofos puedan venir poco tiempo, o much, y en-
contrar actividades congeniales a lo largo de las lneas de sus
mejores aspiraciones. Mientras tanto, a todos los trabajadores
de la E. E. se les ofrecer trabajo en conexin con la biblioteca
y el Instituto.
(Traduccin del ingls del semanario The Ojai, de diciembre 28, 1928, por
Antonio A. Duany.)



~itoi4sfr








i1929 REVISTA TEOSFICA CUBANA PkG. 235


Los INDICES DE NUESTRA REVISTA


Rogamos
nuestra Revista


a los suscriptores que deseen encuadernar los aos de
y que necesiten los ndices de 1927 y 1928, los pidan al


Administrator, quien los enviar inmediatamente.


CAMISERIA V. P. PEREDA

OBISPO NUMERO 97


Tlf. A-6005 HABANA


OOOOOOOOOOOOOOOOOOO00000000000000000000000000
o O
O O0
O
o o
S"La Gasa GraUd6
o o
o o


oo o
SJulio Snchez o
O O0
0

o o
O O
O LAS DAMAS o
o
O O O
o o
o o
o 0 0
o o
o o
O O
O General Carrillo y Aldama o
O O
O (antes San Rafael y Amistad) O
O O
O O
O O
O O
o Tel. A-3786 Habana o
o O
o o
o o
Oooo00oo00000000000000OOOO


000000000000000000000000
O O
O O
O FRUTAS ESCOGIDAS DEL PAIS O
o Y EXTRANJERAS O
O O
0 FRUUTERIA 8
o o
o 0
0'o0
8 "La 2? Catalana" 8
o o
o VIVERES FINOS, LICORES, 0
0 0
O REFRESCOS Y HELADOS O
O O
O DE O
O O

O O
o JAIME VENTOSA 8
o o
8 Cuba y Obrapa o
o o
8 Tel M-5463 8
o o
o HABANA o
o o
o o
0 ESPECIALIDAD EN CBSTOS DBE
O FANTASIA PROPIOS PARA REGALOS o
O O
O O
O Se sirven pedidos para el interior. o
O O
O O
00000D000000000000000000


REVISTA TEOSFICA CUBANA


PG. 235


1929







OCOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO00000000OOO0000
o o
O 0

` ALIMENTACION PARA REilMEN
o o
o o

o o
o o
o O
O Ofrecemos a todos los enfermos que necesiten un Rgimen en su ali- 0
O nentacin y muy especialmente a los diabticos, los afamados products O
O marca Heudebert, gracias a los cuales ha quedado resuelto el problema de O
0 su .nutricin. 0
O Los mdicos mis eminentes los recomiendan a sus enfermos, en todos O
O los pases, porque estn preparados cientficamente y sus resultados son O
O asombrosos. O
O Tenemos: Pan "Essentiel" sin miga, especial para disppticos, ent- O
O ricos, obesos, diabticos y convalecientes. O
Q Pan Heudebert, para diabticos, con hidratos de carbon. 0
O Pan de Gluten, para diabticos de rgimen severo. Hace disminuir O
O rpidamente la glucosuria. O
0 Pan de Aleurona, para rgimen severo, con azoados. o
O El especial del diabtico.-Pan normal para diabticos, muy agradable. O
O O
O Varillas con gluten y Bizcochos con gluten.--Muy digestivos. O
O O
O Panes tostados, Longuets y Gressings Heudebert.-No fermentan. O
O O
O Pan hipoazoado Heudebert.-Especial para enfermos de los riones, O
O hgado y corazn. O
o o
O Tapioca Heudebert.-Especial para potajes exquisitos. O
O Harina Superazoada.-Alimento tnico y estimulante de primer orden. O
o O
O Copos de arroz, de cebada y de avena.-Se preparan con leche o caldo; .O
O Especiales para enfermos del intestino. O
O O
O Legumbres descortezadas.-Conservan el gusto y el aroma. O
O O
O Harinas normales, harinas refrigerantes y antidirricas. O
O O
O Harinas de legumbres.-Conservan el aroma y el gusto natural. O
O O
O Harina de Malt.-Rica en distasa natural de cebada germinada. O
0 0
O Cacaos y products a base de cacao Heudebert. 0
0 0
O Alimento Tous a base de chocolate.-Semillas de lino Negrine Heu-
0 O
0 debert.-Estimuiante de las secreciones glandulares. 0
0 Bebidas higinicas, no excitantes.
0 Chocolate con 15 a 20% de "hidrocarbons totaux", especial para
o diabticos. O
O O
O Sal.-Exenta de cloruro de sodio. O
O O
0 Fideos, macarrones, pastas cortadas.-Constituyen un alimento super- O
0 azoado, sabroso y nutritivo. 0
0 O
0 Pdanos toda clase de informes y lista detallada. o
O O
o 0
o UNICOS AGENTS: o
o o
o o
o CASA RECALT 0
O o
s PI Y MARGALL, 42 APARTADO 275. HABANA. 8
o o
0 o
000000000000000000000000000000000000000"0D000OOO OOOOOO




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs