Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00017
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00017
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Full Text






REVISTA TEO5OFICA
Organo de la Secin Cubana de la Sociedad Teosfica
FUNDADA EN 1905
Director: RAFAEL DE ALBEAR Administrador: GUILLERMO ORDOEZ
Direccin y Admn.: Oquendo 14, altos. Apartado 365. Habana.

PERMIANENTE
La Sociedad Teosfica es responsible solamente de los documents oficiales
insertados en la Revista Teosfica. La Secretara General es responsible
de los artculos no firmados; de los artculos firmados con el nomrbe o
iniciales son responsables sus autores o en su defecto sus traductores.
Advertimos a nuestros lectores, para evitar errors y confusiones, siempre
desagradables, que la nica, legtima y verdadera Sociedad Teosfica, que
fu fundada en 1875 por Helena Petrowna Blavatsky y Henry Steel 01-
eoott, tiene su Cuartel General en Adyar. (India Inglesa,) y que esta Sec-
cin Cubana que forma parte de ella, tiene sus Oficinas en la Habana,
Oquendo 14, altos, no teniendo relacin ni conexin con cualquiera otra
Sociedad que emple trminos relacionados con la teosofa, o diga que
profesa sus doctrinas.

AO VII.-NO. 5.-15 DE MAYO DE 1924.-2_ EPOCA





Secidn Oficial

^S EL0V'

Debierudo celebrarse la 20a ('onvenlcii Annal l1 domingo 6
de Jnlio prximo a la 1 p. i 1. en el local de dsta Seecin. de acuer-
do con lo dispuesto en el (Ca]ulo V., Artculo :-': del Reglaimen-
to, invito a los Sirs. Pre-sidente y Secretario de l;i logias a (iqe,
con la sufficiente anticipacin, efecten los trabajos preparatorios
para dlicho acto. designlando los I)eleigados que le correspondan (a
cuyo efecto ya se les ha remitido la boleta). enviaido sus me-
morias anuales, las que afin no1 las han remlitido.
Todos los docuinwenlos (ue se remitan parla la Convencin debe
rn star en esta Oficina antes del 20 de Junio prximo.
Quedan invitados para asistir todos los M. S. T. (pie ai lo
deseen, pero advertidos de que no ienen i voz ni voto, pn estas
facultades correspondent solamente a los Sres. )elegados de las
logias, al Consejo Seccional y aly i cretario General.

Rafael Albear.
Secretario General.







122 REVISTA


LA REFORM SOCIAL
Por Annie Besant

Alocucin Presidencial a la Conferencia de la Reforma Social
de Bombay.
Reunida en los dias 29 y 30 de Noviembre y lo y 20 de
Diciembre de 1923.
(Traducido por J. M. Lamy M. S. T.)
(Continuacin.)
MATRIMONIO
No hay asunto ms difcil de tratar que el Matrimonio para
los Reformadores Sociales, pues la estabilidad y la pureza de la
sociedad dependent de la santidad de la familiar, as como la se-
guridad de las padres y los hijos y de la familiar depend de las
relaciones matrimoniales. Debido a estos hechos fundamentals,
se ha entrelazado siempre el matrimonio con las religiones y se
lan invocado los ritos religiosos para sublimizar las obligacio-
ies matrimoniales.
Mientras las religions fueron nacionales y se consideraba
como traicin al Estado la repudiacin de la religion national,
como aconteca en Israel y en la Roma republican e imperial,
nii cuanto concerna a sus subditos o ciudadanos, surgieron muy
pocas dificultades con respect al matrimonio, siendo de una
misma categora los deberes civiles y religiosos. Pero en los tiem-
po mos odeno y espcialmente ie un pas como la India en la
equal se hallan y se practican todas las grandes religiones y mu-
chs reliquias de 1'i i i desaparecidas largo tiempo la entire
los jpeblos civilizados, son especialmente grandes en relacin
al imatrimonio las dificnltades de acomodar variedades de ereen-
cias oni la estabilidad social. Cada religion tiene sus propias le-
yes matrimoniales, y los ortodoxos (le cada una de ellas consi-
deran cualquier lenidad que favorezca a los menos ortodoxos co-
mo un desastre para la santidad del matrimonio. Ha surgido es-
ta dificultad tambin en algunos pases del continent europeo y
all se han solucionado con el consentimiento tacito de la Iglesia
Catlica Romana, que, por encima de la mayora le las otras re-
ligiones, insisted todava en la indisolubilidad del matrimonio, y
no permite el divorcio ni el nuevo matrimonio de una persona
divorciada, cualquiera que sea la ley civil del pas a que perte-
ezcian las parties.
Entre los Indostanos. la diferencia de castas y las reglas en-
1re llas. y la prohibicin de las segundas nupcias a una viuda,







TEOSOFICA


as como los matrimonios entire nios, complican todava ms la
cuestin, con la variedad de leyes de .herencia entire muchos y
la costumbre de las families conjuntas.
Es impossible, por lo tanto, aparentemente, que los Reforma-
dores Sociales de muchas religiones puedan llegar a actuar con-
juntamente sobre este asunto. Y sin embargo, desde el punto de
vista del Estado, para el cual es de vital importancia la legali-
dad de la unin matrimonial, de la cual depend la legitimidad
o ilegitimidad de sus ciudadanos, deba haber una va simple y
fcil para determinar la validez de cada matrimonio.
En Francia, por ejemplo, el Estado no se ingiere en los asuntos
religiosos de las parties que desean contraer matrimonio, porque
se entiende que al Estado no le interest. Pero s le importa la
legitimidad de los nios, que sern sus ciudadanos y estarn su-
jetos a sus leyes, y por eso insisted en la ejecucin de un contrato
civill par las parties que contraen matrimonio entire s, cualquiera
que sea el rito religioso que practiquen fuera de su esfera. De
ah que los novios con sus respectivos parientes y amigos, firemen
el contrato matrimonial ante el funcionario official antes de re-
gresar a sus moradas. Unos cuantos das despus se realize la ce-
remonia religiosa, que a los ojos de los que pertenecen a la re-
ligin es la nica que los hace marido y mujer, exactamente co-
mo si no se hubiera efectuado el contrato civil. Tal es la solucin
a que se ha llegado para suavizar las diferencias entire un pue-
blo muy devoto de su religion, en el cual son tambin muy s-
peras las controversial religiosas. La acritud mordaz entire los
catlicos y ateos en Francia es quizs una de las ms vehemen-
tes del mundo; y sin embargo, ninguno se opone al matrimonio
civil; los catlicos se someten a la ley del pas, y el ateo no se
preocupa con las ceremonies religiosas de su vecino.
Claramente se vi en la discusin del Proyecto de lev del Dr.
(iour en la Asamblea Legislativa, que una solucin similar del
nmatrimonio entire castas y subeastas y entire personas de distin-
las religiones, no se recomendaba a los ortodoxos pertenecientes
a las liif,, ,.i,. religions de sus miembros. Tanto los Mahome-
tanos como los Hinds, se oponan a la formalidad civil adiciona-
da al rito religioso, considerndola como desdoro de la ceremo-
nia religiosa. Mientras continue existiendo ese senitimiento entire
muchos miembros piadosos, es manifiestamente poco descable
obligarles a cumplir un deber del Estado al cual objetan pcor sus
sentimientos religiosos. Conseuene eemente, el Dr. Gour restrin-
'i el alcance de su Proyecto slo para aquellos que desearan
aprovecharse de 1.
Parece, por lo tanto, impossible para los LReformadores Socia-
les, como corporacin, por mncho que 1o deseen. f,,,ri.ii. nin-
gin plan comn respect a la Reforma Matrimonial. Algunos se
opondrn al matrimonio de los nios con fundamentos religiosos,
sociales y cientficos, y otros lo favorecern. Algunos pensarn









REVISTA


que las viudas tienen tanto derecho a casarse como los viudos, y
en consecuencia, desaprobarn o aprobarn el matrimonio de las
viudas, rehusando desterrar socialmente a cualesquiera que ejer-
cite ese derecho.
Aquellos que insisted en la. va ortodoxa pueden seguirla de
acuerdo con su conciencia; y aquellos que quieran ampliar y re-
formar las costumbres' sociales en el sentido antes indicado, estn
libres de llevar a cabo su propaganda; y en caso fortuito, pue-
den consolarse ante el hecho de que todos hemos de morir, ms
tarde o ms temprano; de que cada generacin trae algunas
ideas nuevas, tanto buenas como malas, y que, finalmente, todas
las ideas son experimentadas por el tiempo, y nicamente so-
breviven las buenas.
III. MATERNIDAD, BIENESTAR INFANTIL Y TRABAJO
EN LAS FABRICS
Si llegaramos a tener la Verdadera Educacin, no tendramos
criminals que restringir; pero la misma Educacin no puede
hacer de un nio hambriento un ciudadano completamente sa-
tisfatorio, si se tiene en cuenta que ese nio naci de una ma-
dre hambrienta y agotada en un cuarto carente de aire puro
y plenamente obscuro a las doce del da, como una cueva de
Bombay. Se dice que la, madre se agotaba para alimentar al ni-
o antes de nacer y que por consiguiente, puede el nio star
bien nutrido aunque la madre no lo este. Sin embargo, la es-
tadstica de los infants fallecidos en el primer mes de su na-
cimiento es desconsoladora.
T. C.ii'.,,, que afrontar uno de los grades problems lc(,
la vida de los pobres, la coexistencia de la maternidad y de la
labor fabril. No voy a promoter aqu la espinosa cuestin del
Capital y el Trab'ajo, ni de la tierra y la maquinaria. Solo me
limito ahora a la relacin entire la nacin y las madres de la
misma, a la condicin en que se hallan en el gran pas manu-
facturero de Inglaterra, que no se haba abordado hasta hace
poco, y que ha llenado sus pueblos fabriles de una poblacin
raqutiica, plida e intil, muy inteligente y bien informada en
asuntos polticos y econmicos, pero poco desarrollada corpo-
raihnente. escasa de fuerza muscular y de vitalidad. He visto
a una hermosa campesina, bien desarrollada de necho y de
caderas, transplantada a un barrio bajo, y cada hijo que daba
a luz era ms plido y ms raqutico que su predecessor.
Si se quieren padres saludables, la ley debe prohibit el tra-
bajo de las mujeres casadas en las fbricas, lo mismo que se
prohibit en las minas subterrneas, o hay que insistir en que
aquellos ( ue empleen mujeres casadas en las fbricas, deben re-
cordar el deber que ellas tienen con la nacin, y ...1. l,
ipaga complete durlanite seis semanas o un times por lo mienos, tan-







TEOSOFICA


lo antes como despus del nacimiento del nio. Yo dudo mu-
cho que el 1 r,,1..l.,i en las fbricas sea compatible con deberes de
una madre; pues el trabajo persistent y apurado de la fbri-
ca no es congruente con el cmodo y tierno cuidado de una
madre que amamanta a su pequeo, as como la creche es un po-
bre substitute de la casita de campo con la cuna mecida por
la madre cuando pasa a su la.do en los quehaceres de su ho-

Dejar al nio en un recinto cercado con barreras o carries,
entire el ruido y el estrpito de las mquinas de tejer batiendo
ah sobre sus tiernos nervios, airrebatarlo. duran(e 'la media
lora que le conceden para darle el alimento, sin tiempo para
acariciarlo ni mimarlo, sea voluntarioso o inquieto; haber he-
cho lo que pudo por los hermanitos en su casa, arreglarla y co-
rrer para la fbrica con el recien nacido; tender alli a su
trabajo y al alimento del nio, y regresar al hogar a ocuparse
de los dems quehaceres; hacer la comida del marido y de los
muchachos; hacer la limpieza y el lavado, poner los nios en
el lecho, y estarse despierta quizs media noche con el baby y
para remate de cuentas, ganando un journal inferior al marido
que no tiene ms que su trabajo de la fbrica, y eso sin contar
las rebajas del msero journal cuando ms necesitada est.
Qu tiene de extrao que oculte la proximidad de la nue-
va agona maternal que significa su donativo a la vida de la
nacin y la supresin de su journal, que vaya a trabajar hasta
la ltima j.i, !.-, y que regrese a los pocos das a la fbrica,
dbil y enferma, para soportar durante el resto de su vida las
consecuencia. de haberle robado a su organismo el descanso ne-
cesario para recuperarse debidamente
Ahora. que la. mujer tiene voto en algunas Provincias de la
India, no tomarn con empeo este ,asunto de los Beneficios
de la maternidad, y recordando la suya propia, al contemplar
a sus hijos felices y bien tratados, no insistirn en que sus her-
manas agobiadas con el trabajo, que con ellas comparten la ago-
na de la maternidad, y muy poco de sus goces, sean mejor tra-
Satadas, rehusando dar su voto a todo candidate que no se
comprometa formalmente a colocar la India en el mismo nivel
de otros pases civilizados en asunto tan vital como es la salud
dle la nacin~? Y todava pueden hacer ms las mujeres; ellas
son. elegibles para los cargo municipales. y son precisamente
los municipios los que han de compartir las cargas y el peso
de la proteccin de las madres de la nacin. En Bradford, In-
glaterra, se cuida a las futuras padres durante su perodo cr-
tico. Se visit a las que estn muy pobres, y en la casa de ma-
lernidad tienen alojamiento aquellas que carecen de lo necesa-
rio para su asistencia mdica. Despus del nacimiento del nio
y de haber transcurrido el tiempo de descanso requerido, el







REVISTA


cuidado contina. Se envan a la casa del nio botellas de le-
che de la mejor que entra en la ciudad, bien tapadas y selladas,
y todas las Clnicas estn siempre listas para consultar sobre
dolencias infantiles. No se esforzarn las mujeres en las mu-
nicipalidiades de Madrs y de Bombay por lo menos, ya como
municipes o como simples electoras, en cumplir su deber en
favor de las padres y de los nios recienvenidos al mundo?

IV. LA EDUCATION DE LOS CIUDADANOS

Cul es la relacin que debe existir entire el nio y el Es-
tado? Al decir el Estado, no quiero decir el Gobierno, sino la
nacin organizada. El Gobierno es simplemente el rgano del
Poder Ejecutivo de la nacin sobre si misma, de la voluntad
national expresada en accin, y de ah que se le llame correcta-
mente el Ejecutivo. El nio que viene al mundo indefenso, ;pero
pleno de potencialidades, es, como se ha dicho muy bien, un
haber o capital de la nacin. No es una propiedad de los padres,
pues ellos no son ms que depositarios o fideicomisarios y no
dueos. Si ha de ser un haber y no una carga, y nace en una
nacin civilizada, debe rodearsele de circunstancias que le per-
mitan desarrollar todas las cualidades germinales que ha trai-
do consigo al mundo. Esto es lo que yo reclamo para cada mu-
chacho. Cada nio tiene derecho a ser educado, y as ser va-
lioso para la nacin; ipero si no se le educa ser una carga o un
peligro. As pues, debe ser gratis la Educacin, es decir costea-
da por la nacin, porque el Estado obtendr ms beneficios del
hombre educado que sus propios padres en adelantc. Debe le-
vantarse a un nivel comn de cultural a todos los futuros ciuda-
danos, de modo que pueda llevarse a cabo un intercambio social
agradable entire ellos, y comenzar desipus la educacin vocacio-
nal, conforme a las necesidades del Estado. Debe educarse al
ciudadano hasta que pueda ganarse la vida; y ser compulsive,
pues no puede permitirse a los padres que por ignorancia llegue
un nio a ser un peligro para el Estado.
Los principios de la Reforma Educacional deben ser dis-
cutidos con .cuidado entire las personas pensadoras, de manera
que se le d al nio la mejor educacin de que sea capaz la na-
cin. Todos vuestros hijos sern as ciudadanos libres en un
Estado libre. Entoces habrn de aprender lo que son las res-
ponsalidades de la Libertad, sus demands ansteras, sus inmen-
sas reclamaciones, el deber que tiene cada ciudadano a ofrecer
al Estado sus mejores y ms leales servicios.
,No debe ser spiritual la. Educacin a fin .de que podamos
realizar nuestra unidad? No debe ser intellectual para poder
ejercitar todas nuestras facultades y llegar a usarlas? ,No de-
-be ser moral para poder conocer nuestros deberes como hom-









TEOSOFICA


bres y mujeres civilizados, y poder vivir en una sociedad huma-
na, auxilindonos mtuamente y buscando un bien comn?
Debe ser fsica, porque la salud corporal es necesaria para
el cumplimiento de nuestros deberes, y el cuerpo debe discipli-
narse para. que obedezca diligente y con viveza, y sea el instru-
mento de la voluntad esclarecida -por el intelecto y guia.da por
la. moral.
A medidia que estudiamos el desarrollo human, vemos que
los siete primeros aos de la vida estn dominados por los sen-
tidos, y que al nio se le va educando con ejercicios apropiados
i. esos aos, y para ello debe drsele today la libertad que sea
consistent con su seguridad, a fin de que pueda demostrar sus
iualidades, sus gustos y sus impulsos, y que el maestro pueda
afrontar sus necesidades debidamente e impartirle el conoci-
miento adecuado a las cosas que lo rodean. Debe alentarse en
l todo impulso generoso, tratando de contender con suavidad
aquellos que sean egostas. nunca con palabras ni miradas duras,
a fin de que el nio sea resuelto, confiado y valiente.
Los site aos siguientes son aquellos en que hay que ayu-
d:.ele a dirigir correctamente su emociones, a inspirarle grades
ideales: amar todo lo que es noble, herieo, bello, fuerte, ser-
vicial y altruista, usando para. ello ejemplos sorprendentes de
la historic de su propio pas y (le otros, y de las virtues laten-
tes en hombres y mujeres, que iproduzcan amor y admiracin.
Entonces es cuando est preparado parao pasa r el perodo de la
adolescencia sin peligro, con sus emociones dirigidas para admi-
rar lo que es correct y para actuar con nobleza.. Puede estu-
diar taibin durante estos aos la ciencia y la istoria y nutrir
su memorial con versos sonoros y prosa armoniosa. El ejerci-
cio de las facultades ms puramente intelectuales, la lgica, el
razonamiento, las matemticas, es la discipline principal del
tercer septenado, y con eso vendrn su educacin vocational y
sus studios ms fuertes. Al mismo tiempo debe ir ejercitndo-
se el cuerpo con higiene verdadera para fortalecerse y powder
llegar a la mayora( de edad fuerte y saludable.
En esta division several no se ha tenido la intencin de ex-
cluir oiros studios, sino simplemente insinuar la caracterstica
dominante de cada etapa. En la primera, se adquirirn los ins-
1rua entos de instruccin ir. haabrn de emplearse en la segun-
da, y de ese modo se extendern con aparente diversion los
fundamentos del buen carcter. En la segunda. se alentar a,
la razn, sin esforzarla demasiado, formfndose as el carcter.
Y en la tercera dominar el intelecto, y se ejereitarn sus fa-
vultades peculiares de un modo vigoroso. Todo se lograr en
ina atmsfera de religiosidad, es decir de amor y deber. de ser-
vicio active a Dios, por medio de la familiar. la escuela y el co-
leg'io. empleiando siempre la vida.










REVISTA


Ahora que la educacin de la juventud national est en ma-
nos de los Indios, es ms necesario todava que se establezca
con la mayor sensatezy discrecin, que se dirija con energa y
se embellezca; harmnicamente y de modo proporcionali In-
vestiguese y se ver que el ideal de los Griegos era lo Verda-
i!ero, lo Bello v 1o Tineno, en el que se englobaban la Verdad e.
su Filosofa, la Belleza en su Arte y la Bondad en su servicio al
Estodo.
V. INALTERABILIDAD
La India tiene clase sumergidas, o deprimidas, como muchos
las denominan; y eso es un crime contra la Fraternidad Hu-
mana, cuya culpabilidad compare con todos los pases civili-
zados.
Deca Charles Booth que en Londres morian el diez por
ciento de las personas en algn taller, en un hospital o en la
prisin, sin contar aquellas que perecan en covachas abomina-
bles. Pero la India es nica en sealar ia sus classes sumergidas
como inalterables o impasibles.
Hay muchas razones transitorias reconocidas generalmente
para esa impasibilidad, tales como las enfermedades contagio-
sas, la suciedad, la borrachera y otras cosas parecidas, y es
tambin la nica que tiene una clase inmensa, una sexta part
de su poblacin con la marea inmutable de la inalterabilidad.
sellada tanto en hombres como en mujeres y nios desde que
nacen. Vienen al mundo con esa. inalterabilidad, as como otros
nacen en la riqueza. y en medio de otras comodidades.
Es su sino much ms duro ahora que lo era en siglos pasa-
dos, antes de que las ciudadades atrajeran a muchos de ellos
dentro de sus reas limitadas y los apifiasen en parajes que se
han ido congestionando cadia vez ms. En la vida aldeana del
pasado haba trabajadores que ganaban sueldo, y tenan su pues-
to sealado. En las aldeas de Brahlmana, o Agraharams, done
eran realmente propietarios los Brahamanes, hemos visto que
los Panchamas, como tales devengaban sueldos. Haba aldeas
que eran Panehamas y otras que eran Reales, donde tambini
se les pagaba sueldo. Pero, de aquellas en donde haba dife-
rencia de estas, como en las que la tierra perteneca a casts
diMt'~. ii en comn, leemos que; "haba un Kovil, o sea nil
il'eqeio templo para los Panchamas, casa solariegas gratis, tic-
rmas para pasto, libres, pequeos lotes de terreno apartados Ia-
ra ellos, dreicho a cortar maderas en los bosques para combus-
tible, y para tomar sus products para abono, as como a
tumbar la madera necesaria para construir sus casas. y todos lo,
dems derechos que tena comninmente la clase trabajadora en
otras aldeas".
An esa separacin de un rea definida no era una marcad;t







TEOSOFICA


peculiaridad. En los antecedentes que se relacionan con la. edi-
ii.-.:1.i, del gran Templo de Tanjore, del ao 985 al 1013 de la
Era. Cristiana, encontramos apartiadas d.f.-, nrt-, reas, como la
de los Kanmalacheri, done residian artists, albaiiles, carpin-
teros, etc.; los Paracheri, o rea de los Parias; los Vennacheri,
para los lavanderos; y los Tindacheri, la casta inferior de los
impasibles o inalterables, siendo todos ellos exentos de impues-
tos. Es dificil conseguir ahora tierras para ellos, y adems, la
vida de las ciudades los ha acostumbrado a aislarse de las otras
castas, y su complete falta de educacin los ha deprimido an
ms.




UNA CARTA DEL MAHACHOHAN


A modo de introduccin convendr explicar algo de las cir-
cunstancias y de la poca en que fu recibida la carta que, vamos
a transcribir.
Era en el ao 1881, cuando los Sres. Sinnet y Hume estaban
recibiendo las enseanzas ocultas de los Maestros fundadores ver-
daderos de la Sociedad Teosfica. Estos les indicaban repetida-
mente que no bastaba dar al mundo conocimientos ocultos, sino
que era preciso fomentar la fraternidad humana, siendo una de
las labores ms importantes a realizar ,la de estrechar la distan-
cia que en la India separaba a los indos de los ingleses. Pero en
ambos dominaba un escepticismo absolute en cuanto a la utilidad
de proclamar las ideas de fraternidad para espiritualizar al mun-
do, convencidos de que el "mezclar la fraternidad con el ocultis-
mo", acabara por ser causa del derrumbamiento de la S. T., y
repetidamente desatendan las indicaciones de los Maestros, in-
sistiendo en que ellos saban mejor que los Adeptos el modo d,
influir en la mentalidad occidental.
Finalmente, tanto insistieron los Sres. Sinnet y Hume en su
actitud, que fu' casi impossible seguir adelante. Entonces, el
Gran MIlaestro conocido por el "Mahachohan" estableci los prin-
cipios fundamentals del Movimiento Teosfico que eman de
Ellos. Las palabras del Alahachohan, trasmitidas a Mr. Sinnet
por el Maestro K. II. constituyen la carta que a continuacin
se traneribe, y que puede muy bien servirnos de orientacin en
todo tiempo cuando surgeon divergencias en cuanto al camnino a
seguir por la S. T. y sus obreros.


Siendo la. doctrine que promulgamos la nica verdadera, debe
-apoyada por las pruebas que estamos dispuestos a facilitar-









REVISTA


triunfar finalmente como toda verdad. Sin embargo, es precise
irla inculcando gradualmente, reforzando sus teoras -que son
hechos impecables para los que saben-con inferencias directs
deducidas y corroboradas por las pruebas suministradas por la
moderna'ciencia acadmica. Por esta razn el coronel H. S. O.,
que trabaja nicamente para revivificar el budismo debe ser
considerado como uno que trabaja en el verdadero sendero de la
Teosofa much ms que cualquiera otro que tenga por objetivo
la satisfaccin de. sus propias ardientes aspiraciones por el conoci-
miento oculto. El budismo despojado de sus supersticiones, es la
verdad eterna, y el. que lucha por .sta, lucha por la Theos-Sopha,
Sabidura Divina, que es sinnimo de verdad. Para que nuestras
doctrinas produzcan una reaccin prctica sobre el llamado c-
digo moral, o sea las ideas sobre veracidad, pureza, autosacrifi-
cio, caridad etc., tenemos que popularizar el conocimiento de la
Teosofa. Lo que constitute el verdadero tesofo no es el dlecidido
propsito de alcanzar para s el nirvana (la cumbre de todo cono-
cimiento y la sabidura absolute) --lo que despus de todo no
es ms que un egoismo exaltado y glorioso-, sino el buscar por el
propio sacrificio los mejores medios de encaminar a nuestro vecino
hacia el recto sendero, y que el mayor nmero possible de los de-
ms hombres resulted beneficiados por este sacrificio.
Los elements intelectuales de la humanidad parecen divi-
dirse rpidamente en dos classes: la una inconscientemente prepa-
ra para s largos perodos de aniquilacin temporal o estados de
inconsciencia, por desdefiar deliberadamente su intelecto, ence-
rrndole en las estrechas ranuras del fanatismo y la supersticin,
lo cual no puede hacer otra cosa que acarrear una deformacin
conipleta del principio intellectual. La otra se abandon sin
freno a sus tendencies animals con la deliberada intencin de
resignarse a la aniquilacin pura y simple en caso de fracasar, a
milenios de degradacin despus de la disolucin fsica. Estas
classes "intelectuales", reaccionando sobre las classes ignorantes
que atraen, y que se miran ellas como en nobles ejemplos dignos
de ser imitados, degradan y arruinan moralmente a aquellos que
deberan protege y guiar. Entre la degradante supersticin y el
todava ms degradante y brutal materialism, la pobre paloma
de la verdad, cansada y triste, no encuentra casi done posarse.
llora es ya de que la T -..... i salga al palenque; los hijos de
los teosOfos tienen ms probalidades -de ser tesofos que otra cosa.
Ningn mensajero de la verdad; ningn profeta ha alcanzado ja-
nms un complete triunfo durante su vida, ni siquiera Buda. La
Sociedad Teosfica fu escogida como piedra angular y fundamen-
to de las futuras religiones de la humanidad. Para alcanzar este
propsito, se decidi llevar a cabo una mejor, ms sabia y sobre
todo ims benvola mezcolanza de lo ms alto y de lo ms bajo.
del alpha y del omega de la sociedad. La raza blanca debe ser
la primer en alargar la mano confraternalmente a las razas os-








TEOSOFICA


curas, en llamar hermano al pobre despreciado negro. Esla pers-
pectiva podr no parecer risueia a muchos; sin embargo, no ser
teosfo quien no acepte este principio.
En vista del creciente triunfo y al mismo tiempo mal empleo
del libre pensamiento y de la LIBERTAD (Eliphas Levi lo lla-
mara el reino universal de Satn), en qu forma podr restrin-
girse el NATURAL instinto de combatividad del hombre para im-
pedirle que i!tIi, una crueldad, una tirana y una injusticia
hasta ahora desconocidas, si no es por medio de la dulcificante in-
1:,i.,ii. i de la fraternidad y de la aplicacin prctica de las doc-
trinas esotricas del Buda? Por qu, como todo el mundo sabe,
la. emancipacin total del poder o ley omnipenetrante, llamado
Dios por los sacerdotes Buddha, Sabidura Divina e Ilumina-
cin, Ti .-..-ti., por los 1i;l.-.f.., de todos los tiempos- significant
tambin la emancipacin de cualquier autoridad de la ley huma-
na. Una vea desligadas y libertadas del peso muerto de las inter-
pretaciones dogmticas, de los nombres personales, de los concep-
tos antropomorficos y sacerdotes asalariados, se probar que
las doctrinas fundamentals de todas las religiones son idnticas
en su significado esotrico, y quedar demostrado que Osiris,
Krishna, Buda, Cristo no son ms que distintos, nombres de la
real calzada que conduce a la beatitud final-NIRVANA. El cris-
tianismo mstico, es decir, aquel cristianismo que enseia la re-
dencin por medio de nuestro propio septimo principio-el Pa-
ramatma (Augoeides) liberado, llamado por unos Cristo, por otros
Buda, y equivalent a la regeneracin o renacimiento en espritu-
se ver que exactamente la misma verdad que el nirvana del
budismo. Todos nosotros tenemos que desahacernos de nuestro
propio Ego, el yo aparente e ilusorio, para reconocer nuestro Yo
verdadero en una vida transcendental divina. Pero si no quere-
mos ser egoistas, debemos esforzarnos en bacer que otros vean
esta verdad, reconozcan la realidad del Yo transcendental, el uii-
da, El Cristo o Dios de todos los predicadores. Por eso el bu-
dhismo, an el Exotrico, es el sendero iiis seguro 1paa ; con-
ducir a los hombres hacia la inica verdad esotrica.
Tal ,oiio encontramols el mundo en la actualidad, sea crisi;i-
1o. musulmano o pagano, vemos la justicia desatendida y el honor
y la compasin lanzados a los vientos. En una palabra. c mo
-en vista de que los principios fundamentals de la S. T. sono
mal interpretados an por aquellos que ms dispuestos estl
a servirnos personalmente- como habremos de tratar al resto de
la humanidad, pesando coio pesa sobre ella la maldicin liiiamda
"'lucha por la vida", que es el verdadero y mas prolifico padre de
la mayor part de penas y aflicciones y de todos los ermebnsc ?
; Cmo es que esta lucha la llegado a ser casi la (nica normal tl !l
iuniverso? Nosotros contestamos: porque ninguna religion. ex-
cepto el budismo, ha enseado iasta ahora un desprecio prcli-
co de la vida terrena, mientras que cada una de ellas, siemC1)1








REVISTA


con esta solitaria excepciOn, con sus infiernos y sus condenacio-
nes ha inculcado el ms grande horror a la muerte. Por esto la
lucha por la vida es ms feroz en las naciones cristianas en Euro-
pa y en Amrica, es menos intense en las naciones paganas, y es
casi desconocida entire budistas. En China, durante el hambre y
en done las masas son ms ignorantes de today religion, se obser-
v que done hubo padres que devoraron a sus hijos fu precisa-
mente en las localidades donde haba ms misioneros cristianos;
donde no los haba y los bonzos eran dueos del terreno, la pobla-
cin muri con la mayor iulif.-'.. ri.i Ensead a las gentes a ver
que la vida en esta tierra, an la ms feliz, no es ms que una
carga y in engafo; que no es ms que nuestro propio karma, la
causa que produce su efecto, que es nuestro propio juez, nuestro
salvador en futuras vidas, y la vida pronto perder su intensidad.
En los pases budistas no hay penitenciarias, y el crime es casi
totalmente desconocido entire los budistas y tibetanos. El mundo
en general, y la cristiandad en particular, abandonado durante
dos mil aos al rgimen de un Dios personal, y sus sistemas pol-
ticos y sociales basados en esta idea, ha probado su complete fra-
caso.
Si los tesofos dicen: "Nada nos importa todo esto, las classes
int. rid,.-, y las razas inferiores (las de la India, por ejemplo, a
los ojos de los ingleses), no deben preocuparnos, y han de arre-
glarse como puedan"- Qu se ha hecho entonces de aquellas be-
llas promesas de benevolencia, filantropa, reform, etc.? Son es-
tas promesas un sarcasmo, y s lo son, puede nuestro sendero ser
el verdadero? No resultar que nos dedicaremos a instruir a
unos pocos europeos, alimentados con la grosura de la tierra-y
muchos de ellos cargados con los dones de la ciega fortuna-
el anlisis del funcionamiento del telfono spiritual y el creci-
miento de la formacin del cuerpo astral, dejando que los inume-
rables millones de ignorantes, de pobres y despreciados, humil-
des y oprimidos, cuiden de sus vidas presents y futures del me-
jor mnodo que sepan? Eso jami! Antes perezca la. T. con sus
(los infortunados si iil .l., a que permitamos que se convierta
en una simple academia de magia o un colegio de ocultismo. Sera
una extraa idea en verdad, hermanos mos, career que nosotros.
los devotes seguidores del espritu encarnado del absolute sacrifi-
cio, de la d-i ,i,.l.i., de la bondad divina, as como de todas las
ms altas virtues alcanzables en este valle de lgrimas, el hom-
bre por excelencia Gautama Buda, podamos jams llegar a permi-
tir que la S. T. represent la Personificacin del Egoismo, el refu-
gio de unos pocos que no piensan siquiera en los muchos. Entre
los pocos vislumbres obtenidos por europeos del Tibet y de su
instica jerar(qlii de "Lamas Perfectos", uno ha sido bien com-
premlido y descrito: "las encarnaciones del Bodhisattva. Padma
Paii, o Avalokitesvara y de Tsongka-pa, y de la de Amitabha.
pqie i1 morir renunciaron a alcanzar el estado de Buda, es decir, el









TEOSOFICA


summum bonnum de la beatitud y de la individual felicidad
personal para renacer una y otra vez para bien de la humanidad"
(1).en otras palabras, para una y otra vez volver a sujetarse al su-
frimiento, al.encierro en la care y a todas las miserias humans,
con objeto de que con este sacrificio repetido durante largos y
dolorosos siglos pudiesen ser el medio de obtener la salvacin y
la biennaventuranza de un puado de hombres escogidos dentro
de una. de las muchas razas que componen la humanidad. Y de
nosotros, los humildes discpulos de estos Lamas Perfectos, se es-
pera que permitamos que la S. T. abandon su noble ttulo de
Franternidad Humana para convertirse en una simple escuela
de Psicologa. No, mis buenos hermanos, no; hace ya demasiado
tiempo que estis en este error y es preciso que nos entendamos.
IEl que no se encuentre en condiciones de asimilarse esta noble
idea lo bastante bien para trabajar por ella, ser mejor que no
emprenda una labor superior a sus fuerzas. Pero casi no hay un
solo tesofo en toda la Sociedad que no pueda, ayudarla eficaz-
mente corrigiendo las errneas opinions de los extraos, ya que
no propaganda el mismo la idea. i Oh, si pudisemos encontrar al
hombre noble y generoso capaz de ayudarnos eficazmente en esta
noble area en la. India! Todo nuestro conocimiento pasado y pre-
sente sera insuficiente para recompensarle.
Habiendo explicado nuestro punto de vista y nuestras aspi-
raciones, solo me quedan unas palabras que aadir. Para ser ver-
(laderas, la religion y la. filosofa deben ofrecer la solucin de to-
dos los problems. El hecho de (iqe el mundo est en tan mala,
condicin moral es prueba concluyente de que ninguna de sus re-
ligiones ni filosofas -las de las razas civilizadas menos que las
dems- ha posedo jams la verdad. La explicacin verdadera
y lgica de los problems de los grades principios duales, lo jus-
to y lo injusto, el bien y el mal, la libertad y el despotismo, el do-
lor y el placer, el egoismo y el altruismo, les es tan inmposible hoy
como lo era 1881 aos atrs. Estn tan lejos de la solucin como
siempre lo estuvieron; pero en alguna part ha de haber una so-
lucin consistent, y si nuestras doctrinas demuestran su com-
petencia en ofrecerla, el mundo no tardar en confesar que en
ellas est la verdadera filosofa, la verdadera religion, la verda-
dera luz. que ofrece la verdad y nada ms que la verdad.

(Traduccin de Esther Nicolau)


(De la Revista "El Loto Blanco", de Barcelona).


(1) Rhys Davids.








REVISTA


EL DIA DEL LOTO BLANCO


Como todos los aos, en la noche del da 8 se reunieron en el
local de la Seertara General los Miembros de la S. T. e invita-
dos, al bjeto de conmemorar este aniversario.
Ante una nutrida y select concurrencia, nuestro Secretario
(General Sr. Albear, que presida, abri la sesin pronunciando
unas breves frases explicativas del mismo, y pdiendo a todos
los concurrentes que elevasen sus sentimientos y pensamientos
hacia nuestra fundadora Mad. H. P. Blavatsky y su colaborador
Mr. H. S. Oleott, para quienes nunca sern suficientes todo el
amor y gratitud que podamos dedicarles. Tambin pidi igual
actitud hacia los fundadores de la primera logia de nuestra Sec-
cin, Sr. -1iguel R. Muoz, y del fi.l-i, .de la Seccin Cuba-
na Sr. Jos M. Mass, y finalize solicitando un recuerdo frater-
nal para nuestrc,: hermanos fallecidos durante el afo transcurri-
do. que fueron: Sra. Soledad Padilla, de la logia Gnosis, Sr. Juan
Mass, Victoriano dle la Llama y Ricardo Ros y Utrilla de la lo-
gia Annic Besant, Sra Elena G. de Legrand de la logia Krishna-
murti, Srta. Mercedes Montalto de la. logia Dharana y Sr Miguel
Valls, de la logia Unidad.
A continuacin el hermano Sr. Federico J. Fa'riias di lec-
tura a un interesante trabajo titulado Tributo de gratitud".-
Sigui el hermano Sr. Alfredo Fontana con una silueta biogrfi-
ea de Mad. Blavatsky. Y acto seguido el hermano Sr. Leonardo
Ausueca di lectura a un trabajo que habia preparado para el.
ailo anterior el hermaiio fallecido Sr. Juan .' ..., y a otro ori-
nal del hermano Ausuena, Los lazos del amor.
El hermano *Jos A. Valds di lecture a iun capltulo del
Bhagavad Gita, Canto XII. "Yoga de la I)evocin"
Continue el hermano Alfredo Sotolongo c(n un hermoso dis-
eurso esmallado de poticas imgenes para la fundadora.
Acto seguido el hermano Jos Farifia- dli lecture a un
opisulo iiterario titulado El da del Loto, al que sigui el her-
mano Veiaisco, con un trabajo titulado La Vctima Heroica y el
1ermanlo Ordfiez. con la lectura d(e various fraag'mentos escogCidos
diel libro octavao de La Luz del Asia.
Al t,'ni iliarse la session, se recibieron 1 res telegramas, uno
de lii Lo;ia "MLaitreya". de Ciego de Avili, otro de la Logia
"Loto Blanco", (le ;antia'o de ('Cuba y otro de la Logia "TTni-
dati"'. de Banes.
Finalmente, el hermano Albear, en breves palabras, hizo el
resume te la fiesta, dando las gracias a enantos. de algin miodo.
toniaron parte en la conmemoracin.









TEOSOFICA


La concurrencia, por ltimo, fu obsequiada con finos y ex-
quisitos dulces, cerca de las once de la noche, se disgreg, lle-
vando cada uno de nosotros a nuestros hogares, un profundo sen-
timiento de gratitud hacia la ilustre desaparecida, y la profan-
da conviccin de que es necesario llevar este santo ideal al alma
de muchos que an no lo conocen.
Por informaciones recibidas, sabemos que las logias, Sofa,
Loto Blanco, Leadbeater, Unidad y Maytreya, han conniemorado
la gloriosa fecha del da 8 de Mayo, consagrando en ese da el
iributo de veneracin, amor y gratitude a que se han hecho acree-
dor nuestros fundadores.
J. C. V.




LA VICTIM HEROIC

"El corazn del movimiento, la profunda ocultis-
ta, el maravilloso Instructor, la vctima heroica.
Annie Besant.

Cuando echamos una ojeada vagorosa, especfica y sinttica,
sobre los factors diversos que fueron causa, cuando no motivo,
para la formacin de la Sociedad Teosfica, no podemos por me-
nos que advertir la hegemona de Helena Petrovna Blavastky, en
la organizacin, en la fundacin, en la gestacin de la obra.
Fu su habilidad, fueron sus excepcionales facultades de to-
dos los rdenes, las que le dieron vida a aquel movimiento espi-
ritual, surgido en moments de spero materialismo cientfico y
de absurd ateismo inconsciente. Y por su exquisite tacto se pu-
do lograr que el Coronel Olcott mostrara su rara capacidad de
organizador.
Aunque no fuera ms que por esta circtunstiancia, los estu-
diantes de T .. ..1 i del Mundo enter estamos obligados a reunir-
nos con los tesofos en este da, para conmemorar la fecha so-
lemne de su partida hacia el Astral. Pero I 1. 1B. B. es duea de
nuestro afecto, de nuestra veneracinl. por otras razones mas
que intentarenlos dar a conoer.
Oay que tender en cuenta el carcter onullo. al menos p)ara los
sentidos vulgares, de las enseanzas teosficas. antes de poler
comlprender por (qn6 Helena Petrovna Ravastky. poseedora de
facultades anormales, como demiostracin d(! 1n desarrollo ps-
quico superior, tuvo que empezar por la exhibicin de fenme-
lnos a propsito para impresionar los sentidos de los concurrentes
noa l (ranija memorable. Aquellos fenmenos fueron el despertar,










REVISTA


en el Occidente, de las mentalidades opiadas por el materialis-
mo mayvico, al propio tiempo que llevaron esplndidos lampos
al sensorio de los investigadores trastrocados que ni siquiera sa-
ban an dnde estaba la ruta. Miradas las cosas a travs de es-
ta lupa, no tan slo de la S. T., sino del despertar spiritual,
aun en embrin, en el Occidente, fu ella. "el corazn del mo-
vimiento'
Naturalmente que para poder haber sido "el corazn del mo-
vimiento" a que nos contraemos, dada la ndole del mismo, era
necesario que la persona encargada de labor tan trascendental,
fuera, como en este caso, posesora de esos raros poderes que
apellidan maravillosos los que, por s slos se deslumbran ante
el fulgor de las estrellas y que, en I-elena Petrovna Blavatsky,
denotaba a la profundaa ocultista". Lo fu, por otra parte, des-
(le los primeros das de su vida, lo demostr al dar sus primeros
pass en el mundo. Pues era el asombro, no tan slo de los sir-
vientes de su familiar, sino de las personas que la visitaban vi-
das casi siempre (le comprobar de visu la realidad de los porten-
tos que conocan de odas, perpetrados por la nia precoz.
Ilemos pensado ms de una vez en el asombro que produci-
ra a la Academia de Ciencias ms notable de la hora que pasa.
la. vision de aquel fenmeno realizado por Damodar y por Mada-
ma Blavatsky, convirtiendo en alteradoras mariposas a dos ele-
mentales. Boquiabiertos habran de quedar los pozos de cien-
cia! Y tal vez lo que sucedera cuando "vieran" como ella po-
da leer, como en un libro abierto, los pensamientos de sus
circundantes.
No se poda ser el corazn de un movimiento de la magnitude
del iniciado en New York, en 1875, sin ser mna profunda ocul-
tista la persona iniciadora, hemos dicho; y los que quieran la,
prueba de la aseveracin no tienen ms que observer cmo exi-
gen pruebas tangibles, "como una mesa", los cultos para acep-
tar a medias algunas veces y a regaadientes, la realidad de
algo que no .pueden ver con sus ojos y tocar con sus manos. Los
discpulos de Kardee le llaman fenmenos a estos actos, con los
cuales. no obstante su imprecisa realidad, quedan satisfechos los
exigentes. Y H. P. B. les di fenmenos a granel, sobre los cia-
les ms tarde derram cataratas de luz Helena P. Blavatsky.
Si de Dante Alhigiery se dijo: "Ese hombre fu al Infier-
no ".. .,qu se podr decir de II. P. B.? Para conjeturar la mag-
nitud do sus siddlus, basta solamente con leer e llibro que sobre
este inteeresante particular escribi Sinnet, en el que narra in
teresantsimos incidents de la vida de esta mujer de excepcin.
En cuanto a su tesoro de conocimientos, que se nos permit
hacer una espontnea afirmacin: El author de estas pginas co'-
cepta que, en la hora actual, hay muy pocas personas capanes
do digerir intelectualmente LA DOCTRTNA SECRETA. Eso-








TEOSOFICA


profundos studios sobre Cosmognesis y Antropognesis son pa-
ra mentes de gnero grande. Es que aturde, pasma, anonada, no
l1 arroyo, ni el ro, ni la catarata... sino el amar, mar que con-
duce a un pavoroso abismo, de las ideas, enormes como monta-
Ias y brillantes como soles, que esmaltan las pginas inmiorta-
les de ese libro de titanes, en el cual los pensamientos parece que
cabalgan en centuros.
E ISIS SIN VELO? Esta obra parece escrita por muchos ge-
nios a la vez. Ilay en ella, entire otros temas, filosofa, crtica,
leologa, religion, historic, arte, ciencia, arqueologa etc.,... y
en esta etctera se puede poner un mundo. Pero todo esto estu-
diado a la luz de una erudicin, en la que parece como que sur-
gen bibliotecas enters de todas parties del Mundo, y cuando
realment, parece que nos vamos a i'ig.t..--si ello fuera posi-
ble- ante tantas citas, surgeon nuevas bibliotecas que parecen
sustradas de las entraas ms profundas de alguna gruta de
dioses. Es necesario algunas vidas, no ms para leer los libros
citados, apart de que algunos, no podramos leerlos seguramen-
te... todava.
Madama Blavatsky posea un arsenal de conocimientos y, al
mismo tiempo, la facultad pedaggica. Ella saba ensear. Nos
lo demuestra la capacidad de Annie Besant, dilatadamente des-
arrollada bajo el influjo de su instructor.
Ahora bin: para muchos hermanos pertenecientes a la S. T.,
Helena Petrovna Blavatsky, como el mensajero que trajo a Oe-
cidente tesoros de Ocultismo, es un a manera de dolo que des-
pierta esa gratitude elstica que puede transmutarse en fanatis-
mo y, a cada rato, brota en movimientos de "lealtad", para los
que debiramos ser muy tolerantes. Para otros hermanos, plenos
de emocin, que encuentran en sus fenmenos, en sus poderes,
todos los motivos de admiracin, Ella, es el ser sobrenatural y ex-
traordinario que puede actuar en various mundos. Para los ms
mentales, en cambio, la autora de libros tai extraordinarios es
lii demostracin, en carne viviente, de las extraordinarias excel-
situdes que el plano mental puede volcar en el fsico, sin que ha-
yan de quedar sus ubres exhaustas. por el riego veneroso. Para
m .I ....
Respeto con la ms santa uncin, el concept que se forjen
mis hermanos con referencia a la obra de H. P. B.; guard para
,lla, una gratitude tan pura, que a veces me parece que se hace
tangible: pero la fuente de done brota mi gratitude, el motivo
inspirador de mi veneracin, es, seguramente, distinto al de casi
todos mis hermanos. Porque esa veneracin, esa. gratitude la des-
piertan en mi alma, la vctima paciente, sufrida, estica : la mu-
.iJ( varonil que se enfrent a la Calumnia y la venci.
Admrenla conmigo los Miembros de la S. T.. en aquellos mo-
i(mentos en que, agotados todos los recursos nobles, las plumas









REVISTA


de sus antagonists se mojaron en los tinteros de la vileza para
enlodar el blanco manto de su honor; admrenla conmigo cuan-
do, combatida speramente y con mordacidad, sin ceder un pi-
ce segua sosteniendo la verdad, como aquel soldado de Pompe-
ya que muere sepultado bajo montaas de cenizas, sin abando-
nar su puesto, y ciando los arquelogos van a horadar la tierra
en busca de la ciudad perdida, an lo encuentran fosilizado en
su sitio de honor, como una incomparable estatua de DIIARMA.
Admiren conmigo, en Ella, al soldado herido en la sangrien-
ta batalla de Mentana, de las tropas de Garibaldi. Entonces Ella
era voluntaria, y sufri dos heridas de sable en el brazo izquier-
do; una herida en el hombro izquierlo, ocasionada por un arma
de fuego, bala que tena all alojada, y, finalmente, otra bala que
tena en una pierna. Si todo esto os parece poco, sobre el cora-
zn tena un puntazo de florete. En una palabra: tena en su
cuerpo todas las condeeoraciones de un hroe; y era un hroe,
en to la la extension de la palabra.
Tuvo series a los que quiso extraordinariamente, hacia los que
sinti el amor peculiar en las almas grades; y estos series, des-
pus, la negaron, como Pedro neg a Cristo. La ingratitud es una
flor que abre su corola, espontneamente, en cualquier carmen,
en caulquier prado, en cualquier bosque.
Fu victim, como todas las almas nobles, porque sinti un
gran amor hacia la Humanidad. Fu vctima porque dijo la ver-
dad en la hora en que se viva la mentira; y, por desgracia, las
colectividades como los individuos, no pueden secuchar la ver-
dad, sino por excepcin; y cuando decimos la verdad, podemos
asegurar que vamos a perder un amigo, si se la decimos a un
hombre, que casi siempre encubre a un vanidoso; y cuando se la
decimos a una colectividad, el alma-grupo que suele manifestar-
se en los hermanos, se revela, en odio. ..
Admrenla conmigo cuando, vibrant de intenso amor, e(n-
vuelve en su potent aura nemorosa, a los que la niegan, a los
que recelan de ella, a los que quieren emular a los fariseos. Ella
tuvo hermanos a los que am entraablemente, y los que la ama-
ron cuando sus medios de vida eran humildes, ay! pero que tam-
bin la olvidaron cuando cambiaron de situacin. En el Mundo
hay muchos as...
Fu la vctima, y lo prueba el odioso certificado mdico, que
si es verdad que sirvi .para levantar mil codos su mancillado
honor, en cambio, tuvo su origen en la maledicencia torva a qie
se entregaron los enemigos de la luz que ella se dispuso a difun-
dir por el mundo occidental; y ese slo hecho sirve para desper-
tar la piedad en los corazones de cuantos sepan comprender el
alcance de estos actos.
Fu herica. y pase su herosmo por Egipto, por Constanti-
nopla, por Grecia, por el Tibet, por la India, por los Estados Uim-








TEOSOFICA


dos, por Rusia, por Inglaterra... en una series de viajes tormen-
tosos a que la obligaba el ms cabal desempeo de las funciones
que motivaron su encarnacin postrera.
Todos estos rasgos, hechos, destellos, un poco desordenados
-como la vida misma de este ser nico-, hanme servido para.
llegar a esta conclusion: El da 8 de Mayo de cada ao que pasa
Los Miembros de la S. T., debiramos preguntarnos a nosotros
mismos: ,Qu he hecho yo, en este ao, para que triunfe en el
Mundo el ideal de Madama Blavatsky?"
Y no vayamos a tener razn para sin *.I-I-.ifi .., a nosotros
mismos, acusarnos de tamsicos.
Ella nos pidi al morir, que "no fuera intil su ltima encar-
nacwii". Y para satisfacer esa postrer indicacin, sagrada para
nosotros. no tenemos ms remedio que capacitarnos a fin de ser
itiles a la Humanidad.
Seamos fraternales, intensamente, al objeto de que nuestra
amada Sociedad sea el ncleo que seala nuestro primer enun-
ciado. Y llevemos esa fraternidad a todas parties, con la santa
Mlcin de las conciencias altas. Que tan slo as seremos 'dignos
coadyuvantes en la obra que llevan a cabo, los excelsos series cu-
ya spiritual majestad ha despertado en nuestras almas la ms
i"-I ...... de las devociones.
Jos del C. Velasco. M. S. T.

Habana, Mayo 1924




TRIBUTO DE GRATITUDE

A Elena Petrona Blavatsky el da del Loto Blanco
de 1924


La Teosofa, no diremos que es una idea o "conocimiento
eacional' porducto del entendimiento maravilloso de Madame
Blavatsky, como fundadora de la Sociedad Teos6fica. ni como di-
diltica en Ocultismo.
Sabemos que el trminc TEOSOFIA es copto. por tanto,
iorimdo del primitivo eristianiisio egipcio, lique. como formaba
parte de los Misterios, no se vulgariz; aunque desde los tiempos
td Pot Amun imene el carcter eelctico o coniciliador le nustlros
l i s.
AMadame Helena Petrona 1Blaivatsky, reanud la obra de los
eopllai6ni icos, que haba sido comienzada por Ammonio Saecas
in los primeros tiemnpos del Cristiinisimo. Pudiramos cole-








REVISTA


gir que Blavatsky, como Ammonio, tuvo su Plotino, su Porfirio
y su Clemente (le Alejandra, en una Besant, un Jinarajadasa y
en un Leadbeater; pero es que los propagadores de las doctrinas
promovidas por Blayatsky son ms numerosas y didcticos que
los sucesores de Ammonio.
La vasta literature teosfica, producida desde los das de Bla-
vatsky y dimanada de su obra capital, "La Doctrina Secreta",
sobrepasa con much a la obra literario-filosfica (le los tres pri-
meros siglos de la Iglesia, en que prevalecan las doctrinas de
los gnsticos.
Bien sea porque la exposicin energtica que caracteriza a
la de Blavatsky, bien porque este movimiento tiene el apoyo di-
recto de dos venerables Miembros de la Gran Fraternidad Blan-
ca, lo cierto es, que la Teosfa en sus dos aspects: eclctico y
didctico, ha tomado considerable fuerza, que asegura su estabili-
dad, en much part de la Mente humana, y hoy podemos decir
que estamos a las puertas de los acontecimientos que ella nos
ofreciera al final de su obra, "La Clave de la Teosofa".
La obra de Blavatsky, cuyo prembulo ms cercano a nosotros
lo encontramos en las prdicas vibrantes de Giordano Bruno y en
la )' "1-'., del Conde Cagliostro, ha conquistado el sello de la
perdurabilidad en el conocimiento de los hombres.
La Teosofa sostiene los siguientes postulados, que la Sociedad
Teosfica, liberalmente, present a sus miembros, para su studio
e investigacin. 1I-La Deidad es absolute y son efectivos sus
Atributos de Omnisciencia, Omnipotencia, Omnipresencia y Omni-
sapiencia. 2'-La naturaleza internal del hombre es, en esencia,
idntica a la del Alma Universal. 3-El hombre, en la Teurgia.
puede producer una obra de los dioses. 49-La Ley de Evolucin
rige en todos los reinos de la naturaleza y en todos los plans de
conciencia, desde los tipos elementales, hasta el Absoluto. 5"--L:
Evolucin tiene dos leyes colaterales, auxiliaries, Karma y Reen-
carnacin. 6--Existe una Fraternidad de Adeptos, Hombres per-
fectos, Maestros de Sabidura, a los que se llega por la Perfec-
cin y los cuales tienen a su sublime cargo la Evolucin del Mun-
do. 79-La .....ti i ensea al hombre el camino de la Perfeccin.
Si cada uno de aquellos, a quienes la Teosofa ha hecho mover
un pie hacia adelante en la evolucin spiritual o evolucin de la
conciencia, efecta un sereno examen instrospectivo y a la vez
retrospective, apreciar con asombro la magnitude del volume de
Gratitud ique aldeudamos a Blavatsky. Por ella nos hemos movido
a considerar a Dios con el Absoluto Poder. present en todas la'
cosas. coscicnte en todos los lugares y tiempsos. present en todas
las manifestaciones de la Sabidura y, merced a la efectividad di'
esta. concepcin, envueltos en el infinito Amor de Dios, amamos to-
das las cosas y circunstancias, as las propicias como las adversas.
porque en so corazn llevan a la Pes i la Potencia, la Cons-
ciencia y la Sapiencia Divinas.









TEOSOFICA


Por ella nos hemos movido a buscar la Unin con el Padre en
la sana prctica del Yoga y amamos a nuestros semejantes con un
singular Amor que tiene la posibilidad de trascender la sensibili-
dad mstica al encontrar nuestra Alma y la de nuestro prjimo
identificadas en el seno del Alma Universal.
Por ella sabemos que "Saber es Poder" y que la posibilidad
y el xito en el cultivo o desarrollo de los poderes latentes en el
hombre, es innegable en la prctica del Conocimiento, de la Il'-
ditacin y la Purificacin.
Por ella sabemos que existe una gradacin infinite en todo lo
creado, de la cual es un smbolo la "escala de Jacob", y que te-
nemos ante nosotros franqueado el camino de la Perfeccin, ex-
lendindose a lo largo de la. eternidad.
Por ella sabemos del "eterno ahora", donde el pasado tene-
brosoo risueo y el dudoso future se funden en el present per-
petuo.
Por ella no tmenmos a la Muerte ni al Dolor, porque hemos
llegado a la conclusion, y muchos a la comprobacin fehaciente, de
que la Muerte y el Dolor son aspects simples de la Vida Uni,
Universal.
De la comprobacin individual de estas aplicaciones, dlimanl
una relative -, i.. i.-.-;,;. consciente individual.
Y en. la part que esta Perfeccin nos haya alcanzado se asien-
la la Gratitud hacia aquella grande Alma que nos trajo la Luz.
Cuando volvemos la vista y nos encontramos con nuestra per-
sonalidad de antao, irredenta, profana, descreda o fantica,
egosta. o inconsciente, corroda por las pasiones y quizs por los
vicios, y la comparamos con esta de ahora, que la Teosofa nos
lia enseado a modelar, se despierta en nosotros un hondo sen-
timiento de veneracin, hacia aquel Mensajero formidable, que
supo enfrentarse, valiente y sabio, a las crueldades del escolas-
ticismo, al liberalism de Voltaire, a la metafsica de Deseartes y
ail positivismo de Augusto Compte y con toda. la farndula de
teoras intermediaries, para hablar al mundo de la Sabidura Di-
Considerada as, a grandes rasgos, la magnitude de la obra de
vina y restaurar el nexo entire la Ciencia y la Religin.
lHelena Petrona Blavatsky, podemos fijar mejor nuestro prop-
sito, para poder expresarle con mayor intensidad nuestra gra-
Situd.
El intellectual tesofo, Dr. Mario Roso de Luna, tuvo inspira-
cin, al decir que la humanidad estar en deuda con Blavatsky.
miientras no le haya expresado su Gratitud.
Para eso nos congregamos en este da, con today prefercncia.
l'ijo el smbolo del Loto Blanco.
El loto es una plant ninfcea, que asienta sus races sobre
el lgano repugnante; atraviesa las aguas peligrosas y agitadas
Y alcanza la luz del Sol, para presentarle de frente su corola per-
ftumada.









REVISTA


Blavatsky, nuestro loto blanco spiritual, tuvo sus plants
entire nosotros, pas a travs de nuestra conciencia agitada por
las pasiones y present la flor de su Espritu gigante ante el Sol
de la Espiritualidad, esparciendo sobre todos nosotros el eterno
perfume de la Sabidura Divina.
Fu la escogida como '.1--_-.,jero por la Fraternidad de Adep-
tos y nos dej, por sobre el recuerdo perdurable de su obra mag-
na, que con nuestro mundo interno tan estrechamente se identifi-
ca, obras para todas las fases de nuestro progress, que por siglos
habrn de ser la hcrencia inagotable. Ella nos dej la Clave de
la Teosofa, "dedicada a todos sus discpulos, para que aprendan
y puedan enseiar a su vez", es obra destinada a studios en Lo-
gias. La Voz del Silencio, obra devocional, "para uso diario
de los lanus" o discpulos. Isis sin Velo, para que sea leda por
las mentes abiertas. Y la "Doctrina Secreta", fuente de consult
para el estudiante consagrado al descubrimiento de la Verdad.
Su obra intellectual, impresa est para todos los das por venir
y para todas las almas que busquen la Sabidura, y su obra espi-
ritual es este perfume inextingible del loto simblico que se
asienta en nuestra conciencia y que llevaremos, como sello indele-
ble, impreso en nuestro Cuerpo Causal, para ampliarlo, desde es-
ta Vida hasta la ltima de nuestras futuras encarnaciones.
Loada sea la memorial de Blavatsky! Hasta el solio sagrado
done se asiente su Espritu de Luz, lleguen nuestros cnticos de
Paz, nuestras puras vibraciones de Amor, dle Lealtad y Grati-
tud.
Levantemos hacia ella, el amado Mensajero, nuestros himnos
de alabanza, porque ella en medio de las tinieblas de la ignorancia
y a costa (le su -airifiti bendito, nos ilumin el camino.
Esuenchemos su VOZ, es la "Voz del Silencio": "escucha..
desde el vrtice profundo e insondable de aquella luz dorada en
la caiil el Vencedor se bia, la voz inarticualda de la NATURA-
LEZA ETERNA, levntase y en su miller de acentos exclama:
RE(OCIJAOS, HOMBRES DE MYALBA.
UN PEREGRINO HA VUELTO DESIREE LA OTRA
ORILLA".
UN NUEVO ARHAN HA NACIDO.
S. regocijaos, Ihermanos; nosotros, que somos los "hombrice
de myalba", las criaturas de la Tierra, porque a nosotros vino un
"Peregrino desde la otra orilla", un nuero "'arhan". un salvador
de la lhima;nidad para ensearnos el camino del Nirvana.
; Hle'na Petrona Blavatsky, para ti sea. hoy. la Gratita d de
la Sociedad T .-...i i mafiana, la Gratitud del mundo!
PAZ A TODOS LOS SERIES.
F. J. Farias, M. S. T.


IIabanai, 8 de maYo de 1924.








TEOSOFICA


Las bases cientficas de la Reencarnacin


Por Hugh R. Gillespie.

Traducido por E. Flix, M. S. T.

Nuestro ttulo, "Las Bases (ientficas de la Reencarnaacii",
es estrictamente lgico en su construccin e indica enseguida
nuestro tema, nuestro objeto y nuestro predicado. La Reeucar-
nacin es nuestro tema, cuyas bases, aafirmamos que son cienit-
ficas.
El trmino "cientfico" indica adems nuestro mtodo de
investigacin. Debemos seguir el mtodo cientfico que se basa
(u el raciocinio correct, unido a la sistemtica investigacin
" clasificacin, y nuestra primer y ms important tarea es, evi-
dentemente, tabular y definir los trminos.
Durante nuestra investigacin emplearemos diez trminos
,numerados aqu en el orden de su importancia, y distribuidos
ni tal forma que facility la comprensin (de sus relaciones, entire
todos y entire s.
Reencarnacin
Eternidad Inmortalidad
La Doctrina de la Conservacin
Energa Materia
Alma
Individualidad Personalidad
Herencia
La reencarnacin es el concept (que deseamos fijar, y puede
definirse como las repetidas oportunidades para el Ego para su
propio desarrollo.
Eternidad c Inmortalidad son los principios primordiales de
la Reencarnacin.
Conservacin es el Super-Dogma de la Ciencia que encierra
las propiedades esenciales de la inmortalidad y la perpelnidad.
Energa y Materia son sus dos divisions.
Alma es el trmino usado para indicar esa entidad conscien-
te, razonadora y actuante que pone on contact al espritu y a
la material.
Individualidad es la expresin permanent del aspect esl-
tico del alma.
Personalidad es la expresin no permanent del aspecto di-
ninmico del alma al ,actuar por conduct del cuerpo fsico.
Herencia es el process, el medio por el cual la estructura f-







REVISTA


sica y sus rganos son modificados o adaptados a las necesida-
des progresivas del alma que evoluciona.
Trataremos ahora de los distintos ttulos en su respective
orden.
Reencarnacin es el regreso peridico y repetido del alma a
la tierra con objeto de desarrollarse por medio de las expe-
riencias. La experiencia es la escuela cuyo curso no est nunce
a merced del srdido y superficial economist y cuyo horario nu
est nunca congestionado.
Cada vida en la tierra es un perodo en la escuela y como
para el hombre, la tierra es la nica escuela, es lgico esperar qu.
asistir una y otra vez a ella hasta que el discpulo haya pasado. el
examen final; pues de la misma manera que es impossible para
un estudiante alcanzar la educacin perfect en un slo cursor
de su vida colegial, as tambin es impossible para el alma llegar
a la perfeccin spiritual en el trmino de una sla vida te-
rrenal; de aqu que sean necesarias reencarnaciones o vueltas pe-
ridicas.
Como creencia, la "reencarnacin" puede encontrarse en to-
das las religiones en una .u otra forma. Alrededor del siglo once
fu reemplazada en el cristianismo por la creencia que hoy co-
nocemos, segn la cual el alma de cada hombre es especialmente
creada a su nacimiento para. una vida terrenal solamente, entra~n-
do al morir en una eternidad de felicidad celestial o de tormei-
tos infernales.
Se observar que este concept da a la eternidad un slo as-
pecto, y dependiente, en lo que al individuo concierne, del ca-
pricho de la Deidad y de la unin ms o menos accidental dcel
(los series humans.
Nternidad. Ahora bien, es evident que la eternidad no puede
tener un slo aspect. La eternidad implica que el fenmeno
siempre existe, que el alma que ahora existe, ha existido siem-
pre. aunque con distintas etapas de desarrollo psquico.
La eternidad es el corolario del espacio, y de la misma ma-
nera que el espacio est sujeto a limitaciones especiales y cir-
cunstanciales, de naturaleza temporal, as tambin la eternidad
est sujeta a limitaciones especiales y circunstanciales de natif
raleza temporal. En otras palabras, en igual forma que nosotros
podemos circunscribir una part del espacio en la pelcula iri
discente de una pompa de jabn, as tambin ,rodemos circuns-
cribir una parte de la eternidad en las limitaciones (er.in-l..- *
(le una encarnacin o vida. Y de la. misma manera que ;""1 "'".
eliminar la barrera pelicular de la pompa de jabn, y permitir
que el espacio en ella comprendido vuelva al (espacio-Todo), asi
tambin podemos concebir la terminacin del ciclo de una reei-
carnacin permitiendo al tiempo aprisonado volver a la eter-
nidad. Si concebimos adems una eliminacin peridica de estas








TEOSOFICA


envolturas, tendremos por lo menos una idea del modus operan-
di de la reencarnacin, al mismo tiemlpo que una seguridad. de
la eternidad y de la inmortalidad. No podemos comenzar una nue-
va eternidad para cada nio que nace. La eternidad debe ser un
echo omnipresente en la naturaleza y tan antiguo como la natu-
raleza, y cada ser debe encarnar una part, de esa eternidad,
mientras que cada fase, o vida, o cambio es simplemente otra
:-nearnacion.
Cada encarnacin es de hecho una sola pulsacin de la ley
le periodicidad, que acta en ciclos de cambios y la reencarnacin
:s el modo por el cual esos cambios se expresan en el hombre.
Inmortalidad. Hay una correspondencia y afinidad naturales
znitre la eternidad y la inmortalidad, y al analizar una anali-
amios la otra. La diferencia esencial estriba en el hecho de que
nientras la eternidad implica tiempo sin fin, y la inmortalidad
miplica vida sin fin o ausencia de la muerte.
La inmortalidad, por tanto, es el paralelo condicional de la
: l~1,nidad, y estos dos hechos fundamentals constituyen los prin-.
<(pi'os bsicos de la reencarnacin. En ausencia de estos, la reen-
ioarnacin no podra existir.
El anlisis lgico de la inmortalidad demuestra que est inclu-
:a en la doctrine de la. conservacin, la cual ahora discutiremos.
Conservacin. La doctrine de la Conservacin mnede ser lla-
niada el Super-Dogma de la Ciencia. Implica que, fundamental-
mente, todos los fenmenos so neternos. Sin ella, sera impossible
lodo pensamiento cientfico. No hay hiptesis possible sin este
dognma como base. Es la ley de la naturaleza en que podemos
)onfiar en manera invariable y absoluta. Sin ella podrai os es-
tar seguros de que no habra ilacin en los fenmenos.
,iii,-.,ii ., por un moment, por va de ilustracin, que no
existiese la ley de gravedad. Hablando en trminos generals, la
iravitacin implica que el movrimiento de un objeto continnuar
hasta que sea detenido, y today accin que tomemos est basada
(i ese conocimiento.
iSupongamos ahora que a q gravitaein no existiese y que las
('osas no siguiesen ni se detuviesen, sino que actuasen en una n
otra forma segn su voluntad, y que no pudisemos star seguros
de ninguna de ellas! No pueden ipensarse los resultados. No po-
lirainos acumular datos, el conocimiento no podri exislir, y el
ihombre, el pensador, sera una pluma llevada por el viento de
las caprichosas circunstancias.
Imaginemos que fuese cierta la antigua idea de Dios, a sa-
1er, que ':uviese powder para. alterar las estaciones a voluntad y
Para contestar loda oracin tonta que se le hiciese. E imagine-
mos adems que toda oracin fuese contestada tal como descase
'1 qu(e la hiciese, mientras que al mismo tiempo nadie supiese lo
Ique poda esperar! El .caos absolute sera el resultado inevitable
' invariable, v la Lev el Orden no existiran.








REVISTA


No es as, sin embargo. El hecho fhliii. inii,., en que se ba-
san todos los otros hechos de la naturaleza, es el de que podemos
confiar en la Ley. Y~ la Ley en que estn basadas las eyes, es la
de la Doctrina de la Conservacin de la Energa, que implica
que la suma total de energa en el Universo no puede ser aumen-
tada ni disminuida. Que puede cambiar de forma y llegar a set
dinmica o potential, pero nunca destruida.
Materia. La Conservacin de ]a Materia, que implica que la
suma total de Materia en el Universo es constant e indestructi-
ble; que desde comenz la material no ha aumentado ni dismi-
nuido.
Materia y Energa, son por tanto, indestructibles y lo que
es indestructible debe ser inmortal. La indestructibilidad postulh
e implica la Inmortalidad. Eternidad es el corolario cronolgico
de la Inmortalidad, y de aqu que tengamnos como principios b-
sicos de la Reencarnacin las dos expresiones esenciales de la
Ley fundamental en que estn basados todos los concepts ciei-
tficos.
Antes de dejar esta parte de nuestro tema, sera bueno que
tratsemos de otra idea que se sugiere a s misma y que nos pone
en ntimo contact con los principios teosficos aplicados a la
Materia y a la. Energa.
La Materia, en trminos no tcnicos, es la. substancia de la quc'
est construido el Universo. Energa, es la fuerza que mueve a
la material. Una no puede existir sin la otra. La funcin natural-
de la material es ser movida por la energa, y la funcin natural
le la energa es mover la Materia.
La material se present en el Universo en diversos grados de
densidad, y estos grades de densidad dependent de la, cantidii
y forma de la energa active present. Ioa Materia, tior tanto, 'en
su forma ms i .i.. ii y refinada puede ser considerada como
el espritu-materia de que el alma est compuesto, mientras qu('
la energa en sus ms altas manifestaciones puede ser consider>
da como espritu.
La Energa es el Esprinu. La Materia es li substancia. L'
Hlienciarnacin es el modo de su manifestacin, y ambas son i1-
coimprensibles en ausencia de los lhechos fundamentals de la
Inmortalidad y de la Eternidad.
Volvamos ahora a nuestros sub-principios, Individnalidad y
Personalidad.
Personalidad. Personalidad es un concept algo i ii1.-.. por-
que la mayora de las personas lo confunden con la Individuali-
ldad, de la que es completamente diferente. La Personalidad e5
la expresin colectiva de ciertos rasgos con los cuales liemos lle-
gado a star familiarizados por medio del contact. Es la ma-
nifestacin (le ciertas caractersticas communes peculiares a aii
persona. Una persona forma parte de un nmero. No es una pa-
le que se destaca en l.








TEOSOFICA


Cuando hablamos de una poderosa personalidad, indicamos a
alguien que responded rpidamente a su medio, que hace impre-
sin y que por el moment nos domina. Estamos sujetos a su
magnetismo personal, que induce a cierta familiaridad en nues-
iras relaciones y evoca en nosotros una respuesta basada en la
simpata y en la, comprensin. Como dice el antiguo adagio "un
sentimiento afin nos lhace admirablemente amables".
La Personalidad, es, por decirlo as, el ropaje del alma en el
plano fsico. Llevando esto mas adelante, nos damos cuenta de
que la personalidad es el carcter expresndose por medio de
los atributos !li--..- No ipuede, por tanto, haber definicin com-
pleta que no incluya los atributos t;~,...-, sus funciones y su
estructura.
La caracterstica que la forma tiene de comn con la perso-
nalidad, es el cambio. Nuestra personalidad cambia con nuestro
temperamento, nuestras experiencias y nuestro medio. Es tam-
bin afectada por, y determine cambios en, el cuerpo fsico, y
estos cambios sabemos que ocurren continuamente. El cambio es
li clave de la naturaleza, y toda transformacin tiene lugar a
expenses de la muerte y reemplazo de las inumerables clulas de
las cuales el cuerpo est construido. Cada partcula del cuerpo
'sico estil sometido a un process de incesante renovacin a
eada hora y en cada moment de nuestra existencia, y cada cam-
'io, por pequeo que sea, produce su efecto sobre la persona-
lidad. Todo experiencia, por ligera que sea, evoca ei respues-
l unii cambio en la personalidad.
Estando, por consiguiente, sujeta la personalidad a este cam-
iio incesante le composicin y de forma, no puede ser perm.a-
iinte. Depende de echo (le la forma y debe cambiar conform
Slildaptacin es continue.
La 'versonalidad no es ms que el ropaje en el plano fsico,
1i: naturaleza transitoria, que oculta al yo permanent, al alma.
liora bien, esta propiedad de impermanencia es intrnseca y de-
i1 necesariamente postular su propiedad. opuesta: la pei a-
nencia.
L(a inventigacin demuestra qIue esta propiedad intrnsica
i la. permanencia existed en la individualidad como veremos en
se;'uiiida.
Individuialidid: La individualidad es much ms abstrac-
lI y esquiva (ur la personalidad. Es esa fase de la pesona que
Iodeimos comprelnder completamente. Hay iempre un aspect
''1 el carcter de nuestros series ms ntimos y queridos que iin
Piodemos comprender enteramente.


(Col tinvarc,)








REVISTA


EL MATRIMONIO,

como fu, como es y como debiera ser

Por Annie Besant
(Traducido por Esther de la Pea, M. S. T.)
(Continuacin)
Muy valioso trabajo pudieran hacer las mujeres y los hombres
que son felices en su propio matrimonio, condolindose de la
inmoralidad de la ley, que desean verla cambiada. Estos matri-
monios pudieran sostener y fortalecer por medio de su amistad y
su simple consentimiento, a. las que tuviesen el valor de efec-
tuar una unin pblicamente illegal como la que he instado aqu,
y con eso lograrn hacer lo que ningn otro pudiera hacer;
pueden probable a la sociedad inglesa-la sociedad ms conser-
vativa y rancia del mundo-que el aprobar un cambio en las le-
yes del matrimonio no significa abolir el hogar.
El valor de una cooperacin por ese estilo sera, inestimable
y liara ms por el xito de la reform que ninguna otra cosa..
Se necesita much valor y una firme resolucin para hacer que
este gran cambio social llegue rpidamente y con. toda seguri-
dad a buen fin.
Cualesquiera de las reforms propuestas para la ley del
matrimonio en Inglaterra, haba de resultar extremadamente
iniperfecta, si no tratasen de la cuestin divorcio. El matrimo-
nio difiere de todos los contratos corrientes por la dificultad
que existe de poderlo disolver,-una dificultad que surge del
carcter eclesistico que se le ha impuesto y del hecho que '1
han considerado como un lazo de unin religioso en lugar de
un contrato civil. Hasta llegado el tiempo de la reformaciln,
la gente cristiana, debiera considerar al matrimonio como un sa-
cramento y an al present es considerado del mismo modo, por
la mayora de ellos. Cuando los Reformadores apoyaron al divor-
cio, se consider como part de su hereja en general y una prue-
ba de la !:endencia inmoral de sus doctrinas.
Entre los catl6icos an conserve el carcter sacramental-
y por consiguirente indisoluble;- pero entire los p1 .. .1,t-
se admite el divorcio, variando nmucho las leyes que lo 1(0r1-
larizan, segn el pas.
En Inrlaterrn-debido a la extrema conserve cin de lo 1 in'l'
en todos sus enestiones domsticas-el punto de vista proles-
lante del matrimonio se abri paso con much lentitud.
El divorcio se qued bajo la jurisdicin de las Cortes
Eclesiisticas, y stas slo concedan el divorcio a mensa et








TEOSOFICA


thoro en los casos en que la crueldad o el adulterio se presen-
taba como motivo de hacer impossible la vida conyugal. Estas
cortes nunca concedan los divorcios ia vnculo matrimonii, lo
cual permit a una-o ambas-dce las personas divorciadas,
contraer nuevas nupcias, a excepcin de los casos en que el
matrimonio fuere declarado nulo, por haber sido nulo desde
el principio; slo se conceda una separacin.
Y se impona el celibato a los consortes divorciados, has-
ta que uno de los dos se muriera, y, por consiguiente queda-
ra el otro libre. Durante el reinado de Eduardo VI una co-
misin de 3 o 4 escribieron una manifestacin que tena por
lase modificar las eyes del matrimonio; pero la muerte del
Rey puso fin a la propuesta reform; se quedaron como esta-
ban las cortes eclesiticas, y no era possible conseguir ni di-
vorcio absolute.
La impaciencia natural que e despertaba en contra de una
ley que slo separaba los matrimonios para despus imponer-
les el calibato fu motivo de que de vez en cuando se presen-
tasen solicitudes pidiendo alivio al 'Parlamento, y unos cuantos
lazos matrimoniales fueron disueltos de esta manera, bajo eir-
tuinstacias excepcionales. En 1701 se consigui una autoriza-
ci6n legal, permitindole al solicitante el volverse a casar y
ii 1798 se aceptaron las "Ordenes" del Lord Loughborough.
"Por medio de las presents rdenes se hace constar que nin-
guna peticin podra esr presentada a la Casa a menos ga acomipaada de una copia -i1-,i.1 del process y de una sen-
tencia. l,-tmii i l del divorcio, a mesa et thoro, concedida por
'!i 'orte E' lesitica y entregarda, bajo juramiento a la (asa,
simultaneamente'"
("Comentarios", Broom, vol III p. 396). Despus de ex-
plicar el procedimiento lde la Corte Eclesitica, continue Broom:
"Habindose obtenido una sentencia definitive amesa et tohoro,
el peticionario proceder a presenter su caso ante la Casa de
los Lores, (le acuerdo con las susodichas Ordenes, y sijeto a
que l present las pruebas del caso, obtendr una escritura
concedindole el divorcio (de los lazos matrimoniales y se le
Iermitir casarse nuevamente. Las' medidas tomadas por la
Orden eran pocas, y ipor lo general eran stas: 1. El Matrimo-
nio quedaba disuelto. 2 El esposo quedaba en libertad de vol-
verse a casar. 3 Al esposo se le consedan los derechos como
tal en lo que se relacionaba con las propiedades de su segun-
recho que pudiera tener como viuda de l. 5. La propiedad que
ella adquiriera despus del divorcio quedaba asegurada a. nom-
bre de ella. En el caso que fuera ella la que ganaba el pleito, la,
medidas tomadas se harn para favorecerla a. ella". (p. 398). En
'' aio 1857 se aprob un Acta de ley estableciendo una Corte








REVISTA


para Divorcios y Causas matrimoniales, y eso fu un gran pa-
so dado hacia adelante. Esta corte tena autorizacin de con-
ceder una separacin judicial equivalent al antiguo divorcio a
mesa et thoro, en los casos de crueldad o abandon por espacio
de dos aos o nms, o adulterio por parte del esposo; adems te-
Na autorizacin para conceder un divorcio absoluteo con el
derecho de casarse nuevamente, equivalent al antiguo divor-
cio a vnculo matrimonio; en casos de adulterio cometido por
parte de la esposa, y por parte del esposo, adulterio incestuoso,
bigamia acompaada de adulterio, rapto, o un crime, o de
adulterio acompaado de crueldad de tal naturaleza que aun
la ley antigua le hubiese dado derecho a un divorcio a mesa et
thoro, o dl adulterio acompaado de abandon, por dos o ms
aos sin haber disculpa razonable para ello. (Brom volm. p.
542). Est dems el.detenernos ahora en los otros poderes que
disfrutaba la corte.
La, primera reform de necesidad aqu es que el esposo y
la esposa al solicitar un divorcio lo hagan sobre una base de
igualdad perfect: al present, si el esposa y la esposa estn
viviendo separados, por ms adultery que sea el esposo, no
puede la esposa verse libre; si viven juntos, el esposo puede
mantener cuantas queridas se le antoge y con tal que l evite
usar modales toscos que pudieran interpretarse como crueldad
legal, l queda en salvo de que le ,puedan presentar ningn plei-
to para disolver el matrimonio. El adulterio slo, cuando ha si-
do cometido por el esposo, no es base apra pedir la disolucin
del matrimonio: tiene que estar acompaada de alguna otra
ofensa para que la esposa logre su libertad. Pero el esposo pue-
de obtener una disolucin del matrimonio por adulterio come-
tido por parte de la esposa, y adems puede conseguir dinero del
amante en pago de los perjuicios ocasionados y como salatium a.
sus sentimientos heridos.
El divorcio debiera star sobre una base absolutamente
igual tanto el esposo como para la esposa; el adulterio come-
tido por part de uno de los cnyuges, y si se considerase nece-
sario presentar un coautor varn por ser el esposo la parte ofen-
dida, tambin debiera considerarse necesario presenter un co-
autor mujer, siendo la esposa quien presentase la queja. Dle
modo que el principio que debiera regir en todos los casos de
divorcio es que no debiera hacerse diferencia alguna a favo'
de ningn lado; cualesquier motivo que se considerase de su-
ficiente razn para romper los lazos del matrimonio en un cis',
deliera servir de suficiente razn ipara romperlo en el otro.


(Conti[niuar).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs