• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Matter
 Front Cover
 Table of Contents
 ¿Que hace que una ronda de negociaciones...
 Cervantes ejemplar
 Las palabras para entender la cultura...
 Informe especial: cronologia y...
 La emigracion revaluada
 Naturaleza y sociedad: una relacion...
 Petroleo: de Arabia a Quisquey...
 Harry Hoetink in memoriam
 Back Cover






Title: Global
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073407/00005
 Material Information
Title: Global la revista de la Fundación Global Democracia y Desarrollo
Alternate Title: Revista global
Physical Description: v. : ill. ; 30 cm.
Language: Spanish
Creator: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Publisher: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Place of Publication: Santo Domingo D.N. República Dominicana
Publication Date: 2004-
 Subjects
Subject: Economic development -- Political aspects -- Periodicals -- Dominican Republic   ( lcsh )
Globilization -- Periodicals   ( lcsh )
Democracy -- Periodicals   ( lcsh )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
Dates or Sequential Designation: Vol. 1, no. 1 (abr. 2004)-
General Note: Title from cover.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073407
Volume ID: VID00005
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 56356483
lccn - 2004699533

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter
    Front Cover
        Front Cover 1
        Page 1
    Table of Contents
        Page 2
        Page 3
    ¿Que hace que una ronda de negociaciones sea una ronda de desarrollo?
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    Cervantes ejemplar
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    Las palabras para entender la cultura hoy
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Informe especial: cronologia y bibliografia de la revolucion de abril: apuntes para un estudio
        Page 40a
        Page 40b
        Page 40c
        Page 40d
        Page 40e
        Page 40f
        Page 40g
        Page 40h
        Page 40i
        Page 40j
        Page 40k
        Page 40l
        Page 40m
        Page 40n
        Page 40o
        Page 40p
        Page 41
    La emigracion revaluada
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Naturaleza y sociedad: una relacion en conflicto
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    Petroleo: de Arabia a Quisqueya
        Page 60-61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
    Harry Hoetink in memoriam
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    Back Cover
        Page 74
Full Text





FUNGLODE
FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIAY DESARROLLO



Santo Domingo, D.N.
22 de Febrero del 2007





Erich Kesse
George A. Smathers Libraries
PO BOX 117001
Gainesville, FL 32611-7001
USA


Estimado Sefior Kesse:

Por medio de la present, queremos extenderles nuestros saludos, al tiempo que hacemos
legar la colecci6n de los primeros catorce n6meros de nuestra Revista Global,
publicaci6n editada por FUNGLODE, de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las
reflexiones de la entidad y de la sociedad, buscando elevar la calidad del debate.

Es nuestro interns que la Revista Global sea parte de su acervo documental y disponerla
al servicio de la comunidad national e intemacional.

Reiterando nuestros sentimientos de estima y consideraci6n,

Atentamente,



Aida E. Montero Morales
Director, Centro de Documentaci6n & Gesti6n del Conocimiento
Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo
Calle Capit6n Eugenio de Marchena, No. 26, La Esperilla
Santo Domingo, Rep6blica Dominicana
Email address: a.montero(,funglode.org
Website: www.funglode.org











Calle Capitan Eugenio de Marchena #26.
La Esperilla, Sto. Dgo., Rep. Dominicana
T: 809-685-9966 F: 809-685-9926
www.funglode.org

















OCN GLOBAL DEMOCRACIA 'Y DESARROLLO \OL-


.4' *


A" ".


iRtda de neg pones,

ronda de arlir.?
S F erii 'Al i ll i r a,

migraci6n revailuada
)r- a


.~ -U
N.


a~~


r% ..





Enfasis




Un ano despues


Ya Globaltiene un aio y cuatro nimeros,cinco con este.Y en este lapso y en estos ejemplares se ha tratado de cumplir
rigurosamente con el prop6sito que le dio origen: ser un medio de concurrencia y debate de ideas donde surjan pro-
puestas que ayuden al progress del pals y al bienestar de su poblaci6n.
Los textos ,u Ili j:d:1:; en este tiempo y en estos nimeros son un testimonio de que esta revista no tiene "linea",enten-
i.liniI.i este concept como la ,-I .i .id i J.l.1 de i.i,. 1-i.:,i,1ii' y de conocirnient-: o y como .: :lui.nii de los demas.Global I.,
se cree poseedora de todas las verdades,simplemente provee un espacio donde la intelectualidad dominicana y -.. iin-
jera puede expresarse sin cortapisas y ,I. ti':il:p.n de hecho o intencionalmente en un dialogo del que si ,'ii-' Ii- salir ver-
dades puras y .li':.:d.:l sobre y para la naci6n .Iirnini: i.i y todo el planet.
Si en algun ,ri. lii:.miiiit Global pone toda su fe y toda su esperanza es en aquel que dice que la circulaci6n y la discu-
si6n de las ideas son la garantia primera de que las realizaciones emprendidas por una sociedad saldran hacia a delan-
te y saldrin bien. Los series humans primero piensan las cosas y luego las Ilevan a cabo. No las realizan ,iiii_ I:i y luego
las piensan.
Si de algo ,l.i do sentirse satisfecha esta revista -despues de transcurrido un riFo y de poner a circular cinco ediciones-
es de haber aportado un granite de arena al reverdecimiento de las ideas, de haber sido canal active en un esfuerzo, afn
de pocos,por elevar el debate.Si habfa un irea del quehacer r.::io:ini.l que languidecia,que casi morfa,era el de la produc-
ci6n o:ll,,':' i .i .Il, te6rica.
Este frente de la actividad humana ain no esta libre del peligro de desaparecer en una sociedad donde es ficilmente
demostrable el advance ti : lla de la 'i rign iifi:.n i:i.i y el ;:i-:li:ii-imi seguro de la ':,.wijlii.,i d Global lo sabe y en este
segundo ano de vida seguird bregando por un HItidiri,-.rnit y una existencia mis significativos y sustanciales para el
pais y para la poblaci6n Il i:rini' ,ii.:I.




Carlos Dore Cabral
















CONTENIDO


4. lQue hace que una ronda de negociadoses
sea una ronda de desarrollc?
Por Federico Alberto Cuello Camilo
Una ronda de negociaciones comerciales seria una
ronda de desarrollo si diera como resultado un con-
junto de reglas que preservaran e incrementaran
nuestra capacidad para cambiar nuestros paises. Sin
embargo, la realidad coloca a los pauses en vias de
desarrollo ante aranceles infranqueables, reglas de
origen complejas, medidas sanitarias discriminatorias
o subsidies de various tipos, todos los cuales distorsio-
nan los precious internacionales e impiden el acceso a
los mercados.

16. Cervantes ejemplar
GLOBAL public los trabajos de tres conocedores de
la lengua espanola, Bruno Rosario Candelier, Mariano
Lebr6n Savii6n y Maria Jose Rinc6n, realizados con
motivo de la presentaci6n de una nueva edici6n de
Don Quijote de la Mancha en la celebraci6n de su IV
Centenario, edici6n que cuenta con el aval de la Real
Academia Espanola y de la Asociaci6n de Academias
de la Lengua Espafola, y editado bajo el sello
Alfaguara.

38. Las palabras
.-w 1din ,it.,i la cu Itura 4!. ,-
PorJ. R.Lantigua
La cultural, como tema, cobra desde hace rato en el
mundo nuevos ribetes.Tal vez para los dominicanos y
las dominicanas que, por afos, se han integrado al
process de desarrollo cultural desde distintas vertien-
tes y generos, la nueva forma de abordar los temas de
la cultural resulten novedosos. De hecho, los hay que ni
siquiera comprenden las nuevas acepciones y, much
menos, los nuevos retos del fen6meno cultural.


Informe Especial
ro-kologia y Ibiiqografia de la Re'vo.ud.'-
de Ab"i: Apunles p.,a un estudi
En el IL aniversario de la Revoluci6n de Abril de 1965,
GLOBAL public un trabajo cronol6gico y una
recopilaci6n bibliogrifica elaborados por Hamlet
Hermann con introducci6n del soci6logo Wilfredo
Lozano, una important contribuci6n al ordenamien-
to de la informaci6n y documentaci6n bibliogrifica de
este acontecimiento crucial de la historic political de la
Republica Dominicana.

42. La migrad6n revaluada
Por Carlos Dore Cabral
Los process emigratorios de America Latina y el
Caribe estin siendo reformulados y revalorizados. De
ser indicadores de la incapacidad de los paises de ori-
gen de mantener adecuadamente a sus poblaciones,
una seal de debilitamiento del sentimiento national
en las masas que salen y una representaci6n en el
extranjero que avergienza a sus terrufos, los emi-
grantes han pasado a ser imprescindibles para la esta-
bilidad socioecon6mica y political de sus lugares de
nacimiento, han ampliado el sentido (y la realidad) de
sus naciones mas alli de la territorialidad y se han
convertido en genuinos embajadores de las tierras de
done partieron.

52. .I, ade i- y ct red;Ar una .rh6in
C'.'E < '';
Por Jaime Moreno
Como resultado de los conflicts entire la naturaleza y
la sociedad,el camino del desarrollo human se estre-
cha y se agota. El medio ambiente es tratado desde
las mismas estructuras del poder de un sistema que
solamente busca los miximos beneficios segin los


2 GLOBAL




















postulados economicistas. Mientras los beneficios
derivados de la sobreexplotaci6n de los recursos
ambientales son para unos pocos, los costs los
pagan las mayorias, casi siempre los mis pobres. Ni
el Estado ni la sociedad misma ejercen actividades
centradas en el"dafo-responsabilidad-sanci6n':

Se l: de Arabia a Quisqueya
Por Rafael de Jesds Bautista Mena
El comercio international de petr6leo se encuentra
hoy, quizes mas que nunca, en el v6rtice de una series
de conflicts provocados por una creciente compe-
tencia por el acceso a sus fuentes y por su alta con-
centraci6n en paises que distan much de compartir
los ideales de Occidente. Las sefiales recientes de
inestabilidad en los mercados del petr6leo plantean
retos importantes para pauses que, como la
Repiblica Dominicana, presentan una alta depen-
dencia del combustible y sus derivados para alcanzar
metas de crecimiento y desarrollo sostenidos.


S ,axY Hoetink in I emo ia
Por Josd del Castillo
A traves de las notas y los recuerdos del soci6logo
e historiador Jos del Castillo, GLOBAL rinde home-
naje al holandes Harry Hoetink, pionero de los estu-
dios de Sociologia Hist6rica modern en la Rep1blica
Dominicana, augusto maestro de algunos de los
soci6logos dominicanos mas influyentes y gran
amigo del pais,fallecido el pasado 13 de febrero.






hQue hace

que una

ronda de

negociaciones

sea una

ronda de

desarrollo?
Por Federico Alberto Cuello Camilo
Una ronda de negociaciones comerciales seria una ronda de desarrollo si
diera como resultado un conjunto de reglas que preservaran e incremen-
taran nuestra capacidad para cambiar nuestros paises. Sin embargo, la
realidad coloca a los paises en vias de desarrollo ante aranceles infran-
queables, reglas de origen complejas, medidas sanitarias discriminatorias
o subsidies de various tipos, todos los cuales distorsionan los precious inter-
nacionales e impiden el acceso a los mercados.


4 GLOBAL









'E=Yi i I




I



ii~i

: ~



ICBC~j~i~'R
~''
.~r.-~.







'' '
;

.i~











fr ~
Cl~jL~i ~



IQI~
'' '

i.~







---~- ~CllgYZL~ C~ ~I r-`9 IFS~i~-~i~






~' ~j)Yeki~l~-sna~a I~ r ~ar~E4
















D esarrollar un pais es cambiar un pais. Es desatar
un process autosostenido de creciente producti-
vidad, que d6 como resultado una economic mas
diversificada. Es general empleos para la mayoria de la
poblaci6n en edad de trabajar. Es incrementar el ingre-
so national a un ritmo mayor que el crecimiento pobla-
cional, para que el ingreso real por habitante crezca. Es
reducir el numero de pobres para que el ingreso nacio-
nal se distribuya mas equitativamente. Y todo esto debe
implicar mejores estandares de vida para todos, mejo-
rando el bienestar de la sociedad en armonia con la
naturaleza.
El desarrollo de un pais nunca ha sido automatic.
Los gobiernos siempre han intervenido: redistribuyendo
el ingreso mediante el sistema tributario; gastando en la
infraestructura y en los servicios sociales -tales como
educaci6n y salud- requeridos para elevar la producti-
vidad; creando un ambiente propicio para la inversi6n,
la innovaci6n y la generaci6n de empleos productivos;
estableciendo el marco legal para la competencia; e
influenciando las decisions privadas de inversi6n a tra-
v6s de various tipos de political sectoriales.
El comercio es, te6ricamente, un medio para el desa-
rrollo. Incrementar el tamafo del mercado para los bie-
nes y servicios dom6sticos deberia permitir que el
crecimiento sea mayor al que seria possible atendiendo
las necesidades mas limitadas del mercado intemo del
tipico pais en desarrollo. Diversificar la disponibilidad
de bienes y servicios importados deberia ser un incenti-
vo poderoso para que la producci6n dom6stica mejore
su precio y su calidad. Asi, podrian converger en el
tiempo los niveles de productividad entire paises.
Estas ganancias del comercio pueden ser positivas.
Pero para que puedan ser efectivas, el comercio deberia
estar verdaderamente libre de distorsiones. La realidad
coloca a los paises en vias de desarrollo ante aranceles
infranqueables, reglas de origen complejas, medidas
sanitarias discriminatorias o subsidies de various tipos,
todos los cuales distorsionan los precious internacionales
e impiden el acceso a mercados. En el process, sus pro-
ductores confrontan opciones dificiles. Usualmente, las
distorsiones se enfrentan con mas distorsiones.
Las negociaciones comerciales debieran llevar a la
remoci6n de todas las distorsiones. La experiencia
demuestra, sin embargo, que el process es lento y que,


en el interin, las reglas comerciales terminan preservan-
do las distorsiones political de los paises desarrollados,
al mismo tiempo que cierran los espacios que necesitan
nuestros paises para aplicar las political activas que
usaron los paises desarrollados cuando estaban en vias
de desarrollo.

En el origen, Venezuela
Para la Tercera Conferencia Ministerial de la Organi-
zaci6n Mundial del Comercio (OMC) que se celebr6 en la
ciudad de Seattle en 1999, la delegaci6n de Venezuela
fundament6 sus propuestas en estas preocupaciones,
procurando tender dos dimensions: las reglas del
comercio en sentido estricto y aquellas reglas que per-
mitieran incidir en la competitividad de nuestros paises
para crear y sostener participaciones crecientes en el
comercio international, incidiendo positivamente en su
desarrollo.
Las propuestas venezolanas buscaban compensar la
progresiva intromisi6n de las reglas multilaterales del
comercio con las medidas aplicadas dentro de sus fron-
teras. Esta intromisi6n se magnific6 con la Ronda
Uruguay (1986-1994), cuyos acuerdos pasaron de la tra-
dicional regulaci6n de aranceles, barreras no arancela-
rias y otros derechos y cargas aplicados en frontera, a la
de los instruments de political aplicados dentro de las
fronteras para afectar los mercados externos, como los
subsidies y los requisitos de contenido local; y los mer-
cados de factors, como son los requisitos de desempe-
fo (Pangestu, 2002).
El aflo en que se firmaba el Acta de Marrakech, los
Jefes de Estado del Hemisferio Occidental decidieron
iniciar la convergencia de sus process de integraci6n
en una unica Area de Libre Comercio de las Americas
(ALCA) en coherencia con la OMC. Si bien el objetivo
iltimo de crear el ALCA parece haberse postergado, sus
"bloques de construcci6n" estan siendo asentados siste-
maticamente por aquellos paises que han negociado
acuerdos de libre comercio del tipo suscrito desde 1994
por Canada, M6xico y Estados Unidos. Asi, para evitar
que continuara la p6rdida de espacios para aplicar poli-
ticas de desarrollo, la Declaraci6n Ministerial de San
Jose (1998) estableci6 como principio general de con-
vergencia que el ALCA incorpore "mejoras respect de
las reglas y disciplines de la OMC cuando ello sea posi-


6 GLOBAL















ble y apropiado, tomando en cuenta las plenas implica-
ciones de los derechos y obligaciones de los paises como
miembros de la OMC". Con ello, los ministros buscaban
preservar los derechos adquiridos en la OMC (Cuello,
1998).
Lo mismo buscaba el grupo de estados de Africa,
Caribe y Pacifico (ACP) que negoci6 el Convenio de
Cotonou con la Uni6n Europea, al estipular que su futu-
ro acuerdo de asociaci6n econ6mica (AAE) seria cohe-
rente con las normas de la OMC "que entonces
prevalecieran". Esto es asi, porque entire el lanzamiento
de las negociaciones del AAE en septiembre de 2002 y
su suscripci6n en 2008 habria culminado la actual
ronda de negociaciones de la OMC, bautizada desde su
lanzamiento en Doha, Qatar, como la "Agenda de
Desarrollo de Doha".
En esta perspective, urge identificar que espacios
todavia quedan para aplicar political de desarrollo en el


marco de los derechos y las obligaciones adquiridas en
la OMC. Ello es prerrequisito para poderlos preservar en
las demis negociaciones con paises desarrollados. Pero
ademAs de los espacios existentes, es igualmente impor-
tante determinar que otros temas prioritarios deben pro-
mover los paises en vias de desarrollo para que sus
process de integraci6n commercial respeten las condicio-
nes desiguales entire las parties involucradas.

Compromisos adquiridos
Estimaciones conservadoras del Banco Mundial (Finger
y Schuler, 2000: 25) para una muestra de paises en vias
de desarrollo y en transici6n colocan el costo de la apli-
caci6n de los acuerdos de la OMC -s6lo en material
aduanera, sanitaria y t6cnica- en US$130 millones.
Ante esta dura realidad, los ministros decidieron en
Ginebra (OMC, 1998, pirrafos 8 y 9) evaluar c6mo la
aplicaci6n de los acuerdos se correspondia con sus obje-













tivos mediante propuestas concretas que permitieran
superar los problems identificados.
Asi, nuestros paises articularon el Ilamado paquete de
"temas de aplicaci6n" presentado inicialmente a la OMC
por la delegaci6n dominicana en nombre del Grupo de
Paises Afines' en octubre de 1999 (publicado resumida-
mente en el Anexo II de Cuello, 2001 y fundamentados
en el amplio trabajo compilado en UNCTAD, 2000), para
la preparaci6n para la Tercera Conferencia Ministerial
de la OMC (Seattle, 1999). Dicho paquete permiti6 iden-
tificar tres tipos de problems que reducian el margen de
acci6n de las political de desarrollo asi como el poten-
cial del comercio para la creaci6n de oportunidades.
a. Promesas incumplidas en material de acceso a
mercados.
Mediante las negociaciones comerciales se busca conso-
lidar e incrementar el acceso a mercados para los pro-
ductos de los paises participants, en condiciones de no
discriminaci6n, trato national, transparencia y previsi-
bilidad. Los paises en vias de desarrollo, sin embargo,
tienen pendiente lograr este objetivo para sus dos prin-
cipales sectors de interns desde la fundaci6n misma del
sistema multilateral del comercio en 1948: la agricultu-
ra y los textiles.
Agriculture. No fue sino hasta la Ronda Uruguay que
se inici6 su integraci6n al sistema multilateral del
comercio, si bien mediante reglas especiales que per-
mitieron preservar las ayudas dom6sticas, los subsi-
dios de exportaci6n, los cr6ditos de exportaci6n y los
elevados "picos" arancelarios de los paises desarrolla-
dos. Consecuencia de ello ha sido el irrisorio incre-
mento de nuestra participaci6n en el comercio
agropecuario mundial, de un 14% del total al final de
la Ronda Uruguay en 1994 a un 15% al terminar
2003. Durante el mismo period, los subsidies y ayu-
das domesticas de los paises desarrollados han veni-
do creciendo a un ritmo de un 2% annual promedio, en
terminos reales (Cuello, 2003).
* Textiles y vestuario. Con la eliminaci6n del Acuerdo
Multifibras (AMF) programada en el Acuerdo sobre
Textiles y Vestido (ATV) de la Ronda Uruguay, se des-
mont6 gradualmente el sistema de cuotas que prote-
gi6 por mAs de dos decadas esta industrial en los
paises desarrollados. De nuestra region, nuestro pais
disfrut6 del comercio preferencial amparado en el


AMF que, lamentablemente, discrimin6 en contra de
los principles exportadores textiles del mundo en
vias de desarrollo, postergando en el tiempo la reali-
zaci6n efectiva del acceso a mercados que esperaban
lograr luego de la Ronda.
b. Desequilibrios entire los derechos y las obligaciones
adquiridas por los paises.
Los acuerdos de la OMC reflejan las desiguales relacio-
nes de poder entire sus miembros. Preservan ciertas poli-
ticas y restringen o prohiben otras. Las primeras
continfan siendo aplicadas por paises desarrollados; las
segundas fueron empleadas por ellos mismos cuando se
desarrollaban. Ahora que se han desarrollado, no las
necesitan. Y,en consecuencia, nuestros paises deben eli-
minarlas como parte de sus obligaciones multilaterales.
Protecci6n de industries nacientes. El articulo XVIII del
GATT de 1994 reconoce que "adoptar medidas de pro-
tecci6n o de otra clase que influyan en las importacio-
nes" se justifica porque facilitya el logro de los
objetivos" del acuerdo para aquellos paises cuyas eco-
nomias s6lo pueden "ofrecer un bajo nivel de vida" y
que se hallan "en las primeras fases del desarrollo". Por
lo tanto, "podran apartarse temporalmente de las dispo-
siciones de los demas articulos" del GATT. La secci6n A
permit el retire de concesiones para elevar la protec-
ci6n por encima del nivel consolidado mediante consul-
tas con los paises afectados por dicho retire. La secci6n
B permit restringir el comercio por crisis de balanza de
pagos. La secci6n C permit otorgar ayudas del Estado
para "facilitar la creaci6n de ramas de producci6n que
permitan elevar el nivel de vida general de la pobla-
ci6n". Nuestros paises consideran que, como tema de
aplicaci6n, es necesario desarrollar en detalle las seccio-
nes A y C de este articulo, para diferenciarlas de las
demas disposiciones de la OMC y evitar que sean media-
tizadas por otros de sus acuerdos.
* Subsidies y medidas compensatorias. Los subsidies
aplicados por nuestros paises son "recurribles", es
decir, sujetos a la soluci6n de controversial de la
OMC. Esto es asi porque son "especificos" dentro de la
definici6n del Acuerdo de Subsidios y Medidas
Compensatorias (ASMC), como son los sujetos a
resultados de exportaci6n y los que favorezcan la uti-
lizaci6n de insumos de origen national "con preferen-
cia a los importados" (Art. 3.1). Estos fueron


8 GLOBAL

































1h.


K<. ~,
i11A


prohibidos explicitamente por el Art. 3.2. En cambio,
el articulo 8 califica como no recurribles los subsidies
aplicados por los paises desarrollados: los subsidies
no especificos, la asistencia de hasta un 75% del costo
de investigaci6n y de hasta un 50% del desarrollo; la
asistencia a regions desfavorecidas; y la asistencia
"para promover la adopci6n de instalaciones existen-
tes a nuevas exigencias ambientales". Sin embargo,
este articulo expir6 al t6rmino del aflo 2000 sin haber
sido renovado, por lo que los subsidies que cubre


pasaron a ser recurribles. Como tema de aplicaci6n, se
busc6 extender el period para continuar otorgando
subsidies prohibidos, como los de zonas francas.
Queda pendiente volver a convertir en no recurribles
los subsidies del articulo 8 por su potential para crear
ventajas competitivas (Porter, 1990).
*Medidas de inversion relacionadas con el comercio
(MIC). Mediante una lista ilustrativa, el acuerdo de las
MIC identifica los requisitos incompatible con el
trato national: requerimientos de contenido national


'`''':'
"'.:
"1I-
;. ).-













y autorizaci6n a la importaci6n de insumos supedita-
da a resultados de exportaci6n. Igualmente, prohibe
las restricciones cuantitativas a la importaci6n de
insumos sujetas a resultados de exportaci6n o a la
generaci6n de divisas; asi como las restricciones de
exportaci6n de cualquier tipo. Estos requisitos abar-
can instruments de political usualmente utilizados en
las political de desarrollo sectorial con miras a la sus-
tituci6n de importaciones o a la diversificaci6n de las
exportaciones (Pangestu, 2002) y que ayudarian a
incrementar los vinculos intersectoriales entire empre-
sas de inversion extranjera y sus posibles suplidores
locales (PNUD, 2003: 237). Como tema de aplicaci6n,
los paises en vias de desarrollo promovieron la exten-
si6n del period de transici6n para eliminar sus MIC.
SAspectos de los derechos de propiedad intellectual
relacionados con el comercio (ADPIC). Este acuerdo
integra a la OMC estandares minimos de protecci6n
de siete areas de la propiedad intellectual. Sus dispo-
siciones no son una "ley modelo". Los paises quedan
en libertad de decidir c6mo las aplican y bajo que
procedimientos institucionales (Art. 1.1). El area mas
relevant para el desarrollo es la de patentes. Se pue-
den aplicar medidas concretas compatibles con el
acuerdo en material de autorizaci6n de importaciones
paralelas (Art. 6), licencias obligatorias (Art. 31) o
control de las practices anticompetitivas (Art. 40). En
la busqueda del desarrollo human, los objetivos de
competitividad y diversificaci6n productive no pue-
den dejar de lado la mejoria de las condiciones de
salud de la poblaci6n, a fin de enfrentar las enferme-
dades de hoy con las medicines de hoy, y no con los
genericos disefiados para las enfermedades de ayer
(Cuello, 2005b). En ambos casos se require acceder a
tecnologias modernas de products y process. En
virtud del ADPIC, esas tecnologias gozaran de perio-
dos de protecci6n mas prolongados, de 20 afios.
Acceder a ellas require inversion extranjera o aplica-
ci6n domestica mediante licencias obligatorias a las
industries nacionales. De no haber capacidad nacio-
nal de producci6n, los paises pueden procurarselas en
terceros mercados mediante importaciones paralelas.
No obstante, su aplicaci6n se vi6 impedida por pre-
siones bilaterales. Dichas medidas son las mismas que
aplican los paises desarrollados para prevenir el


abuso de la posici6n temporal de dominio del merca-
do que confieren las patentes (FTC, 2003). Se han
logrado timidos avances mediante la Declaraci6n de
Doha sobre la Propiedad Intelectual y la Salud
Pilblica (OMC, 2001b) y la Decisi6n sobre el Parrafo
VI de la Declaraci6n de Doha (OMC, 2003). Lamen-
tablemente, las negociaciones regionales recientes
contienen reglas que anulan indirectamente estos
derechos adquiridos en la OMC (Cuello, 2004).
SAcuerdo General sobre Comercio de servicios (AGCS).
Este acuerdo integr6 a las reglas multilaterales el sec-
tor del comercio international que mayor crecimien-
to experiment. Representa un 60% de la producci6n
mundial, genera un 30% del empleo mundial y alcan-
za un 20% del comercio mundial2. Sus reglas permi-
ten la liberalizaci6n progresiva mediante listas
positivas, en las que nuestros paises pueden colocar
menos sectors o modos de suministro que los paises
desarrollados y abrirlos al ritmo que dicten sus poli-
ticas de desarrollo (Art. XIX). Requiere ademas que
los paises desarrollados asuman compromises especi-
ficos de liberalizaci6n en sectors y modos de sumi-
nistro de interns de nuestros paises (Art. IV), de forma
tal que se incremente nuestra participaci6n en el
comercio mundial de servicios. Dichos compromises
deberan hacer possible el acceso a la tecnologia en
condiciones comerciales, asi como a las redes de dis-
tribuci6n y canales de informaci6n. El principal pro-
blema de aplicaci6n identificado en este caso ha sido
la necesidad de hacer efectivo el Art. IV del AGCS.
c. Caricter no vinculante de las reglas en material de
trato especial y diferenciado.
Si bien todos los paises son iguales ante el derecho
international, algunos son mas iguales entire si que los
demis por su mayor nivel de desarrollo y, en conse-
cuencia, por su mayor participaci6n en los flujos inter-
nacionales de comercio e inversion. Ante esa realidad, la
busqueda de la equidad require que las reglas recojan
explicitamente y de manera vinculante esas desigualda-
des, de forma tal que todos los paises puedan gozar de
los mismos derechos sin que todos deban estar sujetos
inmediatamente a las mismas obligaciones. Asi,
mediante el trato especial y diferenciado debiera haber-
se logrado un regimen de comercio multilateral mis
equitativo, en el que los paises en vias de desarrollo


10 GLOBAL















pudieran ir alcanzando las condiciones requeridas para
eventualmente asumir los mismos compromises.
Pricticamente todos los acuerdos de la OMC contie-
nen disposiciones al respect. Si bien se consider que
algunas son vinculantes y otras discrecionales (PNUD,
2003), la realidad es que todas se han convertido en
clausulas de buenas intenciones sujetas a una aplicaci6n
caso por caso. Ni por la letra ni por la practice juridica
de la OMC puede decirse que existe un derecho incon-
trovertible al trato especial y diferenciado para ningun
pais en vias de desarrollo, con la possible excepci6n de
los 49 paises menos adelantados (PMA). La parte IV del
GATT de 1994, por ejemplo, contiene amplias disposi-
ciones sobre comercio y desarrollo. Aparte de los con-
venios sobre products basicos o los esquemas de
comercio preferencial, poco fue lo que se hizo para Ile-
varlas a la practice.
Salvo para el petr6leo, ningun product basico sigue
contando con mecanismos de estabilizaci6n de precious.
El comercio preferencial, por su parte, no se rige por las
disposiciones multilaterales voluntarias contenidas en la
"Clausula de Habilitaci6n" de 1979, sino por "dispensas"
(waivers) a las reglas del GATT de 1994. De esta forma,
puede eludir los requisitos de no reciprocidad, por lo
cual se sujetan al cumplimiento de otras normas que no
son vinculantes en la OMC.
Pero ain las preferencias, cuyos efectos sobre la
diversificaci6n de las exportaciones de los paises en vias
de desarrollo son incuestionables, serin sustituidas por
los acuerdos de libre comercio que negocian los paises
desarrollados con aquellos paises en vias de desarrollo
que hoy se benefician de 6stas. Y en este context, la
reciprocidad entire las parties seri complete.

Mandato de negociaci6n
Con la adopci6n de la Declaraci6n Ministerial de Doha
(OMC, 2001a) se lanz6 una nueva ronda de negociacio-
nes multilaterales. A cuatro afios de esto, es claro que
nuestros paises deberin redoblar sus esfuerzos, iniciados
en 1998, para que en todos y cada uno de los temas en
negociaci6n puedan preservar el espacio que requieren
para continuar aplicando political de desarrollo.
La Declaraci6n Ministerial de Doha permiti6 resolver
un conjunto considerable de problems de aplicaci6n.
Republica Dominicana, en particular, logr6 extender el


plazo para continuar otorgando incentives fiscales a la
manufacture de exportaci6n hasta enero de 2010. El
resto de los temas de aplicaci6n fue referido a los gru-
pos de negociaci6n correspondientes o a los 6rganos
subsidiaries de la OMC.
Por el nuevo mandate de las negociaciones agrope-
cuarias se trabaja en reducir las distorsiones en los "tres
pilares" del sector: el acceso a mercados, las subvencio-
nes de exportaci6n y los apoyos domisticos. El trato
especial y diferenciado "sera parte integrante de todos
los elements de las negociaciones", incluyendo "segiun
proceda" en las normas y disciplines a negociarse, para
hacerlo operacionalmente efectivo y tener en cuenta las
necesidades de los paises en vias de desarrollo en mate-
ria de seguridad alimenticia y desarrollo rural (Cuello,
2003).
En material de comercio de servicios, la declaraci6n
reafirm6 el contenido de las directrices de negociaci6n
adoptadas a partir de la propuesta elaborada por un
numeroso grupo de paises en vias de desarrollo, entire
los que se encuentra la Reptiblica Dominicana, reco-
giendo nuestras principles prioridades en la material:
aplicaci6n efectiva del Articulo IV del AGCS y creaci6n
de un mecanismo de seguimiento de su cumplimiento.
Con el reinicio de las negociaciones sobre acceso a
mercados para products no agricolas se procura redu-
cir o eliminar aranceles, incluyendo picos arancelarios y
las situaciones altamente perjudiciales de escalada tari-
faria, "en particular respect de los products cuya
exportaci6n interest a los paises en desarrollo" sin
requerir la reciprocidad plena.
En cuanto a la propiedad intellectual, la declaraci6n
aborda tres conjuntos de temas. El primero recalca la
importancia de aplicar el acuerdo sobre los ADPIC en
apoyo de la salud public y de la investigaci6n y desa-
rrollo de nuevos medicamentos, para lo cual se adopt
la Declaraci6n Ministerial ya mencionada (OMC, 2001b).
El segundo lanz6 negociaciones sobre un sistema multi-
lateral de notificaci6n y registro de las indicaciones geo-
grAficas de vinos y bebidas espirituosas. El tercero, mAs
ambicioso y relevant, instruye al Consejo sobre los
ADPIC a regirse por los objetivos y principios del acuer-
do al examiner su relaci6n con el Convenio sobre la
Diversidad Biol6gica. Estas labores debieran permitirnos
reprimir la biopirateria que cometen ciertas multinacio-













nales al patentar recursos geneticos o conocimientos
tradicionales originarios de nuestros paises sin retribu-
ci6n ni justificaci6n, al no cumplir con el requisite de
novedad (CIPR, 2002: 74).
En Doha se decidi6 ademis revisar tres acuerdos de la
OMC, sobre medidas antidumping, sobre subsidies y
medidas compensatorias y sobre acuerdos comerciales
regionales. El estindar de negociaci6n, sin embargo, es
elevado: se buscara "esclarecer y mejorar" sus discipli-
nas, "preservando al mismo tiempo" sus concepts y
principios bAsicos. En este context, no puede reverse
un debilitamiento de sus reglas y el prop6sito de tener
en cuenta "las necesidades de los participants en desa-
rrollo y menos adelantados" deberi lograrse cumplien-
do al pie de la letra el mandate de esclarecer las
disciplines.
En material de subsidies, por ejemplo, debieran escla-
recerse las condiciones en las cuales los instruments de
political de desarrollo que fueron clasificados como "no
recurribles" continuarin siendolo. En material de acuer-
dos comerciales de integraci6n, ademas, los paises del
Grupo ACP han entendido que es prioritario introducir
mayor especificidad en los concepts contemplados en
el Articulo XXIV del GAIT de 1994 y su Entendimiento
de la Ronda Uruguay, para permitirles negociar acuer-
dos de integraci6n con paises desarrollados (como los
Acuerdos de Asociaci6n Econ6mica con la Uni6n
Europea o el ALCA entire los EE.UU. y el resto de los pai-
ses de America, incluyendo a los miembros del Cariforo)
en condiciones razonables de cobertura, gradualidad y
asimetria.
El lanzamiento de negociaciones sobre comercio y
medio ambiente no ha sido adecuadamente analizado
desde la perspective del desarrollo. Se procura identificar
los posibles vinculos entire los acuerdos multilaterales
medioambientales existentes y el comercio; identificar
las barreras al comercio de bienes y servicios medioam-
bientales; e identificar las reglas de la OMC que pudie-
ran revisarse a la luz del medio ambiente.
Estados Unidos logr6 eliminar la posibilidad de que
acuerdos de los que no forma parte puedan convertirse
en vinculantes a trav6s de la OMC por sus implicaciones
para el comercio. Ejemplo de ello es el Protocolo de
Kyoto para controlar y reducir la emisi6n de gases que
causan el efecto invernadero. El principal pais emisor,


Estados Unidos, retire su firma luego de haber suscrito
el Protocolo durante la administraci6n de Clinton.
El calentamiento global tendri series implicaciones
para el comercio intemacional por su efecto sobre la
elevaci6n del nivel del mar y la inevitable inundaci6n
de las zonas costeras de paises como la Republica
Dominicana, cuya dependencia del turismo de playa es
marcada. Una eventual vinculaci6n de los acuerdos
medioambientales con las reglas de la OMC, en conse-
cuencia, no nos permitiria someter a los paises contami-
nantes si esos paises no son miembros de dichos
acuerdos. Por otra parte, no se han introducido mecanis-
mos de proteccionismo encubierto en estas negociacio-
nes. Esto ameritaria una participaci6n mas proactiva de
nuestros paises.
El iltimo tema de negociaci6n acordado en la decla-
raci6n de Doha es el trato especial y diferenciado. Se
convino examiner las disposiciones al respect para
"reforzarlas y hacerlas mis precisas, eficaces y operati-
vas". Se evit6 a toda costa utilizar la palabra "vinculan-
tes", pero se mencion6 la propuesta de negociar un
acuerdo marco sobre trato especial y diferenciado. Estas
negociaciones se complementan con el program que
sobre el tema se adopt para continuar trabajando sobre
los temas de aplicaci6n.

jAgenda equilibrada?
Al examiner los temas en negociaci6n incluidos en la
declaraci6n de Doha, queda claro que los paises desarro-
llados se mantuvieron en posici6n aventajada. Lograron
un mayor numero de temas prioritarios en la agenda,
tienen un mayor dominio t6cnico sobre todos los temas
en negociaci6n y conocen en detalle la real situaci6n
legal y econ6mica de los demis paises que negocian,
mejor incluso que los propios negociadores de esos otros
paises. Pero sin pretender cuantificar la importancia de
cada uno de estos temas, es claro que el volume de
negocios derivado de la liberalizaci6n del comercio en
sus temas de interns sera sustancialmente superior al
que podrAn lograr los paises en vias de desarrollo.
El aparente equilibrio de la agenda se ve cuestionado
ain mas cuando se evaluian los mandates conferidos en
ocho programs de trabajo mencionados en la declara-
ci6n de Doha. Cuatro de ellos venian tratandose en gru-
pos de trabajo creados desde Singapur, a instancias de


12 GLOBAL














los paises desarrollados: comercio y competencia;
comercio e inversiones; transparencia de las compras
gubernamentales; y facilitaci6n del comercio3. Dos nue-
vos grupos fueron creados en Doha a instancias de los
paises en desarrollo para trabajar sobre comercio, deuda
y finanzas y comercio y transferencia de tecnologia.
En material de comercio, deuda y finanzas se han ini-
ciado discusiones para, eventualmente, "mejorar la
capacidad del sistema multilateral de comercio para
contribuir a una soluci6n duradera del endeudamiento
externo (...) y de reforzar la coherencia de las political
comerciales y financieras internacionales, con miras a
salvaguardar el sistema multilateral (...) frente a los
efectos de la inestabilidad financiera y monetaria"
(OMC, 2001a: 8). Nuestras intenciones han confrontado
la critical de que podrian crear una situaci6n de "riesgo
moral" (moral hazard), propiciando comportamientos
poco responsables en material de endeudamiento externo
para despu6s compensar sus efectos a trav6s de restriccio-
nes comerciales.
En comercio y transferencia de tecnologia se discuten
las "posibles recomendaciones sobre las medidas que
cabria adoptar en el marco del mandate de la OMC para
incrementar las corrientes de tecnologia hacia los paises
en desarrollo" (OMC, 2001a: 8). Si bien la discusi6n esta
todavia en sus primeras fases, existen disposiciones en
los acuerdos de la OMC sobre transferencia de tecnolo-
gia que podrian fortalecerse y complementarse con las
existentes en otros instruments internacionales.

lQue hacer?
Las tendencies que llevaron al fracaso de Cancin conti-
nuan. La Decisi6n del Consejo General de la OMC sobre
el Program de Trabajo de Doha (OMC, 2004) aparenta
seguir otorgando prioridad al desarrollo, a nuestras pre-
ocupaciones y a un resultado negociador equilibrado. La
falta de progress desde Doha en nuestros temas de inte-
res, sin embargo, no permit vislumbrar un resultado
auspicioso. Si es que vamos a obtener resultados de
negociaci6n que fortalezcan el desarrollo y que no lo
distorsionen, deben preservarse las disposiciones rele-
vantes que ya existen en las reglas de la OMC; y deben
incorporarse nuevas reglas que fortalezcan nuestras
capacidades en el ambiente creado por los nuevos
acuerdos de integraci6n commercial regional, todos los


cuales van mis alli de la OMC. Asi, en preparaci6n de
la pr6xima Conferencia Ministerial de la OMC en Hong
Kong, tendremos que resolver los temas y preocupacio-
nes de aplicaci6n, cambiar las reglas existentes y lograr
un trato especial y diferenciado que sea efectivo y vin-
culante.
Nada en la OMC (2004) anticipa resultados en esta
direcci6n, porque incorpora el desarrollo al debate de
una forma que aparenta ser satisfactoria pero que nue-
vamente serd inadecuada. For ejemplo, su parrafo l.d
sobre "desarrollo" cubre temas como "principios", "trato
especial y diferenciado", "asistencia t6cnica", "aplica-
ci6n" y "otros temas de desarrollo". Pero su redacci6n no
va mis alli de lo que ya decia la Declaraci6n de Doha
al respect, por lo que no hubo ningun advance favora-
ble para nuestros intereses.
La resoluci6n de los problems de aplicaci6n no es
previsible bajo este nuevo mandate, el cual continia
apoyandose en la division del trabajo entire el Comit6 de
Comercio y Desarrollo y los demas 6rganos subsidiaries
relevantes de la OMC. Desperdigando el tratamiento del
tema se ha terminado por excluirlo de la instancia con
capacidad political de decision, el Consejo General de la
OMC. Las reglas existentes no estin siendo cambiadas
de la forma beneficiosa que necesitamos. No se contem-
plan nuevas negociaciones sobre trato especial y dife-
renciado, asi como en otros temas de interns para
nuestros paises.
Todo esto parece indicar que el debate seguird el
mismo curso que Ilevaba desde Doha. Y nuestros paises
tendran que seguir adoptando un enfoque de "control de
dafios" frente a las negociaciones comerciales multila-
terales, sabiendo que todos los cambios continuaran
escribi6ndose con mayor velocidad en los process bila-
terales y regionales, sin reglas multilaterales propicias al
desarrollo que nos permitan preservar nuestros espacios
de political. Si ese fuere el resultado de esta ronda, se
habri perdido una gran oportunidad.

Este trabajo es una version resumida de What Makes a Round a
'Development' Round, publicado en Berlin por la Fundaci6n
Friedrich Ebert en enero de 2005. La version en ingles es a su vez
una version corregida y expandida de Preservar los espacios para
political de desarrollo en la OMC, publicada en Santo Domingo
por CIECA/Fundaci6n Friedrich en febrero de 2004.
















Federico Alberto Cuello Camilo es embajador dominicano en Belgica.
Doctor en Economia (Universidad de Illinois, 1994), dirigi6 la carrera de
Economia en INTEC y es professor investigator de la PUCMM. Sus investigacio-
nes han sido financiadas por la Fundaci6n Nacional de Ciencias de Estados
Unidos; OXFAM/Interm6n, Fundaci6n Friedrich Ebert y la UNCTAD. Ha diserta-
do ante organisms como CEPAL, la Comisi6n Europea, la Comunidad Andina,
ICTSD, MERCOSUR, OMC, el Parlamento Europeo, el SELA, la UNCTAD y el
Parlamento de Surinam.


Notas
1 Cuba, Egipto, Honduras, India, Indonesia, Malasia, Pakistan,
Repiblica Dominicana, Uganda, Tanzania y Zimbabwe.
2 Para la Repuiblica Dominicana estas cifras son, respectivamente,
71/o, 70% y 38/o.
3 Desde entonces, se ha convenido en Ilamarles "temas de
Singapur". Tres de ellos fueron sacados de la agenda despuds del
fracaso de la Conferencia Ministerial de Canc'in. S61o perdura la
facilitaci6n del comercio.


Referencias
CIPR: !ai,iv'in,; Development Policy and Intellectual Property
Rights. Londres: Comisi6n sobre Derechos de Propiedad
Intelectual, 2002.
CUELLO, F. A.: "Nivelar el terreno de juego: en busca de la equidad
en la OMC y el ALCA" en SEREX, 1998.
CUELLO, F. A.: "Negociaciones comerciales en la OMC: considera-
clones estrategicas". Santo Domingo: Secretaria de Relaciones
Exteriores (monografia no publicada), 2001.
CUELLO, F. A.: "Negociaciones agricolas: estado de situaci6n en la
OMC". Santo Domingo: OXFAM/Cieca, 2003.
CUELLO, F. A.: "Preservar los espacios para political de desarrollo
en la OMC". En Isa, Ceara y Cuello, 2004.
CUELLO, F. A.: "What Makes a Round a 'Development Round'?".
Berlin: Fundaci6n Friedrich Ebert, 2005.
CUELLO, F. A.: Between a Rock and a Hard Place Access to
Medicines Under ADPICS and the DR-CAFTA. Ottawa: Quaker
International Affairs Program (QIAP), 2005.
FINGER, J.M. and P. Schuler: "Implementation of Uruguay Round
Commitments: The Development Challenge", The World Economy,
23 (4), 2000, 511-526.
FTC: To Promote Innovation The Proper Balance of Competition
and Patent Law and Policy. Washington: Comisi6n Federal de
Competencia, 2003.
HOEKMAN, B.; A. MATOO0 Y P. ENGLISH (Eds.): Development, Trade
and the WTO. Washington: The World Bank, 2002.


ISA, P.; M. CEARA Y F. A. CUELLO: Evaluacion de la political comer-
cial dominicana, 1966-2003. Santo Domingo: CIECA / Fundaci6n
Friedrich Ebert, 2004.
OMC: Textos Juridicos Los resultados de la Ronda Uruguay.
Cambridge: Cambridge University Press, (2da. Reimpresi6n, 2001).
OMC: "Declaraci6n Ministerial de Ginebra". Ginebra: document
WT/MIN (98) / DEC/I del 28-5-1998.
OMC: "Declaraci6n Ministerial de Doha". Doha: Documento
WT/MIN (01) /DEC/1, 20-11-2001.
OMC: "Declaraci6n sobre el acuerdo sobre los ADPICS y la Salud
Ptiblica". Doha: Documento WT/MIN (01) /DEC/2, 20-11-2001.
OMC: "Informe al Consejo General del Grupo de Trabajo sobre
Comercio y Transferencia de Tecnologia". Ginebra, document
WT/WTITT/5 del 14-7-2003.
OMC: "Decisi6n sobre el Parrafo VI de la Declaraci6n de Doha
sobre el Acuerdo sobre los ADPICS y la Salud Piblica". Ginebra:
document WT/L/540 del 1-9-2003.
OMC: "Programa de Trabajo de Doha Decisi6n Adoptada por el
Consejo General el 1 de agosto de 2004". Ginebra: document
WT/L/579, 2004.
PANGESTU, M.: "Industrial Policy and the Developing Countries" en
Hoekman, et al., 2002, 149-159.
PNUD: Cnmo lograr que el comercio global sea beneficioso para la
gente. Nueva York: Programa de las Naciones Unidas para el
Desarrollo, 2003.
PORTER, M.: The Competitive Advantage of Nations. New York: The
Free Press, 1990.
SEREX: La nueva political exterior dominicana (II). Santo
Domingo: Secretaria de Estado de Relaciones Exteriores, 1998.
UNCTAD: A Positive Agenda for Developing Countries Issues for
Future Trade Negotiations. Nueva York y Ginebra: Conferencia de
las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, 2000.
UNCTAD: Compendium of international Arrangements on Transfer
of Technology Selected Instruments. Ginebra: Confe-rencia de las
Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, 2001.
UNCTAD: Investment and Technology Policies for Competitiveness
- Review of Successful Country Experiences. Nueva York y
Ginebra: Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y
Desarrollo, 2003.
Venezuela: "Preparations for the 1999 Ministerial Conference -
Special and Differential Treatment and the Spaces for Policies in
WTO: Two Elements of the Development Dimension in the
Multilateral Trading System Proposal under Paragraphs 9 and 10
of the Geneva Ministerial Declaration". Ginebra: document
WT/GC/W/279 del 29-7-1999.


14 GLOBAL








CL] AMESMUNDO


* Las propuestas mas innovadoras


* Los analisis mas profundos


* Los temas de hoy



En la pagina que Funglode public en el peri6dico Hoy

Los trabajos de un extenso y cualificado grupo de colaboradores
que proceden de las mas diversas areas del conocimiento
Y en la web: www.funglode.org/clavesdelmundo



-5
1 "


A ..
'* '


..
3
.j
:
7
r.
-f
i
.~
;

9
-.-.. :I


'
-;~o'"
r 1


-- ,,-~ .I


,a y "" ii
t.. -. \.


s-10
40 :


I- .


''


:


.. ,-,


















QUIJOTE


EJEMPLAR
Global public los trabajos de tres importantes conoce-
dores de la lengua espahola, Bruno Rosario Candelier,
Mariano Lebr6n SaviF6n y Maria Jose Rinc6n, escritos
con motivo de la presentacion de una nueva edici6n de
Don Quijote de la Mancha en la celebracion de su
IV Centenario, edicion que tiene el aval de la Real
Academia Espahola y de la Asociacion de Academias de
la Lengua Espahola, bajo el sello Alfaguara.


Las obras que ilustran estos articulos forman parte de la exposici6n que el artist Jose
Cestero inaugur6 el 19 de abril de 2005 en el Museo de Arte Moderno de Santo Domingo
Colecci6n privada de Ver6nica Senci6n.


16 GLOBAL











.. ...


It -t
7...'L
~y':ta ,y.


tl'v


1:

AA J**~
*JV'T^I

k^_ J^


pvr am
sow*


N.


~bN4


a


-a-rr
ft


Llegada de Sancho y El Quijote a Barcelona


rr~s












El lenguaje de EL QUIJOTE

Por Maria Jose Rinc6n


Cuando el doctor Bruno Rosario Candelier, director
de la Academia Dominicana de la Lengua, me
pidi6 que preparara unas palabras sobre El
Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha para la
conmemoraci6n del cuarto centenario de su publicaci6n
no pude dejar de recorder que fueron Cervantes y su
Rinconete y Cortadillo los que me trajeron por primera
vez a la Repfiblica Dominicana. Tanto que cabilde6
Cervantes por un cargo, tambi6n en aquellas promiso-
rias Americas, que lo sacara de apuros econ6micos y
que le diera la estabilidad que no le habian podido brin-
dar las letras. Pero America le qued6 siempre lejos. No
asi a sus personajes. Con Don Quijote se topa una "seflo-
ra vizcaina, que iba a Sevilla, donde estaba su marido,
que pasaba a Indias con muy honroso cargo" (I, 8).
Como sucede a menudo, los hijos llegan donde los
padres no pudieron llegar. El "hijo seco, avellanado y
antojadizo" de Miguel de Cervantes lleg6 hasta estas
nuevas tierras. Fueron muchas las ocasiones en que -en
las bodegas de aquellas naos de la carrera de Indias- el
flaco hidalgo manchego cruz6 la mar oc6ana. La prime-
ra con destiny a Cartagena de Indias, un mes despu6s de
ponerse en venta la obra en las librerias de Madrid en el
afo 1605.
En esas mismas bodegas naveg6, no siempre a res-
guardo de temporales, la lengua espafiola al continent
reci6n descubierto para Europa. Los pasajeros a Indias
trasladaron consigo el bagaje de un patrimonio comiin
que hoy afortunadamente podemos celebrarjunto con el
aniversario de nuestra primera novela. Quijote y lengua
espafola, patrimonios (del pueblo espafol primero y
ahora patrimonios) de todos los pueblos de habla espa-
fiola. Qu6 gran cosa que nuestra primera novela no
fuera la obra excelsa y excluyente de un literate elitista
que la pensara para disfrute exclusive de los letrados.
Desde su nacimiento, las aventuras del ingenioso hidal-
go Don Quijote de la Mancha fueron destacadas en las
preferencias de los lectores. No s6lo para los muy esca-
sos que podian leerlas, sino fundamentalmente para los
muchos que disfrutaban de ellas en lectures colectivas
alrededor del hogar o de la candela, como en sus mis-
mas piginas se retrata.


La mayoria se encontraba en la Espafia del seiscien-
tos en el mismo caso que Sancho Panza, que a pregun-
tas de su amo dice: "La verdad sea que yo no he leido
ninguna historic jams, porque ni se leer ni escrebir".
Por lo tanto la mayor parte de la difusi6n de la novela
de caballerias, y asi tambi6n de El Quijote, su gran paro-
dia, se hizo como Cervantes recoge en uno de sus epi-
grafes (del capitulo 66 de la segunda parte): "Que trata
de lo que vera el que lo leyere, o lo oird el que lo escu-
chare leer".
Sepamos aprovechar la oportunidad que nos brinda la
atenci6n mediatica y publicitaria del centenario (a la
que nos vamos a ver sometidos en este centenario, aten-
ci6n medidtica que sentimos tan lejana casi siempre de
los temas relacionados con las letras; sepamos aprove-
char toda esta propaganda) para perder el miedo que nos
inspira la lectura de nuestros clisicos, a los que a menu-
do tachamos de aburridos o de dificiles. Los clisicos tie-
nen siempre un impedimento afiadido a la hora de calar
en el gusto del pdblico. Son una pelicula contada por
alguien que ya la ha visto. Perdemos la alegria y la
curiosidad de la lectura virgen y la sustituimos por una
lectura de segunda mano, incluso manipulada a veces,
como sucede con El Quijote, cargada de connotaciones
afiadidas que le restan frescura y espontaneidad a nues-
tra propia experiencia como lectores.
Nos alerta Fernando Sabater contra prejuicios y
manipulaciones que inevitablemente han ido impreg-
nando la traditional interpretaci6n de la criatura uni-
versal de Cervantes. En su ensayo Instrucciones para
olvidar el Quijote nos dice: "De Don Quijote se habla
much, su leyenda es utilizada como metafora o como
advertencia, pero la novela de Cervantes es comparati-
vamente muy poco leida. Hasta tal punto que podria
decirse, sin paradoja excesiva, que la mejor forma de
comenzar a olvidar El Quijote es leerlo".
Vamos a hacerle caso al muy acertado Sabater y lea-
mos a Don Quijote como hacian ya el ventero Juan
Palomeque y sus hubspedes con las novelas de caballe-
rias: "Porque cuando es tiempo de la siega, se recogen
aqui, las fiestas, muchos segadores, y siempre hay algu-
nos que saben leer, el cual coge uno de estos libros en


18 GLOBAL










-- ------C-r -


- I


-&4S1 I


At ?


4'-


' .-L.rr~m% I4---


.44 --


I-







4


-4.


4


C"


El Quijotey Sancho hacia el Futuro.


las manos, y rodeamonos ddl mas de treinta, y estamos-
le escuchando con tanto gusto, que nos quita mil canas".
Aunque la lengua literaria no es el corpus adecuado
para la investigaci6n de un estadio hist6rico determina-


do de la lengua, si podemos apreciar que la novela de
Cervantes sale a luz escrita en el castellano del siglo
XVI. El castellano ya se habia establecido entonces
como la lengua general para la creaci6n literaria, rele-


. ? *" ** --


^,


I~iz'~i-'-ta






















Cervantes dedica su libra al Conde de Lemos. El discurso que hizo el Quijote de las armasy las letras.


gando casi por complete a las otras lenguas y dialectos
de la peninsula a usos orales. El 6xito del concept de
lengua compafiera del Imperio de mi paisano Elio
Antonio de Nebrija habia llevado a que Juan de Vald6s
en 1535, apenas tres d6cadas antes de la gestaci6n de El
Quijote, pudiera retratar la situaci6n lingiiistica de
Espafla de la siguiente manera: "La lengua castellana se
habla no solamente por toda Castilla, pero en el reino de
Arag6n, en el de Murcia con toda el Andaluzia y en
Galizia, Asturias y Navarra. (y esto aun hasta entire
gente vulgar, porque entire la gente noble tanto bien se
habla en todo el resto de Spafa)".
Los afos del nacimiento de El Quijote ven la consoli-
daci6n del espaflol modern, tal y como hoy lo conoce-
mos y su difusi6n dentro de las fronteras de la Peninsula
Ib6rica y fuera de ellas. Los cambios lingtiisticos que
venian cursindose desde antaflo acaban por consolidar-
se y estabilizarse; tanto en el espafol estindar como en
las ricas variedades dialectales. La lengua literaria llega
a alcanzar una fijaci6n notable gracias al concurso de la
imprenta. Su desarrollo fue eliminando gradualmente
las innumerables variantes caligraficas y ortograficas a
las que sometia a los textos la copia manuscrita.
Cervantes, gran conocedor del idioma, utiliza todos
los recursos lingtiisticos en la creaci6n de su obra maes-
tra. El hecho de que el diMlogo sea una de las t6cnicas
mas empleadas para el desarrollo de la novela, convier-
te a la caracterizaci6n por medio del lenguaje en uno de
los recursos basicos para el trazado de los personajes.
Si nos detenemos en la clasificaci6n que realize
Carroll Johnson acerca de la construcci6n de los perso-
najes encontramos tres tipos de constructores: a) los
propios personajes, que se definen por lo que dicen y
hacen; b) los demis personajes, que emiten juicios acer-
ca de sus compafieros de texto; c) los narradores, que
ofrecen datos acerca de ellos, ya sean fisicos o morales,
y narran sus acciones.


Analicemos ahora estos tres constructores en la
caracterizaci6n lingiiistica de Don Quijote. Podemos
afirmar que uno de los elements principles de carac-
terizaci6n del protagonista de nuestra novela es su
modo de hablar. Estariamos, por tanto, ante el primer
element constructor. El rasgo determinante del idiolec-
to del caballero andante manchego es el arcaismo. Este
remedo de arcaismo es coherente con la finalidad expre-
sa del libro de parodiar las novelas de caballerias.

Arcaismo andante
Don Quijote denuncia su locura en su forma de expre-
si6n en un castellano obsolete para su 6poca. Del mismo
modo que nuestro caballero es un arcaismo andante
cuando se reviste de las armas familiares que encuentra
en su hacienda, armas que habian estado en uso en la
6poca de los Reyes Cat6licos, asi mismo delata su con-
dici6n mental cuando emplea un estado de lengua que
no se corresponde con el de su tiempo. Para el lector
contemporAneo de Cervantes este uso lingiistico era
una ironia palpable. A nosotros se nos hace imprescin-
dible la nota del editor para no caer en el error, muy fre-
cuente por otro lado, de career que la forma de expresarse
de Don Quijote era la caracteristica del espafiol del Siglo
de Oro.
Estamos evidentemente ante un empleo premeditado,
con intencionalidad literaria, de las posibilidades que le
ofrecian a Cervantes los distintos estadios hist6ricos en
la evoluci6n de la lengua espafiola.
Uno de los rasgos caracterizadores del arcaismo de la
lengua del hidalgo manchego en sus moments de locu-
ra es la presencia reiterada de f- inicial latina. En la len-
gua patrimonial de Castilla se produjo la difusi6n del
cambio desde f- inicial latina al cero fon6tico (h-) entire
los siglos XIII y XV. La lengua culta, de los documents
oficiales y literarios, dificulta el seguimiento de esta
evoluci6n pues siempre prefiere la soluci6n conservado-


20 GLOBAL





















-~ ~


Quijote en su lecho de muerte.


ra de f- inicial latina. La soluci6n aspiradora es consi-
derada un vulgarismo. Esta consideraci6n de vulgarismo
se fue perdiendo progresivamente hasta llegar a genera-
lizarse su uso en la lengua patrimonial (s6lo los semi-
cultismos y cultismos como fama o fortune, y algunas
voces juridicas fosilizaron la f inicial -fallar o falta-).
Hasta el siglo XIII, por lo tanto, conviven las dos
variantes: la f- inicial latina se consider la variante
culta, conservadora, y la aspiraci6n procedente de f-
inicial latina se consider la variante dialectal y se
generaliza como la variante vulgar. Los contemporine-
os de Don Quijote habian adoptado ya las soluciones
mis modernas, ya sea aspiraci6n o cero fon6tico, aun-
que result dificil discernir entire estas dos en los textos
literarios. En ningln caso mantenian en la lengua oral
patrimonial la soluci6n conservadora de f- inicial.
Cervantes usa magistralmente el contrast entire dos
estadios hist6ricos de lengua para caracterizar a su pro-
tagonista. El mantenimiento en sus parlamentos de la
soluci6n conservadora, entire otros rasgos de caricter
arcaizante, provoca estupor y mueve a risas a los perso-
najes con los que se topa el hidalgo en sus correrias. En
su encuentro con las mozas a la puerta de la venta en
su primera salida, le hace conocerlo de cerca, y asi tam-
bi6n emplean este recurso los personajes que quieren
seguir la corriente a Don Quijote, ya sea para burlarse
de su locura, ya sea para tratar de apaciguarlo.
Este uso magistral en la prosa del novelist alcalare-
ifo, pues, impide la simplificaci6n de los personajes en
mundos cerrados sin relaci6n entire si. Estamos ante el
segundo element constructor: los personajes que com-
parten texto con Don Quijote lo van dibujando ante
nuestros ojos, direct o indirectamente, con sus palabras
y acciones. La vida real mana asi de las paginas de la
novela cuando Sancho Panza imita a su amo al contar-
le al barbero y al cura en qud estado lo habia encontra-
do en Sierra Morena:


William Shakespeare y Miguel de Cervantes con sus personages, Otelo y El Quijote.

"Les dijo que le habia hallado desnudo, en camisa,
flaco, amarillo y muerto de hambre, y suspirando por su
sefiora Dulcinea; y que (...le) habia respondido que esta-
ba determinado de no parecer ante su fermosura fasta
que hobiese fecho fazafias que le ficiesen digno de su
gracia". (I, 29).
La caracterizaci6n del personaje estA trazada. Ya a
nadie, conocido o desconocido, le cabe la menor duda
de que nuestro flaco hidalgo tiene el juicio tan seco
como la figure (asi les sucede a los mercaderes toleda-
nos con los que se topa despues del encuentro con
Haldudo y el joven pastor, quienes "por la figure y por
las razones luego echaron de ver la locura de su
duefio").
Puesto que tampoco se trataba de redactar una nove-
la ininteligible para todo tipo de puiblicos, la mayoria de
los cuales tendri la misma reacci6n de incomprensi6n
ante este lenguaje que las muchachas de la venta,
Cervantes recurre, despu6s de los primeros pasajes de las
andanzas del personaje como caballero andante muy
caracterizadores, a incluir unicamente uno o dos t6rmi-
nos arcaizantes que le dan el tono deseado al parlamen-
to complete.
El contrast del lenguaje usado por Don Quijote con
el habitual de sus contemporaneos no es mas que un
trasunto del contrast entire la fantasia libresca y tras-
nochada del hidalgo manchego con la realidad a pie de
venta y camino de la Castilla de 1600.
Cervantes domina magistralmente la t6cnica cons-
tructiva del novelar. Caracteriza a Don Quijote por su
uso de terminos apreciativos para designer a los perso-
najes con los que se va topando; estos terminos trasfor-
man la realidad que lo rodea y la adapta a la realidad
caballeresca a la que aspira.
Al ventero Juan Palomeque lo llama castellano, como
senior de castillo, y a las mozas del partido con las que
se encuentra en la venta las llama doncellas. Son las























En el umbral de la etemidad despues de Vincent Van Gogh.


El Quijotey Sancho Panza descubren los Molinos Dominicanos.


Cantinflas).


mismas interesadas las que se carcajean de este trata-
miento. Cuando progress la acci6n, el narrador ironiza
utilizando humoristicamente identicos apelativos para
referirse a los mismos personajes. La cordura y la dis-
tancia de la que hace gala el narrador hacen que, por
efecto del contrast, destaque mis el sentido humoristi-
co de lo que se esta narrando.
Cervantes les sigue la corriente al ventero y las mozas
y nos hace c6mplices como lectores de los personajes
que rodean al viejo hidalgo. Estamos ante el tercer ele-
mento constructor.
La riqueza y variedad de registros que van surgiendo
en la novela hacen gala de la maestria de nuestro
Cervantes en el uso literario del espafiol que, gracias a
61 estaba alcanzando la cima de nuestra lengua clAsica.
Y, lo mas interesante para el historiador de la lengua es
el uso literario no s6lo de la variedad considerada de
prestigio, o de la variedad estAndar; sino de la aparici6n
de distintas variedades diat6picas y diastraticas de la
lengua del XVI.
El interns y la preocupaci6n de Miguel de Cervantes
por la lengua dan muestras de su inteligencia como
escritor a la hora de enfrentarse al conocimiento pro-
fundo de su herramienta de trabajo. En muchas ocasio-
nes -en su calidad de narrador o sirviendose de las
palabras de sus personajes- nos ofrece interesantes pin-
celadas de sus criterios lingilisticos y literarios; aunque
como siempre en Cervantes hemos de andar con pies de
plomo si no queremos perdernos su finisima ironia. El
valor que otorga a la lengua vernacula como instrumen-
to cabal para la creaci6n literaria es evidence y lo
demuestra con la practice diaria de su quehacer como
escritor.
Camino de las bodas de Camacho dice el Licenciado:
"El lenguaje puro, el propio, el elegant y claro esta en
los discretos cortesanos (...) dije discretos porque hay


muchos que no lo son, y la discreci6n es la gramAtica
del buen lenguaje, que se acompafia con el uso. Yo,
sefiores (...) picome algun tanto de decir mi raz6n con
palabras claras, llanas y significantes".

El ideal
Cervantes refleja en su prosa los ideales erasmistas de
naturalidad y selecci6n. El ideal de uso de la lengua es
el que expresa el Licenciado cervantino: palabras claras,
l1anas y significantes. Para discernir la selecci6n lin-
gitistica se consideraba important el dominio de la
norma cortesana. Pero aqui entra en juego la ironia cer-
vantina al distinguir, no sin malicia, y probablemente
por experiencia personal, entire cortesanos discretos y
no tan discretos. Es lo que Juan de Vald6s en su tratado
de 1535 Didlogo de la lengua expresa destilando la teo-
ria estetica renacentista: "El estilo que tengo me es
natural, y sin afectaci6n ninguna escrivo como hablo;
solamente tengo cuidado de usar vocablos que signifi-
quen bien lo que quiero decir, y digolo cuanto mas lla-
namente me es possible (...)".
Por contraposici6n nos ofrece interns el comentario
que Miguel de Cervantes pone en boca del can6nigo
toledano acerca del estilo de los autores de los libros de
caballeria:
"Son en el estilo duros; (...) necios en las razones, dis-
paratados en los viajes, y, finalmente, ajenos de todo
discreto artificio, y por esto dignos de ser desterrados de
la repilblica cristiana, como a gente in6til" (I, 47).
A pesar de que estos canones de prosa habian gene-
ralizado las critics a las novelas de caballerias y su
estilo enrevesado y ampuloso, no se habia mermado la
gran fama y difusi6n popular que habian adquirido
estas narraciones y sus sagas. Al hilo de esta populari-
dad, el cura, en su conversaci6n con el can6nigo, com-
para el 6xito y la mala composici6n, a su entender, de


22 GLOBAL


-!r











































El uijote de la Mancha.


estos libros caballerescos con los de las comedies. Sin
embargo, atribuye a distintas razones la mala calidad de
los mismos:
"Y no tienen la culpa desto los poetas que las compo-
nen, porque algunos hay dellos que conocen muy bien
en lo que yerran, y saben estremadamente lo que deben
hacer; pero como las comedies se han hecho mercaderia
vendible, dicen, y dicen verdad, que los representantes,
no se las comprarian si no fuesen de aqueljaez; y asi, el
poeta procura acomodarse con lo que el representante
que le ha de pagar su obra le pide". (I, 47).
Nadie en la actualidad puede quejarse de falta de
vigencia de estas palabras.
En lo tocante al buen uso del romance, otro de los
consejos de Juan de Vald6s es su gran interns por los
refranes, que consider ejemplo vAlido de las caracteris-
ticas que propugna como modelo del buen hablar. Todos
hemos gozado del inagotable venero de refranes de
Sancho Panza y de los que sabiamente en ocasiones le
aporta su sefor en los caminos del campo manchego.
El uso repetido en los dialogos estA adobado de ironia
y llega, en ocasiones, a adquirir tintes de caricature. Asi


sucede en las platicas que amo y escudero mantienen
cuando van Ilegando a Sierra Morena al inicio del capi-
tulo 25 de la primera parte. Sancho critical a su amo la
polkmica que ha mantenido con Cardenio, el pastor
loco, acerca del amancebamiento de la reina Madisima,
que le ha costado al hidalgo una pedrada en el pecho.
Replica Sancho:
"Ni yo lo digo ni lo pienso, alli se lo hayan; con su
pan se lo coman; si fueron amancebados, o no, a Dios
habran dado la cuenta; de mis viflas vengo, no se nada;
no soy amigo de saber vidas ajenas; que el que compra
y miente, en su bolsa lo siente. Cuanto mas, que desnu-
do naci, desnudo me hallo: ni pierdo ni gano; mas que
lo fuesen, Zque me va a mi? Y muchos piensan que hay
tocinos y no hay estacas. Mas Zquien puede poner puer-
tas al campo? Cuanto mas, que de Dios dijeron." Le con-
testa Don Quijote: "iValame Dios y qu6 de necedades
vas, Sancho, ensartando! ZQue va de lo que tratamos a
los refranes que enhilas? Por tu vida, Sancho, que calls,
y de aqui en adelante, entrem6tete en espolear a tu asno,
y deja de hacello en lo que no te importa".

Obra redonda
El ideal renacentista se va tifiendo paulatinamente en
Miguel de Cervantes y su novela de los tintes de la con-
ciencia critical de la decadencia que permea la vida espa-
fiola. Las paginas cervantinas destilan los contrastes que
son propios del XVII espafiol: apariencia y realidad,
aspiraciones y desengafos. La altura creative y literaria
de la obra cervantina se basa en su genial armonizaci6n
a trav-s del recurso a la ironia. Estamos pues ante una
obra redonda, que hay que aprender a contemplar y dis-
frutar desde multiples angulos.
El respeto y la recreaci6n de las tradiciones literarias
eran un imperative para el autor culto del renacimien-
to. La noci6n de originalidad no era primordial, tal y
como la consideramos los autores y lectores de la actua-
lidad.
La reutilizaci6n de materials creativos anteriores
eran tecnicas fundamentals en la composici6n literaria.
La magia artistic de Miguel de Cervantes consiste en
dar a luz a una obra radicalmente original y novedosa
sirviendose del uso de innumerables materials tradicio-
nales. Muchos critics literarios la han comparado con
una verdadera labor de taracea que recopila y suma en






















El Quijote deseando ser caballero.


sus piginas no s6lo tradiciones librescas y cultas, sino
que hila magistralmente con ellas las tradiciones orales
y populares de la Espafia de fines del XVI.
La narrative medieval caballeresca, contra la que
arremete la novela con ayuda de la parodia, estaba
anclada fuertemente en la tradici6n cortes que reflejaba
una concepci6n idealista del mundo. Su lenguaje mos-
traba expresiones fosilizadas y formularias muy carac-
teristicas que Cervantes domina con gracia. Este estilo
va devaluandose paulatinamente por el uso y abuso. El
profundo dominio de esta tradici6n por parte de Miguel
de Cervantes logra que Don Quijote, como personaje
caballeresco al fin, se asemeje convincentemente, aun
en tono de satira, al modelo traditional de gran 6xito de
lectores que representaba el caballero andante.
Como nos recuerda bien Avalle Arce: "Asi pasa al
Quijote la herencia de una tecnica de ascendencia medie-
val perfectamente probada por la afici6n de los lectores
en el transcurso del tiempo". Victor Manuel de Aguiar e
Silva en su Teoria de la literature define nuestro libro
como una "especie de anti-novela centrada sobre la cri-
tica de las novelas de caballeria, represent la sitira de
ese mundo novelesco, quimerico e ilusorio, caracteristi-
co de la 6poca barroca, y asciende a la categoria de eter-
no y pat6tico simbolo del conflict entire realidad y
apariencia, entire ensuefio y material vil". (pag. 200).
La novela modern, que se inaugura con la que hoy
nos ocupa es "indisociable de la confrontaci6n del indi-
viduo (...) con el mundo que le rodea".

Originalidad
La condici6n de originalidad de la obra cervantina la
observamos ya desde el pr6logo. Cervantes, por norma-
tiva traditional, se ve impelido a redactar un pr6logo
para su obra. Muchos critics opinan que lo escribi6 de
mala gana. Otros compartimos la opinion de que ya
desde el pr6logo Cervantes nos brinda con brillantez y


gracia las pistas iniciales para la interpretaci6n de su
obra y nos va introduciendo al tono de ironia y parodia
que dominara nuestra lectura hasta la pagina final. Para
la creaci6n de su pr6logo metalingtiistico recurre al uso
del dialogo, que es tambien element constructive fun-
damental a lo largo de toda la novela.
Pongamos un ejemplo. Miguel de Cervantes toma el
recurrido tema traditional desde la antigfiedad clasica
del locus amoenus y lo parodia. No renuncia a la tradi-
ci6n textual, sino que la utiliza para superarla gracias a
la ironia. Las caracteristicas idilicas y buc6licas que
deben rodear a la creaci6n literaria se transforman por
obra y gracia de la genialidad cervantina en la descrip-
ci6n en el pr6logo de Don Quijote del lugar en el que se
gest6 la novela.
Miguel de Cervantes nos cuenta c6mo su obra surgi6
en la oscuridad de un calabozo, probablemente en la
carcel de Sevilla en 1597:
"Y asi, iqu6 podri engendrar el esteril y mal cultivado
ingenio mio sino la historic de un hijo seco, avellanado,
antojadizo y lleno de pensamientos various y nunca ima-
ginados de otro alguno, bien como quien se engendr6 en
una carcel, donde toda incomodidad tiene su asiento y
donde todo triste ruido hace su habitaci6n? El sosiego, el
lugar apacible, la amenidad de los campos, la serenidad
de los cielos, el murmurar de las fuentes, la quietud del
espiritu son grande parte para que las musas mas esteri-
les se muestren fecundas y ofrezcan parts al mundo que
le colmen de maravilla y de contento" (Pag. 11-12.)
Pero la grandeza humana y literaria de Cervantes,
-esta iltima, la literaria, la que mas interest al estudio-
so de la literatura,- consisti6 precisamente en saber
sacar partido de sus propias y no siempre afortunadas
experiencias vitales; y de su conocimiento a pie de calle
y camino de la realidad espafiola de las postrimerias del
XVI para superarla y trascenderla de la mano de su
sagaz ironia. Si releemos la biografia de Miguel de


24 GLOBAL


El Caballero verde y el Ouijote.


Don Quijote de la Mancha.



























Encantamiento de Don Quijote de la Mancha.


Cervantes y Saavedra comprenderemos que no siempre
le tocaron en suerte circunstancias faciles. Supo, no
obstante, reirse de si mismo, dandonos muestra de su
gran inteligencia.
Dice en su pr6logo: "Porque zc6mo quer6is vos que
no me tenga confuso el qu6 dira el antiguo legislator
que llaman vulgo cuando yea que, al cabo de tantos
afios como ha que duermo en el silencio del olvido,
salgo ahora, con todos mis alios a cuestas con una
leyenda seca como un esparto, ajena de invenci6n, men-
guada de estilo, pobre de concetos y falta de toda eru-
dici6n y doctrine (...)?"
Recordemos que en 1605 Cervantes tenia 58 aflos.
Entre sus obras s6lo La Galatea se habia dado a la
imprenta. Si su poca fama no le habia permitido encon-
trar autores que le escribieran poemas laudatorios para
poner al frente de su obra, al modo de lo usado en los
libros de caballerias, 61 no duda en inventarselos, ade-
cuando el tono y el 16xico de cada uno de ellos a su
supuesto autor.
Esta ir6nica genialidad fue criticada por Fernandez de
Avellaneda; 6ste le reproch6 su falta de calidad literaria
y personal al haber tenido que inventar a los autores de
los versos que introduced la novela por falta de persona-
jes encumbrados que se avinieran a hacerlo. Cervantes,
con su sabio e inigualable retintin, describe en el pr6logo
a la segunda parte de su libro:
"El que mas me ha mostrado desearle (la continua-
ci6n de la novela) ha sido el emperador de la China,
pues en lengua chinesca habra un mes que me escribi6
una carta con un propio, pidiendome, o, por mejor
decir, suplicAndome se le enviase, porque queria fundar
un colegio donde se leyese la lengua castellana, y que-
ria que el libro que se leyese fuese el de la historic de
Don Quijote".


Bendita vision e inteligencia de Cervantes que, como
siempre, gracias a su sabio humor e ironia, nos anticipa
una realidad que es la que hoy estamos viviendo con la
difusi6n universal de su obra. Ese invento cervantino de
un colegio donde se leyese la lengua castellana en China
es hoy el bien nombrado Instituto Cervantes.
Celebramos este afio el cuarto centenario de la publi-
caci6n de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.
Conoci6 seis ediciones s6lo en 1605. A tal nivel lleg6 la
popularidad de la novela que ya en junio de ese mismo
aflo desfilaron en unas fiestas en Valladolid unos perso-
najes disfrazados del hidalgo y su escudero. Desde ento-
nes no ha dejado de imprimirse ni de leerse. Wladimir
Nabokov concluye sus ensayos sobre Don Quijote
(Lectures on Don Quijote) afirmando: "Don Quijote es
mas grande hoy de lo que era en el vientre de Cervantes.
Ha cabalgado durante mas de trescientos cincuenta aflos
(hoy ya podemos decir cuatrocientos) a trav6s de las
junglas y tundras del pensamiento human y ha gana-
do en vitalidad y estatura".
A pesar de todo el polvo y la paja que se le adhiere a
las grandes obras a lo largo de los afios y las lectures, y
El Quijote puede presumir o quejarse de muchos, tene-
mos la divertida responsabilidad de, siguiendo a Sabater,
"olvidar su mito manipulado, (...) recuperar la novela
memorable que cuenta su saga y hacernos dignos de la
tradici6n sonriente y civilizada que la posibilit6".

Maria Jose Rinc6n Gonzdlez se licencio en Filologia Hispanica en la
Universidad de Sevilla.Trabaja en el Consulado General de Espana en Santo
Domingo. Ha ejercido como docente en el Centro de Altos Estudios del Idioma
Espanol, en Intec y en la Universidad Apec, donde forma parte del program
Prolingua. Su interns por el espafiol de America se original en sus investigacio-
nes y publicaciones sobre la antroponimia dominicana. Ha dedicado trabajos
al studio de literature dominicana contempordnea.












C E RVAN T E S, el genio generoso

y triste de la Espafa eterna

Por Mariano Lebr6n Savifi6n


M


iguel de Cervantes Saavedra llena el mundo
con su genio despu6s de haber escrito la mejor
novela de la literature universal, sin aspavien-


tos ni petulante proceder. Hizo vida azarosa y vida
heroica. Su gloria en las letras constitute un milagro de
creaci6n al darle vida a las figures de don Quijote de la
Mancha (Alonso Quijano el Bueno), el caballero del
ideal anidado en la locura, y Sancho Panza, encarnaci6n
de la realidad cerril de este mundo, en el oropel de una
Espafa gloriosa.
Millones de personas han reido con las aventuras del
Quijote, y, sin embargo, en incredible contrast, Don
Quijote de la Mancha es un libro triste, desgarrador, liri-
camente conmovible, mas tragico que humoristico.
Lirica era el alma Cervantes.
Los azares de la vida de Cervantes, sus tristezas, sus
limitaciones econ6micas y su bondadoso orgullo son las
cosas que conducen a la creaci6n, con inspiraci6n divi-
na, pues Cervantes vivi6 en el trasfondo de su alma con
insospechadas vivencias. Sus relates (como las Novelas
ejemplares) y su poesia fueron apreciados en el esplen-
dor del Siglo de Oro Espaiol, y enriqueci6 con su genio
el idioma preferido de Dios.
Naci6, presuntamente, en Alcala de Henares el 9 de
octubre de 1547 -pues muchas ciudades de Espafia se
disputan ese honor-; hijo de padres nobles y notables, a
pesar de su pobreza: don Rodrigo Cervantes y dofia
Leonor de Cetina. Estudi6 Humanidades con el presbite-
ro Juan Lope Hoyos, quien le tenia gran aprecio, por lo
cual le llamaba "caro discipulo". Ya desde pequefio
nacieron sus aficiones po6ticas, que lo llevaron a ende-
char amores y apasionantes instancias.
Se cree que recibi6 en Salamanca su formaci6n pero,
de todas maneras, si lo hizo debi6 abandonar temprana-
mente las aulas debido a la escasez econ6mica de sus
padres. Una cosa es segura y es que Cervantes, como su
Quijote inmortal, dedic6 largas horas a las lectures, y
que al calor de la lumbre de su hogar se forj6 una grave
cultural que en la soledad de sus trajines poblaron la
vastedad de su conciencia.


Pese a este detalle, nadie en aquel mundo de vanida-
des ecum6nicas fue tan modesto y humilde como 61. Sus
citas repetidas; la erudici6n que revelaban sus escritos
no tienen la pedantesca pesadez de quien busca un can-
dil deslumbrador con el vano intent de impresionar.
Precisamente esa sencillez, esa modestia, mariposa de
luz en la floraci6n de su genio, es uno de los caracteres
que embellecen su figure gigantea y le regalan una gran
extension de los Campos Eliseos.
Su vida aventurera, sus errancias amargas y ese estar
de espaldas a la fortune fueron atemperando su con-
ciencia, cociendo su arcilla modelable en el fuego de la
temperancia y fomentando en su espiritu al gran genio
que fue. Miguel de Cervantes Saavedra era un aventure-
ro quijotesco que iba por los caminos de una Mancha
mis extensa que la que conoci6 Alonso Quijano el
Bueno, sin alancear molinos, ni provocando delirantes
hecatombes en los rebafios balantes, sino luchando de
veras por la patria y por su rey. Y aparece luchando
heroicamente en la batalla naval de Lepanto -victorio-
sa jornada contra el turco invasor- bajo el mando de
don Juan de Austria. El triunfo de Lepanto salv6 a
Europa del impetu conquistador de Oriente. Su vida es
digna de una estrofa 6pica de Esquilo.

Un hecho heroico
La participaci6n de Cervantes en la batalla de Lepanto
es un hecho heroico excepcional, un episodio que 61 se
complacia en recorder con renovado orgullo. Cuenta el
alferez Gabriel de Castafieda que al comenzar la batalla
se encontr6 sobre cubierta a un soldado palidico, que
habia adquirido la cuartana en la isla Corfd -que esta-
ba escuilido y frio, pAlido y macilento y con la vista
turbia-. Era Cervantes. El Capitan, compadecido de esta
triste naturaleza, le orden6 retirarse bajo cubierta, ya
que no estaba en condiciones de pelear. El soldado
comenz6 a tiritar por la oleada febril que se aproxima-
ba, pero al mismo tiempo encontr6 aprovechable la
aproximaci6n de la batalla y su mensaje de glorias y de
honors, y exclam6 exacerbado por el orgullo:


26 GLOBAL





























































El Quijotey Sancho Panza entrando a Barcelona.


"Sefiores: en todas las ocasiones que hasta hoy se han
ofrecido de guerra a Su Majestad y se me ha mandando,
he servido muy bien como buen soldado y a6n ahora no
hare menos, aunque est6 enfermo y con calenturas, mas
vale pelear al servicio de Dios y de Su Majestad y morir
por ellos que no bajarme sobre cubierta. P6ngame Vuesa
Merced, senior Capitan, en el sitio que sea mas peligroso
y alli estar6 y morir6 peleando".


El Capitan hizo un gesto de duda y de pesar, pero
calando hondo en el gesto heroico del soldado, lo colo-
c6 en el esquife al frente de doce hombres. Alli luch6
brava y denodadamente y recibi6 tres heridas, dos en el
pecho y una en la mano izquierda, de la que qued6
manco (El Manco de Lepanto, le llamaron), de lo cual se
sinti6 muy honrado el future creador de la obra mas
valiosa de la literature castellana.
















~5,
,
i;,141,,,,
?u~i-*o..;:~ipCr~; ~L~~ I'
i E ,~~~l~qC ,tf"iL c7,hr "1
Arr ~ ~h~ ),L n,~ I;.?u~~ire 7 b~
.rB~-~717~1B~U\
ri. IJ
:-'fe ":"'1. dLjl~m
. r
~X r.Irj~'
'~a~ ,"
`'


Principio y fin del Ouijote


Atn asi qued6 al servicio de su patria bien amada,
generoso y bueno. Lope de Vega, el mas fecundo de los
poetas de Europa, pedante y grandiose, menospreci6 al
Manco, pero 6ste volc6 un torrente de admiraci6n para
el poeta mis fecundo de la literature universal y le Ila-
maba, a la manera de elogio, "Monstruo de la
Naturaleza".
Siempre estaba dispuesto a sacrificarse por la patria.
Estuvo en las expediciones de Navarino, Tunez y la
Goleta, y pele6 con las tropas espafiolas en Napoles,
donde estuvo hasta 1575. Cuando volvia de regreso a
Espafia con un hermano suyo, en la galera Sol, fue apre-
sado por los pirates de Arnate Mami y qued6 prisionero
del terrible Mami y de Arraez Dali, quien lo crey6 muy
rico, por lo que exigi6 cuantiosos dineros por su rescate.
Cervantes fue su esclavo en Argel. Lo cargaron de
cadenas, porque ayud6 a muchos espafioles a escapar
con osada y peligrosa presteza. Los moros no podian
pensar que ese hombre de pura estampa aguilefia, arro-
gante y gentil, fuera un pobre caballero sin caudales. Y
en la espera de los grandes tesoros que darian por su
rescate pudo al fin, hazafiosamente, quedar libre des-
pubs de cinco afos. En ese lapso, los intentos de fuga
del espafiol fueron tan pertinaces y tal sus audaces
impulses que a ello debi6 su vida.

En America
Vuelto a Espafa, su miseria se acentu6 hasta el extreme
de que cay6 prisionero. Y entonces decidi6 abandonar
su patria para lanzarse quijotescamente (con la fe de ese
Quijote que retozaba en su alma zarandeada) para bus-
car aventuras en nuestra America. Como Lope de Vega
y Quevedo, Cervantes conocia profundamente su pueblo


Eluijo Sanho Panza descubren losMoinos Dominicanos (infanil).
El Ouiote y Sancho Panza descubren los Molinos Dominicanos (infantil).


y se perdi6 mas de una vez en los meandros de las intri-
gas, caminando por el zoco rufianesco de la picaresca.
Las creaciones de Cervantes que algunos, falsamente,
comparan con el Decamer6n, realmente no tienen nada
de Bocaccio, el pre-renacentista italiano. No hay italia-
nismos en la obra de Cervantes ni el humor retoz6n y a
veces cruel de una ignara naturaleza. El es l1, simple-
mente, espontaneo y original. Y los critics de
Cervantes, perdidos en la magnitude de Don Quijote, sue-
len soslayar otros aspects de la creaci6n cervantina.
Se ha afirmado que Miguel Cervantes Saavedra se ha
adelantado genialmente a la psiquiatria, ya que Alonso
Quijano el Bueno y el Licenciado Vidriera son dos casos
clinics geniales. Entre los personajes psicopatol6gicos
creados por Cervantes figure Alonso Quijano el Bueno,
culto e inteligente, gran razonador pero con una mega-
lomania que tira hacia las aventuras de la andantesca
caballeria, con un orden de delirios que giran en torno
de un nmcleo central: Deshacer entuertos, socorrer viu-
das y desamparados y cabalgar tras de la gloria, bajo el
ilusorio recuerdo de Dulcinea del Toboso, sefiora de su
amor. En su locura -paranoica- triunfa el ideal. Otros
perfiles ideales son el Cura, el Barbero y hasta la bella
Marcela, con resplandor auroral en su hermosura.
Alguien ha llamado a El Quijote "el libro del desen-
canto espafiol". Aparece, en efecto, cuando Espafia
empieza a descender hacia el abismo de su decadencia.
Es en ese moment cuando aparece y enarbol6 la rosa
del ideal: fue la suya, pues, locura del coraz6n. Ya vimos
como Alonso Quijano el Bueno al transformarse en Don
Quijote de la Mancha, yerra los caminos de la raz6n.
Ahora vamos a desnudar el alma de Sancho Panza,
porque yo soy sanchezco tambien. Sancho, el calumnia-


28 GLOBAL



























Autoretrato de Don Quijote segun un
cuadro de Goya.


Cervantes en batalla, en la Marquesa.


ElQuijote dela Mancha author ,,, ,' .i
Don Quijote de la Mancha.


do Sancho, mas que el bachiller Sans6n Carrasco, con
toda su credencial salmantina, mas que el Cura y el
Barbero, mds que Diego, el caballero del Verde Gabin y
su hijo, y auin mas que el mismo cronista Cide Hamete
Benengeli, retrat6 muy bien a su amo cuando le dio esta
donosa respuesta a la Duquesa y sus duefias:
"Yo tengo al sefior Don Quijote por loco rematado,
puesto que algunas veces dice cosas que a mi parecer, y
aun de todos aquellos que las escuchan, son tan discre-
tas y por tan buen carril encaminadas, que el mesmo
Satanas mas no las podria decir mejores; pero con todo
esto, verdaderamente y sin escrdpulo, a mi se me ha
asentado que es un mentecato".
A pesar de esta opinion tan desfavorable le oimos
luego decir:
"Pero esta fue y esta es mi suerte y esta mi malandan-
za; no puedo mas, seguirlo tengo: somos de un mismo
lugar, he comido su pan, qui6role bien; es agradecido;
di6me sus pollinos y, sobre todo, yo soy fiel, y asi es
impossible que nos pueda apartar otro suceso que el de
la pala y el azad6n".
Pero en ninguna circunstancia retrat6 Sancho mejor
el alma de su amo, como en aquella respuesta que le
encaj6 al escudero del Caballero del Bosque:
"...digo que no tiene nada de bellaco; antes, tiene un
alma como un cantaro: no sabe hacer mal a nadie, sino
bien a todos, ni tiene malicia alguna; un nifo le hard
entender que es de noche a la mitad del dia y por esta
sencillez le quiero como las entretelas de mi coraz6n y
no me amaiio en dejarlo por mas disparate que haga".
Sancho expresa, a su manera, cuin digno es de amor
a quien tiene como su amo y que limpido espejo de ter-
nuras es su alma. No en vano le llamaban "el Bueno".


Para que el Cura y el Barbero de su pueblo hicieran
todo lo que se dice para tornarlo a su morada, para que
tras sus huellas un bachiller por Salamanca se dejara
vencer y saliera cual otro Don Quijote en su bisqueda
iqu6 hondo debi6 arraigar entire sus vecinos el cariiio
que sentian por l1! Juzguese por aquella actitud de
Pedro Alonzo, su vecino, cuando lo encontr6 maltrecho
y molido y lo torn6 a su pueblo tras aguardar en las
afueras de la aldea a que fuera de noche para que no
viesen "al molido hidalgo tan mal caballero", vale decir,
ridicule jinete. Esa acci6n es fuerza del carifo. El labra-
dor ve a su convecino Quijano cariacontecido y mania-
tado, diciendo denuestos incoherentes, y lo tiene como
tocado de los cinco. Hay un gesto de carifio y de pie-
dad en el patron que humillaria a los nobles duques
burlones.
Cervantes es el rey del ideal y la esperanza humana,
en tanto que su personaje Alonso Quijano el Bueno, su
6mulo. iAh! LY qu6 decimos de Sancho Panza y que
haremos con l1? Fiel y cerril, ique significa en la vida
del don Quijote? ZY en la nuestra? Yo soy sanchista,
tambi6n. Su alma pueril floreci6 al amor cuando vio
doblegado el ideal que lo sostenia.

Mariano Lebr6n Savii6n es doctor en Medicina, especialista en
Pediatria, poeta, historiador, ensayista, educador y conferencista. Ha sido pro-
fesor universitario durante muchos aios. Es Miembro de NOmero de la
Academia Dominicana de la Lengua.Tiene importantes trabajos de investiga-
ci6n sobre cultural hispAnica, 6rabe y judia. Entre sus publicaciones figuran
Tridlogos, en colaboraci6n con Domingo Moreno Jimenez y Alberto Baeza
Flores, Luces del Trdpico; Cultura judia; Nociones de puericultura; Herbario domi-
nicano; Historia de la cultural (5 tomos); Tiempo en la Tierra; Heroismo e identi-
dad; Duarte: libertador, romdntico y poeta.












SENTIDO Y TRASCENDENCIA


Por Bruno Rosario Candelier

on la publicaci6n de su inmortal novela, el cele-
brado autor de El ingenioso hidalgo Don Quijote
de la Mancha, Miguel de Cervantes Saavedra
(1547-1616), natural de Alcala de Henares, mereci6 la
distinci6n de Principe de los ingenios espaholes por la
elegancia de su prosa, la perfecci6n de su narrative y el
valor ejemplar de esta primera novela de la modemidad.
Modelo del buen decir, paradigma de la condici6n
humana y fuente de hondas intuiciones, esta obra maes-
tra de la literature espahola constitute una representa-
ci6n simb6lica de la conduct humana y refleja las
tendencies que tipifican a los hombres y los pueblos en
su comportamiento cotidiano.
Cuando el hidalgo manchego, Alonso Quijano, pierde
el juicio, toma el nombre de don Quijote de la Mancha,
sale de su aldea en defense de los d6biles crey6ndose
caballero andante y, alentado por Aldonza Lorenzo, a
quien llama Dulcinea del Toboso, protagoniza varias
aventuras con su escudero Sancho Panza. La de los
molinos de viento es la mAs emblematica por su arraigo
en las mesetas castellanas. Las fervientes fantasias del
caballero andante chocan con la realidad y dan pie para
canalizar, en variados hechos y aventuras, la dicotomia
de dos personajes paradigmdticos.
El valor simb6lico de Don Quijote esti en la represen-
taci6n aleg6rica de sus acciones y actitudes, en las que
afloran la raz6n y la locura como expresi6n traslaticia de
la relaci6n alternate entire lo ideal y lo real, entendien-
do la locura del ilustre personaje como una aparente alu-
cinaci6n ante el mundo real que sus ojos percibian,
puesto que la base inspiradora de ese estadio de la con-
ciencia esta en las ideas plat6nicas que el autor, en un
singular cauce narrative, ilustraba en su grandiosa obra.
En su valioso studio sobre El Quijote, -incluido en la
edici6n de la Real Academia Espafola editada por la
editorial Alfaguara con motive del IV Centenario-,
Francisco Ayala subraya la universalidad de la obra
desde la condici6n hispAnica, sefialando:
"Y el toque feliz del genio cervantino estuvo en captar
y acufiar el raro destiny de esa comunidad, Espafa, en
el punto cardinal, en el precise moment en que ello era


del manchego universal


possible, sin dejar que se le escapara la fugaz coyuntura.
Tan asombrosa clarividencia es lo que ha hecho a las
gentes pensar en una inconsciente genialidad... Cabe
afirmar que, desde nuestra perspective, nosotros esta-
mos en condiciones de entender El Quijote en conexio-
nes de detalle sustraida a su propio autor -y 6ste seria
el solo alcance legitimo de la tesis "Cervantes, incons-
ciente"-; pero es indudable que 61 tenia plena conscien-
cia del sentido de su obra; consciencia profunda y
entrafiada, ya que ese sentido, siendo el de la situaci6n
cultural de conjunto, el de la conexi6n hist6rica, era
tambien el de su propia vida individual"'.
En efecto, la prosa novelistica de Cervantes ha figu-
rado en la estimaci6n de escritores y de critics litera-
rios de Espafia y de Hispanoamerica, asi como de otras
lenguas y cultures, como la mas cabal narraci6n nove-
lesca reveladora del sentido de lo hispanico, expresado
en la caracterizaci6n de sus tipos y personajes, en la
descripci6n de las circunstancias de la vida humana,
social y cultural de la 6poca, en la confrontaci6n de pro-
puestas y actitudes a traves de medios ironizantes y en
la ponderaci6n de aventuras y pasiones humans.
Lo mismo en una reflexi6n derivada de una intuici6n
profunda, en parlamentos sobre asuntos concemientes a
los principles y gobemantes o en planteamientos sobre el
mundo de las letras o las armas, tan propio de su tiempo,
aflora en la prosa cervantina el escritor consumado, el
purista del lenguaje, el prosador gallardo y elocuente que
hace de la palabra y del saber una presencia representa-
tiva de la cultural humanistica y renacentista de su 6poca.
Lo primero que hay que hacer para adentraros en el
sentido profundo de El Quijote es desarrollar la idea de
que en cierta media la obra de Cervantes no se refiere
a un personaje que da titulo a la novela, sino, al pare-
cer, a un personaje altamente simb6lico, representative
de una entidad spiritual humana, dividida entire dos
personajes basicos en la obra, que son: el propio Don
Quijote y Sancho Panza. El primero es la parte de la
naturaleza humana que crece a traves del suefio, de la
esperanza, de una fe inquebrantable en esa dimension
del espiritu human, y por ello tal vez onirico e irreal,


30 GLOBAL
































r? ~''

r- Yi+Z k i


El Quijotey Sancho Panza en el Malecdn de 5.. ,-, .; ,


en tanto que el segundo es el individuo que antes que
crecer se refugia en su sentido com6n, que es en si, en
verdad, la parte racional, inspirada por el instinto de
preservaci6n que complement la naturaleza humana.
El ser human tiene dos parties, diddcticamente sepa-
rables aunque entrafiablemente fundidas en su ser inte-
rior, metafisico y trascendente, como expresi6n de lo
que es la vida en si, que es la raz6n y el suefio, el sen-
tido comfn y el sentido fuera de lo comun.
El sentido que responded -como ensefiaba Arist6teles
y creia Santo Tomas- a las comprobaciones empiricas y


que se niega a aceptar como verdad lo que sale del
campo de la constataci6n material, de lo hist6rico, de lo
vivido y lo real, de lo testimonial y lo documental; es la
parte racional que omite todo mito, toda leyenda, toda
referencia que no tenga un dato de lo que suele certifi-
car la realidad.
La parte spiritual, interior, sutil y onirica, la parte
que tiene que ver con lo que no es fisico en el ser huma-
no, con lo que no es supervivencia, con lo que no es
manutenci6n y urgencias vitales, con lo que no es sos-
tenimiento del cuerpo, sino que es la dimension que






















Qu raro es tu mirar bajo laluz de la luna a mi
senfora Dukinea.


Muerte de Don Quijote.


Sanchoy el Quijote de espalda.


tiene que ver con el espiritu, esti representada por Don
Quijote. El encarna en esa dualidad de la naturaleza
humana la parte del suefo, de la esperanza o del ideal y
que se relaciona con la proyecci6n, la teleologia, la meta
final del individuo que tiene un suefio, un proyecto tras-
cendente de vida y que en tal virtud es capaz de descui-
dar lo material inmediato -incluyendo la misma
conservaci6n de la vida- en procura de una idealizaci6n
que se proyecta hacia un espacio indeterminado, indefi-
nido o ilimitado.
El Quijote va hacia un suefio, el Quijote es el suefio
human, y Sancho Panza, que lo acompafia en sus
aventuras y pasiones, es la raz6n, la dimension del prag-
matismo y la cordura, la indicaci6n del sentido comuin
y la vision realista de la vida, y entire ambos forman ese
personaje paradigmitico, que es en esencia el sentido de
lo que trata esta obra extraordinaria, y al parecer esta
division de la condici6n humana entire raz6n y espiritu,
entire realidad y suefio, entire verdad y mito, es decir,
entire lo sustancial y lo trascendente, o lo material y lo
spiritual, es el enfoque clave y profundo, fundamental
y simb6lico de la dimension entrafable de El Quijote.
Todo lo demds no seria mas que la an6cdota con sus
propias caracteristicas de profundidad en las cuales esta
dicotomia se escenifica y se desarrolla, como un proce-
so de evoluci6n y de integraci6n, donde los personajes
van hacia un intercambio de personalidad, igual como
el ser human o como la conciencia aprehende. 0 simi-
lar al process evolutivo del aprendizaje human, es
decir, el desarrollo que a fuerza de fracasos, desventuras
y dolores, se inclina hacia el sentido comun para sobre-
vivir, y a consecuencia de la transparencia del mismo
sueflo, ese nivel de la tendencia humana se va entur-
biando con los golpes de la realidad y la raz6n seca que
por falta de vida, por falta de suefo, por ausencia de
meta, se siente desamparada, se siente tan intrascenden-
te que entonces se inclina hacia la esperanza, hacia el
ideal, hacia lo trascendente.


A media que esta obra avanza apreciamos a un
Sancho Panza que empieza a hablar como un realista y
don Quijote empieza a ceder a la realidad y a tener mas
sentido comin, en una especie de convergencia hacia la
condici6n de Sancho, para representar la racionalidad y
la bisqueda de la supervivencia, de tal manera que ya
en su lecho de muerte recupera la parte racional y se
identifica ain mas con el personaje de Sancho y ya el
escudero, en esa etapa de madurez, es prActicamente un
sofador.
Ellos llegan a intercambiar personalidad es, que es el
process que se da en la misma condici6n humana en
virtud de la identificaci6n y la coparticipaci6n con los
influjos naturales y explicables, donde pagamos un pre-
cio de compensaci6n necesaria, comprobando que en el
que todo es suefio, los golpes de la realidad lo obligan a
recuperar algo de racionalidad, y en el que todo es
racionalidad o materialidad, las embestidas de la misma
realidad que exige respuestas espirituales lo obligan a
recurrir a la esperanza y al suefio para poder sobrevivir
o entender.
Y cada uno de los personajes experiment una trans-
formaci6n hacia el otro, un fendmeno interesante, un
process de empatia spiritual en que se van fusionando
hasta integrarse a la naturaleza humana, al ser human.
El final de la novela en que parece que el hidalgo
sofiador recobra su cordura y el cuerdo escudero comien-
za a sofiar, es una manera elocuente y traslaticia de ilus-
trar la confluencia armoniosa en que esas dos posiciones
contrapuestas se integran revelando el mutuo influjo que
experimentan.

Don Quijote como expresi6n de identidad
Podriamos decir, con Jorge Luis Borges, que la experien-
cia relatada por Cervantes es como un espejo, en tanto
trata de manera anecd6tica y deictica, es decir, en forma
ilustrada y ejemplarizadora del comportamiento huma-
no dentro de un desenvolvimiento de cotidianidades


32 GLOBAL






















Tomeme que los han de alcanzary los han de volver
atados a la cola de su mismo caballo.


sociales, sin colocarse en el plano de la teorizaci6n abs-
tracta, como obra de reflexi6n que va de lo particular a
lo general, de la anecdota a la ilustraci6n de la cual se
extrae una imagen de la condici6n humana, y no como
en la especulaci6n filos6fica en la que un concept de la
condici6n humana da lugar a la aplicaci6n de determi-
nadas an6cdotas o histories personales. Esto marca
expresivamente la diferencia entire filosofia y literature,
o una de las diferencias que hay entonces como an6c-
dota, como narraci6n de vicisitudes de aventuras de los
series humans, en su desenvolvimiento con la realidad
social, en su vinculaci6n con la realidad humana, con la
realidad natural, con la realidad hist6rica, que da alien-
to y sustancia a la novela.
Don Quijote logra aciertos particulares, que es lo que
hace possible que quede esclarecido su hallazgo filos6fi-
co o su paradigma gnoseol6gico de representaci6n sim-
b6lica en su planteamiento spiritual, si bien se puede
analizar en ese aspect general, como una alternative en
la presentaci6n de dos personajes, o la fragmentaci6n de
un personaje en dos tipos humans, lo que en el fondo
constitute una alegoria de la condici6n humana.
Tambi6n se puede decir que en cada uno de los capi-
tulos del libro, en su manejo del lenguaje, en su presen-
taci6n de situaciones, en su ironia y jocosidad, en sus
rasgos particulares, es tambi6n la obra de un genio que
logra aciertos ejemplares de g6nero y estilo, convirti6n-
dose en paradigma de la novela.
Como narraci6n literaria la novela de Miguel de
Cervantes logra aciertos idiomaticos y estilisticos, eso ya
lo sabemos, como lo han demostrado decenas de libros
que desentrafian este aspect y cientos de articulos que
profundizan en multiples facetas de esta novela singu-
lar, pero es bueno reiterarlo.
Conviene enfatizar, asi, que la connotaci6n filos6fica
como expresi6n de una dicotomia humana es una
dimension esencial e important en la valoraci6n de esta
novela y, tal vez mas important ain, es el hecho de que


esa reflexi6n nazca de la descripci6n de una aventura
particular entire dos individuos que, en apariencia, lo
que manifiesta es la manera de ser de dos personajes, que
son un tonto y un loco, y que de la acci6n de ese "tonto"
y ese "loco" surja la posibilidad probable y demostrable
de que detras de esa apariencia, detras de esa acci6n
anecd6tica, bajo el sustrato de esa acci6n narrative, esta
la elaboraci6n de lo que es nuestra condici6n particular
y universal como series humans. Esa es una caracteri-
zaci6n narrative de una grandeza edificante.
Desde el punto de vista de la novelaci6n, y desde la
perspective de su identidad, lo mas valioso para noso-
tros, hablantes hispanoamericanos, es la revelaci6n de
tantos novelistas de nuestra lengua que en el cultivo de
las letras se han nutrido de esta obra singular, que ha
sido para nuestra novelistica la obra mds influyente de
todos los tiempos, estilos y tendencies.
Como ilustraci6n de su arraigo en nuestra identidad
cultural y literaria, tendriamos que pensar en dos posi-
bilidades: primero, como obra que trata asuntos univer-
sales esti present en toda congregaci6n humana en
cualquier parte del mundo y en todos los tiempos y cul-
turas, es decir, en cualquier civilizaci6n, ain sea con
cultures sumamente ajenas a los valores occidentales,
ya que en todo el mundo hay series humans sofiadores
y series humans manejados por la racionalidad y el sen-
tido comuin, es decir, tendremos a Quijote y a Sancho en
tanto representan universales humans, no universales
espafoles ni universales hispanohablantes.
En ese sentido, Sancho Panza y don Quijote represen-
tan una especie de sefia de identidad de la condici6n
humana enfocada desde una perspective novelistica
determinada; ahora bien, en el plano del idioma espafol
y de las cultures que se desprendieron de la cultural espa-
fiola, como la hispanoamericana, debemos establecer que
Don Quijote ha atravesado todas nuestras identidades.
Somos pueblos quijotescos, o sea, pueblos donde el
element onirico, el element mitico o el element legen-


Fin del Ouijote de In Mancha.


Tres dfas estuvieron los novios.




















E uijote y Sancho Panza en plegaria frente a la primer hermita de nuevo mundo.
El Quiate y 5ancho Panza en plegania frente al/a primera hermita del nueva munda.


dario, se sobrepone a la raz6n y al sentido comun. Como
tal, como pueblos que estAn desde hace siglos en esa
etapa de vivencia pautada por una mentalidad mAgica
-lo que luego se conoceria como una expresi6n peculiar
de la narrative latinoamericana, conforme lo han ilus-
trado en sus respectivas narrativas escritores de la talla
de Miguel Angel Asturias, Juan Bosch, Alejo Carpentier,
Juan Rulfo o Gabriel Garcia Marquez en sus relates de
realismo magico-, pareceria que tiene mas sentido El
Quijote en uno de estos pueblos hispanohablantes que
en la propia Espafia. Condici6n quijotesca que parece
identificarse mas con nuestra manera de ser, de pensar
y de sentir que heredamos de Espafia, no por atraso sino
por mentalidad, no por capricho sino por modo de vida
e idiosincrasia, en el context propicio al engendro de
las esperanzas y su variable, en el ambito de la desespe-
ranza, de la creencia, de los suefios y de los mitos.
Esa articulaci6n de lo real y lo imaginario, el baciyel-
mo de los contrarios, se aprecia en el siguiente pasaje de
Don Quijote:
"Mira, Sancho, por el mismo que denantes juraste te juro
-dijo don Quijote- que tienes el mas corto entendimien-
to que tiene ni tuvo escudero en el mundo. ;Que es posi-
ble que en cuanto ha que andas conmigo no has echado
de ver que todas las cosas de los caballeros andantes
parecen quimeras, necedades y desatinos, y que son
todas hechas al revs? Y no porque sea ello asi, sino por-
que andan entire nosotros siempre una caterva de encan-
tadores que todas nuestras cosas mudan y truecan, y las
vuelven segun su gusto y segdn tienen la gana de favo-
recernos o destruirnos; y, asi, eso que a ti te parece bacia
de barbero me parece a mi el yelmo de Mambrino y a
otro le parecera otra cosa. Y fue rara providencia del
sabio que es de mi parte que es de mi parte hacer que
parezca bacia a todos lo que real y verdaderamente es
yelmo de Mambrino, a causa que, siendo el de tanta esti-
ma, todo el mundo me perseguiria por quitirmele, pero
como ven que no es mas de un bacin de barbero, no se
curan de procuralle, como se mostr6 bien en el que quiso


Miguel de Cervantes Saavedra. El Quijote con faro.


rompelle y le dej6 en el suelo sin Ilevarle, que a fe que
si le conociera, que nunca 61 le dejara" (I, XXV, 237).
Mario Vargas Llosa, al estimar que la pareja don
Quijote-Sancho sigue cabalgando en el mundo hispini-
co, escribi6: "...indisolublemente unidos en esa extrafia
alianza que es la del sueflo y la vigilia, lo real y lo ideal,
la vida y la muerte, el espiritu y la care, la ficci6n y la
vida. En la historic literaria ellos son dos figures incon-
fundibles, la una alargada y area como una ojiva g6ti-
ca y la otra espesa y chaparra como el chanchito de la
suerte, dos actitudes, dos ambiciones, dos visionss".

Hilaridad
Uno de los efectos en que la lectura de Don Quijote se
manifiesta es una especie de hilaridad compasiva, ya
que la hilaridad es una especie de risa, de jocosidad, de
ironia. Hay una suerte de comedia de las equivocacio-
nes, muy propia de la vision ir6nica del protagonista de
la novela y del teatro espafiol; inclusive esa idea de la
confusion que da risa, en este caso por una aparente
falta de racionalidad de los personajes, que confunde
una moza ordinaria, corriente y fea con la idealidad del
arquetipo de la belleza humana, con tanto encantamien-
to que la bautiz6 con el hermoso nombre de Dulcinea. O
como los molinos de viento que creia eran monstruos a
los cuales enfrentar.
Esas escenas de locura humana, de ceguera humana,
de desvinculaci6n humana con la dura y a veces des-
concertante realidad produce un estado que, a nosotros
los humans, que no creemos estar en ese estado de
alteraci6n de la conciencia sino bajo el dictado de la
racionalidad y de cordura, nos produce risa, como nos
produce risa y tal vez compasi6n las actitudes de algu-
nos locos. Extrafiamente, la contemplaci6n de otra cria-
tura semejante que ha perdido el control de su sistema
mental y de percepci6n de lo que decimos que es la rea-
lidad, nos produce antes que preocupaci6n o miedo,
risa, y despues, quizi, pena. Primero nos da risa el loco,
el que aparenta loco, y luego elaboramos una especie de


34 GLOBAL



































Suenos de Guerra (Homenaje a Salvador Dali).


compasi6n; esa es la actitud regular, inmediata, instin-
tiva del ser human ante esa experiencia; esa ha sido la
experiencia que muchos tienen, pero tambien nos da
una dosis de heroismo, independientemente de la condi-
ci6n de aparente irracionalidad, locura o confusion que
present El Quijote.
Es indudable que en todo esto hay nobleza, dignidad
y heroismo, y los series humans, por otra raz6n que
quiza tampoco entendemos, aun los peores series huma-
nos, a6n los menos nobles y los menos dignos, tienen
la tendencia instintiva de identificarse en su mundo
ideal con causes nobles, dignas y heroicas, aunque la
practice cotidiana sea una negaci6n de eso que real-
mente predica o acepta o promueve o lo emociona de
tal manera que el personaje de don Quijote nos extrae
lo mejor de nosotros, nos hace momentinea o perma-
nentemente heroicos, nobles y dignos. Ese es quizas su
gran efecto en la conciencia: despertar ese heroismo y
ese sentido de la virtud haciendo que nos identifique-
mos con lo mejor de la naturaleza humana que 61 ter-
mina representando.

Como modelo literario
Esta obra inmortal del siglo XVII, siendo una expresi6n
de una cultural y una vision del mundo especificas de la
Espafia renacentista, ha trascendido a su creador y a la
historic que la nutre estableci6ndose como uno de los
personajes mis representatives de la literature universal.


Un profundo conocedor del alma espafola, como fue
sin duda Americo Castro, dej6 consignado en su memo-
rable obra El pensamiento de Cervantes, lo siguiente:
"Cervantes se halla situado en el centro del problema
literario que afecta a la intima estructura del siglo. El
Renacimiento habia labrado formas caracteristicas para
las dos tendencies que venian sefialadas desde la Edad
Media: literature idealista seriese heroico-trigica) y lite-
ratura con inclinaci6n hacia la material (lo c6mico, lo
picaresco, lo que con mayor o menor precision se llama
realismo, y que a veces es simple naturalismo). Al acen-
tuar el Renacimiento, con intensidad no vista antes, el
poder de la raz6n y del ideal, de una parte, y la propen-
si6n a los valores mis inmediatos y terrenos de otra,
ambas tendencies adquirian vida nueva e intense den-
tro de los nuevos g6neros literarios que surgieron del
siglo XV al XVI"3.
En otro pasaje de su valiosa interpretaci6n hist6rica y
literaria, el historiador espaiol sintetiza otro aspect
que he subrayado:
"Lo genial de Cervantes se revela en el arte con que ha
introducido en lo mis intimo de la vida de sus heroes
el problema te6rico que inquietaba a los preceptistas; el
autor ha colocado a Don Quijote en la vertiente poeti-
ca y a Sancho en la hist6rica; pero seran ellos y no el
autor quienes pugnen por defender sus posiciones res-
pectivas, y lo que es arida disquisici6n en los libros se
torna conflict vital, modern, henchido de posibilida-






























Porque esta empresa para mi buen rey para mi estaba guardada.


des. Don Quijote hablara en nombre de la verdad uni-
versal y verosimil; Sancho defender la verdad sensible
y particular"4.
De la lectura de El Quijote se derivan muchas consi-
deraciones que convierten la novela en un valioso canal
de la cosmovisi6n de una filosofia y cultural, haciendo
de la ficci6n la confluencia de planteamientos concep-
tuales, sociales, sicol6gicos, antropol6gicos y literarios a
la luz de la historic, la realidad y la idiosincrasia del
pueblo espafiol.
La obra de Cervantes ha sido considerada modelo de
narraci6n novelistica por su armonia compositiva con
un lenguaje claro, variado, elegant; por la pureza
expresiva derivada de la forma castiza del lenguaje y el
buen gusto en sus giros y locuciones; por su belleza des-
criptiva con el rigor de los datos sensoriales y el conse-
cuente encanto est6tico; por la actitud optimista y
esperanzadora mediante un empefio resuelto y tenaz en
la lucha por la vida frente a adversidades y penurias; y
por la singular ironia reflexiva y humoristica de quien
asume los avatares del mundo y de la existencia con la
disposici6n serena, resuelta y valiente de hallar la raz6n
de lo viviente5.
Quizas el sentido mAs valioso de esta obra maestra de
la literature espafiola radica en la vertiente humanizan-
te que enarbola su ficci6n, puesto que diversas razas y
cultures se hallan retratadas en el comportamiento y las
actitudes que caracterizan los dos personajes claves de
esta singular narraci6n. La imaginaci6n de don Quijote
y la vision pragmatica de Sancho confluyen en el punto
de encuentro y convivencia armoniosa, participativa e
integradora.


Los series humans tenemos a veces tan dentro la
dicotomia Sancho-don Quijote que en la vida somos
uno y otro. Eso explica la raz6n por la cual la novela de
Cervantes ha sido paradigma del g6nero en las letras
universales.


Bruno Rosario Candelier es director de la Academia Dominicana de la
Lengua y miembro correspondiente de la Real Academia Espafola. Es doctor
en Linguistica en la Universidad de Madrid y licenciado en Educaci6n en la
Universidad Cat6lica Madre y Maestra. Es diplomado en Filologfa Hispinica,
posee el profesorado en Lengua y Literatura Espafolas y el diploma de inves-
tigador de Lingiistica. Ha publicado numerosos ensayos y studios de linguis-
tica y literature. Ejerce la docencia, asesora revistas culturales y orienta grupos
literarios en formaci6n.


Referencias
1. FRANCISCO AYALA, "La invenci6n del Quijote", en Miguel de
Cervantes, Don Quijote de la Mancha, Madrid, Real Academia
Espafola-Alfaguara, 2004, p. xxxv.
2. MARIO VARGAS LLOSA, "Una novela para el siglo XXI", en Miguel
de Cervantes, Don Quijote de la Mancha, citado, p. xxvii.
3. AMIRICO CASTRO, El pensamiento de Cervantes, Noguer,
Barcelona, 1972, pp. 27-8.
4. Ibidem, pp. 32-33.
5. Cfr. MARCELINO MENENDEZ Y PELAYO, "Don Quijote", en Miguel de
Cervantes, Don Quijote de la Mancha, Madrid, Raz6n y Fe, 1954,
p. 10. Jose Garcia L6pez, Historia de las Literaturas Hispanicas,
Barcelona, Teide, 1967, p.128. Rodolfo Ragucci, Cumbres del
Idionma, Buenos Aires, Don Bosco, 1963, p. 130. Y Fredo Arias de
la Canal, El Quijote Liberal y otros papeles cervantinos, M6xico,
Frente de Afirmaci6n Hispanista, 2004, p. 46.


36 GLOBAL


sc
8 i






GLOBAL
Mujeres en el ejrcdto dominicano
S Elfin deldeber
La Urion Eu opid


a


T
am





Las palabras



Para


entender


la cultural


hoy

Por J. R. Lantigua
L a cultural, como tema, cobra desde hace rato en el
mundo nuevos ribetes. Tal vez para los dominica-
nos y las dominicanas que, durante afios, se han
integrado al process de desarrollo cultural desde distin-
tas vertientes y g6neros, la nueva forma de abordar los
temas de la cultural pueden resultar novedosos. De
hecho, los hay que ni siquiera comprenden las nuevas
acepciones y, much menos, los nuevos retos del fen6-
meno cultural.
Acostumbrados como hemos estado, por largos dece-
nios, a llegar tarde a las "citas de la historic", los hom-
bres y las mujeres del ambito cultural dominicano han
comenzado a escuchar sobre estos nuevos temas desde
tiempo muy reciente, cuando en verdad se trata de
aspects que ya llevan afios de debate y aplicaci6n en
otras latitudes.
Thrminos como "ciudadania cultural", industriess cul-
turales", economica y cultural "ocio cultural", son, a
decir verdad, temas nuevos en nuestro territorio. Unos
pocos han expuesto y abordado estos temas de forma
reciente, cuando otros muchos, los mis, lo desconocen
e, incluso, parecen seguir ignorandolos.
Dietrich Schwanitz escribi6 un libro, sin duda, memo-
rable. Una especie de Biblia resumida del process cultu-
ral, tanto por los hechos que toma como ejemplos de su
process de analisis, como por el planteamiento central
que norma su obra y que no es otro que el de configu-
rar una relaci6n dinimica de la gente de nuestro tiem-
po con la cultural como fen6meno hist6rico.
El libro del aleman Schwanitz La Cultura, todo lo que
hay que saber es una contribuci6n fundamental para


entender "la cultural" como un todo orgdnico del ser
human y su andadura, y es tambien, a causa obvia-
mente de lo anterior, un manual de examen sobre los
diferentes process hist6ricos: los c6mo y por que de los
mismos, la manera de comportarse el ser human fren-
te a determinados avatares sociales, econ6micos y poli-
ticos, y los modos de enfocar el hecho hist6rico desde
sus episodios trascendentes y vitales, partiendo de la
propia antigiledad fundacional -Viejo y Nuevo
Testamento- hasta la epopeya de la modernizaci6n;
desde el surgimiento de los Estados hasta los process
revolucionarios; desde el arte, la musica, la literature,
hasta la filosofia, las ideologias, las cosmogonias, las
teorias.
Todo el process transformador del mundo y de sus
habitantes es examinado por Schwanitz como parte del
todo cultural, como engranajes de la cultural en su acep-
ci6n mas abarcadora y totalizadora. Los critics, cuan-
do saludaron este libro -que apenas en su primer aflo
vendi6 en Alemania mis de 500,000 ejemplares- sefa-
laron, acertadamente, que en el mismo su autor habia
conseguido aclarar lo que significa la cultural.
Era, desde luego, otra forma de ver la cultural como
un todo organico, como una realidad funcional, no


38 GLOBAL











































como un event de sala o una creaci6n de gabinete. Se
contraponia naturalmente a otra concepci6n mas irreve-
rente, ir6nica, ingeniosa, de ver la cultural en su contex-
to hist6rico y factual, como la expuesta por el genio de
Woody Allen (Cdmo acabar de una vez por todas con la
cultural Libro "contumaz y espumeante", el de Allen
tiene otro aroma, otra sensaci6n vital de ver la cultural
desde un lado mas cuestionante y desmitificador.
Desde luego, estos son puntos de partida. Lo que hoy
nos ocupa es el tema de la cultural en su relaci6n con la
economic, porque por esa rendija se cuela en nuestros
dias la realidad del enfoque cultural y sus alcances.
Quien no avale con su conocimiento sobre el tema su
trabajo en el servicio cultural corre el riesgo de quedar-
se fuera de una realidad que marca la trayectoria cultu-
ral de nuestros tiempos en el context de una
globalizaci6n que abarca por igual a la cultural que a la
economic.
Pero en ese mismo ambito se mueven las conceptua-
lizaciones que permiten entender el fen6meno cultural
desde sus vertientes fundamentals -al margen de las
bullas artisticas o los aspavientos intelectuales- para
poder ensamblar el quehacer con el apabullante mode-
laje de la economic. De Marcelo Cavarozzi a Garcia


Canclini corren rios de tinta sabia que confeccionan este
nuevo pensamiento sobre el fen6meno cultural desde
pianos investigativos que hoy resultan claves para
entender c6mo debe crearse la nueva estructura cultural
en el siglo XXI.

Hegemonia
Y aqui llegamos. Para muchos autores importantes del
tema cultural, este siglo que vivimos experimentara en
su moment, mas temprano que tarde, la hegemonia de
lo geocultural sobre lo geopolitico y lo geoecon6mico.
(ZRecuerdan la importancia que tuvo esa palabreja, "la
geopolitica", en los aflos de la Guerra Fria?).
ZLo geocultural sobredimensionando lo geopolitico y
lo geoecon6mico? Es para espantarse. En este mismo
instant, los economists, financistas y presupuestado-
res econ6micos de los gobiernos, o se mueren de risa o
se espantan de rabia. Pero por ahi va la cosa. Y el tema
debe general opinion, debate, conocimiento. La socie-
dad cultural dominicana llega tarde al tema, pero aun
hay tiempo de abordarlo para "actuar en consecuencia".
(El descreimiento, y la ignorancia sobre el tema es tal
entire economists dominicanos de importancia, que a
quienes se les ha hablado de "cuentas satellites" o "cuen-
tas nacionales de cultural" -que deben medir y cuantifi-
car la oferta cultural dentro del product interno bruto-
o miran para otro lado o abren los ojos sin saber de que
se les esta hablando).
Sigamos. Analicemos el tema dentro del context
latinoamericano (con la condici6n de conocer otros
libros fundamentals de maestros del g6nero). Un grupo
de especialistas lo hace, en mirada y analisis de conjun-
to, en El espacio cultural latinoamericano. Bases para
una political cultural de integracidn, en el que se conju-
gan los exAmenes de Jesds Martin-Barbero, Marcelo
Cavarozzi, N6stor Garcia Canclini, Guadalupe Ruiz-
Gimenez y Rodolfo Stavenhagen. Para entender las nue-
vas nociones de cultural; para examiner los ambitos fun-
damentales del espacio cultural: identidad, educaci6n,
ciencia, tecnologia, industries culturales; para compren-
der la ubicaci6n de la cultural en los pianos politicos-
institucionales y econ6mico-sociales; para examiner a
fondo el rol interactive de la cultural en el mundo de hoy
y de mafana, hay que leer este libro, que es apenas un
esbozo, un manual introductorio si se quiere, de todo lo














































que la amplia bibliografia sobre este tema aporta en
nuestros dias.
Para dar en el clavo, si vale el termino, hay otro libro
mas director, encantador y vigoroso. No puede dejar de
leerse. Parte de esta pregunta: aCuAles son las necesida-
des y los retos basicos que preocupan hoy a los plurales
ciudadanos, diferentemente? Y esta pregunta esta moti-
vada en otra que esta precedida de una motivaci6n, ya
que no se trata de preguntar qu6 debemos hacer para
que los ciudadanos vengan mas al museo, al teatro, a la
danza...
Este libro del espafiol Toni Puig nos sumerge en la
necesidad de ofrecer respuestas nuevas, alejadas de
canones o viejos manuales de uso, a la necesidad de lle-
nar teatros, museos y salones de arte. Dice Toni Puig: "Si
la cultural no soluciona necesidades de vida, no abre la
vida, no tienen interns nuestras propuestas. No construi-
mos, no facilitamos cultural. Facilitamos arqueologia,
modernez', distracci6n, caprichos propios... S61o facili-
tamos cultural cuando proponemos y creamos vida
mejor: abierta, Ilena, esperanzada, chispeante, empren-
dedora... Entonces los ciudadanos inundan nuestros
museos, teatros, bibliotecas..."


"Apostemos por la cultural con los ciudadanos" es la
maxima de Toni Puig en este libro imprescindible de
nuestros dias, y cuyo titulo anuncia buenas nuevas: "Se
acab6 la diversion. Ideas y gesti6n para la cultural que
crea y sostiene ciudadania". No se lo pierdan.
Seguiremos con el tema. Mucho hay que insistir sobre
este tema y sobre esta bibliografia que Global es, tal vez,
la primera en colocar sobre el tapete en la Repfiblica
Dominicana.


Bibliografia active
La cultural, todo lo que hay que saber, DIETRICH SCHWANITZ; traduc-
ci6n: Vicente G6mez Ibafiez; Taurus, Espafa: 2002; 558 pp.
Incluye CD con fragments de las piezas musicales mas destaca-
das de la historic.
Cdmo acabar de una vez por todas con la cultural, WOODY ALLEN;
traducci6n: Marcelo Coviin; Circulo de Lectores, Barcelona: 2002;
157 pp.
El espacio cultural latinoamericano. Bases para una political cul-
tural de integracidn, Manuel Antonio Carret6n, et al. Fondo de
Cultura Econ6mica, Bogota: 2003; 328 pp.
Se acab6 la diversion. Ideas y ,..i,;. para la cultural que crea y
sostiene ciudadania, TONI PUIG; Paid6s, Buenos Aires: 2004; 317 pp.


40 GLOBAL





Informe especial


BIBLIOGRAFIA Y CRONOLOGIA DE
LA REVOLUTION
DE ABRIL DE 1965
Apuntes para un studio


Por Hamlet Hermann








Informe especial











Introducci6n de Wilfredo Lozano

La Revoluci6n de Abril de 1965, o revoluci6n constitucionalista, fue sin
duda el acontecimiento hist6rico mas important de la segunda mitad del
siglo XX dominicano. Asi como La primera ocupaci6n military norteamerica-
na del pais en 1916 marc6 el rumbo de la construcci6n del estado moder-
no dominicano, abriendole el camino a la legada at poder de Trujillo en
1930, La revuelta de abril de 1965 culmin6 un prolongado process de ines-
tabilidad y crisis political que, como to insinua la cronologia preparada por
Hamlet Hermann y que acompaia a su bibliografia, remite a la crisis final
del trujillismo iniciada con La invasion de junior de 1959, contin6a con La
crisis political international del regimen trujillista desatada en 1960, que
practicamente aisla at dictador del concerto de naciones latinoamericanas
tras el atentado de ese aio contra R6mulo Betancourt, y culmina su prime-
ra etapa en 1961 con el ajusticiamiento del dictador.
La segunda etapa de este tortuoso process se inicia con la Rlamada transi-
ci6n post-trujillista, pasa por el gobierno de Bosch y el golpe de Estado de
1963, que son propiamente los antecedentes inmediatos de la revuelta de
abril, y encuentra en La Revoluci6n de 1965 La expresi6n del fracaso oligar-
quico en el poder (los gobiernos del Llamado Triunvirato), todo to cual abri6
La ruta para el regreso at poder de Balaguer en 1966.
Como se sabe, tras la muerte del dictador Trujillo se abre un period de
transici6n caracterizado por la inestabilidad y La crisis political. Siendo
sumamente esquematicos, various moments caracterizaron ese inestable
period que va del 31 de mayo de 1961 hasta el ascenso de Balaguer a la
Presidencia de la Republica el 16 de mayo de 1966: 1) crisis political plan-
teada por las presiones de la oposici6n antitrujillista at gobierno heredero
de la dictadura presidido por Balaguer a fin de lograr la salida de la fami-
lia Trujillo del pais y dar fin a la dictadura, 2) creaci6n de los Consejos de
Estado, como gobiernos de transici6n tras el fin de la dictadura, el prime-
ro dirigido por Balaguer, el segundo por Rafael F. Bonelly, 3) elecci6n de
Juan Bosch en 1962 y su derrocamiento tras un incruento golpe military en
septiembre de 1963, 4) instalaci6n del llamado Triunvirato, que express los
intereses oligarquicos y militares que habian derrocado a Bosch, 5) agudi-
zaci6n de la crisis political, fracaso de la oligarquia dominicana at frente
del poder ejecutivo en el Triunvirato, division del ejercito y estallido de La
revoluci6n constitucionalista el 24 de abril de 1965, 6) intervenci6n military
norteamericana que marc6 la derrota military del movimiento constitucio-




















nalista y defini6 las condiciones de un acuerdo politico que LLev6 a unas
elecciones sumamente dificiles con la presencia de los marines norteame-
ricanos en el pais, en las que triunf6 Joaquin Balaguer en mayo de 1966.
Hoy, 40 aios despu6s de esa gesta hist6rica, los dominicanos contamos con
La suficiente perspective, La documentaci6n y bibliografia para proceder a
un debate riguroso de este hecho hist6rico. Trabajos recientes como el de
Bernardo Vega sobre el papel norteamericano en La vuelta at poder de
Balaguer en 1966, studio que se apoy6 en un trabajo director de los archi-
vos norteamericanos sobre la intervenci6n military de 1965, comienzan a
abrir el sendero de un debate sobre bases documentales directs.
La bibliografia levantada por Hamlet Hermann y que hoy public GLOBAL
inicia un trabajo de ordenamiento documental imprescindible.
Como se observa en esta bibliografia el material es abundante, to que falta
es un trabajo mas director con Las fuentes documentaries norteamericanas y
dominicanas. La bibliografia misma nos revela, sin embargo, cual ha sido
el sentido de Las investigaciones hasta ahora emprendidas. Resalta la lite-
ratura testimonial que de suyo es una fuente primaria. A seguidas adverti-
mos que la dimension international del fen6meno es el aspect mas estu-
diado. Aunque hay studios at respect, es reducida la bibliografia que
presta atenci6n a la situaci6n del pais fuera del marco y zonas geograficas
estrictas del conflict y, asimismo, es reducida la informaci6n sobre la
dinamica internal del conflict.
La dimension political internal ha sido estudiada desde diversos angulos,
destacando at respect el trabajo clasico de Gleijeses, referido por
Hermann en su version en ingles. Los studios politicos de autores nacio-
nales sobre la revuelta de abril son razonablemente abundantes y, quizas
por estar escritos por muchos de los protagonistas de la guerra, manifies-
tan mas que un analisis academico riguroso del hecho hist6rico, una toma
de partido, imprescindible, por Lo demas, para el historiador, a la hora de
evaluar con rigor acad6mico la revoluci6n constitucionalista.
Un asunto que ha venido tomando importancia en los Iutimos tiempos es La
historic propiamente military de la Revoluci6n de Abril, campo de investiga-
ci6n sobre el cual sin embargo falta todavia mayor reflexi6n sistematica.
Tanto la literature referida a la revoluci6n constitucionalista propiamente
dicha como a sus antecedentes y consecuencias mas inmediatas, dejan
claro que el debate hist6rico esta abierto, muy lejos de dar por sentado su
supuesta "inevitabilidad hist6rica", como aficionados at analisis hist6rico
han afirmado alguna vez. Por el contrario, si algo ensenan los studios




















hasta ahora realizados es que, mas que inevitable, La Revoluci6n de Abril
fue el product inmediato de un conjunto de factors hist6ricos contingen-
tes, entire los que se destacan La inexistencia de una clase political a la hora
de la muerte de Trujillo, el fracaso oligArquico en su intent de asumir
directamente la conducci6n del Estado tras la desaparici6n del dictador, La
intolerancia de los grupos conservadores politicos y militares ante el
Gobierno democrAtico de Juan Bosch, la conversion en "partido del orden"
de Las Fuerzas Armadas y su posterior division internal, asi como los efec-
tos concretos del marco de la Guerra Fria en su expresi6n caribeha, que
condujo a un sector del Ej6rcito a pedir la intervenci6n y a la administra-
ci6n Johnson a tomar la decision de intervenci6n. Todas estas son dimen-
siones que, Lejos de conducir a la idea de la inevitabilidad hist6rica del
hecho, conducen at studio de los causales que lo determinaron y sobre
todo, en el piano politico, debe dirigirnos a una vision critical de errors y
decisions cuyas consecuencias fueron catastr6ficas para el porvenir de la
democracia dominicana.
En su cronologia, Hamlet Hermann present un marco demasiado amplio de
antecedentes que debe ser revisado. En nuestra opinion, quizas los ante-
cedentes inmediatos de la revuelta de abril deban buscarse en hechos que
definen causales directamente vinculados a la insurrecci6n y estos se
remontan at Golpe de Estado contra el Gobierno de Bosch en 1963 y La cri-
sis internal del lamado Triunvirato como Gobierno de factura oligArquica
heredero director del golpe contra Bosch.
Decimos esto pues de los tres elements claves determinantes del estalli-
do y curso posterior de la revuelta, dos los define la lucha por la vuelta a
la constitucionalidad, vale decir, at Gobierno legitimo de Bosch, tras el
golpe de 1963 y los conflicts internos en el Ej6rcito ante la crisis political
del Triunvirato. El tercer aspect es de orden international: La ideologia y
marco geopolitico de la Guerra Fria.
En el piano interno concrete y en especial a la hora del estaLlido de la
revuelta, es important destacar la importancia del anuncio hecho por
Jose Francisco Pefa G6mez el sabado 24 de abril en su program Tribuna
Democratica, at revelar at pueblo la conspiraci6n military, tras los informes
que a su vez le pasara el Capitan Pefa Taveras. Fue en ese program donde
Pefa G6mez lam6 a Las masas a salir a Las calls a defender la constitucio-
nalidad. Con ese acto, to que inicialmente se perfilaba s6lo como un con-
flicto military entire facciones de Las Fuerzas Armadas asumi6 el derrotero
de una lucha de masas.





















Tanto la bibliografia como la cronologia de abril de 1965 preparada por
Hamlet Hermann constituyen un trabajo pionero de much valor, trabajo
que debe ser completado y enriquecido, pero que de suyo es ya un valioso
aporte. De seguro este material servira a los estudiosos del tema, pero
sobre todo debe servir de estimulo para que j6venes investigadores se
entusiasmen con el studio de este acontecimiento fundamental de la his-
toria dominicana contemporanea, y los propios actors del conflict de
abril puedan asumir una lectura realmente critical de ese dificil moment
que les toc6 vivir.
Con esta publicaci6n, Hamlet Hermann y GLOBAL hacen una important
contribuci6n at ordenamiento de la informaci6n y documentaci6n biblio-
grAfica de este acontecimiento crucial de la historic political dominicana
del siglo XX, La revoluci6n constitucionalista de 1965.


Wilfredo Lozano es soci6logo dominicano y realize sus studios doctorales en El Colegio de Mexico. Fue
Secretario General de la FLACSO y actualmente es director del CIES, centro coauspiciado por la Universidad
Iberoamericana. Ha publicado numerosos ensayos en revistas de prestigio international, asi como mas de 15 libros.
Entre sus dltimas obras destaca Despuds delos Caudillos y The UnitetStates and the Caribbean. Transforming Hegemony
and Sovereignty (este l6timo en colaboraci6n con Anthony Maingot).








Bibliografia


An6nimo, A golpes de Heroismo, Discursos de Caamafio.
Editorial Mirox,1978.
Atkins, G. Pope, Los Militares y la Politico en la Republica
Dominicana. Fundacion Cultural Dominicana, 1987.
Baber, Willard y Ronning, C. Neal, Internal security and
military power; Counterinsurgency and civic action.
Athens, Ohio State University Press, 1966.
Barnet, Richard, The Dominican Republic: To the Johnson
Doctrine. New York, World Publishing Co, 1968.
Barry, Robert E., Power Pack Intervention in the
Dominican Republic.1965-1966. Portsmouth, Virginia.
Messenger Printing, 1965.
Berle, Adolf y Friedman, Wolfgang, The Dominican
Republic crisis 1965. Dobbs Ferry, Nueva York, Oceana
Publications, 1967.
Beschloss, Michael, ed., Reaching for Glory: Lyndon
Johnson's Secret White House Tapes, 1964-1965. New
York, Simon and Schuster, 2001.
Betts, Richard K., Soldiers, statement and Cold War crises.
Cambridge, Mass., Harvard University of Pittsburgh Press,
1967.
Blaiser, Cole, The hovering giant: U.S. responses to revo-
lutionary change in Latinamerica. Pittsburgh, PA:
University of Pittsburgh Press, 1977.
Bonilla, Walter, La Revoluci6n de Abril y Puerto Rico,
Santo Domingo, Editora Cole, 2001.
Bosch, J., Espaillat, J., Cassa, R., Abril, andlisis y testi-
monios. Santo Domingo, Editora Alfa y Omega, 1980.
Bracey, Audrey, Resolution of the Dominican crisis 1965,
a study in mediation. Washington, Institute for the Study
of Diplomacy, 1980.
Brugal Alfau, Danilo, Tragedia en Santo Domingo, docu-
mentos para la Historia. Santo Domingo, Editora del
Caribe, 1966.
Carlos, Newton, Sao Domingo, A guerra de America
Latina. Rio de Janeiro, Editorial Jose Alvaro, 1965.
Center for Strategic Studies, Dominican action 1965.
Intervention or cooperation?. Washington D.C.,
Georgetown University, 1966.
Chang Rodriguez, Eugenio, The lingering crisis: A case
study of the Dominican Republic. New York, Las Americas,
1969.
Clark, James A., The Church and the crisis in the


Dominican Republic. Westminster, Maryland Newman
Press, 1966.
Cordero, Margarita, Mujeres de Abril. Santo Domingo,
CIPAF, Ediciones Populares Feministas, 1985.
Cruz Peralta, Rafael, Santo Domingo, La guerra de 1965.
Caracas, Talleres Miguel Angel Garcia. 1979.
Dare, James A., U.S. Naval Institute proceedings, 1965.
Despradel, Fidelio, Historia grdfica de la Guerra de Abril.
Santo Domingo, Editora Cosmos, 1975.
Diez, Calixto, Caamaio Bosch, Documentos de la
Revoluci6n. 1969.
Doughty, Robert A., The evolution of US Army tactical
doctrine 11946-1976). Leavenworth Papers, Combat
Studies Institute, 1979.
Draper. Theodore, The Dominican revolt: A case study in
American Policy. New York Commentary, 1968.
Eisenhower, Milton, The President is Calling. Doubleday
and Company, 1974.
Espaillat, Teresa, Abril en mis recuerdos, testimonio de
una combatiente. Santo Domingo, Cocolo Editorial, 2001.
Estrella, Julio Cesar, La Revoluci6n Dominicana y la crisis
de la OEA. Santo Domingo, Ahora, 1965.
Fernandez, Arlette, Coronel Ferndndez Dominguez.
Soldado del Pueblo y Militar de la Libertad. Santo
Domingo, Editora Cosmos, 1981.
Ferreras, Ram6n A., Guerra Patria. Santiago de los
Caballeros, Libreria Amengual, 1966.
Franco, Franklin, Rep6blica Dominicana: Clases, crisis y
comandos. La Habana, Ediciones Casa de Las Americas,
1966.
Fulbright, William, The arrogance of power. New York
Vintage Books, 1989.
Gautreaux Pifieyro, Bonaparte, El Gobierno de Caamanio:
Documentos, decretos y discursos. Santo Domingo, Editora
Corripio, 1989.
Gautreaux Pifieyro, Bonaparte, Memorias del medio
tiempo, la Guerra de Abril. Santo Domingo, Editora de
Colores, 1993.
Geyelin, Philip, Lyndon B. Johnson and the world. New
York, Praeger, 1966.
Gleijeses, Piero, La cruise dominicaine, 1965. Genova,
University de Geneve, 1973.
Gorochov, Jurij Petrovic, La RepOblica Dominicana y el














imperialismo americano. Mosci, Akademija Nauk SSSR,
1970.
Greenberg, Lawrence M., U.S. Army unilateral and coali-
tion operations in 1965; D.R. intervention. Washington
D.C., U.S. Army Center, 1987.
Grimaldi, Victor, El diario secret de la intervenci6n nor-
teamericana de 1965. Santo Domingo, Amigo del Hogar,
1985.
Herbert, Anthony, Soldier. Cloverleafs Books, 1973.
Herman, Edward, y Brodhead, Frank, Demostration elec-
tions. Boston, South End Press, 1984.
Hermann, Hamlet, Francis Caamaho: Coronel de Abril.
Comandante de Caracoles. Santo Domingo, Alfa y Omega,
1983.
Institute for International Labor Research Dominican
Republic, A case study in the new imperialism, 1966.
Isa Conde, Narciso. Para que Abril tenga future. Santo
Domingo, Impresora Publiguia. 2002.
Johnson, Harold K.. Colecci6n de documents. U. S. Army
papers, U. S. Army Military History Institute, Carlisle
Barracks.
Johnson, Lyndon B., Public papers of the United States.
Department of State Bulletin, 1965.
Johnson, Lyndon B., The vantage point: Perspectives of
the Presidency: 1963 1969. New York, H-G Rinehart E
Winston. 1971.
Jorge Blanco, Salvador, Guerra, Revoluci6n y Paz. Editora
Corripio, 2003.
Kesaris, Paul, Crisis in Panama and the Dominican
Republic. National Security Files, Frederic, MD, University
Publications of America, 1982.
Klein, William E., Stability operations in Santo Domingo.
Infantry Magazine. 1966.
Kurzman, Dan, Santo Domingo, Revolt of the damned.
New York, G.- Putnam's Sons, 1965.
Lachapelle Diaz, H6ctor, Ideario del Coronel Fernandez
Dominguez 1934-1965. Santo Domingo, Editora Alfa y
Omega, 2002.
Legg, Elberft E., The U.S. Military role in coping a sudden
revolt in the Dominican Republic. U.S. Army College,
Carlisle Barrack, PA.1968.
Llano Montes, Antonio, Santo Domingo, Barricada de
odio. M6xico D.F., Editores Mexicanos Unidos, 1966.


Long, Eldredge R., The Dominican crisis 1965; an experi-
ment in international peace keeping. U.S. Naval War
College Newport, Rhode Island, 1967.
Lowenthal, Abraham, The Dominican intervention.
Cambridge Mass., Harvard University Press, 1972.
Mallin, Jay, Caribbean crisis: Subversion fails in the
Dominican Republic. Garden City, New York, Doubleday,
1965.
Mansbach, Richard W., Dominican crisis 1965. Facts on
File, 1971.
Martin, John B., Overtaken by events. Garden City, New
York, Doubleday, 1966.
Mattos, Carlos de Meira, Experiencia do FAIBRAS no
Republica Dominicana. Rio de Janeiro, Servicios Graficos
do Fondacao IBGE.
McPherson, Alan, Yankee No, Anti-americanism in U.S.-
Latinamerican Relations. Harvard University Press, 2003.
Melendez, Dario, Paso a la libertad. Santo Domingo, La
Nacion. 1965.
Moreno, Jose A., Barrios in arms; revolution in Santo
Domingo. Pittsburg, University of Pittsburg Press, 1970.
Naciones Unidas, Archivos oficiales del Consejo de
Seguridad de Naciones Unidas, United Nations Monthly
Chronicle, 1966.
Nehemkis, Peter, Latin America: Myth and reality. New
York, Mentor Books, 1966.
Niedergang, Marcel, La Revolution de Saint Domingue.
Paris, 1966.
Ortega, Gregorio, Santo Domingo, 1965. La Habana.
Editorial Venceremos, 1965.
Palmer, Bruce, The Army in the Dominican Republic.
Army, 1967.
Palmer, Bruce, XVII Airborne Corps All the Way. Army
Digest, 1967.
Palmer, Bruce, Intervention in de Caribbean (The
Dominican Crisis of 1965). The University Press of
Kentucky, 1989.
Perez Terrero, Juan, Grdficas y relates de la Revoluci6n
de Abril de 1965. Santo Domingo, Editora Collado, 2002.
Perlo, Victor, Marines in Santo Domingo. New York, New
Outlook Publishers, 1965.
Philips, David Atlee. The night watch: 25 years of pecu-
liar service. New York, Atheneum. 1977.















Powers, Thomas, The man who kept the secrets, Richard
Helms and the CIA. New York, Alfred Knopf, 1979.
Ricardi, Antonio y otros, La revoluci6n dominicana vista
por Cuba. Santo Domingo, Universidad Aut6noma de Santo
Domingo, 1974.
Ringler, Jacky Shaw, Henry, U. S. Marine Corps opera-
tions in the Dominican Republic, April-June 1965.
Historical Division, U.S. Marine Corps, 1970.
Rius, Hugo y SAenz, Ricardo, Caamaio. Editorial Ciencias
Sociales, 1984.
Rivas, Ubi, Agresi6n. Santo Domingo, 1965.
Rivera Cuesta, Marcos, Las Fuerzas Armadas y la political
dominicana. Santo Domingo, Talleres Luly, 1986.
Rodriguez Demorizi, Emilio y Silveria, En la Revoluci6n
constitucionalista. Santo Domingo, Editora Taller, 1995.
Sanabia, Rafael Emilio, Esta otra invasion. Santo
Domingo, Editora Arte y Cine, 1966.
Schoomaker, Herbert G., Military crisis management,
(U.S. intervention in the Dominican Republic). Greenwood
Press, 1990.
Secretaria de Estado de las Fuerzas Armadas, Guerra de
Abril, Inevitabilidad de la Historia. Edita-Libros, 2002.
Selser, Gregorio, Aqui Santo Domingo: La tercera guerra
sucia. Buenos Aires, Editorial Palestra, 1966.
Sierra, Jimmy, La guerra de Abril. Editores La Causa, 1985.
Slater, Jerome, Intervention and Negotiation, The U.S.
and the Dominican Revolution. Harper and Row Publishers,
1970.
Soto Jim6nez, Jose Miguel, Las fuerzas militares en
RepDblica Dominicana. Santo Domingo, Editora Corripio,
1996.
Soto JimBnez, Jose Miguel, Los motives del machete.
Santo Domingo, Editora Corripio, 2000.
Szulc, Tad, Dominican diary. New York, Dell Publishing
Co., 1966.
Taveras, Rafael, Testimonio de Abril. Santo Domingo,
Editora Corripio, 1982.
Thomas Chester, Eric, Rag-tags, Scum, Riff-Raff and
Commies. Monthly Review Press, 2002.
Tompkins, R. McC., "Ubique", Marine Corps Gazette,
1965.
Universidad Aut6noma de Santo Domingo, Caamaio
frente a la OEA, Editora Universitaria, 1985.


U.S. Department of the Air Force, The tactical air com-
mand in the Dominican crisis, 1965. Office of TAC Historic,
1977.
U.S. Forces Dominican Republic, Report of stability in
the Dominican Republic, Santo Domingo, 1965.
U.S. National Security Council, Historic of the Dominican
intervention, Lyndon B. Johnson. Austin, Texas, 1965.
U.S. State Department, The dominican crisis: The hemi-
sphere acts. Washington Government Printing Office,
1965.
Universidad Aut6noma de Santo Domingo, Caamanio
frente a la OEA, Editora Universitaria UASD, 1985.
Vega, Bernardo, C6mo los americanos ayudaron a colocar
a Balaguer en el poder en 1966. Fundaci6n Cultural
Dominicana, 2004.
Wessin y Wessin, Elias, Communist threat to the United
States through the Caribbean, Hearing 89th Congress.
Washington D.C., 1965.
Wipfler, William, Poder, influencia e impotencia. CEPAE,
1980.
Yates, Lawrence, Power Pack, U.S. intervention in the
Dominican Republic, 1965-1966. Leavenworth Papers,
Combat Studies Institute, 1988.
Zapico, Marcelino, Revoluci6n en Hispanoamerica, 1966.
Zukov, V.G. y Listov V., El "Big Stick" sobre Santo
Domingo. Moskva Mezdurarodnye Otnoseniga, 1969.









Cronologia


ANTECEDENTES


1. Periodo pre-democrAtico
1914-1918: Se desarrolla en Europa la Gran Guerra, Ila-
mada posteriormente Primera Guerra Mundial.
1915-1934: Fuerzas militares de Estados Unidos invaden
Haiti y establecen un Gobierno de ocupaci6n con funciona-
rios norteamericanos.
1916-1924: La Rep6blica Dominicana es invadida por tro-
pas de la Infanteria de Marina de los Estados Unidos que
establecen un gobierno de ocupaci6n.
12 de julio de 1924: Asume la Presidencia de la Republica
Horacio Vasquez, luego del retire aparente de las tropas
norteamericanas del territorio dominicano.
25 de enero de 1930: Es derrocado el Gobierno de Horacio
Vasquez luego de seis afos de regimen democratic.
16 de mayo de 1930: El general Rafael Trujillo asume la
Presidencia de Rep6blica Dominicana e inicia una tirania
que duraria 31 aios.
1939-1945: Transcurre la Segunda Guerra Mundial en
Europa, Asia y Africa.
1 de enero de 1959: La dictadura de Fulgencio Batista en
Cuba es derrocada por el Ejercito Rebelde liderado por
Fidel Castro.
14 de junio de 1959: Centenares de combatientes oposi-
tores a Trujillo, procedentes de Cuba, desembarcan en
territorio dominicano para derrocar la tirania. La inmensa
mayoria es asesinada y s6lo sobreviven seis: dos cubanos y
cuatro dominicanos.
24 de junio de 1960: Trujillo patrocina un atentado
fallido contra el president de Venezuela, R6mulo
Betancourt. La Organizaci6n de Estados Americanos
(OEA) aplica sanciones econ6micas a la Republica
Dominicana. Trujillo coloca a Joaquin Balaguer en la
Presidencia de la Republica en sustituci6n de su hermano
Hector Trujillo.
30 de mayo de 1961: Trujillo es ajusticiado en una
emboscada en la autopista que une la capital con San
Crist6bal, su ciudad natal.


2. Periodo posterior a la tirania de Trujillo
18 y 19 de noviembre de 1961: Los familiares de Trujillo
son forzados a salir del pais. Se inicia una huelga general


que se extiende por dos semanas. La sociedad dominicana
atraviesa por una aguda crisis political y econ6mica.
31 de diciembre de 1961: Joaquin Balaguer design un
Consejo de Estado a solicitud del president de Estados
Unidos, John F. Kennedy.
16 de enero de 1962: Una huelga y disturbios callejeros
provocan un golpe de Estado contra Balaguer, quien se
asila en la Nunciatura Apost6lica y sale del pais en La pri-
mera semana del mes de marzo. El Consejo de Estado pasa
a ser presidido por Rafael F. Bonnelly, un antiguo funciona-
rio de Trujillo.
20 de diciembre de 1962: En las primeras elecciones
Libres desde el aro 1924, Juan Bosch es elegido presiden-
te de la Rep6blica, tras ser presentado en la boleta del
Partido Revolucionario Dominicano.
27 de Febrero de 1963: Se juramenta el Gobierno de
Bosch con la asistencia de various presidents latinoameri-
canos y del vicepresidente de Estados Unidos, Lyndon B.
Johnson.
25 de septiembre de 1963: Militares dominicanos, con el
apoyo de la oligarquia national y de la embajada de
Estados Unidos, dan un golpe de Estado contra Bosch.
27 de septiembre de 1963: Se instala un Triunvirato de
Gobierno con La participaci6n de representantes de la
oligarquia dominicana y de la Embajada norteamerica-
na. La corrupci6n civil y military de los funcionarios pro-
voca una inestabilidad que lleva al pais a una crisis per-
manente.


CRISIS DE 1965


1. Guerra civil
24 de abril
* Militares partidarios del retorno a la constitucionalidad
asumen el control de la Jefatura de Estado Mayor del
Ejercito Nacional.
* Sectores opositores at Triunvirato se alternan en el con-
trol de la emisora estatal Radio Santo Domingo TV.
* El Presidente del Triunvirato, Donald Reid Cabral, pre-
senta un "ultimatum" a los constitucionalistas insurrectos.
25 de abril
* Tropas constitucionalistas penetran sin oposici6n hasta el
centro de la ciudad de Santo Domingo.














* Se inician movilizaciones populares masivas por toda la
Capital a favor de los constitucionalistas.
* Los triunviros abdican de su investidura y abandonan el
Palacio Nacional.
* Toma posesi6n en el Palacio Nacional como president de
la Rep6blica el doctor Jose Rafael Molina Urena, dada su
condici6n de antiguo president de la Camara de Diputados
durante el Gobierno Constitucional de Juan Bosch.
* Radio Santo Domingo TV es ocupada por los constitucio-
nalistas.
* La Fuerza Aerea Dominicana ametralla y bombardea el
Palacio Nacional.
* Grupos de civiles y militares constitucionalistas inician la
toma forzada de los destacamentos policiales en la ciudad.
* La mayoria de los cadetes y oficiates de la Academia
Military "Batalla de Las Carreras" abandonan su recinto en
solidaridad con el movimiento constitucionalista.
26 de abril
* La Fuerza Aerea Dominicana ametralla y bombardea el
puente Duarte, asi como los campamentos militares ocu-
pados por los constitucionalistas.
* Empieza la distribuci6n de armas a la poblaci6n civil por
parte de los militares constitucionalistas.
* Sale at aire una emisora radial identificada como "La Voz
de Las Fuerzas Armadas", que transmite desde la Base
Area de San Isidro.
* El Presidente de Estados Unidos, Lyndon B. Jonson,
imparte 6rdenes a los funcionarios de la Casa Blanca sobre
et manejo de la crisis.
* Fuerzas del Batall6n Blindado del CEFA se trastadan
desde San Isidro hasta la margen oriental del puente
Duarte, preparando el ataque a la capital.
* El Presidente Molina Urena conforma un gabinete de
gobierno en el Palacio Nacional.
El Departamento de Defensa de Estados Unidos pone en
estado de alerta at Escuadr6n Anfibio del Caribe.
La 82a Divisi6n Aerotransportada de Fort Bragg es adver-
tida y luego alertada para posibles acciones en la
Rep6blica Dominicana.
27 de abril
La Casa Blanca ordena at portaviones "Boxer" acercar-
se a las costas dominicanas con mil quinientos "marines"
a bordo.


* Empieza la evacuaci6n de ciudadanos norteamericanos
por et puerto de Haina.
* Se renuevan los ataques a6reos de la Fuerza Aerea
Dominicana contra posiciones constitucionalistas.
* Unidades de la Marina de Guerra canonean la ciudad de
Santo Domingo.
* Los equipos blindados del CEFA avanzan, tratando de
tomar posiciones en La margen oriental del puente Duarte.
* El Embajador norteamericano, William Tapley Bennett,
rechaza actuar como mediador en la crisis y exige la ren-
dici6n de Los constitucionalistas.
* Los principles dirigentes politicos constitucionalistas se
asitan en embajadas extranjeras atemorizados ante una
eventual derrota military.
* Los militares de la base de San Isidro son forzados a reti-
rarse del puente Duarte hasta la margen oriental del rio
Ozama, ante el empuje de las fuerzas civiles y militares de
los constitucionalistas.


2. Guerra patri6tica
28 de abril
* Empieza el hostigamiento constitucionalista contra la
Fortaleza Ozama, sede de Las Tropas de Choque de la
Policia Nacional.
* Un Batall6n del Ejercito Nacional apostado en San Crist6-
bat toma, sin oposici6n, el abandonado Palacio Nacional.
* Desde la base de San Isidro se anuncia la formaci6n de
un gobierno military encabezado por tres coroneles de las
diferentes ramas de Las Fuerzas Armadas, a pesar de que
alli habia decenas de generates activos.
* El coronet Pedro B. Benoit solicita en dos oportunidades
La participaci6n de tropas norteamericanas para resolver
la situaci6n a favor de los militares que impedian el retor-
no de la Constituci6n.
El Presidente Lyndon B. Johnson anuncia por television
que autoriz6 el uso de tropas norteamericanas en suelo
dominicano.
Los primeros 1,700 marines desembarcan por el puerto de
Haina con unidades helitransportadas y con policia military.
29 de abril
2,500 hombres de la Segunda Brigada de la 82a Divisi6n
Aerotransportada del 180 Ejercito desembarcan por La Base
de San Isidro.















* El Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos da el nom-
bre de Power Pack como c6digo para la operaci6n military
dominicana.
* Se inicia en Washington una reuni6n de la Organizaci6n de
Estados Americanos (OEA) para tratar el caso dominicano.
* Unidades de la Fuerza Aerea Dominicana, con el respal-
do norteamericano, atacan posiciones constitucionalistas.
* Surgen los Comandos Constitucionalistas -conformados
por civiles y militares- como nucleos de defense de la ciu-
dad de Santo Domingo.
30 de abril
* Los paracaidistas y los marines norteamericanos inician
una operaci6n en pinzas para dividir La ciudad de Santo
Domingo en dos parties.
* El numero de militares norteamericanos desembarcados
hasta ese moment asciende a 4,200.
* Los constitucionalistas toman La Fortaleza Ozama y cap-
turan centenares de prisioneros.
* Las parties dominicanas enfrentadas firman un cese at
fuego con el auspicio del Nuncio Apost6Lico.
1 de mayo
* Se acuerda un alto el fuego entire representantes de los
constitucionalistas y las fuerzas de San Isidro.
* Llega a la base de San Isidro el teniente general Bruce
Palmer para dirigir todas las tropas norteamericanas de
aire, mar y tierra en el conflict dominicano. Palmer se
niega a aceptar el alto el fuego acordado. Los ataques nor-
teamericanos son rechazados por los constitucionalistas.
* La Decima Reuni6n de Consulta de la Organizaci6n de
Estados Americanos aprob6 enviar una misi6n mediadora a
Santo Domingo.
* Llega a La base de San Isidro John Bartlow Martin en cali-
dad de representante personal del president de Estados
Unidos.
* Las tropas norteamericanas ascienden a 6,200 hombres:
1,700 marines y 4,500 paracaidistas.
2 de mayo
* El crucero norteamericano Newport News se incorpora a
La flota naval situada alrededor de Santo Domingo, La cual
ya asciende a 12 grandes naves.
* EL lider constitucionalista coronel Francisco Caamaio se
reune con John Bartlow Martin.
* Los Constitucionalistas se quejan formalmente de Los


ataques realizados con armamento estadounidense desde
la margen occidental del rio Ozama.
* En un discurso televisado, el president de Estados
Unidos, Lyndon B. Johnson, explica la motivaci6n antico-
munista para justificar el envio de tropas a la Republica
Dominicana.
3 de mayo
* Paracaidistas y marines norteamericanos avanzan hasta
encontrarse y former un "cord6n de seguridad" que divide
en dos la ciudad de Santo Domingo.
* Se inicia el desplazamiento de tropas norteamericanas
hacia las provincias dominicanas bajo el alegato de distri-
buir alimentos.
* Dos emisoras de radio norteamericanas empiezan a
transmitir bajo los nombres de "La Voz de Los Estados
Unidos" y "La Voz de la Zona de Seguridad".
* Las tropas norteamericanas ascienden a 17,350 efectivos
con la Llegada de 1,050 marines y 3,600 paracaidistas.
* EL Primer Batall6n de Guerra Psicol6gica de la 82a
Division lanza volantes desde el aire pregonando La impar-
cialidad norteamericana.
* Diputados y senadores constitucionalistas se reunen en
Asamblea Nacional y eligen al coronel Francisco Caamaio
como Presidente Constitucional de La Republica.
4 de mayo
* El Coronel Francisco Caamano toma posesi6n de La
Presidencia de la Rep6blica en el Altar de la Patria, lugar
donde su fund la naci6n dominicana.
* Disparos de cafones de 105 mm de las tropas norteame-
ricanas hunden un barco que navegaba por el rio Ozama.
* Con la llegada de nuevas fuerzas, 4,174 marines y 589
paracaidistas, las tropas norteamericanas ascienden a
19,363.
5 de mayo
* La D6cima Reuni6n de Consulta de la OEA aprueba la cre-
aci6n de una Fuerza Interamericana de Paz para interna-
cionalizar La ocupaci6n de la Reptblica Dominicana y dis-
frazar la invasion norteamericana.
* Se complete La evacuaci6n de 1,897 ciudadanos nortea-
mericanos del territorio dominicano.
* Los constitucionalistas rechazan el intent de tropas
norteamericanas de forzar su entrada en la parte sur de
La ciudad.











6 de mayo: Se firma el Acta de Santo Domingo entire el
Gobierno Constitucionalista, una Junta Militar y la Comi-
si6n de la Dcima Reuni6n de Consulta de la OEA.
7 de mayo
* Las tropas de ocupaci6n norteamericanas se componen
de 34,921 hombres: 12,676 del Ejercito, 7,449 marines,
902 de la Fuerza Aerea y 13,894 mariners.
* Se declara disuelta la Junta Militar que se formara en
San Isidro bajo los auspicios de las tropas norteamericanas
cuando estas desembarcaron.
* Estados Unidos forma un Gobierno de Reconstrucci6n
National que clama por la permanencia de las tropas nor-
teamericanas en territorio national.
* El Teniente General Bruce Palmer asume el comando de
todas las tropas norteamericanas en la Republica
Dominicana.
* El Gobierno Constitucionalista protest ante la OEA por
la violaci6n de la tregua acordada at former Estados
Unidos un mecanismo legal de gobierno.
8 de mayo: El Departamento de Defensa de Estados
Unidos informa de la existencia de 42,412 militares norte-
americanos que participan en la crisis dominicana.
9 de mayo
* Las tropas norteamericanas emplazan baterias de cafio-
nes Howitzer apuntando hacia la Zona Constitucionalista.
* El Gobierno de Estados Unidos prohibe a sus funcionarios
cualquier contact con et Gobierno del president
Francisco Caamafio.
10 de mayo: Las guarniciones dominicanas de Transpor-
taci6n y de Intendencia son reforzadas militarmente con
equipos y armamento facilitados por los norteamericanos.
11 de mayo
* El Gobierno de Reconstrucci6n Nacional recibe fondos de
los norteamericanos para pagar a la Administraci6n Publi-
ca dominicana.
* Francotiradores de la 82" Divisi6n norteamericana dispa-
ran desde la azotea de la empresa Molinos Dominicanos,
provocando decenas de muertos y heridos.
* Empiezan a funcionar los bancos comerciales y las adua-
nas en la Zona Constitucionalista.
12 de mayo: aumenta la concentraci6n de tropas domini-
canas apoyadas por los norteamericanos acantonadas en el
Hip6dromo Perta Antillana, at oeste de la ciudad, en to que


parece ser la preparaci6n de un ataque masivo contra la
parte norte de la ciudad.
13 de mayo
* Tropas norteamericanas tratan de acercase a la plant
termoetectrica de El Timbeque en Santa Barbara. Son fre-
nadas en su intent.
* Se inician enfrentamientos entire constitucionalistas y
"reconstructores" por el Cuartel de Transportaci6n y La
Fabrica de Clavos Enriquillo.
* Aviones de la Fuerza Aerea Dominicana despegan desde
San Isidro y destruyen el sistema de transmisi6n de Radio
Santo Domingo TV.
* El president de Estados Unidos, Lyndon B. Johnson,
design una misi6n especial encabezada por McGeoige
Bundy, que estaria encargada de former un gobierno pro-
visional.
* Retorna a Santo Domingo desde Puerto Rico el teniente
coronel Rafael Fernandez Dominguez, ideologo y precursor
del movimiento de los militares constitucionalistas.
14 de mayo
* Despubs de tres semanas de enfrentamiento, las bajas
dominicanas del lado constitucionalista se estimaban en
1,500 muertos y 3,500 heridos.
* El Departamento de Defensa de Estados Unidos da
cuenta de la muerte de 16 soldados estadounidenses y 86
heridos.
* El Gobierno Constitucionalista inicia transmisiones radia-
les con equipos portatiles luego de la destrucci6n de la
antena de Radio Santo Domingo.
* La Organizaci6n de Naciones Unidas (ONU) envia al
Mayor General hindi Jit Rikhye como observador military
en el conflict.
* Llegan por el aeropuerto de San Isidro 250 soldados de la
dictadura military de Honduras para empezar a internacio-
nalizar las tropas de ocupaci6n.
15 de mayo
* Se inicia la "Operaci6n Limpieza" en la parte Norte de la
ciudad Capital con La participaci6n de soldados "recons-
tructores", apoyados por los norteamericanos con arma-
mento e inteligencia.
* El Secretario General de la ONU, U Thant, design at
diplomatico venezolano Jos6 Antonio Mayobre como su
representante politico en la Repiblica Dominicana.













* Llega a Santo Domingo una misi6n especial del presiden-
te de Estados Unidos presidida por McGeorge Bundy.
16 de mayo
* Contin6an los combates en La part norte de la ciudad de
Santo Domingo. "Reconstructores" avanzan con 1,224
hombres y 12 vehiculos blindados.
* Aviones y helic6pteros norteamericanos lanzan volantes
desde el aire instando a los constitucionalistas a deponer
las armas y rendirse.
17 de mayo: Contin6an Los combates en la parte norte de
la ciudad de Santo Domingo.
18 de mayo
* La Cruz Roja solicita una tregua en La parte norte de la
ciudad Capital para recoger las victims y tratar de salvar
algunas vidas en peligro.
* Sale del pais la misi6n especial enviada por el Presidente
Lyndon 8. Johnson.
* Jose Antonio Mayobre, representante personal del secre-
tario General de la ONU, ltega a Santo Domingo.
19 de mayo
* Tropas "reconstructoras" atacan y toman Radio Santo
Domingo TV bajo la mirada de los marines estadounidenses.
* Se retiran las fuerzas constitucionalistas que se encon-
traban en la parte Norte de La ciudad.
Fuerzas constitucionalistas fracasan at tratar de asaltar
y tomar las instalaciones del Palacl Nacional. Mueren
importantes lideres constitucionalistas, entire ellos el
teniente coroner Fernandez Dominguez.
21 de mayo: El Gobierno military de Brasil aprueba el envio
de 1,350 hombres como ccntribucion a La Fuerza
Interamericana de Paz de la OEA.
22 de mayo: Fuerzas "reconstructotas" cometen actos de
genocidio que son comprobados por la Comision de
Derechos Humanos de la OEA.
23 de mayo: El General del Ejercito de Brasil Hugo
Panasco Alvin, es designado comandante, en Zuse:ic'a. de
La Fuerza Interamericana de Paz de la OEA. El teniente
general norteamericano Bruce Palmer apareceria nominal-
mente como subalterno de Panasco.
24 de mayo
* El president Francisco Caamaio dirige un mensaje
radial at pueblo dominicano con motivo del primer mes de
enfrentamientos.


* El Gobierno Constitucionalista solicita a la ONU y a la
OEA comprobar los excess de los "reconstructores" en la
parte norte.
* La FIP estaria compuesta por una porci6n de los 42,413
norteamericanos, 1,170 brasliellos. 250 hondureiios, 151
nicaragijenses y 21 costarricenses.
* Contin6an los actos de barbarie contra la poblaci6n civil,
esta vez en Villa Mella. La OEA es informada pero no toma
medidas at respect.
25 de mayo: El Presidente Caamafio se re6ne con el Asesor
de Seguridad Nacional de Estados Unidos McGeorge Bundy
buscando una salida pacifica a la crisis.
26 de mayo: Estados Unidos retira 950 marines de la
Republican Dominicana, asi como at Escuadr6n Thctico de
Combate de Ramey Field, de Puerto Rico.
27 de mayo: Otros 1,600 marines retornan a Estados Unidos.
28 de mayo
* Una concentraci6n de personas en la Zona Constitucio-
nalista rechaza la ocupaci6n military de Estados Unidos at
cumplirse el primer mes del hecho.
* El president Lyndon B. Johnson pronuncia un discurso
en La Universidad de Baylor refiriendose ampliamente a la
crisis dominicana.
30 de mayo
* Llega a Republica Dominicana el General Hugo Panasco
Alvin, comandante de la FIP de La OEA.
* El Gobierno Constitucionalista rechaza, por parcializado,
at secretario General de La OEA, Jose A. Mora, como inter-
locutor en las negociaciones.
1 de junior: ContinUa el retire de marines norteamericanos
hacia sus bases originates.
2 de junior
- Llega a Santo Domingo Manuel Bianchi, directive de la
Comisi6n de Derechos Humanos de La OEA.
* T-opas a-asi.ei . toman posiciones alrededor del Palacio
National como media para neutralizar esa posici6n.
3 de junior
* Llega a Santo Domingo una Comisi6n ad hoc de la Decima
Rern on de Consulta de la OEA para continuar con las
negociaciones.
* El president Lyndon B. Johnson anuncia el retire de
todas las unidades de marines remanentes en la Republica
Dcrr'r;.:ara.












* Se produce disturbios callejeros en San Juan de la
Maguana y en Higuey; los manifestantes son reprimidos
por la Policia Nacional.
4 de junior: Tropas invasoras rompen el alto el fuego esta-
blecido de mutuo acuerdo, bombardeando con morteros La
Zona Constitucionalista.
5 de junior
* Morteros norteamericanos son disparados contra la Zona
Constitucionalista.
* Simpatizantes constitucionalistas realizan una manifes-
taci6n masiva frente at Altar de la Patria en la que habla
el president Caamano.
* La Comisi6n ad-hoc de la OEA se re6ne con miembros del
Gobierno Constitucionalista.
* Otros tres cadaveres de civiles aparecen en los alrede-
dores de Villa Mella, bajo el control del gobierno de
reconstrucci6n, donde se habian cometido otros actos de
genocidio. La OEA asume investigaci6n.
10 de junior: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
la Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
13 de junior: el Gobierno de Reconstrucci6n Nacional orga-
niza un desfile de sus simpatizantes.
14 de junior
* Enorme manifestaci6n popular de respaldo a los consti-
tucionalistas en el Altar de la Patria.
* El Departamento de Defensa de Estados Unidos autoriza
at teniente general Bruce Palmer a tomar militarmente La
parte de la ciudad bajo control constitucionalista.
15 de junior
* Se inicia un decisive ataque norteamericano contra las
posiciones constitucionalistas; intentan un advance por el
flanco norte.
* La misi6n de la ONU, encabezada por Jos6 Antonio
Mayobre, logra un alto el fuego durante la noche.
16 de junior
* Se reinician los ataques norteamericanos contra las posi-
ciones constitucionalistas con cahoneos e intentos de
advance.
* El president Caamaho ofrece una conferencia a la pren-
sa international para informar sobre los dahos provocados
por los ataques.
* Estados Unidos informa que sus bajas hasta el moment
son 22 muertos y 151 heridos.


18 de junior: La Seguridad constitucionalista descubre una
banda que trataba de iniciar ataques contra las tropas de
ocupaci6n para provocar represalias de estas.
22 de junior: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
la Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
24 de junior: Simpatizantes constitucionalistas produce
un levantamiento armado en San Francisco de Macoris;
sufren 16 muertes, 25 heridos y muchos detenidos.
25 de junior: Primer contingent de soldados de la dicta-
dura military de Paraguay llega a la Republica Dominicana.
27 de junior: Llega a Santo Domingo desde New York el ex
president dominicano Joaquin Balaguer, quien sirviera a
Trujillo durante toda la tirania de 31 anos.
29 de junior: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
la Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
1 de julio: Fuerzas constitucionalistas atacan la estaci6n
policial en el poblado de Ram6n Santana en San Pedro de
Macoris.
2 de julio
* Llega a Santo Domingo Manuel Bianchi, directive de la
Comisi6n de Derechos Humanos de la OEA.
* Desde un autom6vil en march personas no identificadas
disparan contra la residencia del doctor Joaquin Balaguer.
5 de julio: EL Gobierno Constitucionalista entrega a la OEA
una propuesta de Acta Institucional para la soluci6n poli-
tica de la crisis.
6 de julio: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con la
Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
7 de julio
* Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con La Comisi6n
Ad-Hoc de la OEA.
* La Comisi6n de Asistencia Tecnica de la OEA entrega un
informed sobre las atrocidades cometidas por tropas del
Gobierno de Reconstrucci6n Nacional.
8 de julio: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con la
Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
9 de julio: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con la
Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
10 de julio: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
la Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
12 de julio
* Los constitucionalistas conmemoran las fechas de deso-
cupaci6n del pais de tropas invasoras espaholas y norte-














americanas en dos moments hist6ricos de los siglos XIX
y XX.
* El Gobierno Constitucionalista y la OEA acuerdan la for-
maci6n de un gobierno provisional presidido por Hector
Garcia Godoy, antiguo embajador en Washington.
15 de julio: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
La Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
20 de julio: 20 salvas de morteros son disparadas contra la
Zona Constitucionalista, provocando victims civiles.
21 de julio: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
La Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
22 de julio: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
La Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
24 de julio: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
La Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
27 de julio: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
la Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
29 de julio: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
la Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
31 de julio: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
la Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
4 de agosto: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
la Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
5 de agosto: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
La Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
9 de agosto: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
La Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
10 de agosto: La OEA present el "Acta de Reconcilia-
ci6n" a los gobiernos Constitucionalistas y de Recons-
truccion.
11 de agosto: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
La Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
12 de agosto: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
la Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
13 de agosto: El Gobierno Constitucionalista apela ante la
ONU clamando que la OEA lo fuerza a aceptar propuestas
repugnantes.
14 de agosto: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
La Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
18 de agosto: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
La Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
20 de agosto: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
La Comisi6n Ad-Hoc de La OEA.


23 de agosto: Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con
la Comisi6n Ad-Hoc de la OEA.
29 de agosto
* Las tropas de ocupaci6n bombardean con morteros la
Zona Constitucionalista.
* Gobierno de Reconstrucci6n Nacional organize un mitin
con sus simpatizantes.
30 de agosto
* Las tropas de ocupaci6n reanudan los bombardeos con
morteros sobre la Zona Constitucionalista.
* El Gobierno de Reconstrucci6n Nacional renuncia bajo
alegada presi6n de Estados Unidos.
31 de agosto
* Reuni6n del Gobierno Constitucionalista con la Comisi6n
Ad-Hoc de la OEA.
* El president Francisco Caamano renuncia para que se
ponga en practice el "Acta de Reconciliaci6n".
3 de septiembre: Es instalado Hector Garcia-Godoy como
President Provisional de la Republica hasta que se convo-
quen y se celebren elecciones generates en junio de 1966.


Hamlet Hermann es graduado en Ingenieria Civil en la Universidad de Santo
Domingo y realize studios de postgrado en Ingenieria Civil y Planificaci6n Econ6mica.
Fue professor e investigator en la Universidad Aut6noma de Santo Domingo. Ha publi-
cado obras sobre diversos temas sociales y econ6micos, entire ellas, Para Veneer El Caos,
Un Ala Del Pdjaro, El Guerrillero y El General, Francis Caamaio, Recursos Econdmicos,
Caracoles, La Guerrilla De Caamaio, De Heroes, De Pueblos.



















FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIA Y DESARROLLO





Curso Guia Interpretativo Certificado

Certified Interpretive Guide (CIG)*

"La interpretacidn es un process de comunicaci6n que produce
conexiones emocionales y cognitivas entire los intereses del piblico y
los significados inherentes al recurso."
Obetivo: The National Association for Interpretation (NAI)
Objetivo:
Dar a conocer los concepts bAsicos y las prActicas innovadoras en el Ambito de la interpretaci6n del
patrimonio cultural y natural, con el fin de motivar el acercamiento y la conservaci6n de los recursos.

Lugar : Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo,
Santo Domingo

Fecha : del 20 al 23 de junio de 2005

Duraci6n : 32 horas

Horario : de 9:00 am a 1:00 pm y de 3:00 a 7:00 pm

Inversi6n: RD$12,500

Dirigido a:
Personas vinculadas a la gesti6n cultural, medioambiental y turistica. Licenciados,
r encargados, guias y educadores de recursos patrimoniales y/o zonas protegidas.

Contenido:
Historia de la Interpretaci6n; principios fundamentals; conocimiento de audiencias;
estrategias; incorporaci6n de intangibles, etcetera.

Instructors:
Amy Lethbridge. Especialista en Interpretaci6n del Patrimonio y Ecoturismo.
Entrenadora de Interpretaci6n Certificada (CIT).

Marielena Muriel. President de la Secci6n de Habla Hispana de la NAI.
Entrenadora de Guias de Turismo de la Secretaria de Turismo de M6xico.

Incluye:
Asesoria individual, manual del estudiante, uso de la bibliografia para la realizaci6n
del examen de certificaci6n de la NAI, membresia a la Asociaci6n NAI por un aio
(Secci6n de Habla Hispana), suscripci6n al peri6dico NAI y a la revista Legacy por
un afio. Acceso a la Bolsa de Trabajo de la NAI por un afio.

Para mas informaci6n

RE REAL I A n -- M
R- FUNDACION GLOBAL ASSOCIATION-
gesti6n, difusi6n DEMOCRAGIAY DESARROLLO INTA'R
e interpretaci6n del patrimonio cultural














La


emigration
rev

Por Carlos Dore Cabral
Los process emigratorios de America Latina y el Caribe estan siendo
reformulados y revalorizados. De ser indicadores de la incapacidad de los
paises de origen para mantener adecuadamente a sus poblaciones, una
seal de debilitamiento del sentimiento national en las masas que salen
y una representacion en el extranjero que averguenza a sus terruios, los
emigrantes han pasado a ser imprescindibles para la estabilidad socioe-
con6mica y political de sus lugares de nacimiento, han ampliado el sen-
tido (y la realidad) de sus naciones mas alla de la territorialidad y se han
convertido en genuinos embajadores de las tierras de donde partieron.


42 GLOBAL
















X771


BLZ .


4 I4I I
I


~
- --
s













os cambios en las percepciones, opinions, valora-
ciones (y afn actitudes) de los latinoamericanos y
caribeios que resident en el extranjero se expresan
en las nuevas posturas y acciones frente a ellos del
Estado, de los politicos, de la sociedad civil y de los gru-
pos empresariales y confesionales. Mientras antes no los
tenian en cuenta para nada que no fueran sus contribu-
ciones fiscales, sus cotizaciones partidarias, sus apoyos a
reivindicaciones civiles, sus potencialidades como mer-
cado exterior (mercado 6tnico) y sus contribuciones a las
iglesias, ahora se estiman y destacan sus aportes a las
cuentas nacionales, se admira su arrojo empresarial, se
les pondera como posibles sujetos de political de desa-
rrollo y se les reconoce tan nacionales como a los que
quedaron en su lugar de origen, hasta un punto que los
gobiernos de sus paises anuncian y practican la defense
de sus derechos y su protecci6n frente a los abusos de
que pueden ser objetos en los sitios de recepci6n.
Ademas, se les consider basicos para la political de
sus paises en el piano national, por su decisive influen-
cia en los lugares de donde emigraron, por sus roles de
intermediaci6n con las agrupaciones nativas de los
sitios de Ilegada y por sus conexiones con los politicos
y los Estados de alli. Ocurre lo mismo en los plans
social y civico, dadas sus contribuciones a las mejorias
de las localidades donde nacieron y al mantenimiento
de lo national en las comunidades transnacionales de
las ciudades huespedes. Y ya se aceptan y reconocen sus
aportes a las mutaciones de las cultures criollas.
La Republica Dominicana es un caso emblematico de
un pais donde las visions (y las realidades) sobre los
desplazamientos humans internacionales y sus actors
sociales han experimentado una profunda transforma-
ci6n. De una naci6n exclusivamente receptora de pobla-
ci6n extranjera durante las primeras tres cuartas parties
de su existencia republicana, se convierte tambi'n, en
su iltimo cuarto de vida, en emisora de poblaci6n local
hacia diferentes puntos del planet.
Entre 1844, afo en que se funda la Republica, y 1960,
afo en que terminal la dictadura de Rafael Trujillo, los
flujos de personas estadisticamente significativos eran
inmigratorios. La escasa poblaci6n del pais, el predomi-
nio en los estamentos de poder de la ideologia positivis-
ta que contaba entire sus postulados que para la
evoluci6n de los paises atrasados era necesaria la pre-


sencia en ellos de humans procedentes de latitudes
superiores, asi como las medidas restrictivas a las sali-
das del pais impuestas por Trujillo, explican ese largo
period en el cual el movimiento poblacional interna-
cional en relaci6n con la Repdblica Dominicana fue en
un solo sentido.
A partir de 1960, en que se derrumban algunas de las
restricciones trujillistas a los viajeros, se crean condicio-
nes para que los actors sociales opten por distintas
estrategias de supervivencia y la reproducci6n expansi-
va del gran capital seguia requiriendo una mano de obra
especial procedente de paises deprimidos, abandonar el
pais se convierte en una posibilidad de mejoramiento
para el que sale y para su familiar, que permanece.
Empujado y atraido por estos factors se inicia un
rapido process emigratorio, que, en s6lo 45 afios, ha
dado lugar a que la cuarta parte de la poblaci6n domi-
nicana resida en el exterior. Se calcula que en el pais
hay cerca de nueve millones de habitantes y en el exte-
rior mis o menos tres millones de dominicanos y des-
cendientes de dominicanos nacidos en el extranjero.
Este ha sido un flujo poblacional multidireccional. Se
ha dirigido principalmente a America del Norte, Europa
y el Caribe, y a algunos pais de America del Sur, sobre
todo Venezuela y Argentina. America del Norte es el
destino por excelencia y, en este subcontinente, Estados
Unidos es el pais donde mas dominicanos resident, prin-
cipalmente en la ciudad de Nueva York y, dentro de esta,
en el barrio de Washington Heigth, en Manhattan. En
Canada hay tambien una presencia dominicana, pero de
much menor significaci6n que la de Estados Unidos.
Mientras en el primer pais se calcula en mis 20,000 el
numero de dominicanos, en el segundo se estima en
cerca de dos millones. En Europa el destino principal es
Espafia, seguida por Francia, Italia y Suiza. Y en el
Caribe, Puerto Rico es el mayor receptor de dominicanos
en cifras absolutas, pero en la generalidad de las islas del
Caribe ingles y, en menor media, frances hay comuni-
dades dominicanas que en relaci6n con el tamafio de sus
poblaciones pueden ser mas significativas que la que
dirige sus pasos hacia Puerto Rico.
Este process de desplazamiento poblacional desde la
Reptiblica Dominicana a varias parties del mundo no ha
sido estudiado ni registrado homog6neamente en esta-
disticas. La presencia dominicana en los Estados Unidos


44 GLOBAL














es la que cuenta con mayor nimero de investigaciones
privadas y estatales y le siguen los casos de Espafia y,
en menor media, Puerto Rico. Y esos studios permi-
ten asegurar, en el caso de Estados Unidos, que la
comunidad dominicana en ese pais es de caracter trans-
nacional. En principio, en los otros casos tambien puede
decirse lo mismo, aunque el nmmero de studios y evi-
dencias no son tan contundentes. Es mAs, la comunidad
dominicana en el exterior es considerada en el studio
comparative sobre transnacionalismo entire Colombia,
El Salvador y la Repfiblica Dominicana dirigido por
Portes y Guarnido, como un caso paradigmAtico de ese
fen6meno social2.

iPor qud los cambios?
Los tres factors que explican los cambios frente a la
emigracion y sus actors sociales son:
1. La evoluci6n de la comunidad en l el exterior hacia
el transnacionalismo. La evolucion '.ie Li coluli.lriiii
dominicana en el exterior hacia ese el[.,aci, s,:,ciail Ilenii-
minado transnacionalismo es un factilr ciard en e! enm-
bio de las percepciones, de las i-l:iniio'ie.. il las
valoraciones (y ain de las actitudesl .le i-s dimiicainii:s
de "aqui" frente a los de "alli". Pforte. Gualniz 1li I,
Landolt (2003: 18, 15) definen ese cnuicepto ".cuni!r, i'Icu-
paciones y actividades que requieren e ic ontec:l't.s sfccil-
les habituales y sostenidos a
trav6s de las fronteras nacio-
nales para su ejecuci6n" y se
refieren a la funci6n de ese
tipo de comunidades como que
"une a grupos de inmigrantes
en los paises avanzados con
sus respectivas naciones y
pueblos de origen".
Estas notas apuestan a que
esas nuevas circunstancias en
las que los emigrantes y los
que resident en el pais de ori-
gen incrementan sus relacio-
nes -que se dan en las esferas
de la economic, de la political,
de la cultural, de la actividad
civica y de lo social- estin
erosionando los prejuicios, las


aprehensiones y las distancias entire ambas parties de la
poblaci6n dominicana (la de "dentro" y la de "fuera").
Esto sucede, de hecho, en la dinimica de las relaciones
referidas que los obliga frecuentemente -ain sea s6lo en
virtud de las conveniencias para las dos partes- a colo-
carse del mismo lado; tambi6n se da reflexivamente
como resultado de que los pasos a que los obliga el
transnacionalismo los Ileva a revisar posturas y accio-
nes anteriores.
2. El process de diferenciaci6n social de la comuni-
dad dominicana en el exterior. Hay que pensar tambien
-6sta es otra hip6tesis- que el creciente transnacionalis-
mo de la comunidad dominicana en el exterior y las
transformaciones de pun-
tos de vista de los de
"aqui" con respect a la
emipci'~onl i. a 1 100ICN

pI, I n ,!OlCeSO dt dlft'10e-
dacion l ,I cia V n el oon,-,

de !,I dn nc, hl ican
qu: se ; .Ida cI-, el tiem!ii ll

le-.)do j I.Te l ,!eromn

1 r-'CIi I sIr, cial de i ,-
Cimi-1u2.irltiniIll', r ,I












via del trabajo, de los negocios, de los studios o de la
political; segundo, a la entrada en escena de la segunda
y hasta de la tercera generaci6n de emigrantes, o sea, de
los hijos e incluso nietos de los primeros "expulsados"
de la Repiblica Dominicana, y cuyas condiciones socia-
les -ciudadanas, educativas, econ6micas, political, cul-
turales-, en general, son mejores que las de sus
ascendientes al llegar al pais receptor; y, tercero, a que
la composici6n social de las olas mas recientes de emi-
graciones es mas heterogenea que las del pasado; ya no
s6lo migran los trabajadores, sino tambi6n miembros de
las diferentes camadas de la clase media. Esta diferen-
ciaci6n social de la diaspora tiene lugar sobre todo en
Estados Unidos.
La reflexi6n anterior sugiere que el cuadro de un pais
poli-clasista, cuya estructura de classes estA constituida
por diferentes sectors sociales frente a una diaspora
mono-clasista, formada mAs que nada por trabajadores
de cuello azul, se desdibuja y da paso a la composici6n
de una comunidad en el exterior -al menos en Estados
Unidos- no igual, pero que cada vez se asemeja mas a
su pais de origen en t6rminos sociales, lo cual sugiere
una reducci6n de tensions entire ambas.
3. Las luchas de las "vanguardias intelectuales"
contestatarias de la diAspora. Una tercera hip6tesis
acerca de los factors que provocan las mutaciones res-
pecto a las visions que en general se tienen en la tierra
natal sobre la emigraci6n y los emigrados es el hecho,
menos documentado, de las grandes luchas libradas por
las j6venes "vanguardias" de la comunidad dominicana
en el exterior para que se les reconociera (se les tuviera
en cuenta) y se les respetara (no se le menospreciara)
tanto "aqui" como alli -allA en sus relaciones con el
Estado receptor y con las demAs diasporas caribefias y
latinoamericanas-. El retorno de las yolas: Ensayos
sobre diaspora, democracia y dominicanidad, libro escri-
to por Silvio Torres-Saillant, un emigrante de primera
generaci6n que lleg6 a Nueva York muy joven, que fue
-tambien de joven- operario de zapateria y que hoy es
professor y director de un centro de studios de la
Universidad de Syracuse, es una especie de testimonio-
tesis sobre esas bregas para que la diaspora dominicana
alcanzare un lugar claro y diferenciado de su pais de
origen, de los paises que lo recibian y de los distintos
grupos nacionales que emigraban hacia esos paises.


Ese libro es quizas, por lo menos hasta donde conoz-
co (y hasta ahora), el document mas complete sobre los
elements heuristicos y las intenciones que movian las
luchas referidas. En esas lines sus reclamos llegaban a
lo absolute y concluyente:
"A fin de cuentas, la comunidad dominicana residen-
te en el exterior no necesita que la expliquen y much
menos a partir de la antropologia imperial. Sencilla-
mente, hay que aceptarla como lo que es: un conglome-
rado human divers que ha sobrevivido al trauma de
la expulsion de la tierra natal y hoy lucha de distintas
maneras por labrarse la supervivencia. Hay que recono-
cer su aporte material al mejoramiento de la sociedad
emisora. De hecho, para externar el juicio mas escanda-
lizador de esta reflexi6n, hay que reconocerle su dere-
cho a reconceptualizar el pasado y el future asi como la
fisonomia de la naci6n dominicana. Es decir, la didspo-
ra puede hablar. Puede opinar con propiedad no s6lo
sobre si misma, sino tambien sobre el marco mayor de
la dominicanidad"3.
Apoyada enjuicios como el que precede, en discusio-
nes conceptuales que refieren a "una dominicanidad
desterritorializada y transnacional" y en otros tipos de
consideraciones, la diAspora cre6 desde y dentro de ella
comunidades destacadas de cientificos sociales, de poli-
ticos, de estudiosos de las artes y de la literature, de
literatos y artists plasticos, de empresarios, de admi-
nistradores del Estado y privados, en capacidad de
colocarse al lado de las de su pais de origen, de las de
la sociedad receptora y de las de otras diasporas de la
region y, de ser necesario, confrontar con ellas sus ver-
dades.
La existencia de esas "vanguardias intelectuales" con-
testatarias al frente de la diAspora, tan real y potente
como su transnacionalismo y como su diferenciaci6n
social, contribuy6 asimismo -repito- a que variaran los
puntos de vista y las prActicas frente a ella.

La nueva realidad
Las realidades en que se sustentan los cambios en per-
cepciones, opinions, valoraciones (y adn las actitudes)
que entendian la diAspora como formada por los grupos
mas deprimidos, ineducados, sin apego al trabajo y, por
demas, sin el menor sentimiento national o patri6tico4,
a otros que la valoran en sentido diferentemente positi-


46 GLOBAL









Grafico 1
Porcentajes de pobreza en la poblaci6n total de Estados Unidos y
en la poblaci6n inmigrante,segun origen, 1999.

Total Estados Unidos

Mexico

America Latina

Africa

America del Sur

America del Norte
0 5 10 15 20 25 30
En porcentajes
Fuente Schmidley (2001), basado en datos de la Encuesta Periddica sobre Poblacion de 2000.


vos, tienen que ver con las distintas areas en que se
expresa el espacio social del transnacionalismo de la
comunidad dominicana en el exterior.
1. El transnacionalismo econ6mico. Las areas en que
se expresa el campo social del transnacionalismo domi-
nicano son la economic, la political, las actividades civi-
cas y sociales y la cultural De todas ellas, las primeras
son las que mas se han estudiado y los studios de ella
son los de mas vieja data6, es, en consecuencia, aquella
sobre las que existen mas informaciones y las que estan
mis al dia. Uno de los elements privilegiados dentro de
ella es el de las remesas, al cual se le viene dando segui-
miento desde hace decadas y sobre el que existen infor-
mes anuales. Haciendo provecho de los recientes datos
del afio 2004, se harA el anAlisis central de este subtitu-
lo sin dejar de referirnos a otro element del transnacio-
nalismo econ6mico7.
En esta parte del articulo se trabaja con las uiltimas
informaciones publicadas por la prensa local e informes
de instituciones autorizadas, como el Banco Central. En
general, estas informaciones indican que las remesas
representan, en promedio, US$ 2,700 millones anuales,
el 14% del PIB. Estos resultados se distribuyen en las
regions del pais de la siguiente manera: a Santo
Domingo llega un 35% de las remesas; en la region
Norte se percibe un 30%, y en el Sur y el Este, un 24%
y un 11%, respectivamente. Esta distribuci6n sugiere
que las remesas llegan a todas las regions del pais en
proporci6n al nimero de emigrantes que tienen cada
una de ellas.
Segun un studio del Banco Interamericano de
Desarrollo (BID) y del Earth Institute de la Universidad
de Columbia, de ese monto (US$ 2,700 millones anua-
les), que supone un aumento de un 27% respect a
2003, un 56% se estima provendra de Estados Unidos,


Grifico 2
America Latina y el Caribeevoluci6n de las remesas, 1990-2002 (millones de dolares).



25000

20000

15000

10000

5000 --

1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002

Fuente:CEPAL (2002) y Lozano (2000),sobre la base de datos del FMI.


un 21% de Europa, un 20% de Puerto Rico y un 3% de
otras parties del mundo.
Entre los dominicanos que recientemente emigraron a
Europa, Espafia represent el destino que elige la mayo-
ria, seguido por Italia y Francia. La segunda mayor
concentraci6n de dominicanos que viven en el extran-
jero esti en Madrid, con cerca de 160,000 criollos en el
area metropolitan. De esta cantidad, unos 130,000, del
total que reside en Madrid, envian aproximadamente
US$ 250 millones a Repuiblica Dominicana cada afo8.
De las remesas procedentes de Europa, un 53%
corresponde a Espafia, un 18% a Italia, un 11% a
Francia y un 8%/ a Suiza. En los cAlculos de estas cifras
se incluyen los envios a trav6s del correo o de personas
que viajan a la Reptblica Dominicana.
Es important resaltar que las remesas recibidas se
distribuyen en los hogares de la siguiente forma: 1) un
60%/ se destinan al consume familiar, 2) un 17% a edu-
caci6n y, 3) un 10% a negocios o al ahorro.
Economistas y hacedores de opinion public dicen
que s6lo un 38% de las families dominicanas recibe este
tipo de envios. Mientras, un 70% de las families a las
que les llegan remesas tienen ingresos diaries de menos
de US$ 9.6; es decir, para mas de un mill6n de families
dominicanas las remesas representan la fuente funda-
mental para su subsistencia.
Otros resultados interesantes son los porcentajes de
pobreza registrados en la poblaci6n total de los Estados
Unidos, y en la poblaci6n inmigrante9 (ver grAfico 1).
En sentido general, presentamos los resultados agre-
gados sobre la evoluci6n de las remesas en America
Latina, sobre la base de una series que ilustra el period
1990-2002 (ver grafico 2).
Los resultados de la grafica anterior se presentan
ahora de manera desagregada, en una ilustraci6n sobre










Grafico 3
America Latina paises seleccionados:estimaci6n de la poblaci6n emigrada, 1990 y 2000 (en miles).


Fuente: Martinez (2003).


el period 1990-2000 en America Latina, segun princi-
pales paises receptores de remesas, entire ellos la
Republica Dominicana (ver grafico 3).
Algunos aspects caracterizan a los receptores de
remesas de la Republica Dominicana, distinguiendolos
de receptores de otros paises.
1. Aunque la cantidad de remesas enviadas al pais es
menor, en promedio, con respect a las enviadas a la
region, la frecuencia de los envios es mas alta.
2. Los dominicanos envian, en proporci6n, a mas de un
miembro de la familiar, a diferencia de lo que es la
norma en otros paises.
3. Los fuertes vinculos entire los familiares receptores de
remesas se evidencian en que un 75% de los que las
envian hablan con sus families al menos una vez a la
semana y un 500/o de los dominicanos que viven en
Estados Unidos visitan a sus familiares (receptores de
remesas) por lo menos una vez al aflo.
4. La remesa tipica familiar va de 1,500 a 2,000 ddlares
por afo, para 1.2 millones de hogares de la Republica
Dominicana. Otros 700,000 adults reciben cantida-
des menores regularmente.
El informed de la CEPAL es definitive en el papel social
que juega en su lugar de origen la comunidad en el
exterior, al asegurar que la Repdblica Dominicana es el
pais del subcontinente latinoamericano donde mas
families reciben ingresos a trav6s de las remesas de emi-
grados: un 26% es la proporci6n de families favoreci-
das. El significado de este dato en terminos de political
social se aprecia mejor si se dice que este mismo estu-
dio calcula que la pobreza en nuestro pais, que se esti-
ma en alrededor de 410/o, se elevaria a mas de 45% si
esas remesas familiares dejaran de llegar.
Las remesas no son la unica contribuci6n econ6mica
de los inmigrantes, ni se usan s6lo con el prop6sito de


consumer, como bien se establece mas arriba. Existe
tambi6n la de los emigrantes que tienen negocios en
Estados Unidos y que invierten, a su vez, en la
Repuiblica Dominicana, asi como las empresas domini-
canas con sucursales fuera de Estados Unidos. Este
aspect no estd tan bien documentado todavia como el
anterior, pero en el studio que se hizo sobre el transna-
cionalismo dominicano ya citado10, se encontraron
datos que validan esta informaci6n. En 61 se dice:
"Las entrevistas que realizamos en la RepAblica
Dominicana revelan que nuestros informants estan
conscientes de la presencia de empresas creadas por la
inmigraci6n; remarcan que la mayoria de 6stas operan
en el area de los servicios y el comercio al menudeo (...).
Hay tambi6n algunas inversiones en el sector de la
construcci6n. Una nueva forma de negocio vincula las
compafiias de remesas con las comerciales. Esta moda-
lidad permit a los dominicanos residents en Estados
Unidos enviar las remesas a sus familiares, pero 6stos
reciben, en lugar de dinero, articulos para el consume,
tales como estufas y lavadoras... El cuadro que refleja
nuestras entrevistas en Estados Unidos concerniente a
las inversiones en el area de las empresas transnaciona-
les es similar al que encontramos en la Republica
Dominicana".
2. El trasnacionalismo politico. Todos los partidos
dominicanos de importancia poseen locales en los pai-
ses y en las ciudades mas importantes en que se encuen-
tra distribuida la diaspora dominicana. En el caso de los
mis grandes, resident miembros del Comit6 Central, que
son quienes dirigen sus actividades en ellos y se gana-
ron sus posiciones en las organizaciones gracias al tra-
bajo realizado entire los dominicanos de "alli". Y en la
direcci6n political, el Comit6 Politico, el Comit6
Ejecutivo y el Directorio Nacional del PLD, del PRD y
del PRSC respectivamente, hay un responsible -y a
veces mas de uno- del trabajo entire los dominicanos
del exterior-.
Y esta importancia que las organizaciones political
dan a la diaspora no obedece s61o a la significaci6n que
6sta tiene como fuente para captaci6n de fondos, sino
tambi6n a la importancia creciente que posee en la vida
political de "aqui" y de "all". Los miembros de la comu-
nidad que viven en el exterior poseen una gran influen-
cia political, a veces decisive, en sus zonas locales de


48 GLOBAL















origen y no s6lo entire sus familiares, sino tambien entire
arnigos y conocidos, sobre todo si tuvieron 6xito en su
decision de emigrar.
Asimismo, las buenas relaciones (e incluso influencia)
de miembros de la diaspora entire los politicos y la poli-
tica y en el Estado de los paises receptores, se incremen-
tan cada vez mas y este es un capital social que mueve
a los politicos de "aqui" a estrechar sus relaciones, no
s6lo con sus militants, sino con todo aquel que se inte-
rese con exito en la carrera political del sitio donde ha
sido acogido.
Ya es practicamente una costumbre que los miembros
de los consulados y gran parte de los que trabajan en las
embajadas provenga de la diaspora y no del pais de ori-
gen, y no s6lo como pago a sus esfuerzos por el triunfo
del partido y del candidate, sino tambien por el conoci-




^=__


miento que tienen de la metropolis huesped y sus bue-
nas relaciones con los nacionales de 6sta. Ellos son
intermediaries naturales e id6neos con los politicos y los
administradores del pais donde se asientan los cuerpos
diplomaticos.
La political es el area donde se puede very validar mis
clara e indiscutiblemente el caricter transnacional de las
comunidades dominicanas en el exterior, es donde hay
mis semejanza entire los dominicanos de "aqui" y los
dominicanos de "all'".
3. El transnacionalismo civico-social. Lo civico-social
comprende muchas actividades que no son ni econ6mi-
cas, ni political, ni culturales, y que tienen caracter
transnacional. Estas son normalmente actividades
comunitarias llevadas a cabo por los emigrados en sus
lugares de origen, ciudades o zonas rurales. En la


.j ...Lt













Todo el process de creaci6n de un
espacio social transnacional, de
diferenciaci6n social y de luchas de
las "vanguardias intelectuales" de
la diaspora dominicana se ha dado sin
la participaci6n del Estado dominicano.


Republica Dominicana tambien existen asociaciones de
personas que han vivido en el extranjero que, ademis
de organizer actividades sociales se preocupan asimis-
mo por defender la imagen de la comunidad en el exte-
rior y por ayudar a reintegrarse a los emigrados que
retornan.
4. El transnacionalismo cultural. "El transnacionalismo
cultural se refiere a diversas practices e instituciones
que toman parte en la formaci6n de significaciones,
identidades y valores. Estos son los process que defi-
nen el cambio del discurso sobre lo que es ser 'domini-
cano' en la Republica Dominicana y en el extranjero.
Las experiencias de los dominicanos en Estados Unidos
estan redefiniendo la identidad cultural y las practices
de los dominicanos en general"".
Un element clave en el contact de la diaspora con
la cultural de su pais de origen son los medios de comu-
nicaci6n modernos. Por un lado, hay peri6dicos nacio-
nales que originalmente tenian una edici6n especial
para Estados Unidos y que ya se editan, El Nacional, en
la ciudad de Nueva York y el El Siglo, cuando existia, en
la ciudad de Miami. Asimismo, quienes tienen acceso a
Internet pueden consultar todos los dias todos los dia-
rios nacionales, con excepci6n de El Dia. Asimismo, el
cable y la radio permit acceder a los programs popu-
lares y a las noticias. 0 sea que la comunidad domini-
cana en el exterior, dependiendo del lugar donde residan
sus miembros, tiene mas o menos acceso permanent a
la vida cotidiana de su pais natal, que constitute lo
esencial de su cultural.
En cuanto a los elements tradicionales de la cultural,
el idioma, la religion, las costumbres culinarias y los
gustos artisticos, sobre todo la misica, se mantienen y
no s61o en la primera, sino tambien en la segunda gene-
raci6n de migrants dominicanos. En el caso del idioma,
o s6lo hablan espaflol o son bilingiies12.


Pero el transnacionalismo cultural no se expresa Cini-
camente a travIs del mantenimiento en la diAspora de
los principles valores de la cultural ilhiiicl.ii,. sino
tambidn porque .:Iii,,,. rasgos de la cultural de su lugar
de recepci6n inl[utyvi en la cultural national. Asi, la
misica y la literature dominicana estan enriquecidas
por la influencia de las mismas actividades que los
dominicanos de Estados Unidos desarrollan en ese pais.
Por ejemplo, muchos de los i1tuiiTui-r'nns han rtsionado
los ritmos tradicionales con el hip-hop, dando lugar a
nuevos ritmos que gozan de una I'mr.Ii aceptacin entire
los adolescents de "aqui" y de "alli". Various de los lite-
ratos dominicanos mis i!,csti-"lnss y populares en
Estados Unidos y en la Repiblica Dominicana, como
Julia Alvarez y Junot Diaz, mezelan en sus creaciones
sus experiencias de los dos sitios, escriben en inilh' y
tienen que ser traducidos al, s|.,il].

Conclusion
La conclusion parece simple: las nuevas relaciones que
se dan entire la diaspora dominicana y su lugar de ori-
gen en el marco del espacio social transnational no
pueden ser pnlilil's si antes no ha tenido lugar un pro-
ceso de reducci6n Ii,,r'-si,.,, deI los pr, ijiihici y de las
actitudes que alentaban so sql.cII.iCiia, y tampoco si
ahora no son reconocidos y respetados como ':iiuil
Este process ha estado mediado por otro de dlill 1,11,.1-
ci6n social de la diAspora, que la llev6 de una aglome=
raci6n dispersa mono-clasista a otra poli-clasista y, en
consecuencia, mins parecida a su luh.iII de .(iiit.,. pro-
ceso que ha estado inslig.i-l, por las "vanguardias inte-
lectuales" contestatarias de la comunidad dominiicana
en el exterior.
Falta algo por decir: 111u ca1 i hal.lI.rmi tiili, todo este
process de creaci6n de un espacio social transnacional,
de diferenciaci6n social y de luchas de las "vanguardias
intelectuales" de la diAspora dominicana o de la comu-
nidad dominicana en el exterior, come iil:ji tijii-
decii. durante sus 45 .,foin se ha dado sin la participa-
ci6n del Estado dominicano. Se ha dado desdc abajo, ha
sido un process en que sus inicos im.iL,,uIsi.kis han
sido sus mismos actors sociales, ciudadanos libres o
que fueron libres -o se sintieron 11hlnis- al hlI:, 1,, que
pusieron toda su voluntad, su coraje y su capacidad al
servicio de esas causes. Esto da la raz6n a ese iilli. 1


50 GLOBAL
















de la palabra, que es Silvio Torres-Saillant, en el trata-
miento que hace del Estado en su libro reiteradamente
citado en este articulo1
Ni siquiera cuando el Estado modifica la Constitucion
de la Reptblica Dominicana para darle el derecho a la
double nacionalidad y al voto en el exterior a los miem-
bros de la diAspora tomaba una iniciativa a favor de
esta, sino que cedia ante demands de aftos [y bien
hechas) del pedazo de la naci6n dominicana rim se
extiende mis all de sus fronteras,
$61o muy recientemente, cuando el doctor Leonel
FernAndez, president de la Reptiblica Dr.luiirni.-.r,--,
. Ii-.l.li~~I s los primeros consejos consultivos de los
dominicanos residents en el exterior, en las idudades Cde
New York y New Jersey, el Estado se inclina y reconmoce
y respeta a los de ".ill",-, igualindolos politicamente a
los de ili'".
No olvidemos que el primer president que riene unaw
iniciativa de esta naturaleza, que entendemos es justa y
merecida, es uno de los dominicanos formados en 1as
dos parties de la nacion y que se siente ser de ambas, al
menos emocionalmente, en su coraz6n. Es importance
que con la elecci6n de los miembros de estos consejos,
que debe abarcar toda la :.t ,p'r-ti:l de la ,ii..nair.,, se
I-n-:-i en cuanta el principio universal de los derechos
humans que insta a no discriminar por razones de raza,
sexo o preferencias -:liiri,;s o political.


Carlos Dore Cabral es secretario de Estado, in -.:..r de la '--..... de
Informacidn, Andlisis y Programaid n '.]ha ii-, de la Presidencia de la
Repliblica. Licenciado en Sociologia, es espedalista en estudios .'. I:. .
sociologia de las :li .,, i;.I los process de urbanizaci6n. Ha side durante
15 anos professor :iniivr.lr'.i.i, ha hecho aportes de interest sobre la i; --*' -n
rural en laIs ';, p ii., Dominicana y ha escrito irn i. Iib ,.' .I.- los que destaan
The Urban ,r lIlc .un irii n. ,i tO '' (. i l -, I. ,ij ; i.;. r,, r .: ,, .
Idgios de fin de siglo.


Notas
SHIubo momen ntos de r i i; .i. 0.. '.. i. i .1 desde que .1
ron los europeos a la isla dt Santo Domingo hasta la proclama-
ci6n de la Irldpenrdencia y la Constituci6n de la Repdhlica
Dominicana, pero &stas tenian una naturaleza y una 16ogic com-
pletaiimente ii'1 .-ni a las que se inician 1,- de la caida del
,,'rii. I ill, i I i yii i co e ley6 ya mi afirmaci6en se circ-unr s-
Cribe a la epoca ',,"'lii'.. i .' En caso se quiera t ntender las dife-


renceas entree estas emigraciones pre- i


v Ilas l4tferktorrs5 a


ii vias aI. I -Sadi'ant, 5i.. lr E ri e,,r o r i dre s ,.ya
Ed.irares- uri a Triijaria y Manarii,. Samnl, ,... 919991 pgs.
3i-3:1
i L.ase a itrodU eTOni eC o'Tara pet e' aiiiLne p'a ra sn libr
La .' r dede asi'O': margin y
desarroul.'. La rxp rienRa de ea 1 nid I td A' -Rria Latinira.
Facill a. La ,taomstrian'a de CiemEiia Saales FLACSO-MAleio y
Facul rad La.thioa.reicatla die Sciaisd FlI.oC3S- S'crrtaia
General, MEixieo, i20'X 15-40.
i Silvia To es- ail a Inli., (ral :'italda p.. 3i.
SSilvio Torres en ]!a. rdj: cjitada, paama igima i 20,. al rawidre a
esa visoaa nde 1 a- eiigrans s di qiue exaie ein ci dpads
cono uan su.bsatemo1 a',' ciasy el. ( 1 a aj oi nImria dcil ,Mrdeno mJr iralL.
iFunge com GrC0 e xac'rila pa !sa, asa l_lia a e i M iMnri'Urizalda
i. si'tr ds ecadas. d desis.f-rniw ianda ,'iii onlenlct ii ,sob~,m' irwoinrolio eIalal, mtnai
case m edia cAs, aida: irsa brTCasI deses-5peTrai dla ailig ni m i~r istp'-
to a s.etilv, s-upeior'
SCa.r.os9 Dore Cabrali, Jaei ,- .. lEsao r hlaandmrz Mli iiM .ii
Obed. VaSsquetz "Car:r qw d . dnnifciaisa
amplias y ecsi'eehas prartiasc ireassace'ai eI TPj' Iesp.,
Aljdandro Luis Guarn.iz, y ., I Lamdlic l. Otbirai taDlai,, pi'C.. p 1172-
186.
6 tsual. int si e-tide que tos i .. :m rea 'd train's-
ii aO'Fa conll ., ', .,in a, &aib
I P. i fcrtes y L bh Giuaiiza L szba e t o' Isa npri]rsaimw, diow lamiice'a-
nos neI New to rk,, y ags re-' f 'asclasd si *.." "i a 3. lhaijia
e titulno de C dd maria..
/ El author cagcrdece lea& sar1mibsiMs ais ir t acErc ieron ia 6a Ipiainlir
dedicada- a. la r semaes 1 j'ivs m\es imiraliiio'isr IPa lliir r
Ya.mir Cm.e'axacian. y Siateo"in :
2 Ete '. esa. : roiiari d ,:i i .
201 dre eCnera CE 2.015".
SLos d.atos de lI .. fie'n extra:dae d"seil iailn' a'karii'w iulCiin -
sas, im racirdn. y lp1ereza. Ce ia CAG
M" Dore Ca.bhrt:, Car-los J'osRe litzigsoamiam,. Esithetr (moldea lrt TiilMiiiai y"
Ohed .. r ciaida ,. 1-7'] .
"Ibidemi, p. 18)2.
" Recien:tem'e ate Ia soirciBnaega de : Rm:am~alial \ mria iz
presennto en uias carlas en I i *i1 ls resuailrc'adt dl'.I '
realizalas entre- cLo i ica.l-?i a;a l iiir'a ts de '
que esra: aisi-lnac'ioanls. ia 1 m a'nira, de tites, p Ilorleriai sr
llama to d0c in icani o e Ca'i 'nim i o- anier ican a il'Ue' aamlciiiany p -
ferian la eom mida a: la ," difel' ticaie q iaile,. ltcl o1irial..
' Ohra citada, pp ..40-S't:


























UNA RELACION EN CONFLICT


Por Jaime Moreno
Fotos: Pedro Jaime Fernandez


Como resultado de los conflicts entire la naturaleza y la sociedad, el
camino del desarrollo human se estrecha y se agota. Las estructuras del
poder tratan el medio ambiente segOn los postulados economicistas.
Mientras los beneficios derivados de la sobreexplotacion de los recursos
ambientales son para unos pocos, los costs los pagan las mayorias. Ni
el Estado ni la sociedad misma ejercen actividades centradas en el
"d ao-responsabilidad-sanci6n".


52 GLOBAL

























-a,


4 tr
4I 4 ~Ig4~~L

4 ;



*-~ M )


dir &IPiL 'kL3IB~O~ s~CP ~ 1






I::


Vista desde la carretera de San Juan de la Maguana hacia la Cordillera Central. Pagina anterior, pescadores cerca de Barahona.


E n los illtimos 100 afios ha estado Iloviendo lo
mismo que en los 400 anteriores. Sin embargo,
cada ano hay menos agua porque cada aflo hay
menos bosques. Aunque la prensa habitualmente no lo
recoge, ya en la Repdblica Dominicana se produce
conflicts sociales importantes por el agua. Estamos
perdiendo suelo a gran velocidad y millones de tonela-
das de tierra erosionada estan hoy depositadas bajo el
mar, provocando dailos en las costas y sus arrecifes.
La pesca de superficie casi ha desaparecido y la que
persiste lo inico que hace es asegurar que cada vez haya
menos pesca. Esta falta de peces y la forma en que la
agriculture, las ciudades y el turismo desechan sus
aguas negras en el mar o en lugares que finalmente
desembocan en el mar, estin afectando de forma espe-
cial los ecosistemas costeros de los cuales depend el
negocio mas important del pais: el turismo.
Nuestro parque energ6tico es econ6mica y ambiental-
mente insostenible, pero no se prioriza una ley de incen-
tivo de las energies alternatives.
El total de tierra lianas, unos cuatro millones de hec-
tareas, estA ocupado en un 67% por ganado, arroz y
cafia de azilcar, negocios de dudosa reputaci6n econ6-
mica, ambiental y social. ZQu6 se quiere decir con esto?
Que no s6lo ha sido impossible lograr prosperidad con
ellos, sino que su crecimiento implica un aumento
important de los pasivos sociales y ambientales del
pais. Si le agregamos el caso del valle de Constanza y
las estadisticas que revelan que su poblaci6n es una de
las mas enfermas del pais y que sus tierras ya no aguan-
tan mas envenenamiento por pesticides usados de
manera irresponsible, es licito cuestionarse si vale la
pena o no seguir produciendo agriculture.
Tenemos unos 2,000 kil6metros cuadrados de parques
nacionales y somos el pais que mayor diversidad biol6-


Vista desde el camino que va de la Maguana del medio hasta Maguana alto.


gica posee en todas las Antillas. El pais es signatario de
diversas convenciones y acuerdos que lo comprometen
a su sana conservaci6n como son la de Biodiversidad, la
del Cambio Climatico y la de Desertificaci6n y la Sequia.
Pero nada de esto parece ser important: mientras unos
pocos hacen compromises de preservaci6n, los mas los
violan despiadadamente.
Este diagn6stico superficial s61o refleja la poca con-
ciencia ambiental de la sociedad dominicana, y lo peor
es que los riesgos de desastres aumentan con los cam-
bios climiticos. Este inminente dafo es el costo que
estamos pagando por el pasivo ambiental que hemos
acumulado y que ya nos ha cobrado varias facturas:
Jimani, recientemente, o Mesopotamica hace unos afios.

Un enfoque sistemico
Todo esto acontece en un mundo en donde la tecnolo-
gia ha encontrado soluciones puntuales a casi todos los
problems ambientales. Pero, Zqu6 hace una sociedad
con soluciones si ella misma no se ha apoderado de los
asuntos que le compete? Las ciudades usan el agua que


54 GLOBAL




























Vista area de Salinas.


proven los bosques, los hotels usan las playas para sus
clients, pero el bosque y la playa no son de nadie cuan-
do hay que cuidarlos y recuperar sus ecosistemas.
Hay que enfrentar los problems ambientales con un
enfoque sist6mico que tome en cuenta los elements eco-
n6micos, sociales y ambientales que afectan una comu-
nidad. De aqui nace el concept de desarrollo sostenible,
que consiste en lograr el equilibrio entire los objetivos
sociales, econ6micos y ambientales (Organizaci6n
Mundial del Turismo, 2002). "El desarrollo sostenible es
el desarrollo que satisface las necesidades del present
sin comprometer la habilidad de generaciones futuras de
satisfacer sus propias necesidades..."1.
El desarrollo sostenible generarA diferentes soluciones
de acuerdo a los lugares y los tiempos, y 6stas depende-
ran de la mezcla de los valores y recursos disponibles.
Aunque la definici6n del concept continuara evolucio-
nando a trav6s del tiempo, se enfatizan las siguientes
necesidades2:
1) Equidad yjusticia: para garantizar los derechos de los
pobres y las futuras generaciones.
2) Visi6n de largo plazo: aplicando el principio de pre-
cauci6n.
3) Pensamiento en los sistemas: comprensi6n de las
interconexiones entire medio ambiente, economic y
sociedad.
4) La interacci6n entire lo local y lo global y lo que esta
en via de desarrollo y desarrollado.
Este enfoque sistemico empieza por reconocer que s6lo
hay sostenibilidad si hay creaci6n de oportunidades
para los pobres y para los habitantes del future, evitan-
do al mismo tiempo la exclusion y la violaci6n del dere-
cho al desarrollo. Pensar a largo plazo obliga a tomar
medidas preventivas para evitar dafios que puedan afec-
tar la salud y el medio ambiente.


Asi, es important aprender de las experiencias de
otros paises sabiendo adaptarlas a la realidad del mundo
en desarrollo, especialmente las fuertes tendencies que
influyen las decisions de todos los consumidores.

Concept innovador
iC6mo tomamos en cuenta la insostenibilidad actual y
sus consecuencias acumuladas? aQu6 forma de evalua-
ci6n nos permit reconocer la p6rdida de una biodiver-
sidad cuya utilidad ignordbamos?
La 6nica respuesta seria plantear un concept inno-
vador de sostenibilidad, que incorpore la posibilidad de
recuperar la capacidad natural de regenerarse de los
recursos renovables.
Este concept dinamico de sostenibilidad permit
solucionar el viejo dilema de la capacidad de auto-rege-
neraci6n de los recursos naturales y la exclusion de las
personas o comunidades de su entorno en su soluci6n.
.Cu~ntos parques nacionales hemos perdido ante la
pobreza de sus habitantes? El caso dominicano de Los
Haitises es un ejemplo pat6tico de insostenibilidad por
exclusion.
Las extracciones de recursos realizadas del medio
natural deben permitir su renovaci6n proporcional. Es
possible vivir de los intereses producidos por el "capital
natural". Si se quiere realizar una extracci6n annual
mayor, la soluci6n no es gastar parte del capital, sino
aumentarlo con el fin de que genere unos intereses
anuales mayores.
El desarrollo sostenible no es otra cosa, pues, que la
puesta en march de empresas y sistemas que utilizan
con la maxima racionalidad los recursos locales, for-
mando ciclos cerrados que general alta productividad,
reduce la dependencia exterior y cuidan el entorno y
la calidad de vida del habitante.


. -'
~"'' -': ~. .:..
-I
''- :4~ -1-.:.~-- ~-
'I;...". .~. I
;-ii '' ~ ~ ; : ."frl;: 11
~: ;.i.t;F-a,.

































Isla de Alto Belo.

En su aporte al libro de consult de Estrategia de
Desarrollo Sostenible del IIED, Robert Prescott-Allen
plantea la necesidad de dar respuesta a cinco preguntas:
iCuin bien esta el ecosistema en cuesti6n?
iDe qu6 modo afecta la gente el ecosistema?
ZCuin bien esta la gente (inclusive las futuras gene-
raciones)?
JEs su bienestar compartido equitativamente?
iC6mo se conectan estas preguntas?
Los retos a la sostenibilidad se han multiplicado e
intensificado: medio ambiente, salud, empleo, educa-
ci6n, desigualdad y movilidad social. Las prioridades
han pasado de ser "eco" a ser "socio". Un mundo cada
vez mas globalizado ha hecho evolucionar con rapidez
vertiginosa las instituciones y los instruments de ges-
ti6n del cambio. Pero el consenso ha ido evolucionando
y a partir de Johannesburgo3:
La sostenibilidad es de base cuAdruple (ambiental,
social, econ6mica y cultural) y se reafirma continua-
mente, sobre todo en su dimension social.
La pobreza sigue siendo la primera causa de desigual-
dad y sufrimiento.
Las necesidades de la comunidad local deben incor-
porarse tempranamente a las pautas de desarrollo.
Es necesario reeducarse y redescubrir c6mo relacio-
narse con el entorno.
Y agregamos,
Es necesario educarse para descubrir la manera en que
el entomo ambiental, social y cultural es renovado y
enriquecido.


El "c6mo" es la parte mas dificil de este planteamien-
to, pues no todas las personas son afectadas de igual
forma por una sobreexplotaci6n o por la contaminaci6n,
de ahi la necesidad de alterar la vision de crecimiento
indefinido y cambiarla por otra en la que la calidad de
los products y servicios sea evaluada tambien por su
capacidad para preservar y mejorar los ecosistemas.

Interrogantes
ZSe podria dictaminar que el modelo de desarrollo sos-
tenible ha fracasado?
iBajo qu6 criterio se podria calificar un mundo en
que s61o han sobrevivido un 1% de las species que
alguna vez han habitado la tierra? Cerca de 6,000 espe-
cies animals estin en vias de extinci6n y la principal
causa es la modificaci6n de su hAbitat natural inducida
direct o indirectamente por el hombre.
La p6rdida de biodiversidad tiene muchas veces un
caricter irreversible y amenaza la capacidad de supervi-
vencia de las restantes species, incluyendo la humana.
Es conocido que la mayor parte de las medicines moder-
nas provienen de plants y animals, y se comienza a
valorar el patrimonio gen6tico que se va perdiendo
junto con la biodiversidad.
La actitud de la humanidad ha sido hasta ahora de
"curar". Los antibi6ticos, fertilizantes y pesticides son el
orgullo del siglo pasado. Fueron grandes invenciones si
los vemos como soluciones puntuales, pero representan
una gran element de perturbaci6n al no tomar en
cuenta las causes sist6micas.
El desarrollo sostenible parecia ser la tabla de salva-
ci6n y gener6 muchas esperanzas a partir de su lanza-
miento en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre
el Medio Ambiente Humano (Estocolmo, 1972), pero es
necesario reconocer que, hasta ahora, sus resultados no
son dignos de encomio. Mis bien podriamos catalogar-
los de fracasos y en un mero camino a ser reconocido de
importancia vital para nuestra supervivencia gracias a
ciertos resultados, muchos de ellos parciales.
La noci6n de calidad de vida es lanzada en la
Declaraci6n de Estocolmo como un bien juridico en
relaci6n con el derecho que tienen las generaciones pre-
sentes y futuras al bienestar derivado del mejoramiento
ambiental. En la misma declaraci6n se sefiala que el
grado de desarrollo human es el objetivo y la vida del


56 GLOBAL



























i3i~ I. A 7:i~ L
I1
D P


Poblado de pescadores cerca de Bahia de Las Aguilas.


desarrollo sustentable, en el que "todos los habitantes
gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto
para el desarrollo human y para que las actividades
colectivas satisfagan las necesidades presents sin com-
prometer las de las generaciones futuras, y tienen el
deber de preservarlo".
En otras palabras, Zcudl es el derecho que nos asiste
a las generaciones actuales de gastar y consumer los
recursos que tambidn pertenecen a las generaciones
futuras? Mucho se han discutido estos planteamientos y
poco se ha alcanzado. Ni las generaciones actuales satis-
facen sus necesidades a pesar de la sobreexplotaci6n
que hacen de los recursos ambientales, ni las generacio-
nes futuras lograran alcanzar esta satisfacci6n con
menos recursos a su disposici6n.

Poder y sostenibilidad
La falla puede localizarse en los mecanismos institucio-
nales que son el resultado del poder ejercido por el
modelo econ6mico en boga. Se ha llegado al punto de
no retorno en donde la evoluci6n de las sociedades
humans require de cambios profundos en sus estruc-
turas de relaciones de poder. El marco juridico institu-
cional existente es totalmente disfuncional con los
nobles prop6sitos del desarrollo sostenible.
La falta de un ordenamiento ambiental que evite los
process de degradaci6n y contaminaci6n de los recur-
sos naturales es uno de los principles obstaculos al
desarrollo sostenible. Otros obstaculos se encuentran en
la concepci6n socialmente excluyente que surge de una


actitud conservacionista errada, que dedica energies a
preservar species particulares sin tomar en cuenta el
sistema como un todo.
Actualmente ni el Estado ni la sociedad misma ejer-
cen actividades centradas en el "dafo-responsabilidad-
sanci6n". Se disefian process pero sin apoderar ni
educar a nadie. La exclusion de las fuerzas vivas de la
sociedad podria ser catalogada como la causa principal
del fracaso del desarrollo sostenible.
"Los models de crecimiento no han sido mas efica-
ces en reducir la creciente demand en la base de recur-
sos naturales para el process productive, ni en
disminuir la capacidad sobreexplotada de la naturaleza
para proveer a la sociedad servicios ambientales que son
indispensables para la calidad de vida en el planet.
Esta capacidad del planet -y que incluye el ciclo de
nutrients, la estabilidad climktica, la diversidad biol6-
gica y otros- se ve cada vez mas amenazada y deriva en
los llamados problems globales del medio ambiente,
cuyos efectos (invernadero, desertificaci6n, destrucci6n
de la capa de ozono, la extinci6n de las species de
fauna y flora y la p6rdida de superficie arable, entire
otros) son la otra cara del problema ambiental y las
razones que justifican la insostenibilidad del modelo
actual de desarrollo"4.
Como resultado de estos conflicts entire la naturale-
za y la sociedad humana, el camino del desarrollo
human se estrecha y se agota. Asi, la naturaleza es tra-
tada desde las mismas estructuras del poder de una
sociedad que solamente busca los m~ximos beneficios


Piaya de Guayacanes.



























Isla de Alto Belo.


segun los postulados economicistas. Mientras los bene-
ficios derivados de la explotaci6n de los recursos
ambientales son para unos pocos, los costs los pagan
las mayorias, casi siempre los mas pobres. Este es el tipo
de economic ambiental que nuestra sociedad ha desa-
rrollado.
La Agenda 21 hizo un intent de integrar esfuerzos
conceptuales y de recursos para crear capacidades a
todos los niveles e identificar las deficiencies sist6mi-
cas, e inclusive se logr6 que muchos paises, incluyendo
la Republica Dominicana, realizaran cambios significa-
tivos de forma y de fondo para el nuevo enfoque. Pero
los temores del libre comercio cambiaron la direcci6n
de los esfuerzos y de nuevo triunfaron los de la vieja
economic.
Estados Unidos se retira de los compromises ambien-
tales y Europa declara que le restan competitividad a sus
exportaciones y de nuevo se polarizan los enfoques y se
diluye el esfuerzo. El apoyo politico practicamente ha
desaparecido en los filtimos tres afios, generando frus-
traci6n y falta de credibilidad en las instituciones publi-
cas y hasta en algunos organismos internacionales.
Los gobiernos invierten actualmente 900.000 millo-
nes de d6lares en gastos militares, 300.000 millones en
subsidies agricolas, y s6lo 56.000 millones en ayuda
para el desarrollo5.
El rol de las instituciones internacionales en estos
cambios de rumbo ha sido erratico, pero se nota una
nueva energia tendente a recuperar el tiempo perdido y
hay una buena oportunidad para reiniciar los esfuerzos
con mayor experiencia y enfoque conceptual.
(...) asumimos la responsabilidad colectiva de pro-
mover y fortalecer, en los pianos local, national, regio-
nal y mundial, el desarrollo econ6mico, desarrollo social
y la protecci6n ambiental, pilares interdependientes y


sinergicos del desarrollo sostenible" (Punto 5, Decla-
raci6n de Johannesburgo 2002).

Mercado
Hay que explorer soluciones de mercado para los proble-
mas de sostenibilidad, inducir un turista mas solidario
con la pobreza y el ambiente -una nueva tendencia en
Europa-, crear un sistema de precious que refleje los ser-
vicios ambientales que ofrece el pais a los inversionistas.
Para solucionar el problema se necesitan instituciones
y 6stas no surgeon de la noche a la mafiana. Hace falta
un liderazgo active a nivel local y descentralizaci6n de
las decisions del Estado. Es menester una estrategia de
inclusion clara y precisa con la creaci6n de espacios
sociales alternatives que permitan compensar la exclu-
si6n que caracteriza a nuestro sistema politico y abra
oportunidades a las ONG para suplir servicios publicos.
Junto con esto hay que definir nuevas reglas de juego
para el uso de los bienes puiblicos, con las que se asegu-
re un acceso adecuado a los lideres reales y representa-
tivos. La sociedad tiene que aprender a reconocer y
administrar nuevos concepts de activos como los
sociales y ambientales que, o son bienes publicos, como
la pesca en el mar, o son intangibles como la confianza,
pero tienen alta influencia en la productividad del pals.
C6mo construir esos capitals y c6mo crear espacios
que generen representatividad son las grandes interro-
gantes para crear las instituciones competentes que pue-
dan captar preventivamente las sefiales que aseguran el
balance de intereses y el compromise con la implemen-
taci6n de lo decidido.
Los concepts y experiencias de sostenibilidad son
cambiantes y dia a dia aparecen nuevos impacts y nue-
vas soluciones y nuevas formas de incluir con participa-
ci6n sana y proactiva. Los cambios tecnol6gicos de la


58 GLOBAL















iltima decada tienen components ambientales muy
positives. Es necesario partir de la premisa de pensar
globalmente y actuar localmente.

En la Republica Dominicana
El tema de la sostenibilidad es de particular importancia
en los paises insulares en desarrollo como la Rep6blica
Dominicana, debido a sus frigiles ecosistemas y la
dependencia de su ecologia de una relaci6n sana entire
las costas marinas y las actividades terrestres. Como
ejemplo, las costas de la isla Hipaniola han perdido su
biodiversidad y sus corales, la pesca de baja profundi-
dad casi ha desaparecido, sus corales estin en estado
ag6nico con impredecibles consecuencias por la reduc-
ci6n de su capacidad de soportar huracanes.
Y lo peor de todo es que no ha habido educaci6n
sobre el rol de estos ecosistemas coralinos en nuestras
playas, asi como el de los manglares, rias y humedales
como entes reguladores de los efectos de los fen6menos
atmosfrricos que tanto afectan al Caribe. Por el contra-
rio, se permit que se construyan edificaciones en ellos
como si nadie supiera las consecuencias.
Las predicciones actuales sobre cambio climitico
advierten para la zona del Caribe de un aumento del
nivel de las aguas marinas y de la intensidad con que
los huracanes pasaran sobre la zona.
Por eso es necesaria una urgente campafia de restau-
raci6n de corales para evitar las peores de las conse-
cuencias. Sin embargo, los pocos parques nacionales
que quedan con corales vivos para reproducir y repoblar
las costas han sido desmantelados por los legisladores
para construir mis de lo mismo: hotels de alta densi-
dad que usan intensivamente la biodiversidad a cambio
de unos pocos empleos, pero que acortan la vida itil del
negocio turistico de forma dramitica.
Mas de lo mismo pues imposibilita la implementaci6n
de una estrategia de desarrollo turistico sostenible que
se esta implementando con 6xito en el polo Romana-
Bayahibe, con inclusion de la comunidad y con un plan
de recuperaci6n y valoraci6n de los recursos naturales
que ha sido tomado como ejemplo en el mundo del
nuevo turismo.
Ha habido una sistemitica falta de voluntad political
que obstaculiza la mayoria de los proyectos relaciona-
dos con la sostenibilidad. Los gobiernos y sus sistemas


burocraticos han mostrado poco interns en los asuntos
ambientales de trascendencia, los cuales no han Ilegado
a ser prioridades nacionales. Lo unico que se puede
resaltar de las gestiones gubernamentales medioambien-
tales es que tienen que dedicar much tiempo a defen-
der el ambiente del acoso a que lo someten las propias
autoridades.
Aunque la Republica Dominicana ha contraido com-
promisos internacionales, la posici6n de los gobiernos ha
sido contradictoria con respect a la resoluci6n de los
problems ambientales en las propuestas o los proyectos.
Es asi que quedan planteados los retos. Si bien el
Estado tiene la responsabilidad principal, todos los acto-
res estin implicados: sector privado, las comunidades
afectadas, ONG, cientificos y acad6micos, y la ciudada-
nia en general. Es un gran desafio, pero la experiencia
de Bayahibe demuestra que no s6lo es possible, sino tam-
bi6n rentable y, por supuesto, preferible.

Jaime Alfonso Moreno Portalatin es licenciado en Economia en la
Pontificia Universidad Cat6lica Madre y Maestra de Santiago. Realize studios
doctorales y una maestria en Economia en Boston University, Massachusets,
Estados Unidos. Fue director de la Escuela de Economia de la PUCMM, asesor
econ6mico de la Secretaria de Estado de Turismo y coordinator del Plan
Nacional de Ordenamiento Turistico. Es vicepresidente de Empresas Bon y pre-
sidente del Centro de Investigaci6n en Biotecnologia y del Centro de Estudios
e Investigaciones en Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de Funglode.

Bibliografia
Dalal-Clayton, Barry y Bass, Stephen (compilaci6n), Estrategia de
Desarrollo Sostenible, IIED, Earthscan Publications Ltd., 2002.


Notas
I Informe Brundtland: en 1987, la Comisi6n Mundial para el
Medio Ambiente y el Desarrollo elabora un informed para la
Asamblea General de las Naciones Unidas titulado Nuestro Futuro
Comunn, mis conocido como Infonne Brundtland, en el que se defi-
ne el desarrollo sostenible como "aquel que responded a las nece-
sidades del present sin comprometer la capacidad de las
generaciones futuras para responder a las suyas propias".
2 << http://sdgateway.net/introsd/es_characteristics.htm >>
3 Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible, Johannesburgo,
2002.
4 << www.ncsdnetwork.org/reportetecnds2001.doc >>, pig. 46.
5 James Wolfensohn, president del Banco Mundial. FIN/2004.



























DE ARABIA A CLUISQUEYA

Por Rafael de Jesfs Bautista Mena

El comercio international del petr6leo se encuentra hoy, quizas mas que
nunca, en el v6rtice de una series de conflicts provocados por una cre-
ciente competencia por el acceso a sus fuentes y por su alta concen-
traci6n en paises que distan much de compartir los ideales de
Occidente. Las sefales recientes de inestabilidad en los mercados del
petr6leo plantean retos importantes para paises que, como la Republica
Dominicana, presentan una alta dependencia del combustible y sus deri-
vados para alcanzar metas de crecimiento y desarrollo sostenidos.

















Sl reino de Arabia Saudita ocupa desde hace deca-
das el centro de atenci6n de quienes estudian las
complejas interrelaciones existentes entire el
comercio del petr6leo y los movimientos de la political
international. Las razones de esta atenci6n se ven de
inmediato cuando se pasa revista a las tres variables que
definen el mundo del petr6leo: las reserves comproba-
das, la capacidad de producci6n instalada y la demand
mundial de este insumo.
Primera variable, las reserves. Segun los informes del
Servicio Geol6gico de los Estados Unidos (USGS), la
Agencia Internacional de Energia (IEA) y otras agencies
oficiales, Arabia Saudita posee aproximadamente la
cuarta parte de todas las reserves mundiales comproba-
das y conocidas. Estas reserves suman aproximada-
mente 261,000 millones de barriles. En el vecindario
inmediato del reino se encuentran Qatar, los Emiratos
Arabes Unidos, Iran, Kuwait e Irak; todos miembros de
la OPEP. En total, estos paises del Golfo Pdrsico tienen
en su territorio cerca de las dos terceras parties de todas
las reserves mundiales comprobadas.
En cuanto a capacidad de producci6n instalada,
durante los ultimos dos afios Arabia Saudita ha participa-
do en el mercado con un 11% de la producci6n mundial.
Rusia produce mas petr6leo que Arabia, sin embargo,
cerca de la mitad de su producci6n se destina al consu-
mo interno, lo que deja una exportaci6n neta de apro-
ximadamente 6 millones de barriles diaries (MMBPD),
en comparaci6n con los 9,3 que export Arabia, cifra
que la convierte en el mayor proveedor de petr6leo del
planet. El reino saudita cuenta ademds con una condi-
ci6n excepcional: mantiene un cierto margen de su
capacidad de producci6n sin utilizar. Este margen le
permit controlar hasta cierto punto los movimientos en
el precio del crudo. Para fines practices, son los unicos
de entire todos los productores que pueden influenciar
los precious de esa manera.

La demand
La tercera variable de importancia es la demand. Desde
mediados de los noventa esta se ha incrementado aiio
tras afio, debido principalmente al empuje de las econo-
mias asiaticas. En particular, entire 1995 y 2004, la
demand china se ha duplicado. Esta tendencia ha cre-
ado una situaci6n de "cuello de botella" a fines del aio


I-I .. I I. -, ,1 r lr ,I,: F- iIII, 1 -, I .. i trabajador iraqui en el puerto de
Basra,al sur de Bagdad.


pasado, ya que se esta muy cerca de los limits de capa-
cidad de producci6n instalada, con la consecuencia de
que cualquier perturbaci6n significativa, especialmente
si es de origen politico, tiende a crear una fuerte volati-
lidad en el precio del crudo y, por ende, en todos sus
derivados.
Los economists de diferentes parties del mundo argu-
mentan que esto no debe ser un problema, pues mayores
precious estimulan la extracci6n de reserves nuevas, lo
cual haria que los precious bajaran. Desafortunadamente,
esta no es una opci6n viable en el corto o median
plazo. Las inversiones de capital en el mundo del petr6-
leo son de dimensions considerable. La IEA estima que
las inversiones adicionales necesarias para adaptar la
capacidad de producci6n mundial a los crecimientos
previstos de la demand en los pr6ximos 20 afios llegan
a unos tres billones de d6lares. Contrario a ciertas per-
cepciones populares, la gran mayoria de los productores
no se encuentra en condiciones de realizar las inversio-
nes necesarias recurriendo solamente a su propio erario,
y tampoco estan muy dispuestos a aceptar la participa-
ci6n a gran escala -que ellos interpretan como ingeren-
cia- de las compafias multinacionales que si tienen los
recursos econ6micos, t6cnicos y humans para empren-
der la tarea.
El cuadro que emerge de la conjunci6n de las tres
variables -ubicaci6n de las reserves comprobadas, esta-
do de la producci6n y demanda- plantea al mundo la
posibilidad de una sucesi6n de crisis de suministro, cri-


62 GLOBAL













































Plataforma petrolera LTD's Goodwyn.


sis que serian esencialmente de un caricter distinto a la
que sigui6 al embargo petrolero de 1973. Los traumas
causados por el suministro durante aquella d6cada
cedieron paso a una abundancia de oferta durante los
aflos 80; esto se debi6 a que la causa original de los pro-
blemas era esencialmente political. En ese period no
habia una restricci6n fisica que limitara un mayor sumi-
nistro de petr6leo, pero las nuevas crisis serian estructu-
rales, de intensidad creciente y sin plazo previsible para
su terminaci6n. Esta nueva condici6n acentua la enor-
me importancia que tendrin, al menos durante la pr6xi-
ma d6cada, los events en el interior de Arabia Saudita.

La incognita saudi
En 1932 eljeque Aziz Abdel ibn Saud logr6 unificar las
numerosas tribus beduinas del desierto de Arabia bajo la
tutela de su dinastia. Aparte de la usual coercion military
que estos fen6menos politicos conllevan, el fundador de
la Casa de Saud se apoy6 en otros dos pilares funda-
mentales: su alianza con la rama puritana del islamismo


conocida como los Wahhabi, y las alianzas con otros
jefes tribales a travys de unos 30 matrimonios, de los
cuales nacieron un total de 44 hijos reconocidos. Estos
hijos a su vez han dado origen a unos 1,400 principles.
En la actualidad nadie externo a la familiar real sabe su
verdadero tamafio, si bien las estimaciones varian desde
10.000 hasta 27,000 miembros.
La corona del reino se encuentra en la cabeza del rey
Fahd, quien qued6 incapacitado por una series de derra-
mes cerebrales en el afto 1995, por lo que en la actuali-
dad el poder se encuentra en manos del principle
Abdullah (o Abd Allah), de 81 afios de edad, quien seria
el heredero en caso de la muerte de Fahd. La linea de
sucesi6n mas alli del principle Abdullah pasa, en este
orden, por los principles Sultan -de 79 afos, jefe del
ejercito desde 1962- y Nayef -de 72 afios, ministry del
Interior desde 1975-.
Desde principios de los afios 90 los tiempos han cam-
biado de manera desfavorable para la Casa de Saud. La
poblaci6n del reino ha crecido de forma acelerada desde



































El reino saudita cuenta ademas con
una condici6n excepcional: mantiene
un cierto margen de su capacidad de
producci6n sin utilizar. Este margen le
permit controlar hasta cierto punto
los movimientos en el precio del crudo.

los dias del embargo, y hoy existe un alto nivel de
desempleo, mas marcado entire los j6venes de menos de
30 ailos, quienes forman un 70% de la poblaci6n. Gran
parte de la ciudadania ve a los Saud como una familiar
llena de privilegios y poder sin limits, y el resentimien-
to en algunos estratos es generalizado.
Esta situaci6n ha contribuido, sin duda, a diseminar
diferentes variantes de las ideas mas radicales del Islam,
siendo la mas notoria la que predica Osama Ben Laden.
Los problems asociados con acciones de terrorism y
ataques contra la infraestructura de producci6n se han
multiplicado en aflos recientes, y la reacci6n del reino
ha sido aplicar mano dura y retroceder en muchas de
sus tendencies liberalizadoras de periods anteriores,
acercAndose de nuevo a la linea puritana de los
Wahhabi.
En todo caso, ninguno de los analistas principles de
entidades tales como el Centro de Estudios Estrategicos
e Internacionales' (CSIS) prevW una caida de la Casa de
Saud ante un levantamiento interno. Sin embargo,


muchos hacen estimaciones sobre la severidad del
impact de acciones terrorists del mismo estilo de las
del 11 de septiembre, pero cuyo blanco serian las insta-
laciones de procesamiento y distribuci6n de petr6leo en
Arabia Saudita.
Existen otros escenarios que, aunque de apariencia
menos spectacular, podrian conducir a problems gra-
ves dentro del reino, con su secuela inmediata de caos
en el mercado del petr6leo durante semanas o meses. Tal
vez el mas important plantea que la situaci6n de su
vecino Irak puede tener repercusiones para los saudies.
Si las tropas y el gobierno de los Estados Unidos fraca-
san en apaciguar la rebeli6n dentro del territorio iraqui,
6sta puede propagarse hacia el reino, con consecuencias
impredecibles sobre el comercio del petr6leo.
Si hay elecciones legitimas en Irak y triunfa como se
espera el partido que represent a la mayoria chiita,
Arabia Saudita se veria enfrentada a su vieja Nemesis:
verse rodeada por dos estados -Iran e Irak- de una fe
rival dentro del Islam. Esto podria conducir a mayores
gastos militares y a la bisqueda de refugio por parte de
la Casa de Saud en la posici6n estricta puritana
Wahhabi. Estos movimientos no s6lo incrementarian las
tensions en todo el Golfo P6rsico, sino que una posi-
ci6n extrema dentro del reino tensaria considerable-
mente las relaciones con las naciones occidentales en
general, y con los Estados Unidos en particular. En un
entorno asi enrarecido, el campo de las relaciones inter-
nacionales quedaria minado de posibilidades de que se


64 GLOBAL




































Una caravana de vehiculos en Seul, Korea del Sur. PI i,-. iI-I. i .. 11,. l i.,i H 1 Abdel Azis,
ministry saud de Defensa, con la delegacidn que incluye a la izquierda el ministry de Asuntos
Extranjeros principe Saud al Faisal.


cometan graves errors de political, ya sea a un lado u
otro del muro entire cultures.

Previsiones y reacciones
La suma y composici6n de los riesgos externos e inter-
nos, incluyendo la creciente ancianidad de los que se
consideran como claros sucesores al trono de Arabia
Saudita, da como resultado un panorama que los
gobiernos del mundo que sean dependientes del sumi-
nistro de petr6leo harian mal en ignorar. Sus programs
econ6micos, politicos y sociales para los pr6ximos afios
podrian estrellarse contra una barrera que resultaria
infranqueable si no se toman con anticipaci6n las
medidas necesarias.
Durante al aflo 2004 fueron visible las acciones de
ciertos gobiernos que buscan hacer frente a una even-
tual crisis originada en los factors que hemos discuti-
do. El gobierno chino ha logrado asegurarse fuentes de
petr6leo por fuera del Golfo P6rsico. La serial mas
reciente de estas movidas estrategicas fue la realizaci6n
hace poco de un convenio de suministro con el gobier-
no venezolano. China busca asi soluciones por el lado
de la oferta. Ese acuerdo present una clara sinergia
para ambas parties, pues por el lado de Venezuela, dadas
sus tendencies political actuales, logra reducir su
dependencia del mercado norteamericano.


Desde la epoca del embargo de 1973, los paises de la
Organizaci6n para la Cooperaci6n Econ6mica y el
Desarrollo (OECD) establecieron la IEA2, organismo res-
ponsable de administrar y vigilar las reserves de seguri-
dad que este grupo mantiene. Estas reserves consistent
en altos inventarios de hidrocarburos que deben ser
equivalentes a por lo menos tres meses de consume, de
forma tal que se puedan suavizar las fluctuaciones de
precious, asi como para enfrentar crisis futuras. Cada uno
de estos paises trabaja ademis en la bdsqueda de tecno-
logias y procedimientos que disminuyan el uso de hidro-
carburos de sus respectivas economies. La respuesta de
estos paises ataca mas bien el lado de la demand.
Se pueden apreciar tambien acciones que van mas
alli de la cobertura de riesgo. Este parece ser el caso de
Rusia. Durante buena parte del ano pasado los analis-
tas politicos y del mercado del petr6leo han seguido
con cierta consternaci6n el desenlace del drama entire el
gobierno de Vladimir Putin y la -hasta hace poco-
compafia petrolera privada Yukos. La unidad de pro-
ducci6n principal de Yukos es responsible de alrededor
de un 10% del total de la producci6n rusa. Lo que pare-
ce ser el episodio final de este drama ocurri6 hace poco,
cuando en una maniobra de subasta poco ortodoxa, la
unidad termin6 bajo el control de Gazprom, la compa-
lia petrolera official. Independientemente de los rumo-
res y especulaciones acerca de las motivaciones del
Gobierno ruso, es evidence que esta acci6n no busca
cobertura de riesgo contra una crisis petrolera en el
Golfo P6rsico.
Aunque esta media podria relacionarse con nociones
de poder dentro del sistema ruso, es dificil suprimir la
hip6tesis de que el Kremlin busca ademas posicionarse
de manera estrategica frente a los paises occidentales,
en caso de que se present una crisis que quizas sus
estrategas consideran inevitable. La respuesta de Rusia,
si es el caso, seria la de busqueda de ventajas implicitas
en el surgimiento de una crisis.

La situaci6n dominicana
La Republica Dominicana se encuentra, sobra enfatizarlo,
en una posici6n de much vulnerabilidad frente a acon-
tecimientos en el Golfo Persico. Este reconocimiento, por
supuesto, no puede Ilevar a la conclusion de que la prin-
cipal media que se puede adoptar es la de reaccionar

























ante los events. La mera reacci6n puede resultar calami-
tosa para el bienestar de la mayoria de los ciudadanos.
Es claro que los acuerdos recientes entire el Gobierno
dominicano y el de Venezuela, que incluyen terminos
mas blandos de financiaci6n para el pais, tienen el valor
de amortiguar el golpe en caso de que haya una crisis a
corto o median plazo. Este acuerdo cae dentro de las
respuestas por el lado de la oferta, que es sin embargo
el lado estrategico mas d6bil del pais, en vista de su
posici6n como un simple "tomador de precio".
Por el lado de la oferta las opciones son limitadas,
pues la principal manifestaci6n de una crisis de sumi-
nistro es la elevaci6n de los precious a niveles muy altos
durante periods prolongados de tiempo. Tarde o tem-
prano hay que pagar la cuenta, la cual es el product
simple del precio unitario por el volume contratado.
Nada se puede hacer sobre el precio, lo cual deja la
alternative de considerar el volume.
El nivel de consume de hidrocarburos debiera estar
sujeto a escrutinio, tabulaci6n y studio cuidadosos,
para aplicar -dentro de un plazo de dos o tres afios-
regulaciones que promuevan un uso eficiente de com-
bustibles dentro de todas las actividades econ6micas del
pais que los consuman en cantidades significativas. La
estrategia consistiria entonces en aproximarse al proble-
ma por donde el pais puede mostrar fortalezas, que es
por el lado de la demand.
Los tres renglones principles de consume: genera-
ci6n de electricidad, transport y hogares, podrian
someterse a un studio sistematico para dilucidar las
formas en las cuales ciertas regulaciones pueden promo-
ver practices e inversiones que incrementen la eficien-
cia en el uso de los combustibles. Este es un esfuerzo
que tiene precedentes en otras parties de America Latina
(por ejemplo, el caso de Brasil con el desarrollo de tec-
nologias propias para adaptar sus vehiculos al consume
de gasohol), y que require de un consenso alto entire los
diferentes actors de la vida social y political del pais.


WI


66 GLOBAL


Para adelantar una estrategia por el lado de la deman-
da seria ademis indispensable tener informaci6n deta-
llada de los renglones de la economic mas sensibles a
las variaciones del precio del petr6leo, y que grado de
flexibilidad tienen los diferentes sectors para adaptarse
a restricciones en el suministro de combustibles.

Intensidad energetica
El Fondo Monetario Internacional (FMI) emplea el con-
cepto de "intensidad energetica" de las economies para
determinar la dependencia de fuentes de energia para
producer cada unidad de su product interno bruto. Para
el caso de Estados Unidos, su intensidad energ6tica en el
afio 20023 fue de aproximadamente 10,200 (en miles de
BTU por d6lar de PIB, expresado en d6lares de 1995). Si
realizamos un ejercicio similar para el caso dominicano,
utilizando la informaci6n disponible en la pigina web
del Banco Central4, la intensidad energ6tica en 2003 se
encuentra en el rango de 18,000 a 20,000 (en las mis-
mas unidades). Mientras mayor sea el valor, la economic
consume mas combustible para producer la misma uni-
dad de valor econ6mico. No hay much error en supo-
ner que la intensidad energ6tica de Estados Unidos para
el mismo afio este en el orden de las 10,000 unidades.
El contrast entire estos valores refleja diferencias
estructurales importantes entire las dos economies, prin-
cipalmente relacionadas con el efecto del paso de la
economic estadounidense de una etapa industrial a una
economic de servicios basados en tecnologias de la
informaci6n. La intensidad energ6tica de Estados
Unidos se encuentra dentro del promedio de los paises
de la OECD. Utilizando esta media como base de refe-
rencia, la Repdblica Dominicana tiene un cociente en el
rango 1.8-2.0, que podemos comparar con el de otros
paises y regionss. Por ejemplo, Brasil, que se encuentra
en el rango 1.4-1.5, y Africa en el rango 2.2-2.3. No
esti fuera del alcance del pais aspirar a los niveles de
eficiencia de una economic con muchas similitudes
sociales y estructurales, como es la brasilefia.

Opciones
Muchas de las acciones necesarias para implementar
una estrategia por el lado de la demand pueden verse
impedidas por problems de financiaci6n. En las condi-
ciones actuales del pais es dificil visualizar el aumento
















del endeudamiento; sin embargo, en el median plazo el
Gobierno dominicano puede recuperar la capacidad de
financiaci6n con entidades multilaterales, o tambien
mediante acuerdos bilaterales. Para el future inmediato
es necesario establecer las prioridades de inversi6n que
absorberian esos cr6ditos.
Una propuesta concrete es que los nuevos proyectos
deben incluir prioritariamente programs de incremento
de la eficiencia en el uso de todas las fuentes naciona-
les de energia, asi como la bdsqueda de fuentes alterna-
tivas que no se basen en combustibles f6siles. Durante
el afo 2003 el pais consumi6 energia a una tasa equi-
valente aproximada de unos 130,000 BPD6. Este dato
significa que por cada d6lar que suba el precio interna-
cional del crudo, el pais puede esperar un aumento en
su cuenta annual de combustibles de hasta US$ 50 millo-
nes. En vista de la situaci6n international planteada, las
fluctuaciones hacia el alza ocurriran con relative fre-
cuencia en los pr6ximos afios.
El peligro mas inmediato es que sobrevenga una cri-
sis en la pr6xima d6cada, en cuyo caso, si el pasado
sirve de alguna guia, los precious podrian incrementarse
de manera siibita (y con vigencia prolongada) entire un
40 y un 100%. Si utilizamos la base de precio inicial de
US$ 30 por barril, estamos hablando de incrementos de
la cuenta para el primer afio de crisis del orden de los
US$ 300 a 600 millones. El impact de este incremento
de la cuenta petrolera sobre el resto de la economic se
puede adivinar a partir de events pasados, aunque es
peligroso hacer extrapolaciones simples.
El FMI estima que en promedio cada US$ 10 de alza
del precio por barril quita 0.6% de crecimiento real a la
economic mundial; otras agencies estiman un promedio
de 0.75% para economies en desarrollo7. Este es un indi-
cador posiblemente muy imperfecto, y lo ideal es que se
haga dentro de las instituciones gubernamentales y aca-
d6micas del pais un studio mds precise que atienda a
las realidades nacionales. Una inspecci6n de los datos
publicados por el Banco Central sugiere que el impact
local es en realidad much mayor de lo que indica ese
promedio general. En todo caso, incluso estas estimacio-
nes dan una idea del costo de simplemente limitarse a
reaccionar, sin tener estrategias implementadas. Estas
apreciaciones de riesgos son contingentes al estado del
mundo a median plazo, pero en vista de las circunstan-


cias ya descritas, seria aventurado no considerarlas
seriamente en los planes de inversi6n para los pr6ximos
dos o tres afios.

Rafael de Jesuis Bautista Mena es catedrktico de Finanzas del progra-
ma MBA de la Universidad de los Andes en Bogota, Colombia, y consultor del
gobierno colombiano en los temas de deuda publica y cobertura de riesgos
(BM y BID). Licenciado en Fisica por la Universidad Aut6noma de Santo
Domingo (1975), doctorado en Fisica por Temple University de Filadelfia
(1981), y doctorado en Finanzas por la universidad de Tulane, Nueva Orleans
(relaciones de control y poder y grado de inversion entire multinacionales y
subsidiaries, 2003). Dirige seminarios sobre las relaciones entire tecnologia,
gobierno y sociedad, y ha publicado sobre temas de energies alternatives,
adaptacion tecnol6gica y transferencia de tecnologias.

Notas
1 Estas son conclusions bWsicas que se pueden extraer del exten-
so informed de Anthony Cordesman y Nawaf Obaid: Saudi National
Security: Military and Security Services- Challenges ft
Developments Full Report, version preliminary del 30/09/04, Center
for Strategic and International Studies, Washington DC.
2 La IEA (www.iea.org) fue creada por los paises industrializados a
raiz del embargo de la OPEP en 1973. En la actualidad, coordina la
tarea de cobertura de riesgo de suministro dentro de la OECD, enti-
dad compuesta por Canada, Mejico, Estados Unidos, Australia,
Jap6n, Corea, Nueva Zelanda, Alemania, Austria, B61gica,
Dinamarca, Espafa, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungria,
Irlanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Polonia, Portugal,
Rephiblica Checa, Rephiblica Eslovaca, Suecia, Suiza y Turquia.
3 Extraido de la revista The Economist en la secci6n Opini6n, 23
de octubre de 2003 ("Still holding customers over a barrel"), a pro-
p6sito del 30 aniversario del embargo petrolero de 1973. La fuen-
te original de los datos es la Agencia de Informacion de la Energia
(EIA, << www.eia.doe.gov >>), dependencia del Departamento de
Energia de los Estados Unidos.
4 Phgina web del Banco Central de la Reptiblica Dominicana. Los
datos estadisticos correspondientes al sector real fueron de consi-
derable utilidad para realizar este breve ejercicio.
5 Datos tomados del informed preparado por el Standing Group on
Long-Term Cooperation de la IEA (<< http://www.worldenergyou-
tlook.org/weo/papers/Slt20.pdf >>): The Impact of Higher Oil
Prices on The World Economy, 2002.
6 Dato estimado a partir de la informaci6n en la pagina de la IEA
<< http://library.iea.org/dbtw-wpd/Textbase/stats/ >>.
7 Ver referencia 6.

























A P g- d Ca6tillo




Rico. S en. Sos ^ t o *S S de0-6. -s alg

5 5 5i 5 3n.t. g ee ae gs gga d io 5or n o s
II IM




^_^_Ui i & A 4

[iSIf!





^I i








G,
t0


Ge R


C o '$" "Sus 'I,
.o" public \
I cacones I
ibarcaron I
,mpos tan 1
lejos como
laciones ra- I
en el Caribe,
obra The
Variants in
bean Race
ions: A Con-


-4$~C~&~
44 liM4
~zc~t4t
4~4I4
















1 domingo 13 de febrero me hallaba en Jarabacoa
disfrutando de la placidez ninica de un fin de
semana de montafia en el magro invierno tropical.
Habia llevado en el equipaje un ejemplar de mi libro
Ensayos de Sociologia Dominicana, publicado original-
mente en 1981 por Ediciones Siboney. Hacia tiempo que
no repasaba su contenido, a pesar de que Taller habia
hecho ediciones posteriores.
Recordaba que mi viejo amigo Harry Hoetink habia
escrito una resefa de la obra en un anuario acad6mico
europeo, pero se habia borrado de mi memorial -que
suele ser bastante fiel y precisa- que el eminente soci6-
logo holand6s era precisamente el autor del pr6logo.
Grata fue mi sorpresa al "descubrir" que Harry habia
redactado en Santiago de los Caballeros su elogiosa pre-
sentaci6n de esos ensayos. Luego pude comprobar en mi
biblioteca que el autor de la resefia era el historiador
Thomas Mathews, publicada en 1982 en New West
Indian Guide, anuario dirigido por Harry Hoetink.
Con el animo en alto -tonificado al releer tan amable
ponderaci6n de un professional de las Ciencias Sociales
a quien apreciaba entrafiablemente y era el pionero de
los studios modernos de Sociologia Hist6rica en el pais,
con su emblematico libro El Pueblo Dominicano: 1850-
1900- decidi movilizarme hacia el centro del poblado a
procurar la prensa dominical. Ya frente al kiosco de dia-
rios de La Tinaja sufri un verdadero shock. Mi felicidad
dur6 poco. El matutino Hoy consignaba la infausta noti-
cia: "Falleci6 ayer Harry Hoetink".
Apenas dos semanas atris me habia comunicado por
e-mail con otro viejo amigo, el octogenario antrop6lo-
go norteamericano Sidney Mintz, para notificarle que en
mi discurso de ingreso como Miembro de Nfimero de la
Academia Dominicana de la Historia -dedicado a la for-
maci6n de la industrial azucarera dominicana- haria un
reconocimiento de su obra (Worker in the Cane; From
Plantations to Peasantries in the Caribbean; Sweetness
and Power, The Place of Sugar in Modern History),
influencia y amistad. Y que lo propio haria con el falle-
cido y querido historiador cubano Manuel Moreno
Fraginals, autor del celebrado libro El Ingenio y, por
supuesto, invocaria el aporte fundamental de mi admi-
rado Harry Hoetink, quien con su studio mod1eico
abri6 la trocha por la cual otros c6modamente transita-
riamos. Sidney me respondi6 emocionado. Y asi sucedi6


Harry Hoetink en su oficina.


el 31 de enero en los salones de la vetusta corporaci6n
acad6mica.
Mis ain, reci6n habia "bajado" de la web una resefia
de la fiesta de celebraci6n del retire de la vida academi-
ca active de Harry Hoetink, con fotos de Sidney Mintz,
Richard Morse, Franklin Knigth, Richard y Sally Price,
Anthony y Consuelo Maingot, y otros colegas de Harry
y Ligia Espinal, su dulce y talentosa compafiera domini-
cana, hermana de mis apreciados Andres Julio y
Rodolfo Espinal.
Pero era domingo 13 y la felicidad dur6 poco.

Perfil de una entraiable amistad
A Harry Hoetink me uni6 una entrafiable amistad,
macerada en multiples encuentros acad6micos y socia-
les, en compafiia de otros colegas y de su esposa Ligia,
cuajada en los mAs diversos escenarios del pais, Puerto
Rico y Estados Unidos.
De su presencia en la Escuela de Sociologia de la
UASD, a la cual ingres6 en 1964, tenia un vago registro,
ya que parti a estudiar a Chile en los inicios del 66, con
una breve visit a sus aulas a finales de ese afio, hasta
mi regreso del Cono Sur en 1971. Recuerdo en cambio a
los belgas Andr6 y Andrea Corten, Jacques Zylberberg,
al uruguayo Ger6nimo de Sierra y al argentino Carlos Di
N6bila. Pero otros colegas, como Franklin Franco y
Carlos Dore, le tuvieron de professor y testimonian la
importancia de su huella pedag6gica. Al asumir la direc-
ci6n del Departamento de Sociologia en 1972, encontr6
en sus archives numerosas notas de catedra mimeogra-
fiadas de Harry Hoetink.


70 GLOBAL
































Fiesta de celebracidn del retire de la vida academica active de Hoetink


Pero mi primer encuentro con Harry Hoetink fue
absolutamente intellectual. Todavia retengo en mi
memorial el impact que me caus6 la lectura de El
Pueblo Dominicano 1850-1900, subtitulado modesta-
mente Apuntes para su Sociologia Hist6rica y publica-
do por la Universidad Cat6lica Madre y Maestra en
noviembre de 1971. Fue el mejor regalo de Navidad que
me pude hacer. Era la respuesta perfect a la carencia de
studios sociol6gicos sobre el process de modernizaci6n
capitalist acaecido en el period analizado y un mode-
lo a seguir. Desde ese dia me hice alumno libre de su
escuela metodol6gica.
Las 351 piginas de mi ejemplar de la obra editada por
H6ctor InchAustegui Cabral -en colaboraci6n con el
Institute de Estudios del Caribe de la Universidad de
Puerto Rico que dirigiera Harry- se hallan subrayadas a
various colors, llenas de anotaciones e indexadas, resul-
tado de mis reiteradas lectures. En ellas repasa Hoetink
los cambios en la agriculture, la demografia, las comu-
nicaciones, la economic, el aparato de poder, las institu-
ciones culturales, la estructura social y la vida familiar
de una sociedad en trance modernizador.
El studio del surgimiento de la industrial azucarera
modern y la influencia de la inmigraci6n empresarial
procedente de Cuba, el desarrollo de la economic taba-
calera y la producci6n de cacao en el Cibao, el empla-
zamiento de la linea ferroviaria La Vega-Sanchez y del
ferrocarril central que conectaba a Santiago con Puerto
Plata, las comunicaciones telegrificas y telef6nicas, la
aparici6n de manufactures locales (chocolaterias, fabri-
cas de ron, cerveza, hielo, cigarros, pastas, zapatos,


hojalaterias, panaderias), la formaci6n de nuevos cen-
tros urbanos como San Pedro de Macoris y Sanchez y la
reanimaci6n de otras ciudades, son algunos de los t6pi-
cos tratados por Hoetink.
En El Pueblo Dominicano 1850-1900 se plantea la
conformaci6n de dos sociedades yuxtapuestas -la ciba-
efia, con su democratismo econ6mico y social cimenta-
do en el tabaco y su liberalism politico; y la surefia,
basada en el hato ganadero y la plantaci6n cafiera, mAs
polarizada socialmente y politicamente conservadora-,
se analiza la political de caudillos y el control autoritario
de los aparatos de poder, el debate entire el positivismo
hostosiano y el escolasticismo sobre educaci6n y valores
morales, asi como la aparici6n de las iglesias protestan-
tes, las logias de oddfellows, y el funcionamiento de la
comunidad judia sefardita radicada en el pais.
La vida cultural, las costumbres, las creencias popu-
lares y la organizaci6n familiar aparecen magistral-
mente retratadas en el libro, en un estilo ameno y
convincente.
El diestro manejo de las fuentes hist6ricas -que a con-
trapelo de la opinion generalizada entire los circulos inte-
lectuales dominicanos Hoetink se encarg6 de evidenciar
que eran abundantes- y el anAlisis equilibrado de los
events y los personajes, estableci6 un canon en las
investigaciones de las ciencias sociales en el pais que se
hizo inevitable a todo professional que se reputara serio.
Antes de su aparici6n en forma de libro, Harmannus
(Harry) Hoetink public por entregas en la revista
Caribbean Studies los textos que luego reuniria, en una
series titulada "Materiales para el studio de la Reptblica













Dominicana en la segunda mitad del siglo XIX' El moti-
vo original del studio -ampliado posteriormente- fue el
regimen de Ulises Heureaux, cuyo sofisticado maquia-
velismo tropical sedujo sin dudas al autor.

Hoetink caribeanista
Nacido en Holanda en 1931 como Harmannus Hoetink,
Harry se vincul6 al Caribe, region en la que residi6 en
Curazao, Puerto Rico y Republica Dominicana, realizan-
do una fecunda labor acad6mica, tanto en la docencia y
la investigaci6n, como en la direcci6n de entidades como
el Institute de Estudios del Caribe de la Universidad de
Puerto Rico. Desde Holanda dirigi6 el Centro de Estudios
y Documentaci6n Latinoamericanos (CEDLA) y su impor-
tante revista, que ha servido de puente entire latinoameri-
canistas a ambos lados del Atlantico.
Fue un active miembro de la Caribbean Studies
Association (CSA), uno de cuyos congress presidi en
Santo Domingo en 1983, y del International Congress of
Americanists (ICA), que se beneficiaron de sus aporta-
ciones como expositor en multiples temas.
Sobre sus areas de dominio organic ciclos de con-
ferencias y charlas cuando encabec6 la Direcci6n de
Investigaciones Cientificas de la UASD, del Museo del
Hombre Dominicano y de la Academia de Ciencias de la
Repuiblica Dominicana.
Al moment de su deceso se hallaba jubilado como
Profesor Emeritus de la Rijksuniversiteit, de Utrecht,
Holanda.
Harry formaba parte de una destacada generaci6n de
americanistas y caribeanistas integrada por figures
como Magnus Morner, Richard Morse, Gordon K. Lewis,
Thomas Mathews, Sydney Mintz, Franklin Knigth y
Manuel Moreno Fraginals, entire otros.
Sus publicaciones abarcaron campos tan complejos
como las relaciones raciales en el Caribe, en su obra The
Two Variants in Caribbean Race Relations: A Contri-
bution to the Sociology of Segmented Societies, (London,
Oxford University Press, 1967), la esclavitud y las rela-
ciones raciales Slavery and race relations in the
Americas: an inquiry into their nature and nexus (New
York, Harper Et Row, 1973), asi como investigaciones
sociol6gicas e hist6ricas sobre Curazao.
Sobre la Repfiblica Dominicana, a la que visitaba con
frecuencia, public ademas otros textos acerca de los


americanos de Samand (en Eme Eme Estudios
Dominicanos), y de la estratificaci6n, inmigraci6n y las
relaciones raciales. Contribuy6 con un capitulo sobre la
historic dominicana en el period 1870-1930 en la pres-
tigiosa colecci6n Cambridge History of Latin America, y
mas recientemente se ocup6 de la movilidad social y la
estratificaci6n en el siglo XX.

Hoetink dominicano
Harry Hoetink am6 a esta tierra como el que mas. No
s6lo se cas6 con una dominicana exquisite y talentosa,
sumamente culta, form familiar y se vincul6 a los
Espinal. Gustaba de la calidez y el ingenio de su gente,
a la que admiraba, de los cigarros Aurora, del aromati-
co cafe Santo Domingo, del excelente ron Brugal afiejo
y de la cerveza Presidente.
Era un apasionado de la gastronomia criolla, de los
pescados, el lambi, los cangrejos y los langostinos de
Sanchez. Disfrutaba de la calidad del Vesuvio, del desa-
parecido Mes6n de Castilla y del Mes6n de Bari con sus
empanadas de catibia. Preferia alojarse en el Lina.
Con amigos como Frank Moya Pons, Manuel Garcia
Arevalo, Francis Pou, Bernardo Vega, Radhames Mejia,
Agripino Nfifiez, Jimmy Pastoriza, Hugo Tolentino,
Willy Lozano, Ruben Silie, Tony Maingot, Juan Manuel
Garcia Pasalacqua, Sydney Mintz, Richard y Sally Price,
Juan Bosch y dofia Carmen Quidiello, disfrutamos de la
sociabilidad ficil, del coloquio agudo y del fino humo-
rismo de un holand6s del Caribe, conocedor del meren-
gue y de la poesia de Manuel del Cabral, cuyo Compadre
Mon admiraba.
La edici6n que hizo The Johns Hopkins University de
su libro (The Dominican People 1850-1900, Notes for a
Historical Sociology), me fue dedicada por Harry en
junior de 1983, con una breve anotaci6n: "Para Jose,
agradeciendole su amistad". Hoy devolvemos el gesto en
estas modestas notas de nostalgia y reconocimiento.

Jose del Castillo estudi6 Sociologia, Desarrollo Econ6mico y Relaciones
Internacionales en Chile. Fue asesor de la Gobernaci6n del Banco Central,
docente e investigator. Tambien director de Investigaciones Cientificas, del
Departamento de Sociologia de la UASD y del Museo del Hombre Dominicano
y ocup6 la Presidencia de la Academia de Ciencias. Es Miembro de Numero de
la Academia Dominicana de la Historia y del Comite Organizador de la Semana
Dominicana en los Estados Unidos.


72 GLOBAL




Distribuida en
Replblica Dominicana por
FOREIGN AFFAIRS
FJNDACION GLOBAL
EN ESPAL DEMOGRACIAY DESARROLLO



Foreign Affairs present trabajos originales y articulos publicados
en numerous recientes de la version inglesa, traducidos al espahol.
En menos de dos afos, la revista esta reconocida como un nuevo e
influyente foro international por toda Latinoamerica y Espafa.

Nacida en diciembre de 2000, Foreign Affairs es una plataforma
que da espacio a un debate aplazado dentro de America Latina y
que fomenta el dialogo ibero e interamericano con el mundo
globalizado. Sin privilegiar un enfoque coyuntural o noticioso sino
uno de largo alcance, esta tribune sirve para reflexionar sobre la
proyecci6n de America Latina hacia el mundo y la vision que este
tiene de ella.











~~ A,,


LA -r
















I .




I;


lr$~ 'r


C


I-~. r-s s~


S


* ri
fr --


""


-i; ~L;
Aa
r


~




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs