• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Matter
 Front Cover
 Table of Contents
 ¿Una nueva situacion en Haiti?
 America Latina crece, pero...
 Desastres ¿naturales?
 Entrevista a Noam Chomsky
 La mosca soldado: el puente entre...
 Sector electrico: la eficiencia...
 Informe especial: primer foro internacional...
 Back Cover






Title: Global
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073407/00010
 Material Information
Title: Global la revista de la Fundación Global Democracia y Desarrollo
Alternate Title: Revista global
Physical Description: v. : ill. ; 30 cm.
Language: Spanish
Creator: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Publisher: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Place of Publication: Santo Domingo D.N. República Dominicana
Publication Date: 2004-
 Subjects
Subject: Economic development -- Political aspects -- Periodicals -- Dominican Republic   ( lcsh )
Globilization -- Periodicals   ( lcsh )
Democracy -- Periodicals   ( lcsh )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
Dates or Sequential Designation: Vol. 1, no. 1 (abr. 2004)-
General Note: Title from cover.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073407
Volume ID: VID00010
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 56356483
lccn - 2004699533

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter
    Front Cover
        Front Cover 1
        Page 1
    Table of Contents
        Page 2
        Page 3
    ¿Una nueva situacion en Haiti?
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    America Latina crece, pero menos
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Desastres ¿naturales?
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
    Entrevista a Noam Chomsky
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    La mosca soldado: el puente entre la ciencia y lo divino
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    Sector electrico: la eficiencia posible
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Informe especial: primer foro internacional sobre el nexo entre politicas y ciencias sociales
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Back Cover
        Page 89
        Page 90
Full Text





FUNGLODE
FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIAY DESARROLLO



Santo Domingo, D.N.
22 de Febrero del 2007





Erich Kesse
George A. Smathers Libraries
PO BOX 117001
Gainesville, FL 32611-7001
USA


Estimado Sefior Kesse:

Por medio de la present, queremos extenderles nuestros saludos, al tiempo que hacemos
legar la colecci6n de los primeros catorce n6meros de nuestra Revista Global,
publicaci6n editada por FUNGLODE, de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las
reflexiones de la entidad y de la sociedad, buscando elevar la calidad del debate.

Es nuestro interns que la Revista Global sea parte de su acervo documental y disponerla
al servicio de la comunidad national e intemacional.

Reiterando nuestros sentimientos de estima y consideraci6n,

Atentamente,



Aida E. Montero Morales
Director, Centro de Documentaci6n & Gesti6n del Conocimiento
Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo
Calle Capit6n Eugenio de Marchena, No. 26, La Esperilla
Santo Domingo, Rep6blica Dominicana
Email address: a.montero(,funglode.org
Website: www.funglode.org











Calle Capitan Eugenio de Marchena #26.
La Esperilla, Sto. Dgo., Rep. Dominicana
T: 809-685-9966 F: 809-685-9926
www.funglode.org

















AFk
..

__ --
.. ,, _



-',








, ":'.,;
_O :


~s~l~F %%Mmo










CAMBIOS

EN GLOBAL





El segundo aniversario le lleg6 a Global con cambios significativos. En el curso mismo de su
primer aio pas6 de ser una revista cuatrimestral a trimestral, y el tercero la encuentra siendo
bimestral. Este niimero 10 es la tercera edici6n de 2006 y es tambi6n la tercera entrega cuya
periodicidad es de dos meses.
Esto sugiere un esfuerzo mis intense del equipo de Global, pero sobre todo un indicio de que
si se crean las condiciones necesarias para el trabajo intellectual, 6ste germina cada vez en
mis corto tiempo, ain en un campo tan arido como la Republica Dominicana de hoy.
Desde su niimero 9, los cambios de la revista desbordan la temporalidad y se internal en
la forma rozando el contenido al incluir una tripleta -tres articulos sobre un mismo tema de
fondo- y una entrevista en cada nuimero, asi como secciones fijas: el Informe Especial y Las
palabras, que estin desde sus inicios.
En el aspect artistic, que son las obras plAsticas con que se ilustran las ideas, Global no
se pone limits. Esto tiene un valor en si mismo que habla de su propia dignidad y de la
consideraci6n que le merecen sus colaboradores y sus lectores.
A la vez, entiende que en un mundo ganado por las TIC (Tecnologias de la Informaci6n y de la
Comunicaci6n), cuando se quiere competir a trav6s de un medio "fisico" es precise entregar
mas que letras y espacios en blanco. En esta area los cambios son constantes y basta ver los
diez nimeros de la revista, uno al lado del otro, para darse cuenta.
Pero hay cosas en las que Global no cambia y la que mis importa recorder en este moment
es la que se express asi al cumplir el primer afo:
"[...] esta revista no tiene 'linea', entendiendo este concept como la exclusividad de
pensamiento y de conocimiento y como exclusion de los demas. Global no se cree poseedora
de todas las verdades, simplemente provee un espacio donde la intelectualidad dominicana
y extranjera puede expresarse sin cortapisas y participar de hecho o intencionalmente en un
diAlogo del que si pueden salir verdades puras y aplicadas sobre y para la Naci6n dominicana
y todo elplaneta."
"Si en algin predicament Global pone su fe y su esperanza es en aquel que dice que la
circulaci6n y discusi6n de las ideas son la garantia primera de que las realizaciones
emprendidas por una sociedad saldrin hacia delante y saldran bien. Los series humans
primero piensan las cosas y luego las llevan a cabo. No las realizan primero y luego las
piensan". (Global, Volumen 2, No. 5, abril/junio de 2005).


Carlos Dore Cabral


I~~cn









GLOBAL



Presidente-Fundador
Leonel FerncAndez Reyna.
Director
Carlos Dore Cabral
Editora
Miryam L6pez; San Miguel
Director de arte
Carlos Reyes
Asistente editorial
Alejandro Castelli
Publicidad
Elaine Herndndez
Infograflas
jenny Marleny Francisco
Distribuci6n
y suscripciones
Rosalia Pol
Arsenia Miranda
Consejo editorial
Jos6 Rafael Lantigua
Laura Faxas
David Alvarez Martin
Pablo Marifiez
Avelino Stanley

Global, editada pbr Funglode,
es una revista bimestral de
naturaleza multidisciplinar,
que canaliza las reflexiones
de la entidad y de la sociedad,
buscando elevar la. calidad del
debate.

Estik prohibida su venta y/o
reproducci6n total o
parcial sin la autorizaci6n
de sus editores.
Permiso de la. Secretaria de
Estado de Interior y Policia
nfimero 3213
ISSN 1813-3991

Fundaci6n Global
Democracia y Desarrollo
Calle Capitin Eugenio
de Marchena 26
La Esperilla
Santo Domingo
Repfiblica Dominicana.
Tel6fono: 809-685-9966

revistaglobal@funglode.org
www.funglode.org

Portada
Carlos Reyes

Impresi6n
Amigo del Hogar





FUNGtODE


I CONTENIDO




04
,Una nueva situaci6n en Haiti?
Carlos Dore Cabral
La situaci6n en Haiti desde que se celebraron las
elecciones de febrero se caracteriza por una mayor
estabilidad en todos los sentidos: comienza a sentirse,
aunque tenuemente, la posibilidad de que este
inesperado instant sea el inicio de un process que
conduzca a que su estado socioecon6mico y politico
deje de ser excepcionalmente negative.


12
America Latina crece,
pero menos
Jose Luis Machinea
Por tercer afio consecutive las economies
latinoamericanas han crecido. Se estima que en 2005
el PIB creci6 alrededor de un 4,4%, con un aumento
del PIB per capita cercano al 3%. Para 2006 se
proyecta crecimiento, aunque a una tasa algo inferior
(4,2%). Este period de crecimiento constitute un
hecho sumamente positive, si bien la region esta
creciendo menos que el conjunto de paises en
desarrollo.


42
Desastres Anaturales?
Eduardo A. Chaparro Avila
Se ha demostrado la necesidad que tienen los
gobiernos americanos de dirigir sus esfuerzos hacia
la prevenci6n de desastres, asignando los recursos
precisos como parte de una estrategia econ6mica
y social y entendiendo que la Gesti6n del Riesgo es
una inversion de alto retorno, indispensable para la
sostenibilidad a largo plazo


________________________
________________________________________









________________________________________




FI-A Ir.-l'!
%~?* ~t --NIS-


54
Entrevista a Noam Chomsky
Carlos Dore Cabral
Los aportes del academic Noam Chomsky tienen
much que ver con una nueva forma de pensar el
mundo; resultan de la uni6n de dos vocaciones que
casi siempre parecen irreconciliables: la de cientifico
y la de politico, vocaciones que en 61, extranamente,
coexisten con igual intensidad.

62
La mosca soldado. El puente
entire la ciencia y lo divino
Bruno Rosario Candelier
La novel La mosca soldado, del escritor dominicano
Marcio Veloz Maggiolo, obtuvo recientemente el
Premio Jose Maria Arguedas 2006 que otorga Casa
de las Americas. Es analizada en nuestras paginas
por el director de la Academia Dominicana de la
Lengua, Bruno Rosario Candelier, quien la califica de
"grandiosa" y la enmarca en el realismo trascendente,
"el puente entire la ciencia y lo divino".

70
Sector electric:
la eficiencia possible
Francisco Antonio M6ndez
El sector el6ctrico dominicano, con una capacidad
instalada que practicamente duplica la demand, es
incapaz, sin embargo, de satisfacer plenamente los
requerimientos energeticos de la sociedad. La causa
fundamental de esta parad6jica situaci6n se encuentra
en el profundo deficit financiero del sector.


















$- 4 ---- -


Diversidad cultural:

miradas globales

22
Ideas para una clasificaci6n
provisional
Marcio Veloz Maggiolo
La diversidad cultural se expresa de muchos modos,
y no existe uno que pueda representar el modelo
para una definici6n unica. Las caracteristicas de la
diversidad cultural son 6tnicas, political, geogrificas y
lingiiisticas o bien se basan en creencias compartidas
de tipo religioso o relacionadas con la supervivencia.

30
Cultura, cultures,
(bio) diversidad
Claude Levi-Strauss
Con motive del 60 aniversario de la UNESCO, el
antrop6logo francs Claude Levi-Strauss, a los 98
afos de edad, pronunci6 un discurso que Global
ha traducido, en el que habla de etnologia, cultural,
cultures, identidades culturales amenazadas, lenguas,
globalizaci6n y biodiversidad.

36
Diversidad
y globalizaci6n
MVIilagros del Corral
De la mano de la globalizaci6n, la diversidad cultural
se ha visto propulsada a la mas candente actualidad y
ha adquirido una preminencia de alto calibre politico a
la que nadie es ajeno.



Informe Especial
Primer Foro Internacional sobre
el Nexo entire Politicas y Ciencias
Sociales
Global public el document de debate presentado
por la delegaci6n dominicana en el Primer Foro
International sobre el Nexo entire Politicas y Ciencias
Sociales, celebrado en Argentina en febrero pasado,
asi como la Declaracion Final que promueve, entire
otras cosas, la utilizaci6n acertada de ciencias sociales
rigurosas para conducir a political y resultados mas
efectivos en la soluci6n del hambre y la pobreza, de las
deficiencies en la educaci6n, la salud y la degradaci6n
del medio ambiente. Introducci6n: Farah Paredes.






Cals Dor Cabral



































jUNA NUEVA

SITUATION EN HAITI?
Sorprende la situaci6n political que se ha creado en Haiti desde que se
celebraron las elecciones del pasado 7 de febrero. Se caracteriza por
una mayor estabilidad en todos los sentidos: hay mas orden, menos caos,
mas seguridad, menos terror, mis participaci6n, menos indiferencia, mas
esperanza, menos desaliento... Y comienza a sentirse, aunque tenuemente,
la posibilidad de que este inesperado instant sea el inicio de un process
que conduzca a que su estado socioecon6mico y politico deje de ser
excepcionalmente negative.


Ilustraciones: Adela Dore















L a nueva situaci6n de Haiti, creada a
partir de la celebraci6n de las eleccio-
nes del pasado 7 de febrero, sorpren-
de por lo que ha sido su historic mas
reciente y por lo que eran los hechos relacionados
con su present coyuntura political, en especial
con el process electoral mismo.
Desde 1986, en que el vecino pais sali6 de la
dictadura depredadora' y criminal de los Duva-
lier, se ha movido en bajas, de crisis political en
crisis political, y en paralizaciones -salpicadas
de agudos retrocesos- en los 6rdenes econ6mico
y social. En los 20 afios que precedieron a estas
ultimas elecciones de 2006, que es el mismo pe-
riodo en el que en el resto de Am6rica Latina y
el Caribe se restablece y fortalece la democracia
representative, en ese pais el nacimiento de esa
forma de gobierno era impedido por golpes de
estado en 1987, 1988 y 1991 o por process elec-
torales fraudulentos en 1995, 1997, 1999 y 2001.2
Junto a esto, sus desastrosas condiciones materia-
les, de vida y de trabajo pueden entenderse ape-
lando solamente al indicador de desarrollo social
del PNUD (Programa para el Desarrollo de las
Naciones Unidas): en 1998 ocupaba la
posici6n 157, en 1999, la 150, en 2000, [
la 134 y despu6s de ese afio comienza a D
caer y en 2004 baja a la 150 y en 2005
a la 153.3 En fin, la que sigue es la for- al
ma normal de definir la situaci6n de *
la parte oeste de la isla de Quisqueya:
"La violencia, la polarizaci6n political .
y social, el colapso econ6mico y la fal-
ta de los recursos mas bAsicos s61o son algunos
de los sombrios enunciados con los que es possible
describir la realidad haitiana".4
Los hechos que tenian lugar alrededor de los
afanes internacionales y nacionales para que se
celebraran las elecciones con las que se entendia
que se restableceria el orden democrAtico y se
recuperaria la soberania no eran nada alentado-
res y, por el contrario, daban a entender que era
dificil que esos comicios se realizaran y que, de
hacerse, su celebraci6n podia ser una prueba mAs
de las dificultades existentes para llevar a ese pais
por los caminos que transit el resto del subconti-
ncnte latinoamericano y caribefio y que, aun cele-


brdndose los escrutinios, 6stos no contribuirian a
cambiar el curso que traia esa naci6n desde hace
dos d6cadas.
El hecho clave y mAs convincente en el sentido
predicho era la sistemAtica posposici6n de la ce-
lebraci6n de esas elecciones; estas posposiciones
tuvieron lugar el 13 de noviembre, el 20 de no-
viembre y el 11 de diciembre de 2005 y el 8 de
enero de 2006, y en esa ultima ocasi6n, un cable
de la agencia Efe fechado el 31 de diciembre de
2005 en Puerto Principe decia que el CEP (Conse-
jo Electoral Provisional) de Haiti "suspendi6 ayer
las elecciones presidenciales del pr6ximo 8 de ene-
ro y se declar6 incapaz de fijar una nueva fecha
para su celebraci6n". "No hay una fecha realista
para las elecciones", declar6 a Efe el consejero del
CEP Patrick Fequi6re, quien particip6 en una re-
uni6n con todos los partidos politicos haitianos,
en la que se decidi6 desconvocar, por cuarta vez,
las elecciones.5
S61o un mes despu6s de la fecha pospuesta se
celebraban los comicios y desde que las urnas fue-
ron abiertas comenz6 a sentirse un aire de cambio
en todo Haiti. Una de las grandes aprehensiones


esde que las urnas fueron

biertas comenz6 a sentirse un

ire de cambio en todo Haiti.

___________________I


con respect a este process -la posibilidad de una
abstenci6n sin precedentes en los process elec-
torales haitianos- se despej6 de inmediato, pues,
segfn informo a BBC Mundo Josepha Gauthier,
miembro del CEP, de los 3 millones y medio de
personas inscritas en el padr6n electoral votaron
mAs del 75% y el CEP asegur6 que el 80% de los
electores habia participado en el process.6

Nivel de participaci6n
Si se recuerda que en las elecciones anteriores,
en noviembre de 2000, cuando fue electo por
segunda vez Jean Bertrand Aristide, s61o vot6
el 5% de los inscriptos en el padr6n electoral,


6 GLOBAL















































el altisimo nivel de participaci6n en el ultimo
process comicial sugiere una recuperaci6n del
entusiasmo y de la creencia popular de que ese
event era una oportunidad para modificar la
situaci6n. El inico precedent de esa cantidad
de votantes fue el 75% que se cont6 en las elec-
ciones de diciembre de 1990 en que Aristide fue
electo por primera vez, y aquel era un moment
caracterizado por el entusiasmo y la esperanza
en una transformaci6n de una realidad ances-
tralmente negative.7
Otra de las grandes aprehensiones con re-
laci6n a ese process electoral -que no hubiese
ganador en primera vuelta- tambien se despej6
prontamente, en cosa de s61o una semana. Los
primeros resultados ofrecidos por el CEP otorga-
ron al candidate Ren6 Pr6val el 61% de los vo-
tos. Tras escrutar y validar aproximadamente un
31% de los votos emitidos, la misma instituci6n
dio a ese candidate como ganador con el 65.1%


de los votos. Posteriormente
se cre6 una mini-crisis que
dio lugar a la suspension del
conteo de los votos, pero el 14
de febrero, despu6s de serious
disturbios que implicaron la
desaparici6n de urnas con
votos atribuibles a Preval y
protests por parte de los se-
guidores de este candidate di-
rigidas a aclarar la situaci6n,
el Consejo reanud6 el proce-
so de revision de los sufragios
que le dieron como ganador
con el 51.2% de los votos.9
Con ese apoyo masivo
de la poblaci6n al candida-
to Rene Preval se limitaron
las posibilidades de que se
crearan dificultades alrede-
dor de las elecciones para
president de la Rep2iblica.
Se eligi6 uno en el lapso mis
corto y de esa forma se cerr6
la posibilidad de ese process
de segunda vuelta en el que
siempre pueden pasar tantas
"cosas" y mis en un pais sumido en un especial
caos social y politico.
Ese respaldo masivo inmediato a un candidate
tiene la ventaja de que aparentemente la mayoria
de la poblaci6n estA de acuerdo en lo que quiere
y el pais cuenta con un president con soporte su-
ficiente para actuar sin dificultades por el lado de
las masas.
El triunfo de Ren6 Preval -sin que eso impli-
que necesariamente preferencias en relaci6n con
los candidatos- hay que verlo tambi6n como uno
de los elements que provocan la sensaci6n de
cambio en Haiti. En una situaci6n tan deprimi-
da en todos los sentidos como la haitiana, 61 era
la oferta que representaba lo que mas anhela en
este moment la poblaci6n: tranquilidad stable,
el milagro (en el caso de Haiti) de que se inicie un
process y que, a su vez, llegue a su fin; pues era de
todos los candidates (y de todos los haitianos), el
inico que habia sido president y habia terminado












su period y entregado el
mando a su sucesor.
Los otros candidates que
se consideraban (y se les con-
sideraba) con posibilidades 4
de triunfo -al menos si se iba
a una segunda vuelta- eran
Charles Henri Baker, un
acaudalado propietario de
fibricas de ropa que no tenia
ningun tipo de vinculaci6n
avenente con las mayorias, y
Leslie Manigat, que si bien es
cierto que habia logrado una
especie de transformaci6n en
su perfil y estilo politicos que
lo acerc6 y practicamente lo
convirti6 en el candidate de
las classes medias progresis-
tas, no dejaba de ser, para las
mayorias, el ganador de unas
elecciones organizadas por los
militares y en las que cuatro
de los candidates se retiraron,
denunciando las multiples irregularidades que ha-
bia en las mismas y que, para colmo, s61o dur6 en
el gobierno cinco meses, pues fue derrocado por
los mismos militares que habian facilitado su as-
censo.0 Si asi era la oferta de candidates, la de-
cisi6n de las mayorias por Ren6 Pr6val "se hizo
ficil", como canta Rub6n Blades en su clAsica salsa
"Pedro Navaja"."
Los pasos dados por el candidate ganador con
posterioridad a su triunfo parece que tambi6n
contribuyen a esa suerte de esperanza que renace
en Haiti desde el instant en que se iniciaron los
comicios del pasado 7 de febrero. La decision de
hacer su primer viaje como president electo a su
vecina la Republica Dominicana aparentemente
fue un gran acierto, por lo much que significant
para ambas poblaciones las buenas relaciones en-
tre los gobiernos de sus paises. Esa fue una forma
de desagraviar al president Leonel Fernandez
por los actos escenificados en su contra en su re-
ciente visit a Puerto Principe. Ademrs, logr6
que de inmediato se estableciera una agenda de
trabajo entire ambos paises, que incluia el tema de


I
t~^:



C ""


t


la migraci6n y el comercio entire los dos, que son
dos temas claves para el desenvolvimiento de la
vida de sus conciudadanos, al menos para aque-
llos que resident en el territorio haitiano, que son
todavia la mayoria de los nacionales de ese pais.2
Despu6s de ese viaje se vio reforzada la imagen
de que es cierta la decision de los gobiernos de los
dos paises de mejorar y fortalecer sus relaciones
bilaterales, lo cual, en el caso de los presidents
Pr6val y Fernandez, esta much mas asegurado
por el hecho de que ambos coincidieron antes en
los gobiernos de sus paises, en el moment en que
precisamente mas se ha avanzado en cuanto a
acuerdos y realizaciones en la historic de las rela-
ciones dominico-haitianas.
Am6rica del Sur como segundo destino del
president electo fue posiblemente otro acierto que
reforz6 la creencia de las posibilidades de cambio.
Con ese paso Pr6val estA dando a entender que
Haiti es parte del subcontinente latinoamericano
y caribefio y que es como parte de ese conglome-
rado que debe enfrentar sus dificultades y moverse
internacionalmente. Hasta ahora, dadas sus pro-


8 GLOBAL













pias political y preferencias, se le veia mas vincu-
lado a Europa, en especial a Francia, y tambi6n a
Canada, con lo cual probablemente perdia algu-
nas ventajas que podria obtener de vincularse mis
estrechamente al continent y a la region a la cual
pertenece geogrAficamente y no a otros paises que
lo tienen en cuenta por razones hist6ricas o por
simples political coyunturales o especiales.
En ese viaje a America del Sur hizo otra cosa
que quizas contribuya asimismo a estimular la
esperanza de la poblaci6n. De alguna manera se
adhiri6 a la idea de que los esfuerzos por sacar a
Haiti del profundo hoyo socioecon6mico y poli-
tico en que se encuentra y colocarla al nivel del
conjunto de paises de Centroam6rica y el Caribe,
que es su especifica region, es tambi6n responsa-
bilidad de la comunidad international."3

Dificultades
No toda la situaci6n haitiana relacionada con el
process electoral reci6n celebrado esta tan des-
pejada como se ha querido destacar hasta ahora.
Esto puede hacer que los hechos no se desarrollen
en el sentido de que las cosas comiencen a cam-
biar para bien.
Una de esas dificultades es que las elecciones del
pasado 7 de febrero, previstas para elegir el presi-
dente y los miembros del Parlamento, s61o pudie-


Preval esta dando a entender qu

Haiti es parte del subcontinente

latinoamericano y caribeiio.


ron cumplir su primer cometido y todavia se esta
pendiente de las elecciones parlamentarias. Y estos
comicios que probablemente se celebren en abril
pueden colocar, o mas bien, seguro colocaran al
president Preval en una situaci6n en que no sera
tan fAcil para 61 y su gobierno decidir qu6 hacer
y hacerlo. En estas elecciones, a diferencia de las
presidenciales, Pr6val no puede ganar la mayoria;
en ese imbito de poder en Haiti la simpatia de la
poblaci6n esta dividida entire cuatro o cinco parti-


dos que ya se sabe que seran los que controlaran el
Parlamento.
O sea que, luego de las elecciones parlamenta-
rias, todas las decisions que adopted el Gobierno
que ameriten pasar por el Congreso estarAn sujetas
a debates y negociaciones entire el Ejecutivo y un
Parlamento opositor. Esta situaci6n no es mala ni
buena en si misma; su bondad o maldad para el
process de rescate institutional, socioecon6mico y
politico de la naci6n vecina dependeri de la acti-
tud que adopten ambas parties 4
Otra amenaza contra los cambios que se tie-
ne la oportunidad de hacer en estos moments es
Jean Bertrand Aristide, quien lo ha sido para todos
los gobiernos que ha habido en Haiti despubs de
la caida de la dinastia duvalierista, incluso para
los suyos. Su fuerza es el gran influjo que ejerce
sobre las grandes masas haitianas, aunque existen
ya various indicios de que 6ste no es igual al que
tuvo en la segunda parte de la d6cada de 1980 y
en la primera parte de la d6cada de 1990. El mis
significativos de esos indicios es que en las uiltimas
elecciones en que gan6 la Presidencia s61o partici-
p6 el 5% de los votantes contra el 75% que vot6 en
las elecciones en que gan6 por primera vez. Y que
en todo el process que condujo a su salida de Haiti
sin terminar su segundo mandate -independiente-
mente de cual sea la verdadera historic internal del
mismo- no goz6 del apoyo popular que
S tuvo en las crisis political anteriores en
que se vio envuelto.
Le
No obstante, Aristide es Aristide o
por lo menos el lo cree. Por eso, el pasa-
do 23 de febrero -a menos de dos sema-
nas de la celebraci6n de las elecciones
S y a menos de una de que Ren6 Pr6val
fuese reconocido como ganador-, des-
de Johannesburgo, el ex sacerdote cat6lico y ex
president de la Naci6n haitiana dijo: "[El voto a
Pr6val] fue un voto para mi, por supuesto. La gen-
te lo ha dicho claramente, la gente vot6 de la ma-
nera que lo hizo porque me querian de regreso".5
Mientras en ese mismo moment, en el mundo, en
paises de Europa y de America, se congratulaba
al pueblo haitiano por la demostraci6n de civismo
inesperado que fue su process electoral y a Ren6
Pr6val por su triunfo. Esas solas declaraciones, por













su contenido y por su oportunidad, son una mues-
tra fehaciente de los contratiempos que Aristide,
dentro o fuera de Haiti, puede crearle al process
en march del otro lado de la frontera dominico-
haitiana.
Esas no son las 6inicas dificultades que tiene
frente a si la nueva situaci6n possible de crear y
fortalecer en Haiti. No. Hay otras de caracter
politico, como las relaciones entire el gobierno o
el Estado y la sociedad civil, entendi6ndose 6sta
como las numerosas organizaciones de base que
existen alli y las pocas ONG que hasta ahora se
han formado; de caracter econ6mico, que no es
s6lo la conocida depresi6n de toda la economic
haitiana, sino las dificultades que por much
tiempo ha habido para un entendimiento entire los
sectors econ6micos y sus gobiernos; social, que
tienen que ver bdsicamente con lo que significa
para cualquier gobierno lograr la gobernabilidad,
la legitimidad de sus acciones, en un espacio don-
de mis del 80% de la poblaci6n esta por debajo
de la linea de la pobreza, s61o el 28% tiene acceso
a la sanidad y donde 6inicamente el 46% puede
usar agua potable y el 52.9% es analfabeta.'6
Esta situaci6n estA en march y a la fecha de
escribir este articulo no es dable decir mas, desde
fuera de Haiti, sin entrar en la pura especulaci6n.

20 de marzo de 2006, Santo Domingo.

Carlos Dore Cabral es secretario de Estado, di-
rector de la Direcci6n de Informaci6n, Analisis y Pro-
gramaci6n de la Presidencia (DIAPE). Licenciado en
Sociologia, es especialista en studios politicos, so-
ciologia de las migraciones y process de urbaniza-
ci6n. Ha sido durante 15 afios professor universitario,
ha hecho aportes de inter6s sobre la cuesti6n rural
en la Reptiblica Dominicana y ha escrito various libros,
entire los que destacan The Urban Caribbean: Transi-
tion to the New Global Economy y Problemas sociol6gi-
cos de fin de siglo.

Notas
Este concept fue introducido y aplicado especifica-
mentc a Haiti en otros paises por el professor Peter B.
Evans, "Predatory, Developmental and Other Appa-
ratuses: A Comparative Political Economy Perspective


on the Third World State," Sociological Forum. 4(4):561-
587 (December, 1989) Reprinted in Comparative Na-
tional Development: Society and Economy in the New Global
Order. A. Douglas Kincaid and Alejandro Portes (eds.)
(Chapel Hill, NC: University of North Carolina Press,
1994).
2 Institute Espafiol de Estudios Estrat6gicos/Instituto
Universitario "General Gutierrez Mellado", Crisis loca-
lesy seguridad international: el caso haitiano, Cuadernos de
Estrategia 131, Ministerio de Defensa, 2005, Madrid.
3 Indicadores de desarrollo human de 1998, 1999, 2000,
2004y 2005.
" Institute Espafiol de Estudios Estrat6gicos/Instituto
Universitario "General Guti6rrez Mellado", Ibidem.
' Listin Diario, 1 de enero de 2006.
6 Hoy, 9 de febrero de 2006 y Diario Libre, 10 de febrero
de 2006.
8 Estas informaciones se construyeron basindose en los
peri6dicos Hoy y Listin Diario 1986-2004.
9 Estas informaciones se construyeron a partir de los pe-
ri6dicos Hoy y Diario Libre de febrero de 2006.
10 Estas informaciones se construyeron a partir de los
peri6dicos Hoy y Listin Diario de 1986-2004 y Diario Li-
bre de febrero de 2006.
" Las estrellas de la Fania, Vol.3, CD-FM (19)0021.
12 Una parte important de la poblaci6n haitiana no
reside en Haiti, sino que forma parte de una diaspora
dispersa en la Repuiblica Dominicana, Estados Uni-
dos, Canada y Francia; para estos ciudadanos, salvo
los que resident en nuestro pais, esas cuestiones no son
tan significativas, es decir, no necesariamente afectan
sus vidas.
13 Esa idea mantenida hoy dia por la mayoria de los pai-
ses del subcontinente latinoamericano y caribefio fue
una iniciativa de la Repfiblica Dominicana, en cuyo
origen y desarrollo se anotaron un tanto los lideres y
grupos neonacionalistas dominicanos.
14 La experiencia del caso dominicano, en que en mas
de una ocasi6n el Congreso ha estado controlado por
la oposici6n, es mis negative que positive, en la media
que los partidos de oposici6n aprovechan esta situacion
para dificultar el trabajo del Gobierno y muchas veces,
incluso, algunos de sus miembros utilizan ese poder
como una via de enriquecimiento ilicito.
'~ Hoy, 24 de febrero de 2006.
16 Institute Espafiol de Estudios Estrat6gicos/Instituto
Universitario "General Guti6rrez Mellado", Ibidem.


10 GLOBAL






















CAFE MOLIDO
SANODOWO


:,:: ~-


n


j~~


''';

,c9td~i




os6 LusMcie


America Latina crece,

pero menos

Por tercer aio consecutive las economies latinoamericanas han crecido. Se estima que en 2005
el PIB creci6 alrededor de un 4,4%, con un aumento del PIB per capita cercano al 3%. Para 2006
se proyecta crecimiento, aunque a una tasa algo inferior (4,2%). Este period de crecimiento
constitute un hecho sumamente positive, si bien la region estA creciendo menos que el conjunto
de paises en desarrollo.


E 1 comportamiento actual de la region de
Am&rica Latina y el Caribe estd determi-
nado en gran media por un context in-
ternacional muy favorable. El crecimiento mundial
motorizado principalmente por Estados Unidos y
China ha originado una mayor demand de pro-
ductos bisicos, mejorando los precious de los bienes
basados en recursos naturales que exportan algu-
nos paises de la region. Asimismo, la gran cantidad
de personas que han emigrado de la region, espe-
cialmente de Mexico, Centroam6rica y el Caribe,


estAn enviando ingentes recursos bajo la forma de
remesas a sus paises de origen. A este context con
rasgos estructurales se le agrega una coyuntura
muy favorable en material de liquidez que mejora
las condiciones financieras de la region.
El gran interrogante es c6mo aumentar la
competitividad en el median plazo para mejorar
la inserci6n international de la region mediante
la exportaci6n de bienes y servicios con un mayor
valor agregado y, en especial, con mayor cono-
cimiento incorporado. De esa forma, la region


12 GLOBAL












comenzaria a sentar las bases de un crecimiento
sostenido y no tan dependiente de sus recursos
naturales.

Evoluci6n reciente
El 2005 fue el tercer afio consecutive de creci-
miento en Am6rica Latina y el Caribe: el pro-
ducto regional creci6 a una tasa de 4.4%. Las
economies que experimentaron las mayores ta-
sas de crecimiento durante el afio pasado fueron
Panama y Uruguay (6%), Peril (6.7%), Argenti-
na (9.1%), Venezuela y la Republica Dominicana
(9.3%). En un marco de crecimiento regional ge-
neralizado, se destaca la evoluci6n de las econo-
mias de Am6rica del Sur y, en menor media, de
las economies del Caribe, cuyos niveles de activi-
dad se han expandido mas ripidamente que los
de Centroamerica y M6xico (ver grafico 1).
Esta fase expansive ha permitido una recupe-
raci6n del product por habitante, indicador que
en 2005 experiment un crecimiento de 2,9% y
que para el period 2003-2006 acumularA un au-
mento cercano al 10,5%.
Aunque desde una perspective hist6rica, el pe-
riodo de crecimiento que atraviesa America Lati-
na y el Caribe es un hecho positive, debe tenerse
en cuenta que la region estA creciendo menos que
otras regions del mundo, especialmente respect
del resto de las economies en desarrollo, las que
en el mismo trienio crecerAn a una tasa de 5.7%
(4,8% si se excluye a China, ver grafico 2). Cabe
mencionar que este hecho estuvo influido por el
menor dinamismo observado en las dos econo-
mias mas grandes de la region (M6xico y Brasil).
Al igual que en 2004, los paises del Cono Sur y
de la Comunidad Andina crecieron en 2005 a
una tasa superior a la del conjunto de paises en
desarrollo, aunque la tasa de crecimiento de Cen-
troamerica fue inferior.

Caracteristicas del ciclo
La caracteristica mas distintiva de este period
de crecimiento econ6mico es que coincide con un
superavit creciente en la cuenta corriente de la
balanza de pagos, hecho que no tiene anteceden-
tes en la historic econ6mica de la region (v6ase
el grafico 3). Se estima que en el afio 2005 el sal-


do de la cuenta corriente ha sido positive y equi-
valente al 1,3% del PIB, nivel aun mayor que los
excedentes registrados en los dos afios anteriores
(0,9% en el 2004 y 0,5% en el 2003).
Cabe mencionar que se aprecian importantes
diferencias subregionales respect al desempefio
de la cuenta corriente de la balanza de pagos, ya
que mientras en Am6rica del Sur el superivit re-
present6 el 3,0% del PIB en 2005, las estimaciones
para Centroambrica y M6xico apuntan a un d6-
ficit equivalent al 1,8% del PIB, mientras que en
el Caribe, si se excluye a Trinidad y Tobago -ex-
portador neto de petr6leo- el deficit de la cuenta
corriente superaria el 10%.
Los resultados obtenidos en cuenta corriente
se explican fundamentalmente por la evoluci6n
de los t6rminos del intercambio y las remesas de
los emigrados. Los efectos del crecimiento mun-
dial y de las variaciones en los mercados de bienes
y servicios derivadas de la creciente participaci6n
de China, India y otras economies asidticas se
















Ecao 3.00 I





Csa Ric 4.2

Honura 4.20



























It.









-I3






















tradujeron en una significativa mejora de los t6r-
minos del intercambio de los paises de Am3rica
del Sur (31% de aumento entire el promedio de los
aios noventa y el afio 2005) y en menor media
de M6xico (22% de aumento en el mismo perio-
do). En cambio, los paises de Amyrica Central,
importadores netos de petr6leo y competidores de
China en el mercado estadounidense de produc-
tos textiles, han sufrido un deterioro de los t7rmi-
nos del intercambio (12% entire el promedio de los
EEIIIEE.7
3. S 5.6
Paise ndsro .














do.0E- abo o ass eA~iaCnrl
4.o0 drs-eo eptrloycmptdrsd
Chn2 ncimrao.saoni0s-e rdc
to&etls0 hnsfioundtroodelstri


afios noventa y el afio 2005). Por su part, Mexico
y las economics centroamericanas han recibido
un gran volume de remesas de trabajadores emi-
grados que, en algunos casos, representan mis
del 15% del PIB.
Otra caracteristica relevant del ciclo expansi-
vo que ayuda a explicar el super1vit en cuenta co-
rriente es que las exportaciones continfian siendo
un element dinamico de la demand. Aunque
la tasa de expansion del volume exportado del
promedio regional se ubica alrededor del 8%, rit-
mo levemente superior al promedio mundial, va-
rios paises registraron incrementos que superan el
10% en el afio 2005 vasee el grifico 4). Con algu-
nas excepciones, las mayores tasas de crecimiento
se registran en Amrica del Sur y las menores en
Mexico y Centroamerica. Los factors que ex-
plicarian estas diferencias son las disparidades
observadas en la evoluci6n de la competitividad
y, tal como se mencion6, los distintos efectos que
tiene para las diferentes subregiones la participa-
ci6n de China en los mercados internacionales.
Ademts de las exportaciones, otro de los mo-
tores del crecimiento ha sido la inversion, que


14 GLOBAL











aument6 un 10% en el conjunto de la region,
aunque con marcadas diferencias entire paises
(v6ase grifico 5). Sin embargo, en casi toda la
region la inversion -expresada como porcenta-
je del PIB (ver grifico 6)- sigue siendo muy baja
e insuficiente para producer un crecimiento que
permit resolver los persistentes problems del
mercado de trabajo y reducir en forma significa-
tiva la pobreza.
Los gobiernos estdn aprovechando la actual
coyuntura favorable para mejorar las cuentas
piblicas. Mientras los ingresos fiscales se elevan,
impulsados por el aumento del nivel de actividad
y el efecto de los altos precious de algunos de los
products bAsicos que la region export, la ma-
yor disponibilidad de recursos no se ha traducido
en aumentos significativos del gasto: esto es una
diferencia important con el comportamiento de
este agregado macroecon6mico durante los afios
noventa. Los excedentes que surgeon del balance
primario se estan utilizando para reducir el en-
deudamiento puiblico en forma mas acelerada
que los paises desarrollados (que en rigor estin
intensificando su endeudamiento) y que las demAs
economies emergentes. Como resultado de estos
manejos fiscales -mas rigurosos y responsables
que antafio- la region reduce su vulnerabilidad
frente a shocks externos.
Por otra parte, el mejoramiento de las con-
diciones en que se mueven las economies de
la region estA comenzando a influir favorable-
mente en los mercados de trabajo, puesto que
el aumento del empleo atribuible a la sostenida
expansion de las economies -que se suma a un
menor dinamismo de la oferta de mano de obra,
en cierta media derivado de la menor incor-
poraci6n de j6venes al mercado de trabajo- ha
hecho possible una reducci6n de la tasa de des-
empleo del 10,3% al 9,3%, en el marco de un
incremento de la proporci6n de empleo formal
en la region (v6ase el grafico 7). Como cabria
esperar, el mejor desempefio de los mercados de
trabajo regionales ha comenzado a traducirse
en un descenso de los indices de pobreza, que
segun las estimaciones en 2005 representarian
poco mas del 40% de la poblaci6n, porcentaje
que, aunque sigue siendo muy alto, represent


una baja de casi cuatro puntos en comparaci6n
con 2003 (CEPAL 2005b).
Como un aspect adverse del ciclo econ6mico
reciente debe ser mencionado el impact de los
desastres naturales que han afectado a las eco-
nomias de M6xico, Centroam6rica y el Caribe
durante el bienio 2004-2005. La CEPAL ha esti-
mado que el costo total de los dafios producidos
en 2004 por los fen6menos atmosfericos Ivin,
Frances y Jeanne asciende a los 6,059 millones
de d6lares. En el caso de Republica Dominicana,
estas p6rdidas alcanzan 296 millones de d6lares y
son consecuencia de la tormenta tropical Jeanne.
Respecto a los desastres naturales ocurridos en
2005, la CEPAL estim6 que los dafios totalizaron
los 2,222 millones. Estos desastres constituyen
una amenaza permanent para el desarrollo eco-
n6mico y human de estos paises, especialmente
para las pequefias economies caribefias y centro-
americanas, y sus efectos tienen una persistencia
de median y largo plazo sobre la inversi6n, el
empleo y el crecimiento.





5AtCA LAIAYE AIE
FOMC6 RUAD AIALFJ,20


-fg00 aose ocnae etmc~)
Veezel 3.
Chl 25.
E rgntna "0.
Colombia.19.1
Urguy.7.













6 AEIA LAINA FOMC6 S
DE CAIA OO*RCNA E I
Se~ncfrsendlae apeco cntats e ao200
Daose f lena .e




25- : i s I


Perspectivas para 2006
Para este afio se espera que la economic mundial
crezca a un ritmo de 3.3%, la misma tasa lograda
durante 2005, de modo tal que la expectativa es
un mantenimiento de la tasa de crecimiento glo-
bal. En este context, se prev6 que la region siga
creciendo en 2006, aunque a una tasa menor a la
de 2005. El crecimiento proyectado para la re-
gi6n es de un 4,2%, lo que supone un incremento
de alrededor del 2,7% en el PIB per capita. Se es-
pera que, al igual que en los ultimos afios, todos
los paises de la region crezcan, sin excepciones, y
que la subregi6n de Am6rica del Sur y el Caribe
tenga una expansion superior a la integrada por
Mexico y Centroamirica (v6ase grdfico 8). Den-
tro del conjunto de economies que crecerin por
encima del promedio de Am6rica Latina y el Ca-


ribe destaca, una vez mAs, el caso de Repiiblica
Dominicana, cuya economic creceria un 5.5%.
La normalizaci6n de las tasas de crecimiento de
algunos paises -que venian expandi6ndose a tasas
muy altas luego de recuperarse de episodios de cri-
sis por los que atravesaron a comienzos de la pre-
sente d6cada- es el principal factor explicativo de
la desaceleraci6n prevista de la tasa de crecimiento
de Am6rica Latina y el Caribe durante 2006.
Asimismo, se prev6 que la tasa de inflaci6n se
mantenga stable alrededor del 6%, nivel similar
al registrado en 2005. AdemAs, se esperan pocos
cambios en las condiciones financieras que deberA
afrontar la region, lo que hace pensar que se man-
tendrA la tendencia de un bajo riesgo pais, el que
esta en sus minimos hist6ricos, con lo cual seria
possible seguir mejorando los perfiles de deuda y, de
tal manera, reducir la vulnerabilidad de la region.
La previsi6n de un ritmo levemente superior
al 4% para el present afio da lugar a dos comen-
tarios. Por un lado, en un context de 14 elec-
ciones presidenciales entire noviembre de 2005 y
diciembre de 2006, no se espera que los cambios
politicos tengan un impact mayor en el ritmo
de crecimiento de la region. Esta es una buena
noticia porque implica que, a diferencia del pa-
sado reciente, no se esperan grandes cambios
macroecon6micos, lo que reduce la incertidum-
bre, element clave en cuanto a inversion. En este
sentido, seria deseable que los paises de la region
aprovechen esta coyuntura de intense actividad
political para avanzar en la generaci6n de consen-
sos amplios para encarar algunas reforms indis-
pensables para mejorar la gobernabilidad, tales
como las relacionadas con el gasto social o la
mencionada reform de los sistemas tributaries.
Por el otro lado, las tasas de crecimiento le-
vemente superiores al 4% siguen siendo bajas,
no s61o cuando se las compare con las tasas de
crecimiento previstas para el rest del mundo en
desarrollo, sino tambi6n cuando se las evalua con-
siderando las altas tasas de desempleo y los eleva-
dos niveles de pobreza que afectan a la region. La
necesidad de aumentar la tasa de crecimiento de
nuestras economies require un mayor incremen-
to de la inversion, asi como la aplicaci6n de una
estrategia de political orientada al realce de la


16 GLOBAL












calidad y del contenido de valor agregado interno
de los products de exportaci6n. Esto, a su vez,
plantea a los paises de la region un important
desafio: sostener altos niveles de competitividad.

El desafio: aumentar
la competitividad
Las political cambiarias aplicadas por los paises
de la region han desempefiado un papel funda-
mental, tanto como causa de algunos episodios
critics registrados a fines de la d6cada pasada y
comienzos de la present, como en el nuevo ci-
clo de recuperaci6n de la tasa de crecimiento. En
este sentido, ha comenzado a surgir cierta inquie-
tud respect del process de apreciaci6n experi-
mentado en los ultimos meses por las monedas
de casi todas las economies regionales. La favo-
rable coyuntura regional, y en especial la mejora
de los terminos del intercambio y el aumento de
las remesas, se ha traducido en un aumento de la
oferta de divisas, la que ha generado presiones a
la baja en los tipos de cambio reales de los merca-
dos cambiarios de Am6rica Latina y el Caribe, en
magnitudes que varian de un pais a otro.
Vale la pena sefialar, sin embargo, que un
anilisis de mis largo plazo permit observer que,
a pesar de la apreciaci6n observada iltimamente,
muchos de los paises tienen tipos de cambios rea-
les que superan a los de los afios noventa, decenio
que se caracteriz6 por grandes deficit de cuenta
corriente. Desde esta perspective, el problema de
la apreciaci6n cambiaria parece afectar mas al
norte que al sur de la region vasee el grafico 9).
MAs alli de esta diferenciaci6n, la inquietud
ante la possible profundizaci6n de las tenden-
cias de las paridades cambiarias reales refleja
la dificultad con que los gobiernos se enfrentan
para mantener altos niveles de competitividad
sin afectar los equilibrios macroecon6micos in-
ternos. La literature econ6mica se ha referido a
este problema como el principio de la "trinidad
impossible : es decir, la imposibilidad de contro-
lar el tipo de cambio real, tener independencia
monetaria y estar integrado a los mercados fi-
nancieros internacionales. La trinidad imposi-
ble fue evidence durante gran parte de los afios
noventa en la region, cuando una total apertura


de la cuenta de capital gener6 una fuerte apre-
ciaci6n del tipo de cambio en la mayoria de los
paises. La CEPAL ha enfatizado que en ese con-
texto, un cierto control sobre los movimientos de
capital permitiria un mayor control sobre el tipo
de cambio sin tener que renunciar totalmente a
la independencia monetaria. Asimismo, como
los mercados internacionales de capitals no son
perfectos existed, aun en el context de movilidad
de capitals, cierto margen de maniobra para la
autoridad monetaria.
Independientemente de la eficacia de los ins-
trumentos de political, el problema que enfrenta
nuestra region es en cierto sentido distinto, dado
que la expansion de la oferta de divisas obedece
en gran part al alza de los precious de algunos
products bAsicos que la region export o alas
remesas de los trabajadores emigrados. Ambos
factors pueden colocar al tipo de cambio real de
equilibrio en un nivel inferior al necesario para
que un amplio segment del tejido productive
pueda competir exitosamente en los mercados
pueda competir exitosamente en los mercados











internacionales (este problema es conocido en la
literature econ6mica como "enfermedad holan-
desa", t6rmino que hace referencia al problema
cambiario que se produjo en Holanda a partir del
descubrimiento de importantes yacimientos de
gas). Por otra parte, en la media en que, en el
mejor de los casos, este problema responded s6lo
en parte a la integraci6n a los mercados financie-















9 L E .u
TWn ECMBI ELEETV













del. ..l aneiryl,;cd e19,D to npretj ,;


ros internacionales, es menor el margen que tiene
la political econ6mica para adquirir mayors gra-
dos de libertad mediante la imposici6n de restric-
ciones a la entrada de capitals.
En este context, sin embargo, la posibilidad
de defender el tipo de cambio aparece como mis
complicada, aunque siempre hay posibilidades
de, al menos, demorar la apreciaci6n, median-
te distintas acciones de los bancos centrales. Por
otro lado, teniendo en cuenta el relativamente
bajo crecimiento de algunas economies de la re-
gi6n, pareciera que no seria elevado el costo en
material de inflaci6n de una mayor expansion
monetaria que permitiera un incremento del ni-
vel de actividad econ6mica superior al actual. El
mayor crecimiento al aumentar las importaciones
incrementaria a su vez la demand de divisas.
La factibilidad de esta estrategia, obviamente,
dependerA de las condiciones de cada pais y sera
menor cuanto mayores sean la tasa de expansion
del PIB y la tasa de inflaci6n observadas.
Se trata, en cierta forma, de una carrera con-
tra el tiempo ya que, a median plazo, es possible
elevar la competitividad mediante el aumento de
la productividad o de la calidad de los bienes co-
merciables o de ambos. Si la productividad au-
menta mas rApido que los costs de producci6n
calculados en moneda extranjera, existe la po-
sibilidad de mantener un determinado nivel de
competitividad aun si se produce una apreciaci6n
cambiaria. Sin embargo, para que aumente la
productividad se require, ademas de inversi6n
en equipos e infraestructura, un fuerte impulso a
la capacitaci6n de la mano de obra y a la innova-
ci6n en todas sus dimensions.
En este sentido cabe destacar que, aunque
como se sefial6 anteriormente, la formaci6n
de capital esta aumentando en los ultimos afios
a un ritmo mas acelerado que la tasa de creci-
miento del PIB, este aumento es insuficiente si se
lo consider desde la perspective de la necesidad
de alcanzar niveles de competitividad mis altos
y sostenibles a lo largo del tiempo. Aumentar la
inversion require, entire otras cosas, reducir la
incertidumbre, para lo cual, ademas de respe-
tar las reglas de juego, es necesaria una political
macroecon6mica orientada no s61o a controlar la


18 GLOBAL


















































tasa de inflaci6n, sino tambi6n a reducir la vola-
tilidad real, es decir, la volatilidad del PIB. Esto
require que tanto la political fiscal como la mo-
netaria apunten a amortiguar las fluctuaciones
originadas por el ciclo econ6mico.
La otra alternative para incrementar la com-
petitividad de manera perdurable consiste en re-
alzar la calidad o elevar el grado de elaboraci6n
de los products. Como la CEPAL ha afirmado en
varias publicaciones (por ejemplo CEPAL, 2004),
para lograr este objetivo el necesario incremento
de la inversi6n debe complementarse con una es-
trategia de desarrollo productive centrada en la
reducci6n de la heterogeneidad structural carac-
teristica de nuestras economies y en el estimulo
de la incorporaci6n de conocimiento en el proce-
so productive a trav6s de political de fomento de


las actividades innovadoras. En algunos paises de
la region, la renta que general los recursos natu-
rales podria ser parcialmente derivada, a trav6s
del cobro de impuestos especificos, hacia el finan-
ciamiento de estas actividades.
La prolongaci6n de las actuales condiciones
favorables para nuestra region y su repercusi6n
en cuanto a una sostenida presi6n de oferta en
los mercados de cambio dificulta el sostenimien-
to de las paridades reales en niveles elevados. A
la larga, si sigue vigente la favorable situaci6n
representada por la mejora de los tirminos del
intercambio y las voluminosas remesas de los
emigrados, es probable que la apreciaci6n nomi-
nal o la mayor inflaci6n estimulada por la presi6n
de la demand provoquen una caida del tipo de
cambio real. La clave estaria entonces en apro-
vechar las condiciones que se dan actualmente,
cuando es possible sostener un tipo de cambio real
alto, para provocar cambios en las economies que
permitan alcanzar niveles de competitividad sos-
tenibles en el tiempo.

Jos6 Luis Machinea es secretario ejecutivo de la
CEPAL. Economista i.p-rrin.:., posee un doctorado en
Economia de la Universidad de Minnesota. Se desem-
pefi6 como consultor del BID y del Banco Mundial. En
su pais ha sido ministry de Economia, president del
Banco Central, president de la Fundaci6n Argenti-
na para el Desarrollo con Equidad (FADE) y director
de Investigaci6n del Instituto de Desarrollo Industrial
de la Uni6n Industrial Argentina. Es autor de nume-
rosas publicaciones especializadas y !l:l.!:, sobre
macroeconomia y asuntos financieros y monetarios.
Sus publicaciones mis recientes son: Macroeconomic
coordination in Latin America: does it have a future?,
La esquiva equidad en el desarrollo latinoamericano:
una vision structural, una aproximaci6n multifacetica,
y Comercio, inversion direct y political productivas.

Referencias
CEPAL, 2004. Desarrollo productive en economics
abiertas, Santiago de Chile.
CEPAL, 2005a. Balance preliminary de las economics de
Amirica Latinay el Caribe, Santiago de Chile.
CEPAL, 2005b. Panorama social de America Latina,
Santiago de Chile.



























r *r

;r, i J I







- - - - - - - - - - - - - - - - - - -

'04,y

Ab
k% ''* 4



i, v ;* 6





-- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -


























DIVERSIDAD CULTURAL

MIRADAS GLOBALES

Tres autores para echar luz sobre un mismo tema. Miradas desde Francia, Espafia y
la Republica Dominicana. De lo local a lo global; de lo 6tnico a lo fronterizo; de las
lenguas a la biodiversidad. Hay muchos modos de expresi6n y varias definiciones para
un concept de reciente formulaci6n.


ZZe '4-
Ir'
i Jed
L 1 .11 :- I I 1 :1 j Ii .. I IT -II iI i I -I -I l I .: 1




Maro Velo .


Ideas para una

clasificaci6n provisional

La diversidad cultural se expresa de muchos modos y no existe uno que pueda representar
el modelo para una definici6n uinica. Las caracteristicas de la diversidad cultural son 6tnicas,
political, geogrificas y linguisticas o bien se basan en creencias compartidas de tipo religioso
o relacionadas con la supervivencia. En este articulo pretendemos ayudar a establecer
ciertas diferencias entire las diversidades culturales etnicas y fronterizadas y las que pueden
considerarse como tales al interior de un pais con cultural mds o menos homogenizada.


0`~ r u













L as diferencias entire gru-
pos 6tnicos vivientes, por
un lado, y expresiones
ktnicas remanentes aceptadas por
la generalidad de la sociedad son
importantes para un studio sobre
la diversidad cultural, puesto que
manejamos various niveles de acep-
taci6n de la misma. Aceptamos la
existencia del tipo de diversidad
cultural que se centra en las iden-
tidades diferentes dentro de un
mismo territorio, identidades que
conforman cultures dentro de un
estado, un territorio o un conjunto
de sociedades. Modelos como el de
los estados balcAnicos son una bue-
na raz6n para career que las identi-
dades se manifiestan en estos casos
como diversas dentro de una totali-
dad que se expresa de modo plural.
Otios models de diversidad cultu-
ral menos conflictivos son los relati-
vos a sociedades como la espafiola,
por ejemplo, donde la pluralidad
se ha autonomizado en gran parte
y se revela en una integraci6n que
se organize siempre considerando
el Estado como el mecanismo de
aglutinaci6n.
En el area del Caribe, la diver-
sidad se establece de otro modo y
ha tenido su base de expresi6n en
la dominaci6n colonial que gener6
la fragmentaci6n de las sociedades
indigenas propiciando una mezcla
cultural en la que lenguas, costum-
bres, formas de vida y models de
creencia dieron lugar a un plura-
lismo atado, fundamentalmente, a
las vertientes coloniales mismas. De
ahi que se establezcan los patrons
caribefios no ya como formas ba-
sadas solamente en la geografia de
la cuenca o del espacio geopolitico
donde el colonialismo estableci6
sus dominios, sino como un Ambi-


to en el cual hay similitudes basa-
das en una secuencia que va desde
la prehistoria hasta hoy, en la cual
son importantes los ecosistemas, el
modelo esclavista, la permanent
migraci6n inter islefia y los mode-
los econ6micos que el capitalism
inaugur6 con la producci6n agrico-
la, el hato ganadero, la plantaci6n
con sus variantes, la dependencia
ain de metropolis europeas, y en
el siglo XIX de las hegemonias na-
cientes, entire ellas la de los Estados
Unidos de America. Esta diversi-
dad por conformaci6n hist6rica y
cultural es bien diferente de las ci-
tadas antes, por cuanto responded y
ha respondido a una vision y una
concepci6n del Caribe como un es-
pacio geopolitico en el cual lo plu-
ral es predominante, creindose la
imagen de "lo caribefio" como una
entidad que, a nuestro juicio, posee
ingredients hasta cierto punto in-
consistentes cuando se habla de "la
unidad en la pluralidad".
El llamado "Caribe" son va-
rias lenguas, various idiomas creo-
les, y expresiones artisticas que, si
bien poseen la impronta colonial,
se manifiestan dentro de concep-
ciones diversas. Las presencias his-
pana, holandesa, danesa, francesa,
inglesa y norteamericana produ-
cen matrices culturales variadas,
dando a la identidad de cada lu-
gar una personalidad propia que
si bien puede ser concebida ideal-
mente como expresi6n caribefia,
es en el fondo la base de la diversi-
dad creative y cultural de las islas
y aun de las costas que bafian la
region. Las posteriores compues-
tas por hindfes, irabes de varias
etnias, chinos e inmigrantes de
otras nacionalidades siguen dando
al Caribe material prima para una


especie de fermentaci6n capaz de
sugerir las variables de identidades
fragmentarias en muchos casos. La
continuidad de este Caribe en fer-
mentaci6n sigue reproduci6ndose.

Dicotomias
Cuando vamos hacia lo que muchos
consideran como diversidad cultu-
ral en su aspect local -tal como
acontece en la Repfblica Domini-
cana-, la problematica de estable-
cer hasta d6nde hay una relaci6n de
las identidades interiores con lo que
hemos descrito antes de manera su-
cinta plantea la problematica de si
entender nuestra diversidad como
una expresi6n hist6rica que gene-
ralmente aterriza en lo folcl6rico,
o si considerar que dentro de nues-
tro territorio existe la diversidad
ktnica que caracteriza los models
balcAnicos, europeos o plurales en
general. Sin dudas, la vision de la
diversidad cultural al interior de
cada pais, o de cada isla, o de cada
lugar del Caribe, varia. En la Re-
pfblica Dominicana no hay lenguas
crdoles, no existe un ghetto, y no hay
sociedades capaces de, unificadas
por designios culturales, influenciar
en las decisions de poder y much
menos en el process de transforma-
ci6n social. La situaci6n apunta en












ocasiones hacia formas del pasado
o relictos que en muchos casos fue-
ron parte de nichos, mAs que ghettos
desaparecidos. La cultural aborigen
dej6 un muestrario de elements
culturales' que son relictos de sus
modos de vida, pero sabemos que
el l6timo ghetto aborigen fue el esta-
blecido en BoyA, luego del acuerdo
entire Enriquillo y Carlos V. En lo
relative a los manieles de esclavos
levantados, los mismos no logra-
ron establecerse de manera tal que
pudiesen ser considerados como
nucleos permanentes de una cultu-
ra que incidiera y quedara vigente
como una unidad politico-social en
al Ambito dominicano.2
La base hispana de la sociedad
colonial, pobre y mal controlada,
produce como consecuencia una
necesaria hibridaci6n de valores y


de formas culturales en las que los
ingredients de la cultural africana
son en parte absorbidos y modifi-
cados por la sociedad en general.3
Vale dar un vistazo a las migracio-
nes hist6ricas citadas por autores
como Harry Hoetink, Carlos Este-
ban Deive, Orlando Inoa, Jos6 del
Castillo y aquellos que han traba-
jado sobre nuestra conformaci6n
6tnica, para entender que desde un
primer moment la sociedad domi-


nicana se mestiz6 de manera gene-
ral, produci6ndose la hibridaci6n
de las formas culturales, las cuales
dieron como punto de referencia en
lo musical, en lo ritual, en lo mate-
rial, expresiones que no se asenta-
ron definitivamente como parte de
un ghetto, sino como formas cultura-
les centradas en tradiciones que la
propia Iglesia Cat6lica acogia con
eclecticismo, como era el caso de
las velaciones; la incorporaci6n del
campesinado a festividades como la
del Santo Cristo de Bayaguana;4 el
llamado Rosario de la Aurora de-
sarrollado por los descendientes de
esclavos de Los Mina en el barrio
de Santa BArbara, en la capital do-
minicana,5 o los fandangos, festivi-
dades en las cuales negros, blancos
y mulatos compartian en la zona
rural musica y baile con acentos


afro-hispanos.6 Todo el calendario
ritual dominicano estA centrado en
festividades que pueden considerar-
se hibridas.
Nuestra diversidad cultural
apunta hacia una base hispAni-
ca, con elements indigenas como
formas de supervivencia, y apor-
tes contundentes e indudables de
elements africanos, como una
herencia cultural que se hizo fun-
damental en todo el Caribe. En-


tonces nuestra concepci6n de lo que
consideramos diversidad cultural
dominicana parte del hecho claro y
establecido de que nuestras diferen-
cias con models como los citados
se produce debido a la ausencia
de enclaves divisorios que pudieran
influenciar decisions political y
sociales. Hasta el moment la con-
cepci6n del "rescate de valores" nos
da la pauta de que el esfuerzo que
hacen las autoridades dominicanas
es el de preservar relictos, mante-
ner vigentes costumbres locales que
pudieran desaparecer, pero que es
impossible encontrar casos cerrados
de identidad local separados de la
identidad national. Podria sefialar-
se como un notable caso de iden-
tidad cerrada, confrontadora del
estado o diferente de los intereses
del Estado mismo, la resurrecci6n
de las creencias de Olivorio Mateo
y de la concepci6n mesianica que
le dieran los llamados "mellizos de
Palma Sola", atados a un mesianis-
mo que enfrent6 la concepci6n del
Estado mismo, pero no como con-
secuencia de protests orientadas a
la transformaci6n social, sino como
respuesta a las creencias cat6licas
y al dominio eclesiastico y politico
en lo relative a la concepci6n de la
divinidad y de sus maneras de ex-
presion.
Olivorio Mateo, figure central
sobre la cual se establecia el rito,
alcanz6, como en casi todos los
milenarismos, auto presencia de
dios, y su culto se elev6 al de una
figure competitive en lo politico y
en lo religioso cuando sus seguido-
res establecieron un nicho cultural
contestatario en Palma Sola.7 Pal-
ma Sola podria ser, en cuanto a la
diversidad cultural de orden identi-
tario y cerrado, el modelo modern


24 GLOBAL













unico de confrontaci6n entire el Es-
tado, los valores burgueses y ecle-
siasticos y el ecosistema social.

Relictos
La tesis que planteo se basa en el
hecho de que la diversidad cultural
del tipo relicto no influye con noto-
riedad en las decisions sociales, y
en que la mayoria de las veces las
mismas quedan como expresi6n fol-
cl6rica, como modelo de lo que an-
tes tuvo una importancia real. He
tratado otras veces el tema de la re-
cuperaci6n de elements culturales
en desbandada, pero convertidos en
"autoctonismo" de orden folcl6rico.
En los ultimos afios la UNESCO ha
prohijado la necesidad de declarar
como patrimonio social relictos que
se plantean como una parte del pa-
sado y que ain funcionan dentro de
un Ambito limitado, al que vengo
llamando "nicho". El caso de los
llamados "congos de Villa Mella"
ilustra el punto, pero igualmente lo
ilustra el reconocimiento de los lla-
mados "Guloyas" en San Pedro de
Macoris. Los Guloyas son parte del
ghetto "cocolo" que se instaur6 con
el auge del azulcar, y son en verdad
una presencia tardia en la Rep6i-
blica Dominicana. Sabemos que
como injerto cultural vienen hacia
los afios veinte del siglo pasado des-
de Saint Kitts y las islas inglesas, y
que son la repetici6n de una moda-
lidad afro-inglesa.
Cuando llegan son ya un hibri-
do: redoblante military ingles, flauta
dulce, vestimenta de tipo irland6s
modificada, leyenda biblica como
base y ritmo africano. El premio de
la UNESCO, a nuestro juicio, debi6
ser compartido con los cocolos de
Saint Kitts y las islas inglesas donde
el espectAculo Guloya (voz proceden-


te de la biblica Goliat) ha sido parte
de la comunidad total y element
local que compare toda la isla, a
diferencia de su presencia domini-
cana que es en parte una expresi6n
de transferencia de la provincia
de San Pedro y, en lo laboral, de
la industrial decadente del azucar.
Permanencias de este tipo, como
la "calenda" y el "bamboulA", se
han producido como parte de nues-
tro folclore de inmigraci6n con los
libertos traidos a SamanA por Bo-
yer.8 Muchas veces la concepci6n
de la etnicidad se manifiesta como
parte de una tradici6n en ocasio-
nes estancada. En muchos lugares
del pais donde la presencia antigua
de los inmigrantes fue important,
los relictos son parte de identida-
des locales insertas, claro estA, en
la identidad cultural y national de


los dominicanos. La raz6n por la
cual se debe dar protecci6n a estas
expresiones es, precisamente, la de
que las mismas son parte de nuestra
historic, explican process, aunque
funcionalmente est6n distantes de
nuestro modo de vida general. Son,
al fin y al cabo, valores hist6ricos.
Lo que habria que evitar es con-
vertirlos en valores de exhibici6n
-agregindoles novedades de ulltima
hora- y presentarlos para un p6bli-
co que determine, por su gusto de
lo ex6tico y de la deformaci6n, una
transformaci6n innecesaria y letal.
Me refiero con ello a los programs
turisticos que atentan, muchas ve-
ces, contra la realidad cultural y
la tradici6n. Pero igualmente a los
televisivos y de especticulos que se
orientan hacia esa linea. Sin em-
bargo, presentados como base de
nuevas formas creativas, sin tratar
de dar esas formas como las origi-
nales, apuntan hacia posibilidades
nuevas de usar su riqueza como
parte de nuestra cultural moder-
na. Una de las caracteristicas que
Harry Hoetink ha sefialado como
element important en la fusi6n
de las expresiones culturales domi-
nicanas es el eclecticismo de la mis-
ma, la capacidad de absorci6n y de
asimilaci6n de formas en principio
ajenas a la base originaria indo-his-
pano-africana.9 En tal sentido, la
novedad es un paso important en
las lides de la creatividad.

LLa primera comunidad
de intereses?
La primera comunidad de intereses
en lo que seria luego el estado-na-
ci6n dominicano pareci6 darse par-
cialmente con Hernando Montoro
y la acci6n de las devastaciones de
Osorio.10 Montoro enarbol6, como












es sabido, valores locales y politi-
cos al oponerse a las reglas de la
monarquia contra el monopolio
monArquico. Lider de una facci6n
si no anticolonial, desapegada y
opuesta por razones econ6micas a
la monarquia, consolidaba valores
nuevos que han sido bien tratados
en la novela de Carlos Esteban
Deive titulada Las devastaciones. El
desplazamiento de las poblaciones
no hizo otra cosa que general ma-
yor pobreza colonial, entregar a la
postre el territorio occidental de la
isla a Francia, y convertir en fron-
tera un espacio inmenso que por
sus nuevos models de explotaci6n
intensive, basados en la esclavitud
y el azucar, se convertia en merca-
do sustancial de la producci6n de la
parte oriental de la isla. El esclavo
de la parte oriental discriminaba al
de la parte occidental. El modelo
de producci6n esclavista frances en
las colonies era bien diferente del
modelo hispano que desde el mis-
mo siglo XVII se bas6 en el hato
ganadero. Nuestra diversidad cul-
tural se iniciaba primariamente por
la pobreza y la falta de verdaderos
centros urbanos, en una mezcla
de creencias hispanas y africanas.
El marco precapitalista imperaba.
La conformaci6n fenotipica era la
de una sociedad mulata en mis de
un 75 por ciento, donde la diferen-
cia racial tenia menos importancia
que en el territorio ocupado por los
franceses." Las lenguas africanas
no funcionaron generando un crdo-
le dominicano y los escapades de la
parte occidental se integraron en
ocasiones en asentamientos y nichos
organizados por la colonia, como
lo fuera el poblado de San Loren-
zo de Los Mina. La conformaci6n
ktnica temprana del dominicano, o


de quienes seriamos dominicanos,
se producia como una manera de
supervivencia, en la cual la mezcla
racial de las zonas rurales y aparta-
das hablaba de una sociedad sin los
prejuicios de los altos dignatarios
de la corona, los cuales, de cual-
quier modo, se ayuntaban con mu-


latas y negras, tal y como lo revelan
importantes trabajos como los de
J. Marino InchAustegui y el propio
Carlos Esteban Deive.12
Esa mezcla racial y cultural
prohijaba la ausencia del ghetto. El
amor generalizado de los domi-
nicanos por los toques africanos
proviene del fandango o fiesta que
hacia mezclas instrumentales en
las cuales los membran6fonos eran
fundamentals, como lo son o eran
los toques de origen congo, toques
los mas comunes en nuestra m6sica
velatoria rural y en los bailes afro-
hispanos. Desde el siglo XVII, el
fandango ocup6 una parte lidica
de la vida rural. La mezcla religiosa
hispano-africana es rica en expre-
siones como 6sta y vale citar las fes-
tividades de SanJuan y las fiestas de
la llamada Sarandunga en el norte
de Bani, donde el santo es adorado,
bautizado y los toques de los bailes
que componen el moment ludico
responded al mas profundo sentido
de la misica conga. La Sarandunga
se baila en parejas, los movimien-
tos son afros y los pasos hispanos, el
bakunao o golpe de cintura emerge


en ocasiones, y la visit del santo
a las casas de la comunidad de La
Vereda responded al rito cat6lico de
la visitaci6n con la finalidad de lle-
var paz, amor y prosperidad al que
lo acoge y le da techo. Me explico:
hay tambien diversidad cultural en
las etnias que dentro de un mismo


territorio tienen tradiciones, ritua-
les, historic y modos de vida diver-
sos, pero existe diversidad cultural
igualmente, aunque de otro modo,
en sociedades mis o menos ho-
mogeneas que, compartiendo los
mismos valores, presentan nichos
product de tradiciones que en su
moment formaron parte de su
base hist6rica. Sobre esta premisa
consideramos que en la Republica
Dominicana el process de mezcla
cultural integr6 expresiones que
ahora parecen esfumarse debido al
process de globalizaci6n, a las no-
tables influencias de la television, la
radio, la prensa y las idas y vueltas
de emigraci6n-inmigraci6n.

La cultural es functional
Es muy possible que una expre-
si6n cultural desaparezca cuando
no tiene justificaci6n social. En el
folclore dominicano el "canto de
hacha", los pregones, muchas tra-
diciones de medicine botdnica, rit-
mos antiguos, amuletos, d6cimas,
adivinanzas, cuentos de camino,
ex votos, y otras expresiones que
eran fundamentals para la ex-


26 GLOBAL


Es muy possible que una expresi6n

cultural desaparezca cuando no

tiene justificaci6n social.

I I













presi6n de lo cotidiano han ido
desapareciendo, lo mismo que pa-
labras, refranes, ritos, costumbres
y leyendas, mientras se incorporan
nuevas expresiones transformado-
ras aceptadas dentro del context
rural y de plantaci6n, como son el
llamado gaga, y en todo el territo-
rio el vudu, con divisions o lods
dominicanos que actian de acuer-
do a la vida cotidiana y las nece-
sidades mAs perentorias de los que
invocan su ayuda. Pero tambi6n la
influencia n6rdica de m6sicas, bai-
les y ritmos nuevos es estudiable y
costumbres que sustituyen la moral
local o que confrontan viejas f6r-
mulas culturales ancestrales.
Vale decir que la diversidad
creative, mal incentivada, fuera
de toda political estatal, ha sido en
gran parte abandonada por la faci-
litaci6n de fusiones y formas impor-
tadas que, debido al comercio y la
implantaci6n, anulan las mod6licas
formas nacionales que pudieran
aun ser funcionales. Una political
orientada a la diversidad creative
necesita studios sociol6gicos con
plantillas en las que se establezcan
las prioridades del Estado.
El antrop6logo norteamerica-
no Marshall Shalins ha hecho 6n-
fasis en que una cosa es la cultural
vista como algo relacionado con
el humanismo y otra es la vision
que habremos de tener de ella si la
consideramos "como el conjunto
de rasgos distintivos que caracteri-
zan el modo de vida de un pueblo
o de una sociedad"." El autor se-
fiala que esta vision contradictoria
se basa en la confusion acad6mica.
Puesto que la cultural es expresi6n
del modo de vida, su studio an-
tropol6gico debe partir de la posi-
bilidad de colocarla en un primer


piano del quehacer politico para
incentivar el desarrollo total de
la sociedad. En tal sentido, y den-
tro del pais, el establecimiento de
aquellas especificidades que de-
terminan la identidad cultural, su
reconocimiento y posibilidades po-
tenciales, son la base para la crea-
ci6n, mejoramiento y protecci6n
del capital human necesario para
enfrentar y neutralizar los proce-
sos de globalizaci6n que amena-
zan con homogenizarnos. En este
caso, homogenizaci6n querria de-
cir eliminaci6n de los valores de la
identidad para el insuflamiento de
valores globales, comunes a todo
un sistema, y capaces de permitir
el manejo de nuestras cultures y
de nuestros models de vida. En
tal sentido el sistema global aten-
taria contra la diversidad, punto
clave, en algunos casos, de la pro-
pia identidad. En esa nueva vision,
defensora de la pluralidad interior,
cabe la asimilaci6n, creaci6n, pro-
moci6n y adaptaci6n de una tec-
nologia adecuada a los valores de
la identidad. En las circunstancias
actuales, tal y como dicen los inte-
grantes de la Comisi6n Mundial de
Cultura y Desarrollo refiriendose
a logros en los cuales la tecnologia
no ha sido 6bice para mantener
vigentes los valores locales, puede
afirmarse que "se ha logrado pasar
con 6xito del sistema global al local
cuando los factors culturales han
sido tenidos en cuenta explicit y
cuidadosamente. Esas transferen-
cias requieren innovaci6n t6cnica,
econ6mica y social, conforme los
pueblos recuperan la iniciativa.
Por lo tanto, hay que prestar espe-
cial atenci6n al saber lo que cada
cultural ha aportado al patrimonio
intellectual del mundo".14


El novelist mejicano Carlos
Fuentes sefialaba hace ya tiempo
que una de las salidas para escapar
de la presi6n global de cara al siglo
XXI era buscar, incentivar solucio-
nes propias aupando una political de
creatividad local. Confiaba en que
poseiamos, en el caso latinoameri-
cano, la imaginaci6n, la tradici6n y
las reserves para organizer "nues-
tros propios models de desarrollo".
La diversidad cultural no es, por lo
tanto, el relicto que en paises como
la Rep6blica Dominicana se da
como folclore de la diversidad, sino
que debe ser tambi6n la experiencia
acumulada, recreada en diversas
formas -y esto es diversidad- para
modificar favorablemente nuestro
entorno haciendo possible modos de
vida mejores.5

Propuesta y cierre
1.- El origen etnico dentro de
una sociedad global es el tipo de
identidad diverse product de la












fragmentaci6n de un territorio
en funci6n de las identidades que
contiene. Caso de los Balcanes y
sociedades-estado en las cuales
hubo y hay nacionalidades y len-
guas diferentes. Vale entonces decir
que se trata de lo que podriamos
Ilamar "diversidad balcanizada".
Estas identidades pueden ser con-
frontadoras de otras y sus diversas
cultures estan generalmente desasi-
miladas las unas de las otras.
2.- Sociedades nacionales con
presencias aut6nomas establecidas
que forman part, desde el punto
de vista del desarrollo cultural, de
la propia sociedad global, donde lo
divers es part de una totalidad
aceptada.
3.- Sociedades como las antilla-
nas y caribefias que, compartiendo
un desarrollo colonial capitalist
mis o menos comuin, se presentan
como entidades con gran influencia
y hasta dependencia de los viejos
lazos coloniales. La pluralidad es
uno de sus puntos de referencia.
Los creoles son part de su identidad
y la criollidad un element comuin
a muchas de ellas.
En los models caribefios exis-
ten diversidades culturales interio-
res, relictos de la vida colonial, y
valores actuantes de una hibrida-
ci6n product de la permanent
inclusion desde el siglo XVI hasta
nuestros dias de migraciones natu-
rales o forzadas. La posibilidad de
ghettos no se percibe y en cambio si
el "nicho cultural", que es un re-
licto caracteristico de sociedades
originarias o de otras llegadas mias
tardiamente con experiencias afin
vigentes y que estan imbricadas sin
traumas sociales, como part del
Estado national. Este tipo de mo-
delo podria ser com6n igualmente


a muchos lugares de Africa y de
Oceania, donde el process colonia-
lista gener6, como en el Caribe, so-
ciedades fragmentarias imponiendo
lenguas y cultures con tendencia a
las hibridaciones.


Marcio Veloz Maggiolo, domini-
cano (1936), es doctor en Historia de
Am6rica de la Universidad de Madrid,
licenciado en Filosofia de la Univer-
sidad Aut6noma de Santo Domingo.
Profesor, escritor, ganador del Pre-
mio Nacional de Ciencias por su obra
antropol6gica y Premio Nacional de
Literature por su labor como narra-
dor. Parte de su literature creative y
antropol6gica aborda los temas del
mestizaje, la diversidad cultural y la
identidad dominicana.


Notas
' Bernardo Vega nos ha dejado un buen
resume de estas supervivencias, entire
las que se citan el conuco, el cultivo de
roza, el uso casi desaparecido de monti-
culos agricolas, alimentos como el maiz
y el casabe. Usos como el del tabaco,
sistemas de pesca con redes, barbasco,
toponimias y otras expresiones.
2 Un important process de hibridaci6n
se produce ya antes de mediados del si-
glo XVI, cuando Enriquillo une a sus
hombres esclavos alzados contra la co-
rona. Seria quizAs el moment inicial de
acuerdos bClicos entire sociedades y cul-
turas de origen divers en las Antillas.
3 Carlos Esteban Deive analiza la situa-
ci6n en Identidady racism en la Repzblica
Dominicana. Al hacer studios importan-
tes sobre el process de hibridaci6n, con
gran acopio documental, el autor ha
contribuido a equilibrar la vision cultu-
ral de la sociedad dominicana.
' La fiesta, a comienzos de afo, se basa
en la tradici6n hatera de obsequiar un
becerro al Santo Cristo de los Milagros,


representado por la Iglesia cat6lica. La
ofrenda va a los fondos de la misma
para obras sociales. El complejo festivo
es important, y las peregrinaciones al
lugar recuerdan los tiempos en que fue
fundada la villa y los milagros que el
Cristo ha hecho.
5 El Dia de Santa Barbara, los descen-
dientes de esclavos del poblado riberefo
de Los Mina, en la parte norte del rio
Ozama, celebraban la festividad en la
planicie de la iglesia de Santa BArbara.
Se usaban tambores, fotutos de bambti,
como los del gaga, y las celebraciones
duraban various dias.
" El fandango no es un tipo de muisica,
sino un modelo de diversion. Su mis
important caracteristica es la con-
junci6n de elements culturales de di-
verso orden. Comun a muchos puntos
de Am6rica, el nombre se discute en
Glosario de Ajionegrismos como de varias
procedencias, incluyendo el Arabe. En
el libro, Fernando Ortiz apunta hacia
un origen mandinga, puesto que en ese
dialecto la palabra "fanda" significa
convite, "dar de comer", "fiesta donde
se come".
7 La matanza de Palma Sola, gestada por
politicos y militares durante el ejercicio
del poder del Consejo de Estado que en
1962 regia el pais, puede ser considera-
da como un caso important de etnoci-
dio politico. Igualmente la del afio 1937
ordenada por Trujillo contra las pobla-
ciones haitianas del noroeste del pais.
Ambos fen6menos ocurrieron contra
gente indefensa y como una confronta-
ci6n del Estado con intereses contrarios
al mismo. (Ver bibliografia citada).
SJean Pierre Boyer, president de Hai-
ti en 1822, al poco tiempo de invadir la
parte oriental de la isla liber6 los escla-
vos y produjo asentamientos de metodis-
tas norteamericanos negros en Samana
y Puerto Plata, propiciando, ademas,
la repartici6n de tierras a la poblaci6n.


28 GLOBAL














La incorporaci6n del protestantismo y
de las festividades religiosas y athens o
canticos, asi como costumbre rurales
importadas fueron elements que enri-
quecieron la vida dominicana. En Sa-
mana se produjo un conato de lengua
creole que alcanz6 fnicamente el ghetto
norteamericano.
' Al hacer menci6n de la capacidad del
dominicano para similar grupos no
locales que incluyen canarios islefios,
judios, peninsulares, cubanos, puerto-
rriquefios y haitianos que vivian "tran-
quilamente" hacia 1871 en nuestro
territorio, Hoetink destaca la capacidad
del dominicano para adaptarse a nuevas
formas de cultural.
o1 Carlos Esteban Deive, en su novela
Las Devastaciones, Premio Siboney, logra
un formidable cuadro del moment en
que el contrabando auspiciado por las
propias autoridades hispanas confor-
maba en la costa norte una sociedad
pequefia y alejada de los valores de la
monarquia. Los temores de Felipe II y
III de que el protestantismo se expan-
diese y la falta de control para detener
las riquezas que se producian fuera de
la ley y del monopolio generaron una
gama de valores nuevos de pobladores
criollos contra la corona, produci6ndose
una ruptura que dio al traste con las po-
blaciones de la costa norte y occidental
de la isla.
" La mayoria de las estadisticas coinci-
den en que la mezcla racial a finales del
siglo XVIII estaba conformada aproxi-
madamente entire un 75 y un 80 por
ciento de poblaci6n mestiza.
12 Ambos autores hacen referencia,
usando documents del Archivo de In-
dias de Sevilla, a la vida dispendiosa y a
la corrupci6n que carcomia la colonia a
partir de mediados del siglo XVI, y afin
antes. (Ver bibliografia)
13 Marshall Shalins ha escrito importan-
tes obras sobre cultures tribales, y sus


studios etnol6gicos sobre parentesco
son de suma importancia para entender
el process de la diversidad cultural en el
orden tribal.
" Se puede encontrar informaci6n mis
detallada en el texto Nuestra Diversidad
Creative, Informe de la Comisidn de Cultu-
ray Desarrollo, trabajo realizado bajo la
coordinaci6n de Javier P6rez de Cue-
llar, M6xico, 1997.


Bibliografia
Baud, Michel. Koonig, Kees. Ostien-
die, Gert. Ouenneel, Arij, Silva,
Patricio. Etnicidad como estrategia en
America Latina y el Caribe. Quito.
Ediciones Abya-Yala. 1996.
Deive, Carlos Esteban. La esclavitud del
negro en Santo Domingo. Santo Do-
mingo. Fundaci6n Cultural Do-
minicana. 1980.
-Los cimarrones del maniel de Neyba. His-
toria y etnografia. Santo Domingo.
Banco Central de la Replblica
Dominicana. 1985.
-Los guerrilleros negros. Esclavos, fugitives
y cimarrones en Santo Domingo. San-
to Domingo. Fundaci6n Cultural
Dominicana. 1989.
-"Identidad y racism en la Republi-
ca Dominicana. Santo Domingo".
Ensayos. Comisi6n Permanente de
la Feria del Libro. 2001
-Las devastaciones. Santo Domingo. Pre-
mio Siboney. Taller. 1984.
Davis, Martha Ellen. "The old time re-
ligi6n". Boletin del Museo del Hombre
Dominicano. No. 14. Santo Domin-
go. 1980.
Franco, Franklyn. Los negros, los mulatos
y la Jacidn Dominicana. Santo Do-
mingo. Impresora Vidal, 1998.
Fuentes, Carlos. "Creatividad y em-
poderamiento". Nuestra diversidad
creative. InJirme de la Comisi6n Mun-
dial de Culturay Desarrollo. M6xico.
1996.


Hoetink, Harry. El pueblo dominicano.
Santo Domingo. Ediciones Libre-
ria La Trinitaria, 1997.
Inoa, Orlando. Azicar, drabes, cocolos y
haitianos. Santo Domingo. Editora
Cole. 1999.
-Los cocolos en la sociedad dominicana.
Santo Domingo. Helvetas. 2005
Lizardo, Fradique. Danzas y bai-
les folkl6ricos dominicanos. Santo
Domingo. Museo del Hombre
Dominicano-Fundaci6n Garcia
Ar6valo. 1974
Martinez, Lusitania. "Un studio pre-
liminar acerca del movimiento
de Palma Sola como movimiento
mesiAnico y social campesino".
Revista Dominicana de Antropologia
e Historia. Nos. 19-20. Santo Do-
mingo. 1980.
Mir, Pedro. Tres leyendas de colors. Santo
Domingo. Editorial Taller. 1984.
P6rez Cabral, Pedro Andr6s. La comuni-
dad mulata. Santo Domingo. Edito-
rial Montalvo. 1982.
Shalins, Marshall. "A brief cultural
history of culture". Comisidn iMun-
dial de Culturay Desarrollo. UNESCO.
1994.
Sen, Amartya. "Culture, economics
and development". Comisidn Mun-
dial de Cultura y Desarrollo. UNES-
CO. 1995.
Vega, Bernardo. "La herencia indigena
en la cultural dominicana de hoy",
en Ensayos sobre cultural dominicana.
Santo Domingo. Museo del Hom-
bre Dominicano. 1981.
Ortiz, Fernando. Glosario de afronegrismos.
Editorial de Ciencias Sociales. La
Habana, 1990.
Veloz Maggiolo, Marcio. "Sobre baile
de fandango y sociedad hibrida".
El Siglo. Santo Domingo. 2000.
Wade, Peter. Raza y etnicidad en Latino-
america. Quito. Ediciones Abya-
Yala. 2000.




Claude Lev-Stau


Cultura, cultures,


(bio) diversidad


Con motivo del 60 aniversario de la UNESCO, el antrop6logo francs Claude Levi-Strauss
pronunci6 un discurso, a los 98 afios de edad, en el que habla de etnologia, cultural, cultures,
identidades culturales amenazadas, lenguas, globalizaci6n y biodiversidad.


L a UNESCO me honra al
permitir presentar mi tes-
timonio en este sexag6simo
aniversario de su fundaci6n. Sefior
director general, se lo agradezco sin
negar que deba este favor al triste
privilegio de la edad, ya que cada
vez son mis escasos los que estuvie-
ron direct o indirectamente aso-
ciados a la actividad de la UNESCO
durante sus 10 6 15 primeros afios
de existencia.
Resulta que yo fui uno de ellos,
y en ocasiones tan diversas que a


veces me cuesta trabajo recordar-
las. Estas van desde la Primera
Declaraci6n sobre las razas a la
organizaci6n de un seminario so-
bre el papel de las matemAticas en
las ciencias humans (en el cual
participaron Jean Piaget, Jacques
Lacan, Benoit Mandelbrot, future
inventor de los fractales), pasando
por various informes, un trabajo de
campo sobre las ciencias sociales
en Pakistan y en el actual Bangla-
desh, y finalmente el Consejo In-
ternacional de Ciencias Sociales


del cual fui el primer secretario
general durante varies afios.
Esta confianza que me dio la
UNESCO en sus inicios se la debo a
dos hombres que animaron el De-
partamento de Ciencias Sociales y
a cuya memorial quiero rendir ho-
menaje. Otto Klineberg, con quien
me relacion6 en Nueva York duran-
te la guerra cuando 61 era professor
en la Universidad de Columbia, y
el gran etn6logo Alfred M6traux, a
quien me unia una amistad fraterna
y que el Instituto Smithsonian esti


30 GLOBAL













por homenajear en una exposici6n
dedicada a su persona y su obra.
Klineberg concibi6 y lanz6 el
program international de investi-
gaciones realizadas bajo un espiritu
etnol6gico, pero realizadas en pue-
blos o pequefias ciudades de los pai-
ses llamados desarrollados, lo que
ponia sobre un piano de igualdad
a las sociedades de tipo occidental y
a las de los pueblos aut6ctonos. Re-
cibi la responsabilidad de conducir
la parte francesa, de la cual result
una obra principalmente realizada
por el desaparecido Lucien Bernot
(entonces mi alumno y mas tarde
mi colega en el Colegio de Francia):
Nouville, un pueblo francs, ahora con-
vertido en un libro cldsico y recien-
temente reeditado.
Los doctors Edgar Krebs y
Harald Prins, directors de esta
exposici6n, ya evocaron mas am-
pliamente en el curso de este colo-
quio la figure de Alfred M6traux
y su trabajo en la UNESCO. Yo me
limitar6 a subrayar su papel en la
lucha contra el racism y como
inspirador de la colecci6n de pu-
blicaciones intitulada "La cuesti6n
racial frente a la ciencia moderna.
El me confi6 una de ellas que la
UNESCO acaba de reeditar junto
con mi conferencia "Raza y cultu-
ra", de 1971, la iltima contribuci6n
que realic6 para ella.
El coloquio de hoy me ofrece la
oportunidad de preguntarme sobre
las razones profundas por las cuales
un etn6logo podia sentirse, en cam-
pos en apariencia tan diversos, en co-
muni6n con las misiones impartidas
en la UNESCO por la Organizaci6n
de las Naciones Unidas. Varias de
estas misiones escapaban a su com-
petencia, pero 61 vislumbr6 con pre-
cisi6n una que tomaria con el curso


de los afios un lugar de primera im-
portancia. Esta misi6n es la misma
que, desde su formaci6n como dis-
ciplina aut6noma a finales del siglo
XVIII, la etnologia debia considerar
como esencialmente suya.
Para poner de relieve este papel
central, har6 un breve regreso al
pasado.
La etnologia -o la antropolo-
gia, como se llama actualmente- se
asigna como objeto de studio al
ser human, pero difiere de otras
ciencias humans en que aspira a
encontrar su objeto en sus manifes-
taciones mas diversas. Es por ello
que la noci6n de condici6n humana
queda marcada para ella de cierta
ambigiiedad: por su generalidad,
el t6rmino parece reducir las dife-
rencias que el etn6logo tiene por
objetivo esencial identificar y aislar,
no sin postular un criterio implicito
-el de la condici6n humana- que es
el unico que puede permitirle cir-
cunscribir los limits externos de su
objeto.

Trino de pajaros
Todas las tradiciones intelectua-
les, incluida la nuestra, se enfren-
taron a esta realidad. A veces, los
pueblos que estudian los etn6logos
s6lo le reconocen la dignidad ver-
daderamente humana a sus pro-
pios miembros. Esta costumbre se
encuentra no s6lo entire los pueblos
llamados aut6ctonos, sino tambi6n
en la antigua Grecia y en la China
y elJap6n de antaiio, donde por un
acercamiento singular las lenguas
de los pueblos calificados de bArba-
ros eran asimiladas al trino de los
pajaros.
Incluso en sus primeros tiempos,
la etnologia no dudaba en clasificar a
los pueblos que estudiaba en catego-


rias separadas de la nuestra para si-
tuarlas cerca de la naturaleza, como
lo implica la etimologia del t6rmino
"bArbaro", y de manera mas expli-
cita, la expresi6n alemana Natur-
vdlkern o bien fuera de la historic,
cuando los denominaba "primiti-
vos" o "arcaicos", como otra manera
de negarles un atributo constitutivo
de la condici6n humana.
Desde sus inicios hasta la prime-
ra mitad del siglo XX, la reflexi6n
etnol6gica se dedic6 afanosamente a
descubrir c6mo conciliar la unidad
postulada de su objeto de studio
con la diversidad y, con frecuencia,
con la incomparabilidad de sus ma-
nifestaciones particulares. Para ello
fue necesario que la noci6n de civi-


lizaci6n, que connota un conjunto
de aptitudes generals, universales
y transmisibles, incluyera a la cul-
tura, tomada en su nueva acepci6n,
ya que ella denota tantos estilos de
vida particulares, no transmisibles,
abordables bajo formas de produc-
ci6n concretas -t6cnicas, costum-
bres, instituciones, creencias-, mas
que capacidades virtuales, y que
correspondent a valores observables













en lugar de verdades o supuestas
verdades.
Ahora bien, la noci6n de cultu-
ra plantea inmediatamente proble-
mas que son, si me atrevo a decirlo,
los de su empleo en singular y en
plural. Si la cultural -en singular e
incluso con una mayuscula- es el
atributo distintivo de la condici6n
humana, jqu6 caracteristicas uni-
versales incluye y c6mo definir su
naturaleza? Pero si la cultural se
manifiesta solamente bajo formas
prodigiosamente diversas que ilus-
tran, cada una a su manera, los
millares de sociedades que existen
o han existido sobre la tierra, json
todas estas formas equivalentes o


bien son pasibles de juicios de valor
que cuestionarian inevitablemente
el sentido de la noci6n misma de
cultural?
La antropologia se asigna el ob-
jetivo central de superar la antino-
mia aparente entire la unicidad de la
condici6n humana y la pluralidad
inagotable de las formas bajo las
cuales la aprehendemos. Present
desde el origen en las preocupacio-
nes de la UNESCO, la antropologia


ha adquirido una importancia cre-
ciente.
Despu6s de la Segunda Guerra
Mundial, bajo el golpe del horror
que inspiraban las doctrinas ra-
cistas y su puesta en prActica en la
massacre de poblaciones enteras y
los campos de exterminaci6n, era
normal que la UNESCO considerara
como su tarea mas urgente la criti-
ca cientifica y la condena moral de
la noci6n de raza. De ahi las decla-
raciones sucesivas sobre las razas,
en 1951 y 1952, respectivamente.
(Por qu6 dos? Porque a los ojos de
los bi6logos, la primera, de inspi-
raci6n sociol6gica, aparecia muy
simplista. Pareciera que despu6s de
la segunda declaraci6n, la UNESCO
podia considerar el problema como
definitivamente resuelto.

Complejidad humana
Alrededor de 1950 la gen6tica de las
poblaciones no habia alcanzado su
pleno auge. Ella incita hoy a reco-
nocer una mayor complejidad en la
unidad humana, que ya no cuestio-
na. Detras de esta unidad, discierne
lo que llama conjuntos fluidos de
variantes gen6ticas que se cruzan
y entrecruzan, se aislan, se disper-
san, se confunden en el curso del
tiempo y cuya identificaci6n ofrece
a la medicine una unidad real. Al
mismo tiempo que reclama la uni-
dad humana, debemos estar alertas
a las corrientes de investigaci6n
cientifica y operar, si es necesario,
reajustes, lo que hizo la UNESCO
en dos declaraciones subsecuentes
en 1964 y 1967. Tarea tanto mas
necesaria cuanto por la inquietud
que general algunas publicaciones
recientes de bi6logos que intentan
volver a dar un estatuto a la noci6n
de raza, aunque sea en las acepcio-


nes diferentes de aquellas que pudo
tener en el pasado, pero que son,
sin embargo, delicadas de abordar.
El reconocimiento de la diversi-
dad cultural y la protecci6n de las
identidades culturales amenazadas
forman el segundo rubro de la mi-
si6n de la UNESCO en la que la an-
tropologia tambi6n se reconoce. La
UNESCO la concibi6 primero bajo
el Angulo del patrimonio mundial,
donde esta diversidad se manifies-
ta de alguna manera desplazada
en el tiempo. Mas recientemente,
tambien la concibi6 en el espacio,
incluyendo todas sus modalidades
existentes en el mundo y que, por
su inmaterialidad, privadas de rea-
lidad tangible, corrian el riesgo de
desaparecer sin que subsistieran sus
trazas. Se trata de las tradiciones
orales, conocimientos relatives a la
naturaleza y al mundo, sabidurias
tradicionales de diferentes oficios
y, en primer lugar, las lenguas que
son su medio coming de expresi6n,
ya que bajo forma inmaterial, cada
lengua constitute por su organi-
zaci6n internal un monument tan
precioso como las obras maestras
de la arquitectura inscritas en la
UNESCO dentro del patrimonio
mundial. Cada lengua percibe y
delinea el mundo de una manera
que le es propia por su estructura y
abre una via de acceso original al
conocimiento de 6ste.

Lenguas amenazadas
La UNESCO esta tan atenta a este
papel central del lenguaje, esta
tan dedicada a movilizar a los lin-
giiistas del mundo entero para el
studio y el mantenimiento de las
lenguas amenazadas de extinci6n
-hechos expuestos en su estrategia
de medio plazo para el period


32 GLOBAL












2002 a 2007- que yo s6lo me de-
tendr6 sobre este punto para relatar
una an6cdota que merece ser regis-
trada en el expediente.
Hace una treintena de afios, en
Canada, yo esperaba en una costa
de la Columbia BritAnica el ferry
que debia conducirme a la peque-
fia isla de Alert Bay, una reserve
de indios llamada Kwakiutl en la
literature etnol6gica y que se deno-
minan a si mismos Kakwaka'wakw.
Estableci una conversaci6n con un
joven pasajero vestido con un traje
deportivo de color muy vistoso. Era
un indio Kwakiutl, pero criado fue-
ra de la reserve desde su primera
infancia y habia decidido regresar


para aprender la escultura tradi-
cional. El me explicaba que era un
oficio que permitia escapar de pa-
gar impuestos. "Pero la dificultad
-agregaba l1-, es que deberia co-
menzar por aprender la lengua."
Me sorprendi6 este comentario.
Asi pues, para este muchacho gra-
vemente aculturizado era evidence
que el arte traditional, los mitos
y leyendas que ilustra y la lengua
formaban un todo. Se sabe que los
Kwakiutl y sus vecinos de la Co-
lumbia BritAnica y de Alaska son
creadores de obras grAficas y plAs-
ticas de una originalidad poderosa.
Acallados durante varias decadas


por la persecuci6n de los poderes
puiblicos desde mediados del siglo
pasado, estas artes, cuya suerte estd
indisolublemente unida a la de la
lengua, encontraban su vitalidad.
Resulta que el afio pasado recibi
una solicitud de ayuda del iltimo
jefe de las naciones Kakwaka'wakw.
Su lengua, el kwakwala -me escri-
bia- ya s6lo era hablada por ape-
nas 200 personas. A trav6s de otros
ejemplos, desafortunadamente
numerosos, la UNESCO pudo con-
vencerse de que las lenguas son un
tesoro, en principio en ellas mismas
y porque su desaparici6n conlleva
la desaparici6n de las creencias, sa-
beres, usos, artes y tradiciones que


son piezas irremplazables del patri-
monio de la humanidad.
La UNESCO subraya en todos
sus textos -y sus temores son des-
afortunadamente bien justificados-
el empobrecimiento acelerado de
las diversidades culturales debido a
la temible conjunci6n de fen6menos
llamados globalizaci6n. Evento sin
precedentes en la historic de la hu-
manidad, esta globalizaci6n resul-
ta en buena parte de la explosion
demogrAfica que en menos de un
siglo ha cuadriplicado el efectivo
de nuestra especie y donde debi&-
ramos ver la verdadera catdstrofe.
Sin embargo, tal vez conviene ver


mis de cerca la historic para bus-
car las coyunturas que, a una esca-
la reducida, podrian establecer sus
precedentes.
En este informed existe un pareci-
do lejano entire la forma en que, en
el moment actual, la globalizaci6n
tiende a uniformizar las cultures y
el estado de cosas que ha recibido
de los historiadores del arte el nom-
bre significativo de g6tico inter-
nacional. Durante varias d6cadas
que van del iltimo cuarto del siglo
XIV hasta la primera mitad del
siglo XV, la multiplicaci6n de los
intercambios, el celo de los colec-
cionistas y mercaderes hicieron que
los lugares de origen de las obras
pict6ricas fueran prActicamente im-
posibles de identificar. Difundido
en toda Europa y como resultado
de influencias reciprocas, este estilo
international se dedicaba a defor-
mar el aspect del cuerpo human
haciendo falsas ciertas proporciones
o por el porte de vestidos extrava-
gantes y una superabundancia de
decoraciones y arreglos. Al mismo


Cada lengua percibe y delinea

el mundo de una manera que le

es propia por su estructura, y

abre una via de acceso original al

conocimiento de este.




































tiempo, se mostraba obsesionado
por la muerte y sus aspects aterro-
rizantes.
NNo hay ahi un parecido no s61o
formal sino de fondo con algunas
de nuestras tendencies del arte con-
temporAneo? Observamos en los
dos casos un celo por desnaturali-
zar el cuerpo human, ya sea en la
apariencia -vestido o representa-
ci6n figurada- o por el tratamien-
to del cuerpo en si mismo como un
objeto; y, por otra parte, la volun-
tad de incluir en el campo del arte
hasta las parties mas detestables de
la condici6n humana.
El paralelo es tan impresionan-
te que estariamos tentados, sobre
la base de s61o estos ejemplos, de
formular una ley de las consecuen-
cias culturales de la globalizaci6n.
Yo no correr6 ese riesgo. Si evoqu6
el caso del g6tico international, es
para subrayar que este estado de
indistinci6n, lejos de apagarse, fue
cl medio del cual surgieron, diver-
gieron y establecieron contacts, las
escuelas de pintura flamenca e ita-
liana: es decir, las formas mas ela-


boradas de la diversidad que haya
conocido el arte occidental.

En gestaci6n
El tiempo no siempre march en
el mismo sentido. Al reino invasor
de la uniformidad pueden suceder
vueltas imprevistas. Ello se produ-
jo en el pasado y se puede esperar
que en el seno mismo de la globa-
lizaci6n en curso se encuentren en
gestaci6n nuevas diversidades cuya
naturaleza desconocemos.
En todo caso, despu6s de re-
chazar las evoluciones unilineales
para escapar del pesimismo que
present el estado actual del mun-
do, las ideas de Giambattista Vico,
fundador en el siglo XVIII de una
nueva concepci6n de la historic,
pueden ofrecer algo de esperan-
za. Su teoria de corsi e ricorsi invita
a ver que en cada period de la
historic se encuentra la proyec-
ci6n sobre otro plan de un modelo
ya present en un ciclo previo, de
manera que la historic se desarro-
Ila en espiral. Si hacemos lugar en
los andlisis hist6ricos a una cierta


periodicidad, encontramos razones
de ser moderadamente optimistas.
Se pueden asi reconciliar las dife-
rentes concepciones que tuvieron
acerca del tiempo los antiguos fil6-
sofos, los pensadores del Oriente y
del Extremo Oriente y los pueblos
aut6ctonos. Por fin se le da su lugar
a la historic humana entire las otras
manifestaciones de la vida piblica,
ya que, en esta perspective, algunas
caracteristicas que se creian especi-
ficamente humans aparecen como
el resurgimiento, en el orden del
pensamiento, de propiedades in-
herentes a la vida misma, asi como
lo sugiere la analogia de estructura
entire el c6digo genetico y el lengua-
je articulado, bien ilustrada por el
gran lingiiista RomanJakobson en
un informed escrito para la UNESCO
publicado en 1970.
Por su parte, la UNESCO siempre
reconoci6 que existe una correspon-
dencia entire la diversidad cultural y
la biodiversidad. Ya la Convenci6n
sobre la protecci6n del patrimo-
nio mundial, cultural y natural de
1972 acercaba los dos aspects, aso-


34 GLOBAL













ciando al patrimonio cultural los
"habitantes de species animals y
vegetables amenazadas"; de hecho,
la UNESCO constituy6 alrededor del
mundo unas 500 reserves de la bio-
sfera para preservar casos notables
de biodiversidad.
A lo largo de los afios tambiin
dio a este lazo cada vez mayor im-
portancia, tratando de comprender
las razones. Asi, en sus Propuestas
para el 2006-2007, el director gene-
ral subraya la existencia de "lazos
conceptuales entire diversidad cul-
tural y diversidad biol6gica". Me
parece que para desarrollar estas
diferencias, para que los umbrales
que permiten distinguir una cul-
tura de sus vecinas esten suficien-
temente definidos, las condiciones
son, a grosso modo, las mismas


que aquellas que favorecen la dife-
renciaci6n biol6gica: aislamiento
relative durante un period pro-
longado, intercambios limitados, ya
sean de orden cultural o gen&tico.
Con muy pocas diferencias, las ba-
rreras culturales son de la misma
naturaleza que las barreras biol6-
gicas y 6stas las prefiguran de una
forma tanto mas veridica que todas
las cultures imprimen su huella en
el cuerpo por estilos de vestimenta,
de peinado o de adornos, por muti-
laciones corporales y por compor-
tamientos gestuales, reproduciendo


presentadas por las variedades en el
seno de una misma especie.

El hombre y otras
species
Diversidad cultural y diversidad
biol6gica no son s61o fen6menos del
mismo tipo. EstAn orgAnicamente
ligadas y percibimos cada dia mis
que a escala humana, el problema
de la diversidad cultural refleja un
problema much mis vasto y cuya
soluci6n es mas urgente: el de las re-
laciones entire el hombre y las otras
species vivas, y que de nada ser-
viria pretender resolverlo desde un
solo Angulo si no se ataca tambi6n
su influencia sobre el otro, con ma-
yor raz6n que el respeto que desea-
mos obtener de cada hombre hacia
las cultures diferentes de la suya es


s6lo un caso particular de respeto
que 61 deberia sentir por todas las
formas de vida.
Aislando al hombre del resto de
la creaci6n, definiendo demasiado
estrechamente los limits que los
separan, el humanismo occidental
heredado de la Antigiledad y del
Renacimiento permiti6 que fueran
rechazadas, fuera de las fronteras
arbitrariamente trazadas, fraccio-
nes cada vez mas cercanas de una
humanidad a la cual se podria ne-
gar la misma dignidad que a las de-
mis, que se habia olvidado que, si el


diferencias comparable a aquellas i hombre es respectable, lo es primero


como ser vivo que como senior y due-
fio de la creaci6n, primer reconoci-
miento que lo llevara a demostrar el
respeto a todos los series vivos.
Estas verdades son evidentes para
los pueblos que estudian los etn6lo-
gos. Hay que felicitarse entonces de
que los organismos internacionales,
y en primer lugar la UNESCO, pres-
ten atenci6n a sus intereses vitales y
a su pensamiento filos6fico.
Por sabias costumbres que
errariamos en calificar de supers-
ticiones, estos pueblos limitan el
consume human de otras species
vivas e imponen el respeto moral
asociado a reglas que aseguran su
conservaci6n. Estas son las leccio-
nes que los etn6logos aprendieron
cerca de ellos, deseando que cuan-
do la UNESCO ayude estos pueblos
a integrarse al concerto de las na-
ciones, les asista tambien en su vo-
luntad de conservar estos principios
intactos y motive a otros para inspi-
rarse en ellos.

Traducci6n: Georgina Sinchez
[Nota del editor: los subtitulos no for-
man parte del discurso y fueron agrega-
dos en el process de edici6n.]

Claude L6vi-Strauss es antropolo-
go, introductory del enfoque estructu-
ralista en las ciencias sociales. Uno de
los intelectuales mas influyentes del
siglo XX, estudi6 Filosofia y Derecho
en la Sorbona, Paris, es miembro de
las academias de ciencias de various
paises y doctor honors causa de va-
rias universidades del mundo. Entre
sus numerosas obras se encuentran
Estructuras elementales del parentes-
co, El totetismo hoy, El pensamiento
salvaje, La ruta de las miscaras, Desde
cerca y desde lejos, y various volime-
nes de Mitologias.


Un mundo con much variedad

es un mundo much mais rico

y emocionante que un mundo

uniform.
I I




Mil.ago de Cora I


DIVERSIDAD CULTURAL
Y GLOBALIZATION


De la mano de la globalizaci6n, la diversidad cultural se ha visto propulsada a la mis candente
actualidad y ha adquirido una preeminencia de alto calibre politico a la que nadie es ajeno.




*m" ., a
, -o 0- .) % .. ... 1'.'.'












1 concept de diversidad
cultural ha tenido y tiene
aun multiples lectures que,
sin duda, conducen a planteamien-
tos diversos y a respuestas diferen-
ciadas. Si, hist6ricamente, desde sus
inicios hace ya mAs de 50 afios, el
concept de diversidad cultural fue
sin6nimo de reconocimiento de las
identidades y de los derechos cul-
turales de las minorias ktnicas, la
globalizaci6n ha venido a ampliar
su Ambito de studio y a situarlo en
el eje de todos los debates contem-
poraneos en torno a la identidad,
a la cohesi6n social en comunida-
des multiculturales, al patrimonio
hist6rico y cultural, al patrimonio
inmaterial, a los contenidos cultu-
rales en Internet y a la circulaci6n
de bienes y servicios, fundamento
de la economic del conocimiento;
en sintesis: a la armoniosa declina-
ci6n de cultural y desarrollo.
La complejidad del ecosistema
cultural es tal, que la Declaraci6n
Universal sobre la Diversidad Cul-
tural, adoptada uninimemente
por los estados miembros de la
UNESCO en 2001 no duda en afir-
mar que este patrimonio com6n de
la humanidad, por encarnarse en la
originalidad y la pluralidad de las
cultures y ser fuente de interacci6n
e intercambio, de innovaci6n y de
creatividad, constitute uno de los
recursos del desarrollo human y
una de las condiciones para la paz y
la seguridad international.
Desde su adopci6n, la Declara-
ci6n Universal se ha convertido en
la referencia mundial para abordar
cualquiera de los multiples aspects
de este concept que, por global, no
deja de ser polis6mico.
La Convenci6n sobre la Diversi-
dad de las Expresiones Culturales,


VA
'~U &L


adoptada por la 33' Conferencia
General de la UNESCO en noviem-
bre pasado, aborda la diversidad
cultural desde la muy actual pro-
blemitica de la creaci6n contem-
poranea y de la industrial cultural
que la vehicula, area de la diver-
sidad cultural que, hasta la fecha,
parecia mal cubierta por el dere-
cho conventional international. La
Convenci6n establece un marco in-
ternacional de protecci6n y promo-
ci6n international de las industries
culturales, fomentando la adopci6n
de political culturales id6neas para
su desarrollo y estableciendo asi-
mismo pautas para la cooperaci6n
international en este terreno.
La Convenci6n se halla abierta a
ratificaciones y s61o entrard en vigor
tras ser ratificada por, al menos, 30
paises. Sin embargo, su adopci6n
por aplastante mayoria muestra la
voluntad de la comunidad interna-
cional por dotarse de un instrumen-
to especificamente disefiado para
hacer que los beneficios de la glo-
balizaci6n puedan alcanzar al ma-
yor numero possible de ciudadanos
de nuestra aldea global, al ofrecer
oportunidades para que todas las


-C,, A
PC e~ ~ (~


cultures puedan canalizar su genio
creative hacia el mercado global de
bienes y servicios culturales.
No s6lo se reconoce a todos el
derecho de expresar y difundir su
creatividad, sino que la oferta glo-
bal de cultural se ve enriquecida y
diversificada con la presencia de
autores y artists de cultures hasta
ahora con escasa o nula presencia
en el mercado international.
Sin embargo, la diversidad cul-
tural expresada por la creaci6n
contemporinea a trav6s de los bie-
nes y servicios producidos por las
industries culturales s61o puede mo-
vilizar a paises que ya cuentan con
la existencia de dichas industries en
su territorio y estin en condiciones
de formular y financial political
culturales para su desarrollo. Una
simple mirada al panorama inter-
nacional permit constatar que, en
realidad, son pocos los paises que
reunen estas dos condiciones. Con-
viene, pues, adelantar acciones ten-
dentes a favorecer la emergencia de
industries culturales (libro, musica,
cine y audiovisual, multimedia, ar-
tesania y disefio) en los paises en de-
sarrollo, extraordinariamente ricos












en creatividad pero, por desgracia,
acuciados por otras prioridades
cuya urgente atenci6n les impide
prestar apoyo a sus industries cul-
turales emergentes.
Por otra parte, es precise tomar
conciencia de la erosion que la pi-
rateria de obras del espiritu esti
causando en el sano florecimiento
de las incipientes empresas locales
en muchos de estos paises. La pira-
teria, tantas veces arropada en de-
magogias, se esta convirtiendo en
uno de los mayores enemigos de la
diversidad cultural a escala global.

De la teoria a la acci6n
La globalizaci6n del comercio y las
comunicaciones ha despertado un
nuevo interns por "lo local". Fas-
cinados por las nuevas e inmensas
posibilidades de proyectarnos en
lo global, todos quisi6ramos asegu-
rarnos un puesto en el nuevo cali-
doscopio. Los creadores y artists
suefian con verse propulsados a la
fama international, las empresas
descubren un mundo de oportuni-
dades para sus products en el gran
mercado de la aldea global, los ciu-
dadanos esperan tener acceso a to-
dos los conocimientos, a todas las
emociones est6ticas, en definitive,
a todas las cultures, sin tener ni si-
quiera que desplazarse fisicamente.
Las innumerables esperanzas
que la globalizaci6n permit con-
cebir suscitan, sin embargo, nuevos
interrogantes. jCon qu6 nos encon-
traremos dentro de una d6cada?
EPodrin los nifios de Yogyakarta
descubrir las tradiciones y mitos de
Indonesia? O unicamente cono-
cerin a Harry Potter, Lara Croft
o los Pokemon? jPodrin los lecto-
res dominicanos leer las obras de
sus escritores contemporaneos? jY


la literature peruana o la senega-
lesa? jPodrin los cin6filos sevilla-
nos disfrutar del cine bosnio? La
respuesta, al menos en teoria, es
"si, podrAn". Pero si nos pregun-
tamos de d6nde vendrAn los libros,
las peliculas, las canciones, las


imAgenes o los juegos multimedia
que, dentro de 10 afios, poblarAn
la imaginaci6n de los j6venes de
cualquier parte del mundo; si nos
cuestionamos cuil serd el origen de
las ideas, los valores, los modos de
vida que influiran sus principios y
sus comportamientos, entonces la
respuesta puede ser muy diferente
y, desde luego, much menos opti-
mista. En efecto, si las cosas siguen
asi... iNi siquiera parece seguro que
vayamos a poder disfrutar de las
expresiones culturales de nuestros
propios conciudadanos!

Desigual
La cuesti6n fundamental se halla
en la desigual riqueza, capacidad
y, sobre todo, distribuci6n geogra-
fica de las industries culturales que
produce y difunden contenidos y
products de la creaci6n humana.
La creatividad es sin duda el recur-
so natural mejor distribuido en el
mundo -ademis de ser renovable
y no contaminante- y la curiosidad
de los ciudadanos por otras cultures
no tiene mds limited que el gusto in-


dividual y la capacidad adquisitiva.
Pero de ahi, precisamente, el riesgo
de que unos pocos interpreten a su
modo lo que otros muchos quisie-
ron expresar de mil formas diferen-
tes y nos ofrezcan a todos una series
estandarizada y homogeneizada de


products culturales adaptados a un
gusto supuestamente "universal".
Como respuesta, no sirve el pro-
teccionismo, sino s61o la promo-
ci6n de unas sociedades realmente
abiertas. Es precise preocuparse de
la preservaci6n del ecosistema cul-
tural en toda su fabulosa diversidad
a trav6s de la valorizaci6n de cumn-
to todas y cada una de las cultu-
ras del mundo tienen para ofrecer.
Hoy por hoy, esto es impensable sin
contar con las industries culturales
que, ademas de constituir un medio
esencial de expresi6n y difusi6n de
la creatividad humana, tienen un
peso significativo en la creaci6n de
empleo y representan un factor de
desarrollo sostenible.

Respuestas
Distintas respuestas a este problema
han ido surgiendo aci y alli. Des-
taca, sin embargo, por su origina-
lidad, la experiencia de la Alianza
Global para la Diversidad Cultural,
lanzada por la propia UNESCO en
2002 como una novedosa plata-
forma de partenariados publicos


38 GLOBAL


Llega al fin el moment de que

los gobiernos tomen en serio la

cultural, tantas veces relegada al

papel de cenicienta.













y privados en el seno de la cual
gobiernos, grandes empresas mul-
tinacionales, pequefias empresas,
organizaciones profesionales y mo-
vimientos de la sociedad civil com-
parten la voluntad de desarrollar
industries culturales locales alen-
tando en particular el desarrollo de
PYMES, y de fomentar la aplicaci6n
de la normativa international relati-
va al derecho de autor en los paises
en desarrollo y en transici6n.
Este instrument al servicio de
los actors de la economic de la cul-
tura se basa en un principio muy
simple y, al tiempo, extraordina-
riamente complejo: aunar el saber
hacer y los recursos financieros
del sector privado y la capacidad
de movilizaci6n de las ONG con la
voluntad political, los recursos y el
poder regulador de los gobiernos,
asociando a la causa de la diversi-
dad cultural a los paises industria-
lizados y a aquellos en desarrollo
y en transici6n sobre la base de un
principio de solidaridad y de bene-
ficio mutuo. Esta propuesta prag-
mitica e innovadora -que trata de
general modalidades de coopera-
ci6n originales en las que cada uno
de los coparticipes encuentre un
interns para hacer vivir esta Alian-
za que vaya mas alli de la 6tica o
la caridad- ha logrado reunir has-
ta la fecha mis de 400 miembros
originarios de los cinco continen-
tes que desarrollan su actividad en
sectors tan diversos como el libro,
la musica, el disefio, la artesania y,
por supuesto, el sector audiovisual,
y entire los que encontramos desde
microempresas a multinacionales,
desde gobiernos a municipalida-
des, pero tambi6n organizaciones
intergubernamentales, asociaciones
profesionales, fundaciones, ONG,


investigadores e instituciones uni-
versitarias o sociedades de derechos
de autor.
ApoyAndose en esta red de
miembros comprometidos con la
causa de la diversidad cultural y
en su sitio web culture/alliance> que actua como
plataforma principal, la Alianza ha
culminado con 6xito una veintena
de proyectos y desarrolla actualmen-
te 50 proyectos piloto, intervinien-
do en sectors tan diversos como
la edici6n de libros, los products
derivados de museos, la musica, la
artesania, el disefio o el audiovisual,
en lugares como Zimbabwe, la Co-
munidad de Estados Independien-
tes, Argelia, Colombia, Palestina, el
Tibet, Jordania o Argentina. Various
estados (Noruega, Finlandia, Espa-
fia, Reino Unido) asi como funda-
ciones y empresas han establecido
lines de cooperaci6n multilateral
en el marco de su partenariado con
la Alianza, aportando recursos que
alimentan el fondo especial del
proyecto. Otras instituciones gu-
bernamentales y privadas ponen
a disposici6n experts en diversas
areas requeridas que se incorporan
durante un period determinado
(no menos de seis meses) al equipo
de coordinaci6n de la Alianza.
Los proyectos poseen un alcance
muy variado: desde proyectos "per-
sona a persona", de realizaci6n casi
inmediata, hasta iniciativas de largo
alcance que necesitan de una multi-
tud de actors e implican la adop-
ci6n de political puiblicas o marcos
reglamentarios. Asistencia t6cnica y
juridica para la formulaci6n de po-
liticas piblicas, profesionalizaci6n
de los nuevos empresarios, acciones
de formaci6n professional, mecanis-
mos de lucha contra la pirateria y


campafias piiblicas de sensibiliza-
ci6n al respeto de author, acceso a y
apertura de nuevos mercados, es-
tudios y herramientas prActicas al
servicio de los sectors clavess para
el 6xito de una industrial cultural en
paises en desarrollo), anAlisis de las
tendencies del mercado, obsticulos
comerciales y no comerciales a la
exportaci6n en determinadas su-
bregiones, etctera, son, entire otros,
objeto de acciones concretas sobre
la base de multipartenariado en el
que cada uno de los partners aporta
su contribuci6n financiera, intelec-
tual o professional.


La Alianza Global, en colabora-
ci6n con el Instituto Internacional
de Estadisticas (UNESCO), acaba de
publicar la puesta al dia de las esta-
disticas mundiales de comercio in-
ternacional de products culturales
en las que, por primera vez, se ha
hecho un esfuerzo por incorporar
los servicios, grandes ausentes en las
estadisticas mundiales disponibles.
Tambi6n lanza de nuevo la Encues-
ta Mundial de Cinematografia,
para analizar la evoluci6n de este
sector desde la encuesta precedent,
que fue realizada en 1999.












Sobre la base de estas experien-
cias piloto, la Alianza desarrolla
una metodologia especifica y siste-
matiza las "mejores pricticas" que
son difundidas y aplicadas en fases
sucesivas a todo acuerdo de coope-
raci6n multilateral dirigido a crear
o desarrollar industries culturales
locales viables y a luchar contra la
pirateria. En efecto, otro de los ob-
jetivos fundamentals perseguidos
con esta iniciativa es explorer y di-
fundir las posibilidades de desarro-
1lo sostenible que ofrece la t6cnica
del partenariado a la hora de apor-
tar respuestas adaptadas a las nece-
sidades de las industries culturales
del Sur gracias a la acumulaci6n
y reproducci6n de proyectos piloto
que generen una masa critical sufi-
ciente que, en muchos casos, con-
llevan iniciativas de cooperaci6n
Sur/Sur. Se trabaja, por tanto, des-
de el present local "con la mirada
puesta en el porvenir global".
La Alianza convoca a todos sus
partners a un foro bienal, el iltimo
de los cuales tuvo lugar en Paris en
septiembre pasado, en el que aque-
llos que han culminado o estin
trabajando en algfn proyecto con-
creto exponen sus objetivos, gra-
do de desarrollo, 6xitos logrados
y dificultades encontradas ante la
comunidad international. El foro
se complement con talleres de tra-
bajo y crea oportunidades para el
lanzamiento de nuevos proyectos
entire partners que por primera vez
se encuentran personalmente des-
pertando una inusitada atenci6n
de los medios de comunicacion.
La Alianza cooper con el Global-
Compact de las Naciones Unidas y
es regularmente invitada a exponer
su innovadora experiencia en re-
uniones internacionales, nacionales


y locales, tanto de carActer institu-
cional como empresarial.

Las "ciudades creativas"
Id6ntica filosofia preside el nuevo
proyecto de "Ciudades creativas",
cuya finalidad es acercarse al terre-
no a trav6s de la cooperaci6n con
municipios y gobiernos locales. El
proyecto trata de identificar en todo
el mundo ciudades que no son casi
nunca capitals pero que cuentan
con recursos culturales indiscutibles
-materiales o intangibles- sobre los
que basar el desarrollo. Ciudades
cuyo pedigri, pasado y present,
les permit identificarse como ciu-
dades de literature, de musica, de
cine, de artesania, de disefio, de
high-tech, o gastron6micas. Se trata
ahora de acompafiarlas en la bus-
queda de si mismas, ayudarlas a
encontrarse con otras ciudades de
vocaci6n similar y, sin embargo, di-
versa con la intenci6n de combinar
diversidad cultural con desarrollo
sostenible en la era de la globali-
zaci6n. Ya han sido admitidas en


la red ciudades tan diversas como
Edimburgo (Reino Unido), Popa-
yAn (Colombia), Santa Fe (Estados
Unidos), Berlin (Alemania), Buenos
Aires (Argentina), Aswan (Egipto) y
un largo pipeline de candidaturas en
process de evaluaci6n en el que se
encuentran ciudades tan emblemi-
ticas como Shanghai (China), Pue-
bla (Mexico), Harare (Zimbabwe)
o Salvador de Bahia (Brasil), entire
otras muchas.
Establecer redes; hacer com-
partir a sus miembros las mejores
practices y las astucias para triun-
far en el empefio; buscar sinergias
y crear "masas critics" que, como
bola de nieve, puedan favorecer las
oportunidades de inversion y de
partenariado con el sector privado
y la sociedad civil; animar las redes
poniendo en evidencia el resultado
de estos esfuerzos, y asociar a los
tour-operadores a estas iniciativas
urbanas en el moment precise, son
los puntos que conforman la nueva
apuesta de la Alianza Global. Es asi
como Berlin se propone organizer
en 2006 una reunion de las "ciuda-
des creativas" para elaborar indi-
cadores de desarrollo aplicables a
estas ciudades. Santa Fe las convo-
cari igualmente para analizar las
potencialidades practices del nuevo
concept de "turismo creative" y
Shanghai se propone organizer en
2007 una Feria Mundial de Indus-
trias Culturales.
En cualquier caso, se trata de
identificar las convergencias que la
cultural, el turismo y el desarrollo
socioecon6mico sostenible pueden
aportar a la promoci6n de la diver-
sidad cultural y al respeto de la paz
social. Porque los destinos, los servi-
cios, la riqueza patrimonial, las cul-
turas populares y los modos de vida


40 GLOBAL












en sociedad son algo mAs que objetos
de consume; se trata de aportes ori-
ginales, en continue evoluci6n, con
los que los pueblos -y las ciudades,
que son creaciones eminentemente
culturales- se han venido identifi-
cando a lo largo de su historic.
La defense de la diversidad cultu-
ral constitute en realidad un ejerci-
cio de ecologia cultural, susceptible
de tejer poco a poco los hilos invisi-
bles de la multiculturalidad. Por ello,
es fundamental que la dimension
cultural de las ciudades se convierta
en el eje central de su desarrollo y en
el orgullo de todos cuantos se consi-
deran sus ciudadanos.

Motor de desarrollo
Todas estas acciones disefiadas para
preservar y promover la diversidad
cultural y hacer possible la existencia
de una oferta mas plural y equilibra-
da de bienes y servicios culturales
ponen de manifiesto el convenci-
miento de que en este siglo XXI la
cultural esta llamada a convertirse
en un aut6ntico motor del desarro-
llo sostenible. La creaci6n y con-
solidaci6n de industries culturales
realmente competitivas en todos los
paises se convierte, por tanto, en un
requisite indispensable para comba-
tir el riesgo de desembocar en una
"monocultura" que acabe con la di-
versidad, ese capital global que nos
pertenece a todos y que la comuni-
dad international tiene el deber de
hacer prosperar por razones econ6-
micas, pero tambi6n por imperatives
6ticos de equidad yjusticia. Mas que
nunca es precise ofrecer a los j6ve-
nes cauces de expresi6n creative y
oportunidades de empleo atractivas
y rentables. Los sectors de la indus-
tria creative conocen un important
crecimiento en la era de la globaliza-


ci6n y constituyen por ello una im-
portante expectativa desde el punto
de vista econ6mico y social.
Pero, ademas, la preservaci6n y
desarrollo de la diversidad cultural
es esencial para que la humanidad
pueda construir su future. El PreAm-
bulo de la Declaraci6n Universal
antes mencionada afirma: "Fuente


de intercambios, de innovaci6n y
de creatividad, la diversidad cultu-
ral es, para el g6nero human, tan
necesaria como la diversidad biol6-
gica para los organismos vivos". La
reciente adopci6n de reglas globales
que recogen los principios funda-
mentales de un comercio armonioso
en cuanto al acceso, la diversidad y
la competencia de products y ser-
vicios culturales, favorecerA el esta-
blecimiento de un entorno favorable
al pleno desarrollo de la diversidad
creative, a la libertad de elecci6n
entire una oferta cultural plural, y al
desarrollo del pensamiento critic,
permitiendo crear las condiciones
necesarias para un debate abierto
y fecundo sobre el porvenir de las
sociedades y de las cultures, funda-
mento del pluralismo democrAtico.
Llega al fin el moment de que los
gobiernos tomen en serio la cultu-
ra, tantas veces relegada al papel de
cenicienta de las administraciones
publicas. La cultural ha de dejar de
ser considerada un gasto suntuario


para convertirse en una rentable in-
versi6n de future.
Si unimos nuestras fuerzas y
nuestras capacidades en torno a
este objetivo que, finalmente, es el
de hacer de la diversidad cultural
el eje central de un desarrollo glo-
bal, armonioso y sostenible, podre-
mos lograr que dentro de 10 afios


la circulaci6n international de
products culturales sea algo mAs
equilibrada y que quienes entonces
abran los ojos a la vida cultural en
cualquier parte del mundo tengan
a su disposici6n una variada gama
de contenidos culturales expresa-
dos, producidos y difundidos por
sus propios protagonistas. Nada
mas... y nada menos.

Milagros del Corral, ex subdirec-
tora general adjunta para la Cultura
UNESCO, es licenciada en Filosofia y
Letras por la Universidad Compluten-
se de Madrid. Pertenece al Cuerpo
Facultativo de Archiveros y Biblioteca-
rios de Espafia. Fue subdirectora ge-
neral de Bibliotecas, vicedirectora de
la Biblioteca de la Universidad Com-
plutense de Madrid, profesora de
Documentaci6n de la Facultad de
Ciencias de la Informaci6n, secretaria
general de la Federaci6n de Gremios
de Editores de Espafia y director de
la Division del Libro y Derechos de
Autor de la UNESCO.


En este siglo XXI la cultural esta

llamada a convertirse en un

autentico motor del desarrollo

sostenible.

I_______________I

























Adad A. Ahpr vl
























*ai la prvec6n de -eatr asgad 0o *euro 06cio 6om -t 0e 0u0 0.
es 0.at 00i 0con ^mica y social. Hay-------0ender qe la G i6n 0el es
e 0alt r60 06idispns 0 a 6oaTBa 0 00 l000. y 00e 0
e -nesoe 0 e 0 eosruc~ pot-0asr 0ee 0eui la. vuln0 0 0. 0e l
0rgnao 6 ar 6. atia 0..lo prgeio y0 0 0 o 0ege0 vo 00 0e 00aro
























































































Fntos: Ffe / Vista area del estado de las inundaciones en Eschenlohe (Alemania) en agosto de 2005.















discutir temas del desarrollo socioeco-
n6mico de la region. Esas reuniones
preven y planean, por ejemplo, la
modernizaci6n de la infraestructura regional y la
adopci6n de medidas para promover su integra-
ci6n, con iniciativas multisectoriales: transport,
telecomunicaciones y energia, cuya orientaci6n
estrat6gica es la integraci6n fisica como factor
determinante para promover models produc-
tivos y comerciales que permitan un crecimien-
to sostenible. En algunas de ellas se propone la
incorporaci6n de las dimensions social, econ6-
mica y ambiental del desarrollo, y el fomento de
la competitividad territorial. Iniciativas como la
de la Integraci6n de la Infraestructura Regional
Sudamericana (IIRSA) tienen en cuenta las vul-
nerabilidades propias de la region.
Pero la gesti6n piiblica pro-desarrollo deberia
considerar que el desarrollo sostenible tiene dos
objetivos y un limited:
1) Garantizar que la humanidad y, sobre todo,
los mis pobres puedan satisfacer sus necesi-
dades basicas (agua, alimentaci6n, protec-
ci6n, trabajo) en el present.
2) Que las pr6ximas generaciones puedan ha-
cerlo en el future.
El limited estd dado por la capacidad tecnica,
cientifica e institutional de control de los efectos
destructivos en el ecosistema global de los cam-
bios de la atm6sfera, los suelos, las aguas, las plan-
tas y los animals, y por la capacidad natural de
los ecosistemas para regenerarse y asi restablecer
su equilibrio (resiliencia). El desarrollo sostenible
no es un estado inmutable de armonia, sino un
process de cambio basado en el uso de tecnolo-
gias capaces de satisfacer las necesidades basicas
y, a la vez, conservar los recursos.

Los desastres no son naturales
Cuando ocurre un fen6meno como un huracin o
un terremoto con consecuencias catastr6ficas se
afirma que ha ocurrido un desastre natural. El
t6rmino desastre natural no es el mis apropia-
do para comprender el fen6meno, sensibilizar a
la comunidad e integrar a los actors que debe-
rian involucrarse en una efectiva gesti6n del ries-


go -en Centroamerica los especialistas prefieren
usar la expresi6n Gesti6n para la reducci6n de la
vulnerabilidad- y una political preventive.
El desastre es la consumaci6n de un process
de generaci6n de condiciones de riesgo en la so-
ciedad. Un desastre es un riesgo no manejado, la
materializaci6n del peligro latente, detonada por
un acontecimiento "externo" que puede ser natu-
ral (sismos, vulcanismo, epidemias y huracanes),
socio-natural (deforestaci6n o prActicas agricolas
que crean o potencian el efecto de inundacio-
nes, sequoias y algunas epidemias) y antr6picas
producto director de actividades humans como
derrames t6xicos, contaminaci6n del suelo, aire
y agua, desechos radioactivos). Un sismo puede
general un deslizamiento que obstruya un rio y
producer inundaciones y nuevas avalanchas. El
mismo fen6meno puede desencadenarse por llu-
vias fuertes que afecten una ladera deforestada y
provoquen un deslizamiento.

Conceptos basicos
Para centrar el enfoque se propone asumir los si-
guientes concepts basicos:
Desastre: destrucci6n parcial o total, transi-
toria o permanent, actual o future, de un
ecosistema.
Amenaza: probabilidad de ocurrencia de un
fen6meno fisico capaz de ocasionar dafios.
Puede ser de origen natural, socio-natural
(deterioro de las condiciones del ecosistema
por acci6n humana), tecnol6gico y social.
Vulnerabilidad: propensi6n structural de una
comunidad a sufrir dafios por una amenaza.
Riesgo de desastre = f (Amenaza, Vulnera-
bilidad).
Prevencidn de desastres: acciones sobre la ame-
naza (cuando es possible) y sobre cada uno de
los elements que general vulnerabilidad.
Sin lugar a dudas, la vulnerabilidad es el prin-
cipal factor determinante de los dafios causados
por desastres. Estos se potencian por: la concen-
traci6n de las actividades econ6micas en pocos
rubros, vinculados a la utilizaci6n direct de re-
cursos naturales y con escaso valor agregado; la
pobreza y el crecimiento demogrAfico que presio-
nan a la poblaci6n a vivir en zonas de riesgo; y,


44 GLOBAL














por supuesto, el desarrollo desigual y desordena-
do y el manejo inadecuado del ambiente.
Estos factors incrementan el nimero e inten-
sidad de desastres. En los afios noventa se triplic6
el numero de desastres de gran magnitude en re-
laci6n con la d6cada de los sesenta. Y no se haga
menci6n de lo que va de la present. Los costs
de los dafios ocasionados por esos desastres se
multiplicaron por nueve en el mismo period. El
desmantelamiento de las political piblicas socia-
les y de infraestructura disminuy6 la capacidad
public de gesti6n reguladora.

Algunas cifras
El 96% de las muertes por desastres afecta al
66% de la poblaci6n mundial que vive en los
paises mis pobres. Las p6rdidas econ6micas aso-
ciadas a los desastres fueron ocho veces mayores
entire 1986 y 1995 (10 afios) que en la d6cada de


Los desastres son humans,

la naturaleza sigue su curso.


los afios sesenta, y representaron, tan sblo en el
bienio 1997-1998, un monto de 120 millardos de
d6lares. En Am6rica Latina, en el period 1988-
1998, hubo cerca de 10 desastres "pequefios" (de
0 a 10 muertos) de todo tipo por dia, un desastre
mediann" (de 11 a 100 muertos) cada nueve dias,
y un desastre "grande" (mis de 100 muertos) cada
160 dias. Por su recurrencia, los desastres "pe-
quefios" y "medianos" representan muchas mis
muertes y p6rdidas que los "grandes".

Antecedentes
En los paises de la region, los problems cen-
trales para el manejo de los riesgos son y siguen
siendo diversos y complejos, pues se general en
la gran diversidad territorial, cultural, ciudada-
na e institutional, en sus crisis sociales y eco-
n6micas de carActer end6mico, y en los efectos
socioecon6micos acumulativos -tanto o mas ne-
gativos- provocados por los pequefios desastres,
mas impactantes que las grandes catdstrofes. Por


TIPOS Y FRECUENCIA DE DESASTRES
EN AMERICA LATINA Y EL CARIBE


Datos en porcentaje.
Otros
3
Fuego
2 4
Erupcion Volc6nica
4
Terremoto-
18
Deslizamiento
9


Inundacion
34




Viento
(huracanes, etc.)
25

Sequia
5


supuesto, las situaciones de pobreza e inequidad
end6micas, junto con el incremento explosive y
no planificado de las ciudades, aceleran el dete-
rioro ambiental.
Es muy important decir que el bajo interest y
compromise de las autoridades p6bli-
S cas y el sector privado en la prevenci6n
(el desastre es politicamente rentable)
son determinantes para aumentar la
vulnerabilidad de la poblaci6n frente a
S los fen6menos naturales, hasta el pun-
to de plantearse la necesidad de repen-
sar el papel de los dirigentes nacionales que, en
no pocas ocasiones, no tienen ningin interns en
la prevenci6n y concentran sus esfuerzos en bri-
llar durante la reconstrucci6n.
De alli la influencia del excesivo centralis-
mo y las debilidades institucionales, junto con la
inestabilidad politica-juridica-institucional (cada
gobierno national o local hace lo suyo). Simese
a todo ello las dificultades en la transferencia de
tecnologia y conocimiento cientifico proveniente
de los paises desarrollados. Hay que advertir que
se han incrementado las dificultades para que los
donantes internacionales y sus t6cnicos se com-
prometan con la reconstrucci6n, pese a que no es
fAcil encontrar recursos para la prevenci6n.

Premisas
Asi como se afirma que el desastre es politicamen-
te rentable, hay que ratificar que la prevenci6n de
desastres se fundamental en las political publicas.
Es decir, es un asunto de seguridad piblica en












donde hay que tomar deci-
siones political que, al buscar
reducir la vulnerabilidad, en
todos los casos aminoran el
riesgo de desastres.
La prevenci6n no s6lo es
mis humana que la recons-
trucci6n, sino mas barata.
Por ello las political de de-
sarrollo y de uso del suelo
deben ser disefiadas bajo un
criterio de prevenci6n (POT),
sabiendo que la atenci6n de
desastres, para ser efectiva,
exige cada vez mas un en-
La gente camina por 1
foque integrado multisecto-
rial y multidimensional en la
toma de decisions de precauci6n, prevenci6n,
mitigaci6n y preparaci6n, entendiendo que la
gesti6n del riesgo y la gesti6n ambiental son acti-
vidades complementarias que deben integrarse.
Los desastres son evitables y su prevenci6n se ha
convertido hoy en uno de los principles temas
del desarrollo sostenible.

Consecuencias a largo plazo
La vulnerabilidad es previa al desastre y se ma-
nifiesta en el moment en que 6ste ocurre, al no
existir inversion en prevenci6n y mitigaci6n y
aceptar niveles de riesgo elevados. Una political
preventive debe reducir la vulnerabilidad. Hay
quienes buscan dividends electorales y especu-
lan con evitar los fen6menos naturales...es impo-
sible anular las fuerzas naturales. Es necesario
determinar las personas o cosas vulnerable y las
causes de esta vulnerabilidad.
Los grupos mis frigiles y vulnerable son los
pobres, y entire ellos: mujeres, nifios y minorias
6tnicas. Lo son en vista de la limitaci6n o pre-
cariedad del sistema politico democrdtico y a su
escasa posibilidad de participar en las political
piblicas. La pobreza cierra y exacerba el circulo
vicioso de los desastres.
Los desastres son un problema para el desa-
rrollo, al destruir largos periods de planeaci6n
public y de construcci6n puiblica y privada, obli-
gando a desviar los recursos del future hacia la


as calls bajo las lluvias torrenciales en Bombay, India, enjulio de 2006.


atenci6n de las necesidades de la poblaci6n dam-
nificada y la reconstrucci6n post-desastre, para
siquiera llegar al mismo nivel pre-desastre, con lo
cual se atrasa el desarrollo.

Prevenci6n de desastres
jC6mo se debe trabajar en la prevenci6n de los
desastres causados por fen6menos naturales? La
respuesta es:
a) Actuando sobre las amenazas, controlAndo-
las cuando es possible. No se puede impedir una
erupci6n volcAnica o un terremoto, por ejemplo,
pero se puede reducir en forma limitada las de
carActer meteorol6gico mediante el control de las
practices humans que alteran el clima. Puede
haber una reducci6n drAstica en las de origen to-
pogrAfico (reforestaci6n, planificaci6n territorial,
etcetera).
b) Reduciendo las vulnerabilidades, actuando
sobre una o varias de las siguientes cinco ireas:
1. Reduciendo el tiempo e intensidad de expo-
sici6n a la amenaza; 2. Realizando acciones de
protecci6n con medidas estructurales, por ejem-
plo, muros de contenci6n; 3. Mejorando la capa-
cidad de reacci6n inmediata: alerta temprana,
entrenamiento de la comunidad, organizaci6n;
4. Creando "capacidad" para tender de manera
oportuna y eficaz la recuperaci6n de los servicios
bAsicos despu6s de un desastre; y 5. Creando "ca-
pacidad" para garantizar la reconstrucci6n del


46 GLOBAL











ecosistema afectado de forma tal que no repita las
condiciones que generaron vulnerabilidad.

LQue es la gesti6n del riesgo?
Es un process social cuyo fin es la reducci6n, la
previsi6n y el control permanent de dicho ries-
go en la sociedad, asociado al logro de pautas de
desarrollo human, econ6mico, ambiental y terri-
torial sostenibles. Admite distintos niveles de in-
tervenci6n que van desde lo global hasta lo local,
comunitario y familiar.
Esta gesti6n se desarrolla en instancias re-
presentativas de coordinaci6n establecidas y con
papeles diferenciados y acordados de los actors
sociales y de los intereses relacionados con la
construcci6n del riesgo y su reducci6n, previsi6n
y control (Lavell, 2003a). Incluye aspects diver-
sos como: 1. el andlisis de riesgo; 2. la prevenci6n
y preparaci6n ante los desastres, con medidas po-
liticas, legales, administrativas y de infraestruc-
tura; 3. la rehabilitaci6n y reconstrucci6n; 4. la
integraci6n de los sectors del desarrollo y la co-
operaci6n para modificar el circulo vicioso de-
sastre, reconstrucci6n, desarrollo y nuevamente
desastre; y 5. la concienciaci6n de la poblaci6n y
de las instancias political de decision, junto con
el fortalecimiento de las estructuras locales orien-
tadas a mejorar los mecanismos comunitarios de
asistencia (GTZ, 2002).
Las Naciones Unidas han liderado acciones
y programs para gestionar el riesgo. El De-
cenio Internacional para la Reducci6n de De-
sastres Naturales de ese organismo se propuso
alcanzar -para America Latina- progress sus-
tanciales en el conocimiento y vigilancia de las
amenazas y en la identificaci6n de las vulnera-
bilidades, aumentar la capacidad de los paises
para tender emergencies pequefias y medianas
y clarificar que el manejo de los riesgos no es
exclusivamente una labor de los organismos de
emergencia, sino un problema de desarrollo lo-
cal y national.
La acci6n de la EIRD, como sucesora de las
disposiciones emanadas del DIRDN, estt orienta-
da a pasar de la protecci6n contra las amenazas a
la gesti6n del riesgo mediante su integraci6n a las
politics de desarrollo sostenible.


Para ello es important habilitar a las socie-
dades para resistir ante las amenazas naturales y
desastres tecnol6gicos y ambientales relacionados,
buscando:
1. El compromise official a todo nivel.
2. La concienciaci6n del piublico.
3. El establecimiento de sociedades y redes in-
tersectoriales.
4. El conocimiento cientifico.
La Gesti6n del Riesgo de Desastres (GRD) ha-
bla de hacer analisis del riesgo, segun la escala
territorial que corresponda, estudiando los de-
sastres y los fen6menos naturales ocurridos en
el pasado (recuperar la memorial hist6rica), para
veneer uno de los mitos de la poblaci6n que por
lo general cree que los desastres son product del
azar y de la mala suerte, mostrando que pueden
ser repetitivos y crecientes.
Es necesario investigar las amenazas natu-
rales, socio-naturales y tecnol6gicas especificas,
junto a un diagn6stico participativo y actualizado
de los mapas de amenazas y la representaci6n de
las vulnerabilidades, mediante el incremento de
la participaci6n ciudadana, levantando censos de
poblaci6n amenazada, especificando el g6nero y
el grado de vulnerabilidad.

Gesti6n y mitigaci6n del riesgo
Cuando se habla de que la prevenci6n es un asun-
to de seguridad public en donde hay que tomar
decisions political, se habla de decisions toma-
das sobre la base de un celosos process t6cnico
que conduzca a la reglamentaci6n national y lo-
cal del uso de la tierra en planes de ordenamiento
territorial (POT), al manejo sostenible de cuencas
hidrogrAficas y expansion de las areas forestales,
a la adaptaci6n de la infraestructura frente a los
fen6menos esperados, advirtiendo, y esto es fun-
damental para los flacos tesoros publicos, que no
siempre se necesitan obras sino accion preventive:
iimpedir que se arroje basura en el alcantarillado,
por ejemplo!
Es bisica la capacitaci6n y especializaci6n
comunitaria y de las instituciones nacionales y
locales con respect a las causes y consecuencias
de los desastres y medidas de prevenci6n, el for-
talecimiento de la competencia y responsabilidad











local con la descentralizaci6n y democratizaci6n
de los process de decision, la creaci6n o refuer-
zo de estructuras eficaces de cooperaci6n entire la
poblaci6n y los organismos e instituciones, y la in-
troducci6n de mecanismos e instruments de dis-
persi6n del riesgo o de transferencia del mismo.

Preparaci6n para casos
de desastres
Se require un marco legal y apoyo estatal para
la protecci6n contra desastres, que establezca
una estructura de intervenci6n y coordinaci6n,
que fortalezca las estructuras nacionales y locales
de protecci6n contra desastres y los servicios de
rescate, que provea infraestructura para emer-
gencias, la capacitaci6n y especializaci6n para
emergencies y, por supuesto, la creaci6n de siste-
mas de alerta temprana descentralizados y apro-
piados al tipo de fen6meno natural previsible, asi
como el analisis de las causes y consecuencias del
fen6meno y de las posibles modificaciones en el
perfil del riesgo.
Es necesario dejar bien en claro que es impo-
sible tarea alguna de rehabilitaci6n y reconstruc-
ci6n si no se incluye en los planes y program el
concept de GRD, integrando en la gesti6n a los
sectors relevantes: protecci6n del medio ambien-


te y recursos naturales, desarrollo local y rural,
descentralizaci6n y fomento comunal, salud, edu-
caci6n y vivienda.

.C6mo se construye cultural
para prevenir desastres?
Ante la repetida ocurrencia de desastres causados
por fen6menos meteorol6gicos o sismicos: hura-
canes, inundaciones, maremotos, jc6mo actuar y
qui6n debe actuar, cuil es el papel del Estado?
El Estado debe emplear instruments de pla-
nificaci6n territorial que normen el uso del suelo
(POT), debe crear y fortalecer la institucionalidad
en prevenci6n de riesgos, destinar presupuesto,
por ley, para la prevenci6n y gesti6n integral del
riesgo, tal como lo hace, por ejemplo, la ciudad
de Bogota D.C., debe crear "capacidades" t6cni-
cas y organizacionales en material de prevenci6n
en todos los niveles del aparato gubernamental.
Para todo ello el Estado deberd iniciar la cons-
trucci6n de una cultural de prevenci6n, desarro-
llando redes de conocimientos y sistematizaci6n
de la informaci6n, estableciendo responsabilida-
des legales en la generaci6n de riesgos (el que ge-
nera paga, tomando la decision political de multar
y castigar al infractor), desarrollando programs
de educaci6n y campafias de concienciaci6n e


Vecinos cubren con tablones las ventanas de una casa, en Golfo Shores, Estados Unidos, durante el huracrn Dennis.


48 GLOBAL














CICLO DE LA GESTION INTEGRAL DEL RIESGO

*.mInteg n de ]Ut. d sg w*m de l Sm -M a *


Proteccion del medio ambience
y de los recursos


-I. *
I 0 Cicloex

6aa


S>>D=O>>


Transporne
v comuncaciones






At-enci.
de




*
y.reosru f


fondos gastados actualmente en
intervenci6n y socorro podrian
dedicarse a mejorar el desarrollo
equitativo y sostenible, lo cual re-
duciria el riesgo de guerras y de-
sastres. Edificar una cultural de
prevenci6n no es fAcil. Mientras
que los costs de la prevenci6n
deben proveerse en el present,
sus beneficios s6lo se obtienen en
un future distant. Mas aun, los
beneficios no son tangibles; tales
como los desastres que no suce-
dieron" (Annan, 1999).
Basados en esa afirmaci6n y
en las experiencias que deja el
proyecto de CEPAL al confrontar-
se con experiencias regionales en
Centroamerica y el Caribe, (Se-


Desarrollo rural


Educacion


informaci6n p6blica, y promoviendo la investiga-
ci6n permanent sobre la relaci6n entire el clima,
las amenazas naturales, la vulnerabilidad socio-
cultural y medio ambiental.
El ciudadano es el primer responsible en las
tareas de prevenci6n. Por ello, la prevenci6n de
riesgos es un tema de seguridad p6blica y la ac-
ci6n popular o ciudadana debe estar orientada a
que cada ciudadano se informed sobre su entorno
y riesgos potenciales, colabore con la autoridad
piblica en la generaci6n de informaci6n, cree y
participe en organizaciones comunitarias de base,
demand a la autoridad correspondiente acciones
y responsabilidades. Una de las ensefianzas del
proyecto CEPAL y GTZ es la ratificaci6n de que la
prevenci6n de riesgos es un tema personal.

Recomendaciones
El Secretario General de la ONU afirm6 en 1999
que las "Estrategias mAs efectivas de prevenci6n
no s6lo ahorrarian decenas de billones de d6lares,
sino que salvarian decenas de miles de vidas. Los


minario Funglode, Santo Domin-
1 go, diciembre de 2005), se puede
Vivienda decir que:
a) La gesti6n del riesgo como
process permit determinar: el
riesgo acceptable y su valoraci6n
en el context cultural y social del territorio
analizado, el studio de los factors de riesgo
existente y future y su relaci6n con los process
de transformaci6n productive, el disefio parti-
cipativo de estrategias y political acordes con
el espacio y tiempo dados y el context politi-
co, econ6mico, social y cultural, la b6squeda
de apoyos organizacionales, institucionales y
politicos de los actors locales y externos, y la
ejecuci6n de actividades con determinaci6n de
responsabilidades. Una gesti6n del riesgo ade-
cuada require actors involucrados, informa-
dos y unidos en una suerte de pacto o acuerdo
social; de otro modo, las actividades realizadas
serin aisladas y poco efectivas.
b) La gesti6n corrective de riesgos existentes,
en algunos paises y zonas especificas, adopta en-
foques que incorporan medidas no estructurales,
manejo integral de cuencas hidrogrAficas y disefio
de planes de ordenamiento territorial, asi como
incentives tributaries e impuestos territoriales
como instrument para favorecer o desincentivar


Salud


Oescentralizacion













actividades productivas y
asentamientos humans en
determinadas zonas aptas o
peligrosas para dichos usos.
Las comunidades deben ser
sordas a los cantos de sire-
na que proclaman la posi-
bilidad de reconstrucciones
instantAneas e inmediatas,
pues casi siempre el costo de
las tareas correctivas puede
resultar inabordable en un
iinico period de gobierno.
Por su parte, las administra-
ciones nacionales y locales
deben saber muy bien que
estas medidas tienen poca vi-
sibilidad political si no sucede
otro desastre que demuestre
su utilidad. El conocimiento
del riesgo existente en una
comunidad permit orientar Las calls se colapsa
areas en Bombay, In
mejor la asistencia en caso
de desastre y puede transfor-
marse en una oportunidad de desarrollo, siempre
y cuando se haya puesto en march un process
adecuado de gesti6n.
c) La gesti6n prospective de riesgos fu-
turos. La concertaci6n y coordinaci6n de
objetivos e intereses entire los actors que inter-
vienen en un territorio, se encuentren o no en
el area de studio y anAlisis, es fundamental,
asi como que exista y se fortalezca una autori-
dad local conocedora de la gesti6n del riesgo
que convoque, oriented y coordine los actors.
La no-apropiaci6n de la problemAtica del riesgo
por la comunidad afectada y en ausencia de solu-
ciones concertadas descontinuarA el process, per-
derA eficacia o se transformard en una an6cdota.
Las actividades planificadas deben ser parte de la
agenda permanent de los actors del territorio.
La reducci6n, previsi6n y control de los factors
generadores de riesgo future se relaciona con
aspects normativos, educativos y financieros.
Los gobernantes, en todos los niveles de la admi-
nistraci6n puiblica, deben aceptar y practicar el
principio de que una gesti6n political correct e


ron debido a las lluvias torrenciales que inundaron las infraestructuras terrestres y
dia, enjulio de 2005.


informada puede ser el factor determinante en la
minimizaci6n de riesgos futures y presents.

Conclusiones generals
Partiendo de los studios de caso analizados, co-
rrespondientes a diferentes contextos culturales,
socioecon6micos y geogrAficos de la region, se
puede afirmar que:
La importancia del reconocimiento, por parte
de las autoridades, de que la gesti6n del riesgo de
desastre es un tema que debe integrarse en forma
permanent y sistemica en una political de desa-
rrollo sostenible.
Los avances mas importantes en material de
prevenci6n y reducci6n de los efectos negatives
que provocan los fen6menos de la naturaleza,
sean de origen natural o inducidos por la activi-
dad humana, se han logrado a partir de la de-
cisi6n political de las autoridades de incorporar
en la institucionalidad del Estado el concept de
gesti6n del riesgo, asi como tambi6n instruments
y actividades que permitan conocer y manejar los
riesgos que cada comunidad enfrenta.


50 GLOBAL















La prevenci6n no s6lo es miis

humana que la reconstrucci6n,

sino mais barata.


Los riesgos de desastre son propios de cada
comunidad y territorio, y dependent de su grado
de vulnerabilidad y exposici6n a fen6menos natu-
rales. Su gesti6n debe ser aut6noma y descentra-
lizada, a cargo de la autoridad local del territorio
en riesgo y contar con la participaci6n informada
y active de sus actors principles.
Del grado de gobernanza y organizaci6n de la
comunidad depend la efectividad de la gesti6n.
Sin medidas no estructurales o intensivas de
gesti6n y planificaci6n, las medidas estructurales
u obras civiles orientadas a mitigar o prevenir los
efectos dafiinos de los fen6menos de la naturaleza
no tendrAn los efectos esperados.
Sin explorer la raiz de los problems que ori-
ginan los desastres, ninguna obra o media de
mitigaci6n sera suficiente para brindar seguridad
a la comunidad afectada.
Las diferentes etapas de la gesti6n y trata-
miento de los desastres analizados ilustran la
repetici6n hist6rica de events que, aunque con-
siderados como extraordinarios por las autori-
dades y la comunidad, demuestran tener efectos
devastadores a largo plazo, en cuanto a p6rdida
de vidas humans y dafios a la infraestructura y,
por ende, en material de posibilidades de desarro-
1lo y de mejoramiento de la calidad de vida de la
comunidad afectada.
El rescate de la memorial hist6rica de los de-
sastres, la creaci6n o el reforzamiento de la ins-
titucionalidad, el compromise de la autoridad
political y el conocimiento de los riesgos existentes
son los pasos previous necesarios para una adecua-
da gesti6n del riesgo de carActer permanent, que
permit a la sociedad local mejorar sus condicio-
nes de vida.
Estos factors estAn vinculados al grado de de-
sarrollo o subdesarrollo y a la vulnerabilidad de
la comunidad. La falta de perspective, el r6dito


S politico electoral vinculado a los desas-
tres, una gobernabilidad deficiente y la
falta de continuidad de determinadas
political debida al cambio de autori-
dades, frenan el advance en material de
tratamiento de los riesgos de desastre
en la region.
Y lo mas important: la gobernan-
za, la institucionalidad y la estabilidad econ6mica
y democritica de una region o pais pueden verse
afectadas en extreme por un desastre, dependien-
do de su magnitude y del tamafio del territorio.

Algunas propuestas
Un fondo para la preparaci6n contra desastres y
para proyectos de carActer preventive es mis fitil
que los fondos para reparaci6n y reconstrucci6n.
Los gobiernos locales y nacionales debieran
asumir como political de Estado la "Gesti6n Inte-
gral de Riesgos".
Frente a las amenazas crecientes, reducir la in-
seguridad y los riesgos constitute un imperative
politico, 6tico y de justicia social. Los desastres,
repetimos, son humans, la naturaleza sigue su
curso.

Este articulo ha sido preparado de manera especial para
la revista Global. Es una sinopsis del document "Ele-
mentos Conceptuales para la prevenci6n y reducci6n de
dafios causados por amenazas socio naturales, cuatro
experiencias en Am6rica Latina y el Caribc", ejecuta-
do por la CEPAI. durante el period 2002-2004 con el
financiamicnto de la Sociedad Alemana para la Coope-
raci6n Tccnica, GTZ, y publicado como un cuaderno de
la CEPAL, con el numero de Scrie 91. El presence texto
no tiene la aprobaci6n editorial de la CEPAL y, por tanto,
pucde no representar la opinion de la instituci6n.

Eduardo A. Chaparro Avila es ge6logo colombia-
no y uno de los fundadores del Servicio de Salva-
mento Minero de Colombia. Es expert en mineria
y recursos naturales. Es el secretario t6cnico de la
Conferencia de Ministros de Mineria de las Am6ricas
y fue jefe del Proyecto CEPAL y GTZ sobre prevenci6n
de dahos causados por desastres originados en fe-
n6menos naturales. Como Oficial de CEPAL asesora a
gobiernos de la region.






,-\ rC0OY-> C5 rYi ,01 R.0^^


Cineforum


FUNGLODE


La Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo le invita
al Cineforum, un espacio para la exhibici6n de pelfculas
de diferentes paises y cultures que abre el debate sobre
su contenido y estilo cinematogrifico.
Consulte nuestra cartelera y haga sus comentarios en la
pigina: www.funglode.org/cineforum o escribanos a:
o.delacruz@funglode.org
Para mas informaci6n Ilame al 809.685.9966 Ext. 2110.


FUNGLODE


&o-


-E. Cae~r 'EsT~ltelo\las~








ft jb7



NIN




o lie.






















1A

JP_





Vo



1w



toot


4:4,
M-N




if










f*A,


























o s m e r o c, n




Calo Doe Cabra


Noam Chomsky:


"El sistema estai disefiado


para poner a los paises unos


contra otros"


N oam Chomsky es un
hombre tan intelec-
tualmente prolifico
y versatil como politicamente
util y necesario. Sus aportes,
que tienen much que ver con
una nueva forma de pensar el
mundo, resultan de la uni6n
de dos vocaciones que casi
siempre parecen irreconci-
liables: la de cientifico y la de
politico, vocaciones que en 61,
extrafiamente, coexisten con
igual intensidad.
oC6mo explicarse la abun-
dante producci6n de libros,
ensayos, articulos de opinion
sin considerar el arrebato de
una raz6n apasionada a favor
de unas causes trascenden-


tes como la democracia y la
libertad? ZC6mo explicar su
posici6n respect al sistema
que represent el suelo donde
naci6 o el rechazo a las mise-
rias autoritarias del Estado de
Israel a pesar de su origen ju-
dio, sin que concluyamos que
ha sabido guardar distancia
de sus sentimientos de per-
tenencia a una comunidad?
Estamos ante una de las mas
relevantes e influyentes auto-
ridades intelectual-politicas
contemporaneas.
Global convers6 con 61 du-
rante su visit al pais en mar-
zo pasado, en la que Funglode
tuvo el honor de ejercer como
uno de sus anfitriones.


Carlos Dore Cabral. En Ameri-
ca Latina se produce esa extra-
fia relaci6n en la que mientras
mas crece la economic mis
se amplia la desigualdad. Las
iltimas informaciones de los
organismos internacionales
lo indican: hay un crecimien-
to important en los ultimos
aiios y eso ha sido paralelo a
un incremento de la pobreza y
la desigualdad social.
Noam Chomsky. Si observa los
ultimos 50 afios, el mayor period
de crecimiento de Am6rica Latina
se dio con una series de directives
estatales de substituci6n de im-
portaciones en los afios cincuenta,
los sesenta y entrados los setenta.
Ese fue un period de bastante


54 GLOBAL













- p*~~33


i;


LM


c-
r


~i~Bla~













crecimiento rapido. Desde que los
programs neoliberales fueron insti-
tuidos a mediado de los afios seten-
ta, el crecimiento decline, y lo hizo
muy abruptamente. De hecho, este
es uno de los peores periods en la
historic de Am6rica Latina. En es-
tos afios recientes ha empezado a
repuntar un poco, pero nada como
en los cincuenta y sesenta. Y el cre-
cimiento que esta tomando lugar ha
sido asociado a muy altos grades de
inequidad, pero eso es inherente a
los programs. Los programs neo-
liberales tienen ese efecto.

GY en Estados Unidos?
Lo mismo es cierto para los Es-
tados Unidos. Alli los programs
fueron aplicados con las mismas
restricciones. Es muy parecido. En
los cincuenta y sesenta hubo una
just cantidad de implicaci6n esta-
tal en el desarrollo econ6mico y, por
much, el period de crecimiento
econ6mico mas rapido en la historic
americana. Fue un program igua-
litario tambi6n, bastante igualitario.
Y de crecimiento igualitario. Lo fue
bastante en todo el espectro.

;Y qu6 pas6 a partir de los se-
tenta?
Desde 1970, una d6bil version
del program neoliberal ha sido
impuesta, y sus efectos son estruc-
turalmente bastante similares a los
de America Latina: la tasa de creci-
miento es baja y no igualitaria. Asi,
casi toda la riqueza que es produci-
da va a un muy reducido sector de
la poblaci6n. Los iltimos 25 afios
han sido el peor period de la histo-
ria econ6mica de Estados Unidos.
De hecho, por primera vez en 25
afios los ingresos y salaries reales
para la mayoria de la poblaci6n se


han estancado y la brecha es enor-
me. Y eso es lo que acontece en el
mundo que rige al mundo.
Esto es una consecuencia de la
naturaleza de los programs. Hay
paises que simplemente han igno-
rado estas reglas enteramente. Y
esos son los paises que tienen creci-
miento muy rapido: Corea del Sur,
Taiwan, China y otros; simplemen-
te ignoraron las reglas y estan te-
niendo crecimiento muy ripido. En
Corea del Sur, en Taiwin, es mas o
menos, aunque no realmente igua-
litario. En China e India es grotes-
co, cantidades enormes de pobreza.
En particular en China. Pero esa es
la naturaleza de los programs, que
estan esencialmente disefiados para
tener esas tasas.

En ese marco .qu6 opci6n tie-
ne un pais como la Republica
Dominicana, que es un pais
pequefio, un pais con cultural
socio-econ6mica muy d6bil y,
ademas, muy cercano a los Es-
tados Unidos, con una influen-
cia cultural muy poderosa?
No podemos pretender que no
hay un sistema global, lo hay. Aho-
ra bien, hay un sistema global en el
poder y Estados Unidos es su cen-
tro. Pero junto con otros cuantos
estados muy ricos y las instituciones
internacionales que han creado: el
Fondo Monetario Internacional
(FMI), que es en gran media una
oficina del Tesoro, el Banco Mun-
dial, la Organizaci6n Mundial del
Comercio, la cual fue construida
por unos cuantos paises, y las cor-
poraciones multinacionales mAs im-
portantes, que estin estrechamente
vinculadas entire si. Y han disefiado
un sistema que estA exactamente
como era de suponerse, dentro de


los intereses de sus disefiadores.
Principalmente corporaciones mul-
tinacionales importantes, inversio-
nistas, prestamistas, unos cuantos
paises, a los cuales estAn vinculados
estrechamente.
En cuanto al resto de la pobla-
ci6n, su suerte es incidental. QuizA
se beneficien, quiza no se benefi-
cien. Pero esto no esta considerado
en el program disefiado, y eso no
es sorprendente. Seria hasta mila-
groso si lo fuera.Es dentro de ese
sistema que paises pequefios como
la Repfiblica Dominicana tienen
que tomar decisions y elegir. Para
determinar ciertamente limites... Y
los paises pequefios como 6ste s61o
pueden confrontar un poder con-
centrado en modos restringidos,
s6lo muy limitados.
jCuAn lejos pueden ir? No lo s6.
Obviamente se ira mAs allA si hay
cooperaci6n. Si hay integraci6n en-
tre los estados caribefios y centro-
americanos, juntos pueden hacer
mAs de lo que cada uno puede ha-
cer individualmente.

En este sentido, 8c6mo afectan
los acuerdos de libre comer-
cio a paises como la Republica
Dominicana?
Uno de los problems series del
Acuerdo de Libre Comercio entire
Estados Unidos, Centroamerica y
la Rep6blica Dominicana (DR-CAF-
TA), es que el sistema estA disefiado
para poner a los paises unos contra
otros. Alguno se beneficiarA de al-
guno de los programs, otros serin
perjudicados por los mismos pro-
gramas. Tienen intereses en conflic-
to. Y eso va a separarlos y dividirlos
y a hacerlos mAs vulnerable al po-
der concentrado de inversionistas,
bancos y demAs.


56 GLOBAL














Si tienen un program planifi-
cado, integrado y que concierna sus
intereses, incluyendo los intereses
de la poblaci6n en general, podria
ser much mas beneficioso. No hay
nada de malo en los acuerdos de
inversion commercial internaciona-
les, pero la cuesti6n es c6mo estan
disefiados. Y 6ste esta disefiado con
el objetivo de desarrollar conflict
constant. Igual que el Acuerdo de
Libre Comercio de Am6rica del
Norte [NAFTA en ingl6s]. El acuer-
do commercial no fue disefiado por la
gente de CanadA, Estados Unidos y
M6xico. De hecho, sus poblaciones
estaban en contra. Ellos lo disefia-
ron en secret. Fue planteado bajo
el interns de los disefiadores, los in-
versionistas, bancos y demds, y en
general fue dafiino para las pobla-
ciones de todos los paises libres.
Pudo haberse disefiado de for-
ma diferente. De hecho, cuando
el Acuerdo de Libre Comercio de
Am6rica del Norte estaba siendo
discutido en los afios noventa, hubo
programs alternatives muy serious,
desarrollados en parte por los sin-
dicatos estadounidenses, que te-
nian su propia version. Y en parte
por la oficina de investigaci6n del
Congress (el Congreso tenia una
oficina de investigaci6n, que fue
eliminada: la Oficina de Evalua-
ci6n de Tecnologia -Office of Te-
chnology Assessment-), la cual era
independiente del gobierno pero
era una oficina de investigaci6n
para el Congreso. Ellos disefiaron
una alternative que era muy simi-
lar a la de los sindicatos, y sus al-
ternativas estaban disefiadas de tal
manera que se generaba alto creci-
miento, salaries altos, crecimiento
igualitario... Pero eso nunca fue si-
quiera considerado.


De hecho, la prensa literalmen-
te no lo inform. De modo que la
finica manera de saber que existen
es hacienda un trabajo de investiga-
ci6n. Y el program que fue institui-
do en secret era el dirigido hacia
bajo crecimiento, bajos salaries,
economic de alto beneficio. S61o son
diferentes maneras de desarrollar
acuerdos internacionales. Y para
volver a la Repuiblica Dominicana,
puede, junto con otros [paises], tra-
tar de presionar los limits lo mas
possible via los sistemas internacio-
nales. Hoy en dia es much mas po-
sible de lo que era unos afios atras.

jCual es la via para que se
abra esta posibilidad?
Hay cambios significativos muy
serious que estan tomando lugar en
Am&rica Latina. Los gobiernos de
centro izquierda de Venezuela o
Argentina, unas cuantas excepcio-
nes, tienen vinculos que se estin
desarrollando entire esos paises y
paises caribefios. Por ejemplo, esta
la llamada Operaci6n Am6rica,


operaci6n venezolana-cubana para
proveer ayuda m6dica, con fondos
venezolanos, para Jamaica y otras
islas. Es un pequefio ejemplo de in-
tegracion.
En la iniciativa Centro del Ca-
ribe Venezuela ofrece petr6leo a
precious de mercado; esos precious de
mercado no son a bajo costo, pero
si con pago a plazos y pr6stamos a
bajo interns. Eso es esencialmente un
regalo a los paises del Caribe. Hay
conflicts interns, Trinidad y To-
bago se opone, siendo ellos mismos
productores. Pero este es el tipo de
desarrollo que podria tener sentido.

jQue political aplicara Estados
Unidos frente a esto?
Estados Unidos esti tratando de
desarrollar un sistema que le haga
frente. Esto ahora es muy dificil de
averiguar porque es todo en secret.
Pero hay unas cuantas filtraciones
del Banco Mundial indicando que
hay programs estadounidenses-
mejicanos para tratar de desarrollar
una alternative a iniciativas como






































esta de Venezuela. Pero no estd
claro que puedan, especialmente si
M6xico mismo vira hacia Centro-
am6rica. Es dentro de este marco
general que la Repiiblica Domini-
cana puede hacer algunas political
y entonces tratar probablemente de
presionar los limits; pero en co-
operaci6n con otros puede hacer
mis de lo que posiblemente pueda
hacer sola. Y esta es una situaci6n
en process, no se puede determinar
lo que pueda pasar.
Y es important tambi6n que
hay cambios internos en Estados
Unidos. El Gobierno es muy par-
cial reaccionario y esta muy atado
a limitados intereses comerciales.
Pero la poblaci6n estd ampliamente
opuesta. Si observa la opinion publi-
ca en Estados Unidos, hay extensos
studios sobre esto: ambos partidos
politicos estdn muy a la derecha de
la poblaci6n en asunto tras asunto.
La unica manera de que estas po-
liticas pueden continuar es porque
el sistema democratic actual que
funciona en Estados Unidos es lite-


ralmente uno de los sistemas demo-
crdticos mAs d6biles del hemisferio.
La poblaci6n simplemente no parti-
cipa en las elecciones.
En las elecciones de 2004, quizA
un 10% de la poblaci6n ni siquie-
ra estaba al tanto de las posiciones
de los candidates. Las elecciones
son conducidas por la industrial de
relaciones publicas, la industrial de
los anuncios. Y conducen las elec-
ciones de la misma manera que
venden pasta de dientes. No se ob-
tiene informaci6n de los anuncios
de television. Se obtiene imagen
ilusoria y engafio, y todo el mundo
lo sabe. Y cuando venden candida-
tos como products, son tratados
de la misma manera. Se mantienen
bien lejos de los asuntos, asi la gen-
te simplemente no sabe las posicio-
nes de los partidos. Para dar s61o
un ejemplo, Estados Unidos fue
el inico pais grande que rehus6
firmar el protocolo de Kyoto. Eso
es verdad s6lo si la frase "Estados
Unidos" excluye su poblaci6n. La
poblaci6n esta fuertemente a favor
del acuerdo. De hecho, tan fuer-
temente a favor que la mayoria de
los votantes de George Bush pen-
saban que 61 estaba a favor. Porque
estaban tan fuertemente a favor,
igualmente supusieron que 61 lo es-
taba tambi&n, como opuesto a las
industries de energia. Vale la pena
entender eso.
La opinion piublica de Estados
Unidos, si alguna vez se movili-
za y organize entrando al sistema,
puede cambiar las condiciones de
forma muy significativa. Esto es un
problema interno de Estados Uni-
dos y no deja de influir en lo que
ocurre en Am6rica Latina. Asi, las
maneras de democratizaci6n en
America Latina tienen sus efectos


dentro de los Estados Unidos, asi
como el future.

Actualmente se habla de que
existe en America Latina un
process de auge de las izquier-
das en los gobiernos. Y se supo-
ne que ese process continuara
en aumento. ZQue izquierda
esta en auge en America Lati-
na? ZQue posibilidades tiene
esa izquierda de unificar la
actual situaci6n a favor de los
sectors mas oprimidos?
Eso depend much de si las or-
ganizaciones populares estan acti-
vas, comprometidas en el process.
El caso notable de Brasil en Am6ri-
ca Latina. La poblaci6n pudo elegir
un lider muy progresivo que viene
de sus propias filas de programs
de trabajadores, campesinos. Pero
las political del gobierno no se di-
ferenciaron much de las political
del gobierno que le precedi6. Hubo
algunos esfuerzos menores de refor-
ma social, pero no much. Princi-
palmente siguieron procedimientos
estilo Fondo Monetario Internacio-
nal, bastante ortodoxos. Se puede
argumentar si eso esta bien o mal,
pero la poblaci6n siente que fue
defraudada. Y luego, claro, hubo
escandalos de corrupci6n enormes
debilitando cualquier alternative
political. Pero esa es la cuesti6n: los
movimientos populares van a tener
que responder.
Algo similar es muy probable
que ocurra en Bolivia. Va a haber
una presi6n tremenda sobre el go-
bierno de Morales para mantener
mas o menos un program neolibe-
ral, programs de la Organizaci6n
Mundial de Comercio. Y no esta
del todo claro que los movimientos
populares puedan prevenir esto. De


58 GLOBAL












hecho, esto podria hasta agitar mo-
vimientos hacia la disensi6n en Bo-
livia y posiblemente en Venezuela,
los cuales Estados Unidos pudiese
apoyar militarmente.
Otra posibilidad que se podria
dar: las fuentes principles de ener-
gia, fuentes de gas en Bolivia y las
fuentes de petr6leo en Venezuela,
estan en regions donde la pobla-
ci6n esta opuesta al Gobierno. Y es
muy possible -yo no me sorprende-
ria- que hubiese movimientos de
disensi6n que tomaran las fuentes
del pais, conduciendo a esfuerzos
militares para tomar la sucesi6n, y
Estados Unidos podria intervenir a
favor de la sucesi6n. Esto no es im-
posible.
Y para responder a la pregun-
ta. Yo creo que la respuesta yace
en la respuesta de los movimientos
populares. dQu6 van a hacer? (Van
a quedarse sentados tranquilamen-
te y ver pasar estas cosas? jO van
a mantenerse activos, compro-
metidos, implicados y sustentar
cambios? Esto siempre ha sido im-
predecible a lo largo de la historic.

Cambiando de tema, cc6mo
evaluaria los esfuerzos que
usted y sus seguidores han he-
cho para la creaci6n de un s6lo
lenguaje para la humanidad?
No hay m6todo. Tenemos que
distinguir varias cosas diferentes. La
ciencia lingiiistica, la ciencia pura,
como la ciencia de otras capacida-
des biol6gicas (en mi opinion, otros
estan en desacuerdo), esti, yo creo,
movi6ndose hacia descubrir que
bAsicamente hay un lenguaje. Y lo
que vemos como lenguajes muy di-
ferentes, pequefias variaciones en 1l.
Si se retrocede 50 afios, se tomaba
por sentado que las lenguas pueden


variar de cualquier manera possible.
Eso es lo que los studios antropo-
16gicos parecian mostrar. Cualquier
cosa que pudiese imaginar. Toda
lengua totalmente distinta a otra
lengua madre, caracteristicas total-
mente diferentes.
A media que fueron estudiadas
con profundidad, principalmente
dentro del marco de la gramitica
generativa, se descubri6 que habia
principios fundamentals que sub-
yacen a todas. Y que hay pequefias
variaciones que parecen dar vastas
diferencias. Y lenguas que se ven
totalmente diferentes en la superfi-
cie parecen tener en gran media
los mismos principios pero arreglos
ligeramente diferentes, cuando se
las investiga de cerca. Y la mayoria
de las diferencias resultan estar en
parte en el oido, pero no en la parte
de lo que pasa en su mente, lo cual
es la parte mAs significativa, no la
parte que sale de su boca.
Y lo mismo ha sido encontra-
do en biologia. Si retrocedemos 50
afnos, se suponia que los organis-
mos biol6gicos pueden variar de
cualquier manera imaginable. Ante









4
-", `1







.. -- B


cualquier problema que el ambiente
plantee, la selecci6n natural hallard
la manera, construyendo animals,
plants, que crecen para satisfacer
estas condiciones. Cada vez mas esos
descubrimientos refuerzan cons-
tantemente el supuesto de que los
mecanismos fundamentals de desa-
rrollo de crecimiento biol6gico son
comunes en todo el mundo animal
y en gran media hasta en el mundo
vegetal. Y que s61o hay arreglos/or-
denamientos diferentes en la manera
en que estos mecanismos trabajan.
Los ejemplos mis famosos fueron
ciertos genes cuya funci6n es regu-
lar lo que otros genes hacen. Y esos
son conservados a lo largo de toda la
evoluci6n. Pero hay diferentes arre-
glos. Tome un sistema complicado y
haga pequefios cambios en 61, y los
resultados son muy diferentes. Asi,
pues, podria resultar que en un sen-
tido hay un lenguaje universal.
Ahora bien, una cuesti6n dife-
rente es jpuede haber un lenguaje
que todo el mundo pueda hablar?
O bien, puesto que de forma indivi-
dual todos nosotros tenemos funda-
mentalmente la misma capacidad












lingiistica y las mismas cosas es-
tAn sucediendo en nuestras mentes
muy probablemente -lo cual no
significa que yo pueda entender el
suahili-: jpuede haber un lengua-
je que sea aceptado con suficiente
amplitud para que cada uno pueda
aprenderlo, al menos como segun-
da lengua, y entonces fuera un len-
guaje universal? Ese es un sentido
completamente diferente de esta
noci6n.
Hasta un punto eso esta pasan-
do. En estos moments result ser
el ingles. La 6nica raz6n de esto
es que los britanicos eran much
mas violentos que cualquier otro
pais para conquistar el mundo. Asi
pues, el ingl6s es la lengua que la
gente habla como segunda lengua.
No hay nada inherente al ingl6s en
esto mAs que poder.
Podria resultar ser el chino.
Ahora aqui tenemos que tener
much cuidado a lo que llamamos
chino, que es una variedad de mu-
chas lenguas diferentes que no son
mutuamente inteligibles. El chino
no es mas lengua que lo es el ro-
mance. Usted no entiende ruma-
no y tanto 6ste como el castellano
son lenguas romances. Las lenguas
chinas, por igual, mutuamente no
son inteligibles, pero las llamamos
una lengua porque encubren toda
una masa y hay una continuidad
del imperio. Si todavia el imperio
romano existiera, probablemente
llamariamos al rumano, italiano,
espafiol, s61o dialectos del roman-
ce. Es una posici6n political que se
apoya en el lenguaje.
En Europa las lenguas naciona-
les son muy recientes. Hasta hace
una generaci6n o dos un italiano
o aleman tenia que aprender una
segunda lengua. Asi, much gente


literalmente no puede hablarle a
sus abuelos porque hablan diferen-
tes lenguas. Las lenguas naciona-
les han sido impuestas, y muchas,
muchas lenguas estAn muriendo
en Europa. Y lo mismo esta pasan-
do hasta cierto punto en China.


revivido. Lo mismo le ha pasado al
vasco y sus tradiciones.
Lo mismo esti pasando den-
tro de Gran Bretafia. El gal6s, por
ejemplo, ha revivido como una
lengua national, y hay una cierta
cantidad de autonomia en Gales y


Este es uno de los peores periods

econ6micos en la historic de

America Latina.


La lengua official es el mandarin,
que es bastante diferente de las
lenguas regionales. Y la gente esta
aprendiendo mandarin como su
segunda lengua, de manera muy
parecida como la gente, hace una
generaci6n, el italiano y alemAn.
Y tarde o temprano sera la lengua
national.
Y entonces la cuesti6n es ycuin
ancha sera la brecha, la segunda
lengua serA aprendida en Corea del
Sur, Asia del Sureste...? Pero estas
son s6lo cuestiones de poder. No
son cuestiones de lenguaje.

jSeria un hecho positive el te-
ner ese "lenguaje universal"?
Yo particularmente no lo creo.
Uno de los desarrollos interesantes
en Europa hoy en dia es que hay
una especie de reacci6n frente a las
tendencies centralizadoras. Otros
presionan hacia el regionalismo.
Las diversas regions dentro de los
estados nacionales estAn empezando
a separarse. Por ejemplo, Catalufia
ahora tiene una considerable auto-
nomia. Y la lengua catalana, que
estaba reprimida bajo Franco, ha


Escocia. Y hasta un cierto punto
lo mismo esta pasando por toda
Europa. Luego, hay tendencies en
la direcci6n opuesta tambien. Esto
puede ser no s61o lenguaje, sino
tambi6n cultures nacionales, litera-
tura, folclore, toda suerte de cosas.
Si usted va hoy a Barcelona,
probablemente pueda oir catalin,
ver las pricticas tradicionales. En
el centro de Barcelona el domingo
en la mariana, gente saliendo, bai-
lando frente a la catedral... Ese es
un process emocionante. Y eso esta
pasando en muchos sitios.
Yo he estado en Escocia en fes-
tividades donde la gente que viene
de las islas escocesas esta hablando
ga6lico escoc6s, y cantando cancio-
nes, leyendo poesia, lo cual es un
revivir de cultures que habian sido
en cierto modo suprimidas.
Un mundo con much variedad
es un mundo much mas rico y
emocionante que un mundo unifor-
me, algo asi como una imagen del
infierno donde todos somos pareci-
dos. Entonces, no es tan claro que
una lengua universal ni siquiera sea
deseable.


60 GLOBAL




it ME


4


ip-m"




Bruno Rosario 0 nde0 -I


LA MOSCA SOLDADO

El puente entire

la ciencia y lo divino

La novela La mosca soldado, del escritor dominicano Marcio Veloz Maggiolo, obtuvo
recientemente el Premio Jose Maria Arguedas 2006 que otorga Casa de las Am6ricas
a la mejor obra sobre el tema de la identidad del Caribe. La mosca soldado -que el
aio pasado fue finalista en Espafia del Premio Lara, compitiendo con Gabriel Garcia
Marquez, Almudena Grandes, Andr6s Trapiello y Roberto Bolafio- es analizada en
nuestras pAginas por el director de la Academia Dominicana de la Lengua, Bruno
Rosario Candelier, quien la califica de "grandiosa" y la enmarca en el realismo
trascendente, "el puente entire la ciencia y lo divino".

















,.,-
;* .
-,,


' ~
J-,
.'..i 1
.j

;... ': 'i"~k~
r ~~Y':" ~.,.11~;
F:11- ~-:1 I:I irl:r~! 11:1!I!:~ ~!:
~F' .: ::~












L a obra La mosca soldado de Marcio Veloz
Maggiolo (Santo Domingo, 1936) con-
lleva un salto cualitativo para el nove-
lista dominicano,' que narra en esta novela una
historic dramAtica con trasfondo arqueol6gico
envuelta en la magia de una realidad intangible.
Con impresionante maestria narrative, Veloz des-
pliega su talent novelistico en la narraci6n de un
acontecimiento ocurrido en el Caribe hispinico,
combinando el dato antropol6gico, la memorial
vicaria y la ensofiaci6n po6tica.
Impregnada de intriga y misterio, La mosca sol-
dado va tejiendo la madeja de una historic que va
anticipando al modo hom6rico mediante el uso de
la prolepsis, t6cnica que emplean los buenos na-
rradores para despertar la curiosidad del lector. El
narrador fabula en torno a un suceso de la histo-
ria insular de hace mil afios y lo empalma a una
experiencia reciente acontecida en El Soco, paraje
ubicado en la zona oriental de la isla antillana, en-
tre las ciudades de Santo Domingo y San Pedro de
Macoris. Es una manera original y sorprendente
de indagar las raices etnogrAficas, antropol6gicas
y culturales de una identidad que subyace en la
preocupaci6n intellectual del distinguido escritor.
La investigaci6n arqueol6gica, trasfondo cien-
tifico de una narraci6n literaria, alienta la trama
de un fen6meno sobrenatural que sacude la sen-
sibilidad del novelist traspuesto por ese hecho
extraordinario cuya dimension pone a prueba la
verdad cientifica y la verdad de la revelaci6n ante
el impact del misterio. El testimonio de dos su-
pervivientes del hecho inexplicable que concita lo
mAgico y lo divino se articula con sorprendentes
resultados alrededor de la documentaci6n cien-
tifica y las leyendas alucinantes de una cultural
atrapada en la mentalidad traditional.
El Ambito de lo sobrenatural ha estado pre-
sente en algunos relates de autores nacionales y
el propio Veloz Maggiolo ha dado cuenta de esa
presencia.2 En esta singular novela unas moscas
fueron un element clave en la investigaci6n del
pasado y en el tramado narrative que incentive
la imaginaci6n del narrador. Una mosca soldado
prende la obsesi6n de una b6squeda imparable en
tumbas aborigenes y particularmente de una que
atiz6 recuerdos, vivencias y pasiones.


El sujeto narrative alterna con el autor en
referencias autobiogrAficas que aluden a su tra-
bajo de investigator arqueol6gico y confiesa que
jams pens6 que los acontecimientos de El Soco
pudiesen gestar una novela. De esa manera usa
una estrategia narrative que va combinando la
t6cnica de anticipaci6n y recursos metanovelisti-
cos, dosificando paulatinamente la sustancia de
su novelar como quien va contando parcialmente
lo que constitute el meollo de la narraci6n para
despertar la curiosidad del lector hacia el tema
central de la novela.
El narrador, en efecto, le va participando a
su imaginario interlocutor la historic que central
el n6cleo de esta novela en una especie de "diA-
logo solitario" o "mon6logo compartido" con el
amigo c6mplice del suceso secret. Al ponderar
la fuerza del destino, advierte que no andaba en
busca de leyendas ni a la caza de albatros, ni pre-
tendia escuchar ocarinas perdidas en un tiempo
de tragedies ni entender c6mo las almas de los
cortadores de cafia muertos bajo el rigor del tra-
bajo vuelven y repican el tambor en los rituales
africanos. Nada de eso.
Lo que motive la sustancia novelesca de La
mosca soldado fue ciertamente un hecho intrigan-
te y misterioso, como intrigante y misterioso es
tambi6n el procedimiento narrative que el dies-
tro novelist utiliz6 para formalizar la pasi6n que
lo alent6. La chispa que desat6 la narraci6n fue
el espectAculo de un esqueleto de mujer muerta
hace mil afios cuya historic concit6 esta aventu-
ra que asombra y atrae con la misma pasi6n que
vivi6 el autor. Marcio Veloz devela las brumas de
un tiempo muerto, el meollo de una extrafia his-
toria que hubiera sido impossible conocer sin los
fragments de cerimica, fechas de radiocarbo-
no, noticias etnol6gicas, anAlisis biol6gicos y sue-
fios de poeta, segin revela el narrador, asi como
tambi6n la virtual colaboraci6n de los actors del
relate y las sorprendentes moscas alfareras que
susurraban un hecho sutil.
De ahi que el autor, viendo en la vida un
desvAn de objetos perdidos que estando en el
pasado se manifiestan "en cuanto abres una ven-
tana a universos que esperan manifestarse una y
otra vez" (p. 20), se auxilie de los conocimientos












arqueol6gicos y antropol6gicos para reconstruir
un pasado y, prevalido de la magia de la imagina-
ci6n, recree entusiasmado y conmovido la vida de
un esqueleto que recubre de came y aliento para
sentirlo esplendoroso y viviente. Todo lo demAs,
seg6n infiere, es obra del azar y del misterio. Y,
aunque el final de la historic dista de lo fabuloso
y novelesco, sigue siendo misterioso a pesar de la
labor de reconstrucci6n del present en las raices
del pasado, lo que de alguna manera viene pauta-
do por "ese ir y venir del espiritu en la blisqueda
de una realidad que no puede palparse con las
manos" (p. 205).
Una novela como La mosca soldado supone el
desarrollo de la sensibilidad trascendente, como
en efecto acontece en Marcio Veloz Maggiolo
y, aunque es la primera vez que este prolifico
autor incursiona en una narraci6n adscrita al
modo de ficci6n metafisico, ya nuestro distingui-
do acad6mico habia dado sefiales, en studios y
articulos publicados en la prensa,3 de que habia
desarrollado su intuici6n de lo profundo y podia
sintonizar la ladera oculta de la realidad, que
en otro studio he llamado la realidad
trascendente.4
Se trata obviamente de la existencia
de una realidad intangible o la presen-
cia indiscutible de la realidad trascen- I
dente, ante la cual el narrador abre un
intersticio a lo imaginario, sin descono-
cer la participaci6n de ese sentido inte-
rior en la percepci6n de lo real. Marcio
Veloz Maggiolo concibe ese poder de la sensibi-
lidad en esta novela, que no dudo en calificar de
grandiosa, como el puente entire la ciencia y lo di-
vino mismo, abriendo un espacio en el Ambito de
lo viviente a lo misterioso y sagrado, que Mircea
Eliade concibiera como Terrible y Fuerte."

La apelaci6n de la realidad
trascendente
El narrador es consciente de que sentia "cosas
del mas alli" (p. 184). Sabiendo que somos una
porci6n de la Totalidad, como ensefia la mistica,
por lo cual ocupamos un puesto singular en el
concerto del Universo, el hombre viene a ser una
c6lula de un gran organismo supraestelar y en tal


virtud puede sintonizar los efluvios inmateriales,
que el autor supo canalizar entendiendo el sen-
tido misterioso de la poderosa apelaci6n que lo
concitaba.
Es el fascinante fen6meno intangible que ar-
ticula la esencia de esta novela interiorista, que
dio lugar a la experiencia trascendente y que al
mismo tiempo apel6 la conciencia del creador y
concit6 en el autor la pasi6n de lo sagrado con el
concurso de la imaginaci6n po6tica, la incitaci6n
antropol6gica y el sentido profundo de la realidad
trascendente.
Sefiala Veloz Maggiolo que, estando frente a
aquel mundo floreciente con raices en la leyenda,
sentia que inventaba un ambiente y que se adap-
taba al misterio. Entonces percibi6 que su vieja
vocaci6n de narrador corria pareja con la de
arque6logo y que podia compaginar la realidad
fisica con la realidad imaginaria y, por supues-
to, se dejaba arrastrar por una "realidad nueva"
(p. 115). Fue a partir de ese moment cuando ad-
virti6 que podia comprender la verdadera reali-
dad de lo vivido en El Soco, que compartia con


>e trata de conciliar la verdad

list6rica y la verdad po6tica; la

ntuicion estetica y la cientifica.


su amigo Eduardo y su esposa, Nora, c6mplices
de su singular vivencia.
La experiencia de vida conlleva verdades
profundas que la intuici6n atrapa y el narrador
sabe que cada objeto contiene un sentido y cada
espacio revela silencios descifrables. Sentir esa
dimension supone una sensibilidad trascenden-
te y descubrir ese sentido es hacer metafisica. El
escritor de esta novela siente apelaciones profun-
das, entire ellas la de escuchar la voz del pasado,
captar el mensaje inherente a todo lo existente
y apreciar que "un fragmento de vasija contiene
el sudor de un hombre del siglo X, contiene el
moment en el que una nifia de ocho o diez afios
encendi6 el fuego para quemar la cerdmica, con-


64 GLOBAL









































De izquierda a derecha, Marcio Veloz Maggiolo, Jose Guerrero, Roger Alba y Fernando
en la cueva de donde, segdn la novel, salieron los murci6lagos que desalojaron d
ciguas. Pagina anterior: Larvas de mosca soldado.


tiene la arena del rio que fue usada para reforzar
la masa de barro y por lo tanto refleja esa cami-
nata del poblado a la playa para traer la arena;
un trozo de hueso pulido contiene el moment de
la caceria; es un testigo minimo del moment en
el que el cazador golpe6 con el hacha el animal,
lo descuartiz6 y lo convirti6 en alimento y en
instrumental hecho de hueso; el polen de guayiga
contiene las caminatas alrededor del poblado, la
recolecci6n de las plants, la hora en la que se
levanta el recolector y la hora en que se acuesta,
contiene la tradici6n de siglos; cada objeto tie-
ne un mensaje dentro, un idioma que deberemos
descubrir, recrear, para entender mis profunda-
mente el pasado" (p. 190).
Cuando esa semidtica delpasado cuaja en la sen-
sibilidad de un novelist aut6ntico, nace la novela
metafisica que esta obra de Marcio Veloz encar-
na. Esa concurrencia de factors hace possible que
el narrador perciba "sombras m6viles" que se re-
piten en expresiones materials que nos marcan


*. y el pasado lo persigue con su
secret apelaci6n irrevocable que
la memorial del amigo y el cariio
Sde la esposa lo llevan a percibir
como fuente de inspiraci6n para
su obra.
El cientifico que se revela en
esta novela no es el analista puro
centrado en lo material y tangi-
ble que obvia las sefiales ocultas,
a veces mas impactantes y revela-
doras que las visible de la mate-
rialidad tangible. Convencido de
que la ciencia puede dar vida y
sentido a la imaginaci6n trascen-
dente y que la misma poesia sirve
para horadar el misterio, su ami-
go interlocutor le reta a que acu-
da a la literature para testimoniar
esa dimension de la realidad sen-
sorialmente inatrapable. Con esa
atm6sfera spiritual, emotional y
Luna Calder6n, estetica, su inteligencia y su sen-
el palmar a las sibilidad estaban dispuestas para
percibir y entender el meollo pro-
fundo de la revelaci6n que sacu-
di6 el hond6n de su ser interior, circunstancia que
hizo possible y plausible la singular vivencia que
motoriz6 la gestaci6n de esta novela.
Su convicci6n sobre la particularidad reiteran-
te de tantos fen6menos extrafios le lleva a preci-
sar: "Creo, y parece ser asi, que estas experiencias
pudieran ser una prueba de que la vida repite los
mismos tipos, los mismos cuerpos, iguales ritos y
las mismas angustias en gentes que siendo dife-
rentes podrian ser, en el fondo, las mismas. Pai-
sajes, flores, musica, sacralidades inconclusas y
rumors se multiplican por encima de la 16gica
y de toda precision humana. La historic desova
como una mosca, y si encuentra material prima
para repetirse transformada en un nuevo ser, lo
consigue" (p. 215).
Cuando el sujeto de la narraci6n se prepara-
ba para experimentar el moment magico de su
gran vivencia, la misma naturaleza parecia vivir
esta complicidad del misterio. El narrador desplie-
ga entonces su talent descriptive con hermosas










































Enterramientos humans femeninos del 1400 d.C., en los que se observe una vasija como ofrenda.


sinestesias y cautivantes imAgenes poeticas que
dan cuenta de los datos sensoriales del ambiente:
"Esta vez no habia luna. Sombras y ruidos de
gaviotas que huyen golpeando el agua acompa-
fiaban el rumor distant de los tambores, lo que
nos generaba cierta fruici6n. Y asi era, con s61o
cerrar los ojos y dejarse acariciar por el tam-tam
podia uno imaginar el sonido triste de la ocarina
acompafiando el rumor agreste y alegre del furioso
balsit, cuyo toque de yuca era conocido en toda la
region, en donde la fiesta de palos -tambor y giiira
6nicamente- se mezclaba con el sudor, el alcohol y
el alegre vaho de las bailarinas de senos calientes,
cubiertos de sudorr y de estrellas', como una vez
diria uno de mis poetas favoritos[...]" (p. 151).

La fuerza numinosa
de lo real intangible
Conociendo la existencia de la realidad profunda,
internal y mistica, vinculada entrafiablemente al
origen divino del hombre, y de una herencia uni-
versal que archiva el pensamiento de la humani-


dad en forma inmaterial y trascendente,6 Marcio
Veloz acomete la mAs fascinante aventura litera-
ria de su brillante carrera de escritor.
El narrador se auxilia de la imaginaci6n po&-
tica para validar sus conocimientos cientificos en
una narraci6n de lo sobrenatural y misterioso.
Y se vale de las opias, aquellos espiritus de los
aborigenes de los que habl6 Ram6n Pane que al
no former parte de la material se materializan,
segin la leyenda, para mostrarnos sus rostros y
sus vivencias singulares desde el mas alli (lugar
que los tainos antillanos concebian como de mis-
terios y Animas insomnes en los guayabales del
este de esta isla).
Entonces subraya el rol de la memorial vicaria,
de la que esta magistral novela es cabal testimo-
nio y ejemplificaci6n, y con sus recuerdos y viven-
cias complete la vision de los hechos recreando
nuevamente el pasado. Su capacidad de imagina-
ci6n le permit revivir la escena de un pueblo que
danzaba mientras llevaba en hombros una mujer
joven, advirtiendo que la realidad es tan inmen-


66 GLOBAL












sa que no cabe en la imaginaci6n, tras aceptar
el reto de narrar la historic que lo deslumbr6,
fundada en una experiencia situada mas alli de
la ciencia, mas alli de la poesia, mas alli de lo
possible, por la cual su sensibilidad fue arrebatada
para vivir la dimension de un fen6meno sobrena-
tural sensorialmente trascendente.
El narrador, habiendo preparado al lector
para participarle su experiencia memorable -pre-
paraci6n explicable a la luz de la formaci6n in-
telectual del hombre occidental formado en una
cultural racionalista-, se decide a narrar su viven-
cia con la pasi6n de quien sabe que va a revelar
un misterio al tiempo que fragua su mejor novela.
Entonces despliega la fuerza dramatica de su ver-
balizaci6n al contar la naturaleza de su experien-
cia; pero para no privarle al lector la fascinaci6n
de descubrir por si mismo el impact spiritual
de este episodio extraordinario, s6lo dir6 que se
trata de una experiencia metafisica.
Aquel silbo impregnado de musica de ataba-
les habia concitado la gestaci6n del misterio he-
cho presencia rediviva que imprimi6 en la vida
del narrador otro sentido y otra actitud ante lo
viviente, de tal magnitude y relevancia que a par-
tir de esta experiencia todo lo enfocaba desde la


El Soco, 1975. Palmar donde el novelist ubica parte de los hechos magicos del libr'
Marcio Veloz Maggiolo.


perspective mAgica de un entorno que como el
de El Soco teniaa relaciones profundas con una
especie de 'mts alli'" (p. 100).
La dimension internal y mistica de esta expe-
riencia metafisica suele transmutar la vision del
mundo y la manera de asumir la comprensi6n de
lo real, y nuestro narrador no escapa a esa deter-
minaci6n del espiritu en el interior de la concien-
cia. A partir de entonces, todo se transform y
revaloriza, hasta el mismo instrumental cientifico
de la investigaci6n. Y el mundo adquiere con-
notaciones que antes no se percibian. La misma
Naturaleza parece confabularse para el hechizo
de esta revelaci6n mistica del mundo. El transit
hacia el mas alli de las opias que animan la con-
currencia de sucesos inauditos contenia el gran
secret que alent6 la enervante historic de esta
narraci6n.
Tras la vivencia del singular misterio, el na-
rrador recompone su vision del mundo como
consecuencia inevitable del 6xtasis transforman-
te. La historic intangible, que se alterna con la
historic del quehacer cientifico, aporta la dimen-
si6n spiritual, trascendente y pohtica en un vin-
culo visceral con lo viviente. "Todo forma parte
del Todo" (p. 199), dice el narrador, como lo dijo
hace medio milenio Leonardo da
Vinci o como lo creyeran los neo-
plat6nicos antiguos.7
El narrador testigo que cuenta
su experiencia impactante tiene
la habilidad narrative de ir alter-
nando la t6cnica de anticipaci6n
y el recurso de la metanovelaci6n,
dosificando la sustancia de su no-
velar para irse acercando poco
a poco ante el lien del misterio.
De ahi la oportuna ambientaci6n
del relato. Describe el ambiente
donde suceden cosas singulares,
extrafias y misteriosas, como
la aparici6n de espiritus que se
montan, la leyenda de las Mari-
mantas o la lucha de creencias
que gestan mitos y fabulaciones.
o. Foto area de Todo se armoniza para recons-
truir, guiado por la maestria de










un genuine narrador, la vida de un pasado miste-
rioso, el pasado de una historic inusitada que des-
ata la mAs hermosa novela de nuestro admirado
creador.
En procura de ese prop6sito literario se su-
man la caracterizaci6n de personajes y am-
bientes, la descripci6n de paisajes y objetos, la
evocaci6n de leyendas y creencias, y desde luego
la s6lida formaci6n intellectual, cientifica y ar-
tistica del mas important escritor dominicano
vivo. Se trata de un narrador que busca la ver-
dad de gentes perdidas entire cenizas y pasado,
y si esa verdad podia encontrarse con la imagi-
naci6n de un nifio o la magia de la poesia, nada
se descartaba. Se trata de conciliar la verdad
hist6rica y la verdad po6tica, que tanto inquiet6
a Arist6teles, y la intuici6n est6tica y cientifica
del narrador, que se aunaba al autor, para hacer
possible esta gran novela national.
La intuici6n mistica de percibir que a trav6s
de la inocencia del nifio "pueden expresarse todas
las divinidades" (p. 115) era una manera de dejar
fluir la corriente de lo divino mismo para vivir a
plenitud la experiencia de lo trascendente y sen-
tirse duefio de un mundo intangible, luminoso y
edificante entire lo inmaterial y lo incontaminado.
Cuando el autor se convenci6 de que su vocaci6n
de narrador compaginaba con la del arque6logo,
no dud6 en articular una novela que penetraba la
realidad trascendente sin obviar la realidad fisica
y la realidad imaginaria en pos de la revelaci6n
del misterio. Por eso el narrador, que tiene la sa-
biduria para insuflar a su novela el aliento de la
verdad po6tica y el dato de la verdad cientifica en
la preparaci6n para la revelaci6n de su gran ver-
dad vivencial y testimonial, describe perlas como
esta: "El tallo no es el duefio de la flor, ni su dic-
tador. La flor es todo. Toda flor esta virtualmente
'esperando' su luz. Todo movimiento de la mente
o del cuerpo tiene dentro un mensaje" (p. 191).
Ese mensaje conmovi6 las fibras profundas de
nuestro narrador.
Quiero finalmente ponderar la riqueza de
datos relacionados con el mundo de la mitologia
insular que sostiene la investigaci6n de campo de
esta novela y revelan la s6lida erudici6n de Mar-
cio Veloz Maggiolo en facetas tan diversas como


leyendas, mitos, tradiciones y creencias, con un
conocimiento profundo y riguroso de la cultural
viva y la antropologia dominicana y antillana, lo
que refuerza la calidad de esta novela, confirm
la categoria intellectual del author y testimonia la
seriedad professional que avala esta obra maestra
de la novelistica dominicana.
La dinimica narraci6n de esta novela la po-
tencia la fuerza de su lenguaje, expresi6n de la voz
personal y aut6ntica del escritor y su estilo audaz,
vivo y fluyente consustanciado al aliento dramdti-
co y el acento entrafiable de su formalizaci6n. La
mosca soldado, que se inscribe en el realism tras-
cendente, refuerza el modo de ficci6n metafisico
en las letras dominicanas y apuntala la prestancia
literaria del ilustre escritor y acad6mico.

Bruno Rosario Candelier es director de la Acade-
mia Dominicana de la Lengua y miembro correspon-
diente de la Real Academia Espafiola. Es doctor en
Linguistica por la Universidad de Madrid y licencia-
do en Educaci6n por la Universidad Cat6lica Madre
y Maestra. Tiene una diplomatura en Filologia Hispi-
nica, posee el profesorado en Lengua y Literatura Es-
pafiolas y el diploma de Investigaci6n Lingiuistica. Ha
publicado numerosos ensayos y studios de lingiiis-
tica y literature. Ejerce la docencia, asesora revistas
culturales y orienta grupos literarios en formaci6n.

Notas
1. Marcio Veloz Maggiolo, La mosca soldado, [Rep.
Dom.], Madrid, Siruela, 2004.
2. Cfr. Marcio Veloz Maggiolo, "Lo sobrenatural en
algunos escritores dominicanos", en El Siglo, Santo Do-
mingo, 15 de mayo de 1999, p. 3F.
3. Cfr. Marcio Veloz Maggiolo, "Las maneras ocultas
de 'ganar' la eternidad", en Listbz Diario, Santo Domin-
go, 28 de marzo de 1993, p. 4.
4. Bruno Rosario Candelier, Poitica Interior, [Rep. Dom.]
Santiago, PUCMM, 1991, p.22.
5. Mircea Eliade, Lo sagradoy lo profano, Madrid, Gua-
darrama, 1973, p. 25.
6. Cfr. Marcio Veloz Maggiolo, "Ciencia, religion y fi-
losofia de lo 'inmaterial"', en Listin Diario, Santo Do-
mingo, 10 de enero de 1993, p. 4.
7. Cfr. Jos6 Alsina Clota, El Neoplatonismo, Barcelona,
Antropos, 1989, p. 93.


68 GLOBAL





Mas de 125 Paises




Sea cual sea tu destino
mantente a un paso de tu negocio


14J
I!; )h


El mundo a un paso de ti


verion


Trabajando para ti dia a dia




Frncsc Anoi M 6-


SECTOR ELECTRIC:

LA EFICIENCIA POSSIBLE

El sector el6ctrico dominicano, con una capacidad instalada que practicamente duplica
la demand -3,500 MW versus 1,750 MW- es incapaz, sin embargo, de satisfacer
plenamente los requerimientos energ6ticos de la sociedad. La causa fundamental de
esta paradojica situaci6n se encuentra en el profundo deficit financiero del sector:
por un lado, los contratos de suministro reflejan elevados e ineficientes costs de
generaci6n, y, por otro, el segment de distribuci6n y comercializaci6n sobrevive
en una madeja de ineficiencias y distorsiones estructurales alejadas de las genuinas
practices comerciales.













La administraci6n de los contratos de
compra de energia por parte de la
Corporaci6n de Empresas El6ctricas
Estatales (CDEEE) a los productores privados in-
dependientes -Smith Enron y Cogentrix- arroja
un deficit de unos US$ 85 millones. El manteni-
miento del Programa de Reducci6n de Apagones
-aberrante esquema de subsidio geogrifico gene-
ralizado-, con unos niveles irrisorios de recauda-
ci6n, require de unos US$ 80 millones anuales.
Mientras que los altos niveles de perdidas y de
costs operatives, unidos a los bajos niveles de co-
branzas de las tres distribuidoras, elevan un d6fi-
cit operative de unos US$ 300 millones.
Para el afio fiscal 2005 este deficit operacio-
nal requiri6 US$ 502 millones de transferencias
directs del presupuesto de la Naci6n, mAs la acu-
mulaci6n de unos US$ 100 millones de atrasos
corrientes por parte de las empresas distribuido-
ras. Esto a pesar de que la tarifa media de las em-
presas distribuidoras ronda los US$ 20 centavos
por kilovatio hora y que existe un program de
racionamiento del suministro de alrededor de un
20%, Supliendose, en las horas picos, entire 1,450
y 1,600 megavatios hora.
Sin embargo, las proyecciones financieras del
Plan de Acci6n para la Recuperaci6n del Sec-
tor para el afio 2005 consignaban un deficit de
US$ 350 millones, que fueron incluidos en el
presupuesto fiscal de ese afio. Las razones bisi-
cas que explican esta significativa desviaci6n son:
1) el extraordinario incremento de los precious de
los combustibles importados el precio del barril
de petr6leo pas6 de US$ 47 a US$ 68 a media-
dos de noviembre pasado, mientras que el pre-
cio del gas natural se elev6 de US$ 6 a US$ 14
el MMBTU-; 2) el suministro el&ctrico se in-
crement6 en un 12.5%, al pasar de un 70% a un
80% a partir de febrero 2005, con lo cual aumen-
taron los costs operatives de las distribuidoras;
3) el insuficiente desempefio de las empresas dis-
tribuidoras para incrementar sus niveles de cobro
de 48% a 60% durante 2005.
En la elaboraci6n del Plan de 2005 se con-
templ6 un plan de contingencia en caso de que
el desempefio de las empresas distribuidoras de
propiedad estatal (Edenorte y Edesur) no logra-


-HT

Para garantizar un servicio de mayor calidad, uno de los
esfuerzos fundamentals estard centrado en lograr mayores
niveles de eficiencia en los aspects comerciales de las
distribuidoras.

ran satisfacer los requerimientos esperados. Se
defini6 que su estructura administrative tendria
que ser fortalecida con la inclusion de personal
altamente experimentado en el manejo de empre-
sas distribuidoras en ambiente de elevados niveles
de p6rdidas.
A partir de agosto de 2005, las gerencias de las
empresas distribuidoras estatales fueron fortaleci-
das con personal de alta calificaci6n y experien-
cia en la gesti6n de compafiias deficitarias. Los
planes de negocios y de mejoramiento de gesti6n
presentados por los nuevos equipos gerenciales
proyectan una recuperaci6n important y acele-
rada de los principles indicadores operatives que
sirven para valorar el desempefio de sus ejecuto-
rias gerenciales.
El Plan de Acci6n para la Recuperaci6n del
Sector El6ctrico del afio 2006 tiene por objetivo
fundamental continuar con el process de esta-
bilizaci6n financiera, al tiempo que se van rea-













lizando las inversiones necesarias en generaci6n,
transmisi6n y distribuci6n, que permitan la recu-
peraci6n a median plazo.
Las principles premises del Plan de Acci6n
para el 2006 son:
Suministro promedio equivalent al 80% de
la demand.
Precio promedio del fuel oil No 6 de 38 d61a-
res por barril.
Precio promedio del gas natural de 10.5 d6-
lares por mill6n de BTU.
Tasa de cambio promedio annual de
RD$ 35.50 por US$.
Ajuste automAtico de la tarifa, a los fines de
mantener en valor cero el Fondo de Estabili-
zaci6n de la Tarifa E16ctrica (FETE).
Para el afio fiscal 2006 se tiene contemplado
que el Gobierno dominicano realice transferen-
cias al sector el6ctrico del orden de US$ 611.7 mi-
llones. Este monto se descompone de la siguiente
manera:
Deficit corriente de las distribuidoras de
US$ 212.9 millones.
Deficit corriente de CDEEE de US$ 85.8 mi-
llones.
Inversiones en distribuci6n por US$ 74.21
millones.
Subsidio al Programa de Reducci6n de Apa-
gones (PRA) de US$ 78.75 millones.
Pago de la deuda a Uni6n Fenosa de
US$ 48.36 millones.
Inversiones en transmisi6n e hidroel6ctrica
por US$ 111.65 millones.
En lo que concierne al deficit corriente de las
empresas distribuidoras, es important destacar
que su monto mensual era de US$ 25.5 millones
en el mes de enero de 2006, y esta previsto que se
reduzca a US$ 8.6 MM en el mes de diciembre.
Esta reducci6n se lograria gracias a que el Plan
contempla un incremento de un 17% del Indice
de Recuperaci6n de Efectivo -ejercicio de reduc-
ci6n de perdidas e incremento de las cobranzas
de las distribuidoras- al pasar de 58.7% en enero
de 2006 a 68.8% en diciembre de 2006.
Este proyecto contempla unas compras totales
de energia por parte de las empresas distribuido-
ras de 9,450 GWh (787 GWh mensuales), con lo


cual se lograri un nivel promedio de suministro
del orden del 80% de la demand, mediante una
distribuci6n mis eficiente y racional de las horas
de interrupciones en atenci6n a los niveles de p6r-
didas de los circuitos.

Planes discos
Las acciones de las empresas distribuidoras du-
rante el present afio tienen como sus principles
objetivos:
Mantener el racionamiento del suministro
en un 20%
Disminuci6n de p6rdidas de energia a un
30.5%
Elevar los niveles de cobranza a 91.1%
Optimizar los gastos operacionales y las in-
versiones
Reducir los precious de compra de energia
Mejorar la calidad del servicio
En las actuales circunstancias, reviste una
importancia fundamental para la sostenibili-
dad financiera del sector la renegociaci6n de los
contratos de compra-venta de energia, tanto los
firmados con los productores privados indepen-
dientes (IPP), como los que surgieron a raiz de los
Acuerdos de Madrid, que extendieron los contra-
tos de corto plazo generados durante el process
de capitalizaci6n por un period de 17 afios. Para
estos fines, en noviembre de 2005 el Gobierno
dominicano design una comisi6n de alto nivel
cuyo objetivo fundamental es la renegociaci6n de
dichos contratos a los fines de reducir los costs de
adquisici6n de energia por parte de las empresas
distribuidoras (US$ 11 cents/kWh para Edenorte


TRANSFERENCIAS AL SECTOR ELECTRIC


Datos en millones de d61ares.

Inversiones en transmisiOn-
e hidroelectrica
111.65
Pag de la Deuda
a Union Fenosa
48.36
Subsidio al Programa
de Reduccion de
Apagones(PRA)
78.75


-- Deficit corriente de
las distribuidoras
L 212.9


SDeficit corriente
de CDEEE
85.8
Inversiones
en distribucibn
I 74.21


72 GLOBAL











































Los proyectos de generaci6n e6lica pendientes del otorgamiento de la concesi6n definitive suman una capacidad de alrededor de 500 MW.


y Edesur y US$ 14 cents/kWh para Edeeste, para
el mes de octubre de 2005).
La renegociaci6n de los contratos de la Corpo-
raci6n Dominicana de Empresas El6ctricas Esta-
tales con los IPP (fundamentalmente Smith Enron
y Cogentrix) implicaria un alivio de alrededor de
US$ 7 millones cada mes, lo cual represent una
reducci6n important en el deficit del sector el&c-
trico.
Por otro lado, la reducci6n de los precious de
compra de energia establecidos en los Acuerdos
de Madrid repercutirA automAticamente en la
tarifa, ya que la misma se reflejaria en el precio
final que pagan los consumidores. En el caso
particular de Edeeste, fue incorporado en su
contrato de compra de energia del process de ca-
pitalizaci6n, el costo hundido del contrato de la
Corporaci6n Dominicana de Electricidad (CDE)
con Dominican Power Partners, lo cual ha co-
locado esta empresa en una critical e insostenible
situaci6n financiera, incrementando el precio ori-


ginal de compra de Edeeste en aproximadamente
un 30% con relaci6n a los precious de Edenorte
y Edesur, precious contractualmente ineficientes
que, a su vez, pueden ser perfectamente reducidos
mediante una adecuada y mutuamente beneficio-
sa renegociaci6n.
Otro aspect de una importancia singular para
el reestablecimiento de la sanidad financiera del
sector es la pignoraci6n de las mejores 80 cuen-
tas de las distribuidoras del Norte y el Sur para
el repago de la compra del 50% de las acciones
en poder de Uni6n Fenosa. Esta transacci6n, ca-
talogada por el FMI como irregular, ascendia a
la suma de US$ 362.5 millones, pagaderos en 12
afios a una tasa de un 12% de interns annual.
La renegociaci6n de la transacci6n con
Uni6n Fenosa consiste en el repago a descuento
de la deuda generada en 2003 entire el Estado
y Uni6n Fenosa. La reciente aprobaci6n por
parte del Congreso de la emisi6n de un bono
soberano para la sustituci6n de esta deuda per-














mitiri el ahorro de unos US$ 95.5
millones en cuanto al valor present
neto, ya que la tasa actual de ren-
dimiento de los bonos soberanos es
de 8.5%; sin embargo, y, lo que en
terminos operacionales es mis sig-
nificativo, es que se lograra un ex-
traordinario ahorro de flujo de caja
durante los siguientes siete afios:
US$ 216.9 millones.
Estos ahorros serian el resultado
no s61o de la postergaci6n del pago
del principal de la deuda, sino tam-
bi6n del hecho que se estaria reem-
plazando una deuda cara por una de
menor costo de financiamiento.
De manera real, la pignoraci6n de
estas cuentas dotari a las distribuido-
ras de unos US$ 50 millones mensua-
les que hoy dia no entran a su caja y
son suministrados por el Estado.


Plantas a carb6n
Con el objetivo de incorporar al sis-
tema generaci6n de bajo costo para
hacer frente al crecimiento de la de-
manda, asi como para disminuir la
dependencia del petr6leo y sus de-
Los altos
rivados, el Gobierno ha iniciado, a las tres
trav6s de la CDEEE, un process de
licitaci6n piblica international para
contratar la instalaci6n de dos unidades de ge-
neraci6n termoel6ctrica de carbon mineral,
con una capacidad de 600 MW cada una. Esta
incorporaci6n permitiri reducir el costo de la
energia en el mercado mayorista, al tiempo que
eliminari el deficit operacional que le genera a
la CDEEE la administraci6n de los contratos de
Smith Enron y Cogentrix.
En el mismo tenor de diversificaci6n del par-
que de generaci6n, actualmente se encuentra
cursando en el Congreso Nacional una Ley de
Incentive a las Energias Renovables. En este
marco legal especial se contemplan una series de
estimulos para aquellas empresas electricas que
produzcan energia sobre la base de fuentes re-
novables.


Sniveles de perdidas y de costs operatives, unidos a los bajos niveles de cobranzas de
distribuidoras, elevan un deficit operative de unos US$ 300 millones.


Los proyectos de generaci6n e6lica pendientes
del otorgamiento de la concesi6n definitive su-
man una capacidad de alrededor de 500 MW.
Mientras, en combinaci6n con los planes en
el segment de la generaci6n, se desarrollarin
de manera paralela proyectos especificos con el
objetivo de mantener un sistema de transmisi6n
que garantice la calidad del suministro el6ctri-
co. En el plan de recuperaci6n del sector se con-
templan inversiones en el area de transmisi6n
por el orden de los US$ 42.33 millones duran-
te 2006. Una participaci6n fundamental tienen
las inversiones destinadas a la construcci6n de la
autopista electrica de alta tension Santo Domin-
go-Santiago (345 kV), que facilitari al flujo de
energia sur-norte. Similar importancia tiene la


74 GLOBAL


















El objetivo principal de la poli-
tica tarifaria contemplada en el Plan
consiste en llevar a cabo los ajustes
mensuales necesarios para mantener
en cero el valor del Fondo de Estabi-
lizaci6n de la Tarifa E16ctrica (FETE),
generado por la diferencia entire la
tarifa calculada y la tarifa aplicada a
los usuarios finales. Este fondo gene-
ra un subsidio tarifario por parte del
Estado cuando la tarifa a los usuarios
finales no refleja sus costs reales de
producci6n. Por esta raz6n la Super-
intendencia de Electricidad (SIE) llev6
a cabo en enero de 2006 un incre-
mento de la tarifa el6ctrica de 8.6%,


para equilibrar el deficit tarifario ge-
nerado por el incremento de costs
de unos RD$ 202 millones.
En los meses siguientes la tarifa
percibida por los usuarios fluctua-
rt en funci6n de las variaciones de
los precious internacionales de los
combustibles y del tipo de cam-
bio, debido a que las restricciones
presupuestarias contenidas en el
Acuerdo con el Fondo Monetario In-
ternacional no permiten erogaciones
fiscales superiores a las contenidas
en el proyecto de Presupuesto de In-
gresos y Gastos del 2006 (US$ 611.7
millones).


con el objetivo de enviar sefiales de
eficiencia econ6mica a la actividad ge-
rencial de estas empresas.

Perspectivas
La exitosa ejecuci6n del Plan de Acci6n
para la Recuperaci6n del Sector Eldctri-
co, que ha sido presentado en este tex-
to en un esbozo, garantizaria un sector
electrico financieramente autosostenible
con capacidad de suministrar un scr-
vicio continue, de adecuada calidad a
precious econ6micamente eficientes.
En efecto, una exitosa renego-
ciaci6n de los contratos que permi-
ta corregir o atenuar el impact de
los elevados precious de la tarifa, asi
como la incorporaci6n de generaci6n
de bajo costo -como los proyectos de
nuevas plants a carb6n-, se traduci-
rian en precious mis asequibles para
los consumidores finales. Esto, unido


construcci6n de lines de alta tension de 138 kV,
que permitirin disminuir las p6rdidas y garanti-
zar un suministro de mayor calidad.

Calidad de servicio
Con la finalidad de garantizar a la ciudadania
un servicio de mayor calidad, uno de los esfuer-
zos fundamentals estard centrado en lograr
mayores niveles de eficiencia en los aspects co-
merciales de las distribuidoras. A estos fines se
comenzarin a supervisor los indicadores de cali-
dad de gesti6n commercial que incentive un tra-
tamiento mis adecuado a los usuarios, esto es:
tiempo de reconexi6n, reparaci6n de averias e
instalaci6n de nuevas acometidas, entire otros.
Adicionalmente, con el fin de lograr un
apropiado monitoreo del program de racio-
namiento, la SIE ha desarrollado un esquema
de contact director con clients previamente
seleccionados con el objeto de verificar el cum-
plimiento de los tiempos de servicio e interrup-
ciones de cada circuit. Las desviaciones del
program de gesti6n de la demand, atribuibles
a deficiencies comerciales de las empresas dis-
tribuidoras, serdn penalizadas adecuadamente,


a un trabajo eficiente en el segment de distribu-
ci6n y comercializaci6n, garantizard un adecua-
do flujo de caja a las empresas distribuidoras, lo
que a su vez permitiri un incremento sostenido
de los niveles de suministro, con lo cual se elimi-
narian los denominados apagones financiers,
que se han convertido en una costumbre en la
vida national.
En el aspect fiscal, la recuperaci6n del sector
implicard la liberaci6n de, por lo menos, US$ 500
millones anualmente, que el Estado dejarA de in-
yectar para el sostenimiento del sector el6ctrico,
tal y como sucedi6 en el afio 2005 y como esti
presupuestado para 2006.

Francisco Antonio M6ndez es ingeniero meta-
lirgico, con especialidad en Termo-fisica y Termo-
energ6tica, maestria en Economia y postgrado en
Finanzas Corporativas. Con vasta experiencia en el
sector energetico, se ha desempefado como asesor
econ6mico-financiero en diversas instituciones p6bli-
cas y privadas y actualmente es superintendent de
Electricidad. Es author, entire otros, de La capitaliza-
cion: datos, cifras y concepts y coautor de Electricidad
y desarrollo: el reto dominicano.





wwwdominicainaonI- eorg


DOMINICANA ON LINE

Visite hoy el Portal

de la Republica Dominicana...


E-nts


=^^^^- InSrma


Dominicanaonline.org es la
ventana al mundo y puerta de
entrada a la Republica Dominicana.
Una amplia red de experts y
colaboradores present information
confiable, dia a dia, sobre todo lo
que usted desearia saber y nunca
ha podido encontrar asi de facil,
claro e interesante!


La vision de Dominicanaonline.org
es promover la imagen de la
Repfblica Dominicana,
difundir conocimiento
sobre el pais y
fortalecer el aprecio
y el respeto hacia
su patrimonio
y sus valores.


... y venga a navegar por el Caribe


una iniciativa de
FUNGLODE IGFDD


At






Informe Esi


Primer Foro

International sobre el

Nexo entire Politicas y

Ciencias Sociales

Global public el document de debate presentado por la
delegaci6n dominicana en el Primer Foro Internacional sobre el
Nexo entire Politicas y Ciencias Sociales, celebrado en Argentina
en febrero pasado, asi como la Declaraci6n Final que promueve,
entire otras cosas, la utilizaci6n acertada de ciencias sociales
rigurosas para conducir a p.,lii:,t y resultados mds efectivos
en la soluci6n del hambre y la pobreza, de las deficiencies en la
educaci6n, la salud y la degradaci6n del medio ambiente.


Intro


ducci6n: Farah Paredes


En febrero pasado se celebr6 en las ciudades de Buenos Aires, C6rdoba, Ro-
sario y Montevideo, el primer foro dedicado al anflisis del nexo entire las cien-
cias sociales y las political piblicas, event en el que se dieron cita mis de
2,000 personas.
El Foro de Buenos Aires o "Proceso de Buenos Aires" fue auspiciado por el
Program de la UNESCO para la Administraci6n de Transformaciones Sociales
(MOST, por sus siglas en ingl6s), los gobiernos de Argentina, Uruguay y un con-
junto de Organizaciones de las Naciones Unidas, ministerios de Desarrollo So-
cial de distintos paises y de organismos de las ciencias sociales en el seno del
Comit6 Cientifico Internacional. El program MOST, considerado por muchos
como uno de los programs de vanguardia de la UNESCO, tiene como objetivo
central el studio critic de la sociedad con miras a realizar cambios sobre los
esquemas preestablecidos del mal o bien llamado "desarrollo".
En la ceremonia de apertura, que se realize en el teatro Presidente Alvear
de la ciudad de Buenos Aires, estuvieron presents reconocidos investigado-
res y acad6micos del mundo de las ciencias sociales como Alain Touraine,
director de Estudios de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de
Francia; Marcio Barbosa, director general del Instituto de Investigaci6n de las
Naciones Unidas para el Desarrollo Social; Lourdes Arizpe, president del
Consejo Internacional de Ciencias Sociales; Saskia Sassen, reputada profesora
de Sociologia de la Universidad de Chicago, y Zola S. Skweyiya, ministry su-
dafricano de Desarrollo Social y president del Consejo Intergubernamental
del program MOST de la UNESCO.


3


,ecial













Durante cinco dias consecutivos se realizaron debates sobre los nuevos
retos para las ciencias sociales y su influencia sobre nuevas formas para el di-
sefio y aplicaci6n de political publicas. Tal como la ministry peruana de la Mu-
jer y Desarrollo Social y vicepresidenta del MOST, Ana Maria Romero-Lozada,
afirmara durante la clausura, el event apunt6 hacia un resultado fundamental:
"Proponer un diagn6stico sobre la colaboraci6n actual entire investigadores y
hacedores de p:i.i: para identificar las fortalezas y debilidades comparative
y transversalmente respect a los ejes tematicos del Foro".
Los cincos ejes temiticos sobre los cuales se manejaron los debates fueron:
Dinimicas y asuntos globales
Politicas sociales
S.Poblaci6n y migraci6n
Integraci6n regional
Politicas urbanas y descentralizaci6n.
La participaci6n de la Reptblica Dominicana, que fue coordinada por la
Fundaci6n Global, Democracia y Desarrollo, estuvo enmarcada dentro del de-
bate sobre political sociales. El taller sobre "Puentes para el combat y supe-
raci6n de la pobreza en Am6rica Latina y el Caribe" fue uno entire una centena
y cont6 con la participaci6n de distinguidos acad6micos, representantes de
los gobiernos y organismos internacionales, asi como investigadores sociales
de alto nivel de la Repuiblica Dominicana, Perli, Haiti, M6xico, Argentina, Bra-
sil, Puerto Rico y Costa Rica.
El taller estuvo coordinado por la consultora Georgina Sanchez, el director
del Centro de Estudios Sociales de Funglode, Cesar Cuello, y quien suscribe,
y cont6 con la presencia de America Bastidas, economist, subsecretaria t6c-
nica de la Presidencia de la Repidblica Dominicana; Marcos Villaman, fil6sofo
y soci6logo dominicano, de amplia experiencia en el disefio de political de
lucha contra la pobreza y actual director del Consejo Nacional de Reforma del
Estado (CONARE); y Manuel Mejia, soci6logo, t6cnico del program guberna-
mental Comisi6n Presidencial de Apoyo al Desarrollo Barrial.
El debate provocado por las ponencias presentadas radic6 en tres puntos
fundamentals:
Primero: Luego del recuento de ciertas experiencias exitosas de la reduc-
ci6n de la pobreza en la region, ,cuales habian sido las contribuciones de las
ciencias sociales y los aciertos de las political en material de reducci6n de la
desigualdad?
Segundo: La necesidad de abordar la problematica de la pobreza desde
una perspective integral, con una political social concrete y no con planes o
programs que ataquen la problemitica de forma parcial o focalizandose
en ciertos aspects marginales. Los especialistas coincidieron en que la po-
breza es tanto una situaci6n concrete y material, como subjetiva y cultural,
por lo que debe ser estudiada a partir de estos distintos aspects, tomando
en cuenta la participaci6n de los sujetos sociales y las organizaciones que
aglutinan a estos sectors, como un component central para la superaci6n
de esta problemitica.
Este punto fue una de las aportaciones mas importantes del taller para la
Declaraci6n Final, en la que se dispone "[...] evitar la toma de decisions a
partir de visions estereotipadas sobre ellos (los sectors pobres) daria a
comprender el caracter dinamico de las transformaciones que sufren y fomen-
taria su inclusion social".














Tercero: La pertinencia political del fortalecimiento del nexo entire ciencias
sociales y political, dada la situaci6n de riesgo que corren los sistemas demo-
craticos de la region si no logran ofrecer a la ciudadania un bienestar social a
traves de political sociales que reduzcan tanto la pobreza como la desigual-
dad. Tal como afirm6 Georgina Sanchez durante una intervenci6n, "el comba-
te a la pobreza no es s61o una political social, sino un pilar de la gobernabilidad
democrdtica".
Global public en estas paginas el discurso de apertura a la Mesa de la
Reptblica Dominicana y la Declaraci6n Final del Foro. El primer document
realize una revision sobre el estado de lucha contra la pobreza en la region
Latinoam6rica y un recuento de los filtimos 10 afios de experiencia en nuestro
pais en la creaci6n de nexos entire las ciencias sociales y las political ptiblicas.
El segundo refine las conclusions de todos los talleres y sesiones plenarias
realizadas en el marco del Foro, asi como la bacteria de compromises "moral-
mente" contraidos por los participants.
Funglode y la Delegaci6n Dominicana frente a la UNESCO en Paris se han
comprometido a dar seguimiento a esta Declaraci6n con el encargo de crear y
fortalecer espacios que promuevan el didlogo entire politicos e investigadores
sociales con vistas a estimular el fortalecimiento, la creaci6n y la perpetuaci6n
de mecanismos de articulaci6n.


Farah Paredes es asistente de la Subdirecci6n de la DIAPE (Direcci6n de In-
formaci6n, Analisis y Programaci6n Estrat6gica de la Presidencia) y miembro
del Centro de Estudios Sociales de Funglode.






In






Taller de la Repuiblica Dominicana
Puentes para el combat y superaci6n de la pobreza
en America Latina y el Caribe


1. La pobreza y la desigualdad en America Latina: nuestros
dilemas no resueltos
El tema que nos ocupa es sin duda uno de los mayores desafios pendientes
no s61o en la Repuiblica Dominicana sino en toda la region. Tal y como se ha
enfatizado en otras mesas durante el transcurso de este seminario, problems
estructurales como la persistencia de altos niveles de pobreza y desigualdad
son precisamente las areas donde mAs se necesita una colaboraci6n estre-
cha entire el saber generado en la academia, el saber generado en el Ambito
de las political p6blicas (tanto por organizaciones gubernamentales como no
gubernamentales) y el saber de los sujetos sociales mas afectados por dichas
problemiticas.
La complejidad de esta panorAmica en nuestra region se ve reflejada en
el hecho de que ain las mejoras relatives registradas en los niveles de po-
breza de mediados de esta decadal tan s61o nos ofrecieron la oportunidad
de volver a los niveles alcanzados en 2001. Esta mejora tampoco ha tenido el
impact necesario en t6rminos absolutos. La CEPAL calcula que actualmente
existen 222 millones de personas pobres en toda la region. Es decir, apenas
cuatro millones menos que en 2003 y 22 millones mAs que en 1990. Mas anm,
esta organizaci6n plantea que "la mayoria de los paises muestra un progress
insuficiente para alcanzar el objetivo de desarrollo del milenio de reducir a la
mitad la pobreza extrema en 2015" (BID 2005:18). El Banco Interamericano de
E-C i -I i:oi llama la atenci6n sobre la necesidad de intervenciones decisivas
para enfrentar esta bomba de tiempo: "La persistencia de la pobreza no se
compadece con los esfuerzos que ha hecho la region para aumentar el gasto
social desde principios de los noventa [...]. La recuperaci6n iniciada de for-
ma tan prometedora en 2004 debe traducirse rapidamente en una mejora del
nivel de vida de los segments mas vulnerable de la poblaci6n para que la
region realice un progress sostenible en el alivio de la pobreza y la mejora de
la equidad social" (BID 2005:20).
El nuevo informed La democracia en America Latina del Programa de las
Naciones Unidas para el Desarrollo contiene sefialamientos similares: "Los
indicadores muestran que todos los paises de la region son mas desiguales
que el promedio mundial. En 15 de los 18 paises estudiados, mas del 25 por
ciento de la poblaci6n vive bajo la linea de pobreza y en 7 de ellos mis de la
mitad de la poblaci6n vive en esas condiciones; ello, incluso, aunque en 12 de
los paises considerados la pobreza disminuy6 y en 15 aument6 el PIB per capi-
ta entire 1991 y 2002" (PNUD 2004:28).
MAs ain, el informed del PNUD incluye la variable pobreza como uno de los
tres vertices del triangulo que distingue la region en comparaci6n con otras
parties del mundo. Tal y como se refleja en la tabla siguiente, las otras dos
dimensions son la extension de la democracia electoral a toda la region y los

S"La c.PAI, estima que el porcentaje de pobres con ingresos per capita por debajo de dos
dolares diaries descendi6 de 44,3% en 2003 a 42,9% en 2004, y el porcentaje de habitantes
en situation de pobreza extrema (con menos de un d6lar diario) baj6 de 19,6% a 18,6% en
el mismo period" (BID 2005:18).


GLOBAL


forrr


Le Especial














altos niveles de desigualdad arin existentes. Para el PNUD, "[...] Am6rica Latina
ofrece la singularidad de la cohabitaci6n de las libertades political con las se-
veras privaciones materials de muchos. Democracia y riqueza, democracia
y pobreza, son dos combinaciones que general necesidades, dificultades y
riesgos diferentes en comparaci6n con otras regions" (PNUD 2004:39).


DEMOCRACIA, POBREZA Y DESIGUALDAD

Region Participaci6n Desigualdad Pobreza PIB per capita
electoral

America Latina 62.7 0.552 42.8 3,792

Europa 73.6 0.290 15.0 22,610

EEUU 43.3 0.344 11.7 36,100
Fuente: PNUD, La Democracia en America Latina, p. 40.


Se hace precise comprender y asumir esta singularidad para poder mi-
nimizar la fragilidad del sistema democrdtico en la region. En otras palabras,
Am6rica Latina enfrenta un desafio fundamental: el de reconciliar la tension
entire economic y democracia. Para ello no podemos, como han planteado al-
gunos, asumir que la democracia no es un sistema politico viable para nues-
tros paises (PNUD 2004). Por el contrario, debemos asumir este desafio como
una de las areas donde se hace mas necesario el establecimiento de puentes
entire las ciencias sociales y el ambito de las political puiblicas en la region.

Marco te6rico
En segundo lugar, presentamos algunas de las perspectives te6ricas sobre los
nexos entire las ciencias sociales y las political piiblicas. Existe un cuerpo te6-
rico en el que se enfatiza la necesidad de tomar en cuenta las diferencias entire
las perspectives del o la investigadora, por un lado, y el o la gestora de poli-
ticas, por el otro. Las principles diferencias entire estas dos perspectives se
refieren a los elements siguientes (Cross et al. en HernAndez Medina, 2001).
La definici6n del problema: la formulaci6n de political debe manejar
problems sociales complejos de la vida real, mientras que la investiga-
ci6n aborda preguntas a partir de models te6ricos donde se reduce y
simplifica el nnimero de variables.
La cultural de trabajo: la formulaci6n de political se desarrolla en funci6n
de metas, modalidades y medios para contestar preguntas expresadas
como "qu6" y su discurso usa una jerga legal y de procedimientos. Buena
parte de la investigaci6n social se desarrolla en t6rminos de generaliza-
ci6n y explicaci6n y se interest mas en el "c6mo" y el "por qu6".
Rol y rendici6n de cuentas: la formulaci6n de political tiende a evitar
el riesgo, repitiendo acciones que han sido previamente exitosas, o en
terminos epistemol6gicos, busca la "verificaci6n"; mientras que la inves-
tigaci6n prioriza lo nuevo y lo no esperado y busca la "falsificaci6n" o
descarte de hip6tesis.
Marco de tiempo: La formulaci6n de political precisa soluciones rapidas
y concretas mientras que la investigaci6n necesita tiempo para cumplir
con sus criterios internos de calidad.


Informe Especial













El trabajo realizado en el marco del proyecto MOST-UNESCO tambi6n ha pues-
to de relieve la existencia de diferentes models de vinculaci6n entire las cien-
cias sociales y las political puiblicas. Por ejemplo, el trabajo de la profesora
Carol Weiss, investigadora de la Universidad de Harvard y colaboradora del
Proyecto MOST, sugiere la clasificaci6n siguiente:2
Modelo basado en el conocimiento: la bisqueda del conocimiento por
si mismo motiva el uso del conocimiento generado por la investigaci6n.
Modelo de soluci6n de problems: la motivaci6n para el uso esta gene-
rada por la necesidad de solucionar un problema o general una decision.
Modelo interactive: la utilizaci6n del conocimiento es s6lo uno de los fac-
tores en un process complejo de formulaci6n de political que tambi6n
incluye la experiencia personal y las relaciones de poder entire los dife-
rentes actors involucrados.
Modelo de la "iluminaci6n": los concepts de las ciencias sociales se
"deslizan" sigilosamente en el discurso de la formulaci6n de political a
trav6s de vias indirectas.
Modelo politico: la investigaci6n s61o se utiliza para legitimar opinions
political existentes.
Modelo tActico: la investigaci6n juega un rol tactico en el desarrollo de
las political y en la implementaci6n de las estrategias, por ejemplo, para
retardar las decisions.
Modelo del status: contar con un portfolio amplio de investigaciones es
un simbolo de status de las instituciones encargadas de formular e imple-
mentar las political.

Parametros para la discusi6n
El taller organizado por la Repuiblica Dominicana en el marco de este foro
international y, en particular, la mesa de trabajo en la que nos encontramos
cuentan con various antecedentes. Dichos precedentes incluyen el trabajo de la
Delegaci6n de la Repuiblica Dominicana ante la UNESCO, la Comisi6n Nacional
de la UNESCO y el Proyecto MOST-UNESCO en conjunto con la entonces reci6n crea-
da Direcci6n de Informaci6n, Anblisis y Programaci6n Estrat6gica de la Presi-
dencia (DIAPE) de la Repiblica Dominicana durante la gesti6n gubernamental
1996-2000. Dichos esfuerzos estuvieron encaminados a reorientar el debate
sobre la vinculaci6n entire las ciencias sociales y las political publicas reinicia-
do en ese moment a raiz de la incorporaci6n de varias figures intelectuales
en el primer Gobierno del doctor Leonel Fernandez.
A continuaci6n presentamos algunas de las ideas debatidas en ese mo-
mento a partir de dos fuentes principles: a) las conclusions del seminario
international "De la investigaci6n social a la toma de decisions" en abril
del ano 2000, organizado por las instituciones ya mencionadas (Conclusiones
Preliminares 2000) y b) una de las ponencias y articulos presentados por el
equipo de la DIAPE en dicho period (Dore Cabral et al. 1999). En este sentido,
es important revisitar la reflexi6n que se dio en esos moments sobre la co-
nexi6n entire political puiblicas y ciencias sociales en nuestro pais, dado que
el contenido de dicha discusi6n sigue siendo relevant para el intercambio
de ideas en este panel. Cabe destacar que los studios de caso presentados

'' Traducci6n libre y resumida del recuadro "Models to describe the linkage between re-
search and policy", basado en el trabajo de Weiss y recogido en la pagina 23 de Cross et al,
2000 (recogido en Hernandez Medina 2001).


GLOBAL














en el seminario international fueron seleccionados principalmente en el am-
bito de las political sociales e incluyeron organizaciones gubernamentales y
no gubernamentales como la Comisi6n Presidencial de Apoyo al Desarrollo
Barrial, la DIAPE, PROFAMILIA y CIPAF. El seminario cont6 con la active participa-
ci6n de experts nacionales e internacionales, incluyendo al doctor GermAn
Solinis, entonces coordinator del Programa MOST, y el doctor Danilo Martuc-
celli, fil6sofo e investigator del Consejo Nacional de Investigaci6n Cientifica
de Francia. Tanto las conclusions del seminario como las ideas presentadas
por el equipo de la DIAPE en ese period tienden a confluir alrededor de tres
temas fundamentals:
1. La necesidad de potenciar la coexistencia y "dialogo de saberes" entire
las ciencias sociales y el Ambito de la political y las political pAblicas. En este
sentido, el equipo de la DIAPE enfatiza la idea de que armb-s tipos de conoci-
miento son diferentes. Sin embargo, no se puede asumir a uno como superior
al otro" (Dore Cabral et al 1999:15). De manera similar, los asistentes al semi-
nario destacaron la importancia de "no asumir la investigaci6n como la inica
via legitima de creaci6n de conocimiento, en general, y para las political pu-
blicas en particular" (Conclusiones Preliminares 2000:1). Ademas, se reivindi-
c6 la importancia de extender este diAlogo para incluir el saber popular y el
saber generado por los movimientos sociales.
De manera mas general, Solinis recalc6 la necesidad de visualizar la re-
laci6n entire la investigaci6n y las political puiblicas desde un enfoque mis
amplio en el que se reivindique la "funci6n social de la ciencia" mAs alla de
"la aparente dicotomia de utilidad o no utilidad de la ciencia" (Conclusiones Pre-
liminares 2000:1). Los casos presentados por PROFAMILIA y CEUR ejemplificaron
algunas de las caracteristicas de esta relaci6n mostrando su caracter de double
via: no s61o de la retroalimentaci6n desde la investigaci6n cientifica hacia la
elaboraci6n de political puiblicas, sino tambi6n el rol de la implementaci6n de
las political para la redefinici6n de la investigaci6n social, incluyendo la redi-
mensi6n de las prioridades de informaci6n en cada proyecto.
Por iltimo, el "didlogo de saberes" tambi6n se planted en el sentido de
asumir que el dialogo entire las ciencias sociales y las political puiblicas "tien-
de a crear un nuevo tipo de conocimiento que no guard las caracteristicas
ni de uno ni de las otras. En este sentido, no se agotan todos los process
metodol6gicos que validan el conocimiento generado por las ciencias socia-
les, pero tampoco se queda en las afirmaciones generals ni en las acciones
puramente pragmAticas u orientadas a resultados de la political" (Dore Cabral
et al 1999:15).
2. La necesidad de abordar los desafios asociados con la vinculaci6n entire
las ciencias sociales y las political plblicas. En el caso dominicano, los prin-
cipales ci1 fif:.. se refieren a la buisqueda de la multidisciplinariedad como
"ejercicio permanent y necesario", las limitaciones que enfrenta la investiga-
ci6n social en el pais y la relative falta de diferenciaci6n de roles entire actors
con agendas y necesidades diferentes en el marco de esta relaci6n.
a. El ejercicio multidisciplinario fue una dimension crucial en la discusi6n.
Se enfatiz6 que no es un tema resuelto sino, por el contrario, un area en
que se debe priorizar la sistematizaci6n de los ejercicios realizados hasta
el moment para poder general lecciones aprendidas. Tambi6n se des-
tac6 la necesidad de asumir el trabajo multidisciplinario de manera ex-
plicita en cuanto a la metodologia y la intenci6n, dadas las difi.-ult -l-es


Informe Especial












emocionales e intelectuales que implica en la practice. Este reto metodo-
16gico tambi6n se relaciona con el imperative de asumir la especificidad
de los diferentes actors sociales y politicos no como "objetos" de studio
sino como sujetos aut6nomos.
b. Potencialidades y limitaciones de la investigaci6n. Se planted, en pri-
mer lugar, la diferenciaci6n entire investigaci6n pura e investigaci6n apli-
cada y se hizo un llamado a "tratar de salir de la camisa de fuerza que
represent el factor tiempo y las prioridades de corto plazo" (Conclusio-
nes Preliminares 2000:2). En segundo lugar, se destac6 el context de ex-
tremas limitaciones en el que se desarrolla la investigaci6n en el pais.
c. Diferencia de prioridades y proyectos entire los diferentes actors y
Ambitos implicados en el vinculo entire la investigaci6n social y los proce-
sos de toma de decisions:
1) La diferencia entire la sociedad civil y la sociedad political, incluyendo
la falta de tradici6n de colaboraci6n entire ambos ambitos y la pro-
blemitica tendencia a mitificar la primera y satanizar la segunda;
2) La diferencia entire hacedores/as de political y las y los politicos tradi-
cionales: se destac6 la necesidad de "importantizar y visibilizar el
papel de las y los tomadores de decisions de political como rol es-
pecifico separado del politico puro" al tiempo que se estudia esta
relaci6n como "un ciclo abierto en que nuevamente la gerencia de
las political ptblicas retroalimenta a la investigaci6n" (Conclusiones
2000:2). Tambi6n se planted que esta diferencia se relaciona con el
tipo de instituci6n ya que "mientras mas operative es la instituci6n
public de que se trate, menor es su receptividad a los insumos
provenientes de la investigaci6n" (Conclusiones 2000:3).
3) La diferencia entire las political sociales y las decisions political: se
enfatiz6 en que en la Repiblica Dominicana realmente todavia no
se ha institucionalizado lo que es la elaboraci6n, implementaci6n y
seguimiento de political sociales.
3. El rol del intellectual: este tema gener6 gran parte de las intervenciones
durante el seminario. Martuccelli propuso una clasificaci6n de roles potencia-
les de las y los intelectuales en la vida piblica incluyendo su posici6n como
a) nuevos actors en las political pflblicas, b) el rol de conciencia critical de
la sociedad y c) el rol de asesor/a o experto/a. La modalidad de intervenci6n
y las caracteristicas de la contribuci6n del intellectual en cada una de estas
situaciones tambi6n son influidas por la intercambiabilidad y "porosidad" de
dichos roles (especialmente en el caso de los hacedores de decisions en
Latinoam6rica), la apertura del abanico de posibilidades dada por process
de reform y modernizaci6n en nuestros paises (aunque los participants ex-
presaron preocupaci6n por la possible reversibilidad de dichos process) asi
como la diversidad de factors que pueden influir la relaci6n entire los investi-
gadores sociales y el ambito de la political y las political puiblicas.


GLOBAL














Bibliografia
Banco Interamericano de Desarrollo. 2005. Informe Anual 2004. Washington DC: Ofici-
na de Relaciones Exteriores del BID.
Conclusiones Preliminares y Plan de Trabajo Minimo del Seminario Internacional "De la
Investigacion Social a la Toma de Decisiones". MOST-UNESCO-DIAPE, 26 y 27 de abril
de 2000.
Dore Cabral, Carlos; Esther HernAndez; Tahira Vargas; Leopoldo Artiles; Carlos Se-
gura. 1999. Didlogo entire las Ciencias Sociales y la Politica: el Caso de la DIAPE. PO-
nencia Presentada en la Reuni6n Regional de Consulta de America Latina y el
Caribe para la Conferencia Mundial sobre la Ciencia. Secretariado T6cnico de la
Presidencia-INDOTEC-UNESCO. 10-12 de marzo de 1999, Santo Domingo, R.D.
HernAndez Medina, Esther. 2000. Algunas lecciones aprendidas del caso de la DIAPE
como espacio de confluencia entire la political y la investigation social. Ponencia
presentada en el seminario "De la investigaci6n social a la toma de decisionss.
26 de abril de 2000, Santo Domingo, R.D.
- 2001. Ciencias sociales y toma de decisions en la Repoblica Dominicana: el caso de la
DIAPE. Estudio de caso presentado por la Republica Dominicana para el proyecto
MOST.
Program de Naciones Unidas para el Desarrollo. 2004. La Democracia en America La-
tina: hacia una democracia de ciudadanas y ciudadanos. Buenos Aires: Alfaguara.


Informe Especial












Declaraci6n de Buenos Aires en favor de un
nuevo enfoque hacia el nexo entire political
y ciencias sociales


Nosotros, participants en el Foro Internacional sobre el Nexo entire Politicas y
Ciencias Sociales, que ha reunido por primera vez a cientificos sociales y en-
cargados de political procedentes de mis de 80 paises de todas las regions
del mundo, pertenecientes a diferentes instituciones, entire las que sobresalen:
organismos de las Naciones Unidas, universidades y gobiernos, representan-
tes de los circulos de las ciencias sociales y de las political, reunidos en la
sesi6n plenaria de clausura, en Buenos Aires el 24 de febrero de 2006, tras
cuatro dias de discusiones organizadas en las ciudades de Buenos Aires, Ro-
sario, C6rdoba y Montevideo.
Inspirados por la Declaraci6n de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo
Social de 1995, la Declaraci6n del Milenio de Naciones Unidas, la Resoluci6n
sobre los Resultados de la Cumbre Mundial de 2005, asi como una series de
informes de alto nivel sobre desarrollo human y desigualdad, elaborados
por organismos de Naciones Unidas y por la Comisi6n Mundial sobre la Di-
mensi6n Social de la Globalizaci6n.
Considerando que la investigaci6n en ciencias sociales debe tener en cuen-
ta requerimientos relacionados con los objetivos de la comunidad internacio-
nal y el impulse al desarrollo sefialado en los mencionados informes y en otros
documents e iniciativas internacionales.
Teniendo en cuenta la Declaraci6n de Budapest sobre las Ciencias y la Utili-
zaci6n de los Conocimientos Cientificos adoptada por la Conferencia Mundial
sobre las Ciencias, que subraya la necesidad de mejorar el dialogo entire los
circulos cientificos y la sociedad, asi como las Declaraciones de Lisboa y de
Viena sobre las ciencias sociales, que resaltan la indispensable contribuci6n
de las ciencias sociales a los objetivos del desarrollo social de la comunidad
international.
Atendiendo la informaci6n que various studios de las Naciones Unidas han
provisto sobre la aguda intensificaci6n de las desigualdades entire los paises y
al interior de los mismos, establecemos nuestra gran preocupaci6n porque en
muchos casos los valores universales de los derechos humans, de la digni-
dad humana y de la justicia se estan erosionando bajo las presiones econ6mi-
cas y sociales contemporAneas.
Estimando que los Objetivos de Desarrollo del Milenio y otros objetivos de
desarrollo social acordados a escala international no constituyen unicamente
la intenci6n para realizar un nuevo cometido de orden moral, sino mas bien la
expresi6n de lo minimo compatible con los valores proclamados por la comu-
nidad international, indicamos que, si no se consiguen avances significativos
a este respect, se corre el riesgo de pagar enormes costs en cuanto a vidas
humans, de calidad de vida y de desarrollo social.
Convencidos que sin vision moral ni voluntad political no podrAn levantarse
los desafios que plantean los Objetivos del Milenio. Lograr estos objetivos re-
quiere tanto nuevos conocimientos utilizados de forma innovadora, como una
mejor y correct utilizaci6n de los conocimientos que ya existen. A este res-
pecto, las ciencias sociales estin llamadas a desempefiar un papel decisive en
la formulaci6n de political de desarrollo.


GLOBAL














Considerando que la soluci6n al hambre y la pobreza, a las deficiencies en
la educaci6n, la salud y la degradaci6n del medio ambiente, que constituyen
las cinco areas a las que se refieren los ocho Objetivos de Desarrollo del Mi-
lenio, es crucial para el bienestar human y el desarrollo social y econ6mico
como para alcanzar la cohesi6n social y consolidar la gobernanza democrati-
ca. Ninguna de estas cuestiones atafie exclusivamente a las ciencias sociales,
pero proclamamos que sin el aporte de 6stas 6ltimas, los process que las ca-
racterizan no son plenamente inteligibles y por lo tanto, no se podrin mejorar.
Afirmamos asi nuestra convicci6n de que la utilizaci6n acertada de cien-
cias sociales rigurosas puede conducir a political y resultados mas efectivos.
Dicha utilizaci6n require a su vez reforzar los vinculos entire las ciencias so-
ciales y las political para el desarrollo social y econ6mico. Los conocimientos
que buscan las ciencias sociales son precisamente los que necesitaria una for-
mulaci6n de i:p.itoi acertada. El mundo necesita nuevas formas de interac-
ci6n entire los cientificos sociales y los que formula y conducen las political,
asi como espacios innovadores para facilitar dicha interacci6n.
Celebramos la iniciativa de la UNESCO, del Gobierno de Argentina y del Go-
bierno de Uruguay, que llevaron a cabo el process de realizaci6n del Foro
International sobre el Nexo entire Politicas y Ciencias Sociales, sin embargo,
frente al caracter urgente de las preocupaciones expuestas formulamos las
siguientes recomendaciones, encomendandolas a la atenci6n de la comunidad
international.
1. Alentamos decididamente a la UNESCO a reforzar esta iniciativa y a facilitar
iniciativas similares a escala regional, segln lo pidan sus Estados Miem-
bros y en cooperaci6n con las demas agencies de las Naciones Unidas,
fondos y programs.
2. Solicitamos a la UNESCO, en el Ambito de su Programa MOST y en estrecha
cooperaci6n con otros organismos, institutes, fondos y programs del
Sistema de Naciones Unidas, explorer medios que garanticen el estable-
cimiento de sinergias e integraciones mas fuertes entire los diversos pro-
gramas de ciencias sociales orientados a la formulaci6n de political en el
marco del Sistema de las Naciones Unidas en su conjunto, de la sociedad
civil y de organizaciones internacionales de ciencias sociales.
3. Respetando la autonomia de la investigaci6n en ciencias sociales, alenta-
mos la creaci6n de nuevas redes y el refuerzo de las ya existentes a esca-
la national y regional entire cientificos sociales, encargados de political,
organizaciones no gubernamentales y comunidades de base, en torno
a su preocupaci6n comln por responder a las exigencias urgentes del
desarrollo social y econ6mico.
4. Recordamos la existencia de los Foros de 1 li i lr: ., de Desarrollo Social
en el Ambito regional asi como sub-regional en los paises en desarrollo y
sugerimos la creaci6n y consolidaci6n de nexos permanentes entire estos
y las redes antes mencionadas.
5. Sugerimos, por tanto, que el Foro Internacional sobre el Nexo entire Politi-
cas y Ciencias Sociales, igualmente conocido como el Proceso de Buenos
Aires, se organic regularmente para formalizar y promover este enlace
entire ambos tipos de redes a escala international.
6. Instamos a las organizaciones regionales tal como el Mercosur, en con-
junto con los cientificos sociales y la sociedad civil, que desarrollen las di-
mensiones sociales de la integraci6n regional, e instamos a las Naciones


Informe Especial














Unidas a que faciliten diflogos inter-regionales sobre las political socia-
les regionales.
7. Instamos a los programs de financiamiento existentes, en particular a los
organismos de financiaci6n, agencies multilaterales y bancos de desarro-
1lo regional, a que participen en los nuevos espacios de didlogo.
8. Solicitamos a las Naciones Unidas y a los organismos de financiaci6n, re-
gionales y nacionales, dar mds importancia en su programaci6n al de-
sarrollo y fortalecimiento de las capacidades para la investigaci6n en
ciencias sociales de los paises en vias de desarrollo, especialmente de
Africa y a financial investigaci6n cientifica con relevancia political.
9.. Instamos asimismo a los gobiernos a que fomenten la investigaci6n en
ciencias sociales y que usen evidencia procedente de la investigaci6n
para formular political sociales y econ6micas.
10. Insistimos que la puesta en practice de estas recomendaciones necesitaria
no solamente los mecanismos pertinentes de financiaci6n, sino tambi6n
estructuras institucionales adecuadas para respaldar tanto las capacida-
des de investigaci6n como la difusi6n de los resultados. Proponemos a
todas las comunidades acad6micas, la sociedad civil, las organizaciones
no gubernamentales, los gobiernos, las agencies de las Naciones Unidas,
las fundaciones y los demds actors pertinentes trabajar hacia esta meta.
11. Instamos a todas las agencies nacionales y de las Naciones Unidas parti-
cipantes que garanticen la divulgaci6n de esta Declaraci6n y de los tra-
bajos del Foro entire todos los actors susceptibles de contribuir con la
ejecuci6n de las presents recomendaciones.
Finalmente, agradecemos a los gobiernos de Argentina y Uruguay y a las
autoridades locales y universidades de Buenos Aires, Montevideo, Rosario y
C6rdoba, por su importantisima contribuci6n al 6xito del Foro y por su cordial
hospitalidad. Expresamos nuestro agradecimiento a los diferentes organismos
que contribuyeron con este esfuerzo, en particular: UNRISD, UNDESA, OIT, el Banco
Mundial, UNU-CRIS, Consejo Internacional de Ciencias Sociales y las redes re-
gionales de ciencias sociales.











SFUNGLODE
SFUNDACION GLOBAL
~- DEMOCRACIAY DESARROLLO


GLOBAL



















li;I".+'cj
:,i.:~~ .:
Ti

i


W' W *
I.


/ "


WA


- .w


k 1 uxttL


C)


Banco BHD
donde tO cuentas



























































































7 46




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs