• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Copyright
 Front Cover
 Title Page
 Main
 Comentarios sobre los esfuerzos...
 Referencias escogidas
 Back Cover






Group Title: Boletin tecnico - Instituto de Ciencia y Tecnologia Agricolas ; no. 8
Title: Motivando a los pequeînos agricultores para que acepten cambios
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073345/00001
 Material Information
Title: Motivando a los pequeînos agricultores para que acepten cambios
Series Title: Boletâin tâecnico
Physical Description: 11 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Hildebrand, Peter E
Instituto de Ciencia y Tecnologâia Agrâicolas (Guatemala)
Publisher: Sector Pâublico Agrâicola, Instituto de Ciencia y Tecnologâia Agricolas
Place of Publication: Guatemala C.A
Publication Date: 1979
 Subjects
Subject: Farms, Small -- Guatemala   ( lcsh )
Farm management -- Guatemala   ( lcsh )
Genre: government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Guatemala
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references (p. 11).
Statement of Responsibility: Peter E. Hildebrand.
General Note: "Julio 1,979."
General Note: Cover title.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073345
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 76894335

Table of Contents
    Copyright
        Copyright
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Main
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Comentarios sobre los esfuerzos de equipos multidiciplinarios
        Page 9
        Page 10
    Referencias escogidas
        Page 11
    Back Cover
        Back Cover
Full Text


AViSt) tlOTfcE



Este es Un recursi protegldo por los Derechos de Autor Digitalizado con
su permiso Todos derechos reservados por el Instituto de Ciencia y
Technologia Argicolas
This is a Copynghted resource Digitzed with permission
All rights reserved by the institute de Ciencia y Technologa Argicolas
test une ressource GARANTIE LES DROETS D'AUTEUR Digrtalis
avec sa permission Tous drots r6seives par s Instituto de Ciencia y
TechnologiaArgicolas

SECTOR POMlico AGORPECUIARIO Y Df AIIMENTACION
INSTrTUTO DE CIENAY TECOLOGIAAGRICOLAS
2m 1 $ Carai, l P l. a Vl aNuv
POX (TOO 0ae eM


Aostr9 200






pJn1iF lf d F6 I ra


Eml"h D! HfHdibrsm
DO r0lrO ftenilIe inflam cme dle Dcno la d a $ W iud enmada *ja ocanedo
idrni0e 0 da ::ccoCnornla -mrl trf0[nll4M d1f1 ICTA aKle D tEpaHsi sui::nra BH
reuaigniricl Ionando aln hopalar fln la Pen':IO en Provid4n0a AJ KiDO 0?6
,vOdlSG U2000
MOTelioparirjcular B&pi kl; &usurVsM R
A Peninnie iim" OR
1. Ar pfloI! OC laloI


CieenH Gineral




INSTITUTE DE CIENCIA Y TECNOLOGIA AGRICOLAS

Boletin Ticnico No.8 Guatemala, julio1,979


MOTIVANDO A LOS PEQUENOS AGRICULTORES
PARA QUE ACEPTEN CAMBIOS


Peter E. Hildebrand


Sector Publico Agricola


I/fl



















MOTIVANDO A LOS PEQUENOS
AGRICULTORES PARA QUE

ACEPTEN CAMBIOS

Peter E. Hildebrand j














I Economista Agricola de la Fundaci6n Rockefeller, asignado como Coordinador de
Socioeconomia Rural, Instituto de Ciencia y Tecnologia Agricolas (ICTA), Guatemala.








GERENTE GENERAL
Carlos H. Ramirez Aldana

SUBGERENTE
Jorge Pineda Mejia

UNIDADTECNICA
Ramiro Ortiz Dard6n
Carlos Cris6stomo

DISCIPLINE DE
SOCIOECONOMIA RURAL
Peter E. Hildebrand
Carlos Enrique Reiche C.
J. Guillermo Pelaez G.
Maria E. Chinchilla M.
Sergio RJ Ruano A.
Rolando Duarte M.
Miguel Angel Garcia
Leonzo Godinez
Perfecto Gonzalez X.
Julio Cesar Leal
Santos Garcia
Esal Samayoa G
Leonel Ortiz O.
Daniel J. Cardona O.
Jorge A. Cardona

COMUNICACIONES
Luis Manlio Castillo

Diagramaci6n
Salvador Caballeros

Textos Linocomp
Rosa Rodriguez Gomar


Presentado en la conferencia sobre:

Producci6n Integrada.de Cultivos y
Animales para Optimizar la Utiliza-
ci6n de Recursos en Pequenas Fincas
de Paises en Desarrollo.

Centro de Conferencias de la
Fundaci6n Rockefeller

Bellagio, Italia, 18-23 de octubre de 1978


Tiraje: 1,300 ejemplares

Institute de Ciencia y Tecnologia
Agricolas -ICTA-
Edificio El Cortez, 5a. Av. 12-31,
Zona 9, 2o. Nivel
Tel6fonos: 321985 325279
310581 66985


El Institute de Ciencia y Tecnologia Agricolas es la Instituci6n de Derecho P6bli-
co responsible de general y promover el uso de la Ciencia y Tecnologia Agricolas en
el sector respective. En consecuencia, le corresponde conducir investigaciones
tendientes a la soluci6n de los problems de explotaci6n racional y agricola que
incidan en el bienestar social; producer materials y. metodos para incrementar la
productividad agricola; promover la utilizaci6n de la tecnologiaa nivel del agricultor
y del desarrollo rural regional, que determine el Sector Ptiblico Agricola.

Articulo 3o. del Decreto Legislative No. 68-72
Ley Organica del ICTA









MOTIVANDO A LOS PEQUElOS AGRICULTORES


PARA QUE ACEPTEN CAMBIOS


El titulo de este trabajo sugiere
que los pequefios agricultores no
aceptan cambios al paso que se con-
sidera adecuado. Se podria definir
"adecuado" de varias formas, pero
no es necesario definirlo para nues-
tros prop6sitos. El que estos agri-
cultores no estin cambiando su tec-
nologia con la rapidez con que lo
hacen los agricultores mis grandes,
es evidence, y tampoco seri puesto
a discusi6n. Mas bien, se present
una interpretaci6n de la raz6n por
la que los pequefios agricultores de
raises en desarrollo no aceptan
cambios en su tecnologia actual, al
paso que los cientificos, extensio-
nistas, politicos, acad6micos, bur6-
cratas y otrosjuzgan adecuado. Se-
guidamente, se proponent algunas
medidas que se cree podrin contri-
buir de manera significativa a cam-
biar esta situaci6n. Desde luego, se
reconoce que algunos de los cam-
bios sugeridos, muy bien" podran
encontrar la misma resistencia que
los pequefios agricultores l.timifies-
tan cuando se les presentaln inuc'as
ideas que modificarian dri.stica-
mente su modo de pensar y de ac-
tuar.

Ante todo, es necesario detinir
algunos t6rminos que deben ser
empleados, pero que son vagos o
encierran diversas connotaciones.
El termino pequeio agricultor inclui-


ri a todos los agricultores, sea cual
fuere la extension de sus respecti-
vas propiedades, que no son agri-
cultores comerciales, y cuya mayo-
ria, utilizan una tecnologia predo-
minantemente traditional. Puesto
que de tecnologia tratamos en esta
conferencia, esta es una definici6n
que se consider much mis titil
que aqu6lla que se limita al tamafio
de la propiedad. Es necesario y de-
seable emplear "apropiado", tal co-
mo en "tecnologia apropiada", pe-
ro no se empleard en su context
aceptado o de interpretaci6n mas
generalizada.


Tecnologia apropiada significari
aquella tecnologia (o aquel cambio)
que, 1) Se puede poner en prActi-
ca inmediatamente, y,; ello, bajo las
condiciones agro-socioecon6micas
actuales de los agricultores; y
2) Es acceptable para los agriculto-
res que constituyen el grupo objeti-
vo. El primer criterio constitute
una condici6n necesaria, pero no
suticiente para que sea "apropiada"
el segundo, refleja la diferencia en-
tre la interpretaci6n que de las con-
diciones agro-socioeconomicas de
los agricultores hacen otras perso-
nas y la interpretaci6n que de las
mismas hacen los propios agricul-
tores. En otras palabras, reftlja el
pensaniento de los agri( ltores, y








no las macro o micro consideracio-
nes hechas por extrafios.

Condiciones agro-socioecon6micas
son todos los factors o limitaciones
agro-climiticas, econ6micas, socia-
les, culturales o ihfraestructurales
que determinan los cambios que un
agricultor pueda necesitar, desear
o adoptar.

Esta discusi6n parte de la pre-
misa sustentada originalmente por
Shultz, y que ha sido amplia aun-
que no universalmente aceptada:
Los pequefios agricultores son efi-
cientes en la utilizaci6n y asigna-
ci6n de los recursos disponibles en-
tre las tecnologias conocidas, si han
venido dedicandose a la agriculture
durante algin tiempo bajo condi-
ciones estables. Puesto que en esta
conferencia estamos tratando a
prop6sito sobre agricultores que
no estin cambiando sus m6todos de
producci6n, esa premisa incluye a
la mayoria de esos agricultores. Es-
to implica que los pequefios agri-
cultores aceptaran el cambio, y lo
aceptan, cuando cambia la base de
los recursos disponibles o se llega a
conocer una tecnologia nueva y
apropiada. De lo contrario, no po-
drian adaptarse eficientemente a
las alternatives con que cuenta en la
actualidad. Pero es important en-
tender que esta adaptaci6n eficien-
te existe en terminos del modo en que
el propio agricultor comprende e inter-
preta su situaci6n, y que no es nece-
sariamehte segin la perciben terce-


ras personas bien intencionadas,
pero no completamente bien infor-
madas. Puesto que no son otras
personas quienes, en una sociedad
libre, escogen la tecnologia o toman
las decisions con respect a la asig-
naci6n de recursos, es evidence que
las acciones de los agricultores no
deben reflejar las soluciones de
personas ajenas a sus actividades a
menos que 6stas se basen en un
concept casi perfect de la situa-
ci6n que los agricultores viven.


Otra caracteristica que afecta a
los pequefios agricultores y que estA
siendo reconocida paulatinamente,
es el alto grado de especificidad de
sus condiciones agro-socioecon6-
micas. En la agriculture commercial,
el tractor y una fuerte base de capi-
tal son homogeneizadores efectivos
de lo que de otro modo constituiria
un medio complejo. Para quienes
estAn preparados o acostumbrados
a poder producer tecnologias de
amplia aceptaci6n en base al uso
del tractor, esa caracteristica repre-
senta una fuerte barrera que obsta-
culiza su efectividad en lograr re-
sultados aprovechables y acepta-
bles para los pequefios agricultores;
pero tambien es una caracteristica
que debe ser considerada en forma
explicit dentro de cualquier siste-
ma para el desarrollo de tecnologia,
si es que se quiere producer tecnolo-
gia que los pequefios agricultores
est6n motivados o dispuestos a
aceptar.









Pese al hecho de que en la ac-
tualidad hay muchos investigadores
que se dedican a general tecnologia
para pequeiios agricultores, persiste
el problema de que estos no estin
cambiando sus m6todos de produc-
ci6n. Cuil es la raz6n? Si se estA
de acuerdo en que los pequeiios
agricultores son eficientes en la
asignaci6n de sus recursos a tecno-
logias tradicionales conocidas y
apropiadas, eso significa que algu-
na vez tuvieron sus razones o estu-
vieron motivados para aceptar un
cambio. De aqui, que el problema
no es s6lo uno de motivaci6n como
tal, sino mis bien el de que se estin
ofreciendo "cambios" que no son
apropiados a los ojos de los agricul-
tores. Al agricultor no le importa el
concept que otra persona tenga
sobre una tecnologia determinada;
si 61 cree que no es apropiada, la re-
chazarA.

Ahondando un poco mas en
las races del problema, encontra-
riamos que:

1) La mayoria de los investigado-
res agricolas que se dedican a
general tecnologia para el pe-
quefio agricultor, son profe-
sionales orientados a un de-
terminado cultivo y efectulan
sus trabajos en estaciones ex-


perimentales o en otras condi-
ciones donde s6lo toman en
cuenta un determinado n6me-
ro de variables, bajo condicio-
nes sumamente controladas;


2) La mayoria de los profesiona-
les empefiados en desarrollar
"mecanismos de transferencia"
estin entrenados en las cien-
cias sociales, y orientados, no
hacia un product, sino hacia
"una causa", luchan con la vas-
ta cantidad de variables que
condicionan la aceptaci6n o el
rechazo de la tecnologia a nivel
de finca; y

3) En medio de esos dos grupos
se mueven los economists
agricolas, orientados hacia
"metas", quejindose de que los
cientificos agricolas no toman
en consideraci6n suficientes
variables en su trabajo, pero
haci6ndose los desentendidos
de los planteamientos de los
cientificos sociales de que la in-
clusi6n de solamente las varia-
bles cuantificables, tampoco es
suficiente.2/ No es de extra-
fiarse que el pobre extensionis-
ta, o el Agente de Cambio, ten-
ga poco que ofrecer a los pe-
quefios agricultores, aln cuan-


2/ Esta situaci6n se complica mis adn porque los agr6nomos trabajan principalmente en
suelos y plants, los factors que ellos estan convencidos son los components mis
importantes de la producci6n agricola; los soci6logos y antrop6logos se ocupan de los
agricultores, quienes obviamente son, para ellos, el component mas important; y los
economists se ocupan de escritorios y computadoras, estudiando los medios de alcanzar
metas especificas (a menudo ilusorias).








do tenga el apoyo de una proli-
ja red exteniionista y de esta-
ciones experinientales dotadas
de tecnicos de alto nivel acade-
I ic'o.
Es ain menos de asombrarse
que los pequefios agricultores ca-
rezcan de motivaci6n para aceptar
inuchos de los cambios que proce-
den de tal sisLema.

Atortunadamente dentro de
esta situation confusa empiezan a
vislumbrarse ciertos rayos de espe-
ranza, pues algunos nuevos esque-
mas de desarrollo tecnologico
orientados hacia el pequefio agri-
cultor estan siendo concebidos y
discutidos, y algunos de ellos ya es-
tan en operaci6on Uno de estos sis-
temas que se consider una prome-
sa y que esta ya en operaci6n dentro
de una instituci6n national, es el
del Instituto de Ciencia y Tecnolo-
gia agricolas, ICTA en Guatemala.
Este sistema ha venido desarrollan-
dose y modificandose durante los
iltimos cinco afios. El sistema, des-
de luego, no es perfect; pero si po-
see algunas caracteristicas valiosas
al punto que otros paises lo han
adoptado ya como modelo. A con-
tinuaci6n y en forma muy breve, se
dan a conocer sus caracteristicas
mis importantes:

Se principia ,por definir una
zona de trabajo, hasta donde sea
possible en base a un area en que la
mayoria de los pequeiios agriculto-
res siguen un sistema agricola simi-


lar y traditional, o, en otros casos,
en un area situada en los confines
de un proyecto de reform agraria
donde la mayoria de las parcelas
son bastante parecidas. Un equipo
integrado por cientificos sociales y
tecnicos agricolas asignados al area,
conduce un studio sobre el area
para determinar las practices o sis-
temas de cultivos prevalentes,
y la forma en que lo practican y
su raz6n de ser (en otras palabras,
definen las condiciones agro-socio-
econ6micas del area). Los miem-
bros de este equipo, en conjunto,
analizan los resultados del studio y
hacen recomendaciones concer-
nientes a la tecnologia a desarrollar.

La generaci6n y validaci6n de
la tecnologia se efectua tanto en las
estaciones experimentales (aproxi-
madamente un 20%) y en las fincas
de los propios agricultores (80%).
El trabajo se divide en tres niveles
generals. En los Programas de
Producci6n (aquellos que se identi-
fican con un cultiv o product, tal
como maiz, frijol, cerdos, etc) se
conducen pruebas altamente con-
troladas en las estaciones y en algu-
nas fincas del area. El "Equipo de
Prueba de Tecnologia" (los t6cnicos
asignados a la zona) conduce ensa-
yos agron6micos bajo la supervi-
si6n del Programa de Producci6n
en un ntimero much mayor de fin-
cas y sirve como medio de extender
la evaluaci6n tecnica de materials
y pricticas por toda la zona. A con-
tinuaci6n, las tecnologias y materia-









les mis prometedoras se sujetan a
ensayos agro-econ6micos'para ayu-
dar al equipo a evaluar en mejor
forma sus resultados.

Idealmente, los ensayos y eva-
luaciones llevadas a cabo en esta
etapa se basan en la comprensi6n
que los tecnicos tienen de las necesi-
dades y el criterio de los agriculto-
res, seg6n las conclusions deriva-
das del studio agro-socioecon6mi-
co, y de los registros de finca que se
inician inmediatamente despubs de
la terminaci6n del studio. Pero,
no obstante que los t6cnicos viven
en el area y trabajan en la tierra de
los propios agricultores, no pueden
tomar las decisions definitivas en
cuanto a si la tecnologia es o n6
"apropiada", aun despues de ha-
berla procesado por este exhausti-
vo sistema. Por lo tanto, las tecno-
logias mas prometedoras se trasla-
dan a los agricultores mediante el
establecimiento de Parcelas de
Prueba, para que 6stos hagan su
propia evaluaci6n. Aqui, los agri-
cultores pagan los insumos, sumi-
nistran la mano de obra, y el pro-
ducto les pertenece. Los tecnicos
del ICTA obtienen cuanta infor-
maci6n pueden de estas "Parcelas
de Prueba", pero son los agriculto-
res quienes hacen la evaluaci6n
principal. Al afio siguiente de ha-
ber conducido los agricultores las
Parcelas de Prueba, el ICTA con-


duce una encuesta complementaria
para determinar hasta que punto
han adoptado la tecnologia, y, si no
la han adoptado, porquL. Si un nu-
mero suficiente de quienes colabo-
raron el afio anterior la han adopta-
do por iniciativa propia en una ex-
tensi6n significativa de su propio
terreno, se le consider acceptable" ,
y a continuaci6n se pasa al servicio
de extension como "tecnologia
apropiada" para aquellos agriculto-
res que siguen el mismo sistema
agricola traditional ya menciona-
do.3/



Uno de los puntos fuertes de
este sistema generador de tecnolo-
gia es el uso de equipos multidisci-
plinarios para que hagan los estu-
dios agro-socioecon6micos de cada
nueva zona de trabajo, y que ayu-
den en la evaluaci6n e interpreta-
ci6n de los resultados. Para el estu-
dio agro-socioecon6mico por lo ge-
neral, son cinco los cientificos socia-
les entiree los que pueden figurar
antrop6logos, soci6logos, econo-
mistas, o economists agricolas) los
que forman pareja con cientificos
agricolas entiree los cuales puede
encontrarse tanto zootecnistas, co-
mo fitot6cnicos o especialistas en
entomologia, crianza, patologia, fi-
siologia, etc). Ademis de cambiar
parejas entrevistadoras cada dia


3/ En Guatemala, el Servicio de Extensi6n estA separado de la instituci6n generadora de
tecnologia. Lo ideal seria que estas dos funciones formaran un continuum dentro de una
sola entidad.









para reducir la possible parcialidad
del entrevistador yl aumentar el in-
tercambio interdisciplinario, el
grupo se retine a diario para discu-
tir los hallazgos del dia, hacer inter-
pretaciones preliminares, y modifi-
car la orientaci6n, si fuere necesa-
rio. A fin de estar en posici6n de
comprender e interpreter las con-
diciones agro-socidecon6micas del
pequeiio agricultdr, es necesario
considerar todos los factors que
ejercen influencia en lo que hace y
puede hacer. De manera que se
precisa de un equipo multidiscipli-
nario en el que cada cual contribute
con su propia especialidad, pero en
el que todos se subordinan al objeti-
vo en comtin: el de comprender
qu6 estan haciendo'los agricultores,
por qu lo hacen asi (de qu6 modo
se han adaptado hist6ricamente a
sus condiciones agro-socioecon6-
micas), y de que cosa se require en
cualquier tecnologia nueva (cam-
bio propuesto) si se pretend que
6sta sea aceptada en gran escala.

El concept multidisciplinario,
integrado, se extiende mas alla del
studio agro-socioecon6mico. Los
t&cnicos agricolas del equipo ayu-
dan al t6cnico de socioeconomia a
reunir los datos de los registros de
finca, y este, a su ,ez, ayuda en el
trabajo de los ensayos de finca. De-
bido a que este equipo vive y trabaja
en la zona, y puesto que el trabajo se
efectlia casi exclusivamente en las
fincas, los tecnicos mantienen un
fuerte contact con los agricultores


del area, y continfan aprendiendo
acerca de sus condiciones, tanto
porque dialogan con ellos, como
porque estin trabajando bajo sus
mismas condiciones. De ahi que es-
tin en posici6n de lograr una com-
prensi6n muy buena de las condi-
ciones agro-socioecon6micas de los
agricultores del irea.

No obstante lo anterior, el sis-
tema todavia present un punto
debil. En la organizaci6n original
del ICTA, se di6 a los Programa de
Producci6n la responsabilidad pri-
mordial de aumentar la produc-
ci6n. Aunque esta organizaci6n
precedi6 la formaci6n de equipos
multidisciplinarios, este concept
ha persistido. Como resultado, si
bien existen equipos con una buena
comprensi6n de las condiciones lo-
cales en cada una de las zonas, toda-
via no han logrado ejercer la sufi-
ciente influencia en los proyectos
que Ilevan a cabo. Mas bien, funcio-
nan como refuerzos de los Progra-
mas de Producci6n. En consecuen-
cia, la orientaci6n del proyecto no
esta primordialmente en manos del
personal que conoce mejor cada zo-
na, sino en manos de los Programas
de Producci6n cuya responsabili-
dad en algunos casos se extiende a
nivel national, y de donde no se
puede esperar un conocimiento in-
timo de cada lugar.

El Program Nacional de In-
vestigaciones Agricolas (PNIA) de
Honduras, cuya reorganizaci6n se
esti estructurando en parte sobre









el modelo del ICTA, ha reparado
en el punto debil descrito, y se esta
organizando de manera que los
equipos multidisciplinarios de cada
region tengan la responsabilidad
principal de orientar el desarrollo
tecnol6gico. Esta es una modifica-
ci6n que debia adoptarse tambien
en el ICTA. No hay raz6n para que
este tipo de reorganizaci6n afecte la
fuerza de los Programas de Pro-
ducci6n los cuales deben contar con
cientificos de alto nivel acad6mico
si han de responder a las necesida-
des dictadas por las condiciones tan
diferentes que imperan en el pais.
Pero si tendrA que afectar el con-
cepto de qui6n apoya a quin den-
tro del Instituto. En lugar de tener
elfconcepto de que los Equipos de
Prueba de Tecnologia, Manejo de
Suelos, Socioeconomia, son quie-
nes apoyan los Programas de Pro-
ducci6n, deberia ser que Manejo de
Suelos, Socioeconomia y los Pro-
gramas de Producci6n apoyen a los
equipos multidisciplinarios, resi-
dentes en cada zona.

Al organizer conforme estos
terminos de referencia necesaria-
mente se invade el concept que,
sobre especializaci6n, es traditional
en las organizaciones de investiga-
ci6n agricola. El requisite principal
sera la necesidad de elevar la com-
petencia professional de las perso-
nas que integran los equipos multi-
disciplinarios. En la actualidad, en
el ICTA, los Equipos de Prueba de


Tecnologia de cada zona incuyen
solamente graduados universita-
rios o personal de nivel medio, y a
ninguno con post-grado universita-
rio (exceptuando algunos Directo-
res Regionales quienes estAn a car-
go de varias zonas, y cuya funci6n
es mayormente la de planeamiento
y administraci6n). Honduras, por
el contratrio, esti colocando algu-
nos de sus investigadores mas des-
tacados a nivel de equipo regional.
Si los Programas de Producci6n
donde el ICTA ha colocado a su
gente con mas entrenamiento, han
de respetar la orientaci6n prove-
niente de los equipos regionales, se-
ra necesario no s61o mejorar el ni-
vel acad6mico de estos equipos, si-
no tambien cambiar la connotaci6n
que el trabajo multidisciplinario lle-
va consigo en muchas parties del
mundo, o sea, trabajo efectuado
por generalistas que no tienen una
formaci6n s6lida en discipline algu-
na. En oposici6n a este concept
"no disciplinario", un equipo multi-
disciplinario debe de estar com-
.puesto de personas con s6lidos co-
nocimientos en sus propios cam-
pos, pero con la suficiente confian-
za en su propio trabajo y el suficien-
te respeto para otros campos, que
no sientan la necesidad de defen-
derse de otros, ni temor a contri-
buir a campos que no sean los pro-
pios.4/


4J Para algunos comentarios adicionales sobre los esfuerzos de Equipos Multidisciplinarios,
vease el Apendice.








Personas con este tipo de en-
trenamiento y estas inclinaciones
son muy escasas,,y habri que pro-
ducirlas en granues cantidades. El
primer intent en este sentido de
que el autor tieae conocimiento,
fue el program Cornell/CIMMYT,
respaldado por la Fundaci6n Ro-
ckefeller, y que produjo la mayor
parte del grupo de alto nivel acad6-
mico que esti trabajando en el
PNIA en Honduras. Se tendra que
iniciar otros programs de indole
semejante; pero rnientras tanto, se
pueden hacer grandes adelantos,
con el tipo de personal que estai
siendo utilizado en ICTA en los
equipos multidisciplinarios.

Como resume, debe reiterar-
se que la resistenca de los peque-
iios agricultores a aceptar cambios,
no es un problema de motivaci6n
sino mis bien el de no disponer de
una nueva tecnologia que sea apro-
piada desde el purito de vista de los
agricultores mismos. Debido a la
especificidad de las condiciones
agro-socioecon6micas de los pe-
quefios agricultores, y debido a que
no estAn sujetos a ia influencia ho-
mogeneizadora de tractores y capi-
tal, el desarrollo de una tecnologia
para cuya aceptaci6n estarin moti-
vados es un reto much mayor que
el desarrollo de tecnologia para
agricultores comerciales. El medio
mis eficiente de lograrlo es me-
diante equipos multidisciplinarios
fuertes, que viven y trabajan en ca-
da area y que orientan el trabajo de


desarrollo tecnol6gico que se em-
prende para los pequefios agricul-
tores de su zona. Esto involucra un
cambio dristico en el papel tradi-
cional de muchos cientificos que es-
tin trabajando actualmente en el
desarrollo tecnol6gico, y probable-
mente encontraran una resistencia
nada insignificant de su part.
Muy bien podri ser que en otra
conferencia, en el future, que trate
sobre la tecnologia de Fincas pe-
quefias, uno de los trabajos presen-
tados se title, "Motivando a Cienti-
ficos y T&cnicos a que Acepten
Cambios".








APENDICE

COMENTARIOS SOBRE LOS ESFUERZOS
DE EQUIPOS MULTIDISCIPLINARIOS


Se esti tomando acci6n indivi-
dual, y alguna colectiva, para zanjar
las diferencias generadas por el en-
trenamiento cientifico traditional,
a fin de facilitar el esfuerzo multi-
disciplinario. Los ejemplos con que
el autor ha tenido contact director
reciente, son los siguientes. Chris-
tina&"Gladwin es una economist
agricola que emplea una metodolo-
gia much mas hermanada a la an-
tropologia que a la economic; a
Richard Harwood, agr6nomo, se le
hizo necesario combinar su campo
con la economic y la sociologia, pa-
ra poder Ilevar a parties de Asia, una
tecnologia acceptable para el cultivo
del arroz; Robert Werge es un an-
trop6logo que trabaja en el campo
de la agronomia para ayudar al
Centro Internacional de la Papa
para ayudar a desarrollar una tec-
nologia para ese cultivo; y Daniel
Gait, economist agricola, se dedica
activamente a ensayos de cultivos
en Honduras. En la lista de referen-
cias se incluyen ejemplos de sus tra-
bajos.

Los investigadores anterior-
mente mencionados tienen dos co-
sas en comin que son critics para
el desarrollo de un equipo multidis-
ciplinario eficiente y funcional. Es-


tin bien entrenados en sus propios
campos, pero tambien tienen una
comprensi6n prActica de uno o mis
campos diferentes, y no tienen te-
mor a contribuir a ellos. Esta cons-
tituye una caracteristica necesaria
de quienes trabajan en equipos
multidisciplinarios. Pero, a solas,
no es suficiente. Tambien es preci-
so que los miembros del equipo no
sientan la necesidad de defenders,
y de'defender sus campos de la in-
trusi6n de otros.


Otro aspect de un equipo
multidisciplinario exitoso, es el que
todos sus miembros considered el
product final como un esfuerzo
conjunto, en el que todos partici-
pan, y por el cual todos son igual-
mente responsables. Esto significa
que cada uno de ellos debe estar sa-
tisfecho con el product, dado los
objetivos del equipo y estar dis-
puestos a, y ser capaces de defen-
derlo.


Volviendo a la generaci6n de
una tecnologia mejorada para los
agricultores pequefios y tradiciona-
les, todos los miembros del equipo
(no s6lo los agr6nomos) deben es-









tar orientados hacia un product. 1/
Asimismo, todos!los miembros del
equipo deben estar dispuestos a to-
mar en consideracin una amplia
escala de variables y restricciones, y
no dejar estas preocupaciones s6lo
a los antrop6logos o soci6logos. En
tercer lugar, todos los miembros
deben estar dispuestos a pasar un
tiempo frente al escritorio, conside-
rando alternatives y sus consecuen-
cias sobre las metas del client, y no
dejar esta parte de la tarea s6lo a los
economists. Los agr6nomos de-
ben ser capaces, y estar dispuestos,
a critical los aspects econ6micos
o sociales del trabajo, y los cientifi-
cos sociales, los aspects agron6mi-
cos. A su vez estas critics deben ser
usadas para mejorar el product, a
fin de que todos puedan estar satis-
fechos con el resultado final.

Los fracasos de esfuerzos mul-
tidisciplinarios se han debido a que
los equipos fueron organizados
mis bien como comit6s que se reu-
nian ocasionalmerite para "coordi-
nar" esfuerzos, pero en los que el
trabajo de cultivos se dej6 para los
agr6nomos, la encuesta a los antro-
p6logos, y los escntorios a los eco-
nomistas. En estos casos, no existe
un solo product identificable, sino
mis bien various informes -que se
dice- tratan sobre el mismo pro-
blema.

Quizis la caracteristica mas im-


portante que se require para lo-
grar el 4xito de un equipo multidis-
ciplinario, es la identificaci6n con
un solo product en el que todos
participen. El product puede ser
complejo, e involucrar un numero
de facetas, pero debe resultar del
esfuerzo conjunto de todos los
miembros del equipo, y no estar in-
tegrado por parties estrictamente
identificables y atribuibles a los
miembros individuals del equipo.


jI Producto, como se usa aqui, se refiere bisicamente a la tecnologia producida y no a un
cultivo en si.









REFERENCIAS ESCOGIDAS

CONTRERAS, MARIO RUBEN; DANIEL LEE GALT; SAMUEL CEPHAS MUCHENA;
KHALID MOHAMAD NOR; FRANK BYERS PEAIRS and MARIO SANTOS RO-
DRIGUEZ P. 1977. An interdisciplinary approach to international agricultural trai-
ning: the Cornell-Cimmyt graduate student team report. Cornell International Agri-
cultural Mimeograph 59. Ithaca, New York.

FUMAGALLI, ASTOLFO and ROBERT K. WAUGH. 1977. Agricultural Research in Guate-
mala. Presented at a Bellagio Conference in October, 1977. ICTA, Guatemala.

GALT, DANIEL LEE. 1977. Economic weights for breeding selection indices: empirical de-
termination of the importance of various pests affecting tropical maize. Ph. D. disser-
tation. Cornell University, Ithaca, New York.

GLADWIN, CHRISTINA. 1976. A view of the Plan Pruebla: an application of hierarchical de-
cision models. AmericanJournal of Agricultural Economics, Vol. LVIII, No. 5 (1976),
pp. 881-887.

HARWOOD, R. R. 1975. Farmer-oriented research aimed at crop intensification. pp. 12-32 In
International Rice Research Institute, Proceedings of the Cropping Systems Work-
shop, March 18-20, 1975, Los Barios, Philippines.

HILDEBRAND, PETER E. 1977. Generating small farm technology: an integrated, multidis-
ciplinary system. An invited paper prepared for presentation at the 12th West Indian
Agricultural Economics Conference, Caribbean Agro-Economics Society, 24-30 April,
1977. Antigua.

SCHULTZ, THEODORE W. 1964. Transforming traditional agriculture. Yale University
Press. New Haven and London.

SECRETARIA DE RECURSOS NATURALES. 1978. Agricultural research in Honduras.
Tegucigalpa, D.C.

STEVENS, ROBERT D. (ed.). 1977. Tradition and dynamics in small farm agriculture. Iowa
State University Press. Ames.

WAUGH, ROBERT K. 1978. Research and the promotion of the use of technology. Sympo-
sium of the American Society of Agronomy. International Agronomy Division A-6
and the Extension Education A-4, Dec. 3-8, 1978, Chicago, Illinois.

WERGE, ROBERT W. 1978. Social science training for regional agricultural development.
Presented at the meetings of the Society for Applied Anthropology, M6rida, Mexico.




















































IMPRESO EN OFFSET

INSTITUTE DO CIENeIA Y TFCNOLOGIA AGRICOLAS
SIM riie. Aiel




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs