Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00015
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00015
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Full Text






EVISTA TEOSOFICA
Organo de la Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica
FUNDADA EN 1905
Director: RAFAEL DE ALBEAR Administrador: GUILLERMO ORDOEZ
Direccin y Admn.: Oquendo 14, altos. Apartado 365. Habana.

PERMANENT
L-a Sociedad Teosfica es responsible solamente de los documents oficiales
inrertados en la Revista Teosfica. La Secretara General es responsible
t ls articulos no firmados; de los artculos firmados con el nonirbe o
iiicie!cs son responsables sus autores o en su defecto sus traductores.
Siivertimios a nuestros lectores, para evitar errors y confusiones, siempre
iii.agradables, que la nica, legtima y verdadera Sociedad Teosfica, que
i'i fundada en 1875 por Helena Petrowna Blavatskv y Henry Steel 01-
:.itt, tiene su Cuartel General en Adyvr. (India Inglesa,) y que esta Sec-
.;n (Cuiliaa (jique forma parte de ella, tiene sus Oficinas en la Habana.
on:endo 14, altos, no teniendo relacin ni conexin con cualquiera otra
b"ciedad que emple trminos relacionados con la teosofa, o diga que
profesa sus doctrinas.
AO VTTI.-N". 3.-15 DE MARZO DE 1924.-2a EPOCA




on- Seccin Oficial


Veci.uido el plazo para el pago de las cuotas anualezs. rei-gne a
il miembros y logias que an no han cumplido con i es deber.
(e tengan la bondad de enviar sus respectivas quotas a la imi-
:i-' brevedad, as como recomiendo a los seores Presidentes y
Scetarios de las logias mayor actividad y eficacia a ese respect.
Rafael de Albear,
Secretario General.

NUEVA LOGIA

En la ciudad de Guatemala, Repblica de (iiiiteiala. se ha
flidatdo una nueva logia con el nombre de "ATMA", y para la
'(qu se expidi Carta Constitutiva con fecha 24 de Febrero lti-
1mo. Es su Presidente el doctor Rodolfo Leiva y Secretario el
F'ior Alejandro Ch. Suazo.
Muy efusivamente felicitamos a los hermanos fundadores de
'9( nuevo foco de luz spiritual, envindoles nuestros. votos por
progress colectivo, que tanto bien podr hacer a sus conciu-
ai!laios y a la humanidad.







REVISTA


Carta trimestral del Vice-Presidente


(Traducida por E. Felix 1M. S. T.)

Esta carta debe informaros antes que nada de la 48 Conveu-
cin celebrada este ao en Benars. Las cuatro conferencias de
la Convencin versaron sobre "La Teosofa como Intrprete",
y la Presidente eligi para tema de la suya "La Religin y las
Religiones, Expresadas en la Vida de los Individuos y de la Na-
cin". Al da siguiente, yo habl en el mismo sentido, pero so-
bre "La Ciencia, como base del Conocimiento y de la Co-.
ducta". Al da siguiente, Mr. G. S. Arundale habl de "La
,Psicologa, como Explicacin de los Motivos y Preferencias".
La cuarta conferencia de la Convencin estuvo a cargo del Dr.
J. H. Cousins, "La Belleza. y su Expresin en el Arte". La
Convencin estuvo llena de amistad, y no hubo nada que tur-
base su serenidad y entusiasmo.
Es costumbre en la Convencin Anual decorar el Saln del
Cuartel General de Adyar, o la Shamiana o tienda en Benariis,
con las banderas de los pases de nuestras 37 Sociedades Nacio-
nales. Este ao, mientras estaba sentado en la tribune y vea a
los tres lados de la Shamiana, de izquierda a derecha, las ban-
deras de las Secciones colocadas un tras otra en el orden en qle
se constituyeron, la Sbamiana era ms bien un mundo en mi
niatura, y nos reunamos en ella no para nosotros sino para
el mundo. Que la S. T.. pueda siempre ser as, no para un solo
pas. sino para todo el mundo.
La president estuvo incansable. Excepto cuando necesita-
ba un brazo amigo para descender escaleras, estaba como siem-
pre dando conferencias o presidiendo otras conferencias o ''
las reuniones de negocios. El Comandante D. Graham Pole. Se-
cretario General para Inglaterra, y el seor J. Kruisheer, Se
e~rtairio General para Java, estuvieron presents en la Conven-
cin. y Lady Emily Lutyens, de Inglaterra, ayud nuicho (c0"
conferencias y discursos.
Quizas el rasgo saliente de la Convencin fu el anhelo de la
juventud de la India por ayudar, por conduct de la S. T., todo
buen trabajo y el deseo de los miembros mayors no slo de
aconsejar y ayudar a. los ms jvenes, sino tambin darles li-
bertad de desenvolvimiento y de expresin propia. M. Arunda-
le fn un puente muy entusiasta entire los jvenes y los viejos,
alentando y aconsejando. Se ha formado una. Federacin de la
Juventud de la India, teniendo como Presidente y organizador
a la seora Rukmini Arundale. El Consejo General de la ,








TEOSOFICA


T. ha dado su ms caluroso apoyo al Movimiento Juvenil, de-
jando, por supuesto, a cada Sociedad Nacional libertad para la
aii:aci6n local ms beneficiosa para la S. T., y el Movimiento
Jnvenil.
Nuestra "Universidad Mundial" en Adyar, la Brahmavidya-
sh.&ma, est en su segundo ao de constituida, y haciendo es-
pl)~ndiddo trabajo ampliando el horizonte intellectual y profun-
ci i;.!ndo la percepcin spiritual de sus estudiantes
La President embarcar para Europa a fines de Abril, y
A. y Mrs. Arundale la seguirn en Junio. Todava me que-
daui un poco ms de dos meses para partir de nuevo, esta vez
a l.;s Estados Unidos, visitando de paso Australia durante seis
se.-anas. He pedido a las Logias de la India que me dejen libre
en 2Adyar este ao, a fin de dedicar el corto tiempo que estar
atu: a preparar el material literario destinado a la S. T., en
co,!iunto. Espero que en el curso del prximo ao aparecern
V".s Vidas de Aloyone", (alrededor del mes de Diciembre)
Primeras Minutas de la Doctrina Secreta", algunos ar-
tciuos sobre "Qumica Oculta", "Cartas de los Maestros de
Sabidura" (Segunda Serie) y dos o tres artculos ms conte-
niendo extractos de los "Anales" de la S. T. Espero terminar
e nes de salir para Australia, mi libro de sermons, "La Ley
de Cristo." He comenzado una continuacin de Flores y Jar-
dines, que podr estar terminada dentro de una semana, si fue-
s( possible star libre durante ese tiempo de otros trabajos. Pero
mnnque uno trabaja much en Adyar, y pueda de vez en cuando
(cilsarse lo bastante para necesitar descansar, el trabajo se ha-
ce con un entusiasmo que uno puede difcilmente describir. Aqu
In Adyar, todos somos para Un Mundo, Una Humanidad, Un
' A Aunque Adyar est muy lejos en el espacio de la mayo-
la de las Sociedades Nacionales, stas viven sin embargo con
nosotros, pues trabajamos para el mundo. Esta es la dicha su-
,Min;i dle nuestro trabajo Teosfico-cada uno trabaja para to-
dos, y donde hay unidad, all tambin se encuentra misteriosa-
n!-nte el Todo. No creo que la preparacin cultural dada. por
todas las universidades modernas juntas equivalga a la 'prepa-
r'acin que el trabajador teosfico adquiere al trabajar para el
Todo. por medio de la S. T. Un corazn ansioso de abrazar al
inundo entero, esa vision nica que es slo possible "desde el
entro" ;y a pesar de las horribles miserias del mundo, y una
u'nsaein de poder creciente para abolirlas, son los does sin
precio que la Sabidura Divina otorga a los que le sirven, no con
la sabidura de los libros, sino como Poder que "poderosa y
dule(mente ordena todas las cosas".
C. JINARAJADASA.








REVISTA


LA REFORM SOCIAL
Por Annie Besant


Alocucin Presidencial a la Conferercia de la Refcirra Scc..
de Bombay.

Reunida en los dias 29 y 30 de Noviembre y lo y 2< de
Diciembre de 1923.

(Traducido por J. IVI. Lamy M. S. T.)

(Continuacin.)
Sera bueno, para disminuir la oposicin que pueda surl"'
en las mentes de algunos sobre esta opinion, modern respe,'
al criminal, recorder el hecho de que no hace tanto tiempo qi''
los lunticos eran cruelmente castigados por ser lunticos.
les pona camisas de fuerza, se les esposaba o maniataba. :
les encadenaba a una argolla a la pared, o se les pona grillel,'-
en los pies y se les azotaba atrozmente. Ahora se ha reconeo-
do que la locura se debe a una anormalidad anatmica o fi(,;h-
lgica, y debe ser sujeta a mtodos curativos; y cuando es W-
curable, el enfermo debe ser aliviado lo ms possible, dndfl,(
buena ',asa, lindos sardines, much aire y much luz, misica Y
peridicos, etc. Antes que pasen muchos aos, puede ser que ven-
nos ncrstras prisiones tambin cambiadas; hay seales ya ('
mejoramiento en algunos pases, por lo menos.
D)ejadme ofeecer a vuestra consideiacin el caso sorprendin-
le de un hombre cnyo carcter canbi con motivo de un accident
te. Podis verlo en la obra de Ferrier titulada "El Cerebro y
sus funciones". (No estoy muy seguro del ttulo, porque 0lo JI
leido hace unos iuarenta aos). Un joven estaba preparaiind
piedr a paii fludirla ; la varilla de hierro que usaba fu iimpulsu-
da violentamente por una explosion premature, penetraindoh
por un ojo en direccin oblieua y cortndole los lbulos fron-
tales del cerebro. Sali por el otro lado. Cosa singular, san, pe-
ro cambio enteramente de carcter. De industrioso, formal y s;
tisfecho (ine haba sido, se volvi perezoso, hosco y vicioso.
Vn l quien cambio o fu su Espritu,-a semejanza del mu-
sico que con un instrument roto no puede tocar ya melodas.
sino chirriar las cuerdas?
IHe mnencionado este caso por ser impresionante en un eambi,,
aparente de moral, y que, sin embargo fu ocasionado por la








TEOSOFICA


,i,:struecin del tejido del cerebro. Algunos de nosotros dirn
1i- el Espritu no poda manifestarse ya, por haber desapareci-
i, su instrument de manifestacin. Para nosotros los Reforma-
i'es Sociales,, este caso viene a apoyarnos, pues si un mucha-
':o decent puede convertirse en detestable por un accident,
or qiu un tratamiento inteligente no ha de cambiar una per-
iiia de mala conduct en un buen ciudadano? y podemos demos-
li rque ya se est haciendo.
En primer lugar, estamos viendo que nuestro sistema actual
i:ora criminalss habituales", hecho que en si es una conde-
in suficiente. Un joven o una joven es encerrada en la cr-
:! se pone en contact con mala compaa; cuando sale de all
; cine codendose con la misma gente porque es la nica con la
!i, puede codearse, y se pasa el resto de su vida entrando y sa-
l !i!ido de la prisin. He aqu dos casos tpicos.
El President del Tribunal Supremo de Inglaterra, al conmu-
i;' la sentencia de un anciano de 71 aos, dijo recientemente es-
i;;-, palab'as:
"No puede haber duda, como dijo el demandante o apelante,
.e!. en su juventud sufri un castigo que est completamente
,i idesacuerdo con las creencias y prcticas contemporneas, aun-
ii(' acorde con las de hace medio siglo. En el Tribunal de
\cv\-ington el preso hizo una apelacin razonada y simptica. En
1-(6, por el robo de un reloj, tercer delito cometido, fu senten-
.i,1do a siete aos de trabajos forzados y otros siete sujeto a la
sIilpervisin de la polica. Esto fu en el Tribunal de Middlesex.
Inl 1882 fu de nuevo convict del robo de un reloj, y en esa
i';isin lo sentenciaron a seis meses de presin.. En 1885, otra
"zi en el Tribunal de Middlesex fu convict de asalto a una ca-
e; y sentenciado a diez aos de servidumbre penal y cinco aos
W' vigilancia policiaca. Con respect a estas sentencias, que se
rtieren a una poca y a unas ideas diferentes a las de ahora, el
iii;isado, cuando fu convict la ltima vez, dijo al Presidente
1]1 Tribunal de Newington lo siguiente:
"Yo quisiera hablar sobre estas dos largas sentencias que me
i,1'n iimpuesto. No he tenido una sola oportunidad. Cuando fui
por primera vez a la prisin a cumplir dieciocho meses yo era un
n1io. Luego fui a cumplir siete aos de trabajos forzados a la
"dad (T, veintin aos, y siete aos de vigilancia policiaca, por
'ohar un reloj valuado en 15 chelines. Nadie sabe cuanto sufr
'lnrante esos siete aos de prisin, sino yo solo, siendo como era
un joven. El sistema penal no estaba entonces como ahora. Me
Pusieron entire hombres ya hechos, y eso me destroz. Por aque-
1los siete aos que me impusieron entonces por el robo, slo me
!nobieran castigado ahora con dos meses o un mes".
T.i,i,,',, el Juez Decano de la Ciudad de Londres, Sir Ernest
Wild. se dirigi al preso dicindole:








REVISTA


Nunca ha tenido usted anteriormente una oportunidad, pe(,'
como se ha comportado bien desde 1916, voy a drsela ahora. Va-
rias veces ha sido convict y le impusieron a usted una sentencia
several cuando solo tena catorce aos, y sigui robando, resultedo
natural de enviar nios a prisin. "Esta vez solamente se obiig,
al acusado a comparecer ante el Juez peridicamente.
El Informe de los Comisionados de Prisiones de Inglater,'a,
en 1922, asegura que de un total de 47.127 press durante el aio.
haban sido convicts previamente seis o mas veces 12.510; y de
las imij,-i. mas del 25 por ciento haban sido convictas an:es
ms de veinte veces. Claramente se ve que el sistema no ha te-
nido xito, eso sin contar que hubo casos an peores.
Mucho se ha hecho en favor de los nios en esos tribuniEes
especiales para ellos, que se han establecido en Amrica y con
el sistema probatorio, por el cual un nio, detenido por su primn'a
falta, es puesto bajo la tutela amistosa de un mayor de edad (que
le proporcionar amigos, que habrn de hacerle la vida interesan-
te, amplindole la vision de un mundo ms grande y ms bri
llante. Tambin la sentencia indeterminada es un mejoramincto
de la que fija un trmino. Pero la prisin misma es por s sola
inmoral, brutal y deprimente.
Ved las reglas absurdas y los castigos que se infligen por las
infracciones:
Por silbar en los ejercicios: 3 das de confinamiento absolu-
to; una semana de confinamiento separado; prdida de un da
de rebaja, y posposicin durante una semana de las cartas y las
visits.
Por poser un lpiz: una semana de confinamiento separado:
tres (las de rebaja perdidos, y las cartas y visits pospuestas
nUna semana.
Por cantar coplas en la Pascua de Navidad; tres (las de
diela (12 onzas (de pan, 3 onzas de papas y agua por da) catorce
das de confinamiento separado, prdida de tres das de rebaja
y suspension (le cartas y visits durante catorce das.
;, Puede defenders algn sistema que tortura a los hombres por
silbar o por cantar coplas en la Pascua de Navidad, cuando el
corazn se les ha ablandado, quizs, al recuerdo de los das (d
su infancia?
Mr. Mott Osborne era un ciudadano de Auburn, (N. Y.) y la
Prisin de aquel Estado era algo que pesaba sobre su corazn Y
su cerebro.
Lle'cg un da en que se convenci de que el sistema erai un
error, y obtuvo que lo nombraran Presidente de una Comisin.
Ento(nces fu a la prisin, habl con los penados y les dijo q(L'
haba un grupo de individuos que conoca sobre las prisiones ias
que cualquiera otro, y eran los presos, por lo cual l y si Comi-
sin s: dirigan a ellos para oir. sus opinions y consejos. Hablh









TEOSOFICA


co:: algunos de ellos, y luego dijo a los otros comitentes que crea
(civeniente que uno de ellos fuera a la Crcel como uno de tan-
to', presos. Convinieron con l en que era una idea excelente, sien-
do unnime la opinion de ser l quien deba ir. Fu y djoles a
los press que crea que habra de comprender el sistema mejor
1 lde su interior; y el Jefe de la prisin di rdenes de que se
le tratara exactamente igual que a los dems penados, y que
si infringa las reglas se le impusiera el castigo usual. Entonces
se1 neg a trabajar el sbado por la tarde con el objeto de ver co-
mno eran las celdas de obscuras. Estuvo en una desde las 4 p. m.
L],iia las 6 a.m. Despus que se apagaron las luces, todos los pre-
sos empezaron a hablar, enterndose de que la mayor parte de
ellos estaban all por cuchichear, y precisamente los enviaron al
hliir done podan hablar con la mayor inpunidad. Haba en el
cal:bozo contiguo un muchacho de 19 aos, que haca treinta y
sai !)ras que estaba all, al cual solo le haban dejado un pedazo
ie pan y un jarro de agua para 24 horas. Le haban operado un
id!,, el cual le estaba supurando, y todo su crime consista en
h]:i:rle pr'guntado a su compaero de la cama contigua si te-
nia ailgo para leer.
Cuando Mr. Osborne sali se puso a trabajar para cambiar la
vida de la crcel. Organiz una liga para el bienestar mtuo en
el iiil todos los miembros eran responsables unos de otros. Abo-
li la regla del silencio. Dej a los press que jugasen despus
del trabajo. Un ao ms tarde se necesit un Gobernador para
el presidio conocido de Sing Sing, y despus de consultar a su Li-
g. acept el cargo.
i1(espus de dos aos los politicastros lo echaron de all, porque
nlo (1 agradaban sus procedimientos; pero otros hombres ms in-
tliglntes le dieron otro destino, y al fin lleg a ser Gobernador
de la Gran Prisin Naval de los Estados Unidos.
Como l dice, trat a los press como series humans, y ellos
se .,,, i ...I ,i,,,i com o tales.
Los Estados Unidos tienen algunas de las peores y tambin de
las mejores prisiones del mundo. Las peores son horribles, ms de
lo que puede imaginarse, son verdaderos infiernos de tortura. En
camhio hay otras tan buenas como deban ser todas, lugares en
donde los enfermos moralmente son curados, y que una vez que
sal, no regresan ms. La cura consist principalmente en tener
en ellos, demostrndoles que se confa en si honor, y
r'odc(indols de condiciones naturales y salubres. Le de una que
esraba en una vasta finca de campo sin muros, pero en medio de
nna 'xtensin de terreno rido. Tod.as los press coman juntos y
S i hablar con today libertad. All tenan maestros, diversions
Y oinesrs para ejercitarse. No haba ;-.... ... ,, i to solitario. que es
funIte fructfera de insania. Algunos eran enviados a trabajar
ha.Po palabra de honor, ocasionalmente a otros lugares.
(Continuar)








REVISTA


17 de Febrero, Dia de Adyar

Con motivo de la conmemoracin de esta fecha importante--
tres veces aniversario de importantes acontecimientos-se re-
nieron gran cantidad de miembros de la S. T., al objeto 1:"
efectuar una velada.
La numerosa concurrencia que acudi al acto, pudo escuchi,
la lecture de escogidos e interesantes artculos, y un bonito td-
curso pronunciado por uno de los miembros de la Sociedad ai-
tente a este acto.
A las ocho y media, el hermano Rafael de Albear, que pr;-i-
da, dirigi la palabra a los concurrentes, dando a conocer
objeto de la reunin y explicando, a grades rasgos, el ,,-
cado de la misma. Despus, desenvolvi el program de atiite
no confeccionado, en la forma que sigue:
El hermano Alfredo Fontana hizo un discurso biogrfico c'
Giordano Bruno, haciendo resaltar las ms salientes caracter--
ticas del gran reformador dce la cienicia.
A su vez, le sucedi el hermano Cruz Bustillo, que prowun-
ci un atildado discurso reference a la vida de las tres sobre-
salientes personalidades, siendo sucedido por el hermano AUv:-
cua, que ley un artculo relacionado con la gratitude a que cs-
tamos obligados hacia los tres prominentes personajes.
Despus, el hermano Guillermo Ordoez ley un juicio so-
bre Leadbeater, por Hilda M. Powell, el que haba sido tracia-
cido al castellano por el hermano E. A. Felix.
Ms tarde, el hermano Jos del C. Velasco di lecturia ii i
brillante artculo publicado en nues.tra Revista Teosfiei '
1907, sobre los ltimos moments del Coronel Olcott, de gr, i i -
ters e importance.
Finalmente el hermano Jos Bas, ley unos versos -;o" '
cos, alusivos al acto, del agrado de todos, dando fin al acto eI
Hermano Presidente, a rengln seguido, con un discurso en "
que hizo el re-mien del acto, y di las gracias a todos los de algn modo, coadyuvaron al mismo.
Antes de iniciarse el desfile, la concurrencia fu i-..l'." '
con exquisitos dulces, retirndonos todos con un caudal inmen-
so de espiritualidad vibrando en el alma, con un imperecedero
sentimiento de gratitude en nuestras conciencias.


EL DIA DE ADYAR

As como los ciudadanos de una nacin recuerdan con gozo las
fechas gloriosas, as como el mundo ha fijado das en los qie s'
reverencia aquellos acontecimientos o aquellos hombres que de
algn modo han servido para el adelanto human, as nosotros








TEOSOFICA


l1,s teosofistas hemos marcado una fecha que a mi juicio es snte-
'., de nuestro agradecimiento, de nuestro amor y nuestra leal-
i,.J a los directors del movimiento de que formamos parte.
Hoy que contamos 48 aos de existencia y que aun nos acom-
i:ain en el plano fsico la mayora de nuestros "leaders", esta
* sta tiene a mi juicio un character de gratitud. Yo la llamara
la de la gratitud, porque hoy que por los acontecimientos que
o.1otrdamos, va nuestro pensamiento hacia nuestro cuartel gene-
h;';. hasta nuestro Centro, unimos a ese pensamiento el ms dul-
Ssentimiento que anida en nuesiro corazn y es la gratitud que
..timos hacia los paladines de la causa teosfica.
El motivo de haberse fijado esta fecha, es la conmemoracin de
i nuerte del gran filsofo Giordano Bruno, la muerte de nuestro
-fundador y primer president Henry Steel Olcott y el naci-
1i to dl e nuestro querido hermano Mr. Carlos W. Leadbeater,
!i chos todos acaecidos el 17 de febrero de diversos aos. Pero
,n mis significativo para m, es la designacin de el nombre que
SL DIA DE ADYAR.
Que represent para nosotros Adyar? Adyar es nuestro Cen-
i:, es el robusto tronco que da la savia para el crecimiento de
i centenares de logias que estn esparcidas por el mundo ;es el
;' o cuya luz, al i. ti,..i., por un miembro de la Sociedad Teos-
i:o;, cura las heridas del alma, abre las puertas de la mente y
i;instra al peregrine un oasis en el desierto de su vida. Adyar es
ilonde habitat nuestra amada Presidente, en fin, segn lo han di-
ii quienes han tenido la dicha de poder visitarlo con su con-
'i.'iieia, fsica, la tierra de los Maestros de Sabidura.
Recordando a Adyar, acude a nuestra mente la explendente
1. de II. P. Blavatsky con todas sus luchas por el ideal; El
''oronel Olcot con su maravillosa organizacin; Mrs. Besant con
i d(a su vida de dedicacin al servicio de la causa; Mr. Leadbeater
c( sus maravillosos poderes puestos a nuestro servicio para ilu-
nminar nuestra senda. As mismo recordamos a Mr. Sinnet,Mr.
C(,lins y otros ms que no enumero para no hacer la lista intermi-
aI;ble. Todos estos cerebros, todas esas almas, se han distinguido
el el corto espacio de medio siglo por su constant servicio la
(So:iedad Teosfica y a la Humanidad.
As como continuamente fluye de Adyar el amor de esas gran-
des almas, as como se esparce continuamente el conocimiento
qle brota de ese centro, as hoy los millares de corazones que for-
Imui la fraternidad teosfica en todo el mundo se unen para hen-
(hirse de gratitude hacia esas almas a quienes tanto le debemos y
ias mentes de esos millares de tesofos convergen hacia Adyar,
ia ierra de los maestros, para enviar pensamientos de amor in-

Por esto llamo al da de hoy, laFIESTA DE LA GRATITUD.
L. Ausucua M. S. T.








REVISTA


Una opinion acerca de Mr. C. W.

Leadbeater

Por Hilda M. Powell

(Traducido por E. Flix M. S. T.)
Se me ha pedido escriba algo acerca de "El Gran Hombr,!:e
que lleva en esta vida el cuerpo de C. W. Leadbeater, a quieni, ui
conocido desde mis das colegiales.
Fu una gran poca en la historic de la Sociedad Teosfiea ~'cn
este pas, aquella en que un grupo de verdaderos instructors vi-
van y estudiaban juntos en 19 Avenue Road, formando un mnii.-
villoso centro de inspiracin para todo el movimiento.
C. W. Leadbeater vino por primera vez a Harrogate como de-
legado a una Conferencia de la Federacin del Norte, y el K.;r-
ma lo trajo a vivir a nuestro hogar, pues mi padre, Mr. IHodgsoni
Smith, era el Presidente de la Logia. Recuerdo bien el primer
encuentro con quien lleg a ser el amigo y el maestro de teda
nuestra familiar, y con quien no hemos tenido nunca ningn dis-
tanciamiento.
A fin de hacer ms claros los distintos aspects del Gran liom-
bre, tratar de C. W. L. (1) como Instructor; (2) como Amigo;
(3) como Compaero; (4) como Autor; (5) como Trabajador; Y
(6) como Preparador de Discpulos para los Maestros.
El convencimiento de lo grande de este hombre me ha venido
gradualmente como resultado de largos aos de amistad con l.
Desde 1897, cuando la Teosofa se estaba extendiendo por el Nor-
te de Inglaterra y Harrogate era el Centro ms poderoso de tra-
bajo, C. W. L. acostumbraba a hacer de este punto su cartel ge-
neral, visitando desde all otros lugares. Se pasaba muchas se-
manas y hasta meses en nuestra casa, haciendo trabajos de inves-
tigacin, escribiendo libros y sosteniendo una numerosa corres-
pondencia que a menudo requera hacer investigaciones en otros
plans. Los dems miembros de mi familiar, al igual que yo, lo
ayudbamos de vez en cuando en su trabajo, y estbamos algo-
nas veces presents cuando se hacan studios de vidas pasadas,
por lo que algo del mtodo del instructor, as como de la reali-
dad de lo que deca, nos fu a todos transmitido, y nunca lo he-
mos olvidado.
Primeramente, considerando a C. W. L. como Instructor di-
r: Siempre lo he visto paciente y entendendedor de las dificul-
tades de uno y tomndose el mayor empeo en comprender el
punto de vista de uno y en dar la mejor explicacin. Al hablar,








TEOSOFICA


lenta, tranquilamente, como describiendo lo que revelaba la ms
mplia vision de las cosas que le daban sus desarrolladas facul-
tades, naca en uno la realidad de lo que deca, como si uno mis-
mo lo viera. Cuando nos enonos enctra s en presencia de quien ten-
ga un conocimiento director de estas realidades internal, se trans-
miite la conviccin de la verdad. Tambin le daba a uno el pun-
t, de vista del ocultista que ve detras de las escenas, y tiene la
visin del Gran Plan. Al tratar con las personas, C. W. L. siem-
pre apelaba a su mejor parte -al Ego Superior que hay en ca-
da uno de nosotros. No se ocupaba de los defects de la persona
lidad, sino de las posibilidades del Ego, las cuales haca exterio-
rizarse. Uno senta a su lado el convencimiento de que poda y
de que hara las cosas.
Considerando ahora a C. W. L. como Amigo, no s como co-
iunicar a los dems lo que l ha representado para m. Me he
dirigido a l en moments de dificultades y he recibido ayuda;
Lo he conocido en pocas de felicidad y de tristeza y siempre he
encontrado en l a un padre y a un amigo. Todos hemos experi-
mentado en la vida que algunos de los que creamos amigos se
ian apartado de nosotros en los moments de tribulaciones y di-
ficultades, que otros nos han dejado porque han descubierto al-
&?'in defecto en nuestras personalidades, y que otros nos han aban-
donado al cambiar de ideales. En C. W. L. encuentra uno el ms
leal amigo, que no lo abandonar a uno en horas de dificultades,
ii an por haber uno procedido mal. Siempre sabia y s todava
que poda acudir a l a cualquier hora en solicitud de ayuda y
que nunca el auxilio me sera negado.
En el aspect puramente human, en el de Compaero, es sin-
gularmente agradable. Lo hace a uno su confidence, hace de sus
intereses los de uno mientras se trabaja con l. Existe la ms
absolute confianza en este trato; no.tiene secretsos; uno se en-
cuentra invitado a compartir cualquier cosa que l haga o pien-
se. Creo que realmente lo que ocurre es que l lo envuelve a uno
en su aura, y le permit a uno participar, en cierto grado, de su
'onicieneia.
Recuerdo bien la gratsima poca de compaerismo con C. W.
L. en Roma hace unos veinte aos. Estaba all dando conferencias
a la Seccin Italiana, y era husped de Mrs. Cooper Cakley. Mi
hermana y yo llegamos como a la una de la madrugada, una pre-
eiosa noche de luna, y fu C. W. L. quien a hora tan avanzada
nos recibi en la estacin y nos llev a! hotel. Fu con l1 como
iia que visitamos los lugares de inters de Roma y sus alrede-
dores, y result ser un maravilloso gua: no slo eran prodigio-
ss sus conocimientos histricos y arequeolgicos, sino que te-
na en la punta de los dedos las histories y leyendas de los di-
vers-os perodos.
Durante estos aos de compaerismo con el Gran Hombre, yo
v los dems miembros de mi familiar tuvimos innumerable prue-







REVISTA


bas de los poderes clarividentes que posea C. W. L. En realidad,
uno siempre saba que estaba mirndolo todo con la ms amplia
vision de los plans superiores. Otro incident viene a mi me-
moria: la visit que hice con mi esposo y mi hijito a Adyar. EI
esta ocasin llegamos a Madras (siete millas de Adyar) por 1a
maana temprano, pero no demasiado temprano para que C. W.
L. estuviese en el andn esperndonos. Fu l quien nos ense e!
Cuartel General y nos permiti el access a su cuarto, hablndo.
nos de las recientes investigaciones de las Vidas de Alcyone,
permitindonos copiar nuestras propias tablas. Quizs era par
cialmente debido a su presencia lo que le permita a uno poner-
se en contact con las Grandes Presencias cuya influencia com-
penetra todo Adyar y lo que le daba a ese lugar las irradiacion.-,
que no he sentido en ningn otro lugar en la tierra. C. W. L. eri
,como compaero invariablemente amable y genial, posee una ma-
ravillosa memorial y una penetrate observacin que hacei
deliciosa su compaa.
Como Trabajador C. W. L. era y es infatigable. Desde por la
maana temprano hasta tarde en la noche trabaja constantemen-
te escribiendo, dando conferencias, contestando cartas. Acostum-
braba a reunirnos a todas para que le ayudsemos en su corres-
pondencia, y uno ganaba much vision internal con sus mto-
dos, y senta admiracin por sus preciosas y escrupulosas pes-
quizas. En todo lo que ha hecho por la Teosofa parece que slr
una idea ha prevalecido- la idea de "El Trabajo": todoo l que
realizaba como trabajo del Maestro, lo haca con inquebrantable
lealtad y devocin. Su atencin a los detalles y su exactitud en
la observacin eran excepcionales.
Cuando uno consider a C. W. L. como Autor, toca uno de sus
prominentes rasgos. Es un hecho notable que a pesar del ul-
terior desarrollo de los conocimientos teosficos, hay muy poco
que corregir o alterar en los primeros libros de C. W. L. Sus
manuals El Plano Astral y el Plano Devaknico siguen siendo
una descripcin exacta del scenario y habitantes de esos mun-
dos, y esto se debe a que l nunca exagera las cosas, sino que me-
ramente expone exactamente lo que ha observado.
Digamos ahora unas cuantas palabras acerca de la manera
en que C. W. L. prepare a los que tienen el privilegio de traba-
jo bajo su direccin como auxiliares o discpulos. Su vision pa-
rece sofocarse en la mayor cualidad que cada discpulo posea y
en tratar de exteriorizarla. Inspira a todos los que le ayudan el
amor al Trabajo: le he odo a menudo decir: "No se ocupe de
sus defects; venga y aydenos y esos defects se modificaril
mientras tanto usted se esfuerza por hacer su trabajo". Nadie
puede ser sincere de enrazn en la devocin y el servicio sin dar-
se cuenta le sus defects y comprender la necesidad de elimi-
narlos. Al mismo tiempo, cualquiera que trabaje con C. W. L.
aprende a ser cuidadoso, exact y perseverante, y por el (: ,







TEOSOFICA


de Altruismo que d, se alcanza. la impersonalidad. Uno recibe a
Altruismo que d, se alcanza la impersonalidad. Uno recibe a
veces rudos choques en la personalidad, pero el Ego Superior
iesponde al llamamiento de devocin o de Sacrificio y se da uno
mnenta del valor de la preparacin. Todas estas imperfecciones
,;crn un da en el resplandeciente fuego del Ideal.
Una palabra final acerca de la grandeza de este hombre.
Cuando ha sido atacado siempre ha permanecido tranquilo
y sereno. No recuerdo que haya nunca pronunciado una palabra
,ie recriminacin contra sus calumniadores. Cuando una forma
mental particularmente hostil ha sido lanzada contra l, aeostum-
bra a tratar de disolverla, no habiendo nunca la menor traza de
que recibiese el odio con el odio. La manera en que resisti
su prueba revela la magnitude de su carcter, y siempre perdu-
ura, como "El Gran Hombre" en el afectuoso recuerdo de las
los families a las que ha pertenecido en esta vida.



La muerte del Coronel Olcott


Ultima escena.
Un alma grande que se aleja de nuestro seno.

El Coronel Oloott, muri tranquilamente a las 7 de maana
del da 17 de Febrero en Adyar, en presencia de las seoras Be-
sant y Russak, Srita, Renda y le su enfermera nocturna Srita.
Swart, para cuyos carios y habilidad no hay palabras de sufi-
ciente alabanza. Fu colocado en el sarcfago a las 12 y 30, sien-
do ste bajado, por sobre el parapeto, al jardn y llevado al sa-
ln grande, en donde un sitio, adornado con flores, haba sido pre-
parado para su recepcin. Al este del saln fueron puestas me-
sitas y sobre ellas colocados los Vedas, la Zcndovesta, la Pitaka,
la Biblia, el Coran, el Adigvanda y un Manuscrito Janseista; re-
presentando las diversas creencias del mundo. El cuerpo con la
cabeza descubierta y envuelto por la bandera de su nacin y la
y la bandera Budista, fu tendido en el saln, por done desfila-
ron centenares de personas; mujeres, nios, occidentales, orien-
tales, Indos de todas castas, Budhistas y Panchamas, cada eual
depositando flores sobre l y dejando solamente visible sus cabe-
llos blancos y el gran montn de flores. A las 3 y 30 los represen-
tantes del Budhismo, Induismo, Zoroastronismo y Cristianismo se
congregaron dentro del sitio de la plataforma rodeando a la so-
norai Annie Besant.
Desde muy temprano, tan pronto como la noticia de la mumer-
te del GCronel fu conocida Brodies Road hasta el puente de







REVISTA


Adyar fu invadido por una multitud de personas que penetra-
ron en el edificio de la Sociedad Teosfica para presenciar las l-
timas ceremonies de la cremacin de los restos mortales del gran
espritu. Casi todos los prominentes teosofistas de dentro y fue-
ra de Madrs, asistieron, y muchos amigos y admiradores del di-
funto Coronel, vinieron a ver sus restos.
Entre stos, mencionaremos al seor Schwart, prominent teo-
sofista de Ceilan, Teniente Urquart, un prominent T,...'o ti-'
Cristiano, Sr. Nilakanta Sastriar, Ingeniero Ejecutivo, Sr. V. Sun-
dara, Rama lyer, Registrador del distrito, Sr. V. Krishnasuamy
Iyer, Sr. V. C. Sesha Chariar, Dr. Nanjunda Row, Sr. S. V. Ramas-
way Iyengar y otros Directores de la Sociedad y muchos teoso-
fistas del Mosul.
LOS DISCURSOS.

Las ceremonies del da comenzaron por un discurso del repre-
sentante Budhista, quien representando la creencia del difunto Co-
ronel pag un ltimo tributo de respeto al desaparecido. Despus
sigui en turno al Sr. S. Subramana, quien en palabras conmo-
vedoras .,-i, ,1.'.% a la grande y noble obra del difunto Coronel.
Dijo que, al expresar los sentimientos de gratitude que la comuni
dad Inda haba siempre sentido por el Coronel Olcott, recordaba
el hecho de lo much que haba trabajado para revivir las casi
agonizantes religiones de las varias creencias del mundo. Las
publicaciones de la. Sociedad que haban crecido bajo su alenta-
dor y devoto cuidado, haban asumido caracteres verdaderamen-
te vastos y extensivos. Ser para los futures historiadores y para
la posteridad, apreciar el verdadero valor y mrito de las obras
del difunto Presidente, no pudiendo l intentar tan difcil tarea.
Concluy su discurso con una sentida y pattica oracin por el
descanso del alma del desaparecido. La Sra. Russak, quien sigui
cit various versos apropiados, tomados de la Sabidura de Salo-
mn del antiguo testament, de los cuales los siguientes fueron
dichos:"Por que Dios cre al hombre para ser inmortal. El lo
bizo para que fuera imagen de su propia eternidad" y "Aque-
llos iue pongan su f en El entendern la verdad y aquellos que
sean fieles en amor, sufrirn con El". *
El T. ,,i. t Urquart, que habl despus, hizo un discurso muy
impresivo: "como miembro Cristiano de la Sociedad Teosfica,
estimo como un gran privilegio estar present aqu, para decir
adis a los restos mortales de este fiel servidor de todas las reli-
giones, que vea en cada creencia mundial una rama del rbol de
la Sabidura, quien miraba a su propio M'aestro Oriental, Gauta-
ima Biuda y a su Maestro Occidental, Cristo Jess, como herma-
nos en el servicio de la H-umnnidad. Despus de su larga y cons-
tanite energa y celo ha debido ser una fuente de extrema satis-
faccin para l, ver los frntos de sus labores en los grandes pass








TEOSOFICA


que han ocurrido en recientes aos hacia la realizacin de sus
ideales".
Entonces levantse la Sra. Bessant y dijo:
"Hermanos: No estamos aqu hoy para decirle adis a nues-
iro querido Presidente, pues entire un espritu y otro no hay adis,
sino a decirle adis a su traje desechado en el cual durante los l-
limos 31 aos ha luchado heroicamente para servir a la humani-
dad. Estamos aqu para llevar este traje a la hoguera, con lo
cuai devolveremos a los elements lo que es suyo para que la Ma-
d'e Naturaleza vuelva a emplcar estos elements en alguna nue-
va forma de vida y belleza.
Habris odo a nuestros hermanos Budhistas cantar su afee-
ilosa despedida y habris odo de labios Budhistas en voz vasi-
iinte, palabras de gratitud por lo que este hombre, su correligio-
iorio, ha hecho en pr del Budhismo.
Entonces viene el solemne ritmo del conocido Sanscrito y la-
bios Indos pronunciaron iguales frases de gratitude, por sus es-
uerzos por el Induismo; pues haba hallado estas dos creencias
despreeiadas; hall avergonzados a sus creyentes y tanto luch,
que la juventud de ambas creencias respetan sus Biblias, estn
orgullosos de su Dharma y con cabezas levantadas declaran leal-
;idl a la creencia de sus padres.
Hablo Zoroastriana y aun cuando no habris entendido el idio-
mae, habris debido estar conscientes de la fuerza de las palabras
dlI bendicin cantadas y nuestro hermano Parsi, manifest la gra-
lii.ad Zoroastriana, a aquel noble luchador por su antigua creen-
cia, as es que, en cada comunidad Parsi, habr en el da de hoy
!beiidiciones para aquel que amaba esa creencia y ese pueblo.
Se oye despus, un noble prrafo de la Biblia Cristiana, que
s< : i, : al hombre como image de la Eternidad de Dios y La-
bios Cristianos agregan su testimonio a la hermandad de religio-
cs y oraron porque la luz cayese sobre aquel que la haba ser-
vidlo.
Una creencia, de las creencias del mundo, falt, no por falta
de voluntad, sino que lleg tarde para dejar oir las gracias de
Islnn, hacia aquel que hablaba tambin de Islam, que uno de sus
Mculvis oyndole, declar que l expona la creencia mejor que
1iio de ellos.
Y yo que soy Teosofista, qu dir de aquel que adorando to-
's las religiones adoraba ms a esa Sabidura con la proceden-
('i de cada cual.
Cmo expresar yo nuestra gratitud a aquel quien junto con
8'1t noble colega H. P. Blavatsky, fund esta Sociedad Teosfica
l>~;; la revitalizacin de las religiones y el bien spiritual del
hleilnle. Por esto luch sin cesar; este fu su constant pensar
'z las largas semanas de sufrimientos que dur su enfermedad, y








REVISTA


su cerebro slo giraba sobre el bienestar de este movimiento, el
ms querido de su corazn.
Esta maana vinieron del lejano ashvramas, en las nevosas
Hinalayas, sus maestros, vistiendo la forma Rapjut con ese otir
gentilsimo, uno en forma de Kashmiri Brahma y aun otro de iP-
cimiento Egipcio, que lo haba tenido a su cargo, y ellos con su
queridsimo amigo, II. P. B., vinieron a llevarlo a descansar en
su hogar en el lejano norte.
Su propio Gurudeva, cort la cuerda que sostena el hombre ;
la ropa desechada y, como dormido en los brazos de su Maestr,.
se disip de la tierra,... i Oh, el regocijo de los sufridos sobre ei
cansancio en reposo, el peso de la care que descansa!
(Dirigindose al muerto:) Y ahora querido amigo nos llc'i-
mos tu cadver: No te decimos adis, porque t no has nacido, no
has muerto, eres perpetuo, eterno, no tienes muerte. Hemos ser-
vido tu cuerpo mientras hemos podido, lo hemos cuidado y amad,,
y ahora lo devolvemos a los elements de donde vino. Heroic
soldado de la verdad, luchador de todo lo bueno, te deseamos luZ;
y paz y al pi de este cuerpo muerto te prometemos nuestra f. Y.
seguir ccn el estanarte de la Teosofa, cada de esta mano fri".
y si la Sociedad u.'i la eleccin que hiciste, yo seguir por
el mismo camino tuyo. Todo en el servicio de la Teosofa, de !;
vida a la muerte como la serviste t.
M\,i. rin ia eta Sociedad exista por los aos del future ilimita-
do, vivir tu nombre entire nosotros. Aqu tenis el ltimo m(ni
saje de nuestro Presidente, firmado con su propio puo, en Fe-
brero 2, para ser ledo sobre su cadaver; querido amigo, tus ji-
bios no se mueven, mi voz hablar tus palabras:
"A mis queridos hermanos en cuerpo fsico. Les doy mi adis.
En memorial ma sign la obra de proclamar y vivir la Herman-
dad de religionss.
"A mis queridos hermanos en ms altos plans. Os saludo Y
voy a vosotros, e imploro vuestra ayuda para imprimir en todos
los hombres de la tierra, que, no existe religion ms elevada que
la verdad y que en la Hermandad de religiones estriba la Paz y
el progress de la de la humanidad".
LOS ULTIMOS RITOS.
La hoguera funeral fu dispuesta, siguiendo la costumbre id
los Indos consistiendo en su mayor parte en madera de sndalo,
quemndose varias classes de incienso, mientras los restos mortt-
les del desaparecido fueron llevados a la hoguera en hombros de
seis devotos Brahmines, y de cuatro Budhistas, y al colocar ci'r"
iosamente los restos sobre la hoguera, los ltimos ritos habaii i-
do cumplidos. Pronto las llamas cubran el vestido del alha ('
saparecida y arrojaban una luz radiante y pintoresca sobre 1l
verdura de la arboleda de palmas, en donde la gran multitude d'







TEOSOFICA


personas se hallaban pagando el ltimo tributo de respeto y re-
verencia a su difunto Presidente-Fundador. Limosnas de dinero
fueron generosamente distribuidas en esta ocasin a los pobres
pescadores y Pauchawas.
En la maana de hoy han sido recogidas las cenizas; parte de
,llas se arrojaron al mar y otra parte puestas en una urna para
iuego depositarlas en el Sagrado Ganges, para mezclarse con las
ir Madame II. P. Blavatsky, las cuales se hallan tambin all.
La Sra. Besant fu postulada por el Presidente-Fundador para
el i..,i eleccin ser aceptada por unanimidad por todos los miem-
reos de la Sociedad T .....ei,. Tenemos entendido que el Coro-
n)] haba expresado el deseo de que un nmero de sus alhajas
ineran regaladas a muchos de sus fieles y devotos miembros de
l; residencia de Adyar, como que tambin dejaba gran nmero de
rcuierdos (souvenirs), para ser distribuidos entire sus amigos in-
.ianos.
Gran nmero de telegramas fueron despachados ayer por todo
i mundo, en done se ha extendido la Teosofa, dando cuenta de
l. muerte.
NOTA:-Esta resea fu publicada en oi ao d(e 1907, por
;inestra Revista, fecha en que muri :i i. ,i.-,.. el Coronel Olcott.


La manifestacin de la Divinidad

en el hombre


...Porque t eres Dios...
Alcyone.

El solo hecho de hacerse aunque no sea ms que transitoria-
i1mete a la viva conciencia de que se es Dios, facility un amplio
iiesarrollo para el Ego. Porque cuando el hombre, en un mo-
1,ento de serena meditacin, vislumbra en s propio ligeras carae-
''sticas divinas, abre para su espritu amplias puertas, por las
'uie penetran robustos raudales de luz.
Debiramos vivir siempre, como si realmente tuviramos un
ilteris muy grande en mostrar las caractersticas de nuestra di-
vinidad. Y sera de positive beneficio para lograr este empeo,
lii nos acostumbrramos a saber que somos la manifestacin en
'1 plano fsico de Dios, utilizando como vehculos trajes de car-
n!. As, por ejemplo, nunca diramos: "MAi dinero, mi libro, mi
amnigo", etc; sino que, al pensar que Dios no necesita dinero, "co-
1io los lirios del campo, que ni hilan ni trabajan", nos haramos un
(i"o mis altruistas, un poco menos metalizados,.un poco ms es-








REVISTA


pirituales. No pensaramos que es "mo" este o aquel libro; por-
que para qu quiere Dios las finitas enseanzas de los libros.
cuando El ha podido ofrecer, en el inmenso volume de la No-
turaleza el ms precioso de los tesoros de conocimientos?~ Y en-
tonces viviramos de acuerdo con la Gran Maestra. Tampo(,,
puede Dios tener amigos, pues la amistad significa una distin-
cin, y El, que es todo Poder, Sabidura y Amor, no habra ch'
manifestarse en pequeo, teniendo el mrgen sin horizonte ldei
Infinito a su disposicin; lo que, por otra parte, tampoco podri
hacer, dada la soberana de sus poderes.
Una preciosa ayuda para el desarrollo de la divinidad que ye'
ce en nosotros, consistira en prometernos con voluntad cos-
(iente,--todas las maanas, no pensar, no hablar y no ejecutiir,
sino pensamientos, palabras y obras que no pudieran manchar
la impoluta veste del Supremo. Para la mas eficaz realzaci,i
de este propsito, sera de gran utilidad el auto-examen noctur-
no, a fin de fiscalizar antes del sueo todo 1.o pensado, hablado y
ejecutado en el da, con el propsito de enmendar los yerros ci-
metidos y evitar la repeticin de los mismos.
El propsito matinal debe ser tan firme, como esas resolucin
nes que adoptan las almas adamantinas, de voluntad tmn ri.'i
como el acero templado.
Es indispensable, adems, que esta resoluciO est, por de-
cirlo as, sensibilizada en la conciencia, a fin de que est presei-
te en todos los moments del da, para que el solapado desliz io
encuentre la ocasin sutil, en el fugaz descuido.
Es indispensable recorder que las pasiones, los prejuicios, la;
inercia mental, etc., no son cosas que existent para las mnadas
que han rebosado el predio de las limitaciones que foriman ii
marco dentro del cual desenvuelven los humans sus inici;-
tivas, y much menos, han de existir para la nica possible manii-
festacin de la perfeccin que nos es permitido concebir.
El propsito nocturno debiera ser a manera de un bao espi-
ritual que nos damos en el plano fsico, antes de pasar con el sue-
o, al astral. Por eso es necesario poseerse de esa dulce y blan-
da serenidad que tan fiel expresin encuentra en el rostro de los
Maestros, y que nos obliga a pensar en la calma augusta de los
temlplos purificados por el incienso del amor...
No es necesario insistir con lamentaciones daosas en los
yerros cometidos, antes de resolver la ulterior rectificacin pa-
ra casos similares: sino, por el contrario, desde un terreno ab-
solutamente impersonal, analizar con toda frialdad el heclio, p-'-
ra poder adoptar, con la misma frialdad, la inquebrantable r(ts
lucin-dc no transmutar el empeo, como esa antorcha prodi-
giosa que diariamente enciende el Log"os en el terciopelo azul del
firmamento, y que permanentemente nos enva el amaranto ful-
gente de sus rayos, sin tener en cuenta para nada las cortinas
de nubes que Eolo interpone en el insondable espacio.







TEOSOFICA


Esa firmeza, nos habla del resistente arrecife; pero nos habla
tambin del tierno junco de la orilla, doblegado por el peso del
aoso rbol, pero erecto en cuanto la presin desaparece: pue-
de ser doblado, pero no puede ser partido.
Somos la manifestacin humana de Dios! Vivamos, pues, 'co-
mo cuadra, como corresponde a los que, por conocer su origen,
no pueden descender al plano en que agitan sus odios, como grm-
polas de combat, como gallardetes de lucha, los que no saben
sino obedecer al impulso del viento, como las hojas secas que el
aura arranca al rbol.
Sabemos que la evolucin es "el plan de Dios", y por tan-
to debemos vvivir de acuerdo con este conocimiento; pero no olvi-
demos un solo instance que el primordial motivo de la evolucin
es la adquisicin de conciencia, y que a media que nos vamos
hacienda conscientes de las cosas superiores, es seal de que va-
mos adquiriendo aquellas peculiaridades santas que nos ponen
en el Sendero, el cual viene a ser como un canal formado con las
alma sublimes para volcar sobre el mundo los tesoros espiritua-
les almacenados en la Fuente Divina.
La Fraternidad adquirir los caracteres de una ciencia subli-
me en el mismo moment en que los hombres avizoren la necesi-
dad de establecerla de alma a alma. Porque "Dios es fuego, emi-
tiendo la luz ms pura"; y esta luz y este fuego servirn para
iluminar la ruta hacia el Sendero a los extraviados, y para pu-
rificar las escorias que constituyen el basamento fsico. La Fra-
ternidad, sustentada sobre principios tales, acelerar el desen-
volvimiento psquico de los que a esta altura sean capaces de
practicarla, y apuntar para todos el vislumbre real e indubita-
ble de la existencia de la Unidad.
El Amor, conscientemente interpenetrado en todos los moti-
vos de la vida de los hombres, ser una larga ayuda para el lo-
gro del propsito final, ya que l ser como el precioso crisol en
que haya de fundirse el cmulo de los contemporneos obstcu-
los, antes de transmutarse stos en los peldaos por los cuales la
Humanidad ha de subir a la cumbre done brilla al Sol el pur-
simo Monasterio...
La noble veneracin a que son acreedores los Hermanos Ma-
yores de la Humanidad no puede tener una eficiencia ms cons-
tructiva, que en los moments aquellos en que adopta en nosotros
el prestigio de la Etica y se hace carne de nuestra care, vida de
nuestra vida y alma vibrant de nuestro sagrado ideal. Y nos-
otros, siguiendo el rastro que Ellos nos han trazado con fana-
les luminosos, seramos dignos del chelado, solamente con empe-
fiarnos en mirarnos en esos espejos. La imperturbable e incon-
movible serenidad del ambient en que Ellos se encuentran siem-
pre; la nemorosa idealidad que caracteriza la belleza mayestti-
a(l de todo cuanto de Ellos emana; la alta y vigoroza Coneien-








REVISTA


cia que palpita en todo cuanto les circunda; Su espritu de sacri-
ficio,-Ellos todos y en todo, en una palbbra, son el Norte mm
coherente hacia el cual podemos y debeimos dirigir nuestras mira-
(las, cuando nos posea l vehemente anhelo de exteriorizar los
atributos divinos que subyacen en nuestra esencia mondica, im-
pulsados por el ansia pura de cumplir, lo ms acabadamente po-
sible, el papel que nos fu asignado en el reparto del drama dW
la Evolucin.
Y no olvidemos un solo instant que el plano de Maya es ti;
tan solo para ser embellecido por el idealism. Lo important
para nosotros, del mundo en el cual vivimos, est cifrado en el
concept que de l nos hayamos formado. Si sabemos, pues, qu(-
en el plano de los hechos no pueden ser enroladas ins almas que
aquellas narcotizadas por el opio del deseo, no podemos tardar
en comprender que el mundo de las realidades lo constitute para
nosotros el que construmos con el material de nuestra mente.
No ha sido por gusto la prdica tenaz a los hombres de que tra-
taran de encarnar un ideal
Dios es inmortal, porque es espritu puro sin aleacin alguna,
lo que quiere decir que segn el hombre sea capaz de exteriori-
zar manifestaciones espirituales, as ir aproximndose al lumi
noso foco de donde emana. Pero tiene que aprender en el potro
de la vida, que los divinos grmenes que yacen ocultos en l, ha-
brn de convertirse en poderes impulsores, a media que los ac-
tos que lleve l a cabo en esa misma vida, vayan definiendo esa
sutil fluidez encerrada en una parbola sublime: El mayor po-
der a que debe aspirar el discpulo, es aquel que lo convierta en
nada a los ojos de los hombres.
No olvidemos que si queremos ver la ruta, tenemos que abrir
las puertas del alma a la Luz; porque los ojos, que son las venta-
nas de la mansin done el alma mora, antes de ver, han de ser
incapaces de llorar. Y tengamos present siempre, no lo olvi-
demos jams, que los deseos todos han de ser a manera de las
baldosas sobre las cuales el peregrino asciende a lo alto de la
montaa o, en palabras ms sublimes: "Antes que el alma pueda
erguirse en presencia de los Maestros, es necesario que los pies
se hayan lavado en la sangre del corazn".
Jos del O. Velasco.
M. S. T.
Febrero 1924.

EL SENDERO DE LA LEY
EL PLACER
218.-El que aspira a lo eterno (el Nirvana) y cuya alma es-
t satisfecha, y cuyo pensamiento no est encadenado por el amior,
a se se le dice: Que asciende a lo alto".








TEOSOFICA


EL SOL


Por C. W. Leadbeater.

(Finaliza).
Por ejemplo, lo que llamamos color ail est distribuido entire
,a rayo violado y el rayo azul, de suerte que all no encontramos
,is que dos divisions en lugar de tres; pero, por otro lado,
io que llamamos el rojo est dividido en dos parties, rojo rosa y
,, obscuro. Los seis colors que irradian son el violado, el azul,
(1 verde, el amarillo, el anaranjado y el rojo obscuro; mientras
iue el sptimo tomo o tomo rojo rosa se abisma en el centro
,lel torbellino, (ms valdra decir el primer tomo, puesto que
.-e trata del tomo original en que apareci la fuerza en primer
(irnino). La vitalidad es evidentemente de constitucin sptu-
'le, pero fluye a travs del cuerpo por cinco corrientes principa-
les, como se describe en los libros indos (1) porque despus de su
salida del centro esplnico, el azul y el violado se unen en un ra-
yo, y una fusin semejante se opera entire el anaranjado y eJ
rojo obscuro.
lo. El rayo violado azul fluye hacia la garganta, donde pa-
!'eec dividirse, detenindose el matiz azul plido para difundirse
en el centro que est en la garganta y vivificarlo, mientras que
e,1 azul obscuro y el violado continan su march hasta el ce-
rebro. La corriente azul obscuro se esparce en la parte inferior
y parte central del cerebro, mientras que el violado inunda su
parte superior y parece dar un vigor especial al centro de fuerza
de la corona de la cabeza, difundindose principalmente a tra-
v6s de los 960 ptalos de la porcin exterior de ese centro.
2o. El rayo amarillo se dirige hacia el corazn, pero despus
de haber hecho all su trabajo, se dirige tambin parcialmente
hacia el cerebro y all se expand, dirigindose principalmente
hacia la flor de doce ptalos que est en medio del centro de
fuerza superior.
3o. El rayo verde inunda el abdomen, y aunque se establece
especialmente en el plexo solar, vivifica evidentemente el hga-
do, los riones y los intestinos, as como el aparato digestivo
(n general.
40. El rayo rosa circula por todo el cuerpo siguiendo los
nervios como conductores y es claramente la vida del sistema ner-
vioso. Es lo que se llama comunmente la vitalidad especializada
que el hombre puede facilmente transferir a otro a quien le fal-
te. Si los nervios no estn abundantemente provistos de esa lux
roscea, se vuelven sensibles y extremadamente irritables, de








REVISTA


suerte que le es casi impossible a la persona as afectada el .perma-
necer en una posicin, aunque encuentre poco alivio al cam-
biarla. El ruido ms ligero, el contact ms leave, le son penosos.
Si los nervios de aquella persona reciben abundante influjo
de vitalidad especializada, procedente de una persona en buena
salud, el alivio es inmediato y desciende sobre el enfermo una
sensacin de bienestar y de paz. El hombre dotado de una sa-
lud robusta, absorbe y especializa habitualmente much ms vi-
talidad que la que necesita su propio cuerpo, de suerte que emite
sin cesar un torrente de tomos rosados, y emana fuerza incons-
cientemente sobre sus com'paeros ms dbiles sin perder nada
de s mismo. Sin embargo, por un esfuerzo de voluntad puede
reconcentrar esa energa superflua y dirigirla intencionalmente
hacia alguien a quien desee ayudar.
El cuerpo fsico tiene cierta conciencia instintiva y ciega que
correspond en el mundo fsico al elemental del deseo del cuerpo
astral. Esa conciencia trata siempre de proteger el cuerpo del
peligro, o procurarle aquello de que tiene necesidad. Es com-
pletamente independiente de la conciencia del hombre, y acta
igualmente bien cuando el ego est ausente del cuerpo fsico du-
rante el sueo. Todos nuestros instintos le son debidos, y por su
actividad se prosigue sin cesar el funcionamiento del sistema del
gran simptico, sin que en ello pensemos o tengamos conoci-
miento.
Mientras estamos despiertos, como decimos, ese elemental f-
sico est ocupado perptuamente en defenders; no descuida un
instant su vigilancia, y mantiene en tension nervios y msculos.
Durante la noche o en todo otro moment en que durmamos,
permit a los nervios y a los msculos que se relajen, y se con-
sagra especialmente a la asimilacin de la vitalidad, as con una
eficacia mayor durante la primera parte de la noche, porque en-
tonces la vitalidad es abundante; mientras que inmediatamente
antes del alba, la provision de vitalidad procedente de la ace;n
del Sol durante el da anterior, est casi completamente agota-
da. Esta es la razn de la sensacin de decaimiento y embotamien-
to que se deja sentir en las ltimas horas de la noche, y esn es
tambin la razn .por la cual los enfermos mueren con tanta fre-
cuencia en ese moment. Esa misma idea la expresa el antiguo
proverbio: "Una hora de sueo antes de media noche, vale por
dos despus". La actividad de ese elemental fsico explica el
podciroso powder reparador del sueo, que se puede observer an
cuando se trate de un corto sueo.
Esa vitalidad es realnente el a1imento del double etreo, sien-
dole tan necesario como lo es el alimento susbtancial a la parte
'roscra del cuerpo fsico. De ah se deduce que cuando, por una
razn cualquiera, el cuerpo es incapaz de preparar la vitalidad
nccesria para nutrir sus clulas, (enfermedad, fatiga, extrema








TEOSOFICA


vejez), ese elemental fsico trata de apoderarse, para su propio
uso, de la vitalidad que ha sido ya preparada en el cuerpo de
otras personas; y ocurre con frecuencia que nos sentimos dbi-
les y agotados despus de haber estado algn tiempo sentados
al lado de una persona falta de vitalidad, pues ella ha aspirado
nuestros tomos rosados antes de que hayamos podido extraer
su energa.
El reino vegetal absorbe tambin esa vitalidad, pero en la ma-
yor part de los casos no parece utilizar ms que una pequea
parte. Muchos rboles sacan de ella casi exactamente los mismos
elements que los empleados por la parte superior del cuerpo
etreo del hombre; y por consiguiente, cuando esos vegetables
han utilizado lo que les es necesario, los tomos que rechazan
son precisamente los cargados de luz rosa necesarias para las
clulas del cuerpo fsico del hombre. Tal es particularmente el
caso del pino y del eucaliptus, de lo que se deduce que la proxi-
midad de esos rboles d salud y fuerza a las personas nervio-
sas, como decimos. Esas personas son nerviosas porque las c-
lulas -de su cuerpo estn hambrientas; la nerviosidad slo puede
aliviarse nutriendo esas clulas; y el modo ms cmodo de ha-
cerlo consiste con frecuencia en darles del exterior la especie par-
licular de vitalidad que necesitan.
50. El rayo rojo-anaranjado va haia la base de la espina dor-
sal, y de ah a los rganos de la generacin, a los cuales se re-
fiere estrechamente una parte de sus funciones. Ese rayo parece
comprender no slo el anaranjado y el rojo obscuro, sino tam-
bin cierta cantidad de morado o violeta obscuro, como si el es-
pectro fuese circular y la series de colors volviese a empezar por
una octava inferior. En el hombre normal, ese rayo da su ener-
ga a los deseos de la care, y parece penetrar tambin en la
sangre y mantener el calor del .cuerpo; pero si el hombre re-
husa con persistencia obedecer a su naturaleza inferior, ese ra-
yo puede, por esfuerzos prolongados y resueltos, ser desviado ha-
cia lo alto para dirigirse al cerebro, done sus tres elementos
constitutivos sufren una modificacin notable. All el anaranjado
llega en la gama de los colors hasta el amarillo puro, y produce
una intensificacin marcada de los poderes del intelecto; el ro-
jo obscuro se vuelve carmes y aumenta fuertemente el poder del
altruista; mientras que el violeta obscuro se trasmuta en un ado-
rable violeta plido, y vitaliza la parte spiritual de la naturale-
za humana. El hombre que realize esa trasmutacin, llega a un pun-
to en que los deseos de los sentidos ya no perturban; y cuando
le sea necesario despertar el fuego serpentino, estar al abrigo
del peligro ms grave de ese process. Cuando el hombre ha ter-
minado definitivamente esa trasmutacin, el rayo rojo-anaranja-
do pasa .directamente del centro a la base de la espina dorsal,
y de all se eleva por el interior del canal de la column verte-
bral, hasta alcanzar el cerebro








REVISTA


LA VITALIDAD Y LA SALUD. El flujo de la vitalidad er
-esas diversas corrientes rige la salud de las parties del cuerpo
sobre que acta. Si, por ejemiplo, una persona sufre de mala di-
gestin, el hecho es enseguida visible para. el hombre en po-
sesin de la vista etrica, porque la accin o flujo de la corriento
verde se retrasa, o su volmen es ms pequeo del debido. Cuan
do la corriente amarilla es abundante y fuerte, indica que I,
accin del corazn es fuerte y regular, o ms bien que produce ese,
fuerza y esa regularidad. Exparcindose alrededor del centro car
diaco, la corriente amarilla penetra tambin en la sangre, que e,
lanzada por medio del corazn, y la acompaa por todo el cuer
po. Sin embargo, queda bastante para que una parte se dirij;
al cerebro; y la aptitud para los elevados concepts filosfico:;
y metafsicos parece defender en una amplia media del vol,-
men y de la actividad de esa corriente amarilla, asi como dei
despertar correspondiente de la flor de doce ptalos que se en-
cmentra en medio del centro de fuerza de lo alto de la, coronilla
El pensamiento y los sentimientos de naturaleza altamenit
spirituall parecen defender en gran part del rayo violado, miej-
tras que el ordinario poder de pensamientos es estimulado po'
la accin del azul mezclado con parte del amarillo. Se ha ob-
servado que, en ciertas formas de idiotismo, el flujo hacia el ce-
rebro de las corrientes amarillo y azul-violado de la vitalidad.
est casi completamente obtrudo.
Una actividad o un volmen extraordinario del azul pilidc
distribuido en el centro de la garganta, tiene por colorario la soi
lud y la fuerza de los rganos fsicos de esa parte del cuerpo
de suerte que una actividad y un brillo especial de esa corrien
Esto da. por ejemplo, fuerza y elasticidad a las cuerdas vocales,
1e -on observables en los oradores y los grades cantantes.
La debilidad o dolencia de una part cualquiera del cuerpo (s
acompaada por una insuficiencia en el flujo de la vitalidad haei
esa parte del cuerpo.
A. media que las diferentes corrientes de tomos ei'... -
su trabajo, la vitalidad (le que estn cargados les es arrebatada-
precisamente como si se tratase de una carga elctrica. Los t,-
mos portadores del rayo rosa palidecen gradualmente ia medi-
da que viajan a travs de los nervios, y son arrojados eventual
mente fuera del cuerpo a travs de los poros dle la piel, consti-
luyendo as lo que se llama "el aura de salud" en el libro El
hombre visible.e invisible. Cuando dejan el cuerpo, la mayoria (de
ellos han perdido su luz rosa, de modo que el aspect general de ba
nmanaciin es azulado. La parte del rayo amarillo que se incorpo
ra a la sangre y viaja con ella, pierde de igual modo su color
distintivo.
Cuando los tomos han sido as vaciados de su carga de vitt-
lidad, entran en algunas de las combinaciones iue se formain









TEOSOFICA


,onstantemente en el cuerpo, o se escapan por los poros o tau
-as ordinarias. Los tomos vaciados del rayo verde, que est
principalmente asociado con el process de la digestin, parecen
iormar part de las materials gastadas ordinarias del cuerpo, y
MM1 expulsadas con estas; esa es tambin la suerte que corren
ios tomos del rayo rojo-anaranjado en el hombre ordinario. Los
l:omos que pertenecen a los rayos azules, cuyo papel se rela-
;iona con el centro situado en la garganta, dejan generalmente
,i cuerpo con el aliento expirado; y los que componen los rayos
:zules, obscuros y violados, se escapan habitualmente del centro
ui la coronilla de la cabeza.
(uando el estudiante ha aprendido a desviar los rayos rojo-
aniaranjado, de manera que suban ia lo largo de la column ver.
el;ral, los tomos vaciados de esos rayos, as como los del rayo
violado-azul, ti,., ii de lo alto de la cabeza como una cascada
imeandescente, frecuentemente representada en forma de una
lhmai en las antiguas imgenes del Buda y de otros santos per-
-oi,ijs. Los tomos vacos de fuerza vital son de nuevo exacta-
iiote semejantes a los tomos ordinarios; el cnerpo absorbe los
S' que tiene necesidad, de suerte que forman part de las di-
uersas combinaciones que se o:eran constantemente, mientras
iue los no necesarios para tales fines, son reehazados por los
i;irnlles que resultan convenientes.
i1 'ln.i. dle la vitalidad en un centro o a travs de l, la mis-
iiiiiMn .....i I.. de ese centro, no deben confundirse con el
ii sar ollo completo de los centros, ocasionado por el despertar
!l fuego serpenlino en una etapa ulterior de la evolucin hu-
iu;iai. Tlodos nosotros absorbemos vitalidad para especializarla;
ilr~o pocos le nosotros la utilizan completamente, porque bajo
iil'frcitcs aspects nuestra vida no es tan pura, tan sana y razo-
iille c:omo debiera serlo. Aquel que hace ms grosero su cuer-
po .or el uso (le la care, del alcohol o del tabaco, no puede
Iiiliz!r nunca plenamente su vitalidad como el hombre de vida
mlis pura. Puede ocurrir que individuos que lleven una vida im-
PII'aI scin con frecuencia nmis Fnertes en sn cuerpo fsico que
Oil;irs personas ms ipuas; ese es un efecto de los karmas res-
pirivos.; pero, a elements iauales, tiene inmensas ventajas el
hlinibr de dc vida pura.
VITALIDAD Y NO MAG4NETISMO. No hay 1que confunidir
li vitalidad que circula a lo largo de los nervios, con !o que la-
i!amos habitualmente el magnetismo human, el fluido nervioso
uI a lo largo lde los nerves i la circulacin constant de material
'('iri', que corlresp]onde a la circulacin de la sangre en las ve-
nas; y .as conio la sangre lleva oxgeno a todas las parties del
'io'rpo, (d igrdi modo la vitalidad es arrastrada a lo largo de
os nervJios por esn corriente etrica. Las partculas de la por-








REVISTA


cin' etrica del cuerpo human cambian constantemente, comn
las del cuerpo fsico denso. Con el alimento que tomamos y el
aire que respiramos, absorbemos material etrica, asimilada por
la. iparte etrica del cuerpo. La material etrica es rechazada
constantemente por los poros, as como la material gaseosa; de
suerte que cuando dos personas estn una al lado de otra, cada
una absorbe necesariamente gran parte de las emanaciones fsi-
cas de la otra.
Cuando una persona magnetiza a otra, el operator recoge
por un esfuerzo de voluntad una gran cantidad de ese magne.
tismo y lo proyecta en el sujeto, rechazando el fluido nerviosa
de su vctima y sustituyndolo por el suyo. Como el cerebro esl
el centro de esa, circulacin nerviosa, tal maniobra pone la part
injllii.l, del cuerpo del sujeto bajo el dominio del cerebro de!
experimentador y la sustrae a la autoridad de la vctima, qu,
siente as lo que el magnetizador le ordena sentir. Si el cerebro
del sujeto es vaciado de su magnetismo propio y lleno del produ-
cido por el operator, el sujeto no puede pensar y actuar ma
que segn la voluntad de este ltimo; en aquel moment est
comppletamnete dominado.
lasta cuando un magnetizador trata de efectuar una cura-
cin y lanza su fuerza sobre el paciente, l le da inevitablemen-
te con esa vitalidad una gran parte de sus propias emanaciones.
Es evidence que una enfermedad que Oni'l, i.., al magnetizador,
podr ser transmitida facilnente al sujeto, de este modo. Otra
consideracin: ain cuando la salud del magnetizador sea perfec-
ta desde el punto de vista mdico, hay que tener en cuenta que
existen oI.i'i Li ... mentales y morales as como dolencias f
sicas y que tambin se transmiten frecuentemente, puesto que el
magnetizador hace fluir sobre el sujeto material astral y mate-
ria mental, al mismo tiempo que la corriente de material fsica.
Li vitalidad, as como la luz y el calor, rebosa continua-
mente del sol, !pero hay osbtculos que impiden con frecuencia
a la tierra el recibirlos plenamente. En los climas fros y melan-
clicos calificados por irrisin de templados, ocurre con mu-
cha frecuencia que durante das enteros el cielo est cubierto
con un fnebre sudario de nubarrones, lo cual tiene una influen-
cia sobre la vitalidad as como sobre la luz; esto no detiene por
complete su paso, pero disminuye sensiblemente la cantidad. De
ah se sigue que con tiempo sombro y cubierto, la vitalidad
baja, y todas las criaturas vivientes sienten instintivo deseo de
sol.
Cuando los tomos vitalizados son as difundidos con ms par-
simonia, el hombre de salud robusta ve aumentar su poder de
absorein; agota un espacio ms grande y mantiene as su fuer-
za.al nivel normal. Pero los enfermos y las personas dotadas
insuficientemente de fuerza nerviosa, que no pueden hacer 10








TEOSOFICA


insmo, sufren con frecuencia much!o y se vuelven ms dbiles
e irritables sin saber por qu. Por el motivo expuesto, la vitali-
dad est a ms bajo nivel en invierno que en verano, pues an
cuando los das cortos del invierno sean de sol, lo cual es raro
a veces, hay que afrontar las largas y montonas noches de in-
vierno, durante las cuales tenemos que subsistir de la vitalidad
!ue el da ha almacenado en nuestra atmsfera. Por el contra-
rio, los largos das del verano, cuando son soleados y sin nubes,
c.:argan la iii'-: r.. de vitalidad tan completamente, que las cor-
:as8 noches de entonces no la agotan en modo alguno.
Al estudiar esa cuestin de la vitalidad, el ocultista no pue-
de dejar de reconocer que aparte de su relacin con la tem-
peratura, la luz solar es uno de los factors ms importantes en
la obtencin y conservacin de una salud perfect, una factor
que nada, puede suplir por complete. Dado que esa vitalidad des-
borda no slo sobre el mundo fsico, sino tambin sobre los de-
ms mundos, es evidence que si, desde otros puntos de vista son
:tisfactorias las condiciones, las facultades emotivas as como
el intelecto y la espiritualidad estarn en su ms alto nivel ba-
jo un cielo claro y con la ayuda inapreciable de la luz del sol.
Todos los colors de la especie de vitalidad descrita son etri-
cos; y sin embargo se ve que sus funciones presentan ciertas
Ior;respoidencias con el significado atribuido a colors semejan-
e!s en el cuerpo astral. Es claro que los pensamientos y senti-
mientos puros y rectos reaccionan sobre el cuerpo fsico y au-
mentan su poder de similar la vitalidad necesaria para su bie
ncestar. Se dice que el seor Buda dijo un da que el primer paso
,u el camino idel Nirvana es una salud fsica pefecta; y segura-
mente, el modo de alcanzar la salud perfect consiste en se-
guir el noble ctuple sendero que El indic. "Buscad el Reino
!le Dios y su justicia, y todo lo dems se os dar por aadiao,
ta". Esto es verdad, y la salud fsica est comprendida en esas
8osas.

NOTA:-Este interesante trabajo se est editando en un tonmo. por la
'sn de R. M.aynade, de Barcelona.


EL SENDERO DE LA LEY
EL PLACER

219.-Cuando un hombre que ha estado ausente vuelve lue-
go sano y salvo, sus parientes, sus amigos y sus ntimos, lo sa-
hldan con alegra al regreso.
220.-As tambin cuando un hombre de bien llega de este
mundo al otro, sus mritos le acojen como los padres al hijo qu&
vuelve.








REVISTA


EL MATRIMONIO,

como fu, como es y como debiera ser

Por Annie Besant.
(Traducido por Esther de la Pea. M. S. T.)
(Continuacin.)
Con un brillante artculo publicado en el Westminster Review
(Julio 1874). la escritora con much acierto dice: No sera me-
jor el empezar por instruir a las jvenes, sobre que la debilidad,
la cobarda y la ignorancia no pueden constituir a un tiempo, la
;i.-i f. .-.i., en la mujer y la imperfeccin en el hombre? Ya es
tiempo de acabar con el ideal del nogal y la hiedra y ensearle a
cada plant el robustecerse y sostenerse a s misma.
Bajo este sistema se encontrarn en el hogar una igualdad
perfect y el respeto mutuo y la deferencia reemplazara la spli-
ca y el mandarineo que se v tanto ahora. Los derechos iguales
abolirn tanto la tirana como la. rebelda; tendra ms cortesa el
esposo, ms franqueza la esposa.
Entonces cabra alguna, esperanza de que los matrimonios fue-
sen por general felices, pero como ha dicho con tanto acierto 1i
escritora que acabo de citar, hasta que la igualdad absolute, so-
cial y legal, sirva de base para el vnculo sagrado del matrimonio
(la division en el hogar de los trabajos y los deberes, no implicit
desigualdad alguna), sin reconocer superioridad por parte de nin-
guno de los dos lados, a no ser lo de capacidad e integridad de
carcter individual, hasta que el matrimonio no se encuentre ro-
deado legalmente de penalidades para la mujer, como si lla fue-
se utna criminal, hasta que sto suceda el ms puro amor, la
ms sincere simpata, la ms verdadera felicidad en el matrimo-
nio, sor la excepcin y no la regla general y el valor real de es-
ta relacin domstica y social se perder. "Nadie negar qtue
hay matrimonios felices a pesar de la ley mala; pero stos repre-
sentan lai excepcin y no la regla general. La ley, como se halla
cni la actualidad, tiende directamente a promoter la infelicidad y
su mllii .,, en todo lo relacionado con las sexos es injurioso.
Otra vez citaremos a Mrs. Mills: "La influencia conseguida de
esta posicin tiende bien por lo claro a estimular el egosmo. Los
hombres ms insignificantes, el hombre que en ninguna otra par-
le consigue oIIllI,.-I'.. o consideracin, encuentra un hogar en el
cual es jefe y superior. Hay quien pueda ser su superior en en-
fendiiniento, y que est obligada a consultarle y a quien l no se
'ia'lla obligado a consultar. El es juez, magistrado y jefe, en t(-
doos os asuntos comunes a los dos; el arbitro de todas las desavc








TEOSOFICA


liencias surgidas entire ellos... El es el nico tribunal, en la vi-
da civilizada, en que la misma persona es juez y acusado. Una
persona de mentalidad generosa en semejante situacin inclina la
balanza en contra suya y le cede al contrario en lugar de menos,
miis de una igualdad just, de modo que el lado ms dbil pudie-
ra convertir el hecho de su dependencia, en un instrument de po-
der, y a falta de justicia, apropiarse una ventaja liberal de la ge-
nlrosidad; entregndole este poder injusto a los que lo usan pa-
ra lii.--. egostas, un tormento y una carga. Pero qu ocurre cuan-
do la generalidad de los hombres se ven dotados de este poder,
sin reciprocidad y sin responsabilida
Cuando el hombre tiene la idea que es primero en la ley, y en
la opinion pblica, que la prerrogativa de l es el mandar y el de
,lla el de doblegarse, es absurdo suponer que esta idea se deslice
de su mente sin dejar huellas, sin afectar sus sentimientos y su
iiodo de proceder. Si el hombre fuese voluntarioso, de'manera
'0onseiente o inconsciente llegar a ser el dspota de su hogar. La
,sposa cuando v realizados sus deseos es debido la mayor parte
de las veces a las distintas formas de que se vale para conseguir
iidirectamente su propsito. Cuando el matrimonio sea como de-
,iera ser, no habr persona superior ni ;!,ia,'c. por el derecho de
i, posicin que ocupe; sino que los hombres y las mujeres, casa-
,bis o solteras, conservarn intactos los derechos naturales ("que
iii'lc'necen a todo ingls".
Al tratar de los abusos cometidos en contra de la esposa, de
icrierdo con las leyes inglesas vigentes al present no hay que
,n)litir los abusos cometidos en contra de las madres. La madre
(iiu nto es Casada tiene derecho a su hijo: la madre que es casada
ino tiene ninguno "El padre tiene la custodia de la criatura has-
;a que llegue a la edad de diez y seis aos, a menos que exista al-
'iiai razn para j,,i ,. lo contrario". (Russell "Crmenes",
vol. I P. 898).
La "'razn j,.,i.. .l I es muy difcil de hallar en la. mayo-
in de los casos, toda vez que la tendencia le las cortes es el ex-
'usaro las delincuencias masculinas, y el sostener todos los privi-
li'gios que los parlamentos integrados por miembros varones le
hiayan conferido a las esposas y padres. En el caso, de Shelley,
'u privado de la custodia de sus hijos, pero en sto la hereja po-
ltica y religiosa tuvo much que ver para influenciar grandemen-
tl la opinion pblica en contra del poeta. El derecho que tiene
14 padre a la custodia de los hijos legtimos es indiseutible; la ma-
dre no, tiene derecho a ellos cuando quiere poner oposicin al del
padre; l puede quitarle los hijos y ponerlos al cuidado de otra
niijer y la madre no tiene reclamo; lla puede apelar a la corte
upremnia para verlos en determinadas ocasiones, pero an este
permiso result ser una concesin y no un derecho.
(Continuar).








REVISTA


BIBLIOGRAFIA
SOPHIA
Resucitada, a los nueve aos largos de mortal sueo, nos vi-
sita esta hermosa y gentil Revista, rgano de la Seccin 'T.-.....
ea Espaola.
Hemos hojeado el nmero, y nos ha sorprendido gratamente
el recuerdo de gratitud rendido al extinto hermano Xifr, lucha-
dor tenaz, alma gigante.
El texto de este nmero, escogitado con buen gusto y con ha-
bilidad, hace -interesante todo el semanario, repartido en las cin-
cuenta y seis pginas del mismo. Pero sobre todo, por el fondo
que encierra, es de un inters excepcional, el artculo "Pro-Fra-
ternidad", en el que se hace un llamamiento generoso y oportu-
no al mundo occidental.
Trae, tambin, una notable carta de H. P. Blavatsky, como
todo lo escrito por ella, lleno de grandes enseanzas. Y si es-
to no fuera de por si lo suficiente, trae un brillante articulo de
la seora Besant, sobre Misticismo, cuya lectura recomendamos
especialmente.
En resume: que nos agrada estrechar de nuevo la mano fra-
ternal del antiguo camarada; que anuncia una labor de impor-
tancia en el mundo de la Teosofa, y que es un dinero bien em-
pleado el que se gaste en hacerse suscriptor de Sophia, porque sa-
bemos que sus pginas han de venir repletas de sabios concepts,
producidos por mentes jocundas exprofeso, o glosados con el ta-
lento exquisito que despunta en este primer nmero.
HERALDO TEOSOFICO
Este nuevo vocero del ideal de Ammonius Saccas nos visit en
fraternal mensaje, enviado por los hermanos que sostienen nies-
tra bandera en Borinquen.
Respondemos, pues, por esta va al saludo que enva a los teo-
sofos del Mundo el nuevo colega, devolvindoselo adornado de
afectos puros, y desendole todos los xitos.
Una voz ms que vibra en las mansiones de Maya, hacienda
resonar el verbo Real. i Ojal que tenga por miles los auditors!
PORQUE Y COMO ESTUDIAR TEOSOFIA
La (omisin de Propaganda de la. logia Annie Besant nos
enva un ejemplar de este brillante panfleto de Leadbeater, im-
preso muy acertadamente, con objeto de repartirlo entire los
amantes de la cultural que, por no conocer nuestras ideas, yacen
;un en el ambiente profano.
Se nos figure que ha habido acierto al elegir el trabajo y que
tendr un gran xito en su misin, a poco que sea discreta l
obra de los encargados de hacer la reparticin.
Bien; muy bien!




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs