Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00014
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00014
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Full Text








REVISTA TEOSOFICA
Organo de la Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica
FUNDADA EN 1905
Sector: RAFAEL DE ALBEAR Administrador: GUILLERMO ORDOEZ
Direccin y Admn.: Oquendo 14, altos. Apartado 365. Habana.

PERMANENT
.. Sociedad Teosfica es responsible solamente de los documents oficiales
i-sertados en la Revista Teosfica. La Secretara General es responsible
1c los artculos no firmados; de los artculos rrmados con el nomrbe o
iniciales son responsables sus autores o en su defecto sus traductores.
idvertimos a nuestros lectores, para evitar errors y confusiones, siempre
esagradables, que la nica, legtima y verdadera Sociedad Teosfica, que
!:. fundada en 1875 por Helena Petrowna Blavatsky y Henry Steel 01-
i.ott, tiene su Cuartel General en Adyar. (India Inglesa,) y que esta Sec-
;in Cubana que forma parte de ella, tiene sus Oficinas en la Habana,
quendo 14, altos, no teniendo relacin ni conexin con cualquiera otra
ciedad que emple trminos relacionados cou la teosofa, o diga que
profesa sus doctrinas.

;,'-O VIII.-No. 2.-15 DE FEBRERO l)E 1924. 2a. EPOCA.



LA REFORM SOCIAL

Por Annie Besant


Alocucin Presidencial a la Conferencia de la Reforma Social

de Bombay

Reunida en los das 29 y 30 de Noviembre y 1' y 20. de
Diciembre de 1923.
(Traducido por J. M. Lamy M. S. T.)

Es mn gran honor el que e habis hecho, amigos mos, al
invitarime a presidir esta Conferencia tn la que hay reunidos
hniiibres y mujeres en representacin de .unas treinta socieda-
r's, (d varias religions, diversos mtodos y varias nacio-
talidades pero todas unidas por un ohjeAo comn; el servicio
M nuestros Hermanos la remocin (le los obstculos que se
'1Cerpoinen en el camino de la realizacin de la Fraternidad
Hiulmana, la fraternidad que pasa por encima de todos los









REVISTA


Sobstculos para darse la mano de hermano. La Ley de la S,-
ciedad Humana no debera ser la Ley de la Selva en la qi :
las" bestias salvajes luchan por el alimento que necesitan p-.
ra vivir, de tal suerte que el ms fuerte, el ms astuto, el m;:
veloz sale triunfante como ms apto para la vida.
An entire los ms fieros de ellos el amor de madre se .
crificar por salvar a sus cachorros, prolongando as la ra',
Entre los animals sociales, los miachos de cuernos ms fue -
tes protegen a las hembras y a sus hijos, y arriesgan la vi.:
para que los 'ms dbiles puedan escapar mientras ellos se e-
frentan con el enemigo. Es la aurora de una ley ms elevac:,
la ley de la familiar, en la que se emplea la fuerza, aunque s'
parcialmente, para proteger y n, para quitarla vida. La li.
de la Sociedad Humana debe ser la Ley de la Familia, de-
tro de cuyo crculo sagrado no se toma como razn por d:-
cuido, ni por rigor, ni por opresin, la debilidad de la ext.-
ma juventud o la estrema vejez, de la enfermedad, o la nimii
configuraciO o la imperfeccin, sino como un motivo p .-
mayor ternura, para una compasin ms generosa, para un '-
vicio mis complete.
Porque en la familiar, el Amor es, por lo menos, el cui '-
miento de la ley, y en la familiar ms grande, la nacin, i1
Anmor debe ser forzosamente la inspiracin de la ley, y los '-
Leres que espontneamente se imponen los mayores por
mis jvenes de la familiar, por impulso del Amor, son, cuanlo
se amplan y se hacen permanentes, las Virtudes Sociales qiie
aseguran la estabilidad y la felicidad del Estado.
Porque esas Virtudes, nacidas del Amor, son las m als'"
para sobrevivir en la Socildad HIumana, y son realmente es,'
Scales p)ara su continaicin, aunque a primera vista par'0'i:
(uie tieii consigo la destruccin de los mejores, de sus er:i
menii tos ms necesarios. El ieroe que sacrifice su vida en ;'''
vicio de su pas, el mrtir que la sacrifice por servir a su i
ligin, obedecen la ley ms alta, que todava no ha sido rev'
lada al hoimbre, la Ley del Servicio, la Ley del Sacrificio, Pii'
en la muerte voluntaria del cuerpo, ellos exhalan la fragalc<'l
inmiortal la inspiracin dle las cualidades superiors lhuii:
iias, por cuya otencin alcanza el hombre la unin con DiOS
y con su herman Io. IInxley. el agnustico, crea en la perftcti i-
lid.ad i humana, afirmaba, usando las palabras de un sabli
orieiitll: "La ley de la supervivencia del ms apto es la 1''.
de Evorelcin para el bruto: la ley del propio sacrificio es li
ley de evolucin para el hombre". Porque el espritu vive dclii
do y no tomiandco, y para el espritu no es pena el saerificui"
sino el goce ms alto.
lHay una leyenda que nos viene de los antiguos tieimpi
Tleynda que en s engloba el fundamento de la FPeaternidit''









TEOSOFICA 83

lii'lanan. En ella se dice que cuando el Filsofo mstico 'Shri-
si ,iikaracharya estaba vistiando Benars, y haba realizado sus
ail ciones matinales, y haba ofrecido sus oraciones al Dios
(1, las Alturas, caminaba ensimismado a travs de las estrechas.
'.' :juelas, y encontr interpuesto en su camino, revolcndose
,: zn por donde haban de posarse sus santos pis, a un paria
1ii tipo ms bajo.,Evitando el contact, difcil de evadir en
air'lla estrechez, gri rpidamente: "Fuera de aqu, aprta-
1 l .,! camino, djame pasar." Con aire risueo levant el pa-
ri: iis ojos ocultos bajo su pelo andrajoso, y dijo: Quin le pi-
S quiin, Gran Sabio, que se aparte del caino? ,Es acaso
i: in'rpo que ha de servir de pasto a los gusanos, quin se lo
i 1 i mo, que tambin servir de lo mismo, que se quite del
i;i,:iino?, o .es tu conciencia internal la que se lo pide a la ma?
1 iiiuel alegre paria di con grandes risas otra voltereta, mien-
ir;- que( el Filsofo sobrecogido por aquella rplica mordaz ines-
TI :iI. permaneci silencioso. "Di, entonces Oh Sabio 'podero-
'.: ial es la diferencia entire el Bramana y el Svapaka en el
int able Pratyag-Atma, pleno de gloria y sabidura eterna?
; 1 i; alguna diferencia en el rayo solar -que brilla en las aguas
W1 auges y en el que brilla en el agua encerrada- en un cacha-
P' ahierto del patio o del corral del chandala? Hay acaso al-
'i"i liforencia entire el Akasha-que llena un vaso de oro y un
r:ii;iVo de barro?
lnilonces el Sabio, que haba predicado la doctrine de la
n, 1:iia t(dad. vi dentro de aquel paria el esplendor del Dios
o.io. la Luz que ilumina a todos los. hombres que vienen a este
.. ,io. y dijo saldindole con las mnanos: Aquel que llega
.iiiuender que hay una conciencia que mora en los estados
i i'anminante, del soiador y del que no suea, que comprende
'IU1 ",xiste una conciencia en todos los series encarnados, desde el
ni; potential Deva hasfa la ms diminuta hormiga, dndose as
'nri (de que la Realidad no est en las forms transitorias, sino
i C ien.eia Eterna, ese es m i Guru, ya sea. en la forma de
"' .' ..l I., o de otro mejor nacido. Y aquel Sabio dos veces en-
ioldo puso su mano sobre la cabeza del patia, en la cual vi
!' iiiinoiinicin del Esplendor Divino.
\ as al Espritu al trays del velo de la carne en el ms
'''zdiiiado de nuestros hermanos es la roca bsica- del Servicio
S'i;. y la redencin de nuestro degenerad'o hermano.
i; inspiracin a la Reforma Social brota del anhelo lde di-
Sh;! l obstculos de la ignorancia, de la impureza fsica, emo-
'''"H y mental, de los instintos brutales, de las tendencies cri-
!'l~;ias. (iqe e impiden el resplandor al travs de ese Espritu
"" 'I hombre, qe. es una chispa del Fuego Divino.
'In os ahora a considerar cuales son los campos principles
:l'',l, a los Reformadores Sociales al present, para opera.









REVISTA


lo. La Penologa y las Prisiones.
20. El matrimonio.
3o. La maternidad, el Bienestar de la Infancia, y el '?i
bajo Industrial.
40. La Educacin, y
5o. La Insensibilidad.
Respecto al primero, o sea la Penologa y las Prisiones, ili-
zs ms que ningn otro problema social, merecen la Pene~.ga
como ciencia, y nuestras prisiones por la aplicacin de una teo-
ra errnea, un studio cuidadoso, antes que se consider: en
concrete el tratanmiento de los criminals. Respecto a iun de-
finicin prctica del crime, podemos decir que un erin os
un acto prohibido bajo penalidad, como peligroso o d. iino
para el bienestar pblico, por las leyes del pas en que r '.idi-
mos. IPudiera ser o no errneo in,, iliI.-if,, en s mismo; :erl
eso depend del nivel moral normal del pas. El criminal 'ii
normal entire los que son normales. Hay dos classes noiria-
mente anormales, por debajo del nivel tiico u ordinario: i"~ l1-
nticos y los criminals; ambos se sombrean mtuamente, Y l'
ciencia modern tiende cada vez ms a considerar al cri inal
como un luntico no descubierto an. Mientras la teora de 0om-
broso del criminal congnito ha sido discutida y controv.i ida
mpliamente, y el doctor Mauricio Parmelee en su obra "Cr-
minologa", la rechaza con fundamentos tcnicos algo miiliiei-
sos, el mismo Lombroso llega casi a la misma conclusion [5ii5-
do dice: "Por otra parte es indudable que hay algunas ipr:'"'ns
nacidas con ciertas caractersticas que las hacen propensa, PI'-
culiarmente a cometer crmenes, si el ambiente en que se iie-
ven es apropiado a la conduct criminal, y parte de la case
criminal es reclutada en ese grupo. En reconoeimiento. po1
consiguiente, de esas poderosas fuerzas ceongnitas para (l er
men, es slo una part de verdad llamarlas criminals in;ii
Lombroso encontr algunas peculiaridades en las defoii'l
cones anatmicas del esqueleto y las vsceras, as como ('i't"
anormalidades en los process fisiolgicos, que l '1"
qiue eran de un 'tipo atvico, y habl del criminal nato (oio0
un "loco moral"; pero esa frase ya no nos importa. Le qlue
se denomina la "Nueva Psicologa, va much ms lejos (i"'1
eso, sin embargo. La teora de Freud de los complejos; o n"'l
tiples convierte al 'hombre casi como en una criatura desan1'
parade, tanto que una revista del doctor Hamblin Smith. "La
Psicologa del Criminal" y la del doctor Hollander. "La Psico-
loga de la Mala Conducta del Vicio y del Crimen", i, '
con los siguientes prrafos, que habrn de alarmar a niel`:
"La Sociedad clasifica a aquelos que albiertamente sc imo10
le sus ms importantes costumbres convencionales en dos "'"
pos, a los cuales da los nuombres de "lunticos" y I 1l








TEOSOFICA


L, peenalidad es casi la misma para los que se incluyen .en uno
u11 ro grupo: y esto es lo ms lgico y natural, en cuanto con-
eic ne a la "justicia" retributiva, puesto que los factors psi-
co; incos .en la insania y en el crime son fundamentalmente
mri, parecidos. Seguramente, los dos grupos se sobreponen, y la
l;i[i, de los cliasificadores es forzosamente con frecuencia de la
iir' raleza del sofisma casi tosco".
; a "Nievia 'Psicologa", cuyo descubrimiento esencial .es,
(qu las nicas fuerzas estimulantes que posee el hombre, son:
ios :?mpulsos e instintos heredados ya implcitos en el grmen
fcr. izado que fu cada uno de nosotros una vez, estn destina-
ldo cambiar completamente la actitud general hacia la insania
yv : crimen, como ya han cambiado la actitud del educado ii-
ilUil','nte. Los dos libros que nos ocupan estn escritos desde es-
tL' Iecvo puno de vista, y gran part xle ellos est dedicada
a ;' exposicin de la psicologa normal modern. El del doctor
llcinmder, ciertamente, nos ofrece una de las descripciones ms
l:::!s, simples y concisas de los mviles de la accin humana,
qur pueda ponerse en las manos de uno que no conozca las doc-
tri: de Freud y las posteriores".
ario est que, si estas apreciaciones son en part verdiade-
'r: a teora del- "castigo" debe ser reformada. No podamos
''Hi!'ar, a alguien que fuera reconocido como luntico, ya sea
'' ei-ileriidogse como venganza social por el dao hecho a la so-
i'i:,d;: sentimiento disfrazado como "Justicia Criminal" o en
ia i de que el alegato del castigo sea rechazado, es decir, que se
.j'i(ique la crueldad hacia un criminal por ser necesaria para
'I! ,fensa social, pues impide a otros cometer el crime por
ii: : al sufrimiento consecuente al descubrimiento del mismo.
LE :i "Howard Journa.l", rgano official de la Liga cara la
1ri'mnna Penal, (1922), indica el doctor Hamblin Smith que,
'"La cuestin real no es tanto lo que un hombre a ha echo,
lno i o cque l es. Nosotros-tenemos que tratar de descubrir por
-'l" n individuo particular compete actos antisociales. Esto im-
ilii un exmen complete de su constitucin mental. De ah
g' -gue que tenemos que descubrir n lo que se le puede ha-
''r para castigarlo, sino que es lo que puede hacrsele como
l'1; lIienlo "No castigo sino tratamiento". Es asunto de ajus-
1;. .r tratamiento al hombre".
rl cree, pues, que lo primero que hay que hacer en el caso
Iersonas acusadas, es proceder a una investigacin com-
Iltia. y que sta debe hacerse conforme a las lneas cientficas,
a11 'istigarlas.
Yo deba decir sobre esto, quizs, que arunque estoy de
'iilerdo en que el crime es el resultado de un aparato normal
lico, emotional y mental, por defects en uno o en todos ellos,
"lo me parece que "las nicas fuerzas motors que el hombre








REVISTA


posee sean los impulses e instintos heredados ya implcito en
"el germen fertilizado que fu antes cada uno de nosotros" Yo
sostengo, por el contrario, que cada hombre es un Espritu irr-
no, que viene de Dios,-un Divino, no un animal, germii, si
queris-encerrado en un estuche de inteligencia, de pasi"ns,.
de ma turo de esplendor inimaginable, y que los impedimentos ona-
sionados por sus rganos slo parcialmente desenvueltos y :au
defectuosos y complejos, yel resto de ellos, heredados de an-
tepasados familiares, nacionales y raciales, ya explicados par-
cialmente por Weissman, mejor que por Darwin, pueder ser
daados, !,.',1il -.1.. o mejorados en gran part por el au 'ien-
te, y por su carcter y temperament nato, que lo 'rl.ii : 01i
mayor o mnenor escala. Aqu se incluye en ese trmino "Am-
biente". la educacin, el ejercicio fsico, el ho1ar, el eje :plo
Setc. Pero esta profunda diferencia de opinion, aunque i por-
tinte en sumo arado a los individuos que sostienen una u otra
opinion, no afecta al hecho corriente de que tanto unos ounO
otros, estn de acuerdo en que el criminal debe ser curli o
no eastigado. Las razones ferentes. Tno dice: "Este aparato es defectuoso, y debenmo tra-
Star de mejorarlo, y entonces tendremos una virtud soci:, i 01
vez de un crimen' El. otro dice: "Este a-narato es defee:ins0
y debemos tratar de mejorarlo, y entonces habramos 1i ;i.
el obstcelo que estorba que la Luz pueda penetrar y bri ;ar.

(Continuar).




NUEVAS LOGIAS


I)o.s nuevas logias han sido fundadas en nuestra Seccin: 0"'
es la LOGIA KR1SIINA, a la que le ha sido expedida Carta (Cons
litutiva con fecha 29 de Enero ltimo, y fundada a cii la il
de Santo Domingo. Repblica Dominicana, siendo su Presidrlc 'l
Dr. Fern1ando A. Defill y su Secretario el Lic. Carlos Sain
y Snchez. La otra logia fundada, es la que ha adoptado p1)r
nomb-re LOGIA BESANT. en la ciudad de Quebradillas. 1>pi'''
Rico, habindosele expedido Carta Constitutiva en 12 del corr.i'"'
te, y siendo su Presidente y Secretario, respectivamente, !s -'"
flores Antonio Hernndez Rafols y Eduardo (. Hernndez.
A ambas logias enviamos nuestra ms cordial t. l.'
hacienda votos muy sinceros por e progress de- todos por el ii'
yor bien que pued:in hacer en sus respectivos pases.








TEOSOFICA


EL SOL

Por C. W. Leadbeater

:'L (ALOR SOLAR. El papel que represent el sol en la
vi diaria es tan important, que es necesario decir algunas
Ip;i .ras sobre l.
1 sistema solar es verdaderamente en su conjunto la vesti-
i de la Divinidad, pero el Sol es su verdadera epifana; lo
ii' ,n el mundo fsico es para nosotros la aproximacin mayor
laI lna de sus manifestaciones, la lente por la cual Su poder
1'In sobre nosotros.
,nsiderado desde el punto de vista puramente fsico, el
s s una vasta masa de material incandescent a temperatures
inconcebiblemente elevadas, enn un etado de electrifica-
i !an intense, que sobrepuja a todo lo que podemos concebir.
L istvnomos, suponiendo que ese calor era debido niecmen-
1 la contraccin, habrn calculado la duracin de la existen-
,i: isada del Sol as como el perodo durante el cual-le sera
!-le conservar en el porvenir esa temperature, y se sentan
i" paces de concederle ms de algunos cientos de miles de aos
'1 xisteneia, tanto en un sentido como en el otro, al par que
ie clogos pretendcen. por otra part, que se en cuentran en
1v i:;rrra huellas de procesos-que se extienden a millones de
a'iii. El descubrimiento del radio ha echado por tierra las an-
l!'is teoras; pero, ni tan siquiera con su ayuda se han eleva-
o !is astrnomos hasta la sencillez de la explicacin real de la
S II ,.
naginnmonos cierto microtbio inteligente que viese en el in-
r':i' o en la superficie del cuerpo human y que razonase so-
i u'. temperature de un modo aanlogo al de los astrnomos.
]; microbio podra decir *que aquel cuerpo debe I; .... gra-
il>Iente, y podra calcular con exactitud que su temperatu-
'; i)ot rebajarse al cabode tantas horas o de tantos minutes,
S.'. l punto de hacer impossible la continuacin de la existen-
*":. Sin- embargo, si vivier, la i.i.-;. et., descubrira que el
"i himnano no se enfra como debiera ocurrir segrin su
!'' '. y es indudable que este hecho le parecera muy miste-
.. menos que descubri-ese que aqul no es un fuego que
;iga. sino un ser vivo; y que en tanto que la vida subsiste,
'i "niperatura no debe descender. De la misma manera, si
lidmjos cuenta di qe el Sol es la fnanifestacin fsica
la Divinidad, veremos que la vida grandiose, que est tras
'''inntendr seguramente su temperature por tanto tiempo
S"*i sa 'necesario para la evolucin complete del sistema.








REVISTA


LAS HOJAS DE SAUCE. Una explicacin anloga nos di'r(-
ce una solucin de algunos otros problems de la fsica ,lai'.
Por ejemplo, las protuberancias llamadas segn su forma ho-
jas de sauce" o "granos de arroz" de que est compuesti: (,
su mayor parte la fotografa del Sol, han intrigado con frei'i-
cia a los astrnomos a casa de las caractersticas, en ap:: i.ni-
cia contradictorias, que ,presentan. Segn su posicin, esas 3i':).as
o granos no pueden ser ms que gases incandescentes ; ini
temnperatura excesivamente elevada, y por lo tanto, de uni; to-
nuidad extrema. Y sin embargo, a pesar de que deben i! snr
much ms ligeras que ninguna nube material, conservai
invariablemente su" forma particular, por sacudidas que p:i1ii"
estar por tempestades tan terrible que destruiran insTant-
neamente la misma tierra.
Cuando nos damos cuenta de que detrs de cada urw de
esos objetos extraios se encuentra una vida esplndida; (e
ellos pueden ser considerados cada uno como el cuerpo ...
de un gran Angel, comprendimos que esa Vida es la que iian-
tiene su agregacin y les da su estabilidad maravillosa. :ali-
ficarlos de cuerpos fsicos es quiz susceptible de indu i' a
error, dado que todos nosotros consideramos la vida fsic,: tan
importante y que ocupa un lugar tan ipreponderante en 1L eta-
pa actual de nuestra evolucin. Mine. Blawatsky nos ha .,icho
que podemos realmente llamarlos habitantes del Sol, (diad i ie
los series solares no seran visible al telescopio), pero que sofI
los depsitos o acumuladores de la energia vital solar,
pando aquellos series propiamente dichos de la vida que distri
buyen.
Diremos nosotros ms bien que las 'Ji., i de sauce* son manli-
festaciones en*el plano fsico, ,nt.-iil.. por Angeles lar s
con un fin especial, y a costa de cierto sacrificio o limitacion de
su actividad sobre los plans superiors que son su ',-;' '"''
normal. Si recordamos que por medio de esas "hojas de sau~c
la luz, el calor y la vitalidad del .So llegan a nosotros, veireos
fcilmente que el fin de ese sacrificio es hacer descender istM2
el plano fsico ciertas fuerzas que de otra suerte quedarain i s
manifestar; y que esos grades Angeles actan como canales, (O-
mo reflectores, como agents de especializacin de la fuerza It;
vina. En definitive, llevan ellos a cabo en plans csmicos y 1P
ra un sistema solar, lo que nosotros si somos bastante saii"i
para sacar partido de nuestros privilegios, podemos hacer e, u"n
escala microscpica en nuestro pequeo crculo, como se veri n'
^adelante.
LA VITALIDAD. Todos estamos familiarizados con lit ,
sacin de gozo y de bienestar que nos proporciona la liiux
Sol; pero slo los estudiantes.de ocultismo conocen pl' "
las causes de esa sensacin. Al mismo tiempo que e1 Sol innn







TEOSOFICA 39

ik su sistema de- luz y de calor, difunde constantemente otra
'..:i'rza, an insospechada por la ciencia modern, fuerza a que
sh ha dado el nombre de vitalidad. Esa vitalidd se distribuye
1:' todos los plans, y se manifiesta en todos los mundos; mundo
,-.co,"mundo emocionl y mundo mental; pero por el moment
ii,. ocuparemos ms especialmente de su aparicin en el plano
iii :'tior, donde penetra en algunos tomos fsicos, acrecentando
i!'n samente su actividad y dndoles ianimacin y brillo.
-'o hay que confundir esa fuerza con la electricidad, aunque
S1 parece bajo ciertos aspects. La Divinidad emana de
s misma tres grandes modalidades de energa; quiz haya
a; i~s cientos de otras modalidades de que nada sabemos; pe-
'.. ni todo caso, tres existen. Cada una de ellas tienesu mani-
fc in. propia en todos los plans que nuestros estildiantes han
ia'.izdo hasta hoy; por el moment las consideramos cuando
se nmestran en el plano fsico. Una de ellas aparece como electri-
;i., otra como ribalidad y la tercera es el fuego serpentino de
S iiemos hablado en la VIDA INTERNA.
Esas tres fuerzas permanecen distintas, y ninguna de ellas
ii de ser convertida en una de las otras .dos. No tienen relacin
:'-:na con tres grades efusiones llamadas ole0adas de vida.
S',,llos son esfuerzos deflinidos hechos por la Divinidad solar,
i''n1iras que stas parecen ser ms bien resultados de Su vida:
si' (ualidades manifestadas sin esfuerzo visible.
'iuando la electricidad pasa a travs de los tomos, los hace
linar y los mantiene en determinada posicin; siendo ese efec-
to completamente distinto del modo especial de vibracin que ella
Simpone, y agregndose a l. Pero la accin de la vitalidad di-
bajo muchos aspects de La de electricidad, de la luz o del
r. Todas las variantes de esta ltima fuerza ocasionan oscila-
:es del tomo en su conjunto, oscilaciones cuya amplitud es
"'li"rme en relacin con las dimensions del tomo; pero la otra
f'" :Za a que llamamos vitalidad llega al tomo, no del exterior,
Si, del interior.
G'L GLOBULO DE VITATIDAD!. El tomo no es otra cosa que
!: i. i I .;-u de una fuerza. La Divinidad solar crea por su
vo'iltad una cierta forma- que llamamos tomo fsico ltimo,
Si,01o este esfuerzo de Sn voluntad, en esa forma particular se
'iiientran reunidos, en cada uno, unos catorce mil millones de
i Es precious insistir en que la cohesin de las burbujas
s' ,sa forma, depend enteramente de ese esfuerzo de voluntad,
' modo que si se suspendiese un slo instant, las burbujas ten-
;''.an que separarse y el mundo i-, '.. entero cesara de existir
i menos tiempo del que necesita el relmpago para brillar. Es
',:' cierto que el mundo slo es una ilusin, an desue ese pun-
' o vista, para no decir nad del echo de que las burbujas de
i stl' l formado el tomo no son ms, a su vez, que puntos en que
I.lta el koiln que es el verdadero ter.del espacio.







40 REVISTA

Es pues la fuerza de voluntad del Logos la que, ejereit Ila
continuamente, mantiene al tomo en su estado actual de agri~a-
cin; y cuando tratamos de examiner la accin de esa fueiza.
,vemos que no penetra en el tomo llegada del exterior, sino iie
surge en l, lo que significa que entra en l viniendo de*las ili-
mensiones superiors. El mismo hecho es cierto de esa otra Lir-
za que llamamos vitalidad; ella entra en el toitao por el inte ior
en compaa de la fuerza que mantiene al tomo en su estdo
de agregacin, y no obra sobre l enteramente desde el exte 0.or,
(comi o lo hacen las otras variedades'de fuerza que llamamos uz,
calor o electricidad.
Cuando surge as la vitalidad en el interior del tomi le
infunde una vida adicional y le confiere un poder de atrac .'n.
de modo que atrae inmediatamente alrededor de s otros -i'
tomos, que dispone en determinada forma, produciendo 1a; lo
que se llama en Qumica Oculta un hiper-nmeta-pronto-elemc to.
Pero ese element difiere de todos los observados hasta hoy po:: el
hecho de que la fuerza que'lo crea y lo mantiene agregado pro-
viene del segundo Aspecto de la Divinidad Solar y no del ,r-
cero. Ese glbulo de vitalidald cst representado en la pi1'
:; del libro Qumica Occulta (edicin inglesa), done se 11-
cuentra a la izquierda de la lnea superior del diagrama. Col ;i-
tuye el pequeo grupo que forma la perla excesivamente brilni:i
te visible sobre la serpiente masculina o positive del element 'i-
inico llarnado oxigeno, y ..i.;ili-,. el. corazn'del globo ceni!al
del radio.
Esos glbulos se destacan claramente entire todos aquellos lu'i
se puede ver flotar en la ii.''-f' i, como consecuencia de si
brillo y de su actividad extrema, de la vida intense que im,i ii-
tan. Son probablemente las vidas ardientes tan frecuenteml';ite
mencionadas por Mme. Blawatsky, aunque ella parezca dar a 's
i rmino dos sentidos liferentes. En la Doctrina Secreta, vrollnii
4o., pginas 276-277, (edicin francesa), esa palabra parece ri''-
rirse al glbulo en conjunto; mentraa que en el volmen 1.o., pa
gina 256, se refiere probablemente a los tomos que han recilbil
en primer trmino un aunmento de vitalidad y eada uniio
los cuales atrae alrededor de l otros seis tomos.
Aunque la fuerza que vivifica esos glbulos sea diferente W'i
complete de la luz, parece sin embargo defender de la luz ia-
ra manifestarse. En la luz brillante del Sol esa vitalidad suri'"e
continuamente, siendo engendrados los glbulos eon una gran i-
pidez y en nmero increble; pero cuando el tiejmpo est ii-
blado hay una gran disminucin en el nmero de los glbulos 1f'
mados, y durante la noche su formacin parece .-...,ilt.i'.'' "'
suspendida. Por consiguiente se ptede decir que durante la 10-
che vivimos del depsito acumulado durante el daa. ,, ',.~1 ;.
y aunque el agotamiento de ese depsito parezca prIticamnui'







TEOSOFICA


impossible, se reduce sin embargo much cuando hay una suce-
sin de das sombros. Una vez cargado, el glbulo queda en esta-
do de element sub-atmico, y no parece experimental cambio o
harderr fuerza hasta el moment en que lo absorbe una criatu-
'a viviente.
LA ABSORCION DE LA VITALIDAD. Esta vitalidad es ab-
sorbida por todos los organisms vivos, y parece que su existen-
,ia necesita una provision ni.i i. ,i. de ella. En el caso del hom-
bre y de los animals superi6res, la vitalidad es absorbida por el
,entro o torbellino que, en el double etrico corresponde al bazo.
iecordemos que este centro tiene seis ptalos, formados por el
movimiento ondulatorio de las fuerzas que engendran el torbe-
lino. Pero ese movimiento ondilatorio esta. a su vez ocasionado
por otras fuerzas que irradian del centro le ese torbellino..Re-
.presentmonos ese punto central del torbellino como el cubo de
una rueda, y podremos considerar entouces esas ltimas fuerzas
como rayos quv salen del cubo en lneas rectas. Las fuerzas que
'ngendran el torbellino revolotean alrededor del centro, pasando
ilternativamente por debajo. y por encima de los rayos, como
jpara trenzar iuna especie de canastillo etrico, lo que produce
li! apariencia de seis ptalos separados por depresiones.
Cuando la unidad de vitaliclad surca la :t.in'.-' 1. parece ea-
si incolora apesar de su brillo, y puede compararse a la luz blan-
.,';. Pero en cialato la atrae el torbellino del centro de fuerza. del
bazo, se descompone y se divide en corriente cuyos colors son
(riversos, aunque no correspondent exacetamente a nuestra division
del espectro solar. Cuando esos tomos constitutivos son arras-
irados en el torbellino, cada uno de los seis rayos recoge uno
te ellos, de inodo que todos los tomos cargados de amarillo se
precipitan a lo largo de un rayo, los cargados de verde siguen
a otro, y as sucesivamente, mientras que el sptimo rayo desapa-
'rece en el centro iel remolino, eni el cubo de la rueda por de-
cirlo as. Esos rayos se lanzan entonces en diferenics direcciones,
!ara ejecutar cada uno su- trabajo especial en la Vitalizacin
del cuerpo. Como he dicho, las divisions no son exactamente
las que reconocemos ordinariamente en el espectro solar, sino
que se parecen ms bien a a l disposicin de colors tal comno lo
vemos en los plans superiors, en el cuerpo causal, el enerpo
mental y el cuerpo astral,
(Continuiar)

(De The Hidden Side of. Things).
(Traduccin de J- Garrido).
*

Nota:-Este interesante trabajo se est editando en un t.-
ino, por la casa de R. Miaynad, de Barcelona.







REVISTA


La Energia atmica y la Nueva era


POR MUIRSON BLAKE
(De "The Theosophist" de Septiembre, 1923)

Traducido por J. M. iLamy M. S. T.

(Finaliza).

LA PROXIMA RAZA.

Como los miembros de otros movimientos, nosotros los de la
Sociedad '. .i..'.i.- tambin prevemos una Era Utpica, euandc,
como esperamos, la humanidad habr de ser much ms feliz y
l- ii l.-.-L. que al present, solamente que, como a todo en la es-
fera teosfica, se le defina ms y se le d mayor precision en lai
ideas que tenemos de la' Sexta Raza-Raz. Nuestra mira en esto
articulo es ver si se pueden obtener algunas nuevas ideas sobre
esta "Prxima Era", a la luz del cambio cultural que depend
(de los deseubrimientos e inventos; y con esa idea hemos tratado
de acumular las condiciones de hoy a la luz de iuntriple aspect
de descubrimiento, siendo el primero el que hemos denominadcl
de la "necesidad", o sea, la demand consciente o inconsciente h.
algo nuevo que precede a todos los esfuerzos por crear alguna co-
sa que -,,t;-f.ii esa necesidad; segundo, la misma invencin,
tercero, aquellos cambios que traiga como secuela la nueva idc;;
en la vida y los pensamientos de la humanidad.
A la luz de estos tres aspectos hemos visto las condiciones de!
mundo, que no son hoy la resultante solamente de la revoluciin
industrial sino tambin del estado present de los negocios, que
exigen un control todava mayor de'las fuerzas de la Naturaleza,
la necesidad que apremia en todas parties de luz, calor y fuerzc
motriz ms baratos y ms abundantes para la industrial y los uso:s
domsticos, y que esta nueva necesidad es la primera aparicin
de una era de energa atmicu, cuya llegada transformar a lom
hiomibres much ms an que el descubrimiento de la mquina de
vapor.
Los tesofos estn aeostumbrados a considerar el alio 1875.
en que se fund nuestra Sociedad, como muy important, y qui-
zs esta fecha puede haber mareado la primera aparicin de esta
nnuva era que prevemos en algn plano interno de la naturaleza.
La base material para este tremendo suceso acaeci e4 este plano.
sin embargo, segn creemos, veinte afos exactamente ms tarde,
en 1895,, sirviendo tambin de instrumento una mujer, Madame







TEOSOFICA 43

Curie, cuando logr aislar el radio, abriendo as el mundo de lo
interatmico al hombre.
Es difcil en extremo para nosotros comprender exactamente
io que significa el contact de estas fuerzas interatmicas para el
hombre, que hubo de conseguirse por el descubrimiento de radio.
Nosotros nos hemos'enfrenta.do de prontd con una fuerta de un or-
den superior a lo que el hombre haba podido disponer hasta abo-
ra, abrindole posibilidades de vida y de experimentacin, si es-
cas nuevas fuerzas son debidamente aplicadas-de una transeen-
lencia extraordinaria much mayor de lo conocido antes. intro-
ducindole en un nuevo y maravilloso mundo.
El cientfico v que el tomo del radio se v rompiendo paula-
tinamente, y que durante ese process, se convierte en ios elemen-
los helio y plomo, observando tambin que al mismo tiempo, la
,'antidad de fuerza liberada por peso del material empleado es
,norme, en proporcin a todos los tipos actuales que pueden obte-
nerse de los dems materials, en cuanto a la ascendencia de su
energa. Pero, como esa desintegracin se efecta tan despacio
y con cantidades tan mnimas de material, es corta en extreme la
cantidad visible de energa en un moment determinado. El pro-
blema es inducir esta quebradura del tomo artificialmente en
alguna substaneiaacomin y a tal velocidad que la ascendencia de
la energa liberada sea de alguna utilidad. Como hemos visto,
hay grades esperanzas de" que se resuelva este problema en el
prximo future, cuando albore por complete una nueva era para
la humanidad, y llegue una civilizacin nueva a defender de la
transmutacin artificial an ims de lo que depend la present
del carbn y el aceite.
Bajo estas nievas condiciones toda la faena se har por me-
dio de maqitinaria, y la labor del mundo consistir en inventor
y manufacturer mquinas y trabajarlas cuando sea necesario, ba-
jo las condiciones ms convenientes y econmicas de tiempo y de
labor.
Como sugiri Bulwer Lytton en sa "Coming Race", la labor
de las mquinas se har probablemente por nios. Parte de su
educacin consistir en hacer la labor pblica, y para los nios
seO una.delicia naturalmente. Y ms tarde si lo desea, el joven
ciudadano tomar su parte en la vida superior filosfica o en las
investigaciones r ntfi ....., posiblemente en el mejoramiento de
esas mquinas o en aquellos process en que ms se ocup mien-
tras estuvo en el servicio pblico o tomaar part en la vida cul-
tural y artstica que entonces abundar tanto y ser tan comn a
todos.
La llegada de la energa atmica significar todo eso y much
ms, quizs la anarqua que predijo H. G. Wells. y el ,ini,.1,. en
lai tierra, al menos por algn tiempo, lo que sera probable si rs;
nueva fuerza llega a ser apropiada por algn powder egosta que







44 REVISTA

la emplee siimplemente para explotar y subyugar a sus opositorc.r
y hacerse amo de la tierra; en cuy.o caso se desbaratara today
nuestra civilizacin. Es muy possible que las experiencias de 1;i
gran guerra fueron impuestas al mundo para ayudar a evitor es
te gran peligro.
Una breve consideracin del possible desarrollo tcnico al ala-
reeer la fuerza atmica es de lo ms fascinador, y ha side diseuti
do en diferentes ocasiones por various escritores, generalmente el-
S novelas que described la vida en esas condiciones. Por ejemplo-
se ha indicado que concluira la presente era del hierro, y que s"
generalizara universalmente in material hecho de cierta clase de
vidrio, idea sta bastante probable considerando que los prineci
pales ingredients del vidrio se encuentran entire los materiale-
de lms fcil access ; y con este surtido ilimitado de fuerza barat;
para su fundicin, vendra a ser su costo casi nulo compared,
con el de los materials de hoy.
Ahora viene otro punto interesante, y es si los edificios de es:,
era no habrn de construirse no solo de cristal, sino hasta levan-
tados por medio del aire llegndose a hacer en este plano comi
parece ser en otros, segn describe Mr. C. W. Leadbeater en si
libro "La Cien'eia de los Sacramentos", donde aparece un nge'
durante la celebracin de la misa, y medianteun simple esfuerzi
de su voluntad, desde las gradas del altar forma en su derredor
una estructura semejante a las de las Hadas, con su muros y te
cho resplandecientes, el Edificio Eucarstico. Acaso no podrai;
erigirse palacios de cristal iridiscente por medio del aire compri-
mido, bajo las condiciones de esa nueva fuerza, cuando ya hoy se
fabrican cajas inmensas de crystal an con nuestros limitados re-
cursos actuales? Podran dirigirse corrientes cle aire comprimi-
do a travs de asientos perforados de grandes cubetas de poe.c
profundidad llenas de vidrio derretido, forzados de ese modo ei
moldes suspendidos sobre ellas; y quizs ms adlante, cuando si'
hubiere alcanzado mayor pericia, pod-kan suprimirse esos mo]
des y otiienerse la forma deseada para la construccin por uini
direccin y manipulacin cuidadosas de las corrientes del aire.
Con esta provision ilimitada de 'fuerza, nuestro actual siste-
ma de procedimiento industrial se desarrollara rpidamente y si
extendera en 1ua inri .....1 de direcciones v recibiran su reco-
nocimiento excesivamente retardado las investigaciones e inda-
ga'ciones ;. i;.. i: (le todas clases, como el mtodo por el cuetl
progress la IHumanidad, siguiendo el sendero de la realizaci~t
hacia la niela establecida por los Dioses. Es eTidente tambir
que en estas condiciones, la humanidad en general, aprovecharli
el aire como el niedio ms convenience de transport, algo pareci-
do a lo que en varias pocas de la historic, hemos visto a ciertns
naciones utilizar el mar en various puntos de su carrera. La aviii-
,i6n llegar a ser el mtodo normal de viajar a puntos alg dcis-








TEOSOFICA


iles; as tambin como la intercomunicacin inalmbrica se.
.sarrollar de tal manera que en un moment determinado dos
S.:ividuos podrn comunicarse sus ideas confacilidad. As pode-
,i:;s ver con los ojos de la imaginacin a este mundo aproximn-
in:se eda vez ms al estado en que se halla el .plano Astral, un
' l-do de equilibrio interplan@ que Natura probablemente trata
istantemente de efectuar, pero que, con las fuerzas del vapor y
Sla electricidad solamente, no podra alcanzar jams. As podr
icarse el hombre, enl un prximo future, en el sendero que lo
Ii(luzca a un estado anlogo al de la redencin, y hacia aquel
'trol sobre las fuerzas de la naturaleza a que la Chispa Divi-
l o autoriza (y que adquiri tan misteriosamente en su indivi-
,: lizacine 'uando elevndose sobre '1 animal se hizo hom-

ELi esa era de energa atmica, por la aplicacin de la inteli-
ei humana a los process industriales y ayudados por esa
;'risin ilimitada de fuerza, se abrir una verdadera edad me-
i*a en la que,ser liberada la humanidad del suidor y la fatiga
irabajo penoso, hacindose libre, "libre" para powder redimir-
:i s mismo. El trabajo arduo y penoso ser encomendado a
liquinas, y la'aplicacin de los inventos ingeniosos, tales co-
Sel indicado anteriormente para la construccin de edificios,
one se ahorrara toda la labor de la fabricacin (le ladrillos y
S i colocacin, y todo el mundo poTra disponer de habitacio-
Slipias y exquisitamente bellas de preciosos colors azul, ro-
Sa opalino. Su interior podra calentarse o enfriarse, segn se
': iiera, por aquella fuerza siempre lista, e inundarse de luz in-
! l: ida por la cpula o el techo, o baada por la noche con ra!
lelsEcolores obtenidos de aquel manantial de vida siempre ge-
i! i'OSO.
Qneremios terminal con unos cuantos pensamientos sore los
a ildlos de estos amplios descubrimientos universales en el es-
1it human. IIemos visto antes que siemrpre algn dIsceubri-
'iit material ha sido lo que ha ahondaido y ensanchado la vi-
i ;r1erna del hombre, y es asunto profundamente interesante
'" var lo que esos cambios habrn de producer en la vida in-
oa de la humanidad future. Estamos pasando un Kali Yuga,
:' 11ial pueden iniciarse cambios en el espriiu desde el exte-
'' podemos ver un excelente ejemplo de ello en la manera
i espritu de la'democracia lia surgido como resultado de ~a
:' (']in industrial. Aparte del descubrimiento del vapor y
( e 1, apareci en la.imente del hombre la idea del derech
(:' ina el individuo al confort mdico y decent. y poT analoga
'..'c' concluyente que la extension lgica de esa idea es aquel
:''"itu que se priveligio especial de inestri Soceiedad alcnter y
'"'iar. La Fraternidad Universal del ITomblre llecar a ser una
1 :, viva en el mundo solamente por la liberacin de esa fuer-







REVISTA


za fsica poderosa de la Energa Atmica para el servicio de li
humanidad.
La semilla que fu sembrada en estos ltimos aos por la So-
ciedad Teosfica, en todos los pases del mundo llegar a te-ur
una gloriosa fructificacin; solo entonces habremos realizade i
verdad y la nobleza del senderoen que pusimos nuestros pies,
cuando nos unimos a este movimiento, cuando al traer esta fulr-
za poderosa al mundo tengamos paz en la Tierra y buena vol:n-
tad para con los hombres.



Prueba de la existencia de la Atlnti'ia

Por Leonard O. Soper.
(Fraducicd por E. Felix, M. S. T.)
Se nos pide tan amenudo que demos una prueba material de
la existencia del continent y civilizacin que florecieron eni i1,
liempo donde ahora se agita el Ocano Atlntico, que pued, iW'
est fuera de lugar reunir unas cuentas inconexas pruebas (;i',
tomadas separadamente, tienen poca importancia, p'ero que ii i-
das nos dan una prueba, si no concluyente, por lo menos circis-
tancial de una poderosa .y sumamente culta raza que habit, 1]ii
una poca una tierra, actualmente sumergida, a la que los munidos
antiguo y modern han dado el nombre de Atlntida. Esta prue-
bas pueden bien dividirse entire el Viejo y Nuevo Mundo, sieldo
,las l -il ..:. ,ii... histricas mitolgicas, cientficas, etc, evic'ii
teinent resultado del conocimiento, creencias, y temperamento<
de los individuos.
1.. NUEVO MUNDO. Los anales de una catstrofe que destri-l
y totalmente un continent situado en medio del Atlntico s'
conservan en los geroglficos esculpidos por la antigua-. ivi,!
1aya," de origen tlesconocido que construy grades ciidli-
des, templos y palacios actualmente en runias, que abinmlii!
en Yucatn y en otras parties de la Amrica Central. Y
para la que la Atlntida era conocida como la. "Tierra de .Mn
Le Plongeon, que vivi durante muchos aos entire los desein
dientes de este antiguo pueblo, y aprendi a descifrar el lengii-
jc Maya (siendo quizas el nico europeo que lo ha :',-' -1
nos habla de la narracin del cataclismo grabado en bajo relieve
en piedras descubiertas por l en la. ciudad de Chinchen. dond'
"la loza en que este escrito forma ePdintel de la puerta de iiun
ciara interior en el extremo sur del edificio, llamado por lo0
Mayas el ianal terriblemente tenebroso", de la cual hay una fo
1t..t',,i., en Queen Moo and the Egyptian Sphinx.
El Troano MS., uno de los pocos libros Maya salvados del fie-
ro celo de los misioneros, y que actualmente se conserve ein 3







TEOSOFICA 47

dl.id, escrito siguiendo instrucciones de sacerdotes y gobernantes
JHayas, relata una historic idntica traducida por Le Plongeon co-
S sigue:
"El lao seis Kan, en el onceno Muluc, en 1l mes Zae, ocu-
ii-eron terrible terremotos, que continuaron sin interrucin has-
' el dcimotercero Chruen. El pas de las lomas de cieno, la "Tie-
r-a de Mu", fu sacrificadia. Habiendo sido dos veces sacudida,
desapareci repentinamente durante la noche, siendo la cuenca
S.:linuamente estremecida por fuegos volcnicos. Estando con-
ia:da, La tierra se hundi y levant varias veces y en distintos
li: ares. Por fin, la superficie cedi, y los diez pases fueron he-
iis pedazos y los fragments esparcidos; no pudiendo resistir la
flr,:iza de las convulsiones sesmicas se hundieron con sus se-
:a'. y cuatro millowies de habitantes, ocho mil sesenta aos an-
i le escribirse este libro"
'lay otra narracin en el libro Maya conocida como los Codex
S-tesianus, tambin'traducidos por Le Plongeon.
"Por su voluntad poderoso I-omen (exotricamente el dios
a : de los terremotos) hizo la tierp temblar despus de po-
j:\csc el sol, y durante la nohc., Mu, el pas de las lomas, fu
su ,ergido. Mu, la vida de la cuenca, fu sumergida por Homen
i'. ante la noche. El lugar del gobernante muerto est ahora sin
ni a, no se mueve'ms, despus de haber saltado dos veces de sus
E'ls. El rey de las profundidades, al sur'gir, lo ha sacudido ha-
Sarriba y hacia abajo, lo ha mnatado, lo ha sumergido. Dos ve-
(': salt Mu de sus "cimientos. Fu despus sacrificado con fuego.
-i-olot al ser secudido hacia arriba y hacia abajo violentamente,
Pi.' el terremoto. Dndole un puntaipi, el mago que hace-que
o:*as las cosas se muevan colno una masa de gusanos (descrip-
(i'. figurada de Homen) lo sacrifice aquella misma noche".
Las anteriores son las nicas narraciones escritas que que-
1 :: en el Nuevo Mundo, y podemos suponer que la gran cantidad
hi material que espera a un Sehliemann o a un Evans revelar
1'0os anales de ese suceso que tan profundamente afect los con-
i! ;ntes adyacentes, cuando las ruinas sean sistemticamente ex-
'"'adas y preservadas del genio destructor del turista.
El smbolo usado por los Mayas para denominar la "Tierra
'' Mu" es idntico al del geroglfico egipcio "los montaiosos
i's;is del Oeste".
Existent todava tradiciones verbales entire los nativos amnri-
"<-,1Os. pero este conocimiento es tan cuidadosamente ocultado
; !, europeos, que es impossible obtener res.uestas satisfactorias
:, li; Preguntas que sobre el asunto se hncen, a menos que uno
1;i vivido entire ellos y llegado a comprender y sin patizar con
r iitos religiosos y ceremonies, como hizo Le Plonaeon.
2. VIEJO MUNDO. La famosa descripcin de la Atlinida, he-
"' por Platn en el Timaeus, es demasiado bien conocida para
11'"'la ac~i. Pero algunos otros escritores clsicos hacen cor-
;i1lusiones a ella.







REVISTA


Siculus lo menciona, atribuyendo su descubrimiento a los 1'-
nicios. Aristteles lo describe "como una tierra extensa y fril.
bien regada por abundantes corrientes" en su obra De MiraYle
Ausculatis. Pi'oeopio. Teopompno y Cicern comentan su extensi i.
Proclo hace la sigitiente descripcin al comentar el Timaeus: ':a
famosa Atlntida ya no existed, ipero podemos difcilmente duiiir
que existiese, pues Marcelo... dice que existi taint gran islea
esto queda evidenciado por aquellos que compararon las hi o-
rias relatives al mar externo, pues refieren que en esa poca '-
ba siete islas en el mar Alntico consagradas a, ['P.-, pi'., ,
adems de estas, tres de inmensa magnitude, consagradas a PI'I n1
Jpiter y Neptuno; y adems, los habitantes de la isla pei' l
(Poseidonis) conservan la memorial de la prodigiosa magnitull !I
la isla Atlntica de que hablaban sus antee*sores, y de haber o-
bernado durante muchios perodos todas las islas del mar AI':-i
tico."
Ile;iodoto dice que los Egipcios afirmtban haber venid, ile
las "Tierras del Oeste'". Plutarco narra que *Soln quien v\ .
por Egipto alrededor de 800 A. C., supo de Psenophis y de S '-
tis, sacerdotes de Helipolis y d Saisque no habia sido pos,' l
comunicarse con las "Tierras del Oeste" durante 9,000 aios. -
bido a la int:ransigible barrera de lodo producida por la sumei t i
de la Atlntida. Tam bin refiere una.'narracin hecha por iii
.viajero que volvi ia Cartago de 1a isla del continent, eni siu ;l'
de Facie in Orbe Lunas.
Le Plongeon afirma haber descubierto otro relato en los .in-
bres del alfabeto griego tal como ahora existen.*La compare i("
es ro suficientemente interesante piara darla complete. Si es '1,1,
coincidencia, es muy curiosa sin dida.
GRIEGO. VOCABLOS MAYA CON SU SIGNIFICADO.
ALFABETO
ALPI-A Ab paa. ha
Pesado, batir, agua.-s
fuerte, romper,
SBe ta
BETA (am.inar, lugar,
GAMMA X Kam ma
Recibir tierra,
D) ELTA Tel ta
Profundidad, donele
fondo,
ElSI 'tLON Ep zil on-om
Obstruir former remolino,
extrtemos reniolinea r.
ZETA Ze ta
(hllhocuta, lugar
batir, tierra
ETA Et ha
.(0on Agun
TTIETA Thetheah ha
Extender agiua









TEOSOFICA


i A lo ta
Todo lo que tierra
vive y se
nii 1ve
iAT. A Ka. paa
Sedimento, ronmper,
abrii,
X..-\MIDA Lam be
Suiierpgir andar,
.eataiuar
Mu
Ni
Punto,
cima,
Xi
Surgir,
a parecer,
NI KKRON Om ik
Riemolino, viento
rPiiolincar
S Pi


(olo("Ir a i
ai poco,
MP> La
1hasta
zi
Frio
STa



'iiI Pe
Lle ar,

iif Chi
Boca,
aberturla,
,s Pe
Salir.
>-IGA, O
All


ta
donde,
ilou ,
) '* l'


le
iuga r


on
circula r


venga, vniir,
ik ma
viento, nlt-es"
u
luh nr, val'.
pa 7z le
tomar fro, helar, lagar
hi
i'ta


vapor
mee ka
TrAoDininea r s iieitos
T'RADUCCION LIBREP


on
circular


LP'HA. Fertcmiito beaten las agua.s,.
lTA e xtendidl IiseC r las llannras.
A.MA Cubren la tiLrra,
ELTA en los lugares bajos; done
i PSILON hay obstruceiolne formian orillas, y remolinos,
,':TA beaten la, tierra
TA con agua.
fOTA Las .aguas se extienden
THETA sobre todo lo que vive y se mueve,
K APPA Los sedimentos ceden,
LA --MDA: Sumergida est la tierra
.Tr de Mu.
S Slo los picos
Xi aparecen sobre las aguas.
>MfK[RON Los remolinos re agitan
l't poco a pteo
I 1IO) hasta que viene


L


i







REVISTA


SIGMA el aire fro. Antes
TAW donde valles existan
UPSILON hay ahora abismos, tanques helados. En los lugares circulares
PHI barro formado.
CHI Una boca
PSI -e abre; vapores
OMEGA -nrgen y sedinentos voiehieos.
Los libros sagrados de la India contienen muchas referen-
cias al continent Atlntico y sus sueesivasosumersiones, la ma,
yora de las cuales son familiares a nuestros lectores.
3. ATLANTICO. Una prueba direct del continent summer
gido se ha obtenido del fondo del Ocano Atlntico mismo.
r Expediciones cientficas han eitraido pedazos de lava volc-
niea al hacer sondeos. El process de descomposin de la lava ex
.pnesta al agua de mar puede comprobarse fcilmente., de iaqu`
que se descubriese que esa lava debe haber sido product de
una erupcin que tuvo lugar hace ms de 9.000 aos, Adems.
Ja estrnctura de la lava que arrojan los volcanoes submarinow
es diferente de la de los volcanes terrestres. La lava ,dragada
perteneca a esta ltima -categora. De aqu que se deduzca que
debe haber existido un continent hace ms de 9.0000 aos, que
fu scenario de erupeiones volcnicas en el Atlntico. Los di-
versos arrecifes submarines, bien conocidos para los cientficos
por sus sondeos de profundidaaes, parecen ser las cordilleras
de montaas de ese perdido continent, cuyos ms altos pico.
parecen estar sobre el agua formando las islas Azores.



NOTA NECROLOGICA

La seorita Mercedes Montalto
Otra alma buena que parte, finada su misin en el plano fi-
sico, dejando una estela de admiracin, un reguero'de afectos.
La seorita Mercedes Montalto, fu de las tenaces propa-
gandistas de la T .....1ff. Y n.ucho tiene que agradecer a su la-
bor constant, conmo Secretaria de la logia "Dharana", el ideal.
En el campo de las actividades intelectuales, desempe un
papel prominent, como .distinguida i ... o.. i de Instruccin P-
blica, llegando a ser Directora de la Escuela Superior de Nias,
de Costa Rica:
Fu ina de esas almas altruistas y generosas que, ,al partir.
dejan eslparcidas fecundas semillas de amor en los corazones de
cuantos las trataron. 'Pero para nosotros, la partida de ella, sin
la solemnidad del ambiente profano, tiene todas las peculiarida-
des de un fallo krmico.
Y, como es razonable en estos casos, enviamos potentes pen-
samientos de ,ayuda al espritu que patte haeia el astral.
iPaz a su ego!








TEOSOFICA


Conferencia Teosfica


Por A. Ossandon de la Pea

(Valparaiso, Chile, 1923.)

(Finaliza).

Porqu hay sabios precoces y por otro lado, cerebros obtusos
incapaces de retener el menor conocimiento?
Resuelva quien pueda estos problems si no es a la luz de la
1)oetiina de la Reencarnacin que, considerando la vida como
una escuela a que debe concurrir cada mnada desprendida del
Logos ,para adquirir experiencias sobre experiencias que la per-
nmitan escalar los altos niveles desde donde descendiera otrora,
Imscando el Sencrero "del Conocimiento que lleva a la Suprema
i i -:.. ;.nii de los Egos cados en la material, pero purificados por
el sacrificio como el oro del crisol en el laboratorio experimen-
ial; y como sera materialmente impossible que un nio ap(in-
diera cuanto necesita saber en un solo curso de su colegio, as
tambin es del todo impossible que el Hombre adquiera la suma de
perfecciones y excelsitudes indispensables para alcanzar la cum-
bre spiritual desde donde un da rodase hasta la material grose-
ra de los plans fsicos.
Y no sehaga caudal de la. falta de recordacin de las vidas
precedents para demostrar la falsedad de la Ley de la Reencar-
iiacin. En esto debemos justipreciar otro rasgo grandioso de la
Omnisciencia divina.
iSe querra qu alguien que en pasadas existencias fu un
hinoicida, un tirano, un incestuoso, un ser abyecto y degradado;
estuviese atormentado incesantemente por el recuerdo persisten-
te d(e sus crmenes o vicios abominables de otras pocas?
Podra alguien concebir los horrores de una existencia asae-
leada da tras da sin tregua ni descanso por el remordimiento de
acciones delictuosas cometidas cn vidas anteriores, cuando toda-
va no haba adquirido las experiencias necesarias para vencer su
iiiinalidad, amordazando sus pasiones?
Ah, no! Las ley'es divinas sojn nites que nada lgicas y ecu-
nimes. Las fuerzas de una accin buena o mala; son correspon-
dientes a la de reaccin proporcional necesarias a su perfect
equilibrio. Por tanto, la herida del dao tiene su contraparte en
el blsamo del olvido.
Por otro lado, debemos de tomar en consideracin por su mias
hondo y verdadero sentido, esa premisa del Credo Catlico que
determine la resurreccin del cuerpo carnal el da del Juicio Final








REVISTA


El 51 -..-I o Jess en una de sus ms comentadas declaracio
nies en pblico respondiendo a las preguntas de sus oyentes, di-
jo como sigue:
-Maestro: Quin pec, ste o sus padres, para qu naciese
ciego? Y l replicles "Ni este pec ni sus padres, sino para que
las obras de Dios se manifiesten en l", o sea, en sentido usual
para que se cumpliera la Ley de la Evolncin de los series, me-
diante la Ley del Dolor que borra toda imperfeccin en las For-
mas, y esto no se obtiene en una sola existencia. Pero hay toda-
va una declaracin del Galileo, mayormente explcita.
Hablando de Juan el Bautista, dijo con nfasis a sus discpu-
los: "Y si queris recibirle, l es aquel Elas que haba de venir.
pero en verdad os digo que Elias ya vino y vosotros no le conocis
Esta preciosa declaracin es tan el'ara que no deja lugar a du-
das de que Juan el precursor no fu sino otra reencarnacin de
aquel poderoso Ego que en otros siglos anteriores habit en el
cuerpo del profeta Elas.
Flavio Josefo, el gran historiador judo, nos asegura que los
Fariseos crean que las almas de los justos rolvan a la tierra
en otros cuerpos.
San Jernimo y Lactansio, preceptor de los hijos de Cons-
tantino, atestiguan que la creencia en la, Reencarnacin exista en
la Iglesia de los primeros tiempos.
Orgenes no slo expresa creencia en ella sino que tiene buen
cuidado de dejar constancia que sus opinions sobre el particu-
lar no estn tomadas de Platn, sino de las instrucciones de San
('1. in,. w-. de Alexandra, quien haba estudiado con el neo-pla-
tnico Panteno, discpulos de los Padres Apostlicos. De !todo lo an-
terior se deduce que la verdad intrinseca teosfica de la Reen-
carnacin pas a disertar ligeramente sobre las columnss dn-
gulares" de la Teosofa; el "Karma", o Ley de la Consecuencia,
o de Justicia distributiva incorruptible.
Se sostiene por nuestros antagonistas que la aceptacin de la
doctrine Krmica implicara admitir la existencia de una legisla-
cin sin legisladores. Vamos a demostrar lo contrario.
Qu es 'el Karma, hablando en trminos concretos? La equi-
librada nocin de una Justicia Suprema que otorga a cada cual
la sancin buena o mala consiguiente de lo que el individuo ha
.hechlo, o ha dejado por hacer, en cada una de sus vidas terrenales.
"Karma" es la consecuencia direct, fra e ineludible de los
;acos que liemos ejecutado en pasadas existencias, todo lo cual cons-
tituii el bagaje Krmico de nuestras acciones en una future
ceic ia rn aacin.
No valemos ni somos ni podemos ms de lo que cada uno de
nosotros es, vale y puede en razn de sus experiencias, y de su
conduicla en sus vidas mltiples. Karma tiene la sinderesis ju-
risperita mas alta, que pueda concebir -i pasionismo superior hu-
mauo porque presupone el fun7'ionamieto de una balanza tica








TEOSOFICA


infalible, sin inclinarse ante ruegos, ddivas, contricciones, ni pre-
siones de gnero alguno.
Mediante ese sistema ideal, el Hombre es lo que l mismo quie-
re ser, sin factors extraos que perturben su libre albedro ni
los dictados, de su conciencia. Segus por el sendero recto? El
Karma. est all para recompensarnos en breve trmino apuran-
do vuestrocielo evolutivo para que logris anular la necesidad de
nutevos nacimientos en -1 plano fsico con todo su cortejo de an-
g~sta.s y desesperanzas.
SOs torcis a la derecha o izquierda?
Pagaris vuestra culpa estando condenados, como Sisifo, a re-
,onitenzar vuestra tarea correctional, una, y ciento y mil veces,
hasta que el dolor os p1, t ,o' y entris nuevamente por el camino
,'strecho de la liberacin o NIRVANA que en modo alguno es la
iniquilacin o enervamiento de 1la mnada como algunos screen.
No hay para que detenerse a comentar mas ampliamente esta
justiciera ley divina que no sabe premier ni castigar, sino pesar
como peso infalible las acciones de los Hombres, sin jams torcer
su fallo.
El1 Karma, la mas sublime modalidad de la justicia Inmanen-
1'; y aun cuando educe la existencia de una legislacin extra hu-
imana, hay un legislator vigilane qu: vela por la estricta obser-
vancia de sus preceptos.
Es esa tnue pero inflexible e implacable. vocesita internal : la
conciencia. cuyas admoniciones estamos desoy(endo de continue
Jos Humanos; lo euai no es bice para (qie ello cese un instant
i.u su rol (le severe fiscalizador de nuestros pensamie.ntos y de-
seos, acciones, palabras y ademanes.
La 1'..- lia puede oponer victoriosamente esta maravillosa ley
iel Karma, a esa mezquina concepcin teolgica de las religions
occidentales, con su famoso sistema judicario post mortem, premios
especiales a tales o cuales de sus miembros, porque han hecho tales
o cuales mritos determinados sirviendo a la causa comn y por va
de contrapart., condena a las penas eternas del infierno, a todos
lrs no participants de sus dogmatismos teolgicos; o simplemen-
te teocrticos.
; La eternidad de sus penas como de consecunc ia le accion:s
de ord. lin finito en el plano ti-...
Es impossible inventor algo mas monstruoso y anti-filosfico
que< este imaginario castigo impuesto a los inseros pecadores por
el sectarismo catlico. Vaya una disyuntiva:
Os salvais si sois buenos creyenies; si aceptis sin dicernimien-
los ni examen previo cuanto place inculearo oomno artculos de ley
r vuestros directors espirituales, voceros autorizados, segin ellos
lde la voluntad divina.
Os condenis irremisiblemente. y por siempre jams, hasta ums
alla de la continuaci6 de los siglos, si sois deliniuenti s vulgares

I







REVISTA


o si os colocais fuera d ela comunin cannica del cristianismo
siglo XX.
Esto sera simplemente risible, si antes no fuera blasfemo y
abominable.
Ah ; pero hay un medio de atenuar o restringir la terrible cu-
racin de tan tremendo castigo.
* En su afecto material por los hombres, la Iglesia ha instaura-
do una puerta de escape, misericordiosa, que merece nuestra m-
xima gratitud. Las Bulas de Indulgencias, del XVI; con la que
logris romper el cerco de hierro del infierno, previa una dona-
cin en vil dineio, al Erario 'pontificio; y las mayormente magn-
nimas bulas de composicini de mitad del siglo XIX, obtenidas con
muy mdicaa contribucin en billetes fiscales de curso forzoso, me-
diante- los cuales se pueden componer, los ms atroces crmenes,
quedando el culpable redimido de toda sancin posterior tanto en
su vida actual como en la del prximo paraiso... Despus de esto
nos cumple analizar la ley vedantina del Dharma, maravillosamen-
le armnica y tica. Ella prefija, condiciona, determine y dirije
los pensamientos de la humanidad correlacionando las parties en
tre s en forma inquebrantable, con hermenutica sapiente y per-
durable.
Como individualidad separada de sus copartes el Hombre tie-
ne derecho que reclamar, pero tambin deberes que cumplir, y
obligaciones que satisfacer con sus semejantes y consigo mismo.
A la vez, de colectividad tiene un rol circuntanciado que le-
nar con respect al individuo y a la y pecic y esta' y aqucl, toda-
va ms elevados preceptos que obedecer y eiumplir, respect a
( ra-n Todo de done derivan.
Nadie como Pitgoras, ese genial griego nacido en Samos, 800
aos antes de la Era Cristiana, donde alcanz la alta iniciaein
esotrica de Pitar-Gur'" o sea maestro en Jefe, para condenser
en breves trminos las premises fundamentales de la ley Dhrmi-
ca que l aprendi a fondo en su largo estado en el remoto Arya-
varta. No resisto el deseo de enunciar uno que otro de esos prodi-
giosos versos dorados del inmortal heleno; en que estn crista-
lizadas muchas de las concepciones del Dharma vdico, en anlisis
oid a Lysis, su discpulo dilecto que les copi del maestro:" Tribu-
ta a los Dioses inmortales el culto consagrado, pero conserve tu
l'. Venera tu memorial de los heroes benefactores y la de los esp-
ritus semi-dioses". "S hijo bueno; hermano just; carioso es-
pose, y padre ejemplar. Elige por amigo al amante de virtud;
obedlece sus tiernos consejos; que su vida te sirva de instruccin.
(qu una leave causa nunca sea causa de separacin si ]o puedes.
poii una ley includible liga la potencia a la necesidad."
"Debes de combatir y vencer tus locas pasiones y aprender
a dominarlas".
'S sabio, active y casto; aljate de la clera. En publico y en








TEOSOFICA


secreto, nunca debes obrar mal. Aprende sobre lodo a respetarte
a t mismo".
"No hables no obres sin antes haber reflexionado bien".
"'Como la Verdad, el Error tambin tiene sus amantes, y el
hbuen filsofo, aprueba o critical con moderacin, y si el error triun-
fa se aleja y espera".
"Oye y conserve mis palabras en tu corazn; sierra el ojo y
el odo i los prejuicios; toma ejemplo de los dems pero piensa
por t mismo; consult, delibera, y enseguida elige libremente.'
"'Deja a los necios obrar sin causa y sin razn"; "Debes en el
present, presentir el porvenir".
"No te atrevas jams a hacer o decir lo que no sabes". "Instr-
yete, pues todo se adquiere por la constancia y el tiempo". Con
estas y otras admirables mximas de la Sabidura hind se edi-
ficel gran centro pitagrico de la antigua Grecia Micena; y ellas
constituyeron nms tarde la esencia del Deucalin griego, que siglos
ms tarde,-en manos de Irineo, Atanasio y Eusebio, Obispo de Csa-
rea; y otros Padres del cristianismo, se transform en el dcalogo
de la relijin catlica y de las disidentes. La Teosofa se honra al
constar la paternidad de este Dharnma cristiano, que no es ms que
una refundicin de dogmas brahmticos ya milenarios, y tribute a
su Gran Gur, Pitgoras, el homenaje frvido de su eterna admi-
racin. Abarcada en sus rasgos de mayor relieve, esta es, seores,
ta Doctrina Teosfica, incomprendida y atacada sin razn por sus
tenaces adversaries. Combatir a la Teosofa, por las oastas sacer-
dotales de cualquiera de las relijiones externas que se excluyen re-
ciprocamente, disputndose el imperio del Mundo, hace en el nimio
de un observador imparcial el efecto de hijas que se arrojaran
sobre su madre proyectando estrangularla. Cada relijin contiene
,n mayor o menor escala, destellos refuljentes de la LUZ increada
pero con el desgaste de los siglos, todas han relajado los principios
bsicos de su pristine vitalidad, y han cado en ese abismo sin fon-
do que se llama la intransijencia, sectaria y la heterodoxia de
una liturjia que niega su pasado. El actual brahmanismo es egois-
la. proscribe de su comunin spiritual, a todo lo que no sea bra-
liman ; el jaimismo es much peor, bajo ese aspect; el budismo, sin
dispute, el credo exotrico ms elevado que conocemos, contiene en
su liturjia estatutos reidos con la tolerancia; el musulmanismo pre-
dica con la cimitarra enalzada en la diestra ; el judasmo es fan-
tico absorvente, y no quiere, saber nada de lo que est fuera de su
Talnud; el zoroastrianismio agoniza en los pocos santuarios parsis
que le sfrven de refugio, el cristianismo, o para ser mis verdico:
1. Catolicismo, tiene en su Historia esas hojas perfumadas de
iiior a la Humanidad, que lenan la pira de Jacques Monlay
o sus Trece Caballeros de la Ordhn Templaria de San Juan
,I Jerusalhni, el incendio de Besieres. la massacre de Nimes; la
noche de la San Bartolom, y las hogueras crepitantes de la In-
quiisiciii. En eambio. la Teosofa no hace obra de proselitismo









REVISTA


fantico y today opinion sinceramente emitida, le merece deferencia.
Por eso ella cuenta en su seno los ms ilustres pensadores de todas
las razas en todas las edades; desde Vyasa y Djennjni, a Saky,'
Muni, las Tse y Sankareharya; de su Zoroastro y Abrahamni
.'.I.. '.-. e Hiriam Abiff; desde Miinos y Soln; Tales de Mileto, y
.Diem6erito de Abdira, a Pitgoras, Eupensipo, Platn y Jeno-
fonte; desde Apin y Pocamonn, a Herrfies y "l \1, en el Ejipto,
y para decirlo, en una palabra: a todos los altos espritun dadores
de luz, de todas las escuelas filos;ficis y sectas relijiosas, desde Je-
sis de Nazaret, a Mahoma, desde Apolonio de Tyana y fPabli de
Tarsis hasta el Papa Sixto V; el Cardenal Belarmino; Alberto
el Magno; Toms de Aquino, el Abate de Paris y Santa Tereso;
de Jess. Suyos son los hombres ms eminentes de la Edad Me-
dia del Renacimiento y de la Edad 'Moderna, sin distinciones d(
fronteras, creencias ni condicin-scial, porque l1 Teosofia ha es-
crito sobre el fronts ureo del Portal maravilloso que conduce
al Perfect Conocimiento del Hombre, esta leyenda tnica en ;
vida v en la historic: "PAZ A TODOS LOS SERES". Debo to-
dava agregar una palabra final. lHemos examinado rpidament,
algunias enseianzas fundamentalss de la T ....ii., por sus brillan
tes (... 1:s. teoljica y filosfica. Qaedar, pues, una tercera, tan
imagnificamente como los precedentes, su aspect s.i.iri.., parei
ser elucidada en una prxima oportunidad, y me avanzo a manifes-
tar que los seores oyentes, irn de sorpresa en sorpresa al conoce r
las estupendas concepciones de las ciencias exactas y naturales
hindes, caldeas, ejipeias, o de orjenes americanas, que la Teoso-
la encierra en sus textos verferandos para orgullo (le la Iumai-
dad. Por mandato lde los grades sercs divinos que president li
Evoluci6n de este planet y de todo lo que de l contenga, la Teo-
sof.i brola nuevamiente como un chorro potent de luz, desde los
recnditos santuarios en que ha sido mantenida en secret, en
esfera del moment propicio para iluminar una vez ms el espritu
hliiilano: y cehla lasbases de la nueva y ms perfect Religiu
Tlniversal la de la Fe por el Conocimiento de las cosas del cielo y cld
ia tierra, apoyada en dos columns igualmente inconmovibles y
* pot ablsoluto y perpetu(o libre, exmen del Misterio, "para todas las
conciencias iHONNY QUI MAL Y PENSE!! He dicho.

EL SENDERO DE LA LEY
EL PLACER
216.-El deseo nace del disgusto, del deseo nace el temor.
['aii el c1 ue esl completamente libre del deseo no hay disgusto
ni tenor alguno.
217.-El que est dotado de vitrud e inteligencia, observe
la Ley, dice la. verdad y hace 'o que ha de, hacer, a ese todo el
inuIndo lo ama.








TEOSOFICA


EL MATRIMONIO,

como fu6, como es y como debiera ser

Por Annie Besant.
(Traducido por Esther de la Pea. VL. S. T.)

(Continuacin.)
La mujer tiene legalmente el derecho de exigirle al esposo
..e le suministre las necesidades 'de la vida, y se le puede obligar
' ihomnbre a mantener a su esposa. Pero este derecho de la mujer
: muy limitado, co7no padr apreciarse en el caso siguiente: Un
.nubre llamado Plummer fu acusado de haber matado a su es-
. ;~a; haba estado separado de ella por various aios; y le tena
: -nalda la cantidadad de 2 chelines, 6 peniques a la semana; el
:iiimo pago fit hecho un domingo, y el martes ella fu lanzada
Ssn alojamiento; ella padeca d(e cmara y*el micoles se encon-
:iaba muy enferma. Se le avis a Plummer su condicin, pero
h lius darle abrigo: la noche estaba lloviznosa y un vigilante
:llev a donde viva su esposo quin se nego a permitirle l;i
itrada. El jueves pag- por ella una cama en una casa eualquie-
Sy el viernes ella se muri.
El harn Gurney le dijo al jurado que al prisionero no se
poda acusar de hberle causado la muerte a ella por falta de
.*iimento, today vez que l le tena asignada una pension, y en
Svircunstaneias corrientes pudiera l haberse negado a, hacer
i; s: slo haba que determinarse si el haberle negado albergue
.iba apresurado la nguerte de ella. El Iombre fu alsuelto.
Tambin son limitados los derechos que, tiene la esposa ai la
!,lopiedad de su esposo despus de la muerte de l; puede re-
.*D;iar sni dote ,su ropa de vestir, una cama, y unas cua.ntas
-'iss i s inclusive sus prendas personales. El powder que tiene
u, espdoso de privarle a ella de sus adornos personales cesan al
morir l.
.Para corregir todos los perjuicios relacionados con la pro-
i e'dad y para que se higa justicia, slo es necesario Ique 1un
A\cta de Parlamento, ordene que .el matrimonio en ninguna
1iina. altered el status civil de la mujer, que ella lenga sobre
;i propied:ad los mismos dlerechos (ite si fuese softera, y que en
i(l as las cuestiones de carcter civil o criminal la de tener la
misma responsabilidad que si fuese" soltera. En resmen, que
.1 matrimonio no debiera afectar la posicin de la mujer co-
ino no lo hace para el hombre, y no debiera traer consigo nii-
cuna clase de desventaja legal; el dominiono marital" debiera
,lejar de existir, y el matrimonio debiera considerarse como








REVISTA


un contrato entire iguales y no como el lazo que une el sirvie:;
al amo.
Las personas que estn completamente contrarias a la icu.i
de que la mujer no debiera perder su propiedad al casar;e.
presentan una series de dificultades tericas tocante a los gastos
de la casa, la propiedad de los muebles, etc. Puesto en prctc a
estas dificultades rara vez ocurren si hemos de juzgar por .i
experiencia de los pases en los cuales las-leyes del matrimoi:' i
no obligan a la mujer a ceder' los derechos a su propiedt l
cuando se casa. En "Los Derechos de la Mujer" se present in
sumario muy til de las leyes de varios.pases relacionados e i
la propiedad: en Alemania estas eyes varan de un modo ce i-
siderable en los distintos estados; el sistema conocido cori
"Gutergemeinschaft" (comunidad de bienes) es un gran acd-
lanto en pr de la igualdad, aunque por much dista de ser ia
mejor resolucin del problema; bajo el sistema ste no hay pr'-
piedad separada, todo se sumerge en un fondo comn, y "el c-
poso, como tal, no tiene ms derecho sobre el fondo comn qc;
la esposa, ni tampoco la esposa tiene ms derecho que el e:-
poso. (p. 26); el esoso administra como "representante de :i
comunidad, y no como esposo. El es, como si dijramos, sor;l-
principal y no .tiene ms derechos personales que esos"; se i
puede desposeer hasta de su autoridad, limitada si l es mi'-
gastador; no puede transferir ni hipotecar ninguna parte de lis
bienes o derechos comunes sin el consentimiento de ella-Un
privilegio, que le pertenece a ella no slo sobre los liienes cow-
prados por ella, sino tambin sobre aquellls- trados por el s-
poso al matrimonio y este control de la esposa sobre los bi-
nes inmuebles se ha extendido hasta algunas parties de Prusi;
por medio de la ley del 16 de Abril de 1850, que tambin ii-
cluye a los bienes mnebles; today vez quc se le prohibe al espo)0'
disponer no slo de-los bienes inmuebles sino de toda la pro-
piedad movible sin el consentimiento de la esposa. Ni tamp-i
co puede el esposo por s slo, hacer donativos ,, or:tis caust;
estos acuerdos toman la forma de convenios mituos entire lo,"
ldos cnyuges de conformidad con sus respectivos reclamo,
del uno para con el. otro (p. 27). En Austria, los casados c'-
tn ms independientes uno del otro; lasesposas retienen l'.
derechos sobre sus propiedades, y pueden disponer de ello" c'-
mo les plaza, demandar o ser demandadas en conexin c"
ello, sin autorizacin ni dominio material; y de igual manerC~
(lue tener la ribertad de desponer de su propiedad, pueden lia-
cer contratos con distintas personas.
El esposo no puede transferir ringuna parte de la propiedad
de su esposa si est a nombre de ella, ni prestar o hipotecarli.
o recibir dinero alguno, efectuar demands judiciales o haco'
convenios relacionados con la propiedad, a menos que tenga a-~







TEOSOFICA


,1rizacin especial de ella.-Si no se hia llegado a un convenio
,special cuando el matrimonio, cada cnyugue retiene por se-
:.arado la ipropiedad de l o ella, y ninguno de los dos puede
'eclamar nada que gane o reciba el otro durante el matrimonio
p. 50). En el cdigo de Nueva York (E. U.). Aparte de la
celamacin por la manutencin mtua, ninguno de los dos tic-
;e inters alguno en la propiedad del otro. De ah proviene
-e cualquiera de los dos puede tomar parte en un contrato o
ransaccin con el otro, o con un extrao, con relacin a su pro-
~iedad, de igual modo como si continuasen sin casarse (p. 95).
;:. distribucin de los gastos deala casa hay que necesariamen-
dejarla a la disposicin privada de los cnyuges; si la mu-
ri, tiene propiedad o se gana a vida, sera su deber el con-
i"buir al sostenimiento del hogar comn de los dos; si el ma-
mnonio es ipobre, y los quehaceres de la casa caen directamen-
sobre los hombros de la esposa, el trabajo personal de ella
ra su just contribucin; esta'cuestin debiera arreglarse
,* el contrato nupcial en la misma forma que se hace con el
10le de las ricas. A media que sea ms accessible para la mu-
.iir el ganarse la vida, tendr mejor y ms fcil solucin esta
niestin; en los hogares de los hombres profesionales dejar de
-,r costumbre que mientras el esposo trabaja ms de lo debi-
,. la esposa malgasta su tiempo;-un deber dividid9 con mas
~uialdad fortalecera la salud del .esposo prpporeionndole ms
1 yscanso, y la de la esposa con ms trabajo. Para recobrar deu-
,ias ocasionadas por los gastos de la casa, habrii que deman-
i'r al escoso y a la esTosa juntamente, del mismo modo que se
cicia un pleito en contra de una firm; el recobro de deudas
i'isonales debiera ser por demand judicial en contra de la
,,'rsona que las hubiere contraido. Para muchos hombres, es
i; vida ms difcil de lo que debiera ser, debido a la extrava-
'eincia y malgasto de la esposa, que puede comprometer su
-rdito y nombre, y hasta arruinarlo antes que l se d cuenta
eI, su peligro. No seria l~ vida ms feliz y menos fatigosa para
,sos hombres, si la esposa fuese responsible de sus propias deu,
i;s, Iy se limitara a sus propios recursos? Muchas mujeres han
\isto sus hogares desbaratados y sus hijos quedar desamparados
lor un despilfarrador que malgasta la fortune o ganancias de
"la. No sera menos desastrosa la vida de estas mujeres, si
l matrimonio les dejara si propiedad en sus propias manos
' no les diera junto con el esposo, un amo? La mujer, en
simejantes circunrstancias, desde luego, quedara responisablc
lel sostenimiento de sus hijos, lde igual manera que el esposo
- una responsabilidad que est reconocida en el Acta de la Pro-
niedad de las Mujeres Casadas (1870).
Algunas de esas personas que les gusta que "el hombre sea
'I amo en su casa, arguyen que a menos que la mujer cetla








REVISTA


el derecho a su propiedad cuando se casa, habra discordia co--
tante en el hogar. De seguro que se ;producira el efecto com-
trario. Bien dice Mrs. Mills en el "Ensayo" del cual he toma(dn
esta cita: "Seran cien veces ms frecuentes las unions fei-
ces, (le efectos perdurables,- si el carifo que ambos sexos buscas--'
fuese esa amistad genuina que slo existed entire personas q:u-'
S gozan iguales privilegios y facultades". No hay cosa que -iil -
ya tanto la causar la infelicidad que la telndencia a tiraniza"
generada en el hombre por la autoridad, y la tendencia a relb-
larse, generada en la mujer por su forzada sumisin. Ning:uin
persona mayor debiera estar bajo el powder arbitrario de otra;
dependencia en un nio es conmovedora por su inutilidad; 1-
repugnante en el hombre o la mujer mayor porque el podU
debiera venir acompaado con la dignidad de saberse mnan.-
necR a si m11is1o
(Continuar).


BIBLIOGRAFIA

La Alegra de la Fraternidad
Por Annie Menie Gowland.
Editafro por la logia. ....., i "Besant", de Montevideo, 1,i
llega este hermoso .,ii.- t-i, en el que su autora estudia la id1'-
fundamental de la '.-,-..,t;, desde un punto de vista realme>in
atrayente.
En verdad, los autores que, para propagar nuestros prici-
pios, se apoyan en las ideas dadas al Mundo por series que li::n
logrado notoriedad en algn campo, le hacen un' gran bien i
ideal: ya que el ncleo profano, mirando las cosas a travs de I'
cristales de sus turbios espejuelos, se han echo a la cenceperii
de que es algo arido la T '...ii.,.
Realmente, el concept confra eternal g(ana en extension cii',
do ha pasado por el tamiz de la prIosa de esta ilustrada lii
mana, desde el instant que pone al descubierto, a los ojos ni1
acostumbrados a ver ciertas cosas, peculiaridades de las (ue so"
se percatan los que viven la vida del observador ..-. u 1;
Entre los pensamientos que informant el folleto que comen'"i-
mos, ihay uno que vamos a reproducir para deleite de los lcii-
res: "Las riquezas espirituales aumentan con el uso, y a mdl'
(. d que sc las da se multiplican"
Gracias, en alta voz, pues, a los hermans li del la logia is;iiit
por su obsequio, y reciban, en el acuse de recibo simbolizxdo
en estas lneas, el espontaneo testimonio de unestra gratitliU.
Y que tsa obra se repita a menudo, para bien de la 1j ) '-
(li, es nuestro deseo ferviente.
SJ. V.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs