Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba.
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072699/00681
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Senado
Publisher: Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
 Subjects
Subject: Legislation -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began with: Vol. 1, 1902.
General Note: Description based on: 2. Legislatura vol. 2, no. 1 (abr. 6 de 1907); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072699
Volume ID: VID00681
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001844861
oclc - 30331556
notis - AJR9135
lccn - sn 94026346

Full Text










DIARIO DES SESIONES

DEL,

CONOiRESO DE LA REPUBLICAN DE CUBA

PRIMERA LEGISLATURA.-1902.

VOL. I. HABANA, OCTUBRE 30 DE 1902. NUM. 25


SENADO.


Vigicima segunda sesi6n ordinaria.-Agosto 2 de 1902.
SUMARIO

Se lee y aprueba el acta de la sesi6n anterior.-Comunicaci6n de ]a Camara de Representanjes dando
traslado de un Rroyecto de Ley para la revision de las Listas del Ej4rcito Libertador y la liquidaci6n
de sus haberes:-Proyecto de Ley de Emprdstito para auxiliar & los cultivadores de cala, y otras aten-
ciones de la agriculture en general y paga de los haberes del disuelto Ejercito Libertador.

A las cuatro y veinte minutes de la tarde y bajo la posici6n primer de la Transitoria de nuestra Consti-
presidencia del Dr. Est6vez y Romero, comienza la tuci6u, sin que en ningfin caso comprendan A los indi-
sesi6n. viduos que se presentaron al enemigo 6 desertaron de
SR. PRESIDKNTE: Se abre la sesi6n, el senior Oficial las filas del Ej6rcito Cubano.
de actas se servira dar lectura al acta de la sesi6n Articulo Tercero:-PodrAn nombrarse Sub-Comi-
anterior. siones de tres 6 cinco miembros en cada Provincia, con
SR. OFICAIAL DE ACTAS: ( Lee el acta de referencia.) las mismas facultades que la Comisi6n, pero depen-
SR. PRESIDENTE: 4Alguno de los seiiores Senadores dientes de esta y subordinadas a sus acuerdos.
tiene observaci6n que hacer 'acerca del acta 6 que Articulo Cuarto:-La Comisi6n habrA de terminal
acaba de dArsele lecture? (Ninguno de los setrores Sena- sus trabajos en un period de tiempo no mayor de
res solicita hacer uso de la palabra.) GSe aprueba el acta? cuatro meses; y el Ejecutivo dari con ellos cuenta al
(Sefales afirmativas.) Queda aprobada el acta. El senior Congreso, precisamente en todo el mes de Diciembre
Secretario se.servira dar cuenta con la orden del dia. del corriente afio.
Sa. SILVA, Secretario: Comunicaciones de la CAmara Articulo Quinto:-El Ejecutivo nombrarA libremen-
de Representantes, DictAmenes presentados. (Lee.) te las personas que bayan de former la Comisi6n y
Sub-Comisiones, les senalar6 los sueldos que no exce-
(EHabana, Agosto 2 de 1902. derAn de tres mil pesos, para los miembros de la pri-
mera, y de dos mil cuatrocientos para los de las ilti-
Sr. President del Senado. mas; y dictarA las disposiciones que estime necesarias
para el cumplimiento de esta Ley.
Sefor: Articulo Sexto:-Las Oficinas y funcionarios pfibli-
cos de todas classes, expedirAn gratis y sin p6rdida de
Tengo el honor de participar Vd., en cumplimien- tiempo, las certificaciones y demAs documents que la
to de lo que preceptfta el Art. 28 de la Ley de Relacio- Comisi6n y Sub-Comisiones soliciten.
nes entire la CAmara de Representantes y el Senado, Articulo Septimo:-Se concede al Ejecutivo un cr6-
que en sesi6n celebrada el dia 18 del pr6ximo pasado dito de treinta mil pesos para los gastos de today clase
mes ha sido aprobado por este Cuerpo el siguiente que se originen con motive de la present Ley; dando
Proyecto de Ley: cuenta al Congreso oportunamente de su inversi6n.
eArticulo Primero:-Se creari una Comisi6n reviso- Articulo Octavo:--Las penas que sefiala la Ley del
ra de las Listas del disuelto-Ej6rcito Libertador, y perjurio ser&n aplicables a los que a sabiendas falten
liquidadora de sus haberes, no mayor de cinco miem- a la verdad en sus declaraciones; aplicaci6n que harAn
bros ni menor de tres. en todo caso los Tribunales de Justicia, conform A
Articulo Segundo:-La revision y liquidaci6n se ha- Derecho.
ran teniendo en cuenta lo que se establece en la Dis- De Vd. con la mayor consideraci6n, Pelayo Garcia,








248 -DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


Presidente.--Alfredo Betancourt, Secretario.-Antonio
Gonzalo Perez, Secretario.,

SR. PRESIDENTE:. Tiene la palabra el senior Senador
que lo desee.
SR. MENDEZ CAPOTr: Yo me permitiria rogar al se-
for Presidente que, dentro de las facultades que se le
han concedido por el Senado, declarara urgente esa
petici6n, y, si asi lo hiciere, lesuplicaria me reservase
]a palabra para presentar una moci6n.
SR. PRESIDENTK: Accediendo A la sfiplica del seflor
M6ndez Capote, declare urgente la petici6n. Tiene la
palabra el senior Mendez Capote.
SR. MENDEZ CAPOTE: Sefiores Senadores: Tenemos,
pendiente de resoluci6n, en esta CAmara, un Proyec-
to de Ley sobre el mismo asunto A que se refiere el
que del otro Cuerpo Colegislador se nos remite y he-
mos nombrado ya la Comisi6n encargada de estudiar
dicho Proyecto y dictaminarlo. Yo me permit, por
tanto, recomendaros, declarada urgente esapetici6n, se
pase a la Comisi6n A que me he referido anteriormen-
te, entendiendo que A 61 le serA fAcil presenter
su dictamen en esta misma sesi6n y nosotros podremos
discutirla. En resume mi'proposici6n se reduce A
que pase a la Comisi6n, polr nosotros ya 'designada, el
Proyecto, aprobado por la Camara de Representantes
y que esa Comisi6n de cuenta en esta misma sesi6n
con su dictamen, para que procedamos a discutirlo
inmediatamente.
SR. PRRSIDENTE: ,Se hallan present los sefiores de
la Comisi6n A que ha aludido el seflor M6ndez Capote?
SR. E. TAMAYO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Tamayo.
SR. E. TAMAYO: Para rogar al senior Presidente con-
ceda un receso de cinco minutes para ponernos de
acuerdo sobre algunos particulares relacionados con
el asunto A que la resoluci6n de la CAmara se refiere.
SR. PRESIDENTE: La Presidencia no tiene inconve-
niente en acceder A los deseos del senior Tamayo. Se
suspended, por cinco miuutos, la sesi6n.


SR. PRESIDENTE: El Senado reanuda sus trabajos.
Continfia la sesi6n.
SR. MENDEZ CAPOTE: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior M6ndez
Capote.
SR. MANDEZ CAPOTE: Por los informed que de los
seiiores Presidentes de las Secciones hernos podido ob-
tener, sabemos que la Comisi6u A que oportunanamen-
te aludi consiste: del senor Monteagudo, por la Prime-
ra Secci6n; el senior Carrillo, por la Tercera Secci6n;
el senior MorAn Delgado, por la Cuarta y el que tiene
el honor de dirigirse en estos moments al Senado, por
la Segunda.
SR. PRESIDENTE: 4Acuerda el Senado, de conformi-
dad con lo propuesto por el senior M4ndez Capote, que
la resoluci6n de la CAmara pase A la Comisi6n men-
cionada, rogando A 6sta la dictamine A tiempo para
ser discutida-en la sesi6n de hoy? (Seniales afirmativas.)
jBastarA A los sefiores de ]a Comisi6n el plazo de quin-
ce minutes, para llenar su cometido?
SK. MANDEZ CAPOTE: Estimo poco el tiempo que se
nos concede. Ruego A la Presidencia sefiale media
hora como maximum.
SR. PRESIDRNTE: Concedidavs
SR. MENDKZ CAPOTE: Con el permiso del senior Pre-
S sidente voy ~ permitirme hacer una observaci6n. Yo
entiendo que la sesi6n actual no debe sufrir interrup-
ci6n alguna en tanto la Comisi6n se encuentre ocupa-
da en preparar su dictamen.


SR. BETANCOURT: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Betan-
court.
SR. BETANCOURT: Dentro de treinta minutes habrA
expirado la hora reglamentaria y, por consiguiente, la
sesi6n, y puesto que hay otros asuntos de que tratar y
son importantes, yo pido al senior Presidente y al Se-
nado, que la Comisi6n d6 cuenta al final de la sesi6n
y asi tendra mAs tiempo para hacer el dictamen.
SR. PRESIDENTE: El acuerdo del Senado no debe en-.
torpecer, en manera alguna, la march de los otros
asuntos pendientes. Los sefiores Senadores de la Co-
misi6n podran tomar los informes y acuerdos de la CA-
mara para que puedan servirles de base de su dictamen.
Continfue el Sr. Secretario dando cuenta con la orden
del dia.
SR. SILVA, Secretario: (Lee.)

((AL SENADO.

La critical situaci6n econ6mica de nuestro pais, como
consecuencia inmediata 6 includible de la excesiva
producci6n y la baja considerable de los precious del
azfcar, comprometiendo nuestra industrial mAs impor-
tante y amenazando con ello la prosperidad general,
obliga al Congreso A facilitar al Gobierno de la Repi-
blica, dentro de las facultades que la Constituci6n le
reconoce, los medios perentorios mAs adecuados al
prop6sito de aqu61, que es hoy un deseo universal, de
auxiliar A los cultivadores de cafia y A los demhs
agricultores perjudicados por la crisis comfin, si quiera
para que puedan conservarse en apropiadas condicio-
nes los campos cultivados y no decaigan las demAs
producciones agricolas; pero tambi6n impone al pueblo
de Cuba indispensables sacrificios.
Conjuntamente A esa inevitable depreciaci6n del
azfucar, 6 la resistencia A un tratado de reciprocidad
que oponen en los E. E. U. U. los productores rivals,
A la falta de numerario ocasionada por la cantidad
extraordinaria de aquel fruto que afn se mantiene al-
macenado, y para hacer mAs angustiosa la vida de in-
contable nfimero de personas estrechadas por amena-
zadora misesia, de todas parties nos llegan, mezclados
al anhelo de los agricultores que piden auxilio, los
lamentos de los soldados libertadores, y la opinion, en
un clamor casi unAnime, exigen de la solicitud de los
Poderes pfiblicos resoluciones en que la rapid6z se
concilie con el acierto, A extreme que el Senado desde
hace muchos dias, prescindi6 de cuantos asuntos
de interns estaban necesariamente confiados A su
studio, para consagrar su atenci6n y su erapefo A re-
solver de una vez los gravisimos problems relatives A
nuestra gricultura comprometida y al disuelto y de-
samparado Ej6rcito de la Revoluci6n.
Con esta mira ha celebrado constantes reuniones
privadas, buscando una formula que mereciera la unA-
nime aceptaci6n del Congreso, como supreme resolu-
ci6n que siendo dificil de practicar, fuese asimismo -
aceptable para todos y de eficacia indudable. Como
el Gobierno de la Repfiblica, contando naturalmente
con la aceptaci6ni inmedia.ta del Congreso, tenia muy
adelantada la contrataci6n de un empr6stito de cuatro;
millones de pesos para ayudar en sus apuros a los
agricultores, y-por otra parte-no era hacedero ne-
gociar otro mayor, en poco tiempo, si no habia de ser
ilusorio el auxilio que inmediatamente requieren los
cultivadores de caia,-,el empefio por todos demostra-
do de pagar desde luego los sueldos del Ej6rcito, afn
por encima de otra consideraci6n de mas perentorio
interns, seria injustificado sobre todo si se consider
que, afin teniendo en caja la cantidad suficiente para






DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 249


hacerlo sin demora, nunca podria efectuarse sino trans-
curridos mes s,-el tiempo inexcusable de rectificar
las listas, liquidar los haberes devengados y calificar
el Congress los que en concept de deudas legitimas
habian de satisfacerse. t,
Apesar de esto, procur6se armonizar las distintas
tendencies al mismo tiempo que los intereses diferen-
tes, que planteaban problems demasiado complicados
para resolverse de un golpe, si acaso consientan, en
armonizaci6n superior, la soluci6n mis convenient
dentro de la economic general, y conform con los
preceptos constitucionales.
Pero buscando la necesaria soluci6n de lo que ha
ido asumiendo los caracteres de un verdadero conflic-
to, hemos creido que autorizar un empr6stito solo,
tanto significaba como abandonar a su suerte a los
agricultores, porque si el dinero no podria facilitArse-
les ahora, que es cuando lo necesitan y puede encon-
trarse por el Gobierno, sino para un tiempo tan dis-
tante, relativamente, que haria ineficaz el pr6stamo
que aqu61 se habia propuesto hacerles. Relacionar,
en cambio, dos empr6stitos simultaneous, no pareci6 ni
aceptado ni prudent ni menos hacedero. Asi hemos
creido deber autorizar dos empr6stitos independientes
y suce.ivos, cuyo total imported no solo afectaria ape-
nas el bienestar de la comunidad, por no encarecer
sensiblemente el costo de la vida, sino que estv muy
por debajo de la capacidad rentistica del pais. Du-
rante la dominaci6n espariola, es decir, en condiciones
mny dificiles, desastrosamente administrado, y pesan-
do sobre 61 cargas en realidad enormes, tenia, sin
embargo, cr6dito casi anagotable, que ha de ser mu-
cho mayor por fuerza en la actualidad, en que sin
motives profundos, como entonces, de descontento,
sin las deudas abrumadoras que pesaban sobre 61 y en
circunstancias mas favorables, abre para el comercio
y la industrial del mundo un campo ilimitado de fe-
cundante actividad.
Por estas consideraciones, la Comisi6n que suscribe
tiene el honor de ofrecer 4 la deliberaci6n del Senado,
por estimar que cifi6ndose 4 las disp',siciones vigentes
es el medio mirs prActico y eficaz para resolver satis-
factoriamente las m4s imperiosas necesidades del
pals, el siguiente

PROYECTO DE LEY

Primero.-Se autoriza al Ejecutivo para contratar en
nombre de la Repiblica de Cuba un Emprestito de
$4.000,000, en oro americano, al tipo minimum de
emisi6n de 90% de valor, pagadero en un plazo que
no exceda de 30 afos y con el tipo de inter6s mAximo
de 5% annual.
Segundo.-La Repfiblica de Cuba tendrA el derecho
de recojer los bonos de este Empr6stito, en cualquier
tiempo al vencimiento de interests, bien pagando en
efectivo su valor nominal, bien cang6andolos por bo-
nos del otro Empr6stito quo por esta misma Ley se
autoriza, elecci6i del tenedor de los primeros bonos.
Tercero.--El product liquid de este Empr6stito se-
ra aplicado al auxilio de los cultivadores de cafia y de
tabaco y otros ramos de las industries agricolas y
pecuaria, segin se cons;dere m4s convenient a juicio
del Poder Ejecutivo.
Duarto.-Se facilitarA4 los cultivadores de cafia que
lo soliciten y que A juicio del Gobierno deban recibir-
los, en'calidad de pr6slamo, hasta la suma de 50 cen-
tavos de peso, por cada 100 arrobas de cafia de su
propiedad que hubieren molido en la zafra de 1901 a4
1902, y cuyas cepas conserven y se encuentren en bue-
nas condiciones para la molienda de 1902 A 1903.


Quinto.-Ese pr4stamo se hara en las condiciones 6
plazos que fije el Gobierno, debera invertirse en el cul-
tivo de la cafla y se entenderi reembolsable en tres
plazos iguales en los dias 15 de Febrero, Marzo y Abril
de 1903, con el interns de 6% annual.
Sexto.-Los mencionados pr6stamos tendrA las ga-
rantias que las leyes le conceden, y para su reembolso
podrA utilizarse el procedimiento vigente para el cobro
de las contribuciones.
S&ptimo.-Queda autorizado el Ejecutivo para ase-
gurar con las entradas de las Aduanas de ]a Repfblica
el pago del principal 6 interests de este Empr6stito.
Octavo. -Para asegurar el pago de las sumas que,
como aumento de los egresos del Estado ha de produ-
cir esa operaci6n, se autoriza al Ejecutivo para que
aumente proporcionalmente los derechos que 4 su en-
trada en las Aduanas de la Repfblica pagan los ar-
ticulos y mercadelias que se enumeran en el cuadro
.igu i.-te, .con expresi6n de sus tipos mAximos:
Noveno.-El Ejecutivo sefialaar la fecha desde la
cual debe empezar A regir el aumento autorizado.
DMcimo.-El Ejecutivo, asimismo, contratarA en el
t6rmino de seis meses A contar desde la fecha de la pro-
mulgaci6n de esta Ley, otro Empr6stito de $35.000,000,
en oro americano, dentro de los mismos limits de
tiempo, tipo de emisi6n 6 interns que el anterior, de
cuya suma conservarA, en bonios la cantidad suficiente
para las operacioues del primer Empr6stito que se de-
terminan en el articulo segundo, y aplicando el efec-
tivo:
19-Al pago de las deudas y compromises contraidos
legitimamente, en beneficio de la revoluci6n, por los
Jefes de Cuerpo del Ej6rcito Libertador, despu6s del
24 de Febrero de 1895, y con anterioridad al 19 de
Septiembre del mismo afio; y de las deudas y compro-
misos que el Gobierno Revolucionario hubiere con-
traido posteriormente, por si 6 por sus legitimos re-
presentantes en el extranjero, 6 tenor de lo que se
establece por la primera disposici6n transitoria de la
Constituci6n; y
2--Al pago de los sueldos del Ej6rcito Libertador
de Cuba conforme tambi6n A la disposici6n transitoria
citada en el pArrafo anterior y asi que se hubiesen
rectificado las listas de aquel Ej6rcito y liquidado los
haberes de cada uno de sus miembros, fijjndose para
esta atencibn la suma maxima de $23.000,000.
Undecimo.-El Congreso, antes de cerrarse la actual
legislature, votarA los ingresos necesarios para asegu-
rar la amortizaci6n y pago de los intereses de este Em-
pr6stito A tenorde lo que p describe el nfmero 3? del
articulo 59 de la Constituci6n y articulo 29 de su
Ap6ndice.
Duodlcimo.-Todos los saldos que pudieran resultar
en favor del Estado de la aplicaci6n de esos fondos, se
destinaran al auxilio y fomento de la Agricultura en
la forma que oportunamente se acuerde por el Con-
greso.
D&imotercero.-El Ejecutivo dictarA las 6rdenes, de-
cretos y reglamentos que fueren necesarios para la
ejecuci6n de esta Ley.
Sal6n de Sesiones y Agosto 2 de 1902.-Manuel San-
guily.--Domingo M6ndez Capote.-C. I. PArraga.-
Federico Rey."

SR. Faias: Pido la palabra.
SR. PRFSIDENTE: Tiene la palabra el senior Frias.
SR. FRiAs: He pedido la palabra para pedir al Sena:
do que, con arreglo al articulo 68 de nuestro Regla-
mento, acuerde discutir inmediatamente el dictamen
a que acaba de dArsele lecture.
St. ZAYAs: Yo ruego 4 la Presidencia que, confor-






250 DIARIO DE SESIONES.DEL CONGRESO.-SENADO
---- -- _2~--ll_. ~_=__ __ _._~.


me al articulo 69 del Reglamento, se me facilite'una
copia de ese dictamen.
SR. FRiAs: Yo creo que no cabe en este memento la
petici6n del sefior Zayas, p6rque el articulo 69 que-61
cita hay que ponerlo en harmonia con el 68. No es
possible que si se acuerda, porque asi tiene facultades
el Senalo para hacerlo, que se discuta inmediatamente
el dictamen; se comience por facilitar una copia del
mismo A todos los sefiores Senadores.-Hay verdadera
contradicci6n entire lo que dispone el articulo 68 y lo
que dispone el 69; por tanto, yo estimo que no es de
tender la petici6n que ha hecho el senior Zayas, si,
como antes he dicho, acuerda el Senado que se discuta
inmediatamenfe este dictamen.
SR. ZAYAS: Si el Senado acaerda que se discuta in-
mediatamente el dictamen que acaba de leerse, yo me
limito inicamente b hacer constar que he pedido una
copia del mismo y que no se me ha facilitado, por las
razones que ha expuesto el senior Frias.
SK. PRESIDENTE: Se pone a votaci6n la proposici6n
del sefor Frias. (Efecteiase la votaci6n y es aprobada.)
SR. PRKSIDENTE: Se abre discusi6n sobre la totalidad
del dictamen.
SR. BUSTAMANTE: Pido la palabra.
SS. PRESIDENTE: La tiene el Sr. Bustamante.
SR. BUSTAMRNTM: Cuando empez6 A correr el ru-
mor por la prensa y por log Cfrculos Politicos,
de que se proyectaba un auxilio a la agricultu-
ra, en forma, entonces todavia vaga 6 incierta, ese
simple rumor produjo en-mi una satisfacci6n extraor-
dinaria, y pocos dias despu6s, en una reuni6n de ca-
rActer privado, que se celebr6 en el Palacio Presiden-
cial, mi satisfacci6n aument6 de una manera notable
al oir hablar de diversos proyectos para resucitar la
vida casi muerta del pais.
Pensaba yo, que en estas como en muchas otras ma-
terias, estabamos pobres de inicialiva fecunda, y que
el Secretario de Agricultura se adelantaba en cierto
modo A todos nosotros, rompiendo esa inacci6n que nos
envolvia, para dar al Pais auxilio y aliento, y para
buscar en medio de sus dificultades una soluci6n 4 la
crisis gravisima que le agobia. Con ese espiritu, con
esa impresi6n, con ese aplauso para lo que todos estos
proyectos significant, no tengo que decir que no soy en
manera alguna hostile a ninguno de esos proyectos,
(que dos 6 por lo menos tres estdn envueltos en la
moci6n leida); pero estimo al propio tiempo, que nos-
otros estamos empezando nuestra vida Constitucional
en condiciones dificiles y nuestra vida econ6mica
en circunstancias mAs especiales todavia, y que ni
nuestra vida econ6mica marcharA por derroteros cier-
tos, ni nuestra vida political se desenvolvera de un
modo seguro si no aprovechamos estas ocasiones para
darles garantias de seguridad y progress. ,,
Para que un Proyecto como 6ste, que no es mks
que un detalle de obra mas amplia, brinde al pais
alientos y esperanzas en su porvenir econ6mico y po-
litico, import saber c6mo piensan acerca de nuestros
graves problems, dos entidades: el Ejecutivo, que ya
ha definido su conduct, y nosotros, que respect de
estas cuestiones capitals no la hemos definido lo bas-
tante todavia y que somos los llamados 6 velar, en el
6rden legal, por el porvenir de la patria.
Nuestra vida agricola atraviesa una situaci6n difi-
cil; se estd repitiendo un fen6meno que origin hace
algunos afios una crisis monetaria muy important;
nuestro product principal esta almacenado y sin sa-
lida, A ratos sin precio, y entire su costo de produc-
ci6n y el precio que ofrecen los compradores, hay tal
diferencia, que no es possible contar con que la inicia-
tiva particular llene ese deficit, porque esa iniciativa


no puede ir 4 un desastre. Y el pais, supliendo la
iniciativa privada, dando A la crisis azucarera lo que
no le puede dar otra entidad particular, hace un es-
fuerzogigantesco en beneficio de los intereses comu-
nes y presta a la producci6u cubana un servicio que
tal vez no pueda apreciarse hoy bastante, pero cuyas
consecuencias han de traernos, en lo future, resulta-
dos cada dia mis satisfactorios.
Mas, para que esa iniciativa sea fecunda., para que
ese Proyecto do empr6stito traiga buenos resultados;
para que esas medtdas, las unas que tienden a aliviar
la situaci6n agricola Inuy dificil, y las otras que satis-
facen una denda sagrada, resulted viables, es necesa-
rio que no sea un solo incident, una sola p6gina de
un libro que encierra otras muchas cuestiones, y con
tal objeto esindispensable quelosgrupos politicos apro-
vechen esta ocasi6n para expresar sus ideas respect
de nuestros problems fundamentals. Be sientan
por fortune en esta Ckmara, el jefe del Partido Na-
cional y el jefe del Partido Republicano; aqui se sienta
tambi6n el senior Bravo Correoso, que tiene una jefa,
tura y una representaci6n indiscutible en el Partido
National de Oriente, y aqui se sienta el senior San-
guily que, ain solo, result general en jefe de un
ej6rcito numeroso, por sus condiciones de inteligen-
cia, de cultural, de elocuencia, de probidad y de desin-
ter&s politico. Yo creo que cuando va a aprobarse
este Proyecto de Empr6stito, que es nuestra primera
deuda pfblica, deuda que va a comprometer en cierto
modo nuestro desenvolximiento future, el pais tiene
derecho A saber c6mo piensan esos hombres, cuya voz
es escuchada con autoridad en todas parties, respect
de este problema, que, como he dicho, es solo un inci-
dente, pero que se enlaza intimamente con las cues-
tiones fundamentals de nuestro porvenir politico y
econ6mico.
SR PRESIDENTE: Me veo precisado a interrumipir al
senior Bustamante a causa de haber terminado la hora
reglamentaria. jLos seilores Senadores quieren pro-
rrogar la sesi6n?
SR. ZAYAs: Hasta que concuya el sefor Bustaman-
te, propongo yo.
VARIOUS SEIORES SENADORES: Hasta que concluya la
6rden del dia.
(Sometido el punto A votaci6n, se acord6 prorrogar
la sesi6n hasta terminar la orden del dia.)
SR. FRIAS: Pido la palabra para hacer constar que
las copias del dictamen que se se ha leido, estAn ya
hechas y enseguida serAn repartidas A los sefiores
Senadores.
SR. PRESIDENTE: Puede continuar el senior Busta-
mante.
SR. BUSTAMANTE: Un empr6stito, sefiores Senado-
res, de treinta y tantos millones de pesos, no es un
Proyecto que puede vivir solo, ni se puede concertar
asi, aisladamente. Los Estados son en cierto modo
como los individuos; deben su cr6dito A la forma en
que proceden econ6micamnente, y la mayor 6 menor
suma de obligaciones, A la mayor 6 menor garantia
que tengan para el cumplido pago de sus deudas.
Un emprestito cualquiera require, para que el Es-
tado lo obtenga en condiciones adecuadas, el conoci-
miento exacto de sus ingresos y gastos, como criterio de
su solvencia, y si nosotros no podemos hoy presentar
esos datos al que nos ha de entregar los recursos, no
podremos hacer el emprestito. Pero yo pregunto,
cuil ha de ser nuestro presupuesto? ,C6mo hemos
de vivir nosotros, como naci6n pobre 6 como naci6n
rica? A mi, que en cierto modo interrogo, no me
toca responder A esta pregunta, pero si se me pregun-
tara, diria: nosotros necesitamos vivir como una









1)IARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 215


naci6n pobre que tiene la seguridad de ser muy pron-
to rica. Nosotros necesitamos que la cifra de nuestra
vida econ6mica en el orden de los gastos, ande al re-
dedor de diez millones de pesos, de tal suerte que se
encierren en esa cantidad mis 6 menos nuestros gas-
tos ordinarios, sin perjuicio de las otras atenciones
que demandan todos estos gastos ordinarios.
Nosotros necesitamos saber si esa cifra result en
extreme alta 6 en extreme baja, cuAl es la impresi6n
que produce, qu6 es lo que sobre ello piensan los lla-
mados A votar en definitive nuestro Presupuesto de
gastos. Nosotros necesitamos, ademAs, saber qu6 es
lo que se proyecta sobre nuestros ingresos principals
que estAn representados, hasta ahora, por los dere-
chos de Aduana. Respecto A esos ingresos principa-
les tal vez el criterio consist en Ilevarlos A tales con-
diciones que sufraguen esas cifras de gastos extrardi-
narios, las que nos impongan todas estas atenciones y
que se deje ademAs, un marge 6 excedente para dos
cosas: sufragar emergencies extraordinarias, en las
que ahora no podemos pensar, y responder A cual-
quiera necesidad de hacer concesiones'con las que
obtenga alguna naci6n ventajas A cambio de las que
otorgue A nuestros products naturales, A nuestros
principles products. Porque si nosotros nos ence-
rramos en nuestra vida aduanera, si nos concreta-
mos solamente A nuestros ingress aduaneros, en tales
t6rminos que gastemos con una mano o que ahorre-
mos con la otra, cuando llegue la hora de las conce-
siones, A cambio de las que nosotros hayamos recibido
en favor de nuestras industries principles, nos ve-
riamos precisados A acortar nuestra vida econ6mica
normal 6 A interrumpir quizAs el desarrollo y foinen-
to del pais, y para esas emergencies extraordinarias
debemos pensar en un sobrante, en un excedente, con
el cual nuestro cr6dito suba y el Empr6stito se con-
cierte en mejores condiciones, quizAs, que las sefiala-
das en ese Proyecto.
El sobrante A que me referia puede servir ignalmente
para otras atencicnes con las cua.les favorezcamos a la
Agriculture y 6 las Obras Pfblicas, por ejemplo, en-
contrando las sumas indispensables sin necesidad de
hacer nuevas operaciones de cr6dito, porque esas ope-
raciones de cr6dito tienen el inconvenient de que
cada una de ellas dificulta la otra.
La organizaci6n de nuestra vida arancelaria, y asi
lo entienden los que tienen autoridad para decirlo,
nos puede servir ademAs para completar otras cosas
que estan envueltas en el fondo de ese Proyecto. Hay
que salvar algunas de las industries del pais, y no me
refiero al azftcar, tal vez la mas important; pero no
la fnica de Cuba.
Cierto que la industrial azucarera necesita esa pro-
tecci6n, pero tambi6n es cierto que la necesita la indus-
tria tabacalera. La representaci6n de Pinar del Rio en
esta Camara y en la de Representantes ha de discutir
detenidamente este punto, y cuando llegue el momen-
to de tratar de las diversas clAusulas del Proyecto,
habra de formularse y sostenerse una enmienda man-
tenida y redactada por los que han tenido esa feliz
iniciativa, para que se ponga t6rmino A la situaci6n
dificil y aflictiva porque atraviesa la industrial tabaca-
lera.
SJunto a la industrial azucarera esta la tabacalera
y la industrial pecuaria, no desatendida, por cierto,
en el Proyecto; pero hay otras innustrias, ademAs,
como la de transported maritimos y terrestres, como
las grandes industries para servicios generals en
nuestras grades poblaciones, como las propias indus-
trias particulars que con el apoyo de concesiones
arancelarias se han podido desenvolver en ciertos


moments y requieren tambi6n por parte de los hom-
bres politicos la atenci6n necesaria, para que los que
han de negociar ese empr6stito, y han de fijar sus
condiciones y proporcionar los recursos necesarios al
Estado, tengan la seguridad del reintegro.
Una. political que tienda A favorecer todos esos ele-
mentos, que desenvuelva todas esas fuerza del pais,
debe ser una political apoyada por todos los partidos
gubernamentales de esta Camara. Debe ser una political
apoyada por todos esos elements gubernamentales
porque de ella han de resultar grades beneficios, A
que me voy a referir de un modo breve. ,
Dentro de esos beneficios no esta solo el aumento
general de la riqueza, el desarrollo de un pais que tien-
de A creoer y que tiene para ello todas las condiciones
apetecibls, sino la resolnci6n de algo que no es entire
nosotros problema perfectamente definido pero que
puede serlo: el bienestar de la clase obrera, que no
consiste en destruir los grandes capitals y en gravar
las grandes industries, sino en abrir por el contrario,
fuentes de trabajo, con pl6tora de elements que ne-
cesiten y busquen el brazo del obrero y que eleven por
si mismos el nivel de sus salaries A la altura A que de-
ben elevarse para que satisfagan plenamente sus nece-
sidades.
Asi, por ese propio camino, llegariamos A la satis-
facci6n de las exigencias de la clase obrera, exigencias
entire las que se encuentra en primer t6rmino la pro-
tecci6n de ciertas industries, procurada dentro de una
buena political arancelaria y no engafiando al pais,
porque, si nosotros desenvolvemos una political aran-
celaria, proteccionista exclusivamente para todas nues-,
tras industries y mafiana, por exigencias de las gran-
des industries, tenemos que sacrificar A las pequefias,
habremos arruinado A las que no estan al amparo de
esas concesiones arancelarias.
Importa, pues, que en esta material no i;os equivo-
quemos y que solo concedamos la protecci6n debida
dentro del orden arancelario A las que han de subsistir
protegidas, A despecho de cualquier tratado de reci-
procidad que mariana se nos proponga.
Pero todos esos empr6stitos que ahi se apuntan, las
dos operaciones que en ese proyecto se anuncian, den-
tro de la vida de un Estado que piensa en serio, no
podrAn desenvolverse debidamente si no se piensa en
dar al Poder Ejecutivo, por medio del Poder Legisla-
tivo, un anxilio que los Poderes Ejecutivos necesitan
indispensablemente: una direcci6n y una instituci6n
de character econ6mico en las que se apoye para hacer
sus evoluciones y que le sirvan de regulador y de guia
parael desenvolvimiento de todos y cada uno de sus
proyectos.
Hemos visto hacer en'4pocas, comb decia el Sr. San-
guily much mAs dificiles que esta, operaciones mayo-
res sin el nombre de empr6stitos, sin la solemnidad de
un empr6stito, y me refiero A lo operaci6n de los cuatro
millenes, no A la suma total, como simple operaci6n
de Tesoreria 6 de una deuda flotante, porque habia
una entidad lamada A negociar con los poderes pfibli-
cos, y que encerraba en sus cajas cantidades crecidas
para acudir en auxilio del Estado cuando el Estado
necesitaba de ellas.
No hay ningfin pais en el mundo que no tenga esta
organizaci6n, 6 import saber si nosotros podemos lle-
gar & ello, porque cuando esos empr6stitos vengan A
influir, como necesariamente tienen que influir, en los
cambios y en nuestro sistema monetario, una institu-
ci6n de esa indole al lado del Poder Ejecutivo serA la
llamada A evitar que cada una de esas cosas se con-
viertan en un trastorno en vez de representar un be-
neficio, y desenvuelva todas estas exigencias econ6mi-









252 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADi0


cas como las desenvuelven los pequefios paises y los
grande cuando est6n regidos en el orden econ6mico
de una mantra cientifica.
Yo no quiero que alguien me diga que estoy en cierto
inodo extraviando la discusi6n y Ilevandola fuera de
kus limits naturales; pero, afin 6 riego de esto, nece-
sito insistir un poco en que estas medidas 6 estas di-
recciones political, en mi sentir necesarias para que
esos empr6stitos sean el principio del 6xito y no el
principio del fracaso han de traer la soluci6n de una
dificultad 6 la que no he aludid. todavia.
Nosotros somos un pais pequneo y necesitamos bus-
car el desarrollo nuestro en lo que lo busca todo pais
pequefio: en la inmigraci6n. A mime extrafla que no
haya sui'gido todavia esta palabra en nuestros debates,
ni en nuestras iniciativas; nosotros nos hembs quejado
perpetuamente de que no habiaaqui la para inmigra-
ci6n aliciente y empieza el moment de qne se le Ilame
para mejorar nuestra situaci6n econ6mica, y de que la
aprovechemos, sabiendo dirigirla en ese orden, para
fines politicos en alto extreme ventajoso A los intereses
del pais.
Si nosotros tomando como base ese proyecto, acor-
damos una direcci6n perfectamente definida, y el pais
sabe y sabe el extranjero lo que sobre esto piensan los
elements directors de nuestra political que en esta
CAmara se sientan; si compartimos tambi6n todas esas
medidas con otraq medidas relatives a la movilizaci6n
de nuestra tierra problema este flltimo que ya persigue
el Ejecutivo; entonces esos Empr6stitos no pasariAn A
nadie. Pero si abandonamos ese camino, puede suce-
,der que alghn dia constituya el Empr6stito objeto de
amarga censura hasta pata los mismos 6 quienes hoy
favorece. Entre ese camino que es la salvaci6n del
pais, y el camino opuesto, yo que voy 6 votar por este
proyecto, porque entiende que en estas condiciones no
hay peligro alguno y entiendo tambi6n que no es du-
dosa la elecci6n, espero escuchar lo que sobre estos
particulares piensan las personas 6 quien antes aludia,
en la seguridad de que sus sensatas opinions han de
hacer grande beneficios al pais tranquilizando en ab-
soluto respect A su porvenir politico y econ6mico 6
influyeren por ende en nuestro cr6dito exterior.
SRKS. SANGUILY, BRAVO, ZAYAS Y MINDEZ CAPOTE:
Piden la palabra.
Sa. PRESIDENTE: La tiene el Sr. Sanguily.
Sa. SANGUIIY: Creo que es deber mio esperar a que
los seflores Zayas y M6ndez Capote que tienen los ti-
tulos que les da su condici6n de Jefes de Partido, y el
Sr. Bravo Correoso que estai en condiciones anklogas
respect A una provincia tan important como la de
Santiago de Cuba, hagan uso primero de la palabra,
para hacerlo yo despu6s correspondiendo & la cortesia
y amabilidad del Sr. Bustamante, porque no me en-
cuentro en las condiciones en que se hallan los seflo-
res M4ndez Capote, Zayas y Bravo.
Si. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Bravo Co-
rreoso.
SR. BRAVO CORRKOSO: Seiiores Senadores: No entra-
ba en mis c6lculos ciertamente, que habria de ocupar
hoy la atenci6n del Senado, interviniendo en un deba-
te que, quizis, pudiera plantearse, afin cuando no fue-
ra ese el prop6sito que persiga nuestro distinguido
compailero, al ilustrado Senador por Pinar del Rio,
Sr. SAnchez Bustamante; y si solo que se hagan decla-
raciones por los que en esta C6mara- reprosentamos,
aunque inmerecidamente por mi parte, una agrupaci6n
political, respect A nuestra manera de pensar y 6 nues-
tras soluciones del problema econ6mico que tanto pre-
ocupa 6 la opinion pfblica.
El Partido Nacional que,en Oriente como en Occiden-


te, en todas parties donde se haya organizado, lo esta
con el mismo program, con el mismo credo politico
que de todos es conocido; el Partido Naional, repito,
no puede menos de complacer al Sr. Bustamante en
ese su natural, legitimo y 16gico deseo de conocer
nuestra opinion. No era yo, afin cuando Jefe de los
nacionalistas de Oriente, quien estaba llamado A ha-
blar en nombre de mi Partido porque 6ste tiene aqui
otros Representantes mAs autorizados y mAs compe-
tentes que yo, el Senador que os dirije la palabra. Pe-
ro los hombres pfiblicos, los que participamos de la di-
recci6n de la political de nuestra patria, tenemes gran-
des obligaciones 6 ineludibles deberes que cumplir y es
uno de ellos, diafanizar nuestra conduct y contestar,
siempre que se nos interrogue, sobre todos los asuntos
vitales que interesen 6 la Naci6n.
Y cumpliendo, por mi parte, ese deber, digo al se-
flor Bustamante y repito al pais que, el Partido a que
pertenezco y represent, ya ha dado su opini6u, ha
emitido su pensamiento sobre los problems politicos,
econ6micos y sociales. Yo podria, si con esto no fati-
gara al Senado, leer el program del Partido, que en
mi sentir seria la mAs cumplida respuesta y la satis-
facci6n m6s acabada de cuanto desea saber y conocer
el senior SAnchez Bustamante, porque esos distintos
problemas, excepci6n hecha del politico, relacionado
con el ap6ndice de nuestra Constituci6n, son los mis-
mos que existian cuando se redact6 el iltimo progra-
ma de nuestra agrupaci6n.
En ese program se consigna, respect al orden eco-
n6mico, que nuestra norma, que el fin supremo de
nuestra political econ6mi(a seria el libre cambio; pero
reconociendo nosotros que esa soluci6n no puede rea-
lizarse de moment y sfbitamente, por cuanto la ren-
ta de las Aduanas es la mAs segura, important y rea-
lizable de las que, por ahora, tiene la repfblica, sin
renunciar a aquel principio, andando siempre por ese
camino, debemos, no obstante, dispenser 6 nuestras
iudustrias nacientes 6 agonizantes, el margen de pro-
tecci6n que ellas necesiten para su desenvolvimiento y
consolidaci6n. De modo que, en el orden econ6mico,
el Partido Nacional tiene una political el6ctica, opor-
tunista y de transici6n.
Tambi6n el problema social y obrero ha preocupado
grandemente al Partido Nacional 6 igualmente que
para el econ6mico, tiene para esos otros problems
de que ahora trato, soluciones muy recomendables y
atendibles, siendo en ese punto, quizAs mAs explicit
y categ6rico, que los dem6s Partidos que ahora se dis-
putan la adquiescencia y las simpatias del favor del
p6blico; por lo mismo que ese problema obrero y socia-
es complejo, intrincado, tiene preocupado 6 todos los
Gobiernos de todas las naciones, y sobre el cual todas
via no se ha pronunciado la filtima palabra por publi-
cistas, fil6sofos y hombres de E'tados mas eminentes.
Bueno es que nosotros repitamos una vez mAs que
ese problema no escape A nuestra atenci6n, que ese
problema reclamara nuestra solicitud 6 interns A usar
de las iniciativas parlamentarias para traducir en leyes,
si merecen la aceptaci6n del Congreso, las soluciones
que recomendamos si no para curar radicalmente la
enfermedad que se padece, al menos para aliviarla
dando tiempo al studio y escogimiento de aquellas
otras que pudieran ser eficaces y decisivas.
Respecto al Proyecto de Ley de Empr6stito que se
somete a nuestra deliberaci6n, nosotros, yo al menos,
votar6 de conformidad, porque responded 6 necesida-
des sentidas en el pais, obedece A una buena political
y tiende a garantizar la prosperidad y el afianzamien-
to de la Repfblica. Aunque sin grandes detalles, aun-
que no se hayan formulado y aprobado los presupues-







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO .253
---------- ----- --- --- -- --- ----- -----


tos de la Naci6n, nos son perfectamente conocidos los
ingresos y egresos de la Repfiblica, antecedente nece-
sario para que A conciencia votaramos ]a ley autori-
zando los empr6stitos. El movimiento rentistico, pre-
supueslal, digAmoslo asi,. es bastante satisfactorio si
se le compare con el que venia existiendo en el pais.
Sabemos por los precedents de la 6poca de la inter-
venci6n, que la Isla de Cuba cubria perfectamente sus
gastos, A pesar del derroche y de la mala aplicaci6n,
en muchas cosas, de nuestro dinero. Y si la Repfiblica
de Cuba, como decia elocuentemente el senior Busta-
mante, ha de ser una Repftblica pobre, con aspiracio-
nes de ser rica y asi tambi6n lo cree y sostiene el Par-
tido Nacional, si ha venido cnbriendo sus egresos, A
pesar de la anormalidad de la situaci6n, ,c6mo des-
confiar de que en lo future, con la vitalidad asombro-
sa del pais, estimulada por leyes previsoras, puedan
cubrirse los servicios todos del Estado inclusive el pa-
go de los intereses y amortizaci6n del empr6stito? So-
bre esto no nos cabe duda alguna.
Tres meses muy escasos hace que existed la Repfibli-
ca, y en tan breve tiempo no era possible que pudieran
establecerse esas instituciones bancarias de que habla.-
ba el senor Bustamante, y que todos deseamos ver
arraigadas en nuestra patria, ni que el Tesoro estuvie-
ra en condiciones de que no recurramos A empr6stitos
que pudieran fAcilmente obtenerse por sencillas opera-
ciones de tesoreria.
Yo creo, para cumplir, que con las palabras que he
pronunciado, quedaran satisfechos los deseos del se-
for Bustamante; pero si afin tuviere alguna duda, si
por deficiencia de mis facultades quedare algo por con-
testar y esclarecer, yo invito nuevamente 6 tan d s-
tinguido compafiero y al propio Senado, que lean el
Program del Patido Nacional, que respondera con
mAs elocuencia & todos los interrogatorios que se me
hicieren.
Sn. ZAYAS: Pido la palabia.
SR. PRESIDENT': Tiene la palabra el senior Zayas.
SK. ZAYAS: Sefiores Senadores: Si mi estimado com-
pailero el senior Bravo Correoso ha podido manifestar
que era para 61 cosa completamente inesperada el tener
que intervenir en este debate, con mayor raz6n, yo
que no he asistido A las conferencias que aqui se han
celebrado privadamente para discurrir acerca de estas
cuestiones tan importantes y trascendentales y que por
consiguiente no podia tener el menor indicio 6 noticia
de que habrian de tratarse hoy y much menos de que
habria de hacer el senor Bustamante estas interpela-
ciones y alusiones, pidiendo A determinadas persona-
lidades del Senado que hicieran declaraciones de
principios y de doctrine, con mayor raz6n, repito, pue-
do decir yo que para mi es una verdadora sorpresa el
tener que contestar, como lo ha.go con gusto ahora y
en todas las ocasiones que el senior Bustamante se sir-
va interrogarme, A esas preguntas que 61 ha formulado
y que acaso por descuido, no prestando toda la aten-
ci6n que merecen siempre las palabras del senior Bus-
tamante, es lo cierto de que dudo si he entendido so-
bre qu6 cuestiones concretas recaen y respect A qu6
problems desea el senior Bustamante conocer el crite-
rio, la manera de apreciarlos las agrupaciones politi-
cas que tienen representaci6n en esta CAmara.
Me ha parecido, por las palabras que he oido a mi
amigo el sefor Bravo Correoso, que el sefor Busta-
mante trataba de inquirir qu6 se pensaba por las
agrupaciones political acerca de las cuestiones aran-
celarias y de la protecci6n A nuestras industries, qu6
respect A los problems que puedan presentarse en
nuestro pals y qu6, respect A los emprestitos proyec-
tados 6 A otras operaciones de cr6dito que tengan por


objeto satisfacer necesidades econ6micas de la Repf-
blica. Esto creo que es, en sintesis, lo que desea el
senior Bustamante, que le ser explicado y si asi no
fuese yo rogaria al Sr. Bustamante, que brevemente,
como 61 sabe hacerlo, me rectificarA si estoy equivoca-
do 6 si afin hay otra material A que deba referirme.
(El senior Bustamante: El sefor Zayas ha omitido lo
principal, lo mAs important: la cifra del presupues-
to.)
Perfectamente: osadia muy grande seria en mi el
pensar que mis palabras en este moment pudieran
interpreter fielmente el pensamiento del Partido Na-
cional Cubano; pero si, puedo afirmar que dado el co-
nocimiento que de sus doctrinas tengo, y.que dado mi
continue cambio de impresiones con sus mAs connota-
dos miembros, y mi compenetraci6n con sus m6viles
y prop6sitos, creo que puedo, haciendo un esfuerzd,
interpreter con bastante exactitud, aunque sujetas mis
palabras como toda obra humana A rectificaciones, lo
que el Partido Nacional piensa respect de estos
puntos.
Siento no haber estado advertido de que hoy ha-
brian de hacerse tales preguntas, no porque yo me hu-
biera preparado para contestarlas, sino porqde hubie-
ra podido traer ejemplares de los dos programs que
el Partido Nacional, en distintas ocasiones, ha dado
al pfiblico y ha repartido con alguna profusi6n; el pri-
mero en 24 de Febrero de 1899 y el otro tan pronto
como nuestra Convenci6n Constituyente di6 por ter-
minada la tarea de redactar y aprobar el c6digo fun-
damental de nuestra naci6n, porque leyendo en esos
dos programs las doctrinas sustentadas por el Parti-
tido Nacional, verianse sint6ticamente expresadas las
aspiraciones y pensamientos del Partido Nacional Cu-
bano.
Siendo la cuesti6n mAs important, como ha indica-
do el Sr. Bustamante, la cifra de nuestro Presuptiesto,
yo no temo declarar que el Partido Nacional Cubano
que sabe que la Repfiblica nace sin grandes recursos,
que el Partido Nacional Cubano que tiene un interns
primordial en conservar la existencia de la Repflblica'
y que sabe que uno de los motives para que esa exis-
tencia peligrara seria el derroche de su escasa fortune;
el Partido Nacional aspira, y lo ha dicho en muchas
ocasiones, y espero que en todos los moments lo sos-
tendrh p,.r boca de sus representantes, A que la cifra
de nuestro Presupuesto, sin que nos sea dable fijarla
de antemano, de una manera exacta, result, la mis
pequefia possible, limitada A cubrir nuestras primeras
necesidades, las mas urgentes para la vida national 6
international de la Repfiblica; y precisamente el que
habla podria recorder casos en que su opinion en este
Senado ha sido favorable A medidas de economic
al fijarse sueldos y cantidades para determinados ser-
vicios. Asi, pues, no teman las classes productoras 6
mercantile del pais que los representantes del Par-
tido Nacional Cubano puedan tratar por ningfin
medio de elevar el Presupuesto national A una can-
tidad exhorbitante que las fuerzas tributaries del pals
no pudieran sostener, porque el Partido Nacional
tiene en cuenta la vida de la Naci6n y de la Repupblica
y sabe, como antes dije, que seria dificil esa vida si
derrochando nuestros propios recursos, intentAramos,
como vulgarmente se dice, estirar las piernas mAs allA
de la sAbana; nosotros queremos que la sAbana nos
cubra perfectamente. Por consiguiente en cuanto A
este primer extreme,' puede el senor Bustamante, 6
indudablemente aquella clase cuyos sentimientos inter-
terpreta en estos moments, star perfectamente......
SR. BUSTAMANTE: (Interrumpiendo.) Yo no he inter-
pretado los sentimientos de ninguna clase,







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


Sa. ZAYAS: ;,Habla entonces el sefor Bustamante
por si, movido por su peculiarisima y particular opi-
ni6n?
Sa. BuSTAM ,NTri: Si, senior.
SK. ZAYAS: (Continuando.) Entonces mi compafiero
el senior Bustamante puede estar perfectamente seguro
que el Partido Nacional, que los representantes del
Partido Nacional, no han de tratar por medio alguno
de elevar mAs alli de lo indispensable las cifras del
Presupuesto.
En cuanto 6 los aranceles, ya lo decia mi compafie-
ro el senior Bravo, interpretando fielmente el program
del Partido, el Partido Nacional sostiene como aspira-
ci6n future, eomo aspiraci6n definitive, el libre cam-
S bio; pero en su propio program sienta que como quiera
que la vida national no tiene otra fuente important
de alimentaci6n que el rendimiento de las Aduanas, y
que durante much tiempo es seguro que no habri de
tener otra, aunque sea rApido el desarrollo de nuestra
riqueza interior, porque esa riqueza interior estA lla-
mada a sostener las municipalidades y los organismos
provinciales, se limita por ahora & recomendar ]a
reciprocidad commercial y la rebaja possible de los
Aranceles, especialmente en relaci6n de aquellos ar-
ticulos destinados & satisfacer las primeras necesi-
dades del pueblo; porque en otra parte de su program
se tiende a rechazar toda clase de tributaci6n indirec-
ta que pueda aumentar el precio de esos articulos de
primera necesidad. De manera que el Partido Nacio-
nal, libre cambista por aspiraci6n y por principio,
siendo oportunista, como entiepdo que debe ser todo
partido politico, admit la realidad de las cosas: reco-
noce la necesidad de las Aduanas y la necesidad de
mantener determinados tipos de tributaci6n; pero el
Partido Nacional los acepta como cosa transitoria, aun-
que de alguna permanencia.
Estas son sus doctrinas sobre ese punto, y tan es
asi, que no quiere el derecho difereicial para protejer
banderas, que figure como part del program de otro
partido politico; 61 lo ha eliminado de su program,
porque entiende que es contradictorio A sus tendencies
libres cambistas.
Los actos del Partido Nacional no dan lugar A que
se pueda sospechar, que en ningdn moment trate de
apartarse de su program: algunos podria citar en que
ha obrado siempre en perfect acuerdo con ese progra-
ma; y precisamente en la ((cuesti6n social que iba A
tratar en estos mementos, el Partido Nacional ha dado
mas de una muestra de que no solo predica doctrinas,
sino de que procura llevarlas A la prActica.
En esa cuesti6n social, que con raz6n calificaba de
sumamente grave el doct r Bustamante, porque ha
visto con su clara inteligencia la importancia transce-
dental que puede tener en nuestro pals; el Partido Na-
cional, que no es un partido radical, en la acepci6n
absolute y exajerada de esta palabra, sino que es un
partido liberal y conservador de las libertades obteni-
das por la Revoluci6n, que propende A aumentarlas
con toda la calma y discreci6n de hombres que saben
que much cuesta conquistar la libertad, para que pue-
dan comprometerla con imprudentes medidas capaces
de perturbar la paz pfblica; el Partido Nacional en la
cuesti6n social reconoce la importancia del problema,
y desde luego acepta determinadas doctrines que las
organizaciones obreras preconizan, como son la reduc-
ci6n de las horas de trabajo, que el Partido Nacional
ha llevado a la prActica en el Ayuntamiento de la Ha-
bana tan pronto como tuvo may oria en esa corjoraci6n;
acepta tambi6n la necesidad de regla:aentar el trabajo
de los nifios y mujeres, y precisamente el que habla
ha llamado la atenci6n del Senado acerca de la nece-


sidad de tender A un mal local, consistent en la
exclusion en determinadas industries de los elements
obreros del Pais, 6 sea de los niflos aprendices, que son .
rechazados por elements extranjeros que tienen aqui
establecimientos y que no les permiten library y ganar
el sustento en los mismos. De modo que el Partido
Nacional se preocupa hondamenre de ese problema.
El Partido Nacional cuenta en su seno, precisamen-
te, grades masas de obreros, y con la mayor part
de los miembros de sociedades obreras, como la Liga
de Trabajadores Cubanos, que con ser asociaci6n poli-
tica, coi frecuencia acude a los actos que el Partido
realize con nutrida y prestigiosa representaci6n; y como
el Partido Popular de Matanzas, que en reciente meeting
alli celebrado ha hecho manifestaciones a los represen-
tantes del Partido Nacional respect a su adhesion A
nuestro program politico y al apoyo que le prestarA
aqu6l.
Asi pues, por lo que ataioe A la llamada cuesti6n so-
cial reconocemos el mal, y el reconocer el mal es ya
una seal evidence de que tratamos de buscar el reme-
dio, y al tratar de buscar el remedio no lo buscamos
halagando pasiones, no tratamos de atraer con prome-
sas que no podamos cumplir 6 que pudieran llevar la
perturbaci6n al seno de la sociedad, sino hablando con
la raz6n, demostrando la necesidad de que la evoluci6n
se haga pacificamente y hasta predicando en contra de
las aspiraciones de elements que defienden interests
de cases por la necesidad que sefialamos de tender a
los grades y fundamentals de la patria; y antes que
A problems importantes, pero de interns m*nos gene-
ral; y hemos tenido la satisfacci6n profunda de que los
elements obreros cubanos, d6ciles siempre A la voz de
]a raz6n, y siempre patriots, han pospuesto sus recla-
maciones al prop6sito de afianzar ]a Constituci6n de la
nacionalidad que ellos contribuyeron de una manera
tan continuada y eficaz a crear. Ya en este Senado
hemos podido ver la forma en que piden, y como acep-
tan lo que justamente pueda darse, pero sin interrum-
pir la march serena de la Repfiblica y la constituci6n
de la nacionalidad.
De manera que el Partido Nacional, no es un co-
mienzo en el problema social pues sus ideas avanzadas,
no son disolventes, y yo me alegraria de que el senior
Bustamante leyera con atenci6n nuestra program, asi
el del veinte y cuatro 'le Febrero de mil ochocientos
noventa y nueve, como el que se public tan pronto
como se aprob6 la Constituci6n, para que rectifique
las opinions que acaso tenga respect 6 nuestro Par-
tido, ya que muchas veces, en boca de nuestros politi-
cos, he oido concepts equivocados respect las doc-
trinas del Partido Nacional y A sus procedimientos.
Y en cuanto al Empr6stito, decia el Sr. Bustaman-
te: (cAqui puede surgir la queja.) Rectifico; yo no se
si decia que podia surgir una queja; pero indicaba el
Sr. Bustamante que era de notarse que este Empr6sti-
to, que esta op'raci6n proyectada se dedicaba A pro-
teger determinadas industries, cuya importancia re-
conocia, pero al mismo tiempo significaba, como di-
ciendo 6 queriendo decir que pudieran surgir quejas
por la preferencia en la protecci6n. Yo digo que es
verdad, el hecho de que existAn otras industries nece-
sitadas, pero ello no quiere decir que no se proteja A
una solamente, y si 6sta es de importancia tan grande
por la invasion de capital que represonta, por el creci-
do nimero de individuos que de ella viven y por los
beneficios que recibe la comarca en que se establece
un ingenio de moler caila,, merece que le dediquemos
preferente atenci6n: yo no creo que pueda surgir que-
ja por part de la producci6n tabacalera cuya situa-
ci6n tambi6n nos preocupa, y para lo que hemos adop-








DIARIO DE SESI6NES DEL CONGRESO.--SENADO 255


tado algunas medidas, podrAn ser de poca trascenden-
cia, pero que demuestran el pi op6sito que tenemos de
atenderla. No me parece, repito, que esto sea obstAculo
para que nosotros apoyemos la protecci6n a una indus-
tria que es casi la exclusive del piis y que por su im-
portancia represent tanto comd muchas de las otras
reunidas. Y yo que en mi particular opinion tal vez
no estoy conforme con este Proyecto; tal vez no juz-
gue que tenga la eficacia que se supone al auxilio que
se quiere Ilevar A los agricultores de cafia, entiendo
que protegi6ndose la industrial azucarera resultan pro-
tegidas las demAs de una manera indirect, porque si
se logra sostener la producci6n de azicar, si se logra
que con mejoras de precious, que A juicio de los inteli-
gentes en la material deben venir nuestro fruto se ven-
da, es indudable que nuestras Aduanas habrAn de
tener ma ores rendimientos, es indudable que las
demAs industries prosperaran 6 se beneficiaran, por-
que todas ellas estan enlazadas 6 eslabonadas, y es
natural que donde quiera que afluya un beneficio 6ste
se reparta en mayor 6 menor grado, pero se reparta al
fin, y algo alcancen las industries de trasportes terres-
tres y maritimos que citaba el Sr. Bustamante y todas
las que tengan conexi6n mas 6 menos intima con la
industrial principal del pais. De manera que no es
esa reflecci6n la que A mi juicio me pudiera detener
para votar este Proyecto de Ley.
En cuanto al otro extreme A que se dedica el Em-
pr6stito, el Partido Nacional es eminentemente Cons-
titucional, A pesar de la nota revisionaria que lo ca-
racteriza. QuizAs por eso mismo es eminentemente
Conssitucional; porque la revision la consagra la Cons-
tituci6n. Pero no entrando en este punto: ageno al
debate, digo que el Partido Nacional es eminentemen-
te Constitucional, y A su program tan pronto como
la Constituci6n fu6 formada, traslad6 muchos de los
preceptos en ella contenidos para significar, tal vez,
su prop6sito de ajustarse A su cumplimiento. Y si el
Partido ha de procurar que se realice su cumplimiento
debidamente, es claro que el Partido Nacional no pue-
de rechazar que se arbitren los medios para que sean
satisfechas las deudas A que se refiere la Constituci6n,
cuando habla de aquellas contraidas por el Gobierno
de-la Revoluci6n y cuando trata de la liquidaci6n de
los haberes del Ej6rcito Libertador.
Pero habria otras razones, a mi juicio, para que
habiendo t6rminos hAbiles, como los hay, para que se
realice ese Empr6stito y se aplique A esos fines, lo apo-
ye el Partido Nacional, como debe apoyar todo lo que
sea en interns de la prosperidad de la Isla, del creci-
miento de su riqueza, de su industrial v su fomento,
pines yo creo que no puede haber protecci6n mas deci-
dida, mas eficaz, ni beneficio mayor para el desarrollo
de nuestra agriculture en todos sus ramos y para el
desarrollo de todas nuestras industries, que traer A
Cuba dinero en efetivo, y repartirlo en la forma como
ha de resultar repartido. Una vez que se liquiden esos
haberes y se satisfagan, resultarA beneficiada una gran-
disima part de aquellos elements que por raz6n de
su educaci6n y por raz6n de sus condiciones no puede
ocuparse mAs que en el cultivo de la tierra. de la cual
han vivido siempre, y de la que tendran que vivir, y
en el fomento de todas las pequefias industries, que
constituyen la base mas s6lida de la riqueza de un
pais. De manera que el Partido Nacional interesado
en la prosperidad de la naci6n, en su auge, en que sus
industries viva.n y florezcan, no puede negarse cuando
se present en terminos habiles la realizaci6n de una
operaci6n que tienda A Ilevar, como llevan los conduc-
tos internos del cuerpo la sangre A todas las parties del
mismo el dinero, productor de ]a riqueza misma A to-


dos los elements que pueden producirla y que en su
product puedan aplicarlo. No Importa que una por-
ci6n se malgaste, porque Ia mayor part va A parar A
manos de individuos, no lo dude el Sr. Bustamante....
SR. BUSTAMANTE: (Interrumpiendo.) No senior, no
lo dudo.
SR. ZAYAS: Entonces no tengo porque demostrarlo,
sino s6lo afirmar que habrA de ir A manos de indivi-
duos que lo dediquen A la reconstrucci6n de nuestra
riqueza, es decir al fomento de la agriculture y dB las
industries, aquellas que en nuestro pais han existido
6 deben existir.
Yo estoy de acuerdo con algunos do los articulos de
este proyecto, y no estoy conform con otros, pero
ahora estamos discutiendo la totalidad del mismo, y
en la totalidad dejando A salvo detalles que despu6s
de todo son secundarios y que no tienen importancia
trascendental, ni pueden ser cuesti6n de gabinete, ni
objeto de discusi6n detenida, no veo motivo ninguno
para que se alarmen los que creen que A consecuencia,
de estas operaciones, y por el aumenfo que se haga on
la tributaci6n, hayan de perjudicarse algunos elemen-
tos de nuestro pais. 6 que de alguna manera sean per-
turbadas sus funciones dentro del pais, bien en la es-
fera mercantil 6 en cualquier otra, porque no existed
raz6n para pensar que este Congreso compuesto de-
hombres que indtdablemente han demostrado su amor
A las instituciones que nacen, y que por consiguiente
ha de suponerse, y tienen derecho A que asi se supon-
ga y se piensa, que ellos no han de ser los que den
pasos imprudentes 6 que puedan llevar con miras in-
teresadas la nave del Estado por inciertos rumbos,
no hay raz6n, repito, ninguna para suponer 6 para
pensar que A consecuencia de estas operaciones puedan
venir esas tormentas, puedan sufrir legitimos intere-
res, pueda perturbarse la paz moral, pueda cundir
la alarm en las classes pudientes.
Esto no puede suceder: la CAmara de Representan-
tes y el Senado tienen la vista fija en las necesidades
de la Patria y en la conveniencia de solventar compro-
misos determinados para nosotros verdaderamente sa-
grados, al propio tiempo que saben que solventando.
esos compromises se fomenta y reproduce la riqueza
del pais, y habrAn de proceder con today la cautela,con
toda la prudencia, con toda la sabiduria que no pose-
y6ndolos en igual grado, admiral 61 que habla en todos
sus miembros y habrAn de producer obras que ni por
su forma ni por su fondo puedan infundir temores. No
olvidemos los legisladores los preceptos constitucio-
nales que les obligan A fijar los ingresos necesarios,
ants de que esas operaciones de credito se realicen, y
en la busca de esos ingresos la CAmara y el Senado
marcharian prudentemen'te fijAndolos de tal manera
que siendo suficientes para el pago de intereses y
amortizaci6n no puedan en modo alguno perjudicar
determinados interests.
Claro estA que algfn sacrificio habrA por necesidad
que hacerse; pero ese sacrificio motivado por el aumento
de tributacion en sefialados articulos, habrA siempre
de resultar pequenio comparado con las ventajas in-
mensas que proporcionan la tranquilidad, la paz mo-
ral asegurada, la reproducci6n de nuestra riqueza, el
aumento de nuestro bienestar, cimentado ya sobre una
base granitica, sobre la estabilidad de las institucio-
nes Nacionales que habrAn entonces adquirido todo el
prestigio, toda lo firmeza y todo el apoyo que necesi-
tan para perdurar inm6viles en medio de las pasiones
y para asentar sobre base s6lida y verdadera nuestra
Repfblica. Esa es la obra que se propone el Partido
Nacional, ese es su anhelo mas vehement; y en esa
obra saqe que lo acompafian todas las fuerzas vivas








256 -DIARIO DE SlLI14 lNES DEL CONGRESO.-SENADO


-del Pais, y sobre todo las personas que se sientan en
,este Senado y en la CAmara de Representantes.
SR. SANGUYLY: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT:E Tiene la palabra el Sr. Sanguily.
SR. SANGUILY: Afirimaba el senior Zayas al comenzar
su discurso, que no habia entendido bien los prop6sitos
4 imelte lo mismo, con la diferencia, de que acaso el te-
:for Zayas no le comprendi6 por que estaria distraido
-oyendo al doctor Bustamante mientras yo no he po-
.dido comprenderlo bien, seguramente, porque me pasa
tcuando lo oigo, lo que so cuenea le sucedia A Fray
Angelico (Rigas), que se embelesaba ante la imAgen
lde sus virgenes, y cuando yo oig,) al doctor Bustaman-
to, realmente es cuando menos les entiendo, pues que
-caigo en ese estado moral de contemplaci6n mAs 6 me-
aros deliciosa, y me es impossible ent6nces seguir el hi-
Jo de ningun pensamiento. Pero sucede que me en-
cuentro en estos moments en la necesidad de ha er
un esfuerzo para contestarle, ya que he sido por 61 tan
ben6volamente aludido, y sin saber positivamente A
que voy A referirme de cuanto ha expuesto con tanta
,elocuencia.
Se trata solo de an empr6stito; se trata del auxi-
lio inmediato A la Agricultura, y del pago del Ej6rcito
:y el doctor Bustamente, seguramente para elevar este
-'iPT. inmerecido; pero que no por eso dejo de agrade-
-er profundamente, al career que tambi6n yo tenia al-
guna obligaci6n de contestar A una series de preguntas
,que A ellos y A mi se ha sevido hacernos; ha exigido
-de los Jefes de Partidos y de mi, repito, que conteste-
anos, nada menos que una series de preguntas, que en-
volvian para aqu6llos sefiores y para mi, la exposici6n
-completa y acabada de un plan de hacienda.
Pero yo empiezo por manifestar que no se que-como
lI ha declarado-me siga un ej6rcito: (jojala, franca-
mnente, fuera verdad que me siguiera en ciertas condi-
ciones, tan grandes como yo lo necesito!); pero si al-
guien me sigue, de seguro qua no es para aprender
para oir demostrar 6 exponer sabias soluciones res-
pecto A los problems vitales del pais. No estoy, pues,
'eu realidad, en el precise caso de contestar A la alu-
si6n que tan bondadosamente me hiciera el senior Bus-
tamante.
'Bien que pudiera yo preguntar, A mi vez, si hay
:algue en en la Isla de Cuba, que est6 en condiciones de
satisfacerle, contestando A todas sus preguntas, pues
,que para mi tengo que no hay partido politico, que
1no hay ningin cubane, de los que de la political se
ocuapan y en political actfian, que tengan un plan com-
1pleto y acabado, tal como lo exige el doctor Busta-
mnante, respect I la Hacienda de la Isla de Cuba.
Los partidos politicos aqui, nacieron en circustan-
pletar studios sobre la economic general del pais,
torque ni siquiera podian prever como habia de pre-
:sentarse el porvenir, y que problems ofreceria As su
resoluci6n.
Y entire los cubanos estos asuntos, por lo general,
han estado bastante descuidados, precisamente por
'que los cubanos jamAs ban tenido la seguridad, no ya
rle decidir, ni siquiera de intervenir en la vida econ6-
'mica de su tierra de una manera eficaz y decisive.
Pero si esto es asi, ,no cabia-tambi6n, por otra part
preguntarle al senior Bustamante, tratAndose de esos
,asuntos, trat&ndose de una cuesti6n tan complicada,
que so relaciona tan intimamente con today la vida
-ncon6mica general de nuestro pals, Lporqun 61 no nos


present A su vez, ya que de los asuntos financieros
parece tener conocimiento tan profundo. como de otros
various, por su capacidad, casi enciclop6dica, un plan
cabal que nos sirviera de guia, pues que nosotros no
podenos haberlo convencido, como parece haber resul-
tado de la exposicion'que acaba de ofrecernos dadas
sus dudas 6 inquietudes, A punto que nnas veces le oia
tranquilizado, porque hasta llegu6 A entenderle que
estaba do acuerdo con nuestro plan; aunque lo cierto
es que, otras veces en contrast. me hacia temer que
estaba combati6ndolo?
4Qu6 opinion, quiere que le digamos tenemos noso-
tros acerca de los aranceles, acerca de los Presupustos,
acerca de la movilizaci6n de la tierra, acerca de la in-
migraci6n, acerca de todas esas cuestiones que vienen
sali6ndonos al paso y queya iremos resolviendo, 6 que
no resolveremos de ninguna manera, 6 que resolve-
remos, al cabo, segfn !o permitan nuestras fuerzas?
Mas, todo esto, ,es algo que se conecta realmente de
una manera tal que result indispensable y vital re-
solverlo previamente antes que el problenma que he-
mos planteado, con el Proyecto de Ley que preseota-
mos. Por wi parte, he de confesar que no lo creo.
Supongamos que, seau cuales fueren, sean muy claras,
sean muy propias, las opinions que acerca de esos
problems tengamos ,resuelve de alguna manera el
problema capital que pretend resolver particularmen-
te nuestro Proyecto de Ley, 6 serviri acaso siquiera
de preparaci6n para resolverlo?
Nosotros hermos presentado simplemente una solu-
ci6n para un moment critic general, en la vida eco-
n6mica, political y moral del pueblo cubano. No serA
la opinion, muy valiosa por otra parte, y desde luego
para mi respectable, de los Jefes de los Partidos cu-
banos; y much menos la mia, que para nada ha de
pesar en la balanza, lo que inspire confianza A los
prestamistas de la Republica de Cuba; lo que ha de
inspirarles confianza han de ser dos cosas entien-
do yo: la voluntad del pals de apoyar esos empr6stitos
que proponemos, y la garantia material, real, positive
que el Congreso acuerde para que ese Proyecto pueda
realizarse y cumplirse; pero figur6monos por un mo-
mento que el sefor Bravo que lee much, se hubiese
puesto de pi6 y nos hubiese entretenido, haci6ndonos
career que profesaba toda la doctrine econ6mica de
Henry George; supongamos que el sefior Zayas, por
ironia, hubiera querido aparecer comunista; figur6-
mosnos que dentro de un rato el Sr. Mendez Capote no
quiera tomar en. erio ese asunto y pretend un Presu-
puesto descomunal para la Repfiblica Cubana ,tiene
todo esto alguna influencia? 4afecta de alguna menera
A los empr6stitos que nosotros por ese Pioyecto de Ley
pedimos al Senado qu6 apruebe?
La Repfblica Cubana, por otra parte, ha entrado en
el period que pudi6ramos llamar bursatil y proskico.
La Repfiblica necesita contar con la realidad en pri-
mer t6rmino; y el seflor Bustamante nos llama la a-
tenci6n acerca de que ya hemos dejado detrAs el pe-
riodo romantico y her6ico; pero por lo mismo que
estos son los aires nuevos que soplan, yo tambi6n me
he contaminado y cuando he contribuldo en la media
de mis escasas fuerzas, A la preparaci6n de ese Proyec-
to, no he tenido en cuenta sino razones puramente
materials, y sobre todas ellas, la mAs grande, ]a mAs
comprensible de todas las razones materials: la exis-
tencia misma de la Repfiblical la existencia de la
cosa sin la cual no hay absolutameute negocio, ni bue-
no ni malo; sin la cual no hay absolutamente desarro-
llo pfblico, prosperidad general ni paz, ni confianza,
ni vida, para nadie, porque han venido A coincidir co-
mo dos corrientes que confluyen A desaguan en el mis-








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 257


mo rio, mas 6 menos arrollador y cuyas ondas muy
cerca de nosotros rugen, quizAs advirti6ndonos que no
hay tranquilidad, que las circunstancias no inspiran
confianza absolute en el orden seisnico de la political
cubana, porque ha venido A suceder que se han confun-
dido en una sola dos tendencias,-una tendencia que
viniendo del pals, se detuvo un moment para descen-
der como un manantial en el asiento del Gobierno, y
otra tendencia que viene de la substancia misma del
pueblo, de la natnraleza misma de las cosas, produci-
da por la Historia.-la una que nos recomienda apun-
talar nuestra Agricultura; la otra, que impone en
ioinbre de la justicia y de la patria, el pago de los
haberes del disuelto Ej6rcito cubano.
El mundo entero, desde el punto de vista del azfx-
car; esta bajo la presi6n de una crisis que venia pre-
parandose hace siempo. Brillante y rapidamente ex-
puso el doctor Bustamante las condiciones en que este
fruto nuestro se encuentra,- -amontonados los sacos
en almacenes y deposits; recargando A sus duefios por
Io que por este concept pagan, tal vez sin encontrar
comprador para ellos; temiendo que los que se presen-
ten no ofrezcan si no precious irrisorios; amenazada,por
consiguiente esta capital industrial del pais de enor-
me depreciaci6n, vecina su desaparici6n, 6 por lo me-
nos, su ruina lamentable; en pi6 las cafias que necesi-
tan cierto acondicionamiento para que est6n en apti-
tud y condiciones de recibir un nuevo corte para ]a pr6-
xima zafra,p ,r loque ante esa crisis social, que afecta A
la industrial principal, a la que produce nuestros ne-
jores ingresos, ha sido preciso que el Gobierno acudie-
se al Congreso solicitando de su patriotism y de su
previsi6n un auxilio apropiado 6 inmediato A los Agri-
cultores. Pero como en material de apetito parece que
hay cierto contagio,no solo los azucareros se han movi-'
do alentados de esperanzas,volviendo sus rostros, comno
los Arabes A la Meca, al Palacio del Gobierno; sino que
tambi6n alli se dirijen los ojos de todas las demrns in-
dustrias agricolas que se han removido en sns le-
chos donde aparecian tranquilas 6 conformes, al oir la
buena nueva de un porvenir mAs risueflo para todas;
y el tabaco levanta la voz; iba a decir que lhasta bra-
mabanlas vacas, al anuncio de la llegada de numerosas
compafieras; pero realmente los que claman son sus
duefios porque vetgan nuevas vacas; porque vengan
mas vacas; y de Santiago de Cuba tamlbien nos lhegan,
en alas de la brisa, los deseos de los cafetalistas de que
se les auxilie: todos los apetitos en esta gra.n crisis se
han despertado y cada uno aloga mayors perjui-,
cios en su industrial para justificar su mejor derecho
Solos socorros del Estado.
Este sin embargo no cs el probletia que en estos
moments debemos resolve; porque lo que si es evi-
dente, es que est6a amenazada la industrial azucarcra,
que es el principal fundamento de ]a riqueza de
la Isla de Cuba.. Nosotros debemos, pues, auxiliary
A los agricultores, 6. los cultivadores de caia. Pero, al
mismo tiempo, el Ej6rcito cubano se ha levantado de
su lecho de espinas, desnudo, enmohecido los viejos
machetes de combat, de tal manera que ya no sirven
ni siquiera para contribuir al fomento del pais y
coino ha, creido que las otras classes resultarian privi-
S legiadas ha estirado su ma.no huesosa pidiendo un au-
xilio, iba a. decir que necesita, que si econinicamente,
si para un fin ccon6mico inmediato no lo necesita
en cambio lo necesita mtns, ante la realidad aterra-
dora de su vida; porque es el finico menesteroso, por
que quizAs sea el finico hambriento en la Isla de Cuba!
(Aplausos en oas tribunas )
Se nos impone, por tanto, auxiliary al Ej6ercto cuba-
no; pero ;que diferencia tan marcada en obsequio de


la justicia! pues nosotros vamos a favorecer a los agri-
cultores con el dinero de todos; pero respect del Ej6r-
cito no neesitamos sino pagarle lo que le es debido!
Con tales fines, no es possible hacer un solo empr6s-
tito, y bueno es que lo entiendan los seilores Senado-
res que no hayan asistido A nuestras filtimas reunio-
nes privadas; hicimos esfuerzos extraordinarios por lIe-
gar A la resolucibn de un solo empr6stito que consagrar
A esas dos capitalisimas atenciones, pero no hemos po-
dido hallar formula alguna en que pudieramos estar
todos de acuerdo. Pensamos proponeros dos empr-s-
titos, relacion6ndolos de tal manera que el uno fuese
dependiente del otro; y los que entienden de esas ma-
terias nos han dado tales razones que hemos compren-
dido que completando el uno, acaso nunca podriamos
realizar ol otro, que haciendo dudosa en alguna mane-
ra la realizaci6n del primero, indudablemente, perju-
dicariamos al segundo y he ahi comno hemos venido por-
la fuerza de las cosas, A fijarnos en dos empr6stitos, :i
pedirle al Senado que acuerde dos empr6stitos: uno
para auxiliary a los agricultores; otra para pagar al
Ej6rcito y tender A otros compromises conexos.
Habia sobre todo una raz6n superior para que asi
proceditramos; el empr6stito de cuatro millones que es
el primero 6 que he aludido, estaba bastante adelanta-
do, tenia el Gobierno, me atrevo a manifestarlo asi, la
seguridad de hacerlo; autorizar una operaci6n divers
por una suma much mayor, era si: desde luego, com-
prometer la obra comenzada, y puesto que se exige el
auxilio al agricultor, puesto que es perentoria la nece-
sidad de ese auxilio y debe hacerse cuanto antes, pre-
ferimos no entorpecer las operaciones que el Gobierno
habia iniciado, los pasos que el gobierno ya habia dado
a fin deobtener el dinero para aquel objeto.
De ahi que propongamos A los sefiores Senadores,
como soluci6n comprensiva, un empristito de cuatro
millones de pesos en la forma y condiciones que se es-
tablecen en el proyecto; pero cono este dinero, unavez
obtenido, iabia d dderramarse rapidamente por todo
el pais al cumplirse los fines para que se habia pedido
desarrollaria probablemente cierta sunma de bienestar,
produciria toda suerte de estimulos, impondria con-
fianz4, calimando los Animos, mejoraria, en una pala-
bra la situaci6n general; y resultando establecidas las
condiciones de orden que se necesitan para la otra
operaci6n, ,puede nadie dudar de que tendria 6xito?
i,puede nadie dudar de que se nos ha de prestar ese di-
nero para ese fin simpAtico y sagrado, despu6s de ha-
b6rsenos prestado unacantidad tan infima como la que
solicitamnos en auxilio de la Agricultura?
)Decimos en el prenihbulo que hubo un tiempo en
que se consideraba como inagotable ]a capacidad ren-
tistica de la Isla de Cuba, :t pesar do la deuda tremen-
da quo sobre 611a Iacia pe-itr Espaiia, A pesar de to-
das sus cargas, y a pesar de que por estos y otros mo-
tivos mas profundos, existia en el pais un descontento
inapenablle que habia traido la guerra y que amenazaba
siempre con alguna revoluci6n, y que ahora que esta-
mos en paz, aliora que hemos llegado A una de las me-
setas de Nuestra jornada; que nos ponemos en condi-
ciones para que nadie est6 disgustado; que no hay
causes hondas y arraigadas do disgustos que puedan
comprometer la paz pfub'ica; que no tenemos delante
mais que un problema do justicia, que el pueblo cubano,
do seguro, estai dispuesto prontamente a cumplir con
anor, ipodria nadie dudar de nuestra responsabilidad
y de nuestra capacidad para realizar ese empr6stito,
que, despu6s de todo, respect a las cifras do nuestro
pasado econ6mico, result insignificant?
Fundada en estas consideraciones, la Comisi6n se ha
detenido muy poco en 16s puntos d d detalle, y en par-








258 "DIARIO DE SESSION LSI DEL CONGRESO.--SENADO


ticular yo no he podido haccrlo tampoco, porque para
ello me falta competencia; pero tengo la convincing
intima de que cualquiera que sea la deficiencia de los
programs de los Partidos respect A h s problems
econ6micos actuales, que por ellos seguranmente no pu-
dieron ser previstos; de que cualquiera que sea la mia
personal que declare absolute, mi vision de la reali-
dad de las cosas es muy clara en estos moments y por
ello sostengo que la movilizaci6n de las tierras, que la
reciprocidad misma, que los aranceles, que los Presu-
ipuestos son asuntos secundarios y al mismo tiempo
dependientes de estos dos asuntos capitals que quere-
mos que el Senado resuelva de nn modo satisfactorio,
conform a lo que hemos pedido en ese Proyecto de
Ley.
Aqui es precise no contrarrestar la opinion que ya
se ha formado. De todos los extremes de la Isla vie-
ne el clamor de los hacendados para que se auxilien
sus trabajos; pero ahogando esos mismos clamnores se
oye el grito del ej6rcito desesperado.
No hay mas que ponernos dentro de las condiciones
que present la realidad, puesto que hay un empr6sti-
to que est4 en vias de pactarse, de4 millones de pesos
autoricemos al Gobierno para que lo haga enseguida. y
acuda perentoriamente en auxilio de los agriculto-
res que asi lo piden; y porque no es possible pagarle al
ej6rcito inmediatamente aunque quisi6ramos y tuvie-
ramos el dinero-A mano, ya que es indispensable ree-
tificar las listas y liquidar esos cr6ditos, impongamlos
al Gobierno y por tanto al pals la obligaci6n ineludi-
ble que aqui pedimos, de hacer un empr)stito den-
tro de seis meses contar de la fecha de nuestro acuer-
do para con 61 pagar los sueldos liquidados del ejbr-
cito.
En cuanto A lo primero no hacemos nada extrordi-
nario ni ocasionado A que por ello se nos acuse de inex
pertos y desacertados. En Inglaterra, Chamberlain,
acaba de pronunciar un discurso, que esta, en alas
de la prensavolandopor todas parties y ha llegado a
nuestros oidos, en que precisamente, acerca de una
cantidad muy parecida a ]a que queremos que se apli-
que A los agricultores cubanos, pero que respect a Ja-
maica result mas elevada, dice que 6ste es un proce-
dimiento obligatorio para el Gobierno y de 61 se pro-
mete que har4 renacer ]a prosperidad amenazada de
la Isla, pero la irritaci6n de los jamaiquinos impa-
cientes, es tal, que esta mariana hemos podido leer
en los telegramas extranjeros el anuncio pavoroso de
que contra el Gobierno se esta levantando hostile y en
sentido anexionista el espiritu de los jamaiquinos aco-
sados por la necesidad, viendo en visperas de ruina
sus industries, y algo parecido por poco no ocurre en-
tre nosotros, pues hemos oido de cerca tambi6n ru-
mores siniestros que acusaban A los hacendados, no se
si con fundamento, de analogas tondencias, A extreme
de haberse realizado un cambio profundo en el Circu-
lo en que se reunen, que parec e que ya no se reunirA
para lo mismo, sino para todo lo contrario; y, cosa sin-
gular, los que, segfin dicen, querian la anexion de Cu-
ba A los Estados IJnidos por sentir amenazada la in-
dustria azucarera, levantan ahora la voz, inspirados
por el patriotism, clamiando porque se pague al Ej6r-
cito Cubano.
El Ej6rcito Cubano ha sido un ej6rcito modelo, mo-
delo de valor desde luego, pero modelo, sore todo, de
abnegaci6n, de resisteucia Ai la miseria, de desinter6s;
abiolutarmente estoy convencido de que pide porque
lo necesita, por que si no, su mayor satisfacci6n
de seguro seria, renunciar A cualquier deuda que con
61tuviera contraida la Rephiblica. Pero si ha sabido
realizar hechos prodigiosos inspirado por el patriotis-


mo y bajo 5a discipline de sus jefes y mas ilustres con-
ductores, acaso por la sugesti6n del hambre, y disuel-
to, y-sin el lazo de uni6n de la discipline, tuviera ma-
iiania que arrepentirse .........
Su. CIONKROS, (Interrt'mpiendo): iNunca!
Pues esa es ]a declaraci6n queyo estaba esperando,
porque el Senador ilustre que acaba, para mi satisfac-
ci6n, de interrumpirme, ha presidido sesiones de indi-
viduos de aquel ej6rcito que han tratado de apresu-
rar.........
SR. CISNEROS: La libertad.
Si. SANGUILY: (Continuando.) el pa.go del Ej6rcito
y yo, cuando he oido a algunos, mas 6 menos apren-
sivos manifestar temores de que de esas sesiones pfibli-
oas pudiera resultar alguna inconveniencia, he tenido
siempre un argument, apart del patriotism de los
que se congregaban y es que estaban precididas por el
ilustre Senador; pero de todas maneras no son las
mismas las inspiraciones del hambre que las ins-
piraciones del patriotism, y el ej6rcito cubano, tiene
hambre! Si el agricultor necesita auxilio, 61 tambi6n
lo necesita. A esos dos fines, en pr6 de la agricultu-
ra y del Ej6rcito, atiende este Proyecto de Ley. iHay
algi'u inconvenient para votarlo? i,Pudiera servir
de obstaculo para votarlo el que hubiera opinions
personales, mas 6 menos equivocadas 6 incompletas,
6 que no hubieran definido cabalmente sus programs
los partidos? Yo no lo creo, y como no lo creo, he
prescindido, por mi parte, de todas esas considera-
ciones y solo me atrevo a suplicaral Senado, porque las
exigencias del moment son muy grandes, que vote
ese Proyecto de Ley y iojalA lo haga por unanimidad!
SR. MENDEZ CAPOTE: Pido la palabra.
SR. PitEIDETNTE: Tiene la palabra el senior Mundez
- Capote.
SR. MENDEZ CAPOTE: La situaci6n en que me colo-
ca la alusi6n del Sr. Bustamante es verdaderamente
dificil, porque la discusi6n result provechosa para el
Senado y para el Proyeeto; pero por desdicha para mi,
elevada a una altura superior 4 mis fuerzas, y no sola-
mente cuando hablaba el Sr. Bustamaute, sino tam-
biWn cuando los distinguidos compafieros, que me han
precedido en el uso de la palabra, movidos por las
mismas alusiones. ban expuesto de una manera tan
brillante, con tanta elocuencia, las razones que en el
fondo son las mismas, que debiera yo exponer, aun-
que dentro de la representaci6n que el Sr. Bustaman-
te me atribuia., lie sentido que mi situaci6n era afin mis
dificil, porque, como decia antes el senior Sangui-
ly, lo que se pide es cosa no ya superior a mis pobres
fucrzas, sino superior A las fuerzas de otros que las
tienen mas grades que yo.
Con ocasi6n del Proyecto de Ley en que se solicit
del Senado que autorice al Ejecutivo para la contrata-
ci6n de dos Empr6stitos destinados A linos concretos y
precisos, se pide que se adelanten declaraciones, y no
coino quiera, sino en representation de fuerzas socia-
les determinadas, sobre problems que no se ban trai-
do al debate, sobre problems que en su moment y
oportunidad vendrAn.y con ellos las soluciones con-
cretas y determinadas que ellos se refieran; pero que
respect6i& los cuales no podria de.antemano sino ade-
lantarse generalidades en relaciOn a los dictados de los
distintos Programas de lcs Partidos A que pertenezca-
mos; seghn ya han declarado aqui algunos Senadores;
y de ningfin modo podrian pasar de afirmaciones ge-
nerales, como han de ser todas estas afirmaciones,
porque se mueven en el campo de la doctrine y no en
los casos concretos de nuestra labor, legislative.
Pero.estoy completamente seguro de que ni al senior
Bustamante ni & los interests que 61 represent ha,








' DIARIO DE-SESIONES DEL CONGRESO.--SENADO 259


brain de satisfacerles afirmaciones tan vagas, que no
son las que el Sr. Bustamante desea ni las que se ne-
cesitan para tranquilizer los Animos; pero yo tengo pa-
ra mi entendido que no es necesario hacer declaracio-
nes y que los Animos de los que poseen en Cuba fortu-
nas deben estar tranquilos poique si es verdad que
nuestra situacibu bajo el aspect econ6mico es dificil
enl estos molelntos yo no he creido nunca, menos creo
aliora, que se tenga raz6n para pintarla con colors
tan t6tricos como acaso ha intentarlo pintarla el se-
fior Bustamante. Dificil es nuestra situaci6n political,
tambi6n dificil es nuestra situaci6n econ6mica; pero
jams he creido, y menos ahora, ropito, que sea una
situaci6n desesperada.
El Sr. Bustamante decia, segfn afirman los que le
oyeron, que nosotros debiamos vivir como pueblo po-
bre que va a ser rico. Efectivamente nosotros debe-
mos vivir como pueblo pobre que va A ser muy pronto
rico, porque si bien es cierto que en estos moments
nuestra Patria atraviesa una crisis econ6mica que ]a
present pobre, cuenta con muchos elements tan po-
derosos que podemos sin exageraci6n decir que Cuba
ha de ser uno de los pueblos mAs ricos y pr6speros de
la tierra. Y no es solamente porque cuenta con esos
elements, a que el Sr. Bustamante antes parece quiso
referirse, sino tambi6n por la indole especial de su
poblaci6n, por las pruebas numerosas que tiene dadas
la poblaci6n cubana en general, de civismo, patriotis-
mo, amor al trabajo y respeto A sus instituciones.
Yo entiendo seilores Senadores, que pudieran citarse
may pocos pueblos, y lo digo con orgfllo como cuba-
no, que puedan colocarse en el mismo plauo, bajo ese
concept, que nosotros ocupamos: Un pueblo que ape-
nas concluida una guerra que se separa de todas las
guerras por su indole especial, guerra en que no rige
otro sistema que el de las destrucci6n, hasta tal punto
que lo que no destruian los unos era destruido por los
otros; un pueblo, digo, como el nuestro que atraviesa
una situaci6n como la que nosotros atravesamos, que
apenas salido de guerra tan tremenda se encuentra
empefiado inmediatamente en una lucha aqui mas di-
ficil, en la que le colocan sus escasos recursos para
surgir a la vida international; pueblo que se esfuerza
por salir triunfante de la horrorosa condici6n en que
las circunstancias le ban colocado; siempre animoso,
siempre dispuesto al trabajo, merece que se tengaple-
na confianza en 61 y que no se trate, aunque incon-
cientemente,-con un pesimismo que no encaja, con
un pesimismo que yo no acepto,-que no se trate, di-
go, de ahuyentar A los que A 61 vienen, dispuestos a
invertir en 61 su dinero.
Es mAs: dentro de las circunstancias critics en que
qued6 el pueblo cubano, despu6s de concluida la gue-
rra de independencia, tuvieron lugar dos fen6menos
que son dignos de tenerse en cuenta: en circunstancias
verdaderamente raras y extraordinarias el orden se
mantuvo en Cuba de una manera admirable, contribu-
yendo A que asi se mantuviera los mismos elements
que hasta el dia anterior se habian considerado como
enemigos; y sin elements econ6micos con que levan-
tar la destruida industrial, la agriculture, vemos como
desde el primer afio, empezaban a producer las indus-
trias principles y en ese orden al cabo de los tres
afios, tiempo verdaderamente corto si se tiene en cuen-
el estado en que qued6 el pals, terminada la contienda
armada, A los tres afios, repito, ya la industrial azuca-
rera habia alcanzado sin6 el grado de florecimiento de
nuestros mejores tiempos, por lo menos habia pasado
su producci6n, del promedio de las producciones ge-
nerales del pais y por causes debidas, no A circunstan-


cias especiales de Cuba, sino Acircunstancias econ6-
micos nacidas de la indole misma de las cosaq, se pre-
sento primero la crisis del tabaco. Durante el period
de la guerra, gran part de nuestros products, espe-
cialmente el tabacalero, habia sido arrojado de sus
principles mercados; y en la lucha que emprendi6
esa industrial en su renacimiento, en los primeros mo-
mentos de la paz, para recuperar su mercado, fu6 ven-
cida en gran parte; y vino despu6s la industrial azu-
carera a luchar en circunstancias peores, por sucesos
que son de todos conocidos a los cuales no me voy a
referir, volvieron los azfcares a luchar por obtener
una gran producci6n con la consiguiente necesidad de
abrirse mercados en moment en que se presentaba en
el mundo una crisis econ6mica debilia en gran part A
la pletora de producci6n azucarera. Y en medio
de todas estas dificultades puede decirse que ]a labor
se sostiene con la esperanza de un porvenir mas hala-
giiefio, y que los primeros pass que di nuestro Go-
bierno iacen concebir grandisimas esperanzas de que
positivamente nuestra Hacienda se restaurark con eco-
nomia. Eso puede considerarse como un hecho ya
probado. Y voy A referirme a 6ste porque complete
el razonamiento que yo debo hacer para contestar cum-
plidamente a la alusi6n que me dirigi6 el Sr. Busta-
mante.
Nos decia el Sr. Bustamante que no tenemos Presu-
puesto; pero tenemos sin embargo los datos fundamen-
tales para saber lo que ingresa y lo que se gasta, y
tenemos algo mas: tenemos datos para saber a estas
horas que el pueblo cubano sabe administrar con hon-
radez sus intereses. No era-una cosa desacostumbrada
el oir, durante el period de la intervenci6n, y sobre
todo cuando iba acercAndose el moment en que se
nos ida A entregar nuestra Hacienda, <(que seria muy
dificil que se nos cntregara ]a administraci6n de nues-
tras Aduanas porque habia el temor de que las Adua-
nas volvieran A constituirse en lo que se dice de pf-
blico, que eran durante la administraci6n espafiola, es
decir en nna verdadera ladronera., y sin embargo no-
sotros podemos mostrar a los dos meses de ser Cu-
ba independiente nuestras Aduanas, diciendo:--aqui
estan los numeros,-estan mejor administradas 6 por
lo mnos tambien adminisrtradas como en elperiodo
de la intervenci6n, en que puede decirse que 'lo estu-
vieron bien; y en un period de crisis como por el que
estamos pasando, nadie se explica como no ha sucedi-
do, como no ha ocurrido en estos moments un des-
censo general en nuestra entrada principal; nadie se
explica que en lugar de ocurrir esto, lo que suceda es
que aumenten esos ingresos de manera tal, que no so-
lo cubren nuestros gastos sino que tambien hay un
superabit en nuestro tesoro tan notable que uno de los
que discutia aqui oponiendose al Empr6stito pequefio,
aunque es apacionadamente defensor del grande, nos
llegaba a decir: <(en nuestro tesoro hay superavit bas-
tante para auxiliary a los agricultoreR,n sin pensar que
el esceso que hay en nuestro tesoro no 6s definitive,
estando como est4 sujeto 4 alternatives la entrada dc
nuestras Aduanas, y que sobre esa base no podria
procederse de un modo seguro. De manera que en-
tiendo yo que nos encontramos dentro de un proble-'
ma que afecta Cuba, pero con elements de todos
ordenes para hacerle frente, y dentro de ese problema
cuando la situaci6n se agrava realmente, porque es
necesario acudir en moments de urgencia A salvar
una de nuestras principles industries, se present
este Proyecto de Empr6stito, y es motivo de satisfac-
ci6n para mi, el ver demostrado que no nos equivoc4-
bamos al pensar que aqui tampoco faltarian los ele-
mentos de peso, elements de seriedad, para tratar








260 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


este problema como debia ser tratado y para resolver-
lo en la forma que el broblema amerita ser resuelto.
Podemos, pues, con satisfacci6n decir, los que desde
el primer moment vimos la necesidad del Proyecto
del Empr6stito, que aqui nadie ha leventado su voz
oponiendose A la totalidad del mismo: de manera que
el Proyecto ha sido aceptado en sus bases fundamen-
tales.
Y ya colocada la cuesti6n en t6rminos puros y con-
cretos, 'prigu n tl 1' el Sr. Bustamante entire otras cosas;
qu6 pensaban las representaciones politics, no ya so-
bie este punto concrete, sino sobre el problema eco-
S n6mico general de la Isla de Cuba, sobi'e el problema
de la inmigraci6n, sobre los presupuestos &; y los
compaineros que me precedieron en el uso de la pala-
bra, y especialmente los que pertenecen A agrupacio-
nes political determinadas, como los sefiores Bravo y
Zayas, le contestaron como podia contestarle y6:-En
nuestro program hay las afirmaciones generals que
pudiera hacer en este moment y que expondr6 de se-
guro cuando vengan los problems a que ha aludido
el Sr. Bustamante, afirmacianes que figuran en las li-
neas generals de todas las agrupaciones political.
Pero, ya de una manera terminante decia el senior
Bustamante: es necesario que el pais sepa como ha de
vivir, si ha de vivir rico 6 pobre; y la contestaci6n al
Sr. Bustamante se la da nuestra Constituci6n.
Nosotros devemos vivir como podamos, somos po-
bres y debemos vivir como pobres; pero al mismo
tiempo pienso que llegarA el dia en que seamos ricos
y podamos vivir como ricos.
Yo pudiera decir al Sr. Bustamante, por lo'que A
nuestra parte se refiere, que la afirmaci6n capital re-
lativa' A la cuesti6n econ6mica no difiere en lo absolute
de las indicaciones que 61, hace. ,Es possible pensar
que en los moments en que Cuba nace, en los momen-
tos en que Cuba se esta constituyendo y en los momen-
tos en que su vida econ6mica atraviesa una verdadera
crisis aqui se trate en la proposici6n A que el Sr. Bus-
tamante se referia, que se viva como rico para morir
como pobre?
Hay un precepto Constitucional que dice que aqui
seaprueben los Presupuestos; pero sin asignar A ningin
servicio que deba ser dotado en el presupuesto annual,
mayor cantidad que la propuesta en el Proyecto del
Gobierno; pero si se podrAn crear nuevos servicios y
reformar 6 ampliar los existentes por medio de leyes
especiales. Por lo que a nosotros toca, aqui puedo
decir, y puedo decirlo sin que para ello y sobre este
'punto haya habido studio especial ni inteligencia
determinada, que los Representantes del Partido Repu-
blicano no procurarAn, en ningGn moment, que este
precepto Constitucional deje de cumplirse, sino I or el
contrario que sus criterios son, lo puedo asegurar, que
respondan al verdadero prop6sito que tuvieron los
autores de la Constituci6n cuando aqui se insertara,
es decir: no dotar ningfin servicio con mayor cartidad
de la que aparezca en el Proyecto del Gobierno, no
crear servicios innecesarios y que no respondan a nece-
sidades reales que sienta el pais. SerAn de diez millo-
nes esos Presupuestos, serAn de doce, serAn de trece;por
que ya los compaferos que hablaron antes contestaron
al Sr. Bustamante; pero es muy dificil que de antema-
no pueda eso decirse. Lo que puede si decirse es que el
criterio general que prevalece hoy es que no asciendan
esos presupuestos A mas millones que los millones que
sean necesarios para cubrir las atenciones indispensa-
bles del pals. 4Que si para el pago de sus obligaciones
preferentes, bastarAn en diez millones? Yo no lo s6,
como el senior Bustamante que conoce ]a economic
political no lo sabe. No es solamente el prop6sito que


deba tenerse al hacerse un buen emprestito, el prop6-
sito es de que los gastos sean los mas econ6micos po-
sibles, pero los gastos pfiblicos son legitimos, respon-
den a necesidades sentidas. Por los datos que se pu-
blican hoy mismo aparece queahora, dentro de lo que
pudiera lla.marse presupuesto de la intervenci6n se
han gastado en la Isla de Cuba, un mill6n ciento
treinta y dos mil pesos al mes, que human muy cerca
de trece millones de pesos anuales. Tengo entendido
que, dentro de esa cifra se pretend hacer, y es posi-
ble hacer, grandes reducciones, y segin noticias mas
6 m6nos oficiosas que se tienen, esa reducci6n llegaria
ser tal, que casi con las que aqui pudieran hacerse
vendria a dar por resultado un presupuesto de diez A
once millones de pesos.
Pero ,podria decir el Sr. Bustamante, ni nadie, sin
que esos presupuestos tuviesen a la vista, que en ellos
no aparecen suficientemente atendida la instrucci6n
pfblica c, mo las necesidades actuales lo exige, que las
atenciones del 6rden pciblico no estan suficientemente
dotadas, que nuestra hacienda no se encuentra en ellos
dotada de las condition s que puede decirse, a raz6n de
mas de diez y siete millones anuales; que en ellos no se
atienda todas las obras pfiblicas en condiciones magni i-
cas y eso que no se incluyen en ellos las nuevas obras
que estAn en proyecto?, 46 pudiera decirse desde lue-
go que en esa cantidad'no aparecen esos servicios do-
tados con verdadero lujo? Indiscutiblemente que n6.,
Pero ya aqui ellos no pueden evitar que dentro de las
condiciones actuales, podemos afirmarlo desde luego,
la Isla de Cuba puede tener un presupuesto que logre
cubrir perfectamente, sin grandes sacrificios.
Son datos positives y evidentes que se recaudan de
diez y seis a, diez y siete millones de pesos; pues nues-
tro presupuesto sera, no mayor de esa cantidad. Los
datos que yo indico hacen ver que no se cuenta con los
ingresos que pudieran resultar despu6s de esta opera-
ci6n, sino se cuenta con lo que actualmente se recauda.
De manera que las personas A cuyo nombre se ha ha-
blado, y el sefior Bustamante no hablaba en nombre
de nadie, en nombre de ninguna; pero las personas que
teman, pueden estar completamente tranquilas, porque
Cuba tendrA un presupuesto arreglado A su recauda-
ci6n, porque asi lo permiten sus ingresos y lo requie-
ren sus necesidades.
Respecto A otro extreme interesante de la cuesti6n
econ6mica voy 6 hacer una observaci6n: decia el senior
Bustamante, con much raz6n, ((no se trata solamente
de dar auxilio en estos moments, en esa forma, a los
agricultores, eso puede llenar nuestro esencial objeto,
ponerlos en condiciones de hacer la zafra pr6xima;
pero cuando Ilegue el moment de hacer la zafra pr6-
xima y si los precious del azficar no ban aumentado con
la rapidez que algunos pudieran aspirar y si es possible
que en el aflo pr6ximo no aumenten 4c6mo damos sa-
lida a nuestros productss?; en ese sentido pudiera
decir, A nombre de los que conmigo piensan, que la
realizaci6n de un tratado de reciprocidad es para noso-
tros una soluci6n reconocida claramente; y pudiera
decir mas, al senior Bustamante, que lo es, obtener las
reforms arancelarias, que permitan que nuestra vida
ecou6mica se desenvuelva, protegiendo nuestra indus-
tria en lo possible; pero sin hacer impossible que se lle-
gue. a ese Tratado con los Estados Unidos 6 con otra
naci6n cuaiquiera, en beneficio de nuestra agriculture
y de nuestra industrial, de nuestros intereses todos.
El partido Republicano, concretAndose ya a estas
afirmaciones, tiene en su program estas cl6usulas:
al hablar de la cuesti6n econ6mica dice que ,se deben
establecer los aranceles de Aduanas sobre la base del
abaratamiento de los articulos de primer necesidad,








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SEiVADO ,261
. .. I,


como medio de auxilio 6 nuestras principles indus-
trias y favorecer a las classes obreras, con tendencies
al libre cambio.i (Lee part del program del Partido
Republicano)
Y es el caso, sefiores Senadores, que aunque parece
que estamos aqui en este Senado divididos en bandos
opuestos, sin embargo, nuestro program, el progra-
ma'de nuestro partido, finicamente en algunas palabras
se diferencia, al tratar de esta cuesti6n, del de loA
otros y esto indica, sefiores Senadores, que los del uno
y los del otro band pensamos igual todos, exacta-
mente lo mismo. Asi es que cuando venga esta cues-
ti6n al Senado verA el sefior Bustamante que no hay
division entire nosotros y que por eso Ilegaremos A la
soluci6n de este problema que aqui estk planteado,
porque asi lo hemos pensado cada cual independiente-
mente, asi lo hemos escrito en nuestros Programas res-
pectivos, en nuestra carta fundamental, y porque asi
estamos dispuestos a sostenerlo.
En corroboraci6n de 6sto, aqui esta la prueba. Ya
nosotros hemos escrito en nuestro Programa, en el
Program del Partido Republicano: 'Concertar trata-
dos de comercio sobre la base de la Reprocidad.a (Lee.)
Y refiriendonos al problema general hacemos esta
afirmaci6n: (Promover las Instituciones de crddito.
(Lee) .......
De modo que estA tambi6n prevista la indicaci6n A
que se referia el sefor Bustamante. De manera que lo
que aqui se dice en el sentido economic en sentido
general, lo que iqui se dice respect A las cues-
tiones arancelarias, lo que aqui se dice respect
a la celebraci6n de tratados de comercio, todo lo
que aqui hemos expuesto los que al partido Republi-
cano pertenecemos, de este program lo hemos torado,
eso sostendremos y eso Ilevaremos a nuestras leyes.
Pero hablaba el senior Bustamante tambi6n de otro
problema importantisimo: el problema de la inmigra-
ci6n. Seria muy dificil que en estos mementos pudie-
ran adelantarse soluciones concretas respecto de ese
probrema, porque tengo para mi que las necesidades
actuales no son las necesidades que realmente ha de
experimentar siempre el pais en 6pocas normales; por-
que yo nunca he creido, ni mi Partido tampoco, que
Cuba, por lo escaso de su poblaci6n, por sus numero-
sos elements, pueda ser un pais que levante murallas
de Pekin para impedir que venga la inmigraci6n de
braceros.
Pero por encima de esas consideraciones esta el he-
cho actual: nuestra crisis econ6mica, que yo entiendo
con razones suficientes para entenderlo asi, que es una
crisis transitoria y que de ella hemos de salir al fin y
al cabo victoriosos.
Aqui no es solamente el ej4rcito quien siente ham-
bre: muchos tambi6n la sentimos, hambre material y
hambre intellectual, hambre de todas classes, de aquella
que mks afecta a nuestro organismo; y lo primero que
debemos tender, como lo hacemos con este Proyecto
que ahora discutimos, es, 6 que esa necesidad desapa-
rezca; que ent6nces, cuando veamos restablecida nues-
tra situaci6n, cuando hayamos pasado la crisis en que
estamos empefados, cuando se vean los efectos inme-
diatos de este Proyecto, ent6nces, y fnicamente en-
tonces, es cuando debemos tratar del problema de la
inmigraci6n; pero de la manera que entiendo yo que
debemos tratarlo: aumentando nuestra poblaci6n con
elements tiles sin que vengan esos elements a hacer
la competencia a los del pais.
Esto por lo que respect a las afirmaciones genera-
les, y respect al Proyecto que se discute nada tengo
que decir: 61 no ha sido atacado, brillantemente han
sido expuestas sus conclusions fundamentals por el


senior Sanguily;'pero si quiero hacer constar que la
circunstancia de que en ese Proyecto aparezca la ope-
raci6n financiera dividida en dos parties no obedece 6
otro criterio que A la convicci6n que tenemos los que
lo hemos formulado, de que la primera operaci6n es
absolutamente urgente, que debe realizarse si possible
fuera y asi lo creo, dentro de las veinte y cuatro horas
de aprobado el Proyecto; mientras que la segunda no
tiene esa urgencia inmediata, no podemos ilevarla &
la prActica inmediatamente, como todos deseariamos;
porque, como ha dicho el senior Sauguily, y 61 puede
decirlo autorizadamente, el Ej6rcito no viene A pedir
sino A demandar justicia, A reclamar que se le pague;
y no en estos mementos, precisamente, el senior San-
guily en moments mis dificiles que los actuales fu6
abogado de la paga del Ej6rcito, y en aquellos mo-
mentos se agotaron con alghn 6xito, con el relative
que podia obtenarse, todos los recursos, todas las ar-
gumentaciones que pudieran exponerse para ello por
sus mas ac6rrimos partidarios, y el senior Sanguily se
encuentra hoy donde entonces estaba, como nosotros
tambi6n lo estamos.
Pero se hablaba finica y exclusivamente de la posi-
bilidad de realizar una operaci6n financiera en las con-
diciones actuales: la que pudi6ramos llamar operaci6n
pequena por lo que ya han dicho y han expuesto, No
podia realizarse como una simple operaci6n de Teso-
ria, cosa que es impossible. Aun cuando nuestra vida
econ6mica se encontrara perfectamente establecida era
necesario hacerlo por medio de Empr6stito; pero un
Empr6stito en condiciones tales, que debia ser aplicado
inmediatamente al fin que se destinaba al dia siguien-
te de votado, y en esa circunstancia era muy dificil.
Eso es lo que significa' ]a division que se ha hecho.
Por lo demns, no solamente porque el Proyecto lo esta-
blece asi, no solamente porque 41 contiene la aspira-
ci6n general sino tambi6n por la actitud que provoca
y por la que pudiera asumir el Ej6rcito Libertador,
podemos estar todos perfectamente tranquilos: ese
Empr6stito se votarA y se realizari porque hay credit
y elements para ello, se aplicarA a su fin y durante
todo este tiempo nadie podrA tener temor de que pue-
da ser perturbado el orden porque el Ej6rcito Liber-
tador no dark el menor motive de queja. Todos re-
cordarAn que en situaciones mas dificiles ha sido en
gran part el sostenedor del orden en esta Isla, y du-
rante tres aflos y medio ha sido siempre sufrido y ha
estado desenvolviendo su vida y buscando los elemen-
tos de vida, de vida econ6mica; pero nunca, ppede de-
cirse, ha dado al pueblo de Cuba, a las institucio-
nes, A las autoridades, al mundo todo un solo moment
de inquietud.
Por estas consideraciones y creyendo que el doctor
Bustamante puede entender explicados los puntos so-
bre los que 61 deseaba oir la opinion de los Partidos
politicos, pido al Senado que vote el Proyecto.
SR. BUSTAMANTE: Pido la palabra para rectificar.
Sn. PRESIDENTE: La tiene el selTor Bustamant6.
SR. BUSTAMANTE: No en mi nombre particular, com-
pletamente desautorizado; no en nombre de ningura
clase, porque al fin y al cabo eso de las classes no ajus-
ta bien al criterio democrktico en que se informant
nuestras instituciones, sino en nombre del pals, debo
dar las gracias a todos los sefiores que han contestado
A mi alusi6n en t6rminos tales, que yo me atrevo 6
asegurar que 6sta sera en la historic del Senado una
tarde fecunda.
Es cierto que por haber sido yo el iniciador de este
debate, han podido creerse algunos de los que habla-.
ban en la necesidad de dirigirme observaciones que
pueden sonar 6 combat; es cierto que eso podia po-









_6 1MR0D EIGNSDLCG_ S.SND


dia ponerme A mi en la neqesidad de combatir y dis-
cutirlas tambi6n; pero he tenido la fortuda de que por
los mismos que han hablado se haya realizado mi de-
fensa; especialmente por el Sr. Sanguily con esa elo-
cuencia encantadora que caracteriza sjempre su pa-
labra.
Decia, en efecto, el Sr. Sangnily, que yo vengo 4
pedir soluciones que no pueden tenerse; que nosotros
acabamos de nacer a la vida pfiblica y apenas habia-
mos sofado nunca con la necesidad de resolver estos
problems; que esperamos el moment en que se 'pre-
sentara cada dificultad para que llegara cada soluci6n,
y como si yo no debiera responder a esas afirmaciones
levantAbanse los Sres. Bravo, Zayas y M6ndez Capote,
A decir; "lo que pregunta el Sr. Bustamante esta contes-
tado hace mnchos tiempo en los respectivos programs
de los partidos politicos". Enti6ndanse respect de ese
punto con el Sr. Sanguily que no esta couforme con
ellos. A mi s6lo me importa decir, que si mi actitud
era oscura, si las preguntas que yo formula no se han
comprendido por algunos, creo que las han comprendi-
do los demhs y que eran importantes, porque el Senado
haya pasado dos horas y media oyendo discurrir sobre
los problems que A sus principles hombres politicos
yo planteaba, de lo que resultarA siempre algfn bene-
ficio a los intereses del pais y los mismos fines del
Empr&-tito.
Un pais se gobierna como se realize cualquier obra,
dr una manera sistemAtica. Un proyecto de Empres-
tito, de dos empr6stitos: de auxilio ii la Agricultura y
pago al Ej4rcito es como una part del edificio que no-
sotros estamos levantando, y no concibo que levante-
mos ese edificio sin plan de conjunto, como no me
explicaria que alguien constrlyera una casa en el
campo edificando solo las paredes, para contestar a
qui6n le preguntase porque tenia por techo al cielo,
que estaba en 4poca de seca y que aguardaba las llu-
vias para ponerlo. Nosotros podemos y debemos te-
ner ese plan de conjunto, y sin ese plan de conjunto el
Emprestrto esta llamads a fracasar. Si aqui el Sr.
Bravo, como decia el Sr. Sanguily, se hubiera levan-
tado a defender las teorias de Henry George; si el Sr.
Zayas se hubiese mostrado partidario de las teorias
comunistas y el Sr. M4ndez Capote hubiera sostenido
ideas radicales, entendia el Sr. Sanguily que no pasa-
ba absolutamente nada; yo me atrevo h asegurar que
si eso hubiera sucedido, ya pudi6ramos nosotros haber
votado ci6n empr6stitos, que como el dinero del Em-
pr6stito no se d5 por los que lo piden, nosotros nos
hubi6ra'mos quedado con la teoria de Henry George,
pero sin dinero con que pagar al Ej6rcito.
Cuando un pais cualquiera pide dinero: Inglaterra,
Francia, los paises mas solventes del mnndo, el mer-
cado que proporciona el dinero mira como mira res-
pecto al particular, A su Gobierno, a su administra-
ci6n, A su regimen, a su presupuesto; es decir a sus
ingresos y 4 sus gastos. Como nosotros no tenemos
historic, como llevamos dos meses de vida y dos me-
ses en la vida de un pueblo no son ni un minute, no se
puede mirar el pasado sino el future, como se puede
mirar a nuestra conduct; y ese futuro, esa esperanza,
ese porvenir esta delineado en las contestaciones que
los Jefes de partidos y el Sr. Sanguily han tenido la
bondad de dar a mis palabras.
Con un presupuesto barato, con un Arancel organi-
zado de tal suerte que los sobrantes de los ingresos
ordinarios y extraordinarios se destinaran & la pro-
tecci6n de las industries que deben protejerse, y quede
un margen para el dia de la rebaja con el prop6sito de
que dentro de esos Aranceles, dentro de las necesida-
y dentro de la prActica, todas las industries prosperan


y los obreros encuentran trabajo para desarrollar sus
actividades y alcanzar el bienestar econ6mico pcsible;
con la seguridal de que el problema de la inmigraci6n
que vi a surgir muy pronto, se resuelva bien; con una
series de medidas econ6micas sabias y bien cordinadas,
vengan entonces los Empr6stitos, que el pals no les te-
me, pero vengan los Empr4stitos no para protejer ex-
clusivamente una industrial que A ello tiene perfect
derecho, sino para protejer al mismo tiempo la indus-
tria tabacalera, que a eso tiene derecho tambi6n.
Yo no necesito exponer en manera alguna, porque
ha sido discutido de una manera brillante, el esfuerzo
que se ha hecho en tiempos anteriores para salvar la
crisis porque han atravesado esas industries, pero qui-
zAs deba repetir al Senado de que maneranuestra region
tabacalera mis important, la Vuelta Abajo di6 solu-
ci6n con su conduct, al problema econ6mico que surgi6
A ralz de la Intervenci6n americana. Cuando el azfcar
que require much tiempo, no podia levantarse en su
evoluci6n agricola, alli en esa comarca de Vuelta
Abajo, merced al esfuerzo de todos, incluso de los del
Ejrcito Libertador que inmediatamente se dedicaron
a las faenas agricolas, poniendo 4 su servicio el cr6di-
to que dA el trabajo ylos elements que podian encon-
trar en todo el pais, se produjo un movimiento verti-
ginoso de riqueza, recargando sus trabajos las princi-
pales fibricas tabacaleras y se salv6 de una gran crisis
econ6mica al pais. Pero esos esfuerzos, por lo mismo
que se realizaron en condiciones excepcionales y por
lo mismo que surgieron en moments en que parecia
impossible toda soluci6n satisfactoria, ha agotado aque-
lla region y hoy se siente alli la misma necesidad que
en la industrial azucarera. Hoy se pide alli con el
mismo derecho, con el derecho supremo de la vida,
una protecci6n, y se pide como vienen a, pedirlo me-
diante una enmienda los Senadores de Pinar del Rio.
Ahora mas que nunca, despuBs de las observaciones
que ha oido esta tarde el Senado; porque yo no conocia
el texto del Proyecto ni habia intervenido en esas
discusiones privadas de que el proyecto ha sido objeto,
y leo en 61 conform A una de sus bases, que el pro-
ducto liquid de este empr4stito sera dedicado al auxi-
lio de los cultivadores de cala y a otoas atenciones de
la Agriculture en general y de la industrial pecuaria.
Y si una part de esos agricultores, de esos cultivado-
res pobies del tabaco de Vuelta Abajo viene a pedir
una participaci6n y un auxilio, y lo necesita de cierto,
es necesario auxiliarle.
No es mi prop6sito ni prolongar el debate, que ya
ha producido cuantos frutos pudieran esperarse de 61,
ni entablar siquiera respect A esta cuesti6n nna dis-
cusi6n que tendrA su lugar oportuno cuando se exa-
mine el articulado del Proyecto; me importa solo de-
cir que mi actitud result perfectamente definida, yo
he dicho al hablar por primer vez, de una manera
rotunda, que votaria el Proyecto en su totalidad y no
podia decir que lo yotaria en cada una de sus bases y
articulos, por ]a sencilla raz6n de que no lo conocia.
Estaba convencido de la bondad de la idea findamen-
tal, y ahora he de votarlo con mAs raz6n que antes,
en su totalidad, porque ahora ya el Proyecto no viene
solo, sino lo acompafian y lo escduan las declaraciones
concretas que estaba pidiendo.
Esa contradicci6n que yo sefialaba antes entire una
acusaci6n de mi querido amigo el elocuente Senador
senior Sanguily y otros que en nombre de Programas
de Partidos politicos me hacian otros sefiores Senado.
res no menos distinguidos, tiene explicaci6n muy sen-
cilla: los Programas de los Partidos politicos contienen
lines generals y yo buscaba ideas concretas, en rea-
lidad hasta nfimeros. Los nfimeros han surgido al fin,


MIARIO DE SESIONES DELCOXGRESO.--SENA1)0'


262








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO -263


porque el senior M6ndez Capote ha satisfecho mi deseo.
Ya sabemos con que cifra se va A vivir, y ya sabemos
que cuenta esa cifra con el apoyo de todos los Partidos
politicos gubernamentales dentro del Senado. Esta-
mos, por consiguiente, dispuestos a votar con mas fe
esas disposiciones del Proyecto de Empr6stito, respec-
to al que podemos sentir y sentimos entusiasmo, pero
en las cuales, por nuestra condici6n de hombres poli-
ticos responsables de la march del pals, debemos
poner much cuidado para que no dificulte el cumpli-
miento de nuestros deberes, sino por el contrario con-
tribuya A salvar la existencia de la Repfiblica.
La vida y la existencia de la Republica estin, por
fortune, hoy mas aseguradas que nunca por el espiritu
de alto patriotism que ha presidido a la redacci6n de
ese Proyecto, por las frases que aqui se han vertido,
por el sentido general que nos- anima; y que conocet'a
mafiana el pals, por la opinion sensata de los Partidos
politicos y por el espiritu sensato de este pueblo que
ha sabido salvar todas esas grandes crisis porque ha
atravesado, resolviendo todas las dficultades que ha
vencido en definitive en todos sus combates y que no
ha de desmentir su historic, en ninghn tiempo. Yo
tengo la seguridad de que procediendo como siempre
hemos procedido triunfaremos en definitive en el or-
den econ6mico, y llegark a realizarse el ideal, una Re-
pfiblica pr6spera cuya hacienda permit contratar Em-
pr6stitos en las condiciones relativamente ventajosisi-
mas que ese Proyecto contiene.
SR. ZAYAS: Pido la palabra.
SK. PRBSIDENTE: Tiene la palabra el seflor Zayas pa-
ra rectificar.
Sa. ZAYAS: Pedi ]a palabra para rectificAr cuando
el sefior Bustamante, comenzando su rectificaci6n, se-
fialaba una contradicci6n manifiesta entire lo dicho por
el senior Sanguily y lo dicho por otros sefiores Senado-
res; 6 iba a indicar que no existia tal contradicci6n;
pero precisamente el mismo senior Bustamante mas
adelante se encarg6 de demostrarnos que en efecto no
la h. bia, y se encarg6 de hacerlo, cuando dijo que los
programs de los Partidos politicos tenian lines ge-
nerales y no soluciones concretas. Pues esto mismo y
no otra cosa habia dicho el senior Sanguily, de enter
acuerdo con nosotros, agreg6 y yo lo acepto que cuan-
do llegue el caso vendran esas soluciones concretas ,
que se refiere el senior Bustamante V6ase, pues, co-
mo todos estamos de perfect acuerdo.
Ahora bien: el senior Bu-tamante 'habl6 de que los
productores de tabaco piden, y parecia como indicar
que habia en el Senado resistencia a conceder lo que
esos agricultores pedian, y yo desde luego hago cons-
tar que es la primera vez que aqui en el Senado oigo
decir que exista resistencia alguna A conceder A los
cultivadores de tabaco protecci6n. Por el contrario,
me habia apresurado ai adelantarme A ese argument
recordando que en dias pasados, el Senado por unani-
midad habia torado un acuerdo tendente k favorecer
esa producci6n.
De manera, sefiores Senadores, que realmente no
me resta nada que rectificar, sino sencillamente con-
gratularme de que con tan pocos esfuerzos, por mi
part al menos, haya podido dejar satisfechos los de-
seos del senior Bustamante, y sobre todo de que haya
contribuido de la manera que 61 indica que hemos con-
tribuido, a que el pais, en cuyo nombre hablaba, segin
sus filtimas manifestaciones, se muestre satisfecho de
nosotros cuando conozca estas manifestaciones nues-
tras.
SR. SANGUILY: Pido A la Presidencia que ponga A
votaci6n la totalidad del Proyecto.
Sa. PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la totalidad del


Proyecto que so acaba de discutir. (Efectuada la vota-
ci6n es aprobado por unanimidad.) Se pasa ahora & dis-
cutir el articulado.
Sit. SANGUILY: Yo pido que la discusi6n del articu-
lado quede para pasado mafiana.
SR. PRESIDENTE: 4Estt conforme el Senado con lo
propuesto por el sefor Sanguily? (Senates afirmativas.)
SR. MINDEZ CAPOTE: Senor Presidente, queda to-
davia una cuesti6n pendiente. El senior Secretario se
servirA dar cuenta del dictamen de la Comisi6n sobre
revision de las listas del Ej6rcito.
SR. FRiAS, Secretario: (Lee) el dictamen y es apro-
bado el articulo primero lo mismo que el segundo. Se
dA lectura al tercero y pide la palabra el senior M6ndez
Capote.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior M6ndez
Capote.
Sn. MtNDEZ CAPOTE: Voy A explicar el articulo que
se acaba de leer. El trabajo de que se va A encargar
esa Comisi6n es dificil; pero es aun mas dificil en
Oriented donde era muy numeroso el Ej6rcito Liberta-
dor y donde ademAs estaba dividido el Ej6rcito en dos
Cuerpos y puede decirse que uno solo de ellos era mks
numeroso que cualquiera de los del resto de la Isla y
los dos reunidos mas que el de toda la Isla. De modo
que una Comisi6n sola para liquidar todo el Ej6rcito
de Oriented seria dificultar much la march de los tra-
bajos sobre todo porque en aquella part de la Isla las
vias de comunicaci6n son muy imperfectas. A eso ha
respondido la enmienda que nosotros proponemos en
nuestro dictamen.
SR. BETANCOURT: Pido la palabra.
SR. PRESIDFNTE: Tiene la palabra el sefor Betan-
court.
SR. BETANCOURT: Hago uso de la palabra para indi-
car que las mismas dificultades que se tratan de evitar
habrAn de presentarse, si se aprueba el proyecto de la
Comisi6n, en aquellos casos en que un solo Cuerpo de
Ej6rcito estuviese distribuido en dos proviicias; lo
que demoraria en la prAct-ca 6 la fracci6n en la comi-
si6n liquidadora, 6 su cambio constant de residencia
de una A otra provincia 6 el movimiento dificultoso,
si no impracticable, del numeroso personal compren-
dido en la liquidaci6n A practicar; proponiendo, por
tanto, una subcomisi6n para cada una de las provin-
cias de Habana y Matanzas, donde un solo Cuerpo de
Ej6rcito oper6 durante la guerra.
SK. PRESIDENTE: Tiene la palabra el seflor M6ndez
Capote.
SR. MENDEZ CAPOTE: He comprendido perfectamen-
to las argumentaciones del senior Betancourt y lo que
41 indica se tuvo en cuenta en la Comisi6n. Es verdad
que las fuerzas que ocupaban las provincias de Matan-
zas y ]a. Habana formaron un solo Cuerpo de Ej6rcito,
el Quinto; pero ha de convenir el senior Betancourt en
lo siguiente: en que ese Cuerpo de Ej6rcito no era de
los mas numerosos y ahi se trata de liquidar A los in-
dividuos que constituyeron ese Cuerpo y aun cuando
ese Cuerpo comprendiera A dos provincias ellas juntas
son mas pequefias efectivamente que las de Oriente 6
que cualquiera de sus divisions. Despu6s las comu-
nicaciones centre Matanzas y la Habana son mAs rApi-
das; pero el proyecto preveeotambi6n las dificultades
que podian presentarse, porque se dice que habrA Co-
misiones y Subcomisiones, de manera que pudiera
nombrarse una Subcomisi6n del Ej6rcito que viva en
Matanzas y otra en la Habana. Creo que esto bastarA
al senior Betancourt.
Sa. BETANCOURT (PEDRo): Entiendo que el perso-
nal que debe conocer este asunto en Matanzas, debe









264 DIARIO DE SESIONES DEL CONGIESO.-SEIAADO


conocer tambi6n al ej6rcito que ha servido en esta pro-
vincia.
SR. SANGUILY: Pido la palabra en favor del primiti-
vo proyecto.
Sa. PRI.SrDENTE: Tiene la palabra el senior Sanguily.
Sa. SANGuILY: Defensor del primitive Proyecto no
veo raz6n ninguna para esa diferencia, que no esta
justificada por ninguna consideraci6n. El Presidente
debe trabajar igualmente que los miembros; es decir,
que debe trabajar del mismo modo y ha de ser perso-
na de ]a misma significaci6n; no veo por qu6 hacer
una diferencia cuando real y positivamente debe' me-
dirse el valor de sus servicios por la cantidad de tra-
bajo, y si A todos se les impone por igual ese trabajo,
no veo por qu6 esa diferencia, y no me haga sospecha-
la Comisi6n que ha tenido en consideraci6n, para pror
ceder asi, el m6rito de una persona, porque eso resul-
taria bastante peligroso.
SR. MtNDEZ CAPOTE: Yo me atrevo A pedir dos
minutes para conferenciar con los miembros de la Co-
misi6n, porque tal como esta el Proyecto parece que
va a haber un Presidente para cada sub-comisi6n.
SR. PRESIDENTE: Los seflores de la Comisi6n tienen
cinco minutes para conferenciar.
Terminado el ieceso el senior M'ndez Capote pide la
palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior M6ndez
Capote.
SR. MENDEZ CAPOTE: Tal como aparece el articulo,
dice: tEl Ejecutivo nombrara libremente las personas
etc.) y nosotros proponemos que se diga: (El Ejecuti-
vo nombrara, designarA y sefalara los sueldos que no
excederA de cinco mil pesos anuales, para el Presi-
dente,, y lo demis como esta. Tres mil pesos anua-
les tambi6n para los miembros de la Comisi6n Reviso-
ra y dos mil cuatrocientos para los miembros de la
Sub-Comisi6n.
De manera que aqui se han hecho dos pequefias
modificaciones. Tal como viene el Proyecto pudiera
entenderse que estas cantidades son para el tiempo que
dare el trabajo de revision que puede ser de cuatro
meses-se calcula;-de manera que cada un miembro
percibiria 400 pesos mensuales, asi es que trabajando
treS 6 cuatro meses pudieran recibir 1,200 pesos que
es un verdadero ahorro; por eso nosotros hemos fija-
do que los sueldos sean anuales. Por consiguiente,
durante el tiempo que trabajen recibiran la cantidad
que les corresponda y con eso result aclarado el
Proyecto, y es un verdadero ahorro; pero al mismo
tiempo hemos creido que el Presidente de la Comisi6n
Revisora por la indole de los trabajos, por la mayor
cantidad de los trabajos, por la direcci6n general que
tiene que llevar y por las responsabilidades que
son inherentes al cargo, debia merecer un sueldo
mayor que los que cobran los miembros de la Comi-
si6n. El Presidente del Tribunal Supremo tiene mas
sueldo que los Magistrados y eso sucede con los Pre-
sidentes de las Audiencias, eso es lo qua nosotros
quisimos hacer, darle un sueldo al Presidente de la
Comisi6n, en armonia con las funciones que va A
desempefiar y con las responsabilidades que le incum-
ben.
SR. SANGUILY: 4De cuAntas personas se compone la
Comisi6n?
SR. MANDEZ CAPOTE: No pueden ser mas de cinco
ni menos de tres.
Sn. SANGUJLY: Pido la palabra.
SR. PRHSIDENTE: La tiene el senior Sanguily.
SR. SANGUILY: Estoy de acuerdo en el sueldo; pero
no con el cargo de Presidente de esa Comisi6n, que
desde luego debia ser de cinco miembros; me refiero A


la Comisi6n revisora: ellos deben tener el mismo
sueldo: toda vez que trabajen todos de igual manera y
no que result con esto que el cargo de Presidente viene
a ser honorifico, y como el trabajo es igual y todos
deben tener el mismo sueldo, no veo la diferencia
entire el Presidente, que debe estar trabajando en una
Junta pasajera, una Instituci6n que no tiene necesi-
dad de ese Presidente para que fire unas cuantas
comunicaciones, si se le da el carActer de Presidente
tendremos un trabajador menos, serA uh firm6n; aho-
ra, si se trata de favorecer A determinada persona,
entonces hagamos la ley diciendo que se nombre al
General MAximo G6mez con seis mil pesos de sueldo,
siendo Presidente de la Comisi6n; las cosas francs,
claras, porque yo s6 que el General Maximo G6mez
no ha de trabajar en la Comisi6n; trabajaran los Se-
cretarios: 61 no trabajarA; tendrA los honors; tendra
el mayor sueldo y eso no me parece just, quiz"s sea
el que menos honors necesite.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Senador
que desee usar de ella.
SR. MANDEZ CAPOTE: Pido la palabra.
SK. PRESIDENTE: La tiene el senior M6nder Capote.
SR. M&NDEZ CAPOTE: Yo no voy A decir que la Co-
misi6n no haya tenido present, ni al General G6mez,
ni al General H, ni al General B. Asi es que por
ejemplo, en este Senado la persona respectable, nuestro
President, el sefior Estevez, gana seis mil pesos y
nosotros ganamos menos, y 6 nosotros nos parece
bien.
Nosotros vemos que en la Audiencia, en el Tribu-
nal Supremo que cada cual tiene sus funciones pro-
pias, el Presidente tiene mayor sueldo, y nosotros
nos pareci6 natural que el president de la Comisi6n
debia tener mayor sueldo, cualquiera que fuese 4ste,
ya fuera el General H, 6 tal vez niungn general, qui-
zAs sea un hombre civil.
Sn. SANGUILY: Pido la palabra:
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Sauguily.
SR. SANGUILY: El puesto de Presidente del Tribu-
nal Supremo y el de Senador son permanentes; no son
como el de la Comisi6n que se va A nombrar, acciden-
tal, y no creo que pueda establecerse distinci6n de
sueldos por la categoria que se ]e da; mientras que
asi se establece una vagancia y lo que se necesita es
una Comisi6n que trabaje. Ahora, yo no he querido
decir que sea la Comisi6n quien tiene la intenci6n de
dar al General G6mez el puseto, sino que estA en la
atm6sfera; yo no tengo inconvenient en que se le de
al General G6mez el puesto, de seis mil pesos de
sueldo, aunque yo creo que no lo necesita.
SR. PRESIDENTE: Se somete A votaci6n la enmienda
del senior Sanguily en que se reduce simplemente a
que no haya Presidente con cinco mil pesos.
SR. SANGUILY: Yo lo que qiero es que se acepte el
Proyecto de la Camara, que pide tres mil pesos para
todos.
Si. MENDEZ CAPOTE: Tengo entendido entonces,
que lo que quiere el senior Sanguily es que se vote la
enmienda de la CAmara?
SR. RECIO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el seflor Recio.
SR. REC1o: Yo desearia que se precisara, puesto
que se pone A discusi6n, el articulo del Proyecto de la
C6mara de Representantes si los 3,000 pesos que se
seilalan por la Camara, son anuales.
SR. MENDEZ CAPOTE: En el Proyecto que ha manda-
do la Camara y que se va A votar en este moment no
se dice nada.
SR. RECIO: Pues yo propongo que se diga iAnuales.






DIARTO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO '265


SR. MINDEZ CAPOTE: 4Entonces el seflor Recio pre-
senta una enmienda?
Sa. SANGUInY: Pues yo, como enmienda al Articulo
del Proyecto, propongo que se agregue la palabra
cAnual) a los sueldos.
SR. PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la enmienda
del senior Sanguily, los seilores que est6n conformes'
lo harAn como de costumbre, levantando el brazo.
(Desechada.)
SR. PRESIDENTE: Los seflores Senadores que est6n
de confomidad con el dictamen de la Comisi6n se
pcndrAn de pi6. (Aprobado).
SR. SILVA, Secretario: (Lee el articulo 4).
SR. SANQUILY: Es impossible que se cumpla esa mi-
si6n en cuatro meses, yo me tardaria los cuatro meses
en leer el libro del General Roloff, por consiguiente
en examiner la partida referente A cada individuo me
tardaria 2, 3 6 4 meses; asi es que es menester decir
la verdad. 4El ej6rcito se va a sublevar?
SR. FRiAS: INunca!
SR. SANGUTLY: El Ej6rcito no se subleva, es muy
patriota, es muy sufrido, es muy virtuoso, lo que 61
quiere es que al que le toque el dinero que va a repar-
tir la Repfblica le toque legalmente, no por medio de
trampas y escamoteos 6 mentiras, y el fnico modo de
hacer semejante operaci6n bien es hacerla en el tiem-
po indispensable para que la precipitaci6n no pueda
mufiana confundirse con el error intencionado. Es
p6r consiguiente, necesario dar el tiempo adecuado,
propio; natural en el orden de la raz6n y de la verdad.
Soy, pues, de opinion que no se diga nada, absoluta-
mente nada del tiempo, sino que se consigne que el
Poder Ejecutivo vigilark de que no exceda de mis
tiempo que del que sea necesario. No es possible qde
fijAramos caprichosamente tal cosa. 4Por qu6 no se
autoriza al Ejecutivo para que pueda dar por termina-
dos los trabajos de la Comisi6n en un tiempo que sea
el absolutamente indispensable para realizarlo con
acierto y con verdad complete? Esto no es possible ha-
cerlo en cuatro meses; un mes, por lo menos, tardaria
el Ejecutivo para nombrar todas las Comisiones, otro
mes necesitan estas Comisiones para trazar un plan de
reparto del trabajo, quedan dos meses, y en esos dos
meses es necesario leer las listas, y tienen que buscar
algo despu6s que les despierte los ojos, que les avive
los pkrpados contra la adormidera que les habrA pro-
ducido la lecture de-aquel volume; tardan por lo
menos, todo el resto del mes consultando a todos los
curanderos y A todas las curanderas; y no queda, pues
mks que un mes de trabajo ,es serio que en un mes
pueda hacerse semejante obra de arreglar la liquida-
ci6n para aprobarla 6 para negarla, de setenta mil y
pico de hombres? Eso es absolutamente impossible.
Se puede hacer el cAlculo racional, como se puede ha-
cer el calculo de contar dinero, del tiempo que se ne-
cesita para leer los certificados, los nombramientos los
informes, y luego hacer las averiguaciones y avivar el
celo de las autoridades que reciban aquel document,
etc. etc. Es un mundo, sefores Senadores, lo que se
echa encima esa Comisi6n, y en el tiempo que aqui se
dice result realmente un sarcasmo.
SR. MENDEZ CRPOTE: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. M6ndez
Capote.
SR. MENDEZ CAPOTE: Sefiores Senadores: Yo abrigo
la esperanza de que la Comisi6n que se nombre tenga
alguna mayor actividad que la que indicaba el senor
Sanguily. Esa Comisi6n de seguro que tendrA mis
expedici6n que la que tenemos nosotros en el Senado
para tender a nuestros propios asuntos; no necesita,
por lo tanto, tiempo. Efectivamente: puede entender-


se corto el period de cuatro meses para que las Co-
misiones terminen sus trabajos; pero afn suponiendo
que esto fuera asi, yo no veo el inconveniente para
que en la Ley se diga que precisamente dentro de ese
period de tiempo habrAn las Comisiones de concluir
so trabajo, porque si Ilegado el t6rmino del plazo fija-
do hubiera alguna Comisi6n que no haya concluido su
trabajo daria cue! ta con los que ya tuviera realizado,
y nos explicaria cuAles han sido los motives que le
han impedido concluirlos y podriamos nosotros obrar
en su consecuencia. *
Cambiando impresiones los miembros de la Comisi6n
y en vias de transacci6n, aceptamos el espiritu que
traia este proyecto de la CAmara de Representantes.
SR. FRfAs: Pido la palabra.
SR. PRESIIENTE: Tiene la palabra el Sr. Frias.
SR. FRiAs: Yo estimo que deben tenerse en cuenta
por el Senado las razones que han motivado A la CI-
mara de Representantes para no aceptar el plazo de
cuatro meses para que las Comisiones tengan conclui-
dos sus trabajos. Alli en entendi6 que esto debia po-
nerse en harmonia con lo que el proyecto de empr6sti-
to sefiala y si alli se hace referencia A un plazo de seis
meses, entiendo que debe ser menor el que aqui se fije
y que, por lo tanto, sino aceptamos los cuatro meses,
cuando mAs debemos sefialar cinco.
Pero ademas, si sefialamos un plazo largo para la
liquidaci6n, podria entenderse que lo que tratamos
nosotros es de darle largas a este asunto de la paga
del Ej6rcito, y quizAs si llegaria a entenderse que nos-
otros no buscabamos otra cosa que eludir el cumpli-
miento de esta obligaci6n, y si nosotros, ademas, he-
mos sefialado que el Empr6stito ha de realizarse en un
period de seis meses, esa rectificaci6n necesariamente
tendra que estar hecha antes del period que le da al
Gobierno para realizar ese Empr6stito. De manera
que si no se fijaran cuatro sino cinco meses, debiera
ser tenido en consideraci6n que la rectiflcaci6n va a
hacerse al mismo tiempo en todos los Cuerpos de Ej6r-
cito, que ninguno de esos'Cuerpos de Ej6rcito excede
ochenta mil plazas, lo que da bastante tiempo para
que se haga ese trabajo, si el trabajo es simultkneo
en toda la Isla. Asi yo me atrevo a rogar a la Co-
misi6n que acepte un plazo que no exceda de cinco
meses.
SR. MANDEZ CAPOTE: La Comisi6n esta conform
con lo propuesto por el Sr. Frias agregando: cuenta en el mes de Enero si estuviera reunido el Con-
greso.)
SR. SILVA, Secretario: articulo seis (Lee.)
Sn. SILVA: Yo pediria que se suprimiera eso de p6rdida de tiempo.,
Sn. PRESIDENTE: Se pone a votaci6n. Se aprueba.
SR. SILVA, Secretario: articulo siete (Lee.)
SR. SANGUILY: Tengo que expresar que no se en-
tiende si en esos treinta mil pesos van incluidos los
sueldos.
SR. MENDEZ CAPOTE: Pido la palabra:
Sit. PRESIDENTE: La tiene el Sr. M6ndez Capote.
Sn. MENDEZ CAPOTE: Ahi en el articulo hay una
frase final, en la cual la Comisi6n seguramente no se
ha fijado, que dice: (dando cuenta al Congreso de su
inversion.) Sera el fnico caso en que deba darse cuen-
ta a! Congress de la inversion. En todos los paises
hay oficinas especiales que cstAn por encima del Con-
greso y del Ejecutivo que le exigen cuentas al Congre-
so, y que nos la exigiran A nosotros de los fondos que
manejamos. De manera que el Ejecutivo va como
vamos nosotros a esa oficina h dar cuenta de c6mo
invierte el dinero que pasa por su mano, y precisa-
mente se trata de una oficina de la que podemos decir






266 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


que es una de las cosas mejor organizadas que ha de-
jado la intervenci6n. Yo pediria por tanto, que se
suprimiera esa plaza.
Sn. REcio: Pido la palabra para hacer una pregunta
ala Comisi6n., Los 30 mil pesos esos, digo. en esos
30 mil pesos entran los sueldos de ]a Comisi6n?
SR. MANDEZ CAPOTE: Son para los gastos.
SR. SANGUILY: Pido la palabra para hacer una indi-
caci6n 6 la Comisi6n. Es mi opini6n que 30 mil pesos
para los gastos, resultan, excesivos. Quiero lamar
sobre esto la atenci6a de la Comisi6n para decir, ,4
qu6 se destina esa cantidad que no se dice para
qu6 es?
SR. RECIO: Yo creo que si los sueldos de la Comi-
si6n y Sub-comisi6n no estAn incluidos con el cr6dito
que esta ley le autoriza al Ejecutivo, se va a encon-
trar con que no puede disponer de cantidad alguna
para otras atenciones relatives al mismo asunto; de
manera que yo creo que debe agregarse algo que diga
que el Ejecutivo puede disponer de treinta mil pesos y
algo mas de lo que pueda resultar.
SR. FRiAs: Asi es que dice ahora de este modo. (Lee.)
SR. MENDEZ CAPOTE: Siempre que se va a liquidar
una deuda de esa cantidad, parece natural que se dB
cuenta de la inversi6n de la cantidad que se destina
para ese objeto. Aqui se ha fijado esa cantidad d& 30
mil pesos, lo mismo que se hubiera puesto 50 mil, pero
se dice "dando cuenta de su inversi6n."
SR. SANGUILY: Pero lo mas que se puede pedir a
noi que va votar, es que sepa lo que vota y la ver-
dad es que yo no s6 & qu6, en la mente de los sefiores
que redactarou el Proyecto de Ley se destinan los 30
mil pesos.
Si se conocen los gastos, 4por qu6 aproximadamente
no se ha detallado lo que se necesita y no poner una
cantidad inferior & la necesaria?
SR. MAINDEZ CAPOTE: He tenido que interrumpir al
Senado con la venia de la Presidencia para hablar con
uno de los individuos de la CAmara de Rrpresentantes
que esta presenciando el debate, y me dice que se tra-
ta de cinco mil pesos mensuales, cuya cantidad se ne-
cesita para gastos de instalaci6n de oficinas de escri-
bientes, viajes, impresos y otras muchas cosas.
Deiitro de esa cantidad de cinco mil pesos al mes,
estarAn pagadas una oficina central en la Habafia, ha-
brA dos Sub-comisiones en Oriente, una en Camagiiey,
una en Matanzas, una en las Villas y otra en Pinar
del Rio.
SR. PRESIDENTE: 4Se aprueba, pues, el articulo en la
forma que acaba de ser explicado, que el senior Frias
se servirA leer? (Setales afirmativas.)
SR. FRfAs, Secretario: (Lee el articulo 8?) Yo entien-
do que aqui hay que aclarar algo. Las declaraciones
que se hagan, se exijen que sean bajo juramento. Si
la ley dispone eso, es innecesario el articulo 49; si se
va a exigir 6ste, mis fIcil es establecer esta condici6n
y la Ley.....
SR. MANDEZ CAPOTE: (Interrumpiendo.) Tiene mu-
cha raz6n el senior Frias, yo pondria esa disposici6n
mis clara, de la manera siguiente: ,Las declaraciones
se harAn bajo juramento,, con las responsabilidades
que establecen las Leyes.
Sn. RECIo: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Recio.
SR. BETANCOURT: 4Este es el iltimo articulo del
Proyeeto?
SR. RECIO: He pedido la palabra, senior Presidente.
SR. BETANCOURT: Iba A hacer una manifestaci6n,
pesto que existe una diferencia entire el Proyecto que


nos envia la Camara y el que acabamos de aprobar,
parece necesario el nombramiento de una Comisi6n
inixta para ponernos de acuerdo uno y otro Cuerpo.
SR. REClo: Yo habia entregado a la Comisi6n nom-
brada para dictaminar sobre .-te acuerdo de la Cama-
rs; yo habia entregado una moci6n, que ella parece
que no tuvo en cuenta 6 quizAs le parecia no aceptable;
unos compafieros me indican que la lea ahora; es am-
pliando el articulo del Proyecto que acaba de leerse.
(Lee la moci6n.)

((La Comisi6n nombrada ha acordado por unanimi-
dad las siguientes enmiendas al proyecto de Liquida-
ci6n recibido de la Camara de Representantes:
Al Art. 2 agregarle al final: (6 ingresaron en 6ste
despu6s del 21 de Abril de 1898.)
El Art. 39 comenzarA: Podran nombrarse Sub-Co-
misiones de tres 6 cinco miembros para cada Cuerpo
de Ej6rcito,) etc., en vez de Provincias, etc.
El Art. 59 dird: ((E1 Ejecutivo nombrara libremente
las personas que hayan de former la Comisi6n y Sub-
Comisiones, les sefialarA los sueldos, que no excederan
de cinco mil pesos para el Presidente y tres mil para
los miembros,n etc.
Domingo Md6ndez Capote. -Martin Morfa Delgado.
-Jos6 de Jesius Monteagudo. -Francisco Carrillo.)

SR, MENDEZ CAPOTE: Pido la pa.labra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el Sr. M6ndez Capote. "
SR. MANDEZ CAPOTE: La Comisi6n estudi6 la en-
mienda del Sr. Recio y realmente nosotros abundamos
en el espiritu en que se inspira esa enmienda; pero nos
pareci6 una cosa tremenda, porqu6 se iban 4 consignar
una series de responsabilidades al miembro del Ej6rcito
Libertador que cometiera una falsedad, y realmente
se encontrarian en unas condiciones muy raras porque
ninguna otra persona en la Isla de Cuba, que come-
tiera una falsedad tendria sobre si tal cilmulo de penas
por el delito, como las que se sefialaban en la moci6n.
Tenia la pena que sefiala la Ley al perjurio, el m6xi-
mtin de la pena que el C6digo sefiala, es decir que 6
estos individuos se les separa de la general en cuanto
A la penalidad, pues se le condena como si en 61 con-
currieran todas las circunstancias agravantes, aplican-
dosele el mAximun que ]a Ley sefiala, es decir que no
se deja para 61 vigente el C6digo Penal en cuanto que
los Tribunales ordinarios deben aplicar la pena en que
haya incurrido, con arreglo A las circunstancias que
concurran, que no en todos los casos habian de concu-
rrir todas las agravantes en estos individuos; pero to-
davia mks; se la castiga con la p6rdida de la cantidad
que podia corresponderle, si es que le correspondia
alguna. De manera, que al faltar a la verdad tenia
la pena que se sefiala al delito de perjurio, pero en su
grado maximo y ademAs la p6rdida de lo que po-
dia corresponderle. Todas estas nos parecian de-
masiado penas y solamente consignamos la imposici6n
de pena la del delito de perjurio, y no crea el se-
for Recio que sea poca pena la que por este delito
se aplica.
SR. RECIO: Pido la palabra.
SR. PR*SIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Recio.
SR. RECIO: El hecho de probar yo que entregu6 mi
moci6n A los Sres. de la Comisi6n, a quienes hahl6 en
privado, demuestra que mi intenci6n no era el de ex-
cederme en el castigo que se pedia por esa falta, sino
llamar la atenci6n de la misma Comisi6n sobre la di-
cha falsa para que ella, con mas competencia que yo,
la previera, y la consignara en el proyecto. Desde
luego yo no tenia intenci6n deliberada de sostener
todo el alcance de mi moci6n y en prueba de ello, la






DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 267


he retirado con el solo hecho de que la Comisi6n no
se ocupara de ella.
Si la present de nuevo aqui en la sesi6n fu6 acce-
diendo A la sfiplica de algunos de mis compafieros que
me pidieron que asi lo hiciera porque creen que pu-
diera-sostenerse la parte de ella que se refiere 6 la p6r-
dida del haber del individuo que incurriera en la
falta.
Me interest, pues, hacer constar que no tengo in-
teres alguno en que prevalezca toda la enmienda y
ademAs que si la he traido A la sesi6n es porque he
querido acceder, como antes he dicho, A las sfiplicas


de mis amigos que me pedian que asi lo hiciera, no
siendo mi intenci6n, al redactar la moci6n, otra que
Ilamar la atenci6n de la Comisi6n para que ella adop-
tara, si creia convenient hacerlo asi, el proyecto a los
fines de mi enmienda.
SR. FaiAs: Yo desearia que este articulo octavo se
cambiara haciendo obligatoria la declaraci6n bajo jura-
mento con las penalidades senialadas por la Ley Pro-
cesal.
Sn. PRESIDENTE: Se pone a votaci6n el articulo.
(Aprobado). Se levanta la sesi6n para continuar la
discusi6n pendiente el lunes 6 las dos de la tarde,
Hora: las ocho y cinco minutes p. m.


iMPRENTA DE RAMBLA Y 1OUIZAS,-UOPOat


-


1 I




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs