• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Matter
 Front Cover
 El origen de las cosas
 Table of Contents
 La gobernabilidad democratica:...
 Cine en la Republica Dominicana:...
 Otro modelo turistico: inversion...
 Los dominicanos en Espana
 Libre comercio: el futuro...
 Informe especial: relaciones franco-haitianas...
 La construccion de la democracia...
 De Wrights Mills a Norberto Bobbio:...
 Las estrategias del terrorismo
 Back Cover






Title: Global
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073407/00001
 Material Information
Title: Global la revista de la Fundación Global Democracia y Desarrollo
Alternate Title: Revista global
Physical Description: v. : ill. ; 30 cm.
Language: Spanish
Creator: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Publisher: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Place of Publication: Santo Domingo D.N. República Dominicana
Publication Date: 2004-
 Subjects
Subject: Economic development -- Political aspects -- Periodicals -- Dominican Republic   ( lcsh )
Globilization -- Periodicals   ( lcsh )
Democracy -- Periodicals   ( lcsh )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
Dates or Sequential Designation: Vol. 1, no. 1 (abr. 2004)-
General Note: Title from cover.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073407
Volume ID: VID00001
Source Institution: FUNGLODE
Holding Location: FUNGLODE
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 56356483
lccn - 2004699533

Table of Contents
    Front Matter
        A 1
    Front Cover
        A 2
    El origen de las cosas
        A 3
    Table of Contents
        A 4
        A 5
    La gobernabilidad democratica: evolucion teorica de un concepto
        A 6
        A 7
        A 8
        A 9
        A 10
        A 11
        A 12
        A 13
    Cine en la Republica Dominicana: el nacimiento de una ilusion
        A 14
        A 15
        A 16
        A 17
        A 18
        A 19
        A 20
        A 21
        A 22
        A 23
    Otro modelo turistico: inversion en oferta complementaria
        A 24
        A 25
        A 26
        A 27
        A 28
        A 29
        A 30
        A 31
    Los dominicanos en Espana
        A 32
        A 33
        A 34
        A 35
        A 36
        A 37
        A 38
        A 39
    Libre comercio: el futuro dominicano
        A 40
        A 41
        A 42
        A 43
        A 44
        A 45
        A 46
    Informe especial: relaciones franco-haitianas ¿un nuevo camino?
        B 1
        B 2
        B 3
        B 4
        B 5
        B 6
        B 7
        B 8
        B 9
        B 10
        B 11
        B 12
        A 47
    La construccion de la democracia real
        A 48
        A 49
        A 50
        A 51
        A 52
        A 53
    De Wrights Mills a Norberto Bobbio: la conducta intelectual
        A 54
        A 55
        A 56
        A 57
        A 58
        A 59
        A 60
        A 61
        A 62
    Las estrategias del terrorismo
        A 63
        A 64
        A 65
        A 66
        A 67
        A 68
        A 69
        A 70
        A 71
    Back Cover
        A 74
Full Text





FUNGLODE
FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIAY DESARROLLO



Santo Domingo, D.N.
22 de Febrero del 2007





Erich Kesse
George A. Smathers Libraries
PO BOX 117001
Gainesville, FL 32611-7001
USA


Estimado Sefior Kesse:

Por medio de la present, queremos extenderles nuestros saludos, al tiempo que hacemos
legar la colecci6n de los primeros catorce n6meros de nuestra Revista Global,
publicaci6n editada por FUNGLODE, de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las
reflexiones de la entidad y de la sociedad, buscando elevar la calidad del debate.

Es nuestro interns que la Revista Global sea parte de su acervo documental y disponerla
al servicio de la comunidad national e intemacional.

Reiterando nuestros sentimientos de estima y consideraci6n,

Atentamente,



Aida E. Montero Morales
Director, Centro de Documentaci6n & Gesti6n del Conocimiento
Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo
Calle Capit6n Eugenio de Marchena, No. 26, La Esperilla
Santo Domingo, Rep6blica Dominicana
Email address: a.montero(,funglode.org
Website: www.funglode.org











Calle Capitan Eugenio de Marchena #26.
La Esperilla, Sto. Dgo., Rep. Dominicana
T: 809-685-9966 F: 809-685-9926
www.funglode.org








































. .









El origen de las cosas
El prdlogo es lo que sirve como exordio o principio para ejecutar una cosa. El exor-
dio es el origen y principio de una cosa. D6nde esta el origen de este proyecto,el
de la revista Global? Esta en el moment mismo en que nace la Fundaci6n Global
Democracia y Desarrollo. Primero fue una idea, luego un equipo de trabajo, des-
pues un entusiasta grupo de colaboradores y ahora un resultado. La idea era ob-
via: una instituci6n dedicada a formular propuestas de naturaleza estrategica y co-
yuntural,empenada en elevar la calidad del debate nacional,y dispuesta a elabo-
rar politicas publicas cruciales, debfa tener un vehiculo, un escaparate, para abrirse
al mundo y estar present en los foros de discusi6n mas importantes dentro y fue-
ra de la Republica Dominicana. Pero habfa que dar un paso ms. Habia que concebir
un espacio abierto done darle forma y tinta a las propuestas que -por miles- nacen
cada dfa del esfuerzo de tantos profesionales y experts capaces de enfocar y orientar
el desarrollo del pals y la region. Habfa que hacerlo en los terminos mas modernos
posibles para ser parte de una evolucidn que corre hoy a un ritmo vertiginoso.
No solo eso; sino que, conforme a uno de los pilares que sostienen la labor y fi o-
sofia de la Fundaci6n Global,debia alimentar una tarea educativa del mas alto ni-
vel: es decir, que la revista tenia que convertirse en un punto de referencia cons-
tante para doctors y estudiantes y un acicate para los lideres, dirigentes y gober-
nantes de nuestro pals. Por dltimo, debia ser una publicaci6n de vanguardia, al
nivel de las publicaciones mas modernas, con una cuidada edici6n y un diseho
limpio y avanzado. El resultado es este;y la intenci6n ultima -ser parte sustan-
cial del mundo al que Ilaman globalizado- esta contenida en estas paginas.



Carlos Dore Cabral
































6-La l rr. 1i id ,riioc0i." a
EVOLUCION TEORICA DE UN CONCEPT
Por Leonel Fernandez Reyna
La gobernabilidad democritica constitute un con-
cepto relativamente nuevo en el ambito del pen-
samiento politico y social modern que hace referencia,
sin embargo, a una realidad vieja.

14-Cine en a RP. ',!i,-.i C. ,i iicana
EL NACIMIENTO DE UNA ILLUSION
Por Arturo Rodriguez Fernindez
Un recorrido por los hechos de la industrial cinematogri-
1:. dominicana y un planteamiento sustentado en las
perspectives que planean sobre el sector a partir de
las nuevas luces que empiezan a transformar un viejo
panorama.

22O-tto rnoi lot ristico
INVERSION EN OFERTA COMPLEMENTARIA
Por Alejandro Herrera Catalino
Un desarrollo de la industrial turistica que este basado
exclusivamente en el modelo conventional de sol
y playa no sl6o es hoy muy poco fruct[fero, sino que
puede convertirse en una amenaza para el sector
econ6mico mis productive del pais.


32-LOS DOMINICANOS EN ESPANA
Por Carlos Dore Cabral y Carlos Segura
El trabajo examine los patrons que conforman el
process de identidad de los dominicanos que han
emigrado a EspaRa,a traves de las relaciones sociales
y los vinculos que establecen allf.

40-'- cor,:-! 'io
EL FUTURE DOMINICANO
Por Frederic Emam-Zadd Gerardino
El efecto que tendrd la liberalizaci6n commercial de la
Repjblica Dominicana sobre sus sectors productivos
es una gran incertidumbre. Esta investigaci6n
analiza el impact national y hemisferico con la
finalidad de comparar la posici6n relative de cada
pais dentro de este context.

47- rf rr',- cia
Relaciones franco-haitianas
lUn nuevo camino?
Por Alejandro Gonzalez Pons
Global ha realizado la traducci6n de las propuestas
del Informe del Comite Independiente de Reflexi6n
sobre las Relaciones Franco-Haitianas, entregado por
Regis Debray al ministry de Asuntos Exteriores de
Francia, Dominique de '..llliprl.


4 GLOBAL


































58-LA CONSTRUCTION DE LA
DEMOCRACIA REAL
Por Daniel Pou
Este texto habla de la necesidad de formular la base
para encontrar las nuevas necesidades que las
fuerzas militares latinoamericanas han de cubrir y el
rol que deben jugar en las sociedades modernas.


64-De'.'h7. ;i a No il i B(-.
LA CONDUCT INTELLECTUAL
Por Jose Rafael Lantigua
El rol del intellectual frente al poder es un tema que
siempre regresa a las mesas de trabajo de escritores,
fil6sofos y expertos,sobre todo cuando urge aclarar
vaivenes y apostasias,y,cuando al examiner los vericue-
tos de la movilidad social y cultural, se advierte la necesi-
dad de original algln tipo de reflexi6n.


70-LAS ESTRATEGIAS DEL TERRORISM
Por Ignacio Sanchez-Cuenca
Desde los atentados del 11 de '-pl[inrinbi'tl de
2001, el terrorism ha vuelto a acaparar la atenci6n
de politicos y analistas,esta vez a escala planetaria.
De ahi que sea imprescindible una comprensi6n lo
mas rigurosa possible del fen6meno al que nos
enfrentamos.


Revista Global

Presidente-Fundador
Leonel Fernmndez Reyna

Director
Carlos Dore Cabral

Editora
Miryam L6pez San Miguel

Diseio
Doble Espacio & Asocs.

Impresi6n
Amigo del Hogar

Fundad6n Global
Democracia y Desarrollo
Calle Capitin Eugenio de
Marchena No.26,
La Esperilla,
Santo Domingo,
Repdblica Dominicana.
Telifono 809-685-9966

www.funglode.org
j.reynoso@funglode.org

La revista Global
es una publicaci6n de la
Fundad6n Global
Democrada y Desarrollo,
organizaci6n sin fines de lucro.

Esta prohibida su venta y/o
reproducci6n total o partial
sin la autorizaci6n de
sus editors.

Permiso de la Secretaria de Estado
de Interior y Policia.

Santo Domingo, D.N.
Repdblica Dominicana






1 -1. .
L. .9


Si I '


EVOLUCION



TEORICA


DE


UN


CONCEPT


Poi-L P _..


La gobemabilidad democratica constitute un concept
relativamente nuevo en el ambito del pensamiento politi-
co y social modemo que hace referencia, sin embargo, a
una realidad vieja. Por gobemabilidad democratic se en-
tiende la capacidad que tiene un sistema politico de ope-
rar en forma stable al producer acuerdos o general con-


obviamente podra colegirse, esa siempre ha sido la
esencia del ejercicio politico dentro de un regimen plu-
ralista de caricter democrdtico, esto es, garantizar la
paz y la estabilidad del sistema sobre la base de un
pacto social o acuerdo suscrito entire las diversas fuer-
zas que conforman la estructura de poder de la socie-


senses entire distintas fuerzas o secto-
res de la sociedad, generalmente en
conflict, para ejecutar un program
o emprender alguna acci6n en bene-
ficio del bien comun. Como resultado
de la gobemabilidad, el sistema de-
mocratico funciona con mayor efica-
cia y legitimidad frente a los ciuda-
danos. De igual manera, proporciona
un ambiente de equilibrio, legalidad
institutional y convivencia civilizada
entire los distintos grupos de la socie-
dad, lo cual constitute la clave para
evitar la violencia, la anarquia y la
ruptura o quiebra del sistema. Como


iCue C J 3idionei se reqci!i. en
paia haK -., dle ciue '.e Li
ID I 1)'c rn co a I s ei r del
(esar rollo h io a no sostcniL b '
PLaia 1resmn5) a(' 'ai darnen


aK Ia nC c i )" i-CeF ad


dad. En un studio elaborado para el
Club de Roma, sus autores, Xavier
Arb6s y Salvador Giner, definen la
gobernabilidad en los siguientes ter-
minos: "Es la cualidad propia de una
comunidad political segin la cual sus
instituciones de gobiemo actuan efi-
cazmente dentro de su espacio de un
modo considerado legitimo por la
ciudadania, permitiendo asi el libre
ejercicio de la voluntad political del
poder ejecutivo mediate la obedien-
cia civica del pueblo" En la defini-
ci6n presentada, dos concepts se
destacan: legitimidad y obediencia.


6 GLOBAL


0 _r t








Ill


S. :-
IS, .;-^
1:; J;;..'


J'r
~i. F

~e~t~:I


' 1

.. I


A..


Lt'i L


\ a-


Ot, 1


r.
:
Jj


!TV


P: I:Iir i
: I
-- -














En base al primero, los gobernados se sienten repre-
sentados en sus gobernantes y estiman que sus actua-
clones son justas y correctas; y en lo concerniente al
segundo, consideran que no hay necesidad de la uti-
lizaci6n de m6todos coercitivos para obedecer a la au-
toridad political, ya que voluntariamente, por consen-
timiento, aceptan su ejercicio del poder. Por su parte,
un destacado estudioso norteamericano de las cien-
cias political, Michael Coppedge, ha presentado la go-
bernabilidad como "la relaci6n arm6nica entire los ac-
tores estrat6gicos de una comunidad, es decir, entire
aquellos que tienen suficiente poder para alterar el
orden pdblico, impulsar o detener el desarrollo econ6-
mico, o, en general, afectar la march de la sociedad,
ya sea porque poseen determinados medios de pro-
ducci6n, o mueven organizaciones de masas, o tienen
influencia sobre la maquinaria administrative del Es-
tado, o manejan las armas, o poseen la capacidad de
diseminar con fuerza ideas e informaciones sobre la
sociedad" En fin, la gobernabilidad democritica
vendria a ser el resultado de las relaciones aceptadas
y compartidas entire esos diversos actors estrat6gicos
a que se ha hecho referencia, los cuales podrian ser
considerados como los integrantes de los poderes ffc-
ticos o las fuerzas vivas que conforman una sociedad.

ORIGEN MODERN DE LA GOBERNABILIDAD
Desde que a fines de los afios 70 y principios de los 80
se inici6 en Portugal, Grecia y Espafia, y luego en Ame-
rica Latina, un process de transici6n de dictaduras mili-
tares a gobiernos civiles electos, el concept de goberna-
bilidad democritica ha sido determinante en la configu-
raci6n del nuevo sistema politico, mas apegado a los pre-
ceptos constitucionales, a la protecci6n de los derechos
humans y a la altemancia en el ejercicio del poder por
medio de la celebraci6n de elecciones. Resulta, sin embar-
go, que ese concept de gobernabilidad, considerado
esencial en la actualidad para la supervivencia stable de
los regimenes democriticos de America Latina, no surgi6,
desde el punto de vista te6rico del process mismo de la
transici6n. Surgi6, mis bien, del debate suscitado, a prin-
cipios de la d6cada de los 70, en torno a la crisis del Es-
tado y a la crisis de la democracia en los paises industrial-
mente desarrollados. Para esa 6poca se habia generaliza-
do el criterio de que el Estado Benefactor o Estado de Wel-
fare, surgido con posterioridad a la II Guerra Mundial, ha-
bia entrado en una fase de agotamiento, lo cual fue agra-


vado como consecuencia de la crisis econ6mica que se
present en el mundo occidental a partir del afio 1973,
con la cuadruplicaci6n de los precious del petr6leo, la cual,
para muchos, anunciaba la desaparici6n del modelo eco-
n6mico keynesiano. Dos corrientes de pensamiento emer-
gieron para fundamental la tesis de la crisis del Estado
Benefactor y de la democracia. Una, de naturaleza neo-
marxista, sustentada de manera principal por James O'
Connor en su libro La Crisis Fiscal del Estado. La otra, de
caricter neo-conservadora, fue expuesta por vez primera
por Michel J. Crozier, Samuel P.Huntington y Joji Wata-
nuki, en un informed presentado a la Comisi6n Trilateral
en el afio 1975, titulado The Crisis of Democracy.3

La Crisis Fiscal del Estado se refiere a la tendencia pre-
dominante en las finanzas p-iblicas de los Estados Unidos
y otros paises capitalistas desarrollados en los afios 60 y
70 de general gastos del sector puiblico muy por encima
de sus ingresos fiscales. O'Connor examine el impact de
las tasas impositivas y de la estructura fiscal en la regu-
laci6n del sector privado de la economic, llegando a esta-
blecer una relaci6n de clase en los criterios aplicados por
el Estado capitalist en la reducci6n de impuestos a los
pobres, a la clase media y a los ricos. Con respect a los
pobres, la reducci6n de impuestos se hacia por razones de
bienestar social; con relaci6n a la clase media, para incre-
mentar su poder adquisitivo, y en cuanto a los ricos, pa-
ra incentivar el ahorro y la inversion. Al tiempo que se
enfocaba en una teoria de las contradicciones fiscales del
Estado o crisis fiscal, O'Connor desarroll6 una intense re-
laci6n de trabajo con dos destacados soci6logos alemanes
que completaron su vision: Claus Offe y Jurgen Haber-
mas, el primero dedicado al studio de los problems de
legitimaci6n political y el segundo concentrado en el ana-
lisis de las contradicciones administrativas del Estado ca-
pitalista. En la vision final de O'Connor, el Estado, debi-
do a la crisis fiscal que le afectaba, no se encontraba en
condiciones de continuar haciendo viable la economic
por medio de los gastos estatales que hacian possible la
rentabilidad de los negocios privados, generando, por via
de consecuencia, un grave descontento social. Por su la-
do, en el referido informed a la Comisi6n Trilateral se in-
dicaba que a mediados de la dacada de los 70 prevalecia
en los paises desarrollados un pesimismo acerca del fu-
turo de la democracia. Desde el principio del texto, los
autores, para enfatizar su punto de vista, se formulaban
las siguientes preguntas: "iRepresenta la democracia


8 GLOBAL














political, tal como existe hoy, una forma viable de go-
bierno para los paises industrializados de Europa, Ame-
rica del Norte y Asia? JPodrin estos paises continuar fun-
cionando durante los ultimos 25 afios del siglo XX bajo
las formas de democracia political en las que se desarro-
4
llaron durante las primeras tres cuartas parties del siglo?"

EL DILEMA
Apoyindose en una cita de Willy Brandt, antiguo canci-
ller de Alemania Occidental, llegan a pronosticar que a
los paises de Europa occidental s6lo les quedan 20 o 30
afios mis de vida democritica, luego de los cuales su-
cumbirian en un mar proceloso rodeado de dictaduras.
En tono apocaliptico indicaban: "Las demands sobre el
gobierno democritico crecen, mientras que la capacidad
de los gobiemos democriticos se estanca.
Esto, segun aparenta, es el dilema central de la gober-
nabilidad de la democracia que se ha manifestado en
Europa, America del Norte y Jap6n en los afios 70" 5. El
pesimismo acerca del future de la democracia corria pa-
ralelo con un pesimismo sobre el future de las condicio-
nes econ6micas de esos paises desarrollados.
El declive econ6mico, la crisis del Estado de Bienestar,
la inflaci6n y el desempleo provocaban un gran desa-
liento. De esa forma, los economists desempolvaron el
llamado ciclo de Kondratieff, en virtud del cual el afio
1971, al igual que el 1921, marcaria el inicio de un lar-
go y sostenido eclipse econ6mico del cual s61o se saldria
al final del siglo, haciendo en ese moment possible, tal
vez, la prosperidad econ6mica requerida para el buen
funcionamiento de la democracia. Los desafios funda-
mentales a la democracia en los paises desarrollados que
a mediados de la decada de los 70 los investigadores al
servicio de la Comisi6n Trilateral identificaban con mayor
claridad, se referian a los siguientes aspectss6
1. Una sobrecarga de demands econ6micas y sociales que
sobrepasaba la capacidad fiscal de los Estados nacionales.
2. Una declinaci6n en la autoridad de los gobiernos.
3. Cambios en los valores sociales.
4. Desarrollo de una cultural adversa de los intelectua-
les, opuestos a la corrupci6n, el materialismo y la ine-
ficacia de la democracia. Luego de haber visto los ar-
gumentos previamente presentados, en los que se par-
te de la idea de una crisis de la democracia en los Es-
tados Unidos, Europa y Jap6n, de una situaci6n de in-
gobernabilidad e inviabilidad de la misma, cabe for-
mularse la siguiente interrogante: ZC6mo se incorpo-


r6 en el debate sobre democracia en America Latina el
concept de gobernabilidad?

GOBERNABILIDAD EN AMERICA LATINA
Mientras Samuel P. Huntington y sus colegas del in-
forme preparado para la Comisi6n Trilateral pronosti-
caban la ingobernabilidad de las democracies de los
paises desarrollados, un fen6meno exactamente con-
trario empezaba a tener lugar: la transici6n democri-
tica en America Latina y otros lugares del mundo.
Afios despues, el propio Huntington, en su libro La ter-
cera ola, La democratizaci6n a finales del siglo XX, to-
maria nota de ese process que entonces se iniciaba y cu-
yos resultados pondrian en entredicho, afortunadamen-
te, la esencia de sus planteamientos te6ricos.
Es mas, en el pr6logo que escribi6 en el afo 2000
al texto de Susan J. Phar y Robert D. Putnam (Disaf-
fected Democracies, What's Troubling the Trilateral
Countries?),8 admite su equivocaci6n al reconocer
que lejos de haberse convertido en inviables e ingo-
bernables, las democracies modernas, sobre todo des-
pues del fin de la Guerra Fria, pasaron a ser mis fuer-
tes y robustas que en cualquier 6poca anterior.
En America Latina, el process de transici6n de regi-
menes fuertes y de dictaduras militares hacia gobier-
nos civiles electos se inici6 en la Republica Dominica-
na en 1978, con el triunfo de Antonio Guzman y el
Partido Revolucionario Dominicano sobre el doctor
Joaquin Balaguer. Al afno siguiente, el triunfo en las
urnas de Jaime Rold6s trajo la democracia a Ecuador.
En 1980, le toc6 el turn a Peru. En 1982, a Bolivia, la
cual habia experimentado 180 golpes de Estado en 157
aflos de vida republican; y en los afios subsiguientes a
Argentina, Brasil, Uruguay, Chile y Paraguay.
En todas parties, las dictaduras militares se desmoro-
naban y en su lugar surgian nuevos regimenes demo-
craticos que Ilenaban de satisfacci6n y de nuevas es-
peranzas a los pueblos de la region. Pero el process de
transici6n hacia la democracia en America Latina se
produjo en un context de several crisis econ6mica y
de cuestionamiento al papel traditional del Estado en
la aplicaci6n de political de desarrollo. El debate so-
bre el papel del Estado en el impulse al desarrollo no
se limit a America Latina. Ya venia precedido, como
hemos visto, de una intense discusi6n en el mundo desa-
rrollado acerca de su tamafo y su eficacia en la soluci6n
de los problems mis acuciantes de la ciudadania.






































UN CUESTIONAMIENTO
En Europa, las tensions generadas en los afios 70 en
tomo a los programs de seguridad social, la calidad de
los servicios de salud y educaci6n, el sistema de transpor-
te piblico, los proyectos habitacionales y el regimen de
pensions, represent un cuestionamiento a los cimientos
del modelo socialdem6crata que se habia erigido en esa
region del mundo desde fines de la II Guerra Mundial.
Por su lado, en los Estados Unidos se estaba en proce-
so de desmantelamiento del New Deal, disefiado por el
president Franklyn Delano Roosevelt como respuesta a
la Gran Depresi6n surgida a partir del afio 1929. En to-
das parties, las ideas liberals de participaci6n active del
Estado en los process de desarrollo eran derribadas por
concepciones conservadoras que llegaron a alcanzar su
maxima representaci6n en el plano politico a trav6s de
los gobieros de Margaret Thatcher en Inglaterra y Ro-
nald Reagan en los Estados Unidos. La caida del Muro de
Berlin y el desplome de la Uni6n Sovi6tica y de las de-
mocracias populares de Europa del Este vinieron a repre-
sentar la coronaci6n del fracaso del modelo estatista de
desarrollo y su reemplazo por mecanismos de mercado.
En Am6rica Latina, por igual, el paradigma del Estado
national popular, del intervencionismo desarrollista y la
industrializaci6n via sustituci6n de importaciones fue so-
metido a una labor de demolici6n y sustituido por un nue-
vo modelo de apertura y liberalizaci6n de mercados, sin-
tetizado en el llamado Consenso de Washington. En base


a la aplicaci6n del nuevo modelo predomin6 un criteria
estrictamente econ6mico en la b6squeda de una soluci6n
a la crisis que afectaba al hemisferio. Habia que aplicar
political de shock, de ajuste structural y de estabilizaci6n
macroecon6mica, para superar los males del deficit fiscal,
la hiperinflaci6n y la recesi6n. Asi se hizo, y muchos de
los problems heredados del populismo desarrollista fue-
ron superados, pero luego se descubri6 que si bien la apli-
caci6n de esas medidas contribuian a la soluci6n tecnica
de los problems planteados, dejaba sin soluci6n otros de
tipo social y de caracter politico institutional.
Fue asi como se desarroll6 un nuevo debate acerca de las
limitaciones del Consenso de Washington, elaborado por el
9
economist norteamericano John Williamson que conte-
nia la formula para el transito del viejo modelo de las po-
liticas de desarrollo basadas en la intervenci6n del Estado
hacia el nuevo paradigma de la economic de mercado, pe-
ro que no contenia referencias explicitas a las dimensions
sociales y political del drama latinoamericano. Pero tam-
bien fue de esa manera como el Banco Mundial, el Fondo Mo-
netario Intemacional (FMI), el Banco Interamericano de Desa-
rrollo (BID) y el Programa de Naciones Unidas para el Desa-
rrollo (PNUD), empezaron a reaccionar e incorporar en sus
proyectos y programs la noci6n de gobemabilidad democra-
tica como un component esencial de sus nuevos planes de
desarrollo human sostenible y de lucha contra la pobreza.10
En America Latina, la teoria original de la ingober-


10 GLOBAL








































nabilidad de las democracies de los paises industria-
les desarrollados, se transform en una teoria de la
gobernabilidad de las nacientes y frigiles democra-
cias de la region. La realidad hist6rica del continen-
te asi lo determine. Las nuevas fuerzas econ6micas,
sociales y politics que emergian en contraposici6n a
las dictaduras militares, tenian que arribar a acuerdos
y consensus para general la estabilidad political nece-
saria que permitiese consolidar el naciente process
democratic. La labor posterior de los organismos in-
ternacionales y del mundo academico, en cuanto a la
incorporaci6n del concept de gobernabilidad demo-
cratica al debate de la nueva realidad latinoamericana,
no hacia mas que seguir las huellas trazadas por la
propia historic. Ahora bien, en los studios e informes
de los organismos intemacionales de los afios 90 en ade-
lante se observa el interns de vincular la noci6n de go-
bernabilidad democritica a la de desarrollo, e igualmen-
te a la de buen gobierno. Se parti6 del criterio de que el
crecimiento econ6mico, aunque indispensable, no equi-
vale a desarrollo; que la noci6n de desarrollo es much
mis amplia que una simple noci6n t6cnica de caricter
econ6mico. Para dejar atris esa vision limitada del desa-
rrollo, el PNUD, en un informed publicado en el 1990, in-
trodujo un concept innovador que habria de modificar
las concepciones prevalecientes hasta entonces sobre el
progress de la humanidad. Se trat6 del concept de de-


sarrollo human, el cual fue definido en los siguientes
tirminos: "El desarrollo human es un process mediante
el cual se amplian las oportunidades de los individuos,
las mis importantes de las cuales son una vida prolonga-
da y saludable, acceso a la educaci6n y el disfrute de un
nivel de vida decent" l. Para poder cumplir con las me-
tas del nuevo paradigma del desarrollo human, fue im-
portante tambien que se comprendiese la importancia de
la dimension political, y que a partir de esa comprensi6n,
el fen6meno del desarrollo fuese interpretado como una
relaci6n de interdependencia entire los factors politicos e
institucionales y los elements econ6micos, sociales, cul-
turales y tecnol6gicos de la sociedad. En el document
sobre Gobernabilidad y Desarrollo Humano Sostenible,
elaborado por el PNUD, para ser difundido entire los
miembros de su personal en las distintas oficinas regio-
nales, se empieza por indicar que la gobemabilidad y el
desarrollo human son dos concepts indivisibles.

DESARROLLO HUMAN
Mas auin, se sostiene que el desarrollo human no pue-
de sostenerse si no hay buen gobierno; y el gobierno no
puede calificarse de bueno si no sostiene el desarrollo
human. Para el PNUD, la gobernabilidad es "el ejerci-
cio de la autoridad public, econ6mica y administrative
en la gesti6n de los asuntos de un pais en todos los pla-
nos. La gobernabilidad abarca los complejos mecanis-


























mos, process e instituciones por conduct de los cua-
les los ciudadanos y los grupos expresan sus intereses,
ejercen funciones de mediaci6n respect de sus diferen-
cias y ejercitan sus derechos y obligaciones juridicas".
"El concept de gobemabilidad abarca el Estado, pero lo
trasciende pues incluye tambien las entidades del sector
privado y de la sociedad civil. Esas tres instancias son de
importancia critical para sostener el desarrollo human.
El Estado crea un ambito politico y juridico propicio.
El sector privado genera empleos e ingresos; y la socie-
dad civil facility la interacci6n political y social, movilizan-
do grupos para su participaci6n en las actividades econ6-
12
micas, sociales y political" Para el PNUD, su rol en la
promoci6n del desarrollo human consiste en provocar un
intercambio entire las tres instancias antes mencionadas,
esto es, el Estado, el sector privado y la sociedad civil, a fin
de crear las condiciones del buen gobiemo.
Pero, Zqu6 es el buen gobiemo? Lqu6 condiciones se
requieren para hablar de que existe un buen gobiemo al
servicio del desarrollo human sostenible? Para respon-
der adecuadamente a esas interrogantes hay que volver
a la noci6n de Estado, e indicar que su fracaso como
protagonista del modelo de desarrollo intervencionista y
su reemplazo por mecanismos de mercado, no significa
que ya no tenga ninguin papel que desempefiar. Por el
contrario, hoy dia se reconoce que no puede haber ple-
no desarrollo de una sociedad sin una participaci6n ac-
tiva y dindmica del Estado. Pero en lugar de un rol pro-
tag6nico, lo que en la actualidad se espera del Estado es
que juegue un papel de catalizador, socio e impulsor del
desarrollo, junto al sector privado. Para alcanzarlo de ma-
nera eficaz, en un mundo globalizado, de profundos cam-
bios tecnol6gicos, se require de un program orientado
hacia el fortalecimiento de las instituciones democrdticas,
que garantice la eficiencia de la gesti6n piblica, el impe-
rio de la ley, la rendici6n de cuentas, el control de la co-
rrupci6n, la reform de los parlamentos y lajusticia, el ac-
ceso a la informaci6n y la libertad de los medios de co-


municaci6n, la calidad de la regulaciones, la modemiza-
ci6n de los partidos politicos y el fortalecimiento de la so-
ciedad civil. En esencia, la interacci6n de la dimension po-
litica, econ6mica, social y cultural, permit que los concep-
tos de gobemabilidad democratic, desarrollo human y
buen gobiemo adquieran un sentido concrete y se convier-
tan en la base para impulsar el progress de las naciones en
el disefio y aplicaci6n de las political pdblicas.

Bibliografia


Leonel FernindezReyna, ex-presidente constitutional de la -:epuli:.j
Dominicana (1996 ^ 2000), es president del Partido de la Liberaci6n
Dominicana (PLD) y president de la Fundaci6n Global Democracia y
Desarrollo. Es miembro de various consejos e instituciones internacionales,
como el Circulo de Montevideo;el Consejo de Jefes de Gobierno Libremente
Elegidos; el Centro Carter; el Foreign Affairs en Espanol; el Dialogo
Interamericano,y el Club de Madrid. Desde el ano 2000 preside el Club de
Ejecutivos de Estados Unidos y desde 2002 es president de la Asociaci6n
de las Naciones Unidas de la '-ppilii':j Dominicana.


12 GLOBAL


















































j.. $


-- i .
''-j, "*i






























:ha ine en nue-tro pa s on prd io d aquil cntu-
S.4. ... '"''" ... '&;enr :-'

ae | ion iuGe confirma- la regla? Qu apotan
adeecsla di-spora norteamericana? Quedpud e'asude
^I''. st .- de.... .n..e do' o n ; ,,c-. ......



Otn Intituto de Cine donde-defrma:organ ( pre-
;.:. :. parara fturo de nuestros cineastas? .Com seri ea pan amq, de con-
.... ... se --.e l ^ .- ,. '. n; .-l.,-,





Srconsciente-de pla o m ranca rlttue
..-..... -. t ,:





































* ,4.iaf 3
r.].&< !..


4.3'-4


4-






I? fl -< .n,
.4-

** .. .4_.L~
.4 4.-4 '4. .r~. 4.*.~








*I..''. . .
4, 14* 1 I'


!;a


4~ .. 3-.


Por Artiro Rodriguez Fernandez *- ..,,- -.- -.. .



.-. .' .. "-' .. . ..; i .i i,~ '- ".- ,




































A a izquierda,parte del equipo del rodaje de"La Victoria"; a la derecha, una

A trav6s del altavoz escuchamos la orden: "Todas las
personas que estdn colocadas frente al hotel y frente al
colegio hagan el favor de retirarse...". La orden se repite,
pues en nuestro pais la comprensi6n tarda en llegar al
cerebro. Poco a poco se va despejando el area y el direc-
tor es capaz de anunciar: "iSilencio...se rueda!".
La avenida Sarasota, en un par de cuadras, se ha lle-
nado de vehiculos donde se ha formado un deliberado
atasco. Un policia de Amet impide el paso a todas aque-
Ilas personas que no formen parte del equipo de filma-
ci6n o que no sean vecinos de los alrededores. En uno de
esos autos viaja, al volante, el protagonista en compafiia
de su esposa de ficci6n y su pequefio hijo. Juegan con
una pelota de colors y parece que se divirtieran much
mientras tararean una conocida canci6n infantil, just
aquella que dice "Habia una vez un barco chiquitito...".
Inesperadamente pasa a toda velocidad un motorist y
dispara hacia el interior del autom6vil. ZQue ha pasado?
"iCorten!". Habra que repetir la toma varias veces mas.
Habra que revisar lo rodado. Habra que dar instruccio-
nes interpretativas a los actors. Habra que consultar
con el expert en efectos especiales acerca de c6mo va a
explotar el vidrio delantero. Habra que...es el cine. Alli,
en la calle, un sabado por la tarde, rodeados de t6cnicos
nacionales, sentimos algo muy especial; algo que nos
lleva a preguntarnos si de veras habrA nacido el cine do-
minicano. Porque ese es el cine que mas nacimientos ha
tenido. Y mas abortos. Y mas fallecimientos. Entre toma


imagen de la misma pelicula.

y toma, entire piano y piano, escuchamos los comenta-
rios del crew.... Y vienen varias peliculas mas. Luisito
Marti va a empezar una. Esteban Martin va a rodar una
comedia... Y eso que no hemos mencionado las extranje-
ras..."La fiesta del chivo" de Lucho Llosa y "La ciudad per-
dida" de Andy Garcia. ZQu6 es esto? Acaso estamos en
Hollywood? ZVolvera a ser Angel Mufiiz el responsible de
estos "mini-booms" que, de vez en cuando, hacen desper-
tar las esperanzas de celuloide en nuestra poblaci6n?

SABIA CAMPANA
No nos cabe la menor duda de que 6xitos de boleteria
como "Nuebayol" y "Perico Ripiao" motivan a inversio-
nistas y productores. Sin embargo, muchos de ellos se
olvidan de que en los filmes de Muiiz ha imperado, so-
bre todas las cosas, una sabia campaia publicitaria no
siempre facil de imitar o de repetir. ZEs rentable hacer ci-
ne en nuestro pais o simplemente ese par de peliculas
constituyen la excepci6n que confirm la regla? En los
afios 80 "Pasaje de ida", de Agliberto Melendez, lleg6 a
obtener una series de premios internacionales en festiva-
les iberoamericanos. Pero Melendez no pudo o no quiso
aprovechar aquella oportunidad y su filme -pese a haber
sido objeto de una reposici6n afos mas tarde- jams lo-
gr6 ser el negocio rentable que se merecia. La escasa ca-
lidad de las cintas dominicanas surgidas tras el espejis-
mo de "Nuebayol" Ilevaron al descr6dito a muchos de
nuestros cineastas y el piublico le dio la espalda a filmes


16 GLOBAL






































como "Para vivir o morir" (que ha sido objeto de dos re-
visiones con los titulos de "Jugada final" y "iBasta ya!")
y "Cuatro hombres y un atauid". El descubrimiento del
video abarat6 en gran media los costs de producci6n
y Rene Fortunato supo sacarle gran provecho a sus do-
cumentales sobre la historic de nuestro pais a partir de
Trujillo (desde "Las garras del poder" hasta "La violencia
del poder" pasando por "La trinchera del honor" y today
una series de cortometrajes) Si el format en video fue
aceptado por el piublico cuando se trataba de los docu-
mentales de Fortunato, no es menos cierto que, ese mis-
mo pfblico se mostraba reacio ante experiments de es-
te tipo en el terreno de la ficci6n ("Trafico de niflos"
,"Victimas del poder"...).
Mientras en Santo Domingo se rodaban estas peliculas
-y otras cuantas- se gestaba en los Estados Unidos una
generaci6n filmica de la diaspora compuesta porj6venes
de indiscutible talent capaces de brindarnos obras co-
mo "Circulo vicioso", de Nelson Pefia, o "Buscando un
suefio", de Joseph Medina. Esta generaci6n compuesta
por cineastas que han tenido que emigrar ha ido crecien-
do y hoy continue ofreciendo trabajos tan dignos como
"Pasaporte rojo", de Albert Xavier, presentada en febre-
ro pasado en el I Festival Iberoamericano de Cine Fun-
glode. Actualmente, desparramados por el mundo, se en-
cuentran muchisimos dominicanos de talent dedicados
a la actividad cinematografica. Actores como Juan Fer-
nandez; actrices como Zoe Saldafia; fot6grafos como


Claudio Chea; musicalizadores como Michael Camilo-
...constituyen s6lo una pequefia muestra del cine que pu-
do haber sido y no fue; de las peliculas que hubieran po-
dido ser creadas y filmadas aqui de contar con un gobier-
no consciente de la importancia cultural del s6ptimo arte.

EL FUTURE DE NUESTROS CINEASTAS
Pero hoy no podemos dar cabida al pesimismo. No s6-
lo se esta rodando en Santo Domingo, contra viento y
marea, sino que, ademAs, cineastas de otras nacionalida-
des se interesan en nuestros problems y realizan peli-
culas que nos atafien direct o indirectamente como pu-
dieran ser los casos de "Flores de otro mundo", de la rea-
lizadora vasca Iciar Bollain; "Washington Heights", del
mejicano Alfredo de Villa; "Raising Victor Vargas", del
norteamericano Peter Sollett, o "I love you baby", de los
espafioles Alfonso Albacete y David Menkes. Si estas co-
sas estAn sucediendo cuando nos encontramos totalmen-
te desamparados...zQue pudiera suceder de contar con
un Institute de Cine donde, de forma orgAnica y cons-
ciente, se preparara el future de nuestros cineastas? Hoy
por hoy, los dominicanos para "aprender" cine cuentan
con tres posibilidades. Una de ellas es la de marcharse al
extranjero (la escuela cubana de San Antonio de Los Ba-
ios ha albergado a muchos de ellos). Otra es la de ins-
cribirse en la supuesta escuela de la Universidad Aut6-
noma de Santo Domingo (UASD) donde, casi sin recur-
sos y sin equipos tecnicos, un grupo de profesores no




































y Sydney Pollack, actriz y director de"Habana',respectivamente. La pelicula fue rodada en la ::i': Il ...- Dominicana.


siempre calificado intent hacer lo que se puede y lo que
no se puede. La tercera posibilidad consiste en aprove-
char los rodajes de peliculas nacionales o internaciona-
les realizados en nuestro pais para enrolarse a ellos y
aprender sobre la march. Muchos de nuestros estudian-
tes han participado, recientemente, en el rodaje de "La
Victoria", de Pinky Pintor, en calidad de extras, choferes
o ayudantes de cualquier tipo. Conversamos con algunos
de ellos y se mostraban como si fueran nifios con un ju-
guete nuevo. Estan trabajando en lo que de veras aman
y desearian que esa experiencia no concluyera nunca. Lo
incredible es que estos mismos estudiantes se las inge-
nian, mientras estudian o una vez terminada la carrera,
para realizar histories en video.
La mayoria de ellas jams alcanzan una difusi6n pd-
blica. Durante un tiempo mantuvimos, junto a Rams6s
Cairo, el doctor Regil Noboa y Gerard Martinez, el pro-
grama "Erase una vez en el cine", a trav6s de Super Ca-
nal. Se trataba de un program de caracteristicas un tan-
to ut6picas que jams logr6 mantenerse econ6micamen-
te. Uno de los objetivos de dicho program era el de di-
fundir el cine national. El program se difundia los do-
mingos e invitibamos, semana tras semana, a estos j6-
venes dominicanos realizadores de cortos. Despu6s de
entrevistarlos, pasabamos sus trabajos. Para ellos resul-
taba un estimulo. Para nosotros, una inmensa satisfac-
ci6n. No habia dinero de por medio pero, al menos, con-
siderabamos que haciamos una labor positive. Algunos


de estos cortos eran realmente ingeniosos. Los habia con
moments brillantes donde la capacidad creative se im-
ponia a la falta de recursos econ6micos. Otros apenas
Ilegaban a lo acceptable y no faltaron los mediocres, los
malos y hasta los impresentables que, atn asi, no nos
negfbamos a presentar por solidarizarnos con estos es-
tudiantes abandonados a su suerte. Ninguno de esos cor-
tos, ni los muy buenos ni los muy malos, se habian pro-
yectado nunca en nuestras salas. Ninguno podia darse el
lujo de ser transferido al format de 35 milimetros. So-
fidbamos -y seguimos sofiando- con el dia en el que se
exigiera a los propietarios de nuestras salas pasar un
cortometraje dominicano antes de la proyecci6n de la
pelicula en programaci6n. Nuestro pais carga a la exhi-
bici6n de las peliculas con impuestos excesivos: un 22%/
de la recaudaci6n bruta. Un 15% va destinado a Rentas
Internas. El 7% restante al Ayuntamiento. Se supone que
estas instituciones destinan estos beneficios a los mds di-
versos fines. Jamis un centavo ha sido destinado a apo-
yar la exhibici6n o realizaci6n de filmes dominicanos,
aunque se han exonerado de impuestos a proyecciones
artisticas y locales que no tenian intenci6n de lucro. De
todas maneras, ni adn asi- y nos referimos a la experien-
cia del Lumiere- estos locales lograron mantenerse.

PANORAMA LATINOAMERICANO
En el pasado Festival de Funglode tuvimos invitados
especiales para participar en un panel sobre las dificul-


18 GLOBAL







































tades de hacer cine en Latinoamerica. Fernando P6rez
(realizador cubano de "Suite Habana"); Fernando Musa
(realizador argentino de "No sabe, no contesta", e Isaac
Le6n Frias critico y professor universitario de Peri) ex-
pusieron sus puntos de vista acerca de este inmenso pro-
blema que supone la realizaci6n filmica en nuestros pai-
ses. Armando Almanzar, Felix Manuel Lora y el que
suscribe formamos la contraparte dominicana de ese
mismo panel. Frente a ellos, que arrastran muchisimos
inconvenientes, nosotros dramos los menos agraciados.
Un punto de coincidencia fue, sin embargo, el que la
creatividad se acrecienta en 6pocas de crisis. El ejemplo
que saltaba a la vista era el de la cinematografia argen-
tina. Pocas veces en su Historia ese pais lo ha pasado tan
mal en el aspect social y econ6mico. Pocas veces, sin
embargo, de ese pais han salido tan excelentes produc-
ciones. Filmes como "Nueve reinas" ,"El hijo de la no-
via" ,"Mundo grua", "Valentin" y otras muchas, asi lo
demuestran. Algo similar, salvando las infinitas distan-
cias, esta sucediendo en la Repdblica Dominicana. Tene-
mos que aclarar que jams nos podremos comparar con
la Argentina en material de calidad cinematogrifica.
Ellos cuentan con una cultural literaria y visual de la que
nosotros, desafortunadamente, carecemos.
En Santo Domingo apenas se ha hecho cine. Argenti-
na, por el contrario, cuenta con una de las industries fil-
micas mas antiguas y s6lidas de Latinoamerica. Es in-
creible que, durante toda la tirania trujillista no se rod6


Imigenes del rodaje de"i ,
prinera .. protagonizada por
Andy Garcia,en la que parte del equipo
ticnico era dominicano.






ni una sola pelicula de nuestra nacionalidad y, durante
muchos aflos, podemos contar 6nicamente con "La si-
lla", de Franklyn Dominguez, como producci6n nacio-
nal. Rodar, sin embargo, se ha rodado much en la Re-
pdblica Dominicana. No existe -y es verdaderamente pe-
noso- record alguno que sefale los titulos de todas esas
filmaciones. Si durante la 6poca de Trujillo, tal como se-
fialabamos, no se filmaron cintas dominicanas, los me-
jicanos rodaron, al menos, una secuencia de "Canciones
unidas" en nuestra capital. En ella Casandra Damir6n
cantaba una salve en la Feria De La Paz. Despu6s de fi-
nalizar la "era", timidamente empezaron a llegar direc-
tores extranjeros con el prop6sito de utilizar nuestras be-
llezas naturales para los mas diversos (y mediocres) pro-
yectos. Entre el cdmulo de cintas rodadas por aqui tene-
mos "La canci6n del Caribe", "Cafia brava", "Una mujer
para los sabados en la noche", "El crime del penalista"
etcetera. Una productora de nombre "La Trinitaria" hizo
contact con un productor italiano llamado Ugo Libera-
tore, quien film por aqui cintas tan malas como deli-
rantes al estilo de "Noa Noa" o "Samoa".
De repente, contamos con una invasion de producto-
res europeos y de cintas absolutamente olvidables (pero
que nuestra Cinemateca deberia recuperar como patri-
monio visual). Son muy pocos los que recuerdan hoy en
dia titulos como "Siete orquideas para un cuervo" o "Vu-
di sangriento". Santo Domingo, en aquellos dias, lo mis-
mo podia convertirse en Vietnam que en una jungla afri-
cana donde, de liana en liana, se deslizaba una supues-
ta reina selvatica. Pero la mayoria de las veces nuestro
pais se convertia en Cuba. Disfrazados del cercano pais
estuvimos en "Los gusanos", "Perros de alambre", "Gua-
guasi", "Azucar amargo" y en filmes much mas ambi-
ciosos como "El padrino 2", de Francis Ford Coppola, y
"Habana", de Sydney Pollack. El rodaje de esta ultima
cinta mat6 a la gallina de los huevos de oro. Fueron
tantos los inconvenientes que experimentaron los miem-
bros del equipo de filmaci6n, tantas las demands y los
sobornos, que a partir de entonces nuestro territorio fue
colocado en una especie de "lista negra". El "No pro-
blem" de nuestras camisetas se sustituy6 por el "Yes pro-
blem". Y eso que ya contdbamos con el rodaje de cintas
de Hollywood como "La serpiente y el arcoiris", de Wes
Craven, o con miniseries europeas de prestigio como el
"Crist6bal Col6n" de Alberto Lattuada. Recordamos






































Lee Strasberg y Al en la segunda part de"EI : w. wil i. i i en part en la "-:"' 'hi' i Dominicana y dirigida por Francis Ford Coppola.
Lee Strasberg y AI m. en Ia segunda parte de"EL i, ,0 en parte en la illi.II 1Dominicana yd drigda por Francis Ford Coppola.


cuando nos visit la productora canadiense Gabriella
Martinelli buscando locaciones para rodar aqui el "Ro-
meo y Julieta" de Baz Luhrman con Leonardo Di Caprio
y Claire Danes como protagonistas. Tanto los coproduc-
tores como los aseguradores reaccionaron negativa-
mente ante la posibilidad de que el filme se rodara en
la Repdblica Dominicana. Eso mismo ha sucedido -y
volveria a suceder- con muchas otras producciones co-
mo "Cat chaser", "El misterio Galindez", "1492", "Bad
boys 2" o "Piratas del Caribe: El misterio del Perla Ne-
gra". Una vez estuvimos al frente de la Oficina para el
Soporte de la Industria Cinematogrdfica que funciona-
ba en la Secretaria de Turismo. Alli hicimos lo que es-
taba a nuestro alcance y much mas, ya que el fondo
asignado para el proyecto era de 5,000 pesos y el apo-
yo logistico casi inexistente.
MAs tarde fue peor, cuando alguien consider que di-
cha oficina no tenia la minima raz6n para existir. Afos
despuis fue reabierta (aunque se habl6 de "creaci6n")
pero, hasta el moment, apenas se han vuelto a rodar
producciones extranjeras en el pais que no sean videos,
pequefios documentales, comerciales, secuencias aisla-
das o producciones televisivas (la m~s important de
ellas un filme de la BBC londinense tambi6n ambienta-
do en Cuba). Gracias a nuestra amistad de aflos con el
que fuera nuestro socio en el Cinema Lumiere, Juan Ge-


rard, logramos que se filmara aqui -de nuevo Cuba- la
cinta "Dreaming of Julia", despues subtitulada como
"Cuba libre", filme que a pesar de su excelente reparto
(desde Harvey Keitel hasta Gael Garcia-Bernal, pasando
por toda una series de actors dominicanos) ain no ha
podido ser estrenada comercialmente limitandose a ser
exhibida en algunos festivales. Hay proyectos.
Ya los mencionamos. Tenemos esperanzas con "La
fiesta del chivo" y "La ciudad perdida". Contamos con
que tanto "La victoria" como las otras producciones na-
cionales que se avecinan reciban el beneplacito del pu-
blico y logren recuperar su inversi6n, igual que lo ha
hecho "Perico ripia'o". Pero lo que necesitamos por en-
cima de todo es un Gobierno que comprenda, de una
vez por todas, la importancia del s6ptimo arte; que
mantenga una Cinemateca que de veras sea Cinemate-
ca; que construya el Instituto del Cine y que legisle en
relaci6n a estas actividades.

Arturo Rodriguez, es critico de cine, escritor y productor de teatro.
ESCRITnp Ha publicado cuentos ("La bisqueda de los desencuentros";
"Subir como una marea", "Espectador de la nada"), ensayos ("Homenaje
al cine"), novelas ("Mutanville") y obras teatrales ("Cord6n irniliilI:l",
"Refugio para cobardes", "Hoy no toca la pianist gorda", "Parecido a
sebastian", "Palmeras al ,.lli-rl:l'). Estas obras le han reportado numerosos
premios nacionales e internacionales.


20 GLOBAL










i ff1 ,


Ill


Iil


III


eP111111


3*I


"La serpiente y el arcoirisdeWes Craven (Pesadilla en la Calle 8," Know What You Did Last Iii,, -, ,, i"" I'' en el pais por Maximo -..-IIjii,





Las palabras


































en el globo

Casa de Teatro ha realizado durante 30 afios un trabajo
extraordinario en servicio de las letras dominicanas. Des-
de su fundaci6n, este centro cultural, dirigido por el dina-
mico Freddy Ginebra, ha organizado uno de los certAme-
nes literarios mas importantes de la Repiblica Dominica-
na, en los g6neros de cuento, teatro y poesia. En verdad,
la labor de Freddy Ginebra, con la creaci6n de estos pre-
mios, se inici6 desde antes de fundada Casa de Teatro,
cuando cre6 los premios de La Mascara, sociedad cultural
que entonces presidia y que vio surgir los nombres de des-
collantes figures literarias como Enriquillo Sanchez y Ar-
mando Almanzar Rodriguez, entire otros, en aquellos me-
morables concursos donde alguna vez fue president del
jurado nada mis ni nada menos que don Juan Bosch. Al-
guien ha dicho que la historic del cuento dominicano de
los 6ltimos 30 afos tiene que pasar necesariamente por
Casa de Teatro, cuyos certamenes anuales, patrocinados
por la firma Le6n Jimenes, permiten conocer el desarrollo
de este g6nero literario en nuestro pais. La globalizaci6n,


sin embargo, llev6 al conocido centro cultural de la Arzo-
bispo Merifio, a modificar sus esquemas de proyecci6n, y
desde hace algunos afios sus concursos literarios se am-
pliaron hacia todo el orbe hispdnico. Esta acci6n se inici6
con la creaci6n del Premio Internacional de Novela de la
casa, el primer certamen literario international realizado
en Repuiblica Dominicana y que abarc6 en sus inicios ex-
clusivamente al Caribe Antillano (Cuba y Puerto Rico,
ademas de nosotros). Luego, se ampliaron los demas g6-
neros a los paises latinoamericanos y a Espafa, y a todo
escritor hispano que residiese en cualquier punto del glo-
bo. Los resultados no se hicieron esperar y desde todas
parties del mundo de habla espaiola llegan anualmente a
Casa de Teatro las producciones literarias de poetas, cuen-
tistas y novelistas reconocidos o en agraz, de Espafia, Su-
damerica, Centroam6rica, el Caribe y los nmcleos hispanos
de Estados Unidos y Europa. Esta nueva situaci6n para
Casa de Teatro, pero tambi6n para los escritores dominica-
nos que de, esta manera, interactian, a trav6s de sus na-


22 GLOBAL















rraciones o poemas, con autores de su misma lengua pero
de otras naciones, ha permitido que la important colec-
ci6n bibliogrAfica de esta casa de cultural se proyecte en
dos nuevas dimensions: una mejor elaborada edici6n, un
incremento de la calidad del certamen, y -valga decirlo-
una mAs rApida salida al mercado de los libros que contie-
nen las obras ganadoras. Este es un dato que Global cele-
bra. Porque, desde cualquier angulo que se le mire, la cul-
tura dominicana crece y se enriquece, en tanto nuestros
creadores literarios compiten en un nivel de superaci6n de
su quehacer, y la bibliografia que nos represent en el
mundo se oferta con un mayor nivel de calidad, tanto en
contenido como en continent. Recientemente, Casa de
Teatro present al pdblico los vollmenes correspondientes
al certamen del pasado afio, que trae en la cubierta los ti-
tulos (en los casos de cuento y teatro) de las obras que ob-
tuvieron los primeros premios (lo cual es un dato primeri-
zo en esta colecci6n que vale la pena resaltar).

Muerte de nadie. De Arturo Arango (Cuba). Ganadora del
Premio Intemacional de Novela de Casa de Teatro 2003,
decidido por un jurado formado por Mayra Montero, de
Puerto Rico; Leonardo Padura, de Cuba, y, Jos6 Rafael
Lantigua, de Repliblica Dominicana. Arturo Arango es un
reconocido narrador cubano de las fitimas generaciones,
autor de un c~lebre libro de relates titulado "La Habana
elegant" y famoso por haber obtenido en una ocasi6n el
Premio Juan Rulfo de cuento. Su novela hace un trazado
interesante y sugerente sobre una embarcaci6n al garete,
a causa de un cicl6n tropical, que encalla en un lugar sin
sefias de identidad, perdido en el tiempo, agravado por
acontecimientos donde, al final, el laberinto de penalida-
des y fingimientos crea un desorden mitico con destiny de
pron6stico reservado. Una novela cargada de simbolos
sobre la utopia social perdida en una trama sin nombre.
Muerte de Nadie, Arturo Arango. Casa de Teatro, 2003,
1a. Edicidn. Ilustraci6n de cubierta: Astillero I, de Vicen-
te Herndndez. Impresi6n: Amigo del Hogar, 257 pp.

Irlanda esta despues del puente. Contiene los cuentos ga-
nadores del Premio Intemacional de Cuento de Casa de
Teatro 2003, que el afio pasado fue otorgado al escritor y
periodista cubano resident en Santo Domingo, Camilo Ve-
negas, con el relate que da titulo a la obra. El segundo lu-
gar fue para Osiris Vallejo, dominicano, con el cuento titu-
lado "Cicatriz". Un conocido cuentista cubano, Eduardo
Heras Le6n, muy apreciado en Santo Domingo, obtuvo el


tercer lugar con el cuento "Mercy". Las menciones de honor
fueron para: Alberto Guerra Naranjo (Cuba) por "Sudoro-
so"; R. Emmanuel Andijar (Rep.Dominicana), por "Dofia
Ana, los gallos y el monstruo de SamanA"; Jos6 Luis Basul-
to Ortega (Mexico), por "El cofio, el diablo y el verdugo"; Jo-
s6 Acosta, un destacado narrador dominicano que reside en
Nueva York, donde trabaja para El Diario-La Prensa, por su
relate "Tiempos dificiles"; Maria Isabel Soldevila Brea, tam-
bien dominicana, por "El banquet de don Jos6"; Alberto
Aj6n Le6n (Cuba), por su cuento "Saga de un hombre sen-
tado"; la dominicana Ariadna VAsquez German, por "Ange-
les", y otros dos cubanos (cuya preeminencia en el concur-
so sigue siendo notoria gracias a la singular calidad de sus
relates). Tambien Francisco Garcia Gonzalez ("No es bueno
que el hombre este solo") y Angel Santiesteban, uno de los
cuentistas de la iltima generaci6n mas reconocidos y valio-
sos de Cuba ("El iltimo mensajero del Jordan"). El jurado
de este concurso estuvo formado por Trinidad P6rez, de Cu-
ba; Armando Almanzar y Arturo Rodriguez Femindez, de
Repuiblica Dominicana. (Lamentamos que Puerto Rico siga
siendo el gran ausente en este certamen, dedicado especial-
mente a los antillanos). Irlanda estd despues del Puente. Ca-
milo Venegas et al. Casa de Teatro, 2003. Cubierta: Roger
Sospedra. Impresi6n: Amigo del Hogar, 204 pp.

El incident Klosterfroilen. Con este raro titulo, se publi-
can las piezas ganadoras del Concurso Internacional de
Teatro, que tuvo como jurados a los conocidos drama-
turgos Abelardo Estorino, de Cuba, e Ivan Garcia y Ma-
nuel Chapuseaux, de nuestro pais. Se premiaron tres
obras y se otorgaron otras tres menciones. El primer lu-
gar fue para el argentino Jos6 Luis Pedroza por la obra
cuyo titulo trae el libro que comentamos. El segundo
lugar fue para un dramaturge joven dominicano, Lenin
Compres, por su pieza "La raz6n era verde...y se la co-
mi6 un burro", y el tercer lugar fue entregado a otro cu-
bano, Miguel Ferry Valdespino, por "Los duros pierden
como Humphrey Bogart". Las menciones se las repartie-
ron Espafia, Cuba y Reptiblica Dominicana. En ese mis-
mo orden: "Las falenas", de Angels Aymar i Ragolta;
"Cenizas de Ruth", de Ruben Sicilia y Jorge Felix Echa-
varria, y "Hombre atado a una silla o Crisis de un co-
mediante", de Ingrid Luciano Sanchez.

El incident Klosterfroilen. Jose Luis Pedroza et al. Casa
de Teatro, 2003. Fotografia de cubierta: Maglio Perez.
Impresi6n: Amigo del Hogar, 239 pp.


























^^ BB raIiV ^''i^.'1i ^^^^^^^^^^^^^^^^S^^f^B^^^^



















Undsrol den la idsr a n a ggagi




0u poc 0rcfeo sin que 0ud 0.* on vet














*
en una gam S





















494.






'A,'
~ak ~I
A ~ 9, P ~ '














Un desarrollo de la industrial turistica que est6 ba-
sado exclusivamente en el modelo conventional de
sol y playa no s6lo es hoy muy poco fructifero, si-
no que puede convertirse en una amenaza para el
sector econ6mico mas productive del pais. La alter-
nativa no es otra que el fomento de la oferta com-
plementaria en las areas donde la Repiblica Domini-
cana dispone de suficientes recursos e infraestructu-
ra: turismo rural, turismo cultural, turismo deporti-
vo, ecoturismo, y turismo de aventura. El analisis en
terminos financieros del potential de estos cinco ren-
glones arroja una cifra important: el pais esta de-
jando de general mas de US$1,800 millones al afio.
El trabajo analiza las potencialidades y el impact
econ6mico de la inclusion de seis actividades com-
plementarias como parte de la oferta turistica de la
Repdblica Dominicana, destacando las limitaciones
del modelo de oferta de sol y playa para maximizar
el ingreso potential del sector turistico. La hip6tesis
plantea que las iniciativas encaminadas a seguir pro-
moviendo este turismo en la Replblica Dominicana
son marginalmente improductivas y contribuyen es-
casamente a sacar al sector turistico national de la
trampa de la rentabilidad de bajo nivel. Se pronostica
que esta situaci6n podria ser superada con la inclusion de
ofertas complementarias provenientes de areas donde el
pais dispone de suficientes recursos e infraestructura: tu-
rismo rural, turismo cultural, turismo deportivo, ecoturis-
mo, y turismo de aventura. El articulo sustenta que la ca-
nalizaci6n de inversiones publicas o privadas en proyectos
que promuevan ofertas turisticas complementarias puede
contribuir a que el sector turistico genere mayores aportes
econ6micos. Tambien sugiere que se d& prioridad a estas
inversiones como alternative saludable para reorientar la
expansion hotelera y de esa forma evitar conflicts entire
preservaci6n y uso del espacio costero protegido.

UN DESTINO AMENAZADO
La privilegiada posici6n geografica de la Repfblica Do-
minicana le ha permitido, con relative 6xito, convertir-
se en el destino turistico mas important del area del Ca-
ribe. Ese posicionamiento ha sido el fruto de una political
de promoci6n enfocada a ofertar a la Repilblica Domini-
cana como el mejor destiny turistico de sol y playa del
Caribe. Sin embargo, esa no despreciable fama ahora
se torna en amenaza para un mejor desempefio econ6-
mico de este sector, el uso sostenible de los recursos


naturales, y en cierta forma, para promover la equidad
social y combatir la pobreza. Y esta amenaza se hace
much mas preocupante cuando la evaluaci6n y valo-
raci6n del sector sigue basada en sus aportes bajo el
modelo turistico de sol y playa. Ahi se plantean dos in-
terrogantes. Una: por que la defense del modelo de de-
sarrollo turistico basado en la expansion hotelera indis-
criminada no ha integrado otras alternatives comple-
mentarias. Otra: porque la oposici6n a ese modelo tam-
poco ofrece alternatives integradoras. Lo que se quiere
destacar es la necesidad de transformar el modelo turis-
tico vigente a partir de una composici6n 6ptima entire
la dominant oferta turistica conventional y la rezaga-
da oferta turistica complementaria. Se parte del contex-
to en que se ha desarrollado el turismo en la Reptiblica
Dominicana, y se observa c6mo se ha aprovechado la
oferta turistica complementaria. Despues, se ofrecen al-
gunas reflexiones y recomendaciones sobre la necesidad
de transformar al modelo turistico vigente a partir de la
inclusion de cinco actividades complementarias.

EL CONTEXT
Varias caracteristicas permiten poner en perspective los
alcances y limitaciones a que se enfrenta el desarrollo
turistico de la Repiublica Dominicana.
1) Falta de paradigma te6rico sobre una oferta turis-
tica complementaria al turismo de sol y playa, asi
como de explicaci6n de las causes de su escasa in-
cidencia en el desarrollo turistico .
2) Oferta turistica national desequilibrada en su composi-
ci6n, cuyos niveles de desequilibrio reflejan porque las
actividades complementarias han tenido una muy baja
2
incidencia en relaci6n a los ingresos totales del sector
3) Oferta turistica influida por dos factors que presio-
nan a la baja a las tarifas hoteleras. Por un lado, ma-
yor competencia por el crecimiento del nimero de ha-
bitaciones en los paises del Caribe. Por otro, la ten-
dencia hacia la devaluaci6n de los signos monetarios.
Y a pesar de que se ha buscado incrementar la com-
petitividad, el desempefio econ6mico del sector atfn no
compensa la perdida de ingresos que implica la no-in-
clusi6n de la oferta complementaria (y de paso inter-
nalizar al excedente disponible en los turistas que vi
sitan al pais).
4) Debil desempefio del sector turistico. Lo cual se traduce
en various aspects: escaso aumento del valor agregado,
dado que mas de un 70% de la oferta se basa en el siste-


26 GLOBAL

















Ballena (Bald;.. d: S:iliri.'i)















ma todo incluido; estancamiento en la ocupaci6n ho-
telera; reducci6n de las noches permanecidas; d6bil
aumento del gasto diario de los turistas, y baja tasa
para repetir la visit al pais con fines turisticos.
5) Tendencia en el mercado turistico mundial hacia una
mayor preferencia por actividades complementarias.
Se ha observado que destinos identificados como mecas
del turismo costero hoy se promueven como destino de
actividades turisticas multiples. Espafia (Las Islas Ba-
leares, Mediterraneo); Mexico (Canclin); Cuba, etcetera.


LA SITUATION
La revision de la situaci6n de la oferta turistica com-
plementaria revela la necesidad de transformar su com-
posici6n. Lo fundamental es aprovechar que mis de un
75% de los turistas que visitan la Repfiblica Dominica-
na dispone de US$500 o mas y disposici6n a pagar por
actividades complementarias que no se le estan ofre-
ciendo Una breve descripci6n particular de cada una
de las cinco actividades complementarias con gran po-
tencial turistico revela que el pais deja de general mas
de US$1,800 millones al afio. A continuaci6n ilustra-
mos c6mo este monto se desagrega en cada caso.


Turismo rural o agroturismo. Esti definido como el
disfrute del contact con la cultural agricola y rural
(camping, dias de campo, degustaci6n de products y
comidas, etcetera). Es de todas las actividades comple-
mentarias, la que registra menor desarrollo en el pais.
Y aunque su aporte se desconoce, puede general mas
de US$286,433,643 cada afio. Turismo verde o eco-
turismo. Es el disfrute de actividades en areas y espa-
cios protegidos para la conservaci6n de la naturaleza.


Distribuci6n del flujo turistico en los prindpales destinos del Caribe


5000000

S4000000

3000000

2000000

1000000

Bahamas Cartumn Cuba Reapib a i Jamaica I urazao PuetoRico HaitI
Dominikna
AMreo Cruceros
Fuente: Elaboraci6n propia sobre la base de datos de Caribbean
Tourism Organization, 2002.


Aporte potendal de la oferta turistica complementaria


4' 11)11 11ii.0 1

S350000000
S300000000
S250000000
200000000
150000000
100000000
50000000
0-


Agroturismo Ecoturismo Deportivo Aventua Cultural
Actividades turlsticas


Fuente: Elaboraci6n propia sobre la base de datos del studio de
Herrera. A; Lizardo, M. para la FAO. 2003.

En el pais apenas se aprovechan, de manera muy li-
mitada, las visits a la Isla Saona en el Parque Nacio-
nal del Este; la observaci6n de las ballenas Jorobadas
en la Bahia de Samana; las excursions al Parque Na-
cional los Haitises, y el ascenso al Pico Duarte en el
Parque Armando Bermlidez. El aporte de estas activi-
dades no supera los US$500,000 d6lares al afio. Sin
embargo, la explotaci6n plena del ecoturismo podria
aportarle al pais mis de US $358,000,000 al afio.


Turismo deportivo. Definido a partir del disfrute de
actividades de competencias y actividades deportivas
(turismo niutico, deportes de verano en inviemo, caza
y pesca deportiva, golf), sin embargo, a excepci6n de los
torneos de pesca de Punta Cana Resort and Club, Cabe-
za de Toro y Casa de Campo, y de los torneos de golf, se
registra ain un bajo aporte relative, aunque quizas es el
apartado que mis genera. Tiene potential de mis de
US$368,000,000 por afio.





Partidpad6n de las habitadones en la generad6n del ingreso turstico nadonal


c 56 1
54
-50
48
S44 .- ---- -.
I: In'' Ia 1s''r 111111 b1a111 d ea
Afbos


Fuente: Elaboraci6n propia sobre la base de datos de Asonahores. 2002.


28 GLOBAL




































K'; .

~~~h l










~'~,I

u55

I -





















ii.




~ s


": -fL














Turismo de aventura. Definido a partir del disfrute del de-
porte y los viajes o circuitos de actividades de riesgo y aven-
turas, sin embargo apenas se explotan los safaris y el kayak en
Puerto Plata y en Punta Cana-Bavaro; el rafting y el moun-
tainbike en Jarabacoa, el windsurfing en Cabarete y el trekking
o senderismo en el Parque Armando Bermuldez, Jose del Car-
men Ramirez y Juan Bautista Perez Rancier (Valle Nuevo). En
la actualidad se registra un bajo aporte econ6mico. Puede ge-
nerar mas de US$216,933,982 anuales.


Turismo cultural Definido a partir del disfrute de las
manifestaciones culturales (miusica, arte, gastronomia,
monumentos y museos, carnavales, etcetera). Poco o
nada explotado en el pais, a pesar es de gran preferen-
cia entire turistas nacionales residents y no residents
y extranjeros. Su aporte tambien es desconocido, pero
el potential es de US$411,977,121. En resume, la in-
clusi6n de la oferta complementaria de las cinco acti-
vidades referidas puede general US$1,803,674,425
anuales. Con esto se incrementaria en mas de un 60%/
la actual contribuci6n econ6mica del sector turistico.


Niveles de preferencia de los turistas
que visitan Repiblica Dominicana


[N Agroturismo
Muy hteremdos Ecourism
0 Deportivo
Ind IIn E Turismo aventura
Indiferentes
ma U Turismo culiura
[: Tunsmo player
Poco iteresados
0 20 40 60 80 100
Niveles de preferencia

Fuente: Elaboraci6n propia sobre la base de datos del studio de
Herrera, A; Lizardo, M. para la FAO. 2003.

1 Ilsla ahoid las posiciones miA debaoidiis revaelan una diciiomna entire po convent ional o lo alte
nauvo. A esie respei lo puedi e ra, rse a cola ion las posiciones enfrentadas por el decrieo 319-97 pa-
la 'ldul[I II s linites de alig unas ieas proIlegldas;los Conllctos por los ployectos de ley que buscan
n eii r ,il iPaique deii sle, el Morro y la zona, .i ',0 i
21 o ima I )retlpainte dc este desequilibio es que pesiste a pesar de que la demlanda de las ac-
ividades complemeniariao s r mucho mas inelstica y poa consiu rlente puedi oliecer mayor fen-
tablidad irld va.Sin embalgo, ias ilTveIsiones en ofer a de sol y playa se incrementan, mientras el
!ii oi e o d r la a(tividad tnistia oi n lo s ai n .omir edi dos enlie 997 y 2002,se maniiene coiis-
tante y en piomedio genera unos US.500.0 rmill iones angles, equivalenlc a un 7% del PlB,y poi
iada hbitaiidn ha creado casi un empleo 3 A plesar del sesgo que este valo pLt diese contener su es-
imat i slo iOitenti e a palii d os utado' de las>M n o iac nes lealizadas on el estudlo itadocuan-
idt uvnn e J que e 'd e unld aa L tleo'1o0 q.e 0ia qui ulienes pr0leleen a,]ratunsmo ambi n


IIusH :a rii'ediasupenor : medanasuperiornodisui-miinadaesus$ O.


Bibliografia
Asonahores. 2002. Estadisticaaseionadas del Secto unsmo. Caribbean Tousm Organi-
zation. 2003. Key Tourism Statistics. January-March Volume 1, Number 1. w w .doitcarib-
bean.com Castejdn, R; Mendez, E et. al. 2003. Introduction a ia Economia para Tulismo.
Printice Hall. Primera Edicion, Espala. Herrera, A; Lizado M. 2003. Agriculture's Enviro
mental Externalities Valuation: Agro-toiuism in the Dominican Republic. Environmental Mo-
dule Reports. Roles of Agliculture. FAO International Conference. 20-22 Octobei 2003 Ro-
me, Italy.Tribe, J. 1999. Economic a del Ocio y el Tuismo. Ed. Sitesis. Madrid, Espana

Alejandro Herrera Catalino es economist, especialista en Politica
Econdmica y Economia Ambiental. Es consultor para la FAO y el BID y pro-
fesor e investigator de Desarrollo Turstico, la Escuela de Negocios y la
Maestrfa de Ciencias Ambientales de INTEC.
*ofl en qu los dao y coc 6sine 6 -at
*udn en fom dcaa -elea el rio *c6 r










Pritie H ll Pri er Ei 6n Esa a Herera A; 6iad M.20 .AgnutresE

dult,~~~~~~~~ Reot.Rlso6giutr.FOItrainlCneec.2-2Otbi20 o
me, ~ ltl.Tie 699 EC11MI de 60* lIHIM.E.Sntss ,Wrd sa

Alejandro ~ ~ ~ .6 6err 6-5lin 6seoonsa secait nPlt
Ecnmc y6 6cnrf -minl Es coslo 66al AOye IDypo








oaetio ac.20.Kplot or ciasAmic cury l orc Voler 1 t ior1 oto dioo


30 GLOBAL





0~


o r


'1






































































i~ -













































`~ :'S..,..











4 ..


*.*' -*
SI' .6 **






.1,


* ':- '









Los dom


na


LE LOS ,
LUG. E-(TES Y
STDADV


E L ,'













Los individuos estan sometidos a las influencias de diferentes sistemas identitaria ha sido tambien se-
fialada con insistencia por los
culturales (la familiar, la comunidad de origen, la sociedad). analistas de la identidad.

En las sociedades europeas, al boom cultural de las sociedades postmoder- Los individuos estdn someti-
dos a las influencias de diferen-

nas se agrega la presencia de una diversidad de grupos etnicos-culturales. tes sistemas culturales (la fami-


Es este trabajo se aborda un aspect de un studio mis
amplio que incluy6 los temas de la integraci6n y la ciu-
dadania. Hace ya mis de 30 afios que la inmigraci6n do-
minicana hacia Espafia se convirti6 en "masiva"1 y, aun-
que algunos studios han tocado estos temas de manera
tangencial, 6sta es la primera investigaci6n empirica dedi-
cada a ellos. El examen de las relaciones sociales de estos
migrants se centra en sus relaciones con los grupos en
presencia que para ellos tienen una gran significaci6n (fa-
milia, compatriotas, amigos espafioles, latinoamericanos y
de otras nacionalidades). Estas relaciones influyen su
identidad de manera crucial, ya que 6sta se construye en
interacci6n con el entomo social. En un primer moment
se analiza su situaci6n familiar, luego sus relaciones con
la comunidad de origen, y, finalmente, se aborda el tema
de las relaciones interitnicas. Como se ha repetido de ma-
nera incesante en la literature sociol6gica, la familiar es el
lugar por excelencia de la socializaci6n de los series huma-
nos.
En ella es donde comienza la etnicizaci6n, transmisi6n
e interiorizaci6n de normas, valores y representaciones del
grupo 6tnico de pertenencia. El process de etnicizaci6n
que comienza en el grupo familiar es un hecho social. La
identidad 6tnica se produce en la interacci6n. Tabeada-
Leonetti sefiala que esta interacci6n comporta tres di-
mensiones. Las representaciones que se expresan a trav6s
del discurso de los actors. Toda identidad minoritaria es
de alguna manera product de las asignaciones, de la
imagen que de ella tiene el grupo dominant. El segundo
nivel reenvia a las relaciones interpersonales de los indi-
viduos y los grupos observables en situaciones concretas
de cara a cara. Estas son predeterminadas en gran medi-
da por el tercer nivel de la interacci6n, que son las rela-
ciones sociales que definen el lugar de unos y otros en la
sociedad en su conjunto. Asi, la naturaleza de una situa-
ci6n que pone en relaci6n un miembro del grupo mayori-
tario con otro perteneciente a un grupo minoritario esta-
ri determinada por el lugar de uno y otro en la sociedad
y por la representaci6n del grupo mayoritario frente al mi-
noritario. La centralidad de la cultural en la construcci6n


lia, la comunidad de origen, la
sociedad). En las sociedades europeas, al boom cultural de
las sociedades postmodemas se agrega la presencia de una
diversidad de grupos 6tnicos-culturales. En tales contex-
tos, la construcci6n identitaria se hace particularmente
compleja. Esto ha conducido a los analistas de la identi-
dad a privilegiar un enfoque constructivista. Asi, para De-
vereux la identidad opera como una "caja de herramien-
tas", donde las diferentes determinantes sociales (la fami-
lia, los amigos, la comunidad de origen, la sociedad) y
culturales (la lengua, la religion, las costumbres, los valo-
res) no son mas que los materials a Bartir de los cuales
los individuos construyen su identidad Este enfoque no
niega las influencias que recibe el individuo de su entor-
no social y cultural, pero insisted en que la identidad nun-
ca es totalmente impuesta, que 6sta es normalmente ex-
presi6n de la elecci6n del sujeto. Asi concebida, la identi-
dad tiene un caricter dinamico, hay en ella tanto de con-
tinuidad como de cambio. Estas dos dimensions, aparen-
temente contradictorias, son parte de una misma estruc-
tura, donde la diversidad integra un conjunto coherente
que el individuo construye a todo lo largo de su existen-
cia en una double relaci6n: consigo mismo y con su entor-
no social. La complejidad de la construcci6n identitaria
esta relacionada con el hecho de que su entoro social es
en las sociedades de hoy muy heterogeneo. Este se presen-
ta a los individuos bajo diferentes figures, que son de he-
cho diferentes sistemas culturales: grupos primaries (fa-
milia, grupos de amigos) y grupos secundarios (institucio-
nes de la comunidad de origen y de la sociedad: asocia-
ciones 6tnico-culturales e instituciones educativas y eco-
n6micas). A partir de estos parimetros abordaremos el es-
tudio de las relaciones sociales de los dominicanos en Es-
pana y su posicionamiento frente a los diferentes grupos
sociales y culturales que los rodean, a fin de capturar los
fundamentos de la identidad que ellos construyen.

PRECISIONES METODOLOGICAS
Este trabajo se basa en los datos de una investigaci6n
de campo sobre la presencia dominicana en Madrid, de-
sarrollada por la Direcci6n de Investigaciones de la Fun-




































daci6n Global Democracia y Desarrollo (Funglode) entire
los meses de diciembre de 2001 y mayo de 2002, con el
prop6sito de crear una base de datos sobre la dinimica
del process de inmigraci6n dominicana a Madrid, asocia-
da a la identidad, ciudadania e integraci6n. Es importan-
te destacar que esta base de datos es de carfcter explora-
torio, porque no existen informaciones estadisticas pre-
vias confiables sobre el nimero y caracteristicas de los
migrants dominicanos que resident en ese pais europeo,
ya que una parte esti registrada estadisticamente (los le-
gales) y otra no (los ilegales). En otro orden, los criterios
de selecci6n de la muestra no toman tampoco en cuenta
las caracteristicas globales de la "poblaci6n madre" mi-
grante hacia Espafa. La estrategia investigative combine
una encuesta basada en un cuestionario estructurado
aplicado en cuatro barrios de Madrid, entrevistas en pro-
fundidad, informaci6n de fuentes primaries de institucio-
nes pilblicas espafiolas relacionadas con los inmigrantes,
e informaciones de fuentes secundarias. La encuesta,
instrument central de la investigaci6n, estuvo basada en
una muestra imputada de bolaa de nieve" de 196 casos,
120 mujeres y 76 hombres, con tres rangos de edades:
18-25, 26-40 y 41-55, distribuidas en cuatro barrios con-
siderados representatives de la migraci6n dominicana a
Madrid: Cuatro Caminos, Legazpi, Campamento y Arava-
ca, a la cual se le aplic6 un cuestionario de 227 pregun-
tas, mayormente abiertas y semi-abiertas, las cuales cues-
tionan sobre a) sus datos generals, b) sus datos familia-
res, c) su experiencia migratoria, d) su historic laboral, e)
su nivel educativo, f) sus relaciones familiares y sociales
en Espafia, g) su conocimiento y compenetraci6n con las


realidades dominicana y espafola, h) sus comportamien-
tos socioculturales, i) los comportamientos sociocultura-
les de sus hijos j) la convivencia y discriminaci6n en Es-
pafia, k) sus derechos en Espafia y la Repdblica Domini-
cana y 1) sus relaciones con la Repdblica Dominicana.

Las relaciones sociales. En la interacci6n con los miem-
bros de su grupo de origen y de otros grupos etnicos es
donde los individuos se forman las imigenes que influyen
en su identidad 6tnica4. Tanto las restricciones como las
oportunidades que ofrece el grupo mayoritario (los espa-
fioles) al grupo 6tnico (los dominicanos), asi como la eva-
luaci6n que de si mismo hace el grupo contribuyen a la
formaci6n de esas imigenes.

Las relaciones familiares. Se presentan aqui algunos as-
pectos de la vida familiar de los dominicanos en Espafia
que contienen variaciones identitarias, tales como la de-
sintegraci6n familiar (la separaci6n de la pareja y de los
hijos) y el reagrupamiento de la familiar extendida. La
adaptaci6n de las families dominicanas al context espa-
fol no se produce sin desgarraduras. Un significa.tivo nu-
mero de las unions (33.6%) no sobrevive despues de la
partida de uno de los miembros de la pareja. La mayor
parte de las rupturas (77.5%) se produce antes de los dos
afios. La emigraci6n no s6lo separa a la pareja sino tam-
bien a los hijos. Del total de hijos que reportan tener los
entrevistados, 102 viven en la Repuiblica Dominicana, 84
en Espafia y tres en otros paises. De los que resident en la
Repdblica Dominicana, un total de 84 (82.3%) viven con
el padre o la madre o abuelos maternos. Estamos pues


4'


""
'~id? ~
'"
'`' '
:1


i kw


)a"














frente a families fragiles, con significativos indices de
rupturas y nonoparentalidad. Esta situaci6n es muy pro-
bable que este impactando la conduct de los hijos de
estos migrants, pero nuestros datos, centrados sobre
la integraci6n, ciudadania e identidad no permiten
formular hip6tesis al respect. La desintegraci6n de la
familiar nuclear es en gran media recompensada con
el reagrupamiento de la familiar extendida. Un 77.5%
de los entrevistados dice tener parientes en Espafia y
un 95.4 declara tener algdn tipo de relaci6n con estos
parientes, 73.7% de los cuales perciben estas relacio-
nes como muy buenas. El mantenimiento de fuertes
lazos con la familiar extendida, que pierde significa-
ci6n en el context de sociedades postmodernas como
la madrilefia, es retomado por los dominicanos en Es-
pafia como un element fuerte de sus relaciones socia-
les y de su identidad, dada la importancia que se le
confiere a la familiar en la cultural del pais de origen.

Las relaciones con la comunidad de origen. La dimension
comunitaria de la identidad 6tnica, que comprende la for-
maci6n de redes de amigos entire compatriotas, pero tam-
bien la participaci6n en asociaciones, comercios, empre-
sas, asi como los intereses econ6micos y politicos capaces
de movilizar el grupo, esti sin duda mas centrada sobre
el primero de estos dos aspects. Un 97.4% de los entre-
vistados declara tener amigos dominicanos en Espafa y
un 88.8 %/ asegura reunirse con esos amigos. Este predo-
minio de las relaciones primaries podria estar relaciona-
do con los siguientes factors: la corta existencia de la co-
munidad dominicana en Madrid, que se conforma en la
decada de los 90; su dispersion espacial en diferentes ba-
rrios de la ciudad, y el caracter incipiente de sus institu-
ciones econ6micas, sociales y culturales. Pese a que son
various los dominicanos que han podido instalar sus pro-
pios negocios, bares, restaurants, peluquerias, salones de
belleza, bodegas, remesadoras, distan much de ser insti-
tuciones s6lidas; lo mismo podria decirse de sus organi-
zaciones sociales y culturales.

Las relaciones interetnicas. Las amistades constituyen sin
duda un element crucial del universe social de los do-
minicanos en Espafia y el lugar por excelencia de sus re-
laciones interetnicas. Las relaciones primaries de estos
migrants trascienden la familiar y los grupos de compa-
triotas; un 78.6% de los entrevistados afirma tener ami-
gos espafioles y un 79.9 dice frecuentar estos amigos.


Mis de la mitad de estos migrants (56.6%) afirma tener
amigos de otra nacionalidad distinta a la espaiola, la
mayoria (un 84.6%) de origen latinoamericano (es decir,
personas culturalmente pr6ximas). Tanto las relaciones
de amistad que los dominicanos en Espafia sostienen
con personas pertenecientes al grupo dominant (espa-
foles) como aquellas que cultivan entire otros grupos 6t-
nicos, particularmente entire el resto de los latinoameri-
canos, hablan de una fuerte integraci6n a la sociedad re-
ceptora, que trasciende el imbito de lo social y penetra
la esfera de la cultural y la identidad. Como lo han de-
mostrado diferentes analistas5, toda identidad es cultu-
ralmente moldeada. En el context de grandes ciudades
europeas, con frecuencia caracterizado por el enfrenta-
miento de la cultural traditional de grupos de inmigran-
tes con la cultural postmodemas de esas ciudades, la
construcci6n identitaria implica una selecci6n de valores,
costumbres y demAs manifestaciones culturales de los
grupos en presencia. El siguiente ejercicio consistira en
examiner los aspects de la cultural de origen que mas se
esfuerzan en retener los dominicanos en Espafia, asi co-
mo los aspects de la cultural del grupo dominant (el
grupo espafiol) que resultan para ellos mas significativos.

CULTURAL E IDENTIDAD
Las tradiciones del pais de origen que mejor conservan los
inmigrantes dominicanos en Espafia son aquellas que
mas estan ligadas a la vida familiar, como las tradiciones
culinarias. Ellos estin acostumbrados a comer de una
cierta manera y nada parece impedirles continuar hacidn-
dolo; entonces, ipor que cambiar? La mayoria de los en-
trevistados acostumbra comer como los dominicanos: un
47.4% come exclusivamente comida dominicana y un
39.2% ambas comidas; es decir, un 87% conserve de al-
guna manera su forma traditional de comer. Sin embar-
go, cuando se trata de tradiciones que trascienden el es-
pacio familiar, como es la celebraci6n de fiestas patrias,
este porcentaje se reduce a un 12.1%/. Esta dificultad pa-
ra conservar las tradiciones que se refieren al espacio pu-
blico esti relacionada con el escaso desarrollo de la co-
munidad dominicana en Madrid, su caricter incipiente y
la debilidad de sus escasas instituciones. Otras tradiciones
que pueden ser referidas al espacio privado, como la mu-
sica, son tambien ampliamente conservadas. Un 81 % di-
ce que solo escucha en Espafia musica dominicana (ba-
chata, merengue, salsa y boleros dominicanos). Estos mi-
grantes realizan arreglos para integrar en un conjunto co-














herente aspects de la cul- Los mejores salaries y condiciones de trabajo, la libertad,
tura de origen y del pais re- la calidad de los servicios y la forma de vida est n entire
ceptor. Su universe cultural
se enriquece con nuevos las cosas que m6s aprecian los inmigrantes dominicanos en Espana.


conocimientos y maneras
de concebir la vida. Esta selecci6n de elements de la cul-
tura del pais de origen y del pais receptor se hace sin du-
da en funci6n de sus recursos personales y sociales, de las
posibilidades que les ofrece la sociedad receptora y de la
imagen que ella tiene de ellos. La mayoria de los entre-
vistados (87.2%) dice haber aprendido algo de su estadia
en Espafia. Los nuevos conocimientos adquiridos van
desde el aprendizaje de una profesi6n u oficio hasta la ad-
quisici6n de nuevas habilidades culinarias. Esto explica
por qu6 tambien la mayoria hace una evaluaci6n positi-
va de la experiencia de la inmigraci6n en Espafia. Los me-
jores salaries y condiciones de trabajo, la libertad, la ca-
lidad de los servicios y la forma de vida estan entire las
cosas que mAs aprecian los inmigrantes dominicanos en
Espafia. En cambio, el racism y la xenofobia resaltan co-
mo uno de los elements mas inc6modos de su estadia en
el pais europeo. Un significativo porcentaje de los entre-
vistados (35.5%) sefiala como manifestaciones de racism
en Espafia la preferencia por los espafoles en los empleos,
tanto en la asignaci6n de los puestos como en los sala-
rios, las actitudes y comentarios adversos y los comenta-
rios e insultos. Pese a la proximidad cultural de domini-
canos y espafioles, no hay que olvidar que los primeros
son mayoritariamente negros y mulatos y portadores de
una cultural hibrida, donde la herencia africana es tan
marcada como la espafiola. El color de la piel y las parti-
cularidades culturales los convierte en una minoria visi-
ble, asociada a la inmigraci6n proveniente del Tercer
Mundo, susceptible de sufrir discriminaci6n y racism.
Este element juega a favor de la etnicizaci6n del gru-
po dominicano. La construcci6n de la identidad etnica
esta estrechamente ligada a las clasificaciones presents
en las sociedades, con frecuencia deslizadas hacia la es-
tigmatizaci6n identitaria y roles estereotipados. Uno de
los casos mis clAsicos en ese sentido es el de los judios,
que Hannah Arentd6 ha descrito como la figure de pa-
ria y rebelde, moldeada por el antisemitismo. Las iden-
tidades prescriptas por la sociedad receptora tienen tal
fuerza que con frecuencia reenvian a un segundo plano
las identidades primaries, cediendo el primer lugar a la
nueva identidad asignada. Es asi como calabreses y na-
politanos pasan ser italianos o italoamericanos en las


grandes ciudades de America del Norte, lo que nunca
pensaron ser en su anterior context calabrense o na-
politano y, aunque nuestros datos no nos permiten ha-
cer hip6tesis en ese sentido, es probable que los domi-
nicanos, ecuatorianos, cubanos, etcetera, comiencen a
pasar a ser latinoamericanos en el context madrilefio7.
Existe un claro process de aculturizaci6n, que se obser-
van en los importantes cambios en la manera de pen-
sar, de sentir y de actuar. Un 68.9% de los entrevista-
dos declara haber cambiado su manera de pensar des-
pues de vivir estos afios en Espafia; un 42.8%/ tambien
dice haber cambiado su forma de sentir y un 54% la de
actuar. Entre los cambios que han sufrido en la manera
de pensar los inmigrantes dominicanos en Espafia se
destacan: pensar mas en el future y el progress; en la
necesidad del ahorro; en la familiar, y en hacer su casa.
En cuanto a la manera de sentir, manifiestan ser ahora
mis sensibles y notar mas la ausencia de la familiar; en
cuanto a su manera de actuar, remarcan que son ahora
mas responsables, mas pacificos, mas calculadores a la
hora de actuar, mas dinamicos y listos, asi como mas
independientes. N6tese que aunque various de estos
cambios en la manera de pensar, de sentir y de actuar
se reportan sobre todo a la cultural de la sociedad recep-
tora, como son la responsabilidad, la independencia o
responder ante la adversidad de manera mas calmada y
pacifica, otros, como el proyecto de ahorrar para hacer
su casa y el apego a la familiar, operan mas bien como
un afianzamiento en la cultural origen.

CONCLUSION
Este andlisis rinde cuentas de algunas de las transformacio-
nes culturales que la experiencia de la inmigraci6n ha provo-
cado entire los dominicanos radicados en Madrid. Varias de es-
tas transformaciones van sin duda en el sentido de la acultu-
raci6n, la evaluaci6n positive que ellos realizan de su vida en
Espafa, su entusiasmo en tomo a los mejores ingresos y con-
diciones de vida, calidad de servicios y atm6sfera de libertad e
independencia que reina en una sociedad postmoderna como
la madrilefia. Sin embargo, esta aculturaci6n, aunque real, es a
todas luces parcial. En gran media, estos inmigrantes conti-
nfan identificindose con su cultural de origen. Veamos los as-














pectos de la vida social y cultural de los inmigrantes domini-
canos en Espafia quejuegan a favor de la aculturaci6n e inclu-
so de la asimilaci6n:
* La inmigraci6n dominicana en Espafia esti constitui-
da, en una significativa proporci6n, por families fragi-
les, escindidas, lo que es raras veces favorable a una
fuerte identificaci6n a la cultural de origen.
* La relaci6n con la comunidad 6tnica esta fuertemente
centrada en las relaciones primaries.
* La atracci6n de estos inmigrantes por la cultural pos-
moderna de los madrilefios (libertad, independencia) es
muy fuerte, particularmente entire los j6venes y las mu-
jeres, que son el grueso de la poblaci6n.
* Los lazos con el pais natal, aunque bastante fluidos, no se
han concretado todavia en fuertes redes transnacionales.
* El color de la piel y la herencia cultural africana hacen
de los dominicanos en Espafia una minoria visible, ex-
puesta a la asignaci6n de roles y estereotipos.
* El caracter cada vez mas multidtnico de la ciudad de
Madrid induce al desarrollo de un espacio propicio a la
movilizaci6n 6tnica por la consecuci6n de objetivos eco-
n6micos, politicos, sociales y culturales.
* El desarrollo de las comunicaciones y la facilidad de
los viajes mantienen vivos los lazos con el pais natal.
El analisis de estos datos conducen a cierto escepticis-
mo en cuanto al porvenir de la persistencia de la iden-
tidad 6tnica de la inmigraci6n dominicana en Espafia y
muy particularmente entire los hijos de estos migrants.
El process de migraci6n masiva desde la Republica Do-
minicana hacia Espafia parece que ha concluido. A ex-
cepci6n de algunos migrants laborales, que se van a
Espafa con sus respectivos contratos de trabajo en el
marco de un acuerdo entire ambos Estados, la incipien-
te comunidad dominicana en ese pais europeo no esta
siendo alimentada por olas sucesivas de inmigrantes,
condici6n indispensable para el desarrollo de una co-
munidad, con un liderazgo bien definido e importantes
instituciones econ6micas, political y sociales, que se
constituyan en un espacio para el despliegue de practi-
cas culturales y base social para la movilizaci6n politi-
ca y econ6mica del grupo 6tnico, en aras de una mayor
participaci6n en la asignaci6n de recursos, poder, esta-
tus y prestigio.


1 Baez Evertsz, Carlos, 2001. La inmigracion dominicana
en i'..'l en La inmigraci6n dominicana en el tercer mi-
lenio, Jose Ramon Aparicio et al., Editorial Betania, Ma-
drid, E p,-I ,
2 I. Tabeada-Leonetti, << Sn ,. .. identitaires et minority
dans les soci6tes pluriethniques t, Revue intemacionale d'ac-
tion communautaire, 22/61, printemps, 1889, pp. 96-98.
3 G. DEvereux, "L'identit6 ethnique: ses bases logiques et
ses dysfonctions", in Ethic Identity Cultural Continuities
and Cli .'. ', bajo la direcci6n de G. De Vos et L. Roma-
nauci-Ross, CL.-, .. TI;n L1 i, .' of Cli, Press,
1970, pp. 133-160.
4 Isajiw, W.W. 1990. 'I i.. Identity Retention", in Ethnic
Identity and Equality, bajo la direccidn de R. Breton et al.,
University of Toronto Press, p. 35.
5 Camilleri, C. 1989. "La culture et la identity culturelle:
champ notionnel et devenir", capitulo en Chocs de.cultu-
res: concepts et enjeux p i-.: de l'interculturel, Paris,
L'Harmattan; Devereux, op. Cit.
6 H. Arentd, 1978. La tradition cache. Le Juif come pa-
ria, Bourgois.
7 Vease sobre el tema, Dore Cabral, Carlos "Identidad y
estratificaci6n racial/6tnica", que es el capitulo 7 de su li-
bro Problemas sociol6gicos de fin de siglo, 1999, FLACSO:
Santo Domingo. Existe una version en ingles de este tex-
to en colaboraci6n Jose Itzigsihn, en Mambo Montage:
The Latinarization of New York, editado por Arlene Davi-
las y Agustin Lao Montes, 2000, Columbia University
Press: New York.




Carlos Dore Cabral, soci6logo, es especialista en studios politicos, soci-
ologia de las migraciones y los process de urbanizaci6n. Ha hecho aportes
de interns sobre la cuestidn rural en la Republica Dominicana.Ha escrito var-
ios libros, entire los que destacan "The Urban Caribbean:Transition to the
New Global Economy" y "Problemas sociol6gicos de fin de siglo".

Carlos Segura, soci6logo, realize studios doctorales en la Universidad
de Montreal y una maestria en la Universidad del Quebec en Montreal.
Form6 parte del Grupo de Estudios itnicos de la Universidad de Montreal,
donde realize various trabajos sobre el pluralismo cultural y la emergencia
de nuevas identidades. Ha realizado trabajos de investigaci6n sobre la
inmigraci6n haitiana hacia la Republica Dominicana y las relaciones
dominico-haitianas y ha trabajado como consultor de la FAO.


38 GLOBAL














:FII



a4 -
a,' w_?






*ii.


t ~ ;'
UE






L i b r e c o m e r c i o















El future dominicano



Por Frederic nm !i,_-Z-?ae Gerardino
El efecto que tendri la liberalizaci6n commercial de la Repbiblica Domi-
nicana sobre sus sectors productivos reviste una gran incertidumbre.
En esta investigaci6n hemos analizado tanto el impact esperado en el
ambito national como hemisf6rico, con la finalidad de comparar la posi-
ci6n relative de cada pais dentro de este context. El trabajo, que hace es-
pecial enfasis en el caso dominicano y su relaci6n commercial con los Esta-
dos Unidos, analiza las ventajas comparativas de 14 sectors o clusters de
la producci6n national de bienes de las 35 naciones de America (ALCA1 +
Cuba) asi como la data disponible sobre el sector servicios. La Repdiblica
Dominicana tiene ventajas relevantes en cuatro de estos clusters: manufac-
turas miscelineas, ropa, products de piel y components electr6nicos.
40 GLOBAL

























































'~

















I '



















:Ii


'


i




,-














De las diversas variables disponibles se escogi6 la 'ven-
taja comparative revelada' -tal y como la define el Inter-
national Trade Centre (www.intracen.org) de Ginebra y el
Centre d'Etudes Prospectives et d'Informations Internatio-
nales (www.cepii.fr) de Paris-, ya que se trata de una de las
mas relevantes para este tipo de andlisis. Ademrs, ya exis-
tian studios previous y estadisticas para todos los sectors
productivos de todas las naciones del hemisferio america-
no. La Teoria de la Ventaja Comparativa predice que se-
ra mas lucrative para un pais venderle sus bienes menos
costosos a otro pais y comprarle sus bienes menos cos-
tosos al otro pais; ganando asi ambos muchos mis be-
neficios que si no comerciaran. La 'ventaja comparative
revelada' ('revealed comparative advantage') indica la
contribuci6n de cada sector al balance commercial gene-
ral del pais, tomando en cuenta el desempefo o 'perfor-
mance' commercial, que refleja la competitividad y diver-
sificaci6n de un sector exportador, en comparaci6n a ese
sector en otros paises. Mientras mas alto el indice o me-
jor (menor) el ranking, mayor sera la contribuci6n de
ese sector a las exportaciones netas (exportaciones me-
nos importaciones) y al balance del comercio. El indice
indica la diferencia entire las exportaciones netas en la ac-
tualidad y las exportaciones netas ajustadas tomando en
cuenta el superavit o deficit commercial del pais.

La formula que utilizamos fue la siguiente:
De acuerdo a esta ecuaci6n, la ventaja comparative
revelada es estandarizada por el total del comercio pa-
ra el pais exportador en cuesti6n.

RCA = 1000 ,-M ) (X+M,.)
Cai' (Xl_+M>) ) (X i +M)

Siendo:
respectivamente las exportaciones e importaciones to-
tales del pais i en el aflo t


X' M'
X;_ y M1


respectivamente las exportaciones e importaciones de
los products del cluster cl del pais i en el afo t


X. y M'i


el desequilibrio commercial observado en el pais i en el
cluster cl en el afio t

(X,+ML,.)

el peso ponderado del cluster cl en las exportaciones
del pais i en el afio t


(X,,+M'L.)
(X +M,)

el desequilibrio te6rico del pais i en cluster cl en el afio t.


(Xi --M) (X +M
(X'+M:)


Los 15 sectors analizados fueron comida fresca, comida pro-
cesada, products de madera, textiles, quimicos, products de
piel, manufactures basicas, maquinas no elctricas, products
electr6nicos, components electr6nicos, equipos de transport,
ropa, manufactures misceldneas, minerales y servicios.

Algunas condusiones
Los hallazgos de esta investigaci6n fueron muy interesan-
tes y dada la naturaleza empirica de la formula utilizada,
un fiel reflejo de la realidad present del comercio interna-
cional de las naciones del hemisferio; aunque hay que ha-
cer la salvedad de que se trata de una formula utilizada s6-
lo para ordenar los paises en un ranking y no con otra fina-
lidad. Metaf6ricamente hablando, lo que hemos hecho es to-
mar un conjunto de frutas y ordenarlas segiin una variable;
por ejemplo, su contenido de fructosa, para saber cuil con-
tiene mas azicar por centimetro cibico.
Por lo tanto, debe tenerse much cuidado al querer extraer del
present andlisis otras conclusions. En la tabla anexa, se pue-
de observer el ranking obtenido de cada uno de los 35 paises de
Amrica, segin su ventaja comparative revelada en cada uno de
los 14 clusters de producci6n de bienes (los servicios se analizan
aparte, mis adelante). Como se puede ver, la Repilblica Domini-
cana tiene ventajas relevantes en cuatro de estos clusters: ma-
nufacturas miscelaneas, ropa, products de piel y components
electr6nicos; desventajas medianas en la producci6n exportable
de otros cuatro: products electr6nicos, manufactures basicas,
maquinarias no elctricas y quimicos; y desventajas relatives
muy grandes en los seis clusters restantes: equipos de transport,
comida procesada, comida fresca, minerales, products de made-


42 GLOBAL














ra y textiles. En los cuatro graficos siguientes, donde las barras
desde el eje central hacia la derecha representan ventajas y hacia
la izquierda, desventajas, podemos visualizarla posici6n de la Re-
publica Dominicana (RD) en relac6n a la de Estados Unidos (EU)
y la de ambas naciones con rlaci6n al resto del hemisferio y de-
rivar algunas conclusions adicionales.
Otras grificas (no incluidas) reflejan que ni Esta-
dos Unidos ni la Republica Dominicana son compe-
titivos exportando products electr6nicos, pero en
este caso el primero aventaja un poco a la segunda.
Mientras, la mayoria de los paises del hemisferio no
son competitivos exportando products electr6ni-
cos. Lo mismo ocurre en el andlisis realizado en el
apartado de manufactures bAsicas. AdemAs, se ob-


1 Manufacturas miscelaneas I


-A




-i-



. .


L'1"1








.:


Iii I1 hil ii Iii II


~~I~ __,,




I~7 I T'. r-_
HI



th.. I I

I i,iF,LlrnI1





I 7 __
ii.1 '


I,,,tI. I
~~1


1)(J


serva que Estados Unidos es el exportador mis com-
petitivo de maquinaria no electrica; much mas que
la Republica Dominicana. Mientras, la mayoria de
los paises del hemisferio no son competitivos expor-
tando este rengl6n. El mismo caso se aplica para
quimicos. Por otro lado, Estados Unidos es apenas
competitive exportando equipos de transport, pero
aventaja enormemente a la Repfiblica Dominicana.
La mayoria de los paises del hemisferio no son com-
petitivos exportando equipos de transport. Asi mis-
mo, Estados Unidos es ligeramente competitive ex-
portando comidas procesadas, pero mas que la Re-
pilblica Dominicana, que no lo es; mientras que la
mayoria de los paises del hemisferio son muy com-


r*Iii 'II







-I-





l~ie
Ia 1

r1tc

EUI iSA1v


Ropa
lull I :li.i 211


1


]-i
_: -4-- -




Z_. t::





-_ __.

_ ..7 _7_


RDI2J


-- -I ---







- i- ...!--- ..


i .. .._. I
--T-










-- I------ -





I -- .... ... .. .I
~c I-


La Republica Dominicana es much mis competitive que Estados
Unidos y, por much margen, el exportador mias competitive de to-
das las naciones, en manufacturas miscelineas; mientras que la ma-
yoria de los paises del hemisferio no son competitivos exportando es-
tos products.


La Republica Dominicana es el segundo exportador de ropa mais
competitive del hemisferio, despues de Haiti; mientras que la mayo-
ria de los paises del hemiserio son poco competiivos o no son com-
petitivos. Estados Unidos es el menos competitive.


--I


_I

II














Products de piel
S ~ Iin I;, *ii *- i'
I hI

S" "_ [ T RD(2)
_____i


f.jr-7a

.. .. .



P .1.


P&T:



j, :i g a
We4


Uii

;GuVJga

.Jule


EU
i''" RDIL21~
..... .. .

.... ...


F~~'''



d .7.1.


La Replblica Dominicana es mas competitive que Estados Unidos
y el segundo exportador mas competitive de products de piel;
mientras que la mayoria de los paises del hemisferio no son com-
petitivos o son poco competitivos. Estados Unidos es el menos
competitive del hemisferio.

petitivos exportando comidas procesadas. Igual-
mente, Estados Unidos es ligeramente competitive
exportando comidas frescas. La Repdblica Domini-
cana no es competitive y la mayoria de los paises
del hemisferio son altamente competitivos en este
sector. Estados Unidos es ligeramente no-competiti-
vo exportando minerales, pero aventaja a la Repu-
blica Dominicana, que no es competitive; mientras
que la mitad de los paises del hemisferio es alta-
mente competitive exportando minerales y la otra
mitad no lo es. Estados Unidos es ligeramente no-
competitivo exportando products de madera, pero
aventaja a la Republica Dominicana, que en este ca-
so no es nada competitive. Muy pocos paises del he-
misferio son muy competitivos exportando produc-
tos de madera.


La Reptiblica Dominicana es competitive exportando components
electr6nicos, pero esta por debajo de Estados Unidos; mientras que la
mayoria de los paises del hemisferio no son competitivos exportan-
do components electr6nicos.


El sector servicios
En cuanto al sector servicios, los hallazgos fueron
sorprendentes, aunque no pudimos incluir todos los
paises del hemisferio por falta de datos y tuvimos
que utilizar una formula aproximada para los calcu-
los. La gran sorpresa fue hallar que la Repuiblica Do-
minicana reflej6 tener la mayor ventaja comparative
revelada en las exportaciones de servicios, que en
cerca de un 90%/ corresponde a servicios turisticos;
por lo que tambien se deriva que el pais es el expor-
tador turistico mAs competitive del hemisferio. En
cuanto a la relaci6n commercial bilateral entire la Re-
pdblica Dominicana y Estados Unidos, podemos or-
denar los clusters segun su ranking e inferir cuales
seran las tendencies comerciales entire ambas nacio-
nes. Esto no represent un desafio national mayor


-I GLC ,AL


Componentes electr6nicos
11111 *i1 I' I 11 **' "11 '*IIl
"- -- I -.
.. .. .. . 1 . . . t :


-------- ------------

_ I _7

II


1
*1


-I


EU:..-


`I

j


E















mm


Tendencias comerciales


En esta grifica se observa que la Reptiblica Dominicana es el expor-
tador de servicios (principalmente turisticos) mrs competitive del he-
misferio y aventaja ligeramente a Estados Unidos (pero es menos di-
versificado que 6ste). Mientras, la mitad del hemisferio es competiti-
vo exportando servicios.

para ciertos sectors, donde la Repiblica Dominica-
na no tiene exportaci6n ni producci6n significativa.
Sin embargo, result altamente preocupante para los
clusters de comida fresca y comida procesada, que son
muy importantes en este pais, pero que se encuentran en
franca desventaja respect a Estados Unidos. Si, ademas,
tomamos en cuenta que la mayoria de los paises del he-
misferio son altamente competitivos exportando comi-
das frescas y procesadas, el desafio se torna mayor y
much mas preocupante; pues lo que se vislumbra para
la agriculture y la agroindustria dominicana bajo el libre
comercio es una fuerte competencia, no s6lo provenien-
te de los EU sino ademis -y sobre todo- del resto del he-
misferio. Finalmente, debemos advertir de que este and-
lisis, aunque esti bien fundamentado, no deja de ser un
primer intent en una direcci6n de studio que require


Como se puede apreciar, la Reptiblica Dominicana tender a exporter
mis servicios, ropas y products de piel hacia los Estados Unidos que
los que importa y mantendr6 un I,.ii' commercial balanceado de ma-
nufacturas miscelaneas, components electronicos y de minerals. La
tendencia sera a importar los products de todos los demas clusters.

investigaciones de much mAs profundidad y amplitud.
Y que, por ende, debe ser tornado en cuenta en este con-
texto y validado por otros studios con otros enfoques.
1 ALCA: Area de Libre Comercio de las Am6ricas, que
sera formada mediante el Acuerdo de Libre Comercio de
las Am6ricas, que se encuentra en su etapa final de ne-
gociaci6n y que se espera iniciar en enero de 2005.

Frederic Emam-Zade Gerardino, es economist, director de Desarrollo
Econ6mico de la Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo. Realize estu-
dios avanzados en el Programa Doctoral de Economia de la Universidad de
Chicago, done fue discipulo de Arnold Harberger,George rigler, Gary Bec-
ker y Robert Lucas, laureados con el 'rner-i: N6bel de Economia.
Entre 1996 y 2000, fue y..i':-j.:ii:lli y embajador encargado de las nego-
ciaciones comerciales de los Tratados de Libre Comercio con la Comunidad
del Caribe (CARICOM) y Centro America.


Servicios














Ranking Manufacturas Ropa Productos Componentes Productos Manufacturas Maquinarias Quhnkos Equipos Comida mida Minerales Producta Textiles Ranking
miscelneas depi electrnkos electronics bicas no-elcrickas detransporte procesada fresca demadera
1 DOMINICANA HAITI .l:".,.I.. ST.KITTS&N COSTA RICA CHILE USA TRINIDAD&T STVINCENT&G CUBA .,1.-, VENEZUELA CANADA EL SALVADOR 1
2 HONDURAS DOMINICANA DOMINICANA GRENADA MEXICO PERU ST.KITTS&N DOMINICA CANADA GUYANA ECUADOR COLOMBIA CHILE GUATEMALA 2
3 ST.VINCENT&G JAMAICA BRAZIL BARBADOS BAHAMAS BRAZIL ANTIGUA&B BAHAMAS MEXICO BELICE C.Ii.I .t, TRINIDAD&T GUYANA NICARAGUA 3
4 USA PERU PARAGUAY USA ANTIGUA&B BARBADOS SURINAM USA BRAZIL ARGENTINA NICARAGUA JAMAICA BRAZIL PERU 4
5 DOMINICA BELICE ARGENTINA DOMINICANA SURINAM TRINIDAD&T BAHAMAS BARBADOS USA BAHAMAS ST. LUCIA ECUADOR PARAGUAY ANTIGUA&B 5
6 !ii.r ELSALVADOR BOLIVIA STLUCIA STVINCENT&G ANTIGUA&B STLUCIA ANTIGUA&B ANTIGUA&B URUGUAY HONDURAS BOLIVIA ,.rii:o, BRAZIL 6
7 ANTIGUA&B COLOMBIA HAITI ANTIGUA&B HAITI CANADA GRENADA EL SALVADOR URUGUAY BARBADOS PANAMA GUYANA BOLIVIA HAITI 7
8 ELSALVADOR URUGUAY ANTIGUA&B ELSALVADOR GRENADA ELSALVADOR HAITI SURINAM SURINAM ST.KITTS&N GRENADA CUBA ELSALVADOR STLUCIA 8
9 BAHAMAS COSTA RICA COLOMBIA SURINAM ST.LUCIA BAHAMAS DOMINICA CANADA ST. LUCIA BOLIVIA STVINCENT&G ARGENTINA ST.LUCIA URUGUAY 9
10 GUATEMALA ST.LUCIA ELSALVADOR BAHAMAS USA BOLIVIA BARBADOS GUATEMALA BARBADOS BRAZIL URUGUAY PERU ANTIGUA&B USA 10
11 NICARAGUA BOLIVIA GRENADA HAITI BARBADOS JAMAICA PANAMA NICARAGUA ECUADOR PERU BELICE SURINAM SURINAM BAHAMAS 11
12 SURINAM 11.T ii....r DOMINICA GUYANA CUBA USA ELSALVADOR PANAMA HONDURAS CHILE DOMINICA (~lJ:l USA ;.LI'I1- 12
13 GRENADA GUATEMALA u.I Tir -i- HONDURAS GUYANA VENEZUELA MEXICO GRENADA EL SALVADOR GUATEMALA ARGENTINA CHILE URUGUAY PARAGUAY 13
14 BARBADOS NICARAGUA NICARAGUA GUATEMALA i.i..1irji 4ir COLOMBIA PARAGUAY ST.LUCIA ARGENTINA NICARAGUA COSTA RICA MEXICO PANAMA ST.VINCENT&G 14
15 HAITI GUYANA COSTA RICA NICARAGUA flrll,.I-.., DOMINICANA JAMAICA ST.VINCENT&G BOLIVIA DOMINICA EL SALVADOR BAHAMAS BARBADOS 1.1i!-1.1 15
16 MEXICO PARAGUAY MEXICO JAMAICA I iI :.' rl SURINAM URUGUAY HAITI DOMINICA ,-:,, CHILE DOMINICA ECUADOR BARBADOS 16
17 COSTA RICA GRENADA ST.KITTS&N PANAMA CANADA ARGENTINA DOMINICANA DOMINICANA HAITI ECUADOR BRAZIL ANTIGUA&B MEXICO SIT I I.: r 17
18 BRAZIL -ii :Ji.il-' BAHAMAS ST.VINCENT&G JAMAICA GUATEMALA ST.VINCENT&G MEXICO COSTA RICA EL SALVADOR BAHAMAS BARBADOS GUATEMALA BELICE 18
19 PANAMA ANTIGUA&B JAMAICA BELICE PANAMA NICARAGUA CANADA HONDURAS CUBA COSTA RICA BOLIVIA PANAMA NICARAGUA CANADA 19
20 ~:\illwti' BRAZIL STVINCENT&G BOLIVIA DOMINICA PANAMA HONDURAS JAMAICA GRENADA ANTIGUA&B SURINAM HAITI :1 .I. GRENADA 20
21 ST.LUCIA PANAMA SURINAM MEXICO BELICE HAITI BRAZIL CHILE ST.KITTS&N JAMAICA PERU BRAZIL TRINIDAD&T HONDURAS 21
22 GUYANA TRINIDAD&T HONDURAS COLOMBIA TRINIDAD&T URUGUAY BELICE CUBA BELICE PANAMA GUYANA ST. LUCIA COLOMBIA PANAMA 22
23 PERU BAHAMAS PANAMA ECUADOR ECUADOR MEXICO COSTA RICA ST.KITTS&N PANAMA USA JAMAICA EL SALVADOR BAHAMAS (CI:.. 23
24 URUGUAY BARBADOS PERU TRINIDAD&T BOLIVIA PARAGUAY GUATEMALA VENEZUELA PERU CANADA CUBA .iiimr. HAITI ARGENTINA 24
25 CANADA DOMINICA iill: ii ',,i PERU BRAZIL HONDURAS NICARAGUA BELICE COLOMBIA MEXICO USA ,inI.11r.I. BELICE ECUADOR 25
26 CHILE ECUADOR BARBADOS PARAGUAY El. -. -i rl ST.LUCIA BOLIVIA PARAGUAY DOMINICANA SURINAM CANADA NICARAGUA CUBA VENEZUELA 26
27 COLOMBIA STVINCENT&G BELICE CUBA GUATEMALA COSTA RICA COLOMBIA URUGUAY JAMAICA DOMINICANA HAITI COSTA RICA ARGENTINA COLOMBIA 27
28 CUBA SURINAM CANADA CHILE NICARAGUA ST.VINCENT&G ARGENTINA ARGENTINA VENEZUELA TRINIDAD&T ANTIGUA&B USA GRENADA COSTA RICA 28
29 JAMAICA CANADA ECUADOR i'i.i11.1' URUGUAY BELICE ECUADOR GUYANA GUYANA HONDURAS MEXICO GRENADA DOMINICA GUYANA 29
30 ST.KITTS&N CUBA ST.LUCIA VENEZUELA VENEZUELA DOMINICA TRINIDAD&T BRAZIL PARAGUAY COLOMBIA DOMINICANA PARAGUAY VENEZUELA MEXICO 30
31 ECUADOR ARGENTINA CUBA ARGENTINA PERU GRENADA PERU COSTA RICA TRINIDAD&T ST.VINCENT&G BARBADOS ST.KITTS&N ST.VINCENT&G TRINIDAD&T 31
32 ARGENTINA CHILE GUYANA CANADA PARAGUAY ECUADOR CUBA PERU GUATEMALA GRENADA TRINIDAD&T DOMINICANA COSTA RICA CHILE 32
33 BELICE VENEZUELA VENEZUELA DOMINICA COLOMBIA GUYANA CHILE BOLIVIA NICARAGUA STLUCIA VENEZUELA URUGUAY DOMINICANA JAMAICA 33
34 VENEZUELA MEXICO CHILE BRAZIL CHILE CUBA VENEZUELA COLOMBIA CHILE VENEZUELA ill1:.1 BELICE JAMAICA DOMINICANA 34
35 PARAGUAY USA USA COSTA RICA ARGENTINA ST.KITTS&N GUYANA ECUADOR BAHAMAS HAITI COLOMBIA STVINCENT&G ST.KITTS&N DOMINICA 35






.f . e : e Relaciones
franco-
haitianas:



A IJN 'Q ,"


.. ..


Introducci6n y traducci6n:
Alejandro GonzAlez Pons


"Sin petr6leo, sin uranio y sin piedras preciosas,
sin armas de destrucci6n masiva,sin estrechos
estrategicos, sin terrorists que exportar,sin
playas agradables, un sida endemico y miles de
boat people que las corrientes empujan hacia la
Florida o las Bahamas. La droga? Ella se dirige
sobre todo hacia el Norte. Los Estados Unidos
pueden temer una Liberia a sus puertas,y actuar,
o abstenerse, en consecuencia. Es su decision.
Esa. galera, ese avispero, ese bazar de lo extrano,
esa olla del diablo: pocos dividends si nos invo-
lucramos medianamente,y poca cosa que perder,
si uno se desentiende de una vez por todas'.
(Cita inicial del nforme del ComitP i ,i ... -. de I. ,,i y de
-1, ii sobre las ... Franco-Haitianas, entregado por el
I, D)ebray al minister de Asuntos Exteriores de Fracia, Dominique
de i i I' parte).











Introducci6n
La Republica de Haiti se encuentra hoy, nueva
vez, intervenida por fuerzas militares 'tern.j.i,-
nales, cumpliendo un mandate otorgado por el
Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas,
mediante la ResoluciOn 1529. El caos politico,
acompafiado de importantes y violentos enfren-
tamientos y una grave crisis 'lunijrili.ari.j en de-
sarrollo,obligaron a la o:rrIun id.ld inierr .:iii .j n l .
tomar esta decision luego de multiples e infruc-
tuosas gestiones de negociaci6n. Las negatives
repercusiones geopoliticas que podrian tener ta-
les i:,:irirnie:irnini:i.: fueron tambien valoradas
por la OClIJ al moment de tomar tal decision,
sobre todo la posibilidad de una masiva emigra-
ci6n de nacionales haitianos hacia pauses veci-
nos, incluyendo Republica Dominicana y los Es-
tados Unidos. Como resultado del ai:l.jariernti).
del bloqueo de la ayuda y de la cooperaci6n eco-
n6mica y financiera internacionale:., ,::ir.n .l'-r-
cia de la 3pli,:.j.:iin de sanciones contempladas
en acuerdos politicos que la globalizaci6n impo-
ne (Acuerdo de Cotunu, Carta Democritica Inte-
ramericana, etcetera), las condiciones socio-eco-
n6micas de Haitise agravaron.Aplicando con ri-
gor el articulo 96 del Acuerdo de Cotunu, Europa
impuso a Haiti duras sanciones economico-fi-
n or,.jr,:;. jqi..rue rttlejai,, i,:y quei d ::ill,el cansan-
co de la comunidad international respect a un
esfuerzo de cooperaci6n sin respuesta que,con el
lieri ,p, *.e ha coi i ie i rin un tonel sin fondo.
El FMI, el Banjr: Mundial y el BID hicieron
lo propio. Con la -un.r:i.n y salida de Haiti
del president Aristide, un nuevo gobierno
de transicidn trata de crear las condiciones
para una nueva 'n:.ii. ii:u ri,:lidail, que res-
taure y consolide el Estado de Derecho me-
diante el-ii:,nr libres, y cree las condicio-
nes que .ie riti.in enfrentar el hambre y la
miseria en que vive la 'nri-r .r,:A mayoria del
pueblo haitiano desde hace decadas.


Francia, antigua potencia colonial, tiene una
important responsabilidad, moral y political,
frente a la realidad que vive ese pais,y asi lo re-
conoce. A partir de ta I reconocimiento,el Gobier-
no del president Jacques Chirac ha encamina-
do pasos con el fin de redefiniry potenciar,sobre
bases positivas, las relaciones bilaterales entire
Francia y Hait. En octubre de 2003,el ministry
de Asuntos Exteriores de F i.:in:i, Dr iiiiq.uei de
Villepin, cre6 el Comite de Reflexion y de Pro-
puestas sobre las Relaciones Franco-Haitianas,
compuesto por personalidades independientes
y presidido por el reconocido intellectual Regis
Debray, con la mision de realizar una evaluaci6n
y entregar un informed sobre la situacidn political,
econ6mica y social de Haiti y, al mismo tiempo,
presentar propuestas que eiHIir. fjl' un relanza-
miento de las relaciones bilaterales. El 28 de
enero del 2004, el Informe fue entregado al Mi-
nisterio de Relaciones Exteriores.
Dividido en dos parties, el analisis constata la
crisis integral que vive Haiti, la que sobrecoge al
mis indiferente, coyunturalmente agravada a
partir de las elecciones ,.il.jriiHnt.a i.t celebra-
das a ,irir:ipi del aio 2003,y catalogadas co-
mo fraudulentas por los partidos politicos de
oposicidn y por la ornuil,.Id international. El
Estado y sus instituciones dejaron literalmente
de funcionar, y un tranque politico entire los
principles actors, ilirnenr.id:.i por la descon-
fianza,impidi6 alcanzar un acuerdo que desblo-
queara la situacidn y se lograran soluciones po-
Iri.:.j, de consenso. El ambiente de ingoberna-
bilidad en que se encuentra Haiti desde hace
mas de tres anos se -i.jnifir~'.i en various aspec-
tos:la disoluci6n de la Cimara de Diputados en
un scenario oriiintrIi i.il, I,: asesinatos politi-
cos cobijados bajo el manto de una impunidad
creciente y generalizada; los fraudes electorales
y la abstenci6n de los partidos de la oposici6n


en las elecciones presidenciales del mes de no-
viembre; el fracaso de la Organizacidn de Esta-
dos Americanos (OEA) en el logro un dialogo
entire las parties enfrentadas y en crear un esce-
nario de seguridad y confianza que culiii.jl.i
con la creacidn de un Consejo Electoral Provisio-
nal que organizara unas elecciones creibles.
A la crisis political se le agrega una crisis econ6-
mica y social de amplio espectro, que ubica a
Haiti como el tercer pais mis pobre del planet.
El Product Bruto Interno no crece desde el aio
1989, al tiempo que se han deteriorado todos
los indices sociales. Como ya senalamos, las
ayudas y prestamos 'iterr.j:i:iioi .i l estin blo-
queados, al no alcanzar Haiti estindares de go-
"'eril.iliil.j' democritica exigidos por la co-
munidad iitlr-rn,ji:i:i iIl, I: que genera un circu-
lo vicioso infernal de nefastas consecuencias
para el pueblo haitiano.La vigencia de la demo-
cracia y del Estado de Derecho require de re-
cursos que un pueblo pobre y hambriento no
tiene. El Comite asi creado tuvo como tarea ex-
plorar las vias de unas relaciones bilaterales
mis armoniosas, mis dinimicas y mis cons-
tructivas,segun lo manifestara el propio minis-
tro de Relaciones Exteriores de Francia.
La celebraci6n del Bicentenario de la Indepen-
dencia de Haiti en 2004 se consider un esce-
nario ideal para tales prop6sitos,a pesar de que
planearan en el aire las reclamaciones financie-
ras de e .itru:irni y reparaci6n hechas por Jean
Bertrand Arii:.ri:i:-e a Francia en el ano 2003,
inspiradas en los vientos de la Conferencia de
Durhan,ascendentes a mis de US$21,000 mi-
llones.Tal suma corresponderia,segun se dijo, a
la devoluci6n del pago de 90 millones de fran-
cos oro, mas sus intereses, entregados por Haiti
a Francia para obtener el reconocimiento de su
independencia,y,ademas,como compensacidn
por los abuses rnfligido a los esclavos por el


2 INFORMED ESPECIAL













sistema colonial. Tal d-le irni.i no fue tomada
en c:,n:.idler.jal:ii por Francia bajo el alegato de
que no estaba fundamentada en el Derecho In-
ternacional (el principio de autodeterminaci6n
de los pueblos no estaba .igtnie pl.jr. la epoca),
por la imposibilidad de determinar a partir de
qu6 moment se evaluarian las e' pni:..abiI:l.-
des; por contradecir el principio de no relr.i:,'i-
vidad de las leyes; por la niplii.ii.jd de defi-
nir quienes fueron los culpables (los africanos
vendedores de esclavos o los europeos compra-
dores) y quienes serian los beneficiaries espe-
cificos de tal demand.
Dejando de lado los ribetes demag6gicos de la
solicited de Aristides,no cabe duda, sin embar-
go, de que Francia, potencia colonial y esclavis-
ta, fue colocada en una posicidn moralmente
inc6moda que,de una forma u ol., Iniflui"; pa-
ra que se hiciese una :rfirunid.j reflexi6n que le
permitiese al Comite Independiente hacer pro-
puestas concretas que ayudaran a relanzar las
relaciones bilaterales dentro de un espiritu de
no confrontaci6n. En su primera parte, el Infor-
me hace una especie de balance hist6rico de 0o
ocurrido en Haiti,tanto en la epoca de la colonia
como en estos 200 anos transcurridos desde el
1 de enero de 1804,ano en que se proclama la
independencia. Llama la atenci6n la sinceridad
con que se plantea el hecho de que Haiti ha es-
tado ausente del pensamiento, de la political y
de los .Iu.ji,.jl: en los que los j6venes france-
ses aprenden la 'li:tri. de Francia y el deseo de
superar tal situaci6n:"Haitf es parte de nuestra
Historia, pero no de nuestra rii .nrri 1 El debil
conoce al fuerte, que lo desconoce. Formamos
parte de la leyenda haitiana, la cual no tiene
-lir'rnu lugar en la nuestra" La realidad del ser
human haitiano de hoy en dia estremece el
coraz6n y, aunque la responsabilidad hist6rica
de la potencia colonial es reconocida, se hace


un liamado tambien para que los amigos hai-
ti.jrin :,., ba du:..id el espiritu asistencialista y
de ,ri,.ili:.j,:ii-li constant del otro, asuman la
parte que le correspond "en este inverosimil
hundimiento que hizo pasar en dos siglos la
"Perla de las Antillas',' la colonia mas rica del
mundo, que aseguraba la tercera parte del co-
mercio exterior de Francia el Kwait del siglo de
Voltaire -a un nivel de maldici6n saheliano,con
indices concordantes" (F'rlB ;5i.) euros por ha-
bitantes; esperanza media de vida: 52 aios; un
iriedi':1: por cada 30,000 habitantes;mortalidad
infantil,81 por cada i10ii .I l_. elite '`iai.jr.ia e,-
cluyente y voraz, tiene una alta cuota de res-
p:iil,11ilidI. por el estado de miseria y aisla-
miento en que ha vivido un 95% de los haitia-
nos en estos jiurliI.:, 200 afos.
Despreciando el vudd, el creole y las costum-
bres de los bosales, descendientes director de
los esclavos africanos recien Ilegados al mo-
mento de la independencia, la elite sustituy6 al
colono francs restaurando el sistema de explo--
tacion de la mayoria trabajadora. Hasta el dia
de hoy. Fr.i :i.., :ii I. lado,debe asumir su par-
te de responsabilidad hist6rica y debe hacer, re-
comienda el informe,"el mismo ejercicio de ver-
dad, reemplazando en el cuerpo de nuestros
anales lo que normalmente ponemos al pie de
pigina.Tomemos la ocasi6n para recorder que
fuimos esclavistas,y deshacernos del peso que
el servilismo impone a los amos. Es la utilidad
que ofrecen las fechas conmemorativas: ha-
ciendo resurgir los recuerdos idos, se permit
a cada quien hacer el duelo de sus humillacio-
nes y de ;.u;. tliinfi ifie podrian entonces exor-
cizar los fantasmas para enfrentar los llama-
dos del future, con pleno conocimiento de
causa'.'Esta actitud permit entonces enfrentar
el future desde una perspective altamente
iJ:.Fii,:ia, si es acompanada de una contra-


.jr ti.da similar del lado haitiano.
Se propone a Europa desbloquear la ayuda a
Haiti en un nuevo marco de o:iiiper..:i'ii que
rebase las urgencias y que tome en cuenta el
largo plazo. Que, ademis de apoyar proyectos
especificos de desarrollo, le de ,ri:arid.jd a la re-
construcci6n del Estado y a la consolidacidn de
sus instituciones, abandonando el predominio
que tienen las organizaciones no gubernamen-
tales, financiadas desde el exterior, en la admi-
nistraci6n de asuntos que pertenecen por defi-
nici6n a la esfera pdblica (salud, edJu:.:i:iri, in-
fraestructuras, etcetera) y privilegiando que
sean los haitianos quienes manejen su propio
destino. Este horizonte de largo plazo en la po-
litica de cooperaci6n represent un giro positive
e important que supera el rn foque a corto pla-
zo y puntual con que normalmente se aborda el
tema de la c: Fper.j :ii6ri para el de:.a rll:i, Ipi:,
to en prictica hasta hoy en dia, ineficaz y torpe-
mente,por las grandes potencias y por los orga-
nismos internacionales de financiamiento.
En efecto, el fin de la Guerra Fria y el advance
ten:r.,i i ,gi:, i-mrili.i4r nlir i ri:,in el interns estra-
tegico que para las grandes potencias tenian la
mayoria de los pauses pobres. Por otro lado, el
predominio de la economic de mercado, hoy en
J l:. I.j:..i .el intercambio entire los n.:i:nire:., fuir
damentalmente, en la reciprocidad y no en la
solidaridad, lo que modifica las condiciones en
que se sustentaban las relaciones internaciona-
les. Esa realidad perjudica a los Estados defini-
dos hoy como Estados fallidos o Erri.iiad,'. Ca6-
ticas Ingobernables (ECI), categories en la que
algunos ubican a Haiti,en la media en que los
mismos no ;ie;r interns para las grandes po-
tencias, salvo que demuestren alguna capaci-
dad de provocar daios o conflicts con repercu-
siones internacionales.A pesar de la vigencia de
tales consideraciones,en el caso de Fi.j ijl pa-













I,:-r, la comunidad international se ha dado
cuenta de que se li'', e un esfuerzo de largo
aliento que desborde las political de coopera-
cion puestas en prictica hasta ahora,tomando
medidas coherentes y duraderas.
Y es que desde el punto de vista geopolitico
el 1 : ..iir: ll,: economy ico, social y ,i nliti:: de
Haiti interest tanto a los propios haitianos co-
mo a Francia, Holanda, Inglaterra y Estados
lUnid.r., i .,tr,, i. que tienen intereses impor-
tantes en la zona del Caribe. Al publicar las
propuestas que Francia hace para reencaminar
sus -elI.:ionrii con Haiti, dentro de un espiritu
critico y autocritico, creemos encontrar un
nuevo marco de o:,,: 1i:r.'ji,:i,; que, respetando
la dignidad del pueblo ", iri.in'. p irr irl-,juinlr)
a otros esfuerzos irriljr,., el inicio de un pro-
ceso que lleve a ese pais hacia delante. Se nos
ocurre visualizar en ellas, tambien, nuevas pis-
tas respect a de c6mo deben enfocarse las
relaciones Norte-Sur, entire los pauses indus-
trializados .lui dor,,in.1ri el mundo y los pauses
pobres y marginados de los beneficios de la
globalizacion, la mas de las veces explotados.

PROPUESTAS
A. Diplomacia / Seguridad
Revisi6n de las sanciones europeas.
En el marco de la UniOn, una iniciativa pue-
de ser S. lJ- iilt.j a cinco ;.i.j:.e- amigos, relati-
vamente comparable al nuestro porsu papel
y ;Ire..e.ri.i, antigua y actual, en la region
Antillas-Caribe: Gran Bi'r.-i ., Suecia, Paises
:11'" Espaia, e incluso Portugal.
Despues de que la UniOn Europea, en di-
ciembre de 2003 (Coreper, mis adelante Con-
sejo), prolongara por un afo las medidas de
sanciOn economic y financiera en contra de
Haiti, con (a partir de una iril:pIu..r.j francesa
en el seno del grupo de pauses ACP) una revi-


siOn del caso cada seis meses no se podria
aprovechar este plazo para lanzar con esos
paises una iniciativa 'rni,.lnt,. a renegociar
con el gobierno haitiano un desbloqueo de la
ayuda? Esto se haria .,ii.ien J en prictica es-
trictos procedimientos de gesti6n contable,tal
y como ya existen para el c:n irlr: de los credi-
tos especializados para la lucha en contra del
Sida en Haiti, facilitados por el"Fondo Global'
creado en 2002 por iniciativa de Kofi Annan.
En cuanto al precedent asi creado y a la posi-
bilidad de que otros pauses infractores afectados
por el jri iil:, 96 del jli:e rdji,, CotunO puedan
querer aprovecharse del mismo, se podria res-
ponder que ante una situacion excepcional, una
media exceptional. El bicentenario de Haiti y el
caricter del ano 2004,situado bajo el signo de la
(:,iinI riii.i:i; ',r de las luchas en contra de la
esclavitud y de sus diversas aboliciones,tendria
la naturaleza de ',:jirir il1 uii gesto particular de
Europa, vistas las responsabilidades heredadas
de .u fp :.A.jd i. Ii luii ii :.,:,:ri:j una repercusi6n
de las resoluciones de Durban (ONU,2001).

Concertaci6n con los Estados Unidos
Muchos imaginan una rivalidad allidonde hay,
de hecho, o:rn pl.l _i.-ii l.j Id, : :i nuestros me-
dios de ,iifie-n:r.i no se reducen,pueden y de-
ben sumarse, por el bien de la naciOn haitiana.
Corresponde quizs al president de la RepObli-
ca,o en todo caso al ministry de Relaciones Ex-
teriores,fijar desde el inicio del juego,y al mejor
nivel,las modalidades y el espiritu de esa com-
binacidn. Una presencia francesa mas impor-
tante en Haiti no podria efectuarse en contra de
los intereses de los Estados llnidi,,:,, iiin i,--n todo
caso, dentro de un espiritu de equilibrio y de
prevision. Sin duda, de acuerdo a la costumbre,
se buscari sumergirnos en ambientes rutina-
rios,o incluso t-.l.irniieria.i con intercambios de


cortesia -nltrC las dependencias oficiales nacio-
nales. Esta pereza, en caso de que asi sea,arrui-
narfa las posibilidades de una coordinaci6n sin
subordinacion, pero audaz y decidida.

Esta lItima no parece impossible de alcanzar,por
varias razones:
a) El actual descredito de la Organizacion de Es-
tados Americanos, de su MisiOn local y de sus
rutinarios y esteriles viajes. Ciertamente que la
OEA sobrevivira, pero no se puede subestimar la
imagen que da en la region, un"ministerio ame-
ricano de colonias,'siempre a la espera y sin ver-
..l.ji j-if r i .I lye i i rr,. ,iui l.i .i ONU,menosto-
cada portal realidad,pareceser un marcoal mis-
mo tiempo mas operational y legitimo,aunque
parece poco probable que el Secretario General
o el Consejo de Seguridad deseen retomar un
Sp.lr,-. lre del cual la OEA les ha desligado.
El tema amerita, sin embargo,ser planteado.
b) La ii i ,ci.iijid.:id comprensible de Washing-
ton frente a una situacion peligrosa e inapren-
sible. Estados Unidos,calientetodavia por su in-
cursidn de 1994 y,al mismo tiempo, conciente
de un possible caos en las calls y de los senti-
mientos iriri-i-orteamericanos siempre vivos
en el fondo de los corazones,busca ganar tiem-
po por miedo a desatar en la region una crisis
incontrolable y para -II, intempestiva (boat-
people, Blak Caucus, etc.). Estan, como otros,
buscando ideas y medios para una salida hono-
rable de la crisis.
c) Una voluntad compartida para evitar un au-
mento de los extremismos, con el riesgo de
decepcionar a unos, que presumen de sus ca-
pacidades de movilizaci6n, y de violentar a
otros, que muestran una concepcion esquizo-
frenica de la legalidad (el mandate hasta el
2006; no al respeto a la vida). Dicho esto, si
ningOn esfuerzo de mediaci6n debe ser aban-


4 INFCVP; ',! ESPECIAL












donado (sobre todo si es en conjunto, entire
Iglesia Catdlica y protestantes) la contenci6n
dia a dia de la violencia no es la solucidn.
d) La ,re i.,-:i.i en Puerto Principe de un emba-
jadorfrances de los mis capaces y Je un i-embla-
jador americano de calidad, franc6fono y con
espiritu abierto e rri.jgii.jti'.':

Estudiar la posibilidad de una fuerza de
paz con CanadA y el CARICOM
Con su nuevo Primer Ministro, Canadj deberia
lonriii ij.j3r fig.iji o I en un primer piano en ese
tratamiento preventive de la crisis,ya que,entre
los"pafses amigos de Haiti,'l es aquel del cual
estamos mis cerca,por el espiritu, la lengua y la
ausencia de ambiciones hegem6nicas.
Fuera de las convergencias deseables en la
cultural y la educacidn, existe un campo done
Canada ha jlquird: una experiencia preciosa:
la seguridad. Recordemos que la parte de la
policia civil de la Misidn de Naciones Unidas (
Minuha, 1995/96) en Haiti, se encontraba bajo
la direcci6n canadiense. Francia tenia 95 hom-
bres.Muy poco si tomamos en cuenta los efec-
tivos franceses en Afganistin (400),y en Koso-
vo (4,000),pais con el cual no mantenemos la-
zos hist6ricos privilegiados.
La cuesti6n de una fuerza de policia internacio-
nal con predominio francdfono puede que se
plantee en breve tiempo, sea en la l6gica de la
resoluci6n 822 de la OEA,sea para responder al
Ilamado de un future gobierno de transicidn
confrontado a graves des6rdenes. Francia podrfa
tomar la iniciativa con sus socios, con la OEA,
tambi6n con el CARICOM (en la persona del Pri-
mer Ministro jamaiquino Patterson, president
en ejercicio) que ha ri.jriife;i..d: l e..t.r en dispo-
sicidn de participar en este tipo de fuerza. Serian
entonces examinadas concertadamente, en un
grupo detrabajo informal,el balance de la expe-


riencia onusiana 94-96 y sus ensenanzas, las
fuentes de financiamiento "'::.ible-, .3 quien res-
,.iirInier frente a un Ilamado de tal naturaleza, la
naturaleza del mandate (OEA, ONU, o ad hoc),
los limites previsibles del compromise entiree los
cuales los medios militares requeridos),y,sobre
todo, el objetivo politico precise (determinando
las condiciones de partida). Tal tipo de inter-
venci6n en el terreno,si es objeto de una solici-
tud en buena y debida forma, sea por la autori-
dad ''rirna. de Haiti,sea por la ONU,deberia te-
ner por objetivo encuadrar y former una fuerza
de gendarmeria national, tanto rural como ur-
bana. El desarme de algunos barrios no podria
ser realizado por personal extranjero,el cual s6lo
serviria de personal de apoyo en una relaci6n
ideal de uno a tres.La unica manera de escapar
al dilema:lo que es momentineo es inoperante;
lo que se prolonga es insoportable.Para que una
fuerza de interposicidn sea eficaz -la prueba ha
sido hecha al contrario en los anos 90- debe
prolongarse en el tiempo. Pero entonces se con-
vierte en una ocupacidn.Y se sabe lo que esto
suscita por todas parties.

La OIF: una mediaci6n deseable
Sin .u.rit.ii a la OEA,la Organizaci6n de la Fran-
cofonia tendria un rol politico que desempenar
(tomando en cuenta,entre otras, la voluntad la-
tente del president Aristide de piopi:i.cj el jue-
go Africa contra Occidente).En ocasi6n del prd-
ximo Comite Permanente de la F'.ii.r:ofnri: .
(marzo 2004),el senor Abdou Diouf podria asu-
mirel caso haitiano,como se hizo con las Camo-
res y la Costa de Marfil, poniendo en pie, si lo
juzga necesario, un comite ad hoc. Un viaje a
Puerto ''nricip- del president Diouf,en contac-
to con el president Aristide y los representan-
tes de la oposici6n, no tendria mis que venta-
jas, sobre todo si se hace con una concertaci6n


previa con el pre-siderne Mbe i y las autoridades
.ud,.jfril..jr, Ei.r,:, ultimos han manifestado ya
un vivo compromise personal hacia un pais-
simbolo a sus ojos,y esto en un verdadero espi-
ritu de amistad con Frani.j

Sin sibre.rin.lo, l.j -ieldia:in de varias altas
personalidades africanas en ese pais americano
que se declara a menudo perteneciente al Afri-
ca negra, tendria o:i':..:i.o-:i.; positives sobre
el impasse actual.

Francia- Alemania
Encontrandose Francia mejor situada que otros
para catalizar los esfuerzos de la Uni6n Europea
en este espacio franc6fono, sin duda seria del
interest de los haitianos mismos ver la conjuga-
ci6n,en Haiti,de recursos y de personal de gran-
des pauses europeos. Una c:'rr:ult, sobre ese
punto,entre Paris y Berlin,valdria la pena,pues-
to que no se puede dejar de pensar en las ven-
tajas, no solamente simbdlicas, que representa-
ra la apertura en Puerto Principe de una -nii.iSri
diplomitica comin a Francia y a la Republica
Federal Alemana, a la que haria i.jtur.alrnernie
contrapeso, del otro lado del Atlantico, la aper-
tura de una mision germano-francesa, por
ejemplo, en Windhoek, Namibia, o en otra par-
te. Asi se equilibrarian afinidades 'igi.iirl :.ji y
herencias hist6ricas e:,pe:ti"i. Precisemos que
nuestro embajador en Haiti,Thierryu i ij 1ar es
un perfect germanista.
Tratindose de un proyecto paralelo en Botswa-
na y en Mongolia, el Consejo de Estado emiti6
una opinion negative (27 de abril 1989), aun-
que simplemente consultiva, con el argument
de que un extranjero no puede ser :lrnibra.jd
en c.jld.j de jefe de misi6n diplomatica, te-
niendo jrii,:uenrr el Presidente de la Republi-
ca el poder de a:re.li.jr a los embajadores ante













potencias extranjeras.Sin negar la dificultad de
naturaleza constitutional ligada a las condicio-
nes de ejercicio de la soberania nacional,desta-
quemos que en ese caso,el jefe de ni:.i6ri, fr.jn-
ces en Haiti, alemin en otro pais, no seria de
una nacionalidad distinta de la autoridad que le
da la n'tru;.::iir,. luego de concertacidn previa
de los dos ministros.Y se necesitaria sin duda un
acuerdo entire los dos gobiernos, con la ratifica-
ci6n .jiutoi:i.jad del Parlamento.

El asunto siempre espinoso de la double fide-
lidad national no impidi6 en su tiempo la
creaci6n de una brigada franco-alemana.Si la
idea de una embajada aqu franco-alemana o
alli germano-francesa parece desubicada o
premature, quizis convendria evocar, con
nuestros amigos alemanes, formulas mis
modestas: oficina comun, delegaci6n de inte-
reses, o representaci6n conjunta.

Reforzamiento de nuestra Embajada
A corto plazo, parece deseable que nuestra Em-
bajada,ya sobrecargada,ve ref,:rd.j :.u planl.rirll.
de personal con un agent de categoria A por
ejemplo- para ganar en visibilidad y resonancia.

Esta media podria producer una comunica-
cidn mis fluida y reactiva entire Paris y la Mi-
si6n,a pesar de los dos obsticulos existentes:
la diferencia de horario y la obligaci6n que
tiene la MisiOn de consultar a Paris para emi-
-ir idaj declaraci6n publica.

Puesto que la lengua creole es de uso corriente
y official, parece juicioso el desarrollo de la pr*c-
tica de la misma.Los agents nombrados en los
diferentes servicios en Haiti (Embajada, Institu-
to Frances...) podrian ser incitados desde antes
de partir a su misi6n, o sino en el propio Haiti, a


aprender el creole, principal medio de contact
con el pais ,profurndo. En fin, los sentimientos
franc6filos de Santo Domingo, su desarrollo
avanzado, las perspectives de desarrollo regio-
nal, y los problems comunes que tienen que
administrar conjuntamente Hait y la Re:lpbli:.j
Dominicana, done viven cerca de medio mi-
116n de h.jiri.jrnl: invitan a un dia.jlI:i director
mis nutrido entire nuestras Embajadas en
Puerto Principe y en Santo D:irninrji lIrn o dos
encuentros anuales entire los jefes de misi6n no
serian, quizis, ociosos. No olvidemos que, ain
con las diferencias que tienen, y precisamente
por ser opuestos, las dos parties del territorio no
se entienden verdaderamente sino en tanto
que estin una en relaci6n con la otra.

B. Estado de Derecho / Instituciones

Diversificar la cooperaci6n en el area de
la Justicia
Seria important encontrar un sucesor al ma-
gistrado actualmente en funciones,cuya funci6n
terminal pr6ximamente, a menos que se le am-
plie su mandato.Si es verdad que uno no puede
limitarse, no deberian ser dejados al abandon:
La Escuela de Magistratuma.Creada a iniciativa de
F-.ri:i. en 1995 (FSD,titulo 6), la Escuela de la
Magistratura ha formado 500 jueces.
Ella se enfrenta al hecho de que el Ministerio de
Justicia ha reclutado jueces no egresados de la
Escuela (solamente una docena de los 25 alum-
nos de la lItima promoci6n,salidos hace mis de
un ano, han sido nombrados). En moments
en que la EMA piensa ampliarsus actividades de
formaci6n al conjunto del sector de la Justicia,
o:rivi; tiinri.ld:.e en "Centro de formaci6n en ca-
rreras judicialesla continuaci6n del esfuerzo de
cooperaci6n judicial mis alli del termino previs-
to (agosto de 2004) permitiria sobrepasar este


period de incertidumbre y abordar asi esta se-
gunda e important etapa,al tiempo que se ca-
pitaliza la independencia del cuerpo judicial.
Elinstituto Medico-Legal (IML)
En todos los pauses violentos, la medicine legal
juega un papel esencial en la administracidn de
la prueba y, como consecuencia, en la lucha en
contra la ri'npuinrid.j, :.iaruja.j en el corazdn de la
agenda. Gracias a la cooperaci6n, un program
ha permitido, por una parte,construir un institu-
to de medicine legal muy bien equipado y, por
otra,formar dos medicos legistas,con rn .jli: ni-
vel,que estudiaron en Francia durante dos anos.
Este Instituto se encuentra actualmente cuestio-
nado por el nombramiento en el puesto de di-
rector de un comisario de policia,quien es,ade-
mas, responsible del laboratorio de la policia
cientifica.Tomando en cuenta las sumas inverti-
dls p, r nriijestr: Mir i.ri ,,ii del Inter ir (un mill6n
de francos), Francia deberia, por intermedio,si es
necesario,de una personalidad del mundo me-
dico, ayudar a desbloquear la situaci6n.
Justicia hermanada. En el marco de un
program official que tiene como objetivo la
creacion de tres"tribunales pilots' el tribu-
nal de Jacmel, ciudad pacifica del Sur haitia-
no, se ha distinguido por haber obtenido
progress significativos, gracias a la iniciati-
va de los magistrados locales mis que por la
ayuda prometida por el Ministerio de Justi-
cia,que nunca ha Ilegado. Un intercambio
abierto de experiencias y de visits a jr tri-
bunal frances de importancia media podria
crear un efecto multiplicador. Puede pensar-
se particularmente en Guadalupe (donde
Mme. Saada, consejera en la Corte de Apela-
ci6n, se afan6 en el lanzamiento de la ma-
gistratura haitiana).


6 INFORMED ESPECIAL












Apertura de una Oficina del Alto Comisa-
rio de los Derechos Humanos
El senor Louis Joinet, relator especial de la
ONU sobre la situaci6n de los Derechos Huma-
nos en Haiti, propuso en abril de 2003 a la Co-
misi6n de los Derechos del Hombre de las Na-
clones Unidas, la apertura de una Oficina del
Alto Comisario en Puerto Principe, tal y como
existe en algunos paises en crisis, a lo cual el
Gobierno haitiano accedi6, en prinr:ipi1: Miein-
tras tanto, Francia lanz6 una iniciativa (contri-
buci6n de 123,000 euros),destinada en priori-
dad al sosten de los magistrados en dificultad
y a la ayuda de las victims bancoo de datos so-
bre las ejecuciones sumarias y las desaparicio-
nes). En esas crndih:in'- ., Francia podria soli-
citar al Alto Comisario que active el process de
instalaci6n y la colecta de otras co:re ibiu:nL'e:
voluntarias para el f'iu. :ioi.:rni.ntir: de esa Ofi-
cina,cuya apertura deberia c:lnirdi:ir con la se-
xagesima sesiOn de la Comisi6n de Derechos
del Hombre, en marzo de 2004,en Ginebra.

Reparar una exacci6n
El pillaje, el 5 de diciembre pasado, por par-
te de bandas armadas, de la Facultad de Cien-
cias Humanas y de un Instituto Nacional de
A.liiirii.trji:ir n contiguo, traumatize a la so-
ciedad haitiana (el"Viernes negro").El Rector
fue gravemente herido. Francia podria anun-
ciar oficialmente y sin tardanza que toma a
su cargo la *p.l.i1.:ii'nr de los daios materia-
les (computadoras,fotocopiadoras,vehiculos,
etcetera) y la rehabilitation de los locales
(puertas, cnr.i duiJ .:, mobiliarios, etcetera).
Esta acci6n de apoyo alrededor de 100,000
euros tendria mas impact que otras. To-
mando en cuenta su actualidad, y su simbo-
logia, podria solicitarse a la AFD que reorien-
te parcialmente, en ese sentido, su acci6n en


salud, que es una contribuci6n a planes mul-
tilaterales bien dotados. Si sus reglamentos
no se lo permiten (la Facultad forma parte de
la Universidad del Estado) se necesitaria en-
tonces buscar estos modestos fondos dentro
del marco del Fondo de solidaridad prioritaria.

Organizar el estado civil
En una investigaci6n reciente, la :ihl.j,:i'in
de un barrio de Puerto Principe manifesto que
el acta de nacimiento evitaba sentirse"como
un refugiado en su propio pals''Entre un 40%
y un 60% de la poblaci6n no estaria inscrita
en el estado civil, o lo estaria de manera irre-
gular. Cerca de la mitad de los haitianos no
tendria, pues, el derecho a tener derechos. No
hay registro electoral, en consecuencia no hay
carnet de elector, ni elecciones creibles, sin re-
gistro de estado civil. La ausencia de un servi-
cio centralizado present como deficiencias:la
gratuidad no asegurada; la ausencia de cober-
tura en las zonas rurales; la 'nri;pir:irin por
parte de terceros, lo que provoca errors en la
-ilia.:i'n, en el nombre de la persona o la fecha
del hecho; deficiencies e improvisaciones de
los oficiales del estado civil; falta de medios
materials (registros, sellos o formularios); in-
seguridad en la transcripci6n fonetica del
frances o del creole, lo que plantea una orto-
grafia variable para dos miembros de una
misma familiar. Esos *egi .trq dependent de los
archives nacionales y, en consecuencia, del
Ministerio de Cultura. El Gobierno haitiano ha
colocado ese problema como una de sus prio-
ridades. Si hace la solicitud correspondiente,
se podria hacer una oferta de colaborar para
organizer un servicio 'i:r:inijer, con regis-
tro sistemitico de los :y.j:irniFnti:l y la rigul.j-
rizaci6n de los j6venes y adults no inscritos.
Notemos que el Banco Interamericano de De-


sarrollo (BID), pre:.jpar un proyecto de finan-
ciamiento en ese sentido. Api:y.jinj:i.e en
esas motivaciones populares, el examen de
ese caso muy particular podria ser integrado
en el program rvii:.jd:or (que concierne a
various paises) "estado civil" lanzado por la Di-
reccion General de la Co:ip:r.j:iinr Internacio-
nal. Lo cual implicaria que se le confie, prime-
ro, la identificacidn de los adults a un orga-
nismo especializado co:n-e Thales o Sagem.
Luego, asegurar el seguimiento a las listas
electorales y,finalmente,la puesta a punto de
un estado civil confiable.

El conjunto de la ,:ibltj:iirin se beneficiaria
asi de documents de identidad bilingues
(creole y frances) y,en consecuencia,de car-
nets de elector.

Prolongar el proyecto policial
A traves de un c: nl.jijanlitj de policia y
otros, Francia cooper desde 1997 con la poli-
cia judicial haitiana (fichero criminal central,
brigadas de investigaci6n, etcetera), en el
marco de un proyecto FSP (Fondo de Solidari-
dad Prioritaria).Ese proyecto,complementario
del de la ayuda a la Justicia, que debe termi-
nar al final del afo 2003, parece, a pesar de las
apariencias, que debe ser resueltamente pro-
longado e rn..lui.:i extendido a un plan de for-
maci6n mis vasto. En la direcci6n de la policia
-i.j:in, jl, t.inlr en la parte judicial como en la
adriini:.tr.rii,3, hay j6venes competentes y
bien formados, sin relacion con las fuerzas es-
peciales de represi6n y las bandas armadas
("attaches" y"chimeres"). Las direcciones de-
partamentales son, desgraciadamente, ultra-
partidarias. En un pais en el que el sistema
juridico-po:li:i.il mantiene la inspiraci6n fran-
cesa (C6digo Civil, 'Hn.ji, Procedimiento Cri-













"nirnil), ayudar pa.i:ierierriirnii' a la recons-
'ru:ci'in de una policia rn.r:ii:n.jl, que no tiene
todavia estatuto, es un compromise benefi-
cioso para todos. Importa trabajar con los"ac-
tores del futuro"y former a los responsables,de
los cuales muchos, hoy dejados de lado, emer-
ger6n cuando el ambiente haya cambiado.

C F .,nii'ori'i, 'iiO ,pi .:i'ii'I
Las Antillas Francesas:plataforma de so-
lidaridad
Se podria .dil:i.jar al Ministerio del Interior, en
acuerdo con el de Ultramar, que encargue al
Prefecto de Guadalupe, senior D:oiniqriue Vian,
que esta dispuesto, coinjunlr.jrnlnr- con los re-
presentantes electos de los tres departamentos
de America, de una misi6n especial: renovar
'unlrii.j rent.ilmerii te la o:,:ipir i~i~in descentrali-
zada o regional,tanto en cu.jrit. a sus infraes-
tructuras comri, en sus ambiciones. Por merito-
rios que '-aynr sido los esfuerzos realizados por
las municipalidades, esa polvareda de micro-
proyectos ierm i-.ln:e muy por debajo de nues-
tras capacidades de pr:'e:iy'iV, ya que,al no te-
ner un concept central, esta cooperaci6n no
ier visibilidad. Las regions Ilamadas ultra-
perifericas,dotadas de una responsabilidad ma-
yor, deberian verse, y ser vistas en la region, co-
mo un centro active e riiini.lji.jirnite opera-
cional:el porta avi6n :ll:ii.:i.) de la solidaridad
francesa y europea. Los paises vecinos tienen
sus solicitudes. Las asambleas y las prefecturas
firi in los presupuestos y el personal (DDE,CIIU,
DAS, ETC.). Los rectorados tambien 12300
funcionarios de Estado sl6o en Guadalupe, re-
servorio ..ulhutili-.jj': de capacidades humans
y tecnicas. Queda pendiente convertir en mu-
tualistas esos conocimientos disponibles, cada
element del rompecabezas aportando sus
propios ':iir:..:, Esta "task-force" tendria pro-


piamente como objetivo: 1 / Co:r .t ir I: instru-
m entos jdi iri;.rn i,ii'.',:,i (E.i.d .'rejiinr 'd .ipar-
tamento) y presupuestarios para alcanzar esta
ambici6n (por ejemplo para la AFD, una verda-
dera DirecciOn del Caribe). 2/ Encontrar, con
portafolio igual, montaias de financiamientos
i j.'i ,i:': .irrnuni:i.jndi: los medios europeos con
nuestros propios medios de rnter.'ern:iirI (FCR,
FCD).3/ Instaurar,para losfuncionarios,derechos
de permiso de solidaridad (tal y como existen
para la formaci6n),para misiones voluntarias de
corta duraci6n en Haiti o en otra parte (con la
asunci6n de los gastos de viaje).Transformar los
regimientos para el servicio military con el fin de
adaptarlos (uno por departamento) como cen-
tros de recibimiento para pasantes de la region.
Esta plataforma abierta, con ventanilla cpnrr.iil-
zada y vitrina mis visible, donde Guadalupe ser-
virfa de cabeza de fila por razones de proximi-
dad, constituiria el interlocutor director y perma-
nente de nuestra Misi6n de o::ipie~.:ii;rI en
Puerto -'trin,: Ella tendria igualmente como
tarea responder a las necesidades de co-desa-
rrollo pre ;..dl-a por vecinos inmediatos como
Dominica, principal lugar de establecimiento de
inmigrantes clandestinos en condiciones de vi-
da infrahumanas,y Santa Lucia.

Este co-desarrollo limitrofe es necesario si se
quieren 'in lii.r Ii:i, costs inducidos en nuestros
departamentos hospitalse, escuelas, seguridad
:.:,:i.jl, i-llinl:.ieri,:i, etcetera) por ese trifico ill-
cito de series humans.

Por una mejor lectura de la political fran-
cesa en el Caribe.
Parece Jni. acci6n a'jirirr, .iniej :ira~ la concer-
taci6n previa antes de las i-unionli-,: internacio-
nales en las cuales deben participar los ejecuti-
vos de los tres departamentos franceses de


America (esencialmente aquellas de la Asocia-
cidn de Estados del Caribe).Esta participaci6n de
r,:'r, imid.'i Ilevando la acci6n political al nivel
id6neo,es deseable,ya que esas reuniones inter-
nacionales congregan a los poderes surgidos via
elecciones,y responded a la solicitud de una zona
con colors mayoritariamente anglosajones, pe-
ro done Francia goza,a traves de sus departa-
mentos, de una audiencia real. Los tres consejos
regionales, que pueden facilmente entenderse
para ejercer una representaci6n rotatoria, recla-
man ademis un interlocutor parisino lnico.Cin-
co ministerios tienen competencia sobre la re-
gi6n: Asuntos Exteriores, Cooperaci6n y Franco-
fonia ministryo delegado), Ultramar, Interior y
Mar. Puesto que dos sistemas se yuxtaponen
ignorindose ampliamente, el de las relaciones
de Estado a Estado y el de de las relaciones de
cooperaci6n descentralizada,que ponen en rela-
ci6n colectividades que dependent del Ministerio
del Interior con entidades interestatales o mini-
estados que dependent de Asuntos Exteriores,
puede dar como resultado una cierta bruma o
neblina (ausencia de political clara porque exis-
ten muchas political). Mis alli de la existencia
de una realidad 'niiernini teiri.jl siempre proble-
matica, quizs la plataforma tecnica de las DFA
solicitaria a Paris una plataforma equivalent de
caricter mis politico, bajo la egida del Ministe-
rio de Asuntos Exteriores (que son, hay que re-
cordarlo, representados en los departamentos
de ultramar por el -'lefei:,:i Ella existe timida-
mente. Reforzarla seria algo bueno

Cooperaci6n descentralizada: por una
jornada de sfntesis.
En un pals dividido en i,:equ-ia.i comunidades
citadinas aut6nomas,acostumbradas a prescin-
dir del Estado,incluso sin alcaldes electos,el her-
manar comunas con comunas es de lo mis


8 INFORMED ESPECIAL













oportuno,incluso ein: :ieri .I que esta ,-.I,:ni-
ca ha conocido muchas dificultades.Solamente
cuatro experiencias hasta hoy ( Haute-Savoie-
/Marchand Dessalines; Suresnes/Le Cap; Stras-
bourg/Jacmel y Cavaillon/Cavaillon) han sido
ensayadas con la participaci6n de"Cites Unies'y
la ayuda del Fondo de sosten a las iniciativas de
cooperaci6n descentralizadas (FICOD).Otras ciu-
dades, mis a menudo, en raz6n de su historic
particular, organizan en 2004 a traves de toda
Francia numerosas nI.:niri :.l t,:ii:i artisticas e
culturales: Nantes, Bordeaux, ',dller.-Cotteret...
Un movimiento tal no debe quedarse sin mana-
i.:i B.J,: la egida de la Asociaci6n de Alcaldes de
Francia, con el apoyo tecnico de "Cites Unies','
ONG,s y otras organizaciones interesadas (Vo-
lontaires du Progres-Secretariat Permanent des
Comissions Mixtes), la Ciudad de Nantes, pione-
ra en ese campo,podria organizer un jornada de
confrontaci6n y balance de esas e.-.erie'-r:i:i.
Ella permitiria aportar un seguimiento a esas ac-
ciones,y extender la red de socios,como base de
apoyo tecnico y apertura international.

Un fondo de inversion especial priva-
do para socios.
En raz6n, particularmente, de la proximidad
del gran mercado norteamericano (NAFTA) y
el acceso preferencial del cual se ',r-nfie:i.jr.jn
las empresas instaladas en Haiti, tomando en
cuenta su status de PMA, las posibilidades de
i.:i.j:iin entire el sector privado frances y el
'.jiti.,o no son despreciables.Ademis,las rea-
lizaciones en esos sectors generarin otras ac-
clones conexas de interns comln (como ejem-
plo, mencionemos la iniciativa en curso de TO-
TAL, quien, en la lucha contra la deforestaci6n,
pone en march un proyecto de equipamiento
en cocinas que lur:ionii. con gas, en beneficio
de los micro-restaurantes de la calle). El alcan-


ce de lo que podria llamarse"proyectos asocia-
dos" es vasto: la privatizacidn de aeropuertos
(CCI deToulouse y C.arinnr), l privatizaci6n de
puertos y aeropuertos (Total, Aeroports de Pa-
ris, SOFREAVIA, Air France); la ,ri..vti:a.j:i'lii de
las tele::.ii ni :.ju:i:nrri; (Alcatel/Gentel, Oran-
ge); la privatizacidn de la electricidad (EDF); la
privatizaci6n del agua (GRET). Despues de un
examen r:ofundo de los diversos socios que
ofreceria el sector privado, sin excluir a nadie,
co:rnv'Iien pr'.i'gi%.jr a la Chambre de Commer-
ce Franco-Haitienne que agrupa a empresarios
y banqueros. Esta cimara tiene la voluntad de
trabajar tambien con los departamentos fran-
ceses de America, en el marco de la coopera-
ci6n regional. Es con esos grupos de hombres
de negocio franc6fonos que c: rn.~nriai j -, e-.ii-
nar los proyectos y Je:idii :.u jfa.:ibi.Jll d El pa-
pel de la AFD en Haiti seria el de coordinar el
conjunto. Tomando en cuenta el costo de los
prestamos otorgados a Haiti en el sector priva-
do, parece necesario encontrar una soluci6n
adaptada:la creaci6n de un fondo especial,ca-
paz de otorgar prestamos a largo plazo con ta-
sas de interns razonables,aunque no se pida el
reembolso del capital prestado. Ese fondo reci-
biria una dotacidn initial, de origen piblico y
eventualmente privado, desembolsado a me-
dida que se lancen los ;:ly:ei':t:. ele: :i:on.jad'l:
Esos recursos podrian ser multiplicados gracias
a su colocaci6n en cuentas secuestradas- en
obligaciones (tipo OAT) con plazos de 20 o 30
anos (ver anexo). En consecuencia, parecen
deseables, por un lado la ;ii:t.al.:iirn, en Puerto
Principe, de una agencia de banco francesa -
que hace falta hoy en dia- y, por otro, un even-
tual retorno de las oficinas de la AFD a Puerto
Principe, actualmente ubicadas en Santo Do-
mingo (agencia regional). La participaci6n de
Francia en el desarrollo econ6mico de Haiti ne-


cesita, en efecto, el desbloqueo del cerrojo Ila-
mado rnpiagaJ',:'(11 millones de euros),en-
tendiendose que puede haber un margen de
tiempo entire la decision de principio y su apli-
caci6n efectiva.Solo una ji:i:.i'rin political fran-
cesa podria eliminar ese inconvenient, si la
c,:a:.il l rara del ':,i: tere.jri:I es juzgada sufi-
ciente para un gesto excepcional.

Apoyar Pandiassou.
El program de desarrollo rural Pandiassou
fue puesto en funcionamiento por los"Peque-
fos Hermanos de la Encarnacidn' con costs
de funcionamiento reducidos, propios de una
congregaci6n religiosa. Este program de de-
sarrollo integral, iniciado y conducido por los
mismos campesinos, abarca desde ya diferen-
tes realizaciones, entire las cuales tenemos: la
reforestacidn de suelos y la c jri u,:,ir de la-
gos de colinas, que retienen en los fondos de
las colinas las aguas de la epoca de Iluvias y
permiten una irig',J:ilin permanente,asi como
la piscicultura;cooperativas agricolas,que per-
miten usar en comin medios de producci6n y
de distribucidn; centros de nutricidn que res-
ponden a las necesidades urgentes de los ni-
nos de 0 a 5 afos; escuelas, de las cuales la
mayoria tiene programs de edjuca'.:iri bilin-
gue (frances-creole) y una ensefanza profe-
sional adaptada;y un pequeno hospital prepa-
rado para la zona. El moment parece Ilegado
para proceder al montaje de proyectos simila-
res, sea bajo la forma de financiamientos di-
rectos, sea en asociaci6n con los organismos
franceses especializados en los campos de la
agriculture y de lo rural (C*maras de Agricul-
tura, Credito Agricola, sindicatos profesiona-
les...). Entre esos proyectos, la construcci6n de
30 lagos de colinas en la egiJirn fue objeto de
un e rudi,:,, :.n,:rr id: a la Agencia Francesa de













j.rr,:,ll,:, (AFD),la cual podria asumirlo como
prioridad.El ,re,.upuei:.:I correspondiente seria
de 2,5 millones de euros, bajo forma de duna.-
ci6n, repartida en tres anos (ver anexo).

Revitalizar la meseta central mediante el
uso de la pequeia maquinaria agrfcola.
La region de la meseta cenrtr.jlde la cual la ciu-
dad de Hinche es el cenrro jdir i:.trajti...i, a 100
kil6metros al norte de Puerto Principe, esta
hoy totalmente subequipada. El proyecto de
revitalizaci6n por medio de maquinarias,
puesto en march por nuestro Servicio de
Cooperaci6n de la Embajada, busca favorecer
el desarrollo rural en asociaci6n con las orga-
nizaciones campesinas, al mismo tiempo que
con el Ministerio de Agricultura (representan-
te local). Apoyindose en las capacidades tec-
nicas existentes, el proyecto consiste en poner
a disposicidn de los campesinos equipos agri-
colas mis eficientes y mejor mantenidos.

Se trata, principalmente, de instalar una red de
cinco talleres de n e':.jini:. en cinco lugares dife-
rentes,destinados a la fabricaci6n de molinos de
ca)a, asi como al -narneriinieri;to y reparaci6n
de los equipos agricolas, tales como bulldozers,
tractores, bombas hidrdulicas, etcetera.Tambien
equipos destinados a trabajos de ingenieria ru-
ral (lagos de colinas) y a una pequena rmer:.~ i-
zaci6n de la agriculture, tomando en cuenta la
naturaleza privilegid.j.j de las tierras cultivables.
Estimado en 710,000 euros,es el ejemplo del ti-
po de proyecto que la AFD podria apoyar.

Una nueva carretera de la amistad.
El desarrollo del Plateau Central conduce a re-
comendar la construccidn de la carretera Puer-
to Principe, Hinche, Cabo Haitiano (RN3).El tra-
zado de la carretera .'iie-, i.jrlbiirI los puentes


mis importantes. Falta -hj:aIr el j-irnr.ji: y el
asfaltado. El costo del proyecto deberia ser del
orden de los 100 millones de euros. Un gasto
de esa -ijural.ja fue aprobado por la Uni6n
Europea (45 millones de euros,en el comite del
FED reunido en octubre de 2003) y del BID,
asumiendo cada una de dichas ;n:.tituj:i:nei- ,
una parte del trayecto. Pero el congelamiento
de la ayuda pdblica bloque6 todo avance.Fran-
cia podria distinguirse con una intervenci6n
que permit apoyar este proyecto, con la condi-
cidn expresa de que un find,:, de manteni-
miento carretero sea en lo adelante previsto a
nivel local. Si pareciese,en un plazo razonable,
que el gobierno haitiano no i'.Jue garantizar
un servicio de -Ifteinirnrirt regular,seria sa-
bio entonces prever que los fondos puedan ser
destinados a programs de mantenimiento de
calls y de saneamiento urban, beneficiosos
para la poblaci6n. La carretera '1uen'l Princi-
pe/Hinche/Port de Paix >> podria Ilamarse, co-
mo anteriormente, la"ruta de la amistad,'que
unia Puerto Principe y Jacmel, la"Ruta del Bi-
centenario'Si el desbloqueo de la ayuda multi-
lateral no se efectuara, le corresponderia a
Fra.nci.a proponer un financiamiento bilateral y,
en esas condiciones, la RN3 seria la carretera
"Franco-haitiana' reflejando asf la renovaci6n
de las relaciones entire los dos pauses.

D. Educaci6n/cultura
Reconstruir el Instituto Frances.
Creado en 1945,en el lugar lamado del Bicen-
tenario (de la fundaci6n de Puerto Prrin,:pe), -r
la parte baja de la ciudad y propiedad del Esta-
do frances desde 1949, el Instituto Frances ha
sido siempre ademas que un centro de cursos
(1,500 alumnos por sesi6n), un lugar de confe-
rencias y de espect6culos:simbolo de la cultural
haitiana, asf como un hogar de resistencia his-


t6rica, por el cual han pasado un buen numero
de personalidades del pais. Un procedimiento
para su reconstrucci6n fue promovido en 1997
(la reparacidn del antiguo local costaba muy
cara). El process fue abandonado en 2002, para
beneficiary la construcci6n en la ciudad de tres
instalaciones diferentes, que se estimaban jui-
ciosas, argument que la experiencia, desgra-
ciadamente,no ha confirmado,segln la opinion
de todos (y sobre todo de su responsable).Gas-
tos excesivos de mantenimiento y de jardinerfa
agentss de seguridad las 24 horas del dia en
tres lugares distintos);costos exorbitantes de los
especticulos en un lugar prestado y mal equi-
pado; deficit de proyeccidn; amenazas para el
ii,:hi'.. de documents, etcetera. Las expectati-
vas esperadas con la solucion que se tom6 no
parecen,pues,concluyentes.
Estos elements autorizan,parece,a que se le
de continuidad al proyecto de reconstrucci6n
presentado anteriormente por la instituci6n y
aprobado por la Inspectorfa General a comien-
zos de 2002:regreso a un unico lugar, eventual-
mente ubicado en el antiguo emplazamiento si
las condiciones de seguridad mejoran.El presu-
puesto annual de funcionamiento equivaldria a
los gastos aprobados cada ano (450,000 euros),
aparte de que la venta de los lugares alternati-
vos, sumados a la economfa en los alquileres,
aliviaria los costs de un nuevo proyecto arqui-
tectural simplificado. Este lItimo podria reali-
zarse por etapas o por m6dulos, con el fin de
que se vaya adaptando a la rehabilitaci6n
anunciada de un barrio convertido en dificil,
aunque vecino inmediato de la Embajada de los
Estados Unidos, del Ministerio de Asuntos Ex-
tranjeros y de la Camara de Comercio.
Ademis de su interns prictico,el alcance poli-
tico y simb6lico de una decision de ese tipo,
apuesta optimista sobre el future, debe consi-


10 INFORMED ESPECIAL













derarse.CoGri,-ridiia, en ese caso,asegurar a ese
Institute una vocaci6n regional que serviria,
tambien, para promover la cultural haitiana (ac-
ceso possible a otros r'inr.jn:i.jrieri:riti.)

Completar nuestros manuales escolares.
El Ministro de la Juventud,de la Educacidn Na-
cional y de la Investigaci6n podria solicitar al
Consejo Nacional de Programas (CNP) que se
tome mis en cuenta la coloni:a.j:ifn y la desco-
lonizaci6n, particularmente las cuestiones li-
gadas a latrata de negros, la esclavitud y su li-
beraci6n,en las diversas reescrituras que se es-
tin haciendo de los programs de historic im-
partidos a nivel de los colegios y liceos. Se
aclararia mejor, asi, una fase muy desconocida
de la historic de los Derechos del Hombre y del
Ciudadano. Esta iniciativa podria inscribirse
dentro del marco de seguimiento de la leyTau-
bira y, especialmente, del"Comite para la me-
moria de la esclavitud, presidido por Maryse
Conde y recientemente puesto en funciona-
miento por el Ministro de Ultramar. Ese traba-
jo seria un testimonio sobre nuestra conside-
raci6n por el bicentenario haitiano (que es
tambien el del nacimiento de Victor Schol-
cher),sin que deje de interesar,desde un punto
de vista mis amplio,a los departamentos fran-
ceses de America, de Africa y de la Reuni6n.

Prolongar la asistencia educativa.
El Fondo Social de Solidaridad (DGCID) ali-
menta desde 1998 un plan de apoyo a la edu-
caci6n primaria y bdsica,que debe terminar en
agosto de 2004. Este plan era una prolonga-
ci6n de un primer plan (1995-1998, 8 millo-
nesde francos). Este program de apoyo a la
educaci6n en Haiti I'A[EH tiene por objetivos
principles el dar sostenimiento al centro de
formaci6n de la Escuela Fundamental,a la re-


novaci6n de los programs de frances, de ma-
temitica y de fisica, asi como al texto-marco
de formacidn y programs detallados relatives
a la formaci6n disciplinaria y professional de los
profesores. En esas acciones mas especificas, el
AEH aporta su apoyo a la formaci6n de los
profesores de frances y de matematicas del
ENS, en un program en el que los exitos son
incontestables. En caso de una evaluaci6n po-
sitiva llevada a cabo por experts, se tendria el
beneficio, creemos, de .iegj ur.jr su renovaci6n.
Este plan., llevdd:' en armonia con el program
europeo PARQE y el Ministerio de Educacidn
'J.j:ironal de la Juventud y Deporte en Haiti,asi
como con los principles socios del area edu-
cativa en Haiti, responded a las necesidades
mis urgentes de la ensenanza bisica.

Exposiciones.
* Podria promoverse un riventairio del patri-
monio amerindio (Caribes),con sus nrfluern:i.j
en las sociedades criollas contemporbneas.
Despu6s de su famosa exposici6n de 1994,"EI
arte de las esculturas tainas' Francia no es la
peor situada para una exposicidn trans-antilla-
na de ese genero, de interns antropol6gico, po-
litico y artistico,a la cual con rirituI.j, n primer
lugar,el pais interesado. Esta 'ri'.'- ig.j:i'nr, po-
dria de.-mb,::r,.d,:on la ayuda de M.Andre De-
luech, conservador del patrimonio, bajo la egi-
da de M. Stephane Martin, en una exposici6n
temporal en el Musee du Quai Branly,inmedia-
tamente despues de su inauguraci6n en enero
de 2006 Antes de esa fecha, seria acertado'
que pudiese hacerse en Paris una exposici6n
'n.pir[.jd en lo que se ha hecho en Nantes, con
Yvon Chotard (Alcalde Adjunto de Nantes, en-
cargado de los Asuntos E ti.jnjelio: y de Turis-
mo). Los Anill,:i de la memoria"(1994), inspi-
rado en la historic de la esclavitud, ha atraido


400,000 visitantes. Despues de la evocaci6n del
period de la esclavitud, ella -niir,:rarfa los en-
cuentros de hoy,a traves de los caminos entre-
cruzados de Francia y Haiti,con Bret6n,Malraux
y Cesaire.Jean-Marie Drot podria ser el comisa-
rio. Esas exposiciones podrian viajar (Antillas
francesas, Santo Domingo, etcetera)

Consejo bipartito y Premio Mabille.
Podria ser creado en breve tiempo un Consejo
cultural franco-haitiano, 6rgano consultivo que
se reuniria una vez por afo, ya en Puerto Princi-
pe ya en Paris,compuesto de cinco per;ori:, por
ambas parties. Por h'ai Mi,.hele Montas (viuda
del gran .Ierii:,ji,.j asesinado Jean Dominique);
Jean-Clude Bajeaux (derechos humanos,ex-mi-
nistro de Cultura); Raoul Peck (cineasta); Gary
Victor (literatura),y el padre director del San Luis
Gonzaga (sacerdocio/educacidn).
Por Francia: Jean-Marie Drot (artes pldsticas);
Charles Najman (cineasta) Gerard Borne (edu-
caci6n, director del liceo frances de Jacmel);
Leon Francois Hoffman (literatura),y el director
ex-oficio del 'r.riruj:i frances de Puerto Principe,
el cual serviria de secretario permanent. Fun-
cidn: sefalar, estimular o inventar lo que, en el
area de la culture, pod i. Ser realizado en Francia
por Haiti, en Haiti por Francia, sobre diversos te-
mas:desde la concentraci6n de los archives a la
acogida de aquellos que preparan sus tesis, pa-
sando por exposiciones, emisiones, hermana-
miento de radios, coloquios, etcetera. Ese Con-
sejo podria, en calidad de jurado, otorgar cada
aho a un joven autor, creador o estudiante, un
premio de: 2,n0 ePir,:i;., nriircijado a parties igua-
les por un banco privado frances ( Banque des
Antilles, por ejemplo) y haitiano (Unibak). Ese
seria el premio Pierre Mabille, medico y etn6lo-
g,:, .urre.jli;i..j, .nrigui i delegado de la Francia li-
bre en Fa.jiiy findadir. del Instituto Frances.













Universidad e investigaci6n.
* La liivilijdd de los estudiantes
El"pasaporte movilidad"creado para los j6ve-
nes de ultramar en process de formacidn po-
dria servir de modelo para un pasaporte similar
reservado a los haitianos, en el marco del"Fo-
rum Curl" (Consejo Nacional para el desarrollo
de la movilidad international de los estudian-
t., inijuidJ,:, con el apoyo de los Ministerios de
Educaci6n Nacional y de Asuntos Exteriores).De
esto se desprenderia un aumento del nDmero
de becas actualmente existente, asi como el
marco del"Forum Cur ,qiue .'i.illI:.j el"Protoco-
lo de recibimiento de los cie-rnn:,s: extranjeros
en Francia"y el del Club de los Organismos de
rie..seiig.j:inri Asociados a la Llninii Europea.

*Apoyar la investigaci6n iJri.lr ir.ii.j
Estimular la creaci6n de una escuela doctoral
en Puerto Principe, comin a las universidades
.-Wijiriajrj, aceptadas por la AUF, en asociaci6n
con universidades francesas. El model de for-
maci6n desarrollado por el ENS con el UAG, las
universidades de Lyon, Aix-en Provence y
\'1irtpellier, pi.,dri servir de base.

Ari:hiv :, y bibliotecas
Para la preservaci6n de las colecciones de
los archives nacionales, de la Biblioteca Na-
cional, de Saint Martial y de Saint-Louis de
Gonzague,tendria caricter de urgencia el re-
forzamiento de los programs de codifica-
ciOn. Esta ,,:ii' podria ser apoyada por mi-
siones de 'r:lr nlj:inri para los conservadores e
incluso para el personal tecnico de base gra-
cias al program Caribald-Edist, rama Haiti
(formacidn a distancia de 'iblii.it :.jrio:,.) aso-
ciando el 'rnstitui frances, los Archivos Na-
cionales, la Oficina Caribe de la AUF, la Biblio-
teca Nacional y el Ministerio de Asuntos Ex-


teriores (oficina de la red de mediatecas fran-
cesas en el -etr.jnjero:), en relacidn con la Es-
cuela de Bibliotecarios, Archivistas y Docu-
mentalistas de Dakar. Los Archivos Departa-
mentales de Martinica,en asociaci6n con los
Archivos de Francia, la UAG y el Ministerio de
Asuntos Exteriores, podrian contribuir a la
formaci6n de archivistas haitianos. Seria de-
seable la puesta en march, rin~einie un
acuerdo bilateral, de un sistema de intercam-
bio e:iFprir:o entire los dep6sitos legales de
obras francesas y haitianas. Este intercambio
entire las R'.ibi. ',i, .: ,':i,i.,njl. de los dos pai-
ses ne iiitir.j a las publicaciones haitianas ser
accesibles a los investigadores franceses y vi-
ceversa. Una reimpresi6n de las fuentes raras
el.ji a, a la historic de Haiti, desde la 6poca
colonial hasta nuestros dias,seria Itil.

Deporte.
En America Latina el deported oiii:n. uye na-
clones. Pensemos en Brasil.Y recordemos que
si todos los atletas de la region estuviesen
agrupados bajo una sola bandera, el Caribe
estaria a la cabeza en los Juegos Olilr:pi:,:.
Francia debe much, bajo este angulo igual-
mente, a las Antillas y a Guyana.
Haiti ha jei .rr,:ll.jdi una cultuh del cuerpo
y de la relaci6n. Cuando el futbolista Mano
Sanon, en una Copa Mundial, meti6 un gol a
Dinazoff, el 'nieri.,: arquero del equipo ita-
liano de football de las "jaulas invioladas''
Haiti existi6 durante algunos minutes simb6-
licos y reales. La poblaci6n haitiana permit
un ..lurneii de actividades y de intercambios
Onicos en el Caribe, en Haiti y en la diaspora
(sobre todo en Guy.jr.j) Una political de de-
porte de alto nivel seria tambien un estimulo
para el que se queda en el pais y para la ju-
ventud de la diaspora. Lo inico es que el de-


porte no puede desarrollarse sin un encua-
dramiento y un ;,erori.al calificado (entrena-
dores, arbitros, profesores...) y una actividad
econ6mica local (infraestructura, equipos,
vestimenta...) Un institute frances de de-
porte de alto nivel con vocaci6n regional po-
dria desarrollarse en vinculaci6n con el UFR-
STAPS (ciencia y tecnica de actividad fisica y
deportiva) de Guadalupe, actualmente dirigi-
do por un antiguo entrenador national de
atletismo y con el future UREPS de Guyana,
done viven decenas de miles de haitianos.
Deportistas de alto nivel de las Antillas (M:J:
Perec, L.Thurane, Darcheville, B. Lama,...) po-
drian estar asociados a su promoci6n. Futbol,
.,irle-ri.mn ciclismo -deportes populares en
Haiti, en el Caribe y en Francia- sin olvidar los
deportes escolares, podrian dar lugar a cam-
peonatos regionales y estancias, asi como a
:yud.i a la ii::rnir :i,:iii de los j6venes talen-
tos. Las vueltas cii, r.i de Guadalupe, Marti-
nica, Guyana, movilizan numerosos deportis-
tas del Caribe (Colombia, Mexico, USA....), a
las masas, a periodistas, alrededor de verda-
deros acontecimientos caribefos.Una"Vuelta
de la Isla"(Haitiy Republica Dominicana),con
apoyo de recursos privados, no seria ofrecer
un servicio para la construcci6n de carreteras
y para el encuentro de los dos pauses?


12 GLOBAL







UI


.
















LA CONSTRUCTION DE LA


* GK"' -i












































Por Daniel Pou




; i




































LA GUERRA FRIA
Desde el inicio de la Guerra Fria hasta el desmembra-
miento del bloque socialist, en los paises del Tercer Mun-
do o paises perif6ricos la funci6n fundamental de los ej6r-
citos ha estado inscrita en una 6ptica eminentemente
ideol6gica de justificaci6n y apoyo de los grupos tradicio-
nalmente hegem6nicos dentro de las sociedades en que se
sitian, como actors de equilibrio politico entire los esta-
mentos sociales que detentan de alguna manera el poder.
Las fuerzas militares de nuestros paises fueron articuladas
de manera tal que su fundamento ideol6gico, el combat
al comunismo y a los elements "subversivos", las colo-
caron mas que como salvaguardas de nuestras soberanias,
como vigilantes celosos de los intereses del capital local y
transnacional. Las tareas conferidas a los cuerpos arma-
dos de nuestras naciones fueron asignadas en el rol tra-
dicional de lo que se ha llamado "la obediencia" al poder
civil, personalizado en la figure del Presidente de la Re-
piblica, lo que no es mas que el element fundamental
para mantener la cohesion de las mismas frente a las de-
savenencias que se produce dentro de los grupos tradi-
cionales de poder. Esta "obediencia" permitia que los mi-
litares no cuestionaran la legitimidad de las formas en
que se constituia el poder, asi como tampoco podian de-
terminar las prioridades de los elements en su agenda de
defensea". Esta relaci6n llevaba a la instrumentaci6n de
las fuerzas militares por parte de los grupos tradicionales
de nuestras sociedades (burguesia y oligarquia) y se lo-
graba por diferentes vias: por la econ6mica, a travys del
enriquecimiento ilicito de castas militares que de alguna


manera resultaban ser socios id6neos para negocios con
capitals de dudosa procedencia; y por la ideol6gica, a
trav6s de la "amenaza" de los enemigos que dentro de la
sociedad pretendian destruir el aparato military para ins-
taurar un estado comunista a imagen y semejanza del Es-
tado sovi6tico. Esta tiltima forma de manipulaci6n esti
avalada por las diferentes escuelas de formaci6n military
a las que asisti6 en diferentes parties del mundo (especial-
mente en los Estados Unidos) una parte considerable de
nuestros militares (por ejemplo: la Escuela de Las Ame-
ricas, a la que le debiamos una fuerte influencia en la
formaci6n de nuestra oficialidad).
Claro esti, estas amarras no son excluyentes, ya que
existen otras formas political que quizas por razones de
espacio no abordaremos con suficiente detalle, pero que
constituyen elements a tomar en cuenta a la hora de
abordar este t6pico. No obstante, la diversidad en que
se produce las relaciones de poder en nuestras socieda-
des, y las diferentes formas political que asumen los es-
tados en America Latina, llevan a que en determinados
moments los estamentos militares reflejen las contra-
dicciones que se verifican dentro de las sociedades. Es
important que precisemos el hecho de que si bien los
militares latinoamericanos han presentado formas diver-
sas de manifestar indicios de ideales democraticos y en
muchos casos, como en el nuestro, de ser coparticipes de
movimientos armados en procura de restablecer la de-
mocracia (abril del 1965), 6sta no es la pauta fundamen-
tal seguida por ellos en el period de la Guerra Fria.










LA POST-GUERRA FRIA
Sin una polaridad military real entire las dos grandes po-
tencias que confiera sentido a lo que ha sido todo el ar-
maz6n ideol6gico que sirvi6 de sustento a la existencia de
los numerosos e hipertrofiados ej6rcitos latinoamerica-
nos, es necesario formular los nuevos elements que sir-
van de base para, en un context diferente, encontrar las
nuevas necesidades que estas fuerzas militares han de cu-
brir en las sociedades que se sustentan. El planteamien-
to de los nuevos te6ricos norteamericanos de la defense
reside en la elaboraci6n de una agenda regional para ela-
borar una political de defense erigida, en lo fundamental,
sobre los siguientes puntos:

a) Desastres naturales
b) Cuidado de fronteras y problems migratorios
c) Preservaci6n de recursos naturales
d) Trafico de armas
e) Combate al narcotrafico

Si bien esta propuesta esta constituida por elements
que de alguna manera pueden ser importantes para to-
das las sociedades latinoamericanas, los mismos no jus-
tifican la continuidad en la inversi6n de las hipertrofia-
das y costosas maquinarias b61icas que se han constitui-
do en nuestros paises, muchas veces en detrimento de
areas que como, la educaci6n y la salud, son prioritarias
para el desarrollo. For otro lado, esta agenda propone
elements que subsumen a las fuerzas armadas en roles
ocasionales que en muchos paises ya han desempefiado
en moments de crisis; a saber, los desastres naturales y
la preservaci6n de los recursos naturales.
Pero los puntos mis cruciales de los elements que trazan
los ejes de esta agenda de seguridad resident en la propues-
ta de involucrar a los militares en los problems migrato-
rios y la lucha contra el narcotrafico. De todos es sabido
que los problems migratorios convergen y son consecuen-
cia de situaciones sociales muy bien determinadas (guerras,
pobreza, falta de fuentes de trabajo, etcetera). Conferirles a
los militares el control migratorio es deformar un problema
eminentemente civil, que debe ser atendido por cuerpos es-
pecializados; es trastocar el espacio civil del control social
para solventar la ineficacia de los organismos pilblicos tra-
dicionales, con respuestas carentes de sentido y posible-
mente excesivas en sus consecuencias. Ya en nuestro pais
hemos tenido la dramatica experiencia de lo que supone
militarizar esta instancia, que en los paises mis desarrolla-
dos, como los de Europa Occidental, y en los mismos Esta-
dos Unidos se encuentra en manos de cuerpos policiales es-
pecializados controlados por funcionarios civiles del poder
judicial, asi como por representantes de la sociedad civil.


En este punto queremos hacer un sefalamiento que nos pa-
rece pertinente. En nuestro pais, al igual que en muchos de
America Latina, no ha calado, en la dimension necesaria, el
concept de que la goberabilidad democritica no esta re-
ferida lnica y exclusivamente a la legitimidad que supone
la elecci6n democratic, mas bien, la gobemabilidad enten-
dida como ejercicio democritico es posibilidad de control y
evaluaci6n por la sociedad de los organismos del Estado y
de los actors involucrados en ellos; es transparencia en sus
acciones y apego institutional. Es por este motive por el
que siempre objetaremos cualquier intent de transferir a la
esfera de lo military cualquier espacio de lo civil, ya sea pi-
blico o privado, mdxime cuando se trata de situaciones que
impliquen administrar coerci6n, violencia sobre civiles y
manejo de recursos piiblicos, dado el caracter cerrado de
cara a la sociedad y a poderes del Estado como el judicial
y el legislative, con que hasta ahora se han manejado las
instituciones militares. Con respect a la agenda propuesta
desde el Departamento de Estado de los Estados Unidos, en-
contramos que desde ya existe una pol6mica en el ambito
continental, sobre la cuesti6n de si los militares deben estar
involucrados o no de manera direct en la lucha contra el
narcotrafico. Algunos experts opinan que result preocu-
pante que en naciones cuyas cilpulas castrenses hasta ha-
ce poco tiempo tuvieron un caracter hermetico, fuera de
toda posibilidad de control y supervision por parte del po-
der civil, los militares se involucren de forma direct con
los grandes carteles del narcotrifico en aras de un comba-
te en su propio terreno. Esta aseveraci6n tiene varias ver-
tientes a tomar en cuenta, una de ella la que se refiere a
los inmensos recursos econ6micos de que disponen las
grandes organizaciones de la droga, que podrian enturbiar
las filas del mundo castrense y poner en peligro elements
de la soberania national que son de alta prioridad para la
estabilidad democratic. No obstante, quienes sostienen
esta objeci6n no descartan el apoyo logistico que los mi-
litares deben brindar a las fuerzas especializadas y a los
funcionarios que si estin involucrados directamente en la
lucha contra el narcotrafico, pero cuya actividad esta
transparentada frente a mecanismos de control civil, tanto
del Estado como de la sociedad. La adopci6n de esta agen-
da de manera no critical por parte de nuestros gobiemos,
llevaria al error de renunciar a la posibilidad de que los mi-
litares de nuestra region desarrollen junto con los ciuda-
danos, la construcci6n de un sistema de defense y seguri-
dad en que la poblaci6n desempefie un papel active, iden-
tificando de acuerdo a sus percepciones, las prioridades a
cubrir en el nuevo sistema de defense y seguridad y asu-
ma la cuota que le corresponde como parte integral del en-
tramado social comprometido con el desarrollo del pais.












LA REGIONALIZACION DE LA AGENDA
El Caribe es una zona de delimitaci6n econ6mica y geo-
politica que desde inicios del siglo XX ha sido de espe-
cial interns para los Estados Unidos, por lo que no es de
extrafiar que en las prioridades de esta nueva etapa de
political militares, nuestra region sea el centro de una
propuesta que si bien tiene alcance continental, pone de
relieve lo que podria ser la contenci6n de un movimien-
to que afecta sus intereses en un flujo Sur-Norte. La pro-
puesta norteamericana de una political de aguas territo-
riales abiertas (shiprider solution) con la finalidad de que
sus embarcaciones militares puedan operar libremente en
nuestros mares, efectuando misiones consideradas de in-
teres para su defense, es un claro sintoma de lo que afir-
mamos en el inicio de este punto. Si bien es cierto que
coexisten elements comunes a todas las sociedades que
componemos la cuenca del Caribe, no debemos pasar por
alto que no todas nuestras islas se encuentran expuestas
en el mismo grado o media a las mismas amenazas y si-
tuaciones de conflict y que por ende los elements co-
munes de nuestras agendas de defense deben ser defini-
dos por nuestros gobiemos y sociedades por acuerdos
mutuos entire nuestros estados y siempre en funci6n de la
preservaci6n de nuestro Derecho a la autodeterminaci6n.

PREMISES
Las cifras aportadas por organismos econ6micos inter-
nacionales dan cuenta de que en los aiios 80 en el mun-
do se gastaron unos 950,000 millones de d6lares al afio
para cubrir gastos de defense y seguridad, a lo cual se su-
ma la astron6mica cifra de 28 millones de efectivos mili-
tares y policiales activos involucrados en los mismos que-
haceres. Estas cantidades nos dicen que estas erogaciones
sobrepasan en much el PBI de toda America Latina y tri-
plican al de todo el continent africano. Sin embargo, es-
te enorme gasto no hizo al mundo mas seguro en esta d&-
cada y much menos, pudo evitar todos los conflicts
suscitados en las diferentes regions. Para tener una idea
mis fresca, la CEPAL nos dice que en 1998 America La-
tina dedic6 a su gasto military unos 45,000 millones de d6-
lares. Esto equivale a 1,10 d6lares en salud por cada d6lar
gastado en defense y 0,90 d6lar en educaci6n. Estas ilti-
mas cifras Haman la atenci6n si tomamos en cuenta que
para 1998 ya habian culminado los principles conflicts
belicos que afectaban a Centroamerica y que la Guerra Fria
habia sido superada. Hoy, con las nuevas perspectives que
asoman para los militares latinoamericanos, queda por
sentado que nuestras fuerzas armadas tienen que former
parte de la nueva estrategia del desarrollo de bienestar so-


cial y para ello se impone que sus dimensions se adecuen
a la posibilidad econ6mica de cada naci6n, siendo cada
uno de sus miembros beneficiario de la posibilidad que
brinda este bienestar a cada ciudadano. Consideramos que
para disefiar una political de defense c6nsona con el inte-
r6s national, es necesario no tan s6lo partir de las consi-
deraciones econ6micas y las nuevas perspectives de desa-
rrollo que plantea el nuevo orden intemacional, sino asu-
mir consideraciones de tipo politico, fundamentadas en la
gobemabilidad, la supremacia de lo civil y por ende del
concept de ciudadano y la transparencia en los process
institucionales. A nuestra consideraci6n, una nueva agen-
da de defense y seguridad tiene que tomar en cuenta los
elements siguientes: 1. La eliminaci6n del hermetismo de
la defense y la seguridad frente a la sociedad; esto se lo-
gra mediante la creaci6n de instancias transparentes que
impidan que los organismos responsables de planificar y
ejecutar las political de defense y la seguridad sean se-
cuestrados por una elite, ya sea civil o military, en aras de
la obtenci6n de privilegios de poder. 2. La reconversion
de nuestras fuerzas militares en organismos preventivos
y disuasivos, con alta capacidad de negociaci6n en aras
de la prevenci6n de conflicts. 3. La realizaci6n de inver-
siones en el area de defense con un alto sentido de efi-
ciencia y tomando en cuenta las prioridades de desarro-
11o de la naci6n, en funci6n de las posibilidades tecnol6-
gicas con que cuenta cada pais. No podemos dotar a
nuestras fuerzas de defense y seguridad con equipos cu-
ya tecnologia no est6 al alcance de las naciones mis ac-
cesibles en moments de posibles confrontaciones cuya
vida ditil sea efimera. 4. La political de defense tiene que
jerarquizar su agenda en funci6n, sobre todo, de ejes pro-
gramaticos posibles de cumplir de acuerdo a los recursos
con que cuenta la sociedad. 5. La political de defense de-
be girar en torno a un cuerpo military professional, forma-
do por personas bien retribuidas y promovidas en fun-
ci6n de un escalaf6n que asegure un tratamiento just a
los individuos a la hora de ser evaluados y cuyo compor-
tamiento ante la sociedad dignifique la carrera military.

Daniel Pou es licenciado en Ciencias Politicas, con studios especializa-
dos en universidades espanolas. Desde 1998 es professor investigator de
la Facultad i.iri i:n.li:.iin l de Ciencias Sociales (FLACSO),donde coor-
dina temporalmente el Programa Procivil. Es miembro del Instituto para
el Estudio de la Seguridad y Defensa de Funglode y professor del Instituto
de Altos Estudios para la Defensa y la Seguridad; del Instituto Militar de
Estudios Superiores Juan Pablo Duarte de las FE AA. (IMES), y del
nrijiir Policial de Estudios Superiores (IPES).
















































Pr






























4p,,

















...........





....... .....





























EL ROL DEL INTELLECTUAL FRENTE AL PODER ES UN TE-

MA QUE SIEMPRE REGRESA A LAS MESAS DE TRABAJO DE

ESCRITORES, FILOSOFOS Y EXPERTS EN CIENCIAS SO-

CIALES, SOBRE TODO CUANDO URGE ACLARAR VAIVE-

NES Y APOSTASIAS, Y, CUANDO AL EXAMINER LOS VERI-

CUETOS DE LA MOVILIDAD SOCIAL Y CULTURAL EN

CUALQUIER SOCIEDAD, ADVERTIMOS LA NECESIDAD DE

ORIGINARALGUN TIPO DE REFLEXION SOBRE EL TEMA.


Quiza sea el italiano Norberto Bobbio uno de los in-
telectuales que mayor interns ha puesto sobre este te-
ma, ciertamente espinoso, urticante y muchas veces
muy dificil de aclarar del todo. El mas important so-
ci6logo norteamericano de todos los tiempos, Wright
Mills, definia a los intelectuales como aquellos "que se
ocupan de ideas, de reminiscencias del pasado, de defi-
niciones del present y de imagenes de posibles futu-
ros". Mills entendia que los intelectuales "por su mismo
trabajo de pensar en dimensions hist6ricas pueden a
veces ver mas alli del comun de la gente". En esta di-
mensi6n, estamos obligados a establecer cinco funda-
mentales premises: quienes son y qu6 hacen los intelec-
tuales; evaluar las diferentes interpretaciones sobre la
funci6n political de los intelectuales; cuil es el tipo de
actividad political que deben desarrollar los hombres de


cultural; cuiles son los instruments de acci6n political
que tienen que ver con la cultural; y cuales son, dentro
de este ultimo context, las razones que distinguen la
funci6n political de los intelectuales de la acci6n politi-
ca de los politicos. El examen de estas premises nos lle-
vard necesariamente al conocimiento exhaustive de la
relaci6n entire political y cultural. Digamos de entrada
que el intellectual no puede ser enmarcado al margen de
su propia naturaleza como hombre y como ente social,
en consecuencia, como cree Bobbio, no puede ser nun-
ca entendido y explicado como una figure metahist6ri-
ca, sino como un ser que nace, se desarrolla y se trans-
forma en un determinado context hist6rico. De aqui
que no podamos ofrecer una respuesta imperative, de
caricter absolute, sobre los intelectuales. Lo importan-
te, lo clave, es discutir sobre que intellectual sirve en re-






















































laci6n con que political. De este modo nos encontramos
de frente con la celebre antinomia weberiana: la etica
de la convicci6n y la 6tica de la responsabilidad. Y nos
coloca frente a los criterios tipol6gicos sobre los dife-
rentes poderes: el econ6mico, el ideol6gico y el politi-
co, es decir, el poder que deriva de la riqueza, del saber
y de la fuerza, tipologia que como explica Laura Baca
Olamendi, debe considerarse como un element cons-
tante en las teorias sociales contemporineas y, por tan-
to, nos permit tener present que a diferencia del po-
der econ6mico y del poder politico, el poder ideol6gico
tiene una importancia social por el hecho de que ha si-
do ejercido por los mas diversos sujetos: por los sacer-
dotes en las sociedades tradicionales, por los literatos,
los cientificos, los tecnicos y por los llamados 'intelec-
tuales' en las modernas sociedades secularizadas.


EL INTELLECTUAL Y SU TIEMPO
Los intelectuales son expresi6n de la sociedad en la
cual viven y, en este sentido, es possible verificar un vin-
culo estrecho entire el intellectual y su tiempo. La rela-
ci6n pues, entire political y cultural, obliga a identificar
diversas figures del intellectual, cada una de las cuales
reflejard una especifica relaci6n con el poder politico.
Norberto Bobbio divide a los intelectuales en cuatro
grupos: el intellectual puro o apolitico, el intellectual
educador, el intellectual revolucionario, y el fil6sofo mi-
litante. El intellectual puro tiene como norte el no-com-
promiso, o sea, adopta una actitud de rechazo absolute
en su relaci6n con el poder, proclamando un desinteres
total por participar en la political. Los mas importantes
representantes de este grupo son Julien Benda y Romain




















CUANDO NOS VAMOS AL OTRO LADO DE LA esencialmente provoca-
dores del disenso. Como
ESFERA, ENCONTRAREMOS QUE HISTORICAMENTE podemosver,elcuadran-

EL PODER ESTABLECIDO SIEMPRE HA SENTIDO te tipol6gico del intelec-
tual nos ofrece una pers-
TEMOR DE LOS INTELECTUALES, A PESAR DE QUE pectiva definitoria bas-
tante compleja, pues los
TODAS LAS SOCIEDADES Y SISTEMAS NECESITAN DE hombres de ideas, los

LA CRITICAL Y DEL ANALYSIS DE ELLOS hombres de pensamien-
to, los hombres de cultu-


Rolland, pero tambien se insertan en el mismo Benedet-
to Croce y Max Weber. Recordemos el famoso libro de
Benda, "La traici6n de los clerigos", donde condena a
los intelectuales fascinados por la political. Como ejem-
plos de intelectuales educadores podemos citar al ale-
mAn Karl Mannheim y al espafiol Jos6 Ortega y Gasset.
El primero inaugur6, hacia 1929, la reflexi6n sobre la
sociologia del conocimiento, donde consideraba que la
funci6n political de los intelectuales era a su vez te6ri-
ca y prActica. Ortega funda la concepci6n que distingue
entire las elites intelectuales, a las cuales corresponde la
direcci6n de la sociedad, y las masas, cuyo destino es
hacerse conducir por lo que el denominaba "una mino-
ria de espiritus visionaries". El intellectual revoluciona-
rio por excelencia es Antonio Gramsci, que es su te6rico
mis relevant y que privilegia la figure del intellectual
participate en el poder politico, estableciendo una iden-
tificaci6n absolute entire cultural y political. Esta corriente
tiene como caracteristica bAsica el compromise total del
intellectual con la political. Gramsci crea el concept del
intellectual comprometido, que tuvo tanta vigencia duran-
te los afios de la Guerra Fria y que ha caido en desuso en
los iltimos tiempos. Como ejemplo de fil6sofo militant
debemos hablar del italiano Carlo Cattaneo. Este tipo de
intellectual se caracteriza por considerar oportuna y licita
su participaci6n political en cuanto hombre de cultural, pe-
ro que consider, a diferencia de los demas, que tal ejerci-
cio politico es diferente del que llevan a cabo los politicos.
Son antagonistas naturales del poder, partiendo de la tesis
de que existe una separaci6n entire teoria y prActica. Bob-
bio los califica de ser intelectuales que quieren ser prota-
gonistas y construir una historic diferente, persuasores,


ra, construyen un universe de haberes disimiles que ape-
nas nos permiten situar pareceres y distinguir razona-
mientos dentro de una amalgama difusa y contradictoria.
Ahora bien, cuando nos vamos al otro lado de la esfera,
encontraremos que hist6ricamente el poder establecido
siempre ha sentido temor de los intelectuales a pesar de
que todas las sociedades y sistemas necesitan de la criti-
ca y del analisis de ellos. Empero, hay que tomar en
cuenta un aspect concrete de esta realidad. Cuando el
poder esta legitimado, cuando se parte de un poder na-
cido del consenso y la decision mayoritaria de la socie-
dad, ese poder se constitute necesariamente en la posi-
bilidad que tienen hombres y mujeres en un context
hist6rico-social de decidir en que tipo de sociedad quie-
ren vivir, bajo que aparato politico, bajo que organiza-
ci6n econ6mica han de desarrollar sus potencialidades.
El poder en si no es bueno ni malo, como afirma Gabriel Ca-
reaga. S61o adquiere sentido por la decision de quien lo uti-
liza. Ni siquiera es por si mismo, constructive o destructive,
tan s61o ofrece todas estas posibilidades, al estar regido esen-
cialmente por la libertad. Podemos interpreter pues que el
poder puede ser, en determinadas circunstancias y me-
diante condiciones y estrategias que no vulneren las esen-
cialidades del quehacer intellectual, una forma de moldear
la realidad para rescatar la identidad propia y colectiva y
conducir, en libertad, un process de mejoramiento de las
instancias sociales y political.

En este sentido, el intellectual puede perfectamente
abrirse al diAlogo con el poder como forma de reconquis-
tar espacios perdidos y reorientar la conduct public, el
hecho social, la mira 6tica de los valores que entran en


56 GLOBAL























II

I
__
_

"'
...~rrt:
'

~'.L'~
'


a.

V'


F,


5,: '
kA,


~:f-
i r.:.
;,.:-F:I~);.~r--

: .


.'1.


a- In ^. TV


.


:.r : IT


rZ~Cd




















EL INTELLECTUAL PUEDE PERFECTAMENTE ABRIRSE do de compromise, o de
acuerdo con las reflexio-
AL DIALOGO CON EL PODER COMO FORMA DE nes orteguianas,pasarde

RECONQC UISTAR ESPACIOS PERDIDOS Y REORIEN- la teoria a la prActica,
utilizando la imagina-
TAR LA CONDUCT PUBLIC, EL HECHO SOCIAL, LA ci6n para racionalizar el
uso del poder y modificar
MIRA ETICA DE LOS VALORES QUE ENTRAN EN las instituciones sociales.

JUEGO EN LA ESFERA DEL PODER POLITICO En los peores afios del
estalinismo, la voz y la
juego en la esfera del poder politico. Naturalmente, ha letra de Solzenitzin salva la entonces endeble intelectuali-
de tenerse present que hay ciertas condiciones que dad rusa del colapso, denunciando en sus obras la '16gica
resultan inherentes al ser intellectual y que no debe- de la arbitrariedad'. En plena ortodoxia en la Checoslova-
rian ser modificadas en el process de dialogo, interac- quia de finales de los 60, se levanta la voz del poeta co-
ci6n o inserci6n del intellectual con las estructuras de munista Nazim Hikmet sentenciando en el Congreso de la
poder. Afirma Walter Mauro que "ni siquiera los aten- Uni6n de Escritores que "el escritor puede y debe decir al
tados contra la propia dignidad humana llegan a con- politico algo que ani no ha nacido, algo que ha legado a
vertir a los escritores en adults y circunspectos, sobre intuir y a cosechar en el transcurso del tiempo, y que por
todo a los poetas; existe en 6stos cierta condici6n de tanto, su tarea no debe limitarse a ilustrar tesis ya conoci-
car*cter virginal que les deja completamente indefen- das". Cierto es que poetas de la talla del norteamericano Ez-
sos frente al potential de prevaricaci6n del poder...Es ra Pound se colocan abiertamente al lado del fascismo du-
la literature, la fantasia po6tica, el rescate de la ima- rante la Segunda Guerra Mundial, pero al frente se encuen-
ginaci6n. El 'precio de la palabra' se yergue en defen- tran voces de una intelectualidad que emprende el vuelo de
sa de la propia precariedad political' como alternati- la esperanza contra los totalitarismos de todo tipo: Carlo
va de la honradez frente al engaflo, como antidote de Levi, Neruda, Alberti, lia Ehrenburg, James Baldwin, Al-
la propia recuperaci6n ante el universe disoluto". berto Moravia, Eugenio Montale. (Neruda err6 el tiro cuan-
do compuso su famosa 'Oda a Stalin', pero sin dudas fue un
Los intelectuales ciertamente, y debemos dejar clara abanderado de la represi6n totalitarista). Desde luego, los
constancia de ello, pueden contribuir a enrarecer las mi- intelectuales yerran a causa de imperatives hist6ricos. En
ras intelectivas de un process politico al manejarse con una Europa sacudida por el nazismo, los intelectuales bus-
torpeza o con acomodamiento a circunstancias especifi- can refugio en lo que consideraban el universe liberador del
cas. Pero, frente a esa enajenada forma de desprendi- marxismo, para encontrarse entonces con la dura represi6n
miento del rol intellectual, desde su 6ptica orientadora, se estalinista, que abri6 heridas casi incurables. Cuando los es-
levanta otra ola de intelectuales que ennoblecen, a veces critores sufren el sobresalto de conciencia que provoca el
hasta con el sacrificio, esta honradora y edificante tarea. torpor ideol6gico, y el artist ve frenada su creatividad,
Las situaciones hist6ricas nunca son estaticas, y por eso amenazada su libertad creadora, invadida su intimidad, se
cuando a causa de una desorientaci6n o acomodamien- abre esa intelectualidad frenada en las voces de Paul Eluard,
to intellectual se produce el desgaste de las instituciones Arag6n, Alberti, Neruda, Quasimodo. Los intelectuales do-
y la conciencia humana sufre un severe deterioro, se ha- minicanos, hartos de las luchas montoneras y de la inf6rtil
ce urgente una transformaci6n en los individuos que realidad de sus dias, se acogen a las proclamas del Briga-
ejercen como escritores, pensadores, poetas o fil6sofos, dier y rubrican su cruenta dictadura. Algunos los hacen de

para, a tono con el espiritu gramsciano, inyectar un senti- principio a fin, otros van alejandose en el process; alguno


58 GLOBAL




















mas, como Pefia Batlle, se ve obligado a abandonar su pos-
tura oposicionista para plegarse a la nueva realidad. Pero,
al frente esta la intelectualidad inc6lume de Am6rico Lugo
que pasa a la historic como ejemplo de dignidad y decoro.

EUROPA: UN MOMENT CRITICO
Consideremos brevemente la situaci6n de los intelec-
tuales en Europa, que atraviesa hoy por un moment
critic. No es la primera vez que esta situaci6n ocurre.
A lo largo de la historic europea ha habido periods
en que las crisis del pensamiento politico ha acarrea-
do dificultades en el comportamiento general. Las per-
secuciones antisemiticas de la Edad Media, debidas a
causes diversas, coincidieron tambien con perturba-
ciones en el pensamiento europeo acerca de la relaci6n
entire el poder eclesiistico y secular, entire la Ciudad de
Dios y la Ciudad del Hombre. La emancipaci6n de los
judios en los siglos XVIII y XIX, coincidi6 con el vi-
raje del absolutismo a las teorias del republicanismo y
la democracia. Hoy en dia, los europeos atraviesan por
lo que algunos intelectuales llaman un periodo de es-
tribo': superada la Guerra Fria se inicia -segin las
afirmaciones de algunos- una nueva edad de las tinie-
blas. La Guerra Fria dio lugar a la omnipresencia de
las ideologias y las pasiones political, y la relative au-
sencia de un pensamiento politico serio, entendido como
la reflexi6n disciplinada e imparcial acerca de una expe-
riencia claramente political. ZQue fue lo que sobrevivi6 a
esa "decadencia" intellectual? Nombres especificos:
Isaiah Berlin, en Inglaterra; Raymond Aron, en Francia;
y, Norberto Bobbio (llamado el "Papa del pensamiento
democritico liberal" por Francisco Umbral), en Italia. Y
tal vez, algunos mas. Estos intelectuales asumieron una
actitud reflexiva independiente y alejada de pasiones po-
liticas o ideol6gicas y, aunque debido al entonces irresis-
tible atractivo del marxismo y el estructuralismo con to-
das sus variantes, la irreverencia de estos pensadores en el
debate intellectual se vio muy limitada, al final, pasada la
contienda ideol6gica, fueron los inicos que sobrevivie-
ron. El alejamiento intellectual que se produce hoy en
Europa, respect de la reflexi6n political, parece un re-
flujo de lo ocurrido durante la Guerra Fria. Los intelec-


tuales europeos occidentales de hoy dejaron morir muy
ripida y silenciosamente la debatida propuesta del Es-
tado-Naci6n. La Uni6n Europea todavia es vista con re-
celo por importantes sectors intelectuales.

El foco de la reflexi6n intellectual sobre la political eu-
ropea es hoy, pues, muy ambiguo. Refiero la sentencia
de un intellectual 'maldito', poco conocido entire noso-
tros, Joseph de Maistre, quien afirma lo siguiente: "To-
davia no he conocido a un intellectual europeo: conoz-
co intelectuales franceses, italianos, alemanes; hasta he
escuchado rumors de que existen intelectuales ingle-
ses, pero intelectuales europeos, no existen". De mane-
ra que, a pesar de que los intelectuales actian desde sus
capillas nacionales y adoptan posturas tipicamente na-
cionalistas, la idea del Estado-Naci6n como forma con-
creta de vida political, no constitute un tema important
para los pensadores de Europa Occidental hoy dia. Ellos
han dejado de pensar en serio sobre la funci6n political
del Estado-Naci6n, pero tambien hace rato que abando-
naron la posibilidad de responder a la premisa renaniana
sobre que es una naci6n. Tal vez, la debacle de los Balca-
nes a fines de los 90 y la respuesta penosamente lenta de
Europa Occidental a las amenazas de desplome y hasta de
genocidio politico en la zona, han tenido que ver con esta
pardlisis intellectual. Hemos querido mostrar muy breve-
mente este scenario de la intelectualidad europea para
que comprobemos c6mo funciona el aparato de las ideas
en esa parte important del mundo contemporineo.

NUEVOS COMPROMISES
Decia James Baldwin que "la tarea de un escritor esta
implicada en el problema de la conciencia del pueblo. El
pueblo lo engendra: 61 proviene del pueblo, el pueblo
puede incluso no reconocerle, pero tiene necesidad de
el". Los tiempos actuales exigen nuevos compromises y
nuevas revisiones del rol del intellectual frente al poder.
Hay que vertebrar un sistema de acopio intelectivo que
una la realidad con el discurso de deseo, que construya
el plasma de la fantasia y el hecho social, esa zona don-
de el arte se confunde con la vida y se hace la vida mis-
ma. Cree Witold Gombrowicz que la poesia hoy "exige






















la ingenuidad del nifio, pero tambien la astucia y la lis-
teza de quien debe conocer los limits de la vida y de la
historic, o sea que lo mis important es ser hombre antes
que poeta". Sin embargo, como afirma Jean Paul Sartre,
hay que evaluar hasta que punto la literature puede sal-
var la distancia que la separa de la vida. Esto quiere de-
cir que para cambiar la vida del hombre es necesaria
una reelaboraci6n, una reestructuraci6n de la sociedad
que fatalmente deja a la literature en segundo piano. Y
entonces es tarea del escritor tratar de reducir la distan-
cia que le aleja de la vida. La political es una realidad
concrete, contraria a la realidad de la imaginaci6n.

El escritor debe plantearse, desde su mira critical, c6-
mo insertarse en los tiempos actuales en los intersti-
cios del poder para producer en ese terreno las modi-
ficaciones esenciales a la realidad que lacera la vida,
los haberes y las esperanzas de las mayorias. El rol del
intellectual es sin dudas de elite, pero su misi6n es de
masas, es orientadora, edificadora y, debe ser, .por
qu6 no?, constructive, que aporte concretamente. Un
buen intellectual y un buen politico comparten objeti-
vos comunes; el principal, la autorreflexi6n de la so-
ciedad sobre si misma. Cuanto mayor sea la densidad
de la comunicaci6n y de la reflexi6n en una sociedad,
tanto mayor sera su capacidad de autodeterminaci6n
colectiva. Yerran los intelectuales cuando abrazan, en
pos de intereses personales, el discurso de la codicia
political. Cuando el intellectual se suma a derroteros
que niegan el progress social o retrasan la mejoria
institutional, o buscan justificar desvarios partidarios
o de liderazgos politicos, colocando su letra al servi-
cio de estrategias falsificadas, refiidas con la 6tica, no
s6lo niega su condici6n sino que deshace su propio
discurso intelectivo o literario. El intellectual, en cual-
quier 6poca, esta obligado a decir la verdad ante el
autoritarismo, la exclusion o la intolerancia, sea esta
political o ideol6gica. Julia Kristeva tal vez haya pasa-
do de moda, pero en uno de sus libros afirma una ver-
dad tan contundente como la siguiente: "La cultural en
tanto rebeli6n critical, nacida en la Grecia antigua y
desarrollada hasta los afios 60, ha desaparecido. Los


intelectuales debemos volver a crear una cultural de la
rebeli6n. Hemos de conservar la realidad psiquica, cul-
tivando la memorial y la subjetividad...Si no deseamos
convertirnos todos en robots o ser reducidos a una tec-
nica de zapping, tenemos que guardar esa memorial,
leerla, interpretarla, analizarla a la luz de nuestras ex-
periencias presents, dandoles continuidad a trav6s de
la creaci6n". "Toda vez -decia el ya citado Wright Mills-
que se present a los intelectuales la oportunidad de ha-
blar y no lo hacen, engruesan a las fuerzas que adies-
tran a los hombres para no pensar, imaginar ni sentir en
forma moral y politicamente adecuada". En este pensa-
miento se condensa probablemente el aspect crucial de
la relaci6n del intellectual con el poder, que no debe ser
otra que la defense de la verdad y la orientaci6n firme
sobre la realidad concrete.


1. Norberto Bobbio:
-Diilogo en tomo a la repiblica", Tusquets, Barcelona, 2002,
-lgualdad y libertad, Paid6s, Barcelona, 1993,
-Teoria general de la political, Editorial Trotta, 2003,
-Autobiografia, Taurus, Madrid, 1998,
-Crisis de la democracia, Ariel, Barcelona, 1985,
-Derecha e izquierda, Taurus, Madrid, 1995
2. Gabriel Careaga: Los intelectuales y el poder,
Sep/Setentas, Mexico, 1972,
3. Walter Mauro/ Elena Clementelli: Los escritores frente al Poder,
Biblioteca Universal Caralt, Barcelona, 1975,
4. Laura Baca Olamendi: Bobbio, los intelectuales y el poder,
Editorial Oc6ano, Mexico, 1998,
5. Laura Baca Olamendi/Isidro H. Cisneros:
Los intelectuales y los dilemas politicos en el Siglo XX, Tomo 1,
FLACSO/Triana Editores, 1997.
6. Revista Letras Libres, No. 52, Mexico. Texto expuesto en el Co-
loquio sobre "Los intelectuales y el poder", celebrado con los aus-
picios de la Universidad APEC.


Jos Rafael Lantigua es poeta,ensayista,critico literario,periodista y pub-
licista. Dirigi6 por 20 aros el suplemento literario Biblioteca, primero en El
Nuevo Diario, luego en Ultima Hora y,finalmente,en Listin Diario.Fue presi-
dente de la Comisi6n Permanente de la Feria del Libro (1997-2000) en cuyo
perfodo fund y dirigi6 la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo. Ha
publicado numerosos libros, los dos Iltimos una reedicidn de Semblanzas
del corazon, memories y nostalgias y el poemario Los jibilos intimos.


60 GLOBAL

















dla


2


4--"


4k












*paio S .chz-CI*c












el terrorism h vul o a a apaa la ateci' de pofio y gana *















a5 aoo gga gggse e ineee ocid-al




un~~~ag im at axrodiai en la5ltc nenco









.4Y


~~ ,i


A


*


r d
r


lpr


1,













Desde los atentados del 11 de septiembre (11-
S) de 2001, el terrorism ha vuelto a acaparar
la atenci6n de politicos y analistas, esta vez a
escala planetaria. A diferencia de muchas otras
manifestaciones de terrorism geogrificamente
localizado, parece que nos enfrentamos a una
amenaza global que afecta a todos los paises e
intereses occidentales. Los ataques del 11-S y
ahora los del 11-M han tenido un impact ex-
traordinario en la political international y pare-
ce que el terrorism va a ser uno de los asuntos
clave durante los pr6ximos afios. De ahi que sea
imprescindible una comprensi6n lo mas riguro-
sa possible del fen6meno al que nos enfrenta-
mos, pues s61o desde un conocimiento detalla-
do de sus motivaciones y estrategias consegui-
remos evitar su reproducci6n en el future. Las
primeras reacciones de Estados Unidos al 11-S
no son nada esperanzadoras: ni la intervenci6n
en Afganistin ni la invasion de Irak parece que
sean las medidas mas adecuadas para combatir
el terrorism apocaliptico de organizaciones co-
mo Al-Qaeda. En estas piginas trato de delimi-
tar el concept de terrorism, examine sus dis-
tintas manifestaciones, y sitio dentro de ese
marco el nuevo terrorism international. Como
se vera a continuaci6n, el terrorism actual de
Al-Qaeda guard un parecido innegable y sor-
prendente con el terrorism anarquista que aso-
16 muchos paises de Europa a finales del siglo
XIX y comienzos del XX.

1. ZQUE ES EL TERRORISM?
El terrorism es una forma de violencia political cla-
ramente distinta de la guerra (al menos de la guerra
en sus formas tradicionales) y relativamente parecida
a la guerrilla. Podria decirse que la guerrilla es una
forma mixta que combine elements de guerra y te-
rrorismo iC6mo pueden caracterizarse mejor estos
terminos? A fin de responder a una pregunta tan vas-
ta, quizis result itil recurrir a la distinci6n hoy ya
clisica que Thomas Schelling propuso en su libro
Arms and Influence (1966) entire la fuerza military y el
poder de dafar al enemigo. La fuerza military sirve pa-
ra debilitar al rival, es decir, para aduefiarse de sus ar-
mas o su territorio. En el modelo clasico de guerra, el
vencedor es quien consigue desarmar al enemigo me-


diante la fuerza military. El poder de dafar es mas su-
til, pues no aspira a neutralizar o destruir a la otra
parte, sino que pretend mas bien crear una situaci6n
insoportable en la que el rival no tenga mAs remedio
que ceder a las exigencias de quien produce el dafio.
Las guerras modernas, frente a las guerras mundiales
de la primera mitad del siglo XX, incorporan como un
element esencial el poder de dafiar.

Este poder sirve sobre todo como arma negociado-
ra. La parte que mayor poder de hacer dafio mues-
tre durante un enfrentamiento military tendrA mAs
capacidad de presi6n cuando llegue el moment de
las negociaciones y los acuerdos. De hecho, en la
mayoria de las contiendas belicas posteriores a
1945 la negociaci6n ha sido un element esencial:
la violencia era un medio no para destruir al enemi-
go, sino para poder presionar mAs eficazmente en la
negociaci6n de los acuerdos de paz.

Cuanto mAs desiguales sean las parties que se en-
frentan violentamente, mayor importancia tendrA el
poder de dafiar, y menor la fuerza military. En la me-
dida en que las guerras tradicionales se han dado
entire estados o bloques de estados de similar enver-
gadura, es l6gico que la inica forma de zanjar el
conflict sea por medio de la fuerza military. Sin em-
bargo, cuando la violencia political se produce en el
interior de un Estado, por ejemplo entire un grupo
insurgente y el propio Estado, el combat suele ser
muy desigual y, en consecuencia, lo 1inico a lo que
puede aspirar el movimiento insurgente es a dafiar al
Estado, creando una situaci6n intolerable que le
obligue a ceder a las demands de los rebeldes. Por
tanto, podemos esperar que las insurgencias, ya sean
guerrilla, ya sean terrorism, recurran principalmen-
te al poder de dafiar. La diferencia mAs important
entire la guerrilla y el terrorism consiste en la pre-
sencia de un territorio liberado en el primer caso.
En efecto, la guerrilla estA formada por pequefias
bandas con armamento ligero cuya base de operacio-
nes se encuentra en el interior, en el campo, en luga-
res dificilmente accesibles para el Estado. Estas ban-
das penetran en pueblos o ciudades y realizan accio-
nes armadas con la intenci6n de hacer impossible pa-
ra el Estado el control del territorio. La fuerza military
no es irrelevant para la guerrilla, puesto que si con-


64 GLC'





































sigue ir ampliando el area liberada del Estado, 6ste
puede llegar a colapsarse.

En el terrorism, en cambio, la fuerza military co-
mo tal no desempefia papel alguno. La organizaci6n
terrorist no cuenta con un territorio liberado y su
violencia consiste inicamente en el poder de dafiar
al enemigo atacando infraestructuras, instalaciones
estrat6gicas, o asesinando a miembros de las fuer-
zas de seguridad y civiles. La violencia terrorist es
entonces una forma de chantaje, de coercion. A ve-
ces, entire los estudiosos del terrorism, se dice que
el prop6sito dltimo de la violencia es psicol6gico,
en el sentido de que una sociedad aterrorizada y
desmoralizada terminard cediendo a las exigencias
de los insurgentes. Pero no hay nada psicol6gico
cuando el terrorism destruye la industrial turistica
de un pais o ahuyenta las inversiones extranjeras.
La coercion que ejerce la violencia terrorist no tie-
ne por qu6 ser entendida en t6rminos psicol6gicos:
puede ser tambi6n una coercion econ6mica o poli-
tica. Las fronteras entire guerrilla y terrorism son
porosas. Hay guerrillas en Latinoamerica, como las
FARC en Colombia o Sendero Luminoso en Peru, que
combinan la actividad guerrillera antes descrita con
actos de terrorism puro, como asesinatos selectivos
de politicos y altos cargos del Estado, o bombas in-
discriminadas en nicleos urbanos. Es mis raro, sin


embargo, pensar en organizaciones terrorists que se
involucren en guerrilla, aunque, por ejemplo, en el
caso del IRA irland6s, hubo a comienzos de los afios
70 alg6n intent de lanzar un movimiento guerrille-
ro en el campo, asi como de establecer en Belfast y
Derry zonas liberadas en las que no pudiera penetrar
la policia (las lamadas no-go areas). El terrorism,
resumiendo, es una forma de violencia political que
tiene lugar cuando hay una gran desigualdad entire
los contendientes. Su actividad se centra exclusiva-
mente en el poder de dafiar, sin que la fuerza military
sea relevant. Se distingue de la guerrilla en que para
su ejercicio no se require un territorio liberado del
control del Estado. Una vez hecha esta primera carac-
terizaci6n del fen6meno, hay que analizar con qu6 fin
utilizan los terrorists el poder de dafar, qu6 quieren
conseguir con su violencia. Esto nos obliga a distinguir
dos tipos muy distintos de terrorism, el nacionalista o
separatist, y el revolucionario. Vamos a ver que el te-
rrorismo international de Al-Qaeda esta much mis
pr6ximo del revolucionario que del nacionalista.

2. TERRORISM NACIONALISTA.
El terrorism nacionalista aspira a liberar un territo-
rio del control del Estado. El destinatario de la lucha
armada esti muy claro: el Estado que tiene el mono-
polio de la violencia organizada sobre el territorio en
dispute. Asimismo, esta tambi6n muy claro lo que se













persigue: obligar al Estado a retirarse de ese territorio.
Hamas quiere que Israel se retire de los territories ocu-
pados de Palestina, de la misma manera que Irgun
queria tras la Segunda Guerra Mundial que Gran Bre-
tafia se retirara de Palestina. El IRA luchaba para que


costs no se derivan de una bajada artificial de los pre-
cios, sino del intercambio de muertos y detenidos. Un
influyente estratega del IRA, Danny Morrison, resumia
en los afios 80 la estrategia de la guerra de desgaste:


Gran Bretafia abandonara el Ulster, de la misma forma "No se trata de arrojar al ejercito britanico al mar, si-
que ETA sigue matando con la esperanza de que en al- no de quebrar la voluntad political del Gobiero brita-
gin moment Espafa permit la independencia del nico de permanecer aqui". ETA, en el afio 1978, lo ex-
presaba en estos ter-
El element religioso y la creencia en una vida despuds de la muerte no son minos: "La funci6n

factors necesarios para el terrorism apocaliptico del que estamos hablando. del enfrentamiento
armado no es la de
Tan s61o es necesaria una actitud de desesperaci6n y rechazo de la realidad destruir al enemigo,

social. El interest de recorder la experiencia anarquista radica precisamente en porque eso es ut6pico,
pero si obligarles en

el cuestionamiento de todas las interpretaciones del terrorism islamico en una lucha prolongada
de desgaste fisico y
clave religiosa que tanto abundan en los ultimos tiempos psicol6gico a que


Pais Vasco. Y asi sucesivamente. Este tipo de organi-
zaciones terrorists tratan de crear un daflo tal que el
Estado concluya que no le trae a cuenta permanecer
en el territorio. La forma de interacci6n estrat6gica que
se produce es el de una guerra de desgaste (war of at-
trition). Ninguna de las parties conoce el nivel de resis-
tencia de su rival, por lo que tratan de aumentar la
presi6n sobre el otro (a trav6s de atentados en el caso
de los terrorists, a trav6s de la capture y, en ocasio-
nes, de la muerte de los terrorists en el caso de las
fuerzas de seguridad) con el prop6sito de intentar tras-
pasar dicho nivel de resistencia. El primero que lo con-
siga obtiene la victoria.

La guerra de desgaste se ha empleado sobre todo pa-
ra entender la interacci6n de dos empresas en un duo-
polio. Cada una de las empresas intent expulsar a su
rival del mercado bajando los precious artificialmente.
En esas condiciones, permanecer en el mercado es cos-
toso, puesto que los beneficios resultan negatives. La
empresa con mayor capacidad de aguante es la que
terminal siendo el nuevo monopolio. La analogia con
el terrorism nacionalista no es nada forzada, habida
cuenta de que si el Estado se define por su monopolio
efectivo de la violencia organizada, la aparici6n de una
organizaci6n terrorist que reclama el control de un te-
rritorio rompe el monopolio existente y fuerza el tran-
sito a una situaci6n de duopolio, s61o que ahora los


abandonen por agota-
miento y aislamiento nuestros territories".
El desenlace de la guerra de desgaste depend en bue-
na media de cuanto valore el Estado el territorio en
cuesti6n. Por ejemplo, los territories coloniales no son
nunca tan importantes como el territorio propio del
pais. Asi, bast6 la explosion de la bomba de Irgun en el
Hotel Rey David de Jerusalen en 1946, que mat6 a 91
personas e hiri6 a 45, para que los britanicos decidieran
abandonar Palestina. En el caso de Oriente Medio, las
tropas israelies se han retirado del Libano por la presi6n
del terrorism de Hezbold, pero no lo han hecho de los
territories palestinos a pesar de que el nivel de violen-
cia sufrido alli ha sido much mas alto. No deberia sor-
prender que la resistencia del Estado sea maxima en zo-
nas como el Pais Vasco (que, hist6ricamente, siempre ha
sido parte de Espafia) o en el Ulster (que pertenece a
Gran Bretafia desde el siglo XVIII y tiene una mayoria
de poblaci6n protestante que se siente britdnica).

3. EL TERRORISM REVOLUCIONARIO.
El terrorism revolucionario result much mAs dificil
de caracterizar. Si nos fijamos en la actividad de organi-
zaciones terrorists de las d6cadas de los 70 y 80 del si-
glo XX, como las Brigadas Rojas en Italia, la Facci6n del
Ej6rcito Rojo en Alemania, el Grupo 17 de Noviembre en
Grecia, o el GRAPO en Espafia, cuesta entender la finali-
dad de sus atentados. Por lo pronto, no estaba nada cla-
ro el destinatario de los mismos. En estos casos, las orga-


66 GLOBAL


I
i






































nizaciones terrorists no reclamaban nada concrete al
Estado iPara que mataban entonces?
En realidad, la lucha armada era concebida como un
instrument destinado tanto a encender la conciencia
revolucionaria de los oprimidos como a mostrar la fra-
gilidad del enemigo, del Estado burgues y liberal. Se
buscaba una dislocaci6n del orden social que creara las
condiciones para la revoluci6n. Ahora no se le pedia na-
da al Estado, pues en iltima instancia lo que se aspira-
ba era a su destrucci6n. El que fuera lider de las Briga-
das Rojas, Mario Moretti, lo expresaba con gran clari-
dad: "Nosotros no pensamos en abatir el Estado. Pensa-
mos mediante esta o aquella acci6n inducir una tension,
desarticular los poderes." En efecto, la lucha armada de-
bia poner de manifiesto que en el enfrentamiento entire
trabajo y capital el Estado desempefiaba un papel abso-
lutamente crucial como sost6n de los intereses capitalis-
tas. El conflict laboral clasico de la fabrica, que no te-
nia en cuenta al Estado, no podia abordar las causes au-
tnnticas de la opresi6n. El terrorism demostraria la in-
sustancialidad del Estado, lo pondria enjaque. Y enton-
ces la clase trabajadora recuperaria su conciencia revo-
lucionaria... El propio Moretti, cuando explica el secues-
tro y posterior asesinato de Aldo Moro, dice que con una
acci6n de esa naturaleza se agudizarian las contradiccio-
nes entire la elite dominant. Las tensions en el seno de
la Democracia Cristiana pondrian al descubierto la des-
composici6n internal del sistema. En general, el terro-


rismo revolucionario suele estar asociado a la ausen-
cia de revoluci6n. Es decir, cuando la movilizaci6n de
masas no es suficiente para hacer estallar una revolu-
ci6n, los activists no tienen mis opci6n que recurrir
a una estrategia de choque como la de la lucha arma-
da. El terrorism de izquierdas surgido en Europa y
otras parties del mundo en los 70 puede entenderse co-
mo la fuga hacia adelante de los individuos mis frus-
trados con la p6rdida de impulse de los movimientos
radicales aparecidos en torno a mayo del 68, igual que
el terrorism anarquista en Espafia o en Rusia a finales
del XIX es consecuencia del fracaso de los movimientos
obreros insurreccionales. Quizis sea en la violencia
.anarquista donde se perciban de forma mas pura las ca-
racteristicas del terrorism revolucionario. Sus rasgos,
por asi decirlo, se han acentuado al maximo, especial-
mente por lo que toca a la relaci6n entire la organizaci6n
y la clase obrera. Mientras que en el terrorism izquier-
dista de las Brigadas Rojas se trata de despertar a los tra-
bajadores, de radicalizar sus posiciones political y em-
pujarlos hacia una guerra abierta con el capitalism, en
el terrorism anarquista se produce incluso una cierta
ruptura con sus potenciales seguidores: cabe detectar
una cierta desesperaci6n ante la actitud de las masas, lo
que lleva a los anarquistas a actuar por su cuenta, con
la idea de que s6lo de las cenizas del orden social podra
surgir un verdadero espiritu revolucionario.
El sistema esti tan podrido que no result concebible














que combati6ndolo desde la vanguardia obrera vaya a
activarse ese espiritu: tan s61o florecera cuando el sis-
tema sea definitivamente destruido. La violencia del
terrorism anarquista es despiadada. Por una parte, se
cometen toda clase de magnicidios. El zar Alejandro II
es asesinado el 1 de marzo de 1881 por Ignatei Grine-
vitski, que muere con su victim como consecuencia
de la bomba que arroja; en Francia, el anarquista Ca-
serio asesina al president de la Republica, Sadi Carnot,
en 1894; en Espafia, un terrorist italiano, Angiolillo,
acaba con la vida del primer ministry CAnovas del Cas-
tillo en 1897. Y Bismarck fue objeto tambien de various
atentados frustrados. La lista se alarga muchisimo si
tenemos en cuenta a ministros europeos de la 6poca.
Por otra parte, los anarquistas realizan atentados indis-
criminados contra la burguesia, colocando bombas en
lugares como la Bolsa de Francia o el teatro del Liceo
en Barcelona. El ~nimo destructor del anarquismo, es-
pecialmente en el caso ruso, hace que el anarquismo y
el nihilismo queden fundidos en una extrafia doctrine
que se propone reventar el orden social.

Su manifestaci6n mas impresionante es sin lugar a
dudas el Catecismo Revolucionario escrito por Sergei
Nechaev en 1869. Alli se puede leer que el revoluciona-
rio "es un enemigo implacable de este mundo y si con-
tinua viviendo en 61 es finicamente para poder destruir-
lo con mayor efectividad." El revolucionario "s6lo co-
noce una ciencia, la ciencia de la destrucci6n". "Su ob-
jetivo inico y constant es la destrucci6n inmediata de
este orden vil". "Durante la noche y el dia ha de tener
un unico pensamiento, un iunico prop6sito: la destruc-
ci6n sin piedad. Con sangre fria y ~nimo incansable, ha
de estar preparado para dar su vida y destruir con sus
propias manos todo obsticulo que se interponga en el
camino hacia sus logros". Combatir este tipo de terro-
rismo desprovisto de unas demands concretas y sin
conexiones claras con un movimiento social que lo sos-
tenga es mas complicado que en el caso del terrorism
nacionalista. No se trata de una guerra de desgaste, no
vence quien resisted mas tiempo. Pero tampoco hay na-
da que negociar entire el Estado y los terrorists. La ftni-
ca soluci6n consiste en acosar policialmente estas orga-
nizaciones, infiltrarlas con agents doubles, y evitar que
adquieran legitimidad (como sucede cuando el Estado
se embarca en operaciones de represi6n indiscrimina-
da). Asi se acab6 con el terrorism anarquista a princi-


pios del siglo XX y tambien con el terrorism de iz-
quierdas europeo de los 70 y 80.

4. EL TERRORISM ACTUAL DE AL-QAEDA.
El terrorism de Al-Qaeda y grupos afines como Yihad
Islamica tiene grandes parecidos con el terrorism anar-
quista decimon6nico. El primero en haberse apercibido
de este paralelismo es Andr6 Glucksmann (Dostoievski en
Manhattan, 2002). Las acciones de este nuevo terrorism
no tienen un destinatario concrete. No se plantea una re-
clamaci6n concrete que en caso de ser satisfecha pueda
conducir al cese de la violencia. No se establece un pul-
so con el Estado. No hay una base social definida: el
anarquismo apelaba genericamente a los trabajadores y
los oprimidos, igual que el islamismo se dirige en abstrac-
to a todos los fieles de su credo. Ademas, el terrorism is-
lamista compare con el anarquismo y el nihilismo su fu-
ria destructora y apocaliptica. Atentados como los del 11-
S no pretenden, como a veces se dice, cambiar el Gobier-
no de Arabia Saudi mediante un cambio previo en la po-
litica exterior estadounidense; mis bien, se trata de actos
espectaculares que buscan golpear las conciencias mu-
sulmanas haciendoles ver que Occidente, y sobre todo los
Estados Unidos, no son invencibles. El objetivo consiste
en golpear en el nucleo de la corrupci6n moral que ema-
na de la sociedad occidental. Como en el anarquismo,
hay un efecto simb6lico y movilizador de los atentados
que no esti present con la misma intensidad en los aten-
tados de guerra de desgaste del terrorism nacionalista.

El paralelismo entire Al-Qaeda y el anarquismo se
puede llevar incluso a aspects organizativos. En am-
bos casos nos encontramos con formas de funciona-
miento muy descentralizadas: pequefias c6lulas com-
pletamente aisladas unas de otras y con un elevado
grado de autonomia operative. La conexi6n de estas
c6lulas con el centro de la organizaci6n es tenue, lo
que hace mas dificil para los servicios de seguridad lle-
gar hasta dicho centro. La forma de vida del terrorist
anarquista descrita por Joseph Conrad en El agent se-
creto no parece ser muy distinta de la que pueda te-
ner lugar en cualquiera de las c6lulas de las que se
compone Al-Qaeda. Finalmente, cabe sefialar que hay
tambien una coincidencia en la presencia del martirio
en los terrorismos anarquista e islamico. En ambos ca-
sos se atribuye una importancia al sacrificio personal,
a la entrega de la vida por la causa. Como escribi6 Em-






































ma Goldman en 1911, "es entire los anarquistas donde
debemos buscar a los mirtires modernos que pagan su
fe con su sangre, que reciben a la muerte con una son-
risa, pues son ellos quienes creen, igual que Cristo,
que su martirio redimira a la humanidad". Los prime-
ros terrorists suicides fueron los nihilistas rusos.

Su entrega absolute a la causa de la destrucci6n eviden-
ciaba su indignaci6n y su resentimiento con el mundo
corrupt que les habia tocado vivir, igual que sucede hoy
con el islamista que se vuela por los aires para acabar
con la corrupci6n moral de los infieles. Lo que esto
muestra, en cualquier caso, es que el element religioso
y la creencia en una vida despues de la muerte no son
elements necesarios para el terrorism apocaliptico del
que estamos hablando. Tan s6lo es necesaria una actitud
de desesperaci6n y rechazo de la realidad social. El inte-
res de recorder la experiencia anarquista radica precisa-
mente en el cuestionamiento de todas las interpretacio-
nes del terrorism islamico en clave religiosa que tanto
abundan en los ultimos tiempos. El terrorism islamico
de Al-Qaeda, como el terrorism anarquista de hace 100
afios, no tiene una base de operaciones fija en algun te-
rritorio. Opera en una red intemacional, que cubre mil-
tiples paises, del mismo modo que los anarquistas en su
moment formaban c6lulas repartidas por toda Europa.
Por eso result tan absurdo el intent de combatir este
terrorism lanzando guerras tradicionales contra paises


concretos. Tales guerras no hacen sino reforzar el resen-
timiento entire amplias capas de la poblaci6n musulmana
que no pueden disfrutar de las ventajas del progress y de
la prosperidad. Se sienten tratadas de forma injusta y ca-
nalizan su frustraci6n en un rechazo visceral hacia la ci-
vilizaci6n occidental encarada en los Estados Unidos. Al
igual que en el terrorism anarquista, la unica esperanza
para mitigar el terrorism islamista pasa por reventar sus
organizaciones desde dentro y, fundamentalmente, por
conseguir aislar y enemistar a estas organizaciones con
su potential clientele, grandes masas de musulmanes que
no ven otro horizonte en sus sociedades que el del atra-
so y la opresi6n. De ahi la importancia de desactivar cier-
tos motives de agravio permanent para los musulmanes,
como la situaci6n desesperada de Oriente Medio. S61o en-
tonces comenzard a ser ridicule a los ojos de esas pobla-
ciones el comportamiento de martires suicides dispuestos
a morir por la destrucci6n del mundo.

IgnadoSinchez-Cuencaes profesorde Ciencias Politica en el Centro de
Studios Avanzados en Ciencia Sociales del Instituto Juan March
,i i iiidi Doctor en Sociologia y licenciado en Fl'...:i.i ha impartido
classes en la Universidad de Salamanca y en la Universidad '. iiii,, ,
Fabra de Barcelona.Tambien ha sido professor invitado en la Universidad
de Nueva York. Es autor de ii ilIil. academics sobre diversos temas
como teoria de la democracia, comportamiento electoral o integration
europea, publicados en Espana y en el extranjero. Es un prestigioso
colaborador en revistas y peri6dicos de difusi6n general.








globales
Por Aida E. Montero M.


7 7 'v


Terrorismo global Piratas y emperadores:
Ferando Reinares terrorism international
Madrid: Taurus, 2003. 180 p. ISBN 84-
306-0481-2 HV 6431 R364t 2003 en el mundo de hoy
Noam Chomsky


Este libro, escrito por uno de los mas des-
tacados experts acad6micos internacio-
nales en la material, quien es catedritico
de Ciencia Politica en la Universidad Rey
Juan Carlos, ofrece de manera rigurosa
pero al mismo tiempo accessible los ele-
mentos analiticos, arguments interpreta-
tivos y ejemplos empiricos necesarios pa-
ra responder a interrogantes sobre el te-
rrorismo. Estamos ante un nuevo terroris-
mo international surgido al finalizar la
guerra fria. iA que obedece el megaterro-
rismo que se hizo tan dramaticamente ma-
nifiesto con los atentados del 11 de sep-
tiembre de 2001? ZHasta d6nde legan las
redes del fundamentalism religioso que
sustentan semejantes expresiones de vio-
lencia globalizada? iQue hay de fantasia y
que de realidad cuando se habla del terro-
rismo nuclear? ZC6mo pueden los gobier-
nos nacionales y la comunidad internacio-
nal hacer frente a los inusitados desafios
del terrorism global? Este libro responded
clara y concisamente a esas preguntas, asi
como a otras no menos inquietantes. Nos
introduce, en suma, al conocimiento in-
formado y critic del cambiante fen6meno
que se ha convertido, apenas comenzado
el tercer milenio, en una amenaza sin pre-
cedentes para el mantenimiento de la se-
guridad mundial, el pacifico entendimien-
to entire civilizaciones y la continuidad
misma de los regimenes democriticos.


Barcelona: Ediciones B, 2003.299 p. SBN 84-
666-1002-2 HV 6431 C548p 2003


del 11 de septiembre de 2001 fue tan abru-
mador que la identificaci6n que acaba de
darse es redundant: basta con decir "11-
S". Esti generalmente admitido que el
mundo ha entrado en una nueva era en la
que todo sera distinto: "La era del terror."
Sin lugar a dudas, el 11-S ocupara un lu-
gar preeminente en los anales del terroris-
mo, aunque deberiamos pensar detenida-
mente por que es asi. Cualquier persona
familiarizada con la historic y la actuali-
dad sabe que la raz6n no reside, lamenta-
blemente, en la dimension de los crimenes,
sino mas bien en la elecci6n de victims
inocentes. Cuiles seran las consecuencias
es algo que depend sustancialmente de
c6mo interpreten los ricos y poderosos es-
ta demostraci6n dramitica de que ya no
son inmunes a las atrocidades como las
que ellos infligen a los demas, y de c6mo
decidan reaccionar.


70 GLOBAL







RICHARD FALK







THE A
T~' r~tCICIIX A.1~


An end to evil: how to

win the war on terror
David Frum, Richard Perle
New York : Random House, 2003. 284p.
ISBN 1-4000-6194-6. HV 6432 F944e 2003

El cine de Hollywood
Jacqueline Nacache
Madrid: Acento, 1997. 95 p. ISBN 84-
483-0243-5. PN 1993.5 N118c 1997

100 grandes
directors de cine
Jose Maria Caparr6s Lera
Madrid: Alianza, 1994. 374 p.
ISBN 84-206-0691-X.

Directores de cine
Mike Goodridge
Barcelona: Oc6ano, 2002. 176 p. ISBN 84-494-
2178-0. PN 1994 G654d 2002 Falk, Richard


The great terror war
Richard Falk
New York: Olive Branch Press, 2003. xxviii, 203
p. ISBN 1-56656-460-3. HV 6431 Fl91g 2003


".. the single most onoiprt e rh y of ihe l| a e ct yi write n."


Estetica del cine: espacio

filmico, montaje,

narraci6n, lenguaje
Jacques Aumont
Barcelona: Paid6s, 2002. 329 p. (Paid6s
Comunicaci6n ;17) ISBN 84-7509-330-2.
PN 1995.9 A925e 2002


Understanding: Terrorism

challenges, perpectives,

and issues
Gus Martin
California: Sage Publications, 2003. p. v.
ISBN 0-7619-2616-x. HV 6431 M381u 2003























Que es el cine?
Andre Bazin
5a. ed. Madrid: Rialp, 2001. 395 p.
ISBN 84-321-1147-3. PN 1995 B363q 2001


* Estos libros se encuentran en la biblioteca del
Centro de Documentaci6n y Gesti6n del Conoci-
miento de Funglode.




























































-7qmpp




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs