• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Matter
 Front Cover
 Las cosas de la etica
 Table of Contents
 Arte Dominicano e identidad: espiritus...
 TLC: experencias de una (precipitada)...
 El fin del deber (o la etica de...
 Informe especial: AEC: 10 anos...
 De bibliotecas y de suenos
 Mujeres en el ejercito
 La historia como guion
 Internet2: el impacto de hoy
 La Union Europea: ¿un nuevo polo...
 Back Cover






Title: Global
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073407/00003
 Material Information
Title: Global la revista de la Fundación Global Democracia y Desarrollo
Alternate Title: Revista global
Physical Description: v. : ill. ; 30 cm.
Language: Spanish
Creator: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Publisher: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Place of Publication: Santo Domingo D.N. República Dominicana
Publication Date: 2004-
 Subjects
Subject: Economic development -- Political aspects -- Periodicals -- Dominican Republic   ( lcsh )
Globilization -- Periodicals   ( lcsh )
Democracy -- Periodicals   ( lcsh )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
Dates or Sequential Designation: Vol. 1, no. 1 (abr. 2004)-
General Note: Title from cover.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073407
Volume ID: VID00003
Source Institution: FUNGLODE
Holding Location: FUNGLODE
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 56356483
lccn - 2004699533

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Las cosas de la etica
        Page 3
    Table of Contents
        Page 4
        Page 5
    Arte Dominicano e identidad: espiritus eclecticos
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
    TLC: experencias de una (precipitada) negociacion
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
    El fin del deber (o la etica de los nuevos tiempos)
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Informe especial: AEC: 10 anos y una nueva vision
        Page 34a
        Page 34b
        Page 34c
        Page 34d
        Page 34e
        Page 34f
        Page 34g
        Page 34h
        Page 34i
        Page 34j
        Page 34k
        Page 34j
        Page 35
    De bibliotecas y de suenos
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    Mujeres en el ejercito
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
    La historia como guion
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
    Internet2: el impacto de hoy
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    La Union Europea: ¿un nuevo polo de poder?
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
    Back Cover
        Page 84
Full Text





FUNGLODE
FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIAY DESARROLLO



Santo Domingo, D.N.
22 de Febrero del 2007





Erich Kesse
George A. Smathers Libraries
PO BOX 117001
Gainesville, FL 32611-7001
USA


Estimado Sefior Kesse:

Por medio de la present, queremos extenderles nuestros saludos, al tiempo que hacemos
legar la colecci6n de los primeros catorce n6meros de nuestra Revista Global,
publicaci6n editada por FUNGLODE, de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las
reflexiones de la entidad y de la sociedad, buscando elevar la calidad del debate.

Es nuestro interns que la Revista Global sea parte de su acervo documental y disponerla
al servicio de la comunidad national e intemacional.

Reiterando nuestros sentimientos de estima y consideraci6n,

Atentamente,



Aida E. Montero Morales
Director, Centro de Documentaci6n & Gesti6n del Conocimiento
Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo
Calle Capit6n Eugenio de Marchena, No. 26, La Esperilla
Santo Domingo, Rep6blica Dominicana
Email address: a.montero(,funglode.org
Website: www.funglode.org











Calle Capitan Eugenio de Marchena #26.
La Esperilla, Sto. Dgo., Rep. Dominicana
T: 809-685-9966 F: 809-685-9926
www.funglode.org












LA REVISTA DE LA FUNDACION GLOBAL DEMOCRACIA Y DESARROLLO VOLUME 1 No. 3 OCT/DICIEMBRE 2004


Mujer
I/


is en el ejercito dominicano

El fin del deber
(o la etica de los nuevos tiempos)
Arte dominicano e identidad
La Uni6n Europea:
iUn nuevo polo de powder?


-^'


_ I IEpp,


m


.t
















































I~t $
lb~ er






Enfasis


Las cosas de la etica

Con los enIi'. .l, s..!l .-is que se ,.,. I L:j'- i a finales de los 80, la etica comenz6 a i ii en un process
,iel que i' -i.-1 ii a i ac:' ii.---- y que I .1 ,- i-i en la necesidad de normas que esten ,, ,
en ,.. los li. l I i,:os y 'i ) del h.' I.i-. La i j esta cL. ii l en el caso de la R i li.:a Do
:ilii ii.. i es qi1 este process se ha Ir .. y se m ueve i~ ie se rve e el pais l ..,"'' ', ..: lj ii.. ',i
i' i lr y explicar el ,,- que de ese '' i'- por la dtica, lil c. i i i 'i.' iln ese (re)nacil-T nt,- de la m oral y
de q i. y i,.i nas se cual es su n,i I- a y cual su '.ji .Los 'ii de reio.i I.', ',.i ini-
ciar o fortalecer process de :- rat-.. i''i en los -.: en vias de i.-:, I". re.li ., ,desde ij, ii ias n- Ill'
y !,.i. i!,., del ii ,m undo,a ,tl i I: l elem entos ,' l de l quepuede i i .i r.i i a:
0 i:. i1, anti-(.,:l. doi6n, rl ',.- quey ,i .i ii:en a t..;, iarencia, ,., .il 1n iil ,, :ra i i. en
las relac:. i:; del Estado con la sociedad, etcetera.
La Rep bblica D 6 i;ii i I no *.'. a esa ola de revitalizacion de las .I -inas del buen proceder .En li. c( iii'.
za .ii'- i,'es la instalacion -.n ,.,.i en donaciones 'Iii, '-l; : .; ...- de proyectos ..,. c adecentar la ii p .il ia,
. .I- la sociedad civil, los N i : ..i. o las '. ias,hasta la ,, n .i.Su i iiSili i es la il:a, a n(. i.,i de erra-
dicar la corrupci6n de los partidos y del E..ilI,-.
En ese '.! '. ill eni l ., los valores y i:i ias 111 ,I i -.. de la nacion se han visto i.i. .ii-r afectados por el cre-
ci-ii ,r-ti- de la corrupcion il li.:a,que se ha liii. ,l I i. ,ii a sectors 'i ,y por la E '.iion,61 : ( -
cioy el usb de las i '"' i, a.iiir.i, .i l. I., de i6! li1:uencia y !.''I: iiia. La re., i'', l frente a ese .l iii de la etica
ha sido i, .. De *..1 part, se ha i.. ido un I. Lil. l.- ii en la '- i. ia de .n .. .i de -jl. ,y controls
eticos; de la otra,se ha hecho evidence la .tl' n cia cada vez mayor de actividades fil :iil-pi:as ldi'ii.' a ,'.il.ir
las secuelas soci.il ;, que, .. Ii i. el .!,',i :1:. i ,ri 1 en ireas del Estado y de la sociedad. Sin ii, il .,rgo, el tema de
la etica, como el del, ..':i es de gran di.i ii: aqu, pero en '.'ii. i,- m uy ';I i It .
La moral so o aplica i a corrupcion y especificamente la (.i upcion political, por lo ;':n hasta la reciente cri-
sis bancaria,C i' I,' se include i I ..i-ii al sector privado. El rest de las actividades ii ianas y los espacios que no
son los partidos y el Estado estan exentos de ser c., :i....l I.i. ,, sujetos de las jl., morales. Si se quiere enc iI-.r
corre..t.rii,. ii.- esta nacion en -' i I i' l, de los valores que i. I norm ar la vida de los l i .' i n.ii los j1:1 ,i' las
ir t- .i i.,! -, que la c( l ,p i:ll, en 'i, de toda la sociedad, hay que 'car respuestas a las ;i, lintas anteriores
mediante una .ii r.i. i cone, I i. ; i y factual sobre las cosas de la etica.



Carlos Dore Cabral















NTENID
fSsSp- ,aya--i' V {,^ ^ M




^T "1JA1


6-ARTE DOMINICANO E IDENTIDAD
Por Jeannette Miller
Hasta hoy, el arte dominicano ha sido capaz de respon-
der a la intenci6n de una globalizaci6n rasante, confir-
mando sus particularidades en registros que pretenden
proyectar lo que somos, c6mo pensamos, qud valora-
mos,qud cosas s:ii' :i3grlfi:a.j..i, para nosotrosy qud nos
represent, insertos en el espiritu ecldctico que nos ha
definido como pueblo y que result una de las bases de
la post-modernidad.

14-TLC: EXPERIENCIAS DE UNA
(PRECIPITADA) NEGOCIACION
Por Jose Rivas Tavirez
Los resultados de las negociaciones del Tratado de Libre
Comercio entire Estados Unidos, los pauses de America
Central y la RepOblica Dominicana reportan experiencias
que, por el impact de los compromises y las perspectives
del desarrollo national para el future inmediatodeben ser
analizadas a la luz de la situacidn econ6mica actual.

28-EL FIN DEL DEBER (O LA ETI-
CA DE LOS NUEVOS TIEMPOS)
Por Carlos Dore Cabral
El siglo XXI ha comenzado con grandes cambios en el
obrar moral de los series humans. Dos realidades se es-
tin asentando en el actual scenario social. Mientras se
produce un endrgico resurgimiento de la 6tica y de la ne-
cesidad de normas, que esti permeando la vida privada
de los hombres y mujeres y el espacio public de los ciu-
dadanos,nunca antes el deterioro moral y el individualis-
mo irresponsiblee) hablan sido tan evidentes. La hip6te-
sis ms trabajada apunta a que la efervescencia de la 6ti-
ca en este periodo es precisamente una reacci6n al cre-
ciente desconocimiento e irrespeto de toda regla moral.


36-DE BIBLIOTECAS Y DE SUENOS
Por Rafael Martinez Ales
Cualquier proyecto national de desarrollo cultural se apo-
ya inevitablemente en la lectura;y el mejor procedimien-
to para poner los libros al servicio de los hombres es la bi-
blioteca. Hoy no existe ningin plan national de fomento
de la lectura, de la cohesi6n social y de la formaci6n que
ignore la importancia real de las bibliotecas como institu-
ci6n complementaria a cualquier tipo de instruccidn.

40-MUJERES EN EL EJERCITO
Por Lilian Bobea
Este articulo analiza el fen6meno de la -iiilir.i:-.j,:i'rn fe-
menina en la region del Caribe insular y de manera parti-
cular en la Repiblica Dominicana.En el se plantea la inte-
rrogante de si la incorporaci6n de personal femenino en
los ej6rcitos caribeRos y dominicano ha respondido o no a
process de modernizaci6n y democratizaci6n internal de
la instituciones castrenses, o si en Jlritii.j instancia ha ge-
nerado transformaciones sustantivas en la estructura ins-
titucional y en el ethos de sus fuerzas armadas.

Informe Especial
AEC: 10 ANOS Y UNA NUEVA VISION
En el decimo aniversario de la Asociaci6n de Estados Cari-
behos (AEC), su secretario general, Ruben Silid, hace un re-
corrido por los hitos que han marcado su desarrollo,expone
sus principles lineas de trabajo y comenta los obsticulos
que ha tenido que salvar para mantenersu avance.Ademas,
present los principles retos a los que se enfrenta para asu-
mir un future con m8s peso ,::liI:fri: n la region.


A C'IRAI























54-LA HISTORIC COMO GUION
Por Jose del Castillo
El ultimo libro de Bernardo Vega, Cdmo los americanos
ayudaron a colocara Balaguer en elpoder en 1966, forma
part de una important saga documental sobre las re-
laciones dominico-americanas en el siglo XX.De indiscu-
tible merito como recopilaci6n y ordenaci6n de datos de
fuentes conocidas y novedosas sobre la material (las gra-
baciones telef6nicas de Lyndon B.Jonson,informes clasi-
ficados y memories in6ditas), la obra, de lectura apasio-
nante,se diferencia de anteriores aportes del autor al en-
fatizar una propuesta de tesis,tanto en la reconstrucci6n
de los hechos hist6ricos como en su interpretaci6n.


64-INTERNET2: EL IMPACT DE HOY
Por Semiramis de Miranda
Internet2 naci6 en 1996 para crear un nuevo sistema de
mayores y mejores prestaciones en el ambito de las uni-
versidades norteamericanas. Basado en el desarrollo de
aplicaciones de vanguardia como la teleinmersi6n, las
bibliotecas digitales o los laboratories virtuales, Internet
2 -que no sustituye al Internet actual ni tiene como ob-
jetivo construir ninguna nueva red- ha extendido sus
tentaculos a todos los continents. Su impact estj
siendo fundamental en la sociedad global de hoy.



70-LAUE: LUN NUEVO POLO DE PODER?
Por Sully Saneaux
La Uni6n Europea constitute, para muchos, un polo de
estabilidad,democracia y prosperidad,al mismo tiempo
que se ha convertido en modelo en lo que se refiere a la
cooperaci6n. Ampliada ya a 25 pauses, desempena un
papel protag6nico de primer orden. De Europa se espe-
ran a partir de ahora muchas cosas. Pero, /es la Unidn
Europea un nuevo polo de poder?


Calo Dor Cara
.r








Kilia Lian






I 14 .4















Frnando Calzada :m arm
Ad E.
Jos Raae 44 .4.


Laur 4 .a

Daid Alae Martin
Pabl Maif
AvlnoSane










Est prhi.d .u vet y/ rerouc4 toa o par-
cia si la auoizc4 de su edit*4




Fud.i~ Glba 44. crci y* Desarro
.4pt~ Euei de Marhen # 26
La 414rll ,4. 1











ARTE DOMINICANO E IDENTIDAD


Espiritus t
Por Jeannette Miller e i
Hasta hoy, el arte dominicano ha sido capaz de responder a la inten-
cion de una globalizacion rasante, confirmando sus particularidades
en registros que pretenden proyectar lo que somos, como pensamos,
que valoramos, que cosas son significativas para nosotros y que nos
represent, insertos en el espiritu eclectic que nos ha definido como
pueblo y que result una de las bases de la postmodernidad.


6 GLOBAL


I
^


















































































I''I






.j j~ll I.














a Republica Dominicana logra su autonomia territo-
rial contra Haiti, cuando casi habia transcurrido la
primera mitad del siglo XIX, el 27 de Febrero de
1844. Esa independencia se vino a consolidar a partir de
1865, afo en que finalizan las guerras de Restauraci6n y
comienzan a verse los resultados de la conformaci6n una
dominicanidad que presentaba fuertes ribetes hispAnicos.
Se cre6 una sensibilidad colectiva que buscaba una
identidad asociada con hispanidad, y que se empefi6,
hasta much tiempo despu6s, en negar el component
negro por asociarlo con esclavitud y lucha territorial.
Sin embargo, una dominicanidad subyacente se solidi-
ficaba en la condici6n cambiante, en el trasiego de
hombres y cultures, en la mezcla de razas, en las moda-
lidades del idioma, en los habitos alimenticios y en la
creatividad, abonando un sedimento que ha permaneci-
do en la memorial no consciente del pueblo y que pau-
ta y diferencia sus respuestas.
Por esa 6poca, el arte trabajaba un espiritu naciona-
lista (retratos, temas hist6ricos, paisajes...) con los
modos del naturalismo, neoclasicismo y romanticis-
mo. La copia de laminas y los profesores europeos que
iban de pasada eran las fuentes de aprendizaje, por lo
que los dominicanos aparecian blancos en ambientes
europeos realizados con luz internal.
En los afios posteriores a la Restauraci6n, los do-
minicanos aprenden a vivir dentro de la crisis, y, al
entrar el siglo XX, el clima de inseguridad y las
deudas contraidas con Estados Unidos, culminan
en la primera intervenci6n norteamericana (1916-
1924). La reacci6n nacionalista contra la ocupa-
ci6n esgrime la defense del idioma y las costum-
bres hispanas como estandarte de identidad.
Durante su permanencia, los norteamericanos inician un
plan de modernizaci6n que luego continuard el dictador
Rafael Trujillo. Sin embargo, en el arte dominicano la mo-
demidad es una consecuencia de los viajes a Europa he-
chos por artists que surgeon a fines del siglo XIX y prin-
cipios del XX, y que al regresar abren escuelas de arte. La
vision esperanzadora de lo national que se inicia con el
gobierno de Trujillo en 1930, contribute a este process.

Romper modos
Celeste Woss y Gil (1890-1985) es la primera en rom-
per con los modos anteriores, introduciendo el desnudo
de mulatas, hecho que causa un gran escandalo duran-
te la d6cada de 1920. A su producci6n siguen las de
Yoryi Morel (1901-1978), Jaime Colson (1901-1975) y
Dario Suro (1917-1996), quienes surgeon entire los 20 y
los 30, con una pintura que integra raza, geografia, cos-
tumbres, luz y color, tratando de representar lo domini-


8 GLOBAL








*1.


Fi


PiH

i I I

i 1.

1A.


fly
i '


:, I- 7::w(


I I;aiii
*: ti;-~-~~~Ei: ;:~:,
;c"~":!`


v-^:


h.
r~
.li





































!do. Uno que va otro que viene. Mixta sobre tela.


cano como realmente era, utilizando los lenguajes del
realismo, impresionismo y cubismo. Criollos, mulatos,
negros, bohios y campesinos comienzan a sustituir la
vision falseada de antafio.
La valoraci6n real de la negritud como un ingredien-
te determinante de nuestra cultural se produce durante
los afios 40 con la inmigraci6n cultural europea provo-
cada por las guerras en el viejo continent. Los prime-
ros grupos arriban al pais en 1939, despu6s de la ma-
tanza de haitianos (1937) ordenada por Trujillo, quien
era un abanderado de los valores occidentales y la su-
premacia blanca. Muchos de los espafoles y europeos
traidos como agricultores para reforzar la barrera terri-
torial y racial, resultaron ser artists e intelectuales y,
parad6jicamente, ellos concientizan a los dominicanos
sobre la calidad y actualidad artistic del component
negro que poseen, a trav6s de los postulados del arte
modern que bebia en las fuentes de Africa y Oceania.
Se crea una dinamica cultural que estimula la creaci6n
de lo que hoy son nuestras instituciones artisticas, entire
ellas la Escuela Nacional de Bellas Artes y la Bienal Na-
cional, fundadas en 1942. Manolo Pascual (1902-1983),
Eugenio Fernindez Granell (1912), Jos6 Vela Zanetti
(1913-1999) y Jose Gausachs (1889-1959) son los ex-
tranjeros quejuegan un papel preponderante en este pro-
ceso; Gilberto Hernandez Ortega (1924-1979), Clara Le-
desma (1924), Marianela Jimenez (1925) y Luichy Marti-
nez-Richiez (1926), los dominicanos que aprenden los
lenguajes modernos y los utilizan para plasmar sus in-
quietudes sobre raza, cultural e identidad, pintando y es-
culpiendo negros, brujas y un paisaje ocupado por el mis-


terio y la exageraci6n. Otras presencias importantes fue-
ron la de Wifredo Lam en 1941 y la de Andr6 Bret6n, en
1941 y en 1946; ambos intercambiaron con los princi-
pales grupos artisticos del pais.
AdemAs del estimulo al surrealismo que produjeron las
visits de Bret6n, el intercambio con Lam fue determi-
nante pues venia del Paris que entronizaba el arte negro
y 61 mismo era un exponente de esto. Al igual que los
dominicanos, Lam no era un negro puro, sino un mula-
to descendiente de chino y negro; la condici6n de mez-
clados y la valoraci6n de lo negro a trav6s de Europa,
hacia que nuestras manifestaciones coincidieran en una
plasmaci6n de la negritud que resultaba occidental.

Un process complejo
Esa negritud, que fue factor de cambio en la estetica de
la primera mitad del siglo XX, era parte de la cotidiani-
dad dominicana, un element propio, ficil de abordar y
localmente vanguardista, en la media que enfrentaba
los esquemas culturales que instituian la belleza blanca.
Sin embargo, asumir la negritud fue para los dominica-
nos un process complejo, si recordamos que su indepen-
dencia se llev6 a cabo en contra de Haiti, un pais negro;
por lo que lo blanco-espafol se habia mantenido como
una representaci6n de la identidad dominicana frente a
la haitianizaci6n y tambi6n frente a las ocupaciones
norteamericanas de principios y mediados del siglo XX.
En los afos 40 la idea de lo dominicano enfrentaba la
definici6n de territorialidad, libertad, dictadura, raza y
cultural, como referentes con los cuales establecer rela-
ciones de pertenencia e identificaci6n, y esto se proyec-


10 GLOBAL


Colectibn Museo de Arte Moderno.






































taba en el arte. En los 50, la dictadura de Trujillo co-
mienza a declinar y adopta mecanismos extremes. La
imposibilidad de expresar inquietudes ayuda a que el
abstraccionismo, que estaba en boga en Europa y Ame-
rica, entire a la producci6n plastica dominicana.
Aunque en distintas epocas, casi todos los artists que
emergen en esa decada abordan la abstracci6n a trav6s
del cubismo, present en la escultura negra, y de la es-
quematizaci6n geom6trica de los disefios precolombinos.
Muchos adoptan un exilio voluntario en Madrid, Paris,
Londres o Nueva York y otros se quedan y viven los ho-
rrores de la dictadura. Estas dos actitudes se registran, en
mayor o menor proporci6n, a lo largo de la historic do-
minicana: el artist que se va y al regresar trae los len-
guajes de los grandes centros de poder cultural y trata de
adaptarlos a su realidad; y el que se queda, y a trav6s de
asumir y profundizar en la diversidad de elements que
lo definen, logra un lenguaje igualmente universal.
De esa 6poca, Eligio Pichardo (1930-1984), Fernando
Pefia Defill6 (1928), Silvano Lora (1931-2003), Ada Bal-
cacer (1930), son ejemplos del artist que se va y regre-
sa; Paul Giudicelli (1921-1965), Domingo Liz (1931),
Gaspar Mario Cruz (1929) y Guillo Perez (1926), de los
que permanecen en Santo Domingo. Hombre, paisaje,
habitat; sincretismo, casas humildes, chatarras y rostros
deformados; blancos que eran negros, negros que eran
blancos, son las imdgenes que trabaja el arte dominica-
no de los 50 y 60 a traves de la abstracci6n expresio-
nista (Giudicelli, Pichardo); de un primitivismo magico-
religioso no exento de erotismo (Gaspar Mario Cruz); o
del informalismo abstract (Lora, Pefa Defill6) que in-


troduciendo el uso de elements extrapict6ricos, desem-
bocara afios despubs en una figuraci6n deformada llena
de empastes y protuberancias.
Desde la muerte de Trujillo en 1961 hasta 1966, se su-
ceden ocho gobiemos entire juntas, golpes de estado, re-
vueltas e intervenciones (Revoluci6n de Abril, 1965; la
segunda ocupaci6n norteamericana, del 28 de abril de
1965 al 21 de septiembre de 1966). Durante esos aios, las
demands de libertad y democracia se transforman en
exigencias dejusticia social. Un arte nuevo hecho por au-
todidactas y acad6micos que abandonan el caballete pa-
ra pintar pancartas y vallas, disefiar afiches y utilizar los
muros de la ciudad, da testimonio de lo que acontecia.

Bisqueda de lenguajes
La crisis golpea las instituciones publicas y privadas.
Una busqueda de lenguajes que expresen las nuevas ex-
periencias dan la t6nica de un ambiente politizado, en
convulsi6n. Por un lado, se producia un arte con inten-
ci6n ilustrativa (Ramirez Conde, Elsa Nufez, Candido Bi-
d6, Asdribal Dominguez, Jose Cestero, Ram6n Oviedo);
otros artists experimentaban formulas revolucionaras en
si mismas (Giudicelli, Lora, Pefia Defill6, Soucy Pellerano).
Los grupos que se forman incluyen poetas, narrado-
res, dramaturgos, pintores, dibujantes, muralistas, es-
cultores; ellos produce un arte multidisciplinario, di-
sidente, experimental y critic que prefiere el format
mural y lucha contra los models artisticos preceden-
tes, identificindolos con la dictadura.
Durante los 60, el concept de identidad asume no so-
lo la libertad territorial, la negritud y la definici6n de

































Eligio Piclardo. tl acritcio del civo.Mixta sobre tela.1958.Loleccion Museo de Arte Moderno.

hombre, paisaje y habitat, sino tambi6n la militancia po-
litica e ideol6gica. La valoraci6n de la negritud que se
produjo en los 40 fue asumida de manera contestata-
ria por los artists de los 50 y alcanz6 su plenitud
en los 60 con una producci6n que no s6lo incorpo-
ra el aspect fisico, sino la cultural magico-religio-
sa, el terror de la dictadura, el drama social y la
pobreza. Durante estos 30 afos se crean los puntos
de referencia de la identidad del arte dominicano,
una identidad compleja, critical y contestataria
product de las condicionantes geograficas, hist6-
ricas, raciales y culturales que han incidido hasta
hoy en el process de la Repiblica Dominicana co-
mo naci6n. Surrealismo, realismo magico, neorrea-
lismo, expresionismo, abstracci6n, informalismo,
cartelismo, muralismo, los artists que emergen du-
rante esas tres decadas definen la modernidad den-
tro del arte dominicano. El caracter experimental de
la obra de algunos tambien pauta la producci6n con-
temporinea que se hace posteriormente.
Durante los 12 aflos de transicion (1966-1978)
entire la tirania de Trujillo y la democracia, se pro-
duce una migraci6n masiva de los campesinos ha-
cia la ciudad; la clase media crece y aumenta la
demand de bienes de consumo, entire los que
aparecen las obras de arte. Desde finales de los
afios 70 muchos artists ponen sus habilidades al
servicio de un piblico que sigue las pautas de la
propaganda. Las playas, la vida al aire libre, el
paraiso en el Caribe, son ideas que toman cuerpo
y constituyen los temas de muchas obras. Impro-
visaci6n, arte ilustrativo y agradable, figures hu-
manas falsamente embellecidas, costumbrismo y
arte primitive llenan las expectativas del inci-


piente mercado turistico. Al entrar los 80 proli-
feran las galerias comerciales, academias y es-
cuelas privadas. La Escuela Nacional de Bellas
Artes enfrenta el olvido de parte del Estado y
carece de recursos. Medios no tradicionales (vi-
deos, maquetas, fotografias, instalaciones...)
llenan las bienales indicando un espiritu abier-
to a nuevas modalidades de expresi6n artistic.
La estabilizaci6n political se produce paulatinamente
y el crecimiento econ6mico va bajando el tono de las
demands de reivindicaci6n social. Surgen el turismo
y las zonas francas. Las tenencias se polarizan y se in-
crementa el movimiento migratorio hacia Estados Uni-
dos. Por otro lado, la entrada de braceros haitianos se
multiplica debido a la dramatica situaci6n political y
econ6mica de ese pais. Esta dinAmica influye en las
respuestas culturales de los iltimos 30 afios.

Cambios de mentalidad
En 1982, el sistema de television por cable, y en 1983,
la apertura de la Academia de Disefio de Altos de Cha-
v6n, asociada a la Parsons School of Design, conectan
directamente a los j6venes artists con lo que se esta
haciendo en otros paises. La incorporaci6n de la tecno-
logia al aprendizaje simplifica los modos de disefiar y
de obtener informaci6n te6rica y visual, lo que genera
cambios en la mentalidad del artist local proyectando-
se en sus modos de hacer arte.
En los 90, turismo, zonas francas y comunicaciones son la
base de la economic dominicana. Con la entrada al libre co-
mercio aparecen cadenas intemacionales y se adopta el siste-
ma de franquicias. Se le da 6nfasis a la educaci6n bilingile. La
busqueda de la identidad se protege en la recreaci6n del pa-
sado con lenguajes contemporineos. Erotismo, religion y re-
chazo a las nuevas formas de agresi6n, son las coordenadas.
Fotorrealismo para definir la indefensi6n social; realismo
fantastico para crear bestiarios que representan a los que se
van en yolas; enormes telas abstractas llenas de simbolos
6tnicos, geometrismo mat6rico, soluciones orginicas y sen-
sualistas; mezclas de abstracci6n y figuraci6n; recreaci6n
de pictografias y deidades del arte precolombino; imagenes
mutantes imbricando los mitos grecolatinos con las creen-
cias africanas; los chamanes tainos con los personajes de la
nueva cultural televisiva; alimentos y utileria que testimo-
nian las condiciones de vida de los mas necesitados; coti-
dianidad political y alienaci6n propagandistica; injusticia
social y violencia contra la mujer... Alberto Bass (1953); Jo-
se Garcia Cordero (1951); Alonso Cuevas (1953); Manuel
Montilla (1948); Frank Alminzar (1946-1986); Rosa Tavi-
rez (1939); Carlos Despradel (1951); Jesds Desangles (1961);
Belkis Ramirez (1957); Tony Capellan (1953); Jorge Pineda


12 GOAL















(1961); Pascal Mecariello (1968), y Raquel Paiewonsky
(1969) son algunos de los que encabezan estas respuestas.
Instalaciones, m6viles, videos, objetos y esculturas en
ceramica, pintura mural, obras interdisciplinarias y pro-
yectos hechos en grupo, hablan de una nueva mentali-
dad en la que la apertura internacionalista se manifiesta
en un espiritu cosmopolita que adopta a veces la "vuel-
ta a Africa" como un element definitorio de lo afroca-
ribefo. Por otro lado, el concept de insularidad cambia;
ya no estamos solos, formamos part del Gran Caribe.
Hoy, el arte dominicano se define por los elements que
se han mantenido en su producci6n. Magia, sexo, reli-
gi6n, tipos raciales, luz, naturaleza, habitat, superviven-
cia, realizados con lenguajes primitives, barrocos, ex-
presionistas o surrealistas.
La propuesta global del Caribe como destiny turistico
y territorio de servicios influye en las respuestas artis-
ticas que hasta hace poco constituian un basti6n de es-
piritu critic y resistencia a la propaganda y la deman-
da. El reto de las nuevas generaciones est6 en poder
permanecer como series humans capaces de recibir in-
fluencias foraneas y absorber lo que su espiritu creati-
vo y contestatario consider itil para sobrevivir.

Referentes
Desde las fotos de familiar blanqueadas y coloreadas que
forman parte de una memorial en que se negaba lo ne-
gro; hasta las guardarrayas de una frontera con Haiti
inexistente y las propuestas dramaticas a favor de una
naturaleza cada vez mas diezmada, el arte dominicano
construye sus propios referentes donde la sensaci6n de
vida y muerte, de felicidad apenas atisbada, de miedo di-
namizante permanecen, garantizando la capacidad de
pensar y buscar lo propio, lo que result en un acto de
subversi6n creative. Al igual que en el resto del Caribe, la
apertura del punto, la violencia de los fen6menos atmosf-
ricos, la condici6n mulata y las variables de la cosa politi-
ca y econ6mica han convertido ese interns de dar respues-
ta a las interrogantes de la existencia en una lucha perma-
nente, abonando un sedimento que ha permanecido en la
memorial no consciente del pueblo y que pauta y diferen-
cia sus respuestas. Esas respuestas constituyen nuestra
identidad, una identidad definida por el trasiego y la crisis,
pero principalmente por una capacidad de supervivencia
sostenida por la condici6n de saber crear alterativas.


Bibliografia
Llorens, Vicente. Memories de una emigracidn. Santo Domingo,
1939-1945. Editorial Ariel, Barcelona, Espafa, 1975.
Miller, Jeannette. Historia de la pintura dominicana. Impresora Ami-
go del Hogar. Santo Domingo, Repiblica Dominican, 1979.


Paul Giudicelli.Hombre-tspanto.Mixta sobre tela. 190.Loleccion Museo de Arte Moderno.

Miller, Jeannette y otros autores. Latin American Art in the 20th Ccntlluy.
Editor Edward Sullivan. Phaidon Press Limited, Londres, Inglalenra, 1996.
Miller, Jeannette. Arte, globalizacidn, cl iniedo dinamizante y la res-
puesta contestataria. Ensayo que forma part del libro Globalizacion.
Nomadismo. Identidades. VII Bienal Internacional Cuenca, Ecuador.
Monsalve Moreno Editores. Cuenca, Ecuador 2002.
Moya Pons, Frank. Manual de H-istoria Dominicana. Colecci6n Textos. Uni-
versidad C I,.. I lre y Maestra, Santiago, Repiiblica Dominicana. 1977.

CATALOGS:
Lora, Silvano. Wiifedo Lain y Santo Domingo. Galeria Boinayel. Arte e
Impresi6n Mograf S. A. Santo Domingo, 1985.
Modern and Conltinporary Art of the Dominicant Republic. Publicado
por Americas Society y The Spanish Institute. 684 Park Avenue. New
York, N.Y. 10021. 1996.

PERIODICOS Y REVISTAS:
Adrhver de Cibran, Belkis. Celeste Woss y Gil Ricart. Revista Ahora No.
993. Santo Domingo, Repfiblica Dominicana. 2 dc diciembre de 1982.
Miller, Jeannette. Apuntes sobre la abstraccion en las ,Iill.. del Ca-
ribe Hispano. Plhstica, Revista de la Liga de Ae de San Juan. Afio
15, Vol. 1, Nium., 21, Sept. 1993. San Juan, Pto. Rico.
Vega, Bernardo. Variaciones en el uso del anlihaitianismo durante la
Era de Trujillo. Peri6dico Listin Diario, 24 de octubre de 1995.

Jeannette Miller es poeta, narradora, ensayista e historiadora de arte. Entre las obras
que ha publicado se destacan: F6rmulas para combatir el miedo (poemas, 1972), Histo-
ria de la pintura dorinicana (ensayo, '" I Cuentos demujeres (i,, :ll i,-I-'l






TRATADO DE LIBRE COMERCIO USA-RD















EXPERIENCIAS

de una (precipitada) negociaci6n
Por Jose Rivas Tavarez
Los resultados de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entire Es-
tados Unidos, los paises de America Central y la RepOblica Dominicana re-
portan experiencias que, por el impact de los compromises y las perspecti-
vas del desarrollo national para el future inmediato, deben ser analizadas a
la luz de la situacion econ6mica actual. A corto plazo, las principles dificul-
tades surgeon porque el acuerdo se rubrico -con much prisa y sin la prepa-
raci6n adecuada- en una situaci6n de crisis econ6mica aguda, en el marco
de un process electoral, sin un program de desarrollo y a merced de even-
tualidades e imprevisiones. Sin embargo, a largo plazo, tras alcanzar una ma-
yor estabilidad macroecon6mica, las condiciones para recibir los beneficios
de un tratado con estas caracteristicas podran ser mas favorables.


14 GLOBAL























































~ils






















~ .






~


ra.-~
















'~lsal~P~ -~~BP~.~E
















o debe existir duda de que un acuerdo comer-
cial con Estados Unidos beneficia a la Repui-
blica Dominicana, por las oportunidades co-
merciales, financieras y de inversi6n que ofrece la
magnitude de esa economic y por numerosas razones
mencionadas en diferentes oportunidades.
Sin embargo, la metodologia aplicada para negociar y al-
canzar los resultados del Tratado, unida al context eco-
n6mico y social dentro del cual fue realizado, tanto en su
fase preparatoria, como durante todo el process de las ne-
gociaciones, y el impact inmediato de esos compromises
en la perspective de la estabilidad macroecon6mica, tien-
den a crear preocupaci6n en sectors econ6micos, lo cual
no permit en el corto plazo general expectativas positivas
para la economic en general. De modo general, todo pro-
ceso de apertura commercial tiende a crear oportunidades
para los negocios de las distintas areas de la actividad
econ6mica, ademas de que ayuda a aumentar la oferta
de bienes en el mercado, favoreciendo el bienestar de la
poblaci6n, al introducir en el mercado products de me-
jor calidad, a menor precio y con mayor diversidad.
No obstante, en areas importantes del process de nego-
ciaci6n conducido por la Repiblica Dominicana se obser-
varon situaciones que incidieron en la confianza de los
operadores econ6micos, los cuales se vieron impactados
por la falta de transparencia, prisa exagerada en las con-
sultas, ausencia de studios t6cnicos para evaluar el alcan-
ce de las medidas a discutir y de un plan econ6mico, ade-
mas de la torpeza en la elaboraci6n de los consensus con
los sectors productivos nacionales.

Preparaci6n muy deficiente
En esta perspective, la ausencia de una preparaci6n ade-
cuada afect6 la legitimidad del process. Es asi como el sec-
tor industrial participa desconociendo el alcance real de
una adhesion en que las reglas de origen y todas las disci-
plinas habian sido negociadas en el CAFTA', limitando el
campo de acci6n de la Repiblica Dominicana a algunos
anexos e imponiendo resultados que responded a otras
realidades comerciales. Este process de negociaci6n resul-
t6 finalmente en la simple adhesion a un acuerdo multi-
lateral, en la que ademas fueron modificados los terminos
del Tratado de Libre Comercio suscrito por la Repiblica
Dominicana y Centroambrica (TLC CA- RD)2.


En esta experiencia, un decreto presidential3 conform
un equipo negociador con la finalidad especifica de lo-
grar un acuerdo commercial con Estados Unidos. No obs-
tante, en este process se modific6 el alcance y las disci-
plinas del TLC CA RD, lo cual result questionable en
el entendido de que el decreto otorga un mandate espe-
cifico para la negociaci6n bilateral Estados Unidos-Re-
pdiblica Dominicana, por lo que cualquier obligaci6n que
excediera el context delimitado, debi6 contar con otro
mandate que considerara esa nueva realidad.
En ausencia de ese instrument, la actividad negociado-
ra le correspondia a la Secretaria de Estado de Relaciones
Exteriores (SEREX), la cual fue totalmente apartada del
process de negociaci6n. Ahora bien, el vacio legal que se
ha identificado se trat6 de cubrir con una solicitud a la
SEREX de que delegara su participaci6n en funcionarios
de la Secretaria de Estado de Industria y Comercio. En es-
te sentido, la Cancilleria fue muy clara al expresar que su
representante era el consultor juridico de esa entidad, el
cual, a su vez, nunca fue incorporado al process.
Todo esto conduce a cuestionar concepts elementa-
les en torno al process de conformaci6n de los acuer-
dos internacionales, sobre todo lo relacionado con el
moment adecuado para contraer compromises, el al-
cance que tendria el contrato international y el pro-
grama de reestructuraci6n productive y transforma-
ci6n que seria necesario realizar para aprovechar los
beneficios, readaptar el aparato productive o minimi-
zar los perjuicios que pudiera ocasionar.
No habia razones para establecer un plazo fatal que
obligara a la Repiblica Dominicana a negociar un tra-
tado commercial de tanta trascendencia especificamente
en los primeros cinco meses de 2004. De no negociar-
se en esa oportunidad hubiera sido possible negociar
posteriormente. S61o razones political electorales y el
argument del costo de oportunidad para las zonas
francas, han impulsado esa prisa iQu6 perjuicios en-
frentaran los paises que estan negociando en estos
moments? Cuiles dificultades extraordinarias en-
frentaran los que aun no han negociado?
La crisis econ6mica pudiera no constituir un obstacu-
lo insalvable para negociar un acuerdo de comercio,
siempre que la situaci6n est6 desarrollandose dentro de
un plan defiido para la actividad productive, donde


16 GLOBAL















est6n cuidadosamente localizados los sectors que sopor-
tarian el desenvolvimiento econ6mico future, el equili-
brio macroecon6mico, la distribuci6n de los beneficios
sociales y ademis, y donde est6n permitidos plazos razo-
nables, los mecanismos de transparencia y las consultas
con las empresas y la poblaci6n, para facilitar una pau-
latina asimilaci6n del significado real de las transforma-
ciones que derivarian del process negociador.
El moment adecuado simplemente pudiera ser aquel
donde la base productive y la sociedad civil cuentan
con los studios t6cnicos, la suficiente informaci6n y
los planes para asumir los compromises de un contra-
to international de esta naturaleza, que ofrece dere-
chos y ventajas, pero que al mismo tiempo enfrenta al
pais a nuevas y rigurosas obligaciones.
No parece estar completamente claro hasta d6nde los
requisitos y preparativos fueron completados en la fase
previa a las negociaciones del acuerdo CAFTA. En
principio, el argument principal se utilize para justifi-


car la bilateralidad con Estados Unidos para salvar las
zonas francas dominicanas de un possible rezago frente
a las ventajas que alcanzarian las zonas francas cen-
troamericanas en las negociaciones del CAFTA. No
obstante, la Oficina del Representante Comercial de
Estados Unidos (USTR) en todo moment public en
su pagina de Internet que las negociaciones con la Re-
publica Dominicana serian una adhesion al CAFTA.
Estos detalles vinculados a la transparencia y a las
consultas de la fase preparatoria fueron mencionados
en diversas ocasiones por economists y academicos en
el pais; sin embargo, los resultados finalmente han co-
rrespondido a un acuerdo multilateral, DR-CAFTA4,
que ha significado una adhesion a los textos juridicos
negociados por Estados Unidos y Centroamerica, aun-
que incorporando los compromises especificos en acce-
so a mercado, servicios financieros e inversiones que
abarcan una amplia variedad de temas, como el fruto
de las tres rondas de negociaciones sostenidas entire la







































Repliblica Dominicanas y Estados Unidos. Los com-
promisos especificos negociados por nuestro pais han com-
prendido los temas relatives a la desgravaci6n arancelaria,
las medidas de salvaguardias, las disposiciones especificas
sobre los textiles, los anexos sobre compras gubernamen-
tales, inversion y servicios financieros, ademas de los com-
promisos sobre pirateria, patentes, comunicaciones, co-
producci6n con Haiti y el c6digo laboral.
Las negociaciones sobre inversion siguieron el mismo
patron que el resto de las areas. De manera general, fue
establecido un trato no discriminatorio para las inversiones
y los inversionistas de ambas parties y se acord6 el Trato de
Naci6n MAs Favorecida (NMF), el cual, en el caso de Es-
tados Unidos, se correspondera al mejor trato otorgado
dentro de los Estados de la Federaci6n. Fueron estableci-
das, ademis, salvaguardias relatives a las expropiaciones -
con la finalidad de determinar cuAles casos pudieran ser
consideradas como tales- y al mecanismo de soluci6n de
controversial. Posteriormente, en los anexos correspon-
dientes, se acordaron una series de excepciones de rigor que
abarcan el Trato Nacional, en Trato de Naci6n mAs Fa-
vorecida, Altos Ejecutivos y Directorios, y Requisitos de
Desempefio. En realidad la adhesion al CAFTA coloc6 a
la Repiblica Dominicana en el compromise de asumir los
textos juridicos negociados por otros, aunque revisando to-
dos los anexos correspondientes a las normas generals.


-m


Los resultados de las negociaciones en el campo
del acceso a mercado muestran dos situaciones di-
ferentes. La primera, relacionada con el compor-
tamiento de las exportaciones dominicanas; y la
segunda, referida a todos los aspects vinculados a
las importaciones desde Estados Unidos.

Libres de arancel
Las exportaciones dominicanas, orientadas hacia el
mercado norteamericano, podran disfrutar de una si-
tuaci6n libre de arancel en lo inmediato, al moment
de la entrada en vigor del Tratado Libre de Comer-
cio. Para la Repuiblica Dominicana un 99.5%5 de las
lines arancelarias correspondientes a products agri-
colas e industriales entrarin al mercado norteameri-
cano dentro del grupo de products beneficiados con
el libre acceso, libre de aranceles y sin cuotas. Esto se-
ri alcanzado siempre que puedan cumplir los requisi-
tos de reglas de origen establecidos en los documents
juridicos del Acuerdo y logren vencer las restricciones
t&cnicas confrontadas para algunos products, asi co-
mo los inconvenientes planteados por las normas sa-
nitarias y fitosanitarias. Pero el principal obsticulo a
las exportaciones nacionales pudiera surgir con las
reglas de origen, que no fueron negociadas por la
Repuiblica Dominicana y, sin embargo, se admitie-


18 GLOBAL














ron como vAlidas para este acuerdo, situaci6n que
pudiera convertirse para algunos casos en una barre-
ra insalvable que afecta la estrategia ofensiva de in-
crementar las exportaciones nacionales.
Ademas, los resultados de estas negociaciones no
muestran cambios de importancia en las medidas sa-
nitarias y fitosanitarias para ayudar significativamen-
te el comercio de products agricolas y agroindustria-
les que componen las exportaciones dominicanas ha-
cia Estados Unidos. En general, este tipo de media
no es sometido a negociaciones en los TLC's y sus dis-
ciplinas son las contempladas en el Acuerdo de la Or-
ganizaci6n Mundial del Comercio (OMC). En reali-
dad, los resultados de estas negociaciones s6lo reflejan
avances limitados que permitirian algunas exportacio-
nes luego de cumplir con el process de inspecci6n y
certificaci6n, tal como habia estado establecido en el
pasado reciente. El establecimiento de un program
de preinspecci6n de frutas y vegetables, junto con la
aprobaci6n de una agenda de cooperaci6n t6cnica,
constituyen elements importantes para derribar los
obstAculos que tradicionalmente han sido levantados
a las exportaciones de algunos de estos products.
Por otra parte, las exportaciones de Estados Unidos


hacia el mercado de la Repiblica Dominicana seran
beneficiadas en un 80% del total de lines arancela-
rias a trav6s de una situaci6n de desgravaci6n inme-
diata. Las sensibilidades aparecen en algunos produc-
tos agricolas, particularmente en los products de la
Rectificaci6n T6cnica, en mercancias que tienen una
fuerte contribuci6n a las recaudaciones fiscales, y en
los bienes que tienen producci6n local.
En cuanto a desgravaci6n arancelaria, no todo el
universe de products estuvo sujeto a negociaci6n.
Los resultados indican que hubo alguna exclusion de
products en las negociaciones. Por ejemplo, el azu-
car y algunas lines de los calzados quedaron exclui-
dos por tratarse de products de especial interest para
Estados Unidos. De este modo, fue establecido que
ninguna de las parties, salvo disposici6n en contrario
en el Tratado, incrementaria el nivel del arancel
aduanero existente o adoptaria uno nuevo. El progra-
ma de desgravaci6n arancelaria fue elaborado aten-
diendo a la sensibilidad econ6mica y social de los pro-
ductos. En el caso de la Republica Dominicana, el ma-
yor nivel de protecci6n corresponde a los bienes com-
prendidos en la Rectificaci6n T6cnica, asi como tam-
bien a otros considerados sensibles, como carnes y que-


Composici6n final de las canastas negociadas en el TLC RD-USA
Canastas 1/ Lineas arancelarias Participaci6n % Promedio ponderado
de las tasas arancelarias


Cantidad partidas
importadas desde USA 2/


A "4,318" 63.3 7.8 "3,058" /0.8
B 386 5.7 11:8 276 71.5
C 706 10.4 17.6 584 82.8
D 130 1.9 27.8 97 74.9
F 8 0.1 47.0 7 87.5
G 888 13.0 -550 61.9
M 316 4.6 14.7 229 72.6
N 30 0.4 24.3 20 66.7
0 6 0.1 25.0 5 88.9
V 5 0.1 99.0 4 86.7
W 2 0.0 20.0 2 100.0
X 21 0.3 20.0 11 52.4
Y 2 0.0 99.0 2 100.0
Total "6,818" 100 _31.9 "4,847" 71.1
1/Segun datos publicados en la pagina web http://www.ustr.gov/
2/ Promedio de la series 2001-2003 de las importaciones estadounidenses
"Fuente: Elaborado por la Subdirecidn de Balanza de Pagos, Divisi6n de Analisis de Exportaciones e Importaciones, Departamento Internacional."


Participaj


:i6n %














Program de desgravaci6n de aranceles/ Composici6n final de las canastas negociadas en el TLC RD-USA
Afo Canastas 1/ Lineas arancelarias Participacin % Promedio ponderado de
las tasas arancelarias
0 A-G "5,206" 76.4 32.1
4 W 2 0.0 24.2
5 B-X 407 6.0 25.0
10 C-M-Y "1,024" 15.0 21.4
12 N 30 0.4 20.6
15 D-O 136 2.0 32.5
20 F-V 13 0.2
Total "6,818" 100 22.3
1/ Segun datos publicados en la pagina web http://www.ustr.gov/
"Fuente: Elaborado por la Subdirecci6n de Balanza de Pagos, Divisi6n de Analisis de Exportaciones e Importaciones, Departamento Internacional."


sos. Para este grupo (de la Rectificaci6n T&cnica) el
plan de desgravaci6n tendria que aplicarse a partir de
los aranceles fuera de cuota notificados en la OMC.
Los plazos para finalizar el program de desgravaci6n
de la totalidad de los bienes fueron agrupados en 11
"canastas" o fases. Esos plazos correspondent a los bie-
nes que, importados desde Estados Unidos, disfrutarin
de acceso inmediato (arancel cero) y diversos plazos,
mientras que la categoria de 20 afios fue reservada pa-
ra otros products, considerados altamente delicados
por los negociadores dominicanos, como es el caso del
arroz, los polios, la leche en polvo y algunos tipos de
quesos. La metodologia general aprobada consiste en
realizar desmonte de aranceles de forma lineal dentro
de las "canastas de desgravaci6n"
No obstante, fueron establecidos mecanismos de des-
gravaci6n diferentes. En algunos casos fue establecido
un ritmo de desgravaci6n lento al inicio y acelerado al
final. Por el contrario, para otros products menos sen-
sibles, el ritmo de desmonte del arancel corresponde al
esquema mediante el cual existe una desgravaci6n mis
acelerada al inicio, mientras que la velocidad de reduc-
ci6n de los aranceles se desacelera al final del period.
Para la Reptiblica Dominicana no fueron contempla-
das excepciones para products excluidos del process de
desgravaci6n arancelaria. La categoria H que figure en
el Anexo 3.3 del Tratado no contiene product alguno
que pueda continuar recibiendo el tratamiento NME
Sin embargo, Estados Unidos mantiene algunos pro-
ductos excluidos y por lo menos uno de ellos es de espe-
cial sensibilidad para la Repiblica Dominicana.


Los documents resultantes indican que las cuotas es-
pecificas fueron utilizadas en los casos estimados de alta
sensibilidad productive, que precisan de una protecci6n
frente a importaciones desde Estados Unidos. Este gru-
po de products, entire los que se incluyen diferentes ti-
pos de bienes agricolas, disfrutarin del acceso libre de
arancel para volumenes dentro de la cuota establecida y
un arancel de protecci6n para las cantidades importadas
fuera de los contingentes establecidos en el acuerdo.
El mecanismo de cuotas tambien podri ser aplicado
en el destino a los products exportados por la Repiu-
blica Dominicana hacia el mercado de Estados Uni-
dos, en los casos de carnes de res, leche evaporada, he-
lado y el azicar, que por sensibilidad de los producto-
res, fue defendido por los negociadores norteamerica-
nos. Otro mecanismo de protecci6n contemplado en
los documents del Acuerdo fueron las salvaguardias
especiales. El Articulo No. 3.15 del Tratado establece
que para los products agricolas considerados sensibles
y de importancia estrategica, estaria permitido el au-
mento de los aranceles despuis de que las cantidades de
importaci6n aumenten por encima de ciertos niveles
acordados en las negociaciones. A partir de esos nive-
les de importaci6n la activaci6n de las salvaguardias
ocurrira de modo automatico y, por tanto, el incre-
mento de los aranceles establecidos para cada produc-
to tendra aplicaci6n inmediata.
De este modo, puede derivarse que para la defense
del aparato productive national, el Acuerdo defini6
tres modalidades de protecci6n para los products
agricolas. Los plazos de desgravaci6n mas extensos


70 GLOBAL














(12, 15 y 20 afios), los contingentes arancelarios -que
permiten imponer un arancel dentro de la cuota y
otro fuera de la cuota- y finalmente, los mecanismos
de salvaguardias especiales.
Hasta qu6 punto resultarin suficientes los mecanismos
de protecci6n contemplados en el Acuerdo? (El objetivo
estrat6gico es apertura de mercado o defense de la pro-
ducci6n national? Brindan protecci6n efectiva los nive-
les establecidos en las cuotas de importaci6n en algunos
renglones agricolas (en arroz y polios)? Al parecer, el ob-
jetivo fundamental del acuerdo estuvo orientado a fina-
lidades defensivas. Defender a los textiles de las zonas
francas frente a la posibilidad de perder competitividad
y ventajas en el mercado de Estados Unidos, y al mis-
mo tiempo, brindar alguna protecci6n a determinados
renglones agricolas constituyeron las lines maestras pa-
ra llevar hacia delante las negociaciones.
Los objetivos estrategicos de crecimiento rApido con
integraci6n social estuvieron totalmente ajenos a la guia
de trabajo de los negociadores o de las autoridades. El
ideal de una economic abierta, competitive y compro-
metida con el libre comercio estuvo ausente en la ret6-
rica de las negociaciones. Parecia que s6lo se realizaban
esfuerzos para defender la producci6n de los textiles de
las zonas francas y la defense transitoria del mercado
interno para productores agricolas nacionales.
Lo important seria que el Tratado conduzca indefec-
tiblemente a disciplinary a las autoridades para el cum-
plimiento de compromises internacionales. Sin embar-
go, en el moment de las negociaciones y en los meses
posteriores, lo caracteristico de la situaci6n general fue
el rompimiento de compromises con el Fondo Mone-
tario Internacional (FMI), el incumplimiento del pago
de las deudas, el descenso de las calificaciones de ries-
go-pais, el aumento de los obsticulos administrativos al
comercio international y otras sefiales de carActer po-
litico, totalmente ajenas a la estrategia que debia ma-
nifestarse frente a un event de trascendencia hist6rica
para el porvenir de la Repuiblica Dominicana.
Aprovechar oportunidades de un acuerdo tan impor-
tante a pesar de sus amenazas y aspects negatives sig-
nifica definir principalmente la political commercial co-
rrespondiente, vinculada a una discipline macroecon6-
mica estricta; lo que se corresponderia con la puesta en


vigencia de un modelo basado en las exportaciones, la
competitividad y el consenso social. Por el moment,
no es possible evaluar resultados concretos, s6lo se pue-
den estimar situaciones. Por eso, se entiende que lo im-
portante y positive radica en que constitute un enlace
definitive con la alternative de la apertura commercial.
En la prisa de los preparativos y de las negociaciones,
las autoridades nunca explicaron claramente el alcan-
ce de ese esfuerzo. Despues de concertar con la eco-
nomia mis grande del mundo, con los productores
mis competitivos, con el mercado mis exigente, to-
do lo demAs, seri un simple acomodo a nuevas si-
tuaciones, "un simple suspiro". En adelante, pocos
sectors productivos de la Repfiblica Dominicana,
salvo los casos del azicar y algunos agricultores, po-
dran guardar temores por la apertura commercial.
Los resultados habran de medirse cuando transcu-
rran los afios posteriores a la puesta en vigencia.
En el piano conceptual, generalmente se admit
que toda apertura commercial permit que los paises
alcancen tasas de crecimiento del product much
mis elevadas, contribuyendo a la creaci6n de em-
pleos permanentes y sustentables y aumentando el
salario real, ya que facility el acceso a mayor canti-
dad y mejores products y servicios con el mismo
sueldo. Las empresas exportadoras, en general, tie-
nen un salario medio superior a las que no exportan,
porque mantienen conexi6n direct con los cam-
bios tecnol6gicos, permiti6ndoles modernizar el apa-
rato productive (incluyendo el agro) y estimulando la
innovaci6n, la capacitaci6n y la productividad.

Los resultados y el future
Obviamente, los resultados s61o podrin alcanzarse
luego de la vigencia del Tratado, a trav6s de la aplica-
ci6n de una political econ6mica fundamentada en la
apertura commercial, la estabilidad macroecon6mica y el
crecimiento econ6mico. La estabilidad macroecono-
mica significa en estos moments detener y disminuir
bruscamente la inflaci6n, alcanzar el equilibrio fiscal,
reducir el deficit cuasi-fiscal, controlar el gasto e incre-
mentar los ingresos piblicos, manteniendo niveles ade-
cuados de reserves internacionales y aplicando una politi-
ca cambiaria de libre mercado, al tiempo que habrA de
















aplicarse un riguroso control a las cuentas externas. En
el mismo sentido, tendremos que realizar esfuerzos para
forzar un bajo nivel de la deuda puiblica, lo que, en con-
secuencia, podria general expectativas de modificaci6n de
las calificaciones internacionales del nivel de riesgo-pais.
El moment es de grandes dificultades econ6micas para
abandonar oportunidades de incrementar los ingresos fis-
cales. Aproximadamente un 35% de los ingresos aduanales
por concept, exclusivamente, de aranceles quedarian eli-
minados como consecuencia de la entrada en vigencia de
la canasta A, que otorga desgravaci6n inmediata a un 80%
de las lines arancelarias, lo que significa conceder arancel
cero a un 70.8%6 de la totalidad de products efectivamen-
te importados desde Estados Unidos. Sin embargo, no se-
ria correct dudar de que un ambiente caracterizado por el
crecimiento econ6mico pudiera contribuir mejor a la cap-
taci6n de mayores beneficios de la apertura commercial, no
s6lo mediante elevadas tasas del product, sino tambian a
traves de un ripido incremento del gasto social para redu-
cir los niveles de pobreza (particularmente los niveles de in-
digencia), aplicar political sociales para modificar el escena-
rio que relaciona a ricos y pobres en la Repuiblica Domini-
cana, unido a todo lo dicho en cuanto a la reform de la
salud, reform educational, disminuci6n del desempleo, y
modernizaci6n del las pequefias y medianas empresas (PY-
MES). Una situaci6n de esta naturaleza eventualmente
puede significar en el corto plazo que los salaries reales de-
berin comenzar a crecer en linea con el mejoramiento de
la productividad. En ese mismo sentido, es de suponer que
el salario minimo debiera manifestar una tendencia a au-
mentar, ademas tratando de mantener con ese comporta-
miento un ritmo mas rapido que el salario medio, lo que
pudiera registrar, de cumplirse las premises anteriores, una
reducci6n notable de la desocupaci6n por consecuencia de
la ampliaci6n de la demand y la producci6n.
Todo esto carece de sentido si no esta incorporado a
un mayor esfuerzo para incrementar las exportaciones
(apoyo productive, tecnol6gico y de capacitaci6n para
los exportadores) que debe conducir, a median o largo
plazo, al aprovechamiento efectivo de los beneficios
que eventualmente pueden derivar en el future, con la
vigencia del Tratado de Libre Comercio con Estados
Unidos. Los aspects perjudiciales del Tratado pueden
manifestarse mas implacablemente a corto plazo, por-


que significa un giro important en la evoluci6n de la
economic. Las principles dificultades a enfrentar sur-
gen por estar concluido en una situaci6n de crisis agu-
da de la economic y del sistema financiero, sin la pre-
paraci6n minima de los sectors productivos, en el
marco de un process electoral, sin un program de de-
sarrollo y a merced de eventualidades e imprevisiones.
Sin embargo, en el median o largo plazo, luego de
alcanzar una mayor estabilidad macroecon6mica y
emprender el camino del crecimiento, las condiciones
para recibir los beneficios de un tratado con estas ca-
racteristicas pueden ser mis favorables. Un element
important para vencer la resistencia inicial ante los
cambios, avanzando por el camino de la estabilidad y
el crecimiento, es aplicar una political commercial que
acentne los elements positives contemplados en el
TLC con Estados Unidos e incida en la ampliaci6n de
la apertura commercial mediante nuevos acuerdos co-
merciales. Para esto, result important en las presen-
tes condiciones, insistir en promover y consolidar la in-
serci6n de la Repiblica Dominicana en la economic
international. Los instruments de acci6n para alcan-
zar esa estrategia resident en continuar la apertura eco-
n6mica; esto significa impulsar la negociaci6n de nue-
vos acuerdos comerciales y de inversion y estudiar las
oportunidades de la integraci6n regional y la participa-
ci6n en el sistema multilateral.

1 Acuerdo de Libre Comercio entire Estados Unidos y Centroamerica denominado CAF-
TA por sus siglas en ingles (Central America Free Trade Agreement).
2 Acuerdo suscrito el 16 de abril de 1998 entire los pauses de Centroamerica (Costa Rica, Honduras,
Nicaragua, El Salvador, Guatemala) y la Republica Dominicana.www.cnnc.cancilleria.gov.do.
3 El Decreto del Poder Ejecutivo No.864-03 de fecha 5 de Agosto de 2003 crea la Ofici-
na Especial para la Negociaci6n del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos
de Norteamerica adscrita a la Secretaria de Estado de Industria y Comercio.
4 Adhesion al CAFTA del Acuerdo entire la Republica Dominicana y Estados Unidos (DR-
CAFTA). www.comex.go.cr.
5 Estados Unidos concedi6 de desgravacidn inmediata al 99.5%,de las lines arance-
larias, lo que equivale a mantener el mismo tratamiento arancelario del Sistema Ge-
neralizado de Preferencias (SGP) y la Iniciativa de la Cuenca del Caribe (ICC)en con-
junto para las exportaciones desde la Rep0blica Dominicana.
6 S- III. .. I,,lI,. i, i, I,,' i, I l l Impacto Fiscal delTLC RD-EUA realizado por la Sub-
direcci6n de Balanza de Pagos del Departamento Internacional del Banco Central.

Jose Rivas Tavdrez es ... i i 11 en Economfa y professor universitario. Es encar-
gado de Negociaciones Comerciales de la Direccidn General de Aduanas y expert en
Reglas de Origen-Acceso a Mercados ACP-Cotonou. Fue sub-director del Departa-
mento Internacional del Banco Central. Ha ejercido como negociador en el TLC con
Centroamerica, CAIi ,I i y Acuerdo con :. entire otros. Fue delegado ante
UNCTAD y la Organizacion Mundial de Comercio y coordinator en ALCA.


92 GIC-)RAI
















































51-__own-



~Lq ?14







Las palabras





















El ensayo sociologico



dominicano:Lo mas reciente

Por J. R. Lantigua


Aunque quiza, y sin quiza, no con el ritmo desea-
do y en una proporci6n significativa, como su-
cede con el cuento y la novela, que son los dos
g6neros mas estimados por los autores dominicanos, el
ensayo -literario, sociol6gico o hist6rico- mantiene en
nuestro pais cultural, a trav6s de los afios, un grupo de
cultores de calidad incuestionable.
Manteniendo una tradici6n pocas veces resaltada, que
tiene en sus origenes a nombres de la talla de Americo
Lugo, Juan Bosch, Juan Isidro Jimenes Grull6n y Ma-
nuel Arturo Pefia Batlle, y en los iltimos decenios Fe-
derico Henriquez Gratereaux, Manuel Nfiez, Odalis
Perez, entire otros mis, los ensayistas dominicanos ha-
cen gala de conocimientos profundizados en la investi-
gaci6n, percepci6n y analisis de la realidad circundante:
la literaria propiamente hablando, la sociol6gica, la his-
t6rica (que es la mas asumida) y hasta la political.
En mas de una ocasi6n hemos sefialado que tenemos
ensayistas cuyo manejo conceptual y lingiiistico es tan
elevado que perfectamente pueden entrar en compe-
tencia con los mas reconocidos pensadores europeos de
nuestra 6poca, muchos de los cuales, al entrar en el
boom de los best sellers y en los singularmente atracti-


vos recovecos de la industrial editorial (que, lamentable-
mente, no poseemos), van perdiendo los mejores atri-
butos de sus primeros libros para caer en enfoques va-
riopintos de la realidad conforme el "interns" del mer-
cado. A continuaci6n, ofrecemos, como muestra de
obras recientes de ensayistas dominicanos, dos libros de
factura sociocultural, y otros cuatro que abordan el he-
cho literario o artistic, los cuales, vistos de conjunto,
ofertan las siguientes caracteristicas:

* Manejan el dato estadistico, sociol6gico o literario,
con particular dominio, acogiendose fielmente a los
que esos datos ofrecen para poder viviseccionar la
realidad que asumen en sus respectivos analisis.
* La conceptualizaci6n estA dada por los hechos -
literarios o sociol6gicos- que son objeto de exa-
men, de modo tal que al formular las tesis co-
rrespondientes, permiten sefializar con precision
los verdaderos objetivos del andlisis.
* Desde el punto de vista lingiistico, todos se mane-
jan con apego a las normas, afiadiendo a la inves-
tigaci6n y al aporte intellectual, el tambien funda-
mental aporte del correct uso del lenguaje.


24 GLOBAL



















11
I f'll


Desde hi orilla. No se trata de tin
ensayo indisduil, sino de un libro de
equipo formado por un conjunCo de expo-
siciones preparadas para un qimpo-,io, quIe
leidas en su totalidad ofrecen una panoramic
sobre la diversidad sociocultural que, entendemos,
pueden inscribirse perfectamente como un entrama-
do analitico del ensayo dominicano mis vigoroso de los
afios recientes. Hacia fines de junio de 2001 se celebr6 en
el City College, de Nueva York, y en un hotel de Santo
Domingo, un seminario para explorer "la intersecci6n
entire la homogeneidad y la desigualdad social"
Un grupo de 60 acad6micos, con intereses distintos en
el piano professional e ideol6gico, tomaron parte en este
important c6nclave intellectual, de cuyos resultados se
rinde ahora, tres afios despues, un pormenorizado infor-
me al recopilar las exposiciones del simposio en este libro
que circula desde hace alrededor de un mes. Los temas
son diversos, aunque todos relacionados con el mismo
objetivo: la migraci6n, los problems &tnicos y de clase, la
identidad, las diferencias sexuales o de g6nero y las pers-
pectivas ciudadanas sobre los t6picos centrales abordados
en este encuentro de intelectuales. La lista de expositores
ofrece un atractivo especial a esta voluminosa obra.


SPara solo mencionar a unos po-
cos, digamos que aqun aparecen los en-
sayos de Norberto James, Mu-Kien Sang,
Orlando Inoa, Anthony Stevens, Roberto Cassi,
Rafael Toribio, Marcos VillamAn, Sara Perez, Daisy
Cocco de Filippis, Ramonina Brea, Isis Duarte, Fran-
klin Franco Pichardo y la soci6loga Ramona Her-
n~ndez, que en el epilogo decanta la realidad del des-
tierro y las diferencias que esta situaci6n entrafia en
los "dominicanos de afuera, aqui y alli"
El volume trae un prefacio de los principles organi-
zadores del c6nclave, el active intellectual Silvio Torres-
Saillant, Ramona Hernandez y Bias R. Jimenez, la in-
troducci6n de Silvio Torres, que explica los pormenores
de los trabajos incluidos en el volume, y otro trabajo
introductorio del historiador Frank Moya Pons (Memo-
ria de la diversidad perdida: Reflexiones iniciales).

Desde la orilla. Hacia una nacionalidad sin desa-
lojos. Silvio Torres-Saillant, Ramona Hernandez y
Bias R. Jim&nez. Editora Manati. Ediciones Libreria
La Trinitaria: 2004/ 540 pp.

















JOSE MARMOL













el1

placer
de o nimio


El terror como espectdculo. Uno de los grandes en-
sayistas dominicanos de las ultimas d6cadas ha sido, sin
dudas, Enriquillo Sanchez, fallecido este mismo afio en
pleno apogeo de su producci6n literaria. Poeta y narra-
dor, hizo caminos en el ensayo con original destreza
conceptual y particular dominio de la lengua, que ma-
nejaba con tanta propiedad como belleza expositiva. Su
tiltimo gran trabajo de pensamiento, de aparici6n p6s-
tuma, se galardon6 con el Premio Nacional de Ensayo
del 2003. La Editora Nacional lo ha publicado recien-
temente. Autor de un cuerpo te6rico y analitico muy pro-
pio, prefiado de concepts profundos y particulares, y
con un dominio excepcional del analisis perceptive y de
conclusions, Enriquillo Sanchez formula una teoria a
partir de los sucesos del 11 de septiembre que dieron al
traste no s6lo con las torres gemelas sino con la concep-
ci6n del mundo y las reconditeces de los sucesos ideol6gi-
cos y de seguridad mundial que comenzaron a ser esti-
mados a partir de ese hecho. Estamos seguros que este es
uno de las obras de mayor lucidez conceptual que se ha-
yan conocido en el ensayo dominicano en general. Y es


tambi6n, con toda certeza, uno de los eximenes mas
completes y mejor construidos en torno a las implica-
ciones del 11/S y de lo que significa este suceso en ter-
minos de concepci6n intellectual y te6rica sobre el
mundo actual para el surgimiento de una nueva reali-
dad, de un nuevo orden mundial y del fin de la pos-
modernidad, con el cual Enriquillo parece ironizar an-
te aquel famoso escindalo de factura oriental en tor-
no al fin de la modernidad. "Como excentrico que vi-
ve en la periferia, debi quiza escribir contra Occiden-
te, pero Occidente desapareci6: ha ocupado el globo,
menos la caverna metafisica de Afganistin" La sa-
piencia y la profundidad conceptual de Enriquillo San-
chez, junto a su prosa diamantina y licida, surgeon en
este examen con la vigorosa calidad a la que nos acos-
tumbr6 en su trayecto vital. Este ensayo debiera mere-
cer una internacionalizaci6n, de las manos de Alfagua-
ra o Norma, que son las dos editors de dimension in-
ternacional que tienen oficinas en Santo Domingo. Po-
cos, sobre el tema, se le pueden parar al lado a este en-
sayista dominicano extraordinario.


26 GLOBAL


-~mnmP~lrsi~t~
















JOSE MARMOL


El terror como espectdculo. Antes y despues del 11/S.
Enriquillo Sanchez. Editora Nacional: 2004 / 207 pp.

Otros textos
Sugerimos a los lectores de GLOBAL buscar en las li-
brerias otros importantes ensayos literarios o sobre
temas de arte aparecidos recientemente y de conte-
nidos aportadores. Anotemos estos cuatro:

1. Las pestes del lenguaje y otros ensayos, de Jos6
Mirmol. Textos critics de este reconocido poeta, que
permiten cabalgar, a buen ritmo, sobre importantes
t6picos de nuestra realidad cultural. (Editorial Letra
Grafica: 2004; 206 pp)

2. El placer de lo nimio. Otro libro de Jose Marmol
que ha aparecido simultineamente junto al anterior,
donde el poeta y ensayista literario recoge parte de su
prosa c6mplice, de esa que algun autor exalta para re-
saltar el valor de las resefias de libros o certezas intelec-
tuales que empatan con nuestra condici6n de lector.


El valor de lo nimio como signo perdurable del gusto por
la buena lectura. (Editorial Letra Grifica: 2004/ 187 pp).

3. El entremes de Llerena en el Teatro Hispanoa-
mericano, de Jos6 Molinaza. Considerado como un
expert en el tema teatral, Molinaza descubre para el
lector hispanoamericano, y no s6lo para el dominica-
no, los alcances de un texto vital para el teatro y la
literature de habla hispana del siglo XVI. (Ediciones
Libreria La Trinitaria.Editora Buho: 2004/ 126 pp).

4. El arte como expresidn social, de Alberto Bass.
Muy correct enfoque sobre las singularidades del
arte como manifestaci6n social y el rol de los hace-
dores artisticos en ese context. Precedido por in-
troducciones de Odalis Perez y Reynaldo Disla.
(Editora Alfa & Omega: 2002/ 135 pp).























El fin del deber
(O LA ETICA DE LOS NUEVOS TIEMPOS)
Por Carlos Dore Cabral
El siglo XXI ha comenzado con grandes cambios en el obrar moral de
los series humans. Dos realidades se estan asentando en el actual es-
cenario social. Mientras se produce un en&rgico resurgimiento de la
etica y de la necesidad de normas, que esta permeando la vida priva-
da de los hombres y mujeres y el espacio public de los ciudadanos,
nunca antes el deterioro moral y el individualism irresponsiblee) ha-
bian sido tan evidentes. La hip6tesis mas trabajada apunta a que la
efervescencia de la etica en este period es precisamente una reac-
ci6n al creciente desconocimiento e irrespeto de toda regla moral.


28 GLOBAL
































AL a


0.10
d16 a

















espu6s de la reacci6n contra la moral que se ini-
cia en la decada de 1960, como parte del punto
de inflexi6n' que entonces marc el curso politi-
co, econ6mico, social y cultural del g6nero human,
hace unos pocos afos que -por el contrario- la 6tica tie-
ne otra vez un lugar prominent en las ocupaciones de
las mujeres y de los hombres. Asi como en aquellos mo-
mentos de iconoclasia, la moral equivalia a fariseismo y
represi6n, en estos en que se busca uniformizar el mun-
do ella vuelve a reinar en todos los espacios de la acti-
vidad social, cientifica y cultural2.
Desde la vida privada hasta la mas avanzada y sofis-
ticada labor cientifica, ningun lugar ni acci6n estin li-
bres de la efervescencia de la discusi6n y el estableci-
miento de c6digos de valores y de normas. Areas impor-
tantes de las sociedades exigen control en decisions
tan intimas como el uso de las drogas y del aborto y tan
piblicas como las asignaciones de obras estatales y las
concesiones de pr6stamos de la banca privada.
Asimismo, es muy dificil que hoy en dia se establezca
un convenio privado o public, individual o institucio-
nal, national o international, que no contenga elemen-
tos referidos de alguna manera a la 6tica. Es como si se
entendiera que en el establecimiento y el cumplimiento
de reglas morales estan las garantias de una evoluci6n
progresista y sana de las comunidades humans.
Junto al afAn por las reglamentaciones morales, proli-
feran movimientos y acciones filantr6picos, de protec-
ci6n de la naturaleza, de lucha contra los flagelos socia-
les, como la trata de blancas y la prostituci6n infantil.
Cada vez son mas las instituciones "pro ayuda" y mayor
la disposici6n organizada de las corporaciones de contri-
buir al rescate de grupos victims del desamparo social.
Se constituyen continuamente organizaciones s6lo pa-
ra abogar por la preservaci6n del entorno. La realiza-
ci6n de campafias contra las drogas, el aborto o el ta-
baco es permanent. En fin, la caridad y el humanitaris-
mo son signos de la 6poca.

Realidad contradictoria
Pareja con esta realidad-discurso existe otra realidad
presumiblemente contradictoria. La de un deterioro cre-
ciente de toda moral. Parad6jicamente, los elements que
tratan de ser combatidos y que permiten hablar de un re-
nacimiento moral, tienden al mismo tiempo a crecer.
La delincuencia siempre teflida de violencia se extien-
de; cada dia hay menos paises seguros y, en cada pais,
menos regions ausentes de ese mal. Ademas, en el
mundo entero son menos las areas oficiales y privadas
en las cuales la delincuencia no encuentra apoyo.
Las drogas, con todos los elements culturales propios


de su comercializaci6n y consume, se universalizan; no
hay rinc6n, por mas santo o pobre que parezca, donde
no se encuentren. El turismo parece necesitar cada vez
mas de los "nuevos" components de la prostituci6n: los
adolescents y hombres j6venes y los nifios y las nifias.
Las migraciones laborales se usan cada vez mas para
hacer invisibles los negocios de la trata de blancas y los
trificos internacionales de menores.
Mientras mayor crecimiento econ6mico exhibe el
neoliberalismo, mas aumentan las cifras de analfabe-
tismo, de desatenci6n medical, de ausencia de salubri-
dad y de exclusion social; en fin, de pobreza y de de-
sigualdad. Amparados en ese crecimiento -err6nea-
mente llamado desarrollo- o formando parte de 61,
proliferan los delitos econ6micos y se esparce la co-
rrupci6n en el Estado, y no s6lo en las presidencias y
en los gobiernos centrales, sino tambi6n en los con-
gresos, en la Justicia y en los ayuntamientos.

Una reacci6n
Estas dos realidades-discursos no corren paralelas, pa-
recen tener puntos de intersecci6n, siendo el que mas se
ha trabajado, la hip6tesis que postula que el resurgi-
miento de la 6tica en este period es una reacci6n al cre-
ciente desconocimiento e irrespeto de toda regla moral.
0 sea, la forma mis socorrida de evaluar ese fuerte y uni-
versal renacimiento 6tico se trata de una alarma roja fren-
te al desbocamiento sin limits, frente a esa orgia anti-va-
lores que algunos llaman individualismo irresponsible".
Aqui surge otro "detalle" de la realidad-discurso de la
humanidad de hoy que parece tambi6n contradictorio
con la evidence e indiscutida (pre)ocupaci6n por la 6ti-
ca: el asimismo evidence e indiscutible predominio del
individualism en el mundo actual, el que se manifies-
ta en un comportamiento human que coloca por en-
cima de todo su propia felicidad y bienestar.
Este es un moment en que los hombres y las mujeres
s6lo actian pensando en ellos, en c6mo conseguir faci-
lidades y beneficios, en c6mo alcanzar riquezas y pode-
res que no quieren (ni tienen que) compartir. Esta 6poca
estA sellada por el egoismo, es la 6poca del self interest,
denominaci6n anglo cuyo uso es comun en espafol.
zC6mo se explica que los mismos series movidos en sus
actuaciones por el individualism pongan tanto interest
en que las sociedades en que se desenvuelven est6n re-
gidas por claros y explicitos c6digos morales?
El individualism contemporaneo suele denominarse co-
mo neo-individualismo, porque se ha comprobado que el
egoismo de hoy no desdefia o rechaza la 6tica, sino que
para 6ste son necesarias ciertas normas que tienen que ver
con la eficacia, con el 6xito, con la igualdad de condicio-


30 GLOBAL



























$"'S















nes que precisamente creen alguna protecci6n moral.
La cuesti6n a dilucidar es de que etica se habla, cual es
la naturaleza y la 16gica de los valores y normas referidos
cuando se reivindica de palabra y de hecho la vuelta a la
moral. La generalidad de los tratadistas contemporfneos
de la 6tica -la entiendan como un simple capitulo de la fi-
losofia o como una discipline con un objeto propio que se
tiende a tratar cientificamente- coinciden en que se co-
mienza a transitar el siglo XXI con grandes cambios en el
obrar moral de los series humanss.

Una amplia mirada
Gilles Lipovestsky4 da una amplia mirada a los com-
portamientos morales de los hombres y de las mujeres,
para concluir que en las 6pocas pre-modernas son una
esfera dependiente de la religion, son de naturaleza
teol6gica: "(...) la moral era Dios", quien es el princi-
pio y el final de todo valor y toda norma. S6lo a tra-
v6s de e1 se conocen los c6di-


gos del buen obrar y unica-
mente la fe en 61 y sus sagradas
palabras conduce a la virtud.
Entonces se vive el absolute


el sacrificio sin fronteras son parte integral de los valo-
res que constituyen la moral de esa etapa de la huma-
nidad. En ella se antepone -al menos en los mds impor-
tantes de sus pensadores y en el mismo quehacer de la
gente- la virtud a la felicidad como fin de la vida. Inma-
nuel Kant y su obra 6tica estin considerados como pa-
radigmiticos en esa linea de pensamiento y, para 6l, vir-
tud es equivalent al cumplimiento del deber, que no es
placentero (sino lo contrario) y se hace para los demas.
Una de las formulaciones del imperative categ6rico,
siempre citado por quienes argumentan a favor de que
en su 6tica predominaba el respeto por los demis, ilus-
tra el espiritu moral de esa 6poca: "Obra de tal suerte
que uses la humanidad tanto en tu persona como en la
persona de cualquier otro siempre como un fin al mis-
mo tiempo y nunca solamente como un medio"5.
Para Lipovetsky la exaltaci6n del deber incondicio-
nal comenz6 a desaparecer hacia mediado del siglo


Lo que existe es una gran frustraci6n -"desilusi6n" es el termino
que se usa-, de las soluciones liberals y neoliberales y de las f6r-
mulas socialists y neosocialistas. Esta es otra raz6n, quizas la mas


predominio de los deberes, de valida, de la tuerz;
su cumplimiento, primero hacia
los preceptos religiosos y luego hacia los humans. Es
inadmisible que el ser human por si mismo, sin el mie-
do a los castigos sagrados y sin una creencia ciega en
lo revelado por los representantes de Dios en la tierra,
pueda cumplir con los deberes a que lo obliga la moral.
Sigue explicando el referido autor que con el adveni-
miento de la Ilustraci6n, de la Era Moderna, en el siglo
XVIII comienza la primera fase de la secularizaci6n de
la etica; el hombre y la mujer decide normar por si
mismos sus comportamientos morales, deshaci6ndolos
de los grilletes de la religion.
Los modernos se rebelan contra la esencia teol6gica de
los valores y las normas que guiaban a los humans, pe-
ro se mantienen apegados a uno de los elements que
con mayor fuerza caracterizaba a la 6tica que dejaban
atras: la noci6n de deber sin limits, el sentirse obliga-
do moralmente por una deuda absolute.
En este period, la actitud de cumplir perennemente
con los principios de la religion se transform en la pos-
tura de no rehuir nunca un deber hacia uno mismo, ha-
cia los otros, hacia la sociedad. Las obligaciones frente a
Dios se transfirieron al espacio terrenal.
Aunque la modernidad es el espacio en que se origi-
nan, nutren y desarrollan los derechos de los indivi-
duos, los deberes, y el rigor extreme en su cumplimien-
to, se despliegan en la misma media. La austeridad y


a adquirida por la etica en los ultimos tiempos

XX, dando paso a la fase actual de la secularizaci6n
de la moral, en la cual se mantiene o, mas bien, se
acentua su desvinculaci6n de la prescriptiva religiosa,
pues tambien se elimina su culto al deber, que es el
element que mantuvieron los modernos de las con-
cepciones teol6gicas superadas por ellos.
Y este es precisamente el punto que caracteriza la so-
ciedad actual. En ella, antes que estimular el cumpli-
miento del deber, se desmerita esa actitud, se desdefia el
sacrificio, se menosprecian las posturas abnegadas y,
por el contrario, se valorizan continue y ordenadamen-
te los comportamientos vacios de ideales que no van
m~s alli de satisfacciones efimeras, la exacerbaci6n del
egoismo y los prop6sitos individualistas y materialistas.
A esta evoluci6n el autor citado no la denomina como
es realmente: post-modernidad, sino que se obstina en
denominar modernidad, planteando, sin embargo, que
ha dado lugar a un tipo de estructuras sociales "inedi-
tas", sociedades pos-moralistas, sobre las cuales ofrece
una extensa definici6n, que transcribir6 porque permit
aproximarse con mayor seguridad a la compleja situa-
ci6n 6tica de estos nuevos tiempos:
"Sociedad pos-moralista: entendemos por ella una so-
ciedad que repudia la ret6rica del deber austero, inte-
gral, maniqueo y, paralelamente, corona los derechos
individuals a la autonomia, al deseo, a la felicidad.


32 GLOBAL















Sociedad desvalijada en su trasfondo de predicas maxi-
malistas y que sdlo otorga credito a las normas inodo-
ras de la vida etica. For eso no existe ninguna contra-
dicci6n entire el nuevo period de 6xito de la temdtica
etica y la Idgica pos-moralista, etica elegida que no or-
dena niiiii sacrificio mayor, ningun arrancarse de si
mismo. No hay descomposicidn del deber heroico, solo
reconciliacidn del coraz6n y de la fiesta, de la virtud y
del interns, de los imperatives del future y de la calidad
de vida en el present. Lejos de oponersefrontalmente a
la cultural individualista pos-moralista, el efecto etico es
una de sus manifestaciones ejemplares"6.

El pos-deber
El predominio de la 16gica del pos-moralismo no es
absolute. No anula las posturas contrarias, las visions


realmente moralistas, cuya profundidad depend de
las sociedades en que se desenvuelvan. El pos-deber,
como de alguna manera se ha explicado, no significa
que se trate de conglomerados sociales permisivos, cu-
ya inica aspiraci6n es que se ensanchen los derechos
individualistas. Hay ejemplos multiples, expuestos en
este mismo articulo, que validan lo afirmado. La socie-
dad donde el deber se reduce al maximo no elimina ni
el fundamentalism ni la legitimidad de las leyes que
se proponen library a la gente de las plagas que se en-
tienden contrarias a la virtud. Ni hizo desaparecer el
fanatismo moral ni tranquiliz6 el debate 6tico, sino
que mas bien ensanch6 su alcance en sectors cada
vez mas amplios, al mismo tiempo que agudiz6 las di-
ferencias de puntos de vista respect de la moral.
En esas circunstancias hay dos referentes en cuanto a













los comportamientos morales. Una corriente pragmrti-
ca y ductil que define las regulaciones del obrar social
de manera gradual y sin grandes presiones. La otra,
extremist y radical, que pretend imponer reglas ba-
sadas en el rigor. Aunque la fltima esta menos presen-
te en nuestras sociedades, ellas parecen marcar el fu-
turo inmediato y mediator de la 6tica.
La extinci6n del deber, entonces, no conduce en los
hechos al deterioro total de las virtudes. Lo que hace es
poner en march un process que desorganiza y otro
que organize la 6tica, ambos basados en el individua-
lismo, lo que permit introducir las figures sociales de
individualism responsible, ligado a ciertas reglas
morales, que aspira a una sociedad normada por va-
lores; y el individualism irresponsible, preconizador

Para conjurar los males del mundo present,
las soluciones deben seguirse buscando en el
mundo de la political y de la economic, de lo
social y de lo cultural, teniendo present que
es precise renovarse y que para eso, lo pri-
mero es la formaci6n de los hombres y de las
mujeres, el desarrollo y la difusi6n del saber

del "todo para mi" y sin ninguna preocupaci6n por
una sociedad reglamentada por normas morales.
Cada dia son mis los que se afilian a la idea de
que el moment no present mas opci6n que luchar
contra el individualism irresponsible, mediante
una transformaci6n social, political, econ6mica y
cultural que abra camino al predominio del indivi-
dualismo responsible.
Para entender que el dilema sobre si las sociedades avan-
zan o retroceden se este planteando entire dos opciones de
carncter moral propias del individualism, hay que recorder
que en las circunstancias actuales no se dispone de modelo
alguno socioecon6mico, politico y cultural que sea creible.
Lo que existe es una gran frustraci6n -"desilusi6n" es
el t6rmino que se usa-, de las soluciones liberals y neo-
liberales y de las formulas socialists y neosocialistas.
Esta es otra raz6n, quizas la mas valida, de la fuerza ad-
quirida por la 6tica en los l6timos tiempos.
Pero son legitimas las dudas que surgeon respect a que las
preocupaciones y las proclamas 6ticas, asi como las ayudas
movidas por esa explosion de lo moral, puedan conjurar los
males que padecen las sociedades del mundo actual.
La capacidad de hacer o propiciar cambios del gran
resurgimiento 6tico, es much menor que los conteni-
dos de las proclamas que emite respect a las necesida-
des de las sociedades. Para conjurar los males del


mundo present, las soluciones deben seguirse
buscando en el mundo de la political y de la eco-
nomia, de lo social y de lo cultural, teniendo pre-
sente que es precise renovarse y que para eso, lo
primero es -f6rmula a median y largo plazo-la
formaci6n de los hombres y de las mujeres, el de-
sarrollo y la difusi6n del saber.

* El titulo y el contenido del articulo tienen una deuda important con el libro de
Gilles Lipovetsky El crepisculo del deber La itica indolora de los nuevos tempos
democrdticos, Anagrama, 199.

Referencias
1 En la actualidad se ha puesto de modo usar el concepto"punto de
utilizandose inadecuadamente con una frecuencia exagerada para hacer refe-
rencia a cualquier tipo de cambio. Por '' no esta dem s citar la '.. ..:I de
ese concept hecha por el pensador Isaiah Berlin:"Entiendase por punto de in-
I. i, I un cambio de actitud. Es diferente de la case de cambio que se produ-
ce cuando un descubrimiento, por important que sea, resuelve hasta las cues-
tiones mas basicas y acuciantes. La solucion a una pregunta, expresada en los
terminos de la propia pregunta, no altera necesariamente las categories y con-
ceptos que sirven de base para formula la pregunta;si acaso, les anade auto-
ridad y alarga su vida. Los descubrimientos de Newton no trastocaron los fun-
damentos de la fisica enunciados por Kepler y Galileo. Las ideas economicas y
el mdtodo de Keynes no rompieron la continuidad de la i, II I creada por
Adam Smith y Ricardo. Punto de i.l. i j .i- J i I algo distinto: un cambio
radical en el marco conceptual en el que las preguntas se habian planteado;
nuevas ideas, nuevas palabras, nuevas relaciones en virtud de las cuales los
problems antiguos no son siempre resueltos, sino que aparecen como algo re-
moto, obsolete, a veces hasta i, 'i,; I., de manera que las dudas y proble-
mas angustiosos del pasado parecen extranas formas de pensamiento, o con-
fusiones pertenecientes a un mundo ya desaparecido"
2 Vase a Norbert Bilbeny, o revolution en la etica:Hdbitos y creencis en a sociedad
digital, Anagrama, 1997, i .- Antonio Marina, ica para ndufragos, Ana-
grama, 1995,Barcelona;Gilles [ li..n 1 ,n Bobbio, Elogio de la em-
planza,Temas de hoy, 1997.
3 Vease a i : 1 1, 1 1 II i.. i. : A ntonio ..I I I I 1 .. !. I 1.1-
dem; Norberto -,'.i. I -
34 1 1 I. .,
5 Vease Kart Jaspers, Los grades ; fundadores del .. Agus-
S. Tecnos, 1995, Madrid; Lucien Goldmann, introduccion a a a- : de Kant,
Amorrortu, 1974, Buenos Aires; Esperanza Guisan, Introducci6n a la etica, Catedra,
1995, Madrid.
6 1,, 1i ,, 1 13

Carlos Dore Cabral es secretario de Estado, director de la Direccion General de
Informaci6n, Anilisis y Programaci6n Estrategica de la Presidencia. Es sociologo,
especialista en studios politicos, sociologia de las migraciones y process de ur-
.'Jii:.C1uin H i hecho aportes de interest sobre la question rural en la Repiblica
Dominicana y ha -.,.ito: various libros de los que destacan The Urban Caribbean:
Transition to the New Global Economy yl, ':i', i,,;. ...-. ii.:..... de fin desiglo.


34 GLOBAL




Informe especial






Diez anos
y una
nueva vision
Asociacion
de Estados


del


caribe





Infomni especial


El decimo aniversario de la Asociaci6n de Estados CaribeFos es una ocasi6n propi-
cia para impulsar ideas estimulantes que contribuyan at rel-nzamiento de este
conglomerado caribeio y amptien el compromise de sus 28 Estados miembros y
miembros asociados. El secretario general de esta instituci6n, Ruben Silie, hace
un recorrido por los hitos que han marcado su desarrollo, expone sus principates
lineas de trabajo y comenta los obstaculos que ha tenido (y tiene) que salvar pa-
ra mantener su advance, entire ellos cierto apego de Los gobiernos a los enfoques
nacionales, en detrimento de una vision multilateral. El informed sostiene que la
AEC, que ain cuenta con muchas potencialidades por explotar, tiene ahora entire
sus principles retos el de asumir la diversidad caribeia, to cual require una gran
voluntad political. La ventaja -asegura- es que existe entire sus miembros un buen
ambiente para el dialogo. Ademas, se propone ampliar la agenda political mas ala
de los cuatro temas acordados desde su fundaci6n (turismo, desastres naturaLes,
comercio y transport) hacia asuntos de interns estrat6gico para la region.


(Este es un resume prepara-
do por Ruben Silie, Secretario
General de la AEC, a partir de
otros documents oficiales de
esa entidad).
La Asociaci6n de Estados del Ca-
ribe (AEC), tal y como se esta-
blece en el Convenio de Carta-
gena de 1994 que institute la
Asociaci6n, es un organismo de
consult, concertaci6n y coope-
raci6n cuyo prop6sito es identi-
ficar y promover la instrumenta-
ci6n de political y programs
orientados a fortalecer la coope-
racion en Las areas del comercio,
turismo sostenible, transport y
los desastres naturales, con el
objetivo general de promover un
espacio econ6mico ampliado pa-
ra el comercio y la inversi6n y el
desarrollo sostenible de la re-
gi6n del Gran Caribe.
Los principles 6rganos de la
AEC son el Consejo de Ministros y
la Secretaria General. Sus objeti-
vos son los siguientes: fortalecer


la cooperaci6n regional y del pro-
ceso de integraci6n, con el fin de
crear un espacio econ6mico am-
pliado en la region; preservar la
integridad medioambiental del
Mar Caribe, considerado como
patrimonio comuin de los pueblos
de la region; y promover el desa-
rrollo sostenible del Gran Caribe.
Una de Las grandes ventajas de
la AEC es que, sin duda, ha incre-
mentado la calidad de las relacio-
nes entire los miembros. En tat
sentido, quizas haya faltado com-
patibilizar de manera mas estre-
cha, intereses y objetivos que ge-
neren un posicionamiento comin,
aceptado igualmente por todos
los paises congregados. Este as-
pecto s6lo logra compensarse co-
locando por delante los resulta-
dos ventajosos de la cooperaci6n
tanto para los que pueden mas
como para los que pueden menos.
En distintas ocasiones se han men-
cionado las contradicciones que
existen en el seno de la AEC, como


uno de los obstaculos que dificultan
profundizar la cooperaci6n entire
sus integrantes, pero nuestro com-
promiso es actuar juntos en los te-
mas que hemos escogido en tomo a
objetivos comunes.
Para trabajar en La superaci6n de
algunas de las dificultades, es pre-
ciso fortalecer los aspects de una
cultural propia a la AEC, basada en
la divulgaci6n de valores que con-
formen progresivamente una
identidad compartida. La dimen-
si6n cultural se basa en el recono-
cimiento del espacio geografico
que compartimos como algo que
nos une e identifica. Entre los va-
lores que podriamos destacar, so-
bresalen los que se derivan de
nuestras practices mas comunes
como son la cooperaci6n, La con-
sulta y la solidaridad.
Al ser la AEC un organismo inter-
gubernamental, que opera en un
area regional donde a su vez exis-
ten otras entidades con objetivos
parecidos, como por ejemplo, la















Comunidad Caribeha (CARICOM) o
et Sistema de Integraci6n de Cen-
troam6rica (SICA), nos correspon-
de agregar et maximo de valor a
las actividades que no coligen con
las funciones de los otros organis-
mos. En tat sentido, la experien-
cia que hemos tenido en la AEC
nos dice que to mas efectivo es si-
tuarnos como una entidad que sir-
va de mecanismo de coordinaci6n
entire los paises y las organizacio-
nes regionates especializadas a tas
cuates estos pertenecen.

I. Diez afos, tres cumbres

Definiciones Iniciales
El decimo aniversario de la AEC
es una ocasi6n propicia para im-
putsar ideas estimutantes que
contribuyan at relanzamiento de
este congtomerado caribeho y
acrecentar el compromise de los
Estados miembros. De tal modo,
se aumentaria la relevancia y pe-
so politico de las actividades
programadas, el dinamismo de
los Comites Especiales y el im-
pacto mediatico tanto dentro co-
mo fuera de la region.
La Primera Cumbre de la AEC,
celebrada en Puerto Espaha, Tri-
nidad y Tobago, en agosto de
1995, plasm6 en su Declaraci6n
de Principios y Plan de Acci6n,
un consenso politico para la coo-
peraci6n en et comercio, el turis-
mo y el transport, como cimien-
to del nuevo process regional de
cooperaci6n e integraci6n, diri-
gido a crear un espacio econ6mi-
co ampliado en el Gran Caribe.
Cuatro ahos despues, en abril
de 1999, La II Cumbre, realizada


en Santo Domingo, Rep6blica Do-
minicana, analiz6 et progress al-
canzado desde la celebraci6n de
la Primera Cumbre y esboz6, en
su Declaraci6n y Plan de Acci6n,
una estrategia de median a lar-
go plazo para promover la coo-
peraci6n funcional y la acci6n
concertada en La region.
El Plan de Acci6n de Santo Do-
mingo, que parti6 del Plan de Ac-
ci6n sobre Turismo, Comercio y
Transporte de Puerto Espaia, re-
forz6 et 6nfasis en estos tres sec-
tores medulares, y anadi6 los de-
sastres naturales a Las areas foca-
tes de la AEC. Se destac6 La adop-
ci6n, por parte de los Jefes de Es-
tado y de Gobierno, de una De-
claraci6n para el Establecimiento
de la Zona de Turismo Sustenta-
ble del Caribe (ZTSC), para cuyo
togro los ministros de Retaciones
Exteriores firmaron un Memoran-
do de Entendimiento.
Los Lideres de la region reitera-
ron ademas que et transport re-
vestia una importancia fundamen-
tal para el desarrollo del turismo y
el comercio en la region, y subra-
yaron su apoyo at program "Unir
at Caribe por Aire y por Mar". A
ello se sum6 La suscripci6n por
parte de los cancilteres de un
Acuerdo para la Cooperaci6n Re-
gional en material de Desastres
Naturales, a la luz de la vulnerabi-
lidad extrema de La region, y La
necesidad de procurar una coope-
raci6n y coordinaci6n mas estre-
chas bajo ta 6gida de la AEC.
A la II Cumbre asistieron 22 de
Los Jefes de Estado de la AEC, to
cual constituy6 una briosa mues-
tra de voluntad political renovada


y un reconocimiento explicit de
La Asociaci6n. Un punto especial
dentro de la agenda del Dialogo
Politico abordaba la coordinaci6n
de una posici6n regional para la
Primera Cumbre Uni6n Europea-
America Latina y el Caribe (UE-
ALC), cuya celebraci6n en Rio de
Janeiro, Brasil, se avecinaba. La II
Cumbre puso de manera efectiva
et sello de aprobaci6n at process
de institucionalizaci6n y consoli-
daci6n de la AEC, y subray6 la vi-
si6n de la Asociaci6n como un ins-
trumento para la cooperaci6n y el
desarrollo de toda la region. En
sentido general, el tiempo trans-
currido entire estas dos Cumbres,
fue un period formative de la
AEC, algo sumamente significati-
vo para los siguientes togros:
* Se asentaron las bases institu-
cionales de la cooperaci6n regio-
nal, expresadas en la institucio-
nalizaci6n de la Secretaria y los
Comites Especiales.
* Se estableci6 una identidad
geopotitica embrionaria.
* Se foment6 la consult entire
todos los actores-gobiernos, orga-
nizaciones regionales, hemisferi-
cas e internacionales, sector pri-
vado, laboral, acad6mico, Organi-
zaciones No Gubernamentales
(ONG), grupos comunitarios y me-
dios de comunicaci6n social in-
volucrados en la cooperaci6n para
el desarrotlo en La region, crean-
do asi una conciencia creciente
sobre Las posibilidades de un Gran
Caribe que abarque las areas lin-
giisticas, las distintas culturas y
las agrupaciones sub-regionales.
* Surgia una red de acuerdos
sub-regionates y bitaterales de li-














bre comercio, en parte facilitada
por la conciencia y los lazos intra-
regionates fomentados por la
AEC. La III Cumbre de la AEC tuvo
lugar en diciembre de 2001, en
Margarita, Venezuela, y su Decla-
raci6n y Plan de Acci6n definieron
el consenso politico y las priorida-
des en material de cooperaci6n y
acci6n concrete para la AEC du-
rante el period 2002-2003. Los
Jefes de Estado y/o Gobierno
acordaron que la principal misi6n
de la Asociaci6n en adelante, se-
ria el establecimiento del Gran
Caribe como una Zona de Coope-
raci6n, centrAndose en las areas
prioritarias de comercio, turismo,
transport y desastres naturates.
Ademas se firm el Convenio pa-
ra Establecer la ZTSC.
Durante el diAlogo politico se
presentaron dos propuestas que
pudieron haber contribuido a una
AEC mas fuerte, pero sobre las
cuales no se ha actuado: una de
ellas se referia a un plan estrate-
gico de desarrollo institutional
para la AEC, y la otra abordaba el
establecimiento de un Consejo de
Presidentes/Primeros Ministros.

El dilema del Libre Comercio
En el moment en que surgi6 La
Asociaci6n, y tal y como qued6
ilustrado en su Convenio Constitu-
tivo, la liberalizaci6n commercial
resultaba clave para la promoci6n
de un espacio econ6mico amplia-
do en el Gran Caribe, y fue esta li-
nea central que condujo a la crea-
ci6n de la AEC. Cuando se estable-
ci6 La AEC, sin embargo, aun no
habia tenido lugar la Primera Cum-
bre de las Americas, celebrada en


Miami, en diciembre de 1994, y La
decision de proceder a lograr el
Area de Libre Comercio de las Ame-
ricas (ALCA) todavia no se habia
concebido. El process Cumbre de
las Americas/ALCA dio lugar a una
enorme desviaci6n del interns poli-
tico y de los recursos financieros y
tecnicos de los Miembros de la AEC.
No obstante, para algunos Miem-
bros de la AEC, en el objetivo de
"un espacio econ6mico ampliado"
estaba implicita la posibilidad de
un Area de Libre Comercio (ALC)
regional. Asi que, en diciembre de
1996, durante la II Reuni6n del
Consejo de Ministros de La AEC,
realizada en La Habana, Cuba, va-
rios miembros trajeron a colaci6n
la idea de un ALC, quizas para pro-
bar Las aguas, teniendo en cuenta
el process del ALCA que ya comen-
zaba a desplegarse. Como resulta-
do, La AEC recibi6 el mandate de
"identificar los obstaculos at co-
mercio y la inversi6n intra-regio-
nal... y disenar una metodologia
que estimule de manera gradual y
progresiva la liberalizaci6n del co-
mercio, La inversi6n, el transport
y otras areas relacionadas, culmi-
nando en el establecimiento del li-
bre comercio en el area tan pronto
como sea possible" 1 Esta declara-
ci6n de una political "gradual y pro-
gresiva" parecia ser una admisi6n
tacita de que la agenda commercial
de la AEC estaba subordinada, en
aquel moment, a las preocupa-
ciones de los miembros individua-
les y de los grupos sub.-regionales
con respect at ALCA.
En consecuencia, La AEC luch6
por encontrar vias que concreta-
ran ese mandate, sin poder avan-


zar en ese sentido. Incluso ahora,
el process hemisf6rico en curso,
las preocupaciones referidas a Las
negociaciones para los Acuerdos
de Asociaci6n Econ6mica con La
Uni6n Europea, asi como las de-
mandas del process de la OMC,
opacan La idea de un ALC de La
AEC, at menos por el moment y
pese a recientes llamados en este
sentido. Ya en 1997, a la Luz de
la desviaci6n del interns politico
y de los recursos, motivada por
process externos, CARICOM tra-
t6 de abordar la tematica de la re-
levancia political de La AEC, pre-
sentando una estrategia de con-
sulta y cooperaci6n, expuesta du-
rante eL Dialogo Politico en La III
Reuni6n Ministerial, efectuada en
Cartagena, en noviembre de ese
aho. Esta presentaci6n incorpor6
particularmente las nociones cla-
ves sobre la creaci6n de alianzas
estrategicas intraregionales e in-
terregionales en apoyo a las inicia-
tivas de CARICOM y de la AEC, y el
desarrollo de enfoques conjuntos
sobre determinadas tematicas in-
cluidas en la agenda del ALCA.
El document de CARICOM, sin
embargo, dio lugar a series dudas
sobre la eficacia de la AEC en el
context del ALCA, fundamental-
mente sobre La base "del caracter
heterogeneo de la AEC, con dife-
rencias en cuanto a tamafo, nive-
les de desarrollo econ6mico, cut-
tura, status constitucional, etce-
tera". No obstante, et document
reconocia eL alcance de La AEC pa-
ra la consult y La cooperaci6n, y
en ello radica el potential de la
Asociaci6n para Llevar adelante
los intereses de toda la region.













Las actividades Llevadas a cabo
por la AEC entire 1996 y 1999 fue-
ron analizadas por un Grupo de
Consultores de Alto Nivel. Este es-
tudio constituy6 La base de un
process de introspecci6n institu-
cional, en 2000, en el que un Gru-
po Intergubernamental de Refle-
xi6n someti6 a un cuidadoso exa-
men las conclusions de los con-
sultores. Ello, a su vez, desembo-
c6 en la racionalizaci6n y estable-
cimiento de prioridades dentro
del Programa de Trabajo de la
AEC, aprobado en la VI Reuni6n
Ordinaria del Consejo de Minis-
tros, efectuada en San Pedro Sula,
Honduras, en diciembre de 2000.
En este sentido, el Consejo de
Ministros, consciente de que Las
actividades de la AEC eran muy
dispersas, acord6 reenfocar los
esfuerzos hacia el logro de resul-
tados concretos en las areas de-
signadas como prioritarias. Tres
Comites Especiales, el de Me-
dioambiente, el de Recursos Na-
turales y el de Ciencia, Tecnolo-
gia, Salud, Educaci6n y Cultura,
quedaron suspendidos, y el recien
creado Comit6 Especial de Turis-
mo Sostenible asumi6 la respon-
sabilidad de los aspects relevan-
tes de aquellos tres.
Con el mandate de trabajar en
pos de la implementaci6n de ac-
ciones especificas en las cuatro
areas focales, el Secretario Ge-
neral, durante los preparativos
de la III Cumbre de la AEC, propu-
so una vision de la Asociaci6n co-
mo el vehiculo para establecer
una Zona de Cooperaci6n en el
Gran Caribe. En este sentido,
planted que 6sta debia ser la ra-


z6n de ser de la AEC, incorporan-
do una vision estrat6gica para la
organizaci6n, basada en el desa-
rrotlo de la cooperaci6n functional
a Lo largo y ancho de la region.
La esencia del planteamiento fue
que, ante la ausencia del libre co-
mercio dentro de la agenda de la
AEC, La Asociaci6n no podia toda-
via ser considerada como una or-
ganizaci6n de integraci6n econ6-
mica; mas bien era, y sigue sien-
do, una organizaci6n para la coo-
peraci6n functional en Las cuatro
areas definidas como prioritarias.
En consecuencia, la entidad, co-
mo se pretendi6 inicialmente,
debia tratar de evitar la duplica-
ci6n de esfuerzos y sacarle el ma-
ximo provecho a Las sinergias,
trabajando con otras organiza-
ciones y esquemas de integraci6n
y cooperaci6n internacionales,
regionales y sub-regionales.
Esta idea es tan v6lida hoy como
Lo fue cuando naci6 la AEC, si no
to es mas aun. En efecto, siendo
la unica organizaci6n interguber-
namental regional que abarca a
todo el Gran Caribe, esta en una
posici6n unica para actuar como
el 6rgano aglutinador destinado a
promover y facilitar la coopera-
ci6n en toda esta sub-regi6n.

Lineas de trabajo y activida-
des de cooperaci6n
En la labor dirigida a la imple-
mentaci6n del Plan de Acci6n de
Margarita, el Informe del Secreta-
rio General de 2002, reconocia
que seria importante para la Aso-
ciaci6n concentrar sus esfuerzos
en el period 2002-2003, en ac-
ciones que tengan el mayor im-


pacto politico y econ6mico en La
cooperaci6n entire los paises y en
la movilizaci6n de recursos extra
presupuestarios ... [con el prop6-
sito] de que los dos afios posterio-
res a la IV Cumbre sean de logros
s6lidos que constituyan las bases
para otros avances...".
Esto, unido a la proliferaci6n re-
sultante de actividades en el Pro-
grama de Trabajo desde el ejerci-
cio de racionalizaci6n y estableci-
miento de prioridades de 2000,
parece indicar que la Asociaci6n
estA de nuevo persiguiendo un
Program de Trabajo ambicioso y
tratando de abarcar demasiado,
de to cual se desprende que pare-
ciera haber Rlegado el moment
de racionalizar y priorizar las acti-
vidades de cada Comite Especial.

A continuaci6n se esbozan las
caracteristicas m6s sobresa-
lientes del Programa de Tra-
bajo de la Asociaci6n para el
period 2002-2004.
a) Desarrollo del comercio y de
las relaciones econ6micas exter-
nas. Un studio de 2003 titulado
"Las tendencies principles del
comercio, la political commercial y
los acuerdos de integraci6n de
los paises de la AEC", resultado
de una colaboraci6n entire la AEC
y la CEPAL, identific6 las siguien-
tes tendencies que estaban afec-
tando la agenda commercial de la
AEC: "La dependencia excesiva
de un pequefio numero de expor-
taciones, no clasificadas dentro
de las mas dinamicas en el co-
mercio international y los vincu-
Los comerciales con mercados
preferenciales, ha hecho que la













mayor parte de los paises de la
AEC sean mas vulnerable frente
a factors ex6genos, y han com-
prometido la capacidad de estos
para alcanzar un crecimiento sos-
tenido y sostenible". De ahi que
grupos sub-regionales estan tan
ansiosos de profundizar sus res-
pectivos esquemas de integraci6n
y ampliar en sentido general sus
relaciones econ6micas dentro del
Gran Caribe, de manera tal que
se le saque el maximo de benefi-
cios a la proximidad geografica y
a niveles similares de desarrollo.
Tres cuartas parties de las expor-
taciones de los paises de la AEC
estan destinadas a Estados Uni-
dos, tendencia que se increment
durante la ultima decada. Esto es
una respuesta al dinamismo expe-
rimentado por la economic esta-
dounidense durante ese period,
a una mayor integraci6n de M6xi-
co a esa economic, y at acceso de
que disfrutan los paises beneficia-
rios de la Iniciativa de la Cuenca
del Caribe. El comercio intra-AEC
es apenas un 8 por ciento del to-
tal del comercio exterior de sus
miembros. Se puede crear un in-
tercambio entire various paises de
la AEC, particularmente con cier-
tas mercancias manufacturadas,
que puede estimularse a traves
de acuerdos de libre comercio o
de comercio preferential y ser
apoyado por activos programs
de promoci6n commercial.
La inversion intra-regional re-
presenta una pequeia porci6n de
la inversion extranjera direct en
la region, pero es esencial para la
integraci6n efectiva de los meca-
nismos productivos y comerciales


en la region. La promoci6n del co-
mercio reciproco debe ser una de
las prioridades de la AEC. No obs-
tante, ha resultado dificil definir
una agenda en esta area que satis-
faga a todos los miembros. La pro-
puesta de la Preferencia Arancela-
ria del Caribe (PAC) analizada y
debatida durante 1997-2000- no
prosper, ya que el valor agregado
de la iniciativa nunca estuvo real-
mente claro, y el ALCA, en cual-
quier caso, ocupaba las mentes de
los autores de political y de los
tecn6cratas. Los miembros de la
AEC han hecho muchos intentos pa-
ra establecer areas de comercio li-
bre parcial o de comercio preferen-
cial, que puedan conducr a la re-
gi6n hacia un sistema de comercio
libre generalizado. Los paises pare-
cen preferir estos enfoques parcia-
les y acumulativos a acuerdos que
tengan un alcance regional, por
considerar que son mas faciles de
negociar. Este process de integra-
ci6n multidimensional genera mu-
chas agendas paralelas diferentes, y
crea un complejo mosaico de inte-
reses dificiles de articular. La AEC
pudiera jugar un papel active en el
manejo de este process.
La falta de conocimiento y ma-
nejo de informaci6n actualizada
es uno de los factors mAs decisi-
vo que impide el desarrollo inme-
diato del comercio y la inversi6n
entire los paises de la AEC. El Foro
de Las Organizaciones Promotoras
de Comercio (OPC) ha logrado un
important advance al haberse fi-
nalizado en 2003 el "Acuerdo de
Cooperaci6n Reciproca entire las
Organizaciones Promotoras de Co-
mercio e Inversiones de los Esta-


dos Miembros y Miembros Asocia-
dos", que ha sido firmado por 10
paises. Falta todavia un tiempo
para que otras naciones firmen el
acuerdo y se materialice La coo-
peraci6n a la que se han compro-
metido estos organismos.
Aunque el Foro Empresarial for-
ma parte del program de la AEC,
6ste tiende a estar dominado por
los paises de habla hispana. Las
primeras cuatro ediciones han te-
nido lugar en Venezuela (2000),
M6xico (2001), Costa Rica (2002)
y Cuba (2003), y el de 2004 se ce-
lebrara en la Repiblica Dominica-
na. Seria favorable poder llevar
La sede del VI Foro Empresarial en
2005 a otro grupo de paises. Un
process particularmente digno de
menci6n es el diAlogo, iniciado en
2002, a instancia de la West In-
dies Rum and Spirits Producers
Association (WIRSPA), para esta-
blecer una definici6n comln del
ron en el context del ALCA.

b) Turismo sostenible
El Convenio para Establecer la
Zona de Turismo Sustentable del
Caribe (ZTSC) ofrece las bases le-
gales para dar a conocer al Cari-
be, a escala international, como
la primera zona de turismo sus-
tentable del mundo, para promo-
ver el turismo multidestino en la
region, y para elevar los estanda-
res y practices en la industrial en
las areas medioambiental, eco-
n6mica, social y cultural. Brinda-
rA tambien criterios cuantifica-
bles en forma de indicadores de
sostenimiento y un mecanismo
de certificaci6n de destinos es-
pecificos que satisfagan esos cri-













terios. El turismo es La fuente mas
important de inversion extranje-
ra direct en la region, es La ma-
yor fuente de empleo y de ingre-
sos de divisas en muchos miem-
bros de la AEC y constitute el pri-
mer o segundo rengl6n del PIB de
la mayor parte del Caribe insular.
Ademas, el turismo tiene un efec-
to multiplicador sobre el resto de
las areas focales de la AEC, to cual
es sumamente important para el
desarrollo econ6mico de la re-
gi6n. La ZTSC, presentada como
un product inico, tiene la venta-
ja de contar tanto con diversidad
como con economies de escala. No
obstante, no se podrA Llevar a la
realidad si no se cuenta en la re-
gi6n con mejores conexiones en La
rama del transport. En este con-
texto, en diciembre de 2003, en
Martinica, se celebr6 la segunda
reunion del Foro de Altos Ejecuti-
vos de las Lineas Aereas y Ejecuti-
vos del Turismo, con La finalidad
de analizar las posibilidades del
turismo multidestino en la region.
Mientras tanto, La Secretaria es-
ta procurando cooperaci6n tecni-
ca en funci6n de proyectos sobre
el desarrollo de indicadores de
sostenibilidad y un Centro para In-
formaci6n Estadistica.

c) Transporte
El studio de la CEPAL ("Las ten-
dencias principles del comercio,
la political commercial y los acuerdos
de integraci6n de los paises de la
AEC") concluy6 tambien que el
transport international es un ele-
mento clave para las actividades
econ6micas de los paises de la AEC,
debido fundamentalmente a su im-


pacto en el comercio y el turismo
de la region. Los factors que tie-
nen un efecto negative en la com-
petitividad del transport maritime
de la region son resultado de la pe-
queia escala en que se prestan es-
tos servicios, la poca competencia
entire las compahias navieras, el
uso de tecnologias anticuadas, la
baja productividad de la mano de
obra portuaria, los altos costs por
concept de seguridad portuaria, y
los excesivos periods de estadia
para las embarcaciones y su carga.
En el transport a6reo, la distri-
buci6n de rutas entire las peque-
has lineas nacionales de forma
dispersa, y la dependencia en
sentido general de Las aerolineas
internacionates, son factors que
estan conspirando contra el desa-
rrollo de un sistema que sea ca-
paz de satisfacer La creciente de-
manda de un servicio eficiente.
Las dificultades que impone la si-
tuaci6n present, tanto en el
transport maritime como en el
aereo, constituyen barreras para
el fortalecimiento de los lazos re-
gionales, sobre todo en las areas
de comercio y turismo. En res-
puesta a estos escollos, la AEC
estableci6 el program "Unir at
Caribe por aire y por mar".
Con respect at transport ma-
ritimo, se esta trabajando en un
proyecto sobre una Base de Datos
Maritime Portuaria, y en este
sentido se esta desarrollando la
cooperaci6n a traves de acuerdos
marco con organizaciones regio-
nales afines, como son la Carib-
bean Shipping Association (CSA),
TRAINMAR y la Comisi6n Centroa-
mericana de Transporte Maritimo


(COCATRAM). En cuanto at trans-
porte a6reo, durante 2002-2003
se despleg6 un esfuerzo conside-
rable en la negociaci6n del
Acuerdo de Transporte Aereo
(ATA) de la AEC, el cual se firm
durante la III Reuni6n Extraordi-
naria del Consejo de Ministros, en
febrero de 2004. El principal ob-
jetivo que persigue el ATA es faci-
litar un mayor turismo y comercio
en la region, mediante el sumi-
nistro de un marco juridico para
Lograr mejores conexiones areas
intra-Caribe. El reto es ahora im-
plementar el ATA, hecho que po-
dria contribuir enormemente a
elevar la credibilidad de la AEC.

d) Desastres naturales
El objetivo que persigue el
Acuerdo para la Cooperaci6n Re-
gional en material de Desastres
Naturales de la AEC consiste en el
desarrollo de una red cuyos meca-
nismos de funcionamiento esten
organizados legalmente y que
promueva la cooperaci6n en la
prevenci6n de los desastres natu-
rales, a traves de la colaboraci6n
entire Las parties contratantes y
entire 6stas y organizaciones re-
gionales afines. Se destaca la es-
trecha cooperaci6n que se ha ve-
nido manifestando en el manejo
de los desastres naturales, entire
la CDERA y el CEPREDENAC, to
que pudiera servir como model
para una cooperaci6n similar en-
tre otros 6rganos sub-reg;onales,
en el ambito de la AEC. En la me-
dida en que los miembros de la
entidad buscan recursos para una
cooperaci6n mas estrecha y efec-
tiva en el marco regional, hay que












hacer el esfuerzo de fortalecer los
6rganos administrativos y orga-
nizaciones nacionales encarga-
das del manejo de desastres, y
suministrarles las herramientas
que necesiten para el control to-
dos los pasos del cicto de desas-
tres. Un aspect dentro de esto
es que la region tiene que contar
con la tecnologia adecuada para
predecir y rastrear la ocurrencia
de desastres naturales. De igual
modo, con las capacidades y re-
cursos para emprender una miti-
gaci6n y manejo efectivos de los
desastres, ademas de servicios
eficientes de emergencia y ayuda.
En este sentido, debe destacar-
se que la Secretaria de la AEC
preside la Mesa Directiva del Co-
mite de Supervisi6n del proyecto
"Preparaci6n ante la variabili-
dad climatica y el cambio global
en los pequehos estados insula-
res en desarrollo en la Regi6n
del Caribe", el cual esta siendo
implementado por la Organiza-
ci6n Meteorol6gica Mundial
(OMM) y es financiado por el Go-
bierno de Finlandia. La iniciativa
estA dirigida a profundizar el co-
nocimiento en la rama meteoro-
L6gica y climatica en los paises
vinculados at proyecto, para asi
fortalecer los servicios meteoro-
logicos nacionales de la region,
capacitar at personal tecnico y
suministrar hardware, software
y equipamiento especializado.
El proyecto "Actualizaci6n de
los c6digos de construcci6n
para vientos y terremotos" fi-
naliz6 en 2003, y se esta pro-
curando una colaboraci6n con
los 6rganos regionales, hemis-


fericos e internacionales en el
area de la preparaci6n ante
desastres, con un interns par-
ticular en los Sistemas de
Alerta Temprana (SAT).

e) El mar Caribe
La propuesta de promover un
enfoque integrado de la ordena-
ci6n de la zona del Mar Caribe
en el context del desarrollo
sostenible, de nuevo ante la
atenci6n de la Asamblea General
de Las Naciones Unidas en su 590
Period Ordinario de Sesiones,
nace de una decision adoptada
en la Reuni6n Ministerial del Ca-
ribe sobre el Programa de Acci6n
para el Desarrollo Sostenible de
los Pequehos Estados Insulares
(SIDS POA), celebrada en Barba-
dos del 10 at 14 de noviembre de
1997. La propuesta original for-
mulada fue la de fomentar "el
reconocimiento international
del mar Caribe como un area es-
pecial en el context del desa-
rrollo sostenible", lo cual plan-
teaba el reconocimiento de que
el Articulo 57 de la Convenci6n
de las Naciones Unidas sobre el
Derecho del Mar de 1982 (o Con-
venci6n de Montego Bay) ponia
considerable espacios oceani-
cos bajo la jurisdicci6n de los es-
tados costeros. Los retos plan-
teados por este reconocimiento,
insuperables de manera unilate-
ral, Llevaron a los miembros de la
AEC a buscar un marco multilate-
ral que les permitiera enfrentar
sus nuevos derechos y obligacio-
nes para con el patrimonio co-
mun que represent el mar Cari-
be para los paises de la region.


f) Cooperaci6n con otros orga-
nismos regionales
La AEC concede una gran impor-
tancia at desarrollo de una red
de relaciones de cooperaci6n con
sus Observadores Fundadores -la
Secretaria de CARICOM, La CTO,
La Secretaria Permanente del
Tratado General de Integraci6n
Econ6mica Centroamericana
(SIECA), SICA, La CEPAL y la Se-
cretaria Permanente del SELA y
con otras organizaciones como la
Comunidad Andina, la Maquina-
ria Regional de Negociaciones del
Caribe (CRNM, siglas en ingles),
la Organizaci6n de Estados Ame-
ricanos (OEA) y La OECO, en acti-
vidades relacionadas con las
areas del mandate de la AEC.
El status de Observador Funda-
dor indica una condici6n privile-
giada dentro de la AEC, que so-
brepasa at de los observadores y
otros agents de cooperaci6n.
La Secretaria General de La AEC
ha concluido acuerdos de coope-
raci6n con la mayoria de esos or-
ganismos. Estos acuerdos inclu-
yen fundamentalmente provi-
dencias para La cooperaci6n, La
consult, la coordinaci6n, la ar-
monizaci6n de los programs de
trabajo e intercambios de infor-
maci6n y documentaci6n en
cuestiones de interns comun.
En este context, La Secretaria
de La AEC esta trabajando en un
process de cooperaci6n inter-se-
cretarias, el cual, en efecto, La
coloca como un mecanismo trans-
versal de cooperaci6n, muy a to-
no con los puntos de vista plan-
teados por CARICOM durante el
process t6cnico que conllevaba La














creaci6n de la AEC y posterior-
mente. Toda esta experiencia nos
Lleva a reflexionar sobre la vision
que queremos proyectar de la AEC
y del papel que la misma esta tla-
mada a desempeiar teniendo en
cuenta el objetivo y mandate que
la constituy6 y el camino que ex-
presamente deseen construir sus
estados miembros. La nueva vision
se basa entonces en la construc-
ci6n de un espacio para la coope-
raci6n regional y commercial por
una parte y, por la otra, en La ne-
cesidad de convertir la AEC en una
agencia transversal de coopera-
ci6n at tiempo que amplia su
agenda political.

II. La nueva visi6n.Constru-
yendo un espacio para la coo-
peraci6n regional.
Hace diez ahos, La voluntad po-
Litica de asociarse fue expresa-
da por los gobernantes caribe-
ios con un prop6sito: fortale-
cerse regionalmente haciendo
valer La proximidad geografica y
la concertaci6n de acciones in-
terdependientes que beneficien
eL desarrollo de Las naciones. En
esto reside la grandeza de esta
iniciativa: deponer Las percep-
ciones negatives basadas en el
desconocimiento mutuo para
resaltar las similitudes y, jun-
tos, construir un nuevo espacio
donde se puedan expresar el in-
tercambio y La cooperaci6n.
Es necesario reconocer que ini-
cialmente la cooperaci6n no fue
el objetivo primordial; la AEC es-
tuvo mas orientada a la creaci6n
de una zona de libre comercio.
Pero at verse frente a otras pro-


puestas integracionistas, unas de
mayor amplitud y otras bilatera-
Les, el 6nfasis de la entidad se ha
concentrado en el area de la coo-
peraci6n. No obstante, sigue vi-
gente el prop6sito de mantener-
se asociados, para aprovechar
Las ventajas del regionalismo,
algunas de Las cuaLes son la am-
pliaci6n de los mercados intra y
extra-regionates; la atracci6n
de inversiones; el aumento la
competitividad, y una mayor ca-
pacidad de respuesta frente a
las crisis externas.
El regionalismo es un excelente
recurso para captar la coopera-
ci6n international en la lucha
por la eliminaci6n de la pobreza,
pues facilita la canalizaci6n de
fondos internacionates. En el pLa-
no politico crea confianza entire
los gobiernos, contribuyendo a su
acercamiento, a la disminuci6n de
Los conflicts internacionales y a
estar mejor preparados para ac-
tuar en el scenario mundial en
defense de los intereses comunes.
Esto se corresponde con Las ta-
reas fundacionales que se dio La
Asociaci6n, relacionadas con una
vision del desarrollo sostenible
fundamentada en los aspects
sociates, culturales y cientificos.
Hacer del Gran Caribe un espacio
econ6mico, donde se compartan
estrategias comerciates relacio-
nadas con La estructura producti-
va de los paises.
La AEC no ha agotado las poten-
cialidades que implica reunir 28
voluntades del Gran Caribe. Esta
es una encrucijada donde se rela-
cionan los diferentes grupos que
la integran (SICA, CARICOM, Gru-


po de los tres y no agrupados) y
para los cuaLes La AEC es un pun-
to de entrada hacia cada uno con
respect a los otros. Por esos en-
tendemos que cuando Los jefes de
Estado en su III Cumbre, celebrada
en Margarita, acordaron "la con-
solidaci6n del Gran Caribe" se es-
taban refiriendo precisamente a
La necesidad de desarrollar esas
potencialidades. En ese sentido,
uno de Los principaLes retos es asu-
mir La diversidad caribeha, propo-
niendose superar las trabas que
esta genera con una vision conjun-
ta implementada a trav6s de es-
trategias convergentes Este te-
ma require de una gran voluntad
political. S6Lo si Los gobiernos deci-
den profundizar su compromise en
la definici6n y alcance de sus me-
tas a to interno de La AEC sera po-
sible beneficiarse de Los aspects
positives que se han enunciado
anteriormente. La AEC tiene la
ventaja de que, en su seno, no
hay grandes confLictos politicos o
ideol6gicos, como es el caso de
otros organismos y, si bien existen
diferencias entire algunos de los
gobiernos, las mismas han surgido
en otros escenarios que no com-
peten a los fines de la Asociaci6n.
O sea, que existe un buen am-
biente para el dialogo politico.
Hasta el moment, La AEC se ha
visto afectada por cierto apego
de los gobiernos a los enfogues
intrinsicamente nacionales, en
detrimento de una vision multila-
teral. El desarrollo de Las areas
focales, en las que ya se tiene
acuerdo, como el turismo, los
desastres naturates, el transpor-
te y el comercio, no sera possible















si los gobiernos siguen desarro-
[lando sus political locales en de-
trimento del fortalecimiento de
una vision regional.

Desarrollo del comercio in-
ternacional
EL tema commercial ha sido el mas
recurrente en la Asociaci6n, pero
siempre manejado con la idea sub-
yacente de abrir una zona de libre
comercio en el Gran Caribe. El
empeho en mantener esa meta es
uno de los factors que mas ha
afectado la identidad de la AEC,
pues se acept6, aunque no fue
asumida por todos sus integrantes.
Se require un cambio en La agen-
da commercial de la AEC: sincerarse
en su objefivo, con Las posibilida-
des realmente existentes. Un
cambio en ese sentido podria faci-
litar la definici6n de metas que
permitan aumentar el intercambio
commercial entire los miembros. Se-
ria 6ptimo integrar a los sectors
empresariales. Tambien es perti-
nente estimular la inversi6n ex-
tranjera intrarregional, dado que
contamos con paises cuyas poten-
cialidades econ6micas y financie-
ras se to permiten. Hasta el mo-
mento, no se ha aprovechado ade-
cuadamente el acceso a los merca-
dos que se Les han abierto a los pai-
ses del Gran Caribe, Lo cual se de-
muestra con el escaso crecimiento
de las exportaciones en la zona.

Rot de Agencia Transversal de
Cooperacion
La AEC ha ILegado a un impor-
tante nivel de desarrollo, gene-
rando una series de rasgos y prac-
ticas que la identifican, pero que


a su vez requieren una mas ajus-
tada definici6n que fortalezca su
identidad corporativa. Actuando
en esa Linea, estariamos recono-
ciendo y ajustandonos a to que ha
sido la verdadera identidad de la
Asociaci6n, pero para esto se ne-
cesita mayor atenci6n, participa-
ci6n y compromise. Para impri-
mirle un nuevo rumbo a la AEC,
no podemos apoyarnos en La ig-
norancia de los hechos, sino en
los resultados obtenidos, sobre
todo en el Ambito de La coopera-
ci6n, donde ademas de contar
con un buen equipo, se ha alcan-
zado mayor desarrollo, como to
prueba la lista de proyectos rea-
lizados hasta el moment. Por
eso no es de extrahar el incre-
mento de los acuerdos de coope-
raci6n que se han venido firman-
do con diversos organismos inter-
nacionales, to mismo que el pa-
rrafo dedicado a la Asociaci6n en
la Cumbre de America Latina y el
Caribe-Uni6n Europea (UE), cele-
brada en Guadalajara, Mexico.
Estos son reconocimientos de
gran significaci6n para la AEC,
pues de hecho, los organismos in-
ternacionaLes y La UE, at tiempo
que la reconocen como instru-
mento para la cooperaci6n, rati-
fican el deseo de aumentar el in-
tercambio por la via de este or-
ganismo multilateral.
Esta nueva etapa de la AEC de-
be partir de Las experiencias po-
sitivas que ha acumulado y donde
ha demostrado ser efectiva, por
eso debe cambiar el enfasis poli-
tico, sin apartarse del convenio
constitutivo, pero aumentando la
responsabilidad ejecutiva de la


AEC. En Lugar de seguir trabajan-
do en proyectos Limitados a una
vision diagn6stica con un alcance
que no sobrepasa las dependen-
cias gubernamentales o las ofici-
nas de las agencies regionales, se
le debe autorizar a instalar am-
plios programs de cooperaci6n.
Las actividades de los programs
deben girar alrededor de Las prio-
ridades establecidas, pero procu-
rando impactar sobre los actors
director del desarrollo social,
sean estos productores, artesa-
nos, promotores de servicios de
todo tipo, comerciantes o agen-
tes vinculados at medio ambiente
y a los desastres naturales.
La nueva vision debe general ac-
clones que impacten socialmente
en los sectors mas vulnerable
de los pueblos. Para ello, La estra-
tegia de captaci6n de recursos
tendrA un mayor alcance, pero a
su vez tendria que contar con
mayor apoyo de los gobiernos y
emplear su influencia a fondo pa-
ra obtener recursos financieros
mas elevados que permitan capi-
talizar el Fondo Especial, pues
como seialaran los consultores3
Ramirez Ocampo y otros, "insistir
en la capitalizaci6n del Fondo es
invertir en el future de la Asocia-
ci6n como organismo gestor de
iniciativas que ofrezcan solucio-
nes concretas a problems pun-
tuales existentes".
Por otra parte, en cuanto at es-
tilo de trabajo, ha Llegado el mo-
mento de superar La vision de
compartimientos estancos con
los cuales se ha conducido el tra-
bajo de los comit6s y establecer
vasos comunicantes entire ellos,














para que nos ofrezcan una vision
mas de conjunto sobre cada uno
de los problems tratados. Tra-
bajando juntos aumenta la com-
prensi6n de los problems, se in-
crementan los recursos y se forta-
lece el trabajo en equipo. Tenga-
mos confianza en que la AEC
cuenta con todas las posibilidades
de convertirse en una verdadera
agencia de cooperaci6n transver-
sal, que mejorara la coordinaci6n
de acciones con las otras organi-
zaciones caribehas y las agencies
internacionales con las cuales ha
trabajado en los ultimos aios.

Ampliaci6n de la agenda political
En lo que respect a la agenda
political de la AEC, fuera de los
cuatro temas acordados existen
otros de interns estrat6gico so-
bre los cuaLes se podrian ir to-
mando acuerdos y decisions
sin restarle prioridad at turis-
mo, a los desastres naturales,
at comercio y at transport. Na-
turalmente, esto obligaria a un
tratamiento diferente para ca-
da grupo de temas, reservando
los programs de intervenci6n
direct para los primeros y los
acuerdos y acciones political
para Los segundos.
El actual estilo de trabajo mar-
gina a los ministros y a los jefes
de Estado y de gobiernos de los
grandes temas del debate politi-
co international, como son el
estado de situaci6n de la inte-
graci6n hemisfrrica; la identifi-
caci6n de estrategias conjuntas
para asegurar la cooperaci6n en
otros escenarios mundiales; La
seguridad en sus vertientes,


tanto humana como political; [a
protecci6n y lucha contra el cri-
men international; la goberna-
bilidad regional; los obstaculos
at desarrollo en t6rminos de
equidad social; la situaci6n del
empleo; La migraci6n junto a sus
components de remesas y dre-
naje del capital human; la lu-
cha contra el narcotrAfico, y
otras cuestiones que seria proli-
jo seguir enumerando.
Estos temas serian discutidos
directamente, por ejemplo, en
conferencias temAticas a reali-
zarse con cierta periodicidad,
de Las cuales se recibirian insu-
mos para la toma de decisions
en los organismos directives de
la AEC. En dichas conferencias
participarian representantes de
los gobiernos, de los empresa-
rios y de grupos de pensamien-
to. A diez ahos de su creaci6n, es
un buen moment para entender
que necesitamos un organismo
regional mas fuerte. Los gobier-
nos de la region saben muy bien
que los condicionantes externos
Llevan una dinamica tan rapida
que no es tiempo para seguir
aferrados a las visions emocio-
nales del pasado; que ningun
particularismo es beneficioso.
Estamos frente a nuevos retos
que demandan un trabajo con-
junto mas intense, en el cual se
discutan estos temas y de sus
conclusions derivar nuevos li-
neamientos para seguir adelan-
te con La AEC, que es una herra-
mienta regional a la que dificil-
mente los gobiernos podrian re-
nunciar, dadas Las potencialida-
des que les ofrece para apoyar


el advance de los paises. Como
vemos, es el desarrollo hist6ri-
co de nuestros pueblos el que
no acepta mas plazos para for-
talecer la unidad; es el contex-
to international el que le asig-
na pertinencia; es la desigual-
dad social en que viven nues-
tros pueblos la que no admite
plazos; es nuestra identidad
cultural La que reclama un es-
pacio donde se reconozcan La
heterogeneidad y la diversidad.
Estos llamados nos convocan a
honrar el inaplazable compro-
miso de dare a la AEC el res-
paldo que necesita para seguir
creciendo.
1 II Reuni6n Ordinaria del Conse-
jo de Ministros de la AEC, Acuer-
do No. 3/96, La Habana, Cuba,
12-13 de diciembre de 1996.
2 Ver document escrito por
Augusto Ramirez Ocampo y
otros, 2000, pag. 18.
3 Ramirez Ocampo y otros. Pag. 36.

Ruben Silie es soci6logo e his-
toriador, graduado en la Univer-
sidad Aut6noma de Santo do-
mingo y en La Escuela PrActica
de Altos Estudios de la Universi-
dad de Paris. Fue professor in-
vestigador en la UASD, donde
ademas dirigi6 del Departamen-
to de Sociologia y fue vicerrec-
tor Acad6mico. Dirigi6 la Facul-
tad Latinoamericana de Cien-
cias SociaLes(FLACSO) en La se-
de de la Rep6blica Dominicana
y fue miembro del Programa
PREAL que auspicia el Dialogo
Interamericano. Actualmente
es Secretario General de la Aso-
ciaci6n de Estados del Caribe.


















FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIA Y DESARROLLO







Centro de Documentaci6n & Gesti6n del Conocimiento

Present las Publicaciones de FUNGLODE

La Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo apoyando su rol de investigaci6n, anAlisis,
production y difusi6n del conocimiento, present a la sociedad national e international
su acervo editorial, resultados de investigaciones, proyectos, actividades y trabajos
realizados por grupos profesionales de la instituci6n e instituciones aliadas.


NUEVAS PUBLICACIONES:


Repiblica Dominicana: estrategia
national de desarrollo y competitividad.
joaquin Vial Pr6logo de Jeffrey Sachs,
2004. (RD S 1,300.00)
Con esta obra presentamos nuestros
resultados a los actors interesados
( stakeholders) del pais, tomando en
cuenta sus opinions y promoviendo el
intercambio de opinions sobre los temas
de investigaci6n.


Las zonas francas en el Siglo XXI: opdones
estrategicas para competir globalmente
Maria Elizabeth Rodriguez, 2004.
(RD 5 400.00)

Aun siendo altamente competitivas, las
Zonas Francas ven su future comprometido
por los cambios legales que tienen lugar
dentro del sistema del comercio
international. Esta perspective implica series
consecuencias econ6micas para el paisy
obliga a encontrar una soluci6n sustentable.


PUBLICACIONES ANTERIORES:


HAbDi Lh)
DE LEI-Ilu.RA


Encuesta sobre hAbltos
de lectura en Republica
Domlnicana, 2003.
(RD $ 50.00)


1.111; l dnr r III..


Industries Culturales: retos
para el desarrollo cultural.
Carlos Santos, 2004.
(RD $ 200.00)









La Republica Dominlcana:
preparaci6n para el mundo
Interconectado. Geoffrey
Klrkman, (RD $ 400.00)









El petr6leo y su incldencla en
la economic y el desarrollo
de la Repdbllca Dominlcana,
2003. (RD $ 275.00)


Una cAmara testlgo de la
historla: el recorrldo
domlnlcano de un cronlsta
extranjero 1951-1966.
Diederich, Bernard., 2003.
(RD$ 2,000.00)


-. The Dominican Republic
ia., .qL. Readiness for the Networked
'"" World: Information Technologies
Group Center for International
Development at Harvard
University / Geoffrey Klrkman,
2004. (RD$ 400.00 / US$ 15.00)


La Construccl6n de una Allanza
Estrat4glca: RepBblica Domlnlcana -
_1 Estado de la Florida, 2002. (RDS 125.00)



Islam, terrorlsmo y los
confllctos del Medlo Orlente,
2003. (RD $ 200.00)


Democraca en el slglo
XXI: experlendas y
desaffos de Iberoambrica,
2002. (RD $ 225.00)


PUBLICACIONES PERIODICAS


Foreign Affairs en espafiol.
2004. Mexico: Instituto
Tecnol6gico Aut6nomo de
Mexico (ITAM).
Cada ndmero consiste de
trabajos originales escritos
especialmente para esta revista,
y con artfculos publicados en
n6meros recientes de Foreign
Affairs traducidos al espafiol.


GNIOI
olbml







pal'! I !am


Foreign Policy, en espafol, 2004.
Madrid : Fundacl6n para las
Relaclones Internaclonales y el
DiAlogo Exterior (FRIDE).
Foreign Policy es la revista mAs
reconocida sobre political,
economias, e ideas globales. Su misi6n
es difundir la dinAmica del mundo
intemacional, en particular, c6mo el
process de integraci6n global esta
reformando las naciones, instituciones,
cultures, y, fundamentalmente,
nuestro diario vivir.


Revista Global, 2004


F1 Tel.: (89 6 Fx(89
0E't',9.,1'D., U,.~~ E-mi. wemse *fn d.o* # Web sie htp/w wfnldar


-


FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIA Y DESARROLLO


ii


"f~~ ~'

































.1`


.1


Por Rafael Martinez Alks
E scribir sobre bibliotecas en la Repiblica Dominica-
na en una publicaci6n de caracter general tiene
enormes riesgos. Como sin duda lo es hablar de sue-
flos. Quien lea estas primeras observaciones es alguien
que merece mi mas encendido respeto porque segura-
mente compare conmigo la fe en la fuerza de los libros,
en su poder para transmitir lo mejor del ser human.
Preocuparse por el lugar que ocupan o que los acogen
en esas instituciones magicas que lamamos bibliotecas
constitute un paso mas cualificado para asomarse al
irreverente temple de la cultural en el que se mezclan to-
do tipo de ideas y conocimientos tan mestizos y varia-
dos como uno puede imaginar. Pero este respeto que le
otorgo, debera corresponderse con la comprensi6n que
le supongo hacia estas mis primeras observaciones sobre
una realidad concrete de su pais que empiezo a estudiar,
que seguire observando, que intentar6 esforzarme por
mejorar y sobre la que espero irle mostrando resultados.
La Republica Dominicana se encuentra en uno de


suenos

sus moments decisivos, tambien en el campo de la
formaci6n, de la informaci6n y del conocimiento y
los datos que vengo recibiendo de sus renovadas ins-
tituciones political me hacen sofiar, usando palabras
de Borges, en una elegant esperanza.
La Repdblica Dominicana me parece a mi hoy como
un trasatlkntico donde, como es notorio, se sufre la au-
sencia de una biblioteca ideal. Suponiendo que todo
fuera perfect, la seguridad, el confort, la belleza del
mar, el suministro el6ctrico sin interrupci6n...la posibi-
lidad de acceder al libro que uno necesita es, parece, el
resultado del azar o la dificil busqueda entire titulos ele-
gidos por algin bibliotecario de mal gusto que se hu-
biera asomado por la borda sin saber distinguir los ti-
burones de las sardinas.
Y sin embargo, hablar de libros y hablar de fomento
de los habitos de lectura conduce inevitablemente a ha-
blar de bibliotecas. Una sociedad lectora no se concibe
sin bibliotecas. La existencia de una infraestructura bi-


36 GLOBAL


~gda, ~


i


:
...
,~


,.(aroi.


i Bi





AWL"


























-'nr










I UY






































bliotecaria aparece asociada siempre a los indices mas
altos de habitos de lectura posibles. La red bibliotecaria
de cualquier pais muestra la acci6n de la sociedad para
favorecer y extender la practice de la lectura en todos
los sectors de la poblaci6n y constitute un element
corrector que se establece con el objetivo generico de
sustraer de los cauces habituales de la economic de
mercado el acceso a los libros y otros soportes informi-
ticos garantizando la igualdad de oportunidades.
"Si la practice cultural de la lectura permit conver-
tir la informaci6n en conocimiento, las bibliotecas
son el servicio del que se dota la sociedad como un
espacio social, tal vez el unico, en el que las distintas
tecnologias comunicativas y sus contenidos se selec-
cionan, organizan y ofrecen a las personas con arre-
glo a criterios, no de rentabilidad commercial o econ6-
mica, sino de rentabilidad social, por el interns y va-
lor que dicha informaci6n tiene para los individuos
como ciudadanos, no como consumidores".
Pero la funci6n asignada a cada biblioteca no es
siempre la misma. Todas ellas deberan estar articula-
das jerarquicamente y deben cumplir unos requisitos
minimos que, partiendo del pasado pre-informacional,
se asomen al siglo XXI sin complejos y con decision.
Este pasado no puede ser obviado, sino que debe ser
correctamente corregido y consolidado en el marco de
un plan que debe empezar por existir.
El punto de partida en nuestra reflexi6n adaptada a
las circunstancias de la Repdblica Dominicana es


Lectora rusa del siglo XX junto a un ramo de rosas. Aexei A.Harmaloff, 1878, Colecci6n particular
(Edimedia. Paris)

Es la propia sociedad democratic
la que esta en juego y su
consolidaci6n y reforzamiento


constituyen objetivos


prioritarios en


esta etapa hist6rica

bastante lejano a una situaci6n ideal, pero no por
ello puede arrojarse la esponja, porque es la propia
sociedad democratic la que esta en juego y su con-
solidaci6n y reforzamiento constituyen objetivos
prioritarios en esta etapa hist6rica.
Como indica un reciente informed sobre la situa-
ci6n bibliotecaria como parte sustancial de los ser-
vicios de informaci6n que son competencia del Es-
tado y que en este caso, ademAs, estAn protegidos
por la Carta Magna y renovados electoralmente,
"no estimulan la investigaci6n y el desarrollo cien-
tifico, tecnol6gico y cultural, ni much menos ga-
rantizan su difusi6n, ya que no poseen el trata-
miento documental tecnico, los niveles de automa-
tizaci6n necesarios, ni las political de acceso 16gi-
cas para conseguir una correct organizaci6n, recu-
peraci6n y difusi6n del conocimiento" .
La defense de la biblioteca no es una reivindicaci6n de
los bibliotecarios. Cualquier proyecto national de desa-
rrollo cultural se apoya inevitablemente en la lecture y
el mejor procedimiento para poner los libros al servicio


38 GLOBAL





































UldUdUU Cen IlidUcld qLUC ICPJJ UIILd CI pllIl I LIdJUYldIILU UC JVITV ILU (1U 1J Ldi1 LUCLdilCU d id
,1 111 .1-1 Id I I I ,I I ,l l 11 11 ; 1. l l -.1111. 1. I Ciudad.

Cualquier proyecto national de
desarrollo cultural se apoya inevitablemente
en la lectura y el mejor
procedimiento para poner los libros al
servicio de los hombres es la biblioteca

de los hombres es la biblioteca. Primero llegaron los fi-
16sofos, las escuelas y los pensadores. Luego los biblio-
tecarios, y hoy no existe ning6n plan national de fo-
mento de la lectura, de la cohesi6n social y de la for-
maci6n que ignore la importancia real de las biblio-
tecas como instituci6n complementaria a cualquier
tipo de instrucci6n, porque el mejor procedimiento
para poner los libros al servicio de los hombres es la
biblioteca. La reivindicaci6n bibliotecaria parece
pues hist6ricamente vinculada a los monarcas y a
los responsables pdblicos de casi todos los tiempos.
Sofiar aqui y ahora no es un simple recurso ret6rico.
Es una necesidad consustancial a toda acci6n political en
moments dificiles. Y para ello es menester concitar el
concurso de especialistas en suefios culturales, experts
en batallas perdidas -que muchas veces se ganan-, re-
mover recursos publicos, privados e internacionales, no
repetir errors, former, planificar y legislar. Y, sobre to-
do, estimular la imaginaci6n, la generosidad y la com-
plicidad del amplio catilogo de los viejos y nuevos ami-
gos de la Repiblica Dominicana, sensibles a la llamada


de la cooperaci6n o vinculados por convenios formales.
El camino sera largo pero merecerA la pena. Se pre-
cisara definir un mapa general de las bibliotecas y
centros de informaci6n del pais, asi como de los re-
cursos humans disponibles, actualizar la legislaci6n
y organizer un sistema eficaz de automatizaci6n. Y
mientras tanto, cuidar de mejorar y acrecentar los re-
cursos bibliogrAficos actuales, los fondos, para que el
acceso a la informaci6n empiece a sentirse antes de
llegar a acceder a una sociedad informacional.
Biblioteca Nacional, Biblioteca P6blica del Estado
de la Repdblica Dominicana, Biblioteca de la mas
antigua Universidad de America (UASD), Archivo
General de la Repdblica, bibliotecas piblicas, biblio-
tecas m6viles, bibliotecas escolares...pueden sefialar-
se como objetivos prioritarios. Dep6sito Legal, ISBN
y promoci6n del prestamo bibliotecario, aparecerian
entire los objetivos asociados.
El suefo parece que podria ponerse en march y que
un Sistema Nacional de Informaci6n, como pieza cla-
ve del program cultural del actual Gobierno domini-
cano, seria su mas clara e identificadora aspiraci6n.

Rafael Martinez Ales es I : desde 1967 y en la actualidad ejerce como con-
suitor editorial. Fue director-gerente de "Cuadernos para el I ,;", '", secretario ge-
neral del Gremio de Editores de Madrid, director del Instituto Nacional del Libro Es-
panol (INLE), director de ,.i i, i del area de Ediciones Generales del Grupo
Anaya y director General de. :Ii ;- .'i.i -.' H: dirigido various cursos de formacidn
y fue representante de Espana en el Consejo del CERLALC.










Por Lilian BobeaM UJERE


EN EL EJERCITO


, Illir


-dP'


I I


L;


. -,iMMWutl





Este articulo analiza el fen6meno de la militarizaci6n femenina en la region del Cari-
be insular y de manera particular en la RepOblica Dominicana. En el se plantea la in-
terrogante de si la incorporaci6n de personal femenino en los ejercitos caribefios y
dominicano ha respondido o no a process de modernizaci6n y democratizaci6n in-
terna de la instituciones castrenses, o si en Oltima instancia ha generado transforma-
clones sustantivas en la estructura institutional y en el ethos de sus fuerzas armadas.

la experiencia dominicana
r" -IIIIIIIIIIII II I
















AIgo ha cambiado desde los dias en que el dimi-
nuto celaje parapetado tras el cristal del vehicu-
lo que entraba triunfantemente en la Managua
pos Somoza, mostraba del rostro semicubierto de Do-
ra Maria TIllez, entonces conocida como la "Coman-
dante Dos" Esa imagen recorreria el mundo como una
proclama sobre la capacidad de las fuerzas irregulares
no s6lo de incorporar mujeres en sus tropas, sino tam-
bien de reconocer sus esfuerzos, confiriendole autori-
dad y jerarquia a un sector de la poblaci6n que hasta
entonces habia jugado s61o un rol preponderante en el
terreno del martirio y la victimizaci6n.
Entonces, el debate feminist sobre la participaci6n
de las mujeres en el uso de la fuerza, se dirimia alrede-
dor de la subsunci6n de la cuesti6n de g6nero a la cues-
ti6n de los conflicts de clase. Lo cierto es que en Ame-
rica Latina 6ste era un hecho sin precedentes y en cier-
ta media develaba el otro debate subyacente: la noto-
ria ausencia de mujeres que elegian como carrera la
profesi6n military. En contrast con la profusa partici-
paci6n de mujeres en las fuerzas irregulares o los mo-
vimientos de "lucha de todo el pueblo'" su intervenci6n
en las fuerzas armadas latinoamericanas y caribefias,
en condici6n de soldados, ha sido frecuentemente
cooptada o cuando menos, condicionada.
Su incorporaci6n a filas y su process de movilidad in-
terno constituyen un fen6meno relativamente reciente
en America Latina y el Caribe. Como ilustraci6n, resul-
ta relevant el hecho de que en la Republica Dominica-
na, menos de media docena de mujeres ocupen una al-
ta posici6n en la jerarquia castrense, en un context
donde predomina la tendencia al generalato masculino1.
El fen6meno puede ser interpretado a partir de por lo
menos dos ejes analiticos que dan cuenta de dinimicas
de cambios sociales: los process de democratizaci6n que
a diferentes niveles han tenido lugar en America Latina
y los process de modernizaci6n institutional.
El argument aqui es que ambos fen6menos, democra-
tizaci6n y modernizaci6n institutional, pese a que pare-
cerian ser los catalizadores de process de diversificaci6n
gen6rica al interior de las fuerzas armadas, sin embargo,
por lo menos en la experiencia caribefia y con mayor
particularidad en el caso dominicano, no han probado
ser realmente determinantes en la incorporaci6n de mu-


jeres en el ambito castrense. Este trabajo se adscribe a la
postura te6rica de las feministas antimilitaristas, en el
sentido de propugnar una racionalizaci6n dristica de las
fuerzas armadas en el Caribe, dada la ausencia de hip6-
tesis de agudos conflicts interestatales y la creciente de-
terminaci6n ciudadana en las respectivas sociedades de
considerar el area como zona de paz.
No se deja de reconocer, sin embargo, la validez de
los arguments esgrimidos por las denominadas "femi-
nistas militaristas igualitarias'" respect a las posibilida-
des que en t&rminos ocupacionales y en tanto que suje-
tos profesionales, podria ofrecer su eventual incorpora-
ci6n a las fuerzas armadas.
El contrapunto de ambas teorias -por lo general coloca-
das en t&rminos mutuamente excluyentes- ofrece un es-
cenario mis realista sobre las limitaciones y disposiciones
discriminatorias que afectan el espacio de ciudadanizaci6n
femenina, en una arena sumamente controvertida sim-
b6lica e ideol6gicamente, dado el manejo de la violencia
que le es inherente y donde, como bien sefiala Nancy
Goldman, "la posici6n de la mujer tiende a ser limitada"2
A la luz de estos parAmetros, la interrogante funda-
mental es: las fuerzas armadas realmente represent un movi-
miento hacia la una ciudadanizaci6n cualificada? Si,
efectivamente, en adici6n a la apertura, la instituci6n
es capaz de realizar ajustes que garanticen la movilidad
de las mujeres hacia posiciones de jerarquia y manejo
del mando -para lo cual result imprescindible la exis-
tencia de un sistema normativo de evaluaci6n, recono-
cimiento y sanci6n- podria decirse entonces que en
adici6n a esta ciudadanizaci6n, estamos en presencia
de un process de modernizaci6n y democratizaci6n de
la instituci6n y de la sociedad.
Si, por el contrario, la apertura aparece contrarresta-
da por un techo de cristal (glass ceiling), sustentado en
un sistema de c6digos patriarcales que limitan su mo-
vilidad internal, esta incorporaci6n terminal siendo ins-
trumentalizada en lo politico, generalmente a trav6s de
un discurso mediatizado y mas bien maniqueista, que
sacrifice el escalonamiento por el ingreso.
En un scenario tal, podria suceder que la apertura
(con fines de lograr mayor legitimidad institutional)
acabe festinando la movilidad ascendente en detrimen-


42 GLOBAL






































L revlsanoo los paracalaas antes ae sararen la base Aerea ae an siaSro.


to de la profesionalizaci6n femenina, y a la larga, res-
tandoles auin mas poder, en la media en que, el hecho
de no ocupar posiciones militares jerarquicas de man-
do limita su incidencia en los niveles de toma de deci-
siones y frente a los estamentos subalternos.

El context te6rico
"Las corporaciones ahora son percibidas como lugares
de reproducci6n de un cierto orden de g6nero...las muje-
res que entran en esa arena estan sujetas a encarar el
double dilema del tokenismo: ser hipervisibles en tanto que
miembros de su grupo e invisibles en tanto que indivi-
duos" La literature norteamericana y europea que tra-
ta el tema de la incorporaci6n de la mujer al ambito mi-
litar describe estindares y realidades en cierta media
ajenos a las latinoamericanas y caribefias. Parte de esa li-
teratura ha puesto especial &nfasis en el abordaje de la
cuesti6n ocupacional y los impacts en los estindares de
vida de las mujeres que optan por la carrera military y en
la economic en su conjunto (Dais, 1994; Enloe, 1994;
Kanter, 1977; Moskos, 1977, 1985; Dunivin, 1988; Ja-
nowitz, 1977; Goldman, 1978; Caforio, 1988).
De acuerdo con estos autores, cuyo trabajo se centra en
Estados Unidos, el soldering -o la conversion en solda-
dos- ha conllevado un process de reconversi6n institucio-
nal, desde una dimensionalidad tradicionalmente susten-


tada en un explicit simbolismo masculinizante, a otra de
caricter esencialmente ocupacional, sugiriendo un acer-
camiento racionalista, que tiende a "proveer un prisma
sobre los cambios institucionales estructurales'" al tiempo
que enfatiza los supuestos "beneficios politicos, econ6mi-
cos y eticos que las mujeres pueden obtener teniendo ac-
ceso al sistema military o participando en moments cri-
4
ticos como guerras o conflicts belicos de envergadura"4
En la experiencia latinoamericana, el status de la dis-
cusi6n sobre la participaci6n de mujeres en el Ambito
military confront el debate de la invisibilidad del traba-
jo femenino pagado y de la incorporaci6n de la mujer
al mercado laboral. Esto es particularmente cierto para
la mayoria de los paises que componen la region del
Caribe, donde el ingreso de las mujeres al ejercito sigue
un patron de late comers o integraci6n tardia en cuan-
to a ocupar posiciones relevantes se refiere. Por consi-
guiente, su analisis sigue siendo no menos incipiente.
Otra parte de la literature en cierta media mantiene
una relaci6n con la anterior, aunque mira mas a la
cuesti6n de la realizaci6n de los sujetos en clave demo-
cratica, a partir de sus process de ciudadanizaci6n.
De esta suerte, una ripida revision de los arguments
a favor o en contra de la feminizaci6n de la carrera
military y su impact en los process de democratiza-
ci6n desde una perspective feminist, permit destacar


Udllldlld IVI.UUIIdIe, Plllle[ lelltll e pdiddaraalo ld







































Eliana Zorrilla Mendoza, cadete de 3er. aio E.N. (Ejrcito Nacional), pasando revista en el patio de la Academia Militar "Batalla de las Carreras", en San Isidro.


por lo menos dos corrientes paradigmaticas, generalmen-
te contrapuestas. Por un lado, las autodenominadas femi-
nistas antimilitaristas, que, de acuerdo con Ilene Rose
Feinman, "se oponen a lo military por su uso de la diplo-
macia violent, por demAs asociada al virulent masculi-
nismo de la cultural military" Su anilisis, segln Feinman,
"demuestra que los aparatos sociales, politicos y econ6mi-
cos que conforman el militarismo masculinista descansa
en la opresi6n de la mujer"
La otra perspective sintetizada en la corriente te6rica de-
nominada feminismo igualitario militarista (feminist egali-
tarian militarists), insisted en que "es el derecho y la res-
ponsabilidad de la mujer el desempefiar servicio marcial,
porque el mismo deviene en el sine qua non de la igualdad
y de una ciudadanizaci6n complete" En este caso, la in-
corporaci6n de mujeres en la esfera military no s6lo ha im-
plicado la expansion de sus roles y oportunidades profe-
sionales, sino que tambien ha contribuido a la ampliaci6n
y consolidaci6n del sujeto ciudadano, en la media en que
las mujeres asumen sus plenos derechos y responsabilida-
des en la misma proporci6n que sus contrapartes mascu-
linos6. Esta corriente empuja el acceso a todas las espe-
cialidades militares, al establecer que, "tanto a las mujeres
como a los hombres deberian asignArseles trabajos para
los cuales est&n calificados, basindose en los requerimien-
tos del puesto y no en generalizaciones de g6nero" .


De forma paralela subyace la cuesti6n del context es-
trategico y el moment politico en que se produce esa
incorporaci6n. La pregunta que se hace Feiman, "!por
que ahora?' result mas que pertinente, en moments
en que se esti interpelando seriamente el perfil todavia
preponderante de las fuerzas armadas en el equilibrio
civico-militar en Am&rica Latina y en algunos casos se
esti incluso proponiendo su reducci6n, en virtud de los
costs que represent una desproporcionada inversi6n
en este campo. Finalmente, otra vertiente en el Ambi-
to de la sociologia ocupacional no menos influyente en
la literature que aborda este tema, se acerca a la cues-
ti6n desde una perspective estructuralista. Rosabeth
Moss Kanter present un modelo de variables que bus-
ca demostrar c6mo las actitudes y comportamientos de
los individuos que ingresan o conforman la corpora-
ci6n constituyen una funci6n de tres determinantes or-
ganizacionales: la estructura de oportunidades (expecta-
tivas y prospects sobre movilidad ascendente, promo-
ci6n, etcetera); estructura de poder (capacidad de al-
canzar metas, sea por las caracteristicas del trabajo o
por alianzas informales), y la proporci6n relative de la
distribuci6n por sexo.
En esta tesitura, un aspect a explorer, sino en este
articulo en trabajos posteriores, buscaria responder a la
pregunta de en que media la feminizaci6n de la carre-


44 GLOBAL





































Dulce Milagros G6mez, Mayor Licenciada Bioanalista. Laboratorio del Hospital Militar Ram6n de Lara, Santo Domingo.


ra military ha conllevado process de toma de concien-
cia de genero (gendering), en el sentido, no s61o de em-
poderar a las oficiales, sino tambien de modificar el ca-
racter masculine de la profesi6n y la practice military
(demasculinizaci6n). De igual manera, al realizar cam-
bios institucionales a fin de ajustar estindares de entre-
namiento, relaciones jerarquicas y de g6nero, es valido
preguntarse de. qu6 forma ello ha contribuido a hacer
mis igualitarias las relaciones al interno de la institu-
ci6n, o, ain cuando sea en un sentido figurado, a "de-
mocratizar" las fuerzas armadas.
No es la intenci6n de este trabajo abundar y much
menos probar la hip6tesis de Kanter sobre "nfimeros
relatives" Sin embargo, la informaci6n que se maneja
aqui parece confirmar la certeza de la correlaci6n pro-
puesta en la categoria "grupos disimiles" (skewed group),
que establece que, en un conjunto constituido en base a
una proporci6n de 85:15, el grupo emblemitico (token
group) terminal adaptAndose a la cultural dominant.
La propuesta te6rico/metodol6gica de Kanter permit
elaborar un acercamiento diferente, que sugiera otra lec-
tura para la realidad en el Caribe. De esta suerte, enfa-
tizando mis en los aspects contextuales politicals discri-
minatorias) que en los aspects meramente subjetivos
(percepciones), puede uno tratar de acercarse a la cues-
ti6n de los desempefios de roles en una subculture pre-


dominantemente masculina. Asi, si los tres componen-
tes sugeridos por la autora, tokenismo, estructura de
oportunidades y de poder, resultan ser interdependien-
tes, es possible obtener el siguiente scenario en cuanto al
desempefio institutional de las militares dominicanas.

Expectativas
La buisqueda de legitimidad y proyecci6n de moder-
nidad de la instituci6n castrense ofrece una estructura
de oportunidades favorable a una mayor apertura y di-
versidad institutional, lo cual contribute a elevar las
expectativas por parte de las mujeres para ingresar a
las fuerzas armadas. Sin embargo, debido a la estruc-
tura de poder predominante -tanto a nivel de la insti-
tuci6n como de la sociedad dominicana- de caricter
esencialmente machista y discriminatoria, esta alta ex-
pectativa de preingreso encuentra un "techo de cristal"
que tiende a reducir sus posibilidades de movilidad y
realizaci6n professional una vez adentro.
La via mis plausible que muchas de estas mujeres
han encontrado para lograr ascender o aprovechar la
estructura de oportunidades descansa nuevamente en
la adaptaci6n a la cultural dominant, en lugar de con-
testarla. Asi, a traves de un process de asimilaci6n cul-
tural, es decir, asumiendo los c6digos de informalidad
que ofrece la subculture military, caracterizada por un






































Peloton de mujeres desfilando en el patio de la Base de la M.D.. (Marinade G j in I I r rlI-I

marcado ascendente paternalista, prebendalista y
clientelar elementss tambi6n comunes a la sociedad
dominicana), en oposici6n a los c6digos institucionales
que estarian supuestos a regir e imponer la carrera y el
servicio military, algunas pueden lograr ascensos, reco-
nocimientos y mejoria salarial hasta cierto nivel.

El Caribe en el gran espectro
Los pequefios Estados del Caribe poseen, en adici6n a
su tamafio y creciente vulnerabilidad geogr6fica, la
particularidad de compartir un pasado reciente de des-
colonizaci6n, dependencia econ6mica y ocasionalmen-
te political, con sus antiguas metropolis y muy especial-
mente con Estados Unidos. Sus ejercitos son, en gran
media, un reducto de esa influencia externa o un es-
fuerzo posterior de las elites political y econ6micas por
establecer el control territorial. Fruto de esto, perma-
necen marcados por una conformaci6n hibrida entire
fuerzas de defense y de seguridad internal.
En contrast con las experiencias transformadoras
que han experimentado los ejercitos europeos y el nor-
teamericano (Sebesta, 1994; Addis, 1994), en terminos
organizacionales, doctrinales, valorativos y de practi-
cas, las fuerzas armadas latinoamericanas, y particu-
larmente las caribefias, han seguido un patron mas
bien conservador y ciertamente tardio de innovaci6n,


modernizaci6n y adaptabilidad. En su mayoria, las ins-
tituciones castrenses caribefias apenas han logrado de-
finir y much menos poner en practice doctrinas au-
t6ctonas adecuadas a su realidad social y geopolitica.
En algunos casos carecen de political de defense ac-
tualizadas y de aparatos burocraticos sofisticados e in-
clusivos, que hagan viable la participaci6n de civiles,
especialmente en el disefio y monitoreo de political de
defense y seguridad. Politicas de transparencia y meca-
nismos de rendimiento de cuentas no son considerados
aspects relevantes e imprescindibles para el logro de la
legitimidad requerida para establecer un consenso ciu-
dadano sobre recursos materials y humans invertidos
en el ambito de la seguridad.
En virtud de todo esto, la pregunta de en que medi-
da la incorporaci6n de mujeres ha coadyuvado a reali-
zar process de reconversi6n institutional y, logrado es-
to, de que forma ha posibilitado una mejoria en la con-
dici6n de la mujer professional, parece estar sujeta a la
cuesti6n de la naturaleza misma y la funci6n de las
fuerzas armadas. Ello asi, porque, como bien destaca
Lorenza Sebesta, "existe el peligro de que el consenso
de las mujeres sobre la apertura de las fuerzas armadas
en su favor, con la intenci6n abstract de facilitar la
adquisici6n de sus derechos, desvie la atenci6n de las
debilidades reales que confrontan las fuerzas armadas


46 GLOBAL




































Arquidamia Rosario Madera,3er.ano en cadete, EA.D.


y actia indirectamente como un paliativo para mante-
nerlas tal y como son en la actualidad" .
Como bien puntualiza esta autora, "antes de soportar
la hip6tesis de apertura de las fuerzas armadas a las
mujeres, es necesario cuestionar la naturaleza de la ins-
tituci6n a la cual las mujeres son llamadas a former
parte, asi como la naturaleza del sistema politico del
cual dichas instituci6n result ser una expresi6n .
En democracies emergentes como las caribefias, el
papel que pueden jugar los ej&rcitos en los process de
consolidaci6n pasa por la asunci6n de un concept
mis amplio de la seguridad y tambi6n mis inclusive.
Supone igualmente la apertura hacia una interacci6n a
niveles intraestatales y extraterritoriales con otras fuer-
zas, models y actors no tradicionales, y con ello, un
cambio paradigmatico en los c6digos, actitudes y prac-
ticas. Un testing case del influjo que estos cambios pue-
den ejercer en la capacidad de ajuste y "reciclaje" ins-
titucional es precisamente la incipiente feminizaci6n
del servicio military en los pequefios estados caribefios.
Si asumimos como un hecho cierto la influencia de las
diferencias biol6gicas y fisicas atribuibles al caracter ge-
nerico de ciertos oficios en tanto que impedimentos y
limitaciones en la dinamica de distribuci6n de respon-
sabilidades, reconocimientos y ascensos, podria espe-
rarse que en sociedades como las caribefias, donde el


En contrast con las experiencias trans-
formadoras que han experimentado los
ejercitos europeos y el norteamericano
en terminos organizacionales, doctrina-
les, valorativos y de practices, las fuer-
zas armadas latinoamericanas, y parti-
cularmente las caribehas, han seguido
un patr6n mas bien conservador y cier-
tamente tardio de innovaci6n, moder-
nizaci6n y adaptabilidad

&nfasis en la seguridad internal minimize los riesgos in-
volucrados en la guerra o la confrontaci6n b6lica, al
menos las mujeres tendrian mayores oportunidades de
inclusion, reconocimiento y promocion.
Una mirada mis detenida al tipo y la calidad de la
incorporaci6n femenina reclama la tesis de igualdad de
oportunidades ocupacionales para las mujeres en el ser-
vicio military. Como es possible constatar para el caso de
los ej&rcitos del Caribe, el tratamiento desigual subya-
cente en los roles y misiones tradicionales constitute
una tendencia ain mas marcada en la media en que
las fuerzas de seguridad se orientan mas hacia la segu-
ridad internal que a la defense.

La experiencia dominicana
La diversificaci6n generica y el creciente reposiciona-
miento de la mujer en el seno de la estructura vertical
de las fuerzas armadas, junto con la asunci6n de sus
roles cambiantes, ha sido comuinmente considerado re-
flejo y a la vez desencadenante de cambios sociales y
culturales. Estos cambios con frecuencia son entendi-
dos como resultado de process mas integrales de ins-
titucionalizaci6n y modernizaci6n de instancias repre-
sentativas y corporativas, como es el caso de los orga-
nismos castrenses (Goldman, 1978; Howes, Ruth H. Y
Michael R. Stevenson, 1993 )10. En t6rminos genera-





































Cadetes del Ejercito Nacional,en el patio de la academia military "Batalla de las Carreras", San Isidro.

les, las mujeres dominicanas ciertamente han logrado
interpelar c6digos culturales y esquemas tradicionales
de incorporaci6n desde los diferentes estratos de clase
desde donde provienen. El liderazgo femenino es evi-
dente en el ambito empresarial, politico y social. Sin
embargo, llama la atenci6n el hecho de que las dos ins-
tituciones donde se registra mayor resistencia a ceder
espacios a las mujeres han sido precisamente los parti-
dos politicos y las estructuras militares.
La mujer ingres6 en las Fuerzas Armadas dominica-
nas a mediados de los afios 701. En el afio 1981 se crea
el Cuerpo M6dico Femenino, incorporAndose el primer
grupo de oficiales compuesto por cuatro mujeres: dos
provenientes del Ejercito, una de la Marina de Guerra
y una de la Fuerza Aerea, bajo los ranges de teniente y
capitAn. En estas dos d6cadas las mujeres oficiales han
realizado esencialmente funciones profesionales y, pese
al hecho de que en algunos casos ocupan rangos de Ge-
neral de Brigada, ninguna posee funciones de mando.
Ninguna mujer ocupa posiciones directives, pese a
cumplir con los requisitos que dichos puestos demandan;
ninguna dirige un batall6n o brigada, y en su mayoria
estan confmadas a las posiciones de auxiliares. El repo-
sicionamiento del personal femenino en cargos direccio-
nales constitute un reto para el nuevo liderazgo military
y politico y para las nuevas generaciones de oficiales.


En virtud de esta situaci6n y como sefialaramos al
inicio, se colige que la tendencia de la incorporaci6n de
mujeres a las filas castrenses en la experiencia domini-
cana no necesariamente ha respondido a process de
democratizaci6n, entendidos en el sentido de plena
ciudadanizaci6n, como tampoco necesariamente de
modernizaci6n institutional. Mis bien ello ha podido
deberse mas a iniciativas de b-isqueda de legitimidad
que a process de cambios estructurales, corroborin-
dose asi la observaci6n de Elisabetta Addis, en el sen-
tido de que, "la iniciativa de abrir las fuerzas armadas
a las mujeres ha ayudado a reestablecer la legitimidad
de esta instituci6n, que en muchos paises durante la
d6cada de los 70 habia entrado en crisis de consenso
puiblico" Obviamente, esta apertura ha estado contra-
punteada con los inconvenientes que el servicio military
femenino ha impuesto en terminos de ajustes estructu-
12
rales psicol6gicos y organizacionales indeseables .

En 30 afos
En un period de 30 afios, la profesionalizaci6n mili-
tar femenina ha registrado mejoras. Algunas oficiales
superiores consideran que se ha avanzado al darle a la
mujer los rangos que le correspondent por antigiiedad
en el servicio, mas que por su formaci6n military. De
acuerdo con una official con mis de 25 afios de servi-


48 GLOBAL












Obsticulos para el ingreso a las FFAA y estrategias de enfrentamiento


Areas de Problemas/Obstaculos Estrategias
S li ri',, in ijlI.;r ,ij.-,.'I vr. iwrqjric3n ir ]1 ;vi..lr la. Ile i:'[r i'Miri;.. poliln:.. ,ac-
I ; v r:. y Julac i, I n iiju.3il v rl Ie. v reqIl. .i .)i:i e, e Ip l eriie

-'.) F lir t proqrjrio3 ; de idui:,' ri p.1ra 2) De..rol lar urin e Itr.j[~,i urn pl3rn ,li
,iipi'iii-i lideiit t ii: nieri r 3 lurlar uri ennriamlTie o eidui': :1'ri-.j i K ir:ij.j uiJ
I r- r.l:I' ri; lidJef2rd IlO relevarije. eiii ridiIliiiefl,'i -,i r i, :)

i Falira j.I pr,:ig ji : in. d Ir rr.Lion/plan.'- mr ,niri. y para la 'riue,.l generll:,ri
p,,. ,ii-Irn 3 I.. ni:hvli.3ide- aiiSer ienie. i l
) iniie jrr, illir ui r prl.j de inl,]lrji'a, r jr, : que
41 Filja 1 iuei -,.'rniuIrr nirvel-s Superi re; riw la' I 1. d .- p rrj lipr .jres rr ni .rii
i de lilder, : I v l.)j ia i Cv., q inri ) ri .: i Irii rr.l )r j1 .
.a,:aderr, a!.
F-) .li. dl ,ltje D' ir i e itO; llC;, ri' ll. i u rI rf j '- o -
ulur.3 41 Dere anidar repr .ri,':i ori c, I r l ili fi :t c i
i, dTma de dolorines
r ji F.ill.j d j 'i pt.i n:i ri jf 'e.j k'er3 I ,-'i ll.} L I
d- inrterai:Iron I De;arrollar un prorlrama. de ruidado p.da
a rI f I.a muiere- o.r suij. hilos

.li DIearIarollar proirajrrm educaCionales para
Ii Fdl Je po li iii. ,:'nirr. h .-,stil i ir[ horribres en posiciores de iomna de decu-
c',l Jdl '.,ir l^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ *es

91 P.hrc; e- J.uE:.r de re, ulamli erilo/falIa 7 Establecei un grupo del pal cafibei:i ..
i: programaj re ljutmiento qual que el Comi Asesor dela Muier en
el Servidoci del Departimenlo de Cefensa
101 PFocle esrraila) de rernon/f.lla de pc- de los EsTadosUnido IAM 1
lita.:< para laniJter con luo ri`flos;niuleure- .
que quieren lener hio:s v padres solieras. 8 Deartrollar esrategQla
po en la r carrer
1 1 Falra de irisalaclorel p ar el uidado d e .... .
los niflos 9) ures dlr urln clfland
". .D "r e' :-.ifrrear':mila r .lde I mu r
12f) alta de proQrasj d (d.enimn y.polilicas : r i
Spar nmantenerna I.s, nrueres :Adlificadas. .-.0 Me0o r las.i i s s ruci t
15tl i d d i ues
S... .. .,. "I,-'. d. .-. .r .1 .l un .n ...r l: n n
S:. Falia'de cceso a rati sd e r asde rdma .-e ; deA. ,, -'
.e. (. ent n es dn.edec. pe .ivo hummbas ae tosy.pa t



ltde, nddnr ujer& niujer en.. .
. . | u n ; v a es I i a r s : ..: ". 1 3 ) : D s a r ll a d n d s l a3 te g ia e;.


opOrtun d e"etraa o. _

uen r.rndum "Pri er, oip f.erc a'.kual: Regton ja. sM es aM
"oRep Do irarfar,,-, enew.2 00 1.
-q... .......,.






































Mujeres militares realizando un ejercicio de entrenamiento en la academia military "Batalla de las Carreras",San Isidro.


cio, "en la actualidad las mujeres pueden entrar a la
academia military y en algunos casos han podido reali-
zar cursos de Estado Mayor para oficiales superiores.
Estos cursos estin dirigidos a entrenar fisicamente y
preparar estrategicamente a los individuos que even-
tualmente asumiran posiciones de mando. Sin embar-
go, en el caso de las mujeres que han sido beneficiadas
con tales cursos, de ahi a permitirles asumir posiciones
direccionales es otra historic"13
En la opinion de varias oficiales que ostentan altas po-
siciones, "en las Fuerzas Armadas actuales hay un trato
mis igualitario en el sentido en que se respeta el rango"'
Sin embargo, estas mujeres podrian estar ejerciendo fun-
ciones de Jefes de Estado Mayor en la direcci6n de hos-
pitales militares, academias e instituciones de entrena-
miento. Mientras que algunos oficiales hombres entre-
vistados alegaron la imposibilidad de que una mujer di-
rigiera una academia military "por no existir por el mo-
mento mujeres con formaci6n y capacidades militares
suficientes para educar a otras'" las propias mujeres con-
sideraron "complicada" la posibilidad de que una mujer
terminase comandando un batall6n de entrenamiento
14
para fuerzas de combat u operaciones especiales" .
Sin embargo, pese al clima relativamente desfavora-
ble, la actitud de las mujeres a engrosar las filas es po-
sitiva. En la vision de las que aspiran a continuar esca-


lando en la carrera military, "es ahora justamente cuan-
do por primera vez tenemos en nuestras instituciones
armadas cadetes del sexo femenino, un elevadisimo
numero de damas en el Servicio Militar Voluntario, asi
como tambien la primera mujer pilot military de heli-
c6ptero en el Ejercito Nacional"'.

Composici6n de la fuerza
El total de mujeres que constituyen el personal fe-
menino de las Fuerzas Armadas asciende a alrede-
dor de 6,500, ubicadas en su mayoria en el Ej&rcito
Nacional, cifra que represent entire un 10 y un
12% del total de la fuerza active. Su ingreso a cual-
quiera de las ramas puede darse de dos maneras:
como oficiales y/o alistados o como profesionales
y/o asimilados. El grueso de los efectivos activos cae
dentro de esta filtima categoria.
De un total de 2,865 oficiales en 2003, s6lo un po-
co mas de la mitad eran oficiales de linea, mientras
que el resto son considerados profesionales asimila-
dos: m6dicos, ingenieros, licenciados y t6cnicos. Sin
embargo, alin dentro de los oficiales de linea, es to-
talmente factible que oficiales y alistados no ejerzan
comando en unidades de combat; es decir, es su
prerrogativa el dar 6rdenes a subordinados, pero
no deben ejercer el mando sobre las unidades. De


50 GLOBAL





































Miosotis Marte Vasquez, sargento paracaidista de las Fuerzas Armadas Dominicanas, realizando una practice de ripel en la Base Aerea de San Isidro.


esta manera se explica c6mo las mujeres se encuen-
tran en una situaci6n muy peculiar, en la cual, pe-
se al hecho de ocupar cargos y rangos de jerarquia,
no estin facultadas para ejercer autoridad de man-
do16. Desde la perspective del rango, la estructura
estrictamente piramidal se manifiesta en la despro-
porcionada relaci6n de apenas cuatro generals y
13 coroneles para el total de esa poblaci6n.

El acoso
La literature especializada en la profesionalizaci6n
military femenina reconoce la relevancia de los te-
mas relacionados con la sexualidad y su impact en
el tejido institutional y en el ambito corporativo.
La persistencia de fen6menos como el acoso sexual
tienden a "culpar a la victima" al constituirse en
uno de los impedimentos a diversificar, promocio-
nar y acomodar mujeres en una estructura que se
inclina por ser cada vez mas andr6gena. El hecho
de que con no poca frecuencia salgan a la luz piu-
blica denuncias de oficiales de la Fuerza Aerea, na-
val o terrestre norteamericana, acosadas sexual-
mente, indica que se trata de un problema mas co-
min de lo que se piensa.
Las fuerzas de seguridad caribefias no cuentan con
instancias tales como el Defense Advisory Comittee


on Women in the Services (DACOWITS), de larga da-
ta en la tradici6n institutional military estadouniden-
se. Pocos paises, con excepci6n de Guyana poseen
una legislaci6n que prevenga, regule y sancione,
aunque sea de manera tangencial, el abuso sexual.
La norma ha sido lo contrario. Lo sexual con no poca
frecuencia result ser un recurso de negociaci6n. La Repfi-
blica Dominicana no es una excepci6n y la respuesta ins-
titucional result ser convencional'8. El predominio de vi-
siones estereotipadas dificulta auin mas el tratamiento serio
de la cuesti6n: ante la potential amenaza a que se generen
conductas inadecuadas e impropias, la respuesta mas co-
mun ha sido privar a las mujeres de coexistir en el espacio
que tradicionalmente ha sido de dominio masculine.

A manera de conclusion
La cuesti6n de la incorporaci6n femenina en la es-
fera military, sus preceptos, 16gicas y dinamicas de
incorporaci6n, promoci6n, generaci6n de political
formales e informales de inclusion y exclusion, in-
tersecta various ambitos conflictivos relacionados en
terminos nada tangenciales con la legitimidad de
los liderazgos politicos y militares en las pequefias
naciones del Caribe.
Por un lado, como bien lo ilustra el caso domini-
cano, hace relevant la cuesti6n de la integridad de





































-i ,l,-, 1, 1 ,1 1. h. !iiiii..r teniente Medico Ortopedista.Operaci6n de fracture de femur llevada a cabo en el Hospital Militar Ram6n de Lara.


un Estado que en terminos formales se rige bajo
los preceptos democraticos, pero que a niveles
pragmaticos muestra dificultades para ejercer una
proclividad inclusive, participativa, transparent
en todas las esferas, y particularmente extensible a
la instituci6n mas jerArquica, vertical y con menos
arraigo democratic, como es el Ejercito.
Por otro lado, pone en evidencia la necesidad
de replantear un sistema de seguridad que se
perciba capaz de articular political de defense
en un espacio complejo, con problems sociales,
etnicos y de g6nero, y en cuyo context las ame-
nazas se definen mas hacia lo interno, como en
el caso de los pequefios estados caribefios.
Finalmente, interpela la legitimidad de un lideraz-
go politico y military que tiende a perpetuar relaciones
opresivas, excluyentes y segregacionistas, que aten-
tan contra la integridad institutional y la gobernabi-
lidad democratic.
En cada uno de estos tres escenarios, es posi-
ble reubicar el papel de la mujer en los proce-
sos de reconversi6n institutional y de reform
cultural. Sin embargo, esta propuesta supone
lidiar con various nudos. Primero, convertir la
supuesta visibilidad que ofrece en el imaginario
femenino la falsa noci6n de inclusividad, mejor


conocida como tokenismo en una real, cualifica-
da y extensive participaci6n e incorporaci6n.
Y segundo, la cuesti6n de la inclusi6n/exclu-
si6n de mujeres en el ambito military toca un
asunto crucial ya levantado por otros especialis-
tas: la necesidad de desarrollar political demo-
criticas de defense, concept &ste que abarca
los asuntos de las relaciones civico-miliares en
una reconceptualizaci6n mis integral de la se-
guridad19. Solamente encarando esta realidad de
manera no tanto descriptive, sino prescriptiva y a
la vez comprometida con el cambio, podrAn las mi-
litares dominicanas superar su membresia bifurca-
da y ejercer una ciudadania mas plena, en lugar de
reprimirla y constantemente diferirla, deshaciendo-
la, como el manto de Penelope.


Lilian Bobea es sociologa, Master en Sociologia de la State
University of New York, Binghamton, y candidate PhD en la uni-
versidad de Utrech, Holanda. Investigadora y docente de FLAC-
SO, ',l i:1.ll:a Dominicaia. Esp .:i.t i.i 1 en los temas de Seguri-
dad, Defensa y Seguridad Publica en America Latina y el Caribe.
Es autora de numerosos articulos publicados en revistas espe-
cializadas y libros y editor de Soldadosy Ciudadanos en el Ca-
ribe y Entre el Crimen y el Castigo: Seguridad Ciudadana y Con-
trol Democrdtico en America Latina y el Caribe.


52 GLOBAL












































Zhennia Xiomara Lizardo Cabral, capitin ,licenciada bioanalista. Laboratorio del Hospital Militar Ram6n de Lara, Fuerzas Armadas Dominicanas.


Referencias
1 A mediados de 2004 existian en la Republica Dominicana mas de 150 generals activos
y cerca de 400 retirados, de una fuerza cuyo volume asciende a unos 45,000 oficiales,
clase y rasos activos. Con el ascenso al poder del PLD en agosto tuvo lugar un cambio
dramatic de esta tendencia al ser puestos en retire cerca del 50% de oficiales que de-
tentaban este rango.
2 G .dl h,m ,, ll I J 'a1' [ II...", t ,-" l ,( J,,, h ..;. I ," .l .Ii i- I lj,', p .l) 1-"
3 (C II 11.1,ll i ;;.. i, ,,, I', l. ;.il, .. L. .,, ,I, n r -, i.l(i li l .- 11-1 n I..i, .. 1- l, l E. I
4 Sebesta, Lorenza
5 Feinman, lene Rose, Citizenship '. .., ,, ..,. ,; ,; .,;. .. !
6 F n i.. I !I Hb-- ,,. 11.,.,,, , ., ,,, i rl, r
University Press, 2001, p.1
7 Feinman, lene Rose...
8 Sebesta,Lorenza :,. .n .....,. *. ."..... ':-.. 'enAddis,Elisabetta op.Cit.p.41
9 op.Cit.p.42
10 [.: i,, ,I ,.'.r ,. I. I .' ;I.., ,'1,; H. ..- ,,Ruth and Michael R.Stevenson
ed., Women and the use of military force: London, Lynne Rienner Publishers, 1993 p.
207.
11 Siendo mas precisos, en los cuarteles se dio inicio al ingreso despues de 1961. Para
el ano 1966 habian aproximadamente unas 20 mujeres realizando labores como se-
cretarias y cocineras, en las mismas condiciones que las asimiladas. En 1970 el Jefe
de Estado Mayor consider que las mujeres que trabajaban en las oficinas"distraian
a los oficiales, razon por la cual el grupo fue cancelado en su totalidad, para ser in-
gresadas mas tarde, en el afo 1975, como profesoras de ingles en las instituciones
educativas tanto en el Ejercito como en la Fuerza Aerea. Esta situaci6n se mantuvo
hasta inicio de los 80 cuando se implement un ingreso masivo de mujeres forman-
do un batallon con aproximadamente 300 mujeres.( i. ., l- I 1.,... I n I...I.,
de una professional, la doctor Mariela ,i.,,,iii .jou.:o ostentaba el rango de capi-
tan. A este personal se les impartia instrucci6n military en las instalaciones de la se-
de de la Secretaria de las FFAA los sabados de cada semana, consistent principal-
mente en march y formacion para desfiles. M8s tarde, a comienzo de los 90 se ini-
cio el ingreso d(I'j. .- I.. l I i l .-i T. 1) 1'11'i I' t ;, ,,i I- .,i 1 I. activos. Es-
tas mujeres no tenian la necesidad de asistir a los cuarteles a desempeiar function
iliii .I 1 1'.'i 1 1 1,h' II 1 o,1.1 ,: 1 ,: 111 h11. r11j ,.1 i. r I. l .- l.,- i i h 11, Fl-"
te fueron adquiriendo rangos de cabo, sargento e, incluso, por antigiiedad en el ser-
vicio, de teniente. En otros cases se produjeron ingresos de profesionales del Dere-
cho, la Psicologia o la Ingenieria con el rango de oficiales, (teniente, capitan y mayo-
res). Este process continue en las subsiguientes administraciones gubernamentales.


En 2001 se dio inicio al ingreso de unas 15 mujeres a la Academia Militar Batalla de
las Carreras como cadetes. Cuatro fueron ascendidas a teniente un aino despues sin
terminal la carrera professional. En ese mismo period, el president de la Republica,
se cuestionaba que en el pais no habia generalsa' y procedio a Ilevar a una mujer
ill1 ,,1.,1 -,, ,,,, ,. ,, ,p,, I" 1 h,,- i. ...I ,.que la M a-
rina de Guerra solo tenia mujeres con el rango de teniente coronel; no obstante fue
Ilevada a general. Sin embargo, esta accion refleja mas una tendencia al tokenismo,
es decir,al uso de la mujer como un simbolo de inclusividad, que un rasgo de insti-
ii, ,- .. i i I .i I, 1 1.. n I''in' '.'i dela entrevistacon el MayorGe-
neral Retirado Jose E. Noble Espejo).
12 Addis, Elisabetta et. al, Women soldiers: Images and realities, New York: St. Martin
Press, 1994 p. xiii
13 Entrevista realizada a una Oficial,7/10/2003
14 De hecho, las propias entrevistadas desconocfan incluso si habia condiciones adecua-
das de alojamiento en los campos de entrenamiento en las montaias para que mu
jeres se entrenaran en ejercicios especializados.
1 5 F', I. m i IT I h ,, o i p -- 1 -1 I -.. I!,,i,-._ ,,,ii,, ,i i, l ',i .' '. ...- .,- ,' ," ro so l-
dado, Guarnicion, 6rgano informative del Ejercito Nacional, Republi(a Dominicana,
ano VI, t 31, enero-marzo 2002.
16 Asi Io establece el articulo 29, que ,,ii i,,. .i, los primeros, por el hecho de c s
tar impedidos de ejercer el comando de unidddes de combat y no pueden ser des-
tinados a ocupaciones y misiones extranas a su profession.
17 De acuerdo con David Granger, el Estado guyanes legislo a partir de los 90 sobre los
I,. ,I, I.. i.u li j'ii ; ,,, .' ; -ERA-,de 1990) y de prevention de la dis-
criminacibn (Prevention ofDiscrimination Act -PDA- de 1997). (1, ', ii, i i."Con-
vention and convenience..., Brasilia: CHDS, 2002
18 La political no escrita es que las cadetes que quedan embarazadas de algon official son
expulsadas de la institution. En el ca;o de las alistadas, no pueden decirlo o corren el
mismo riesgo de expulsion. Un caso conocido, de los multiples que no salen a la luz pu-
blica,se produjo a finales del 2002, cuando una de las cadetes quedo embarazada de un
infl uyente .j ...-, Ily ..h i ,.,, .1- H.... -:,, J-. ..... ,: I --, -
I.: ,, ., i ,. I -.. I1 1 I, 1i i1 1 s I Es cierto que este caso fue investigado
y el general fue relevado del cargo y mas tarde pensionado. Sin embargo, seis meses
mas tarde, en junior de 2003,fue reintegrado nuevamente a la instituci6n.
19 Al respect, Rud Diamint ha insistido en la necesidad de trabajar la planificacion y
conduccion de la defense como Politica de Estado.Diamint, Rut,'' ',. -. ....
ridad ., .. i :,, ..I )i iin .-, ,,ij.TorcuatoDiTella,2001.
















La historic como. r

gulon

Notas sobre el libro C6mo los americanos ayudaron a colocar a
Balaguer en elpoder en 1966, de Bernardo Vega Por Jose del astillo
Se trata del ultimo titulo de Bernardo Vega en una important saga
documental sobre las relaciones dominico-americanas en el siglo XX.
De indiscutible merito como recopilacion y ordenacion de datos de
fuentes conocidas y novedosas sobre la material (las grabaciones te-
lef6nicas de Lyndon B. Jonson, informes clasificados y memories ine-
ditas), la obra, de lectura apasionante, se diferencia de anteriores
aportes del autor al enfatizar una propuesta de tesis, tanto en la re-
construccion de los hechos hist6ricos como en su interpretaci6n.


54 GLOBAL










I
q.'.C LOS
0~ OL
VtJAR* A




















"Este libro trata sobre la decision del president nortea-
mericano Lyndon B. Johnson, a las pocas horas de ini-
ciada la guerra civil dominicana de 1965, de que el pr6-
ximo president de la Repuiblica Dominicana debia ser
Joaquin Balaguer y sobre su autorizaci6n a la CIA, al
FBI, a los 'boinas verdes' del ejercito de ocupaci6n y al
embajador Ellsworth Bunker para que iniciaran accio-
nes, muchas de ellas secrets, que indujeran al pueblo do-
minicano a elegir en junio de 1960 (sic, 1966) al que ha-
bia sido president del dictador Rafael L. Trujillo. Dado
que esas elecciones tenian que gozar de aceptaci6n inter-
nacional, se autorizaron medidas que por un lado estimu-
laban a Juan Bosch a participar en ellas, pero al mismo
tiempo lo atemorizaban lo suficiente a trav6s de un clima
de violencia como para que desde su regreso en septiem-
bre de 1965 casi no saliera de su casa y limitara su cam-
pafia electoral a discursos radiales"
Asi introduce Vega esta obra que amplia la ya larga lista
de libros dedicados a analizar los episodios del 65, entire los
que destacan, desde la cr6nica periodistica (Tad Szulc, The
Dominican Diary; Dan Kurzman: Santo Domingo. Revolt
of Damned), la perspective academica (Abraham Lowent-
hal, Dominican Intervention; Jerome Slater, Intervention
and Negotiation. The United States and Dominican Repu-
blic; Jose Moreno, Barrios in Arms; Piero Gleijeses: La Cri-
sis Dominicana; Eric Thomas Chester, Rag-tags, Scum,
Riff-raff and Commies), el enfoque military (Lawrence Ya-
tes, Power Pack. US Intervention in the Dominican Repu-
blic) y la memorial de actors claves de este process (Lyn-
don B. Johnson, The Vantage Point; Bruce Palmer, Inter-
vention in the Caribbean; David Atlee Phillips, The Knight
Watch). Estos dos ultimos, subcomandante de la Fuerza
Interamericana de Paz (jefe efectivo de las fuerzas milita-
res de intervenci6n, quien luego jugaria un rol estelar en
Vietnam) y jefe de estaci6n de la CIA en el pais, especialis-
ta en guerra psicol6gica veteran de operaciones encubier-
tas en Chile, Guatemala y Cuba, respectivamente.
En la primera parte de la obra (capitulos I al V) el au-
tor examine los antecedentes de las relaciones de Bala-
guer con el gobierno de Kennedy desde los dias de la


transici6n tras la muerte del dictador, su exilio newyor-
kino entire 1962 y 1965, la fundaci6n del Partido Refor-
mista y los restringidos contacts del ex president "ti-
tere" de Trujillo con funcionarios del Departamento de
Estado. Kennedy Crockett, a cargo de Asuntos del Ca-
ribe, seria uno de los pocos funcionarios en establecer
nexos con Balaguer a partir de 1964 a traves de Irving
Davidson, un conocido cabildero de Washington al ser-
vicio de Duvalier y Somoza (antes tambi6n de Batista),
vinculado a Jimmy Hoffa, el lider de los tronquistas
asociado con la mafia, e informant de la CIA y el FBI.
Esta relaci6n se revelaria posteriormente clave para la
coordinaci6n de estrategias entire Balaguer y el Depar-
tamento de Estado durante la crisis del 65. Crockett re-
fiere en sus memories in6ditas: "Yo era la inica persona
en el Departamento de Estado y la Casa Blanca que co-
nocia al Dr. Balaguer" Segun su evaluaci6n, 6ste "podia
convertirse otra vez en un factor significativo en la po-
litica dominicana' como de hecho asi seria.

Reuniones
Otro que estuvo present en las contadas visits de Ba-
laguer a las oficinas del Departamento de Estado fue el
encargado del "Dominican Desk'" Harry Schlaudeman,
quien testimonia que "las reuniones con Balaguer no
fueron muy amistosas. Kennedy (Crockett) mis bien lo
par6 en seco. Vale la pena recorder que Balaguer no
cont6 con simpatizantes en el Departamento de Estado
antes de abril de 1965. EstAbamos condicionados por los
sucesos de 1961 y principios de 1962 como para pensar
que era un trujillista cuyo retorno a la Repiblica Domi-
nicana acarrearia problems" Schlaudeman era un co-
nocedor de los asuntos dominicanos, ya que habia ser-
vido en la Embajada bajo la gesti6n de John Bartlow
Martin durante el Consejo de Estado y el gobierno de
Juan Bosch, y lo acompafiaria como asistente en su mi-
si6n durante la crisis del 65, al igual que al consejero na-
cional de seguridad McGeorge Bundy y al embajador
Ellsworth Bunker. Un verdadero segundo a bordo, quien
haria una brillante carrera en la diplomacia regional.


56 GLOBAL
















































La obra de Bernardo Vega pasa revista al regimen del
Triunvirato encabezado por Donald Reid Cabral y a los
multiples complots para provocar su derrocamiento, co-
mo sucediera con el levantamiento civico-militar del 24
de abril de 1965. Resalta la presencia del Partido Refor-
mista en los medios de comunicaci6n a trav6s de los fre-
cuentes mensajes radiales y los articulos de opinion de
Balaguer publicados en el peri6dico El Caribe, asi como
el activismo conspirativo de los oficiales trujillistas-bala-
gueristas en el Ej6rdcto (el denominado clan de San Cris-
t6bal) y las confrontaciones con el CEFA de Wessin y el
general Antonio Imbert y sus aliados.
Vega muestra el respaldo de la administraci6n Johnson
a Reid Cabral y al program de estabilizaci6n econ6mica
con el FMI, asi como los esfuerzos del triunvirato por ar-
ticular un calendario electoral que le fuera favorable en
sus aspiraciones, ante la indiscutible popularidad de Bosch
y Balaguer. En efecto, un sondeo de preferencias electo-


14k "
orge Bundy,el president Johnson y el embajador ante las Naciones Unidas Adlai Stevenson. (Biblioteca L B.John!

rales realizado en marzo de 1965 por la CIA -empleando
para el trabajo de campo a estudiantes de la UASD- otor-
gaba un 46% a Balaguer, un 24% a Bosch, un 6% a Reid
Cabral y un 24% de indecisos para las nebulosas eleccio-
nes pautadas por el Triunvirato a septiembre de ese afio.
Los events conspirativos y su desenlace en la guerra fra-
tricida e intervencidn military extranjera abortarian estos
comicios, finalmente celebrados bajo supervision de la
OEA y con la presencia de la Fuerza Interamericana de
Paz (FIP) en junior de 1966, en los que resultaria triunfan-
te Balaguer con un 56% de los votos, frente a un 39% de
Bosch. El electorado rural y de provincias, ajeno al con-
flicto b6lico, favoreci6 al candidateo de la paz',' mientras
Bosch recibi6 el endoso de los centros urbano-industriales
del pais (el Distrito Nacional, Barahona, San Pedro de
Macoris, La Romana y Pedernales).
Vega aborda en su libro los cambios en el equipo nor-
teamericano de political hemisf6rica y su creciente ses-






































De izquierda a derecha el subsecretario de estado George Ball, el secretario de estado Dean Rusk, el president Johnson, el secretario de defense MacNamara, Marvin Watson, Cyrus Vance,el general Earle G.Wheeler, Bill Moyers,


go conservador, acaecidos tras el asesinato de John E
Kennedy, JFK, y el ascenso del tejano Lyndon Baines Jon-
son, LBJ, a la Casa Blanca; la salida de liberals como Ar-
turo Morales Carri6n, Arthur Schlesinger Jr., Ed Martin; y
lo mis important: el retorno a Washington -desde Mexico,
donde se desempefiaba como embajador- del veteran diplo-
matico tejano Thomas Mann, TM, para dirigir los asuntos
interamericanos en el Departamento de Estado y la Alianza
para el Progreso, con acceso director al president.
Esta designaci6n fue considerada una verdadera provoca-
ci6n de LBJ a los liberals kennedianos (un giro a la dere-
cha le Ilamaria John Bartlow Martin). Ello coincidiria con
la presencia del tambien tejano y conservador Crockett al
frente del area del Caribe y de un William Tapley Bennett
surefio y conservador como embajador en Santo Domin-
go ante un Triunvirato finalmente reconocido por la admi-
nistraci6n Johnson. Este trasfondo actuaria en el v6rtice de
la crisis dominicana del 65, cuando estall6 en abril activa-
da por el movimiento constitucionalista por el retorno de
Juan Bosch y el interns de los militares balagueristas de
franquear el regreso de su lider a la arena political national.

Segunda parte
La segunda parte de la obra result la mis cautivante,
arriesgada y provocative. Y la que aporta datos mis no-


vedosos. Desde el capitulo VI ("Johnson ordena que se
logre que Balaguer vuelva al poder"), como si se tratara
de desarrollar un gui6n cinematografico perfectamente
coherente, el autor ensambla su narraci6n a partir de un
hallazgo inicial y un resultado final: una conversaci6n te-
lef6nica entire Lyndon B. Johnson y Thomas Mann re-
gistrada en la mafiana del 26 de abril del 65, a pocas ho-
ras del estallido de la crisis dominicana; y el triunfo elec-
toral de Joaquin Balaguer en las elecciones de junio de
1966, consistentemente medido en la series de encuestas
de la CIA desde marzo del 65. Mann sugiere a LBJ que
si Wessin terminala arriba" (en la refriega armada frente
a los constitucionalistas), "yo creo que el hombre a quien
hay que reponer es Balaguer. El fue quien sali6 bien ade-
lante en las encuestas'" en alusi6n al referido sondeo.
En esa conversaci6n, Mann descarta a Bosch como op-
ci6n de poder, al indicar que "el no sirve para nada" y que "si
tenemos otro Bosch, sera otro agujero en la tierra" Mientras
Johnson, al recorder su presencia siendo vicepresidente en la
toma de posesi6n del president dominicano, sefiala: "Este
Bosch no es bueno. Yo estuve alE'
Este pivote es asumido como un canon por Bernardo Vega
para construir su discurso narrative de los sucesos del 65 y
el 66, desoyendo el consejo de un antiguo alto funcionario
del Departamento de Estado que recomend6 al autor no to-


58 GLOBAL






































Browley Smith, el almirante Raborn (jefe de la CIA) y McGeorge Bundy. (Biblioteca L.B.Johnson)

mar al pie de la letra esas expresiones, ya que Mann "habia
aprendido a moverse con cautela con relaci6n a efusiones ti-
picas como esas, tomando en consideraci6n que Johnson
invariablemente queria mantener abiertas sus opciones'"
Ciertamente habria que convenir que asi fue, si se ana-
liza sin prisma sesgado el curso de los events. Mas a-un,
si se ponderan las prioridades de la political exterior nor-
teamericana en un context de Guerra Fria, tras la trau-
mitica experiencia de la crisis de los missiles en octubre de
1962. Cuba y la Repfublica Dominicana estaban muy cer-
ca y la political de contenci6n anticomunista bajo la nue-
va doctrine de seguridad national que despleg6 la admi-
nistraci6n Johnson y sus sucesores republicans en Am&-
rica Latina y en el Sudeste asiatico no deja lugar a dudas.

Master plan de LBJ-TM
A lo largo de la segunda parte de la obra, desde la a a
la z, Vega lleva -a ratos a pie forzado- su linea de argu-
mentaci6n, para probar en todo moment que el master
plan de LBJTM de instalar a Balaguer en el poder fue la
guia de acci6n del equipo de political exterior que breg6
con la crisis dominicana. En various pasajes de la obra pa-
receria que LBJ y TM, en lugar de tener presents los in-
tereses estrat6gicos de Estados Unidos en la Repiblica
Dominicana al moment de calibrar cada opci6n, deci-


si6n y movimiento, estuviesen atentos a preservar y
apuntalar las posibilidades de Balaguer, considerado por
Vega "el as bajo la manga" del poder imperial. El desplie-
gue documental, su selecci6n y edici6n (comentarios y
anotaciones al margen, interpretaciones a espacios
censurados de documents clasificados), fuerzan inne-
cesariamente una concordancia casi absolute entire el
desarrollo de los acontecimientos y la ejecuci6n de un
plan, en el cual cada pieza -cual si fuera un juego de
rompecabeza- va calzando perfectamente.
Asi, la historic deviene en manipulaci6n desde un cen-
tro imperial en el cual predomina un enfoque uniform.
Algo muy distinto al fluido process de choque de eva-
luaciones y criterios entire los miembros del equipo de
formulaci6n de la political exterior y a la dinimica de las
propias agencies que intervienen en su ejecuci6n, como
lo asume el 'enfoque burocritico' de la political exterior
desarrollado por Abraham Lowenthal en su esencial-
mente vigente Dominican Intervention. Sin adentrarnos
en los meandros de las fuerzas que en la escena local y
en la international incidian en esta crisis y su curso.
La vision conspirativa de la historic ha prevalecido en
la izquierda radical y le ha impedido aprehender en toda
su complejidad el juego de factors e intereses que partici-
pan en el desarrollo de los hechos.





















Vega -un experimentado investigator de los archives oficia-
les norteamericanos, conocedor de la complejidad de los pro-
cesos de toma de decision y sofisticado analista- parece cor-
tejar esta vision. La interpretaci6n mis socorrida de los ana-
listas de izquierda y de determinados liberals es que Estados
Unidos, como un diktat, install a Balaguer en el poder.
Sin embargo, en este sentido se percibe una cierta ten-
si6n en la obra, ya que las propias observaciones y ana-
lisis del autor, particularmente interesantes en los capi-
tulos finales dedicados a las elecciones del 66, lo alejan
de este enfoque al ponderar la multiplicidad de varia-
bles que determinaron el triunfo de Balaguer en esos
comicios, incluyendo, por supuesto, el respaldo encu-
bierto de agencies oficiales norteamericanas.

Balaguer: president provisional?
La segunda indicaci6n favorable al ex president domi-
nicano figure en el capitulo VII ("Johnson autoriza a la
CIA a poner de inmediato a Balaguer en el poder") y sur-
ge de una conversaci6n del 2 de mayo del 65 en la Casa
Blanca sostenida entire el president Johnson, el recidn
designado director de la CIA, almirante Raborn, y el sub-
director de la agencia, Ray Cline. Este refiere en sus me-
morias que Johnson pregunt6: "UC6mo diablos puedo sa-
car a mis tropas de all?"; a lo que Cline respondi6: "Cuan-
do tengamos un lider no comunista firmemente estableci-
do' describiendo a lideres potenciales, de los cuales destac6
a Balaguer como "el mas hibil' En otra reacci6n tipica de
LBJ, 6ste afirm6: "Eso es, esa es nuestra political, pongamos
a este individuo en el poder alli'" Ese mismo dia, el comi-
t6 de alto nivel sobre la crisis dominicana encabezado por
McGeorge Bundy acord6, entire 26 decisions, sondear a
Balaguer para suministrar nombres de militares acepta-
bles a ambas parties en conflict y acerca de su disposici6n
a ir a Santo Domingo, si contase con el apoyo apropiado.
Mann aclar6 que "tan s6lo le estamos haciendo esta pre-
gunta y no se le esta ofreciendo nada' Un report de la
CIA fechado al dia siguiente sefiala que Balaguer rechaz6
cualquier posibilidad de acceder a la Presidencia que no
fuera mediante elecciones, sugiriendo la formaci6n de un


Lyndon Johnson yThomas Mann,su principal asesorsobre la crisis dominicana,se rednen el mismo dia del surgimiento

gobierno provisional que garantizara el retorno a la cons-
titucionalidad. Posteriormente, Mann testificaria ante un
comit& del Senado en el sentido de que Balaguer habia
contado con el respaldo de la administraci6n para la pre-
sidencia provisional, segun cita Vega.
Sin embargo, los hechos indican que el ex embajador
John Bartlow Martin, quien viaj6 a Santo Domingo el 30
de abril comisionado por LBJ, form el gobierno de Re-
construcci6n Nacional encabezado por el general Antonio
Imbert, con quien se reuni6 esa misma noche, para reem-
plazar a la junta de San Isidro, anunciado el 7 de mayo.
Martin recibria asimismo instrucciones telef6nicas para
trasladarse a San Juan de Puerto Rico y entablar conver-
saciones con Bosch, que lo alinearan con la acci6n nortea-
mericana, a lo cual &ste se resisti6.
Abe Fortas, influyente abogado liberal de Washington que
actuaba como asesor personal de LBJ y amigo de Mufioz


60 GLOBAL

















































del Gobierno de Antonio Imbert, que fue auspiciado por el embajador John Bartlow Martin. (Biblioteca L B.Johnson)

Marin y Jaime Benitez, contact desde las primeras horas
a Bosch y mantuvo un canal de comunicaci6n abierto con
la administraci6n que prepare las negociaciones de la f6r-
mula Guzmin en Puerto Rico y Santo Domingo por par-
te de la misi6n Bundy, entire el 12 y el 23 de mayo.
Otras opciones que fueron exploradas incluyeron una
suerte de fideicomiso de la OEA bajo la regencia de un
consejo de personalidades de la izquierda democrdtica de
la region afines a Bosch, como Luis Mufioz Marin, R6-
mulo Betancourt y Jos6 Figueres; formula abortada en el
propio seno de la organizaci6n interamericana, en la cual
predominaban los regimenes militares y civiles de derecha.
Como se puede colegir, la Administraci6n mantuvo
siempre abierta una amplia gama de opciones y explo-
r6 'casi' todas las posibilidades. Con el fracaso de la f6r-
mula Guzmin, la mis elaborada en cuanto a sus deta-
lles y negociada directamente por altos cargos de la


Administraci6n, se daria paso a la misi6n de la comi-
si6n ad hoc de la OEA que asumiria la tarea de media
entire los gobiernos de Caamafio e Imbert y finalmen-
te estructurar el gobierno provisional presidido por
Garcia Godoy, bajo las artes maestras del embajador
Bunker, un manipulador eficaz que seria embajador en
Vietnam entire 1967 y 1973 y negociador de los tratados
CarterTorrijos sobre el Canal de Panama. Su objetivo
fundamental seria normalizar la situaci6n del pais y or-
ganizar las elecciones del 1 de junio de 1966.


La estrategia para unas elecciones creibles
Una de las parties mis reveladoras de la obra de
Vega es la relative a las elecciones del 66 y a la es-
trategia seguida por la administraci6n Johnson pa-
ra apuntalar las posibilidades de Balaguer, restrin-
gir las de Bosch y mantener la credibilidad de sus
resultados, tanto national como internacionalmen-
te. La evidencia documental refiere a un conjunto
de acciones que se encaminaron con este prop6sito.
Entre las acciones encubiertas examinadas por Ve-
ga, figuran aquellas destinadas a dafiar la imagen de
Bosch, descalificindolo para gobernar, mostrandolo
desinteresado en ejercer el poder, vinculado a los co-
munistas y acobardado en medio de la coyuntura
electoral, para lo cual se utilizarian operaciones de
amedrentamiento y de guerra psicol6gica. Del mismo
modo, el triunfo de Bosch era presentado como el re-
torno al conflict y a la inestabilidad, dada la hosti-
lidad de los militares y otros sectors conservadores.
En cambio, Balaguer, identificado como la opci6n
de paz y el regreso a la estabilidad, recibia el respal-
do norteamericano por diversas vias. La series de en-
cuestas de la CIA y la asesoria del expert electoral
Dick Scammon permitian afinar la punteria. Una
de las acciones fue promover la asistencia masiva a
los comicios, particularmente en las zonas rurales,
que se entendia representaban un fuerte potential de
votos favorables a Balaguer. Asimismo se simplific6
el procedimiento de votaci6n, permitiendo sufragar en



















cualquier mesa y fmalmente sin c6dula de identidad, co-
mo sucedi6 a liltima hora con las mujeres. Como se sa-
be, el voto femenino se inclin6 ampliamente hacia Ba-
laguer y llovieron las denuncias de voto multiple.
Otros asuntos fueron la debilidad de la tinta y unos exi-
liados cubanos experts en fraudes al estilo de la Cuba pre-
castrista. Tambi6n alegaciones de uso del reparto humani-
tario de alimentos para presionar el voto en una direcci6n
y el papel de las redes de influencia local de los militares.
WXW Rostow -quien habia sustituido a Bundy como
consejero national de seguridad- inform a LBJ: "Us-
ted puede estar seguro de que todos los involucrados en el
asunto dominicano estAn extremadamente conscientes so-
bre la importancia de lograr una victoria de Balaguer'

La intelecci6n del papel de Bosch
Bernardo Vega maneja una selecci6n de opinions sobre el
papel de Bosch en la coyuntura electoral del 66, incluyendo
las suyas. En sentido general se aprecia en el autor poca em-
patia hacia el rol de Bosch en las circunstancias analizadas,
sobre quien dice que "tan s6lo sali6 de su casa durante la
campafia el mismo dia de las elecciones" (p. 224).
El papel de Bosch en esas elecciones debe ser evaluado co-
mo un sacrificio altruista -como desarrollara el concept
el soci6logo frances Emile Durkheim. Todo indica que es-
taba plenamente consciente de que los factors le eran
adversos a sus posibilidades de triunfo, pese a que el mo-
vimiento constitucionalista se habia iniciado para reponer-
lo en el poder. Su disposici6n a ofrecer la candidatura a
Antonio Guzman y a Francis Caamafio, la aceptaci6n fi-
nal de los resultados pese a las alegaciones de fraude y su
salida hacia Espafia para viabilizar la consolidaci6n del
nuevo gobierno, asi lo confirman.
Para Bosch, un politico raigalmente democritico
comprometido con una vision patri6tica del ejercicio
pfiblico, lo fundamental era restablecer la normalidad
institutional y la soberania national, facilitando la sa-
lida de las tropas de la FIE Y naturalmente, preservar
al maximo possible a sus fuerzas para pr6ximas jorna-
das; como realmente aconteci6 cuando regres6 al pais
en los inicios de la d6cada del 70 para trabajar en la


formaci6n del Bloque de la Dignidad Nacional desde el
liderazgo que ejercia en el PRD y construir posterior-
mente un nuevo modelo de partido, encarnado en el
Partido de la Liberaci6n Dominicana.

Colof6n: la Ocupaci6n del 65 vista como
episodio de la Guerra Fria
Finalmente, el autor de estas notas opina que la de-
cisi6n de Estados Unidos de intervenir militarmente
en Santo Domingo en abril de 1965 debe ser analiza-
da como un episodio de la Guerra Fria. Esta se adop-
t6 cuando las fuerzas militares regulars "leales" se
debilitaban en una guerra civil que parecian ganar los
constitucionalistas o "rebeldes'" en cuyo band se ad-
vertia conforme a los reports de inteligencia nortea-
mericanos una creciente participaci6n de grupos radi-
cales de izquierda, cuyo control del movimiento se es-
timaba peligroso tras el retraimiento de los lideres mi-
litares y politicos "moderados" que lo encabezaron
originalmente. Asi, a nuestro juicio, los objetivos que
se pueden advertir en la estrategia seguida por la ad-
ministraci6n Johnson durante la crisis dominicana del
65 fueron los siguientes:
1. En el referido context, el objetivo estrategico priorita-
rio de la acci6n norteamericana seria impedir una nueva
Cuba en el hemisferio, mis aiun en el Caribe. Salvado el
prop6sito humanitario initial de preservar vidas nortea-
mericanas y extranjeras y proveer seguridad a la Emba-
jada -primera fase limitada y puntual de la intervenci6n-
el envio masivo de tropas de ocupaci6n perseguia blo-
quear el surgimiento de "una nueva base sovietica', evi-
tando "un golpe comunista" en el pais mediante el "con-
trol comunista" del movimiento constitucionalista.
Como background presionaba el humillante fracaso de
la invasion de Bahia de Cochinos en junio de 1961 y la
crisis de los missiles soviaticos en Cuba en octubre de 1962,
que puso en riesgo de confrontaci6n nuclear a USA y la
URSS. Y el escalamiento que se iniciaba en el involucra-
miento norteamericano en Vietnam. A casi 40 afios de
esos hechos, el enfoque insular que solemos dar los domi-
nicanos a nuestros asuntos (o aldeano, al decir Frank Mo-


62 GLOBAL



















ya Pons), ha sido renuente a aceptar la raz6n estrat6gica
fundamental que movi6 la acci6n norteamericana. Mis
auin cuando se produjo un despliegue military de una di-
mensi6n muy superior a la que se hubiese requerido con-
vencionalmente para sofocar el movimiento constitucio-
nalista, con un prop6sito claramente disuasivo.
2. Para garantizar de manera permanent la ocurrencia
de "una nueva Cuba'; era indispensable preservar intac-
tas las fuerzas armadas regulars o "leales" y reforzarlas
tras la division provocada por la Guerra Civil de abril de
1965. Ello no descartaba sacrificar algunos mandos
"leales" muy beligerantes y la promoci6n de oficiales
menos ligados a las pugnas grupales que dieron origen a
la fragmentaci6n de las fuerzas armadas en el period
previo a la revoluci6n. Esto formaba parte del paquete
de medidas elaborado en Washington por el team presi-
dencial que breg6 con la crisis. Este objetivo se pierde de
vista en los andlisis y es de un alcance vital, ya que en la
6ptica imperial la intervenci6n extranjera direct es un
episodio eventual no deseado y de ocurrencia extraordi-
naria en caso de desbordamiento del orden y riesgo de
perder el control geopolitico a favor del enemigo. Cuan-
do se produjo la intervenci6n, la political latinoamerica-
na de la administraci6n Johnson era dirigida por Tho-
mas Mann, quien al decir del subsecretario de Estado
George Ball, teniaa una soluci6n simple para todos es-
tos problems; era poner al Ejercito en control de la si-
tuaci6n. La filosofia de Tom para America Latina era de
que con el linico grupo con que podias contar, que tenia
continuidad, y que era el uinico element stable de la
sociedad, eran los militares"'
3. El tercer objetivo -no el primero ni el segundo- era
frenar el retorno de Juan Bosch al poder y la reposi-
ci6n de la Constituci6n del 63 bajo los terminos a que
aspiraba el movimiento constitucionalista. Menos alun
via una revuelta civico-militar victoriosa que habia di-
vidido profundamente a las fuerzas armadas. Este ob-
jetivo fue desarrollado mediante una estrategia mas
compleja y sofisticada, empleindose diferentes recur-
sos -todos concordantes con el fin de orillar el retor-
no puro y simple de Bosch y la Constituci6n del 63-


pero cuidandose de evidenciarlo y de romper los ca-
nales con 6ste. Asi se explore la formula del fideico-
miso de la OEA con personalidades de la izquierda de-
mocritica cercanas a Bosch y luego se trabaj6 inten-
samente al mis alto nivel la formula Guzman, nego-
ciada y delineada previamente en conversaciones se-
cretas realizadas en Puerto Rico entire Fortas-Bosch-
Benitez. Sefias claras del rango que daba la adminis-
traci6n Johnson en ese moment al aval de Bosch a
una soluci6n de la crisis dominicana, en su condici6n
de lider politico del movimiento constitucionalista.
4. Liquidada la opci6n de un regimen de transi-
ci6n de unidad national bajo hegemonia formal
de una figure moderada cercana a Bosch y alcan-
zado el apoyo en la OEA para "interamericani-
zar" la operaci6n military norteamericana a traves
de la creaci6n de la FIP, se decidi6 auspiciar un
gobierno provisional bajo una "tercera fuerza';
equidistante de los bandos en pugna y que organi-
zara elecciones, presidido por H6ctor Garcia Go-
doy y sugerido por personalidades del grupo em-
presarial de Santiago como Jimmy Pastoriza,
acceptable a Balaguer y al propio Bosch.
5. El iltimo y exitoso objetivo era favorecer el triun-
fo de Joaquin Balaguer en las urnas; por consiguien-
te derrotar a Bosch en las elecciones, empleando pa-
ra ello, entire otras, operaciones encubiertas de la
CIA, tema central del libro de Vega. Aun si no se lo-
graba este prop6sito, la administraci6n Johnson ha-
bia elaborado planes de contingencia para trabajar
con un gobierno de Bosch surgido del veredicto de
las urnas. La obra de Bernardo Vega, bien docu-
mentada, sugestiva y provocadora, merece ser leida
y debatida como un valioso aporte a la comprensi6n
de las relaciones dominico-americanas y al desarro-
1lo politico de las fltimas d6cadas del siglo XX.

Jose del Castillo estudi6 Sociologia, Desarrollo Economico y Relaciones Internacionales en
Chile. Fue asesor de la Gobernaci6n del Banco Central, docente e investigador.Tambien di-
rector de Investigaciones Cientificas, del Departamento de Sociologia de la UASD y del Mu-
seo del Hombre Dominicano y ocup6 la Presidencia de la Academia de Ciencias. Es Miembro
de Ndmero de la Academia Dominicana de la Historia y del Comite Organizador de la Sema-
na Dominicana en los Estados Unidos.

























Internet2
El impact de hoy


SSemiramis de Miranda

Internet2 naci6 en 1996 para crear un nuevo sistema de mayores y me-
jores prestaciones en el ambito de las universidades norteamericanas.
Basado en el desarrollo de aplicaciones de vanguardia como la telein-
mersi6n, las bibliotecas digitales o los laboratories virtuales, Internet 2
-que no sustituye al Internet actual ni tiene como objetivo construir
ninguna nueva red- ha extendido sus tentaculos a todos los continen-
tes. Su impact esta siendo fundamental en la sociedad global de hoy.


a evoluci6n del Internet ha propiciado el Pro-
Syecto Internet2, que vio la luz en octubre de
1996 cuando se present formalmente la Cor-
poraci6n Universitaria para el Desarrollo del Internet
Avanzado, University Corporation for Advanced Inter-
net Development (UCAID). Este proyecto llev6 a la
creaci6n de un consorcio formado por cientos de uni-
versidades e instituciones en Estados Unidos y del go-
bierno norteamericano. Este articulo tiene la intenci6n
de proporcionar a los usuarios una instantinea del pro-
yecto Internet2 (12), recopilando la informaci6n que se
encuentra dispersa. Tambi&n expone los principles ob-
jetivos que la comunidad del Internet2 se planted, c6-
mo se han alcanzado y el impact que el proyecto ha
tenido en todo el mundo. Estos objetivos son el desarro-
1lo de nuevas tecnologias y aplicaciones y facilitaci6n de


una colaboraci6n entire las instituciones investigadoras y
de educaci6n; interconectar instituciones de investiga-
ci6n y universidades internacionales, y transferir e inter-
cambiar tecnologias avanzadas por todo el mundo. In-
ternet2 esti formado por miembros procedentes de una
amplia gama de instituciones, organizaciones, aliados
procedentes de la industrial y agencies gubernamentales.
Estos miembros tienen la responsabilidad de desarrollar,
probar y distribuir nuevas aplicaciones y tecnologias. La
infraestructura de la informaci6n en Internet2 permit
que estas tecnologias y aplicaciones avanzadas transiten
y se diseminen a trav&s de una red de backbone o eje
central de alto rendimiento 6ptico llamado Abilene.
Los miembros de Internet2 estan organizados en comi-
t&s conocidos como grupos de trabajo, working groups
(WG), grupos de intereses especificos, special interest


64 GLOBAL
















groups (SIG), o grupos asesores, advisory groups (AG). Los
comites WG son responsables de la arquitectura de los
servicios avanzados, asi como del disefio, implementa-
ci6n y documentaci6n de areas tales como aplicaciones,
infraestructura de la red backbone, comunicaci6n end to
end, ingenieria, y middleware.
Los comites SIG centran su interns en areas tales como
las cardiovasculares, Internet Protocol (IP) 6ptico, medi-
cina veterinaria, y fisica nuclear de alta energia, entire
otras. Los grupos AG tienen la responsabilidad de coor-
dinar los grupos de trabajo para que alcancen sus objeti-
vos. Ademis, los miembros de Internet2 se dividen en
tres categories que se diferencian entire ellas en raz6n de
sus funciones: regular, afiliado y corporativo. Los miem-
bros regulars normalmente son instituciones de educa-
ci6n superior en los Estados Unidos y los corporativos se
dividen a su vez en parteneres, patrocinadores, y miem-
bros y son, por ejemplo, compafiias como General Mo-
tors, Hewlett-Packard, inSORS Integrated Communica-
tions, Inc, AT&T Cisco Systems, IBM Corporation).
Miembros afiliados son, por ejemplo, el Consorcio Ame-
ricano de Educaci6n a Distancia (American Distance Edu-
cation Consortium, wwwadec.edu); EDUCAUSE (wwwe-
ducause.edu); Alianza para la Educaci6n Superior (Allian-
ce for Higher Education, www.allianceedtuorg); y Funda-
ci6n Nacional para las Ciencias (National Science Foun-
dation, www.nsf.gov). Tambi6n existe la posibilidad de ser
miembro afiliado con status de sitio colaborador, lo que
obliga a seguir los estatutos de los miembros regulars.
Preocupados por los derechos de la propiedad intelec-
tual, el WG de Internet2 cre6 su propia estructura de de-
rechos de la propiedad intellectual para proteger sus pro-
yectos de Internet2 y actividades. Todos los participants
del WG estin obligados a seguir este reglamentol. El WG
del comit6 de aplicaciones desarrolla y distribuye aplica-
ciones avanzadas, que son utilizadas por investigadores y
por la comunidad educativa. Este grupo asegura que to-
das las aplicaciones cumplan con los estindares de cali-
dad y cantidad para ser aplicadas en la ensefianza y el
aprendizaje. Las propiedades de la aplicaci6n incluyen
una colaboraci6n interactive que permit que cualquiera
Ileve a termino una interacci6n con otros, a pesar de la
distancia y proporciona acceso comunal en tiempo real a
recursos remotos (lo que permit, por ejemplo, el acceso


Parner


a microscopios y telescopios por acceso remote; gestionar
el c6mputo y recopilaci6n de datos a gran escala, o la ani-
maci6n tridimensional en un medio de realidad virtual).
Existen aplicaciones avanzadas del Internet2 que se
encuentran en period de pruebas. Por ejemplo, se pue-
de llevar a cabo cirugia en un lugar especifico con la
participaci6n en tiempo real de various profesionales que
se encuentran a miles de kil6metros de distancia; 6stos
pueden aportar sus sugerencias o, simplemente, apren-
der un nuevo procedimiento. Una cAmara digital puede
transmitir el estado de salud de un paciente (ya sea que
&sta este dentro o fuera del cuerpo del paciente). Los la-
boratorios virtuales permiten el diagn6stico y monitoriza-
ci6n a distancia. Los datos de la previsi6n meteorol6gica
pueden almacenarse para ser analizados y poder prede-
cir catAstrofes nacionales o internacionales.
Los ambientes de realidad virtual pueden crearse en
tiempo real, lo que permit que las personas se puedan ver
en tres dimensions o, incluso, manipular instruments
cientificos a distancia. El Centro de Cirugia Minimamen-
te Invasiva del Estado de Ohio (Ohio Statel Center from
Minimally Invasive Surgery), por ejemplo, recibe la opi-
ni6n en tiempo real de cirujanos de todo el territorio de Es-
tados Unidos cuando realizan intervenciones quirurgicas.
Otro ejemplo es la representaci6n de la 6pera El Tec-
ndfobo y el Demente, interpretada desde dos escenarios
a 160 millas de distancia, que la Universidad de Nue-
va York y el Instituto Politecnico Rensselaer emitieron
a traves de la red Internet2. Con el fin de facilitar un
medio con tal alto rendimiento, se cre6 el backbone, la
red principal que utiliza el Protocolo de Internet (Inter-
net Protocol, IP) llamado Abilene, que cubre el terri-
torio de Estados Unidos. Tambien se han desarrollado
otras redes de alto rendimiento. Se las conoce como


Member


(nt~ernet2_














servicio de red en ancho de banda de muy alto rendi-
miento (very high-performance bandwidth network ser-
vice, vBNS), cuya funci6n en facilitar el proyecto In-
ternet2 con cobertura mundial.
La Red Abilene es un proyecto de la Corporaci6n de
Universidades para el Desarrollo del Internet Avanzado
(UCAID) Su infraestructura cubre la mayor parte de Es-
tados Unidos, unas 10,000 millas de la Qwest Synchronous
Optical Network (Red Optica Sincronol6gica Qwest), que
funciona a 10Gbps (diez gigabits por segundo -OC-192)
Abilene facility la interconexi6n entire las redes de las co-
munidades investigadoras y educativas, tanto nacionales
como internacionales. La red se distribuye entire Abilene
Participants (Participantes de Abilene), el Abilene Core No-
de (Nodulos Centrales Abilene), Abilene Connectors (Co-
nectores Abilene), Transparent Layer-2 (Nivel-2 transparen-
te), Exchange Points (Puntos de Intercambio), y las Peer
Networks (Redes de Pares)

Participants
Abilene Participants se divide en participants primordiales
y participants patrocinados. Los primeros pueden ser es-
cuelas universitarias, universidades o centros de investiga-
ci6n, mientras que los segundos pueden ser instituciones in-
dividuales o grupos educativos. Las instituciones individuals
pueden ser, a su vez, instituciones individuals educativas,
museos, galerias de arte, bibliotecas y hospitals. No obstan-
te, los participants patrocinados no tienen que cumplir cier-
tos requisitos para convertirse en un miembro de Abilene,
aunque los participants primordiales pueden patrocinarlos2.
Este es el caso de la iniciativa Internet2 K-123 en la que, por
ejemplo, la Red de Telecomunicaciones Educativas del Es-
tado de Washington k-20 fue patrocinada por la Universi-
dad de Washington. Otro ejemplo es la Red de Educaci6n
Publica de Oreg6n (Oregon Public Education Network,
4
OPEN,) patrocinada por la Universidad de Oregon.
Abilene Core Nodes son puntos de conexi6n que integran
el backbone Abilene. Pueden ser puntos de distribuci6n o
puntos de destiny (finales) para la transmisi6n de datos. Los
nddulos proporcionan acceso e intercambio de informaci6n
a los Abilene Connectors y los Transparent Layer-2 por me-
dio de la infraestructura del backbone Abilene. Se encuen-
tran situados en Seattle, Sunnyvale, Denver, Los Angeles,
Kansas City, Houston, Indianapolis, Chicago, Atlanta,


Washington, DC, y la ciudad de Nueva York.
Abilene Connectors tienen la funci6n de gestionar y esta-
blecer la conexi6n a los Abilene Participants. Deben co-
nectarse por medio de GigaPops5, tambien conocidos co-
mo vBNS6. Los GiGaPops normalmente son instituciones
que colaboran entire si en la construcci6n de una red de
puntos presenciales para facilitar la conectividad de alta
velocidad, con equipamientos como roteadores, conmuta-
dores y splitters para fibra 6ptica, entire otros. Por ejemplo,
el Institute de Tecnologia de Georgia, junto a otros institu-
tos del estado, desarroll6 el GigaPop Ilamado Cruce del Sur
(Southern Crossroads, SoX), que ofrece conectividad a ins-
tituciones educativas y de investigaci6n de Florida, Geor-
gia, Alabama y otras, con el N6dulo Central Abilene de
Atlanta. Otro ejemplo es la red CENIC GigaPop, Corpo-
raci6n para Iniciativas de la Red Educativa de California
(Corporation for Education Network Initiatives in Califor-
nia), que represent los intereses de las comunidades de
academicos de educaci6n superior e investigaci6n de Cali-
fornia, que desarroll6 el proyecto Ilamado CalREN-2.
La red GigaPop CalREN-2 permit a las redes educati-
vas y de investigaci6n conectar a velocidades de hasta 622
Mbps7 con el N6dulo Central Abilene en Sunnyvale.
Abilene Transparent Layer-2 es un tirmino utilizado en
el roteamiento de trafico de Internet y durante la moni-
torizaci6n de paquetes de datos que viajan por la red. En
el caso de la red Abilene existen conectores y participan-
tes en la red. Un conector proporciona conexi6n a various
participants. La mayoria de los Abilene Connectors dis-
pone de un roteador entire Abilene y todos los participan-
tes. Abilene no ve nada procedente directamente de los
participants. Se trata de una conexi6n layer (la capa del
"IP') No obstante, tambien se pueden dar various tipos de
conexiones de layer-2: una en la que todos los que se en-
cuentren en el switch (Ethernet o ATM) pueden hablar
entire si con casi total transparencia (si asi lo desean), o la
que es estrictamente de punto a punto, aunque se d& en
un medio broadcast-able (o que puede ser difundido). De
esta manera, en un intent por diferenciarlos, se deno-
mina transparent layer-2 a los que proporcionan una co-
nexi6n transparent a Abilene. Otra diferencia del NOC,
Centro de Operaciones de la Red (Network Operation
Center), es que ellos, a diferencia de los demas conecto-
res, tienen que actuar directamente con los participants,


66 GLOBAL





















'vasninngon


ALntLa


- OC-4L


Mapa de Abilene de la pigina web de Internet2 http://abilene.in-
ternet2.edu.new:upgrade.html


Abilene BGP empareja con ellos, tiene su trafico (como
minimo para ATM), y los centros Abilene tienen que
monitorizarlos individualmente, mientras que otros "co-
nectores" Abilene monitorizan y emparejan s61o con el
conector individual. Todos los NGIXs estnn dispuestos
como puntos de intercambio (exchange points) conven-
cionales, en los cuales cualquiera puede emparejarse con
cualquier otro Abilene Exchange Points alquilan espa-
cios en sus centros de redes, que permiten a los usuarios
el intercambio de trafico. La red Abilene cuenta con va-
rios puntos de intercambio (Exchange Points) como AM-
PATH, NGIX, STARTAP, PACIFIC WAVE, NGIX
Ames y Starlight. Abilene Peer Networks son redes de al-
to rendimiento que facilitan aplicaciones avanzadas y
tecnologias del Internet2. Estas redes prestan servicios a
institutes educativos y de investigaci6n, pero no transpor-
tan trafico commercial por el backbone de Abilene. Las re-
des de pares habitualmente estan conectadas a los Abile-
ne Connectors o Exchange Points, pero a veces tambien lo
hacen directamente con los Abilene Core Nodes.
Pueden ser instituciones nacionales o internacionales,
organizaciones o empresas privadas, que proporcionan
la infraestructura para una red de alto rendimiento a
sus instituciones miembro. Un ejemplo9 de red de pa-
res es la red MCI/WorldCom vBNS'O, que facility apli-
caciones avanzadas y redes de alto rendimiento y esti
conectada al Abilene Exchange Point del NGIX en
Washington e Indiandpolis. Otro es la Red de Investi-
gaci6n e Ingenieria de Defensa, Defense Research and
Engineering Network (DREN), la red de alta velocidad
de Defense para temas de investigaci6n e ingenieria.


Las instituciones participants en proyectos de Inter-
net2, que desarrollan aplicaciones y nuevas tecnologias,
deben disponer de la adecuada infraestructura tecnol6-
gica y estar conectadas al backbone Abilene. Por ejem-
plo, la Universidad de Stanford desarroll6 redes de alta
velocidad para facilitar las aplicaciones de Internet2.
Esta red avanzada conocida como la Giganode Stan-
ford tiene una capacidad de transmisi6n de 622Mbps
(OC-12), utilizando tecnologia ATM.
Existen dos access al backbone Internet2 a traves de
Abilene (a 622Mbps) y vBNS (a 155Mbps) La mayoria de
sus departamentos participan en el desarrollo de aplicacio-
nes avanzadas y nuevas tecnologias para la comunidad
Internet2. El backbone principal de la Universidad de Mi-
chigan funciona a 622Mbps. El campus esta conectado al
GigaPop Michigan, que dispone de dos conexiones de alta
velocidad con Abilene, una a 622Mbps y otra a 1Gbps (se
puede encontrar mas informaci6n sobre universidades de
los Estados Unidos y su conectividad a Internet2 en http-
://members.internet2.edu/university/universities.cfn).
A fin de interconectar a distintas instituciones interna-
cionales, universidades y otros parteneres internaciona-
les, UCAID ha firmado acuerdos con puntos de cone-
xi6n international y redes de pares, que son las vias de
acceso international al backbone Abilene.
El Centro de Investigaciones Globales de Operaciones
de Redes de la Universidad de Indiana (Global NOC) tie-
ne la responsabilidad de gestionar y hacer funcionar to-
dos los puntos de conexi6n international (international
connecting points) a Estados Unidos y las redes Global
R&E. Entre las conexiones internacionales gestionadas
por Global NOC se encuentran TransPAC para la Red
Avanzada de Asia Pacifico; el Punto de Acceso y Transi-
to de Investigaci6n, Tecnologia y Ciencia (Science, Tech-
nology, and Research Transit Access Point, STAR TAP) pa-
ra interconexiones de largo plazo; el Manhatan Landing
(MAN LAN), que proporciona conectividad entire los
Estados Unidos y las redes internacionales de investiga-
ci6n y educaci6n; y Americas PATH (AMPATH) para
Sudamirica, America Central, el Caribe y Mexico.

Alianzas
Abilene generalmente establece alianzas con redes edu-
cativas y de investigaci6n internacionales, que facilitan















proyectos avanzados de Internet2 mediante acuerdos en-
tre Internet2 y las redes internacionales los denominados
Memoranda of Understanding (MoUs) Estas redes se
comprometen a "proporcionar interconexi6n entire nues-
tras respectivas instituciones, colaborar en tecnologia
avanzada y desarrollo de aplicaciones, y promover la
transferencia de tecnologia a la comunidad educativa en
el amplio sentido de la palabra, y al mercado commercial "

Aliados internacionales
No obstante, centros de investigaci6n y universidades
que se encuentran fuera de Estados Unidos no pueden
ser miembros de Internet2 directamente porque no pa-
gan la cuota de miembros y porque no se encuentran en
territorio norteamericano, pero pueden participar en las
actividades Internet2 como aliados internacionales. Algu-
nos ejemplos de peering12 international son RETINA, en
Argentina, que conecta las instituciones academicas de in-
vestigaci6n (via AMPath); AARNet en Australia, cuyo
backbone de la Red Academica y de Investigaci6n de Aus-
tralia (via PacificWave, TransPAC) interconecta Australia
al 12 a 2 x 155 Mbps; ANSI? en Brasil, que es la red aca-
d6mica del Estado de Sao Paulo, que interconecta Brasil
al 12 a una velocidad de 45Mbps; CA*net, organizaci6n
para el desarrollo de Internet avanzado de Canada (via
NYCM, PacificWave, STAR TAP ), que interconecta la
mayoria de universidades, escuelas, instituciones de inves-
tigaci6n a 3Gbps; CUDI, en Mexico, que es la Red de la
Corporaci6n Universitaria para el Desarrollo de Internet
en M6xico (via CALREN-2 (Conector Abilene), que inter-
conecta M6xico con Internet2 a 155Mbps; la red REU-
13
NA2 en Chile, que interconecta a 45Mbps. AdemAs, el
backbone CERNET interconecta China a Internet2 a
622Mbps; el backbone Naukanet interconecta Rusia a
14
155Mbps; y la red GEANT1 esti conectada a Nortea-
merica a 12Gbps y a Jap6n a 2.5Gbps, que son s6lo unos
ejemplos que no excluyen otras redes de las Am&ricas, Eu-
ropa, el Medio Oriente, Asia y el Pacificol5.
Los acuerdos bilaterales entire las organizaciones inter-
nacionales e Internet2 facilitan la transferencia y el in-
tercambio de tecnologias avanzadas entire investigadores,
profesorado, estudiantes y cientificos de todo el mundo
quienes, a su vez, enriquecen la comunidad Internet2. La
comunidad Internet2 (incluyendo comunidades de los


Estados Unidos, Europa, las Am&ricas, Asia y el Medio
Oriente) esti en fase de aprendizaje, probando y disemi-
nando nuevas tecnologias y aplicaciones en campos de
studio que van desde el arte a la fisica. Esta intercambia
informaci6n por medio de demostraciones in situ, reunio-
nes en linea, briefings virtuales, o presentaciones en los
campus. Esta colaboraci6n mundial esti desencadenan-
do muchas iniciativas, por ejemplo, la Real Academia de
la Musica de Londres ha iniciado un program experi-
mental de educaci6n a distancia con la Orquesta de Cle-
veland en los Estados Unidos, por el cual los estudiantes
siguen las classes a traves de 12.
Estudiantes y profesores de escuelas de primaria y se-
cundaria (unas 50) de Australia, Canada, China, Nueva
Zelanda, Singapur, Espafia y Estados Unidos participa-
ron en la primera Mega-Conferencia Junior internacio-
nal el 11 de mayo de 2004 utilizando este sistema. Esta
actividad consisti6 en una comunicaci6n y visualizaci6n a
tiempo real utilizando tecnologia avanzada de video con-
ferencia multi-punto. Astr6nomos que tienen acceso a
Internet2 pueden acceder a los cielos de los hemisferios
del norte y del sur sin moverse de sus puestos de trabajo
gracias al link creado entire el telescopio Mauna Kea,
Hawai y el de Cerro Pach6n en los Andes chilenos.
El trabajo que la Universidad Stanford ha llevado a cabo
con el grupo WITAS con la Universidad Linkoping en Sue-
cia para crear el proyecto "Vehiculos inteligentes aut6nomos:
el helic6ptero rob6tico', que podri hablar, escribir en un tecla-
do, y producer acciones grdficas, visuales, auditivas y de gesto.
Otro ejemplo es el proyecto Telesciencie del Centro Nacional
de Investigaci6n Microsc6pica y de la Imagen (National Cen-
ter for Microscopy and Imaging Research), que permit que
cientificos e investigadores de todo el mundo puedan manipu-
lar instruments por control remote, tales como sofisticadas
herramientas de microscopia electr6nica y tomografia. Como
ilustraci6n del impact de esta tecnologia, tomemos el caso del
medico de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, que ne-
cesitaba utilizar el microscopic electr6nico y de tomografia pa-
ra identificar un problema de asfixia perinatal durante el naci-
miento de los beb6s y lo hizo utilizando tecnologia 12.
La forma en que Internet2 integra a los paises de to-
do el mundo ha tenido un important impact en la
sociedad global de hoy en dia. Los resultados positives
pueden verse en muchos proyectos conjuntos. No hay


68 GLOBAL


































La visualizaci6n 3-D en una computadora permit a
los estudiantes aprender anatomia y practical
cirugia mediante la red avanzada.


duda de que todas las comunidades del mundo se es-
tin beneficiando de esta nueva oportunidad. No obs-
tante, muchas organizaciones ponen de manifiesto la
division digital porque no todos los paises pueden par-
ticipar en esta iniciativa tan avanzada.
Tambien es cierto que algunos paises que son parte de
Internet2 tienen que enfrentarse a limitaciones tecnol6gi-
cas propias. Otras cuestiones a debatir consistent en c6mo
pueden estos paises beneficiarse este sistema con unas uni-
versidades deficientemente equipadas, cuAn sostenibles
son, y cuintos proyectos tienen en march en la actuali-
dad para integrarse completamente en esta comunidad.
Algunas instituciones miembros de Internet2 tienen los
proyectos avanzados todavia en fase de disefio. Pero, exis-
te un verdadero compromise por parte de sus gobiernos?
El costo en el que los miembros de 12 tienen que incurrir
es un gran problema; se trata de una cuota de afiliaci6n, el
mantenimiento de la red local y mejoras tecnol6gicas. Tie-
nen que pagar la cuota annual a Internet2, cuota de cone-
xidn, cuota annual UCAID, cuota annual de participaci6n en
Abilene, y la cuota de conexi6n annual a Abilene. Son pocos
los paises que tienen fundaciones, compafiias privadas u
otras instituciones que deseen financial la participaci6n de
las universidades en grandes proyectos como Internet2. No
obstante, existen organizaciones cuyo cometido es encon-
trar ayuda financiera para los paises que no disponen de es-
ta infraestructura, como es el caso de la Red Academica de
Asociaciones Latinoamericanas (Latin American Associa-


tions of Academic Network) y la Fundaci6n Nacional para
las Ciencias (National Science Foundation).
Todas son cuestiones de importancia porque ponen de mani-
fiesto los problems politicos subyacentes en la esructura actual
del mundo, como es el control national de las comunicadones y
el intercambio de la informaci6n. Se han analizado estos proble-
mas y se han tomado algunas acciones. Cualesquiera que sean las
conclusions a las que se legue, no deberian ponerse barreras a
la evolui6n, que es lo que sucede de forma natural y que tiene
lugar por ensayo-error, porque son muchos los centificos e inves-
tigadores, participes de todo el mundo en este camino hacia la
evoluci6n, los que intentan, conjuntamente, minimizar la falta
de conocmiento y hacemos ver el impact que su trabajo tiene
en nuestra sociedad. La evoluci6n del Internet acaba de empe-
zar con Internet2. El siguiente paso es PlanetLab, que naci6 en
2002 y que permitira crear el propio espado informatico, pro-
gramas y documents desde cualquier terminal de Internet

*Texto original en ingles.Traduccidn: Asunci6n Sanz, Global Foundation for Democracy
and Development (GFDD).
Referencias
1 :.j:i l. l.: i,,:,i"i. iTrIl.. 11 -f I lI II .- i.- i Ii I- .TTi- .1 1.,,,1r- -i ', i .i l.pdf
2"Participantes del Grupo de Educacion Patrocinados: http://www.internel2.edu/k-
'II :' r' .. "1,1, I Fl l.i i Ip jrll h ill :
3 Creada en 2001 para promover el acceso y la mejora de tecnologias tales como herra-
mientas de redes c, i _,I- i I, -, -., .., 'r. :.; contenidos entire las escuelas de
primaria y secundaria, escuelas universitarias y universidades, bibliotecas y museos, entire
los estados y regions de los Estados Unidos.
4 Iniciativa lnternet2 1( K20: m, ii "ii.;i,-i. ...in .1 ...ip I.t.,) .I..111,, Inm l
5 ,i ;'-, ;. .;1 1iii. 1 1 ,,,,r1 de presencia gigabit.
6 El servicio de redes de banda ancha con muy alto rendimiento (vBNS) es un tipo de red que
'l 1-,, i I I. ,, I r dI i r-1,- r. rI ,11i .11,n I. .11- I.j l 1 I.I 1 41. 1- 11 I 1j 155
Mbps o mis. MCI/WorldCom y la Fundacion Nacional para las Ciencias desarrollaron y admi-
nistran una red de alto rendimiento Ilamado vBNS, siglas de very high-performance Backbone
Network Service (Servicio de Red Backbone de muy alto rendimiento.). El lector debe distin-
guir a que clase de vBNS se refiere cuando se encuentra en un articulo u otro document.
7 -irT i i. .. I i i .linrl .-1 I l i nii,, hl iii. I,: 1 i t. i /laralren.hl t nl.
8 Esta information se obtuvo del apoyo al usuario de Internet2 por mail: inforiinternet2.edu.
9 Otros ejemplos de Red Peer Abilene se pueden encontrar en: http://www.ucaid.edu/a
bilene/htmlipeernetworks.html.
-1. il f irp "r I., r i
1 1 u, ,,,., n. 1,,: ilc ,-i-nJi n, ,-, l,, l irI, n r, .....r ,, 11111. 1 ,I., ,,,I, 1, I h h ,l l 1,h ,,:,, lurl,[,,,i.
12 Peeringinternacional I i 1, 1 61 hi ,I' irn i [i, 1.ii I l o11111

13 ill 1 'il ll 1
14 Consorcio de 26 Redes Nacionales de Investigation y Education (NRENs) de toda Euro-
pa, la Comisi6n Europea y DANTE: http://www.dante.net/server/show/nav.007008.
15 j ii, I r h, ri-. n ri ,rrr, r rr"-r / 0ro Iii r .ni r It- n ,,.r ,l ...
_ Ii,, -l ,ir., "I r 11l "i, "i'n ", ,. rI rn -. -,, , Semiramis de Miranda tiene una experiencia de mas de 20 afios en el sector deTecnologias de la
Inform acid ny- i,-,,I,,,1111 ,I .,n .. i 1 H uI i i i l ,,r1 i r inl i .r .- r dll-l I .rI I 1 ': 'I rIi.ir i in 1j E -
" ,, i, 'i, ,,i I I Inni i i,1 I.,; 1 11 m l in il i,-i P'i ,j I ji Iln ll, r ir .n i I- .,i il i l n i r, :ir.
ti- i t Ii jl n.uir.I I i, i ', I I rI,' n hIn i r r r u irrllllIn hlr,1, l il i fnr ir














La Uni6n

Europea,

oun nuevo polo de poder?
Por Sully Saneaux
La Union Europea no es solo para Europa. En estos tiempos su
proyecci6n trasciende sus fronteras naturales y constitute, para
muchos, un polo de estabilidad, democracia y prosperidad, al
mismo tiempo que se ha convertido en modelo para la coopera-
cion. Ampliada ya a 25 paises, desempefa un papel protag6nico
de primer orden. De Europa se espera, por ejemplo, una sosteni-
da defense del principio de resolucion de conflicts mediante la
creaci6n de bases mas justas de intercambio y distribucion de las
riquezas de nuestro planet. Y tambien se espera, en fin, un s6-
lido ejercicio de solidaridad hacia los paises del mundo en desa-
rrollo. Pero, ies la Union Europea un nuevo polo de poder?


70 GLOBAL








., ii


.4;~i~r..." L-=_~
--
-~r..-
~'
~t .,


44 .z- AI--


-b-' I'


1A
W
w'.
us *~i Ii


*4*


fla il .i I
sr~-*'y


N
mji w j
































Schuman fue autor del plan de unificaci6n de la industrial europea del carbon y el acero.

En los tiempos modernos quien primero planted la
idea de una Europa unida fue un frances, Maximi-
liano de Bethune, Duque de Sully, amigo y colabo-
rador de Enrique IV de Francia en el siglo XVII. Natu-
ralmente, hoy no tiene much sentido remontarse a tan
afiejos tiempos para estudiar y conocer sobre esa reali-
dad de nuestros dias. Cabria fijar la idea integracionista
europea en los esfuerzos mas recientes de un noble aus-
tro-hungaro, el conde Richard Coudenhove-Kelergi,
quien, en los afios 20, lanz6 una organizaci6n llamada
Pan-Europa, "inspirada tanto por la devastaci6n que
habia provocado la Gran Guerra (I Guerra Mundial),
como por la emergencia de un poderoso Estados Unidos
y una amenazante Uni6n Soviftica" .
Hasta el mismo Churchill, en un emotivo discurso pro-
nunciado en Suiza en 1946, llam6 a la creaci6n de unos
"Estados Unidos de Europa"2. Con algunas de esas tem-
pranas manifestaciones pudo haber ocurrido que no pa-
saran de ser excentricidades, pero como la idea de Eu-
ropa comenz6 poco despues a tomar fuerza, hoy se les
reconoce el m6rito de haber sido expresadas.
Para los pragmaticos, de lo que se trat6, como siempre
ha sido, fue de recibir aquellas ideas, sonreir condescen-
dientes ante las mismas y tener el cuidado de archivarlas
en un lugar de donde se les pudiera recuperar con facili-
dad. Nadie puede imaginarse que un Schuman (frances) o
un Adenauer (alemin), progenitores del primer acuerdo
europeo despues de la II Guerra Mundial, hubiesen des-


Mujer celebra la integracidn de Albania a la Unidn Europea.


cubierto de repente las virtudes de la unidad entire paises.
Pero en todo caso, no tenian por qui atribuir meritos a
quienes, extempor6neamente, habian tenido ideas que
poco despubs harian solas su camino. En cierta forma, dos
elements externos contribuyeron a la conformaci6n de
la primera parte de lo que es hoy la Uni6n Europea.
Ambos son de muy reciente factura y demuestran que el
process de unificaci6n europea ha sido notablemente ripi-
do. El primero fue el Plan Marshall3, que venia acompa-
fiado de restricciones segin las cuales "los paises receptores
de la ayuda debian actuar unidos y presentar un program
4
com-in de recuperacin" aunque tal condicionante se en-
frentara a la generalizada desconfianza que prevalecia en
un continent devastado por una reciente guerra.
Francia, particularmente, que por su condici6n de po-
der alternative frente a Alemania habia pagado hist6rica-
mente un alto precio, no podia mirar con buenos ojos lo
que consideraba era una maniobra norteamericana para
quitarse cuanto antes de encima, el fardo de su conside-
rable ayuda material. No dejaban de ser ciertas esas apre-
ciaciones, pero tambi6n lo eran las que apuntaban a que
Estados Unidos no estaba en disposici6n de tener que in-
volucrarse de nuevo en otro conflict continental euro-
peo. La mejor manera de evitarlo era creando las bases
de cooperaci6n entire los principles paises del area, aque-
llos con mayor vocaci6n de confrontaci6n y que, de al-
guna manera, formaban parte del area de influencia
norteamericana (lease, Francia y Alemania).


72 GLOBAL



































De izquierda a derecha, Charles De Goulle, Georges Marshall y Felipe Gonzilez.

Por lo demis, sobre las ruinas de la destruida Europa se
iniciaba un combat de titanes entire comunistas y fuerzas
que le eran adversas (socialdem6cratas, socialcristianos) y
detris de esas fuerzas, Estados Unidos y su resuelta oposi-
ci6n a que los comunistas se hicieran con el poder en al-
gin pais de una Europa Occidental "que se moria de ham-
bre y al borde de la desintegraci6n y la revoluci6n social"5.
A ello se agregaba el hecho de que para los norteame-
ricanos siempre seria mis lutil disponer de una Alemania
previamente derrotada y luego recuperada como princi-
pal partenaire europeo, que una Francia que en medio de
la guerra (y fuera de ella) siempre demostraria ser un so-
cio exigente y que de todas formas era parte de la coali-
ci6n triunfante en la II Guerra Mundial.
Charles de Gaulle, padre de la V Replblica francesa, he-
roe de la victoria contra el fascismo y europeista conven-
cido, dot6 al proyecto de un suave matiz anti-norteame-
ricano, el que desde entonces seria signo distintivo de la
UE. De cualquier manera, en sus albores, cuando el Ej&r-
cito Rojo tenia mis poder que el d6lar norteamericano, la
integraci6n europea era de interns estrategico para Esta-
dos Unidos, pues su existencia resultaba indispensable en
terminos de seguridad frente a los poderes emergidos de
la derrota del fascismo. Luego de desaparecido el campo
socialist, la Uni6n Europea estaba lamada a seguir de-
sempefiando ese rol; y, con altibajos, lo ha cumplido.
Pero los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001,
en cierta forma modifican ese esquema. No porque impli-


que cuestionar las prioridades que se derivan de la lucha
contra el terrorism o de la cooperaci6n international, pe-
ro si en cuanto a una toma de conciencia europea: el pa-
pel de simple subordinado de Estados Unidos en lo que se
refiere a la defense comin comienza a ser muy costoso.
La segunda influencia se derivaba de esa profunda descon-
fianza de Francia ante la vencida Alemania. Sin embargo,
a los ojos de la coalici6n anglo-americana, una vez termi-
nada la "guerra caliente" habia que dedicarse a otra cosa,
como prepararse para la Guerra Fria que se avecinaba.
Y como el ascendiente de esos dos paises resultaba de-
terminante en la Europa de posguerra, a los demas no
les quedaba mis remedio que adaptarse o aislarse. En ese
context, los franceses, para no verse demasiado ex-
puestos ante el previsible renacer de la muy bien dotada
Alemania, dieron curso al primer gran paso integracio-
nista, Ilamado "Plan Schuman"*, mediante el cual se
unificaba la industrial europea del carbon y el acero. Ese
program, que concernia sobre todo a Francia y Alema-
nia, entr6 en vigor en agosto de 1952 y su m6rito ma-
yor, desde el punto de vista de los promotores, era que
servia como medio de control de cualquier nueva desvia-
ci6n revanchista de la reincidente Alemania. Ademas, si
Francia tomaba la delantera en esos aprestos, confirma-
ba un liderazgo que por el moment, ni siquiera los nor-
teamericanos, al calor de la posguerra, estaban en con-
diciones de regatearle. De ahi en adelante, con la natu-
ral resistencia de un entorno marcado por la Guerra






































Sesi6n del Parlamento Europeo en su sede de Estrasburgo.


Fria, tom6 fuerza un proyecto que desembocaria en la
Uni6n Europea que conocemos, Ilamada a ser un es-
pacio de libertad, seguridad y justicia y que esti cons-
tituida ya por 25 paises.


iUni6n de estados o uni6n de pueblos?
Ahora bien, como dice Felipe Gonzalez, "ni estabamos
antes, ni estamos ahora tratando de crear los 'Estados Uni-
dos de Europa' No se trata de una confederaci6n. Ni siquie-
ra se parece, ni remotamente, a un estado unitario... Final-
mente, lo que hemos decidido es que la Uni6n Europea es
una uni6n de pueblos" Esa definici6n del ex president del
Gobierno espafiol, tratando de ser mas sustancial que an-
teriores enunciados, evidencia las dificultades emanadas de
tratar de hacer coincidir variados objetivos, voluntades
y ritmos disimiles, recurriendo a metodos ineditos.
En efecto, el nacimiento, desarrollo y extension de
la Uni6n Europea, para incluir, como ya lo hizo re-
cientemente, a 10 nuevos miembros, entire los cua-
les se encuentran paises de la antigua 6rbita sovi&-
tica, "significa la unificaci6n del continent por via
pacifica por primera vez en su historic" .
Ese process unificador estaba, por supuesto, muy
influenciado por la ocurrencia de dos guerras
mundiales en menos de medio siglo. De manera
que poner fin a esa escalada era el primer objeti-


vo. Pero Europa no podia vivir permanentemente
temiendo al espectro de las guerras, esperando que
6stas no se produjeran uinicamente por la buena
voluntad general, sin que interviniera un process
que creara las condiciones para una paz perma-
nente. Asi, "elevar los niveles de vida y acelerar el
progress t6cnico, abolir las barreras comerciales-
...hacer un esfuerzo para ayudar a las regions me-
nos desarrolladas, tanto en Europa como en el
resto del mundo...y establecer instituciones que
8
constituyan la base de la unidad europea" se
convirtieron en la base de esa conquista de la paz.
El context era igualmente el de previsi6n de con-
flictos, tarea facilitada por la actitud responsiblee"
de los grandes centros de decision**. La lucha por
abrir nuevos mercados era respetuosa de los espa-
cios ajenos y, en todo caso, dependia de la buena
voluntad political de quienes, a trav6s de la geopoli-
tica, ejercian el control real (incluidas potencias in-
termedias como Francia y Gran Bretafia).

Delicadas relaciones con Estados Unidos
Desde la desaparici6n "general y complete" -y por el mo-
mento permanente- del mundo bipolar es comfin en mu-
chas personas la tentaci6n de pensar que la Uni6n Euro-
pea existe para ser contrapuesta a Estados Unidos. Tal per-


74 GLOBAL






































I.-, I I 11 1, -11 -Ii l l


cepci6n no es mas que confirmada a la luz de la interven-
ci6n angloamericana en Irak y la resistencia a la misma
que, dentro y fuera de la ONU, ejerciera el nucleo central
europeo. Sin hablar ya de la tenaz y divisive resistencia de
Europa a otras acciones que respondian a iniciativas nor-
teamericanas motivadas por sus particulares intereses de
seguridad national, que sin duda, durante el period que se
inici6 con el fin de la II Guerra Mundial, coincidia con los
de Europa Occidental. Pero la realidad es que Europa no
era, ni es, un frente homogeneo cuando de las relaciones
con Estados Unidos se trata. Asi, las diferentes y a veces
contradictorias respuestas a las dos grandes crisis interna-
cionales de los afios 90 -la Guerra del Golfo y Yugoslavia-
"hizo aun mis dificil para los europeos ponerse de acuer-
do sobre una estructura de seguridad independiente de Es-
tados Unidos"9. La segunda Guerra del Golfo contribuy6
a confirmar, por un lado, las diferencias entire los propios
europeos, y las que tienen muchos de ellos con Estados
Unidos en los temas de seguridad y defense.
Pero, como siempre, a la hora de los grandes desafios
que si afectan los intereses de todos, europeos y nortea-
mericanos siguen sintonizados en la misma frecuencia (es
el caso hoy, de la lucha contra el terrorismo. Sin embar-
go, aunque haya acuerdo entire los norteamericanos y las
principles potencias europeas en la identificaci6n de las
prioridades, siguen persistiendo las diferencias en cuanto


a las maneras de enfrentarlos y nada indica en un futu-
ro previsible que ese esquema cambie significativamente.
A la par de las esperanzas que genera en vastos seg-
mentos del planet el surgimiento de ese poco probable
polo contrario a algo, para muchos europeos no son ob-
vios los beneficios que se pueden derivar de una amplia-
ci6n ad infinitus de las estructuras comunitarias. En
efecto, "reina el escepticismo acerca del nivel de prepa-
raci6n para membresia de muchos de los paises que aca-
ban de ingresar y hay nerviosismo sobre los costs de la
ampliaci6n y la capacidad de la Uni6n a operar en esas
condiciones"10. La actitud disidente hacia los centros vi-
sibles del poder dentro de la UE con la que entran en
esa estructura los antiguos paises del bloque sovietico, en
abierto lineamiento con Estados Unidos, s61o incremen-
ta ese malestar, porque en fin de cuentas, proamericanos
o no, los europeos en general siempre han considerado
que su estilo de hacer las cosas es mas sofisticado que el
de los primos allende el Atlantico.
Con relaci6n a Estados Unidos, a la luz del convencimien-
to de que para lograr una Uni6n Europea realmente efecti-
va, es necesario contar con mas que un manto de prosperi-
dad que cubra a la Europa primaria (es decir a los 15 prime-
ros miembros), no tiene sentido descargar la culpa de los
obstaculos encontrados, iinicamente a la variable rusticidad
de Estados Unidos (es menor con los dem6cratas).















En efecto, no es que los funcionarios norteamericanos
tengan poca familiaridad con las instituciones europeas,
como a menudo sugieren especialistas europeos conster-
nados ante la aparente ignorancia de sus pares del otro
lado del Atlntico. Es que, por el contrario, estAn bien
conscientes de las debilidades internal europeas y explo-
tan ese conocimiento a su favor. "Los norteamericanos
creen, con cierta justificaci6n, que la Uni6n Europea no
puede esperar ser tomada muy en serio como una enti-
dad political en la media en que son tan escasos los re-
sultados de sus esfuerzos en political exterior"".
A fin de cuentas, como, pese a la indudable comuni-
dad de intereses entire ambas parties, cada uno tiene los
suyos propios, los norteamericanos actilan en conse-
cuencia, a riesgo de que la Uni6n Europea se vea afec-
tada. En realidad, si es un objetivo declarado de la
Uni6n Europea el de convertirse, ademis de un poder
econ6mico, que ya lo es, en una potencia political, no pa-
sa su consumaci6n necesariamente por el enfrentamien-
to con la omnipotencia de Estados Unidos.
No necesariamente, pero a la hora present y en gene-
ral, tiene la Uni6n Europea los recursos para evitarlo?
La administraci6n Bush es probablemente "la que me-
nos respaldo ha ofrecido a la integraci6n europea, desde
que ese process se inici6, en los afios 50"12 y las posibili-
dades que tiene de repetir en el gobierno de Estados Uni-
dos hacen mis aguda la perspective de confrontaci6n en
el future cercano, dadas las hasta ahora insalvables dife-
rencias no s6lo sobre Irak, sino tambi6n sobre el conflic-
to palestino-israeli, el Acuerdo de Kyoto sobre Cambio
Climitico, la Corte Penal Internacional y sobre el papel
de la ONU. Pero incluso la eventualidad de que el can-
didato dem6crata gane las pr6ximas elecciones (2 de no-
viembre) no garantiza que las tensions vayan a desapa-
recer automAticamente.
En cualquier circunstancia, en puntos conflictivos como
el de la ocupaci6n del Irak, no hay mayores diferencias
entire el candidate republican y el dem6crata. Es mis, si
la Presidencia de Bush, por el rechazo que genera, le per-
mite a los europeos mantener sus distancias frente a Was-
hington, una victoria dem6crata les obligaria a revisar su
posici6n, ya que 6ste les plantearia la necesidad de colabo-
rar en la estabilizaci6n del Irak, algo que a los europeos
no parece interesarles much, ni siquiera a los mis "atlan-


tistas" de ellos, enganchados en ese problematico carro,
por oportunismo mis que por convicci6n (quizis el espa-
fiol Aznar cuando le toc6 y el italiano Berlusconi compro-
metieran a sus paises por afinidad ideol6gica y de perso-
nalidad con el actual mandatario norteamericano).

Conflicts
Pero independientemente de quien gobierne en la Ca-
sa Blanca, el fortalecimiento de la Uni6n Europea se
traduce en conflicts con sus aliados, ya que la percep-
ci6n de muchos norteamericanos es que, "econ6mica-
mente, una Uni6n Europea fuerte, produce una baja en
la parte del mercado que le toca a Estados Unidos, tan-
to en la propia Europa como en el Tercer Mundo...aun-
que el intercambio commercial trasatlintico y las inver-
siones siguen floreciendo"13. Y eso pese a que las eviden-
cias indican que la importancia de ese comercio europeo,
por ejemplo con America Latina y el Caribe, no tiene
por que "quitarle el suefio a Washington"' En efecto, co-
mo sefiala Roberto Dominguez Rivera con relaci6n a
Am6rica Latina, aunque las posibilidades de comercio,
inversi6n y cooperaci6n al desarrollo provenientes de la
UE hayan mejorado, "en algunos casos se han registra-
do retrocesos relatives"
"El nuevo scenario international 'posbipolar' ha si-
do definido por Joseph Nye, como un tablero de aje-
drez tridimensional que comprende un mundo unipo-
lar en lo military, tripolar en lo econ6mico y multipo-
15
lar en el campo de las relaciones transnacionales" .
Por la vastedad de su representatividad, a la Uni6n
Europea le corresponde fijar political precisas frente a
las distintas regions del mundo, incluidas -pero no
inicamente- Estados Unidos y Rusia. Con este uiltimo
pais tiene la UE una responsabilidad en t&rminos de
no provocar susceptibilidades, ya que Rusia no s61o
esti en Europa, sino que en su moment, cuando to-
davia era la URSS, fue el adversario mis poderoso
que haya tenido ese proyecto unificador.
El hecho de que la URSS haya desaparecido no arre-
gla necesariamente las cosas, pues la susceptibilidad ru-
sa es mayor dada su universalmente aceptada conver-
si6n de potencia de primer orden a pais de importancia
median. Por el moment, la Uni6n Europea evita pro-
vocar al "oso ruso'" no planteando a este pais ningiun es-


76 GLOBAL















tatuto dentro de la UE, ni tampoco tentando a ningu-
na de las repfiblicas de la antigua Uni6n Sovi6tica, aso-
ciadas -de buena o mala gana- a Rusia, con la perspec-
tiva de ser aceptadas en un future previsible dentro de
algunos de los variados instruments asociativos creados
por la instituci6n para poder bregar con tanta variedad.
Aunque para quienes se atreven a sofiar con una Eu-
ropa uinica, en toda su extension, la integraci6n de Ru-
sia y su area de influencia significarian el final de la de-
pendencia europea de importantes recursos naturales, la
saludable neutralizaci6n de cualquier eventual amenaza
military y "el inconmensurable fortalecimiento de la
Uni6n Europea a la hora de negociar con otros blo-
ques"16. Entiendase Estados Unidos.
Asi como en los siglos XV y siguientes, America fue te-
rreno de confrontaci6n entire las potencias del momen-
to, todas europeas, el siglo XXI sirve de marco a otras
confrontaciones, de otro tipo, pero en el mismo escena-
rio, "pero ain si no existiera una rivalidad econ6mica en-
tre bloques, los intereses estadounidenses y europeos en la
region siguen siendo encontrados" Aunque en terminos
de mercado, Estados Unidos y Europa son los mis ape-
tecidos y ambos bloques ya ocupan el terreno, cualquier
otro mercado merece la pena de ser peleado. Es el caso de
America Latina y el Caribe. Por eso, "la preocupaci6n es-
tadounidense por no perder terreno en su traditional area
de influencia, alent6 la propuesta de crear un Area de Li-
bre Comercio de las Americas (ALCA), que a imagen y
semejanza del TLCAN ((Tratado de Libre Comercio de
Am6rica del Norte), preservara los intereses estadouniden-
ses, pero que a la vez llenara las expectativas de ALC, por
lo menos lo suficiente para que la region perdiera el inte-
r6s por los arreglos extracontinentales que se encontraban
detris de la nueva relaci6n con Europa"' .
Los datos indican que, desde el primer afio, "el TLCAN
tuvo consecuencias importantes para Europa, pues sus ex-
portaciones a Mexico cayeron un 42.39%"19, lo que se co-
rresponde con lo apuntado por Dominguez Rivera. Una
nueva relaci6n entire ALC y la UE podia significar un au-
mento de las inversiones y los flujos comerciales entire las dos
regions, "ademis de un contrapeso politico a la influencia
estadounidense en ALC"20; pero eso estA todavia por verse.
Aunque las cifras no confirmed sus aprehensiones, al
competitor norteamericano le inquietan los avances euro-


peos en su traditional area de influencia, pero las circuns-
tancias de hoy no permiten aplicar en sentido estricto una
nueva version de la Doctrina de Monroe. Esas confronta-
ciones "amistosas" significant, por otro lado, un importan-
te impulse a la autoestima europea, generalmente vapulea-
da por la omnipresencia norteamericana en practicamen-
te todos los terrenos (incluyendo el cultural).
Esta clase de divergencias (las diferencias de intereses
geoestrat6gicos entire Estados Unidos y la UE) "ha alen-
tado una creciente independencia europea frente a Esta-
dos Unidos, que se ha expresado en la falta de apoyo al
embargo petrolero estadounidense sobre Irak, en la ini-
ciativa europea en el sentido de que aquellos paises de-
seosos de pertenecer a la OTAN deban de unirse prime-
ro a la UE y en la condena (aunque modest) hacia la
ley Helms-Burton***"21
El acercamiento UE-America Latina ha venido tenien-
do expresiones, aunque limitadas, pese a la antipatia con
que Estados Unidos observa este mutuo coqueteo a sus
expenses y los esfuerzos que hace la gran potencia, pro-
vista de su inmenso poder por restarle meritos concre-
tos. Pero esa hostilidad no ha impedido la aparici6n de
un nuevo espacio politico que involucra a europeos y
grupos regionales latinoamericanos y "a travys de las
Cumbres Iberoamericanas (inauguradas en 1991) y de la
mis reciente Cumbre Uni6n Europea-Am6rica latina y
el Caribe (1999)22. Eso no significa que se debilite la pre-
ponderancia norteamericana, pero establece un mayor
equilibrio para los socios del nuevo context multipolar.

El future
En 1991, los 12 paises que entonces componian el Con-
sejo de Europa, aprobaron el Tratado de Maastricht, que
entr6 en vigor en 1993 y que estableci6 las bases operatives
hacia la total integraci6n. Estas decian, en primer lugar, que
tres pilares deberian sostener esa integraci6n: la comuni-
dad econ6mica, una political exterior y de seguridad co-
muin, y la unificaci6n de las cuestiones de Justicia. Igual-
mente, una ciudadania common, una moneda iunica, el en-
sanchamiento de la competencia de la UE a areas tradi-
cionalmente de manejo interno de los estados politicala so-
cial y monetaria), etctera.
Aunque paises como Dinamarca y el Reino Unido han
sido renuentes a ceder prerrogativas soberanas y el entu-














siasmo europeo por la perspective unitaria no ha sido tan
grande como se esperaba a esta altura del siglo XXI, va-
rias de las mas importantes metas que planted Maas-
tricht estan en vias de aplicaci6n. No sin dificultades, por
supuesto, ya que sigue pesando enormemente el factor
national, incluso si ya existe una ciudadania europea to-
davia esgrimida con cierta timidez.
En su aplicaci6n, el Tratado sobre la Uni6n tiene pun-
tos relativamente fuertes, pero igualmente d6biles. Cuan-
do se trata de la regulaci6n del mercado interno, aunque
ha sido bastante exitosa en lo que se refiere a la elimina-
ci6n de barreras arancelarias, lo ha sido menos en cuan-
to al libre movimiento de personas (Acuerdo Schengen),
que no ha alcanzado los niveles de excelencia de la libre
circulaci6n de bienes y capitals. Stefan Fr6lich conside-
ra que "esa es una de las areas en las cuales los limits de
23
la integraci6n no son claros ni estables"23
La political social europea se ha visto limitada por la fuer-
te resistencia de los models locales de seguridad social.
Fernandez Garcia sostiene que "las areas mis tradiciona-
les de la political social (como vivienda y seguridad social),
siguen siendo competencia de los estados miembros"24.
La intervenci6n de los organismos supranacionales
tiende a garantizar el libre movimiento de mano de
obra, para asi facilitar la libre circulaci6n del trabajo.
Pero por el moment, el proyecto de una "Europa so-
cial" no ha sido del todo exitoso.
Una vez generalizada esa Europa, seguin Fr6lich, en-
tre otras cosas, "su puesta en prActica despojara a los
estados miembros menos favorecidos, de sus principa-
,,25
les ventajas comparativas25
En efecto, los estAndares a imponer son aquellos que
garanticen a Europa mejores condiciones competitivas,
particularmente frente a Estados Unidos, no necesaria-
mente de mejorar las condiciones de vida de los parien-
tes mas pobres, lo que seria un resultado "colateral"
De todas maneras, uno de los principios rectores detras
de la creaci6n de la Uni6n Europea, es el de garantizar
paz y estabilidad mediante la interdependencia econ6mi-
ca y el progress de sus pueblos. Europa es esencialmente
hoy tierra de paz y cooperaci6n y las propias vivencias
guerreras del continent crearon las condiciones para
que los europeos desarrollaran una cultural de renuencia
a traducir en terminos militares su desarrollo econ6mico.


Esa es una excelente premisa con vocaci6n de ejemplo.
Pero, en nuestros dias, una vez agotado para los euro-
peos el apacible period entire el 1950 y el 2000, los nue-
vos desafios les obligan a revisar los esquemas tradiciona-
les en cuanto a la seguridad y la defense. Ese prop6sito,
sin embargo, choca con las susceptibilidades nacionales,
pues de hecho, ninguno de los paises mas importantes de
la UE aceptaria en estos moments subordinar su politi-
ca de defense a una instituci6n supranacional en la que,
por lo demis, coexisten "atlantistas" y "europeistas"
Seria impensable que Francia, por ejemplo, dejara su
seguridad en manos de generals britanicos, considera-
dos por los galos como una simple extension, por no de-
cir "quinta column" de Estados Unidos en Europa.
Hasta el moment, la OTAN ha servido de marco co-
mi'n de defense, except para los paises miembros de la
UE de acendrado neutralismo como Austria, Dinamar-
ca, Finlandia e Irlanda. Sin embargo, una vez la rivali-
dad entire Estados Unidos y Europa pasa del estadio de
la "emulaci6n fraternal" a la abierta competencia por
mercados y a las diferencias de tratamiento de proble-
mas comunes, para los europeos se convierte en necesi-
dad vital crear sus propios mecanismos de defense, lo
mis independientes possible de la OTAN.
Esa decision, no es que haya encontrado una franca
"comprensi6n" de parte de los norteamericanos, mis con-
vencidos que nunca de su rol de liderazgo en la defense co-
mun de Occidente; pero ha terminado por imponerse. En
todo caso, Europa concibe su political de defense en un
marco de prevenci6n de conflicts, no de provocaci6n, lo
que implica una diferencia considerable con lo que hoy es-
ta en vigor en Washington. ^
Pero al final, lo que les une pesa mas que lo que les sepa-
ra. La unidad de Europa es todavia un "suefio en curso"
para europeos y europeas. Para una nueva generaci6n sin
referencias concretas con el pasado que termin6 hace 59
afios quizas las ventajas no sean tan obvias. A fin de cuen-
tas vivir en paz y en prosperidad, por relative que sea, se
les antoja como el resultado natural de las cosas. Pero en
lo que se refiere a su historic, el salto desde las hecatombes
belicas a lo que es hoy Europa, es enorme. Para los demas,
especialmente America Latina y el Caribe, "el modelo eu-
ropeo ofrece(..) referencias importantes, comenzando con
la importancia del compromise en apoyo a la aventura de


78 GLOBAL

















'7


V. 2:~r- :.a -h


la integraci6n entire paises soberanos"26 Finalmente, la
UE desempefia un papel protag6nico de primer orden,
en el fortalecimiento de estructuras internacionales co-
mo la ONU, instrument no infalible, pero el iinico con
que se cuenta para intentar normar las relaciones entire
los estados. De Europa se espera, aunque no solo de ella,
una sostenida defense del principio de que los conflicts
no se resuelven recurriendo en primera instancia a la
fuerza, sino mediante la creaci6n de bases mAs justas de
intercambio y distribuci6n de las riquezas de nuestro pla-
neta, lo que en definitive es la mejor via para evitarlos.
De ella se espera, en fin, un s6lido ejercicio de solidari-
dad hacia los paises del mundo en desarrollo, no sola-
mente mediante el recurso de las donaciones o el perd6n
de deudas, sino a trav6s de una continuada promoci6n
de ayuda al desarrollo.

1 Desmond Dinan. Ever Closer Union. An Introduction to European Integration. PAg.12
2 Ibid, pag.13
3 Metodo mediante el cual,a partir de 1948,los Estados Unidos se ocuparon de pro-
veer, a traves de la Administraci6n de Cooperaci6n Econ6mica, ayuda financiera a
Europa Occidental despuds de la II Guerra Mundial. El monto fue de $12,500 mi-
llones entire 16 paises. Georges Marshall era entonces Secretario de Estado.Dictio-
nary of Modern Economics. Public Affaire Press. Washington 1948. Pig. 213
4 Desmond Dinan, op. cit. pg. 18
5 Mark Gilbert, Surpassing Realism, Rowman & Littlefield, N.York, 2003, p. 21
6 Felipe Gonzalez y Stanley Hoffman. Foreign Policy.Washington. Summer 1999. Pig. 28
7 Reginald Dale, op. cit.
8 Jose LuisValverde,Europa:Unaidea en march, Ediciones del Parlamento Europeo 1994,p. 110


* Roberto Schuman, politico frances, autor del plan de unificacion de la industrial euro-
pea del carbon y el acero. Pequeno Larousse Ilustrado.
** No solo ellos, pues hasta las potencias menores de la epoca; China, Egipto o la India,
-,r. ur At..in- ,'m ni n j i iu ',ji- l hi r.:iili irIi, .i ip t f' ,r los grandes.
9 Desmond Dinan, op. cit. Pig. 539
10 -h,: f. ,. n-.,n ll r ll [ lli., 1, i r l.lr l 11j `'004
11 Ibid
12 Reginald Dale, European Union, Properly Construed, en Policy : .... -n* ,in-i,, l ,i-
c.2003/enero 2004, p.39
13 Desmond Dinan,Op. cit. pag. 534
14 Roberto D u i, in.), i,,:: R ,i ri F, [.1 .. ii[ i,i. 1' ] ii-ii. ,, i,:,,,ri; ,,,., l l_ .,p,
America, Plaza y Valdez, Mexico, 2003, p. 135
15 Jaime Preciado Coronado. Las cumbres del asimetrico triangulo del Atlintico-Univer-
sidad de Guadalajara, 2001. Pg. 14
16 The Economist Intelligence Unit.Junio 2004
17 lbid. Pg.16
18 Jaime Preciado Coronado, Las cumbres del asimetrico tridngulo del AtlAntico, Universi-
dad de Guadalajara, 2001, pg. 22
19 I. pi.j 16
20 Ibid., pag.18
*** Ley Helms Burton del 1996,que prohibe a companies norteamericanas hacer negocios
con Cuba y busca castigar a companies extranjeras que lo hagan.
21 -Ire ..,.-iT,,I: inr,:-lii,-i, a Unit.Junio 2004 Pig.38
22 Ibid. Pig,41
23 Stefan Frilich,The Difficulties of EU Governance, Peter Lang, New York, 2004, p. 152
24 Jorge Juan Fernandez Garcia, Jess E.Clayton y Chli r. .h..i HI...I II. '[.id.ril Guide
for -Tir,,^- ,,-, ii,, r iT ,i,, l i F, i r, UK,2004, p.205
25 Stefan Frblich, Ibid. p. 153
26 Enrique V. Iglesias, Prl6ogo, Retos e interrelaciones de la integration regional: Europa y
America, p. 20.

Sully Saneaux es columnist en un semanario de Connecticut y ocasional-
mente en el peri6dico Hoy. Es ademas traductor de libros con largos anos de
ejercicio. Ha trabajado como professor de Ciencias Sociales en escuelas secun-
darias de Santo Domingo y Nueva York y tambien de espanol en el Mercy Co-
llege. Estudi6 Relaciones Internacionales en la universidad de Nueva York.







globales


Ddgsbe

Futuro Dominican


Dialqgps sobre el future El arte en la penumbra
dominicano ADOLFO LOPEZ BELANDO
ERASMO LARA Varios auspiciadores, 2004
Ediciones FLACSO, 2004 360 pags.
290 pags.


Este trabajo pretend provocar un
dialogo que motive a la autorrefle-
xi6n sobre aspects como demo-
cracia, globalizaci6n, seguridad,
cultural, valores, familiar, educa-
ci6n, multiculturalism o juventud.
Para abordar cada uno de los te-
mas, Erasmo Lara invit6 a un gru-
po de destacados profesionales e in-
telectuales dominicanos para con-
versar. El lector se dari cuenta de
que sobresale el interns por estudiar
la naturaleza del dominicano y una
aguda necesidad de interrogar el
pasado para explicar el present. Se
trata de un ejercicio prospective
que se coloca de frente al future de
la naci6n y llama la atenci6n sobre
los temas que hay que discutir.


Esta obra no es solamente un instru-
mento para saciar la curiosidad de
quienes se preocupan por el legado
cultural que dejaron los tainos, sino
que su utilidad trasciende lo cientifi-
co y lo est6tico. Supone tambien,
segun su autor, una herramienta de
trabajo bAsica para los artesanos que
buscan plasmar en sus obras ima-
genes inspiradas en las tradiciones
mas aut6nticas de la Repfiblica
Dominicana. Es uno de los primeros
trabajos de divulgaci6n que abordan
el tema del arte rupestre. Novedoso
en su contenido, las imAgenes,
tomadas tambien por el arque6logo
L6pez Belando, abren una ventana
a la creatividad y la imaginaci6n.




























Trqstocar lasl16gicas; em- (tica, crisis social yeduca- Jaime Colson. La van-
pujar los limits cion en valores guardia trashumante
MARCOS VILLAMAN CELEDONIO JIMENEZ RICARDO RAMON JARNE
Institute Tecnol6gico de Editora Universitaria, 2004 Centro Cultural de Espafia, 2004
Santo Domingo, 2004 197 pags. 477 pags.
221 pags.


El libro esta compuesto por un gru-
po de articulos escritos y publicados
en diferentes moments, que abor-
dan diversos aspects sobre la cons-
trucci6n de la democracia y la ciu-
dadania y su relaci6n con el esfuer-
zo por combatir la pobreza y desa-
rrollar una sociedad realmente in-
cluyente, caracterizada por la por
la equidad. El titulo, en palabras del
autor, pretend expresar la idea
fundamental de que s61o transfor-
mando las l6gicas socialmente do-
minantes en los diferentes ambitos
de la vida y, en consecuencia, em-
pujando los limits estrechos que esa
l6gica impone, seri possible superar
los problems mis acuciantes del
mundo, sobre todo en lo referente a
la pobreza y la exclusion social.


Frente a la realidad social dominica-
na, realidad respect a la que el au-
tor llega a establecer algunos puntos
de encuentro con la anomia social
analizada por el soci6logo Emilio
Durkheim, esta obra se propone lo
que podria ser una grann oportuni-
dad" dentro de la crisis: trabajar la
educaci6n en valores. Esta propuesta
constitute el eje principal de un tex-
to en el que tambien se abordan de
manera clara y pedag6gica los con-
ceptos 6tica, moral y valores, sus re-
laciones y diferencias. Ademis, el li-
bro se refiere a diversos aspects de
la realidad dominicana como las fra-
gilidades institucionales, la inseguri-
dad juridica y ciudadana, el vacio de
autoridad, la pobreza, la corrupci6n,
la delincuencia, la violencia y la au-
sencia de sentido moral.


Este segundo volume de la Colec-
ci6n de Monografias de Arte Do-
minicano sigue las mismas directri-
ces iniciales del proyecto, que co-
menz6 con el libro dedicado a Da-
rio Suro: la necesidad de dar un
marco editorial al arte dominicano.
La obra, coordinada por el espafiol
Ricardo Ram6n Jarne, con textos
de 1l mismo, Laura Gil, Marianne
de Tolentino y Chiqui Vicioso, po-
see dos claves de lectura, pues ade-
mis de apuntar hacia el public en
general, cuenta con un complete
apnndice dirigido a los especialistas.
AdemAs, nos encontramos con una
reducid pero interesante produc-
ci6n poetica de Colson, a la que
muchos lectures tendran acceso
por primera vez.





Centro de Documentaci6n & Gesti6n del Conocimiento

Present las Publicaciones de FUNGLODE

La Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo apoyando su rol de investigaci6n, anAlisis,
producci6n y difusi6n del conocimiento, present a la sociedad national e international
su acervo editorial, resultados de investigaciones, proyectos, actividades y trabajos
realizados por grupos profesionales de la institucion e instituciones aliadas.


NUEVAS PUBLICACIONES:


Rep6blica Dominicana: estrategia
naclonal de desarrollo y competitividad.
Joaqufn Vial Pr6logo de Jeffrey Sachs,
2004. (RD $ 1,300.00)
Con esta obra presentamos nuestros
resultados a los actors interesados
(stakeholders ) del pais, tomando en
cuenta sus opinions y promoviendo el
intercambio de opinions sobre los temas
de investigaci6n.





PUBLICACIONES ANTER


Las zonas francas en el Siglo XXI: opciones
estrategicas para competirglobalmente
Maria Elizabeth Rodriguez, 2004.
(RD $ 400.00)

A6n siendo altamente competitivas, las
Zonas Francas ven su future comprometido
por los cambios legales que tienen lugar
dentro del sistema del comercio
international. Esta perspective implica series
consecuencias econ6micas para el paisy
obliga a encontrar una solucl6n sustentable.


F!A B 1TOS
DF L[CTU.RA*
I '' *''**


Industrlas Culturales: retos
para el desarrollo cultural.
Carlos Santos, 2004.
(RD $ 200.00)









La Repblilca Dominlcana:
preparacl6n para el mundo
nterconectado. Geoffrey
KIrkman, (RD $ 400.00)


- "


Encuesta sobre hAbitos
de lectura en Rep6blica
Domlnlcana, 2003.
(RD $ 50.00)


Una camara testigo de la
historic: el recorrldo
domlnlcano de un cronista
extranjero 1951-1966.
Diederich, Bernard., 2003.
(RD$ 2,000.00)


The Dominican Republic
Readiness for the Networked
World: Information Technologies
Group Center for International
Development at Harvard
University / Geoffrey Klrkman,
2004. (RD$ 400.00 /US$ 15.00)


La Construccl6n de una Allanza
Estrat6glca: Repdblica Dominicana -
Estado de la Florida, 2002. (RD$ 125.00)


Islam, terrorlsmo y los
confllctos del Medlo Oriente,
2003. (RD $ 200.00)


El petr61eo y su Incldencla en
la economfa y el desarrollo
de la Republlca Dominicana,
2003. (RD S 275.00)


Democrada en el siglo
XXI: experiendas y
desaffos de Iberoamsrlca,
2002. (RD $ 225.00)


PUBLICACIONES PERIODICAS


Foreign Affairs en espafiol.
2004. M4xico: Instituto
Tecnol6gico Aut6nomo de
M4xlco (ITAM).
Cada nlmero consiste de
trabajos originates escritos
especialmente para esta revista,
y con articulos publicados en
numeros recientes de Foreign
Affairs traducidos al espafiol.


EI~GN
0% URS;

lol -l 4*
* -- N.-.-


Nan~ iiUe


Revlsta Global, 2004


Foreign Policy, en espafiol, 2004.
Madrid : Fundacl6n para las
Relaclones Internacionales y el
Dialogo Exterior (FRIDE).
Foreign Policy es la revista mis
reconocida sobre political,
economfas, e ideas globales. Su misi6n
es difundir la dinAmica del mundo
international, en particular, c6mo el
process de integraci6n global esta
reformando las naciones, instituciones,
cultures, y, fundamentalmente,
nuestro diario vivir.


FUNDAGION GLOBAL
DEMOCRACIA Y DESARROLLO


rmrr41~ lx,

' ,


ITMW Q































- 44


topn














I~/j


/1/


Iii~
,l~!~L"r_~~_tlpg'htIpt474i~


'4
i1i


I//i


II I III I -


rr~r~ur~n


?^.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs