Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00003
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Full Text







REVISTA TEOSOFICA
Organo de la Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica
FUNDADA EN 1905
Director: RAFAEL DE ALBEAR Administrador: GUILLERMO ORDOEZ
Direccin y Admn.: Oquendo 14, altos. Apartado 365. Habana.
PERM ANENTE
La Sociedad Teosfica es responsible solamente de los documents oficiales
insertados en la Revista Teosfica. La Secretara General es responsible
de los artculos no firmados; do los artculos firmados con el noinrbe o
iniiciales son responsables sus autores o en su defecto sus traductores.
Advertimos a nuestros lectores, para evitar errors y confusiones, siempre
desagradables, que la nica, legtima y verdadera Sociedad Teosfica, que
fu fundada en 1875 por Helena Petrowna Bla.vatsky y Henry Steel 01.
coott, tiene su Cuartel General en Adyar. (India Inglesa,) y que esta See-
cin Cubana. que forma part de ella, tiene sus Oficinas en la Habana,
Oliincdo 14, altos, no teniendo relacin ni conexin con cualquiera otra
Sociedad que emple trminos rclehionados con la teosofa, o diga que
profesa sus doctrinas.

A\() II.-No. 3.-15 DE MARZO DE 1923.-2a. EPIOCA.




75 Seccin Oficial
b EL -

Vencido el plazo para el pago de las cuotas anuales, rue-
~o a los miembros y logias que an no han cumplido este deber
iire leing'an la bondad de enviar sus ueotas a la mayor brevedad.
lHabana, 15 de Marzo de 1923.
Rafael de Albear,
Secretario General.


TOLERANCIA
Discurso pronunciado por la Dra. Annie Besant a los Tesofos
Australianos durante la velada dada en su honor por la Sec-
cin y la Logia de Sydney.
(Traducido por Ricardo Ros, M. S. T. )
Amigos: Os -doy sinceramente las gracias por las palabras de
b)ieuvenida que me habis dirigido por mediacin de vuestros re-
presentantes de la Seccin Australiana y la Logia de Sydney, y
'loy las gracias a aquellos que han venido aqu a saludarme.
N.uestra Sociedad est creciendo muy extensamente. No puede








REVISTA


uno conocer personalmente a todos los miembros en los distin-
tos pases del mundo donde esos miembors se encuentran, pero
ms all de todo conocimiento aqu en el plano fsico, existen
lazos que unen a todos los fieles Tesofos en todas parties del
mundo. No pretendemos hacer una hermandad, pues esta exis-
te ms all de nosotros y por encima de nosotros, pues tiene su
raiz en la Vida Una de la que todos participamos. iMs sin em-
bargo, el reconocimiento de esa hermandad, el colocarnos bajo
el estandarte de fraternidad, constitute un lazo ms fuerte en
cierto sentido que el que tenemos con aquellos que desconocen
que son hermanos. De manera que entire todos nosotros deba
de existir ese lazo. Y permitidme que os recuerde que esto no
implica identidad de opinion. A mi manera de ver, la diferen-
cia de opinion, es una cosa muy valiosa. No queremos ser co-
mo un nmero de cotorras repitiendo siempre y hablando ni-
camente palabras que hemos aprendido de otros. Queremos ser
hombres y mujeres cada uno con su intelecto individual que ha
sido utilizado en el esfuerzo para resolver alguno de los grande
problems de la vida humana. Y sera el ms grande disparate,
si alguno de nosotros se aventurara a decir que l puede ver la
verdad como un todo. Nosotros vemos una fase de verdad, un
aspect de la verdad, y es en la unin de muchos buscadores de
la verdad que los aspects ms grades de ella se revelan. Y
despus de todo, cuando nosotros pensamos, pensamos dentro de
una rea muy limitada; nuestras maneras de pensar son muy
imperfectas, y quizs una ventaja que algunos pueden tener so-
bre otros cuando han avanzado algunos pasos en el gran sende-
ro que conduce a Aquellos cuyos Pies buscamos, consiste en que
pueden reconocer los cambiantes aspects de la verdad que se
produce en el corazn human y en las humans aspiraciones,
con cada extension de la conciencia, con cada ganancia de mayor
conocimiento. Y si hay alguna cosa que yo os dira como miem-
bro antes que ninguna otra, es que tratis de aprender esa lee-
ecin de tolerancia, que es la seal de que la vida Una principia
a d-i i -- sentir individualmente en vuestros corazones. Con fre-
ciiencia tenemos eoe rectificar, revisar nuestras opinions, pues si
miris una pequea part de un gran cuadro, podis verdiadera-
mente ver aquella parte a la cual miris, pero s se corriese el ve-
lo y el resto de ese gran cuadro apareciese ante vuestra vista, ve-
riis entonces que los contornos del fragment que estabis mi-
daiico, haban cambiado much en relacin al conjunto que an-
teriormente habiis estado mirando. As que nuestros conoci-
mientos de la verdad crezcan y se amplifiquen, aprenderemos que
la verdad tiene muchos aspects. Y considerando que cada uno
(le nosotros ha llegado a lo que es, por distinto camino, por las
experiencias adquiridas en nuestras muchas encarnaciones a tra-
vs de las cuales hemos pasado, que cada una de estas series de
encarnaciones es distinta a la series de encarnaciones de otros in-









TEOSOFICA


dividuos, de manera que cada uno de nosotros tiene su propio
punto de vista con respect a la verdad, la que ningn otro pue-
de compartir de una manera perfect, hasta que lleguen a la re-
gin donde la vida es conocida como Una. Y an entonces las
diferencias no desaparecen, pero en lugar de sostener un con-
flicto, ellas hacen que el conocimiento de cada uno se enriquezca
i or la contribucin que viene igualmente de todos.
El valor de cada uno de nosotros en el mundo consiste en ese
aspect de la verdad que nosotros vemos y compartimos con
nuestros hermanos, en la pequea experiencia aadida que cada
uno de nosotros trae al conjunto. Porque ninguno de vosotros es-
t dems, y cada uno llena.algn espacio en el concerto general;
cada uno tiene su trabajo que realizar, sus notas que aadir a este
inmenso coro, quien cuando este cielo de nuestro mundo termine,
pronunciar por primera vez el gran Nombre de Dios Mismo.
Por lo tanto, ninguno puede ser despreciado, y desde mi punto de
vista por el moment, se dice que son necesario dos para pleitar
y no ser yo uno de ellos. Aquellos de vosotros que estn pres-
tos a pelear .deben hacerlo entire vosotros mismoos, en cuanto
ami respect. porque no voy yo a lucahr con ninguno de vos-
otros. Tenis exactamente el mismo derecho a formas vues-
tro propio pensamiento como yo tengo a former el mo, y no es
mi deseo entremeterme con el Yo que est en vosotros. Cada
yo traza su propio camino, y a travs de ese camino puede pa-
sar por distintos senderos de pecado, sufrimiento y vergienza,
aun el Yo contina all, no import lo que hagan sus vehculos.
Y a la larga el yo encontrar su camino y por medio del dolor y
el sufrimiento aprender, puesto que cada cada que d le har
mas fuerte para elevarse en el sendero hacia Dios.
A mi no me importa sino estis de acuerdo conmigo. Podis
haber visto algn aspect de verdad que yo todava no he visto,
y a m me parece que mi deber como Presidente de la Sociedad
es tratar -de aprender de cada uno lo que l tenga que decir, y no
tratar de dominar vuestro pensamiento con el mo, ni haceros
1un eco de la verdad que yo veo. Y gradualmente aprenderemos,
uada uno de nosotros, a comprender que nosotros, vemos las di-
ferentes parties de la verdad ia fin de completar su image per-
fecta. Sabemos tan poco amigos, nos equivocamos tan amenu-
do, y el nico sendero a seguir es el sendero del amor, que ama
a un hermano ms mientras ms cae, y que trata ms de ayu-
darlo por el perjuicio que nos puede haber causado.
Yo s que ahora tenemos dificultades en la Sociedad; proba-
blemente las habr siempre. Yo he pasado por muchas de ellas
v no veo que la Sociedad se encuentre peor por este motivo
andando el tiempo, pero s quizs mejor. Y tampoco me impor-
ta a m si gran nmero de miembros abandonan la Sociedad.
Podis career que esto que digo es duro. No, puesto que probable-
mente habr llegado para ellos el moment de encontrar algn








REVISTA


otro aspect de la verdad en otros senderos que no han podido
encontrar en este, algn hoyo que tapar en su pasado, algn
borrn que espiar, algn.error que corregir, de manera que ellos
sern ms fuertes en lo futuro por haber perdido en el momen-
to esta oportunidad.
Flay una sentencia que siempre me ha f.L.i ,' con res-
pecto a un gran Ser en una muy antigua historic IHindu, de
Quien lieios hablado como Shri Ramachandra. En la India El
es considerado como uno de los grande Avataras, un poderose
Rey, un Hlombre Perfecto, y se deca de El que no importabi
cuanto mal se le hiciere durante el da, que ya para la noche no
tuviere El olvido, pero que el bien que a El se le hieiere i n,'
lo olvid-iaba. Y esto, a mi manera de ver, es un gran ideal que
debemos .tener present cada uno de nosotros. Olvidmonos del
mal y procuremos recorder el bien, pues esto ayuda siempre
a nuestros hermanos: Y no import lo que haga algn o.tro sei
human, debemos siempre reconocer la hermnindad y recono-
cerlo siempre como un hermano, as que El se vaya elevando.
Una vez se dijo de un gran Ser en Quien much de nosotros creek
mos, que mientras permanezcan en la Sociedad tres hombres
dignos de 1a bendicin del Seor, la Sociedad no podra nunca
perecer. Y por este motivo es que algunos de nosotros parma-
necemos ineonmovibles, no importa lo que suceda. Las cosas
simple estn cambiando; no hay cosa ms mutable que los sen-
timientos y los pensamientos humans, y si solamente tres pue-
den mantener la vida de la Sociedad, yo intent ser uno de esos
tres. Si cada uno forma su pensamiento en la misma direecio.
aunque otros se separen ousted no lo har, habris tomato una
media sabia y habris dado un paso fire hacia arriba, pues
hay una cosa que a m me intriga, y es el que algunas aban-
donan la Sociedad, porque alguna otra persona haya procedido
mal o por lo menos ello lo creen as. Esto es lo ms tonto que li
odo en mi vida. Por qu he de marcharme yo de la Sociedad.
donde he encontrado la verdad y la sabidura, porque algn
otro hermano haya ido por el mal camino? No quebrantari
mi fe en la Sociedad y las verdades que ella ensea, si
algunos de nnestros hermanos cometiesen asesinatos o que-
brantasen las leyes de Dios o del hombre. Esto no alterara la
verdad y yo no puedo comprender a aquellas personas que dicen
que han encontrado la verdad en la. Sociedad, y sin embargo se
retirn de ella porque alguna otra persona haya hecho algo que
ellos desaprueban. Yo entiendo que ms bien debera hacerlos
a ellos ms cuidadosos, pues al creerse que estn firmes se en-
contraran luego cados. Esta es una leccin que nosotros debe-
mos de aprender de cualquiera de las faltas de nuestros herma-
nos o de cualquier falta que nosotros les atribumos que ellos
no han cometido en su pasado ni la cometern en el future, y
usamos nuestro pequeo juicio para condenar a otros a pesar








TEOSOFICA


de la que dice Aquel Gran Ser: "No juzguis sino queris ser
juzgados, pues con la vara que midis seris medido". Sera
bueno que todos nosotros guardramos la memorial de esto en
nuestros corazones, pues no hay uno de nosotros que en esta
vida o en vidas pasadas no haya cado. Si nosotros juzgamos
a otros, porque en nuestra ignorancia y en nuestro error, nos
aventuramos a condenar donde no sabemos nada ms que las
apariencias momentneas, si nosotros les juzgamos, entonces ba-
jo aquella gran ley que trabaja en absolute y no desviada jus-
ticia, nosotros seremos a nuestra vez juzgados. Si nosotros juz-
gamos mal tambien seremos mal juzgados, y el resultado de la ley
que nosotros hemos tratado de vilipendiar en nuestro mal jui-
cio, en su rechazo nos herir a nosotros, tal como nosotros he-
mos herido a nuestros hermanos.
Y estas son las lecciones que nos ensean las perturbaciones
en la Sociedad. Haba una cosa admirable que tena nuestro
anterior Vice Presidente Mr. Sinnett. El pas por todas las
convulsiones por las que ha pasado nuestra Sociedad. El era
miembro cuando H. P. B. fu denunciada como una charlatana,
iua tramposa, una prfuga y una pecadora. T'ero esto le impor-
t poco a l; l sigui adelante, porque saba la verdad. El pa-
so por cada prueba y por cada una de las otras sacudidas que
hemos tenido de tiempo en tiempo, pero nunca se le ocurri a
l uejar su trabajo en la Sociedad. Esa era una admirable cua-
lidad y yo os dira a vosotros, "no os preocupis por lo que otros
digan o piensen, y lo que este hombre piense o aquella mujer di-
ga, y lo que otras personas digan". Es mayormente murmura-
coin, es mayormente falso, es falto siempre de caridad. Y
se ha dicho que la ms grande de todas las cosas es el amor,
as es que yo os pido, amigos, de que seis firmes no importa lo
que suceda, entendiendo que las bases verdaderas no pueden ser
movidas, y que debis mantener vuestros pies sobre la roca y
nio sore las movedizas arenas de las variables opinions de otros
hombres. Seamos agradecidos por todo aquello que se ha hecho
en el pasado, para ayudar a nuestra Sociedad. Alegrmosnos
que hoy seamos tan numerosos cuando en un tiempo eramos tan
pocos, y estemos seguros de que aquella vida de la que todos
!11'1 ''I I. ~'. se har ms y ms fuerte as que amemos a nues-
iros hermanos y que rehusemos juzgar sin importarnos el que
otros nos juzguen a nosotros.
No se si mi llegada entire vosotros ayude a hacer las cosas
mas suaves, pudiera hacerlas ms dificultosas, pero como quiera
que sea nos hemos conocido anteriormente o de lo contrario no
'1,,,,.., juntos ahora, en el future nos conoceremos unos a
otros en otras vidas, y entonces miraremos hacia atrs y pensa-
remos cuan nios ramos cuando armbamos tanto ruido y nos
inaginbamlos que al levantar una tempestad en un vaso de
igua, conmovamos al mundo entero. En algunos sentidos pen-








REVISTA


sis muy poco de vosotros mismos y en otros sentidos demasia-
do. Muy poco, cuando olvidis que Dios habita en el corazn de
cada uno de vosotros; demasiado, cuando os imaginis que vues-
tros limitados conocimientos, os da el derecho a juzgar a un her-
mano en vez de ayudarle por todos los medios, con buenos pen-
samientos y palabras generosas.
Hay otra cosa que quiero decir, y sera mejor que nos enten,
diramos mutuamente sobre este punto. A m se me ha pregun-
tado sobre el grado que me ha sido conferido por la Universi-
dad Hindu, que fu el Colegio Central Hindu. Yo lo aprecio
porque es una muestra del trabajo que mis compaeros juzgan
que ha sido bien hecho. Ms all de eso, nada vale, y no me im-
porta a m si me llamis Dra. o Mrs. u otra cosa, porque bajo
cualquier nombre yo soy siempre la misma vuestra Presidente y
vuestra amiga.
Quiero tambin deciros esta otra cosa. Se me ha pedido ms
de una vez por miembros del Consejo General, y por muchos
cientos de personas en todo el mundo, que aceptase la Presi-
dencia de la Sociedad por toda vida. Siempre he rehusado y creo
que siempre seguir rehusando. No soy creyente en las nomina-
ciones por toda la vida en un mundo que cambia y yo no quiero
ser Presidente vitalicio. Yo quiero llegar a vosotros cada site
aos y decir: "Aqu est mi trabajo, toma'd lo que en l haya
de bueno y juzgad vosotros mismos si vale la pena reelegirme
una vez ms". Yo fui reelecta el ao pasado, y como no hubo ni
siquiera otra nominacin, yo tengo el derecho a decir de que
tengo la confianza de nuestra Sociedad. Y cuando yo digo que
luchar tanto como cualquier otro para ser digna de la confian-
za que por tercera vez se ha puesto en mis manos, solo miro
esto como una oportunidad de poder servir. He aprendido la
gran verdad oculta en aquellas palabras del mismo Cristo:
"Aquel que es el ms grande entire vosotros, djenlo ser igual ;
aquel que sirve". Porque es el servir lo que da oportunidades pa-
ra mayores servicios, el servicio que trae en nuestra vida un rayo
de aquella Divinidad., Quien siempre sirve a Sus Mundos, a fiio
de que ellos continue existiendo. Y si vosotros queris darme
un nombre del que yo est ms ufana qu e de ningn otro, es:
"Ella es nuestra servidora que est tratando de servir, y si ella
se equivoca, si ella fracasa ser entonces que ella nicamente
habr aprendido una leccin que en el future har que la opor-
tunidad para el servicio sea afin ms grande de lo que lo es l]
de hoy".



., '








TEOSOFICA


Carta Trimestral del Vice-Presidente


(Traducido por E. Flix M. S. T.)

No es fcil describir el deleite de estar de regreso en Adyar-
Adyar es para muchos de nosotros el "Hogar de los Maestros";
es done vive la Presidente y dende ella irradia sus energas hacia
todos los trabajadores. Tiene una cualidad internal que es difcil
(le describir. Puedo slo hacerlo diciendo que lanzo un suspiro
de alivio cuando vuelvo a Adyar. Cada ao la vegetacin es ms
exhuberante, y el lugar ms encantador; los incesantes encantos
y maravillas del mar, son como un aura que rodean a Adyar,
Por las noches especialmente, cuando los crujientes rboles es-
tn tranquilos, el atronador rugido de las olas es como una eterna
sinfona.
Sin embargo, Adyar es esencialmente un lugar de trabajo.
Casi todos, los "trabajadores" por lo menos, trabajan hasta el
maximum. El trabajo se acumula da tras da, y una gran par-
te de la "meditacin" de uno es cmo seleccionar cual es el ms
urgent, y hacerlo inmediatamente. Pero trabajamos con la co-
rriente internal de las cosas. Por intenso que sea nuestra labor,
no lo es bastante para nuestro Espritu. Quizs sea sta la cua-
lidad supreme de Adyar. La de ser un espejo dnde vemos las
faicciones de nuestro Espritu.
La Cuadragsima Segunda Convencin Anual, celebrada hace
tres semanas, es la mejor a que yo he asistido hasta ahora. No
hubo nada dramtico, nada maravilloso; todo se llev a cabo con-
forme se haba proyectado; pero por ms de una semana, sete-
c'ientos de nosotros estuvimos en ntimo compaerismo. Oamos
.' hablbamos pero siempre colaborbamos. Esta fu la mara-
illa, y su encanto perdura en la memorial. Benevolencia, pacien-
cia para comprender, anhelo de ayudar, espritu de desear com-
placer y de estar complacidos, todo esto nos hizo sentir profun-
damlente que la T ...-... ,,no es un credo intellectual, sino una
i iente de la ms profunda, dulce y poderosa comunin espiri-
t"al. Quizs el trabajo ms eficaz que se hizo en la Convencin
no fui por lo que se haya dicho u odo, sino por lo que se sinti
sin decirse, por lo que slo es percibido por la imaginacin y vis-
to c el Espritu.
El Discurso de la Presidente a la Convencin, mencion los
alaques a la S. T. y las dificultades en diversos pases. Ha sido,
dijo. simplemente "el polvo levantado por el rpido advance del
Ejrcito de los Exploradores". Cun grande es ya ese ejrcito,








REVISTA


y cun rpida su march, se revela en el gran Informe de 1922.
Espero que muchos miembros lo compren. Est siendo enviado
gratis a cada Logia. Pero a fin de hacerlo ms fcilmente obte-
nible por los miembros, est siendo por primera vez impreso se-
paradamente, sin los discursos de las Logias. Yo he corregido
las -pruebas, y puedo asegurarles a todos que contiene un con-
junto inspirador de trabajo realizado en el mundo entero.
Adyar cuenta con una nueva actividad, nuestra Brahma-
vidyashrama, o Universidad de la Ciencia Divina. Hace tres das
celebramos la 200? lectura del Ashrama. El valor de nuestro
Ashrama es double; primero, para futuros escritores y conferen-
cistas teosficos, en redondear y suplementar lo que ya saben;
y segundo, en despertar lentamente en cada estudiante una sn-
tesis intuitiva. Los hombres ya empiezan "a no ver el bosque
por los rboles", hay demasiado que aprender, muchas ciencias,
muchas artes, y la pesquiza del conocimiento se ha convertido
en demasiado laboriosa para una vida aun de 80 aos. De aqu
surge la urgente necesidad de ensearles a los hombres, n lo
que es el conocimiento, sino ms bien cmo puede adquirirse. No
extender el horizonte de la mente que ve nuevas avenidas de co-
nocimientos, sino despertar la Intuicin que ve y sistetiza todo
lo cognoscible, y esta es la nota tnica del conocimiento del por-
venir. En ese porvenir, nuestra Ashrama lleva la delantera come
avanzada.
De todas parties de la India, las Logias me piden que vaya e
visitarlas; pero como tengo que ir a Europa en Abril, he proyec-
tado concentrar mi trabajo en Adyar por ahora. Ese trabajo es
estudiar los archives de la S. T. Cartas de los Maestros, de loes
aos 1875-77, que no han sido nunca publicadas, estn esperando
ser copiadas y anotadas; estas y otras cartas posteriores, desde
1880 en adelante, formarn un volume compaero del ya pu-
blicado, "Cartas de los Maestros de Sabidura". Dos cajas de
acero contienen los "Albumes de Recortes de H. P. B.", y tam-
bin muchas cartas de H. P. B. y del Coronel Olcott, constitu-
yendo todo una rica mina llena de fascinacin. Todos los das
contemplo ansiosamente estas preciosas cajas, llenas de datos,
pero tengo siempre por fuerza que seguir hacia mi bufete, para
enfrascarme con numerosa correspondencia. Si uno pudiese con-
testar a un corresponsal teosfico como se contest a una carta
de negocios, las cartas podran ser despachadas bastante rpida-
mente; pero trabajar por los Maestros es dar una part de uno
mismo a aquellos que piden en Su nombre conocimiento, gua o
consuelo.
La President acaba de salir para Calcuta, para una Confe-
rencia Teosfica, y de all ir a Patna, a Benars y a Delhi, a
una Conferencia Poltica muy important, que espero y confo
sea el principio de una ltima gran Ley por la que la India sea
coronada como un Dominio autnomo del Imperio Britnico. Mu-
cha dura labor an le aguarada a ella; pero espero; que la co-







TEOSOFICA


rriente haya cambiado al fin, aunque corrientes traicioneras
se encuentran an por todas parties. Como en 1917, cuando ella
despert el dormido espritu del pueblo de la India, y lo im-
peli a confiar en s mismo, as esta ocurriendo hoy. Queda aun
ms por hacer, y rpidamente, por s mismo; puede hacerse, si
no vacila y duda de s mismo, pues es propenso a no ver el bos-
que por los rboles, y a ocuparse de una masa de detalles, per-
diendo las doradas oportunidades de alcanzar el cetro del po-
der. Ella ve con presteza y va derecho a lo important. Inda
hasta lo ntimo de su ser, sabe lo que los hindios pueden hacer,
con slo confiar en s mismos. Inflamarlos con su confianza, con
su confianza en s misma, su denuedo, es su inmensa labor da
tras da, y sin embargo, es por estas cosas que ha sido martiri-
zada durante los tres ltimos aos. Oh India, que crmenes se
cometen en Tu Nombre!
Voy a terminar con estas palabras de la Presidente, para to-
dos: "Haced de las Logias un centro de bendiciones en vuestra
ciudad, para que todos sepan que existe una Logia en ella. El
valor de la Teosofa es que hace trabajadores".

C. Jinarajadasa.

Enero 22, 1923.




NUEVAS LOGIAS


Es indudable que la humanidad est recibiendo la bendita in-
fluencia de una gran oleada de espiritualidad, que hace activar
los trabajos de propaganda y sentir la aspiracin a seguir el
sendero teosfico. Hoy tenemos el gusto de publicar la funda-
cin de dos nuevas logias de nuestra Seccin.
En la Ciudad de Guatemala, Repblica de Guatemala, ha si-
do fundada una numerosa lgia con el nombre de "GNOSIS", y
a la que se le ha expedido Carta Constitutiva con fecha 28 de Fe-
brero ltimo. Es su Presidente el Dr. Rodolfo Leiva, y Secreta-
rio el Sr. Francisco Aeker.
En Los Arabos, provincia de \.i11 :i-, Cuba, tambin ha
sido fundada la logia "HYPATIA", concedindosele Carta Cons-
titutiva en 4 del present mes, siendo su Presidente el Dr. Miguel
Fiol y Secretario el Sr. Benigno Vzquez.
Las direcciones postales aparecen en el directorio de esta Re-
vista.
A ambas logias enviamos nuestra ms cordial felicitacin y
nuestros sinceros votos de progress y de trabajo en bien de la
humanidad, de la S. T. y de cada uno de sus miembros.







REVISTA


La Resurreccin y Ascensin del Cristo

(Sermn pronunciado por la Dra. Annie Besant en la Iglesia de
San Albano, Sidney, Australia.)

(Traducido por E. Flix M. S. T.)
En mi ltimo sermn trat de describiros, aunque breve e im-
perfectamente, las etapas del Sendero que estn especialmente
representadas en la vida humana del Cristo en Palestina, hace
.dos mil aos aproximadamente. Recordaris que hubo cuatro
grades etapas en esa vida. Ahora bien, las mismas represen-
tan, una tras otra, lo que se llama una Iniciacin, significando
esa palabra una gran expansion de la conciencia, que se extien-
de much ms lejos de lo que la normal evolucin de la huma-
nidad abarca y conduciendo directamente, por etapas de dife-
rente longitudes, que alguna veces comprenden varias vidas,
hasta la gran quinta etapa de la que se habla como la del Esp-
ritu Liberado, el triunfo sobre la muerte, la resurrecin a una
condicin ms elevada an en la vida eterna.
Estas cuatro etapas, segn recordaris, eran el Nacimiento,
el Bautismo, la Transfiguracin y la Pasin, y es de notar cmo
podemos no slo en estas representaciones de las grandes ver-
dades de la vida internal, sino an en el mundo externo, en la
religion, descubrir esa gran ley de la Naturaleza que ordena que
antes de que la muerte puela conquistarse, tambin deben ven-
cerse las pruebas y pesares de la vida. As es que en la vida
del hombre ideal, encontraris, en estas etapas hacia la perfec-
cin, la realizacin, en un plano inferior, de los ltimos das que
precedieron a la muerte del Cristo. Encontraris que siempre,
antes de obtenerse algn triunfo, hay un perodo 'de sufrimien-
to, de prueba, en el que el hombre que lucha por elevarse tiene
que hacer frente a dificultades anormales simbolizadas, en la
Pasin, como recordaris, por los azotes, la corona de espinas,
la repudiacin por el pueblo y la eleccin del ladrn en su lugar.
Y n!asando despus a la Montaa del Calvario, viene la prue-
ba del espritu antes de que la liberacin comience, cuando tie-
ne que permanecer completamente solo, pareciendo ante el mun-
do externo, ms an, antes su propia conciencia internal, aban-
donado por Dios mismo y en esta ltima gran prueba, encuentra
al Dios interno. El puede haberse imaginado un moment, en
su conciencia humana, que hasta Dios lo ha dejado, pero nunca
est al Pardre tan cerca del Hijo como cuando por un instant
ste siente como si los brazos protectores se retirasen y se sien-
te completamente solo. Ah tenis simbolizada en forma supre-
ma, esa gran verdad peridica de la vida; que el que pierde su
vida, la encontrar en la vida eterna. Slo cuando el hombre
se siente solo, es que puede encontrar al Dios interno.







TEOSOFICA


Es entonces cuando se pronuncian las palabras finales: "Ha
terminadoo". La vida de pruebas se encuentra tras El: Entrega
su alma humana, su espritu divino, en las manos del Padre, que
de nuevo encuentra y pasa entonces al mundo ms all de la
tumba. Esas regions, en la vida del Cristo Mismo, como en la
del iniciado que se aproxima a la meta, estn an enteramente
veladas para nosotros, veladas para tolos los que no han pasado
individualmente por ellas. La muerte tiene que ser conquista-
da, el hombre tiene que ser redimido y algunos de los escrito-
res de la lglesia primitiva,-tratando, por decirlo as, de escu-
driar en la obscuridad que nadie podra atravesar, except
aquellos que han alcanzado el punto en que la pasan-esos pri-
meros escritores hablaron de su descenso a un mundo extrao
donde moran los espritus en prisin, y tradujeron esas pala-
bras, los espritus en prisin, en la idea de que nadie que hubie-
se muerto antes de la llegada del Cristo haba podido pasar al
Paraso. De la misma manera que en medio de la agona se le
pinta hablndole al criminal arrepentido y dicindole: "Hloy
estars conmigo en el Paraso", as tambin trataron estos es-
critores de explicarse a s mismos de alguna manera el signifi-
cado de estas palabras, y dijeron que el gran enemigo de la hu-
nianidad tena a todas las almas humans en esclavitud, que ha-
biendo el hombre, segn ellos crean, cado, estaba en powder del
enemigo que se deca lo haba engafiado, y que hasta la llegada
del Conquistador haba permanecido, no en sufrimientos, sino
en una especie de obscuridad y de no satisfecho anhelo, espe-
mrando el advenimiento del anunciado Seor, agregando que
cuando El rompi las barreras de la muerte y conquist al lti-
mo enemigo del hombre, liberty entonces a todos los que haban
permanecido en poder del enemigo, a todos los hermanos, y los
redimi del poder de la muerte, ya que la muerte no poda sub-
yugar a este Hombre Divino.
Describieron cuadros de esa maravillosa escena en la que
muchos antecesores de la Humanidad han salido de lo que para
ellos era una especie de prisin, y ascendieron con Cristo al Pa-
raso, donde han morado desde entonces y consideraron eso co-
mo un gran sacrificio hecho por este Hombre Divino por Sus
hermanos.
Esa es la nica manera, sin embargo, en que los hombres tra-
taron de penetrar este impenetrable misterio de la ltima triun-
fal Iniciacin que rompe los lazos que atan al espritu. No po-
demos saber nada acerca de eso, y me parece mejor no hacer
especulaciones. Son alturas que se encuentran ante nosotros
que el intelecto no puede alcanzar y ante las cuales, como est
escrito en una escritura hind, la mente se detiene en silencio y
puede slo tratar en medio de ese silencio de percibir algn deste-
llo de lo que existe ante los hijos del hombre.
Sabemos, sin embargo, que hay una etapa al final del gran
Sendero de la Iniciacin, hasta donde ese Sendero se extiende







REVISTA


dentro de la vida normal del mundo, en la que el gran Inicia-
do que se aproxima al dintel donde tiene lugar lo que se llama
la gran renunciacin de la libertad individual puede, si as lo
quiere, permanecer como un auxiliary, un salvador de la huma-
nidad de done surgi. Y es de esos que han pasado por esa
etapa de quienes algunos de nosotros, como dije en mi primer
discurso, hablamos como Maestros, porque Ellos se han quedado
para ensear y slo sabemos que dpasan de etapa en etapa a un
glorioso y cada vez ms poderoso servicio de la humanidad.
Es su propia voluntad la que los ata a este servicio. Slo su
propia voluntad y eleccin les mueven a pasar a ms sublimes
deberes para ayudar cada vez ms a la Humanidad. Y la ascen-
sin, la resurreccin del Cristo, es esa gran Quinta Iniciacin
en la que los hijos del Hombre conquistan a la muerte, y aqul
ya yo puedo retenerlos cuando el espritu se encuentra liberado
de todos los lazos que lo ataban, cuando se da cuenta de su pro-
pia majestad, de su propio dominio sobre la material, pues la ma-
teria se convierte en servidora de quien se ha elevado como
conquistador de la muerte. Y esto es seguido de ms altos y
maravilloso logros, en los que aquel que va a convertirse en un
Cristo entire los hombres, se eleva, con todo el poder del Ins-
tructor y del Redentor y Protector, a la indecible altura donde
acta como un Salvador del Mundo.
Quisiera pediros que tratseis por un moment de imagina-
ros, por pobre que sea nuestra image de esa inefable gloria, c-
mo an para nuestro escaso conocimiento parece una posibilidad,
que digo, hasta sabemos que es una realidad, que: quien se ha
elevado a la categora de un Cristo puede ayudar-a toda alma
que de El implore ayuda y puede estar present, por as decirlo,
en todos los lugares de nuestro mundo. Usando para esto una
sencilla ilustracin, puedo presentaros a vuestras mentes, si no
habis pensado en ello antes, cmo es possible que de ese mara-
villoso centro de luz y de amor, emanen rayos de auxilio, que
son su misma vida, a los corazones y almas de los hombres.
Pensad por un moment en el Sol, que es una de las imge-
nes que se emplean en este mundo inferior para representarle.
Se le llama algunas veces el Sol de Justicia y pensad cmo ese
Sol que asciende, por as decirlo, en nuestro cielo, lanza sus rayos
de vida, su mismo ser, sobre el gran crculo de nuestra tierra,
y recorded que toda vida la vida fsica que aqu existe, est nu-
trida por ese sol. iPensad por un moment cmo hasta una plan-
ta no puede obtener su verde color, a menos que sea alcanzada
por corriente descendente de rayos, y podis daros cuenta de que
cada rayo es la vida del sol, y que el sol mismo, por as decirlo,
lo estimula todo en este mundo inferior, que todas las cosas vi-
ven por su luz, crecen por su calor y por sus rayos, son nutridas
y llegan a ser capaces de tomar nutricin. Y como se dice
que las cosas de abajo son del modelo de las de arriba, podriis
tomar ese gran Sol como smbolo del Cristo Ascendido. El de-







TEOSOFICA


rrama hacia el mundo los rayos de su misma vida, y llega a
estar, por as decirlo, encarnado en todo hijo de hombre. Todos
estn abiertos a El, except cuando el corazn human se cierra
a El y an entonces no abandona a una sola alma, pues en la
cerrada puerta del corazn se oye su toque que dice: "He aqu
que me paro ante la puerta y llamo, y si algn hombre abre,
entrar". Es como si fuese tan grande el respeto de la Divi-
nidad manifestada hacia la humana voluntad, que es un aspect
de la Trinidad en el hombre, y como si an el Cristo mismo res-
petase tan profundamente ese poder divino en el hombre, que
El no lo obligar; no forzar la puerta, sino que la misma debe
ser abierta desde adentro. Y sa es la grande y vital verdad:
Dios brilla sobre todos por igual, pero como dijo una vez Gior-
dano Bruno: "El hombre puede cerrar las ventanas de su men-
te contra el sol; el sol brilla sobre las ventanas, pero el hombre
lebe abrirlas para que la habitacin pueda ser iluminada por
l"; y lo que algunas veces se llama la gracia divina, la gracia
que desciende sobre la tierra con amor y ayuda inmutables, bri-
lla sobre todos, salvo cuando le cerramos momentneamente
nuestras ventanas. Abridlas, y la gracia fluir en el corazn
human, pues Dios mismo no tiene favorites, ni a nadie a quien
consider como enemigo. Si en su insentatez le cierran la en-
trada, El sabe que cuando su vida entire en ellos y aumente un
pocoo, abrirn las cerradas puertas, para que su gracia pueda
fluir e inundar toda la naturaleza, y me parece que la gran lec-
cin de la Resurreccin, de la Ascencin del Cristo para cada uno
de nosotros en cualquier etapa de la evolucin en que nos en-
contremos, es el mensaje de que ante nosotros tambin se halla
esa resureecin del Dios en el hombre. Ante nosotros est la
escala que el hombre tiene que ascender y cuyo final no vemos,
y la que, conforme ascendemos, nos da ms poder y nos dar
cada vez ms y ms para servir y apudar a nuestros semejantes.
El, que ha subido esos escalones de nuestra humanidad, El que
ha vivido como hombre en la tierra, volver otra vez a ayudar
a su mundo, para que nada pueda apartarnos de El, except
nuestra equivocada voluntad, pues no hay ms que amor en El
sea cual sea la ceguera nuestra, y es inevitable la llegada del da
en que nuestros ojos se abrirn por el amor que no se cansa, por
la sabidura que nunca 'deja de resolver el problema que hemes
creado por la ignorancia.


"EL DIA DE ADYAR"

El 17 de Febrero, como habamos anunciado en nuestro ni-
mero anterior, tuvo lugar la fiesta con que este ao se empez a,
conmemorar "el da de Adyar". Fecha por dems solemn para
los estudiantes de Teosofa, por la series de coincidencias que en
ella se unen.








REVISTA


El 17 de Febrero de 1600, en el Campo de las Flores de la
Ciudad Eterna, fu quemado vivo el evolucionado Giordano Bru-
no. El 17 de Febrero de 1847, vino al mundo fsico, en su ltimo
viaje, el ilustre Obispo de la Iglesia Catlica Liberal Charles W.
Leadbeater. El 17 de Febrero de 1909 abandon el plano fsico,
el Coronel H. S. Olcott.
Con este motivo se haba combinado un program que fu
possible desenvolver en todas sus parties, gracias al entusiasmo de
los liermanos que, de algn modo, tomaron parte en la misma.
A las 8 y media el hermano Rafael de Albear, con unas sencillas
frases explicativas del acto, declar abierta la velada, inicindose
sta con el Himno a la Sociedad Teosfica, compuesto por el her-
mano Adolfo Lpez, y ejecutado por el cuarteto que l dirige.
Termninada la pa ejecucin, que fu acogida con espontneos
aplausos, le fu concedida la palabra al hermano Juan de la
Cruz Bustillo, el que ley un tema alusivo al acto, del agrado
.de cuantos le escucharon..
Cuando termin este hermano, le fu concedida la palabra al
professor de Instruccin Pblica Pedro Fernndez Guevara, el
que pronuncio un extenso e inspirado discurso biogrfico de
Giordano Bruno, que caus el mejor efecto.
Detspus de este hermano le toc el turno al h. Jos Bas, el
que ley una bonita poesa, terminando as la primera parte del
p'rograma.
Empez la segunda parte, con la ejecucin de la pieza Co-
razones y flores, por el cuarteto que dirije el hermano Lpez,
siendo muy .,il.,iili..., por la limpieza en la ejecucin.
Acto seguido, el hermano Guillermo Ordoez di lectura a
una Biografa, de Leadbeater. A ste le sigui Jos del C. Velasco,
leyendo un tema relative al acto, y luego el li. Angel Terradas
ley una Biografa de Olcott.
Cerr esta segunda part, el cuarteto de cuerdas a que nos
venimos refiriendo ejecutando la hermosa pieza musical Don
Giovanni.
Entonces el hermano Albear, hizo el resume del acto, dando
las gracias a todos los que de alguna manera tomaron parte en
el acto, y muy especialmente a los artists que venan a traernos
la armona musical.
La concurlencia fu obsequiada esplndidamente con exquisi-
tos dulces.
Y se dli por terminado el acto, llevndose cada uno de los
concurrentes al mismo, en el alma, un efluvio spiritual ...
Tenemos noticias de que varias logias de nuestra Seccin hain
celebrado el Da de Aydar con gran devocin y entusiasmo.








TEOSOFICA


Charles Webster Leadbeater



Por G. S. Arundale. M. A. LL. B.

(Traducido por E. Flix. M. S. T.)

Piarece que escribiendo el otro da acerca de otro gran perso-
naje en el mundo-en el mundo externo-expres el deseo de que
se me diera la. oportunidad de pagar mi pequeo tributo a quien
conjuntamente compare con ese personaje la soledad que la gran-
deza nica impone a su poseedor. Ahora que se me ha presentado
la -.ii..ti iln1 i me doy cuenta realmente de que no s cmo apro-
vecharla como quisiera. Podra, por supuesto, extenderme, y es-
cribir en trminos superlativos, que serian esencialmente verda-
deros, y ciertos tambin para aquellos que realmente conocen a
C. W. L.; pero dudo que los superlativos llevaran la verdad a
aquellos que no le conocen; seran innecesarios para quienes le
conocen, y'para el iismo C. W. L. resultaran probablemente muy
desagradables si leyese estas lneas, lo que muy posiblemente no
ocurrira, pues el ttulo mismo bastara para que no lo hiciera.
Cules son los hechos que yo conozco acerca de C. W. L. ?
Primero y antes que nada es, al menos piara m, el hombre ms
puro que yo he conocido, y no estoy del todo seguro si al decir
esto no he resumido la mayor parte de su naturaleza. En cuanto
a la pureza de vida desde el punto de vista mundano, esto es tan
notorio y prominent, que personas que no lo conocen han cre-
do lo contrario. No podan concebirlo y, por lo tanto, hicieron
lo que podan fcilmente hacer: creerse lo contrario. Siendo esta
pureza nica, no tiene significado para el individuo corriente;
y como no la conoce, a la par que ha tenido experiencia abun-
dante de lo contrario, se imagine pobre persona, que se trata
i simplemente de una variente de las condiciones que conoce. No
admitir que se encuentra ante algo que no tiene cabida en el
mundo, tal como le conoce. El Cristo era nico, y fu, por lo
tanto, crucificado. C. W. L. es niico y es, por consiguiente, impla-
cablemente perseguido, aunque parece por recientes procedimien-
tos que siendo menos grande que el Cristo, no tiene que sufrir,
todava, la supreme agona (la habr sufrido en parte ya?), pues
una investigacin legal lo ha vindicado y libertado de sus in-
quisidores, que son dignos de lstima. Los pjaros que viven al
cuidado inmediato de series humans encontrarn la muerte si son
soltados en el mundo donde viven sus semejantes selvticos. Los
'eres humans que son dignos de vivir bajo el inmediato cuidado







REVISTA


de los Hermanos Mayores encontrarn la muerte en una forma u
otra, cuando se encuentran sus feroces semejantes.
Tan grande es esta pureza externa, que es obvio procede de
una fuente. internal de pureza que siempre brota hacia arriba de
esa fuente Divina que, para encontrarla, C. W. L. ha dedicado in-
numerables vidas .de tristes y gozosas pesquizas. De aqu que
uno observe una pureza nica de devocin hacia la verdad, hacia
el servicio, hacia su Guru. El resto de nosotros podr dar lo que
podamos; algunos hacen determinados sacrificios; pero C. W. L.
se da a s mismo por complete. Su sacrificio no le ocasiona dolor,
sino goce. No retiene nada, pues se ha dado a s mismo y todo lo
que es. El es la verdad; es el servicio, es uno con su Maestro.
Aquellos que no le conocen, encontrarn difcil career todo esto,
y habrn pocos que tengan la facultad de suspender juicios; ha-
brn menos todava con capacidad para creerlo cierto, por ser
tan bueno.
Por tanto, es peligroso decir esta verdad, pues podr haber
quienes se enroscarn (1) (expresin muy grfica, con ms sig-
nificado que el que a primera vista parece) ante la verdad, y cree-
rn lo contrario, y puede que yo haya as desatado inconsciente-
mente de nuevo las fuerzas de la persecucin, por h'aber dicho
sencillamente la verdad. Cun sabios son nuestros Hermanos Ma-
yores al dar la verdad parcialmente, cun sabios al retener lo que
llevara al ignorante poseedor a la propia destruccin! Debo yo,
pues, en mi entusiasmo, en mi natural deseo de apoyar al noble
representante en el mundo externo de mi propio Guru, exponerlo
a l al ataque y a los atacantes a mayor carga krmica por su ma-
la accin? Implica una seria responsabilidad el rendir este ho-
menaje al grande en un mundo de gentes pequeas; pero toca a
alguien dar f. Creo que a m me corresponde'hacerlo, y slo pue-
do esperar que lo est haciendo atinadamente.
Esta pureza vital, con todas sus ramificaciones, incluye una
pureza de unidad de propsito verdaderamente rara. Ningn mo-
tivo ulterior, ningn arriere pense, except al ulterior motivo
de hacerlo todo en Su Nombre y por El; motivo que nosotros ha-
ramos bien en poner en lugar del sutil, y a veces grosero, egos-
mo, que es el motivo ulterior y al arriere pense de la mayora de
nosotros, aunque tratemos de disfrazarlo para los -dems y para .
nosotros mismos. Creo que algunas personas atacan a C. W. L.
porque les es impossible concebir ninguna forma de motivo ulte-
rior distinto al que con toda probabilidad les mueve, aunque qui-
zs admitan con dificultad su existencia an en ellos mismos. El
ha revivido la Iglesia Catlica Liberal, o est tratando de cons-
truir los cimientos de la reunin de los actuales elements diver-
gentes de la Cristiandad, reunin que el Instructor Mundial qui-
zs vitalice como El slo, puede hacerlo. Esta es una parte de
la preparacin para Su advenimiento, y tiene que llevarse a cabo.
Tiene, por supuesto, sus peligros. El establecimiento de la So-
ciedad Teosfica tuvo sus peligros plenamente reconocidos; pe-







TEOSOFICA


ro la Sociedad Teosfica se estableci, y parece que mereci
la pena correr el riesgo, y que vala la pena perseverar durante los
das de persecusin. As ocurrir con respect a la Iglesia Cat-
lica Liberal, de la cual permtaseme aadir que no soy miembro.
Si ustedes y yo fusemos responsables por su establecimiento, esta-
riamos muy probablemente animados por un intenso deseo ae
imponer al mundo nuestras, propias opinions, de hacer un iao-
vimiento como nosotros creemos que deba hacerse. Un sutil pro-
ceso psico-analtico transfiere nuestro mvil a .C. W. L., y para
nuestra conveniencia amoldamos nuestro mvila sus activida-
des, siendo entonces fcil la crtica destructora. Pues es curioso
observer que aunque tratamos de justificar nuestros motivos cuan-
do son realmente los nuestros, si los personificamos en otros ce-
san milograsomente de ser nuestros y los vemos como realmente
son. De aqu que nuestros motivos, al ser identificados con las
actividades de C. W. L., nos suministraran los fundamentos ne-
cesarios para denunciarlos; pero C. W. L. tiene siempre sus pro-
pios mviles completamente distintos a los nuestros, que es ha-
cer la voluntad de su Guru y nada ms. C. W. L. no dir nunca
probablemente que est cumpliendo la voluntad de su Gur al
establecer la Iglesia Catlica Liberal. Prefiere ms bien car-
gar con el juicio del mundo acerca de su interpretacin de esa
voluntad, porque el Gur generalmente establece slo los princi-
pios, dejando a sus discpulos que los practiquen, y es aqu done
pueden cometerse errors. Puede ser que no haya recibido orden
alguna; pero como est completamente consagrado al servicio de
su Maestro con toda pureza y unidad de propsito, es por lo menos
cierto que ningn pensamiento del yo, ni la menor sombra de per-
sonalidad, ha entrado en el reavivamiento de esta Iglesia. Su
trabajo ha sido "hacia el Seor y no hacia los hombres", y este
hecho, si podemos perciibrlo, debera contenernos, no sea que este-
mos condenando un trabajo que es para la mayor gloria de Dios.
No debo escribir ms, pues estoy seguro de que me he trasli-
mitado, y me asalta siempre el pensamiento estoy haciendo bien
o mal? De todos modos, el mvil ha sido un dominant sentimien-
to de gratitud, y un profundo anhelo de que otros conozcan a
C. W. L. un poco mejor, de evitarles que arrojen piedras a la gran-
deza y la crucifiquen, como muchos han hecho antes en la historic
del munido.
Nunca contest l a aquellos que lo injurian, sino que les de-
vuelve bien por el mal que tratan de hacerle, que repercute sobre
ellos. Es la lucha a semejanza de Cristo necesaria para seguir
los pasos del Cristo.



~
r---- r--






REVISTA


Los Maestros y sus mtodos de

instruccin


De la obra "Frutos colectados de las Enseanzas Ocultas"

Por A. P. Sinnett

Traducido por J. M. Lamy. M. S. T.

El esplndido desarrollo de la Sociedad Teosfica en todo el
mundo ha hecho surgir naturalmente un vehement deseo por par-
te de los Tesofos fervorosos de informarse detalladamente en lo
que concierne a esos "Hermanos Mayores" de la Humanidad, de
quienes hablamos corrientemente como "Los Maestros".
Al principio, nos imaginbamos la mayora de nosotros, que
eran entidades muy misteriosas. El Maestro K. H.-de quien se
me facility hablar en los libros primitivos-que di al mundo una
vislumbre de la "Logia Blanca", (para usar una expresin con-
venientemente comprensiva), permaneci largo tiempo siendo el
nico de Su gloriosa Fraternidad, cuya personalidad qued fijada
claramente en nuestros pensamientos.
Despus conocimos algo sobre el Maestro "M", cuyo nombre
qued parcialmente embozado con la inicial. Pero algunos de no-
sotros hemos estado en contacto,- durante los treinta aos y pico
transcurridos desde que la Sociedaa Teosfica ech raices como or-
ganizacin permanente,-con muchos otros de la Logia Blanca, y
aunque parece todava deseable alguna reserve sobre el asunto, se
ha pensado que es igualmente deseable en otra direccin que los
miembros fervorosos de la S. T. puedan former un concept men-
tal ms claro de la condicin de los Maestros-y de los plans to-
dava ms altos de la iniciacin-ms all de lo que se suministra
generalmente en la literature teosfica. Tengo la seguridad, ade-
ms, que los mismos maestros desean ser mejor comprendidos en
la Sociedad, que ellos originaron, que lo que fu possible al princi-
pio. Mi propsito al present, es por lo tanto, tratar del asunto
con ms libertad que lo que hasta ahora ha sido usual, y demos-
trar cun ntimamente ligadas estn las actividades de la Logia
Blanca con los asuntos del mundo; como son much ms numero-
sos los maestros que lo que al principio se supona, y como se es-
pecializan Ellos al mediar o intervenir en los diversos departa-
mentos de la vida humana, mientras laboran juntos en absolu-
ta harmona de propsitos; cmo Su aspect Divino-tal como los
niramos desde nuestro punto de vista-est combinado con un as-
pecto intensamente human al tratar con nosotros individualmen-







TEOSOFICA


te, y cmo Ellos, a su vez, son guiados en Su accin por la volun-
tad an ms elevada.
No podemos nosotros encarecer Su poder y conocimiento si los
comparamos con los nuestros, ni encarecer Su limitacin, si pre-
tendemos, imaginariamente clasificar los ms altos plans de cons-
ciencia donde prevalece la supreme ley Divina. Asimismo, no po-
demos fcilmente hacer justicia a Su afectuosa simpata hacia los
discpulos humans que luchan por elevarse a la vida spiritual
ms alta. Su aspect human se manifiesta hermosamente en ese
sentido.
El plano de iniciacin del Maestro es un escaln en el sendero
de progress spiritual, ms no es en sentido alguno un lugar de va-
cilacin o de parada. El prximo gran escaln (ms all de la
comprensin corriente en lo que concierne a las iniciaciones), es
el de los "Padres", como se les llama, (o por un trmino equiva-
lente en otra lengua). Y se me asegura, por ms que la vida est
totalmente fuera del al'cance del entendimiento encarnado, que el
intervalo entire la condicin del maestro y la del Padre, en cuanto
represent poder, conocimiento y experiencia csmica, no es me-
nor que el existente centre un hombre de cultural corriente de nues-
tra raza y el Maestro.
Ha habido durante estos ltimos aos muchos ascensos de la es-
cala de Maestro a la de Padre; pero no por ello, en modo alguno,
han quedado truncas las actividades del discpulo con el nuevo Pa-
dre, ni la adhesin personal Suya de cuando era Maestro. Desde
nuestro punto de vista, El es todava el Maestro; y por lo tanto,
al pensar en Ellos, podemos saber que no necesitamos curiosear en
lo concerniente a Su rango absolute en la Poderosa Jerarqua.
Un hecho simple no conocido generalmente por toda la Socie-
dad es el siguiente: hay un Maestro definitivamente identificado
o encargado de cada gran pas o nacionalidad del mundo. Yo he
tenido contact con un Maestro ingls, uno escocs y uno irlan-
ds; y hasta de seguro, con ms de uno especialmente dedicado a
la custodia de los Estados Unidos. S tambin de un Maestro ita-
liano y otro francs, y en todos esos casos el referido Maestro,
auiiue haya tenido ese rango durante muchas edades y haya usa-
do muchos cuerpos fsicos en el pasado, siempre encarna en cuer-
pos pertenecientes a la raza o nacin a la cual pretend dirigir.
Generalmente reside en la capital de ese Estado, lo cual desvane-
ce la absurda idea que prevaleca entire los Tesofos en una po-
ca en que la condicin de Maestro era muy imperfectamente com-
prendida, de que ningn "adepto" poda soportar el pernicioso
magnetismo de las grandes ciudades. En algunos casos, en que
fuimos casualmente los primeros que nos enteramos, ciertos
-', --- .. jusgaron convenient por lo que respect a sus cuer-
pos, residir en los remotos distritos del Himalaya. Su labor se ha
situado totalmente en los plans superiores y en todo el mundo,
bajo condiciones que requieren el uso habitual de vehculos de







REVISTA


conciencia ms sutiles, pero pueden materializarse en medio de
las multitudes, y algunas veces lo hacen. Sera un "Adepto"
muy pobre si no pudiese evadirse de las influencias magnticas
inferiores.
Es obvio, segn las leyes que rigen al mundo oculto, que los
Maestros nacionales no pueden hacerse conocer como son realmen-
te, a la vulgaridad que los rodea. Es completamente intil para
los que no sean de su mismo orden, tratar de identificarlos.
A fin de resguardarme de toda confusion mental possible de
parte de mis lectores, djenme recordarles, que, ciertamente hay
un ser del orden de los Devs tambin identificado con cada gran
Nacionalidad, pero cuya evolucin est en otra lnea diferente en
absolute.
Durante los perodos ms felices del pasado hubo un Maestro
germano,-hasta ms de uno,-pero desde que Satn monopoliz
la influencia spiritual en Alemania, los Maestros de la Logia
Blanca tuvieron que retirarse de aquel pas. El estado de cosas
que result solo podra dilucidarse por una larga relacin colate-
ral, para la cual no tengo tiempo ahora.
Un Maestro cuya labor corresponde a Amrica principalmente,
ha estado especialmente activo en -ayudar a cuidar los barcos de
transport de tropas de los Estados Unidos a Francia, evitando los
ataques de los torpedos en el viaje.
Las fuerzas negras y blancas en los plans superiores estn
constantemente tratando de encaminar las fuerzas fsicas para sus
propios fines, y el modo como al travs de esta guerra se han ex-
cedido los poderes de toda la Logia Blanca en la resistencia del
ataque Satnico, es mal comprendido por la Humanidad todava,
la cual debe su escape del fatal desastre a esa incansable protec-
cin. El maestro a quien acabo de referirme ha estado identifi-
cado con el continent americano desde que este formaba parte del
continent an mayor de la Atlntida. El est enlazado de un mo-
car sobre una condicin relacionada con el Magisterio, que parece
a primera'vista aturdidor. Los cuerpos fsicos de los Maestros al-
canzan amenudo edades extraordinarias, que se cuentan por cen-
turias ms que por aos. Ello no envuelve realmente milagro in-
comprensible.
Durante nuestra juventud estamos bajo la influencia de una
fuerza que no ha catalogado la ciencia todava, y que influye en
el desarrollo y el mejoramiento. Cuando ya estamos desarrollados,
contina operando por algn tiempo y conservando el cuerpo en
buenas condiciones. Despus, en el decurso natural de la vida, en
esta etapa de la evolucin, esa fuerza deja de afectarnos. Llega
la vejez, etc., etc. Los Maestros comprenden esa fuerza, entire los
conocimientos que han adquirido, y pueden desviarla o encauzar-
la a voluntad. Mientras la ,encauzan en Sus cuerpos, no hay se-
al de vejez. Ellos pueden abandonar un cuerpo y tomar otro al-








TEOSOFICA


gunas veces, segn sea Su labor, pero no estn obligados natural-
mente a hacerlo.
Es bueno que la mayora de la humanidad no sepa cmo se
perpeta la vida fsica. En esta etapa de nuestro desenvolvimien-
to no merecen perpetuarse nuestros cuerpos, y en cambio, si ha-
cemos el mejor uso de ellos en el tiempo usual, la ley Krmica nos
dar otros mejores en nuestras futuras vidas fsicas.
Los Maestros que no estn ligados definitivamente con' ningu-
na nacin expresa, pueden recorrer el mundo en general, cuidan-
do de sus necesidades, segn caigan dentro de la esfera de accin
de Su especialidad.
As pues, un Maestro del cual se ha hablado con tanta libertad
que sera una afectacin evadir Su nombre-el Conde de San Ger-
mn-ha estado muy ocupado en Rusia desde que estall la Re-
volucin, procurando mitigar su monstruoso desarrollo, con poco
xito hasta ahora, lo cual creo que El sera el primero en admitir.
Es un error suponer que El haya alcanzado el Magisterio solo en
esta vida. Creo que ha estado en ese plano desde edades pasadas,
pero que ha estado tomando encarnaciones parciales durante las
ltimas centuries. Estas han sido sealadas por la ltima,-la de
Francis Bacon-indicndose a varias personalidades distinguidas
durante la Edad Media. El misterio est algo ms all de la com-
prensin corriente; pero esa series de vidas, aunque ciertamente
continuada, nunca absorbi ms de una gran parte del gran
Maestro Espiritual en lontananza. Se me ha asegurado que en
Francis Bacon solo haba una tercera parte de El, de todos mo-
dos, una magnfica encarnacin. Muchos Maestros laboran de ese
modo. Seguramente, que en un plano algo inferior al de Maestro,
el arreglo es practicable. Y un Maestro, si lo estima convenient,
puede impulsar por as decirlo, ms de un cuerpo a la vez. Esto
hace extremadamente difcil la. identificacin de un Maestro de-
terminado en el plano fsico.
Debamos comprender esta posibilidad de un modo ms com-
pleto. Los Maestros encarnan por razones especiales, algunas .;-
ces, en un nivel human muy humilde. Conozco un caso honda-
mente impressionable. Para cumplir un propsito de la Logia
Blanca, cierto Maestro (que no ha de identificarse con ninguno de
los que se hace referencia en la literature Teosfica), naci como
esclavo en Roma durante el perodo de Domiciano. Sucedi al fin
que fu arrastrado a la arena del Coliseo en compaa de una mul-
titud de Cristianos para ser devorados por las fieras. Siendo lo
que era, hubiera podido, desde luego, abandonar Su cuerpo con
tanta facilidad como cualquiera de nosotros quitarse la levita, y
no habra sido una inconveniencia en modo alguno dejarla como
despojo para los leones. Pero vi que permaneciendo en l, y em-
pleando Su poder como Maestro para calmar las aprehensiones de
la multitude que lo rodeaba, poda salvarlos de los peores sufri-
mientos de aquella prueba. As pues, se qued y (aqu tocamos a
otro misterio), atrayendo hacia El las vibraciones del miedo de








REVISTA


los otros, vino a sentir el dolor intenso de esas vibraciones, y per-
miti conscientemente que un len lo devorase.
No es esta sola la nica relacin de esa clase que podra hacer,
pero debe ser suficiente para demostrar la generosidad, esta es la
palabra, que es uno de los atributos de la condicin de Maestro.
Cuanto a mi, he considerado siempre el incident de la arena co-
mo la leccin ms sorprendente de las que constituyen la, tica
oculta que jams he recibido.
El Maestro K. H., al que especialmente pertenezco, est inte-
resado de una manera extraordinaria con el progress spiritual de
la humanidad. He aqu por qu vemos en El a la influencia ms
alta relacionada peculiarmente con la Sociedad Teosfica. En la
poca de los Atlantes se le hallaba generalmente ejerciendo eleva-
das funciones sacerdotales, mientras que su gran "hermano M"
(caracterizado en Poder), estaba encarnado, generalmente, como
un gran Rey o Emperador. Otro Maestro, identificado con la le-
tra "H", est encargado del movimiento conocido por Espiritua-
lismo. El lo tuvo a su cargo desde su principio, y an antes, por
haber sido planeado deliberadamente por la Gran Logia Blanca
de un modo colectivo para controlar el creciente materialismo del
siglo diecinueve. Fu tan definitive como la Teosofa, un movi-
miento de la Logia Blanca, habindose planeado que la Teosofa
fuera su secuela natural. En vista de este estado de cosas, el mu-
tuo antagonism del Espiritualismo y de la Teosofa en este pla-
no, es lastimosamente ridculo. Al rehusar la creencia en los Maes-
tros y sus enseanzas, estn combatiendo contra su propio ilustre
Jefe; 7 al mofarse los Tesofos del Espiritualismo, insultan al plan
de accin y la sabidura de la Logia Blanca que pretenden reve-
renciar!
Es ciertamente pueril menospreciar la esplndida labor
realizada en el mundo por los espiritualistas al convencer a
tantos millones de que hay otro plano de existencia, otra vida des
nus de esta; y es asombrosamente simple en los espiritualistay
menospreciar el don de otros conocimientos mayors relatives a ese
pian y a ,esa vida que les ofrece la Teosofa.
El Esniritualismo hubiera sido ;i va natural que conduce a la
Teosofa, si no se hubiese desconcertado lastimosamente en este pla-
no la. relacin de los dos desde el principio:
(Contin a).


EL SENDERO DE LA LEY

LA TRANQUILIDAD

204.-La salud es el mejor de los bienes: el content la
mejor de las riquezas; la confianza el mejor de los amigos, y el
Nirvana la dicha supreme.








TEOSOFICA


La Ciencia Mdica ante la Teosofia


(Conferencia leda en la Rama "Arundhati" de Santiago,
Chile, el 10 de Mayo de 1922.


(Conclusin).

II PARTE.

Enormes conocimientos mdicos de los antiguos.

'De todos es conocida la historic de los prodigious. que el vulgo
llama milagros, ejecutados, an en la actualidad, por los fakires
jdios, sujetndose a las tradiciones de los g'imnsofos y brahma-
nes de otros siglos.
Elios pueden permanecer sin respirar durante semanas ente-
ras, deteniendo a voluntad el.ritmo respiratorio; pueden vivir sin
alimnentacin alguna por meses y meses; adoptan posieiones incli-
nadas hacia atrs o adelante, que desafan las leyes de la esttica;
pueden permanecer cmodamente sobre un alto pilar de dos pies
cuadrados de dimetro, sin sufrir vrtigos ni cadas de ningn
gnero, com o l hizo Simn el Estilita; ascienden por el aire 10,
15 o ms metros, por algunos minutes, burlando a su placer los
preceptos de la pesantez, y ejecutan, en suma, toda una series de
actos fsicos que important una vulneracin aparente de las le-
yes fundamentals de la vida orgnica.
Esto es demostracin palmaria de la profundidad y variedad
de su conocimiento de los plans hiperfsicos en que la mente
universal moldea los poliedros y luego queda como encajada por
algn tiempo la material densa, mientras la ley de cohesin mole-
cular triunfa de la ley de expansion atmica, a impulsos del calor.
bajo el imperio del equilibrio de las dos eternas corrientes posi-
tiva y negative, o sea emanaciones del Sol y de la Luna que ri-
gen la creacin enter.
Los teosofistas disponemos en este sentido de un arsenal de
studios y observaciones recogidas por los sabios hinds, caldeos
Y egipcios, durante centenas de siglos.
Ramatsariar, Sankaracharya, Djeiniy y Rama Prasad, han
escrito libros que son un portento de erudicin.
Los captulos destinados a la descripcin de la Gnesis del
Pensamiento en los series humans, y luego, de la Inteligencia, en
sus manifestaciones superiores o inferiores; el modo como sepa-
ran, reconocen, clasifican y analizan el funcionalismo de los cen-
tros del cerebro o de los vasos sanguneos, es algo que arrancara








REVISTA


gritos de admiracin al ms sabio anatomista o fisilogo de nues-
tra poca.
Tenga un libro en que hay un captulo destinado a patentizar
a priori cuando un caso de enfermedad es mortal, fatalmente mor-
tal, para el ojo clnico del observador professional; me avanzo a
declarar ante esta ilustrada Asamblea que estoy dispuesto a
comparecer ante la Facultad de Medicina de Santiago, o ante un
grupo de facultativos, para someter a su ilustrada considera-
cin las revelaciones de este libro incomparable, que permit a un
professional prevenir una muerte sbita, .aun cuando las aparien-
cias externas sean normales e indiquen buena salud en el indivi-
duo. La filosofa atvica da sobre esta cuestin enseanzas que
dejan atnito al lector.
Un sentimiento de justicia, nos obliga, por tanto, a confesar
que los hinds, caldeos y egipcios de hace 10,000 aos fueron los
Verdaderos Padres de la Medicina Arcaica.
Un sabio norteamericano, el Doctor Rpssiter, ha afirmado ro-
tundamente que hasta el ao 1616 de nuestra Era, la ciencia igno-
raba la circulacin .de la sangre en nuestros cuerpos.
Este es un error de los sabios cientficos de hoy. En la Doctri-
na Secreta, Volumen II, pgina 349, Blavatsky relata haber ledo
en una obra de Manheton, el insigne historiador egipcio, que
Athotis, hijo del primer Faran Menes, (quizs el Manes, de las
tradiciones teosficas) constructor de un palacio en Memphis,
era al par un gran mdico, y dej obras escritas de Anatoma.
Pues bien, los recientes descubrimientos de los egiptlogos,
han dado base al Doctor R. Caton, del Real Colegio de Mildicos
londinense, para declarar hidalgamente, con motivo de la conme-
moracin del Dr. Harvey, que en el citado ao 1616, re-descubri
la circulacin de la sangre, "que los sacerdotes egipcios se ha-
ban anticipado en cerca de seis mil aot a dicho descubrimriento".
Hace ms o menos 4 mil aos, a que ya los egipcios tenan
obras de medicine y anatoma; un hombre superior, un genio
enciclopdico, mdico, arquitecto, astrnomo y alquimista, lla-
mado Torsathros, lleg a ser tan eminente que despus de muerto
fu reverenciado como hijo del Supremo PTAH, y se erigieron
hospitals en su honor en Memfis y otras ciudades.
En dichos hospitals se cuidaba a los enfermos y embalsama-
ban los cadveres de los que fallecan. Los papiros all encontra-
dos, contienen inteligentes referencias del corazn, de los vasos
sanguneos, y del pulso; y demuestran que tenan un amplio co-
nocimiento de la circulacin de la sangre.
Posean, en especial, grandes conocimientos del corazn, y en
sus escritos se refieren minuciosamente a su dilatacin, desplaza-
miento, efusin pericardial; y al tratamiento de todas estas en-
fermedades. Tambin conocan los tratamientos magnticos y
el mesmerismo o sugestin hipntica anestsica.
Por lo tanto, debemos proclamar bien en alto que han sido los
hinds y egipcios los verdaderos Padres de la Ciencia Mdica, y









TEOSOFICA


no los griegos Galeno e Hipcrates, como, por falta de studios
mfis amplios, lo sostienen entire los occidentales los historigrafos
contemporneos.
El propio griego Asclepiades, en uno de sus discursos, reco-
noci que la opinion de sus coterrneos sobre la circulacin de
la sangre era la misma que los egipcios haban enseado muchos
siglos antes.
V' ... esto, pasaremos a anunciar someramente algunos de los
mtodos de curacin de enfermedades, en prctica en los remotos
pueblos del Asia legendaria.
A los que estudian las condiciones de vida en aquellos pases,
Ils llama extraordinariamente la atencin la longevidad de sus
moradores. Hoy mismo es proverbial la longevidad de los lamas
o sacerdotes thibetanos, y de los talapines, o monjes de la Indo-

Es porque conservan de sus antepasados el secret de una
lbida c mixture, por cuya virtud renuevan totalmente la sangre
ro.ja de suso cuerpos.
Desde los ms remotos tiempos son conocidos en la India los
mtodos de la transmisin del fluido prnico vital, tomando los
pulgares de los pacientes entire los del operate; y la transfu-
sin de la sangre por incisiones en las venas.
Adeims, los therapeutas egipcios, y sus continuadores, los mon-
jes esenios de Palestina, saban que el "aura de plata", tomadia
en dosis" prudentes, devuelve la salud y prolonga considerable-
mente la existencia. Algunos indoctos han credo ver en dicho
i i; un preparado mercurial, pero los yoauis jams usan esto
metaloide en su farmaiopea, sino un precipitado de sales de pla-
ta y de magnesio, que los alquimistas europeos bautizaron con el
ttilo de "Mercurius vitae".
Tambin los antiguos yoguis usaban antes, y los fakires hoy
lo acostumbran, un brebaje formado por el jugo lechoso de cier-
ta plant medicinal mezclado con un poco de azufre. Algn ma-
ravilloso process ocultista debe existir en esto, porque Jacolliot
afirma haber visto curar en breves das heridas muy peligrosas; y
soldar fracturas de huesos, en tantas horas, como das ha menes-
ter la ciruga modern para arribar al mismo resultado.
T .. ; i 1 -, ,..i-,. este acpite, copiando las declaraciones del c-
lebre fisilogo Magendie, quien afirma no haber encontrado na-
da que ya no estuviera descubierto por los mdicos de la antige-
dad, desde Oribazi a Tetimo de Clazomena; y desde Spensippus
a Gemisto Plethon.
El especfico contra la tisis, descubierto por Magendie. a ba-
se del cido prsico, est descrito en las obras del troyano Linneo,
quien sostena tambin que el agua de laurel cerezo era excelen-
te contra tan terrible enfermedad.
Por ltimo, el autor de un curioso libro titulado Damonologa,
refiere que todos los preparados secrets a base de opio, tenidos
por descubrimientos de la actual farmacopea, estn calcados so-
bre las formulas de sabios antiqusimos.









REVISTA


La Etiologa Arcica y la Moderna.

Vimos anteriormente que la corriente prnica, bifurcndo-
se en las dos grandes polaridades de fro y de calor, mantiene en
los organismos el princio del equilibrio trmico, indispensable a
su funcionalidad.
Dijimos, asimismo, que la alteracin de este equilibrio funda-
mental es la causa precisa y determinante de todas las enfermeda-
des, an de las de origen microbiano, que no hacen ms que into-
xicar la sangre, elevando su temperature a extremos que acarrean
un disturbio o divorcio profundo en la circulacin del Prana; y
por ello, muere a veces al cuerpo denso.
Consecuente con estos puntos de vista, la teraputica hind
se esfuerza nicamente a restablecer la normalidad en las corrien-
tes de fro y de calor alimentadoras de la vida fsica.
Aparte de casos aislados de transmisin de fludo dico, por
imposicin de las manos sobre la cabeza del paciente, o por los
pulgares, como ya dijimos, los hinds empleaban tambin la trans-
fusin de la sangre para prolongar su existencia, como reciente-
mente se hace en nuestros tiempos. Pero en donde estriba el gran
poder de sus mtodos curativos es en la hidroterapia, que usa-
ban de preferencia a todo otro sistema.
Frente a los hospitals o a los templos, no faltaba una gran
piscina, con aguas magnetizadas, mediante el empleo de sus fuer-
zas psquicas; o electro-magnticas, individuals.
Adems preconizaban el uso continue de baos de sol o de ai-
re, sometiendo los pacientes a la accin tnica de los primeros ra-
yos del sol naciente, con el torso desnudo, para que el plexo so-
lar pudiese absorber con mayor eficacia los vivificantes efluvios
del Padre Sol; o de las brisas cargadas de emanaciones odorfe-
ras de los bosques de aquel pas extraordinario.
En igual forma procederan luego los caldeos, los egipcios, los
judos y los griegos, discpulos aventajados de los arios.
Pero en donde la ciencia arcaica de la medicine oriental des-
cuella, por la sapiencia admirable del tratamiento, es en el m-
todo de respiracin rtmica y ejercida de un modo particular,
que se conoce con los nombres de "Hatta Yoga" y de "Raja-
Yoga".
Este ritmo respiratorio es peculiar a la ciencia hind, y l, por
s solo, dara margen para una nutrida conferencia, de suerte que,
por hoy, me limito a mencionarlo, sin perjuicio de volver alguna
vez sobre tan interesante tema.
Pongo punto final a este pasaje, asegurando: que los curan-
deros o therapeutas hinds y egipcios no han tenido rivals en
el arte del masaje y del vendaje para la curacin de algunas afec-
ciones internal, y slo por no alargar el relato me obstengo de
citar aqu ejemplos comprobatorios.








TEOSOFICA


La Hipnosis, La Msica y Cromopata.

He dejado de exprofeso para los postres, aludir a los interesan-
tsimos apuntes que sobre la aplicacin de la Hipnosis se puede
registrar en muchos de los volmenes en circulacin de las bi-
bliotecas teosficas.
Hay aqu campo de la ms atrayente investigacin para los
estudiosos que deseen profundizar en esta material.
Con sentimiento no me detengo en este captulo, anotando
que las sorprendentes curaciones verificadas en luengas pocas
por los Buddhas, los yoguis brahmnicos, los magos de Persia, los
i if.i- 1, de Israel, los hierofantes egipcios, y los iniciados en los
misterios gnsticos de Eleusis, Pafos, Sarmos, Delfos y Samotra-
cia, empleando sus respectivos padres hipnticos para devolver
sus fuerzas perdidas a los enfermos de cualquier edad o sexo, son
perfectamente explicables a la luz del racionalismo cientfico en
boga, si se admite como premisa bsica la efectividad de los altos
poderes sub-yacentes en los principios superiores de todo ser hu-
mano.
Y para que no se diga que esto es inverosmil, no dejar la
palabra sin anotar hechos histricos relativamente recientes, que
dan fe de los prodigios verificados por Apolonio de Tyana, Si-
mn el Mago, Jmblico, Porfiorio y Panteno, en los primeros si-
glos del Cristianismo; por Rogerio Bacn, Roberto Flud. Toms
Vaughan, Raimundo Lullio, Averroes, Scoto Erigena, Janseimus,
el Abate Pars, y los jansenistas de Port Royal, los clrigos cat-
licos de Ars, de Lyon y de Klorstete, durante el Medio-Evo, y
luego por esos mdicos que fueron, Swedemborg, Caglostro, Mes-
mer, y el Conde de Saint-Germain, en las postrimeras del siglo
XVII. Las curaciones mentales practicadas por toda esa plyade
de ilustres hombres de ciencia, imbuidos en la Sabidura arcaica.
han hecho escuela; y estamos hoy en presencia de un formidable
miovimiento colectivo que tiende al prevalecimiento de las des-
deadas formulas de la sugestin experimental; o de la auto-su-
gecstin, para salvar la vida en peligro de miles y miles de nues-
tros semejantes.
Al igual de Gassner, y del labriego irlands Valentn (Areastra-
kes que sanaba enfermos por centenares, ensefindoles a auto-su-
gestionarse, hace quince das uno de los rotativos de esta capital,
narr con lujo de detalles las mltiples curaciones mentales que
en la actualidad est verificando en Francia, el seor Emilio Cou.
La prensa'de Nancy se hace lenguas acerca del notable poder
psquico de Mr. Cou.
Qu nos impide, pues, aprovechar estas pacientes experien-
cas del pasado para hacer revivir esos mitodos simples de sanar
las dolencias con mayor seguridad y menor costo que los en uso?
Y todava podramos aadir por va de corolario, los tratamien-
tos de las enfermedades que se empleaban en el Oriente echando
mano de la Msica para los de males derivados de desarreglos








REVISTA


nuricos; y de la Cromopata, o sea aplicacin de colors deter-
minados del espectroscopio, para sanar enfermedades como la
urticaria, la sarna, el corizo y otros achaques de este jaez.
La ciencia mdica es una de las ms importantes y vitales de
las civilizaciones en march. Por consiguiente. cuanto tienda a
enriquecerla, cuanto venga a acrecentar los tesores de experien-
cia que ella posea, tendr que ser forzozamente acogido con placer
por la legin de hombres eminentes que la Medicina ha tenido y
tiene actualmente a su servicio.
Venga de donde vinieren, los destellos de luz son siempre las
grandes luminarias del intelecto human.
Y, seores, cuando esos destellos parten de ese fanal reful-
gente e inextinguible que desde el corazn de la antiqusima Asia.
mina del gnero humano, viene iluminando desde hace cientos de
milenios el cerebro de la Humanidad, entonces no nicamente se
impone el anhelo del Conocimiento, sino el deber de la Conciencia,
de examiner sin prejuicios esas enseanzas venerables que traen
en su cendal la revelacin del Misterio de la Vida, en mltiples
de sus aspects.
Marchemos, seores, en la evolucin, que nada rechaza, por
absurdo que prima facie semeje un postulado cualquiera cient-
fico o filosfico; y el progress, como otrora la "Mercabah" he-
brea, detendr su carro de fuego frente a nuestras mentes afie-
bradas de la sed del Conocimientos y volaremos sobre el Abismo
de lo Deseonocido, como un tropel de cndores en perpetua ascen-
sin hacia el Cenit.
He dicho.
A. Ossandn de la Pea..

"Revista Psquica", Valparaso.


EL SENDERO DE LA LEY

LA TRANQUILIDAD

205.-Despus de saborear el aislamiento y la quietud, no
se peca mas, y entonces se saborea la Ley.
206.-Llena de encantos es la vista de los benditos, lleno
de encantos en su trato. Los necios que no lo ven, jams sern
felices.
207.-E1 que va con un necio sufre en todo el camino. La
compaa de un necio es tan desagradable como la de un ene-
migo; la de un sabio, es tan satisfactoria como la de un padre.
208.-El que es prudent y sabio y ha aprendido much,
y es paciente como una bestia de carga y fiel a sus votos, un san-
to, ese mortal virtuoso dotado de una mente dichosa; a ese, se-
guidle, como la luna sigue el camino de las estrellas.







TEOSOFICA


NOTAS BIBLIOGRAFICAS



Nueva orden masnico-racionalista.
El present volume, justificativo de la buena voluntad del
seor Jos Alonso Aladro, contiene algn que otro asunto que
pudiera ser de inters para los masones que empiezan a adquirir
conocimientos en ese campo, as como para los espiritistas que no
anhelen ahondar en las fuentes de conocimientos.
Nosotros, al redactar esta nota, damos las gracias-ms expre-
sivas a su autor: por el envo del ejemplar y por su dedicatoria.
Los que deseen adquirir ejemplares, debern pedirlos a: Te-
resa Alonso. 914, 72th Avenue, Ibor City; Tampa. Fla. E. U.
de A.



Simpliciter.
Con este ttulo ha dado a la estampa, en Mxico,-Mrida, Yu-
catn,-el seor Jos Esquivel, un libro de versos sencillos, ele-
gantes, plsticos, algo buclicos a ratos, en los que campea el
buen gusto.
La especialidad en el soneto de este poeta, sirve para demos-
trar que Esquivel no se arredra ante las formas difciles; y a
nosotros nos hace pensar que acaso no est lejano el da en que
la idea que da vida a esas formas se transmit en concepts de
ms pura idealidad. Para entonces, no habr en otro volume
de versos del poeta, un solo poema sensual, y su musa, alada y
fcil, ingurgitar en los campos artsticos,
"serena como Cristo y como Budha".



El Mxico Teosfico,
Con un gran placer hemos recibido la visit de este colega,
(que surge de nuevo a la vida de la circulacin, con grande
bros, bajo la direccin del hermano Adolfo de la Pea Gil.
En el nmero que tenemos a la vista, repleto de bien glosado
material, sobresale el informed annual del Secretario General de la
Seccin Mexicana, Agustn Garza Galindo, digno de toda loa.
El resto del texto, apreciable y meritorio, ha de ser de tanto
agrado para los lectores del bi-mensuario azteca, como lo ha sido
Para nosotros. Otra vez:-Bienvenido, hermano!







REVISTA


El Progreso.
Nos ha visitado el primer nmero de este semanario protico,
ameno, interesante, que dirige el hermano Francisco Maria Gon-
zlez, Presidente de la Sociedad Esprita de Cuba y miembro de
la logia teosfica "Annie Besant".
Este semanario viene a la luz para defender ideales de ;ons-
ciente confraternidad. En sus pginas hay secciones teosfica.
esprita, masnica, naturista, etc.
Los que deseen suscribirse al mismo, no tienen ms que soli-
citarlo del Administrador, Lorenzo Lpez Garca, Apartado 1127.
o al telfono M-7136.


NOTICIAS
Se nos dice que Mr. C. Jinarajadasa, nuestro Vice-Presidente.
ir a Europa en este ao para asistir al Congreso de la Federa-
cin que tendr lugar en Viena en el prximo mes de Julio, y
que probablemente ir a los E. U. el ao de 1921.

En el Informe Anual de la ltima Convencin celebrada en
Adyar, dice nuestra Presidente, refirindose a la Seccin Cubana
lo siguiente:
"Cuba contina su labor de amor y lealtad. Es un centro del
que irradian las fuerzas organizadoras de la Fraternidad y ha
sido el tronco del que se han desprendido varias Sociedades Na-
cionales en Centro y Sur Amrica".


En el nmero de Enero de "Teosofa (n el Plata'', rgano
official de la Seccin Argentina, vemos la triste noticia de la de-
sencarnacin de nuestro querido hermano el Sr. Federico W. Fer-
nndez (Lob Nor). Nadie ignora entire nosotros la valiosa labor
que l desarroll en nuestra S. T. y las virtudes que le enalte-
can, por lo que no es de extraar que, aunque comprendiendo
que la muerte no nos afecte, sintamos su desaparicin en el pla-
no fsico, por lo que poda haber efectuado aun en bien de la hu-
manidad.
*
Tambin tenemos el dolor de saber por "O Theosophista",
rgano de la Seccin Brasilea, que ha desencarnado nuestro
inolvidable hermano Sr. Jos Melian. Como dice el colega, "fu
uno de los grades trabajadores de la primera hora, uno de los
ms dedicados propagandistas de la Teosofa en Espaa y en
los pases de habla espaola". Su fallecimiento es una perdida
sensible para todos nosotros.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs