Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00010
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00010
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Full Text




REVISTA TEOS0FICA
Organo de la Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica
FUNDADA EN 1905
Director: RAFAEL DE ALBEAR Administrador: GUILLERMO ORDOEZ
Direccin y Admn.: Oquendo 14, altos. Apartado 365. Habana.

PERMANENT
La Sociedad Teosfica es responsible solamente de los documents oficiales
insertados en la Revista Teosfica. La Secretara General es responsible
de los artculos no firmados; de los artculos firmados con el nomrbe o
iniciales son responsables sus autores o en su defecto sus traductores.
Advertimos a nuestros lectores, para evitar errors yi. nfusiones, siempre
desagradables, que la nica, legtima y verdadera Sociedad Teosfica, que
fu fundada en 1875 por Helena Petrowna Bl.vatsky y Henry Steel 01-
coott, tiene su Cuartel General en Adyar. (India Inglesa,) y que esta Sec-
cin Cubana que forma parte de ella, tiene sus Oficinas en la Habana,
Oquendo 14, altos, no teniendo relacin ni conexin con cualquiera otra
Sociedad que emple trminos relacionados co., la teosofa, o diga que
profesa, sus doctrinas.

AO VII-No. 10.-15 DE OCTUBRE DE 1923.-2a. EPOCA.



La organizacin social o Dios

manifestndose como Sociedad

Por Annie Besant
Publicado en "The Theosophist" de Julio de 1923.
(Traducido por J. M. LAMY. M. S. T)

(Finaliza).
(uando los Arios atravesaron Beluchistn, Ilindu-Khush y
Kashmir y se establecieron en la India, no vinieron a un pas
Iarbaro en ningln sentido. Llegaron a un pas que haba tenido
ya dos grandes civilizaciones: la Kolaria, de la que sabemos muy
)ico, y la Dravidia en el sur de la India especialmente. Si os fi-
ais en ellas, notaris algunas diferencias en detalles; pero hay
n1 punto que es comn a todas, y es lo que se llama nai sistema
de ,illa. la aldea formada por families, que perdura .a traves
de los milenios como unidad de gobierno proipio. Es perfecta-
mente possible descubrirla en la India y fuera de ella por medio
de las i ~ti:ga.-i..i'n: que se han hecho en la.s colonies de la
quinta sub-raza, la Teutnica'. ..Pdemos consultar los antiguot
records de [rnal.terr., Escocia, E--' a.ini.i. i.1 y de Alemania qui-







REVISTA


zs con especialidad, porque los historiadores alemanes han sido
'particularmente cuidadosos y minuciosos, y son los ejemplos ms
elevados de mentalidad cientfica de la quinta sub-raza de la
quinta Raza Raiz que tenemos en Eurpa. Cuando esos records
se reunen y se comparan, como ha hecho Sir Henry Maine en sus
obras, se encuentra el sistema de aldea que fu I'vado del Asia
y esparcido por todo el norte de Europa. No s hasta que lmite
puede hallarse en el sur, entire las razas latinas, pero ciertamen-
te lo encontraris donde quiera que hayan estado los teutones.
Tenis en las aldeas la reunin natural e inevitable de fami-
lias y por eso existe el rgimen aldeano-basado en el tipo fami-
liar. Muy poco ha quedado de la antigua civilizacin Kolaria.
Sin embargo, la hallaris todava en algunas de las tribus mon-
taesas. Hacen sus aldeas lo mismo que las hacan miles de aos
atrs. Hay una tendencia entire ellos de aislarse an de las fa-
milias. Cada familiar tiene su i-qliir otero,-o montecillo propio,
evidentemente con propsito de defense, j se unen entire s para
defenders con ms efectividad c.:ii;tra ,u, oponentes ms peli-
grosos. ..
Volviendo a la civilizacin I>rlv iia; encontraris en ella una
mplia literature en la cual eris ,1 principio hereditario ms
que el electivo, lo que es digno de notarse como diferencia racial.
El Jefe de la aldea entire los Dravidios, parece que era el hijo
del Jefe anterior.
Al llegar a los Arios, eneontriis el principio electivo en ple-
na operacin, y en sus aldeas son electos todos sus Jefes y dem~
funcionarios ao tras afio. Existe actualmente much literature
sobre este particular y much de ella en "Manu", y otros libros
tiles como "Arthashatra" de Kautilya, que se leen al misms
tiempo que "Shukraniti", que se escribi mil afos ms tarde. Y
digo al mismo tiempo para demostrar la estabilidad extraordi-
naria de su civilizacin aldeana. Las instrucciones que se dan en
el siglo cuarto anterior a Cristo en el "Arthashastra" demues-
tran un grado elevadsimo de civilizacin; y las que se dan en
el ".Siii:.iiiti"' en la sptima centuria -l.ipu, de Cristo, son
igualmente elevadas. Vis en el "Shukraniti": que, a pesar de
tantas centuries, so* tan parecidas las instr;'-,niin ,b'.bre la edi-
ficacin y la organizacin de la aldea, que ,,i'lis, Alegir cualquie-
ra de los dos libros indiferentemente. Hay algunos puntos que
merecen atencin especial. All vis que no slo se atiende a la
organizacin de la aldea sino tambin a su belleza.
En cada libro hallis consejos sobre el modo de plantar ar-
. boles de flores, y jardines alrededor de cada casa solariega. To-
Sdos los lugareos y sus familiares tenan su casa solariega. Esta
consista de una casa, una huerta y un jardincito en su derredor.
A media que aumentaba la familiar se iba repartiendo propor-
cionalmente.








TEOSOFIOA


No puedo entrar en detalles pero es un studio portentoso la
evolucin de la aldea en la India y su carcter extraordinaria-
mente stable. Su importancia para nosotros est en que a tra-
vs de esas organizaciones locales, a media que progress la so-
ciedad, va organizndose mejor y ms completamente. Natural-
mente, hubo en la India antigua grandes imperios que surgieron
de tiempo en tiempo; y es interesante notar que en el reinado
de Chandragupta Maurya, durante el cual se escribi el primer
libro que he mencionado, a media que aumentaba su rea has-
ta alcanzar un inmenso imperio, llegando a extenderse desde el
Hindu-Khushl al rio Narbada, se reproduce la organizacin al-
deana en el rea ms mplia, de tal modo, que aunque llegando
hasta la organizacin imperial, todava encontris el Concejo de
la aldea, el Pachayat, teniendo cada departamento del Estado su
Paichayat arriba y que hoy correspond a la Secretara. Esos
departamentos eran'muy parecidos a la modern organizacin
bajo el Raj Britnico: los Departamentos, las Secretaras, des-
pusi los Ministros de li Priivb,:-;l. y por ltimo, el Gobierno
Central. Lo mismo sucede en el. reinado -de Ashoka; tena cua-
tro Vi-reyes y l era el .Je~e"de todos ellos.
La multiplicacin contiua de la aldea es realmente una. mul-
tiplicacin de la vida de la familiar; de modo que podis ver al
travs de toda esa historic que se extiende tan atrs como cual-
quiera otra, no slo la que es reconocida en Europa, sino tam-
bin la que aqu se reconoce,que siempre retrocede en el mis-
1mo modelo. Su importancia para nosotros en el future est en
que las relaciones de los sres humans son reconocidas como
obligaciones que atan.
Con much frecuencia se dice ahora y no siempre con las me-
jores intenciones, que el indio es una persona respetuosa de la
ley por instinto. Y ello es cierto, porque ha sobrevivido el sen-
tido de la obligacin, pero se ha llevado a cabo con exceso, sien-
do esa razn por qu sus oponentes vinieron con la Compaa
India Oriental, para poder conseguir ese exceso, la servidumbre
de una parte y la tirana de otra.
Observando este.tipo de familiar paciente y sufrido, cuando
tratis de mira hacia el frente, observaris que tanto la Cien-
cia como la Religin se inclinan a la reconstruccin del tipo fa-
miliar en un nivel ms elevado; a la reorganizacin de la So-
ciedad, no en el sistema de la competencia de la quinta Sub-
raza en Europa, sino en el tipo de familiar, tal como exista en
Asia.
Podis comprender que en las sucesivas manifestaciones de
la Sabidura Divina, como est patent en la organizacin so-
cial, primero tenis el tipo de la familiar, a fin de arraigar pro-
fundamente en la mente humana la idea de que los series huma-
nos estn ntimamente relacionados unos con otros, y han naci-







REVISTA


do en un sistema de obligacin mtua. Podis decir que eso
viene sucedindose a travs ,de todas las civilizaciones antiguas.
Sin embargo, cuando llegis a las ltimas civilizaciones de Eu-
ropa, hallis en Grecia, por ejemplo, la expresin de la aldea en
el Estado Municipal, mientras que la mayor parte de la pobla-
cin se compone de simples bienes muebles, esclavos. Vale la
pena que leis con detenimiento la defense que hace Aristteles
del principio de la esclavitud. Eso dur todo el tiempo de la ci-
vilizacin Griega. Vosotros recordaris la frase arrogante de los
Griegos que dividan a todos los series en "Griegos y Brbaros".
Ellos saban muy poco de Asia y de sus ms antiguas civiliza-
ciones. Sin embargo, esa civilizacin de la ciudad como Estado,
si se descarta aquel element de la esclavitud, es una de las ms
hermosas de las concepciones intelectuales de la Sociedad, que
es possible encontrar. Fu el esplndido intelecto Griego, con el
lado emotional que hizo su belleza en el culto, y elev las artes
a un punto tan culminante, el que edific la maravilla del Es-
tado Municipal, e hizo al ciudadano Ateniense.
He dicho que cometieron un gran error al fundar la escla-
vitud. Ese es uno de los lados retrgados de la humanidad que
no ha desaparecido todava. Cuando observis a las razas lati-
nas modernas, especialmente a los Italianos y a los Espaoles,
hallis esa misma fra indiferencia por los sufrimientos de los se-
res humans menos evolucionados, y ms an de los representan-
tes del reino animal. La excusa comn en Italia por la crueldad
con un animal es "que no es un cristiano", y eso es suficiente pa-
ra no considerar cruel el maltrato a nuestros hermanos y hermanas
del reino animal.
Observando la parte mejor del Estado Municipal, se encuen-
tra una comunidad admirable de hombres cultos, cada uno de los
cuales estaba preparado a ejercer los deberes del ciudadano en el
Estado. El lado flaco consista en el pesto enteramente infe-
rior que los Griegos colocaban a la mujer.
La mujeres no eran ciudadanas. Eran una especie de infantaz-
go o dependencia para los hombres; y ah est la mejor explicacini
probablemente, de la posicin inferior en que se mantuvo a la
iiii. i entire las naciones occidentales. Bien s que no todos la
aceptan as ahora, pero el que conozca la historic de la legislacin
de Europa comprender que, en cuestiones de dignidad, de uti-
lidad y de servicio, as como en las references a la propiedad. sc
separaba siempre del hombre a la mujer.
Solamente en n-iestros tiempos, debido principalmente a la
gran injusticia perpetrada en Shelly y ms tarde en mi persona.
separando a los hijos de uno de los padres o de los dos, a causa
de sus creencias, es que vino a ser reconocido por la ley inglesa el
derecho de la mujer casada a tener el control de sus hijos. Unica-
mente en ausencia del matrimonio, se le daba a la madre el cOi-








TEOSOFICA


trol de los hijos. La mujer casada no tena derechos en absolute,
en relacin con sus hijos. Eso ya pas, por la fuerza de la opinion
pblica conmovida ante una injusticia tan grande.
Europa ha sido una gran barrera para la evolucin de la mu-
jer en asuntos matrimoniales, lo mismo en el Estado que en todas
las relaciones de la vida pblica. Entre los ricos se invent la
dote matrimonial para impedir la confiscacin de la propiedad de
la mujer al contraer matrimonio. La ceremonia Cristiana pone
en boca del hombre: "Yo te doto con todos mis bienes del mun-
do"; pero en realidad es la novia la que deba decirlo, puesto que
todas sus propiedades pasaban a l. El hombres nada entregaba
a la mujer. Ella todo se lo entregaba. Casas levantadas por una
mujer industriosa, podan ser arrebatadas y vendidas por un
marido ebrio que la haba abandonado. Esto ha sido evitado al
fin por la ley, y los ahorros de una mujer casada son suyos ahora.
Desde luego, que provena, en gran parte, del sistema feudal; por
iis que S. Pablo es responsible en gran parte por la posicin tan
inferior en que coloc a la mujer en la religion cristiana, asignn-
dole todo al hombre y nada a la mujer, como si fuera un mueble.
Desde el punto de vista social, es interesante notar el contrast
entire esto y las leyes Hind y Mulsumana.-En general las leyes mul-
nmnica con respect a los sexos, es una de las ms justas, porque
consider a la mujer en este sentido visible en condiciones muy ra-
zonables; la ley europea va ajustndose poco ms o menos, a las
leyes existentes en Asia desde hace tiempo. Es muy convenient co-
nocer estas circunstancias, si es que quiere idscutir con personas
que sostienen que su civilizacin es la ms elevada, cuando ahora se
que estn alcanzando el nivel de las civilizaciones antiguas. La ley
entire los Hebreos es muy injusta y leonina. Yo no s como era en
I 11 i y Japn; pero en Egipto y en Asiria haba bastante equidad.
Respecto a la familiar y a la aldea, se encuentran tipos de los
('iiu podemos llamar civilizaciones de obligacin mituia. Lo que
en la antigua India entr en ellos es un punto, que me temo que
ahora ha de resentirse much. Todos os dirn que esas civilizacio-
nes no eran democrticas.
Bueno es observer que en esta evolucin de la civilizacin
que tiene tendencia a la libertad, donde hay pequeas comodidades
.,.. i.., ,, en las que muy poco intervienen las mayores comu-
nidades en que estn incluidas, existed .cierta l4asa de liber-
tad ms stable que ninguna otra, y estn 'tan ampliamente es-
parcidas que no es fcil su destruccin.
El medio de que se vali la Compaa de la India Oriental
para destruirlas, fu apoderarse de la propiedad de la tierra
comunal en la aldea y convertirla en sistema labriego, en el cual
P)isa la tierra a ser propiedad del que la cultiva, como derecho
le posesin.
En todas las dems civilizaciones ms antiguas, la tierra era
propiedad communal de la aldea. Se reconoca que la tierra era po-







REVISTA


sesin de la gente que haba nacido en ella y no deba pertenecer
a una clase. Si os fijis en alguna de las civilizaciones muy an-
tiguas de la Cuarta Raza Raz, como la de Per, veris un sistema
admirable prevaleciente all con respect a la tierra. Estaba divi-
dida en tres grandes tramos; uno perteneca a los legisladores y
a lo que podis llamar la propiedad religiosa y la de la ensefianza,
a los miembros de la administracin del pas, o sea, el Gobierno;
otro estaba dedicado a los religiosos, los mdicos y los maestros;
y el tercero era para los obreros manuales.
Cada uno de ellos tena deberes que cumplir, como despus
aconteci con el sistema feudal, que gradualmente ha ido desapa-
reciendo. A cambio de la tierra, all tenis todo el peso del gobier-
no descargado sobre el Rey y los Nobles, as como las obligaciones
y desventajas ms penosas y rigurosas tambin. En lo reference
era su deber educar gratuitamente a cambio de esa propiedad te-
rrcola.
Desempeaban todas las obligaciones religiosas, curaban a los
enfermos y atendan a los ancianos. De modo que con esa pro-
piedad de la tierra, tenan aquellas dos classes las grades obliga-
ciones mencionadas y la riqueza as obtenida era empleada en be-
ficio de la nacin. Al igual que en el otro caso, se usaba para la
defense y el orden interno de la nacin sin gasto alguno para las
masas populares. El cultivo por estas de la tierra les otorgaba el
derecho de ser suya la primer. Cuando escaseaba el agua para sit
irrigacin, era esta la primera que haba de obtenerla, siguindole
la tierra que perteneaca a los educadores. El rey y los nobles
eran los ltimos. Si eran pobres las cosechas, la mejor part corres-
ponda a los cultivadores, por ser ellos los que la haban laborado:
el rest era, la imayor part para la clase media y la menor para
la Imns alta.
As vis de esta imanera el ideal de la familiar realizado de tni
modo :!i ii.. en la antigua organizacin.
Suponiendo que en una familiar sea escaso el alimento, pues, a
los padres corresponde la menor part; despus, aquellos que pie-
den trabajar para el sostenimiento de la familiar; y por fltimo
los niios, a quienes correspond la mayor part (le todas as ven-
lajas fsicas, por ser ellos la vida de la siguiente generaein. y
tambin porque son los que menos deben sufrir.
Esa idea le obligacin mintua el equilibrio de los deberes Y
facultades fueron los que dieron la estabilidad extraordinaria a
esa clase de civilizacin en sus grades variedades; pero coimenz
a decaer gradualmente cuando la clase ms elevada buscaba privi-
legios en vez de cumplir sus deberes, la clase media eluda sus
deberes de educar, de curar a los enfermos y de cuidar a los ancia-
nos, descargndolos sobre los dems, de tal suerte que paulatiia-
mente fueron cayendo todas las cargas solire los productores redu-
cindolos a. la. pobreza, cuando en todas las eivilizaciones antiguas
eran los primeros, porque se les consideraba los mas jvenes e in-







TEOSOFICA


defenses. Yo deseo que tengis esto present, por ser una gua
tan important en le future, que se va manifestando ante noso-
tros.
En auqellos das no puede decirse que existiese lo que ahora lla-
mamos capital en el sentido que ahora existe. Es el capital el ex-
ceso de la labor en la tierra, la material bruta. Debis tener la
tierra, que es la base de la produccin, el trabajo que es la po-
tencia productora; y el capital, el exceso o sobrante de ello, que
ha de emplearse en alimentar al trabajo mientras est operando,
y mientras se va desarrollando la cosecha. El problema surge
solamente cuando la labor colectada result inutilizada por la pro-
piedad y la maquinaria privadas, y los dueos pueden impedir
que se trabaje, a menos que sea bajo las condiciones impuestas
por ellos. Si los rusos hubieran sabido ms y comprendido me-
jor, no habran combinado el plan ridculo de dividir las grandes
haciendas en lotes pequeos, para robarles luego el exceso de su
trabajo a los nuevos dueos. Ahora andan recorriendo a Europa
para tratar de obtener capital otra vez por los malos medios an-
tiguos.
Tambin hay el gran cambio que se opera con el dasarrollo de
la mente inferior, el sistema de competencia y luego, gradualmen-
mente, el abandon de las obligaciones y el acaparamiento cada vez
mayor del poder y del privilegio. Recuerdo haber ledo en una
historic china antigua, que, hubo una provincia que se le difi-
cultaba much encontrar un Gobernador. Se le ofreci el puesto
a muchas personas capacitadas, pero todas declinaban la oferta
por no aceptar las responsabilidad. Era eso cosa muy seria en
aquellos das. Si haba hambre, el Gobierno era el responsible
por su mal gobierno. Si se cometan fraudes, robos o estafas, era
responsible el Gobierno, por no haber cumplido su deber. El te-
soro del Rey tena que restituir el cudruplo de la cantidad roba-
da al individuo que no haba protegido debidamente. Si el guar-
dian de la aldea, no cumpla su deber y haba un robo, se le ha-
ca responsible de su restitucin, a menos de que se tratase de al-
guna cosa movible, como una vaca, en cuyo caso tena que buscar-
la en la aldea vecina, y si se hallaba, se haca responsible al guar-
dian de ella. Comprenderis que bajo esas condiciones no sera f-
cil hallar un 7,..,!1,e que se hiciese cargo del gobierno de la pro-
vincia. Al Gobernador se le haca responsible de todas las fal-
tas cometidas por el pueblo. Creo que fu Confucio, quien al
.-i'- iit.11 un Rey por qu haba ladrones en su teroritorio con-
testo: "Si t no hubieras robado, iO Rey! no habra ladrones en
tu reino".
As era como se consideraban las cosas antiguamente. Mien-
tras ms saba una persona ms responsabilidad tena. Las faltas
de los ignorantes y de los pobres eran dbilmente castigadas, y en
cambio, las de los educados, los instruidos y los qnc ocupaban al-
tas posiciones, lo eran con rigor. As es como deben mirarse las








REVISTA


cosas. Mientras ms sabe un hombre, y ms fuerzas y experiencia
tiene, ms grande debe ser la penalidad, si abusa del poder y en-
gaia al pueblo. Con el sistema modern, yo s que mientras ms
elevada es la posicin de un hombre, mejor se le trtar en la car-
cel; pero este es el reverso de como debe procederse. La respon-
sabilidad acrece con el conocimiento y el powder; y eso mismo ha de
ser en la prxima civilizacin.
La civilizacin que viene regresar a un nivel superior a la del
pasado. Volver a la cooperacin y eliminar la competencia
gradualmente. Ved por qu en la Sociedad Teosfica, que se su-
pone sea la precursor de esa nueva civilizacin, es la Fraternidad
lo que se present con la mayor importancia. Hay que volver a apor-
tar a la sociedad humana la Fraternidad. La prxima encarnacin
de la Vida Divina, lo que se denomina el "espritu de la poca",
que es la revelacin del mismo Dios on la Sociedad, apremiar
en esa direccin. Disminuid vuestro individualism, porque ha
ido demasiado lejos. Despertad vuestro sentido del deber. Los
instruidos son responsables de la ignorancia de los que no saben;
los ricos de la miseria de los pobres, y los dirigentes de la de-
sorganizacin del Estado. i' iPi..... que reorganizar el Estado de
nuevo. El Estado debe ser la Nacin organizada, no su gobier-
no. Hablamos del Estado como si este fuese el Gobierno; lo cual
es un desatino fundamental. El Estado debe ser la Nacin orga-
nizada sobre un plan definido para aumentar la felicidad humana
y el desarrollo de la capacidad humana. Al present, se ha tratado
de conseguir algn orden en el pueblo por medio de la competen-
cia; pero solo se ha obtenido la anarqua. No es possible alcanzar
el orden en una lucha como esa. Hay que revelar el -1 ,'. 11,
del nio y sus cualidades. Leed a Ruskin en este punto de la reor-
ganizacin de la Nacin. Tenis que comprender que los funda-
mentos de la riqueza, su esencia, no puede ser monopolizada por
los individuos. Desde luego que el mal se ha hecho chocante con
el crecimiento del gran poder de la maquinaria, que ha. permitido
a un hombre o a un grupo de hombres monopolizar el exceso re-
sultante de la labor de muchos miles. El resultado excesivo de Oi
hombre puede ser pequeo; pero si juntis el de millares de hom-
bres, el sobrante es enorme; y adems la ganancia obtenida sobre
los haberes pagados va a parar a manos de un hombre o de un
grupo de hombres, lo cual es lo ms irracional de la sociedad hu-
mana.
Ya podis ver sin embargo, los comienzos de la -.,ii-,, ,'
de la competencia por la cooperacin. La propiedad privada va
siendo substituida por la municipalizacin en varias empress
que pueden realizarse mejor colectivamente. Dentro de poco,
vuestra compaa ser un departamento de un municipio. En
algunos ya surte do agua y de luz. Veris como se desarrrolla con
rapidez. En Inglaterra tienen baos pblicos, lavaderos y m1i-








TEOSOFICA


chas otras cosas en las que puede ahorrarse la mano de obra, a fiin
de que pueda haber un equivalent mayor a distribuir entire to-
do el pueblo. Y de ah se pagan los impuestos municipales, lo
que es evidentemente un modo mejor de administrar que el pro-
ducto individual y la contribucin por el individuo. La tierra
no deba pasar de una mano a otra, de modo que al acrecentarse
su valor por el aumento de la poblacin y de la industrial, la ga-
nancia fuese a parar a una sola. familiar.
i "Eso es Socialismo !" Si; pero es un Socialismo Sabio no un
,so del pobre contra el rico, arrojado a la desesperacin por las condi-
ciones en que se encuentra, y cada da ms enfurecido a la vis-
ta del lujo que lo rodea. Qu otra cosa puede esperarse del ig-
norante? Si el que est constantemente t:idL..,i.ini]., v a los que
no trabajan gozando y divirtindose? Eso es lo que motiva la re-
belin inevitablemente.
Cuando se compare el promedio de la duracin de la vida
en las naciones, so ve cun desfavorable es la comparacin. Tomad
nuestro promedio en la India, que es de 23 aos y 5 meses. Eso
es monstruoso 1 Cual es, la causa? La miseria, la inanicin. Ma-
dres hambrientas manteniendo a hijos hambrientos que mueren en su
infancia. La mortandad infantil en la India es una de las cosas
ms espantosas. Lo mismo acontece en los barrios bajos de Lon-
dres. Hubo un tiempo que las defunciones de nios lleg a al-
canzar en Londres un nmero mayor de la mitad de los nacidos.
Nueva Zelandia est en mejores condiciones. All el promedio
de la vida es de sesenta aos, porque hay abundancia de alimen-
to y de confort. No hay nadie que sea demasiado rico, ni quien
sea demasiado pobre.
Si llega a implantarse el Socialismo por la rebelin de los des-
dichados, ser excesivamente destructor; pero si el cambio sobre-
viene en la civilizacin que viene por el sacrificio y la previsin de
los instruidos y los sensatos, entonces ser redimida la humanidad.
No puedo decirles lo que liemos de adelantar en eso en la sexta
sub-raza, pero es seguro que avanzaremos much. H. P. B. ense-
i el "Socialismo del amor", con el que los eruditos tratan de
compartir sus conocimientos con los que no saben, y los ricos sus
comodidades con lo. pores. Ya se notan trazas de su comienzo
entire los que emplean a los trabajadores ahora en Inglaterra, don-
de construyen ciudades-jiPrdines para sus empleados. dndoles
todas las comodidades y satisfacciones a cambio de la riqueza
que les proporcionan; done les construyen un club y un teatro
libre de gastos, devolvindoles de ese modo parte de los beneficios
que su trabajo le report. La verdad es que principia a despertar-
s' la conciencia social. Y continuar aumentando cada vez ms.
Vendr fcilmente aqu en la India. por existir ese espritu bastan-
te generalizado entire el pueblo. Si os fijis en una familiar unida,
veri.s que todos los nios son tratados como si fueran sus propios








REVISTA


hijos. Una de las cosas que ms me llamaron la atencin en la
India fu que un amigo mo que perteneca a una de esas families
unidas miraba a los hijos de su hermano al igual que a los suyos
propios. Ese sentimiento haca que un hermano tomara la ropa
del otro, si la necesitaba, cosa muy natural cuando esa ropa po-
da lavarse todos los das. No predomina aqu esa misma idea
respect a la propiedad individual ni en cuanto a los jardines.
El indio no cierra su jardn, a menos de que tenga las costumbres
occidentales. Los dems entran en su jardn y toman los frutos
y alimentos bajo sus rboles. Contestando un indio una vez a
la pregunta: "por qu entraba libremente la gente en su jardn",
contest: "para que otra cosa sirve un jardn". Nosotros deba-
mos aqu poseer ese mismo espritu con ms facilidad. En la sex-
ta Raza Raz ese ser el fundamento de toda sociedad humana ra-
zonable; y as llegaris a tender gradualmente el Socialismo del
Amor y del discernimiento, que obliga a la obligacin mitua en
todo y acaba con los celos y la envidia.
Ms tarde, en la Sptima Raza Raz, asunto este muy escabro-
so para ser tratado de moment, se llegar a alcanzar un estado
en el cual no necesitaremos leyes; no la anarqua del present,
sino el orden que viene del desarrollo del Director Interno Inmoir
tal, en el cual todo hombre es una ley en si mismo, porque se
gobierna por el yo que est dentro de l. Es ese un camino suma-
mente largo y distant, pero as y todo, ya se acortar, y con eso,
quedar terminado el cielo de la evolucin de nuestro globo.
Algunas veces pienso que. Mr. Gandhi ha tenido una vislumbii
de esto, aiunque muy distanciada del foco, y por ello pretend
precipitar ese estado sin contar con los elements apropiados. La
ley externa es necesaria mientras el Regidor interno no puede
gobernar sus vebculos; pero gradualmente, la ley external hadr
lugar a otra internal, y no ser entonces necesario el apremio ex-
terior, porque el hombre sabr. hacker lo que es mejor, ms bene-
volente, ms noble y ms sublime, movido por el Gobernante des-
(le su interior.



EL MAS GRANDE DE LOS DONE
POR C. W. LEADBEATER

(Finaliza)
Sin iitda a i habido grandes ciudades en los antiguos tiem-
pos; Roma era inmensa; Babilonia era una gran ciudad; la ciu-
dad de Ins Puertas de Oro de la Atlntida era tambin muy gran-
de, pero no haba entonces la tension que experimentamos hoy. IIe
estudiado on el curso de mis investigaciones clarividentes de diver-
sas naturalezas, una gran cantidad de civilizaciones antiguas; al-








TEOSOFICA


gunas estaban lejos de ser buenas, otras eran francamente malas,
porque en ellas se practicaba una magia malhechora; por otra par-
te las ha habido i,..i,;,t-... y que nos igualan bajo muchos senti-
dos; pero sea como sea, no he visto una sola en la que la lucha
por la vida haya sido tan terrible como en nuestros das. Todo
esto jproviene .!e nuestros actuales medios de comunicacin, de
inueistros ferrocarriles, de nuestros vapores, de nuestros telgra-
fos y de nuestras jornadas cotidianas todas estas cosas tienden a
intensificar la vida.
Todo esto tiene su lado bueno que nos enseia a condensar en
unt pequefo espacio de tiempo una gran cantidad de labor y a ocu-
panos de muchas cosas a la vez. Esto tiene su utilidad pero con-
trilbuye tambin a minar nuestra salud, as como la. constitucin
de muchas personas, y esto hace sin discusin, todo progress es-
piritual much ms difcil. Ello desenvuelve la mentalidad y el
poder intellectual pero hace much ms difcil todo lo que se re-
iJiciona con la meditacin y el yoga, porque la esencia de estas co-
sas s l obtener la calma y el powder abstraerse del mundo exte-
inor para concentrar sus 1... li ,. -. en las cosas elevadas. Sin duda
piemriios meditar, lo hacemos hasta cierto punto, pero no siempre
lP conseguimos, estoy convencido. No os asombris del poco xito
i[,l vuestra meditaciones de aquello de que otros pensamientos os
persigan hasta el punto de hacer vuestra meditacin casi imposi-
1'e. Recorded, no obstante, que si venceis en estas ocasiones habis
iino un gran paso adelante, porque est.is entonces al probar, la
may or parte dle las dificultades que se levantan ~n nuestro cami-
ii. Aquel que ha dado pruebas de las cualidades de su yoga en cir-
i'islitaniias fciles al abrigo de una caverna o en las selvas, es-
lii'a perdido si hubiera de vivir en una gran ciudad como sta;
(o iiinera que si logris hacer vuestro trabajo en condiciones pa-
lr"-idas, podis star seguros que habis dado el primer paso en
! sendero del Yoga.
Lo que deseis hacer es algo bien difcil pero segurmCenlte pu(e-
o ser:e llevado a cabo, y cn este caso ganareis much ms que si
siuliereis la ruta ms fcil. Uno de los ms grades escollos es
'i1 e (iue nuestros nervios s desticnden por el grand esfi'erzo ,y la.
;''ihidad que nos rodea. Algunos, entire nosotros, no parecc n dar-
sii'it a de la part active que .i'i *, en todo esto. desgraciada-
'nln,. ,es impossible, hasta cierto punto, el sustraerse. porqne si vi-
,'s en e medio no podeis evitar el sufrir su influencia, las vibra-
"10.s delo millones d(l hombres que os rodean, son necesariamente
n !I;fc tor imnportiate; y v\osotros individualmhnc1 bumscalndo re-
nlit:r esta corriente impetuosa, tendris una ruda labor que hia-
''e parl permanecer inmutables. Lo re ito, ello (es psible, or-
, l ya ]w sido echo: pero para alcanzar la conadicin le (1ne la-
lia e0l ap(stol (la condicin (de que ningnma excitai( n punda
'i"..I de nosotros) es double, triplemente difcil in las con-
ilicio'ns actuales. Se necesita, sin embairo, qiue 11







REVISTA


En vuestro progress en el Sendero, deberis alcanzar aquella con-
dicin, desde otro punto de vista, la ms Ardua en la misma lnea
Sde conduct; la penltima traba que el Arhat, rompe antes de
llegar a Maestro es la posibilidad de alterarse por una cosa cual-
quiera. Confieso que he considerado esta condicin con una dul-
ce envidia Pero cuando se la alcanza no queda sino un obstcu-
lo que salvar, el de la ignorancia. Ser perfectamente libres de
poder irritate, es acercarnos al fin Supremo, y este estado se en-
cuentra todava en lo que ha de venir; ms entretanto esforc-
monos en seguir el consejo de San Pablo y elevmonos al amor
que no se irrita, ni sospecha el mal en nada.
Sin duda, no sospecha del amor, como podra pensarse mal de
aqul a quien se ama? "No se regocija con la maldad, se regocija
por el contrario, con la verdad".
Se dice corrientemente que el amor es ciego; quiero career sin-
ceramente que hay un amor de esta naturaleza, pero s tambn
que hay en l una conduct ulterior que es extraordinariamente
sutil, que espera del objeto amado much ms que lo que en su
forma ordinaria lo hace, respect a la conduct y a los actos, (que
exige much justamente, a causa de la intensidad de su amor),
un amor que es todo lo contrario de lo ciego, puede ser que sea
la reaccin del otro. El amor perfect, no ser jams, ni lo uno
ni lo otro, los sobrepasa a ambos, y juzgar, de todo, tal como las
cosas se le presentan, sin miedo ni favoritismo, sabiendo perfecta-
mente bien que nada de lo que el objeto amado pueda hacer, cam-
biara, ni aminorar nuestro amor. El sentimiento del amor no
depend de ninguna manera del carcter de la persona amada;
si amis a alguien, lo amis y nada de lo que haga alterar vuestro
amor por l; -, fi;.: si obra mal, porque le amis; sentiris pe-
sar, pero esto no afectar vuestro amor. Esto es an, algo que
parece no comprenderse.
"Como puedo amar a una persona que me ha tratado de tal
y tal manera", se dice. No vis que su actitud caracterstica nada
tiene que hacer aqu? El verdadero amor no v de una persona-
lidad a otra, es el sentimiento de un ego para otro, puede ser has-
ta una mnada para otra; cmo podra uno saberlo? Tenemos
tan pocos datos sobre lo que pasa en esas esferas elevadas pero
constatamos que actia independientemente de las acciones del
objeto amado. El hombre es capaz de sentir un amor parecido; 1G
s porque lo he visto; porque lo vemos en los Grandes Seres y en
Sus discpulos. Es algo maravilloso y bello de contemplar. Este
amor se dice, "no falla jams". Por eso es que San Pablo insisted
en esta su principal caracterstica; no permanece lo mismo, in-
mutable en este mundo de continue cambio. No cambia porclue
Dios es Amor. "Aquel que no ama no conoce a Dios, porque Dios
es Amor", dice otro apstol. "Sabemos que hemos pasado de la
muerte a la vida. porque amamos." No es solamente un factor







TEOSOFICA


ms o menos important en la vida, es la vida misma. Es la vi-
da de Dios en el hombre, porque Dios es Amor.
Posiblemente no nos damos cuenta de todo lo que esto quiere
decir; si amamos Dios morar en nosotros y su vida ser perfectat
en nosotros. Deseara, si possible fuera, que llevarais esta idea con
vosotros, que si fueris bastante felices para sentir este verdadero,
glorioso amor, no serais vosotros los que amarais sino que sera
Dios que amara en vosotros. Es la vida de Logos mismo; y ver-
terais esta vida en amor por vuestros semejantes en la proporcin
lecan a este respect: "'Cmo aqul que no ama a su hermano,
a quien puede ver, podra amar a Dios a quien no v? Si fue-
reis a demostrar el poder de Dios, no lo haris sino absorbiendo
ei vosotros su amor, y vertindolo nuevamente en otro. Es ne-
ce'sario que seis su limosnero en este acto que constitute la ms
grande de todas las caridades, la de repartir Su amor; he ahi
tl nacimiento del Cristo en nosotros y deberemos tomar la reso-
lcin de mostrar que porque amamos a Dios y porque le somos
reconocidos, dejaremos ver en nuestra vida diaria el Amor hacia
nuestros hermanos como prueba de nuestra unin con El.




LAS PIRAMIDES Y STONEHENGE

Frutos colectados de las enseanzas ocultas
Por A. P. Sinnett
(Continuacin.)
Hace unos ochocientos mil aos, el continent de la Atlntida,
habiendo cumplido sus destinos en la educacin de la especie hu-
mana, comenz a 'desaparecer. Este process se inagur por una
catstrofe geolgica en escala estupenda, pero no hizo ms que
comenzar la desaparicin o sumersin de la Atlntida. El conti-
nente se sostuvo contra las destructoras fuerzas de Neptuno hasta
hace unos ochenta mil aos, en que algunas porciones considera-
ble:s restantes desaparecieron, quedando slo una grande isla-la
Atlntida de la tradicin clasica,-que pereci en una gran con-
vulsin natural hace unos once mil quinientos aos, fecha origi-
nalmente obtenida en las enseanzas ocultas y confirmadas aproxi-
madamente por los descubrimientos del doctor Le Plongeon, de
los que ya se ha hecho referencia.
Durante el enorme perodo transicurrido desde el principio de
gradual sumersin de los grades territories del continent origi-
Ina], se realizaron extensas emigraciones desde la Atlntida enton-








REVISTA


ces existente, a otras regions. En estas emigraciones quedaron
incluidos los representantes ms avanzados espiritualmente de la
raza. La destruccin de la Atlntida, como process fsico, fu pa-
ralela a la degradacin moral del pueblo. Losi adeptos de la raza
se apartaron tanto de la incurable degeneracin de sus compatrio-
tas, como de ruinoso continent, cuyo destino conocan de antema-
no. En aquella decadente y corrompida civilizacin su influencia
ya no .poda ejercerse por ms tiempo. Tenan ellos que descubrir
un ncleo human ms joven y vigoroso sobre el cual ingertar el
spiritual impulso que les estaba confiado.
-En aquel perodo una gran parte de Europa, especialmente
de la Europa oriental, era una marisma inhabitable, apenas ele-
vada de las aguas del Ocano, al que la Atlntida volva. Pero el
Egipto, aunque muy diferente en su geografa del Egipto de hoy,
ya estaba habitado, como tambin lo estaban las comarcas que
limitaban el Mediterrneo oriental. Sube la mitad del enorme
perodo asignado a la suumersin de la Atlntida, una gran oanti-
dad de adeptos atlante'si, acompaados por un considerable nmero
de sus contemporneos no iniciados, se fij en esas comarcas cono
tambin gradualmente, ms tarde, en las regions occidentales d-
nuestra present Europa, as como en muchas parties del mundo
oriental. Sobre el territorio que es ahora parte de nuestras islas
britnicas, aunque en aquel tiempo no estaba separado del rest
del continent principal, los adeptos atlantes dejaron huellas de su
presencia, algunas de las cuales subsisten hoy. En Stonehenge po-
seen un recuerdo de la dispersin atlante, aunque su construccin
sea ms reciente que las Pirmides de Egipto.
Durante un tiempo muy largo, los adeptos inmigrantes que se
fijaron en el pas .que se conoce hoy por el nombre de Egipto, no
realizaron lentamente para educar al pueblo en las artes de la ci-
vilizacin. Vivan ellos sencillamente en el pas, y all, sin duda
tuvieron algunos discpulos individuals y mantuvieron el ms
elevado conocimiento spiritual que, por poco preparada para asi-
milrsela que se halle la masa de la Humanidad en cualquier po-
ca, nunca puede morir totalmente, aunque sus conservadores dis-
minuyan y se reduzcan a unos pocos en nmero, como a veces pue-
de ocurrir en las crisis de la evolucin humana. Cul pueda haber
sido la naturaleza de la influencia spiritual invisible que ellos lle-
varan al .pueblo en que vivan, es cuestin de que no, he de ocu-
parme aqu. La raza que les rodeaba se elevaba poco a poco por
las enseanzas de una civilizacin superior, e indudablemente ella
fu grandemente aumentada y mejorada etnolgicamente por la
infunsin de sangre inmigrante, porque, como ya he dicho,"un gran
nmero de .gentes atlantes, adems de las que representaban al
adeptado en este perodo, acompaaron a sus maestros y gua es-
pirituales en sus emigraciones, y mezclronse sus descendientes
con los habitantes originales de la nueva patria.







TEOSOFICA


Lleg un tiempo en que la semilla sembrada germin. Los
adeptos comenzaron a ensear y a gobernar, a s como a residir en
Egipto. Las vagas tradiciones referentes a las largas lenas de Re-
yes Divinos, que precedieron a las dinastas que di Manethon, no
son meras fbulas de una humanidad infantil, como el espritu li-
mitado de los crticos materialistas del siglo XIX ha supuesto con
frecuencia. Los Reyes Divinos de Egipto fueron los primeros go-
bernantes adeptos, y la edad de oro de Egipto fu aquella sobre la
cual ellos presidieron, durante milenios, en un pasado tan remoto
que se sienten escrpulos de mencionar la existencia de esas figu-
ras reales, ante gente de las que, slo unos pocos, se han emanei-
p]ado por complete de las cadenas mentales relatives a la duracin
de la historic del Mundo, que forjaron los modernosi europeos a
causa de la interpretacin que diera la Teologa medioeval a la
cronologa de la Biblia. Siguiendo hacia atrs la historic de los
primeros monumentos de la civilizacin egipcia, con ayuda de
aquellos imperecederos archives que pueden consultarse, tan vivi-
dos como siempre en la Memoria de la Naturaleza, por aquellos
que saben cmo penetrar en este ilimitado museo de pinturas, no
tendremos que aadir al azar algunos milenios ms a las fechas
convencionales de los modernos egiptlogos, sino que nos ser pre-
ciso medir sus edades sobre la escala de la historic atlante. Las
pirmides fueron realmente construidas en un perodo medio entire
la primera inmigracin de adeptos atlantes en Egipto y la etapa
del progress -del Mundo que hemos alcanzado, o en otras palabras,
hace algo ms de doscientos mil aos. Relaeionadas estrechamente
como se hallaban en su origen e intent con los misterios ocultos,
es impossible obtener de los informants iniciados del present da
ninguna explicacin precise respect del designio que perseguan
en el principio. He podido inferir, que, aunque sin duda fueron
templos o lugares de iniciacin (la gran pirmide por ejemplo, con-
tiene ciertamente ms cmaras que las tres descubiertas), uno de
los objetos de la gran pirmide fu la proteccin de algunos obje-
tos tangibles de gran importancia, relacionados con los misterios.
Esos objetos fueron sepultados en la roca, se dice, y se erigi la pi-
rmide sobre ellos, siendo su forma y magnitude las.adecuadas pa-
ra garantizarla de los temblores de tierra, y de la misma sumer-
sin bajo el mar durante las grandson ondulacioes seculares, de la
superficie de la Tierra.
Esto me present uno de los hechos ms notables sobre las
pirmides, entire los que la investigacin modern no ha sospecha-
do jams. En los enormes perodos de su existencia, ha habido
tiempo, ms de una vez, para uno de esos grades cambios en la
superficie de la Tierra, que algunos gelogos reconocen como una
necesidad de su constitucin. Las alternatives elevaciones y depre-
siones de continents y lechos delocano, son debidos a una lenta
pulsacin del cuerpo de la Tierra, que pueden compararse, en








REVISTA


cuanto a la superficie, a las ondulaciones de un mar que se. halla.
en calma casi perfect, pero que se eleva lentamente bajo la in-
fluencia de una oscilacin imperceptible. Probablemente existirn
corrientes oblicuas en tales ondulaciones, que pueden ocasional-
mente intensificarlas y hacerlas mnimas; pero, en todo caso, no
pueden ser excluidas de ninguna hiptesis cientfica razonable re-
ferente al progress ,de las teoras geolgicas, por muy dbiles que
sean los indicios de tales manifestaciones.
La informacin oculta sobre el asunto que tratamos, nos trae
el registro de algunas de tales ondulaciones:. Despus de la erec-
cin de las primeras pirmides, una ondulacin (relacionada con
la que produjo la sumersin final del ltimo trozo del continent
,atlante), -deprimi la region que es ahora el valle del bajo Nilo.
bajo el nivel del mar, que cubra la parte norte de Africa except
los terrenos montaosos prximos a la costa mediterrnea. La cos-
ta occidental era tambin tierra firme en el perodo en cuestin,
pero el present desierto de Sahara era un mar, y ese mar se ex-
tendi por todo el pas ahora fertilizado por el bajo Nilo, en cuan-
to la enorme ondulacin deprimi su nivel.
El pas del alto Nilo no qued sumergido, y all se refugi
sin duda una gran parte de la poblacin de Egipto, aunque la su-
mersin tuvo un carcter de cataclismo que llev consigo la des-
truccin de la vida de aquellos que se apegaron ms a la region
amenazada. De todos modos, se me dice que hubo una considera-
ble emigracin del pueblo hacia el Oriente y el Occidente, as co-
mo hacia el Sur, y por algn tiempo (no s exactamente cunto
aunque s que fu muy poco comparado con el curso general de las
ondulaciones de la gran corteza rocosa de la Tierra), las pirmides
y el territorio que las rodea permanecieron bajo el agua. Incidei-
talmente esto sugerir la idea de que el present curso del ro Nilo
no es el que sega antes de la convulsin natural en cuestin. El
curso de hoy difiere, se me dice positivamente, del que sigui en
la poca de la construccin de la gran pirmide, desde la altura de
Tebas. El temple de Karnac es un monument egipcio de enorme
antigedad, aunque no tan viejo como la pirmide mayor, y nun-
ca estuvo sumergido; pero en lo referente al curso del Nilo, fu
diferente del de hoy desde la altura de Tebas, en tiempo de la
ereccin del templo de Karnac.
De nuevo se retir el mar del bajo Egipto tras un interval.
cuya exacta duracin no me ha sido comunicada, y las pirmides
quedaron de nuevo en seco. Rpidamente, en comparacin con los
cambios geolgicos ocurridos, se replob otra vez y los Adeptos go-
bernaron. Me inclino a considerar el perodo que ahora viene co-
mo la verdadera edad de oro de la civilizacin egipcia. La decaden-
cia slo se manifiesta much ms tarde. Pero el destino tena reser-
vado otro golpe al antiguo Estado. Cuando la ltima isla restante
de la Atlntida se sumergi con enorme violencia hace unos 11.500








TEOSOFICA


aos, una ondulacin del lecho de los ocanos produjo inundaciones
terrible, y sin que de nuevo el territorio pasara a ser fondo del
Ocano, el pas egipcio fu afligido por una inmensa inundacin
que por segunda vez dispers sus habitantes. No he comprendido
que esta fuera de tal entidad empero, que llegara a sumergir las
pirmides, pero, en cierta escala, la poblacin se ahog 'o huy del
pas circundante, por algn tiempo. Cuando, a su vez ces la inun-
dacin y la poblacin se fij de nuevo en el pas, comenz ese mo-
vimiento descendente de espiritualidad y cultural que, desde el
punto de vista oculto, es el breve perodo final de la decadencia de
la civilizacin del Egipto, aunque, para el egiptlogo modern, en
l vaya incluido el comienzo de la historic egipcia, tras del cual
algunos investigadores principian a buscar las huellas del hombre
primitive.
Probablemente, al comenzar el perodo de decadencia, o despus
de haber avanzado ste un tanto, los objetos tangibles, cualesquiera
que ellos fuesen, que la gran pirmide deba conservar, fueron
extrados y llevados a algn otro pas elegido como residencia
central del adeptado del Mundo. Y, aunque en cuanto la antigua
sabidura-religin sobrevivi en Egipto, las antiguas pirmides si-
guieron sin duda, el conocimiento pleno concerniente a su uso,
en este respect, se desvaneein entire el pueblo. Slo los adeptos
iniciados practicaban en las cmaras las ceremonies seretas, y, con
la dispersin del element adepto de la poblacin, debido a la de-
generacin de sta, las arcaicas tradiciones se perdieron, natural-
mente. Esta consideracin da cuenta,, entire otras, de la multiplica-
cin de pirmides en edades comparativamente recientes, cuando,
:iertaniente no pensaban los constructores usarlas para iniciar a
los nefitos en los misterios de la ciencia oculta. En los ltimos
milenios se han erigido pirmides a lo largo del valle del Nilo. Al
paso que la enseanza oculta niega la teora conventional de que
las pirmides sirvieran de tumbas a los monarchs que las hicieron
construir, abre las puertas a conjeturas de esta clase en lo refe-
rente a la ms modern. Desde una antigedad con la que las di-
nastas decadentes haban perdido contact, el ejemplo de la prime-
ras pirmides, como estilo arquitectnico, haba sido evidentemen-
te copiado.
Ciertamente el sarcfago de la gran pirmide no fu una tum-
ba ni, como conjetura Piazzi Smyth, un tipo o patrn de las medi-
das de capacidad, sino una pila en que se cumplan ciertas ceremo-
nias bautismales relacionadas con las iniciaciones, Es possible, sin
embargoo, que en el ltimo perodo degenerado de la historic egip-
cia (al que pertenecen las dinastas de Manethon), algunos de los
reyes, habiendo perdido la nocin del uso a que fueron destinadas
aIs pirmides en el principio, puedan haber seguido construyendo
parecidos monumentos; sin conocer el empleo original de ellos, y
destinarlos a tumbas suyas. Se me dice que tal ha sido el caso








REVISTA


positivamente, pero este hecho no militia en modo alguno contra
las explicaciones dadas.
La construccin de la gran pirmide ha sido asignada por la
mayor parte de los egiptlogos a un Rey de la cuarta dinasta,
generalmente conocido por el nombre de Cheops, o ms correc-
tamente, para los estudiantes de geroglficos, por el de Khufu. Se
supone que ese monarca la construy,, y que fu aumentando su
taniao durante toda su vida. Como su reinado fu muy largo, la
enorme magnitude del monument se explica por esta causa. Mis
noticias respect a este punto son de que Khufu slo restaur al-
gunas porciones de la pirmide que se haban deteriorado, y cerr,
por razones que se me escapan, algunas de las cmaras que antes
eran accesibles. Los egiptlogos modernos admiten que las prue-
bas de que Khufu fuera el constructor son poco slidas, aunque la
conjetura original se ha citado tan frecuientemente, que la mayor
parte de los escritores la aceptan como un hcho conocido.
La manipulacin de las enormes piedras usadas en este mo-
numento, as como la construccin misma de la gran pirmide,
slo pueden explicarse por la aplicacin a tales trabajos de algn
conocimiento de las fuerzas de la Naturaleza, que se perdi para
la humanidad durante la decadencia de la civilizacin egipcia y Ji
bbarbarie medioeval, no habiendo sido an recobrado por la cien-
cia modern. Esta part del asunto que trato, se revisar conve-
niientemente en relacin con otras ruinas procedentes de las edades
en que los adeptos dispersados desde la Atlntida, tomaban aii
part en la vida external de Egipto y de algunos otros passes que
forman ahora parte del continent europeo. En la misma Ingla-
terra tenemos algunos restos del tiempo de los adeptos atlantes, cu-
ya interpretacin, ha estado obscurecida tanto por teoras fants-
ticas, como por el transcurso de las edades transcurridas desde
su ereccin.
Stonehenge es un enigma que ha dejado tan perplejos a los
especuladores como las mismas Pirmides. La mayor parte de los
arquelogos han afirmado que fu eregido por los druidas de
la antigua Bretaa que estaban ya desapareciendo como easti
sacerdotal en tiempo de la invasion roman, aunque celebraban,
lodava los ritos secrets y sanguinarios a que se lian referido al-
gunos historiadores romanos. Esta sencilla conjetura, que no ex-
plica los mtodos que pudieran emplear las razas ineivilizadas que
labian la gran Bretaia-conquistada por TJli (i'. -, -pari
manejar enormes monolitos que constituyen las ruinas de "
ilnehige, no satisface a Mr. James Fergusson, que ha dedicado tan
pacieites investigaciones al asunto de los Moumenetos de picdros
to(scs en su interesante volume as titulado. Mr. Fergusson, tie-
ne el prejuicio de querer descubrir un origen reciente a todos los
restos de la antigedad. y a favor de la obscuridad reinante sobre
doscientos o trecientos afos de la historic inglesa, los que siguen
al abandon de las islas por los romanos, ha desarrollado una lii







TEOSOFICA


ptesis, segn la cual Stonehenge fu eregido en tiempos del Rey
Arturo para celebrar una de las doce grandes batallas en que se
dice que aquel hroe destroz a los paganos. Mr. Fergusson no
tiene nada que oponer a los previous arguments que haban asig-
nado un designio religioso a las grandes reliquias de Salisbury
Plain, y las convierte en meras piedras erigidas para conmemorar
una victoria. Ningn esfuerzo intencional suyo nos hubiera pro-
i.... ..11.1, una reduction ad absurd2um ms grotescade esa concep-
cin general del iiundo, que consider a la civilizacin que se de-
sarrolla ahora a nuestro alrededor como procedente de una condi-
ci0n inmediata de humanidad primitive infantil.
(Continuo ard)



NOCHES SYRACUSANAS

LA TROMPETA PRODIGIOSA

I
Si como los de Julio Csar hubiesen sobrevivido los Comenta-
rios de Lucio Cornelio Sila, i cun bellas pginas tendramos acer-
';i de la agitada vida de este favorite de la Fortuna! Patricio de
';- conoci la adversidad en su juventud, viviendo en modes-
lt casa de huspedes.
PFu de altanero continent. Sus brillantes ojos azules solan
mirar con fiereza; fu su tez blanca y rubicunda; su cabello una
llama de oro. Toda su prestancia, de varn ilustre. .Si bien atri-
b)Uy gran parte de su xito, sus victorias y prosperidad a la di-
vina Fortuna.
Su tipo no era el corriente entire los romanos. "Harina ama-
sada con moras", dijo de l algn epigramtico ateniense, quien
probablemente le mir de cerca tras la toma de la ilustre ciudad
del tica. No parece, pues, que Sila hubiese pertenecido a la raza
'n que naci. Me place suponer que fu un hermoso brbaro
blondo nacido entire los Cornelios para dar principio a la destruc-
('in de la majestad que fu Roma. Sila fu un civilizado precur-
sor de los brbaros. Puso fuego a la ciudad, mat proscribi, em-
I'obreci ciudadanos romanos, como el mayor enemigo de la orgu-
llosa Roma. Verdad es que Mario medit la sedicin que trajo
.11. 1., efectos, pero Sila no di merced ni cuartel. La sangre que
Por su causa se derram vel de prpura el horizonte por done
so alzaba la aurora de una nueva raza, como l, con ojos azules,
'como l, con una llama de oro en la cabellera.
Y no apareci esta nueva raza sin un prodigio que la anun-
'iase, precisamente cuando Mario se dispona a destruir a Sila.








REVISTA


En la vida que de este varn escribi Plutarco lese as: "Y lo
que es. ms extrao todava, hallndose la atmsfera despejada
y sin nubes, se oy el sonido de una trompeta, que le di muy
agudo y doloroso; de manera que por lo penetrante los aturdi y
asombr a todos. Los inteligentes de la Etruria dieron la. expli-
cacin de que aquel prodigio anunciaba la mudanza y venida de
una nueva generacin; porque las generaciones haban de ser
ocho, 'diferentes todas entire si en el mtodo de vida y en las cos-
tumbres, teniendo cada una prefinido por Dios el trmino de su
duracin dentro del perodo del ao grande; y cuando una con-
cluye y ha de entrar otra, se manifiestan seales extraordina-
rias en la tierra o en el cielo, en trminos que los que se han
dado a examiner estas cosas y las conocen, al punto advierten
que vienen otros hombres, diferentes en sus usos y en su te-
nor de vida, y de los que los Dioses tienen mayor o menor cui-
dado que de los que le precedan. En todo esto hay gran novedad
cuando se verifica este cambio en las generaciones, y tambin
la ciencia adivinatoria o aumenta en estimacin, acertando a sus
,pronsticos, porque el Genio enva seales claras y seguras; o
decae en la otra generacin, dejada a ,s misma, y no pudiendo
emplear sino medios oscuros y sombros para 'conjeturar lo fu-
turo. Tales eran las fbulas que divulgaban los Etrurios, que se
tienen por ms inteligentes y ms 'sabios en estos negocios que
los otros pueblos".
Y habris de tener cuidado con este hondsimo Plutarco que
conoci de las cosas secrets del espritu como pocos otros hom-
bres de la decadencia greco-romana. Sus ojos discernan, en la
estruendosa catstrofe que conmueve a la humanidad, porque no
ha cesado an, los signos claros de la llegada de una nueva gene-
racin. Los Marios de 1914, cuando preparaban la ruina de una
civilizacin exhaust, han podido oir la prodigiosa, tromipeta
anunciadora de una nueva raza para una nueva civilizacin, ape-
nas asomada en el horizonte.
R. Brenes Mesen.
Syracusa, N. Y. agosto 22 de 1923.

QUINCE DIAS DE VISIT EN LA CLINIC DEL
DOCTOR ALBERT ABRAMS
En Sacramento Street, San Francisco, California
Por Upton Sinclair
El cual ha podido observer lo exacto de los diagnsticos, y lo pro-
digioso de las curas hechas, pasando de doce mil las muestras de
sangre diagnsticadas.
Esta interesante informacin aparecer en el prximo nmero de
nuestra Revista.








TEOSOFICA


LA ETICA TEOSOFICA

La i cosofa es, tal vez, el ms grandioso de los ideales a
cuya sombra puede guarecer el hombre su anhelo de progress;
pero con la condicin de que se la interpreted en toda su ma-
gestad.
Los que, al conjuro de sus elucubraciones mentales, screen que
pueden domear el templado acero de este ideal y amoldarlo al
concepto que del mismo ellos se han forjado, empiezan por en-
gaarse a si propios, y concluyen por hacerse la idea de que
,,-i 11 .L a los otros. Estas zancadillas no lo perturban: el ideal
permanece inclume.
La Teosofa no es para ser leda, ni siquiera para ser estu-
diada. La Teosofa es para ser vivida. Su aspect metafsico( sa-
tisface a las mentes narcotizadas de curiosidad y halaga a los
soiadores de vaco; pero si la mente no es lo suficiente potent
para ejercer un absolute contralor sobre el hombre del mundo, la
idealidad gira y danza en torno de poticas imgenes, y el en-
rioso descubre un filn ms de anodinas investigaciones.
La enseanza es, pues, que no debemos predicar sino aque-
llo que practicamos constantemente. Yi nuestra prctica debe
ser tan notoria, que no haya que preguntarnos cul es nuestro
ideal. Tan solo as, nuestras prdicas tendrn la eficacia emula-
dora. El sacerdote que predicaba honradez llevando oculto un
ganso bajo el sayal era un farsante. Las ideas no tienen el pres-
tigio de la sugestin, sino cuando es tica su gnesis. Predicar sabe
cualquiera.
El sentimiento fraernal es el nico indispensable para ser
miembro de la S. T. Pero, todos los miembros de ella somos
realnente fraternales? De ninguna manera. Y no lo somos, por-
'que todos, ms o menos, conservamos an el rescoldo de las pa-
siones que hubimos de alimentar en lo profano, y de ese res-
coldo suelen brotar calories que nos apartan del propsito noble y
honrado que hubimos de hacer de reformarnos, As, nos creemos
unos superiores a los otros en ste o en el otro orden de cosas,
olvidando en ese moment el d7harma de los dems y cometiendo,
por aadidura, el grave pecado de inmiscuirnos en lo que no nos
atae.
Solemos tambin avizorar todo lo bueno que circunvala nues-
tro ideal, para vaciarlo a espuertas sobre el primero que nos sale
al paso, con la ms santa de las intenciones; pero sin cuidarnos
do reservar para nosotros un pequeo remanente de que ir to-
mando a menudo, para apresurar nuestro perfeccionamiento.
Esto ltimo, por supuesto que sera inestimable, si no sir-
viera para denunciar una apata que, en manera alguna, se
amolda al esfuerzo que debe caracterizar la vida del hombre que








REVISTA


es consciente de su divino ser. Somos apticos hasta el punto de
molestarnos cuando se nos llama la atencin sobre nuestra apata,
aunque la llamada se nos haga en nombre del ms dulce de los
afectos. Pero no lo damos a conocer por medio de la palabra,
aunque a veces el silencio grita nuestra ideas.
Cada uno de nosotros tiene un concept distinto del Karma;
pero esa variabilidad de opinions, tendra su importancia relative,
si cada uno de los qu la.s sustentamos viviramos de acuerdo con
nuestra idea. Porque entonces, conociendo que esta Ley desarro-
lla sus pragmticas en los tres mundos inferiores, tratramos de
evadirnos, en el maana, de sus efectos desagradables, procedien-
do en el present a tono coIn esa conciencia.
Las enseanzas que se nos han proporcionado ya son suficien-
tes para que nos perfeccionemos en el plano en que nos en-
contramos. Somos ahora nosotros los que tenemos que acabar la
obra, iviviedo de acuerdo con esas enseanzas, a fin de que po
damos desenvolver en nosotros las cualidades indispensables pa-
ra adquirir las superiores. Pero es necesario que "vivamos" la
verdad:
Tan solo llegaremos a la meta ansiada, viviendo la ruta que
a ella conduce.
En Teosofa, no hay ms que un medio efectivo de perfeccin,
uno solo: vivir la vida teosfica.

Jos del C. VELASCO M. S. T.



HISTORIC DE SENSA


Una Interpretacin del Idilio del Loto Blanco.
Por Mabel Collins.
(Traducido por el Dr. Arturo Villaln. M. S. T.)

(Continuacin).
Estos mismos sacerdotes, con su progenie de malos pensamien-
tos procedentes de la oscuridad, realizaron ya su tarea de cerrar-
se a la luz del espritu. Sensa haba cado con pena del elevado
puesto que haba alcanzado. Seboua fu amonestado con pesa-
dumbre para l. La ambicin y el deseo, personificados en las
personas de los dos ms elevados sacerdotes, colocronse uno a
cada lado del alma, y resolvieron que su puesto estaba entire ellos
dos. As pues, Sensa volvi a entrar por "las -uuert.a +enebrosas
del Templo", pervirtiendo el sitio de la luz y la vida spiritual,
guardada y guiada por el gobierno y dominio de estas dos pasio-








TEOSOFICA


nes de la naturaleza humana, El se acerca a su condena y entra
a cumplirla por todo el tiempo de su esclavitud. En su prisin
habr resistencia, velada y temerosa rebelin, relmpagos de ilu-
minacin; pero desde ahora hasta el final de la gran ordalia,
Sensa estar custodiado como un prisionero por las fuertes cua-
lidades de su propia naturaleza inferior, e invitado a servirles
como sirve un esclavo.

CAPITULO IV

La ambicin assume ahora absolute control sobre el desarro-
llo de su naturaleza, y compete a la intuicin a permanecer en
silencio, no permitindole el aproximarse a su arma. Sensa est
prisionero en .el santuario del Templo, sujeto y vigilado por la
crueldad de los instintos inferiores, los cuales estn represen-
tados por los novicios y saceriotes del drama. El est impedido
<( salir al jardn y de reunirse con el jardinero. La compleja
miiturileza, aproximndose a su madurez, reclama xito en su
iTiusa, y es forzado por la irresistible crueldad (le sus instin-
ais ; llenar la media del xito, a empuar el estandarte (le la
gloria del mundo. La sabidura y la para espiritualidad no tie-
n111 ningn uso para aquel que desea ganar premios. La intui-
cin hace un gran i..- ,i .. para llevar al alma a los ms eleva-
dos plans que le pertenecen a ella, y encontrando que es incapaz
de venir al estanque de los lotos, Seboua arranca una flor--
fior (de sabidura-y envala con un emisario a Sensa en su
prisin. Es una extrafia prisin, pues el alma est encerrada
(n su temple por aquellos que deberan ser sus sirvientes, co-
mo 11a Rey que estuviera encerrado en su palacio :lor su pue-
blo. Sensa recibe la floor de sabidura con suma delicia y la.
itearicia "como si fuera la forma del aliento de aquello que yo
am '. Siente gran ansiedad (le esconderla de los agenos ojos
(lue lo cercan. Animado por la posesin de esta preciosa flor,
Sens habla intrpidamente a Agmiad, y le dice que l no puede
soportar la tristeza y soledad de su prisin en el Templo. De-
lemois consignar aqu que cinco aios despus Sensa no se hubie-
ir atrevido a ,dirigirse a Agmad en tal forma. Cinco afios des-
pis era l esclavo de la ambicin, tanto como lo son muchos
de los grades afortunados del mundo. Ellos, los sacerdotes,
obedecen sus dictados sin excitacin. Y en poco tiempo quera
Senisa alcanzar y pasar a travs de esta coniiciin. Pero todava
la ambicin no significa todo para l.. El conocc que hay cosas
ilntensamente deseables en el cosmos que son. por otra parte,
objeto de la humana ambicin. Por lo tanto, l habla atrevida-
Iente a Agmad, quien, conociendo el powder latente del alma
humana, no le responded colricamente, sino que coloca delante
de l una grande y terrible tentacin, que ha de ser combatida
por todos cuantos caminan a lo largo del sendero. Pero ello
result avanzado para Sensa; y temerosa de que su fuerza lle-








REVISTA


gue a faltarle ante tan gran peligro, la Dama del Loto por s
misma viene en su ayuda. Agmad coloca ,delante de l un vo-
lumen titulado "Las artes y poderes de la Magia" y dice a
Sensa que l nunca volver a sentirse solo si examine sus p-
ginas.
Hecho esto, inmediatamente la tentacin, personificada, apa-
rece delante de l y le ofrece la libertad de su prisin. El ofre-
ce gratificar cualquier deseo, y "la libertad de este cuarto es
un deseo de Sensa. "Ven" dice el hombre negro, "sgueme".
"No!" replica Sensa, "el elevado sacerdote me ha aprisio-
nado, si me encuentran escapndome yo ser castigado".
Los hechos que ahora se desarrollan aqu deben todos ser
considerados respect a Sensa (en este plano) como coneernien-
. tes a un joven que entra en la vida bien fortalecido por su men-
te. La ambicin prescribe que l ocupar un elevado puesto en
el mundo. Llegar l a ser eso, o un vidente de la verdad espi-
ritual, desestimado y despreciado? Sensa conoce bien que la
pena que l sufrira si abandonara su puesto sealado, sera su
propio vilipendio y su propio pesar. Pero el tentador no est
para argir con l; sino que meramente le dice en un tono de
mando: "Ven" y no mires atrs". Este es el moment de ma-
yor peligro que todava no haba llegado para l. Hubiera !
obedecido al tentador y la muerte del alma habra sido su lote.
Pero su ms elevada naturaleza le compile a retroceder y ve la
consecuencia de su intent para asegorar su libertad y contem-
pla a su amada Dama idel Loto, y oye so voz llamndole a l
para que retorne. "Seora, yo obedezco", l murmura, y es
as salvado. Subba Rao, en una obra antes citada, (pg. 247), tra-
tando sobre la naturaleza real de la muerte del alma y el lti-
mo destino de un mago negro dice: "Un alma puede colocarse
as misma en relacin harmonica con una existencia spiritual
o elemental por evocacin y concentrar su atencin sobre ella
para propsitos de magia negra y aaoracin Tntrica. En tal
caso, ella transfiere su individualidad a tal existencia y es chu-
pada hacia arriba y adentro por decirlo as. En tal caso, el ma-
go negro vive dentro de tal ser y como tal contina existiendo
hasta el fin del manvntara,". Sensa es salvado de este tremen-
do destino .por su propio sexto principio que viene dentro del
verdadero santuario en que el alma est aprisionada, y la llama
para despertarla del maldito hechizo. "Obrando el as, halla en
si mismo su crcel, solamente abandonada, dejada por su ten-
tador y tambin por su ms elevado ser; compelida a soportar
su soledad y sentirla por s mismo. El halla su flor de sabidu-
ra, pero est lnguida. El la estrecha, no obstante, y la co-
loca en su traje. Por esta fiel unin a su flor de verdad l
est fortalecido para pasar a travs de la ordalia que sigue,
cuando Agmad lo lleva vendado al interior Santuario de los
santuarios, y entonces le ordena que contemple la diosa del De-
seo. Pero cuando l se decide a contemplar dentro de la tre-







TEOSOFICA


menda oscuridad temiendo ver la faz de horror, es la gloriosa
Dama del Loto la que perciben sus ojos. Ella lo calma y con-
forta y le invita a career que l est salvo, no obstante el haber
sido colocado en "el verdadero calabozo del vicio y la falsedad",
porque l -por s mismo ha entrado en el ambiente de ella. Y
ahora ella pronuncia quizs el ms hermoso de todos sus sermones.
"La real flor del Egipto mora sobre las sagradas aguas, la cual
en su pureza y paz justamente forma el lugar de su eterno des-
canso. Yo soy el espritu de la floor. Yo soy sostenida sobre las
aguas de la verdad, y mi vida est formada del aliento de los
cielos, que es amor". A su invitacin la. cansada alma se tien-
de a descansar; y el registro de la obra de la ambicin realizada
en este gran esfuerzo aparece expresado en una sola palabra
escrita sobre el volmen de Agmad: "Intil".

CAPITULO V
El alma ha escapado de este gran peligro solamente para
ncoiintrarse con la ms stil y profunida de las tentaciones. Es-
ti ecs la lnea ordenada del progress terrible en su firme avan-
desde una trampa a otra an ms profunda.
Sensa despierta de su sueo y halla una blanca flor en su
iano. La verdad ha permanecido con l, solamente que es una
floor l.-,1-i:i 1, ; pero todava una flor de sabidura. El la exa-
mina con placer y es feliz en la contemplacin de su perfect
belleza. En este estado de content y confianza entra por si
mismo en otra forma de tentacin.
Una pequea muchacha, ms joven que l y "resplande-
ciente como el brillo del sol", entra alegremente en su prisin
y le arrebata su flor, sacudiendo el agua de sus hojas.
El hombre es tentado y engaado por sus propios poderes
liasta llegar al verdadero umbral de la inmortalidad.
Esta pequea muchacha es interpretada por los estudiantes
Hindus como daivi-prakriti, la ms elevada mente del hombre,
'reocijndose en su perpetua juventud y poder, as como en su
capacidad para revelarse en la luz primordial, la deshojada flor,
separada de la raiz de verdad, gua a Sensa hacia el peligro ms
grande de todos, as para el alma ms elevadamente evoluciona-
da. como para. la mente ms altamente sensitiva. Subba Rao, en
una de sus lecciones de la obra'ya citada, hablando (le "la peque-
na mnuchacha del Idilio", indica, que daivi-prakriti es compara-
da con una joven :por las escrituras Hindus, y "el poder protei-
co" es comparado as mismo con la esencia superior a daivi-
prakriti y, por consiguiente, a todas las almas de los series hu-
manos que estn bechos para convertir-se en las esposas de
Krishna. La pequea muchacha es el alma humana en aquel
plano de gloria y placer con la cual Sensa haba establecido co-
municacin, y que verdaderamente no era otra qec Sensa mismo
en otro estado, usando otra forma y entrando en otra concien-







REVISTA


cia. Es bueno declarar aqu una vez ms el hecho de que esta
historic es egipcia y emanada de una fuente egipcia. El Profe-
sor Wiedaman dice de los escritos egipcios: "Las parties del al-
ma estn tratadas en los textos como series enteramente inde-
p:enidientes". El los enumera como ej. "Ka" (que es ms co-
nocido y generalmente comprendido como el double etereo; el
"Orisis" (el inmortal double, acerca del cual dice el mismo Pro-
fesor que enumera stos principios, que "Osiris" es usado al-
gunas veces como el double inmortal y algunas otras como el
"Ka", es decir, el double etereo o forma astral). El Khon o
perfect brillante Uno; el "Ba", que era el ave con cabeza hu-
mana, representada por los antiguos egipcios como visitando de
tiempo en tiempo la momia de los muertos, y otras tres almas
independientes, las cuales se nombran as: el "Sahu", que en-
vuelve la momia, el "Klhaibit", que toma una forma semejante
a un abanico, y se amolda al fantasma, y el seemem, "la reve-
renda forma", que es el transfigurado y vivificado ser espiri-
tual. De estos tres ltimos poco se ha hablado en los textos;
ellos pertenecen a aquella ms elevaca naturaleza del hombre,
cuyvas i.... .. ... no pneden ser descriptas :por medio de pala-
bras. Esta concepcin septenaria de las formas separadas o al-
mas, actan en diferentes plans de conciencia y todos estn
unidos en la forma fsica o Templo, ocupados en el trabajo de
la evolucini (el ego, que debe ser mantenido en la mente cuan-
do consideramos la historia de Sensa. Ultimamente, cuando lle-
gamos a la part del drama en que !a pequea mucliacha lha
enmplido su tarea de hacer de Sensa un hombre de mundo. el
jo en sacerdote Malem aparece de nuevo a Sensa el mismo, pe-
ro en otra forma, o sea la de una internal personalidad, un sel'
ms permanent.
(Continuar.)



EL MATRIMONIO,
como fu, como es y como debiera ser
Por Annie Besant.
(Traducido por Esther de la Pea. M. S. T.)

(Continuacin.)
Est dems repetir que el estar exenta de ser demandada en
accin, significa la no existencia de crdito.
La ley, tal cual es hoy, es la Ley Comn antigua, modificadas
por la Actas de 1870 y 1873. Dice Archibold:-tratando sobre jui-
cios por robo-Cuando la persona nombrada como duea aparece
ser una mujer casada, la acusada tiene que ser absuelta, a menos







TEOSOFICA


que se enmiende la acusacin... porque segn la ley, la mer-
canca es propiedad del esposo. Aunque ella est separada de su
esposo, viviendo de las rentas que consigue de una propiedad que
est en manos de apoderados, para su uso separado, porque la mer-
cancia no puede ser propiedad de los apoderados y segn la ley, una
mujer casada no tiene propiedad. ("Casos Criminales" por Archi-
bold, p. 43). Archibold present como excepcin a la regla general,
cuando se ha verificado una separacin judicial, cuando la esposa ha
obtenido una orden de proteccin, o cuando la propiedad es de las
que quedan protegidas bajo el Acta de las Propiedades de las Muje-
res Casadas, 1870. Cuando una mujer casada que viva separada de
su esposo, atenida a la renta que reciba de una propiedad en manos
de apoderados para su uso separado, los jueces quedaron de acuerdo
(i. que la casa que ella viva estaba propiamente discripta como la
casa de su esposo, aunque el alquiler lo pagara ella con el dinero
de su propiedad y el esposo nunca hubiese estado en ella.
Si en casa de una mujer se compete un hurto, hay que
decir que la casa es la morada del esposo, o ser absuelto el ladrn;
no existe diferencia alguena si ella vive separada de su esposo y
pagase el alquiler con dinero asegurado para su uso separado; se
decidi, en el caso de Rex v. Prench, que la mujer casada no po-
da poseer propiedad y que la casa tena por consiguiente que per-
lenceer al esposo. Si una mujer casada levanta una carter del
camino y se la roban, la propiedad recae en el esposo. Cuando la
esposa se encuentra en posesin de efectos, hay que representarlos
comno efectos del esposo; por ejemplo: si se le acusa a A de ha-
berle robado a B y aparece que B a la sazn era mujer casada,
liaY que absolver a A. Si la esposa tan solo recibiese dinero sir-
viendo de agent para otra persona, y le roban el dinero antes de
que el esposo haya tomado posesin de l, an siendo as, se re-
presenta com dinero de l en la acusacin del robo. Una acu-
sacin alegando el robo de 5 en notas de Banco de Inglaterra,
propiedad de E. Wall, haciendo declaracin, que el dinero conse-
guido se le deba y era pagable al Sr. E. Wall. La verdad del caso
era, que la esposa de Wall se empleaba en vender el carnero per-
teneciente a su padre, en la cual su esposo nunca tuvo mando ni
inters de ninguna clase.
Ella recibi la nota en pago de los carneros, y sta le fu ro-
bada antes que ella hubiese salido del local en donde la recibi.
Se hizo objecin a que el pagar fuese propiedad de E. Wall,
activa o constructivameite; el dinero que se obtuviera con ello
no era de l, y no poda tener propiedad sobre de ello puesto que
nunca estuvo en su posesin.
Sin embargo, se sostuvo que la propiedad era de E. Wall.
("Crmenes" por Russell 5. ed. vol. II ps. 243, 244) Hasta un
nio tiene propiedad, a los ojos de la ley, y si le robasen la ropa,-
"e alega que es propiedad del nio.







REVISTA


La ley inglesa en sus fundamento principles permanece sin
ser alterada por ninguna legislature reciente y por ese motivo
"la mujer casada no tiene propiedad". Al igual que los menores
de edad y los locos, las mujeres casadas participant de la incapa-
cidad de manejar propiedad; los menores de edad, los locos y las
mujeres casadas, son cuidados por fidi comisarios; los menores
de edad llegan a su mayoia, los locos algunas veces recobran el
juicio, las mujeres casadas permanecen incapacitadas toda su
vida matrimonial.
Estando incapacitada de' poseer propiedad, la mujer casada
est incapacitada de hacer testamento. En sto, tambin se le pue-
de declarar mate a la ley comn.
Ella podr hacer testamento "valindose de un poder reser-
vado para ella, o por el contratro matrimonial, o con el consen-
timiento de su esposo, o lo pod :i hacer ella para trasladar sus
bienes; y la corte al determinar si el tal testamento tiene o no
derecho de ser verificado, no entra minuciosamente en los deta-
lles de la cuestin, sino que slo require que la testadora tenga
poder reservado y que tenga el derecho de poseer bienes separa-
dos, y si quedan satisfechas las indagaciones le conceder al apo-
derado de ella el poder de verificar el testamento, dejndolo a la
Court of Chancery, por ser la corte de construccin, la llamada
a decidir qu part de los bienes quedar aprobado en el testa-
mento. En este caso, aunque el esposo no se encuentre capacitado
de verificar el testamento de la esposa, podr administrar los efec-
tos que no menciona el testamento. ("Comentarios sobre las Le-
yes de Inglaterra", Broon y Hadley, vol .III ps. 427,428.)
De este modo se v que el espos puede quitarle a su esposa
la propiedad originalmente de ella, valindose de un testament.
pero una esposa no podr ni siquiera hacer testamento de lo que
es suyo propio, a menos que antes del matrimonio se le haya re-
servado ese determinado derecho. Y sin embargo, se argiye que
las mujeres no tienein necesidad de votar, por estar sus interests
tan bien cuidados.por sus padres, esposos y hermanos!
Hemos visto, que "los derechos de todo ingls" quedan des-
1 ruidos para las mujeres por el matrimonio; se imaginara uno
que el matrimonio fuse un crime por el cual la mujer era
merecedora de castigo y que la confiscacin y la proscripcin fue-
se la retribucin adecuada a su delito.
De estos tires grande errors fundamentals surgeon un gra1]
nimero de deficiencies legales. Cojamos de ejemplo el caso de un
prisionero acusado de mala conduct: muchas veces se le concede
la libertad bajo fianza; pero a una mujer no se le puede libertar de
ese modo porque se encuentra incapacitada de prestar fianza:-
otra vez que clasificada entire la gente de malas costumbres.
No se le permitira a ninguna persona que haya sido acusada
de algn crime por el cual se le juzgue de infame, servi de fia-








TEOSOFICA 299

dor a persona alguna acusada o bajo sospecha de una ofensa que'
exige castigo. No podrn prestar fianza mujer casada, nio, ni
prisionero que se encuentre bajo custodia. (Archibold p. 88). Su-
pongamos que acusan de un delito, a una mujer casada, y ella
desea que su caso sea presentado a una corte superior, y quiere
iranladar la acusacin valindose de una orden de certiorari: en-
iuentrla que se le niega esa ventaja porque como mujer casada, no
lliene propiedad, y por esta razn no puede entrar en los trmi-
tes necesarios de pagar los costs en el caso que result convict.
De este modo se encuentra la mujer casada situada bajo cruel des-
ventaja, comparada con la mujer soltera o con los hombres.
En cuestiones de negocios, surgeon dificultades a cada paso:
una mujer casada no est capacitada para hacer contrato; si ella
arrienda una casa sin el conocimiento de su esposo, y sin haber ma-
nifestado que era casada, el propietario de la casa puede repudiar
el contrato; si ella :,i.]iii t que es casada, el propietario sabe
que no puede hacer un contrato legal y rehusa arrendarle ni efec-
liar trato con ella, a menos que ella pueda presenter una fianza
muy subida.
Si ella compra artculos, a ella no se le puede demandar por
J'alla de pago, sin nombrar al esposo como si fuera el demandado,
- por consecuencia de sto, se encuentra ella sin crdito. Si la
engafan, no puede establecer demand, a no ser en los casos que
quedan protegidos por la Actas recientes-sin tener que incluir
al esposo, y por esa razn, muchas veces tiene que someterse al
(en'aio. "Una feme covert" no puede establecer una demand a
menos que incluya a su: esposo como demandante mientras el
vnculo del matrimonio subsista. No importa que l sea un ex-
iranjero y haya abandonado el pas, o el que, siendo sbdito se
haya huido del reino por: encontrarse insolvente o por otro mo-
tivo; o que se halle radicado en el extranjero; o que vivan separa-
dos por orden judicial, o que estei divorciados "a mesa et thoro";
ninguno de estos hechos disuelven o suspended el contrato matri-
monial. y mientras ste perdure, la esposa est incapacitada de
'stablecer una demand por s sla, fuere lo que fuere la accin.
Esta desventaja proviene de como se efecta la ley, concedindole
al esposo no tan solo todos los efectos y bienes muebles que per-
tenezcan a la esposa cuando el matrimonio, sino tambin todo lo
iiie ella adquiera despus. (Lush). El mismo principio gobierna
lodos los pleitos que se presentan en contra de una mujer casada;
hay qu demandar al esposo a la misma vez que a ella. En todas
las acciones que se presented contra una mujer casada mientras
dure el vnculo del matrimonio,hay que demandar al esposo para
'numplir las conformidades, siendo una regla inflexible de la ley,
[teir la esposa no puede ser demandada sin incluir al esposo...


(Continuar).







REVISTA


NOTA BIBLIOGRAFICA


La vida impersonal
.-Iay dos: manera de exponer -los principios ideolgicos que
ioBs;son tan caros': la sencilla, q'l' nos trae a la mente remembran-
zas de la pretrita placidez belena, y la simblica, un poco ms
difcil de ser comprendida.
Para aquellos, la idea es el ro qu e se 'l-ii.l/ por el anchor
cauce, sin cataratas, sin-'rpidos,'sin pioal.,.,; para estos, es el
arroyuelo turbulento, a ratos quebrada la msica de su linfa, ora
formando islas falsas, ya resonando en tortuosas vertientes. Pero
aqu como all, si es pura la idea, en el remanso, la arena de oro
fulge aterciopelada.
11l libro que tenemos de la mano, de los in I-;i...- desde
la Repblica Mexicana, el hermano J. F. Castaldi lo enva al
Secretario de nuestra seccin, fraternalmente dedicado.
Es un volmen de 200 pginas, en el que Castaldi despelala
un poema de perfumado misticismo, nuncio de la consciente de-
vocin que arde como un fuego sagrado en el altar del alma del
servidor de los Maestros.
C.omo en el Bhagavad Gita, la idea es plstica y creadora; co-
imo en la Biblia, es filosfica; como en el Korn, es versiculada.
Y su plasticismo despierta en el lector el anhelo de conocer; y su
filosofa invita a buscar; y sus versculos, como tulipanes de ame-
nidaid., van aliumbrando la ruta que parece del lector y es de 1;
evolucin
Los libros como ste, consuelan, confortan, alientan, ilumiiiiiia.
La, id. impersonal es a manera de un buen gimnasio cientfi-
camente, dosificado, para el desarrollo spiritual de los peregri-
nos de MiIaya.
A fe que sern mny pocos-si es qjue existen-los lectures (que
al llegar a la ltima pgina puedan asegurar que nada han apren-
dido, no obstante ser un breviario de cosas ms viejas que el Sol.
las contenidas en este libro desnudo.
Los libros que sc escriben, todos debieran ser as, como ste:
macizos, robustos, slidos, y no obstante dulces, blandos, sutiles...
Verdad que as es la vida?
-Bueno; de todos modos, creemos que el autor puede afirmar:
"''e escrito un libro.. .
J.


-aigg,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs