• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Matter
 Front Cover
 La Republica Dominicana en...
 Table of Contents
 Como vite el ciudadano Dominicano...
 Israel depues de Sharon
 Presupuesto 2006: menos gastos...
 Entrevista: Marcio Veloz Maggiolo/Carlos...
 Cuentos del sur: entre guazabaras,...
 La critica que ignora la poesi...
 Informe especial: Bosch y...
 Back Cover






Title: Global
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073407/00009
 Material Information
Title: Global la revista de la Fundación Global Democracia y Desarrollo
Alternate Title: Revista global
Physical Description: v. : ill. ; 30 cm.
Language: Spanish
Creator: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Publisher: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Place of Publication: Santo Domingo D.N. República Dominicana
Publication Date: 2004-
 Subjects
Subject: Economic development -- Political aspects -- Periodicals -- Dominican Republic   ( lcsh )
Globilization -- Periodicals   ( lcsh )
Democracy -- Periodicals   ( lcsh )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
Dates or Sequential Designation: Vol. 1, no. 1 (abr. 2004)-
General Note: Title from cover.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073407
Volume ID: VID00009
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 56356483
lccn - 2004699533

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter
    Front Cover
        Front Cover
    La Republica Dominicana en el ISSP
        Page 1
    Table of Contents
        Page 2
        Page 3
    Como vite el ciudadano Dominicano la democracia participativa
        Page 4-5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    Israel depues de Sharon
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    Presupuesto 2006: menos gastos y mas control
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
    Entrevista: Marcio Veloz Maggiolo/Carlos Dores Cabral. Mano a mano.
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    Cuentos del sur: entre guazabaras, bacas y olvidos
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    La critica que ignora la poesia
        Page 62-63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Informe especial: Bosch y cantave
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    Back Cover
        Page 98
Full Text





FUNGLODE
FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIAY DESARROLLO



Santo Domingo, D.N.
22 de Febrero del 2007





Erich Kesse
George A. Smathers Libraries
PO BOX 117001
Gainesville, FL 32611-7001
USA


Estimado Sefior Kesse:

Por medio de la present, queremos extenderles nuestros saludos, al tiempo que hacemos
legar la colecci6n de los primeros catorce n6meros de nuestra Revista Global,
publicaci6n editada por FUNGLODE, de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las
reflexiones de la entidad y de la sociedad, buscando elevar la calidad del debate.

Es nuestro interns que la Revista Global sea parte de su acervo documental y disponerla
al servicio de la comunidad national e intemacional.

Reiterando nuestros sentimientos de estima y consideraci6n,

Atentamente,



Aida E. Montero Morales
Director, Centro de Documentaci6n & Gesti6n del Conocimiento
Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo
Calle Capit6n Eugenio de Marchena, No. 26, La Esperilla
Santo Domingo, Rep6blica Dominicana
Email address: a.montero(,funglode.org
Website: www.funglode.org











Calle Capitan Eugenio de Marchena #26.
La Esperilla, Sto. Dgo., Rep. Dominicana
T: 809-685-9966 F: 809-685-9926
www.funglode.org







I0 a: I


















*09



Edu Srdo 0aar

I. CamSpo.0 S
Sn 30 .0
*r 0 5a
y Carls S Dore SCab

Saridad Plaza
La critical que ignore la poesia^^^^^^^^^^^^^^^^^^^
P^^^ fl~inio CainKH^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^









LA REPUBLICAN DOMINICANA

EN EL ISSP


La Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo recibi6 una invitaci6n a la Asamblea General
del Programa Internacional de Investigaci6n Social (ISSP, por sus siglas en ingl6s), que es su
reunion annual para seleccionar el tema y elaborar el cuestionario de la encuesta de opinion
pitblica que aplica cada afio en los paises miembros.
OQu6 importancia tiene esa invitaci6n para Funglode y para el pais, que Global le dedica el
"Enfasis" de esta edici6n?
Si tiene significaci6n, tanto para la organizaci6n no gubernamental fundada por el doctor
Leonel Fernandez, como para la naci6n que 6ste preside. El ISSP es una de las entidades in-
vestigativas de carActer international de mis relevancia, sino la que mas. Reine centros de
studios de alrededor de 40 paises que anualmente llevan a cabo una investigaci6n cuantita-
tiva sobre temas diferentes en esas naciones.
La marca de distinci6n del ISSP es contar con unas muy elevadas exigencias metodol6gicas
para llevar a cabo sus investigaciones. Es de reconocimiento universal entire quienes se ocu-
pan de studios de opinion plblica y entire los que estan familiarizados con ellos que los
requisites de procedimiento que ese program pone en practice estin en el tope de la bus-
queda cientifica en Ciencias Sociales.
Esas exigencias que el ISSP se impone como instituci6n son las mismas que exige a los cen-
tros de investigaci6n que forman parte de 61y a los que aspiran a esa condici6n.
Desde hace mis de dos afos, Funglode -a trav6s de su Direcci6n de Investigaciones- venia
trabajando con el prop6sito de obtener su ingreso al ISSP y con ello el ingreso de la Repuibli-
ca Dominicana. Para tales fines logr6 que ese program, a trav6s de uno de sus miembros
-el Laboratorio de Estudios de Opini6n Puiblica de la Universidad de Illinois, Chicago-, le
permitiera aplicar en el pais -a manera de prueba- la encuesta de 2004, sobre ciudadania y
democracia, que desarrollaron todos sus paises miembros y de la que presentamos algunos
resultados en este numero de la revista.
La Direcci6n de Investigaciones de Funglode form un equipo de conocidos experts domini-
canos en la material (Francisco Ciceres, Leopoldo Artiles, Lilian Pagan, Carlos Mufioz, Pedro
Ortega y el director de esa area de trabajo de la Fundaci6n, quien suscribe) que con la ase-
soria del Laboratorio de Opini6n Publica de Illinois, Chicago, realize esa labor en el tiempo
preestablecido por el ISSP y en complete apego a sus exigencias metodol6gicas.
La invitaci6n recibida para participar en la Asamblea General del ISSP es la respuesta de esta
instituci6n al envio hecho por Funglode de la base de datos con los resultados de la encuesta
realizada en la Repuiblica Dominicana, acompaiada de una solicitud de membresia. Y como a
las asambleas de esa entidad investigative solamente asisten sus miembros, esa invitaci6n es
una forma de aceptaci6n de Funglode como miembro, que sera formalizada en mayo de este
afo en la ciudad de Praga.
Esto significa que la Republica Dominicana tiene capacidades investigativas de la misma cali-
dad de aquellas consideradas como las mas exigentes del planet, que en el pais se aplicard
la misma encuesta de opinion p6blica que sobre diferentes temas realizan cada afio cerca de
40 paises, y que anualmente se sabri cual es el comportamiento de la poblaci6n dominicana
en los temas seleccionados para la encuesta, tanto de manera individual como en comparaci6n
con los demis paises donde se realize.


Carlos Dore Cabral


I
Enfasis









GLOBAL



Presidente-Fundador
Leonel Fern&ndez Reyna
Director
Carlos Dore Cabral
Editora
Miryam L6pez San Miguel
Director de arte
Carlos Reyes
Asistente editorial
Alejandro Castelli
Publicidad
Elaine Hern&ndez
Infografias
jenny Marleny Francisco
Distribuci6n
y suscripciones
Rosalia Pol
Arsenia Miranda
Consejo editorial
Jos6 Rafael Lantigua
Laura Faxas
David Alvarez Martin
Pablo Marifiez
Avelino Stanley

Global, editada por Funglode,
es una revista bimestral de
naturaleza multidisciplinar,
que canaliza las reflexiones
de la entidad y de la sociedad,
buscando elevar la calidad del
debate.

Esti prohibida su venta y/o
reproducci6n total o
parcial sin la autorizaci6n
de sus editores.
Permiso de la Secretaria de
Estado de Interior y Policia
nfimero 3213
ISSN 1813-3991

Fundaci6n Global
Democracia y Desarrollo
Capitdn Eugenio de Marchena
# 26, La Esperilla
Santo Don-dngo
Repfiblica Dominicana
Tel6fono: 809-685-9966

revistaglobal@funglode.org
www.funglode.org

Imagen de portada
Carlos Reyes

Impresi6n
Amigo del Hogar






FUNGLODE


CONTENIDO
----------------------------------------......................................



4
C6mo vive el ciudadano
dominicano la democracia
participativa
I, Campo
El ciudadano dominicano expresa, en general, mu-
chos deseos de afirmarse en las referencias tipico-
ideales de los valores democraticos y del Estado de
Derecho, a la vez que manifiesta debilidad en su prac-
tica de reconocimiento y tolerancia del otro o de la
otra. Al menos asi lo muestra la Encuesta de Opini6n
Publica Nacional sobre Ciudadania, realizada por
Funglode a traves del INOP.


12
Israel despues de Sharon
Miguel Angel Bastenier
En los ultimos afos ha cundido poderosamente en el
mundo occidental la idea de que el jefe de Gobierno is-
raeli, Ariel Sharon, habia cumplido un transit esencial
entire hombre de guerra y politico de paz para acabar
convirtiendose en moderado centrist, estadista vale-
roso, visionario de fe. Tras su desaparici6n, political o
morfol6gica, a causa de un derrame cerebral, urge dar
una respuesta a ese acertijo.


40
Presupuesto 2006:
Menos gasto y mis control
Magdalena Lizardo
El presupuesto del Gobierno para el afio 2006 intro-
duce cambios en lo que venia siendo practice habi-
tual: mejora la asignaci6n de fondos sociales, limit la
discrecionalidad del Ejecutivo en cuanto a excedentes
y apunta a un equilibrio de cuentas sin deficit, en con-
sonancia con lo estipulado en el acuerdo con el FMI.











-----------------------------------------









----------------------------------------------------------





A Z L.


60
Entrevista
Marcio Veloz Maggiolo /
Carlos Dore Cabral. Mano a mano
Global inaugura una secci6n de entrevistas con un
manoo a mano" que realize la revista espaiola Quorum
entire el escritor Marcio Veloz Maggiolo y el sociologo
y director de la revista, Carlos Dore Cabral.

68
Cuentos del Sur. Entre
guazabaras, bacas y olvidos
J. R. Lantigua
La reci6n publicada antologia Cuentistas del Sur de la
Isla, de Edgar Valenzuela, recoge piezas de diferentes
publicaciones que hasta ahora permanecian igno-
radas. Sus autores forman parte de una pl4yade de
creadores narratives que hoy son figures descollantes,
de la mejor forja cuentistica nacida al sur de la isla en
toda una centuria.

48
La critical que ignore la poesia
Plinio Chain
El papel de la critical en relaci6n con el poema ha
variado substancialmente a lo largo de los 6ltimos
aflos. La actividad critical no es algo bien definido, que
ocupe un lugar determinado y especifico en el espacio
estetico en tanto que genesis de una relaci6n abierta
con el poema.

Informe Especial
Bosch y Cantave
Bernard Diederich public a finales de 2005 el libro
Le Prix du Sang (El precio de la sangre), donde por
primera vez describe con gran detalle los planes de
invasion del general haitiano Cantave y el papel de los
militares dominicanos. Su tesis es que Juan Bosch no
estuvo enterado y que los militares hicieron que la in-
vasi6n coincidiera con su derrocamiento para ponerlo
en ridicule y facilitar el golpe. Diederich ha autorizado
a Global la primera traducci6n al espafol de esos capi-
tulos. Introducci6n: Bernardo Vega.


Gobernabilidad hoy

18
Desafios de gobernabilidad
en America Latina
Leonel Fernandez
,Qu6 ha ocurrido en America Latina para que en algo
mas de dos d6cadas los pueblos de la region hayan
pasado del delirio al desencanto ante la democracia?
,Que ha hecho que 14 presidents, desde la transici6n
hasta el moment actual, no hayan podido terminar sus
mandates? ,Cuales son los principles desafios o retos
a la estabilidad democratic de las naciones del area?

22
La nueva izquierda
latinoamericana
Eduardo A. Gamarra
Una exploraci6n de la nueva izquierda que gana terre-
no eh la region y su repercusi6n en la gobernabilidad,
a partir del andlisis de la elecci6n de Evo Morales
como president de Bolivia.

28
Gobernabilidad y gobernanza
en la Repuiblica Dominicana
Marcos Villamdn
La gobernabilidad y la gobernanza en el caso concrete
de la Republica Dominicana, con insistencia en la in-
clusi6n, la participaci6n ciudadana y la equidad como
condiciones imprescindibles.


36
Dos libros sobre gobernabilidad
C. D. Cabral
Funglode, en colaboraci6n con la Fundaci6n Corpora-
cion Escenarios, public a finales de 2005 dos libros
que contienen los documents bases y los debates de
los dos primeros encuentros del Grupo de Biarritz, en
los que se abord6 el tema de la gobernabilidad en sus
diferentes perspectives.


..,- a----


r"
kl ,' ~kr"iJL


-,.L IL -^J M, E 7OMP

















I.












E 1 valor de la tolerancia entire los domi-
nicanos y las dominicanas es "apenas
moderado, con alto grado de recha-
zo contra grupos que promuevan el
derrocamiento del Gobierno y la discriminaci6n
racial (mis de 80% de rechazo) y contra los que
defienden el derecho al aborto (con un 77%/)". En
el caso de la tolerancia hacia los homosexuals, los
grupos que defienden a las trabajadoras sexuales
y los que defienden a los inmigrantes haitianos, el
nivel de rechazo ronda el 60%, con un 57.7% en
el primero de los casos, el 56.8% en el segundo y
el 55.3% en el tercero. El unico aspect en el que
ciudadanos y ciudadanas muestran un alto grado
de tolerancia es en el de la manifestaci6n pfblica
a favor de los grupos afectados por el VIH/SIDA,
con un 72.7% de aceptaci6n.
AdemAs, en lo referido a los niveles de partici-
paci6n, resultan notorious los elevados porcentajes
de personas que, segun sus afirmaciones, no han
participado nunca en actividades tales como fir-
mar una petici6n o demand (83%), proyectos co-
munitarios (58.6%), o contactar a un representante
politico para expresarle sus opinions (71.3%).
Aunque los niveles de pertenencia a partidos
son relativamente altos -de 51.1% entire miem-
bros activos y no activos, y apenas un 32.6% que
nunca ha sido miembro de un partido-, hay bajos
niveles de pertenencia a grupos sociales basados
en el interns colectivo o comunitario. El 62.3% de
la poblaci6n dijo no haber pertenecido a ninguna
asociaci6n sindical, professional o de negocios, y
un 42.1% asegur6 no haber formado parte nun-
ca de grupos culturales, deportivos o de ocio. Los
grupos que muestran un grado considerable de
pertenencia por parte de la poblaci6n son los re-
ligiosos, que entire miembros activos y no activos
suman un 66.1%. Sin embargo, el hecho de que
un 39.7% de la poblaci6n sea la que se consider
miembro active tampoco habla de una alta parti-
cipaci6n en este tipo de grupo.
Los datos pertenecen a la Encuesta de Opi-
ni6n Piblica Nacional Republica Dominicana
2004 (Encuesta OPN-RD 2004) sobre el tema
de "Ciudadania y factors relevantes en la per-
cepcion y vivencia de un estado democratico,
aplicada a escala national durante los meses de


septiembre y octubre de ese afio -mediante en-
trevistas a 1,972 individuos- por el Instituto Na-
cional de Opini6n Publica (INOP), adscrito a la
Direcci6n de Investigaciones de la Fundaci6n
Global Democracia y Desarrollo (Funglode), e in-
augurado el pasado 18 de enero.
De acuerdo con los resultados que arroja el es-
tudio -cuyo cuestionario, de 77 preguntas, las ll-
timas seis de caricter opcional, fue desarrollado
a partir del bloque de preguntas de "Ciudadania"
provisto por la Universidad de Illinois en Chica-
go, instituci6n que se desempefia como asesora
externa del estudio-, "se tiene un cuadro com-
plejo, a ratos desigual, de conformaci6n de una
ciudadania democritica en la Repuiblica Domini-
cana. De manera general, se podria decir que la
ciudadania expresa muchos deseos de afirmarse
en las referencias tipico-ideales de los valores de-
mocrAticos y del Estado de Derecho, a la vez que
manifiesta debilidad en su prActica de reconoci-
miento y tolerancia del otro o de la otra".

La tolerancia, al detalle
"dQu& tanto estA de acuerdo con que deba permi-
tirse que estos grupos tengan libertad de realizar
concentraciones, reuniones o marchas piblicas?",
fue la pregunta bAsica incluida en el cuestionario,
afiadiendo varias opciones para responder a cada
una de ellas.
Cuando se trata del grupo extremistss reli-
giosos", el 20.5% de los entrevistados opin6 que
no debe permitirse terminantemente, un 35.9%
respondi6 que no debe permitirse, el 36.1% con-
test6 que si debia permitirse y un 5.6% afirm6
que definitivamente debia permitirse. "Sorprende
que un 56.4% de la poblaci6n opine que a cier-
tos grupos, aunque extremists religiosos, se les
prohiba manifestarse publicamente", dicen las
conclusions del studio. Con relaci6n a "la gente
que quiere derribar al Gobierno por la fuerza", el
37.6% opin6 que no debe permitirse terminante-
mente y el 45.6% que no debe permitirse, suman-
do un 83.2%. Apenas un 16% de la poblaci6n
contest que debe permitirse.
"La informaci6n contenida en la siguiente
categoria result de much interns en otro senti-
do, tratandose de la opinion sobre la orientaci6n


6 GLOBAL














RESPETO DE LA LIBERTAD DE OPINION


Participaci6n de extremists religiosos en
concentraciones, reuniones o marchas puiblicas
Datos en porcentaje.
No sabe/ no responded --- Term
1 9 no de


- I f I I IIi I I ,I 1 1.


inantemente
be permitirse
20.5


No debe permitirse
35.9


36.1- r
36.1


Grupos que defienden los derechos de los homosexuals
Datos en porcentaje.
No sabe/ no responde---------j Terminantemei
0.7 no debe permit


Definir, j....:.i-
debe p''-'"'
8.5



Debe ,. ,,n, -
33.1


nte
rse


-- No debe permitirse
35.5


Grupos que persiguen derrocar al gobierno por la fuerza
Datos en porcentaje.
No sabe/ no responde- Terminanteme
0.9 / no debe permit


nte
rse


37.6


Definitivamente
debe permitirse
3.4



Debe permitirse-
12.6


No debe permitirse
45.6


Grupos que defienden el derecho a la practice del aborto
Datos en porcentaje.
No sabe/ no responded I Terminantemente
0.4 ---- no debe permitirse
Definitivamente/ 34.8
debe permitirse


Debe permitirse
19.7


-- No debe permitirse
42.2


Personas que promueven la discriminaci6n racial
Datos en porcentaje.
No sabe/ no responde------ -- Termii
0.5 nodeb
Definitivamente
debe permitirse
4.0



Debe permitirse No deb
13.4


nantemente
e permitirse
31.4


Defensores de los derechos de las trabajadoras sexuales
Datos en porcentaje.
No sabe/ no responde-- Terminantemen


nIu uteu pIermiLIrse
21.3


5.0l .: l l l
5.0


e permitirse
50.6


-No debe permitirse
35.5


sexual de carActer homosexual, que es un tema
muy delicado en la Republica Dominicana y so-
bre el cual la poblaci6n dominicana suele tomar
actitudes que van desde la tolerancia 'acomodati-
cia' hasta la intolerancia clara", se dice en el in-
forme. En la categoria de "grupos que defienden
los derechos de los homosexualss, el 22.2% y el
35.5% opina que no deben permitirse sus mani-
festaciones, un total de 57.7%, lo cual manifiesta
un grado relativamente alto de homofobia entire
la ciudadania dominicana; un 33.1% juzg6 que
debian permitirse, y un 8.5% que definitivamente
debia permitirse, dando un total de 41.6%.


"Una categoria que probablemente manifiesta
precisamente el peso de los valores religiosos cris-
tianos en la sociedad dominicana es la de 'grupos
que defienden la practice del aborto', con 34.8%
y 42.2%, un total de 77%, que opinan que no de-
ben permitirse sus manifestaciones publicas, con
apenas el 19.7% y el 3%, con un total de 22.7%.
N6tese que se trata de permitirle a estos grupos
manifestarse piblicamente; no se estA preguntan-
do sobre la practice misma."
La siguiente categoria es la de "personas que
promueven o practican la discriminaci6n racial".
Un 31.4% dice que terminantemente no deben


22.2


te


J.U


I













NIVEL DE CIUDADANIA Y TOLERANCIA


Nivel de ciudadania
Datos en porcentaje.
Alto
42.6


Bajo
11.6


/ledio
45.8


Nivel de tolerancia
Datos en porcentaje.

187
18 7


Bajo
21.6


Medio
60.2





PARTICIPATION CIUDADANA


Datos en porcentaje.


Bajo
24.7


Medio
40.4



permitirse, y un 50.6% que no deben permitir-
se, en total 82%. "Nuevamente se manifiesta una
reacci6n inmediata de probable indignaci6n ante
la presencia de personas que promueven la dis-
criminaci6n racial. Ir6nicamente, esta reacci6n -
que es por lo demAs entendible- es evidentemente
una manifestaci6n de intolerancia."
El grado de tolerancia con respect a grupos
que defienden a los inmigrantes haitianos es bas-
tante similar: 55.3% juzga que no debe permi-
tirse, frente a un 43.2% que consider que debe
permitirse. "Ahora bien, las diferencias en este as-
pecto entire Santo Domingo y el Resto Rural son
muy significativas: 49.5% de los entrevistados en
Santo Domingo piensan que no debe permitirse,
frente a un 60.9% en el Resto Rural y un 56.6%
en el Resto Urbano. Esto quizA explica el por qu6


es en estas areas donde el conflict entire domini-
canos y haitianos se produce con mayor intensi-
dad y frecuencia."


Participaci6n en asuntos
ciudadanos
En el rengl6n del studio vinculado con la par-
ticipaci6n de los dominicanos y dominicanas en
asuntos relacionados con su condici6n de ciuda-
danos, la conclusion de los estudiosos es que ese
comportamiento deja much que desear. Unos
datos reveladores en tal sentido: el 47.7% de la
poblaci6n nunca ha firmado una petici6n poblica
y no lo consideraria como opci6n; el 35.3% nun-
ca lo ha hecho, pero lo consideraria; y s61o el 12%
lo ha hecho. "Decir que la participaci6n es 'baja'
partiendo del anAlisis de esta informaci6n es una
afirmaci6n que para que sea just debiera con-
trastarse con otras experiencias o con periods
hist6ricos anteriores de la sociedad dominicana,
pero tampoco se puede decir que es alta, pues no
hay manera de evaluar el grado de necesidad u
oportunidad de involucrarse en ese tipo de parti-



CALIDAD DE LA DEMOCRACIA Y DEL GOBIERNO

Las personas como yo no tienen ni voz ni voto en lo que hace
el Gobierno
Datos en porcentaje.
No sabe/ no responded ---- --- Muy en desacuerdo
0.6 8.5
,il .- ., ., J
10.3


33.6
33.6


--- Desacuerdo
36.1


N.I ,-i jiI iI.j,,

10.9


No creo que al Gobierno le imported much lo que piensan
personas como yo
Datos en porcentaje.
No sabe/ no responde- i Muy en desacuerdo
0.5 6.7


Muy.- nu i
11.4


Acuerdol
36.2


----Desacuerdo
31.0


Ni en acuerdo
ni en desacuerdo
--14.3


8 GLOBAL














IMPORTANCIA DE LOS DERECHOS CIUDADI

Nivel de importancia de los derechos ciudad
Datos en porcentaje.
Alto -
40.0


cipaci6n. Si es preocupante el alto p
los que no considerarian la acci6n."
De ese y otros datos vinculados c
ci6n en manifestaciones sociales y dc
derechos ciudadanos se concluye qi
zonas urbanas intermedias en creci
de recientemente se manifiesta el ma
movilizaci6n en torno a demands s
n6micas y ecol6gicas en el pais". Los
cuando se trata de asistencia a con
political, marchas y reuniones. "Pa
los niveles de participaci6n en genera
mayores, lo cual podria explicarse
mente por el hecho de que una grar
las concentraciones political no tiene
siderables en cuanto a riesgos para 1
fisica ni social, en virtud de que son
considerable n6mero de ellas tiene
ritual y de apoyo simb6lico-ideol6g
ganizaciones political y sociales", se
studio del INOP.
En lo que respect a la participa
yectos comunitarios o barriales, vi
punto de vista de las classes soco-ecor
diferencias no parecen ofrecer una b
criminal los niveles de participaci6n
trato de una manera contundente.
dos alternatives referidas a participa
en el pasado y durante el uiltimo afio,
suma 40.3% y la clase media-alta s
una diferencia de apenas 2.4%".
Para pasar a una valoraci6n mas
sobre la participaci6n ciudadana de 1
nos, el studio del INOP destaca qu
mas altos de pertenencia a asociacio
parecen corresponder primero a las


ANOS religiosas, luego a los partidos politicos, tercero a
las asociaciones culturales, deportivas o de ocio,
anos y por l6timo, a las asociaciones sindicales, profe-
sionales y de negocios. Debe considerarse que la
138 pertenencia a estas ulltimas depend del grado de
profesionalizaci6n existente en una sociedad asi
como a un bajo grado de asociaci6n de los pro-
.. i.,,,,, fesionales, por lo que su bajo porcentaje podria
46.2 estar relacionado con estos factorss.
Los datos que avalan esta aseveraci6n estable-
cen que el "40.4% de la poblaci6n corresponde a
orcentaje de un nivel medio de participaci6n, concentrAndose
la mayoria en Santo Domingo, luego en el Res-
on participa- to Rural con un 39%, y el Resto Urbano con un
efensa de los 38.5%. Un 24.7% del total de la poblaci6n en-
ue "es en las trevistada cae en un nivel bajo de participaci6n,
miento don- frente a un 34.9% en el nivel alto. Resalta la con-
yor grado de centraci6n del mayor grado de participaci6n en el
ociales, eco- Resto Rural con 37.4%, frente a un 35.2% en el
datos varian Resto Urbano y 32.6% en Santo Domingo".
centraciones
ra empezar, Acceso a la informaci6n political
al son much La Encuesta de Opini6n P6blica Nacional sobre
conceptual- Ciudadania incluye una bacteria de preguntas so-
Smayoria de bre qu6 medios utiliza la poblaci6n y con qu6 fre-
n costs con- cuencia para obtener informaci6n political. "Esta
a integridad informaci6n evidencia que s61o un 16.6% de la
legales, y un poblaci6n entrevistada lee el peri6dico para obte-
un carActer ner informaci6n political. Tambi6n asombra la di-
ico a las or- ferencia entire Santo Domingo y el Resto Urbano
afirma en el y el Resto Rural entire los que leen diariamente:
33.7%, 10.0% y 5.3%, respectivamente."
ci6n en pro- Como se podia esperar por el comportamien-
sto desde el to que tienen a escala mundial las personas en el
a6micas, "las consume de medios de comunicaci6n, en la Re-
ase para dis- p6blica Dominicana la television es un medio
de cada es- que supera al peri6dico como fuente de noticias y
Al sumar las comentarios politicos. "Sin embargo, el hecho de
ci6n efectiva que s61o un 30.4% lo hace diariamente, siendo la
la clase baja television un medio de muy alto consume, podria
uma 42.7%, indicar que una gran parte de la gente puede es-
tar consiguiendo su informaci6n political en otras
de conjunto fuentes distintas a los medios de comunicaci6n
os dominica- masiva, ya sea en Ambitos sociales o politicos de
e "los niveles pertenencia, o bien a partir de relacionados y re-
nes o grupos lacionadas mAs informados, entire cuyas fuentes
asociaciones pueden estar los medios."














Claro, el panorama puede ser otro "si se suma
el grupo que obtiene informaci6n political de la
television diariamente, con el que la obtiene de
la television por tres o cuatro dias a la semana,
result un total de 53.6%, es decir, un poco mis
de la mitad de la poblaci6n.
Desde este Angulo se puede concluir que la te-
levisi6n es un medio muy relevant de informa-
ci6n political. Esto se destaca mas aon si hacemos
la suma de los mismos criterios para los otros dos
medios considerados: prensa escrita, 34.8%, y ra-
dio, 37.4%.
En cuanto a Internet, "un medio nuevo y no
asequible al public en general, aunque vaya en
aumento, su uso es todavia muy bajo. Segun la
informaci6n recogida, un total de 50.3% de la
poblaci6n nunca obtiene su informaci6n political a
trav6s de esta via. S61o un 11.9% dice obtener su
informaci6n political a trav6s de este medio elec-


tr6nico". La impresi6n que se tiene en este anAli-
sis es que la television es definitivamente el medio
de comunicaci6n mAs relevant como fuente de
informaci6n political.
"No obstante, el hecho de que s61o el 30.4%
de la poblaci6n obtenga diariamente informaci6n
political de este medio, aunque muy superior a
los porcentajes de exposici6n diaria de la pren-
sa escrita (16.6%), y de la radio (21%), no deja de
inspirar ciertas interrogantes en lo que respect
al rol de otros medios y Ambitos de informaci6n
political que podrian estar o complementando o
compitiendo con los medios masivos de informa-
ci6n", asegura el informed.
De acuerdo con los responsables del studio
-Carlos Dore Cabral, Francisco CAceres, Leo-
poldo Artiles y Pedro Ortega- a partir de estos y
de otros datos que incluye la OPN-RD 2004, "el
desafio estA en lograr la expansion de los canales


I .oi o e e n r e m u d a l


Er r, -n aeZ ci-iCsI.., cr1 bloqa ni'J




rrns :iC I.sul~~ preclurt3,! ti~r~!n1s p'~F~! .t
u .eq ri3,:icradat .ini LI..4ue Id


*a iSS c FIS.,3,i i iSSF -u-r u3 :'ilz .7-
i r qles Iur, a ri p r-D- rrn3,a alra A- -- C-l


le- q:uc- c u L-re ripi I IiItr7- ic
.1C I.a ir, .-Isiiaci-r scn apcitanui.E'k


.Ina Pr a ,oara l-sit


ccr Ia re il:acpaJr, p:.r -1 11CIP


ei 1iSSP F ur0qt P.. E 'cron z:U-7 *41, in,.E


ri:~orrirs rIorrntcarncs -nz r i.:. inpi-

Eer su~eto e omnnjc --onn13 1u.-~ ;1ri

aqu-reblcsatros pii3C J,7ec:r I


i a(cir 3 a 1-:1 Ci I .:.t i 73.:- qu-C
i- Ic qu'i a .:tr ai p-us-i.





ta IS S,7 Criici .I-- jj3 Iani.5 '-tVLII
1.3, l IP rci ir nl Ci 3, ".n.5-t i E 1:.-
La, C-Fl i Cii 4 .: [a pt irn'-' nis-






enl -S e :juri.a 3, I C -r-a-
1r,-pt a coinr r Sf -t iL.:.t ,rlrI

pi-p tn:-s. ito I-u-I,'- ,7 L3,a .e-.s..r


5~.3,I-n au iu p.-Ii et J -7. rr.:-Itc.
in-7 Estr3,tC..-,a- p.ita I(--:ir.3, a-ai
-En &I ri-in-: *;.-ri. raia ai3 .31 .-
tifl1--nr ..Ie iUnr rI m rv,*u-rh
rrn-n,tc.-'rrC.-3a,


P-1 p -in.:rj aI,,1, Iti j... IDI

efl CI_ r,2s a~~ eu3,, r ~





rfrtitLc a i -rjr ,.ruh it.. a .-1 ,I-:rad .7 :


~~ccr,~~- ,c', 4~7CS -lS~

E3 1'j' -, L.r a) .- z.z I- .7,j' 1- niu I',
rnrn-.snrito .:rCIii .A fic al n -- rIIli:- a *1 -


nfl~~~~~~ aII. r t,ri.ir:, :,7 31 r1r

'lu.3lal ,,rr.Izr.s :,.rI:i z a F lv

re,~~~ ~~~ u-31i 3fnrer- 35Sc
4- -Jl-~I A~,c''C In
'Cu iJnn


10 GLOBAL













de participaci6n efectiva de la ciudadania, para
que no s61o sea escuchada sino, frecuentemente,
seguida en su buen instinto; en mejorar la insti-

EXTENSION DE LA CORRUPTION

Corrupci6n entire empleados yfuncionarios gubernamentales
Datos en porcentaje.
No sabe/ no responded ----- Casi nadie esta
1.6 involucrado


-Un pequeio numero
est6 involucrado
15.6

-- Algunos estin
involucrados
20.8


FUENTES DE INFORMATION POLiTICA

Lee las noticias y opinions political en el peri6dico
Datos en porcentaje.
No sabe/ no responded Nunca
0.5 23.1


Dia i, ,,,-i-,
16.6
De -,.: ., .,Ir,,i --
dfai i
18.2
De in,- :d,-, ,i j
a la semana
24.8


--Menos de una vez
por semana
16.8


Ve noticias political y comentarios politicos en la television
Datos en porcentaje.
No sabe/no responded L Nunca
0.4 8.9


-- Menos de una vez
por semana
14.7

-- De uno a dos dias
a la semana
22.4


Oye noticias political y comentarios politicos en la radio
Datos en porcentaje.
No sabe/ no responded Nunca
1.0 23.1


21.0


16.4

1i I9 -.8 iii
19.8 -----


- Menos de una vez
por semana
18.7


tucionalidad del Estado y las instituciones repre-
sentativas, y en facilitarle informaci6n pertinente
sobre los problems pfblicos a ciudadanos y ciu-
dadanas no siempre habilitados con los medios
para acceder a la misma. Con ello, los valores
ideales de la ciudadania democrAtica podrAn ser
activados como referentes de metas y de logros
del desarrollo ciudadano".


Cifras "democriticas"
* El 44.6% de los dominicanos no cree tener voz
ni voto en lo que hace el Gobierno, frente a un
43.9% que si.
Un 47.6% de la poblaci6n afirma no career que
al Gobierno le imported much lo que piensen
los ciudadanos, frente a un 37.7% que estima
lo contrario.
El 56.6% de la poblaci6n dice no tener mayor
interns en la political, frente a un 42.5% que
asegura tener much interns en ella.
El 49.8% de la poblaci6n confiaria en que las
personas en el Gobierno hagan lo correct; el
34.7% piensa que no.
El 71% de los ciudadanos cree que los emplea-
dos y funcionarios estin comprometidos con
la gente, en diferentes niveles, frente a un 28%
que opina que tienen poco o ningun compro-
miso.
El 56% de la poblaci6n consider que casi
todos o muchos empleados y funcionarios es-
tan involucrados en la corrupci6n y un 20.8%
piensa que algunos estan involucrados, lo que
parece indicar que para una gran parte de la
poblaci6n la idea del compromise no estA vin-
culada a la corrupci6n.
El 64.6% de los encuestados calific6 las il-
timas elecciones Mayoo de 2004) como muy
confiables, y el 90.7% consider como just o
muy just el grado de equidad y oportunidad
dados a los candidates contendientes en el 6l-
timo process electoral.
El 74.8% de los dominicanos premiere el r6gi-
men democrAtico a otros, y un 74.3% cree que
los derechos democrAticos no pueden ser res-
tringidos bajo ninguna circunstancia, lo que
representa una evaluaci6n muy alta de estos
derechos".


Casi -,'.,: i n, --
invol ,,i.
19.4

Muc... ----
invol.i' ,I,
36.6


304




232




Miue Ane *te -


L\ It-4


IQ




ISRAEL DESPUES DE SHARON

En los 1litimos afios ha cundido poderosamente en el mundo occidental la idea de que el jefe
de Gobierno israeli, Ariel Sharon, habia cumplido un trinsito esencial, transubstanciaci6n in-
cluso, entire hombre de guerra y politico de paz para acabar convirti6ndose en moderado
centrista, estadista valeroso, visionario de fe. Tras su desaparici6n, political o morfol6gica, a
causa de un derrame cerebral, urge dar una respuesta a ese acertijo.


A in en fecha relativamente reciente, a la
publicaci6n de la autobiografia -Gue-
rrero, aparecida s61o en ingl6s en 1989-
de Sharon predominaba una imagen jurasica,
abrupta, irrefutable, la de que la paz s61o podia
proceder de la expulsion del pueblo palestino de
su propia tierra, para hacer possible la instalaci6n
del Gran Israel a ambos lados delJordan.
Sharon, hijo de emigrantes rusos y nacido
en Kfar Maalal en 1928, tenia ante si, cuando
se fund el Estado en 1948, una double opci6n
muy marcada. Alinearse con David Ben Gurion,
inventor del nuevo Israel y lider de los sionistas
"moderados"-los que estaban dispuestos a acep-


tar el territorio que fuera possible para edificar alli
su Estado sin renunciar por ello a una expansion
futura- o con los revisionistas, cuyo lider era Me-
najem Beguin, sucesor de Vladimir -Zeev-Jabo-
tinsky, muerto en 1940, para el que la Biblia era
toda una escritura de bienes races.
Su temperament, dado a los extremes -como
joven official cre6 la unidad 101, especializada en
lo que en los iltimos afios se ha llamado "asesi-
nato selectivo"-, parece que debia emparentarlo
antes con el revisionismo radical que con la es-
tudiada prudencia de Ben Gurion, al que, sin
embargo, como segundo fundador de Israel, hoy
recuerda tanto. El capitAn de infanteria Arik


12 GLOBAL











Sharon -"coraje de le6n", como significa su ape-
llido- es el que el 14 de octubre de 1953 arrasaba
una aldea jordana en represalia por un sabotaje
palestino, dando muerte a sus 70 habitantes, la
mayoria dinamitados en el interior de sus casas.
Coronel en la guerra de Suez (1956) en la que
se ilustr6 en la toma del paso de Mitla, clave es-
trat6gica del Sinai, llegaba a general de brigada
en la contienda de 1967, pero de ella le quedaria
antes bien una espina. La gloria se la llevarian
otros militares como Moshe Dayan o Yitzhak Ra-
bin, hasta que en la guerra de octubre de 1973, su
audacia, fortune, capacidad para decidir sobre el
terreno al margen del mando, le hacian un ico-
no de la opinion israeli. Su temerario cruce del
Canal para pillar por la retaguardia la defense
de missiles egipcia permitia darle la vuelta a un
conflict, que era el primero que hasta entonces
Israel no estaba ganando.
Esa desmesura, su actitud brutalmente racist
con el Arabe, del que decia que puede ser forzado
o sobornado, pero nunca convencido, no hacia
del military un enamorado del diAlogo, aunque su
fuerte no fuera nunca lo estrictamente ideol6gico.


Izquierda: Sharon en una trinchera mientras visit los altos del Golan, en 2001. Arrib
raelies cuelgan una pancarta en lo alto del muro de separaci6n en un puesto de control
pasado. En la pancarta, del Ministerio de Turismo de Israel, se puede leer: "La paz sea


En 1973 participaba en la fundaci6n del Likud
(Unidad), que seria la coalici6n que agrupara a
los revisionistas. Y con la victoria del partido en
las elecciones de mayo de 1977, el military, ya con
casi tanta circunferencia como estatura, ocupaba
en los afios ochenta una series de posiciones mi-
nisteriales desde las que promovia la colonizaci6n
de los territories, plagando, asi, de hechos con-
sumados contra la paz -aglomeraciones de colo-
nos- cualquier future process negociador.
De igual forma, en junio de 1982 dirigia,
como ministry de Defensa, la invasion del Li-
bano, cuyo objetivo era liquidar el movimiento
palestino y fisicamente a su mismo lider, Yaser
Arafat. Y en esa persecuci6n fracasada perma-
neci6 impivido mientras una banda de cristianos
maronitas masacraba a mAs de un miller de re-
fugiados palestinos, de todo sexo y edad, en los
campos de Sabra y Chatila, cerca de Beirut. Los
asesinos habian obtenido camiones y paso a tra-
v6s de las lines del propio mando israeli.
La derrota del lider del Likud, Benjamin
Netanyahu, en las elecciones de 1999, ante el
tambi6n ex general laborista Ehud Barak, pro-
pulsaria a Sharon a la jefatura
del partido, y en febrero de 2000,
el fracaso de aquel en la negocia-
ci6n de Camp David con el pre-
sidente palestino Yaser Arafat, lo
convertia en el gran recurso ultra
del electorado. Habia votado en
el Knesset (Parlamento) contra
los acuerdos de Oslo y el recono-
cimiento de la Autoridad Palesti-
na. De 61 s6lo cabia esperar, por
tanto, dureza ante el terrorism,
pero era precisamente entonces
-.- cuando se supone que "un nue-
vo Sharon-Fr6goli" comenzaba a
rescribir su propia historic.
En diciembre de ese afio el
ej6rcito israeli encerraba mate-
rialmente a Arafat en la Muqata,
su destartalada residencia de Ra-
a: Soldados is- malla, y, con breves levantamien-
1, en diciembre tos del cerco siempre por presi6n
contigo".
de Estados Unidos, esa situaci6n












se mantuvo hasta que el lider
palestino era trasladado a Paris
para que le trataran de una tan
misteriosa como grave afecci6n
de la sangre. Alli moria el 11 de
noviembre de 2004, y el gran
especialista judio israeli Amnon
Kapeliuk afirmaba en conver-
saci6n con el autor que estaba
convencido de que habia sido en-
venenado por orden de Israel.
Ya a fin de 2001 Sharon habia
declarado a Arafat irrelevantt"
para la negociaci6n, acusAndo-
le de instigar el terrorism asi
como de jefe putative de la se-
gunda Intifada, que habia esta-
llado en septiembre de 2000, tras
una provocative visit del propio
Sharon a la explanada de las
Mezquitas, done se hallan los
lugares votivos del Islam. Como
jefe de Gobierno, cargo que reva-
lidaba en enero de 2003 con otra
aplastante victoria electoral, or-
denaba en mayo la construcci6n
de un muro-verja-foso-puente
levadizo que impermeabilizara
Israel contra el asalto terrorist.


Prodigios
taumatirgicos
Pero la segunda intenci6n de la
obra era engullir cerca del 15%
de Cisjordania. Sharon, entire
El general de B
otros prodigies taumatfrgicos, coneljefedelE
ha conseguido que la opinion
israeli no establezca conexi6n alguna entire colo-
nizaci6n de Cisjordania, muro y terrorism. El
terror palestino, se dice, es autogenerado y lo fni-
co que se merece, la represi6n military.
En abril de 2004 se producia el hecho que
probablemente ha influido mas en la presunta
transformaci6n de Sharon. En una conferencia
de prensa que celebr6 con el president George
W. Bush en Washington en abril de 2004, el ocu-
pante de la Casa Blanca admitia que Israel no


rigada Sharon, con la cabeza vendada despues de resultar herido, estudia los mapas
stado Mayor Haim Bar-Lev durante la guerra de Yom Kippur en 1973.


tenia por qu6 retirarse de "todos los territories
ocupados". Por la borda se iban las resoluciones
de la ONU 242 y 338, que exigen esa retirada,
incluida la delJerusal6n Arabe. Con ese cheque
en blanco las transformaciones duelen much me-
nos. Poco despues, el Gabinete israeli aprobaba la
retirada de Gaza, llevada a t6rmino en septiem-
bre de 2005. La Autoridad Palestina, que hoy
preside Mahmud Abbas, recibia en propiedad los
400 kil6metros cuadrados de la franja mediterri-


14 GLOBAL













nea, pero que no por ello estaba cercada menos
por tierra, mar y aire por las fuerzas armadas is-
raelies; y que de inmediato estallara una guerra
de baja intensidad entire fuerzas gubernamentales
palestinas y movimientos terrorists no podia sino
confortar a Sharon, porque le "confirmaba" en su
convencimiento de que "no habia interlocutor".
Y, por ello, hasta que la AP desarme o liquid
el terror, Israel se considerarA cargado de raz6n
para no negociar.
La ultima etapa de esa "h6gira" del lider hacia
el future se cumplia con la convocatoria de elec-
ciones para el 28 de marzo, porque Sharon sabia
que el Likud no le seguiria apoyando si pretendia
llevar a cabo retiradas de alguna envergadura en
Cisjordania, y por ello el 21 de noviembre dejaba
el partido descompuesto y sin lider, para fundar


SQue merito tiene un viaje al

centro, cuando equidista de dos

injusticias, la de la derecha y la

de la izquierda?


una nueva formaci6n que 61 mismo bautizaba de
centro, llamada Kadima (Adelante). Pero el pasa-
ble enigma que el nombre plantea induce a pre-
guntar: jhacia d6nde?

"No"
La AP ha pedido siempre el cumplimiento de las
resoluciones de la ONU: retirada total de Cisjor-
dania y Jerusalen-Este, para establecer en esos
6.000 kil6metros cuadrados mal contados -con
Gaza- un Estado independiente con capital en la
parte Arabe de la ciudad, y repatriaci6n a Israel o
indemnizaci6n a los refugiados que no puedan o
no quieran volver. Y Sharon ha respondido siem-
pre que "no" a abandonar un solo palmo de la
capital; "no" al regreso de los refugiados; y "no" a
la evacuaci6n al menos de tres grandes bloques de
colonies: Ariel, en el norte, Gush Etzion en el sur,
y toda la periferia deJerusal6n-Este, lo que equi-


vale a cerca de un 15% de Cisjordania, habitado
por unos 250,000 colonos. Si a ello se le suman
anexiones varias por razones de seguridad, Sha-
ron habria podido decir, en caso de ganar unas
elecciones a las que ya no se podrA presentar, que
abandonaba mas de dos terceras parties de los te-
rritorios. Pero la gran novedad habria sido que
ese acuerdo, impuesto a los palestinos, seria en
teoria s6lo provisional, "ad interim", hasta que
Israel aceptara que habia interlocutor vAlido de
la otra parte. Y nada mas natural que la violencia
terrorist de los palestinos hiciera, a ojos de los
israelies, que ese moment no llegara nunca.
jHay en ello transformaci6n del guerrero en
estadista? Pues, lo que si hay es el mejor acuer-
do al que jams podria aspirar Israel. El 6nico
problema es que result inaceptable para cual-
quier president de la AP elegido de-
mocrAticamente. (Qu6 merito tiene
I un viaje al centro, cuando equidista de
dos injusticias, la de la derecha y la de
la izquierda, que ambas mantienen la
colonizaci6n de Cisjordania con nego-
ciaciones o sin ellas? jEmpeora el pa-
norama con la desaparici6n de Ariel
Sharon? Aunque el legado del pan-
tagru6lico lider israeli no haya estado
jams encaminado a conseguir una paz
para todos, sino a imponer tan s61o la victoria
de un bando, el future podria ser aun mas negro
que el present porque Israel sienta la necesidad
de hallar un segundo "padre" a quien confiar su
suerte. Sharon no pensaba la paz, sino la rendi-
ci6n del adversario. Pero tenia a su pueblo con-
sigo. Su sucesor puede no tener ni una cosa ni la
otra.

Miguel Angel Bastenier es licenciado en Historia y
en Derecho por la Universidad Central de Barcelona,
grado en Lengua y Literatura Inglesa por Cambrid-
ge, y grado en Periodismo por la Escuela Oficial de
Periodismo de Madrid. Desde 1994 ocupa la Subdi-
recci6n de Relaciones Internacionales del peri6dico
espafiol El Pais. Experto en political international, es
autor de los libros La guerra de siempre, Palestina-Is-
rael: la Casa de la Guerra y El Blanco M6vil. Curso de
Periodismo.













































h -i


InI
























GOBERNABILIDAD HOY

Una mirada a los principles desafios que enfrenta la gobernabilidad en America La-
tina, donde los pueblos de la region han pasado del delirio al desencanto ante la de-
mocracia; una exploraci6n de la nueva izquierda que gana terreno en la region y su
repercusi6n en la gobernabilidad, a partir del analisis de la elecci6n de Evo Morales
como president de Bolivia; y una perspective de la gobernabilidad y la gobernanza
en el caso concrete de la Republica Dominicana, son los temas que se abordan en la
tripleta de esta edici6n.




Lo 0-


Desafios de gobernabilidad


en America Latina

,Que ha ocurrido en America Latina para que en algo mns de dos d6cadas los pueblos de la
region hayan pasado del delirio al desencanto ante la democracia? OQu6 es lo que ha motiva-
do que 14 presidents, desde la transici6n hasta el moment actual, no hayan podido terminar
sus mandates? ,Cuiles son los principles desafios o retos a la estabilidad democritica de las
naciones del area?


E n las distintas encuestas
del Latinobar6metro que
en los 61timos 10 afios se
han aplicado en America Latina,
hay un element perturbador que
emerge de manera constant: la
inconformidad o insatisfacci6n de
los ciudadanos con el sistema de-
mocrdtico.
Esa inconformidad contrast,
sin embargo, con la euf6rica ale-
gria que estremeci6 a la region


cuando a fines de los afios setenta
y principios de los ochenta se pro-
dujo el process de transici6n de
regimenes autoritarios a gobiernos
civiles electos.
En aquel entonces, las razones
para el alborozo eran obvias. La
transici6n hacia la democracia
habia simbolizado el fin del abuso,
del atropello, del despotismo y de
la violaci6n grosera y permanent
de los derechos humans.


Para empezar a despejar las inte-
rrogantes que plantea esta situa-
ci6n, es precise recorder que en
el moment de producirse el fen6-
meno de la transici6n democrati-
ca en Am6rica Latina, habia, en
adici6n a una violaci6n constant
de los derechos humans, como
hemos dicho, un panorama de se-
vera crisis econ6mica y social, que
colocaba a las dictaduras en una
incapacidad absolute para conti-


18 GLOBAL












nuar gobernando, y de ahi, natu-
ralmente, su colapso total.
No obstante, lo important a
observer aqui es que, a diferencia
de otros process hist6ricos, en
Am6rica Latina la instauraci6n
del sistema democrAtico no se
produce como consecuencia natu-
ral del desarrollo del sistema capi-
talista, sino por el contrario, como
resultado de la crisis por la cual el
modelo se encontraba atravesando
a finales de los afios setenta.
Esa crisis, a su vez, era fru-
to de la debilidad intrinseca del
desarrollo del capitalism en los
paises de Am6rica Latina desde
la 6poca misma de la conquista y
la colonizaci6n, y extendida mas
alli del period de las luchas por
la independencia national.
La falta de desarrollo capita-
lista en la evoluci6n hist6rica de
los pueblos latinoamericanos fue
la causa determinante de la ines-
tabilidad political permanent, de
la presencia de tantos gobiernos
dictatoriales y de la incapacidad
orgAnica para hacer de la demo-
cracia el sistema politico por exce-
lencia, garante de libertades y de
justicia social.
Todo eso es lo que explica la
trAgica paradoja de que inmedia-
tamente desaparecen las dictadu-
ras (en la d6cada de los ochenta)
y emergen los primeros gobiernos
civiles electos de manera demo-
critica por los ciudadanos, en
America Latina se entra en la eta-
pa de la d6cada perdida.
El fen6meno de transici6n de
regimenes autoritarios hacia go-
biernos democriticos coincidi6,
en America Latina, con uno de
los moments mas critics y di-
ficiles, desde el punto de vista


econ6mico y social, que la region
habia experimentado a lo largo
del siglo XX.
Esa es una singularidad del
process de democratizaci6n la-
tinoamericana que en gran par-
te viene a darle sentido al gran
hallazgo del Informe del PNUD
(Programa de Naciones Unidas
para el Desarrollo) sobre Demo-
cracia, de que tal vez Am6rica
Latina result ser el inico lugar
del mundo donde la democracia
se construye en un context de
pobreza y desigualdad social.
En la actualidad hay mas de
220 millones de series humans
en la region latinoamericana que
viven por debajo de la linea de po-
breza y, como se ha indicado en
distintos informes y studios, es
tambi6n el lugar del planet con
mayores niveles de desigualdad
social.
En esas condiciones y circuns-
tancias, cc6mo puede, realmente,
articularse un proyecto de natura-
leza genuinamente democratic,
en los t6rminos en que lo conocen
los paises desarrollados del mundo
occidental?
El desplome de las dictaduras
de los afios setenta y ochenta, o,
para decirlo de otra manera, la
incorporaci6n de Am6rica Latina
en la Tercera Ola de democrati-
zaci6n global, como le llamara el
reputado polit6logo Samuel Hun-
tington, trajo consigo el disfrute
de anheladas libertades piblicas,
pero ha dejado sin resolver viejas
aspiraciones de desarrollo econ6-
mico y de movilidad social.
El mayor desafio que en la ac-
tualidad enfrentan las j6venes y
frAgiles democracies latinoameri-
canas es el de c6mo al tiempo que


fortalecen las instituciones de un
Estado democratic, propician
las condiciones, en una era de
globalizaci6n, para un modelo de
desarrollo econ6mico y social que
proporcione progress y bienestar
para los pueblos.

Mas ala del Consenso
de Washington
Al iniciarse los afios noventa, con
la active participaci6n de los or-
ganismos multilaterales, como el
Banco Mundial, el Fondo Mo-
netario Internacional y el Banco
Interamericano de Desarrollo, se
procur6 darle un giro a la situa-
ci6n, adecuando a los paises del
area para un nuevo paradigma
econ6mico identificado como el
Consenso de Washington.
En virtud de ese nuevo mode-
lo se logr6 superar la situaci6n de
hiperinflaci6n, deficit fiscal, ines-
tabilidad macroecon6mica, etc&-
tera, que afectaba a various paises
del area, y se crearon las condicio-
nes para un process de apertura
y liberalizaci6n de mercados, lo
cual, te6ricamente, deberia con-
ducir a una mejor inserci6n de la
region en la economic mundial.












Con respect al caos y la incer-
tidumbre econ6mica de la d6cada
perdida de los ochenta, America
Latina cambi6. De la inestabili-
dad se pas6 a la estabilidad y del
modelo desarrollista, de corte po-
pulista, se pas6 a una filosofia de
economic de mercado.
Nuevas inversiones se instalaron
en la zona. Las infraestructuras
han mejorado significativamente.
Las telecomunicaciones se han ex-
pandido. Hay un mayor process de
integraci6n regional y el comercio
international se ha incrementado.


jQu6 es, por lo tanto, lo que
mantiene el disgusto y el desen-
canto de los ciudadanos con la de-
mocracia en la region?
La desilusi6n se debe a que, a
pesar de las reforms econ6micas,
los ciudadanos todavia no sienten
el beneficio director que se les habia
prometido. Por el contrario, perci-
ben que no hay suficientes puestos
de trabajo, que los salaries son ba-
jos, que hay escasez de viviendas,
que falta acceso a la educaci6n y
la salud, y que son lanzados a la
marginalidad social.
En fin, el gran reto de Am6ri-
ca Latina hoy es el mismo que ha


trazado su devenir hist6rico en los
ultimos 200 afios, esto es, c6mo
crear una base econ6mica y social
a la democracia political que des-
de hace ya mas de dos d6cadas se
pretend construir.
Por los resultados alcanzados
hasta ahora, sin embargo, es evi-
dente que las reforms econ6mi-
cas emprendidas dentro del marco
del Consenso de Washington no
han sido suficientes para garanti-
zar un crecimiento sostenido del
product interno bruto, disminuir
la pobreza o eliminar la desigual-
dad social.
Es por ello que result impres-
cindible superar este Consenso e
ir mas alli, sin que eso implique
un retorno a las viejas prActicas
populistas de intervenci6n del
Estado en las principles accio-
nes de la vida econ6mica de los
pueblos.
Un modelo de desarrollo que
vaya mas alli del Consenso de
Washington y que al mismo tiem-
po constituya una superaci6n de
la etapa populista implicara la
aplicaci6n de political econ6micas
que represented una especie de
balance entire mercado y Estado.
Si bien la aplicaci6n de meca-
nismos de mercado result inelu-
dible dentro de una economic de
libre competencia, en Am6rica
Latina, para superar los males
ancestrales que la agobian, sera
important apelar a mecanismos
extra-mercado, como son la inte-
graci6n y la solidaridad.
Es a trav6s de una aplicaci6n
conjunta de political solidarias y
de mercado que podrA llegarse a
concebir un modelo de desarrollo
econ6mico y social, que, por un
lado, garantiza estabilidad ma-


croecon6mica y crecimiento del
product, pero por el otro, ofrece
oportunidades que permiten a los
ciudadanos superar la pobreza y
la inequidad social.
En sintesis, Am6rica Latina
necesita ir mAs allA del neolibe-
ralismo y del populismo como
formula para avanzar hacia el
progress, la modernizaci6n y el
bienestar social.
Los pueblos deben albergar
la esperanza de un mejor future.
Las amarguras y las frustraciones
generadas por carencias e insatis-
facciones deberAn ser reemplaza-
das por el optimism y la ilusi6n
que se driven del advance que se
va experimentando con el surgi-
miento de nuevas oportunidades
que permiten desarrollar el talen-
to y el potential creative de cada
ciudadano.
Mientras no se creen esas
oportunidades, no habrAn desapa-
recido las condiciones que dieron
lugar a que 14 jefes de Estado li-
bremente electos por sus conciu-
dadanos no hayan podido concluir
sus mandates, y que la calle se
haya convertido en el scenario
preferido de protest que anuncia
el desplome, por via de la ira y el
enojo, de gobiernos democrAticos.

Responsabilidad
de los actors
Ahora bien, ademAs de fortalecer
las instituciones de un Estado de-
mocrAtico y promover un para-
digma de desarrollo econ6mico
y social que garantice crecimien-
to sostenido y que sea incluyente,
Am6rica Latina require que los
actors fundamentals del sistema
democrAtico actfien con responsa-
bilidad y vision de future.


20 GLOBAL




























En tal virtud, es de gran im-
portancia el papel que pueden
desempefiar los partidos politicos,
los gremios profesionales, los me-
dios de comunicaci6n, las iglesias,
los sindicatos, los movimientos
sociales y las organizaciones de la
sociedad civil.
Los partidos politicos, a nues-
tro modo de ver, se han converti-
do, de manera casi exclusive, en
maquinarias electorales, y eso, na-
turalmente, tiene el inconvenient
de que ha distorsionado su papel
de ser instancias de mediaci6n y
de representaci6n entire los ciuda-
danos y el Estado.
En la actualidad, los partidos
politicos constituyen mis bien ins-
trumentos de movilidad social de
sectors que ven, fuera de la par-
ticipaci6n political, la obstrucci6n
de sus posibilidades de progress y
ascenso personal.
Al colocarse en esta perspec-
tiva, los miembros de los partidos
actfian mas bien motivados por
su afin de advance individual que
por una genuina representaci6n
de los intereses de sectors de la
sociedad en nombre de los cuales
afirman actuar, provocando, de
esa manera, una deslegitimaci6n
y desprestigio de la democracia.


Los gremios profesionales, los
sindicatos y los movimientos so-
ciales afiaden presi6n al sistema al
reclamar, en multiples oportuni-
dades, demands que exceden las
posibilidades y los recursos de los
gobiernos.
En la media en que esos re-
clamos -la mayoria de las veces
justos y legitimos- permanezcan
en el piano de lo institutional,
siempre se podri, por la via del
diAlogo y la concertaci6n, llegar a
acuerdos satisfactorios.
Pero cuando esas peticiones
desbordan el marco de lo institu-
cional y acuden a la protest calle-
jera, el asunto se convierte en un
desafio a la estabilidad political,
la cual se ve agravada cuando los
partidos de oposici6n, por razones
de oportunismo politico, las alien-
tan, produci&ndose, de esa mane-
ra, una situaci6n de polarizaci6n
y fragmentaci6n political.
Al ser la democracia un siste-
ma abierto, que exige transpa-
rencia y rendici6n de cuentas, los
medios de comunicaci6n desem-
pefian actualmente un rol mAs ac-
tivo en informar a la ciudadania
del desempefio de los gobiernos.
Pero esa labor informative,
ejercida en muchas oportunida-
des de manera irresponsible por
redes de comunicadores organi-
zadas por los partidos politicos,
produce confusion en la opinion
p6blica y, por consiguiente, inca-
pacidad, por parte de la pobla-
ci6n, para discernir acerca de los
temas de trascendencia para el
progress de la sociedad en senti-
do general.
Lo mismo puede argumentarse
de los demAs actors del sistema.
En general, casi todos participan


del debate y de la acci6n social,
imbuidos del deseo de aportar a la
realizaci6n del bien comfn.
Sin embargo, en su forma de
proceder, a veces se produce tam-
bi6n una confusion de roles, pues
en lugar de formular propuestas o
ideas alternas a las que sirven de
fundamento a la acci6n guber-
namental, asumen el papel que
tradicionalmente habia estado
reservado a los partidos politicos,
con lo cual se genera una situa-
ci6n de tension o disgusto entire
los integrantes de distintas institu-
ciones.
Como puede apreciarse, la de-
mocracia en America Latina esti
sujeta a multiples desafios y pre-
siones. Afortunadamente, muchos
de los fantasmas del pasado, como
los golpes de Estado militares y las
guerrillas, van quedando relega-
dos como residues de la historic.
Pero surgeon nuevos retos, y es
en la responsabilidad de los ac-
tores, en el compromise con sus
pueblos y en su vision estrat6gica
de c6mo fortalecer las garantias
de derecho de los ciudadanos al
tiempo que se avanza hacia la
modernidad y el progress just y
solidario, donde se encuentran las
premises de un sistema menos su-
jeto a turbulencias y veleidades.
Esa es la lecci6n que se extra
al analizar la historic de las nacio-
nes que han logrado consolidar su
sistema democritico en paz y ar-
monia social, y conviene aprender
de ellos para que la tercera ola de
democratizaci6n en Am6rica La-
tina no pueda mAs que seguir ha-
cia adelante.

Leonel Fernandez Reyna es presi-
dente de la Repfiblica Dominicana.




EduardoA. Gamar I


La nueva izquierda

latinoamericana

Algunas ideas sobre la situaci6n regional
desde la victoria de Evo Morales


La sorprendente elecci6n del lider cocalero Evo Morales como president de Bolivia a finales de 2005
represent el hito mis reciente del surgimiento de la izquierda como opci6n de poder en Am6rica
Latina. Si bien esta corriente perdi6 la Guerra Fria a finales de la d6cada de los ochenta, a principios
del siglo XXI la izquierda latinoamericana parece haber logrado el poder a trav6s de revoluciones en
democracia, como la que catapult6 a Morales a la Presidencia.


E n este breve ensayo se
analiza el surgimiento
de la nueva izquierda en
America Latina a partir del andli-
sis de la elecci6n como president
de Bolivia del lider cocalero Evo
Morales. Se intent, ademas, en-
tender las diferencias entire las
distintas expresiones de esta co-
rriente, pues no es monolitica, sino
mis bien una colecci6n ecl6ctica


que engloba desde el populismo
radical hasta el pragmatismo so-
cialdem6crata. La diversidad de
esta izquierda demuestra que la
interpretaci6n periodistica de la
existencia de ejes del bien y del mal
esta lejos de la realidad. Se trata
mas bien de un amplio espectro de
opciones de political puiblica dentro
de un paraguas que se podria de-
nominar la Nueva Izquierda (NI).


Otro objetivo es especular so-
bre la gobernabilidad democrdtica
bajo los t&rminos de esta nueva iz-
quierda. Algunas de las interrogan-
tes tienen que ver con el papel que
pueda cumplir una oposici6n re-
ducida, la institucionalidad emer-
gente, y los riesgos que tiene para
la democracia la concentraci6n de
poder en un individuo o un movi-
miento.


22 GLOBAL











1. iCuan nueva es la
Nueva Izquierda y
porque surgi6?
Cualquiera que oyera el discurso
de victoria del president electo,
Evo Morales, pensaria que su sur-
gimiento, asi como el de otros go-
biernos de esta nueva izquierda,
representan una verdadera nove-
dad y que algo significativamente
nuevo esta ocurriendo en Am6rica
Latina. Y sin duda algo de much
importancia ha ocurrido en Bo-
livia y se han evidenciado cam-
bios en las tendencies political
regionales. Sin embargo, tanto la
presencia de Morales como la de
otros lideres de esta nueva izquier-
da reflejan que hay mas continui-
dad que cambio, especialmente en
cuanto al comportamiento especi-
fico de los actors. A continuaci6n
se analizan factors nuevos y vie-
jos que interactuan en la asunci6n
de esta NI.
Los deficit de la democra-
cia representative. La transi-
ci6n a la democracia en los afios
ochenta llev6 a una buena parte de
la intelectualidad continental a en-
focar el tema de los requisitos para
la consolidaci6n de la democracia
representative. Para algunos, Ve-
nezuela se habia convertido en el
caso paradigmAtico de dicha con-
solidaci6n. Para otros, el process
de transici6n era demasiado dinA-
mico para hablar de consolidaci6n,
ademAs de que las condiciones en
cada pais varian enormemente. En
todo caso, el process de democra-
tizaci6n revel6 sobre todo una series
de deficit que eran de esperarse,
dada la complejidad del mismo.
QuizA lo mis seguro era apostar
a que el dinamismo del process se
aceleraria much antes de que se


consolidara una democracia repre-
sentativa.
Los outsiders. Tanto Evo
como otros de esta NI se ufanan
de ser outsiders que representan a
los que carecen de representaci6n
y que por ser de afuera son condi-
ci6n sine qua non para el cambio.
Desde que Am6rica Latina aban-
don6 el autoritarismo military e
ingres6 en la democratizaci6n, en
muchos paises se han presentado
outsiders como opciones nuevas.
Aun en Estados Unidos, presen-
tarse como el candidate outsider
ha sido una tactica utilizada hasta
por los mAximos representantes
del establishment norteamericano,
como la familiar Bush. En Peri, el
ejemplo de candidate outsider mas
extreme fue el de Alberto Fujimo-
ri, quien se enfrent6 en elecciones
con Mario Vargas Llosa, cuya
campafia, asesorada por Sawyer
and Miller de Washington, tam-
bien lo presentaba como una
opci6n diferente a los politicos
tradicionales y corruptos.


En este mismo sentido, Mora-
les se present como un outsider,
atacando a los partidos tradi-
cionales no s61o por las political
econ6micas que estos impulsaron
estando en el gobierno, sino tam-
bi6n por la corrupci6n que supues-
tamente caracteriz6 su accionar.
El rechazo a los partidos po-
liticos tradicionales se vincula
estrechamente con la percepci6n
popular que sobre 6stos prevalece
en toda la region. Esta caracteris-
tica tampoco es nueva.
Desde que se tienen datos so-
bre la confianza ciudadana en los
partidos politicos, se ha evidencia-
do que 6stos siempre han estado a
la zaga de otras instituciones. Por
este motivo el tema de presentar-
se como outsiders ha sido clave,
pues es important aparentar ser
de afuera y sin la contaminaci6n
de la clase political traditional.
Los partidos viejos son percibidos
como corruptos, cerrados, poco
representatives y vinculados a los
intereses de pequefios grupos eco-


Izquierda: El president de Bolivia, Evo Morales, recorre la feria de las Alasitas, conocida como
la feria de la abundancia, un gran mercado de comidas y miniaturas que simbolizan los bienes
materials que los asistentes desean poseer. Arriba: El president cubano, Fidel Castro, recibe
a su hom6logo brasilefio, Luiz Inacio Lula da Silva, a su llegada a Cuba.































La president de Chile, Michelle Bachelet,
durante el cierre de campafia en diciembre
de 2005.

n6micos internos y a fuerzas trans-
nacionales grandes y tenebrosas.
La base social. En las ulti-
mas tres d6cadas la mayoria de
los paises de la region han expe-
rimentado transformaciones de-
mograficas enormes, no s6lo por
el crecimiento vegetative de la
poblaci6n, sino por los patrons
de migraci6n, tanto internal como
externa. En cada pais se presen-
tan situaciones donde un acele-
rado process de urbanizaci6n ha
cambiado no s61o la est6tica de las
ciudades, sino tambi6n la compo-
sici6n del electorado.
Hoy hasta en los paises mis
pobres de la region la pobla-
ci6n es principalmente urbana.
A mediados de los afios ochen-
ta se convirti6 a esta vasta masa
en el sector informal por su falta
de vinculo con el sistema econ6-
mico formal. Pocos fueron, sin
embargo, los que analizaron la
falta de vinculos politicos de esta
poblaci6n. En particular, los par-
tidos tradicionales continuaron su
acostumbrada prActica de hacer
campafias para las masas y go-
bernar a trav6s de la distribuci6n


de cargos y puestos para la clase
media urbana. Es decir, mas alli
de identificar a esta nueva masa
de votantes, el sistema politico
traditional carecia de entregables
-por decirlo de alguna manera-
que los vinculara. Por muchos
afos estos sectors se autoorgani-
zaron al carecer de instituciones a
las que se podian vincular'. Esta
sociedad informal autoorganiza-
da estaba presta a ser capturada
por algin proyecto politico que la
pusiera en el centro mismo de su
propuesta.
Durante las dos d6cadas de
democracia representative, estos
sectors perif6ricos pasaron de ser
actors politicamente marginales
a estar en el centro mismo del es-
cenario politico. Y fueron precisa-
mente los actors politicos que se
autodefinieron como outsiders los
que lograron capturar el voto de
estos sectors.
Pero mas alli de su presencia
nueva -que si es algo nuevo politi-
camente hablando por la edad del
grupo y su muy reciente partici-
paci6n en la politica-, este sector
aglutina a algunas de las victims
del modelo econ6mico. Por ejem-
plo, la libre contrataci6n produjo
un enorme cambio en la estructu-
ra de los mercados laborales, de
tal manera que trabajadores que
antes gozaban de cierta protec-
ci6n sindical pasaron a ser indivi-
duos an6nimos en un vasto sector
informal que no ofrecia ninguna
garantia.
Si bien los sectors informal y
obrero urbanos han sido un im-
portante pilar de apoyo para el
surgimiento de esta nueva izquier-
da, tambi6n lo fue la participaci6n
political rural. La contribuci6n ru-


ral a este fen6meno varia por pais:
desde los cocaleros en Bolivia has-
ta los campesinos de los llanos ve-
nezolanos.
En este panorama amplio tam-
bien es notable la presencia de la
clase media urbana que se acopla
tardiamente a los movimientos
de esta NI y, por lo tanto, se con-
vierten principalmente en actors
subordinados a los liderazgos que
han surgido. Esta diferencia es
important, pues en el pasado la
intelectualidad de la clase media
fue la que estuvo en el centro mis-
mo de process de gran enverga-
dura, entire ellos las revoluciones
bolivianas, cubanas, nicaragiien-
ses y mexicanas.
El modelo econ6mico. La
condena al modelo neoliberal se
ha convertido en un eslogan re-
petido en toda la region, aunque
la realidad de la situaci6n en cada
pais se deba mas al mal manejo
que a las fallas de la estrategia
de desarrollo. Junto con las con-
tinuas critics a la globalizaci6n,
al ALCA y a cualquier tipo de in-
tegraci6n con Estados Unidos, en
los paises de Suramerica en par-
ticular, el grito anti-neoliberal es
uno de los temas que ha ayudado
a forjar a esta nueva izquierda.
Las promesas de estos sectors
no son, sin embargo, para pro-
ducir algo nuevo. Son mas bien
promesas de retornar a la 6poca
Estado-c6ntrica donde el sec-
tor privado cumplia una funci6n
secundaria frente al Estado en
material de creaci6n de empleo,
ahorro e inversion. La critical ge-
neralizada es que el modelo neo-
liberal fracas6 en su intent de
reemplazar estas funciones y, por
lo tanto, es hora de retornar a lo


24 GLOBAL













que se sabe que funcion6 durante
varias d6cadas.
Las ONG. Retornando breve-
mente a la discusi6n sobre la base
social de esta NI, es important
retomar la noci6n de sociedades
desorganizadas sin vinculo con
las instituciones political tradicio-
nales en la mayoria de los paises
donde esta NI ha surgido. En ese
context de explosion demografi-
ca y ausencia institutional, se pro-
dujo durante la democratizaci6n
una simultanea explosion de or-
ganizaciones no gubernamentales
de toda indole.
Una buena parte de estas
ONG se identific6 con esta NI y se
convirti6 en un important instru-
mento de formaci6n de cuadros.
En la region andina en particular,
estas ONG se beneficiaron enor-
memente de fondos de la coope-
raci6n international, incluyendo
especialmente a la norteameri-
cana. Gracias a estos fondos, las
ONG locales lograron expandirse


considerablemente, aunque nunca
pudieron auto sostenerse.
Es important destacar, por su
contribuci6n al surgimiento de la
NI, la notable presencia de ONG
internacionales (IONG): organi-
zaciones francesas, danesas, sue-
cas, alemanas y norteamericanas
acentuaron su presencia a veces
funcionando mas como organiza-
ciones political locales que como


parte de una cooperaci6n interna-
cional.

2. Las diferentes
izquierdas en las
Am6ricas
Seria mas fAcil entender la situa-
ci6n si la region estuviese dividi-
da en dos bloques nitidos como
algunos periodistas, analistas y
funcionarios de algunos gobiernos
piensan. A partir del ataque te-
rrorista a Estados Unidos en 2001
se ha puesto de moda la caracte-
rizaci6n dicot6mica de la region:
entire los buenos y los malos, los
que luchan contra el terrorism
versus los que lo apoyan, los que
luchan por los pobres y los que
quieren preservar los privilegios
de los ricos, etcetera. La realidad,
sin embargo, es siempre much
mAs compleja y estas simples di-
cotomias son sobre todo banderas
political y no categories de anAli-
sis. La region demuestra mas bien
una muy ecl6ctica mezcla de poli-


ticas p6blicas que sugieren que la
NI es much mAs pragmatica, en
t6rminos generals, que sus ante-
pasados.
Desde la victoria de Evo Mora-
les, se habla de un eje La Habana,
Caracas, La Paz. No fue casual
la visit del president boliviano
a Fidel Castro y Hugo Chavez
como primer acto post electoral,
ni las ofertas de apoyos especifi-


cos que 6stos le hicieron. Este eje
estA particularmente unido por
el antiamericanismo y una vision
del socialismo financiado por las
regalias petroleras de Venezuela.
Mis alli de la ret6rica, aun
este eje se rige por las realidades
de la globalizaci6n. Luego de visi-
tar a Castro y a Chavez, Morales
visit Espafia, Francia, China, el
Sur de Africa, Brasil y Argenti-
na. En cada parada, la posici6n
del flamante president reflejaba
un viraje hacia el centro, prome-
tiendo no confiscar los bienes a las
empresas espafiolas y francesas,
pidiendo inversi6n china y ofre-
ciendo una relaci6n privilegiada a
Brasil y Argentina.
Si existe otro eje de izquierda
en Suram6rica 6ste pasaria por
Brasilia, Montevideo y Santiago.
En Santiago, el Partido Socialista
ha venido gobernando Chile exi-
tosamente y se acaba de reelegir,
pero no con enormes promesas
populistas como la izquierda bo-
liviana, sino mis bien con expec-
tativas de profundizar el mercado
via una enorme gama de tratados
de libre comercio y mejorar la ca-
lidad de vida de los sectors mas
pobres.
En Brasil, el president Lula
ha gobernado con la misma po-
litica econ6mica de su antecesor.
Las acusaciones de corrupci6n en
contra de su gobierno han mina-
do sus posibilidades de reelegirse,
demostrando, ademas, que las
virtudes de la NI no son diferentes
a las de la derecha neoliberal. Ta-
bare Vasquez, el ain nuevo presi-
dente de Uruguay, ha revelado su
propio pragmatismo a trav6s de la
continuidad de political de mer-
cado y el anuncio de que buscara


I I
Desde el triunfo de Evo Morales,

se habla de un eje La Habana,

Caracas, La Paz.

I I












un tratado de libre comercio con
Estados Unidos.
En resume, si se juzga a la
NI por estos dos ejes, lo mas nota-
ble es que ambos se rigen por un
pragmatismo profundo, aunque la
ret6rica antiamericana del primer
grupo confunde realmente el con-
tenido de las political econ6micas
que persiguen.

3. La gobernabilidad
democratic y la Nueva
Izquierda
Los problems de la gobernabi-
lidad democratic en America
Latina desde la transici6n a la de-
mocracia han sido numerosos y,
a pesar de que estos tenian rasgos
estructurales, parecen haberse re-
ducido de manera significativa,
aunque a la vez el impact de las
tendencies bajo la NI llevan a cues-
tionar seriamente si se lograrA pre-
servar el pluralismo democrAtico
que ha sido el principal m6rito de
la democratizaci6n en la region.
El inmovilismo. Durante
las ultimas dos d6cadas se ha ve-
nido hablando de las dificultades
de la gobernabilidad en sistemas
presidencialistas multipartidarios
donde era extremadamente difi-
cil lograr una mayoria congresual
para apoyar las iniciativas del Po-
der Ejecutivo. Esta situaci6n se
traducia simplemente en luchas
de poderes y una hasta l6gica ten-
dencia hacia el inmovilismo y go-
biernos por decreto.
En algunos paises como Boli-
via se desarroll6 un mecanismo
important que logr6 romper este
inmovilismo y produjo a trav6s de
ecl6cticas coaliciones parlamen-
tarias arreglos que permitieron a
gobiernos minoritarios imponer


El president venezolano, Hugo Chdvez, y su hom6logo uruguayo, Tabar6 Vazquez, durante el
acto de investidura del iltimo en marzo de 2005.


political econ6micas y de diverse
indole. Esta llamada "democracia
pactada" logr6 veneer el inmovilis-
mo, pero a la vez exacerb6 el clien-
telismo politico y contribuy6 al
descr6dito del sistema de partidos.
Con el surgimiento de la NI,
especialmente a trav6s del control
absolute que &sta tiene sobre las
legislatures de Bolivia y Venezue-
la, el tema del inmovilismo parece
haberse resuelto sin la necesidad
de coaliciones clientelistas que
minan la legitimidad del sistema.
En este sentido, se ha resuelto, por
ahora al menos, el problema bi-
sico de la incapacidad de former
mayorias para implementar poli-
ticas publicas.
Si bien este es un desarrollo
important, a la vez, la tenden-
cia hacia el control mayoritario
por parte de una fuerza political
erosion la esencia de la demo-
cratizaci6n latinoamericana, que
ha sido el pluralismo politico y la
presencia de mlltiples expresiones
y visions. En alg6n sentido este
es un tradeoffnecesario para poder
imponer political p6blicas especi-
ficas que reflejen el mandate elec-
toral. A la vez, y especialmente en


paises como Bolivia y Venezuela,
la desaparici6n de una oposici6n
viable deberia ser una preocupa-
ci6n constant, pues con ella se
elimina toda posibilidad de limi-
tar abuses de poder por parte de
una fuerza mayoritaria.
La calle. Desde mediados de
los afios noventa, la calle se convir-
ti6 para algunos en un poder fAc-
tico con una verdadera capacidad
de derrocar gobiernos, y, como
tal, una amenaza mayor a la go-
bernabilidad democrAtica que los
"puntos muertos" entire Congreso
y Ejecutivo. Puesto de una mane-
ra muy clara, el dilema era que
la institucionalidad democritica
controlaba un poder formal pero
el poder real residia en la calle.
En estas circunstancias, la go-
bernabilidad era virtualmente
impossible, pues cualquier inicia-
tiva desde la formalidad political
se veia bloqueada literalmente por
las movilizaciones callejeras que
paralizaban al pais, hasta que la
media fuera modificada para sa-
tisfacer lo que la calle demandaba.
La llegada al poder formal de
la NI represent de alguna mane-
ra la llegada de la calle al poder.


26 GLOBAL












No es sorprendente, por ejemplo,
la impresi6n ciudadana en un pais
como Bolivia donde algunos vo-
tantes optaron por apoyar a Evo
Morales, pues como era percibido
como el principal bloqueador, era
tambi6n el 6nico capaz de desblo-
quear las calls. Es possible que la
conjunci6n de la calle con el po-
der formal contribuya a mejorar
el problema de la gobernabilidad
que tanto afect6 a los gobiernos
democriticos que carecian de una
base social real.
La concentraci6n de po-
der. Durante una parte impor-
tante de las 1ltimas dos d6cadas
se han debatido intensamente los
problems del presidencialismo
latinoamericano y su incapacidad
de lograr gobiernos mayoritarios
por la presencia de una enorme
cantidad de partidos politicos.
Este problema se analiz6 en el
primer acapite de esta secci6n.
La NI tiene esta situaci6n en
algunos paises, aunque en Brasil,
Chile y Uruguay la colaboraci6n
con la oposici6n congresual ha
sido un reflejo del consenso basi-
co existente en esos paises sobre
las reglas del juego democrAtico
y la relative fortaleza de sus ins-
tituciones.
El presidencialismo en luga-
res como Venezuela (jy ahora
Bolivia?) parece haberse sobre-
puesto a este problema product
de los resultados de las urnas,
pero tambi6n a trav6s de la mo-
dificaci6n profunda de las reglas
de juego que sobre todo apuntan
hacia la concentraci6n de poder
en el Ejecutivo y hacia el caudi-
llismo. En este tipo de sistema se
logra la gobernabilidad funda-
mentalmente porque desaparece


la oposici6n, se impone la volun-
tad del partido mayoritario y del
caudillo.
En este sentido, el pluralismo
de la democracia representati-
va corre el enorme riesgo de ser
substituido por el corporativismo,
donde se confunde democracia
participativa con la representa-
ci6n funcional. El gran desafio
para la NI es poder gobernar con
una fuerza mayoritaria sin caer
en la trampa de la hegemonia y el
autoritarismo.

4. Conclusion
En este breve ensayo se identifi-
caron de manera esquem=tica y
preliminary las caracteristicas de
la Nueva Izquierda emergente en
este hemisferio, y se desprenden
tres conclusions generals.
1) Los motives por los cuales ha
surgido la NI son numerosos,
pero es obvio que es product
tanto de las condiciones es-
tructurales de la region como
de las fallas de las political
piblicas impulsadas por las
incipientes democracies en las
d6cadas pasadas.
2) No existe una solo izquierda en
la region, pero si son identifi-
cables, al menos, dos ejes (a fal-
ta de otro concepto. El eje La
Habana, Caracas, La Paz es el
que hoy com6nmente interpre-
tado como el de mayor peso,
aunque auin se caracteriza por
un profundo pragmatismo. El
otro es de mayor pragmatis-
mo, especialmente en su acep-
taci6n plena de la democracia
representative y las political de
mercado, incluyendo la necesi-
dad de forjar TLC con Estados
Unidos.


3) La NI gobernard una buena
proporci6n de la region en los
afios venideros y el anAlisis de
su performance quedarA pen-
diente. Si se consider el caso
chileno, uruguayo o brasilefio,
el legado puede ser interesante
y las lecciones importantes. El
legado venezolano y boliviano
esti aun por verse, pues se po-
drAn explorer versions simi-
lares de la izquierda populista
aunque la segunda con limita-
do acceso a enormes regalias
petroleras.

Eduardo A. Gamarra es director
del Centro para Am4rica Latina y el
Caribe de la Universidad Interna-
cional de la Florida y professor en
esa misma instituci6n. Es consultor
senior de Newlink Political y editor
de la revista Hemisphere. Autor de
various libros entire los que se desta-
can Revolution and Reaction : Bolivia
1964-1985; tres volimenes del Latin
America and Caribbean Contempo-
rary Record; Latin American Political
Economy in the Age of Neoliberal
Reform; Democracy Markets and
Structural Reform in Latin America;
Argentina, Bolivia, Brazil, Chile and
Mexico, y Entre la droga y la de-
mocracia. Es miembro del Consejo
Editorial de Foreign Affairs en Es-
pafol, Colombia Internacional y del
Council for International Exchange
of Scholars.

Notas
Las expresiones mas conocidas dc las
organizaciones creadas por sectors
informales son las de los piqucteros en
Argentina y las federaciones de vecinos
de Bolivia. En ambos casos, sus movili-
zaciones pusieron en enormes aprietos
a los d6biles gobiernos democrAticos.




Marco~s Villarad


Gobernabilidad

y gobernanza en

la Republica Dominicana
La gobernabilidad y la gobernanza son temas relevantes del debate y la acci6n political con-
temporanea. Asociados a la cuesti6n del buen gobierno, constituyen concepts uitiles para una
reflexi6n te6rica que, como toda buena teoria, se orienta a la practice, buscando entenderla
y mejorarla. En estas paginas se aborda la temitica de la gobernabilidad democrdtica en la
Repuiblica Dominicana, con insistencia en la inclusion, la participaci6n ciudadana y la equidad
como condiciones que la hacen possible o la dificultan por su ausencia o por su existencia en
niveles muy bajos.













C uatro incisos conforman
el cuerpo de este trabajo:
en el primero se recuer-
dan algunos hitos relevantes del
process de construcci6n demo-
cratica en el pais y se clarifican los
concepts de gobernabilidad y go-
bernanza; en el segundo se abor-
dan los 6xitos de la democracia
electoral; en el tercero se reflexiona
acerca de la relaci6n entire partici-
paci6n, inclusion y gobernabilidad
democrAtica; y en el cuarto se tra-
baja el deficit de ciudadania social
y su relaci6n con la gobernabilidad
y la gobernanza. Finalmente, se
plantea una breve conclusion.

1. Gobernabilidad y
democracia: algunos
hitos importantes
La d6cada de los ochenta ha sido
caracterizada por algunos como
perdida para el desarrollo (econ6-
mico y social), pero ganada para la
political para los paises de la region
latinoamericana y caribefia. Esto
asi porque, efectivamente, en esta
d6cada al mismo tiempo que se ob-
serva un grave deterioro de las con-
diciones de vida de las poblaciones
por la via del dramAtico decreci-
miento de sus principles indica-
dores econ6micos, se produce un
important process de iniciaci6n
y/o consolidaci6n de la democracia
como regimen politico.
Para la Rep6blica Dominicana
la realidad no fue diferente. Como
se sabe, las elecciones de 1978
marcaron un moment importan-
te en el process de democratiza-
ci6n que, como process hist6rico
de construcci6n, nace en las en-
trafias mismas de la dictadura de
Trujillo a comienzos de la d6cada
de los sesenta. Desde el punto de


Izquierda: Las elecciones de 1978 marcaron un moment important en el process de demo-
cratizaci6n de la Repiblica Dominicana. Arriba: En estas d6cadas recientes de construcci6n
democratic en el pais, es observable la ganancia de una important democracia electoral que
funciona sin sobresaltos importantes.


vista econ6mico, sin embargo, el
pais continue mAs o menos el mis-
mo patron de comportamiento que
el resto de los paises de America
Latina cuyas poblaciones vieron
deteriorarse sus ya precarias con-
diciones de vida. La llamada "po-
blada" de abril de 1984 constitute
-para la memorial colectiva- la ex-
presi6n plistica de esta situaci6n
que planted delicados problems
de gobernabilidad democratic a
la sociedad dominicana.
Como se sabe, la d6cada de
los noventa fue para nuestro pais
tiempo de un exceptional creci-
miento econ6mico, que alcanz6 su
mayor nivel en el period 1996-
2000 y se express, entire otras
cosas, en una important tasa de
generaci6n de empleos y una re-
lativa reducci6n de los indices de
pobreza, aunque no asi de los ni-
veles de desigualdad. Esta realidad
apunta a evidenciar la existencia
de un modelo de crecimiento que
propicia la concentraci6n del in-
greso, limita la distribuci6n y difi-


culta el aprovechamiento-pais de
las nuevas condiciones y posibili-
dades de un mundo globalizado.'
Mientras, en este context, el pais
transitaba por un process de con-
solidaci6n de su democracia.
Mis adelante, la primera parte
del period 2000-2004 continue,
aunque no en los mismos niveles,
la tendencia al crecimiento. Pero,
como es conocido, la segunda
parte del mismo constituy6 una
nefasta experiencia de impericia
gubernamental que min6 los ni-
veles de confianza, prostituy6 el
sentido institutional, ampli6 la
percepci6n popular de manejo
no pulcro de la cosa p6blica que,
sumado a la o las crisis bancarias,
sumieron al pais en una crisis que,
por la via de los ajustes a los que
es sometido, tiende a retardar2
a6n mas la posibilidad de res-
puesta a los problemas-demandas
mas sentidos por la mayoria de la
poblaci6n, y plantea nuevos com-
ponentes para la gobernabilidad
democratic.











2. Gobernabilidad
y gobernanza
Es en este context en el que hay
que situar la cuesti6n de la gober-
nabilidad democratic en el pais,
entendida justamente como la ca-
pacidad y disposici6n instituciona-
les de una sociedad determinada
para dirimir los conflicts sustan-
tivos de sus respectivos sectors
sociales, generando la percepci6n
en estos mismos sectors de que el
funcionamiento del ordenamiento
institutional es adecuado, desde el
punto de vista de sus respectivos
intereses y horizontes, generando
y sustentando asi process de legi-
timaci6n social.
Las condiciones del desarrollo
democritico en los paises de la re-
gi6n -de la Repuiblica Dominica-
na en particular- y sus deficitt",
han colocado en el tapete la cues-
ti6n de la gobernabilidad como
preocupaci6n por la legitimidad
de los process en las percepcio-
nes y estados de Animo de los di-
versos sectors sociales que han
apostado por la democracia, con
la esperanza de que, por su via,
se construyan las condiciones y
oportunidades de bienestar y vida
digna para todos y todas.3
Sin entrar en este debate-por
razones de espacio-, conviene
sefialar que en algunos casos los
autores manejan ambos concepts
casi de manera intercambiable.
En este sentido, Arb6s y Giner
definen gobernabilidad como "la
cualidad propia de una comu-
nidad political seguin la cual sus
instituciones de gobierno act6an
eficazmente dentro de su espacio
de un modo considerado legitimo
por la ciudadania, permitiendo
asi el libre ejercicio de la volun-


tad political del Poder Ejecutivo
mediante la obediencia civica del
pueblo".4 Pero, exactamente esta
misma definici6n la utilizaJaure-
gui para dar cuenta del concept
de gobernanza.5
Por mi parte, me parece con-
veniente, siguiendo a Cristina
Querol, entender que "la goberna-
bilidad es (como) una calidad que
proponemos que emane de la so-
ciedad o de los sistemas sociales, no
de los gobiernos. La gobernabili-
dad hace referencia a la capacidad
de un sistema social para recono-
cer y hacer frente a sus desafios,
que se concrete en la calidad del
sistema institutional para general
una acci6n colectiva positive al res-
pecto. (Por otra parte) utilizamos
el termino gobernanza para el DS
(desarrollo sostenible) (GDS) para
identificar y describir el conjunto
de procedimientos, actors y pro-
cesos configurados para que una
sociedad advance hacia el DS".6
Me parece util el uso del con-
cepto de gobernabilidad referi-
do a la sociedad o sistema social
y gobernanza mas restringida al
ejercicio del gobierno. Esta distin-
ci6n permit precisar el ambito de
las dificultades y/o aciertos de los
process democriticos, el ejercicio
del gobierno o la disposici6n insti-
tucional social. Asi, por ejemplo,
se puede dar cuenta de c6mo defi-
ciencias en la gobernanza pueden
o no general problems de gober-
nabilidad.

3. Democracia electoral:
importantes puntos
ganados
En el trayecto recorrido en estas
d6cadas recientes de construcci6n
democratic en el pais, es observa-


ble la ganancia de una important
democracia electoral que funcio-
na, ya y por ahora, sin sobresaltos
importantes. Las elecciones eje-
cutivas, legislativas y municipales
se desarrollan peri6dicamente sin
inconvenientes mayores, y los da-
tos indican un relativamente alto
porcentaje de participaci6n de la
poblaci6n en las mismas, constitu-
yendo esto una important fuen-
te de legitimidad para el sistema
politico y una relevant ganancia
institutional (Cfr. Al respect: La-
tinobar6metro, DEMOS y la En-
cuesta del Centro de Estudios e
Investigaci6n Social).
Para ello tuvo que superarse
una tradici6n de "traumas electo-
rales", es decir, de process elec-
torales fracasados ya por fraudes
desarrollados desde el poder poli-
tico, ya por amenazas o asaltos a
los centros de c6mputos por parte
de los sectors en el poder, ya por
la negative a participar de algunas
fuerzas political mayoritarias que
consideraban el process como una
farsa, y que eliminaba, por esta via,
el carActer competitive del mismo y
lo convertia en antidemocritico.
Los 1ltimos process electora-
les han permitido evidenciar una
poblaci6n en capacidad y dispo-
sici6n de utilizar el process elec-
toral como ocasi6n para desalojar
del poder a quienes se entiende
que no han desarrollado una la-
bor satisfactoria desde el punto de
vista de sus expectativas sociales.
Es decir, a dirimir este aspect
de la vida political por la via de
los procedimientos democrAticos.
Esto constitute, a mi juicio, una
muestra clara de gobernabilidad
democratic, tal como lo hemos
definido anteriormente.


30 GLOBAL












Los logros indicados no signifi-
can que ya no haya nada mis que
hacer desde el punto de vista de
lo que venimos indicando, y que
todas las debilidades hayan sido
superadas. No, hay todavia tareas
importantes a realizar para conso-
lidar lo logrado, sobre todo desde
el punto de vista de la institucio-
nalidad electoral y de la democra-
tizaci6n y transparencia de la vida
partidaria.

4. Participaci6n,
inclusion y
gobernabilidad
democratic
Uno de los resultados del process
anterior es una poblaci6n que par-
ticipa activamente en la vida poli-
tica, de manera relevant, por la
via de los tres grandes partidos y
otras expresiones Ilamadas emer-
gentes del sistema politico domi-
nicano. A su vez, a partir de la
d6cada de los setenta y sobre todo
de los ochefita,7 los diversos sec-
tores de la sociedad dominicana
han ampliado el ejercicio de sus
derechos democriticos a trav6s de
la creaci6n de espacios de partici-
paci6n no partidarios, pero, cada
vez mis, desde una vision de com-
plementariedad y no de exclusion
de los partidos. En este sentido,
la irrupci6n de la sociedad civil
constitute un element relevant
de la construcci6n democratica, la
gobernabilidad y la gobernanza.
Justo es reconocer que este ca-
mino se ha desarrollado contan-
do con las dificultades esperables
que han marcado el process de
construcci6n de una adecuada
relaci6n entire los diversos actors
sociales y politicos. Como bien
sefiala Garret6n: "[...] es necesa-


rio evitar una vision ingenua o
exageradamente optimista de las
relaciones entire ONG y otro tipo
de organizaciones o institucio-
nes con los partidos politicos. En
efecto, las ONG tienden muchas
veces a sustituir a los actors po-
liticos promoviendo sus propios
intereses particulares y, otras, a
radicalizar la acci6n social y po-
litica reclamando una democracia
direct que puede dejar de lado


del process democrAtico por vias
diversas: como resistencia, en mo-
mentos de fuerte represi6n politi-
ca; como presi6n, demandando
el derecho al acceso adecuado a
bienes piblicos (educaci6n, salud,
espacio urbano; como participa-
ci6n, con propuestas en una nego-
ciaci6n desconfiada con el Estado.
Hasta arribar a la participaci6n
en "espacios piiblicos no estatales"
para una acci6n en coordinaci6n


K', F
A?,


Si bien los espacios de participaci6n no se han ampliado todo lo deseable, es tambi&n indudable
el advance en la conciencia de su necesidad, como qued6 de manifiesto en el DiAlogo Nacional.


las condicionantes institucionales.
A su vez, los partidos politicos no
siempre son capaces de evitar la
manipulaci6n de estas organiza-
ciones y tienden a descartar ac-
ciones que no eleven a ganancias
political inmediatas. Asi, el proce-
so de aprendizaje y entendimiento
mutuo toma un largo tiempo".8
Afn reconociendo la necesaria
ampliaci6n e institucionalizaci6n
a este respect, la sociedad domi-
nicana, en este process de tran-
sici6n democratica, ha generado
importantes espacios y estilos de
participaci6n de la ciudadania que
han sido fundamentals soportes


con los gobiernos, ya sea para la
elaboraci6n de political publicas,
ya sea para la elaboraci6n y eva-
luaci6n de programs sociales, ya
sea como ejecutores en el territo-
rio de programs sociales.
Importa indicar a este respec-
to que la participaci6n de la so-
ciedad civil, en particular de los
movimientos civicos y barriales de
base y los espacios de articulaci6n
donde confluyen numerosas y di-
versas organizaciones, fueron cla-
ves para arribar al nivel actual de
confiabilidad t6cnica y political del
sistema electoral. Naturalmente,
esta participaci6n y la confianza











depositada en el camino demo-
crAtico colocan tambien los posi-
bles limits de esta democracia en
el sentido de su capacidad o no de
responder a las demands sustan-
tivas de la poblaci6n, y evitar asi
un nefasto circulo de esperanza-
frustraci6n de consecuencias des-
conocidas para la gobernabilidad.
En este process participativo,
cabe indicar dos moments re-
levantes desde el punto de vista
de la institucionalizaci6n piblica
de la participaci6n: el afio 1978,
con la creaci6n de las juntas de
vecinos, que funcionan preferen-
temente en los barrios urbanos
-inicialmente populares y que
despu6s se amplian a sectors de
capas sociales medias y altas- ar-
ticuladas a los municipios; y el
segundo moment, en la segunda
mitad de la d6cada de los noven-
ta, cuando la presi6n ciudadana
por participar que se habia desa-
rrollado en las d6cadas anteriores
encontr6 asi por vez primera, a
partir de 1996, canales institu-
cionales de expresi6n de parte del
Gobierno central.
En este sentido, el DiAlogo Na-
cional, en 1997, fue posiblemente
la experiencia mAs important de
apertura a la participaci6n pun-
tual, sobre todo, de los sectors
populares agrupados en asociacio-
nes de base para una negociaci6n
de sus demands con el Poder
Ejecutivo. Por otra parte, las co-
misiones de apoyo al desarrollo
barrial y provincial constituyeron,
por primera vez, espacios institu-
cionales permanentes de diAlogo
y negociaci6n del Ejecutivo con la
ciudadania.
Sin duda, lo anterior constituy6
un important esfuerzo de crea-


ci6n de espacios de confluencia
piblico-privado, sobre todo de los
sectors sociales mAs empobrecidos
y de los espacios territoriales del
interior del pais, tradicionalmente
desatendidos. Desgraciadamente,
limitaciones presupuestarias im-
portantes y la colisi6n con otras
prioridades gubernamentales, en-
tre otras razones, limitaron el &xi-
to de estas iniciativas al moment
de ejecutar lo acordado. En el
period 2000-2004, a pesar de la
existencia de disposiciones legales
para la participaci6n de la ciuda-
dania, la crisis econ6mica, social e
institutional vivida por el pais im-
pidi6 mayores avances practicos al
respect.
Estas experiencias se convir-
tieron en un referente important,
y ha hecho ya normal desarrollar
el ejercicio gubernamental con el
concurso de la sociedad civil. Esta
realidad se ha expresado por un
lado, en la presencia constant, no
sin dificultades y tensions, de or-
ganizaciones de la sociedad civil
en los espacios de elaboraci6n de
political sociales; y, por otra, en
la legislaci6n: un proyecto de Ley
de Participaci6n Social cursa en
el Congress de la Rep6blica. Este
proyecto institucionaliza espacios
de participaci6n desde lo local
hasta lo national, pasando por los
niveles regionales y provinciales.
La modificaci6n de la Ley de Or-
ganizaciones sin Fines de Lucro,
en el aiio 2005, fue tambi6n pro-
ducto de este process.
Es indiscutible que la existen-
cia de estos niveles de participa-
ci6n es un aporte important a la
gobernanza y a la gobernabilidad
democrAtica de la sociedad domi-
nicana. Obviamente, el process


de participaci6n indicado esta
siempre condicionado por las ten-
siones de una sociedad civil que es
tambi6n espacio de conflict, de
irrupci6n de la normal diversidad
de intereses y visions, y de cerca-
nias y lejanias ideol6gico-afectivas
con respect a los actors politi-
cos, que se expresa inevitablemen-
te de esta manera e impide pensar
que este aporte a la gobernanza
ocurre de manera lineal.
Asi las cosas, las diversas or-
ganizaciones de la sociedad civil
pueden ser mis o menos compla-
cientes con los gobiernos de turno
y pasar de la movilizaci6n a la
colaboraci6n o no y a la desmo-
vilizaci6n, en raz6n de miiltiples
factors, uno de ellos las men-
cionadas cercanias ideol6gicas y
political, que se expresan en no
pocas ocasiones como falta de au-
tonomia, y las dificultades para la
construcci6n de un punto de vista
propio en un context en el que
los problems son cada vez mis
complejos y su comprensi6n es
mas demandante.
Desde este punto de vista, un
reto important sigue siendo el
incremento de los niveles de au-
tonomia de los diversos sectors
de la sociedad civil, sobre todo
las organizaciones de base, de
manera que puedan consolidar
su condici6n de actors sociales
con demands sociales especifi-
cas.9 Y, que esto se exprese en la
capacidad de construir un punto
de vista propio con respect a los
problems del pais en torno a los
cuales ellas se conforman, que les
permit participar en el debate
national y los coloque en mejores
condiciones para la negociaci6n
con los otros actors. Esto mejora-


32 GLOBAL













ria la gobernanza por la via de la
inclusion de la diversidad de acto-
res en capacidad de dialogo en la
mesa de las negociaciones y en la
necesaria concertaci6n de un nue-
vo pacto social.

5. Gobernabilidad
democratic y equidad:
el deficit pendiente de
ciudadania social
Como queda expresado en las li-
neas anteriores, los avances de la
democracia dominicana son inne-
gables, sobre todo desde el punto
de vista de la llamada democracia
electoral. Por otra parte y al mis-
mo tiempo, si bien los espacios de
participaci6n no se han ampliado
todo lo deseable, es tambien indu-
dable el advance en la conciencia
de su necesidad, y en la creaci6n
de espacios para permitirla.
Sin embargo, en este contex-
to, continian existiendo deficit
importantes que general males-
tar de la poblaci6n, de manera
particular en los sectors sociales
mis vulnerable con respect a la
democracia y que apuntan a po-
sibles problems de gobernanza y
gobernabilidad.
En particular, dos temas re-
claman la atenci6n especialisima
de la acci6n social y political: la
pobreza-desigualdad-exclusi6n
social, es decir, el llamado deficit
de ciudadania social,10 y la corrup-
ci6n p6blico-privada.
A pesar de los esfuerzos reali-
zados en los iltimos tiempos, per-
manecen las dificultades hist6ricas
para desarrollar political orienta-
das a la construcci6n de equidad
e inclusion social. La magnitude y
gravedad de la situaci6n las con-
vierte probablemente en el prin-


cipal desafio htico y politico que
se plantea hoy en la democracia
y en la gobernabilidad, tanto la
dominicana como probablemen-
te tambien la caribefia y a la la-
tinoamericana. En este context,
consecuentemente, la necesaria
distribuci6n y redistribuci6n de
activos y oportunidades aparece
como uno de los principles con-
flictos potenciales de la region.
De nuevo, Darendorf, aunque
no estemos de acuerdo con la ma-
nera de expresarlo, lo plantea con
toda lucidez: "La clase inferior
constitute mas bien una denuncia
moral de los otros, de los ganado-
res. (Por otra parte, esto tambi6n
es vAlido para los mas pobres de
los paises pobres del mundo). Si
queremos vivir en sociedades ci-
vilizadas, debemos hacer todo
cuanto esti en nuestras manos
para devolver a los excluidos del
mundo oportunidades de la vida
social".ll
La exclusion social como de-
safio social, en un context de
fuerte inclusion simb6lica en el
mundo del consume, sobre todo
de los mAs j6venes, constitute
probablemente el limited mAs im-
portante para la concretizaci6n
de los deseos democrAticos que,
seg6n todos los studios, existen
en la poblaci6n dominicana.'2 Por
demas, el context international
marcado por tendencies globales
parece profundizar las situaciones
anteriores, pues tal y como sefiala
Corneo Ramirez: "Existe un nue-
vo orden econ6mico bastante mis
excluyente y desigual que los ante-
riores. El process de globalizaci6n
plantea una ambivalencia entire
la mayor importancia del comer-
cio en la generaci6n del product


bruto mundial y un spectacular
process de innovaci6n tecnol6gica
y, por otro lado, la existencia de
mAs pobres y de mayor desigual-
dad en el mundo [...] En el actual
context global, los estados nacio-
nales han perdido soberania, los
gobiernos tienen menos margen
de maniobra y sus political pier-
den eficacia. Las instituciones son
d6biles y la gobernabilidad demo-
crAtica se resiente."'3
El deterioro de la gobernabi-
lidad puede, por su parte, asumir
muy diversas expresiones: desde el
conflict y la confrontaci6n social
hasta comportamientos cercanos
a la anomia social que se convier-
te en caldo de cultivo para la b6s-
queda de "salidas individualss,
lanzando en brazos de la delin-
cuencia a una buena parte de la
poblaci6n, sobre todo juvenile, que
percibe como cerrados sus hori-
zontes de future y no alcanza a
percibir la existencia de caminos
dignos para realizar el consume
deseado.
Asi pues, el sistema de parti-
dos y el sistema social en general
estAn abocados a demostrar en los
hechos que el ordenamiento demo-
crAtico permit la atenci6n adecua-
da de estos problems sustantivos.
La gobernabilidad democrAtica
se juega de manera fundamental,
aunque no exclusive, en la capaci-
dad social de responder a los mis-
mos, pues, como se sabe, es esta
dimension htica lo que legitima la
actividad political.

6. Corrupci6n
e impunidad
Por otra parte, el tema de la co-
rrupci6n y la impunidad se afiade
al anterior provocando mayores











niveles de irritaci6n en la pobla-
ci6n, que ve c6mo la actividad po-
litica se convierte, para no pocos,
en una ocasi6n de enriquecimien-
to y movilidad social cuando se
accede al poder, actuando clien-
telarmente y desnaturalizando los
objetivos propios de esta actividad
humana, sin que aparentemente se
actie en consecuencia. Al mismo
tiempo, esta prActica se ve acom-
pafiada, en muchos casos, por un
ejercicio ineficaz e ineficiente des-
de el punto de vista de la oferta de
bienes pfiblicos que, como servi-
cio, debe garantizar el Estado.
El envio de sefiales claras res-
pecto de los problems indicados
puede ser factors para reponer la
confianza de la poblaci6n en las
mediaciones sociales llamadas a
actuar para la soluci6n de los pro-
blemas de la ciudadania.

7. Algunas conclusions:
gobernabilidad y
gobernanza, los desafios
reales
Asociadas pues al tema de la go-
bernabilidad-gobernanza como
articulaci6n de respuestas a de-
mandas sociales sentidas, se
encuentran probablemente las
principles cuestiones a abordar
en el desarrollo de una adecuada
gobernanza. Asi, dada por su-
puesta la existencia de condicio-
nes macroecon6micas estables y
el consecuente clima de confian-
za necesario como condiciones
sine qua non, temAticas como la
adecuada relaci6n entire political
econ6mica y political sociales; el
combat contra la corrupci6n y la
impunidad, la transparencia, la
rendici6n de cuentas y la htica pii-
blica; la auditoria social y la parti-


cipaci6n ciudadana; la seguridad
ciudadana, entire otros temas, se
coloca hoy en el centro del debate
en la busqueda de hacer de la de-
mocracia un procedimiento ade-
cuado para dirimir los conflicts
civilizadamente. Y, por esta via,
conseguir reponer la confianza
social en este regimen politico,
evitando arribar a situaciones ca-
racterizadas por el desencanto de
las poblaciones con la democracia,
product de promesas incumpli-


ponder a sus necesidades sentidas,
ayudard a recrear las condiciones
para una gobernabilidad demo-
crAtica.
El pais, el sistema social, debe
tender las indicadas demands
sin perder de vista el context
condicionante de una sociedad de
la informaci6n y el conocimiento
en un mundo globalizado, sabien-
do que la atenci6n a los viejos y
nuevos problems tiene que vincu-
larse con las nuevas tendencies y


4


El Dialogo Nacional fue posiblemente la experiencia mas important de apertura a la participa-
ci6n, sobre todo, de los sectors populares agrupados en asociaciones de base.


das y expectativas no respondidas,
y que son hoy conceptualizadas
como "posdemocracia"."1
La profundizaci6n de un esta-
do social de Animo marcado por
la desconfianza o el desencanto
con respect a la democracia, a
la political y las mediaciones poli-
ticas no es en absolute provechosa
para la gobernabilidad. Las posi-
bilidades de desarrollar una go-
bernanza que, aiin dentro de los
estrechos limits en los que nos
toca movernos como pais en la
actualidad, coloque sefiales claras
para la poblaci6n en la direcci6n
de mostrar una vocaci6n de res-


posibilidades. Se trata de aportar
respuestas a la altura de la com-
plejidad de las nuevas realidades
para convertirlas en oportunida-
des de desarrollo integral para las
mayorias nacionales.
De esta manera,se podrA tran-
sitar por el camino de convertir
los peligros en oportunidades
para la creaci6n de condiciones
para elevar los niveles de equidad
y bienestar social, concretizando
asi para las grandes mayorias los
suefios de una democracia que
propicie caminos para una vida
mis digna, mas alegre y mis feliz
en estas tierras.


34 GLOBAL












Marcos Villamin Perez es doc-
tor en Ciencias Sociales y Teologia.
Fue decano de la Facultad de Cien-
cias Sociales y director de la Uni-
dad de Planeamiento en INTEC y se
desempenf como president de la
Comisi6n Presidencial de Apoyo al
Desarrollo Barrial y director Ejecu-
tivo del Plan Comunidad Digna. Ac-
tualmente es director ejecutivo del
Consejo Nacional para la Reforma
del Estado y del Programa de Apo-
yo a la Reforma del Poder Ejecutivo.
Ha publicado Leyendo el Evangelio
de Lucas; Poder y Mesianismo en el
Evangelio de Marcos; En solidaridad
con la vida; El auge pentecostal: cer-
teza, identidad, salvacidn; y Trastocar
las 16gicas, empujar los limits.


Notas
SComo plantea un interesante studio:
"La hip6tesis que exploramos plantea
que los elevados niveles de desigual-
dad de activos e ingresos existentes
en la region son un element clave
[negritas nuestras] que contribute a
explicar la baja capacidad de muchos
paises para por una parte aprovechar
las ventajas de la globalizaci6n y, por
otra, gestionar la mayor incertidum-
bre y los frecuentes shocks que estan
caracterizando la economic mundial
en estos afios. La desigualdad no es el
6nico factor que incide en la capaci-
dad de los paises para adaptarse a la
globalizaci6n; otros factors, como la
capacidad tecnol6gica, las capacida-
des humans y la gesti6n political para
promover estas capacidades tambi6n
son muy importantes. Sin embargo,
[..] la desigualdad tambien incide
en estas otras capacidades." Ortufio,
Armando y Pine, Christopher, "Glo-
balizaci6n, desigualdad y reforms en
la America Latina de los afios noven-
ta", en: Calder6n, Fernando (Coordi-


nador), 5Es sostenible la globalizaci6n en
America Latina? Debates con Manuel Cas-
tells, Volumen I, Ed. PNUD de Boli-
via y Fondo de Cultura Econ6mica,
M6xico-Chile, 2003, p. 156.
2 Esto asi en moments en que las
poblaciones estin aparentemente
menos dispuestas a dar tiempo a sus
gobernantes para la soluci6n de sus
problems o al menos la colocaci6n
de sefialas en esa direcci6n. Al res-
pecto, el professor Dahrendorf, con
su lucidez acostumbrada dice: "[...]
los simbolos del Primer Mundo -mu-
chos diran de los Estados Unidos- se
han extendido por todo el globo te-
rrAqueo. Y con ellos la esperanza de
disfrutar de ellos en todas parties [...]
Por el moment, estos no son mas que
islas de riqueza en el mar de la po-
breza; pero los hombres que las ven,
las quieren tambien para ellos, y las
quieren ahora, o, en cualquier caso,
pronto, en un future inmediato [...]"
Dahrendorf, Ralf, En busca de un nue-
vo orden. Una political de la libertad para
el siglo XXI, Ed, Paid6s, Barcelona,
2005, pp. 102-103.
3 Cfr. VillamAn, Marcos, "Deseos
democraticos, desafios sociales", en:
revista Caudal, No. 2, junio de 2002,
Santo Domingo.
4 Arb6s, Xavier y Giner, Salvador, La
gobernabilidad. Ciudadaniay democracia en
la encrucyada mundial, Ed. Siglo XXI,
Madrid, 1993, p. 13.
5 Jauregui, Gurutz, La democracia en el
siglo XXI: un nuevo mundo, unos nuevos
valores, Ed. Institute Vasco de Admi-
nistraci6n Pfiblica, Bilbao, 2004, pp.
92-93.
6 Querol, Cristina, "Gobernanza para
un desarrollo sostenible en Cataluila.
Conceptos, requerimientos institucio-
nales y elements de andlisis", p. 3.
7 En justicia siempre hay que men-
cionar la d6cada de los setenta como


moment de irrupci6n important de
dos formas organizativas notables y
que estan a la base del desarrollo de
la sociedad civil de los afios ochenta:
los clubes culturales y las comunidades
eclesiales de base.
8 Garret6n, Manuel Antonio, "Politi-
ca, partidos y sociedades en la 6poca
contemporinea", en: Cheresky, Isidoro
y Pousadela, In6s, Politica e instituciones
en las nuevas democracies latinoamerica-
nas, Ed. Paid6s, Buenos Aires, 2001,
p. 377.
9 A este respect, cf.: Cardarelli,
Graciela y Rosenfeld, M6nica, Las
participaciones de la pobreza. Programs
y proyectos sociales, Ed. Paid6s, Buenos
Aires, 1998, capitulo 2.
o1 Para los concepts de ciudadania
civil, social y political, seguimos a: Za-
pata, Francisco, "Ciudadania, demo-
cracia y globalizaci6n", en: Arredondo
Ramirez, Vicente, Coordinador, Ciu-
dadania en movimiento, Ed. Universidad
Iberoamericana, M6xico, D.F., Fun-
daci6n Demos, M6xico, D.F., Institu-
to de AnAlisis y Propuestas Sociales,
M6xico, D.F., M6xico, 2000, pp. 303-
315 y Garcia, Soledad y Lukes, Ste-
ven, Ciudadania, justicia social, identidad
y participacidn, Ed. Siglo XXI, Madrid,
1999, pp. 15-44; tambi6n el Informe
sobre la Democracia, Programa de las
Naciones Unidas para el Desarrollo,
2005.
" Darendorf, Ralf, Ibid., p. 94.
" Cfr. DEMOS y Encuesta del Cen-
tro de Estudios e Investigaci6n Social,
2005.
13 Cornejo Ramirez, Enrique, "Ha-
cia una transformaci6n del Estado en
Am6rica Latina", en: Jueva Sociedad,
199, septiembre-octubre de 2005, pp.
104-105.
Al respect, cfr. Crouch, Colin,
Posdemocracia, Ed. Taurus, Madrid,
2004.






Resefia

























Dos libros de Funglode

sobre gobernabilidad


E rnesto Samper asegura que la palabra
gobernabilidad se utiliz6 por prime-
ra vez en 1975, en un informed rendido
por la Comisi6n Trilateral integrada por Michel
Crozier, Samuel Huntington yJohn Wakanuti, y
agrega que se referia, citando, a "la capacidad de
respuesta de las instituciones gubernamentales a
las demands y aspiraciones que surgeon de la so-
ciedad civil". De ser asi, y no hay por qu6 dudar
del ex president colombiano, en los 30 aiios que
tiene el concept, el debate sobre la realidad que
explica y describe no ha hecho mAs que crecer,
sin que en ese largo lapso se agotara el tema o
perdiera interns. Todo lo contrario. En la d6cada
de los afios ochenta fue una categoria central en
los debates acerca de la transici6n latinoamerica-
na del autoritarismo a la democracia, y asi mis-
mo sucedi6 en las discusiones de los noventa, a
prop6sito de los destinos de los paises que hasta
entonces habian constituido el bloque sovi6tico o
el campo socialist.
El mundo transit hacia el siglo XXI y el con-
cepto gobernabilidad permaneci6 imperturbable-


mente vigente, lo que sugiere inestabilidad en los
paises de por lo menos dos regions del planet
-la zona sur-central de Am6rica y la zona este-
central de Europa-, que desde histories muy di-
ferentes y por rutas muy distintas reiniciaban el
camino hacia la democracia. En el primer lustro
de la d6cada de 2000, el dialogo sobre la relaci6n
estado-sociedad arreci6, sobre todo en Am6rica
Latina o acerca de Am6rica Latina, espacio para-
digmitico de los desajustes en esa relaci6n.
De tantas reuniones para hablar sobre este
tema a principio de siglo, la Fundaci6n Global De-
mocracia y Desarrollo (Funglode), en colaboraci6n
con la Fundaci6n Corporaci6n Escenarios, publi-
c6 a finales de 2005 dos libros que contienen los
documents base y los debates de los dos primeros
encuentros del Grupo de Biarritz, en los que parti-
ciparon sendas delegaciones de esta instituci6n.
El Grupo de Biarritz es un conglomerado de
politicos, de pensadores de la political y de cien-
tificos sociales que se constituy6 a iniciativa de
Didier Borotra, alcalde de Biarritz y senador de
Pyr6n6es-Atlantiques, Francia, y que tiene como


36 GLOBAL















11 ENUETR DEL G


principal animador en Am6rica Latina a Ernesto
Samper, ex president de Colombia. Su objetivo
principal es reflexionar sobre las caracteristicas
de las relaciones entire Amirica Latina y Europa,
con la disposici6n expresa de buscar vias de acer-
camientos y de avenencias en los diferentes aspec-
tos de la vida socioecon6mica y politico-cultural
que los vinculan.
Para tales fines se reine con regularidad, y,
tanto en su primer encuentro, que se celebr6 en
Biarritz, Francia, como en el segundo, que tuvo
lugar en Casa de Campo, La Romana, Repuiblica
Dominicana, el tema seleccionado para sus.discu-
siones fue la gobernabilidad en el subcontinente
latinoamericano.
En ambos events participaron figures muy
importantes del mundo politico y acad6mico
de Europa y de America Latina. El primero de
ellos produjo el libro America Latina: jGobernabili-
dad amenazada?, que recoge los cinco moments
de los debates realizados en la ciudad francesa en
noviembre de 2003 y donde se ventilaron prActi-
camente todos los aspects del tema de la gober-
nabilidad. En la primera parte, Ernesto Samper
y su Fundaci6n Corporaci6n Escenarios exponen
los tres grandes documents de base para los de-


* bates, "Gobernabilidad en Am&
rica Latina: actors y escenarios",
"Modelo de desarrollo de Am&-
rica Latina y globalizaci6n" y
fil, .H "AnAlisis hist6rico de la opinion
sobre la gobernabilidad en Ami-
rica Latina 1996-2002".
En la segunda parte, persona-
lidades como el ex president de
Ecuador Rodrigo Borja Ceballos
y el prestigioso acad6mico francs
Alain Touraine manejan el tema
de gobernabilidad y globaliza-
ci6n. En la tercera parte se ana-
lizan las reforms estructurales
latinoamericanas y las discusiones
Sse desarrollan alrededor de una
Sexposici6n del economist Jos6
Antonio Ocampo, ex secretario
ejecutivo de la Comisi6n Econ6-
mica de las Naciones Unidas para
Am6rica Latina y el Caribe (CEPAL) y subsecre-
tario general para Asuntos Econ6micos de las Na-
ciones Unidas. En la cuarta parte se trata el tema
de la seguridad hemisf6rica y la globalizaci6n, a
partir de un texto de Horacio Serpa Uribe, en ese
moment embajador de Colombia en la OEA. En
la quinta, se entra en la comparaci6n de aspects
institucionales de Europa y Am6rica Latina, y en
ella participan sobre todo altos funcionarios y le-
gisladores de ambas parties del mundo.
En este texto se insisted en la linea original
de la definici6n de gobernabilidad apuntada en
el primer parrafo de esta nota, pero a la misma
vez se pone de manifiesto c6mo en estos 30 afios
el tema se ha enriquecido considerablemente. Se
verifica que la calidad de las relaciones entire los
ciudadanos y los politicos sigue siendo una con-
dici6n fundamental de la buena gobernabilidad,
pero se agregan importantes elements que son
tambi6n imprescindibles para que 6sta se logre y
se mantenga, como la existencia de un Estado de
Derecho, la reform de las administraciones, la
lucha contra la corrupci6n y la descentralizaci6n
del poder y la partici6n political.
El libro culmina con el acuerdo de los parti-
cipantes o declaraci6n final, en la que se llega a












conclusions tan importantes, como que "s61o en
condiciones de legitimidad politico-democrdti-
ca podremos convertir el estancamiento en cre-
cimiento sostenido y desarrollo, acortar nuestra
brecha distributiva y construir una trama social
integrada y cohesionada, con base en institucio-
nes republicans representatives y duraderas".
Para lograr esto se proponen medidas que tie-
nen que ver con garantizar mayores niveles de
crecimiento; con una nueva political de seguridad
hemisf6rica, que sustituya la que estA vigente des-
de mediados del siglo pasado y que haga hincapi6
en el combat de realidades tan negatives como
el narcotrafico, el terrorism y la corrupci6n; con
reforms political que permitan superar las crisis
de gobernabilidad que afecta a los partidos, los
congress y los gobiernos; con una nueva politi-
ca de inclusion basada en criterios de protecci6n
social; que liquid las grandes asimetrias de la re-
gi6n, y con la construcci6n de una nueva agenda
con la Uni6n Europea que incluya political co-
munes de cara a las necesarias reforms de las
instituciones multilaterales.
El segundo event, celebrado en la ciudad do-
minicana en octubre de 2004, produjo el libro El
estado de la gobernabilidad en America Latina, el cual
tiene dimensions menos amplias que el prime-
ro y se concentra en aspects muy especificos del
tema de la gobernabilidad, que son, primero, un
contrapunteo entire parlamentarismo y presiden-
cialismo y sus ventajas diferenciales para una bue-
na gobernabilidad en Am6rica Latina y, segundo,
la relaci6n hist6rica entire prensa y gobernabili-
dad en este subcontinente. En el primer caso par-
ticiparon Samper, quien present un ensayo en
defense del parlamentarismo, y el ex president
de Chile Patricio Alwyn, quien expone puntos de
vista dirigidos a reforzar las ventajas que ofrece
el presidencialismo para la gobernabilidad. Por
su parte, la empresa NewLink es la encargada, a
trav6s de uno de sus ejecutivos, Mauricio de Ven-
gochea, de trabajar en el tema de medios de co-
municaci6n y gobernabilidad.
El actual president de la Rep6blica Domini-
cana, Leonel Fernandez, quien dirigi6 el desa-
rrollo de todo el event, lo introdujo y concluy6,
destaca su singularidad en comparaci6n con los


encuentros anteriores, porque en estos l6timos
normalmente se ha abordado la gobernabilidad
desde la 6ptica econ6mica, siendo el punto pol6-
mico si el modelo estatal o el de mercado guar-
dan alguna correspondencia con la existencia y
vigencia de estados democriticos que la garanti-
cen, mientras que en 6ste la ruta de reflexi6n se
centr6 en las necesarias reforms institucionales.
Y su gran conclusion sobre esta cuesti6n es la
siguiente:
"Creo que hay que buscar formas de entendi-
miento para hacer viable la gobernabilidad demo-
critica, y por la experiencia que hemos tenido en
la Repliblica Dominicana, nos ha parecido que la
mejor forma de hacerlo es la construcci6n de 6r-
ganos de consult permanentes, la apelaci6n a un
diilogo national incluyente que incorpore a todos
los actors de la vida social y, sobre esa base, de-
finir una agenda de pais, definir un proyecto de
pais, ver cuales son las reforms institucionales,
sociales y econ6micas que hacen falta, y, sobre esa
base, discutirlas, consensuarlas y aplicarlas. Creo
que asi podriamos construir una nueva manera
de examiner la gobernabilidad democrAtica, hoy
en crisis en Am6rica Latina."
Con estos dos libros Funglode y la Fundaci6n
Corporaci6n Escenarios hacen una gran con-
tribuci6n al debate que sigue y seguira sobre el
concept y la realidad de la gobernabilidad. Son
lectures y consultas obligadas para todos los que
se interesan o participan del process de construc-
ci6n de una buena gobernabilidad en Am6rica
Latina, que signifique un subcontinente stable
politicamente, sin limits sociales en la participa-
ci6n, con un desarrollo econ6mico sin sobresaltos
y sin las grandes brechas de desigualdades que lo
caracterizan hoy dia. Su gracia es que ellos fue-
ron escritos por una parte important de los pro-
tagonistas de primera linea de ese process.

Amirica Latina: Gobernabilidad amenazada?, I Encuentro
del Grupo de Biarritz, Funglode / Corporaci6n Esce-
narios, Santo Domingo, 2005, 281 pp.

El estado de la Gobernabilidad en Amdrica Latina, II Encuen-
tro del Grupo de Biarritz, Funglode / Corporaci6n Es-
cenarios, Santo Domingo, 2005, 167 pp.


38 GLOBAL














































Foreign Affairs
Foreign Att.air- present trabalos originals \ arciculos publicados en nLmeros recientes
de la versil.n mglesa, traducidos al espafiol. La rerista esti reconocida como un nue\o e
intluyente toro inerma cional por coda Latinoamerica y EspaIa.
Nacida en dcilembr e de 2000, Foreign Aftairs es una platarorma que da espacio al debate
en Amtirca Latina v que fimenta el dilogo ibero e interamericano con el mundo
globali:ado. Sin privilegiar un entoque co\untural o noticioso sino de largo alcance, esta
tribuna -ir\-e para reflexionar sobre la pro\eccion de .Amrica Latina hacia el mundo v la
Sision que este tiene de ella.

-.S FUNGLODE

Distribuidor excilusi\o en la Reptiblica Dominicana




Magdalena 6izardo Espin


pW.


/1~ ~ -:-- i


PRESUPESTO 2006

MENOS GASTOS Y MAS CONTROL

El presupuesto del Gobierno para el afio 2006 introduce cambios en lo que venia sien-
do practice habitual: mejora la asignaci6n de fondos sociales, limita la discrecionalidad
del Ejecutivo en cuanto a excedentes y apunta a un equilibrio de cuentas sin deficit, en
consonancia con lo estipulado en el acuerdo con el FMI.


E n cuanto a political fiscal, el Proyecto de
Presupuesto de Ingresos y Ley de Gas-
tos Publicos del afio 2006, presentado al
Congress Nacional el 22 de diciembre de 2005,
represent un punto de cambio en varias direc-
ciones. Particularmente, en lo que respect a la
meta de resultado presupuestario, al mecanismo
de asignaci6n de los excedentes de ingreso y a la
asignaci6n de recursos para el gasto social, se in-
troducen cambios en relaci6n con lo que ha sido
lo usual en los iltimos 10 afios. Estos cambios re-
flejan en parte los compromises asumidos por el


Gobierno dominicano en el marco del acuerdo
stand by con el FMI.

Un primer punto de cambio: cero deficit
del Sector Publico No Financiero en 2006
En lo relative a la meta de resultado presupuesta-
rio por primera vez despu6s de 1995, afio a partir
del cual el Banco Central dispone de estadisticas
fiscales elaboradas a partir del criterio de lo de-
vengado, el Gobierno dominicano se compromete
a obtener para todo el Sector Piblico No Finan-
ciero un resultado presupuestario con cero d6fi-


40 GLOBAL













cit para 2006. Especificamente, como parte del
acuerdo stand by se asumi6 el compromise de re-
ducir el deficit del Sector P6blico No Financiero,
calculado en base devengada, a 0.7% del PIB en
2005 y de alcanzar cero deficit en 2006, lo que
combinado con el deficit cuasi-fiscal del Banco
Central implicarA que el deficit consolidado del
Sector P6blico dominicano deberia ser como
mAximo de 2.5% del
PIB en 2006. RESULTADO PRESUPUESTAI
Tradicionalmen-
Datos en base al porcentaje del
te, se ha pensado en
las cuentas fiscales 1.35 1.25
basdndose en el ma- 1 5 .2
0.32 -0.02
nejo de la caja. No
obstante, un anAlisis ''''' ''-
de las cuentas fiscales
finicamente en fun- -1.64 1 2
ci6n del movimiento
de la caja puede ser
engafioso, ya que al
concentrarse en el
registro de los pagos
efectivarnente reali- Fuente: Banco Central de la Republica D
zados deja de lado la
eventual generaci6n de atrasos de pago y deuda
administrative; es decir, gastos u obligaciones
incurridos a lo largo del ejercicio presupuestario
que debian haber sido honrados durante el ejer-
cicio pero no lo fueron. La trascendencia del re-
gistro a partir de lo devengado es que permit un
registro de todos los compromises y obligaciones
de pago incurridos por la autoridad fiscal durante
un determinado afio, independientemente de que
los mismos hayan sido efectivamente pagados o
no. Por tal raz6n es recomendable tomar en cuen-
ta lo devengado.
Una ojeada al resultado presupuestario en
base caja y en base devengada durante la 61ti-
ma d6cada puede ser ejemplificadora. Durante el
period 1995-2004, el Sector Publico No Finan-
ciero gener6 consistentemente superivit presu-
puestarios en base caja equivalentes en promedio
a 0.5% del PIB, con la excepci6n de los afios
1999 y 2004 cuando se generaron deficit del or-
den de 0.52% y 1.1% del PIB, respectivamente.
Sin embargo, en el mismo period 1995-2004,


cuando el resultado presupuestario se calcula en
base devengada, uinicamente en el afio 1995 se
gener6 un superAvit equivalent a 0.32% del PIB
y en los demAs afios se generaron deficit que fluc-
tuaron entire 0.96% y 5.29% del PIB, este iltimo
valor fue alcanzado en 2003. No es casual que a
partir de 1999 en cuatro ocasiones se haya auto-
rizado la emisi6n de bonos interns con el prop6-


RIO INCLUYENDO DONACIONES

PIB. Base caja Base devengado
1.64
1.23
0.68
0.43 0.06


Ij s .. I 54
1 6
-2.10 -2.2 I

-3.65



-5.29
ominicana.

sito de pagar la deuda administrative acumulada
a lo largo de los afios.1
Cuando se compare con la situaci6n existente
en 2004, el proyecto de presupuesto de 2006 im-
plicaria que en un period de dos afios el Sector
P6blico No Financiero se ajustarA en una mag-
nitud equivalent a 3.6% del PIB. Del ajuste to-
tal en estos dos afios, alrededor del 80% se habri
producido en 2005 al pasar de un deficit de -3.6%
del PIB en 2004 a -0.7% del PIB en 2005, y el
restante 20% debera producirse en 2006. Esto
implica un esfuerzo fiscal de considerable mag-
nitud.
Se estima que el ajuste global en estos dos afios
serA esencialmente resultante: por un lado, del au-
mento de la presi6n tributaria en 2.3 puntos por-
centuales del PIB en 2006 con relaci6n a 2004,
product de la reform fiscal de octubre de 2004,
el aumento de la eficiencia recaudatoria y la com-
pensaci6n de los ingresos dejados de percibir por
la eliminaci6n paulatina de la comisi6n cambia-
ria y la entrada en vigencia del DR-CAFTA en











2006; por otro lado, el registro final reflejara la
contracci6n del gasto en 1.2 puntos porcentuales
del PIB con relaci6n a 2004, el cual se original
por un menor pago de intereses de la deuda pu-
blica product del process de reestructuraci6n de
la misma (0.4 puntos porcentuales del PIB me-
nos en 2006 respect a 2004) y por la reducci6n
del gasto primario (0.8 puntos porcentuales del
PIB en 2006 respect a 2004). Esto implica que
aproximadamente el 64.7% del ajuste es debido
al aumento de los ingresos fiscales y 34.2% a la
reducci6n del gasto.
Para 2006 se estima que la presi6n tributaria
-definida como ingresos corrientes y de capital
sobre el PIB- pasarA a 18.6% del PIB, mientras
que la presi6n presupuestaria -definida como
gastos corrientes y de capital2 sobre el PIB- pa-
saria a 19% del PIB en 2006, siendo la diferencia
entire estos dos indicadores originada por el gasto
financiado con donaciones. Dentro de la presi6n
presupuestaria estimada para 2006 se include la
transferencia al Banco Central de RD$ 3,440 mi-
Hlones para contribuir a reducir el deficit cuasi-
fiscal, asi como RD$ 287 millones para el pago
de intereses del bono de la Ley 121-05 para la
capitalizaci6n del Banco Central, siendo el total
de recursos transferidos al Banco Central aproxi-
madamente 0.37% del PIB. En 2004 la presi6n
tributaria se estableci6 en 16.3%, incluyendo la
parte de la comisi6n cambiaria que fue utilizada
directamente por el Banco Central,3 mientras que
la presi6n presupuestaria fue de 20.4% del PIB,
incluyendo las donaciones.
De esta forma, el ajuste del Sector Publico No
Financiero contribuirA a mejorar la situaci6n fi-
nanciera del Sector Pfiblico Consolidado, para
progresivamente Ilegar a posiciones mAs mane-
jables y sostenibles en el median y largo plazo
a traves de una reducci6n paulatina del peso de
la deuda pfblica. En 2005 se estima que la rela-
ci6n deuda p6blica/PIB se sittia en 46% del PIB,
representando la deuda externa 24.9% del PIB y
la deuda internal 21.2% del PIB, de la cual 15%
del PIB corresponde a los certificados del Banco
Central.
SCuAl es la importancia de la reducci6n pau-
latina del peso de la deuda publica? En primer


J


lugar, en una economic con un alto grado de
apertura y altamente expuesta a choques externos
y climAticos, un alto nivel de endeudamiento re-
duce la capacidad de poder atenuar el impact de
choques adversos transitorios sobre el consume y
el bienestar de la poblaci6n. En condiciones de un
nivel excesivo de deuda p6blica y un manejo fiscal
no disciplinado es poco probable que un pais pue-
da acceder al mercado de capitals sin tener que
pagar tasas de interns muy altas, debido a un alto


42 GLOBAL











riesgo pais. Pero, ademds, el desvio de recursos
para pagar un servicio de deuda alto y creciente
podria conllevar la incapacidad del Gobierno do-
minicano para asignar recursos suficientes para
la inversion en infraestructura y en el gasto social
necesario para eliminar los rezagos importantes
que present la Rep6blica Dominicana en ma-
teria de indicadores sociales. Para ilustrar este
punto, vale mencionar que en 2004 el pago de in-
tereses de la deuda p6blica del Gobierno Central
ascendi6 a 2.4% del PIB, monto superior al total
de recursos dedicados anualmente a salud en los
iltimos diez afios, siendo la culminaci6n de una
tendencia ascendente iniciada en el afio 2000. En
segundo lugar, dada la importancia del monto de
los certificados del Banco Central, el margen de
maniobra de la political monetaria para controlar
la inflaci6n se ve reducido.
La reducci6n del peso de la deuda public de
la Repiblica Dominicana hasta niveles razona-
bles a su condici6n de pais expuesto a choques
externos frecuentes
exigira que se gene- EJECUCION EXTRAPRESUPUI
ren superavit prima-
Ejecuci6n efe
rios de magnitude no Ano (Milones d
despreciable. Artafia 5 23,0
et al. (2005) plantean
1996 24,5
la necesidad de ge- 1997 24,1
nerar superavit pri- 1998 86.
marios decrecientes 1999
1999 8,5
entire 3.4% y 2.4% del 2000 9
PIB para que el pais 2001 7,2
pueda reducir pau- 2002 9,3
latinamente su nivel 2003 9
de endeudamiento a 2004 8,0
2004 8,0
30% del PIB en el P
Prom. 1998-2004
afio 2013.) De forma
Fuente: BIRF-BID (2005), DIGECOG (2005).
similar, el FM I tam- Nota: Corresponde a ejecuci6n del Fondo 1
bi6n ha estimado que
generando un superavit primario de 2.5% del PIB
la deuda del sector public se reduciria a 38% del
PIB para el afio 2013. Si se toma en considera-
ci6n que en el period 1995-2004 se produjeron
superAvit primaries, en base devengada, 6nica-
mente en tres ocasiones (1995, 1998 y 2000), sien-
do el nivel maximo de 1.69% del PIB alcanzado
en 1995, la generaci6n de superavit primaries en


las magnitudes requeridas es sin duda un reto de
importancia.

Un segundo punto de cambio: suspension
del uso de los fondos 1979 y 500
Amparado en la Ley 531 de 1969, en la Repilbli-
ca Dominicana ha sido tradici6n el uso discrecio-
nal por parte de la Presidencia de la Replblica
de los excedentes de ingreso por encima de lo es-
timado en el Presupuesto de Ingresos y Ley de
Gastos P6blicos. Dichos excedentes se manejaron
hasta el afio 2002 a trav6s del Fondo 1401 y desde
entonces mediante el Fondo 1979. La magnitude
de recursos discrecionalmente utilizados por la
Presidencia ha ido disminuyendo cuando se com-
para con los niveles usuales manejados durante
los gobiernos del doctor Balaguer, los cuales se
situaron por encima de 40% del presupuesto total
en los dos 61timos afios de su mandate, mientras
que el promedio de recursos utilizados en el pe-
riodo 1998-2004 fue de 8.2%.


ESTARIA 1995-2003


ctiva
e RD$)
87.6
.50.6
84.2
01.8
.35.5
23.5
90.3
89.2
28.3
00.0


Ejecuci6n efectiva
(Millones de RD$ del 2005)
73,134.4
74,813.0
68,005.8
22,434.2
21,180.5
22,132.2
15,896.9
18,526.2
1,283.9
8,595.0


Porcentaje del
presupuesto total
44.1
42.2
34.4
11.7
10.3
11.7
7.2
8.9
1.0
6.6


401 hasta 2002 y del Fondo 1979 en lo adelante.

En diversas evaluaciones del gasto p6blico
de la Rep6blica Dominicana se ha recomenda-
do la eliminaci6n del mecanismo de uso de los
excedentes presupuestarios por considerar el alto
grado de discrecionalidad y la poca transparen-
cia en su uso y porque, ademAs, en la prActica ha
inducido a una subejecuci6n de las apropiaciones
originalmente asignadas a las secretaries de Es-


----











tado sectoriales, a fin de transferir recursos a la
Presidencia de la Repiblica. Particularmente, en
el document "Republica Dominicana: Informe
de Evaluaci6n Fiduciaria", elaborado conjunta-
mente por el BID y el BIRF, se plantea:5
"A fin de aumentar la transparencia en la
forma en que se gastan los fondos excedentes y
extrapresupuestarios y evitar el riesgo de que los
gastos efectuados a partir del Fondo 1401 ascien-
dan a un valor significativo, el Gobierno deberia
procurar eliminar del todo la facultad de la Pre-
sidencia para gastar fondos no desembolsados de
otras secretaries a trav6s del Fondo 1401, reem-
plazAndola con el establecimiento de fondos para
contingencies cuyo gasto requiera la aprobaci6n
del Congreso."
Tomando en cuenta estas recomendaciones
y como parte de los compromises de reform es-
tructural en el Area fiscal asumidos en el acuerdo
con el FMI, el Proyecto de Presupuesto de Ingre-
sos y Ley de Gastos Piblicos de 2006 somete a la
aprobaci6n del Congreso hasta un 5% del fondo
general para uso del president de la Repiblica
-aproximadamente RD$ 5,200 millones-, el cual
podra ser utilizado discrecionalmente pero sujeto
a los mismos procedimientos de ejecuci6n de las
demAs apropiaciones de gasto y sujeto a la ren-
dici6n de un informed sobre su uso al Congreso
Nacional.
El Poder Ejecutivo se compromete, ademas, a
que el uso de ingresos adicionales por encima de
lo presupuestado deberA ser auto-
rizado por el Congreso Nacional
GASTO SOCIA
mediante una ley de apropiaci6n.
Adicionalmente, en el Proyecto Datos en base a
de Presupuesto de Ingresos y Ley Total del g
de Gastos Puiblicos de 2006 se es- 10.0
9.0 -
tablece la suspension durante el .0
8.0
ejercicio presupuestario de la Re- 7.0
serva Presupuestaria establecida 6.0- 5.4
en la Ley 531 de 1969 (es decir, el -
Fondo 500), y en sustituci6n de la
misma se establece una apropia-
ci6n presupuestaria de hasta 1% -
del Fondo General -aproximada- 1980 19
mente RD$ 574 millones- para Fuente: Elaborado a
cubrir emergencies generadas *2005: Ejecucion pr


por desastres y catAstrofes naturales, conforme a
lo establecido en la Ley de Gesti6n de Riesgos.
La suspension del uso de los Fondos 1979 y
500 en el afio 2006, contemplada en el Proyecto
de Presupuesto de Ingresos y Ley de Gastos Pi-
blicos de 2006, es una media transitoria hasta
que la aprobaci6n de una nueva ley orgAnica de
presupuesto6 elimine el mecanismo de uso de los
excedentes establecido en la vigente Ley Organi-
ca de Presupuesto (Ley 531). ECuil es la trascen-
dencia de esta media de political fiscal? Es que en
lo adelante, la discrecionalidad de la Presidencia
tendrA un tope de conocimiento public y estarn
sometida a una rendici6n posterior de cuentas.
No podra alegarse que la subejecuci6n del pre-
supuesto de las secretaries sectoriales se deba al
traspaso de recursos hacia la Presidencia; ya que,
en adelante, las inicas razones para una subeje-
cuci6n que no haya sido autorizada por el Con-
greso Nacional mediante la aprobaci6n de una
ley de apropiaci6n durante el ejercicio serian: una
percepci6n de ingresos inferior a lo inicialmente
estimado en el Presupuesto de Ingresos o una in-
capacidad efectiva de ejecuci6n del monto gasto
apropiado por parte de algunas instituciones.

Un tercer punto de cambio: el mayor por-
centaje del PIB para gasto social en los 6l-
timos 25 aiios
Resultados preliminares de la ejecuci6n presupues-
taria del Gobierno Central en 2005 muestran que


L DEL GOBIERNO CENTRAL


l porcentaje del PIB.
asto social m Gasto social exc. servicios municipales ( Servicios municipales
8.9
8.2 8.2 8.6
6.- A ,
6.0







82 1984 1986 1988 1990 1992 1994 1996 1998 2000 2002 2004 05 06**
partir de informaciones de ONAPRES y ONAPLAN.
eliminar **2006: Presupuesto


44 GLOBAL














en dicho afio se logr6 mas que recuperar la caida
del gasto social ocurrida durante la crisis 2003-
2004, alcanzando dicho gasto 8.6% del PIB. En


EVOLUCION DEL GASTO SOCIAL DEL GOBIERNO CENTRAL


Datos en base al porcentaje del PIB.
- Educaci6n Salud Asistencia social
35-
on


J.u -


u.uI


Deportes y recreaci6n


1980 1982 1984 1986 1988 1990 1992 1994 1996 1998 2000 200


Fuente: Elaborado a partir de informaciones de ONAPRES y ONAPLAN.
*2005: Ejecucion preliminary **2006: Presupuesto


EVOLUCION DEL GASTO SOCIAL DEL GOBIERNO CENTRAL

Datos en base al porcentaje del PIB.
- Servicios municipales Seguridad social Agua potable y -. Vivier
-III. I jl l 13 11 :l1


Fuente- Elaborado a partir de informaciones de ONAPRES y ONAPLAN.
*2005: Ejecuci6n preliminary **2006: Presupuesto


SERVICIO DE LA DEUDA DEL GOBIERNO CENTRAL

Datos en base al porcentaje del PIB.

5.5
4.3


2.2 2.1
1 1.4 1.3 1.3


1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004
Fuente: Elaborado a partir de informaciones de ONAPRES.
*2005: Preliminar gasto ejecutado **2006: Gasto presupuestado


el Proyecto de Presupuesto de Ingresos y Ley de
Gastos P6blicos de 2006, el monto de recursos
asignados a los servicios sociales asciende a 8.9%
del PIB, con lo cual el gasto social
se ubicaria en su nivel mAs alto
en los ultimos 25 afios. Ain si se
descuenta el gasto en servicios
municipales, el cual ha tendido a
mostrar niveles crecientes como
proporci6n del PIB en los ultimos
afios, el gasto social -excluyendo
servicios municipals presupues-
tado para 2006- seria tambi6n el
, mayor en los ultimos 25 afios. De
esta forma se retoma la tendencia
2 204 vigente en el period 1991-2001
2 2004 05* 06**
de un incremento annual sostenido
del gasto social.
No obstante, hay que sefialar
que cuando se desagrega el gasto
social en sus diferentes categories,
da y urbansmo se observa que unicamente en los
ida y urbanismo
Servicios Municipales, Asistencia
Social y Seguridad Social se ha
logrado superar los niveles exis-
tentes previo a la crisis de 2003-
2004. Este no es el caso del gasto
en Educaci6n y Salud, los cuales
I se mantienen por debajo de los
niveles mAximos alcanzados an-
S tes de la crisis. Especificamente,
el gasto en Educaci6n presupues-
tado para 2006 es similar al nivel
de gasto que el pais logr6 alcan-
zar en 1997, y el gasto en Salud
es ligeramente superior al gasto
3 alcanzado por el pais en 1999.
-.1 En las condiciones prevale-
cientes despu6s de la crisis econ6-
mica de 2003 -donde el servicio
de la deuda piblica del Gobier-
no Central ha absorbido anual-
mente en promedio alrededor
de 5.8% del PIB- y en contrast
2005* 2006** con la situaci6n existente en el
period 1995-2002 -cuando en

promedio se destinaba 1.8% del


""~"-----_~_I-~,
























PIB-, las posibilidades de una expansion signi-
ficativa del gasto en Salud y en Educaci6n son
limitadas. Esta situaci6n plantea la necesidad de
continuar propiciando cambios en la political fis-
cal. En primer lugar, urge profundizar el process
de focalizaci6n de los subsidies sociales, ya que si
bien en 2005 el Gobierno avanz6 en el desarrollo
de programs de transferencias condicionadas
focalizadas -como es el caso de la Tarjeta Soli-
daridad y el regimen subsidiado de la Seguridad
Social-- el mantenimiento simultaneo de progra-
mas de asistencia social no condicionados y de
subsidies generalizados puede impedir que se
destine un mayor porcentaje del PIB a Educaci6n
y Salud. En segundo lugar, los deficit operatives
del sector electrico7 compiten con la demand de
recursos del Gobierno Central para cubrir la bre-
cha social en Educaci6n y Salud, asi como para
la reducci6n paulatina del deficit cuasi-fiscal.
Avances en la racionalizaci6n de los subsidies
publicos y en la soluci6n al problema el6ctrico,
con la consecuente reducci6n significativa de las
transferencias a dicho sector, deben ser parte de
los cambios en la political fiscal que se plasme en
el Proyecto de Presupuesto de Ingresos y Ley de
Gastos Publicos de los afios venideros.

Magdalena Lizardo es doctor en Economia por la
Universidad de Illinois en Urbana-Champaing. Ob-
tuvo la licenciatura en Economia en la Universidad
Aut6noma de Santo Domingo y realize la maestria en
Economia Internacional en la Pontificia Universidad
Cat6lica de Rio de Janeiro. Ha desempefiado funcio-
nes como asesora econ6mica de la Oficina Nacional
de Planificacion y la Secretaria de Estado de Finan-
zas y como subsecretaria t6cnica de la Presidencia.
Ha trabajado como consultora para el BID, el Banco
Mundial, la FAO y la CEPAL en temas relacionados
con el desarrollo econ6mico, el comercio internacio-


nal, la economic institutional, el desarrollo rural y las
finanzas publicas. Actualmente es la economista-jefe
de la Unidad de Anilisis Econ6mico del Secretariado
Tecnico de la Presidencia.

Referencias bibliogrificas
Artafia, D., S. Auguste, J.Bour, F. Navajas, M. Pana-
deros, R. GuzmAn (2005). Soslenibilidad Fiscal, Calidad
del Gasto Publicoy Proceso Presupuestario en la Repzblica Do-
minicana. Estudio realizado en el marco del Proyecto
Creaci6n de Capital Social por Medio de la Reforma
Fiscal. BID.
BID, BIRF y Gobierno de la Repiblica Dominicana
(2005): Repfblica Dominicana: Evaluacion del Sistema Fidu-
ciario. Informe No. 31497-DO.

Notas
' La Ley 104-99 autoriz6 la emisi6n de bonos por un
monto de RD$ 5,000 millones, la Ley 172-03 por
RD$ 5,140 millones, la Ley 120-05 por RD$ 1,888
millones y la Ley 119-05 por RD$ 2,569 millones.
2 La amortizaci6n de deuda public y las demas opera-
ciones financiers se excluyen del total de gasto.
' En el afio 2004, la Comisi6n Cambiaria usada por el
Banco Central ascendi6 RD$ 997.3 millones, es decir,
aproximadamente 0.20% del PIB.
4 El scenario supone una tasa de crecimiento del PIB
real de 4% annual, 2% de inflaci6n international, una
tasa de interns promedio de 5.5% annual para la deuda
bilateral y multilateral y de 9% annual para la deuda a
tasa de mercado. Ver Artafia et al. (2005), pag. 11.
5 Ver BID, BIRF y Gobierno Dominicano (2005).
Pag. 14
' En 2005, el Poder Ejecutivo someti6 a la aprobaci6n
del Congreso los proyectos de leyes siguientes: Proyecto
de Ley Organica de Presupuesto, Proyecto de Ley de
Control Interno, Proyecto de Ley de Compras y Con-
trataciones Publicas, Proyecto de Ley de Tesoreria,
Proyecto de Ley del Sistema de Planificaci6n e Inver-
si6n Publica, Proyecto de Ley del Sistema de Adminis-
traci6n Financiera del Sector Pfblico, Proyecto de Ley
Orginica de la Secretaria de Hacienda y Proyecto de
Ley de Organica de la Secretaria de Estado de Planifi-
caci6n y Desarrollo.
7 Estimaciones preliminares indican que en 2005 y 2006
las transferencias al sector el6ctrico serAn superiores a
1.7% del PIB.



46 GLOBAL






Ie
ki.uW2CA'oy


A>i 0UY\1\0


,- c)r










Cineforum
FUNGLODE


t d\


La Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo le invita
al Cineforum, un espacio para la exhibici6n de pelfculas
de diferentes paises y cultures que abre el debate sobre
su contenido y estilo cinematogrifico.
Consulte nuestra cartelera y haga sus comentarios en la
pigina: www.funglode.org/cineforum o escribanos a:
o.delacruz@funglode.org
Para mis informaci6n Ilame al 809.685.9966 Ext. 2110.


FUNGLODE




C ari ad P aza


Marcio



Veloz Maggiolo /



Carlos



Dore Cabral

Mano a mano

Fotos: Erika Santelices


Global inaugura una
secci6n fija de en-
trevistas con un
manoo a mano" que realize
en Santo Domingo la revista
espafiola Qu6rum entire el
escritor Marcio Veloz Mag-
giolo y el soci6logo y director
de Global, Carlos Dore Ca-
bral. La conversaci6n, que
tuvo lugar en la biblioteca
de Funglode, aborda temas
como la dimension cultural
de la Repiblica Dominicana;
el aislamiento, por un lado,
y la hibridaci6n, por otro; la
cuesti6n haitiana; la influen-
cia de Estados Unidos y un
fen6meno muy peculiar: la
condici6n de intelectuales de
algunos de sus dirigentes.


Marcio Veloz Maggiolo.- En
Am6rica Latina no es extrafio en-
contrar intelectuales dedicados a
la political. En Venezuela, R6mulo
Gallegos, un important novelis-
ta, fue president de la Republica
y hay toda una tradici6n de inte-
lectuales que formaron parte del
cuerpo diplomAtico. Creo yo que
se debe a que en sociedades semia-
nalfabetas el intellectual tenia una
gran dimension. Era una especie
de representante de la conciencia
popular y habia una predisposi-
ci6n a utilizarlo. Por ejemplo, en
la Repiblica Dominicana, Ma-
nuel de Jesus Galvan, el autor de
Enriquillo, fue ministry de Asuntos
Exteriores, y Tulio Manuel Ceste-
ro, autor de la excelente novela La
sangre y nuestro primer autor mo-


dernista en la prosa, fue politico y
diplomitico. La tendencia a que
los intelectuales estuvieran cerca
del poder ha sido muy important
en nuestro pais.

Carlos Dore Cabral.- Y ha-
blando del caso especifico de
Juan Bosch y Joaquin Balaguer,
cuando empezaron a formarse
como politicos, la intelectualidad
jugaba un papel muy significativo
en toda la vida national. Era un
moment en que el positivismo
filos6fico tenia una gran fuerza
y habia arraigado su idea de que
Am6rica Latina -y, por supuesto,
la Republica Dominicana- tenia
que ser ordenada como sociedad,
ain fuese por una mano fuerte
que condujera a la Naci6n. Esa


48 GLOBAL























.ET-II~mm












postura, la de Spencer y Com-
te, de alguna manera instaba al
intellectual a participar en la po-
litica. El impulse de esa postura
es evidence, sobre todo en el caso
de Bosch, pues en sus obras y en
sus actuaciones piblicas aparece
muy clara una especie de guerra,
de pleito, entire su vocaci6n de in-
telectual y su vocaci6n political.
Bosch se form primero como
intellectual, como literate, como
cuentista, y lleg6 a ser muy im-
portante en los afios treinta, an-
tes de salir del pais. Durante la
dictadura de Trujillo comenz6 a
jugar un papel politico abierto y,
parad6jicamente, cuando decidi6
volver e integrarse definitivamen-
te dej6 de ser literate.
M. V. M.- En efecto. Escribi6
un iltimo cuento, que le pidi6 el
pianist y escritor Manuel Rueda,
y no volvi6 a la literature. Pero
Bosch fue un politico y un inte-
lectual muy diferente a Balaguer,
que a los 16 afios ya estaba en las
barricades y fue uno de los perso-
najes bAsicos de la primera cam-
pafia de Trujillo. Era un orador al
estilo de Castelar: ampuloso, con
much conocimiento de la cultural
hispinica -era un gran hispanista


y tiene un libro muy important
sobre la m6trica castellana-. Por
otra parte, Bosch fue un autodi-
dacto y desde joven un maestro
del cuento; su vocaci6n political
se desarrolla much mas tarde.
Garcia MArquez lo ha reconoci-
do como su maestro en el cuento
y lo ha considerado a la altura de
Horacio Quiroga y de los grandes
cuentistas de America.

Caridad Plaza.- ZQue apor-
taron uno y otro a la cultural
dominicana?
M. V. M.- La obra de Bosch es
mas densa, mas coherente. Bala-
guer es un escritor con muchas
fallas. Es un poeta execrable, con
perd6n de la palabra, y no fue un
literate acceptable. Fue un bi6gra-
fo, un conocedor de la cr6nica, de
la literature clAsica. Se meti6 en la
antropologia, aunque con pocos
aciertos. Es un escritor con una
vision atrasada de la cultural, de
derechas, en la mayoria de los ca-
sos racist. Mientras que Bosch es
un hombre de avanzada, primero
de izquierda moderada y luego,
tras el golpe de estado que lo de-
rrocara, de posiciones mas radica-
les. Yo creo que, ademAs, Bosch es
un ide6logo, un hombre que cre6
el primer texto sobre las classes do-
minicanas, en el que refleja c6mo
era la sociedad. Pero tambi6n es-
cribi6 El Pentagonismo, fase superior
del imperialism, que es un libro
contra la intervenci6n norteame-
ricana. Es un te6rico que escribi6
sobre Bolivar y la guerra venezo-
lana. Bosch, para mi, es cultural-
mente y sin altibajos una figure
relevant, y Balaguer no lo es.
C. D. C.- Para establecer esa
diferencia entire Bosch y Balaguer,


diriamos que Balaguer se empina
sobre la political, se sirve de ella,
para hacer que su obra literaria
se conozca y se reconozca, mien-
tras que Bosch se empina sobre
su obra literaria, conocida y re-
conocida internacionalmente y
prActicamente terminada cuando
vuelve al pais, para dar fuerza a
su labor political; la que inici6 pos-
teriormente estuvo dedicada a la
sociologia y a la historic. Cuando
uno lee algunos de sus cuentos,
sobre el campesinado o sobre la
condici6n de la mujer, se queda
asombrado. En un pais con una
sociedad completamente pre-mo-
derna, esos cuentos pueden com-
pararse con los de los mejores
escritores.

C. P.- Se puede afirmar que
uno era s61o un erudito y el
otro, adem:s, era un genio.
M. V. M.- Se puede hacer esa
interpretaci6n porque Bosch, ade-
mis de un genio, era un hombre
muy culto, no con una cultural
acad6mica, sino adquirida como
estudioso y porque era un gran
lector y un hombre con una vision
clara de la sociedad. Son figures
muy diferentes, aunque tengan
cierto paralelismo. La creatividad
es, digamos, un punto clave para
diferenciarlos.
C. D. C.- Balaguer era un
erudito, sin duda, pero las cosas
que hizo al final niegan su condi-
ci6n de tal. Por ejemplo, hizo un
trabajo que titul6 la Isla al revs y
que trata de las relaciones domi-
nico-haitianas, que es una reedi-
ci6n del que habia escrito en los
afios cuarenta llamado La realidad
dominicana; y no se tom6 siquiera
la molestia de actualizar la biblio-


50 GLOBAL













grafia. Es un libro reescrito en la
d6cada de los afios ochenta con
una bibliografia de finales del si-
glo XIX.
M. V. M.- No se puso al dia y
tiene un libro que se llama La raza
inglesa, que es un disparate. No
hay raza inglesa, las razas no tie-
nen nacionalidad. Y cuando habla
de los haitianos, de los negros, ha-
bla de razas inferiores y superiores
y dice que el pueblo de Bani, que
fue fundado por canarios blancos,
es al que hay que imitar porque
alli esta la flor de la racialidad.
Cuando pones en una balanza la
obra de Balaguer te das cuenta
de que hay much desperdicio,
basura. Bosch, sin embargo, es
un escritor modern, al dia, que
piensa y analiza los problems co-
tidianos.
C. D. C.- Bosch estuvo muy
influenciado por Eugenio Maria
de Hostos, un escritor puertorri-
quefio que vivi6 much tiempo en
la Republica Dominicana y que
fue el que difundi6 el positivismo
en nuestro pais. Fue alumno de
profesores que habian sido edu-
cados por Hostos y, cuando sali6
del pais, dirigi6 una edici6n de
la obra de este escritor en Cuba.
Bosch siempre decia que Hostos
habiajugado un papel cultural de
tal envergadura en la Republica
Dominicana que habia sido como
llevar un Buick modern a un
pais donde todavia se trasladaban
en burros y caballos. Hostos lleg6
a una sociedad premoderna con
un pensamiento modern y asi
mismo cuando Juan Bosch volvi6
del exili6 a inicios de la decada de
1960, jug6 un papel semejante al
que habiajugado Hostos. Trajo un
pensamiento nuevo a una socie-


dad muy atrasada en todo sentido;
uno de sus aportes principles fue
aplicar las ciencias sociales de la
6poca al anAlisis de las cuestiones
political de entonces, asi ayud6
a que los dominicanos y domini-
canas dejaran de ver la situaci6n
political de entonces a trav6s del
estrecho prisma de trujillistas (se-
guidores del dictador Rafael L.
Trujillo) y antitrujillistas (quienes
se oponian al tipo de regimen que
Trujillo mantuvo en el pais por
mAs de treinta afios) y pasaran a
verla a trav6s de las estructuras
sociales sobre las cuales estaba
montada la sociedad de entonces.
Fue el primero que habl6 de cla-
ses sociales, utilizando t6rminos
muy sencillos y muy entendibles
para los dominicanos: llam6 hijos
de Machepa a los pobres y tutum-
potes a los ricos, y eso hizo com-
prender a muchos j6venes, entire
los que nos encontrAbamos, que lo
que se debatia en el pais no era si
eras trujillista o no, sino qui6n po-
seia la riqueza y quienes no tenian
nada.
M. V. M.- Bosch se convirti6
en un maestro de escuela y noso-
tros encendiamos la radio -estoy
hablando del afio 61- para oirle
y aprender tras 30 afios de oscu-
rantismo. Hablaba en t&rminos
simples, sabiendo que se dirigia a
analfabetos, a campesinos que de-
bian entenderle. No hablaba como
un te6rico y ese fue su 6xito. Como
dice Carlos, utilizaba el t&rmino
hijo de Machepa, porque una ma-
chepa aqui es una persona a la que
nadie conoce. Y el vocablo tutum-
pote lo usan los dominicanos para
definir a alguien que tiene much
poder, que tiene dinero. Viene del
latin viejo y se qued6 entire el pue-


blo. La literature de Bosch tam-
bi6n es asi y en su novela La maniosa
utiliza ese mismo vocabulario,
una prosa un poco costumbrista,
que hace que la gente aprenda y lo
interiorice.


C. D. C.- Bosch cambi6 la
t6nica y con ella el auditorio. Los
politicos ampulosos, al uso, se
dirigian a un auditorio muy re-
ducido, a personas educadas que
podian entenderles. El, sin embar-
go, se dirigi6 a todo el pueblo y su
gran aporte fue el de un educador
popular. Cuando los extranjeros
preguntan por qu6 a los domini-
canos les gusta tanto la political y
hablan tanto de political, yo creo
que la respuesta hay que encon-
trarla enJuan Bosch y en su labor
de educaci6n political popular.
M. V. M.- Y eso es positive.
El que esta interesado en la poli-
tica esta interesado en si mismo
y en los demAs. En este pais hay
unas confrontaciones terrible y es
natural y jojalU! continue asi por-
que si nos callamos la boca, volve-
mos al pasado.
C. D. C.- Esto ha sido muy
important para el mantenimien-
to de la democracia en la Rep6-



































blica Dominicana. El hecho de
que los dominicanos siempre est6n
dispuestos a defender sus puntos
de vista es, en parte, el ejemplo de
Bosch, una herencia boschiana,
que se propuso conscientemente
que fuera asi.

C. P.- ZHay una manera de
ser caribefio y, por tanto,
una cultural caribefia?
M. V. M.- Es una pregunta di-
ficil. El Caribe es una conforma-
ci6n colonial: Espafia, Africa, los
grupos indigenas -que estaban
hibridados ya desde hacia 4,000
afios antes de Cristo-, los dane-
ses, los franceses, los holandeses,
los espaiioles, todos marcaron
el Caribe con la presencia de un
fen6meno que fue el de la escla-
vitud. Nosotros somos mestizos.
Decia un poeta que todos tenemos
el negro detris de la oreja y no es
verdad, tenemos el blanco detris
de la oreja, o tenemos algfn color
de piel parecido al blanco, porque
Espafia era igualmente mestiza,
no totalmente blanca. Somos una


sociedad mestiza conformada por
muchos valores: los valores de la
presi6n colonial, que se impusie-
ron, y los valores de la defense,
la pervivencia de unos valores lo-
cales, la respuesta de la gente. Yo
creo que las migraciones fueron
el factor fundamental de lo que
llamamos el Caribe, en donde se
habla ingles, francs, espafiol y
varias lenguas criollas, y en don-
de la unidad viene dada por la
historic, mAs que por la cultural.
Tenemos cosas en comun, pero
el hombre caribefio de las costas
colombianas es diferente al de Ja-
maica o al de Guadalupe. Inclu-
so pueblos con historic parecida,
como Jamaica y Trinidad Toba-
go, tienen grandes diferencias. Yo
creo que lo que caracteriza al Ca-
ribe es el gran mestizaje y, desde
luego, la hibridaci6n. El coloniaje
nos defini6 hist6ricamente, pero
la diversidad es un element que
no podemos desechar.
C. D. C.- Eso se puede enten-
der mejor diferenciAndolo del en-
torno en el que nos encontramos


y al cual estamos geopoliticamente
adheridos, que es America Lati-
na. El Caribe es una conforma-
ci6n que se diferencia de America
Latina porque el colonialismo no
se dio de igual manera. Prictica-
mente en todas las islas los abori-
genes desaparecieron y no fueron
una parte important de la cultural
del trea del Caribe ni de su histo-
ria. Sin embargo, en otros lugares
de America Latina la situaci6n es
diferente. Los aborigenes son una
parte central y los negros, los es-
clavos, nojugaron un papel clave.

C. P.- (Son diferentes los
paises latinoamericanos que
tiene un fuerte component
indio de aquellos que lo tie-
nen negro?
M. V. M.- Si, y lo son tambi6n
sus manifestaciones musicales.
En el Caribe lo fundamental es el
tambor, el ritmo, la percusi6n, y
eso es africano. Y la hibridaci6n.
iQu6 es el bolero o el meren-
gue? Un hibrido en el que entra
el tambor africano, la giiira, el
acorde6n, que es alemAn, y antes
la guitarra espafiola. Esa mez-
cla se da en la zona costera. En
la zona andina todavia se bailan
ritmos muy indigenas, donde no
hay movimiento de cintura. El
llamado "bacunao", que es total-
mente africano. El ritmo africano
estA en la cintura, en las nalgas
de la mujer, y ese es el mundo
antillano, caribefio, el de la cos-
ta colombiana desde la Guyana
hasta Belice, y el de Brasil.
C. D. C.- Lo fundamental es
la variedad de las dos proceden-
cias bAsicas, que son Europa y
Africa, y la transformaci6n que
se produce al unirse. Pero, ade-


52 GLOBAL












mAs, en el curso de la historic hay
otra influencia important, la de
Estados Unidos que, por la pro-
ximidad, ha entrado con much
violencia y ha ido imponiendo sus
models y sus valores. El Caribe
es una zona abierta, muy expues-
ta y nuestras migraciones son
mayoritariamente hacia Estados
Unidos.
M. V. M.- La guerra his-
panoamericana fue un factor
important en el dominio nortea-
mericano. En Cuba no dur6 tan-


no con formas personalizadas y
tradicionales.
C. D. C.- Hay que entender la
nacionalidad de forma modern,
no traditional, y ampliar la con-
cepci6n de lo que es ser domini-
cano para que no sea s61o el que
habla espafiol y ni siquiera el que
vive en nuestros limits territo-
riales. Es tambi6n dominicano el
de la diaspora y eso conformaria
una nacionalidad, a mi modo de
ver, no mas d6bil, sino mAs fuer-
te, mas amplia, con mayores re-


Nosotros somos mestizos,

tenemos el blanco detras de

la oreja o algun color de piel

parecido al blanco.


to, pero se qued6 en Puerto Rico,
y en Filipinas ni siquiera se habla
ya el tagalo, ni el espafiol, que fue
lengua colonial, sino el ingl6s. Ha
sido un golpe muy fuerte, sobre
todo para el idioma, y ahora es
much mis por la presencia de In-
ternet y de los 200 6 300 canales
de television. Y nosotros estamos
incapacitados para bloquear esa
fuerte influencia porque es muy
dificil contrarrestar la globalizaci-
6n. En mi opinion, la unica mane-
ra de enfrentar este fen6meno es
incrementando los factors de la
nacionalidad, de identidad, pero
con una political transformadora
y no s61o con el traditional uso
del espectaculo y el carnavalismo.
Para la cultural se necesita un ca-
pital human de nuevo curio. Y
eso tiene que ser un proyecto con
studios sociol6gicos de fondo, y


cursos, con mas posibilidades. En
Estados Unidos hay dominicanos
que forman parte de gobiernos lo-
cales y siguen siendo dominicanos.
Nuestra sociedad es una sociedad
transnacional, que existe mas alla
de nuestras fronteras.
M. V. M.- Es necesario fo-
mentar la identidad dominicana
en Estados Unidos, por razones
political y culturales, pero tam-
bi6n econ6micas, por la importan-
cia de las remesas en la economic
dominicana. Si se pierde la identi-
dad, si no se consigue que el nieto
mantenga una sensibilidad domi-
nicana, las remesas se disolverAn.
Por eso, entire otros puntos que
pueden parecer interesados, hay
que crear un ambito de recupera-
ci6n de lo dominicano. En Nueva
York, por ejemplo, la gente come
mondongo, yuca sancochada, se


oye merengue en las calls. La
identidad dominicana es fuerte.
El dominicano transform Man-
hattan.
C. D. C.- Los dominicanos
son el grupo de emigrantes mas
important de Nueva York y de
Nueva Jersey. Hay un mill6n de
dominicanos y, ademas, estin
concentrados en un barrio de
Manhattan, el Washington Heig-
hts, que fue un barrio judio y en el
que hoy los dominicanos son mas
del 70 por ciento. Las remesas son,
dependiendo de los afios, el prime-
ro, el segundo o el tercer recurso
de divisas de la Republica Domi-
nicana. Nunca han dejado de es-
tar entire los tres primeros. De ahi
]a importancia de la identidad. En
la media en que esa identidad se
refuerce y pueda trasmitirse a los
descendientes seguira existiendo
ese element tan important para
la economic dominicana.

C. P. ZHay una literature ca-
ribeiia?
M. V. M.- Tal vez si, pero se re-
fleja de diferentes formas. Hay au-
tores, como Patrick Chamoiseau o
Rafael Confiant, que creen en la
creolite, en la criollidad, y plantean
la necesidad de una lengua criolla.
Hay otros como V. S. Naipaul que
parece renegar un poco de su ori-
gen trinitario (Trinidad-Tobago);
son dos altas figures, y la iltima,
el autor de Omeros, Derek Walcott,
es tan ingles como cariberio, y son
ambos models de la lengua in-
glesa y no de la lengua criolla. El
primero tiene ancestros hindies,
el otro africanos. Nosotros no
tenemos lenguas creole. Estamos
directamente ligados a Espafia.
Pero hay una manera de decir y











entender las cosas que tal vez sea
caribefia. Dice Garcia MArquez
en El general y su laberinto que el
Caribe es "el centro de gravedad
de lo incredible .

C. P.- Y, volviendo a la diis-
pora. ZHay alguna diferencia
entire los dominicanos que
escriben en Estados Unidos
y los que escriben aqui?
M. V. M.- Son dominicanos los
que escriben aqui, en espafiol, y los
que escriben en Estados Unidos,
que pueden hacerlo en ingl6s o en
espafiol. La lengua ha sido tradi-
cionalmente uno de los elements
de unificaci6n de una naci6n, pero,
en este caso, se ha producido el fe-
n6meno del dominicano que escri-
be en ingles. Y quizA haya tambibn
alguna diferencia, en cuanto a los
temas. Julia Alvarez o Jos6 Acos-
ta -que acaba de ganar aqui el
premio de cuentos- hablan, sobre
todo, de la vida de los dominicanos
en los callejones de las ciudades de
Estados Unidos. Pero siguen la tra-
dici6n del cuento, que aqui, en la
Repfiblica Dominicana, es mayor
que la de la novela.
C. D. C.- Y fue precisamen-
te Marcio Veloz Maggiolo uno de
los que rompi6 con esa tradici6n.
Ti eres uno de nuestros mejores
novelistas y de los primeros que
decidiste hacer novela, siendo to-
davia un muchacho.
M. V. M.- Yo escribo nove-
las desde principios de los sesenta
y hay algunos elements que in-
fluyeron en ello. Primero porque
me gustaba hacer algo novedoso,
desde el punto de vista de la crea-
tividad. La literature dominicana,
que yo estudi6, era una literature
anecd6tica porque en el pais habia


temor a abordar temas universales.
En el afio 1960, tal vez porque ha-
bia leido much novela biblica -mi
madre era evang6lica y mi padre
librepensador- se me ocurri6 escri-
bir un relato largo, que sali6 nove-
la, titulado El buen ladrdn. Comence
a trabajar y se me transform en
novela. Y entonces pens6 que po-
dia seguir haci6ndolo. Yo tenia vo-
caci6n de escritor e intent romper
con las viejas tradiciones de la no-
vela dominicana, con el realismo, y
hacer experimentaci6n. Escribi Los
dngeles de hueso, cuyo protagonista es
un personaje alucinado que habla
de un hermano guerrillero muerto
en las montafias.

C. P.- ZCuil es su novela mais
querida?
M. V. M.- Uno siempre cree que
la iltima es la mejor. Me gusta
much Materia prima, y tambien
La mosca soldado, que acaba de salir
con Siruela en Espafia.

C. P.- ZPor que moment
pasa la literature dominica-
na?
M. V. M.- Me parece que mar-
cha muy bien. Hay muchas publi-
caciones, muchas traducciones.
Tenemos un cuentista, Jos6 Al-
cAntara AlmAnzar, que me parece
magnifico. Los novelistas Andr6s
L. Mateo, Carlos Esteban Davis y
Efrain Castillo son excelentes, lo
mismo que Pedro Peix y Angela
Hernandez.
C. D. C.- Y, ademis, cosa in6-
dita hasta hace poco, hay various
escritores dominicanos que estan
siendo publicados por editors in-
ternacionales.
M. V. M.- Alfaguara edita
aqui pero s6lo public el libro en


el pais, y si la novela tiene una
gran dimension la distribuye en
todos los paises de lengua caste-
lRana. Yo creo que eso no es bueno
porque parece que es como una
prueba. Si un libro es bueno para
su publicaci6n, es bueno aqui y
alli. Yo nunca acept6 eso. Cuan-
do pude publicar fuera lo hice con
Siruela, que es un editorial que
no tiene empresas locales. Pero
las editoriales son un negocio y,
ademas, los hispanohablantes no
tenemos la tradici6n de los an-
glosajones, a los que lo inico que
les interest es la lengua en la que
se describe. Tienen escritores a los
que promocionan internacional-
mente, islefios, hindies, de cual-
quier sitio, porque tienen la vision
de la lengua mas que del pais de
origen. Los hispanos tenemos una
vision segmentada, fronteriza. A
mi me dijo una vez Carlos Fuen-
tes que en Chile habia entire site
y diez novelistas, de gran fuerza,
y que sabia que no todos saldrian
de Chile. Eso pasa en cada uno
de los paises latinos. Los escrito-
res escriben para su pais y para su
cultural, no escriben pensando en
los espafioles, pero eso no signifi-
ca que su literature sea local. Si
es buena literature, es universal.
jQu6 hay mAs local que Balzac,
que se pas6 la vida escribiendo
sobre el mismo barrio? Es un pro-
blema de mentalidad y de nego-
cio. Y yo creo que Espafia no lo
estA haciendo muy bien.
C. D. C.- Hubo un momen-
to en que si hubo una literature
latinoamericana, en la 6poca del
boom, un proyecto de Carlos Ba-
rral, que funcion6 y que demos-
tr6 que habia gente escribiendo
bien, pero eso se acab6. AdemAs,


54 GLOBAL












nosotros somos una isla e, inclu-
so, el boom no incluy6 a ninglun
escritor dominicano. No se en-
tiende, porque hay personas muy
buenas. Cuando uno lee libros
aparentemente importantes, muy
ponderados, y ha leido a autores
dominicanos, piensa que no hay
diferencia, y que si hay, a veces es
a favor del dominicano.


M. V. M.- Sin embargo, el
escritor antillano de lengua fran-
cesa ha tenido siempre una gran
oportunidad en Francia. Todos
los antillanos que escriben buena
literature han sido publicados en
las grandes editoriales francesas.

C. P.- En una isla tan pe-
quefia, Zc6mo conviven dos
comunidades tan distintas,
con diferente lengua, con di-
ferente nivel de desarrollo,
con diferente religion?
C. D. C.- El problema haitiano
es uno de los grandes temas del
pais, una de nuestras situacio-
nes problematicas, por no decir
traumAticas. Signa toda nuestra
historic, a partir de la division
de la isla, y genera una relaci6n
muy conflictiva, much mis
conflictiva que aquellas de la
generalidad de las comunidades


vecinas. Son dos naciones que
se conformaron en una pequefia
isla, con una constituci6n cultu-
ral muy diferente -debido a lo
que hablAbamos cuando nos refe-
riamos al Caribe-, a que fuimos
colonizados por dos potencias
extranjeras diferentes, con dos
lenguas distintas y en Haiti se ge-
ner6 una religion muy propia, el


vudi, mientras que la Republica
Dominicana, en sentido general,
adopt el catolicismo. Es distinta
la percepci6n que tenemos sobre
nuestras respectivas etnias. Pero,
ademas, tenemos una historic
comuin muy conflictiva. La Re-
publica Dominicana es el uni-
co pais de Am6rica Latina que
adquiri6 su independencia, no
de una potencia metropolitan,
de Espafia, sino de una antigua
colonia que habia padecido la
misma situaci6n que 61, Haiti. Y,
hoy en dia, somos un pais mas
pr6spero, desde el punto de vista
econ6mico, social, politico. Haiti
es el pais mas pobre de Am6rica
Latina y compite por ser uno de
los mas pobres del mundo. Todos
esos factors explican la comple-
jidad del process migratorio do-
minico-haitiano y las multiples
tensions nacionales, insulares


e internacionales que se produ-
cen a su alrededor. Ademis, en
la Rep6blica Dominicana hay
una ideologia antihaitiana muy
fuerte (y en Haiti una de igual
fortaleza antidominicana), que se
origin alrededor de esos hechos
hist6ricos que mencion6. Aqui
ha habido otras migraciones: la
arabe, la cocola -negros del Ca-
ribe del este- que, en sus inicios,
fueron problemiticas pero que,
finalmente, encontraron vias de
integraci6n. Pero esa historic co-
min conflictiva, con matanzas
en ambos lados de la isla, hace la
integraci6n haitiana muy dificil,
y hasta la regularizaci6n de esa
presencia. Es que Haiti nos envia
una mano de obra muy barata,
ilimitada, sumisa y poco cuali-
ficada, que no goza de ninguna
protecci6n, que en la forma que
existe hoy -llena de ilegales- es
mis rentable para quienes la usan
y para todo el pais, que regulari-
zdndola. Con esto que acabo de
decir corro el riesgo de ser acu-
sado de antipatri6tico... y ese tipo
de acusaciones tambi6n dificul-
ta la bisqueda de una soluci6n,
pues dificulta o imposibilita el
debate sobre el tema.
M. V. M.- Se maneja politi-
camente. Hay partidos que lo uti-
lizan, como lo utiliz6 Trujillo en
su dia. Cuando yo estudi6 en la
escuela secundaria, los haitianos
eran negros, pero, ademAs, eran
series atrasados y primitivos. Esa
era la idea. Y en la universidad,
algun professor de Derecho nos de-
cia que habia que tirarlos al mar.

Caridad Plaza es director de Co-
municaci6n de la Fundaci6n General
de la Universidad de AlcalL.


Cuando uno lee libros
-
aparentemente importantes, y

ha leido a autores dominicanos,

piensa que no hay diferencia, y

que si la hay, a veces es a favor del

dominicano.




J. R. L 0


CUENTOS DEL SUR
ENTIRE GUAZABARAS, BACAS Y OLVIDOS

La recien publicada antologia Cuentistas del Sur de la Isla, de Edgar Valenzuela, recoge
piezas de diferentes publicaciones que hasta ahora permanecian ignoradas y olvida-
das. Sus autores forman parte de una pl6yade de creadores narratives que hoy son
figures descollantes, de la mejor forja cuentistica nacida al sur de la isla en toda una
centuria.


I i ~' r Ir ~I -r I










icese del Sur que es agreste, poblado de
guazibaras y cambrones, de sol calci-
nante, de bacas y luases perdidos en las
sombras sin fronteras de la magia y el sincretis-
mo, de tierras despobladas, de desprotecciones
humans y sociales, inh6spito habitat donde los
suefios a veces se cubren de sombras, aquejado el
territorio por su supuesta, y tal vez s61o aparente,
lejania del epicentro de las decisions nacionales.
La metAfora del cambr6n, la guAzabara y el
bacA remite a una tierra perdida en los meandros
de la ingravidez social, poblada de series y rituales
y subsumida en la desesperanza.
Empero, el Sur, que en las geografias huma-
nas, y hasta en los anfibios huecos de la geometria
social, y desde luego en los tragaluces de la geopo-
litica international, tiende a ceder su espacio a la
hegemonia del Norte, es una cantera de primicias
que sucumbe no ante la superioridad maniquea
del otro polo, que puede no ser tal, sino frente a la
embestida feroz de quienes, desde el epicentro na-
cional, han intentado por centuries arrinconarlo
regional y socialmente.
El Sur existe, sin embargo. Existe como terri-
torio de luces y como emblema hist6rico. Exis-
te como sacrificio patri6tico y como escuela de
identidad. El Sur, y, por supuesto, hablo del Sur
nuestro, el cercano o el lejano y profundo, es una
region de muy pr6ximas y hondas aportaciones al
desarrollo hist6rico del pais.
Hablar de la nacionalidad dominicana es
hablar del Sur. Hablar de la historicidad como
simbolo de las mejores causes nacionales, las que
forjaron la realidad viva de la Republica, es ha-
blar del Sur. Hablar de la configuraci6n de la
identidad national es hablar del Sur. Y hablar de
la literature dominicana, como forja creadora, es
hablar del Sur.
Nada como el Sur -y hablo desde la voz de un
nortefio- identifica un estilo de la nacionalidad y
expresa un quehacer creative fecundo que tiene
races de profunda secuencia con el ensamblaje
sociohist6rico, con las cuales se ha construido, y
se sigue construyendo, el andamiaje vigoroso de
la identidad dominicana.
Y en ese terreno, el Sur ve crecer laureles y
palmas enhiestas en la ingravidez de sus guaza-


baras, y frondosos verdeles en la inh6spita cer-
teza de sus cambrones. Y el Sur puede gloriarse
de regar la tierra national con el abono de sus
conquistas culturales y de perfumar las glorias
nacionales multiples con el aroma de su quehacer
distintivo y de su carActer regional.
Tal vez muchos dominicanos, entire los que
debo incluirme, debieran recurrir a la magica
vertebradura del Sur para entender el alma na-
cional. Y, en ese Ambito, redescubrir una geogra-
fia que nos pertenece y que, a lo mejor, hayamos
dejado abandonada al borde de los precipicios
fronterizos, sin reconocerle su valia especial en el
context general de la mejor dominicanidad y de
las mAs profundas herencias culturales.
En este libro de Edgar Valenzuela yo redescu-
bro al Sur y me sumerjo en sus rec6nditos espa-
cios, en sus tel6ricas leyendas y en su andadura
hist6rica. Y, entonces, vuelvo el rostro al Sur, de
la misma forma como SAnchez Lamouth pedia
a gritos que todos volvi6semos la cara hacia "las
hojas verdes de febrero".

Cantera
HablAbamos del Sur como cantera. De leyendas
b6licas, de vibrantes marchantes del honor patrio,
de poetas, narradores y dramaturgos, de la vital
esencia de la vida cultural y de la fundadora no-
ci6n de patria, en su mAs intense acepci6n.
Este libro de Edgar Valenzuela, un sanjuane-
ro que exhibe permanentemente con orgullo la
impronta de su patria-chica, y los valores de su
patria-regional, nos contact, a trav6s del haber
literario, con tres aspects que consider funda-
mentales para entender y valorar en su mis alta
dimension la trascendencia de esta obra.
En primer lugar, nos recuerda el hecho de que
la literature de imaginaci6n de nuestro pais tuvo
su centro fundador en el Sur.
En segundo t6rmino, nos revela que en las
obras de Rafael Damir6n, S6crates Nolasco, Uli-
ses Heureaux hijo y Renato D'Soto se encuentra
el germen de la narrative breve de la Republica
Dominicana.
Y, finalmente, nos ofrece una muestra sensible
y ejemplar de los alcances y valoraci6n del hecho
cultural como aporte del Sur, en tanto sefializa-










































ci6n temAtica del trabajo narrative y memorioso
de los privilegiados ejes que circundan sus his-
torias: justamente los que pueblan su realismo
mAgico y sus leyendas de subterrAnea certeza
imaginative, tan misteriosa y fecunda como su
propia tierra o como su propio habitat.
Creo que en estos tres elements se conden-
sa el gran valor de esta formidable "colecci6n de
joyas narrativas surefias de principios del siglo
XX", como bien consigna su autor y recopilador
en el proemio de su libro.
Obviamente, y esta obra nos lo informa, no
es necesario ser native del Sur para que el Sur se
nos revele en toda su intimidad mAgica. El Sur
es, por tanto, un fil6n narrative para el escritor de
cualquier otra parte del territorio dominicano. El
Sur esta ahi, con su latido propio, con sus propias
certidumbres, con el ritmo de su magica realidad,
ofreciendonos la vigorosidad de su entorno como
piedra de sacrificio para el altar de los creadores
literarios.
El libro de Valenzuela nos lo demuestra. Aun-
que todos los autores recogidos en esta singular


antologia son natives del Sur, hay otros escrito-
res que no han necesitado ser hijos de esa region
para escribir sobre ella. El autor nos recuerda
que durante la dictadura de Trujillo, el hombre-
fuerte del pais de la 6poca envi6 a un grupo de
prominentes ciudadanos a residir en esos territo-
rios para ejercer en importantes puestos p6blicos.
Lo que pudo ser entonces una traslado indeseado
y, por tanto, un castigo personal, aunque tuvie-
se otros matices politicos, termin6 favoreciendo
el desarrollo de la literature dominicana, pues
esos ciudadanos, hoy escritores consagrados de la
mejor clasicidad dominicana, resefiaron al Sur,
lo rescribieron en sus narraciones, y permitieron
que se descubriese ese fil6n temitico, que todavia
sigue vigente.
Se trata de nombres ilustres de nuestras letras,
que provenian del sur capitalino, tan diferente al
otro y mas aut6ntico sur, pero tambi6n del Norte
y el Este de la Repuiblica. Hablamos de Freddy
Prestol Castillo, Ram6n Marrero Aristy, N6stor
Caro,Jos6 Rijo y Miguel AngelJim6nez.
Otros escritores, como Ram6n Lacay Polan-
co, no formarian parte de esta romeria de intelec-
tuales trasladados por el dictador hacia pueblos
del Sur, pero Lacay se intern6 en sus rec6nditas
urdimbres, abri6 las celosias de sus leyendas y
construy6 un haber narrative inspirado en esas
surefias realidades.

Una centuria
Asi nace esta antologia de Edgar Valenzuela, cu-
yas piezas no todas aparecen en libros, sino que
ahora se ofrecen al piblico extrayendolas de dife-
rentes publicaciones donde permanecian ignora-
das y olvidadas. Sus autores forman parte de una
pl6yade de creadores narratives que hoy son figu-
ras descollantes, como esta obra nos lo demues-
tra, de la mejor forja cuentistica nacida al Sur de
la isla en toda una centuria.
Ahi esta el bacA del capitalefio Lacay Polanco,
el inolvidable autor de Punto sur y Mujer de agua,
donde la poesia y la escritura cuidada se entron-
can con el ejercicio mas limpio y eficaz de la
metAfora que conozca la literature dominicana.
Observemos estos dos ejemplos de narraci6n des-
criptiva, donde se perfila un estilo po6tico:


58 GLOBAL












"Detras de las bayahondas, agachada en el
fondo del terreno, estA la casa, con su tejado par-
duzco. En ese paisaje de graves tonalidades pic-
t6ricas, de sabanas duras y requemadas, el triste
bohio de tejamani es una queja doliente en medio
de la amplia mancha del sol de la tarde... La na-
turaleza en el Sur es cruel como un castigo y pr6-
diga como una madre. Feraz y selvAtica. Dura,
como los campesinos, que bajo la sombra rala de
los chAcharos y los habillos hacen un paro y des-
pu6s siguen su marcha"
Y, luego, introduci6ndonos en la magia del
Sur, nos explica su impronta, y la del bacA que se
sumerge en sus instintos:
"[...] las noches del Sur eran foscas, y la queja
del bong6 que llegaba de Veladero y los gritos del
vud6, el rito africano, atravesaban la raya fronte-
riza, y el cleren cruzaba y ponia fiebre en el alma,
y los hunganes, misteriosos de Haiti, que esperan
las sombras de la noche para crecer y agrandarse


en las almas, estremecian las cafiadas sin agua,
las zarzas y las cafiafistolas, las sombras y las lo-
mas, y con ellos, mas duros todavia, los relatos y
las supersticiones [...] y es Haiti quien pasa, por-
que este ron es su alma [...] la magia y la noche
embriagada de astros y lamentos de tambores, en
ese nocturno mundo mAgico de ritos y perfumes
de jazmines silvestres, donde el Back impera [...]
El Baca, mitad perro, algunas veces, mitad hom-
bre, con cuernos amarillentos y ojos colorados,
era el terror de la comarca, la representaci6n de
Lucifer para incubar en las mujeres hermosas y
dar herencia diab6lica."
Y, mas adelante, vuelve a definir al baca, aina-
diendo nuevos ingredients fisicos:
"Era un animal del diache, con cabeza de
perro, el cuerpo de ovejo, por adelante, y de
hombre por atri. Con cuerno amarillo y los ojos
coloraos. Tiene la pata torcia y pelia, y uno col-
millaso largo [...]."
La antologia continue su curso con
el sancristobalense Di6genes Valdez,
que con La pinacoteca de un burguis pa-
tentiza, como lo sabemos hace rato, la
Scalidad de su narrative y la veterania
S de su haber como narrador expresada
en trazos de cuidada hechura y en el
disefio de una arquitectura de conte-
nido y forma de singular valia.
El banilejo H6ctor Inchaustegui
Cabral parece recordarnos, en el relato
incluido en este volume, los mejores
trazos de Elpozo muerto, e incluso de su
poesia, esa que todos conocemos, que
nos habla de un Sur visto desde un auto
veloz, de un Sur sellado por el hambre
y el abandon. En este relato lo vemos
describir con el mismo tono:
"[..] en los brazos Asperos de los
cosecheros de caf6 o de los duefios de
las recuas de mulos que traen el gra-
no desde las verdes montafias distantes
hasta el llano ansioso."
O mas adelante:
"[...] entire bayahondas deshojadas
y serenos aceitunos que se negaban a
soltar sus hojas verde oscuro."











Y luego, el poeta y el narrador que describe y
describe las penas del Sur:
"Sin que su voluntad interviniera, como se
hace cuando se suefia, sin pensarlo, en el momen-
to en que estaban ya en el cielo todas las estrellas,
se hall en aquel barrio repulsive. Las casas, ago-
biadas por la carga de los afios y la sequia, con sus
puertas desvencijadas pintadas con almagre rojo,
las llenaban con sus gritos los nifios. De cuando
en cuando se oia una maldici6n o el canto mon6-
tono de una mujer que, sin fuerzas para maldecir,
cantaba para dormir a su hijo o al hermanito pe-
quefio. El viento arrancaba trozos a las canas de
los techos y levantaba nubecillas de polvo, aqui y
allh y mAs alli [..]".
Sorprende en esta antologia la presencia del
banilejo MAximo G6mez, el guerrero de la car-


ga al machete en la isla cubana, el libertador de
Cuba. G6mez, cuentista. Digamos mejor, escritor
de estilo peculiar, con acentos narratives muy
precisos, a pesar de la trama ligera.
Bani cierra su aporte en esta obra con H6ctor
Colombino Perell6, el autor de Cuentos banilejos,
que fue un cronista y un narrador de estirpe.
Ocoa esta representada por William Mejia,
uno de los mejores escritores de nuestros tiempos,
de haberes variados, pues lo mismo hace el cuen-
to, construye la novela, disefia el drama o dirige
la acci6n cultural. Mejia es un hacedor multiple
de cultural, y vive entrafiablemente, casi devocio-
nalmente, este don.
Azua aporta tres nombres importantes: Re-
nato D'Soto, Otto Oscar Milanese y Emilia
Pereyra. El primero esta considerado el primer


La presencia de San Juan de la
Maguana es de vital importancia
dentro de esta muestra narrative. Se
inicia con Ulises Heureaux hijo, el
hijo del recio dictador, que tuvo ob-
viamente conciencia del rol hist6rico
jugado por su padre, de su caricter y
atributos, pues a la hora en que Lilis
fue enviado al mas alil por el grupo
de justicieros encabezados por Mon
Caceres en el solar mocano de 1899,
ya el hijo-escritor del dictador tenia
23 afios de edad y habia obtenido
una educaci6n privilegiada en Paris.
De alli vino siendo autor teatral, na-
rrador, poeta, compositor, pianist, lo
que demuestra sus condiciones ex-
cepcionales para el arte y las letras,
todavia no debidamente evaluadas.
Ulises Heureaux hijo public sus
primeros cuentos tres afios despu6s
de la muerte de su padre, o sea, en
1903, y no hay dudas de que Alma
sencilla, insertado en esta.antologia,


demuestra su=j lat,!di'_l: ,id 2 n! tatrii-
vas. Su tema s _- ti.ri.ca -::n !a rr:.r-
tonera y el *-.1- r, :. ,-.?-i-qu_- i. i.e
aquellos trmnp.-:,. -.srpren.:ie r.t
joya en medj.:. .:elIa a r ia : r.: n 'r l:-!
todo siendo -e hi-.:-. i: Lili J .:.-
mentar la hechiura mrrilir a- .:li .:e-n-
ral Francisc:. Lori.a: r,. al a! Pari:n.:,l..:.
de u\Ln ar :ma q~ue .:,,n -u -ma'r I
rnarit-nia en r:-. la _im aiuirea *ijTr-
r lrtl a I' ..1:r a a
"iFatal cd-irr-r.l .eI:i r, .i-; io pue-
blo! La raz6rn, rn r-nia a 1a fijuerr -
el acero su''b--u.Ial:. ati :l--_ :h.:. La
voluntad ri ac i:on a t ri.-n :la wi-s-! r _-r
anhelaba l gi tj c. :- t .:i-tri.:.'a li-
bertad."
Es ,rn[terera- rei r dait. pu re-
c:.r:airi-.:s Ii an~r:c':ra i.:le Lili .:uian-
cl:' al maninrl!t- ur!,a dlisputa ,.:r el
Congress Nacional que In. Ie apt-:.-
babaur, rnpr:ri- : -. p r. seri- :,-
presivamente en ,!l l!-_mi':il.,. !, lue .
de pr.i:onuncis. un e:.ren,:. discurso


'lui': '.an':)l:,-I ,1pr,:','_Tt,: ''uanr:3 ,-"



Sr. :I. 'L 1':' IT i -I a.: l -l.c : lla c: .-r C t' I -
*1 r *--.n li' :l z, al 1 : Il- j.:l- .r z:-
la C..arj. a .-ta I.-S n i : i .-l| a







la rent El cur la cl :a *ljan.:i lara-
m nt'..- ,5_ : [: ,," d:- a.." u; intd nrir ,!_,i..
,l1 ll-'"a a l:,urin ,-1d Trin!: =u a- arnr:,_,--
IIIo l-j.I:., urz:, ., 1 l.:, u .:l:. -, u rm a.








La presencia sanjuanera conclu-
y.:t" ia 3 l! .l:' ,:ai- Lilti m ur,'c *,:l, : t: .i-i
















tiemp r recP'nt":
L,:,; ,:]-.' ,.an-o:; ,.J ul ,: ulura ar-J:.i-
*: ~.I,':. *~J p r -r.: '"l:. i .:l, .:u ,,:, ,:l,:,l'l ::iu l-
rnizr-.:, I,:, II .,: .a s*;_ l p l[ : .t a,'g ,:,] il.l ,:ie
;u,?l ,:' '_- ', anr':lai,:,. d\ I, :1,2, al- al[:-
.:,:'n la ,:,o ,r-an 'ri am -':_I'_ a,:l a l ,:,:,n r:' t-
,7 s al'rij la,_ l,:i' ,:,or-n ,:,i:,.|l ,:, *:l. l arl n -
,:.:,n ,e E : -ai ri.-5! _r i-,uell,:, -n-1 iu
cuento E1 cura cle i- a.'.j. a
La presencia sanjuanera conclu-
ye con FY.arir,- H-ri. -a c(: nti.ta de
tirnpo recientes


60 GLOBAL



























narrador y el primer dramaturgo de Azua, una
provincia donde ambos g6neros continuian, 50
afios despu6s de la muerte de Soto, siendo objetos
permanentes del quehacer intellectual y creador,
pues sorprende en Azua la presencia de tan bue-
nos narradores y dramaturgos, situaci6n que es
tambi6n comun a SanJuan de la Maguana.
Milanese ofrece en el relate La muestra, una vi-
si6n diferente de la matanza del 37, que debe ser
examinada en su impronta narrative como desde
el estrato hist6rico, sobre todo cuando el editor re-
cuerda que la pieza estA basada en un hecho real.
Y Emilia Pereyra se present con un cuento
conocido, Adriana, en cualquier tarde, que revela sus
extraordinarias condiciones como narradora, que
le han merecido reconocimientos dentro y fuera
del pais.
El autor de iAy, de los vencidos! y La cacica, Ra-
fael Damir6n, inicia la presencia barahonera con
un relato breve, titulado simplemente Amor. Le si-
gue S6crates Nolasco con iSe casa Cipridn! y Angel
Augusto Suero, y concluye con otro narrador de
factura reciente, Marino Beriguete.
Precisamente, con Beriguete y su relate La ci-
guapa regresa la antologia de Edgar Valenzuela a
su inicio, cuando Lacay Polanco dio cuenta del
bacA y de los misterios. La muestra habrA de con-
cluir con El Santo la Gran Plena, del neibero Abra-
ham M6ndez Vargas, y Los cocuyos misteriosos, del
duvergense Angel HernAndez Acosta, el c6lebre
autor de Carnavd.
Saquemos conclusions firmes de este esfuerzo
editorial. El Sur es una cantera de excelentes lite-
ratos, sobre todo de escritores de oficio, que han
hecho de la escritura un haber cotidiano. Su im-


pronta mAgica es un fil6n vigoroso
y el aporte bibliogrAfico en material
narrative sobre este tema constitu-
ye ya un soporte vitalisimo de la
S andadura toda de la literature do-
minicana.
Las muestras son contundentes.
Punto Sur, de Lacay Polanco; Elpozo
muerto y los Poemas de una sola an-
gustia, de Inchiustegui Cabral; los
Cuentos de soly sombras, de Perell6;
los ensayos de Garrido Puello so-
bre el Sur; o los de Rafael Damir6n sobre el Sur
remote; los Cuentos del Sur, los Cuentos cimarrones o
las sabrosas Viejas memories, de S6crates Nolas-
co; los cuentos de Angel Suero; y los formidable
Cuentos supersticiosos del Sur, de Marino Beriguete,
el primer libro de textos narratives dedicado en
su totalidad al fen6meno de los simbolismos, los
rituales, los embrujos, los aparecidos, los resguar-
dos, los series extrafios y los menjurjes milagrosos
en el Sur revuelto de magia y asombro.
Edgar Valenzuela, luego de intensas investiga-
ciones, ha construido un volume que debe tras-
cender como lectura y como contribuci6n notable
al conocimiento de estos cuentos del Sur. Una
selecci6n que bien podria alimentarse de nuevos
aportes en futuras ediciones, pero que desde aho-
ra debe figurar como una de los aciertos biblio-
grdficos mis valiosos al conocimiento de un Sur
que existe con vigorosa flama y con un impactan-
te conjunto de certezas, y de una literature que lo
describe y lo represent.
Saludemos esta antologia de Cuentistas del Sur
de la Isla, de Edgar Valenzuela, como un hallazgo
que se agradece y que debe ser motivo de regocijo
para todos los que sabemos que en su autor hay
un surefio de pura cepa imbuido de la grandeza
de su region y de los altos valores de su provincia-
na estirpe.

Jos6 Rafael Lantigua es secretario de Estado y Cul-
tura de la Repdblica Dominicana.

Edgar Valenzuela: Cuentistas del Sur de la Isla, antologia;
Editorial Perla/ Editora Bulho, Santo Domingo, Repu-
blica Dominicana, diciembre 2005; 176 pp.














n841


4"















E xiste actualmente una actitud criti-
ca comprometida con un proyecto
modern de poesia. Nos referimos
a aquellos que han venido desarro-
lando una series de concepts precisamente para
legitimar o parodiar las llamadas nuevas corrien-
tes po6ticas: desde Alfred Jarry, Paul de Man,
Harold Bloom hasta Maurice Blanchot, Georges
Poulet, Gilles Deleuze yJacques Derrida, la criti-
ca ha sido c6mplice de algunos proyec-
tos que intentan practicar los poetas de
vanguardia.
Esta nueva critical no se coloca fren-
te a los artists o al margen de ellos, e
separadamente. Por el contrario, su
discurso esta siempre orientado a la
reconstrucci6n de los nuevos valores
contenidos en la nueva poesia; hasta
donde sea possible se trata de un discurso lidico
de inmanencia textual, que aspira a generalizar
sus criterios tendiendo a establecer una series de
discursos solapados, contradictorios, ambiguos y
gozosos.
La p6rdida de confianza entire estas dos ins-
tancias de la creaci6n y los saberes literarios ac-
tuales, los critics y los poetas, tiende a alejarlos,
a ignorarse, a sentirse ajenos unos a otros. Es la
situaci6n de suspension critical que se produce en
el clima posterior a la Segunda Guerra Mundial
y dentro del existencialismo como pensamiento
individualista y descentrado.
A esta perplejidad sigue una nueva concepci6n
de la critical radical como critical de si mismo. Si
la prActica de este tipo de critical ha tomado el ca-
mino de la autosuficiencia, de la reflexi6n internal
y la tradici6n como finicos parametros vAlidos y
justificativos, la critical radical se desplegarA como
alegato de su autonomia, teniendo como referen-
te el texto mismo. En los afios sesenta y setenta,
en el mundo acad6mico y literario, hemos vivido
las continues descalificaciones de este tipo de ex-
periencias tan creativas como el texto mismo: la
critical es un constant discurso mixtificador; sus
parametros epistemol6gicos y su 16gica de cons-
trucci6n son un engafio; las palabras de la critical
son fruto de una ret6rica falaz; prometen lo que
escamotean, proponen models imposibles; la cri-


tica es ahora c6mplice de las fuerzas mitificadoras
del poema.
A la voluntad de silencio y la intenci6n de evi-
tar cualquier tipo de explicaci6n articulada tam-
bi6n hoy, como en el pasado, la critical contrapone
su pretensi6n de construir un discurso, de instalar
un dispositivo desde el cual atrapar rasgos, perfi-
les, rizomas, actitudes y flujos de valores que for-
men una parte esencial de aquello que negamos.


I critic se aleja de su campo

specifico, se desentiende a

lenudo de la literature.


Ni la poesia ni la critical dominicanas de estos
uiltimos 40 afios se recuperarian de la indigencia
epistemol6gica de las formas analiticas que su-
giero. Actualmente vivimos en un panorama de
miserias radicales entire el limited del objeto y su
percepci6n.
En la Repiblica Dominicana hay una nece-
sidad de mostrar la critical con discursos llenos
de manipulaciones que ocultan una radical indi-
gencia. Ciertas prActicas de la critical actual son
una llamada a que esta actividad se constituya en
un desenmascaramiento radical de si misma. El
critic se aleja de su campo especifico, se desen-
tiende a menudo de la literature. Mas todavia, se
alza ante la especificidad del texto, apoyado en
razones de otra historic que es la que, en nuestro
caso, legitima las intenciones desmitificadoras a
las que el critic aspira. El critic no es un juez
neutral y carente de cualquier prejuicio. Es la
voz de lo otro, de aquello contra lo que el poema
atenta. No promueve una determinada corriente,
sino que la descalifica en nombre de un escep-
ticismo esencial ante lo que el discurso po6tico
promueve.
Asi, lo que hace del poema una fuerza creado-
ra es que 61 revela, no una esencia, claro, sino una
relaci6n esc6ptica; esta relaci6n es creada s61o en
la media en que no tiene existencia, sino en y
por el poema mismo: no tiene existencia anterior,



64 GLOBAL










connotada luego por un lenguaje mas o menos
explicativo o sugerente; por el contrario, ella es
el lenguaje como campo de imantaci6n de las pa-
labras.
El pensamiento de la critical se hace forma o es
la forma misma. Asi tambi6n, la experiencia de la
critical como tal ha de ser una experiencia de for-
ma. Signos dispersos y diseminados en la p'gina,
interrupciones bruscas del texto, palabras que se
aislan y luego se ven relacionadas sorpresivamen-
te con otras, juegos de variantes y repeticiones. El
lector tiene que detenerse, primero, en esa trama
verbal, visualizarla, imaginarla como un espacio
o cuerpo emblematico, aun sentir las rifagas de
aire (de silencio) que pasan por ella. Experiencia
formal quiere decir, pues, experiencia rizomdtica
del lector, que es el paso previo para cobrar con-
ciencia del poema como critical de si mismo.
Imposible evitar una situaci6n desesperante.
jD6nde estAn las metAforas originales de la cri-
tica? EEs que no las tiene? ,Es que la critical esti
condenada a no tener nunca un origen, una cuna
que sustente y legitime su tentative? Escribir in-
dudablemente no es imponer una forma (de ex-
presi6n) a una material vivida, como nos advierte


Gilles Deleuze.' La literature se decanta mis bien
hacia lo informed, hacia lo desequilibrado o lo in-
acabado, como dijo e hizo Gombrowicz. Escribir
es un asunto de devenir, siempre inacabado, siem-
pre en curso, y que desborda cualquier material
vivible o vivida.
La escritura es inseparable del devenir; es-
cribiendo, se deviene mujer, se deviene animal o
vegetal, se deviene mol6cula hasta devenir imper-
ceptible. Devenir no es alcanzar una forma (iden-
tificaci6n, imitaci6n), como ha escrito Deleuze,
sino encontrar la zona de vecindad, de indiscerni-
bilidad o de indiferenciaci6n, tal que ya no pueda
distinguirse del poema mismo.

Un modelo
Esta ficci6n tiene la ventaja de dibujar un mode-
lo de explicaci6n de la salida fuera de si, es decir,
del texto mismo. Esta salida es a la vez absoluta-
mente natural y artificial, debe a la vez respetar
y violar la critical textual. El texto se invierte a
si mismo, cosa que no puede hacer sino a partir
de un punto indisoluble de exterioridad absolute,
es decir, de una fuerza a la vez nula e infinita.
Al mismo tiempo, esta experiencia respeta la he-


r .


Aid.


1r% 0


~lciii~








































terogeneidad critical de la creaci6n que aparece
bajo el nombre de suplementaridad, lo continue
y lo discontinue, como ha dicho Jacques Derri-
da;2 pues la interrupci6n absolute, la revoluci6n
imprevisible que ha hecho possible el poema, el
lenguaje, la articulaci6n, lo arbitrario, no ha he-
cho, sin embargo, sino desarrollar las virtualida-
des ya presents en el poema como autocritica
de si mismo. La noci6n de virtualidad asegura
asi una funci6n de cohesion entire el poema y la
critical.
Sin embargo, la experiencia y la interpreta-
ci6n de los textos literarios no constitute unica-
mente una cuesti6n de lenguaje: el lenguaje en la
literature s6lo puede entenderse dentro de unos
constructos ficcionales, sin importar lo parcial o
lo inestable que 6stos sean. Por otro lado, en los
textos literarios los constructos ficcionales estAn
mediatizados s6lo por el lenguaje. Esta es una ca-
racteristica circular basica e inherente a las obras
de arte literario.
No se trata necesariamente de un circulo vi-
cioso, sino que puede entenderse como una inter-
dependencia entire los dos ambitos: el lenguaje y


los constructos ficcionales. No podemos elaborar
o deducir lo uno de lo otro, por decirlo asi, "ob-
jetivamente". Toda interpretaci6n implica hacer
hip6tesis concretas sobre determinados aspects
de esta interdependencia.
En la Rep6blica Dominicana esta situaci6n
parece haber perdido su rigor y la seguridad del
radicalismo sin haber sellado un nuevo pacto de
colaboraci6n con la prActica. Es el resultado de
una situaci6n intellectual en la que no hay un sis-
tema de valores ni de principios est6ticos desde
los que enjuiciar la actividad critical y po6tica del
pais. La critical se muestra escasa y dubitativa a la
hora de razonar sus propias propuestas.
La afluencia de declaraciones de intenciones
va acompafiada de una falta de razonamientos
fundamentals. Mas que propuestas est6ticas lo
que encontramos son situaciones, propuestas de
hecho que han buscado su consistencia en las
condiciones particulares de cada acontecimiento.
Ni tiene sentido hablar de razones globales ni de
raices profundas. Una difusa heterogeneidad lle-
na el mundo de la experiencia textual. Cada obra
surge de un cruce de discursos, parciales y frag-


66 GLOBAL












mentarios. Mas que hallarnos ante un desarrollo
hipot6tico de la critical dominicana, parece que lo
que se nos present es un punto de cruce, la inte-
racci6n de fuerzas y energies procedentes de una
tradici6n de usos estereotipados. En este dilatado
panorama de miserias epistemol6gicas y promis-
cuidades pokticas, la critical dominicana no puede
ser otra cosa mas que un sistema provisional.
Octavio Paz, en su libro Corriente alterna,3 ha
dicho que en el ambito de la literature hispano-
americana la experiencia de la critical carece de
un espacio de ideas y saberes. "Ese espacio es el
lugar de encuentro con las otras obras, la posibi-
lidad del diAlogo entire ellas. La critical es lo que
constitute eso que Ilamamos una literature y que
no es tanto la suma de las obras como el sistema
de sus relaciones: un campo de afinidades y opo-
siciones. Ahora bien, si se pasa de la critical como
creaci6n a la critical como alimento intellectual,
la escasez se vuelve pobreza. Ese espacio al que
me he referido y que es el resultado de la acci6n
critical, lugar de uni6n y de confrontaci6n de las
obras, entire nosotros es un no man's land. La mi-
si6n de la critical, claro esta, no es inventar obras,
sino ponerlas en relaci6n: disponerlas, descubrir
su posici6n dentro del conjunto y de acuerdo con
las predisposiciones y tendencies de cada una. En
este sentido, la critical tiene una funci6n creadora:
inventa una literature (una perspective, un orden)
a partir de las obras. Esto es lo que no ha hecho
nuestra critical. 4
El poema convince al critic de su presencia
gracias al carActer inico de su significaci6n; y,
por otra parte, orienta sus fuerzas verbales hacia
la literalizaci6n de su metAfora. El critic acep-
ta la condici6n privilegiada de la palabra como
microlenguaje, y, si reacciona ante ella, no es por
causa de una orden arbitraria procedente de una
orden exterior, sino en respuesta a las instruccio-
nes internal por medio de las cuales, por desvia-
ci6n y transformaci6n, el poema se ha abierto
camino hasta la presencia, partiendo del extreme
abierto del discurso gen6rico.
Si el critic afiade teleologia al poema en
cuanto objeto, es porque tal objeto parece haberse
empefiado en hacer de 6sta su principio organiza-
tivo. Asi, pues, el critic se ve en la obligaci6n de


reificar su experiencia, haciendo de ella un objeto
privilegiado, porque esta convencido de que asi lo
merece, de que el objeto se lo ha ganado desde su
propio interior, mediante un sistema de relaciones
internal que da la impresi6n de haberse moldea-
do en forma de substancia. La fe que el critic
pone en el objeto se apoya, por consiguiente, en
lo que va hacer a 6ste mis que en lo que ha sido
hecho (por quienquiera que sea, siempre que no
incluyamos al critic arrebatado y prolijo).
No obstante, el critic, para no liberalizar 61
tambi6n su metifora, ha de atenerse a lo que el
poema sugiere, y no a lo que el poema afirma de
modo explicit. Pero sin olvidar que eso que el
poema sugiere es, en 61tima instancia, nada mis
que un acto verbal, un acto de juego ilusorio y
falsificaci6n. Lo que de veras esta present no es
sino aire; ipero qu6 presencia corporal denota su
sombra!

Experiencia y objeto
Actualmente, la experiencia po6tica suele pro-
vocar interrupciones arbitrarias en el marco de
nuestra corriente experiencial; y, por consiguien-
te, todo lo que aspire a hac6rsenos present ten-
dri que persuadirnos por sus propios m6ritos.
Esto es lo que hace possible la definici6n contex-
tualizada de la experiencia est6tica y del objeto
est6tico (sistema interno autosuficiente) defendida
por algunos critics tradicionales nuestros.
La modern critical no se cansa de recordar-
nos que la funci6n del significado en el discurso
usual (ingenuamente considerado) es arbitraria en
grado extreme, porque el enlace entire los signi-
ficantes y los significados no se produce sino por
casualidad o por razones impuestas desde el exte-
rior. Quienes buscan presencia en el poema han
de captar que todos los elements potencialmente
arbitrarios son sometidos a transformaci6n por el
creador, que los convierte en elements de nece-
sidad internal.
Como el modern escepticismo los obliga a
admitir que el lenguaje no esta hecho sino de sig-
nificantes vacios, les parece que el poeta somete
a tortura sus palabras, para llenarlas, sin tener
en cuenta lo vacias que le Ilegan cuando las so-
licita para incorporarlas al poema. Sin Ilevar la












contraria a los semi6logos en lo
tocante a la naturaleza arbitra-
ria de la significaci6n normal,
quienes buscan presencia en el
poema ponen todo su 6nfasis en
la conversion pohtica por la que
el significant se trueca en inevi-
table mundo de la forma expre-
siva. Y este es un matrimonio en
el que no se toleran cambios de
pareja. Esta unidad y esta incor-
poraci6n, por ajenas que parez-
can a nuestro sentido de c6mo
deberia comportarse el lenguaje,
se hallan dentro de los poderes
del poema.
Semejante encantamiento ha
llevado a muchos poetas y te6ri-
cos de la literature dominicana,
tanto estructuralistas como re-
presentantes de los studios po6ti-
cos de la escuela francesa y de la
escuela estilistica espafiola, a in-
ventar la exageradisima metAfo-
ra del caricter ic6nico del poema
(Manuel Rueda, Alexis G6mez
Rosa, Pedro Pablo Fernandez,
Cayo Claudio Espinal y Ren6
Rodriguez Soriano, entire otros),
como si asi el lenguaje consiguie-
ra rebasar su papel de signo ar-
bitrario, convirti6ndose -por una
especie de encarnaci6n- en signo
natural, en significant impuesto
a la forma de su significado. Pero
este convencimiento, en cuanto
que es "esthtico", no puede guar-
dar relaci6n sino con el aspect
exterior, de modo que el valor
que le podamos conceder no es
sino lo que se otorga a una fic-
ci6n.

Complejidad
Desde una multiplicidad de plataformas, la cri-
tica criolla puede, entonces, acometer la cons-
trucci6n de mapas de lectures y andlisis textuales


que, como en las mas ricas tradiciones, muestren
la complejidad de una teoria general como flu-
jo resultante del poema que, silenciosamente, se
enfrenta a una tradici6n aparentemente inm6vil,
pero sesgada por corrientes de cambios y por una
incesante dinAmica intertextual.


68 GLOBAL













El prop6sito de mi anAlisis va mAs allA de la
formaci6n de una red del significant po6tico
criollo. Mi idea plantea el dispositivo, el progra-
ma con instruments textuales de diversas pro-
cedencias, partiendo de la vision de que no hay
criterios preestablecidos con los que acercarse a
las obras, sean actuales o del pasado.
Todo el lenguaje de la critical es el lenguaje de
la denominaci6n, o sea, el lenguaje de un meta-
lenguaje conceptual, figurado, metaf6rico. Como
tal, participa de la desviaci6n de la metAfora
cuando 6sta literaliza su indeterminaci6n referen-
cial transformAndola en una unidad especifica del
significado. La experiencia direct de su libertad
es anterior a todo concept. La critical viene a ser,
asi, la expresi6n de una experiencia soberana de
interpretaci6n: una experiencia del mundo exclu-
sivamente poktica, puesto que es simultAnea e in-
disociable de esta expresi6n.
Lejos de ser un simple medio de transmisi6n,
la critical apareceria como el lugar de una rela-
ci6n especifica entire el poeta y la escritura.


Hay una necesidad de mostrar

la critical con discursos llenos d

manipulaciones que ocultan un

radical indigencia.


Poesia y critical son dos 6rdenes de creaci6n
que revelan el nuevo texto que vendri. La critical
no s61o aparece aqui como po6tica en si misma,
sino que, en ciertas ocasiones, estapoiesis critical se
torna mis rica que el objeto que se supone le dio
origen. De condicionada, aunque no se advierta
aqui en todo su esplendor, la critical pasa a ser
condicionante, o, cuando menos, aut6noma. Su-
pera a su objeto, va mis alli de 61; se convierte en
otra cosa verdaderamente imprescindible.
La critical es un acto de entendimiento que
nunca puede ser observado, prescrito o verifi-
cado con anticipaci6n. Un texto literario no es
un acontecimiento fenom6nico al que se pueda
otorgar forma alguna de existencia positive, ya


sea en calidad de hecho natural o bien como un
acto mental. El texto literario no conduce a nin-
gun tipo de percepci6n, intuici6n o conocimiento
trascendental, sino que simplemente solicit un
entendimiento que ha de ser siempre inmanen-
te, puesto que plantea en sus propios t6rminos el
problema de su inteligibilidad. Este campo de la
inmanencia forma necesariamente parte de todo
discurso critic. La critical es una metafora del
acto de lectura y el acto de lectura es inagotable.
No existen anAlisis po6ticos correctos, sino so-
lamente malas interpretaciones o interpretaciones
err6neas.5 Mi vision metacritica se orienta, pre-
cisamente, en esta direcci6n, siendo consciente,
no obstante, de la imposibilidad de mi meta. La
plenitud del entendimiento de la critical es inal-
canzable aun en el propio texto literario, puesto
que, de existir dicha plenitud, la lectura critical )
resultaria innecesaria.
El problema radica en que el entendimiento,
segun Paul de Man,6 no puede ser consciente de su
propia ceguera (lo que no sabe o lo que sabe en la
modalidad del error), y, sobre todo, en
S que la "plenitud", mas o menos ciega,
mas o menos consciente, esta desfigu-
rada por la figure. La critical no puede
e postularse como la gramAtica o la 16gica

a del texto literario, segin ha pretendido
hacer, entire otras escuelas, la semiologia
estructuralista, la po6tica francesa y la
I critical multiculturalista norteamerica-
na, simplemente porque la "naturaleza"
del objeto poetico subvierte esta 16gica.
De ahi que me interest analizar el problema
epistemol6gico de la critical a partir de la relaci6n
del poema y su especificidad, en tanto que conse-
cuencia del sentido o sinsentido del mismo, para
anticipar, asi, el por qu6 la critical no puede optar
por reducir el texto a una l6gica plenamente cog-
noscitiva.
La relaci6n puede verse ventajosamente a
partir de una conclusion a que, por caminos no
siempre distintos, ha llegado, a su vez, Mijail Ba-
jtin.7 El texto literario no es cognoscible, o, mejor
dicho, s6lo se puede conocer mediante la mala
interpretaci6n que dicho texto anticipa. Pero De
Man Ileva la conclusion por otro camino. En lu-











gar de seguir el principio y el vocabulario de la
imaginaci6n dial6gica, insisted en la continuidad
temporal (el antes y despu6s) que existe entire el
poema y la critical. El poema y la critical consti-
tuyen una temporalidad estructuralmente conti-
nua, inseparable, a la vez que no coincidente. La
paradoja radica en la naturaleza hermen6utica
intencional del objeto textual.
En efecto, es la intencionalidad hermen6utica
lo que constitute la estructura cognoscitiva de la
pareja texto-critica del conocimiento de la forma
natural. Esta se conoce extrinsecamente, no es in-
manente a su conocimiento; aquella, en cambio,


implica el entendimiento desde aden-
tro, desde el texto mismo, y asi, la lectu-
ra no puede sino repetirlo en el tiempo.
La repetici6n es, por tanto, inevitable,
como lo es tambi6n su no coincidencia.
La lectura no coincide con el texto, pues
la misma abre el circulo de la repetici6n
al horizonte de las diferencias.
El texto afirma el exterior, marca
el limited de esa operaci6n especulativa,
deconstruye y reduce a efectos todos los
predicados mediante los cuales se apo-


dera la especulaci6n exterior. Si no hay nada fue-
ra del texto, eso implica que sus valores especificos
transfiguran el poema como critical de si mismo.
De conformidad con Heidegger,8 podria decir-
se que el poema y la critical no son sino dos caras
de la misma moneda: el texto anticipa (es la pre-
sencia de) su propio conocimiento; la critical, por
su parte, revela el conocimiento en el texto ana-
lizado. Desde el punto de vista l6gico, el circulo
hermen6utico es, por definici6n, un "circulo vicio-
so", pero este circulo vicioso result inevitable des-
de el punto de vista epistemol6gico. La soluci6n no
consiste entonces en buscarle una salida al circulo,
sino en entrar en 61 de la manera correct, que es
precisamente lo que Heidegger propone.
El circulo, dice, "es la expresi6n de la presen-
cia existencial del ser (dasein) mismo... En 61 se
esconde la posibilidad concrete de la forma mAs
primordial del conocimiento".9
Remitiendo a la postura que el propio
Heiddeger asume y contradice como ex6geta de
Holderlin, Paul de Man hace el siguiente replan-


teamiento metacritico: el comentario ideal que
propone el fil6sofo exegeta resultaria superfluo y,
sobre todo, tendria que abolir la continuidad tem-
poral que caracteriza el process hermen6utico. De
Man corrige asi el circulo heideggeriano, abri6n-
dolo en espiral, al revelar la estructura temporal
no coincidente de la pareja texto-critica, que no
s6lo introduce la diferencia en la repetici6n, sino
que mina ademAs todo intent de totalizaci6n.
La vision es inseparable de la ceguera; tie-
ne la virtud de cegar sobre todo cuando no hay
conciencia del lenguaje, pero tambi6n cuando lo
hay. La autorreflexi6n no puede reflejar lo que


El texto literario no es

cognoscible, o, mejor dicho, s6lo

se puede conocer mediante la

mala interpretaci6n que dicho

texto anticipa.
I


estA fuera de su alcance, pues 6sta marca el limi-
te de la comprensi6n. Ni la dimension semAntica
ni la sensorial, sefiala De Man, coinciden con
la forma cerrada que postula el critic literario
cuando la obra analizada responded a sus pre-
guntas. El diAlogo entire el critic y el poema es
interminable, precisamente porque el poema no
clausura, porque el lector se encuentra implicado
en un process interpretativo que es hist6rico y
que, por tanto, imposibilita la totalizaci6n. Y, so-
bre todo, porque la lectura s61o sabe distinguirse
del texto que lee, proponiendo criterios que no
preceden a, sino que resultan de la lectura. La
critical literaria se constitute asi como una acti-
vidad negative, que aniquila el objeto con el que
no coincide ni se identifica.

Intemporalidad y temporalidad
De acuerdo al anAlisis de Hans-Georg Gadamer,
esta situaci6n genera un estado de simultanei-
dad continue e intemporal del ser est6tico.1' Sin
embargo, mi prop6sito no es otro que pensar la


70 GLOBAL











intemporalidad y la temporalidad, ya que la pri-
mera esta esencialmente vinculada a la segunda.
En principio la intemporalidad no es mas que
una determinaci6n dial6ctica que se eleva sobre
la base de la temporalidad y la oposici6n a 6sta.
Ambas influyen en la posibilidad de la dial6ctica
misma del poema y la critical.
Con ello se reproducen panordmicamente las
aporias de la conciencia est6tica que ya hemos ex-
puesto en parrafos anteriores. Pues lo que tiene
que lograr cualquier comprensi6n del tiempo es
precisamente la continuidad, aunque se trate de
la temporalidad de la obra literaria.
En esto asoma la venganza del malentendido
con que tropez6 Heidegger. En vez de retener el
sentido metodol6gico de la analitica existencial
del estar ahi, esta temporalidad existencial e his-
t6rica -determinada por la preocupaci6n, el cur-
so hacia la muerte, esto es, la finitud radical- se
trata como una posibilidad entire otras para la
comprensi6n de la existencia a partir del texto; se
olvida con ello que lo que aqui se descubre como
temporalidad es el modo de ser de la compren-
si6n misma.
Segin Jacques Derrida," un texto no es un
texto mAs que si se esconde a la primera mirada.
La ley y la regla no se esconden en lo inaccesible
de un secret, simplemente no se entregan nunca,
en el present, a nada que rigurosamente pueda
ser denominado una percepci6n.
A riesgo siempre y por esencia de perderse asi
definitivamente, dqui6n sabrA nunca de tal des-
aparici6n? A trav6s del lector, el ocultamiento del
texto puede en todo caso tardar siglos en deshacer
su significaci6n. El tejido que envuelve al tejido.
Siglos para deshacer el propio tejido, reconsti-
tuy6ndolo asi como un organismo; regenerando
indefinidamente su propio tejido tras las huellas
cortantes, la decision de cada lectura; reservando
siempre una sorpresa a la anatomia o a la fisiolo-
gia de una critical que creeria dominar su juego
sin vigilar a la vez todos sus hilos, engafiindose a
si al querer analizar el texto sin leerlo, sin arries-
garse a afiadir a l un Ambito de visions nuevas,
inica posibilidad de entrar en el juego inmanente
de la critical. Si hay una relaci6n indisoluble entire
ficci6n y critical, como fdcilmente se piensa hoy


en dia, si la critical es la ficci6n misma, esa uni-
dad no design ni la confusionn indiferenciada"
ni la identidad de toda quietud. El suplemento de
la critical debe ser rigurosamente prescrito, pero
como dice el propioJacques Derrida, por la nece-
sidad de unjuego, signo al que hay que otorgar el
sistema de todos sus poderes.
Actualmente, estos poderes van mas alli del
ejercicio critic, en la media en que la critical
literaria esta atrapada en un movimiento que la
empuja hacia el orden y hacia un conformismo
absurdo, cuyo exceso crea una desorganizaci6n
aun mayor que el exceso inverso del desorden.
El advance analitico resultante de estas observa-
ciones consiste en que el poema debe entenderse
aqui como un process abierto de interpretaci6n
ir6nica, donde la imaginaci6n genera efectos ex-
cesivos, par6dicos y paroxisticos del vacio y de
insignificancia. Esto significa que el poema no se
contempla simplemente desde la perspective de la
gramAtica y la lingiiistica, es decir, como produc-
to final al que apunta el anAlisis de su producci6n
con el prop6sito de aclarar el mecanismo en cuya
virtud funciona el lenguaje como tal, prescindien-
do de todos los contenidos que transmite.
Desde esta perspective -que es la perspective
de cada lector- el poema es un mero product
inacabado, una fase en el process de compren-
si6n que encierra sin duda como tal un cierto
ludismo abstract: el aislamiento y la fijaci6n de
esta misma fase. Pero la abstracci6n va en la di-
recci6n inversa a la que contempla el critic. Este
no pretend Ilegar a la comprensi6n del tema ex-
puesto en el poema como texto, aclarar el funcio-
namiento del lenguaje al margen de lo que pueda












decir el texto, sino producer una auto-
conciencia del poema.
El poema en tanto que autoconcien-
cia de si mismo e imagen de la critical
ya no puede producer la ficci6n de lo
real, ya que la critical misma es su pro-
pia ficci6n. Por eso la presunci6n de los
textos que se alimentan de esta ilusi6n
feroz son victim de su propia ironia.
La ironia apunta a la presunci6n de los textos que
se alimentan de la ilusi6n feroz de su existencia.
La ironia esta en todos los process extremes, en
todos los process de involuci6n, de hundimien-
to, de inflaci6n, de deflaci6n, de reversibilidad. El
ironista no se rie de la negaci6n, sino de la posi-
tividad vacia, de la banalidad exponencial, hasta
que el process se invierte en si mismo y recupera
el esplendor del vacio.
Las tensions que no se unifican tampoco pue-
den dar cabida a una afirmaci6n; por lo tanto, no
cabe decir, como si con eso uno se liberase de la
dialectica que involucra la afirmaci6n de las ten-
siones, sino mas bien, paciencia tensa, paciencia
hasta la impaciencia. Lo continue, lo discontinue
serian el conflict hiperb6lico con que siempre
volvemos a tropezar, despu6s de deshacernos de
61. La continuidad lleva consigo lo discontinue
que sin embargo la excluye.
La autoconciencia, que se enfrenta a-si-misma,
tiene su objeto de placer en ella misma, pero como
un objeto que en principio s6lo tiene para-si y
que no es aun algo que es; el ser se enfrenta a ella
como una realidad diferente que la suya; y aqu6lla
tiende a intuirse como otra esencia independiente
llevando a cabo plenamente su ser para-si.
Para este tipo de propuesta, en cambio, el punto
de goce indeterminado y siniestro es lo finico que
cuenta. El anAlisis del lenguaje es una simple con-
dici6n previa. Ahora bien, el uso lingiiistico nos
ofrece de nuevo una valiosa indicaci6n en esta
linea. Hablamos tambi6n en un sentido mAs exi-
gente del rizoma de legibilidad que opera en el texto
cuando queremos expresar un minimo de calidad
a la hora de enjuiciar un estilo o de valorar una
tradici6n. Pero tambi6n pone en claro la relaci6n
contradictoria entire el poema y la critical, como
suele ocurrir en las expresiones figuradas. Su


contrario es la ilegibilidad, y 6sta significa siempre
que la critical no cumple su misi6n, que consiste
en que se perciba ella misma ausente de si misma
como creaci6n verbal de la autoconciencia.

Plinio Chahin es poeta y ensayista. Licenciado en
Letras, con studios y diplomas de postgrado en
Lengua y Literatura de la Universidad Aut6noma de
Santo Domingo, done ademas es catedratico de las
facultades de Artes y Literatura. Ha publicado los li-
bros Hechizos de la Hybris, premio Casa de Teatro
del afio 1998; Literatura sin lenguaje? Escritos sobre
el silencio y otros textos, Premio Nacional de Ensayos;
Oficios de un celebrate; Solemnidades de la muerte,
y Consumaci6n de la came. En el afio 2002 public,
en colaboraci6n con Ren6 Rodriguez Soriano, el texto
experimental Salvo el Insomnio.

Notas
' Gilles Deleuze, Crilicay clinic, Anagrama, Barcelona,
1997.
2 Jacques Derrida, iMdrgenes de laj-.. : CAtedra, Ma-
drid, 1994.
3 Octavio Paz, Coriente alterna, Siglo XXI, Mexico, 1979.
SIbidem, pAg. 39 y ss.
' Harold Bloom, La angustia de las influencias, Monte Avi-
la, Caracas, 1991.
6 Paul de Man, Visidny ceguera, Ed. de la Universidad de
Puerto Rico, Rio Piedras, 1991.
7 Mijail Bajtin, Estetica de la creacion verbal, Ed. Siglo
XXI, Madrid, 1983.
8 Martin Heidegger, Artey poesia, Fondo de Cultura Eco-
n6mica, M6xico, 1988.
' Ibidem, pAg. 89 y ss.
to Hans-Georg Gadamer, Verdady Melodo, Ed. Sigueme,
2 Vols., Salamanca, 1996.
" Jacques Derrida, La diseminaci6n, Ed. Fundamentos,
Madrid, 1975.


72 GLOBAL






Informe Esp


ecial







B(























Intro


ducci6n Bernardo Vega


Poco despu6s del golpe de Estado del 25 de septiembre de 1963, Juan Bosch,
desde su nuevo exilio, explic6 a la prensa international y en various articulos
las razones de su derrocamiento, las cuales ampli6 cuando en 1964 public
su libro Crisis de la democracia de Amdrica Latina en la Repiblica Dominicana,
donde enfatiz6 la debilidad de la sociedad dominicana para sostener, en aquel
entonces, una amplia democracia, asi como el papel en el golpe de la corrup-
ci6n military, los remanentes del trujillato, el miedo al comunismo y la actitud de
la Iglesia Cat6lica.
En 1969, seis anfos despu6s del golpe, Bernard Diederich y Al Burt publi-
caron Papa Doc. The Truth About Haiti Today, donde suministraron algunos
detalles sobre el apoyo de las fuerzas armadas dominicanas a la invasion de
Haiti para derrocar a Duvalier, organizada desde territorio dominicano por el
general haitiano Leon Cantave y que cont6 con el apoyo de la CIA.
Pocos meses despu6s de publicado el libro de Diederich y Burt, Juan Bosch
planted en intervenciones radiales su nueva tesis de que su derrocamiento no
se debi6 a las causes citadas previamente por 61, sino por el plan norteameri-
cano para derrocar a Duvalier, al cual 61 se habia opuesto porque violaba el
principio de no intervenci6n.
El cita que desconocia la existencia de un campamento de entrenamiento
en Sierra Prieta hasta que un cubano le inform al respect y entonces orden6
su cierre, lo que no fue cumplido.
Con motivo de esa nueva tesis, en ese mismo ano de 1970 el doctor Antonio
Martinez Ramirez, miembro del Comit6 Ejecutivo del PRD en 1963, y principal


DSCH Y CANTAVE











redactor de la Constituci6n de ese afio, public sus Memorias para un capitulo
de historic dominico-haitiana, donde argument que Bosch le habia encargado
de las relaciones con grupos del exilio haitiano, que si sabia sobre los prime-
ros campamentos de entrenamiento en Sierra Prieta y hasta se habia entrevis-
tado con Pierre Rigaud, uno de los lideres civiles de la invasion y habia dado
instrucciones a los militares dominicanos para que apoyasen los esfuerzos de
Cantave.
Sin embargo, poco despu6s revoc6 la orden de suministrar ese apoyo. De
esa forma, Martinez Ramirez contradijo directamente a Bosch en muchos as-
pectos relatives a las relaciones del exilio haitiano por parte de su Gobierno.
En 1983, en la revista political del PLD, Bosch reiter6 su tesis sobre "La historic
secret del golpe de 1963", alegando de nuevo que desconocia los planes de
invasion del general Cantave.
Diederich, casado con una haitiana, y corresponsal de importantes publica-
ciones norteamericanas, residia en 1963 en Santo Domingo cuando se produjo
la fracasada invasion de Cantave.
Mantenia estrecho contact con el exilio haitiano radicado en Santo Domin-
go. A finales del 2005 public en Puerto Principe, en francs, el libro Le Prix du
Sang (Elprecio de la sangre), donde, en tres capitulos, por primera vez descri-
be con muchos mis detalles los planes de invasion de Cantave y el papel de
los militares dominicanos en el asunto. Su tesis es que Bosch no estuvo ente-
rado de esos planes y que los militares dominicanos hicieron que la invasion
coincidiera con la fecha de derrocamiento de Bosch para ponerlo en ridicule
y facilitar el golpe. Diederich ha autorizado a la revista Global esta primer
traducci6n al espafiol de esos tres capitulos.




Bibliografia
Bosch, Juan. Crisis de la democracia de America Latina en la Republica Dominicana.
Centro de Estudios y Documentaciones Sociales. Mexico, DF, 1964.
Bosch, Juan "La historic secret del golpe de 1963". Political, Teoria y Accion. Aio IV,
No. 42, septiembre 1983.
Diederich, Bernard y Burt, Al. Papa Doc y los Ton Ton Macoutes. Fundaci6n Cultural
Dominicana, Santo Domingo, 1986 versionn en ingl6s de 1969).
Diederich, Bernard Le Prix du Sang. La Resistencia del pueblo haitiano a la tirania. Tra-
ducci6n del ingles por Jean-Claude Bajeux. Puerto Principe, 2005.
Guzman Madera, Mildred. Introduccidn al pensamiento politico de Juan Bosch. Santo
Domingo, 1992.
Martinez Ramirez, Antonio. Memories para un capitulo de la historic dominico-haitiana.
Una revolucl6n frustrada y un president vitalicio, Santo Domingo, 1970.






Informe Esi


ecial






Le Prix du Sang (El precio de la sangre)
Por Bernard Diederich
Traduccion: Maria Luisa Santoni


Capitulo XX
La invasion de Cantave y el derrocamiento de Bosch
Como lagartos cautelosos, muchos haitianos surcaron valles y montafias aden-
trdndose en un pais que una vez fue su enemigo y, para muchos, tan ajeno
como el planet Marte. Los que huian de Papa Doc a menudo andaban des-
nudos, como el desangrado terreno fronterizo de montafia, erosionado por
generaciones debido a su mal uso por parte de campesinos pobres. No eran
los cruza-fronteras usuales, el delgado bracero haitiano cuyos fuertes brazos
tradicionalmente recogen la cania de azlcar dominicana bajo condiciones pri-
mitivas de explotaci6n tipo esclavitud, aborrecidas hasta por los dominicanos
sin empleo.
La primera ola en la memorial viva de refugiados politicos de Haiti que cru-
zaba la frontera hacia la Replblica Dominicana logr6 romper una tradici6n
previa a la independencia de la Espaflola, la isla caribefia compartida por dos
paises. En 1790, autoridades de la colonia espafiola, future Repfblica Domini-
cana, entregaron al mulato Vicente Oge y a su negro companero de conspira-
ci6n, Jean Baptise Chavanne, a los colonialistas franceses de la future Haiti. Los
dos hombres habian huido cruzando la frontera cuando su revuelta fracas6.
Por orden del regimen francs, fueron quebrados en la rueda y luego quema-
dos hasta morir en Cabo Haitiano.
A finales del 1962, asesinado Trujillo, el dictador dominicano, la ecuaci6n
islefia habia cambiado. Entre los primeros en escapar cruzando la frontera de
159 millas estaba un reducido n-lmero de antiduvalieristas haitianos. Algunos
empezaron a aprender el espaiol y various hasta encontraron trabajo ense-
fiando francs en escuelas dominicanas.
La vida en ese pais extranjero, aunque en la misma isla, no era fdcil, a pe-
sar de la simpatia del dominicano promedio, tan recientemente liberado de
una tirania. Los refugiados haitianos sin dinero pasaban hambre durante dias.
Algunos eran demasiado orgullosds como para admitir su pobreza. La mayo-
ria eran activists politicos y ripidamente empezaron la dificil tarea de orga-
nizar y buscar apoyo para lanzar una lucha armada contra Duvalier. Pronto
descubrieron, al proliferar los pequeios grupos, que no s61o habian traido
su equipaje politico, sino sus celos, sospechas y antagonismos, personales y
regionales.
Entre los primeros refugiados de 1962 que establecieron un grupo politi-
co en la Repulblica Dominicana estuvieron los ex diplomAticos haitianos Paul
Verna y Pierre Rigaud, este iltimo tambien antiguo official del ej6rcito. Ya en
el exilio, habian solicitado y obtenido visas dominicanas. Verna habia sido
nombrado en la embajada haitiana en la anterior Ciudad Trujillo y, junto con
Rigaud, rdpidamente reestablecieron amistades con oficiales del ej6rcito do-
minicano en la era post Trujillo. Nombraron su grupo la Uni6n Democrdtica
Nacional (UDN) y empezaron a reclutar simpatizantes.
Mientras tanto, un grupo de exilados j6venes, quienes rechazaban tanto
a los "viejos politicos" como a los oficiales del ej6rcito, se habia formado al
mismo tiempo en Santo Domingo, y bautizaron a su grupo como Frente de











Liberaci6n de Haitianos Libres (Front de Liberation d'Haitians Libres), el FLHL.
El organizador, un joven y serio maestro de escuela, Fred Baptiste, de Jacmel,
asumi6 la posici6n de secretario general. El grupo de Baptiste pronto com-
prendi6, sin embargo, que solos tenian pocas posibilidades de obtener apoyo
y armas.
No fue hasta la noche del 17 de abril de 1963, despu6s de much preparar
y pedir, cuando tuvo lugar la primera reuni6n de los diferentes grupos de exi-
lados en una casita que habia en la calle Altagracia esquina F61ix Maria Ruiz,
en Santo Domingo.
La misma fue convocada por Raymond Cassagnol, quien habia hecho un
vuelo spectacular hacia la libertad cruzando un bosque de pinos con su es-
posa y seis hijos. Sin embargo, en la reuni6n, como en Haiti, los exilados no
conseguian unirse. Ni Rigaud ni Verna asistieron. El antiguo candidate presi-
dencial Louis Dejoie tampoco fue. Su postura era bien conocida en los circulos
de exilados. Dejoie se oponia a cualquier actividad de exilados contra Duva-
lier que no fuera encabezada por 61. Ain asi, de la reuni6n result la formaci6n
de un movimiento tutelar que seria conocido como el Movimiento Revoluciona-
rio Haitiano (MRH), que adopt un plan de acci6n inmediata. Asi nacieron los
kamoken, emprendiendo su largo y tortuoso camino hacia el campo de batalla
contra Papa Doc. "Camoquin", en creole, es el nombre de una pildora contra la
malaria, de amargo sabor.
Uno de los lideres del MRH era el fuerte y bigotudo embajador Antonio
Rodriguez Echazabel, el cubano duefio de una carniceria en Puerto Principe,
quien habia abandonado el servicio exterior de Castro al desertar en PakistAn
y estaba preparado para ayudar a los exilados a liberar a Haiti de Duvalier.
Poco despu6s de la reunion, Raymond Cassagnol y Rodriguez volaron a Es-
tados Unidos para recaudar fondos. Pero mientras estaban fuera, Jacques Cas-
sagnol, hermanastro de Raymond, abri6 un campo de entrenamiento cerca
de la frontera dominicana, en el pueblo de Dajab6n, declarandose secretario
general de su precipitadamente fundada Fuerza Revolucionaria Unida (FRU).
Advertido del golpe competitive de su medio hermano, al regresar, Raymond
Cassagnol tuvo que redactar un acuerdo estableciendo sus diferencias, antes
de poder animar a otros a unirsele.
Finalmente se transportarian unos 30 reclutados -en la camioneta Chevy
blanca de Rodriguez- a Dajab6n, pueblo pequefo a orillas del rio Masacre, la
frontera natural del norte. Una vez alli, y no lejos de la fortaleza gris del ejercito
que quedaba en una loma alta detras del pueblo, los exilados se encontra-
ron en formaci6n, a tiro de rifle del ejercito dominicano. Aprendieron a dis-
parar rifles Springfield y metralletas Thompson ligeras. En una sabana cerca
del campo de tiro, estos primeros reclutas de un ej6rcito exilado se acostaron
bajo los arbustos para dormir. Finalmente se les envi6 colchones, pero durante
esos primeros dias su unico cobijo fueron las chozas construidas al lado de los
arbustos, que dejaban a los hombres expuestos a la lluvia tropical. A pesar de
las condiciones primitivas, la moral de los exilados era alta. Con la llegada de
nuevos reclutas, el numero creci6 a 67. En muchos casos devinieron volunta-
rios el mismo dia en que cruzaron a la Republica Dominicana como exilados.
No habia escasez de municiones y pronto estaban disparando bazucas y ame-
tralladoras calibre 30 hasta dolerles los hombros.
Segun los rumors, en ese campamento provisional, Paul Magloire, ex
president de Haiti, habia dotado a Rodriguez, el cubano, con 60,000 d6lares.


GLOBAL












Armados con equipos y municiones, el ejercito de exilados se estaba prepa-
rando para entrar a Haiti cruzando el rio Masacre el 13 de mayo de 1963 y
atacar Cabo Haitiano el 15, dia en que terminaba el period legal del gobierno
de Duvalier.
Un entrenador haitiano, Gerard Lafontant, quien habia estado encargado de
la administraci6n del cine Paramount en Puerto Principe, habia sido arrestado
y luego habia escapade al exilio, al ser liberado recuerda: "No podia career lo
que veia cuando el comandante military de Dajab6n, el Coronel Ney Garrido..."
apareci6 en escena para inspeccionar la harapienta fuerza haitiana de exi-
lados. Garrido declare ser ferozmente antiduvalierista. Habia sido agregado
military dominicano en Puerto Principe por un breve tiempo en 1958, hasta que
Duvalier exigi6 su retire, acusandolo de entregar armas a la oposici6n.
Un capitan y un lugarteniente del ejercito dominicano fueron designados
por el coronel Ney Garrido para entrenar la fuerza de invasion haitiana en el
exilio en el uso de una diversidad de armas de fuego. El capitan daba instruc-
ciones sobre las armas pesadas y prActicas de tiro, mientras el lugarteniente
impartia unos breves cursos sobre tacticas de guerrilla y lucha callejera.
Para preparar psicol6gicamente a Puerto Principe para la invasion, el MRH
alquil6 un avi6n pequeno y el 21 de abril, un domingo, lanz6 fajos de folletos
nitidamente impresos portando un mensaje en frances que anunciaba la "Ope-
raci6n lavado en seco".
El mensaje amenazaba limpiar a Haiti "de todo insecto nocivo que acom-
paie a Duvalier el gorila" y tambi6n estaba destinado a las fuerzas armadas
haitianas instandoles a unirse a la revoluci6n. Los volantes advertian a los re-
sidentes extranjeros, asi como a los diplomdticos "acreditados ante el tirano-
Voudouisant" que deberian evacuar la ciudad antes del 15 de mayo. Todos
aquellos residents de las cercanias del Palacio Nacional fueron instruidos a
evacuar el area antes de la fecha limited.
Aunque la mayoria de los panfletos flotaron lomas arriba de la capital, el
avioncito y sus impresos si tuvieron impact. Generaron excitaci6n, demos-
trando que Duvalier no era invencible, que un avi6n pequefio podia sobrevo-
lar y lanzar papeles que ni los macoutes de Papa Doc podian destruir antes de
que los leyeran.
El dia D (Dia de Duvalier) se acercaba, cuando casi en la medianoche del
13 de mayo el ej6rcito de exilados fue despertado y se le orden6 formarse y
saludar a un visitante distinguido. Era el general de brigada Elby Vifias Ro-
man, secretario de las Fuerzas Armadas Dominicanas. El visitante de media-
noche dijo a los exilados que no estaban solos en su lucha contra Duvalier.
Al dia siguiente, sin embargo, Stevenson, el mecanico haitiano que condujo
la camioneta blanca de i.-r a Santo Domingo, trajo malas noticias: supieron
que, a pesar de lo dicho por el general Vifias Roman, si estaban solos y muy so-
los. El campamento tenia que ser desmantelado inmediatamente. Stevenson, ve-
terano de la Segunda Guerra Mundial, sugiri6 que abandonaran el campamento
y atravesaran el rio por cuenta propia para lanzar el ataque contra Duvalier.
Demasiado tarde. Un capitan del Ejercito dominicano y dos tenientes llegaron
y ordenaron que entregaran todas las armas. Estas se guardaban en grandes
cajas bajo constant vigilancia cuando no eran usadas para entrenar. Las armas
fueron cargadas en un cami6n grande del ejercito y llevadas bien lejos.
Dos horas mas tarde, otros dos camiones aparecieron y se orden6 al primer
ej6rcito haitiano de exilados formado en la Reptblica Dominicana subirse en


Informe Especial











ellos. Despu6s de viajar la noche entera, sin ceremonia, se apearon en medio
de la elegant avenida MAximo G6mez, arruinados, sin un peso en el bolsillo
y perplejos, como la gente sin hogar de cualquier ciudad.
Noticias de prensa extranjera emitidas desde Santo Domingo el 14 de mayo
informaban que exilados que se preparaban para invadir Haiti parecian estar
SIumi:..:., en rifias". Tad Szulc del New York Times citaba a Raymond Cassag-
nol como diciendo que habia "dispersado su Fuerza Revolucionaria Unida" de
2,000 hombres ante la amenaza de una ocupaci6n extranjera de Haiti. Cassag-
nol sugeria que Estados Unidos estaba respaldando una organizaci6n rival de
exilados y "no deseaba que Duvalier fuera derrocado por nadie mas que hai-
tianos". Jacques, hermanastro de Raymond, vestido de military y luciendo listo
para el combat, dijo que policies dominicanos habian frustrado sus planes de
invasion el 13 de mayo al desarmar su fuerza de 200 hombres desplegados a
lo largo de la frontera con Haiti. Para los periodistas extranjeros esta era una
historic confusa. Tad Szulc escribi6 en el New York Times que una fuerza de
guerrilla antiduvalierista bien armada, el Movimiento Haiti Joven (Mouvement
Jeune Haiti), estaba lista para actuar. Su informed era ligeramente premature.
La verdad del asunto era que el president dominicano Juan Bosch habia
actuado. En su libro Crisis de la Democracia de America en la Replblica Do-
minicana, Bosch manifiesta: "Por un cubano exiliado me enter de que en
una zona military, en el interior del pais, oficiales dominicanos estaban entre-
nando haitianos. ,C6mo era possible que estuviera haci6ndose tal cosa sin mi
conocimiento? Llam6 al ministry de las Fuerzas Armadas, lo interrogue, me
dijo que era verdad y le orden6 disolver el campamento. Una cosa era librarse
de Duvalier en una coyuntura favorable, a la luz del sol, como debe operar
siempre una democracia, y otra cosa era preparar fuerzas de haitianos para
lanzarlos a una invasion; esto ultimo era violar el principio de no intervenci6n,
lo cual podia quitarnos autoridad si en esa hora convulsa del Caribe alglin
gobierno ci'l.: -i hacer lo mismo contra nosotros".
Sin embargo, el president Bosch no se habia dado cuenta de que el epi-
sodio s6lo era el principio de su dolor de cabeza haitiano. La Administraci6n
Kennedy en Washington, irritada por los engalios de Papa Doc, no mantuvo en
secret que estuviese buscando una alternative. La Agencia Central de Inteli-
gencia (CIA) tenia una nueva misi6n: ayudar a derrocar a Frangois Duvalier.
Para la Repulblica Dominicana de Bosch, habria posteriores implicaciones.

Capitulo XXV
La guerra del general Cantave
Un domingo de junio de 1963, guardias dominicanos en la frontera, quienes
cuidaban las cinco torres de observaci6n medievales que dominant el Haiti
adyacente, reportaron columns de humo subiendo al cielo desde la desolada
carretera de tierra que sirve de limited international entire los dos paises. Pare-
cia que Haiti estaba en llamas.
No eran los acostumbrados incendios iniciados por campesinos haitianos
para limpiar la tierra antes de sembrar petit mil, sino una conflagraci6n que se
extendia a lo largo de la frontera. El incendiario result ser Papa Doc. Habia
ordenado a sus macoutes quemar las siembras y las viviendas de los campesi-
nos para crear un cordon sanitario de tres a cinco millas a lo largo de la totali-
dad de las 156 millas de la frontera. Para completar ese cord6n sanitario, en el
norte de Haiti se talaron los arboles a lo largo del rio Masacre. En las montafias


GLOBAL












al sur, la deforestaci6n y erosion resultantes de la sobre-explotaci6n habian he-
cho el trabajo para Papa Doc, pues alfos atras la region habia sido despojada
de su vegetaci6n y habia quedado desnuda, como un paisaje lunar. Ni siquiera
habia una alambrada fronteriza.
En esta inh6spita tierra de nadie cualquiera que tratara escapar, o tratara
de ir a Haiti, o cualquier otra persona no autorizada, podia ser abatida a pri-
mera vista.
Los campesinos ya no podian alojar o servir de guia a los haitianos que
huian o a las guerrillas antiduvalieristas. El cord6n sanitario de Papa Doc cas-
tigaba no s61o a los desarraigados campesinos de subsistencia, quienes per-
dian sus hogares y cosechas, sino tambi6n a los braceros temporeros de cafia
de azucar que usualmente cruzaban la frontera. De todas maneras, a pesar
de los nuevos peligros, el 6xodo de haitianos continuaba y mensajeros que
venian de Santo Domingo pasaban impert6rritos para entregar informaci6n a
sus contacts en Puerto Principe.
En este scenario surrealista entr6 en acci6n el nuevo grupo rebelde an-
tiduvalierista, tipo fantasma, que los campesinos llamaron kamoken. En poco
tiempo asumieron los atributos misticos del loup-garou, hombre lobo volador
y noctambulo. Los kamoken parecian estar en todas parties y en ningin lado.
Temiendo ataques nocturnos sorpresivos de los kamoken, los soldados haitia-
nos abandonaban sus pequefios puestos militares de avanzada y, escondidos,
se quedaban dormidos con sus armas. Pero como probarian los hechos, los
kamoken eran mas intimidantes que potentes, y ganaron mas victorias psicol6-
gicas en la imaginaci6n del enemigo que en el campo de batalla.
Para ayudar a vigilar la frontera, Duvalier design una cuadrilla de extra-
fios y violentos personajes. Le reportaban directamente a 61 e incluian a Dodo
Nassar, un muy conocido contrabandista sirio-dominico-haitiano que habia
espiado para los dominicanos y para Duvalier; Zacharie Delva, el calvo jefe de
milicia del Artibonito que, al igual que Nassar, se consideraba un hougan, aun-
que de ninguno de los dos se sabia plblicamente que habian sido iniciados al
sacerdotismo vodld; Andr6 Simon, el diputado de Jacmel que se habia hecho
jefe incontestable de la region Sur y el mayor Vir Lherrison en el Norte.
A pesar de la casta de personajes guarda-fronteras de Papa Doc, hubo
muchas fugas 6picas a trav6s de la frontera, incluyendo oficiales del ej6rcito,
suboficiales y soldados, luego de las duras medidas de Duvalier contra las
tropas. Algunos marines estadounidenses, quienes en calidad de consejeros
de la Misi6n Naval habian entablado amistad con oficiales del ej6rcito haitiano,
corrieron riesgos extraordinarios para salvar la vida de algunos oficiales, bus-
candoles ayuda para cruzar la frontera.
Tal fue el caso del mayor Robert Andr6, quien habia estado a cargo del
Cuerpo de Sefiales haitiano. Andrb era un official altamente professional y su
padre, el coronel P. Jules Andr6, habia sido subcomandante y jefe del Estado
Mayor de la Garde d'Haiti (Gendarmerie) en 1934, cuando concluy6 la ri. it i-
nizaci6n" de las fuerzas militares del pais por las fuerzas de ocupaci6n esta-
dounidense. El mayor Andr6 habia vuelto recientemente de Maryland, donde
habia sido operado de cAncer en el hospital naval estadounidense de Bethes-
da. Se decia que estaba entire los primeros en la lista de Papa Doc de oficiales
pro-americanos a ser eliminados.
Como para entonces las residencias de las embajadas latinoamericanas es-
taban fuertemente custodiadas por las fuerzas de Duvalier, Andr6 fue a la casa


Informe Especial











del capitan Donald Q. Layne, del Cuerpo de Marines estadounidense, amigo
suyo y consejero de comunicaciones de la Misi6n Naval. El teniente coronel
George A. Babe de la Misi6n y el capitan Layne examinaron todas las rutas de
escape posibles para el mayor Andr6. Para entonces, la mayoria de las rutas
estaban bloqueadas.
Pero sucede que al coronel Roy J. Batterton hijo -sucesor del coronel Heinl
como jefe de la Misi6n Naval- y a su menuda esposa, Joan de Batterton, neoze-
landesa de nacimiento, les gustaba montar a caballo. En su hogar tenian dos y
frecuentemente hacian cabalgatas nocturnas. Batterton, cuando era miembro
de los "Marine Raiders" durante la Segunda Guerra Mundial en el Pacifico,
habia sido herido y se cas6 con su enfermera cuando se recuperaba en un
hospital en Auckland, Nueva Zelanda. Con la asistencia de Batterton surgi6
un nuevo plan de fuga. El mayor Andre mont6 durante la noche el caballo del
coronel junto con Joan Batterton, haci6ndose pasar por su esposo. Cruzaron
el vecindario de Delmas, penetrando a la llanura de Cul de Sac y burlaron
completamente a los macoutes que custodiaban las calls. Lejos de la ciudad,
Andr6 se desmont6 y sigui6 a pie. Estaba d6bil, pues habia sido recientemente
operado y le tom6 casi cinco dias, escondi6ndose y esquivando las patrullas
de la milicia, alcanzar el area de la frontera. Escal6 las montanas para cruzar
por una secci6n no vigilada, durmiendo entire las rocas, y despert6 con un es-
corpi6n subiendole por la pierna. Habia mis duvalieristas y los 6ltimos pasos
hacia la libertad del mayor Andr6 fueron con su revolver en mano. Sufriendo
deshidrataci6n y agotamiento, alcanz6 la Repuiblica Dominicana donde este
autor se encontr6 de nuevo con 61.
Muchos de los oficiales militares que huian de Papa Doc, asi como civiles
antiduvalieristas, hicieron travesias dramiticas similares. En medio del am-
biente de desesperanza y confusion de los refugiados haitianos que estaban
en la Republica Dominicana, lleg6 la digna figure de pelo blanco y alta estatura
del general Leon Cantave, antiguo comandante del Ej6rcito haitiano. El exilado
general, de 53 anos, mantenia un bajo perfil y s6lo sabian de su presencia los
antiguos oficiales que 61 reclutaba para su pequefio ej6rcito. Corrian rumors
de que uno de los patrocinadores que ayudaba a financial su campana era
la Agencia Central de Inteligencia (CIA), que recientemente habia tomado un
active interest por los exilados haitianos.
Cantave habia !1-._j:iJ'-i a Santo Domingo desde Nueva York, despu6s de
servir con la Naciones Unidas en el Libano y el Congo durante cinco afios de
exilio. Veterano de 20 afos en el ejercito, se habia opuesto al intent del gene-
ral Paul Magloire de instalarse como dictador de Haiti, despues de un period
como president electo. Cantave fue encarcelado, pero despu6s del derroca-
miento de Magloire, en diciembre de 1956, fue promovido a comandante del
Ejercito. Entreg6 su comando al coronel Antonio Kebreau despu6s de la batalla
de un dia entire facciones del ejercito y grupos politicos, el 25 de mayo de
1957. El Cantave exilado confiaba totalmente en poder deshacerse del "mons-
truo", como publicamente catalogaba a Duvalier. "Duvalier sabe", declaraba
Cantave, "que soy un hombre del Ejercito y que el Ejercito se pondra de mi
lado". Pronto se daria cuenta, sin embargo, que quedaba poco del ej6rcito que
una vez comando.
El descontento y odio hacia Duvalier era generalizado entire los exilados
haitianos en la Republica Dominicana, tanto militares como civiles. Compar-
tian un parecer comun: su pais tenia que ser rescatado de las manos de ese


GLOBAL












tirano o nunca volverian a su hogar. Sin embargo, Duvalier parecia ser un
blanco secundario cuando los exilados se peleaban entire si por el liderazgo.
A los refugiados j6venes no les gustaban los exiliados oficiales del ej6rcito
que tan recientemente habian servido a Duvalier. "El sindrome del cangrejo"
-como se le conoce en Haiti, seg6n el cual unos cangrejos impiden a otros
llegar a la parte superior de la canasta- estaba funcionando. Al proliferar los
movimientos de liberaci6n, los lideres exilados haitianos se volvian mezquinos
y rechazaban a sus competidores, mientras parecian pasar por alto el hecho
de que estaban sorprendentemente poco preparados para luchar contra Papa
Doc. No importaba. Eran "tiempos de guerrilla" y la juventud haitiana creia
poder repetir de alguna manera el exito de Fidel Castro contra la dictadura
de Batista en Cuba. Una docena de hombres habia sobrevivido el desastroso
desembarco de Castro desde M6xico, escalado la escarpada Sierra Maestra y
lanzado finalmente su victoriosa rebeli6n.
Cuando el general Cantave lleg6 a la escena dominicana, preparado para
tomar el mando de los exilados haitianos, su consejero, quien se encontr6 con
61 en Santo Domingo, era el muy conocido ex-diplomitico y official del Ej6rcito
haitiano Pierre Rigaud. El otro consejero era Paul Verna, que habia servido en
la embajada de Haiti en la entonces Ciudad Trujillo y vivia en exilio en Vene-
zuela. Verna habia pasado dos afios de gira por Am6rica Latina buscando apo-
yo para los exilados. Los antiguos diplomiticos haitianos habian renovado sus
viejos contacts dentro del Ej6rcito dominicano, quienes acordaron ayudarles,
advirti6ndoles que el president Juan Bosch estaba opuesto a cualquier ope-
raci6n rebelde contra Duvalier desde suelo dominicano. El entrenamiento y el
plan para invadir Haiti debia ser completamente clandestine y mantenido en
secret, adn para el mandatario dominicano. Bosch, el primer president del
pais electo democriticamente, estaba determinado a apegarse a las normas
y las leyes internacionales y a no involucrarse en r i''.:': sucios", sello de su
predecessor, el dictador Rafael Trujillo. Cuando se le pregunt6 sobre la situa-
ci6n en Haiti, Bosch subray6 que 6sta dependia de la Organizaci6n de Estados
Americanos, diciendo que "la OEA debe encontrar una soluci6n".
A principios de julio de 1963, oficiales del alto mando del Ej6rcito dominica-
no, en una acci6n que Bosch ignoraba, dieron luz verde para empezar a entre-
nar a exilados haitianos en el campamento military dominicano de Sierra Prieta,
a ocho millas al noroeste de Santo Domingo. Antiguos oficiales haitianos, j6ve-
nes exilados civiles y analfabetos reclutados en los campos de cafia, conocidos
como congos, conformaron la nueva fuerza. Aunque los reclutas vestian cascos
de acero y uniforms dominicanos, gran parte de su entrenamiento c :..n i; i en
mejorar la punteria. El campamento tambi6n era un secret para los exilados
haitianos opuestos a Cantave. Sin embargo, no pas6 much tiempo antes de
que las controversial emergiesen en el campamento. A los civiles no les gusta-
ba recibir 6rdenes de oficiales haitianos de quienes, en primer lugar, pensaban
que eran responsables del ascenso de la dictadura de Duvalier.
Ir6nicamente, un sacerdote cat6lico, el padre Gerard Bissainthe, miembro
de la Orden de Educadores del Espiritu Santo en el Petit Seminaire de San
Marcial, habia huido al exilio, donde se convirti6 en lider de Jeune Hafti -un
grupo de exilados j6venes asentado en Nueva York y que habia logrado obte-
ner cierta financiaci6n de la CIA- rogaba a Bosch que se le permitiese abrir
un centro de entrenamiento educativo para exilados j6venes. Los ruegos del
cl6rigo fueron inutiles.


Informe Especial












Poco despu6s de que empezara el entrenamiento, Bosch oy6 que habia
haitianos que estaban siendo entrenados por su ej6rcito. Llam6 al jefe del Ej6r-
cito, el general Hungria Morel y, enojado, pregunt6: ",Qu6 diablos esti pasan-
do con el entrenamiento de haitianos?"
Resulta que ese dia en particular yo entrevistaba a Sacha Volman, un ayu-
dante de Bosch, cuando el president le telefone6 para preguntarle si sabia
que el ej6rcito estaba entrenando haitianos. Volman no sabia y me pregunt6
a mi. Yo me encogi de hombros. Para mi era noticia. En efecto, conociendo
las dificultades que Jeune Haiti tenia tratando de obtener el visto bueno official
para establecer un centro para exilados haitianos, me sorprendia la noticia.
Volman me dijo que sospechaba que el "hombre de pelo blanco" de la emba-
jada americana (sin mencionar el nombre de esa persona) tenia algo que ver
con que el Ej6rcito dominicano estuviese entrenando al grupo de Cantave. El
hombre de pelo blanco, Volman especulaba, era el jefe de estaci6n de la CIA,
pero agreg6 que eso s61o era una suposici6n.
El general Cantave estaba fuera del pais cuando el president Bosch or-
den6 a su ej6rcito interrumpir inmediatamente el entrenamiento de haitia-
nos. Cantave volvi6 apresuradamente y en una semana los haitianos estaban
nuevamente entrenindose en el campamento, esta vez sin los problematicos
activists civiles, que habian regresado a Santo Domingo. La mayoria de los
congos de Cantave eran mas diestros con el machete que con las metralletas.
Un t6rrido viernes por la tarde, el 2 de agosto de 1963, los activists civiles
haitianos recibieron 6rdenes verbales de reportarse a Sierra Prieta. Al fin la
invasion de Haiti por parte de los exilados parecia inminente. Calladamente
muchos refugiados desaparecieron de Santo Domingo.
A media mafiana, el 5 de agosto de 1963, el autor, entonces asentado en San-
to Domingo y corresponsal del New York Times, Time Magazine y NBC News,
recibi6 una llamada del ex-diplomatico haitiano Paul Verna, quien dijo tener
noticias importantes que dar y me pidi6 que fuera rapido al hotel Jaragua. Ver-
na, un viejo amigo, se present como vocero de la fuerza de exilados condu-
cida por el general Cantave. Fortalecido con un vaso lleno de whisky escoc6s,
Verna relat6 su "noticia" dramaticamente. Era un moment teatral y yo no sabia
cuan teatral podia ser. Tomando aire, con la mirada vidriosa por la falta de sue-
fo, describi6 c6mo Cantave habia llegado a Haiti e: i r rfi ri n-i a la cabeza de un
ej6rcito s6lido, y c6mo estaba en ese moment avanzando hacia Cabo Haitiano,
la segunda ciudad del pais. Realmente eran noticias excitantes.
"%Le gustaria ir a Cabo Haitiano esta noche o mariana por la mafiana para
cubrir la noticia?", me pregunt6 el vocero. "Se espera que la ciudad caiga
temprano en la tarde". "Si, por supuesto", respond, "quisiera cubrir la gue-
rra desde las lines del frente". Entonces pedi mas detalles. Por razones de
seguridad, me dijo que esa informaci6n tenia que ser limitada. El ej6rcito de
invasion, continue, reunia a unos 250 combatientes y habia llegado a Haiti des-
de "una isla del Caribe" (dijo no poder revelar el nombre de la isla). Habian
empleado, sigui6, el element sorpresa y encontrado "poca resistencia para
tomar los pueblos costeros de Fort Libert6, Derac y Phaenton, en el rinc6n no-
reste de Haiti". Los exilados estaban avanzando en dos columns en un movi-
miento de pinzas. Mirando su reloj, Verna concluy6, "ahora s61o es cuesti6n de
horas antes de que caiga Cabo Haitiano".
Fuentes diplomaticas de Puerto Principe confirmaron que habia una es-
pecie de invasion en el noroeste. Al enviar la noticia, me asegur6 de que las


GLOBAL












afirmaciones fuesen atribuidas al vocero Verna. Ninguna fuente independien-
te podia confirmar o negar sus detalladas aserciones. La maiana siguiente,
el New York Times public la historic encabezando la primera pagina con un
mapa que mostraba el pretendido advance de la fuerza rebelde en un movi-
miento de pinzas hacia Cabo Haitiano.
Al partir en direcci6n al area de la frontera dominicana mis cercana a la
lucha, y no deseando ser victim de informaci6n manipulada, decide cruzar
la frontera, si fuese necesario, para saber con precision lo que estaba pasan-
do. A bordo de un bote y haciendo un reconocimiento del rio Masacre que
separa los dos paises, observe a un DC-3 de la Fuerza A6rea Haitiana, que
confundi con un avi6n de observaci6n military, haciendo lo que yo hacia, bus-
cando al ejercito invasor. Poco despues supe que el avi6n llevaba un equipo
de prensa gubernamental haitiano al cual se le ofreci6 una vista area de un
terreno que el Gobierno habia declarado como totalmente libre de rebeldes.
Fuentes en el lado dominicano confirmaron que exilados haitianos habian
retornado a suelo dominicano y luego habian desaparecido. Entonces regre-
s6 a Santo Domingo, envi6 mis despachos de rastreo, convencido de que
el ej6rcito de invasion no s61o no habia torado Cabo Haitiano, sino que se
habia desvanecido despu6s de una rdpida incursi6n. El colmo de los males
fue el cable que recibi del corresponsal del New York Times en Haiti, Ri-
chard Elder, que bromeando dijo lo obvio: "Las dos columns de Diederich
marcharon en el New York Times y despu6s al mar". La invasionn" de hecho
prob6 ser efimera y una comedia de errors. Finalmente, el autor logr6 com-
paginar los hechos.
Alas once de la noche del 2 de agosto, los congos y otros exilados del cam-
pamento de Sierra Prieta habian sido colocados en un cami6n del Ej6rcito do-
minicano. Avanzaron pesadamente a un encuentro con Cantave y sus oficiales
en un pequefio claro al borde de una carretera al norte de Dajab6n, en la Re-
pdblica Dominicana, pero lejos de miradas inquisitivas. Alli se les entregaron
uniforms kaki y botas nuevas. Para los campesinos haitianos de pies anchos,
la mayoria de las botas eran muy pequefias.
El extraio ej6rcito prontamente se quit las botas nuevas, se disputaron las
sombras, y descansaron hasta el dia siguiente. Esa noche les fue ordenado vol-
ver al cami6n grande y fueron transportados mis al norte, a un punto donde
el rio Masacre desemboca en la Bahia de Manzanillo. S61o cuando estaban a
punto de saltar al rio, que les llegaba hasta el cuello, para cruzar a pie a terri-
torio haitiano, fue que les entregaron sus armas, la mayoria rifles Springfield
estadounidenses con 150 balas cada uno.
Esas armas usadas habian combatido en mis de una empresa revoluciona-
ria caribefia. Confiscadas al ej6rcito cubano por Fidel Castro cuando lleg6 al
poder, habian sido entregadas al grupo revolucionario dominicano asentado
en Cuba que invadi6 la Repiblica Dominicana el 14 de junio de 1959 y que
fue capturado por fuerzas de Trujillo. Ahora los soldados dominicanos habian
entregado los rifles heredados a una nueva, mal entrenada y confusa banda,
decidida a invadir Haiti.
El 5 de agosto, al amanecer, los invasores se desplazaron a lo largo de la
costa haitiana hacia Derac, un pueblecito de fabricantes de soga, del otro lado
de la bahia de Fort Libert6, parte de la plantaci6n Dauphin de administraci6n
americana. Derac cay6 sin que se dispararase un tiro, pero various invasores
indisciplinados desobedecieron las 6rdenes y balearon a dos milicianos y a un


Informe Especial












soldado en un puesto retirado. Este intent "obtuvo mas titulares que progre-
so", report la revista Time.
Entre los invasores habia various ex oficiales del ej6rcito haitiano que se
habian unido a Cantave. Uno de ellos, el coronel Pierre Paret, antiguo jefe de
Policia de Puerto Principe, vestia su uniform de combat. El teniente coronel
Rene Le6n, segundo al mando de la armada de Cantave, quien habia trabaja-
do en la plantaci6n Dauphin antes de huir con su esposa embarazada, requis6
various de los jeeps y camiones de la factoria de cuerda y sisal de Derac para
el asalto a Fort Libert6.
Luego Cantave mand6 a un soldado capturado para que advirtiera al co-
mandante de la pequefia guarnici6n de Fort Libert6 que deberia rendirse o
sufrir las consecuencias. El comandante, un teniente llamado Thomas, envi6
de vuelta una respuesta muy haitiana: "Si se siente suficientemente hombre,
venga e int6ntelo". Entonces, el teniente orden6 a sus hombres salir de la guar-
nici6n y protegerse en unas viejas ruinas coloniales cercanas a la costa. Los
defensores dispararon unas cuantas balas erraticas contra los invasores, pero
no hubo una batalla.
En cuanto a los invasores, la bazuca se les ator6 y tambi6n las ametralla-
doras calibre 30, despues de una sola salva. Un rebelde inexperto tir6 una
granada y los fragments desgarraron una parte del trasero del coronel Le6n.
Escasos en potencia de fuego y preocupados por el hecho de que las tropas
de la cercana guarnici6n de Juana M6ndez no se les habian unido para derro-
car a Duvalier, Cantave -en vez de avanzar sobre Cabo Haitiano- orden6 la
retirada hacia la Repdblica Dominicana.
Los invasores en retirada se dividieron en dos grupos. El coronel Le6n y
sus hombres se abrieron paso a trav6s de los campos verdes de plants de
sisal en los vehiculos requisados y cruzaron el rio Masacre perdiendo sus ar-
mas y municiones al cruzar su parte mAs profunda, cercana a la plantaci6n
estadounidense de la Grenada Fruit en Manzanillo.
Por.otro lado, el ej6rcito del general Cantave volvi6 por una ruta mas di-
recta y casi choc6 con una compafiia de soldados enviada a atacarlo. Los dos
grupos evitaron el contact y las tropas de la guarnici6n de Juana M6ndez
pretendieron no ver a los rebeldes y continuaron su march. Varios de los ofi-
ciales de Cantave querian hablar con los soldados y alentarlos a unirse a la
lucha contra Duvalier, pero Cantave dijo que debian atacarlos. Cantave y sus
oficiales negociaron, dejando pasar a los soldados sin retarlos a pelear.
El president Bosch, comprensiblemente molesto por la noticia de la in-
vasi6n de Cantave, por mas aficionada que 6sta fuese, reclam6 a la OEA in-
vestigar. Los superiores del Ej6rcito dominicano estaban descontentos con
el military haitiano, quien les habia prometido que tomaria Cabo Haitiano al
atardecer de ese primer dia. Por su lado, Cantave estaba disgustado con los
militares dominicanos. Se quej6 de que le habian provisto de armas de fuego
para un museo y no para un campo de batalla.
La OEA convoc6 una reuni6n de emergencia en Washington el 6 de agosto
para escuchar las acusaciones de Haiti por la "nueva agresi6n" de parte de
la Reptblica Dominicana. Duvalier acusaba a Bosch de permitir una invasion
desde territorio dominicano. El embajador dominicano neg6 los cargos y una
vez mas la comisi6n investigadora de la OEA se dirigi6 a la Espahiola.
El comunicado official de Puerto Principe era bastante precise en cuanto
a algunos de los hechos, hasta mencionaba los nombres de los ex oficiales


GLOBAL











haitianos que habian participado, pero, yendo demasiado lejos, la version del
Palacio afirm6 que various de los rebeldes "huyeron, lanzandose al mar".
Verna, el ex diplomAtico, provey6 mis circo, esta vez a la comisi6n investi-
gadora de la OEA y a periodistas extranjeros y dominicanos. El hecho de que
todo el ej6rcito de Cantave habia retornado a la Repiblica Dominicana se le
ocult6 a la comisi6n. Los miembros de la OEA fueron llevados a una choza de
cana en la frontera dominico-haitiana, donde 18 haitianos descansaban a la
sombra. Uno de ellos se present como un soldado haitiano que habia deser-
tado y se habia unido a los rebeldes. Hablaba suficiente ingl6s como para ser
comprendido y fue entrevistado por la delegaci6n de la OEA y por reporte-
ros de las redes de television estadounidenses mis importantes, asi como por
otros medios. Al preguntirsele d6nde estaba Cantave, el haitiano respondi6
moviendo la cabeza hacia atris en direcci6n a las lejanas montafias azules de
Haiti. Cantave, dijo, estaba en Haiti.
El coronel Garrido, comandante de la guarnici6n de Dajab6n, le dijo brus-
camente al representante de la OEA y a los periodistas que podian hacer todas
las preguntas que quisieran a los haitianos, que no habia nada que esconder.
El desertor haitiano, quien dijo llamarse Marc Sylvain, narr6 histories sobre
el impresionante coraje de los invasores, armados inicamente con unas me-
tralletas Thompson y granadas, y c6mo el pueblo se les habia unido provisto
Anicamente de machetes. La gente pobre estaba desesperada por la libertad,
subray6 Sylvain, como en su caso.
El inico problema en ese scenario era que ni se llamaba Sylvain -su nom-
bre de guerra era Timothe-, ni era desertor, sino exilado. El uinico "ej6rcito"
que Timothe conocia era el de Cantave, no en Haiti, sino descansando tran-
quilamente cerca de Loma de Cabrera, en territorio dominicano. Timothe bien
pudo haber hecho carrera de actor, pero muri6 en otra invasion future de Can-
tave, un ataque a Juana M6ndez.
Tras el fracaso de la primera incursi6n, el New York Times coment6 en un
editorial: "Haiti sigue siendo Haiti" ("Haiti remains Haiti"). Duvalier interpret
esto como un insult. Llam6 a su nuevo ayudante, un periodista camale6nico
llamado Gerard de Catalogne, quien habia sido consejero de various presiden-
tes haitianos. De Catalogne acababa de volver de Europa de una misi6n para
Papa Doc que incluy6 condecorar a cada periodista francs que aceptase la
distinci6n. De Catalogne ripidamente dio una respuesta al Times que atacaba
a los Estados Unidos. En parte decia, "Los Estados Unidos creen que pueden
tratar a los negros de Haiti como tratan a la gente negra en America. Nosotros
somos africanos por raza, franceses por lengua y americanos s6lo por geogra-
fia".
Mientras tanto Cantave pedia, junto con sus amigos militares dominicanos,
otra oportunidad, diciendo que se habia perdido una batalla, pero la guerra
debia continuar. De nuevo sin que Bosch lo supiese, el pequefio ej6rcito de
Cantave se mantuvo active y se mud6 a un campamento de la frontera en Don
Miguel, situado casi a tiro de piedra de la linea limitrofe. El general vivia en
una enramadita de tabaco y sus soldados dormian en el suelo bajo pencas de
palma.
La segunda incursi6n fue conducida por el coronel Ren6 Le6n. Con una
column de 72 hombres, este ataque habia sido cuidadosamente cronome-
trado para tener lugar el 16 de agosto, durante la celebraci6n del "Dia de la
Restauraci6n", aniversario de la liberaci6n de la Repiblica Dominicana del


Informe Especial












dominio espafiol. El president Bosch debia visitar el pueblo fronterizo de Ca-
potillo, donde comenz6 la insurrecci6n contra los espafioles dominantes, el 16
de agosto de 1863. Alli recibi6 el saludo de 21 cafionazos de parte del Ej6rcito
dominicano y la Fuerza A6rea sobrevol6 en formaci6n. Como parte de la pre-
paraci6n de las festividades, el Ej6rcito dominicano transmiti6 advertencias a
los residents de la frontera por la radio national, en francs, creole y espafiol,
de que las celebraciones en la frontera incluirian cafionazos y que no debian
alarmarse. Serian un disimulo para tiros mas serious.
Al atardecer, la noche anterior a la celebraci6n, el 15 de agosto, el ej6rcito
de Le6n cruz6 hacia Haiti y, guiado por campesinos, escal6 una montafia hacia
el agradable pueblecito cafetero de Mont Organis6. Los invasores ignoraban
que s61o un m6dico asimilado -un cabo- y dos rasos del ej6rcito defendian la
pequefia guarnici6n del pueblo. La guarnici6n regular, de 18 hombres, habia
sido transferida a Cabo Haitiano el dia anterior y el reemplazo no habia llega-
do. El coronel Le6n tom6 el pueblo por sorpresa y los rasos huyeron en ropa
interior. El m6dico cabo cambi6 de bando e inform a los invasores de que la
nueva guarnici6n estaba en camino.
Una vez mis la indisciplina y la falta de entrenamiento provocaron el fra-
caso. Aunque la sinuosa carretera de montafia era perfect para una embos-
cada contra las fuerzas de gobierno, cuando los kamoken esperaban que los
soldados cayeran en la emboscada, un invasor tiro-alegre dispar6 demasiado
pronto. Habiendo perdido el element sorpresa y temiendo ser rodeados y ata-
cados por una fuerza superior con mayor potencia de fuego, el ej6rcito de exi-
lados retrocedi6 una vez mis. El mismo coronel Le6n dio la orden de retirada.
Algunos de los hombres de Le6n se quedaron en el pueblo celebrando la libe-
raci6n del mismo con ron confiscado. Dos macoutes locales fueron asesinados
y cinco de sus hogares quemados completamente. Cuando los rezagados re-
beldes finalmente cruzaron de vuelta a la Repiblica Dominicana llevaban con
ellos a 50 habitantes del pueblo, temerosos de las represalias de las fuerzas
duvalieristas. Al retirarse, los invasores hallaron mis de una docena de exila-
dos armados preparados para cruzar y reforzarlos en Mont-Organis6, pero ya
era demasiado tarde.
Chalmers, ministry de Relaciones Exteriores haitiano, protest ante la OEA,
amenazando llevar el caso otra vez ante las Naciones Unidas. En una reuni6n
de emergencia del Consejo de la OEA, Chalmers exigi6 a ese organismo asig-
nar un comite para supervisor la zona fronteriza y prevenir futuras incursiones
de ese tipo. El representante dominicano, el doctor Arturo Calventi, neg6 de
nuevo los cargos de agresi6n, declarando que ellos habian sido planteados
"por una dictadura que ha violado cada principio interamericano bAsico, y que
apenas esti en posici6n de acusar a otros". El Consejo pospuso la reuni6n sin
tomar acci6n inmediata, sugiriendo que el comity designado indagara sobre la
invasion del 5 de agosto y tambi6n estudiara el incident del 16 de agosto.
El 22 de agosto de 1963, tras dos semanas en Haiti cubriendo la historic de
la invasion para el Sunday Telegraph de Londres, el escritor britinico Graham
Greene lleg6 a Santo Domingo. El informed de Greene "Nightmare Republic"
( F'e:pu t:l. i.i Pesadilla"), sali6 el 18 de septiembre y su vivido recuento de la
vida en Haiti durante ese period le vali6 un acido ataque verbal de Papa Doc.
Yo recogi a Greene en el aeropuerto de Santo Domingo. Le habia conocido
durante sus dos viajes anteriores a Haiti. Autor famoso de Los comediantes -la
devastadora novela basada en Papa Doc- parti6 a Inglaterra tres dias despu6s


GLOBAL












y me coment6, con un ligero destello en sus claros ojos azules: "Si, me interest
darle seguimiento a la historic".
En Haiti, el 23 de agosto, una sesi6n especial de la complaciente Asamblea
Legislative de Papa Doc suspendia oficialmente las "garantias constituciona-
les" de los derechos individuals y otorgaba a Duvalier "poderes extraordi-
narios" durante seis meses. Como de todas maneras no existian garantias de
derechos individuals y Duvalier ya poseia poder total, esas medidas apenas
eran una noticia chocante. Mas sustancial fue un decreto que despojaba ofi-
cialmente de su ciudadania y propiedades a 54 haitianos catalogados como
enemigos del regimen. Entre los 54 estaban Cantave y sus oficiales, el antiguo
president Paul Magloire y los cabecillas conocidos de organizaciones no mi-
litares de exilados. Los macoutes ya estaban ocupados saqueando las casas
de los "enemigos del Estado". Despu6s de cada ataque de exilados, mas pro-
piedades terminaban en manos de macoutes, pues mis gente sospechosa de
simpatizar era encarcelada o desaparecia.
La sesi6n legislative tambi6n fue orquestada en beneficio del Comit6 de la
OEA, que volvi6 para investigar las acusaciones haitianas. Una turba de em-
pleados gubernamentales estaba reunida para vitorear a cada orador en las
cimaras legislativas, reclamando acci6n contra los exilados.
Con el fin de demostrar su capacidad para mantener active la ofensiva,
Cantave orden6 a un tercer grupo atravesar la frontera y entrar en Haiti. Una
fuerza inexperta de 18 hombres, quienes habian fallado en la expedici6n de
Mont-Organis6, ejecutaron un ripido ataque diurno. Irrumpieron en el pue-
blo de Ferrier, matando a un mayor y volviendo al seguro suelo dominicano.
Luego del ataque a Ferrier, Duvalier envi6 mas macoutes y tropas al Norte,
pero tuvo el cuidado de no debilitar sus defenses en la capital, considerando
los ataques en la frontera como una possible distracci6n para un golpe mayor
contra Puerto Principe.
El ej6rcito de Cantave habia crecido a mas de 200 hombres y el entrena-
miento, tal como era, se intensific6. El 26 de agosto, a medianoche, se mate-
rializ6 una promesa de la CIA de armas y municiones, cayendo literalmente
del cielo. El coronel Garrido, acompafiado de dos de los oficiales de Cantave,
fue a una zona despejada, no lejos del campo de aterrizaje military a unas dos
millas de Dajab6n, prendi6 antorchas y esper6. Exactamente a medianoche, el
zumbido de un avi6n grande se hizo mis fuerte, y el aparato lleg6 volando a
baja altura desde la.costa. Hizo dos pasadas tirando en paracaidas cajas con
armas y municiones que fueron cargadas en un cami6n y transportadas a la
casa del coronel Garrido, donde fueron almacenadas. Las armas eran total-
mente nuevas.
Apenas llegaron las armas surgi6 una discusi6n entire Garrido y Cantave.
El general haitiano queria que sus hombres se familiarizaran y entrenaran
inmediatamente con las armas nuevas, pero Garrido, por razones personales,
inicialmente se neg6, diciendo que los exilados obtendrian sus armas s61o
cuando hiciesen el pr6ximo ataque. Finalmente Cantave gan6 la discusi6n
amenazando con quitarle los $400 semanales que los haitianos le estaban
pagando a Garrido para los gastos del campamento. Los haitianos empezaron
a entrenarse con unas armas con las que hasta entonces s61o habian sofiado:
morteros, bazucas, fusiles M-l, metralletas M-3 y ametralladoras calibre 30.
El Comit6 de la OEA rindi6 finalmente el informed sobre los acontecimientos
en la Espafiola. Ofreci6 un Plan de Paz, instando a Haiti a tener mis cuidado


Informe Especial












en la observaci6n de los derechos de asilo diplomitico y a agilizar la entrega
de salvoconductos de salida del pais para los asilados. La poblaci6n total de
asilados se habia reducido un poco, al menos en septiembre, cuando Duvalier
libero a una docena, (asilados en las embajadas de Brasil, Chile, Ecuador y
Guatemala), incluyendo a tres oficiales, el teniente coronel Yves Cham, el ma-
yor Fritz Hodgson y el teniente Claude Edeline.
La OEA tambi6n urgi6 a los dominicanos a evitar actividades subversivas
de exilados haitianos en su territorio y a tomar medidas especiales para pre-
venir ataques en la frontera. Duvalier no estuvo impresionado con el informed
de la OEA porque no condenaba especificamente a los dominicanos, y lo re-
chaz6 sin pensar. A principios de septiembre, Chalmers, el ministry de Rela-
ciones Exteriores, entreg6 una carta al Consejo de Seguridad de las Naciones
Unidas solicitando considerar los cargos haitianos contra la Repfblica Domini-
cana. Advertia que la dispute podia "amenazar la seguridad del hemisferio y
la paz in-t ri i-I ii:_ 1-. '. Haiti solicit una investigaci6n por parte de las Naciones
Unidas, sosteniendo que "al haber fallado el sistema regional de la OEA, lo
apropiado para Haiti ahora es someter su caso ante las Naciones Unidas".
La situaci6n de la frontera dominico-haitiana hervia y una crisis mis silen-
ciosa at FlI: .) en otro frente. Por un tiempo habia crecido el nfmero de refugia-
dos haitianos que trataba de huir en bote a las islas Bahamas. Los oficiales de
las Bahamas veian su llegada como entradas de ilegales y, cuando era possible,
los embarcaban de vuelta a Haiti. Para ciertos dueios de embarcaciones esto
se convirti6 en un negocio fructifero, cobrando por el viaje $30 por cabeza.
Clement Benoit, antiguo c6nsul haitiano en Nassau y maestro de escuela de
profesi6n, se declar6 lider autodesignado de miles de haitianos que habian
logrado quedarse en las Bahamas. Dijo tener un plan de acci6n contra Duva-
lier, pero Benoit precipit6 su propia expulsion de las Bahamas al anunciar que
habia organizado una fuerza invasora antiduvalierista de tres mil miembros.
La fuerza invasora de Clement Benoit caus6 una oleada de preocupaci6n en
Puerto Principe, pero las autoridades de las Bahamas concluyeron que todo
era "un product de la imaginaci6n de Benoit".
Cantave temia continuamente que el Presidente Bosch se enterase de su
campamento y lo desmantelase otra vez. Pero la cooperaci6n de miembros del
alto mando del Ej6rcito dominicano logr6 mantener firmemente oculta la ope-
raci6n de Cantave. CC6mo era possible que Bosch no se enterase de la persis-
tente presencia de Cantave? Bosch estaba ocupado por multiples problems,
incluyendo una amenaza a su Presidencia. Una campafia bien orquestada es-
taba en march para acusar al president democratic de ser indulgente con
los comunistas y hasta de ser "pro-comunista", porque rehusaba ponerse duro
con los izquierdistas. La poderosa maquinaria military derechista de Trujillo
todavia funcionaba y era tan ftcil de penetrar como la mafia. El asunto de la
frontera no era una prioridad para Bosch.

Capitulo XXVI
La batalla de Juana Mendez
Fue el Ej6rcito dominicano el que eligi6 el siguiente objetivo del general Can-
tave y hasta fij6 su fecha: Juana M6ndez el 22 de septiembre de 1963.
En Haiti corrieron noticias sobre el inminente ataque de exilados y Duvalier
reforz6 la guarnici6n del pueblo fronterizo. Cuando Cantave empez6 a titu-
bear sobre la fecha del ataque, el 22 de septiembre, los oficiales dominicanos


GLOBAL














le dijeron que no tenia opci6n, o atacaba o seria disuelto. Algunos de los ofi-
ciales de Cantave le rogaron ignorar a Juana M6ndez y en su lugar moverse al
sur e iniciar una acci6n tipo guerrilla en las lomas que daban Puerto Principe.
Pensaban que era estilpido emprender un ataque frontal contra un enemigo
atrincherado en el bien defendido fuerte haitiano al otro lado del rio. Pero Can-
tave no estaba preparado fisicamente para liderar una campafia de guerrilla,
ain si hubiese estado libre para hacerlo; y los militares dominicanos restrin-
gieron las actividades de los exilados haitianos a ese scenario nortefio que
demostr6 ser mis teatro para los haitianos que lo que habian buscado.
El coronel Garrido fue descrito como efusivo y mantuvo la promesa de apo-
yo a6reo a Cantave y hasta de artilleria, de ser necesario. Un avi6n dominica-
no seria pintado con las marcas de los exilados, dijo, y el fuerte haitiano estaba
bien dentro del alcance de la artilleria de Garrido. Podria lanzar unas cuantas
descargas para ayudar, si era necesario. Esas seguridades resultaron ser s6lo
promesas.
A las cuatro de la tarde del 22 de septiembre se orden6 al ejercito de Can-
tave que se formara y le fueron entregados uniforms caqui. A excepci6n de
15 mochileros, los 210 hombres estaban todos armados. Algunos ex-miembros
del ej6rcito habian volado desde su exilio en Puerto Rico a la Repuiblica Domi-
nicana, mientras various otros lo habian hecho desde Nueva York.
Los oficiales de Cantave portaban "grease guns" M-3, como se le llamaban
a las pistolas metralletas, y pistolas automiticas calibre 45 en el cinto. Habia 13
ametralladoras calibre 30, muchos morteros y equipos de bazuca, ademas de
todas las municiones que pudiesen portar.
Las tropas de Cantave fueron transportadas rio abajo en cuatro camiones
y a las 10 de la noche, en una noche de luna, cruzaron a pie el rio Masacre y
penetraron en Haiti. Un sargento dominicano designado como guia condujo
al primer pelot6n al cruce y al llegar al lado haitiano alz6 su rifle y dispar6 un
mnico tiro. Los rebeldes se tiraron al suelo, pensando que ya estaban siendo
atacados. Equipado esta vez con radios walkie-talkies, Cantave contact el
pelot6n de avanzada y enojado exigi6 saber lo que habia pasado. Cuando
un teniente le explic6, la voz de Cantave contest: "En avant (avancen), ain si
hemos sido traicionados". El disparo, segtin los veterans, no fue accidental.
En las filas reinaba la sensaci6n de que el sargento dominicano los habia de-
latado, que el tiro era una advertencia para las tropas haitianas. El sargento
dominicano dijo que s6lo habia sido una serial para que el resto de las tropas
de Cantave supiera que el primer pelot6n habia logrado cruzar el rio hacia
Haiti.
Pero peor era la larga march que esperaba al ej6rcito para atravesar la
sabana hacia Juana Mendez. Ya era dura con la ventaja de la luz de la luna y
se hizo mis dificil cuando las nubes comenzaron a ocultarla. El coronel Le6n,
segundo al mando, sufri6 un colapso que se pens6 habia sido un ataque car-
diaco y fue dejado atris con un antiguo estudiante haitiano de medicine.
La pesada march nocturna a trav6s de la espinosa y densa bayahonda era
agotadora. Cerca de Juana Mendez, al amanecer, se encontraron con campesi-
nos que iban a tender sus cultivos, quienes les advirtieron que los esperaban
en Juana Mendez, e informaron que muchos soldados -mas de lo que espera-
ban los rebeldes- estaban apostados en la fortaleza.
Ya alas seis de 1ii m r in i in ria r i.i del ejercito de Cantave habia divisado las
barracas militares color marr6n claro de dos pisos, pero el primer tiroteo del


Informe Especial











ataque, una descarga de bazucas, no alcanz6 el objetivo, y las tropas guber-
namentales respondieron con una rifaga de ametralladora calibre 50. Los sol-
dados defensores siguieron las mismas tacticas que el ej6rcito habia usado en
Fort Libert6. Habian salido de las barracas para defender ficilmente posiciones
atrincheradas, el cementerio, una escuela, y hasta ubicaron una ametralladora
ligera en un inmenso arbol que dominaba el campo de tiro.
El siguiente relate de la batalla es de Fred Baptiste y various participants
mas.
Al comenzar la balacera, los atacantes parecian no seguir un plan coordinado.
El mismo Cantave hizo lo que pareci6 ser un ataque suicide contra la fortaleza
al correr disparando su carabina, hasta que un autodesignado guardaespal-
das tumb6 al general al suelo para salvarlo. Los defensores habian preparado
su campo de tiro muy bien, cortando toda la vegetaci6n y haciendo dificil en-
contrar protecci6n. Un lugarteniente rebelde que alcanz6 una trinchera des-
cubri6 que 6sta no estaba vacia, sino llena de cascos de acero, como un largo
escarabajo verde. Logr6 retroceder entire las rifagas. Un pelot6n lleg6 hasta
unas cuantas yards del fuerte y fue recibido por un grupo de milicianos que
gritaban y les hacian seas de que entraran al fuerte para matarlos. Tambi6n
retrocedieron. Cantave recibi6 la noticia de que el pelot6n designado para
tomar posesi6n de la pequefia pista de aterrizaje military habia fracasado. El
pelot6n de morteros tuvo dificultad para calcular las distancias y sus tiros
pasaron volando por encima de los defensores, llegando al pueblo de Juana
Mendez.
A las diez de la mafiana un P-51 de la Fuerza Aerea Dominicana sobrevol6
dos veces el campo de batalla. Sin embargo, no era un avi6n destinado a apo-
yar a los exilados y no atac6 a los defensores haitianos, quienes le dispararon
ambas veces. Obviamente estaba en labor de investigaci6n. La vieja aeronave
de la Segunda Guerra Mundial gir6 y se alej6. Aunque la batalla fue una de
las mis arrojadas que ofrecieron los haitianos, luego de cinco horas de pelea
y como la esperada ayuda area del Coronel Garrido se habia materializado,
Cantave orden6 la retirada. Deshidratados y sedientos, luego de una noche y
un dia sin agua, muchos de los hombres en retirada se lanzaron al rio Masacre
y bebieron de su lodoso contenido.
Un pelot6n que habia atacado el fuerte, conducido por Fred Baptiste, habia
bordeado el cementerio y no habia escuchado la orden de retirada. Baptiste
estaba en un pelot6n comandado por Bernard Sansariq, a quien Baptiste admi-
raba pensando err6neamente que era un "graduado de West Point". Sansariq
se habia separado de su pelot6n y habia desaparecido, y Baptiste habia toma-
do el comando. Con su pelot6n luch6 todo el dia. Unos grupos fueron elimina-
dos, pero la mayoria estaba demasiado bien atrincherada como para huir en
desbandada. Disparando habilmente una ametralladora calibre 30, Jean Sejo-
ur aniquil6 a un grupo de milicianos que se habia refugiado bajo un cami6n
military. El joven exiliado muri6 durante la Guerra Civil Dominicana de 1965,
combatiendo la Fuerza Interamericana de Paz desde el comando de San An-
t6n, en Santo Domingo.
Baptiste y practicamente cada miembro de su pelot6n sufrieron heridas,
pero combatieron hasta entrada la tarde cuando se dieron cuenta de que es-
taban solos. A las dos de la mafiana un avi6n de la Fuerza A6rea Haitiana so-
brevol6 el campo de batalla y aterriz6 en la pista military, muestra suficiente
para Baptiste y sus hombres de que ese primer objetivo no habia sido tomado.


GLOBAL













Luchando en la retaguardia para sacar a los heridos dejados atras por la fuerza
rebelde principal, Baptiste dej6 gradualmente de luchar contra las tropas de
Duvalier.
Al principio de la batalla, una ametralladora calibre 50 ubicada encima del
local de la aduana haitiana, frente a Dajab6n, del otro lado del rio, abri6 fuego
contra un grupo de invasores que retrocedian asustados y cruzaban de vuelta
el rio. Las balas de la ametralladora haitiana le dieron a la fachada del edificio
dominicano de Aduanas en el lado opuesto del puente y tambi6n a una escuela
de Dajab6n, y en el pueblo fronterizo dominicano muchos creyeron err6nea-
mente que estaba bajo un ataque de Duvalier. Los informes de Dajab6n de que
el area estaba bajo "bombardeo" haitiano llegaron pronto a Santo Domingo.
Al president Bosch se le advirti6 que Dajab6n estaba bajo un ataque hai-
tiano. El ministry de Relaciones Exteriores, H6ctor Garcia Godoy, convoc6 al
cuerpo diplomatico para informarle de lo que supuestamente estaba pasan-
do. Describi6 la situaci6n entire Haiti y su pais como "muy grave", declaran-
do que los 8,000 habitantes de Dajab6n habian huido press del pinico. La
radio official dominicana inform del ataque haitiano y anunci6 que el pre-
sidente Bosch una vez mis le estaba dando un ultimatum a Duvalier. Esta
vez Haiti tenia tres horas para cesar la agresi6n y castigar a los grupos cul-
pables, empezando por Duvalier. El ultimatum fue difundido repetidamente
en creole, con la advertencia adicional de que los haitianos de los alrededo-
res del Palacio Nacional de Puerto Principe debian desalojar el area porque
podria ser bombardeada. La Fuerza A6rea Dominicana inform que estaba
completamente lista.
Mientras el desinformado gobierno de Bosch atendia lo que pensaba era
un asunto de urgencia, por ser una agresi6n haitiana, los restos del ej6rcito
invasor de Cantave cruzaban en desorden el rio Masacre de vuelta a la segu-
ridad de la Replblica Dominicana. Soldados dominicanos, sabedores del va-
lor de reventa de las armas de fuego, desarmaron a los soldados de Cantave
cuando trepaban las laderas del rio. Las armas demasiado grandes como para
ser disimuladas, como las bazucas y ametralladoras calibre 30, fueron confis-
cadas por los militares dominicanos y apiladas pulcramente en hileras bajo las
arcadas del local de la Aduana del lado dominicano del puente international,
a la vista de la frontera haitiana. El general Cantave fue descrito como un alma
perdida, sus hombros hundidos, un cuadro de derrota en su uniform bafiado
de sangre.
Quince de sus hombres no volvieron. Trece murieron en la contienda y dos
heridos fueron hechos prisioneros, segin informaron testigos. A pesar de la
gravedad de sus heridas, fueron forzados a colocar los muertos en un cami6n.
Estos testigos dijeron que los dos hombres fueron luego apilados con los cadd-
veres y llevados a Cabo Haitiano donde mas tarde se dice que ambos fueron
ejecutados.
Uno de los primeros atacantes en morir fue un presumido y fuerte vete-
rano del ej6rcito haitiano con un nombre inolvidable -capitin Blucher-i Philo-
genes-, quien a menudo se jactaba de ser inmune a las balas. Su supuesto
encanto acab6 antes de llegar a Juana M6ndez, donde casi fue cortado en
dos por tiros de ametralladora. Por orden personal de Duvalier, segln infor-
maciones llegadas a los dominicanos, un official decapit6 a Philogenes y en-
vi6 por avi6n especial a Puerto Principe su cabeza en un cubo con hielo. Por
lo menos en el Haiti propenso a la superstici6n, donde difundir chismes es


Informe Especial












uno de los pocos placeres libres de la vida, s61o Duvalier sabia la verdad y
era un maestro explotando este fen6meno. El miedo generado por tan horri-
pilantes histories actuaba como un toque de queda psicol6gico, mantenien-
do a los asustados campesinos encerrados durante las noches. Fuesen falsas
o verdaderas, las histories eran muy efectivas ya que corrian una cortina de
miedo vodui sobre gran parte del campo, donde la magia es real y hay poca
protecci6n contra lo sobrenatural.
Cuando un avi6n con oficiales investigadores de alto rango del Ej6rcito
dominicano finalmente arrib6 de Santo Domingo, junto con periodistas, para
estudiar la "agresi6n" de Haiti, se encontraron con un general Cantave frio,
elegantemente ataviado con un ligero traje de hombre de negocios y cargando
un bolso de viaje lleno de cigarrillos Kent. Mas tarde fue puesto bajo arrest.
Los oficiales de alto rango de la comisi6n del Ejercito Dominicano fueron
recibidos por un coronel Garrido jovial y expresivo, la imagen de la inocencia,
quien explic6 que el tiroteo en realidad no era mas que haitianos disparindole
a rebeldes haitianos que huian hacia la Repidblica Dominicana. Sin embargo,
en Santo Domingo, Bosch ya habia enviado una solicitud a la OEA para que
investigate el reportado ataque haitiano contra la Repliblica Dominicana. La
movida de Bosch amenazaba con revelar la embarazosa historic de los cuatro
ataques rebeldes liderados por Cantave desde territorio dominicano contra
Haiti, asi como el involucramiento de miembros del alto comando del Ej6rcito
Dominicano.
Pero la jefatura military dominicana no estaba preocupada. Tenia otros pla-
nes. Y, sin saberlo, el general Cantave y su pequeflo ej6rcito de rebeldes ha-
bian desempefiado su papel. Sus incursiones en Haiti fijaron el scenario y
proporcionaron una seudo justificaci6n para que el aparato military dominicano
que Trujillo dej6 atras llevara a cabo su revancha contra Juan Bosch. Era obvio
que Cantave habia sido enganado por sus hermanos de armas dominicanos.
El pueblo dominicano no sabia nada de la intriga del ej6rcito, como tampoco
el alto mando military, pues muchos de sus miembros, incluyendo el lider del
inminente golpe de Estado, coronel Elias Wessin y Wessin, pensaban que era
Bosch, y no un segment del ejercito, quien colaboraba con Cantave en su gue-
rra contra Duvalier, poniendo al pais en una situaci6n de peligrosa crisis inter-
nacional.
Dos dias despu6s del fracasado ataque de Cantave sobre Juana M6ndez,
los generals dominicanos derrocaron en un golpe de Estado al president
Bosch.
El derrocamiento de Bosch oscureci6 rdpidamente el episodio de Juana
M6ndez y hubo poco conocimiento public del papel jugado por los militares
dominicanos. Todo era parte del golpe. El dia despu6s del ataque de Cantave
los dominicanos celebraron la fiesta de su santa patrona, la Virgen de las Mer-
cedes, y corrieron rumors de un golpe inminente que seria llevado a cabo
por la Fuerza ABrea. No hacia mAs de un mes que Bosch habia afirmado que
un golpe duraria "menos que una cucaracha en un gallinero".
El 25 de septiembre a las siete de la mafiana los militares dominicanos
anunciaron que Bosch habia sido depuesto y mas tarde en el dia proclama-
ron el establecimiento de una Junta Civil para reemplazarlo. En su comunica-
do, los militares trataron de justificar su golpe afirmando que existia "[...] una
situaci6n ca6tica", que el pais estaba siendo conducido con "incapacidad", y
se quejaron de una "peligrosa improvisaci6n de incidents internacionales













que, ademis de poner en peligro el prestigio de la Rep6blica, podrian haber
conducido a un serio e innecesario conflict international".
Cantave qued6 detenido en el cuartel general del Ejercito, en la base 27 de
Febrero, en Santo Domingo, hasta que se le permiti6 partir hacia Nueva York
el 18 de octubre. Sali6 tal como habia llegado, en un ambiente de desconsuelo
para su ej6rcito y su pais.
Los militares dominicanos siempre habian temido a Bosch, el democratic
izquierdista y, sobre todo, habian tratado de retener sus privilegios. El descon-
tento tambi6n habia crecido entire segments de la Iglesia Cat6lica y sectors
de negocios. Las acusaciones sobre infiltraci6n comunista en su gobierno bor-
daron una campafia de desinformaci6n que fue retomada por elements de la
prensa conservadora estadounidense. Las embarazosas intrigas haitianas de
las que Bosch era inocente hicieron de 6l un blanco ficil y proporcionaron uno
de los pretextos para el golpe.
Bosch fue enviado al exilio a bordo de una fragata de la Marina de Guerra
Dominicana a la isla francesa de Guadalupe, donde lo entrevist6, sentado bajo
un arbol de uva de playa. Dijo que en el anlisis final era poco lo que hubiese
podido hacer para prevenir el golpe, argumentando que la causa real no ha-
bia sido "el miedo al comunismo" de los militares, "sino su miedo a perder sus
privilegios".
Un aflo mis tarde, todavia en el exilio, Bosch escribi6 sobre sus siete me-
ses como primer president de Repliblica Dominicana electo libremente en 32
anos, llamando el libro Crisis de la Democracia de America en la Republica Do-
minicana. Alli intent analizar a Papa Doc: "Duvalier -escribi6- corresponde
a un tipo de hombre que se encuentra en las sociedades primitivas; a media
que va adquiriendo mas poder de cualquier clase va llenandose por dentro
de una soberbia que lo transform fisicamente dia a dia, lo envara, le da in-
sensiblemente la apariencia de un mufieco que se yergue y se yergue hasta
que parece que va a caerse de espaldas, o que va a volar; al mismo tiempo,
los parpados bajan, la mirada se torna fria y adquiere un brillo como de he-
chiceria, el rostro se inmoviliza gradualmente y la voz va haci6ndose cada vez
mas imperative y, sin embargo, mas baja y escalofriante. En esos series, la con-
ciencia del poder se traduce en transformaciones fisicas; crean en torno suyo
una atm6sfera que es como una emanaci6n de brujos, y como sucede que a
esos cambios van correspondiendo otros en el seno de su alma, mr-di.ajrt los
cuales se hacen gradualmente insensibles a todo sentimiento human, hasta
llegar a ser puros recepticulos de pasiones sin control, esos hombres aca-
ban siendo peligrosos, porque se niegan a aceptar que son simples series hu-
manos, mortales y falibles, y no delegados vivos de las oscuras fuerzas que
gobiernan los mundos."
"El que desee comprobar la verdad de lo que acabo de decir -escribi6
Bosch- no tiene sino que tomar una fotografia de Frangois Duvalier tomada
en 1955, por ejemplo, y otra tomada en 1964. Son dos hombres diferentes,
version haitiana de los dos Dorian Gray de Oscar Wilde." Es dudoso que Du-
valier haya leido esta evaluaci6n de Bosch, o que le haya importado. Bosch
poseia talent con la pluma, pero Duvalier sobresalia en I: i;r. ic, y entendia a
los militares. Durante ese period quien comandaba los militares era Duva-
lier y no su fornido y lento comandante nominal, el general Constant.
En cuanto a Papa Doc en si, encantado con el derrocamiento de Bosch, de-
cidi6 no llevar a cabo sus propias protests internacionales, prefiriendo no


Informe Especial










provocar la ira dentro del nuevo liderazgo dominicano. Los remanentes del
pequefio ejercito de Cantave, except los heridos que se quedaron en la en-
fermeria de Dajab6n, fueron cargados en dos grandes camiones de cafia del
ingenio Esperanza y de nuevo llevados a Santo Domingo, donde fueron deja-
dos sin un centavo y sin un nuevo patr6n con quien pelear en un nuevo dia. Los
viejos soldados y sus intentos ortodoxos de invasion habian fracasado; aho-
ra le tocaba a la juventud haitiana el turno de probar nuevas tacticas contra
Duvalier.


GLOBAL























DKJL I
Los coroneles Guari6n Cabrera y Juan Tejera L6pez en Dajab6n, el 23 de septiembre de 1963, junto a
Cantave vestido de civil, aunque horas antes habia cruzado la frontera con uniform military. (Foto inedita
de "El Caribe").


El general Cantave y el capitan Sanz Torres en el avi6n que transport al haitiano desde Dajab6n a Santo
Domingo el 23 de septiembre de 1963, dos dias antes del derrocamiento de Bosch. (Foto inedita de "El
Caribe").


Informe Especial







































FUNGLODE
FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACLAY DESARROLLO


K
V
w




-
FUNGLODE I PRXIMAS ACTIVIDADES
MARZO/ABRIL


S


EM u


H
UI


5


H


U


U3


U


MA-ZO


*Para recibir mas informaci6n puede contactarnos a los correos electr6nicos
y.eusebio@funglode.org / c.florentino@funglode.org


1. Conferencia "Educaci6n para el siglo XXI"
En coordinacion con la Comisi6n Nacional para la Sociedad de la Informaci6n
Expositor: Woody Sessomms, Vicepresidente de CISCO
Fecha: 3 de marzo
2. "Vigesimotercer Modelo de la Asamblea General de la Organizaci6n de los Estados
Americanos para Universidades
(XXIII MOEA)"
Instituciones organizadoras: ANU-RD, FUNGLODE/GFDD, Secretaria General de la OEA y
SEESCyT
Fecha: del 5 al 9 de marzo
Mas informaci6n: www.unadr.org/moea
3. Panel "OEA: Presente y future del Hemisferio"
Fecha: 6 de marzo
Hora: 7:00 p.m.
4. Presentaci6n de INTERNDOM, Internships
in Dominican Republic
Fecha: 8 de marzo
Hora: 7:00 p.m.
5. Conferencia sobre America Latina y la political exterior de Estados Unidos
Ponente: Noam Chomsky
Por invitaci6n
Fecha: 8 de marzo
Hora: 6:00 pm
6. Conferencia sobre Democracia y Desarrollo en America Latina
Ponente: Noam Chomsky
Abierta al public
Fecha: 9 de marzo
Hora: 6:00 pm
7. Videoconferencia "Catedra de las Americas", en coordinaci6n con GFDD y OEA
Expositor: Jeffrey Sachs, director del Institute de la Tierra, Columbia University
Seguido de un panel de experts nacionales
Fecha: 14 de marzo
Hora: 7:00 p.m.
8. Inauguraci6n de la exposici6n "Sin receta"
Artista invitado: Pedro Gallardo
Fecha: 20 de marzo
Hora: 7:00 p.m
9. Presentaci6n del documental "Asesino silente, en coordinaci6n con GFDD y la
ANU-RD, auspiciado por Americans for Informed Democracy
Fecha: 24 de marzo
Hora: 7:00 p.m.
10. Videoconferencia "Catedra de las Americas", en coordinaci6n con GFDD y la OEA
Expositor: Fernando Henrique Cardoso, ex president de Brasil
Seguido de un panel de experts nacionales
Fecha: 30 de marzo
Hora: 7:00 p.m.
11. Presentaci6n del documental "La ultima mejor oportunidad", en coordinaci6n con
GFDD y la ANU-RD, auspiciado por Americans for Informed Democracy
Fecha: 31 de marzo
Hora: 7:00 p.m.
12. Presentaci6n del documental "Personal de paz", en coordinaci6n con GFDD y la
ANU-RD, auspiciado por Americans for Informed Democracy
Fecha: 7 de abril
Hora: 7:00 p.m.
13. Videoconferencia "Catedra de las Americas"
Expositor: Baltasar Garz6n, juez espahol, seguido de un panel de experts nacionales.
Fecha: 18 de abril
Hora: 7:00 p.m.
14. Conferencia y Seminario "El cambio climatico y su impact en la Reptiblica
Dominicana y el Caribe", en coordinaci6n con GFDD y CIEMADeS.
Fecha: 19 y 20 de abril
15. Presentaci6n de Virtual Educa Caribe "Foro Iberoamericano sobre Nuevas
Tecnologias"
Temas a desarrollar: Capacitaci6n, Innovaci6n, Responsabilidad Social Empresarial y Desarrollo
Sostenible.
Fecha: del 24 al 27 de abril






















































































7 46




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs