Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00009
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00009
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Full Text





REVISTA TEOSOFICA
Organo de la Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica
FUNDADA EN 1905
Director: RAFAEL DE ALBEAR Administrador: GUILLERMO ORDOEZ
Direccin y Admn.: Oquendo 14, altos. Apartado 365. Habana.

PERMANENT
La Sociedad Teos6fica es responsible solamente de los documents oficiales
insertados en la Revista Teosfica. La Secretara General es responsible
de ]os artculos no firmados; de los artculos firmados con el nomrbe o
inieiales son responsables sus autores o en su defecto sus traductores.
Advertimos a nuestros lectores, para evitar errors y confusiones, siempre
desagradables, que la nica, legtima y verdadera Sociedad Teosfica, que
fu fundada en 1875 por Helena Petrowna Blavatsk y Henry Steel 01-
coott, tiene su Cuartel General en Adyar. (India Inglesa,) y que esta Sec-
cin Cubana qule forma parte de ella, tiene sus Oficinas en la Habana,
Oquendo 14, altos, no teniendo relacin ni conexin con cualquiera otra
Sociedad que emple trminos relacionados co. la teosofa, o diga que
profesa sus doctrinas.

ArO VII.-No. 9.-15 DE SEPTIEMBRE DE 1923.-2a. EPOCA.



Alocucin del Sr. C. Jinarajadasa
Vicepresidente de la Sociedad Teosfica en la inaguracin del Oc-
tavo Congreso de la Federacin de las Sociedades Nacionales
de la Sociedad Teosfica en Europa.
(Traducido por J. M. LAMY. M. S. T.)

-Hermanos mos:
Os doy la bienvenida a esta reunin, en nombre de nuestra
President. Aunque ella no est visible con nosotros, sin embargo,
todos nosotros que hemos sido inspirados por sus sacrificios por
el movimiento Teosfico y por su idealism y dedicacin, sabe-
mos que ella est con nosotros cuando laboramos por la prospe-
ridad de la Sociedad de la cual es Presidenta.
El desarrollo de la Sociedad Teosfica. desde su comienzo en
'*'. es fenomenal. No hay otra Sociedad que encerrando en su
seno hombr; s y mujeres de todos los credos y nacionalidades, se
fallen unido0, sin embargo, en dedicacin al servicio de la hu-
laidad, y estn inspirados por el ideal unificador de la Frater-
nidad. Al reunirnos aqu no lo hacemos con ningn propsito
de felicidad personal ni de progress egoista, sino ms bien para
que podamos comprender, al trabajar juntos, lo que significa la







REVISTA


Fraternidad como una realidad spiritual, y como principio prc-
tico aplicado a la vida diaria de la humanidad. Un testimonio
de la, verdad intrnseeca de la Teosofa es el modo como ao tras
ao, vamos entendiendo la Fraternidad en modos de aplicacin
de much mayor alcance. Para. nosotros, constantemente el pro-
blema de la humanidad llega a ser de una dedicacin mayor ca-
da da a esa misma humanidad, y de una consagracin mxima
para apresurar el xito del Plan Divino. Se require para esta
obra a cada nacin y pueblo, pues cada pueblo tiene alguna fa-
se especial de Teosofa que descubrir y dar. Nuestra labor Teo-
sfica llegar a su xito final,, slo cuando todos los pueblos del
mundo sean Teosofistas, y las verdades de la Teosofa se presen-
ten en centenares de maneras y de formas.
Hay un aspect del movimiento Teosfico al cual deseo atraer
la atencin. Dejadme hacer aqu una distincin entire el movi-
miento Teosfico y la Sociedad Teosfica.
Nuestra Sociedad es un gran -centro de pensamiento y esfuer-
zo, pero nuestra labor se extiende ms all de los lmites de la
Sociedad. Dentro de la experiencia de cada uno de nosotros es-
tar que, a media que vayis comprendiendo la Teosofa ms
plenamente, seris impulsados a salir de vosotros para servir a
la humanidad. Es algo parecido respect a la Sociedad en ge-
neral. El desarrollo de sta significa que los Tesofos se han ocu-
pado en muchas lneas de actividad que estn fuera de los estric-
tos lmites de la Constitucin de la Sociedad. Los Tesofos han
laborado, no slo para purificar las religiones, sino tambin para
explicar el significado oculto en el simbolismo, eslabonando el
pensamiento poltico con los concepts espirituales, y de otras
muchas maneras que no necesito mencionar.
Nuestra obra como Tesofos individuals ha sido "teosofizar"
las actividades una tras otra, que los hombres, ordinariamente.
no consideran como aliadas a la vida spiritual. Pero para noso-
tros ninguna actividad es real y verdadera, a menos de que a
travs de ella brille la luz de la dedicacin, y a menos de que est
eslabonada. definitivamente, .como una parte, al desenvolvimiento
del Gran Plan. Yo apelo al -movimiento Teosfico que apresure
el advance de la Humanidad hacia el Idealismo, alentado por ge-
neracin trasi generacin de Tesofos, que laboren en toda clase
de actividades, mental, moral y social.
Como corporacin international, no sectaria en su Constitu-
cin, no puede nuestra Sociedad, sin infringir la libertad de sus
miembros, proclamar ningn dogma obligatorio para que todos lo
crean. La nica excepcin es la creencia en la Fraternidad como
base fundamental de la humanidad. No podemos nosotros', como
Sociedad, obligar a todos los miembros a aceptar la creencia en
la Reencarnacin y el Karma; much menos podemos proclamar
como dogma Teosfico la existencia de los Maestros de la Sabi-
dura. Aunque desde el principio hemos tenido un cuerpo de







TEOSOFICA


enseanza definido, que se encuentra en nuestra literature Teo-
sfica, la Sociedad Teosfica no puede respaldar esas enseanzas
e imponerla a los miembros como necesarias para pertenecer co-
mo tales a la Sociedad. La libertad de creencias es inseparable
de nuestro desarrollo como una organizacin international y no
sectaria. Aunque se concede la ms absolute libertad de creen-
cias, esa misma libertad implica que aquellos miembros que de-
seen career en alguna forma particular de la Teosofa, tienen el
derecho de hacerlo, siempre que no la impongan como credo a
toda la Sociedad en general.
Un gran nmero de Te.osofistas cree en la existencia de los
?r[. I'.-, de la Sabidura. Esos miembros creen adems que exis-
ten dentro de las filas de la Sociedad discpulos de esos Maestros,
y que pueden ayudar mejor al movimiento Teosfico trabajando
bajo la direccin de esos discpulos. Pero la Sociedad Teosfica
no puede hacer una declaracin sobre quines son los Maelstros
ni quines son los discpulos. Cada miembros individualmente de-
be decidir ese asunto por s mismo, segn sua propio juicio.
Sin embargo, he de haceros notar como, desde el comienzo
de la Sociedad, todos los que han servido a esta Sociedad con
mayor fervor, han sido profundos creyentes en la existencia
de los Maestros y en una filosofa Teosfica definida como ver-
cdad concluyente. Es important recorder esto, especialmente en
vista de la repeticin de un antiguo falso concept de que aque-
llos que screen en los Maestros de la Sabidura y que estn labo-
rando juntos bajo determinados maestros, pretenden dominar a
la Sociedad imponiendo su voluntad a los miembros que no tie-
nen esa creencia. Y aqu voy a permitirme indicar algo que pro-
bablemiente muchos de vosotros no conocis. Cuando empez la
Sociedad, haba en ella various grados. Haba tres Secciones: la
primera o sea, la superior estaba compuesta slo por los: Maestros
de la Sabidura. Entonces ningn miembro era admitido en la
segunda seccin, y los aspirantes eran admitidos solamente a la
tercera o sea a la division inferior. El plan de los Fundadores
era que, nicamente cuando el miembro haba demostrado que el
objeto culminate de su vida era la Fraternidad, poda pasar a
la scegunda Seccin. As pues, desde el principio, los que labora-
ban como jefes de la Sociedad reconocieron la existencia de los
'-, y que nuestra gran fundadora. II. P. B, era su intr-
prep. En los primeros aos, todo el plan de accin de la Socie-
dad Teosfica fli modelado por consejo de los Maestros, por con-
diOcto de II. P. B. o del Coronel Olcott. Solamente en los aos
1 .14 y 85 fue cuando muchos miembros lanzaron el grito de domi-
nacin oculto de la Sociedad, y por eso H. P. B. y el Coronel se
allanaron por el moment, y la Sociedad continue desarrolndose
sin referirse para nada a los deseos de los Maestros.
Ms, en 1888 vi H. P. B. que la Sociedad estaba perdiendo
su fuerza real, ya que su fuerza real ha sido siempre desde el








REVISTA


principio la dedicacin intense de unos .cuantos a servir a los je-
fes ocultos .de la Sociedad. Ella vi que a menos de que la vida
active Teosfica fuera realizada por una base esotrica, y de que
esa base fuese reconocida por un appreciable nmero .de miembros,
la Sociedad vendra a ser simplemente como cualquiera otra cor-
poracin filantrpica, laborando por el sufragio de las mujeres,
la proteccin a los animals, etc. De ah su accin al revivir la
antigua Seccin segunda de la Sociedad Teosfica.
Todos los que conocen la historic de aquella fecha, saben como
hasta el mismo Coronel Olcott tuvo sus sospechas sobre la E. E.
T. que hubo de estar bajo la sola direccin de II. P. B. El temi
que los asuntos de la Sociedad, que deban ser administrados por
el Consejo General, pudieran ser controlados secretamente por
un grupo interno de miembros, que no fuesen responsables dt
ningn modo a los. otros miembros en general. El era contrario
a todo "imperio en el imperio". Slo despus de muchas dificul-
tades pud obtener II. P. B. al fin su consentimiento pra esta-
blecer la E. E. T. En verdad la crisis fu tan important que el
Maestro K. H. escribi directamente al Coronel Olcott en agos-
to de 1888 sobre ese asunto, una carta que he publicado como
Carta XIX en el librito titulado "Cartas de los Maestros de la Sa-
bidura.". All el Maestro expresa definitivamente que hay dos
aspects en el Movimiento Teosfico: el Exotrico que haba de
estar bajo la direccin del Coronel Olcott "conjuntamente con
sus ms prudentes asociados", y el Esotrico que deba estar ba-
jo la sola direccin de H. P. B. He aqu sus palabras:
"En el ajuste de este asunto Europeo, tendris que conside-
rar dos cosas: el externo y administrative y el interno y psquico.
Guardad el primero bajo vue-stro control y el de vuestros ms
prudentes asociados conjuntamente; dejad el ltimo a ella. A
vos se os deja el trazar los detalles prcticos con vuestra habili-
dad habitual. Cuidad solamente, digo de distinguir, cuando ella
intervenga en caso de emergencia en asuntos prcticos, y se ape-
le a vos, entire lo que es meramente exotrico en origen y efectos,
y lo que comenzando en lo prctico tiende a engendrar conse-
cuencias en el plano spiritual. En el primer caso sois vos, el me-
jor juez, en el ltimo, ella".
Aun desde la formacin de la E. E. la mayor parte de la labor
que ha servido mejor a la Sociedad Teosfica le ha sido dada a
esta por los miembros de la E. E. T. que han considerado a la
Sociedad no como a una simple asociacin filantrpica, sino como
un cliz o vaso definido en el cual los Hermanos Mayores de la
Humanidad han estado derramando fuerza spiritual. Aunque
ningn miembro que cree en las ideas o las direcciones ocultas,
debe reclamar ninguna influencia especial en los asuntos de la
Sociedad por el hecho de pertenecer a una organizacin oculta.
es una realidad, sin embargo, que los mejores trabajadores han
sido los que han tomado la Teosofa como un llamamiento espi-








TEOSOFICA


ritual .para dollar el sendero de la renunciacin en busca de los
Hermanos Mayores de la Humanidad.
No intent en lo ms mnimo decir que ninguno de los que
no crean en la existencia de los Maestros, pueden ser un buen
trabajador para la Sociedad; ciertamente que puede, y la Socie-
dad Teosfica es bastante grande para incluir en sus filas a to-
dos los que quieran laborar por el bien de la Humanidad. Pero
aunque su obra es hermosa y ennoblecedora, no es efectiva en su
mayor amplitud, mientras no se dedique a la filosofa oculta y a
buscar a los Maestros.
Yo no creo que porque los mejores trabajadores en la Socie-
dad crean que estn laborando bajo una gua. definida en el ser-
vicio que ellos ofrecen a la Sociedad, vayan a dominarla por eso.
La Sociedad tiene una Constitucin democrtica, y,.la mayora es
la que dirige su plan de accin, tanto en cada Sociedad Nacio-
nlal como en la Sociedad Teosfica en conjunto. Hablando como
uno que antes de ser miembro de la Sociedad, ya 'conoea. la exis-
tencia de los Maestros, y estaba dedicado a Su servicio, puedo
decir que durante todos los aos que llevo sirviendo a la Socie-
dad, jams he pensado en dirigir sus asuntos. Yo he sido un ex-
ponente de la Teosofa y me he contentado con servir a la So-
ciedad en esa capacidad; y si ahora soy su Vicepresidente, es por
el resultado de acontecimientos que estn fuera de mi control.
En beneficio de los miles que en muchas tierras laboran en la
Sociedad Teosfica y creen en los Maestros como yo, no tengo
la menor duda en afirmar que no soy miemibro de la Sociedad
ms que para 'servirla; y si hay algn otro grupo de miembros
que pueda fortalecer la obra de la Sociedad y traerle mayor
(efectividad, nosotros seremos los primeros en darles todo nuestro
apoyo, todo el que est en nuestro poder, tan pronto como den
prueba de su efectividad.
Nosotros nos hemos, reunidos para discutir los mtodos para
ofrecer la Teosfa a todos los millones que todava la necesitan,
y si nosotros logramos que durante este Congreso sea el tema do-
minante buscar la Verdad y la manera de ofrecerla a los dems,
seguramente que entonees no pasar una hora sin que el espri-
tu de compasin y de aliento de los Hermanos Mayores de la
Raza nos cobije y nos proteja en nuestras deliberaciones. Ellos
fundaron la Sociedad a fin de poderse ofrecer a un mundo que
sufre. Si nosotros recordamos esas palabras ante que todo, y
nuestros propios asuntos personales despus, entonces no sola-
mente seremos ms efectivos en el servicio de la Sociedad, sino
qqe veremos tambin que al servir a sta en nombre de un gran
Ideal, afluye por el nuestro el servicio de un Hermano Mayor que
est donando Su luz, Su amor y Su pujanza a Sus hermanos
menores en el mundo.
C. JINARAJADASA.








REVISTA


La organizacin social o Dios

manifestndose como Sociedad
Por Annie Besant (1)
Publicado en "The Theosophist" de Julio de 1923.
(Traducido por J. M. LAMY. M. S. T)
Al ocuparnos esta maana del asunto ltimo que vis a es-
tudiar semana tras semana, hemos de pensar en la frase: "Dios
manifestndose como Sociedad".
Recordaris que Tennyson habla de Dios manifestndose de
muchos modos, "para evitar que una buena indumentaria o h-
bito corrompa, al mundo".
Es un hecho que todas las buenas apariencias han llegado a
corromper.se por la manipulacin del hombre, por su ignoraln-
cia; de modo 'que una tras otra han de evolucionar hasta al-
canzar la forma en que la humanidad se vaya ajustando gra-
dualmente para vivir, no como unas fieras en una selva, sino co-
mo una sociedad ordenada de series racionales.
En este studio estis: muy favorecidos si aprovechis la nm-
plia perspectivea que os ofrece la Sabidura Divina, y podis ha-
cerlo utilizando la va que hallis ms fcil cualquiera que sea.
Podis tomar la que tenis trazada en alguno de los Puranas, los
antiguos libros' del Hinduismo. La dificultad que encontraris
sern las metforas y alegoras que representan los hechos en
que se basan. Habris de recorder que los Puranas fueron dados
principalmente para educar a las classes ms pobres que no po-
dan ser enseadas por medio de filsofos, o por las ms eleva-
das regions de la religion, emplendose para ello alegoras e
historietas, a fin de darles una idea general de la evolucin del
mundo.
UTna cosa tennis que buscar y es el lugar histrico en que os
hallis. En ellas encontraris manifestaciones respect a las sie-
te Razas por las cuales va evolucionando la humanidad en nues-
tro globo. Tambin hallaris el hecho de que hay grades cam-
bios sesmicos en la disposicin de la tierra y el agua sobre la
superficie del globo, que acompaian la evolucin de esas dife-
rentes Razas Raices fundamentals. All se os dn los nombres
de esos continents hasta site. Podis seguir esa lnea o tomnarla
como corroboracin del lado oculto de la Sabidura Antigna Y
hallarlos en muchos de nuestros libros Teosficos, 'porque for-
man la base de nuestras ideas sobre la humanidad y la sociedad
humana. La dificultad est. en trazar o sealar laevolucin de
la Sociedad en lo que se denominan tiempos histricos, es de-
cir, cuando las Naciones Europeas se civilizaron suficientemen-
(1) Sexto discurso pronunciado en Adyar en Octubre 71922.







TEOSOFICA


te para powder pensar en el pasado y el future, un espacio de
tiempo sumamente corto, un mero moment comparado con los
records del Asia. Esos records que se guardian en Asia y all fue-
ron escritos no son reconocidos como historic, ,desgraciadamen-
te, en el Oeste, con excepein de aquellos que puedan comprobar
con su limitada experiencia, las histories antiguas. Esa es una
de las razones por qu se dice amenudo que el mito es ms ver-
dico que la historic. Hay opinions consideradas como mticas
que ms tarde con mayor conocimiento adquirido, han demos-
trado ser una gua para la mayor evolucin de la humanidad; y
sera convenient desprendernos de esa tontera que nos viene,
naturalmente, de las naciones ms jvenes, porque su naturale-
zas generalmente se vuelven ms arrogantes a media que van
adquiriendo conocimientos. El incremento del conocimiento
conduce gradualmente a. la comprensin de que hay much ms
que lo que se sabe. Solamente entoces es cuando la mente-huma-
na toma una actitud razonable, porque est dispuesta a compren-
der, a no rechazar precipitadamente y a no considerar que lo po-
qusimo que ha adquirido haya de considerarse como el conoci-
miento ms elevado del sr human. Sir Isaac Newton deca que
l era como un muchacho que recoga unas cuantas chinasi o gui-
jas en la orilla del gran ocano de la erudicin o del conocimien-
to que se ditala ms all.
Cuando observis la historic, hay una cosa que os choca, y es
que, segn los europeos, no tiene principio; empleando una fra-
se de Bunsen sobre Egipto: "surgi en el scenario de la histo-
ria completamente formado, como Pallas Atenea o Minerva de
la testa de Zeus o Jpiter". Cierto es eso. de todas las civiliza-
ciones antiguas; no podis obtener un principio de ellas. Vis
que van ensanchndose ms y ms y mostrando algunos de sus
mejores resultados en sus das ms primitivos. Es una verdad
preeminente en la muy antigua literature asitica. Su ms sor-
prendente literature hay que buscarla all en la lejana noche del
pasado; y uno de los arguments ms contundentes contra las
ideas cientficas modernas,-que me complazco en significar, van
1. ,,,, I ,'-,,i ..,-es que las religiones surgieron de la ignoran-
cia humana, de aquellos salvajes que deificaron las fuerzas de la
naturaleza, y que fueron refinndose gradualmente y perfeccio-
nndose hasta llegar a un grado respectable de filosofa y de tica.
No creo que haya muchos pensadores que an persistan en
esa idea. Ninguno que haya logrado penetrar en el pasado pue-
de persistir en ella. Es evidence que todas aquellas grades civi-
lizaciones tuvieron en sus fundadores, en sus: dominadores pri-
mitivos. hombres much ms evolucionados que aquellos a quie-
nes dirigan. Dice en forma alegrica la narracin Hind, que
todos los hombres eran iguales al principio, y que cuando empe-
zaron a disputar entire s, entire various Devas all reunidos esco-
gieron un Rey. Lo que aconteci fu que los grades Rishis, que







REVISTA


eran series muy evolucionados que llegaron de otro planet, de
Venus, y que formaban el ncleo de la gran Jerarqua que ha-
ba de ser Guardin de la humanidad, ofrecieron algunos de Sus
Miembros para Legisladores y otros para Instructores religiosos
de la liuii iin1 i naciente. Y as tenis al comienzo de cada gran
Raza Raiz esas leyendas y mitos cuanto a los Reyes Divinos.
En Egipto los hallamos en las Dinastas Divinas. Lo mismo
encontraris en el Per antiguo, que ahora empieza a explorarse
en las excavaciones y que ya comienza a confirmar algunas de
las investigaciones que se hicieron de su historic por medios cla-
rividentes. A los Incas se les consideraba como hijos del Sol. La
mismo idea la encontris en China de que sus grades gobernan-
tes descendan del Sol, habiendo pasado al Japn en el Mikado.
En el Hinduismo hallis los Reyes Divinos, entire los cuales so-
bresale el gran Avatara Shri Ramachandra. Tenis que retroce-
der trash El para encontrar al gran Legislador y al Gran Instruc-
tor de la religion, aquellos de quienes os habl que vienen en pa-
rejas al travs de las edades.
La caracterstica general de aquellas civilizaciones primiti-
vas podemos compendiarlas fcilmente. Todas se fundan en el
idea] de una familiar humana; y comparndolas con el modo en
que algunas vecespodemos seguir la pista de una evolucin por
una civilizacin que domino a otra menos civilizada, podis ha-
llar las seales de la clase de colonies que formaron.

(Continuar).




Nuevos mtodos de curacin

del Dr. Albert Abrams
Por J. Allen Pattreiouex.

(Traducido por Edelmiro Flix M. S. T.)

Lenta y sileneiosamente, pero de manera segura, los actuales
concepts y prcticas ortodoxas de la medicine, estn cediendo
lugar a nuevos y mejores mtodos. Probablemente, no hay quiea
individualmente est contribuyendo ms a este estado de %sas
que el Dr. Albert Abrams, doctor americano que ejerce 'eu San
Francisco, California. Aunque los resultados de las investigacio-
nes del Dr. Abrams no son universalmente reconocidois por la
profesin mdica, su trabajo, sin embargo, basadu corno est en
hechos incontrovertibles, est siendo admitido en ciertos crculos








TEOSOFICA


mdicos, y es probable que este reconocimiento aumente a media
que pasen los aos.
Es as que Sir James Barr, eminente mdico ingls y ex-Pre-
sidente de la British Medical Assoeiation, ha sido durante va-
rios aos un entusiasta partidario del Dr. Abrams y emplea al-
gunos de sus mtodos en el ejercicio de su profesin. Otro recin
edades, es el diagnstico y tratamiento electrnicos del Dr.
convertido es el Dr. Mather Thomson. Este mdico describe: "Vi-
ne desde miles de millas a investigar los mtodos de Abrams.
Busqu todos los medios posibles para determinar si los mtodos
de Abrams tenan base consistent, ya que eran tan asombrosos
y significaban una complete revolucin de nuestros mtodos de
diagnosis y tratamiento... No tengo motivos para sentir mi via-
je. Todo es cierto y el nico crime que Abrams ha cometido es
haberse anticipado en cincuenta aos a su poca". Otro recin
converso es el Dr. II. Lindlahr, que es quizs la autoridad ms
prominent de hoy da en Teraputica Natural. Escribiendo en
el Lindlahr Magazine de Abril, 1922, dice: "Mi alma descansa
ahora en paz. He presenciado el cumplimiento de los deseos de
ni corazn: la conquista de la enfermedad. La proeza supreme
de la 1* i'..i... Natural, el mayor descubrimiento de todas las
Abrams. Reduce la teora y la prctica mdicas a principios ab-
solutamente bsicos y a una ciencia exacta. Nos permit seguir
la mejora midiendo con exactitud la disminucin en el sistema
de las vibraciones de la enfermedad. Prueba de paso la verdad
de los principios fundamentals de la filosofa y prctica de la
Cura Natural, lo razonable y eficiente de nuestros mtodos de
diagnosis y de tratamientos".
Un lego prominent, el Sr. Upton Sinclair, autor de varias
obras bien conocidas, se ha interesado igualmente en las inves-
tigaciones del Dr. Abrams y en su reciente obra "El Libro de la
Vida, la Mente y el Cuerpo", hace las siguientes observaciones:
'Si fuera a decir todo lo que he visto con mis propios ojos en
los ltimos doce das, temo que el lector pensase que estaba abu-
sando de su credulidad... Esta es, como se ve, realmente la cla-
v' de la vida. Si podemos medir y dirigir el diminuto universe
del tomo y del electrn, hemos llegado a la fuente primera de
nuestra vida corporal... As pues, se present a nuestros ojos la
vision de una nueva raza, purificada y capacitada para la vida.
En esto, por fin, se encuentra la ciencia justificada en su opti-
mismo, y vindicada para siempre nuestra fe en el destino del hom-
bre. Seguid mi consejo, quienquiera que seis que estis su-
Iriendo, e investigad este nuevo mtodo, ayudando a que sea co-
nocido por el mundo".
Cules son, pues, estas maravillosas pesquizas de las que los
`seritores citados hablan con tanto calor? No es fcil explicar a
la mente profana la causa exacta y el por qu de estos asuntos,
ni es tampoco fcil catalogar todas las diversas proezas del
Dr. Abrams, tantas, tan variadas v tan maravillosas son. Me








REVISTA


tendr que contentar, por consiguiente, con exponer algunas de
las ms importantes.
Empezaremos con el descubrimiento de los reflejos de las vis-
ceras, pues ste ha sido el punto de partida que ha llevado a los
posteriores y-a ser posible-ms importantes descubrimientos.
Cuando se cruza una pierna sobre otra, y la rodilla superior,
en la region de la rtula es golpeada con el borde de la mano o
con un pequeo martillo de goma, si el sujeto goza de buena sa-
lud, tendremos una contraccin involuntaria de la rodilla, "el
salto de la rodilla.", como se le llama. Si este "salto de la rodilla"
es pequeo, lento o no ocurre, o si, por otra part, es exagerado,
ello evidencia enfermedad. A esto se llama una accin "refleja",
la cual es completamente independiente de la voluntad del su-
jeto. Tambin pueden conseguirse acciones reflejas en otras
parties del cuerpo, y cada una de ellas tendr un significado, se-
gn el lugar y modo de manifestacin. En ciertas classes de tras-
tornos nerviosos, estas acciones reflejas constituyen uno de los
principles auxiliares para diagnosticar la enfermedad. Corres-
ponde, sin embargo, al Dr. Abrams el mrito de haber establecido
el hecho de que, golpeando ciertas regions de la espina dorsal
pueden obtenerse otras acciones reflejas, las cuales son muy im-
portantes, ya que son reflejos de los rganos vitales. As pues,
pueden obtenerse por este mtodo reflejos de los pulmones, el co-
razn, el estmago, el hgado, los riones, los intestinos, tct., etc.
Podra preguntarse: "Qu uso prctico puede tener este co-
nocimiento?". Puede tener usos muy prcticos, pues se ha com-
probado que golpeando cierta parte del espinazo puede hacerse
que se contraiga un rgano involuntariamente, y que golpeando
en otra region, ese mismo rgano se dilate involuntariamente.
Cuando entendemos que a menudo el hecho de que un rgano se
encuentre indebidamente dilatado o contrado es lo que original
su mal funcionamiento, o hasta su enfermedad, podemos darnos
cuenta de que este conocimiento nos proporciona un mtodo muy
seguro en remediar esos trastornos o enfermedades. Tomemos,
por ejemplo, a una persona que sufra de dilatacin del estmago.
En este caso las paredes musculares del estmago han perdido
su tonicidad, y lo que se necesita ms que nada es un tratamiento
que, a ser possible, permit a estas fibras musculares recobrar su
vigor. Influyendo por concusin de cierta region del espinazo,
-aquella que se ha comprobado produce la contraccin del es-
tmago-se ayuda a la musculatura del estmago a recuperar su
contractilidad normal. El resultado ser que un paciente que su-
fra (le dilatacin del estmago, o de alguna otra condicin at-
nica de las paredes abdominales, empezar a encontrar despus
de seguir el tratamiento que se deja indicado, que vuelve el bie-
nestar al conseguir una mejor digestin de los alimentos, etc.
Otros beneficios igualmente importantes-y, en algunos casos,
ms importantes-pueden obtenerse con el empleo de mtodos
similares en otras parties del espinazo. As pues, la debilidad del








TEOSOFICA


corazn, los desarreglos del hgado, los trastornos intestinales,
tales como estreimiento, etc. pueden todos ponerse en camino de
mejoramiento por este medio.
Se comprender fcilmente por esto qu bendicin puede ser
para la humanidad doliente este nuevo mtodo de tratamiento-
"espondiloterapia", que es el nombre que le ha dado el Dr.
Abrams-y cun fcil y eficazmente pueden tratarse sin dolor
rganos internos y vitales, sin recurrir a peligrosas drogas y
operaciones dudosas.
El descubrimiento indicado de los reflejos de las visceras, fu
slo, como se ha dicho, el comienzo de las pesquizas del Dr.
Abrams en esta direccin. Ha podido contribuir al caudal de las
posibilidades del conocimiento human con otros de naturaleza
an ms maravillosa de los que hasta ahora se han descrito. So-
bresalen entire stas las "reacciones electrnicas del Dr. Abrams".
El Dr. Abrams encontr que estos "reflejos de las vsceras"
podan obtenerse, no slo golpeando ciertos segments del espi-
nazo, sino tambin llevando energas de diferentes classes a cier-
tos segments o reas determinadas de la column vertebral.
Para ello se escoge un sujeto saludable y se obtiene de l el re-
flejo de una vscera-generalmente los del estmago a los es-
plnicos. Este reflejo se comprueba observando la clase de so-
nido que emana de cierta rea o reas del abdomen de este sujeto
saludable. Normalmente, es caso prcticamente impossible de di-
ferenciar, por medio de la percusin del abdomen, la resonancia
timpnica del abdomen, por ejemplo, de la de otra vscera adya-
cente, tal como los intestinos. Por "resonancia timpnica" se
entiende la clase de sonidos especiales que se produce al gol-
pear ligeramente la region del abdomen, por ejemplo, y despus
la region intestinal del sujeto escogido. Como se ha dicho, en
un sujeto que goce de salud normal, estos sonidos, partan del es-
tmago o de los intestines o de otras parties de la region abdo-
minal, son prcticamente de la misma clase. Cuando una energa
dirigida al espinazo del sujeto saludable, esa porcin que evoca,
li- ,n.-, los reflejos del estmgo, los esplnicos, y se golpea el
abdomen, se produce un sonido distinto del normal. As pues, el
odo prctico nota un sonido apagado en algunas regions en vez
de la resonancia usual, y segn la region donde se produzca ese
sonido apagado, puede obtenerse informacin muy valiosa acer-
ca de la .energa de ,t. i .i..i que est siendo dirigida al su-
jeto saludable. Como quiera que esta energa de enfermedad es
energa tomada del lugar donde radical la enfermedad en el cuer-
po del paciente, o es energa que se encuentra present en su san-
gre, y que, a su vez, represent el estado enfermo del cuerpo, es
evidence que la informacin as obtenida puede darnos una pista,
no slo de enfermedad del paciente, sino tambin de la in-
tensidad o gravedad de la enfermedad misma, pues. como nos
inform el Dr. Abrams: "El mecanismo fisiolgico utilizado conmo
. n1 i'., sobrepasa en sensibilidad a todo aparato ideado por el








REVISTA


ingenio humano. Como este fenmeno reflejo puede ser exci-
tado por fuerzas tan diminutas-como se deduce de su extrema
sensibilidad-la energa que no sera de otra manera reconocible,
debido a la falta de medios adecuados para registrarla, puede
ser observada con infalible regularidad. Creo que no es much
decir que el descubrimiento de estas reacciones electrnicas lle-
gar a ser, en el mundo de la fisiologa y de la teraputica, de
efectos tan transcendentales en su poca, como lo fu el descu-
brimiento del radio por M.1 al Curie en relacin con la consti-
tucin de la material, o como lo estn siendo los descubrimientos
del Profesor Einstein en relacin con el concept de nuestro uni-
verso.
As pues, tan sensitivos son estos reflejos a las influencias ex-
ternas, que no es necesario que el paciente est present cuando
se est diagnosticando la enfermedad de que padece. Para citar
de nuevo las palabras de Upton Sinclair: "El Dr. Abrams no
tiene que ver al paciente; todo lo que necesita tener es una gota
de su sangre en un pedazo de papel secante blanco, y con l se
sienta en su laboratorio y nos dice todo lo que con l se relaciona;
y en alguna parte a miles de millas de distancia-en Toronto,
en Boston o en New Orleans,-opera un cirujano y encuentra que
existe lo que se ha dicho. Dice tambin: "Muy pronto hay en
camino un telegram al mdico que ha enviado la muestra de
sangre, dicindole los hechos (a saber, la clase, lugar e intensidad
de la enfermedad) y recetando determinada intensidad de vi-
bracin en el "oscilstrato", el instrument radio-activo que el
Dr. Abrams puede hacer por medio de estos reflejos y las piezas
de aparatos muy sensitivos que ha ideado en relacin con ellos,
es determinar las vibraciones de las enfermedades. Ha encon-
trado que el grado de vibracin es invariablemente el mismo para
la misma clase de enfermedad, sin importar quien padezca la en-
fermedad. As pues, personas que padecen de cancer dan siem-
pre el mismo grado de vibracin, a saber, la vibracin del cn
cer. Y no es slo esto, sino que la sangre de todas las personas
cancerosas siempre e invariablemente manifiesta el mismo grado
de vibracin. Otras enfermedades manifiestan a su vez otros gra-
dos invariables de vibracin, cada uno diferente de los otros.
As pues, la vibracin del cancer, es distinta a la de la tubercu-
losis; la de la sfiles es distinta a las otras dos; y as ocurre con
las dems enfermedades.
Partiendo de este punto de vista, el Dr. Abrams ha descu-
bierto tambin otros conocimientos importantes. As pues, como
concomitante de lo anterior, se ha encontrado que los electronss
y no las clulas son.los components ltimos del organism y que,
por la incesante actividad de los electrones se desarrolla energa
radio active o su equivalent, la cual tiene un grado invariable
de vibracin". (Review of Spondylotherapia and Electronic
Reactions of Abrams, pg. 42).
Los descubrimientos del Dr. Abrams confirman tambin la







TEOSOFICA


ley enunciada hace muchos aos por Hahnemann, el fundador de
la homeopata, que "lo semejante cura lo semejante". Dice en
el trabajo antes citado, (pg. 41) : "Como muchos otros de la
llamada "Escuela Regular", yo ridiculizaba las doctrinas -de la
homeopata, pero ahora el que esto describe se ve compelido a re-
tractarse de una opinion basada en creencias y n en hechos. La
doctrine de Hahnemann de la atenuacin, no es un mito. Puede
demostrarse, con ayuda del bio-dinammetro y los reflejos, que
la subdivision mecnica de las drogas o de su dilucin aumen-
tarn su potencia radio-activa. Por lo que se ha dicho, la ley de
las semejanzas es una verdad. La Farmacodinmica est identi-
ficada con lo que yo he llamado homo-vibraciones, y las drogas
de vibraciones diferentes no tienen valor curativo". Obsrvese
cuidadosamente la ltima frase ,pues suena a toque de muerte
para much de la prctica mdica actual. Por medio de estos des-
cubrimientos puede uno, no slo medir el grado vibratorio de la
enfermedad, sino tambin el del remedio que deba emplearse. Si
este remedio es del mismo grado vibratorio, es el que debe em-
plearse para destruir o, frustrar la enfermedad. Si el llamado
remedio que se emplee es de distinta vibracin, no slo no es de
ningn valor curativo para, el fin que se emplea, sino que sirve
como de una verdadera draga para el sistema, no llenndolo en
muchos casos nada ms que de veneno. Cuntas de las drogas y
medicinas que actualmente se emplean son de este tipo, se deja
a juicio del lector. Aun si el remedio empleado es del mismo gra-
do de vibracin, su efectividad puede ser grandemente restrin-
gida por la cantidad de la dosis. Como el Dr. Abrams indica, la
dilucin de una droga aumenta su potencia radio-activa. Por
lqu, pues, administrar las grandes dosis alopticas que general-
mente se emplean? En este caso tambin el sistema va llenndose
gradualmente con veneno, o se minan sus poderes teniendo que
star constantemente expeliendo la cantidad suprflua consumida.
Otra teora mdica modern anteriormente sustentada por el
Dr. Abrams, y que sus recientes descubrimientos le han hecho
modificar considerablemente, es la que se relaciona con la efica-
cia de la vacuna. El Dr. Abrams ha encontrado que todas la.s
personas son ms o menos sifilticas, y que la que generalmente
se declara que lo es, slo tiene ms veneno de esta clase en su sis-
temua, que las que presumen estar libres de l. Investigando este
asunto el Dr. Abrams lleg a la asombrosa conclusion de que la
0I1, se inocula en el cuerpo por medio de la vacuna. Denomina
la enfermedad as inoculada "sfilis bovina", y recomienda el
tratamiento por medio de su obcilclasto para eliminarla. Esta
sfilis bovina es la causante a su vez ms tarde en el transcurso
de la vida,-as ha encontrado l que ocurre-de enfermedades
tan temibles como el cancer, la tuberculosis, y la sacoma o la l-
cera maligna. No son suficientes estos hechos para hacer que
el cuerpo mdico se detenga antes de insistir en vacunar al por
mayor, slo porque alguna epidemia se presente,-como ha ocu-







REVISTA


rrido recientemente en este pas. Seguramente que el conoci-
miento de estos hechos debera tambin hacer que los padres se
detuviesen antes de consentir que sus hijos fuesen vacunados.
Los resultados combinados de estos descubrimientos, han lle-
vado tambin al Dr. Abrams a darse cuenta no slo de lo intil de
muchas operaciones quirrgicas, sino de lo dainas que son para
el paciente como consecuencia de la remocin de algn rgano
ms o menos vital. Se ha manifestado, en no poca media, como
contrario a esta prctica general de la intervencin quirrgica.
Escribe lo siguiente: "Si un individuo buscase premeditadamen-
te idear el medio ms propicio de excitar nuevos progress de la
enfermedad, tendra el recurso de la ciruga"; tambin dice:
"La ciruga es el refugio inevitable de los que carecen de diag-
nstico". Si los cirujanos pudiesen darse cuenta solamente de
lo aplicable que es esa sencilla ley de la mecnica "para cada ac-
cin hay una reaccin igual y opuesta", comprenderan que
mientras ms corten y trituren el cuerpo human, ms preparan
el camino de modo inevitable para un desarrollo ms rpido y
complete de la misma enfermedad del cual estn tratando de li-
brar al cuerpo, de la misma manera que mientras ms se afeita
una persona ms tiene que afeitarse, debido al mayor crecimien-
to del pelo de la cara como consecuencia de las afeitadas, debido
a la. accin de la ley antes citada.
Se deduce pues, como corolario de lo que antecede, que el
Dr. Abrams ha encontrado que la prctica de la viviseccin es
innecesaria y que los arguments que se ponen para justificarla,
son completamente insostenibles. Es, un hombre cuyas investiga-
ciones estn llamadas a revolucionar, con el transcurso del tiem-
po, los concepts y las prcticas mdicas actuales, y sin embargo,
ninguno de sus descubrimientos es resultado de la viviseccin de
animals ni siquiera de la diseccin de cuerpos humans des-
pus de la muerte. Todo sus trabajos se han llevado a cabo en la
forma adecuada, en el sujeto human vivo, y sin causarle ningn
dolor o sufrimiento. Puede, sin embargo, diagnosticar la enfer-
medad, el lugar donde radica, su intensidad y otros particulares,
con un grado de exactitud no igualado por cirujano alguno, por
hbil que sea. No slo puede diagnosticar la enfermedad, sino
que por medio de los instruments que ha inventado,-el oscil-
clasto y otros-puede hacer desaparecer la enfermedad sin recu-
rrir a grades dosis de drogas, a inoculaciones o a operaciones.
He tratado hasta ahora de los trabajos del Dr. Abrams en
su aspect teraputico solamente, pero sus investigaciones y re-
sultados abarcan un area much ms extensa que sta. Parece
al que esto describe como si estuviese desempeando en nuestros
das el papel generalmente asignado a los alquimistas de la edad
media, con la diferencia de que est laborando slo sobre una ba-
se puramente materialista, y construyendo, pulgada a pulgada.
por medio de lgica y hechos indiscutibles, una superestructura
que parece estar gradualmente tendiendo un puente sobre el abis-







TEOSOFICA


mo que hasta ahora exista entire lo fsico y lo psquico. Ha po-
dido hacer esto por medio de la extrema sensibilidad de los m-
todos que emplea, siendo los principles los reflejos del cuerpo
human.
Como esta parte de los resultados obtenidos por el doctor
Abrams sern, sin duda, de especial inters para los lectores
de esta Revista, voy a citar algunos de ellos, pero debe tenerse
present que el espacio impide una narracin complete de los
mismos.
Se ha encontrado que algunos de los antiguos concepts re-
lacionados con el cuerpo human y sus poderes, generalmente
considerados como product de una era de oscurantismo, basa-
da meramente en la supersticin o en la charlatanera, pueden
abora ser demostrados como hechos cientficos.
As pues, siendo todas las cosas radio-activas, el cuerpo hu-
mano no es. una excepcin de esta regla. Est, por tanto, cons-
tantemente irradiando energa de diferentes classes. Como resul-
tado lgico, el aura humana es ui concept completamente ra-
zonable y cientfico. El doctor Abrams tambin ha encontrado
que hay ciertas parties del cuerpo,-" centros de energa" como
l los llama- de los que la energa humana brota con mayor in-
tensidad que de otras parties del cuerpo. Dos de esos centros son
ciertas regions determinadas a la derecha e izquierda del ce-
rebro (reas psico-motoras) y las punta.s de los dedos de ambas
manos. Si el cerebro est pensando activamente, hay un aumen-
to correspondiente de energa en estas reas psico-motoras, y
tambin un aumento correspondiente de la energa que se des-
prende por la punta de los dedos. La cantidad de energa
que se desprende de estos "centros de energa" ha sido cuidado-
samente media, y es sorprndente. As pues, mientras que la
descarga de energa de un magneto gigante con un powder de
elevacin de 400 libras, aproximadamente por pulgada cuadra-
da, es de 32 ohms, la descarga de energa del rea psico-motora
izquierda solamente, fu en un caso dado, de 60 ohms. La des-
carga de energa de las puntas de los dedos de un individuo co-
rriente, dice el doctor Abrams que excede a la de dicho magneto
gigante. Por estos hechos podemos tener alguna idea del inmen-
so powder latente en el Hombre y que es manejada por l a volu-
lad, emanando directamente del cerebro,-como cuando se em-
plea el poder del pensamiento- o de las puntas de sus dedos,
como en las curas, magnticas, o de ambos a la vez. Podemos,
pues, ver como cientficamente possible es que una aureolaa"
riilase las cabezas de los hombres grandes y buenos, como se
pintaba en los cuadros de la Edad media, aunque esa aureola
'. invisible para la vision normal. Era sin duda esta intense
radiacin del .cerebro, pues, como indica el doctor Abrams, en el
individuo normal slo una de estas reas psico-motoras estn en
actividad, mientras que en los individuos altamente evoluciona-







REVISTA


dos, tales como los genios, ambas reas psico-motoras estn en
actividad. Podemos tambin comprender con sto la posibilidad
cientfica del "toque del rey" para la curacin de la escrfula
que era otra de las creencias de la edad media, as como tambin
la de "colocar las manos" para la curacin de los enfermos,
creencia que ha perdurado hasta nuestros das.
Adems de esto las investigaciones del doctor Abrams de-
muestran claramente la. existencia .de la fuerza denominada te-
lepata. La psicometra, la clarividencia, los talismanes, la ben-
dicin del agua, la telekinesiss" (levitacin de los objetos sin
ser tocados por el que los mueve), etc., son todos a juicio de l,
susceptible de explicacin cientfica.
Otra hazaa ha sido la de medir la energa del pensamiento
y la de los, sentimientos. El doctor Abrams ha encontrado que
ejercicios mentales definidos hechos por el operator han sido su-
ficientes para provocar el reflejo del estmago en un sujeto si-
tuado en otra habitacin con las puertas cerradas a una distan-
cia de 40 pies o ms.. Por otra parte, los sentimientos tales como
la clera o alguna emocin intense similar, produce una ener-
ga suficiente para provocar el movimiento reflejo del estma-
go cuando el sujeto se encuentra a una distancia de 80 pis o ms.
En relacin con este asunto, vanse las observaciones del
propio doctor Abrams ("Journal of Physio-Clinical Medicine
Septiembre de 1920, pgina 10).
"La alegra es una poderosa droga, pues un corazn conten-
to hace tanto bien como una medicine. Puede demostrarse por
medio de instruments y por las Reacciones Electrnicas de
Abrams, que una persona que padezca, digamos, de cancer, la
reaccin de este ltimo puede ser temporalmente disipada. Una
persona que as piensa y quiera, desarrolla una actividad vibra-
toria (todo fenmeno en la, Naturaleza no es ms que un grado
especfico *de vibracin) destructora de la enfermedad que cons-
tituye la enfermedad. Nadie puede decir cunto tiempo puede
continuarse este estado psquico, por medio de na sugestin po-
derosa, para llegar a aniquilar hasta una enfermedad orgnica.
Al tratar el fenmeno relacionado con la atraccin de la fuer-
za destructora, el doctor Abrams describe ("Journal of Physio-
Clinical Medicine", Septiembre 1921, pgina 20):
"Si un paciente de cancer se dice con convicccin: No tengo
cancer, la bola de energa no ser atraida al lugar de le enfer-
medad; pero desde el instant en que el paciente cambia su pen-
samiento y se dice: Soy hombre muerto, o algo similar, dicha bo-
Ya ser inmediatamente atraida al lugar del mal. Todo fenme-
no no es ms que cuestin de vibracin, y hay vibraciones sim-
pticas y destructoras. Segn sea la actitud mental, podr pro-
ducirse una u otra clase".
Tenemos aqu una base cientfica de las prcticas de la me-








TEOSOFICA


ditacin y concentracin aconsejadas en los crculos teosficos
y los procedimientos de la Ciencia Cristiana, el Nuevo Pensa-
miento, la Cura Mental, etc., as como las oraciones intensas y
sinceras del cristiano y otros devotos religiosos.
El doctor Abrams ha ideado tambin un ingenioso mtodo
para localizar en el cerebro los diversos centros de pensamiento.
Se pide a una persona que piense, digamos en alguna composi-
cin musical, y una bola de energa, cargada elctricamente de
cierta manera y colocada a determinada distancia de la cabeza
de dicha persona, ser siempre atraida al mismo lugar en el ce-
rebro. Este lugar es el que ha indicado es el centro musical. De
la misma manera, otros centros, tanto de facultades intelectua-
les como morales, han sido localizados, y el doctor Abrams su-
iinistra tablas de la situacin en el cerebro de dichos centros,
tales como el centro de las matemticas, el del genio inventivo,
el de las investigaciones mecnicas, el de la voluntad, el del ol-
fato, y tambin el del odio, la mentira, el asesinato, el robo, la
falsificacin, el alcoholism, etc.
El doctor Abrams ha. encontrado y perfeccionado tambin un
sistema que denomina "ideografa", basado en el principio de
que "los pensamientos son cosas". Dice que las "formas del
pensamiento" pueden actualmente demostrarse a cualquiera, y
no slo al clarividente. La energa es trasmitida por un cordn
y unos electrodos, colocndose uno de dichos electrodos en la
coronilla (vertex) de la cabeza del agent, y el otro electrodo en
el brazo, digamos, de otra. persona denominada re-agente. Hay
ciertas reglas sencillas para la posicin, el aislamiento y la si-
tuacin de los experimentadores. Voy a citar uno o dos experi-
muentos y sus resultados: (1) El re-agente se concentra en una
de various nmeros o figures geomtricas; debe reproducirse en
el brazo del agent dentro de un minuto. (2) El agent se con-
centra como lo hizo el re-agente. La forma del pensamiento se
reproduce entonces en el re-agente. (3) El agent proyecta su
forma de pensamiento en un lugar definido en el espacio. Col-
quese el extremo de un electrodo grande de manera que ocupe el
area en que el pensamiento ha sido proyectado, y colquese el
otro electrodo pequeo en el brazo del re-agente. La forma del
pensamiento aparecer en el brazo del re-agente y durar tanto
que podr reproducirse al da siguiente. Con esto el doctor
Abrams explica el fenmeno de las apariciones. (4) El agent
se concentra en el amor, el robo o el crimen. Unase su corazn
por medio del cordn con el brazo del re-agente. Estas, ideogra-
fas han sido trasmitidas tambin por telfono a una distancia
de tres millas. Finalmente, el doctor Abrams ha encontrado que
ciertas formas caractersticas de algunas enfermedades deter-
mninadas pueden tambin hacerse aparecer en la superficie del
'nierpo, en el brazo, por ejemplo. Llama a esto "patografa".







REVISTA


Sera interesante saber si los smbolos que tan a menudo se ven
clarividentemente en el aura de una persona pueden explicarse
por medio de este sistema de "ideografas" As pues, los con-
ceptos del amor y del crime transmitidos del corazn del suje-
to al re-agente se reproducen como sigue: el amor, por un crcu-
lo, y el crime, por tres pequeos crculos unidos. Es evidence
que este asunto se presta a ampliaciones definidas y provechosas.
El doctor Abrams ha probado tambin que las plants tienen
los sentidos del olfato y del oido, que ven y sufren cuado la plan-
ta es rota o cortada. La exquisite flor, dice, es tan susceptible a
nuestras impresiones, (nuestros pensamientos, sentimientos y ac-
ciones) que deberamos "siempre, por tanto, comportarnos con
piedad en su presencia para no despertar su resentimiento ha-
cia la vulgaridad. Los sentidos son los caminos del alma, y don-
de hay sentido existe la mente". Afirma adems que las plants
sufren de enfermedad tales como el cancer y la tuberculosis, tal
como los series humans.
Quizs se haya dicho bastante para demostrar que, como re-
sultado de estas investigaciones, estamos en vspera:s de grades
cambios en el pensamiento y en las prcticas, no slo de la me-
dicina y mtodos de curacin, sino tambin en lo que se relacio-
na con asuntos de campo ms general y ms mplio. Es, sin em-
bargo, extrao que el descubridor de todos estos nuevos cono-
cimientos sea, cmoo entiendo es, un profundo materialista. Sin
embargo, sean cuales fueren sus opinions personales, la huma-
nidad tendr algn da motivos para bendecir su nombre. Ha
podido alcanzar lo que ha conseguido porque no ha seguido el
curso usual de las investigaciones y creencias cientficas, sino un
camino propio, y cuando se ha enfrentado con hechos que daban
un ments a creencias aceptadas, ha tenido valor suficiente para
aceptar esos hechos. Al hacerlo as, ha enriquecido los conoci-
mientos humans y ha podido hasta cierto punto, auque quizs
sin saberlo, explicar ciertos fenmenos psquicos en trminos f-
sicos, cientficos y definidos, cosa que ha sido hasta aqu consi-
derada casi como impossible. As pues, sus investigaciones estn
sirviendo para demostrar la ntima inter-dependencia o inter-
relacin de lo fsico con lo psquico. Por ello el doctor Abrams po-
dra muy bien ser considerado como heraldo de la nueva era que
habr de reinar muy pronto.


(Del Herald of The Star, Londres).



Vea el anuncio de obras teosficas, en la segunda pgina.








TEOSOFICA


VISIT A CIENFUEGOS


Fraternalmente invitado por las logias "Sopha" y "Zara-
tustra", de Cienfuegos, tuve el gusto de visitarlas los das 1l y 2
del corriente.
Al llegar a esa ciudad en la tarde del da 1l, encontr en la
estacin a los seores Guerrero, Fontana, y otros various hermanos
que, en nombre de ambas logias, me esperaban y recibieron cari-
osamente, y me invitaron para asistir a la sesin conjunta que
celebran las dos logias reunidas los primeros sbados de mes.
Esta sesin tuvo lugar por la noche en el local de la logia
"Zaratustra". En ella, a la que concurrieron casi todos los miem-
bros y muchos invitados, tuvieron la bondad, el hermano seor
Guerrero, Presidente de "Sopha" de presentarme a la concu-
rrencia, y el hermano seor Artiles, Presidente de "Zaratustra",
de dirigirme un saludo de bienvenida en nombre de todos.
Se desarroll esta sesin en su forma establecida, disertando
los hermanos seor Backer sobre el amor, el seor Crespo sobre
la muerte y el seor Fontana sobre la moral teosfica, temas to-
dos desarrollados de manera brillante. Esta sesin fu ameniza-
da con varias piezas al piano, por la distinguida profesora seora
Amparo Riso.
Al da siguiente, domingo, de 9 a 11 A. M. tuvo lugar una
sesin de la Orden de la Estrella de Oriente, a la que asist como
Representante Nacional de esa Orden.
A la 1 P. MI. de ese da, en el local de la logia "Sopha",
tuvimos otra sesin de miembros de las dos logias, que dur has-
tl las 3 P. NM. en la que tambin se trataron asuntos teosficos
y de organizacin.
Por la noche, aunque nada haba proyectado, result una
reunin en la que se trataron interesantes temas teosficos.
El lunes 3, regres por la maana a la Habana, profunda-
mente agradecido a las numerosas y sentidas demostraciones de
afecto que me dedicaron los hermanos de Cienfuegos.
Es digno de encomio el trabajo que realizan, y baste decir,
pues no es possible detallarlo, que cada logia celebra dos sesio-
nes semanales, y, reunidas, una mensual, y como actividad sub-
sidiaria, la Orden de la Estrella tiene cuatro sesiones por se-
mllana.
Mi sincera gratitud y muy cordial felicitacin a todos los
"" i"l'!, de las dos logias y de la Orden.


R. Albear.







REVISTA


EL MAS GRANDE DE LOS DONES
POR C. W. LEADBEATER

(Continuacin.)
Pasar largo tiempo antes de que se llegue a este punto;
pero ser ms largo an si nadie se levanta para comenzar, y
somos justamente de aquellos, cuyo deber es de dar el ejemplo,
porque esperamos la venida del Seor de Amor. Si debemos ser
Sus ayudas, Sus discpulos, hasta Sus mismos apstoles cuando
venga, necesitamos estudiar Su mtodo, y sabemos con seguridad
que el Amor ser su rasgo principal. Debemos por lo muy me-
nos habituarnos a comenzar a vivir la vida que El querr vernos
hacer, y por cierto, cuanto ms nos esforcemos en vivirla hoy
da, ms nos preparamos a ser Sus servidores y Sus ayudas cuan-
do venga. Si podemos penetrarnos anticipadamente de Su es-
pritu, ser ya una gran ventaja poder actuar como canales de
Su gracia y Poder. Todo lo que podemos hacer hasta aquel mo-
mento, es practicar estas virtudes y de esta manera esforzarnos
a estar listos.
Ensayemos en poner de lado todo pensamiento malo; es in-
sultar al nombre glorioso del Amor el servirse de l para desig-
nar esa clase de emociones tan familiar a tantos de nosotros;
no es el vocablo del que hay que hacer uso en este caso. El ver-
dadero Amor, es spiritual, fuera de la comprensin de las ma-
sas y ms sublime que lo que las palabras pueden hacernoslo
comprender. Alcanzad, si podis, la conciencia buddhica; poneos
en relacin con ella durante un solo instant; es necesario que
lo hagis cuando toquis el perodo de la Iniciacin. Bien feli-
ces seris si podis alcanzarlo antes, y de esta manera aligerar,
en esta gran ocasin los pesares de aquellos que sufren.
Penetrad, si podis, en uno de los plans de esta alta concien-
cia; ser para vosotros una revelacin, algo que no olvidaris
jams. El mundo no ser ms el mismo para vosotros despus de
haberla contemplado.
Estas experiencias no estn todava al alcance de todos voso-
tros, porque demandan un esfuerzo inmenso, un esfuerzo que
pocos de nosotros estamos preparados para hacer. Ha sido lle-
vado a cabo por algunos, pero solo a costa de un riesgo y ten-
sin considerable. He visto a un hombre fuerte desvanecerse
hacienda un esfuerzo que no fu coronado por el xito, hacien-
do este Yoga; y no obstante para otros, esto viene naturalmente
y sin fatiga. Lo cumpliris en una ocasin o en otra y proba-
blemente durante una de vuestras meditaciones. Puede ser que
lleguis a ello despus de un esfuerzo definido o simplemente en
el curso de la evolucin de vuestro poder de meditacin, y en-
tonces conoceris.







TEOSOFICA


Hasta este moment no podis sino imaginaros lo que es este
amor Supremo; ms aproximaos a l lo ms possible. Velad, a
que ni el ms pequeo tomo de egoismo se mezcle a vuestra
emocin y a no vivir sino para el objeto de vuestro amor.
Poned vuestro amor sobre los Maestros, all no puede haber
egoismo, porque vosotros no dudis de lo que Ellos sienten por
vosotros; o de lo que pueden hacer por vosotros; lo sabis anti-
cipadamente. Sabis que cuando el discpulo est listo, el Maes-
tro lo est igualmente y que Su amor es tan amplio como el mun-
do. Las solas limitaciones y dificultades son las que elevamos,
nosotros mismos; de Su lado no hay dificultad, no hay lmite
para Su poder efectivo.
San Pablo aade: "El amor no es envidioso". Es raro en-
contrar esta clase de amor, amor que no tiene envidia, que no se
ufana, que no es orgulloso; son las definiciones que nos d.
Por sublime que sea la accin del que amamos no encontra-
remos all, sino el goce ms intenso sin mezcla alguna de envi-
diosa sospecha; si de una manera u otra podemos hacer algo
que el ser amado no puede cumplir, no nos ufanaremos, no sen-
tiremos orgullo, no pensaremos sino en sus sentimientos y en
ningn caso, en los nuestros. Ello es fcil, si tenemos siempre
delante de nosotros la nota fundamental del desinters; pero si
no la tenemos todo va mal, es inevitable."
Esto quiere decir much: no se irrita. Vosotros sabis la
l,1. ,, t.i que existe en vivir entire todos los pequeos cuidados
de la vida diaria sin dejarnos influenciar por ellos; es casi im-
posible para el hombre ordinario. Y an para aquellos que son
ms evolucionados, es difcil, y lo es por muchas razones. En
primer lugar como ya os lo he dicho, hay en nosotros una cierta
irritabilidad que hemos cuidado y cultivado durante miles de
anos; se necesita vencerla. En segundo lugar, vivimos en una
poca de excitacin nerviosa, tal como jams conoci el mundo;
por consiguiente, nuestros nervios estn desequilibrados y muy
especialmente los de aquellos que viven en las grandes ciuda-
des; es pues lo ms difcil conservar, su equilibrio en todo tiem-
po; no obstante, hay que esforzarse en hacerlo. Admito de buen
grado, que es un esfuerzo casi sobrehumano, pero hay que ten-
tarlo. Nos esforzamos en hacer lo que nadie ha tentado; todos
aquellos que han buscado el vivir, la vida spiritual, han comen-
zado por retirarse del mundo, viviendo en las selvas y hacindo-
se eremitas o han vivido la vida contemplative de los monasteries,
Id mod, que se han liberado de todas las vibraciones y no se han
rodeado sino de aquellas que se armonizaban compleamene con
si estado de alma. Somos por lo que se v, los primeros entire los
hombres tue hayan ensayado vivir esta vida ms elevada, sin re-
tirarnos 'le mundo, por el contrario viviendo en l y esto es lo
que podrismos llamar la faz ms aguda que el mundo haya atra-
vesado.
(Continuar.)







REVISTA


SOBRE PREHISTORIA FILOLOGICA

EL SENZAR, Y EL SANSCRITO; FENICIO, GRIEGO
Y HEBREO

Cules son las fuentes etimolgicas de los llamados idiomas
modernosl He aqu un engorroso problema.
Nuestros lxicos remontan bien poco en la corriente de razas
y pueblos anteriores a la civilizacin egea, precedentes en various
siglos a la griega miceana.
Conocemos los orgenes ddel idioma castellano; del latn y el
griego; ms luego...' los ventisqueros del pasado abaten sus mo-
les pardas sobre el hilo de luz investigator y debemos contentar-
nos con descifrar el lenguaje hagiogrfico de las Pirmides; o
las inscripciones hierogramatistas de los geroglficos egipcios y
caldeos.
Empero: qu hubo ms all de estas edades
Oigamos a Max Mller, el eminente indianista; a Lassen, Bur-
nouf, Colebrooke, Williaims Jonesi y dems hombres de studio
que han abonado en la cuestin. Pero antes forzoso ser campear
por nuestra cuenta en el ramo de la Etnologa y hasta la Etno-
grafa, como una interferencia necesaria para la mejor compren-
cin de estos apuntes.
La ciencia basada en las rebuscas arqueologicas de Palenque,
(Yucatn), de Copn y de Cholula, no pone ya en duda la exis-
tencia de una raza prehistrica, habitante de un continent vas-
tsimoy que abarc las comarcas de ambas Amricas y todo el le-
cho del que es hoy Ocano Atlntico, deesde Behering hasta. las
tierras britnicas y desde las Guayanas a las costas lusitanas y
espaolas, en un permetro de decenas de miles de kilmetros.
Se trata del Continente de la Atlntida, reencontrado por
Scott Elliot y otros gegrafos de fama mundial.
Este hemisferio primitive fu poblado por una raza de hom-
bres de extraordinario vigor y de talla colosal, hace a la fecha
dieciocho millones de aios.
Esta Raza-Raiz o Raza madre, la Atlante, sefu dividiendo y
subdividiendo en seis ramas menores, sub-razas en este orden
cronolgico:
19. La Ramvahl, u hombres colorados (El Adn de la Biblia).
29 la Tlavaltli; 39 la Tolteca; 49 la Azteca;:5. la Accadiana;
6" la Turania y 7 la Monglica.
Las tres primeras ocuparon el rea inmensa colombina ac-
tiial, adicionada a las tierra sumergidas bajo las aguas atlnticas:








TEOSOFICA


la Accdica y la Turnica invadieron la Europa centromeridional,
el Norte -de Africa hasta los bordes del entonces mar de Sahara,
y las comarcas fertlisimas del Asia Menor, el Cucaso y Rusia
Austral; y la Monglica las interminables estepas de la Rusia
Asitica; el Turquestn, y la Mongolia; que de aquel tom su
actual denominacin.
Los chinos, coreanos y japoneses, malayos y siameses, son los
iltimos brotes de la frondosa sptima sub-raza monglica.
Tras de las precedentes emergi del fondo de los abismos bio-
lgicos, la 5". gran raza raiz; la Aria, a que pertenecen los pue-
blos del Asia Centromeridional, y los europeos y americanos con-
temporneos.
De esta Raza Madre, la ms perfect en plasmacin fisio-
lgica a que haya llegado la Humanidad, han brotado hasta el
present, las ramas de savia exuberante as individualizadas: 1l
la Ario-semtica; 29, la Asirio-caldea; 39, la Celto-ibera; 49., la Gre-
co-romana; y 59., la Eslava-teutnica, de las horas que corren.
Vendrn despus la 6a. sub-raza, cuyas primeras eclosiones se
esln ya produciendo en el Canad y los Estados del Gran Oeste
norteamericano; y, finalmente, la perfeccionadsima, sptima sub-
iaza, que posiblemente quedar ubicada en lo que a la fecha es
la Australia y grandes islas adyacentes; y otros sitios que para
ella se estn preparando y asomarn a la superficie a su debido
tiempo, en el laboratorio gensico infatigable de las aguas de los
ocanos circundantes.
Suficiente con lo expuesto para en este esbozo esquemtico
enlazar el ltimo eslabn monglico de la raza atlante, con el pri-
mero de la Raza Aria, el ario-semtico.
Como es obvio suponer, estos ncleos hermanos, junto con
su sangre y linfa, fueron trasmitindose sus costumbres, creen-
cias, lenguaje y cultural.
Por manera que debemos buscar forzosamente en los pases
(le habla monglica los orgenes prstinos del tronco filolgico
modern.
Cuentan los anales thibetanos que existe all el ms remoto
libro de que tengan noticia los hombres: el LI-TSAO: un poema
sagrado al qne se supone una antigedad de doscientos mil aos,
escrito en caracteres rnicos puntiagudos como los que se halla-
ron posteriormente en -ciertos templos del Desierto de Gobi.
Aqu puede ser fijado el punto de partida de este somero es-
tudio.
El chino-thibetano es el ms remotsimo idioma cuya existen-
cia sea dable comprobar a la ciencia del siglo XX.
Luego, cuando las primeras tribus de la. 5a Raza Aria des-
cendieron de las mesetas del Asia Central y tomaron posesin
de las feraces comarcas indostnicas para proseguir su march
iivasora de oriented a occidente, abarcando la Persia, Armenia,








REVISTA


Mesopotamia, Arabia y Egipto, hablaron y escribieron un alfa-
beto de rasgos mirficos, como los que ms tarde fueron copiados
en los Deltas sagrados por el Patriarca Enoch.
Se llam el senzar; y con el transcurso de los siglos qued
circunscrito a las castas sacerdotales, usando el vulgo una len-
gua ms accessible al entendimiento de la generalidad.
De aqu naci el snscrito; el idioma ms rico y armonioso de
que hayan podido disponer los mortales.
Tiene ocho vocales y treinta y tres consonantes; y de su mara-
villosa estructura gramatical slo pueden darnos una idea plida
los fonogramas musicales del griego antiguo.
A partir del snscrito, que desde hace ochenta mil aos es el
idioma sagrado de la India, pero que es accessible a una interpre-
tacin por parte de intelectos de estas pocas pigmeas, la tarea
de catalogar las lenguas precursorass de las de hoy en uso, se
simplifica notablemente.
Tras el snscrito, viene el zenda caldeo, cuya escritura puede
consultarse en las tabletas de arcilla cocida halladas por Jorge
Smith, bajo las ruinas de la celebrrima capital de los Medos y
los Persas, Ecbatana; luego el asirio-babilnico, padre adoptive
del fenicio y del copto; como stos lo fueran, a su turno, del grie-
go y del hebreo.
En tiempo de Jesucristo se hablaba en Palestina una mezcla
de sirio-caldeo, el Aramaico, cuyas desinencias etimolgicas de
mayor relieve, son ,de estirpe puramente snscrita.
No saben lo ,que dicen aquellos que dicen que los fenicios
fueron los primeros inventories -del primer alfabeto en su objeti-
vacin grfica primitive.
A travs de la evolucin de las formas, indispensables al pro-
greso human, aunque sin apartarse enteramente del molde ori-
ginal, todos los idiomas hoy en uso son simples derivaciones del
snscrito.
Entremos a la comprobacin de estos dichos, a la luz de la
Analoga y de la comparacin iconogrfica de cada signo, sin
pretender en modo alguno abordar su expresin simblica, cosa
que no cuadra en este modesto trabajo.
Vamos a la analoga fontica, que denota una modalidad pe-
culiar de una comn articulacin vocal.
Y como lo primero es lo primero, empecemos por la etimologa
del vocablo DIOS.
Esta palabra castellana viene del atlante TEOLT, que signifi-
ca. "El grand Espritu".-Es "Deus", en snscrito, "Theos" en
griego; "Thot", en copto; "Eloth", en hebreo; y "Deus" en
latn.
CRISTO; viene del snscrito "Krishna".
Los griegos, al apoderarse de la teogona brahmnica, le tras-
formaron en Chrestos, y los latinos en Christus, (Hay en las Sa-







TEOSOFICA


gradas Escrituras vdicas un personaje divino llamado IEZEUS
KRISHNA; el Jesucristo de los Evangelios Cristianos).
JEHOVAI-.-Es tambin del snscrito "HE- Vau Va", que
los hebreos convirtieron en "Jod-Heva". (Adima y Heva su mu-
jer, son los primeros padres del Paraiso que la tradicin india
coloca en la isla de Ceiln).
PADRE. MADRE.-De las voces snscritas PITRI MATRI.
De aqu pasaron al griego y al latn en la forma que por conocida
no apuntamos.
IOMBRE.-Es MAN (quien piensa) en snscrito. De all que
en ingls, alemn y otros idiomas nrdicos, se dice MAN (ser
pensante).
JUPITER.-Es ZUPITRI en snscrito; "Zeus Pitra en grie-
go; y "Deus Pater en latn etctera.
Pero lo que es mayormente una demostracin palmaria de ser
el griego, (y por tanto el latn) un hijo mimado del snscrito, es
hl similitud en los nombres de los personajes clebres de la mi-
tolouga helena. El Hrcules ,griego es el Hara-Kala, de un bello
pIia brahmnico; Tha-Saha, es transformado en Teseo; Ari-Ana
r11 Ariadna; Rhada-manta en Radamante; Andha-Rameda en
Anidrmeda; Pallasa, en Palas; A-tanaya, en Athenaia; Ballana,
(.i1 Belona; H-e-Lane, en Hellena, y luego en Hladi; el Mam indo
es el Minos, de la leyenda cretense, etctera.
Habra que escribir docenas de carillas si prosiguiramos en
esta demostracin.
Pero no la terminaremos sin otro sorprendente ejemplo:
aquel genio extraordinario de la antigua Grecia que la Humani-
dad modern reverencia bajo el nombre de la dignidad o alto
grado jerrquico que alcanz en esos siglos el coloso Pitgoras,
(cuyo patronmico verdadero es "Hermtimode Clazomena") es
un ttulo netamente snscrito.
Es el Pitar Gur, o s:ea el Sumo Pontfice de ciertas indica-
ciones arias.
Hermtimo de C'.i(:-.....i i viaj por la India; all aprendi la
portentosa sabidura que le ha hecho inmortal; y de vuelta a su
patria native lleg convertido nada menos que en un Pitar Gu-
r; un Maestro de los maestros; que sus compatriotas traduje-
ron en Pitgoras; como habran de convertir ms tarde al grado
iniciativo de brahmanismo sacerdotal "An.anda-Gur" en
Anaxgoras!
Por ahora termino estos apuntes reservndome ampliarlos en
nn prximo artculo.
A. OSSANDON DE LA PEA.


(Chile-1923).








REVISTA


LAS PIRAMIDES Y STONEHENGE


Frutos colectados de las enseanzas ocultas

Por A. P. Sinnett

Traducido por J. M. Lamy. M. S. T.

(Continuacin.)
Hay ciertamente, escalas de evolucin que alcanzan muchos
de sus discpulos, en las que pueden acopiarse desde la luz astral
muchos informes 'histricos, sin referirnos por el moment a los
de otro gnero. A veces se les ha denominado la Memoria de
la Naturaleza. Todas las memories, hasta las de la clase ms
fan~iliar, son realmente lectures en la luz astral. Pero las fa-
cultades que no han sido desarrolladas por el entrenamiento
ocultista solo son capaces de leer esos records estando present
efectivamente la persona interesada. Solamente con ellos han
estado sus sentidos astrales bastante ntimamente ;..11;.,,1.,, pa-
ra hacerle possible recobrar el contact con los mismos a volun-
tad. El ocultista cuyos sentidos astrales son much ms delica-
dos puede seguir otros canales de asociacin, otras corrientes
magnticas, segn la expresin tcnica, y esta alusin nos da la
clave para comprender la facultad psicomtrica.
Los objetos tangibles, as como los vehculos internos de la
consciencia humana, estn conectados por corrientes magnti-
cas permanentes con los records astrales establecidos original-
mente en su cercana. El ocultista entrenado, al tocar o manipu-
lar esos objetos tangibles est habilitado para utilizar esas co-
rrientes y para relacionad sus sentidos astrales propios con los
records astrales a que se dirigen tales corrientes, del mismo mo-
do que las que existen normalmente entire su ego astral propio
y las escenas pasadas de su propia vida de las cuales ha sido
testigo.
Tomad el caso de los recuerdos que cualquiera de nosotros
pueda tener de un lugar lejano que haya visitado. Deseoso de
recordarlo, l retrotrae sus pensamientos hcia aquella pgina
de su memorial, y de cierto modo interno puede decirse que ve
otra vez la escena en que piensa. El ocultista de la misma ma-
nera posa su mano sobre las piedras de un edificio, y quizs
solo le baste con acercarse al mismo, para que pueda seguir el
hilo magntico de conexin que retrotrae su consciencia a los
acontecimientos anteriores con que estaban asociados.







TEOSOFICA


Esta es la manera como el ocultista puede hacer que las pi-
rmides de Egipto le cuenten su historic ms plenamente que lo
que sea possible descubrir con el auxilio de inscripciones frag-
mentarias o documents que accidentalmente se hayan salvado
de la influencia destructora del tiempo. Respecto a la seguridad
que pueda tenerse sobre la facultad psicomtrica de aquellos
que no hayan alcanzado el nivel de los adeptos, es un punto
que solo puede considerarse en cada caso; pero, de todos modos,
yo 'he tenido la ventaja de haber sido auxiliado en los esfuer-
zos que he hecho para penetrar con ms profundidad que lo
usual, en el misterio de las antigedades egipcias, por la facul-
tad psicomtrica de un orden muy elevado, que me ha permitido
refrenar los informes as recibidos, por los conocimientos ms
completos que posean aquellos de quienes se derivaban las en-
sefanzas adelantadas en various libros teosficos escritos por m.
De este modo se me ha permitido vigorizar un concept de
los comienzos primitivos de la civilizacin egipcia, que constitu-
ye un plano coherente e ineligible de todo el process, y que
sintetiza de una manera muy interesante muchas de las especu-
laciones desconcertadas concernientes a la evolucin de la raza
humana, sobre la cual han estado buscando a tientas los arque-
logos con sus investigaciones corrientes.
Voy ahora a relatar la historic en beneficio de aquellos que
estn en contact con los mtodos ocultos de investigacin y
puedan apreciar la atencin que merecen prima facie.
Desde luego la investigacin sobre los comienzo de la civili-
zacin egipcia nos pone en relacin con la raza atlante. Si nos
remontamos lo suficiente en la historic de la Humanidad, si nos
remontamos a un milln de aos atrs, nosi encontramos en un pe-
rodo en que la poblacin de la tierra era .-g; .... ,.I, a excep-
cin de los ncleosi de la raza atlante, que habitaba varias regio-
nes de la tierra, tal como estaba configurada su superficie ade-
ms de las que formaban el continent de la Atlntida-as como
en el da present la raza caucsica habitat much ms regions de
la tierra adems del Cucaso.- Pero las diferentesi ramifieacio-
nes de la misma raza-raiz pueden diferir por complete; y de este
modo, cuando las varias :i ..;...; de la raza atlante, que habita-
ban en la Atlntida propiamente dicha, haban alcanzado un muy
alto grado de civilizacin y poder, el Egipto, entire otros pases,
estaba ocupado por un pueblo relativamente primitive, de quien
no debemos career que fuera salvaje o brbaro e e el peor sentido
de esas palabras, pero para el cual las artes y las costumbres de
la civilizacin eran an un libro cerrado.


(Contina.)







REVISTA


HISTORIC DE SENSA


Una Interpretacin del Idilio del Loto Blanco.

Por Mabel Collins.

(Traducido por el Dr. Arturo Villaln. M. S. T.)

(Continuacin).

De nuevo la tension haba sido demasiado grande para l
alcanzar la luz del Logos que estaba ms all de su fuerza; ahora
la reaccin de aquello que expa en la oscuridad de su propia infe-
rior naturaleza lo deja completamente exhaust. Esta es una crisis,
en la vida que cada uno experiment en s mismo ms o menos defi-
nidamente, y aquellos que tienen oportunidad de conservar el
cambio de la juventud a la virilidad que se opera en otros, es-
tn familiarizados con l. Para l que est pasando a. travs de
ellos, y slo para l en el universe, es de alguna importancia es-
ta crisis, mientras la pasa; el atrvulii.i, ut.. que produce el des-
cubrir dentro de la naturaleza de ioni. misiui ]as grandes fuerzas
csmicas que forman los dos brazos del. crucifijo, a saber: el
trabajo y la guerra, es lo mismo que perderse uno en un camino'
sin salida. Que el bien y el mal estuviesen combatiendo uno con-
tra otro sobre el campo general de la vida humana en los nego-
cios de los hombres y de las naciones sera comparativamente f-
cil le comprendernder; pero que esa misnma guerra sea encon-
trada dentro del propio pequeo corazn de uno mismo es al prin-
cipio una gran sorpresa y una inmensla sacudida. Ms es as;
el hecho existe, el microcosmos reproduce al macrocosmos en ca-
da detalle, y la grande y oscura Reina del Deseo, que est casi
invisible en medio de la mortandad de una revolucin, es com-
pletamente visible al vidente spiritual en la oscura region de
su propia naturaleza internal. La vision lo deja a l casi sin vida.
desamparado y espantado. Cuando l vuelve en s de su desmayo
y grita con voz fuerte llena de terror ante el recuerdo de lo que
l ha visto, un sacerdote que est al cuidado de -l, un represen-
tante de su mentalidad inferior, le ofrece agua fresca. y le trae
luz a su cuarto. Y entonces procede a animarle dicindole que l
necesita no temer, que es solamente su juventud lo que le hace te-
meroso, que l ha recibido gran honor y que la contemplacin
de "nuestra grande y poderosa dama" es bastante para hacer a
un hombre desmayar. Este sacerdote es evidentemente un emi-
sario (le Agmad, pues l habla como a quien se le ha comunicado lo
que tiene que decir, y recita bien su leccin. El pide al joven que'
no se revele contra la vision, sino que aprecie el honor que ha al-








TEOSOFICA


ceanzado; y por sobre todo que no sea temeroso. Los argumen-
tos aducidos por este sacerdote son aplicables a toda alma ame-
drentada de horror a la primera vista del mal dentro de s mis-
ma, del inoportuno deseo de su naturaleza y de los deseos ser-
vidores de aquella naturaleza. "Seguramente que el mundo y
todo aquello que es, existe para el placer del alma; es mera
cobarda temblar po raquello que surge naturalmente y que arras-
tra y lleva a todos los hombres? Incapaz de responder a tales
preguntas, el alma cansada y amedrentada busca la ayuda de la
intuicin y pregunta por Seboua. El pensamiento de nintrar en
el maravilloso y bello'jardn de su alma regocija a SenXiu, y espe-
ra pacientemente que aparezca Seboua y lo conduzca al jardn.
La intuicin no trabaja en la oscuridad; necesita la luz del sol,
se mantiene y renueva en la vida, la luz y la belleza. Senta in-
quietud y anhelo porque llegara la hora del amanecer; el cansado
espritu necesitaba esperar el ansiado primer rayo de luz que
con fuerza bastante viniese en su ayuda. Entonces el sacerdote,
cuyas palabras haba enfriado y descorazonado a Sensa, llama al
jardinero, y Seboua, humanno, aunque grosero y oscuro, viene
al lgubre y sombro cuarto donde el espritu est incubndose.
Esta descripcin de una fatigosa y desesperanzada noche de vi-
gilia seguida por el retorno del nimo y la esperanza cuando co-
mienza el amanecer, --r, r1.:.-.:.n...-i,:; por la mayora de las gentes;
es una parte del lote eomin y la experiencia general del hom-
bre. Seboua se arrodilla humildemente delante del dotado nio,
'quien reclama de l explicacin de la razn por la cual l est
liorripilado por la vista de la faz espectral del Deseo. Seboua no
se atreve a responder a esta pregunta; pero lo conduce a l hacia
fuera del Templo a pascar entire las flores, y cuando la alegra
le la vida ha inundado otra vez al nio, le induce que, a despe-
cho de la oscuridad y sus horrores, el sol surge una y otra vez en
'toda su magnificencia. Entonces l lleva a Sensa inopinadamen-
te al estanque de los lotos y le pregunta si l ve la Diosa. Sensa
est todava lleno de miedo y teme ver la faz oscura y cruel del
Deseo. Pero cuando contempla la belleza de la Dama del Loto,
que se hall otra vez delante de l, conoce intuitivamente que l
ha alcanzado una vez ms su hogar. Seboua le insta a l para
que le hable a'ella y cae otra vez sobre sus rodillas para observer
el gran suceso que pudiera tener lugar, de quedar abierta la co-
."..i,,.i,**i.u entire la parte ms elevada de la naturaleza humana
-. la Divinidad misma. Sensa intent aproximarse a ella de nuevo
Y, con la ayuda de Seboua, alcanza el estanque de agua en su ms
(levada conciencia y toca el verdadero traje de la Diosa que cae
sobre la superficie del agua. El trata de mirar a travs de su faz;
pero la luz rada de ella de tal modo que l no puede verla a causa
del resplandor' de su gloria. El es cegado por el explendor del Lo-
'os. La Reina del Lirio se dirige a l y esto le anima a preguntarle
sobre aquello que invade su alma y lo visit a l: "Madre qu es
*aquello de las tinieblas?" Pobre alma temblorosa, respondi ella a








270 REVISTA

la pregunta de las edades, como lo hace hablando la ms elevada
porcin con su porcin ms inferior. Y ahora el Logos trasmite en
palabras sencillas la gran enseanza de las edades, pronunciada
siempre por todo verdadero filsofo y mstico. "La oscuridad no
debe ser conquistada y rechazada, as que el alma crece y se hace
ms fuerte en la luz".
Si la oscuridad de la propia naturaleza internal del hombre no
debe ser temida, entonces nada hay en el Cosmos que pueda
herirle a l con espanto o llenarle de alarma. Pues la oscuridad
del ms 1.terno santuario del Templo es de igual substancia que
aquella infierno mismo. La Reina del Lirio explica al vidente
con sencl.io lenguaje que este ms interno santuario del Templo
est apartado de la luz del da a causa de que l puede ser ilumi-
nado por la luz del espritu. El no est iluminado porque los cie-
gos sacerdotes estn confortados con la progenie de las cualida-
des que estn desentraando de las tinipblas (Tamas) y rechazan
la iluminacin.
(Continuar.)




NOTA BIBLIOGRAFICA


ORIGEN INDOSTANICO DE LA SAGRADA BIBLIA

Calzado con una atenta dedicatoria a nuestro Director, nos
llega un ejemplar de este pequeo libro, en el que su autor expo-
ne los conocimientos adquiridos ad hoc en relacin con la tsis del
mismo. Nuestro hermano Arturo Ossandn de la Pea trata, en
el volume a que nos referimos, de demostrar como a la luz del
ideal teosfico, se encuentra en el Indostn el origen de la Bi-
blia. Todo ello con una erudicin exquisite, sin incuos alardes
y vaciando las danaides de sus pensamientos en el bcaro de un
estilo ameno y elegant.
Las enseanzas que de este libro emerge habrian de ser ti-
le< en tono alto, si los lectures del mismo divulgaran las ense-
ianzas por esta va adqiifiiJas...
Por otra parte el volumeni.eirfectamente *i..i.,lit.md'-n..,; y edi-
tado en _'bil,, no ocupa.un h-ueco intil y, al ,iitiiri,:.. es meri-
torio como: bra de consult occasional, en la biblioteca del'cultor.
Nosotros al'dar atentamente las gracias al escritor por su cor-
tesa, le alentamos a que persevere,en anlogos empeos. Que los
libros de este tipo, cuando viejos, se transforman en- antorchas...




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs