Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00011
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00011
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Full Text






REVISTA TEOSOFICA
Organo de la Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica
FUNDADA EN 1905
Director: RAFAEL DE ALBEAR Administrador: GUILLERMO ORDOEZ
Direccin y Admn.: Oquendo 14, altos. Apartado 365. Habana.

PERMANENT
La Sociedad Teosfita es responsible solamente de los documents oficiales
insertados en la Revista Teosfica. La Secretara General es responsible
de los artculos no firmados; de los artculos firmados con el onmrbe o
iniciales son responsables sus autores o en su defect sus traductores.
Advertimos a nuestros lectores, para evitar errors y confusiones, siempre
desagradables, que la nica, legtima y verdadera Sociedad Teosfica, que
fu fundada en 1875 por Helena Petrowna Bl.vatslkv y Henry Steel 01-
coott, tiene su Cuartel General en Adyar. (India Inglesa,) y que esta Sec-
cin Cubana que formia parte de ella. tiene sus Oficinas en la Habana.
Oquendo 14, altos, no teniendo relacin ni conexin con cualquiera otra
Sociedad que emple trminos relacionados con la teosofa, o diga que
profesa sus doctrinas.

AO VII.-No. 11.-15 DE NOVIEMBRE DE 1923.-2a, EPOCA.



Carta Trimestral del Vice-Presidente

SOCIEDAD TEOSOFICA EN ESCOCIA.
Debido a las actividades del viaje, tuve que omitir mi lti-
ima Carta Trimestral. En Abril, cuando dej la India, visit
arias ramas en Italia, asistiendo al Noveno Congreso de la
Alianza Internacional del Sufragio de la Mujer que se celebr
(en Roma. Despus de esto, di una conferencia en Pars, lle-
gando a tiempo a Inglaterra para asistir a la Convencin In-
glesa. A sta sucedi la Convencin Escocesa en Edinburgo, y
1 .',,,,. la Convencin Holandesa, con una corta visit a la
Seccin Belga. Al volver a Inglaterra tena muchas conferen-
cias por delante antes de emprender camino para el Congreso
(e Viena. Como algunos miembros de Polonia haban venido
para asistir al Congreso, se les entreg la carta constitutiva de
la nueva Sociedad Nacional Polaca, en el Congreso.
Lo valioso que result ser un Congreso Internacional Teo-
sfic, escasamente puede ser aareciado por aquellos cJue no
han estado presents. El conocimiento de compaieros Teso-
fos pertenecientes a dos o tres docenas de passes ensancha nues-
tro concept del trabajo Teosfico en el mundo. Adems de
esto, uno (le los grades regocijos es la sensacin intense de
Fr.aternidad que se siente en dichos Congresos. Es en reali-








REVISTA


dad muy grande y permanent la valiosa influencia que ejer-
ce sobre nuestro carcter tal cooperacin international, pues
nos hace comprender mejor la naturaleza de los ideals que
estamos tratando de vivir.
Despus del Congreso hice una corta visit a la Seccin
Hngara en Budapest, y pasando por Yugo-Eslavia asist a la
Convencin Blgara en Sofa. Tenemos un grupo de miembros
en Yugo-Eslavia en Zagreb, pero esa ciudad estaba demasiado
lejos de mi ruta direct de viaje, y no fu possible visitar a esos
amigos. Durante los cuatro das que estuve de visit en So-
fa, prnunci dos conferencias pblicas sobre TI......ti y mi
seora di dos, sobre la mujer India y la Educacin en la In-
di:i.. Ea muy erecido el nmero de personas que concurran
a las conferencias-casi llegaban a mil. Las ... .... fue-
ron traducidas sentencia por sentencia al idioma Blgaro. A
continuacin visit a Bucharest, Sinaa y Torda en Rumania,
en este ltimo lugar se organize una Logia. A continacin, por
la va de Budapest llegu a. Czecho-Slovakia, donde di una con-
ferencia pblica en Praga. Acto seguido vino la Convencin
Anual de la Seccin Alemana en Weimar, con una conferencia
en Berln, otra en Hanover y otra en Hamburgo. Despus le
sigui Dinamarea, con ..tr .-u.- .1.- en Cristiana, Noruega.
En Suecia di ..ji.',, i;,.. en Malmo, Goteborg y Stokolmo,
done se celebr la Convencin Anual de la Seccin Sueca.
En Finlandia di conferencias en Abo y en Elsingfords. Des-
pnus volv a Inglaterra, pero a los pocos das hice una corta vi-
sita a la Seccin Irlandesa. dando .: i'. i... i.I; en Belfast, Du-
bln y Cork, y a continnacin la Convencin Gala en Colwyn
Bay. En los moments en que escribo esto, salgo para Pars,
done dar dos conferencias pblicas, y de ah seguir para
Ginebra y Lausana en Suiza. En Italia pasar dos semanas vi-
sitando site Logias, antes de seguir de T .! para F:.', ,
La Seccin Egipcia tiene arreglado para que d conferencias
en Alejandra y Cairo. Despus que termine este trabajo, sal-
dremos de Egipto para la India, donde llegaremos en Diciem-
bre.
Este primer gran recorrido por Europa me ia dado la im-
Fresin (le que nuestro lrabajo es altamente valioso. No es
exageracin deeci que las condiciones en Europa son aun muy
eaticas y a no ser que el sentimiento spiritual de las nacio-
nes se ponga ms en contact con la vida national e interna-
cional, tendremos una repeticin de los sufrimientos y horro-
res de la Gran Guerra. Yo tengo la profunda creencia que el
desenvolvimiento de la Sociedad Teosfica establece p.!* -!',"
centros de Paz y Fraternidad, y modera grandemente la acri-
tud y el resentimiento. A pesar de que nuestros Tesofos en
los pases del centro de Europa son cortos en nmero, sin em-
b'argo, el mero hecho de su existencia permit a las fuerzas es-









TEOSOFICA


phiituales tener un efecto algo mayor en los asuntos terrenales.
Muchas de esas Sociedades Nacionales son tan pobres que
jieuita para ellas una gran trajedia verse imposibilitadas de
comprar literature 1. ..-.. .:., Especialmen'te nuestros deste-
rrados T ........ hi-l.,., en Finlandia, Alemania, Suiza, y otros
passes de Europa, solicitan literature para powder continuar sus
- uidios T. ...... Yo ruego sinceramente a todos aquellos
que tengan libros T. .... ....1 sobrantes, que los remitan al bu-
r especialmente organizado por la Seccin Inglesa, para dis-
tribuir literature entire las Secciones pobres de Europa. Libros
en Ingls o en Francs sobre Teosofa pueden remitirse al Se-
r caii o Ceneral, Sociedad Teosfica, 23 Bedford Square, Lon-
don, W. C. 1.
Grande fu mi asombro al ver que una part de nuestro
smbolo Teosfico-la Swastika, que viene a estar entire la ca-
Deza y la cola de la serpiente de la Eternidad-es en el presen-
t momenii to en Austria y en Alemania un smbolo de odio con-
1ra los Judos. Es una de las cosas asombrosas de la naturale-
za biumana, que el -I;, ~.; i,) parezca ensear tan poco, pues
Alemania y Austria, done se ha sufrido tanto en los ltimos
tiempos, son los peores focos del anti-Semitismo. Tanto ms
necesaria es nuestra doctrine de Fraternidad Universal en la
iEuropa Central.
Viajando en la forma que yo he hecho, principio a ver en
el piesente estado eatico de Europa, que contiene tantas po-
sibilidades de guerra, cuan poderoso element para la Frater-
nidad es la Liga de las Naciones. Dejando aparte el trabajo
iiplii:o de la. Liga, es realmente admirable el record del tra-
bajo de organizacin social y econmica que la Liga ha comen-
zado. Nuestra Sociedad 1'. ...1 .. es, despus detodo, la pri-
iiera Liga de las Naciones que se haya comenzado, y tiene una
fiiira maravillosa por el ideal spiritual que la respalda. No
esti. ino justificado en crcer que nicamente por el trabajo
co(ns>]uc(tivo recalizado por la Sociedad T:..-...:. desde hace
niareiita. y ocho aos que la Liga de las Naciones pudiera ma-
terializarse ahora como un instrument del Gran Plan para un
Jmundi o que est reconstruyendo? Pues nicamente cuando la
\Vida esca preparada puede construirse la forma. As ser con
1un movimiento tras otro en el mundo. Si nosotros los Tesofos
p(iodemos visualizar la armazn spiritual, y entonces poniendo
nuestras fuerzas hacerla la obra de nuestras vidas, el resto ven-
dr' de por s. Cuan lamentable es entonces que disipemos nues-
Lras fuerzas en disputes, y olvidemos el mundo, que no desea
nuestros juicios personales, sino nicamente la T *---.i; !

O. JINARAJADASA.


Londres, Octubre 12, 1923.








REVISTA


La Jerarquia oculta y sus mensajeros

en el mundo exterior


Por Elias Gewurz
De "The Theosophist" de Agosto de 1923.
(Traducido por J. M. LAMY. 1M. S. T.)

Es un hecho histrico que en los perodos decisivos de la vida
de nuestra raza, surgeon personalidades vigorosas pertenecientes
a muchas naciones diferentes, quienes, respondiendo a una ne-
cesidad elemental y universal, quebrantan los compromises que
parecan inviolables y proclaman sus propios puntos de vista co-
mo ley que ellos mismos han de seguir. Por esa ley estuvieron
regidos en sus trabajos por el bien pblico, y aconteci invaria-
blemente que al fin lograron convencer a un mundo adversario
de la sapiencia de sus actos.
Todos los goces, las comodidades, las bendiciones y cuantas
cosas buenas poseemos se deben al espritu indomable de los pre-
cursores en todos los ramos de la vida. Slo los grandes de esp-
ritu, las almas e.-f'i.r ,,., las que se han purificado con el su-
frimiento, son las que han conferido beneficios a la humanidad.
Esto es particularmente cierto en los reformadores religioaos y
en los fundadores de nuevos sistemas de pensamientos o ideas.
Lasi vidas de sacrificio de los santos y los videntes fueron el fun-
damento real de todas las religiones, as como la sangre de los
mrtires ha sido, y es todava, la simiente de la iglesia.
En nuestra era de libre pensamiento y de l:a palabra libre so-
mos testigos de lo mismo.
La Sociedad Teosfica es una corporacin eclctica y debe
ser gobernada por ahora por una jerarqua bajo la direccin de
sus :'. l.1.i .- -, cuyo esfuerzo especial es. A los observadores
superficiales les parece que esto es una contravencin de las le-
:,es y usos de la democracia, que nosotros los de esta poca esti-
mamos corno li form de oler, l;i( ms acceptable del ,,'-i I,'' Po-
ltico.
Pero aquellos que sienten cordialmente por el bienestar de 1c
Sociedad, y que no han estado anotando el tiempo que llevan en
ella, sino que han utilizado todos los das y cada moment en
mercer los privilegios consecuentes a su calidad de miembro,
no pueden menos de descubrir que la fuente done brota la for-
taleza de semejante corporacin debe descansar, no en la cuenlt
de votos exteriores, sino en el peso de los valores internos.








TEOSOFICA


Mientras que los cnones de la democracia determinan que
todo ha de decirse por la mayora fsica de los miembros, la ley
que rige las relaciones espirituales tiene un cnon absolutamen-
te distinto, y puede suceder con frecuencia que una multitude
vulgar e ignorante se prive a simisma y al mundo en general
de grades beneficios, porque no ha !podido comprender el valor
,de una sola alma individual, como por ejemplo, en el caso de
la repulsin y crucifixin de Cristo.
Esas condenaciones por una mayora se han repetido frecuen-
temente en la historic del mundo, con gran perjuicio del mismo.
Me atrevo a decir que los ignorantes culpables de todas las eda-
des se asemejan en algo a esos reclamos vacos de ahora con los
cuales justifican sus actos.
Las cosas espirituales se disciernen espiritualmente, los ojos
de la care no las ven. Los Maestros, los Fundadores Consagra-
dos de la Sociedad Teosfica, bien conocedores de esto, tenan
empeo en preparar a unos cuantos de los primitivos miembros,
a fin de que pudieran servir de eslabones para conectar a la So-
ciedad en general con ellos. Sin esa conexin constant e intacta,
la Sociedad Teosfica habra degenerado en el decurso del tiem-
po, llegando a ser como una de tantas organizaciones numerosas
existentes, portavoces de diferentes individualidades, algunas de
ellas muy hbiles e inteligentes en conocimientos mundanos, pero
carentes de novedad y de carcter; otras muy afectas a la ver-
dad, pero deficientes en sabidura y en pensamientos origina-
les; otras que no poseen ninguno y carecen de amor y sabidu-
ra.
Hay un nmero bastante crecido de esos organisms en todau
parties, y no hay sombra de duda, que, sin la inspiracin conti-
mnevamente renovada de los Maestros que la fundaron, la Socie-
dad Teosfica hubiera sucumbido por esta fecha hasta 11. ,ir al
nivel de esas agencies.
Para salvarla de semejante hado, fu necesario que se man-
tuviera el contact con los Fundadores, con el objeto de obte-
ner nuevas vibraciones que pudiesen darle vida. Se hizo pues,
necesario principalmente, tener un alma benemrita suficiente-
mente fuerte, pura, buena y docta, para servir como intermedia-
'ia. Todos los miembros no podan ser elevados a ese nivel de
moment; y adems era difcil obtener unos cuantos calificados
Para ello, y por eso, despus de la desaparicin de II. R. B. pa-
reci durante algn tiempo, que los Maestros haban fracasado
en su esfuerzo por crear tal canal entire ellos y la sociedad. Sin
embargo, subsecuentemente, unos pocos se hicieron discpulos
personales de los mismos Maestros que fundaron la Sociedad
Teos6fica; (es convenient ser correct en hechos de esta clase;
II. P. B. dej tras s ms de un discpulo iniciado de estos Maes-
tros, en contact consciente director con Ellos.-N. del Editor.)
y fue esta una gran proeza y un triunfo de la Logia Blanca, de-







REVISTA


bido mayormente a las grades mercedes de los Maestros Biena-
venturados, que sacrificando personalmente su progress espiri-
tual, se dedicaron a esta labor amorosa, para crear un eslabn di-
recto con la humanidad, y powder as auxiliarla de un modo efec-
tivo.
Pero las leyes perdurables de Karma de acuerdo con las cua-
les la accin y la reaccin son siempre iguales y se siguen una a
otra, pronto se afirmaron, y la Sociedad se vi acometida por
ataques violentos, cosa que ocurre peridicamente, conmovindo-
la en us mismos cimientos. Los rasgos ms salientes de esos tras-
tonros han sido invariablemente la oposicin al gobierno jerrqui-
co. La cruzada contra Mrs. Besant es una de stas tempestades
peridicas.
Los que conocen !a Mrs. Besant y han observado la labor de
su vida durante estos cincuenta aos que ha estado ella actuan-
do ante el undo, no necesitaban decir, que ella es precisamente
la que buscaban los Hermanos Mayores para que les sirviera de
instrument. Solamente puede tenerse contact consciente con
los Maestros Bienaventurados si uno tiene la preparacin natural
y contitucional para ello. Ese contact no es cuestin de predi-
leccin o favor, pues quien no ha trascendido del Karma de los
plans inferiores no est apropiado para ello. Sera lo mismo que
tratar de jugar con fuego, lo cual es literalmente cierto, pues
ya hubo muchos que quisieronentrar donde los ngeles no se atre-
van y les cost sumamente caro.
El entrenamiento oculto, para que sea seguro, tiene que lle-
varse a cabo segn los antiguos trazados, que eliminan de la oa-
turaleza inferior del discpulo todos los elements que podran
causarle su caida subsecuente. Cuando los Maestros entrenan un
discpulo, lo someten primero a ciertas pruebas para precaver la
posililidad de ser sorprendido por el gran desastre que amenaza
a todos los que aspiran a convertirse en canales conductores de
las fuerzas suneriores. Pero si un alma valiente se atreve a esca-
lar esas alturas peligrosas y logra alcanzarlas felizmente, enton-
ces se convierte en redentora de muchos, siendo empleada como
intermediaria entire los Bienaventurados de las alturas y la hu-
manidad de abajo.
Nosotros los que conocemos el glorioso record de la labor de
Mrs. Besant, creemos ine ella es ese eslabn vivo entire los ,la-
estros y la Sociedad Teosfica. Hay algunos que lo dudan, Y
por eso son opuestos; pero, as como los que dudan reclaman li-
bertad para sus propias opinions, deben seguramente permitir-
nos una libertad igual.
Bien estn ellos con su arrogant excepticismo; ms, nosotros
preferimos adherirnos a nuestra humilde f, en la creencia que
est basada en la razn pura. i.Por on una mujer tan buena Y
tan erudita como Mrs. Besant iba a decir esas cosas si no fueiran
ciertas? Los ms grande filsofos de todas las pocas considera-








TEOSOFICA


ron el testimonio de los desinteresados y de la gente buena, co-
mo de naturaleza de prueba evidence y vlida. Qu motivo ipoda
tener una mujer de espritu tan exaltado para decirnos cosas de
las cuales no estuviese completamente segura? Adems, aquellos
de nosotros que han dedicado muchos aos de su vida al studio
de la Teosofa, han desarrollado en s mismos, tras much l,-
cha, su propia intuicin, que les ayuda a discernir la verdad.
Si nosotros nos sentimos atraidos hcia un alma con toda la
fuerza de nuestro sr; y si sentimos que esa alma es superior a
nosotros, y merecedora de nuestra confianza, es tambin una
prueba en s misma a todas luces evidence. Despus de todo, la
mayora de nuestros afectos en la vida, ms an, todo el curso
de nuestra vida (si nosotros lo supiramos) est determinado por
esta atraccin del alma, y n6 por los hallazgos temporales de la
mente calculista. Con much frecuencia se jactan algunos de lo
que ellos llaman ",principios", y los oireis preciarse por su adhe-
sin a ellos, como nico gua de su vida.
Nadie tiene que decir nada contra los principios. Es preferi-
ble ser un hombre de principios que de nada; pero; qu es prin-
cipio? Segn la definicin de nuestros mejores diccionarios, el
principio es una regla por la' cual una persona decide regirse,
la base sobre la cual cimenta su conduct y un fundamento en
el que formula las leyes que han de guiarlos en la vida. Muy bien,
pues. Supongamos ahora que el asunto que demand nuestra
atencin al present, afecta, no slo este breve lapso de existencia
consciente, sino toda la. vida pasada, present y future, y la ma-
yor parte de ella ms all de nuestro alcance inmediato; y su-
pongamos que somos creyentes estrictos en el principio de ser la
razn nuestra nica gua en todo, lo cual es un principio muy
edificante, sera razn, si nos dejramos guiar en esos asuntos
trascendentales por alguien cuyo discernimiento, sagacidad, ex
penencia, y una vida dedicada a investigar la verdad lo han ca-
Pacitado ms preeminentemente que a otro alguno que hayamos
collocido No sera por otra parte, una insigne tontera permitir
niestras diminutas personalidades, oir la voz de nuestras sofs-
ticas mentes inferiores, y los motives mixtos de algn resenti-
Miento personal o prejuicio, obscurecer nuestro juicio, y volvernos
en contra de quien por su conduct han llegado a nosotros incon-
tables tesoros de conocimientos y auxilio spiritual, desde que em-
a dar nuestros pasos iniciales en el sendero? Estara
acorde semejante conduct con algn principio? Todos conoce-
mos a Mrs. Besant y tambin conocemos a sus detractors, cuyo
Prop3sito declarado es forzarla a retirarse de la Presidencia de
la Sociedad Teosfica. El objeto es patente, y tambin lo es nues-
tro deber. Los que hemos venido a la Sociedad en la creencia
dle que sus Bienavetnurados Fundadores no la han desamparado
' qlre es objeto de gran solicited por su parte, la mirarn siempre
como el centro spiritual que hay que fortalecer y cuyos agents








REVISTA


han de ser auxiliados y alentados por todos los medios que estn
a nuestro alcance. Los intereses y las ambiciones personales tie-
nen su lugar en nuestra vida mundana, pero dentro del recinto
de la Sociedad la voz individual propia debe silenciarse.
Hay algunos que estn tratando de nublar y confundir la obra
por la insinuacin de que se pide a los miembros que renuncien
su individualidiad. Pero nada hay ms lejos de la realidad. El res-
peto y la reverencia por un espritu superior no implica la de-
rogacin de nuestra individualidad; al contrario, la exalta por la
ampliacin de nuestro horizonte y nos hace partcipes de las ad-
quisiciones de aquel a quien estamos buscando.
La personalidad juega parte muy important en los plans
sulperiores del pensamiento; pero esto no debe confundirse con lo
que nosotros entendemos bajo ese trmino cuando hablamos de
asuntos personales relacionados con nuestra vida cotidiana. La
personalidad en el mundo del pensamiento y en los plans espi-
rituales incluye los mejores y ms selectos dones que hemos rea-
nido durante nuestras muchas encarnaciones, el fruto de la ex-
periencia sazonada del alma durante muchas vidas, adems del
element que los cientficos denominan "la ecuacin personal",
y que es la posesin inalienable y verdadera esencia del Ego.
Puede producer algo que no sea bueno ipara las almas ms j-
venes que adherirnos a uno que sabemos que es nuestro HermLa-
no Mayor? Hay alguien o algo que puede servirle de substitute?
Acaso una o dos palabras sobre "la. ecuacin personal" nos iba
a ayudar a una comprensin mejor? La ecuacin personal es un
trmino cientfico usado en las matemticas superiores de la as-
tronoma. Las matemticas y la astronoma son las ciencias mas
puras; nada hay de sentimental en ellas, y sin embargo, se iha
establecido como uno de los mejores axiomas conocidos de la as-
tronoma que. "la ecuacin personal" del observador debe in-
cluirse en todos los descubrimientos y observaciones de los cuer-
pos estelares. Por qu? Porque "la ecuacin personal" es de
la misma esencia del alma y no puede ienunciarse en los plans
superiors del pensamiento.
En el discernimiento y apreciacin de los valores espirituales.
la. ecuacin personal es de importancia primordial, y express me
jor que cualquier obra cosa, nuestros amores, odios, .i. *""
repulsiones y todas las tendencies de la vida human.
La lealtad y devocin de la gran mayora de los miembros
de la sociedad Teosfica a Mrs. Besant se debe en iparte a este
element de ecuacin personal; es simplemente un caso de o .''
que tienen afinidad krmicamente con la suya.
Ante el mundo en general, Mrs. Besant subsiste como una d'
esas personalidades nicas que han escrito sus nombres en a
pginas de la historic en letras de oro. Desde la poca en 911e
como reformadora social laboraba como camneona v amiga re lo
pobres y de las muchachas caidas, en los barrios bajos del extre







TEOSOFICA


mo Este de Londres, hasta el present, que se sienta en los Conse-
jos imperiales, como amiga de Gobernantes y estadistas que soli-
citan su opinion en asuntos de la mayor importancia, en benefi-
cio del grande y poderoso Imperio Britnico, la nota tnica de
su vida entera ha sido el servicio a 'su prjimo. Revisando toda
la obra, de su vida, nos parece un prodigio superior al poder hu-
mano, y sin embargo, ese prodigio es verdadero; se ha realizado
ante nuestros ojos.
En vano rebuscamos en el tesoro de los siglos un record se-
mejante, tan repleto de obras tiles, auxilios y servicios distin-
guidos a incontables miles de series humans cuyas vidas, por sus
enseanzas, ella ha inspirado, renovado y transformado de tal
modo, que no pueden oir su nombre sin amarla y bendecirla des-
de lo ms hondo de sus corazones; de ese espritu gigante cuya
vida entera ha sido empleada prdigamente como una bendicin
sobre la humanidad, siendo para nosotros un honor tenerla como
Jefe de la Sociedad Teosfica.
Para nosotros, es ella el Eslabn viviente de Unin entire los
Bienaventurados Custodios de nuestralabor y nosotros mismos,
y entendemos que deben haber sido necesarias muchas edades
de .f11-1, y de vidas innumerables de sacrificio y desolacin
para adaptar un alma para semejante empresa. Pues solamente
por el heroismo sobrehumano de sus principles servidores puede
una organizacin como la nuestra llegar a ser un instrument de
ayuda en manos de los Grandes.
Adems, esta gran asociacin de hombres y mujeres, que es
conocida generalmente en el mundo como la Sociedad Teosfica,
es en nuestro da y nuestra generacin, en justicia y en verdad, el
agent principal y ms avanzado para la salvacin de la raza hu-
mana.
ELIAS GEWURZ



Las teorias de Cou analizadas a la luz

de la Teosofa


Durante los ltimos tiempos se ha hablado much acerca del
sistema de auto-sugestin consciente, preconizado por el seor
Emilio Cou, quien recientemente ha ido a Estados Unidos en
viaje de propaganda. Los peridicos se ocuparon entonces tanto de
l y de sus curaciones, que me ha parecido interesante para aque-
11os, que, como nosotros, se ocupan de la mente y su dominio, el co-
nocer algo acerca del mtodo citado. Adems, este movimiento,
Y el de la Ciencia Cristiana,-con el cual tiene muchos puntos







REVISTA


de semejanza-han llegado a sumar tantos proslitos, que tiene
indiscutiblemente importancia suficiente para que le dediquemos
por unos minutes nuestra atencin, ya que es uno de los fines de
nuestra Sociedad estimular el studio comparative de las distintas
creencias, religiones y filosofas del mundo.
Expondremos las ideas, y las analizaremos despus a la luz
de la Teosofa.
El sistema Cou est basado en la teora de que todos los
actos que realizamos no son ms que meras auto-sugestiones in-
conscientes, facultad que Iposeemos desde nuestro nacimiento, las
cuales pueden producer resultados malignos o benficos, en noso-
tros o en los dems, segn sea la auto-sugestin que acte; y lo
nico que se necesita es llegar a la auto-sugestin conscience,
'con objeto de utilizar esta fuerza en provecho de los dems y en
el nuestro propio.
Segn Cou, hay en nosotros dos egos, ambos inteligentes; pe-
ro el uno consciente y el otro inconsciente, escapando este ltimo
gen'eralmente a nuestra atencin por el mismo hecho de su incons-
ciencia, aunque es 1 i.! demostrar su existencia en los casos de
sonambulismo o'ein el ,11 ir', tremens del borracho; segn
l, el yo consciente tiene a menudo muy mala memorial, mientras
que el inconsciente posee una memorial maravillosa, que registrar,
sin nuestro conocimiento, hasta los menores actos de nuestra vi-
da, siendo adems crdulo, aceptando con docilidad que no razona
lo quie le decimos, y presidiendo asimismo, eor conduct del cere-
bro, todas las I... e,,..: orgnicas, por lo cual si este yo piunsa
que tal rgano va a funcionar bien o mal o que va a recibir tal
o cual impresin, sin duda funcionar bien o mal o recibir la
imnresin pensada. Va ms all Cou: afirma que este yo incons-
ciente preside, no slo las funciones orgnicas, sino tambin nues-
tras acciones todas, cualesquiera que ellas sean, indicando que es-
to es lo que llamamos imaginacin, la cual, en contra de la opi-
nin generalmente aceptada, siempre nos hace actuar hasta, y a
pesar de todo, en contra de nuestra voluntad, cuando hay anta-
gonismo entire ambas .., proclamando como regla absolute
y sin excepcin, que la voluntad cede siempre a la imaginaciin
En apoyo de su teora cita los siguientes ejemplos:
a) Un hombre puede caminar 1p. :' ..-r .'. i..- por una tabla
dle 20 pies de L]rgo y 1 de ancho cuando esta tabla est en el
suelo; pero si la colocamos a la altura de las torres de una
cathedral, el mismo hombre comenzar a temblar antes de ('ar
dos !iasos, a a pesar de todos los esfuerzos de su volurtaid.
eaera inevitablemente a tierra, simplemente porque en el ipri
mer caso se imagine que es fcil llegar al otro extreme. micjn-
tir s que en el segundo se imagine que no puede hacerlo. El ver-
tigo, en su opinion, no e ms msque la imagen de la cada
por li me(nte; esta image se t: ,. en hecho, a pesar d9 to-








TEOSOFICA


dos los esfuerzos de la voluntad, y mientras ms violentos sean
stos, ms pronto resultar lo contrario.
bI) Una persona desvelada tarda ms en dormirse mientras
ms esfuerzos hace con su voluntad para lograrlo..
e) ilientras ms tratamos de recorder un nombre olvidado,
menos nos acordamos de l.
d) Un ciclista principiante mientras ms se esfuerza por evi-
tar un obstculo en su camino, ms derecho va hacia l.
e) Mientras ms tratamos de contener un ataque de risa, ms
I nos es lograrlo.
En todos estos casos indica Cou que hay un conflict entire
la Igi.a.ci6n y la voluntad, en el que ;. :u1, gana la primera,
pues el hombre dice: "No quiero caerme; pero no puedo evitar-
lo"; .ci-.o dormirme, pero no puedo"; "Quiero recorder tal
nombre; pero no puedo"; "Quiero evitar ese obstculo; pero no
pcedo"; "Quiero contener la risa; pero no puedo"; aadiendo
que al mismo orden de ideas pertenecen los siguientes hechos:
f) Un official avanza al frente de sus soldados y todos le
siguen valerosamente; pero tan pronto se oye el grito de "Sl-
vese quien pueda"!, es casi seguro que sobreviene la derrota,
torque en el primer caso los hombres se imaginan que deben
av.c;iur, mientras que en el segundo se imaginan que estn ven-
cidos y que deben huir para salvar sus vidas.
g) Panurgo, conociendo el efecto de la imaginacin, para
vrg'arse de un comerciante que iba en el mismo barco con un
c;a gamento de ovejas, le compr la mayor de ellas, y la arroj al
mar, estando de antemano seguro que today la manada seguira a
IL< que l arroj, lo cual efectivamente ocurri.
i) Hray bebedores que desean dejar la bebida, pero se ven
ir0reistiblemente impelidos a beber, en contra de su voluntad,.
i) Hay criminals que cometen los cimenes en contra de
su; deseos, y cuando se les pregunta por qu los comeieron, res-
ipo;.ein "No pude evitarlo; algo ms fuerte que yo me impeli
;a aerlo"; y,.segn Con t:anto en el cago del borracho como
i del criminal, ambos se ven impulsados a hacer lo que no quie-
r n. simplemente porque se imag'nptn p o'e ro pue'esn evitt";o.
Contina Cou hablando de la SUGESTION y de la AUTO-
I' -.TON, comparando la imaginacin con un torrente imnie-
0o'o que fatalmente arrastra al infeliz que en l c:e. a pesar
O( los esfuerzos que bhce por alcanzar la orilla; y oanque este
torrente parece irresistible, podemos, si sabenmo hbacrlo. bhner
''ilbiar su cnrso, conducirlo a la fbrica y transformarlo en mo-
vnniento, calor y electricidad.
Ta rcompara tambin con un corcel idesbocoo, Cnp Pno t;nl ni
i o r pi rie das, cuyo jinete no tiene ims remedio ene leivse
"n (1" a 1one el corcel n-iierl : sin emlaro. si pnee pon!erie
'" 'rldans. mse invierten los papeles ) no es ve-a! 1 0.qm11, el :.ne
": :' nvo q ir, sio e jin te q ie 1 l e!; l ro ion-
s~ (pa.







REVISTA


Define la sugestin como "El acto de imponer una idea en
el cerebro de otro", an cuando no cree que pueda existir la su-
gestin sin la condicin sine qua non de transformarse en el su-
jeto en auto-sugestin, la cual define como "la implantacin de una
idea en uno mismo por uno mismo''; pues podemos hacerle una
sugestin a alguna persona, y si el yo inconsciente de sta no la
acepta, no la digiere, por as decirlo, para transformarse en auto-
sugestin, no produce resultado alguno.
Para dominar la imaginacin indica que basta en primer lu-
gar saber que es possible hacerlo (lo cual casi todos, segn l, ig-
noran) y en segundo lugar saber cmo !puede hacerse, o sea por
la auto-sugestin.
De la misma manera que da tras da, desde que .venimos al
'mundo, nos hemos estado haciendo constantemente auto-suges-
tiones inconscientes todo lo que necesitamos es hacernos auto- su-
gestiones conscientes, siendo el process el siguiente: primero, pe-
sar cuidadosamente en nuestra mente, las cosas que han de ser
objeto de auto-sugestin, y, segn requieran la contestacin "s''
o "n", repetirlas varias veces sin pensar en ninguna otra cosa,
diciendo por ejemplo: "Esto viene", o "esto va a pasar", o "Es-
to va (o no va) a ocurrir", etc., etc., siempre que, desde luego,
la cosa deseada est a nuestro alcance; y si el yo inconsciente
acepta la auto-sugestin y la transform en auto-sugestin, se rea-
lizar, en todos sentidos, lo que hemos querido. Dice Cou que,
segn esto, la auto-sugestin no es ms que auto-hipnotismo, de-
finindola entonces como "La influencia de la imaginacin sobre
el sr moral y it-"... del hombre", de manera que si una persona
se persuade de que puede hacer algo que sea possible, lo har,
por difcil que sea; mientras que, por el contrario, si se imagine
que no puede hacer la cosa ms sencilla del mundo, le ser im-
posible realizarla, citando al efecto a los neurastnicos, quienes
creyndose incapaces del menor esfuerzo, a menudo encuentran
impossible dar siquiera unos cuantos pasos sin sentirse agotados,
bundieiilose ns en su depresin mientras ms se esfuerzan por
evitarlo, como el que, cogido por las arenas movedizas, se hun-
de ms mientras ms se esfuerza ipor salir de ellas.
Agrega que es suficiente pensar en que un dolor va a desapa-
recer, para que disminuya gradualmente; o, por el contrario, pen-
sar que vamos a tenerlo para que empecemos a sentirlo casi in-
mediatamente, segnlo cual hay personas enfermas mental y f-
sicamente, simplemente porque se imaginan que lo estn; ocu-
rriendo lo mismo con los paralticos que no hayan sufrido lesin
orgnica alguna; con los que se iniaginan que son felices o des-
graciados. etc.. siendo la neurastenia, la tartamudez las aversio-
nes, la kleptomiana y ciertas classes de parlisis nada ms que
resultado de la itii i. i., del yo inconsciente sobre el sr fsico
y moral.
Y, segin (ou(,. de la misma manera que nuestro yo incons-








TEOSOFICA


ciente es la fuente de muchos de nuestros males, puede tambin
determinar la curacin de nuestras dolencias fsicas o mentales
y no slo reparar el mal imaginario hecho, sino tambin curar
verdaderas enfermedades; pero, sobre todo,-y ste es para l un
punto esencial-la voluntad no debe ponerse en accin al practi-
car la auto-sugestin, pues si no est acorde con la imaginacin,
no slo no se obtiene el resultado que se desea, sino que se logra
exactamente lo contrario, explicando esto, a su juicio por qu son
tan poco satisfactorios los resultados cuando al tratar las dolencias
morales, se lucha por re-educar la voluntad, pues es la educa-
cin de la imaginacin lo que se necesita; agregando que por los
numerosos experiments que ha realizado durante veinte aos,
lia llegado a las siguientes conclusions o leyes:
1. Cuando la voluntad y la imaginacin son antagnicas, es
siempre la imaginacin la que vence, sin excepcin alguna.
2. En el conflict entire la voluntad y la imaginacin, la
fuerza de la imaginacin est en razn direct con el cuadrado
de la voluntad.
3. Cuando la voluntad y la imaginacin estn acordes, la una
no se suma a la otra, sino que se multiplican.
4. La imaginacin puede ser dirigida.
Aclarando que las frases "En razn direct con el cuadrado
de la voluntad" y "se mulplican", no son rigurosamente exac-
tas, sino que simplemente estn destinadas a hacer ms claro el
significado.
Segn Cou, nadie debera estar enfermo, ipues today enferme-
dad, cualquiera que ella sea, puede ceder a la auto-sugestin, sin
afirmar que siempre cede, lo cual l mismo indica que es dife-
rente.
La auto-sugestin agre'a, la poseemos desde nuestro naci-
miento, y jugamos con ella inconscientemente durante today la
vida, como nios con marugas; pero es, sin embargo ui instru-
mento peligroso lue puede herir o matar si se emplea impruden-
te o inconscientemente, pudiendo, por el contrario, salvar
inuestras vidas, cuando sabemos cmo utilizarlo conscientemente,
y de ella podra decirse, como dijo Aesopo de la lengua: "Es al
miismo tiempo la cosa mejor y peor del mundo.'
El :principio del mntodo de la auto-sugestin lo resume en las
siguientes palabras:Es impossible pensar dos cosas a la. vez, es
deeir, que dos ideas pueden estar yuxtapuestas pero nO super-
puestas en nuestra mente; aadiendo que todo pensamiento aue
llene enteramente nuestra mente. llega a ser cierto para nosotros
y tiende a tra.nsforrnarse pn arcin: as ines. si porlemos conse-
i"'ir que una persona enferma Piense nue est mejorando, el
mul desti'areeer; si loPramos one un kle)tomanaco piense ilue
no robar ms, deiiar de hacerlo. etc. etc.
Hiya various experiments nrienratorios one (Cou hace. todos
tlndientes a conseguir la pasividad del sujeto y prepararlo men-








REVISTA


talmente para recibir las sugestiones que habrn de trasmutar-
se en l en las auto-sugestiones deseadas; pero no creemos nece-
sario describirlos, ya que estamos meramente exponiendo sus
-teoras; pasando despus en sus mtodos curativos a despertar
en el sujeto la confianza en el xito de la prctica de la auto-
.sugestin, que tiene !por base la frase que ha llegado a ser tan
popular: "CADA DIA, Y EN TODOS SENTIDOS, ME ESTOY
PONIENDO MEJOR Y MEJOR."
Pasemos ahora a analizar las teoras del seor Cou a la luz
de la Teosofa.
En primer lugar, examinemos la -distincin que Cou estable-
ce entire un yo conscience y otro inconsciente.
Evidentemente, el yo consciente de Cou, ese yo ",que tiene
mala memorial', no es ms que el Ego actuando imperfectamente
a travs de la grosera material fsica y dems vehculos inferio-
res; mientras que el yo inconsciente a que alude,-que preside
las funciones orgnicas y las acciones todas, incluso las del so-
nmbulo y el borracho y que tiene "buena memorial "-parece
ser una mezcla de lo que en Teosofa se conoce por sub-concien-
cia fsica, por conciencia kmica o de deseos y por conciencia ma-
nsica o mental.
En efecto, sabemos que es la sub-conciencia fsica la que, in-
dependientemente de la voluntad, dirige y regular las funciones
orgnicas todas, no tan slo en el estado de sueo o trance, sino
tambin en el de vigilia, siendo la que repara los desgastes or-
gnicos mientras dormimos, la que gua los pasos del sonnbulo,
la que llega hasta avisar al Ego, por el sutil lazo de unin que
entire ellos hay, de cualquier!peligro que pueda el cuerpo fsico
correr mientras duerme; sabemos que el borracho llega a ac-
tuar nicamente bajo el influjo de la exitacin producida por
la bebida en sus cuerpos fsico y astral, despertando las ms ba-
jas pasiones, y llegando el Ego a perder casi su dominio sobre
ellos; y sabemos, por ltimo, que la buena o mala memorial es
resultado ms bien de la educacin de los vehculos, especialmen-
te del miauisico o mental, existiendo tambin, desde luego. la
maravillosa memorial sub-consciente (o inconsciente, como Coue
dice) que registra los menores actos y las ms sutiles impresio-
nes de nuestra vida. la cual, cuando el vehculo fsico llega a
ponerse en etado de pasividad absolute, como ocurre en el hip-
notismo o trance, puede manifestarse en toda su plenitud, demos-
trando hlaber almacenado sucesos y conocimentos que haban pa-
sado desapercibidos para la conciencia normal. Esta memorial es
una combinacin de la de los tomos permanentes de los vehcu-
los inferiores; y aunque, desde luego, la verdadera memorial resi-
de en el Cuerpo Causal, que es done en ltimo extremo se al-
macoen todas nuestras experiencias, esta memorial no se alcan
za sino en etapas superiors de la evolucin-a pesar de cne
puedan tenerse reflejos espordicos de ella en el trance elevado1








TEOSOFICA


y no necesitamos tomarla en consideracin al tratar la memorial
de la generalidad de las personas, que es a la que- Cou alude..
En cuanto a la imaginacin y la voluntad, parece evidence
tambin que Cou saca conclusions errneas de los hechos, por
falta sin duda del conocimiento que la Teosofa iproporciona acer-
ca del particular. Segn l, la imaginacin siembre se sobrepone
y es superior a la voluntad, citando .en apoyo de su teora los ca-
sos del homfbre que no puede caminar por una tabla colocada a
gran altura, a pesar de hacerlo fcilmente cuando est en el
suelo; el que no puede dormir cuando padece de insomnnio, a
pesar de sus esfuerzos por lograrlo; el ciclista principian-
te que no ipuede evitar un obstculo aunque quiera; el que
atacado, de risa, no puede contenerse; el soldado que huye al ima-
ginarse que est vencido, cuando avanza valeroso mientras cree
que no lo est; el borracho que toma aunque no quisiera hacerlo;
el criminal que compete un crime sin poder evitarlo; expresan-
do -que en todos estos casos el hombre se imagine que no puede
hacer tal o cual cosa y efectivamente no la hace, aunque quiera
hacerlo.
Ahora bien, la Teosofa nos dice que la imaginacin en el
hombre no es ms que su mente en accin; pudiendo esta imagi-
nacin referirse a cosas concretas e inferiores, caso en el cual ac-
ta en los niveles inferiores del plano mental, o bien a asuntos
abstractos y elevados, actuando entonces en los tres sub-planos
superiores de dicho plano mental.
Nos ensea igualmente la Teosofa que la voluntad es la ma-
nifestacin de Atma, el aspect ms elevado de los tres que for-
man la Triada o Ego Superior; y siendo, ;por tanto, superior a
., i..., rque es el aspect inferior de dicha Triada, es evidence
liue Atma debera en todo moment dominar y dirigir a Manas
Pn sus distintas manifestaciones.
Sin embargo, no ocurre as en la masa corriente de la huma-
nidad. Esta en encuentra dominada por sus pensamientos infe-
riores y por sus pasiones o sea, por el principio kama-mansico,
como nos dice la Teosofa, actuando Atma. o sea la voluntad, s-
lo muy dbilmente. De manera que tiene razn Cou al afirmar
rle la imaginacin-o sea el principio kama-mansico antes ci-
tado-predomina y vence en los conflicts con la voluntad. El
bombre corriente no tiene voluntad: es juguete de los deseos y
pasiones que lo subyugan, y de las imagines mentales que le se-
ducen; el cuerpo astral le incita a experimental aquellas sensa-
ciones que le agradan; el cuerco mental le impele a reproducir
acarellos estados que le place. 'Pero Cou no v ms que este as-
pceto del asunto, y por eso afirma de manera tan rotunda que
(Tn esos conflicts vence siempre la razn.cuando la Teosofa nos
ensea cine a media que el hombre evoluciona, el principio de la
oluntad, va poco a poco desarrollndose, hasta que llega un ins-
tante en que esa misma voluntad que v l dominada por la ima-








REVISTA


ginacin en el hombre corriente,, se transform de pigmeo en gi-
gante, y adquiriendo proporciones ciclpeas, hace de la imagi-
nacin dcil intsrumento y til alida.
Algo de esta verdad ha llegado a, reconocer Cou cuando com-
para la imaginacin con torrente impetuoso que fatalmente nos
arrastra cuando en el caemos, pero que, debidamente encauzado,
llega a transformarse en calor, luz y energa; o con el corcel in-
dmito que sin bridas ni riendas, no puede ser dirigido por el
jinete, mientras que una vez devidamente enfrenado, se trans-
forma en dcil servidor de quien lo monta, llegando a afirmar en-
fticamente que la imaginacin puede ser de igual modo domina-
da. No nos dice, sin embargo, por quin; y la Teosofa nos d la
repuesta: 'por esa misma voluntad que Cou v vencida por la
imaginacin, cuando se trata del hombre corriente. Es esa Vo-
luntad, reflejo de Atima en el hombre, la que va paulatinamente
encauzando los pensamientos y deseos, hasta transformarlos de
amos, en servidores, de directors en dirigidos, de dominantes
en dominados. Si Cou completase sus teoras con las enseanzas
-..-.. i .1. indudablemente llegara a un conocimiento ms per-
fecto de esa verdad que imparcialmente ha vislumbrado.
En cuanto a la sugestin y la auto-sugestin, hay algo de cier-
to en lo que Con predica. La sugestin es un hecho: la practi-
can consciertemente los hipnotistas e inconscientemente aque-
llos que teniendo una voluntad ms poderosa, se ponen en con-
tacto con los que la poseen ms dbil; la practicamos todos, cons-
ciente o inconsciente, con los pensamientos que constante-
mente estamos emitiendo, los cuales afectan a los dbiles y a los
afines, en mayor o menor escala, segn sea la intensidad y la
continuidad de esos pensamietntos, Los pensamientos son cosas;
constituyen una fuerza viva, de las ms poderosas al alean-
de de la humanidad, y podemos, como toda fuerza, utilizarla ei
el bien o en el mal, segn indica Cou respect a la auto-suges-
tin consciente. El pensamiento en el hombre es reflejo de
Mahat, la Mente Creadora en el universe; y en cuanto a la auto-
sugestin de que Cou nos habla, cmo no va a existir si no
es ms que la potentsima fuerza de la voluntad actuando con
ms o menos intensidad en el dominio de nuestros vehculos? La
misma voluntad que dirige las mianifestaciones externas de nues-
tra mente, dirige tambin su actividad en lo que al hombre mis-
mo respect; en el primer caso se trata de la sugestin; en el
segundo de la auto-sugestin; slo que la Teosofa nos dice que
la actividad externa de nuestra mente debemos tener especial-
simo cuidado en ejercitarla, n para dominar o imponer nuestras
ideas a los dems, sino como sugestin en el sentido de sugerir,
indicar, presentar una idea el examen y anlisis de aquellos a
quienes creemos puedan beneficiary, para que las acepten o re-
chazen libremente, sin coaccin alguna de nuestra part, sin
coartar en modo alguno su libre albedro; y es por eso que s'







TEOSOFICA


nos recomienda que emitamos nuestros pensamientos en general,
no en particular, dirigindolos a colectividades, no a personas de-
terminadas.
Es por medio de esa auto-sugestin, es decir, del mandato de
la voluntad a los vehculos de conciencia, que es possible enfer-
marnos o curarnos, estar tranquilos o nerviosos; es por medio
de ella que dominamos nuestras pasiones y dirigimos y purifi-
camos nuestras emociones; es por medio de esa voluntad, en fin,
que llegamos tras perseverante y paciente esfuerzo, a sojuzgar
a esa mente que el "Bhagavad Ghita" nos dice es tan difcil de
dominar como el viento; pero esta voluntad debe ser secundada
por el conocimiento: no basta querer hacer una cosa; es necesa-
rio que sepamos hacerla; ms an; no basta saber: es necesario
poner en prctica lo que sabemos. No es suficiente querer tener
salud y vigor; es necesario conocer y practicar aquellas reglas de
higiene y de cuidado del cuerpo fsico que nos permitirn con-
seguir lo que queremos; no basta querer dominar nuestras pa-
siones y purificar nuestras emociones; se necesita conocer y prac-
ticar los medios de llegar a alcanzarlo; no es bastante querer
dominar nuestra mente: tenemos que conocer y practicar aque-
llos mtodos que habrn de darnos ese dominio. Podemos que-
rer con toda la fuerza de nuestra voluntad ser un gran pianist;
pero si no conocemos msica y no la practicamos lo suficiente, no
slo no llegaremos nunca a ser un Bethowen o un Padewresky,
sino tan siquiera un humilde golpeador de teclas; podemos que-
rer ser un gran matemtico, pero si no conocemos la ciencia de
los nmeros y 'practicamos bastante ese conocimiento, no slo
no lograremos ser un Pitgoras, sino que inclusive no sabremos ni
an multiplicar.
Es por eso que en los casos que Cou cita; el hombre que in-
tenta caminar sobre una tabla a gran altura, cae porque no ha
aprendido a hacerlo, como los obreros que andan sobre estrechas
vigas, cuando se construyen los rasca-cielos neoyokinos, o el
equilibrista que camina con paso firme sobre una cuerda; el que
padece de insomio no duerme porque no ha aprendido a evitar las
causas que lo produce o a dormirse a voluntad, como los que
pueden dejar su cuerpo fsico cuando quieren; el ciclista princi-
piante tropieza, porque no ha aprendido an a montar bien; el
que tiene un ataque de risa no puede contenerla, porque no sabe
Y practice el propio dominion; el borracho toma porque no ha
aprendido a dominar la embriaguez; el que compete un crime, lo
hace porque ain no ha logrado dominar sus pensamientos y pa-
siones, pues sabemos que si alimentamos pensamientos y senti-
ienitos de robo o de venganza, llegaremos a robar o a matar, ipa-
ra exclamar despus, como Cou dice: "No pude evitarlo: algo
rms ',, 1i, que yo me impulse a hacerlo".
Est. pues, Cou en lo cierto cuando nos dice que es necesa-
nio roeducar la voluntad, educar- la imaginacin- y seleccionar







REVISTA


las auto-sugestiones, (es decir, los mandates de esa voluntad, se-
gfn hemos explicado antes) para que puedan siempre producer
en nosotros y en los dems '.,. i.. ... en vez de malficos efectos,
de la misma mnanera que la Teosofa nos recomienda que selec-
cionemos nuestros pensamientos y emociones para purificar nues-
tros vehculos y para convertirnos en canales de fuerza para el
bien, dejando ,as de ser centros de energa para el mal.
Sin embargo, la imaginacin, como los sentimientos, no debe
ser ahogada o restringida, sino dirigida, encauzada, trasmutada
y lo que es ms an, desarrollada. Debemos tener una imagina-
cin viva, deslumbrante, portentosa, aunada a una voluntad f-
rrea, indomable, poderosa; peio a una imaginacin desbordante,
que nos proporcione abundancia de recursos para llevar a cabo
los mandates de nuestra voluntad, debemos unir un conocimien-
to profundo de las leyes que rigen el universe, para seleccionar
de entire aquellas las que mejor cuadren a nuestros designios; y co-
mo coronacin de todo esto, necesitamos un profundo amor hacia
la humanidad, que nos impela a actuar siempre para el bien y
nunca para el mal. De manera que en realidad, el triple sendero
de la Voluntad, la Sabidura y la Accin, llega a convertirse en
cudruple caundo cn l nos sirve de faro y gua, la esplendorosl
luz del Amor.
En cuanto a la famosa mxima de Cou "CADA DIA Y EN
TODOS SENTIDOS ME ESTOY PONIENDO MEJOR Y ME-
JORL", que ha llegado a ser tan popular, es en cierto sentido lo que
en la India se llama un Mamtram, es decir una repeticin de
sonidos para producer un fin determinado; slo que en la India
los sonidos se combinan sabiamente por quienes conocen sus efee-
tos oenltos, y un Mamtram propiamente dicho tiene la fuerza,
no slo de la intencin de quien lo pronuncia, sino tambin de I-i
combinacin de sonidcs que represent; la frase de Coue es slo
la manifestacin de un pensamiento: en ella existed la intencil,
y aunque cuando vista es sostenida y bastante poclerosa produce
induablemente determinados efectos, falta en ella la coopera-
cin valiosa que el yogui o el bramn encuentran en el Mamtram.
Cou expone sin duda una verdad cuando dice que es impose
ble pensar dos cosas a la vez, y en esto funda su m'todo, apli-
cando al pensamiento el postulado de la fsica que nos dice que
"dos cuerpos no nueden ocupar el mismo lugar en el espacio".
Es decir, Con, al recomendar sostener fija en la mente una idea.
con exelnsi:n do today otra, trta de cosecuir lo mismo que la
T. ..... pregon iza; es decir: crear con la repeticin de deterii-
nai-ds vibraciones producidas, ya por nuestros pensamientos, ya
por nuestros sentimientos, determinados efectos en nuestros
vehculos de conciencia: slo que la Teosofa nos proporciona un
conocimi(ento much ims comi-leto stde esto asnuto y nos da me-
toros mnis eficaces que nos permiten alcanziar resultados ms pre-
cisos, pues con ellos no s6lo se logra la trasmutacin de :"..' .'"







TEOSOFIOA


deseos, sino que el dominio de la mente por la prctica constan-
te de la concentracin, viene a ser la etapa precursora de la
meditacin, la cual a su vez, por las excelsitudes de la contempla-
cin1, abre las ventanas de nuestras almas a lo divino.
Cou nos dice por ltimo: "todo pensamiento que llena ente-
ramente nuestra mente, llega a ser cierto para nosotros y tien-
de a t '....im.. .u en accin". La Teosofa nos ensea: Todo
pensamiento que repetimos, llega a constituir la nota tnica de
nuestra mente, siendo el prisma a travs del cual miramos la
vida; adems, ese pensamiento, que acta primeramente en las
regions stiles de los plans superiores, llega a materializarse o
a convertirse en accin; de hecho, a toda accin precede siem-
pre un pensamiento; y un pensamiento repetido llega a adquirir
fuerza tal, que puede avasallarnos y dominarnos, como en el ea-
so del criminal que Con cita que compete el crime sin poderlo
evitar. Y al igual que Cou, la Teosofa nos dice que es imposi-
ble pensar dos cosas a la vez, no slo, literalmente, sino tambin
en el sentido de que no es irosible tener nuestro pensamiento pu-
ro, cuaindo en l damos abrigo a ideas impuras; mantenerlo ra-
dirn:te dle amor, cuando en l vibra el odio; manitenerlo abierto
a today i!ieva idea, cuando en l impera la .intolerancia; engran-
dcerlo en el altrusmo, cuando se encuentra enpequeiccido por
el egosmo.
Resumi.cndo, pues.podramos decir que, analizadas segin las
cisefianzi s de la i *-' -i., las leyes de Coun podran ser enun-
ciadas en la siguiente forma:
1. Cuando la voluntad y la inmainacin son antagnicas, la.
imag'inacin vence en. las etapas inferiores, de la evolucin, pero
es vencida en las superiors.
2. En el conflict centre la voluntad y la imaginacin, la
victori, de la imaginacin depend del desarrollo de la voluntad.
3. Cuando la voluntad y la imaginacin estn acordes, la una
no se suma a la otra, sino que se multiplican.
4. La imaginacin puede ser dirigida por la voluntad.
La; abana, Octubre 23, de 1923.
E. FELIX


NOTICIA IMPORTANT

Se nos h-ba dado la muy grata de cue era probable que Mr.
hi1-uarLnrti, miembro del Consejo General. y sn berni!;no M'r.
,:ty:i-ari P, pani..ni 'or la lTnbana en via;e hacia ~~i s Angeles,
por in va del CMnal de P:nami. Der'ra u :nt?iet(. no ha sido
nc!'. imnos sabido oue eqos queridos hormanos llegaron a New
Yorn,! el di: 1o. de Noviembre, y que inmdilat:imento tomaron el
trn para California.







REVISTA


LAS PIRAMIDES Y STONEHENGE

Frutos colectados de las enseanzas ocultas
Por A. P. Sinnett
(Continuacin.)
UIna de las razones de -que M,. Fergusson rechace la teora
drudica, se deriva de la imposibilidad de suponer que una me-
ra raza de salvajes como la que los romanos encontraron en las
islas britnicas, pudiera manejar las masas de piedra que forman
las ruinas en cuestin; ipero se content con pasar a la ligera so-
bre la .1! uli 1. que present tambin su teora, .itii.iiu.', que
despus de la ocupacin romana, los bretones pudieron haber ad-
quirido muchos conocimientos de ingeniera de sus conquistado-
res. Los mismos romanos no hubieran sido ms hbiles que los
bretones para manipular los materials de Stonehenge. Las pie-
dras superiores de los trilitos pesan sobre once toneladas cada
una; y las piedras verticales pesan treinta toneladas por pieza.
Es insensato decir que tales masas fueron movidas, elevadas y
puestas en su lugar con gran exactitud por constructores que
emplearan sencillamente en su trabajo los msculos humans.
Los recursos mecnicos del da present tendran que ponerse
a, contribucin para erigir un segundo Stonehenge al lado del
primero (1). Lo absurdo de tal hiptesis no se mide meramen-
te por el peso de los monolitos de Salisbury Plain. Por propia
confesin de Mr. Fergusson, tenemos que incluir en nuestra ojea-
da sobre el pasado los restos de Stonehenge y Avebury, y brit-
nicas y, en mayor nmero, en Francia, Espaa y Escandinavia,
Es intil esforzarse en explicar un hecho de un modo inaiplica-
ble a los de igual naturaleza. Es preciso que nuestra teora in-
cluya los dlmenes, as como los supuestos monumentos del rey
Arturo. Y hay dlmenes cuyo peso deja en la sombra el de los
materials de Stonehenge. Los dlmenes son sencillas construc-
ciones en que una masa de piedra, la cubierta, se eleva sobre
tres o ms soportes: uno medido en Cornualles, en el trmino
municipal de Constantine, tiene un peso evaluado en 750,000 ki-
logramos. Otro, de Pembrokeshire, es una gran piedra tabular,
bastante grande para que cinco hombres a caballo se cobijen ba-
jo ella. .Cules fueron los usos de esos extraos monumentos?
La. hiptesis del rey Arturo deja la respuesta tan en la oscuridad
como la teora drudica, que no place -a Mr. Fergusson. Y la idea
de que bretones puedan haberse capacitado cpara elevar piedras
de 750 toneladas, meramente por haber podido aprender algunos
conocimientos de ingeniera facilitados por los romanos, contrue-
tores de casinos, es demasiado infantil para que se la conside-
re con seriedad.







TEOSOFICA


Los que pretenden, con Fergusson, que los monuments de pie-
dra tosca deben haber sido construido en los siglos tercero y
cuarto, porque saben bien que despus no han construido, y creen
que no han podido ser erigidos por las primitivas poblaciones
salvajes, estn inconscientemente tratando de borrar el sendero
que puede conducirnos, al buscar alguna explicacin, a una civi-
lizacin anterior a la nuestra, cuyas huellas no existen en los do-
cumentos conque hasta ltimamente hemos tratado de construir
lia historic del mundo antiguo.La Atlntida es la nica solu-
cin satisfactoria del antiguo Egipto.
Los informes que he obtenido sobre el asunto, de aquellos
para quienes la memoriala de la Naturaleza" es un libro abierto,
nos muestran a los dispersos adeptos de la Atlntida como fun-
dadores en la Europa occidental de los ritos religiosos que Sto-
nehenge deba albergar. En un perodo muy posterior al de la
emigracin atlante a Egipto, algunos representantes del ocultis-
mo ms elevado de la Atlntida se establecieron en el pas que
estaba destinado a ser las islas britnicas en los sucesivos cam-
bios de la geografa fsica. Su influencia estableci civilizacio
nes que no probaron tener el carcter fuerte y consistent de la
giipcia, pero que dieron, sin embargo, origen a considerable
ciudades, cuyos restos se han desvanecido ahora. Stonehengc se
erigi como templo para ensear al pueblo el culto exotrico.
Nunca estuvo cubierto. Su tosca estructura se adopt intencio-
nadamente por los desterrados de la Atlntida como muda pro-
testa contra la corrupcin y el refinamiento de la decadente ci-
vilizacin que dejaban tras s, En la Atlntida, propiamente di-
cha, la familiar humana haba llegado al punto medit, Je materia-
lidad. Los grandes progress del conocimiento cientfico se ha
ban puesto exclusivamente al servicio de la vida fsica, y las
aspiraciones espirituales haban quedado ahogadas en la perse-
cucin de los bienes materials. Los goces personales cultivados
por aquellos que eran bastante fuertes para procurrselos, eran
el objetivo a que se dirigan todas las energas de la raza. Mu-
chos secrets de la Naturaleza, que la ciencia de la quinta raza
no ha recobrado an, fueron degraadaos para el exclusive servicio
del goce fsico por las classes dominantes (porque tambin habi-
taba el pas una raza inferior y servil) y los adeptos espirituales
de aquel perodo se apartaron con disgusto de una comunidad
que no estaba en su powder redimir. Impusironse a s mismos la
tarea de implantar entire aquellos brbaros relatives, cuyos de-
cendientes estaban destinados en el progress del tiempo a mez-
clarse con la prxima gran raza, el entusiasmo spiritual que po-
dra a su tiempo conducirles a un future ennoblecido. Por eso,
las ceremonies externas de la religion que enseaban, fueron ce-
lebradas bajo su direccin con intencionada sencillez.

(Continuar).

A^,







REVISTA


Liga Internacional de Correspondencia


Secretario Internacional Secretario para Inglaterra
Seorita Esther Nicolau Miss F. Bonner,
Eta t,ndono. rdEeETAOAOI
Claris 14, Barcelona, 3, Upper Woburn Place,
ESPAA LONDON, W. 0. I.
Logia "Letchworth",
Vesanta Hall,
Letchhworth, Herts,
INGLATERRA

Septiembre 23, de 1923.

Al Editor de la REVISTA TEOSOFICA.

Seor:
Los miembros de esta Logia han asumido una parte definida
en el trabajo de la Liga Internacional de Correspondencia, y
desean iniciar correspondencia con las Logias Teosficas de su
pas, con objeto de cambiar ideas respect a las diversas activi-
dades de nuestro trabajo por la Teosofa. Todos podemos pro-
bablemente aprender much de los dems, y una comprensin
de nuestros distintos puntos de vista acerca de asuntos de inte-
rs international, ayudara a destruir las barras que pidieran ori-
ginar las diferenci;as de raza o de ;pas, y a estrechar ms los
lazos de fraternidad que estamos luchando por former.
Invitamos, por tanto, a sus Logias para que nos escriban en su
propio idioma, a fin de que podamos entrar en correspondencia
con ellas.
Sinceramente de V.d,

(f) FRED W. ROGERS.








TEOSOFICA


Quince dias de visit en la Clnica del

Dr. Abrams o la Casa del Milagro

Por Upton Sinclair

(Traducido por Alfredo Fontana, M. S. T.)

Algunos de nuestros lectores conocern sin duda, el artculo
aparecido en the "Herald of the Star" y en el "Lotus Bleu" ti-
tulado "Nuevos caminos hacia la Salud". Nos ha parecido inte-
resante a este propsito, ofrecer al pblico la descripcin extraor-
dinaria de la impresin que. el, escritor Upton Sinclair recibi del
mtodo Abrams en su primera visit a la casa de ste. Presenta-
mos este artculo traducido de la revista americana "The Pearson
Magazine"

Hace unos quince o dieciocho afos que tengo el placer de ser
amigo de George Sterhing, uno de los ms grandes poetas de
Amrica, y hombre genial. Hace ya diez aos que leo asiduamente
en sus escritos relaciones de hechos lo ms extravagantes de un
doctor de Son Francisco. Siempre decia. "Ya no tengo miedo a
enfermarme, Abrams me cura en una o dos semanas." Y aiada:
"Mi amigo Abrams contina haciendo tales milagros, que el
pareca tan cuerpo mdico tom miedo y lo ha abandonado," todo
esto me pareca tan formidable que no tom la cosa en seiro. .
Ahora he cambiado de opinion y quiero reparar mi error con-
tando todo lo que deseo decir, en una formal tan prudent y cla-
ra como me sea possible, con el fin de no asustar _a mis lectores.
Hace algunos meses recib de George Sterhing una carta de
la cual extract este pasaje: Soy feliz de ver que .se interest
lid. por el Dr. Abrams, y quisiera tratar de l con Ud. El ha revo-
lucionado la medicine; desde hoy en -adelante muchas operaciones
sern intiles, sobre todo aquellas en las cuales entran en accin
los bacilos. Le he enviado a Ud. uno de los boletines trimestra-
les que public para aquellos mdicos que siguen sus cursos. Es-
tos son siempre muy numerosos en un laboratorioy me dicen que
sus diagnsticos son exactos en un ciento por ciento. Lea espe-
cialmente en el boletn el artculo del Dr. James Barr, el viejo
President de la Asociacin Mdica Britnica, no perdiendo de
vista, un hecho extraordinario; que un mdico conservador in-
gls haga una declaracin tal.
Y Barr se convencer tambin con respect del cncer!..
Yo conozco muchos casos que Abrams ha curado recientemen-
te; cuatro entire ellos son amigos mos. Con respect a la cura








REVISTA


de la tuberculosis, no le parece nada de important. Para m
es el hombre ms grande que haya vivido...
Por esta razn decide ir a San Francisco para hacer una inves-
tigacin. Hice el proyecto de permanecer all uno u dos das
cuando ms, pero lo que encontr me retuvo dos semanas, y ha-
bra querido quedarme dos meses y tambin dos aos, si deberes
imperiosos no hubiesen reclamado mi presencia en mi casa.
Creo que la mejor forma de presentaros la labor del Dr.
Abrams es la de introduciros en su clnica para mostraros senci-
llamente lo que en ella vy sin previa preparacin ni esplicacin
alguna.
Es un gran edificio de dos pisos en Sacramento Street y des-
pus de haberlo visitado algunas veces lo llam LA CASA DEL
MILAGRO, pues en ella vi milagros que jams hubiera creido po-
sibles en este mundo.
Os encontris en un laboratorio con varias hileras de sillas
colocadas a distintas alturas a lo largo de una de las paredes.
Estos asientos son ocupados por mdicos llegados de todas parties
de Amrica para estudiar el trabajo de Abrams. En medio del lo-
cal est colocada una mesa larga conteniendo un aparato elc-
trico. Uno de los hilos de este aparato terminal con un electrodo
y enfrente de la mesa, un hombre joven, desnudo hasta la cintu-
ra, se coloca sobre una placa fija al suelo, teniendo el electrodo
aplicado en la frente. El Dr. Abrams est, sentado en
una silla frente al joven golpendole e nel abdomen con el dedo,
segn el sistema que en medicine se llama de "pereusin".
Para evitaros un error muy grande, os explicar enseguida
que ese joven no es un enfermo en examen, sino "el sujeto" y su
cuerpo no es otra cosa que un instrument empleado por el Dr.
Abrams para el examen de los enfermos, los cuales suelen a ve-
ces encontrarse a cien leguas de all: en Toronto, en Boston,
o en Mxico, y todo lo que el Dr. Abrams tiene cerca de l es un
pedazo de paipel absorvente blanco impregnado de una media do-
cena de gotas de sangre del enfermo.
"Deme la muestra siguiente" ordena el Dr. Abrams, y su
asistente saca de un sobre una nueva muestra de sangre llegada
en el correo de la maana; la recorta :para darle las dimensio-
nes apropiadas y la pone en un pequea caja que est amarrada
por un hilo a un restato, y que se encuentra tambi n n contac-
to con el cuerpo del joven "sujeto".
El auxiliar pasa al doctor la carta que acompaa a la mues-
tra y este en alta voz dirigindose al auxiliar lee: "Os envo la
sangre de la Sra. J. de cuarenta y seis aos de edad". es todo;
ningn sntoma explicativo, aade Abrams. Quieren ponerme a
prueba, no se les ipuede censurar pero qu prdida de tiempo,
tener que volver' desde el comienzo de cada prueba, por cada ca
-so! Bien, seores, vamos a empezar; pondremos el instrument
a 49, que es la media vibratora de la sangre human. Yo no
'y,
A .








TEOSOFICA


conozco al doctor que me enva esta muestra y hay gente que
busca todas las oportunidades para cojerme en fallo. Si esta
muestra contiene precisamente sangre humana su rapidez vibra-
toria atraviesa el cuerpo del sujeto, y tendremos una zona ms
compact: aqu, si es de un hombre (el doctor indica una lnea
exactamente debajo del ombligo, prximamente un centmetro a
la izquierda), y al punto correspondiente a la derecha si es de
una mujer; ahora escuchad. "Y dicho esto, hace !presin con el
segundo dedo de la mano derecha I.mpil-i a golpear como con
un pequeo martillo.
Golpea algunos centmetros alrededor del punto exacto y ,se
oye un sonido ligeramente sonoro. Sigue moviendo el dedo, y
cuando llega sobre el punto exacto, se marca una ligera diferen-
cia en el sonido, llegndose a percibirla bien despus de haber
asistido a varias sesiones, cuando ya el odo se va acostumbrando
a ello. El sonido es menos sonoro, ms apagado, la misma diferen-
cia que podra observarse golpeando una mesa en el medio o
arriba de una de sus patas.
"Es precisamente sangre humana femenina" dijo Abrams. Conr
el fin de rectificar, pongo el reostato a 59, y observaremos que
la variacin del sonido desaparecer. Repongo el restato a 49
y reaparecer. Llamo vuestra atencin sobre el hecho de que el
sujeto est frente al Oeste. Si le desvo ligeramente de su posi-
cin actual, como en esta forma, vereis que el sonido ,il.gd."
desaparece tambin a los 49. Es preciso que comprendis la gran
importancia que tienen todos estos detalles. Yo no s el porque,
pero es necesario que el sujeto est frente al Oeste, es possible que
todo est relacionado con las corrientes magnticas de la Tierra,
pero lo que de cierto s es, que si el sujeto est situado exacta-
mente frente al Oeste obtendris reacciones, mientras que si lo
colocis en otra posicin, cualquiera que sea, no lograris nada.
Comprenderis bien que todo este trabajo, no es sino empirico.
Yo experiment, observo lo que sucede, ensayo de una forma.
y otra, de manera tal que poco a poco voy avanzando en los
secrets de la Naturaleza." Y contina:-Tenemos pues aqu
la muestra de la sangre de una mujer, y sin que se nos den snto-
mas, se nos pide descubramos la enfermedad, si enfermedad hay.
Empezemos por la enfermedad ms comn, es decir, por la s-
filis congnita. Hay condiciones de sfilis latente en la sangre
que no puede ser reconocida sino por este mtodo de anlisis
electrnica. Descubrimos que un enorme porcentaje de series hu-
manos tienen una afeccin de sfilis hereditaria, esto prepare el
cuerpo para innumerables enfermedades, como la tuberculosis y
el cncer.-Pongamnos el restrato a 57, que es la velocidad vi-
bratoria de la sfilis congnita. Si esta velocidad vibratoria se en-
cuentra en la sangre, se producir manifestndose sobre el cuerpo
del sujeto en la region que se extiende en la part inferior del
vientre. iAhora, escuchad! Y el doctor se pone a golpear-









326 REVISTA

Os?-dijo-isfilis congnita! vamos ahora a determinar el ca-
rcter originario. -Si es de origen bovina, habr una region de
resonancia apagada aqu-(e indica un punto arriba del ombligo
del sujeto)-Si; es de origen bovina; la vacunacin como siem-
pre Vamos a determinar la virulencia del mal. Debemos regular
elcuadrante del restado a 30 ohms. Mirad, la resonancia apagada
persist; ensayemos 35 ohms. A 38 ohms observed que volvemos
a la resonancia usual. Volvemos a 37 ohms y volveremos a ob-
se;rvar la resonancia aipagada.
Vamos a examiner la muestra desde el punto de vista de la
tuberculosis. Pongamos el restato a 42, la media vibratoria de
la tuberculosis. Ninguna reaccin. Probemos con respect al
caneer: 50. La zona de resonancia apagada debiera encontrarse
aqu. Ahi! os? i Es impossible equivocarse! Para mostraros la
diferencia, pongo a 49, y a 49 oireis la reaccin de la sangre hu-
iana, a esta parte cerca del ombligo, pero no se manifiesta la
Scoaecin en la region del cancer. Volveremos a poner a 50 y la
resonancia apagada vuelve al instant a la region del cancer. Nos
queda determinar el lugar de la enfermedad. Cerebro espinal?
Para este lugar debiera de pasar por aqu. No, nada de cere-
bro espinal. Digestivo? o cancer del aparato digestivo? Donde?
Ensayemos aqu, y despus en este otro lugar, iAh! Si cancer
del ipiloro. \Vamos a fijar la intensidad de la enfermedad. (los
ohm!s) cinco ohms? Es superior; diez ohms? ms an! Es un
caso muy grave! doce ohms? S. La enfermedad ha pasado al
perodo de operable. En este caso seores, nos encontramos fren-
te a la posibilidad de destruir la malignidad de la enfermedad,
pero no podremos evitar escreceneias ni restablecer los desgastes
que han podido ser producidos en la estructura natural. Esta
muestra viene de Detroit, y nos piden se le telegrafeel .1.-
lico. I' !U .,1., ir...-, que hemos encontrado sfilis congnita, 37
ohms, de origen bovina, y un cancer en el piloro, 12 ohms, y que
prescribimos el tratamiento del "oseillocaste" a la velocidad de
2 y 5.
La muestra siguiente: el auxiliar saca la muestra ya exami-
nada de la pequea caja y la echa en un cesto para. cartas, to-
a. el exterior y el interior de la caja con una pequeia herradu-
ra imantada, para destruir la radio-actividad de la muestra pre-
cedente y coloca otra nueva enviada esta vez por un mdico de
Boston.
Esta marcada: hombree de 62 aos". Otro mdico que no
conozco, dijo Abrams, y sin indicaciones hacienda este trabajo
de A. B. C. i Cada mdico del pas quiere ser convencido indi-
vidualmente! Y todava no se le convince! iEn fin es inevita-
t> ble! iA la obra! es sangre humana? Pongamos el restato a 49
Sen vuestra frente por favor.
El sujeto coloca el electrodo sobre su frente, y el Dr. Abrams
S Ji, empieza a golpear. "Ah, ah" idijo-un farsante! no es sangre
S.








TEOSOFICA


humana! Mirad seores, es claro, es indiscutible. La region para
la sangre humana es aqu. Ahora escuchad atentamente, no hay
el ms pequeo cambio en el sonido. No es femenina ni mascu-
lina. Aproximadamente una vez por semana hay alguno que
ensaya como jugarnos una mala partida. Para divertirnos, ensa-
yemos para encontrar a que clase de animal pertenece. "Y el
doctor, se pone a arreglar el restato en en diferentes cifras, las
unas atrs de las otras.." Es sangre de vaca? No Es de perro?
no de polio? no de mono? de ide gato? de carnero? Ah s, de
carnero! Es sangre de carnero!
"Est bien, no perdamos ms tiempo". El doctor tom un
sobre y la ipuso dentro escribiendo sobre el mismo: "sangre de
c(iinero". Debi de haber hecho extremecer al doctor de Boston,
si en efecto existe la teora de la radio-setividad!
"La muestra siguiente"!
Y volvamos a nuestro trabajo!
Otra muestra viene colocada en la caja; los golpes empiezan
y se nos dice que esa persona tiene 25 ohms detubereulosis, lo-
:alizada en la espina dorsal y en el rifn izquierdo. Se nos dijo
que la. enfermedad tiene 12 aos y que hay tambin estrptococos
o pus, en los dientes del maxilar inferior. La muestra que sigue
a sta fu enviada desde una ciudad de Texas, e indica proce-
der de un enfermo de tumor localizado en una deterrinada par-
te del cerebro. Sigue una muestra que no tiene la ms pequea
indicacin. Se nos dice que es una mujer anciana de 52 aos en-
fevrma de sfilis contrada hace catorce afos prximamente y que
la lesin est localizada en el ndice derecho. Muchos de estos
!;,'. ,, i;, -- son ejecutados en dos, o en tres minutes; otros no
llevs'n mis de diez minutes y cuando se asiste a este trabajo una
lora, se llega cuando menos a esta conclusion: que este ipequeo
doctor judo, ardiente y exitado es, o uno de los ms grades
einios de la historic, o uno de los locos ms grades que hayan
existido! No se puede determinar si es lo uno o lo otro, y mien-
tres, los das pasan sin lograr decidir algo pues las cosas des-
cubiertas son de tal naturaleza que no se llega a creerlas reales.
No obstante hay una cosa que es cierta, y es que la hipote-
sis del fraude debe ser descartada. Este hombre est apasionado
v oxtremnmdamente convencido de la realidad de los fenmenos
1 i1 1-.- Es adems un sabio de respeto que trabaja sobre
1is ms altas tradiciones del arte mdico. Es un hombre "sur-
me-n" irritable y nervioso cuando algo de su aparato no funcio-
na, bien, o si los visitadores se burlan; pero siempre est pronto
a l ,i ,, o a perfeccionar su obra si se le comunica ialguna idea
nu1eva. Es verdadera encarnacin de la frase de Nietzsche con
'respeto del alma humana: "aue tiene hambre de saber como el
len tiene hambre de alimentos". No hay experiencia que no
('niera intentar. Le sugers una idea en la maana, y sabris al
(la siguiente que no ha dormido sino dos horas durante la no-








REVISTA


che, habiendo pasado todo el resto del tiempo trabajando sobre
esa idea.
No existed, se puede decir ningn dominion del pensamiento
human que no haya estudiado y sobre el cual no tehga algo in-
teresante que decir. Es un hombre de corazn clido, simptico
y se siente verdadera, satisfaccin ayudndole en su trabajo. Po-
see un conocimiento maravilloso del cuerpo human y lo consi-
dera como el instrument cientfico ms delicado que existe. No
slo conoce su construccin y su funcionamiento como otros tan-
tos cirujanos y doctors, sino que ha llegado hasta explorer en
l la ,accin de la radio-actividad y las reacciones infinitas que
resultan.
Hace ya muchos aos que este hombre ha sido conocido en el
mundo mdico, como el'que descubri los reflejos de Abrams".
Estudia el sistema nervioso hasta en sus ms pequeas ramifica-
ciones demostrando exactamente el camino de las alteraciones
y los 1,f.-. .'- que se derivan. Es este conocimiento profundo
de las alteraciones nerviosas que le sirven hoy en da.
Cada nervio transmite una corriente vibratora diferente, y
si se penetra en el cuerpo con una radio-actividad, slo determi-
nados y apropiados nervios responded a'ella manifestndose en
parties especiales del enerpo que pueden llegarse a establecer.
Una vez que os habis dado cuenta cabal de que este hombre
no es un farsante, os preguntaris Si acaso no es l juguete
de su propia, ilusin!
Si entablais conversacin con los diferentes mdicos que asis-
ten a las sesiones y les preguntis: Por qu han venido? obten-
dris siempre esta contestacin: "es que yo envi unas muestras
de sangre a Abrams y sus dignsticos han sido exactos y preci
sos" y a veces os esta otra: "El me diagnostic un cancer cuando
yo estaba en Yllinois y me ha curado as es que he venido para
aprender". De esta manera descubriris que casi todos los docto-
res presents han sido curados de alguna cosa y que sus tratamien-
tos son seguros. Ha habido uno que ha llegado cuando yo estaba
all que me ha hecho asistir a una escena muy divertida. Era un
viejo seor que sufra de agotamiento, cansancio ("surmenage').
Su estado haba sido examinado en un Sanatorio de reputacin y
saba por tanto todo lo relacionado con su caso, y manifestaba
una desconfianza, profunda de todos estos exmenes electronicos!
An cuando l me manifestara que era un espritu presto a ad-
mitir todas las nuevas verdades, mi esposa, que juzga muy biei
los caracteres, me dijo todo lo contrario: "Es un hombre en
cuyo espritu no ha entrado nada de nuevo desde hace veinte Y
.. ccinco aos!". Y tena razn!

(Continuar.)







TEOSOFICA


HISTORIC DE SENSA


Una Interpretacin del Idilio del Loto Blanco.
Por Mabel Collins.
(Traducido por el Dr. Arturo Villaln. M. S. T.)
e,
(C0ntinuacin).
La pequea joven es una favorite sirvienta de Agmad.; ella
lleva a Sensa a lugares de placeres inexpresables y le arrastra
hacia los juegos donde, como si fuera en los studios propios de
una carrera, l logra ms xito que sus compaeros y "gana
todos los premios". La ambicin estimula el alma en este mun-
do de conciencia, y de las deliciosas experiencias que le sobre-
vienen en aquel plano de felicidad, ella retorna para. no ser ms
tiempo un libre agent en el plano de la vida humana. El se ha
vendido as mismo a la ambicin y el deseo y necesita obedecer
a ellos implcitamente; los placeres de la mente son el pago,-
algo dado ya y algo todava por recibir, pues, la "pequeia jo-
ven" le dice que l ha de jugar a menudo con los nios. Ella
demasiado le dice que en lo future l tiene que habitar entire
las sedientas flores de la tierra-y no deshojar ms flores de
lirio del estanque de agua. Y su primer castigo es encontrarse
as mismo usando extraas palabras que para l (el alma) no
incierran ninguna significa:cin. Su inspiracin ha sido empo-
brecida dentro de l desde que la Reina del Deseo da, origen a
que l sea adorado por los ms explndidos de entire los sacer-
dotes. Su cerebro no est ahora "extraviado con las tonteras
le su amor propio", para usar las palabras de Agmad; pero l
e's obediente al hechizo lanzado sobre l por el Deseo y su speech
alegra y satisface el tropel de sacerdotes que le escuchan. Todo
se inclina en reverencia hacia l; los novicios se arrodilln para
ofrecerle alimentos; su cuarto se ha tornado dulce y hermoso
con el conjunto de ramos de flores colocados en l, y grandes
ramilletes de flores, son llevados ante el para satisfacer el amor
cue l siente por su belleza y fragancia. Agmad se mantiene
silenciosamente detrs de las .cortinas que separan al joven vi-
dente de los otros ... -r.liji.-,; pero Sensa no manifiesta ya temor
a l. Por el contrario, i. es feliz y orgulloso, porque conoce que
ha satisfecho las demands de este fro gobernante. Y tan pron-
10 como Agmad lo deja a l la "pequea joven" retorna. Pues
ella ahora conduce al alma a la gran ordalia. Agmad conoce que
ella solamente puede hacerlo, y la. deja en su tarea,. mientras
'1 cita al conjunto de sacerdotes para organizer la ceremonia y







330 REVISTA .

preparar la poltrona cubierta de rosas y circundada d,. ti&l._
Aqu "la p.,.p:i.l joven" induce a Sensa a jugar con .llaIu I.a
bola, as que le ha abandonado el temor. Y cuando la puet-
ta del Santuario se abre, la "pequea joven'' lo conduce a l
hasta la oscura Diosa o Avidya. El ha sido ahora llevado a ella
con tan alegre compaa que l no es ya vencido por el temor,
aunque ha sido abandonado por la. nia. El queda solo con la
personificacin del lado oscuro *de la naturaleza humana. Cuan-
do la Diosa le arrastra a l hacia ella, l percibe que su tnica
es una cosa viviente, un ropaje formado de serpientes entrete-
jidas. Y entonces el temor se cierne sobpe la espantada alma.
La diosa oscura re de su temor y face aparecer su traje cam-
biado mientras ella coloca, su mano sobre la frente de Sensa..
Entorces el temor lo deja a l para siempre. De nuevo l ve
la tnica vivente y e'btempla las serpientes enroscndose al-
rededor de su cuerpo e irguindose por' sobre su cabeza; pe-
ro ya no siente temor. Indudablemente que l conoce que la nia
que ha sido su alegre compaera de juego es una de aquellas te-
Fribles seroientes, pues se desvaneci cuando l ntr a la presen-
cia de la diosa, yendo a ocupar su propio lugar en la tnica de la
Reina dle Deseo. La peque5a muchacha dai-vi prakriti y la her-
mosa mujer de la ciudad son idnticas y ambas son l mismo, su
propia mente, siendo ambas, adems, una parte de la tnica vi-
viente de la oscura Reina. Es que las almas de los hombres que
visten y disfrazan la presencia de la Reina de la obscuridad y-,su
viviente tnica, cambien dentro de tales formas que ellas desean
y quieren tener.
Sensa est cansado de esta experiencia y Aginad, para evi-
tar un dao demasiado grande, permit a Seboua introducirlo eni
el jardn y dejarlo baarse en las frescas aguas; pero Sensa no
est ya en condiciones de visitar el estanque de los lotos; pues
est tan cambiado que no pue.ie aproximarse a la real flor, ni
a las sagradas aguas; porque busca su libertad de aquella pri-
sin, su descanso y refrescamiento en el fluido asival; sin em-
bargo de esto, l ve la Diosa de la Verdad, quien vi me a decir-
le que estas aguas msticas reciben su alimento del estanque
sagrado"; y que si l se arrodilla y asciende hasta ellas, y por
otro esfuerzo y por otro esfuerzo se levanta y man'.iene fire
sobre ellas, l podr lograr felizmente que ellas le sostengan.
'Pero durante estos esfuerzos l debe dirigirse por s mismo al
Logos y pedir la iluminacin. Cuan simple y sencilla es esta
enseanza para aquellos que hallan suficiente placer y satisfac-
cin en las experiencias de la vida astral, y consideran tales ex-
iperiencias como verdaderos does del Espritu. Pero a ellos
vendr ms, tarde o ms temprano la Dama del Loto y los levan-
tar, as como levant a Sensa.

(Continuar)




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs