• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Matter
 Front Cover
 De nuevo la etica
 Table of Contents
 Deportaciones: juicios y prejuicios,...
 Cultura Dominicana y mestizaje
 Entrevista a Fernando Savater
 Impacto de las grandes ligas en...
 Las TIC en la educacion a...
 Temas de genero: enfasis y...
 Orlando Gil: el testimonio biografico...
 Informe especial: movimientos,...
 Reference
 Back Cover






Title: Global
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073407/00012
 Material Information
Title: Global la revista de la Fundación Global Democracia y Desarrollo
Alternate Title: Revista global
Physical Description: v. : ill. ; 30 cm.
Language: Spanish
Creator: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Publisher: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Place of Publication: Santo Domingo D.N. República Dominicana
Publication Date: 2004-
 Subjects
Subject: Economic development -- Political aspects -- Periodicals -- Dominican Republic   ( lcsh )
Globilization -- Periodicals   ( lcsh )
Democracy -- Periodicals   ( lcsh )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
Dates or Sequential Designation: Vol. 1, no. 1 (abr. 2004)-
General Note: Title from cover.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073407
Volume ID: VID00012
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 56356483
lccn - 2004699533

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter
    Front Cover
        Front Cover
    De nuevo la etica
        Page 1
    Table of Contents
        Page 2
        Page 3
    Deportaciones: juicios y prejuicios, problemas y desafios
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
    Cultura Dominicana y mestizaje
        Page 10-11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Entrevista a Fernando Savater
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28-29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    Impacto de las grandes ligas en la Republica Dominicana
        Page 56-57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
    Las TIC en la educacion a distancia
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
    Temas de genero: enfasis y prioridades
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
    Orlando Gil: el testimonio biografico del viento
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Informe especial: movimientos, partidos y gobernabilidad en America Latina
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Reference
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Back Cover
        Page 109
        Page 110
Full Text





FUNGLODE
FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIAY DESARROLLO



Santo Domingo, D.N.
22 de Febrero del 2007





Erich Kesse
George A. Smathers Libraries
PO BOX 117001
Gainesville, FL 32611-7001
USA


Estimado Sefior Kesse:

Por medio de la present, queremos extenderles nuestros saludos, al tiempo que hacemos
legar la colecci6n de los primeros catorce n6meros de nuestra Revista Global,
publicaci6n editada por FUNGLODE, de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las
reflexiones de la entidad y de la sociedad, buscando elevar la calidad del debate.

Es nuestro interns que la Revista Global sea parte de su acervo documental y disponerla
al servicio de la comunidad national e intemacional.

Reiterando nuestros sentimientos de estima y consideraci6n,

Atentamente,



Aida E. Montero Morales
Director, Centro de Documentaci6n & Gesti6n del Conocimiento
Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo
Calle Capit6n Eugenio de Marchena, No. 26, La Esperilla
Santo Domingo, Rep6blica Dominicana
Email address: a.montero(,funglode.org
Website: www.funglode.org











Calle Capitan Eugenio de Marchena #26.
La Esperilla, Sto. Dgo., Rep. Dominicana
T: 809-685-9966 F: 809-685-9926
www.funglode.org





Irjl


~.. ^ '
'.ii '
';^ ;:. -;-
r. '*
'iS^
*^ ; ^^^


w













DE NUEVO LA ETICA


De nuevo los asuntos eticos ensombrecen el curso de la vida national. Y de nuevo son poderes
del Estado (o miembros de poderes del Estado), en colusi6n con el sector privado (o miembros
del sector privado), los responsables de las acciones contrarias a las normas morales que
reglan la convivencia public.
Desde mediado de julio pasado y gracias a varias organizaciones de la sociedad civil y
medios de prensa, la ciudadania se entera de decisions emanadas del Poder Ejecutivo y
acogidas por el Poder Legislativo que violentan comportamientos establecidos por leyes o
decisions anteriores del Gobierno.
Se trata de los contratos del pr6stamo para adquirir equipos para la Policia Nacional
concedidos a Sun Land sin previa licitaci6n, y de la reapertura del expediente de la
construction de la isla artificial, que habia sido desestimado por el Gobierno.
En estos casos -sin que le quite gravedad a lo acontecido- los hechos no han sido simplemente
denunciados y condenados, para con el tiempo pasar al olvido, sino que la Presidencia de la
Republica ha reaccionado frente a los mismos expresando su definitive falta de interest por el
proyecto de la isla y rechazando los t6rminos y la forma en que se asign6 el contrato con Sun
Land.
No obstante, esa desacostumbrada actitud del gobernante no fue suficiente para devolver el
sosiego a una poblaci6n alarmada por la facilidad con que algunos sectors se prevalen del
poder que detentan para atropellar los limits 6ticos antepuestos a las acciones publicas.
Es que el Poder Legislativo, precipitadamente y aun despu6s de los pronunciamientos de los
voceros de la Presidencia de la Republica, aprob6 las disposiciones puestas en entredicho,
agravando la debilidad moral de grupos de servidores piblicos expresada en esos hechos.
Ademis de esto, organizaciones de la sociedad civil y miembro de la prensa se quejaban de
que el Palacio Nacional no ofrecia una explicaci6n detallada de lo acontecido ni asumia una
actitud en los hechos frente a las posibles "indelicadezas" de algunos de los miembros del
Gobierno.
Finalmente, cuando llegan a manos del doctor Leonel Fernandez los proyectos aprobados por
el Legislative -que era el moment exacto en que el Ejecutivo podia actuar- son observadas
las piezas del escandalo 6tico-politico mas sonado de este period de Gobierno. Incluso
medidas tomadas con relaci6n al quehacer de funcionarios sefalan a responsables de los
desaciertos de las ultimas semanas.
Lo mas important de estos hechos infaustos que una vez mis atropellan la moral public, es
que se evidenci6, como nunca antes, que la Naci6n cuenta con organizaciones de la sociedad
civil y miembros de la prensa que -aunque a veces exageran el tono y hasta los hechos-
estin siempre vigilantes del comportamiento del Estado y dispuestos a denunciar sus pasos
indebidos, y que cuenta con un Ejecutivo -cabeza estatal- preparado para reconocer los
errors cometidos por sus miembros, y corregirlos.
Esto es una suerte, porque contribute a asegurar la gobernabilidad democritica y el manejo
6tico adecuado de la cosa puiblica.


Carlos Dore Cabral


I~a









GLOBAL



Presidente-Fundador
Leonel FerncAndez Reyna
Director
Carlos Dore Cabral
Editora
Miryam L6pez San Miguel
Director de arte
Carlos Reyes
Asistente editorial
Alejandro Castelli
Publicidad
Elaine HernALndez
Distribuci6n
y suscripciones
Rosalia Pol
Arsenia Miranda
Consejo editorial
Jos6 Rafael Lantigua
Laura Faxas
David Alvarez Martin
Pablo Marifiez
Avelino Stanley

Global, editada por Funglode,
es una revista bimestral de
naturaleza multidisciplinaria,
que canaliza las reflexiones
de la entidad y de la sociedad,
buscando elevar la calidad del
debate.
EsUL prohibida su venta y/o
reproducci6n total o
parcial sin la autorizaci6n
de sus editores.
Permiso de la Secretaria de
Estado de Interior y Policia
nfimero 3213
ISSN 1813-3991
Fundaci6n Global
Democracia y Desarrollo
Calle Capit&n Eugenio
de Marchena 26
La Esperilla
Santo Don-dngo
Repfiblica Dominicana
Tel&fono: 809-685-9966
revistaglobal@funglode.org
www.funglode.org

Portada
Carlos Reyes

Irnpresi6n
Arnigo del Hogar










FUNGLODE


CONTENIDO
----------------------------



04
-._. .icios


Flavio Dario Espinal
Este trabajo analiza el sistema legal de Es ados Unidos
que sirve de base a las deportaciones y su impact
sobre la comunidad dominicana y otras comundades
latinoarnericanas residents en ese pas. A parlor de
este anAlisis se orecen algunas reflexiones sobre el
perfi! de los deportados a la Republica Domnicana,
asi como sobre los problems y desafios que tlene el
pais ante este complejo fen6meno.


10
do- a A min is .- i' -- a'
Marcio Veloz Maggiolo
La mezcla de valores, pioducto de la globalizaci6n,
las migraciones. las transformaciones regionales
y nacionales, apora a la cultural mestiza nuevos
models de entender y aprovechar, sin perder
nuestras costumbres y tradiciones. Es la modernidad
que se clern e sore nuestras cultural.


22


Beatriz GonzAlez


l-iosofo, professor articuhsta y. ante -odo. un lect
El espanol Fernando Savater estuvo en Sanmo
Do 1ingo para habla sore la humanidad de! sid
XXI. defender el rescate de ]as seme]anzas entrc
cludadanos y acvertir sobre las cosas que parec
nos ofrecen algo. pero que en realidad nos lo qiu


56


John Seibel, Lou Mel6ndez
y Ronaldo Peralta
La relac56n entire la Republica Dominicana y la
Major League Baseball es inica en el mundo. Un
pais pequefio en vias de desarrollo, ha logrado una
incidencia profunda en una de las organizaciones
deportivas profesionales de mayor envergadura. Hoy.
el impact economic y social y las posibilidades de
desarrollo de esta industrial son enormes.






---------------------------------------- ----------


~ilE, !"


a-


I'K













66


Hiddekel Morrison
La teleeducacion que utiliza las 'IC se orienta hacia
el desarrollo de netodologias alternaiivas para el
aprendizaje de alumnos de poblaciones distanies o
que estan hlnitadas por au ubicacioni geogriafica, la
calid;id de !a docencla o el inempo dispomible, a la vem
que aporia conocimienito. capacitacion y ed'acio,; a I
sisemrna education al emnpresariado v a la sociednd en
su conjunto.


72

'U., l:,'< .... -

Carmen Luisa Figueiras Prim
Este ensayo present una breve panoramica de los
debates prioritarios sobre genero en la Republica
Dommicana, tomando como marco los process
desarrollados en America Latina y el Caribe. En un
esfuerzo que no pretend ser exhaustive, se perfilan
los 6nfasis y prioridades actuales, al tiempo que se
resenan los contextos que han side determinantes en
la definici6n de los mismos.


84
Las palabras
Orlando Gil. El testimonio
biografico del viento
Jose Rafael Lantigua
Orlando Gil ha construido en su ultima obra, Raices
del viento, Antologia Personal 1977-2006, una poesia
entire el amor y la memorial, y por eso su obra
poetica require atenci6n, porque estA cimentada
en ese devenir fragoso en que la historic personal
se contempla y se asume desde el amor y desde los
recuerdos del amor.


Informe Especial
Global public dos de los documents debatidos en el
uiltimo Encuentro de Biarritz, celebrado en Sao Paolo
en junior pasado bajo el titulo Movimientos, Partidos
y Gobernabilidad en America Latina: la ponencia
presentada por el director de esta revista, Carlos
Dore Cabral, quien fue invitado en representation de
Funglode, y el document de trabajo preparado por la
Corporaci6n Escenarios de Colombia, organization
presidida por el ex president Ernesto Samper.


Mercados globales

30


CcM-iia9L Cel~ta


Julio Ortega Tous
Tamto por 01 nivi, di :'pert'r. do 1 m oconorm i', 1n
per su peso en ia estrategia de densai ro1o. la 1 oliti-'
comercial debe estia en el ccntro de la polilic
economical de la Republica Dommicana. Smi oem1li, i
en la 1 listlorci reciente no iia sucedido ,ai,.


40
N ConTexto


Esther L. Aristy
La suscripci6n y entrada en vigencia del Tratado
de Libre Comercio entire la Repitblica Dominicana,
Centroamerica y los Estados Unidos (DR-CAITA)
ha suscitado diferentes reacciones en los seclores
nacionales. Se trata, en efecto, de un process de
dimensions historicas que marca un giro important
en la relacion commercial de nuestro pais con su
principal socio en el mundo.

48
Nuevos tiempos con la Uni6n
Europea
Federico Alberto Cuello Camilo
Negociar una nueva relaci6n commercial con la Union
Europea es una obligaci6n contractual para el Grupo
de Estados del Africa, Caribe y Pacifico (AcP). La
nueva relacion commercial tendra la form de Acuerdos
de Asociaci6n Economica (AAn) negociados por cada
region del Grupo. Como part de la zona caribeha, la
Repiblica Dominicana busca un acuerdo que potencie
el desarrollo y no lo distorsione.


-- ----------------------------------------- - - - - - - - - -


06S HOMORI.3 M P 1"
...%7ARAr. W9 -EF Mqv


n


I i "-


f'wI


~E~B~




0lvi Dari E* 0n


DEPORTACIONES:
JUICIOS Y PREJUICIOS, PROBLEMS Y DESAFiOS

Este trabajo analiza el sistema legal de Estados Unidos que sirve de base a las
deportaciones y su impact sobre la comunidad dominicana y otras comunidades
latinoamericanas residents en ese pais. A partir de este anilisis se ofrecen algunas
reflexiones sobre el perfil de los deportados a Republica Dominicana, asi como sobre
los problems y desafios que tiene el pals ante este complejo fen6meno.















Durante los diez afios siguientes a la apro-
baci6n de la reform migratoria de 1996
en Estados Unidos bajo la administra-
ci6n del Presidente Bill Clinton y con mayoria
congresual republicana' el gobierno norteame-
ricano ha deportado a la Republica Dominicana
algo mis de 30,000 dominicanos, la mayoria de
los cuales eran residents legales en dicho pais.
Este fen6meno de las deportaciones ha desa-
tado una pol6mica, tanto en importantes circu-
los de opinion puiblica de la sociedad dominicana
como en la comunidad dominicana resident en
Estados Unidos, en la media en que en ambos
lados se intensifican y ramifican sus efectos. En
cuanto a la comunidad dominicana en suelo
norteamericano, 6sta sufre el impact director de
la separaci6n y el desarraigo de muchos de sus
miembros, asi como el deterioro de su imagen por
los prejuicios y las estigmatizaciones indiscrimi-
nadas que se suscitan como resultado de las de-
portaciones. Por su parte, las comunidades de la
Repfblica Dominicana que reciben a los depor-
tados sienten temor e inseguridad, en ocasiones
inducidos maliciosamente pero en otras legitima-
mente fundados.
Como punto de partida hay que reconocer
que hay mas preguntas que respuestas en torno
a las implicaciones de las deportaciones para la
sociedad dominicana: dson 6stas, por ejemplo,
una causa efectiva del aumento (real o perceptive)
de la criminalidad de la Republica Dominicana?
jLa experiencia anterior en Estados Unidos de los
deportados por causes criminals marca necesa-
riamente su comportamiento social tras su retor-
no forzado a la Repuiblica Dominicana? jInciden
los deportados en ciertos tipos de criminalidad y
no en otros? jSon los deportados simples chivos
expiatorios para esconder incapacidades y fra-
casos en el combat contra la criminalidad o un
component real de este fen6meno?
Dos posturas contrapuestas dominant el deba-
te ante la problemAtica de las deportaciones de
Estados Unidos a la Republica Dominicana. Una
es acusatoria (en exceso) y la otra exculpatoria
(tambi6n en exceso). En los medios de comunica-
ci6n resuenan constantemente ambas posturas:
por un lado, los que responsabilizan con un tono


Todas las imagenes de este articulo fueron tomados en el
aeropuerto de Santo Domingo, en octubre de 2005, a la llegada
de 80 dominicanos deportados desde Estados Unidos.

alarmista a los deportados por el auge de la cri-
minalidad en el pais, aunque sin contar con las
pruebas que sustenten esta posici6n. Por otro, los
que de manera automatica asumen una actitud
defensive y exculpatoria en lo que concierne a la
possible incidencia de las deportaciones en la cri-
minalidad en el pais.
Lo mas probable es que la verdad est6 en al-
guin punto intermedio entire estas dos posiciones
extremes. Es necesario, pues, seguir acumulando
y sistematizando datos que permitan arrojar luz
sobre la relaci6n entire deportados y criminalidad,
asi como sobre otros aspects cruciales asociados
al fen6meno de las deportaciones.

Base legal
La ley migratoria adoptada en 1996 en Estados
Unidos (Illegal Inmigration Reform and Inmi-
grant Responsibility Act) endureci6 las medidas
relatives tanto a las condiciones para obtener la
residencia legal (admisi6n de inmigrantes a traves
de las denominadas green cards) como a las causes
de deportaci6n de los residents legales en dicho
pais (cxpulsi6n forzada).













En 10o qu concierne al primer aspect, el pun-
to m, s important para la comunidad domini-
cana luc quc dicha ley establcci6 nuevos y mas
dif'icilcs r(quisitos para la inmigraci6n legal bajo
la catlgoria de "rcunilicaci6n familiar". Entre
dichos rccquisitos cstAn: 1) la persona que "pide"
a on familiar sponsoro) ticne que demostrar quc
(.ll(ilw c(n los medics para nantcner un ingreso
aiiual eluivalente a 1: ".. por encima de la line
l polbreza, y 2) dicha persona tiene que provccr
tln copia certilicada de su declaraci6n federal de
iiigriess corrcspondiecntC a los lltirnos tries anlos
'prcc(dcIntcs a la solicited.
Si bien estos rcquisitos pueden parccer razo-
nables en un context general, no menos cierto es
quc para muchos inmigrantes los mismos consti-
tuyeron una posada carga que hizo much mas
dificil el process de inmigraci6n basado en la
rcuni6n familiar. En efecto, mientras que en el
period comprendido entire 1991 y 1995 un total
de 218,548 dominicanos recibieron visas de in-
migrantes (cii;- cards), en los cinco afios siguien-
tes (1996-2000) esta cantidad baj6 a 116,703.
Lo mismo ocurri6 durante el period siguiente
(2001-2005) cuando Estados Unidos otorg6 visas
de inmigrantes a 114,467 dominicanos.3 Estos niu-
meros indican que en los dos lustros que siguieron
a la adopci6n de la reform migratoria el numero
de green cards otorgados por Estados Unidos a ciu-
dadanos dominicanos se redujo a la mitad cuan-
do se compare con el lustro precedent.
La ley migratoria de 1996 represent tambien
un cndurecimiento en lo que concierne a las cau-
sas y los procedimientos para la deportaci6n de
residents legales en Estados Unidos. La ley rede-
fini6 las reglas sobre las deportaciones tanto por
razones criminals como no criminals, aunque
las primeras son las que han generado mas con-
troversia no s61o en la comunidad dominicana,
sino tambien en otras comunidades de inmigran-
tes en Estados Unidos, como la mexicana, salva-
lorefia, guatemalteca o lajamaiquina.
Entre las disposiciones que incluy6 dicha ley
en material de deportaci6n por razones crimina-
les sc encuentran: 1) cualquier persona no ciuda-
dana americana sentenciada a un afio o mis de
prisi6n puede ser deportada, ain si la sentencia


cs suspendida; 2) los crimenes que dan lugar a la
deportaci6n son crimencs que abarcan las mAs
variadas Areas de infracci6n penal, desde un ase-
sinato o un asalto agravado hasta un robo menor
o crimenes de inmoralidad; 3) la ley cs rctroacti-
va, lo que hace que los inmigrantes cst6n sujctos
a deportaci6n por crimcnes comctidos antes de la
cntrada en vigencia de la ley y que no implicaban
deportaci6n en el moment en que se cometieron;
4) la ley elimin6 casi todos los niveles dc apela-
ci6n, lo que hace automaticas las deportaciones
por delitos criminalss!
La reform legal de 1996 tambi6n consolid6
las causes generals de dcportaci6n por causes no
criminals. Estas son: 1) inadmisibilidad al mo-
mento de entrada a Estados Unidos por razones
de salud public, seguridad o por causa criminal;
2) presencia en el territorio de los Estados Unidos
en violaci6n a la Ley de Inmigraci6n; 3) viola-
ci6n del status de no inmigrante o condici6n de
entrada bajo las cuales entr6 al territorio norte-
americano; 4) retire de la residencia permanent
otorgada bajo status condicional (por ejemplo,
al empresario, esposo (a) y/o hijos (as) admitidos
como residents permanentes con la condici6n de
cumplir con ciertos requisitos); 5) contrabando de
personas; 6) matrimonio fraudulento5

Cifras
Durante el period 1996-2005, Estados Unidos
deport6 a la Republica Dominicana 30,879 per-
sonas, de las cuales 20,896 (67.7%) fueron depor-
tadas por razones criminals, y 9,983 (32.3%) por
razones no criminalss6
En lo que concierne a Centroambrica, los
paises con mayor numero de deportados son
Honduras, Guatemala y El Salvador. Durante
el period 2000-2005, Estados Unidos deport6
37,271 personas al primero, 35,127 al segundo y
30,489 al tercero. Durante ese mismo period,
el numero de deportados a la Reptiblica Domi-
nicana ascendi6 a 20,483.7 Es important notar
que, a diferencia de la Repuiblica Dominicana,
un porcentaje mayor de deportados a esos tres
paises son por razones no criminals, de lo que
se infiere que se trata de deportados por causes
migratorias. Para el caso de El Salvador, del


6 GLOBAL


















Datos en porcentaje. El total general de deportaciones
es de 30,879 personas.


Total de deportaciones
criminals
32.3 A


Total de deportaciones
no criminals
L 67.7


Fuente: Office of Inmigration Siatistics Depaitment of Home Land Secuiity





Datos en porcentaje. ARo 2000-2005


Honduras
37,271


Par aI.


Belize


Guatemala
,YS,'L!27


Fuente Office of Inmigraton Statistics. Department of Home I and Secrity



total de deportados entire 2000 y 2005 solo el
42.5% lo fue por causes criminals; en lo que
respect a Guatemala, en cl mismo period, el
30.5% fue por causes criminals, y para Hon-
duras, tambi6n del total de deportados de 2000
a 2005 solo el 29% fue por causa criminal. Esta
situaci6n es perfectamente entendible dado que
el indice de regularizaci6n migratoria de los do-
minicanos en Estados Unidos es much mayor
que el de dichos paises.


En lo que concicrne a los paises del Caribe (ex-
cluyendo a Centroaimrica, M1exico y Colombia),
la Repiublica Dominicana ha recibido mais del
50"%/ de los deportados a esta subregion. D)uran-
te cl period 2000-2005 Estados Unidos depor-
to 20,483 personas a la Rcpublica Dominicana,
micntras que al resto de los paises caribefios de-
port6 17,936.
La informaci6n es escasa en cuanto al tipo do
infracci6n criminal que dio lugar a la deporta-
ci6n. La Direcci6n General de Migraci6n de la
Republica Dominicana, que ha comcnzado un
program de sistematizacion de datos comro Ibr-
ma de conocer mcjor cl perfil de los deportados,
hizo un levantamiento de inliormacion sobre los
deportados de Estados Unidos a la Rcpfiblica Do-
minicana, incluycndo los denominados "yoleros",
durante el period enero-diciembre 2005. El to-
tal de dcportados ascendi6 a 6,079, de los cuales
1,051 iucron "yoleros" y 1,808 indocumentados
o inmigrantes ilegales. El resto lue dcportado
por razones criminals: drogas 2,360, asalto 150,
robo 203, abuso sexual 71, violencia 80, liomici-
dio 82, fraude 103, arma ilcgal 151, lilga 4, lava-
do 16.' Del total, 4,687 liueron hombres y 1,392
mujeres.
Durante el period encro-marzo dc '11111 los
porcentajes se mantuvieron imas o mnnos cons;
tantes. De un total de 1,006 deportados, 166 lic-
ron "yolcros" y 297 inmigrantes ilegales. El resto
S1 I! ful dcportado por razones criminals: droga
375, asalto 17, robo 54, abuso sexual 11, violcncia
17, homicidio 20, fraud 23, arma illegal 24, la-
vado 2. Del total de estos tres muses. 913 fueron
hombres y 93 mujcrcs.!'
Estas cifras plantcan, al menos, dos cuestiones
de vital importancia para entender y lidiar con
esta problemaitica: en primer lugar, cs cvid(nte
que cl peril de los deportados no cs hoimog'nco,
ya que una part considerable dc los misinos ha
sido devuelto a su pais por violar las Icyes de mi-
graci6n de Estados Unidos y no por cometcr cri-
menes que los conviertan en una amenaza para la
sociedad; en segundo lugar, sin embargo, un alto
porcentaje de los deportados (superior al 50%)
fue devuelto a la Rep6blica Dominicana por ha-
ber cometido alg6n tipo de acto criminal, ya sea


-1












trafico o consume de drogas, asalto, robo, abuso
sexual, homicidio, fraude, u otro.
Nadic puede argumentar con bases ciertas que
cl aumento de la criminalidad y de la inseguridad
ciudadana se debe principalmente al retorno de
estos deportados. El fen6meno de la criminalidad
cs dcmasiado complejo para que pueda ser expli-
cado en funci6n de una causa principal, en este
caso el impact de los deportados en la sociedad
que los recibc. No se dispone, ademAs, de datos
confiables que arrojen luz sobre el impact real
de estas dcportacioncs en la criminalidad que se
produce en el pais.
Lo mismo puede decirse, sin embargo, en sen-
tido opuesto. Nadie puede argumentar con bases
ciertas que cl flujo de los deportados no tiene una
incidencia cn el fen6meno de la criminalidad en la
Republica Dominicana, si bien no se dispone de
estadisticas confiables que permitan cuantificar o
dimensional ese impact. Algunas preguntas de
sentido comun pueden ayudar a entender esta pro-
blematica. jQu6 puede hacer pensar, por ejemplo,
que quien regresa al pais luego de haber cumplido
condena en Estados Unidos por trafico de dro-
gas, asalto, robo, homicidio, o cualquier otro acto
criminal grave, se va a insertar arm6nicamente a
la sociedad dominicana dejando atrAs su pasado
criminal? jAcaso las redes criminals internacio-
nales no se convierten en un canal de reinserci6n
de muchas de estas personas en los circuitos de
la criminalidad? NNo es el trafico de drogas -en
cuya catcgoria cae un porcentaje significativo de
los deportados- uno de los factors mAs decisivos
en cl aumento de la criminalidad por su relaci6n
con otros crimenes, como el trafico de armas, los
asaltos y el lavado de dinero, entire otros?
No sc puede suponer que toda persona que
haya cometido un acto criminal y que haya cum-
plido una condena por dicho acto seguiri necesa-
riamentc teniendo un comportamiento criminal.
Los series humans tienen la capacidad de modifi-
car su conduct y de reinsertarse de manera efec-
tiva en la sociedad. Tampoco puede ignorarse, sin
embargo, que el hecho de que una persona haya
cumplido una condena lo rehabilita necesaria-
mente para volver a la sociedad sin el lastre de la
criminalidad. Como sc sabe, en muchos casos los


sistemas carcelarios mas bien acent6an las ten-
dencias criminals de los individuos debido a las
deficiencies de dichos sistemas y a las condiciones
de la vida carcelaria.
En ese context, las autoridades nacionales
-Migraci6n, Policia y Ministerio Piblico, entire
otras- enfrentan un double desafio: por un lado,
deben evitar las prActicas discriminatorias que
estigmaticen para siempre a los deportados e im-
posibiliten su reinserci6n en la sociedad, mien-
tras que, por el otro, deben ejercer su funci6n de
supervision y hasta de control para evitar que
aquellos que no estAn efectivamente rehabilitados
cometan actos criminals.
En todo caso, nadie puede ignorar la carga
que represent para la sociedad dominicana la
absorci6n de miles de personas que, continue y
sistemAticamente, son deportadas a la Republica
Dominicana por las autoridades norteamerica-


8 GLOBAL














nas. Esta carga se present a diferentes niveles: en
los organismos encargados de la seguridad ciuda-
dana debido a los escasos recursos econ6micos y
profesionales de que disponen; en el mundo labo-
ral por el alto desempleo y subempleo que hace
dificil la incorporaci6n al trabajo productive de
muchas de estas personas reci6n retornadas; y en
las propias comunidades en las que se desarrollan
tensions inevitable como resultado del choque
cultural, la desconfianza mutual o la existencia de
expectativas encontradas entire quienes estan y
quienes retornan de manera forzada.

Conclusion
El fen6meno de las deportaciones plantea serious
desafios a la sociedad dominicana en temas tales
como la reinserci6n laboral y la asimilaci6n so-
cial de los deportados, el control y la supervision
de 6stos cuando las circunstancias lo ameriten, la
relaci6n con la comunidad en el exterior y los fa-
miliares de los deportados, entire otros. Para en-
frentar dichos desafios seri necesario desarrollar
capacidades institucionales, recursos humans y
fomentar una comprensi6n desapasionada y des-
prejuiciada de este fen6meno que afecta a la Re-
pfiblica Dominicana, igual que a otros paises de
la region.
No es realista pensar que en Estados Unidos
pueda producirse una reform legal que suavice
sus normas en material de deportaciones de re-
sidentes legales que cometen infracciones crimi-
nales, aun si los mismos se han formado y han
desarrollado su conduct criminal en dicho pais.
De hecho, ninguna de las reforms migratorias
que se plantean en Estados Unidos, ni siquiera las
mis progresistas, contemplan un cambio de la le-
gislaci6n sobre deportaciones adoptada en 1996.
Esta realidad political y legal de Estados Uni-
dos hace de las deportaciones un fen6meno ine-
vitable, creciente y permanent, por lo que la
sociedad dominicana deberA prepararse cada vez
mejor para lidiar de manera efectiva con esta pro-
blemitica y sus multiples efectos. Por su parte, Es-
tados Unidos pudiera, al menos, apoyar mas a la
Repiblica Dominicana con recursos financieros
para el desarrollo de sus capacidades institucio-
nales y profesionales en esta material, con la pre-


misa de quc cs de interest mutuo que la socicdad
dominicana pueda absorber de la manera mcnos
traumatica possible el retorno bfrzado dc miles
de personas cada afio. Y es que, dada la trans-
nacionalizaci6n creciente entire las personas y las
sociedades, y de manera particular la existencia
de vinculos tan estrechos entire Estados Unidos
y la Republica Dominicana, cualquier impact
negative que pudiesc tener el fen6meno de las dc-
portaciones en la sociedad dominicana terminal,
de alguna manera u otra, afectando tambidn a la
sociedad norteamericana.

Ponencia prcsentada en el seminario La r'alidad 1o.wial,
legal de los dominicanios cpatlriados. organizado por la Fun-
dacion (..I 1. D emocracia y Desarrollo, en iabril de
2006.

Flavio Dario Espinal es embajador de la Repuiblica
Dominicana en Estados Unidos. Es abogado y politi-
co. Ha sido director de la Escuela de Derecho de la
Pontificia Universidad Cat6lica Madre y Maestra (PU-
CMM)-Recinto Santo Tomas de Aquino, y embajador
de la Republica Dominicana ante la Organizaci6n de
los Estados Americanos (OEA).


Notas

' Illegal Iimigration Reform and Inmigration Respon-
sibility Act, 1996.
2 Immigration Responsibility Act, 1996. Titulo II, See-
ci6n 213 A (1) (i).
SUS Citizenship and Immigration Services, Departa-
ment of Home Land Security, Oficina de lstalisticas.
hlmigration Responsibility Act, 1996. Titulo II, Sec-
ci6n 238.
SIbid. Titulo II, Secci6n 212.
Office of Inmigration Statistics. I apartment of Home
Land Security.
7 Ibid.
Departamento de Deportaciones. Dirccciin G(eneral
de Migracion. Cf. Conferencia prcsenitada por (Gio-
vanni Romero, subdirector general de Migraci6n de
la Republica Dominicana en cl seminario titulado "La
realidad social y legal de los dominicanos repatriados"
celebrado en Funglodc el 24 de abril de 2006.
Ibid.







CULTURAL
DOMINICANA
Y MESTIZAJE
La mezcla de valores, product de la globalizaci6n, las migraciones,
las transformaciones regionales y nacionales, aporta a la cultural
mestiza nuevos models de entender y aprovechar, sin perder
nuestras costumbres y tradiciones. Es la modernidad que se cierne
sobre nuestras cultures.


/













1 mestizaje se consider hoy como
una mczcla de expresiones cultura-
les quc, mis alla de lo racial, con-
forma sistemas y modos de vida en
los cualcs la riqueza de las hibridaciones humans
y dc las concepcioncs culturales vivas redundan
en una vision nucva y funcional de los valores y
practices socials en ocasiones recicladas y modi-
ficadas. En cl caso de Am6rica, el concept, na-
cido durantc cl proccso colonial como evidencia
clasificatoria de mczclas raciales diversas, camina
hacia una concepci6n sustentada en la mczcla de
tradicioncs y en cl surgimiento de nuevos valores
quc parten de ese process de hibridaci6n no s61o
biolOgico, sino igualmente cultural.
El vicjo concept de mcstizajc como simple ex-
presi6n racial dcja paso a la concepci6n de que la
fusion de valores y de expresiones biol6gicas gene-
ra un process dc transformaci6n que se basa en
cl desarrollo hist6rico de la sociedad de la que se
trate. La nueva valoraci6n, opuesta a una vision
que hace partir de la mezcla racial el fen6meno
cultural mismo y las valoraciones biol6gicas, pare-
cc chocar con la conccpci6n en la que el elemen-
to racial constitute s6lo una parte del mestizaje,
por cuanto existed una secuencia de asimilaciones
y mezclas culturales en las cuales el element his-
t6rico y el biol6gico ticnen y tuvieron suma im-
portancia. Hoy, el acento principal de la mezcla
cultural toma en cucnta como punto de partida la
importancia dc las migracioncs y el intercambio y
adaptaciones product de las mismas.
Esta vision, en la cual cultural y biologia pue-
den scr complcmentarias, tiene origenes en la
gran mezcla biol6gica y etnica que se produjo a
partir de la llcgada de los europeos a Am6rica, y
se sustenta aiin en el proccso creciente de las mi-
gracioncs actuales. Por lo tanto, si en un moment
hist6rico el mcstizaje fuc visto mis desde el punto
de vista racial que cultural, hoy elements ktnicos,
expresiones biol6gicas y modos de vida se perci-
ben como components de la sociedad mestiza.

Mestizo
La palabra "mestizo" proviene del latin mixlicius,
mezcla, y fue usada fundamentalnente por los
espafioles durante los comienzos del period co-


lonial para identificar a los hijos de espafioles e
indias. En la media en que la conquista avanz6
y la ausencia de mujeres espafiolas oblig6 a una
hibridaci6n racial, tambien los hijos de espaiio-
les, indios y africanos se adaptaron a la cultural
conquistador aportando, igualmente, no s61o
elements biol6gicos, sino de supervivencia, que
se enmarcaban en tradiciones nuevas aceptadas
por la sociedad colonial por su funcionalidad.
Cuando el espafiol us6 el casabe y el africano el
conuco indigena, aceptaron models culturales
ajenos a su procedencia, y lo mismo aconteci6
cuando el africano y el indio debieron aceptar
las formas espafiolas y la manera de organizer
la nueva sociedad. El mestizaje cultural inicial
puede verse como implantaci6n, pero igualmente
como transculturacion.
Hacia las primeras dos d6cadas del siglo XVI
ya se habia asentado el concept de "mestizo".
Richard Konetzke cita documentalmente la
abundancia de hijos de india y espafiol en la isla
de Santo Domingo hacia 1519 y en 1530, cuan-
do ya la presencia africana ha aportado sus ca-
racteristicas biol6gicas y culturales dando lugar
a curiosos models de clasificaciones de mezclas
"raciales" que intentaban organizer las mismas a
trav6s de las relaciones de la madre segfin el pa-
dre con el que concebia la criatura, dando como
resultado tablas como la que reproduce el antro-
p6logo Magnus Morner, en su obra Los Incas, el
Pueblo del Sol.
La sociedad conquistador proyect6 su des-
precio a las mezclas raciales y a los resultados de
las mismas, bajo la concepci6n errada de que el
europeo era racialmente superior a cualquier ser
human hibrido. El mestizaje racial se consider
el inicio de las formas clasificatorias coloniales,
en las que la concepci6n partia del color de la piel
y de los rasgos fisicos sin tomar en cuenta los ele-
mentos de la cultural. Las clasificaciones organi-
zaban la discriminaci6n en cuadros de mestizaje
fenotipico rebajando la condici6n humana a nive-
les inferiores a los que se consideraban mod6licos
en los conquistadores.
Vale decir que, sin embargo y contradicto-
riamente, la sociedad espafiola que imponia los
prejuicios era una sociedad mestiza en el mo-


12 GLOBAL


















































mento de la conquista de Am6rica. Las diversas
etnias que durante milenios ocuparon el mapa
de Espafia o Hispania se "mestizaron" o mez-
claron a tal punto que al moment del "descu-
brimiento" de Am6rica los espafioles poseian
rasgos culturales y biol6gicos de sociedades que
ocuparon el mapa de la peninsula como los pro-
pios celtas, los iberos, pobladores locales, los
griegos, los cartagineses, los godos y visigodos,
los judios, los Arabes y berberiscos, los gitanos,
romanos y otros grupos.

Las clasificaciones coloniales
Muchos autores consideran que el Inca Garcilaso
de la Vega fue el primer mestizo que sinti6 orgu-
11o de serlo y lo express abiertamente. Este gran
escritor peruano, descendiente de indigenas y es-
pafioles, en su obra La Florida del Inca se manifest
orgulloso de sus ancestros y defendi6 las caracte-


risticas del mestizaje. Fue tal vez el primer aban-
derado pfblico y el primero en considerar dicha
condici6n no s61o como un process racial
La siguiente lista de Magnus Morner, publica-
da en su obra Mezcla de razas en la historic de Amnri-
ca, correspondiente al Peru del siglo XVI, revcla
las complicaciones clasificatorias y de clase que
la Corona aceptaba como objeto de valoraci6n
racial, mis que cultural, entire los sibditos indige-
nas, africanos y espaiioles, segfin fucra la mezcla
biol6gica:
1. Espaiiol e india, mestizo.
2. Espafiol y mestiza, cuarter6n de mestizo.
3. Espafiol y cuarterona de mestizo, quintcr6n.
4. Espafiol y quinterona de mestizo, retorno a
espafiol.
5. Espafiol y negra, mulato.
6. Espafiol y mulata, cuarter6n de mulato.
7. Espafiol y cuarterona de mulata, quinter6n.












8. Espafiol y quinterona de mulata, requinte-
ron.
9. Espafiol y requinterona, vuelta al blanco o
espainol.
10. Mestizo c india, cholo.
11. Espafiol y negra, mulato.
12. Mulato e india, chino.
13. Negro e india, zambo de indio.
14. Negro y mulata, zambo.
Con la misma intenci6n clasificatoria exis-
tieron variantes en M6xico, Venezuela y otros
lugarcs de Am6rica. La conquista busc6 una se-
paraci6n de classes usando el concept de "castas"
y otorgando importancia a algunas mezclas s6lo
cuando los padres o ascendientes pertenecian a la
alta sociedad colonial.
Ante tales concepciones, basadas muchas veces
en el Ilamado "fenotipo",1 la Iglesia Cat6lica, en
algunos casos como el de Per6, tuvo a veces que
alejarse de tales models de clasificaci6n debido
a la complejidad de los mismos, archivando, en
bautizos y matrimonios, los tipos hibridos en un
solo grupo llamado "castas de mezcla", dando asi
uno de los primeros pasos para entender el mesti-
zaje ya no como una hibridaci6n entire espafiol e
india, sino como una mezcla racial que s6lo deja-
ba fuera a los indios considerados "puros" y a los
blancos. En estos casos la clasificaci6n
eclesiastica presentaba la mezcla racial
no claramente definida, como un con- E
junto donde predominaban las hibrida-
ciones. Usando el concept modern, a
lo que significaba el t&rmino "castas
de mezclas" era hibridaci6n biol6gi-
ca, mestizaje racial. Esta concepci6n m
de mezcla sin clasificaciones claras co-
menz6 a predominar para considerar
como mestizo el hibrido, cualquiera
que fuera desde el punto de vista de la variedad
visible. La primaria concepci6n de mestizo para
la mezcla de espafiol e india se resquebraj6.

Crioulo y criollo
"Crioulo" fuc el nombre que los portugueses die-
ron en Brasil a los africanos nacidos y criados en
los territories conquistados. Segin el antrop6logo
y lingiiista cubanoJos6Juan Arrom, el vocablo se


extendi6 alcanzando el significado que hoy po-
see. Criado y "crioulo" dan sentido posterior al
concept de servicio que ejercian los negros en-
cargados de las labores dom6sticas.
Como parte de la mezcla racial y cultural que
genera formas nuevas de vida, models de creen-
cias nuevos y, fundamentalmente, la posibilidad
de una libertad que se desarrolla a partir del siglo
XIX cuando las classes sociales locales hacen de-
finitivamente suyos los reclamos para la indepen-
dencia political, la "criollidad" es, en efecto, una
identidad nueva que rechaza los poderes de las
metropolis y las monarquias de las que dependent,
considerAndose capaces de manejar los asuntos
locales sin interferencias forineas. En las Antillas,
el termino criollo abarca no s61o la condici6n so-
cial que reclama autonomia, sino el conjunto de
valores que determinan una forma de vida, un
modelo de vida, dentro del cual predominan las
adaptaciones y creaciones propias de una historic
compartida.
En las Antillas y en la isla de Santo Domingo
la sociedad mestiza sustenta a partir de finales
del siglo XVI valores o formas de vida criollos,
en los que el hato ganadero es considerado la
unidad econ6mica basica. La producci6n de cue-
ros y el contrabando, asi como una agriculture


n el marco de la historic

ntillana, lo criollo es

onsiderado como un aspect

ais cultural que politico.


d6bil con predominio de los trapiches azucare-
ros, la siembra de afiil, jengibre y frutos para la
alimentaci6n, son los puntos clave de la sociedad
que a finales del siglo XVI se habia hecho fuerte
en el norte de la isla, presentando cierto sentido
de "criollidad", de diferenciaci6n, alentado por
la oposici6n de Espafia al contrabando, nego-
cio estimulado indirectamente por el monopolio
monarquista.


14 GLOBAL


















Llamamos mestizaje primario
al que se produjo en los primeros
anos de la conquista de Am6rica,
en el que fundamentalmente indios
y espafioles procrearon parte de
una sociedad con sello "aindiado",
mientras que consideramos como
mestizaje secundario el que comen-
z6 a producirse con la llegada del
africano, dandose inicio a una nue-
va mezcla en la que elements de
las tres poblaciones -hispana, india
y africana- se reprodujeron crean-
dose tipos humans que fueron de-
nominados con nuevos nombres y


subclasificaciones, como en el caso
de los llamados "pardos", -!.:.'",
"coyotes" y otros.
Un ejemplo es el caso de Vene-
zuela, donde los mestizos descen-
dientes de indio y espafiol habian
alcanzado en el siglo XVIII mas del
30 por ciento de la poblaci6n. En las
Antillas, hacia finales del siglo XVI, la
sociedad era mestiza y negra en su
mayoria, con predominio del mulato,
hijo de negra y espaiol, debido al
crecimiento demografico de los es-
clavos, habidos en mayor abundancia
que blancos e indios en ocasiones.


valores africanos conforman a la
vez un nicho important que sc
opone al de los criollos de origen
social. Quizas se pudiera decir
que dos formas de la "criollidad"
se oponen y buscan el entente his-
t6rico necesario, aprobadas por la
necesidad de autonomia.
Los valores product de la
vida local representan un paso
important en la identidad crio-
lla. En nuestro caso, como se
aprecia, lo criollo y lo mestizo son
elements en comuni6n, y ello es
asi porque el dominio colonial
cre6 una sociedad depauperada
en la que tanto el mestizo como el
criollo blanco y el negro sufricron


Por lo tanto, a los valores monirquicos y a los
intereses de la monarquia y del gobierno local se
oponian los valores locales, criolloss", produc-
to ya de una sociedad mestiza, mulata en gran
parte, capaz de enarbolar sus propios intereses
econ6micos en confrontaci6n con la Corona y
los representantes de los reyes Felipe II y III en
la isla. Las rebeliones sociales tempranas, en el
caso de la isla de Santo Domingo, como la de
Hernando Montoro que se opuso activamente
en 1605 y 1606 a la eliminaci6n del contraban-
do en Bayaji y La Yaguana, fueron una muestra
de "criollidad", expresada en el rechazo a dicta-
dos forineos, aunque la misma fuese una falta de
cumplimiento de las leyes mondrquicas. A pesar
de estas muestras aisladas de rebeldia criolla, no
es sino a finales del siglo XVIII cuando en Santo
Domingo y toda America, las sociedades locales
confrontan sus crecientes valores de identidad
promovidos por las nuevas visions y modos de
vida locales, es decir, criollos.
El poder mondrquico es confrontado por po-
bladores con suficientes recursos y deseos de ha-
cer sus propios negocios sin la intermediaci6n de
la Corona. Dentro de la sociedad americana, los


la miseria general.
Es dentro de las caracteristicas de
un mestizaje no s61o racial, sino
igualmente cultural, donde sc
manifiesta la identidad criolla en la isla de San-
to Domingo, en un sentido much mas amplio,
claro esti, que el originario sentido de la palabra
referida s61o al nacido en tierra americana.

Concepci6n political
Algunos autores consideran la sociedad criolla
como la que reclam6 su autogobierno en Ameri-
ca basindose en valores contrarios a la Corona.
En tal sentido, la sociedad criolla, para muchos
analistas de la historic americana, se centraba en
los blancos de clase alta que buscaban una libe-
raci6n para usufructuar por si mismos los bienes
que Espafia regenteaba. Para algunos autores el
concept de criollo se aplica, por tanto, a la con-
cepci6n political que separa y da paso a la lucha
de independencia considerada como una confron-
taci6n de valores entire Am6rica y las sociedades
colonizadoras. Para estos autores, lo criollo tiene
mas que un valor mestizo, un valor de clase. Por
lo tanto, la sociedad en general se present como
una sociedad con una alta clase, la "criolla", que,
buscando el poder, se aprecia como la poseedo-
ra de los valores natives. La otra parte, o sea,
la sociedad mestiza, negra, indigena o africana,











la sociedad lateral, si se me permit el t6rmino,
cuenta como part diferenciada.
En cl marco de la historic antillana, lo criollo
es considerado como un aspect mas cultural que
politico. Para nosotros lo criollo es un product
de la hibridaci6n cultural y del mestizaje biol6-
gico. Criollo es un modelo de vida novedoso que
sc sustenta en valores propios y en tradiciones ya
consolidadas culturalmente.
Las hibridaciones conforman una sociedad
con valores afiadidos, valores nuevos, costumbres
y tradiciones que se transforman, viven y son la
base de una identidad propia, resultado, precisa-
mente, de la mezcla y de la incorporaci6n a la cul-
tura de elements nuevos y del mantenimiento de
vicjas formas pasadas que ain funcionan y tienen
sentido para nuestro mundo cultural mediante
la permanent creatividad. En el caso
antillano, las migraciones, invasiones, [
asentamientos y encuentros raciales si-
guen siendo la base del mestizaje. En
sociedades mestizadas como la nuestra, a
lo criollo y lo mestizo se confunden.
Vi
Humboldt y el mestizaje r
ignorado
Un dato interesante sobre esta concep-
ci6n de lo criollo es el que aporta Ale-
jandro von Humboldt al clasificar durante el siglo
XVIII la poblaci6n de Venezuela, en su Viaje a las
regions equinocciales de America. Para 61, los mestizos
estin clasificados como "grupos mixtos", mez-
clados querria decir, mientras que los espafioles
se clasifican como blancos europeos, los indios
como tales y los negros como tales. La mezcla
racial, o sea, el mestizaje, lo que llama. "grupos
mixtos", en ese moment alcanza, segiin su esta-
distica, la cifra de 406,000 habitantes, con s61o
200,000 blancos criollos, unos 120,000 indios y
62.000 negros.
La vision del criollo se da en la estadistica del
autor como una clase social, es decir, de la ma-
nera en que muchos investigadores consideraron
la condici6n de criollo. No eran criollos, seg6in
estas estadisticas, los mis de 400,000 habitantes
llamados "mixtos", o sea, mestizos, lo que reve-
la una concepci6n fenotipica del criollo atada al


viejo concept del hijo de extranjero nacido en la
colonia, concepci6n diferente de la que poseemos
las sociedades caribefias.
La mezcla de sociedades con diversos valores
sociales y culturales, con visions diferentes de la
cultural y con costumbres no presents en la so-
ciedad de origen o en la sociedad predominan-
te, puede considerarse como mezcla inter6tnica
o mestizaje inter6tnico. Las migraciones son una
fuente constant de este tipo de mestizaje. Duran-
te el siglo XIX este process se acrecienta en la
Republica Dominicana, alcanzando importantes
y novedosos models.
Este tipo de mestizaje, que puede incluso en-
contrarse en los models conquistadores que
trasladaban, por ejemplo, indios o africanos para
conseguir una mezcla humana mAs explotable, se


as migraciones han contribuido

un mestizaje que conjuga

alores de muchas etnias y

epresentaciones culturales.


hace fuerte en el process del creciente capitalis-
mo del siglo XIX, con otras caracteristicas. Las
migraciones han contribuido en todo el Caribe y
en la Rep6blica Dominicana a un mestizaje que
conjuga valores de muchas etnias y representacio-
nes culturales.
Desde el inicio de la conquista de la isla de
Santo Domingo, sin contar con las relaciones in-
ter6tnicas que se habian dado en las poblaciones
precolombinas desde el aio 4000 antes de Cristo,
la presencia hispinica trajo consigo las primeras
mezclas raciales y culturales entire indios y euro-
peos y luego entire africanos, indios y espafioles.
Se sabe que Alonso de Ojeda tuvo hijos con una
india, que Francisco de RoldAn, el alcalde de La
Isabela en lucha contra los Col6n, se aposent6 en
Jaragua y que sus hombres procrearon con in-
dias del lugar. La documentaci6n en tal sentido
es extensa.


16 GLOBAL













La servidumbre indigena femenina fue, ade-
mis, servidumbre sexual en la mayoria de los ca-
sos. En Cuba, durante el siglo XVI,Juan Porcallo
de Figueroa tenia practicamente un haren y tuvo
larga descendencia mestiza. Los datos hist6ricos
hablan de mestizos en abundancia ya en 1519.
Pero, igualmente, la presencia africana produjo
una mezcla important desde la aprobaci6n del
uso de mano de obra esclava en 1511 por Fernan-
do el Cat6lico.
En el largo trayecto de la vida de la isla, las
importaciones de agricultores de las Islas Cana-
rias en varias ocasiones, la presencia de esclavos
escapades del oeste, cuando Francia se habia


aduefiado de lo que hoy cs Haiti, la presencia
francesa, aunque corta, del gobicrno napolc6nico
bajo el mando de Louis de Ferrand, la migraci6n
haitiana de 1822, y posteriormente la nueva mi-
graci6n espafiola promovida por Isabel II cuando
Pedro Santana anex6 el pais a Espafia, produje-
ron relaciones culturalcs, political, biol6gicas y
sociales importantes.

Estructura demogrifica
En el afio 1789, segfn Moreau de Saint Mery, la
poblaci6n de la part espafiola de la isla de Santo
Domingo era s6lo de 125.000 personas, cifra que
muchos autores ponen en duda, y que disminui-
ria con el exilio voluntario de las families que sc
alejaron de la part llamada "espafiola" debido
al Tratado de Basilea de 1795. Durante la inva-
si6n de Boyer, en 1822, el contingent haitiano
encontraria una poblaci6n quizis menor, pucs la
emigraci6n continue hasta despues del gobierno
deJos6 Nufiez de CAceres, en 1821. La entrada
de Boyer en 1822, la liberaci6n de los esclavos y
la presencia haitiana animaron el ritmo demo-
grAfico. En 1824, Boyer trajo libertos de los Esta-
dos Unidos en numero no establecido claramente.
Existieron estadisticas de los mismos en 1870,
segin citas de Harry Hoetink, que aseguran la
presencia ain de unos 600 descendientes de estas
etnias. Siguiendo las lines apuntadas por el au-
tor en su obra El pueblo dominicano, 1850-1900, las
migraciones del siglo XIX vieron la llegada de ju-
dios sefardies desde Curazao; canarios o islefios;
los espafioles del period 1863-65; los cubanos
de las guerras de independencia de 1868 y 1895;
puertorriquefios emigrados durante ese period;
los cocolos o emigrantes de las islas caribefias; los
Arabes en fecha cercana ya al siglo XX; los chi-
nos, y los italianos cuyos primeros representantes
comerciales pertenecen a los mediados del siglo
XIX y cuyas families siguicron inmigrando hasta
el siglo XX. Todo ello unido a los planes de in-
migraci6n de Trujillo, a mediados del siglo XX,
los cuales incluyeron nuevamente p.1', .1. pero
tambi6n judios y japoneses.
En ciudades pequefias, casi villas, estas pre-
sencias culturales de las migraciones y del mes-
tizaje hicieron sus efectos. Durante cl siglo XIX













los pucrtos del nortc de la isla, principalmentc
Puerto Plata, abrieron el comercio hacia Europa,
y grandes casas comerciales contribuyeron con
su influencia a la vida social dominicana, prin-
cipalmcntc en ciudades progresistas del momen-
to como Santiago dc los Caballeros, La Vega y
Montccristi.

Reforzado
El siglo XIX fuc un siglo de refuerzo de nuestro
mestizaje. Vale insistir en la importancia de la mi-
gracion cubana tras las guerras de indcpendencia
de 1868 y la definitive de 1895. El campesinado
del Cibao central estuvo intcgrado en much por
desccndicntes de canarios, y el tabaco fue uno de
los aspectos agricolas clue alcanz6 notable impor-
tancia con la presencia de la migraci6n cubana.
En la costa sur, con cl traslado de los propietarios
de terrcnos fronterizos en San Migucl de la Atala-
ya tras la rcbcli6n esclava contra Francia a finales
del siglo XIX, sc fundaron poblaciones canarias


en mezcla con grupos de otras comunidades de la
misma procedencia, mientras que los descendien-
tes de africanos ocuparon la zona de La Vereda y
el norte de Paya.

El mestizaje global
SSc pude hablar de mestizaje global y mestizaje
local?
A la condici6n national que caracteriza nues-
tra identidad como dominicanos se adiciona la
diversidad cultural que nos define. Pero el mes-
tizaje, que es, como hemos visto, un process de
hibridaci6n que contribute a la creaci6n de una
identidad propia, se ve compelido por el proce-
so de la llamada "mundializaci6n" sostenido por
esquemas de valores tambi6n mundiales, ten-
dientes, muchos de ellos, a sustituir, cuando no
a opacar, los valores locales. Las cultures locales
no son ya tan definitivas de cara a sus propias
producciones, y tendrian que adaptarse al nuevo
process tratando de mantener sus identidades.


18 GLOBAL














Los process de double nacionalidad y de absor-
ci6n de las cultures de adopcidn plantcan una
possible double identidad, o bien una identidad fu-
sionada que responded a la globalidad como tal.
Los valores de los emigrados tienen resorts
nacionales, pero igualmente deben reaccionar


Por la presencia africana

y por la destrucci6n de la

sociedad indigena, el predomin

del mulato fue un element

racial clave.
.


frente a los que la supervivencia les exige en las
tierras y cultures de adopci6n. Otro problema es
el de c6mo evitar que las implantaciones sustitu-
yan los valores locales. Ello s61o es possible con
el mantenimiento de la identidad, adoptando
y convirtiendo en hecho funcional, de frente a
nuestro modelo de vida, aquello que puede ser
sustitutivo de nuestra cultural. La misma socie-
dad mestiza que se conform con la migraci6n
y la transformaci6n y creaci6n de valores nuevos
sobre valores externos y locales puede, tal vez,
hacer lo mismo con el nuevo bombardeo multi-
nacional. Haria falta una political national para
logros de este tipo.
La mezcla de valores, product de la globa-
lizaci6n, las migraciones, las transformaciones
regionales y nacionales, aportan a la cultural
mestiza nuevos models de entender y aprove-
char, sin perder nuestras costumbres y tradi-
ciones. Es la modernidad que se cierne sobrc
nuestras cultures.
En este sentido, vale recalcar que la hibri-
daci6n cultural es, muchas veces, un modelo de
enriquecimiento que nada tendria que ver con la
concepci6n racial. La globalidad descarta la ra-
cialidad en casos como los sefialados. Pero en la
cultural local, la misma sigue teniendo predomi-
nio y justificaciones, por lo que no result con-
veniente considerar que el mestizaje globalizador


pucda scr similar al que justifica las idcntidadcs
locales. Vale decir que el racism es ideol6gico.
"Es interesante observer c6mo hoy cl concep-
to de mestizaje reemplaza o se opone al dilema
colonizador/colonizado. Se trata de una nocion
utilizada para explicar los cambios que apare-
cen a escala mundial. Actualmente y
I scgin Renato Ortiz, el mcstizaje tic-
ne una significacion positive. El autor
dice que la modernizacion da lugar a
nuevas migraciones y cngcndra nuevas
formas de colaboraci6n, por tanto, cl
10
mestizaje es un punto de partida inte-
resante para cvaluar los intercambios
efectuados en la nueva cartografia
mundial y verificar la cxistencia o la
I ausencia dc la cultural global." (Gloria
Moreno P6rez. El meslizfe cultural como
apreciador de la clulura global).
Todavia cn muchas de nucstras concepcio-
nes populares se percibe la falta de confianza en
el mestizaje y se aprecia que la vision racial del
dominicano en diversos casos apunta hacia una
concepci6n emotional que se asicnta en prejuicios
raciales. La linca madre de este pcnsamicnto sc
original a finales dcl siglo XIX, con cl rcforzamien-
to de las ideas de quc cl negro, racialmentc, cs in-
ferior al blanco, y de quc cl blanco y el negro puro
son superiors al mestizo y al mulato.
Algunos autores nacionales del siglo pasado
plantearon, desconociendo cl valor de las hibri-
daciones, la degcncraci6n racial y cultural del
dominicano por su calidad de mestizo, o sea, de
hibrido, tomando sus arguments de la mczcla
biol6gica y dcjando dc lado cl factor cultural, al
cue le dieron caractcristicas de inferioridad si se
trataba de considerar la cultural como mcstiza.
Se arguy6 la incapacidad biol6gica del mestizo
como raz6n de incultura. Las viejas corrientes co-
loniales que usaron del argument para rebajar
la condici6n humana de la mczcla racial scguian
incorporadas a la vida intclcctual dominicana
dcl siglo XX en la concepci6n de cscritores como
Joaquin Balaguer, quien en su obra La isla al reves
sefiala, siguiendo los lincamientos de F. E. Mos-
coso Pucllo, que la mezcla racial de negro y blan-
co produce un mestizaje generalmente decadent.













En sus Carlas a Evelina, lo mismo que Balaguer,
Moscoso apuesta a la decadencia del mestizo,
aunque con excepciones. Jos6 Ram6n L6pez, en
su obra La alimenlacidn de las razas, percibe la deca-
dencia del dominicano por sus fallas biol6gicas y
su pobre alimentaci6n. Todos tienen en comln el
concept de la inferioridad del mestizo y aun del
dominicano frente a otras cultures.

Mulato y mestizo
Aunque en principio, por la prcsencia africana
y por la destrucci6n de la sociedad indigena, el
predominio del mulato fue un element racial
clave, vale scfialar que hay diferencias entire el
concept de mulato y el de mestizo, por cuanto
sc ha seialado como algo predominante la con-
dici6n mulata de la sociedad dominicana, de-
biendose considerarla mAs bien mestiza. Pedro
AndrCs P6rcz Cabral, en su libro La comunidad
mulata, present la poblaci6n mestiza como mu-
lata, cayendo en un error de bulto. Nuevas for-
mas de expresi6n social determinan el concept
dc mcstizaje y de mestizo.
Refiri6ndosc a la importancia del concept
modcrno del mestizaje y con referencia a Ame-
rica, Manuel Rama sefiala lo siguiente: "El re-
conocimicnto del mestizaje no hace ninguna
refercncia a algo que pas6, sino a lo que somos
hoy. El mestizaje no es solamente un rasgo racial
sino la explicaci6n de nuestra existencia, el tejido
del tiempo y del espacio, de la memorial y la ima-
ginaci6n que hasta hoy s6lo se ha expresado con
prccisi6n en la literature". ("La gesta del mesti-
zo'" en Transculluracion narraliva. M6xico, Casa de
las Americas, 1982).

Cierre
Sin renunciar a nuestras tradiciones, que debe-
remos conservar, convertir en models de acci6n
y en valores nacionales para enfrentar el process
global devastador, los models mestizos que po-
seemos y con los que nos sentimos identificados
deberian ser cl punto de partida para entender
que nuestro mestizaje cs el valor fundamental
de nuestra identidad, y que la cultural que enar-
bolamos, compuesta por la aceptaci6n plural de
contenidos de diversas otras que nos han enri-


quecido, deberi ser el punto de partida para la
confrontaci6n que nos depara el porvenir.


Marcio Veloz Maggiolo, dominicano (1936), es
doctor en Historia de Am6rica de la Universidad
Complutense de Madrid, licenciado en Filosofia de la
Universidad Aut6noma de Santo Domingo. Profesor,
escritor, ganador del Premio Nacional de Ciencias por
su obra antropol6gica y Premio Nacional de Literatu-
ra por su labor como narrador. Parte de su literature
creative y antropologica aborda los temas del mesti-
zaje, la diversidad cultural y la identidad dominicana.

Nota
1. Fenotipo es la cxpresi6n fisica exterior del scr hurna-
no. Genotipo sc reficre a las caracteristicas geneticas.


Bibliografia
Balaguer,Joaquin. La isla al reves. Editorial Librcria Do-
minicana, 1984.
Deive, Carlos Esteban. Identidad; racism en la Republi
ca Dominicana. Comisi6n Nacional de la Feria del
Libro. 2001
Heren, Ricardo. El didlogo de las cultlras. Editorial Plane-
ta, Barcelona, 1985.
Hoetink, Harry. El pueblo dominicano 1850-1900. Edicio-
nes Libreria La Trinitaria. Santo Domingo. 1997.
Konetzke, Richard. Amirica Latina. Epoca Colonial. Edi-
torial Siglo XXI. MXxico, 1972.
Morner, Magnus. La mezcla de razas en la historic de Amri-
ca. Editorial Paid6s. Argentina, 1972.
Moscoso Puello, Francisco Eugenio. Carlas a Evelina.
Editorial Cosmos. Santo Domingo, 1974.
P6rcz Cabral, Pedro Andr6s. La comunidad mulala. Grafi-
ca Americana, Caracas, 1982.
Perez de Barradas,Jos&. Los mestizos deAmnrica. Editorial
Espasa Calpe, Barcelona, 1976.
Sedar Senghor, Leopold. El dialogo de las culluras. Edicio-
nes El Mensajero, Bilbao, 1986.
Tolentino Dipp, Hugo. Raza e historic en Santo Domingo
(Los origenes del priejuicio racial en Amrica). Fundaci6n
Cultural Dominicana, 1992.
Veloz Maggiolo, Marcio. Aniropologia Porldlil (Lengua e
idenlidad). Banco Central de la Republica Domi-
nicana. 2001.
Mes/lclje, identidadjy cnllura. Secretaria de Estado de
Cultura. Santo Domingo, 2006.


20 GLOBAL





























SIP
II


0


Entre todos, cuidando tu dinero, cuidamos tus suefos.


Banco BHD
donde t~ cuentas





F~r:~f
























/















Como escritor destaca por
su prolijidad en gdneros y
producci6n. Como fil6sofo
y professor se habla de su incitaci6n
al cambio en los modos de pensar
de la sociedad espafiola y de su inte-
r6s en acercar la filosofia a los mas
j6venes, lo que se hace evidence en
una de sus obras mas emblematicas:
Etica para Amador.
Articulista. De pensamiento
rebelde. Sus posiciones contra el
franquismo y el nacionalismo vas-
co le han costado la privaci6n de la
libertad en mAs de una manera, ya
sea con el autoexilio en Francia, la
cArcel o teniendo que vivir bajo una
estricta seguridad ante amenazas
contra su vida.
Pero Fernando Savater es ante
todo un lector. Y asi se confiesa
en esta entrevista, dejando ver al
hombre de singular carActer for-
jado entire las prohibiciones de la
dictadura y la calidez del hogar en
San Sebastian. A los 59 afios, aun
cuando siente que el tiempo es poco
para hacer sus cosas, mantiene una
intense actividad political. Desde la
plataforma ciudadana iBasta ya!
promueve el combat al terrorism
nacionalista y la plena vigencia de
las leyes del Estado espafiol en el
Pais Vasco.
Savater estuvo de visit en San-
to Domingo para hablar sobre la
humanidad del siglo XXI, defender
el rescate de las semejanzas entire
los ciudadanos, advertir sobre las
cosas que al parecer nos ofrecen
algo, pero que en realidad nos lo
quitan. Hace un aparte para Global,
luego de una caminata matutina.
Recuerda su infancia, extrafia a su
amigo Cioran y plantea su parecer
frente a la situaci6n political vasca
a raiz del alto el fuego proclamado


por ETA el pasado mes de marzo.
Parece ser el fin definitive del regi-
men de violencia en Euskadi, pero
no necesariamente el abandon de
los objetivos de los etarras que, ante
la imposibilidad de sacar provecho
politico a los atentados, buscarian
otros medios para conseguir lo que
no han logrado con la fuerza.

Haber crecido durante una
dictadura habra marcado su
apetito por la literature y la
reflexi6n filos6fica.
Sin duda. Bueno, creo que hay
otros factors, jno? Esos factors
misteriosos de la gen6tica, el ca-
rActer. En fin, pero es verdad que
tambi6n el hecho de vivir en una
situaci6n political que de alguna
manera prohibia o perseguia el
pensamiento libre, aunque no sea
mAs que por un espiritu de contra-
dicci6n, contribute a que uno se
enfrente. Entonces, es cierto que mi
pensamiento es un poco rebelde,
por decirlo de alglin modo. Nace
en buena media de la situaci6n
political en que he vivido en mi in-
fancia, adolescencia yjuventud.

De ahi que el tema de la liber-
tad est6 tan present en sus
obras...
Eso seguro que si. La dictadura
estaba en el terreno politico, pero
tambi6n en otros. En lo sensual, en
lo est6tico, era una restricci6n de las
libertades. Al que no le duele nunca
el higado o los rifiones, ni sabe que
los tiene; pero basta que te duela
para que te des cuenta de que estAn
ahi. De la misma forma basta que
de alguna manera prohiban el pen-
samiento o la expresi6n para que te
des cuenta de que eso tiene una im-
Sportancia en la vida. La reflexi6n


sobre la libertad que es quiza el
centro de todo lo quc e he hcho a lo
largo dc estos afios nace de haber
crecido cvidcntemente sin libertad.
La libertad es la condici6n previa
de la etica. Si no somos librcs, no
podemos orientar nuestra conduct
de ningun modo.

jQu6 moments especiales re-
cuerda de su infancia en San
Sebastian? En Elgran laberin-
to evoca algo de aquella 6po-
ca.
Pas6 una infancia muy Ifliz, dema-
siado feliz casi. Supongo que las in-
fancias felices tambi6n marcan de
alguna manera la vida y hacen que
uno tenga el paraiso detras y no de-
lante (risas). MAs bien si ya has tcni-
do una infancia muy feliz notas que
te vas alejando de la felicidad y no
acercandote. Pero, bueno, tcngo re-
cuerdos muy buenos, dramos cuatro
hermanos, tres chicos y una chica.
Vivimos una vida de imaginaci6n,
dejuegos, de afectos... fue realmen-
te muy gratificante.

C6mo se ve Fernando Savater
a si mismo? jPuede separarse
el professor, del fil6sofo, del es-
critor?
Bueno, si tuvicra que definirme
de algiin modo lo haria como lec-
tor. Para mi lo mas important es
leer. Si por leer pagasen, pues no
me hubicra dedicado a otra cosa en
la vida y ademAs seria much mas
rico. Pero como hay quc ganarse
la vida, he hecho las cosas diga-
mos mas cercanas a la lectura. Pero
mi verdadera pasi6n ha sido siem-
pre la lectura y defiendo el tiempo
para leer. Con los afios vas tenien-
do menos tiempo; bueno, vas te-
Sniendo menos tiempo por delante,













por supuesto, pero tambi6n menos
ticmpo para haccr tus cosas.

jDe que manera impact su
vida su relaci6n con Emile
Cioran?
Cioran empcz6 interesandome
primcro como escritor, como pen-
sador. Me gustaba esa mezcla de
clescspcraci6n y sentido del humor
que tiencn sus obras. Luego le co-
noci, bastantes afios despu6s de
haberle leido, y entablamos una
amistad que dur6 mAs de 20 afios y,
claro, para mi es ya muy dificil ver-
lo con distanciamiento, como a un
autor mas, pucs es una persona por
la que tcngo un carifio y una rela-
ci6n personal. Fue una compafiia
intclectual, humana, muy especial
y singular. Para mi la idea de Paris
csta siempre ligada a Cioran y aho-
ra, cuando voy, me cuesta much
acostumbrarme a que no le puedo
ver, a que no puedo cenar con el.

jQue es lo que mAs extrafia de
esa amistad?
Cioran escribia unas cartas muy
bonitas, no es que fueran ret6ricas.
El no era nada ret6rico, eran unas
cartas muy cortitas, pero siempre lo
que escribia era algo fundamental.
Nunca escribia por cumplir. Nun-
ca escribia "estoy bien, espero que
est6s bien, y que no tengas gripe"
(rie). Siempre las cartas que, a lo
mcjor eran de cinco o seis lines,
decian algo esencial que se le ha-
bia ocurrido a raiz de una conver-
saci6n que habiamos tenido. Eran
una especie de aforismos muy ilu-
minadores. Guardo muchisimas
cartas de Cioran. Cuando abria el
correo -entonces no habia e-mails
ni nada de esto-, me hacia una ilu-
si6n enorme encontrar su letra tan


caracteristica, desvaida, en un tono
azul palido...

OQu6 necesita reflexionar la
humanidad de este siglo?
Lo que propondria es una reflexi6n
sobre la misma idea de humanidad.
Los derechos humans se apoyan
en la idea de que existe la humani-
dad compartida. Pero poco a poco
por este 6nfasis en la diversidad casi
irreductible de los series humans,
el concept se va perdiendo. Lo im-
portante es lo que diferencia a las
personas y no lo que les hace seme-
jantes. Me gustaria insistir en que
lo important de los series humans
no son sus diferencias, que son un
hecho, sino sus semejanzas bAsicas.
Y si tenemos que orientar la vida
de un planet cada vez mAs habi-
tado, debemos pensar en hacerlo de
acuerdo con el concept de huma-
nidad compartida, no desde la con-
cepci6n de que cada uno tiene una
forma de ser irreductible, diferente
e incompatible con los demas.

La migraci6n, el terrorism,
la violencia, son temas muy
presents en el dia a dia y que


ap wn,4



$


de alguna manera provocan
incertidumbre en la sociedad.
ZC6mo incident estos t6picos
en la conformaci6n del imagi-
nario del ser human de hoy?
Pienso que vivimos una 6poca en
que estamos much mas informa-
dos. Normalmente los series huma-
nos han vivido recibiendo noticias
de su entorno mas inmediato. A
veces del viajero que venia de una
zona. En cambio hoy vivimos prac-
ticamente on line. Entonces, claro,
nuestra cantidad de informaci6n
sobre alarmas, preocupaciones, de-
sastres naturales, guerras, es much
mayor de la capacidad que tenemos
de reaccionar. Ese contrast entire
la gran informaci6n que tenemos
de todo lo que ocurre en el mundo
y nuestra capacidad limitada de
reacci6n -porque s61o podemos
actuar en nuestro pequefio ambito-
produce una sensaci6n de ansiedad,
de desaz6n ante el mundo. Por eso,
de alguna manera, tendriamos que
intentar buscar vias nacionales o
supranacionales para poder incidir
sobre problems mayores: luchar
contra la miseria, la ignorancia, la
destrucci6n del medio ambiente...

jDesde d6nde habria que com-
batir la violencia?
La ulnica arma que tiene la hu-
manidad es crear algin tipo de
instituci6n que disuada a los series
humans de utilizar la violencia.
jPor qu6 los que vivimos en un
estado no nos matamos constante-
mente unos a otros? Bueno, porque
existen fuerzas de la seguridad, jue-
ces, que no nos van a dejar hacerlo.
Los series humans generalmente
no renunciamos a una posibilidad
de violencia, salvo cuando hay una
instituci6n que nos disuade de ello.


24 GLOBAL














De la misma forma tendria que
ocurrir a escala international, por-
que hoy los paises viven entire si en
un estado much mas salvaje que
los ciudadanos. Los ciudadanos de
cualquier pais vivimos de una for-
ma mas civilizada que los grandes
paises que viven como series prehis-
toricos; enfrentados por la pura 16-
gica de que el mas fuerte es el que
se impone y ya.

Espafia ha sufrido muy de cer-
ca la violencia terrorist, en
primer lugar con ETA y luego
con el atentado del 11 de mar-
zo. jEs Espafia la misma des-
pu6s de esa fecha?
Creo que han cambiado muchas
cosas en nuestra forma de pensar.
Fue el atentado europeo mas gran-
de desde la II Guerra Mundial.
EstAbamos acostumbrados relati-
vamente al terrorism de ETA, que
creiamos mas o menos conocer. De
pronto sufrimos este tipo de terro-
rismo, indiscriminado, masivo, de
tan dificil combat, pues es muy di-
ficil luchar contra alguien dispues-
to a matarse. Afortunadamente
los etarras no quieren morir, ellos
quieren imponer unas ideas, pero
quieren Ilegar al final de la pelicu-
la vivos. Cambi6 muchas cosas, no
todas para mal por parad6jico que
sea, porque imposibilit6 a ETA con-
tinuar atentando. A partir de ese
moment ETA perdi6 la posibilidad
de vender politicamente sus atenta-
dos. Actuaba queriendo conservar
una especie de discurso politico, de
guerrilla, "cheguevarismo", pero,
claro, en el moment en que ocu-
rri6 ese atentado qued6 absoluta-
mente impossible vender violencia
terrorist en Espafia y Europa, ni
siquiera a sus propios partidarios.


Por lo tanto, ha entrado en esta si-
tuaci6n de cese de la violencia mis
o menos tramposo, pero al final es
cese de la violencia.

ZMas o menos tramposo? No
es usted muy optimista...
No, yo soy optimista en el sentido
de que creo que ETA no va a conti-
nuar con la violencia, pero, claro,
lo que pasa es que los etarras quie-
ren sacar unas ventajas. Quieren
obtener ahora pacificamente, como
premio, lo que no consiguieron
utilizando la violencia. Y, claro,
hemos luchado contra ellos no s6lo
porque no nos gustan sus medios,
sino porque tampoco nos gustan
sus fines y no seria cosa ahora de
que simplemente como recompen-
sa a que hayan dejado los medios
pues obtuvieran sus fines gratis.
Ese es un poco el problema. Es-
tan luchando con bastante habili-
dad por sacar adelante su proyecto
como recompensa. Naturalmente
queremos que los abandonen, nos
parece muy bien, pero que no es-
peren obtener como recompensa


aquello por lo que han estado ma-
tando gente.

jDiria que este alto el fuego es
la antesala de la paz para Eus-
kadi?
Sobre todo cs la antesala de la re-
cuperaci6n de la libertad, porque
el problema del Pais Vasco no es
que no hubiera paz, eso se dice
cuando hay una guerra en la que se
enfrentan dos. Es que una series de
ciudadanos que no podemos pasear
tranquilamente, ni expresarnos, ni
defender nuestras ideas podamos
hacerlo. Eso es lo que hace falta y se
recuperarA no solamente cl dia en
que ETA dcje de matar, sino en que
la constituci6n y las leycs del Esta-
do espafiol est6n plenamente vigen-
tes en el Pais Vasco como dcbieron
haber estado desde el principio.

Despu6s de este alto el fuego,
Zqu6 se espera?
Una vez que ETA se desmantele,
supongo que dentro de unos afos
podrAn pedirse medidas quizAs de
gracia, o de alivio, de la situaci6n














de los press. De lo que no se puede
hablar cs del pais, porque ETA no
es un actor politico, es una banda
criminal... Lo mismo que si entras
a asaltar un banco, la policia dia-
logara contigo respect a si vas a
solar los rchenes, si vas a salir por
una puerta o por otra, pero lo que
no va a hacker es cambiar el siste-
ma bancario o las tasas de interest
para dar gusto al asaltante. Esto es
lo mismo. ETA es un problema de
violencia, de delincuencia, pero no
es un problema politico ni que se
puecla resolver por via political.

(Que ha sido peor para Espa-
fia, ETA o la dictadura?
Las dos cosas han cstado ligadas.
Probablemcnte el comienzo de ETA,
c incluso la bucna aceptaci6n que
tuvo en un principio entire cierta
gentle, fue dcebido a la situaci6n de
la dictadura. Si en Espafia hubiera
habido una dcmocracia, como ha-
bia por cjcmplo en Francia... pues
ETA no funciona en Francia a pesar
de que cl Pais Vasco frances no tie-
ne autonomia, no tiene Parlamento;
sin embargo, alli no hay violencia.
Claro, alli no hubiera podido cre-
ccr un grupo violent, mientras que
en Espafia, como creci6 con la dic-
tadura, cont6 con unas simpatias al
menos iniciales.

El plan presentado por el le-
hendakari Juan Jose Ibarre-
txe ha sembrado la polemica
en torno al tratamiento de los
press, pues algunos sectors
entienden que la propuesta
equipara sus derechos con los
de las victimas...
Crco que cl problema es que los
nacionalistas vascos sicmpre han
compartido los fines de ETA, que


ha sido, digamos, el brazo violent
de unas ideas que los nacionalistas
tambien apoyaban. Los nacionalis-
tas vascos no querian directamente
la violencia, pero querian aquellas
cosas que los violentos estaban pre-
tendiendo. En una palabra: a los
nacionalistas vascos les venia bien
que existiera ETA. Gracias a eso
podian ganar las elecciones, no
tenian rivals en el campo politi-
co porque no se podian presentar
libremente frente a ellos. Entonces
decian: "Bueno, yo no mato a na-
die, no tengo la culpa de que haya
por ahi un senior que mate gente.
Yo me present a las elecciones.
Gano porque los demas no se pre-
sentan". Iban haciendo surf en una
ola. Decian: "Yo no levanto la ola,
pero ya que la ola va hacia la ori-
lla, yo voy haciendo surfencima de
ella". Claro, ahora cuando ven que
la ola puede dejar de ir hacia la ori-
lla, quieren apresuradamente con-
seguir eso que han estado buscando
todo este tiempo. Por lo tanto, en el
fondo, esa idea de victims y pre-
sos... eso no tiene nada que ver. Los
press estin press por haber cau-
sado las victims.
Entonces, esto es lo que estA
ocurriendo. AdemAs, sobre todo,
Ibarretxe olvida que lo que hay
que hacer en el Pais Vasco es recu-
perar la libertad de los demas, de
los que no son victims ni press.
Hay muchos que compadecemos
y apoyamos a las victims, que los
press nos parece muy bien que es-
t6n done estan, pero en cualquier
caso queremos llevar una vida poli-
tica normal, que, ademis, nos per-
mitirA saber cuantos nacionalistas
hay en el Pais Vasco. Hoy sabemos
a cuanta gente bajo el regimen de
violencia le conviene fingir que es


nacionalista. Pero, claro, el dia que
no haya violencia, el dia que todo el
mundo sea libre para expresar sus
ideas, ya veremos si Ibarretxe ga-
nard las elecciones o no.

jCuales serian los temas de
una possible mesa de negocia-
ci6n?
Es que no puede haber una mesa
de negociaci6n. En una mesa de
negociaci6n cualquier tema seria
una sanci6n a favor de la violen-
cia. Es decir, cualquier tema que
se planteara seria decir "es bueno
hacer actividades violentas porque
gracias a eso te dan mds o menos lo
que pides".
Entonces dentro de tres afios po-
dria surgir un grupo violent, con
ideas diferentes. Y, bueno, como
habria que hablar con todos los
violentos, eso seria darles un estado
de derecho. Entonces no hay nada
que hablar ni hay que hacer nin-
gmin tipo de mesa. El Parlamento
y las instituciones estan ahi. El que
quiera presentarse que vaya a las
elecciones, que gane sus votos, que
vaya al Parlamento. La mesa en si
ya es una traicion.

dY hacia donde encaminarA
iBasta ya! sus esfuerzos?
A decir esto mismo que estoy di-
ciendo yo a ti (rie). Todo lo que
podamos. Lo que procuraremos
es ir frente a uno y frente a otros.
Es muy probable que haya muchos
que no quieran escuchar.

Beatriz Gonzalez es periodista,
analista de acciones comunicacionales
de la Direcci6n de Informaci6n, Anali-
sis y Programaci6n Estrat6gica de la
Presidencia de la Repiblica Domini-
cana (DIAPE).


26 GLOBAL




























desarrollo human y el respeto por la naturaleza.


Compartimos las aspiraciones de tener un pais mejor,
apoyando proyectos educativos y programs de
desarrollo social.


Trabajamos por el


...VIVE EL SUENO


pais y confiamos en su


A N I VA R


oN


\GRUPO P


UNTACANA


VVX kV [I L p11 1 I II ) 11il.C Ill


future.


el turismo,


en el


GRUPO


PUN\TACANAI


cree en




.'3
.7

L r


I i


I I .- "L t.

U m n 'I nII

. . . . . . . . . . . . . I


MERCADOS GLOBALES

La Republica Dominicana ha dejado atras el viejo paradigma de economic cerrada
para perfilar un nuevo modelo signado por la internacionalizaci6n de las relaciones
econ6micas y comerciales y por una agenda que no terminal en el CAFTA.


'


~Jd~e~




Julio hOrt


A'.^


La political commercial


y el desarrollo

Tanto por el nivel de apertura de su economic, como por su peso en la estrategia de desarrollo,
la political commercial debe estar en el centro de la political econ6mica de la Repuiblica
Dominicana. Sin embargo, en la historic reciente no ha sucedido asi.


L a tradici6n national con-
sidera que la political eco-
nomica esta determinada
por tres elements estaticos: la po-
litica fiscal, la political monetaria y
la political cambiaria, esta iltima
muy influida por las dos primeras.
Lo que todavia muchos de nuestros
hacedorcs de political econ6mica no
asimilan es que este esquema co-
rrespondi6 a un viejo paradigma,
tipico de los afios ochenta y ante-
riorcs, pero que progresivamente


ha sido sustituido de facto por otro
paradigma determinado por la in-
ternacionalizaci6n de las relaciones
econ6micas y comerciales, es decir,
la llamada globalizaci6n o mundia-
lizaci6n.
A una economic cerrada, cen-
trada en tres o cuatro products
primaries de exportaci6n a traves
de la relaci6n con su principal so-
cio commercial, correspondi6 una
political econ6mica basada en los
equilibrios fiscales, monetarios y


cambiarios. No habia lugar para
una political commercial pro-activa.
Lo mas important era esperar de
cuinto seria la cuota preferencial y
c6mo hacer lobby para su incremen-
to. En una economic internaciona-
lizada, mas diversificada, influida
por todos los vaivenes de las rela-
ciones comerciales internacionales,
el centro de su political econ6mica
debe incluir los elements sefiala-
dos, pero, ademAs, como centro de
todo ello, la political commercial. De


30 GLOBAL












hecho, la Republica Dominicana es
un laboratorio de todo lo anterior-
mente afirmado.
La prueba mas clara y contun-
dente la tenemos en el efecto que la
adhesion de la Repfblica Domini-
cana al Tratado de Libre Comercio
entire Centroam&rica y los Estados
Unidos (CAFTA por sus siglas en in-
gl6s) ha tenido para el conjunto de
la political econ6mica y, por tanto,
de la political de desarrollo en los
filtimos tiempos. El CAFTA ha obli-
gado a la Repiblica Dominicana
a realizar una reform fiscal o un
ajuste fiscal de las fuentes de finan-
ciamiento del presupuesto public,
a poco de haberse producido otra
reform al inicio de la nueva admi-
nistraci6n del president FernAn-
dez -octubre de 2004- con fines
de lograr un ajuste fiscal que per-
mitiera quebrar el circulo vicioso
de estancamiento e inflaci6n que
caracteriz6 al gobierno de Hip6lito
Mejia, y asi recuperar la confian-
za de los agents econ6micos y re-
tomar la senda de la estabilidad y
el crecimiento, como de hecho ha
sucedido.
El CAFTA o DR-CAFTA -como le
llamamos un tanto pretenciosamen-
te los dominicanos- tambi6n esta
acarreando un redisefio del esque-
ma de crecimiento y del esquema
de gesti6n econ6mica dominicana.
Ser~ necesario hacer un cambio
profundo en la administraci6n fis-
cal y en el arreglo institutional de
la political monetaria del Estado,
traido de la mano por el program
de ajustes y estabilizaci6n del FMI
acordado en enero de 2005. El TLC
con Centroamerica y Estados Uni-
dos nos obliga ya a cambiar leyes
que son parte de la "idiosincrasia"
institutional, commercial y econ6mi-


ca de la Naci6n, como es el caso del
sistema de compras gubernamenta-
les, los marcos juridicos de regula-
ci6n de la propiedad industrial y de
la propiedad intellectual, asi como
la ley de representantes y concesio-
narios de marcas extranjeras -Ley
173-, que de paso es una copia de


la existente en Puerto Rico, donde
sigue vigente y no ha sido derogada
a pesar de la dependenciajuridica y
political de ese pais con los Estados
Unidos.
Todo lo anterior sea dicho para
mostrar c6mo la political commercial
es fundamental para el desarrollo
y la estrategia de crecimiento del
pais, pero que no ha pasado de ser
una mera declaraci6n de intencio-
nes de los gobiernos que han tenido
la responsabilidad de la adminis-
traci6n p6blica desde principios de
los afios noventa a la fecha. El me-
jor ejemplo es la manera en que la
political commercial del Gobierno ha
estado hu6rfana de una instituci6n
central y ha sido zarandeada de un
lado para otro, y en muchos casos
"olvidada", hasta que la Naci6n, el
sector privado y los sectors pro-
ductivos tienen el problema sobre
sus cabezas y nos vemos obligados
a improvisar soluciones de ultimo
moment.
Para ejemplo, tomemos los hitos
mAs llamativos de la political co-


mercial desde inicios de la decada
de los noventa. En ese afio, el prcsi-
dente Balaguer dccidi6 dar un vuel-
co a su political econ6mica luego de
haberse impucsto en las elecciones
de mayo de ese afio sobre el profe-
sorJuan Bosch. Con la llamada en-
tonces "Nueva Politica Econ6mica"


iniciada en agosto de 1990, el presi-
dente Balaguer ajust6 la economic
a trav6s de un fuerte incremento de
los precious de los combustibles que
representaron casi un 3% del P1B
-con la gran ayuda que le propor-
cion6 para su justificaci6n la inva-
si6n de Kuwait por parte del Iraq
de Sadam Hussein el 2 de agosto
de ese afio, y el consiguiente dispa-
ro de los precious del petr6leo en el
mercado mundial-.
El Gobierno tambien hizo un
gran cambio del sistema arance-
lario national, primero por me-
dio de un decreto "puentc", luego
ratificado por ley del Congreso
Nacional, que inici6 una apertu-
ra unilateral del pais al comercio
exterior, reduciendo la protecci6n
efectiva que entonces gozaba el
sector industrial national y el sec-
tor agricola. A pesar de que nunca
fue analizada como tal, esa deci-
si6n del president Balaguer y sus
asesores de entonces -fundamen-

talmente Constantino Vaitzos del
PNUD y Richard Ground del Banco


El CAFTA tambi6n esta acarreando

un rediseiio del esquema de

crecimiento y del de gesti6n

econ6mica dominicana.

I I













Mundial ha sido uno de los pasos
mas importantes de cambio en la
political commercial del pais.

Otro element
El otro clement que afect6 la poli-
tica commercial fue el peso creciente
de las zonas francas industriales de
exportaci6n en el total de las ex-
portaciones, al amparo de la exten-
si6n de la Iniciativa de la Cuenca
del Caribe y el abaratamiento de la
mano de obra national por medio


de la devaluaci6n del peso, de una
parte, y el continue crecimiento del
turismo, que se transform en el
principal sector del PIB, de la gene-
raci6n de divisas y de la economic
dominicana.
En el interin se discutia ya en
el aimbito international la finali-
zaci6n de la Ronda Uruguay del
GATT, que se habia extendido ex-
cesivamente y, por tanto, se temia
por un probable fracaso de la mis-
ma. La clecci6n del president Bill
Clinton en los Estados Unidos en
1992 facility cesbloquear el impas-
se y Ilegar a un acuerdo en 1993-
1994, fundamentalmente entire la
Uni6n Europea y los Estados Uni-
dos, que arrastr6 a todo el resto de
los paises de la OCDE y a los paises
en desarrollo, que jugaron un papel
mas bien defensive y de segundo
rango. Sin embargo, la Republica


Dominicana parecia que era parte
de otro planet, que no le concer-
nian esas negociaciones, a pesar de
haber sido firmante de la Carta de
La Habana a mediados la d6cada
de 1940 una vez finalizada la II
Guerra Mundial, cuando se cre6
el Acuerdo General de Aranceles y
Comercio (GATT) y se intent fun-
dar la Organizaci6n Mundial del
Comercio -junto a sus gemelos de
la post guerra: las Naciones Unidas,
el Fondo Monetario Internacional,


y Banco Mundial- instituciones
centrales de un orden mundial nue-
vo, fundado segin el principio de
la colaboraci6n, la regulaci6n de
los mercados y la paz permanent,
donde la guerra quedara enterrada
para siempre, previo al inicio de la
Guerra Fria.
En nuestro pais, a principios
de los noventa y cuando la Ronda
Uruguay parecia tener resultados,
seguimos ensimismados en nuestro
auto-aislamiento y en la mis abso-
luta ignorancia respect al peso y
la importancia de lo que acontecia
en el mundo del comercio inter-
nacional. Ninguna entidad guber-
namental se interest -por largo
tiempo- por el tema de la Ronda
Uruguay, en particular las secreta-
rias de Relaciones Exteriores y de
Industria y Comercio, que por ley
tenian la obligaci6n compartida de


fijar la political commercial exterior
o recomendarla al jefe del Estado.
Tan grande fue el desinter6s de esas
entidades, que fue el Secretariado
T6cnico de la Presidencia quien
asumi6 la preparaci6n y formula-
ci6n de la postura dominicana a
ser presentada en la Conferencia
Ministerial de Marrakech en abril
de 1994. La delegaci6n dominica-
na en Ginebra ante el GATT y los
demAs organismos internacionales
no tenia ni capacidad ni interns en
ocuparse de ello. Por tanto, la de-
legaci6n dominicana a Marrakech
estuvo encabezada por el secretario
t6cnico de la Presidencia, entire cu-
yas amplias funciones no estA la de
formular, negociar o fijar la political
commercial exterior de la Repfblica.
Por ello, la falta de un 6rgano
central que hiciera un studio de
impact, una evaluaci6n sectorial,
el seguimiento permanent y que
coordinara las posturas de los dis-
tintos sectors que serian afectados
fue determinante para que el aran-
cel consolidado del pais que se pre-
sent6 y se adopt en Marrakech, se
hiciera como una decision fiscal y
no como una decision de political
commercial. Efectivamente, en 1990
y 1992 se habia adoptado un nue-
vo C6digo Arancelario y un nuevo
C6digo Tributario, que represen-
taron un gran advance en cuanto a
modernizar el sistema arancelario
y el sistema de tributaci6n interno
-con consecuencias en la political
commercial, pero como fundamen-
to fnico en la political fiscal-. Fue
solamente despu6s de Marrakech
cuando el sector privado domini-
cano se dio cuenta de lo que estaba
pasando. Percibi6 que un arancel
consolidado de tan solo un 40%,
sin reserves de cuotas o aranceles


32 GLOBAL


Fue solamente despues de

Marrakech cuando el sector

privado dominicano se dio cuenta

de lo que estaba pasando.














especiales para products sensi-
bles, arrasaria con una parte de los
sectors productivos, en particular
de los sectors agricola, pecuario y
azucarero.
Se cre6 a la carrera una Co-
misi6n Especial para negociar con
la OMC la enmienda del arancel
consolidado sometido, firmado y
ratificado por el pais de un aran-
cel fnico y m~ximo de 40% -por
cierto muy a tono con el arancel
mAximo adoptado en el Cddigo
Arancelario de 1991 de 35%- por
nuevos aranceles para los produc-


tos mis sensibles, que segfn la pro-
puesta original llegaron casi a la
veintena, bajo la figure de una "rec-
tificaci6n t6cnica" del consolidado
en abril de 1994. En realidad, no
era rectificaci6n t6cnica, sino toda
una nueva formulaci6n para mas
de una decena de products que
se consideraron sensibles y estaban


en peligro de desaparecer en caso
de no obtenerse una protecci6n
efectiva mayor a la formulada, un
tanto superficialmente y sin evalua-
clones de peso, cuando se asisti6 a
la Conferencia de Marrakech. Re-
cuerden los lectores que el Secreta-
riado T6cnico de la Presidencia, y
no la Secretaria de Finanzas, fue el
coordinator junto al PNUD de las
reforms arancelarias de 1990-91 y
tributaria de 1992. Los secretaries
de Finanzas, de Industria y Comer-
cio y de Agricultura nunca estuvie-
ron involucrados y probablemente


nunca fueron informados de estas
gestiones. Por ello, lo "16gico" era
seguir dentro del context de la re-
forma fiscal y presentar la decision
del pais ante la OMC como part de
ella. iCraso error!
La Comisi6n Especial fue for-
mada por el president Balaguer
bajo la coordinaci6n del canciller


de la Repuiblica de aqucl moment,
el ingeniero Carlos Morales Tron-
coso, y la participaci6n de ticnicos
tanto del Gobicrno como del sector
privado. Luego de formulada la
propuesta dominicana a la Direc-
ci6n General de la OMC y hacerla
circular entire los miembros que po-
dian invocar el "derecho de primer
negociador", el pais logr6 consoli-
dar tan solo ocho products bisicos
con aranceles y cuotas que les pro-
tegerian de la competencia de pro-
ductos importados y subsidiados.
Esta negociaci6n concluy6 para sie-
te de los ocho products en diciem-
bre de 1994 (maiz, azucar, arroz,
habichuelas, ajo, polio y cerdo),
para abarcar un plazo de 10 afios
hasta diciembre de 2004, incluso
antes de la entrada en vigencia de
la OMC en enero de 1995, y la ra-
tificaci6n por el pais del Convenio
Constitutivo en marzo de ese afio.
Sin embargo, la Comisi6n Eu-
ropea, que es el entc que represen-
tajuridicamente la Uni6n Europea
en las negociaciones internaciona-
les, dilat6 el cierre de la rectifica-
ci6n t6cnica al bloquear el acuerdo
relative a uno de los products, los
lacteos, donde exigi6 un tratamien-
to distinto al otorgado a los demas
paises que negociaron la Rectifica-
cion Tecnica, una cuota casi mono-
p6lica y la administraci6n direct
de la misma. Por esto cl acuerdo
sobre este product se extendi6
hasta 1998, cuando el pais ccdi6 a
las exigencias de la CE y sc firm
un Memorando de Entendimien-
to entire la Comisi6n Europea y
la Rep6blica Dominicana relative
a los products lacteos, cubriendo
el mismo plazo que los otros sie-
te (1994-2004), concluyendo, por
tanto, en diciembre de 2004, y en













particular las particas arancelarias
que afectaban las importaciones y
la cuota de la leche en polvo y otros
dcrivados.

Choque
Podria decirse que aquel choque,
aqucl encontronazo, aquel trau-
ma, 'uc el dcspcrtar violent del
pais al peso y la importancia que
las clecisiones de political commercial
tcnian y siguen teniendo para todo



.
'."' :. ...
-ia
'~'


cl aparato productive y la estrate-
gia de dcsarrollo national. Hasta
ese moment, la tradicion trujillista
de aislamiento del pais de todas las
corricntes de intcgraci6n mundial o
regional seguia reinante. La vigen-
cia en cl Estado de las concepciones
y political del president Joaquin
Balagucr (1966-1978/1986-1996)
crc6 un cordon umbilical en las
practices del Gobierno con esa tra-
dici6n heredada del regimen ante-
rior, de no considerar los asuntos
internacionales de relevancia para
cl pais, incluso prevaleciendo esa
misma idea sobre las relaciones
internacionales y las political de
integracio6 en el interregno que
representaron los dos gobicrnos del
Partido Revolucionario Domini-


cano que gobernaron entire 1978 y
1986. Por ello, en 1996, cuando de-
finitivamente el president Balaguer
abandon el control director del Go-
bierno, nuestro pais no participaba
en ningun esquema regional de
integraci6n, sea la Comunidad del
Caribe (CARICOM), sea el Mercado
Comun Centroamericano o fuere el
Grupo Andino.
Ostentamos todavia hoy la mar-
ca de ser el 1nico pais de Am6rica


Latina y el Caribe que no pertene-
ce a ninguin grupo de integraci6n,
junto con Cuba, que se mantiene
en esa situaci6n por razones ob-
vias. Lo unico important para los
dominicanos, o mas bien para sus
hacedores de political piiblicas, era
-y pareciera que todavia es- qu6
pasaba en Washington. Como una
excepci6n, mas bien lograda por el
sector privado y el apoyo del Go-
bierno socialist de Espafia, el pais
se convirti6 en el unico miembro
hispanoamericano del Convenio de
Lom6 IV en 1989, sobre todo debi-
do a que la caida de la dictadura de
los Duvalier en Haiti active el apoyo
de Francia a que dicho pais entrara
a Lom6, como ex colonia francesa
y una forma de apoyar la transici6n


de la dictadura a una forma de go-
bierno mas democrltica. Para Bala-
guer y sus diplomiticos fue casi un
milagro, un mana caido del cielo y
en ninguin caso el resultado de una
political pro-activa de la administra-
ci6n. Esa entrada en Lom6 IV a ini-
cios de los afios noventa nos revel6
que existia una Comunidad del Ca-
ribe bAsicamente anglohablante que
era parte del vecindario en que vi-
viamos, product de que entramos a
former parte del Grupo Africa, Pa-
cifico y Caribe (ACP) de unas 79 na-
ciones signatarias de los convenios
de Yaunde, de Lome y de Cotonou.
Aun asi, todavia en 2006, a mis de
16 afios de haber entrado en Lome
IV y su continuador, el Acuerdo de
Cotonou, nuestro pais no tiene una
sola embajada o representaci6n en
ningun pais subsahariano de Africa,
en ninguno del grupo Pacifico y tan
s6lo en dos (Jamaica y Trinidad) de
los 13 originales del Grupo Caribe,
sin contar Haiti que todavia se de-
bate entire su aislamiento del CARI-
COM y su pertenencia al mismo.
Parece que todavia es mrs im-
portante conservar las tradiciones
de la Guerra Fria de tener embaja-
das muy lejanas en Asia y no vernos
como parte de ese gran mundo en
desarrollo y parte de los paises del
Sur y, por tanto, estrechar nuestras
relaciones con ese grupo, aun con
los magros recursos con que con-
tamos. El auto-aislamiento se hizo
tragicamente patente con los poten-
ciales resultados del arancel conso-
lidado presentado por el pais en la
fundaci6n de la OMC y los resulta-
dos minimos obtenidos a posteriori
con la Rectificaci6n T6cnica.
En 1996 se inicia una nueva
etapa. Llega al Gobierno un presi-
dente con una vision distinta de las


34 GLOBAL














relaciones internacionales, el doc-
tor Leonel Fernandez, que ademas
de abogado y activist politico de
larga data, era desde hacia tiem-
po un apasionado de las relaciones
internacionales y un estudioso de
la political international. En pocas
palabras, el nuevo jefe del Estado
dominicano, que se install en agos-
to de 1996, era un internacionalista
consumado.
A pesar de la pesadez del apara-
to del Estado en las relaciones inter-
nacionales, de la ausencia total de
un 6rgano para formular y ejecutar
una political commercial pro-activa y
la herencia de un servicio exterior
propio de la Guerra Fria, el nuevo
gobierno introdujo cambios impor-
tantes. Se design en la Cancilleria
a un expert en temas comerciales
y acad6mico reconocido, el fene-
cido doctor Eduardo Latorre, y se
form un equipo joven de experts
en comercio international y relacio-
nes internacionales que asumi6 la
direcci6n de la political exterior. Se
cre6 por decreto un 6rgano para la
formulaci6n y la puesta en march
de los lineamientos de la political


commercial y el inicio de la apertura
organizada de nuestras relaciones
comerciales. Ese 6rgano, la Co-
misi6n Nacional de Negociaciones
Comerciales (CNNC), jug6 un papel
fundamental en definir los objetivos


y juntar a los ministros y directors
mis importantes que intervenian en
la political commercial en un mismo
espacio. Se puso al frente del mis-
mo a un economist y diplomatico
de primer orden, el doctor Frederic
Emman-Zade Geraldino, que ya
habia sido subsecretario de Estado
de Relaciones Exteriores bajo el go-
bierno de Balaguer (1986-1990).
Se fijaron como metas de corto
plazo, la negociaci6n y puesta en
vigencia de dos tratados de libre
comercio, uno con el CARICOM y
otro con Centroamerica. Ambos
fueron negociados con una partici-
paci6n democratic de la sociedad
civil y del empresariado. Se abrie-
ron por primera vez en la historic
embajadas dominicanas enJamaica
y en Trinidad y Tobago, dos paises
claves del CARICOM, sin mencionar
el restablecimiento de las relaciones
plenas en el ambito consular y di-
plomitico con Cuba.
A pesar de todos estos puntos
brillantes del period 1996-2000,
comenzaron a manifestarse las de-
bilidades institucionales que toda-
via hoy minan la eficiencia de la


political commercial. El papel de la
Cancilleria y de la CNNC fue dis-
minuido en el caso del acuerdo con
Centroamirica, al trasladarse el
centro neurAlgico de las negociacio-
nes a la Secretaria de Estaco de In-


dustria y Comercio. Esta debilidad
se hizo aun lmas manifiesta en cl
gobierno que sigui6 al del presiden-
te Fernandez, en el period 2000-
2004. Por una parte, la Cancilleria,
en los dos primeros anos y bajo la
gesti6n del doctor Hugo Tolbcntino
Dipp, se convirti6 en una entidad
que mas que profundizar la politi-
ca commercial y la puesta en vigencia
de los dos TLC con el CARICOM y
con Centroamerica, represent una
retranca, un freno, un cuestionador
de los acuerdos suscritos, sobre todo
en el caso del uiltimo, aflorando
conflicts que retrotraian la political
commercial y el acuerdo ratificado a
periods incluso previous a la nego-
ciaci6n del mismo.
El liderazgo y el respeto ganado
por el pais en el period 1996-2000
se fue erosionando progresivamen-
te hasta convertirse en alejamiento,
hostilidad y desconfianza hacia la
Repiiblica Dominicana en el pro-
ceso de integraci6n con Centro-
america; y lo mismo sucedi6 con
el Caribe. A tal punto fuc el aleja-
miento sefialado, que el president
dominicano fue excluido del lan-
zamiento en el ambito presidential
del process de negociaciones que se
inici6 en Monterrey en 2002 entire
los Estados Unidos y el Grupo Cen-
troamericano, en la busqueda de
un tratado de libre comercio centre
el bloque del istmo y la Uni6n Nor-
teamericana.
Igualmente sucedi6 con CARl-
COM. Un cjemplo a mencionar es
que, ese caso, el papel que jucga el
ordenador national de los Fondos
Europcos de Desarrollo (ONFED))
en las relaciones con cl Caribe ha
sido tradicionalmente de much
importancia. Durante cl period
2000-2004 el ordenador national


Ostentamos la marca de ser el

uinico pais de America Latina y el

Caribe que no pertenece a ningfin

grupo de integracion.













jams asisti6 a una reunion con sus
hom6logos del CARICOM. Nunca
visit un pais del CARICOM. El pais
nunca pag6 una cuota por nuestra
pertcnencia a la agencia de promo-
ci6n de las exportaciones de CARI-
COM y la Republica Dominicana,
Caribbean Export, y tampoco lo
hizo con la Maquinaria Regio-
nal de Negociaciones del Caribe
(CRNM), de la cual somos miembros
de pleno derecho.
Las listas de dcsgravaci6n y libe-
ralizaci6n acordadas con el CARI-
COM y en particular con los paises
dc la Organizaci6n de Estados del
Caribe Oriental (OECS) no fueron
aplicadas en 2003 cuando debieron
scr pucstas en vigencia, en parte
por negligencia dominicana y en
parte por negligencia de la Secreta-
ria de CARICOM. Al igual que en el
caso de Centroam6rica, el prestigio
ganado en el period anterior no
solo sc erosion, sino que prActica-
mente desapareci6 y se hizo afiicos.
Pareciera que los mismos dislates
cometidos en la political econ6mica
internal y el derrumbe econ6mico
y social que se sufri6 fueron repro-
ducidos en el piano international.
Otro ejemplo de c6mo la political
commercial se hizo afiicos fue la for-
ma y el contenido de la expulsion
sin prececentes del embajador re-
presentante permanent de la Re-
publica Dominicana ante la OMC
y los Organismos Internacionales
con sede en Ginebra, el doctor Fe-
derico Cuello Camilo. El pais al-
canz6 con el doctor Cuello un sitial
nunca imaginado en el seno de la
OMC. Fue uno de los patrocinado-
res del llamado Grupo de Menta-
lidad Afin (like Minded Group)
que planted un cuestionamiento a
fondo de los m6todos v las formas


de organizer las negociaciones co-
merciales multilaterales en el seno
de la OMC, junto con paises como
Egipto, Pakistan, Indonesia, In-
dia, Kenia, Tanzania, Jamaica y
Honduras. Debido a que el mayor
socio commercial del pais lo solicit,
el president de entonces, Hip6lito
Mejia, dijo sin tapujos antes las ca-
maras de CNN que era "un lacayo
del imperialismo yanqui" y que "no
se perdia en eso". En cuesti6n de
horas, el trabajo de afios en la OMC
fue destruido por un plumazo de un
decreto presidential destituyendo al
digno representante dominicano.

Salto
El desenlace de todo este retroceso
y falta de coherencia en la political
commercial fue el "salto" que hizo la
Republica Dominicana al Trata-
do de Libre Comercio entire Cen-
troamirica y los Estados Unidos
(CAFTA), con la invenci6n del con-
cepto del docking o asimilaci6n a lo
negociado por Centroamerica -que
tiene caracteristicas e intereses dis-


tintos a los de la Repuiblica Domi-
nicana- tan s6lo "aceptAndose" que
el pais negociara algunos anexos del
CAFTA en un period de tres meses.
Fue la manifestaci6n mas dolorosa
de ceguera y falta de criterio en la
political exterior y la political comer-
cial. Tan s61o para tenerlo como re-
ferencia, para que Centroamerica
concluyera su acuerdo con Estados


Unidos, se tom6 10 rondas de ne-
gociaci6n y aproximadamente dos
afios de tiempo. En el caso de Chi-
le, se tard6 once afios y un n6mero
mayor de rondas de negociaci6n
para concluir con el acuerdo para
el TLC bilateral Chile-EUA.
La realidad es que en el caso do-
minicano no hubo negociaci6n dig-
na de ese nombre. Lo que se verific6
fue el pago de un agradecimiento
politico por parte de la adminis-
traci6n del president Bush a la ad-
ministraci6n del president Mejia,
por haber cedido a todo lo que los
norteamericanos le solicitaban en
political exterior, fuera un voto en
el Comite de Derechos Humanos
de la ONU en Ginebra, que rompi6
nuestra traditional neutralidad;
fuera el envio de tropas dominica-
nas -mas de 300 soldados- para
integrar la llamada Brigada Plus
Ultra comandada por Espafia (que
termin6 tras los tragicos aconteci-
mientos de los horrendos atentados
terrorists en los trenes de Madrid
del 11 de marzo de 2004); o su de-


claraci6n public de ser "un lacayo
del imperialismo yanqui", segin sus
propias palabras.
Por ello, la adhesi6n de la Re-
pfiblica Dominicana al CAFTA
fue una decision tomada de forma
errada, que implic6 ceder en los
tres meses de "negociaci6n" que se
nos concedi6 aspects que nunca
debieron ser cedidos. El sector azu-


36 GLOBAL


La realidad es que en el caso

dominicano no hubo negociacion

digna de ese nombre.














carero dominicano queda en una
situaci6n de extreme peligro, inclu-
so de desaparici6n. El sector farma-
c6utico puede quedar muy dafiado
o casi destruido. El comercio afron-
ta grandes peligros. Los plazos de
desgravaci6n para products im-
portantes como los autom6viles, las
cervezas o el propio sector agricola,
son extremadamente peligrosos.
Pero lo mas llamativo es que es un
tratado en que s6lo una parte tiene
la capacidad de decidir si se "cum-
ple o no" con las condiciones para
entrar en el mismo.
La igualdadjuridica de los Esta-
dos queda seriamente dafiada con
este tratado y se pueden augurar
muchos enfrentamientos y conflicts
que, dada la forma de pensar de los
hacedores de political dominicanos,
lo uinico que se puede vislumbrar
son mas concesiones y declinaciones
ante los Estados Unidos.
Sin embargo, el CAFTA es una
realidad insoslayable. De un trata-
do mal negociado y mal concebi-
do, debemos tratar de sacar lo mas
positive y las mayores oportunida-
des que se puedan obtener para el
pais. En realidad, la relaci6n entire
la Republica Dominicana y los Es-
tados Unidos esta determinada por
una larga historic de dependencia,
por una presencia masiva, incluso
cultural, de esta gran naci6n, y por
una marafia de lazos que aconse-
jan un acercamiento entire ambos
Estados, en el respeto de la sobera-
nia del mns pequefio y en la toma
en consideraci6n de las enormes
asimetrias que existen entire ambos
paises y ambas economies.
Sin embargo, hemos repetido
en varias ocasiones que la agenda
commercial de la Rep6blica Domini-
cana no terminal en el CAFTA. Muy


por el contrario, ahora es que se
hace mas necesario diversificar mis
nuestro comercio exterior y aprove-
char y potenciar las oportunidades
que nos ofrecen las negociaciones
comerciales multilaterales en el
marco de la OMC, o las negociacio-
nes comerciales regionales o bilate-
rales que podemos identificar como
prioritarias para el pais.
Entre ellas se encuentra, en
primer lugar, el 6xito de la Ronda
Doha para el Desarrollo (RDD) de
la OMC. En gran parte, las salva-
guardias y el trato especial y di-
ferenciado que no logramos en el


CAFTA lo podemos balancear con
una RDD positive para las econo-
mias pequefias y vulnerable como
la dominicana en el context de la
agenda de los Paises en Desarrollo
(PED) en la OMC. Una negociacidn
favorable en el tema agricola y en
el tema de acceso a mercados no
agricolas (NAMA) podria ser el me-
jor contra-balance a los elements
desbalanceados que tenemos en cl
CAFTA. Otro element que forma
parte central de la agenda negocia-
dora post-CAFTA es la terminaci6n
de sendos TLC con Mexico y con
Canada, tanto para aprovechar en
toda su capacidad las provisions de
acumulaci6n cruzada de reglas de
origen para los exportadores domi-
nicanos hacia el mercado de los Es-
tados Unidos con material prima de
M6xico y Canada que contiene el
CAFTA, como para aprovechar un
mercado de alto ingreso de mis de
30 millones de consumidores (Ca-
nadi) como de un mercado como el
mexicano (mas de 100 millones de
habitantes) con complementarieda-
des determinadas para la Rep6blica
Dominicana.
Tambien tenemos que poner la
mayor atenci6n en las negociacio-
nes que desarrollamos con la Uni6n
Europea y los otros 14 paises del
CARICOM para sustituir las prefe-
rencias comerciales existentes en
la actualidad en el Acuerdo de Co-
tonou y que expiran el iltimo dia
del afio 2008. Esas negociaciones
para constituir un Acuerdo de Aso-
ciaci6n Econ6mica (AAE) entire los
paises del Caribe (CAR1FORO) y la
Comunidad Europea (CE) pueden
ser un acuerdo distinto, que asimile
la dimension de desarrollo, el tra-
to especial y diferenciado para las
economies pequefias y vulnerable














quc todos los miembros de CARIFO-
RO propugnamos.
El AAE tambidn puede ofrecer
grades oportunidades a nuestro
pais en el piano agricola, al poder
finalmente acceder a los acuerdos
sobre azucar, banano y ron que se
determine en el AAE, a los que tu-
vimos que renunciar en 1989 como
condition de acceso a Lom6 IV.
Tambidn el cambio de reglas de


origen para las exportaciones in-
dustriales como las de zona fran-
ca puede estimular una mayor
participaci6n de las exportaciones
hacia Europa en el total de las ex-
portaciones nacionales, contribu-
yendo asi a la diversificaci6n de las
exportaciones totales.
Unido al process del AAE con
Europa tenemos que profundizar el
TLC con CARICOM, ampliar su al-
cance, incluir otros sectors, como
cl caso de los servicios, y disefiar
un esquema viable para profundi-
zar la integraci6n con CARICOM,
con los territories dependientes de
Francia, Reino Unido y Holanda,
en un proyecto de Gran Caribe que
esta todavia pendiente de construir.
Quedan tambi6n en la agenda las


relaciones de la Replblica Domini-
cana con el MERCOSUR, sobretodo
ahora con la plena integraci6n de la
Republica Bolivariana de Venezue-
la a dicho esquema, pais con el cual
nos unen variados aspects de co-
munidad de intereses comerciales.
Igualmente debemos definir una
agenda de median y largo plazo
para las relaciones con el Grupo
Andino y en particular con Co-


lombia, que puede ser un mercado
important y un socio commercial de
primer orden para el pais.
Sin embargo, dentro de todo
este universe cambiante y com-
plejo, lo mas important ahora es
que los dominicanos definamos un
nuevo arreglo institutional para
la formulaci6n, puesta en march,
negociaci6n e implementaci6n
de la political commercial exterior.
Un inico puesto ministerial que
d6 coherencia y profundidad a la
political commercial, como se esta
haciendo en las instituciones fisca-
les, de planificaci6n y en el Banco
Central. Hoy en dia no se ha defi-
nido ese nuevo paradigma, que se
require con urgencia ante el pa-
norama dinAmico y cambiante que


nos rodea. En la actualidad hay
various actors que definen y hacen
"su" propia political commercial, en
ocasiones distinta y contradictoria.
Pareciera por moments como si la
Presidencia tuviera una agenda; la
Cancilleria otra, con various niveles
de intervenci6n contradictorios en-
tre si; Industria y Comercio otra;
el CEI-RD otra; la DGA otra, y asi
sucesivamente.
El servicio exterior national
debe estar en estrecha sintonia con
esta nueva agenda y esta political
commercial externa. No tenemos ni
los recursos ni los medios para que
nuestros diplomaticos sean "co-
bra cheques" y parte del pastel del
clientelismo politico creciente de los
partidos dominicanos. Con el gasto
actual efectuado en pago al servi-
cio exterior, el pais podria ahorrar
una parte substantial de ese gasto,
duplicar al menos la presencia y la
calidad de nuestros diplomaticos e
impulsar la agenda comun national
al servicio del crecimiento econ6-
mico y la prosperidad del pais. Para
ello sabemos que existe la voluntad
political. S61o necesitamos ponerla
en ejecucion y sacar los provechos
que de ello se derivardn.

Julio Ortega Tous estudi6 socio-
logia, economic y antropologia en
la Universidad de Paris entire 1974 y
1985. Se ha especializado en temas
econ6micos y particularmente mone-
tarios. Fue designado president del
Consejo de Asesores Econ6micos del
Poder Ejecutivo (CAPE) en agosto de
2004 y asesor econ6mico del Poder
Ejecutivo. Actualmente es secretario
ejecutivo de la Comisi6n Nacional de
Negociaciones Comerciales (CNNC) y
coordinator en jefe de Negociaciones
Comerciales del pais.


38 GLOBAL






-6 U

IN
I *.

wN4


5:jR. mI


4..


A, -


Verizon te mantiene comunicado cuando mas lo necesitas.
Por eso, mas de dos millones de dominicanos nos prefieren.




verizon
Trabajando para ti dfa a dia


or .


~s~
'~L--~


*r


'i`''
1




E s h r L A ri t


En el context

del DR-CAFTA
La suscripci6n y entrada en vigencia del DR-CAFTA ha suscitado diferentes reacciones
en los sectors nacionales. Se trata, en efecto, de un process de dimensions
hist6ricas que marca un giro important en la relaci6n commercial de nuestro pais con
su principal socio en el mundo.












Podemos ver la realidad
que emerge de la suscrip-
cion y entrada en vigen-
cia del Tratado de Libre Comercio
entire la Rep6blica Dominicana,
Centroamerica y los Estados Uni-
dos (DR-CAFTA) de distintas formas.
Sin embargo, no se trata de hacer
juicios de valor sobre un hecho que
le ha tocado vivir a nuestra gene-
raci6n. Se trata de que tomemos
conciencia: 1) de las circunstancias
que anteceden este tratado, 2) de
las oportunidades que represent
para el pais y 3) de los retos que los
dominicanos debemos asumir para
crecer como naci6n, en el context
y aun mAs alli del DR-CAFTA.

Antecedentes
Para entender las implicaciones de
este tratado es necesario remontar-
nos a la Gran Depresi6n Mundial
de los afios treinta. En efecto, entire
1929 y 1933 hubo una contracci6n
que redujo el comercio internacio-
nal en 25%.l
Una vez terminada la Segunda
Guerra Mundial, los paises occiden-
tales sentaron las bases de un nuevo
sistema monetario international y
abrieron sus economies al comer-
cio. Con la conferencia de Bretton
Woods, en 1944, fueron creados el
Banco Mundial y el Fondo Moneta-
rio Internacional. En 1945 naci6 la
Organizaci6n de las Naciones Uni-
das bajo el liderazgo de los Estados
Unidos, pais que emergia como la
potencia democrAtica de Occidente
ante el fin del dominion de Europa.2
En 1947 se firm el Acuerdo Ge-
neral sobre Aranceles Aduaneros y
Comercio (GATT), con el objetivo de
promover el comercio international
mediante su liberalizaci6n gradual.
Los paises asumieron un compro-


miso de reciprocidad, cn virtud del
cual si un pais concedia a otro una
ventaja especial, tenia la obligaci6n
de extenderla a los demas miem-
bros del GATT (Principio de la Na-
ci6n MAs Favorecida).
Sin embargo, este principio de
NMF admite excepciones. Es asi
como se incorporaron en el GATT,
primero, la Clusula de Habilita-
cion o de Trato Preferencial No-
reciproco a los Paises en Desarrollo
(Ronda de Tokio de 1979), funda-
mento legal de los Sistemas Gene-
ralizados de Preferencias (SGP), y,
segundo, las Exenciones o Preferen-
cias No Generalizadas (Ronda de
Uruguay de 1994) que sirvieron de


soporte a programs como el Ca-
ribbean Basin Initiative (CBI) y el
Caribbean Basin Trade Partneship
Act (CBTPA).3 Durante afios, estas
excepciones fueron la base de poli-
ticas de comercio international de
las naciones desarrolladas hacia los
paises en vias de desarrollo.
En cuanto a las relaciones co-
merciales entire paises desarrollados,
la administraci6n Reagan defendi6
el libre comercio pero exigiendo
Reciprocidad Preferencial, otra ex-
cepci6n admitida en el principio
de NMF. La idea era obligar a otras
naciones desarrolladas a reducir,
primero, sus barreras a las exporta-
ciones de Estados Unidos y, segundo,


los subsidies que dieran a sus expor-
tadores. Si alguin pais no satistacia
estas dos condiciones, los Estados
Unidos imponian restricciones espe-
ciales y/o aranceles a las exportacio-
nes proccdentes de esos paises.
Esta reciprocidad termin6 pe-
netrando las political de comercio
exterior de los paises dcsarrollados
hacia los paises en vias de desarro-
1lo. En este context y en respucs-
ta a la gesti6n que durante aios
venian realizando los paises cen-
troamericanos, el president Bush
express en su discurso del estado
de la naci6n de enero de 2002 que
la negociaci6n de un acuerdo de
libre comercio con Centroamirica


constituia una prioridad de su poli-
tica exterior.
Para entonces, en la Rcpfiblica
Dominicana las zonas francas se
habian desarrollado con la apli-
caci6n combinada de nuestra Ley
No. 8-90 y los programs prefe-
renciales de los Estados Unidos. Al
enterarse de las negociaciones con
Centroam6rica, este sector las per-
cibi6 como una amcnaza para cl
acceso de sus products al mercado
estadounidense, destino de mas del
90% de sus exportaciones.5
La preocupaci6n lleg6 al Estado
dominicano, conscience de la mag-
nitud de nuestra dependencia para
con Estados Unidos en cuanto a



El primer beneficio para las

exportaciones es el character

permanent del trato preferencial

obtenido en el DR-CAFTA.













intercambio commercial y de inver-
sion extranjera (en 2003 Estados
Unidos consumia el 87% de las ex-
portaciones totales dominicanas,6
nos proveia el 34% de los bienes
importados7 y representaba cerca
del 32% de nucstras inversiones ex-
til.ii ., ;. El gobierno, decidido,
gestion6 la firma de un tratado de
libre comercio.
En principio, Centroamerica
y los Estados Unidos no cedian a
nuestras peticioncs, hasta que en
agosto de 2003, el representante de
Comcrcio de los Estados Unidos,
Robert Zoellick, comunic6 al Con-
grcso estadounidense la intenci6n
de adherir a la Republica Domi-
nicana al CAlIA. Se estableci6 una


agenda de trcs meses de trabajo'
que concluy6 con la suscripci6n del
DR-CAI'A cl 5 de agosto de 2004
y su ratificaci6n por el Congre-
so Nacional mediante Resoluci6n
No. 357-05 promulgada el 9 de sep-
tiembrc de 2005.

Oportunidades
Aunque cl DR-CAFtA no se negoci6
en circunstancias favorables para la
Republica Dominicana, sus resulta-
dos para el pais fucron similares a
los de los passes centroamcricanos.
En cuanto a las oportunidades
que represent, algunas son de na-
turalcza economica striclu sensu y
habran de impactar el intercambio


commercial sobre todo con los Esta-
dos Unidos (a), mientras otras son
de caracter institutional y habrin
de tener un impact que trasciende
las relaciones de negocios que son
el objeto del tratado (b).
a) Oportunidades de bene-
ficios econ6micos. En cuanto a
los posibles beneficios, el DR-CAFTA
incluye oportunidades que pueden
ser aprovechadas por la estructura
productive para la exportaci6n, asi
como oportunidades para el consu-
mo que podrAn ser aprovechadas
por el sector importador.
El primer beneficio important
para las exportaciones es el caracter
permanent del trato preferencial
obtenido en el DR-CAFTA. A dife-


rencia de los programs preferen-
ciales estadounidenses que han
permitido el crecimiento de las ex-
portaciones dominicanas en las ill-
timas decadas, el DR-CAFTA no esti
sujeto a revision annual. El acuer-
do garantiza asi el acceso a largo
plazo al mercado mis grande del
mundo, con una poblaci6n actual
estimada de mas de 299 millones
de habitantes.10
Otra ventaja econ6mica del
DR-CAFTA es que cubre una varie-
dad mis amplia de products que
los que comprendian los programs
preferenciales a los que sustituye.
La apertura commercial del mercado
estadounidense bajo el DR-CAFTA es


de 99.6%/, considerando que Esta-
dos Unidos s61o protegi6 17 lines
de calzados y 5 lines agricolas de
vegetables, products lIcteos y simi-
lares. Se abrieron incluso las com-
pras del Gobierno federal y de 24
estados despues de eliminar las res-
tricciones del Buy American Act."
A esto debemos afiadir que las
reglas de origen aplicadas a los pro-
ductos que incluyen components
Soriginarios de paises distintos a los
signatarios del acuerdo son bastante
mis flexibles en el DR-CAFTA que en
los programs preferenciales prece-
dentes. Esto facilitara el uso de insu-
mos y materials primas procedentes
de otros paises para la elaboraci6n
eficiente de products destinados al
mercado estadounidense.
El DR-CAFTA abre, ademAs, la
oportunidad de comercio transfron-
terizo de servicios. La Republica
Dominicana parece tener condicio-
nes para competir en el creciente
mercado de servicios de process
administrativos, mejor conocidos
como BPO (Business Process Out-
sourcing). De manera especial, se
ha indicado que podriamos ven-
der a Estados Unidos servicios de
procesamiento de pr6stamos, de
contabilidad y finanzas,12 y para
Centroamerica, studios de merca-
do y centros de llamadas.'
En lo que respect a las impor-
taciones, el DR-CAFTA present, en
primer lugar, la oportunidad de
libre importaci6n de materials pri-
mas, insumos y tecnologias proce-
dentes de los paises signatarios del
acuerdo. Esta facilidad puede tener
un impact positive no s610 para
el sector importador, sino tambi6n
para el exportador y productor en
general, que disfrutarA asi de una
reducci6n de costs.


42 GLOBAL


El DR-CAFTA represent

importaciones libres de aranceles

para mis de 4,000 products.

I I































Mis important aun, el
DR-CAFTA represent importacio-
nes libres de aranceles para mas de
4,000 productss.4 La eliminaci6n
de estos aranceles, del 13% del re-
cargo cambiario y la desaparicidn
de la factura consular representan
una reducci6n significativa en los
costs de los products importa-
dos que habrA de beneficiary, con
la venia de los comerciantes y/o el
mercado, a los consumidores fina-
les. Podria afiadirse que con la sus-
tituci6n del regimen legal de la Ley
No. 173 de 1966 por los principios
de libertad contractual hacia futu-
ro, los distribuidores exclusivos de
lines norteamericanas tenderAn a
desaparecer para posiblemente dar
paso a una estructura amplia de in-
termediarios.
Sin embargo, hay products
agricolas e industriales que s61o
experimentarin reducci6n de aran-
celes o liberalizaci6n a median o
largo plazo, ya que el pais decidi6
protegerlos de las importaciones
utilizando contingentes arancela-
rios y/o salvaguardias especiales
por considerarlos bienes social y
econ6micamente sensibles.
Los efectos de estas disposi-
ciones han sido estimados en una
investigaci6n reciente que indica


que el DR-CAFTA podria aumentar
nuestras exportaciones industriales
en 249 millones de d6lares al afio,
incluyendo 189 millones por nuevo
comercio y 59 millones por desvio
de comercio -productos antes ex-
portados por otros paises-, siendo
los principles beneficiaries los tex-
tiles. En cuanto a las importaciones,
el studio indica que el aumento
potential es de 349 millones de d6-
lares el primer afio, hasta llegar a
unos 418 millones al afio, esperan-
dose el mayor impact en vehicu-
los, muebles, aparatos electricos o
mecinicos y bienes insumos.15
Para el sector agropecuario las
expectativas son distintas. En el
corto plazo, se entiende que las ex-
portaciones agricolas dominicanas
no aumentarian significativamente
porque en la actualidad el 84% dis-
fruta tratamiento preferential bajo
el CBI y el 14% tiene libre acceso a
los Estados Unidos. En cuanto a las
importaciones, tampoco se visuali-
za un impact en el corto plazo por
la protecci6n que se dio a los pro-
ductos agricolas de mayor consume
en la Repfblica Dominicana. En el
medio y largo plazos el DR-CAVFTA
podria aumentar la exportaci6n de
products agricolas no tradiciona-
les (tomate, mango, aguacate, ba-


9: ~?FC "416.0
1Li I


nana) en los cuales se enticnde cluc
tenemos s6lidas vcntajas compara-
tivas.l "
b) Oportunidades de Forta-
lecimiento Institucional. Ade-
mis de los beneficios ccon6micos,
el DR-CAFVA present oportunida-
des para aumentar los niveles de
legalidad e institucionalidad del
pais, que de aprovecharse trascen-
derian al tratado en el cspacio y en
el tiempo.
El DR-CAFTA busca consolidar re-
formas legales, estructurales y sectoriales
ya realizadas en el pais. Consagra
la apertura a la competencia en
los sectors de energia, telecomu-
nicaciones y servicios financieros.
Consagra los derechos de los inver-
sionistas extranjeros incluyendo el
trato national, el principio de NMF,
la protecci6n de la intenci6n de in-
vertir y el uso de arbitraje vinculan-
te para la soluci6n de controversial
Estado-inversionista extranjero.
En material de propiedad inte-
lectual, el DR-CAFTA mejora la pro-
tecci6n de los derechos y fortalece
los procedimientos para su respe-
to. Aunque estas disposiciones han
suscitado controvcrsia, entendemos
que el respeto a la propiedad inte-
lectual es una practice sana para
promover la innovacion, la transfe-
rcncia de tecnologia y la inversion
extranjera. No podemos permitir la
violaci6n de estos derechos, aunque
naturalmente tampoco su ejercicio
abusive.
El DR-CAFIA tambi6n promuc-
ve la modernizaci6n y las refbrmas ad-
minisrativas, al crear organismos y
establecer procedimientos para la
just implementaci6n del tratado,
prever el uso de tecnologias moder-
nas y cxigir una modernizacion dc
las aduanas basada cn simplicidad,












agilizaci6n, automatizaci6n, comu-
nicaci6n con otras aduanas y un
sistema de control fundamentado
en analisis de riesgos. El DR-CAFFA
incluyc acuerdos de cooperaci6n
para clevar los cstAndares y el cum-
plimiento de normas aduanales,


ambientales y laborales. Crea tam-
bi6n mccanismos para ayudarnos
a superar las barreras sanitarias y
fitosanitarias que regulan la entra-
da de products a Estados Unidos,
y en general prev6 ayuda para de-
sarrollar la capacidad commercial del
pais, tanto en cuanto a recursos hu-
manos como a instituciones.
Por ultimo, el tratado establece
mecanismos quc buscan aumen-
tar los niveles de tran.sparencia en el
gobierno y en los negocios. Se asumi6


el compromise de hacer licitacio-
nes abiertas para las contratacio-
nes del Estado. Se prev6 la debida
publicidad de las normas en mate-
ria commercial y el establecimiento
de tasas por servicios s6lo cuando
estas no excedan los costs de los
mismos. AdemAs, la eliminaci6n
de los aranceles para las impor-
taciones, la simplificaci6n de los
process administrativos, la au-
tomatizaci6n de los servicios y el
establecimiento de sanciones facili-
taran la transparencia y el control
de la corrupci6n.
Buscando mejorar los niveles de
cumplimiento de la ley, el DR-CAFTA
crea tribunales que revisarAn las
acciones administrativas relatives
al tratado y comites supranacio-
nales que supervisaran el cumpli-
miento del mismo. El DR-CAFTA
prev6 que cada pais podrA accionar
contra cualquier otro Estado parte,
ya sea ante la OMC o ante un grupo
arbitral designado despu6s de soli-
citud sometida a la Comisi6n de Li-
bre Comercio creada en el tratado
(articulo 19.1). Ya no se trata, pues,
de responder de las acciones ante la
comunidad national, sino tambien
ante los paises de la region y la co-
munidad international.
El DR-CAFTA constitute sin du-
das un instrument legal que desde
ahora nos presiona para aumentar
la transparencia. Este process, aun-
que sacrificado para todos, puede
ayudarnos a dar un salto importan-
te en el camino hacia el progress.
Tiene, ademas, la virtud de que al
ser un tratado basado en la reci-
procidad nos coloca en la posici6n
digna de poder exigir igual cum-
plimiento a los demas Estados. Esta
posici6n, debemos observer, no es
la que hemos tenido bajo los esque-


mas preferenciales unilaterales has-
ta ahora vigentes.
Las oportunidades que trae el
DR-CAFTA son muchas. Es s6lo que
los retos no son menos.

Retos
El DR-CAFTA no es una panacea.
Es un conjunto de oportunida-
des. Oportunidades que debemos
aprovechar con diligencia porque
el valor del acceso preferencial al
mercado estadounidense se reduci-
ra en la misma media en que mis
paises vayan suscribiendo tratados
de libre comercio con los Estados
Unidos.
Para aprovechar las oportuni-
dades en el dmbito de las importaciones
o del consume, el trabajo no es ar-
duo. En el corto plazo el mercado
terminarA traspasando a los consu-
midores la reducci6n de costs de
los products importados de paises
del acuerdo. Quizi los retos en este
sentido son los de fortalecer, prime-
ro, nuestro sistema de protecci6n a
los consumidores o usuarios y, se-
gundo, los mecanismos de defense
commercial con que cuentan nuestros
productores de cara a las practices
desleales y los subsidies de impor-
taciones recibidas que puedan estar
distorsionando el mercado y perju-
dicando la producci6n national en
violaci6n a las normas de la OMC.
Se hace prioritario el avocarnos a
implementar la Ley 358-05 o Ley
General de Protecci6n de los Dere-
chos del Consumidor o Usuario, asi
como la Ley 1-02 sobre Practicas
Desleales de Comercio y Medidas
de Salvaguardas.
Los mayors beneficios, sin em-
bargo, vendran dados en la media
en que aumentemos nuestra capaci-
dad para exportar. La teoria estAn-


44 GLOBAL













dar de los beneficios del comercio
exterior indica que las ventajas de
6ste dependent fundamentalmente de
la capacidad de una economic para
cambiar su estructura de producci6n
y aumentar sus exportaciones.17


titividad".1 Mis aun, various diri-
gentes empresariales aseguran que
"los problems de la educaci6n es-
tan mas relacionados con la calidad
de la cobertura que con la gama
de conocimientos impartidos". Las


Debemos definir y ejecutar una

agenda o plan national que nos

permit no s6lo la integraci6n
regional sino incluso la global.

I_______________I


jY c6mo competir y aumentar
nuestras exportaciones al mercado
estadounidense y eventualmente a
otros mercados?
La respuesta no es sencilla y los
retos son infinitos.
El primer paso important es el
de informarnos. Necesitamos in-
vestigar y conocer profundamente
el DR-CAFTA y sus implicaciones, el
context national y global actual,
los mercados participants en el
acuerdo y las fortalezas y debilida-
des del pais.
Segundo, debemos avocarnos
a definir y ejecutar una agenda o
plan national que nos permit no
s6lo la integraci6n regional sino in-
cluso global. Aspectos insoslayables
en esta agenda incluyen:
a) Educaci6n para el comer-
cio exterior. Para que el pais se
desempefie exitosamente bajo el
DR-CAFTA necesitamos desarrollar
recursos humans aptos para el co-
mercio exterior.
Un studio realizado con em-
presas dominicanas sefiala que "la
educaci6n [el sistema educativo] es
el mayor obsticulo para la compe-


compafiias expresan su insatisfac-
ci6n de que la educaci6n superior
esti "cargada de teoria" mientras
carece de conocimientos uitiles.19
Estos resultados nos llevan a Die-
trich Schwanitz, quien sostiene que
los sistemas de educaci6n estan en
crisis y la principal raz6n es la oscu-
ridad sobre lo que son los objetivos
de la ensefianza, lo que dificulta dis-
tinguir entire "lo esencial y lo inter-
cambiable, lo central y lo marginal,
lo obligatorio y lo libre [...]".20
En pocas palabras, nuestros j6-
venes dejan sus mejores afios y los
escasos recursos de sus families
en un process educativo que no
los prepare para el mundo laboral
national, much menos para la


competencia en el mercado inter-
nacional.
Esto nos plantea un gran reto,
uno que hasta result dificil para
paises con much tradici6n cultu-
ral y recursos. Superar este desafio
supone una reform educativa pro-
funda, nuevos paradigmas de cdu-
caci6n, much trabajo, creatividad
e ingenio.
El sistema deberia dedicar sig-
nificativamente menos tiempo a la
acumulaci6n de informaci6n y mas
al desarrollo de habilidades, valo-
res y conocimientos adaptados a los
tiempos y a los mercados. De mane-
ra enunciativa pudi6ramos incluir:
Idiomas.
Laboratories para practices de
conocimientos y tecnologias.
Concienciaci6n de protecci6n
del medio ambiente.
Educaci6n emotional y mo-
ral, important siempre e in-
dispensable para trabajar con
personas de otras cultures y en
otros paises.
Promoci6n y desarrollo del
perfil "intrapreneur", ademis
del "entrepreneur", vale de-
cir, persona emprendedora
dentro de su organizaci6n, in-
vestigadora, con imaginaci6n
creative, innovadora, con vi-
si6n global, metas, capacidad
de adaptaci6n, de soluci6n de
problems y trabajo en equipo,
con liderazgo pro-activo.
Formaci6n de una nueva ge-
neraci6n de gerentcs del sector
public y privado, ingenie-
ros, t6cnicos, profesionales y
especialistas de las areas de
conocimiento que el mercado
international require.
Promoci6n del uso educativo
de medios y foros distintos a


IPF1











las aulas, tales como empresas,
radio, television, vallas, grupos
musicals, prensa escrita, cine,
Internet, asociaciones sin fines
de lucro.
b) Institucionalidad. Si bien
es cierto que los Estados necesitan al
sector empresarial para funcionar,


no menos cierto es que las empresas
s6lo pueden operar eficientemente
en paises con gobiernos eficaces, le-
gitimos y cumplidores de la ley.
La Republica Dominicana ne-
cesita promover leyes justas y cla-
ras, asi como garantizar acceso a
las disposiciones legales locales e in-
ternacionales que regulan el comer-
cio. Adcmas, es necesario que toda
la estructura de los tres poderes del
Estado cumpla sus funciones, respe-
te las leyes y la 6tica, para asi exigir
cumplimiento a la ciudadania.
El trabajo es nuestro. Aunque el
DR-CAFTA prev6 mecanismos para
mejorar los niveles de instituciona-
lidad, los studios indican que el
comercio international podria no
tener efecto director sobre las insti-
tuciones piblicas.21
c) Desregulaci6n. Se require
la revision de las normas que regu-
lan los negocios en el pais. Hereda-
mos un sistema sobreregulado que
afecta negativamente las operacio-
nes empresariales. En el "Doing
Business 2006" del Banco Mundial
sobre ambiente de negocios, que
incorpora las normativas y politi-


cas que fomentan o desalientan la
inversi6n, la productividad y el cre-
cimiento, obtuvimos el lugar 103 de
155 paises.22
La desregulaci6n busca reducir
las normas empresariales, elimi-
nando las disposiciones que no son
necesarias para proteger a los con-


sumidores o usuarios y modifican-
do aquellas que se require sean
mas flexibles. Este process permit
optimizar el clima de negocios y
nos pone en condiciones de atraer
mas inversion local y extranjera.
De esta manera, mientras aumen-
tamos la cultural exportadora del
empresario national tambi6n po-
demos incrementar la inversion ex-
tranjera procedente de paises con
acumulaci6n de capitals y tradi-
ci6n de exportaci6n.
d) Infraestructura. La infra-
estructura es lo que permit a los
negocios operar agilmente. El pais
debe continuar esforzdndose por me-
jorar los sistemas de financiamiento,
aduanas, transport, agua potable y
salud. Es important ampliar la uni-
versalidad de usuarios de servicios
de telecomunicaciones y fortalecer
significativamente los sistemas de
protecci6n del medio ambiente y de
seguridad ciudadana.
Debemos crear las comisio-
nes y organismos previstos en el
DR-CAFTA y utilizar todas las posi-
bilidades de cooperaci6n que exis-
ten dentro del tratado y fuera de 61.


Pero el mayor de los retos en
cuanto a infraestructura es, sin
duda, el suministro de energia el6c-
trica. La actual insuficiencia de
energia se atribuye a los altos costs
de generaci6n y a una capacidad de
recuperaci6n de deudas estimada
en 50%. Esta estadistica nos ha co-
locado en el cuarto lugar entire los
paises de mayor robo de energia en
el mundo, s61o superados por Con-
go, Haiti y Moldavia.23 Al momen-
to no hay una soluci6n clara.

Conclusiones
La Repuiblica Dominicana, con-
forme a los process previstos en
la Constituci6n y las leyes, suscri-
bi6 y ratific6 el DR-CAFTA. Sin ser
una panacea per se, el DR-CAFTA
es un instrument de legislaci6n
commercial international que ofrece
muchas oportunidades en el ambito


L


46 GLOBAL


En el informed Doing Business 2006

del Banco Mundial obtuvimos

el lugar 103 de 155 paises.


r.














del consume, potenciales exporta-
ciones, crecimiento de la inversi6n
extranjera e incluso de aumento de
los niveles de institucionalidad.
Aprovechar estas oportunidades
conlleva superar grandes desafios.
Este process implica manejar altos
niveles de informaci6n, un process
dinAmico de planificaci6n e inten-
so trabajo.
La educaci6n demand una re-
forma profunda en cuanto a formas
y contenidos. Otros problems,
como las debilidades instituciona-
les, la sobreregulaci6n en material
de legislaci6n empresarial y las ca-
rencias de infraestructura, requie-
ren tambi6n especial atenci6n. La
energia continuarA siendo uno de
los grandes retos.
Evidentemente, no son nuestras
contrapartes en el DR-CAFTA las
que pueden vencernos. Tampoco
nuestros competidores alrededor
del mundo. S61o nosotros podemos
vencernos a nosotros mismos.24
El DR-CAFTA es una gran opor-
tunidad que la historic present a
esta generaci6n de dominicanos,
para pensar en grande y para mirar
bien lejos.


Esther Aristy es graduada en Dere-
cho summa cum laude de la PUCMM,
con maestria en Administraci6n Pfbli-
ca cursada en la Syracuse University.
Es autora del libro Manual de Derecho
para empresarios. Recibi6 el premio Jo-
ven Sobresaliente 1998 de Jaycees'72,
fue la primera latina electa del Comi-
te Ejecutivo de OWIT (Organization of
Women in International Trade) 2002
y fue designada Oficial Honoraria de
Corte en Tennesse en 2005. Es abo-
gada en comercio international y
coordinadora del Centro de Estudios
DR-CAFTA Funglode.


Notas
' Canto, Victor A.. U.S. Trade Policy:
History and Evidence, p. 680, < www.cato.
org/pubs/journal/cj3n3/cj3n3-4.pdf>.
2 Schwanitz, Dietrich. La Cultura, Todo
lo que Hay que Saber. Traducci6n Vicente
G6mcz Ibafiez; Taurus, Espaiia; 2002;
p. 254.
Diaz Franjul, M[anuel. El rol de los TLC
en los intercambios de conmercio, amcham.org.do/reportes.asp>.
Canto, Victor A. Op. Cit. p. 688.
5 Guzman, Rolando M.. Evaluacii6n
del impacto potential del DR-1CAFT7 sobre el
sector industrial dominicano, Tabla No. 8
Composici6n Porcentual Exportaciones
Zonas Francas segnm Destinos (2000-
2003).
6 Grupo Pareto, "Impacto potential del
CAFTA-RD sobre la industrial dominica-
na", Sumario, Vol. 2 no. 1, marzo 2006,
p. 3.
7 Fuente: "Datos Estadisticos Intercam-
bio Norteam6rica 2001-2004".- CEI-RD
.
8 Datos del Banco Central "Flujos de
Inversi6n Extranjera Directa por Pais
de Origen, 1993- 2005", tral.gov.do>.
9 Isa-Contreras, Pavel y Aquino-Go-
mera Wagner. DR-CAFTA Resullados para
la agriculture de la Republica Dominicana,
Centro de Investigaci6n Econ6mica
para el Caribe CIECA, Santo Domingo,
octubre de 2004, p. 5.
10 U. S. Census Bureau, gov>.
" Diaz Franjul, Manuel. Op. Cit.,
.
12 Frangeti, Sinziana; Milla, Nora;
Gonzalez, Michael; Ofori-Adjei, Akua;
Korovesi, Iris; Petion, Tessie. Dominican
Republic Finding the Path to Success in the
BPO A'Iarket, Research for Consejo Na-
cional de Competitividad (CNC).
" Valerio De Ford, Federico. Idenlificaciin
de Oportunidades para los Sectores de Servicio


e Inversion en el larco (lw.F'I-DR, p. III,
dios_apovo_ca fa_rd/oportunidades_
serve inv cafta.pdf>.
" Rivera Fernaindez, Hugo. 7ratado
de Libre Comercio, Repi'blica Dominicana.
CentroaiMrica y Estados I nidos (l)R-CAlF-
TA), asp>.
1" Grupo Parcto, Op. Cit., p. 4.
" Implicaciones del 7lraado de Libre Coiner-
cio con Eslados LUnidos de Amirica rescpecto al
Sector Agropecuario, Informe Final, marzo
de 2005, World Bank Caribbean Coun-
try Management Unit, Environmentally
And Socially Sustainable Development,
Latin America and Caribbean Region,
p. 4.
17 CAIIT, ( .... and Opportunilies. or
Central America, Office of the Chief Eco-
nomist, Central America Department,
World Bank, p. 6.
"' Jensen, Robert; Pearson, Meredith;
Schiegel, Alexandra; Wassenich, Paul.
La Inversi6n en Educaci6n: Vinculando
la Educacidn con la Competitividad en la Re-
pfblica Dominicana. Repfiblica Dominicana:
Estrategia Nacional de Desarrollo y Competi-
tividad. Harvard University y Fundaci6n
Global Democracia y Desarrollo; Santo
Domingo, 2004, p. 161.
"' Idem p. 164.
20 Schwanitz, Dietrich. Op. Cit. p. 33
y 34.
21 Office of the Chief Economist, Cen-
tral America Department, World Bank,
Opt. Cit. p.7.
2" Informe Doing Business 2006, Banco
Mundial, p. 1.
2' HeIath,John; Adams, Ivan. An Indepen-
dent Perspective on the Crisis in the Domini-
can Republic Electricity Sector, Presentation
Adams Smith International, CAmara
Britinica de Comercio, Santo Domin-
go, junio de 2006.
2S Friedman, Thomas L.. The World is
Flat, 1I ed., New York, 2005, p. 451.















eNiTli s
F 3 Q '. '-A F ,( 7 7



Negociar una nueva relaci6n commercial con la Uni6n Europea es una obligaci6n contractual para
el Grupo de Estados del Africa, Caribe y Pacifico (ACP). La nueva relaci6n commercial tendra la
forma de Acuerdos de Asociaci6n Econ6mica (AAE) negociados por cada region del Grupo.
Como parte de la zona caribefia, la Repuiblica Dominicana busca un acuerdo que potencie el
desarrollo y no lo distorsione.












E Grupo de Estados del
Africa, Caribe y Pacifico
(ACP), del cual forma par-
te la Republica Dominicana, debe
negociar una nueva relaci6n co-
mercial con la Uni6n Europea (UE)
que seri discutida por regions.
Nuestro pais debe buscar un com-
promiso que potencie el desarrollo:
1) asegurando mejores condiciones
de acceso para nuestras expor-
taciones de bienes y servicios, asi
como para nuestras inversiones;
2) protegiendo y promoviendo la
competencia entire las parties; 3)
garantizando la coherencia entire
las peticiones que se nos formu-
len y las concesiones que se nos
otorguen; 4) fomentando la mayor
cohesion entire los miembros de la
region; y 5) elevando nuestra com-
petitividad empresarial, sectorial,
national y regional.
Pese a los desafios innegables
que conlleva negociar en bloque sin
haber consolidado la integraci6n
regional, los precedentes sentados
por nuestras negociaciones anterio-
res s61o podran soslayarse, aun sea
temporalmente, en un marco nego-
ciador como el present.

Preambulo
Las exportaciones del Africa, el Ca-
ribe y el Pacifico (ACP) tienen una
participaci6n decreciente en el mer-
cado europeo. El desarrollo de los
paises ACP se encuentra, en general,
estancado, con pocas excepciones
de crecimiento y de elevaci6n de los
niveles de vida. La gobernabilidad
econ6mica y political present toda
la gama de posibilidades, desde de-
mocracias robustas con alternabili-
dad en el poder entire los distintos
partidos politicos hasta regimenes
de facto que, en algunos casos, tra-


tan de sofocar cruentas y prolonga-
das guerras civiles.
El panorama social no es mas
alentador, con pandemias como el
VIH/SIDA que van en crecimiento
sin que se incremente de manera
generalizada la cobertura de ser-
vicios basicos en salud o educaci6n
para mitigarlas.
Ante ese cuadro, no es de sor-
prender que la gran mayoria de
los paises del grupo ACP sean ex-
portadores netos de capitals ha-
cia los paises desarrollados. uQu6
pais puede desarrollarse sin que sus
propios capitals se reinviertan en
el process productive? iQu6 pais
puede incrementar su participa-
ci6n en el comercio sin diversificar
sus rubros exportados en lo cuan-
titativo y en lo cualitativo? jQue
pais puede general confianza para
la comunidad international sin la
adecuada gobernabilidad y sin las
political sociales que aseguren el
desarrollo arm6nico de todos sus
conciudadanos?

Cotonfi
El Convenio de Cotonfi es el ins-
trumento que vincula a los Estados
ACP y a la Uni6n Europea. Suscri-
to en el afio 2000 y ratificado en la
Repuiblica Dominicana en 2002,
cuenta con tres pilares bAsicos: el
diAlogo politico, la cooperaci6n
econ6mica y commercial y la coopc-
raci6n financiera. A partir de estos
tres pilares se busca responder a esa
realidad divers, repleta de desa-
fios, que caracteriza al Grupo ACP.
Es en este context en el que ne-
gociar con la Uni6n Europea no es
una opci6n para el pais. Al suscribir
el Convenio en 2000 y ratificarlo en
2002, adquirimos esta important
obligaci6n contractual. Nuestra re-


laci6n commercial en el Convenio de
Cotonui busca facilitar nuestra inte-
graci6n gradual y suave en la cco-
nomia mundial (Cotonui, 3.II.34.1)
(Convenio de Cotonu, Parte 3, Ti-
tulo II, Articulo 34, pirrafo 1.) Di-
cha integraci6n conlleva sustituir cl
actual regimen de comercio prcfc-
rencial, incompatible con las reglas
de la OMC, hacia uno reciproco,
coherente con las disposicioncs de
la OMC en material de acuerdos co-
merciales regionales.
En cl present regimen pre-
ferencial, los Estados ACP, de los
cuales forma parte nuestro pais
desde 1990, gozamos de una total
exenci6n arancelaria para nucstras
exportaciones hacia la Uni6n Euro-
pea sin tener que dar el mismo tra-
to a los products originarios de esa
region. Cuando impere el requisite
de reciprocidad, cuya entrada en
vigor estA prevista para el 1 de enc-
ro de 2008 (Cotonu, 3.11.37.1), los
Estados ACP tendran que otorgar el
mismo trato, sea inmediatamente o
luego de un period de transici6n.
En el trnrsito hacia la recipro-
cidad, los 79 Estados ACP quisieron
en una primera fase negociar junto
con la Uni6n Europca para prcscr-
var la solidaridad que existed desde
siempre entire este conjunto de pai-
ses tan diversos, entire los cuales tc-
nemos estados insulares, estados sin
litoral, grandes paiscs en desarrollo
ricos en recursos naturals, paises
en process de delimitaci6n fronteri-
za y, particularmente, 39 de los 49
de Paises Mcnos Adclantados (PM A)
que existen en el mundo.
Sin embargo, de manera na-
tural, el process negociador evo-
lucion6 en una segunda fase
-que culmin6 en diciembre del afio
2005- hacia una organizaci6n en













regions: cuatro del Africa, una dcl
Caribe y una del Pacifico. Si bien
algunos consideran que esta frag-
mcntaci6n atenta contra la solida-
ridad centre los miembros del grupo,
es obvio que esta organizaci6n
pcrmite responder con agilidad y
precision a las neccsidades particu-
lares dc cada rcgi6n. Es possible asi
que aqucllos que est6n listos para
la fecha prevista podran gozar de
las ventajas de una nueva relaci6n
commercial con el principal blocue
econ6mico del planet.
,Cualcs scrian las ventajas cue
cabria esperar en estas negociacio-
ncs? (Qu6: dcsafios habra que en-
frentar en el process?

1. Cotoni y desarrollo
Al introducir la reciprocidad en la re-
lacidn ccon6mica y commercial con
la UL, los AAE colocarin a las parties
en igualcad de conciciones sin que,
en clicto, scan cllas mismas iguales
cntre si. Compensar esta desigual-
dad es un requisite 6tico del proce-
so, en aras de la equidad que debe
prcdominar en las relaciones inter-
nacionales. Lograr tal equidad es
possible si sc cumple estrictamente
cl mandate negociador contenido
en Cotonu. El rcsultado deberi ser
un conjunto de AAE quc potencie el
desarrollo y no lo distorsione.
Cotonu rccoge explicitamente el
compromiso con el .i .: '.... como fin
ultimo dc nucstra relaci6n:
"2. [...] Dado el nivel actual de
desarrollo de los paiscs ACP, la co-
operaci6n ccon6mica y commercial
estaral dirigida a permitir a los Es-
tados ACIP gestionar los desafios de
la globalizaci6n y a adaptarse pro-
gresivamente a las nuevas condi-
ciones del comcrcio international,
facilitando asi su transici6n a la


economic global liberalizada. (Co-
tonu, 3.II.35.2)
"3. Con este fin la cooperaci6n
econ6mica y commercial buscara me-
jorar la capacidad de la producci6n,
de la oferta y del comercio de los
paises ACP, asi como su capacidad
para atraer las inversiones. Estara,
ademAs, dirigida a crear una nueva
dinimica commercial entire las par-
tes, a fortalecer la political comer-
cial y de inversiones de los paises
ACP, asi como a mejorar la capaci-
dad de los paises ACP para manejar
todos los asuntos relacionados con
el comercio." (Cotonf, 3.II.35.3).
El instrument primordial de
dicha cooperaci6n seran los "nue-
vos arreglos comerciales". De las
varias opciones posibles de coope-
raci6n econ6mica y commercial, ha
predominado entire las parties la
negociaci6n de Acuerdos de Aso-
ciaci6n Econ6mica, sujeta en el
Convenio de Cotonui a principios
claramente orientados al logro de
la competitividad de nuestros paises,
atendiendo a:
"[...] los constrefiimientos a la
ofrrta y a la demand. En este con-


texto, particular atenci6n sera dada
a las medidas para el desarrollo co-
mercial como medio para mejorar
la competitividad de los Estados
ACP [...]." (Cotoni, 3.II.35.1).
A partir del ejemplo exitoso de
la Uni6n Europea, la integracidn re-
gional se consider en este process
como un instrument clave para la
inserci6n de los Estados ACP en la
economic mundial, permiti6ndoles
tender los desafios globales a par-
tir de un scenario mis amplio que
el national, esto es, el regional (Co-
toni, 3.II.35.2).
Asi, d6cadas, siglos de indiferen-
cia hacia las relaciones comerciales
con los respectivos vecinos de cada
pais ACP deben ahora ser superados
con celeridad para acudir, integra-
dos regionalmente, hacia una rela-
ci6n interregional y reciproca con
la Uni6n Europea que les permit
suavizar su transici6n hacia la eco-
nomia mundial, superar sus caren-
cias institucionales y productivas y,
eventualmente, ser competitivos.
El trato especially diferenciado para
los paises ACP sera torado en cuen-
ta (Cotonf, 3.II.35.3), asi como la
necesidad de preservar los beneficios
derivados de los protocolos de products
bdsicos una vez sean reformulados
en el marco de los AAE para hacer-
los compatibles con las reglas de la
OMC (Cotonfi, 3.II.36.4). Este unico
principio justifica sobradamente la
negociaci6n ya que, a la entrada en
vigor de los acuerdos, nuestros pai-
ses no tendrAn ya mas que acudir a
la OMC para solicitar costosas "dis-
pensas" a favor del mantenimiento
de nuestras preferencias.
La formula potenciadora del
desarrollo contenida en Cotonf es
clara: mantener e incrementar el
acceso de nuestras exportaciones


50 GLOBAL













al mercado europeo de manera
compatible con la OMC. Acudir al
llamado de la globalizaci6n, inte-
grAndonos a la UE luego de profun-
dizar nuestra propia integraci6n
regional. Superar las deficiencies
institucionales y productivas de
nuestros paises, elevando nuestra
competitividad. Suavizar el costo
del ajuste para nuestros sectors sen-
sibles, asegurando el trato especial
y diferenciado. jC6mo hacer rea-
lidad esta formula en los AAE? EEs
6ste un desafio que compete s61o a
los paises ACP? jO, por el contrario,
deben los ACP trabajar con la UE en
este novedoso enfoque, en el marco
de esa "asociaci6n verdadera, forta-
lecida y estrat6gica" de la que habla
Cotonu (3.II.35.1)?

2. El modelo de las 5 C
La mejor respuesta a esta pregun-
ta la aporta la propia experiencia
europea. En aras de la equidad en-
tre sus viejos y nuevos miembros,
la dimension commercial de sus re-
laciones se compensa con una al-
tamente efectiva dimension del
desarrollo. Trasladando esta ex-
periencia a la realidad ACP, desde
el punto de vista caribefio, permi-
te proponer que las negociaciones
de los AAE se guien por el llamado
modelo de las 5 C.
a) Compromises comercial-
mente relevantes. Los paises ACP
necesitan oportunidades concretas
para incrementar sus exportacio-
nes. Asi, las concesiones de libera-
lizaci6n que nos present la parte
europea en agriculture, products
industriales, servicios, inversiones y
compras gubernamentales deberin
eliminar todo arancel, cuota, licen-
cia o barrera regulatoria aplicable
a los bienes y servicios exportados o


con potential de exportaci6n desde
nuestros paises.
No basta con mantener el ac-
ceso logrado preterencialmente,
pues dicho acceso no ha impedido
el declive de nuestra participaci6n
de mercado en Europa. Revertir
esta tendencia require aumentar el
nimero de products que podemos
exportar sin mayores limitaciones.
Ello require tambi6n simplificar
las reglas de origen y profundizar la
cooperaci6n para el cumplimiento
reciproco de las normas sanitarias y
fitosanitarias, asi como los obstAcu-
los t6cnicos al comercio.


que exista libre circulaci6n para
sus products en nucstras regions.
Esto significaria la posibilidad de
que cualquicr product europeo
que llegara a uno de nuestros paises
podria continuar sin mayor tramite
hacia los demas paises de la region.
Sin embargo, no esta claro si tal
reclamo sera aplicable a los produc-
tos ACP exportados a la UE. La co-
herencia del process require que lo
que nos es demandado tambi&n nos
sea otorgado. No s61o para nuestros
bienes, sino tambien para nuestras
inversiones y servicios, aun scan es-
tos suministrados por personas na-


I *EGOIACIONS COMMERCIALS


I
. .
' .* n r n ,







Ello require, por iltimo, una
cobertura geogrAfica integral para
los derechos y obligaciones dima-
nantes de los AAE, en los cuales
no s6lo la UE y sus estados miem-
bros se encuentren comprometidos
como naciones, sino las unidades
political subnacionales, las regio-
nes ultraperifericas y los paises y
territories de ultramar, que en mu-
chos casos son los primeros puertos
de entrada para nuestras exporta-
ciones hacia la UE.
b) Coherencia. La parte eu-
ropea reclama a las regions ACP


.. .. X .







-n.p.. ........... '',.
,.':" "; .',:" '7:- .i .'. v ". i '-:. ":




turales presents temporalmentc en
el mercado curopeo.
c) Competencia. Eliminar
las barrcras al comercio sin prote-
ger la libre competencia seria un
grave error que dejaria al desnudo
las multiples prActicas anticompe-
titivas observadas en cl comercio
international. Pricticas que sc tra-
ducen en abuses de posici6n domi-
nante por la integraci6n vertical
de las cadenas de distribuci6n de
products bAsicos y de turistas; en
concertaciones de precious en el su-
Sministro de servicios de transport













international; o en la elevaci6n mo-
nopolistica de precious en los contra-
tos de suministro de energia de las
empresas privatizadas o capitaliza-
das por inversionistas internaciona-
les. Siendo la UE tanto el principal
inversionista extranjero como el
principal exportador de bienes y
servicios del mundo, no es de ex-
trafiar el liderazgo que ha tenido al
promoter la negociaci6n del tema
de comercio y competencia en to-
dos los foros cn los que participa.
Desde el punto de vista ACP, sin
embargo, el tcma de comercio y
competencia no puede verse s6lo
como uno que busque eliminar las
barreras competitivas que puedan
existir en nuestros mercados para
facilitar la penetraci6n de proveedo-
res extranjeros. Este tema debe verse
tambi6n como un medio principali-
simo para preservar la posibilidad de
competir que tendran nuestros pro-
vecdores, todos ellos mas pequefios
que el mAs pequefio de los europeos,
una vez entren en vigor los AAE.
d) Cohesi6n. Profundizar la
intcgraci6n regional que existe en-
tre los paises ACP podria acelerarse
si los AAE contuvieran compromi-
sos vinculantes con la cohesion. En


la UE, la cohesion busca agilizar la
convergencia econ6mica hacia el ni-
vel promedio de ingreso per capita
de la region. Son elegibles aquellos
paises que tengan un ingreso per
capita menor al 90% de este prome-
dio. Sujetos al cumplimiento de un
program de convergencia, dichos
paises reciben financiamiento para
proyectos de infraestructura pan-
regional y para la preservaci6n del
medio ambiente. Este novedoso me-
canismo ha probado ser altamente
exitoso en acelerar el crecimiento
de los nuevos paises elegibles que
han ingresado a la UE desde 1986.
Y al estar sujeto al cumplimiento
de planes en funci6n de los niveles
relatives de ingreso per cApita, su
vigencia no sera eterna.
Profundizar la integraci6n entire
los paises ACP sin un mecanismo de
cohesion dejara a nuestras regions
sin la articulaci6n de infraestruc-
turas o sin los mecanismos de con-
servaci6n del medio ambiente que
requeririn para tender el merca-
do europeo o, de manera mas in-
mediata, para elevar su atractivo
para inversionistas extranjeros que
deseen aprovechar las oportunida-
des creadas en nuestras regions
como un todo.
e) Competitividad. La eli-
minaci6n de barreras al comercio
international debiera provocar
una convergencia de los niveles de
productividad entire los products
competitivos que sobrevivan al pro-
ceso de liberalizaci6n. Alcanzar la
competitividad, asi, se convierte en
una prioridad urgente ya reflejada
en el Convenio de Cotoni, en todas
sus dimensions.
En lo empresarial, la conver-
gencia de niveles de productividad
no es possible sin nuevas tecnolo-


gias, capacitaci6n administrative
o recapacitaci6n laboral, si es que
se van a aprovechar las economies
de escala presentadas por el incre-
mento del tamailo del mercado
que represent la apertura de los
mercados regionales o del merca-
do europeo.
En lo sectorial, se requieren en-
cadenamientos intra e intersecto-
riales que redunden en conjuntos
productivos (conocidos en ingl6s
como clusters) que permitan repartir
mejor al resto de la economic el im-
pacto de cada incremento porcen-
tual del comercio international.
En lo national, se require redu-
cir el "costo pais" de hacer negocios,
atacando las dificultades existentes
en sectors clave como los servicios
financieros, la energia, las telecomu-
nicaciones o los transported.
En lo regional, la competitividad
s6lo podra incrementarse asegu-
rando una mayor cohesion entire los
paises miembros, incrementando la
frecuencia de vuelos y embarques,
reduciendo el costo del transport
intrarregional o de las telecomuni-
caciones y atendiendo las vastas ne-
cesidades de infraestructura para el
apoyo a estos sectors.
Asi, los demAs elements del
modelo aportan algunos de los
principles requerimientos de la
competitividad. Sin embargo, estos
no son suficientes sin complementary
el process con una dimension del
desarrollo mAs complete.

3.La dimension
del desarrollo
AdemAs de fondos de cohesion, los
paises ACP requerirAn financia-
miento para el ajuste structural.
La integraci6n de los protocolos
sobre products bAsicos cuando la


52 GLOBAL













OMC concluya la present ronda de
negociaciones tendra como resul-
tado una erosion de preferencias
que redundari en una disminuci6n
inmediata de la participaci6n en el
mercado europeo de nuestros prin-
cipales products de exportaci6n.
La eliminaci6n de aranceles re-
querirA reforms fiscales profundas
que cambiarAn el perfil recaudato-
rio de nuestros paises. Aplicar las
reglas contenidas en el AAE conlle-
vard reforms legales e institucio-
nales altarente costosas.
Y, por si fuera poco, es previ-
sible que la apertura commercial
conllevara transformaciones en
aquellas de nuestras empresas que
quieran sobrevivir frente a la ma-
yor competencia international en
nuestros propios mercados o, mejor
ain, incrementar sus exportaciones
a la UE. Todos estos son elements
del costo de transici6n hacia el libre
comercio que tendrAn que asumir
nuestros paises. Los AAE deberian
incluir, desde nuestra perspecti-
va, compromises vinculantes para
tender estos costs de transicidn,
de la misma forma en que son aten-
didos en la UE: mediante los fondos
de ajuste structural.
El otro component de la dimen-
si6n del desarrollo que deseariamos
ver es la adaptaci6n a la realidad de
los paises ACP de la llamada Estra-
tegia de Lisboa. Su formulaci6n y
aplicaci6n por parte de la UE de-
muestra que existe un important
rol para el estado en la promoci6n
de la competitividad.
Si un grupo de paises desarro-
llados como los de la UE ha debido
utilizarla para enfrentar el desafio
que represent competir con Chi-
na, Estados Unidos, India o Jap6n,
es claro que los paises ACP debemos


ji irc i i iilr-ijIiw -


I Ii i i ,
I l- 1,i.I' Ii .


* l .


.. .. iili .... i .. _-'


F l I III 3 Id I blo




x- i L


..:. -. ." .''
S':Mernado interno etectivo .: 'Ptenciacin e. riai .a .;; .:CI

T'.i''. Coercio lire y.u ..o Baseproductiva reforzada;'

Meor regulacon M .: s y mejores empleOs :.:'

I fraestruciura mejorada -" ea' laboral nis adaptable '.:

'inveirsi en 1+D D.. Mejor eduracion y habilidades.'

: - -- -: .~: -- -


estudiar con cuidado este caso y, en
la media de lo possible, buscar los
medios para que los AAE la incor-
poren de una manera viable en lo
econ6mico y en lo politico.

4. Desafios inmediatos
del process
Si el prerrequisito para avanzar en
este process es profundizar la in-
tegraci6n regional entire los paises
ACP, estA claro que cada region tie-
ne pendiente culminar el desmonte
de las barreras existentes al comer-
cio de bienes y servicios, asi como
a las inversiones y las compras gu-


bernamentales en su interior. En
el caso de nuestra region caribefia
es obvio que, como ha dicho nues-
tro canciller en su discurso ante cl
Consejo de Ministros de Cariforo
el 15 dejulio de 2005, "No tenemos
las reglas comunes que consoliden
nuestro bloque. El Acuerdo de Li-
bre Comercio entire la Comunidad
del Caribe y la Rep6blica Domini-
cana fue suscrito en 1998 gracias
al liderazgo de nuestros jefes de
Estado y de nuestro president, el
doctor Leonel FernAndez, quien en-
tonces nos presidia por vez primera.
Ese acuerdo fue un gran paso en su













moment. Dista much, sin embar-
go, de representar el conjunto de
derechos y obligaciones que asegu-
ren la libre circulaci6n de nuestros
bienes, servicios y capitals en la
region. Enmendarlo para lograrlo
no cs una opci6n viable a corto pla-
zo, a pesar de los grandes avances
alcanzados a la fecha y del positive
impulse con que se han acometido
estos trabajos. Urge, pucs, que sea-
mos ambiciosos. Porque es obvio
que existed otra alternative cuyos
resultados serian inmediatos. jQu6
tal si considerAramos el ingreso do-
minicano a la Economia y Merca-
do Comun del Caribe (CSME)? jNo
seria 6sta la mis l6gica opci6n para
consolidar nuestra integraci6n y
crear ese ambiente propicio para
la negociaci6n con Europa como
un verdadero bloque? jPor qu6 no
debatir esta opci6n durante nues-
tras sesiones? dPor qu6 no acordar
un cronograma detallado al respec-
to?" (Morales Troncoso, 2005: 4).
Esta tarea pendiente cobra ma-
yor urgencia en la media que nues-
tra alianza caribefia nos permitira
resistir, ain sea temporalmente, las
peticiones insistentes de la UE de re-
cibir de nuestra parte el mismo tra-
to otorgado a los Estados Unidos en
el DR-CAFTA. Aliados con el Caribe
es impossible otorgarselo, porque al
hacerlo nosotros, cllos tendrAn tam-
bi6n que hacerlo, sin haber siquiera
negociado con los Estados Unidos.
Los justos requerimientos de los
miembros de la Comunidad del Ca-
ribe (CARICOM) para preservar el
trato especial y diferenciado que se
otorgan entire si es la inica defense
que tendremos frente a la UE. Cual-
quier otro scenario, sea de nego-
ciaci6n bilateral, o sea, a traves del
recientemente iniciado process con


Centroamerica, nos dejarA expuestos
sin mayor posibilidad de protecci6n.
Si es que vamos a trabajar en el
fortalecimiento de esta alianza ver-
dadera y estrat6gica entire los pai-
ses ACP y la UE, urge que durante
la revision del process negociador
prevista para los pr6ximos meses se
amplie el mandate negociador de
la Comisi6n, a fin de acomodarlo
mejor al contenido potenciador del
desarrollo ya previsto en Cotonui
seguin hemos analizado aqui, asi
como a las necesidades concretas
que han sido identificadas a la fe-
cha, entire las cuales esta dotar a la
Comisi6n del mandate pleno que
require para negociar el capitulo
de inversiones en los AAE que po-
dra sustituir los acuerdos bilaterales
de inversiones existentes y que haga
innecesaria la negociaci6n de nue-
vos acuerdos de este tipo, asi como
para representar a los paises y te-
rritorios de ultramar en la negocia-
ci6n, lo cual no es una realidad en
el present.
Una vez se cuente con estos nue-
vos mandates, estaremos en posi-
ci6n de trabajar en textos comunes
para los AAE asi como en el inter-
cambio de compromises especificos
que satisfagan nuestras mutuas ex-
pectativas.
Por uiltimo, teniendo present
la reciente discusi6n en el Conse-
jo Conjunto de Ministros ACP-UE
en Port Moresby sobre el D6cimo
Fondo Europeo de Desarrollo, ha-
cer realidad un conjunto de AAE
que verdaderamente potencien el
desarrollo conllevaria ciertamente
requisitos financieros distintos que
los contemplados en la actualidad.
Trabajemos, pues, en hacer reali-
dad esta asociaci6n estrat6gica y for-
talecida. Cumplamos con el mandate


potenciador del desarrollo de Coto-
nui. Dotemos a los AAE de la dimen-
si6n del desarrollo que necesitamos
para dejar de ser, de una vez y por
todas, paises en vias de desarrollo.

Presentaci6n realizada en la reunion
sobre la dimension del desarrollo de
los Acuerdos de Asociaci6n Econ6mi-
ca (AAE), organizada por el Gobierno
alemin en mayo de 2006 en Berlin. El
present texto sirvi6 de base para la tes-
tificaci6n del autor ante el Comit6 de
Comercio Internacional del Parlamento
Europeo durante la audiencia public
celebrada enjulio en Bruselas.

Federico Alberto Cuello Camilo
es professor investigator de Econo-
mia (en licencia) de la PUCMM. Fue
reintegrado al servicio exterior en
diciembre de 2004 para servir como
embajador extraordinario y plenipo-
tenciario de la Repuiblica Dominicana
ante el Reino de Bl1gica y las Comu-
nidades Europeas. El Consejo de Mi-
nistros de Comercio y Desarrollo del
Caribe (COTED) lo design en 2005
como miembro del Colegio de Nego-
ciadores del Caribe. Al moment de
escribir este articulo, el author termi-
naba su period de seis meses como
president del Comit6 de Embajado-
res del Grupo ACP en Bruselas.

Referencias
- Cotonf (2000): Acuerdo de Cotoni.
Bruselas: Comisi6n Europea. Dispo-
nible en forma electr6nica a trav6s del
enlace development/body/cotonou/agree-
ment_es.htm>.
- Morales Troncoso, Carlos (2005): "Pa-
labras de apertura", XIV Reuni6n de
Ministros del Cariforo. Santo Domin-
go, Secretaria de Estado de Relaciones
Exteriores.


54 GLOBAL




















litr











,;t ii; I
rersinn
VA0 ,'0




JohnSeielLou el~dezy Roald Pealt


i~;t
- iiiii iI i .L, ' -


IMPACT DE LAS
GRANDES LIGAS
EN LA REPUBLICAN
DOMINICANA


/


" w


~=-tl L-
--C C












E ste articulo analiza el impact so-
cial y econ6mico de la industrial "
de la Major League Baseball en la
Republica Dominicana, discute el
papel cada dia mas creciente de la presencia la-
tina cn la globalizaci6n del b6isbol, enumera los
desafios particulares que la MLB confront aqui y
prcscnta oportunidades con las que el pais puede
oblcner un mayor beneficio de esta relaci6n.
Sin cluda, la Republica Dominicana es cono-
cida por sus estelares peloteros, los embajadores
mas populares de las ultimas tres dccadas. Pero lo
que much gente desconoce es que detras de cada
una de cstas estrellas hay toda una industrial que
no solamente descubre e impulsa jugadores, sino
que rcaliza afio tras afo un gran aporte econ6mi-
co y social al pais.
Su impact econ6mico en la Repiblica Domi-
nicana cs enorme -cifras conservadoras hablan
de 84 millones de d6lares al afio-, con un ritmo
impresionante de inversiones y mas de 2,000 em-
plcos director c indirectos, ademAs de un sector
informal de much movimiento econ6mico y una
proyecci6n del nombre del pais hacia los merca-
dos cxteriores que no tiene precio.
Su impact social es muy significativo: progra-
mas de donaciones, construcci6n de plays, ligas ju-
veniles, programs de educaci6n e inversiones en
zonas tradicionalmente pobres y marginadas.

La tradici6n
La tradici6n de la pelota en la Republica Domi-
nicana se inicia entire 1880 y 1890, cuando inmi-
grantes cubanos y empresarios norteamericanos,
junto a dominicanos, comenzaron a practicar este
deported en el pais. Equipos profesionales como
Liceo, de 1907, Estrellas Orientales, de 1911, Es-
cogido, de 1921, y las Aguilas Cibaefias, de 1937,
son mas viejos que muchas de los equipos de las
grandes ligas. De hecho, muchos historiadores
coincidcn cn que la mejor pelota del mundo se
jug6 en cl torneo Campeonato Ciudad Trujillo en
cl pais en 1937. A pesar de la infame barrera de
color -rota por Jackie Robinson en 1947-, se de-
sarrollaban actividades centre cl pais y la MLB.
Desde el clia 26 de septiembre de 1956, cuando
Osvaldo Virgil debuta con la franela de los Gigan-


tes despu6s de haber firmado en 1953 por la suma
de 300 d6lares, 420 dominicanos han desfilado
por las grande ligas y miles por las ligas menores.
Despues de la primera oleada de bigleaguerers domi-
nicanos de la d6cada de los sesenta, encabezada
porJuan Marichal, los hermanos Alou,JulianJa-
vier y Manuel Mota, y la de la d6cada de los seten-
ta, liderada por CUsar Cedefio, Cesarin Ger6nimo
y Pedro Borb6n, es en la d6cada de los ochenta
cuando los equipos de la MLB comienzan a invertir
directamente en escuelas de b6isbol en el pais.
Gracias a los esfuerzos pioneros de hombres
visionaries como Rafael Avila, Peter O'Malley,
Eppy Guerrero, FreddyJana y Sal Arteaga, sur-
gen las primeras instalaciones y la Liga Domini-
cana de Verano. Debido al 6xito extraordinario
de los Dodgers y los Blue Jays, rapidamente los
demds equipos comienzan a imitar los esfuerzos
de estos equipos.
Hoy en dia, 28 de los 30 equipos tienen ins-
talada en el pais una escuela, bien sea propia o a
traves de una especie de arrendamiento. La ofici-
na del Comisionado de la Major League Baseball
mont6 en el pais en el afio 2000 la primera ofici-
na de la MLB fuera de New York.
Para mantener el crecimiento sostenido de la
industrial de las Grandes Ligas y asi aumentar
los beneficios para el pais, es important resolver
temas que a lo largo pudieran ser barreras para
un desarrollo saludable: por ejemplo, las falsifica-
ciones, la necesidad de que la protecci6n legal de
nuestras contrataciones de peloteros se rija por el
denominado contrato uniform de las ligas me-
nores, la posibilidad de la autoregulaci6n respon-
sable sin la intromisi6n excesiva del estado, y el
powder castigar laboralmente el consume de sus-
tancias prohibidas.

Impacto latino
El Clasico Mundial del B6isbol es un event que
no solamente lanza la industrial hacia nuevos
horizontes, sino que es el resultado de la globa-
lizaci6n del juego en los ultimos tiempos. Hace
apenas cuatro d6cadas, se podia contar con los
dedos el nfmero de jugadores latinos en los equi-
pos. Esta situaci6n ha cambiado radicalmente.
Veamos los datos de 2005:


58 GLOBAL













El 42.6% de todos losjugadores bajo contra-
to, de ligas mayores o menores, habia nacido
fuera de los Estados Unidos.
De este total, el 38.2% (es decir, 2,919 juga-
dores) provenia de Am6rica Latina.
Del total de Am&rica Latina, el 53.3% (1,556
jugadores) era de la Republica Dominicana,
seguida por Venezuela y Puerto Rico.
El impact latino en la industrial no es so-
lamente de jugadores. En el aspect ejecutivo
tenemos el mejor ejemplo en Omar Minaya, di-
rector general de los New York Mets. Por su par-
te, Ram6n Pefia ya tiene la posici6n de asistente
especial del gerente general con Detroit. Los do-
minicanos, liderados por Felipe Alou, Luis Pujols
y Tony Pena, han conquistado puestos de mana-
gers y el venezolano Ozzie Guillen llev6 los Me-
dias Blancas de Chicago a la victoria en la series
mundial del afio pasado.
En cuanto a premios, el impact es sobresa-
liente. Pensemos en los siguientes ejemplos:


'I,~ .~ *-.( '**- *



Fotografia sin fecha del beisbolista dominicano Juan Marichal,
finico jugador de este pais que ha ingresado al sal6n de la fama
en Estados Unidos. Efe/peri6dico Hoy.


En los iltimos ocho afios del Premio Cy
Young de la Liga Americana, los lanzadores
dominicanos han ganado tres veces y un ve-
nezolano una vez.
En los ultimos ocho afios, el premio para cl
Jugador Mas Valioso de la Liga Americana
ha sido otorgado cuatro veces a dominica-
nos, dos veces a puertorriquefios y una vez a
unjapones.
El afio pasado, el dominicano Albert Pujols
rompi6 cuatro afios consecutivos de dominion
absolute de Barry Bonds y gano el MVP de la
Liga Nacional.
Felipe Alou, Tony Pefia y Ozzie Guillen han
ganado premios como Manager del Aiio.
Pero lo que acabo de mencionar es lo que mas
se ve. Sin embargo, lo mis important es lo quc
no se ve tan obviamente. Gracias a los esfuerzos
originales de Epifanio Guerrero, Rafael Avila,
Freddy Jana y Sal Arteaga, y la confianza para
invertir en el pais de un grupo encabezado por
Peter O'Malley de los Dodgers, hoy 28 de los 30
equipos tienen escuelas diseminadas por el te-
rritorio national. Y estimamos que entire 2005
y 2007, un total de cinco organizaciones habran
invertido en nuevas instalaciones.
La Liga Dominicana de Verano es una de las
ligas menores de mayor numero de jugadores en
el mundo, ha producido mas de 300 jugadores de
las grandes ligas y atrae aspirantes de todas par-
tes del mundo.
La presencia latina ha creado un nuevo en-
foque multicultural en la industrial que obliga a
crear canales y vinculos de entendimiento y co-
municaci6n. Como industrial, se ha aprendido a
trabajar en otros paises fuera de Estados Unidos
y a tratar de ser ciudadanos corporativos con
responsabilidad social. En la Republica Domini-
cana, la meta siempre ha sido proporcionar una
alianza productive con el Estado dominicano que
beneficie al pais.

Impacto econ6mico
Desde que la MLB estableci6 su oficina en el pais,
se han realizado dos studios sobre el impact
econ6mico de la industrial en la Republica Domi-
nicana. Cuando se utiliza el t6rmino impactto,












no solamcnte sc refiere a la cantidad de
d6lares cue entran anualmente al pais
como consecuencia de las actividades
corrientes de la industrial, sino tambien
al valor de las inversiones fijas en tierra
y cdificios que realizan los equipos (que
si produccn una repercusi6n extraordi-
naria en su moment de ejecuci6n).
En 2003, el impact econ6mico se
calcul6 en 76 millones de d6lares y para
2005 el monto habia aumentado a 84
millones. Estas cifras se calculan de la
siguiente manera.
1. Pagos de bonificaci6n a nuevos as-
pirantes: US$ 17,384,000.
2. Operaci6n de las escuelas:
US$ 14,000,000. Esto s6lo include La tradic
las operaciones de estas escuelas y
no el efecto multiplicador y la in-
versi6n durante su fase de construcci6n.
3. Liga Dominicana de Verano: US$ 2,749,000.
Incluye s61o los salaries de tres meses de los
jugadorcs y los costs de administraci6n.
4. Viajes de observaci6n al pais. Sc calcula un
total de US$ 360,000 anuales (con 30 equi-
pos por 12 visits por US$ 200 diaries).
5. Salaries dejugadores de las grandes ligas re-
invertidos en el pais. Se calcula que un 20%
se reinvierte directamente. Durante el inicio
de la temporada en 2005, habia 91 jugadores
dominicanos de las grandes ligas con un sala-
rio combinado de US$ 235,079,110. El 20%
de csta suma asciende a US$ 52,563,006. No
se incluyen aqui jugadores nacidos fuera de
la Republica Dominicana.
6. Salaries de jugadores de las ligas meno-
res directamente reinvertidos en el pais:
US$ 2,667,610 -calculos basados en un 50%
de un pool salarial de US$ 5,335,220- de un
total de 582 jugadores dominicanos en las li-
gas menores durante 2005.
7. Donaciones y apoyo a instituciones estatales:
US$ 250,000. Son muchos los equipos y ju-
gadores que realizan donaciones al pais. Las
Grandes Ligas tambien suministran anual-
mente al Comisionado Nacional del B6isbol
en el pais la suma de US$ 120,000.


:i6n de la pelota en la Republica Dominicana se inici6 en el siglo XIX.


Ahora bien, es important poner estos nume-
ros en perspective y agregar algunos datos adi-
cionales. Primero, son cifras bien conservadoras,
para no pecar en exceso. Segundo, este impact
se siente directamente en algunas de las comuni-
dades mis pobres del pais donde se encuentran
las escuelas: Guerra, Nigua, La Victoria, Villa
Mella, Boca Chica, etcetera. Por lo tanto, el im-
pacto econ6mico es mas profundo. Tercero, no se
include el valor agregado que se extiende al sector
informal, donde se desarrollan multiples activi-
dades. Cuarto, se general 1,175 empleos director
y otros 881 empleos indirectos. Y, finalmente, se
crea un name recognition para la Rep6blica Domi-
nicana cuyo valor es dificil de cuantificar.

Impacto social
La meta como industrial no es solamente producer
buenos peloteros, sino tambiin excelentes ciuda-
danos. El b6isbol es quizA el deported professional
que mis une a las diferentes generaciones. Todos
podemos recorder la primera vez que vimos un
juego acompafiados por nuestro padre o abuelo.
Y ningun otro deported resalta hist6ricamente los
valores como la pelota. Quiun no recuerda el acto
heroic de Roberto Clemente, el discurso de Lou
Gehrig frente a la muerte, la perseverancia de
Carl Ripken o la capacidad de Jackie Robinson


60 GLOBAL

































........ ,. _.


La meta como industrial no es solamente producer buenos
peloteros, sino tambi&n excelentes ciudadanos.


para superar las dificultades en la sociedad ame-
ricana en medio de insultos raciales.
Si se quieren cultivar buenos valores en nues-
tros peloteros, primero es necesario testimoniar
buenos valores como industrial y ser socialmente
responsables. Y esta es la misi6n que se ha pro-
puesto la industrial en la Repfblica Dominicana
a trav6s de donaciones, educaci6n e iniciativas
especiales.
Es impossible cuantificar el monto combina-
do de donaciones que han generado jugadores,
equipos y la MLB al pais. Son muchos los jugado-
res que realizan aportes: algunos a trav6s de sus
propias fundaciones (Manny Mota, Sammy Sosa,
Albert Pujols yJos6 Mesa, por ejemplo); otros di-
rectamente en instalaciones en sus propias comu-
nidades (Miguel Tejada en Bani, Pedro Martinez
en Manoguayabo, Bartolo Col6n en Altamira);
y otros, como Juan Marichal, apoyando events
especiales, como el torneo de golfpara beneficiary
varias instituciones, y David Ortiz, quien promo-
vi6 desde Boston ayuda para los damnificados de
Jimani. Otros, como es el caso de Salom6n To-
rres, en Santa Fe, George Bell, en Hato Mayor, y
M6lido P6rez invierten en instalaciones para ser


arrendadas por equipos. Y algunos como Vla-
dimir Guerrero promueven pequefias empresas
familiares en sus pueblos (esta actividad de Gue-
rrero fuc resaltada por el TWdll Street Journal en su
primera pagina).
Tambi6n casi todos los equipos han realizado
aportes sustanciales. Por ejemplo, cl apoyo con-
tinuo de los Dodgers, de Peter O'Mallcy y de
Rafael Avila a la escuela Futuro Vivo cn la co-
munidad de Guerra; la donaci6n de los Atldticos
de Oakland de 4,200 sillas de ruedas al pais, y el
apoyo de las Medias Rojas de Boston a la comu-
nidad de El Mam6n. Pocas personas saben que
una de las donaciones mas grandes que recibi6 cl
pais del sector privado despu6s del huracan Geor-
ges de 1998 la realize la MLB, con medio mill6n
de d6lares.

Educaci6n
La educaci6n tambien es un tema crucial para
esta industrial en la Republica Dominicana. No es
ning6n secret que muchos de nuestrosjugadores
provienen de algunas de las zonas de mayor po-
breza y dejan la escuela afios atras. Todos sabe-
mos que el b6isbol require no s61o destreza, sino
tambi6n capacidad mental. En la media que el
joven aspirante dominicano desarrolla una disci-
plina mental, capacidad para adaptarse y forta-
leza emotiva y psicol6gica, mejora notablemente
sus posibilidades de Ilegar a las grandes ligas y so-
bresalir. Como industrial, este desafio se enfrenta
desde tres vertientes:
1. Las escuelas desarrollan diversos programs
de ingl6s, adaptaci6n cultural, formaci6n
personal y apoyo psicol6gico. Algunas, como
Cleveland, van much mAs lejos y utilizan
los servicios de colegios locales para ayudar
a que sus j6venes jugadores avancen y termi-
nen su bachillerato.
2. Desde 2003, la oficina de la MLB en Santo
Domingo ha montado la version latina del
Rookie Career Development Program (Pro-
grama Especial para Novatos Sobresalientes)
donde se concentran durante dos dias los me-
jores aspirantes de cada equipo en un taller
que ofrece orientaci6n sobre temas crucia-
les tales como adaptaci6n cultural, manejo














































El b6isbol es, quizas, el deported que mas une a las diferentes generaciones.


financiero, consume de sustancias prohibidas,
protccci6n legal, presiones familiares y nor-
mas de relaci6n con el sexo opuesto. Este ta-
ller pcrmite que los j6venes peloteros puedan
arrancar con buen pie en Estados Unidos.
3. Como sabemos, son muchos los j6venes fir-
mados (contratados) que no llegan a cumplir
sus suefios. Esta industrial pretend desarro-
llar un sistema de becas con instituciones
nacionales para que los j6venes puedan re-
cibir capacitaci6n especializada en ingles e
intbrmatica, y una carrera t6cnica para que
cuando dejen la pelota, tengan mejores posi-
hilidades en el mercado laboral.
Finalmente, esta industrial promueve dos ini-
ciativas especiales que benefician directamente al
pueblo dominicano. La primera es la construcci6n
de campos modelo de pelota en comunidades po-
bres. A trav6s de la Baseball Tomorrow Founda-


tion, una entidad directamente financiada por los
duefios de los equipos y el sindicato dejugadores,
y bajo la excelente coordinaci6n de la Fundaci6n
Esperanza en el pais, se han construido tres plays
ejemplares en Quisqueya, los Hatillos de Hato
Mayor y Consuelo. Estas obras, que benefician a
miles de j6venes y families, estAn integradas con
los programs de educaci6n comunitaria y la mi-
cro-empresa que desarrolla esta fundaci6n.
La segunda es el program de ligas juveniles,
Ilamado RBI (Reviving Baseball in Inner Cities).
Basado en los valores de Jackie Robinson, el RBI
Ileva cuatro afios funcionando en el pais y actual-
mente cuenta con 28 equipos, compuestos de 504
j6venes de ambos sexos, de entire 12 y 18 afios. Lo
bonito del RBI es que combine la educaci6n, el
servicio comunitario y la formaci6n personal con
la pelota, convirtiendose en un ejemplo excelente
a imitar. Tambi6n es un program ampliamen-


62 GLOBAL













te respaldado por mis de 20 empresas del sector
privado dominicano.

Desafios
La Republica Dominicana cuenta con la prime-
ra oficina de Grandes Ligas establecida fuera
de los Estados Unidos. Su instalaci6n se debi6
a la necesidad de monitorear y regular el gran
aumento de actividades que los equipos domi-
nicanos habian desarrollado durante los tiltimos
15 afios. Hoy se puede destacar que los equipos
cumplen cabalmente con los requisitos legales y
fiscales del pais. Sin embargo, para poder man-
tener un crecimiento sostenido de la industrial y
seguir produciendo beneficios, es important en-
frentar various retos.
Se necesita un marco laboral que permit uti-
lizar lo que se denomina el "contrato uniform de
las ligas menores", sin que esto entire en conflic-
to con el c6digo de trabajo vigente. El contrato
uniform es el instrument que la MLB utiliza en
todo el mundo para la contrataci6n de jugado-


El conocido jugador Sammy Sosa hablando con la prensa.


res. Con la finalidad de cerrar cualquier brecha
y ofrecer mayor protecci6n legal a los equipos, se
ha preparado un anteproyecto de ley laboral que
actualmente se encuentra en la consultoriajuridi-
ca del Senado. Este anteproyecto ha sido prepara-
do por especialistas legales reconocidos en el pais
y ampliamente consultado con diferentes sectors
nacionales de todas las tendencies political.
Por otro lado, aunque se ha logrado una gran
mejoria, el tema de las falsificaciones sigue sien-
do un reto important. Despues del 11-S, ningun
equipo puede darse el lujo de contratar j6venes
aspirantes con edades e identidades falsas. Se
ha trabajado muy de cerca con laJunta Central
Electoral y con el Consulado Norteamericano
para disminuir su incidencia. De hecho, se han
realizado un promedio de 350 investigaciones
anualmente durante los iltimos dos afios, que
han generado ahorros sustanciales para los equi-
pos y han salvado las carreras de muchosj6venes.
En este sentido, es imprescindible que las auto-
ridades competentes persigan judicialmente a las
personas que engafian a nuestros j6ve-
nes dici6ndoles que tienen que falsificar
sus identidades o edades para poder ser
contratados.
Por otro lado, es sabido que el con-
sumo de sustancias prohibidas y este-
roides ha sido un lado oscura de esta
industrial en los ultimos tiempos. Y la
Repfblica Dominicana no ha resul-
tado una excepci6n. En los uiltimos
dos afios se han creado programs de
pruebas anti-doping, educaci6n, y servi-
cios de consejeria especializada para
nuestros jugadores. La colaboraci6n
de las autoridades nacionales, mayor
educaci6n y un marco legal que per-
mite castigar el consume contribuirin
a detener esta practice y crear unaju-
ventud saludable.
Finalmente, hay que destacar que
el crecimiento extraordinario de esta
industrial en la Republica Domini-
cana se debe en una parte a la capa-
cidad de la MLB de trabajar junto a
las autoridades correspondientes del













Estado dominicano. Esta industrial ha demostra-
do capacidad de autorregulaci6n de una manera
responsible y cumplidora. La regulaci6n excesi-
va de parte de cualquier instancia estatal no es
saludable y la aplicaci6n de la Ley Nacional del
Deporte en lo que se refiere al deported profesio-
nal no deberia constituir un obsticulo.
La Republica Dominicana puede obtener mayo-
res beneficios de la industrial de la MLB, sobre todo
creando nichos especializados a trav6s de un resour-
ce linkage (uni6n de recursos) con otros sectors.
Por ejemplo, quienes presenciaron el ClIsico
Mundial del B6isbol testimoniaron una emoci6n
indescriptible al ver c6mo los jugadores se entre-
gaban en un 100% jugando para sus respectivas
patrias. La cobertura international que recibi6 el
pais no tiene precio. Para que la Republica Do-
minicana pueda ser anfitri6n del clisico o de jue-
gos regulars de las Grandes Ligas en el future,
faltan dos aspects vitales: un estadio que reina
los requisitos de la MLB y un promoter capaz de
montar con exito el event. Esto seria una inver-
si6n para el future. Las cifras econ6micas para
Puerto Rico en el Clasico demuestran un impact
econ6mico de 18 millones de d6lares en 10 dias.
Por otro lado, una buena parte del turismo
puede incentivarse a trav6s de nuestros pelote-
ros. Los que han pagado entradas para visitar los
estadios y museos de organizaciones deportivas
como el Fuitbol Club Barcelona en Espafia o el
Boca Junior en Argentina saben lo que un mini-
sal6n de la fama dentro del estadio Quisqueya o
en el ingenio Consuelo podria producer.
De hecho, ya hay grupos que promueven el
turismo norteamericano para ver los juegos de
la Liga Dominicana en los meses de diciembre y
enero, y su experiencia ha sido resaltada en pe-
ri6dicos como el USA Today y el Christain Science
Monitor. Tambi6n la Liga Dominicana de Verano
puede despertar el interns de operadores turis-
ticos, asi como las escuelas para excursions de
tierra de los cruceros y de los llamadosfantasy ba-
seball camps.
La Fundaci6n Esperanza ha demostrado
que es possible dirigir los recursos de la pelota
para promover el desarrollo en las comunidades
marginadas. En este sentido, desde que se cre6


la oficina de la MLB en Santo Domingo, se han
acercado instituciones de renombre international
como Plan Internacional, Visi6n Mundial, el Na-
ture Conservancy, el Cuerpo de Paz y Save the
Children.
Alrededor de nuestros peloteros se pueden
aglutinar comunidades dominicanas y norte-
americanas para que juntas apoyen iniciativas
educativas y de desarrollo. En el mundo de hoy,
muchas instituciones buscan incentivar inicia-
tivas que integren recursos de las comunidades,
del sector privado y del Estado como una mane-
ra de garantizar la sostenibilidad. De hecho, hay
una financiadora international interesada en la
posibilidad de que jugadores dominicanos de re-
nombre apoyen la exportaci6n del caf6 organico
dominicano a los mercados norteamericanos yja-
poneses, donde nuestros peloteros son bien cono-
cidos. Dicha iniciativa no solamente estimularia
la exportaci6n, sino que tambi6n ayudaria a la
protecci6n de nuestras cuencas frAgiles y a conso-
lidar la familiar rural y sus pequefias empresas.
Finalmente, el crecimiento rApido del merca-
do latino de Estados Unidos y especificamente de
la diaspora dominicana constitute una oportuni-
dad excelente en la que el pais puede desarrollar
mercados a trav6s de su industrial del b6isbol. De
hecho, fue la fanaticada latina la que impuls6 el
Clisico y los Mets de Nueva York estAn desarro-
llando iniciativas creativas para este mercado.
Tiene que haber una manera en la que el pais
pueda beneficiarse de esta enorme posibilidad.

John Seibel es consultor de la oficina de la MLB en
el pais. Especialista en programs de desarrollo y
capacitacion, es fundador y director de la empresa
Entrena.

Lou Mel6ndez es vicepresidente de Operaciones
Internacionales de la Major League Baseball. Abo-
gado de profesi6n, con studios en la Universidad de
Rutgers.

Ronaldo Peralta ocupa la posici6n de Senior Ma-
nager de la oficina de la MLB en la Republica Domi-
nicana. Es ingeniero industrial con una maestria en
Administraci6n de Empresas.


64 GLOBAL





[4jv 145iu (z


PUNTA PALMER
S Lujo frente al mar *


Disfrute el placer de vivir frente al mar en Punta Palmera. Ubicado
privilegiadamente en una de las espectaculares playas de Cap Cana y a s6lo
unos pasos de la marina mas complete y modern del Caribe. Esta exclusive
colecci6n de condominios, redefinird el concept actual del lujo caribefio.

Venga y descubra su nuevo hogar en el pr6ximo gran destino del mundo.

Informaci6n y Ventas: 809-CAP-CANA (227-2262) (RD)
1-800-785-2198 (EUA) WWW.CAPCANA.QOM
Financiamiento sujefo a autorizaci6n de cr6dito.


CAP C ANA
REPUBLICAN DOMINICANA


=ed 20% de' donpamn y fiacainoe S ispnbealrop





Hidde Morrison


Las TIC en la educaci6n


a distancia

La teleeducaci6n que utiliza las TIC se orienta hacia el desarrollo de metodologias
alternatives para el aprendizaje de alumnos de poblaciones distantes o que estan
limitadas por su ubicaci6n geogrifica, la calidad de la docencia o el tiempo disponible,
a la vez que aporta conocimiento, capacitaci6n y educaci6n al sistema educativo, al
empresariado y a la sociedad en su conjunto.


Apesar de que por muchos afios la teleeduca-
ci6n o educaci6n a distancia se dictaba ex-
clusivamente por correspondencia a trav6s
del correo traditional, el advance de las TIC junto a la
popularizaci6n de Internet ha revolucionado el mundo
de la informaci6n en los filtimos afios, y el campo de
la educaci6n no ha permanecido al margen de la ex-
plosi6n de la "sociedad de la informaci6n". El impact
de Internet en la sociedad actual esta cambiando to-
dos los Ambitos de nuestra vida afectando a la forma
en que trabajamos, nos divertimos, nos relacionamos,


aprendemos, y un largo etcetera. Por ello, la ensefian-
za tambi6n avanza hacia un modelo que se aleja de
la "clase magistral" como base de la ensefianza, en la
que la figure del professor era el centro del sistema, y se
dirige hacia un modelo que fomenta la participaci6n
del alumno como medio fundamental del aprendizaje,
en el que el professor ejerce de guia de conocimientos.
La teleeducaci6n es una formula excelente para poner
en prActica este modelo de formaci6n en un future no
muy lejano, pues la educaci6n del siglo XXI puede no
tener nada que ver con la del siglo XX, por lo menos


66 GLOBAL


7 4.



W











en cuanto a la forma de impartirse utilizando las
muevas tecnologias.

Aplicaciones de la teleeducaci6n
La teleeducaci6n puede aplicarse a trav6s de la
utilizaci6n de diversas herramientas tecnol6gi-
cas que proven las TIC, las cuales permiten el
desarrollo de campus virtuales, aulas virtuales,
autoaprendizaje, bibliotecas electr6nicas o vi-
deoconferencia con el professor. Uno de los aspec-
tos clave de la teleeducaci6n es la elecci6n de las
herramientas utilizadas, tanto para el access a
la informaci6n, como para el disefio y desarrollo
de los cursos. La enorme proliferaci6n de instru-
mentos, debido a las posibilidades que ofrecen las
nuevas tecnologias, hace que este problema se
dificulte ain mis. De forma general, las aplica-
ciones empleadas en teleeducaci6n pueden estar
definidas en funci6n de:
1. Web. Internet ha experimentado un creci-
miento exponencial en estos afios, convirti6ndo-
se en un gran almac6n de informaci6n. Existen
miles de bases de datos disponibles, peri6dicos,
tutoriales, informaci6n t6cnica, empresarial,
catilogos, etcetera. Toda esta informaci6n dis-
ponible -en la mayor parte de los casos gratuita-
convierte a Internet en una gigantesca biblioteca
en continue crecimiento. Todo lo anterior hace
que sea necesaria la existencia de alg6n meca-
nismo de navegaci6n y ordenaci6n que permit
evitar, en la media de lo possible, la desorien-
taci6n del usuario, que se suele ver saturado de
informaci6n. La web o www (World Wide Web)
es el sistema de navegaci6n mis utilizado. El
lenguaje HTML (HyperText Markup Language)
es el usado para la elaboraci6n de las pAginas
web. Su mayor cualidad es su capacidad de de-
finir enlaces a otros documents, facilitando la
tarea de navegaci6n. La facilidad de creaci6n de
piginas web, la proliferaci6n de herramientas
de desarrollo y la popularizaci6n de los browsers
o navegadores hacen de la web la herramienta
fundamental de transmisi6n de conocimiento en
los cursos de teleeducaci6n. En el Ambito de la
teleeducaci6n, la web se utiliza tanto para publi-
car el material del curso en format electr6nico,
como para la realizaci6n de ejercicios de au-


toevaluaci6n online, publicaci6n de informaci6n
relative al curso, etcetera.
2. Correo electr6nico. El correo electr6nico se
ha convertido en una herramienta de tremenda
utilidad a la hora de comunicarse con otros usua-
rios. En el Ambito de la teleeducaci6n, el correo
electr6nico se utiliza bAsicamente como medio de
comunicaci6n entire alumnos y entire alumno-pro-
fesor. La posibilidad de adjuntar ficheros dota al
e-mail de una capacidad de transferencia de docu-
mentos muy util.
3. Listas de correo. Las listas de correo son
una de las posibilidades que ofrece el correo elec-
tr6nico, por lo que podrian incluirse en el apar-
tado anterior. Las listas de distribuci6n favorecen
la resoluci6n de dudas de los alumnos, ya que las
preguntas planteadas particularmente por alguno
de ellos pueden ser conocidas por todos, asi como
la soluci6n dada por el professor, por lo que son
muy tiles en el Ambito de la teleeducaci6n.
4. Chat. El chat (charla) posibilita la comunica-
ci6n de texto en tiempo real entire various usuarios.
En el ambito de la teleeducaci6n el chat se utiliza
fundamentalmente para la realizaci6n de tutorias
online en tiempo real, la realizaci6n de debates y
ejercicios colectivos, etcetera.
5. Foros de discusi6n. En Internet, un foro
es un conjunto de mensajes relacionados con un
cierto tema. Los usuarios pueden ver los mensajes
y enviar los propios, que a su vez quedan visible
para otros usuarios del foro. Es una herramienta
asincrona porque los usuarios no tienen que coin-
cidir en el tiempo para enviar y leer mensajes, el
software del foro guard los mensajes para que
puedan ser leidos en cualquier moment por los
usuarios. Al igual que las listas de correo, pue-
den utilizarse en teleeducaci6n como medio de
resoluci6n de dudas. Ademis, se pueden tratar y
discutir temas de interns introducidos por el pro-
fesorado o sugeridos por los alumnos.
Existen muchas otras aplicaciones y herramien-
tas empleadas por los alumnos de teleeducaci6n,
algunas de las cuales son especificas de la temAtica
del curso. Una de las herramientas mas utilizadas
es la videoconferencia, herramienta que puede
resultar muy 6til en determinadas circunstancias
pues permit la interacci6n e intercambio a traves











de cAmaras de video y fomenta la discusi6n entire
las parties.
Partiendo del hecho de que "toda persona
tiene derecho a la educaci6n" (Declaraci6n Uni-
versal de los Derechos Humanos, Art. 26, 1948),
el uso de las TIC en la educaci6n y, mas auin, en
cl sistema educativo, es fundamental para hacer
realidad cse prop6sito y potenciar la educaci6n a
distancia y haccr mas eficiente el sistema educa-
tivo, permitido la incorporaci6n de las TIC en las
escuelas dentro del process de capacitaci6n de los
alumnos, tan necesario en la sociedad actual. La
educaci6n a distancia apoyada en las tecnologias
de la informaci6n puede tener importantes venta-
jas para los estudiantes, fundamentalmente como
complement de los sistemas tradicionales de en-
sefianza. AdemAs, para los profesores facility el
acceso a materials educativos y el intercambio
de conocimientos con otros docentes.
En particular, permit acercar la educaci6n a
grupos excluidos, ya que tanto en las sociedades
mis desarrolladas como en aquellas en desarrollo
se presentan algunos grupos que por limitacio-
nes econ6micas u otras no pueden acceder a los
servicios que la sociedad ofrece al resto. En esas
condiciones, una adecuada utilizaci6n de las TIC
en el campo de la educaci6n mejoraria la educa-
ci6n en zonas rurales y llevaria el conocimiento
a miles de personas de forma mas eficiente, rAi-
pida y efectiva, pues el acceso a la formaci6n y
a la educaci6n puede ayudarles a su desarrollo y
es un factor determinante para que salgan de su
marginalidad.

En el sector privado
Las empresas estan comenzando a incorporar la
educaci6n a distancia o el aprendizaje electr6nico
', -.,'..,,,/:'_ dentro de los recursos de capacitaci6n
de sus empleados. Esto permit que con cualquie-
ra de las herramientas que brinda la tecnologia
se puedan realizar jornadas de formacion de re-
cursos humans del sector empresarial en temas
y competencia que son fundamentals para sus
operaciones, haci6ndolo de forma masiva, en un
tiempo record y con la posibilidad de disponer de
informaciones en format digital en una compu-
tadora, que puede ser enviada a otros empleados,


fomentando asi el flujo de conocimientos. La te-
leeducaci6n es una herramienta del empresariado
que permit el desarrollo de programs de capa-
citaci6n adaptados a las necesidades del negocio y
desarrolladas acorde con las caracteristicas de la
organizaci6n.

Ventajas
Es important resaltar las ventajas que presen-
ta la teleeducaci6n frente a otras opciones; por
ejemplo, frente a la ensefianza presencial y la en-
sefanza a distancia "clAsica", pues ademas de las
derivadas de ser un sistema que puede realizarse
a distancia (ventajas de la ensefianza a distancia
traditional), las principles ventajas de la teleedu-
caci6n tiene sus raices en la potencia, facilidades
y posibilidades pedag6gicas que las nuevas tecno-
logias ponen a nuestra disposici6n:
Una forma de acceder a la informaci6n mas
inteligente y eficaz.
Una personalizaci6n del aprendizaje, aten-
diendo a las distintas capacidades, conoci-
mientos e intereses de cada alumno.
Acceso a la informaci6n para personas ais-
ladas geogrAficamente o con dificultades fi-
sicas, aprovechando las ventajas de Internet
y las redes de computadoras. Esto propor-
ciona la creaci6n de un mercado global en
el que las instituciones tradicionales com-
petirAn con las nuevas iniciativas piblicas y
privadas.
El uso de las nuevas tecnologias no s61o per-
mite que la ensefianza no est6 anclada en
una determinada localizaci6n geogrifica,
sino que, ademas, ofrece la posibilidad de
acabar con la localidad temporal. Los cursos
de teleeducaci6n pueden ser realizados en
cualquier period de tiempo.
La tecnologia web permit el acceso a infor-
maci6n dispersa en la red. Los mecanismos
de hipertexto facilitan distintas formas de
navegaci6n y el desarrollo de nuevos len-
guajes (XML, SMIL, MathML) extenderA las
posibilidades de las aplicaciones web (como
soporte de tutoriales, bibliotecas digitales,
foros de debate, mecanismos de navegaci6n,
etcetera).


68 GLOBAL



































Los contenidos y materials docentes se pue-
den actualizar constantemente, atendiendo
a los cambios en la material impartida, a las
necesidades de los alumnos, etcetera.
La tecnologia multimedia ofrece distintas
formas de presentar el conocimiento: texto,
imigenes, voz, video, simulaciones, etcetera.
La realidad virtual permit la creaci6n de
interfaces atractivas para el alumno y la posi-
bilidad de similar experiencias que de otro
modo resultarian caras, peligrosas o poco
accesibles para el estudiante.

Inconvenientes
La teleeducaci6n tambien present ciertos incon-
venientes, algunos de ellos derivados de los pocos
afios de existencia de esta opci6n tecnol6gica y
de la incorrect concepci6n de la teleeducaci6n.
Es por ello que existen algunos inconvenientes o
elements que deben tomarse en cuenta al imple-
mentar un sistema de teleeducaci6n, para el 6xito
y efectividad del mismo:
El uso de Internet como medio fundamental
de transmisi6n de informaci6n tiene los pro-
blemas t6cnicos que la red present actual-
mente: escasez de ancho de banda, elevados
costs de conexi6n, etcetera.
La teleeducaci6n present la aparente falta
de contact human entire los diferentes ac-
tores del sistema (alumnos y profesores). Sin


embargo, el contact, utilizando las nuevas
tecnologias, puede ser mis productive y hu-
mano que el presencial. Ni un curso a dis-
tancia deja toda la responsabilidad en manos
del alumno, ni un curso presencial estf ba-
sado unicamente en el encuentro profesor-
alumno.
* La teleeducaci6n tiene actualmente el pro-
blema de que existe una cierta falta de con-
fianza por parte del colectivo de profesores
en utilizar las nuevas tecnologias para im-
partir sus classes.
* Se tiene la incorrect tendencia a pensar que
la teleeducaci6n se limita a imitar las classes
presenciales utilizando los medios de los que
se dispone. Los diferentes actors involucra-
dos (alumnos y profesores) deben afrontar la
teleeducaci6n no como un modo de imitar
la ensefianza traditional, sino como una
nueva forma de aprendizaje, aprovechando
las nuevas capacidades que ofrecen las re-
des de informaci6n y cambiando la forma
de ensefiar actual, con el alumno tomando
una parte mas active en su process de for-
maci6n, no s6lo actuando como mero re-
ceptor de informaci6n, sino tambiin como
investigator. Es decir, la teleeducaci6n re-
quiere una nueva metodologia en el process
de ensefiar que necesita tiempo para desa-
rrollarse.


JAL-
JIER
RTEE
]EL
















/-





ii'


Sin lugar a dudas que la teleeducaci6n sera la
nueva forma en la que se desarrollarA el process
de ensefianza-aprendizaje, y gracias a las TIC seri
possible llevar el conocimiento a todos los niveles
y zonas geogrAficas, teniendo bien present que
para aprovechar todas las ventajas de este siste-
ma, el profesorado, el sistema educativo en su
conjunto y la sociedad deben estar al tanto de las
nuevas tecnologias y deben ser formadas para po-
der aprovechar sus nuevas capacidades.


Hiddekel Morrison es ingeniero en Electr6nica y
Telecomunicaciones con maestria en Administraci6n
y especialidad en Telecomunicaciones en la Univer-
sidad de Wisconsin, Estados Unidos. Es consultor en
Tecnologia de Informaci6n y Comunicaciones de di-
versas empress e instituciones y professor universita-
rio. Ha publicado varias investigaciones y articulos y
es autor del primer y inico libro sobre la historic de las
telecomunicaciones en la Repiblica Dominicana: Las
telecomunicaciones en la Republica Dominicana: origen,
evolucion e impact en el desarrollo econdmico.


Bibliografia
Association for the Development of Education Working
Group on Distance Education and Open Learn-
ing (WGDEOL), Distance Education and Open Learning.
A Literature Survey on Policy and Practice, Febrero de
2002.
Commonwealth of learning, Emerging 7Tends on Develop-
ment on School Networking Initiatives-Perspective on Dis-
tance Education, 2004.
Hawkins, Robert J., Ten Lessons for ICT and Education in
the Developing World. World Links for Development
Program. The World Bank Institute.
Hernes, Gudmund, The new century: societal paradoxes and
major trends, Unesco, 2003.
Intel Educar para el Futuro, Propuesta Curricular.
International Institute for Educational Planning, Educa-
tion and equity in Latin America. Newsletter, enero-
marzo de 2005.
Oz, 1l .1.. i .. .. de sistemas de informacin. Editor
Prentice Hall, Segunda Edici6n. M6xico, 2001.
Unesco, The Virtual University and e-learning. unesco.org/iiep/virtualuniversity/home.php>


70 GLOBAL


.*
.;,:
~t: ~~
~







Es Simbolo


De Crecimiento


Mas de treinta ahos ofreciendo cada vez las mejores varillas corrugadas,
lisas y redondas al sector de la construcci6n.
Tres d6cadas aportando nuestra experiencia al mercado national
e international sin ninguna reclamaci6n.
Para informes y cotizaciones IlImenos a los:
809-960-0020/809-960-0000 ext. 4505 y 2403,
desde el interior sin cargos 1-809-200-1820



ID
METALDOM
Simbolo de Calidad















TEMAS DE GENERO:
ENFASIS Y PRIORIDADES

Este ensayo present una breve panordmica de los debates prioritarios sobre genero
en la Repiblica Dominicana, tomando como marco los process desarrollados en
America Latina y el Caribe. En un esfuerzo que no pretend ser exhaustive, se perfilan
los enfasis y prioridades actuales, al tiempo que se resenan los contextos que han sido
dc.- i.ti-i -in -i rl t'- en la definici6n de los mismos.


Carmen Lisa Figuiras Pri













El debate sobre g6nero en
S America Latina y el Caribe

1.1 El context politico y socio-economico
inmediato
El actual context politico-econ6mico latinoame-
ricano, perfilado desde la d6cada de los noventa,
present un panorama sustancialmente diferente
al vigente durante las d6cadas anteriores y result
crucial como marco de definici6n de las priorida-
des de g6nero en America Latina.
En el piano econ6mico, esta d6cada, cuyos ras-
gos generals guardian vigencia en la actualidad,
estuvo marcada por el acrecentamiento de las po-
liticas neoliberales de tendencia hegem6nica y la
consolidaci6n de los process globalizantes ace-
lerados por el auge de las comunicaciones, junto
con realidades como el crecimiento de los indices
de pobreza a escala mundial y la permanencia de
las desigualdades sociales, political y econ6micas,
cuya superaci6n es imprescindible para acceder a
niveles de desarrollo.
La paradoja del modelo neoliberal, fundamen-
tado en la economic de libre mercado, consisti6
en atentar contra los principios democrAticos y
ciudadanos que necesita garantizar en aras de
su propia supervivencia o, al menos, en aras del
disfrute de una plataforma de paz social que po-
sibilite su propio desarrollo. En otras palabras,
necesita garantizar la democracia, entendida en
amplia dimension, como el derecho a participar
no s6lo de libertades ciudadanas, sino tambien
de oportunidades de acceso al bienestar material
y garantias de calidad de vida. Sin embargo, la
vocaci6n del modelo parece expresarse mAs bien
en la concentraci6n de la riqueza en sectors he-
gem6nicos, la ampliaci6n de la brecha social y el
aumento de la pobreza y la exclusion de los servi-
cios sociales a las mayorias.
La globalizaci6n, por su lado, trasciende el
piano econ6mico (ya en si asim6trico) y se traduce
tambi6n en los pianos cultural, social, politico y
otros, con los beneficios y desventajas que ello im-
plica. De esta forma, no solamente se globalizan
las expresiones artisticas y culturales, el acceso a
recursos de multiple naturaleza, a educaci6n e
informaci6n, sino tambi6n enfermedades como el


Los filtimos encuentros internacionales del movimiento de
mujeres acogieron como prioridad el debate antineoliberal y el
debate sobre democracia.

VIH/SIDA, el trifico de drogas, la prostituci6n, la
trata de mujeres, la delincuencia.
De manera que las political neoliberales han
obligado al debate prioritario en torno al comba-
te contra la pobreza. El crecimiento de los indices
de pobreza a escala mundial y la permanencia de
la exclusion y las desigualdades, que se deben su-
perar en aras del desarrollo, han obligado, a su
vez, a realizar debates sociales muy especificos en
las ireas de equidad de g6nero, medio ambiente,
derechos humans y otras.
La globalizaci6n, por su lado, nos ha obligado
a revisar las estrategias y m6todos y a explorer








































De una forma muy especial, la lucha contra el feminicidio estA present en toda Am6rica Latina.


altcrnativas que garanticen impacts de carActer
macro a travds de la articulaci6n y el impact en
la definici6n de political globales.
En la media en que tambidn los debates prio-
ritarios de g6nero son cada vez mas influidos por
la intcrnacionalizaci6n, el movimiento de muje-
res' y, sobre todo, el movimiento feminist, ha
dcbido institucionalizarse y acoger las nuevas
estrategias. Se ha iniciado un dialogo con los
centros de poder, tanto en los Ambitos nacionales
como internacionales.

1.2 Las prioridades actuales en America
Latina y el Caribe
En este scntido, podemos identificar tres marcos
gcncrales a partir de los cuales se general las ac-
tuales prioridades:

A) El modelo neoliberal
Los inicios del prcscnte siglo han constituido un
espacio dc continuidad y consolidaci6n de las
political neoliberales en un marco globalizante y
de las logicas mencionadas que 6stas general. En
consecuencia, las prioridades en el debate del mo-


vimiento de mujeres en America Latina duran-
te la decada de los noventa, y en la actualidad,
resultan altamente coherentes con los process
globales que afectan a Amirica Latina y con las
repercusiones sociales de los mismos en sus pobla-
ciones femeninas.
En sintesis, se identifican los siguientes ejes
prioritarios:
Anilisis, movilizaci6n y biisqueda de
alternatives y mecanismos de supervi-
vencia frente a la globalizaci6n neoliberal.
Estas prioridades han sido expresadas desde me-
diados de los noventa en el marco de Beijing+5 y
en la "Marcha Mundial de las Mujeres", uno de
los espacios de articulaci6n contempordneos de
mayor relevancia de este movimiento, asi como
en events mundiales como las manifestaciones
de Seattle y el Foro Social Mundial.
Los dos ultimos encuentros internacionales
del movimiento de mujeres (Costa Rica, 2002 y
Brasil, 2005) acogieron como prioridad el debate
antineoliberal y el debate sobre democracia.
Militarismo y guerra. Prioridad asumida
fundamentalmente en algunos paises centroame-


74 GLOBAL













ricanos afectados por situaciones de conflict ar-
mado de diverse indole.

B) La influencia de las prioridades de los
organismos internacionales y de coopera-
ci6n al desarrollo
Con frecuencia los debates prioritarios del movi-
miento de mujeres estin influenciados o han re-
sultado coincidentes con las prioridades definidas


A pesar de los logros alcanzados

persisten deficit importantes en

cuanto a derechos humans de

las mujeres.


por los organismos internacionales de coopera-
ci6n. Y es que 6stos tambi6n tienen identificados
los efectos del modelo econ6mico en las poblacio-
nes de mujeres de Latinoamerica, reconocidas por
Naciones Unidas desde la d6cada de los ochenta
como las mis pobres de entire los pobres.2
Mas aun, ya desde finales de esta d6cada, en
el anMlisis de la relaci6n entire poblaci6n y po-
breza, las mujeres fueron muy tempranamente
identificadas como parte possible de la soluci6n
en el marco de una estrategia de capitalizaci6n
de los talents propios de su rol social tradicio-
nal como gerentes de la miseria y la precariedad
a trav6s de su trabajo y compromise familiar-
comunitario.
De manera que, aunque posicionados des-
de enfoques ideol6gicos y analisis diferentes, los
organismos internacionales y el movimiento de
mujeres han tenido moments de coincidencia en
temas y prioridades impostergables, que el mismo
movimiento habia develado y posicionado en las
discusiones de las convenciones internacionales
realizadas a lo largo de tres decadas.

C) La persistencia de inequidades en los
derechos de las mujeres y el recrudeci-
miento del conservadurismo.


Un tercer element a considerar en relaci6n con
los debates latinoamericanos contemporaneos es
el hecho de que, a pesar de los logros alcanzados,
persisten deficit importantes en cuanto a dcrechos
humans de las mujeres, situaci6n agravada por
la ola conservadora fundamentalist recrudecida
a partir de mediados de los ochenta y traducida
en presiones y limitaci6n de recursos para traba-
jar tcmas censurados por estos sectors, como,
por ejemplo, dcrechos y salud sexual y
reproductive.
Esta oleada identifica algunos frentes
i, claros. Por un lado, los fundamentalis-
mos (islamicos, religiosos, de g6nero,
culturales, etc.). Por otro, la actual gcs-
ti6n gubernamental norteamericana y
las posiciones del nuevo papa, ambos
en temas fundamentalmente relaciona-
dos con los derechos y la salud sexual
y reproductive femenina, de mancra
especifica, oposiciones al divorcio, al uso de me-
todos anticonceptivos, al uso de condones en la
prevenci6n del VIH/SIDA y otros aspects que
contrastan con los dramAticos indices mundiales
de morbi-mortalidad en estos temas.
Estas corrientes se manifestaron fuertemente
en la Conferencia de Poblaci6n de El Cairo (1992)
y en la IV Conferencia Mundial (Beijing, 1995).
Ante este fen6meno, el debate sobre los de-
rechos y la salud sexual y reproductive se ha
fortalecido en el movimiento de mujercs. Las
prioridades en cl debate se han focalizado en los
siguientes aspects:
Ampliaci6n de derechos ciudadanos,
democriticos y participativos. Dc mancra
especifica, las siguientes ireas de participaci6n
political y ciudadana:
Acceso a las instituciones, a cargos publicos,
a espacios de decision.
Posibilidad de incidir en political nacionales
y en political de organismos internacionales.
Fomento de la participaci6n political de las
mujeres.
Demanda de "cuotas" en elecciones congre-
suales, municipales e internal de los partidos.
Incorporaci6n de mujeres del movimiento en
espacios gubernamentales.












Impacto en las political
piiblicas. Buscando incidir en Sintesis d
los espacios de dcfinici6n, elabo- de Americ
raci6n, implementaci6n y segui- Areas de accii
miento de las political sectoriales Violencia contra
con miras a garantizar la incor- Derechos -1111:
poracidn de la equidad de g6nero Salud sexual y r
en estos process. Derechos de nii
Reformas legales. Enten- iscrimincin
Discriminacion c
dicas como cambio en normas,
Familia
legislaciones y procedimientos de
aplicacion. -
Salud sexual y reproduc- Prostituci6n/Tr6
tiva. De mancra especifica: Desarrollo comL
a) Despenalizaci6n del aborto. Mujeres despla:
En muchos paises latinoamerica- Politicas public
nos, este constitute un tema de Desarrollo sosti
prioridad debido a la alta tasa de VIH SIDA
mortalidad por abortos realiza- Discriminacion
dos en condiciones inadecuadas. Comunicacion/l
b) Violencia contra las mu- Ecologia y medi
jeres. Tema present en las dis- Mujer ytrabajo
cusiones y en el trabajo de la
Migracion
mayoria de las organizaciones Drogas
Drogas
del movimiento de mujcres en
Gestion municipal
toda Am6rica Latina y el Ca- Gtn munici
. Paternidad/Patt
ribe, pero tambi6n entire las Pat
prioridades de los organismos Gasto pblico y
intcrnacionales, de los organis- Juventud
mos privados de cooperaci6n Vejez
al clesarrollo, de las academias Microempresas
y de las instituciones guberna- Desarrollo pers
mentales para el desarrollo de Total
la mujer. De mancra especial,
la lucha contra el feminicidio
tienc prioridad. En este sentido,
las acciones se conccntran en servicios medicos,
psicologicos y legales para las victims de la vio-
lencia; prevenci6n/concienciaci6n e informaci6n
ciudadanas; levantamiento estadistico; y legisla-
ci6n contra la violencia de g6nero.
En los siguicntes cuadros se recoge una sinte-
sis de las principles areas de trabajo de 347 ONG
del irca de la mujer de Am6rica Latina y el Ca-
ribc, asi como de prioridades de 11 organizacio-
nes de mujeres de character regional de Am6rica
Latina y el Caribc.3


e prioridades de organizaciones de mujeres
a Latina y el Caribe


6n prioritarias
las mujeres (dom6stica, sexual, emotional, fisica)
, .- ,,-,,-i:in:,:. de las mujeres
eproductiva/Derechos reproductivos
os/as y adolescents
de g6nero/Cambio de patrons culturales y sociales


i:co 1:n '-i.U .i ii politica-social
fico de mujeres/Turismo sexual


Frecuencia
315
141
124
50
26
23
13
12


18


6
3


nitario/Organizaci6n popular/Fortalecimiento institutional 10 1.2
zadas/Paz/Conflicto armado 9 1.1
is 7 0.9
enible 7 0.9
7 0.9
racial 6 0.7


nformaci6n
o ambiente


al
ernidad adolescent
presupuesto genero-sensitivo


5
4
4
2
2
2
2
1
1
1
1
1
776


onal


En ambos cuadros los temas relacionados con
los derechos de las mujeres, la violencia de g6ne-
ro, los derechos y la salud sexual y reproductive
y la democratizaci6n/ciudadania ocupan los pri-
meros lugares de prioridad, en coherencia con los
enfasis que sefialamos mas arriba.
En el caso de aspects como la incidencia en
political piblicas, mas de cien ONG confirman
que asumen este tema como estrategia de trabajo,
no como area, siendo uno de los 6nfasis mayores
en la actualidad. De igual forma, otras ONG asu-


76 GLOBAL


__














Prioridades de organizaciones regionales de mujeres
de America Latina y el Caribe

Areas de acci6n prioritarias Frecuencia %
Derechos humanos/Derechos de las mujeres 7 20
Violencia contra las mujeres 5 13.9
Salud sexual y reproductiva/Derechos reproductivos 4 11.2
Politicas publicas 3 8.4
Genero 2 5.5
Participacion politica-social 2 5.5
Movilizaci6n/Advocacy 2 5.5
Fortalecimiento del movimiento de mujeres 2 5.5
Globalizacion/Neoliberalismo 2 5.5
Discriminacion racial 1 2.7
Comunicaci6n/lnformaci6n 1 2.7
Desarrollo sostenible 1 2.7
Ecologia y medio ambiente 1 2.7
Nuevas tecnologias 1 2.7
Militarizaci6n 1 2.7
Juventud/Liderazgo 1 2.7
Total 36 100


men los temas de neo-liberalismo y militarismo
como trabajo de articulaci6n regional, por lo que
no aparece reflejado significativamente como tra-
bajo de program.

2. El debate en la Repiblica
Dominicana
La Rep6blica Dominicana ha compartido con el
resto de la region los rasgos generals de su deve-
nir econ6mico, asi como los perfiles generals de
las prioridades en el debate sobre g6nero.
Durante la d6cada de los noventa, la Republica
Dominicana vivi6, a la par que el resto de Am6ri-
ca Latina y el mundo, un agitado process de rees-
tructuraci6n econ6mica e institutional con miras
a posicionarse de cara a los nuevos requerimientos
de apertura de mercados e inserci6n global.
En el piano econ6mico, este process demand
iniciar el fortalecimiento y eficientizaci6n de su
aparato productive de cara a la competitividad.
En los pianos politico e institutional signific6
una revision amplia de su institucionalidad con


miras a su modernizacion, de
forma tal que constituyera una
zapata adecuada y funcional con
los nuevos requerimientos del or-
den mundial, siendo funcional no
s6lo en el piano econ6mico, sino
tambien intentando coincidir con
los requerimientos de democra-
tizaci6n y mayores garantias de
ciudadania.
En este sentido, sc profundiz6
y fortaleci6 el process de refor-
ma y modernizaci6n del Estado,
buscando no s6lo modernizar y
eficientizar al Estado mismo en
aspects operatives, sino tam-
bien al resto de la institucionali-
dad relacionada. De esta forma,
areas como el sistema judicial,
el sistema electoral, la gestion
municipal y otras, fueron ob-
jeto de significativas reforms
desarrolladas en un marco de
descentralizaci6n, voluntad de
apertura a mayor participacion


de la ciudadania y apertura a la inclusion de
nuevos aspects, enfoques e intereses sectoriales
en la reform.
Tanto en relaci6n con las reforms de caricter
econ6mico como con las reforms politico-insti-
tucionales, los organismos internacionales de co-
operaci6n al desarrollo, y de manera significativa
las Naciones Unidas, jugaron un rol important
como estimulo politico y apoyo econ6mico. A di-
ferencia de la d6cada de los ochenta, en la que
el Estado no constituia un depositario legitimo
y confiable como canalizador de los process de
desarrollo para la cooperaci6n international, en
esta d6cada esta instituci6n es considerada como
interlocutora necesaria para viabilizar los cam-
bios demandados por el nuevo orden.
De manera que la cooperaci6n international,
en sus diversas modalidades, ha constituido la
mis significativa plataforma de sustento del tra-
bajo de equidad de g6nero en el pais, definien-
do las formas de concreci6n del movimiento de
mujeres en la modalidad institucionalizada de












ONG, con las ventajas que esta modalidad su-
pone, pero tambien con desventajas colaterales
relacionadas con la autonomia en la definici6n
de las agendas de trabajo en virtud de la depen-
dcncia dc fondos.
Los debates y temas prioritarios de g6nero,
aunque con enfoques y 6nfasis diferenciados se-
gun su origin (cooperaci6n, estado o movimiento
de mujcrcs), se han ido "unificando", y se ha ido
dificultando el trabajo en temas pol6micos, fun-
damcntalmente pertenecientes al marco de los
derechos sexuales y reproductivos. Estos aspects
sc han relegado para concentrar los esfuerzos en
agendas comunes product del consenso.
El balance dc los noventa sobre prioridades
y logros en temas de genero es, sin embargo, al-
tamcnte positive y, quizas, la d6cada de los no-
venta represent el espacio de concreci6n de los
mayores logros hasta el moment alcanzados en
equidad de g6ncro. Un balance en el aspect de
normativas y leyes arroja el siguiente panorama:

* En el ambito civil
* Lcy sobre Divorcio (modificaci6n de 2003).
* Ley No. 1896 sobre el Seguro Social.
* Ley General de Salud de 2001.
* Ley 8-95 sobre Lactancia Materna.
* C6digo de Trabajo (1992), Ley 116/92. Susti-
tuci6n y modificaci6n del C6digo con leyes Nos.
4099 de 1955 y 103/99 de ese afio.
* La Ley 66-97 de Educaci6n.
* Ley 55/97 sobre Reforma Agraria.
* Ley 14-94 que crea el C6digo para la Protec-
ci6n de Nifios, Nifias y Adolescentes.
* C6digo de Comercio. Modificaciones y disposi-
ciones de Ley 3-02 de 2002.

* En el ambito penal
* Ley 24-97 sobre Violencia Intrafamiliar.
* Ley 605-95 de ratificaci6n de la Convenci6n ce-
lebrada en Bclem Do Para.
* Ley 88-03 sobre Casas de Acogidas o Refugios.
* Ley 136-03. Nuevo C6digo del Menor, de agos-
to de 2003.
En cl ambito politico
* Ley Electoral No. 275-97 modificada por las
leyes 12-00 y 2-03.


* Ley 13-2000 que modifica la Ley 3455 de 1952
sobre Organizaciones Municipales. La Ley 12/00
de 2000 modifica su articulo 68.

* En t6rminos administrativos y de politi-
cas puiblicas
* Ley 86-99 que crea la Secretaria de Estado de
la Mujer.
* Formulaci6n del Plan Nacional de Equidad de
G6nero (PLANEG).
* Ley 61-93; declara el 25 de noviembre como
Dia de la No Violencia contra la Mujer.
* Decretos 68-94 y 66-95 que crean el Comit6 de
Mortalidad Materna y la Comisi6n de Coordina-
ci6n y apoyo a la Cuarta Conferencia Mundial
sobre la Mujer.
Para finalizar es necesario, sin embargo, se-
fialar que afin la mayoria de estos logros resul-
tan de caracter formal y son normativos. Desde
el punto de vista de su implementaci6n queda
un largo trecho por recorrer. Los mayores obstA-
culos identificados para que estas reforms juri-
dicas y normativas conecten orgAnicamente con
el cotidiano operar de lajusticia y de la gerencia
de los process sectoriales se relacionan con tres
elements:
a) Resistencias culturales e ideol6gicas de los
actors involucrados en los process.
b) Desinformaci6n que impide la toma de con-
ciencia sobre la problemAtica y el cambio de pa-
trones culturales largamente sostenidos.
c) La poca garantia de continuidad de los pro-
cesos iniciados a causa de una todavia dlbil insti-
tucionalidad de las estructuras del Estado.

2.1 Las prioridades actuales en el movi-
miento de mujeres dominicano
Pasando balance a los logros anteriormente re-
sefiados en el context de la pasada d6cada,
podemos identificar los principles infasis con-
temporAneos en temas y debates de g6nero, te-
niendo present que estos resultan insuficientes si
no son acompafiados por una incorporaci6n real
a las estructuras, procedimientos y process.
En t6rminos estratIgicos, las prioridades del
movimiento dominicano de mujeres han estado
puestas en:


78 GLOBAL

























































En muchos paises latinoamericanos, este tema es de gran prioridad debido a la alta tasa de
mortalidad por los abortos realizados en condiciones inadecuadas.


I~L


* La tecnificaci6n de las ONG como plataforma
para maximizar su impact y capacidad de ren-
dici6n de cuentas.
* La articulaci6n regional e international.
* La incorporaci6n e incidencia en los espacios na-
cionales e internaciones de decision de political.
* La interlocuci6n con organismos internaciona-
les de desarrollo y el Estado dominicano para el
establecimiento de consensus en torno a agendas
comunes.
* La transici6n de la ejecuci6n de proyectos en di-
versas areas a la incidencia en las political puibli-


sulta pertinent.
Tal como sefiala Paiewonski1, en paises mis
desarrollados la lucha se concentra en la "amplia-
ci6n" de los derechos democraticos y ciudada-
nos, sin embargo, en paises menos desarrollados
como el nuestro, la lucha debi6 centrarse en las
pasadas d6cadas y amin hoy dia, en la "consecu-
ci6n" de los mismos.
De manera que los principles debates estin
centrados en:
Reformas legales. Cambio en normativas,
legislaciones y procedimientos de aplicaci6n de
las mismas. De manera especifica, ocupan la


cas con miras a impacts de largo
alcance.
* La articulaci6n de iniciativas
con el Estado (en una estratcgia
que los mismos organismos de
cooperaci6n han alentado).
* Los servicios de consultoria
especializada al Estado y los or-
ganismos internacionales de co-
operaci6n, supliendo la ausencia
de dominio conceptual y expe-
riencia en g6ncro dcl Estado e,
inicialmente, de los propios orga-
nismos internacionales.
Por su lado, los Mnfasis del deba-
te han estado puestos en aspects
relacionados con la persistencia
de inequidades en cuanto a de-
rechos humans de las mujeres
y la necesidad de consolidaci6n
y reforzamiento de los derechos
ciudadanos, democraticos y de
participacion para las mujeres.
En este sentido, el movimiento de
mujeres del pais cerr6 filas con el
movimiento latinoamericano en
un esfuerzo por contrarrestar la
ola neo-conservadora. En la ac-
tualidad, continia focalizado en
estos debates, que posiblemente
ocuparAn el resto de la d6cada
en la media en que constituyen
logros que reci6n acabamos de
concretar y su consolidaci6n re-












atcnci6n las reforms del C6di-
go Penal (en agenda congresual
dcsde hace meses y amenazando
con retrocesos importantes en
logros consignados en el Area de
violencia de g6nero) y del C6digo
Civil.
SParticipaci6n political. En -
este sentido, los principles inte-
rescs estAn concentrados en los r J
siguicntcs aspects:
a) Fomento de la participaci6n .
political de las mujeres.
b) Formaci6n en g6nero y en
dcsarrollo de destrezas para el
ejcrcicio politico. Como estrategia
de empoderamiento y desarrollo
de habilicades en el ejercicio po-
litico personal.
c) Apoyo a las mujeres en
el derccho a una participaci6n
equitativa (derechos a elegir y
ser elegida). En cuanto a dere-
cho equitativo a la participaci6n,
apenas el pasado afio todos los
partidos politicos mayoritarios
dominicanos realizaron proce-
sos interns que redundaron en
modificaciones de sus estatutos.
El balance, sin embargo, en re-
laci6n con la apertura y equidad
de oportunidades para el acceso Antiviolencia: Iv
domestica.
de sus mujeres a posiciones, no
necesariamente fue positive. En
el caso del PLD, la discusi6n de las acciones favo-
rables a la participaci6n de la mujer fue relegada
en la discusi6n. En el caso del PRD y el PRSC fue-
ron discusiones meramente formales.
d) La demand de "cuotas" y su cumplimien-
to en elecciones congresuales y municipales. En-
tendida como la necesidad de presionar por una
elevacion de la cuota existente, asi como tambi6n
de vigilar el cumplimiento de la misma evitando
mecanismos de vulneraci6n a trav6s de la coloca-
ci6n de las candidates en posiciones no ganables.
c) La demand de "cuotas" y su cumplimiento
en elecciones internal de los partidos. Para esto,


eCw Ln~ -8~--~
~SL~C CI~~~IE~


RES


IL L..

me rJ


I*


liles de mujeres marchan cada afio en todos los paises en contra de la violencia



asi como para superar muchos otros vicios antide-
mocriticos largamente sostenidos en la practice
internal partidaria, la elaboraci6n de una ley de
partidos politicos podria constituir un mecanis-
mo important.
f) Financiamiento estatal de los partidos;
equidad en la distribuci6n internal. Ademds de
la necesidad de transparentar el financiamiento
public de los partidos a trav6s de la rendici6n
de cuentas, es necesario reglamentarlo mediante
la imposici6n de controls sobre months, areas
de gastos y, muy especialmente, equidad de g6-
nero en la distribuci6n internal de los partidos,


80 GLOBAL


"


y~4














de forma que ayude a salvar las brechas econ6-
micas entire los y las aspirantes a las candidatu-
ras, sobre todo en moments en que el costo del
ejercicio de la political, aunado a las practices
clientelares, limita la competitividad econ6mica
de las mujeres political.


* Trafico de mujeres.
Tema en el que se viene desarrollando un arduo
trabajo articulado entire la Secretaria de Estado
de la Mujer y un conjunto de ONG del pais con lo-
gros significativos pero siempre insuficientes ante
la dimension de esta problematica.


* Impacto en las political pfiblicas.
En cuanto a posibilidad de incidir en la defini-
ci6n e implementaci6n de las political nacionales,
de las political de los organismos internacionales
y acceso a espacios de toma de decisions.


* Salud sexual y reproductive y derechos
reproductivos de las mujeres.
De manera especial se prioriza el debate y traba-
jo en torno a la violencia contra las mujeres desde los
frentes de servicios m6dico, psicol6gico y legal a
victims de violencia, prevenci6n, concienciaci6n
e informaci6n ciudada.nas y levantamiento esta-
distico.
Los debates relacionados con las consecuen-
cias de la implementaci6n del modelo neoliberal,
globalizaci6n y apertura de mercados, a pesar de
ser prioridades en muchos paises latinoamerica-
nos, s61o han sido explorados d6bilmente en el
nuestro, pero no han pasado a former parte de la
agenda del movimiento en el pais.
Mientras, los temas sobre militarismo y con-
flicto armado pertenecen a realidades que nos
son ajenas, por lo que no son parte de las proble-
mAticas nacionales.
Por su lado, el tema de despenalizaci6n del
aborto es de gran interns para el movimiento de
mujeres del pais y se ha trabajado cada vez que el
mismo ha estado sobre el tapete national.

Carmen Luisa Figueiras Prim es psic6loga social
con especializaci6n en G6nero y Desarrollo y en De-
sarrollo y Relaciones Internacionales en el Caribe. Se


ha desempenado en la gerencia de programs y pro-
yectos sobre g6nero, desarrollo y political piblicas y
como docente en las areas de g6nero, negociacion y
toma de decisions, ciencias sociales y metodologia
de la investigaci6n.

Notas
' Referido al conjunto de instancias que dirigen su tra-
bajo hacia el desarrollo de las mujeres, tanto en cuanto
a la satisfacci6n de sus nccesidades practicess" (relacio-
nadas con la subsistencia) o "estrategicas" (relacionadas
con cambios politico-ideol6gicos y culturales, ademiis
de materialss. En el present texto se consider al "mo-
vimiento fcminista" mas centrado en cambios de carAc-
ter politico-estrat6gico, como parte del movimiento de
mujeres, aunque se hace referencia explicita al primcro
en ocasiones pertinentes.
2 Segun las Naciones Unidas, las mujcres constituyen cl
70% de los 1,300 millones de personas mAs pobrcs del
mundo. Program de las Naciones Unidas para el Desa-
rrollo (PNUD). Informe de Desarrollo Humano (1995).
SIsis Internacional (home page).
SPaiewonsky, Denise. "Institucionalidad, Organizaci6n
de Mujcres y Consolidaci6n estrategica". Gnero y Socie-
dad. Vol. 2 No. 2, septiembre-dicicmbre. INTEIC. 1994.
Santo Domingo.

Bibliografia
Artal Tur, Andrrs. Modelos de Desarrollo Econ6mico Lali-
noamericano y Shocks Externos: una revision histdrica.
Departamento de Economia, Universidad Polit6-
cnica de Cartagena (UPCT).
Barrig, Maruja. "Los malestares del fcminismo lati-
noamericano: una nueva lectura", Paigina Web de
Cholonautas. 2003.
Bosch Fiol, Esperanza, Victoria A. Ferrer Pdrez, Teresa
Riera Madurell y Rosamaria Alberdi Castell. Fe-
minismo social y feminismo academico, Universidad de
las Islas Baleares, grupo de investigaci6n "Estu-
dios de G6nero".
Briceflo Olivera, Ximena. El Movimiento Feminista
Hoy; Pasado, Prescnte y Futuro. monografias.com>.
Bustelo, C. Progresosy obstdculos en la aplicacidn de la Con-
vencidn para la Eliminacidn de Todas las Formas de Dis-
criminacion contra la Mujer, (pp. 31-55), La prolecci6n
international de los derechos de la mujer tras la Conferencia














de Pekin de 1995, Universidad Carlos III, Boletin
Official del Estado, Madrid, 1996.
Corrca, Veronica. "Lucha feminista". Kaos. 2005. osenlared.net>.
IFeijoo, Maria del Carmen. Alujer y Sociedad en Anmrica
Latina. Buenos Aires, CLACSO. 1991.
Figuciras, Carmen Luisa. "Feminismo en Republica
Dominicana; balances y perspectives". Genero y
Sociedad. Vol. 3 No. 2, septiembre-diciembre de
1995. INTEC. Santo Domingo.
Fontenla, Marta y Magui Bellotti. "Feminismo y Neo-
liberalismo". Modemujcr/Revista La Correa Femi-
nista, Buenos Aires, Argentina, 1997. 15"Jornada
sobre "FIcminismo y ncoliberalismo".
Garcia, Carmen Teresa y Magdalena Valdivicso. "Una
aproximaci6n al Movimiento de Mujeres en Am-
rica Latina; de los grupos de autoconciencia a las
redes nacionales y trasnacionales". Osal 45, afio VI
N" 18, septiembre-diciembre de 2005.
Gigi, Francisco. Crisis financier del sudeste asidlicoy los
impacts econdmicos, socialesy politicos sobre las mujeres.
Mujeres por el Dcsarrollo Alternativo para una
Nucva Era (dawn) /Asian Pacific Development
Centre (APDC).
G6mez Collado, Natalia. "Mujeres en China: Nubarro-
nes sobre la mitad del cielo". Institute Galego de
Analise c Documcntaci6n Internacional. Glooba-
lhoy No. 3-4, febrero de 2005.
Grupo de Trabajo Sobre Educaci6n e Igualdad de Ge-
nero. Taking action: Achieving gender equality and em-
powering women. org/reports/reports2.htm#02>.
Hcrnaindcz, I., "Igualdad, desarrollo y paz. Luces y
sombras de la acci6n international por los dere-
chos de las mujeres", Cuadernos de Trabajo, Num. 17,
Hcgoa, 1996.
Isis Internacional (Manila). Identijicacidn de los Principales
Problems de las AMujeres Asidlicas. 2000. www.apcwomen.org>.
L6pez, I., La dimension de genero de los derechos humans y
la cooperacion international. IUDC-UCM, La Catarata,
Madrid, 1999.
Luna, Lola G. La Otra Cara de la Politica: exclusion e inclu-
sidn de las mnujeres en el caso latinoamericano.
La relacidn de Ins mijeres y el desarrollo en Amirica Lalina:
apuntes histlricos de dos ddcadas (1975-1995). Barcelo-
na. 1998.


Moghadam, Valentine M.. D ... y expectativas del
feminism isldmico. Secci6n para la Igualdad de G6-
nero y Desarrollo de la unesco. Barcelona, 27 de
octubre de 2005.
Mojab, Shahrzad. "Teorizando la perspective political
del Feminismo islamico". Revista Lola Press. Pan
y Rosas. 14 de marzo de 2003. belion.org>.
Molina, Natacha. "La dificil relaci6n entire estados y
mujeres". Transiciones, Revista Isis Internacional.
1991.
N. Htun, Mala. "El Liderazgo de las Mujeres en Ameri-
ca Latina: Retos y Tendencias". New School Uni-
versity. Dialogo Interamericano. Agosto de 2000.
Neunold, B., Focus on Human Rights and Gender Justice,
Policy paper for the Beijing+10 and the mdg+5
Reviews, wide Austria.
Organizaci6n Internacional del Trabajo (OIT). "Mujeres
en Asia: Infrarremuneradas, subestimadas y sub-
empleadas". Revista de Ia OIT. Num. 32, diciembre
de 1999.
Paiewonsky, Denise. "Cavilaciones de una feminist
abatida. De crisis personales y political". Gineroy
Sociedad. Vol. 3 No. 2, septiembre-diciembre 1995.
INTEC. Santo Domingo.
-"Institucionalidad, organizaci6n de mujeres y conso-
lidaci6n estratigica". Generoy Sociedad. Vol. 1 No.
3, enero-abril 1994. INTEC, Santo Domingo.
Program de Desarrollo de las Naciones Unidas/Fondo
Arabe para el Desarrollo Econ6mico y Social. In-
forme del Desarrollo Humano Arabe, 2002. Observato-
rio de Conflictos, Argentina. com/obserflictos>.
Program de las Naciones Unidas para el Desarrollo
(PNUD). Informe de Desarrollo Humano. 1995.
Raevaara, Eeva y Susanna Taskinen. Las mujeres, la
political y los criterios de igualdad. Universidad de
Helsinki. ppa/wes/westext/wes251.html>.
Revista Academica de Relaciones Internacionales, Nium. 2 Ju-
nio de 2005, UAM-AEDRI, ISSN 1699-3950.
Salas, Maria. Una mirada sobre los sucesivosfeminismos.
The Middle East Media Research. Serie de Andlisis e In-
vestigacidn. No. 104, 24 dejulio de 2002.
Valcarcel, Amelia. La Politica de las Mujeres, Citedra,
Madrid, 1997. nales.info>.


82 GLOBAL


























S e -1e0 itga


0










Los Centros de Estudios de la Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo estan
compuestos por profesionales y tecnicos de mOltiples disciplines, que aportan voluntariamente
su esfuerzo con un alto respeto por la pluralidad ideol6gica y political de los demAs integrantes.


* Arquitectura, urbanismo y habitat Formaci6n empresarial
* Ciencia, tecnologia e innovaci6n Gesti6n del conocimiento
* Comunicaci6n Globalizaci6n
* Cultural Medio ambiente
* Democracia Relaciones internacionales
* Desarrollo rural Salud p6blica
* Dominicanos Seguridad y defense national
* Economia y desarrollo sostenible Estudios sociales
* Educaci6n Sociedad de la informaci6n




FUNGLODE
FUNDACION GLOBAL www.funglode.org
DEMOCRACIA Y DESARROLLO


- i O-






Las palabras


jos6 Rafae 0


ORLANDO GIL:
EL TESTIMONIO BIOGRAFICO DEL VIENTO


La pocsia es un torrente de aguas mansas que se
rcbelan. A su conjuro, el hombre cambia su cre-
do y su alma. Tras su sentencia, un remolino de
ilusiones de las ilusiones que quiebran la reali-
dad y la sublevan- levanta el polvo de sus ruinas,
de esas ruinas interiores que han sobrevivido al
peso del tiempo, de su oquedad, de sus vacios, de
su solcdad.
Creo que fue Borges quien sentenci6 que la
poesia nacia dcl dolor. Entiendo que tambi6n
nace y se nutre, fundamentalmente, de la memo-
ria. De la memorial vital y de la memorial ima-
ginaria, de esa ilusi6n de vida que la existencia
traslada desde el suefio hasta la poderosa vigilia
de la realidad.
"El amor es un poema enteramente personal",
decia Balzac. El hombre ama para sentirse duefio
de su cotidianidad y balancearse en los requiebros
de la dicha y el aliento de la trascendencia hu-
mana. El amor conjuga la vitalidad del ser, desde
su definici6n ontol6gica, con la sublimidad que
la propia existencia destina para los que exaltan
sus habcres y se sumergen en su plasma triunfal.
El amor es triunfo, aun cuando se contrarie en la
advcrsidad. Su rito es de victoria, aunque la mi-
scria humana rebote sus desafios y aleje la dicha
de su entorno.
Los grandes poetas se hacen en el amor,
y el amor no conoce de tiempo aunque si de


los ruidos soberbios y gelatinosos del dolor. El
poema es duelo y es dolor. El poema transmite
la herencia del dolor y combat el duelo de la
desesperanza, del trunco desafio de los suefios
que se quiebran, que se rompen, que se quedan
marchitos. "El afio que es abundante de poesia,
suele serlo de hambre", dijo Cervantes, como
queri6ndonos explicar ese raro espacio por don-
de el poema surge y crece, y vence la adversidad
del tiempo y sus ocasos.
Por eso, la poesia debe leerse como victoria,
y no como derrota. La poesia mueve el contorno
de la palabra, y la define. La hace realidad viva,
la devuelve a sus origenes cuando el Verbo se
hizo palabra y vision. El poeta romintico frances
Emile Deschamps definia a la poesia como "la
pintura que se mueve y la mfisica que piensa".
Y es en esa definici6n donde podemos encontrar
la vitalidad triunfal del poema, su destiny y su
trascendencia.
De aqui que el poema se mueve, habla y describe
desde la generalidad de sus acentos diferenciato-
rios, entire el amor y la memorial. Podriamos decir,
tal vez, tambi6n, entire el silencio, la soledad y la
ilusi6n. El verdadero poema transit estos espacios.
Pero la memorial y el amor, a nuestro juicio, son los
que construyen su plasma y su devenir.
La memorial se adentra en las sinuosas y tam-
bi6n plenas y sacudidoras esencias del ser, del ser


84 GLOBAL












y sus atributos, del ser y sus carencias, del ser y
sus olvidos, del ser y su construcci6n personal, di-
gamos humana y spiritual. Sin esa memorial no
puede construirse el poema, porque el poema es
vivencialidad, retorno, vuelta a los ejes primige-
nios, a los origenes de los vacios existenciales que
a todos nos conmueven y que retozan con nues-
tros episodios de vida.
Memoria es tribute a las esencialidades, a
todas, a las pobladas de nombres y suefios, a las
construidas sobre los haberes del tiempo, a las
gastadas por los afios vencidos, a las demolidas
por el deseo y las transformaciones humans.
Federico Garcia Lorca decia que "la creaci6n
pohtica es un misterio indescifrable, como el mis-
terio del nacimiento del hombre. Se oyen voces,
no se sabe de d6nde, y es initial preocuparse de
d6nde vienen". Creemos que esas voces vienen
de la memorial sumisa, de la memorial vicaria,
de la que juega con los suefios y los olvidos, pero
tambi6n de la que mantiene viva la llama del
tiempo, el quehacer vital que se qued6 prendido
en la solapa de nuestra intrahistoria, de nuestra
hoja de vida, enlazada -entrelazada- con los
vientos de fronda de nuestra biografia humana
y spiritual.
Y esa memorial se puebla de amores y miste-
rios: de misterios gozosos y de amores victoriosos.


Pero tambien, porque esta es la impronta de la
dinamica humana de la que el poeta se nutre,
de misterios vivenciales y, por tanto, colgados de
la barandilla del deseo y el desamor, y de amo-
res de afirmada vulnerabilidad que el tiempo se
encarga de ver morir, de ver desaparecer, de ver
extinguirse en la gravedad del tiempo y sus mi-
serias y olvidos.

Entre el amor y la memorial
Orlando Gil ha construido una poesia entire
el amor y la memorial, y por eso su obra poeti-
ca require atenci6n, porque esta cimentada en
ese devenir fragoso en que la historic personal se
contempla y se asume desde el amor y desde los
recuerdos del amor.
Orlando, hombre que naci6 y creci6 en la pro-
vincia, tuvo siempre una especial vocaci6n por
la poesia. Se sumergi6 en sus cauces y, con toda
seguridad, se recogi6 en sus sombras para gua-
recerse de los vientos voraces que transforman la
heredad y los suefios.
El poeta se hizo periodista politico -su colum-
na diaria en la prensa matutina dominicana es,
desde hace afios, una de las mas leidas y una obli-
gada consult cotidiana sobre los entresijos de la
political nacional- y, desde ese scenario, hizo un
nombre y una estela. Pero, en el fondo, bulle el


01


I rgnudo

e TAs^g


'7











poeta, que encuentra espacio en su agenda de
clescodificaci6n cotidiana de claves political (ha-
ber, sin duda, tan contrapuesto al del poema),
para regresar a su vocaci6n primera, y dejarse
llevar por los vientos -a veces voraces, casi siem-
pre irrefrenables- del poema y sus secuelas, del
poema y sus andanzas.
Y una andanza de memorial y de amor son los
poemas de Orlando Gil. Anotemos su bibliogra-
fia poetica. En 1977, hace casi 30 afios, public
su primer libro, Epidermis del camino. El trinsito se
inicia "hacia el coraz6n de la poesia". El poeta
naciente csboza en su primer poemario las coor-
denadas de su biografia humana, solamente para
dar cucnta de por qu6 asume la vocaci6n:
To que exlravie los pasos tras la prosa encendida
Alumbrando las tardes con la sentencia buena...

El "fcliz caminante que recupera el camino/
con cl humo y los fuegos de las batallas pendien-
tes" se sabe poeta y se acoge a sus designios, en
medio de las variables turbadoras del viento fuer-
te de una 6poca politicamente dificil y combati-
va. Influido por ese trajin politico, los versos estan
sellados por este quehacer, por sus nombres y sus
heroes que la militancia consagr6 (lo cual, de
paso, transmite "hechos" de la biografia humana
del poeta, que son importantes para delinear el
perfil de su obra. Siempre hemos creido que la
poesia ayuda a construir la biografia humana del
poeta). Pero, en ese terreno anfractuoso, surge el
memorial de suefios que el poeta desea transmitir
y, en ese campo anegado, la noche es un simbolo
a ser apreciado por el lector:
Ahora estoy como la noche,
Ileno de sombras,
cargando suenios ajenos,
desaprensivoy ciego,
como un murcilago de dolor.

El viento -el signo po6tico de toda la obra
de Orlando Gil- traduce en este poemario la
validez de la memorial como trama y serial del
tiempo vivido.
Sijuzgamos la nostalgia,
tu sentencia serd un hacha
que herird el viento en los muros.


Orlando Gil.


Y la nostalgia habla del pueblo-chico que le
vio nacer, de sus dias, de sus tiempos. Y el cami-
no volcado en esa epidermis biogrifica transmite
un sentir de vitalidad quemante que ha roto lan-
zas con el tiempo:
...hasta que un dia tome la vida por los cabellos
y mefui contra ella
por los caminosy las paredes
a liberar el dolor de los corales.

Hijos, amigos, pueblo-chico, amores, y en
cada verso el latido de una biografia que va al
poema para hacerse viento de nostalgia y de ver-
dad. Resalta en el conjunto el poema dedicado a
Orlando Martinez ("Con Orlando en el recuer-
do") cuyo valor fundamental es precisamente ese:
el de la biografia que construye sobre los anda-
mios vitales del verso:
Todavia la ingenuidad me lavaba los pies

Nadie suefia, nadie piensa. Todo el espanto
cabe en el ultimo desamparo.

Vi al Partido hacerse con tu vida,
muerta.
Vi alpueblo perderse en tu recuerdo,
vivo.

Segundo libro
En 1986, hace veinte afios, Orlando Gil public
su segundo libro, Desnudo como el agua. Han pa-
sado nueve afios del primer libro y el poeta, sin
modificar su rumbo originario, se internal en las
lumbres del amor desde las visions de la ternu-
ra y desde los vientos tejidos de recuerdos y de
sombras tutelares. El amor recobra impulse y la


86 GLOBAL












memorial sigue siendo asida por el poeta desde sus
mis entrafiables moments:
Entonces seremos recuerdos, nostalgias, seremos
hojas desprendidas de la corteza del tiempo,
pdginas de ceniza, cuadernos de huracdn, reldmpagos
dormidos.

Cada quien en su ventana, con otros suenos,
con nuevos amores, con el olvido final
que todo lo apresura.

Pasan ahora 10 afios de su segundo poemario
y Orlando Gil regresa con su tercer libro, Geogra-
fia de ternura, que aparece en 1996. jQu6 ha su-
cedido entire el poeta del primer y el tercer libro?
Simplemente, una vitalisima coherencia en los
temas que aguijonearon su salida al parnaso, 30
afios antes. El amor y la memorial son sus armas
devocionales en la construcci6n del poema:
..y me encontre con la palabra amor
crecidndome en los brazos.

El amor es el lenguaje que el poema atesora,
el tema que hace el convite de la memorial. Y por
eso, hay amores designados, afioranzas, elegias
por nombres que siempre evocan personajes de su
memorial, y un viento incesante ungido de tiempo
y de caminos y de amores crecidos entiree el caos
y el desconcierto":
Soy ese hombre simple
que todavia se conmueve
ante losflamboyanes.

Y en el batir del amor incesante, la mujer es
una cosecha y una br6jula, un color y un horizon-
te, bosque y entrafia, agua y ternura. Geografia
de dias y noches desbordadas de fuego y pasi6n,
pero de fuegos y pasiones surcadas por los vien-
tos de la dicha y el deseo, sin los aspavientos del
poema er6tico, que no es el curso de este trAnsito
po6tico confesional de Orlando Gil.
El comentarista politico que es tambi6n poe-
ta; el poeta que encuentra en la poesia un refugio
frente a la cotidiana urdimbre de la political crio-
lla, public ahora, 10 afios despu6s de su iltimo
poemario (es curiosa esta diferencia decenaria
entire un libro y otro de este escritor), una anto-


logia personal que recoge poemas seleccionados
de sus tres libros, mAs otros poemas no incluidos
en libro alguno, que son con los que se abre esta
nueva obra suya. El poeta reconstruye la teoria
del eterno retorno de Mircea Eliade, pero desde
otra realidad personal y filos6fica: el poema como
un viento de fronda que regresa y al que se regre-
sa solicito, ensimismado, entregado a sus races:
Como duele volver a ti, poesia,
cuando la vida salta por la ventana...

Surgiste desnuday descalza
agarrada de manos
como ninfas en rondas de amor.
La naturaleza no era un sueno.
Entonces eran hojasy viento,
la expectaci6n del bosque,
la limpia nocidn del muchacho
rayando sus cuadernos
en las amplias pdginas de la ternura.

Entre vientos reclinados a la memorial vicaria,
vientos suaves, los bordes del viento, vientos pere-
grinos, las cicatrices del viento, luces del viento,
memoriales de vientos, vientos de muros, vientos
amargos, "palabras crecidas por el viento", vientos
de la noche, "vientre amarillo de la noche", teji-
dos de viento, "como itero al viento", "como un
coraz6n de palma/crecida al viento", "una bande-
ra besada al viento", "la loca ansiedad del viento",
"limpia voz del viento", confesiones al viento, asi
transcurre la poesia treintafiera de Orlando Gil.
EEl viento como sin6nimo de tiempo, como he-
redad del tiempo, como tiempo-signo? jEl viento
como testigo biografico, como clave para desen-
trafiar las transformaciones del tiempo? jEl viento
como serial de evocaci6n, como incendio, como
transfusion de lines perdidas en la "otredad" del
tiempo y sus rumors y sus "ternuras blandas"?
Leamos a Orlando Gil. Y no seamos sordos a
la voz del poema que nos transmite como biogra-
fia humana y como biografia sentimental. Goethe
lo afirm6 hace tiempo: "El hombre sordo a la voz
de la poesia es un bArbaro, sea quien sea".

Raices del viento, Antologia Personal 1977-2006,
Orlando Gil. Editora Lozano, mayo de 2006. 173 pp.






















Cineforum

FUNGLODE


La Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo le invita
al Cineforum, un espacio para la exhibici6n de peliculas
de diferentes pauses y cultures que abre el debate sobre
su contenido y estilo cinematogrifico.
Consulte nuestra cartelera y haga sus comentarios en la
pigina: www.funglode.org/cineforum o escribanos a:
o.delacruz@funglode.org
Para mis informaci6n Ilame al 809.685.9966 Ext. 2110.


m
w


FUNGLODE


Tfieea csei>as


,r In..
C~LcCC\Ov\roltiCo\






Informe Esp


ecial






Movimientos, Partidos

y Gobernabilidad en

America Latina

Global public en este "Informe Especial" dos de los documen-
tos debatidos en el ftltimo Encuentro de Biarritz, celebrado en Sao
Paolo en junio pasado bajo el titulo Movimientos, Partidos y Go-
bernabilidad en Am6rica Latina: la ponencia presentada por el
director de esta revista, Carlos Dore Cabral, quien fue invitado
en representaci6n de Funglode, y el document de trabajo prepa-
rado por la Corporaci6n Escenarios de Colombia, organizaci6n
presidida por el ex president Ernesto Samper.












Los movimientos sociales: un esquema
en construcci6n

Carlos Dore Cabral
El. 1 de enero de 1994, dia en el que Mexico firm el Tratado de Libre Comer-
cio con Estados Unidos, irrumpe en el espacio puiblico el Movimiento Zapatista
de Liberaci6n Nacional. La poblaci6n indigena organizada del estado de Chia-
pas toma por asalto el imaginario colectivo, visibilizando reivindicaciones que
fueron levantadas por d6cadas. Fue el paso del actor a la condici6n superior
de sujeto.
Afios mis tarde, en 1999, una coalici6n de ambientalistas y sindicatos es-
tadounidenses se manifiesta contra el lanzamiento de una nueva ronda de la
Organizaci6n Mundial del Comercio. El 6xito de las movilizaciones de Seattle
provoc6 que en 2001 mis de 15,000 personas se reunieran en Porto Alegre,
Brasil, reclamando la posibilidad de otro mundo distinto al propuesto por el
neoliberalismo y su version globalizadora.
En 2006, Evo Morales gana las elecciones presidenciales de Bolivia apoya-
do por las organizaciones indigenas; etnia y c ul ui ui : se convierten en voluntad












*:....ir1- i alternative que, usando el mismo medio (la democracia electoral), per-
sigue fines distintos combate a la pobreza, equidad, soberania econ6mica,
derechos culturales, etcetera) a los que por siglos detentan el poder. El poder
simb6lico de tal elecci6n impact la opinion puiblica mundial y saca del ano-
nimato a un sujeto que represent las aspiraciones colectivas de una cultural
excluida, recluida y reducida a condiciones extremes de supervivencia, sin
participaci6n real en los mecanismos institucionales de una democracia elec-
toral que convive sin rubor con la pobreza y la desigualdad.
Estos tres hitos de la historic latinoamericana reciente tienen en comdn la
irrupcion de un nuevo sujeto trascendido (movimiento social) en el escena-
rio regional y un context international signado por la imposici6n del modelo
econ6mico neoliberal. Ambos remiten tambi6n a problems contemporaneos
de primer orden como el de gobernabilidad democritica, ciudadania, proce-
sos identitarios y, por supuesto, la permanencia o agotamiento del rol de los
partidos politicos como intermediaries entire estado y sociedad.
El protagonismo que particularmente en el Cono Sur y Centroam6rica han
tenido algunos de los denominados nuevos movimientos sociales abre mis
de una interrogante sobre su origen, naturaleza, contenido de sus luchas y el
impact que sobre el sistema democritico tienen de cara al future inmediato.
Vale decir: como incidiran en el rediseno de la distribuci6n del poder politico
en la region.
En el studio de los movimientos sociales contemporaneos,' una de las pri-
meras dificultades surge cuando nos interrogamos si son realmente nuevos
o si, por el contrario, devienen en una suerte de extension o readecuaci6n
creative de los movimientos sociales clasicos en su lucha contra el capital por
alcanzar estadios superiores de ciudadania social y political. De igual modo,
las perspectives te6ricas que abordan la noci6n del sujeto, su constituci6n y su
relaci6n con el cambio social, forman parte del arsenal de preguntas en torno
a este tema.
De estas interrogantes me ocupar6 en lo que sigue, reiterando su natura-
leza excesivamente esquemitica, que s6lo tiene el prop6sito de provocar un
dialogo mas abierto y plural. La presencia en este event del professor Alain
Touraine, situado en la cuispide de los analistas del fen6meno social que nos
ocupa, justifica por partida double que nos detengamos particularmente en sus
enfoques. Las referencias a las propuestas de Alberto Melucci, Manuel Cas-
tells y Ernesto Laclau son necesarias para poder situarme respect a los tres
components (origen, sujetos y las identidades) referidos anteriormente.
Si los nuevos movimientos sociales son una continuidad de los clasicos,
result una inutilidad para Melucci, quien prefiere fijar su atenci6n en la diver-
sidad de actors intervinientes en la arena public, asi como la multiplicidad
de demands que levantan, demands que forman parte del sujeto en consti-
tuci6n. Para el autor, esas circunstancias impiden explicarse a los movimientos
sociales contemporaneos con las herramientas analiticas que sirvieron para
dar cuenta de los surgidos en la sociedad industrial del siglo pasado.
Una lectura possible de Melucci nos convoca a interpreter que la interacci6n
actor-demandas construye un sentido que, empezando por el de pertenencia,
pasa por la creacion de mecanismos de solidaridad; asi como de resistencia
a una 16gica de dominaci6n, no ya en la :: I:. i .i taller o cualquier espacio del

Uso el termino contemporaneo en su acepci6n de temporalidad, de actualidad, no en el
sentido que usa Melucci para diferenciarlo del concept movimientos sociales.


GLOBAL













trabajo productive, sino en el grisaceo mundo cotidiano de los actors sociales
que en su mayoria pertenecen al sector de los "inexplotables", es decir, ubica-
dos fuera de la 16gica de funcionamiento capital-trabajo.
Sobra insistir en la recomposici6n del sistema capitalist de este tiempo, el
process de trabajo y la division t6cnica y social del mismo. Pero es el tel6n de
fondo que le sirve al autor para suponer a los movimientos sociales contem-
poraneos como redes de solidaridad que visibilizan un determinado tipo de
conflict con un significado cultural.
Las demands colectivamente levantadas no adquieren la forma political
porque el referente del poder se ha transmutado en impersonal en el capi-
talismo post industrial. De este modo, la lucha por apropiarse o reapropiarse
del significado es lo que se consider la caracteristica mis sobresaliente de
los movimientos sociales, y, por tanto, el mensaje importa mAs que el aparato.
No es el tipo de organizaci6n que se adopted, es el discurso que saca a flote los
conflicts, nombra, impugna, articula y crea identidad. Pero esa identidad, a
crearse, alumbra y resalta la opacidad de las relaciones sociales.
Sin embargo, para otros, establecer los nexos entire los movimientos so-
ciales de antafio y los actuales se convierte en una necesidad te6rica por sus
consecuencias political. Establecer la distinci6n no result inocente ni es to-
talmente inutil; todo lo contrario, forma parte de un didlogo (que no acaba de
cuajar) entire las ciencias sociales y la acci6n political. Ese didlogo tenderA a
centrarse epistemol6gica, social y politicamente en el sujeto.
Como sabemos, por much tiempo predomin6 en el marxismo una lecture
estatica, esencialista, reduccionista y mesianica del sujeto portador de la Histo-
ria: la clase obrera. Esa carga hegeliana de la que el propio Marx no se salva,
implic6, entire otras, la elaboraci6n de una teoria economicista de las classes
sociales de cuyo determinismo se le asignaba al proletariado la categoria de
ser el sepulturero del capitalism.
Pero la transformaci6n del capitalism de posguerra gener6 una dinimica
que redujo el peso especifico del proletariado, tanto en el sistema productive
como (y por via de consecuencia) en su capacidad contestaria y de negocia-
ci6n. Ante esa realidad, cobra sentido la indagaci6n de si los nuevos movi-
mientos sociales estan hist6ricamente vinculados y son una continuidad de los
movimientos precedentes del siglo XIX. Determinar el nexo implicaria resaltar
el component clasista de fondo y la tarea estrat6gica antisist6mica, reclama-
dos por algunos para definir la autenticidad de los movimientos sociales con-
tempordneos.
Desde esa perspective, los nuevos movimientos sociales se entienden
como una suerte de recomposici6n y readecuaci6n organizativa de la clase
trabajadora y sectors populares que emergieron en los anos sesenta, que, a
su vez, fueron la readecuaci6n epocal de los movimientos surgidos en la pos-
guerra. En consecuencia, lejos de ser perif6ricos en su conflict con el capital,
destacan por su centralidad y sus orientaciones cult u.1 ili- no les sustraen el
component impugnador, antisist6mico.
Sin embargo, el component clasista es atenuado o sencillamente descar-
tado entire importantes estudiosos de los movimientos sociales actuales, par-
ticularmente entire los partidarios del enfoque culturalista, donde adquiere
principalia.
Dicho de manera esquematica, para Touraine, el movirniento obrero re-
presentaba en la sociedad industrial la asunci6n de la centralidad del conflict


Informe Especial













social en tanto en la sociedad post industrial, esta posici6n la asumen los mo-
vimientos sociales. Mientras que el primero reivindicaba derechos contra el
peso y la inmovilidad del orden, los segundos requieren "[...] el ser, la autono-
mia de su experiencia y su expresi6n, y su capacidad de administrar y contro-
lar los cambios que le -d .-n:1 (1977; 1981).
Aunque en sus primeras aproximaciones ubic6 al agent social de clase
como una condici6n para la existencia del movimiento social, posteriormen-
te lo reinterpret de manera diferente, considerando como esenciales: a) la
pertenencia a una colectividad, b) la existencia de un adversario, y, c) un pro-
yecto propio, cohesionador y vinculado a los conflicts generals y centrales
de la sociedad. Para 61, algunos de esos movimientos en los paises capitalistas
centrales desarrollaban su narrative en ambitos distintos a los del trabajo y el
consume. Es el caso del movimiento ecologista, al que estudi6. Sus demands
son culturales, no sociales ni political.
Explica la afirmaci6n anterior por el fen6meno de la globalizaci6n, enten-
dido como una fase del capitalism donde lo econ6mico se ha separado de lo
social, desintegrando las instituciones. En consecuencia, arribamos a la des-
aparici6n de lo social, lo que implica, por demas, la necesidad de un nuevo
paradigma que explique el mundo actual. En este aspect, entiende que la
tradici6n sociol6gica de las ultimas d6cadas compete el pecado (para decirlo
de alguna manera) de enfatizar los indicadores funcionalistas en su studio de
la sociedad.
De ese modo, cuando lo social desaparece, se pierden las referencias y el
individuo s6lo puede encontrarlas mirandose a si mismo. En la cotidianidad,
la experiencia cede el paso al ser, es decir, a su existencia. Pero esa mirada
del sujeto hacia si mismo no es un acto reflexive sino acci6n social, por consi-
guiente, colectiva, donde las experiencias individuals se convierten en ape-
laciones y practices political, sociales y morales.
Aqui conviene hacer una parada que nos sirva para precisar la afirmaci6n
del parrafo anterior. Consider important graficar con la linealidad que s61o
tiene justificaci6n expositiva.
En las sociedades premodernas o tradicionales, el principal bien (la tie-
rra) era escaso y limitado. El sistema de valores y las normas desalentaban la
movilidad social ascendente y, en consecuencia, el cambio social. Las institu-
ciones religiosas se erigian como la autoridad en esas sociedades de econo-
mia estacionaria. La cultural tenia como su principal funci6n la cohesion social,
cuya estabilidad pendulaba entire la satanizaci6n de la idea de acumulaci6n
individual y la inducci6n de conductas solidarias que permitieran y posibilita-
ran la supervivencia.
Con el advenimiento de la modernidad, asistimos entonces a una ruptura
con la autoridad religiosa y sus valores. La secularizaci6n de la sociedad per-
mite el paso a una autoridad racional-legal y con ella a la ciencia y la t6cnica
como motors de la industrializaci6n. El crecimiento econ6mico se constituy6
en el fin del proyecto societal. En ese scenario aconteci6 la ampliaci6n del es-
pacio para el individuo, al tiempo que se impusieron mds obligaciones con el
Estado, transfiriendo la autoridad de las instituciones religiosas a las political.
Distinto ocurre en las sociedades llamadas posmodernas: el crecimiento
econ6mico deja de ser el valor predominante y aparece una nueva subjetivi-
dad que enfatiza el bienestar individual, orientado a factors vinculados con la
calidad de vida. Desde esta 6ptica, los derechos sociales son sustituidos por


GLOBAL











los culturales. El individuo tiene pan y casa; ahora necesita vivir amplificando
sus grades de libertad sobre su cuerpo, su sexualidad, su entorno, etcetera, en
un medioambiente tan saludable como su cuerpo, que de cArcel deviene en
santuario. El hedonismo, lo efimero, el derrumbe de las certezas, le inducen a
centrarse en su mismidad. Ha perdido los referentes: el Estado-Naci6n se des-
territorializa y debilita como eje institutional; lo puiblico cede ante lo privado al
mismo tiempo que se redefinen los limits de ambos; un "gobierno invisible"
amparado en el desarrollo tecnol6gico se hace sentir en cualquier part del
planet, pero no tiene un centro identificable. En otras palabras, el individuo
queda en soledad, sus referentes sociales se han difuminado, diluido. Ya no es
el tiempo de la sociedad, ahora le toca al sujeto.

No todo esta perdido
Pero ese process globalizador pretend una cultural inica, estandarizada, que
convierta a los ciudadanos en consumidores, y, por lo tanto, sus problems son
mas culturales que sociales. Sin embargo, no todo estA perdido; la reconstruc-
ci6n de identidades opera como construcci6n de sentido, no como un acto vo-
luntarista, sino como resultado de visualizar un objetivo integrador que opera
en torno al conflict.
Con lo anterior se entiende que para Touraine lo destacable es que el mo-
vimiento social se erige como el actor de un conflict cuya meta apunta a la
direcci6n de la historicidad, entendida como la producci6n de orientaciones
normativas. Esas normativas de la vida social se construyen a trav6s del con-
flicto y no como resultado o adscripci6n de los valores institucionalizados, a la
manera de Talcott Parson.2 De ese modo, los movimientos sociales posibilitan
en su accionar que se revelen las opacidades de las relaciones sociales, asi
como tambien las instituciones y las formas de organizaci6n social.
En el caso de Am6rica Latina, Touraine supuso que la subordinaci6n de los
actors sociales a la dinamica estatal y la cultural political limitaban su accionar
aut6nomo, concluyendo que era un continent de actors sin acci6n. Evidente-
mente se equivoc6. Los recientes acontecimientos en Bolivia, Pert, Ecuador o
M6xico inducen a repensar desde Ambrica Latina su propuesta.
En una region del planet donde el proyecto civilizador que anunci6 la mo-
dernidad esta muy lejos de acercarse el minimo conseguido en los paises ca-
pitalistas centrales, donde se concentra el mayor indice de desigualdad y los
sistemas politicos se subordinan a poderes que no controlan ni los Estados ni
los ciudadanos, y con un modelo de democracia de baja participaci6n, result
evidence la vigencia de la lucha por los derechos sociales y politicos. En esa
relaci6n dinamica entire lo global y lo local, los derechos culturales perviven
con los sociales y politicos. S61o cambia el sujeto, que esta vez se redimen-
siona, multiplica y constitute en un "nosotros". En este sentido, lo que estA
pasando en el continent result mas adecuado leerlo con los anteojos de J.
Haberlas, para quien la amenaza a las identidades colectivas bien enraizadas
es la fuerza impulsora de los movimientos sociales.
Otro estudioso important es Manuel Castells. Al igual que los anterior-
mente citados, supone que una crisis de legitimidad vacia de significado y
funciones a las instituciones de la era industrial. El Estado-Naci6n pierde so-
berania y, aunque sigue existiendo, tiende a former parte de una red de poder

2 Para Parson, la cultural, a trav6s de un sistema de valores estabilizados, era una de los
factors mas important del cambio social.


Informe Especial













mis amplia. En su propuesta de "sociedad red" aborda el problema del sujeto
y la identidad, suponiendo que el primero es el actor social colectivo donde las
individualidades logran un sentido3 holistico de su existencia. En la sociedad
red, la construcci6n de identidad que le es consustancial induce a nuevas for-
mas de cambio social. Esa identidad es un process de construcci6n de sentido
que prioriza el o los atributos culturales sobre los demAs.
Comparte con los principios de identidad, adversario y vision que sirven
para catalogar a los movimientos sociales y entiende que los mismos pueden
ser socialmente conservadores, revolucionarios, ambas cosas, o ninguna a la
vez. De hecho, a partir de ese presupuesto se despoja de toda consideraci6n
moral para analizar los movimientos y constata como tales a unos tan distan-
ciados en su origen, fines y medios, como los zapatistas y Al Qaeda.
Por otra via (sociedad red), Castells advierte sobre la desintegraci6n de
lo social (mecanismos de control, representaci6n political, entornos sociocul-
turales, etcetera) que vacia de contenidos funcionales las instituciones de la
sociedad industrial. Por supuesto, por ese camino, mantener present el nodo
clasista del conflict no lo conduce a reconocer un sujeto preconstituido, sino
identidades que suelen pasar de la resistencia a la constituci6n de proyectos
societales y que [...] surgeon desde las profundidades de las formas sociales
hist6ricamente agotadas, pero que afectan de forma decisive, en una pauta
compleja, a la sociedad que se esta creando" (Castells, 2003).
En el caso de Ernesto Laclau, intent una explicaci6n de los movimientos
sociales negando que sean intrinsicamente marginales, ni tampoco sustitutos
de los trabajadores political y econ6micamente integrados al modo de funcio-
namiento del capitalism. Niega tambi6n que sean intrinsicamente progresi-
vos. Para 61, lo que importa es su significado politico. Su acci6n contestataria
tendrA trascendencia en la media en que se article con otras fuerzas y ac-
tores sociales en la creaci6n de una cultural contrahegem6nica. Lo social es la
arena donde los sujetos se constituyen alrededor del discurso, a partir de su
diferenciaci6n y articulaci6n. Coincide con los autores anteriores en despojar
toda carga teleol6gica al anAlisis del capitalism y de los sujetos.
Como todo buen gramsciano, para 61 la posici6n del agent en las relacio-
nes de producci6n no determine mecanicamente la adscripci6n de un pro-
yecto societal que trascienda al sistema capitalist. Pero, al mismo tiempo,
reconoce que en la actualidad son mas profundas las dislocaciones inherentes
a las relaciones sociales, obligando a repensar lo social con nuevas catego-
rias. El sujeto con vocaci6n de convertirse en agent de cambio social prefiere
reencontrarlo en la categoria pueblo. Para ello se precisan nuevos abordajes
que permitan entender las demands sociales, sus articulaciones y "[...] la na-
turaleza de las entidades colectivas que resulten de ellas" (Laclau, 2005).
Este paso excesivamente esquematico en que obviamente se corre el ries-
go de cometer errors de juicios y valoraciones, lo hago con la finalidad de
situar rasgos generals importantes para el debate en un espacio donde lo
acad6mico no predomina sobre lo politico. Si se quiere, lo uso como licencia
que permit distinguir las diferencias en las caracteristicas que puntualmen-
te esbozare como las mas relevantes para definir a los movimientos sociales
contemporaneos. Esas caracteristicas seran muy tiles al moment de abordar
el tema de los movimientos sociales en la Repiblica Dominicana.

Sentido entendido como la identificaci6n simb61ica que del objetivo de su acci6n hace el
actor social.


GLOBAL













Algunas caracteristicas relevantes de los nuevos movimientos
sociales
Una forma de acci6n colectiva, solidaria y con alto sentido de pertenen-
cia.
Devienen como tal cuando construyen identidades y prefiguran una situa-
ci6n nueva, cualitativamente superior a la que motiva su participaci6n.
Activados alrededor de un conflict social que puede o no convertirse en
central en determinada coyuntura creada por los actors mismos en su
interacci6n con el context.
El conflict suele desplazarse a la esfera de lo cultural.
Se desarrolla y mantiene latente en el entramado de redes cotidianas. No
tiene sujeto inico sino que construye la unidad por medio de la solidari-
dad y la persecuci6n de un objetivo comln.
Tienden a ser transitorios, desapareciendo de la arena pulblica una vez
conseguido el objetivo.
La resoluci6n del conflict suele desbordar los cauces institucionales que
lo definen.
En Am6rica Latina, surgeon como respuesta a la situaci6n de pobreza y
exclusion que se acentu6 con el proyecto neoliberal.
La intervenci6n de otros actors puede reencauzarlos a la institucionali-
dad, via cooptaci6n de sus cabezas dirigentes o la satisfacci6n parcial de
sus demands.
Acusan altos niveles de movilizaci6n y presencia en el espacio public,
pero no tienen programaticamente una vocaci6n antisist6mica.
Su origen gira alrededor de practices culturales de organizaciones civi-
les.

Movimientos sociales en la Republica Dominicana
Los movimientos sociales en el pais tienen sus antecedentes mas importantes
en el movimiento campesino que enfrent6 a las fuerzas de intervenci6n nor-
teamericana en 1916 y el movimiento obrero de los anos cuarenta, constituido
alrededor de la industrial azucarera para enfrentar la dictadura trujillista.
De igual manera, en la etapa de transici6n democratic que se abre tras
el ajusticiamiento del dictador Rafael L. Trujillo, emerge un movimiento estu-
diantil vigoroso que inicia su fase de consolidaci6n con la lucha protagonizada
por el sector en la consecuci6n de un mayor presupuesto para la universidad
estatal, a finales de los afios sesenta.
Mas recientemente, a finales de la d6cada siguiente, especificamente en
1979, nace el Movimiento Campesino Independiente, la expresi6n mas aca-
bada de la lucha campesina sin "narigoneo" gubernamental, con una clara
vocacion reivindicativa y de articulaci6n con el movimiento obrero. De su inte-
rior nace afios mas tarde la Confederaci6n Nacional de Mujeres Campesinas,
integrando novedosamente la perspective de g6nero y la clasista.
Esos movimientos, esencialmente reivindicativos y anclados en su naturaleza
por el referente productive, no resistieron el instrumentalismo de los de izquier-
da y la political eclosionista y represiva de los gobiernos. Con su agotamiento y
desmovilizaci6n, el reflujo de masas caracteriza la llegada de los afios ochenta.
Pero en los intersticios de la cotidianidad urbana latia un sujeto en cons-
trucci6n que irrumpe en el espacio public en 1984, a un afio de firmado el
acuerdo stand by con el Fondo Monetario Internacional y un dia despu6s de


Informe Especial













una series de medidas econ6micas resultado de ese acuerdo, que dificultaban
ain mas la vida de las mayorias.
En abril del 84, los pobladores de los barrios perif6ricos de la ciudad capi-
tal invaden el espacio public reeditando de manera coordinada una jornada
de lucha que dej6 perpleja a la "vanguardia political incapaz de entender la
acci6n independiente de las lines generals trazadas desde arriba, a trav6s
de los cuadros presents en la organizaci6n de los pobladores.
Ese levantamiento popular, esencialmente espontaneo, si no en su origen,
en su diseminaci6n, fue duramente reprimido por las "fuerzas del orden".
A partir de ese moment surge un nuevo sujeto social. Nuevo porque tiene
al territorio (y no a la unidad productive) como el espacio donde reproduce su
practice social y construcci6n de cultural. Porque su relaci6n con los partidos
politicos (particularmente de la izquierda) es de independencia, de no subal-
ternidad; no rechaza su presencia, pero asume la direcci6n de su propia lucha.
Porque no encarnaba proyectos societales activados por una meta relato alter-
nativo al capitalism, pero sobre todo, por la diversidad de actors y organiza-
ciones intervinientes, que crearon un espacio de legitimaci6n del liderazgo a
partir del compromise con los fines.
Sin embargo, esa revuelta popular nace sin posibilidades de permanencia:
hu6rfana de una clara identidad y un limitado sentido de pertenencia donde
lo espacial no trascendia los escasos limits de la barriada, restringiendo la
posibilidad de articulaci6n, archipielagizando su practice y perpetuando la
fragmentaci6n de las demands.
Los movimientos que le sucedieron agudizaron esas caracteristicas, inclu-
yendo el distanciamiento de los partidos politicos y el rechazo a los dispo-
sitivos que desde lo estatal pretendian situar al movimiento en unos cauces
institucionales de por si frAgiles, continuamente transgredidos por la ocurren-
cia de estallidos stbitos.
Pero la forma en que desde la marginalidad las movilizaciones no encon-
traron manera de articularse, de agregarse, amplific6 el grado de vulnerabi-
lidad frente a los planes desmovilizadores del Gobierno, que de lo punitive y
el castigo pas6 a la criminalizaci6n de las protests y la aplicaci6n de planes
clientelistas y asistenciales y la infiltraci6n de algunas de las instancias popu-
lares mas emblemiticas y representatives.
Mas adelante, en los barrios capitalinos y de las grandes ciudades, rein-
ventaron una nueva modalidad organizativa: los Comit6s de Lucha Popular
(CLP), que se convirtieron en los mecanismos mas efectivos para la expansion
y reactivaci6n de la lucha reivindicativa.
Los CLP, sin embargo, insistieron en la lucha espontanea y el predominio de
una vision de sustituci6n de las masas, potenciada, 16gicamente, por la presen-
cia de una izquierda incapaz de entender al sujeto como un process en cons-
trucci6n. El resultado fue la desmovilizaci6n y petrificaci6n del movimiento
social. Tambien la imposibilidad de emergencia de un movimiento popular
aut6nomo, visto como un sujeto que encarna una voluntad colectiva. En otras
palabras, la encarnaci6n de un discurso y una acci6n political con una direc-
ci6n intellectual y moral que no se quede anclada en la coyuntura, sino que
trascienda a la estructura y la niegue.
El resultado de todo este period de avances, retrocesos y discontinuida-
des, es la existencia de un movimiento social grisaceo, brumoso, reactive y


GLOBAL













que interactua hasta confundirse con organizaciones de la sociedad civil sin
ninguna o escasa posibilidad de influir en la agenda political.
La conformaci6n del Foro Social Mundial active su participaci6n y transna-
cionaliza sus demands y objetivos, pero su incidencia en la vida dominicana
es definitivamente reducida.
No debo terminar sin establecer un hecho que probablemente distingue
a la Repuiblica Dominicana de muchos paises de la region y que repercute
como el factor externo que ha condicionado y limitado la emergencia de un
movimiento social vigoroso en el pais. Es la credibilidad de los ciudadanos en
el sistema y los partidos 01:'iii:' -:. Desde el Latinobar6metro hasta los studios
nacionales sobre cultural political se evidencia que los ciudadanos y ciudada-
nas prefieren mayoritariamente a los partidos politicos como interlocutores.
De manera similar, mantienen un alto nivel de credibilidad y confianza en los
poderes del Estado. Tal vez ahi estA la explicaci6n mas simple.
Hoy, un sujeto tan difuso organizativamente que s61o se le reconoce en en-
cuestas, un sujeto situado en las formulas de representatividad de las muestras
de ese universe que llamamos poblaci6n, desde su existencia amorfa, reclama
derechos culturales como es el caso de la seguridad ciudadana. Pero tambi6n,
desde las expresiones organizadas de ciudadanos, la sociedad dominicana
sabe de movilizaciones tras derechos tan elementales como la seguridad so-
cial, la energia el6ctrica o la mejora salarial para sectors profesionales. Un
movimiento ecologista y uno feminist que construyen identidades sobre de-
mandas que estan fuera del estricto Ambito de la producci6n, pero que no
logran ser escuchados por la sociedad a los niveles deseables.
Ese es el espectro en la Repbfilica Dominicana, donde los studios de los
movimientos sociales son tan escasos como los movimientos mismos.

Referencias bibliograficas
Castells, Manuel. Elpoder de la identidad. Volumen II. Alianza Editorial. 2003.
Ianny, Vanna. El territorio de las masas, s/r.
Laclau, Ernesto. La razon populista. Fondo de Cultura Econ6mica. 2005.
Melucci, Alberto. "Las teorias de los movimientos sociales". Cuadernos de Ciencias
Sociales, SanJos6: FLACSO, Numero 17.
Patrick, Gun. Los margenes al centro.
P6rez, Cesar y Leopoldo Artiles. Movimientos sociales dominicanos: identidad y di-
lemas. INTEC. 1992.
Rojo, Raul. "Alain Touraine: un nuevo paradigma o el fin del discurso social sobre
la realidad social". Sociologias, Porto Alegre, v. 7, n. 14, p. 510-519, 2005.
Savage, Stephen. Las teorias de Talcote Parsons: Las relaciones sociales de la accion.
McGraw Hill Interamericana Editores. M6xico, D.E


Informe Especial












Documento de trabajo: Movimientos, partidos
y gobernabilidad en Am6rica Latina

Corporaci6n Escenarios de Colombia

America Latina ha vivido en los iltimos anos una crisis de gobernabilidad
resultante de la multiplicaci6n de las protests sociales contra el modelo de
desarrollo que seguia los lineamientos del denominado "Consenso de Was-
hington", la propagaci6n dentro de la region de unas nuevas patologias globa-
les como el narcotrafico, el terrorism y la corrupci6n, y la propia incapacidad
de los sistemas politicos tradicionales -partidos, gobiernos y congresos- para
manejar estas coyunturas de ruptura. Los movimientos sociales se han expre-
sado dentro de estos escenarios de forma muy diverse. Algunos, convertidos
en movimientos politicos, han conseguido llegar directamente al poder e ins-
titucionalizar sus proyectos de acci6n political, otros, en abierta rebeldia contra
las fuerzas political tradicionales, han desafiado abiertamente la institucionali-
dad democrdtica; unos cuantos han pactado con estas mismas fuerzas los t6r-
minos de alianzas de gobierno que han resultado efimeras e ineficaces.
,Qu6 hacer frente al formidable desafio de cambio que plantea el movi-
mientismo? ACriminalizar la lucha social? Cooptarla politicamente? ,Aceptar-
la como una nueva alternative dentro de la globalizaci6n? Aunque esta claro
que los movimientos sociales, como las ONG, s61o representan una parte de
la sociedad civil, tampoco se puede desconocer que ellos, particularmente
los latinoamericanos, pueden ser generadores de nuevas identidades con vo-
caci6n de servir de contenido a nuevas formas de representaci6n political. La
cuesti6n clave entonces consiste en saber si la presencia cada dia mayor de
los movimientos como actors politicos se debe considerar y tratar como un
desafio a la vieja democracia representative o como una verdadera oportuni-
dad para oxigenar los avances democriticos ya conseguidos a traves de una
nueva ola de democratizaci6n alternative.
El prop6sito de este ensayo es explorer la naturaleza hist6rica de los movi-
mientos de Am6rica Latina, asociar su legitimidad a la existencia de las causes
que provocan el conflict del cual nacen y viven y establecer la responsabili-
dad, en medio de la crisis, de los sistemas politicos representatives segun su
capacidad para canalizar las reclamaciones colectivas de cambio; asi mismo,
propone examiner las posibilidades determinantes de la identidad del llama-
do movimientismo y sus futuras posibilidades de former parte de un proyecto
global alternative.

Los movimientos sociales en America Latina
A lo largo de su historic, los movimientos sociales han jugado un papel funda-
mental en la determinaci6n de la dinamica political latinoamericana. A trav6s
de una especie de dial6ctica del disentir (Sartori, 2001), estos movimientos
han terminado por convertirse en verdaderos aglutinantes de identidad y fuen-
te de organizaci6n political al desarrollarse como grupos que buscan conver-
tirse en grupos para si mismos en los t6rminos de Poulantzas. Desde el grito
de independencia de Tupac Amaru, que podria considerarse su anteceden-
te mas significativo, el movimientismo latinoamericano ha desarrollado esos
"vinculos que se sienten" y que son su material prima organizativa a partir de
la cual es dable pensar en una nueva forma de construir sociedad.


GLOBAL












El process de secularizacion vivido durante el siglo XX, que separ6 lo so-
cial de lo sagrado, es considerado por algunos como el mas important cam-
bio hemisf6rico de la pasada centuria (Hobsbawm, 2003). La campesinizaci6n
del movimiento indigena, que convirti6 lo que ha debido tratarse como una
causa etnica en un problema de reparto mecanico de parcelas de tierra y sub-
sidios agricolas (Samper, 2004), impidi6, para bien y para mal, que los facto-
res religiosos y etnicos jugaran un papel determinante en la construcci6n de
un modelo de sociedad alternative despues de las guerras de independencia.
Hoy adn sobreviven en la region mas de 400 grupos 6tnicos de indigenas, re-
conocidos formalmente en su existencia en los tratados internacionales, pero
reducidos, en la practice, a ser tratados como guetos sociales, asentados en
resguardos territoriales que actuan como grandes circeles geograficas. So-
breviviendo como naciones sin Estado, estas comunidades aborigenes todavia
reclaman el respeto a sus formas comunitarias de gobierno, la vigencia de
normas de convivencia que forman parte de "su" legalidad y la protecci6n de
sus cimientos culturales.
El factor religioso, que fue definitive como modelo de colonizaci6n a tra-
ves de la evangelizaci6n cat6lica, no jug6 luego el mismo papel determinan-
te en la caracterizaci6n del movimientismo latinoamericano, como si sucedi6
con otros movimientos mundiales, por ejemplo, los islamicos. En los pocos
moments estelares en que la Iglesia de la region, a trav6s de su episcopado,
se comprometi6 con una linea antropocdntrica doctrinaria -como sucedi6
con su oposici6n al modelo de desarrollo neoliberal a finales de siglo- con-
tribuy6 positivamente a legitimar los movimientos que se oponian a temas
relevantes del modelo, como la apertura indiscriminada de mercados, las
privatizaciones de empresas publicas sociales o la flexibilizaci6n de los re-
gimenes laborales.
La lucha por la tierra ha sido una constant hist6rica en el movimientismo
latinoamericano. Fue la reivindicaci6n originaria de las Fuerzas Armadas Re-
volucionarias de Colombia (FARC) que hoy sobreviven, solitariamente, como
el inico movimiento armado en America Latina despues de las desmoviliza-
ciones de los grupos armados centroamericanos a las cuales contribuyeron
otros movimientos como la Coordinadora Revolucionaria de Masas del Sal-
vador. El mismo element vuelve a aparecer en los prop6sitos reivindicativos
del movimiento brasilefio de los "Sin Tierra", que recuerda la epopeya mitica
de Antonio Conselheiro al terminar el siglo XIX. La tierra reaparece tambien
en el acta de nacimiento del movimiento zapatista mexicano y en la agenda de
movimientos mis actuales como los indigenas ecuatorianos y los cocaleros
bolivianos. Afos atrds, al comenzar el siglo XX, el program de la izquierda
boliviana conocido como "La justicia del Inca" planteaba la necesidad de "en-
tregar las tierras al pueblo y las minas al Estado".
Alrededor del tema especifico de las tierras, despubs se consolidaria el
movimiento "katarista" boliviano del cual surgieron los partidos cocaleros y
campesinos que eligieron, recientemente, a Evo Morales como president de
Bolivia. En el Ecuador el primer e- t-iil.:il social, detonante en buena parte de
la situaci6n de ingobernabilidad por la que atraviesa el pais, se produjo por
la aprobaci6n de la Ley de Desarrollo Agrario que acab6 con la propiedad
comunal de la tierra, que se convirti6, precisamente, en la principal consigna
de movilizaci6n del movimiento Pachakuti, cuyo nombre deriva de pachaa"
(tierra) y !-u i' (retorno); el retorno a la tierra, un "retorno" que ha sido tan


Informe Especial













esquivo en Am6rica Latina que ha causado revoluciones, estallidos, revueltas
y movimientos.
A finales del siglo pasado, la region conoci6 otro tipo de protests asocia-
das a la vieja reclamaci6n territorial: las denominadas "guerras del agua" ini-
ciadas en Cochabamba (Bolivia) y Tucuman (Argentina) para protestar por la
baja cobertura y sus altas tarifas. Estas mismas banderas resultaron coinciden-
tes con los prop6sitos reivindicativos de la "coalici6n national de lucha por el
agua integrada" de Nicaragua, que logr6 convertirse en una gran contestaci6n
social regional, reconocida mis tarde por la Conferencia Mundial de La Haya
al declarar el agua como un bien public global.

El conflict como esencia del movimientismo
El conflict es la esencia del movimientismo, lo que lo caracteriza y define,
hasta el punto tal de que se ha llegado a afirmar que un conflict social s61o
existe cuando hay un movimiento que lo represent (Ibarra, 2005). Por esta
misma y reiterativa asociaci6n entire movimientos y conflicts, en Am6rica
Latina hemos mirado la evoluci6n de los movimientos mas en funci6n de las
victims cuya causa defienden que de los actors sociales que los organizan.
La propia historic del movimientismo en la region esta asociada, de alguna
manera, a las posibilidades de conversion de proyectos de lucha social en
verdaderos proyectos de identidad y acci6n I.:ltiir: (Cardoso, Ruth, 2003). La
posibilidad de convertir el conflict desatado por un movimiento en raz6n po-
litica surge del poder legitimador de la causa que represent y de la naturale-
za de la ruptura que produce.
La persona que se suma a un movimiento se identifica solidariamente con
algunos para luego diferenciarse, a traves del conflict, de muchos; ademis
de la energia positive de su solidaridad, al movimientista lo induce una ener-
gia conflictiva que lo enfrenta al otro yo, alrededor de una causa que conside-
ra legitima. El conflict, como procedimiento para solucionar diferencias, es
tan legitimo como el acuerdo que se consigue a trav6s de la utilizaci6n de ca-
nales institucionales previstos para ello. La actitud del Estado frente al reclamo
movimientista puede ser la de rechazo absolute a trav6s de la criminalizaci6n
de la protest social, su manejo institutional a trav6s de acuerdos y concesio-
nes o su confrontaci6n political mediante apelaciones plebiscitarias o arbitrajes
electorales.
La represi6n puede producer resultados totalmente opuestos como, por
ejemplo, legitimar el movimiento. La historic del movimientismo latinoameri-
cano estA llena de casos de criminalizaci6n de protests sociales que termina-
ron convertidas en estallidos revolucionarios, como el caso de Batista contra
Castro en Cuba; de acuerdos nacionales que desarmaron conflicts que que-
daron vivos en la conciencia colectiva y renacieron cuando se revivieron sus
causes originarias, como sucedi6 cuando se aprob6 la ley de tierras en con-
travia de las aspiraciones del zapatismo en M6xico; casos de movimientos que
asumieron su propia voceria :p.l:-.1 IiI. al alcanzar el poder, como los cocaleros
en Bolivia con el reciente triunfo de Evo Morales; y casos tambien de coopta-
ciones political de luchas sociales, como sucedi6 con el peronismo argentino
frente al movimiento obrero.
No hay salidas de catalogo para cada una de las coyunturas de ruptura que
plantean los movimientos sociales. Cada caso es distinto en cada pais y en
determinado moment politico. Lo important, hacia delante, es encontrar una


GLOBAL













16gica de relaci6n entire los movimientos y los partidos que asegure que los
primeros puedan cumplir su objetivo dinamizador de la political a trav6s del
conflict, sin llegar a afectar las condiciones de gobernabilidad de las que son
responsables institucionalmente los partidos. Estas posibilidades seran exa-
minadas a continuaci6n.

Movimientismo y partidismo
Si los partidos compiten y los grupos de interns presionan, los movimientos
sociales luchan. El onrfi.:tII la movilizaci6n convertida en acci6n y la organi-
zaci6n desjerarquizada como elements propios de la dinamica movimientista
sobresalen hoy en medio de la crisis de representaci6n que caracteriza las
democracies latinoamericanas y el desencanto de una opinion puiblica decep-
cionada con los actors politicos y que lleva a muchos ciudadanos a simpatizar
con estas expresiones desinstitucionalizadas de hacer political, muchas de las
cuales terminan convertidas en verdaderas propuestas antipoliticas, es decir,
contra los politicos mismos.
La crisis de gobernabilidad por la que atraviesa Am6rica Latina es asi la
crisis de sus partidos, bien sea por su proliferaci6n (Brasil), su desaparici6n
(Venezuela) o su decaimiento (Colombia, Costa Rica, Mexico). El grito "que
se vayan todos", que acompafia muchas de las movilizaciones sociales latinoa-
mericanas recientes, expresa la inconformidad de los actors sociales con los
actors :.-'litir ._:,1 tradicionales.
,Qu6 hacer entonces con los partidos? Su problema es que cada dia se pa-
recen mis a la idea que la gente tiene de ellos, que los acusa de haberse con-
vertido en aut6nticas empresas electorales concentradas en la representaci6n
de los intereses particulares de sus agents politicos. Pero la debilidad de los
partidos, su inexistencia o incompetencia no debe concluir en la necesidad de
acabar con ellos, al contrario, de lo que se trata es de fortalecerlos, abrirlos y
hacerlos mas transparentes.
La definici6n de unos nuevos t6rminos de su relaci6n con los movimientos
sociales podria ser un excelente punto de partida para acometer de manera
definitive la tarea de asegurar la gobernabilidad future de la region y cons-
truir, a partir del binomio sociedad-partidos, los t6rminos de un nuevo con-
cepto de ciudadania, basado en "el derecho a tener derechos", como lo ha
propuesto el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Con
esta nueva carta de ciudadania, los individuos, ademas, podrian actuar como
sujetos-actores de una idea alternative de lo que debe ser una verdadera co-
munidad political (Touraine, 2005) y el asociacionismo solidario propio del mo-
vimientismo podria servir de punto de partida para la ampliaci6n de la base
autogestionaria de la democracia.
En la media en que dicho esfuerzo de ampliaci6n democritica se consiga
siguiendo narrativas movilizadoras no violentas, como lo ha decidido el Foro
de Porto Alegre al excluir de su lista de participants los movimientos arma-
dos, la alianza political de los partidos con el movimientismo y las organiza-
ciones no gubernamentales que tambi6n representan la sociedad civil puede
marcar pautas positivas para la construcci6n de un modelo alternative global
dentro del cual se sienta representada Am6rica Latina.
La historic demuestra que los gobiernos autoritarios y los que resultan de
sistemas presidencialistas entran mas facilmente en conflict con los movi-
mientos sociales que los gobiernos democrdticos y parlamentaristas. Dicha


Informe Especial




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs