• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Matter
 Front Cover
 Ajustes culturales
 Table of Contents
 Cultura: la actualizacion de un...
 El estado Doiminicano del siglo...
 Migracion Haitiana y ciencias...
 El merengue: simbolo de identidad...
 Informe especial: aportes del foro...
 El modelo europeo para el norte...
 Cien anos del bloomsday
 Los estados arabes contra...
 Universidad y desarrollo humano...






Title: Global
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073407/00004
 Material Information
Title: Global la revista de la Fundación Global Democracia y Desarrollo
Alternate Title: Revista global
Physical Description: v. : ill. ; 30 cm.
Language: Spanish
Creator: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Publisher: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Place of Publication: Santo Domingo D.N. República Dominicana
Publication Date: 2004-
 Subjects
Subject: Economic development -- Political aspects -- Periodicals -- Dominican Republic   ( lcsh )
Globilization -- Periodicals   ( lcsh )
Democracy -- Periodicals   ( lcsh )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
Dates or Sequential Designation: Vol. 1, no. 1 (abr. 2004)-
General Note: Title from cover.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073407
Volume ID: VID00004
Source Institution: FUNGLODE
Holding Location: FUNGLODE
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 56356483
lccn - 2004699533

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter
    Front Cover
        Front Cover
    Ajustes culturales
        Page 1
    Table of Contents
        Page 2
        Page 3
    Cultura: la actualizacion de un concepto
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    El estado Doiminicano del siglo XX
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    Migracion Haitiana y ciencias sociales
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    El merengue: simbolo de identidad nacional
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Informe especial: aportes del foro de biarritz a la gobernabilidad
        Page 46a
        Page 46b
        Page 46c
        Page 46d
        Page 46e
        Page 46f
        Page 46g
        Page 46h
        Page 46i
        Page 46j
        Page 46k
        Page 46l
        Page 46m
        Page 46n
        Page 46o
        Page 46p
        Page 47
    El modelo europeo para el norte del hemisferio occidental
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    Cien anos del bloomsday
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
    Los estados arabes contra Palestina
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    Universidad y desarrollo humano en un contexto global
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
Full Text





FUNGLODE
FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIAY DESARROLLO



Santo Domingo, D.N.
22 de Febrero del 2007





Erich Kesse
George A. Smathers Libraries
PO BOX 117001
Gainesville, FL 32611-7001
USA


Estimado Sefior Kesse:

Por medio de la present, queremos extenderles nuestros saludos, al tiempo que hacemos
legar la colecci6n de los primeros catorce n6meros de nuestra Revista Global,
publicaci6n editada por FUNGLODE, de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las
reflexiones de la entidad y de la sociedad, buscando elevar la calidad del debate.

Es nuestro interns que la Revista Global sea parte de su acervo documental y disponerla
al servicio de la comunidad national e intemacional.

Reiterando nuestros sentimientos de estima y consideraci6n,

Atentamente,



Aida E. Montero Morales
Director, Centro de Documentaci6n & Gesti6n del Conocimiento
Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo
Calle Capit6n Eugenio de Marchena, No. 26, La Esperilla
Santo Domingo, Rep6blica Dominicana
Email address: a.montero(,funglode.org
Website: www.funglode.org











Calle Capitan Eugenio de Marchena #26.
La Esperilla, Sto. Dgo., Rep. Dominicana
T: 809-685-9966 F: 809-685-9926
www.funglode.org


















,r






Enfasis





Ajustes culturales

Asi como el fildsofo Claude Levi Straus, con su sentencia de que lo natural es Io que se hace y lo cultural c6mo se
hace, zanjo el debate sobre la universalidad de la cultural, Silvio Torres-Saillant, con su afirmacion en este ,iiir, :
de Global de que "si la cultura salvara a los pueblos, ya todos los pueblos se habrian salvado, dado que no existe
pueblo sin cultural pone fin a la confusion acerca de la funci6n de la cultural, funcion que el Estado dcrnini-i.i:,ii
habfa oficializado usando como divisa la frase del pensador Pedro h'nqrliu,:- Urefia, "solo la cultural salva a los
pueblos", pero Sjlii--Il. i fuera de su 'ine lit: le context.
Asimismo son pertinentes las critics del profesorde la Universidad de Syracuse -y uno de los lfderes de la di.-:po-
ra dominicana- al Estado que fomenta una political apoyada en coiicpciones culturales excluyentes y que oculta
la hibridaciOn de los valores y comportamientos que conforman lo dominicano. Mientras "el espacio cultural de la
Cofradia de los Congos del E-.lfli.u Santo de Villa Mella" es -ltI.-l por la Unesco -ien la primera proclamaci6n
de patrimonio intangible que hace esta instituciOn en 2001!- a obra maestra del patrimonio oral e 'iim.li.il
de la huiiimniidl.:d, el Teatro Nacional de la Repbblica Dominicana adn no se hiinra y eiinirg.lle : le, ido a i.r
escenarios el trepidar de los palos de Pio Brazoban y Sixto '.ilini.
Bienvenidas sean por igual la confianza y la esperanza de Torres-Saillant en que el Estado dominicano, cldepl:i
de la segunda mitad de 2004, haya comenzado a prac:ti':.: una political cultural mis inclusive, en la cual lo nacio-
nal este Ileno de toda su heterogeneidad. Hay que advertir, sin eimrl:.r g, que para que esto sea possible no basta
con que los nuevos regents del Estado convengan con esa nueva concepci6n; es precise que los escogidos para
ejecutarla esten de acuerdo con ella y dispuestos a realizarla.
Quienes creen que la cultural es estitica y que su ,iriirii:,nii: es solo 1o tangible, lo monumental, no pueden eje-
cutar unos 'ii Iriei t:,i que eni tiend,:l.j que la cultural se l i rr.fi:rn y que su p.tirrt i nii':iii se nutre '.i rliin de lo
nita~~gii l : de las tr,j,.li':i:'r-,:., de los valores, de los comportamientos... de la gente.
Quienes creen que la cultural national se reduce a la coi:trit:ui'ir de una etnia, pueblo o naci6n, no i,:iuii.l: poner
en prictica unas p:i:1 ur.i que reconozcan que la cultural national es un hibrido resultado de various aportes.




Carlos Dore Cabral



















4-Cultura: La actualizaci6n de un concept
Por Silvio Torres-Saillant
Todavia predomina en los circulos de la sociedad
dominicana consagrados a la "promoci6n cultural"
una 16gica que reduce la noci6n de cultural a las
letras, las "bellas artes" y la erudici6n. Este articulo
propone, muy al contrario, difundir un concept libre
de los protocolos de exclusion fomentados hasta
ahora para Ilegar a un concept: el que dice que una
cultural sera eficiente en la media en que prepare
a una poblaci6n para lidiar efectivamente con las
exigencias que le present su habitat.

12-EI Estado dominicano del siglo XX
Por Leopoldo Artiles
Este trabajo sostiene la hip6tesis de que el Estado
dominicano fue construido como una estructura poli-
tica de caracterpatrimonialista, clientelista yautorita-
rio. Con el paso del tiempo, esta estructura mantiene
una relaci6n tensa con la democracia, obstaculizando
su potential y bloqueando las posibilidades de cons-
truir un Estado mas coherente con los principios cons-
titucionales e impidiendo un desarrollo de formas de
representaci6n mas eficaces y autenticas.

26-Migraci6n haitiana y Ciencias Sociales
Por Carlos Dore Cabral
Este no es un articulo sobre la presencia haitiana en
la RepDblica Dominicana, sino una breve historic
de como los cientificos sociales dominicanos han
estudiado este fen6meno. Para hacerla se ha pro-
cedido de la forma que aconsejaba uno de sus mas
importantes cultores, Isaiah Berlin, "adentrindose
en las mentes y puntos de vista de las personas que
las sostuvieron, asi como en los contextos sociales y
culturales de los que formaban parte".


38-EI merengue, simbolo de identidad national
Por Dario Tejeda
La trayectoria del merengue ilustra una de las gran-
des paradojas de la historic dominicana y, en gran
media, latinoamericana: aquella en que un fen6me-
no que al principio fue aborrecido por la elite intelec-
tual, termin6 convirtiendose en un emblema de la
identidad national. Hoy se cumplen 150 afos de la
primera aparici6n en un medio de comunicaci6n de
un escrito relative a este genero.

48- El modelo europeo para el
Norte del Hemisferio Occidental
Por Bernardo Vega
La idea de crear la comunidad de America del Norte,
que incluiria a Canada, Estados Unidos y Mexico, ya
ha sido planteada anteriormente. Esta nueva contri-
buci6n trata de ensanchar el concept para incluir
a Centroamerica y el Caribe. Como modelo, la Uni6n
Europa, y como resultado, la Comunidad del Norte
del Hemisferio Occidental (CNHO).

INFORMED ESPECIAL
Aportes del Foro de Biarritz a la gobernabilidad
Global recoge tres trabajos sobre la relaci6n entire
forma de gobierno y gobernabilidad, presentados en
el Ill-Encuentro del Grupo de Biarritz, organizado por
Funglode. Estos textos abren un debate al presentar
tres aportes muy significativos, dos con posturas
opuestas, pero ambos provenientes de experiencias
personales en el ejercicio del poder desde el Estado,
y el tercero referido al poder creciente de los medios
de comunicaci6n y de la informaci6n sobre la gober-
nabilidad. Introducci6n de Rafael Toribio.


2 GLOBAL


hill-




















60-Cien anios del Bloomsday
Por Frank Baez Rosario
El 16 de junior de 2004 se festej6 el centenario del
Bloomsday, celebraci6n del dia en que est6 basada
la novela Ulises, de James Joyce. Este articulo hace
un recorrido de la efemeride, desde las rimbom-
bantes festividades de la conmemoraci6n hasta el
origen de la fecha de la cita amorosa entire el escritor
irlandes y la que despues serifa su future esposa.

68-Los Estados arabes contra Palestina
Por Miguel Angel Bastenier
Los palestinos nunca han visto con entusiasmo la
fundaci6n en su seno de un Estado verdaderamente
independiente y much menos que corriera el ries-
go de ser democritico. Hoy, con la desaparici6n del
fundador del hecho mitol6gico palestino, Yasir Ara-
fat, esto es tan cierto como lo era en 1948, cuando .
paralelamente a la proclamaci6n formal del Estado I
de Israel naci6 la reivindicaci6n national del pueblo .
refugiado y guerrillero.

74-Universidad y desarrollo human
en un context global
Por Inmaculada Madera
Desde la perspective de la complejidad, esta refle-
xi6n pretend ser una aproximaci6n propositiva a
los fen6menos sociales en general y a la Universidad
dominicana en particular, analizando sus process
intrfnsecos de evoluci6n y su interacci6n con el
entorno, asf como su impact actual y potential en
el desarrollo human.























LA ACTUALIZACION DE UN CONCEPT

Por Silvio Torres-Saillant
Fotos: Pedro Jaime FernAndez

Todavia predomina en los circulos de la sociedad dominicana consagrados

a la "promoci6n cultural" una logica que reduce la noci6n de cultural a las

letras, las "bellas artes" y la erudici6n; noci6n que hoy ha perdido vigencia.

La cultural criolla -en la expresi6n amplia de su complejidad, riqueza y

variedad- permanece desconocida por los estamentos oficiales formal-

mente responsables de promoverla. Este trabajo trata de difundir un con-

cepto libre de los protocolos de exclusion, fomentados por los regime-

nes anteriores, para Ilegar a un concept: el que dice que una cultural

sera eficiente en la media en que prepare a una poblaci6n para lidiar

efectivamente con las exigeicias que le present su habitat.


1 estribillo que reza "Que cultural va a tener si
naci6 en los carbonales", en un vallenato titulado
"La gota fria" popularizado por el cantante colom-
biano Carlos Vives, recoge la tesis de que mientras mis
humilde la procedencia de la persona, menor su grado
cultural.
El vocablo latino cultural, derivado del verbo colere, tie-
ne originalmente un significado religioso y otro agricola.
Se rinde culto a tal o cual divinidad asi como se cultiva
la tierra (Corominas y Pascual 1980:228-89). Temprano
en la lengua espafola la acepci6n agricola engendr6
metaf6ricamente una asociaci6n con el esmero social o
intellectual y el refinamiento del individuo. Asi lo regis-


tra el Diccionario de Autoridades publicado por la Real
Academia en 1726 (Real Academia 1964:699).
Se hizo comin la definici6n de cultural como el "mejo-
ramiento de las facultades fisicas, intelectuales y mora-
les del hombre" (Casares y Sanchez 1963:245; Moliner
1966:841) y "el cultivo del espiritu" por via de "las crea-
ciones del lenguaje, la literature, el arte, la ciencia, la
filosofia, la moral, el derecho, la sociedad y el Estado"
(U.T.E.H.A. 1951:833). Al asociarse al perfeccionamiento
individual mediante la erudici6n, dicha definici6n abri6
un esquema cuantitativo que estipulaba el nivel cultural
de una persona a partir de su mayor o menor formaci6n
intellectual.


4 GLOBAL
























k~4 iL


^.^r-


J -









Una mujer concentrada en un video-juego en
la comunidad de Mata los Indios.
Pagina anterior: hermano de Sixto Miniere con la Cofradia del Espiritu Santo
portando un crucifijo, en la comunidad de Mata los Indios, en Villa Altagracia.


Es decir, una persona con educaci6n universitaria
aventajaba en cultural a quien apenas hubiera cursado
la primaria. Como los humildes carecen de los recur-
sos para costear una buena instrucci6n, bien se podia
dudar de la cultural que pudiera tener un individuo
nacido "en los carbonales".
El esquema antes descrito daba a la minoria ilustra-
da, en base a su presunta elevaci6n spiritual, un ran-
go superior al del grueso de la cuidadania. Legislaba
que a la elite docta le tocaba dirigir la sociedad o por
lo menos ocupar en ella una posici6n de privilegio.
Conferia a los cultos la potestad de dictarles pautas
al resto de la poblaci6n, a la cual no le reconocia con-
dici6n cultural. Afincado en su medular prejuicio de
clase, lleg6 a sefialar "la irrupci6n de las masas en la
sociedad" como una causa de la "la crisis de la cultural
en nuestra 6poca" (U.T.E.H.A. 1951:834).
Este esquema elitista tambien promovia el etnocen-
trismo y el autodesprecio, pues el mismo raciocinio
que postulaba la superioridad de la minoria docta con
respect al ciudadano comun tambien se extendia a
la superioridad de las sociedades occidentales con res-
pecto a aquellas que gozaban de menor prestigio en el
plano de la erudici6n y las artes a escala international.
De ahi que todavia hoy cualquier persona dominicana,
sin excluir a los doctors, acepta que la cultural europea
supera a la suya. Se trata de una herencia colonial que
inculca el autodesprecio e induce a aceptar axiomatica-
mente la superioridad cultural de sus antiguos amos.

Sin vigencia
Con el surgimiento de la culturologia en las Ciencias
Sociales y mis recientemente la rama interdisciplina-
ria llamada studios culturales, ya la vision elitista
y etnoc6ntrica de la cultural ha perdido vigencia. Se
entiende que todo pueblo tiene cultural y que no existe
la superioridad de una cultural con respect a otra. En
su definici6n acad6mica actual, cultural no significa eru-
dici6n. Compuesta tanto por elements materials como
inmateriales, la cultural consiste en "los patrons de vida
complejos desarrollados por los humans y transmitidos
a trav6s de las generaciones", incluyendo "las normas,
las costumbres, los habitos, el lenguaje y los artefac-
tos" (Haque 1994:443). Una cultural seri eficiente en la
media en que prepare a una poblaci6n para lidiar efec-
tivamente con las exigencias que le present su habitat.


Desde que el antropdlogo britinico Edward Burnet
Tylor, hace ya mas de 130 aios, describi6 la cultural
como un "complejo entero que incluye conocimientos,
creencias, arte, moral, ley, costumbres y todas las otras
capacidades y los hibitos adquiridos por el ser human
como miembro de la sociedad", las definiciones suce-
sivas han recalcado insistentemente su complejidad.
(Tylor 1958:1).
Un texto divulgador de lo que se ha venido a llamar
"teoria cultural" explica que la cultural "comienza en
el punto en que los humans sobrepasan los limits
de la herencia natural que les ha sido dada" (Edgar y
Sedwick 1999:101-02). La cultural, entonces, se cimenta
sobre la base de la coexistencia material y psicol6gica
de los individuos que constituyen una sociedad. Se
ubica en la especificidad hist6rica de un conglomerado
human en su lugar y tiempo determinados pero sin
atribuirle cualidades eternas ni transcendentales. Se
sabe "por los records prehist6ricos e hist6ricos que los
patrons culturales de toda sociedad estan constante-
mente cambiando" (Vogt 1968:554).
La cultural entonces es fluida. Su naturaleza cam-
biante se hace atn mis patente en la era de las compu-
tadoras, las telecomunicaciones, Internet y las demis
tecnologias que acortan las distancias y subrayan la
textura transnacional de la vida modern. La cultural
urbana de nuestros abuelos poco se asemeja a la de



6 GLOBAL








































nuestros hijos. Se podria decir otro tanto de la rural. Las
sociedades political y econ6micamente dependientes,
como la dominicana, se hacen necesariamente porosas
a las influencias externas. Hospitalaria a lo extranjero,
la Repuiblica Dominicana depend econ6micamente del
turismo, las remesas monetarias de los emigrados y las
zonas francas, tres fuentes que por su naturaleza colo-
can al pais en contact ineludible con fuerzas culturales
externas. Vale agregar la practice ya comun de vender
las empresas del Estado y grandes trechos del territorio
national a inversionistas foraneos, afiadiendo variables
a la mutabilidad de los process culturales.

En desuso
Ha caido en desuso la vision que presentaba la cultural
como un process de refinamiento a traves del cual el
individuo se hacia superior a sus compatriotas. Tambien
se volvi6 obsoleta la noci6n que equiparaba la cultural
con el bien, un conjunto de saberes y preceptos que
ennoblecian a la persona. En la novela El asesino ciego
(2001), que le mereci6 a la canadiense Margaret Atwood
el prestigioso premio Booker, la narradora rememora la
idea de cultural de su abuela Adelia: "Ella procuraba la
cultural, lo que le daba cierta autoridad moral. Ahora ya
no; pero para entonces la gente creia que la cultural te
hacia mejor -una mejor persona... Todavia no habian vis-
to a Hitler en el teatro de la opera" (Atwood 2001: 59).


Fieles ante el altar de la Virgen de ,I ir ,i ,. I0 ...i .. ,11111111
de Mata los Indios.


Para los especialistas result ingenuo atribuir rectitud
moral a todo lo relacionado con la cultural. La cultural no
es inherentemente buena. Su textura moral dependera
del context particular que la produzca.
Tambien hay que mirar con cautela la supuesta uni-
dad cultural que normalmente atribuimos a las socieda-
des. Muchas veces, detris de la apariencia de unidad
se esconde un prontuario de crueldad. Si los mayas en
Quintana Roo, Peninsula de Yucatan, comparten con el
Distrito Federal los patrons generals de una cultural
mexicana unitaria, la homogenizaci6n que cre6 esa uni-
dad no se dio sin grandes cuotas de violencia. Hoy los
dominicanos viven el merengue como una expresi6n
cultural intrinseca de la identidad national, pero los
estudiosos ensefian que ese ritmo le debe su vigencia
a una cruenta dictadura. Si yo miro con sospecha a un
pretendiente de mi hija a quien se le conoce cierta predi-
lecci6n por lo gallos, mi reacci6n respondera al impact
que tuvo en los gustos de la poblaci6n la ocupaci6n
norteamericana de 1916 a 1924, cuando el biisbol favo-
recido por los invasores efectivamente reemplaz6 a la
gallera como pasatiempo favorite del pais.
Debido a que las elites tienen el poder para legitimar
las formas culturales de su preferencia, en ocasiones
grupos pertenecientes a los estratos menos privilegia-
dos de la sociedad necesitan luchar para legitimar sus
expresiones con el fin de aumentar su aceptaci6n. El
6xodo dominicano hacia los Estados Unidos, que ha
incrementado el poder adquisitivo de comunidades mar-
ginales poseedoras de formas culturales anteriormente
menospreciadas, ha logrado inyectar vigor a la mtisica
de palos, al gaga y a la bachata. Estos y otros ritmos
asociados a poblaciones rurales y mayormente negras,
han ganado el favor colectivo de la poblaci6n gracias al
influjo de los emigrados. En fin, no tiene nada de nitido
el origen de las formas culturales que hemos llegado a
reconocer como propias de nuestro "caracter national".

lCultura que salva?
La fachada del edificio central de la Secretaria de Esta-
do de Cultura de Santo Domingo despliega un r6tulo de
gruesas letras que forman el lema "S61o la cultural salva
a los pueblos". Sacado fuera de su imprescindible contex-
to en un escrito de Pedro Henriquez Urefia, dicho postu-
lado constituy6 un credo para el primer funcionario que
ocup6 el puesto de Ministro de Cultura de la Repdblica













Dominicana. He aqui unjuicio tipico del mismo: "La cul-
tura es un element fundamental de liberaci6n, reafirma
la identidad y fortalece el espiritu. Sin cultural ninguna
naci6n puede salir adelante" (Raful 2003:8).
Vale la pena hurgar en estas extrafias afirmaciones
porque la idea de cultural que tenga un ministry habr4
de impactar directamente en las political culturales pro-
movidas por su gesti6n. A final de cuentas, ser4 la pobla-
ci6n quien pague las consecuencias de dicha idea.
Si la cultural salvara a los pueblos, ya todos los
pueblos se habrian salvado dado que no existe pueblo
sin cultural. Pero aparte de eso, poca gente sensata se
atrevera a darle a la cultural ese monopolio salvador.
La sobriedad analitica mAs bien se inclinaria por for-
talecer la economic, la ley, la justicia social, los ser-
vicios de salud, la educaci6n y los demas renglones
constatables del mejoramiento social colectivo.
Tambi6n valdria la pena averiguar de qu0 nos salva-
ria la cultural y si tal cosa tiene precedent verificable.
La cultural espafiola, con su cante jondo, sus zarzuelas,
su Siglo de Oro y su Arcipreste de Hita no se salv6 de
la Inquisici6n, la perversidad colonialista o la barbarie
franquista. La cultural dominicana con toda su riqueza,
desde el lirismo de Salom6 Urefia hasta la suculencia
del sancocho, no nos evit6 la massacre de 1937, la vio-
lencia generalizada de la dictadura ni el envilecimiento
colectivo de los 12 afios. Ni Beethoven, ni Goethe, ni
Novalis, ni Rilke le ahorraron a los alemanes la desgra-
cia de delinquir contra la humanidad durante el period
nazi. Tampoco la poesia de la Pleiade, ni el espiritu de
joie de vivre, ni el cinema verite, ni el nouveau roman
ayudaron a Francia a abstenerse del oprobio colonial o
de colaborar con la depravaci6n hitleriana. La grandeza
cultural de Italia, que lider6 el llamado Renacimiento y
la comedia del arte y el prodigio culinario de las pastas,
no cerr6 las puertas al advenimiento del fascismo.
En fin, nos falta noticia del primer pueblo cuya cultu-
ra lo haya salvado del crime, la indignidad y la deshu-
manizaci6n. Denunciando la caducidad y la perversidad
del concept que circunscribe la cultural a la erudici6n
y el supuesto refinamiento, Antonio Gramsci decia en
1916: "Hay que perder la costumbre y dejar de concebir
la cultural como saber enciclop6dico en el cual el hombre
no se contempla mas que como un recipient que hay
que llenar con datos empiricos, con hechos en bruto e
inconexos que l6 tendrA luego que encasillarse en el cere-


bro como en las columns de un diccionario para poder
contestar, en cada ocasi6n, a los estimulos various del
mundo externo. Esa forma de cultural es verdaderamen-
te dafiina, especialmente para el proletariado. S61o sirve
para producer desorientados, gente que se cree superior
a los demas porque ha amontonado en la memorial
cierta cantidad de datos y fechas que desgrana en cada
ocasi6n para levantar una barrera entire si y los demas"
(Gramsci 1970:15).

Sus males
La cultural ni nace al margen de la sociedad que la
produce ni se exime de sus valores. Retrato de una for-
maci6n social determinada, refleja sus correspondientes
males. La sociedad hebrea de la 6poca de Mois6s era
mis6gina y esclavista. Por eso en el d6cimo de los man-
damientos recogidos en el "Deuteronomio" JehovA s6lo
habla a los varones, declara a la hembra propiedad del
var6n y legitima la esclavitud. Dirigiendose al var6n
libre, le ordena: "No codiciaras la mujer de tu pr6jimo,
ni desearas la casa de tu pr6jimo, ni su tierra, ni su sier-
vo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno ni cosa alguna
de tu pr6jimo" (Deuteronomio 5.21).
Al carecer la sociedad hebrea antigua, milenios atras,
de la sensibilidad que sociedades contemporaneas hemos
venido desarrollando acerca de la dignidad humana de
los discapacitados, sus textos culturales reflejan despre-
cio por las personas con limitaciones fisicas o mentales
como queda claro en el libro de "Levitico". La cultural
recoge los prejuicios, las pequefieces y las imbecilidades
de la formaci6n social de cuyo seno emerge.
En su ensayo El espiritu y las maquinarias, el texto
de donde sale la frase usada en el r6tulo arriba mencio-
nado, Henriquez Urefia afirma: "Sigo impenitente en la
arcaica creencia de que la cultural salva a los pueblos",
haciendo gala de su sobriedad intellectual al admitir el
arcaismo de su juicio. Pero no se queda circunscrito al
pensamiento anticuado. Aunque no llegara a moderni-
zar su concept de cultural, por lo menos se alej6 del
juicio que le atribuia virtud al afiadir: "Y la cultural no
existe, o no es genuina, cuando se orienta mal, cuando
se vuelve instrument de tendencies inferiores, de ambi-
ci6n commercial o political" (Henriquez Urefia 111:308;
Collado 2002:33). Leidas en su adecuado context,
estas palabras nos revelan su desinter6s en presentar-
nos la cultural como algo externo a la sociedad que la


8 GLOBAL



































El "colmad6n" tambien forma parte de la cultural dominicana.


produce. Se desprende del pirrafo reci6n citado una
consideraci6n que condiciona la cultural a las fuerzas
sociales que la pueden afectar y hasta desvirtuar.
En su informed sobre desarrollo human para el afio
2004, el PNUD (Programa de la Naciones Unidas para
el Desarrollo) plantea lo siguiente: "Si el mundo desea
lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio y erradi-
car definitivamente la pobreza, primero debe enfrentar
con 6xito el desafio de construir sociedades inclusivas
y diversas en t6rminos culturales; esto no s6lo es nece-
sario para que los paises puedan dedicarse a otras prio-
ridades, tales como el crecimiento econ6mico y la pres-
taci6n de servicios de salud y educaci6n para todos los
ciudadanos, sino porque permitir la expresi6n cultural
plena de toda la gente es en si un important objetivo
del desarrollo" (PNUD 2004: v).
El concept de cultural que abrace el Estado Domini-
cano podri aliarse o refiirse con las exhortaciones del
PNUD. El primer lider de la Secretaria de Cultura en ese
moment se dejaba guiar por una l6gica enemiga de
los preceptos adelantados por el PNUD. Ello se deduce
hasta de las evidencias que aducia para defender su
gesti6n: "Nosotros hemos presentado espectaculos en
el rio Masacre. Muchos dicen que son los mAs gran-
des presentados en esos lugares. Eso quiere decir que
vemos a la frontera como un sitio donde debe florecer
la cultural" (Raful 2003:9).
Evidentemente es grande el pavor que provoca la
premisa que traslucen las citadas palabras. Al jactarse


de llevar conciertos a la frontera para que alli florezca
la cultural, nos esti definiendo la zona como un lugar,
igual que los carbonales de Carlos Vives, desprovisto de
cultural. Despliega de esa manera su convicci6n de que
para haber cultural en la frontera debe ser traida, como
en paracaidas, desde la capital.
Dicha convicci6n lastima potencialmente a los gru-
pos diferenciados 6tnica o socialmente en la poblaci6n
como los habitantes de los barrios marginados, los
dominico-haitianos, los dominican-yorks y aquellos a
quienes las instituciones oficiales hist6ricamente han
relegado al fondo de la escala social. La misma se ciie a
la nefasta presunci6n de que la cultural reside en la masa
encefilica de escritores, artists y funcionarios, ubicando
a la ciudadania en la categoria de mera receptora.
Ademas, reedita el superado esquema compuesto por
una minoria productora de cultural y una mayoria que
pasivamente la consume. Peor ain, al partir del postu-
lado de que ciertas zonas del pais no tienen cultural, se
pierde lastimosamente la oportunidad de averiguar que
manifestaciones se dan en ellas y de que manera podrian
integrarse al saber existente sobre las diversas regions
donde dominicanos de distintos colors y origenes socia-
les inventan dia a dia lo que necesitan para hacerse "el
mundo vivible y la muerte afrontable", citando la defini-
ci6n de cultural articulada hace poco por Aime CUsaire en
conversaci6n con Maryse Cond6 (Louis 2004).
Es decir, de nuevo se derrocha la ocasi6n de comple-
tar el cuadro cultural de la naci6n toda y se refuerza















un modelo cultural excluyente que muy poco tiene de
national. Asi, la cultural dominicana -en la expresi6n
amplia de su complejidad, riqueza y variedad- permane-
ce desconocida por los estamentos oficiales formalmen-
te responsables de promoverla.
Confiamos en que, con la llegada de nuevas autori-
dades el 16 de agosto de 2004, se haya inaugurado la
difusi6n de un concept de cultural dominicana libre de
los protocolos de exclusion fomentados por los regime-
nes anteriores. Esperamos que cobre vigencia, como en
otras parties del Caribe, el studio de nuestra hibridaci6n
como consecuencia de la compleja historic de donde
surgimos despu6s de experiencias de conquista, domina-
ci6n colonial, cruce interracial y constantes movimien-
tos poblacionales de emigraci6n e inmigraci6n.
Apoyo con 6nfasis de aquellos estudiosos que acon-
sejan adentrarnos en nuestro process difuso y pleno de
criollizaci6n en el que ninguno de los components de
nuestra constituci6n 6tnica se puede rastrear verticalmen-
te hacia un comienzo puro. Nos vendria bien la metafo-
ra deleuziana del rizoma -una series de ramificaciones
horizontales que se multiplican en el contact con cada
nueva rama- segln la ha adoptado el novelist, pensa-
dor y poeta martiniques Edouard Glissant al rechazar la
noci6n de mezcla que se imagine como un punto medio
entire dos extremes puros (Glissant 1997 140).
Lejos de plantearse el rastro vertical hacia un fondo
originario, el esquema rizomitico contempla la infinitud
de interconexiones que desata el process de criolliza-
cidn. Pero, independientemente de la estrategia analitica
que se adopted, importard la media en que el Estado
dominicano se comprometa con una idea de cultural que
no agreda conceptualmente a la poblaci6n que intent
describir. Su 6xito residirA en dar con un lenguaje y una
prActica distanciadas de la l6gica excluyente que tradi-
cionalmente se ha ensefioreado sobre las instituciones
encargadas de la promoci6n cultural.
Tampoco hay que reinventar la rueda. Se puede
comenzar por hacerle algiin caso al dinamismo que ha
adquirido el pensamiento actual sobre la cultural en el
ambito international.


Silvio Torres-Saillant es catedratico Asociado del Departamento de
Ingles y Director del Programa de Estudios Latinoamericanos de la Uni-
versidad de Syracuse y funge como subdirector de la revista Latino Stu-
dies. Fundador y ex director del Instituto de Estudios Dominicanos de


la Universidad Municipal de Nueva York, sirve en la Junta de Directores
del New York Council for the Humanities y el Proyecto de Recuperaci6n
de la Herencia Literaria Hispana en Norteamerica de la Universidad de
Houston, ademis de co-dirigir el Comit6 de la MLA sobre las Literaturas
de la Gente de Color en los Estados Unidos y Canada.


Bibliografia
ATwoOD, MARGARET. The Blind Assassin. New York: Anchor
Books, 2001.
CASARES Y SANCHEZ, JULIO. Diccionario ideoldgico de la lengua espa-
riola. 2da. Ed. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S.A., 1963.
COLLADO, MIGUEL, Ideario de Pedro Henriquez Ureia. Comisi6n
Permanente de la Feria del Libro. Santo Domingo: Ediciones Feri-
libro, 2002.
COROMINAS, JOAN, Y JOSE A. PASCUA.. Diccionario critic etimologico
castellano e hispano. Vol. 2. Madrid: Editorial Gredos, 1980.
EDGAR, ANDREW AND PETER SEDWICK. Key Concepts in Cultural
Theory. London and New York: Routledge, 1999.
GRAMSCI, ANTONIO. Antologia. Ed. Manuel Sacristin. Mexico, D.F.:
Siglo Veintiuno Edilores, S.A., 1970. 14-17.
HAOUE, MAZHARUL. "Culture and Technology." Survey of Social
Science. Sociology Series. Vol. 2. Ed. Frank N. Magill. Pasadena,
California, and Englewood Cliffs, New Jersey: Salem Press, 1994.
443-449.
HENRiQUEZ URENIA, PEDRO. Obras completes vol. 3. Ed. Juan Jacobo
de Lara. Santo Domingo: Universidad Nacional Pedro Henriquez
Urefia, 1976-80.
MOLINFR, MARIA. Diccionario de uso del espailol. Vol 1, Madrid:
Editorial Gredos, 1966.
[PNUD] Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.
Informe sobre desarrollo human 2004: La libertad cultural en el
mnundo divers de hoy. Madrid: Ediciones Mundi-Prensa, 2004.
RAFUi, TONY. "Esto se est6 convirtiendo en un espectaculo depresi-
vo'. Entrevista por M. Caballero y C. Venegas. Pasiones. El Caribe,
13 de julio de 2003. 8-9.
Real Academia Espafiola. Diccionario de Autoridades. Edici6n
Facsimil. Tomo I, Madrid:Editorial Gredos, 1964.
Santa Biblia. Version Reina-Valera. Rev. 1960 Nueva York: Socie-
dad Biblica Americana, 1960. 158.
TYLER, EDWARD BURNET. 1871. The Origins of Culture. New York:
Harper, 1958.
U.T.E.H.A. Diccionario Enciclopedico de U.T.E.H.A. Vol. 3. Mexico,
D.F.: Uni6n Tipografica Editorial Hispano Americana, 1951.
VoGT, EVON. Z. "Culture Change". International Encyclopedia of
the Social Sciences. Vol. 3. Ed. David L. Sills. New York: The Mac-
Millan Press and The Free Press, 1968. 554-58.


10 GLOBAL






DEL
CLAVESDLMUNDO

* Las propuestas mas innovadoras

* Los anaisis mas profundos

* Los temas de hoy

En la pagina que Funglode public en el peri6dico Hoy
Los trabajos de un extenso y cualificado grupo de colaboradores
que proceden de las mas diversas areas del conocimiento
Y en la web: www.funglode.org/clavesdelmundo







... .. -. l
" :--" I,


Vc

40/


'i
*%'
,s e 7 1




















Sa o

dominicano del siglo XX
Potr I-'cnpi lo .\rtiles
sitc t. hallo sosticte la hipotesis de que el Fslado dominioaiio Fle conls-
ti' tdo con0 o nia es-lttI c ul politic.'. i '..' I c I "'i er pitlrinionialisa. icentl lis-
ta y aiito 00rio, co i llidcrazgos de tipo iradicional y caudillista. y que
*! ,os ';icos do cOst cl- 'Ct s 110' lo .,:- :.. o e1c el c i .', C:)
I 1i l aijplcirsc c in eci n rloi os dic COmiplejidad de 1. e- ici-ui.-ra admiistrati-
v\ del FLstdo y l d. -.. rrollo del proyev .o deinocrA tico 1 is c'-:plio. E:-F 'S
lorn .lS pairi,.o' lialecs y itcopai1mo 'ial..- anie '~ ; lacioL teQ ;--a
co lal diemocracia, obsiacutliIancdo cl potincial de est a y, al fin-l: blo-
quenido las posi ilidad.* de construir iun Estado is cohLIereCIe con C--
ncipi-. co 1 lit1 i ional. que colnstiituy n la base 1. al de su legitimi-
dId. e impidiendo por cnde un c desarrollo de fonii. de i.. 'resentaci6r
a11SOil Cci CC\ U llctia S.


12 GtLOAL











p ..-'i ~l rl~i4


















4.~i~ s" -.'
4. .0 *.
.~







*~~~ .*. .,*









~" 3














'45'
..r. 4
4': -'







w~Z~~n










.4' ..~~~






































Rafael Le6nidas-llllll" fhll i ii h.-III, i.-, i ,- 11 ,.I II I 1. ,, I 1 i., 1 1 h'111 1111 il..l F .i. I i i, )de la Naci6n.


S e puede afirmar que las caracteristicas del Esta-
do dominicano durante los primeros 15 afios del
siglo XX fueron una derivaci6n de las del siglo
XIX en su forma mas madura: la desarrollada durante la
dictadura de Lilis. En t6rminos generals mostr6 todas
sus debilidades ante el empuje de la hegemonia nor-
teamericana contra los poderes europeos. En efecto, el
endeudamiento externo del Gobierno y la fragilidad de
sus instituciones crearon las condiciones para una cre-
ciente intervenci6n del Gobierno de los Estados Unidos
en las finanzas dominicanas, a partir de los Protocolos
del 31 de enero de 1903 y el del 7 de febrero de 1905,
el primero para resolver las diferencias con la Santo
Domingo Improvement Company, acreedora del Gobier-
no desde las administraciones de Ulises Heureaux, y
el segundo para poner bajo el control del gobierno de
Estados Unidos la administraci6n de las deudas internal
y externa del gobierno dominicano, a trav6s del control
de las aduanas.
A estos protocolos se le sum6 la Convenci6n firmada
por ambos gobiernos el 8 de febrero del afio 1907, que
prohibia al gobierno dominicano incrementar su deu-
da piblica o modificar su regimen arancelario sin la
aprobaci6n de las autoridades de Estados Unidos. Con
ello se afianz6 el control casi absolute de las finanzas
dominicanas (Espinal, ob.cit., p.94-95).


Hubo a seguidas muchos signos de inestabilidad poli-
tica, como en 1911 el asesinato por sus rivals politicos
del president Ram6n C~ceres (quien habia participado
en el atentado que puso fin a la vida del dictador Uli-
ses Heureaux en 1899), sucesivos gobiernos y golpes
de Estado y luchas entire caudillos regionales, culminan-
do con el derrocamiento del president Jimenes por el
jefe de las Fuerzas Armadas, general Desiderio Arias,
hechos que evidentemente precipitaron la ocupaci6n
norteamericana del pais el 16 de noviembre de 1916, un
afio despues de la ocupaci6n military de Haiti.
Esta ocupaci6n tuvo claras consecuencias para la
materialidad institutional del Estado dominicano,
pues los norteamericanos acometieron una reorganiza-
ci6n que incluy6: 1) modernizaci6n del servicio civil;
2) reorganizaci6n y profesionalizaci6n de las Fuerzas
Armadas; 3) construcci6n de un sistema de comu-
nicaci6n interregional mediante la construcci6n de
caminos que unieron las regions del pais; 4) estable-
cimiento de una Ley de Registro de Tierra; 5) asiento
de las bases para la creaci6n de oficinas o ministerios
encargados de organizer la educaci6n, la salud y las
relaciones laborales, con el establecimiento de las
leyes que habilitarian estos aparatos estatales.
Mas alli del cardcter positive que podamos verle a
estas transformaciones, los norteamericanos las impusie-


14 GLOBAL
































El President Joaquin Balaguer paseando por el Parque del Mirador en 1982, en Santo Domingo.
Foto: Archivo de la Naci6n.
Pigina anterior. El Ejercito Dominicano (1904-1906) antes de la intervencion norteamericana.
Foto: Archivo de la Naci6n. Abajo, una unidad de Caballeria de la Infanteria de Marina pasando por
una de las puertas coloniales de la ciudad de Santo Domingo. Foto: Archive de la Nacidn.



ron de manera autoritaria, dindole un papel estelar a la
Guardia Nacional (el nuevo ej6rcito) en este process, lo
cual no s6lo contribuiria a reforzar la "tradici6n autori-
taria" invocada por Oviedo (1986), sino que contribuiria
a crear el sujeto que plasmaria en su persona y sus
acciones dicha tradici6n: el general Rafael Leonidas
Trujillo. Este articulo no va a explayarse en lo que
signific6 la ocupaci6n en cuanto a los cambios de la
estructura econ6mica y de classes; basta decir, citando a
Jose Oviedo, lo siguiente: "El caracter no national de la
economic agro-exportadora, la limitaci6n practicamente
total del capital productive al capital transnacional, jun-
to a la apropiaci6n del Estado por parte de Estados Uni-.
dos, no pueden verse sino como un bloqueo a la indus-
trializaci6n y a la expansion del mercado intemo, que a
su vez bloque6 la expansion de la burguesia industrial
y commercial, asi como la clase media emergente, limitan-
do la clase obrera al capital productive azucarero. La
ocupaci6n norteamericana, si bien impuls6 una relative
modernizaci6n, no alter6 el caracter predominante del
campesinado, sino que mds bien consolid6 al capitalis-
mo como dominant pero a base de la consolidaci6n del
nexo Capitalismo-Precapitalismo. La escasa expansion
de la producci6n y del mercado capitalistas permiti6
la continuidad de la economic de subsistencia como
una actividad fundamental a trav6s de todo el territorio


social, coloc6 el horizonte social de las mayorias a nivel
del bohio-aldea..." (Oviedo, 1986:111-112).
Con el fin de la ocupaci6n norteamericana no termi-
n6 la influencia de esta naci6n; por el contrario, conti-
nu6 con la renovaci6n de la Convenci6n de 1907, con
la firma de un acuerdo con el Gobierno norteamericano
por parte del primer president electo en el period de
la post-ocupaci6n, Horacio Vasquez. El gobierno de
Vasquez se registra como uno de relative estabilidad
social y econ6mica, pero sus maniobras political y
constitucionales y las de sus aliados para lograr la ree-
lecci6n inmediata chocaron con una fuerte resistencia
de la oposici6n, apoyada tacitamente por Trujillo, el
jefe del Ej&rcito.
Cuando una conspiraci6n llamada "Movimiento Civi-
co del 23 de Febrero", encabezada por Rafael Estrella
Urefia, lider del Partido Republicano, fuerza la renuncia
y el exilio de Vasquez, deja el camino allanado para que
Trujillo acompaie su candidatura presidential con la de
Estrella Urefia como vicepresidente, marcando el inicio
de la llamada "Era de Trujillo".
Pronto el primero se desembarazaria del segundo e
iniciaria una dictadura con caracteristicas practicamente
totalitarias: la pobre distinci6n entire lo piublico y lo pri-
vado sigui6 teniendo el matiz de la apropiaci6n privada
de lo puiblico, permiti6ndole a Trujillo amasar, tanto por
la fuerza como por medios legales, una gran fortune
personal, la mayor que dominicano alguno haya hecho
hasta esos moments, compuesta de propiedades en tie-
rra, industries y firmas comerciales'; pero a la vez, lo
"ptiblico", encamado en el Estado trujillista, se trag6, por
asi decir, la vida privada de los ciudadanos, que casi no
guard secrets al ojo avizor y vigilante del Estado a tra-
v6s de las nuevas tecnologias de poder activadas por el
partido finico: Partido Dominicano (n6tese que el nombre
es el del gentilicio national), los servicios policiales y de
espionaje, el control del transito (o control de la circula-
ci6n de los cuerpos mediante el monopolio estatal de los
pasaportes internacionales y los permisos internos) y el
sistema de registro y documents de identidad2.
Durante su regimen se desconocieron los derechos
ciudadanos fundamentals, la prensa estaba firmemente
controlada, se elimin6 la oposici6n political y el uso de
la represi6n sirvi6 como instrument de sometimiento,













aunque se deben tambien reconocer los elements de
hegemonia cultural e ideol6gica que el regimen cons-
truy6 por medio de las publicaciones, el control de las
escuelas, de los medios de comunicaci6n masivos exis-
tentes y el constant ritual de legitimaci6n del regimen
y de la persona del dictador.
Durante este regimen, que dur6 31 afios, no s6lo se
reescribi6 la historic national para hacerla coincidir con
el period del trujillato, sino que se hizo una intense
propaganda en tomo a la recuperaci6n de la "soberania
financiera" de la naci6n con la readquisici6n del control
de las aduanas por parte del Estado dominicano y el pago
de la deuda extema. Estos logros se concretaron a raiz
del "Tratado Trujillo-Hull", firmado el 24 de septiembre
de 1940 y ratificado el 15 de febrero de 1941. Con ello,
Trujillo lograba como jefe del Estado unas dimensions
miticas que fueron creadas y reforzadas por la sistema-
tica propaganda del Estado y el culto a la persona del
dictador. Se solia comparar el period del regimen con
los periods anteriores de caos financiero, politico y
social, como una forma de resaltar la excepcionalidad
del dictador.

Cuatro practices fundamentals
Se ha estilado el uso de la categoria de neopatrimonialis-
mo para identificar el tipo de dominaci6n que caracteriza
regimenes como el de Trujillo. El polit6logo norteamerica-
no Jonathan Hartlyn atribuye al neopatrimonialismo dos
caracteristicas: "...la centralizaci6n del poder en manos
del gobernante, quien busca reducir la autonomia de sus
seguidores generando lazos de lealtad y dependencia,
regularmente a trav6s de complejos vinculos de patr6n-
cliente, y al mismo tiempo confundiendo los intereses
ptiblicos y privados en la administraci6n. En el nivel
ideal tipico, los regimenes neopatrimoniales pueden
distinguirse claramente de aquellos basados en la auto-
ridad racional-legal y en la ley impersonal, asi como de
los regimenes que se legitiman con medios ideol6gicos"
(Hartlyn, 1998:14-14, trad. LA). Mas adelante, este autor
identifica el termino neopatrimonialismo, siguiendo la
terminologia de Max Weber, con el de neosultanismo.
Lo problematico de este tipo de dominaci6n o de r6gi-
men es que puede coexistir tanto con regimenes franca-
mente autoritarios como con regimenes democriticos,
entendiendo estos ultimos fundamentalmente como los
basados en la soberania del pueblo delegada a trav6s de


process competitivos de elecci6n peri6dica de autorida-
des. En consecuencia, el patr6n de dominaci6n neopatri-
monialista entra en una relaci6n tensa con la democra-
cia, imprimiendole al regimen la preeminencia de cua-
tro practices fundamentals: 1) el conflict politico no
se puede definir facilmente en t6rminos ideol6gicos o
programaticos, sino mas bien en terminos de qui6n que-
da fuera o dentro de la distribuci6n del botin politico;
2) el presidencialismo puede convertirse facilmente en
un patr6n de dominaci6n presidencialista, reforzando
los atributos del regimen patrimonial; 3) la oposici6n
political usualmente enfoca la conduct en terminos
legales en un esfuerzo de ganar el poder, sin embargo,
una vez en el poder, esta fuerza se fragmenta en torno


Manifestantes en la Fortaleza Ozama durante la Guerra de Abril de 1963. Foto: Bernard Diederich.


al dilema de orientar la conduct desde el patronazgo
hacia la ideologia o hacia el imperio de la ley, y 4) el
neopatrimonialismo inhibe el efectivo ejercicio de la
ley, no s6lo en relaci6n al funcionamiento de la burocra-
cia estatal, sino ampliamente con respect al acceso a la
justicia y a la protecci6n de los derechos del acusado.
De esta manera, el neopatrimonialismo y la democracia
coexisten de manera inestable y critical, constituyendo
regimenes hibridos no-consolidados (Ibid, p.15).
Esto filtimo nos ayuda a entender las caracteristicas
mis sobresalientes del regimen de Trujillo, consideran-


16 GLOBAL














dolo como una forma fundamentalmente neopatrimo-
nialista de regimen autoritario.
De fundamental importancia para el regimen de
Trujillo era el control que el caudillo tenia del aparato
del ej6rcito, un poder que fue heredado de la ocupaci6n
norteamericana. Esto explica, en gran media, la acele-
rada, muchas veces illegal y violent concentraci6n de
la riqueza en la persona del dictador durante los 32
afios que dur6 su dictadura: "Desde un principio el r6gi-
men de Trujillo fue un regimen de rapifia. Su ambici6n
sin limits lo llev6 a buscar el control de todos los nego-
cios que habia en el pais en el moment de su llegada
al Poder y, finalmente, termin6 consiguiendolo." (Moya
Pons, 2002:514).


El ex-presidente Juan Bosch habla a sus ac6litos durante una actividad political en Santo Domingo,
en 1965. A su derecha el coronel Francisco Caamano, lider de la Revoluci6n de Abril.


Ahora bien, este afan de riqueza desmedido produjo
como consecuencia el desarrollo de una forma peculiar
de capitalismmo, el cual se levant6 sobre el desfalco, el
monopolio forzoso de actividades productivas basicas,
dando lugar sin embargo a la necesidad que tenia la
riqueza personal del dictador de desarrollar tambien la
riqueza national: "Ahora bien, en su afan por aumentar
su riqueza personal, Trujillo tenia frente a si la enorme
tarea de desarrollar la riqueza national pues la suya
necesariamente debia provenir de 6sta. Y de ahi su vigo-
roso empefio por continuar con la political de fomento


agricola y de obras publicas iniciada por los gobiernos
anteriores. Tal como dijeron sus panegiristas a lo largo
de los 32 afios de su regimen, el Gobierno de Trujillo
llev6 a cabo el mas grandiose plan de obras p6blicas y
de construccionesjamis realizado en la Republica Domi-
nicana hasta entonces." (Ibid., p.515)
Este esfuerzo de creaci6n y concentraci6n de riqueza
fue paralelo al esfuerzo por fortalecer las estructuras
administrativas del Estado. En este sentido, la dictadu-
ra de Trujillo represent un incremento considerable
de la complejidad administrative del Estado domini-
cano en comparaci6n, por ejemplo, con lo logrado en
este terreno durante la dictadura de Ulises Heureaux.
Es este el dato que lleva a muchos analistas a conside-
rar que con la ocupaci6n norteamericana y el trujillato
se conforma lo que se conoce como el "estado moder-
no" dominicano.
Por otra parte, si juzgamos el regimen por su creaci6n
de agencies estatales, tendremos que supera por 6 al
period de mayor crecimiento institutional en el siglo
XIX, 1844-1855. Es mis, el total de instituciones crea-
das antes de 1930 suman 25, superando s6lo en tres las
creadas durante el trujillato.

Un Estado mas complejo
Cuando el regimen de Trujillo colapsa en 1961 a raiz del
ajusticiamiento del dictador, del aislamiento internacio-
nal del regimen por su reiterada violaci6n de la norma
international (el atentado contra el president R6mulo
Betancourt figure entire los hitos de la irreversible deca-
dencia del trujillato), y por la larga recesi6n econ6mica
provocada por bajos precious en el mercado internacio-
nal para las exportaciones del pais, y agravada por
el embargo impuesto por la Organizaci6n de Estados
Americanos, quedard un Estado much mas complejo
en terminos administrativos, con una base econ6mica
incrementada por la expropiaci6n de las cuantiosas
propiedades del dictador, pero fragil en cuanto a legiti-
midad, debido a la inhabilitaci6n, temporal al menos, de
sus recursos de gobernabilidad.
La inexistencia de un sistema de partidos despues de
la desaparici6n del que fuera partido uinico, el Partido
Dominicano, dificult6 durante el period 1961-1966
la constituci6n de una clase political capaz de hegemo-
nizar politicamente el pais. Los breves siete meses del
primer gobierno libremente elegido despu6s de mas de


~- .r,


..II~

'...` .














30 afios, el de Juan Bosch, tuvieron poco efecto en mate-
ria institutional, aunque si un efecto significativo en la
constituci6n de una conciencia political democritica que
eclosion6 en la insurrecci6n constitucionalista de abril
del 1965, frustrada por la segunda ocupaci6n norteame-
ricana del siglo XX.
El pacto que puso fin a la insurrecci6n de abril de
1965 y que tuvo como consecuencia inmediata la ascen-
si6n al poder del doctor Joaquin Balaguer, lider del
Partido Reformista (PR), tras ganar las elecciones acorda-
das con las fuerzas de ocupaci6n y la Organizaci6n de
Estados Americanos (OEA) al professor Juan Bosch, lider
del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), dio lugar
a la aparici6n y lento desarrollo de una democracia de
caracter neopatrimonial.
Ya conocemos las consecuencias de la vinculaci6n
del neopatrimonialismo con la democracia: se inhibe el
desarrollo y la protecci6n de los derechos ciudadanos y
el respeto inequivoco a la ley y su forma mis sint6tica,
la constituci6n; se refuerza un patr6n de dominaci6n
presidencialista que a su vez se apoya en un sistema de
partidos con liderazgos personales que se alimenta del
clientelismo, el mismo que a su vez permea el Estado
privilegiando a los grupos cercanos al poder presiden-
cial y al poder del partido, excluyendo asi a la mayoria;
y, finalmente, los conflicts no se definen en trrminos
programiticos ni ideol6gicos.
En el tenor de las claves conceptuales que se estin mane-
jando, se podria considerar pues, en principio, el balaguera-
to (t6rmino con el cual designamos el regimen de Balaguer
fundamentalmente en sus primeros 12 afos, 1966-1978),
como la transici6n de un regimen neopatrimonialista auto-
ritario, como fue el de Trujillo, a un regimen neopatrimo-
nialista de caracter democritico. Haciendo, claro esti, la
salvedad de que en este period el component democriti-
co estaba fuertemente subordinado al component patrimo-
nialista y autoritario (herencia del trujillato, pues algunas
de sus practices asi como de sus personeros sobrevivieron
en el regimen de Balaguer), representado por un liderazgo
presidencialista y carismitico, significativamente apoyado
en el poder military, y sustentado en una estructura estatal
cuyos poderes legislative judicial eran s6lo nominalmen-
te independientes.
Pero, en contrast con el trujillato, durante el balague-
rato hubo cierto desarrollo de instancias de la sociedad
civil y el Estado que marcan grandes diferencias entire


el segundo y el primero. En primer lugar, en virtud de
la profundizaci6n del process sustitutivo de importacio-
nes, se constituy6 un empresariado industrial significa-
tivo, que creci6 en conjunto con el empresariado comer-
cial y financiero, y seguin algunos autores, subordinado
a 6ste. Por otro lado, bajo el balaguerato se estableci6
una vinculaci6n fuerte entire el empresariado native y
el capital extranjero3.
Si bien se puede aducir que este desarrollo fue de
alguna manera dependiente del Estado, que no s6lo con-
tribuy6 con el marco legal que le dio viabilidad, sino
que tambi6n aport6 las divisas necesarias por via del
control de casi un 70% de la producci6n y exportaci6n
de azucar, convirti6ndolo en client de muchas de las
actividades y ramas desarrolladas por el empresariado,
lo cierto es que esta situaci6n esti muy lejos del control
monop6lico sobre la economic ejercido por el trujillato,
el cual, asi como desarroll6 la riqueza national para el
provecho de Trujillo, su familiar y sus pocos asociados,
tambien castr6 el desarrollo de un empresariado nacio-
nal relativamente independiente.
Por otra parte, aun con la tension existente entire las
instancias estatal y social, durante el balaguerato se des-
pleg6 significativamente el espacio de lo pfiblico como
lugar de deliberaci6n; en otras palabras, la opinion
piiblica, mediante el creciente ejercicio del derecho a
la libre expresi6n y la libertad de prensa consagrados
constitucionalmente. Repetimos que este desarrollo no
estuvo libre de tensions y de frecuentes intentos de
acallar a la prensa e inclusive de asesinatos de conno-
tados periodistas que desdicen de la impresi6n de que
existiese un ejercicio de la libertad de expresi6n y de
prensa libre de peligros.
Pero de nuevo, las diferencias con el trujillato en
este dominio son tajantes, pues 6ste ejercia un absolu-
to control sobre la prensa y reprimia las diferencias de
opinion implacablemente.

Terreno politico
En el terreno politico, a pesar de la fuerte represi6n con-
tra los partidos de la izquierda political (aunque no s6lo
limitada a vista que tenian conculcado su derecho a la
asociaci6n political legal y, por lo tanto, a su participa-
ci6n legal en el sistema politico; a pesar de la escasa
credibilidad de las instituciones del sistema electoral,
que puestas al servicio del regimen y sumadas al apoyo


18 GLOBAL





































De izquierda a derecha: Jose Francisco Pena G6mez, Salvador Jorge Blanco, Antonio Guzman Fernandez y Jacobo Majluta, en 1979. Foto: Archivo de la NaciOn.


military, lograron dos reelecciones consecutivas a base
del aislamiento forzoso de las fuerzas de la oposici6n
legal; con todo y eso, es evidence que durante el bala-
guerato se logr6 constituir una oposici6n political que,
al fin del period, inauguraria, con el ascenso del PRD
al poder en 1978, la emergencia de un sistema multi-
partidista con tendencia a la bipolarizaci6n (Jimenez
Polanco, 1999:189-198).
Mientras, en trrminos de la gesti6n administrative,
el balaguerato se caracteriz6 por un estilo de manejo
presupuestario altamente centralizado por el president
de la Reptiblica, sin que los terminos del presupuesto
constituyeran limited alguno a sus decisions de trans-
ferir fondos de una cuenta a otra, o de incumplir lo
presupuestado para algunas instituciones.
El president Balaguer encabez6 una administraci6n
muy austera, que sacrificaba las necesidades de aumen-
to salarial del funcionariado para economizar recursos
al mdximo. Estos recursos se destinaban a sus siempre
cuantiosos planes de inversi6n en infraestructura, los
cuales manej6 sin los debidos concursos abiertos, ape-
lando al llamado criterio de "grado a grado" para con-
ceder los contratos de construcci6n.
En virtud de que Balaguer legitim6 su autoridad a
traves del mantenimiento de redes clientelistas, y esto
se combinaba con la vulnerabilidad 6tica de una buro-
cracia mal pagada y crecientemente poco profesiona-
lizada, la corrupci6n en gran escala hizo presa de su


administraci6n, tanto en el plano civil como el military.
Al final de su tercer period de Gobierno, la corrupci6n
era un mal que la poblaci6n rechazaba abiertamente,
convirti6ndose inclusive en tema de campafia electoral.
En el terreno social se evidenci6 un crecimiento impre-
sionante de la clase media, en virtud de los resultados
del process sustitutivo de importaciones, el amplio gas-
to estatal en obras de infraestructura y la expansion del
comercio. Si tenemos en cuenta las teorias de la ciencia
political que atribuyen a la clase media efectos democra-
tizadores aunque no radicales en la sociedad (sirviendo
como "colch6n" entire las dos classes que presuntamente
representan los extremes rico y pobre en la estratifica-
ci6n), podemos concluir que el crecimiento de 6sta es
tanto un recurso de estabilizaci6n del balaguerato en su
climax, como un element de su desplazamiento politi-
co. Esto se evidenci6 en la coyuntura de las elecciones
de 1978, cuando el Gobiero de Balaguer, con la cola-
boraci6n de las fuerzas militares, intent suspender el
conteo de los votos, al hacerse evidence claramente la
victoria del Partido Revolucionario Dominicano (PRD),
con su candidate Antonio Guzman.

Ascenso del PRD
Se puede decir que con el ascenso del PRD al poder en
1978 empieza a completarse el modelo de democracia
neopatrimonial, pues sin renunciar a los elements
patrimoniales tipicos ya sefialados, las administraciones














perredeistas cumplen la tarea de restituir, de manera fAc-
tica mAs que de principio, las libertades ciudadanas vio-
ladas por el balaguerato. La primera administraci6n del
PRD, encabezada por el hacendado Antonio Guzman, se
destac6 por liberar a los press politicos, introducir cam-
bios en el aparato military tendentes a su despolitizaci6n
y la legalizaci6n de todos los partidos de izquierda (Bala-
guer habia iniciado este process con la legalizaci6n del
Partido Comunista Dominicano-PCD).
El gobierno de Guzman es un ejemplo de los limits
que impone la forma neopatrimonial a una administra-
ci6n que habia ascendido al poder con la promesa de
robustecer la democracia. Su administraci6n se caracte-
riz6 desde un principio por el nepotismo, desengafiando
las expectativas de que un gobierno del PRD introduci-
ria criterios tecnicos y de merito para la escogencia de
los funcionarios. Por otro lado, nada se hizo sustancial-
mente para modernizar la estructura administrative del
Estado, sino que mas bien se ampli6 la red clientelista
y el uso de los recursos del Estado para integrar a la
n6mina pdblica a simpatizantes de su tendencia en el
partido. Fue asi como la administraci6n habia nombra-
do 8,000 nuevos empleados antes del primer afio de
Gobiemo. El nimero total de la n6mina aument6 de
129,161 empleados a 201,301.
Esto se combine con una cuenta de gastos corrientes
que consumia un 85% de los ingresos del gobierno,
impidiendo que quedaran suficientes recursos para la
inversion pdblica y para la contrapartida de los nume-
rosos prestamos que tom6 el Gobierno (Moya Pons, ob.
cit., p.552-553).
Por otro lado, en la administraci6n de Guzman se evi-
denci6 el mal que tanto se habia criticado al balaguerato:
la corrupci6n que el mandatario, en su discurso de inau-
guraci6n, habia jurado combatir alli donde surgiese.
La aparici6n de ese problema arroj6 una lecci6n
important: que no es suficiente invocar la honradez de
los individuos para reducir la corrupci6n, siendo como
es el resultado de una estructura estatal que funciona
sobre la base del tratamiento de la cosa pilblica como
privada (patrimonialismo) y del intercambio de acceso a
los recursos piblicos a cambio de favors politicos, la-
mese militancia partidaria, colaboraci6n a la campafa,
donaciones a la Presidencia, etcetera.
La segunda administraci6n del PRD, encabezada por
el doctor Salvador Jorge Blanco, que se proyectaba


como el gobierno que haria reforms sustanciales para
promover la "democracia social", se vio empantanada
por la crisis fiscal que, en gran parte, habia sido provo-
cada por la administraci6n anterior, y tuvo que encarar
lo que en Latinoamerica vino a conocerse como los
process de estabilizaci6n y ajuste structural impul-
sados por el Fondo Monetario Interacional, con el
fin declarado de convertir a las economies y estados
latinoamericanos en agents capaces de pagar sus cuan-
tiosas deudas externas. Pero este process fue mis lejos,
pues el discurso econ6mico-politico de entonces, que
fue denominado neoliberalismo, propugnaba una trans-
formaci6n de la relaci6n entire el Estado y la economic
que acabaria dando fin al proteccionismo estatal que
habia impulsado por decadas los llamados process sus-
titutivos de importaciones.
Se planted como necesaria la apertura de los paises al
mercado mundial para integrarse en un sistema de libre
competencia donde cada naci6n debia maximizar sus
ventajas comparativas dandole poder al sector privado.
Esto implicaba sacar al Estado del ambito de la asigna-
ci6n-distribuci6n de recursos y erigir el mercado como
principio regulador de los intercambios econ6micos.
Se "decret6" el fin del intervencionismo estatal, se
proclam6 a los cuatro vientos la necesidad de empe-
quefiecer el Estado haci6ndolo mas eficiente en la
parte concerniente a la regulaci6n legal y garantia de
la propiedad y las transacciones. Mas tarde, cuando la
ret6rica del libre mercado puro prob6 ser insuficiente
en un campo limitado de political sociales que se con-
centrarian en la reducci6n focalizada de la pobreza, se
apost6 por el fortalecimiento de los servicios publicos
de salud y el apoyo a la educaci6n, convirtiendo esta
disposici6n en la panacea para combatir la pobreza,
siguiendo el modelo de capital human construido por
el economist norteamericano Gary Becker.

Reducci6n de protagonismo
Para el Estado dominicano, la era de los ajustes estruc-
turales signific6 la reducci6n de su protagonismo en el
area econ6mica, sobre todo en lo tocante a la propiedad
de empresas propias -la mayoria de ellas practicamen-
te quebradas- y su retirada definitive del negocio del
azdcar, y por tanto, una no muy querida aceptaci6n
de los proyectos de privatizaci6n de las empresas esta-
tales que el neoliberalismo global estaba predicando


20 GLOBAL




































El ex-presidente dominicano Juan Bosch, a la derecha, da la mano al candidate presidential del Partido de la Liberaci6n Dominicana, Leonel Fernandez, durante las actividades de cierre de campafia en
mayo de 1996.


en el mundo. Esto dio como resultado un Estado mas
debil, dada la circunstancia de que, como se vio en
los dos periods siguientes de Balaguer (1986-1990,
1990-1994) y finalmente en el period bajo la adminis-
traci6n del PLD encabezada por el president Leonel
Fernandez Reyna (1996-2000), el Estado dominicano,
al tiempo que perdia sus fuentes propias de extracci6n
de recursos y divisas (como lo fue el Consejo Estatal del
Azicar durante much tiempo, y en segundo t6rmino
las empresas reunidas en la Corporaci6n Dominicana
de Empresas Estatales y la Corporaci6n Dominicana de
Electricidad), no reemplazaba de manera proporcional
esa perdida con mayor presi6n impositiva, la cual inclu-
sive en su mejor moment, bajo la administraci6n de
Fernandez, no pas6 de un 15% sobre el PIB, cuando lo
recomendable seria por lo menos un 18%.
En cuanto a las transformaciones institucionales que
el Estado dominicano debia experimentar a tono con
la llamada "segunda generaci6n de reformss, fue muy
poco lo que se logr6 con el llamado process de reform
y modernizaci6n del Estado, debido al reducido nivel de
acuerdo entire las elites political dominicanas.
La administraci6n de Fernandez Reyna, que habia
llegado al poder en virtud de las alianzas que permi-
tian el sistema de double vuelta, propuso una extensa
agenda de modernizaci6n del Estado. Para llevar a cabo
este process se requeria introducir una profunda refor-


ma fiscal consensuada con todos los partidos, pero las
CAmaras Legislativas, en las que el partido del Gobierno
estaba en minoria, la bloquearon.
No obstante, hubo cambios en la estructura del Esta-
do que acontecieron durante este period. Los princi-
pales fueron el nombramiento de los miembros de la
Suprema Corte de Justicia segun los terminos de la refor-
ma de la Constituci6n en 1994, que creaba el Consejo
Nacional de la Magistratura4, que hizo de la elecci6n de
los jueces un process mas plural y abierto, y acrecent6
la independencia del Poder Judicial cumpliendo con
una demand muy sentida de la sociedad civil y buena
parte de la sociedad political dominicanas; la promulga-
ci6n y aplicaci6n de la Ley de Reforma de la Empresa
Publica, que abri6 asi el camino de la capitalizaci6n-pri-
vatizaci6n de las empresas estatales, fundamentalmente
CDE, CORDE, CEA y los aeropuertos; y la eficientizaci6n
de los servicios a la ciudadania en el campo de la expe-
dici6n de pasaportes, de la c6dula de identidad, y del
pago de impuestos. Se destaca aqui la creaci6n de una
Direcci6n de Impuestos Internos que engloba oficinas
que antes estaban dispersas, haciendo asi m6s eficaz la
recaudaci6n.
Asimismo, la administraci6n de Fernandez organize
multiples instancias de debate sobre temas de moderni-
zaci6n a traves de la Comisi6n Presidencial de Moderni-
zaci6n y Reforma del Estado (COPRYME).













Sin embargo, la limitaci6n que tuvo este Gobierno por
su escasa representaci6n en el Congreso no le permiti6
avanzar en la conformaci6n de un Estado que lo habili-
tara para encabezar los process de desarrollo y moder-
nizaci6n del pais, que deben ser llevados a cabo para
adaptarlo a las demands y condiciones del siglo XXI.

Intento reeleccionista
El paso a una nueva administraci6n del Partido Revo-
lucionario Dominicano (PRD) en el afio 2000 revelaria
que el espiritu de la reform tenia much por delante
para vencer. El ascenso de esta organizaci6n, la mayor
en terminos de votantes en el pais, despues de haber
estado 14 afios en la oposici6n y tras la muerte de su
lider hist6rico dias antes de las elecciones legislativas y
municipales de 1998, Jose Francisco Pefia G6mez, repre-
sent6 para muchos una esperanza de dar continuidad y
mejorar lo logrado en los ultimos afios, no s6lo en el
plano del crecimiento econ6mico, sino en el plano del
desarrollo institutional del Estado.
El hecho de que el ingeniero Hip6lito Mejia fuera el
president, y contara con una larga experiencia empresa-
rial, y que la doctor Milagros Ortiz Bosch fuera la vice-
presidenta (primera en la historic del pais, que contaba
con una larga experiencia political como militant impor-
tante de su partido y senadora con un ejercicio muy
bien valorado por diversos sectors politicos y civiles,
e incluso no poca experiencia empresarial y gerencial),
inspiraba la confianza en la continuidad y mejoria de las
reforms y el crecimiento, en la media en que ambos
no parecian representar el "populismo" que habia carac-
terizado al PRD en sus anteriores administracioness.
Aun reconociendo que ese rasgo populista, en conso-
nancia con el neopatrimonialismo, no es exclusive del
PRD, el caso es que por ser un partido masivo de fuer-
te poder de interpelaci6n de los sectors populares de
la naci6n, en su administraci6n no s6lo increment6 la
n6mina pfblica para integrar a parte de sus activists
al tren estatal, sino que tambien increment6 el nivel de
endeudamiento del Estado dominicano.
Pero lo mds preocupante ha acontecido en el terreno
institutional, pues reforms clave logradas en el afo
1994, como la de las elecciones generals mediante el
sistema de colegios cerrados y la prohibici6n de la ree-
lecci6n sucesiva, fueron eliminadas por el Congreso de
mayoria perredeista en 2002.


Debe apuntarse que este hecho no tuvo el consenso
absolute del PRD, pues muchos de sus lideres y voceros
mas importantes se manifestaron de manera abierta en
contra de la segunda contrarreforma, en virtud del prin-
cipio anti-reeleccionista que dicho partido ha ostentado
hist6ricamente a pesar de no tenerlo, en ese moment,
incorporado en sus estatutos.
Este fue el "huevo de la serpiente" que se manifiesta
como una de las mayores crisis del Partido Revoluciona-
rio Dominicano, cuando al final se ha evidenciado que,
tras estas contrarreformas, anidaba el proyecto reeleccio-
nista del president Hip6lito Mejia. Esto practicamente
dividi6 al partido, que tras una larga lucha intema que
determine la separaci6n temporal de sectors importan-
tes del mismo, y tras pasar por dos primaries convocadas
por grupos en pugna, uno de ellos, el del propio presiden-
te Hip6lito Mejia -el Proyecto por Hip6lito-PPH- (quien
result ser de nuevo su candidate), fue derrotado convin-
centemente por el Partido de la Liberaci6n Dominicana y
su candidate, el ex president Leonel Fernmndez Reyna,
con un 57% de los votos computados.
No se pueden ignorar como factors de esta derrota
del PRD los efectos del manejo de la crisis bancaria
que explot6 en 2003. Quedara como tarea pendiente
para analistas futures el dilucidar las verdaderas cau-
sas de las decisions que la administraci6n tom6 en
los moments mis graves de la crisis, como fue la de
devolver todos los dep6sitos de la mayor entidad ban-
caria envuelta en la crisis, el Baninter, y los fuertes
compromises asumidos por el Banco Central para redu-
cir el aumento del circulante resultante ocasionando el
llamado "deficit cuasi-fiscal".
Pero todavia mas dificil sera dilucidar la causa de
la decision que termin6 sepultando las aspiraciones de
la administraci6n de Mejia de repetir en el poder, que
fue la re-estatizaci6n de las dos terceras parties del sis-
tema de distribuci6n electrico, dando al traste con un
acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y provo-
cando una aceleraci6n de la devaluaci6n de la moneda
hacia limits nunca antes vistos y extremadamente
perniciosos para la economic.
La interrogante de Oviedo (2001) sobre si el Estado
dominicano de hoy es un Estado del siglo XIX para las
circunstancias del siglo XXI es altamente pertinente.
Como 6l mismo ha afirmado en un articulo periodistico
en 2003, reiterando de manera mis general el argumen-


22 GLOBAL
































Felipe Gonzilez, ex-presidente espafiol, en el centro, es aplaudido por el president electo de Republica Dominicana, Leonel Fernindez, a la izquierda, y el president i.,,, iI. ii,. Hi.,. fj.1,- i, luego de
una conferencia en el Senado de la Republica, en 2004.


to de la primera publicaci6n sobre la persistencia del
clientelismo, dice: "En la Repuiblica Dominicana actual,
las expectativas de acceso privilegiado a cargos y recur-
sos del Estado a traves de la political dominant la politi-
ca, activadas en distintos grades por los partidos".
En este pais no se entiende, como lo sefiala el autor,
que alli donde ha habido desarrollo se ha limitado el
clientelismo. De la misma manera se puede decir que
donde ha habido desarrollo se han dejado atris las
peores formas patrimonialistas de organizer el Estado,
dando paso a reforms que refuercen la independencia
de los poderes, que mejoren las relaciones de representa-
ci6n y que afiancen los debidos process de ley.
Como hemos visto, s6lo el poder judicial ha experi-
mentado una reform profunda que, sin embargo, se
ve frecuentemente amenazada por una regresi6n al
estado anterior.
En este trabajo se ha sostenido la hip6tesis de que el
Estado dominicano desde sus inicios fundacionales en el
siglo XIX, fue construido como una estructura political
de caricter patrimonialista, clientelista y autoritaria, con
liderazgos de tipo traditional y caudillista, y que rasgos
basicos de esta estructura se han ido transformando en el
tiempo para adaptarse a incrementos de complejidad de
la estructura administrative del Estado, y para adaptarse
al desarrollo del proyecto democratic mis amplio.
Se ha mantenido, siguiendo el razonamiento como
Hartlyn, Oviedo y Brea, que estas formas patrimoniales
y neopatrimoniales mantienen una relaci6n tensa con
la democracia, obstaculizando el potential de 6sta y, al


final, bloqueando las posibilidades de construir un Esta-
do mis coherente con los principios constitucionales
que constituyen la base legal de su legitimidad, e impi-
diendo por ende un desarrollo de formas de representa-
ci6n mis eficaces y autenticas.
Es por ello que a inicios del siglo XXI no podemos
hablar en la Republica Dominicana de la existencia de
una burocracia racional y eficiente ni de una carrera
administrative en el Estado invulnerable a los cambios
de administraci6n. Tampoco podemos hablar de un
Estado con capacidades institucionales y coherencia sufi-
ciente para enfrentar retos como el de la reducci6n de la
pobreza, el analfabetismo y los bajos indices de salud,
por no haber asimilado ain los recientes models de ges-
ti6n public basados en la evaluaci6n de los resultados.
Asumir models como los de agendas estrat6gicas y
evaluaci6n por resultados implica tambien aceptar que el
Estado, en su estructura administrative, debe operar con
el principio de la separaci6n entire lo politico y lo adminis-
trativo, y que la selecci6n del personal, lejos de hacerse
siguiendo la 16gica de la distribuci6n del "botin politico",
debe seguir el principio del merito y la igualdad.
De todo ello se desprende el corolario de que los ser-
vicios sociales que brinde el Estado deben beneficiary a
todos los ciudadanos independientemente de cuil sea la
banderia political que ostenten. Esto sugiere que los estu-
dios sobre el Estado que se elaboren en el future inme-
diato tienen que orientar su interns hacia la evaluaci6n
de los progress hechos en las instituciones particulares
en estos aspects, y establecer las oportunidades y ries-













gos que se presentan al reduplicar los casos exitosos en
otras instituciones.
Tambi6n estos studios debieran tomar en cuenta la
naturaleza y evoluci6n de la clase political dominicana.
Aunque en este trabajo este punto no se toc6, result
evidence para muchos (incluyendo al autor de esta
monografia) que la clase political dominicana present
un grave retraso su vision de la political en el marco del
Estado modern, con respect a la clase econ6mica y
los grupos organizados de la sociedad civil.
Aqu6lla es una clase que parece no poder concebir
la political al margen del clientelismo y del patrimo-
nialismo, porque inclusive consider que comportarse
de manera contraria a estos patrons podria significar
su muerte political. En la media en que 6sta sea una
creencia ampliamente compartida, esta clase political no
podra apostar, ni aunque lo formule en un discurso de
deseo, por una modernizaci6n seria del Estado domini-
cano con todo su engranaje.
Los studios sobre el Estado dominicano debieran
considerar y ponderar, pues, escenarios de cambio de la
mentalidad de la clase political, junto con los escenarios
de cambio institutional, aplicando los models que la
sociologia political y la ciencia political pone a nuestra
disposici6n, como serian, por ejemplo, el modelo del
interns puiblico, el de la elecci6n racional, asi como, en
otra vertiente, los models de cambio identitario y cam-
bio de valores.
En otro orden, los anAlisis tambien debieran consi-
derar el peso de las demands y condiciones que estan
forzando al Estado dominicano al cambio, so pena de
caer en situaciones de ingobernabilidad grave.
Entre estas condiciones y demands estin:
* Institucionalizaci6n definitive del servicio civil y la
carrera administrative, los cuales ya estin plantea-
dos como proyecto y que, sobre todo la segunda,
cuenta con unos niveles de realizaci6n incipientes
aunque precarios.
* Reformas que establezcan mecanismos de rendici6n
de cuentas a la ciudadania sobre la debida ejecuci6n
presupuestaria y la definici6n y ejecuci6n de los pro-
yectos estatales en dialogo con la ciudadania.
* Reformas que introduzcan niveles prudentes de des-
centralizaci6n de las decisions ejecutivas, de modo
que se reduzca la dependencia en el Ejecutivo y, por
lo tanto, el presidencialismo.


* Dotar al Estado de capacidades institucionales ade-
cuadas para disefiar y ejecutar political de reducci6n
de la pobreza a traves de la mejora de los servicios
de salud y de educaci6n, que deben pasar a ser prio-
ridad en la agenda politico-social.
Se trata pues de contribuir a la construcci6n de un
Estado que sirva a los prop6sitos de potenciar el ejercicio
de los derechos civiles, politicos y sociales que siguen
definiendo, a pesar de los contratiempos, los fines de la
political como actividad a la vez racional y responsible.

Leopoldo Artiles es sociologo por la UNPHU (1978), maestria en Ciencias
Sociales, Flacso-Mexico (1982), y doctorado por la Universidad de Minneso-
ta (2002). Ha publicado sobre temas de educaci6n, comunicaci6n y anilisis
del discurso, ideologias empresariales y ,:,lii':', y movimientos sociales.
Ha ensehado sobre resoluci6n de conflicts y mediaci6n. Es professor de la
Escuela de Sociologia de la Universidad Aut6noma de Santo Domingo e
investigator del Centro Poveda.

Notas
' "El crecimiento del imperio economic de Trujillo lleg6 a ser tan
grande, que al final de su vida controlaba cerca de un 800/0 de la
produccidn industrial y sus empresas daban ocupaci6n a un 45%
de la mano de obra active en el pais, to que unido a su control
absolute del Estado, que empleaba a un 150/o de la poblacion acti-
va, hacia que un 60% de las i.... i, dominicanas dependieran
de una manera o de otra de su voluntad. Todo esto, unido a un
sistema de impuestos y las contribuciones del Gobierno, cuyos
fondos el manejaba absolutamente, hace verosimil la observacion
de un testigo que lleg6 a decir que durante su Gobierno se lleg6 al
extreme de que los dominicanos no podian comer, calzar, vestir o
alojarse sin que de alguna manera Trujillo o su familiar resultaran
beneficiados. Desde un principio, el Gohierno Dominicano fue
una maquinaria al servicio de su engrandecimiento personal y la
reconstrucci6n del Estado fue un pretexto para el enaltecimiento
de su gloria." (Moya Pons, 2002:518).
2 Se puede decir que el control que el regimen de Trujillo ejercia
sobre el discurso privado y piblico revisti6 caracteristicas tota-
litarias. Esla vigilancia era tan fuerte en la ciudad como en las
zonas rurales: "Los campesinos recuerdan con temor el control
opresivo del Estado sobre el habla, los elaborados mecanismos de
vigilancia, y las horribles consecuencias que podia tener el menor
lapso lingtiistico. No s6lo expresiones de oposici6n political, sino
cualquier ocurrencia verbal podia tener consecuencias tristes.
Quizas mas desconcertante aun era el conocimiento de que los
conocidos, amigos, vecinos y aun anteriores esposos(as) podrian


24 GLOBAL















denunciar a uno, quizes con falsa informaci6n, para obtener
beneficios del regimen o simplemente debido a celos o animosi-
dad. La vigilancia era, seg6n se dice, mas intense en los pueblos,
reflejando la mayor presencia del Estado alli, la facilidad con que
se implantaban espias (por ejemplo, como mendigos, limpiabotas
o empleados de compaiiias), y la mayor frecuencia de manifes-
taciones y reuniones political controladas por el Estado. Otras
manifestaciones opresivas de control discursivo bajo Trujillo eran
las virtualmente obligatorias places, fotografias y botones con la
imagen de Trujillo que podian encontrarse probablemente en la
mayoria de los hogares dominicanos durante el regimen. Muchos
dicen que si un guardia veia que no habia manifestaci6n algu-
na de este tipo en tu hogar, td podrias ser sospechoso." (Turits,
2003:228-229, traducci6n del autor)
3 "...tras el reformismo, desde el Estado se estimul6 un process de
relative modernizaci6n de la burguesia traditional dominicana,
que determine un cambio en sus patrons de comportamiento
politico y econ6mico. Al estimular la industrializaci6n sobre las
premises referidas, el Estado facilitaba la estructuraci6n de un sec-
tor industrial relativamente important, aunque este mantuviera
su dependencia del capital commercial y del gran capital internacio-
nal." (Lozano, 1985:107)
4 El Consejo Nacional de la Magistratura esta integrado por siete
miembros: 1) el Presidente de la Repiblica, 2) el Presidente del
Senado, 3) un senador de un partido distinto al del Presidente
del Senado, 4) el Presidente de la Cdmara de Diputados, 5) un
diputado distinto del anterior, 6) el Presidente de la Suprema
Corte de Justicia, 7) un Magistrado de la Suprema Corte quien
actuaria como Secretario. Distinto a como fuera en la Consti-
tuci6n anterior a la reformada de 1994, este Consejo es el que
tiene la atribuci6n de elegir a los miembros de la Suprema Cor-
te de Justicia, en vez de ser la atribuci6n del Senado, como lo
era en la Constituci6n de 1966, haciendo de la Suprema Corte
de Justicia un 6rgano sometido a la voluntad del Senado. Por
otro lado, se consagr6 la inamovilidad de los jueces. La reform
de 1994 tambien le confiri6 a la Suprema Corte de Justicia la
atribuci6n de designer los jueces a nivel national. Esto defini-
tivamente sacaba los nombramientos de la judicatura del botin
politico (Salcedo, 2002). Puede decirse que esta fue una de las
reforms mds significativas (tal vez la mAs significativa) hecha a
uno de los poderes del Estado con sentido republican y liberal,
contrario a la 16gica del neopatrimonialismo. Sin embargo, esta
16gica ain en este aspect sigue present como se evidenci6 en
la elecci6n de losjueces para cubrir tres vacantes en septiembre
de 2001, y los intentos desde el Senado para recortar la indepen-
dencia del poder judicial (Ibid., pp.53-58).


5 Asumimos aqui una noci6n de populismo muy lata, referida
principalmente a un patr6n de gastos por parte del Estado que
no respeta los principios de la discipline fiscal para satisfacer
demands hist6ricamente pospuestas de las masas pobres de un
pais. Reconocemos los limits de esta definici6n que, sin embargo,
para el caso que nos ocupa, cumple el cometido de describir un
patr6n de gesti6n fiscal y de gastos del Estado. (Ver Dore Cabral,
1999:pp.45)


Bibliografia
BREA, RAMONINA, Ensayo sobre la formacidn del Estado capitalist
en la Reptiblica Dominicana y Haiti. Editora Taller. Santo Domin-
go, Repuiblica Dominicana, 1983.
DORE CABRAL, CARLOS, Problemas sociologicos defin de siglo, FLAC-
SO-Repiiblica Dominicana, 1999.
ESPINAL, FLAVIO, Constitucionalismo y Procesos Politicos en la Repti-
blica Dominicana, PUCMM, Repiblica Dominicana, 2001.
HARTLYN, JONATIAN, The struggle for Democratic Politics in the
Dominican Republic, The University of North Carolina Press Cha-
pel Hill and London, 1998.
JIMtNEZ POLANCO, JACQUELINE, Los Partidos Politicos en la Reptiblica
Dominicana. Actividad Electoral y Desarrollo Organizacional, Edi-
tora Centenario, Santo Domingo, Repiblica Dominicana, 1999.
LOZANO, WILFREDO, El Reformismo Dependiente (Estado, Clases
Sociales y Acumulacidn de Capital en Repiblica Dominica-
na:1966-78), Ediciones de Taller, Repuiblica Dominicana, 1985.
MOYA PONS, FRANK, Manual de Historia Dominicana, Caribbean
Publishers. Santo Domingo, 2002 (13a. edici6n).
OVIEDO, Jost: La Tradicidn Autoritaria, Investigaci6n realizada
para el Instituto Tecnol6gico de Santo Domingo (INTEC), 1986
(Mimeo).
iUn Estado del siglo XIX para el siglo XXI?: la gestidn piblica
y el reto dominicano, Participaci6n Ciudadana. Program de
Transparencia de la Gesti6n Piblica. Santo Domingo, Republica
Dominicana, 2001.
"La respuesta clientelista", Peri6dico El Caribe, 15/09/03, p.10.
SALCEDO C., CARLOS R., "La transparencia en la elecci6n de los
jueces de la Suprema Corte de Justicia de la Reptblica Dominica-
na", en Iniciativas de la Sociedad Civil para' la Transparencia en
el Sector Judicial, Fundaci6n para el Debido Proceso Legal-Due
Process of Law Foundation, 2002.
TURITS, RICHARD LEE, Foundations of Despotism. Peasants, the
Trujillo Regime and Modernity in Dominican History. Stanford
University Press.
WEBER, MAX, Economia y Sociedad, Fondo de Cultura Econ6mica.
Mexico, 1977.


























MIGRATION HAITIANA

Y CIENCIAS SOCIALES
Por Carlos Dore Cabral
Este no es un articulo sobre la presencia haitiana en la Repuiblica
Dominicana, sino una breve historic de c6mo los cientificos sociales
dominicanos han estudiado este fen6meno. Si se estuviese obligado a
ubicarla disciplinariamente se diria que pertenece al area de la historic
de las ideas. Y para hacerla se ha procedido de la forma que aconsejaba
uno de sus mas importantes cultores, Isaiah Berlin, "adentrandose en las
mentes y puntos de vista de las personas que las sostuvieron, asi como
en los contextos sociales y culturales de los que formaban parte".


26 GLOBAL













































































main,


9i; 17
~~g~:.::~ ---: ~~sr
i
r .-
r~,

;i















L a buisqueda hecha conforme al procedimiento ber-
liniano nos habla de various periods. El primero
se inicia en la decada de 1930 y culmina en la de
1940 y se caracteriza en su primer lustro por el interns
de alertar al Estado y la poblaci6n sobre los peligros de
haitianizaci6n y en el iltimo por la misi6n de justificar
el genocidio de 1937. El segundo corre de la decada
de 1940 a la de 1960 y es aquella etapa en que se crea
y consolida la ideologia anti-haitiana y racist anti-
negra. El tercero se mueve de la d6cada de 1960 a la
de 1980 y su signo es revisar y desmontar uno por uno
los elements que constituyen esa ideologia. El cuarto
comienza en la decada de 1980 y llega hasta fines del
siglo XX, en el cual ya la revision de los conocimientos
pasados no es el norte de las investigaciones, sino mas
bien el interns de una descripci6n explicativa de esa pre-
sencia tal y como se comporta en los moments en que
los studios tienen lugar.
Al final de este ensayo cualquier expert en el tema
migratorio advierte que las Ciencias Sociales domini-
canas estAn atrasadas en el studio de este fen6meno,
pues ailn no salen decididamente de s6lo ver y estudiar
elements relacionados con su faceta de inmigraci6n
laboral, sin fijar su atenci6n en otras Areas del mismo
fen6meno que son predominantes en los studios moder-
nos sobre migraci6n, como son la identidad y la integra-
ci6n, la comunidad 6tnica, la segunda y tercera genera-
clones, el retorno, el capital social, la transnacionalidad,
las relaciones Estado-inmigraci6n y Estado-emigraci6n,
las asociaciones de migrantes...
Pero quizas la encuesta national de la poblaci6n
haitiana en la Repuiblica Dominicana con que probable-
mente se inicia un quinto period de estos studios, sea
la base para la modernizaci6n de las Ciencias Sociales
dominicanas que began con la migraci6n haitiana.

El inicio de los studios
Los studios sobre la presencia haitiana en la Repuiblica
Dominicana se inician en el siglo XX, aunque este fen6-
meno social es anterior al inicio de esa centuria. Inves-
tigaciones hist6ricas, socio-hist6ricas y de historic eco-
n6mica realizadas el siglo pasado (Cassa, Moya Pons,
Pefia Batlle, Sili6) ofrecen datos e indicios sobre flujos
poblacionales de la parte oeste hacia la parte este de la
Isla Hispaniola, desde much antes de que 6stos comen-
zaran a indagarse. Asimismo, los archives de secretaries


de Estado como las de Agricultura e Inmigraci6n, de
Relaciones Exteriores, de Justicia y de instituciones
como la Policia Nacional y de los ayuntamientos e
iglesias de provincias fronterizas anteriores a 1900, con-
tienen informes, sentencias, querellas, registros, estadis-
ticas, que sugieren frecuentes salidas de nacionales de
Haiti a la Republica Dominicana y regresos de estos a
Haiti e incluso de asentamientos en tierras dominicanas
de nacionales haitianos, anteriores (y diferentes) a los
llamados bateyes azucareros y cafetaleros1.
El moment en que se iniciaron esos studios puede
ubicarse en la tercera decada del siglo XX2. En el pri-
mer lustro del decenio de 1930 se hicieron indagacio-
nes y publicaciones muy discretas, que no s6lo estaban
movidas por el interns de conocer c6mo se comportaba
la presencia haitiana de antes y de ese moment. Aun-
que esos trabajos se apegaban a las rigurosidades t6cni-
cas e intelectuales prevalecientes en aquellos tiempos,
sus fines eran de caracter politico e ideol6gico.
Intelectuales como Ram6n Emilio Jim6nez, a la
saz6n secretario de Estado de Educaci6n, Vicente
Tolentino Rojas, entonces director General de Estadis-
ticas, y Manuel Arturo Pefia Batlle, quien todavia no
estaba incorporado al regimen de Rafael L. Trujillo, a
no ser como miembro de comisiones relacionadas con
la cuesti6n fronteriza, fueron las mentes y las plumas
mis destacadas de ese primer moment.
Los trabajos de Jim6nez y de Tolentino Rojas busca-
ban poner en conocimiento del Gobierno y de la pobla-
ci6n cual era la magnitude present y en perspective
de los asentamientos de haitianos en el pais. Para esos
fines, desde la Secretaria de Estado de Educaci6n se
envio a los inspectors de esa carter un cuestionario
para determinar el estado de la presencia de nacionales
de Haiti en las escuelas fronterizas dominicanas3. Ade-
mis, en los boletines o anuarios de esa Secretaria se
daba cuenta de los process de dominicanizaci6n de la
educaci6n en la frontera: nuevas escuelas, cambios de
nombres de los poblados y creaci6n y difusi6n de poe-
sias, canciones e himnos de caricter patri6ticos que se
difundian en las zonas cercanas a Haiti.
La Direcci6n General de Estadisticas realizaba estu-
dios demograficos, cuyas fines eran determinar la signi-
ficaci6n de los haitianos en la poblaci6n de la Republica
Dominicana, en aquel entonces y en el future. Era tam-
bien el moment en que Pefia Batlle producia algunas


28 GLOBAL
















































de sus interpretaciones hist6ricas sobre el papel jugado
por Haiti en el destino de la naci6n dominicana.
En el segundo lustro de la decada de 1930, los traba-
jos sobre la presencia de haitianos estuvieron condicio-
nados por el genocidio de 1937 llevado a cabo contra
los nacionales del pais vecino asentados en la frontera.
La mayoria de esos studios perseguia justificar esa
acci6n. En ese moment hay un intellectual que destaca
por encima de todos los que se dedicaron a esa labor
a trav6s de articulos de peri6dicos y folletines: Joaquin
Balaguer, quien pronuncia charlas y public ensayos al
respect en el pals y en el extranjero, tarea que conclu-
ye en su obra La realidad dominicana, publicada con
posterioridad, en la d6cada de 1940.
En las dos decadas siguientes, la labor intellectual rea-
lizada en el pais sobre Haiti estuvo dirigida a crear las
bases y desarrollar los elements nodales de la ideologia
anti-haitiana y racist anti-negra que aun pervive y pre-
domina. Unicamente se conoce un trabajo publicado en
esa 6poca en el pais que difiere de esas ideas. Es una car-
ta escrita por Juan Bosch a Hector Inchaustgui Cabral,


Emilio Rodriguez Demorizi y Ram6n Marrero Aristy,
que fue publicada con su respuesta en forma de folleto
por una editor de La Vega, bajo el titulo de Dos cartas
para la Historia4.
El resto de ese tipo de escritos publicados durante esos
20 afios servia al prop6sito de establecer el "otro", anta-
g6nico y diferenciador, que se entendia necesario para
el desarrollo y fortalecimiento de la identidad cultural y
national. El primer trabajo de importancia en esa linea,
despues de terminada la decada de 1930, fue el discurso
pronunciado por Pefia Batlle, con motivo de la fundaci6n
de la provincia San Rafael, en1941; especie de clarinada
y de program, que sirvi6 de inspiraci6n y orientaci6n a
quienes lo siguieron en esa labor.
En ese lapso se desarrollaron studios que cubrian
los distintos aspects a trav6s de los cuales se vertebra
esa forma de pensar la cuesti6n dominico-haitiana. Los
elements juridicos, politicos e hist6ricos de la frontera,
los culturales, que se focalizan en el lenguaje y en las
costumbres, los religiosos, los raciales y los puramente
hist6ricos, que no s6lo se encontraban en exposiciones














dedicadas a ellos sino tambi6n en textos que explican
los avances del regimen trujillista en sus esfuerzos por
contrarrestar los efectos sobre el pais de la presencia
haitiana y en las pol6micas de autores dominicanos con
los del pais vecino5.

Los studios post-Trujillo
Despues de la desaparici6n de la dictadura de Rafael L.
Trujillo, a inicio de la d6cada de 1960, se produce un
cambio que modifica radicalmente el sentido de los estu-
dios sobre los vinculos de Haiti y sus pobladores con la
Repiblica Dominicana. La producci6n que habia tenido
lugar durante las dos decadas anteriores se somete a
una revision despiadada que desmonta uno por uno los
pilares que sostenian la ideologia reciamente articulada
en aquel tiempo, no dejando nada en pie y conforman-
do sobre sus despojos una suerte de contra ideologia no
anti-haitiana y no racist anti-negra.
Esta transformaci6n encuentra su explicaci6n no s6lo
en razones intelectuales y t6cnicas, sino tambien poli-
ticas e ideol6gicas. La desaparici6n de la dictadura de
Trujillo cre6 un ambiente politico en el que las critics a
cualquiera de los elements de su sistema parecian cier-
tas, justas y progresistas -lo fuesen o no-, lo cual estimu-
16 y sostuvo ese quehacer y el nivel de su radicalidad.
Ademds, esa guerra intellectual, politico-ideol6gica,
aparentaba desenvolverse contra posturas del pasado,
que no se desarrollaban mds alla de aquel dia en que el
regimen dictatorial cay6, que lucian muertas para siem-
pre. La realidad era que esas ideas seguian permeando
y siendo predominantes en la sociedad, s61o que en ese
entonces nadie las defendia. Lo que sucedia era que
sus creadores, aun vivos, sus sostenedores o simples
seguidores estaban colocados a la defensive. Era como
si entendieran que en un context socio-hist6rico y
politico-cultural tan adverse no tenia sentido library esa
batalla o temian hacerlo.
Lo important de ese hecho a los fines de este arti-
culo, es que esa revision critical y recreaci6n de nuevas
posiciones politico-ideol6gicas no se daba en el marco
de un debate que permitiera reflexionar a ambas parties
sobre los arguments del contrario6.
Los realizadores de esa tarea eran en su mayoriaj6ve-
nes (y algunos no tan j6venes) historiadores, soci6logos
y de otras disciplines sociales adscriptas o cercanas, en
terminos te6rico-metodol6gicos, al marxismo. Este es


otro element que explica que las variables politico-
ideol6gicas estuviesen presents en la labor intellectual
que desarrollaban.
Por aquel entonces, ser marxista dificilmente se redu-
cia a una postura frente al conocimiento, sino que impli-
caba normalmente una militancia mas global frente a
las distintas esferas de la sociedad y del mundo. 0 sea,
que la revision critical y la reconstrucci6n te6rica e ideo-
16gica que realizaban eran s61o una parte de una lucha
mas general national e interacional. No se trataba pura
y simplemente de demostrar equivocado el viejo pensa-
miento y establecer uno nuevo. Era mas lo que se busca-
ba. Se perseguia contribuir desde ahi con un process de
cambio mas general de la sociedad, donde el todo socio-
econ6mico y politico-cultural fuera removido. Eran asi
de radicales los t6rminos de las confrontaciones, de las
que no escapaba el frente de las ideas7.
Durante los 20 afios que dura ese process hay muchas
desigualdades en los moments de la incorporaci6n y
en las sefias intelectuales y political de sus participan-
tes, en las orientaciones y en las calidades de las obras
que se realizan, en la continuidad de los trabajos que
parten de ellos; pero ninguna de esas diferencias anula
el prop6sito comin -intencional o de hecho- de revisar
lo escrito en los 20 afios anteriores y suplantarlo.
Durante la primera de esas dos d6cadas, la genera-
lidad de los profesionales o estudiosos o intelectuales
que se dedican a esa labor proceden del exilio politico a
que oblig6 el regimen de Trujillo a sus opositores.
La convulsi6n political que sign el primer lustro de
la d6cada de 1960 lo convierte practicamente en perdido
para los fines de esta evaluaci6n, a menos que se fije
la atenci6n en obras ya realizadas y divulgadas en esos
primeros cinco afios por los dos uinicos sobrevivientes
intelectuales y politicos de ese exilio, que fueron Juan
Bosch y Pedro Mir8, y, en la discreta pero significativa
labor realizada en ese mismo period por Hugo Tolen-
tino Dipp. Me refiero, en el caso de los dos primeros,
a obras hist6ricas que no estaban dedicadas al tema
haitiano, pero que si hacian un inmenso ruido a ele-
mentos nodales del compact armaz6n ideol6gico que
sobre la identidad national y cultural se habia creado
a lo largo de las d6cadas de 1930, 1940 y 1950. Los
juicios de Bosch acerca de la revoluci6n haitiana y de
su lider Toussaint Loverture, uno de los tres genios
politicos que ha producido Am6rica, como decia ese


30 GLOBAL












autor, distan much de los que se podian encontrar en
la bibliografia hist6rica del period mentado9.
El libro Tres leyendas de colors de Mir se public des-
pues de 1965, pero su contenido son las mismas charlas
que dictaba a cientos de j6venes que, en grupos mds
pequefios, se reunian con 61 en la Universidad Aut6no-
ma de Santo Domingo (UASD), no en sus aulas ni en sus
salones de conferencias, sino entire las matas de mangos
de solares aledafios al pequefio edificio donde se aloja-
ban la Escuela de Sociologia, la Escuela de Idiomas y el
Institute de Sismologia de esa instituci6n; charlas en las
que exponia una interpretaci6n de las participaciones
raciales en la historic de Santo Domingo muy distinta a
las conocidas en los textos de los 30 afos anteriores.
Tolentino Dipp, de su lado, describe y public en
ese primer lustro sus apuntes biogrdficos de Gregorio
Luper6n, con el que gan6 el concurso organizado por
el gobiemo de Juan Bosch con motive del primer cente-
nario de la Restauraci6n, pero, quizAs mas important
que eso, pronuncia y public una charla sobre la naci6n
dominicana en la Universidad Aut6noma de Santo
Domingo. En ambos textos replantea muchos de los
6nfasis hist6ricos que se habian hecho hasta entonces
sobre el process, lento y doloroso, como lo califica, de
formaci6n de la nacionalidad dominicana'0.
En el segundo lustro de la d6cada de 1960, despues
de los acontecimientos de Abril de 1965, un grupo de
figures political e intelectualmente menores comienza
una labor que se hace sistematica acerca de elements
importantes de la predicha ideologia. El mismo Tolenti-
no Dipp, Federico Henriquez Vasquez, Emilio Cordero
Michell y Franklyn Franco Pichardo dan los primeros
pasos en las revisiones hist6ricas, que durante toda la
dacada de 1970 continuaran, desde la Historia misma,
desde la Sociologia y desde otras Ciencias Sociales.
Asimismo, a finales de los 60 y a principios de los 70
aparecen tres textos, que son los primeros antecedentes
de un tipo de studio distinto, que intent establecer,
mediante procedimientos estadisticos y sociol6gicos, la
realidad de la presencia haitiana de ese moment. Se tra-
ta de un primer esfuerzo por cuantificar la mano de obra
haitiana en el mercado laboral dominicano realizado por
la Oficina Nacional de Planificaci6n (ONAPLAN), de los
trabajos de campo y consiguientes andlisis realizados
acerca de la industrial azucarera, por un equipo de soci6lo-
gos encabezado por Andre Corten y constituido por Isis


Duarte y Magda Acosta y de la encuesta que, sobre la
inmigraci6n haitiana hacia la Republica Dominicana,
realize el equipo del Instituto Dominicano de Estudios
Aplicados, dirigido por Frank Marino Hemrndez.
Pero es en la segunda parte de ese period, en la deca-
da de 1970, en la que se crean las condiciones intelec-
tuales y politico-ideol6gicas que hacen de esa revision y
reconstrucci6n critics del pensamiento sobre la naci6n
una labor mas consciente y mas en consonancia con
los elements heuristicos de la 6poca. En ese moment
retorna al pais un grupo dej6venes que habia adquirido
su formaci6n bAsica bajo el regimen de Trujillo y que
antes, durante o despues de la Revoluci6n de Abril de
1965, decide realizar o completar su educaci6n superior
en Latinoamerica y Europa.

El grupo
Roberto Cassa, Ruben Silie, Lil Despradel, Jose del Cas-
tillo y Walter Cordero son los nombres mas destacados
de los miembros de ese grupo que, durante ese period,
se dedican a tratar temas directamente relacionados
con la presencia haitiana1. El primero hace una lectu-
ra critical de la historic national, a la vez que produce
ensayos con la intenci6n de desvelar c6mo se constitu-
ye la ideologia anti haitiana y racist anti-negra. Silie
aplica los principios de la escuela de los Anales al siglo
XVIII del Santo Domingo espahol en un contrapunteo
-mas en el process de investigaci6n, que en el process
de exposici6n- con lo que sucedia en esa misma 6poca
en el Santo Domingo frances, haciendo explicitos los
movimientos poblacionales que ya se producian de un
lado a otro de la isla. Despradel elabora una periodiza-
ci6n del antihaitianismo dominicano, que aun mantie-
ne su validez, y del Castillo hace studios definitivos
sobre la contrataci6n de braceros cocolos'2 y haitianos
a principios del siglo. Cordero es quien mas lejos llega
entonces, y todavia, en desentrafiar el cardcter univer-
sal, no s61o anti-haitiano, del racism en la Repiblica
Dominicana.
Pero todavia en esta etapa se escriben y publican
cuatro trabajos, los cuales son una suerte de transici6n
entire este period y la creaci6n de un nuevo tipo de
bisqueda, que aparentemente se conforma con descri-
bir y explicar c6mo se desenvuelven los process de
desplazamientos humans de la parte oeste a la parte
este de la Isla Hispaniola.












Dos de esos studios ya han sido citados. Ellos son el
de Jose del Castillo sobre la contrataci6n de braceros a
principios del siglo XX y el de Jos6 Israel Cuello sobre
la matanza de haitianos de 1937. En ambos casos se
trata de una escrupulosa presentaci6n de informaciones
in6ditas sobre esos temas encontrados en los archives
de esas 6pocas, de tal forma expuesta que parecen ser
los datos por si mismos, mas que los autores, los que
construyen y narran esas realidades.
Los otros dos trabajos son las tesis de grado de
Sociologia de Frank BAez y Wilfredo Lozano, luego
publicadas como libros. El primer texto es una explica-
ci6n sociol6gica de la industrial azucarera dominicana
y el segundo de la primera intervenci6n military de los
Estados Unidos de America a la Repiblica Dominicana
entire 1916-1924, lapso impossible de estudiar sin bregar
con el tema de la producci6n de azilcar de cafia. Los
datos que contienen son de caracter secundario, pero
expuestos en un marco te6rico-metodol6gico que los
convierten en obras originales y novedosas.
Su interns primero y lnico, al menos expresamente,
en el caso de Baez, era ofrecer una descripci6n de la evo-
luci6n socioecon6mica y political de la industrial azucare-
ra en la Republica Dominicana, y, en el caso de Lozano,
dar una explicaci6n del significado de esos ocho afios
de ocupaci6n military americana en el tipo de desarrollo
capitalist de este pais.

Cambios de fin del siglo
En las dos iltimas decadas del siglo XX se produce cam-
bios que se orientan en dos sentidos diferentes. Uno que
altera various de los elements que habian caracterizado
los studios inmediatamente anteriores. Primero, la revi-
si6n y reelaboraci6n critics de la producci6n anterior a
1960 sobre ese tema dejan de ser el prop6sito principal
de los investigadores, que ahora estin mis interesados
en una descripci6n explicativa de esa presencia tal y
como se comporta en los moments en que los studios
tienen lugar. Segundo, la Historia y la Critica Hist6rica
dejan de ser las disciplines predominantes de esos estu-
dios, para ocupar su lugar la Sociologia y la Antropolo-
gia. Tercero, mientras la generalidad de los resultados de
los studios anteriores a la decada de 1980 servian para
reforzar la nueva forma de analizar la relaci6n con Haiti
y la presencia de sus nacionales en tierra dominicana,
los resultados de los que se ejecutan despuds de iniciado


ese decenio se podian utilizar para orientar el trazado de
political relacionadas con esa presencia.
En el otro sentido, esos cambios tienen que ver con
el surgimiento de una contra critical dirigida a revisar
la producci6n que tiene lugar en las d6cadas de 1960 y
1970. Esta labor se refuerza con la decision de grupos
editoriales de volver a publicar parte de la producci6n
que sobre el tema se habia elaborado o publicado bajo
el regimen de Trujillo, sobre todo los libros de Pefia
Batlle. La maduraci6n de dos process, uno politico
y otro intellectual, hacen possible esos cambios. El fin
del Gobierno termidoriano de los 12 afios de Joaquin
Balaguer, con el triunfo electoral del Partido Revolucio-
nario Dominicano en 1978, es un moment important
para los afanes nacionales de una sociedad mis abierta
y, en consecuencia, mis adecuada al surgimiento y a
la difusi6n de nuevas ideas, al planteo y desarrollo de
cualquier tipo de debate y al uso de los conocimientos
cientificos en la elaboraci6n de political sociales y
econ6micas.
La d6cada de 1980 puede considerarse aquella en que
se comienzan y se terminan los studios sociol6gicos y
antropol6gicos de la presencia haitiana en los ingenios
azucareros de la Repiublica Dominicana. Sus metas son
crear conocimientos tecnicamente aplicables a los cam-
bios que se requieren en la industrial del azicar de cafia,
a la vez que establecer su significado en el conjunto
social y cultural de la naci6n.
Este primer proyecto lo realizaron various equipos de
investigaci6n e investigadores individuals. De ellos
destacan tres grandes trabajos: el realizado por el Fon-
do para el Avance de las Ciencias Sociales, bajo el titu-
lo de El Batey y dirigido por Frank Moya Pons, con un
equipo de analistas sociales constituido por Fernando
Ferrin, Martin Murphy y Carlos Dore Cabral; la inves-
tigaci6n de Frank Baez Evertsz, Braceros haitianos en
la Republica Dominicana y la investigaci6n de Martin
Francis Murphy, Historical and Contemporary Labor
Utilization Practices in the Sugar Industries of the
Dominican Republic.
El primero de estos trabajos se hizo por encargo del
Consejo Estatal del Azicar en 1983, con un financiamien-
to del Banco Interamericano de Desarrollo. El segundo
fue la tesis que present el autor para aspirar a doctor
en Sociologia en la Universidad Nacional Aut6noma de
Mexico y su primera edici6n data de 1984. El tercero fue


32 GLOBAL













la tesis que present el autor para optar al titulo de doctor
en Antropologia en la Columbia University, en 1986.
Estos tres trabajos se complementan entire si, sien-
do el que dirigi6 Moya una minuciosa investigaci6n
de las condiciones socio-econ6micas existentes en los
bateyes de los ingenios del Consejo Estatal del Azucar;
el de BAez se focaliza en estudiar la 16gica de la migra-
ci6n laboral de Haiti hacia la Republica Dominicana, y
el de Murphy establece una comparaci6n entire el uso
de la mano de obra haitiana en los ingenios del Estado,
de las empresas privadas dominicanas y las empresas
privadas extranjeras.
Existen otros studios menores realizados por las
instituciones mismas del sector azucarero, por las ONG
que se ocupan de trabajar con los inmigrantes y refugia-
dos haitianos en el pais y por estudiosos, cuyos ensayos
encontraban cabida en revistas que se pueden conside-
rar como especializadas en ese tipo de temas, como es
Estudios Sociales13.

Preguntas sin contestar
A los finales del decenio de 1980 y a lo largo de la deca-
da de 1990, los studios aludidos van dejando preguntas
sin contestar que son asumidas por algunos de esos espe-
cialistas. Se produce dos direcciones bAsicas de investi-
gaci6n a partir de esas cuestiones. Una que tiene que ver
con las otras areas de la economic national a que se va
extendiendo la mano de obra haitiana en dimensions
significativas. Asi, los studios sobre la presencia haitia-
na salen de los ingenios azucareros y se dirigen, primero,
hacia la producci6n cafetalera, con los resultados de una
encuesta realizada y analizada por Wilfredo Lozano y
Frank BAez. MAs adelante, el mismo Lozano, en el marco
de sus studios sobre los jornaleros agricolas,
se dedica a desentrafiar en una nueva encuesta
y consecuente analisis, las caracteristicas de la
presencia haitiana en el arroz. Finalmente, en
esa linea, Ruben Sili6 y Carlos Segura comien-
zan a estudiar los conglomerados de haitianos
en las zonas urbanas, sobre todo los que se con-
centran en la industrial de la construcci6n.
La otra linea de investigaci6n tiene que ver
con la extension de la presencia haitiana, pero
no en t6rminos de la estructura geografica o
econ6mica de la Repiblica Dominicana, sino
de la extension de los haitianos a trav6s de sus


hijos nacidos en este pais, ya sea de parejas de haitianos,
de parejas de haitianos y de dominicanos, e incluso de
parejas de descendientes de haitianos, o sea, de parejas
de dominicanos de ascendencia haitiana. Carlos Dore
Cabral ha sido el unico de los especialistas mencionados
que se ha dedicado, de manera continue y sistematica, a
estudiar a los dominicanos de ascendencia haitiana, que
han sido colocados, a diferencia de otras descendencias
de extranjeros, en la condici6n del unico grupo 6tnico-
cultural que forma parte de la poblaci6n dominicana.
En cuanto al otro tipo de investigaci6n que se produ-
ce en las d&cadas de los 80 y los 90, que consiste en
una contra critical de aquellos trabajos que se elaboran
y publican en las dos d6cadas anteriores y que s6lo cuen-
ta con una obra realmente important. Me refiero a El
ocaso de la nacidn de Manuel Nilfez, que se public a
inicios de 1990. Antes de ella, algunos articulistas, en
exposiciones de menos monta, se habian ocupado de











aspects relacionados con la inmigraci6n de haitianos,
pero ninguno de esos articulos periodisticos ni todos
juntos, Ilegaba a lo que podria considerarse una critical
consistent de los studios en las d6cadas de 1960 y
1970. Es mis, ni siquiera eran una critical correctamente
articulada a uno solo de los aspects de esos studios.
El libro de Nufiez es diferente, pues consiste basica-
mente en eso, en una critical exhaustive de todo lo que
se habia escrito en aquel period y ain despu6s sobre
el tema, tanto en t6rminos de revision critical de la lite-
ratura anterior a la d6cada de 1960, como en t6rminos
de unas Ciencias Sociales que crean conocimientos t6c-
nicamente aplicables y que desvelan el significado del
fen6meno que estudian.
La debilidad de ese otro tipo de studios consiste en
que se trata de un solo studio y que este se reduce a
una critical, a partir de la cual no se elabora un nuevo
conocimiento que sea capaz de explicar, desde su pro-
pia 6ptica te6rica e ideol6gica, los nuevos fen6menos
que comporta la presencia de haitianos en la Repuiblica
Dominicana a principios del siglo XXI. Esto no lo logra
la obra de Nifiez ni en su segunda edici6n, ampliada y
corregida, donde revisa las critics que habia formulado
hace 10 afios e incorpora las que hace a los trabajos que
se produce en las d6cadas de 1980 y de 1990.
Despu6s de esta iltima edici6n de El ocaso de la
nacidn, se han publicado algunos ensayos de cierta
importancia por otros autores que se mueven en la mis-
ma linea de pensamiento que l1, pero reducidos al area
legal y tratando un aspect especifico de la cuesti6n,
que es el de la nacionalidad de los descendientes de
haitianos nacidos en la Repdblica Dominicana. A pesar
de esas limitaciones, es necesario tenerlos en cuenta si
se quiere tener una idea exhaustive de los asi llamados
studios sobre la presencia haitiana en la Repiblica
Dominicana. Sus autores son prestigiosos juristas, como
Lupo HernAndez Rueda y Peligrin Castillo.

Asignaturas pendientes
Si la situaci6n de los studios de la presencia haitiana
en la Repdblica Dominicana, descrita y explicada hasta
aqui, es la que existe a principios del siglo XXI, cualquier
conocedor de las teorias de las migraciones puede darse
cuenta que las Ciencias Sociales dominicanas estan muy
atrasadas en el conocimiento global del fen6meno de
la inmigraci6n haitiana hacia la Repiblica Dominicana.


En realidad no se ha pasado, despues de tantos afios
estudiandolo y con tan variadas formas de estudiarlo,
de lo que se puede considerar la primera parte o etapa
de ese conocimiento, que consiste en validar que el pro-
ceso migratorio tiene lugar y establecer la naturaleza y
la 16gica de la inserci6n de esa fuerza de trabajo en la
economic dominicana. No se ha ido much mas alli,
si exceptuamos los studios sobre los dominicanos de
ascendencia haitiana y la situaci6n de la mujer haitiana
y dominicana de ascendencia haitiana.
Es que modernamente los studios migratorios siguen
teniendo como base esa primera etapa sin la cual es
impossible avanzar hacia otros niveles, pero sus preocu-
paciones centrales hoy dia son otras, como los process
de identidad e integraci6n de los migrants y sus descen-
dientes, los negocios 6tnicos, las del capital social, el
papel de las remesas al pais de origen, el transnacionalis-
mo, las organizaciones de los migrants, las relaciones
entire los inmigrantes con el Estado que lo recibe y las
relaciones de los emigrados con el Estado desde d6nde
salen. En ninguno de estos y otros posibles aspects
especificos generados por los process migratorios han
incursionado las Ciencias Sociales dominicanas, en el
caso de la presencia haitiana en la Repilblica.
S61o en el reci6n iniciado siglo XXI se ha realizado la
primera encuesta de carfcter national y con vocaci6n
de representatividad entire los haitianos que viven y tra-
bajan en la Repdblica Dominicana, a trav6s de la que
se pueda dar cuenta de cual es su realidad complete, no
parcial, como ha sido hasta ahora. Este studio fue reali-
zado por la sede dominicana de la Facultad de Ciencias
Sociales de America Latina (FLACSO) y dirigido por
Ruben Sili6 con la participaci6n de Antonio Morillo,
Brigida Garcia y Carlos Dore Cabral.
De este esfuerzo sin precedentes en los studios migra-
torios llevados a cabo en la Republica Dominicana s6lo
se ha publicado un informed preliminary muy rudimenta-
rio de los resultados. La base de datos que se construy6
con esa investigaci6n, sin embargo, puede contribuir a
que las Ciencias Sociales dominicanas acometan estu-
dios sectoriales much mas a tono con la actual evolu-
ci6n de las investigaciones sobre los desplazamientos
poblacionales en el mundo y que ofrezca un saber mis
profundo sobre lo que ha significado y significa la pre-
sencia de los nacionales de la parte este de la Isla Hispa-
niola en la Repulblica Dominicana.


34 GLOBAL














Carlos Dore Cabral es secretario de Estado, director de la Direcci6n
de Informaci6n, Andlisis y Programaci6n de la Presidencia (DIAPE). Licen-
ciado en Sociologia, es especialista en studios politicos, sociologia de las
migraciones y process de urbanizaci6n. Ha sido durante 15 anos professor
universitario, ha hecho aportes de interns sobre la cuesti6n rural en la Repi-
blica Dominicana y ha escrito various libros, entire los que destacan The Urban
Caribbean: Transition to the New Global Economy y Problemas socioldgicos de
fin de siglo.


Notas
I Antes de la inmigraci6n laboral haitiana hacia la Repiblica Dominicana
y concomitantemente con 6sta, hubo flujos significativos de nacionales
de Haiti, a los cuales la teoria de la migraci6n llama asentamientos de
colonizaci6n y que suelen producirse entire paises que tienen la misma
frontera. Este parece haber sido un movimiento poblacional incesante
desde tiempo no establecido y que s61o detuvo, momentrneamente, el
genocidio de 1937.
SHay studios importantes sobre la cuesti6n dominicano-haitiana ante-

riores a 1930, pero que se refieren sobre todo a la cuesti6n de los limits
fronterizos y a los process hist6ricos comunes a ambos paises, sin entrar
en los aspects que tienen que ver con los movimientos poblacionales
entire las dos naciones.
SEste cuestionario fue mostrado por el autor a un inspector de educaci6n
que residia en el municipio de Las Matas de Farfian y a quien entrevistaba
en la segunda mitad de los 80, con el prop6sito de conseguir informaci6n
privilegiada acerca de los movimientos oficiales en los aflos anteriores al
genocidio. Ese cuestionario circul6, segin el informant y segtln lo que el
autor pudo establecer en el Archivo General de la Nacidn, tambien a traves
de los inspectors del Partido Dominicano. Aparentemente ese instrument
se estuvo aplicando durante el lustro de 1930-1935 y en los primeros afios
del lustro 1935-1940 y sus preguntas perseguian medir el nivel de haitia-
nizaci6n de las escuelas de la frontera.
La version mis socorrida sobre los origenes de esa carta y su respuesta, es
que en ocasi6n de un Congreso de periodistas que hubo en La Habana en la
decada de 1940, Trujillo envi6 esa delegaci6n, que mns que de periodistas,
era de funcionarios, porque alli se concentraba la mis fuerte oposici6n a
su regimen y eran necesarias mentes y voces con suficiente informaci6n y
talent para defenderlo, pero, ademas ellos todos eran amigos o conocidos
del famoso cuentista dominicano. Se asegura que se reunieron esa noche
y que alguna propuesta le hicieron ellos a Bosch, pues de otra forma no se
explica que este dejara su posici6n por escrito, en la que es claro que no
tenia intenci6n de volver al pais, del cual se sentia tan lejos, express en la
carta, como un hombre de Alaska. Se ha llegado a decir que en aquella oca-
si6n se le ofreci6, al ya dirigente del PRD, la Presidencia de la Reptiblica.
5 Durante la segunda parte de la ddcada de 1940, en los inicios de la Gue-
rra Fria que sigue al moment de apertura propiciado por los acuerdos


de los aliados en Yalta y Teheran, various abogados e intelectuales domini-
canos, cuya rebeldia contra el regimen era conocida, fueron enviados a
puestos en la judicatura situados en la frontera. Una de sus misiones era
escribir textos periodisticos, ensayos o folletos sobre sus observaciones de
aquellas zonas. Dos de los j6venes intelectuales de aquella 6poca que se
vieron obligados a hacerlo fueron Freddy Prestol Castillo y Nestor Caro.
En esas circunstancias se concihen y probablemente se cscrihen la novel
El Masacre se Pasa a pie del primero y los cuentos Balsie del segundo.
El sentido critic de la primera dio lugar a que s61o se conociera en la
d6cada de 1970. Otras obras literarias tambien sirven al conocimiento de
las caracteristicas de la presencia haitiana en el pais, como las novels de
Ram6n Marrero Aristy Over y la de Francisco Moscoso Puello, Caiias y
bueyes, asi como el famoso cuento de Juan Bosch, Luis Pie.
6 Los periods de conformaci6n de la ideologia y la contra ideologia naciona-
les referentes a Haiti y a la presencia hailiana en la Reptiblica Dominicana se
dan en ambientes politicos intelectualmente cerrados, indcpendientemente de
las diferencias de razones que los provocan. Lo mismo que se dice en el texto
con relaci6n a las limitaciones del period de las decadas de 1960 y 1970, se
puede decir con relaci6n al period de las decadas de 1940 y 1950.
7 En una situaci6n de esa naturaleza era muy dificil detenerse a ver y ana-
lizar los matices y a reconocer las ireas comunes existentes entire uno y
otro de los puntos de vista en pugna.
8 La idea es de Jose Israel Cuello en conversaciones privadas con el
autor de este articulo.
' Igual efecto producia la lectura de su cuento Luis Pie, cuando se
relacionaba con el tratamiento que oficialmente se les ofrecia a los
picadores de cafia haitianos.
't Este autor ya habia escrito en 1959 su tesis para alcanzar el grado de
Doctor en Derecho de la Universidad de Paris, sobre los origenes hist6ricos
y juridicos de los estados haitiano y dominicano. En la decada de 1970
inicia un trabajo que promete monumental sobre el papel de la raza en la
historic de Santo Domingo, pero del mismo, hasta ahora, s6lo ha publica-
do el primer tomo en 1974.
" Hay otros autores que no reunen todas las caracteristicas predichas
en el texto para ser considerados miembros de ese grupo, pero que si
expusieron nuevas ideas y sacaron a la luz nuevas informaciones sobre
el tema de Haiti y su presencia en el pais, como es el caso de los historia-
dores formados en Estados Unidos, Frank Moya Pons y Antonio Lluberes
Navarro y el antrop6logo asimismo formado en ese pais Fernando FerrAn;
tambien es el caso de Jose Israel Cuello y Carlos Dore Cabral, quienes
habian adquirido su formaci6n, hasta ese moment, en el pais, el prime-
ro trabaj6 los archives de Julio Ortega Frier sobre los acontecimientos
fronterizos que se produjeron en el afio de 1937 y el segundo sobre la
identidad national y cultural de los dominicanos. Ademas, es en esa deca-
da que se desarrollan nuevas lines de investigaci6n en diversas areas
cuando contribuyen directamente con ese process de revision: las inves-


















tigaciones en musicologia de Fradique Lizardo y Dagoberto Tejada, en
religiosidad popular de June Rosenberg, Geo Ripley, Martha Ellen Davies
y Carlos Esteban Deive y en arqueologia social y antropologia social
de Marcio Veloz Maggiolo, Renato Rimoli y Fernando Luna Calderon.
Adermns, entonces se publican algunos textos claves al respect, como el
C(digo Negro Carolingio.
12 Es la denominacion que se aplica en la Repuiblica Dominicana para refe-
rirse a los natives de las islas del Caribe del Este que migraron al pais a
inicio del siglo XX y a sus descendientes que nacieron en este pais.
"1 Entire -stos hay que destacar porque se trata de la continuidad de una
line de investigation iniciada por los mismos autores, el libro de Jose
Israel Cuello acerca de los contratos de braceros posteriores a 1937 hasta
los lltimos realizados bajo el gobierno de Joaquin Balaguer y los studios
de Jose del Castillo sobre el significado del crecimiento fisicos de los
ingenios azucareros durante y despus de la intervenei6n norteamericana
de 1916-1924. Y los dos tomos de Bernardo Vega sobre Trujillo y Haiti,
done recoge o glosa importantes documents de los primeros siete afios
de la dominacion trujillista relacionados con el tema haitiano. En su caso
no se Irata de la eontinuidad de una linea de investigation, como en el
(d Cuello y del Castillo.


Bibliografia
BAEZ EvERI'SZ, FRANC, Braceros haitianos en la Repdblica Dominicana, Ins-
tituto de Investigaciones Sociales, Santo Domingo, 1986.
BALAGUER, JOAOUIN, La realidad dominicana, Ferrari Hermanos, Buenos
Aires, 1947.
BoscH, JUAN, Trujillo: COasa de una irania sin ejemplo, 6ta. Edici6n, Edilo-
ra Alia y Omega, Santo Domingo, 1994.
Boscit. JUAN, HICTOri INICHAIjSTEGUI CABRAL, EMILIO RODRiCUEZ DEMORIZI Y
RAMON MARRERO ARISTY. Dos cartas para la historic, La Vega, 1940.
CAssA, ROBLRTO, Republica Dominicana. Dos Siglos de Historia, Editora
Sanlillana, Santo Domingo, 1998.
CORDERO MICHFt., EMItIO, La revolucion haitiana y Santo Domingo, 1844-
1899, Editora Nacional, Santo Domingo, 1975.
CORDERO, WAI:ER, La discrimination racial: oriqenes y manifestaciones,
Seric educaci6n ciudadana, 12, PUCMM/CUEPS, Santo Domingo, 1998.
CoUREN, ANDRES, MAGDA ACOSiA, ISIs DUARTE Y CARLOS MA. VRlAs, Azicar y poli-
tica en la RepIiblica Dominicana, Editora Taller, Santo Domingo, 1981.
CuEr.l., Josfi ISRAtI, Docuimentos del conflict dominico-haitiano de 1937,
Editor Taller, Santo Domingo, 1985.

DAVIS, MAR1THA ELL.N, "The Old time religion" en Cultura y Folklore en
Samand, Alfa y Omega, Santo Domingo, 1984.
DIlvlE, CARLOS ESTrFAN, Vodu y magia en Santo Domingo, Museo del Htom-
bre Dominicano, Santo Domingo, 1975.
DEL CASTnLo, Josi, La inmigracion de braceros azucareros en la Repdblica
Dominicana, Cuadernos del Cendia, UASD, Santo Domingo, 1978.


DESPRADEL, LIL, Las etapas del antihaitianismo en la Repdblica Dominica-
na en Politica y Sociologia en Haiti y la Repuiblica Dominicana, UNAM,
Ciudad de Mexico, 1974.
DORE CABRA.L, CAMLOS, Los dominicanos de origen haitiano y la segregaci6n
racial en la Reptiblica Dominicana, Estudios Sociales, Santo Domingo, 1986
------------, "Los dominicanos de ascendencia haitiana", I, I1,

ll, IV y V, El Siglo, Santo Domingo, 1999.
FRANCO, FRANKLYN, Los negros, los mulatos y la nacion dominicana, Editora
Nacional, Santo Domingo, 1976
HERNANDEZ, FRANK MARINO, La inmigracidn haitiana, Editora Taller, Santo
Domingo, 1973
FERR.AN, FERNANDO, La presencia haitiana en la Repiblica Dominicana,
Ciencia y Sociedad, Santo Domingo, 1986.
LOZANO, WILFREDO Y BAEz EVERTSZ, FRANK, Migracidn international y
economic cafetalera, FLACSO, Santo Domingo, 1985.
MOYA PONS, FRANK, La dominacidn haitiana, UCMM, Santiago, 1972
MOYA PONS, FRANK, CARLOS DORE CABRAL, FERNANDO FERRAN Y MARTIN
MURPHY, El Batey, Fondo para el Avance de las Ciencias Sociales, Santo
Domingo, 1986.
MURPHY, MARTIN, Semejanzas y diferencias en la utilizacion de mano de
obra en las plantaciones azucareras de la Repziblica Dominicana, Estudios

Sociales, Santo Domingo, 1984.
ROSENBERG, JUNE, El gagd. Religion y sociedad de un culto dominicano. Un
esludio comparative, UASD, Santo Domingo, 1979.
SluEi, RUBEN, Economia, esclavitud y poblacion: ensayos de inlerpretacion
historic del Santo Domingo espailo! en el siglo XVIII, UASD, Santo
Domingo, 1976.
SILIE, RUBEN, CARLOS SEGURA Y CARLOS DORE, La nueva inmigracidn haitiana,
FLACSO, Santo Domingo, 2002.
TEJADA ORTIZ, DAGOBERTO, Cultura y Folklore en Samand, Alfa y Omega,
Santo Domingo, 1984.
TOLENTnNo, HUGo, Raza e Historia en Santo Domingo, UASD, Santo Domin-
go, 1974.
VEGA, BERNARDO, Trujillo y Haiti 1, Sociedad Cultural Dominicana, Santo
Domingo, 1988.
----------, T-,U.., y Haiti II, Sociedad Cultural Dominicana, Santo

Domingo, 1995.
Crecimiento de la poblacidn entire el 13 de mayo de 1935, fecha de la
ejecucidn del censo national y el 31 de diciembre de 1936, Secci6n de
Publicaciones de la Direcci6n de Estadisticas 1937, Ciudad Trujillo.
LLUBERES NAVARRO, La industrial azucarera en la Republica Dominicana
1870-1930, George Washinton University, 1981, Washington.
MIR PEDRO, Tres leyendas de colors, 3ra. edicion, Editora Taller. 1984,
Santo Domingo.
Boletin Informativo 1935, Secretaria de Estado de Educaci6n (dirigida en
ese moment por Ram6n Emilio Jimenez).


36 GLOBAL








bros para un estreno


aportes para el advance

temas para el progress

propuestas para la cultural


INDILISTRIA sC LTURALt$
Retos Para el de-s3rrollo cultural
~r


Identidad y proyecto de naci6n

Cuatro pensadores desentrahan el tema como el inicio de un
process permanent y continuado de reflexion sobre tan
relevant cuestion.


"Do- --
P .N.ACo_1- A.


Industries culturales:
retos para el desarrollo cultural

Cinco experts analizan la importancia de la industrial cultural, :
sus implicaciones como ente de desarrollo en sentido general y Literatura dominlcana
sus aplicaciones practices en areas como el turismo, la artesania en los Estados Unldos
los medios audiovisuales. lstorna y trayectora de la diaspora Intelectual

FUNDACIO GLOBAL
DIPIOC.CIA DBSMiClOL



Literature dominicana en los Estados Unidos

El fruto de un seminario que reunion en Funglode a un notable grupo de escritores,agentes
culturales, profesores universitarios y profesionales de diversas ramas interesados en el
enfoque hist6rico y evaluacion objetiva del rol de nuestros connacionales residents en
** Estados Unidos en el desarrollo y auge de la literature dominicana.


FUN'RVION
DEMOCRACIA)"D
Calle CapitAn
Sant) Doming
Tel.: (809) 68
- E-mail: publi























El merengue
Simbolo de identidad national
Por Dario Tejeda
(Imagenes cedidas por el autor)
La trayectoria del merengue ilustra una de las grandes paradojas de la
historic dominicana y, en gran media, latinoamericana: aquella en que
un fen6meno que al principio fue aborrecido por la elite intellectual ter-
min6 convirtiendose en un emblema de la identidad national. La primera
aparici6n de un testimonio escrito relative al merengue se produjo hace
150 afios. Esto implica reconocer que es un ritmo mas antiguo que el
bolero, el son, el tango, el jazz y el blues; motivo suficiente para que sea
considerado como patrimonio musical de la humanidad.


38 GLOBAL
















































w-^ .- .-^,


pw-jj --4

























.I


Juan Francisco Garcia.


Q u gran contrast: mientras que cuando naci6 el
ritmo era aborrecido como peste diab6lica por la
intelligentia de la llamada sociedad de primera,
150 afios despu6s las muchachas de la burguesia piden
a sus padres celebrar sus bodas con el merengue. Y no
s6lo eso: es un fresco y active product de exportaci6n
cultural del pais, tan sabroso y pegajoso que la carisma-
tica figure del jet set latinoamericano Emilio Azcirraga
Jean -una de las personas mas ricas del continente-, ha
celebrado en M6xico sus dos nupcias a ritmo del g6nero
musical mas emblematico de los dominicanos. Se puede
mencionar, de paso, que en el ultimo tercio del siglo XX
el merengue pas6 a ser, tambi6n, una nueva fuente de
hacer fortune.
La trayectoria del merengue ilustra una de las gran-
des paradojas de la historic dominicana y, en gran medi-
da, latinoamericana: aquella en que un fen6meno que al
principio fue aborrecido por la elite intellectual, termin6
convirti6ndose en un emblema de la identidad national.
Nada como esto puede ilustrar mejor la traditional sepa-
raci6n entire elite y pueblo.
Le correspondi6 a un poeta, Eugenio Perdomo -por
demAs nacionalista a carta cabal, hasta morir en el pati-
bulo por defender la patria amada-, dar la primicia: el
merengue existia y estaba enraizandose en el pueblo.


Bajo el seud6nimo El Ingenuo y en un peri6dico fecha-
do el 26 de noviembre de 1854, public en la entonces
naciente Repiblica Dominicana el primer testimonio
conocido sobre el g6nero, y se refiri6 a el como "una
confusion, un laberinto continue", para terminar lla-
mindolo "maldito merengue".
Por su parte, uno de los mas conspicuous intelectuales
del pais, guarecido bajo el seud6nimo de Emmanuel,
lo llam6 "hijo digno del diablo". Fue nada mas y nada
menos que Manuel de Jesus Galvin (autor, a posteriori,
de la famosa novela romintica Enriquillo). Lo tild6 de
"torpe merengue aborrecible", y a seguidas propugn6
"que el birbaro merengue desaparezca".
Esa fue, tal vez, una de las pocas coincidencias entire
El Ingenuo y Emmanuel, pues, por lo demis, eran poli-
ticamente contrarios: el primero, liberal; el segundo,
conservador. Pocos afios despues de la aparici6n piblica
del ritmo, durante el breve lapso de la anexi6n del pais a
Espafia, el primero muri6 fusilado defendiendo la causa
national; el segundo estaba en el bando contrario.
Pero no nos extrafie esta coincidencia: los intelec-
tuales tanto conservadores como liberals opusieron
resistencia al merengue durante los periods llamados
de la Primera y la Segunda Repdblica, hasta 1916. A
otro pensador de la sociedad de primera, identificado


40 GLOBAL



























a


-C I


. .h .


C --~?I
I-C





K, 44i


*%~~


t>.\ '<, C ^.*^ ^ ^^''
*;:0";;-- '- ^ ^ ^^ '
-, ,- :,. ... :,



^ -- ..*_ ^ ^*^
.- ,.
'L 9b


El merengue se ha asentado profundamente en las bases de la cultural popular.
Pigina 45: Pareja de bailarines, con atuendos tipicos dominicanos.


--2%


"~ne~rr-e In,,,


~c -~c ~sl --RIL~
'" --
-1, .o; -I
...
I,







p: ~L


4\|' l
At\lyA


Detalle de la obra La fiesta del centenario, de Julio Senior (1944).

El merengue se impuso en
el pueblo dominicano y de la mas
humilde sala de bachata pas6
triunfalmente al sal6n aristocritico


con el seud6nimo de Heliodoro, los bailes de meren-
gue le parecieron "faltas de decencia, de decoro y de
miramientos", considerando un "detestable baile de
tan poco gusto", que propuso desterrarlo. Various le
hicieron coro, con t6rminos autoritarios, propios de la
ideologia conservadora.
Pero Ulises Francisco Espaillat, sin duda uno de los
grandes civilistas dominicanos y a quien nadie osaria
acusar de autoritario, lleg6 mas lejos: a mediados de
los afios 70 del siglo XIX, planted que "lo expulsaramos
por complete del pais", y no s6lo de la buena sociedad,
aunque admitia que el merengue era "el favorite" en la
pujante provincia Santiago, capital de la Banda Norte.
Todavia en 1939, Flerida de Nolasco lo consider
"una danza pobre y de invenci6n vulgar", y dud6 de
su originalidad. No fue hasta casi un siglo despu6s de
su primera menci6n en el pais cuando empezaron a
aparecer algunas plumas defendiendolo. Ram6n Emilio


Una pareja bailando merengue de sal6n en 1955.

Jiminez, en tono idilico, consider en 1953 que "en sus
notas y en el rito de sus actitudes danzantes, vive hecho
aromas de suefio, el espiritu national".
El prolifico histori6grafo Emilio Rodriguez Demorizi
testimoni6 en los afios 70 del siglo XX lo que hacia
much tiempo era un hecho: "El merengue se impuso
en el pueblo dominicano y de la mas humilde sala de
bachata pas6 triunfalmente al sal6n aristocrdtico".
El destacado escritor y pianist Manuel Rueda escri-
bi6: "La acusaci6n de indecencia deseaba anular su
posibilidad de cuestionamiento. A nombre de la moral
se trataba de imponer silencio a una clase explotada en
exceso; y lo curioso era que dicha acusaci6n de inde-
cencia no provenia de la Iglesia, sino de los politicos.
La vulgaridad y el desenfreno en el merengue vendrian
despu6s, desde esas mismas classes que lo condenaban y
comenzaron a usarlo para influir de una manera direct
en el pueblo que lo habia creado e impuesto".

Carta de ciudadania
Por diversas fuentes y hechos sabemos que el meren-
gue se conoci6 en distintas parties del Caribe durante el
siglo XIX, lo que en cierto modo le daba una dimension
regional. En Cuba se menciona en 1847 en un escrito de
Bartolom6 Jos6 Crespo titulado Las habaneras pintadas


42 GLOBAL




































Grupo de jovenes baila animadamente en uno de los locales de la capital.


por si mismas en miniaturas (Imp. De Oliva, La Habana).
Pero por una u otra raz6n, el ritmo no se desarroll6 en
Cuba. En Puerto Rico se mencion6 en 1849 en un bando
del gobernador de la isla, Juan de la Pezuela, en el cual
se prohibia que fuera tocado en las fiestas. Tampoco en
la Isla del Encanto el merengue pudo desarrollarse como
una expresi6n de su cultural national. En Haiti, a su vez,
el merengue o meringa adquiri6 su propio estilo, llegan-
do incluso a ser considerado como una danza national,
seglin indica el historiador haitiano Jean Fouchard en
su libro La Meringa, danse nacionales d'Haiti, publica-
do en Canada en 1976.
Pero al dia de hoy, sabemos que los rastros del meren-
gue que quedan en ese pais vecino son las influencias
que el ritmo dominicano ejerci6 a mediados del siglo
XX en la conformaci6n del kompa, el g&nero musical
mas popular en Haiti en la actualidad.
Sin lugar a dudas, donde el merengue si adquiri6
carta de ciudadania fue en la Repiblica Dominicana,
estableciendo en nuestro territorio su sede indiscutible.
Para eso debi6, primero, asentarse profundamente en
la cultural popular. Los registros mas antiguos sittian
su presencia tanto en la Banda Sur como en la Banda
Norte, que era como se subdividia politicamente el terri-
torio national durante el siglo XIX. En la primera esti


Su nivel de aceptaci6n popular fue
tal que, incluso, en el transcurso del
tiempo surgieron distintas variantes
regionales de merengue, a media
que este fue adaptandose a las condi-
ciones, usos y costumbres locales.

documentado en lugares como Santo Domingo y Bani,
y en la segunda en Santiago de los Caballeros, Puerto
Plata, Moca y Bonao.
Asi, transmiti6ndose como se transmite toda tradi-
ci6n, de generaci6n en generaci6n, su nivel de acep-
taci6n popular fue tal que, incluso, en el transcurso
del tiempo surgieron distintas variantes regionales de
merengue, a media que 6ste fue adaptindose a las con-
diciones, usos y costumbres locales. Fradique Lizardo y
otros investigadores reportaron estilos tales como el
cibaefo, el liniero (de la Linea Noroeste), el redondo (en
Samand), el ocoefo, el de atabales, y el pri-pri o palo
echao, cada uno con ciertas caracteristicas ritmicas, ins-
trumentales y danzarias propias.
Asi las cosas, el merengue se convirti6 en un simbo-
lo national dominicano. Desde finales del siglo XIX,














en un context de inestabilidad political, disputes
caudillistas y luchas nacionalistas, surgieron mfisicos
populares como Francisco (rico) Lora, Antonio (Tofio)
Abreu, Lolo Reynoso, y otros, que se hicieron famosos
en la composici6n de merengues, especialmente por su
dominio del acorde6n, instrument que sustituy6 a las
cuerdas en la epoca post-restauradora, durante el ulti-
mo tercio de la citada centuria.

El simbolo patri6tico
Entre los afios 1916 y 1924, durante la primera ocupa-
ci6n estadounidense, el merengue se constituy6 en un
arma simb6lica de la nacionalidad usurpada. Muchos
sintieron expresados en el sus sentimientos patri6ticos.
Surgi6 un grupo de misicos nacionalistas que dejaron
saber su oposici6n a la Ocupaci6n a trav6s de la misica.
El merengue fue bienvenido en los salones de la aristo-
cracia, lo que se relaciona con el furor nacionalista desa-
tado por la presencia de las tropas extranjeras. Frente a
istas, el merengue devino en un simbolo generalizado
de unificaci6n e identificaci6n national, un ente de
exaltaci6n patri6tica.
Desde entonces, principalmente, el ritmo se hizo una
tradici6n vinculada a la identidad dominicana, un sim-
bolo de la nacionalidad. M6sicos de carrera como Este-
ban Pefia Morell, Juan Francisco (Pancho) Garcia, Pablo
Campos, Juan Bautista Espinola, Rafael Ignacio y Julio
Alberto HernAndez, produjeron un cambio important
al asumir el merengue como element de composici6n
de la misica acad6mica y al componer piezas con sus
conocimientos profesionales. Ellos iniciaron la modemi-
zaci6n del g6nero.
Julio Alberto HernAndez, uno de los pilares de este
process, indic6 que los misicos nacionalistas quisieron
"perpetuar los giros aut6ctonos del pais, utilizandolos
como base de nuestras composiciones, buscando con
ello crearle a nuestro pueblo una voz propia que lo dife-
renciara de las demAs cultures de America, para que el
mundo, a trav6s del merengue tipico, llegara a conocer
el alma festival de los dominicanos".
Lo parad6jico del caso fue que tambi6n los marines
estadounidenses utilizaron el merengue en sus celebra-
ciones, lo que dio como resultado el nombre de pam-
biche para una variedad del ritmo ya conocida -pues
su estructura se corresponde con el estilo denominado
merengue liniero- y que era de su preferencia por su


Francisco (Nico) Lora, mdsico popular de finales del siglo XIX.


lentitud y suavidad. J. M. Coopersmith afirm6 que "a
los infants de marina estadounidenses se les hacia
muy dificil bailar el ripido merengue".

En la cultural de masas
Otros factors de indudable preponderancia de la vigen-
cia, difusi6n e internacionalizaci6n del merengue han
sido el nacimiento del disco, la radio y la television
durante el siglo XX. La llegada del disco y del fon6gra-
fo a Dominicana encontr6 al ritmo ya asentado en la
cultural popular. La radio sirvi6 para que la audiencia se
ensanchara en proporciones ineditas. Esta fue la base
social para el nacimiento del espectdculo y del mercado
de la misica, con lo cual el merengue se anot6 un double
triunfo: se insert en la sociedad de consume y entr6 en
la llamada cultural de masas.
Por otro lado, estd claro que el poder politico ejerci6
un papel insoslayable en la consolidaci6n del meren-
gue en la sociedad. La costumbre del dictador Rafael
L. Trujillo de bailarlo en las fiestas donde acudia y de
promoverlo apoyando las grandes orquestas, que sir-


44 GLOBAL












































"Fiesta campestre", mural de Jose Vela Zanetti (1950), en el Salon de la Cultura de la Universidad APEC.


vieron muy bien a su imagen grandilocuente y a sus
estrategias propagandisticas, aceler6 su difusi6n en los
salones aristocrfticos.
Lo lamentable es que, hasta ahora, Trujillo constitu-
ye el referente politico de los merengueros, pues los
mandatarios dem6cratas no se han identificado tanto
con el g6nero como lo hizo aquel. Sin embargo, el
ritmo ha jugado -y sigue jugando- un papel politico
relevant en la cultural popular, a tal punto que en las
recientes elecciones nacionales, un tema de merengue
se convirti6 en el eslogan de campafia del doctor Leonel
FernAndez, sobrepasando en acogida el lema official de
campafia. La cultural popular se impuso.

Un simbolo cultural
Dos fen6menos recientes, la diaspora e Internet, se han
sumado a los vectores que han contribuido a darle al
merengue una mayor magnitude social, direcci6n tecno-
16gica y sentido de pertenencia. El process de disper-
si6n de la poblaci6n dominicana por el mundo, con el
disco a mano, ha llevado el merengue a los lugares mis


remotos, a tal punto que si al principio la musica africa-
na lo influy6, hoy es 61 el que influye en Africa.
La red de redes ha permitido la conexi6n instantinea
con el ritmo, especialmente 6til en lugares donde las
emisoras de radio no lo tocan o donde la diaspora y sus
descendientes no pueden tener a las bandas de meren-
gue amenizando fiestas peri6dicamente.
No hablemos ya de grandes escenarios fuera de la
isla, pues hace rato que el merengue estren6 el Pala-
dium, el Radio City Hall y el Madison Square Garden
de Nueva York, y campos de ffutbol de casi todas las
capitals de Latinoamerica y de Espafia. La trayectoria
musical de Puerto Rico, Venezuela y Haiti en el siglo
XX no puede explicarse sin hacer referencia al meren-
gue y a sus cultores.
Decir que el merengue cumple 150 afios de aparici6n
p6blica implica reconocer que le lleva en antigtiedad al
bolero, al son, al tango, al jazz, al blues, y que supera
en por lo menos un siglo al rock y a la salsa; motives
mas que suficientes para que sea considerado como un
patrimonio musical de la humanidad.

























































Juan Luis Guerra ha exportado el merengue a gran parte del mundo.


Como expuse en mi libro La pasidn danzaria, un
ritmo que inicialmente fue rechazado por la elite que
concentraba propiedades, poder y status privilegiado,
finalmente fue interiorizado por los diversos grupos 6tni-
cos y sociales que hist6ricamente conformaron la socie-
dad dominicana, y con ello atraves6 todas las fronteras
de clase, etnia y g6nero, y pas6 triunfante la prueba del
tiempo, para former parte del conjunto de prActicas que
tipifican la cultural dominicana y ser un simbolo eficaz
de la identidad national.


Dario Tejeda estudi6 Ciencias Politicas (Universidad Aut6noma de
Santo rnmirinrg, postgrado en Historia y Geografia del Caribe (Universidad
Catdlica Santo ,iingi l y maestria en Artes con especialidad en Estudios
(arihern:. (Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe). Galar-
donado con el Premio Internacional de Musicologia Casa de las Americas
(La Habana 2001) por La passion danzaria. Premio national de Ensayo (Uni-
versidad UCE 2001) por La escritura multiple. Director del Centro Nacional de
Documentaci6n Musical y del Instituto de Estudios Caribenos.


46 GLOBAL






Informe especial






GOBERNABILIDAD
TRES APORTES
DEL FORO DE BIARRITZ














Introducci6n de Rafael Toribio


Es consustancial at regimen democratic que todo gobierno tenga que en-
frentar problems para mantener la estabilidad y el favor de la ciudada-
nia, concretada en el respaldo a sus ejecutorias. Unas veces estos proble-
mas se original en el ambito politico institutional, pero en otras ocasiones
estan determinados por factors econ6micos o sociales. Son los llamados
problems de gobernabilidad. Recientes acontecimientos ponen en eviden-
cia la existencia de una profunda crisis de gobernabilidad en los sistemas
politicos de la region. Se esta haciendo cada vez mas frecuente que gober-
nantes surgidos de un gran apoyo popular, at poco tiempo vean reducido
ese apoyo de forma drastica. Algunos tienen dificultad para terminar el pe-
riodo para et que fueron electos, y todos tienen que enfrentar permanen-
temente conflicts de estabilidad political y descontento social porque la
ciudadania siente que sus expectativas y sus demands no son satisfechas
de manera adecuada y oportuna.
La gobernabilidad, para ser comprendida en su just dimension y, sobre
todo, enfrentada con exito, tiene que ser asumida como una situaci6n que
depend del funcionamiento adecuado de los actors e instituciones mas
importantes del sistema politico, aunque normalmente este referida at re-
sultado de Las relaciones entire Gobierno y Congreso, es decir, entire el Po-
der Ejecutivo y el Poder Legislativo. Surgida en cualquiera de los ambitos,
politico, institutional, social o econ6mico, se manifiesta en La capacidad
del gobierno de producer resultados. Por eso se da esa asociaci6n entire for-
ma de gobierno y gobernabilidad, en el entendido de que la manera en que









Informe especial










se organize y distribuye el poder y se relacionan el Ejecutivo y el Congre-
so tiene much que ver con La ultima.
Aunque la forma de gobierno preponderante desde la independencia de
cada pais en nuestra region ha sido el Presidencialismo, no es menos cier-
to que el modelo parlamentario siempre se ha visto como un referente del
cual se pueden adoptar algunas formulas que contribuyan at fortalecimien-
to de la gobernabilidad. La mirada hacia el Parlamentarismo se ha hecho
mas intense en La media de que nuestros gobiernos, organizados bajo el
sistema presidencialista, tienen cada vez mas dificultad de asegurar la es-
tabilidad political y La satisfacci6n de expectativas y demands de la pobla-
ci6n. En este n6mero de Global se recogen tres trabajos sobre la relaci6n
entire forma de gobierno y gobernabilidad, presentados en el II Encuentro
del Grupo de Biarritz, organizado por la Fundaci6n Global Democracia y De-
sarrollo, celebrado en agosto pasado en el pais. Aunque el tema tendr6 que
seguir discutiendose, estos trabajos representan tres aportes muy signifi-
cativos, dos con posturas opuestas, pero ambos provenientes de experien-
cias personages en el ejercicio del poder desde el Estado, y el tercero re-
ferido at poder creciente de Los medios de comunicaci6n y de la informa-
ci6n de los ciudadanos sobre la gobernabilidad
El ex president de Colombia Ernesto Samper, despues de fundamental
las dificultades cada vez mas crecientes que experiment el presidencialis-
mo para asegurar la gobernabilidad, se muestra inclinado a incluir algunas
instituciones del sistema parlamentario. No propone la sustituci6n del pre-
sidencialismo por el Parlamentarismo, sino la introducci6n de elements del
segundo para fortalecer la capacidad de gobernabilidad del primero. Por su
parte, otro ex president, Patricio Aylwin, en esta caso de Chile, realize una
argumentada defense del presidencialismo sobre el parlamentarismo, pre-
cisamente porque a su juicio tiene mayor capacidad de asegurar la gober-
nabilidad, ademas de ser el que se corresponde con nuestra tradici6n y cul-
tura political. El tercer trabajo, de la firma Newlink Political Consulting &
Research, nos present las contribuciones de la comunicaci6n y los medios
de informaci6n a la gobernabilidad, partiendo de un concept amplio de
esta, que no se agota en las relaciones entire el Ejecutivo y el Legislativo.
Estos trabajos, ademas de adelantar posiciones, quieren representar una
invitaci6n a que se asuma en el pais este interesante debate.

Rafael Torib io eslicenciadoen C i.... -i .- 11i .:... .i. r del C-, ...i.:,,i- i .i I i TF / ex-rector de
esta misma institution.












PRESIDENCIALISMO, PARLAMENTARISMO

Y GOBERNABILIDAD

Por Aylwin Az6car
Ex president de Chile


Presidencialismo, parlamentaris-
mo y gobernabilidad es, sin duda,
un tema de enorme interns tanto
te6rico como practice, que se abor-
da a menudo con pasi6n por poli-
t6logos y por politicos.
Permitanme hacer mi modesto
aporte a este debate desde el pun-
to de vista de mi experiencia como
parlamentario y gobernante en
Chile. Aunque, sin duda, to que pa-
so a exponer ha sido pensado sobre
la base de esa experiencia y no tie-
ne pretensiones de universalidad,
creo que responded a criterios gene-
rates y confio que merezca vuestra
ben6vola consideraci6n.
Anticipo desde luego y sin rodeos
mi conclusion, para luego formula
las razones en que la fund.
Al parecer contra la corriente
predominante, soy un decidido par-
tidario del regimen presidencialista
para nuestros paises de Am6rica
Latina. Fundo esta posici6n en las
siguientes consideraciones:
1 El presidencialista es el regimen
que corresponde a la tradici6n
hist6rica de nuestras naciones
desde su nacimiento como esta-
dos soberanos. En el caso de Chi-
le, es el que han consagrado to-
das las Cartas Fundamentales,
desde [a Constituci6n de 1818
hasta la de 1980, pasando por las
de 1833 y 1925, que han regido la
mayor parte de nuestra vida in-
dependiente;


2Nuestros paises tienen una cultu-
ra "presidencialista" que conduce
a que -generalmente- se profese
especial consideraci6n a quien
desempeia la Presidencia de la
Republica y que, por to mismo, es
"Jefe del Estado", del que se es-
pera la soluci6n de los problems
colectivos y at que se ie recono-
ce -en algunos casos- el caracter
de tider de las esperanzas nacio-
nales y -en otros- el de arbitro
superior de los conflicts que di-
viden at pais;
3 A lo largo de la historic de cada
una de nuestras naciones -en
unas mas, en otras menos- se ha
tendido a personalizar los ideates
de los pueblos en los lideres que
los encarnan. Lo que ha ocurrido
en los inicios con los grandes cau-
dillos que encabezaron la lucha
por la independencia, ha seguido
ocurriendo -con modalidades y
grades diferentes- en la evolu-
ci6n political de nuestras nacio-
nes. En algunos de nuestros pai-
ses o en determinados casos,
esos personajes se han converti-
do en dictadores; en otros, han
cumplido la misi6n de orientar o
dirigir sus process de reforms
sin caer en dictaduras ni caudi-
llismo;
4 La experiencia del regimen par-
lamentario en el mundo muestra
que ha sido eficaz y durable en
naciones en que existen pocos


partidos politicos -s6lo dos, o dos
importantes y uno o dos de me-
nor relevancia- y en que tales
partidos son fuertemente disci-
plinados y con liderazgos claros y
estables. Es el caso del Reino
Unido, de la Republica Federal
Alemana y de la Espaia posterior
a Franco.
Es evidence que estas caracteris-
ticas no se dan en La gran mayo-
ria de nuestros paises latinoame-
ricanos, donde generalmente el
regimen de partidos no se carac-
teriza por su solidez y los habitos
de la vida political estan marca-
dos por los lideratos personalis-
tas. En Chile hay actualmente
siete partidos politicos: cuatro
forman La coalici6n de Gobierno,
dos la Alianza opositora y el s6p-
timo es el Partido Comunista.
Puede arguirse que esta no es La
regla general en Latinoamerica.
Es cierto, pero tambi6n to es que
en la mayoria de nuestros paises
los partidos politicos carecen de
una s6lida tradici6n de discipline
y suelen exhibir fracciones inter-
nas y lideratos personalistas que
debilitan su capacidad de asegu-
rar a sus paises gobiernos esta-
bles y eficientes.
En nuestros habitos politicos -lo
digo por Chile y estoy seguro que
vale para casi todos nuestros pai-
ses- las faltas de un parlamenta-
rio a la discipline partidaria casi













nunca son sancionadas: senado-
res y diputados se sienten casi
duenos de su sill6n parlamentario
y no entienden que se to deben a
su partido. Un Primer Ministro o
Jefe de Gobierno cuya perma-
nencia dependiera d2l apoyo dis-
ciplinado de su mayoria parta-
mentaria estaria permanente-
mente expuesto a ser objeto de
presiones provenientes de secto-
res de su propia base de susten-
taci6n political y, en consecuen-
cia, careceria de la independen-
cia necesaria para gobernar co-
mo se debe.
5Creo muy dificil que en nuestros
paises -desde Luego en Chile- pu-
diera darse una convivencia paci-
fica, constructive y sin series
conflicts, entire un Presidente
de la Republica elegido por el
pueblo y un Primer Ministro o Je-
fe de Gobierno que no dependie-
ra de aqu6e, aun cuando fueran
del mismo partido.
Pienso que el cargo de Presiden-
te de la Republica imprime ca-
racter e impone a quien es elegi-
do para desempeharlo un com-
promiso existencial con el desti-
no de la patria. Tan alta respon-
sabilidad require independen-
cia. Es bueno y necesario que el
gobernante escuche las distintas
opinions, de amigos y adversa-
rios; pero en definitive es el
quien debe adoptar las decisio-
nes importantes, conforme a los
dictados de su propia conciencia.
Es esa su responsabilidad supe-
rior como Jefe de Estado. Nunca
debe olvidar que si bien es el Li-


der de una tendencia u orienta-
ci6n de Gobierno, es at mismo
tiempo el Presidente de todos sus
compatriotas.
6Es frecuente oir several critics
at regimen presidencialista, at
que se acusa de autoritario o ce-
sarista y se Le atribuyen [as prin-
cipales falencias de nuestra de-
mocracia. No comparto esas cri-
ticas. En efecto:
a) Pienso que nada justifica atri-
buir mayor legitimidad demo-
cratica at Parlamento que at
Jefe del Estado, si ambos son
elegidos por sufragio univer-
sal. El hecho de que et Congre-
so sea representative tanto de
la mayoria como de la minoria
-carActer propio de su compo-
sici6n colegiada y de su natu-
raleza deliberate y aconseja-
ble para el buen ejercicio de
su funci6n legislativa- no le
concede mayor legitimidad de-
mocratica que la que at Presi-
dente de la Republica otorga
el voto de la mayoria absolute
de sus conciudadanos, puesto
que la democracia consiste
precisamente en el gobierno
de la mayoria -sobre la base
del respeto a los derechos de
La minoria- y la funci6n ejecu-
tiva require, por su naturale-
za, fAcil y oportuna capacidad
de decision;
b)No me parece debidamente
fundamentado, ni menos jus-
to, vincular las crisis de gober-
nabilidad at regimen presiden-
cialista. Creo que ellas pueden
producirse tanto en regimenes


presidencialistas como en regi-
menes parlamentarios y que
hay mas posibilidad de que
ocurran en estos ultimos;
c) No me parece just la opinion
de que el sistema presidencia-
lista impida "el libre juego de
alternatives de gobierno y de
oposici6n que son la esencia
misma de la democracia". Tan-
to el sistema presidencialista
como el parlamentario son es-
pecies de regimenes democra-
ticos de gobierno, que se ge-
neran libremente a trav6s del
sufragio universal. La expe-
riencia hist6rica de nuestros
paises demuestra que en los
regimenes presidencialistas
imperantes, muchas veces go-
biernos de un sign politico
han sido sucedidos por gobier-
nos de tendencia opositora. Si
en alguna parte u ocasi6n se
ha vulnerado la libre expresi6n
de la voluntad popular, ello no
puede atribuirse at regimen
politico, sino a abuses o defec-
tos ajenos a 6ste; y
d)Tampoco consider just decir
que en el regimen presidencia-
lista la elecci6n del Presidente
de la Repiblica sea "un juego
de todo o nada: el que gana se
queda con todo y quien pierde,
to pierde todo". No s6 si hay al-
gun ordenamiento constitucio-
nal que asi to establezca; pero
si asi ocurriera, es evidence
que tat regimen no seria de-
mocratico. Pero eso no es de la
naturaleza del regimen presi-
dencialista, que para ser de-












mocratico supone una equitati-
va distribuci6n de los poderes
entire el 6rgano ejecutivo y el
legislative.
Las consideraciones precedentes
en apoyo at regimen presiden-
cialista de gobierno para nuestros
paises -lo que yo defiendo en el
mio- no significant ni expresan plena
satisfacci6n con el sistema impe-
rante en Chile, ni en cada uno de
nuestros paises.
En el caso de mi patria -no me
corresponde opinar sobre naciones
hermanas- soy partidario de intro-
ducir a nuestro actual sistema pre-
sidencialista algunas reforms para
hacerlo mas democrAtico y eficien-


te. Entre otras, he propuesto las si-
guientes:
1Hacer coincidir el period presi-
dencial con el parlamentario.
Creo que el mejor seria un perio-
do comun de cuatro ahos;
2Robustecer y regular las atribu-
clones fiscalizadoras de la Cama-
ra de Diputados, para hacerlas
mas expeditas y eficaces; y
3Otorgar al Senado La facultad de
realizar debates y acordar suge-
rencias o recomendaciones, sin
fuerza obligatoria, sobre asuntos
importantes de interns national.
Para concluir, permitanme una
observaci6n final. Sin duda el r6gi-
men politico y su regulaci6n insti-


tucional son muy importantes para
el buen funcionamiento de una so-
ciedad. Pero ninguna Constituci6n
ni ley pueden suplir lo que me
atreveria a lamar la cultural politi-
ca de una naci6n, constituida fun-
damentalmente por su espiritu de-
mocratico y participativo, su res-
peto a las instituciones, sus habi-
tos de comportamiento y su dispo-
sici6n at entendimiento o los con-
sensos. Los mecanismos constitu-
cionales y legales pueden favore-
cer o estimular estas virtudes, pe-
ro en ningin caso reemplazarlas.
El problema, mas que juridico, es
de cultural colectiva.











PARLAMENTARI SMO:

ZUNA SALIDA A LA CRISIS DE GOBERNABILIDAD

DE AMERICA LATINA?

Por Ernesto Samper
Ex president de Colombia y president de la Corporaci6n Escenarios


America Latina atraviesa por una
seria crisis de gobernabilidad. Des-
pues de largos esfuerzos por rede-
mocratizar sus sistemas politicos, la
region enfrenta tres grandes ame-
nazas para su estabilidad political:
La que result de La presencia de
ciertos riesgos asociados con la glo-
balizaci6n, como la corrupci6n, el
narcotrafico, el terrorism y el ar-
mamentismo; una que surge de Las
tensions y rupturas sociales resul-
tantes de la aplicaci6n del model
neoliberal de desarrollo, y una ter-
cera que nace de la propia incapa-
cidad de los actuates sistemas poli-
ticos Latinoamericanos para enfren-
tar los desequilibrios resultantes de
las dos anteriores.
Por los mismos canales abiertos
de la globalizaci6n por donde hoy
circulan libremente bienes, servi-
cios, informaciones y hallazgos
tecnol6gicos, tambi6n lo hacen,
con dinamismo inusitado, drogas,
armas, corruptos, terrorists, bie-
nes y servicios ilegales, cuyos mer-
cados conforman el cuadro critic
de una "patologia de la globatiza-
ci6n," que afecta a todos los paises
latinoamericanos. Se trata de una
nueva forma de inseguridad hemis-
ferica que no respeta fronteras. La
incapacidad del modelo neoliberal
de desarrollo iniciado en los aios
80 produjo tensions y conflicts
que dificultaron La redistribuci6n
del ingreso en las renovadas demo-


cracias latinoamericanas. Las pro-
testas sociales se han convertido
en el comun denominador de to
que podria denominarse "democra-
cia callejera", que ha Ilegado in-
cluso a producer cambios de go-
biernos elegidos democraticamen-
te, como sucedi6 recientemente
en Ecuador y Bolivia.
Partidos, congress y gobiernos
se han visto desbordados por estas
manifestaciones patol6gicas de la
globalizaci6n y las rupturas sociales
resultantes de la crisis del model.
Puede decirse que por estos desa-
justes no asimilados La democracia
latinoamericana se esta bloquean-
do; la idea segin la cual bastaba
s6lo un poder Ejecutivo fuerte para
manejar estas situaciones comienza
a ser cuestionada a media que los
poderes propios de los regimenes
presidencialistas vigentes muestran
su incapacidad para gobernar.
Como resultado de esta impoten-
cia, de la burocratizaci6n de los
cuadros politicos, la fragmentaci6n
de los partidos, la ineficiencia de
las political publicas y La inflaci6n
legislative, han resurgido el popu-
lismo y el autoritarismo tipicos de
mediados del pasado siglo.
La sustituci6n del concept de
voluntad ciudadana por el del po-
der del mercado y et cambio corre-
lativo del concept de ciudadano
por el de consumidor, llev6 del po-
pulismo de Estado at populismo de


mercado y de los estados populistas
de antafo a los estados impopula-
res contemporaneos. En sintesis, La
crisis del sistema representative y
del presidencialista enmarcan la
crisis political latinoamericana.

La crisis del sistema
representative
El sistema representative permiti6
durante el siglo XIX estructurar una
forma de acci6n political basada en
el funcionamiento de los partidos,
intermediaries entire la ciudadania
y el Estado. El representativismo
hizo crisis at terminar el siglo XX co-
mo consecuencia del debilitamien-
to de los partidos, la transforma-
ci6n del Estado y la sustituci6n del
concept del individuo como desti-
natario ultimo de la acci6n political
por el de una sociedad civil consti-
tuida por organizaciones no guber-
namentales que, sin asumir ninguna
responsabilidad political, comenza-
ron a reemplazar a los partidos en
su funci6n intermediadora.
Tambien influy6 la progresiva
desnaturalizaci6n del rol de cada
rama del poder publico: las funcio-
nes se han venido confundiendo a
costa del espacio asignado original-
mente at poder legislative. En efec-
to, el Poder Ejecutivo recibi6 facul-
tades constitucionales o excepcio-
nales para expedir normas, poderes
reactivos para vetarlas y proactivos
para proponerlas at Congreso de















manera excluyente y exclusive.
(Shugart, 1997).
La crisis del sistema representati-
vo es tambien la crisis de la political
en un medio donde, parad6jicamen-
te, cada dia hay mas democracia y
menos political. Entre los factors
que afectan La vigencia de los parti-
dos se encuentran el auge de la vi-
deopolitica, la generalizaci6n de la
antipolitica y el aparecimiento de la
denominada subpolitica.
La videopolitica plantea la alian-
za entire Lo mediatico y to politico;
se trata de la proliferaci6n de vi-
deocandidatos que desarrollan vi-
deocampahas a traves de las cuales
inundan a los ciudadanos de mensa-
jes con un fuerte impact visual y
muy poco contenido. El fen6meno
de la antipolitica se genera cuando
la estrategia se fundamental en la
descalificaci6n de "los politicos" y
de "la political" y se apela at resen-
timiento de la gente por la political
tradicional. El discurso emotional
de to antipolitico, basado en dividir
el mundo entire buenos y matos, ha
venido reemplazando el discurso bi-
nario de la guerra fria. La subpoliti-
ca, finalmente, es ejercida por la
sociedad civil, a traves de sus orga-
nizaciones no gubernamentales
(ONG) o sociales (ONS) que repre-
sentan una ca6tica gama de intere-
ses no articulados.
Estas tres formas alternatives a
la political representative tradicio-
nal comparten La caracteristica co-
mun de no estar acotadas por nin-
guna forma de responsabilidad para
quienes las ejercitan. A pesar que
el remedio para esta desinstitucio-


nalizaci6n de la political no es aca-
bar con los partidos, ello no signifi-
ca que estos no deban asumir su
cuota de culpabilidad en el abando-
no de los espacios que hoy son ocu-
pados por estos nuevos actors po-
liticos, en la media en que Las vie-
jas identidades partidistas han sido
reemplazadas por nuevas afinida-
des religiosas, ecol6gicas, etnicas e
incluso deportivas.


El sistema presidencialista
latinoamericano
La historic del presidencialismo lati-
noamericano es la de una reiterati-
va cadena de refrendaciones y con-
tradicciones, de presidents que os-
cilan entire la omnipotencia y la im-
potencia. (O'Donnell, citado por J.
Linz en Linz y Valenzuela, 1994).
Cuando los presidents caen en des-
gracia, reaparece la necesidad de
buscar formas mas parlamentarias
de gobierno y cuando Los mandata-
rios son populares surgeon las pro-
puestas para reforzar sus poderes y
reetegirlos de manera inmediata. La
permanencia del modelo presiden-
cialista en America Latina es mate-
ria de examen permanent a medi-
da que la tendencia universal, clara
y definida, se orienta hacia la con-
formaci6n de nuevos regimenes par-
lamentarios. En una muestra de 43
democracies consolidadas entire
1979 y 1989 se encontr6 que 34 de
ellas habian optado por un sistema
parlamentario y apenas cinco por
uno presidencialista.
El examen de los posibles orige-
nes del presidencialismo latinoame-
ricano puede explicar sus propias di-


ficultades actuates. Algunos justifi-
can el presidencialismo en la necesi-
dad de contar con un ejecutivo fuer-
te para poder combatir las desigual-
dades. Las cifras sobre las condicio-
nes actuates de inequidad hacen
irrelevant cualquier comentario.
Otros analistas situan los orige-
nes del presidencialismo latinoame-
ricano en los primeros gobiernos de
corte military y autoritario que ca-
racterizaron las primeras formas de
gobierno de nuestras republican.
Convertidos en gobernantes, los mi-
litares ganadores de las guerras de
la independencia habrian encontra-
do en esta manera centralizada de
ejercer su poder la forma mas efec-
tiva de asegurar su permanencia.
Orden, militarismo y presidencialis-
mo forman parte de esta trilogia ti-
picamente latinoamericana de con-
cebir gobernabilidad y political.
El caudillismo latinoamericano y
sus distintas formas de expresi6n,
como el mesianismo o las dictadu-
ras populistas, encuentran antece-
dentes validos en estas primeras
formas de gobierno republican. En
La genesis del presidencialismo lati-
noamericano queda claro que este
tiene mas que ver con la etiologia
de la autoridad presidential que
con las reglas institucionates para
ejercerLa (A. Valenzuela, en Linz y
Valenzuela, 1994).
Algunos encuentran el origen del
sistema presidencialista latinoame-
ricano en la influencia del propio
sistema presidencialista norteame-
ricano. Las discusiones sobre presi-
dencialismo y parlamentarismo han
oscilado entire los extremes del sis-










tema presidencialista de los Esta-
dos Unidos y el parlamentarista del
Reino Unido. En Europa el debate
distingue entire el sistema britanico
de parlamentarismo puro, el del
"voto constructive" de Alemania y el
semipresidencialismo francs de La
V Rep6blica.
El sistema presidencialista lati-
noamericano, inspirado de alguna
manera en el de los Estados Unidos,
present diferencias de fondo; no
cuenta con el sistema de "frenos y
contrapesos" del regimen federal
norteamericano que balance el
poder presidential, La presencia de
una Corte de Justicia que unifica su
jurisprudencia y congress que re-
presentan los intereses concretos
de la sociedad. El presidencialismo
latinoamericano se ejerce a traves
de esquemas territorialmente cen-
tralizados de poder y apelando a
Congress cuyos miembros ejercen
de manera personalizada unos man-
datos mediatizados por la interfe-
rencia presidencialista que juega
con sus Lealtades partidistas. Los
presidents latinoamericanos ejer-
cen una series de facultades presi-
denciales, empezando por la regla-
mentaci6n de Las eyes, que no tie-
ne el president norteamericano.
Como consecuencia de este desa-
juste institutional, America Latina
ha sufrido en la segunda mitad del
siglo pasado un enfrentamiento de
sus poderes ejecutivo y legislative
cada 14 meses. (Perez-Liafn,
2003). Se trataria de verdaderos
"choques de trenes institucionales"
que en no pocas ocasiones se han
tratado de solucionar cercenando


las facultades del Congreso o impi-
diendo la continuaci6n del mandate
presidential a traves de juicios de
carActer politico.
El desarrollo no controlado del
sistema presidencialista ha impedi-
do ta conformaci6n del libre juego
de alternatives de gobierno y de
oposici6n que son la esencia misma
de la democracia. La dinimica per-
versa del presidencialismo atenta
contra la alternatividad democrati-
ca. Todo esta dispuesto para que el
partido que gana las elecciones,
con el president a la cabeza, se
aplique sistematicamente a desdi-
bujar, minimizar o debilitar a los
partidos perdedores.
El presidencialismo inhibe la ne-
cesaria confrontaci6n de proyectos
alternatives que oxigenan la demo-
cracia a traves del juego dialectico
entire opciones legitimas de gobier-
no y oposici6n. A diferencia del sis-
tema parlamentario, La elecci6n
presidential es un juego de todo o
nada: el que gana se queda con to-
do y el que pierde, to pierde todo,
empezando por su credibilidad co-
mo alternative political.
En la raiz de la crisis por La que
atraviesa el sistema presidencialista
se encuentra el conflict entire la
legitimidad resultante de la elec-
ci6n providencialista y plebiscitaria,
por mayoria absolute, del Presiden-
te de la Republica y la del Congreso
por mayorias proporcionales o rela-
tivas. El problema es c6mo combi-
nar la estabilidad que aseguran las
mayorias absolutas con la equidad
implicita en las reglas de proporcio-
nalidad aplicadas a las elecciones


legislativas; esta legitimidad dual
asegura en la mayoria de los casos
que los presidents sean elegidos
con congress enemigos.
Al contrario del pensamiento co-
m6n segun el cual los grandes lide-
razgos para los moments de crisis
se consolidan a traves del model
presidencialista, existen ejemplos
mundiales de lideres surgidos del
modelo parlamentario como Wins-
ton Churchill, Willy Brandt, Marga-
ret Thatcher o Felipe Gonzalez.
El termino fijo e inmodificable
del period presidential se encuen-
tra en la raiz misma de la crisis pre-
sidencialistas; por cuenta de esta
inflexibilidad muchos presidents
deben esperar la terminaci6n de su
period sin contar con apoyo politi-
co suficiente para gobernar. La ine-
xistencia de mecanismos institucio-
nales para resolver este tipo de
conflicts -como ia disoluci6n del
Congress, La convocatoria anticipa-
da de elecciones o el voto de cen-
sura constructivo- ha tlevado a que
las crisis latinoamericanas se re-
suelvan a trav6s de expedientes au-
toritarios como las dictaduras mili-
tares o las explosions populares de
descontento.
La historic demuestra que cuan-
tas veces se ha presentado este ti-
po de enfrentamientos de poderes,
el impasse se ha tratado de solucio-
nar iniciando juicios politicos parla-
mentarios contra el president o a
traves del cierre, por parte de este
ultimo, del Congreso.
Directamente asociado con el
problema del period fijo se en-
cuentra el de la reelecci6n presi-











dencial en los sistema presidencia-
Listas. La figure de la reelecci6n in-
mediata, que en la practice equi-
vale a una extension plebiscitaria
del period presidential, desequili-
bra de manera peligrosa el juego
democratic convirtiendolo en una
apuesta peligrosa de un solo actor
fuerte contra otros candidates des-
protegidos.
La figure de la reelecci6n choca
con las posibilidades de una verda-
dera renovaci6n political que permi-
ta a Las nuevas figures competir en
igualdad de circunstancias con pre-
sidentes que detentan todo el poder
politico. En el sistema parlamenta-
rio este problema se resuelve supe-
ditando la reelecci6n del ejecutivo
a la supervivencia democratic de
la coalici6n que Lo apoya. En tales
circunstancias to que facility la ree-
lecci6n no son las condiciones per-
sonales del mandatario sino su ca-
pacidad para relegitimar su progra-
ma y su equipo de gobierno.
La prohibici6n absolute de la
reelecci6n presidential puede re-
sultar tan convenient en La L6gica
de un sistema presidencialista que
se caracteriza por el apego at "con-
tinuismo" y la propensi6n de mu-
chos dirigentes a quedarse en el
poder, como antidemocratica a la
luz de un sistema parlamentario
donde to que se reelige no son las
personas sino los programs y los
equipos para desarrollarlos.


Federalismo, presidencialismo y
parlamentarismo
El federalismo norteamericano ha
sido considerado como un contra-


peso legitimo del presidencialismo
de Washington. La realidad es que
el presidencialismo de los Estados
Unidos naci6 del federalismo. La
Constituci6n de Filadelfia fue en la
practice un acuerdo entire estados
soberanos para que un delegado
presidential administrara, desde
Washington, temas comunes como
el comercio y la defense. Estas ra-
zones explican por qu6 los regime-
nes parlamentarios no deben iden-
tificarse apelando a las relaciones
hist6ricas entire presidencialismo y
federalismo, con los regimenes po-
liticos centralizados at estilo lati-
noamericano; at contrario, el parla-
mentarismo permit una expresi6n
much mas organica de los intere-
ses regionales a trav6s de las coali-
ciones parlamentarias. Alemania es
un buen ejemplo de un sistema
fuerte federal y parlamentario.
En Am6rica Latina nos estamos
quedando con to peor del sistema
presidencialista norteamericano. Y
aunque es claramente entendible el
papel unificador del president en
paises donde los enfrentamientos
regionales, 6tnicos o religiosos com-
prometen la unidad national, Ame-
rica Latina no confront este tipo
de realidades desestabilizadoras.
America Latina ha funcionado
como una verdadera fragua 6tnica
donde se funden las diferencias ra-
ciales. Existen situaciones de con-
flicto pero ninguna de ellas alcanza
los grades de exacerbaci6n nacio-
nalista de los paises balcAnicos. El
presidencialismo ha sido utilizado
en America Latina para debilitar las
regions y sojuzgarlas en aras de


unos intereses nacionales que siem-
pre coinciden con los de las elites
de Las capitales dominantes.


Cuatro etapas
Es possible identificar cuatro etapas
en la evoluci6n de los partidos en
America Latina. Un period que
comprende desde la epoca de su
nacimiento en el siglo XIX hasta
mediados del XX, que puede identi-
ficarse como la fase del "caudillis-
mo"; la etapa ideol6gica de los anos
60, cuando nuestras colectividades
se dividieron alrededor de los polos
ideol6gicos de la Guerra Fria; la era
reformista de los afos 70 y 80, in-
fluida por el patr6n modernizador
de Las tecnocracias partidistas, has-
ta Ilegar a los aios 90, cuando bus-
caron ponerse a tono con los proce-
sos redemocratizadores.
El problema de los partidos lati-
noamericanos es que cada dia se
parecen mas a la idea que la gente
tiene de ellos: la opinion public
piensa que no se preocupan por el
bienestar general y, en no pocas
ocasiones, es cierto. La fragmenta-
ci6n, desideologizaci6n, polariza-
ci6n y volatilidad de los partidos La-
tinoamericanos conforma hoy un
cuadro de crisis que abarca desde
la anarquia multipartidista del sis-
tema de partidos brasileho hasta el
derrumbe de Las dos grandes colec-
tividades partidistas venezolanas,
pasando por el anquilosamiento
ideol6gico del los regimenes parti-
distas colombiano y costarricense.
Con el esquema de que "quien gana
se queda con todo", el presidencia-
lismo redujo el juego politico.











La literature political reciente
muestra claramente que una de Las
consecuencias negatives del excesi-
vo poder presidencialista es que
tiende a debilitar los partidos en la
media en que la political se hace
traves del poder ejecutivo y -en un
numero significativo de oportunida-
des- a espaldas de los congress
respectivos.
La demostrada capacidad de un
president, en un sistema presi-
dencialista, para interferir la disci-
plina de los partidos, puede ser
contrarrestada con un sistema de
listas cerradas con voto preferente
y umbrales minimos de votaci6n
que obligan a la conformaci6n de
alianzas estrategicas propias de los
sistemas parlamentarios mas pu-
ros. El fortalecimiento de unos po-
cos partidos permit convertir las
elecciones legislativas en una
oportunidad para someter a con-
sulta popular el libre juego de fac-
ciones y matices dentro de Las
fuerzas partidistas.
La political de "puestos y recursos
plblicos" es la forma mas socorrida
en los regimenes presidencialistas
para asegurar las lealtades politi-
cas. Esta atomizaci6n lteva a que
los Legisladores tienden a refugiarse
en La representaci6n de sus intere-
ses locates o regionates en desme-
dro de los compromises nacionales.
Una muestra reciente sobre sis-
temas politicos en America Latina
determine, para mas de dos terce-
ras parties de los partidos analiza-
dos, que existe una relaci6n inver-
samente proporcional entire poder
presidential y partidos fuertes.


Algunas personas se preguntan,
con cierta raz6n, si la soluci6n
frente a las deficiencies de los par-
tidos propias de los actuates regi-
menes presidencialistas de America
Latina es evolucionar hacia unos
sistemas parlamentarios que insti-
tucionalizarian y fortalecerian el
esquema que precisamente se criti-
ca. Esta critical envuelve una para-
doja que debe aclararse. Es eviden-
te que estamos ante un circulo vi-
cioso: los partidos no son fuertes,
transparentes ni dinamicos porque
el sistema presidencialista esta di-
sehado precisamente para debili-
tarlos, corromperlos y anularlos. En
la media en que se garantice que
puedan regresar a su condici6n de
interlocutores validos de la politi-
ca, necesariamente tendran que
volver a disciplinarse, moralizarse
y fortalecerse.


El semiparlamentarismo:
iuna salida?
Es claro que la combinaci6n de un
presidencialismo fuerte con multi-
partidismo fraccionado, indiscipli-
na partidista y federalismo no re-
gulado esta afectando seriamente
Las posibilidades de gobernabilidad
en America Latina. Se impone una
revision de sus regimenes politicos.
La pregunta es: podria el semipar-
lamentarismo ser una salida via-
ble? Trataremos de responder este
interrogante en La ultima parte de
este ensayo.
En la esencia de la recomenda-
ci6n parlamentaria se encuentra la
16gica incontestable de devolver la
political a su foro natural del Con-


greso y sacarLa de su inestable de-
pendencia de la capacidad de lide-
res mesianicos o carismAticos. La
adopci6n de formas parlamentarias
de gobierno ha sido la condici6n
del exito de process de transici6n
entire regimenes autoritarios y de-
mocracias incipientes, como suce-
di6 en la transici6n espafola re-
ciente.
America Latina podria ensayar
un nuevo esquema de semipresi-
dencialismo manteniendo los atri-
butos propios del presidencialismo
en ciertas materials como el control
del orden public, La negociaci6n
international, el manejo de la poli-
tica criminal y la iniciativa, no ex-
cluyente, en materials fiscales y de
planeaci6n. Es una apuesta dificil
pero insoslayable para preservar su
future politico que, lamentable-
mente, no se observa despejado.
La division entire regimenes par-
lamentarios y presidencialistas no
es en La practice tan nitida. Cada
sistema politico incorpora elemen-
tos propios de uno y otro regimen.
Se trata entonces de sugerir las re-
formas que permitirian acercar los
sistemas politicos latinoamericanos
a la reaLidad seg6n la cual mas del
80% de los ciudadanos viven en de-
mocracias parlamentarias. O el he-
cho de que 28 de los 30 paises en el
mundo con mejores registros de
comportamiento econ6mico est6n
siendo gobernados por sistemas
parlamentarios.
Existen elements sustanciates
que definen cada modelo. El es-
quema presidencialista puro se ca-
racteriza por la existencia de un















Jefe de ia Rama Ejecutiva que ac-
tua, simultaneamente, como Jefe
de Estado y Jefe de Gobierno a tra-
ves de un president, elegido por
un period fijo y quien nombra de
manera absolutamente lib6rrima a
su Gabinete. En el sistema parta-
mentario, por el contrario, estan
separadas las funciones del presi-
dente y el jefe de Gobierno. Mien-
tras el primero es elegido de mane-
ra direct, el segundo es nombrado
por el president y ratificado por el
Congress o directamente nombrado
por este. Congress y president son
elegidos en elecciones concurren-
tes. El jefe del Ejecutivo puede ser
reemplazado en cualquier momen-
to por una nueva coalici6n de go-
bierno que Lo legitima. Es caracte-
ristica tambi6n del sistema parla-
mentario la consagraci6n de instru-
mentos institucionales para la su-
peraci6n de crisis political que in-
cluyen La possible remoci6n del jefe
de Gobierno a trav6s del voto de
censura, la posibilidad de anticipa-
ci6n de las elecciones generates y
La consiguiente disoluci6n anticipa-
da del Congreso para relegitimar
los mandates vigentes.
El sistema parlamentario de
Francia podria ser un modeto para


empezar a aplicar el parlamentaris-
mo en America Latina. El presiden-
te es elegido por un period fijo
que garantiza la continuidad. Si la
coalici6n mayoritaria es adversa at
president, este acepta "compartir"
con la oposici6n el gobierno a tra-
ves de to que se conoce como la co-
habitaci6n. Cuando las mayorias
presidenciales coinciden con las
parlamentarias, el sistema opera
como un regimen presidencialista,
cuando difieren funciona como uno
de corte parlamentarista.
Es claro que en America Latina
las practices parlamentarias po-
drian ser introducidas manteniendo
algunos elements del presidencia-
lismo (Linz y Valenzuela, 1994). En
cualquier caso, el nuevo sistema
deberia mantener las dos formas de
representaci6n, el sufragio propor-
cional para garantizar el acceso de-
mocratico de las minorias en La
conformaci6n del congress y el de
mayorias simples para la elecci6n
de president de la Rep6blica. Las
dos elecciones deberian ser concu-
rrentes el mismo dia para garanti-
zar la sincronia entire el gobierno y
La oposici6n que to fiscaliza.
El modelo semipresidencialista
acufado por el professor Duverger


en 1980 propone un president ele-
gido democraticamente por mayo-
rias simples que responded ante un
6rgano legislative elegido de mane-
ra diferente. Otros autores men-
cionan como elements de este sis-
tema hibrido la dependencia del
propio gabinete de la coalici6n par-
lamentaria (Sartori, 2001).
La idea, generalmente aceptada
por una parte considerable de la
opinion p6blica latinoamericana
segun la cual, aunque el sistema
partamentario present evidentes
ventajas institucionales, el presi-
dencialismo esta fuertemente
arraigado por razones tradiciona-
les que nacen de nuestra propia
idiosincrasia, esta cambiando en La
media en que Las cada dia mas
frecuentes crisis de gobernabilidad
en el area, provenientes de los
conflicts sociales resultantes de
la quiebra del modelo de desarro-
Llo y de la expresi6n violent de las
patologias globales, aconsejan una
revision a fondo de los sistemas
politicos presidencialistas que han
demostrado su total incapacidad
para gobernarnos. El semiparla-
mentarismo podria ser una salida a
esta dificil coyuntura.









COMUNICACION Y MEDIOS

DE INFORMATION,

LALIADOS DE LA GOBERNABILIDAD 0

RESPONSABLES DE LA INGOBERNABILIDAD?

Por Newlink Political Consulting & Research


Es mas que evidence que America
Latina atraviesa en la actualidad
por una seria crisis de gobernabili-
dad. Hasta hace poco la goberna-
bilidad se definia como la necesi-
dad de establecer una relaci6n
compatible entire parlamento y
poder ejecutivo, a trav6s de coali-
ciones que garantizaran apoyo le-
gislativo.1 Los problems de go-
bernabilidad eran series, ya que el
multipartidismo y complejas eyes
electorates afectaban el funciona-
miento de sistemas presidencialis-
tas. No s6lo resultaba dificil con-
seguir mayorias, sino tambi6n for-
mar coaliciones de apoyo at poder
ejecutivo.
Si bien lograr La gobernabilidad
en ese context de presidencialis-
mo y sistemas multipartidarios era
compteja, La situaci6n actual es
mas dificiL por la explosion de or-
ganizaciones de la sociedad civil y
por el rechazo generatizado hacia
los partidos politicos.


En La nueva realidad latinoame-
ricana, la gobernabilidad ya no es
simplemente cuesti6n de contro-
lar el parlamento. Implica ademas
lidiar con aquellos grupos que ase-
guran "gobernar desde las callss.
En algunos casos se han producido
situaciones en Las que gobiernos
elegidos democraticamente en Las
urnas y con apoyo parlamentario
han sido derrocados por movi-
mientos callejeros.2
En resume, various de nuestros
gobiernos se encuentran practica-
mente maniatados; la debilidad de
nuestras instituciones es notoria y
los ciudadanos pierden dia a dia
confianza en La case political y en
el propio sistema democratic. Los
resultados del mas reciente studio
realizado por el PNUD sobre la de-
mocracia en nuestra region son ver-
daderamente preocupantes.
Lograr hoy gobernabilidad en
America Latina y el Caribe implica
much mas que former coaliciones


de apoyo. Se trata de desarrollar
ademas relaciones armoniosas con
La sociedad civil y sus organizacio-
nes, que cada dia demandan res-
puestas inmediatas a los reclamos
de los ciudadanos que defienden.
Conservar esta nueva gobernabili-
dad es el desafio mas grande at
que se enfrentan los gobiernos de
la region.
La compLeja situaci6n que mina
La posibilidad de lograr la goberna-
bilidad en La region se ha visto
afectada aun mas por el papel que
vienen cumpliendo los propios par-
tidos politicos y los medios de co-
municaci6n.
En muchos de nuestros paises,
los partidos son estructuras viejas
que no han sabido avanzar at mismo
ritmo que to hacen Las organizacio-
nes de La sociedad civil. Son mu-
chos los dirigentes que aun no Lle-
gan a comprender que las decisio-
nes political no se original ya en
los comit6s politicos de los parti-


1 EL presidencialismo en America Latina se ha caracterizado en Las ultimas dos decadas por un forcejeo constant entire el ejecutivo y el
legislative, particularmente en aquellos paises donde el poder ejecutivo no Lograba una mayoria o cuya mayoria era relative. La caracteris-
tica multipartidaria de La democracia en La region dificulta aun mas La posibilidad de una colaboraci6n estable entire estos dos poderes. Por
otra parte, casi todas las instituciones political se vieron afectadas por este multipartidismo; por ejempLo, Los nombramientos a[ sistema ju-
dicial se vieron comprometidos por la constant necesidad de "cuotear" todos los cargos publicos para obtener apoyo. En algunos casos ex-
tremos como el boliviano en el 2003, se dio La parad6jica situaci6n -a pesar de que el Ejecutivo logr6 controlar dos tercios del Parlamento
a traves del "cuoteo"- en que eL Gobierno carecia de poder para gobernar.
2 Esto describe la situaci6n sucedida en Argentina, Bolivia y Ecuador, pero que podria ocurrir en otros Lugares precisamente por el apa-
rente divorcio entire partidos y sociedad civil y por la debilidad de Las instituciones tradicionales de la democracia latinoamericana. La fuer-
za de la movilizaci6n callejera se ha visto especialmente favorecida por La debilidad de Las fuerzas policiales afectadas tanto por la corrup-
ci6n y La fatta de entrenamiento como por La preocupaci6n constant por Los derechos humans. En este context, los presidents carentes
de fortaleza institutional y en algunos casos apoyados simplemente por la popularidad en Las encuestas, han cedido las calls at desorden a
cambio de mantenerse en el poder.














dos, sino que hoy nacen de Las ex-
pectativas y Las exigencias de los
ciudadanos. De ahi la necesidad de
mantener una linea de comunica-
ci6n de double via entire partidos y
electores; entire gobierno y gober-
nados.
En algunos paises, ademas, los
medios de comunicaci6n han sido
acusados de promover el descre-
dito de los partidos y del sistema
politico. En otros los medios han
contribuido a legitimar Las de-
mandas de grupos de la sociedad
civil. Algunos inclusive argumen-
tan que los medios de comunica-
ci6n se han convertido en agents
de desestabilizaci6n. Sin embar-
go, Los medios de comunicaci6n
tambi6n han jugado un papel im-
portante que los ha Ilevado a asu-
mir roles que impulsan la transpa-
rencia en La gesti6n p6blica. En
otras palabras, los medios de co-
municaci6n se han torado en se-
rio el papel de ser el cuarto poder
del Estado, muchas veces impul-
sando investigaciones de actos de
corrupci6n que, sin su denuncia,
quedarian impunes. Desde cual-
quier punto de vista, lo cierto es
que los medios en America Latina
han jugado un papel important
que impact la gobernabilidad.
El objetivo de este breve ensayo
es el de responder a la pregunta:
iSon la comunicaci6n y los medios
de informaci6n aliados de la gober-
nabilidad o, por el contrario, res-
ponsables de la ingobernabiLidad?
Analicemos algunos antecedentes
que nos permitiran contextualizar
el debate. Luego podremos plan-


tearnos algunas ideas y concepts
para que los medios de comunica-
ci6n en la region contribuyan a la
gobernabilidad democratic.
Para analizar el papel de los me-
dios en La region en to que a la
construcci6n de la gobernabilidad
democratic se refiere, debemos
primero evaluar el desarrollo de las
comunicaciones a partir de:
* EL papel que 6stas vienen desem-
pefando en paises democraticos.
* La aparici6n de la television en
los ahos 50.
* El advance vertiginoso de la tec-
nologia y los sistemas de infor-
maci6n.
* La importancia creciente del pe-
riodismo de investigative.
La observaci6n mas important se-
ria que los medios y los avances
tecnol6gicos recientes han modifi-
cado la forma de hacer political, ya
no s6lo en America Latina, sino en
el mundo enter.
En Estados Unidos, gobiernos,
candidates y politicos se han visto
afectados por investigaciones pe-
riodisticas en los (ltimos 40 anos.
La prensa escrita jug6 un papel cla-
ve en la renuncia de Richard Nixon,
cuando dos periodistas del Was-
hington Post detallaron los porme-
nores de Las actividades ilicitas de
la campafa de reelecci6n de ese
president, en el escandalo del
Watergate.3 El papel jugado por los
medios Llev6 tambien at desarrollo
de mecanismos de respuesta, como
el Llamado "spin control".
En otras palabras, La mayor capa-
cidad de los medios ha producido
toda una industrial para influir o


controlar la forma de informer so-
bre cualquier gesti6n gubernamen-
tal. El resultado es un balance o
acomodo extrano entire los medios
de comunicaci6n y los gobiernos.
En el context norteamericano,
los medios se convirtieron en una
de las instituciones mas temidas
por los politicos, porque el acceso
facil a la informaci6n amenaza la
necesidad de la clase political de
controlar el flujo de informaci6n.
Esta situaci6n se ha acentuado aun
mas con el desarrollo de nuevos
medios via Internet, donde ya no
son s6lo los periodistas los que ac-
ceden a informaci6n antes restrin-
gida, sino tambien cualquier ciu-
dadano. Hoy vivimos en un mundo
con ciudadanos mas y mejor infor-
mados. Los acontecimientos se su-
ceden en tiempo real y es en tiem-
po real que los habitantes del
mundo se informan, se comunican
y definen sus percepciones acerca
de la realidad, hasta convertirlas
en la realidad misma.
Pero volvamos al analisis initial
para entender el papel de los in-
terlocutores politicos frente at
desarrollo de los medios.
Quienes nunca consideraron que
la television llegaria a influir de
manera fundamental sobre et acon-
tecer politico, por considerarla so-
fisticada y costosa, jams imagina-
ron ver antenas de television y de
cable en medio de Las poblaciones
empobrecidas en nuestros paises.
Hoy esos mismos lideres son incre-
dulos antes las posibilidades de una
nueva transformaci6n de la politi-
ca, pese a ser testigos de la expan-














si6n de una telefonia cellular acom-
panada de todos sus desarrollos
tecnot6gicos paralelos: camaras di-
gitales de fotografia, correo elec-
tr6nico, agendas portatiles, pene-
trando nuestras classes populares
con sus estrategias de mercadeo.
La posibilidad de que cualquier ciu-
dadano -a traves de Internet- pase
a ser emisor de la informaci6n y la
comunicaci6n revolucionara de ma-
nera significativa las posibilidades
de la political.
En Am6rica Latina y el Caribe la
expansion del papel de los medios
de comunicaci6n se ha producido
en relaci6n direct at process de
democratizaci6n desde principios
de los ochenta.4 Durante este pe-
riodo se dio no s6lo una prolifera-
ci6n de medios, sino que tambien
se produjo una avalancha de nue-
vos periodistas dedicados a buscar
noticias y a imponer su marca. El
problema ha sido que el periodismo
investigative de la region es inci-
piente y en muchos casos la inves-
tigaci6n se ha confundido con la
simple denuncia.
El desarrollo del periodismo libre
en estos paises se ha dado en el
context de un bombardeo tecno-
16gico que signific6 esencialmente
saltar etapas que contribuyeron a


un process mas ordenado y de ma-
yor madurez en los paises democra-
ticos del norte y de Europa.
En todo caso, y quizas por el de-
sordenado y rapido process de de-
sarrollo de los medios durante esta
etapa, se ha creado una relaci6n
antag6nica entire los medios y los
gobiernos democraticos que de una
u otra manera ha afectado La go-
bernabilidad.
Quizas por la caracteristica mis-
ma del process democratizador,
los medios de comunicaci6n en La
region resisten cualquier intent
de influencia gubernamental y mas
bien asumen un rol antag6nico ba-
jo el lema de la independencia pe-
riodistica o el tema de la investi-
gaci6n. Por este motivo no es ex-
trano oir que la prensa esta cum-
pliendo su papel de cuarto poder
del Estado, aunque al hacerlo, en
vez de contribuir a la estabilidad
de democracies incipientes, mas
bien es parte del impulse por sacar
a presidents debiles sobre cuyas
cabezas caen acusaciones muchas
veces falsas de corrupci6n, genoci-
dio y otras.
En algunos paises como Bolivia y
Venezuela los medios de comunica-
ci6n han jugado papeles verdadera-
mente interesantes. En el caso bo-


liviano, los medios fueron acusados
de jugar un papel desestabilizador
en contra del gobierno del presi-
dente Sanchez de Lozada. Para mu-
chos fue un papel que finalmente
produjo su renuncia y el posiciona-
miento del vicepresidente Carlos
Meza, parad6jicamente un conoci-
do periodista cuyas columns en la
prensa escrita y en la television
formaron parte destacada de la
prensa antag6nica en Bolivia.
La situaci6n venezolana es aun
mas interesante por el papel deci-
didamente anti-gobierno asumido
por uno de los grandes grupos de
medios privados de comunicaci6n
de la region. No ha sido sorpren-
dente que el president Chavez
reaccionara en contra de estos me-
dios y que buscara controlar otros
para poder avanzar su agenda de
gobierno.
En todo caso, ni en Bolivia ni en
Venezuela se ha dado una relaci6n
madura entire gobierno y medios de
comunicaci6n, y el resultado ha si-
do negative pues en los dos casos
se vio comprometida la gobernabi-
lidad democratic.
Tambi6n en nuestra region existe
el caso de mandatarios que -al no
acceder a la gobernabilidad por el
hecho de contar con un apoyo mi-


3 Existen innumerables ejemplos de situaciones de enfrentamiento entire gobiernos o actors politicos y medios de comunicaci6n en las
ultimas decadas. En los afios ochenta los medios jugaron un papel enorme en el famoso escandalo Iran-Contra at revelar la conexi6n entire
militares norteamericanos, La venta de armas a Iran, y el financiamiento de la fuerza contra revolucionaria nicaraguense. En los noventa
quizas por la trivializaci6n de la political norteamericana los medios hicieron todo to possible para descubrir una que otra trasgresi6n sexual
del president Clinton.
4 En paises como Costa Rica, Colombia y Venezuela donde no se vivieron process de transici6n como en el cono sur o el resto de America
Central, los medios tuvieron una evoluci6n mas balanceada y no tan precipitada que en aquellos paises donde estos eran controlados por los
gobiernos autoritarios y donde la apertura political signific6 una verdadera explosion de medios ansiosos de informar sobre cualquier cosa.















noritario dentro del poder legislati-
vo- han conseguido gracias a su ca-
pacidad de comunicarse, encontrar
gobernabilidad political a partir del
apoyo ciudadano a su personalidad.
Tal es eL caso del Presidente Fox en
Mexico, quien pese a la presi6n de
una oposici6n fuerte ha togrado
mantener tres aRos despues de ini-
ciado su gobierno un apoyo ciuda-
dano del 58%. El Presidente Alvaro
Uribe de Colombia, quien durante
los dos primeros anos de su gobier-
no cont6 con un apoyo mas que in-
cipiente del Congreso, super en
las ultimas encuestas el 79% de
apoyo ciudadano, y el president
Kirschner de Argentina, gracias a su
habitidad de crear poder dia a dia y
a lograr que se cumpla el ltamado
circuit de la comunicaci6n, hoy
recibe el apoyo del 72% de los ciu-
dadanos argentinos.
Todo to anterior es una demos-
traci6n mas de que negarse a en-
tender la dinamica y advance de los
medios crea una tendencia que ter-
mina culpando a la comunicaci6n
de los problems del mundo de hoy.
Cuando hay problems de pareja
le echamos La culpa a la comunica-
ci6n. Lo mismo hacemos cuando
hay dificuttad entire padres e hijos,
o ante los divorcios corporativos. La
political no se queda atras. Satani-
zar a la comunicaci6n political mo-
derna es negar que la comunicaci6n
ha pasado a ocupar un lugar pre-
ponderante en La mesa de Las gran-
des decisions del mundo de hoy.
S6to algunos politicos han enten-
dido que la relaci6n con los medios
de informaci6n y comunicaci6n no


puede continuar siendo la respon-
sabilidad de un grupo de periodis-
tas amigos pero relegados a una
oficina de prensa a la cual no se le
da la mas minima importancia.
La comunicaci6n es parte funda-
mental del dificit ejercicio de go-
bernar. No entenderto s6to puede
conducir a respaldar et concept
segun eL cual, todo aquello que se
haga y no se comunique, simple-
mente no se hizo.
Finalmente, las siguientes son at-
gunas ideas y concepts con Los
cuales queremos contribuir a re-
pensar el papel de los medios de
comunicaci6n en la gobernabilidad
democratic.
a. Los medios -tanto escritos, radio,
television y nuevas tecnologias-
pueden ser importantes mecanis-
mos de gobernabitidad siempre y
cuando se entienda el papel que
cumplen en democracia.
b. El papel de los medios es de ob-
tener, procesar de manera criti-
ca y transmitir informaci6n a la
poblaci6n de un pais y at mundo.
c. Los medios puede convertirse en
mecanismos utites para transmi-
tir mensajes gubernamentales,
pero no se debe esperar que re-
ciban informaci6n del gobierno y
la reproduzcan fielmente sin
cuestionamiento alguno.
d. El papel de los medios depend
en gran media de la calidad de
La informaci6n gubernamental.
La gobernabilidad en este senti-
do depend de la calidad de la
informaci6n y la forma en La que
los medios le den seguimiento.
No se debe esperar que los me-


dios descifren informaci6n o que
construyan algo positive de una
series de notas ambiguas, confu-
sas o incompletas.
e. La gobernabilidad depend de la
calidad de Las relaciones entire
los medios y los voceros guber-
namentates. En este sentido vale
la pena recorder que para el pe-
riodista es vital tener acceso a la
informaci6n y a los actors rele-
vantes para cumplir su trabajo.
f. Lo peor que puede hacer un go-
bierno es enfrentarse con los
medios, aun en casos donde es-
ten en posiciones contradictorias
at gobierno.
g. Esto implica tambien no negar
acceso a aquellos periodistas
que por cualquier motive han
tomado una linea critical con el
gobierno.
h. Es de vital importancia para [a
gobernabilidad democratic con-
tar con periodistas profesiona-
les. Por este motivo, invertir en
la profesionalizaci6n y/o capaci-
taci6n de periodistas es de gran
importancia.




























__ FUNGLODE
FUNDACION GLOBAL
.-..;- DEMOCRACIAY DESARROLLO








1 I


V111 FERIA
INTERNAGIONAL
IB 0 1) 1 R 1, CCI ON G 1: N 1: R A L
SECRETAR'IA DE ESTADO DE CULTURE
a 0 REPOBI ICA :)omiNICANA DF LA FERIA M L. LIBRO

V111 Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2005
1 Ual
21 de abril a[ 1ro. de mayo del 2005, Plaza de la Cultura, Santo Domingo, Rep6blica Dominicana


I I


Ii


Bio

I.






Integracion econ6mica


El modelo eU r


para el Norte del Hemisferio Occidental

Personalidades como el professor Robert Pastor, quien trabaj6 en la
Casa Blanca para el Presidente Carter, o Jorge Castaieda, el ex canciller
mexicano, plantearon una idea similar: la creaci6n de la comunidad de
America del Norte, que incluiria a Canada, Estados Unidos y Mexico.
Esta nueva contribucion trata de ensanchar el concept para incluir
a Centroamerica y el Caribe. Como modelo, la Uni6n Europa, y como
resultado, la Comunidad del Norte del Hemisferio Occidental (CNHO).

Por Bernardo Vega


M uchos diran que el planteamiento que se hace
en este articulo es puramente te6rico, de reali-
zaci6n impossible, que represent una sugeren-
cia no realista, un suefio, una utopia. Una quijotada.
Sin embargo, Zquien hubiese dicho en 1945, al finali-
zar la II Guerra Mundial, que despues de dos guerras
entire si, con apenas 20 afios de distancia entire ellas,
surgiria el libre comercio y la libre movilidad de la
mano de obra y del capital entire Francia y Alemania?
ZQui&n hubiese pensado que hoy dia en una Uni6n
Europea que se acaba de ampliar para incluir a los
antiguos paises de Europa del Este, existiria un Banco
Central Regional, una moneda comin que sustituiria
al marco, al franco y a la peseta, un Parlamento y una
legislaci6n comunitaria que implican que toda Europa
ha aceptado ceder soberania national para que aspec-


tos fundamentals de su vida sean decididos no a nivel
national, sino a nivel de la comunidad?
ZQuien hubiese dicho hace 40 afios, en 1964, que
en nuestro pais el turismo representaria el sector mis
important de todos, con un 18% del PIB y que la agro-
pecuaria bajaria para apenas significar un 5%? iO que
nos convertiriamos en una economic de servicios, y no
de producci6n primaria?
iQui6n hubiese imaginado en 1964 que un pais que
vivia del azicar, el cafe y el cacao, 40 afios despu6s, depen-
deria del turismo, las remesas y las ensambladoras?
ZO quin hubiese conjeturado en 1945 que las colo-
nias britanicas del Caribe no s61o serian paises inde-
pendientes, sino que conformarian una comunidad
econ6mica basada en el libre comercio y tambien una
comunidad political? ZY qui6n, en 1974, hubiera sospe-


48 GLOBAL


































































ig













Las telarahas de los tratados

actualmente en vigencia no son

las formas adecuadas de

promover el libre comercio
en nuestro hemisferio.


chado que el comunismo en Europa caducaria debido a
una implosi6n internal?
La respuesta es que nadie hubiese pensado que todo
eso era possible, por lo que se pide indulgencia ante esta
propuesta. Se trata de algo que no ocurrird ni en el cor-
to ni en el median plazo. Yo, personalmente creo que
no lo ver6, quizas mis hijas y con toda probabilidad mis
nietas, pues es algo no s6lo plausible, sino political y
econ6micamente convenient a esta region en que los
canadienses, americanos, mexicanos, centroamericanos
y caribefos nos ha tocado vivir.

Proceso de integraci6n
Los economists que han desarrollado y propagado la
teoria del libre comercio y los que concibieron los princi-
pios de la integraci6n econ6mica, plantearon un process
de integraci6n que tendria esencialmente 4 etapas:
1. El libre comercio de mercancias entire un grupo de
paises, eliminandose los aranceles, las cuotas y otras
trabas. Es lo que hoy dia se conoce como Tratados
de Libre Comercio (TLC). Es el caso de Canada, Mexi-
co y Estados Unidos (el NAFTA) y el reci6n firmado
acuerdo entire Repiblica Dominicana, Centroamerica
y Estados Unidos, asi como los acuerdos bilaterales
entire nuestro pais y Centroamerica y nuestro pais
con CARICOM.
2. Uni6n Aduanera. La adopci6n por un grupo de paises
de un arancel comin externo. El grupo de naciones
que ya firm el libre comercio posee un mismo aran-
cel unico con respect a products que provengan de
terceros paises. En esta uni6n aduanera los products
de terceros paises llegan a la region por cualquiera de
sus paises, pues pagan el mismo impuesto, no importa
por donde entren. Los ingresos aduaneros son compar-
tidos entire los miembros de la uni6n. Es el caso de la
Uni6n Aduanera Centroamericana.
3. En el Mercado Comdn, se permit el libre movimien-
to de la mano de obra entire los paises de la region,


asi como del capital. Es el caso del Mercado Com6n
Europeo, donde un portugu6s podia decidir vivir y
trabajar en Alemania, por ejemplo.
4. En la Uni6n Econ6mica, se adopta una moneda
comun, el caso del euro, se armonizan las political
econ6micas, fiscales y sociales y se decide ceder sobe-
rania a favor de organismos regionales, como el caso
del Parlamento Europeo. Ese process puede eventual-
mente terminar en una unificaci6n political al estilo
de una Federaci6n o Confederaci6n de Paises, como
es el caso de Estados Unidos, Mexico y Suiza, donde
una series de estados se confederaron para crear un
solo pais, manteniendo cada uno, sin embargo, cier-
ta autonomia political.
La teoria econ6mica plantea que el libre comercio
entire paises ricos y pobres puede provocar un process
de polarizaci6n de los beneficios a favor de los prime-
ros. Con la unificaci6n political de Estados Unidos, des-
pues de su Guerra Civil, por ejemplo, el distanciamiento
econ6mico entire el Sur agricola y el Norte industrializa-
do se acentu6, en vez de reducirse; y lo mismo ocurri6
con la unificaci6n political entire el Norte y el Sur de Ita-
lia. Esa misma teoria plantea la necesidad de que exista
simultdneamente la libre movilidad no s61o de bienes,
de servicios y de capital, sino tambien de la mano de
obra, para que asi se beneficien todos los paises.
Para evitar esa polarizaci6n se han establecido various
mecanismos de compensaci6n que, desde el principio,
fueron adoptados por la UE:
1. Una menor velocidad por parte de los paises pobres
en lo referente a su obligaci6n de abrir sus econo-
mias al comercio regional. Es lo que en nuestro
hemisferio los paises pequefios del Caribe han deno-
minado tratamiento diferenciado y asim6trico y que
insisted debe de existir dentro del ALCA, es decir, en
el acuerdo que eventualmente crearia el libre comer-
cio desde Canada hasta la Argentina. En Europa
recibieron ese tratamiento Grecia, Espafia, Portugal
y Turquia.
2. Creaci6n de un fondo, con recursos de los paises mds
ricos de la comunidad, para ser invertido en obras de
infraestructura fisica en las naciones menos desarro-
lladas. Con recursos alemanes, franceses, etcetera, se
financiaron carreteras y otras obras pdiblicas en Espa-
fa, pais que condicion6 su incorporaci6n a la comu-
nidad a que se estableciese el "Fondo de Cohesi6n"


50 GLOBAL




















































[EI jiii..l" ,, nii.iii- .1-1 I _., en 1992, encabezado porel president de Estados Unidos, George Bush, de pie en el centro.
p ii, [.. ..-i,,,,, li .. ii, .11 i 1:- i ,.i E.,,. Central Europeo, Frankfurt/Main, Alemania central.


para obras de intraestructura. De ese fondo tambien
se nutrieron Grecia, Irlanda y Portugal.
3. Utilizaci6n de fondos parecidos para programs de
educaci6n vocacional en los paises menos desarro-
llados.
Aplicando estos principios, la Uni6n Europea se ha
convertido en el inico process exitoso de integraci6n
econ6mica hasta la fecha. No s6lo la region ha crecido,
sino que la distancia entire paises pobres y ricos se ha
reducido, de forma tal que los miles de espafoles, tur-
cos y griegos que se fueron a trabajar a Alemania en
los afios 70 han vuelto a sus respectivos paises, encon-
trando empleo bien remunerado.
El miedo a la migraci6n masiva dentro de la comu-
nidad econ6mica, que prevaleci6 cuando se firm el


Tratado de Roma en el afio 1957, ha desaparecido. La
migraci6n, legal o illegal, se reduce y hasta se revierte
como resultado del acercamiento entire los niveles de
salaries e ingresos de los paises miembros. En la Uni6n
Europea de hoy dia tan s61o un 2%/ de la poblaci6n
busca empleo en otro pais de la comunidad. En los
Estados Unidos un 10% de la poblaci6n busca empleo
en otro Estado de la Uni6n. John Kenneth Galbraith,
economist nacido en Canada y professor de Harvard
recordaba: "Me cri6 en el Suroeste de Ontario donde
se nos ensefi6 que el patriotism canadiense no debe-
ria de aguantar mas de un diferencial salarial de cinco
d6lares. Si era mayor, nos ibamos a trabajar a Detroit".
Los dominicanos que toman la yola no han oido hablar
de Galbraith, pero siguen su consejo.













La Uni6n Europea se ha
convertido en el Onico process
exitoso de integraci6n econ6mica
del mundo hasta la fecha. No s6lo la
region ha crecido, gracias a su
integraci6n, sino que la distancia
entire paises pobres y ricos se ha
reducido sustancialmente.

Puerto Rico es un buen ejemplo de c6mo el libre
movimiento de la mano de obra, junto con aportes
econ6micos federales para promover la educaci6n y
la infraestructura fisica e incentives fiscales, recrearon
en el Caribe la experiencia de la integraci6n econ6mi-
ca europea. Alli hasta ha tenido lugar, al igual que en
Europa, un flujo migratorio al revs, desde el continent
americano hacia la isla.

561o la etapa initial
En contrast, en la parte Norte del hemisferio occidental
no se han seguido los principios de la teoria econ6mi-
ca antes expuesta. Tan s61o se han puesto en vigencia
acuerdos de libre comercio; es decir, la etapa inicial,
mas no las posteriores. En Europa, desde la firma del
Tratado de Roma se plantearon los objetivos de las eta-
pas ulteriores. En nuestra region, Estados Unidos man-
tuvo una political de apertura commercial exclusivamente
a escala mundial, es decir a traves del GAIT y la OMC
hasta 1982, cuando por primera vez cre6 privilegios
regionales por medio de la Iniciativa de la Cuenca del
Caribe (CBI) y luego firm su TLC con Israel. Mas tarde
surgi6 el TLC entire Canada y Estados Unidos, luego un
acuerdo tripartite entire estos dos paises y Mexico; mis
tarde un acuerdo entire Canada y Costa Rica y entire
Mexico y Centroamerica y, finalmente, un Tratado de
Libre Comercio entire Centroamerica, Republica Domini-
cana y Estados Unidos.
Cuando Washington y Ottawa negociaron con M6xi-
co, el tratamiento diferenciado y asimetrico fue muy
d6bil en lo que se refiere a una menor velocidad para
que Mexico se abriese al libre comercio. El NAFTA fue
el primer acuerdo important de libre comercio entire
paises ricos y uno pobre y ese principio apenas se apli-


c6. Aunque en el NAFTA existe el Banco de Desarrollo
de Norteamerica, 6ste no cuenta con recursos para
construir obras publicas en Mexico o invertir alli en la
educaci6n, pues esti limitado a proyectos medioambien-
tales en la frontera.
El president Salinas, para convencer al Congreso
norteamericano sobre las bondades del NAFTA, plan-
te6 que la opci6n norteamericana era crear posibilida-
des de empleo para los mexicanos en Mexico, o sufrir
aumentos en la migraci6n illegal. Pero en realidad, y a
pesar del NAFTA, la emigraci6n illegal por la frontera
mexicana, lejos de reducirse, ha aumentado durante los
primeros 10 afios de su implementaci6n. Los pequefios
campesinos productores de maiz del Sur, por ejemplo,
no pudieron competir con las importaciones norteame-
ricanas y optaron por emigrar.
Los studios series que se han efectuado sobre el
impact del NAFTA sobre M6xico durante sus primeros
diez afios (de 1994 a 2004) indican' que aunque los bene-
ficios para Mexico exceden las p6rdidas, y aunque el
comercio regional (MNxico-Canadi-Estados Unidos) ha
crecido enormemente y el propio NAFTA ha contribuido
a la mejoria del sistema politico mexicano, no es menos
cierto que, como ya era anticipable por lo que indica la
teoria econ6mica, ha aumentado la distancia entire los
niveles salariales de Mexico y Estados Unidos.
Ademis, mientras entire los afios 1994 y 2002 surgie-
ron en M6xico 500,000 nuevos empleos industriales,
muchos de ellos gracias al NAFTA, en la agriculture
se perdieron 1.3 millones de empleos. El aumento de
la productividad tampoco se ha reflejado en el nivel
real de sueldos. La migraci6n illegal ha aumentado, el
medio ambiente se ha degradado y la deforestaci6n ha
crecido. El NAFTA, ademAs, ensanch6 la brecha entire
los niveles de ingreso de los Estados del Sur y los del
Norte de M6xico.
Se supone que el ALCA sustituira los ya multiples
acuerdos sub-regionales, como el NAFTA y como el de
Centroamerica y nosotros con Estados Unidos, pero toda-
via se desconoce el contenido real del ALCA y su fecha
de puesta en vigencia es tambien muy incierta. Ademas,
el propio ALCA no pasara de ser un simple tratado de
libre comercio a escala hemisferica, sin las antes referi-
das etapas posteriores de integraci6n econ6mica.
En conclusion, las telarafias de Tratados de Libre
Comercio actualmente en vigencia no son las formas


52 GLOBAL





































Patio interior del Parlamento Europeo, en Estrasburgo.


adecuadas de promover el libre comercio en nuestro
hemisferio, como ya lo demuestran los 10 afios de expe-
riencia de Mixico.

La propuesta
La propuesta de este articulo es que aprendamos de los
europeos y establezcamos la Comunidad del Norte del
Hemisferio Occidental (CNHO), que estaria integrada
por Canada, Estados Unidos, Mexico, Centroamerica
(incluyendo Panama), Repliblica Dominicana, Cuba, Hai-
ti y los paises del Caribe angloparlante. Esta no es una
idea nueva y ni siquiera totalmente mia. Ya personalida-
des como el professor Robert Pastor, quien trabaj6 en la
Casa Blanca para el Presidente Carter, ha planteado la
creaci6n de la comunidad de America del Norte2, pero
que incluiria tan s61o a Canada, Estados Unidos y Mexi-
co. Jorge Castafieda, el ex canciller mexicano, tambien
ha planteado una idea similar. Mi contribuci6n es la de
ensanchar ese concept para incluir a Centroamerica y
el Caribe.
En esta Comunidad del Norte no s6lo existiria el libre
comercio de bienes (sujeto al tratamiento diferencial y
asimetrico), el libre comercio de servicios y capitals,
sino que prevaleceria tambien el libre movimiento de
mano de obra, o por lo menos un tratamiento migrato-
rio muy especial para los mexicanos, centroamericanos
y caribefios por parte de Canada y Estados Unidos y que


podria incluir programs de trabajadores temporeros y la
legalizaci6n de los indocumentados.
N6tese que la AFL-CIO, el principal grupo sindical
norteamericano, ha cambiado de actitud y ahora favo-
rece la migraci6n. Existiria un arancel comun externo
y eventualmente se adoptaria el d6lar como moneda
regional en base a que todos compartiriamos propor-
cionalmente los beneficios del sefioreaje, a pesar de la
tendencia secular del d6lar canadiense de depreciarse
con relaci6n al d6lar americano. El professor Herbert
Gruber de Canada ha propuesto la adopci6n de una
nueva moneda, al estilo del euro y que se denominaria
"amero". Canada y Estados Unidos aportarian recursos
para mejorar la infraestructura fisica y la educaci6n del
resto de la comunidad, fondos que podrian ser adminis-
trados por el BID.
Dado que actualmente la oposici6n a este esquema
es muy fuerte tanto en Canada como en Estados Uni-
dos -la misma oposici6n que existia en Europa hace 50
afios en torno a las mismas ideas- y dada la gran canti-
dad de recursos que tanto Estados Unidos como Canada
tendrian que transferir al resto de la region, es 16gico
que esta comunidad tenga limitaciones geograficas,
pues mientras mis regions y paises abarque, mas difici-
les serian los problems a resolver. Pero ademas existen
otros factors adicionales para justificar esta selecci6n
y esta limitaci6n geografica.


'44













1. La cercania geogrAfica. Se trata de todos los paises
que componen el Norte del hemisferio occidental.
2. Factores geopoliticos. Mexico, Centroam6rica y el
Caribe son considerados como el backyard (el jardin
de atras) de Estados Unidos, como dicen los acad6mi-
cos norteamericanos. No es este un concept inven-
tado recientemente por un politico dominicano en
viaje por Europa. Tambi6n se nos consider la "blan-
da barriga" de Norteam6rica y, ademas, constituimos
la segunda y tercera frontera de Estados Unidos.
En terminos militares y geopoliticos es una zona
muy estrategica para Washington. No es una coinci-
dencia que absolutamente todas las intervenciones
militares norteamericanas en nuestro hemisferio han
tenido lugar en Mexico, en dos paises centroamerica-
nos, en Cuba, en Haiti (tres veces), en la Republica
Dominicana (dos veces) y en Granada.
3. Estados Unidos posee bases militares en Guantana-
mo y Puerto Rico. Esta iultima isla, parte de las Islas
Virgenes y Navassa son parte integral del territorio
norteamericano.
4. Si nos olvidamos de las Islas Malvinas, los unicos
paises en este hemisferio que junto con Canada han
sido y son parte de la Mancomunidad Britanica, con
una vieja tradici6n de vinculaci6n a Inglaterra, estan
en el Caribe.
5. En todo nuestro hemisferio los paises cuya mayor
proporci6n de poblaci6n reside en Canada y Estados
Unidos, son los del Caribe, Centroamerica y M6xico.
Muchos de estos emigrantes ya son ciudadanos cana-
dienses o norteamericanos con derecho a votar en
esos paises. Ese voto es important en Montreal, Mia-
mi, California y Nueva York, para citar s61o algunos
lugares. Son muchos los oficiales electos en Canada
y Estados Unidos que son de origen caribeho, cen-
troamericano o mexicano.
6. En comparaci6n con el resto del hemisferio occiden-
tal, la mayor proporci6n del comercio de Estados
Unidos y Canada es precisamente con el Caribe,
Centroamerica y Mexico, y esa proporci6n tiende a
aumentar con el tiempo.
7. Los mayores flujos turisticos de Canada y Estados
Unidos son con Mexico, Centroamerica y el Caribe.
8. De la misma forma que en Europa se inici6 la inte-
graci6n con la creaci6n de la comunidad del carb6n,
poco despues del fin de la Segunda Guerra Mundial,


un plan energ6tico de la Comunidad podria abarcar
los recursos de Canada, Estados Unidos, Mexico y
Trinidad y Tobago.
Bajo este esquema de la Comunidad del Norte del
Hemisferio Occidental (CNHO), el libre comercio real-
mente beneficiaria a todos. No bajo el ALCA, o bajo una
telarafia de acuerdos sub-regionales como los que ya
han firmado Canada, Estados Unidos y tambi6n M6xico
con Centroamerica y el Caribe. Lo que hay que hacer
es profundizar la integraci6n econ6mica y no seguir
ampliandola geograficamente, pues mientras mas paises
esten envueltos, mas dificil sera la profundizaci6n, es
decir, el paso de simples TLC a una comunidad econ6-
mica.
En Europa los siete paises fundadores profundizaron
su integraci6n hasta crear la Comunidad Europea y s6lo
recientemente auspiciaron la ampliaci6n para incluir a
12 paises de Europa del Este. El ALCA no es incompati-
ble con la Comunidad del Norte del Hemisferio Occiden-
tal, pero mientras mas se atrase la comunidad y mas se
adelante el ALCA, mas dificil sera crear la primera.
Reiteramos que somos los primeros en reconocer la
oposici6n a estas ideas tanto en Estados Unidos como
en Canada, no s61o parlamentaria, sino tambien de la
opinion ptiblica. En Canada hay mas cohesion social
que en Estados Unidos y existe el bloque quebecois,
pero Europa ha demostrado que la identidad cultural
puede mantenerse. En Estados Unidos se teme que la
migraci6n hispana d& al traste con la identidad nacio-
nal. En Canada y M6xico se teme al dominio ameri-
cano, no s6lo cultural, sino tambien de sus recursos
naturales. La political externa de Canada es diferente a
la de Washington y 6sta de la de Mexico. Ni en nuestro
tratado con Centroamerica y Estados Unidos ni en el
ALCA existe una clausula democritica y esa debe de
existir en la Comunidad, como existe en la OEA.
Pero hay que tener vision de future y comenzar a con-
vencer a la gente de que 6ste es el verdadero camino a
seguir. Jean Monnet, el padre de la integraci6n europea,
sugeria que habia que dar various pasos colectivos que
provocasen una reacci6n en cadena, donde un cambio
induciria a otros cambios. Yo quisiera pensar que he
contribuido con un pequefio paso individual.

* Version corregida de una conferencia pronunciada ante la
Cimara de Comercio Dominico-Canadiense en agosto de 2004.


54 GLOBAL




















W4% T


-a.'- -: r


5. I.i.... i i.i ., 1 ...i .... i. i. i in, j0 I i l,-. Com ercio, en Ginebra, Suiza.


Bernardo Vega es licenciado en Economia por el Wharton School de la
Universidadde Pennsylvania. EsMiembronumerariocd i.j l.iJ~ A:.ji niiii,
cana de Historia, y principal ejecutivo de la Fundaci6n Cultural lli, ll.. 1.l
Es autor de mas de 40 libros, la mayor parte de ellos sobre historic domini-
cana, aunque tambien ha escrito novela, jr l,i. econ6micos y obras sobre
Arqueologia. Fue embajador dominicano ante la Casa Blanca y director del
peri6dico El Caribe.


Notas
'Carnegie Endowment for International Peace, NAFTA's Promi-
se and Reality, 2004.
SPastor, Robert, Toward a North American Community, Institu-
te for International Economics. Washington, 2001.





GLQDBAL
mujerer en el ejeroto dominicano
AE Efin deldeber


OT.


fMt







palabras






2005, el afio de


El Quijote

Por J. R. Lantigua

"Y asi, por mis valerosas, muchas y cristianas
hazafias he merecido andar ya en estampa en casi
todas o las mds naciones del mundo: treinta mil
volumenes se han impreso de mi historic, y lleva
camino de imprimirse treinta mil veces de milla-
res, si el cielo no lo remedia': (Quijote, II, 16).

E n enero de 1605 se public la primera parte de
El Quijote. Algunos cervantinos creen que su
autor pens6 inicialmente escribir una novela cor-
ta. Otros, sin embargo, son del parecer de que desde el
principio Miguel de Cervantes Saavedra se propuso la
realizaci6n de una novela extensa.
Poco important ya estos pareceres. El Ingenioso Hidal-
go Don Quijote de la Mancha fue estableci6ndose, al
paso de los afios y los siglos, como una de las grandes
obras maestras "de cuyo espiritu la humanidad vive eter-
namente sin saciarse" (P.Hazard). Su autor ha quedado
consagrado definitivamente como el mas genial escritor
de las letras espafolas y una de las cumbres, quizA el
que mas, de las letras universales, muy a pesar de que
Dimaso Alonso afirmara, con raz6n, que El Quijote es
un libro muy espafiol y, por tanto, localista, pero la
historic de sus aventuras plantea un cuadro de virtudes
y utopias que permit que la obra termine siendo "la
mas sagaz indagaci6n en el coraz6n inmutable del ser
humano.
Cuatrocientos afios se cumplen ahora de esta memora-
ble efemeride literaria. Y por tal motivo este 2005, que
apenas iniciamos, es en todo el orbe hispanico el Afio de
El Quijote. Para celebrarlo a todo lo grande, el presiden-
te del Gobierno espafiol, Jose Luis Rodriguez Zapatero,
convoc6 en octubre pasado un encuentro en Madrid a
todos los ministros de Cultura hispanohablantes, que por
disposici6n del Rey Juan Carlos fueron designados miem-
bros del Comit6 de Honor de la celebraci6n.
De esta manera, la Declaraci6n de Madrid, firmada
por los responsables de Cultura de los paises de habla


1N 7 L i


hispana (incluyendo Guinea Ecuatorial, que tiene el
espafiol como lengua madre), establece que El Quijote
sea considerado Invitado de Honor de todas las ferias
internacionales del libro de Iberoamerica durante el aflo
2005, expresando en la referida declaraci6n "su satisfac-
ci6n por la continuidad y brillantez de la creaci6n litera-
ria en espafiol que se reconoce El Quijote como una de
sus obras esenciales, pero que recoge en la actualidad
la enorme diversidad de cultures de nuestros pueblos y
en esa diversidad fundamental su riqueza".
Los ministros de Cultura han invitado a todas las cul-
turas del planet a celebrar los 400 afios de El Quijote y
a releerlo una vez mas para que continue formando par-
te de nuestro patrimonio colectivo y para seguir apren-
diendo de sus tan humans aventuras, de modo que sea
un punto de referencia de los valores que nos unen.

Las publicaciones
La avalanche de reediciones de El Quijote, con distintas
variantes, pueblan desde el iltimo trimestre del afio
recien transcurrido las librerias de Espafia, y la fiebre
cervantina ha comenzado a cubrir toda Hispanoamerica,
esperandose que aumente la incidencia editorial de este
gran clasico universal en los meses del present afio.
Entre esas tantas ediciones, mostremos a los lectores
de Global la realizada conjuntamente por el Instituto Cer-
vantes, el Centro para la Edici6n de los ClAsicos Espaflo-
les, la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y
Galaxia Gutenberg/Circulo de Lectores, quienes han uni-
do esfuerzos y conocimientos para ofrecer la que conside-
ran edici6n definitive de la inmortal obra de Cervantes.











Il S


La edici6n esta dirigida por Francisco Rico, expert en
la literature del Siglo de Oro y una de las mAximas auto-
ridades en la obra de Cervantes. Esta reimpresi6n permit
al lector disfrutar de este libro fundamental, presentado
en dos volumenes y con las siguientes caracteristicas:
* Texto rigurosamente fijado y establecido.
* Las anotaciones resuelven todos los problems y
aportan toda la informaci6n para una perfect com-
prensi6n del texto.
* Contiene mas de 100 laminas con la indumentaria
del Siglo de Oro, mapas, itineraries, reproducciones
de los libros de Don Quijote, y pianos de la venta.
* Es una verdadera encyclopedia cervantina a cargo de
mis de un centenar de especialistas.
* Comentario capitulo por capitulo.
* Repertorio comentado de refranes.
Otra edici6n que circula es la de Editorial Critica,
igualmente cuidada por Francisco Rico. La edici6n viene
precedida de un studio preliminary del fenecido fil6logo
Fernando Lazaro Carreter (Las voces del Quijote), y pr6-
logos de Jean Canavaggio, Sylvia Roubaund y Anthony
Close. Trae las siguientes particularidades:
* Texto critic y anotado, con indice complete.
* Edici6n en el format de la princeps, con los graba-
dos de la primera edici6n espafola ilustrada.
* CD/ROMN con texto informative y base de datos
exhaustive con una guia de uso.
* Carpeta con las dos unicas ilustraciones de Goya al
Quijote reproducidas a su tamafio con calidad de
original (La aventura del rebuzno y Visi6n de Don
Quijote).
Los Ministros de Cultura hispanohablantes que asistie-
ron a Madrid para preparar los fastos conmemorativos
de este cuarto centenario de El Quijote recibieron una
edici6n especial limitada titulada El Pequefio Quijote,


con los capitulos del uno al siete, en edici6n especial
de s61o 500 ejemplares ordenada por la Presidencia de
Espafa, la cual fue entregada personalmente por el jefe
del gobierno Rodriguez Zapatero (Prdlogo de Manuel
Ramos, Ilustraciones de Ramdn Perez Carri6, Ediciones
Linteo, 2003; 91 pp).
Por otro lado, la Real Academia de la Lengua present
en el recien celebrado Congreso Internacional de la Len-
gua, efectuado en Rosario, Argentina, el pasado noviem-
bre, una edici6n asequible y popular de El Quijote, que
cuenta con un pr6logo de Mario Vargas Llosa, studios a
cargo de Martin de Riquer, Francisco Ayala, Jos6 Manuel
Blecua, Guillermo Rojo, Jos6 Antonio Pascual, Margit
Frenk y Claudio Guill6n, ademis de las notas al texto
de Francisco Rico, infaltable en todas las ediciones que
se hacen de El Quijote. Contiene un glosario general con
mas de 7,000 entradas de palabras, locuciones, prover-
bios y refranes propios de la obra cervantina.
El Quijote ha sabido conquistar al mundo entero y es
quizA, junto con la Biblia, la obra que se ha traducido
a mayor cantidad de idiomas. Todos los grandes escrito-
res han rendido homenaje a esta novela que relata las
andanzas de un hidalgo castellano. Don Quijote y San-
cho Panza encarnan los dos tipos del alma espafola: el
idealista y sofiador que va en pos de imposibles quime-
ras y el practice y fatalista.
Releer El Quijote, difundir sus valores y establecerlo
en los dominios de nuestras querencias mas entrafiables,
es la tarea comun de este 2005, el Aflo de El Quijote, en
el cuarto centenario de su primera publicaci6n.
Recomendamos como lectura adicional la obra Refra-
nes, dichos y sentencias del Quijote, de J. Leyva, una
selecci6n comentada de los proverbios que se encuen-
tran diseminados en el Quijote (Ediciones Libro-Hobby,
Espafia: 2004; 319 pp).


58 GLOBAL











II






FUNGLODE

FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIAY DESARROLLO


Publicaciones FUNGLODE

La Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo apoyando su rol de investigaci6n, analisis,
producci6n y difusi6n del conocimiento, present a la sociedad national e international
su acervo editorial, resultados de investigaciones, proyectos, actividades y trabajos
realizados por grupos profesionales de la instituci6n e instituciones aliadas.



NUEVAS PUBLICACIONES:


Building Strategic Partnerships
for Development: Dominican Republic
New York State


Literature dominicana en los Estados
Unidos, historic y trayectoria de la
diaspora intellectual. Franklin Gutierrez,
Marianela Medrano, H1ctorAmarante y Pedro
Antonio Valdez, 2004.


Identidad y Proyecto de Nacl6n
Josefina Zaiter, Federico Henriquez
Gratereaux, Leon David y Manuel
Meceiras Fafiin Prologo de David
Alvarez Martin, 2004.


PUBLICACIONES ANTERIORES:


Las zonas francs en el Siglo XXI:
opciones estrategicas para
competir globalmente
Maria Elizabeth Rodriguez, 2004.


Republica Dominicana:
estrategia national de
desarrollo y competitividad.
JoaquinVial Pr6logo de effrey
Sachs, 2004.


Una cman
tstigo de ia historia


F^p *


H, B4 I ii


SEncuesta sobre hibitos
de lectura en Republica
Dominicana, 2003





La construcci6n de una
alianza estrategica:
Rep6blica Dominicana -
Estado de la Florida, 2002.


El petr6leo y su incidencia en la
economic y el desarrollo de la
Rep6blica Dominicana, 2003.


Industries Culturales: retos
para el desarrollo cultural.
Carlos Santos, 2004.


Una carmara testigo de la
historic: el recorrido
dominicano de un cronista
extranjero 1951-1966.
Bernard Diederich, 2003.


La Republica Dominicana:
preparaci6n para el mundo
interconectado. Geoffrey
Kirkman, 2004.




Islam, terrorism y los
conflicts del Medio Oriente,
Gema Martin Mufioz, Waleed
Saled Alkalifa 2003.


Democracia en el siglo XXI:
experiencias y desafios de
lberoambrlca, 2002.


PUBLICACIONES PERIODICAS


Foreign Policy, en espanol, 2004.
Madrid : Fundaci6n para las
Relaciones Internacionales y el
Dialogo Exterior (FRIDE).

Foreign Policy es la revista mas
reconocida sobre political,
economias, e ideas globales. Su misi6n
es difundir la dinamica del mundo
international, en particular, c6mo el
process de integraci6n global est6
reformando las naciones, instituciones,
cultures, y, fundamentalmente,
nuestro diario vivir.


Revista Global


---'-a
:eU' F


Foreign Affairs en espaiol.
2004. Mexico: Instituto
Tecnol6gico Aut6nomo de
Mexico (ITAM).

Cada nimero consiste de
trabajos originales escritos
especialmente para esta revista,
y con articulos publicados en
numerous recientes de Foreign
Affairs traducidos al espafol.


DDll Cai5 Euei de Machn #26 La Espe.. .

i*spnile en UNLDE, Sat DoigReslc Dmnc
tiendas y Abrerl'aem de s Te.: (89 8-96x. 231......... 65-92


MT~MUMliLllnU(IVT-)
n-p.,~brrLl~i

.~ilu~ir~
~~c ~u-;a~

r,


es
I~Y












Cien

anos
del

BLO MSDAY
Por Frank Baez Rosario
El 16 de junio de 2004 se festejo el centenario del Bloomsday, celebraci6n
del dia en que esta basada la novela Ulises de James Joyce. Este articulo
hace un recorrido de la efem&ride, desde las rimbombantes festividades
del centenario hasta el origen de la fecha centrada en una cita amoro-
sa entire el escritor irlandes y su future esposa. ZQue inspira a un genio
a desarrollar su obra de arte? Cual es la vigencia del Ulises? ZA que
se debe la admiracion suscitada por figures tan disimiles como Marilyn
Monroe y John Cage? Con los afos, el Bloomsday ha traspasado las fron-
teras literarias y el 16 de junio se ha convertido en una de las fechas
primordiales de la contemporaneidad cultural.
60 GLOBAL


























~"







.i.
P~
Ic
t
~*'
'
,I-
fr
ril
;~
r


iQ


:"2'''


I
-
~
.


1











'L:



:r.

i.







:

I






















i:
-
ra;:
r
~-.i

~c : u ;1

.-
i : c~-
rr~ c

..1 ~n I
~

*~ .. ~E
~
?, ~~
F~- --I~UU-kl- --C-- I I----C-~ ~-W Y~*~~_IY~~PY~P~e~k~;~




































El 16 de junior pasado se celebraron los cien aflos
del Bloomsday. Para los que estan familiarizados
con la novela Ulises, esta fecha debe resultar tan
memorable como para un fisico la tarde en que le cay6
a Newton la manzana en la cabeza. El Bloomsday es la
celebraci6n del dia en que se sitda todo el desarrollo de
la novela Ulises, del escritor irland6s James Joyce, una de
las obras que mas ha influido la literature de todas las len-
guas. Las ticnicas empleadas en cada capitulo han sido
adoptadas por cientos de escritores y se han incorporado
a la musica, al teatro, al cine y a la cultural popular.
El Bloomsday -dia de Bloom- se festeja desde hace
casi 50 afios. Se le llama asi por el apellido del prota-
gonista del Ulises, Leopold Bloom, aunque tambien se
trata de un juego de palabras que involucra Doomsday
-que significa dia del juicio final- y Bloomsday -que
traducido literalmente significa dia del florecer-.
Este aflo pasado, admiradores de la novela celebra-
ron masivamente el centenario. De un event sencillo
que incluia rituales tales como beberse una cerveza en
el hotel Ormond1 o emprender la lectura de la novela,
se ha pasado a un event multitudinario, que en esta
ocasi6n incluy6 estrenos de peliculas, documentales,
simposios, puestas en escena de obras, exposiciones iti-
nerantes y reediciones del libro.
En Dublin la celebraci6n comenz6 el 1 de abril y fina-
liz6 el 30 de agosto. En la mafiana del 16 de junio los
organizadores ofrecieron un desayuno gratis, en la calle
O'Connell, para 10,000 turistas procedentes de todo el
mundo. Durante el transcurso del dia se dictaron entu-


Arriba, James Joyce. A la derecha, la estatua del autor de Ulises en O'Connell St., apodada "Prick
with the Stick". Pagina anterior, tumba de Joyce en Zurich, por lan MacCandless..


siastas conferencias y se leyeron pasajes de la obra.
La president de Irlanda, Mary McAleese, asisti6 a una
de estas lectures. Figurantes ataviados como los per-
sonajes de la obra se paseaban entire la multitud que
aprovechaba para fotografiarlos y aplaudir sus represen-
taciones. Ademds, las calls, los edificios municipales y
los monumentos que se mencionan en la obra fueron
restaurados y adornados con elements alusivos a la
6poca. De noche, en una pantalla gigante ubicada sobre
el rio Liffey, se presentaron imdgenes de Joyce y poco
despu6s la pelicula Ulises, de Joseph Strick.
Con los afios, la fama del Ulises ha aumentado con-
siderablemente. Se han vendido millones y millones de
ejemplares, ventas inicialmente estimuladas primero
por prohibiciones y censuras, y posteriormente hasta
por el visto bueno de personalidades y artists influyen-
tes. Los artists y los intelectuales de renombre siempre
suelen colocar al Ulises entire sus canones literarios.
Hay cientos de biografias y studios lingiiisticos realiza-
dos por mentes tan lucidas como la de Carl Jung o la de
Umberto Eco. Al parecer, result de buen gusto y signo
de intelectualidad evidence colocar Ulises en una biblio-
teca, aunque haya sido en el pasado un libro acusado
de obscenidad. Tan s61o hay que pensar en las 721,620
libras esterlinas (casi un mill6n y medio de d6lares) que
se pagaron hace poco por una carta original de Joyce, o
en las iltimas peliculas referentes a sus obras que han
sido protagonizadas por astros del cine2.
Ante todo esto, la pregunta obligatoria es Zse esta
leyendo el libro o el libro es un pretexto para impulsar


62 GLOBAL




















-nIr .

b..


II


II

Ri


,, r *
,--- -:.-




9.- .9,


9' .,.'"- 9.?); *'' *9.9-


MORON


I**-.


Minh ~~ LS












toda una industrial? La respuesta es ambigua. Por ejem-
plo, una de las organizadoras del Bloomsday responded
que comenz6 su lectura, pero que se le hizo complicado
continuar. Esta repuesta es comin, no solamente en los
lectores, sino tambi6n en critics y escritores reconoci-
dos. Esto tiene antecedentes anecd6ticos en una confe-
rencia que el autor pronunci6 sobre Ibsen cuando tenia
18 afios. Al concluir su ponencia, se oy6 gritar: "iJoyce,
ha sido espl6ndido, pero estas loco de remate!"3. Aque-
llos que le aplauden y le celebran no lo hacen por propia
convicci6n, sino mis bien por un respeto que es similar
al que se siente frente a una figure de poder.
Acerca del Ulises, Joyce le escribi6 a un amigo: "He
metido tantos enigmas y rompecabezas que tendrd ata-
reados a los profesores durante siglos discutiendo sobre
lo que quiere decir, y ese es el unico modo de asegurarse
la inmortalidad."4 Esta profecia fue expresada de manera
ir6nica y, como se puede observer, se ha impuesto.
La intenci6n del Ayuntamiento de Dublin es loable.
Con este event millonario se trata de incentivar la
lectura del Ulises en un pdblico acostumbrado a con-
sumir novelas compradas en supermercados y pelicu-
las de Hollywood. Una de las autoridades locales de
la capital irlandesa decia que con estas actividades se
trataba de recuperar el legado de uno de sus genios.
Decir esto es acertado e inteligente, pero los escritos
de Joyce muestran una direcci6n menos oficialista.
Sus trabajos, y sobre todo el del Ulises, se fundamental
en critics abiertas al nacionalismo, al catolicismo y a la
mentalidad regional de sus contemporineos irlandeses.
Por esta raz6n result parad6jico lo que hoy en dia se ha
convertido el Bloomsday, y la misma figure de Joyce.

Primera cita
Como genesis de estas celebraciones se halla un encuen-
tro amoroso de vital importancia: la primera cita de
Nora Barnacle con James Joyce. La cita tuvo lugar el
jueves 16 de junio de 1904, dia en que se desarrolla el
Ulises. Pero elaboremos esto un poco. En el afio 1904,
Joyce cuenta con 22 afios, acaba de retornar de Paris y
ha comenzado la redacci6n de la novela Stephen Hero5.
Anteriormente habia realizado dos viajes a Paris don-
de habia pasado la mayor parte del tiempo leyendo en
bibliotecas. Durante la segunda estadia recibe la noticia
de que su madre esta al borde de la muerte. Esta, des-
pues de una larga agonia, muere el 13 de agosto del


afio 1903. Como se observa en los primeros capitulos
del Ulises, la muerte de Mary Jane Joyce afectaria nota-
blemente al escritor, aunque no s61o lo haria de manera
sentimental, sino tambien en otros pianos existenciales;
hasta se podria decir que su muerte se vincula a una cri-
sis que Joyce estaba padeciendo en ese moment y que
hallaria su resoluci6n en el exilio. A lo largo de todo el
Ulises se nota esa desorientaci6n en Stephen Dedalus,
el alter ego de Joyce (el apellido Dedalus hace referen-
cia a d6dalo o laberinto).
El 10 de junio conoce a Nora Barnacle, una joven
camarera de pelo cobrizo que provenia de una region
irlandesa llamada Galway. Joyce la vio cuando ella
caminaba sola por la calle Nassau. Se acerc6 timida-
mente y le dirigi6 la palabra. Joyce llevaba puesta una
gorra de navegante; ella, al ver ese detalle y sus ojos
azules, supuso que se trataba de un marinero sueco.
Acuerdan salir el 14 de junio, pero ella no asiste a la
cita y deja plantado a Joyce en la esquina de Merrion
Square. Al dia siguiente el escritor le envia la siguien-
te nota: "Debo estar ciego. Estuve mirando much
rato una cabeza de cabellos rojo oscuro, pero llegu6
a la conclusion de que no eras td. Me fui a casa com-
pletamente desconsolado. Me gustaria encontrarme
contigo, pero tal vez no lo deseas. Espero que tengas
la amabilidad de aceptar la cita isi es que no te has
olvidado de mi!"6. Finalmente, Nora accede a salir. Se
citan entonces el jueves 16 de junio de 1904.
jQue pasa el 16 de junio de 1904? ZPor que esa
fecha es tan determinante para Joyce? Bueno, Joyce se

enamora. Pero no s61o se enamora, sino que se siente
correspondido y comprendido en un Dublin que cada
dia se le hacia mis dificil de soportar. En su biografia
sobre Joyce, Richard Ellmann anota: "Situar el Ulises en
esa fecha fue el tribute mis elocuente -aunque indirec-
to- que Joyce rindi6 a Nora: era un reconocimiento del
efecto determinante que tuvo sobre su vida su relaci6n
con ella. El 16 dejunio entr6 en contact con el mundo
que le rodeaba dejando atras la soledad que siempre sin-
ti6 desde la muerte de su madre. Mas adelante le diria a
Nora: 'Tu hiciste de mi un hombre'. El 16 de junio fue el
dia que separ6 a Stephen Dedalus, el joven rebelde, de
Leopold Bloom, el marido complaciente."7
Desde ese dia saldrian constantemente por las calls
de Dublin. Nora, en los tiempos en que vivia con su tio
en Galway, se vestia de hombre para encontrarse con


64 GLOBAL




































La familiar Joyce en Feldkirch: James, Lucia y Nora Joyce.


un muchacho del que estaba enamorada. No llegaria a
esos extremes con Joyce, pero eso da a entender lo ver-
sdtil y resuelta que era. Al recibir las pasionarias cartas
que le mandaba el escritor, ella intentaba responderle
con ingenio y en cierta ocasi6n lo hizo con una carta
copiada de algin manual de correspondencias. Dicha
carta fue analizada por Joyce y un amigo hasta que se
percataron del engafio.
Hay un pasaje del Ulises que transcurre en una cima
denominada Howth, la cual ofrece una vista panorami-
ca del mar, la ciudad y la bahia. Seguramente Nora y
Joyce estuvieron durante esos dias en ese sitio, y ese
event fue elaborado posteriormente en la novela. El
pasaje es el siguiente: "Escondidos bajo los helechos
salvajes en Howth. Debajo de nosotros, bahia, cielo dor-
mido. Ni un ruido. El cielo. La bahia violeta hacia la pun-
ta Lion. Verde junto a Drumleck. Verdiamarilla hacia
Sutton. Campos submarines, las lines de un leve pardo
en la hierba, ciudades sepultadas. Haciendo almohada
de mi chaqueta ella tenia el pelo, tijeretas en las matas
de brezo mi mano bajo su nuca me vas a desarreglar
toda. iOh prodigio! Blandafresca de lociones su mano
me toc6, me acarici6: sus ojos en mi sin apartarlos.
Arrebatado yaci sobre ella, sus carnosos labios abiertos,
bese su boca. Nam. Suavemente me dio en la boca la
galleta de anis caliente y masticada. Pulpa nauseabun-
da que su boca habia mascado dulce y agria con saliva.
Alegria: la comi: alegria. Vida joven, sus labios que me


dio en hociquito. Labios blandos, calientes, pegajosos,
gelatinogomosos. Flores eran sus ojos, t6mame, ojos
aceptadores. Unos guijarros cayeron. Ella sigui6 tumba-
da. Una cabra. Nadie. Arriba entire los rododendros de
Ben Howth andaba una cabra con paso seguro, dejan-
do caer sus pasas. Emboscada tras helechos ella se ri6
en caliente abrazo. Locamente yaci sobre ella, la bes6:
los ojos los labios, el cuello estirado, latiendo, pechos
de mujer llenando su blusa de velo de monja, gruesos
pezones erguidos. Caliente la lami. Me bes6. Fui besado.
Cediendo toda me alborot6 el pelo. Besada, me bes6."8
Durante esos meses Nora procuraba reiterarle que esta-
ba interesada en 61, pero Joyce generalmente actuaba de
manera exc6ntrica y le enviaba cartas donde con una
sinceridad desaforada explicaba que rechazaba todo el
orden social de la epoca. Nora hasta lleg6 a preguntarse
si su novio estaba loco; sin embargo, siempre contestaba
sus cartas afirmativamente. Estos reiterativos si tendrian
un valor sin precedentes en Joyce y en su obra, como
por ejemplo en el ultimo capitulo del Ulises -el famoso
mon6logo de Molly Bloom- que finaliza de la siguiente
manera: "Y luego le pedi con los ojos que lo volviera a
pedir si y entonces me pregunt6 si yo queria si decir si
mi flor de la montafia y primero le rode6 con los brazos
si y le atraje encima de mi para que 61 que me pudiera
sentir los pechos todo perfume si y el coraz6n le corria
como loco y si dije si quiero Si."9 De esta manera acaba
el Ulises, repitiendo los si de Molly Bloom que se aseme-













jan a los de Nora Barnacle en esos dias, y much mis
ain si se piensa en el si de mediados de septiembre, cuan-
do Joyce le pregunt6 en una carta si estaba dispuesta a
abandonarlo todo y partir al exilio con 61.
Francesca Romana Rio, en su libro Vida y obra de
James Joyce, comenta esta situaci6n: "Cuando hacia
mediados de septiembre Joyce propuso a Nora huir con
61 hacia las tierras del exilio, no le propuso al mismo
tiempo pasar tambi6n por el ayuntamiento y por la
parroquia antes de partir. Se sobreentendia que Nora
aceptaba seguirlo libremente sin consagraci6n ni legali-
zaci6n de un lazo que para Joyce era tanto mas fuerte
y vilido cuanto mas libre y contrastado. Su manera de
actuar, de hecho, suscit6 muchas critics en un Dublin
cat6lico y victoriano. Nora fue considerada una mujer
de baja estofa y 61 un desvergonzado presuntuoso."10
Antes de su partida, Joyce le escribia a Nora cartas de
este estilo: "Anoche. Mientras te esperaba, me senti aiun
mis inquieto. Me parecia estar librando por ti una batalla
contra todas las fuerzas sociales y religiosas de Irlanda, y
senti que no tenia en que apoyarme salvo en mi mismo.
No hay vida aqui, ni moralidad, ni honestidad. La gente
vive toda su vida bajo el mismo techo y al final estan tan
separados como siempre... El hecho de que puedas elegir
asi y ponerte a mi lado en mi azarosa vida me llena de
orgullo y alegria. Permiteme, queridisima Nora, decirte lo
much que deseo que compartas cualquier felicidad que
me aguarde, y asegurarte mi gran respeto por ese amor
tuyo que deseo merecer y corresponder.""'
A finales de septiembre el viaje estaba decidido, aun-
que en alguna parte de su coraz6n Joyce pensaba que
Nora, al igual que Evelin (protagonista de uno de los
relates de Dubliners), no se atreveria a subir al barco.
Llega entonces el ocho de octubre, dia en que la pareja
abandon Dublin. Joyce logr6 reunir dinero suficiente
para los pasajes de barco, pidiendo la colaboraci6n de
amigos y hasta de reconocidas figures literarias. Como
Joyce no queria que su padre supiera que se estaba esca-
pando con una mujer de clase social inferior, decide
subir al barco por separado. Primero sube Joyce y al
rato sube Nora. Richard Ellmann comenta lo que sucede
despues: "La pareja lleg6 a Londres. Ninguno de los dos
confiaba plenamente en el otro. Cuando llegaron a la
ciudad, Joyce dej6 a Nora en un parque para ir a visitar
a Arthur Symons. Ella crey6 que nunca volveria. Pero
no s6lo volvi6 sino que, para sorpresa de sus amigos y


tal vez de si mismo, se qued6 con ella para siempre. En
cuanto a Nora, iba a ser tan s6lida como una roca por
el resto de sus dias."12

iMil afios del Bloomsday?
Cada persona se define para siempre en un moment
especial de su vida. Para San Agustin fue el moment
en que entr6 a la fe cristiana. Para William Burroughs
el disparo accidental con que mat6 a su esposa, luego
de que 6sta se pusiera un vaso en la cabeza y 61 fallara
la punteria. Para James Joyce y Nora Barnacle fue el
encuentro del 16 de junio de 1904. Por cierto, esta cita
se relaciona con otro encuentro real que la literature ha
mitificado: el encuentro de Dante Alighieri con Beatriz
dei Bardi. El poeta italiano la vio por primera vez cuan-
do esta tenia nueve afios. Qued6 enamorado, y cuando
Beatriz muri6 se propuso decir de ella lo que jams fue
dicho de ninguna. Y lo hizo. Al igual que lo hizo Joyce
en el Ulises y en diversos textos con respect a Nora.
ZPerdurara el Ulises? ZSe continuard leyendo en los
pr6ximos milenios? LO simplemente se quemard en un
fuego tan voraz como el de la libreria de Alejandria? Res-
ponder a esta pregunta es, mas que todo, un ejercicio de
fe o una apuesta. En el tercer capitulo del Ulises, Stephen
Dedalus media sobre la posteridad y observa el process:
"Cuando uno lee esas extrafas paginas de uno que desa-
pareci6 hace much uno se siente uno con uno que una
vez."13 Por mas que se reconozcan las innovadoras tecni-
cas y el carActer enciclop6dico, hay un humanismo que
recorre de extreme a extreme las 783 paginas del libro.
Ulises esti llamado a perdurar y a ser enriquecido con los
entusiastas lectores de cada nueva generaci6n. Se puede
tomar una tijera y recortar el libro, extrayendo el virtuo-
sismo, las referencias personales y colectivas, los artifi-
cios de cada pirrafo, y todavia se mantendra una historic
arquetipica y representative de nuestra civilizaci6n.
Con respect al Bloomsday, creo que las conmemora-
ciones van a continuar por un largo tiempo, pero que
con los afios los joyceanos, como los conocemos hoy,
van a ser cada vez menos, hasta extinguirse. El libro va
a presentar otra perspective y se abrird a nuevas posibili-
dades y a otros enfoques e interpretaciones. Yo apuesto
a que Ulises va a perdurar mas que Dublin. Yo apuesto
al tiempo circular. Asi como yo he de volver a escribir
este articulo, Joyce y Nora van a volver a pasearjuntos
por las calls del Dublin de 1904.


66 GLOBAL





















































Frank Baez Rosario es poeta, narrador y psic6logo. Ha publicado dos
libros: Jarrdn y otros poemas y Lola, ademis de una series de cuentos,
poemas, ensayos y traducciones tanto en revistas nacionales como inter-
nacionales. Trabaja en el area de la investigaci6n social.


Notas
SEn el bar del Hotel Ormond es done transcurre el capitulo
11 del libro. En este lugar el protagonista de la novela, Leopold
Bloom, come y bebe sidra.
SEwan McGregor, reconocido actor escoces, hace el papel de
James Joyce en la pelicula Nora de Pat Murphy, de 2000.
SCitado en James Joyce, Vida y obra, de Francesca Romana Paci,
p. 63; ver tambidn Centenary History of the literary and historical
society.
4 Carta a Benoist-Mechin. Citado en el c ilI. introductorio del
Ulises, J. Joyce, Editorial Lumen, Tusquet editors, 1996, p. 790.
5 Esta novela es el borrador de A Portrait of the Artist as a Young
man. Joyce contaba que habia arrojado el manuscrito al fuego, en
un moment de rabia, dejando para la posteridad las piginas que
Nora pudo rescalar. Este texto fue publicado en 1944.


s James Joyce, Richard Ellmann, p. 179.
SIbid.
8 Ulises, James Joyce, p. 248.
SIbid., p. 788.
' James Joyce. Vida y obra, Francesca Romana Paci, p. 124.
" James Joyce, Richard Ellnann, p. 200.
12 Ibid., p. 204.
" Ulises, James Joyce, p. 110.


Bibliografia
CHOZA, JACINIO Y CHOZA, PILAR, Ulises. un arquetipo de la e.istencia
humana, Editorial Ariel, S.A., Barcelona, 1996.
EI.MANN, RICHARK, James Joyce, Editorial Anagrama, Barcelona, 2002.
JoYCE, JAMES, Ulisses, The Moder library, New York, 1992.
JoycE, JAMES, Ulises, Editorial ILumen, Tus(quet edilores, 1996.
JoYCE, JAMES, A portrait of the artist as a Young man, Dover Publi-
cations, inc., New York, 1994.
JoYCe, JAMES, Dubliners, Dover Publications, inc., New York, 1992.
ROMANA PACI, FRANCESCA, James Joyce. Vida y Obra, Ediciones
Nexos, 1987.












LOS ESTADOS ARABES CON A














Por Miguel Angel Bastenier
Al contrario de lo que much gente cree, que juzga unicamente la
situacion a partir de la ret6rica al uso y el sentimiento sincere e indiscu-
tible de la opinion public de los Estados arabes del Machrek -Oriente en
arabe-, los vecinos de Palestina nunca han visto con entusiasmo la fun-
daci6n en su seno de un Estado verdaderamente independiente y much
menos que corriera el riesgo de ser democratic, porque veian en el mismo
un atentado contra su seguridad y, especialmente, una enmienda a la tota-
lidad contra su estructura oligarquica y autoritaria. Y hoy, con la agonica
desaparici6n del fundador del hecho mitol6gico palestino, Yasir Arafat,
ello es tan cierto como en 1948, cuando paralelamente a la proclamaci6n
formal del Estado de Israel, puede sostenerse que de una manera explicit y
autonoma naci6 la reivindicaci6n national del pueblo refugiado y guerrillero.


68 GLOBAL






PALESTINA A





































El president Bill Clinton camina, i, M ,Hn 1i-, I.- i. ii.n j, el Premier israeli Yitzhak Rabin, el lider palestino Yasser Arafat, y el president egipcio Hosni Mubarak, durante las conversaciones de paz
en la administracidn Clinton.
Pagina 111. 1 1 i I ,, ,i ,-, 1.i 1 ., [.11 h .1 1 11, Iii,, i..1. dI .i N, ii guerra de 1948-49. Derecha, Nasser con mandos del ejercito egipcio. Abajo izquierda, Faisal Al-Husseini, cuando era un
nino, junto a sus hermanos y su tio Farid. Derecha, acuerdo de Camp David, 1978.


E n la madrugada del 15 de mayo de 1948, el lider
sionista David Ben Gurion leia por la radio en
un museo de Tel Aviv la proclama fundadora del
Estado de Israel. Las hostilidades entire los inmigrantes
judios y la poblaci6n aut6ctona habian estallado meses
antes, tras la aprobaci6n el 28 de noviembre de 1947
en la asamblea general de la ONU del plan de partici6n
de Palestina. Un 55% de los 25.000 kil6metros cuadra-
dos de la Palestina bajo mandate britinico se asignaba
a los sionistas y el resto, con la salvedad de Jerusalin
-que habria de quedar bajo control de la propia organi-
zaci6n internacional-, debia conformar el Estado irabe.
Esa proclamaci6n, que coincidia con la expiraci6n del
mandate britanico y la retrocesi6n a la ONU de toda
responsabilidad sobre el territorio, era la serial para
que los ejercitos de los paises arabes limitrofes -Egipto,
Siria, Libano, y Transjordania, mis los de Irak y Arabia
Saudi que no tenian frontera con Palestina- invadieran
el pais; junto a ellos operaba una fuerza irregular pales-
tina, cuyos objetivos escasamente coincidian con los
de los Estados Arabes. Ninguno de los contendientes,
salvo esa escualida guerrilla local, queria que Ilegara
a existir el Estado palestino. Los atacantes pretendian
asegurarse el control del territorio mas extenso possible,


o, mejor, negar a los demis ese acceso. Irak lo hacia, en
cambio, desde una cierta subordinaci6n a los intereses
de Amman, basada en la solidaridad hachemi de sus
families reinantes.

La derrota
S61o cuando la guerra acab6 en catistrofe -nakba, en
arabe- con la derrota de todos los invasores, se le ocu-
rri6 al rey Faruk de Egipto inventarse un Gobierno pro-
visional palestino en la franja de Gaza, que milagrosa-
mente retenia sus tropas, dirigido por Amin al Huseini,
el antiguo gran mufti de Jerusalhn. Asi quedaba claro
el carfcter totalmente subsidiario que la creaci6n de
Palestina podia tener para el mundo arabe.
De igual forma, los 700,000 u 800,000 refugiados
que origin el conflict tuvieron que ser alojados en
zonas fronterizas de los paises limitrofes, en campos
miserables a cargo de la ONU, que cre6 en 1949-1950
una nueva agencia al efecto. Esa poblaci6n, para la que
los campos se han convertido hoy en gigantescas ciu-
dades de latas, en algunos casos de cientos de miles
de habitantes, se cifra ya en cerca de cuatro millones
de desplazados. Y, salvo Jordania, que ha concedido
la nacionalidad a los asi instalados, el resto de paises


70 GLOBAL




















"r pq
t-^
004f


SA.


i OF


I


El ministry de defense israeli, Moshe Dayan, a la derecha, y el general Rehavam Zeevi en la villa Banias, 1967.


LI


-rem
^p r


^SL^AN"J


'P: ~~J


.,


r

L! r
~c


i .t"


i
I~J


NL-V,


' ..


~FI


kmz


TIM
A.'m

tv -


r

~nal
~;ajrc.
I


Inr
pie
'r
T~C
r- Y
r




























-.' 5 .
I 3n`--.:~ ii , .:



^ '-.. --., ,;: ..^^ *^-,, ^ ; ^ .:.
.. .. o--

Eesd
"' "



El general dlel ejercito israeli Ariel Shar6n, enl el cenltro, y altos ofidales Ilegan a Ia base del ejercito eni el [)esier'to del iNeguev, en juniio de 1967.


arabes ha mantenido desde entonces en sus alojamien-
tos de fortune a los refugiados, para que constituyeran
una acusaci6n y condena permanentes contra el Estado
judio, del que gran parte se habia visto obligada a huir.
El refugiado palestino era un spot de publicidad politi-
ca, antes que una persona.
La creaci6n en el afio 1964 de la Organizaci6n para
la Liberaci6n de Palestina (OLP), la entidad llamada a
representar al pueblo palestino, no fue sino un expe-
diente del president egipcio Abdel Nasser. El Irak
nuevamente revolucionario, que habia derrocado a la
monarquia en el mes dejulio de 1958, tonteaba con la
idea de crear un Gobierno palestino en el exilio, y al
president egipcio de ninguna manera podia convenirle
perder la mano. Esa OLP existia para que no ocupara
su lugar otra organizaci6n que pudiera tomarse en
serio el hecho palestino, como competitor de las forma-
ciones estatales arabes. Y s6lo la guerra de 1964, con
una catistrofe de proporciones ya incalculables -la
derrota en seis dias de Egipto, Siria y Jordania frente
al nuevo Israel de los militares-, podria hacer de la
OLP un agent politico independiente. Yasir Arafat fue
el responsible de que Palestina fuera capaz de rescatar
su destino.
La OLP, en raz6n de su mismo 6xito popular, tenia
marcado un rumbo de colisi6n con el Estado que desde
1950 habia cambiado su nombre de Transjordania -mds
alli del Jordan- a Jordania porque en la guerra de 1948
habia adquirido, con la anuencia de Israel, el territorio


de Cisjordania, de unos 5.000 kil6metros cuadrados,
mas la Jerusalen Arabe. Ambas parties coincidian en su
apreciaci6n de lo national palestino, si bien cada una
con acento muy diferente. El rey Hussein entendia
que los palestinos formaban parte de su naci6n, y la
OLP de Arafat, que era Jordania la que pertenecia a su
mundo. Ese mal encuentro de voluntades de ecumenis-
mo incompatible estall6 en septiembre de 1970 con la
massacre y expulsion de la guerrilla del pais jordano, y
su precaria recolocaci6n en Libano, donde faltaba mate-
ria prima national para opon6rsele. Es probable que en
los conflicts de Jordania y Libano, en este pais sobre
todo de mano siria, hayan muerto mas palestinos que
en todos los enfrentamientos terrorists o militares con
Israel. Ha sido la revancha geopolitica del Estado con-
tra el movimiento.
Cuando Siria y Egipto desencadenaron la guerra de
octubre de 1973, lo hicieron tanto para recuperar el
territorio perdido en 1967 como para devolver el prota-
gonismo politico international a los Estados sobre los
movimientos. A finales de los afios 70, el president
egipcio Anuar el Sadat negociaba con Israel en nombre
de los palestinos sin preguntarles a 6stos qu6 opinaban.
Jerusal6n, por su parte, gobernada por el ultra Menajem
Beguin, reforzaba el aislamiento de la OLP accediendo
tan s6lo a tratar lo bilateral con Sadat de forma que
Israel abandonara el Sinai en el period 1979-1982, a
cambio de un tratado de paz que retiraba a Egipto del
frente contra el Estado sionista. Arafat sabia que ya no


72 GLOBAL


































El president de los Estados Unidos, Bill Clinton, firma el Tratado de Paz del Medio Oeste con el Primer Ministro israeli, Benjamin Netanyahu, y el lider palestino Yasser Arafat.


cabia pensar en medirse militarmente con Israel. S6lo
podia quedar la political.
Enjunio de 1982, Israel invadia el Libano con el pro-
p6sito public de liquidar a la OLP, y aunque obtenia el
6xito military previsible, fueron las dos superpotencias
quienes impidieron el descabello. Arafat era evacuado
con 12.000 guerrilleros perdiendo sus bases en el pais,
sin que los Estados arabes mostraran mayor desasosie-
go, apenas alterado por fuertes descargas ret6ricas, ante
las bajisimas horas de la organizaci6n palestina.

Indiferencia
Pasividad y ret6rica han sido las constantes del conflic-
to, porque la opinion piblica del mundo arabe obligaba
a sus lideres a proclamar la palestinidad esencial de sus
sentimientos, unida a la imposibilidad galopante de
mover un dedo. Y asi seguiria siendo ante una primera
y segunda Intifada y con el permanent chorreo mas
que goteo de colonos en Cisjordania y Jerusal6n Este,
que vulneran varias convenciones de Ginebra y un lar-
go etcetera de resoluciones de la ONU.
La decrepitud de la autonomia palestina, deplorada
en lo human por Mubarak de Egipto, Asad de Siria,
Abdala de Jordania y hasta en su dia Sadam Husein de
Irak, sirve a los intereses geoestrat6gicos de los Estados
vecinos, y en especial de Egipto, la potencia regional
siempre aspirante a una hegemonia que nunca puede
alcanzar del todo. Un Estado palestino, y peor aun si
fuera democrAtico, es lo que no quieren los arabes adya-


centers por temor al pluralismo al que, con todas las difi-
cultades y teniendo que sobrevivir entire ruinas, esta mis
acostumbrado el pueblo palestino que cualquiera de las
sociedades arabes limitrofes. Arafat no sufria por la fal-
ta de democracia, pero no por ello fue menos elegido en
unas verdaderas elecciones y no hay por que dudar de
que su sucesi6n se haga con las aportaciones necesarias
de luz y taquigrafos como para inquietar a algunos.
Pero el mayor aliado de esos Estados arabes es el
Israel ultra del primer ministry Ariel Sharon. Su nega-
tiva a negociar (mil veces expresada en declaraciones
apenas maquilladas, como tantos otros harian en su
lugar) nada que no sea la rendici6n del pueblo palesti-
no, al que s6lo ofrece retales de pais con los poderes de
un municipio en bancarrota, es la mejor garantia de que
nunca habri un Estado arabe en Cisjordania dotado de
aut6ntica soberania.
Y pese a tanto enemigo, o supuesto amigo con desig-
nios no confesados, el movimiento palestino, hoy hu6r-
fano de su inventor, Yasir Arafat, no parece, sin embar-
go, en trance de desaparecer. Eppur si muove.

Miguel Angel Bastenier es licenciado en Historia y en Derecho por la
Universidad Central de. .i i, grado en Lengua y Literatura Inglesa por
Cambridge, y grado en '-i di rn,, por la Escuela Oficial de Periodismo de
Madrid. Desde 1994 se ocupa de la subdirecci6n de Relaciones Internaciona-
les de ElPais. Experto en Politica Internacional, es autor de los libros La guerra
de siempre, Palestina-Israel: la Casa de la Guerra amboss sobre el conflict de
Oi; i, Oriente) y El Blanco Mdvil. Curso de Periodismo.

















0 1

autopoiesis



n contexto 9 <
Universidady desarrollo human en u ntet oba

Por Inmaculada Madera
Imigenes fractales: Pedro Jaime Fernandez
Trasmitir, 'sjuardar y d(s-Irrollar el saber universal es misi6n fundamental
de la universidad. Como fen6meno social, esta organizaci6n reproduce
los sistemas complejos de la sociedad, caracterizados por ser abiertos.
Dsdec la perspcctiva de la complejidad, esta reflexi6n pretend ser
una aproximacion propositiva a los fen6menos sociales en general y
a la universidad dominicana en particular, analizando sus process
intrinsecos de evolucion y su interacci6n con el entorno, asi como su
impact actual y potential en el desarrollo human.


74 GLOBAL













S _,
/j i













En la "era virtual", las nuevas relaciones mundia-
les han develado la complejidad creciente de la
sociedad global. Asi, fen6menos contradictorios
conviven en interacci6n dialectica, generando realida-
des impredecibles: al tiempo que surgeon oportunidades,
se profundizan brechas y dicotomias. Esta realidad hace
del present un espacio de retos e incertidumbres. La
equidad -en todos los 6rdenes- sigue siendo el mayor
desafio. Hoy, descifrar nuevas secuencias para el desa-
rrollo human, de la sociedad y de sus organizaciones,
es objeto de studio impostergable de las Ciencias.
El desarrollo social esta condicionado por la satis-
facci6n de las necesidades humans en un context de
caracter sostenible. En lo particular, este desarrollo va
a defender del grado de oportunidades, competencia y
libertad de cada ser human para transformar sus cir-
cunstancias (Amartya Sen, 2000), construir una nueva
realidad que satisfaga sus necesidades y compartir ese
conocimiento con otras personas y comunidades. Para
esto, el hombre toma la cultural como medio, a fin de
operar desde ella, sobre ella y en ella, construyendola
y construy6ndose.
Trasmitir, resguardar y desarrollar ese saber univer-
sal, catalizador principal del desarrollo, es misi6n funda-
mental de la Universidad. Como fen6meno social, esta
organizaci6n reproduce los sistemas complejos de la
sociedad, caracterizados por ser sistemas abiertos. Esta
compuesta por multiples elements objetivos y subjeti-
vos, que al combinarse en forma intencional o aleatoria,
definen su naturaleza. Al mismo tiempo, esta sometida
a la influencia constant de las necesidades sociales y a
la dinamica propia del mundo contemporaneo. Desde la
perspective de la Complejidad2, esta reflexi6n pretend
una aproximaci6n propositiva a los fen6menos sociales
en general y a la Universidad en particular, analizando
sus process intrinsecos de evoluci6n, su interacci6n
con el entorno, asi como su impact actual y potential
en el desarrollo human.

La complejidad: una nueva vision
Para comprender y transformar la multidimensionalidad
de la realidad universitaria, result itil interpretarla a
partir de paradigmas inherentes a los sistemas comple-
jos y el caos3 que los acompafia. Investigaciones como
las de Ilya Prigogine -Premio N6bel 1977- propician
un marco te6rico para este analisis. Estos studios han


develado que el mundo del determinismo es tan comiin
como el mundo del indeterminismo. La inestabilidad
reina en la naturaleza y en la sociedad como referente
de su estabilidad. Caos y homeostasis, entropia y auto-
poiesis, son factors transversales al desarrollo de los
sistemas naturales y sociales, a sus process y organiza-
ciones. La Universidad, en tanto sistema social, compar-
te similares caracteristicas, condicionantes y dinamicas
(Portuondo, 2003).
De acuerdo al segundo principio de la termodina-
mica, en todo sistema aislado -donde no entra ni
sale material4 ni energia- la entropia5 tiende a un
mAximo, hasta alcanzar el equilibrio termodinamico6.
Sin embargo, en el Universo, sistemas heterog6neos
sobreviven, conviven y se desarrollan. ZQu6 hace fac-
tible trascender el juego de la entropia? Hay sistemas
capaces de auto-organizarse, manteni6ndose alejados
del equilibrio termodinamico: las estructuras biol6gi-
cas, sociales y psicol6gicas. Esto es possible porque no
son estructuras aisladas, son sistemas abiertos que se
desarrollan gracias a su constant intercambio con el
medio. El ser human, la sociedad y sus organizacio-
nes se comportan como sistemas abiertos: mantienen
intercambio de material, energia e informaci6n con el
entorno, construyendo permanentemente sistemas de
comunicaci6n basados en redes.
Prigogine y Stengers explican el process de auto-
organizaci6n: en circunstancias particulares, ocurre
una leve excitaci6n en la estructura y organizaci6n
del sistema, la cual se amplifica, originando una gran


76 GLOBAL














fluctuaci6n (fen6meno no lineal), que se estabiliza por
los intercambios con el entorno. Estas pequefias des-
viaciones aparecen en puntos denominados critics o
de bifurcaci6n, alterando la uniformidad del sistema
y determinando su evoluci6n (Prigogine y Stengers,
1990; Prigogine, 1993). En estos puntos el sistema se
comporta ca6ticamente, entendiendo el caos no como
lo antag6nico del orden -que corresponde al desorden-,
sino como la negociaci6n del orden (Munn6, 1994).
Al tratarse de fen6menos no lineales, el caos present
no es absolute, lo que hace possible el reordenamiento
del sistema. Se experiment un desarrollo a partir de
la secuencia orden-ciclos-caos-orden, que prepare las
condiciones 6ptimas para su auto-transformaci6n y
autoorganizaci6n: "La aparici6n espontanea de nuevas
estructuras y de nuevos modos de comportamiento en
sistemas lejos del equilibrio"(Capra, 1996). Visto de este


modo, el hombre, los fen6menos sociales, las institucio-
nes y organizaciones, evolucionan a partir interaccio-
nes dinimicas dadas por contradicciones generadas al
interior del sistema mismo y su relaci6n e intercambio
con el entorno.
Virtualmente, existe una infinidad de soluciones posi-
bles para su estabilizaci6n, pero el sistema privilegia
un grupo reducido y en torno a ellas se estabiliza: los
atractores.
Prigogine advierte que en los puntos critics (donde
el caos se genera) tambidn suelen aparecer los llama-
dos atractores extrafios (Sanz B, 2002). Estos presen-
tan una forma geometrica extremadamente compleja,
normalmente fractal. Descubiertos por el matemitico
Benoit Mandelbrot, los fractales7 son figures de forma
irregular, interrumpida o fragmentada, que presentan
la misma morfologia cualquiera que sea el nivel de


Fractal basado en la formula de Mandelbrot. La imagen anterior es un acercamiento y las tres posteriores son alejamientos del misma fractal.
Pagina anterior, fractal basado en la formula de Mandel.














































anAlisis con que sean observados (Mandelbrot, 1987).
En el context social, pueden corresponderse con reali-
dades sistemicas, cuya naturaleza y caracteristicas se
reproducen en todas las escalas del fen6meno, tales
como la cultural, el conocimiento y la propia sociedad.

El conocimiento: atractor fundamental
La vida es un process continue de aprender y de apren-
der a aprender. Esta realidad conduce el desarrollo
human a travys de la Historia. Al observer el devenir
del hombre como fen6meno complejo, se hace possible
identificar el "atractor dominant" en la auto-organiza-
ci6n progresiva de los sistemas sociales.
Hace unos 400,000 afios, entire las species en evolu-
ci6n se verific6 una diferenciaci6n esencial en determi-
nados organismos: su capacidad de aprender, transfor-
mar su entorno y transferir el conocimiento construido.
La Antigtiedad conoci6 fen6menos fundamentados en
saberes compartidos y difundidos a lo largo y ancho
de la tierra conocida: el mundo hel6nico, el mundo
romano. La Edad Media engendr6 la "Universitas",


expresi6n primigenia del saber universal organizado.
La bisqueda sostenida del hombre modern redimen-
siona los limits del planet, revoluciona los esquemas
de relaciones y pensamiento, estableciendo el culto a
la ciencia y la raz6n.
La post-modemidad teoriza la impermanencia y la
construcci6n del conocimiento como paradigma trans-
versal a la dinimica econ6mica, social y cultural. En
todos los casos, un binomio comun hilvana el desarrollo
de las sociedades a lo largo de siglos: el conocimien-
to8 compartido como base de la cultural universal y el
caracter universal de la cultural. Los grandes aciertos y
desaciertos de la humanidad se han caracterizado por su
naturaleza global y su vinculo con el conocimiento.
Esta realidad evidencia el atractor dominant de la
organizaci6n humana: el conocimiento objetivo y cons-
ciente -sus manifestaciones y aplicaciones en los distin-
tos 6rdenes de la vida-, que impulsa el desarrollo del
ser, de la cultural, de la sociedad. Son hechos de caracter
cognitive, espontaneos o inducidos, los que alteran la
uniformidad de un sistema social, dando origen a su


78 GLOBAL












































process de auto-transformaci6n. En su intercambio con
un entorno plural (local, regional, global), el sistema se
estabiliza en un nuevo estadio de realizaci6n, generan-
do saberes que propiciarAn futures desarrollos.
Asi, el conjunto "conocimiento-cultura" en el hom-
bre, la organizaci6n, la comunidad local, la sociedad
global, las generaciones, representan una circularidad
ascendente, con caracteristicas de fractal analizado a
diferentes niveles de su morfologia. La Universidad,
por su origen y misi6n, se inscribe dentro de esa espi-
ral, como organizaci6n social con capacidad de autoor-
ganizaci6n, auto-desarrollo y perpetuaci6n a partir del
conocimiento y la cultural.

Sistemas sociales complejos
Para completar una vision de los sistemas sociales des-
de la perspective de la complejidad, conviene conocer
los resultados de studios realizados por Humberto
Maturana y Francisco Varela. En su obra De mdqui-
nas y series vivos (1994), explican la autopoiesis como
la cualidad propia de sistemas abiertos cuya funci6n


esencial es la de reproducirse a si mismos de forma
recurrente (comportamiento fractal). Esta teoria refiere
exclusivamente fen6menos de la naturaleza viva, mas
result interesante observer la realidad social a partir
de sus principios.
Los sistemas autopoieticos, por su caracter abierto y
homeostatico, cuando se encuentran alejados del equili-
brio maximizan su capacidad de procesar informaci6n,
auto-organizandose. Mantienen su individualidad, auto-
nomia y autogobierno respect al entorno, al tiempo
que utilizan sus redes de intercambio de informaci6n
para recibir las sefiales externas e identificar regularida-
des. Asi orientan favorablemente sus process de cam-
bio, creando models de actuaci6n sobre el mundo real
en forma end6gena y proactiva. Si realizan cambios
conservatives, s6lo se modifican las relaciones entire
sus components.
Si son innovadores, cambian los components y la
forma de auto-reproducci6n, verificandose la evolu-
ci6n (Diegoli, 2003). Como resultado de una historic de
interacciones recurrentes, el sistema se desarrolla en











forma congruente con su medio como fen6meno com-
plejo adaptativo, logrando su "acoplamiento estructu-
ral" (Maturana y Varela, 1994).
Podria decirse que no s6lo el ser human, tambien
los grupos, organizaciones e instituciones sociales se
comportan como sistemas con propiedades auto-poie-
ticas y auto-organizativas, con potential de auto-pro-
ducci6n, auto-transformaci6n y autodestrucci6n. Lo
significativo es que, al ser sistemas creados de forma
artificial, resultaria necesario definir e imponer desde
el exterior restricciones de no-equilibrio que incidan
sobre la estructura y la organizaci6n del sistema y per-
mitan su acoplamiento structural (Portuondo, 2003).
De este modo puede inducirse una transformaci6n
orientada por criterios que propicien el desarrollo a
todos los niveles. En el caso particular de la Univer-
sidad, las restricciones de no-equilibrio que permitan
actualizar su potential transformador, precisan como
referentes tanto su propia misi6n hist6rica, como las
tendencies y desafios del entorno.

De lo local y lo global
En este recorrido a trav6s del paradigma de la comple-
jidad se han extrapolado cualidades propias de siste-
mas complejos autopoi6ticos a los fen6menos sociales.
Desde este punto de vista, la Universidad seria enten-
dida como una red de interacciones sociales que se
produce y reproducen (fractal) a traves del tiempo
y el espacio, evolucionando y generando evoluci6n
(atractor). Resultaria necesario, entonces, comprender
la configuraci6n internal de la Universidad, la compleji-
dad de sus relaciones, e identificar el element que en
su reproducci6n permanent la caracteriza, confirien-
dole cualidad de atractor potential del desarrollo.
Durante much tiempo el aprendizaje ha sido consi-
derado como factor clave en este process. Pero el apren-
dizaje no require necesariamente de la construcci6n de
conocimiento, sino mas bien de su reproducci6n. Los
process bAsicamente reproductivos tienen escasa rela-
ci6n con el desarrollo. La evoluci6n de las sociedades y
las organizaciones tiene que ver con la capacidad del ser
human de comprender y apropiarse de la naturaleza, de
su realidad, y transformarla, a la vez que se transform a
si mismo. Por lo tanto, una "sociedad del conocimiento"
se construye con algo mAs que aprendizajes: es necesaria
la producci6n de saberes compartidos.


Producir saberes significa penetrar la esencia de la
realidad objetiva, convertirla en un modelo abstract
de carActer semi6tico y hermen6utico, creando nueva
cultural. Esta acci6n describe una de las funciones sus-
tantivas de la Universidad: la investigaci6n, la cual se
articula a la docencia y la extension, a fin de transmi-
tir y dar aplicaci6n practice al saber construido. Estos
process se particularizan en tres sujetos dindmicos:
profesores, estudiantes y administrativos, quienes inte-
ractulan entire si y con el entorno, en un constant
aprender y ensefiar.
La complejidad del sistema, sus relaciones internal
y externas, asi como los recursos que precisa para su
funcionamiento, requieren considerar como funci6n
primordial una gesti6n innovadora. Este conjunto de
components e interacciones en convivencia dialectica
y evolutiva definen la configuraci6n de la Universidad
como sistema complejo autopoi6tico.
Como sefialan los te6ricos de la complejidad, un siste-
ma autopi6tico, en este caso la Universidad, aprehende
cualidades vida-vida tales como inteligencia, intencio-
nalidad, auto-correcci6n y auto-preservaci6n, y admite
condicionamientos externos que guian su desarrollo,
general cambios y oportunidades. Este potential trans-
formador s61o se hace efectivo cuando, de manera inten-
cional, la instituci6n universitaria define y orienta su
configuraci6n intema y sus relaciones con el entorno,
tomando en cuenta criterios de pertinencia, equidad y
calidad, de cara a la excelencia.
Dados los desafios del present y el rol potential de la
Universidad en su resoluci6n, se impone analizar las
condiciones que present la Universidad dominicana
y su context actual.

Entropia
En este pais, al igual que en otros de la region, los
sistemas universitarios presentan caracteristicas entr6-
picas: la gesti6n reducida a funciones administrativas,
investigaci6n cientifica escasa o nula y una actividad
estudiantil memoristica, con ausencia de creaci6n de
saberes. El docente privilegia el conocimiento de la
ciencia que imparte, con frecuencia obsolete, y el tra-
bajo metodol6gico de los aprendizajes es obviado: no
se le ensefia al estudiante a aprender. La atenci6n a
las relaciones y la comunicaci6n entire los actors es
minima y la vinculaci6n universidad-sociedad se pier-


80 GLOBAL









































de, debido a una practice de extension poco articulada
y una pertinencia questionable. Existe, ademas, una
alta resistencia al cambio y las acciones innovadoras
y pro-activas son poco frecuentes.
Desde el punto de vista de la Teoria de Fractales, la pro-
blemdtica de la Universidad dominicana es una represen-
taci6n a escala de debilidades fundamentals en su socie-
dad. Estudios recientes resume las actuales condiciones
socioecon6micas, resaltando su crisis generalizada. Entre
otros factors, un creciente nivel de desempleo, escasas
posibilidades de generaci6n de ingresos, la devaluaci6n
de la moneda, la inflaci6n, las consecuencias transversa-
les del decrecimiento econ6mico y una deuda extema
amplificada, matizan la atm6sfera del pais.
Se destaca la perdida de competitividad de la Repi-
blica Dominicana a nivel mundial en distintos renglo-
nes. Se acentia el efecto de la entrada de competido-
res extranjeros intra y extra region, o el impact de la
crisis international (Martinez, 2004).
Mientras tanto, la realidad devela la ausencia de pla-
nes mixtos, colaborativos, integradores y estrat6gicos
para organizer el desarrollo general y establecer focos
de excelencia. La atenci6n habria de centrarse en ren-
glones clave de la economic, que garanticen el posi-
cionamiento en areas de fortaleza, eleven el nivel de
"competencias-pais" y propicien el Estado de Bienestar.


Estos factors del entorno incident en el desarrollo de la
Universidad y 6sta, a su vez, dinamiza la autoorganiza-
ci6n y el desarrollo social, en virtud de sus competen-
cias y cualidades como sistema complejo autopoi6tico.
Si el entorno carece de elements que enriquezcan
y estimulen el desarrollo del sistema Universidad, su
dinamica autorreguladora mantendra un character con-
servador: no habra cambio. Esto se agudiza ante un
claro vacio de restricciones externas dirigidas a liberar
intencionalmente su potential transformador.
En una perspective ampliada, la Universidad del
Siglo XXI recibe la influencia de un context geografi-
co y cultural que integra y trasciende el espacio local:
la aldea global. Esta condici6n incide en sus process
de autopoiesis con intensidad creciente, imponiendo
nuevas regularidades. La actual estructura mundial
estA regulada por las leyes de un mercado desigual,
donde el concept "Sociedad del Conocimiento" desta-
ca como signo de los nuevos tiempos. En su caracter
auto-reproductor, el conocimiento y su universalidad
se redescubren como "atractor dominant" del desarro-
1lo, asumido con frecuencia en calidad de mercancia.
Este scenario present nuevas condiciones a las uni-
versidades: la redefinici6n de las fronteras del planet;
el valor econ6mico otorgado al conocimiento, la ciencia
y la tecnologia (capital humano; el desarrollo de las













comunicaciones y la informaci6n; nuevos models de
producci6n basados en las "nuevas tecnologias", y el
fuerte impact del desarrollo sobre el medio ambiente.
Son tambien significativos los cambios cualitativos y
cuantitativos del panorama demogrdfico mundial, las
nuevas relaciones de g6nero y la reestructuraci6n de
las relaciones entire los paises, originando la internacio-
nalizaci6n de la justicia, de la economic, de la guerra y
el terrorism, el "mercado mundial del conocimiento y
la informaci6n", lo que conlleva la internacionalizaci6n
de la educaci6n y la cooperaci6n.
El "paradigma de la globalizaci6n" pretend gene-
ralizar la expresi6n de estos factors en todos los con-
tinentes. La realidad es su impact desigual en paises
de distinto nivel de desarrollo y entornos culturales
diferentes. Estas particularidades se expresan en los
ambitos politico, social, econ6mico, cultural y educati-
vo. Se espera que los paises perif6ricos se inserten con


cierto 6xito en el mundo globalizado, que sus poblacio-
nes accionen en entornos complejos y diversos, que
sean mas que consumidores dependientes de la aldea
global y alcancen nuevos niveles de desarrollo.

Una nueva reflexi6n
La Universidad juega un papel fundamental en ese pro-
ceso y para ello precisa reorientar sus valores y modos
de actuaci6n. Esto require una nueva reflexi6n, una
vision integradora de su compromise con el desarrollo
national, dentro de una perspective global. Su res-
ponsabilidad con los sujetos sociales exige impulsar
process formativos -a lo largo de toda la vida- que
propicien competencias profesionales y humans, que
favorezcan la criticidad y la tolerancia, la creatividad
y la investigaci6n, la flexibilidad y la capacidad de
adaptaci6n, el emprendedurismo y la autogesti6n,
la habilidad para aprender a aprender y tambien


Fractal basado en la formula de Karl Geigl.


82 GLOBAL




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs