Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00024
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00024
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Full Text







REVISTA TEOSOFICA
Organo de la Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica
FUNDADA EN 1905
Director: RAFAEL DE ALBEAR Administrador: GUILLERMO ORDONEZ
Direccin y Admn.: Oquendo 14, altos. Apartado 365. Habana.
PE RMA.WEN T
La Sociedad Teosfica es responsible solamente de los documents oficiales
insertados en la Revista Teosfica. La Secretara General es responsible
de los artculos no firmados; de los artculos firmados con el nomrbe o
iniciales son responsables sus autores o en su defecto sus traductores.
Advertimos a nuestros lectores, para evitar errors y confusiones, siempre
desagradables, que la nica, legtima y verdadera Sociedad Teosfica, que
fu fundada en 1875 por Helena' Petrowna Blavatsky y Henry Steel OI-
eoott, tiene su Cuartel General en Adyar. (India Inglesa,) y que esta Sec-
cin Cubana que forma parte de ella, tiene sus Oficinas en la Habana,
Oquendo 14, altos, no teniendo relacin ni conexin con cualquiera otra
Sociedad que emple trminos relacionados con la teosofa, o diga que
profesa sus doctrinas.

AO VIII.-N 12.-15 DE DICIEMBRE DE 1924.--2t. EPOCA


NUEVA LOGIA
Con fecha 2 del corriente se la exnedido Cartla (onstitutiva
a una nueva logia fundada en Caguas, Isla de Puerto Rico, con
el nombre de "CHARLES LEADBEATER". Su Presidente el
seor Agustn Oliveros, y su Secretario la seorita Isabel Grillo
Ramrez.
Mucho nos complace enviwr nuestra ms ':i- :r.I.- felicita-
cin a los miembros que han fundado la logia, as como a todos
nuestros hermanos de la Isla hermana, pues a su asiduo trabajo
de propaganda se debe el brillante impulso que ha tomado la S.
T. y estamos seguros de que la Teosofa est. ya ii. iii; i-,. ?:t-
arraigada en aquella Isla.
Reiteramos votos por la felicidad y progress de la nueva logia.

DE ADMINISTRATION
Deseo hacer saber, a los seiores Presidentes y Secretarios,
que reciban ejemplares de la Revista dirijidos a ellos, y que ten-
gan un sello que dice Logia se entienda, que esto es para uso
(le la Logia, y no del que que la recibe.
Tambin deseo recorder a los agents y suscriptores, que es-
tn pendientes de pago con esta administracin, que se apresu-
ren a realizarlo, pues con el present nuimero terminal el corrien-
te ao.
Guillermo ORDOEZ,
Administrator.









REVISTA


UNO EN DOS Y DOS EN UNO

En cuanto atae a sus fundadores visible, la Saciedad Teo-
sfiea est cimentada en la roca del ms profundo y misterioso
Amor. No eso que llaman amor las gentes vulgares y que no es
sino la pasin sexual pasajera, sino es otro vinculo en le plano
bddhico que en definitive ha de hacer un solo Todo de los Egos
humans a travs de etapas sin cuento y de una Fenomenologa
inexplicable y graduada que pudiramos llamar Alquimia de
Amor (1), desde que perdieron su Unidad al emanar del seno
de la Seidad como i'.1i;, .I1. -, y Jivas imperecederos de la Cuarta
Jerarqua creadora inferior hasta que retornen a Ella en el l-
timo la de nuestro ciclo.
Quien alcance a leer entire lneas ese maravilloso libro de
Ocutismo escrito por Ilenry S. Olcott bajo el modesto ttulo de
"Old Diary Leaves" y traducido al francs como "Histoire
Authentique de la Societ Theosophique" apreciar mil detalles
curossimos, de esos que el mundo llama casualidades, como si
todos los hechos, grande o ipequeos de nuestra vida no fuesen
un tejido inexplicable de mltiples causes que ignoramos, o
que, conocidas, no sabemos aplicar sin embargo a la interpreta-
cin razonada de la vida misma.
Sera interminable el puntualizar semejantes coincidencias.
Adems, con su ingenua, sencillez el mismo autor nos enumera
no pocas. Otras existen, que o no ha podido saber, o sabindo-
las las ha dejado pasar en silencio. De estas ltimas queremos
sealar algunas, dejando al lector su propia responsabilidad e
intuicin si va ms lejos de lo que alcancen a expresar nuestras
palabras.
A no dudarlo, una correlacin, un paralelismo especial pare-
ce haber presidido a los ipasos de ambos sobre la tierra. Naci-
dos Helena P. Blavatsky y Henry S. Olcott, con slo un ailo de
diferencia, en dos de los pases ms colosales del globo (Rusia
y los Estados Unidos), sus caracteres, sin dejar de tener un mis-
mio fondo esencial de nobleza, sencillez, altruismo e inquebran-
table fidelidad a los i i.-t. os, eran as como los polos opuestos
de un mismo mod o espera spiritual -dos conjugados arm-
nicos, que dira un pitagrico- y por tanto se completaban en
su misin planetaria Previsor, fro en apariencia, metdico, rea-

(1) Bajo estc mismo titulo me he ocupado en otra part ile dos ma-
trimonios inolvidables para la ciencia; los esposos Mae Cuzrie desibridores
del radio, y los esposos Berthlllot, consocios tambin en la magnia obra de
la crea.cin, por decirlo asi, de la Qumica Orgnica. El amor de ellos fu
tan elevado y puro, tanto en los altares -do la ciencia como en los de la vir-
tud. Ya octogenarios, mirucron los esposos B-rthllot en un mismo di, bajo
el pesa.r que al uno le produjo la muerte del otro.









TEOSOFICA


lista ideolgico, si vale la paradoja, mstico prctico, como se ha
dicho de Cronwcll, el uno.; imprevisora, violent, sofiadora y ca-
prichosa, pero con un fondo de genialidad augusta y pura, la
otra. Blavatsky posea facultades mgicas pasmosas debidas a
ser ella un Discpulo elevadsimo. Olcott, en cambio, posea
otras no menos valiosas para la humanidad, tales como el don
curativo magntico, el de constituir un conferenciante incansa-
ble, prototipo de la religiosidad y la tolerancia, y el de ser un
organizador de una mano firme, capaz de alzar los muros ci-
clpeos de la sociedad ms conservadora y al par ms revolu-
cionaria que han ,podido ensoar los hombres. La Sociedad Teo-
sfica no habra existido, sin duda, a no contar con las revela-
ciones que los M ..... 'os nos hiciesen por mediacin de ella; pe-
ro tamao edificio no habra subsistido muchos aos sin la ener-
gia del rectilneo carcter de l, como arquitecto insubstituible
del mismo, bajo las rdcenes de tan experts Guas.
Las coincidencias entire las vidas respectivas de Helena P.
Blavatsky y de Henry S. Olcott no se limitan al nacimiento ba-
jo un mismo signo astrolgico en dos aos consecutivos (1) si-
no que -trascienden a no pocos sucesos de sus existencias respec-
tivas.
Mr. Olcott luch bravamente en la guerra de secesin de su
pas, por la causa de la libertad humana contra la esclavitud
fsica que el trfico negrero de los Estados del Sur pretenda
mantener entire los pueblos. Mad. Blavatsky, pocos afos des-
pus, luchaba -i ella mujer!- en las filas del redentor Garibal-
di contra el Papado, eterno mantenedor de la esclavitud moral
de los pueblos, mil veces ms daosa que la fsica. Si el uno es-
tuvo quiz, a punto de morir en los azares (le la lucha, la otra
muri efectivamente en Mentana, si bien hubo de tornar a la
vida merced a algo muy misterioso, relacionado sin dispute con
La, fundacin y desarrollo de la Sociedad i'. ..h, ., y que el mis-
mo Olcott explica en su citado libro (2). Por este lado es muy
curioso el paralelo.

(1) M. P. Blavatsky naei en la aoclie del 30 de Julio do 131, y 11. 8.
Oleott el 2 de Agosto de 18?2; ella cn Akaterinoslow (Rusia) y el otro en
Orange (E. Unidos le Amrica).
(2) En el tomo primero, al examiner las diversas hiptesis que pue-
den hacerse en psico-fisiologa para explicar las insondables .... i. L.
del carcter de IH. P. B. y Sus podcres proedigiosos, se described los diver-
sos procedimientos que la alta Yoga conoce y por los cuales un espritu ca-
paz de sta piuede cambiar a voluntad de cuerpo fsioic y ocupar otro herido
de muerte, pero normal en su constitucin.
El asunto no .s tan absurd como puede aparecer a primera vista, y
llenos estn los anales de la, historic v .de las eiencias mdicas de ea.sos de
profundos cambios psicolgicos qu e se an operado *a raiz de ciertas enfer-
miedades nerviosas. El mito griego de Eseiulapio resucitando a los muertos
y Ins resurrecciones operadas por Jess, tena tambin relacin con estos fe-
imuenos, an ignorados por nuestra ciencia en Occidente.









REVISTA


No lo es menos este otro.
La obra del inolvidable 1Presidente se extiende en pormeno-
res acerca de la cada que diera Mad. Blavatsky en una ealle de
New York poco tiempo despus de constituida nuestra Socie-
dad, cada que hubo de destrozarle una rodilla en trminos que
los mdicos fueron de parecer 'de que se procediese a la ampu-
tacin, an a riesgo de la vida de la paciente. La protector
intervencin de los Maestros, cuenta Olcott, hubo de salvarla
esta vez (como otra antao en Tiflis), pero es harto extraa
coincidencia la de que la muerte de ste ltimo acaesiese, aos
mas tarde por un accident anlogo. Sabido es, en efecto, que
el President Olcott di una cada semejante poco antes de lle-
gar a Gnova a bordo del buque que lo condujece a aquellas
mismas playas de la Italia irredenta. A consecuencia de esto
le sobrevino la muerte el 17 de febrero de 1907.
Otra coincidencia ms y del mismo gnero.
Dice Olcott en su "Diario" (t. 39, pgina 101 e. francesa):
"Al desembarcar en Madrs el 5 de febrero de 1885 hall a
Helena P. Blavatsky entire la vida y la muerte, con una con-
gestin renal, amn de su gota reumtica y con muy alarmante
prdida de vitalidad. El corazn se hallaba en un estado tal,
que su vida penda del hilo ms tenue. Sus mdicos de cabece-
ra... declararon que ya slo viva por milagro. El milagro,
en efecto, le oper nuestro Maestro llegando una noche en que
esprabamos recoger su poster suspiro y colocando su mano so-
bre el corazn de la enferma la arranc violentamente de las
garras de la muerte. Qu mujer tan extraordinaria!
Anloga cosa le haba acaecido en Filadelfia cuando el doc-
tor Pancoatt haba declarado que era preciso proceder a am-
putar la pierna para salvarla, y a la maana siguiente ya el
miembro gangrenado apareci completamente restablecido.
Vivi, pues, Mad. Helena P. Blavatsky, desde aquella enfer-
medad mortal de 1885 hasta el da 8 de mayo de 1891 en que
se liberty de su carga fsica, unos seis aos y medio ms de lo
que la ciencia decrease ante una situacin en lo human, deses-
!perada. Tal es el anverso de la medalla. El reverso es muy
para intrigar. Dejemos la palabra al mismo Mr. Olcott en el
captulo X del tomo o series 3'. titulado "El captulo de las
Sibilas'".
"El Viernes Santos de dicho ao (1885) tuve, dice, una en-
trevista con cierto brahmn astrlogo llamado Telug, quien
posea el antiqusimo y maravilloso libro de profeca titulado
"Bhima Granthan" y hube de quedar pasmado de cuanto el as-
trlogo me ley en el mismo. En el "Theosophist" de mayo de
1885 (vol. VI. nm. 8) puede verse el relato de dicha entrevis-
ta bajo el ttulo de "Libros sibilinos de los indes". Como las
profecas no adquieren su verdadero valor sino despus (le acae-








TEOSOFICA


cido el suceso que predicen, y cuando esto ocurre constituyen
una important prueba de las facultades profticas del hombre,
tengo la costumbre de anotar siempre las que oigo a fin de co-
rroborarlas en tiempo debido. Por tal motivo publiqu en el
acto las revelaciones de Telug... Varios amigos nos haban
dicho que ellos haban hallado por s propios en estas viejas
Ollas (1) detalles de sus vidas, y otras pi -..lu que se haban
realizado al pi de la letra y que haban podido tambin com-
probar leyendo por s mismos en dicho libro".
Despus de describir las resistencias del astrlogo a comple-
cerie; la leccin astrolgica del moment y dems circunstan-
cias de la singular lectura, contina: "Abierto al azar por s
mismo el libro hall esta revelacin escrita: "El consultant no
es hind, sino de nacimiento extranjero. Al nacer la Luna es-
taba en la constelacin de las Plyades (Taurrus) y ascencin
del signo Leo. Con un colega suyo ha organizado una Sociedad
para propagar la Filasofa esoterica (Brahmaana). Dicho co-
lega es una mujer de altos poderes (sakti), descendiente de una
gran familiar y, como l, extranjera. Aunque de tan elevada cu-
na, todo lo ha abandonado y desde hace treinta aos se ocuipa
de dicho objeto, pero su Karma es de tal naturaleza, que hia de
experimental grades dolores y disgustos: vse hoy odiada por
los mismos de su raza (blanca) por quienes tanto se desvela".
Vino despus la profeca de que la Sociedad le sobrevivira mu-
chos aos despus de atravezar el duro perodo de prueba que
tambin puntualizara al par que el numero de Ramas principa-
les con que la Soci;dad contara para entonces y terminal el p-
rrafo diciendo: "En cuanto a m, debera vivir a partir de esta
hora (tarde el 3 de Abril de 1885) 28 aios, 5 meses, 6 das y
14 horas, o se hasta las 'primeras horas de la maana del 3 de
septiembre de 1913. Me creo, terminal diiciendo, que la profeca
se cinplir, con ligero error de uno o dos aios"
Aqu la coincidencia. Al morir el Presidente Olcott a las
7 de la maiana del 17 de febrero de 1907 (con arreglo a las va-
rias veces anotado por l respect del juego de los nmero 7
y 17 en multiples asuntos siyos y de la Sociedad) claro es lque
la profeca transcript res ull en defecto, por media entire di-
cha fecha y la asignada de 1913 unos seis aos y medio.' No
obstante de sto podra tenerse por bastante exacta la predic-
cin del astrlogo si aiiadisemios a la feclia de la muerte efec-
tiva de Olcott, los seis aos y medio que, contra today previ-
sin de la ciencia mdica haba sabrevivido Ile1n1a P. Blavats-
ky a su enfermedad mortal en el Cuartel General de Adyar.
Es decir, que mientras Henry S. Olcott. vivi unos seis aos y
(1) No deja de ser chocante tambin la smcncjaina entre este nombre,
sibilino hind y el (le Olla u Oella de la clebre comipaiera d Iuaneo-Capae,
entrambo, fundadores lde la Monarqua Iea en Amnrica del Sur.








REVISTA


medio menos de lo que pareca provisto por la ciencia astrol-
gica, en cambio Helena P. Blavatsky vivi otro tanto tiempo
ms (con variante de unos dos meses) (1) despus en que esta-
ba fatalmente condenada a morir segn sus resistencias orgni-
cas y el sabio fallo de la ciencia mdica.
Establecido esto as, se nos ocurre una duda. Presupuesto
que el llamado milagro no envuelve en manera alguna una tras-
gresin de las leyes naturales sino un mayor conocimiento y
aplicacin de ellas y que en la ciencia rige como un principio
de correlacin de fuerza (como se ve en las leyes fundamen-
tales de la Mecnica y de la Qumica) la maravillosa curacin
y consiguiente prolongacin de la vida de Mad. Blavatsky po-
dr tener alguna analoga en lo transeedente con ese otro fen-
meno teraputico de la transfusion de la sangre y que aqu se-
ra algo como transfusion de la vida del uno y la del otro, enla-
zados como estaban ambos, tanto por la vida superior y nica
que ligara sus almas, cuanto por vnculos contrados en otras
existencias. Si en lo fsico cabe dar una vida por salvar 'otra,
como se ve en tantos casos de herosmo por qu esta cualidad
renunciadora que es ms celeste que terrena, no ha de poderse
dar en esferas superiors? Si as fuere-no lo afirmamos ni lo
negamos- el hecho no sera despus de todo sino una repeti-
cin de lo que a entrambos acaeciese en vidas remotas, cuando,
segn la videncia de Leadbeater (2) el mismo habra sacrificado
generoso los das de otra vida anterior, en defense y holocaus-
to Mad. Blavatsky en una de sus encarnaciones en la perdida
Atlntida y bien pudo ceder plena conciencia astral, ya que no
fsica, esos seis aos y medio de la vida que le asignasen por la
profeca, del astrlogo en nuevo holocaust como el de antao.
El mundo debera la publicacin de la Doctrina Secreta enton-
ces, tanto al sacrificio de uno como al esfuerzo y sacrificio de la
otra. Para que la inspirada pluma de la princess Ekaterinos-
low pudiese enriquecernos con las insustituibles enseanzas hu-
bo necesidad en fin, del intervalo de aquellos casi siete aos,
hecho possible por la abnegacin del ms sencillo de los hombres
sabios. (3)

(1) Esta pequea diferencia no es de una importancia.axeesiva y hasta
desaparece si se tiene en cuenta que unos dos meses antes es cuando cay
verdaderamente herida de muerte, a raiz .de las calumnias levantadas con-
tra ella por los Coulomb y misioneros.
(2) Vase el artculo de este poderoso vidente titulado "Fiel hasta la
muerte", relative a las pasarlas vidas ode nuestros queridos fundadores, que
ha aparecido en diversas revistas teosficas.
(3) Para corroboracin del lazo oculto que les una, copiamos este
fragment: "II. P. B. escriba a Oleott en nombre de 'La afeccin verda-
dera, ms que fraternal, que tengo por Vd." y de "fidelidad interior, no
superficial hacia Vd. como colega, eamarada y compaero en la obra del
Maestro.... "Yo os amo coo io nadie eCT el mundo, a excepcin le El; mi
amistad y afecto fraternal por Vd. son eternos...." Esta palabra de 'eter-









TEOSOFICA


Estos nos trae a la memorial una de las lindas leyendas de
Lamartine.
Dis hermanos gemelos tenan inmediatas las hacinas de sus
eras. Cierta noche uno de ellos se desvel con el siguiente pen-
samiento: "mi hermano es casado y con familiar a quien alimen-
tar; yo, en cambio, soy soltero y necesito menos. Voy, pues, a
aumentar ocultamente en su montn unas cuantas hacinas".
Pocas horas despus el otro hermano se dijo entire s: mi her-
mano est solo y no tiene sino manos mercenaries, para que le
cuiden: voy a llevarle unas hacinas ms a su montn, sin que
se entered As lo hicieron ambos, uno despus de otro. Al si-
guiente da, con gran sorpresa de entrambos los dos montones
estaban iguales, por lo que hubieron de repetir las noches si-
guientes la aventura. Maravillbanse, siempre de que los mon-
tones no se desigualasen, tenindolo a milagro, hasta que una
vez se tropezaron uno con otro en su noble tarea... Sobre
aquella colina, consagrada por la ms santa de las fraternida-
des, es fama que se alz, siglos ms tarde, el Templo de Jeru-
saln.
S. El Templo Vivo de la Sociedad Teosfica tena que sentar
sus cimientos inconmovibles sobre la roca eterna del sacrificio
mtuo de dos almas excelsas, que, all en las alturas del Plano
Mondico acaso no constituyen ms que una.
Dr. Mario ROSO de LUNA.



EN EL CUMPLEAOS DE LA S. T.

El da 17 del mes pasado se cumpli el enadragsimo nono
aniversario de la fundacin, en Nev York, de la Sociedad Teo-
sfica; a ese efecto, lo mismo que en otros lugares de los con-
prendidos dentro del extenso radio que abarca la Seccin Cu-
bana, los teofistas de la Habana hubimos de reunirnos en nues-
tro local social, para rendir el testimonio de nuestra gratitude
ferviente a los fundadores de nuestra amada (~-if -,t. ,.l i,,l.
A tal efecto, y con la mancomunada cooperacin de gran nu-
mero de miembros de las dos logias de la capital, "Annie Be-
sant" y "Concordia". tuvo lugar la grata fiesta cuyo program
pasamos a resenar.
A las 81/2 en punto, y ante una select concurrencia com-
puesta por tesofistas y profanos, de uno y otro sexo, de distintas
razas v classes sociales, el Secretario General, seor Rafael de

no'" tiene aqu un profundo sentido, mayor que parece a primer vista, como
lo compreniern cuantos puedan se ruir retrospertivamenii nuestras mutuas
relaciones en vidas anteriores.









REVISTA


Albear, que presida, abri la velada, pronunciando un sencillo
discurso explicativo del acto que se efectuaba, haciendo histo-
ria de una series de coincidencias de innegable carcter oculto,
que fueron del mayor agrado del auditorio. Demostrando, con
eitas comprobables, como en el ltimo cuarto de cada siglo,
los que tienen a su cargo la evolucin humana dan un vigoro-
so impulso a la carroza del progress; acabando por aseverar co-
mo al final del present siglo habr de cristalizar el objeto por
qu fu fundada la Sociedad Tesfica.
Le sucedi el hermano Juan Cruz Bustillo, dando lectura
al artculo "Cumpleaos", que vi la luz pblica en estas mis-
mas columns, el ao pasado.
Le toc entonces el turno al hermano Manzanares, iPresiden-
te de la logia "Concordia", el que hizo una series de comenta-
rios al acto que se efectuaba, al propio tiempo que daba a cono-
cer la labor que actualmente lleva a cabo la logia que preside
y terminando con frases de afecto :para todos y de vigorizacin
fraternal.
Sucede a este hermano la seora Caridad Campi de Ros, la-
que da lectura a una inspirada poesa mstica del ofebre de
"Plenitud", muy oportuna. Despus el hermano Leonardo Au-
scua lee un tema titulado "Porque fui y soy tesofista", si-
gindole el hermano David Whitmarsh, el que improvise un
discurso alusivo al acto, repleto de citas oportunas.
Al finalizar ste, Federico J. Farias da lectura a un prrafo
de "La Clave de la Tesofa", de H. P. B., como corolario a
atinadas observaciones hechas anteriormente.
...Y vuelve a tocar el turno al hermano Albear, el que hace
el resume de la fiesta con palabras que tienden a demostrar
la ostensible necesidad de que la fraternidad no est solamente
en los labios; sino que florezca en los corazones.
La concurrencia, al final de esta fiesta, fu obsequiada con
exquisitos dulces, retirndonos todos complacidos de haber to-
mado parte, de algn modo, en tan solemne conmemoracin, y
llevndonos en el alma un caudal mayor de gratitud para los
fundadores de nuestra querida S. T. y una ms profunda con-
viccin de nuestro sagrado ideal.
J. del G. Velasco.


A Madame Blavatsky

Bendita seas mil veces, t, a cuyas luminosas enseanzas de-
be mi "yo", mstico rebelde al vano dogmatismo religioso, el fe-
liz hallazgo en las criptas de mis pasadas existencias la verdade-
ra send de la ley spiritual, iprecido tesoro que el ladrn no
desentierra y roba, ni consume el orn o la polilla.








TEOSOFICA


Plegue a mi Karma que en mi encarnacin inmediata me sea
dable demostrar a tu excelsa individualidad la gratitud sin lmi-
tes de que te soy deudor por tan inestimable beneficio, y que as
en esa jornada como en las sucesivas de mi peregrinacin sobre
el planet pueda cooperar con mis humildes auxilios a la reali-
zacin de tus grandiosos empeos en favor de nuestra atrasada
Humanidad.
Arturo de Carricarte.


Visita del Secretario General

Fraternalmente invitados por la logia "Luz del Alba", de
San Antonio de los Baos, el domingo 23 de Noviembre ltimo,
se trasladaron a esa poblacin nuestro Secretario General seor
Rafael de Alb.ear acompaado por los hermanos seora Sarah
Odio de Pochet seorita Ernesta Erice y seores doctor Osvaldo
Pochet, Dionisio Erice, Guillermo Ordoez y Cndido Fontani-
lles.
Una nutrida comisin de esta logia esperaba en la estacin a
los visitantes, y despus de efusivos saludos de bienvenida se
dirijieron al local en que trabaja la mencionada logia, que es el
Templo de la logia masnica, en el que rein, como era natural, la
mayor fraternidad y armona. Terminando este acto, se visitaron
las principles sociedades de la localidad, cuales son: el "Centro
la Luz", el "Crculo de Trabajadores", el "Casino" y el "Cr-
culo de Artesanos", siendo en todas ellas galantemente recibidos
y atendidos.
Despus, tuvo lugar una conferencia pilblica, en la que toma-
ron parte el seor Antonio L. Blanco Herrera. President de
"Luz del Alba", el seor Jos Daz Alvarez, Secretario de la
misma, el seor Bernardo Ardisana, distinguido miembro tam-
bin de esa logia, y por iltimo, nuestro Secretario General. En
esta conferencia se expusieron los ms esenciales puntos de vis-
ta sobre la fraternidad, sobre la necesidad del trabajo teosfico
y sobre el desarrollo de la S. T. en todo el mundo, y se hicieron
votos y propsitos por el mayor progress y adelanto de nuestras
colectividades.
Al finalizar el acto el h.: Antonio L. Blanco distribuy entire
los concurrentes various folletos de propaganda. Como y por que
estudiar Teosofa, Catecismo Teosfico, Reencarnacin y su nece-
sidad, los Problemas Sociales, Consejos a la mujer, y La Refor-
ma Social.
Ya ,por la tarde, regresaron a la Habana el Secretario Gene-
ral y sus acompaantes, altamente satisfechos y agradecidos de
las apreciables deferencias y pruebas de afecto y fraternidad
prodigadas por nuestros hermanos de "Luz del Alba".








REVISTA


Datos histricos acerca del Conde de

San Germn

Por W. R. 0. Doode Adams, M. A.
(Traducido por E. Flix, M. S. T.)

En estos tiempos en que Shakespeare ya no es el autor de
"Macbeth", y en que se ha echo un intent semi-jocoso de
conivertir a Napolen en un mito solar, no nos sorprende encon-
trar que el Conde de San C "mn sea tratado por algunos como
una histrica quimera; perCo esta opinion pronto se desceha, pues
tenemos pruebas de que en 1745 fu arrestado por orden de Pitt,
por sospechar que fuese un espa jacobino. En realidad, la men-
cin de este hecho en una carta de HIoracio Walpole es casi la
primer mencin de su nombre en la historic inglesa. La carta
dice: "El otro da prendieron a un hombre raro conocido con
el nombre de Conde de San Germn".
Sin embargo, tenemos pruebas de que estuvo en la. corte de
Francia entire 1720 y 1730, y fu durante la poca de la famosa
Madame Pompadour, cuando la esposa del embajador en Vene-
cia afirmaba haberlo conocido en 1710. Puesto que se habla aun
de l en 1820, vemos el principio de un misterio.
Entonces se not la gran riqueza, y las alas lenguas no de-
jaron (le atriburselas a fuentes misteriosas y de mala reputacin,
a pesar de haberse escrito de l: "Nadie puede acusarle de nada
deshonroso y if.iii..i,. ."; y tambin leemos, en un libro llama-
do "Les Souvenirs de vingt ans sjeour a Berlin": "En la his-
toria de M. de St. Germn tenemos la historic de un hombre...
que nunca ofendi intencionadamente el cdigo de honor... ; en-
contramos en ella maravillas sin fin, pero nada bajo o escanda-
loso." Todos indican que era nn gran msico y muy aficionado
a las piedras preciosas. Entre 1737 y 1743 estuvo en Persia en
la Corte de Slial, y afirmiaba haber estado en la India en 1.755
en la poca de Clive. y en 1760 estaba de nuevo en Francia, don-
de la perfidia de Luis XV lo puso en un serio conflict. Este mo-
narea lo envi a una misin poltica secret a holanda, a espal-
das de su ministry, el famoso ('l.i..i .il: alguien, sin embargo,
lizo el papel de traidor, y el enfurecido ministro, ldndosle cuent
de que le haban jugado una treta, y siempre prevenido contra el
Conde se querell al Rey. Luis XV, cuyo principal objeto era
evitarse molestias, desautoriz prontamente al Conde y lo dej
ent regado a su suerte. Se enviaron rdenes a Iolanda para pren-
derle, pero escape; y fui a Inglaterra, done un peridico de
Londres publie una entrevista con l. De all fiu a; casa del








TEOSOFICA


Langrave Carlos de Hesse, donde vivi retirado durante various
aos. EsIa asociacin parece haber sido particularmente feliz;
el Langrave, que era un gran estudiante de alquimia, di cuenta
de muchos maravillosos experiments que el Conde realize en
su presencia. Este hombre 'probablemente lo conoca mejor que
ningin e.tro, y por tanto, su opinion debe ser sumamente valio-
sa: Escribi: "Era probablemente uno de ]os filsofos ms gran-
des que ha existido. Amigo de la humanidad, deseando el dine-
ro slo para poder darlo a los pobres. Amigo de los animals,
su corazn solo se preocupaba de la felicidad de los dems".
Es en Austria donde encontramos el origen de su misteriosa
riqueza, acerca de la cual se inventaron tantas fbulas en Fran-
cia. El Prncipe Francisco Leopoldo Ragokty de Transilvania
menciona en su testament a un hijo a quien dej una gran can-
tidad de valores franceses. Este hijo fu educado por el Duque
de Mdicis y probablemente no era otro que San Germn. As
queda destruido el origen deshonroso que a sus riquezas se atri-
bua. Durante su permanencia en casa del Langrav e se anunci
su muerte en 1784 pero en 1785 encontramos su nombre como
uno de los representantes de la Masonera Francesa en una con-
vencin en Pars, y alreededor del 1790 parece que el deber lo
llama de nuevo a Francia, done tuvo una entrevista con Mara
Antonieta, en circunstancia algo romntica, para prievenirle de
la torment que se aproximaba, seguido de una dramtica desa-
paricin. Las circunstancias fueron las siguientes:
Madame d'Adhmar, que lo relata todo en sus Souvenirs de
Marie Antoniette, lo lllev secretamente a la Reina, disfrazado
como uno de sus sirvientes. El Conde la previno solemnemente
contra la corrupcin de los ministros y los peligros que se aveci-
naban, y le pidi prepararle una entrevista con el Rey sin que lo
supiera el Ministro, M. de M .ni'epas, lo cual ella prometi hacer
Al regresar, el Conde le dijo a la asombrada Madame d'Ahlmar
que iba a salir de Francia inmediatamente:
"La Reina", le dijo "repetir lo que yo le hie dicho a all:;
Luis XVI lo repetir a su vez a M. de Maurepas; este ministry
extender urna lettre-de-cachet contra m... Yo s como se ha-
cen estas cosas, y no deseo ir a la Bastilla".
Su conocimiento del desamparado monarch era demnasiado
exact. A la maana siguiente Monsieur de MTaurepas llego a vi-
sitar a Madame d'Adhmar.
"Bien', le dij(L-, "nuestro amigo el Conde de San Germn hlia
vuelto... Ser descubierto, nuestros sabuesos policiacos tienen
buie olfato". La puerta se alri yi San Germina eLltl', 'epiti lo
que le haba dicho a Mara Antonieta y terini: "Usted ser
contado entire aquellos que cause la ruina de Europa". Abri
entonces la puerta y sali. La polica no lo encontr.
Esta es la historic relatada en las memories de Madame. a la
cual liha agregado una nota, fechada en Mayo 12, 1821:








REVISTA


'HEe visto a M. de San Germn otra vez, y siempre para mi
con indecible sorpresa, cuando el asesinato de la Reina, cuando
el advenimiento del 18 Brumario, al da siguiente de la muerte
del Duque d'Enghien, el mes de Enero de 1813, y la vspera del
asesinato del Duque de Berri". (1820).
Este es un mero bosquejo de los datos histricos que en mu-
cha mayor cantidad pueden conseguirse, pero es casi innecesario
que yo ]o haga, pues ha sido hecho en ms de un libro, especial-
mente en The Comte de St. Germain, por Mrs. Cooper Oakley, y
Historial Mysteries, por Andrew Lang. Es quizs de mayor inte-
rs tratar de atraer a nuestra imaginacin subsiguientes apari-
ciones de esta misteriosa personalidad. Un cierto Mr. Van Damme,
escribiendo sus memories de los ltimos das de Luis Felipe, des-
cribe. a un Comandante Fraser cuyas caractersticas cuadran tan
bien con las de nuestro hroe, que Mr. Lang no ve en l ms que
otro hilo de esta trama misteriosa. El mismo autor menciona a
un cierto Miembro de la Real Sociedad, llamado Grosley, que
public sus memories en 1813, y que habiendo conocido al Conde
en el pasado, express que crea haberlo visto en prisin durante
la Revolucin Francesa. Finalmente terminal su artculo con dos
preguntas: "Conoci el Conde a Lord Lytton en 1860 o es el
desconocido consejero europeo de Dalai Lamaf"
Permitidme citar un hecho ms que he conocido accidental-
mente. En los das de Jorge I vino a nuestras Islas un cierto
caballero suizo, Casar de Saussure; tena un amigo en Suiza con
quien sostena correspondencia con regularidad, y sus cartas, que
han sido publicadas, contienen muchos comentarios de la vida
y costumbres inglesas tan interesantes como divertidas (1). De-
ca que los ingleses eran muy limpios, porque se lavaban la cara
casi todos los das. Dice tambin que fu a ver una obra llamada
The Beggar's Opera, que no le pareci gran cosa. Parece que al-
rededor de 1730 apareci en Londres un caballero de misteriosa
pero gran riqueza, de modales 1.. iiid.r.:, y de personalidad
encantadora. Durante algn tiempo estuvo asociado con perso-
nas de importancia poltica y despus sigui su aparicin con una
desaparicin dramtica. Es cierto que la misma autoridad reco-
ge el rumor de que era un monje carmelita escapado y que se fu
sin pagar sus deudas; pero esto puede ser un canard. Al leer la
descripcin, nos acordamos de la silenciosa figure. destinada a
desempefiar el papel de Casalindra con los if.. I ni,,1i.- Borbones.
Es sta otra de sus maravillosas actividades? La Historia con-
tiene muchos secrets, pero el relative a San Germn, el inmor-
tal, es uno de los ms grades.


(1) England under George I and George II.









TEOSOFICA


Historia y Doctrina de la Pre-existencia

y la Reencarnacin
Por el Rev. Holden Edward Sampson.

Traducido por Julio M. Lamy. M. S. T.

Se suscit hace algunos aos en los peridicos locales de la
ciudad en que yo era Cura, una controversial respect a la doc-
trina de la Reencarnacin, por ciertos miembros del clero que la
atacaban, siendo sus tiros dirigidos especialmente a los Teso-
fos, que tenan un squito bastante fuerte e influyente en esa
localidad. Fu el ataque de un carcter tan incorrect y de-
satinado que intervine en la querella, no en defense de los Te-
sofos, que tenan suficiente capacidad para defenders, sino de
la verdad de la Reencarnacin como una doctrine cosmolgica y
bblica, basada en iprincipios slidos y espirituales.
El principio de la Reencarnacin ha sido aceptado por mi
hace muchos aos como una verdad primordial, fuera del al-
cance de toda crtica. El clero local en su totalidad se me puso
enfrente en, esa controversial, y se abrieron las columns de los
peridicos y de los magazines locales para dilucidar la cuestin.
Finalmente como ltimo .--i .r-o nuestros oponentes llamaron
en su auxilio a un Cannigo muy clebre, que haba sido Cate-
drtico de Teologa en la Universidad de Cambridge, para que
pulverizara y demoliese las trincheras de los presuntuosos cam-
peones de la doctrine de la Reencarnacin. El objetivo especial
del ataque del Cannigo fu la siguiente afirmacin que yo ha-
ba hecho:
"Es un hecho histrico que hasta la sexta centuria la Igle-
sia Cristiana sostuvo generalmente las doctrinas de la Reenear-
nacin y la IPreexistencia. Vinieron a suprimirlas en los Conci-
lios de Constantinolpla, el ao 553 de nuestra Era, siendo su
objeto suprimir a Orgenes, que con Clemente de Alejandra y
otros padres cristianos enseaban osa doctrine gallardamen-
te".
En la rplica del Cannigo se asegura que: "No hay la me-
nor evidencia, que yo sepa, que la doctrine de la Reecarnacin
haya sido sostenida nunca en la Iglesia primitive. Orgenes la
niega expresamente en cuanto al concept Plalnico o Hind,
que se refiere a que las almas de los hombres puedan pasar a los
animals inferiores. El no dispute la posibilidad de que reapa-
rezcan en otros hombres; pero la manera en que concibe los es-
tados de purificacin al terminarse esta vida, demuestra (Iqe no









REVISTA


tena semejantes pensamientos. Indudablmente que Orgenes y
Clemente antes que l, y otros ms despus de ellos, sostenan
ana doctrine de la Pre-existencia de las almas; pero la existen-
cia previa no era terrenal, sino simplemente supra-mundana y
puramente spiritual. Decir que ellos, los Padres gallardamen-
te la enseaban, sera -un modo extreme de presentarla, puesto
que su mtodo era puramente de tanteo y sugestivo; nunca la
ensearon como parte del Credo Cristiano. Es muy cierto que
la primer condenacin expresa de esta doctrine, n de la Reen-
carnacin, que no estaba a la vista, fu en un Concilio de Cons-
tantinopla. Generalmente se supone que la condenacin de los
errors de Origenes tuvo efecto en el Segundo Concilio Ecumni-
co de Constantinopla en 553 despus de Cristo, y hay razones
para suponer que esa condenacin se efectu en otro Concilio
Ecumnico anterior de Constantinopla expresamente convoca-
do, habindose repetido la condenacin en 553. No es fcil ase-
gurar que esa opinion de Orgenes fuese ampliamente compar-
tida; y eso de que fuera aceptada en general es una grotesca
exageracin".
Haba quedado ya cerrada la correspondencia en los peri-
dicos locales, pero la carta del Cannigo apareci en el Magazi-
ne de la Parroquia de la Iglesia Par'roquial de esta ciudad, y
no tena yo oportunidad de replicarla en ningn rgano peri-
dico, por lo cual escrib un folleto titulado "La Verdad Hist-
rica de la Reencarnacin", cuya substancia est. contenida en
esta tsis. Contena tanto contrario al punto de vista Teosfico,
as como en refutacin del eclesistico, que todo lo que conse-
gu fu la deprecacin de los primeros y el anatema de los lti-
mos, vinindome a sentir como si estuviera entiree un mar pro-
fundo y el diablo", o vice versa.
Ofrec esa rplica como deferencia al ilustrado Cannigo y
Profesor de Divinidades, y en cuestiones de pura Teologa se-
ra presuntuoso contravertir manifestaciones suyas en la mayo-
ra de los asuntos teolgicos; pero en el punto particular en que
l ensay a escribir esa carta, hay razones que justifican en mi
apuntar ciertas discrepancies en sus afirmaciones que, solamente
por esas razones, no podan haberle ocurrido a un escolar tan
erdito.
Debiera hacerse hincapi en que ese asunto de la Reencarna-
v la Pre-existeneia no ha sido tratado en la teologa corriente du-
rante las iltimos centuries, ciertamente desde que fu cancela-
da o borrada finalmente de la doctrine por el Credo Cristiano
en el afo 538. Asunto tan recndito y complejo require en es-
tos das, una investigation y studio especiales que result en
la prctica un nuevo deseubrimiento de verdades importantes
cientficas y cosmolgicas, as como hechos histricos de los te-
logos y escolares que ha olvidado la Iglesia Cristiana, y que no









TEOSOFICA


parecen muy deseosos de revivir, considerando que estn ano-
tados como condenados por hereja. La desaparicin de esas doc-
trinas de entire los dogmas del Credo Cristiano no est despro-
vista de remembranzas tristes e ignominiosas en la historic, y de
realidades que la Historia Eclesistica ha borrado con gran cui-
dado.
El renacimiento modern del studio del Gnosticismo, Neo-
Platonismo y Filosofa Oriental, y el descubrimiento y publicacin
de muchos documents y enseanzas perdidas han hecho des-
pertar antiguos recuerdos en muchos crculos serious y diligentes
que van aumentado ms cada da, muchos de los cuales han so-
brepasado, consecuentemente, los lmites de la Iglesia Cristiana.
El movimiento ha llegado a penetrar ya en el fortificado recin-
to de la Iglesia, y no son pocos los que han recibido las Sagradas
Ordenes que estn hondamente interesados y otros profunda-
mente convencidos de esas verdades prohibidas. Desde luego,
que si alguno se atreviera a profesarlas o *..n -i..i sera exco-
mulgado ipor hereje, o por lo menos declarado sospechoso de he-
terodoxia.
De modo irresistible, en estos das de investigaciones, los
Cristianos vuelven sus ojos a los tiempos cristianos primitivos
y a sus formas de pensamiento, a aquellos das anteriores a la
robustez de las enseanzas atrevidas que fluan de los Apstoles
y de los primitivos predicadores del Credo Cristiano. en su pri-
mer perodo. Se estn haciendo incursiones intelectuales den-
tro de las formidable barreras de la historic y de la escolstica
que fueron construidas en los tiempos post-apostlicos de las
apologticas y polmicas eclesisticas puntuadas por Decretos
de los Concilios Ecumnicos.
Tan completamente desaparecieron de la mente y del recuer-
do las doctrinas de la Pre-existencia y la Reencarnacin, desde
los temipranos das Patrsticos, que podra considerarse excusa-
ble que los ms instruidos escolares de Divinidades e Historia
E. i;;.;'-;,', .*post-Niceno hayan considerado esas ideas hasta
ahora, como negligible y grotescas, y que sean incompetentes
intelectualmente para tratar la cuestin con alguna facilidad y
autoridad. El sabio IProfesor de .Divinidad demostr su incom-
petencia en esta ocasin.
Una prueba suficiente es que hasta los aos 381 y 553 se en-
seiaba la doctrine de la Reenearnacin y la Pre-existencia como
parte del Credo Cristiano, en cuyos aos se celebraron los dos
Concilios Ecumnicos y en los cuales se resolvi suprimir la
enseanza de la misma como una hereja.
Se ha asegurado que la concepcin Origenstica de la Pre-
existencia, consista, no de una existencia terrenal sino de una
spiritual y supermundana. Pero segn los trminos de la con-









REVISTA


denacin por dichos Concilios se habla directamente de una exis-
tencia terrenal.
Que la pre-existencia del alma implica la Reenearnacin, est
probado en el hecho de que tanto la Reencarnacin como la Pre-
existencia estn incluidas en la condenacin de Orgenes.
Que la doctrine de la Pre-existencia y la Reencarnacin fu
sostenida generalmente por la Iglesia Cristiana hasta aquellas
fechas, se probar. que est corroborada ipor hechos histricos.
Que Orgenes se refiriera solamente a una pre-existencia es-
piritual y supermundana est contradicha por muchas manifes-
taciones de sus propios escritos. Si l no enseaba una existen-
cia terrenal al igual de una spiritual y supermundana, cmo es
que se explica el hecho de que fuera tan fuertemente combatida
por Gregorio de Nyssa, Tertuliano, Gregorio el Nazianceno, Ge-
rnimo y Cirilo de Alejandra esa doctrine de Orgenes de la
metempscosis terrenal o reencarnacin? Y no fu esta doctrine
la que encontr defensores entusiastas en Nemesio, el Obispo de
Emisa, Sinesio, el Obispo de Tolomeo, el poeta Prudencio y otros
muchos ?
Pero no solo prueba de modo indubitable que Orgenes con-
sideraba la Reencarnacin como una verdad anloga a la de la
Pre-existencia, el tenor real de sus escritos y los de sus oposito-
res y defensores; tambin aquellos que estn familiarizados con
las escrituras y tradiciones de aquella poca convienen en que
la esencia del concept que tena Orgenes de la metempsicosis,
deducida de ellas, fu que la historic terrenal de la raza humana
era una series de estados alternados o cambiados que vena desde
muy atrs de los eones, siendo nuestros cuerpos humans habi-
taciones temporales y mutables para la purificacin del alma Di-
vina y eternamente existente, o sea el Microseomo. Debido al
ejercicio de la libre voluntad tanto para el bien como para el
mal, pasa el alma a la tierra y sale de ella en vidas sucesivas, ya
de un grado superior o inferior, (si ese pasaje est incluido. o no
en rdenes inferiores de criaturas, es cosa ajena a la cuestin),
pero el caso es que cada vida lleva la impresin de otras vidas
anteriores en uno o en otro grado de pureza o imipureza. Esto
.es lo que produce esas divergencias del carcter human y de
experiencia en la vida terreiaal. Segn l, algunas almas estn
. revestidas de enerpos adecuados para expiar sus vidas pasadas,
y para recuperar lo que el mal anterior les hizo perder y prepa-
rndolas para un futuro terrenal en que asciendan a los grades
de sui propia lplii- ..i.i. Esta es la Ley de la Evolucin Re-
dentora, que conduce a su debido tiempo, al Sendero de los Mis-
tri-ios Divinos, para alcanzar la Regeneracin y la Perfeccin. En
cada cuerpo en que renace el alma, experiment lo que ms exac-
tamente le convene, en relacin con los hbitos previamente
contrados. Por ser excesivamente turbulenta, penosa y llena de








TEOSOFICA


desventuras, sufrimiento y tribulacin esa vida terrestre, lejos
de implicar una vida presumiblemente perverse, puede implicar
generalmente lo contrario; pues mientras ms se acerca el alma
a la Regeneracin, mayores son sus tribulaciones terrenales, es
menos capaz fsica y espiritualmente de soportar o de gozar de
esa vida terrestre, encontrando ms antagonism en todo lo que
le rodea. De las vidas pasadas de un alma dependent las condi-
ciones de su vida presentt, y de esta dependent las de su future.
Es la ley de causa y efecto al travs de la existencia, vida tras
vida, hasta el trmino final, el ltimo efecto de todas las causes
pasadas.
Die este modo poda solo ver Orgenes la consistencia de Dios
con su justicia intrnseca propia. Segn sus enseanzas, si los
hombres se conservaban libres del contagio del pecado y del
mal en esta vida terrenal, y restringan los movimientos turbu-
lentos de los sentidos y de la imaginacin, purificndose gra-
dualmente de las corrupciones de la carne, entonces ascendan
a la Vida Superior del Sendero de los Misterios Divinos, subien-
do gradualmente hasta la cima de la Regenarcin y la Perfeccin
y recobrando el cuerpo Espiritual, libre ya de la corrupcin te-
rrestre.
Tambin enseaba que la necesidad de purificarse por medio
de los processs de la reencarnacin en cuerpos terrenales, se de-
bi a la cada de la raza humana de la pristine pureza de su na-
turaleza, cosa que ocurri hace miriadas de aos, y de la cual
necesitaba redimirse.
Es este un breve sumario del concept que tena Orgenes
de la Pre-existencia y la Reenearnacin. Por l se ver. que no
puede haber duda alguna de que Orgenes sostena en sus en-
seanzas esa idea dual de la Pre-existencia y la Reenearnacin.
Pero, aparte del tenor general de las enseanzas Origensti-
cas antes citadas, hay prueb'as histricas que ponen fuera de dis-
puta esa doctrine de Orgenes, en los trminos en que est re-
dactado el Decreto promulgado por el Concilio de Constantino-
pla en el aio 553, cuyo Concilio fu convocado por el Empera-
dor Justiniano con el propsito de desarraigar esas doctrinas y
de aplastar a sus defensores, y principalmente a los discpulos
de Orgenes. Dicho Decreto dice as:
"Quien quiera que sostenga la presentacin mtica de la
pre-existencia del alma y consecuentemente la absurda opinion
de su regreso, anatematizado sea.
La condenacin por altas entidades, la Ialesia v el Estado,
el Papa y el Emperador, de la Pre-existencia y la Reenearnacin,
tuvo por ronnsecuencia inevitable su rpida y complete desapa-
ricin de los ipensamientos y concepts de la Cristiandad. Has-
ta muv recientemente han permanecido en el limbo de las ve.rda-
des olvidadas y cada vez que han sido mencionadas han sido








REVISTA


miradas con menosprecio de incredulidad o una sonrisa burlona,
como si se tratara de algn cuento de liadas, y hasta han provo-
cado la ira de los ultra-ortodoxos.
As pues, ser convenient relatar brevemente la historic del
apoyo otorgado por Orgenes a la doctrine de la Pre-existencia
y la Reencarnacin.
Orgenes conoci la doctrine Cristiana en la Escuela de Alejan-
dra, la cual estaba impregnada de las enseanzas de Pitgoras,
de Platn y de otros filsofos griegos, as como de las filosofas
y misticismos orientales.-Alejandra era entonces el centro de
la sabidura Juda, Cristiana, Griega y Oriental, as como de las
doctrinas rabnicas de los Judos despus del destierro inspira-
das en el Talmud y explicadas por los doctors hebreos.-En el
Talmud y en la Kbala se enunciaba elaramennte la doctrine
de la Pre-existencia y la Reencarnacin, y estaba en boga en los
tiempos de Jess y de los Aipstoles. La doctrine de San Pablo
de la predestinacin y la Eleccin es una version direct y la
aplicacin de la Pre-existencia y la Reencarnacin, que es la ni-
ca explicacin lgica y tica de esa dotrina.
En los das de Jess y de los Apstoles no haba duda algu-
na de que la doctrine de la Pre-existencia y la Reencarnacin
fuese generalmente aceptada, de tal manera que no necesitaba
ninguna nueva explicacin especial. Los Esenios y los Terapu-
tas que sostenan y practicaban la Verdad de los Misterios Di-
vinos, crean e inculcaban esa doctrine a sus discpulos. Hay
pruebas-prima facie-por la tradicin, de que Jess Cristo fu
aceptado como Maestro por esas comunidades devotas, as como
tambin que Juan Bautista era un mensajero de Dios, a instan-
cias de los Esenios.
Es evidence que el Seor Jess Cristo y sus discpulos aceip-
taron incuestionablemente la doctrine de la Pre- existencia y la
Reencarnacin por la alusin direct a la misma como un prin-
cipio indiscutible, cuando los discpulo.s preguntaron al Maestro.
.Pec este hombre o sus padres, al haber nacido ciego? a lo que
El contest:
"De ser l mismo el pecador, tena que haber sido cometido
su pecado en una vida anterior". Es de presumirse que si esa
sugestin de la Pre-existencia y la Reencarnacin que implica-
ba la .i ... ,i i de los discpulos no era cierta, el Maestro hu-
biera replicado corrigiendo su error. Antes al contrario, acept
el punto y tcitamente asinti a el, tratndo el asunto en otro
sentido. Indirectamente -como en la doctrine de la ipre-desti-
nacion- y poy consecuencia lgica, tanto el Antiguo como el
Nuevo Testamento estn repletos del testimonio sobre la univer-
salidad y veracidad de esta doctrine.
El Cristianismo ortodoxo impone la creencia de que Dios es
el Autor y Creador de la personalidad humana. Mis, siendo asi.








TEOSOFICA


el padre natural de todos los hombres debe ser necesariamente
Dios; si no, el padre human, y solo l, puede ser el autor y crea-
dor del nio. Pero la doctrine de la !Pre-existencia y la Reen-
earanacin explica lgica y cientficamente, cmo el hombre es
creado eternamente por la Divinidad, que es su autora, siendo
el padre human solamente el medio terrenal para su reencarna-
cin; la paternidad y la maternidad humans solo son utilizadas
en cada vida terrestre sucesiva, sin tener relacin alguna con la
existencia, eterna del alma.
Finalmente, la Pre-existencia y la Reencarnacin fu la esen-
cia del pensamiento y la mentalidad de todos los hombres en
aquellos das en todo el mundo. Nadie pensaba en debatir ese
punto. Eran consideradas como el primer principio de la natu-
raleza, una conclusion predeterminada, axiomtica, comprendi-
da por todos, y exenta de todas las regions del dogma, credo o
instrucciones.
Estas doctrinas no vinieron a quedar en entredicho bajo la au-
toridad de la Iglesia, sino cuando sta formula la innovadora
y novel doctrine del titulado "pecado original", basada en la
otra doctrine igualmente innovadora y anticientfica, o sea la
asuncin, de la creacin especial, doctrinas estas diametralmlen-
te opuestas a las antiguas doctrinas de la Pre-existencia y la
Rencarnacin. Orgenes se rebel contra esas doctrinas nuevas
que venan a destruir la antigua f 'de los Judos y Gentiles uni-
versalmente, viendo el dilemma que vena a parturbar la razn y la
mentalidad de los hombres. Comprendi que la tenebrosa sombra
de la duda- habra (le extenderse sobre la justicia eterna y la
bondad de Dios, evocada por el espectculo diario de las graves
e insuperables desigualdades del destino, medio ambient y la
herencia terrenales en que el hombre nace y se mueve. El
asegur con gran energa la rectitud y pureza originals de una
gran part de la humanidad al nacer en el mundo: ipero al mis-
mo tiempo declare que "la mayor part (e de esos series espiritua-
les haba pecado, sin embargo", y que todos los nacimientos te-
rrenales se produce en cuerpos carnales impuros, corrompidos
y mal engendrados, siendo su espritu o ser microscpico eterno
inocente, pero que se hace culpable solo por someterse a las ii-
ili. I..' -: carnales en el cuerpo terrenal. Esta delincuencia es pre-
ticamente universal en el mundo, a cansa de la universalidad
del medio ambiente malfico y la reniarni ca;rn;al. Solaimente
pueden Creservarse de la enlpabilidad aquellos qu viven per-
sistentemente on el Espritu, y no se somelen a las impurezas
de la care. El primer pecado fu eanusa de c ne las almas de los
hombres eayesen a las profundidades ms bajas del mal y la
corrupcin, por la consecuente formacin del corrompido cuerpo
carnal en que nace la humanidad en cada reenearnacin: y so-
bre la tierra, en la care, puede el hombre solamente restilUirse








REVISTA


a la pureza y la inocencia, y al estado de rectitud original; prime-
ramente, por medio de las etapas de la Evolucin Redentora, y
finalmente por los process generadores del Sendero de los Mis-
terios Divinos. Des;pus de various renacimientos y reencarna-
ciones en la tierra, pueden los hombres, por la F y la Obedien-
cia, alcanzar al final, el estado de Regeneracin y Perfeccin
y la restauracin del Espritu, penado por el pecado.
Al ver que sus opinions eran tan impugnadas y condena-
das por los corifeos eclesisticos, desisti Orgenes de hablar
abiertamente del asunto, y se comprometi por manifestacio-
nes pblicas en favor de una especie de purificacin despus
de la vida, como concesin pacfica a sus adversaries. Dicen al-
gunos que esa doctrine catlica del "purgatorio", debe su ini-
ciacin a Orgenes, pero el concept real de Orgenes no era ese
de la purificacin en el otro mundo, sino en la vida terrenal por
medio de sucesivas encarnaciones purgndose del pecado, de la
corrupcin y de la carne, puesto que no hay tal purgatorio fue-
ra de la vida terrenal.
Aunque Orgenes adopt algo ms tarde la poltica de un si-
lencio prudent, sin embargo, estaba ya tan arraigada la doctrine
de la IPre-existencia y la Reencarnacin en la Iglesia, que esta en
dos Concilios Ecumnicos, las suprimi, bajo amenaza de excomu-
nin y decret esas nuevas invenciones suyas del "pecado ori-
ginal" y la "creacin especial".
El Cristianisno desde entonces, tanto en la ciencia como en la
religion, nada ha sabido, nada ha conjeturado de esas verdades
prohibidas, si se exceptan algunos casos aislados de cientficos
de mentalidad independiente y progresista, quienes, por su te-
meridad han tenido que sufrir los castigos impuestos por la into-
lerancia papal. Tan grande fu el despotismo de los edictos y
anatemas papales, que no solamente fueron perseguidos y sacri-
ficados los grades cientficos del 'atolicismo medioeval por abra-
zar la doctrine de la Pre-existencia y la Reencarnacin, sino que
se ha borrado totalmente de la mente cientfica de hoy, aquel
principio reconocido antes por aquellas grandes mentalidades
cientficas, al extremo de hallarse completamente extraa en sus
elucubraciones y clculos; idea aquella que tena aceptacin uni-
versal como un axioma de fsica en las edades pasadas, por la
cual sufrieron las persecusiones de la Iglesia Giordano Bruno y
Coprnico y tantos otros cientficos de reputacin universal, y
que sera hoy igualmente iperseguida si estuviesen en vigor las
eyes eclesisticas para proteger sus credos y sus dogmas. En
estos das se admite que la doctrine de la Pre-existencia "no es
ortodoxa", y los ms modernos entire los eclesisticos modernos
han admitido en trminos fijos que si lo fuese. ellos entonces com-
prenderan de manera cientfica la creencia en la Divinidad y en
la existencia eterna de Jess. como hijo de Dios. Pero la deduc-









TEOSOFICA


cin es, que si no es ortodoxo career en la Pre-existencia del alma,
tampoco puede serlo la creencia en la pre-existeneia del alma del
hombre, Jess; y "a fortiori", si es ortodoxa la creencia en la
'Pre-existencia del alma del Hombre, Jess, es igualmente ortodo-
xo career en la pre-existencia de las almas de todos los hombres.
En 1600 el gran eientista Giordano Bruno fu condenado a
muerte por la "Santa Inquisicin", por su contumacia al soste-
ner y afirmar su creencia en la Pre-existencia y la Reencarnacin.
Sin embargo, los hombres de ciencia, sus proslitos, en estos das,
ignoran o desconocen el gran principio por el cual sufri la pena
de muerte, y solo lo admiran por otros grades descubrimientos
que no se encuentrail por casualidad condenados por la "Santa
Sede". La Inquisicin Catlica Romana y los archives r.,i.,i'.
no contienen pocos nombres de vctimas en sus anales tenebro-
sos, que fueron torturados y muertos por su adhesin a la cient-
fica doctrine de la Pre-existencia y la Reencarnacin. Si aquellas
vctimas hubieran sido ignorantes fanticos o soadores irres-
ponsables, muy racional sera que la ciencia modern desconoeie-
ra sus proposiciones; pero siendo hombres de ciencia, de reputa-
cin y renombre universal, es muy singular que los cientficos mo-
dernos no les den crdito por el mayor conocimiento de la antro-
pologa que haya existido desde la poca del obscurantismo que
se inici despus del Concilio Niceno. El temor de ir contra la
ortodoxia es todava muy grande en esta centuria, por ms que
las represalias no son tan violentas ahora como en el siglo seis y
los subsecuentes. Ya los hombres no temen a las Bulas y las Ex-
comuniones, pero tratan de evitar la. decorosa y urbana indife-
rencia de los prelados, de los sacerdotes y la gente piadosa, as
como de ser considerados popularmente como excntricos y poco
fashionables.
(The Theosophist, Julio 1924).

LIGA INTERNATIONAL DE CORRESPONDENCIA

Recientemente hemos tenido el gusto de pasar una circular
a las distintas logias de la Seccin Cubana, relacionada con
nuestra labor en la misma, sin haber tenido el gusto de recibir
el acuse de recibo.
Por tal motivo rogamos a todos los Secretarios de logias, nos
den cuenta de .algn particular culminante de las mismas, al
objeto de confeccionar una Circular important, que en breve be-
mos de pasar a todos los pases, en la que deseamos hacer men-
cin de cada una de las actividades, de cualquier orden, que
lleven a cabo las logias.
Gracias anticipdas.
Jos del C. Velasco.
Apartado 365, Habana, Cuba.









REVISTA


El Nazareno y el Centurin


Cuando Jess subi a los cielos, encontrse en el camino con el
alma del centurin romano que le haba herido en un costado,
aadiendo el golp e de la lanzada al tormento de la cruz.
El centurin haba tenido por nombre Lucio Emilio. Falle-
ciera al da siguiente de la crucifixin, en estado de locura, dando
voces desordenadas, y mostrando al que quera verle sus manos
convulsas, de las que brotaba sangre, roja y fresca sangre, que le
caa gota a gota de los dedos.
Lucio Emilio era un ferviente pagano, intolerante en asuntos
de fe. Ni pareca en este punto un romano de la poca de Tiberio,
si no de los tiempos de Tarquino. Seetrio adusto, incapaz de com-
pasin, su natural iracundia se exacerbaba al instant contra cual-
quier defensor de una doctrine nueva. No conceba que nadie, en
el mundo, a no ser por boca de los orculos, predijese lo future y
hablase en nombre de los altos nmenes. Superior al escepticismo
y relajacin de su siglo, hubiera sido un alma grande, si hubiese
sabido amar y perdonar. Por eso, al clavar su lanza en las exan-
gies costillas del Nazareno, sinti un goce salvaje y voluptuoso a
la par, como si la clavase realmente en el corazn de un enemigo.
Adems, no era aquel galileo un odiador del poder de Roma?
El alma del centurin prosegua trabajosamente su jornada,
envuelta en una nube negra. Pero Lucio Emilio, libertado de la
locura por el abandon del velo de care, marchaba sereno y or-
gulloso, cual conviene a un milite romano, que haba triunfado en
todo el mundo conocido bajo la ensea del guila imperial. Y
blanda en la mano derecha la sombra de, su lanza, como si fuese a
un combat. El hierro se mostraba enrojecido en la punta. Aque-
llo pareca una lengua de llama. Pero no era fuego, sino sangre
del Cristo.
Jess se detuvo, mirndo le con tristeza.
Tambin se detuvo Lucio Emilio, como sujeto ,por una fuerza
misteriosa.
Y ambos, Nazareno y centurin, permanecieron breve rato,
mirindose frente a frente.
Me conoces?-le pregunt Cristo.
S, te conozco,-dijo el romano-puesto que te her con esta
lanza.
Sab'es a dnde voy?
-Vas a trabar relaciones con el Cancerbero, que es quien cus-
todia la guarida de los perturbadores como t.
Sabes a dnde vas?
-S que voy a recibir de los dioses el laurel conquistado
por los hroes.
-Por qu me heriste ?
-Por e nemigo de Roma y de los dioses.








TEOSOFICA


Merec la muerte ?
-La mereciste.
-Quin me castig?
-La ley.
-Eres creyente, confiado y respetuoso con la justicia... ?
-Por tal me tengo.
En verdad, en verdad te digo', que tu sinceridad te hace supe-
rior a los fariseos que oran pblicamente en sus sinagogas y guar-
dan a escondidas el grano de trigo debajo del celemn; pero tam-
bidn debieras amar a, tus enemigos.
-No entiendo lo que me dices.
-Cree en m y me entenders.
-Ests loco? qu puedes tu ensearme para que yo crea
en t?
-En verdad, en verdad te digo, que si tu corazn es duro tus
ojos no tienen el antifaz de la hipocresa y por lo tanto puedes mi-
rarme: mira !
Al pronunciar esta palabra Jess se agigant hasta cubrir con
su cuerpo el horizonte, brill su cabeza como un sol, agitse su fi-
gura en un crculo de oro, y se proyect a sus espaldas una in-
mensa cruz resplandeciente.
Entonces el centurin se prostern a los pies de Cristo.
-Y ahora, me conoces?-dijo Jess.
-Te conozco, Seor; tu -eres Jpiter!
Jpiter ?
-No s otro nombre ms alto que ese, pues es el nico ver-
daderamente grande que me ensearon a reverenciar en mi in-
fancia. Pero vuelve a tu primitive ser, oh Padre! porque mis ojos
no pueden resistir tanta gloria.
Y el Nazareno recobr su aspect natural, dicindole:
Comprendes ahora por qu me revest de carne humana
como los dems hombres?
-Lo comprendo, y humildemente te ruego que me perdones
por haberte herido.
-Perdonado quedas; no lo hice con mi discpulo Judas?
(La lanza perdi la mancha roja).
Cuando vuelvas a la tierra-continu el Galileo-s portavoz
de mi evangelio. No importa que me llames Jpiter o Cristo. Lo
important es que ensees mi fe, porque el fruto est en la pulpa,
y no en la corteza que lo cubre; pero mustrate tolerant con los
que no piensen como t, y ante todo s human, porque tal es la
esencia de mi doctrine.
Y sigui su ascencin a los cielos.

Algunos siglos despus Lucio Emilio volvi a la tierra como
militant de la nueva religion, y se dedic a quemar herejes por
la honra y la gloria de Nuestro Seor Jesucristo.
Eugenid Astol.
Puerto Rico.







REVISTA


EL MATRIMONIO,

como fu, como es y como debiera ser

Por Annie Besant



(Traducido por Esther de la Pea, M. S. T.)

(Finaliza).

Por otra parte, hay personas que opinan que la facilidad para
conseguir divorcio no debe concedrsele a todos las personas, y
hay que advertirles para que no lo olviden, que estando el di-
vorcio al alcance de todos no obliga a nadie a que se someta a
ello. Los que prefieren .considerar al matrimonio como una insti-
tucin indisoluble pueden hacerlo como lo han hecho hasta el
present con su propio lazo matrimonial, aunque exist una ley
que permit el divorcio. Pero los que piensan de otro modo, que
son infelices en su matrimonio, pudieran entonces valerse de la
ley para libertarse. Ningn matrimonio feliz se afectara por el
cambio porque la facilidad de obtener el divorcio solo sera un
beneplcito para las personas cuyos matrimonios son principio
de discordia y -,l'i; :u.,; los satisfechos no estarn menos
contentos porque al mismo tiempo los infelices encontrarn re-
redio para su desgracia: de modo que el cambio no daara a
nidie y si i.. iF,: li a muchos.
Es lstima que no haya manera de obtener un punto de vista
general femenino cuando se trata de los sujetos matrimonio y
divorcio; las mujeres que estudian, que forman opinions, inde-
pendientes-hasta donde valga mi experiencia- estn unnimes
en el deseo de ver' cambiadas las leyes inglesas; los pensadores
a.vanados de ambos sexos estn por lo general, casi pudiera de-
cirse. universalmente, a favor de un cambio. Aquellas personas
que screen que si las mujeres tuviesen el voto en el da de ma-
filaa, votaran a favor de una continuacin del estado present
de cosas, se les puede recomendar la lectura del siguente pasa-
je de Mrs Mills: "Dcese que las mujeres no desean, no ambicio-
nan lo que se llama su emancipacin. Es todo lo contrario; ellas
por lo general desmienten ese reclamo cuando se hace a nombre
de ellas, y caen con ACHARNEMENT sobre cualesquiera de
ellas mismas que se identificase con la causa comn. Suponien-
do que esto fuese la verdad en toda su extencin, si sirviese de
prueba que las mujeres europeas' debieran permanecer como has-









TEOSOFICA


ta ahora, vendra a probar lo mismo respect a las mujeres asi-
ticas; porque tambin ellas en vez de quejarse del aislamiento a
que estn sometidas, y de las restricciones que se les impone, se
vanaglorian de ello, y muestran asombro ante el descaro de las
mujeres que reciben visits de amistades masculinas, y, se de-
jan ver en la calle sin el velo. Los hbitos de la sumisin ha-
cen que los hombres y las mujeres adquieran mentes services.
La vasta populacin del Asia ni desea ni aprecia, probable-
mente ni aceptara, la libertad poltica; tampoco los salvajes
del bosque aprecian la civilizacin. Esto no es prueba que cual-
quiera de estas cosas no fuese deseable para ellos, o que en algn
tiempo han de disfrutar de ello. La costumbre hace al ser hu-
mano insensible a cualquier clase de degradacin, adormeciendo
la parte de su naturaleza que se opondra a ella. Y el caso de las
mujeres en este respect, es ms peculiar an; que yo sepa, a nin-
guna casta inferior se les ha enseado a considerar su desgrada-
ein como su honor." Mr. Conway opina que si las circunstancias
cambiaran dara lugar a que las mujeres vieran con agrado la
propuesta reform. Es possible que las mujeres teman a'l divor-
cio fcil? Naturalmente, porque los prejuicios y los convenios
de la sociedad no se adaptan para divorcio fcil. Si ella supieran
que al cambiar la ley los sentimientos que sobrevinieran tambin
seran !.i!. i,.i ; que eneontrara simpata mientras que ahora
solo halla sospechas; si ella supiera que al divorciarse de uno
a quien no ama no recibira ms que su correspondiente par-
te (le culpabilidad por la equivocacin hecha desde un principio,
y ella, que es la que ms sufre si el hogar est en falso, mirar
con beneplcito al matrimonio ms sincere". ("The Earthbound
Pilgrimage'".)
Lo mismo en la teora que en la prctica los pensadores han
abogado por la facilidad del divorcio. John Milton, en su ensayo
sobre el divorcio se queja de que debido a la "mala interpreta-
cin que se le ha dado a las Escrituras... la bendicin del ma-
trimonio ha cambiado a ser, muchas veces, un cautiverio doms-
tico desconsolado y triste, sin refugio ni redencin" (p. 2) : y en
su estilo Puritano dice que por esta razn "sin duda obedeciendo
los designios del diablo esta benvola institucin se vuelve in-
soportable" de suerte que los hombres la evitan y se entregan
al libertinaje. Debatiendo que no hay que considerar al matri-
monio solamente como si fuese un trato sexual legtimo, sino
ms bien una unin de la inteligencia y el sentimiento, dice Mil-
ton: "La falta de inclinacin, la incompetencia, y la indiferencia
en el parecer, suscitados por una causa en la naturaleza inmuta-
ble, estorbando y siempre propenso a estorbar, los beneficios esen-
ciales de la sociedad conyugal, que lo son la paz y el solaz, es
mayor motivo para un divorcio que una indiferencia habitual
especialmente si no hubiere hijos, y estando los dos de acuerdo
mutuo;" (p. 5). Lutero, con prioridad a Milton, tena el mismo
punto (le vista liberal. Mary Wolstoneeraft condujo su misma









REVISTA


vida basada en la misma teora, y la hija de ella se cas con el
poeta Sii..11. y mientras an era viva la primera esposa de si., i,.I-,
por no haber sido deshecho el primer matrimonio por medio de
un divorcio legal. De igual manera era illegal el segundo matri-
monio de Richard Carlile. En nuestros das al unin de George
Henry Lewis y G'eorge Eliot ha dado la mejor muestra de lo que
-,!_. :,.., un verdadero matrimonio moral. Mlary Wolstonecraft
iu, desgYraciada en su eleccin, pero en los dems casos dieron
por consecuencia los mejores resultados. Se necesita tener mu-
cho valor para tachar de inmorales a este gran nmero de per-
sonas, como sucede con esas personas que denuncian de inmoral
a las unions que al present son ilegales.
En todos los argumentos presentados en las pginas anterio-
res no hay una palabra dirigida en contra del matrimonio sin-
cero. la unin fiel y duradera de dos personas de sexo opuesto-
un lazo originado y sostenido tan slo por el amor. La base de
la reform que yo solicito es la reverencia para con el matrimo-
nio, pero para decirlo en mejores palabras, citar una vez ms
a Miflton: "Las personas que screen que es mejor una separacin
que el vivir sumido en la tristeza an ii -i iil 1...-. por cumplir
ese contrato placentero (porque no hay cosa que lastime ms a
una alma sensible que el no ser amada y sin embargo seguir li-
gada a un contrato) : por eso digo, que aquel que hace por sepa-
rarse, por lo tanto es uno que tiene en alta estima la vida de
casado y no quiere mancharla: y las razones que le mueven ahora
hacia el divorcio son iguales a los que antes le impulsaban a ca-
sarse" (p. 10). D. -i 1. i r.i,, opinions como sta, el matrimonio
se eleva y no se degrada: no se les brinda apoyo a aquellos que
quieren destruir la idea de que entire la mujer y el hombre pueda
haber una unin perdurable. La monogamia, segn mi parecer,
es el resultado de la civilizacin, de la dignidad personal, y de
la cultura de los sentimientos: para m, el colmo del ideal sexual
es la fidelidad dl uno para el otro por parte del hombre y la mu-
jer. 'i, l, mas civilizada la naturaleza, ms durable y exclu-
siva es la unin matrimonial : en las esferas inferiores de la vida
animal, la diferencia en el sexo es lo bastante para excitar la pa-
sin; no existed la individualidad en la eleccin. Entre los sal-
vajes es casi lo mismo: es la hembra y no a la mujer a. quien se
quiere, aunque los salvajes se elevan ms que las bestias y se
sienten atrados por la belleza individual. La mujer y el hombre
civilizado exigen ms que una diferencia de sexo y belleza de
forma; buscan, adems del cuerpo, satisfacer la mente, el cora-
zn, y sus gustos; cada part de la naturaleza compleja require
su component en el consorte. De ah viene que el verdadero ma-
trinmonio es exclusive, y que la prostitucin es repulsiva para las
personas de nobles sentimientos de ambos sexos, toda vez que
en la prostitucin pierde el amor su ms bello atributo y queda
la pasin como nico smbolo de la divinidad. Esas unions fu-
gaces imaginadas por algunos tericos del amor libre son pasos









TEOSOFICA


retrgrados y no hacia adelante; ellas no ofrecen la posibilidad
do un hogar, ni la educacin del carcter, ni garanta para la
educacin de los hijos. Para el sano desarrollo del nio es ne-
cesario la cultural tanto del padre como de la madre, porque l
es el resultado de esas dos naturalezas; no se le debe privar de
uno ni del otro por no perjudicar su progress.
Pero del mismo modo que es inapreciable un matrimonio field,
es detrimental un matrimonio also por sus efectos sobre todos
los interesados: por consiguiente, cuando se incurre en una equi-
vocacin, para la sociedad es de suma importancia que se ponga
remedio a esa equivocacin, sin lastimar el buen nombre de nin-
guno de los interesados. Ya libres de una unin que perjudica a
ambos, pueden buscar un compaiero o compaera ms compa-
tible, y en matrimonios felices pueden convertirse en siervos go-
zosos de la humanidad, padres dignos de los ciudadanos del da
de maana. El hombre y la mujer tienen que conocer el amor
conyugal antes que puedan. conocer el amor paternal; cada con-
.yuge debe ver en el hijo las facciones del ser amado para que
quede complete el crculo de amor: los esposos ligados en un
lazo estrecho, muy durable y vehemente, los hijos naciendo como
si fuesce de un tallo dual de amor; un hogar en donde los crea-
dores dirigen las vidas que ellos han dado al mundo-as ser
el matrimonio del future. Los asquerosos detalles de la corte del
divorcio no mancharn las pginas de nuestros diaries entonces;
no se le permitir al pblico deleitarse en ver bis ruinas de un
amor pi .. f.i....i: quedar la sociedad 1.i !, ni i de todo vicio
sexual; los hombres y las mujeres se elevarn sus vidas al ms
alto concept de la lealtad de que fuesen capaces de sentir ha-
cia la hunanidad; y tomados de manos, andarn por el sendero
.de la vida, llenos de f sin I 1. ~! ., libres en vez de atados,
ligados por el amor y no por la ley.


EL SENDERO DE LA LEY


LA MANCHA

240.-Como la mancha que se produce en el hierro le co-
rroe enseguida, al que tiene una conduct desordenada, sus ac-
tos le arrastran por el camnio (le perdicin.
241.-La omisin es una mancha para la oracin. Ia inac-
tividad para una casa, el abandon para el aseo, la negligencia
para el guardian.
242.-El desarreglo es una mancha para la mujer, el egois-
mo para el que distribuye. Las costumbres deoravadas son una
mancha as en este mundo como en el otro.









REVISTA


BIBLIOGRAFIA


Revista del Trabajo.
El primer nimero de esta publicacin, con el cual los obre-
ros de Guatemala se prresentan ante el estadio de la Prensa, nos
hace el honor de visitarnos, con todas las caractersticas de
una obra en verdad oportuna.
No se advierte en todo el nmero una sola idea similar a
las nuestras; no obstante, vemos en esta revista un amplio es-
pritu de tolerancia que nos permit suponer la proximidad de
una poca en la que nuestros hermosos principios hayan de te-
ner cabida en ella. Por cierto que veramos con gusto la re-
produccin en esta publicacin de la conferencia de Annie Be-
sant, que nosotros hemos publicado en folleto, con su patron-
mico original, La Reforma Social.
.l. iii! 1, tanto, nosotros creemos que es meritoria la obra
que va a realizar esta Revista -si no la hacen variar las cir-
cunstancias,- y le enviamos, con nuestro saludo, el ferviente
deseo de vida permanente y eficaz.



EL SENDERO DE LA LEY
LA MANCHA

243.-Hay, sin embargo, una mancha peor todava; es la
mancha por excelencia, la ignorancia.
244.-La vida es fcil de vivirse para el hombre impru-
dente, desvergonzado, arrogant, agresivo e insolente, que goza
en atormentar a los otros.
245.-Pero dura es de vivir la vida para el hombre modes-
to, que busca sin descanso ]a pureza, que no se apeg a las cosas.
que no tiene arrogancia y que es virtuoso y perspicaz.
246.-El que destruye una existencia es el que dice pala-
b-ras falsas, el que toma en este mundo lo que no se le ha dado,
el que se apodera de la mujer del prjimo.
247.-Y el que se entrega a las bebidas espirituosas, ese,
en este mundo, echa sus propias races.
248.-Aprende esto: "Los que se conducen mal son los in-
continentes"; a fin de que la codicia y el desarreglo no arrai-
guen much tiempo en tu dolor.








REVISTA TEOSOFICA


AO 80, EPOCA 2"

(Enero a Diciembre 1924)

INDICE

Pgs.
Acta de la 20U Convencin Anual. . . 181
Administracin (De) Guillermo Ordoez. ... 331
Alocucin a la miembros de la Sociedad Teosfica.-An-
nie Besant ....... ......... 211
A. Mdm. Blavatsky.-Arturo Carricarte ... .. .... 338
Annie Besant, su labor poltica.-George Lansbury. 316
Algunos aspects c,~. ,ricos de Karma.-J. Cousins, y
E. Tristran........ ... ........ 257
Algunas verdades para nosotros Ledy Emile Lutyens. -":
Aprendiz (El) Franz Hartmann......... .... 226
Asamblea de las Logias Centrales de nuestra Repbli-
ca (La).-Pelagio Garmas. .......... .... 100
Atalaya (En la) Annie Besant. ... .. . .108 196
Bases cientficas de la reenearnacin.-Huph R. Giles-
pie . . .... .... . 143 y 167
Cario entire aiigos.--C. Jiniarajadasa. . 271
(arta del Mabachohan (TJna). .. . 129
Carta Trimestral del Vice-Presidente C. Jinarajadasa.62
193. . . .. ... ... 301
Ciencia de ver, or y contar los Atomos (La). . 230
Como se mancha el Deva de una logia Federico J. Fari-
as .. . 221
Conference T ..t ... -A. Ossandon de la Pea. .17 51
Con motivo del natalicio de lMrs. Bensat J. del C. V. 279
('onsltituein y Reglas de la Sociedad 'To.'fi.i . 245
Cumpleaos de la So.ciedad T ..... i, (En el) J. del C.
Velasco . 337
Datos histricos acerca del Conde San Germn, W. R. C.
Doode Adams. .. .... 340
Depresin y Animacin.-C. Jin-rajadasa. ..... 220
)etencin de la (Civilizacin, La Clave Religiosa (La)
Annie Besarnt. ................ 304
Da de Adyar (El).-L. Ausuciac,. .. .. 68
Da del Loto Blanco (El) ..... . 134
17 de Febrero da de Adyar. .. . 68
Doce labores de Hrcules con los doce signs del Zodiaco,
y su lugar en el Octadio (Las) Alicia Osmond. ... 320
Energa atmica y la nueva era (La) Murison Blake.4 42







Pgs.

Es falsa o verdadera, la Mgia primitive? Leonard Tris-
tran...... ... ............ 212
Explicacin ocultista de los terremotos Arturo Ossan-
don de la Pea. .... ...... .157 204 236
Fatalidad y Libertad desde el punto de vista Astrolgi-
co.-R. A. .................... 287
Fraternidad aplicada a la vida diaria (La) Gaston Revel. 155
Fraternidad en una logia teosfica Jos Farias. ... 311
Gratitud (La) L. Ausucua. . . .... 112
Guerrero (El) P. Richard. .... . . 229
Historia" y Doctrina de la Pre-existencia y la Reencarna-
cin.-Rev. Halden Edward Samson. ... .. 343
Ideales del porvenir.-Libertad Annie Besant. .. 254
Jubileo de Mrs. Besant Ledy Emile Lutyens. .242 273. 316
Manifestacin de la Divinidad en el hombre J. Velasco. 77
Matrimonio, como fu, como es y como debiera ser (El).
Annie Besant, 26, 57, 88, 115, 148, 179, 208, 238, 266
296, 328........ ..... ..... 354
Memoria annual del Secretario General Rafael de Albear. 185
Miss Edith Gray. ...... ... .. .... 2
Muerdago de la encina (Planta Sagrada). 13
Muerte del Coronel Olcott (La). .. .. 73
Nazareno y el Centurin (El) Eugenio Astcl.. .. ... 352
Necrologa ...... .. ..... . 50
Notas de la Liga Internacional de Correspondencia.-
Jos del C. Velasco.. . ........ 171 351
Noches Syracusanas, Sentido oculto de las aves.-Ro-
berto Brenes M1esen. .. .... ..25 284
Noticias .. .. .203 315
Notas Bil.i.I.,i.- .,- 28, 60, 90, 119, 251, 210, 300, 329 y 358
Nuevas Logias 36, 61, 151, 219, 241. .. .. .. 331
Opinion acerca de Mr C. W. Leadbeater (Una) Hilda
Powel ............. ......... 70
Opinin sobre Cuba (Una).-C. Jinarajadasa. .. 99
Pruebas de la existencia de la Atlantida Leonard C. So-
per.......... ... ..... ... 46
Reform Social (La) Annie Besant ... 31, 64, 91, 122 152
Relatividad y el Ocultismo (La) Pedro M. Archambault. 280
Seccin Oficial. .. .. .. .. .. .1, 61 121
Sendero de la Ley (El) 3, 12, 16, 24, 56. 80, 87, 166, 178,
229, 235, 256, 270, 272, 357. ............ 358
Siete slaves (Las) Jacob Bonggren. .. ..... .172 200
Sol (El) C. W. Leadbeater. .. ...... 37 y 81
Tributo de Gratitud.-F. J. Farias .. 139
Uno en dos, y Dos en uno.-Mario R. de Luna. ... 332
Vctima heroca (La).-J. C. Velasco. .. . 135
Visit del Secretario General ..... .. ... 339




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs