• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Matter
 Table of Contents
 Desarrollo cientifico: ¿progreso...
 Remesas y desarrollo
 Intrevista a Murray Horwitz
 El mueble es la casa
 El trasfondo de una convencion:...
 Republica Dominicana: un modelo...
 El tiempo de la realizacion de...
 Informe especial: el cine: una...
 Back Cover
 Back Cover






Title: Global
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073407/00013
 Material Information
Title: Global la revista de la Fundación Global Democracia y Desarrollo
Alternate Title: Revista global
Physical Description: v. : ill. ; 30 cm.
Language: Spanish
Creator: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Publisher: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Place of Publication: Santo Domingo D.N. República Dominicana
Publication Date: 2004-
 Subjects
Subject: Economic development -- Political aspects -- Periodicals -- Dominican Republic   ( lcsh )
Globilization -- Periodicals   ( lcsh )
Democracy -- Periodicals   ( lcsh )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
Dates or Sequential Designation: Vol. 1, no. 1 (abr. 2004)-
General Note: Title from cover.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073407
Volume ID: VID00013
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 56356483
lccn - 2004699533

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter 1
        Page 1
        Page 1
    Table of Contents
        Page 2
        Page 3
    Desarrollo cientifico: ¿progreso social?
        Page 4-5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
    Remesas y desarrollo
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Intrevista a Murray Horwitz
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24-25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    El mueble es la casa
        Page 40-41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
    El trasfondo de una convencion: libre comercio versus excepcion cultural
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
    Republica Dominicana: un modelo de seguridad y desarrollo
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
    El tiempo de la realizacion de los seunos
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Informe especial: el cine: una industria
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Back Cover
        Page 85
    Back Cover
        Page 86
Full Text





FUNGLODE
FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIAY DESARROLLO



Santo Domingo, D.N.
22 de Febrero del 2007





Erich Kesse
George A. Smathers Libraries
PO BOX 117001
Gainesville, FL 32611-7001
USA


Estimado Sefior Kesse:

Por medio de la present, queremos extenderles nuestros saludos, al tiempo que hacemos
legar la colecci6n de los primeros catorce n6meros de nuestra Revista Global,
publicaci6n editada por FUNGLODE, de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las
reflexiones de la entidad y de la sociedad, buscando elevar la calidad del debate.

Es nuestro interns que la Revista Global sea parte de su acervo documental y disponerla
al servicio de la comunidad national e intemacional.

Reiterando nuestros sentimientos de estima y consideraci6n,

Atentamente,



Aida E. Montero Morales
Director, Centro de Documentaci6n & Gesti6n del Conocimiento
Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo
Calle Capit6n Eugenio de Marchena, No. 26, La Esperilla
Santo Domingo, Rep6blica Dominicana
Email address: a.montero(,funglode.org
Website: www.funglode.org











Calle Capitan Eugenio de Marchena #26.
La Esperilla, Sto. Dgo., Rep. Dominicana
T: 809-685-9966 F: 809-685-9926
www.funglode.org




















f
9
t
IT1


'9


/4


N,




.4!





t .


*^


~sRi~~
r


.-c1
: : '
I
ii~::'
~I~,













EN EL CINE





Desde su origen, la Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo (Funglode) ha desarrollado,
con caracter permanent, actividades vinculadas al mundo del cine (muestras de cine, cine
forum, charlas, cursos especializados, diplomaturas), y poco a poco ha ido conformando una
political de promoci6n y apoyo a la industrial del cine como forma de desarrollo social, politico
y econ6mico.

Parte de este gran linea de trabajo es la celebraci6n en noviembre del Festival de Cine
Global Dominicano, organizado por Funglode y the Global Foundation for Democracy and
Development . Bajo el lema de "Tema globales, histories
personales", este certamen reunird en el pais a various de los grandes en diferentes areas de
la gran pantalla y proyectara, en diferentes escenarios de todo el pais, una selecci6n de cine
international, documental y dramdtico.

Estos elements no son mas que muestras tangibles del interns de Funglode por que el
pals crezca en esa area tanto como espacio abierto a la producci6n extranjera, como en la
formaci6n de talents que den un espaldarazo definitive a la industrial local. La aprobaci6n
del proyecto de ley de cine, que probablemente se convierta en ley en los pr6ximos meses,
o la creaci6n de una escuela de cinematografia auspiciada por Funglode, que contar6 con
el respaldo de varias instituciones internacionales y de los mejores talents nacionales, son
algunas de las iniciativas que ayudaran a impulsar este proyecto.

Por esa raz6n -y por muchas otras- este ndmero de Global que tiene en sus manos -el nilmero
13- pone el 6nfasis en el cine y lo hace a trav6s de las palabras de destacados experts en el
tema de dentro y fuera de nuestro pais, tratando de abarcar todas las facetas de esta industrial,
haciendo 6nfasis en los desafios y posibilidades que hoy tiene el cine latinoamericano.


Carlos Dore Cabral


I Ic










GLO BA -. ":.fL


PresienteFundadrI










Leo. el -. nd e ..... ..






D "-'lIirector!l
Carll~l'?los Dore Cabrl'

Edlll"LI!Iit1ora'
Miryar L!p-z Sa Migu'e!!l






Pulicidad~
Elane -Herni~ndez





I DoJlly Pelrn


I- CONTENIDO 0



04
Desarrollo cientifico,
progresso social?
Cesar Cuello
En casi cuatro siglos de evoluci6n, el ideal del
progress social basado en el desarrollo cientifico-
tecnol6gico no ha proporcionado a la mayoria del
genero human el bienestar y la felicidad prometidos.
Dicho ideal se ha convertido, en cambio, en una
suerte de ideologia determinista y alienante que
borra la existencia present favoreciendo un future
carente de metas humans y limits precisos.


14
Remesas y desarrollo
Temistocles Months
Los flujos de remesas duplican la ayuda total para
el desarrollo y constituyen la fuente mas grande de
divisas para algunos paises. Por eso, las remesas y
su impact en el desarrollo deben convertirse en un
tema central de la agenda public en la region. Es
necesario mejorar su impact en el bienestar de la
poblaci6n y asegurar su sostenibilidad en el median
y largo plazo.


20
Entrevista a Murray Horwitz
Iban Campo
El director y jefe de operaciones del Centro Cultural
y Teatro Silver, del American Film Institute (AFI),
de Estados Unidos, afirma que todo pais deberia
tener una organizaci6n que premie la excelencia
en el mundo del cine porque ello contribute con el
desarrollo cultural y con el libre intercambio de ideas.


40
El mueble es la casa
Angelica Rodriguez
El mueble como una extension del cuerpo, el mueble
como representante de cualidades personales o
sociales, el mueble como facilitador de acciones, el
mueble como ente minimalist que ya no deja rastro
en nuestras vidas, el mueble como fuente de placer.
El mueble, ese desconocido.


taii~0~plek'- ph~


Trm


Wy.
ir ^1 .4.-.




.4


48
El trasfondo de una convenci6n:
libre comercio versus excepci6n
cultural
Laura Faxas
El process de globalizaci6n/mundializaci6n a que
asistimos hoy, profundamente marcado por el impact
de las nuevas tecnologias de la comunicaci6n y la
informaci6n (TIC), ha puesto en el centro del debate el
tema de la cultural y su relaci6n con el mercado y, en
61, la urgencia de un instrument normativo destinado
a la protecci6n de la diversidad cultural.


58
Republica Dominicana: un
modelo de seguridad y desarrollo
John R. Gagain Jr.
La Republica Dominicana es uno de los "paises piloto"
del Proyecto del Milenio de la ONU. En dos afos, el
pais ha logrado importantes avances en material de
desarrollo, seguridad y erradicaci6n de la pobreza a
escala local. Esta iniciativa es un catalizador que esta
ayudando a prevenir los problems.

66
Las palabras
El tiempo de la realizaci6n
de los suefios
Jose Rafael Lantigua
Lo primero que sorprende y entusiasma en Suefios de
salitre, la ultima novela de Carmen Imbert Brugal, es
la manera con que la narradora propicia el deslinde
entire el tiempo de la historic y el tiempo de lo narrado,
y el modo con que se apropia del argument central
desde la c(.:1. !- -1. i : efectiva de los pianos fuertes
de la narraci6n con los plans vicarios.


El cine en el punto

de mira


27
El cine latinoamericano
Anna iI l ie. de la Fuente
En America Latina, la distribuci6n y exhibici6n
de peliculas de factura domestic es aun,
desafortunadamente, un reto. En muy contadas
ocasiones la mayoria de los filmes locales tienen la
oportunidad de una publicidad boca a boca antes
de ser puestos a un lado para dar paso a los estrenos
de Hollywood. Algunos paises ya estan tratando este
problema.

30
El cine como una estrategia de
convivencia. El papel del Estado
Gonzalo Castellanos
La promoci6n de la industrial cinematogrifica national
result una eficiente inversi6n desde donde se mire:
buena inversion para una mirada cultural diverse y
para la convivencia, pero a la vez buena inversion en
el ambito econ6mico ante la potencialidad de atraer
proyectos extranjeros en coproducciones con paises
que cuentan ya con instruments de promocion.

34
Se rueda en Santo Domingo
Arturo Rodriguez Fernandez
Mientras la Republica Dominicana toma cada vez mas
cuerpo como scenario de producciones extranjeras,
los dominicanos siguen estrenando peliculas con
mayor o menor exito. Una industrial en auge, que
cuenta con el apoyo del Gobierno pero que aun tiene
muchos flancos por desarrollar.


Informe Especial
El cine: una industrial
Cine, (I. -:, i i industrial, negocio, political. Tres
experts escriben sobre los documentales y
peliculas de tinte politico que estan cambiando el
perfil del negocio; acerca de c6mo buscar estimulo
econ6mico atrayendo producciones forineas a los
scenarios locales; y sobre de la historic y "drama"
de esa siempre anhelada industrial cinematografica
dominicana.


F---------------------------------------
-1Zm
OL1


y/j~IiI FiL















a I*


Vf


Am.



00,


'I


j:.'


pi -~ :- 9

Ac '


Desarrollo cientifico,



progresso social?


En I i .i.t. n', :_i': -. '_ ,e :oli -!ic r el ei d, l pre1 .,'i'.': ,'"-il s sAl t:.!l n




*'nhi- C -i' : .-I, c- i i. a fi in "u-A i' :e -i '1 'l'- d eT rrnini y i- eridn ie

luI l, i f ..: ,ln l-f:l _:-i, t-'e, i.:t Ore'i i- un u.t io c. ente *:. T iit-.:,i
hun al ., imiln pl -O -


'

'^j

;.i
SIl



Pi,


.,
,,
~ -~


-
w-J-r-~-~h
y r -r r
h-.~' *~*
a~i
*r -*-
j,... I u. ---
.r C
~v 9-' ~:t~'
~ T ~~
I
-*
U
i.
"'t;7%a
,1 u. 4" rr
~R7 r C"1
t-
rrr-r u ~-
~ ~


%"


*/A
*/'a"

It?!,'


_,
^~ ,-
,fis-


.. .....-: .
a,
...-..' .
cA^






~ -. -
:-s -* *
.~-^-^

r'-;'"--^ ^


~a -. .
v.
Ar







I.; -
U iS~
4; 9l


a ~ t.)
I ~ ij
9' p2Y
WE. 3


.-'


.-


~~


-a T' -t-
-.. .r 4

44. -
' *'; ""


~-C.


:S i 5L'


S*1


i i


i i.bli-


.., 1. .... ~
....
I .
r. ..i-";
.c~ili~


- ^-


A MK,
S.-'


i -..~-


~1v-e













se ha fundamentado hist6ricamente
en la creencia de que el desarrollo
cientifico y tecnol6gico es la cau-
sa principal del mejoramiento de la calidad de
la vida social. Ese fue precisamente el suefio de
los padres de la ciencia modern. Por medio del
conocimiento de las leyes de los fen6menos natu-
rales, creyeron 6stos, los humans podrian ma-
nipular las fuerzas de la naturaleza y hacer que
6stas sirvieran enteramente a sus prop6sitos, ne-
cesidades y aspiraciones; en palabras de Bacon,
"para aliviar la condici6n humana".
Este ideal de progress, expresado en una lucha
feroz del ser human contra la naturaleza, se ma-
terializa en la creaci6n del conocimiento cientifico
y tecnol6gico y se ha convertido en la ideologia do-
minante de la sociedad modern.
El modelo utopista baconiano de una socie-
dad dirigida por cientificos y libre por entero de
pobreza, epidemias, des6rdenes sociales, crimenes
e incluso de politicos, se convirti6 en poco tiempo
en la idea mAs atractiva en la Europa de los siglos
XVII y XVIII. La concepci6n de Saint-Simon de la
transici6n de un gobierno arbitrario a una admi-
nistraci6n cientifica del aparato del estado es pro-
bable que fuera derivada por 6ste del argument de
Bacon en torno a que una sociedad realmente cientifica
puede prescindir del poder de los politicos. Para Saint-Si-
mon, en este nuevo modelo de sociedad, "la toma
de decisions seria confiada no a gobernantes ar-
bitrarios, elegidos sobre la base del clientelismo,
sino a directors generals, seleccionados sobre la
base de sus habilidades profesionales, para quie-
nes la political no vendria a ser otra cosa que la
ciencia de la producci6n".'
Segin lo expone Gurvitch, Saint-Simon creia
"que cuando los productores industriales tomaran
el poder temporal, y los sabios el poder spiritual
(eliminando los militares, el clero, los legisladores
metafisicos, que son los ociosos de la 6poca indus-
trial), se llegaria a proporcionar el mayor bien a
la mayoria".2
Saint-Simon, al igual que la mayoria de los
pensadores de los siglos XVII y XVIII, estaba con-
vencido del caricter retardatario del catolicis-
mo de la 6poca y de su gran poder institutional.


Por esta raz6n, entendia que la nueva sociedad
industrial y el progress social que la misma es-
taba llamada a motorizar no eran viables sin un
cambio radical en el substrato spiritual de la so-
ciedad. De este modo, para Saint-Simon, el ideal
de progress social basado en el desarrollo de la
ciencia y la tecnologia estaba orientado no s61o
a la liberaci6n del g6nero human de las fuerzas
de la naturaleza, sino, al propio tiempo, de las in-
fluencias de cualquier creencia que no tuviera un
fundamento positive en la realidad y que tendie-
ra a convertir al ser human en un contemplador
pasivo de su propia existencia material.
Esta intransigente creencia en el caracter eman-
cipador de la ciencia y la tecnologia, que convertia
a 6stas en un nuevo g6nero de fetiche religioso, era
una caracteristica no s6lo de Bacon y Saint-Si-
mon, sino de todos los pensadores progresistas de
los siglos citados. Hist6ricamente, ello estuvo justi-
ficado, sin embargo, en el monopolio de la Iglesia
Cat6lica sobre la vida spiritual y moral de la 6po-
ca, en donde el espiritu human estaba prActica-
mente diluido en Dios y el individuo reducido a la
condici6n de unidad no identificable de un rebaino
sagrado. De este modo, la ideologia religiosa era vis-
ta por los hombres mAs preclaros como una de las
principles fuentes de alienaci6n humana, en tan-
to que la ciencia y la tecnologia fueron declaradas
como "una victoria del hombre sobre las fuerzas
de la naturaleza" y, ademAs, como un triunfo sobre
cualquier otra fuerza sobrenatural que pretendiese
colocarse por encima de 6ste.3

Marx, Saint-Simon y el ideal
del progress
La herencia y continuidad sansimonianas en
Marx son evidentes. Como Saint-Simon, Marx
tambi6n concibi6 a la ciencia y a la modern in-
dustria como medios para la emancipaci6n del
ser human, tanto de las fuerzas sobrenaturales
como de las fuerzas de la naturaleza. En medio
del monopolio de las ideas ejercido por la religion
cat6lica y del rol pasivo asignado al individuo y
a las instituciones sociales, la idea del progress
social basado en el desarrollo de la ciencia y la
tecnologia era sin dudas una aspiraci6n revolu-
cionaria.4


6 GLOBAL




















r


Como Saint-Simon, Marx tambien creia que
las ciencias naturales debian ser la base del enten-
dimiento de la vida humana y de la creaci6n de
una "ciencia humana". Sin embargo, la diferen-
cia entire ambos pensadores consiste en que Marx
creia en la necesidad de una fundamentaci6n ma-
terialista de las ciencias naturales que las despo-
jara de su carActer abstract e idealista. En palabras
de Marx, "las ciencias naturales han invadido y
transformado la vida humana, mAs que todo, por
medio de la industrial; y han preparado la eman-
cipaci6n humana, si bien su efecto inmediato tuvo
que ser un fortalecimiento de la deshumanizaci6n
del hombre".5
La tecnologia en manos del capital, seguin
Marx, hace al hombre esclavo de las fuerzas de
la naturaleza. En si misma, dice, la maquinaria
"incrementa las riquezas de los productores, pero
en manos del capital, los pauperiza".6
Con la division del trabajo y el uso extensi-
vo de maquinarias, entiende Marx, el trabajo de


los obreros pierde su caracter individual y todo el
atractivo que originalmente tenia para 6stos. En
su criterio, el trabajador se ha convertido en "un
simple ap6ndice de la mAquina, y s6lo se le exigen
las operaciones mis sencillas, mas mon6tonas y
de mas fAcil aprendizaje. Por tanto, lo que cuesta
hoy dia el obrero se reduce poco mas o menos
a los medios de subsistencia indispensables para
vivir y para perpetuar su linaje".7

Los clhsicos
Algunas d6cadas antes que Marx, los llamados
clAsicos de la economic political percibieron, ade-
mds de los beneficios, los perjuicios que causaba
a los trabajadores la introducci6n de nuevas ma-
quinarias. Sin embargo, contrariamente a Marx,
ellos trataron de solucionar el problema dentro
del marco del sistema capitalist existente, a tra-
v6s de la producci6n de mis products y de la
introducci6n de mas innovaciones tecnol6gicas.
Igual que Saint-Simon, tambi6n creian a ultranza


I
r












en el industrialismo como fuerza emancipadora.
Seg6n Ricardo, por ejemplo, "el descubrimien-
to hecho possible por la maquinaria [puede ser]
perjudicial a la clase trabajadora, en la media
en que algunos de sus miembros serdn echados
de sus empleos y habrA una poblaci6n mayor en
comparaci6n con los fondos disponibles para em-
plear a 6stos".8
La soluci6n sugerida por Ricardo fue la de
usar las nuevas maquinarias para perfeccionar
todos los medios de producci6n y de este modo
incrementar el product neto del pais a tal grado
que no disminuyera el product bruto, o sea, la
cantidad de mercancias. De este modo, se mejora-
ria la situaci6n de todas las classes de la sociedad.9

Fen6meno positive
En general, para los economists politicos clAsi-
cos, y a pesar de su impact negative en el em-
pleo, la innovaci6n tecnol6gica es siempre un
fen6meno positive, porque implica un mejora-
miento de la condici6n social de las personas, ya
que con la abundancia que la misma hace posi-
ble pueden adquirir los mismos products a un
menor precio. Segin Ricardo, al emplear ma-
quinaria mejorada, el costo de producci6n de las
mercancias se reduce y, consecuentemente, las
mismas pueden ser vendidas en mercados extran-
jeros a precious much mAs bajos.'0
A diferencia de Marx, los clasicos de la eco-
nomia political no plantearon el problema de la
alienaci6n humana como un mal derivado de la
posesi6n privada de los medios de producci6n y
de la division del trabajo que la gran industrial y
la sistemAtica innovaci6n tecnol6gica introducian.
Por esta raz6n, arribaron a conclusions total-
mente diferentes y sugirieron soluciones tambi6n
diferentes a las de Marx para aliviar las condi-
ciones de vida de las classes trabajadoras, si bien,
y subrayo esto, el ideal de progress tenia en esencia los
mismosfundamentos. Las diferencias expuestas lle-
varon no obstante a que, en muchos casos, alli
donde los economists clasicos veian progress y
mejoria, Marx viera decadencia, explotaci6n y
alienaci6n de la condici6n humana.
Para Marx, la soluci6n de todas las contradic-
ciones del sistema capitalist puede encontrarse


s6lo a trav6s de la trascendencia positive de la pro-
piedadprivada, es decir, en la sociedad comunista
"como la apropiaci6n real de la esencia humana
por y para el hombre [...], como el total retorno
del hombre como ser social (esto es, human) a si
mismo [..]".11
En sintesis, Marx entiende el comunismo
como la complete realizaci6n y desenvolvimien-
to de las fuerzas productivas de la sociedad y, en
consecuencia, del progress social, donde la cien-
cia y la tecnologia servirian por enter a la reali-
zaci6n del ser human y al mejoramiento de sus
condiciones de vida.

Capitalismo y socialismo
Como se ha expuesto hasta ahora, la ideologia
del progress social basada en el desarrollo cienti-
fico y tecnol6gico inaugurada por los fundadores
de la ciencia modern y ampliada y consolidada
por los pensadores de los siglos XVIII y XIX no
sufre en Marx ninguna modificaci6n sustantiva.
Como aquellos, Marx cree que todo progress de
la ciencia y la tecnologia es bueno en si mismo y
que lo que lo pervierte es el caracter que asume
en las condiciones del capitalism. De ahi que
entienda que el tecnicismo capitalist envenena
y aliena todas las relaciones sociales y humans,
pero que la negatividad que esta implicita en su
propia esencia hara aparecer el antidote capaz de
reconciliar a los hombres con la t6cnica y con una


8 GLOBAL












civilizaci6n realmente social y humana.12 Para
Marx, "una vez la alienaci6n tecnicista sea supe-
rada, [..] la t6cnica sera capaz de desarrollarse
de una manera integral y no-alienante, siempre
y cuando la misma sea mantenida bajo el control
de la totalidad de la comunidad humana. La pla-
nificaci6n multilateral de la producci6n t6cnica
deberi prevenir que 6sta no genere alienaci6n y
trastornos".13
A finales del siglo XIX y comienzos del XX,
esta ideologia, que podriamos identificar aqui
como baconiana-sansimoniana, terminal bifurcindo-
se y tomando dos lines claras y bien definidas.
Una sigui6 la direcci6n del sansimonismo marxis-
ta, reivindicando el alma de dicha ideologia, esto
es, su 6tica, su deseo de mejorar las condiciones
de vida de las classes mas pobres y su llamamien-
to a la moral del amor orientada a humanizar la
"piramide industrial"."1 La otra sigui6 la direc-
ci6n de un sansimonismo enteramente material,


Lenin, desde una perspective

marxista-sansimonista, denun

el taylorismo como la forma

mas despiadada de explotaci6n

humana.


sin alma, reivindicador bdsicamente de lo cuan-
tificable, de la economic desprovista de toda pre-
ocupaci6n moral y social, del incrementalismo
t6cnico y cientifico como la causa basica del bien-
estar y el progress.
La primera orientaci6n encuentra en Pleja-
nov, Kautsky, Lenin, Trotsky, Rosa Luxemburgo,
Bujarin y otros ide6logos del marxismo a sus mis
comprometidos seguidores. La segunda encuen-
tra en Marshall, Taylor y otros a sus mas intran-
sigentes representantes.
La evoluci6n de la perspective marxista de
esta ideologia dio al mundo el fen6meno de la
Uni6n Sovi6tica y el llamado Campoo socialista,
ya desaparecido. La otra perspective ha servido


de soporte ideol6gico a todo el asombroso advance
cientifico y tecnol6gico del mundo occidental has-
ta el present siglo.
El ideal de Bacon de la ciencia como medio
para aliviar la condici6n humana encuentra su
realizaci6n modern en los arguments de Mar-
shall sobre las maquinarias como alivio del exce-
sivo esfuerzo muscular. En Marshall, sin embargo,
desaparece la preocupaci6n por las repercusiones
negatives del desarrollo cientifico y tecnol6gico
y su entusiasmo por el progress econ6mico que
6ste hace possible lo hace relegar a un segundo
plano, lo que fue una de las inquietudes prima-
rias de los economists clisicos, a saber, la con-
dici6n humana, particularmente la situaci6n de
las classes trabajadoras, sobre las que repercutian
directamente los avances tecnol6gicos. En pala-
bras de Marshall, "las mas maravillosas proezas
del poder de la maquinaria se ven en las grandes
fundiciones y, especialmente, en aquellas para fa-
bricar planchas de blindaje, en donde
S la fuerza desplegada es tan grande que
los m6sculos del hombre no cuentan
para nada y donde cada movimiento,
*F.
C10 sea 6ste horizontal o vertical, tiene que
ser efectuado por fuerza hidriulica o
de vapor y el hombre esta alli, presto a
dirigir la maquinaria y limpiar las ce-
nizas y realizar algunas tareas secun-
darias".15
Seguln Marshall, "la raza humana
como un todo gana llevando al extre-
mo aquella especializaci6n de funciones que Ile-
va a que el trabajo mas dificil sea realizado por
pocas personas".'6 El contrast de Marshall con
Marx es aqui claro. Alli donde Marx vio auto-
extrafiamiento y deshumanizaci6n (la division
del trabajo y la suplantaci6n del hombre por la
miquina), Marshall vio liberaci6n, ganancias,
progress.

Taylor
La orientaci6n desalmada de la ideologia que
iguala el desarrollo tecnol6gico al progress so-
cial encuentra probablemente en Taylor a su de-
fensor mis extremist. Sus ideas son el prototipo
de lo que, afios mas tarde, Mumford llam6 "la













cuantificaci6n de la vida humana".17 En palabras
de Taylor, el trabajador de hoy vive mejor que lo
que vivia un rey 300 afios atrAs. Y este progress
se ha dado gracias al incremento del product del
individuo que el desarrollo de la ciencia y la tec-
nologia han posibilitado a escala mundial.'1
Asi, para Taylor, el progress social equiva-
le al aumento del product de los individuos. De
este modo, "cualquier invento que redunde en un
incremento del product esta llamado a impo-
nerse, lo queramos o no. Este se impone automa-
ticamente".19
En la concepci6n de Taylor, el desarrollo tec-
nol6gico es una fuerza aut6noma que se impone
por encima de la voluntad y los deseos de la gen-
te: una vez que una determinada tecnologia es
puesta en march ya nada ni nadie la puede dete-
ner. El culto exagerado de Taylor al poder y a los
resultados de la ciencia y la tecnologia alcanza su
punto culminante en su nuevo sistema de organiza-
cion del Irabajo, orientado a la maxima explotaci6n
del esfuerzo human por la mAquina y el aparato
productivo-administrativo.
En 1913, Lenin, desde una perspective mar-
xista-sansimonista, denunci6 el taylorismo como
la forma mAs despiadada de explotaci6n huma-
na, disefiada expresamente con el fin de extraer
del obrero la mayor cantidad de trabajo en la
misma jornada laboral. En esta ocasi6n, Lenin
calific6 al taylorismo como un sistema cientifico de
extraccidn del sudor.20
Por medio del sistema :'.. disefiado por
Taylor, dice Lenin, al obrero se le obliga a produ-
cir durante el mismo tiempo una mayor cantidad
de trabajo, se le extraen en forma despiadada to-
das sus fuerzas y se le exprime con rapidez asom-
brosa cada gota de energia nerviosa y muscular.
Como resultado, este trabajador estA condenado a
una muerte premature. Segun 61, "en la sociedad
capitalist el progress de la ciencia y la t6cnica
significa progress en el arte de exprimir el sudor
de los trabajadores".21
MAs tarde, en 1914, Lenin vuelve a arreme-
ter contra el taylorismo, defini6ndolo como "una
forma de esclavizaci6n del hombre por la mAqui-
na".22 Sin embargo, como Marx, entendia que
todo advance cientifico y tecnol6gico era bueno en


si mismo, que el unico problema de la ciencia y la
tecnologia era su carActer de propiedad privada
en manos de los capitalistas.
Tambi6n en Lenin la utopia del progress so-
cial como promesa del future (el comunismo) se
realizaria automAticamente a trav6s del desarro-
1lo de la ciencia y la tecnologia. Asi lo expresaria
sin ambages a principios de los afios veinte, ya
como jefe del Gobierno del naciente Estado so-
vi6tico, en su famosa frase "el comunismo es la
unidad del poder sovi6tico y la electrificaci6n de
todo el pais".
Al igual que Marx, Lenin entendia que el
principal obstAculo para el advance hacia una so-
ciedad mAs just e igualitaria eran las estructuras
capitalistas y, muy particularmente, la propiedad
privada de los medios de producci6n y el anta-
gonismo entire trabajo manual e intellectual que
6sta sustenta. Siguiendo esta 16gica marxista-le-
ninista, la superaci6n de la propiedad privada y
la division del trabajo harian possible que la hu-
manidad pudiera moverse sin mayores tropiezos
hacia un orden superior, en el que "el trabajo sea
no solamente un medio de vida, sino la primera
necesidad vital".23
Como se aprecia, las expectativas tanto de
Marx como de Lenin eran que el desarrollo de las
fuerzas productivas, y particularmente de la ciencia
y la tecnologia, una vez liberadas del obstAculo ca-
pitalista, conducirian automAticamente al progress
social y a la plena realizaci6n humana.24

Ciencia ciega
La creencia ciega en el desarrollo de la ciencia y
la tecnologia como los factors fundamentals del
progress social llev6 a Lenin a intentar fusionar
el sansimonismo desalmado de Taylor con el sansimo-
nismo con alma de Marx. En 1918, al delinear lo
que 61 entendia eran las tareas inmediatas delpoder
sovietico, Lenin vuelve a fustigar el taylorismo por
su esencia explotadora y deshumanizante, pero
al mismo tiempo lo reivindica defini6ndolo esta
vez como "la filtima palabra en material de or-
ganizaci6n cientifica de la producci6n"25 y por lo
cual debia ser recuperado por el nuevo orden so-
cialista, en donde con la desaparici6n de la clase
capitalist desapareceria tambi6n el carActer ex-


10 GLOBAL












































plotador y alienador del taylorismo y de la tec-
nologia y la ciencia en general. Seg6n Lenin, al
igual que todos los progress del capitalism, el
sistema de Taylor "refne en si toda la refinada
ferocidad de la explotaci6n burguesa y muchas
valiosisimas conquistas cientificas concernientes
al studio de los movimientos mecAnicos durante
el trabajo, la supresi6n de movimientos superfluos
y torpes, la elaboraci6n de los m6todos de tra-
bajo mAs racionales, la implantaci6n de los me-
jores sistemas de contabilidad y control, etc. ...].
La posibilidad de realizar el socialismo quedarA
precisamente determinada por el grado en que
logremos combinar el Poder Sovi6tico y la forma
sovi6tica de administraci6n con los iltimos pro-
gresos del capitalismo".6
Con la incorporaci6n por Lenin del tayloris-
mo al ideal comunista, queda evidenciado que el
suefio del progress social basado en el desarrollo
de la ciencia y la tecnologia como factor deter-
minante es en realidad uno solo, con diferencias
fnicamente de matices. En el socialismo, el tra-


~ifE~~ Y1~


o 9~:4


8 i.... P~4~ ($


bajador seguiria siendo explotado
por medio del sistema cientifico
de Taylor y por la misma tecno-
logia del capitalism, pero esta
vez, alegadamente, para si mis-
mo. La inica dificultad seria que
lo que le tocaria al obrero como
resultado de la super-explotaci6n
de sus fuerzas fisicas y mentales
lo habria de decidir un aparato
estatal-burocratico colocado, del
S mismo modo que en el capitalis-
mo, por encima del que produce
la riqueza social y de la sociedad
civil en general. La esperanza,
no obstante, en el progress que el
desarrollo de la ciencia y la tec-
nologia habrian de propiciar con
el advenimiento del comunismo
justificaba el sacrificio del presen-
te.
Como en la ideologia capita-
lista, en la ideologia comunista la
miseria y el sufrimiento del pre-
sente se justifican en la espera de
un future temporalmente imprecise, de un parai-
so terrenal de abundancia denominado progresso
social" que el advance de la ciencia y la tecnologia
harian algun dia realidad.
No existe, pues, ninguna diferencia esencial
entire las perspectives capitalist y comunista en
lo referente a la creencia de que el desarrollo cien-
tifico y tecnoldgico conducen automdticamente al progress
social. Ambas perspectives se sustentan sobre la
misma valorizaci6n del progress social y las fuer-
zas que lo posibilitan. Una valorizaci6n funda-
mentalmente antropocentrista, de sojuzgamiento
de la naturaleza por el ser human, positivista y
cientificista, que cree en el desarrollo ilimitado
gracias al gran poder de la ciencia y la tecnolo-
gia, sin contar con los limits que la naturaleza
y las particularidades que las cultures imponen
a las posibilidades de dicho desarrollo.27 Dentro
de esta 16gica productivista y el estilo de la civili-
zaci6n faustica establecido a partir de ella, como
sostiene Ander-Egg, "el crecimiento indefinido
exponencial nos lleva a un callej6n sin salida".28












Segiun Ander-Egg, "la 'fetichizaci6n' del creci-
miento econ6mico como la meta de la sociedad y
el ganar dinero como el gran objetivo de la exis-
tencia, nos ha llevado a esto. La situaci6n actual
no es otra que el fruto de una civilizaci6n del des-
pilfarro, de un desarrollo sin finalidad humana y
de existencias personales sin sentido de la vida.29

Fuerzas aut6nomas
Para una gran parte de los sustentadores de la
ecuaci6n del progress social igual a desarrollo cientifi-
coy tecnoldgico, la ciencia y la tecnologia son fuer-
zas aut6nomas que se mueven automiticamente,
basadas en su propia l6gica y que resolverAn es-
pontAneamente los problems del hambre, la
pobreza, los crimenes, la falta de educaci6n, la
salud, la contaminaci6n ambiental, etcetera, que
vive el mundo, inicamente teniendo products
disponibles para todas las personas, lo cual es po-
sible produciendo mas y mas barato, mas grande
y mejor, pero sobre todo rompiendo todas las ba-
rreras del comercio mundial.
Segun muchos de los defensores contempora-
neos de la ideologia del progress social basado en
el desarrollo tecnol6gico, la tecnologia es un fen6-
meno neutral y los problems que pueda causar
estin motivados por la ignorancia de la gente en
torno a c6mo usar y manipular sus products y
processs.0
En esa concepci6n se pasa por alto que, ade-
mAs de los factors materials que la hacen posi-
ble, la tecnologia responded siempre a los valores,
intereses, aspiraciones, necesidades, contradiccio-
nes, intenciones, etcetera, propios de la gente de
determinado context hist6rico-social, lo que le
imprime un fuerte sello subjetivo que cuestiona
esa pretendida neutralidad.
No es dificil descubrir, pues, c6mo esta ideolo-
gia del progress social automAtico por medio del
desarrollo de la ciencia y la tecnologia se ha con-
vertido en una suerte de religion modern, la cual
esta induciendo a la gente a la misma pasividad,
empobrecimiento spiritual y enajenaci6n que in-
troducia la religion cat6lica antes del triunfo de la
Revoluci6n Industrial.
Una implicaci6n agravante de la referida
ideologia es que, hasta el moment, posee un


asombroso poder de seducci6n,31 hecho possible
gracias a que la tecnologia se mueve en la esfera
de lo visible y empirico, unas veces creando ma-
ravillas realmente impresionantes que introduced
cambios positives en la sociedad, y otras, sencilla-
mente manipulando el gusto y las necesidades de
la gente para crear grandes masas de consumi-
dores enajenados. De esta manera, la tecnologia
adquiere una imagen omnipotente y mistica que
la convierte en un nuevo fetiche, en el demiur-
go del devenir social. Asi, much gente cree en la
promesa del progress social que, alegadamente,
el desarrollo cientifico y tecnol6gico harA possible
y espera, con paciencia religiosa, a que un dia el
crecimiento econ6mico y la abundancia de pro-
ductos y oportunidades traigan bienestar y felici-
dad para todos.
La ideologia que sustenta la ecuaci6n desarrollo
cientificoy tecnol6gico igual a progress social es, en esen-
cia, un nuevo g6nero de determinismo social que,
como todo determinismo, consiste en una vision
unidimensional y reduccionista de la sociedad y
de la complejidad del entramado de la vida en to-
das sus manifestaciones, en donde la ciencia y la
tecnologia son dos factors importantes e indis-
pensables, pero de ninguna manera los inicos.
Para trascender esta vision reduccionista de la
ciencia y la tecnologia se require una compren-
si6n cabal de la intrincada e indisoluble relaci6n de
estos dos fen6menos con el resto del sistema de la
cultural. La interpretaci6n integral del conocimien-
to cientifico y tecnol6gico, y de las demAs formas
del hacer y el pensar humans, se convierte en una
necesidad para poder dar sentido a la fragmenta-
ci6n con que se nos present la realidad cuando es
estudiada o cuando actuamos sobre ella.
La superaci6n del determinismo social de la
ciencia y la tecnologia pasa por un cambio hacia
una vision de la sociedad y la naturaleza como to-
talidad, como un intrincado sistema de relaciones
e interrelaciones entire todos los factors y actors
que las componen. De este modo, el desarrollo,
uso y aplicaci6n de la ciencia y la tecnologia deben
partir de una conciencia clara de la naturaleza
como totalidad de la vida, de una vision integral y
holistica del mundo que permit al individuo en-
tender la vinculaci6n del objeto que transform a


12 GLOBAL













trav6s del conocimiento y los medios tecnol6gicos
con el entorno sociocultural y ambiental.
El desarrollo sostenible de la ciencia y la tec-
nologia se enmarca, asi, en un context econ6mi-
co, ecol6gico y sociocultural complejo, en donde
la investigaci6n cientifica y tecnol6gica y la in-
novaci6n se conciben como parties de un process
de mejoramiento de la condici6n humana y de la
calidad del entorno socioambiental. El desarrollo
sostenible de la ciencia y la tecnologia implica, en
sintesis, no s61o el crecimiento del conocimiento
y el know how t6cnico, sino a la vez, poner los re-
sultados del quehacer cientifico y tecnol6gico al
servicio del desarrollo social y cultural del ser hu-
mano y de la sociedad en general.

Cesar Cuello es fil6sofo, soci6logo y professor uni-
versitario. Tiene un doctorado en Tecnologia y Me-
dio Ambiente por la Universidad de Delaware, con
maestria en Historia de la Ciencia y la Tecnologia en
la Universidad Politecnica, Nueva York, y licenciatura
en Filosofia en la Universidad Lomonosov, Moscd. Es
decano de investigaciones del INTEC y docente de la
UASD. Ha realizado investigaciones en diversos t6pi-
cos de sus especialidades y escrito en revistas y otros
medios impresos y electr6nicos de Espafia, Estados
Unidos, Costa Rica y la Repfiblica Dominicana.

Notas
Taylor, Keith (ed.), Henry Saint-Simon, London, Croom
Helm, 1975, p. 16.
2 Gurvitch, G., Los fundadores franceses de sociologia
contempordnea: Saint-Simon y Proudhon, traducci6n de
Ana Goutman e Hilda Sito. Buenos Aires, Ediciones Ga-
latea-Nueva Visi6n, 1958, p. 9.
3 Marx, K., The Capital, v.1, capitulo xv. Chicago, Wil-
liam Benton, Publishers, 1952, p. 217.
4 Marx, C., "El Manifiesto del Partido Comunista". Marx
y Engels, Obras Escogidas, tomo 1. Mosci, Editorial Pro-
greso, 1978.
5 Marx, K., The Economic and Philosophic Manuscripts
of 1844,p. 143.
6Marx, C., The Capital, vol. I, p. 217.
7 Marx, C., "Manifiesto del Partido Comunista", Ibid.,
p. 117.
8 Ricardo, D., The Principles of Political Economy and
Taxation, 1817.


9Ricardo, D., Ibid., p. 268.
'"Ricardo, D., Ibid.
" Marx, K., The Economic and Philosophic Manuscripts
of 1844, p. 135.
2 Ver: Axelos, K., Alienation, Praxis, and Techne in the
Thought ofKarl Marx. Austin & London, University of
Texas Press, 1976, p. 84.
13 Ibid., p. 84.
1Ver: Gurvitch, Ibid.
5 Marshall, Alfred, Principles of Economics. London,
MacMillan, eighth edition, 1938, p. 217.
16 Marshall, Ibid., p. 220.
17 Mumford, Lewis., Technics and Civilization. New
York, Harcourt and Co., 1934, p. 151.
18 Taylor, F. W., "The Principles of Scientific Manage-
ment.", en J. Shafritz and J. Ott, (eds.), Classics of Or-
ganization Theory. Chicago, Dorsey Press, 1987, p. 67.
19 Taylor, F. W., Ibid., p. 72.
20 Lenin, V. I., "Nauchnaia Sistema Vishimania
Pota". Obras Completas (en ruso), Vol. 23, Izdatelsva
Politichescoi Literaturi, Moscui, 1972, p. 18.
21 Lenin, Ibid., p. 19.
22 Lenin, V. I., "Sistema Teilora --Poroboshenie Chelovieka
Mashinoi". Obras Completas (en ruso), Vol. 24, p. 369.
23 Ver: Marx, Karl, Critica del Programa de Gotha.
En: Marx/004_Critica ProgramaGotha/index.htm>.
24 Ver: Winner, Langdon, Tecnologia autdnoma. Editorial
Gustavo Gili, S.A. Barcelona, Espafia, 1979.
25 Lenin, V. I., "Pervonachalni Variant Stati Ocheridnie
Zadachi Sovietscoi Vlasti". Obras Completas (en ruso),
Vol. 36, pp. 127-164.
26 Lenin, V. I., "Las tareas inmediatas del poder sovi6ti-
co". Obras Escogidas, en 3 tomos; vol. 2, p. 695, Editorial
Progreso, Mosci.
27 Ver: Sachs, Wolfgang, "The Gospel of Global Efficien-
cy. On WorldWatch and Other Reports on the State of the
World". IFDA Dossier 68, noviembre-diciembre de 1988.
28 Ander-Egg, Ezequiel, El desafio ecoldgico, Editorial
UNED, San Jose, Costa Rica, 1990, p. 31.
2" Ander-Egg, Ezequiel, Ibid., p. 19.
30 Ver: Rosenberg, N., Technology and the American
Economic Growth. Armonk, New York: M.E. Sharpe,

Inc, 1972).
31 Ver: Ramirez B., Edgar Roy. La responsabilidad etica
en ciencia y tecnologia, Editorial Tecnol6gica de Costa
Rica, Costa Rica, 1987.




Temistocles Montc0


REMESAS Y DESARROLLO

Los flujos de remesas duplican la ayuda total para el desarrollo y constituyen la fuente
mis grande de divisas para algunos paises. Por eso, las remesas y su impact en el
desarrollo deben convertirse en un tema central de la agenda ptiblica en la region.
Es necesario mejorar su impact en el bienestar de la poblaci6n y asegurar su
sostenibilidad en el median y largo plazo.


S eg6n el informed Las perspectives de la econo-
mia mundial 2006, publicado por el Banco
Mundial, cerca de 200 millones de perso-
nas viven en paises distintos a su pais natal y las
remesas que envian a su naci6n de origen llegaron
a los 232,000 millones de d6lares en 2005, de los
cuales 167,000 millones fueron remitidos a pai-
ses en desarrollo. Se cree que los flujos reales de
remesas, si se cuentan aquellas realizadas a tra-
v6s de los canales informales, fueron de 250.000
millones de d6lares en 2005. Esta cantidad ahora


duplica la ayuda total para el desarrollo y consti-
tuye la fuente mas grande de divisas para algunos
paises.
Hoy, mAs de 25 millones de emigrantes lati-
noamericanos y caribefios forman parte de una
enorme y creciente diaspora mundial. De 6stos,
alrededor de 22 millones se encuentran en las
economies desarrolladas de Am6rica del Norte,
Europa yJap6n, mientras que entire 3 y 5 millones
trabajan en paises limitrofes de Am6rica Latina y
el Caribe. Por ejemplo, ahora existe una impor-


14 GLOBAL















I
I


De estos movimientos de per-
sonas se derivan los flujos finan-
cieros asociados a las remesas,
que hoy dia han adquirido una
*E EGO importancia creciente en la eco-
nomia mundial yen la region de
Datos en millones de dolares. Ano 1995-2005. Amrica Latina en particular.

Asia del Este Europa Latinoamrica Medo Oriente Asia AfricaEn la ltim dcada las re-
y Pacifico y Asia Central y el Caribe y Africa del Norte del Sur subsahariana mesas en America Latina y el
Caribe han tenido un crecimien-
45,000
to spectacular de un 220%, al
40,000- pasar de 13,400 millones de d6-
35,000- lares en 1995 a 42,400 millones
30,000 en 2005. De acuerdo con un es-
25,0 tudio realizado por el Banco In-
teramericano de Desarrollo (BID),
20,000- Cbb -IC esta cifra super la suma de toda
15,000- la inversion extranjera direct en
10,000- I la region. Sin embargo, estos to-
5,000- tales correspondent 6inicamente a
SI las remesas de dinero y no inclu-
1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004* 2005* yen las transferencias peri6dicas
Dato estimado de bienes, como computadoras y
electrodom6sticos, que tambi6n
Datos en millones de d6lares. Aio 1990-2005. pueden utilizarse como bienes de
... inversion, particularmente en la
Bonos y deuda IED Remesas Ayuda official mir sa
con banca privada registradas desarrollo microempresa.
Dentro de la region, M6xico
175,000- encabeza la lista de paises re-
SIceptores de remesas con mAs de
15 0,000 i 18,000 millones de d6lares, en
125,000- el afio 2005, cifra equivalent al
37% del total de las remesas. El
100,000- segundo puesto lo ocupa Colom-

75,000 bia, seguido de Brasil, Guatema-
la y El Salvador. La Repiblica
50,000 Dominicana se sit6a en el sexto
lugar de la lista con un 5% del to-
25,000
tal de las remesas.
0 En cuanto a la participaci6n
1990 1992 1994 1996 1998 2000 2002 2004* 2005*
de las remesas en el Producto In-
Dato estimado
Da--- eterno Bruto (PIB), se observa que
Fuente: Perspectivas de la Economia Mundial 2006, Banco Mundial
mientras en 1995 las de Amirica
tante concentraci6n de bolivianos en Argentina, Latina y el Caribe representaron el 0.7% del PIB
nicaragiienses en Costa Rica, guatemaltecos en regional, en el afio 2005 este porcentaje aument6
M6xico, haitianos en la Republica Dominicana, a 2.5%. Para la Rep6blica Dominicana, la parti-
colombianos en Venezuela y peruanos en Chile. cipaci6n en el PIB se ha incrementado en un por-












centaje mayor al pasar de un 4.5%
registrado en 1990 a 9% en 2005.


-
EIJn los6t
Rpbl^Qna


Efectos
Los efectos de las remesas sobre
el crecimiento econ6mico y el Datos en millonr
bienestar de la poblaci6n han sido 45,000 -
indudablemente positives. De
40,000 -
hecho, el ingreso national bru-
to disponible, que corresponde a 35,000-
la sumatoria del product inter- 30,000
no bruto, la ganancia o p6rdida
por t6rminos de intercambio, el 25,000
pago neto al resto del mundo de 20,000-
utilidades de empresas que ope- -
ran dentro del pais, los interests
por concept de deuda externa y 10,000 -
las transferencias netas corrien- 5,000
tes recibidas del resto del mun-
do -que incluyen las remesas de 19
emigrantes y donaciones netas-, *Datoestimado
ha mostrado tasas de crecimien-
to mayores del PIB en los paises E
de Am6rica Central y, particu- Datos en million
larmente, en El Salvador, donde
Me:
el fen6meno de las remesas es de
Colon
mas larga data. Br
Sin duda, el efecto macroeco-
Guaten
n6mico mis evidence de las reme- El Sa
El SalwV
sas tiene que ver con su impact Rep. Dominic
sobre las cuentas externas. Las Ecu
remesas han permitido a los paises Jam
receptores sostener un nivel de im- Hond
portaciones y de deficit en sus ba-
lanzas comerciales muy superiores
a los que se hubiesen registrado sin I,, ,,:
ellas. En gran media, las remesas Costa
han ido a financial aumentos en Arger
las importaciones de consume. Para!
Asimismo, en algunos paises Bo
de la region, las exportaciones Pan
tienen que haber sido impactadas
adversamente, por los efectos de
las remesas sobre el tipo de cambio
real. La p6rdida de competitividad asociada a la
apreciaci6n cambiaria real iria a contracorriente
con el esfuerzo exportador de los paises.


es de dares. Ao 1995-2005.
as de dblares. A~o 1995-2005.


5 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004* 2005*




es de d6lares.


18,960


xico
bia 3,670
rasil 3,580
ala 2,830
ador 2,560
ana 2,490
ador 1,680
aica 1,460
uras 1,140
Per U 1,120
Haiti [919
:,,,, I 519
Rica 320
tina 286
guay 260
livia 1158
amr 1127


Fuente: Perspectivas de la Economia Mundial 2006, Banco Mundial

Uno de los efectos econ6micos de las remesas
que pasa por la apreciaci6n cambiaria es el cambio
en los patrons de ventajas comparativas. Antes
de los aumentos vertiginosos de las remesas de los


16 GLOBAL


~$ll~l~"~"aslbl~BBr~
















Datos en InI-ll: de d6oares. Ano 1997-2005. Remesas familiares Bal
3,000
2,500 223
1,959.6 2060.5
2,000- 1689.0 1,807.9 1
1,500 1,326.0 1
1,088.9
1,000 1
500 -
0
i______ 1#8 1 _99 2d00 20 2 20b3
1S97 1908 1%99 2D00 20101 2032 203 20
500- 2


1,500
2,000
19950 1952:
2,500 2,156.0
3,000 -2,617.0


Datos en millones de d6lares. AMo 1999-2005. Remesas Petroleo y de


1999 2000 2001 2002 2003 2004
Fuente: Banco Central de la Re


uiltimos cinco a 10 afios, la region parecia ir enca-
minada a su transformaci6n productive desde la
especializaci6n en recursos naturales (azicar, caf6
y banano, entire otros) hacia otra basada en las ma-


& nufacturas livianas, en las cuales
las ventajas competitivas estan re-
nza commercial lacionadas con el bajo costo de la
anza commercial
mano de obra no calificada. Esto
2,40.7 ahora parece ser menos seguro, ya
-.2-4que los costs de la mano de obra
han aumentado fuertemente. En
El Salvador, que desde 2001 no tie-
ne tipo de cambio nominal debido
a que adopt el d6lar de Estados
Unidos como su moneda official, el
04 2C05 impact de la apreciaci6n cambia-
ria real sobre los salaries reales es
director. En otros paises, estos efec-
tos se dan fundamentalmente a tra-
ves del mercado cambiario.
Las remesas se han vuelto fun-
damentales para la supervivencia
-3,481.4 de millones de families y la salud
de muchas economies nacionales.
Constituyen, ademas, una fuente
critical de apoyo para alrededor de
- I 20 millones de families de Ameri-
Irivados ca Latina y el Caribe y, a menudo,
representan, en promedio, la mitad
o mis del ingreso del hogar.
Sin embargo, dependiendo del
2,493
perfil de la poblaci6n receptora,
2,451 su impact en la reducci6n de la
pobreza varia de pais a pais. Por
ejemplo, en la Repilblica Domini-
cana los hogares mAs ricos reciben
el 34% del total de las remesas,
mientras el 20% de los hogares
mis pobres capture el 17%. El im-
pacto de las remesas en la reduc-
ci6n de la pobreza se ha estimado
entire un 3 a un 5%. Respecto al
impact en la distribuci6n del in-
2005 greso, los studios mis recientes
public Dominicana en el pais coinciden en indicar un
bajo efecto de las remesas en la
distribuci6n del ingreso.
El grueso de las remesas -entre 80% y 85%-
se utiliza para cubrir necesidades bAsicas como
alimentaci6n, vivienda y servicios. Para millones
de estas families, muchas de las cuales viven con













unos pocos miles de d6lares al
afio, las remesas regulars y el
envio peri6dico de bienes influ-
yen de manera notable en su ni-
vel de vida.


Datos en porcentaje. Ano 2005. M Gastos diaries M Inversiones


El Salvador
S16%


Zonas rurales
A diferencia de la ayuda exte-
rior, las remesas van directa-
mente a las families en lugares
donde la asistencia para el de-
sarrollo no llega con facilidad,
como las zonas rurales aleja-
das. Las remesas tambi6n dan
muestra de una important per-
manencia, en parte porque con-
tribuyen a la supervivencia de la
familiar en el pais de origen.
Mientras que las inversiones extranj
tas y otros flujos de capital han fluctu
los ciclos del mercado, las remesas har
do incluso durante periods de recesi6
ca. Por ejemplo, los flujos de remesas
Latina y el Caribe siguieron aumentan
la contracci6n de la economic estadou
2001-2002.
AdemAs del impact director que
los ingresos actuales de las families, 1
influyen much en el desarrollo por
se las utiliza tambi6n para financial i
futuras. Las families las usan para pa
tricula escolar de sus hijos en el pais
con lo cual invierten en "capital humar
generaci6n siguiente.
En diferentes studios realizados er
ha documentado que las remesas estdi
a menor trabajo infantil, mayor asistenc
menor probabilidad de deserci6n escol
remesas se destinan a bienes de inversi6i
rramientas, o constituyen una fuente d
operaci6n para pequefias empresas. En
tra, al menos 40% del capital inicial d
empresas enJamaica se financi6 con re
La agenda pendiente en el tema de
remesas y desarrollo en la region es ar
seguir avanzando en dicha agenda, ha
dir, en particular, en los siguientes asp


Honduras


... 77%


S23%


Guatemala


Rep.


S32%
Dominicana o60o%
40%

Brasil 46%
54%


Fuente. "Enviando dinero a America Latina: la cara humana de las remesas" FOMIN-BID. Bendixen & Associates, 2005.


eras direc- Primero, c6mo seguir mejorando el flujo de las
ado segin remesas hacia la region a trav6s de mecanismos
Saumenta- innovadores para la reducci6n de los costs de
i econ6mi- las transferencias y la promoci6n del ahorro me-
a America diante mAs y mejores products financieros para
do durante incentivar dichos flujos. La dispersion en el costo
nidense de es amplia en la region y una gran cantidad de re-
cursos se quedan en manos de los intermediaries,
tienen en sin llegar a los receptores y a sus comunidades.
as remesas Por su parte, los products financieros son limi-
)tra raz6n: tados. Existen algunas experiencias innovadoras
inversiones al respect. Por ejemplo, la reciente reform de la
gar la ma- seguridad social en el pais, que introdujo el siste-
de origen, ma de capitalizaci6n plena e individual o lo que
no" para la se llama cuentas de ahorro en el area provisional,
establece que tienen derecho a afiliarse a la se-
n el pais se guridad social los ciudadanos dominicanos resi-
i asociadas dentes en el exterior. Este mecanismo represent
ia escolar y una excelente ventana para el retire de miles de
ar. Algunas emigrantes cuyos suefios estan cifrados en sus tie-
n, como he- rras de origen.
e capital de El segundo tema de agenda, y no menos impor-
una mues- tante, es el aspect de la limitada informaci6n so-
e pequefias bre los flujos migratorios, de remesas y el uso que le
mesas. dan los hogares. Representa un gran desafio para
migraci6n, nuestros sistemas estadisticos darle mayor atenci6n
nplia. Para a la migraci6n y las remesas a fin de entender los
ly que inci- nexos entire migraci6n, remesas y desarrollo y el
ectos. impact en nuestras economies y comunidades.


18 GLOBAL


~raslNOMININMENERM%~ll~P


Rep.
















































Un tercer element de la agenda pendiente
tiene que ver con el reforzamiento de los vinculos
entire las remesas y las microfinanzas. Tradicio-
nalmente se ha identificado el sector de las mi-
croempresas como el mayor receptor potential
del beneficio que implican los flujos financieros
derivados de las remesas. Las experiencias son li-
mitadas y todavia hacen falta mayores analisis y
debates al respect. El Fondo Multilateral de In-
versiones del Banco Interamericano de Desarro-
1lo represent un caso de studio en este sentido.
El cuarto tema de la agenda es c6mo fortale-
cer el sentido de comunidad de los emigrantes y
mejorar sus nexos con las comunidades de origen.
La sostenibilidad de los flujos financieros deriva-
dos de las remesas depend, en gran parte, del
mantenimiento de los s6lidos nexos sociales entire
emigrantes y sus families y comunidades de ori-
gen. El hecho de que la composici6n y el volume


de la emigraci6n, asi como el perfil sociodemo-
grAfico de los emigrantes, est6n cambiando re-
presenta un reto que se deberA tomar en cuenta.
Adicionalmente, el impulso de las reforms mi-
gratorias en los paises desarrollados en los lltimos
afios estA frenando la posibilidad de aumentar
los flujos migratorios en la region. De hecho, la
integraci6n de los mercados laborales pareceria
representar un mito, a pesar de la profundizaci6n
de la apertura en la region.
Un quinto aspect de la agenda pendiente, y
que consideramos crucial, es el del desarrollo ins-
titucional. En nuestros paises todavia hay series
deficiencies en el area institutional. Cualquier
political para mejorar el impact de las remesas
en el desarrollo pasa necesariamente por fortale-
cer las instituciones. Mejorar el respeto a las leyes
y a la propiedad privada, mayor transparencia y
combat de la corrupci6n, mis y mejor regula-
ci6n y continuidad de las political piblicas. Son
muchos los casos de emigrantes que han sido vic-
timas de fraudes, lo que le ha afectado sus inver-
siones y posibilidades futuras de reinserci6n en las
comunidades de origen.
Para terminar, consideramos que la migraci6n
y las remesas hoy deben convertirse en un tema
central de la agenda public en la region, por lo
que existe una necesidad de visualizar el tema y
su impact en el desarrollo. La inclusion del tema
en las agendas p6blicas, en particular, en los ob-
jetivos de desarrollo de los paises de la region, es
crucial para impulsar las acciones que coadyuven
a mejorar el impact de las remesas en el bien-
estar de la poblaci6n, a la vez que se asegure su
sostenibilidad en el median y largo plazo.
Las political de apoyo al emigrante y el esti-
mulo del ahorro para mejorar los flujos financie-
ros derivados de las remesas y su impact en el
desarrollo de nuestros paises implicarAn mayor
coordinaci6n e integralidad de dichas political.

Texto presentado enjulio pasado en la Consulta Regio-
nal sobre la Migraci6n, las Remesas y el Desarrollo en
Am6rica Latina y el Caribe.

Temistocles Montas es secretario t6cnico de la
Presidencia de la Repiblica Dominicana.

























6*

















!
"F.t-o: c s e F i
.s .'.. .;,'. .. -,


d),',,'" "
-, .,<:~:;~
.!~~L i...,o.:. .
o..,2
;/~ ,:
-,.--,~ %..
..... %
g ,.. .'.'
!lr








Foto cotei deAF ile











1 director y jefe de ope-
raciones del Centro
Cultural y Teatro Sil-
ver, del American Film Institu-
te de Estados Unidos, afirma
que todo pais deberia tener
una organizaci6n que premie
la excelencia en el mundo del
cine porque contribute con el
desarrollo cultural y con que
haya un libre intercambio de
ideas.
Sobre un mueble de su despacho
hay una foto que corrobora lo pri-
mero que uno piensa cuando ve a
Murray Horwitz, director y jefe de
operaciones del AFI Silver, uno de
los centros mis destacados que la
entidad tiene en los Estados Uni-
dos. "Se parece a Groucho Marx".
La pose y apariencia de la foto per-
miten entrever cierta admiraci6n
del directive del American Film
Institute (AFI, www.afi.com) por el
personaje cinematogrdfico. Confor-
me pasan los minutes, su dinamis-
mo y sentido del humor confirman
una manera de ser que denota una
vinculaci6n necesaria con el trabajo
que realize.
En su despacho del Teatro y
Centro Cultural Silver, centro del
AFI del que es director y jefe de
operaciones, se anima cuando la
pregunta toca el lado human de su
trabajo. Se le percibe entusiasta de
lo que hace y creyente en la fuerza
que tienen los medios audiovisuales
para provocar cambios positives
en la gente. La instituci6n para la
que trabaja se encarga de former
a los "hacedores de peliculas", de
conservar el patrimonio filmico de
Estados Unidos, de exhibir el resul-
tado de muchas horas de rodaje y
grabaci6n, y de premier y celebrar
la excelencia en un mundo que se


presume de ficci6n, pero que es tan
real como la vida misma.

jEstudiar en el AFI garantiza el
ixito en el trabajo?
Nada es garantia de exito en este
negocio. El AFI tampoco lo garan-
tiza. Sin embargo, lo que nos distin-
gue de otros es que el conservatorio
nuestro centroo de formaci6n ubica-
do en Los Angeles) no es como una
universidad. Nos gusta trabajar con


gente vinculada a la industrial. Por
ejemplo, una director de casting
que quiere hacer producci6n o ser
director. Trabajamos con personas
que quieren dedicarse a la escritura
de guiones, a la direcci6n de arte,
a la direcci6n, a la fotografia. Pue-
de ser gente que haya estado en la
universidad o gente que no la haya
pisado.

(Hay una historic en este mun-
do del cine y la television antes
y despues del AFI?
Ciertamente, en el area de la con-
servaci6n no hay duda de que si
han cambiado las cosas. Tambi6n
en el tema del apoyo a la forma-
ci6n. Hemos sido una diferencia en
ambas facetas. Y ha sido importan-
te porque la gente se ha dado cuen-
ta de la labor de conservaci6n que
hacemos y le ha dado importancia.
El catAlogo del AFI ha marcado
una diferencia. Es posiblemente el
mAs grande del mundo. En material


de educaci6n, no puedo decir que
el AFI fuera la primera escuela que
gradua cineastas, no lo puedo ase-
gurar, pero la industrial reconoce a
nuestro conservatorio como uno de
los principles. Tiene much pres-
tigio. En material de exhibici6n, ha
tenido gran incidencia en Ilevar a
la gente products de directors del
pasado, y de otras cultures. El Fes-
tival de Cine Latinoamericano es
un buen ejemplo. Ya tiene 16 edi-


clones y el pasado afio tuvimos una
pelicula dominicana por primera
vez en nuestra historic: La maldi-
cidn del padre Cardona. Zo6 Saldafia
estuvo para presentarla. Tambien
el director. Es una manera de dar
a conocer y de crear conciencia en
Estados Unidos sobre la cultural de
America.

Tienen tambi6n cine chino,
irani, africano. EEso contribu-
ye a que los americanos conoz-
can y entiendan las cultures y
a las personas de otros luga-
res? jCree que eso estA funcio-
nando?
Siempre he dicho que tratamos de
usar la traditional fuerza del cine
para unir a la gente. Las peliculas
han servido para eso, y para cons-
truir en este pais una especie de
moneda de cultural comun. Desde
hace unos afios, por el marketing
y otros factors, y eso no me suena
muy bien, hay una tendencia a la


"No hay nadie en una universidad

hoy en dia que no haya vivido con

una pantalla."













segmentaci6n de puiblicos y habra
peliculas que no me Ileguen porque
no estan pensadas para mi segmen-
to de poblaci6n. Hay filmes para
personas que hablan espafiol, para
mujeres... Una vez me hablaron de
la musica de una pelicula y no sabia
a qu6 se referian. Cuando comenc6
a preguntar, me dijeron que no iba
a saberlo porque esa music era de
una pelicula afroamericana, lo que
escapaba a mi perfil. Yo s6 de filmes
de Spike Lee o de otros afroameri-
canos, era lo que se hacia antes y
lo veiamos. Ahora eso ha cambiado
y, en lugar de que el cine una a la
gente, tambi6n la separa en cierta
manera. Sin embargo, ello tambi6n
ha provocado que conozcamos mas
otras cultures. Yo ahora s6 mAs de
otros lugares que antes. Por ejem-
plo, posiblemente las unicas image-
nes que he visto de la gente comin
que vive en la Republica Domini-
cana son por la pelicula del padre
Cardona. Y isa es la habilidad que,
en el fondo, siempre tiene el cine de
hacer que la gente entienda otras
cultures y de uni6n. Posiblemente,
el AFI ha tenido much que ver en
eso. Junto a proyectos como el que
tenemos con las escuelas pfblicas o
la series de las 100 mejores peliculas.
Esto hace que el pfiblico eleve su ni-
vel de consideraci6n del cine como
un arte. Y hace que la gente able
sobre el cine y sus aportes.

En septiembre de 1989, duran-
te la gala del 25 aniversario, el
ex president Bush dijo que el
AFI habia "tenido un impact
inmenso en la mentalidad y el
alma de Estados Unidos".
En el nivel mas bAsico, los progra-
mas de television del AFI han sido
de una audiencia muy alta. (Y qui6n


le hubiera rendido tribute a John
Ford o a Bette Davis? O el caso de
Elizabeth Taylor. Ha estado en las
revistas de chismes, se ha dicho que
no ha trabajado much ultimamen-
te, etcetera, etcetera, etc6tera... Es-
pera un segundo: Elizabeth Taylor
es una de las principles actrices de
Estados Unidos, independientemen-
te de lo que pienses por lo que sale
en el National Enquirer, y conservar
su labor y su figure es important.


Nuestro catalogo y la labor de con-
servaci6n filmica y televisiva que
hacemos estin teniendo impact en
las diferentes generaciones, inclu-
so en los niveles mas superficiales.
Por ejemplo, la Serie AFI de los 100
afios. Habra sido todo lo controver-
tida que se quiera, pero hemos pues-
to a Estados Unidos a debatir sobre
cine, sobre actors, sobre actrices,
sobre el sentido de las peliculas...
Eso antes podia parecer algo sin
sentido, pasado de moda. jSentido,
significado, en las peliculas? jDe
que estds hablando? Pero si la gen-
te se da cuenta de que influye en la
vida de las personas. Hace un tiem-
po quiza se hablaba de John Ford
tres minutes en un telecast. Ahora
ves documentales de dos horas que
repasan la vida y trabajo de Ha-
rrison Ford, por ejemplo... Estados
Unidos se ha dado cuenta de que
esto es important.


;Y qu6 me dice del impact
econ6mico de lo que hacen?
La industrial del cine ha contribuido
econ6micamente al desarrollo de
Estados Unidos de manera muy im-
portante y cuando ves los directors
de cine... Cada studio tiene gente
que ha pasado por el AFI. En nues-
tro Consejo estan Steven Spielberg,
Kathleen Kennedy... Time War-
ner, la Motion Picture Association
... tienen un asiento en el Consejo.


Y esa gene se sienta alrededor de
una mesa en el AFI para hablar de
temas como la pirateria, la libertad
de expresi6n. Este es una especie de
lugar neutral al que todos pueden
acudir, desde instituciones acad6-
micas hasta grandes studios. Pero,
ademAs de eso, cuanto mas capaz
seas de premier la excelencia, mejor
es para el desarrollo de la industrial
y tambi6n para su lado commercial.
Ayudamos a fijar estAndares de ca-
lidad, nos centramos en diferenciar
lo que es bueno de lo que no.

8Es possible un AFI en otro lu-
gar que no sea Estados Unidos
o un pais desarrollado, en un
pais pequefio?
Hasta donde yo s6 hay una indus-
tria del cine en la Repfiblica Do-
minicana, o al menos actividad.
Hablan de formaci6n professional
para los cineastas del future, de


22 GLOBAL


"Cuanto ma's capaz seas de

premier la excelencia, mejor es

para el desarrollo de la industrial y

tambien para su lado commercial "













formaci6n en medios de comuni-
caci6n. Creo que es bueno, para
tener estAndares de calidad, inten-
tar que exista una organizaci6n
que se pueda centrar en reconocer
y premier la excelencia. La gente
necesita premier lo excelente y, en
ese sentido, creo que todo pals de-
beria tener algo asi que lo haga en
el mundo del cine. Contribuye con
el desarrollo cultural, a que veamos
lo que ocurre en el mundo, y a que
haya un libre intercambio de ideas.

jEl cine puede ayudar a luchar
contra la pobreza en los paises
en desarrollo?
Interesante. La respuesta es si. En
nuestra conferencia international
sobre cine documental, en una de
las sesiones plenarias, hubo una
ponencia del Banco Mundial. La
gente estaba asustada, sorprendida,
pero en esa sala gente de paises de-
sarrollados y en vias de desarrollo
dijo que ya estaba bien y que ha-
bia que reconocer que el cine y la
television pueden hacer much por
cambiar la conciencia de la gente
sobre las circunstancias. Las peli-
culas hablan de la vida. Crash (di-
rigida por Paul Haggis y ganadora
de tres Oscars, incluido el de mejor
pelicula), por ejemplo, habla de ra-
cismo, de trtfico de personas, de
migraciones, y gan6 en los premios
de la Academia. Si hace un tiempo
nos decian eso, hubi6ramos pensado
que era una cosa de locos. El men-
saje llega a las personas. Y no creo
que esto se deba a un cambio, a
algo de estos tiempos. Creo que eso
siempre ha estado ahi, en la vida de
las personas. Los filmes tienen men-
saje. Incluso los musicales. Hay gen-
te que se queda en lo bonito que es,
en lo linda que es tal o cual canci6n.


El American Film Institute es un institute national que provee liderazgo
en educaci6n y reconocimiento a la excelencia en el arte del cine, la tele-
visi6n y los medics digitales. Trabaja con todo aquello que tiene reflejo en
una pantalla, que puede ser de una ipod, una television plasma, un cellular,
un videojuego, basAndose en la certeza de que la pantalla es el principal
medio de canalizar ideas y otros contenidos en el mundo de hoy.
No tiene fines de lucro y no es commercial. Trabaja con el cine como un
arte, y eso implica una labor educativa a trav6s de su conservatorio, que
posiblemente es el centro que mas directors y especialistas gradfia en
todos los Estados Unidos.
Comenz6 en Washington, en 1967, con la idea de dedicarse a la con-
servaci6n cinematografica y a la educaci6n. Pero pronto lleg6 la labor de
exhibici6n. Se traslad6 a Los Angeles a finales de los ochenta por la in-
fluencia de los studios cinematograficos para la labor que hacia el con-
servatorio. Pero el program de exhibici6n, que es muy extenso, se qued6
en la capital norteamericana.
En 1997 se estableci6 en el Silver Theatre and Cultural Center de Ma-
ryland, un local de 1938 que habilit6 el gobierno de la ciudad exclusiva-
mente para ello. Se trat6 de una inversion de 25 millones de d6lares para
el Silver y para otros teatros, y todos tienen los mejores equipos, incluidos
los digitales. Cuenta con tecnologia de punta para la producci6n de pro-
gramas, tanto de radio como de television (Discovery Channel ha hecho
algunas producciones en estas instalaciones).


Pero Oklahoma (Rouben Mamou-
lian, 1943, con la composici6n de
Richard Rodgers y letras de Oscar
Hammerstein II), uno de los gran-
des musicales de la historic, es sobre
la naturaleza humana. Casablanca
habla de la guerra, de la integridad
public y personal. Y de eso siempre
se ha dado cuenta la gente.

Ustedes tienen un program
educativo en las escuelas a par-
tir del cine. jDe qu6 se trata?
El program se llama K-12 y lo de-
sarrolla nuestro Screen Education
Center. Capacitamos a los profeso-
res en el vocabulario del cine para
que luego puedan hablar con sus
alumnos sobre ello. Lo usan como


una herramienta pedag6gica y se
ha visto que aumenta el nivel de
los nifios en matemAticas, partici-
paci6n escolar, en su capacidad de
leer. Tener una cAmara en las ma-
nos les da un compromise diferente.
El 89% de la gente recibe su infor-
maci6n a trav6s de una pantalla y,
en este siglo, las consecuencias de
no entender de edici6n, de estruc-
turas, etcetera, puede ser un pro-
blema. Hablamos de alfabetizaci6n
mediatica. No se trata solo de ha-
cerlos consumidores de products
de pantalla, sino de que entiendan
lo que hay detrAs de todo eso. No
hay nadie en una universidad hoy
en dia que no haya vivido con una
pantalla.


Arl en vocas valabras






























































I__
1 I
I I
I -r I I I I
1 I
I
I I I I I
I I 1 I ,
I I I I Li;F~ 9~sl I Irr I
III
I I I I
I -- ~ I .~Y~CEPI~;I~LIIIIPI I'K` I IWLbr I
I II~BWV~L lsl f ~AL~SY ~C~ J~~ f ~ppllr I
I r-IIIIIjPIlI I Ib~PIYBICI~ t Iaa I
I ~-rsr~p 1~ I I ~- r ~W~L I
i I I- ~-------~I- ICI 1 1111. I) ne I
I II~1C IIIAE I I --"I~ I II'Y~LII_~CIE~i.F~ ~- I
I ar' I ~l~s~-~T~e~E~lls~l~5~~ `~ I Ill~C ~~I~4A1I)~ 15 1
I
I YI- I ~ I I
I I ,,,,
I I, ~ T.~s~-~a~ 1 I I
I IP I i I ~Lilsal~'un\ ~ LI I ~sD~; 8' I
I -r I~~ U I 1191RliEF3\ \ I I IsD~Y~U~. 1~ I
I I 1 I
1 ~ IP I II I `3 I IIlI I I
I I I I
I I a ~FIW I ~1 II I
I I I I
I I O f I
I i I I
I iY -1 I I'- .ja~ll9k's~BulllllL111 ; I
I I I I
I I I I
I~ ~ I~ I~------------- -- ------------ ------- --- I
I II I I bI I
I r IA 3 I WI I
I I II II II I
I I
I I
"-


GLOBAL


El cine en el punto de mira



Detrds de la mera producci6n de peliculas hay toda una industrial que, ademas de


contribuir al desarrollo econ6mico de un pais, hace un aporte social, cultural, e, incluso,

democritico. El cine latinoamericano (y el dominicano), con sus desafios y posibilidades,


est8 en el punto de mira.


~c-
Fe


c :
"
"; :1
:



''

.s.
-~



~


.,-;1~'
-:--I
~~-
c- -


~~,~5~c2-


nr-:





































'I,


~v T ~ .. ~, ~ '~i(~ ,:



~8-fd a m* 4L" Li ':


En America Latina, la distribuci6n y exhibici6n de peliculas de factura dom6stica es aun,
desafortunadamente, un reto. En muy contadas ocasiones la mayoria de los filmes locales tienen
la oportunidad de una publicidad boca a boca antes de ser puestos a un lado para dar paso a
los estrenos de Hollywood. Algunos paises ya estln tratando este problema.


os incentives con respaldo
estatal y several medidas
de protecci6n han fomen-
tado un gran numero de peliculas
en Latinoamrrica, especialmente
en Brasil y Argentina. De hecho,
las reforzadas leyes de cine en
Chile, Colombia y Venezuela han
estimulado un aumento de la pro-
ducci6n local.
El Institute de Cine de Argenti-
na (INCAA) acaba de anunciar una
series de nuevas medidas para ayu-


dar a que las peliculas nacionales
obtengan un period de exhibici6n
adecuado. Estas medidas incluyen
un sistema de cuotas de exhibici6n
mis riguroso -con efectividad a
partir del 1 de septiembre de 2006-,
el cual obliga a los expositores a ex-
hibir al menos una pelicula local
cada cuatrimestre, sobre la base de
la cantidad de pantallas de cada
cine. Por ejemplo, un cine multiple
de seis salas debe exhibir seis peli-
culas nacionales por cuatrimestre.


Ademds, el INCAA garantiza dos
semanas de tiempo de proyecci6n
para los filmes argentinos. "Esto le
da a las peliculas locales la oportu-
nidad de publicitarse boca a boca.
De lo contrario, los expositores las
sacan si no obtienen las ganancias
minimas por taquilla requeridas
para mantenerse en exhibici6n",
explica el director venezolano Ale-
jandro Saderman, resident en Ar-
gentina, donde acaba de estrenar su
docudrama El iltimo bandoneon.


26 GLOBAL












Actualmente Venezuela tiene la
inica empresa estatal de distribu-
ci6n de Latinoamerica, Amazonia
Films. "Esperamos aprender de los
errors de la desaparecida agencia
de distribuci6n y producci6n de
Brasil Embrafilme, que era maneja-
da por el Estado", dice el president
de Amazonia, Juan Carlos Losada.
Venezuela tambien estA cons-
truyendo un circuit de 24 cines di-
gitales. Su institute de cine, CNAC,
supervise un creciente flujo de fon-
dos para la industrial cinematogrA-
fica que se obtienen del Gobierno y
de contribuciones impositivas obli-
gatorias de todos los sectors de la
industrial audiovisual.



En Latinoamerica las medidas de
protecci6n son pAlidas, en compa-
raci6n con las de Francia e Italia,
destaca Saderman. "Sin ellas no
tendriamos ninguna posibilidad
frente a Hollywood", dice. Has-
ta los cineastas individuals estin
abordando el problema con su pro-
pio y duramente ganado dinero. El
director, escritor y productor argen-
tino Daniel Burman, cuyo drama
acerca de un padre y un hijo, Ley de
familiar, ha sido un 6xito tanto local
como international, esta invirtien-
do en un circuit de salas de cine
en Argentina. Se asoci6 con la dis-
tribuidora y productora espafiola
Wandavision para construir various
complejos pequefios de salas de
cine en Buenos Aires, comenzando
con una triple que abrir en marzo
de 2007. "La producci6n no ha sido
problema en Argentina, pero la ex-
hibici6n lo sigue siendo", dice, agre-
gando que muchas salas de cine en
Buenos Aires han cerrado. Cierta-
mente, con excepci6n de M6xico,


Un 6xito de taquilla, la pelicula mexicana El crime del Padre Amaro. Izquierda, los actors
Carlos Molina y Mia Maestro durante la filmaci6n de la pelicula de Jonathan Jakubowicz Secuestro
express.


la region en su mayoria esta gran-
demente mal servida en cuanto a
salas de cine.
En Brasil, Rain Networks esti
dirigiendo la digitalizaci6n de las
salas de cine del pais y de otros lu-
gares. Con oficinas en Sio Paulo,
Rio de Janeiro, New York y Lon-
dres, la compafiia transmite peli-
culas en format digital via satelite
a mis de 106 salas de cine en Bra-
sil, 14 en Estados Unidos y una en
Gran Bretafia.
"El cine digital es una gran so-
luci6n para el problema de la dis-
tribuci6n, ya que permit mejores
reserves con una baja inversion
previa, disminuyendo de esta ma-
nera el riesgo de los distribuidores y
permitiendole a los expositores ser
parte de la primera vuelta", indica
la empresa.

-1:.. : en I s, . :
Se ha comprobado una y otra vez
que cuando una pelicula local hace
conexi6n con su audiencia national,


el resultado es oro en taquilla. No
sorprende que los mas grandes de
Hollywood est6n participando en la
funci6n, bien sea como productores
o como distribuidores, o ambos.
La primera pelicula chilena de
Fox Warner, El rey de los huevones
(The King of diots), ha estado en pri-
mer lugar por tres semanas desde
su estreno el 31 de agosto. Drama y
comedia, obtuvo el record de todos
los tiempos para una pelicula chile-
na en su primer fin de semana, con
mAs de 95,000 taquillas vendidas y
un 60% de participaci6n del mer-
cado. En su segundo fin de sema-
na su participaci6n baj6 a un mero
50% del mercado.
En Brasil, los distribuidores de
Hollywood estan obligados por ley
a invertir en el cine local, por lo que
han estrenado una buena cantidad
de peliculas locales, algunas de ellas
con rotundo exito, como Carandinr,
de Columbia TriStar, que rompi6
records en 2003, y Two Sons ofFran-
cisco, del pasado afio. Sin embargo,































M-17.1 C71I
MXNKI


I.,


los grandes se han ido obviamente
por los filmes "complace-multitu-
des", mientras las producciones pe-
quefias languidecen sin estrenar o
con exhibiciones limitadas.
En M6xico, el sello de Disney,
Miravista, junto a Columbia TriS-
tar y Warner Bros., ha comenzado
a presentar sus primeras peliculas
locales desde que lanzaron sus em-
presas productoras. La primera en


salir fue Warner Bros., con Efectos
secundarios, que se convirti6 en la
segunda pelicula mexicana mis ta-
quillera del afio hasta la fecha. Es
muy dificil que le sobrepase al 6xi-
to mas grande del afio, la pelicula
de dibujos animados de Videoci-
ne Una pelicula de huevos, que gan6
12.8 millones de d6lares. Debido a
sus amplios recursos de marketing
y distribuci6n, estos "puestos de
avanzada" de los studios disfrutan
de ventajas que deberian ayudar a
la industrial cinematogrAfica local.

Caida
La asistencia a peliculas domesticas
ha menguado en los ultimos afios
en Latinoamerica, con M6xico re-
portando una caida abismal de un
25%. La participaci6n en taquilla
de peliculas locales baj6 en Argen-
tina un 4.2% en la primera mitad
de este afio, en comparaci6n con
el promedio de 6%-7% de los afios
anteriores. Brasil afin no ha vuelto
a subir a sus cifras de 2003, cuan-
do la pelicula Carandiru, de H6c-


tor Babenco, llev6 la participaci6n
del mercado local a un 21%, con
22 millones de taquillas vendidas.
Desde entonces, la asistencia a las
peliculas locales en Brasil se redujo
a 16 millones en 2004 y a 11 millo-
nes en 2005.
Mas cineastas de la region es-
tdn esforzindose en hacer pelicu-
las mis comerciales. Los chilenos
respondieron con entusiasmo al
primer musical local, Rojo, la pe-
licula. Cuando un film local toca
hibilmente temas controversiales y
enciende un debate national, inva-
riablemente gana en taquilla, como
en 2002 lo hizo en M6xico el dra-
ma de un sacerdote en el El crime
del Padre Amaro, de Carlos Carrera,
y el afio pasado en Venezuela el
drama Secuestro express, deJonathan
Jakubowicz. Ambas peliculas pro-
vocaron la ira de las autoridades
y la consiguiente publicidad (gra-
tuita), que lo que hizo precisamen-
te fue que mas personas fueran a
verlas. Crimen se anot6 una ganan-
cia record de todos los tiempos de


28 GLOBAL


IF Cr


SHOKI w tu W I i M P 0 0 o I i0 0 t0 3. 0 M RW t.












16.5 millones de pesos en M6xico,
mientras que Secuestro fue nufmero
uno durante siete semanas y logr6
el record de 1.2 millones de espec-
tadores. Ambos filmes atrajeron
personas que nunca habian ido a
un cine en toda su vida.
En Colombia, un drama de se-
mificci6n sobre una situaci6n real
que afn sigue provocando titula-
res ha triunfado en taquilla. Soniar
no cuesta nada se ha aduefiado de la
audiencia desde su estreno el 11 de
agosto, atrayendo a un mill6n de
espectadores hasta el moment del
cierre de esta edici6n. La pelicula le
sigue la pista a un regimiento de sol-
dados colombianos que se tropieza
con un botin dejado por la guerrilla
de las FARC. En vez de devolver los
46 millones de pesos, decide gas-
tarlos. "Con 6xitos asi esperamos
hacer que los colombianos vuelvan
al hAbito de ver sus propias pelicu-
las", dijo Carlos Llano, jefe de la
distribuidora de peliculas Cine Co-
lombia. El numero de estrenos loca-
les en Colombia ha aumentado a un
promedio de siete u ocho, subiendo
de una media abismal de dos hace
s6lo cinco afios. El 6xito mAs gran-
de de taquilla de todos los tiempos
en Colombia sigue siendo la come-
dia de Sergio Cabrera de 1993 La
estrategia del caracol, la cual atrajo a
1.6 millones de espectadores.
Tal y como Hollywood ya descu-
bri6, los beneficios de una industrial
bien aceitada de marketing, distri-
buci6n y exhibici6n no significant
nada cuando una pelicula fracasa
en conectar de alguna manera con
su audiencia. Las peliculas malas
pueden abrir bien, gracias al ope-
rativo de mercadeo que les precede,
pero a menos que hagan clic, los ni-
veles de audiencia a menudo caen


* FITU1. .IT INA iI I r


Parte del elenco de la pelicula Soinarno cuesta nada, del director colombiano Rodrigo Triana, junto
con la primera dama de Colombia, Lina Maria Moreno.


en mis de un 50% para el siguiente
fin de semana. El afio pasado los
niveles de taquilla mundial se des-
plomaron en todo el mundo, pero
no debido a "distracciones" como el
ipod, los videojuegos o simplemente
un buen clima. La caida se debi6 a
un simple hecho: peliculas medio-
cres. Este afio se esta invirtiendo la
tendencia con obras mas fuertes.
Algunos productores latinos sa-
ben que necesitan mas que respaldo
estatal para lograr que la gente vea
sus peliculas. "Para ser honestos,
no muchas peliculas en Argentina
han conectado con su audiencia",
admit Burman. La norma ha sido
peliculas vagas y sin prop6sito, fi-
nanciadas por el Estado. Ahora,
hasta los cineastas amateurs de pe-
liculas de bajo costo como Burman,
Pablo Trapero e Israel Adrian Cae-
tano, estAn explorando facturas
mAs comerciales.
Damidn Szifron, de Argenti-
na, quien impuso su marca pri-
meramente con el 6xito de TV Los
simuladores, estA incursionando en
peliculas de g6nero, y esta teniendo
ixito. Su comedia de acci6n Tiempo
de valientes fue un 6xito de taquilla
en 2005. En octubre, la productora
mexicana Lemon Films espera gol-


pear el nirvana de la taquilla con
una pelicula de terror, Kin. 31. En
Chile, Jorge Olguin ha incursado
con 6xito dos veces en este gene-
ro, con Angel negro y Sangre eterna. El
director mexicano Guillermo del
Toro (Pan's I .. -,.' '.. tambi6n subi6
a bordo para coproducir el pr6ximo
film de terror de Olguin, The Call of
the Sea (Caleuche: n la llamada del mar),
protagonizada por Leonor Varela.
En definitive, la calidad de una
pelicula determinara su distribu-
ci6n y su exhibici6n. Si es buena,
los comentarios de boca en boca
le darAn su propia vida. Pero, por
supuesto, una I-l.. i.', ayuda de
algunos amigos en altas posiciones
puede contribuir much.

Anna Marie de la Fuente es la es-
critora jefe para America Latina de la
revista Variety. Radicada en Los An-
geles, comenzo su carrera en el pe-
riodismo mientras vivia en Madrid.
Fue jefa de la agencia en Espania para
el Hollywood Reporter y corresponsal
en Latinoambrica de la revista de cine
londinense Screen International. Ha es-
crito extensamente sobre la industrial
del entretenimiento en medios como
Los Angeles Times, Variety Deal Memo,
Billboard y Broadcast.




S*onzal Castellan


El cine como una

estrategia de convivencia.
El papel del Estado
La promoci6n de la industrial cinematogrdfica national re :1-t1: una eficiente inversi6n
desde donde se mire: buena inversion para una mirada cultural diverse y para la
convivencia, pero a la vez buena inversi6n en el ambito econ6mico ante la potencialidad
de atraer proyectos extranjeros en coproducciones con paises que cuentan ya con
instruments de promoci6n.














os paises latinoamerica-
nos comparten una comnrn
aspiraci6n por consolidar
regimenes democrAticos que con-
creten un espacio infranqueable de
respeto de los derechos humans,
que consoliden postulados de mis
equitativa distribuci6n de la riqueza
frente a la exacerbaci6n de las con-
tradicciones del mercado y de supe-
raci6n de las desigualdades sociales
generadas por la exclusion al inte-
rior de las colectividades nacionales
y de 6stas frente al sistema global.
En esta mirada contemporanea
frente a los grandes compromises
humanitarios, la cultural dej6 de
ser, por fortune, un asunto de in-
telectuales, de las artes del rena-
cimiento o de las cosas antiguas o
monumentales.
Alli, en el espacio cultural, se
entretejen relaciones con la educa-
ci6n, con la resoluci6n pacifica de
conflicts, con la promoci6n del
desarrollo human en respuesta a
un context de inequidad social y
econ6mica que sitfla a mas de la
mitad de la poblaci6n latinoameri-
cana en lines de medici6n tecnica
de la pobreza.
Ante este panorama social de
inmensa complejidad, la cultural y
la multiculturalidad han pasado a
ocupar un lugar principal; casi sin
excepci6n, las constituciones nacio-
nales consagran en la actualidad
que la cultural es fuente esencial
de una nacionalidad que acepta
la pluralidad de sus origenes, en
forma que recrea una asociaci6n
profunda entire el sentido de nacio-
nalidad y el de los origenes y el de-
venir cultural.
El vinculo de la colectividad con
su patrimonio material, con sus mo-
numentos y sitios hist6ricos, con sus


comunidades ancestrales, con las
fiestas tradicionales, con la gastro-
nomia regional, con sus lenguas au-
t6ctonas, con su medicine atavica,
con sus referentes simb6licos, con
la manera de interpreter el mundo,
contar y crear histories propias y
ajenas a trav6s de la literature y el
cine, el entendimiento del lenguaje
urban, la posibilidad de acceder de
modo racional a las artes y a la cul-
tura universal y la viabilidad de ser
consumidor o creador de cualquie-
ra de esas expresiones, es un hecho
que determine en buena media la
sensaci6n animica de sentirse o no
miembro de una naci6n y de estar
en disposici6n de defenderla.
Con inmensa vision, Joseph
Brodsky describe ese valor social
de la cultural: "No me preocupa
realmente la cultural, ni el destiny
de algunos poetas grandes o no tan
grandes. Lo que inquieta es que el
hombre, incapaz de articular, de
expresarse adecuadamente, se lan-
za a la acci6n. Puesto que el voca-
bulario de la acci6n estA limitado,
por decirlo asi, a su cuerpo, se ve
llevado a actuar violentamente,
ampliando su vocabulario con un
arma, cuando una palabra habria
sido suficiente".

Valor supremo
Precisamente alli, en el recono-
cimiento de la multiculturalidad
como un valor supremo, como fuen-
te de la convivencia y como manda-
to a la vez dirigido a que el Estado
garantice que las diversas formas de
ver el mundo tengan espacio, se en-
cuentra un element normativo que
faculta y determine que las legis-
laciones nacionales articulen siste-
mas de incentive econ6mico y, por
qu6 no, de tratamiento preferencial


para el impulse de la creaci6n, la
gesti6n y el consume cultural.
Pero tambi6n en las transaccio-
nes de derechos, bienes y servicios
culturales se produce efectos eco-
n6micos de profundo impact: el
aporte de las industries culturales al
PIB de los Estados Unidos de Nor-
teamerica, segin studios del Con-
venio Andr6s Bello, fue en 2001 de
791.2 miles de millones de d6lares,
lo que signific6 el 7.8 % del PIB; sus
exportaciones de bienes culturales
abarcan cerca del 83% de las con-
tinentales.
El promedio de participaci6n de
las industries culturales cinee, ac-
tividades editoriales y grAficas) en
el PIB del Mercosur esti en 4.5% y
en la region andina y Chile en un
2.5%, lo que incorpora a industries
del entretenimiento, el turismo cul-
tural a sitios hist6ricos y ambien-
tales, el comercio de la propiedad
intellectual, asi como las patentes de
insignias y medicines tradicionales
de creciente interns para empre-
sas transnacionales. En Colombia,
como ejemplo que parece signifi-
cativo, en los afios corridos de este
siglo las ventas editoriales han













superado las exportaciones tradicio-
nales de cafe, al paso que las indus-
trias editoriales y cinematogrificas
de M6xico, Brasil o Argentina, o el
turismo cultural a sitios arqueol6gi-
cos en el Perui, son ejemplos desea-
bles de contribuci6n sectorial a las
cuentas nacionales.

Particularidades
La imagen no es s61o figure, color y
luz, sino, en esencia, una forma que
se define como visible en un contex-
to cultural.
Si un solo pais, o una sola ten-
dencia, copara los espacios de la
producci6n y la comunicaci6n, ha-
bria una sola fuente desde la cual
fluirian de manera unificada y uni-
forme las ideas, los imaginarios y
los sentidos estrat6gicos de ese pais
productor.
La producci6n, la distribuci6n y
la exhibici6n se abstraen de la ac-
tividad cinematogrdfica, como los
sectors o eslabones que integran
la cadena de elaboraci6n y divulga-
ci6n de una pelicula.
Entre esos grandes sectors se
vierten multiples actividades, bie-
nes y servicios (creaciones literarias,
guiones, musica, ideas, insumos,
process t6cnicos, cr6ditos, finan-
ciaciones, contratos, derechos de
autor, servicios de intermediaci6n,
industries del entretenimiento, in-
dustrias conexas de edici6n, proce-
samiento, posproducci6n, sonido,
elements culturales, ideol6gicos
o comerciales), y cada uno de esos
components particulares, y cada
moment de la cadena, existe y se
define por todos los demis en una
relaci6n reciproca.
Finalmente, la obra terminada
y divulgada por cualquier medio
o format se enfrenta en ese mo-


mento a la apreciaci6n sensible, al
encantamiento, al diAlogo cultural
con el espectador, lo que en cierta
forma imposibilita precisar si 6ste
es en realidad el final del process o
apenas su comienzo.
Se trata de una series de etapas
con caracteristicas estructurales que,
en realidad, resultan similares en
paises latinoamericanos y europeos.
En el process de producci6n
de una pelicula convergen factors
complejos, en esencia de naturale-
za econ6mica: la baja capacidad de
producer en escala grupos de pelicu-
las que disminuyan costs; los altos
capitals de riesgo involucrados y la
limitada expectativa de obtenci6n
de utilidades; el precario acceso al
cr6dito del sector financiero exigen-
te de gruesas garantias e intereses;
la dificil atracci6n de inversion ex-
tranjera para coproducciones, todo
lo cual se dificulta o se simplifica en
proporci6n a los tiempos de rodaje,
a la calidad de los process t6cnicos
usados, a los costs en contenidos
de la pelicula y, en general, a la de-


cisi6n de hacer una pelicula de alto,
median o bajo presupuesto y de la
estimaci6n de pfiblico potential.
Del mismo modo, la ruta de ela-
boraci6n del filme genera una cas-
cada de impuestos, de inversiones
y gastos (adquisici6n de insumos,
bienes y servicios, autorias, compra
o alquiler de equipos, arriendos, lo-
caciones, pago de servicios actora-
les o t6cnicos).
El costo en contenidos y proce-
sos de las peliculas nacionales, aun-
que oneroso en el ambito interno,
se situia muy por debajo de peliculas
extranjeras que llegan a los mismos
espacios y ventanas de divulga-
ci6n tras ser producidas con costs
abrumadoramente superiores y con
enorme poder de distribuci6n, lo
que en principio genera una dificil
competencia.
Ninguna pelicula suele por si
misma captar la atenci6n del pu-
blico. Es necesario invertir en cam-
pafias publicitarias y seleccionar su
imagen, negociar los circuitos de
exhibici6n mas ajustados al tipo de


32 GLOBAL













obra, definir el nimero de copias y
escoger los materials complemen-
tarios de promoci6n, con costs
cuya realizaci6n pueden determi-
nar el ixito commercial.

Cine extranjero
El cine extranjero, en su mayoria
producido en Estados Unidos, tie-
ne capacidad para copar cerca de
un 90% de los espacios y las venta-
nas de comercializaci6n, por lo que
dentro de una legitima expresi6n
commercial la infraestructura de ex-
hibici6n y transmisi6n, al igual que
los servicios de distribuci6n, son
adaptables a las exigencias de esa
oferta.
La reducida producci6n nacio-
nal, la limitaci6n de muchos de sus
contenidos a un mercado potential
esencialmente domestico, sumado a
los escasos alicientes de orden eco-
n6mico, hacen poco atractivo para
las grandes empresas distribuidoras
-majors- acoger las nuevas obras
locales en su portfolio de oferta.
Tampoco abundan los interme-
diarios alternos en el context lo-
cal, pues ese reducido tamafio de
la producci6n no hace atractiva,
ni viable, la creaci6n de empresas
distribuidoras especializadas en ese
tipo de product.
Estas estructuralidades determi-
nan que muchos paises contemplen
formas de promoci6n del espacio
audiovisual a trav6s de subsidies y
medidas para incrementar la pro-
ducci6n national, y para apoyar
la distribuci6n y divulgaci6n de los
contenidos locales en territories na-
cionales y extranjeros.
Las producciones locales de
paises de important desarrollo ci-
nematogrifico como Francia (240
largometrajes estrenados en 2005),


Espafia (142) o Brasil (46), cuentan
con apoyos estatales en un porcen-
taje que ronda el 50% del costo
medio de elaboraci6n y promoci6n,
lo que mejora los costs de conteni-
dos, ayudas que se acompafian con
cuotas o imposiciones de emisi6n o
proyecci6n en medios televisivos o
abiertos al piblico.
La referencia tambiin es aplica-
ble en Colombia, en donde con la
Ley de incentives dictada en 2003
se pas6 de dos producciones por aiio
a cerca de 10 anuales desde enton-
ces, con notable 6xito en la taquilla
internal, habiendose recibido por to-
das ellas apoyos director y no reem-
bolsables del fondo creado para el
efecto, incentives del Ministerio de
Cultura y apoyos de inversionistas
privados con base en incentives tri-
butarios, que superaron en algunos


casos el 60% de los costs de pro-
ducci6n de cada largometraje.
Pero el asunto fue "redondo": ese
nfmero creciente de peliculas con
presupuestos promedio de un mi-
116n de d6lares atrajo alta inversi6n
extranjera por coproduccion y gene-
r6 pagos de impuestos al valor agre-
gado, de renta en bienes, servicios
y taquilla, y gener6 pagos por em-
pleos t6cnicos y artisticos superiores
a lo que el Estado dej6 de recibir en
virtud de los incentives dados.
El process que empieza a reco-
rrer la Repfiblica Dominicana ante
el serio y consecuente interns gu-
bernamental de promover la cine-
matografia national puede resultar
una eficiente inversi6n desde done
se mire: buena inversion para una
mirada cultural diverse, buena in-
versi6n para la convivencia, pero
a la vez buena inversion en el Am-
bito econ6mico ante la potenciali-
dad de atraer inversion extranjera
en coproducciones con paises que
cuentan ya con instruments de
promoci6n econ6mica activos, para
hacer crecer una industrial altamen-
te demandante de bienes y servicios
t&cnicos y calificados, para promo-
ver este pais privilegiado como un
scenario que a todos los vecinos
interest.

Gonzalo Castellanos Valenzuela es
abogado, especialista en Gesti6n Pd-
blica e Instituciones Administrativas.
Asesor y autor de proyectos culturales
en Colombia como la Ley de Cine, la
regulaci6n del patrimonio arqueol6-
gico y subacuatico y del patrimonio
material e inmaterial y de incentives
econ6micos a la cultural, es consultor
de cine en la Repiblica Dominicana.
Es autor de varies libros y columnist
sobre temas culturales y de opinion.
























Mientras la Republica Dominicana toma cada vez mas cuerpo como scenario de
producciones extranjeras, los dominicanos siguen estrenando peliculas con mayor o
menor 6xito. Una industrial en auge, que cuenta con el apoyo del Gobierno pero que ani
tiene muchos flancos por desarrollar.













obre la mesa, en la oficina
de la Direcci6n Nacional de
Cine (DINAC), se agolpan los
guiones y proyectos. Son muchas
las personas que nos llaman y nos
visitan para pedirnos opinion acer-
ca de lo que han escrito y de c6mo
hacer realidad el suefio de plasmar
aquellas histories en la pantalla.
Algunos de estos trabajos, pese
al entusiasmo de sus autores, no
poseen la suficiente calidad como
para dejar de ser letra impresa y
transformarse en imagenes.
Otros, por el contrario, nos sor-
prenden y emocionan. De aquellas
paginas pudiera surgir la mAs emo-
cionante de las peliculas. Parado-
jicamente, muchas de las mejores
histories nunca llegan a realizarse
por falta de dinero, mientras que
otras, carentes de interns, encuen-
tran financiamiento con facilidad.
GC6mo solucionar estos proble-
mas? GC6mo hacer para que nues-
tros j6venes con talent puedan
Ilegar a colocarse tras las cimaras
y darnos en imagenes su vision del
mundo que les rodea?
La Secretaria de Estado de Cul-
tura, siguiendo el marcado interns
de nuestro Gobierno por desarro-
llar la industrial cinematogrifica, ha
empezado a dar los pasos correctos
en esa direcci6n.
Por lo pronto, ya nos hemos in-
tegrado al program Ibermedia.
Ahora somos el pais nimero 15 en
pertenecer a tan important orga-
nizacion.
Dentro ya de esta instancia y dos
veces al afio, la Repuiblica Domini-
cana presentard proyectos que, de
ser aprobados, recibirAn un apoyo
econ6mico para su materializaci6n,
pudiendo, ademas, trabajar en r6gi-
men de coproducci6n con otros pai-


Pagina izquierda y arriba, fotos del rodaje de The Lost City, Santo Domingo, 2004. Fotos: Fernando
Calzada (c) Producciones Cineson.


ses afiliados a este program, lo que
garantizarA no s61o el trabajo con
actors, directors y t6cnicos espe-
cializados, sino, ademis, una difu-
si6n infinitamente mayor ya que, en
cada pais coproductor, la cinta sera
considerada como national, lo que
facility su exhibici6n.
La DINAC participara tambi6n
en las reuniones de la Conferencia
de Autoridades CinematogrAficas
Iberoamericanas (CACI), que suelen
celebrarse a continuaci6n de las de
Ibermedia.
Todos estos programs y otros
muchos a los que nos iremos afilian-
do iran fortaleciendo paso a paso la
incipiente industrial local.



Pero, antes que nada, la Repfiblica
Dominicana necesita contar con
una ley que rija en material del cine
y para eso se esta laborando desde
hace un buen tiempo.
La Secretaria de Cultura con-
voc6 a una series de reuniones en


las que estuvieron presents repre-
sentantes de todas las ramas del
Septimo Arte y, despu6s de mu-
chos anteproyectos, sugerencias y
discusiones, se lleg6 al consenso
de que el mejor modelo a seguir
en cuanto a leyes se referia era el
colombiano, director y claro en su
exposici6n. Adaptar esa ley a nues-
tra tierra con las modificaciones
que fueran necesarias seria lo mis
convenient.
Complaciendo a nuestros ci-
neastas, se invit6 a venir al pais al
doctor Gonzalo Castellanos, quien
habia sido el artifice de la norma-
tiva colombiana. Castellanos con-
voc6 a productores, distribuidores,
exhibidores y educadores en varias
reuniones por separado, en las que
fue escuchando las preocupaciones
de cada rama del sector. En el mo-
mento de escribir estas lines estd
viajando nuevamente a la Repi-
blica Dominicana para mostrarnos
los avances en su trabajo y reunirse
una vez mis con los cineastas que













han participado en la elaboraci6n
del anteproyecto.
Ademas, una series de institucio-
nes como Funglode se han preocu-
pado en ir destacando la educaci6n
cinematografica.
Tambi&n contamos en Santo
Domingo con una escuela de cine
en la Universidad Aut6noma y con
alguna que otra instituci6n privada
como la que dirige Giovanni Cue-
vas, que imparte cursos y talleres
sobre la material.
La escuela de Altos de Cl. .i!,
en La Romana y centros culturales
como el de Espafia han colaborado
muchisimo con la difusi6n del buen
cine y han ofrecido excelentes cursos
de producci6n, gui6n, disefio de ves-
tuario, direcci6n artistic, etctera.
La Cinemateca Nacional, que
ha experimentado un auge tremen-
do en los iltimos dos aiios, ha reci-
bido un gran apoyo de la mayoria
de las embajadas radicadas en el
pais, ofreciendo ciclos de enorme
calidad con peliculas quejamas Ile-
gan a nuestras salas comerciales.
Este mismo apoyo lo han reci-
bido tambi6n los diversos festivales
que existen en la Repiblica Domi-
nicana: El Festival Internacional
de Santo Domingo, la Muestra
International de Cine, el Festival
de Funglode y el festival Sun Villa-
ge, que se celebra en la ciudad de
Puerto Plata.
Poder conocer las obras de los
grandes maestros del cine contempo-
rineo y clisico ha sido de gran ayu-
da para nuestros j6venes aficionados
al S6ptimo Arte, que encuentran re-
fugio no s61o en la Cinemateca y en
los festivales, sino tambien visitando
salas alternatives como Casa de Tea-
tro -que martes tras martes present
importantes ciclos-, el Centro Le6n


de Santiago o el mismo auditorio de
Funglode, donde se llevan a cabo
cine-forums a cargo de diversos cri-
ticos y especialistas.




Sofiamos todavia con la creaci6n
del Instituto de Cinematografia,
que figure entire los planes del pre-
sidente Leonel Fernandez, ya que,
hoy por hoy, muchos de nuestros
cineastas ruedan peliculas con mAs
entusiasmo que base acad6mica,
aunque algunos de ellos son egresa-
dos de prestigiosas escuelas interna-
cionales como la de San Antonio de
los Bafios, en Cuba.
La filmografia dominicana hace
apenas unos afios era practicamen-
te inexistente. En la 6poca del cine
mudo un grupo de j6venes capita-
neados por Francisco Palau rod6 un
par de cintas que logr6 exhibir, con
el beneplacito de la sociedad de en-
tonces. Pero ni El milagro de la virgen


de La I ....'. ni Emboscadas de cupi-
do han llegado hasta nuestros dias.
La tirania de Trujillo acab6 con
todo tipo de suefios y no fue has-
ta despu6s de la muerte del tirano
que Franklyn Dominguez pudiera
rodar La silla, mediometraje que
denunciaba, precisamente, las frus-
traciones de esa juventud que tuvo
que soportar la dictadura.
En otra oportunidad, y en esta
misma revista Global (Global 1,
abril-junio 2004), hemos escrito
acerca de la historic de nuestro
cine, mencionando todas aquellas
peliculas italianas, espafiolas, me-
jicanas o venezolanas que se roda-
ron principalmente en la d6cada
de los setenta.
El gran boom lleg6 cuando
Francis Ford Coppola eligi6 nues-
tra capital para rodar buena parte
de Elpadrino II, film que dio origen
a otras importantes filmaciones
como The serpent and the rainbow, de
Wes Craven.


Sesi6n de maquillaje de la pelicula Cuban Blood (Dreaming of Julia, 2000). Foto: Fernando Calzada
(c) Producciones Julia.


36 GLOBAL





































En La Fiesta del Chivo, escena del ajusticiamiento de Trujillo. Foto: Efe/Orlando Barria.


El punto final de esta etapa se
encuentra en los inconvenientes por
los que atraves6 Sydney Pollack al
filmar Havana, con Robert Redford,
tambi6n en nuestro territorio.
El cine dominicano, mientras
tanto, parecia despertar de su le-
targo con Pasaje de ida, de Agliberto
Mel6ndez, que fuera merecedora
de importantes galardones inter-
nacionales.
Inmensamente popular fue la
comedia Nuebayol, de Angel Mufiiz,
que abri6 los ojos a los inversionis-
tas al darse cuenta de que el nego-
cio del cine podia ser rentable.
Desdichadamente intentos falli-
dos como Para vivir o morir, del ma-
logrado Radel Villalona, dieron al
traste con este cine neonato.
En esos afios disminuy6 nota-
blemente el nimero de peliculas
extranjeras que elegian nuestro te-
rritorio como set.
Filmes como Bitter sugar o Drea-
ming ofJulia constituyen la excepci6n.


Al crearse la Direcci6n Nacio-
nal de Cine estaban en march
proyectos como los de La fiesta del
chivo, de Luis Llosa, y La ciudadper-
dida, de Andy Garcia, y se habian
finalizado otros al estilo Naufragio de
amor, de Randall Kleiser, rodada en
la costa norte.

r ..- :... .
El gran interns del president Fer-
nandez, canalizado a trav6s de la
Secretaria de Cultura, se materiali-
z6 con la DINAC. Pronto empezaron
a multiplicarse los rodajes.
Nos lleg6 una millonaria pro-
ducci6n de Los Angeles como Mia-
mi Vice, de Michael Mann, y, al
poco tiempo ya teniamos por acA a
Robert De Niro rodando The good
shepherd, con un reparto multieste-
lar en el cual, aparte de 61 mismo,
que asumia double funci6n y se colo-
caba delante y detrAs de la cAmara,
teniamos a Matt Damon, Angelina
Jolie, John Turturro y otros.


El mundo del cine habia pues-
to su mirada en Dominican Republic.
Los alemanes rodaban episodios de
una de sus series televisivas mas ta-
quilleras, Soko Leipzig, mientras que
los franceses se decantaban por el
cine de calidad con Vers le sud, de
Laurent Cantet, y nada menos que
los japoneses utilizaban nuestro te-
rritorio para Miracle banana.
En un abrir y cerrar de ojos, lle-
g6 el moment en el que nuestra ofi-
cina no contaba con un solo dia en
el que no estuviera participando de
la producci6n de una pelicula local
o extranjera, facilitando permisos y
tramitando todo tipo de informacio-
nes a los mis diversos productores.
Un dia recibiamos la visit de
un director norteamericano que
queria rodar una cinta sobre sus
experiencias en el b6isbol domi-
nicano y al dia siguiente nos en-
contrAbamos hablando con un
productor polaco que vendri a ro-
dar en los pr6ximos meses.













Los hay incluso que repiten la
experiencia, como Lucho Llosa
que, despu6s de La fiesta del chivo, se
encuentra de nuevo en Santo Do-
mingo para iniciar el rodaje de una
telenovela de mis de 100 capitulos.
Increible pero cierto. Actores
conocidisimos como Vin Diesel
se consideran ya dominicanos y
nos escogen para ser scenario de
filmes que jams hubi6ramos ima-
ginado que pudieran realizarse
aqui, como es el caso de Anibal, el
conquistador.
Sc nos asegura que Spielberg
tiene en mente rodar la cuarta
parte de Indiana Jones por estos lu-
gares y, mientras tanto, cintas mu-
cho mas modestas, pero a las que
recibimos con igual entusiasmo,
aprovechan nuestras playas y be-
llezas naturales.
Paradise lost es una de ellas, cuyo
rodaje ya concluy6 y ahora mismo
se esta filmando otra cuyo titulo
provisional es Obsidian Heart.
La compaiia 1394, radicada en
Miami, se encarga de promocionar
nuestro pais en el extranjero y, con
tales fines, ha rodado un documen-
tal donde se realzan los diferentes
escenarios que podemos ofrecer
a los cineastas, desde montafias a
playas, desde desiertos hasta la mas
exuberante vegetaci6n.
Los argentinos, que ya roda-
ron Papd se volvi6 loco en Quisqueya
obteniendo un 6xito commercial in-
creible en su pais, regresan ahora a
filmar otra de sus comedies, que se
titular Baieros.
Y, mientras este auge del cine
extranjero continue, los domini-
canos siguen estrenando peliculas
locales como La maldicidn del Padre
Cardona, Un macho de mujer, Lilis, Via-
jeros o :. '. 666.


In6s Sastre durante el rodaje de The lost city.



Dentro de poco tendremos en
nuestras salas nuevas producciones
al estilo Sankypanky, El sistema, Enig-
ma o Criando violencia.
Mientras tanto, Santiago se es-
trena en el mundo del largometraje
con Operacidn Patacon, dirigida por
Tito Neckerman y nada menos que
dos proyectos sobre las hermanas
Mirabal, uno dirigido por Etzel
BAez (Crimen) y otro porJuan De-
lancer (7 .'... de sangre) entran ya a
la fase de rodaje.
Junto con este cine que se es-
trena en los circuitos comerciales
tradicionales, tenemos otro tipo
de peliculas que pudieran llamarse
alternativess" y que se ruedan en
infimas condiciones y su exhibici6n
se limita a los pueblos o ciudades de
donde son oriundas.
Algunas nos encantan por su
ingenuidad y candidez. Abordan
todos los g6neros sin faltar el me-
lodrama, la acci6n, el western o el
karate. Las hay de pura antologia


y son mas aut6nticas y entrafiables
que cualquiera.
Ahora mismo recibimos la visi-
ta de un realizador de San Crist6-
bal, que ya hiciera El motoconchista
y se encuentra en plena filmaci6n
de una cinta con titulo impagable:
Mujer infernal.
Hay much camino que re-
correr. Hay much que aprender
pero se esta trabajando con entu-
siasmo y empezamos a sonar mun-
dialmente como destino atractivo
para el S6ptimo Arte.

Arturo Rodriguez Fernandez, actual
director de la DINAC (Direcci6n Nacio-
nal de Cine), es abogado, critic cine-
matografico y escritor. Ha publicado
libros de cuentos, una novela experi-
mental, un ensayo y diversas obras tea-
trales. Ha obtenido mas de 30 premios
nacionales e internacionales. Actual-
mente describe en el peri6dico Hoy y
tiene una program radial diario junto
al critic de cine Armando Alminzar.


38 GLOBAL

































Una estrella. Todas las personalidades.


Se dice que cada persona anhela una estrella.
Con esta idea en mente, en Mercedes-Benz construimos vehiculos nuevos en concept
y con multitud de equipos opcionales que se adaptan a cualquier personalidad.

Desde el deportivo al ejecutivo, del casual al inusual, en Mercedes-Benz
tenemos una estrella para todas las personalidades.


AUTOZAMA: Concesionario Exclusivo de Mercedes-Benz para la Republica Dominicana
Av. Winston Churchill #235, Ens. Paraiso, Santo Domingo, R.D. Tel. 809-566-6505


Para mas informaci6n www.autozama.com


Mercede s-B enz













































*JSI *'-*',


p~.


4. ,.t~

* -. i,


*LJ^^^


I .. J 1 1 !1 1


'if :I .:I- .,I
;I
"'


il:-i.].i- '~

'~ :5
:g~., : :
i~:C:'; ..~


.,,-;' .. .^l


-~

'-'M*sr~~


~b~;c~ -~ .1: .

~~ ;II
~-: ::
~C:' ~'''
-:


4"'




1- .


i~f:""' ~
~ : ~;e
;; ~~;
~ '~
r


'*'i












D e lo macro a lo micro
A juzgar por las apariencias, el
disefio arquitect6nico o disefio de
interiores es una profesi6n carente
de un fin social, tan variable como las tendencies
del mercado. Junto a este aparente divorcio del
principal objetivo de cualquier profesi6n, se da la
ausencia de investigaciones sobre lo que deberia
ser una de sus vertientes mas estudiadas: la casa.
Su importancia va mis alli de su incidencia en
nuestras vidas; es un punto de referencia hist6rico
y social, hoy gravado con las necesidades emer-
gentes propias de un mundo globalizado.
La palabra casa, en su condici6n de hogar, es
de una riqueza evidence. Tanto asi, que estu-
dios recientes en el Area de psicologia ambiental
tienden a enfocarla en tres contextos diferentes:
cultural, lingiiistico e hist6rico; filos6fico y feno-
menol6gico, y psicol6gico (Moore, 207).

Contexto cultural, lingiiistico e hist6rico.
Parte de las dificultades para definir el concep-
to de hogar se debe a sus tantas acepciones. Ryb-
czynski compare la casa con una cebolla cuya
transparencia permit que veamos su interior,
pero, a pesar de ello, estudiar cada capa nos ha-
ria perder de vista el conjunto (GarrigA, sin pagi-
nacion). Asi postula la alternative de estudiar la
casa por parties o como unidad.
Si bien su context lingiiistico nos remonta
a Hestia, hist6ricamente el hogar se ve contra-
puesto al 6xodo o exilio. La idea de hogar que
nos present el espacio dom6stico como un lugar
c6modo, privado y nfcleo fisico de la familiar es
product de la era burguesa, cuando la casa se
convirti6 en simbolo de identidad de la clase me-
dia (Moore, 209; Rybczynski, 36). La idea de casa
es tan real como intangible.

Contexto filos6fico, fenomenologia. La dife-
rencia entire la casa y el hogar son temas recurren-
tes en la filosofia y la fenomenologia. Heidegger
explica c6mo un espacio pasa a ser un lugar porque
entiende que existe una diferencia entire habitar
y mora:r Para 61, esta diferencia se esconde en la
temporalidad, con el eslar o permanecer en espacios
o lugares, respectivamente. Bachelard argument


que el significado del hogar es la piedra angular
para elaborar una filosofia del espacio. El hogar
es nuestro refugio y nuestro rinc6n del mundo. A
trav6s de 61, el usuario interactia con el resto del
mundo (Llinas, sin paginaci6n).
Bajo la influencia de estas ideas, los ge6grafos
humanistas se plantean el analisis de la geografia
del hogar. Tuan define los lugares como product
de actos humans voluntarios dirigidos a su crea-
ci6n como tales y no como resultado de las carac-
teristicas fisicas del entorno. En la misma manera
en que aceptemos o no este entorno, tendremos
una definici6n de lo que llamamos hogar.

Contexto psicol6gico. Los psic6logos ambien-
tales comenzaron a centrarse en el hogar en la d6-
cada de los setenta. Hayward, Tognoli, Sixsmith
y Despres elaboraron listas de los diferentes signi-
ficados de la palabra hogar. Siendo la lista de Des-
pres la mas numerosa, diferenci6 un hogar de una
casa por medio de caracteristicas que aluden a sus
significados psicol6gicos, sociales y culturales.
Para esta misma 6poca, la reinterpretaci6n de
la teoria de Jung sobre el inconsciente colectivo
redefine el hogar como una representaci6n del yo.


Disefio de interior de Gustavo Tavares.


42 GLOBAL














Appleyard torne6 planteamientos de la piramide
de Maslow y el hogar se vio como proveedor de
bienestar psicol6gico, social y fisiol6gico.
Otras teorias se centraron en los vinculos que
las personas pueden tener con el entorno del lu.-
gar donde viven.

El espacio interior domestico como
mediaci6n de la realidad
Stephenson ha dejado claro la importancia de
un espacio interior dom6stico: nos provee de un
lugar para llevar a cabo actividades sociales, y,
por otra parte, nos identificamos con l1. Es la
idea del espacio como mediaci6n de la realidad
(Llinas, sin paginaci6n). Antes que Stephenson,
Barker habia descrito c6mo un espacio dictaba
pautas de comportamiento; Sommer y Canter
concretan que la interacci6n con un espacio de-
pende del significado que se le atribuye. Ambos
enfatizaban la importancia del comportamiento
que podria esperarse dentro de un ambiente en
particular.
A esto se afiade que las investigaciones publi-
cadas por Bonnes y otros autores sugieren que
un espacio dom6stico no s61o muestra el gusto
est6tico de su duefio, sino que tambi6n refleja lo
que 6ste entiende deberia ocurrir en 61 (ver grA-


I ESPACI*IO INTERIOR DOMESTIC


[Stephenson] El espacio sera
Sescenario de relaciones sociales; sus
dueios(as) se identifican con 61.

[Sommer y Canter] Nos compor-
tamos dependiendo del significado que
le hemos atribuido al espacio [Bonnes] Es un testimony
lo que su dueno(a) quiere qu(
en l1 y revela sus valores es

[Barker] El espacio nos dicta
pautas de comportamiento
Lo que muestra un espacio
Interior es el product de la percepci6n
que tiene un dueno(a) sobre lo que es
apropiado social y est6ticamente.


ico). El circulo se cierra cuando consideramos
ue lo que muestra un espacio interior, particu-
armente aqu6l que seri visto por los demis, es
iroducto de la percepci6n que tiene su duefio
obre lo que es apropiado social y est6ticamente.
Fodo ello marcado por su experiencia cultural,
social y personal (Wilson et al, 343), sin que por
11o deje de estar sujeto a los simbolos comparti-
os con los demis miembros de una comunidad.
i61o asi se efectiia la comunicaci6n (Sadalla et
1., 572).

ia casa y el mueble: cara y cruz
'arece excesivamente simplista afirmar que el ori-
en de la casa y del mueble solamente se remonta
una necesidad fisica. Empero, podriamos decir
ue esta condici6n ha sido determinante para que
u uso perdure a trav6s del tiempo. En este senti-
o, vemos la casa como refugio y el mueble como
na extension del cuerpo. Asi plantea Lucie-
mith su origen: el primer mueble fue un apoyo
ara una especie que, habiendo sido cuadrupeda,
eci6n empieza a caminar erecta (Adrover et al.,
in paginaci6n), en el mismo sentido en que las
erramientas, en sus origenes, fueron extensions
e la mano (Heskett, 14).
Naturalmente, el uso metaf6rico y, con l1, el
imaginario de cada palabra, que-
*da marcado por su origen. La
palabra mueble no tiene un origen
etimol6gico tan rico como la pa-
labra casa. En castellano, francs
e italiano, las palabras relatives a
muebles, mobiliers y mobilia, signi-
ficaban "lo que se puede mover"
(Rybczynski, 38). Nuestro ideario
de la palabra mueble es, por mu-
o de cho, menos rico que el de casa.
e ocurra
teticos. Semantica del product. A
pesar de ello, hay cualidades apli-
cadas a la casa que han sido ex-
trapoladas con 6xito al Ambito del
mueble. Tanto el mueble como la
casa pueden ser representatives
de cualidades personales (por
ejemplo, valor est6tico o religioso)






































Disefio de interior de Mariella Garcia.


Pagina anterior: disefio de interior de Antonio Segundo Imbert.
Arriba: disefio de interior de Mariella Garcia.

o sociales. En el caso de esta fltima, esta la casa
como proyecci6n de la estructura social (Tapado,
sin paginaci6n).
T6mese como ejemplo la idea de lujo. La silla
en su calidad de "trono" bien podria equipararse
a la casa en su condici6n de "palacio". En todo
caso, vale sefialar que esto no comprende un sig-
nificado simb6lico de la casa, sino una condici6n
real y palpable; quizi por ello tambien se haya
podido aplicar al mueble.

Reivindicaci6n del mueble. Si bien la palabra
mueble no nos remite a un significado metaf6rico
de "arraigo" o "pertenencia", por citar dos aspec-
tos simb6licos de nuestra definici6n de casa, tam-
poco parece que se concibe la idea de una casa
sin muebles. Cuando en un cuento infantil hay
cambios de escala, los muebles tambi6n se ven
afectados. Este no siempre es el caso de quienes


la habitan o de aquellos objetos que se encuen-
tran fuera de la casa. Desde este punto de vista,
es como si la casa no existiera sin muebles, y vi-
ceversa.
No obstante, al mueble le compete condi-
ciones independientes de su relaci6n con la casa.
Por su condici6n de objeto, el mueble se presta a
ser apreciado en sentidos en que la casa no. Una
apreciaci6n de sus cualidades tActiles podria lle-
gar a definirlo como suave y por ello comfortable,
sin importar su ausencia o presencia en una casa.
Exceptuando rebuscadas excepciones, este no es
el caso de la casa.
El mueble puede dictar implicitamente una
pauta de comportamiento. Aunque sin limitar-
nos a 61, nos referimos al concept de affordance de
Norman (9). Se supone que las personas eligen sus
ambientes para facilitar acciones (Sadalla et al.,
572) y esto es possible con la elecci6n y disposicion
de determinados muebles. Asi, el descenso que
caracteriz6 el mobiliario de los afios cincuenta
dio a conocer "un nuevo estilo de vida" (Rodri-
guez, sin paginaci6n) que parecia materializarse
con las actitudes despreocupadas de sus usuarios.
Parece acertado valorizar al mueble y demds
enseres del ambito dom6stico como mediadores


44 GLOBAL















entire el usuario y la casa en su acepci6n de ente
arquitect6nico. De la misma manera en que "los
lugares no son product de caracteristicas fisicas
del entorno, sino de actos humans voluntarios
dirigidos a su creaci6n como tal" (Adrover et al.,
sin paginaci6n), el objeto existe desde el moment
en que el usuario lo acepta asi.

Agentes de abstracci6n. Garriga difiere ar-
gumentando que cuando el mueble hecho de
manera artesanal pasa a producirse de manera
industrial, deja de conservar nuestro rastro y con
ello perdemos uno de los vinculos que nos une a
los objetos. Vale sefialar que son posiciones an-


Disefio de interior de Alexandra Guzman.


tag6nicas: artesania-dejar rastro versus indus-
tria-no dejar rastro, y been de la misma fuente
que rechaza tanto la casa blanca e inmaculada
con muebles de acero que proponen tendencies
minimalistas como la publicidad que retrata
cocinas de ensuefio que nunca se ensucian. En
nuestro imaginario, lo hogarefio no es ordenado
(Rybzynski, 29,) por las mismas razones que el
objeto industrial no es human: en ambos casos
se niega la presencia humana.
Si bien el objeto industrial no conserve las
huellas de un uso cotidiano y esto impide que
nos relacionemos con 61 de la manera en que
soliamos hacerlo con el objeto artesanal de an-
tafio, lo cierto es que de alguna
manera hemos reemplazado o
redefinido esta relaci6n usuario-
objeto. Parece much pedir que
en un mundo tan consumista se
prescinda de ella.
La respuesta podria ser que
los objetos industriales han pasa-
:- do a ser representatives de quie-
nes somos, en la misma media
en que el gusto pas6 de ser uno de
los cinco sentidos a ser tambi6n
una apreciaci6n de nuestros va-
lores est6ticos. Asi se explica que
"con el advenimiento de la mo-
dernidad, se reconoce en dichos
products [de disefio] un mayor
grado de representatividad del
nivel est6tico [...] al simbolizar
mejor los conflicts contempora-
neos" (Cutolo, 18).
Consideremos la emergente
desmaterializaci6n del objeto (el
paso a seguir despu6s del objeto
artesanal e industrial) un "con-
flicto contemporineo" o al me-
nos una realidad propia de este
tiempo. A ello tambi6n se refie-
re Garriga y nos consta que no
contradice lo ya expuesto. Muy
por el contrario, el "deterioro"
de nuestra relaci6n fisica con el
objeto da paso a una relaci6n













desmaterializada en la manera en que mantene-
mos una relaci6n mns abstract y simb6lica con
el mismo.
Hay que darse cuenta de que los consumido-
res buscan no tanto la satisfacci6n en los produc-
tos como el placer en las experiencias ilusorias
que 6stos construyen sobre la base de los signi-
ficados atribuidos a tales products (Cutolo, 33).
Al menos potencialmente, cada persona puede
descubrir y cultivar una red de significados de las
experiencias de su propia vida (Heskett, 53). Asi
se entreteje la relaci6n usuario-casa-objeto: una
ilusi6n, suefio o aspiraci6n por cada idea precon-
cebida que se nos vende.


Angelica Rodriguez Bencosme es graduada
magna cum laude en Disefio y Decoraci6n Arqui-
tectonica por la Universidad Iberoamericana. Curs6
el posgrado Habitar la casa: una aproximaci6n inter-
disciplinar al conocimiento del espacio dom6stico en
la Universidad Polit6cnica de Catalufia. Se ha espe-
cializado en muebles y ha realizado investigaciones
independientes.

Bibliografia
Adrover Oliver, Carolina; Angelica Rodriguez. La estan-
darizacidn del mobiliario de la vivienda econ6mica. Tesis.
Universidad Iberoamericana: Escuela de Disefio y
Decoraci6n Arquitect6nica, 2004.
Cantallops, Elisabet. "Espais imaginaris". Sesi6n del 6
de abril de 2006. Posgrado Habitar la casa, Funda-
ci6n Polit6cnica/UPC.
Cupchik, Gerald C., Ute Ritterfield, Julia Levin. "In-
cidential learning of features from interior living
spaces". Journal ofEnvironmental Psychology. Vol. 23,
2003.
Evans, Gary W,Janetta Mitchell McCoy. "When build-
ings don't work: the role of architecture in human
health". Journal of Environmental Psychology: Vol. 18,
1998.
Forty, Adrian. Objects of desire. Ediciones Thames &
Hudson.
Garriga, Victoria. "L'aixovar contemporani". Sesi6n
del 30 de marzo de 2006. Posgrado Habitar la casa,
Fundaci6n Polit6cnica/UPC.
- Sesi6n del 6 de abril de 2006. Posgrado Habitar la
casa, Fundaci6n Polit6cnica/UPC.


-Sesi6n del 27 de abril de 2006. Posgrado Habitar la
casa, Fundaci6n Polit6cnica/UPC.
Harris, Paul B., Daniel Sachau. "Is cleanliness next to
godliness?". Environment and Behavior: Vol. 37 No.
1, Enero 2005.
Heskett, John. El disenlo en la vida cotidiana. Ediciones
Gustavo Guili: Barcelona.
Hierro,Jos6. Rapsodia en blue. Antologia Personal. Reali-
zaci6n: disco compact (audio).
Lawrence, RoderickJ. "What makes a house a home?".
Environment and Behavior. Vol. 19. No. 2, marzo de
1987.
LlinAs,Josep. "L'expericncia de projectar per a la vida".
Conferencia pronunciada el 15 de marzo de 2006
en el Centro de Cultura ContemporAnea de Bar-
celona en el ciclo de conferencias integrado al
posgrado Habitar la casa de la Fundaci6n Politec-
nica/UPC.
Llorente, Marta. "Topografia de la Intimidad". Sesi6n
del 9 de marzo de 2006. Posgrado Habitar la casa,
Fundaci6n Polit6cnica/UPC.
Moore, Jeanne. "Placing home in context". Journal of
Environmental Psychology: Vol. 20, 2000.
Nasar,Jack L. "Symbolic meanings of house styles". En-
vironment and Behavior. Vol. 21, No. 3, mayo de 1989.
Norman, Donald A. The design of everyday things. Basic
books: Nueva York, 2002.
Pevsner, Nikolaus. Pioneros del diseno modern. Ediciones
Infinito: Argentina, 2003.
Rodriguez, Carmen. "La casa ideal". Sesi6n del 4 de
mayo de 2006. Posgrado Habitar la casa, Funda-
ci6n Polit6cnica/UPC.
Sadalla, Edwad K., Beth Vershure, Jeffrey Burroughs.
"Identity symbolism in housing". Environment and
Behavior. Vol. 19 No. 5, septiembre de 1987.
Seeba, Rachel, Arza Churchman. "Territories and ter-
ritoriality in the home". Environment and Behavior:
Vol. 15 No. 2, marzo de 1983.
Tapado, Teresa. "Antropologia del entorno". Sesi6n del
16 de marzo de 2006. Posgrado Habitar la casa,
Fundaci6n Polit6cnica/UPC.
Tversky, Barbara. "Structures of mental spaces. How
people think about space". Environment and Behav-
ior. Vol. 35 No.l, enero de 2003.
Wilson, Margaret A., Nicola E. Mackenzie. "Social at-
tributions based on domestic interiors". Journal of
Environmental Psychology. Vol. 20, 2000.


46 GLOBAL




































































a pC


a.
*
\ *D


pr:.SaO






..













EL TRASFONDO

DE LA CONVENTION
sobre diversidad cultural
El process de globalizaci6n/mundializaci6n a que asistimos hoy, profundamente
marcado por el impact de las nuevas tecnologias de la comunicaci6n y la informaci6n
(TIC), ha puesto en el centro del debate el tema de la cultural y su relaci6n con el
mercado y, en 61, la urgencia de un instrument normativo destinado a la protecci6n de
la diversidad cultural.


Laura Faxas












a protecci6n de la diversidad cultural
Sfrente al process de globalizaci6n/mun-
dializaci6ni se convirti6 en el tema cen-
tral de los debates de la 33 Conferencia General
de la Organizaci6n de la Naciones Unidas para la
Educaci6n, la Ciencia y la Cultura (Unesco) ce-
lebrada en octubre de 2005. La aprobaci6n del
ante-proyecto de Convenci6n sobre la Protecci6n
y Promoci6n de la Diversidad de las Expresiones
Culturales tuvo lugar en un caldeado ambiente,
tras mAs de dos afios de discusi6n intense entire
los estados miembros.
Este debate, que incluy6 ademAs de los re-
presentantes de los estados miembros y experts
independientes, a organizaciones de la sociedad
civil y a otras instancias del Sistema de Naciones
Unidas, puso de manifiesto las grandes oposicio-
nes y las diferentes concepciones sobre la cultural
vigentes en el mundo global de la actualidad.
EEs que la cultural o, mejor dicho, los bienes
culturales son una mercancia como las otras y
la protecci6n de los mismos es un atentado a los
acuerdos de libre comercio en vigor y da a los
estados prerrogativas que van contra la libertad
individual? 0, por el contrario, jla cultural y los
bienes culturales tienen un estatuto particular que
les confiere un character excepcional no reducible
a simples mercancias y los estados tienen derecho
a protegerlos, preservarlos y favorecer su desarro-
1lo y el de las industries culturales ligadas a ellos?
La respuesta a esta gran cuesti6n fue el eje de la
Convenci6n en torno al cual debia pronunciarse
la comunidad international.
La excepci6n cultural versus la protecci6n
del libre comercio, en todas las areas del queha-
cer human, pusieron asi frente a frente a los dos
grandes adversaries del moment en la escena
mundial: la Uni6n Europea y los Estados Unidos
de America. Detras de ellos, el resto del mundo
tratando de sortear la situaci6n de la mejor ma-
nera possible.
El peso politico y econ6mico de los adversa-
rios en dispute, unido a la importancia y signi-
ficaci6n financiera y cultural de lo que estaba en
juego, explica lo dificil de la situaci6n, asi como
de la toma de posiciones por parte de los paises
bajo la influencia de esos dos polos hegem6nicos.


Uno y otro I .I. "pi. daban razones de peso para
oponerse y ejercian su influencia para lograr su
objetivo de vetar o hacer pasar la Convenci6n.
Finalmente, la balanza se inclin6 a favor de la
posici6n defendida por la Uni6n Europea. La ex-
cepci6n cultural daba herramientas a los estados
para preservar a favor de las generaciones futures
las bases de su identidad o identidades, para pro-
teger la diversidad cultural y biol6gica dentro de
las fronteras nacionales y con ello la biodiversidad
y el caracter multicultural del mundo de hoy. En
fin de cuentas, para garantizar la raz6n misma de
ser de la Unesco, a saber: la defense de la diferen-
cia, de lo divers, de la riqueza de la multiplicidad
de expresiones culturales o artisticas materials e
inmateriales que en ninguna circunstancia deben
responder a la inica l6gica del mercado.
Sin embargo, el debate sigue abierto y hoy
mAs que nunca los estados miembros de la Unes-
co que votaron a favor de la diversidad deben mo-
vilizarse. La aplicaci6n de la Convenci6n sobre
la Protecci6n y Promoci6n de la Diversidad de
las Expresiones Culturales tiene como condici6n
previa el ser ratificada por al menos 30 estados
miembros de la Unesco. El debate se traslad6 de
la aprobaci6n de la Convenci6n, en la cual Esta-
dos Unidos sufri6 una gran derrota, a la ratifica-
ci6n de la misma, donde todo estA por decir.
El objeto de este trabajo es, por una parte,
examiner brevemente las caracteristicas del con-
texto social y cultural en que evoluciona este de-
bate y, por otra parte, dar cuenta del process de
discusi6n que llev6 a la aprobaci6n de la Conven-
ci6n, insistiendo en las posiciones defendidas por
los adversaries enfrentados.

En el context global
Asistimos hoy a un "nuevo orden mundial"
marcado por un gigantesco desarrollo de la co-
municaci6n e informaci6n y, ligado a ello, la
emergencia de lo que hemos convenido en llamar
"Sociedad del conocimiento".2 Estos process es-
tAn provocando cambios profundos en la cultural
y las identidades, asi como tambien en el entorno
social y la manera de interpretarlo.
Internet, el tel6fono m6vil, el cable, la co-
municaci6n via sat6lite, han abierto al mercado












espacios imprevisibles y han trastocado los conte-
nidos y las relaciones entire el tiempo y el espacio,
entire lo pfblico y lo privado, entire lo national
y lo mundial, dando nuevos contenidos a las re-
laciones sociales sin por ello avanzar en la pro-
puesta de categories de analisis que den cuenta
de los process en curso.3 Vivimos en un mundo
en mutaci6n, donde la realidad social, econ6mica
y political se ha transformado y los instruments
conceptuales y legales para aprehenderla y regu-
larla no nos sirven o se quedan cortos.
En este context, el mercado y las corrientes
neoliberales juegan un rol cada vez mayor en la
dinamica socio-econ6mica y political. En efecto,
el cuestionamiento del rol del estado y de los li-
mites de la capacidad de regulaci6n del merca-
do fue el fruto del fracaso relative de las political
de ajustes aplicadas en los afios ochenta y de los
efectos perversos de las mismas. En los noventa
se puso en evidencia, por el contrario, la nece-
sidad del estado en la regulaci6n y el
debate se orient6 a la discusi6n sobre I
el tipo de presencia que 6ste debia te-
ner. En el nuevo milenio, este recono-
cimiento de la necesidad de un tipo de I
intervenci6n estatal en la regulaci6n no
ha significado un cuestionamiento del
mercado, sino su reconocimiento en un n
mundo donde todo es flujo y deviene o
es susceptible de devenir mercancia; en a
fin, un mundo abierto donde es dificil
establecer controls y facil perderse en
sus intersticios. Es important destacar que en ese
context los servicios (salud, educaci6n, cultural,
etcetera) entran en el mercado y las TIC crean un
nuevo gran mercado, el cual -si consideramos los
tratados comerciales de la Organizaci6n Mundial
del Comercio- es un mercado liberalizado y des-
regulado, donde la posibilidad real de interven-
ci6n y regulaci6n de los estados es muy limitada.
En ese marco, una de las esperadas conse-
cuencias -entre otras- de ese process de globali-
zaci6n/mundializaci6n seria una fuerte tendencia
a la homogenizaci6n ("estandarizaci6n") del mun-
do, bajo la influencia de la cultural o las cultures
dominantes, es decir, la cultural de los "vencedo-
res". En ese process donde el mercadojugaria un


rol central, habria poco o ningin espacio para
garantizar la supervivencia de las cultures do-
minadas o expresiones culturales marginales que
integran la multiplicidad de dimensions o expre-
siones culturales que conforman las identidades
nacionales. La supervivencia de estas expresiones
culturales que no podrian competir en el merca-
do con las expresiones culturales dominantes es-
taria en peligro.
Si bien esa tendencia a la homogeneizaci6n
no ha sido confirmada por la realidad y, por el
contrario, la globalizaci6n/mundializaci6n ha
reforzado los comportamientos identitarios y de
defense comunitaria, la lucha por la protecci6n
de los contenidos culturales y de las expresiones
artisticas, aspects intimamente ligados a las lla-
madas industries culturales, adquiere una dimen-
si6n y pertinencia particularmente important. Es
una cuesti6n (enjeu) commercial de primer orden en
las transacciones del mercado mundial y, para los


ra fundamental preservar

i capacidad de los estados de

armular political culturales

acionales con un cierto nivel de

utonomia.


estados nacionales, ademAs de ser una fuente de
recursos internos, posibilita la defense de las ex-
presiones culturales marginales, mercantilmente
condenadas a desaparecer; expresiones culturales
que nutren las identidades nacionales.

El process
Al acelerarse el process de mundializaci6n y
frente a los limits de la Declaraci6n Univer-
sal sobre la Diversidad Cultural, votada por
unanimidad en la 31 Conferencia General de
la Unesco (2001), surgeon numerosas iniciativas
internacionales que reflexionan sobre la perti-
nencia de reforzar la acci6n normativa para la
diversidad cultural.4


50 GLOBAL








































Influido por ese process e inspirado en el ar-
ticulo 12 de la Declaraci6n Universal, que abria
la posibilidad de profundizar en la elaboraci6n
de un instrument normativo sobre la diversidad
cultural, un grupo de paises (Alemania, Francia,
CanadA, Grecia, Marruecos, M6xico, M6naco y
Senegal), con el apoyo del grupo franc6fono de la
Unesco, solicit la realizaci6n de un studio preli-
minar para evaluar los aspects tecnicos yjuridi-
cos relacionados con la conveniencia de elaborar
un instrument normativo sobre la diversidad
cultural.
Fruto de ese studio preliminary, que recogi6
el amplio debate que subyace en la Declaraci6n
realizado en instancias intergubernamentales y
no gubernamentales, asociaciones internacionales
de profesionales de la cultural y foros acad6micos
nacionales-, la Unesco propuso cuatro alternati-
vas para la elaboraci6n de ese instrument nor-
mativo. La opci6n retenida fue la elaboraci6n
de un instrument especifico sobre la diversi-
dad cultural. Este nuevo instrument apuntaria
a establecer un lazo entire la preservaci6n de la
diversidad cultural y los objetivos de desarrollo,
fomentando las actividades creativas y los bienes


culturales. Para ello, era fundamental que pre-
servase la capacidad de los estados de formular
political culturales nacionales con un cierto nivel
de autonomia y garantizase a la vez una coopera-
ci6n international "equilibrada".

Puntos fuertes
Lo largo del debate, la dificultad de llegar a
acuerdos sustanciales en la mayoria de los pun-
tos del anteproyecto de Convenci6n, los aspects
centrales en conflict, pusieron de manifiesto en
la Unesco el verdadero trasfondo de la discusi6n.
De hecho, el contenido de este trasfondo era ya
evidence much antes de iniciarse oficialmente los
trabajos de la Convenci6n.5
De esta manera, mas alla de la lectura entire
lines de los documents de la Unesco -escritos en
buen lenguaje diplomAtico-, la simple participa-
ci6n en los debates intergubernamentales, el ma-
nejo de la bibliografia de las ONG sobre el asunto y
la cobertura mediAtica de los trabajos y reunions
sobre la diversidad cultural dieron cuenta de la
importancia de lo que estaba en juego: el estatuto
y naturaleza de los bienes y servicios culturales, el
derecho de los estados nacionales a preservarlos












y protegerlos y el rol del mercado y los acuerdos
comerciales en ese context.
Esto fue reforzado por el trabajo de lobby de
la Uni6n Europea y de Estados Unidos. Asi, la
primera se impuso como grupo en los debates en
el seno de la Unesco, y Francia, Canada, Espafia
y Brasil, en alianza international, jugaron un rol
central en los paises bajo su drea de influencia, en
la defense de la excepci6n cultural. Estados Uni-
dos, por su parte, hizo del mercado, de la defense
de la libertad de expresi6n y el pluralismo y de los
peligros del rol dado en la Convenci6n a los es-
tados nacionales en la defense de las expresiones
culturales nacionales, el eje de su posicionamien-
to frente a la Convenci6n. En un moment de
discusi6n de los tratados comerciales en la zona
de Am6rica Latina y el Caribe las presiones fue-
ron muchas.
Estas presiones vinieron de uno y otro lado y
se expresaron a todo lo largo del process de la
discusi6n. La UE prepare su terreno previo a la
Conferencia General. Estados Unidos, ante el
fracaso de su estrategia en el seno de las reunio-
nes intergubernamentales, hizo de la Conferencia
General un espacio central para ejercer su in-
fluencia via las cancillerias nacionales.
De manera general, la discusi6n estuvo mar-
cada por un fuerte debate en torno a ejes trans-
versales identificados donde las nociones de
protecci6n y libre comercio y la cuesti6n de la ex-
cepci6n cultural fueron centrales:6 la naturaleza
de los bienes y servicios culturales, la noci6n de
protecci6n y de proteccionismo, libre comercio y
excepci6n cultural; la libertad y el pluralismo, los
derechos humans; el rol del Estado, las indus-
trias culturales, la interculturalidad, la diversidad
cultural. A las definiciones o temdticas importan-
tes se agregaron las cuestiones relatives a la re-
laci6n de la Convenci6n con otros instruments
juridicos y acuerdos internacionales en vigor y el
rol de los estados en la defense de la diversidad
cultural y la libertad de expresi6n.

Los actors principles
Los actors fundamentals de ese debate fueron
Estados Unidos y la Uni6n Europea (que, como
ya indicamos, consigui6 autorizaci6n para parti-


cipar en representaci6n de los 25 estados que la
componen). El resto de los estados miembros de
la Unesco sigui6 el debate y en ese process la ma-
yoria de ellos se pleg6 a las posiciones expresadas
por la Uni6n Europea, que tenia como principio
rector el hecho que la cultural no era una mer-
cancia como las otras y que cada pais debia tener
el derecho de proteger sus expresiones culturales
propias, base de su identidad, y favorecer el desa-
rrollo de industries culturales nacionales.
Por su parte, el argument de fondo presen-
tado por Estados Unidos era que la Convenci6n
era atentatoria al libre comercio y a la libertad de
prensa, que favorecia el proteccionismo y que no
respetaba los derechos humans.
Las reuniones de experts que analizaron la
propuesta de Convenci6n a la luz de los tratados
de libre comercio, asi como los especialistas de los
derechos humans, pusieron de manifiesto que el
t&rmino de protecci6n no implicaba una voluntad
defensive o una falta de apertura por parte de los
estados. Indicaron, ademds, que la Convenci6n,


52 GLOBAL












en la media que no pone en cuesti6n otros tra-
tados y acuerdos internacionales, no viola esos
principios ni los derechos humans.
Estados Unidos mostr6, en los hechos y a lo
largo del process, poco interns en negociar sus
posiciones con el resto de los paises. Ello produjo
un rechazo por parte de la mayoria de los partici-
pantes del debate y el acercamiento progresivo a
las posiciones europeas que permitian a los paises
en desarrollo preservar las bases de su identidad
mAs alli del comercio. Paises como Iraq y Afga-
nistAn, en situaci6n de ocupaci6n military y casi
de protectorado americano, votaron y expresaron
opinions contra la posici6n norteamericana.
En los debates sali6 a colaci6n la dificultad de
Estados Unidos de apoyar instruments legales
de carActer supranacional. El caso del Protocolo
de Kioto fue traido a colaci6n, al igual que el del
Tribunal Internacional contra los Crimenes de
Guerra, por organizaciones de la sociedad civil
que intervinieron en el debate.
Una vez aprobado el anteproyecto de Con-
venci6n, Estados Unidos y la UE retomaron el
trabajo de lobby. Esta iltima realize un amplio
trabajo local e international. Francia, Espafia y
Brasil, con el apoyo de organizaciones de la so-
ciedad civil, se convirtieron en un n6cleo motor
por la diversidad cultural. Canada y organiza-


Las diferentes votaciones del

anteproyecto de Convenci6n

mostraron el aislamiento de

Estados Unidos.
I____________


clones de la sociedad civil de ese pais jugaron
tambi6n un papel de primer orden. Numerosas
reuniones en las diferentes parties del mundo
fueron promovidas por esta alianza estrat6gica
por la excepci6n cultural. El desafio para los
defensores de esta posici6n era hacer aprobar el
anteproyecto de Convenci6n tal cual, sin abrir
el debate, en la 33 Conferencia General de oc-
tubre de 2005.


Estados Unidos hizo tambi6n un trabajo im-
portante, sobre todo con las cancillerias de los
estados miembros. Figuras emblemAticas como
Condoleeza Rice y Laura Bush orientaron y/o
intervinieron en el debate. Para ellas, el antepro-
yecto de Convenci6n era incomplete y defectuoso
y debia abrirse de nuevo el debate en la 33 Con-
ferencia General o, en su defecto, discutirlo mas y
presentar un buen document para la 34 Confe-
rencia General de la Unesco de 2007.
Este process de lobby tuvo implicaciones para
la Rep6blica Dominicana.

La Repfiblica Dominicana
Por su naturaleza, la Convenci6n implicaba a dos
ministerios importantes de la Rep6blica Domini-
cana: la Cancilleria, responsible de los acuerdos
y convenciones, y el Ministerio de Cultura.
Estos ministerios no expresaron posiciones a
la Comisi6n encargada de la transici6n guber-
namental (2004),' relative a acuerdos o toma de
posiciones dominicanas en relaci6n con el ante-
proyecto de Convenci6n.
La delegaci6n dominicana del gobierno del
president Hip6lito Mejia (PRD), aun en funciones
en septiembre de 2004 (durante la Primera Re-
union Intergubernamental), no inform tampoco
de la naturaleza de su participaci6n en los deba-
tes ni en las consultas promovidas por
I el director general.
En noviembre de 2004, ya al frente
de la delegaci6n, informamos al Mi-
nisterio de Relaciones Exteriores y al
Ministerio de Cultura sobre la impor-
tancia de la Convenci6n, su caracter
politico y los ejes del debate.
S Ademis, llamamos la atenci6n de
estas instituciones sobre el interns de
explorer la posibilidad de organizer un debate
national sobre el tema con personas del mundo
de la cultural, especialistas en cuestiones comer-
ciales y especialistas de la Unesco, para hacer de
la diversidad cultural un tema de sociedad y to-
mar posiciones nacionales. Esto no pudo concre-
tarse en ese moment.
En este process no hubo coordinaci6n in-
terministerial visible y el Ministerio de Cultura











asumi6 un rol motor en defense
de los principios de la Conven-
ci6n, que gui6 en gran parte
nuestra acci6n. Ese organismo
particip6 en una series de reunio-
nes importantes promovidas por
la Uni6n Europea sobre la Con-
vencion.
En particular merece desta-
carse nuestra participaci6n, en
junio de 2005, en la Reuni6n In-
ternacional de Ministros y Res-
ponsables de Cultura, como parte
de la delegaci6n de la Repuiblica
Dominicana, encabezada por
el ministry de Cultura, Jos6 Ra-
fael Lantigua. Este encuentro de
cardcter politico, convocado por
Espafia, Brasil y Francia, reuni6
en Madrid a representantes po-
liticos de alto nivel de una gran
cantidad de paises de Am6rica
Latina, el Caribe y Africa, quie-
nes se pronunciaron a favor de la
Convenci6n. El ministry Lanti-
gua express su apoyo en calidad de portavoz de la
Presidencia. En ese mismo viaje, el secretario de
Estado particip6 en la Reuni6n de Ministros Ibe-
roamericanos de Cultura, realizada en C6rdoba y
que tambi6n apoy6 la Convenci6n.
Dado el alto contenido de political exterior de
la Convenci6n, enviamos de manera sistemdtica
informes a la Cancilleria, solicitamos instruccio-
nes y pedimos apoyo de un especialista de esa
instituci6n para que se elaboraran posiciones na-
cionales en las reuniones intergubernamentales
de la Unesco donde se debati6 el asunto. El Mi-
nisterio de Cultura que dio seguimiento al debate
en los foros regionales e internacionales de Cul-
tura nos mantuvo informados de las posiciones
adoptadas y en el marco del discurso de political
general presentado por el responsible de Cultu-
ra en la 33 Conferencia General de la Unesco, la
Repdblica Dominicana apoy6 de manera expresa
la adopci6n de la Convenci6n.
En el marco de las discusiones de esta Confe-
rencia, dado lo arduo del debate, la Cancilleria


dominicana evalu6 la posibilidad de proponer, si
fuese necesario, el posponer la aprobaci6n de la
Convenci6n para la 34 Conferencia General de
2007. Sin embargo, la suerte de la Convenci6n
estaba echada y en las discusiones no se debati6
nunca sobre el possible reenvi6 de la Convenci6n
para dos afios mas tarde.
Estados Unidos, que era el inico pais que se
oponia abiertamente a la Convenci6n, reabri6
el debate y puso a los estados miembros a pro-
nunciarse sobre 28 enmiendas al anteproyecto de
Convenci6n, que fueron todas votadas y rechaza-
das, una por una, por aplastante mayoria.
La Conferencia General aprob6 en su sesi6n
plenaria del 20 de octubre de 2005 el anteproyec-
to de Convenci6n sobre la Protecci6n y Promo-
ci6n de la Diversidad de la Expresiones Culturales
con un apoyo masivo: 148 votos a favor, dos en
contra (Estados Unidos e Israel) y 4 abstenciones
(Australia, Honduras, Nicaragua y Liberia).
Las diferentes votaciones del anteproyecto de
Convenci6n mostraron el aislamiento de Estados


54 GLOBAL


air


---: JA













Unidos, tanto en las reuniones de trabajo como en
los debates sostenidos en los diferentes 6rganos de
la Unesco. La UE logr6 atraer hacia sus posiciones
al grueso de los paises miembros de la Unesco.

Batalla aun no ganada
La aprobaci6n de la Convenci6n fue sin lugar
a dudas un triunfo de la comunidad internacio-
nal que la apoy6; pero la batalla no esta ain ga-
nada. El pr6ximo paso es la ratificaci6n de la
misma por los parlamentos de por lo menos 30
estados miembros de la Unesco para que entire
en vigor. Esta ratificaci6n es la condici6n de su
oficializaci6n y aplicaci6n real y efectiva en los
paises signatarios. El ambito de aplicaci6n de la
Convenci6n se ubica asi directamente en el te-
rreno politico.
En este moment es necesario impulsar un
amplio process de discusi6n y popularizaci6n
de la Convenci6n para garantizar su aprobaci6n
por los congress nacionales. Ante las presiones
internacionales ligadas a los bloques econ6mi-
cos regionales u otras instancias de poder, es el
moment de hacer de la Convenci6n sobre la
Protecci6n y la Promoci6n de las Expresiones
Culturales un instrument en manos de los crea-
dores, los artists.
El carActer simb6lico de la Convenci6n y la
voluntad de dejar a sus signatarios mayores espa-
cios de apoyo piblico, es decir, de apoyo estatal a
la producci6n cultural, es muy important: como
fuente de ingresos y como factor de identidad y
de ciudadania para nuestros pueblos. Este dere-
cho cultural debe ser garantizado y preservado.

Laura Faxas es soci6loga de profesi6n. Se desem-
pefia actualmente como embajadora delegada per-
manente de la Republica Dominicana ante la Unesco.

Notas
1 En el marco de este trabajo dejamos de lado el de-
bate sobre el moment precise en que se inici6 el pro-
ceso de globalizaci6n/mundializaci6n. Para numerosos
analistas, este process es un fen6meno viejo ligado a los
process de colonizaci6n del siglo XIX. Para otros es un
fen6meno cualitativamente diferente al imperialism de
la colonizaci6n.


2 El conocimiento es el eje central de las mutacioncs so-
ciales del mundo de hoy. Un conocimiento interdepen-
dientc y que se dcsarrolla en un Ambito public tomando
como referencia los valores democrAticos. Para una vi-
si6n de conjunto consultar: Unesco Hacia las Sociedades del
Conocimiento. Informe Muindial de la Unesco, Paris, 2005.
" Consultar documents del coloquio : CADIS-EHESS,
Les Sciences Sociales en Mutalion. Colloque international el plu-
ridisciplinaire, Paris, 3 al 6 de mayo de 2006.
4 Nos referimos en particular a la mesa redonda sobre
Diversidad Cultural y Diversidad Biol6gica para un Dc-
sarrollo Sostenible (Cumbre Mundial de Desarrollo Sos-
tenible, Johannesburgo, septiembre de 2002), cumbre
de la Francofonia (Beirut, octubre de 2002), la reuni6n
annual de la Red Internacional de Politicas Culturales
(RIPC) (El Cabo, octubre de 2002), la Asamblea de las
Naciones Unidas por la resoluci6n 57/249 proclama cl
dia 21 de mayo como dia de la Diversidad Cultural.
5 Tal y como ya sefialamos una series de reuniones, des-
de el inicio de los afios noventa se abri6 en Europa el
debate sobre la naturaleza de los bienes y servicios cul-
turales en el context de la mundializaci6n. En ese mar-
co merecen destacarse las diversas reuniones animadas
por la Red Internacional de Politicas Culturales (RIPC),
las conclusions de la 733 Reuni6n de Delegados del
Consejo de Europa que aprob6 una Declaraci6n sobre
la Diversidad Cultural (diciembre de 2000), los traba-
jos de la Red Internacional para la Diversidad Cultural
(RIDC), los encuentros internacionales de las Organi-
zaciones de los Profesionales de la Cultura (Montreal,
2001 y Paris, 2003), los trabajos del Grupo de Friburgo
sobre los Derechos Culturales (desde 1991), y las coali-
ciones nacionales e internacionales sobre la diversidad
cultural quejugaron un rol central en el debate desde la
sociedad civil sobre la Convenci6n.
6 Para una informaci6n detallada del contenido de estos
concepts y del anteproyecto de la Convenci6n, ver el
Informe Preliminar del director general sobre los de-
bates y del anteproyecto de Convenci6n, Uncsco, docu-
mento 33C/23 del 4 de agosto de 2005.
SEn las elecciones de mayo de 2004, Leonel Fernan-
dez y el Partido de la Libcraci6n Dominicana (PLD)
llegaron al Gobierno y se constituy6 una Comisi6n
de Transici6n con representantes del saliente Partido
Revolucionario Dominicano (PRD), con el objetivo de
hacer el traspaso de los expedientes en curso a dar se-
guimiento.
























470!m


"a -_
yeT


,;L
















./ rA
,'
1:4 *\. 4 L'*


COSTASUR


CASA
La Romana,


de CAMPO
Republica Dominicana


~~ r-




0 John R.0.g0i Jr. I


Republica Dominicana:
un modelo de seguridad
y desarrollo
La Repiublica Dominicana es uno de los "paises piloto" del Proyecto del Milenio de la
ONU. En dos anos, el pais ha logrado importantes avances en material de desarrollo,
seguridad y erradicaci6n de la pobreza a escala local. Esta iniciativa es un catalizador
que estd ayudando a prevenir los problems, antes de tener que enfrentarlos.











1 Secretario General de la ONU, Kofi
Annan, visit el pais por vez primera el
4 de agosto de 2006, luego de una para-
da en Haiti, por invitaci6n del president de la
Repiblica Dominicana, Leonel Fernandez, con
el fin de conocer los progress hechos por el pais
en relaci6n con el trabajo hacia el logro de los
Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Na-
ciones Unidas (ODM). Esta naci6n fue escogido
en el afio 2004 como uno de los "paises piloto"
del Proyecto del Milenio de la ONU, una iniciati-
va encargada por el secretario general y dirigida
por el distinguido economist y professor Jeffrey
Sachs. En adici6n, la Repuiblica Dominicana
es actualmente el iunico pais del mundo que ha
creado una comisi6n presidential exclusivamente
para coordinar, monitorear y dar seguimiento a
los progress de los ODM.
La presentaci6n dej6 muy impresionado, al se-
cretario general, hasta el punto de que hizo una
series de declaraciones incluyendo: "Ustedes [la
Repliblica Dominicana] van por el camino co-
rrecto y estdn estableciendo un 'modelo' aqui que
pienso sera de gran interns para muchos paises en
esta region y alrededor del mundo". Mas adelan-
te declar6 que "la Repuiblica Dominicana es una
inspiraci6n para la comunidad international y un
ejemplo para el mundo en desarrollo" (COPDES,
2006, p. 6).
Sin embargo, de todos los comentarios con-
cernientes al trabajo de la Repuiblica Dominica-
na, el que mas capt6 la atenci6n de la audiencia
-por no ser traditional en su contexto- fue la
conexi6n que hizo entire "desarrollo" con "se-
guridad", cuando declare: "Ustedes no pueden
tener seguridad sin desarrollo y no pueden tener
desarrollo sin seguridad" (COPDES, 2006, p. 24).
Esto anim6 a muchos de los presents a pensar
mas alli de la corriente ideol6gica dominant
con relaci6n a "qu6 tipo de 'modelo' estaba sien-
do establecido en la Rep6blica Dominicana", es-
pecialmente porque no era la primera vez que el
pais era nombrado como un "modelo". El doc-
torJeffrey Sachs, en su visit a la Rep6blica Do-
minicana un afio antes, se refiri6 al pais como
un "pionero" y un "ejemplo" a seguir por otros
(COPDES, 2005, p. 10).


Sin embargo, Sachs, al igual que el secreta-
rio general, tambi6n hizo menci6n de la "seguri-
dad" en su discurso de abril de 2005, afirmando
que "no hay desarrollo mundial sin seguridad,
ni seguridad sin desarrollo, por lo que los lideres
mundiales tienen que reunirse y escoger a ambos,
seguridad y desarrollo, como objetivos mundiales
comunes" (COPDES, 2005, p. 62). Continue su de-
claraci6n reconociendo que "no puede haber una
guerra exitosa contra el terrorism en el mundo
si no hay una guerra contra la extrema 1" .i' ...
(COPDES, 2005, p. 62).
dCuil es la coincidencia? dPor quc estos dos as-
tutos individuos mencionaron esto en la Republi-
ca Dominicana en dos ocasiones diferentes en las
que ambos elogiaban los esfuerzos de desarrollo
del pais? (Qu6 tiene esto que ver con seguridad?
jQu6 tipo de modelo es la Rep6blica Dominica-
na? EEs un modelo de desarrollo? O es que el
"trabajo de desarrollo" se esta convirtiendo en si
mismo no s6lo en un "modelo de desarrollo" sino
tambi6n de seguridad?
La Rep6blica Dominicana se ha convertido
en un modelo tanto de seguridad como de desa-
rrollo. El pais es un ejemplo viviente de lo que el
discurso de la ONU esta predicando en esta era de
reform de las Naciones Unidas, particularmente
luego de los astutos esfuerzos de Kofi Annan para
hacer que el mundo est6 mis a tono con los retos
y oportunidades del siglo xxI, la mayoria de los
cuales estaban incluidos en las dos iniciativas que
61 estableci6 despu6s del comienzo del milenio,
llamadas Proyecto del Milenio de las Naciones
Unidas y Panel de Alto Nivel del Secretario Ge-
neral sobre Amenazas, Desafios y Cambio.

Paz y seguridad
La Organizaci6n de las Naciones Unidas fue
creada en 1945 "[...] para salvar a las genera-
ciones siguientes del azote de la guerra" y a fin
de asegurar que las guerras mundiales del siglo
xx nunca volvieran a repetirse. Sin embargo, 61
afios mas tarde, el siglo XXI ofrece una era donde
el mantenimiento de la paz y la seguridad repre-
sentan nuestros mas grandes retos, los cuales no
son necesariamente conflicts inter-estados, sino
mis bien amenazas no tradicionales que incluyen











pobreza, enfermedades infecciosas y degradaci6n
medioambiental, guerra y violencia dentro de los
estados, terrorism, y crime transnacional orga-
nizado, entire otros. (U.N. 2004, p. 1).

LQu6 es el "modelo dominicano"?
En sus etapas iniciales, el modelo dominicano
se referia principalmente al compromise y de-
dicaci6n del president Fernandez con los ODM,
tanto political como institucionalmente
(fuc el primer president en crear una
comisi6n presidential para los ODM).
La idea del modelo dominicano ha
torado mas valor desde ese entonces aJ
por su naturaleza transformadora. La
s
comision presidential, aunque es una
novedad, ha sido un continueo" que se C
adapt a las necesidades del pais, de las I
comunidades locales y de aquellos que
estan en desventaja y empobrecidos.
El 30 de noviembre de 2005, la primera dama
de la Repiblica Dominicana, Margarita Cedefio
de Fernandez, inaugur6 a nombre del presiden-
te Fernandez un process Ilamado Evaluaci6n de
Necesidades y Analisis de Costos Locales para
cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
La iniciativa, mas cominmente llamada Pueblo
del Milenio, tiene el prop6sito de "aprovechar el
liderazgo local, activismo y compromise con la
erradicaci6n de la pobreza a escala local, a fin de
que los mismos ciudadanos lideren el process de
desarrollo de su comunidad, mediante un enfo-
que 'ascendente de abajo hacia arriba basado en
la comunidad' que sirva para identificar las nece-
sidades mas urgentes y las soluciones para lograr
los Objetivos del Milenio a escala local" (Cedefio
de FernAndez).
La iniciativa del Pueblo del Milenio comple-
menta el enfoque presidential "de arriba hacia
abajo", mediante la creaci6n de una vision "de
abajo hacia arriba" basada en la comunidad para
el desarrollo sostenible en la Repfblica Domini-
cana. La fusion entire el Plan Nacional de Desa-
rrollo del pais, basado en las inversiones de los
Objetivos del Milenio de la Evaluaci6n Nacio-
nal de Necesidades y Analisis de Costos para los
ODM, y various planes de desarrollo provinciales


y locales, tambiin basados en las inversiones lo-
cales para los ODM de la Evaluaci6n Nacional de
Necesidades y Analisis de Costos para los ODM,
llevara a una vision integrada y compartida para
el desarrollo human sostenible del pais.
El process ha servido como plataforma para
aglutinar al Gobierno central y a las municipali-
dades, provincias, comunidades, partidos politi-
cos, ONG, agencies locales de Naciones Unidas y


as amenazas que mayormente

Fectan al pais y a sus habitantes

3n las econ6micas y sociales y el

rimen transnacional organizado.


el sector privado, hacia una definici6n de su pro-
pio tipo de desarrollo y acciones para hacer las
inversiones claves necesarias para lograr los ODM
a escala provincial, lo que incluye un incrementa-
do apoyo y un gasto eficiente y efectivo en educa-
ci6n, salud, agua y servicios sanitarios, energia,
agriculture y nutrici6n. El modelo dominicano se
ha convertido en una herramienta para los do-
minicanos y su desarrollo, dAndoles un sentido
de propiedad que es intrinsecamente importan-


Tres niios corren tras la camioneta de la Secretaria de Salud en un barrio de
Santo Domingo, en agosto de 2006, durante una campafia de fumigaci6n y de
destrucci6n de criaderos del mosquito Aedes Ageypti, que transmite el dengue.


60 GLOBAL












































Campafia de vacunaci6n contra la poliomielitis, la rubeola y el sarampi6n en todos lo
pais, en 2004.


te para lograr la libertad y los derechos cubiertos
por los ODM y un desarrollo human sostenible.

Vinculo entire desarrollo
y seguridad
El secretario general manifiesta en su informed
del 60 Aniversario de la Asamblea General de las
Naciones Unidas, tambi6n conocido con la Cum-
bre del Milenio +5, que vivimos en un mundo
de "amenazas y oportunidades interconectadas"
y que "el desarrollo, la seguridad y los derechos
humans van de la mano" (ONU, 2005). Se han
desarrollado muchas investigaciones con relaci6n
al vinculo entire desarrollo y seguridad, particu-
larmente su relaci6n bidireccional, lo que revela
especificamente que "el conflict violent destru-
ye la riqueza" y que "la pobreza debilita al Es-
tado y a sus instituciones, por lo tanto, los hace
vulnerable al conflict" (Proyecto del Milenio de
la ONU, 2005, p. 42).


Un taller celebrado en Bang-
kok en junio de 2004 acerca del
Proyecto del Milenio de la ONU
revel6, utilizando datos del Ban-
co Mundial, la relaci6n entire la
riqueza de una naci6n y sus posi-
bilidades de tener una guerra ci-
vil. Plante6 que "un pais con un
PIB per cApita de solo 250 d6lares
tiene en pron6stico la probabili-
dad del inicio de una guerra de
un 15%, en algun moment den-
tro de los pr6ximos cinco aios,
mientras que esta probabilidad
de guerra se reduce a la mitad en
un pais con un PIB de 600 d6la-
res por persona". Adicionalmente
planted que "paises con un in-
greso per cApita de mis de 5,000
d6lares tienen menos de un 1%
de probabilidad de experimentar
conflicts civiles" (Proyecto del
Milenio de la ONU, 2004, p. 9).
Adicionalmente, un studio de
2004 titulado Los choques economicos
s hospitals del
y los conflicts civiles: un enfoque de va-
riables instrumentales, mostr6 que "el
choque de un crecimiento negative de cinco pun-
tos porcentuales aumenta el riesgo de una guerra
civil en un 50 por ciento" (Proyecto del Milenio de
la ONU, p. 42).
El Panel de Alto Nivel del Secretario Gene-
ral sobre Amenazas, Desafios y Cambios, defini6
como "amenazas a la seguridad international"
"cualquier event o process que implique muer-
tes a gran escala o la disminuci6n de las expecta-
tivas de vida" (ONU, 2004, p. 23). El resultado del
Panel de Alto Nivel clasific6 las amenazas en seis
grupos (ONU, 2004, p. 2).
1. Amenazas econ6micas y sociales, incluyendo
pobreza, enfermedades infectocontagiosas y
degradaci6n medioambiental.
2. Conflictos entire estados.
3. Conflictos internos (incluyendo guerra civil,
genocidio y otras atrocidades a gran escala).
4. Armas nucleares, radiol6gicas, quimicas y
biol6gicas.













5. Terrorismo.
6. Crimen transnacional orga-
nizado.
Adaptando estos seis grupos
a la realidad de la Republica
Dominicana, las amenazas que
mayormente alectan al pais y
a sus habitantes incluyen las
amenazas economicas y socia-
les (pobreza, enfermedades in-
fectocontagiosas y degradaci6n
medioambiental) y el crime
transnacional organizado. Por
ejemplo, la pasada administra-
ci6n Fernandez logr6 una de las
tasas de crecimiento mis altas
de ese moment, que fue de un
promedio de 7.8%, mientras
Alumnos de una
la administraci6n Mejia que le inici6conlapar
sucedi6 fue responsible de ta-
sas de crecimiento negatives (potencialmente la
mas profunda crisis econ6mica de la historic del
pais, y 1.5 millones mas de dominicanos vivien-
do en la pobreza, Banco Mundial, 2005). Esto
redunda en crime transnacional organizado,
particularmente debido al trAfico de drogas, el
cual prolifer6 durante toda la administraci6n
Mejia y llev6 a una significativa p6rdida de vi-
das como resultado de la grave delincuencia y
asesinatos que se derivan de esta amenaza mo-
derna. En cuanto a las amenazas econ6micas y
sociales, en 2005 murieron mas de 3,249 nifios
de los padres potencialmente mas pobres de la
Republica Dominicana, mientras que en el mis-
mo afio, por encima de 200 mujeres murieron
debido a problems durante el embarazo (SES-
PAS,junio de 2006).

Lecciones aprendidas
Recientemente el dengue se ha convertido en
un gran problema en la Repiblica Dominica-
na, done mis de 30 personas han muerto como
resultado de esta enfermedad hasta el moment
de escribir este articulo (Hoy, 13 de septiembre
de 2006). Aunque todos culpan al secretario de
Salud Piblica, la crisis es un perfect ejemplo de
que los problems como 6ste deben prevenirse a


escuela de Los Alcarrizos en la Repdblica Dominicana. El afio escolar 2006-2007 se
ticipaci6n de mais de dos millones de estudiantes.


fin de que el Gobierno no tenga la poco mane-
jable carga de confrontarlos, lo que no siempre
es possible, especialmente en t6rminos financieros.
La lucha contra este fltimo brote de dengue le
esta costando al pais millones de pesos, especial-
mente a la Secretaria de Salud Piblica, hasta tal
punto que el secretario ha convocado a otros mi-
nistros para recibir apoyo por la enorme carga
que se le ha impuesto.
El apoyo ofrecido incluye talleres de "preven-
ci6n de mosquitos" que aprovechan la ventaja
del alcance que las secretaries de Educaci6n y
de Educaci6n Superior tienen con las escuelas y
universidades en cada punto del pais, asi como
las mis de 33,000 families que el Despacho de la
Primera Dama ha inscrito en el program Pro-
gresando. La franca realidad es que la Secretaria
de Salud Publica realmente deberia tener mayor
alcance que las demAs secretaries, si hubiera in-
vertido financieramente y en recursos en centros
de salud primaries mas que en grandes hospitals
a escala provincial, lo que la hubiera ayudado con
la prevenci6n de muertes y frente a la prolifera-
ci6n de la enfermedad. Los ODM estAn sirviendo
como un catalizador para invertir mas y mejor en
centros de salud de atenci6n primaria en las Areas
mas remotas del pais.


62 GLOBAL


































El secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, y el president domi
Fernandez, durante la visit del primero a la Reptiblica Dominicana, en agosto de 200(


El Panel de Alto Nivel del Secretario General
establece que el logro del reto de prevenci6n "co-
mienza con 'desarrollo' porque es el fundamento
indispensable para un sistema colectivo de segu-
ridad que tome la prevenci6n seriamente" (ONU,
2004, p. 23). Esto concuerda con las seis lecciones
aprendidas presentadas por la Comisi6n Presi-
dencial al secretario general durante su visit a la
Republica Dominicana, que incluian:
1. La pobreza es parte de un gran problema;
2. Un enfoque holistico es igual a la evaluaci6n
de necesidades de los ODM,
3. El logro de los ODM require de una "focali-
zaci6n mayor";
4. Ir localmente: la gente es pobre localmente,
no nacionalmente;
5. Los ODM equivalent a "fAbrica" del Estado y
de la sociedad, y lo mas important,
6. Los ODM equivalent a "prevenir problems
mas que enfrentar problemss.
Prevenir los problems, mAs que afrontarlos,
es important no s61o en t6rminos 6ticos y prac-
ticos debido al potential de perdida de vidas y
sufrimiento human, sino tambi6n en t6rminos
financieros. La crisis de dengue le esta costando
millones de pesos a los ministerios de Salud Pi-
blica, Educaci6n y otros: fondos que normalmen-


te hubieran podido destinar hacia
los 29.5 billones de d6lares nece-
sarios para lograr los ODM en la
Repuiblica Dominicana -a escala
national desde 2005 a 2015-, o
los 230 millones de d6lares ne-
cesarios para lograr los ODM en
el primer Pueblo del Milenio, la
provincia de El Seibo, entire 2006
y 2015 (COPDES, 2006, p. 24).
Aunque es dificil poner un cost
a los problems, amenazas o con-
flictos, un studio mostr6 que el
valor present neto del costo de
un conflict es 250% del valor
del PIB al moment de inicio del
conflict. 0, para un "tipico pais
inicano, Leonel en desarrollo", los costs totales
6. asociados con el conflict son de
alrededor de 54 billones de d6la-
res (Collier y Hoeffler, 2004).
El resultado mds important del Panel de Alto
Nivel del Secretario General es que el mundo ne-
cesita un "nuevo consenso", cuya esencia deberia
estar basada en el principio fundamental de que
"todas las naciones, ricas y pobres, deben com-
partir la responsabilidad de la seguridad de cada
una" (ONU, 2004, p. 2). El trabajo de desarrollo
en la Repiblica Dominicana hacia el logro de los
ODM no es solamente un modelo de desarrollo,
sino tambien de seguridad. La Repilblica Do-
minicana esti haciendo su parte al dirigirse a la
raiz del problema. Su trabajo hacia el logro de
los ODM es un catalizador que esti ayudando a
prevenir los problems en vez de tener que en-
frentarlos, lo que no es s61o prudent y responsa-
ble desde el punto de vista de un gobierno, sino
tambi6n de marcado beneficio para la poblaci6n,
que de otra forma estaria expuesta a las enferme-
dades, desafios y amenazas de este siglo xxI.
La Repiblica Dominicana esta haciendo su
parte y no esti trabajando solamente para su
gente, sino tambien sirviendo de modelo para
otros. El Panel de Alto Nivel del Secretario Ge-
neral hizo un llamamiento a los paises desarro-
llados que aspiran a una membresia permanent
en el Consejo de Seguridad a cumplir con el












criterio de asignar el 9.7% de su PIB a asistencia
official para el desarrollo (Proyecto del Milenio
de la ONU 2005, p. 9). Por otro lado, los paises
en desarrollo tambi6n tienen una responsabili-
dad. La Replublica Dominicana estA cumpliendo
su responsabilidad con los ODM uno al siete, asi
como los paises desarrollados deben cumplir el
ODM ocho. La Republica Dominicana merece
ser miembro no permanent del Consejo de Se-
guridad.
En su discurso de homenaje al secretario gene-
ral durante su visit al pais, el president Leonel
Fernindez coment6: "Esperamos que se vaya con
gratos recuerdos de la Repuiblica Dominicana, un
pais que, al igual que usted, es un promoter de
la paz, seguridad, prosperidad y dignidad para
todos los series humanss. El secretario general
respondi6 declarando: "[...] a veces la prensa me
pregunta, jpor qu6 vino aqui [a este pais tan pa-
cifico]? jQue le trajo aqui? eQu6 estA haciendo
aqui? Y usted sabe que las naciones son como las
organizaciones y como la gente. El cien por ciento
de los problems de cada organizaci6n son crea-
dos por el ocho por ciento de la gente, y si usted
no tiene cuidado, le destina todo su tiempo a ese
ocho por ciento y entonces no tiene tiempo para
los buenos".


John R. Gagain Jr. es director ejecutivo de la Co-
misi6n Presidencial Sobre los Objetivos del Milenio
y el Desarrollo Sostenible (COPDES), donde dirige la
primera comisi6n presidential en ser establecida
para el monitored y evaluaci6n del cumplimiento de
los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, y
la coordinaci6n de la planificaci6n multisectorial de
desarrollo sostenible. Anteriormente se desempefi6
como director del Centro de Estudios para la Globali-
zaci6n de Funglode.

Referencias
Banco Mundial, Poverty Assessment: Achieving More Pro-
Poor Growth, Washington, DC, 2005.
Cedcfio de Fernandez, Margarita, primera dama de la
Republica Dominicana, discurso inaugural de la
primera "Evaluaci6n de Necesidades y Analisis de
Costos Locales para cumplir los Objetivos de De-
sarrollo del Milenio", Club Faro de Hicayagua, El


Seybo, Repfblica Dominicana, 30 de noviembre
de 2005.
Collier, Paul y Anke Hoeffler. "The Challenge of Redu-
cing the Global Incidence of Civil War", Trabajo
para el Proyecto de Consenso de Copenhagen,
2004, .
Comisi6n Presidencial sobre los Objetivos de Desarrol-
lo del Milenio en la Republica Dominicana (CO-
PDES), Evaluaci6n de Necesidades y Analisis de
Costos de los ODM Pueblo del Milenio, El Seibo,
Santo Domingo, Repufblica Dominicana, agosto
de 2006.
-Secretario general Kofi Annan Visita la Repuiblica
Dominicana, Informe: Presentacion del progress del
pais en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Mile-
nio y lecciones aprendidas como pais piloto del Proyecto
del Milenio de la ONU, Santo Domingo, Repuiblica
Dominicana, agosto de 2006.
-El doctor Jeffrey Sachs visit la Republica Domi-
nicana, Informe: Los secretarios de Estado presentan
los resultados preliminares de una evaluacian de nece-
sidades sobre los Objetivos de Desarrollo del Adilenio,
Santo Domingo, Republica Dominicana, abril
de 2005.
-Investing in the Sustainable Development of the Dominican
Republic: An MDG Needs Assessment, Santo Domingo,
Republica Dominicana, junio de 2005.
Hoy, "Salud arreciard medidas para combatir el den-
gue", Santo Domingo, Republica Dominicana, 13
de septiembre de 2006.
ONU, In Larger Freedom: Towards Development, Security and
Human Rights for All, informed del secretario gen-
eral, 2005.
-A More Secure World: Our Shared Responsibility, Report
of the Secretary-General's High-Level Panel on Threats,
( .. and Change, Department of Public Infor-
mation, 2004.
Project del Milenio de la ONU, "Violent Conflict and
the Millennium Development Goals: Diagnosis
and Recommendations", Workshop, Bangkok,
Tailandia, 2004.
--Investing in Development: A Practical Plan lo Achieve the
Millennium Development Goals, Londres, Sterling,
VA: Earthscan Press, 2005.
Secretaria de Estado de Salud Publica y Asistencia So-
cial (SESPAS), Tolerancia Cero, informed mensual, ju-
nio de 2006.


64 GLOBAL









I1 1


Il1


A\ll I


rW r r B s
Q
;~ ~
L~ ~~
B


I I q






Las palabras


0os Raae Latu I


El tiempo de la realizaci6n


de los suenos


La novela, como g6nero literario, impulsa desde
su contenido y gravedad un esquema sincopado
que, como la m6sica, se expresa a contratiempo
desde la valencia de la nota d6bil y de la nota
fuerte. Al enlazarse ambas notas, se produce el
sonido -digamos, el efecto- deseado, originando
de esta manera un entrelazamiento argumental
que dinamiza el acto ficcional y facility la con-
junci6n del ritmo y la cadencia structural de la
historic forjada por el narrador.
Desde ese esquema sincopado, como si se
plantease la trama a contracorriente, se entre-
cruzan las histories vicarias con la historic fun-
damental para crear el esquema narrative que
configura, en su extension y en su profundidad,
la material de la ficci6n con la que se ensambla el
corpus de la novela.
Desde este punto de vista, el orden espacial
y el orden temporal de la novela se acogen a los
niveles de realidad que la historic formula, indu-
ciendo al lector al conocimiento de una vitalidad
encarnada, de lo que podriamos definir como la
ficcidn generada que no es mAs que el vinculo armo-
nizante de la realidad presumida con la coheren-
cia argumental de la historic narrada.
Cuando el novelist conjuga con perspicacia
y buen tono estas condicionantes, la novela al-
canza su dominio y eficacia, y el acto ficcional
se convierte en un vehiculo de persuasion, tan
fundamental para que el lector termine por ser
cubierto con la magia de la narraci6n. De ahi la
importancia que algunos estudiosos del fen6meno
narrative confieren a la "coherencia internal" de


la novela como element que persuade al lector
de los atributos del cuerpo narrative.
El novelist puede asumir la realidad desde
distintos tonos y matices. Pero la eficacia de una
novela radicarA siempre en que los pianos de la
realidad se entrecrucen con los valores que el
tiempo y el ritmo de la novela determine, a fin
de que la ficci6n transcurra desde la misma in-
tensidad del nivel de realidad, pero sin violentar
sus cauces, ya que ambos valores deben discurrir
en Ambitos diferenciados. Realidad y tiempo, o
sea, el tiempo del narrador y el tiempo de lo na-
rrado, son vitales en la ficci6n que la novela bus-
ca engendrar, pero ambos factors caminan de
forma aut6noma para que la narraci6n sentence
sus objetivos primaries y para que se configure su
plasma vital.
Lo primero que sorprende y entusiasma en
Suenfos de salitre, la novela de Carmen Imbert Bru-
gal, es precisamente la manera en que la narra-
dora propicia ese deslinde entire el tiempo de la
historic y el tiempo de lo narrado, y el modo en
que, de manera sincopada, se apropia del argu-
mento central desde la configuraci6n efectiva de
los pianos fuertes de la narraci6n con los pianos
vicarios, suplementarios, de la misma. O sea,
hay una conformante vitalidad entire la historic
central y las histories subyacentes, que terminan
creando el devenir narrative, su impronta vivaz,
su "coherencia internal que persuade al lector y
lo impact.
La historic es la de Daniel y Alfonso, pero es
tambi6n la de Tina, Luisa, Sofia, Liz,Juanito, el


66 GLOBAL

































Carmen Imbert Brugal, autora de Suefios de Salitre.


abuelo. Es la historic coral de un tiempo y de una
realidad narrada con soltura y eficacia, a contra-
corriente, desde el tel6n de fondo de los vaivenes
humans, de la solitaria vitalidad de los suefios y
de la vision sincopada de la material con que se
construyen esos suenos.
Los "detalles" de Daniel y Alfonso actfian
como premisa de fondo y forma, pues de esos de-
talles se desprende la historic central que los per-
sonajes vicarios complementan desde su realidad
y desde su entrelazamiento afectivo. De esta ma-
nera, los vasos comunicantes de la novela crean
una atm6sfera de sensibilidad que permit deli-
near la naturaleza del drama human configura-
do en la historic narrada.
Daniel, que "conoci6 temprano los limits
infames que pone la vida a la vida", enfrenta la
realidad desde un acopio de virtudes y defects
heredados, hasta culminar en un desenlace trAgi-
co. En el interin, la vida de Daniel se sumerge en
multiple recovecos, entrelazada con las vidas de
Alfonso y de los demas personajes de esta histo-
ria "comunitaria", que es la historic de todos y de
ninguno en particular, que es la historic de cada
uno y de todos en general.
Alfonso, tal vez el personaje mejor configura-
do en el ensamblaje de la historic narrada, plane
sobre una personalidad disoluta y los entresijos
que su drama human comporta, incluso desde


los pianos de las otras "realidades" asumidas en
el cuerpo narrative.
Alfonso, cuya "ineptitud amatoria [...] era pro-
porcional a su fertilidad", creci6 en los rigores del
amor burdeliano, en una afanosa buisqueda de si
mismo que tuvo, al final, desde otro Angulo, un
final trdgico como el de Daniel.
"La abstinencia enamorada de su adolescen-
cia lo conden6 al placer de tugurio. Nadie podia
sospechar que un sefiorito de su talante ensayaba
la pasi6n en su habitaci6n, pero las argucias de la
c6nyuge no lo colmaban. Precisaba la procacidad
de zaguin, la lujuria arrabalera, la violencia y la
intemperancia verbal para mantener en alto el
pend6n de su virilidad" (p. 63).

Destreza
La narradora lo describe con la destreza con que
configura toda la narraci6n y todo el drama hu-
mano encerrado en los ocasos, en las pasiones,
en la soledad, en los suefios. Alfonso -continiia
defini6ndolo- "conocia al dedillo las normas del
mundo cabaretero, su lenguaje criptico, los encu-
brimientos, la reserve, el respeto a las jerarquias,
los simbolos de insubordinaci6n y traici6n del
ghetto" (pp. 100-101).
"Convivia con el afecto itinerante, con las afi-
nidades, la sinceridad y la pasi6n de cinco dias,
devueltas en postales tardias o en una llamada
casual." Era "borracho locuaz, melanc6lico y
amn6sico [...]" (p. 107).
Aquel agitador de celestinos y celestinas, "co-
nocido en los lupanares", donde pagaba bien, no
se comportaba igual con su esposa. Armador de
"c6pulas anodinas" y de "coitos tediosos" en la
alcoba casera, Alfonso llev6 a su esposa a alma-
cenar "ilusiones, aspiraciones y ganas". Aquella
"agresiva empresaria [que] encubria a la esposa
insatisfecha", termin6 por guardar sus ilusiones
"en la misma gaveta donde se confundian" con la
ropa, los pafiuelos y calzoncillos de Alfonso, "olo-
rosos y planchados".
"Tal vez se resign y comprendi6 que, para
las mujeres decentes, el sexo debia ser reposado
y cuando las parejas maduran, la c6pula es desliz
de madrugada, present de navidad, equivoca-
ci6n despu6s de un cumpleafios" (p. 65).












Entre esos "detalles" de vida de Daniel y Al-
fonso, ya lo hemos dicho, se entrelazan las histo-
rias que complementan y sostienen la narraci6n
desde sus cauces vitales. Sofia, Luisa, Tina, Liz,
los otros, no son personajes ornamentales, son
realidades distintivas entire los caminos que la na-
rraci6n comporta y sefiala. Son, por tanto, fun-
cionarios de una realidad comun, destellos de una
misma luminosidad o quizd, si se desea, silencios
y ruidos a la vez de una sensaci6n de conjunto.
Ellas, ellos, junto con Daniel y Alfonso confor-
man una comunidad de intereses y de haberes,
de situaciones y de condumios existenciales que
albergan una realidad trastocadora.
Al sucumbir en la oquedad, Liz, por ejem-
plo, sacude el cuerpo narrative entroncando su
desgracia personal con la historic central de la
narraci6n. Luisa o Sofia, por igual, imantan el
cuerpo narrative con sus propias desilusiones y
agravios. "Despu6s de various lustros de virgini-
dad por desuso -nos cuenta la narradora- Luisa
consinti6 ayuntarse porque si. No le fascin6 pero
le satisfizo y reanudaba, sibado tras sfbado, el re-
focilamiento con olor a ajo, sin miedo a la prefiez,
al llanto de los nifios, al espionage de Sofia o al
abandon" (p. 105).
Incluso, el de un personaje comoJuanito, vio-
lado sexualmente, y a quien la narradora descri-
be eficazmente para conseguir el efecto buscado:
"Juanito era poco agresivo, demasiado dulce y
hermoso. Su piel cerflea y el marr6n lacio de su
pelo permitian el asombro de unos linguidos ojos
verdes que no cabian en la cara [...] No estaba he-
cho para el trabajo sino para la contemplaci6n"
(p. 26).
La narradora consigue de este modo una dis-
tribuci6n equilibrada del esquema narrative y
de la narraci6n que la comporta, con una fuerza
expresiva donde lenguaje, tema y ritmo alcanzan
una plenitud vigorosa y eficaz. Y los personajes
confluyen hacia esa direccion, como un todo uni-
co, como las notas d6biles y fuertes del ritmo sin-
copado que la mfsica genera.
Junto a esta configuraci6n se destaca el efecto
descriptive, tan clave en cualquier narraci6n. La
descripci6n de los personajes, de los ambientes,
del tiempo de la narraci6n, otorgan una vitalidad


al entramado ficticio que facility la creaci6n de
una atm6sfera de encantadora sordidez, irrigada
sin dudas por las virtudes de una narraci6n de
armoniosos contrastes.
El esquema narrative se contrae a una apa-
rente economic de recursos que queda supedi-
tada, sin embargo, y deberiamos decir tambi6n
vinculada, acortada, al uso cortante de vocablos
y adjetivos, donde la narradora dibuja y desdibu-
ja su trama vigorosa. Las bruscas coartadas de
los vocablos subsumidos por los signos de puntua-
ci6n forjan una dinAmica que empuja el cuerpo
narrative hacia su objetivo, apurando su paso con
sentenciosa vitalidad.
La ciudad es parte del entramado. La ciudad
como asiento del drama human narrado, como
configuraci6n epocal y como discurso de ambien-
te. La historic narrada se afinca sobre el delinea-
miento de las personalidades encontradas y sobre
los intersticios de la ciudad violentada. Junto al


68 GLOBAL












desplome human, se levanta la derrota de la ciu-
dad. "El pueblo se caia a pedazos pero el ruido
de la ilusi6n impedia percibir el descalabro", sen-
tencia la narradora. En esta contextualizaci6n, la
novela se convierte en la biografia difusa de las
sombras de un pasado, al paso del turismo. Des-
lumbra esta descripci6n derrumbadora:
"El dia era una gran resaca, un persistent
cotilleo. Desmenuzaban las hazafias ocurridas en
la arena, sobre la grupa de las bestias, en calle-
jones y acantilados forrados de preservatives que
asfixiaban erizos y arrastraban maqueyes con la
pesadez del tedio" (p. 72).
El turismo -y sera fAcil determinar la ciudad
que acoge este cambio- se explica desde ese otro
Angulo deformador de la realidad, como expec-
taci6n y anhelo de transformaciones humans y
ambientales. La narradora nos describe esa rea-
lidad desde la vertiente de los que trasladan su
porvenir a esa escuela de oportunidades:
"Como peregrinos de la miseria llegaban a los
enclaves del espejismo, despues de adobar su ima-
gen. El objetivo era entrar y suplicar un empleo.
Aceptaban mover los bArtulos que traian un can-
sancio lejano y un anhelo de diversion sin frenos,
recoger las hojas caidas sobre el litoral, las algas
que olvidaba la bajamar, los vasos y los plates
hundidos en las dunas. Sacudir el polvo acumu-
lado alrededor de las frutas y el yogur, guardados
en las habitaciones para extender el 'todo inclui-
do' y remediar los efectos del alcohol, el baile y la
lascivia. Estar en la n6mina los aproximaba a la
comida, a la propina y a la suerte, porque cual-
quier extranjero podia prendarse de la piel del
bar tender, del jardinero, del encargado de de-
portes, de la mucama, de la masajista" (p. 73).

Saber explicar
La novelist, hija de pueblo costanero, sabe expli-
carnos la movilidad social que el turismo acarrea,
desde sus angulos anfibios, dentro de esa "qui-
mera forastera" que oferta "propuestas ex6ticas"
vendidas como folclore, con una premisa fuerte y
dolorosa: "Ser o no ser, el golfo ser golfo".
Toda la novela esta levantada sobre un dis-
curso narrative de deslumbradora belleza, de
estremecedora calidad descriptive, tras un instru-


mental ficticio utilizado con hechizante destreza.
No exagero. Evaluar a fondo diversos tramos de
la narraci6n, desde su lenguaje y ritmo sorpren-
dentemente eficaces, ha de constituir una de las
tareas del lector que asuma la lectura de esta no-
vela de Carmen Imbert Brugal.
"Insipida, indolora, rApida, as6ptica y silencio-
sa fue la experiencia. Ella no escuch6 ruiseiores,
ni sonido telirico alguno. No resbal6 un manan-
tial entire sus piernas. No fue ocupada, invadida,
intervenida. No tembl6, ni dese6 otra vez. Sinti6
esa soledad trepidante de la derrota intima. El sa-
li6 despues de la faena y ella tuvo su primer duer-
mevela de ansias" (p. 58).
Como en una "caja china", como en una ma-
trioska, ya descritas como armas del novelist,
Carmen Imbert va desmenuzando su discurso na-
rrativo, donde la complejidad de los elements se
yuxtaponen a la realidad narrada creando efectos
que transmiten el aut6ntico sentido y alcance de
la trama narrative. De ahi que, lo que denomina-
mos en esta novela el bolero mix, forja una mixture
de pasi6n y desvelo que imanta el cuerpo de la
narraci6n desde otro angulo pero siempre tras el
mismo objetivo que la ficci6n promueve.
Veamos este ejemplo, insertado como alter-
nancia narrative en el discurso ficcional:
"Yo no s6 si es prohibido, si no tiene perd6n,
pero aunque sea pecado, vuelve, para amane-
cer otra vez entire tus brazos, porque despu6s de
tanto soportar la pena de sentir tu olvido, no en-
contrarAs cenizas. Qu6 dilema tan grande se pre-
senta en tu vida, yo no tengo ninguno, pero no
me digas que esta noche, sin motive y sin raz6n,
vas a matar la ilusi6n y a dejarme solito con las
estrellas. No puedes, porque tf me acostumbras-
te a todas estas cosas, cuando un impossible amor
nos mataba y no pienso tirar tu carifio al rio. Que
murmuren, qu6 te importa que murmuren, si tie-
nes todas las cosas que Dios hizo lindas en una
mujer" (p. 120).
Este juego narrative se repetirA mAs adelante,
insertando en la narraci6n una variable que enri-
quece el argument, al igual que el rol quejuegan
los puntos cortantes, la economic de recursos, el
uso de vocablos populares unidos a terminologias
de las llamadas cultas, que confieren a la novela












de Carmen Imbert un lenguaje de conocimientos
entroncados con la dinamica burguesa del lexico,
cntendida esta apreciaci6n como herramienta del
discurso narrative para buscar un efecto contras-
tante que delinee la historic desde angulos plura-
les, abiertos, sensibles.
"Perdi6 interns por las joyas, por su pinacote-
ca, sus fotografias, sus encajes de Brujas, sus pie-
zas de Murano. No encargaba angulas ni jam6n
de Jabugo, no probaba el Chateau Margaux y
cambiaba las merluzas por carites fritos en agua
salada. Los potingues perdieron importancia
y su piel se mantenia lubricada de otra manera
[...] No le interesaba el lujo ni el alarde, queria el
ronroneo de los gatos, el aullido de los perros, el
cloqueo de tantas gallinas, mientras su cuerpo se
contorsionaba de placer, mas ripido que el triqui-
traque de la mecedora de Liz que miraba, desde
el delirio, su disfrute" (p. 118).
Y con la derrota uninime, el gran convite fi-
nal, la asamblea del derrumbe, cuando "las vele-
tas de los aticos victorianos" comenzaron a girar
sin control, y el huracAn -metAfora del diluvio
human y del vendaval de los suefios hurtados-
comenz6 a estremecer a la ciudad y a vincular la
tragedia de la atm6sfera con la atm6sfera quebra-
da de los suefios. "El tiempo de la realizaci6n de
los suefios habia pasado, pero no el de los suefios.
Parece lo mismo pero no es igual."
"Eljuego de la literature no es inocuo", ha se-
fialado Mario Vargas Llosa. "Bajo su apariencia
inofensiva -nos recuerda el novelista- inventar
ficciones es una manera de ejercer la libertad".
Vargas Llosa tambi6n nos recuerda que "la raiz
de todas las histories es la experiencia de quien
las inventa, lo vivido es la fuente que irriga las
ficciones".
Carmen Imbert Brugal en Suefnos de salitre
construye una novela que se entronca perfecta-
mente con estas enunciaciones del genial nove-
lista. Su narraci6n nos permit reconocer un
mundo de humanidades desdobladas, desde un
lenguaje de impactante belleza, desde una arqui-
tectura narrative que no tiene torceduras, con un
ritmo fulgurante que dinamiza todo el entronque
narrative, y con una lucidez argumental que des-
lumbra y obliga a una lectura sin treguas.


Suenos de salitre complete una trilogia de novelas do-
minicanas escritas por mujeres que bien merecen
su apartado distintivo en nuestra literature, y que
la forman, con ella, He olvidado tu nombre, de Mar-
tha Rivera, que rompi6 el esquema consabido por
una historic novedosa y particular de un tiempo y
un ambiente que, hasta ese moment, nadie habia
asumido en la literature dominicana, y Mudanza de
los sentidos, de Angela Hernandez, que uni6 a la ca-
dencia narrative el sobrio discurso del lenguaje.

Novelas trascendentales
Al destacar estas tres novelas como moments
supremos de la literature dominicana escrita por
mujeres, no deseo reducirlas al siempre estrecho
dilema de g6nero.
Se trata de tres novelas que juegan su rol y su
trascendencia en todo el terreno de la narrative
dominicana, a la par y tal vez superando en mu-
chos aspects las creaciones de la narraci6n mas-
culina. En este ambito, estas tres novelistas han
alcanzado un nivel distintivo que supera cual-
quier expectativa de g6nero.
Suenos de salitre es una de las mejores novelas
dominicanas que hemos leido en los diltimos afios.
Carmen Imbert Brugal consigue crear un corpus
narrative que delinea el perfil de la soledad y de
los suefios, pero tambi6n el de las fuentes de la
oquedad y los vacios existenciales, de las ciudades
sacudidas por los cambios temerarios y los decli-
ves humans, de los hombres y mujeres comunes
soliviantados por realidades que golpean y estre-
mecen sus respectivos destinos, de las memories
alentadas por la ansiedad, por los naufragios y las
vergiienzas.
Asumir la lectura de Suefnos de salitre es abor-
dar una historic sacudidora, desde un lenguaje de
primicias que dejarAn al lector fascinado por este
logro sorprendente de la mejor literature domi-
nicana.

Citas y consult: Cartas a unjoven novelist, Mario Var-
gas Llosa, Ariel/Planeta, 1997.

Ficha bibliogrifica: Carmen Imbert Brugal: Suenos
de Salitre, Grupo Editorial Norma, Colecci6n La otra
orilla, Colombia, 2006; 146 pp.


70 GLOBAL
















I1.*.,


rnrunrd
nri L ff >i


Si"lfiotrjante

P 4 I Ie
,.


-p
YL


'F2?~


4-


.a- F.

F .'.


MercasiD
estamos aquf


r-.


** P


;#

i
.Y
.I:
*:
If.~
1


M


v I



.1 .''* ..





A1


"7.

4~ -


juego de peoa


1.
~ .
I
,I
;r


iVea las jugadas!
Sienta el pulso de la
competition
moment a momento...
iConozca a los protagonistas!
iVote a los mejores!
iCuentenos ankcdotas!
Vea las fotos de nuestra
c6mara escondida...
Entirese de los Oltimos
chistes, eslogans, rumores...
iParticipe en concursos!


iCobertura


multimedia e


actualizada


interactive!


Sea parte del juego con...
www. dominicanaonline org


una iniciativa de
FUNGLODE IG F DD


-.ale


LL


Una .. irada
difCenVte a






Informe Esi


special






EL CINE:

UNA INDUSTRIAL

Cine, desarrollo, industrial, negocio, political. Tres experts escri-
ben alrededor de estos cuestiones y nos hablan sobre los docu-
mentales y peliculas de tinte politico que estan "atemorizando" a
los politicos y a los lideres empresariales y que estan cambiando
el perfil del negocio del cine; sobre c6mo buscar estimulo econ6-
mico y aumentar la calidad de vida de los habitantes de un pais o
region atrayendo producciones forineas a los escenarios locales;
y acerca de la historic y "drama" de esa siempre anhelada indus-
tria cinematogrAfica dominicana.















Luz, camara... political

David D'Arcy

Aunque no estan cambiando el mundo, al menos no por ahora, los documenta-
les y otras peliculas de tinte politico estin atemorizando a los politicos y a los
lideres empresariales de todas parties. Y estin cambiando el perfil del negocio
del cine.
(Qui6n puede olvidar las escenas de General Motors cerrando sus puertas
en la cara de Michael Moore en Roger and Me mientras Moore y su camara
buscaban al ejecutivo de GM que cerr6 la fibrica de Flint, Michigan, pueblo
natal de Moore? Henry Kissinger huy6 de una insistente camara en Losjuicios
de Henry Kissinger, el documental de Eugene Jarecki que replanted la biografia
de Kissinger visitando los paises que sufrieron cuando 6ste era quien tomaba
las decisions en Washington. Tambi6n tenemos a Morgan Spurlock utilizando
su propio cuerpo para experimentar con la dieta All-McDonalds en Super-Size
Me (traducido como Super eng6rdame), un film en el cual el gigante de las
hamburguesas estaba sospechosamente ausente.













Cuando una pelicula como Super-Size Me, que cost 70,000 d6lares, gana
mas de 30 millones de d6lares por taquilla, los empresarios toman nota.
Fahrenheit 9/11 y otras peliculas abiertamente political se han convertido en
inexplicables exitos clandestinos. Y el dinero ha llegado para hacer proyectos
con visions mas ambiciosas sobre la sociedad y del mundo. Syriana, Good
Night and Good Luck (Buenas noches y buena suerte) y el documental de Al
Gore An Inconvenient Truth (Una verdad inc6moda) -todas producidas por
Participant Films- son s6lo unos pocos ejemplos.
Como todo en el cine, la audiencia es una parte crucial de la ecuaci6n. Los
directors de cine estan, entire otras cosas, respondiendo a la demand de
informaci6n. Es muy poco probable que usted yea en television coberturas
en format largo de la guerra o del iltimo huracan, al menos, en los noticie-
ros no. Y no es que el puiblico no quiera ver esas cosas, sino que dedicar-
les una hora no encaja en los parametros actuales del negocio de noticias.
Ahora que la tecnologia permit a los directors hacer peliculas mas rapida-
mente que nunca (y mas baratas), los documentalistas corren a llenar el va-
cio, filmando conflicts que dividen a los norteamericanos, como el bello y
emotivo Irak in Fragments, de James Longley, o han vuelto a la historic, con
el anAlisis de Erroll Morris del tragico desatino de Estados Unidos en Viet-
nam, The Fog of War, que gan6 el Oscar al Mejor Documental en el afio 2002.
Las -li,'cui-i -, son parte de dos tendencies mas amplias. El campo de no-ficci6n
emerge como un campo de narrative con todo el poder emotivo de la ficci6n.
Al mismo tiempo, el plblicd adn busca que el drama y la ficci6n explore los
misterios de los events y caracteres del present y del pasado. ,Por qub no
hacerlo entretenido y beneficioso al mismo tiempo? George Bernard Shaw dijo
que el conflict es el coraz6n del drama. No tuvo que recordarle a nadie que
una buena historic vende. Participant Productions, fundada por Jeff Skoll en
2004, ha comprometido importantes presupuestos con la realizaci6n de peli-
culas sobre temas sociales y politicos -"que motivaran a las audiencias a in-
volucrarse en temas que nos afectan a todos"-. Si estas peliculas tienen 6xito,
pueden esperar compaffia.

Precedentes
Esto no es un fen6meno sin precedentes. La experiencia cinematografica no
siempre tuvo que ver con el escapismo Desde los primeros dias del cine
mudo hasta los afios cincuenta, las noticias se pasaban antes de que la peli-
cula fuera proyectada. Por unos pocos anos a principios de los treinta, antes
de que el C6digo de Producci6n de Peliculas fuera impuesto por los studios
para censurar el sexo y la political, las peliculas acerca de empresarios co-
rruptos y de los efectos paralizantes de la Gran Depresi6n eran material prima
en Hollywood. Gentlemen's Agreement (Acuerdo de caballeros), una pelicula
"problema" de finales de los cuarenta y principios de los cincuenta, trat6 los
problems de racism, anti-semitismo y los fuertes efectos sicol6gicos de la
guerra. Ya en los sesenta, las principles cadenas de television de Estados
Unidos estaban hacienda documentales en 35 mm. de una hora de duraci6n
acerca de malestares sociales, rebeli6n de la juventud y la Guerra de Vietnam.
Algunos de ellos fueron realizados por veterans como Albert Maysles
(Gimme Shelter, Grey Gardens) y D. A. Pennebaker (Don't Look Back, Monterrey
Pop), quien tambi6n trabaj6 de forma independiente en algunas peliculas
cuando no se disponia del dinero de las cadenas.


GLOBAL












El documental mas influyente de los setenta fue probablemente Hearts and
Minds, una mirada al fracaso de una d6cada de participaci6n military de Esta-
dos Unidos en Vietnam. Fue dirigida por Peter Davis, un antiguo productor de
noticias de CBS. Poco despu6s de que el documental se estrenara en 1974, co-
menzamos a ver otras producciones sobre la guerra, como Coming Home (El
regreso) y The Deerhunter (El cazador). (Platoon, de Oliver Stone, quien junto
a Robert Altman salt6 a las histories political mas que ningin otro director de
Hollywood de su nivel, vendria una d6cada mas tarde, en 1986.) Hearts and
Minds fue estrenada de nuevo en 2004 por Rialto Pictures, en una campafia
para esbozar paralelos entire Iraq y Vietnam. (Rialto tambi6n reestren6 La ba-
talla de Argel, el clasico francs acerca de la guerra de Argelia que dibujaba
los mismos paralelos).
Hearts and Minds se presentare de nuevo esta temporada en Israel, en el
Festival Internacional de Cine de Haifa, la ciudad mis grande de Israel en su-
frir los peores enfrentamientos recientemente. Si el cine puede utilizarse como
una herramienta para ensefiar historic, es una de las mis efectivas.

El camino
En los ochenta, dos directors mostraron el camino. John Sayles y Erroll Mo-
rris. Sayles construy6 su reputaci6n de la noche a la mafiana con The Return of
the Secaucus 7, un drama autofinanciado y sin presupuesto acerca de un gru-
po de estudiantes politicamente comprometidos que se reinen de nuevo diez
aiios mas tarde. Sayles equilibr6 la delicada mezcla de lo politico y lo personal
en sus caracteres, inspirando poco tiempo despu6s el film Reencuentro, con
grandes estrellas, sobre el mismo tema. Talentoso guionista, es muy influyente
entire los directors, aunque su pfblico quizas no sea ya tan fiel como 61 lo es
a sus principios. El iltimo film de Sayles, Silver City, fue una alegoria political
acerca de un candidate con impedimentos gramaticales, hijo de padres po-
derosos (inspirado en George W. Bush), en un estado donde la corrupci6n y
la inmigraci6n eran asuntos cruciales. Fue una de las mejores peliculas norte-
americanas de 2004, afio de elecciones. Qu6 pena que el piublico no estuvo de
acuerdo con esta opinion.
Erroll Morris estuvo hacienda documentales pequefios en los ochenta, has-
ta que una de sus peliculas rompi6 el molde. The Thin Blue Line cont6 la histo-
ria de un hombre en Texas incriminado por un asesinato que no cometi6. El
criteria de la pelicula era tan sobrio y minimalista como su mensaje. Al igual
que la mdsica del compositor Philip Glass. La reconstrucci6n de Morris de un
asesinato fue aclamada por los critics y atrajo a un ptblico mis grande de lo
que se esperaba para una nueva tendencia en la clAsica historic de un hombre
injustamente castigado. Y el p6blico queria mas.
Si los sofisticados y cinemiticos documentales de Morris apuntaban a una
nueva direcci6n, las peliculas en primera persona de Michael Moore ofre-
cian otra. Las histories personales de Moore eran mis agudas que diddcti-
cas, lo que ayud6 a que conectaran con el plblico joven al que las peliculas
comerciales tienden a ser dirigidas. Su influencia ha sido tan grande como su
audiencia. Morgan Spurlock se ocup6 de McDonalds en 2002, ofreciendo su
propio cuerpo como prueba que la comida rdpida no era tan compatible con
la salud como uno pudiera pensar. Mas recientemente, Kirby Dick se ocup6
de la Motion Picture Association of America con su pelicula This Film Is Not Yet
Rated, contratando investigadores para revelar las identidades de las personas


Informe Especial












que estin en el secret sistema de clasificaci6n de p-lic ui dirigido por los
principles studios.

Evoluci6n
El 6xito taquillero de estas -y la disposici6n de las estaciones de cable como
HBO y Showtime de transmitirlas- apunta a una evoluci6n de la audiencia y del
negocio de peliculas. El film de Oliver Stone, World Trade Center un tribute
sentimental y conservador a los policies y bombers que respondieron a los
ataques del 11 de septiembre, indica tambi6n que no todas las peliculas ven-
drin de la izquierda. Pero no todo ha cambiado. Hasta cierto punto, el process
aln involucra hacer sus peliculas asumiendo usted mismo los riesgos con su
propio dinero. Esta clase de peliculas tiende a estar del lado de las pequefias.
Tomemos a Gunner Palace, el documental de 2005 de Michael Tucker y Petra
Epperlein, quienes tuvieron que correr deprisa para mantenerse al nivel de
una unidad de la Guardia Nacional de Estados Unidos que buscaba insurgen-
tes sospechosos y materials de bombas alrededor de Baghdad.
Con recursos propios y filmada por Tucker mientras estuvo rnriid:" en
esa unidad, es uno de los mejores filmes que se han hecho sobre la guerra en
Iraq. Esti claro que Tucker tuvo la confianza de los soldados, quienes mues-
tran una cara del ej6rcito que no aparece en los folletos de reclutamiento, y
aun asi su reportaje tiene la exactitud y fuerza que s61o se encuentra en el me-
jor periodismo. Luego de ganarse a la critical, Gunner Palace fue un acceptable
6xito de taquilla.
El siguiente proyecto de Tucker tambi6n fue en Iraq, y tambi6n fue autofi-
nanciado. Esta vez vio a la guerra desde la perspective de un hombre inocente
que estaba preso bajo el regimen de Saddam Hussein y que luego pas6 meses
detenido cuando la Coalici6n dirigida por los norteamericanos tom6 el poder.
Yunis Khatayer Abbas, fot6grafo, camar6grafo y periodista, fue capturado con
sus hermanos en una incursi6n que Tucker film en Gunner Palace. No fue sino
hasta dos aios despu6s que Tucker supo que Yunis habia sido acusado por
los interrogadores militares norteamericanos de preparar bombas como parte
de un alegado plan para matar a Tony Blair. Pas6 nueve meses en carceles de
Estados Unidos, incluyendo Abu Ghraib, antes de ser liberado y de que se le
dijera, en un ingl6s rudimentario, que no habia cargos en su contra. Yunis ha-
bla de su reclusi6n y de lo absurdo de los cargos originales.
Un hombre agudo, elocuente y digno, personalize el lado iraqui de la actual
guerra, tal como los j6venes soldados personalizaron el lado americano en
Gunner Palace.
Para Yunis la guerra es un .:ii.:ulo vicioso" donde nada suma. Pero aho-
ra, luego de agregar material de un soldado de Estados Unidos que se hizo
amigo del hombre iraqui preso, y que corrobor6 much de su testimonio, The
Prisoner, que se hizo primeramente como documental de 54 minutes para la
television, sera una 1-.elicul distribuida por una nueva rama de NetFlix. La
preeminente empresa de renta de videos ve lo que productores y distribuido-
res ya han reconocido: que existe un mercado para peliculas que van mis alli
de lo que nos trae el periodismo conventional y que la pelicula puede ser tan
actual como el periodismo.
Y hay mis por venir. Partcipant esti financiando un documental de Erroll
Morris sobre Abu Ghraib, que se dice esti centrado en las grotescas fotogra-
fias que soldados norteamericanos tomaron alli de los prisioneros.


GLOBAL











La guerra en Iraq es s6lo uno de los temas que esta generando una seria
respuesta cinematografica. La frontera entire Estados Unidos y sus vecinos es
otro. Documentales tales como De nadie (Sundance 2006) y Letters from the
Other Side (Slamdance 2006) examinan el largo sendero al Norte que ha di-
vidido families por afios. Peliculas dramiticas como Lone Star, de John Sayles
(1996) y The Three Burials ofMelquiades Estrada, dirigida por Tommy Lee Jo-
nes (2005), estAn entire las primeras en lo que promote ser una rica vena de
histories.
Maria Full of Grace, pelicula de suspense sobre el contrabando y la inmi-
graci6n que fue rodada en espafiol por Josh Marston y financiada por HBO,
muestra otra direcci6n para los directors de cine: trabajar con temas desa-
fiantes sin estar limitados a trabajar en ingl6s.
,La tendencia de abordar series asuntos politicos en la pantalla es sola-
mente una tendencia? La taquilla determinard qu6 tan amplia llega a ser esta
direcci6n. Para bien o para mal, los events mundiales asegurarin que a los
directors de cine no se les acaben las nuevas histories.

David D'Arcy es el conductor, escritor y co-productor del program de radio Inde-
pendent Minds. Ha cubierto la escena cultural para la National Public Radio durante dos
d6cadas. Tambi6n ha trabajado como reporter y critic para la BBC Radio y Televisi6n
y para la Canadian Broadcasting Company. Sus articulos y resefias se han publicado
en The Economist, Vanity Fair, The Wall Street Journal, y Metropolis. Es corresponsal
para The Art Newspapery e:iit.Or colaborador de Art & Auction. Sus actuales escritos
sobre peliculas pueden ser leidos diariamente en GreenCine.com.





Luces, camara... estimulo econ6mico
C6mo utilizar la industrial cinematografica para estimular la economic
............................................................................................
Randy Harward
En el negocio del cine, el conocer sus activos y c6mo venderlos es la clave
para ganar much dinero. Independientemente de que seas un aspirante a ac-
tor, un director o un tecnico, simplemente tienes que alardear de lo que tienes.
Y lo mismo vale para los escenarios. Quizas seas una estupenda metr6poli, o
una pequefia ciudad pueblerina de una provincia sin importancia, con paisajes
tan diferentes que puedas representar cualquiera de las dos. Demubstrales
eso a los productores de largometrajes, series de television o producciones
comerciales y tu ciudad podria estar montada en el tren expreso hacia una
relative fama y fortune, o, por lo menos, hacia un estimulo econ6mico.
La magia del cine puede crear cualquier cantidad de contextos para las
histories de la pantalla grande con escenografias, pero no hay substitute para
lo real. Un studio puede filmar una fantasia 6pica y necesitar terrenos neva-
dos y montaiosos, o verdes colinas onduladas. Una banda de la que se estA
hablando much puede desear un desierto Arido para escenificar un paramo
post-apocaliptico en el video musical de su debut. QuizAs un commercial de
television require de un pueblo pequefio y acogedor -o un pasillo oscuro y
sucio rodeado de antros-. Si tu pueblo puede ofrecer cualesquiera de estos
ambientes, jeres oro, muchacho!


Informe Especial












En aiios recientes, algunas locaciones [exteriores] realmente extrafias han
servido como tel6n de fondo para grandes peliculas. Preston, Idaho, un pe-
qucrl-r: pueblo que se encuentra just sobre la frontera entire Utah e Idaho, fue
el scenario de Napoleon Dynamite, la exitosa comedia de Jared Hess acerca
de un desventurado inadaptado social en busca de magnetismo personal. Y un
area cerca de la reserve Strawberry, en el Condado de Utah, sirve como una
gran tundra Artica en la pelicula de misterio de Nicolas Cage National Treasu-
re. Estos lugares no son Hollywood, pero, oye, el Superman's de Brandon Routh
no volaba de verdad...
"Utah es un estado linico", dice el director de la Comisi6n de Cine de Utah,
Aaron Syrett. "Pocos estados pueden apoyar la producci6n cinematogrifica en
tbrminos de personal y locaciones como nosotros lo hacemos. Utah tiene una
infraestructura de personal extremadamente fuerte que hace que competir
con nosotros sea dificil. Eso, en combinaci6n con las locaciones que pueden
acomodar la mayoria de las necesidades, le da a nuestro estado una fuerte
ventaja."
Algunas veces hasta puedes conseguir una ciudad para interpreter a otra
ciudad. El Boston Globe report que muchas peliculas ambientadas en Boston
realmente han sido filmadas en otros lugares. Producciones tales como la co-
media romAntica de Jimmy Fallon y Drew Barrymore Fever Pitch, o el venidero
suspense de Martin Scorsese The Departed, escogieron filmar la mayoria de
sus escenas en Toronto y Nueva York, respectivamente, debido a las caracte-
risticas est6ticas. Sin mencionar los incentives financieros. Las caracteristicas
de la zona por si solas no haran aterrizar una producci6n: a veces tienes que
verte sexy, en relaci6n con el d6lar, para lograr el papel.
Para ese fin, estados como Utah y Minnesota han creado competitivos in-
centivos para atraer las producciones. Cada estado es geografica y est6tica-
mente dinAmico y divers, y ambos tienen climas invernales ideales como
atracci6n. Aqui, los incentives pueden hacer o romper la negociaci6n.
En el aflo 2003, la Comisi6n de Cine de Ut ih implement el Fondo de In-
centivo del Cine, que ofrece a las producciones una devoluci6n de un 10% de
los impuestos de post-ejecuci6n sobre cada d6lar gastado en el estado. Adi-
cionalmente, Utah ofrece exenciones de "impuestos sobre ventas y uso de ro-
llos de peliculas", equipos de TV y video, mis una "devoluci6n por habitaci6n
de i i -:.untri- por el alojamiento del elenco y el personal. En el aflo 2006 la
Asamblea Legislativa de Minnesota vot6 a favor de restaurar los fondos de 1.7
millones de d6lares para su incentive de producci6n Snowbate que habia es-
tado inactive desde 2002. El program ofrece un reembolso de hasta un 15%
de los gastos incurridos en Minnesota a los productores de peliculas, series de
television, documentales, videos musicales y comerciales.
En una nota de prensa, la director ejecutiva del Consejo de la Comisi6n de
Cine y Televisi6n de Minnesota, Lucinda Winter, dijo: "Estos fondos nos traen
de regreso al juego del cine y de la television ofrecen reembolsos equivalen-
tes a cerca de 12 millones de d6lares sobre los costs de producci6n incurri-
dos en Minnesota entire el Iro. de julio de 2006 y el 30 de junio de 2007".
Los beneficios de estos generosos incentives son generados por tres vias:
ingresos por las producciones, ingresos por turismo (cuando las ;:-i.i:.ul i-ha-
cen que su pfiblico quiera ver d6nde fueron filmadas) y por generaci6n de
empleos. El Snowbate de Minnesota estA directamente atado al empleo. Para
aprovechar el incentive en Minnesota, una producci6n debe crear nuevos


GLOBAL












puestos de trabajo. En el estado de Lousiana, en los afios fiscales 2002-2005,
exactamente un tercio de los costs de producci6n habian sido gastados en el
estado, y aunque no hay regulaciones directamente relacionadas con genera-
ci6n de empleos, las producciones cinematograficas generaron 112.4 millones
de d6lares por sueldos para los residents de Louisiana (precisamente mis
del 30% del total de los costs de producci6n).
No debe sorprender que Syrett diga que el impact econ6mico de los in-
centivos "es ficil de demostrar". Para cualquier estado, un aumento de los fon-
dos para incentives conlleva "un aumento de los desembolsos director para
el estado, lo que se traduce en mas ingresos por la producci6n de peliculas,
asi como mas creaci6n de empleos de calidad". Y en Utah, para los anos fis-
cales del 2005 a principios de 2007, se gastaron un total de 49.2 millones de
d6lares para producciones cinematograficas, las cuales recibieron un poco
mas de 3.3 millones de d6lares en incentives del estado, arrojando un retorno
de inversi6n de alrededor de 15 a 1. Durante el mismo period, los events de
producci6n y cine, como el Festival de Cine de Sundance, dejaron mas de 266
millones de d6lares al estado por gastos director. "El factor mis important a
tener en cuenta es que los incentives actlian como un catalizador para otras
producciones. Desde que se pusieron los reflectores sobre los incentives reci-
bidos, otros productores pudieron ver todo lo que nosotros podemos ofrecer, y
tambi6n trajeron sus proyectos aqui."
Es una posibilidad tentadora para cualquier localidad que este buscando
estimular su economic. Es algo glamoroso, y los beneficios fiscales pueden
ser sustanciosos... eltipico suefo de Hollywood. Poni6ndolo en context, esto
puede ayudar much a aumentar la calidad de vida de la gente. Entonces,
ic6mo se comienza? (Hay algunos consejos importantes?
"Sin embargo, no hay ui ii.,l a ri i -r- i a- para crear un ambiente que sea
propicio para la producci6n", dijo Syrett. Pero much de ello, como la tundra
de National Treasure, es igual a ser creative, encontrar los atributos que tiene
tu area y venderlos. Aunque alardear de lo que tienes es clave, otra dimension
simple es aquella que much gente olvida al estar subiendo los peldafios de
la escalera de Hollywood: hospitalidad y confiabilidad, algo que muchas de
nuestras ciudades tienen en cantidad.
"Hay algunas cosas que hacen mis facil el desarrollo de una industrial ci-
nematogrdfica fuerte, como hacerles las cosas lo mas faciles possible a las pro-
ductoras para que vengan", dice Syrett. "Asuntos como permisos, personal no
confiable, locaciones dificiles y peligros inesperados pueden ser un serio pro-
blema para cualquier producci6n. Los productores necesitan saber que tienen
el apoyo del gobierno local y de la comunidad. Necesitan tener un buen acce-
so al equipo y a las locaciones, y tambi6n es muy important para ellos tener a
alguien, como a una oficina estatal de cine, con quien contar a fin de ayudarles
a resolver los asuntos a media que vayan llegando."
O sea que, si lo tienes, mu6stralo.

Randy Harward es columnist de various medios: Harp, Guitar World, Mean Street,
Chunklet, DIWe InMusicWeTrust.com


Informe Especial












El drama del desarrollo de una industrial
cinematografica en la Repfiblica Dominicana

Carlos Francisco Elias

Si en el afio 1900 el invento de los hermanos Lumiere se aproximaba a las
costas de Puerto Plata para iniciar una larga y azarosa historic del celuloide,
Francesco Grecco seria el mago exhibidor en el caso dominicano.
La suerte del cine en el Caribe estaba echada. La historieta sefialada seria
estandar para dar inicio a una insularidad postal en el cine de grandes pro-
ducciones, pero incapaz de mirarse con propios ojos, con la sagrada excep-
ci6n de Cuba, de modo spectacular hoy en decadencia, con algunos brios
dispersos que sobresalen.
No sera cuesti6n de desperdiciar o agotar energies dibujando un rosario
de culpabilidades, lo que me preocupa esencialmente es ofrecer pautas para
un desarrollo possible, con mbs o menos cierta coherencia en nuestro propio
caos.
En algunos de mis planteamientos me manejar6 con la franqueza propia de
quien siempre ha ejercido publicamente la exposici6n de sus ideas de modo
transparent, director y precise.

Historia de un desbalance
En las dos primeras d6cadas del siglo xx, la Repulblica Dominicana trata de
modo rudimentario de hacer dos producciones filmicas no profesionales (v6ase
el libro de Jos6 Luis Saez Historia de un suefio importado, de 1982). El fot6grafo
Tuto Baez y Juan B. Alfonseca hacen la primer pelicula de ficci6n del cine do-
minicano, La leyenda de la Virgen de la Altagracia (1922), con la colaboraci6n
en los textos del historiador Bernardo Pichardo. Este mismo equipo realize una
comedia con tintes ingenuos titulada Las emboscadas de Cupido (1924).
Nada de esto auguraba un panorama excelente para los afios siguientes, es-
pecialmente si recordamos que una decada despues se instala en la Replblica
Dominicana el regimen totalitario de Rafael Leonidas T! ujiilj Molina, alias El
jefe, antiguo ladr6n de ganado instalado en el poder por las fuerzas invasoras
que habian llegado a la Repitblica Dominicana desde Estados Unidos en 1916.
Dado el caricter de control del regimen totalitario de todo lo que fuese idea
o conocimiento, bajo este sistema de censura f6rrea del mundo cultural, las
pantallas dominicanas pasaron a ser como en el resto del Caribe, grandes re-
ceptAculos de las producciones filmicas americanas, que para esos tiempos
reflejaban la vision que Hollywood tenia del resultado de la Segunda Guerra
Mundial. En otras palabras, la critical de cine apenas se iniciaba en elperi6dico
El Caribe y posteriormente en un diario vespertino official llamado La Naci6n.
Cuando se hace referencia a la identidad del cine caribefo, debe re-
cordarse que ya el problema de las identidades regionales en si mismo es
sumamente controvertido y rico en contradicciones interpretativas. El mismo
carActer colonial de la region del Caribe y su diversidad lingiiistica hace ya
impossible una convergencia de mercados. Y con respect a la identidad del
escaso cine de la region, habria que decir que de los paises hispanohablantes
de las Antillas Mayores, Cuba, Puerto Rico y la Repliblica Dominicana, s61o
el primero, desde marzo de 1959, cre6 la estructura del ICAIC (Industria de
Cine Cubano de Artes e Industria Cinematografica), cuya misi6n era al mismo


GLOBAL












tiempo instrument creador filmico y efectivo aparato de propaganda political.
En ambos rubros sus 6xitos a lo largo de 40 afios han sido valorados, aunque
luego en lo que en Cuba se ha conocido como period especial, la produc-
ci6n local ha decaido considerablemente y la modalidad de coproducci6n ha
logrado paliar en los iltimos afios esa crisis de producci6n national.
En el caso de Puerto Rico, hay una instituci6n de fomento estatal, que es
la que esta relanzando la posibilidad de un despegue del cine, con various
proyectos filmicos, segin confirm recientemente la realizadora mexicana
afincada en Puerto Rico Sonia Fritz. En el caso puertorriqueio no habria que
olvidar la vision de Luis Mufioz Marin, fundador del Estado Libre Asociado,
quien con una organizaci6n similar a la que hoy existe, financi6 en 1940 y 1941
unos documentales que hoy son de much valor en el patrimonio filmic, de
aquella isla.
En el resto del Caribe angl6fono y franc6fono las histories son mas complica-
das, porque tanto en el caso de Guadalupe como de Martinica existe una gran
pol6mica, segln nos revela Bruce Paddington en su texto Cine caribeio: imagen,
identidad yproduccion, a prop6sito de c6mo definir una pelicula caribefia.
El drama de la identidad es un element muy pol6mico con respect al Ca-
ribe y sus products iilirr-,.::.o El escritor de Martinica, AimB Cesair6, al plan-
tearse el problema de la identidad caribefia y las imigenes filmicas, afirma:
"Lo que mis hemos sufrido, mas que ningun otro pueblo del mundo, es la
verdadera alienaci6n, es decir, la falta de un conocimiento sobre uno mismo.
Creo que el tipo de film extranjero que hemos visto ha contribuido a crear
este estado de cosas" (Bruce Paddington, Cine caribefo: imagen, identidad y
producci6n).
En Jamaica, en 1973, la pelicula The Harder They Come, de Perry Henzell,
se convirti6 en un modelo basico que inspir6 luego peliculas como Dance Hall
Queen y The Ird World Cop. Ademis, hay realizadores de cine en Martinica
(Euzhan Palsy, a destacar tambi6n porque fue la primera mujer negra a quien
unos studios de Hollywood le produjeron una piei.: ui i en 1989, titulada A dray
White Season); en Curagao (Fl6ix de Rooy y Norman de Palma) y en Guadal-
upe (Christian Lara), sin olvidar a Jacobo Morales de Puerto Rico.
La mayoria de estos realizadores caribeios tienen que gestionar sus pro-
ducciones en el extranjero, lo que dificulta, seglin ciertas discusiones orto-
doxas ain en debate, la identidad caribefia de ese cine.
Sin much espacio para extenderme, al hacer la comparaci6n con Am6rica
Latina, s61o agregare que en paises como Argentina, Brasil y M6xico -paises
modelicos en material de producciones film i. -, constantes- nuestro desarrollo
filmico exiguo no tiene nada que ver, porque en este pais el germen de lo que
en la d6cada del sesenta seria el nuevo cine latinoamericano no tuvo cabida.
Esas ideas habian comenzado especialmente en los paises de Am6rica del
Sur, pero este cine tuvo que buscar el exilio a raiz del golpe de Estado contra
Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973, las ideas que se habian desa-
rrollado en el Festival de Vifias del Mar, en todo el Cono Sur, se fueron al exilio
y siguieron desarrollandose posteriormente. El germen real del nuevo cine
latinoamericano habia comenzado en los afios cincuenta en Bolivia, Argentina,
Chile, Brasil y Colombia.


Informe Especial











ZSoluciones quimericas?
El primer element como soluci6n para el sector cine en la Repliblica Domini-
cana seria su separaci6n total de la Secretaria de Estado de Cultura, porque
sus esquemas operatives, burocriticos, sin metas, no contribuyen a la libertad
de desarrollo que el sector necesita, de ahi que mis reflexiones en este tenor
se manejan siempre en la frontera de una gran duda, ,dos instituciones inci-
pientes como la DINAC (Direcci6n Nacional de Cine) y la Cinemateca Domini-
cana son suficientes para crear un sector de cine?
Pienso que no. Creo que la experiencia fructifera de los paises latinoameri-
canos ya nombrados debiese servir de ejemplo para la creaci6n de un modelo
propio, cuyo nivel de independencia permit a quienes nos hemos dedicado
todos los afios de nuestras vidas a este regl6n, debatir y aplicar las ideas que
puedan ayudar a florecer un sector de cine dominicano, libre del e- .:.:.1i initial
de un concept estatal cultural, obsolete e inmovilista, sin metas ni visions
definidas. Por ejemplo, en material de coproducci6n extranjera el proyecto
Ibermedia es en este moment, en America Latina, uno de los mis importan-
tes. Esto tiene una explicaci6n cultural en la que no hay necesidad de ahondar
porque las analogias son obvias. El mercado natural despu6s de su mercado
local es Espafia, porque hasta el moment las e .t ,:i i; t iD al, demuestran que las
cinematografias de Am6rica Latina en su mercado local no pueden financial
sus peliculas.
Las excepciones son contadas y entire -ll t esta el caso de Argentina y al-
gunas peliculas mexicanas; por ejemplo en el anio 2005, Argentina lider6 la
participaci6n latinoamericana y fue el pais que mis peliculas exhibit en Espa-
fa, seguida de Mexico.
Las realidades del mercado han demostrado que el exceso de cuota de
pantalla del cine de Estados Unidos en mis de un 90%, tanto en Espafia como
en America Latina, colocan las producciones nacionales de estos paises en si-
tuaciones de autodefensa frente al acaparamiento del mercado de las grandes
producciones norteamericanas.
El panorama arriba descrito no es ajeno a las estadisticas que puedan re-
velar las cuotas de p air-t ll i del cine norteamericano. Con respect a produc-
ciones nacionales, la situaci6n en nuestro pais no es diferente; ello demand
una political estatal coherente, manejada por especialistas y conocedores de la
material. En la Repflblica Dominicana no puede haber una political internal que
estimule la producci6n del cine national manejada por personas que, al mar-
gen de su jerarquia, desconocen totalmente la temitica en cuesti6n. Un sector
cine, para ser tal, tiene que estar normado por una ley, una ley que garantice
el desarrollo no s6lo de la industrial cinematogrifica, sino de todos los elemen-
tos adherentes de la cadena cultural que el cine genera: animaci6n cultural,
educaci6n cinematografica, talleres de gui6n, talleres de direcci6n, talleres
para dirigir cortometrajes.
La ley de cine debe ser un instrument id6neo para consagrar de base
todos estos aspects fundamentals y fundacionales del sector. Quien suscri-
be este articulo form parte de una comisi6n que redact6 la base original de
la ley del cine dominicano. Mientras la ley de cine no exista no habri base
econ6mica instituida para desarrollar como debe ser el sector de producci6n
cinematogrifica, habida cuenta de que en el Estado no se puede presupuestar
algo que no existe. Mientras estas situaciones se resuelven insist en que en
la Republica Dominicana el sector cine no existe. Supongo que a estas alturas


GLOBAL













ya pertenece al proyecto Ibermedia; desconozco si ha pagado la cuota que
debe pagar o lo hard en febrero de 2007, al hacer esto nuestro pais formaria
parte de un club de profesionales del cine que en gran media ya conocen los
efectos positives en cada uno de sus paises en material de impulso a la copro-
ducci6n filmica local, international, via Ibermedia.
Las realidades no se inventan, existen, la mayoria de todos los studios que
se han realizado sobre la factibilidad y el financiamiento interno no arrojan
buenas noticias constantes. La Repliblica Dominicana esta en el paquete de
paises latinoamericanos que deben desarrollar a fondo su mercado national.
Soy partidario de un apoyo al cine national de modo apasionado y entusiasta,
pero este apoyo implica una vision cr ir: a fondo de sus valores, de sus vir-
tudes y sus defects, porque no es el paternalismo el que nos llevard a puerto
seguro si queremos desarrollar una industrial cinematogrdfica que tenga un
compromise con nuestra identidad y nuestros valores.

Carlos Francisco Elias es escritor, critic de arte, de cine y milsica. Estudi6 Cien-
cias Politicas en Santo Domingo y Cine y Teatro en M6xico. Ha trabajado como co-
lumnista de los peri6dicos El Siglo y Hoy, producido programs de radio y television
(Metr6polis, Jazzomania), y realizado documentales informativos. Es fundador de la
Muestra Internacional de Cine y ha sido embajador encargado de Asuntos Culturales
de la Secretaria de Estado de Relaciones Exteriores (2000-2004). En la actualidad diri-
ge la Cinemateca Dominicana.


Informe Especial





























FUNGLODE
FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIAY DESARROLLO































































































































































LI








'






ii':













I







r

~





::

I



~


















7 I11l 4511
7 4bODOD 045211




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs