Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00013
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00013
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Full Text






REVISTA TE0SOFICA
Organo de la Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica
FUNDADA EN 1905
Director: RAFAEL DE ALBEAR Administrador: GUILLERMO ORDOEZ
Direccin y Admn.: Oquendo 14, altos. Apartado 365. Habana.

PERMANENT
La Sociedad Teosfiea ea responsible solamente de los documents oficiales
insertados en la Revista Teosfica. La Secretara General es responsible
de los artculos no firmados; de los artculos firmados con el nomrbe o
Iniciales son responsabls sus autores o en su defecto sus traductores.
Advertimos a riuestros lectores, para evitar errors y confusiones, siempre
desagradables, que la nica, legtima y verdadera Sociedad Teosfica, que
fu fundada en 1875 por Helena Petrowna Blavatsky y Henry Steel 01-
eoott, tiene su Cuartel General en Adyar. (India Inglesa,) y que esta Sec-
ein Cubana qne forma parte de ella, tiene sus 'Oficinas en la Habana,
Oquendo 14, altos, no teniendo relacin ni conexin con cualquiera otra
Sociedad que emple trminos relacionados co- la teo.sofa, o diga que
profesa sus doctrinas.

AO VIII. No. 1.-15 DE ENERO DE 1924.-2a. EPOCA.





Seccin Oficial

4 5 EL_ 0"

Debiendo abonarse las colas iiiales de 1924 desde primero de
Enero hasta 15 de Marzo del aio actual, se recuerda a todos los
miembros d(. esta Secin, lo prevenido en los artculos 66 (inci-
sos a, b y e) y 67 de nnestro Reglamento, y a los seores Presi-
dentes y Secretarios de las logias las recomendaciones siguientes:
la.- )ar cuenta a esta Secretara General de cualquier eam-
bio de Presidente o'Secretario, as como de las direceio-
nes postales de.los mismos.
2a.-l)ar cuenta igualmente d(e tod9 mniembro de su Logia que
fuere baja, y la causa de ella.
3a.-Sienpre que algn miembr(o- dese pasar de) ua Logia
a otra, ambas deberin dar cuenta con la baja y alta res-.
pectivamente.
4a.-Recaudar a principio de cada aio las quotas anuales co-
ruespondientes al mismno (le todos los mienqbros que cons-
tiluyen la Logia excepto las de los que hubieren ingre-
sado despus del lo. (le Octubre del ao. anterior), remi-








2 REVISTA

tiendo la cantidad. total en un solo giro con la anticipa-
C.in suficiente para que se reciba en esta Secretara Ge-
neral antes del 15 de Marzo del mismo aJio.
5a.-Recoger y devolver a esta Secretara General los diplo-
mas de los que fueren dados de baja por cualquier mo-
tivo..
6a.-Al remitir a esta Secretara General las cuotas anuales,
expresaT los nombres de los miembros a quienes corres-
pondan las referidas quotas.
Adems de las anteriores recomendaciones, ruego muy enea-
recidamente a los seores Presidentes y Secretarios de las Logias
que antes de admitir y cursar las solicitudss de ingreso de los as-
pirantes, cuiden de qie estos estn perfectamente enterados de
nuestro Reglamento as como del de la Logia enque piden su in-
greso, y que recuerden a los miembros que garanti:cn las solici-
tudes, que deben, antes de garantizar, cumplir el artculo 62 de
nuestro Reglamento.
RAFAEL DE ALBEAR
Secretario General.




MISS EDITH C. GRAY


Como brevemente anunciamos en nuestro nunero anterior, tu-
vimos el gusto de recibir la visit de Miss Edith C. Gray, que lle-
g a la Itabana, procedente de Lima, Per, el da 11 del pasado
D)iciembre. *
Esta hermana nuestra comenzi un viaje de propaganda teo-
sfica por Europa y despus lpor la Amrica del Sur desde Mayo
ilimo. y a su regreso a los E. IT. nos la visitado dejando entree
nosotros un imperecedero lazo de afecto y gratitude por la hermosa
y altruista labor que se lha impuesto.
En esta ciudad de lallabana asisti primeramente a una tiii-
do de la logia "Osiris de la Co-M Asonera, orden a la qite ella
pertenece. )espus, en la noche del 14 pronunci una. instructive
conferencia teosfica en la logia "iAnnie Besant" fijndose prin-
cialmcinte en hacer propaganda por la Legin de Karma y Reen-
carnacin. esplicando que es.ta Legin est constituida por perso-
nas. scai o( no miembro(s de la S. T.. que deseen estidiar y pro-
pagar estas dos enseanzas, bases de la Teosofa. Despert tan inu-
sitado entusiasumo que dej en formacin tres grupos de esa Le-
gin. En la noche del 15 ldi otra conference en el saln de mi-
sica "Sto\vers", sobre la trata d blancas y prot(eccin de la nifez.
)Dsoseosa Miss o(ray de visitar otras logias en los pocos das que








TEOSOFICA


otla. permanecer en Cuba, el domingo 18 march a Matanzas,
londe la esperaban los miembros de la logia "Dharma" y done
dli( tanmbin su conferi'ncia sobre la Legin de Karma y Reencar-
nacin dejando en formacin un grupo. De Al ii.im.... sali para
'ienfuiegos y cn esta Ciudad fu recibida por los miembros de la
logias "Sophia" y "Zaratustra" los que tambin quedaron alta-
mente salisfechos-de la conferencia dada por ella, sobre la Legin
i Kiarma y Reencarnacin. En Cienfuegos se organizaron dos
gr'uls. Sigui su viaje a Santa Clara, done los miembros de la
logia 'Amor" y algunos de la logia "Leadbeater" la atendieron
Iltidamnente, y, siguiendo su program, dej en organizacin un
raipo de la mencionada Legin. A.causa de la huelga de los obre-
i'as de los ferro-carriles no pudo ir a Sancti-Spiritus, como era
s u dtieso, y se vi obligada a regresar a la Talirna, y en esta ciu-
dad volvi( a dar otra conferencia, en la Fortaleza de la Cabana,
-sobre la trata de blancas y proteccin a la niez.
Antes de embarcar para los H1. U. \,iss Editli C. Gray nos ha
man;ifestado lo muy satisfeela que ha quedado de la fraternal
ilogida que le han dispensado todos los miembros de la S. T. en
las catrlo ciudades que hia vistiado, encargndonos que a todos
Ir expires emos su gratitld por ello, as icomro lo encantada (que hla
IUliilado de nuestro pas y de lo fructuoso de su labor. Nosotros,
pir nuestra part, enviamos a esa querida hIerm'ana todo nuestro
;-'i eto y nuestros mejores deseos de progress.
Como demostracin de afecto, a la vez que d reconocimiento
; si labor, la logia Aniie Besant acord p'or unanimidad a
'" ,i.,--i., de su Presidente seor Albear, designer a Mis Gray
iiembro honorario de dicha logia, lo que acogi la enicionada
lirinoana con gran regocijo y gratilud. A (se efecto, se le comu-
i:1 oficialmente.
Emn cuanto a la organiizacin ii la Legin, ..1 -I-, Edili C. Gray
iniic a nuestro Secretario General que era necesario nombrar
iii liep'esentante Nacional para la Lj(gin de Karma y Reencar-
ii rin J'.o( al Secretario General. lado ique ella no conoca bien a todos.
El Secretario 1General le indic entire los por ella mencionados, al
hIl'rlano seor Juan Cruz Bustillo, quedando Aliss Gray en propo-
"'' 1 a su. vez. Por consiguiente, los que dleseen dalos sobre esa
APariado 365. Hiabana.


SEL SENDERO DE LA LEY

EL PLACER

209.-E (1 que se entrega a la distracci n y no al recogi-
miiento el que sacrifice lo til o'lo que ama, se envidia al que se
'ntrega a la meditaein.








REVISTA


La Energia atmica y la- Nueva era

POR MUIRSON BLAKE
(De "The Theosophist" de Septiembre, 1923)

Traducido por J. M. Lamy M. S. T.

El Ideal como factor en la Civilizacin
La enseanza de la Teosof en lo que respect a la civili;zi-
cin, es una ayuda plena para aquellos que aspiran.en pensa-
miento y en accirr, a comprender los multiples problems que la
Humanidad tiene que confrontar hoy en diferentes parties cil
globo. El grandsimo ;problema de la superioridad y la inferiori-
dad de las razas, que segn parece, son Inglaterra y la India
los agents de solucin; la relacin'existente entire las classes de-
primidas y la mano de obra con el Estado, que est conmoviendo
desde sus propios cimientos la constitucij de Europa; y el pro-
blema todava ms amplio y ms sutil de los sexos que vice
conturbando al hombre en el mundo enter; son todos, desde et
punto de vista de la 1ii ....i.1 de la Unidad, considerados comii
distintos puntos crecientes de la misma cosa que vive, el orga-
nismo Ihombre, que segn las apariencias, ha alcanzado ahora el
lmite del desarrollo en ciertos sentidos, y con la consciencia cier-
ciente (le una nueva y .ms mplia vida en perspective, Va rom-
piendo paulatinamente la corteza que lo ha protegido en su pe-
rodo previo (le desarrollo. -
La concatenacin de fuerzas intangibles por las cuales estos
aeonteeimientos uiiversales sern presentando, es la que desig-
namos con frecuencia como el Ideal, o como decimos en lengua-
je Teosfico, el Gran Plan; y el mayor privilegio a que un se',
human puede aspirar, es una vision, aunque sea opaca, de la
direcci n n que flotan esas fuerzas csmicas, como el mayor go-
ce que puede alcanzar, arrojando todas sus dbiles facultades ('
ese torrent-e y pensando en lo Divino. Todos nuestros ideales de
la nueva ihumanidad son nuestros dbiles esfuerzos para hacer
este pequeo movimiento (le advance hcia el gran raudal que nos
va arrastrando hacia esa condicin.
La llegada ahora de esta nueva Era es el Ideal D)vino mismo-
la vida esa ms nmplia que est a la vanguardia de este orgalis-
mo spiritual lomblre, y nuestras pequeas esperanzas individua-
les separadas, las aspiracione's y las oraciones son como ataj)s
cortos impulsados desde abajo, ;por los cuales pueden fcil y r-
pidamente descender e irrigar a retazos pequeos hilos del rau-
dal principal antes que lleguer, los otros. Los competidores inter
nos de un corazn amoroso substituyen la atmsfera que sOlr







TEOSOFICA


puede condensar lo verdadero y lo bello; el sacrificio individual
rinde la fuerza que dirige 1 mquina alnuevo campo ,que da
vida a las corrientes en el mecanismo spiritual Hombre.
Son estos dos, segn se nos ensea, las esencias de todo pro-
greso: el Ideal Divino, el Gran PJan, que operando desde el
.mundo ideal, labor su patron maravilloso en los plans del Tiem-
po y el Espacio, por condueto del agent de los siempre re;:ti-
dos cielos de la Naturaleza, los sistemas de los mundos, las ra-
.;is, raices y los ciclos de vida de los individuos; y por otra part,
los Miembros de este Plan, cuyo rango en importancia y en po-
der se contina desde el hombre que se esfuerza honradamente
iasta "Aquellos que son perfectos en. Sabidura", y que "coope-
:an con la Voluntad Suprema en la Evolucin" conscience y
ldeliberadamente, y tienen facultades divinas a su disposicin pa-
ri realizar algunas de las parties designadas en este esquema.
il1 Ideal Divino por un lado, 'pues, y el Ideal individual por el
(otro, laboran juntos en una harmona que po.nen (le manifesto
lis maravillas del desarrollo y el cambio en la Naturaleza, y
Is esta cuerda del sonido que hacen vibrar el Creador y su
.'reaein,* la. que invoca a los vivos, las formas crecientes de los
lunndos transformados.
La material como factor de civilizacin
Este-ideal, causa intangible de progress y decadencia nacio-
al, debe ser considerado, sin embargo, como laborantN por
ituedio de agents materials. La casa de la ascendencia y del
descenso de una nacin est en alguna raz6n precisa que el his-
loriidor debe hallar. Lo que contribuy a que los Egipcios Fuesen
los mayors constructores que el mundo lia. conocido, no fue so-
imnente el genio native, sino .tambin los depsitos insupera-
bles de roca. de todas cla es nue se hallaban en las canteras del
dille del Nilo; mientras que obscr4aamos como-las artes de Asi-
ii y Babilonia se vieron interrumpidas bruscamente por la fal-
in de esos materials en sus pases. Cuinto no podemos decir
irspectoal desarrollo del Arte griego que dependi de aquellas
cemterias de Paros, cuy) mrmol slo era capaz de hacer posi-
biU la ejecucin de los refinamientos de sus templos! E]n cada
novimiento cultural debe siemupre considerarse .no slo el-agente
'exerno,-sino tambin el interlo.
iA qu luz liemos de mirar esa series de industries esenciales
del hombre prini4ivo, que nia tras otra, aparecen descubiertas
pr' l. el uso del fuego. la agri(cltur., el cultivo- de los cereals,
la domesticacin d,anima!le-, el hilado y el tejido, la alfarera,
el uso de materials como piedras y huesos, y eventualmnente los
inciales. el cobre, el estao, el bronce y finalmente el hierro, co-
Moe seg'n parece fueron trabajando gradualmente nuestros an-
tiguos antepasados en su escala de evolucin hacia plans ms
;ltos de la vida, buscando simple agencies ms especialmente







REVISTA


tiles para satisfacer sus demandias crecientes para una vida mis
satisfactoria? ,En qu luz hemos"de mirar esta series de desu-
brimientos que forman los peldalos de la escala por la cual ;is-
ciende el hontbre desde el animal hasta el sr human?
Las leyendas que nos hba sido transmitidas a travs de mi-
les de generaciones en los das primitivos de nuestras presents
civilizaciones, anotando siempre con gratitud la enseanza de las
artes primitivas aunque esenciales ipor los Dioses, quienes apia-
dndose del desamparo en que se hallaba el hombre, vinieron
a la tierra a ayudarlo a levantarse y dominar aquellos peligros
que amenazaban constantemencte su existencia, entire otros, el
fro, el hambre y los ataques de las fieras.
La ciencia del siglo pasado, sulpo ms sin embargo, diciendo
que todos esos inventos y il.-r..,, fueros descubrimientos une-
eidentales, y que, en todo caso, esos Seres llamados divinos, i[oc
deca la tradicin que haban bajado a la tierra a ensear cas
cosas a los hombres, f. i... los primitivos hombres, de cienlia.
que descubrieron aquellas cosas, del mismo modo precisamelnte
que se descubren ahora, por la experimentacin, lo cual es algo
muy diferente a que ese conocimiento hubiese venido de los Din-
ses. El fuego sagrado, en otras palabras, en vez le venir del cileu,
como la credulidad del hombre primitivo le hacia pensar, ira
el resultado del descubrimiento del ardid de frotar dos estar~.
por ejemlplo.
MIrese como se quiera, qludia el echo, en que correct. o ii-
correctamente, la mente hoy da consider al hombre iprimiti',
levantlndose gradlalimente de su ambiente animal, desde 1l,'i
que por su intelecto superior, pero inmediatamente por una serie
de invenciones pecttliares, por medio de las cuales pudo l leviin-
taise y domiiar aquellos peligros quei constantemuente le aiiiril-
zaba ; as como que el estado de civilizacin de una raza de
hombres puede "estimarse pir el nmero de esos descubrimiento,
que estn en uso entire ellos.
As pues. se lha dicho que fui el simple descubrimniento de 1
posibilidad de hacer armas efectivas co.i piedras, lo qile elev al
hoimbre sobre el animal, mientras que fui much ms tarde 01
descubriniiento de otwas muchlias ventajas aleanzadas coni los mlt
tales los 1ue vinieron evenlil lente a ...il 111 y extender su
dominvavin sobre el resto de la creacin, y a abrir la poca iie
ha de culminar todava en la verdadera "Era .el, Ilombre", cuanf-
de todo lo que existed sobre la faz de la tierra llegue a eslI'
sujeto a su control y direccin.
Las grandes Eras histricas son siemlpie pocas de desculr"
mienitos de una ela.e u ote;. As, en el antiguo Egiipto. aunqillt
los metales enan conocidos much antes que la poca de las P1i
rmides, sin embargo, el profundo cambio cultural que la llegada
de esa era significa, represent, se;gn se (dice. la aplicacidn de









TEOSOFICA


vste dese cubrimiento al trabiajo de las canteras de piedra roquea.
Liego ocurri el cambio por el cual un pueblo que hasta enton-
ces slo peda enterrar el nerpo sagrado de su rey en una tum-
l,) muy sencilla, como sucedi con las tumbas reales primitivas de
Abydos, cien aos ms tarde pudieron planear y construir la gran
pirmide de GizeI, que represent un aumento repentino en po-
der y conocimiento arquitectnico mayor que uno que nunca hu-
hIr~i construido otra cosa que barracks o chozas de tierra, edifi-
aser de repente una cathedral como la de San Pablo.
La reaccin de la mente de las masas populares en estos even-
tos constiftuye la leyenda de las naciones, y el alto nivel de civi-
lizecin alcanzado por la mayora de las razas humans hoy da es
el resultado del descubrimiento en el pasado lejano de cosas como
el uso del fuego, las armdinr de piedras la agriculture, los ladrillos
de fango y ms tarde el empleo de ladrillos-cocidos al fuego, as
CorMo al1 conocimiento de la alfarera y el uso de los metales,
pi inro el cobre puro, luego su aleacin n n el estao, como el
bronce, y finalmente la fundicin del hierro, metal much, ms
1til, enyo temprp.no conocimiento di a los Asirios tanta venta-
.i sore sus competidores, haciendo tan terrible sus ejrcitos
il miundo antiguo.
Esos representan algunos de los escalones en el plano material
por los cuales ha ido ascendi(edo gradualmente a otros estados
de vida superiors, fsico, mental y moral; y el punto que desea-
mos recalcar es que el descubrimiento material ha venido iprime-
ro Pn el process, y que por medio de los mplios cambios ocasiona-
dos por esos descubrimientoc;, la vida internal de la humanidad
<' 1ia id o ensanchando e intensificando.
\ Veos, pues, en conclusion, en los movimientos de la civili-
ziiMiii, como en todo lo dems de la vida, lo material y lo espiri-
tu;il intriucadamente entrelazado en los tejidos vivos del progress
ulin>lilno, y todo intent de separar uno del otro, nos deja con una
somilra sin vida. Vemos la unidad internal de la raza humana
1' Ilas semejanzas fundamentals de todos los t1. ... huma-
nos cin cada poca, mientr s que las diferencias -*i 111 ii s
l, 1' s inmuhas razas y sus perodos son el resultado de los cam-
hi, fsico, (emocional y mental, en que el alma del hombre en su
pi'ircOo inico de desarrollo se snmerge de era en era.

La Historia como series de Descubrimieatos
Esos d.escubrimientos represents, por lo tanto, en cierto mo-
'o.' los postes o piliares situados a lo laroo del camino del progre-
r,.so. \- debe alcanzarse cierta escala e desarrolla en un nivel
itufriie antes que las energnas del hombre le permitan eptrar
"1 iuna esfera ms amplia de actividad, o ha de ser necesario
u p>oeo de habilidad en un material antes de buscar otro de po-
iililidades ms espaciosas.








REVISTA


Como nos proponemos estudiar las condiciones existentes hoy
a la luz de este valor histrico de invencin, debemos observar
primero el process que- encubre la apariencia de todo nuevo in-
vento o ardid human, y para hacerlo, debemos observarlo desde
tres puntos de vista; primero, las condiciones que precedent a
la invencin; segundo, la aparicin del *invento mismo, y ter-
cero, los efectos que cause en el future de la raza. As tee-
mos:' lo. Lo que podramos llamar el perodo de la necesidad,
el tiempo del descontento con las condiciones existentes, y el
anhelo por algo nuevo, que hara preceded, naturalmente cual-
quiera otra extension de las forms de vida. As parece que el
hombre de la Edad de piedra haba alcanzado aproximadamecre
el lmite al adaptarse a los materials que tena a su disposicin.
Lo vemos en efecto con sus hachas,-cinceles y cuchillos de piedra
y muchos otras instruments de piedra y de hueso; y as, cuan-
do los mereaderes del misterioso Oriente aparecieron con obje-
tos de alguna nueva y extraa substancia, de cobre y bronce, ya
estaban preparados para subir ese escaln en la civilizacin, <(que
significaba el laso a la edad de los metales. ,;i,.' inconscienite-
mente la necesidad por algn nuevo material de mayors posi-
bilidades que la piedra o el hueso, y otra vida de ms amplitud
que eso le hacia prever, se vi entonces satisfecha, pudiei(do
el hombre empezar a trabajar con mayor perfeccionamienlo Y
precision con sus armas y heriamientos, que su alma embrionaria
haba buscado en vano largo tiempo, y que slo con hueso n
piedra disponible le hubiera sido siemipre impossible.
Llegamos entonces: 2o. A la invencin jnisma. Este trminoi
ha sido definido por Mlason en su "Origen de las Invenciones,
como: "todias las industries, artes, idiomas, instituciones y ilo-
sofas que el hombre ha ideado durante su larga carrera .
y en el mismo libro demuestra el autor que la historic de la
evolucin del hombre, desde el naturalismo al artificialismo, ha
consistido principalmente en los actos mentales que implican la
creacin de ellos, y los cambios en el ambiente que le han pro-
poreionad.o constantemente los misiros.
Tenemos, pues. dos fases en toda invencin: primero, lo1 qu
hemos significado como perodo de "needsidad", el deseo de algO'
nuevo, que precede a todo invento; segundo, la invencin misma.
va sea una religion o filosofa* o algn ardid ingenioso para
hacer alfarera o telas.
Llegamos ahora al 3o. o sea el efecto deintroducir e4 nue`v'
invent en la comunidad en que se ha hecho.
Deseamos a la luz de esta division de la invencin, la necesi-
dad, la invencin misma, y los resultados de .esta invenci so-
bre 4la vida future de la comunidad, aludir primero a las condi
ciones del mundo hoy. observndolas ipor los resultados de los in-
ventos primeramente en la resolucin industrial,, y en -***-.'
lugar, segn lo que ya ha demostrado claramente la necesid(ld







TEOSOFICA


iue exige algo ms de la Naturaleza, que parece que son los pri-
mneros movimientos hacia otros cambios de much ms alcance que
los jque consideramos ahora sumamente estupendos en sus efec-
tos. Es a la luz de la sola satisfaccin possible de esta necesidad
creciente de hoy, que pueden hacerse algunas conjeturas sobre
,el future, cuando esta nueva demand por una vida, mejor que
ahora hace el hombre, sea oda por la Naturaleza y perfecta-
miente satisfecha por ella, como acostumbra.

La Edad Presente
Vivimos hoy en una poca que es ms bien el resultado de la
imvencin mecnicai que en ninguna otra de 1l hitsoria. Hoy de-
.*lndemos para las cosas mas ordinarias de la vida, del carbn
, hierro, y quizs del aceite, que lo que 1, ... ii. el hombre de
hi Edad de Piedra de sus materials; pues, ainque las amenida-
des de la vida con que constantemente se rodea hoy el hombre, le
resguarida' de darse cuenta de la realidad, sin embargo, si se le .
reiran- esos artculos de sus abastecimientos ms fcilmente ac-
cesibles, se desmoronara en pedazos su actual forma de civiliza-
e io n1/. <*
La edad present, a partir desde la revolucin industrial, es
m(iho ms la creacin del genio inventivo que otra cosa alguna
',inoeida. El telar de fuerza motriz, la mquina de vapor, la fun-
dicin de hierro con carbn en vez de leia, la fabricacin del
;'ero.la soda de Leblane y -las industries de cido sulfrico, la
]prnsa rotativa y el dinamo el(ctrico, si nosotros pudiramos com-
prenderlo, son literalmente las arteries por las cuales fluyen has-
ti el hombre hoy las corrientes de vida en formas cada vez ms
cocentradas y vivas.'Si se corjan o menoscaban de algn modo
'aslra inmediatamente la organizacin actual.
Precisamente a causa de esta dependencia de la vida modern
(el coitnuo funcionamiento de esas cosas, la perspective del ago-
I;itiiento del carbn o del-aceite en el mundo se contempla con
i'lIlietud tan-excesiva. No slo producira el desastre sino ex-
Oinriuira las esperanzas del hombre, y si-fuera accidental el des-
ibrimniento del uso del carbon y del vapor, ipodra ser possible
tei terrible perspective. Pero los que comprendemos que cual-
quier descubrimiento que afecte el bienestar de la humanidad
-s siempre observado y regulado por Inteligencias muy superio-
res en elevacin y poder al hombre, hemos de saber que ninguna
'an calamidad como esa sobrevendr a la humanidad en ese
-entido. 1Ss esperanzas nunea naufragarn por el agotamiento,
'1ii finicamnente por la imala direccin de las fuerzas que cons-
tintmente se le estan enviando para su uso y confort.
Podemos, pues. ver ahora como delb' considerarse esta era
'1,omi el resultado de las invenciones. Data de. y fu causado por,
'i series de inventos que iniciaihn la llamaada revolucin idus-






REVISTA


trial: La perfecccin de la fuerza motriz del telar por Cartwright
marc el final de la era antigua, la del !.,,1.1 io manual. La fuerza
motriz generada por el hombre o el animal no era suficiente p)ar
hacer opera esas sorprendentes mquiias nuevas que prometan
tales maravillas en la fuerza elctrica de un dinamno. Lo miisnmo
que veamos previamente que el hombre de la Edad de piedra
haba alcanzado un lmite con los materials que entonces dispo-
na, antes que empezarse a utilizar los metals, as tambin l a-
ba aparentemente completado la humanidad entonces otro cielo
de desarrollo, y estaba dispuesta a entrar en una nueva fase que
habra de distingurise, sobre todo, por la substitucin del trabajo
human y animal por la energa inanimada. Los nuevos telaies
demandab-an mayer potencia.
Esa fu la necesidad, "la demand hecha por el homlbre a la
Naturaleza de un modo inconsciente, por una expresin ms ii-
plia, el perodo de fa i;-f i.-. ;..n de la cual estamos hoy viviendo.
Primero se prob la fuerza motriz del agua, pero result i.i:-
ciente para la demand creciente con que impulsan el nmero
extraordinario de los nuevos telares, y solamente cuando Watt y
Boulton presentaron al mercado la iquina de vapor, fu cuan-
do vino a quedar satisfecha al cabo la demand, y se inventor
una mnquina con la cual se poda hacer- todo el trabajo y ,l
afn hecho hasta entonces por el esfuerzo y el sudor del hombre.
Con la u.-ti'... ..i de esa demand por la fuerza motriz, al-
bore una nueva era, una era de utilizacin de la energa inani-
mada para el progress y la felicidad humana, cuyas posibilida-
des slo estn principiando a aparecer ahora en los negocios
del hombre en este mundo, siendo este el sentido en el que la
edad present en la cual viv.nos hoy represent la satisfaccin
de una necesidad.. Se requera una fuerza motriz especial para
producer la revolucin industrial, y el empleo de la mquina de
vapor fu lia respuesta dada al hombre por la Naturaleza.
Esta era de la utilizacin de las fuerzas inanimadas de la
Naturaleza para el progress human procede con-presteza, y 1as
siempre crecientes demands por mayor fuerza motriz con qile
impulsar la maquinaria complicada de la vida moderra se esta
agrandando demasiado para satisfacerse con nuestros pre-
sentcs recursos. Tal parece que lo mismo que aconteci al hom-
bre de la Edad de Piedra, cuando ya haba agotado la posibili
dad de emplear las beiramientas de piedra y de hueso que hubo
inventado y comenz a sentir la necesidad de otro material, iias
adaptable, lo mismo estamos hoy nosotros emipezando a ser cada
vez ms conscientes de los lmites del carbn y el aceite. in
meramente en lo que respect'1 a su abastecimiento, sino ms 'es
pecialmente en cuanto a sus posibilidades. La vida modern. fn
otras palabras, demand fuerza motriz ms barata.y ms abun-
dante para impulsarla.






TEOSOFICA 11

Aunque cuando la electricidad obtenida de la fuerza motriz
acutica, es de tanta importancia en los process metalrgicos
e industriales, tambin est'estrictamente limitada en su uso por
las dificultades de la transmisin, y result que la abundan-
cia y economa del precio de su fuerza motriz que exigen los ade-
lantos modernos son imposibles, al menos con los mtodos ac-
tuales de transmisin elctrica. Lo que est demorando la con-
quista complete del aire por el hombre es esa misma eseasz, y
el volmen inmenso de petrleo necesario para un largo vuelo.
demuestra ms que todo, que lo que se necesita es fuerza motriz
ie una forma ms concentrada que la que tenemos al present, a
menos de que todo el iprogres:o human vaya a paralizarse com-
pletamente.
Antes de que Watt terminase su descubrimiento, haba otros
como Bulton eti aquella poca, que predijeroii y creyeron en ja
,.- I.) de una era de'vapor, y lo mismo los hay ahora que tam-
bin predicen confiadamente la llegada de otra. nueva era, la
de la energa atmica, cuando, en vez de obtener su fuerza mo-
Iriz de la desintegracin de las molculas complejas de substan-
cias especiales y comparativamente raras, como el carbn o el
:ceite, ipueda el hombre alcanzarla de la desintegracin atmica de
culquier clase de substancia comn.
El problema actual de hacerlo es cientfico, por supuesto, pe-
ro su solucin se previ c ando los profesores Ruti'erford
Soddy descubrieron que el fenmeno de la radio-actividad se
deba a un rompimiento natural en los tomos, de cierto nmero
(le elements qumicos, de los cuales uno era el radio, y que
la energa liberada constantwmente ipor esas substancias radio-
activas, en forma de luz, calor y movimienlo, se deba a una de-
sintegracin"extremadameni :e despaciosa de sus tomos complejos
en otros ms simples, y que toda esa cantidad inmensa de ener-
ga era liberada durante el process.
Desde entones el problema del descubrimiento de esta nueva
fiiima de fuerza motriz, que transformara al mundo enter,
'ino a resolversee e cmo esa desintelgracin atmica que vemos
que ocurre en esos elements poda ser inducidae artificialmente
en otras substancias ms comunes, y cmo esta ruptura de los
tomos podra ser activada y regulada de modo que la canti-
dad de energa liberada fuese de dimensions .,,i.. i.- ,, para ser
ulil. Cmo inducir y controlar'la desintegracin o transmuta-
'in atmica es el problema, por consiguiente, y es curioso notar
ique la qumica modern ha vuelto a revivir el problema de los
antiguos alquimistas; ha completado un cielo y ahofa, se halla
enfrentado con el mismo nroblema idnticamente, aunque ata-
via.do con un vestido modern, que sus algo despreciados origi-
adiores, los alquimistas, estuvieron preocupados en su da.
En una interview con el professor Soddy. el colaborador del
profesor Sir Ernesto Rutherford. hace algn tiempo. en aquella






REVISTA


clsica series de experimentos que culminaron en el reconoci-
miento de su teora de la desintegracin a$nica, dijo el profe-
sor Soddy.
A juzgar por el progress alcanzado, la prxima dcada pue-
de ser que vea avances en el campo de los conocimientos cient-
ficos que abrirn la va de la verdadera edad de oro de la hu-
manidad...
Ya la ciencia, por medio de la energa atnica, lha puesto s
.maiTo sobre un utensilio que, si puede el hombre controlarlo, po-
dra eliminar para siempre la pesadilla de la existencia, prolo-
gada de da en da slo por falta de herramientas.
Esta es la opinion de un prominent hombre de ciencia, y hay
las de otros various que podran exponerse, que estn contests
en decir que estamos precisamente en vspera del descubrimiento
dh los hechos ms~importantes sobre la estructura*tlel tomo, que
pueden producer profundos cambios en las condiciones de la
vida humana en el prximo future. Este medio, o sea el descu-
brimiento de la energa atmica o la transmutacin artificial,
puede ser .el mtodo por el cual esta necesidad, que est sintien-
do el mundo entero, de una fuerza motriz ms barata y ms abun-
dante, venga a ser satisfecha, transformndose el mundo much
ms completamente que lo fu por el vapor, y ser este descu-
brimiento, que se har un da u otro en los laboratories de nues-
tros hom'bres de ciencia, el que marcar la llegada verdadera de
la nueva era. Su espritu ha sido bien presentado por el profe-
sor Soddy en su libro "Ciencia y Vida", del cual son las siguien-
tes palabras:
"El mundo cambia y ha cambia~lc en el ltimo siglo much ms
que lo nes Mosica o Cristina, sino por las nuevas revelaciones de la
ciencia,... producidas al revs de lo supernatural por laboriosos
experiments y medidas, acumulamiento lento de conocimiento
y por el contrapeso honrado e imparcial de las pruebas.

(Continuar.)


EL SENDERO DE LA LEY

EL PLACER
210.-No preocuparse de lo que se ama ni de lo que no se
ama. La atsencia de lo que se ama es un dolor, como-la presen-
cia de lo que no se ama.
211.-No enamorarse de nada; la prdida de lo que s'
ama es una desgracia. No hay lazos para los que to aman ni de-
testan.







TEOSOFICA


EL MUERDAGO DE LA ENCINA

PLANTA SAGRADA)


En lathi se llama Visciri. Es una planta del gnero de las lo-
rantceas. Vive como parsita sobre ciertos rboles como la enci-
na y el peral. Sus hojas son carnosas, como las de las orquideas.
tis flores amarillas y pequeitas, aparecen en pqueos grupos
'egados a los tallitos que son cilindricos. Las flores masculinas
a parecen en diferentes plants que las fefteninas. Los frutos que
i-miiiplazan a las flores son bolitas blancas senlitransparentes lle-
nas de jugo. Las raices de las plants de murdago estn entera-
mente metidas en las pequeas grietas; es alsolutamente imposi-
ble sacarlas de all. Las hojas son como hoces y apareadas y opues-
tas. Los tallos siempre se- dividend en orquetas. No pierde la hoja
ni en invierno ni en verano, cuando la yema crece, es decir: echa
una nueva horqueta, tlos tallitos ms, en la punta de estos salen
don 1,..i... entonces caen las que quedaron atrs, y ah echa flor
v fruto despus. Todo esto que digo es en cuanto a sus caracters-
Sicas botnicas.
Respecto a "lo otro", el murdago de la encina, no de otros r-
boles, era plant considerada sagrada por los galos, y los druidas
v druidesas, sus sacerdotes y sacerdotisas, llevaban a cabo sus ritos
coriando con la, segur sagrada .el murdago en las noches de ple-
nilunio, en las cuales hacan sus evocaciones. (Parece que el pleni-
lunio favorece las evocaciones y las cosas y series astrales se per-
ciben mejor; segn creo, los perros allan tanto a la luna, no por
ella si no por las cosas que ven a su luz. Los perros tiencn bastan-
le desarrollada. la vision astral, segun lo he comprobad o yo mismo;
por lo menos alguno.
Tengo entendido que en todos los bosques haba alguna encina
muy vieja que los druidas tenan consagrada. Tambin monimen-
tos druidas son los dlmenes y los menhires de piedra, los que tan-
lo abundan en Europa,- especialmente en Francia en las provin-
cias bretonas. ,
Naturalmente que de estos monuments hay tambin en Ingla-
lIrra y Espaa, a causa de las emigraciones de celtas, etc.
Los celtas, de remoto origen Indo-Europeo, habitaban las ri-
l)eras del Rhin, c- invadieron Francia, parte de Alemania que d po-
llada por ellos, las islas britnicas y Espaa.
Los celtas eran un pueblo aguerrido y de un valT" a'toda prue-
ba. que rayaban en el salvajismo, pero eran a la par, humanita-
rios, compasivos, y la hospitalidad era sagrada para ellos.
Los galos. una rama de los celtas, fueron objeto de descripcio-







REVISTA


nes por part de los romanos, que lograron someterlos despus de
sangrie-nta y larga lucha.
Yo he visto en Auvernia las ruinas de construcciones romanas.
En el Puy de Dnme, la montaa ms alta de Auverne, se ven las
rainas de un templo a. er:ecurio. En C'!,.ii-! Guyon he visto trozos
de mampostera de los baos romanos.
IIar aqu un parntesis. Chtel Guyon tiene su nombre del
Guy. Guy es tambin un nomnbre de varn en Francia, usado an-
tiguanmnte mas que ahorar
Guy conde de Auvernia, construy all un castillo, que en la-
tin se llamaba Castrum-Guidonis. despus, cuando el francs an-
tigno. contempraneo del romance espaiol, se llam Castel-Guyon
y actiialnitcte se llama C'li.ir.l-Guyon.
Volviendo a los Galos. Estos rendan culto a rP naturaleza,
como manif. -i., ;.'er del Ser Supremo. Crean y naturalmente no
andaban deseaminad ds, que en los mosques, ros y fuentes terma-
les habitaban genios tutelares.
Tenan sus reunions y concilibulos rituales al pie de las en-
cinas centenarias o en templos al aire libre, formados por reunio-
nes por grades bloes de- piedras en forma ,de dlmenes o menhi-
res, dispuestos en figures de crculos o de huevos. Fcil es darse
cuenta que era aludiendo a los perodos eclicos de la natura-
leza y al huevo del nmndo. Otras veces en forma de cruz, que es
un smbolo universal y no cristiano. Otras veces en forma de ser-
picete y otras imitando alas.
No tenan sus templos otros techos que las nubes y las estre-
llas del cielo. Los dlmenes y menhires eran hechos de piedra sin
labrar. y colocados segn clculos astronmicos en los que eran
bien entendidos.
Calculaban el tiempo por noches y tambien por meses lunares.
La religion drudica tena sus ritos exotricos y los esotricos.
A estos ltimos solo se admita a los iniciados, que pasaban por
pruebas en cavernas subterraneas parecidas a las usadas para ;li
iniciaein de algunas sociedades secrets universalmente extcldi-
das lhov en da, aRnque estas solo son un plido reflejo de aqu'-
llas.
Parece que la pa`labra "drnida" quera significar: "el que v
mui claro'
Los druidas ensefaban lateencarnacin, el Karma y la eterni-
dad de la materia y del espritu. Predecan el porvenir, y en sus
minos estaba la ciencia. La Gran i.-t.,.i era su isla sagrada.
Practicaban la medicine naturista haciendo medicines de hierbas
y plants. unidas a los ritos de magia.
Vean en l eterno verdor del Guy el smbolo de la inmortali-
dad del espritu. Saban hacer talismanes.
Tenan entre otras divinidades, una masculina y otra femeni-
ni, superiors a los otros dioses, que representaban los dos princi-







TEOSOFICA


pios del Ser o de la Creacin. Las grades pocas de iniciacin
coincidan con el final del trimestre y estaban determinados por
rl curso solar y la. llhgada del astro-rey a los puntos del solsticio
y equinoccio.
Pero la poca ms brillante era la celebrada anualmente al co-
iiiinzo del mes de Mayo. Encendanse hogueras en todos los cairns
(himulos antiguos de un jefe celta), y en los croniechs o dolme-
nes que haba en la isla, ardientio durante today la noche se prece-
da al primer da de Mayo. Esto se acompaa. con danzas y coros
y esto duraba hasta medioda, en que el sol llega a su maxima luz.
Las iniciaciones tenan lugar a media noche, y (,' ellas haba
lris grados. El candidate era colocado en un lecho en forma de
liacd, representando con aquella muerte. simblica la del Sol; a
los tres das se levantaba en significacin de la reaparicin del
Sol. Como ms arriba se dijo; era sujetado tambin a pruebas.
La. ',--i -;,,1.i1 del 25 de Diciembre se celebraba con grades ho-
incrras en la cima de los montes para, anunciar el nacimiento dlc
Dios Sol, y se adornaban con la. flor de la siempre viva, como enm-
Mlima de la resurreccin de la luz solar.
Haba tambin druidesas, iban vestidas de blanco y ceidas con
ii cinturn de metal. Predecan el future.
Los druidas usaron tambien para sus ceremonies las cavernas
nlrii Uales en las montaas y a orillas del mar, como la clebre le
Fingal, en la, isla Staffa (Hbridas).
Tenan por jefe un soberano pontfice elegido por votacin a
la muerte del anterior. Este jefe era el soberano de la nacin.
Los druidas se entregaban con ahinco al studio, y antes (le
s-' iniciados parece que seguan un curso que duraba 20 aos. La
iiseiianza era toda oral: de maestro a discpulo. Esto era por dis-
lresin y no por carecer de escritura, pues para lo que no era. se-
'crto usaban un sistema. (le escritura llamado ognmi.(, restos (le
la cual se han hallado en various monumentos.
El gran sacrificio del murdago de ao nuevo se haca rodeado
lle muchas ceremonies, cerca de Chartres, el sexto da de la Luna,
1'ie era en el comienzo del ao de los Galys. Eii cuanto se aproxi-
miaba la poca de dikha solemnidad, reciban los vates del gran drui-
dla la orden de anunciar al pueblo la fecha exacta (le la celebra-
Evin. Entonces los sacerdotes recorran los provincial gritando a-
\'z en cnello: "Al murdago de ao nuevo!" El pueblo ..... li-i
'n ilasa a los alrededores de C'i i'tres el da fijado. buscaba all
,1 muirdago en una encin vieja 'y haltldolo'*L,\vant.bases un al-
ar al1 pie de su tronco y empezaba la ceremonial con una especie
'i procsin; abran la march de remba i s seguan los Bardos
<'ilando himnos en alabanza del Ser Supremo: del herald de ar-4
iiias. vestido de blanco, con un sombrero de dos.alas en la cabeza
en la mano una rama de verbena planta siempre usada en
e1lo el mundo, en los rituals mgicos) con dos serpientes enros-
(:ldas. tal c'omo se pinta el. caduceo de iMercurio. Presidan al Gran







REVISTA


Druida los tres druidas ms ancianos de los cuales el primero lle-
vaba el pan del sacrificio, el segundo un vaso lleno de agua y el
tercero una mano de marfil en que remataba una vara. El Gran
Druida andaba a pie,- vestido de blanco y rodeado de vates de un
modo semejante a l y seguidos de la nobleza.
Llegado el cortejo al pie de la encina, el gran sacerdote, despues
dle rezar algunas prices, quemaba un poco de. pan, verta algunas
gotas de agua sobre el altar, ofreca el pan y el agua en sacrifi-
cio y lo distribua entire los asistentes al acto (Ntese la similitud
con el rifo cristiano de la comunin). Suba luego al rbol cortabl)
el murdago 'con una segur de oro y lo echlaba en la tnica de los
secerdotes. Daba fin a la ceremonial rogando a Dios que comuniei-
se virtud al don que acababa de hacer a su pueblo para que esi
don concediese la fecundidad a las mujeres esltriles y se convir-
tiese en eficaz antdoto contra toda clase de venenos. Los sacerdo-
tes distribuan el murdago entire los files (como bacen los cris-
tianos con las palmas y los ramos de olivo para semana santa).
period de ap.geo de la religion druidica parece haber si-
do el siglo que precedi inmediatamente a la conquista de las Ga-
lias por Julio Csar. Este nos ha trasmitido casi todo lo que sobre
los Galos conocemos ya que era escritor a la vez que military, que en
l no estaban reidas ambas cualidades.
Entre los Galos haba tres classes sociales. La primera era la
de los druidas o sacerdotes divididos en tres grades: enmbages o
uvtes que eran los profetas o adivinos, burdos que eran los canto-
res y autores de los himnos, y los senanos depositarios de las tra-
diciones ocultas y los dogas religiosos y cientficos. La segunda
clase era la nobleza compuesta por los tierns o sea jefes militares
de los claus, nobleza hereditaria. La tercera clase era el pueblo,
a las rdenes de las dos classes altas.
Los romanos, de un modo salvaje persiguieron a los druidas y
sus tradiciones, una vez conquistadas las Galias y destruyeron los
colegios iniciticos, que como el de Bibractis eran orgullo de la
nacin Gala, y los santuarios donde se conservaban las ms altas
y elevadas tradiciones ocultas de la raza.
Oiram.

m *
EL SENDERO DE LA LEY
EL PLACER
212.-De la afeccin nace el disgusto, de la afeccin ni-
,ce el temor. Para el que est libre de toda afeccin no hay
disgusto ni temor alguno.
213.-Del goce nace el disgusto, del goce nace el temor.
Para el que est completamente libre del goce, no hay disgust
ni temor alguno.






TEOSOFICA


Conferencia: Teosfica


Por A. Ossandon de la Pea
(Valparaiso, Chile, 1923.)
Hay algo incomprensible en ABSOLUT'O a la mentalidad ih-
mana, por muy poderosa que esta sea; algo abstract que no nos
(s dado concebir ni menos nombrar puesto que no estamos capaci-
tados para ello. Es, por tanto, una Seidad Incognoscible, Innomi-
nada, Hiper-csmica; a quienes se relucen las togonias antiguas
coi las expresiones: Para brahm, los hindus; Uhtali, los her-
imticos egipcios; Am-Shop; (el anciano de los ancianos), los ca-
balistas hebreos, et.
('uando place a esta Abstraccin limitarse ella misma, lo
efceta; y entonces, aunque estas primeras limitaciones, perma-
inecen para nosotros inasibles, en su tercera faz o poca, ya pode-
mos vislumbrar algo, porque su diferenciacin es ms appreciable
c(lmo creadora de los Universos y los sistemas solares.
Ms ineligible a nuestra concepcin, es la interferencia de la
Emiancin Divina que crea nuestro sistema solar; el Logos, co-
mo le denominan los gnsticos griegos, y que es uno en su esencia
merfica y trino en sus modalidades de Fuerzat, Inteligencia y
material. *
Este es el nico Dios del que podemos percibir algunas vis-
liimtres; y no puede ser una. divinidad personal, antropomrfica,
como lo sostienen erroneamente las Teologas y Teodiseas catli-
cas. pues consideramos una abominacin sostener que pueda abri-
gar pensamientos, deseos, limitaciones, y pasiones idnticas a las
lnuestras, sean o no ellos elevados o bastardos.
Sostener la existencia de un Dios uce se abanderiza en las li-
elhas. los interests y los odios menguados de estas orugas que so-
mnos los hombres; career y afirmar que Dios toma partido en tal
Scalquier guerra; y que mira con simpata tal o cual exterminio
de series humans; y premia a los vencedores; es la mxima aberra-
i'no en que pueda incurrir el esprit soberbio de la humanidad,
"ajo el imperio de las tinieblas.
Asegurar que esta Seidad .Suprema tuerce sus fallos, o se dc-
.1i ablandar por rugos y ddivas, promesas, de arrepientos, etc.
. eli ms colosal de los absurdos que haya inventado la estulti-
'm de las gentes.
El gran Victor Hugo tronaba, rojo de indignacin, contra los
rlogos que pretendan convertir a este Dios en un inonarea ce-
lestial con ministriles de linage terreno!
La Teosofa abomina tambin de semejantes monstruosas he-
'ejlas y sostiene que el Loges, en cuanto podemos nosotros apre-






REVISTA


ciarle y tenga relacin con el sistema solar a que pertenecemlos
es Omniciente, y el Amor, el Poder, la Sabidura y la Gloria estn
en l sin medidas ni restricciones.
Es una potente Individualidad; trino y un verdadero Dios;
aunque ignoramos a qu distancia se encuentra del Absoluto, del
-Incognoscible, ante quien ]os sistemas solares no son ms que to-
mos del polvo Ksmico.
Del Imnominado, no podemos figurarnos la menor image; des-
pus de former el Universo con un tomo de mi ser, sigo existien-
do; dice el Bhagavad-Gita, refirindose a Parabrahma.
Tampoco podemos concebir una nocin muy amplia de nuestro
I)ios; del Logos Solar, pero el SoL es su principal manifestacin en
el plano fsico y.gsto nos puede ayudar para reconocer alguna tid
sus cualidades csmicas, y a comprobar que de EL proceden to-
S das las cosas.
El Sol puede considerarse como una especie de Centro le fier-
zas del Logos; comparable por analoga, al corazn del honmb :
es decir, como la*externa manifestacin del principal centro de su
cuerpo.
El conjunto, el sistema Solar es el cuerpo fsico de Dios; pero
sus actividades fuera de este sistema son en lo interno inmensamen-
te mayores, como es enormemente ms potential el espritu que
anima nuestra carne, que los poderes fsicos dimanantes d(e ella.
Por tanto, la Teosofa es el par, MONOTEISTA y PANTEIS-
TA.
Es monotesta, porque adora y reverenca ese UNO; Absoluto;
gran TODO inaccesible a la comprensin de los mortales; si es
panteista porque venera y acata las manifestaciones limitadas de
esa Abstraccin primaria; las que, dada su esencia pristine; son
tambin dioses.
Estas,manifestaciones son otros tantos Logos de los Universos:
y en aspect ms condicionado todava, son los Logos solares.
De cada uno de estos Logos, dimana toda la vida, en las tres su-
cesivas oleadas, o mejor dicllo efluvios, que se described en los li-
bros teosficos y que la teologa catlica acepta y conoce con el t-
tulo de las '"Tres personas de la Santa Trinidad".
La primera oleada, o sea el Espritu Santo, procede del tercer
aspect del Logos e infunde en los pre-existentes tomos el powder
de agarrarse en elements qumicos.
Es el soplo o Accin descrita en las Escrituras cristianas al
afirmar "que el Espritu de Dios se mova sobre las aguas".
Cuando en etapas ulteriores estn definitivamente establecidos
los reinos de la Naturaleza, dimana del segundo aspect del Logos,
la. segunda oleada de Vida, que forma las almas-grupos de los mine-
rales, plants y animals.
Es lo que el cristianismo llama "el descenso del hijo" en la
material; la encarnacin del Verbo que hace possible nuestra exis-
tencia.






TEOSOFICA 19

Pero en el reino human, el "Yo Superior", el "Ego inmor-
tal", es la manifestacin de la tercera oleada de Vida, dimanante
del primer aspect del Logos; el Padre es todo Amor.
Todas las estrellas fijas son soles como elinuestro; en su mayo-
ra, infinitamente ms grande que nuestro Helios; y cada una
es parcial expresin de su Logos respective; y el todo; el conjun-
to inabarcable de millones y ms millones de soles y de sistemas pla-
mntarios, es acaso el cuerpo denso de ese Incognoscible que esea-
pa y escapar siempre a la mente de los series finitos.
Pero en una y ,otra ipstasis, el gran Ser es intra-esmico y
es el TODO' lo que de EL emana, ya sea en estado de subyacen-
cia, o gt'rmen desarrollado sea en plena metamorfosis evolutiva
dentro de los reinos mineral, vegetal y human.
Este es el punto de vista contrapuesto de las filosofas de occi-
dente con respect de Oriente.
Imbuidas en teologa neo-cristiana ,algunas sectas religiosas
ortodoxas o reformistas que pueblan Europa y Amrica, han crea-
do un Dios extral6smico, a quien sc. supone extrayendo (le la nada,
el polen de la vida universal, y entrecortando fuera de su misma
esencia los elements constitutivos del Universo. "
Pero la filosofa }lrmtica contiene un apotegma fundamental
para, exponerlo victoriosamente a esta ficcin de las religions occi-
dentales.
Dice as un precepto del grand Hermes traducido al latn por
ese coloso de la metafsica; Baruk Spinoza: EX-NIHILO NIHIL
FIT. Nada puede salir de la Nada! Por tanto, hablan con mayor
-erteza a nuestra inteligencia las .l i,, e. ei ,., de su filosofa vedan-
tina, al establecer e-oio piedra angular de sus doctrinas, que la
*eidad Suprema, "ha sido, es y ser"' in abscondito, en todas las
cosas, y dimana (le su propia substancia los universos y los siste-
tmas menores de soles y planets que la tesis neo-cristiana de un
Dios persona, anterior al Kosmos, y hallando fuera de s mismo
las nmados genesacos de la Biblia.
SAbsurdo, absurd gritan los telogos modernos!
Por (eso mismo debemos admitir su posibilidad. i Credo quia ab-
surdun! exclamaba el gran Tertuliano en los primeros siglos del
Cristianismo, y se hallaba en muy buena compaa toda vez que
aquellas lumbreras del primitive Cristianismo qire fueron Orje-
nes, Arrio, Baslides, Prisciliano, Clemente de Alexandra, Justi-
iliano el mrtir y el gran Gnstico Valentino, sostuvieron que Dios
crea de su mismo Ser los astros, y las creatures. Cristianismo no es
ms que una derivacin de las teogonas brahmnicas, masdistas,
caldeas, egipcias y hebreas; refundidas en un espacio de codifica-
cin ad hoc con arreglo a las enseanzas de Jess de Nazareth.
El insigne telogo Leadbeater, nos lleva a la conclusion de que
jams han existido esos dos apstoles del Galileo citados en las
Escrituras, y solo podemos aceptarlo como una involucracin de






20 REVISTA

origen sabesta, que se refiere alegricamente( a J. C. como al sol
de nuestro sistema solar y'a los doce signr:s del zodiaco.
Que el Cristianismo es un trasunto d( las tradiciones de la c-
bala oriental con arreglo al mtodo didctico de los grandes gns-
ticos griegos, es prueba concluyente la valiosa confesin de Agus-
tn de Hipona, alta column de la iglesia catlica que dice as:
"yo he tenido dos grandes maestros en mi vida: Platn y J. C.
El primero me ha enseado a conocer a Dios; el segundo mce ha
mostrado el camino que conduce hasta EL."
Aos ms tarde el ilustre Jernimo de Cantago, el primer ex-
jeta del siglo V, habra de afirmar la rotunda declaracin de San
Agustn estampando la siguient- declanacin: STOICI NOSTR1
DOGMATI IN PLERISQUE CONCORDANT, o sea en romance
S claro: "Nuestros dogmas concuerdan con los de los antiguos fil-
sofos". Por otra parte si examinamos con ojo desapasionado lo]
escritos del insigne tesofo que fu Pablo de Tarsis, verdadero
fundador del cristianismo positive, y los cotejamos con los grande
libros venerados del remoto Oriente, advertiremos sin esfuerzo al-
guno la similitud de su doctrinalismo pico cientfico y filosfico
- con el Pourea y el Ontara Mimanea, del agrejio exgeta, Vyasa;
y con ciertos aforismos moralizadores del gran IPitgoras.
Un lector imparcial que estudie la metafsica rueda de naci-
mientos y muertse del profeta hebreo Ezequiel; y que haya medita-
do con sosiego sobre los simbolismos del bblico apocalipsis, atri-
buido a Juan de Patmos, notara su complete semcejanza con los li-
bros ritualsticos Caldeos de Satir y Bound Deser que a su tur-
no son fieles copias del brahmanico AGROUCHADA PARISH-
KAI.
De lo expuesto se infiere, por tanto, r s i.,i.ii!ii.- que los fun-
dadores del cristianismo no crearon nada de original. Profunda-
mente imbuidos en la sabidura arcaica mediante las enseanzas de
Pitgoras. Anaxgoras, Aristteles, Scrates, Platn, Empdocles,
y otros grande iluminados de los antiguos misterios griegos, pro-
mulgaron la nueva doctrine dada por el maestro Jess, sin perder
(le vista las intepretaciones admirables del neo-platonismo fundado
en Alejandra por el divino Ammonio Saccas. Si hayamos en las
Escrituras cristianas pasajes enters del gnostisismo griego ello
es la obra de esos dos insignes judos helenizantes Filn y Arist6-
bulo. que revistron los libros rabnicos introduciendo en ellos mo-
ir .i ..i ...-. sustanciales de acuerdo con los studios de Jamblico.
Proelo, Porfirio, Pltino y diems inmortales filsofos neo-platni-
cos alejandrinos. Todo este preeioso ibagaje teolgico y hasta teir-
jico, sirvi enseguida a Pablo de Tarsis para sus inmortales eps-
tolas: Justino el mrtir patriarca de los Ebionitas para su revi-
sin del Cdigo nazareno, por qui se regan los discpulos de Juan
el precursor; y por fin a ese genial Jernimo de Cartago para su
recopilacln de los libros del amtiguo y nuevo Testamento, actual-
mente promulgaild comro dogma le fe del catolicismo en boga.








TEOSOFICA


Sc equivoca por tanto, lamentablemente, quien pretend redu-
cir la Teosofa a la mera condicin de una de tantas sectas con-
tlimporaneas en que hoy est dividido el catolicismo. Por la inver-
sa, el cristianismo no es ms que uno de los siete rayos del sol teo-
i(efico, del cual refleja parte apreciable de su splendor.
Y no sera possible admitir otra conclusion con el nmrito que
airioja un estudio comparado de las antiguas y nuevas religions
y de su conocimiento ms o menos profundo de las treinta y tres
grades leyes bsicas que rigen la vida de nuestro sistema plane-
ta rio.
Quienes quieran estudiar con espritu sereno y libre de prejui-
cios seetaristas, los grande cdigos solficos de la India, Caldea.
Egipto 'y Grecia, hacienda un paralelo entire ellos y los cnones reli-
giiosos d estos pases occidentales, slo tendr una sonrisa compa-
siva para los que pretenden negar la enorme prioridad y excelsa
magnificencia de la Sabidura Antigua respect (de sus ms reduci-
dos brotes de estos tiempos.
Para reforzar este aserto examinemos, siquier someramente
(sa ley antigua juda, sobre la, cual el Mahatma Jess de Nazareth,
.!!i' oportunamente que l haba venido a reformar la l1w an-
ligna; y no a destruirla.
Se impone, por tanto, hojear los Libros Sagrados de Israel. an-
icriores al advenimiento de J. C. La Maserah hebrea es rica y do-
cumenda; y su filiacin caldea es evidence ya que las misimas
escrituras cristianas nos relatan que durante la cautividad del
pneblo elegido de Babilonia; los grandes rabis, eadras, noemas,
1i,.._._ ; y loshuare escriberon los libros Sagrados destruidos por
la barbarie de Sennachrib.
Pero no dicen que Edras y sus compaeros se doctrinaron en
el gran colegio filosfico de Babilonia, fundado por el ilustre gran
rabino Millel a base de las enseanzas de los Magos caldeos, suceso-
res mitdiatos de los sivamis hinds, para probar esta aseveracin
basta objetar la rueda de Ezequiel y observer que el simblico sell
de Salomn con su double tringulo a. presentacin de "Adonai" el
l)ios hebreo andrginor a la vez Creador y Constructor de las for-
mas; y que por otro aspect represent la polaridad dinmica de
las fuerzas constructivas del Universo, ha sido calcado acusiosa-
inente sobre el sell del "Ada-nari" brahmnico; en su misma dis-
posicin grfica y su misma interpretacin alegrica.
Qfrezco a escribir a quien lo desee las copies de uno y otro
snibolo de la teogona oriental.
Volviendo a. los libros judos debo mencionar el DI-jaslerde
autor desconocido hasta hoy; el "Cepher Zoldos .esiu" el 'Mish-
na Ilagiga" o libro de Ester el Cepher cepharini o Ciencia del so-
plo sagrado la Zora que Tubini, el "Zo-Har". soberbia recopila-
cin de los manuscritos masorticos conservados en los monaste-
rios, eximios de las riberas del Jordn por el gran Rabbi Simen
Benjoka, cien aos antes de la Era Cristiana y por fin el clsico
Talmud Jerosovimitano.








REVISTA


En resmen, la Cbala hecrea es n i compendio sinttico del
ocultismo vbico y masdeista, con esas virtualidades del culto ex-
tenso tomada a los egipcios por Moiss.
Hay el mismo process cosmogensico ini -il "Ain-Soph", el an-
ciano de luenga barba se limit a si mismo; y de l dimana la tri-
nidad de Jehovah, Jehovah Nisi,, y Jehovah Biriab.
Es copia textual delinductono con Parabirnamavo el Absoluto,
y la trada Brahm, Siva y Bishmi que el cristianismo haba def
transformer en el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo, de su teolo-
ga al uso.
Enseguida la Cbala juda venera, acepta y hasta catalog la
existencia de innmeras eiaanaciones secundarias, a cuya, cabeza
coloca diez elhoims, o dioses menores; que son otros tantos aspec-
tos de las fuerzas creadoras abstractas provenientes del primer
plano.
Para ilustrar este punto loy la nomenclatura Sephiroths, o so-
plos Jenisiacos de la Vida Universal:
lo.-Kether-Ebueh ; esto es: El eterno Ego Sun qui Sum.
2I.C-Chobmah lai; sabidura del Dios.
3o.-Binach I ene la inteligencia eterna (el pensamiento divino)
4o.-Yhedulah a el, Dios Omnipotente.
5o.-(', IIl,,.,,l-Ehobah, fortaleza del Dios.
6o.-"Tipireth lene". Esplendor eterno".
7o.-"Netzah Ione-Tzebueth". Inmortalidad.
So.-"' Hod-Elolum-Tzobuet'h". Gloria Eterna.
9o.-Ised Elhhai". (el Eli biblico). Dios viviente.
10.-" '\!.- ':,i i-Adonai. El reino de Dios.
El cristianismo ha copiado textualmente este pasaje en sus
dogmas cannicos, estableciendo una Jerarqua Celestial con rango
de menor a mayor graduacin; vervigracia; Tronos. Potestades.
Espritus de la presencia. Arcngeles, Angeles. Serafines, Queru-
bines, ete.
SPor qu se asustan tanto, pues, los cat6licos de su pantesmo
arcaico que le Iuele a obra del demonio, o a la idolatra, ignoran-
cia. superticin ,Por qu sin~bolizan tanto "el loliteismo brahina-
nieo que en otras palabras y velado con otras alegoras no es en
el fondo si no un reconocimiento (le la existencia de una. Energa
primaria, inmencsamente: de su manifestacin en potencialidad
(edica, que crean y construyen fuerzas debidas con arreglo a
las peculiaridades de Que cada cual est prenumida ?
; Qu son. dicho.sea sin reticencias ni mistificaciones dolorosas,
esos series invisible que la Biblia menciona con los nombres de
"I.l'! Gabriel", "Gamabiel y Rafael que el catolicismo ha re-
vestido le contornos antropomrficos; dotndoles de atributos Y
cualidades hiperfsicas: pues sirven de menisajeri s de una Deidad
de superior jerarqua spiritual ?







TEOSOFICA 23

JPorqu se hace befa de la existencia de los grades adeptos
o IMliatmas de la U-.. 1.,; si se acepta sin reparos la presencia
(!e ngeles invisible que pueden tener _-r, Iiiiimana en un momien-
li determinado? Esperemos una respuesta antes de proseguir en
este cuestionario.
llagamos cargo ahora de algunas de las principals .1. .
nes que se hace a la teologa teosfica. Se nos interroga:
lo.- Porqu ha de emanarnos Dios de su seno, puesto que, sien
do parte de (' ya ramos divinos de un principio? Porqu haba
* de manifestarse el Logos en la material, si desde un principio era
S perfect, glorioso, y 1onscienie ?
2o.-Si enmanamos de I)ios por qu caimos en maldad, y co-
mo es possible que el hombre surgido de tan pura fuente se haya
degradado hasta el punto que continuamente vemos en nuestro
aIrededor? *
-Respuesta de los grades doctors gnsticos de la Escuela
Neo-platnica de Alexandra (Jtmblico, Porfirio, Clemente, etc.)
"l)ios es amor, pero el amor no puede ser perfecto sin tener
ol>re quien derramarse y quien a l corresponda.
Por lo tanto, Dios se manifest en la material y limit su glo-
ria para que por natural y lenta. evolucin surgiramnos a la exis-
!neia. y de acurdo con su voluntad, furamos progresando has-
lai 1cgar a su propio nivel. Entonces el amor de Dios ser. del to-
do perfect, porque se derramar en sus propios hijos, quienes co-
rrespondern a. l al comprenderlo plenamente. De este modo se
llevar a cabo el grandioso plan de Dios y se cumplir, su voluntad.
Respect al segundo punto puede contestarse en esta forma:
)ios cre al hombre en su image y semejanza ; dice la Biblia.
El homibre es en verdad una emanacin de la substance divina;
pero convene advertir que-al emanar la substancia, ella est inde-
forenciada e inconsciente bajo el punto de vista human. Est ni-
e iis dar a estas'palabras:
'Al descender a la material la a emanada substancia, va ro-
il;i0ndose de las partculas ms densas de los diferentes plans
')0rI que atraviesa, y cuando llega al ii .... punto de su involu-
cin dirigi por fin, hacia el nivel de done descendiera; y entonces
co"mienza a desenvolver lo que llamamos conciencia. (Cono es na-
lilral, el homlbre empieza a desarrollar su conciencia primeramente
'' el1 plano ms grosero: "El fsico" y hasta que no la ha desen-
vuelto totalmente en este plan, no empieza a extenderla hasta
los is stiles como son el astral y el material.
Este es el verdadero sentido de la alegrica "Cada de AdanU"
On 1i pecado original de que nos hablan los evangelios, por que
Sciausa de si Inocencia (lase inconsciencia) bajo el punto de
visla huImalno; hubo menester conocer los frnlos del rbol de la







24 REVISTA

Ciencia del Bien y del Mal; o sea en castellano claro, desarrollar
- en la materia las modialidades de que en esencia estalan proviso
para la correct trasmutacin sucesiva de su estado de conciei-
cia, conform al plan divino de Involucin y Evolucin ()ibu-
jar en la pizarra el esquema de Leadbeater el credo cristiano por
el soplo rtmico).
Otro punto que provoca viva resistencia por parte de las reli-
giones derivadas del cristianismo primitive, es el referente a la
Reencarnacin del Ser a lo largo de las edades, en difcrenis
cuerpos humans hasta alcanzar la liberacin final.
Se argue como razonamiento irefutable*que el hombre no
conserve memorial de sus pasadas existencias, y se int,,.-, de all,
por tanto, que las doctrinas de la reencarnacin son "fantasi
de los orientales. Vamos por parties.
El crislianismo conoce y proclama el origen divino de nu s-
tro Yo superior"; (le ese principio psquico superior indivi-
dualizado en cada Ser, y pregonizado como de origen supra-fsio
aun por los materialistas como Fichts, Hejel, Spencer y Litir,.
Tambien el cristiano sostiene como dogma de Fe, la resurreccid
de cada cuerpo human en una poca que deber de sobrevenir
fatalmente, y que nadie podra, eludir,por ser su cumplimiento ii
mandate de .la Divinidad.
Solamente los catlicos y protestantes desconocen la verdad de
la doctrine reencarnacionista que es comn a los griegos orlo-
doxos; y a los druses y maronitas del Lbano, los herederos di-
rectos de los discpulos de Juan el Precursor; esto es. los nazare'-
inos hebreos primitivos.
Ilay poderosos y conducentes razones para aceptar 4a Ley de
Reencarnacin de los series, como la nica capaz de explicar Oa-
tisfacloriamente las mil anomalas y aparentes injusticias t(Ir Il
vida terrena.
; Porqu un nio nace idiot o contrahecho: y el de mis l!i
i(hemii o, robusto e inteligente?
Porqu hay series humans azotadwts por la desgracia desde
la uina hasta el sepulero; y otros tantos rodeados de balagos 1'
miieriimienlos y riquezas, sin que poco o nada pongan de sil par-
le en procurrselas?
(Continuar)

EL SENDERO DE LA LEY
EL PLACER
214.-l)el placer nace el ldisgusto, del placer, nace el te-
ior. Para el que est completamente libre del placer, no hay dis-
guiisto ni temor alguno.
215.-Del amor nace el disgust, del amor nace el temor, l'a
ra el que est completamente libre del amor, no hay disgust
ni temor alguno.








TEOSOFICA 25.




NOTCHES SYRACUSANAS


II

SENTIDO OCULTO DE LAS AVES
**1
iCmo descubren en el aire movedizo los para nosotros in-
visibles senderos de su hogar las aves migratorias?
Se ha dado muerte a un perro, se le arroja en la concavidad de
una calera en sitio escondido a toda mirada. Tres horas'ms tar-
de, venidos de una distancia a ocho mills, dos buitres estn ce-
lebrando fnebre festn. Cmo lo descubriero? ,
Los ornitolgos se creen, pues autorizados para suponer que
las aves .poseen por lo menos tres sentidos ocultos: el uno para
volver a su hogar, all.donde la vista no explica el hecho; otro pa-
ra! dar con su alimento; el tercero para encontrar su 'pareja.
"Y en esto no hay nada de sobrenatural"- dice el ornitlo-
go.
Son de compadecer ciertos hombres de ciencia. Quin nece-
sita recurrir a lo sobrenatural para explicar todo esto cuando
nos vemos a cada instant en presencia de esa infinita inteligen-
(ia de la Naturaleza?
SSabemos acaso todo lo que ella es, ]o que contie*e y lo que
puede? Todos los imposibles humans son posibilidades en la
Naturaleza. An los imposibles que no hemos concebido son
realidades en la Naturaleza.
Naturaleza que permitiese un Sobrenatural, mezquina cosa,
lreacin contrahecha del hombre sera. Lo nico que podemos
afirmar acerca de ella, sin temor de errar, es que se halla regida
por leyes, y por leyes inteligentes. La existencia de la Naturaleza,
si -"iI !,-;-. ii,.;,, son de ello ].a nica prueba fedante.
Si el ornitlogo acepta nuevos sentidos en las aves debe acep-
lrI rganos corespondientes que desempeen la funcin y en tal
'aso hay que declarar francamente que se ignorant la anatoma
Y la fisiologa aiimales. O se aceptan Yfunciones especializadas
sin rganos correspondientes-lo cual nos lanzara ni el caos de
los monstruos.
Cun sencillo, sin embargo, sera explicar todas esas activi-
dades concibiendo las inteligencias del grupo o los grupos mo-
nalieos dirigentes de la especie. Cada ave es como una clula del
lrnpo, independiente, en la apariencia, en realidad atada a 1l por
lazos vivos y reales, por ms que invisilles. Acaso los psiclogos








REVISTA


que estudian lo que llaman el alma de las multitudes no se hari
visto obligados a admitir que los series humans al. former las-
muchedumbres se transforman en algo as como las clulas inde-
pendientes de un ms vasto organismo-o superorgianismo-coni
sus instintos y sus impulses Ipropios y desligados de la concieii
Sia individual de las personas del grupo? Si tal acontece con
hombres, por qu no habr de acontecer as con los animals que
an no han salido (le su estado gregario?
Pero esto es ya entrar en el reino de nna psicologa profunda
que ain no ha descubierto la Ciencia de nuestro tiempo, si hbin
fu patrimonio de la de otras viejas edades.
R. Brenes Mesen.





EL MATRIMONIO,

como fue, como es y como debiera ser

Por Annie Besant.

(Traducido por Esther de la Pea. ML S..T.)

(Continuacin.)

Por esta razn, si una esposa efecta iun contrato en unii;ir a
su esposo, o expide una letra de cambio, un pagar'? o e'alqbicer
cojtrato, no se le puede demandar por ello, habr que present r'
la accin contra, del esposo alegando que l fu( quien expidi
el hono o el pagar. *
El auto de ''"Los Derechos de las Mujeres' hace j;a disertii-
ein de que la incapacidad para establecer demands "tiene is
origen en los tiempos cuando las disputes se decidan mediate
la prueba por las armas."
El hombre represent a su esposa ahora en la-ley, i"''"'
en los das de los combates judiciales l era su campen en ar-
mnus, y ella no puede establecer una demand 'ahora porque 11n
poda. pelear'en aquel tiempo. (p. 22.) Es muy razonable la expli-
caein, y es una prueba ms de la necesidad que existed de altc-
rlar la lev: nuestras leyes que gobiernan el matrimonio son como
ya se ha mostardo, restos de los tiempos brbaros, y slo pedi-
mos (que la civilizacin modern las cambie y mejore com o lo a
hecho con todo lo dems; se lia abolido la prueba por las ariiis:
no debieran enterrarse los restos? El resultado de estas des








TEOSOFICA


vntfajas en la vida del negocio es que la mujer casada se ve
vencida a cada paso, y si- ella trata de ganarse la subsistencia
- est separada de su esposo, el matrimono le result una cade-
na que le molesta y casa penas, y que le impide su actividad
y la detiene en sus esfperzos por abrirse paso. La idea de que la ,
irresponsabilidad es una ventaja es errnea; nd( se pueden tratar
siilttos de negocio con una persona irresponsible y queda ex-
cluida de ganarse la vida de un modo independiente. El ser es-
crilora o servir de criada son los nicos caminos que le quedan
li'es a la mujer casada; en cualquier otra carrera tropiezan
can obstculos humillantes que requieren valor y perseverancia
para poderlos vencer.
Las mujeres casadas estn calificadas de "personas .,,i. I ,
al powder de otro": de modo qie ellas estn clasificadas entire
atuii(llas personas que en muchos casos no son responsables en
1; criminalidad; los "nios que no han llegado a la edad de la
discrecin", personas que estn compotis mentis (enajenados), y
ipcsonas que proceden bajo la coaccion, no son criminalmente
ris'ponsables de sus fechoras. Se supone que la mujer casada ac-
tfni bajo la coaccin de su esposo, a menos que e pueda probar
Jo contrario, y de ah se libra de sufrir el castigo que merece
sin mala conduct:
"La compulsion ipor part de un superior es tomada a vews
oluo disculpa. en defender una conduct criminal, debido a la
iljecicn de la mujer por su esposo segn consta en la escritura
iatliiiroimoial; pero ni al menor de edad ni al sirviente se le ex-
tsi si compete un crime auin cuando estuviere bajo el domi-
Ini o coaccin del padre o amo. Por ejemplo: si una mujer come-
1( itn robo bajo la coaccin de su esposo, hasta con slo star
' s ....nl,,,i lo 1 enal la ley, prima faeie, consider coaccin,
P't'i que ella quede libre de castigo por considerarse que iha
;ilattdo bajo compulsion y no por su piropia volunittd. ("Comen-
titirs sore las Leyes de Inglaterra" porBroom y Hladley. Vol.
I\ p. 27.) "A tal extremo queda favorecida una feiie covert
aonl resplecto a ese powder y autoridad que el esposo tiene sobre
i que no sufrir castigo por cometer un simple robo bajo
la coocecin de su esposo o estando en compaa de 1, lo cual in-
terprleta la ley como un caso de coaccin." ("(Crmenes'" por
tussell, Yol. 1 p. 139.) "Si a la esposa se le ha de considerar
s'1o como l'a sirvienta de su esposo, no ser responsible de las
c<'ons'uencias que por faltas a su deber cometa el esposo aiun-
'pi, ella tenga conocimiento de si conduct.
(S. inquire y su esposa fueron acusados del asesinato de un
."' 1,;, ,,; haba sido tratado por los dws con crueldad y mu-
i(' dtle debilidad y falto de alimento y cuidados adecuados". J.
Lauiirnce dirigindose al jurado, dijo que today vez que la espo-
' 'ra;i la isrvienta del esposo, no era su deber el de proveer al
li'rendii con comida y alimento s,,ficieint y ella no era culpable








28 REVISTA

de haber faltado a su deber al no hacerlo; pero, si el esposo le
hthbiere dado !para suministrarle an!i..!.-ii. alimento al aprendiz
y ella lo hubiere negadoe exprofeso, entonces sera culpable: pero
en este caso, los acontecimientos eran distintos; por cnhsi-
guiente aunque a foro conscientiaa, la esposa al igual que
el esposo, era fulpable, sin embargo, segun la ley, no se
poda decir que ella era culpable de no haberle suministra-
do suficiente alimento al aprendiz" (Ybid, ps. 144, 145.) Es di-
fcil ver que ventaja le viene a la sociedad con esta manera ii-
riosa que tiene de considerar a las mujeres casadas como si fue-
sen nias o locas. Sin embargo, alguna ventaja le fluye al esposo
criminal: la ley no !puede castigar a una esposa por ocultar a su
esposo de la justicia,sabiendo ella que l ha cometido una f eo-
na: en circunstancias anlogas, un esposo no puede oeultar a su
esposa. "La ley es tan estricta cuando se trata de una felona
efectuada ya, que para que la justicia sea eficaz, no se les permi-
te ni a los parientes ms allegados el auxiliary o reeibirse los iuos
a los otros. Si el padre asiste al hijo, o el hijo a sn padre, si el
S hermano recibe al hermano, o el amo a su sirviente o el sirviente
a su amo, y hasta si el esposo recibe a la esposa, habiendo cual-
S quiera de ellos cometido una felona, la persona que les presiiit
apoyo se consider iiun emplice ex port facto. Pero una feme c,-
vUrt no puede conside.airse cmplice porque reciba oculte u;i i
esposo; porque se supone que ella no est obligada a desciillir
a su amo, ni debiera hacerlo." (Ybid, p. 38.) Sin embargo, no
debe la esposa de un ciego career que su estado de mujer c;s;il
le sirva de proteccin en todos los casos, porque se supone 1(iq
si ella se posesiona de artculos robados no pudiendo tener 'o-
nocimiento de ello su esposo por ser ciego, su estado de mniii'
caslaa no le vale de 'proteccin.

(Contiion ar )




NOTAS BIBLIOGRAFICAS


PERFECCIONAMIENTO DE SI MISMO

Por Ernesto Wood
('o molivo de una reciente visit que hubo de hacer a la 11
pblica Chilena el notable pedagogo Ernesto Wood, pronlunci
lina serie(e ue eatro conferencias, que mis tarde fueron compiladas
en un valioso volimen, por hermanos pertenecientes a la Seccin
Tcos5fica (de Chile. .-







TEOSOFICA


Perfeccionumienlo de s mismo es el patronmico con que vi
la luz de la publicidad esta valiosa joya pedaggica, uno de cuyos
jeimplares llega a nosotros como meritorio mensaje fraternal de
sus editors. Y a f que, una vez ledo este libro hemos quedado
perplejos largo rato antes de endiestrar la pluma para garapa-
tear en las cuartillas la impresin que nos ha producido.
Ernesto Wood, indudablemente que es un eminente pensador
(I( alta escuela; y lo demuestra, nis que otra cosa, la difcil faci-
lidad -con que expone las ideas ms profundas, wn el ms sencillo
lnguaje, despertando en el lector la aoranza ideolgica de la filoso-
(. de los antiguos griegos, eternamente modernos. Como ellos, Wood
dice justamente las cosas en esa forma sobria que dfnuncia el de-
u;ii'rollo del 1.in ,. Superior; como ellos, viste el verbo con el ar-
lstico ropaje que hace pensar en las blancas vestes flotando a im-
iplsos del viento.
La idea del conferencista, a todo lo largo del volume, aparece
ei, como reverdecida en retoos de originalidad, no obstante ser
ius puntos de vista bsicos los mismos que el mundo no ha quc-
i ido oir durante muchos aos. Esta concepcin denota el sello per-
n)nal del pedagogo, es cierto pero' no lo es juenos que, al poco mo-
iiirio dle star leyndole, el lector est en el mismo plano en que
iormnara coruscantes imgenes el esbelto idealista, al lanzar afue-
i el torrente impalpable de su pensamiento.
Hl lector profano ha de recibir muchas sorpresas al hojear es-
:r libro quve inuy acertadanmente han dado a la luz pblica los her-
iM'ios chilenos, y, si es medianamente erudito, acaso a prrafos
c,' 'eciuenltre concepts en coneresin que- son a manera de recep-
i;wuilos de opinions diversas, clarificadas e iluminadas por los tu-
liipans de luz del dicerrnimiento. El tesofo, en cambio, a cada pa-
". se encuentra con caprichos1s seales puestas en. la ruta por
'tl expert gua qu. orienta con :i ii. inigualable al lector
visildo. Naturalmente, un libro se describe; el author pone en l una
i',irli tan solo de sus ideas, dejando entiree lines' otra part pa-
ti que el lector exprima el jtigo mental. Entre un libro y una con-
frcuneia, la diferenciacin es de- grades: el conferencista, ni 1aun
' pelando a la prtiga lde la sntesis, puede decirlo todo al desen-
'olv(r su tra; y el auditor sale del. hall exclamando: "Ilay tan-
i( ii li (lite dice, como en lo que calla."
Pero lo ms notable que encontramos en las conferencias (le 1s-
Ie' eiilto hermano, es lo prcticas que son. El pensamiento logra
IP r'ilarse de una manera tan plstica, que parece que lo vemos,
'ii'e plodemos tomarlo en nuestras manos. Y ello se debe a que no
1y\ Yreticencias, oscilaciones' tenmblores c.n la palabra o en la melte
'ecoi ferencista. Wood nos hace ver, a ratos, las cosas abstractas
. eni cambio,-i cosa rara!,-cuando concrete, 11. per(epei6n, pare-
''' cmo fluidizada por un perfume sutil de ingenuidad.
Entre las conferencias del volume es difcil elegir con acierto
la mejor: ello debe defender del tempcramento de cada lector;







REVISTA


pero nosotros aseguramos (que El poder del pe ns uini o, es la q"'
ms nos atrae, tal vez por la dulce oportunidad que se nos ofrec'
de compararlo con labor similar de Mlarden, de Leadbearteri de lI-
sant, de Jimaradasa, do D)unlop ..
E] resume: los Ji ernmanos de Chile han levado a cabo una nim-
ritoria labor publicando este libro de Mr. Wood; y asegurams~
que ni un solo lector iodr dejar de sentirse satisfecho por la ad-
quisicin del mismo. En cuanta a nosotras, al acusar recibo en rs-
tas lines por el volumen enviado, recomendamos muy atentamen-
te su lecture a los hermanos de la Seccin Cubana, convencidos
de que este libro, en la biblioteca del tesofo, es muy til, si no ei
indispensable

(Nota: Este libro se expended al precio aproximado de dos cel-
linesq, que viene a ser, poco ims o menos cicacuenla ceunlavos n11iii
da americana).


EL ESPIRITISMO REFUTANDO LOS ERRORS
DEL CATOLICISMO ROMANO

Enviado por la ( asa Editorial Mauei, de Barcelona, nos 11e ai
un exemplar de El Espirtinmo refutando los errors del Clolice-
mo Romallo.
Se trata de un voluminoso libro "en cuarto" en el lque los e(l-
tores han recogido mna, copiosa cantidad (le artculos de pol1il
ruda para entregarlos a las prensas. Su autora. Amalia Doniiiii
Soler, satisface en ellos, plenamente, el gusto del ms exigenilf e
p iritista.
Estos artculos hianc cuarenta y tres afios iiue salieron a la lux
pblica; hoy vuelven a salir, pues, en formia tal, que los prlosllis
del espiritismo puedan conservarlos.
Nosotros lamentamos no powder rpblicar, por su imuc(ha e(xl'u-
sin, la hoja suella que ios visit con el volume y alprvelionlii
la ocasin prropicia para dar gracias a, los que lhan tenido esta di-
ferencia i con nosotros. Y sentiremos placer -con que estas liniis
ayuden a propagar esos prinsipios.
Este volumiren, impreso en la Casa lau(eci, de Iarc(el(ona. se vn'-
de a razn dle n peso el ejemplar.
J. d(rl C. l.

-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs