• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Prologue
 Preludios (1903)
 Lirismos (1907)
 Silenter(1909)
 Los senderos ocultos (1911)
 Apendice
 Table of Contents






Group Title: Coleccion de escritores mexicanos ;, 40
Title: Preludios
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072742/00001
 Material Information
Title: Preludios Lirismos ; Silenter ; Los senderos ocultos
Series Title: Colección de escritores mexicanos
Alternate Title: Lirismos
Silenter
Senderos ocultos
Physical Description: xiv, 302 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: González Martínez, Enrique, 1871-1952
Publisher: Editorial Porrúa
Place of Publication: Mexico
Publication Date: 1946
 Subjects
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Mexico
 Notes
Bibliography: "Bibliografía": p. xiii-xiv.
Statement of Responsibility: Enrique González Martínez.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072742
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 00349484
lccn - a 49001347

Table of Contents
    Front Cover
        Page iii
        Page iv
    Title Page
        Page v
        Page vi
    Prologue
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
    Preludios (1903)
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Lirismos (1907)
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Pages 104-105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Silenter(1909)
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    Los senderos ocultos (1911)
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
    Apendice
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
    Table of Contents
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
Full Text






COLECCION DE ESCRITORES MEXICANOS

--40-

ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ / 7/- / '4


PRELUDIOS
LIRISMOS SILENTER


LOS SENDEROS


OCULTOS


4.4 ->Zi wvC ec"44e / d/5
El )14C)7 a -A .UlC / 2J ^


ll &tA ,-,nr






















DE ESTA EDICI6N SE
TIRARON CIEN EJEMPLARES
EN PAPEL ESPECIAL






COLECCION DE ESCRITORES MEXICANOS


ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ


PRELUDIOS


LIRISMOS SILENTER

LOS SENDEROS OCULTOS


Edici6n y prologo
de
ANTONIO CASTRO LEAL


EDITORIAL


PORRUA, S. A.


AV. REP. ARGENTINA N. zj
MEXICO, 1946








/4


C7


/r~)
Cq


!,


LATMIi
AMERIc.


Esta edici6n s propwdad de los editors.
Copyright by Editorial Porr6a.S.A.


Impreso en los Talleres de la
Editorial Stylo, Durango 290


















PROLOGO


En 1903 aparece, en Mazatlhn, Preludios, la primera
colecci6n de versos de un poeta que ya habia pasado de
los treinta afios. No era un libro juvenile, por mas que
en e1 haya recogido su autor algunos de sus primeros
ensayos; no era tampoco un libro maduro, con una orien-
taci6n definida, con un estilo personal. Preludios mos-
traba al mismo tiempo versatilidad y un deseo de afir-
maci6n lirica; el poeta se habia vuelto desde joven, con
reverencia pero sin sectarismo, hacia todos aquellos que
podian indicarle el camino de la poesia. Ese primer li-
bro revela c6mo Gonzilez Martinez, sin repetir pero sin
olvidar a sus guias mas amados, empezaba a cantar su
propia canci6n. El valor de sus verso 'eenitonces hay
que medirlo tanto por lo que decian cuanto por lo que
no habian querido decir para no acercarse demasiado a
sus models favorites.
Aunque es dificil precisar cuAles eran los anteceden-
tes de poeta de tan variadas lectures, que, ya desde en-
tonces, traducia a Shakespeare, Poe y Te6filo Gautier,
no hay duda que el antiguo alumno del Seminario de
Guadalajara no habia olvidado todavia a Horacio. Ade-
mis de aquella composici6n Amiga, ya la nave..., que







viii PR6LOGO

cita Gabriel M6ndez Plancarte en su Horacio en Mexico,
estin dentro de la tradici6n horaciana A Lydia, A una
esquiva y Al amor. En ese primer libro hay tambien
huellas de Diaz Mir6n y de Joaquin Arcadio Pagaza, que
por aquellos afios eran los dos poetas mexicanos de
mayor renombre. En Ristica, el poema que cierra el vo-
lumen, parecen fundirse ambas influencias, como si el
poeta hubiera querido describir una escena realista, den-
tro del gusto aunque menos cruda que el Idilio de Diaz
Mir6n, en un scenario campestre pintado con la paleta
del autor de los Sitios podticos del Valle de Bravo.
Entre aquellos paisajes y aquellos amores, el poeta
logra trasmutar en poesia sus impresiones y sus expe-
riencias; y aun pueden sefialarse en ese primer libro
notas que-.eguiran sonando despu6s en su canto. Liris-
los 907), su segundo libro, significa ya un progre-
so; la linea se vuelve mis pura y la intenci6n mas re-
suelta. Hay un mayor dominio t6cnico. El libro, com-
puesto casi todo de sonetos, parece una galeria de
pequefios cuadros, en algunos de los cuales el poeta,
desviandose de la franca objetividad parnasiana, deja
aqui y alli sombras cargadas de sugesti6n y misterio.
Ahi quedan algunos simbolos para que los descifre el
que sepa ver mis hondo. La influencia de Horacio sub-
siste todavia, pero ya como una simple gala occasional
(tal en la despedida a Casasus: Perfidum mare...), y la
de Diaz Mir6n y Joaquin Arcadio Pagaza se han limi-
tado a fugaces reminiscencias de estilo, porque entre la
publicaci6n de Preludios (1903) y la de Lirismos (1907)
Gonzalez Martinez se volvi6 hacia el studio de los poe-
tas simbolistas franceses -la presencia de Jos6 Maria
de Heredia se vislumbra en la perspective del libro-








PR6LOGO ix

de quienes tradujo, con sobriedad y elegancia, algunas
composiciones. Pero, a pesar de un dominio t6cnico que
le permit ya cortar mejor su verso y dar mis elocuen-
te relieve a sus temas dentro del marco lirico del poe-
ma, el poeta no encontraba todavia en Lirismos su ver-
dadera fuente de inspiraci6n.
Habia que esperar muy poco, s6lo dos afios; porque
ya en Silenter (1909) el poeta entra en lo que serin
sus futures dominios. No han desaparecido todavia las
composiciones que continfian el tono de Lirismos y que
atestiguan la persistent admiraci6n del poeta hacia los
versos de Lascas (1901), cuya tipografia copia Silenter;
pero este nuevo libro contiene ya algunas de las expre-
siones liricas mis personales de Gonzilez Martinez. La
vida no terminal en el hombre; fluye, como una corrien-
te subterrinea, hacia las cosas; pero para sentir palpi-
tar esa vida misteriosa hay que afinar el alma

hasta que pueda
escuchar el silencio y ver la sombra.

El hombre, entonces, se sentiri parte de lo creado, sera

como una nota de ese canto
doloroso de todo lo que existe.

i Para el espiritu atento todo seri en la naturaleza cnm.
nion o mensaje, y "a veces, una hoja desprendida de los
Arboles o un trino de ruisefior, turbaran su vida". Vivere
vitam... Si, pero la vida tambi6n esta en ese pais de
ensuefio a donde el poeta parte despu6s de haber gozado
centre el tumulto an6nimo. Vivere vitam... Pero la vi-
da tambien es revelaci6n interior y goce secret:








x PR6LOGO


lY abri mi alma y me cerri por fuera!


Despues de Silenter viene, dos afios mis tarde, Los
senderos ocultos (191 El poeta domina ya, triunfal-
mente, su imperio lirico. En su voz ya no suenan ecos
de otras voces, y lo que lee y aprende de los demas lo
transform, como la plant los jugos de la tierra, en
flores. Los senderos ocultos es un libro de una impor-
tancia capital en la historic de la poesia y de la cultural
de M6xico. Indicaba, por una parte, el advenimiento de
un gran poeta; revelaba, por otra, un nuevo rumbo del
modernismo, escuela ante la cual G-onzalezAT arTinez
mantuvo siempre una actitud critical, egfin lo demuestra
A. el pr6logo de Preu1zios ~4 y, por jimo, Ilevaba espon-
V'*' ,r tineamente a la lirica, como fruto natural de la epoca,
^ un movimiento de renovaci6n spiritual cuyo primer
anuncio, en el campo del pensamiento, fue el discurso
de Justo Sierra en honor de don Gabino Barreda (1908)
y cuyos principles instruments fueron los miembros
del Ateneo de la Juventud, fundado en 1909, exactamen-
te el mismo afio en que se public Silenter.
Los senderos ocultos renueva y ahonda la nota pan-
teista gue habia sonado en Irds sobre la vida de las co-
sas y en A veces, una hoja desprendida... Por esos sen-
deros misteriosos el alma enriquece su esenciay
por encontrarse a si misma en todas las cosas. Este
misticismo de la naturaleza, que le hace llamar hermano
"al arbol, al celaje y a la fiera", ha sido comparado con
el de Wordsworth; y aunque 6ste no ha influido sobre
Gonzalez Martinez, gran parte de la obra del poeta me-
xicano podria resumirse en aquellos versos del Prelude:
"A toda forma de la naturaleza, rocas, frutos o flores,








PR6LOGO xi


y hasta a las piedras sueltas del camino, les di vida
espiritual... En lo que ponia los ojos alentaba siem-
pre un sentido interior".
Pero esta comuni6n, que presta sentido a las cosas y
afina y ennoblece el alma, no es todo. El mundo y el
ensuefio luchan pero se complementan, y la vida trans-
forma, renueva, purifica:

Me abrazar6 a la vida y en la llama encendida
de su amor infinite me envolveri la vida...
Yo voy alegremente por donde va la vida...
Y adora intensamente
la vida, y que la vida comprenda tu homenaje...

La vida multiforme e integra, patrimonio y castigo de
los hombres, aferrada, como la musa del poeta, "con
las pezufias a la tierra, con las pupilas a la altura";
pero que nada nos impida elevarla a los niveles mas al-
tos ni buscar su sentido en los misterios mas hondos:

IHaz que la vida alcance la excelsitud del sueiio!
Huye de toda forma y de todo lenguaje
que no vayan acordes con el ritmo latente
de la vida profunda...

Y en los altares de este apasitnado "existencialismo" el
poeta sacrifice al cisne, simbolo de toda apariencia va-
na y engafiosa.
El libro contiene algunos de los poemas mis repre-
sentativos de GonzAlez Martinez: Busca en todas las co
sas, Psalle et sile, Cuando sepas hatar una sonrisa, Tuer
cele ercuello al cisne,- o herman y hermano, Un
vieja tristeza... Su estilo es limpio, sobrio; sus pala-








xii PR6LOGO


bras son transparentes, para dejar lucir el pensamien-
to; su lenguaje, tan claro y precise, tiene esa ponde-
rada elegancia que, mas que al contact con los poetas
del propio idioma, se forma en el ejercicio de las ver-
siones de lenguas extranjeras. Hasta en este voto de
continencia verbal, GonzAlez Martinez daba un nuevo
sesgo al modernismo.
Es actualmente, con Juan Ram6n Jimenez, el poeta de
mayor relieve y renombre en lengua castellana.

ANTONIO CASTRO LEAL



DATOs BIOGRAFICOS

Enrique Gonzalez Martinez naci6 en la ciudad de Guadalajara
(capital del Estado de Jalisco) el 13 de abril de 1871. Estudi6
en el Seminario y en la misma ciudad se recibi6 de medico en
1893, poco antes de cumplir los veintid6s afios. En el seno de su
familiar principi6 su educaci6n literaria, y desde joven public
versos en peri6dicos y revistas. A poco de recibirse fue professor
adjunto de Fisiologia. Despu6s de dos afios y medio de prictica
en Guadalajara parti6 con su familiar a Culiacin. a donde su pa-
dre fue contratado para dirigir un colegio. Ejerci6 como medico
quince afios en diversos lugares del Estado de Sinaloa. En Mo-
corito dirigi6, con Sixto Osuna, la revista literaria Arte. En
1911 se radica en M6xico, donde fund la revista literaria Ar-
gos (1912) y mis tarde Pegaso; fue editorialista de El Impar-
cial (1912), Presidente del Ateneo de la Juventud (1912), Sub-
secretario de Instruoci6n y Bellas Artes por corto tiempo, Secre-
tario del Gobierno del Estado de Puebla, Profesor de Literatura
Francesa en la Escucla de Altos Estudios, Jefe de Clases de
Litratura y Gramitica, y Profesor de Literatura Mexicana en la
Escuela Nacional Preparatoria. En 1920 ingres6 al servicio di-
plomatico y ocup6 los puestos de Ministro en Chile, la Argentina











y Espafia. En 1931 regresa a Mexico. Fue miembro fundador,
primero, del Seminario de Cultura Mexicana y, despues, de El
Colegio Nacional, en donde ha sustentado conferencias sobre di-
versos temas de historic literaria. Es miembro de la Academia
Mexicana correspondiente de la Espaiiola, y perteneci6 al extinto
Liceo Altamirano. En 1944 recibi6 el Premio Avila ,Camacho:
"su obra --decia el dictamen- por su extension y su sinceridad,
por su profundo sentido human y sus altisimas calidades li-
terarias, lo sefiala como uno de los valores mis representatives,
o acaso el mis representative, de la sensibilidad y el espiritu
mexicano en la hora actual". El poeta sigue trabajando y su
producci6n se mantiene en ese alto nivel de calidad que alcanz6
desde su cuarto libro, Los senderos ocultos.


BIBLIOGRAFIA

Preludios. Imp. y casa editorial de M. Retes y Cia. Sucs. Ma-
zatlin, 1903; Lirismos. Imp. editor de "Voz del Norte". Mo-
corito, 1907; La hora initial (selecci6n de los dos libros anterio-
res hecha por el autor) Libreria de Porruia Hnos., M6xico, 1916;
Silenter. Imp. editor de "Voz del Norte". Mocorito, 1909 (con
pr6logo de Sixto Osuna); 2a. ed. Libreria de Porria Hnos., M&-
xico, 1916; Los senderos ocultos. Imp. editor de "Voz del Nor-
te". Mocorito, 1911; 2a. ed. Libreria de Porriua Hnos., Mexico,
1915 (con pr6logo de Alfonso Reyes); 3a. ed. Porria. M6xi-
co, 1918; La muerte del cisne. Libreria de Porria Hnos. M6xico,
1915; sardines de Francia versionss po6ticas). Pr6logo de Pe-
dro Henriquez Urefia. Libreria -de Porria Hnos. M6xico, 1915;
El libro de la fuerza, de la bondad y del ensuefio. Libreria de
Porria Hnos., Mexico, 1917; Pardbolas y otros poemas. Pr6logo
de Amado Nervo. Cultural. M6xico, 1918; La palabra del viento.
Ediciones M6xico Moderno. M6xico, 1921; El romero alucinado
(1920-1922). Editorial Babel Buenos Aires, 1923; 2a. ed. Edito-
rial Saturnino Calleja. Madrid, 1925 (con una nota critical de
Enrique Diez Canedo); Las sefiales furtivas. Pr6logo de Luis G.
Urbina. Editorial Saturnino Calleja. Madrid, 1925; Poemas trun-


PRO LOGO







xiv PR6LOGO


cos. Imp. Mundial. Mexico, 1935; El diluvio de fuego. Abside.
Mexico, 1938; Ausencia y canto. Imp. Taller Po6tico. M6xico,
1937; Bajo el signo mortal. Poesia hispanoamericana. M6xi-
co, 1942; El hombre del buho (autobiografia). Ediciones Cua-
demos Americanos. Mexico, 1944.
Antologias: Los cien mejores poemas de E. G. M. Estudio de
Manuel Toussaint. Cultura. Mexico, 1920; Poemas selectos. Con
un pr6logo de Ventura Garcia Calder6n. Casa editorial Franco-
iberoamericana. Paris, 1923; Poesia (1909-1929). Espasa-Calpe.
Madrid, 1930; Antologia poitica. Espasa-Calpe Argentina. Bue-
nos Aires-M6xico, 1943 (varias ediciones).
Obras completes: Poesia (1898-1938). Editorial "Polis". M&-
xico, 1939--940. 3 vols. Peesias completes. Asociaci6n de Li-
breros y Editores Mexicanos. M6xico, 1944.

En nuestra edici6n de los cuatro libros que contiene el present
volume (Preludios, Lirismos, Silenter y Los senderos ocultos)
hemos reproducido el texto que nos ha suministrado el Dr. Gonza-
lez Martinez, anotando los cambios introducidos en la version
original. Al fin del volume, en la nota que va al frente de cada
uno de los ap6ndices, el lector encontrari mayores explicaciones
sobre el procedimiento seguido.


A. C.L.
















"PRELUDIOS"

(1903)


















CANDIDA PUELLA


Atraviesas el m
como una dulce aparici6n ntistica :,
unxnimbo de candores en la frente /
y un enjambre de suefios en el alma. /

Cuando la tierra pisas,
la toca apenas tu liera plant;
sabes muy bien que el)hnviolado armifio
con la impureza terrenal se mancha.

Cuando miras al cielo,
sientes impulses de tender las alas,
las alas invisibles que escondidas
has de llevar bajo tu veste cAndida,

Z D6nde he vistotufaz... En la vidriera ti
de la vieja capilla abaidonada?
~En el nicho ojivaLde anti temple
o en un coro de virgenes extiticas?...

SPor que, cuando te miro, me recuerdas
la mirra perfumada,-







4 ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ


el gemido del 6rgano en el coro
y la vislumbre de la cera pilida?...

No se; pero no tienes
el sello vil de la flaqueza humana,
y cruzas por la send de la vida ~ M -4 ,
como una peregrina desterrada. -' -- /,v

Yo sigo desde lejos
la gricil huella de tu level planta...
iQui6n de tu manto la dorada fimbria
besar pudiera y entregarte el alma!

Mas td de los clamores
de la confusa multitud te apartas,
y muda y sola, desiojandooirios,
como una Ofelia misteriosa pasas...

No mires tanto al cielo,
Si 4Aue temo verte desplegar las alas,
Slas invisible alas que escondidas
t^ v has de llevar bajo tu veste l ...



*^CC~i~ ^ / ^y 2 ^ ^^ -

















A UNA MARGARITA


Margarita que yaces deshojada
en blando lecho de menuda arena
Sque radiosa beldad rubia o morena
te pregunt6 temBlando si era amada?

jFue tu respuesta dolorosa espada
que hiri6 su pecho con aguda pena,
o su candida frente de azucena
hiciste enrojecer alborozada?

De incierto porvenir anunciadora, *
sabiendo que el amor en una hora
lo mismo que las flores se marchita,

Spiedad tuviste de su dicha breve?
SEscondiste alguin p6talo d ~c'i
y la engaiiaste, blanca margarita?




"Del porvenir incierto sabedora", en Preludios (Mazatlin,
1903).



















R I E...



Sueltq--divina rubia, la cascada
Se tu!r6 de oro.
' L. \A Bri;lle el tineo rubor en tus mejillas
A '1 y el destello sa io en tus ojos... 0 c

Mira, la espuma del champa rie
y hasta el eco sonoro a m O
de Ja lejana orquesta, en argntinaf
c rcajada de amor, Ilega a nosotros. 0 O

Tii no sabes de lAgrimas; si Iloras, *
sufre unaextraiia confusion tu rostro; o
mezclas i con Ilanto,
y tu boea se Ae de tus ojos. C

Tu coraz6n es urna en que la suerte
guard los goces del amor tan s6lo; 0
tu frente no conoce las espinas,
nunca en tus plants se clav6 el abrojo. o

"T' no sabes lorar, y cuando loras", en Preludios (Ma-
zatldn, 1903).








"PRELUDIOS" 7


SBebe!... La copa de cristal espera
: con el filtro esp.umo *
iCuainaIegre elhxr de las burbujas
y que mundo de dichas en el fondo!


IBebe!... iY al roce de mis labios tremulos
sobre el cAlido rxiu de tus hombros,
brote, rubia gentil, tu carcajada
como lluvia de oro!


o 0


C, '


"En la copa de cristal espera I el champafia espumoso", en
Preludios (Mazatlni, 1903).

















FINAL DE UN POEMA


Era el fin del crepusculo. Surgia
la sombra ya por el lejano orente,
y alli por el ocaso lentamente
t. A ,"- ensangrentada lumbre se perdia.

/ I Como un adi6s al moribundo dia,
se hizo oir una cantiga doliente:
"adi6s", clamaba en su bullir la fuente,
y el campo "adi6s" en torno repetia.


Hundi6se al fin el sol; la noche oscura
tendi6 arriba su toldo de negrura
y abajo la tiniebla por alfombra,

y donde hubo una luz y son6 un canto,
s6lo silbaba el cierzo del espanto
sobre el mar insondable de la sombra.


* "la claridad del astro", en Preludios (Mazatlin, 1903).






i u. I i











SANGRE Y NIEVE


Yo vi una gota de g
en una azucena blanfa,
un breve estigma de fuego
en una -gbu# sin mancha.
Quizas una pequenuela
forjadora de guirnaldas,
de esas de cabellos rubios,
de esas de pupilas claras,
que cazando mariposas
recogen la tenue falda *
y dejan ver indiscretas
las dos puntas de las alas,
clav6 el dardo de una espina
en su yema sonrosada,
y sobre la flor de nieve
dej6 la sanenta mancha.

En casto pecho de armiib,
yo vi la pasi6n volcanica
como en la nevada cima

* "la breve falda", en Preludios (Mazatlin, 1903).







10 ENRIQUE GONZALEZ MARTiNEZ


explosion de roa lava,
como amapola de fgo
en haz de gaideenip palidas
y como bot6n de purpura
que un seno de virgen mancha.


S jOh, fugo! quien te ha encendido?
' ,i' 1 h iOh, sangre! de d6nde saltas?
x1i iOh, boton! gpor qu6 revientas?
,OH-Traz6n! gpor qui amas?...
No se; ero en casto pecho
> ila pasi6n volcinica
como una gota de sangr
en una azucera baq ca.


















PALIDA


Tuj idez marm6rea y enfermiza
es el magic filtro que enamora;
jy esa sensualidad que te devora,
y esa sed de pasi6n que te electriza!


c irV-' Como el ave que, muerta, en su ceniza
se levanta de nuevo triunfadora,
tal surge la pasi6n abrasadora
de tu figure blanca y enfermiza.

En tu cuerpo dedenus demacrada
se esconde una vestal aprisionada
que el sacro fuego del placer atiza.

Para la prosa de lvida, muerta
s6lo para el amor esta despierta
tu palidez marm6rea y enfermizaj
-"19- --------K-


5/ i'CC-C

















REGIA ESTIRPE


Tu mirada es como un astro,
clara luz en negra noche;
en tu tez hay un deyoche
de blancuras de alabastio.
En tu boca, vivo rastro
de color dej6 la fress,
y en tu frente de duquesa,
marfilina y sofadora,
su fulgor prendi6 la'aurora
y sus timbres la kealeza.

SQui6n te here por tltivi?
SQui6n maldice de tu O gllo?
Ni te Ilega ese murmullo
ni te alcanza esa saliva.
Qu6 princsa no es esquiva
si despiieTnn sus enojos?
El desn, tus labios rojos
(Ug)manejan como un rayo.
Di: merece algiun lacayo
la mirada de tus ojosi?







"PRE LUDIOS" 13

Son heraldos de tu encanto,
de tu gracia paladines,
el a de tus chapines,
el apmipo de tu manto.
Rie, goza, mientras tanto
que la turba se alza aleve...
iTu garganta, que es dCnieve,
y tu sangre purpurina' ..
piden ya a guillotia, ,
que es el arma de la Iebe!


















EL VADO


Al poeta Esteban Flores


Comienza a amanecer. A mi ventana,
en ondas sube el viento perfumado
trayendo aromas del vecino prado
donde el rocio en perlas se desgrana.

Al tenue rayo de la luz temprana,
en pos de las florestas, el ganado
mugiendo pasa el anchuroso vado
en alegre y confusa caravana.

Con fiera majestad, el corpulento
y noble toro, en la risuefia orilla,
su sonoro mugido lanza al viento;

el suelo escarba, la cerviz humilla,
y al resoplar, el vaho de su aliento
asciende en vaporosa nubecilla.


















TOQUE


Un tenue rayo de luz blanca
que se filtraba por los vidrios,
iluminaba aquella frente,
acariciaba aquellos rizos;
los frescos labios entreabiertos,
los saves pirpados caidos,
y entire las sabanas de nieve
el delicado erpecito.

Sobre el Qresp6n del cortinaje,
la blanca luz parece un nimbo,
nimbo de vagos resplandores
de un.eran que esti dormido.
Luego, una nube, como heladQo
soplo de muerte, apaga el tibio>
rayo de luz de luna palida
que se filtraba por los vidrios.
Vuelven las sombras de la noche
a cobijar aquel recinto...
Y todo fue como un ensuefio,
como un ensuefio fugitive.
* "de un niiio Dios", en Preludios (Mazatlin, 1903).


















EL BASO


Ya dejas el plumon. Las presurosas
manos desatan el discreto nudo,
y queda el cuerpo escultural desnudo,
volcdn de nieve en explosion de rosas.

El bafio espera. De estrecharte ansiosas
estin las aguas, y en el marmol mudo,
un esculpido sitiro membrudo
te contempla con ansias amorosas.

Entras al fin y el agua se estremece.
En tanto, alli en el orto ya parece
el claro sol de refulgente rastro.

Y cuando ufana de la fuente sales,
de tu alcoba a los diifanos cristales,
por mirarte salir, se asoma el astro.



















LA NAVE...


Amiga, ya la nave '7
surca las verdes ondas,
y favorable el viento
hincha y empuja las crujientes lonas.

Mira c6mo la cresta
de la esculpida prora
va dejando en el agua
una estela brillante y espumosa.

Del canto de los nautas
ya s6lo algunas notas
llegan a nuestro oido
en alas de la brisa juguetona.

Ya casi todo el casco
se pierde entire las olas...
Pero dime no hay alguien
que nos mira de lo alto de la popa?


-----'~~ C -;T --- --~-~i-r7
/ZCcLs ~D


AMIGA, YA







18 ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ

Lloras torquee se ha ido
, rorqu te deja loas,
y pasan por tu mente
en fiinebre cortejo las memories;

te acuerdas de las noches
tibias y voluptuosas
pasadas al abrigo
de la caliente y perfumada alcoba;

recuerdas cuando juntos,
bajo la vid frondosa,. 4 k L(
libasteis el falerno, i
ae diifano cristal en ancha copa;j

cuando el, ebrio de vino,
y tii, de amores loca,
convertisteis ** en tilamo
del verde c6sped'la mullida alfombravs

SPor que tan hondo duelo?
SPor que te sientes sola,
si yo puedo *** brindarte
las caricias que el p6rfido te roba?

Entregame el tesoro
que, torpe, 61 abandon,
y rindete a mis ruegos...
iVeris que alegres pasaran las horas!

"libaron", en Preludios (Mazatlin, 1903).
** "convirtieron," en la misma edici6n.
*** "Mas no, calma tu duelo, I no quedaras tan sola ) que yo
puedo", en la misma edici6n.







"PRELUDIOS" 19


Y luego, cuando vuelva
-si por acaso torna-
arrAncate a mis brazos
y entregate a los suyos presurosa.

Tus filtimas caricias
es just que recoja. ..
STal vez quede n tu ipecho lgun latido
y alginbeso .n tu bocal. ..


















EMBRIAGUEZ


Pediste al vino su calor ardiente
que los espasmos del amor provoca,
y diste el caliz de tu fresca boca
y la hostia albeante de tu frente. 0

Te deslumbr6 el relimpago fulgente /
de la pasi6n irresistible y loca,
y sucumbiste al fin, como la roca -
al impulse brutal de la corriente.

Luego, pas6 aquel extasis... i Que frio
y oscuro el despertar con el hastio
de un instant fatal de impetu ciego!...

Hoy que reihan las sombras del ocaso,
pides en balde al fondo de tu vaso \~ -
la misma sensaci6n y el mismo fuego.


V


















A LYDIA


De tus celestes ojos Zquiin djig 'i ) "t,.. ~
que el sol que en las pupilas fulguraba '-ti c a
tan presto en el ocaso se hundiri. .3.
SQui6n el rosado marmol de tuseno
aj6 con mano alveyp
e hizo surcar de arrugas
tus mejillas mis blancas que la nieyXs'
De tupecho de diosa
,quien deprimi6 los globos de alabatrqaL
que mal cubria la plegada veste?...
De tu gracia de ayer no queda raRtra l I
Cay6 de tus cabellos,
que premature senectud argenta,
la corona de flores que ceiistte l-
y eres sombra no mas de lo que fuiatc. 1-
SQuien, dime, quien osqdo,
el cetro te arranc6 de la hermosura
y tus divinas gracias ha rohadob ~.i2
Amor, tan s6lo amor... Y si volvieras
a la dorada juventud perdida,


* "De tu gracia gentil", en Preludios (Mazatlan, 1903).







22 ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ

si recobrar pudieras
tu came -marmol- y tus ojos -fuego-,
en aras del amor los consumieras
aunque expiraras luego...
Corta para el amor es una vida,
y hoy te sientes acaso fatigada...
ipero no arrepentida!


















lUEL VERSOs


No al verso injuries quien naci6 poeta
ni lamente su dura tirania,
ni sostenga que al gumen la armonia
con jaula de oro en su volar sujeta.

La inspiracin, como veloz saeta,
hiendc el espacio y en sus alas fia, *
-, ytAvA.y el verso aimba con eterno dia
SAL/tnjL^. al genio altivo y a la musa inquieta.

Quien siente el soplo del divino fuego,
lanza su canto sin temor, y luego
del ritmo.alado el galard6n conquista. **

Sumiso el verso ante la expert mano,
es acero tenaz para el profano
y cera para el numen del artist.



"hiende el espacio en su pasi6n bravia", en Preludios (Maza-
tian, 1903).
** "el esplendor conquista", en la misma edici6n.




I 4 1 4.LM4& c^ /t 6












A UN POETA


iDeja caer la amanerada lira ,
-ludibrio del amor, del arte mofa-- r
despierte ya la musa que te inspira
y cual rayo de luz surja la estrofa!

4D6nde aprendiste el enfermizo canto
que lanzas como cisne moribundo?
ui6n habla -dime- de morir en tanto
/ -t B'qe 1 sol, el almo sol, incendia el mundo?
C^' ri A CRL9 '.. e 7
S J/-v ,kz,- ^ r^"^'^x' /k /7
SBuscas inspiraci6n, te falta numen,
todo lo encuentras Arido y sombrio,
y tus ansias tiritan y se entumen
como las aves al Ilegar el rio?

Que Ino hay un ideal para tu anhelo?
jTodo es miseria, podredumbre y lodo?
SVe el campo, mira el mar, contempla el cielo:
alli hay belleza, inspiraci6n y todo!

En cauce que le prime y le sofoca,
el hondo riosu raudal desata







"PRELUDIO S" 25

y desde el filo de elevada roca
se desprende en inmensa catarata;

ostenta lujuriosa la ribera
floridas hierbas y tupida fronda,
y nayades de rubia cabellera
en el cristal se miran de la onda;

el ancho tai con impetu salvaje
azota las arenas de la orilla
y, a los rayos del sol, el oleaje
en mil penachos espumosos brilla.

Naturaleza por doquier ostenta
de inspiracin el germen encendido,
,o mismo en el fragor de la tormenta
~que en el trinar del pAjaro en el nido.

Es pompa en la pradera de colors,
armonia en los zumbos ** del boscaje,
perfume en los efluvios de las flores
y poema de luz en el celaje. CiLL cs-h u42- ^ -

Del mosque milenario en la espesura,
finge"rnmores misticos el viento,
y el sol como una lampara fulgura
en la b6veda azul del firmamento.

Despu6s, huye la luz, viene la tarde,
se oculta el sol tras el lejano monte,
* "que en el piar", en Preludios (Mazatlin, 1903),
** "en los trinos", en la .misma edici6n,







26 ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ


las nubes dora, y reverbera y arde
como incendio voraz el horizonte;

y cuando el angel de la noche extiende
su dulce paz, su oscuridad discreta,
bajo el silencio azul las alas tiende
al mundo de los suefios el poeta...


IDeja el canto irrisorio ydecde
ludibrio del amor, del arte mofa, /- .-
y del cristal de la castalia fuente,
como Venus del mar, surja la estrofa!


* "inspirado y feliz", en PreWvio (Mfu tJin, 1903).























IPtLC2c~4h


A BEETHOVEN


Al vendaval hirsuta la melena,
hosca la faz y la actitud bravia,
sofiabas con eterna sinfonia,
gigante como el mar que nada enfrena.

Todo cantaste: la quietud serena
del lago azul, la claridad que envia
la triste luna, el esplendor del dia,
la leda brisa, el huracan que atruena.

El llanto universal funde en tus notas,
de fuentes sacrosantas y remotas,
la humana voz y la virtud del arte;

y es tan gloriosa tu altitude, que pienso
que fuera menester todo tu inmenso
soplo de inspiraci6n para cantarte.


















MARMOL


En tus formas purisimas ostentas
la belleza impecable de la estatua;
ti seras insensibl, eie rmosa;
tiu no sabes am a en tmaman.

Al soplo de la estetica no vib a
una cuerda de tu alma;
faas)ique magno poema *rson tus ojos
y que oda triunfal tu frente blanca!

Bajo tu pecho culminante y breve
acaso no hay un coraz6n que lata;
;iai cuintos corazones esclavizas
y cuantos himnos el amor te canta!

En tus labios divinos, la elocuencia
nunca prenSi6 su refulgente llama;
.eT a la boca donde anida el beso
,qui6n va a pedir palabras?

* "que dulce poema", en Preludios (Mazatlin, 1903).







"PRELUDIO0S" 29


Tui encarnas(ia belleza de la forma,
como ella frna, llui 1ia, ipavla;
en torno tuyo los amores vuelan...
Y la envidia te roe las sandalias.


* "como ella eterna", en Preludios (Mazatldn, 1903).


















DESDE LO ALTO


SY se doblega al fin! Titan caido,
, sal rebotar su frente sobre el suelo,
lanza una horrenda imprecaci6n al cielo
y epercuel monte su alarido.

El era asi, como Luzbel, henchido
,oo.^'de inmenso orgullo, de insaciable anhelo,
y sinti6 en sus espaldas el flagelo
con la impotente rabia del vencido.


,jLOe pronto, dominando la tristeza
^I1 que, como dardo, el coraz6n le here,
los atl6ticos miembros endereza;

y antes que la agonia se apodere
de su pilido cuerpo, la cabeza
levanta una vez mis, solloza y muere.


' rXk 7


, k


'* v


~-t~"~~


-~c-


v

















A UN ARTIST


INo desmayes! iNo tiembles!... La idea
desprovista de forma gallarda
que en el fondo del pecho se agita
como pijaro preso en la jaula,
no por siempre en oscuras prisiones
hundira sus esteriles ansias...
ICuando suene la hora, al espacio
tender, como el c6ndor, las alas!

,Quien no guard una (zul mariposa
en el germen de humilde crisilida?
I Qui6n no lleva en el pecho una chispa
que ha sofiado con ser una llama?
A las voices del genio, la forma
es segura en venir, aunque tarda.
IY la chispa tendr sus fulgores;
y la uiJ mariposa, sus galas!

INo desmayes! Del hierro -la idea-
el cerebro, que es yunque y es fragua,

* "la gentil mariposa", en Preludios (Mazatlin, 1903).







32 ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ

forjarf los brillantes broqueles, /
y la aguda y flamigera espada. t
A su fuego vivifico, todo
se reviste de luces que irradian,
y el informed carbon cristaliza
en diamante de ffilgidas aguas.


O-


INo desmayes! iNo tiembles! La idea
desprovista de forma gallarda,
no por siempre en oscuras prisiones
hundiri sus est6riles ansias..
iDe la masa candente en que el genio
forcejea, resopla y trabaja,
surgirA, cuando suene la hora,
como surge del bloque la estatua!


* "A su lumbre vivifica", en Preludios (Mazatlin, 1903).
*"A su lumbre vivfficsa", en Preludios (Mazatlin, 1903).
















6L" ,,t ; ". 4- '.:-VLCJ ,- /,- ,- c-
'RONDEL "' / -/""


Ctomo las blancas nubes del incensario,/Z
a ti suben los ecos de mis canciones,
mientras van peregrinos los corazones
a oficiar en el ara de tu santuario.

Mientras tafie la esquila del campanario, *
mientras baten sus alas las oraciones,
cti suben los ecos de mis canciones
como las blancas nubes del incensario.

Dime, cuando prosiga mi solitario
camino de tristezas y decepciones,
alli, bajo las naves ** de tu santuario
Z -te llegarfn los ecos de mis canciones
como las blancas nubes del incensario?





"A la luz temblorosa del lampadario", en Preludios (Maza-
tlin, 1903).
** "bajo los dombos", en la misma edici6n.

















A UNA ESQUIVA


Desata ya las cintas
de tus cabellos rubios
y dejalos que caigan sobre el mirmol
de tus hombros desnudos.

Ya termin6 el imperio
de tu desdin injusto
y es hora de trocar la roja climide
por las ropas de luto.

La vengadora Venus,
celosa de su culto,
de tu ingrata esquivez, con dura mano,
hoy te cobra el tributo...

Tus juveniles gracias
Sport qu6 con cruel orgullo
negabas al que d6cil
ante el dardo de amor baj6 su escudo?

Di Z por qu6 desdefiabas
al que Agil y robusto







"PRELUDIOS" 35

en los juegos olimpicos
por tu belleza disputaba el triunfo?

IAy! al lograr el lauro
codiciado de muchos,
en vano pretendia
una mirada de los ojos tuyos,

mientras tfi, de la alcoba
en el recinto oscuro,
" de femenil mancebo te rendias
al extranjero y vergonzoso yugo.

jCon que amorosos besos
pagabas sus discursos, v ays
los sones de su lira y su atiplada
vocecilla de eunuco!

Mas que pronto la suerte
te di6 castigo just!
El se alej6 dejando
tu pobre coraz6n herido y mustio,

y hora tal vez alegre
con mas reciente triunfo,
de adorada rival entire los brazos
se esti burlando del recuerdo tuyo...

Desata ya las cintas
de tus cabellos rubios
y dijalos que caigan sobre el marmol
de tus hombros desnudos.







36 ERIQUE GONZALEZ MARTINEZ

Heridas que amor abre
con sus dardos agudos,
aqui en la soledad curarse pueden
con bilsamo seguro.

A mi heredad no llegan
los bullicios del mundo...
Ven; tu castigo y la desgracia mia
lamentaremos juntos...





A"' a Cj(C1f >u ated-- Li&UO4 aroit t^ /^-









OPULENCIA -

Prfceek del id 1,tengo un tesoro A-
p calmer las ansias de mi mente: e-
L `'a ui"--cielo azdl, serdno y esplendente ^- 6 -
,/ y un sol de fu'go cuya lhmbre adoro. -- A

a4 Vafrgan mis o/dos con su coro
fjaros mil, con su rumd'r la fuente, ()- -
AV- y me dd sus ardomas el ambie'nte -
A CJ y el horiz4nte sus celajes de oro. 9
i~or I o. J -
rdirga la fort na de sus dones, / i l
con un /no t mi afin complete, 3-
y me d para coImo de ambiciones, (- 6 C

una reina gentil, miWmsa inquieta; -)
un cortejo e hondr4 mis ilusionesi -t
y una legid6n, mis su/ios de p-ota. /- )
I.(,. 'f.i, ,/





l ~,


















PENSIEROSA


Sus ojos encerrabar no se que misteriosa
y placida tristeza por un perdido bien;
sus labios se entreabrian fcomo una fresca rosa,
y un inviolado lirio era su blanca sien.

SentAbase en la sombra, a orillas del torrente,
en las floridas siestas del opulento abril,
y sus cabellos rubios bajaban de su frente
como dorada lluvia al busto de marfil. *

Sus manos deshojaban silvestres florecillas
que el viento arrebataba alegre y juguet6n,
y suspiraba a veces al ver las avecillas
en vuelo fugitive cruzar por la extensi6n...

1Oh, casta sofiadora! Conozco tu secret.
,I Ya s6 por que te fuiste, paloma del juncal;
mas duerme sosegada; no temas que indiscreto
muestre a la faz del mundo tu coraz6n inquieto,
revele las angustias de tu alma virginal.

"y un lirio que albeaba", en Preludios (Mazatlin, 1903).
** "cubriendo como un manto el busto de marfil", en la misma
edici6n.


















ODORE DI FEMINA


A la luz temblorosa de las estrellas,
vuelvo a mirar la alcoba donde dormias,
y surgeon las memories de aquellos dias,
tus suspiros amantes y tus querellas.

Alli donde el pasado dej6 sus huellas,
despiertas olvidadas melancolias...
Te arrullaban mis cantos, y te dormias
mirando los fulgores de las estrellas.

Ya todo de los afios cedi6 al ultraje;
hecho esti ya jirones el cortinaje
y cubiertas de polvo las celosias;

y en la alcoba forrada de blanca seda,
tu adorable perfume vagando queda
y evocando lejanas melancolias. *


* "pasadas melancolias", en Preludios (Mazatlan, 1903).


















AL AMOR


El carro deja de la cipri* diosa,
iligero Amor! y el ala presurosa
tiende a la margen del sonoro rio
donde, radiante de beldad, se bafia
la que es tormento mio.

Bajo el amplio dosel de la verdura,
entire las linfas que el retozo empaiia,
mientras al juego sin temor se entrega,
resalta la esbeltez de su cintura
como un fnfora griega.

SNo miras su garganta tentadora,
su cabellera, envidia de la aurora,
y sus traidores ojos,
por su diffano azul, del cielo enojos?

Toma de tu carcaj el mas agudo
dardo ligero y fuerte
que para ti Vulcano forjar pudo.
De su pecho desnudo,
mira Ino ves en el izquierdo lado








"PRELUDIOS" 41


fresco bot6n rosado
que se destaca sobre el seno breve
como una flor en medio de la nieve?

iAlli esti el coraz6n! 1E1 dardo lanza
y logre su castigo y mi venganza!...
Mas jay! en vano cuidadoso acechas,
el pulso firme, el inimo seguro:
isobre ese mirmol culminante y duro
se embotarin tus aceradas flechas!
rI


















VISION


A Rafael de Alba


^' Del arroyon las limpidas aguas'C
medio oculta M elT mosque en las frondas-,
se bafiaba desnuda y tranquila
luciendo sus bellas y clasicas formas.

Los cabellos, cual velo de oro,
le cubrian la espalda marm6rea,
y del agua prendida en los rizos,
la luna en diamantes trocaba las gotas.

Entregada a sus suefios de amores,
al tenderse en la liquid alfombra,
resaltaban erguidos sus pechos
como una pareja de blancas palomas.

Asombrado qued6, con el alma
a la par conmovida y absorta;
mas la luna escondi6se en el cielo
y entire ella y yo puso sus velos la sombra...

"la luna ocult6se", en Preludios (Mazatlin, 1903).







"PRELUDIOS" 43

He querido olvidarla y no puedo.
Cual relieve esculpido en la roca,
ha quedado grabada en mis suefios
la bella desnuda de clasicas formas.


















I U, p CRAS ENIM... .ua" ^ a


Sacude la fatal m ancolia
que abruma t cabeza sofiadora.
,No sabes qu el anior, como la aurora,
se renueva t runfante cada dia?

Vuelve con fe a pigina sombria,
gocede ayr y denc n ora; *
de tu boca divina y tentadora
hay quien pida los besos todavia.

Mientras la juventud --ensueiio alado-
forje diademas para ornar tu frente
y riegue flores para darte alfombras,

aspira los perfumes del sado,
embriagate en las glorias de present
y deja el porvenir entire las sombras.




"No es tiempo de rendirse a la sombria I pesadumbre criiel
que te devora", en Preludios (Mazatlan, 1903).






















Fatigado, jadiante,
en busca degsito Aalma,
al castillo de tu alma
llame, trovador errante.
Se abri6 tu puerta al instant; "
entr6 cefiudo y sombrio... c
ZPor que al mirarte, bien mio,
lati6 pujante y despierto -
mi coraz6n, casi yerto
de dolor, cansancio y frio?


Desde tu ojival ventana
joh, compasiva sefiora!
apenas brille la aurora,
me verAs partir maiiana.
No me culpes; Aellan,
de ingratitud ni un instant;
alguien me grita: adelante!...
Obedezco a mi destino,
y hay que seguir el camino
como trovador errante.


C-


t




C
C-

'(


I* '


A^ZuLZ
LZAA41IL-


















BESO FURTIVO


Fue un beso tan fugaz que roApenas
la frente virginal y escape luei *
mas de alli al coraz6n cundi6 su fuego
y corri6 por la sangre de las venas.

Las dichas del amor, antes serenjs,
trocironse en mortal desasosiegdY..
iAy! c6mo pudo envenenar-tan lug
si la cindida frente rzapenas?

10h, beso engafiador, oh, beso aleve!
SC6mo diste a beber en toque leve
el ponzofioso filtro de tus penas? **

4 C6mo en las garras del dolor, cautivo
dejaste un coraz6n, beso furtivo,
si la tez virginal rozaste spenas?,



"la blanca frente y disip6se luego", en Preludios (Mazatlin,
1903).
** "eC6mo arrojar pudiste tan en breve I el peso abrumador
de tus cadenas?", en la misma edici6n.

















LEJOS


,hComo en el fondo del azul espacio
Uftenue cresp6n de vaporosa niebla,
^' asi al tiW"s de la distancia miro
/ tu casta imaen que esfum6 la ausencia.

Tu dulce que aventur6 temblando
frases de amor. timidas promesas,
-del into, en ala a besar mi oido
como una nota delicada liega.

El tibio aliento que bebi en tus labios
en gratas horas de pasi6n inmensa,
3 aspiro ain como el sutil perfume
que dejan en el vaso las violets.


~y;USII


Si acaso de tu frigil envoltura
te has desligado por buscar la huella
de mis errantes pasos ; bien venidos,
eco, perfume y vaporosa niebla!
2


"te has desligado carifiosa y tierna I y vienes a buscarme",
en Preludios (Mazatlin, 1903).

















AL DESPERTAR


Rendirse al suefio, y al cerray los ojos,
el ala desplegar la fantasia
y coyertir en plicida algria
lo que antes era desaz6nf y enojos;

verte ilegar con pfidicos sonrojos,
pronta a mis ansias y a mis ruegos pia,
y sentir en la frente, como un dia,
el casto beso de tus labios rojos;


y luego, al despertar, roto el ensuefio,
hallar la soledad, ver s6lo enfrente
de la verdad el implacable cefio...

\ Si la ilusi6n halagadora miente,
si la dicha fugaz vive en el suefio **
J "" I ^no era mejor dormir eternamente?

(Ka


0 "la realidad con", en Preludios (Mazatlli, 1903).
S* "si no se trueca en realidad el suefio", en la misma edici6n.


















NAUFRAGO


Como la fragil barcajque en tormentoso pielago, *
con el tim6n infitil y con la quilla rota,
,.juguete de los vientos, ya hund `ya flota
mientras la noche tiende sus alas de murci6lago;

y luego, a los fulgores de cardeha centella,
la sombra de un islote divisa en lontananza,
y apenas da cabida a un rayo de esperanza,
Scontra la roca inm6vil el fiero mar la estrella;

asi por la existencia bogando a la ventura,
f' j en una mar rugiente, bajo una noche oscura,
surgir te vi6 de pronto mi loca fantasia...

Clam6 con voz de angustia, tendi6ndote los brazos...
SOh, sirte engafiadora! ZNo ves hecho pedazos
el barco iluso y fragil ** de la esperanza mia?




"en el furioso pi6lago", en Preludios (Mazatldn, 1903).
** "el triste barquichuelo", en la misma edici6n.




*IAA"c*-^^


A...


"Now, I must sleep"


No temas, oye, de mi vida errante I/
yo te consagro la postrer jor"a; (A
rendido estoy y en tu regazo quiero
posar la frente sudorosa y pilida. ,

Perdi las fuerzas. El antiguo orgullo
con que ret6 soberlio a la desgracia,
ya qued6 para siempre hecho jirones
de mi camino en las punzantes zarzas.

La perseguida gloria, los azujs
ensuefios de la mente acalorada,
disipiror ya como la niebla
cuando brilla del sol la roja llama. *"

Ya s6lo quiero paz, sl6o descanso
me esti pidiendo sin cesar el alma;


lr 6,


L.- cAL


,- '


"rebelde", en Preludios (Mazatldn, 1903).
** "Los afanes de gloria, los impulses I y suefios de mi mente",
en la misma edici6n.
*** "la lumbre clara", en la misma edici6n.


A -C a &JL AAAk CM &JNo


C x







"PRELUDIOS" 51



ya desfallezco de dolor y angustia
y esta mi frente sudorosa y pAlida.

Dormir, quiero dormir y que me arrulle
el eco celestial de tus palabras... j,-
- Ave viajera de remotos climas, (9 t ,
aqui en tu nido plegar6 las alas! U- '
*\ f-


* "Ave que vuelve", en Preludios (Mazatlin, 1903).




















Tfi vives en un mindo de quimera 2 A
poblddo de fantdsticas visions 2, P)
y lan/zas como el ive tus canciones Z- 6
bajo un ete/rno sAl de primavera. 5'- A

Radiante dicha en el umbral te espera, 4
y uncidas con dorddaos eslbones a -
a tu lcrro triunfaI las ilusiones 3 Qe
te siguen como escl/vas por doquiera. 2-1


Atdnto a los acordes de tu lira, ?.
Sjamfs la suerte con airldo cefio "-
te cierra el po o con desdn te mira.9
." i... ., -i' ..B Li SDel mundo r y dla v(da duefio,.
.~,*7 una etlrna verd~ es tui'mentira, 3-
,j. i y la mengutda realidad, u suefo.
*y <


C




C


r:


"y atadas", en Preludios (Mazatlin, 1903).
** "o con furor", en la misma edici6n.

74~R^Z(. Z 6M ^ c Cd^~ -4 t-C ^ ;4L(k ~- i 4


















GRITO NOCTURNO


Un grito doloroso, alli a lo lejos,
desgarra el seno de la noche muda...
SDe qui6n es esa voz, de d6nde viene,
de qu6 garganta la arranc6 la angustia?

Se fue la barca; con la vela al viento
dej6 en el mar la estela de su espuma.
SEl pescador, tal vez, naufrago y solo,
pidi6 al silencio y a la noche ayuda?
Sobre el cantil de la mateznA.playa,
palida virgen con las manos juntas
fij6 los ojos en el mar... Acaso
llor6 un presagio que la muerte anuncia?

En tanto, el mar indiferente sigue
su interminable y gigantesca lucha,
y sobre el antro de lo inmenso flota
la sombra eterna con.la eterna duda...

Un grito doloroso, alli a lo lejos,
rasga el silencio de la noche oscura...
iTal vez un ave que lanz6 un graznido!
SQuiza el viento que agitado zumba!

















LUCHA ETERNA


Tu amor me brindas y mi amor te niego;
a otra mujer mi coraz6n adora,
Sy me olvido de ti y hora tras hora
voy de ella en pos desatentado y ciego.

Infitilmente sin descanso ruego
e iniitilmente tu pasi6n me implora;
ni sacias el afAn que te devora
ni yo al objeto de mis ansias Ilego.

Mujer, es fuerza batallar, prosigue
y sirvate de aliento la esperanza
para que al dibil coraz6n fustigue,

que es ley ineludible y sin mudanza
t huir de la ventura e nrs Sigue,
St,/ seguir el ideal quea se alcanza.


















RONDA


Un amante trovero ronda el castillo, '
y va rasgando el aire la serenata Z-L
mientras, entire plumones, la rubia ingrata
suefia en la faz imberbe de un pajecillo.

Hay una nube parda que empafia el brillo
de la pilida luna -disco de plata-
y -parece que escucha la serenata
-del trovero que ronda por el castillo.

Cuando de media noche suena la hora,
ella, con impaciencia que la devora
vuela a los tiernos brazos del pajecillo,

y rendida de amores la rubia ingrata,
escucha distraida la serenata
de quien ronda los muros de su castillo.


















FONS ILLIMIS


Cual c6firo sutil entire las frondas,
cual arroyuelo de calladas linfas, ,
eaul blanco cisne en el azul de un lago,
en santa paz se desliz6 su vida.

Eloce apenas dibuj6 en sus labios
imperceptible y plicida sonrisa;
su dolor fue una ligrima asomada
al abismo de luz de sus pupilas.

El eg o de la edad de las pasiones
apenas di6 color a sus mejillas;
el amor con la punta de las alas
rozo su frente pensadora y nitida.

Sin huella de su paso, la vi6 el mundo **
cruzar como una nube fugitive;
vivi6 de aspiraciones sin objeto,
de suefios vagos y dulzuras intimas.

* "de azul", en Preludios (Mazatlin, 1903).
** "por el mundo", en la misma edici6n.







"PRELUDIO S" 57


A su alcoba de virgen, una noche
serena y clara, perfumada y tibia,
lleg6 la muerte, la bes6 en los labios
y en su albo lecho la dej6 dormida.


* "serena y dulce", en Preludios (Mazatlin, 1903).

















CLEMENCIA


Di Zquc esperas? gacaso que rujan
cual leones heridos mis c6leras? -
Sque mis suefios burlados te claven
en cruz de ignominia con muerte afrentosa?
4At/ o -0 y que -uente
S0,Que te exponga a jdiho y que cuente
de tus crimenes todos la historic, t .
y que alli en tu patibulo fije
un inri infamante que diga: "traidora"?

SImposible! Te he amado y no puedo
ser un juez implacable en tu contra. c _
Si tus crimenes gritan: icastiga!
mis llagas abiertas murmuran: Iperdonal


















NIEVE ALPINA


En las p.lidas manos sostenia
un ramo de azucenas la inocente,
y al travys del ropaje transparent,
mas area, mas blanca parecia.

La corona de lirios se perdia
en los alpinos hielos de su frente...
i Qu trinsito de paz, qu6 dulcemente
se disip6 en la vaga lejania!

Sutil esencia que en abierto vaso
un efimero olor deja a su paso
cuando en alas del viento se consume,

al sentir el embate de las penas,
ella se consumi6 dejando apenas
el recuerdo fugaz de su perfume.



















BOREAL


Con las proas hacia el norte los mistiles al cielo, i
bajo un sol que alumbra apenas, lentamente van las
[naves;
con las quillas trazan surcos y abren rutas en el hielo r.
es su march majestuosa como el vuelo de las aves.

Frente a ellas s6lo tienen las escarchas y las brumas, <-
los recuerdos espantables de pasados cataclismos,
y caminan por el pielago, vasta losa sin espumas
que ha llenado de cadaveres sus rec6nditos abismos. A\

'Como en 6pocas remotas las audaces carabelas, .
en pos corren de otros mundos, y al hinchar las blancas
[velas -
el helado cierzo, crujen, cual quejindose, las naves...

Pero avanzan, de lo ignoto a rasgar el sacro velo, ** C.
con las proas hacia el norte, con los mistiles al cielo 0X,
Sla march majestuosa como el vuelo de las aves. 3

"sin oleajes, sin espumas I que ha poblado", en Preludios
(Mazatlin, 1903).
** "el denso velo", en la misma edici6n.




A44 UAU4


CANCION DE OTOIO


S Canta, mi bien. Al peso del racimo
- .J, la vid inclina su follaje umbroso
pA Vy con abrazo estrecho y amoroso
L % busca" en el tronco paternal, arrimo.

De la naturaleza el don opimo
bien merece tu canto melodioso;
canta, mientras el jugo delicioso
en la ancha copa de cristal exprimo.


Bebe... gTe sientes mal? Ya el vino asoma
a tus blancas mejillas, en rubores,
y en fulgores extrafios, a tus ojos.

Ya tu-frente en mi pecho se desploma...
Y yo me embriago de placer y amores
libando el nectar de tus labios rojos.

















EL RETRATO


Era un griego perfil: la blanca f nte
S con su curva elegant y delicada;
S melanc6lica y dulce la mirada,
y la boca divina y sonrnte.

^ Desnudo el fino cuello; la esplendente
y rubia cabellera destrenzada
envolvia la faz inmaculada
en un nimbo de oro refulgente.

Encerrado en el marco polvoriento,
por largas horas a mirar me siento
la misteriosa faz descolorida;

S' 'y Ae la estanciaen la penumbra inciertO
asoma al rostro de la virgen muerta
una fugaz emanaci6n de vida.


-C

















DE NOCHE


Huye por fin la claridacIebea,
oscurece la fronda su verdura,
de luminares pubblase la altura
y Sirio deslumbrante parpadea.

Tras de la blanca torre de la aldea
que recuesta su paz en la llanura, *
Selene asoma refulgente y pura
y cual nocturna lampara flamea.

.-Ycuando el disco de la luna brilla
como un fanal en la mitad del cielo
con su luz apacible y amarilla,

sobre el verde tapiz que cubre el suelo,
parece una paloma la capilla
Suna cinta de plata el arroyuelo.




"que se recuesta en la feraz Ilanura", en Preludios (Maza-
tlin, 1903).

















PALLIDA MORS


".. .1espace d'un matin"


Y te sentaste al borde de la una
donde un angel sin alas se mecia...
iQu6 claro sol, que refulgente dia,
cuAn mimosa y risuefia la fortune!

SNo viste, oh, ceguedad, a la importuna
sombra que alzaba la guadaiia impia
sobre aquel serafin que se mecia
en el plum6n de la oscilante cuna?...

La ficil send se llen6 de abrojos
y riegas con el llanto ** de tus ojos
la solitaria y dolorosa via;

y es la eterna vision que te importuna
Sel desierto plum6n de aquella cna.I
Sdonde un angel sin alas se mecia.


"muerte", en Preludios (Mazatlin, 1903).
** "Hoy, al ver de tu suerte los despojos vas regando con
Ilanto", en la misma edici6n.





~/~~~~ZU~aa;44L' rI-. A-; CCC -~
~4~u~ia LICC 'ceu c~
0- 1, ~c


z' FUENTE


DE MARMOL


/ Un f L joven, de espaciosa frente, 9- -
robustos miepibros y vi figure, *
Zde una desnuda ifa la hermosura ) -
co da ** desde eT orde de la fuente. 2.

En el amplio taz6n bulle el hirvnten~ 3 -
chorro del agua crisia y pura, -
y un coro de amo se apresura -_
a beber en la pl corriente. .

a Iay a al el arte la remeda?./u.a *- 6-
l airo af fa saltar, en los ardores 9 (
d sus ansias de amor desenfrenadas; ,

Sell, venaa, entire sus brazos rueda..." F-
7se escapan volado los mores
Scual grupo de av las azoradas.
^^azorada


* "y gentil figure", en Preludios (Mazatlin, 1903).
** "acecha", en la misma edici6n.


I r-
0J


















TEMA ANTIGUO


Volvi6 a mi mente un ecolde extrafia melodia,
brotada no s6 d6nde, ida=a-s6 cuindo
un eco lastimero omo efugaz y blando
gemido de la tarde cuando fallece el dia.

Por la callada send de mi alma, se tendia
un ffinebre cortejo de penas sollozando...
i Evocaci6n tremenda!... Oida no s6 cuando.
de aquella turba lfgubre surgi6 la melodia.

SNo traga para siempre sus press el olvido?
,Por qu6 volveis, oh notas, a lacerar mi oido
y a descorrer el velo que mi dolor esconde?

En dichas inefables sofiando me dormia...
IY brotas de improvise, lejana melodia,
tocada no s6 cuindo, oida no se d6nde!

















A FLOTE


iOh, tfi que altivo, en actitud bravia,
sangrando por doquier, rota la espada,
sostienes la bandera ensangrentada
ya sintiendo el sudor de la agonia!

iNo tiembles al morir! Cuando la impia
muerte empafie el fulgor de tu mirada,
mil heroes de la sangre derramada
se elevarin al renacer el dia.

Todo ideal, en la viril contienda,
pomo el grupo feliz de la leyeq "
halla en el area salvaci6n segura;

y aunque nuevo diluvio al mundo azote,
los g6rmenes del bien saldrin a flote i: -!A.
para former la humanidad future.


















LA SERENATA DE ORFEO


il El dulce Orfeo, el que a las fieras doma
con el s6n de su miisica divina, A, .
deja las frondas del afioso bosque,
toma en sus brazos la olvidada lira *
y a la ribera de la mar los pasos
/ presuroso encamina.
Reina el silencio. Con su luz Selene
atraviesa las aguat.cristalinas
y Ilega al fondo en que Neptuno guard
sus enormes riquezas escondidas.
Sobre la arena de la playa, Orfeo
se sienta, la mirada pensativa
vuelve a los cielos y a la lira arranca
extrafia y dolorosa melodia... **
En alas de los c6firos, las notas
del mar conmueven la tersura limpida.
Alli en su lecho de coral las nayades
"perezosas dormitan;
mas a la voz delho de Calione.

"toma en sus manos la heptacorde lira", en Preludios (Ma-
zatlin, 1903).
** "la triste melodia", en la misma edici6n.







" PRE LU D IO S" 69


y por magico impulso compelidas,
van sacando los cuerpos de alabastro
del mar paterno a la risuefia orilla.
Pechos de mArmol en la blanda arena
como mansas gaviotas se reclinan,
y los m6rbidos brazos se entrelazan,
y los rostros se juntan y se apifian.
A los reflejos de la luna, el oro
de las hiimedas trenzas luce y brilla
como brillan tambien fosforescentes
las verdosas pupilas.


Se escucha el canto, que primero finge
como un lamento de ilusi6n perdida,
impregnado de hondisima tristeza
que traduce la extraiia melodia... **
Y cuenta Orfeo sus pasados goces,
de su Eurndice la hermosura pinta,
el amor de su pecho, la ternura
de su prenda perdida;
c6mo la muerte se llev6 la presa
en tan triste ocasi6n, la noche misma
en que amante Euridice, entire sus brazos
iba a arrojarse de pasi6n rendida;
c6mo en su busca, sin temer los riesgos,
amoroso y audaz, cruza la Estigia,
c6mo a los dioses infernales mueve
con su mAgica lira,
c6mo del Orco rescatarla pudo
y la perdi6 su indiscreci6n maldita.

* "del ancho mar", en Preludios (Mazatlan, 1903).
** "como vaga y extraiia melodia, en la misma edici6n.


.i~1"


83.

\~e~J'







70 ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ

El canto es un sollozo
que se esfuma en la vaga lejania.
Tras misterioso chapaleo, el agua
vuelve a cubrir a niyades y ondinas;
reina la soledad, y Orfeo duerme
con la mano apoyada en la mejilla...

"- Joven jjjt6n, sobre la fresca arena,
.- boquea y se retuerce de lascivia.
6,,.;" Jovn d~br~n, s WreiIVAAA-arna
UAc Ziu l.n-A i


















OPETRONIO


, i' Sonante lira cuyas cuerdas de oro .
tafier me oy6 la multitud un dia, 6
ya por filtima vez tu melodia
el viento rasgue en cAntico sonoro! ',

A Venus plugo que el cobarde lloro -
nunca velara la mirada mia;
de dicha, juventud y poesia .
hoy devuelvo sin mengua mi tesoro. '

iBrindame, Eunice, el almohad6n turgente c
de tu seno gentil; mfisica, suena;
fragantes rosas, coronad mi frente!

Dice Petronio; con la faz serena,
tiende al medico el brazo y lentamente C
la sangre brota de la herida vena. C,


* jamss velara", en Preludios (Mazatlin, 1903).
















STELLA


,Era estrella?... Quizas... ePro una estrella
de luz tan .gIgi4~i
como el tinte inefable de los cielos
cuando la noche huy6 y afin no hay aurora.
ZEra canto?... Tal vez; *,as era un canto
de-tan 9 notas,
que parecia cual rumor del cefiro
que besa, cuando pasa, las corolas.

ra perfume? Si, quizas perfume,
pert tan yg~~,aroma
que apenas en el fondo de las almas
dej6 una emanaci6n como una sombra.

SEra flor? Puede ser; ) floor de nieve
sore la veste blanca deiina monja,
que ponfundi6 la nieve de sus petalos
con la blancura nivea de las tocas...
ZQue se borr6 su huella? ,que se ha ido
su recuerdo a la sombra?...
SQu6 extraiio que se olvide, si fue s6lo
rosa y estrella, cantico y aroma?


0 't
Fi 0


i f"

;rS~y-


















VENCIDO


SImposible luchar! Cai rendido
y en tu poder a discreci6n me entrego;
de mis humildes labios brota el ruego
y s6lo amor por compasi6n te pido.

lAy, en vano a las fuentes del olvido
corri a beber desesperado y ciego!...
SQue son esos raudales para el fuego
que aqui en el coraz6n Ilevo encendido?

Hoy a tus plants vengo a arrodillarme;
en tus labios de diosa estA mi suerte
y en tu mano el perder e o el salvarme.

Por eso tiemblo conmovido al verte.
I C6mo no he de temblar si pueden darme
tu amor la vida y tu desdin la muerte?
<----- --**--*-"


















MALDAD DEL MUNDO


De Theophile Gautici


,r El mundo a decir se atreve
S" con malicia refinada
que entire tus senos de nieve
hay un reloj que se mueve,
no un coraz6n, mi adorada.

Mas yo miro que violent
tu blanco seno se agita
cual mar al soplo del viento,
y el ardor juvenile siento
con que tu care palpita.

S'jCuin malo el mundo! g Creeras
Sque va asegurando etuto
que son tus ojos no mas
dos maquinas que a compis
_aneja resort oculto?

iY en la ondulante cortina
de tus pestafias, bien mio,
veo temblar cristalina







" PRE LUD I0 S" 75


una lagrima divina
como gota de rocio!

SQue eres tonta, mi adorada,
dicen los hombres perversos;
que la inspiraci6n te enfada
y es una lengua ignorada
para ti la de los versos.

iMas de tu boca encendida
-flor que se abre y se pliega-
la risa -abeja atrevida-
en cada hoyuelo se anida
y con cada encanto juega!

iEs que mil7quieres a mi
y odias4a mundo! Un moment
deja de quererme asi,
y oiris que dicen de ti:
ique coraz6n, qu6 talent!

















SOL DE OCASO


Sobre el himedo cesped, la morena
de negros ojos y de pecho erguido,
deja su cuerpo lfnguido tendido
f mientras del novio la guitarra suena.

Se escucha de la dulce cantilena
el eco melanc6lico y sentido
y el astro rey, de piirpura tefiido,
con sus ojos de luz mira la escena.

Calla de pronto el amador; la trova
suspended al ver la boca sonriente
en donde el nectar de los besos roba;

y en los niveos crespones del poniente
-paje que cierra la nupcial alcoba-
esconde el sol la enrojecida frente.

















EN EL PERON


Su gigantesca mole de granite
que reta al mar-, al vinto desafia, -?- A --i-
alza el pefi6n, y de la mar bravia
le arrulla el son y el pavoroso grito.

En vano con furor el infinite
como dardo de luz su rayo envia;
el titAn, en su cispide sombria,
eterniad y fuerza Ileva escrito.

Hay una grieta en el peii6n. ZQui6n sabe
qu6 ciclope la abri6?... Mas cuando el suelo
asorda el huracin siniestro y grave,

entire el rudo chocar de tierra y cielo
se oye un canto de amor, y luego un ave
iende las alas y remonta el vuelo.


* "el gigante", en Preludios (Mazatlin, 1903).


















SCO6MO SUTIL NEBLINA
w-t"
Como sutil neblina, la.i~rtez
prendi6 sus velos en el alma ma,
y muerto el sol de mi radiante dia,
p6rfida sombra a cobijarme empieza.

Inclino silencioso la cabeza
al peso de letal melancolia
al ver que prisionera el alma mia
en las redes cay6 de la tristeza.

Mi vida es selva done no hay el germen
de una ilusi6n, y mis ensuefios duermen
oculta bajo el ala la cabeza;

aves que esperan en el frigil nido **
el abrazo de nieve del olvido
y el -scuo glacial de la tristeza.




* "la oscura sombra", en Preludios (Mazatlin, 1903).
** "en su pobre nido", en la misma edici6n.

















MEDIANOCHE


I had a dream which was not all a dream
Byron

En esa oscuridad hay unos ojos,
os jos de pupilas luminosas
qiulanzan un fulgor fosforescente
(Z parecen estrellas en la sombra.
SFelino audaz en amorosa empresa
baj6 desde el tejado hasta mi alcoba?
ZPuntual acude a la nocturna cita?
ICeloso espera, enamorado ronda?

Las luminosas manchas se divisan
alia en el fondo de mi estancia 16brega,
y fijos en mi rostro ne contemplan
y parece tambi6n que e interrogan...

Fui una importuna rifaga de viento
la que apag6 la luz conspladora;
alli sobre la mssa qued& ,l vaso
sin acabar ** i3 empezada estrofa.

* "Los puntos luminosos", en Preludios (Mazatlin, 1903).
** "sin concluir", en la misma edici6n.






80 ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ


SEn que pensaba al escribir los versos?
4Por qu6 un psado el coraz6n evoca?
1Por qu6 uneQMasos, que conozco, suenan
y oigo unaiAdz doliente y misteriosa?


\(ZdAPA


,'I. i ,No se apag6 la luz de aquellos ojos?
Uj;Z- iNo se perdi6 el aliento de su boca?**
>o> 0No hubo un adi6s desgarrasor.m- terno -''
J junto a una cruz abandonada ~sola?

Alj ate de miAsuefio que matas;
idos lejos de aqui, tristdnemorias.
iY a terminar losi.comenzados versos
y el opal iAbie6cttar de la copa!


"que no me traiga", en Preludios (Mazatlin, 1903).
** "de esa boca", en la misma edici6n.


SEs la imaginaci6n?... IC6mo el olvido
devuelve un nombre que se hundi6 en la sombra?
iPresto, encendamos luz!... Y desparecen
los ojos de pupilas luminosas.
Al resplandor de la rojiza lmpara,
huy6 el temor de la callada alcoba...
iVenga la musa yque me inspire un canto
d3jdiamantinas y~aviesas notas;

qu iuya y n6Avuelva el torcedor recuerdo,
que no renueve la olvidada historic
y que del libro de mi vida deje
que el viento lleve la arrancada hoja!


~
g







"PRELUDIO0S 81


SEs el viento otra vez? La luz se apaga
sfibitamente y las tinieblas ornan...
1Y de nuevo ante mi las pupilas
fulguran como estrellas en a sombra!


















BOCETO


A Julio G. Arce


Es un don Juan que envanecido ostenta
nobleza rancia, herildicos blasones;
de burlados y heridos corazones
en las lides de amor, perdi6 la cuenta.

Los lances busca, la ocasi6n le alienta,
y siempre tuvo en rifias o salones
'la voz dispuesta a modular canciones,
la espada pronta a castigar la afrenta.

Le hacen reir venganzas de maridos,
y de padres celosos y ofendidos
las iras burla: isu valor le abona!

Y confiado en su dama y en su suerte,
sereno y firme le hallari la muerte
empufiando la cruz de su tizona.


Cj

















SEQUIA


Junto al maizal, la gente campesina,
los turbios ojos levantando al cielo,
ve de la nube gris el amplio vuelo
que alia por el oriented se avecina.


Triste sus tallos el maizal inclina,
muere de sed el abrasado suelo;
mas un hilito dulce de consuelo ,
en cada humilde coraz6n germina.,

Prefiada de favors, ya la nube
ligera y rauda por el 6ter sube
y gigantesca hacia el cenit avanza...

iMas, ay, que el norte su furor subleva
y con su aliento funeral se Ileva
a un tiempo mismo nube y esperanza!


















LAGO TRANQUILO


iAlma llena de paz que del violent/
huracan del dolor al soplo airagQ
nunca se conmovi6; silent lao
cuyas ondas jams encresp6 el viento!

No juzgues por la calma del moment
que has de quedar asi, sorda al estrago;
alli en tu fondo misterioso y vago,
una cercana tempestad presiento.

Cuando de la pasi6n abrasadora
como una tempestad, suene la hora, **
ya te conmoveris, silent lago.

'De hervorosas espumas *** coronadas,
e de surcar tus olas encrespadas...
i'Triste de mi si en tu furor naufrago!



* "una cercana agitaci6n" en Preludios (Mazatlin, 1903).
** "la fiera tempestad ruja traidora", en la misma edici6n.
*** "de brillantes espumas", en la misma edici6n.


















NIVEA


IY vi tu desnudez!... Cuinta blancura
Stesora tu cuerpo albastrino!
En ti forj6 la mano d-e destino
un temple de alabastrq a la hermosura.

En ese fondo de inviolada allra,
s6lo forman contrast peregrino
de tus ojos lo azu1, --cielo divino-
y el oro,de tus crenchas -onda pura.

iY vi tu desnudez!... Nada mis blaco
que el argpo sin mancha de tu flanco
de care puiber ue al placer invita;

y vi tus senos, que en tus manos domas
como ind6cil pareja de palomas
que al beso del amor tiembla y palpita...




"y vi tus senos albos, tiernas pomas, una blanca pareja",
en Preludios (Mazatlan, 1903).

















A UN MAL POETA


Yo no burlo tus cantos ni condeno
tus pobres coplas ni tu afin ardiente;
a falta de un laurel sobre la frente,
tienes el coraz6n de angustias Ileno.

Mas i para qu6 cantarlas si al ajeno
infortunio es el mundo indiferente?...
iNo expongas al ludibrio de la gente
los ocultos dolores de tu seno!

gQu6 le import el pesar que te acongoja?
SQue le importa que el tedio te consuma
si con satira injusta te sonroja?

ZQue vale el drama que tu vida abruma
si del papel ante la blanca hoja
se niega torpe a obedecer la pluma?


















PRIMAVERA


Amada, ven. Del campo la verdura
salpican ya las tempraneras flores,
y el enjambre de pijaros cantores
sus trinos lanza en la arboleda oscura.

Mira, desde el cenit el sol fulgura
en torrentes de luz abrasadores,
y es una alegre fiesta de colors
al 6sculo del viento la llanura.


Entre las redes del
miraremos pasar en
del rio paternal las

y al estallar de mis
veris bafiarse en el
blancas, desnudas y


amor opresos,
dulce halago
claras linfas,

amantes besos,
azul del lago
en tropel las ninfas.


















ESTIVAL


De rubia mies el campo se reviste;
el astro rey en occidente expira;
las blancas nubes del ocaso, mira
c6mo de ardiente pfirpura las viste.

No te des al dolor. IPor qu6 estas triste
si jfibilo en el aire se respira? *
ZQuieres oir los cantos de mi lira
que en no lejanos tiempos aprendiste?

Clava en mi tu upila enamorada
ty dejame decirte que te adoro
de la tarde a los iiltimos destellos.

~ Qu es el sol ante el sol de tu mirada
s ni que son Ias espigas ante el oro,
' junto al oro triunfal de tus cabellos? *
e-- %


"si todo dichas y placer respira", en Preludios (Mazatlin,
1903).
"junto al rubio matiz, de tus cabellos", en la misma edici6n.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs