• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Copyright
 Front Cover
 Title Page
 Preface
 La Asonada






Group Title: La asonada : novela mexicana
Title: La asonada
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072741/00001
 Material Information
Title: La asonada novela mexicana
Physical Description: 199 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Mancisidor, José, 1894-1956
Publisher: Editorial Integrales
Place of Publication: Jalapa Ver. Méx
Publication Date: 1931
Edition: 1. ed.
 Subjects
Genre: fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Mexico
 Notes
Statement of Responsibility: José Mancisidor.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072741
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 09238398
lccn - 35018183

Table of Contents
    Copyright
        Page 2
    Front Cover
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Preface
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    La Asonada
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
Full Text






















Derechos asegurados


fWAM CN(U OCU12A K( AUS
Y onCIOOL4AI VM.. mC








LA ASONADA






JOSE MANGISIDOR





Lf fASONlADA
NOVEL MEXIGANA



PRIMERA EDICION



EDITORIAL INTEGRALES.


JALAPA, VER., MEX.
1931



















EXPLICACION.


4Novelaf Posiblemente; pero novela realis-
ta en la que *l lector encontrard lugares, acon-
tecimientos, Oersonajes conocidos.
No pretend hacer auto-critica, torque bas-
lante tendr6 con la ineludible obligacibn de
sofortar la de los extranos; mas es necesario
explicar que esla no es una obra de interests
politicos ni de miras bastardas, sino por el
contrario, un libro que sefala con valor la
enorme desorientaci6n en que vivimos.
En las lineas de sus pdginas, henchidas de
verdad, se mueven los actors o protagonists
de la novel, sin un ideal elevado, sin una
orientacin definida, sin un concept noble de
sus ambiciones. Y todos ellos militares, hom-
bres encumbrados en la vordgine de nuestra
Revolution -que como otras tantas revolu-











ciones acaba bor "devorar a sus frokios
ki/os".
Porque -forzoso es confesarlo- han sido
los grandes generates de nuestro ejircito, hasta
ahora, un escollo inabordable para la pronta
realizaci6n de las aspiraciones populares; que
los soldados, la tropa, losfamilicos "juanes",
integran unicamente la came de cai6n que lu-
cha y se expone para que el jefe se encumbre
o naufrague en el miserable bantano de sus
torcidas ambiciones.
Probablemente mi libro disgust a muchos,
Torque este es uno de los inconveniences de la
verdad, fero iqug le hemos de hacer! Los que
ponemos a contribucion nuestros mejores de-
seos para la salud national, estamos obliga-
dos a decir siempre la verdad tal cual la he-
mos visto desenvolverse en los derroteros de
la vida.

*

Si el lector, atrafdo for el nombre sugeren-
te de la obra 1iensa encontrar en ella escenas
de humo, de p6lvora y de sangre, se equivoca
completamente.
Ya he manifestado antes que este es un li-
breverista que no require de la brutalidad











de los sangrientos combates para exponer sen-
cillamente, sin rebuscamientos convencionales,
la honda tragedia national.
Tragedia de politicos inquietos, desencauza-
dos, ndufragos en la anarqufa, opr la indis-
cutible falta de preparacion en que nos deba-
limos.

Y no vaya el malicioso lector a suponer en
estas balabras la cobarde alusi6n a los fraca-
sados que encuentran el injusto castigo de su
desorientaci6n frente al rigido cuadro de las
armas fratricidas, /no! que eso serfa grosero
y utiiliarista y ya he declarado con anterio-
ridad que este no es un libro de intereses polt-
ticos. Cuando hablo de desorientaci6n y de
anarquia, quiero senalar tambidn, sin temo-
res pueriles, hasta los mds encumbrados per-
sonajes de la Revolucion que olvidando sus
tiempos de miseria y de profundo dolor, han
traicionado los mds cars conceptos revolucio-
narios en el ricofestin de los ahilos y de los
salisfechos.
*
*

Mi relate, en una palabra, es el corolario-
de una bondadosa intenci6n que sefala errors,
vicios, equivocaciones y malas herencias que











nos conducen a veces hasta el crime, dentro
de un marco de realidades tangibles.

No es urgent -lo aclarart antes- el en-
sordecer de los fusiles, el tronar de los ca-
iones, el tat lamudear de las ametralladoras
ni el runrunear de los pdjaros acerados, para
sorprender las penosas escenas de la tragedia
mexicana que acaba por arrojar al extran-
jero a muchos de los nuestros que, ale/ados de
sus hogares, exhiben a los ojos admirados de
los extraiRos el fauperismo moral dentro del
que nos agitamos.

iAuto-crftica? /No! Solamente unas Ifneas
anticipadas al Pacicnte lector, que dird siesta
novela no es eminentemenle mexicana y tam-
bin de actualidad.


El Autor.


















LOS golpes, interrumpiendo la paz de
la hora, han rebotado de pared en pa-
red, como pelota de hule, en el interior
de la casona. El imponente ladrido del
field "policia", respondiendo presto a la
ilamada, ha llenado de sobresalto los es-
piritus, clavando los alfileres de la in-
quietud en la imaginaci6n amodorrada.
Un rispido chirriar de fierros me es-
tremece con sus estridencias. Aguzo el
oido, pretendiendo escuchar, indtilmen-
te. S61o alcanzo a percibir cuchicheos
desesperantes.
La vieja Lupe, que con paso tardo
tantea, se afirma y desliza temblorosa
por el piso, desespera. Rezonga, carras-
pea, estornuda. Torna el resbalar de sus
pass claudicantes que conmueven, si-
mulando papel de lija que rozara por el








JOSE MANCISIDOR


piso. Se acerca, Ilamando con voz tem-
blona entire golpes de tos: "sefiora, unos
militares buscan al senior "
Me enderezo violentamente, con joven
agilidad, en un salto capaz de competir
sin avergonzarse, con el de un acr6bata
professional. La cama se ha quejado,
mas su queja, doliente y perturbadora,
apenas si ha llamado mi atenci6n. Vi-
sita de milites, a deshoras de la noche,
en este belico pais, transform mi epi-
dermis poco sensible, en care de ga-
Ilina.
Inquieto me agito, dominado por pe-
nosa sensaci6n. Mi fisico se crispa y di-
ce a temblar. Sdbito me invade un frio
intolerable y escucho aterrado el sinies-
tro chocar de mis mandibulas, que en el
silencio nocturnal, semejan el alarman-
te repiquetear de mortifera ametralla-
dora.
Busco, explore, tanteo nervioso en la
himeda pared. Mis dedos se agarrotan
sobre el bot6n de la luz, que al girar,
inunda la pieza de luminosa claridad.







LA ASONADA


Pretendo caminar, pero me siento mo-
lesto. La opresi6n inesperada de mis
pies, que protestan doloridos, me obli-
ga a irnclinar mis asustadas miradas
hasta ellos. No puedo evitar la risa. No
obstante, juraria que no soy yo quien
me rio.
Mi risa me asusta, pero brota fluida
e incontenible: mis pantuflas, en acci6n
de permuta involuntaria, parecen bur-
larse de mi con su actitud estrafalaria.
Empero, no me encolerizan, sino que,
por el contrario, me hacen reir... reir...
Esta risa que me parece extrafia por
sus metAlicas sonoridades y esta irre-
verencia de mi calzado intimo, confi-
dente fiel de mis mis rec6nditos secre-
tos, obtiene en un moment lo que no
habia conseguido tedo mi esfuerzo men-
tal.
Me sereno. Se normaliza mi cerebro.
Mis mandibulas se aquietan, abriendo
un parentesis de calma en su inquie-
tante tremor. Cesa repentino el duro
martillar de mis sienes, permitiendome
reflexionar.


.13







JOSE MANCISIDOB


Dudo... Tomo rapido atrevida de-
terminaci6n.
Lo primero que se me ocurre, es mi-
rar hacia aquel rinc6n, en donde cubier-
to de tupidas telarafias, reposa de largo
tiempo el rifle de afiejas aventuras. El
ha sido mi compafiero inseparable de
otros dias y ha sufrido en las grietas de
sus molduras, el contact de mis dedos
crispados en moments de terror.
Lo empuiio energico y con el mayor
sigilo, como en acto punible, coloco el
peine acerado en la recamara tenebrosa.
El "trac" del cerrojo cerrandose escan-
daloso, voltea mi coraz6n.
Logro dominarme nuevamente y me
lanzo hasta la sala, en donde irrumpo
con violencia. Mis visitantes se sorpren-
den y se atemorizan. Mi facha impone.
En paiios menores, en pantuflas y con
mi rifle embrazado a tales horas, estoy
terrible, imponente, magnifico!
Sin embargo, no se por qu6, pero pien-
so que si mi arma ocultara por un mo-
mento su boca plena de sombras, tras








LA ASONADA


la que se escudan misterios insondables,
aquella escena seria coreada por una
franca carcajada. Pero aquel obscure
agujero que apunta hacia todos los rin-
cones, que se agita sin cesar, que se
mueve febril entire mis manos ardoro-
sas, exorna la escena con tintes maca-
bros.
Noto c6mo se demudan sus semblan-
tes y c6mo se agrandan sus ojos, hasta
parecer rasgarse por el esfuerzo. Las
manos tremulas y descoloridas, buscan
apoyo sobre los muebles y sus mandi-
bulas triangulares simulan rigideces
desconcertantes. Pero estoy seguro, ab-
solutamente seguro, de que ellos las es-
cuchan traquetear ahora, como yo escu-
chara las mias moments antes.
Por fin, alguno exclama: "no te asus-
tes, que venimos como amigos." Temo
no comprender y continue apuntando.
Me repiten una, dos, tres veces sus pa-
labras, que retozan y cosquillean en mis
oidos mansamente: no te asustes... no
te asustes...







JOSE MANCISIDOR


Luego entonces, ese acto que yo he
estimado de valor, de valor sereno, de
valor tranquilo, de valor temerario, ha
revelado mi susto. Me desconcierto.
Asustado yo, que he jugado con la muer-
te tantas veces y he dormido entire sus
brazos por motives baladies. Yo, que he
recostado mis espaldas sobre destefiido
pared6n, frente a un grupo de soldados
dispuestos a hacerme fuego, sin inmu-
tarme...
Arrojo el fusil a mis pies, que toma
sonoridades de trasto viejo contra los
baldosines del piso abrillantado y grito
como para aturdirme con el escAnda!o
de mis palabras: "no estoy asustado, no
estoy asustado... digan ustedes lo que
quieren."
"Primero -responde uno- dejame
felicitarte: jeres un valiente! Nos ha-
bias madrugado." Y sus palabras, --ca-
lificando mi actitud- vuelven a jugue-
tear en mis oidos atolondrados, ahora
agradablemente, sin molestarme.
Mi pensamiento corre, vuela, se re-
monta, retorna. Reflexiono.








LA ASONADA


iSoy un valiente! Quiere decir que
aquel acto de madrugar, es sin6nimo de
valentia? Con seguridad que si! Cuan-
do menos en tal forma lo reconocen y
lo afirman ellos. Y en tanto sus voces,
tamizadas por desconfianzas y recelos
hfbilmente disfrazados, explican la vi-
sita, rumio en mi calenturienta imagi-
naci6n, ahora desbocada, las sobadas fi-
losofias del valor y del temor.
Mis temblores y sobresaltos primor-
diales, debieron ser el miedo; mi tran-
quilidad posterior, la que me indujo a
recapacitar y a proceder con astucia,
alevosia y mala fe, es el valor...
Despierto de mi embobado soliloquio
y escucho una voz: "contamos contigo."
Me sorprendo. Mi pensamiento anda-
ba en fuga y lo aprisiono. "Decian us-
tedes ? interrogo -. Perd6nenme,
-justifico- no he comprendido bien."
Se me repite la explicaci6n: un nuevo
brote rebelde en el pais, que reclama mi
cooperaci6n.
Me niego. Tengo decidido dejar tran-
2








JOSE MANCISIDOR


quilo a Rocinante en la quietud del pe-
sebre por el resto de mis dias. El yelmo
de Mambrino, en poder de bellacos, no
volveri a despertar mis iras, ni mis
ansias de aventuras y procurare llegar
al ocaso de mi vida, rodeado de tiernos
parvulillos, al calor del hogar, en la sua-
ve placidez de una vida burguesa...
Empero, no se me escucha. Esas fu-
tilezas estorban. Ahora urgen los hom-
bres decididos. Ademas, el jefe del mo-
vimiento necesita mi colaboraci6n y de
persistir en mi necia negative, me aten-
dre a las consecuencias...
iMalditos nervios! Las consecuen-
cias... i Cuales serin las consecuen-
cias ?
No pretend averiguarlas. i Yo soy un
valiente!
"Acepto -respondo-. Pueden uste-
des contar conmigo."
Nos entendemos...
Vibran en cercano cuartel los bron-
ces en alegre diana, deslizandose presu-








LA ASONADA 19

rosos sobre el agitado rataplan de los
parches bulliciosos.
Amanece...
"A c6mo estamos hoy" -interrogo
olvidadizo-.
"A seis de abril..."








JOSE MANCISIDOR


E SA veleidosa y embustera dama que
pomposamente se titula historic, reco-
gera, entire los pliegues incoloros de sus
amplias faldas, una fecha mAs. Sobre
ella se levantaran triunfadores, rozando
el infinite con pujantes alas, nuevos he-
roes sacrosantos de la Patria.
Sus nombres? Quien los sabe. Ellos o
nosotros! Los amantes bizantinos de
tan pueril sefiora, radiodifusores sico-
fantes de la perfida fortune los grita-
rAn, cuando la comedia sea "finita."








LA ASONADA


HACEMOS comentarios al margen de
los informed que diligentes se me mi-
nistran. La rebeli6n es general e invade
presurosa todo el pais, arrastrando des-
considerada cuanto a su paso encuentra.
En el Norte han secundado esta actitud
los generals Mantua, Caro, Urbafiales
y Escobedo, con poderosos elements de
guerra. En el Centro, Zerdefia y en el
Sur, Faces.
El general Antunez domina en nues-
tro Estado. Nos despedimos completa-
mente amigos, ligados por solemne pro-
mesa.
Me visto ripidamente y encamino mis
pasos intranquilos hacia la habitaci6n
de mi amigo Ruben Talavera. Le expon-
go con violencia la situaci6n y acepta,
haciendo honor a nuestra vieja amistad,
enrolarse en la aventura.








JOSE MANCISIDOR


L EGAMOS al cuartel. Se nosidentifica.
Ya existe la consigna que me fa-
vorece para entrar y salir a toda hora,
sin dilaciones enojosas. Pasamos a la
sala de banderas.
El coronel Antunez, -hermano del
jefe de la rebeli6n- explica irresoluto
los acontecimientos sucedidos a sus je-
fes y oficiales. Nos refugiamos en un
rinc6n, desde donde atentos exploramos
las tribulaciones de los semblantes.
Todos callan. Nadie aprueba ni des-
aprueba lo hecho, pero las caras se alar-
gan por instantes y los mentones se agi-
tan temblorosos, como sostenidos de.los
rostros transparentes por hilos invAii-
bles. La escena se hace embarazosa, des-
esperante, hasta que un joven official
corta con voz tajante las amarras de la








LA ASONADA


indecisi6n: "a nosotros nada nos impor-
ta la political, pero si estaremos con mi
general Antunez. Esperamos que haya
meditado debidamente el paso que da,
teniendo en cuenta que 61 es -para nos-
otros- el 6nico responsible del porve-
nir de nuestras familias..."
Un suave murmullo se levanta del co-
rrillo, como mansas plegarias de d6ciles
creyentes. Los rostros se transforman,
se suavizan y se alegran, cobrando su
mascara habitual. Las voces se elevan
en desordenado "crescendo" y a poco s6-
lo se escucha, entire la algarabiag reinan-
te, los golpes soflameros de manos so-
bando espaldas...
Comienza el trajin. Desfilan jefes y
oficiales a cumplir sendas comisiones y
el cuartel se estremece maravillado, an-
te las roncas aclamaciones de la solda-
desca que aviva frenetica al general An-
tunez.







JOSE MANCISIDOR


N ADA revela que estemos en plenn le-
vantamiento, como no sea la invasion
de las oficinas p6blicas por soldados y ofi-
ciales. La ciudad permanece tranquila
y las parejas de enamorados concurren
a las "matinees" cinematograficas a
martirizar sus naturalezas juveniles, con
igual confianza que en mafianas ante-
riores. Solamente algunas families in-
quieren preocupadas por el arribo de los
trenes de pasajeros.
Pronto se calman las dudas... A la
hora reglamentaria hacen su entrada a
la estaci6n, sin haber experimentado no-
vedad. Estrechamos manos amigas y so-
licitamos detalles.
El tren del Norte carece de noticias,
unicamente el del Sur las trae y halaga-
doras.







LA ASONADA


El general Antunez ha lanzado un vi-
goroso manifiesto condenando la pre-
tendida imposici6n del candidate official
con fraseologia candente. Despues de
una larga conferencia con los jefes de la
armada national, esta se decide y secun-
da la revoluci6n. La alegria cunde ve-
lozmente y s61o se ve turbada por la in-
conformidad del gobernador, que con los
contingentes campesinos hostiliza a la
rebeli6n.
La noticia es desconsoladora, porque
el gobernador Grajeda posee enorme as-
cendiente entire las classes populares. Vis-
lumbramos el fracaso. El pueblo, cuyo
nombre sirve de brufiido escudo a la re-
voluci6n, nos volvera la espalda.








JOSE MANCISIDOR


SE incorporan mas tropas. La anima-
ci6n es latente.
Transcurre lento el dia, sin prisas, en-
tre decaimientos y esperanzas. Algunos
elements del campo nos visitan, piden
armas, pretenden ayudar. Se adivina
sin embargo, que alguien los maneja y
los coloca a nuestro lado para espiar
nuestras resoluciones, como centinelas
de vista.
Comenzamos a inquietarnos. El fra-
caso se presiente. Mi amigo Ruben me
anima: "el general Carmona se suma
con sus fuerzas a nosotros..." "Y el
pueblo?" -interrumpo violento-. Ru-
ben se me queda mirando y compren-
diendo, agacha la cabeza.








LA ASONADA


HOY es el segundo dia del levantamien-
to. Los temores se ahondan. La des-
confianza despliega sus alas tenebro-
sas, como pajarraco de mal agiiero. Na-
da se sabe del resto del pais. Mi buen
amigo Ruben no se separa un momen-
to de los aparatos telegraficos que d6ci-
les responded a la presi6n de sus dedos.
No obstante, el misterio es impenetra-
ble y nada puede traslucir.
Los empleados publicos comienzan a
hacerse presents, decididos siempre a
trabajar. Los que manejan fondos del
gobierno los ponen a disposici6n de nues-
tra causa, porque para ellos la cuesti6n
es trabajar.
Algunos sugieren medrosos se les per-
mita tomar para cubrir sus sueldos. Se
les concede. Ese dinero volvera a las ar-








JOSE MANCISIDOR


cas puiblicas si la rebeli6n fracasa, ha-
ciendo constar que despues de muchos
y cruentos sacrificios, ellos lo lograron
rescatar. Describiran episodios trucu-
lentos, hablarfn de peligros burlados,
cargaran todas las responsabilidades so-
bre los ausentes y retornaran satisfe-
chos a sus labores. La cuesti6n es tra-
bajar...
Bajan trenes del Norte, con indigenas
corpulentos, que adornan sus sombre-
ros con lucientes plumas de pavo real.
Las gentes los rodean como a animals
raros y balbucen sorprendidas: "ya-
quis... yaquis..."
Efectivamente, pertenecen a los con-
tingentes indigenas de las tribus ya-
quis a las que se intent civilizar, con-
virti&ndolas en grupos n6madas, a las
6rdenes de un capataz.
Tipos interesantes bajo todos aspec-
tos. Rostros bronceados de una raza in-
domable, eternamente burlada y envile-
cida entire las mentiras y los convencio-
nalismos de nuestras farsas democriti-








LA ASONADA


cas. Ellos volveran a pelear entire los ris-
cos de las sierras o sobre el verdor de
las llanuras, en nombre de la libertad y
de las reivindicaciones populares, hasta
sucumbir, para renacer alli, (1) en tierras
lejanas, a orillas del suave yaqui, por
donde ambularan silenciosos y dolori-
dos, entonando su vieja canci6n de pa-
rias.
Tal vez mafiana, en premio glorioso
a su eterno sacrificio, recibiran la vi-
sita inquietante de la civilizaci6n, que
desde las grises curefias de los cafiones
o desde los obscuros tripies de las tar-
tamudeantes ametralladoras, les envia-
ra los gases deletereos de sus doctrinas
avanzadas. Despues, sobre los campos
yermos, por donde vaguen sus espiritus
sencillos, se asombraran candorosos an-
te el desfile marcial de misioneros uni-
formados, que hablaran infatigables de
paz y de concordia...
iRaza vigorosa, raza de bronce, yo
(1) Las tribes indfgenam del Mayo y del Yaqui
creen en la resurrecci6n, cuando mueren en comba-
to lejoe de eus lares.








JOSE MANCISIDOR


tambien te admiro! Pero no como todos
estos estipidos que babiecas te rodean.
Tu nombre se prende a la gloriosa es-
tirpe de los Caballeros Aguilas que
el poeta nos cantara (1) y tu encarnas
el espiritu tenaz y batallador de Aquel
que en el tormento escupiera su frase la-
pidaria. (2)
Permiteme que te compadezca, por-
que tus abnegaciones seran esteriles.
Posiblemente el exito corone el esfuer-
zo de nuestra aventura, pero tus hijos
retornaran sin redimirse.
En estos precisos instantes en que es-
tos "yoris" (3) indiscretos s61o ven en
tus hombres valerosos a los escasos
ejemplares de raras bestezuelas, yo leo
en sus rostros glaciales, en sus cars
numismaticas, toda la honda pena que
han acumulado en tu alma avasallada
cuatrocientos afios de esclavitud.

(1) Amado Nervo en "La Raza de Bronce".
(2) "&Estoy acao en un deleite?".-Cuauhttmoc
a Tetlepanquetzal cuando Cste se quejara del tor-
mento a que Cortds los somneti6.
(3) Nombre que los Yaquis dan a los blanco.








LA ASONADA


Si!, tu no eres una raza desapareci-
da, -cantan los apologistas de tus do-
minadores- pero eres algo peor, por-
que vives irredenta. Eres una raza sojuz-
gada, encanallada, prostituida por quie-
nes para explotarte, estimaron perti-
nente conservarte en la triste condici6n
de parias.
En esta lucha que se inicia, prego-
nando las miserias de los de abajo, so-
lamente tus hijos -carne de cafi6n a
infimo precio- que se unen a nuestra
peregrinaci6n indiferentes, retornarin a
la vida sin esperanzas. iEllos nunca sa-
bran de los cantos deliciosos de la vic-
toria...!
Repica vivo un tamboril y los indios
corpulentos se alinean silenciosos, con
gesto cansino que se estereotipa en sus
semblantes.
El tamborileo continda mon6tono, ate-
nazante, agobiador, como si el alma ator-
mentada de aquella raza gritara angus-
tiada por sus parches.








JOSE MANCISIDOR


ESTAMOS intranquilos. Las noticias nos
alarman: el general Dosamantes ha
abandonado Perote y se incorpora coD
sus tropas al gobierno.
Un individuo sospechoso ha sido dete-
nido por nuestro servicio de espionaje.
Se le interroga. Se le ausculta. Asegura
ser un andarin aficionado, a quien la
rebeli6n sorprendi6 en march hacia es-
ta ciudad. Se le pone a buen recaudo.
La alarm crece. Se desalojan los
cuarteles que se instalan en la estaci6n,
congestionada ya de cachivaches. Las
maquinas permanecen encendidas y lis-
tas para marchar. El abigarramiento de
los trenes provoca mareos: mujeres,
hombres, perros, loros, trastos viejos y
nauseabundos, todo en penosa promis-
cuidad, toma su acomodo. Nadie sabe lo
que sucede.








LA ASONADA


Corre lento el dia. La inquietud se
propaga como epidemia infantil. Decli-
na la tarde con movimientos precauto-
rios, como embarrandose en la tierra
para burlar al sol. La niebla crepuscular
invade la poblaci6n sepultAndola entire
sombras.
El coronel Antunez me llama miste-
rioso. "Enterate de este mensaje"
-musita- mientras sus manos tiem-
blan desgobernadas.
Mis desconfianzas se confirman. Or-
den del general Antunez para abando-
nar la poblaci6n, tan pronto arriben los
trenes del Norte. Hay que levantar las
vias y quemar los puentes. Todo con si-
gilo, sin escandalos... iEs la fuga!
Comienzan las carreras misteriosas,
los indiscretos cuchicheos. La noche
avanza, rastreando nuestra huella.








JOSE MANCISIDOR


LA poblaci6n, sumergida en la thtrica lo-
breguez de las sombras, ofrece un as-
pecto doloroso.
Llego el dltimo a la estaci6n, cuando
los convoyes comienzan a partir. En el
trayecto he encontrado bultos sospecho-
sos -que se recatan y escurren. Adivino
el saqueo.
Trepo en el tren postrero, cuando su
estridente silbar anuncia la march.
Escucho: "que hora es ?" Alguno con-
testa.: "las dos de la madrugada." Del
silencio enojoso de la huida, brota una
voz:
"Adi6s Xalapa, de ti me ausento,
pero presiento que he de volver...
La melodia, elocuente y sentimental,
se vuelca en nuestras almas lastimadas,
como balsamo bienhechor.








LA ASONADA


E L dia nos sorprende en active faena
destructora. Chirrian los fierros retor-
ciendose en espasmos de dolor. Crujen
los maderos angustiados y los alaridos
penetrantes de nuestros peones, reper-
cuten en los montes alarmados, prego-
nando satisfacci6n. Los rieles han sido
levantados y en figures caprichosas si-
mulan charamuscas gigantescas. Cuan-
do la labor terminal, semejan dos brazos
enormes que en actitud implorante se
prolongan hacia el infinite. El trabajo
es penoso y el viajar cansado.
Arribamos a Cardel donde la zozobra
es mas intense. Los agraristas amagan
la plaza. Algunas gentes huyen.
Teclean los aparatos receptores en la
oficina telegrafica. Nuevas 6rdenes del
general Antuinez para violentar la mar-
cha. Activamos el viaje.








36 JOSE MANCISIDOR

Poco despues algunas descargas que
parten de los montes intrincados, acu-
san la presencia de la gene del campo
dispuesta a combatir.
Seguimos adelante y a poco andar, un
aire fresco que azota los rostros fatiga-
dos, denuncia el mar. Respiramos a ple-
no pulm6n la brisa marina y divisamos
a lo lejos, adheridas al claro azul del
cielo, las cruces de los temples que bri-
llan y fulguran, acariciadas por el sol.







LA ASONADA


H EMOS llegado. La ansiada Veracruz se
atraviesa juguetona en nuestra mar-
cha. Su aspect antiguo y sugerente,
embarga por un moment nuestro ma-
gin. Sus calls permanecen entristeci-
das y la angustia se refleja en las caras
de los pocos moradores de la ciudad, que
con mirar embrutecido ven el desfilar
de nuestros trenes. No es el Veracruz
de los cantos rojos y los banderines pro-
letarios, es una ignorada ciudad que
hasta ahora conocemos.
Nos extrafian y nos cohiben aquellas
loberas recientemente practicadas a am-
bos lados de la via. Curiosos exploramos
a lo lejos, alargando nuestra vista por
la prolongaci6n de las amplias avenidas
siempre tan pobladas y ahora tan de-
siertas. Un nutrido tiroteo que se des-








JOSE MANCISIDOR


prende de la ciudad correteando por el
espacio, clava nuevas inquietudes en las
almas.
Descendemos ligeros, abandonando el
convoy. El general Antdnez nos recibe
campechano. Por los poros del rostro li-
geramente palido, comienza a brotar una
barba cana tefiida de hollin.
Nos apartamos para conferenciar,
cuando alguno le grita al paso: "acaba-
mos de tomar al enemigo estos prisio-
neros, mi general, used dice si les da-
mos agua." La noticia nos hace enmu-
decer. El enemigo esta alli, a nuestro al-
cance, desmintiendo con su presencia el
xxito de la rebeli6n. Solicitamos porme-
nores. Algunos amigos nos los ofrecen
detallados. Logramos escuchar aun cuan-
do el 'general Antdnez recomienda per-
d6n para los prisioneros...







LA ASONADA


LA situaci6n es embarazosa. Algunas
tropas, despues de haberse sublevado
en contra del gobierno, se han volteado en
contra de la revoluci6n. La marina, arre-
pentida de su desliz, navega hacia Tam-
pico y en las guarniciones de otros lu-
gares existe desconfianza.
El caso es desesperante para nuestras
fuerzas que empiezan a murmurar. Lle-
gan heridos del rumbo de la poblaci6n,
en donde de vez en cuando estalla con
violencia el estampido de la fusileria.
De algunos de ellos se cuentan haza-
fias maravillosas. Permanecemos indife-
rentes. Es una verdad innegable, que en
estas luchas infecundas, en las que los
ideales creadores han sido sepultados en
tierras mustias por el egoismo de las
gentes, los actos mas heroicos se empe-
quefiecen sin remedio.








JOSE MANCISIDOR


Aquel gesto brillante del coronel Hi-
nojosa, que solo, sin mas compazia que
su nervioso caballo arremete en contra
de un pelot6n de soldados enemigos, re-
tirandose hasta despu6s de haber ago-
tado el parque, es uinicamente un esfuer-
zo initil que se perdera en la incuestio-
nable negaci6n de los hechos esteriles.
Pasara inadvertido, sin fijar una ense-
fianza en la glosa de los tiempos...
Volvemos a ocupar nuestro convoy,
que inicia la march, mientras un sol
reverberante tramonta paso a paso.
Todavia a lo lejos, sobre la inmensi-
dad del mar que azota manso a nuestras
plants, alcanzamos a percibir el verdor
de la isla de Los Sacrificios, (1) cuyo
nombre es una predicci6n.







(1) Isla y arrdcife en el Golfo de M6xico, a tree
millas del puerto de Veracruz.


-~;~;~.-;;;-,S;j~---~-- -








LA ASONADA


ES aquella una march vergonzosa de
la que nos dolemos todos los que en
ella vamos. El coronel Antdnez nos bus-
ca presuroso, entire los vagones del con-
voy, para cambiar impresiones. De esta
comitiva armada hasta los dientes, que
huye sin saber por que, que se asusta
de su sombra como liebre perseguida,
como bestia acorralada, nadie me da
mayor impresi6n de pena ni causa en
mi Animo admirado una huella mas pro-
funda, que este pobre coronel Antinez,
a quien solamente el amor fraternal con-
duce timorato por este camino. Nos ha-
ce confidencias que erizan el cabello y
ponen la impresi6n de frio en la espina
dorsal. El enemigo nos domina y nos
cerca, cortandonos toda possible retira-
da. Marchamos al azar, sin brijula y sin








JOSE MANCISIDOR


ruta, fiando inicamente en las inespe-
radas contingencies de la fortune capri-
chosa.
Ningun plan en studio, ni madura-
do debidamente que guie nuestros pa-
sos y oriented nuestras decisions. Se
trata nada mas de huir hasta donde las
circunstancias lo permitan. "Hay que
ir --soslaya apenas perceptible- pre-
parado para todo."
Tememos comprender, pero la reco-
mendaci6n es terminante. Ese "para
todo" expresado misteriosamente y con
mirada sombria entire el ruido ensorde-
cedor del tren, que se desliza vertigi-
noso sobre el camino de hierro y salta
de vez en cuando como bestia encabri-
tada, tiene todas las negras apariencias
de una sentencia a muerte.
Entre la aglomeraci6n de ideas que
bullen, se estrujan y atropellan en
nuestras mentes aletargadas, una cosa
llegamos a descubrir con absolute cla-
ridad, diAfanamente: la derrota moral
de todos estos hombres que de subito,








LA ASONADA


cuando menos lo esperan, escuchan de-
rrumbarse con estrepito el ampuloso
castillo de sus suefios.
Ruben Talavera, guifiando el ojo con la
misma celeridad e identico rostro zum-
b6n a los titeres de la ventriloquia, gri-
ta molesto: "para lo que hay que pre-
pararse de una vez por todas, es para
que nos Ileve la tiznada alli donde se
ofrezca. Al fin y al cabo --epiloga sen-
tencioso- no hemos de morir de par-
to..." "Ni de cornada de burro" -le
respond en medio de lugubres carca-
jadas.








JOSE MANCISIDOR


SIGUEN los comentarios animados con
acompaflamiento de baladronadas y
desplantes tartarinescos que tienden a
procurar una necesaria reacci6n en el
Animo empobrecido. Hazafias maravi-
Ilosas se suceden unas a otras sin des-
cansar, mientras la vista se dilata ante
el espectaculo extraordinario de la na-
turaleza enfiestada.
El calor se torna sofocante, mas que
por el fastidiar del sol que desciende
vertical sobre la tierra, por el humo
denso y el lamear constant de los mon-
tes sometidos a voraz incendio a am-
bos lados de la via, por la que vuelan
nuestros convoyes como alma que lleva
el diablo, lejos de las furias del infierno.
Un infantil entretenimiento, mantie-
ne embargada mi atenci6n por largas
horas: paralelo a nuestra line ferro-








LA ASONADA


viaria, va otro camino de fierro que se
acerca, se aleja, juguetea con nuestra
via en agradable galanteo. La persigue
victim de sefiuelo amoroso. Parece que
la alcanza, simula que va a cogerla, a
besarla, mas de repente se retira con
disgusto, a manera de galan chasquea-
do por coqueteria femenil. Despues se
acerca con violencia, con mayores brios
y mas decision, hasta cruzar sobre ella
en remedo inconsciente del acto fisico
de la renovaci6n constant de la vida.
Al consumarse, dijerase que nuestro
tren agotado por el esfuerzo, se apresta
a descansar, porque en el acto disminu-
ye la march y luego de resoplar escan-
dalosamente, como en espasmo brutal,
se detiene tembloroso frente a una ca-
seta de madera de la que pende blanco
letrero, en el que con negros caracteres
estA grabado: "Paso del Toro."








JOSE MANCISIDOR


Nos esparcimos por el humilde caserfo,
acosados por el hambre y dispues-
tos a aplacarla sin dilaci6n. Mas el
asunto, sencillo en apariencia, es difi-
cil de resolver con la prontitud con que
lo desearamos, porque otros, mas lige-
ros y mas audaces, nos han torado la
delantera y asaltan los pobres bohios
en los que arrasan con cuanto encuen-
tran, sin que sus humildes habitantes
se atrevan a protestar.
Nos alejamos del poblado para re-
fugiarnos en lejana choza, en la que
bondadosa negra, de piel brillante por
el sudor, nos participa de sus exhaustas
provisions.
De hinojos en el suelo, sobre el que
inclina su busto poderoso que se mece
insinuante al vaiv6n de la molienda,








LA ASONADA


inicia amena charla curiosa por nues-
tro paso. Sus palabras, exentas del so-
nido de la ese a la que imperturbable
suple a veces con la jota, nos entretiene
y nos divierte.
Poco a poco, toma confianza y entire
el palmer uniform de sus manos en-
lutadas que moldean la masa y el so-
plar de la lumbre que se aviva y escal-
da, comienza sus tiernas confidencias.
Ella ha nacido alli y se llama Cleofas
por tradici6n, porque asi se lamaron
su abuela y su madre, que cas6 con un
pe6n miserable de la hacienda que a un
lado de la choza se levanta. "Paso del
Toro" no es el nombre de romintica le-
yenda ni esconde tras el anuncio de sus
letras aventuras truculcntas. Es senci-
Ilamente un nombre tornado de aiieja
costumbre que lleg6 a convertir a aquel
lugar en el pasadero propio del ganado
que por el rumbo transitaba.
La explicaci6n, a la que s61o atende-
mos cuando hemos devorado los hu-
meantes frijoles, sabiamente embarra-








JOSE MANCISIDOR


dos en calientes tortillas, sigue encarri-
lada por el terreno de las confidencias,
que ahora, con el est6mago ahito, nos
enternecen y emocionan.
Cleofas, la buena negra que compa-
decida de nosotros ha satisfecho nues-
tro apetito, no ha conocido a su madre.
Las gentes del lugar le cuentan, que
cuando la di6 a luz, no pudo resistir los
dolores del parto y sola, sin mas com-
paiia que las almas caritativas que bue-
namente quisieron atenderla, exhal6 el
ultimo suspiro, dejAndola abandonada
para siempre, a las vergiienzas de la
caridad public. De su padre, al que
nunca conoci6, solamente sabe que al
iniciarse la Revoluci6n, se incorpor6 en-
tusiasmado entire las fuerzas rebeldes
que por el rumbo operaban, sin que de
su existencia haya vuelto a tener ra-
z6n.
Y asi, de lugar en lugar, arrimada
de continue en hogares ajenos y soco-
rrida a veces por almas piadosas en el
hondo penar de su vida atormentada,








LA ASONADA


ha visto deslizarse indiferente las ho-
ras enojosas de su Arido vivir, hasta
estos dias que con tantos sacrificios ha
logrado levantar este pobre jacal en don-
de benevolente nos acoge y en el que
lucha con devoci6n para cubrir sus ne-
cesidades...
Cuando Cleofas terminal su relate, que
nos conmueve y mortifica, la lumbre lan-
guidece en el hogar, el sol decline ama-
rillento y una lagrima temblorosa sal-
tando de la cuenca de sus ojos, resbala
silenciosa por la negrura de su rostro,
sobre el que deja una huella cenicienta.
Me enderezo afectivo y fraternal del
c6modo butaque que solicita me brindara
moments antes para mi reposo y ten-
diendo afable mi diestra hacia ella, que
avergonzada se me escurre de las ma-
nos, pretend consolarla desflorando mis
ternuras: "no llore Cleofas, no Iore...
que asi es la vida." Y en mi afAn de
corresponder a sus inestimables atencio-
nes, desbarro y chapoteo en las mas bur-
das filosofias que brotan de mi ment.e








JOSE MANCISIDOR


sin esfuerzo. Pero ella, haciendo brillar
sobre el marco de ebano de su rostro la
blancura de los dientes, me responded ya
tranquil: "no sefi6, no ej que Ilore, ej
la juerza de la lumbre la que me hace
Ilora..."
Y sus dulces palabras, cantadas por los
bardos texcocanos en lirico poema, me
hacen recitar a mi auditorio admirado:

SNonantzin! Ihcuac nimiquiz,
motlecuilpan xinechtoca,
ihcuac tiaz titlaxcalchihuaz
ompa nopampa xichoca.

Ihuan tla Acah mitztlatlAniz
Zoapilli, I tl6ca tichoca?
Xiquilhui:- CA xox6hui in cuahuitl,
ihuan nechochoctia ica huel popoca. (1)

Los ojos desmesurados de la buena ne-
gra, que at6nita me examine suponien-
dome loco de repente, me empujan a des-
cifrar el enigma de mis palabras:

(1) Poema cantado por los principee texcocanos,
y que algunos atribuyen al rey poeita Netzahual-
c6yotl.








LA ABONADA


Madre mia, cuando yo muera,
sepultame en el hogar
y cuando hagas las tortillas,
ponte alli por mi a llorar.

Y si alguno te pregunta:
"Sefiora, por que Ilorais?"
Dile: "la lefia estA verde,
y el humo me hace llorar."

Mis camaradas comprenden y frene-
ticos baten palmas que ruedan por la
campiiia como pregoneras de la alegria,
mientras yo, fijando mis ideas muy le-
jos de aquel barullo, me he puesto a pen-
sar c6mo en aquella extraviada choza del
solar jarocho y por boca de esta negra
que aturdida me contempla, he vuelto a
escuchar regocijado el inquieto aletear
del espiritu de nuestros mayores...
Conque estoica tambien, mi buena
Cleofas?
Y a la muda interrogaci6n que se re-
fleja en la blancura de los ojos de la
ingenua negra, que como enormes cani-
cas de vidrio se mueven vivarachos den-








JOSE MANCISIDOR


tro el 6valo de sus 6rbitas, le explico
complaciente: "no eres t6 mujer, quien
ha hablado por tu boca: es la raza. La
raza que insensible a tanto padecer, su-
fre estoica ahora, como ha sufrido siem-
pre..."
Un lejano toque de cornetas que se
encadena y vibra por los campos, turban-
do su silencio con agudas sonoridades,
corta nuestros pensamientos desenfre-
nados volviendonos a la realidad.
Al retirarnos, todavia nos vemos obli-
gados a sostener una lucha tenaz con
aquella buena negra, que a nuestra pre-
tensi6n de pagar el valor de los alimen-
tos que humanitarian nos ha ofrecido,
responded invariable: "no sefi6, no se-
i6... que Dioj se acuerde de ujtede y
de mi tambien..."
Nos alejamos emocionados y en el
adi6s enviado en la distancia a aquel
rostro negro que en la penumbra se ex-
travia, hemos sentido latir algo muy pu-
ro, que ha brotado de las fibras mas hon-
das de nuestras almas...







LA ASONADA


LA llamada impaciente de las cornetas
bullangueras continue sin desmayar,
cuando el sol se esfuma entire los pica-
chos de los cerros y una suave brisa bafia
nuestros semblantes sudorosos y arrebo-
lados por la carrera.
En la estaci6n, los trenes aparecen
formados sobre distinta via. El general
Antunez nos advierte benevolo para
nuestro manejo, que marchamos hacia el
sur obedeciendo a las necesidades de un
nuevo plan de campafia.
Ruben Talavera y yo nos miramos
comprensivos, y sin responder, nos alo-
jamos en el "caboose."







JOSE MANCISIDOR


" EL dia que me quieras tender mas
E (luz que junior,
la noche que me quieras sera de ple-
(nilunio..."
va recitando Ruben con voz potente y
gesto teatral que mueve a risa, entire el
trepidar del tren que se escurre verti-
ginoso al claror de la luna. Y los versos
del poeta, (1) emotivos como nunca, vie-
nen como de perlas en aquella noche lu-
minosa, en la que del campo se elevan
fragancias sutiles y en la que el brillar
de los cocuyos perdidos en el espacio,
simulan errantes estrellas que se mue-
ven al azar.
El tema se le agota a Ruben y el si-
lencio invade nuestro refugio dominAn-


(1) Amado Nervo.







LA ASONADA 56

donos por complete. Entre los centenares
de ojos que aparentando dormir se en-
tornan vergonzantes en nuestra doliente
caravana, podria jurar que muy pocos
duermen en verdad. La mayoria se plie-
gan para solar despiertos.







JOSE MANCISIDOR


TIERRA Blanca, grita con estent6rea voz
un garrotero que con brillante lin-
terna hace multiples sefiales, descri-
biendo rApidos giros en el aire.
Bajamos del tren y como la espera de
los demas convoyes que vienen a reta-
guardia se hace necesaria, nos dedica-
mos a recorrer la poblaci6n que cobra
con nuestra presencia animaci6n inusi-
tada.
Algunos amigos que a nuestro paso
encontramos nos aconsejan comedidos
abandonar nuestra aventura, que Ruben
y yo decidimos continuar hasta el final
para hacer honor a nuestra palabra.
Volvemos a nuestros lugares y la mar-
cha se reanuda envuelta en la obscuridad
de las sombras, desgarradas a momen-
tos por el fuego vivaz de las locomo-
toras.







LA ASONADA


EL tibio airecillo del amanecer, colando-
se indiscreto por las rendijas del im-
provisado dormitorio, nos empuja a des-
perezarnos incomodados inquiriendo por
el curso que sigue nuestro exodo. La
huida continue sin descansar hasta Ro-
driguez Clara.
El nombre, pronunciado por Ruben
Talavera en alta voz a mi oido que lo
acoge con unci6n, tiene la virtud de des-
pertar en mi memorial adormecida y pe-
rezosa adn por el sopor de la desmafia-
nada, el grato recuerdo del buen cama-
rada caido en la vorigine de nuestras lu-
chas, en noble y leal cruzada por la li-
bertad. Un tanto amargado en sus ut-
timos dias por la miseria de los hombres,
cay6 sin embargo como siempre lo de-
seara, pugnando por la manumisi6n de
los desheredados.








JOSE MANCISIDOR


Y surge vigorosa entire las sombras
del pasado, la recia figure del eterno lu-
chador confinado en las titricas maz-
morras del castillo de San Juan de Ulia;
enarbolando el rojo pend6n de la liber-
tad y combatiendo a la opresi6n entire
la sierra de Acayucan; flagelando con
su frase lapidaria las corvadas espaldas
de los tiranos, en las columns de la
prensa independiente; rumiando sus re-
beldias en la quietud del hogar y, a ma-
nera de sortilegio admirable, entire el
alegre cantar de policromos pajarillos
que asustados escapan a nuestro paso,
parece que percibo el timbre varonil de
su voz, gritandome convencido: "pedi-
mos justicia hermano!, de no ser asi, ire-
mos a la montafia a defender el princi-
pio agrario salpicado con sangre campe-
sina... De una cosa puedes estar se-
guro: de que nosotros resolveremos
nuestro conflict y de que nuestros ene-
migos no se reirAn pasivos de nuestro
gran dolor..." (1)

(1) Fragmento de una carta de Juan Rodrfgues
Clara al autor.








LA ASONADA


E N Rodriguez Clara recibimos una in-
yecci6n que fortalece nuestros entu-
siasmos alicaidos. Nuevos contingentes
militares reforzados con grupos campesi-
nos se suman a nosotros y todo parece
indicar que estamos a la vista de graves
acontecimientos.
Se habla con calor de que ese mismo
dia atacaremos al enemigo, que confiado
nos cree por otros rumbos. Las tropas
se alegran y se regocijan presintiendo
el final de aquella carrera pavorosa que
venimos sosteniendo desde hace tantos
dias.
"Por fin, -me dice jovial alguno de
los oficiales que a mi lado pasan- va-
mos a saber de que cuero salen mis co-
rreas."
"Era just, porque para correr, me








JOSE MANCISIDOR


parece que ya corrimos bastante." Y con
aire fanfarr6n afiado: "que nos lleve la
tiznada... pero de una buena vez."
El aprueba sincere y cuadrandose mi-
litarmente y haciendo sonar los brufiidos
acicates -como timbre de mano- en
energico movimiento pedestre, me salu-
da respetuoso y se retira marcial, ex-
traviAndose entire un grupo de revolto-
sas soldaderas apifiadas al pie de un ca-
rro, en donde reciben a otra que tor-
pona para descender ensefia a los curio-
sos y alebrestados juanes el color de
fuego de su "bloomer", 6ltimo alarido
de la moda.
Yo, petulante y con aire displicente
sigo canturriando por si alguno me es-
cuchara:

"si me han de matar mafiana,
que me maten de una vez..."








LA ASONADA


" A HORA Si, jijos, ya se les lleg6 la ho-
ra!" -grita risueflo el general
Carmona acercandose presuroso. "Pre-
parate cuate y avisa a toda la gente que
el enemigo estA en Juanita, lugar desig-
nado por la ierfida fortune para darnos
el primer cale. Esa bella sefiorita sera
testigo mudo de nuestro indiscutible va-
lor, Delante de ella pelearemos como los
caballeros medioevales, por nuestra da-
ma y... oye -acaba acercando su boca
a mi oido- no se lo digas a nadie, pero
se trata de pelear como los buenos para
salir de este atolladero en el que nos
hemos atascado con torpeza."

Y luego, levantando otra vez la voz.
"sube a la gente a sus trenes pira que








62 JOSE MANCISIDOR

desfilen siguiendo el mio. Hoy ser6 el
primero en entrarle a los catorrazos.
No mas les largo una miquina de chi-
cotazo y en seguida me voy yo, como el
cubo tras de la reata. Veras que pronto
se rajan estos..."







LA ASONADA


R ECONFORTADO por el entusiasmo y el
optimism de mi interlocutor, ducho
y experimentado guerrillero, retorno a
nuestro tren en el que todo es barullo y
algazara.
Las estridencias de las locomotoras
Ilamando ansiosas a las tripulaciones de
los convoyes y las clarinadas agudas vio-
lentando la reuni6n de las tropas, amor-
tiguan las voces de mando que imperio-
sas se columpian en el espacio.
El general Antdnez, acompafiado do
su Estado Mayor, vigila atento el exacto
desempefio de sus iltimas disposiciones.
Ruben Talavera, para no olvidar an-
tiguas mafias de viejas correrias, exhibe
entire jubilosos y cAlidos aplausos, algu-
nas botellas de afiejo "Berreteaga" (1)

(1) Behida a!coh61ica conocida con el nombre
de habanero.








JOSE MANCISIDOR


escamoteadas habilmente al peninsular
de la tienda de abarrotes y que en aquel
moment cayeron en nuestras fauces ar-
dientes, como el fresco rocio del ama-
necer en la roza de los campos.
Al calor del "habanero" que a traves
de los hilos solares adopta blondas to-
nalidades, los semblantes se cubren de
pdrpura y las miradas escupen brillos
siniestros. Y entire la algarabia de los
que con inusitado frenesi nos despiden
y los vivas de las tropas que estent6reos
surcan por el vacio, escuchamos el tra-
quetear de los cerrojos de la fusileria
aprestAndose a sembrar la muerte.








IA ABONADA


UNA brusca sacudida interrumpe la ale-
gnra reinante, mientras las locomoto-
ras -respondiendo a un lejano silbido
que exige contrasefia- afanosas llenarn
los montes de gritos angustiosos.
Se nos ordena abandonar los trenes y
prepararnos para la march a pie. Por
fin, despues de tanto vagar en un eno-
joso estado de duda y de cansancio, sa-
bremos a que atenernos y tiraremos
nuestra carta enigmitica en el verde
tapete del azar.
Nuestras tropas ya no escandalizan
y los rostros pierden de sdbito la trans-
parencia y la suavidad de la alegria, pa-
ra tornarse graves, taciturnos, melanc6-
licos, plasmando la risa que antes los
moviera en una mueca que se antojara
clonesca, si no Ilevara estereotipado el
sello del dolor.







JOSE MANCISIDOR


Se inicia nuestro advance con el mayor
sigilo, lentamente y en una series de mo-
vimientos envolventes que Ilevan por
objeto cortar la via a retaguardia del
enemigo para obligarlo a combatir. Ca-
minamos incansables, con pasos precau-
torios y el aliento en suspense, como pa-
ra acumular todas nuestras energies en
el instant necesario.
Nuestros juanes ondulan caprichosa-
mente por la llanura rasurada en ritmi-
ca march, simulando brillante gusano
arrastrandose taimado. Los fusiles al
beso del sol lanzan extrafias luminosida-
des, empafiando las miradas que en pre-
sencia de lo desconocido se agrandan
ansiosamente tratando de escudrifiar la
penumbra en la distancia.
Un violent trepidar levanta las ca-
bezas que se hunden entire los hombros
tan pronto se distingue en el azul ce-
laje un espejeante pajaro de acero que
evoluciona vistosamente. Los fusiles to-
man posici6n en vertical, cuando la voz
tremante del general Antdnez ordena







LA ASONADA


no hacer fuego hasta que e1 asi no lo
disponga.
La orden se encadena de boca en bo-
ca, continuando nuestro advance, en tan-
to que el audaz aviador, describiendo
raudos giros en el aire, nos cuenta, nos
ausculta, nos semblantea y nos burla,
remontindose a la postre para traspo-
ner en la lejania.
Un grupo de vecinos se destaca del
risuefio caserio descubierto a nuestro
frente y un alto! viril y autoritario,
nos permit respirar a pleno pulm6n y
mover los pies bastante escaldados ya,
dentro de la prisi6n de nuestras botas
militares.
Los paisanos llegan y nos explican
que el enemigo, rehusando medirse con
nosotros en aquel lugar, se retire a to-
da prisa tan pronto not6 nuestra pre-
sencia y que el pueblo, galante y hospi-
talario, con gusto nos recibe y agasaja.
Un suspiro muy hondo, salta bullan-
guero de nuestros corazones, como si
los hubieramos descargado de un enor-








JOSE MANCISIDOR


me peso. Los espiritus se expanden sin
taxativas y las lenguas se desatan nue-
vamente.
i Oh, gallarda Juanita; prestante Jua-
nita; adorable Juanita que con tanta
gentileza nos abrigas, cuAnto te ama-
mos y c6mo quisieramos expresarte la
gratitud de nuestras almas agobia-
das... !
Y como si adivinando tan rendido so-
liloquio, alguno quisiera interpretarlo y
darle vida, irrumpe una voz acallando el
rumorear de colmena ya iniciado:

"Juanita de que me acuerdo,
ganas me dan de Ilorar..."

Una estrepitosa y grosera trompeti-
Ila que se prende temblorosa en las en-
ramadas, rompe el encanto de nuestro
romanticismo y la inspiraci6n del can-
tador, Ilenando de gritos y calambures
el poblado.







LA ASONADA


INICIAMOS el ataque a la taberna, para
reconfortar el cuerpo que con la pe-
nosa caminata y la tension nerviosa
acabada de experimentar, parece des-
madejarse a la sombra de las casas y
al frescor de la arboleda.
El coronel Antunez, a quien hemos
perdido de vista desde el comienzo de
la march, aparece por el camino pol-
voriento con la lengua de fuera y la
mirada vidriosa, como si se viera ata-
cado de repentina rabia. Al distinguir-
nos, cabe las frondas de corpulento
mango, pretend sonreir, torciendo el
rictus en inevitable expresi6n de amar-
gura.
Solicitos le ofrecemos un trago de
mezcal que rechaza puritano, negAndo-
se a empinar el codo. Lo convencemos








70 JOSE MANCISIDOR

en nueva tentative y se pega decidido
al licor estimulante que gorgorea en su
garganta con la misma fruici6n que si
se tratara de un vaso de agua.
El efecto es sorprendente y la mueca
que iniciara a su Ilegada se transform
ahora en la mas placida sonrisa.








LA ASONADA


EL general Antdnez se aproxima a nues-
tro grupo y tras de ligeras bromas
celebradas ruidosamente, ordena im-
provisar loberas y ocupar las posicio-
nes mis venteaosas y estrategicas del
lugar, en previsi6n de una sorpresa del
enemigo.
Nos ponemos a la faena y en corto
tiempo estamos en condiciones de re-
sistir la mis furibunda acometida. Asi
se lo manifiesto al general Antunez,
quien fijando su vista en mi, me inte-
rroga de pronto en d6nde dormire esa
noche. La pregunta me sorprende por
inesperada y a mi deseo de descansar
en las mismas avanzadas para ver de
cerca el peligro cuando llegue, respon-
de con una cortes invitaci6n para ha-


eerie compafiia.








JOSE MANCISIDOR


La galanteria me disgusta, porque
salvo las momentineas comodidades y
atenciones de que se rodea a los jefes
por sus amigos y subalternos, cuando
el triunfo es adn una promesa, su com-
pafiia result a todas luces peligrosa en
la hora del desastre y del salvese quien
pueda.
Me resigno al sacrificio y agrade-
ciendo la atenci6n -en mi interior mil
veces maldita- ordeno, sin que 1l lo es-
cuche, buscar sin demora una buena
almohada para el jefe de la column.








LA ASONADA


EL fiel Zapata, un buen muchacho ad-
herido a mi como una ostra a su
concha y de cuya fidelidad debe sen-
tirse celoso en extreme aquel movi-
miento reivindicador, se da buena ma-
fia y retorna a poco con un limpio
petate al hombro, entire cuyo lio flotan
albeantes las perfumadas mallas de im-
pecable funda. El golpe nunca fall
-segdn el buen Zapata- porque el
nombre de un jefe de tropas, es en to-
das parties y a cualquiera hora, el "s6-
samo abrete" para los hogares mejor
guardados.
Zapata, a quien interrogo en d6nde
hubo aquello, me espeta un relato tru-
culento de amorios y conquistas feme-
ninas en el pueblo, por el que no queda
mujer, joven o vieja, bonita o fea, que








JOSE MANCISIDOR


no se haya prendado de 6l en las tres
horas que Ileva de hurgar por todos los
rincones.
Lo felicito cordialmente y arrullado
por sus confidencias me voy quedando
paulatinamente dormido, bajo la nube
de indiscreto mosquerio congregado por
cercano estiercol y sobre el olor insu-
frible de mi almohada, hasta que la voz
enfurecida de Ruben Talavera buscan-
dome alarmado, exclama: "isefiores,
aqui apesta a burdel!"
Siseo imperative y llamindolo dis-
cretamente, lo invito a compartir nues-
tro privilegiado dormitorio, que rebelde
se obstina en despreciar.
"No es este, --dice precabido- el
moment de adormecerse y descuidar-
se. Y como me gusta saber con quin y
a la hora que pierdo, me voy a reposar
a mi lobera."
Sus iltimas palabras se pierden en
un relinchar de bestias que retozan por
el campo.








LA ASONADA


M UY temprano abandon el lecho satu-
rado de mareantes esencias. Todavia
parpadean las estrellas en la comba in-
finita, cuando yo me desperezo y sa-
cudo mi modorra. La experiencia me ha
enseiado que es en esa hora de recato
y de descuido, en la que el soldado ne-
cesita vivir much mis alerta que a
otra cualquiera del dia o de la noche.
Esa es la hora de las sorpresas, de los
albazos, de las acometidas furibundas,
de los golpes de audacia. Por eso mis-
mo, tras de asegurar fuertemente mis
pantalones de campaiia con el ancho
cintur6n reglamentario, suelto los bro-
ches del carcaj de la pistola y me lanzo
a campo traviesa hacia las trincheras
de nuestras tropas.
Un centinela me marca el alto y a








JOSE MANCISIDOR


mi en6rgica respuesta: "i Movimiento
reivindicador! i General Antdnez!", se
destaca de la tenue niebla que se va
diluyendo en el aire matinal, un grupo
numeroso de soldados que me identifi-
can y me saludan reverentes.
En la prolongada linea integrada por
nuestros juanes, nadie duerme ya. To-
dos, absolutamente todos, sin excepci6n
alguna estan ojo avisor, preparados
convenientemente para entrar en corn-
bate.
Los oficiales, en silenciosos corrillos,
chupan y chupan sin interrupci6n ci-
garrillo tras cigarrillo que en la grisa-
cea vaguedad del amanecer, semejan los
fuegos fatuos de inmenso pante6n.
En uno de estos grupos localizo al
coronel Antunez tiritando con violencia.
No obstante, la mafiana no estA fria.
Ruben Talavera, apegado a su inco-
rruptible desconfianza que a veces me
subleva, parece traspasar con su ar-
diente mirar el enigma indescifrable de
las sombras, que ruedan sutiles por la








LA ASONADA


llanura interminable, empujadas por la
suave brisa del amanecer.
El celaje se enciende paulatino y en
el moment, sobre la lejana cordille-
ra que hiende sus picachos azulosos en-
tre las brumas de la inmensidad, apa-
rece el rostro rubicundo de Tonatiuh
(1) volcando sobre la tierra prodigio-
sa el tesoro de sus rayos.


(1) Nombre que los nahoas daban al sol.








JOSE MANCISIDOR


C ON la llegada del dios rubio, renace la
vida del campamento. La jacara de
los juanes nos distrae Ilevandonos muy
lejos de nosotros mismos.
Comienza un nuevo dia de incerti-
dumbres, de dudas, de vacilaciones.
Opinamos y volvemos a opinar a mis
y mejor. Unos deseamos avanzar cuan-
to antes. En tren o a pie, como quiera
que sea. Pero decididos a salir de esta
angustiosa situaci6n a la mayor breve-
dad. Somos los mis. Los menos quieren
reposo, tranquilidad, calma, eludir el
combat, evitar derramamientos initi-
les de sangre, dejar que las cosas se re-
suelvan por si mismas. Que sea en otras
regions del pais en donde otros luchen,
se expongan y se sacrifiquen.
En una palabra, se trata solamente de
jugar a la revoluci6n.








LA ASONADA


Nos vemos perdidos sin remedio. Adi-
vinamos iguales acontecimientos en el
resto de la Republica, identico proceder,
semejante lenidad, la misma bastard
intenci6n.
Nos rebelamos haciendo pdblica
nuestra protest. Las tropas murmu-
ran y critical estas cosas a voz en cue-
llo, cundiendo el disgusto con rapidez.
Los jefes se miran de reojo, sondean-
dose y auscultAndose sospechosamente,
para penetrar sus mutuos pensamien-
tos y adivinar sus respectivos prop6si-
tos.
Me acerco al coronel Antdnez y le
ruego se sume a nosotros, para hablar a
su hermano, -el general- a fin de
obligarlo a tomar cuanto antes decisi-
va determinaci6n.
"Pero adn no te das cuenta, herma-
no -interroga balbuciente- de que es-
to mismo que aqui pasa, sucedera en
el norte, en el noreste, en el centro y en
cualquier otro lugar en que hayamos
contado con amigos ?" Despubs, enfebre-








JOSE MANCISIDOR


cido: "i ya ves cuAnto raj6n! S6lo a es-
te cristiano -musita imperceptible sos-
layando sus ojos apagados hacia el ge-
neral Antunez- se le pudo haber ocu-
rrido hacer tamafia tonteria..."
Me alejo de 6l, dispuesto a obrar sin
su ayuda. Una escena enfadosa por de-
mas, me detiene en mi intenci6n: el ge-
neral Antfinez, con la vista perdida en
el vacio y las manos empalidecidas en-
lazadas en derredor de sus rodillas, sen-
tado sobre el cono irregular de picuda
piedra y entregado a Igubres medita-
ciones, yace alli, a mi vista, caricaturi-
zando ridiculamente la imagen del do-
lor.
Me violent, y encontrando a mi pa-
so al general Carmona, que alegre y op-
timista me invita a desayunar, le grito
descompuesto: "dile a ese hombre -se-
halo al general Antunez- que siquiera
sepa ser hombre ahora que lo necesita."
Carmona, con quien me liga una in-
tima amistad desde nuestros primeros
afios de lucha, cuando muchachos adn







LA ASONADA


nos lanzamos a la aventura revolucio-
naria en contra de la usurpaci6n, me
estrecha las manos con fuerza y cru-
zando rApidamente por la explanada
verdegueante, corta con su presencia las
hondas cavilaciones del jefe de la re-
beli6n.
No se qu le dira ni pretend averi-
guarlo, mas si me consta que cuando
engrosamos el grupo que ellos forman,
el rostro del general Antunez aparece
menos sombrio y su mirada posee ma-
yor lucidez.








JOSE MANCISIDOR


R EGRESAN las cuadrillas reparadoras de
la via, quienes informan que hasta
Achotal tenemos el camino expedite, ya
que el enemigo no ha tenido tiempo, en
su violent retirada, para destruir mis
que s6lo unos cuantos tramos de via su-
mamente cortos, en ese moment ya de-
bidamente reparados.
Se ordena acelerar nuestra march
para Achotal, a fin de continuar sobre
Santa Lucrecia, donde el enemigo se re-
fugia.
Vuela la noticia veloz llenandonos de
satisfacci6n, porque la generalidad de
nosotros anhela salir cuanto antes de
esta situaci6n embarazosa. No acerta-
mos a comprender, c6mo se nos ha an-
tojado ser revolucionarios dnicamente
para huir, ante un enemigo intangible








LA ASONADA


que toma proporciones gigantescas en
las calenturientas imaginaciones de los
jefes.
Ocupamos nuestros trenes y despues
de una march precautoria hacemos
una parada repentina que de pronto nos
alarma y nos desconcierta. Un ordenan-
za me participa los deseos del general
Carmona, para presentarme hasta don-
de 61 estA.
"EncArgate de esto, hermano" -di-
ce-, extendiendo el cordon del auricu-
lar del telegrafono.
Aquello es interesante. Matias Rome-
ro pide auxilio al jefe de las fuerzas
gobiernistas, porque unas partidas de
rebeldes se acercan hostiles hacia aquel
lugar. Este se niega a enviArselo, por-
que -seg6n l- avanza decidido y
acometedor sobre nosotros. Tabasco se
queja de hallarse abandonado y yo me
entretengo, con inocente curiosidad, en
captar y en glosar la alarma infundada
del campo contrario, sorprendiendo y
violando sus sefias, palabras secrets y








84 JOSE MANCISIDOR

convencionales, guarismos rebuscados y
demas signos de identificaci6n.
Despu6s de esto, tan consolador y di-
vertido, todo se me hace facil y las mar-
chitas esperanzas para abrirnos paso en
el cerco en que nos hallamos apresados
--como moscas en las complejidades de
una tela de arafia- reverdecen con ma-
yores brios, frente al abismo tenebroso
del future impenetrable.







LA ASONADA


CONTINUA el prudent rodar de nues'
troslconvoyes atravesando selvas pro-
fundas y bosques tupidos por los que el
paso de los hombres es impossible. Nues-
tros corazones, desbordantes de sensibi-
lidad, se engarabitan con s6lo pensar lo
que hubiera sido para nosotros la obli-
gaci6n de abrirnos paso por aquellas
apretadas selvas, si al enemigo le da
la ventolera de comenzarnos a hostilizar
en tal lugar.
Los comentarios brotan alegremente
y buscamos la explicaci6n del incom-
prensible descuido, en el panico innega-
ble que de ellos tambien ha hecho presa.
El coronel Antunez, que cambia de
color por el hecho de pensar en nuestra
suerte, si por alli se hubiera hecho ne-
cesario comenzar a poner a prueba nues-








JOSE MANCISIDOR


tro valor, exclama satisfecho: "aqui si
nos hubiera llevado la trampa, si a esta
gente se le hubiera ocurrido combatir!"
Ruben Talavera, que contra su cos-
tumbre permanece silencioso y medita-
tivo, sin terciar en la platica iniciada, se
acerca distraido y con la mirada fija en
el transparent azul del cielo, que per
la ventanilla se recorta, soslaya miste-
rioso: "que tiempo crees, hermano, que
Ilegue a durar esta bola?"
La pregunta es dificil de satisfacer,
porque aunque la forma en que ha de
acabar ya no es un secret para mi, el
tiempo en que pueda resolverse no es
tan sencillo de prever. Probablemente
sea hoy mismo, tal vez mariana o a lo
mejor viviremos por muchos dias en se-
mejante incertidumbre. Sin embargo,
deseoso de sacar de su abstracci6n a
mi buen amigo, cuyo momentaneo e in-
acostumbrado retraimiento me disgusta,
le digo animoso: "esto durard, para ter-
minar en definitive, dos meses a lo su-
mo."







LA ASONADA


Ruben baja los ojos repentinamente,
y posandolos en mi con insistencia abru-
madora, acerca su boca a mi oido y con
aire de misterio, mientras su rostro se
alegra en franca sonrisa, me participa:
"cuando regresemos a Xalapa -si tene-
mos esa suerte- dentro de dos o tres
meses, ya sere papa...!"
La confidencia, fuera del lugar, me
repugna e impresiona y en tanto que l1,
apacible y sereno como nunca, se dedica
a vagar con embaida mirada por los
bosques umbrios que a nuestro paso se
estremecen, yo empiezo a experimental
alguna pesadumbre que me violent y
unas leves punzadas en el coraz6n, sin-
tomas de remordimientos.
Y la vision de un hombre al pie de
un lecho, alentando y confortando la
quebrantada fe de su suave compaiera
en el trance doloroso del alumbramiento,
se desliza vertiginosa por mi mente, al
tiempo que una mujer de rostro cual-
quiera, levanta en alto un mont6n san-
grante e informed de carnes amoratadas
que se agitan sin cesar.








JOSE MANCISIDOR


En las aguas tumultuosas de mi ce-
rebro desbordado, he escuchado claro,
penetrante, agudo, un grito desgarra-
dor, un alarido siniestro, inhuman, im-
presionante, de entrafias desgarradas y
esfuerzos contenidos por heroismo sin
par, y he presenciado pusilanime un ros-
tro que se contrae en gestos de dolor y
un cuerpo distendido en espasmos de
agonia sobre un lecho enrojecido de re-
pente, mientras unas manos, nerviosas
y febriles, hincan sus ufias incoloras en-
tre sus carnes macilentas...
Me levanto agitado y a disgusto por la
sangrienta fantasia y sentAndome al la-
do de mi amigo, comienzo a recordarle
de aventuras pasadas, de tiempos idos,
de amigos ausentes, de hechos olvida-
dos, de un sinndmero de vaciedades que
no llevan otro objeto que el de entrete-
nerle y reanimarle. Y cuando el esfuerzo
de mi constancia se ha visto coronado
por el exito, apartAndolo radicalmente
de sus nostalgias, echo mi mano sobre
su hombro y le abrazo con firme leal-
tad y mansa ternura.








LA ASONADA


Es un abrazo que tal vez 61 no com-
prenderaf, pero en el que encierro la mais
noble intenci6n.
Y desde ese instant, grato para mi,
me consider mas vinculado a el, mas
ligado a su pensamiento, mas cerca de
su coraz6n, mas adentro de su espiritu.
Es como si un lazo novedoso de un afec-
to reciente brotara espontaneo y arro-
Ilador, tremolando en el cielo de mi al-
ma alucinada, los lazos impolutos y pe-
rezosos de la fraternidad.








JOSE MANCISIDOR


CHOTAL aparece a lo lejos, en la vuelta
de un recodo del camino, en un mar-
co de vegetaci6n exuberante y desorien-
tada, que mantiene, -con ligeras cam-
biantes- un verdor maravilloso y se-
ductor. Bafiando su suelo, fOrtil y en
producci6n, repta ondulante y cantari-
no el suave rio Colorado, que en el pau-
latino atardecer se hace opalescente ba-
jo las profundidades de las selvas que
tamizan la luz solar.
Esta sera la p6stuma estaci6n en la
que incuestionablemente haremos, con
toda solemnidad, la inhumaci6n de nues-
tras incertidumbres con sus negros pre-
sagios y augurios funestos. El enemigo
nos espera en Santa Lucrecia, listo a
apoderarse del porvenir y a terminar
con las fantasias y las cabalas de esta
delirante y absurda rebeli6n.








LA ASONADA


Un rumor nos desconsuela y nos ape-
sadumbra, moderando y reprimiendo las
vehemencias de nuestros guerreros: la
bomba del agua estA descompuesta y
nuestros trenes quedan al borde de la
sepultura por falta de agua, de la mis-
ma manera que nosotros pudieramos su-
cumbir por la carencia absolute de ali-
mentos.
Nos atropellamos en derredor de la
maldita bomba inutilizada por las tro-
pas del gobierno, con objeto de obstruc-
cionar nuestra march y en cuanto que
los que presumimos de conocimientos
mecinicos nos entregamos con ahinco a
la resoluci6n del fatal problema, una
muchedumbre de juanes y paisanos co-
mienza, entire un estrepito de latas que
ensordece, a mermar las aguas serenas
del rio, que bulliciosos transportan a
los convoyes agonizantes.
La area es lenta y abrumadora y las
fajinas se relevan sin descansar, mien-
tras nosotros, cubiertos de aceite hasta
los ojos, trajinamos las vilvulas, reco-








JOSE MANCISIDOR


rremos los pernos, limpiamos los 6m-
bolos, revisamos los bronces, agitamos
las palancas, desarmamos la bomba una
y mil veces, hozando entire el lodazal de
aceite derramado y en la imposibilidad
de reparar la pieza que nos falta, opta-
mos por traerla de la estaci6n mis cer-
cana a retaguardia.
Entretanto, asqueados por nuestras
figures hediondas y cochambrosas, de-
tentadoras de la salud y la decencia, de-
cidimos zambullirnos en las aguas cris-
talinas del Colorado, pronto a recibirnos
en sus ondas sosegadas y traslucidas,
lamiendo nuestros cuerpos derrengados
con zalameria perruna, que tonifica y
estimula.
Pronto estamos obligados a abando-
nar el higi6nico entretenimiento, por-
que de repente, en un florecimiento de
cabezas grefiudas y rostros patibula-
rios, surgeon a nuestro lado cuerpos mu-
grosos de hombres y bestias, mujeres y
nifos que retozan y gesticulan impidi-
camente enturbiando las limpidas aguas








LA ASONADA


que parecen estancarse y entenebre-
cerse.
La noche nos envuelve con sus man-
tos luctuosos en plena "toilette" cam-
pirana, cuando Zapata, convertido cn
avituallador de nuestro grupo, nos par-
ticipa satisfecho las sorpresas de esa
noche memorable, en la que gozaremos
de envidiable alojamiento y de las deli-
cias de opipara cena que humeante es-
pera los favors de nuestra glotoneria.
Corremos presurosos a la gentil invi-
taci6n del cordial Zapata, entire un cor-
d6n de tropas alegres como panderetas
en camino para el rio, alumbrado ya por
los hilos luminosos de la luna que pren-
de en el buc6lico paisaje sus brillantes
destellos.








JOSE MANCISIDOR


ZAPATA, el insustituible Zapata que con
toda seguridad ha sido "cocinero
antes que fraile", nos sefiala una mise-
ra casita de palma, extraviada entire
los senderos poco frecuentados de los
montes tumultuosos, que dij rase el
lugar de cita de brujos y trasgos en
inquietante aquelarre.
Un candil, cuya flama parpadeante
acusa las rendijas de la paja, guia
nuestros pasos febriles y veloces, con
la misma certidumbre que la blanca es-
trella del Cristianismo guiara la ruta
de los pastores hasta el pesebre de Be-
len, en la sobada leyenda de nuestros
abuelos.








LA ASONADA


El recibimiento que se nos dispensa
no puede ser mas carifioso, ni mas rico
el alimento. Desde el apetitoso "chila-
tole" (1) de polio que escalda nuestras
fauces con agradable picor, hasta el
aromitico cafe con panela que las re-
fresca en un instant, todo ha pasado
-en un silencio profundo apenas tur-
bado por el triturar de huesos- a los
est6magos exhaustos.
Nadie chista, ninguno habla, ni las
ramas de las selvas se mueven en la
impavidez de la hora, como si temieran
interrumpir la tranquilidad del agasajo
con el dulce susurro de sus hojas.
Nuestras hosteleras, recias morenas
de pelo ensortijado como lanas apreta-
das, contemplan mudas y con miradas
lastimosas nuestros rostros deprimidos
por la angustia fisica y moral que agota
nuestras fuerzas.
La luna va ocultando su rielante cla-
ridad bajo las sombras conturbadoras


(1) Guiso mexicano muy picante.








96 JOSE MANCISIDOR

de negros nubarrones suspendidos en la
altura y el campamento, antes bullicioso
y juguet6n, se sumerge en un bafio de
calma augusta, 6nicamente interrumpi-
do por el i alto ahi! y el i quien vive! de
los puestos avanzados.







LA ASONADA


N ADA parece inquietar a los jefes de
nuestras tropas, dedicados s6lo a en-
viar durante el dia correos a la plaza en
done se hace fuerte el enemigo. Estos
van y vienen con suma facilidad y anun-
cian que tras distintos prop6sitos desecha-
dos por impracticables, las fuerzas del
gobierno nos esperaran definitivamente
en Santa Lucrecia.
Pasamos el dia en elucubraci6n cons-
tante de planes y proyectos de ataque
que el general Antunez recibe indife-
rente, como si su espiritu anduviera
muy distant de la material. Como si su
alma, atisbando en el tktrico precipicio
de lo porvenir, se asustara de tanta
sombra y tanta tiniebla.
El general Peralta retorna de una ex-
ploraci6n sobre la via de Puerto Mexico,








JOSE MANCISIDOR


satisfecho de haber incomunicado al
enemigo con esta plaza, de la que no
recibira ayuda alguna. El puente de
Medias Aguas -estaci6n cercana a
Santa Lucrecia- arde a estas horas
inutilizado, despues de haber sido aban-
donado en fuga precipitada por un tren
military que lo resguardaba.
El golpe es audaz y sirve para ma-
nifestar nuevamente la desorientaci6n
y el temor reinantes en el campo con-
trario. Tan grandes como los de nos-
otros!
La guarnici6n de Puerto Mexia ha
evacuado la poblaci6n, suponiendo a
nuestras fuerzas sobre la plaza. El pi-
nico se hace indescriptible. Las embar-
caciones en el rio no bastan para los
pr6fugos. Los equipajes se amontonan
en desorden y la anarquia se apodera
con facilidad de aquellos hombres, has-
ta que nuestra abulia los percata de su
error. Poco despues, todo recobra el mis-
mo aspect de confianza que tuviera con
anterioridad.








LA ASONADA


POR la noche, el poblado se engalana
para festejarnos. Un baile se verifica
en honor de nuestro jefe.
En un amplio corredor de tablas,
alumbrado con grandes mecheros de ga-
solina, se instalan dos mocetones cam-
bujos con el arpa y la "jarana." (1)
El sal6n, cuyo espacio se hace denso
por el humear de las luces, se conges-
tiona paulatinamente de girrulas mu-
chachas, cuyas crespas cabelleras emba-
durnadas de manteca fulgen y resplan-
decen a los reflejos mezquinos de los
aparatos de gas.
El entusiasmo se desborda cuando las
copas comienzan a fermentar en las ca-
bezas varoniles, olvidadas pasajeramen-


(1) Instrumento musical pare-ido a la guitarra.








JOSE MANCISIDOR


te del motive que aqui nos ha traido en
un parentesis sentimental en esta no-
che de alegria, remanso de espiritus des-
encauzados, sedante de almas tortura-
das.

Las parejas danzan sin respirar, conta-
giadas del morbo citadino. Los rostros
muy juntos, las piernas enlazadas en
un ansia de carnes alborotadas. Las ma-
nos fuertemente adheridas a los cuer-
pos y los ojos revelando a cada instant
las sensaciones pecaminosas de los bai-
larines, se entornan por moments en
un parpadeo alarmante.
De pronto, cambiando el aire de la
pieza, inician los instruments una mu-
sica vivaz en contrapunto a una voz que
robusta y bien timbrada, tararea:

la-ra-la-ra-la-ra-la-ra
la-ra-la- la-la-ra--la-la

y otra menos armoniosa y mas doliente,
perdida entire quejumbres e hipidos se
inicia:


100








LA ASONADA


Licencia pido primero
para cantar este s6n,
y aunque no traigo experiencia
traigo en cambio inspiraci6n.

Respondiendo a la solicitud del can-
tador, se dibuja una rueda de mirones
y curiosos, protegiendo en el interior de
sus muros a la pareja que comienza a
zapatear sobre el cimbreante entarima-
do.

Traigo mi sombrero lleno
de claveles y rositas
y como soy jardinero
certo de las mas bonitas.
Buenas noches, caballeros;
c6mo les va, sefioritas?

Una algazara se levanta del corro de
mirones entusiasmando al cantador que
en pleno zapateo se dedica con galanu-
ra a cortejar a la incansable compafie-
ra:

Quien fuera como el cocuyo
que alumbra para volar;




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs