Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba.
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072699/00675
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Senado
Publisher: Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
 Subjects
Subject: Legislation -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began with: Vol. 1, 1902.
General Note: Description based on: 2. Legislatura vol. 2, no. 1 (abr. 6 de 1907); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072699
Volume ID: VID00675
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001844861
oclc - 30331556
notis - AJR9135
lccn - sn 94026346

Full Text










DIARIO DEr SESSIONS

DEL

CONfiRESO DE LA REPUBLIC DE CUBA

PRIMERA LEGISLATURA.-1902.


VOL. 1. HABANA, OCTUBRE 23 DE 1902. NUM. 19.


SENADO.



D&imasexta sesi6n ordinaria.-Julio 11 de 1902.


SUMARIO


Continda Ia discusi6n de la Ley orgAnica de las Secretarias del Despacho.-Eunmienda del scfior Ca-
bello.-Enmiendas del senior Morda Delgado.


A las dos horas y cincuenta minutes de la tarde y
bajo la Presidencia del Sr. EstEvez comienza la sesi6n.
SR. PRESIDENTE: Se habre la sesi6n.
El Official de actas leerA la del dia anterior.
SR. OFICIAL DE ACTAS: (Lee la de ]a sesi6n anterior.)
SR. PRESIDENTE: ,Se aprueba el acta, sefiores Sena-
dores?
SR. ZAYAS: Tengo que hacer una rectificaci6n'al
acta. Ahi se dice que yo manifesto que renunciaba ii
la palabra si la Comisi6n aceptaba la permanencia de
las Secretarias de Agricultura., Industria y Comercio
y de Obras Pdblicas, cuando lo que dije fu6, que si
aceptaba esa permanencia, sobre ese punto no usaria
de la palabra; si sobre el otro extreme de la enmienda.
SR. PRESIDENTE: ZSe aprueba el acta con la rectifi-
caci6n indicada por el Sr. Zayas?......... (Seales afir-
mativas.)
SR. PRESIDENTE: Queda aprobada el acta.
SR. SILVA, Secretario: Orden del dia: Continuaci6n
de la discusi6n del dictamen de la Comisi6n sobre la
Ley de Secretarias. Hay una enmienda del Sr. Cabe-
llo antes del articulo 2? en snstituci6n del articulo 2:
dice asi:
"AL SENADO.
El Senador que suscribe propone que en la Ley de
Secretarias del Despacho figure los siguientes ar-
ticulos:
Articulo 29 Para Secretario de Despacho se re-
quiere:
19 Ser ciudadano cubano en el pleno goce de los
derechos civiles y politicos.
2? No tener pendiente reclamaci6n alguna por
daiios sufridos durante ]a filtima guerra.


39. No ser deudor al Estado, Provincia 6 Munici-
pio, a excepci6n de la contribuci6n del afio corriente.
4 No sostener pleitos ni reclamaciones por si 6 4
nombre de su esposa 6 hijo, contra el Estado, la Pro-
vincia 6 Municipio.
Articulo 3 El cargo de Secretario de Despacho es
incompatible:
1 Con el de cualquier otro retribuido 6 no, del
Estado, Municipio 6 Provincia, exceptuindose finica-
mente el de Catedratico por oposici6n de Estableci-
miento official, obtenido con anterioridad A su desig-
naci6n.
2? Con el ejercicio de la profesi6n de abogado.
3 Con el de Secretario 6 Consejero de Sociedades
An6nimas.
4 Con el de Contratista del Estado, la Provincia
y el Municipio.
Sal6n de Sesiones, Julio 9 de 1902.-Adolfo Cabello."
SR. PRESIDENTE: Se pone a discusi6n la enmienda.
SR. CABELLO: Antes de hacer uso de la palabra,
desearia saber si la Comisi6n acepta 6 n6 esa en-
mienda.
SR. PRESIDENTE: ,Quiere usar de la palabra el se-
for Dolz?
SR. DOLZ: Seflores Senadores: yo lamentaria much
que se creyese que hay un espiritu de intransigencia
en la Comisi6n, al no aceptar ninguna de las enmien-
das con que se da cuenta en estas sesiones que vienen
celebrAndose. Para evitar que se entienda por alguien
que hay ese espiritu de intransigencia me conviene
hacer observer que la Comisi6n que ha llevado a cabo
el Proyecto de Ley que ha tenido el honor de presen-
tar al Senado, no ha trabajado Ai ocultas de los demas
seilores Senadores, no ha trabajado encerrada exclusi-







188 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


vamente en el criterio de los miembros que la compo-
nen, como era correct y procedente que lo hiciera, si
asi lo hubiera estimado convenient; no, la Comisi6n,
Ilevada de un espiritu de benevolencia y cortesia ha-
cia los demhs compaileros, ha tenido buen cuidado do
Ilamarlos antes de emitir el dictamen. La Comisi6n
ha celebrado sesiones particulars; pero tambi6n ha
celebrado sesiones convocando A los demis seilores
Senadores para un cambio general de impresiones, y
el Proyecto que ha tenido el honor de presenter al
Senado, no es el product lnico del criteria de la mis-
ma; ahi estAn reflejados los pareceres y opinions de
muchos otros Senadores que no forman parte de esta
Comisi6n; muchas de las enmiendas del senior Cabello,
que (1 presentaba en las conferencias extraoficiales,
fueron aceptadas por la Comisi6n, y hoy forman parte
do su dictamen, como si fueran obra de 611a, cuando
son el criterio del senior Cabello. Yo quiero, pues, ad-
vertir que la Comisi6n ha estado ben6vola con sus
compaileros, que ha aceptado enmiendas en las sesio-
nes extraoficiales que celcbr6, y que si hoy aparece no
aceptando esas enmiendas es porque ya ha aceptado
otras muchas, pero no por un espiritu de intransi-
gencia.
Por ese motive la Comisi6n no acepta la enmienda
A que se ha dado lecture.
SR. CABELLO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el sefnor Cabello.
Sn. CABELLO: Ya yo habia reconocido ese espiritu
de conciliaci6n, ese espiritu de cortesia, que ha veni-
do animando en todos sus actos 4 los sefiores de la
Comisi6n.
Sabido es que la Comisi6n ha aceptado no pocas de
las enmiendas propuestas por el Senador que tiene el
honor de usar de la palabra en estos mementos; y en-
tiendo que, en este punto, respect de esta enmienda,
la Comisi6n se encuentra dividida: hay miembros de
]a misma que opinan que debe aceptarse y otros que
no, y no tendria nada de particular, que la mayoria
resultase favorable a su adopci6n. Yo no s6 si el se-
fior Dolz ha interpretado los deseos de los Sres. San-
guily y Recio.
SR. DOLZ: Pido la palabra para rectificar.
SR. PRESIDENTE: La tiene el Sr. Dolz.
SR. DOLZ: La Comisi6n lleg6 al acuerdo, por mayo-
ria, de no aceptar esa determinaci6n de condiciones
para el nombramiento de Secretarios y las incompati-
bilidades de esos cargos con otros cargos, ese es un
acuerdo tornado por mayoria de la Comisi6n. El he-
cho de que est6n ausentes algunos miembros de esa
Comisi6n, no autoriza en manera alguna, A los presen-
tes, para faltar a esos acuerdos de la Comisi6n. Por
tanto, la Comisi6n so vE en el caso de sostener ese
acuerdo en aquella forma, torado por mayoria, aun-
que algunos de sus miembros se hallen en estos mo-
m-ntos ausentes de aqui. .
SR. CABELLO: Pido la palabra para defender mi en-
mienda.
SR. PRESIDENTE: La tiene el Sr. Cabello.
SR. CABELLO: Entiendo, Sres. Senadores, que es im-
posible que un cargo tan important como el de Secre-
tario del Despacho, pueda ser desempefiado por perso-
nas, que no reunan, por lo menos, determinadas con-
diciones. La primera condicibn que debe tener un
Secretario de Despacho, es la libertad, ]a imparciali-
dad, la imposibilidad absolute de que pueda acceder a
ninguna consideraci6n, A ningin interns, A ninguna
conveniencia particular; la primer condici6n que en
la prActica se exige a los Secretarios del Despacho es,
que sean ciudadanos cubanos, 6 naturalizados, en el
pleno goce 6 ejercicio do sus derechos civiles y politicos.


Esto no es una exigencia mia, esta exigencia la
consigna la Constituci6n.
Hasta hace poco opinaba que los Senadores tuvie-
ran, por lo menos: 35 aflos de edad; pero desisti de
mantener esa exijencia porque la historic nos enseila
que ha habido secretaries 6 ministros que han presta-
do grades servicios a sus respectivas naciones, no
obstante contar con muy pocos aifos, y que, por tanto,
hay personas de grades aptitudes, aunque tengan po-
cos ailos, que pueden prestar grades servicios al
Pais, y no seria convenient cerrarles la puerta para
entrar en el Senado.
La segunda condici6n es que los Secretarios del
Despacho no tengan pendiente reclamaci6n alguna por
dafios sufridos durante la fltima guerra. Dadas las
palabras que antes he pronunciado, cred quo no nece-
sito decir nada sobre este punto, porque es indiscutible
que las personas que tengan pendientes esas reclama-
ciones, no estarian en las condiciones de libertad ne-
cesarias para desempefiar el cargo de Sccretario del
Despacho, para poder proceder en todos los asuntos
del Estado come al Estado interest.
Tercero: "No ser deudor al Estado, Provincia 6 Mu-
nicipios con excepci6n de las contribuciones del aflo
corriente." Este es un punto al cual creo que nadie
debe oponerse. Dentro de las reglas que informant la
Administraci6n de todos los Estados es impossible que
quien sea deudor al Estado, al Municipio 6 la Pro-
vincia, pueda estar al frente del Gobierno, porque es
natural que este Gobierno presto A esos deudores con-
sideraciones, presto a esos deudores esperas, que no
concederia A los particulars.
Y, por fltimo, "No sostener pleito ni reclamaci6n
,por si, 6 nombre de su esposa 6 hijos contra el Esta-
do, la Provincia 6 el M[unicipio."
Entiendo tambi6n que es en extreme convenient
que el que sostiene un pleito contra el Estado, la Pro-
vincia 6 el Municipio, no pueda former parte de ese
Gobierno. Este es el articulo segundo y creo que an-
tes de tratar del tercero el Sr. Dolz tiene 6 quiere hacer
uso de la palabra.
SR. DOLZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: El Sr. Dolz tiene la palabra.
SR. DOLZ: Sefiores Senadores: a pesar del m4todo
que ha seguido el Sr. Cabello en su argumentaci6n
usando la forma que ha estimado convenient, yo uso
igualmente de un derecho aceptando los m6todos que
estimo mejores y, por lo tanto, hablo en contra de la
totalidad de la enmienda. Las razones que la Comi-
si6n ha tenido para no aceptar la enmienda son las
siguientes: la Comisi6n cree que esas limitaciones que
se imponen para el nombramiento de Secretaries son
contrarias A los preceptos de la Constituci6n, en los
t6rminos que voy A demostrar.
El Articulo 68'de la Constituci6n dice: <(Inciso 8?
Nombrar y remover libremente A los Secretarios del
Despacho, dando cuenta al Congreso., De manera
que si comienza la Constituci6n, que es la Ley fun-
damental, por establecer una facultad tan lib6rrima
para el Presidente de la Repftblica de nombrar libre-
mente a sus Secretaries, no creo que se pueda imponer
limitaci6n alguna A esos nombramientos, que se puedan
expresar condiciones que limiten la libertad de esos
nombramientos. La Constituci6n, sin cortapizas de
ningfin g6nero, ha dado al Presidente de la Repfiblica
complete potestad para hacer los nombramientos de
Secretarios y por eso, en mi concept, cualquiera clase
de limitaci6n que se establezca es oponerse al verdadero
sentido de ese precepto constitutional.
Pero ha.y mAs, Sres. Senadores; el Articulo 76 de la
Constituci6n dice lo siguiente: (Para el ejercicio de sus







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 189


atribuciones tendrd el Presidente de la Repilblica los
Secretarios del Despacho que determine la Ley; de-
biendo recaer el nombramiento de 6stos en los ciuda-
danos cubanos que se hallen en el pleno goce de sus
derechos civiles y politicos.))
De manera que la Constituci6n que habia escrito
aquella facultad liberrima para el Presidente de la
Reptiblica, entendi6, sin embargo, que determinadas
condiciones podian requerirse a las personas designa-
das para el cargo de Secretario del Despacho, y esas
condiciones, finicas que la Constitucian ha creido con-
veniente establecer, taxativamente las consigna, en el
articulo 76. Primera condici6n: ser ciudadano cubano.
Segunda: estar en el pleno goce de sus derechos civiles
y politicos.
Saben perfectamente los seflores Senadores, que hay
ciudadanos cubanos de distintas classes, unos por naci-
miento, otros por naturalizaci6n, y este precepto de la
Constituci6n no distingue classes de ciudadanos, sino
los llama A todos con la frase "Ciudadano Cubano."
De suerte que si esas son las dos condiciones expresa-
das en el articulo 76, si son las finicas-limitativas para
el nombramiento de Secretarios del Despacho, todos
los cubanos, ya sean de nacimiento, ya por naturali-
zaci6n, estAn comprendidos dentro del texto del Ar-
ticulo 76, y cualquiera que se encuentre en esas
condiciones political y civiles, en la plenitud de sus
derechos civiles y politicos, reuniendo el requisite de
la ciudadania cubana, puede ser Secretario de Despa-
cho; el que no se encuentre en esas condiciones seila-
ladas en el Articulo 76 no puede ser Secretario del
Despacho; porque se lo prohibe ese Articulo de la
Constituci6n.
Voy a poner a los seilores Senadores un caso practi-
co: un ciudadano cubano por naturalizaci6n; pero ciu-
dadano cubano quc est6 en el pleno goce de sus
derechos civiles y politicos, que tenga cumplida la
edad de 23 afios, que es la edad que se seilala .para la
mayoria de edad, i,ticne derecho a ser nombrado Sc-
cretario del Despacho? Indiscutiblemente, porque reu-
ne las condiciones, las dos condiciones, establecidas
on la Constituci6n, y sin embargo si se aceptase la
enmienda del Sr. Cabello, no podria ser Secretario de
Despacho si no concurria en 61 la condici6n de cubano
por nacimiento; por lo tanto esa enmienda viene : li-
mitar, 4 infringir el precepto constitutional.
Acaso se dira: pero la Constituci6n no desenvuelve
esta material en toda su extension, la Constituci6n no
establece si el Secretario ha de ser cubano por naci-
miento 6 por naturalizaci6n, no se ocupa de nada de
eso. Semejante razonamiento, semejante argument
no guardaria harmonia con la previsi6n de los seilores
que votaron y aprobaron la Constituci6n. V6ase si no
lo que los autores de la Constituci6n previeron en el
Articulo 46 cuando se trataba del nombramiento de
Senadores: ( cubano de nacimiento; 2? Haber cnmplido 35 aflos;
3 Hallarse en el pleno goce de sus derechos civiles
.y politicos.)) Es decir que si esto legislaron, es porque
tenian la plena conciencia de que para un cargo
de esta clase debia exigirse la condici6n de naci-
miento y, por esa raz6n es que nos encontramos
que en otros cargo no se require esa condici6n de
nacimiento; ellos creyeron suficiente la de naturali-
zaci6n, a falta de la otra, de manera que no es raz6n
decir que la Constituci6n no ha previsto estos particu-
lares, puesto que los ha previsto cuando era necesa-
rio; si la condici6n de nacimiento se consigna en el
nuimero uno del Articulo 46 y no se consigna en el ca-
so del articulo 76, es porque los legisladores creyeron
que en unos casos so debia establecer y en otros no


esa condici6n de nacimiento, bastando ]a de ser cuba-
no por naturalizaci6n; esto es lo que se ha querido
hacer por los legisladores y cualquier otra Ley que se
vote que est6 en contra del pensamiento y sentir de
los autores de la Constituci6n.
El Art. 51 de la Constituci6n dice: ( Senador y Representante son incompatible con cua-
lesquiera otros retribuidos, .de nombramiento del Go-
bierno; exceptuAndose el de CatedrAtico por oposici6n
de Establecimiento official, obtenido con anterioridad
k la eleeci6n.) De manera que fu6 tan previsora la
Constituci6n, han sido tan previsores los autores de
este precepto constitutional, que han sabido exijir
la condici6n necesaria de nacimiento cuando la han
creido 6onveniente, que establecen tambi6n el caso
de incompatibilidad cuando creen tambi6n conve-
niente ese caso de incompatibilidad. De suerte que
estos legisladores que tienen el cuidado en el Ar-
ticulo 51 de establecer incompatibilidades cuando
de Senadores se trata, y exigen la condici6n de na-
cionalidad s6lo y, sin embargo, cuando se habla de
Secretarios del Despacho nada dicen, claro est& que no
quisieron establecer esas limitaciones cuando de Secre-
tarios de Despacho se trataba. Por consiguiente, esa
enmienda esta en contra de la Constituci6n, del pre-
cepto constitutional y del espiritu sustentado en 61.
Todo esto bastaria, Sres. Senadores, para no aceptar
la enmienda del Sr. Cabello; pero ademAs hay otro or-
den de razonamientos para que la Comisi6n no la
acepte.
Quiero conceder la constitucionalidad de esa limita-
ci6n expresada en la enmienda del Sr. Cabello. ,Y
qu4 se lograria con ella, Sr. Cabello? Seria completa-
mente inftil la aprobaci6n de esta enmienda. iCree
el Sr. Cabello que con esas reglas que ha formulado se
evitarian todos los perjuicios que pudieran presentar-
se en el nombramiento de los Secretarios del Despa-
cho? iCn ntas preguntas se le pudieran dirigir al se-
for Cabello! Por ejemplo: un individuo que hubiera
sido condenado anteriormente por algfn delito, afn
cuando ya no estuviera privado de la plenitud de sus
derechos civiles y politicos, aftn cuando no pesara so-
bre 61 una inhabilitaci6n temporal jcree el Sr. Cabello
que debe 6 pueda ser nombrado ese individuo Secreta-
rio del Despacho, ain cuando hubiera sido encarcela-
do por el hecho de que siendo comerciante se hubiera
declarado en quiebra? ,Cree el Sr. Cabello que pueda
ser nombrado Secretario de Despacho?
iCuAntas cosas se podrian senalar que no seria posi-
ble admitir en funcionarios de alta categoria, y, sin
embargo, no estiin comprendidas en la enmienda del
senior Cabello. ;Pero por muchas que se consignaran
siempre faltarian muchas mas; y cuando se hubiera
hecho una extensa list en que estuvieran sefialadas
todas las incompatibilidades para ese cargo de Secreta-
rio del Despacho, podria preguntarse al Sr. Cabello
i,y si no esta comprendida en esas incompatibilidades
puede ser nombrada una persona, aqui en este pais en
donde por ser pocos nos conocemos todos, puede ser
nombrada una persona que, es infitil para ese puesto
6 no tiene condiciones 6 complete conocimiento para
el desempeiio de las funciones de un cargo tan elevado?
El Sr. Cabello no admit, conform su enmienda,
que fuera nombrado Secretario de Despacho una per-
sona que estuviera debiendo un semestre de con-
tribuciones, ain cuando esa persona fuera un pa-
triota y un hombre de grandes conocimientos no
podria ser nombrado Secretario de Despacho porque
debe un semestre de contribuciones. Pero si una per-
sona no debe ese semestre de contribuciones y le
falta honradez y conocirientos, esa si puede ser nom-







190 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


brada Secretario de Despacho, porque no estA com-
prendida en las condiciones limitativas que establece
en su enmienda el Sr. Cabello.
No se lograria nada prActico, seiilores Senadores, en
cargos tan elevados, en cargos que necesitan tantas
condiciones con establecer ciertas limitaciones. Estos
son cargos de extraordinaria confianza, cargos que
emanan directamente de las atribuciones del Poder
Ejecutivo. La persona que ha de nombrarlos, sefio-
res senadores, es una persona que ha obtenido la vo-
taci6n direct de todos los electores, es decir, del pue-
blo cubano, y el nombramiento de Secretarios no es
mAs que una conveniencia de esa misma confianza- que
en el Presidente deposit el pueblo.
Por estas consideraciones es que yo puedo' afirmar
ante la Camara que en ninguna Ley de empleados
civiles se comprende A los Secretarios del Despacho,
absolutamente en ninguna; en todas las leyes de em-
pleados civiles se exigen multiples condiciones, se
exigen 6 indican determinadas capacidades, desde
oficiales quintos hasta Jefes de administraci6n, pero
ninguna de esas leyes comprende A los Secretarios del
Despacho; son tan elevadas sus funciones, significa su
nombramiento tal confianza que no es possible ponerle
cortapisas, no es possible comprenderlos en ninguna
Ley de empleados.
De manera que estos razonamientos que acabo de
exponer son los que han guiado A todos los paises, y
vea el Senado si la Comisi6n tiene motives para no
aceptar la enmienda; pero, en definitive, si fuera
necesario aceptar distintas capacidades no seria en
una ley orgAnica de las Secretarias donde eso debiera
constar; eso seria cuesti6n reglamentaria; si las razp-
nes que acabo de exponer no hicieran peso en la vo-
luntad del Senado, no podria ser, repito, en esta Ley
de Secretarias donde debian consignarse esas capaci-
dades, sino en el Reglamento de esas referidas Secre-
tarias.
Con esto creo haber demostrado la imposibilidad en
que esta la Comisi6n de aceptar ]a enmienda del sefior
Cabello.
SR. CABELLO: Pido la palabra.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Cabello.
SR. CABELLO: HIablar6 brevemente A pesar del calor
que ha comunicado A su discurso el Sr. Dolz, al opo-
nerse A mi enmienda.--El Dr. Dolz, al oponerse A mi
enmienda, decia que ella contaba limitar la facultad
que de nombrar libremente sus Secretarios tiene el Pre-
sidente de la Repfiblica y yo entiendo que no es asi.-
Si el Presidente de la Repftblica tiene indiscutiblemen-
te el derecho de nombrar A sus Secretarios A sus em-
pleados, es natural que el Senado, es natural que el
pals quiera que, al hacer libremente esa elecci6n, ]a
haga siempre dentro de ciertas condiciones en bien de
la Naci6n.
No es que yo quiera establecer una limitaci6n A la
libertad que tiene el Presidente: hay otra libertad mis
sagrada, hay otra libertad que la Constituci6n consig-
na de una manera mAs terminate y sin embargo A esa
libertad se oponen limitaciones dentro y fuera de la
Constituci6n: me refiero A la soberania del pueblo: el
articulo 43 de la Constituci6n la consagra en esta for-
ma; "La soberania reside en el pueblo de Cuba y de
61 dimanan todos los poderes pfiblicos". Y sin embar-
go al pueblo no se le deja, ni es possible que se le deje
hacer las designaciones que 61 tenga por convenient;
se fijan determinados limits A esta libertad y se le di-
ce al pueblo: para nombrar los Senadores es necesario
que el que nombres r'euna las condiciones siguientes:
(lee el articulo 46.)
Esa libertad de que goza el pueblo tiene que ser mA,


considerable que la de que goza el Presidente de la Re-
pfLblica y no obstante, repito, esta libertad no es abso-
luta, estA limitada por la Constituci6n, y no s6lo por
la Constituci6n, sino tambi6n por la Ley Electoral
provisional que A nosotros nos ha traido A los cuerpos
representatives.
,Puede dentro de esta Constituci6n elegir libremen-
te el pueblo A los Senadores? 4,Bastan estas condicio-
nes 6 esta condici6n para ser Senador? Nosotros
sabemos que n6: los articulos segnndo, tercero y cuarto
A que acabo de referirme marcan nuevas capacidades,
nuevas condiciones para poder elegir A los Represen-
tantes y Senadores; luego esta condici6n que sefiala el
articulo 46 de la Constituci6n, no sefialadas taxativa-
mente, pueden extenderse como se han extendido en
esta Ley Electoral en cuya virtud el Dr. Dolz y yo nos
sentamos en este CAmara.
Por lo tanto el Sr. Dolz convendrA conmigo en que
no estan sefialas taxativamente en la Constituci6n las
condiciones que se requieren para el cargo de Senador,
ni las capacidades para desempefiar el cargd de Repre-
presentante. Basta leer el articulo 76 de la Constitu-
ci6n para comprender que las condiciones que exige la
Constituci6n para el cargo de Secretarios de Despacho
no estin sefialadas taxativamente.-El articulo 76 di-
ce (lee.)
Aqui no estAn seiialadas estas condiciones taxativa-
mente, aqui no hay, ni direct ni indirectamente, nin-
guna prohibici6n para que puedan exigirse nuevas
condiciones, ni para que puedan establecerse incompa-
tibilidades; y no la hay Sres. Senadores por una raz6n
muy sencilla: es impossible que siendo como son las
condiciones que yo pido al Senado que acuerde condi-
ciones de moralidad, condiciones que necesariamente
han de reunir los Secretarios del Despacho, es imposi-
ble que la Constituci6n se adelantara A prohibir esas
condiciones y esas capacidades.
El Sr. Dolz dice que las condiciones que yo exijo no
son las finicas que se pudieran exigir y esto lo finico
que demuestra, digo yo, es que lo que yo propongo
puede agregarse con algo nuevo, pero nunca prescin-
dirse de ello.
En este concept entiendo que mi proposici6n no
pugna en lo absolute con la Constituci6n y que, por lo
tanto, tratandose de los Secretarios del Despacho debe
acordar el Senado que tengan las condiciones que exi-
gen lo delicado del cargo que van A desempefiar.
SR. DOLZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el seilor Dolz.
SR. DoLz: La Ley Electoral A que se ha referido el
senior Cabello regia cuando no regia la Constituci6n:
si tratAramos de invocar la Ley Electoral, acaso dis-
cuti6ramos el senior Cabello y yo sobre la redacci6n de
sus articulos, acaso sostuviera yo la misma opinion
que ahora he sostenido, pero de todas maneras siempre
tendriamos que esas condiciones se pueden sefialar en
una Ley Electoral, en un Reglamento, pero nunca en
una Ley Organica.
Y para terminar este debate que creo que no debe
dArsele demasiada extension dire que si las doctrinas
del senior Cabello fueran ciertas y las condiciones que
exige la Constituci6n, por ejemplo, para elegir al Pre-
sidente de la Repfblica, no fueran taxativas sino que
se pudieran aumentar, podria entonces el sefor Cabe-
llo poner nuevas condiciones, exigir nuevas capacida-
des para ser Presidente de la Repftblica dificultando
de esa manera el pensamiento constitutional.
SR. PItRSIDENTE: 4El senior Cabello quiere usar de ]a
palabra para el otro articulo?
SR. SANGUILY: Quiero la palabra, para con la venia
del Sr. President, hacer una pregunta al Sr. Cabello.








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 191


SR. PRESIDENTE: Tiene ousted la palabra.
SR. SANGUILY: Cuando se propone una Ley, y con
igual motivo, cuando se propone una enmienda, la ley
6 enmienda deben responder A alguna exigencia prac-
tica, a alguna necesidad de la realidad. Quisiera, por
tanto, para formarme una opinion clara acerca de lo
que debo votar, que el seflor Cabello autor de la en-
mienda que tengo delante, se sirviera contestarme cla-
ra y terminantemente acerca de los siguientes par-
ticulares:
Primero: ,sabe el senior Cabello si en las Secretarias
existe alguna persona nombrada por el Presidente para
una de ellas, que tenga pendiente reclamacion por da-
ilos sufridos durante la fltima guerra?
Segundo: i,Sabe el senior Cabello si hay algfin Secre-
tario que sea deudor al Estado, A la Provincia 6 el Mu-
nicipio A excepci6n de las contribuciones del ailo co-
rriente?
Tercero: 4Sabe el senior Cabello, si hay algfin Secre-
tario del Despacho que sostenga pleito 6 reclamaci6n,
por si 6 A nombre de su esposa 6 hijos contra el Esta-
do, la Provincia 6 el Municipio?
Cuando yo sepa que ha habido hechos de esta natu-
raleza, comprender6 que esta enmienda obedece A al-
guna necesidad, y entonces estar6 de acuerdo con el
senior Cabello.
SR. CABELLO: Pido la palabra para responder al se-
ilor Sanguily.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Cabello.
SR. CADELLO: Ignoro por complete que exista algfin
caso de los que me pregunta el senior Sanguily. Si yo
hubiera sabido algo respect A los Secretarios del Des-
pacho; si yo supiera que en alguno de ellos concurrian
alguna de las condiciones A que se refiere el articulo,
lo hubiera dicho franca y lealmente, no al tratarse del
Proyecto, sino en cualquier moment; pero, precisa-
mente, vuelvo A afirmar que no s6 que en los Secreta-
rios del Despacho concurran alguna de las condiciones
de ese articulo. Lo finico que deseo es que no pueda
nunca darse ese caso.
Entiendo, senior Sanguily, que las leyes no se hacen
para el present, sino para el porvenir; para impedir
que en cualquier moment en que no existan las per-
sonas dignisimas que boy se encuentran al frente del
Gobierno, pueda darse el- caso que prev6 esta en-
mienda.
SR. PRESIDENTE: Se pone A votacion la primer par-
te de la enmienda; votaci6n ordinaria. (Es rechazada.)
SR. PRESIDENTE: Se pone A discusi6n la segunda
parte.
SR. DOLZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Dolz,
SR. DoLz: Ademis de las razones de carActer gene-
ral que yo habia expuesto anteriormente, y que. por
tanto, comprenden tanto las condiciones como las in-
Scompatibilidades, tengo que haicer alguna especialmen-
te con referencia A esa incompatibilidad.
El senior Cabello hace incompatible el cargo de Se-
cretario del Despacho con el ejercicio de la profesi6n
de abogado y no lo hace con el ejercicio de cualquiera
otra profesi6n. Yo no veo la relaci6n entire el ejerci-
cio de la profesi6n de abogado con alguna 6 todas las
Secretarias del Despacho, si acaso, con la finica que
puede tener relaci6n, es con la Secretaria de Justicia,
y en ese caso debiera limitar la incompatibilidad al Se-
cretario de Justicia y no A todos los demAs Secretarios.
La finica raz6n de incompatibilidad de un destino
con el ejercicio professional, es 6sta: que el Secretario
del Despacho se debe todo el tiempo A las funciones
que le estAn encomendadas, y que el ejercicio de una
profesi6n le distraeria algin tiempo que debe dedicar


por complete al desempelio de su alto cargo. Y si esta
es la ,inica raz6n, lo mismo recae sobre el abogado que
sobre cualquiera otra profesi6n. 4,Por qu6 ha de ser
compatible el cargo de Secretario del Despacho con el
ejercicio de la profesi6n de medico? ,Por qu6 ha de
poder ser Secretario del Despacho un medico que tie-
ne que estar todo el dia visitando enfermos y em-
pleando, por tanto, en el ejercicio de su profesi6n,
part del tiempo que debe dedicar A su Secretaria?
4Acaso distrae ese tiempo el abogado y no le distrae
el medico ejerciendo el cargo de Secretario, y al mis-
mo tiempo su profesi6n? De manera que ya ve el Se-
nado que no hay raz6n alguna, en buena 16gica, para
que se estime incompatible con el cargo de Secretario
el ejercicio de la abogacia. Si se dijera que serA in-
compatible con el cargo de Secretario el ejercicio de
cualquiera profesi6n, habria mAs 16gica y no se esta-
bleceria una especie de privilegio A favor de las profe-
siones que no fueran las de abogado.
Pero de todas maneras, por un acuerdo quo el Sena-
do acaba de adoptar, no es possible que nosotros poda-
mos incluir esta material de incompatibilidades en una
ley orgAnica, sino en un reglamento, pues siendo ma-
teria reglamentaria no cabe en una ley orgAnica.
SR. CABELLO: Pido la palabra para contestar A una
pregunta que directamente me ha dirigido el senior
Dolz.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Cabello.
SR. CABELLO: Como yo soy abogado nadie puede
creerme sospechoso en este asunto, y estimo por esa
raz6n que puedo hablar con perfect conocimiento de-
esta material.
Al medico que nombren Secretario de Hacienda, por
ejemplo, es natural que no le irA A burcar ningfin
client, porque ese medico necesitarA todo el tiempo
para su Secretaria; al paso que el abogado que sea Se-
cretario del Despacho, ya de Hacienda 6 de cualquier
otro Departamento, es 16gico que el nfimero de sus
clients aumente de una manera extraordinaria, por-
que con su influencia cuenta con la casi seguridad de
poder ganar los pleitos.
SR. SANGUILY: Pido la palabra para hacer una pre-
gunta al sefior Cabello.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Sanguily.
SR. SANGUILY: Deseo saber de la amabilidad del se-
fior Cabello si un abogado al ser nombrado Secretario
del Presidente de la Repfiblica no pudiendo continuar
ejerciendo si no confia su bufete a algfin compafiero
para su desempeflo y entonces, si esto es asi, hay una
deficiencia 6, por lo menos, esa Ley no es bastante
preventive.
SR. CABELLO: El hecho A que el seflor Sanguily se
refiere es possible; pero es indiscutible que si un Se-
cretario de Despacho, A pesar de ]a prohibici6n que
tiene, dejara su bufete A cargo de otro abogado, nunca
resultaria igual A que despachase directamente los
asuntos de su bufete.
SR. DOLZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Dolz.
SR. DoLz: Yo tengo mejor idea del Poder Judicial
que hemos de constituir en la Repfiblica Cubana. Yo
tengo la seguridad de que en filtimo extreme los ne-
gocios judiciales van A parar siempre al Tribunal Su-
premo de Justicia, y como ese Tribunal Supremo lo
hemos de nombrar nosotros, porque ese nombramiento
compete al Senado, tendremos el cuidado de nombrar
para ese Tribunal funcionarios que no realicen lo que
el Sr. Cabello acaba de indicar, y por lo tanto que no
pueda dar mayor influencia A un abogado el que
desempefia una Secretaria cualquiera. Pero si 6sto es
asi, si (sto fuera exacto, si el hecho de que un senior








192 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


Secretario fuese fuera abogado y en el ejercicio de su
profesi6n biciera uso de la influencia, indiscutible-
mente grande que habria de ser darle su puesto, para
los negocios de su bufete, yo preguntaria entonces a
los seilores Senadores cqu6 influencia no tendriamos
nosotros los Senadores, que somos los que hacemos las
Leyes y tenemos que nombrar, ademds, A los mas al-
tos funcionarios que han de administrarlas? De manera
que, si hay incompatibilidad entire el cargo de abogado
con el cargo de Secretario de Despacho, tendriamos
entonces los Senadores, que somos abogados, que re-
nunciar al cargo de Senador.
SI. CABELLO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Cabello.
SR. CABELLO: Yo no tengo respect a'los funciona-
rios de justicia ninguna opinion mala, yo no he ha-
blado en ese sentido, Sr. Dolz, yo me he referido a
que los clients de un abogado que fuera a su vez Se-
cretario del Despacho irian A buscarlo en cualquiera
que fuera el Departamento en que estuviera; no me
he referido a lo que pudieran hacer los Tribunales,
sino A que pudieran con eso aumentar su clientele los
Secretaries del Despacho que ejercieran la profesi6n
de abogado, a eso es A lo que me he querido referir, no
a la influencia que pudiera tener en los Tribunales un
abogado que fuera Secretario de Despacho.
El Sr. Dolz y quizks todos mis compafieros tienen
constancia de que en sesiones privadas he tratado de
proponer que los Senadores estuvieramos impedidos
de ejercer nuestra profesi6n de abogados, los que lo
" fu6ramos; pero si no lo he hecho ha sido precisamente
para que no se creyera que yo pensaba alcanzar algo
mas que no ha estado en mi mente alcanzar.
Sn. PRESIDENTE: Los seilores Senadores que no es-
t6n conformes con la enmienda del Sr. Cabello, lo de-
mostrarAn en la forma de costumbre.
SR. SANGUILY: Yo suplico al Sr. Cabello que lea su
enmienda. (El Sr. Cabello lee su enmienda. )
SR. SANGUILY: Yo creo que cada una de esas in-
compatibilidades debiera votarse separadamente y
hago esa proposici6n al Senado.
SR. PRESIDENTE: 4,Estn de acuerdo los sefiores Se-
nadores en que se voten separadamente? (Acordado.)
Se procede a votar la primera incompatibilidad.
Efectuada la votaci6n da el resultado siguiente: 14
sefiores que votaron en pr6 y siete en contra.
SR. MOKR A DELGADO: Pido la palabra para explicar
mi voto.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Morfa,
para explicar su voto.
SR. MonRA DELGADO: He votado en contra porque
entiendo que eso debiera ser objeto del Reglamento y
no de esta Ley simplemente; pero creo que es just
esta media.
SR. PARRAGA: Al votar en contra de ]a enmienda
del Sr. Cabello no es porque yo entienda que pueda
ser compatible el cargo de Secretario del Despacho
con la condici6n de deudor al Estado, sino porque
entiendo que este no es el moment en que eso deba
establecerse como una incompatibilidad, por las ra-
zones que la Comisi6n ha dado con mayor extension
que yo pudiera hacerlo.
SR. SILVA: Lee la segunda incompatibilidad.
SR. PRESIDENLE: Se pone a votaci6n: (7 votos en
pr6 y 14 en contra.)
(Piden explicar sus votos los Sres. M4ndez Capote,
Morfia Delgado, Sanguily, Piaraga, Estrada Mora y
Tamayo.)
SR.' MENDEZ CAPOTE: Deseo que conste, por mi par-
te al menos, el sentido del voto porque habiendo sido


aprobada la parte de la enmienda del Sr. Cabello en
que se fijaban determinadas incompatibilidades, pu-
diera mariana entenderse, y yo por mi lo aclaro, que
los que votamos en contra es porque creimos que es
compatible el cargo de Secretario de Despacho con el
ejercicio de la profesi6n de abogado: nada esta mas
lejos de nuestro Animo que eso. De manera que quie-
ro que conste claramente mi voto.en contra, no signi-
ficando en ninguna manera ni bajo ninguna forma que
yo entienda que pueda ser compatible el cargo de Se-
cretario con el ejercicio de ]a profesi6n de abogado.
Yo entiendo que pudiera ser incompatible con lo que
sefiala el Sr. Cabello y con algo mas; lo que mi voto
indica es que soy opuesto A toda limitaci6n 4 la con-
fianza que se concede al Presidente de la Repfiblica
por la Constituci6n para la elecci6n de esos funciona-
rios, eso es lo que yo entiendo que debe estar por
encima de todo. Eso es lo que yo queria decir. lo
mismo que he votado en contra la otra vez, voto aho-
ra, sin que por eso yo entienda que deba ser compati-
ble el cargo de Secretario del Despacho con la profesi6n
de abogado, con el ejercicio de la profesi6n de abogado.
SR. MORfIA DELGADO: Yo hago mias las palabras
del Sr. M6ndez Capote.
SR. SANGUILY: Yo he votado en contra porque creo
que la limitaci6n era innecesaria, porque cae de de su
peso que cumpliendo bien un Secretario no podria
desempefiar destinos ni oficios de ninguna* clase, y
porque de haber admitido a este respect que se esta-
bleciera alguna limitaci6n, eso no estaria bien puesto,
porque debiera decirse no que el puesto de Secretario
es incompatible con la profesi6n de abogado, sino con
cualquiera otra profesi6n A mas de aqu6lla.
SR. PARRAGA: He tenido en cuenta para emitir mi
voto las razones que he tenido al votar en contra
de la primera limitaci6n, y por las mismas que han
sido ya explicadas por el senior M6ndez Capote.
SR. ESTRADA MORA: He votado en contra por las
mismas razones expuestas por el senior M6ndez Capote.
SR. TAMAYO: He votado en contra porque entiendo,
desde luego, que no debe haber limitaci6n de ninguna
especie respect al nombramiento de los Secretarios
del Despacho.
SR. PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la tercera ca-
pacidad. Votaci6n nominal. (Efectfase la votaci6n
y es aprobada por once votos contra diez.)
SR. MORUA DELGADO: Mi voto tiene la misma ex-
plicaci6n que los anteriores.
SR. PRESIDENTE: Cuarta capacidad. Votaci6n nomi-
nal. (Efectfiase la votaci6n y es aprobada por doce
votos contra nueve).
SR. SILVA, Secretario: Articulo segundo del Proyec-
to de Ley.
Hay una enmienda del sefior Morfia Delgado (Lee:)

"AL SENADO.

El Senador que suscribe tiene el honor de Droponer
las siguientes enmiendas al proyecto de la Comisi6n:
El articulo II quedar4 redactado en la forma si-
guiente:
Articulo 2? Cada Secretaria de Despacho serA des-
empefiada por un Secretario, nombrado segfin se pre-
viene en el articulo 76 de la Constituci6n conforme al
Reglamento que acordar, el Congreso.
Sustituira al articulo III el siguiente:
Todos los Secretarios del Despacho tendr6n la mis-
ma categoria y recibiran la misma dotacibn; sin que
en ningfin caso puedan ejercer autoridad Ejecutiva
aisladamente ni reuni6ndose dos 6 mas para ese efecto.







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 193


El articulo IV sera el III del Proyecto.
Supresi6n del articulo IV del Proyecto.
Suprimir en el articulo V las palabras "Tratados
mercantiles y"
Articulo VI. Modificar la relaci6n de ]a funci6n
penfiltima consignada en este articulo del modo si-
guiente: La Secretaria de Justicia ejercerA la consul-
toria del Gobierno en cuestiones de Derecho.
Articulo VII. Modificaci6n de la redacci6n de este
articulo en la forma siguiente: Municipios y Provin-
cias, en cuanto no se opongan A.lo que previenen los
articulos 93 y 105 de la Constituci6n.-Policia urbana
y Guardia Rural.-Seguridad y Orden Publico.-Be-
neficencia General y Sanidad.-Peri6dico oficial.--
Elecciones.-Cuesti6n obrera.-Ejrcito y Guerra.
Articulo XI. Variar en los lugares en que se usan
las palabras "Dicte el Congreso" por "Acuerde el
Congress."
Sal6n de Sesiones del Senado, Julio 11 de 1902.--M.
Mloria Delgado."

SR. PRESIDENTE: Se pone A discusi6n la enmienda
del sefiorMorfia. 4Quiere nsar de la palabra algfin
senior Senador? (Silencio.) A votaci6n ordinaria.
SR. SANGUILY: Pido que se vuelva A leer la en-
mienda.
SR. ZAYAS: Pido ]a votaci6n nominal. (Efectfase la
votaci6n y es aprobada la enmienda por once votos
contra diez.)
SR. PRESIDENTE: Queda rechazado el articulo del
dictamen.
SR. DOLZ: El articulo 6 ]a enmienda que se acaba
de aprobar se opone al articulo del proyecto?
SR. PRESIDENTE: Es sustituci6n del articulo segun-
do del dictamen.
SR. DOLZ: No decia nada de lo que dice el articulo
segundo.
SR. MORUA DLLGADO: Se le incluye completamente,
no creo que pueda perjudicar lo que dice el articulo
segundo del dictamen, antes al contrario lo aclara fa-
vorablemente, por eso me extrafia que los sefiores Se-
nadores que forman la Comisi6n hayan votado en
contra.
SR. DOLZ: Quisiera que se leyera el articulo que se
acaba de votar.
SR. PRESIDENTE: El Secretario, senior Silva, lo leera
nuevamente.
SR. SILVA, Secretario: Es la tercera vez que se lee
(Lee.)
SR. SANGUILY: Yo protest contra esto que ha pa-
sado aqui; eso es inconvenient a los intereses del Es-
tado, anticonstitucional tambidn y sera una remora
muy grande al desenvolvimiento de los intereses pfi-
blicos y A la acci6n del Gobierno de la Repfiblica.
SR. PARRAGA: Pido la palabra para explicar mi
voto.
SR. ZAYAS: Ya se ha votado y no cabe por tanto
discusi6n.
SR. SANGUILY: He dicho que protest, no que se re-
considere el asunto.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior PArraga
para explicar su voto.
Sr. PARRAGA: Deseo nacer constar que he votado
en contra de la proposici6n del Sr. Morfia, que ha
obtenido mayoria, porque entiendo que es contraria a
los preceptos de la Constituci6n, desde el moment en
que ni siquiera establece una condici6n para hacer el
nombramiento de Secretario, sino que determine que
un Reglamento que el Congreso habri de former con-
tenga la forma 6 las condiciones en que hayan de
nombrarse los Secretarios, cuando el Presidente de la


Repfiblica esta investido por la Constituci6n de com-
pleta libertad para hacer esos nombramientos.
Sn. ZAZAS: Eso no es explicar el voto.-Retiro mi
enmienda.
Sn. SILVA, Secretario: Lee el articulo 3 del dictamen.
Hay una enmienda al articulo tercero del senior
Morila Delgado (Lee.)

SR. MORUA DELGADO: Esa enmienda mia 6 ese ar-
ticulo viene A cupar el lugar tercero.
SR. SILVA, Secretario: iCuAl es?
SR. MORUA: He explicado que mi enmienda viene
A ocupar el lugar tercero, y si esta explicaci6n basta
para evitar errors en la colocaci6n 6 en el orden en
que ha de colocarse los articulos de esta Ley hsgame
el favor de decirmelo.
SR. PRESIDENTE: Entonces quiere el Sr. Morfia
Delgado corregir su enmienda.
SR. SANGUILY: Eso no es enmienda, ni es nada.
SR. MORUA DELGADO: Eso es una enmienda.
SR. SANGUILY: Eso es un desplazamiento.
SR. MORUA: Cuando se desplaza una cosa de un lu-
gar se enmienda la cosa desplazada.
SR. SANGUILY; No se enmienda, se muda.
SR. MORUA: Esa enmienda viene 6 ocupar el lugar
tercero del proyecto y el articulo tercero del dictamen
viene A quedar en cuarto lugar.
SR. PRESIDENTE: De manera que en su enmienda se
antepone.
SR. MORUA DELPADo: He dicho que se leyera el
otro articulo, el tercero por si acaso haya duda res-
pecto a la situaci6n en que deban quedar colocados.
SR. SANGUILY: El articulo de la Comisi6n, el tercer
articulo del dictamen, va al cuarto lugar.
SR. MORUA: Justamente: en lugar del cuarto va el
tercero.
SR. PRESIDENTE: Se intercalara el articulo entire
esos dos.
SE. MORUA DELGADO: HAgame el favor Sr. Secret.
rio, de volver A leer mi enmienda y el articulo, que
voy A hablar sobre ello, A ver si se disipan las dudas-
SR. SILVA, Secretario: (Lee.)
El SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. MAorha
Delgado.
SR. MORUA DELGADO: Con esto que yo propongo,
teniendo en cuenta que despu&s se pide la supresi6n
del articulo 4 (y hay que advertir que estas enmien-
das las lei al sefor Dolz, que es el ponente de la Co-
misi6n, y esta conformes con ellas,) quedando como
queda incluido dicho articulo 4 en el 3, resultarA en
esta forma: "Todos los Secretarios del Despacho ten-
drAn la misma categoria y recibirAn la misma dota-
ci6n; sin que en ningln caso puedan ejercer Autori-
dad Ejecutiva aisladamente ni reuniEndose dos 6 mAs
para ese efecto;" que es en esencia lo que se dice en
los articulos 2 y 4 del proyecto. De los dos articulos
mi enmienda hace uno, A fin de evitar lo que aqui ha
disgustado tanto que se diga, A saber: "que los Secre-
tarios del Despacho participan del Poder Ejecutivo.
SR. SANGUILY: Pero no lo dice asi; solo lo dice de
una manera escurridiza.
SR. DOLZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Dolz.
SR. DOLZ: El senior Morfia Delgado, moments an-
tes de entrar en sesi6n, me ensefi6 un articulo, en el
cual venian A refundirse el 2? y el 4?; pero hace un
moment que present una articulo 29 del cual no
he tenido conocimiento. Y result una cosa rara, que
hace un moment se discutia el articulo 29 de la Co-
misi6n, y a ese articulo le propuso una enmienda el
senior Moria Delgado, para que se sustituya ese ar-







194 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


ticulo por otro, y esta enmienda comienza con las mis-
mas palabras del articulo.
De manera, que el senior Morfa Delgado, no estima-
ba convenient el articulo 29, y que lo sustituye con
.una enmienda, lo bace revivir en la otra enmienda.
Ahora, visto ya el alcance de la enmienda del senior
Morfia Delgado, me opongo en absolute A ella, que
propone la enmienda porque este articulo lo que hace
es expresar el pensamiento de la Comisi6n en los ar-
ticulos 29 y 49, pero m"s obscuramente, y en su tota-
lidad la enmienda desarticula el proyecto.
Por tanto, suplico al Senado que rechace la enmien-
da del senior Morfia Delgado, y continue votando el
dictamen de la Comisi6n.
SR. MORUA DELGADO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Moria Delgado.
SR. MORUA: No creo que haya desarticulaci6n ni
nada escurridizo,ni oscuridad alguna en mi proposici6n.
En la Comisi6n y fuera de ella se discuti6 la bondad
de ese articulo, y por cierto que la palabra "participa-
ci6n" di6 lugar a otra discusi6n aqui, cuando se ley6
el dictamen y se fu6 a votar en su totalidad; porque
me agradaba la Ley, que los Secretarios iban a "par-
ticipar" en ningfin caso del Poder Ejecutivo, puesto
que despu6s de todo, no es cierto que hayan de parti-
Scipar de ese poder.
La corriente de opini6n que surgi6 de la lecture del
articulo que me propongo enmendar, demuestra que
nadie esta conform con 61; ni siquiera sus mismos au-
tores.
Yo he querido con esa primer enmienda satisfacer
el deseo de muchos Senadores, que entienden que de-
be ponerse la suficiente limitaci6n a los Secretarios
del Despacho en su nombramiento; y por eso he pre-
tendido que esa limitaci6n vaya al Reglamento que se
haga despu6s. Por eso vot6 en contra de la proposi-
ci6n del sefior Cabello, y expliqu6 que votaba asi, por-
que entendia que lo que se proponia era mas bien ob-
jeto de un Reglamento que de una ley organica; y he
votado en aquel sentido no obstante que esa proposi-
ci6n provenia de un partido que no es el mio, porque
yo no vengo a votar aqui en sentido determinado de
antemano ninguna clase de asuntos, y segfn que las
sustente 6 defienda tal 6 cual partido. Hasta ahora
hemos procedido aqui con elevado espiritu de concor-
dia, y no quiero salirme de 61.
El texto del articulo, atendida la enmienda, dice el
senior Dolz que viene a contrariar el Proyecto; pero
no hay tal cosa, ni veo por qu6 se ha alarmado aqui
la gente, cuando s6lo se dice que lo que se hara ha de
ser conform al Reglamento; y ningfin Reglamento
que aqui se haga ha de oponerse & la Constituci6n, y
en el caso en que la contraviniese seria nulo el Regla-
mento. ,Qu6 puede importar que mariana se redacte
el Reglamento, como se redactara? Todo sera confor-
me a la Ley, aun cuando alguien haya dicho que eso
demora su establecimiento; pero aunque lo demorase,
nunca seria mas de lo que permit el plazo de un afio
que para implantar esta Ley establece su disposici6n
transitoria. El Reglamento puede hacerse perfecta-
mente, sin que sea 6bice para que quede perfect tam-
bi6n el Proyecto, evitando el disgusto de que se d6
poder ejecutivo a los Secretarios, cosa que prohibe
terminantemente la Constituci6n.
Sa. ZAYAS: Pido la palabra en pr6.
SR. PRESTDENTE: La tiene el senior Zayas.
SR. ZAYAs: Estoy conforme con la enmienda del se-
lior Morfa, porque precisamente ella viene A poner
remedio, 6 a satisfacer, mejor dicho, algunos escrfpu-
los, que me ocurrieron discutiendo la totalidad de este
Proyecto.


Me referia en particular al articulo 40, a aqu61 cuya
redacci6n, aunque aqui se ha llamado mas clara que
la de la enmienda del senior Morfa, a mi no me pare-
ce que sea mas clara, antes al contrario, mas confusa.
Ya habia yo sefialado, entonces, algunas contradiccio-
nes, que, a mi parecer existen entire la Constituci6n y
la redacci6n de ese articulo 40. De manera que por
aquellas razones que entonces argiii en contra, acepto
la enmienda del senior Morfia, y no veo ninghn incon-
veniente en que este articulo 40, en la forma en que 61
lo redacta, pase a ser el 39, que es lo que 61 ha pro-
puesto; agregandose que los Secretarios tendran la
misma categoria y sueldo, particular de que ya trata-
ba el articulo 29; pero que por virtud de la sustituci6n
aprobada se habia eliminado.
Asi pues, para no repetir razones que antes dije, es-
toy conforme con la variaci6n que se introduce en ese
articulo.
Sa. PRESIDENTE: ,Algln seflor Senador quiere ha-
cer uso de la palabra? (Silencio.) Pues 6 votar.
SR. ZAYAZ: Pido votaci6n nominal.
Resultado de la votaci6n:-Dijeron que si, los seifo-
res Zayas, Betancourt (Augusto), Bravo, Tamayo,
Rey, Cisneros, Cabello, Recio, Fortfn, Moria y Silva.
Dijeron que n6, los sefiores Betancourt (Pedro), Es-
trada Mora, Carrillo, Monteagudo, Gonzalez Beltran,
Sanguily, Dolz, Parraga, M6ndez Capote y Frias.
11 que si y 10 que n6.
SR. SILVA, Secretario: Art. 4 del dictamen, que es el
3 del Proyecto. (Lee.)
SR. PARRAGA: Propongo como enmienda que en lu-
gar de 45 dias sean noventa, los que puedan conceder-
se como maximum de licencia A los Secretarios del
Despacho.
SR. SANGUILY: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el Sr. Sanguily.
SR. SANGUILY: La licencia que deba obtener un Se-
cretario 6 ha de ser durante el servicio para asuntos
oficiales, y entonces no es tal licencia, 6 debe ser para
asuntos propios, y entonces no me parece 16gico que
deje abandonada durante todo ese tiempo la Secreta-
ria. Tres meses me parece much tiempo; dos meses
me parece racional, porque acaso un Secretario pudie-
ra enfermarse, necesita hacer un viaje para su resta-
blecimiento, que el espera que en esos dos mess se
efecttie. Sobre todo no perjudicaria al servicio su au-
sencia porpue la 6poca que 61 escoja sera la de las va-
caciones, la 6poca del calor. Asi es que creo que se
puede buscar un t6rmino medio, dos meses en vez de
tres.
SR. PARRAGA: Pido la palabra.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Parraga.
SR. PARRAGA: Por la misma raz6n que el Sr. San-
guily indicaba que no habia tenido en cuenta la Comi-
si6n en su dictamen, la posibilidad de que la licen-
ciase concediera para asuntos del servicio estimo
que es necesario con arreglo a los articulos ya
aprobados que el Oficial sustituya al Secretario que
hace uso de la licencia; por esa raz6n yo entendia tam-
bi6n que se pudieran conceder como maximum noven-
ta dias de licencia, porque no quiere eso decir que for-
zosamente se hayan de conceder los noventa dias a los
Secretarios cuando hagan uso de licencia, sino.que el
President atendiendo a las circunstancias que moti-
van la licencia pudiera conceder todo el t6rmino de
6sta, su maximum, 6 sean los noventa dias que yo
propongo. Ello no quiere decir que no est6 conforme
con el t6rmino de sesenta dias que la Comisi6n acepta;
aunque entiendo que al proponer como maximum no-
venta dias no es exajerado, si se tiene en cuenta que
ese t6rmino puede emplearse para asuntos del servicio.








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 195


Sn. SANGUILY: En npmbre de la Comisi6n; acepta-
mos el t6rmino de sesenta dias.
Sn. PARRAGA: Para una aclaraci6n. En este con-
cepto, ,el Sr. Sanguily entiende que cuando se trate
de asuntos del servicio pueda ser mayor el termino?
SR. SANGUILY: Si, cuando se trate de comisiones.
Sa. PRRAGAA: Yo estoy conforme, con el criterio de
la Comisi6n y retiro mi enmienda.
SR. ZAYAS: Entiendo que ent6nces no es licencia lo
que se concede sino una Comisi6n, lo cual son dos cues-
tiones distintas; nunca se conceden licencias para asun-
tos de servicio, las licencias son siempre para casos
personales, para objetos personales; las comisiones son
las que se dan para asuntos del servicio.
SR. PRESIDENTE: EstAn conforms los Sres. Senado-
res miembros de la Comisi6n con el criterio del Sr. Za-
yas en que no se discuta mas que la licencia para
objetos personales, porque las comisiones serAn cosas
diferentes.-Se soinete A la consideraci6n del, Senado.
Se pone A votaci6n?-(Aprobado.) ,EstA conform el
Senado con los sesenta dias que propone la Comisi6n?
(Aprobado.)
SR. PRESIDENTE: So pone a votaci6n el Articulo.
(Aprobado.)
Sn. SILVA, Sccretario, lee el Articulo 5.
SR. SILVA: Hay una enmienda del Sr. Moria.
Sn. PRESIDENTE: Se abre disdusi6n sobre la enmien-
da del Sr. Morfia.
SR. MORIA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Morua Del-
gado.
SR. MORfIA DELGADO: Esta enmienda no tiene otro
objeto que evitar la redundancia que result de haber
dicho yA que el Secretario de Estado conocerA admi-
nistrativamente de los asuntos siguientes (Lee); y des-
pues volver A decir "Tratados Mercantiles."
SE. DOLz: Eso es cuesti6n de la Comisi6n de Estilo.
La Comisi6n lo acepta.
Sn. PRESIDENTE: 4Se aprueba la enmienda?
SR. SANGUILY: Pido la palabra para proponer una
enmienda.
SR. PRESIDENTE: Tienen la palabra el Sr. Sanguily.
SR. SANGUILY: ,C6mo quedarian ent6nces consigna-
das las materials relatives a la Iglesia, A las 6rdenes
religiosas y a los asuntos eclesiAsticos? Me parece na-
tural que est6n A cargo del Secretario de Estado, por
eso propongo la enmienda, que se constituya un epi-
grafe que diga que los asuntos eclesiasticos correspon-
den a la Secretaria de Estado, A menos que los Sres.
Senadores quieran entender que hay dos classes de
asuntos eclesiasticos porque los que son asuntos ecle-
siAsticos nadie puede negar que existan y si existen
que est6n bajo la jurisdicci6n del Gobierno de la Re-
pfblica y en alguno de sus departamentos debe in-
cluirse, a alguno de sus departamentos debe cargarse.
Sa. ZAYAS: Pido la palabra para una cuesti6n de
orden.
SB. SANGUILY: (Continuando.) Deben haber enton-
ces, segfin la opinion de los sefiores Senadores que
tanto se estin moviendo ahora (Sefialando a los Sena-
dores de la derecha) dos cla;es de asuntos eclesiAsticos:
que hayan de tratarse por la via international y estos,
indudablemente, tienen que star bajo la jurisdicci6n
de la Secretaria de Gobernaci6n. Pero asuntos ecle-
siAsticos existen que reclaman la consideraci6n y ac-
ci6n del Gobierno de la Repfiblica, y en ninguna de
las Secretarias he visto que haya ningfn epigrafe que
se refiera A este particular.
SR. ZAYAS: Iabia pedido la palabra no para expre-
sar opinions en ningun sentido, sino para rogar at


Sr. Sanguily que cumpliendo el Reglamento, escriba
su moci6n.
SR. PRESIDENTE: Tenga la bondad el Sr. Sanguily.....
SR. SANGUILY: Ese es un trAmite que demuestra el
antiguo coloniaje que el senior Zayas siempre ha com-
batido aqui con tanta elocuencia; eso no es mAs que
una r6mora del pasado: yo he hecho la proposici6n y
es tan sencilla que no vale la pena de que me tome la
molestia de escribirla.
SR. ZAYAs: Me veo obligado a hacer una manifesta-
ci6n. En este Senado reina un double criterio; en una
ocasi6n present yo una proposici6n 6 mejor dicho
volvi A traer A discusi6n una proposici6n ya presenta-
da y el senior Sanguily pidi6 que la escribiera, a lo
cual accedi.
Sn. SANGUILY: Seria muy grave.
SR. ZAYAS: Sobre Ayuntamienttos, sumamente sen-
cilia. Tambien ayer pedi yo que se dividiera la vota-
ci6n en una enmienda que realmente tenia dos parties
esencialmente distintas y se resolvi6 por la Presiden-
cia que no: hoy el senior Sanguily ha pedido que se
dividiera en dos parties una enmienda y se ha dividi-
do en cuatro. Yo digo esto s6lo para que se haga
constar.
SR. SANGUILY: El senor Zayas, como, casi siempre,
tiene raz6n: hay dos criterios en el Senado, pero des-
de luego que el seflor Zayas va a convenir conmigo
que es el criteria mAs liberal el seguido aqui por el
senior Presidente.
SR. ZAYAS: Estoy conforme; el seguido hoy.
Sn. SANGUILY: Y a ese me amparo.
SR. ZAYAS: Pues yo protest del criterio anterior.
Sa. FaiAs: Yo apoyo la enmienda del senior Sangui-
ly. Queda presentada por escrito al Senado. Se adic-
ciona el articulo 5 con el siguiente epigrafe: (Lee.)
"Asuntos eclesi"sticos."
Sn. ZAYAS: Pero iqu6 asuntos eclesiasticos puede
haber en un Estado separado de la Iglesia?
SR. PRESIDENTE: Estk conforme el Sr. Sanguily?
SR. SANGUILY: Si, senior.
Sn. PRRAGA: ,Asuntos eclesiasticos exteriores?
SR. FaiAS: No, 4 menos que cuando se consignen
las materials correspondientes A la Secretaria de Go-
bernaci6n, cuando discutamos las materials que A ella
deben consignarse, pongamos igual epigrafe.
Yo entiendo que hoy hay pendientes relaciones en-
tre el Estado y la Iglesia con referencia A los bienes
adquiridos y que demandan especial atenci6n. Yo
insistiria, por tanto, en que se pusiera "Asuntos Ecle-
siasticos".
SR. PRESIDENTE: Se pone a discusi6n la enmnienda
del Sr. Sanguily. ,Algfin Senador quiere usar de la
palabra?
SR. ZAYAS: Yo esperaba que el Sr. Sanguily, como
ha indicado en otra ocasi6n, explicara la raz6n de su
enmienda: Yo le rogaria que lo hiciera, porque real-
mente no le oi bien en la otra ocasi6n.
Sn. SANGUILY: Yo no desearia hacerlo, Sr. Presi-
dente, a pesar de mis deseos constantes de complacer
al Sr. Zayas, porque me temo que quiera convertir lo
que yo diga en piedra donde file el argument con-
trario que estA preparando.
Sn. PRESIDENTE: El senior Zayas quiere usar de la
palabra?
SR. ZAYAS: No es necesario.
Sn. CISNEROS: Senor Presidente, yo quiero que se
aclare qu6 es lo que vamos A tratar aqui.
SR. PRESIDENTE: El senior Frias ha reducido A es-
crito la enmienda del senior Sanguily. El senior Frias
tendra la bondad de explicArselo a Vd., senior Cisnero.
Sn. FRiAS, Secretario: Telndi el gusto do decirselo A








196 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


usted tan pronto como el senior Sanguily la devuelva.
(Lee) "Que serin materials tambien correspondientes
al conocimiento de la Secretaria de Gobernaci6n los
asuntos eclesiasticos." ,En eso consiste ]a enmienda
del senior Sanguily?
SR. CISNEROS: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el seflor Cisneros.
Sa. CISNEROS: Sefiores Senadores: Yo creo que la
Iglesia esta separada del Estado y que aqui no se debe
hablar nada de Iglesia.
SR. SANGUILY: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE; Tiene la palabra el senior Sanguily.
SR. SANGUILY: No crea el senior Zayas que lo que
voy a decir es todo lo que tendria que decir si fuera
necesario defender este punto, voy solamente A con-
cretarme a una observaci6n de nuestro venerable y
querido compafiero el senior Cisneros. Es verdad que
la Iglesia esta separada del Estado, pero solamente
desde un punto de vista constitucional y te6rico: la
Iglesia esta dentro del Estado, radica en todas las ciu-
dades, estA impuesta en las conciencias, manifestada
en distinta forma, en cada esquina, ya en la procesi6n
que pasa, ora en el fraile pintoresco, ora en el descui-
dado pArroco, y la Iglesia estA sobre todo en sus recla-
maciones de dinero, lo que me parece muy grave y tan
grave que hay quien sostiene que el Gobierno Inter-
ventor no tuvo derecho para habernos sometido A los
cubanos A obligaciones gravisimas y contra las cuales
acaso tenga que reclamar el Gobierno de la Repiblica.
De manera que en este concept, porque se aboca
una cuesti6n por decirlo asi cubano-americana en que
ha de entrar de por medio el Sumo Pontifice se nece-
sita de un element del Gobierno que yo creo sea el
mas aprop6sito la Secretaria de Estado para entender-
se con ellos, para resolver los conflicts pendientes y
todos los demks conflicts que puedan subvenir y las
relaciones que han de subsistir en lo sucesivo entire las
Iglesias.
Todas las Iglesias, pero principalmente la que lla-
mamos Iglesia que es la Cat6lica ha de guardar estre-
cha relaci6n con el Gobierno Cubano y de ahi la nece-
sidad tambi6n de un element del Gobierno que tenga
a su cargo los asuntos con ellas relacionados.
A cada rato ha de haber cuestiones en las que ten-
drA necesariamente que intervenir nuestro Gobierno
entire el pueblo y el sacerdocio y entire la sociedad cu-
bana y los intereses cubanos y la Iglesia Romana y es
indispensable, por lo tanto, que un departamento del
Estado tenga A su cargo todos estos asuntos muy im-
portantes y acaso de grande trascendencia y ,qui6n
mejor por su misma naturaleza, para intervenir en las
cuestiones internacionales y resolver las cuestiones
que surjan con el Papado que la Secretaria de Estado?
SR. CISNEROs: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Cisneros.
SR. CISNEROS: Yo creo que la Iglesia es como un
particular cualquiera, y por lo tanto creo que los asun-
tos que A ella se refieran, deben tratarse como los de
cualquier ciudadano.
SR. FRIAs: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Frias.
SR. FRIAS: Yo iba A agregar algo & las manifesta-
ciones hechas por el Sr. Sanguily y que justifica la
adici6n del articulo quinto con la enmienda que se ha
presentado. Iba A hacer esta fnica manifestaci6n, el
declarar eso en el articulo quinto no es mAs que reco-
nocer lo que hoy existe: en la Secretaria de Estado
hay hoy una Oficina 6 una Dependencia que se ocupa
de inscribir las religiones al efecto de autorizar los
cultos que tienen facultad para casar sin hacer excep-
ciones ni establecer privilegios de ninguna clase a fa-


vor de las Iglesias: alli A la Secretaria de Estado es
necesario que va.yan todos los Ministros de los cultos
autorizados, & inscribir el ejercicio de sus funciones
para que puedan obtener la autorizaci6n para efectuar
casamientos.
Mientras esa legislaci6n no se varie, mientras no se
altere ese estado de cosas, la Secretaria de Estado co-
nocera de los asuntos religiosos, es decir, una de las
funciones del Secretario de Estado seri lo que preci-
samente aqui propone el Sr. Sanguily.
Sn. CISNEROS: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Cisneros.
SR. CISNEROS: Yo me opondr6 siempre A que haya
un Departamento del Gobierno que atienda finica-
mente a la Iglesia; nosotros tenemos complete libertad
de cultos, y, por consiguiente, no debemos ocuparnos
de ellos.
SR. ZAYAS: Pido la palabra en contra de la en-
mienda.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el sefior Zayas.
SR. ZAYAS: He pedido la palabra para decir que no
estoy conforme con la enmienda, y no estoy conform
con que la Secretaria de Estado tenga conocimiento
de esos titulados asuntos eclesiAsticas, no porque yo
desconozca que hay asuntos eclesiasticos, no porque
yo niegue la existencia de diversas Iglesias y en par-
ticular de la Iglesia Cat6lica, que tan hondas races
tiene echadas en el mundo civilizado, pero creo que
nosotros, dado el espiritu que en esta material reina
en la Constituci6n y en el pais, no debemos dar & la
Iglesia la importancia, la significaci6n que se le da
con el solo hecho de atribuir a la Secretaria de Estado
las cuestiones que con ella se rozan y much mas las
cuestiones exteriores.
Como aqui se ha dicho, el Secretario de Estado no
tiene mAs funciones que aquellas que se relacionan
con entidades nacionales extrafias, todas ellas suponen
otra nacionalidad, otro Gobierno fi otra entidad sobe-
rana con la cual se trate, ora para resolver las cues-
tiones de extradici6n, ora para hacer tratados de co-
mercio 6 tratados de carkcter politico, para traducir
documents procedentes de esas otras naciones, en
una palabra, todas sus funciones, segfn es fMcil verlo
en el epigrafe del articulo quinto de este Proyecto de
Ley suponen el reconocimiento de otra soberania, de
otra nacionalidad.
Ahora bien; yo no creo que nosotros debamos reco-
nocer tal soberania eclesidstica, que no debemos reco-
nocer fuera del pals una entidad que represent A la
Iglesia y que pueda venir 6 tratar con el Estado como
el Estado trata t las demas soberanias 6 6 las demas
naciones.
Esto no quiere decir que no haya asuntos eclesiasti-
cos: idesgraciadamente los hay!; esto no quiere decir
que no vayan A plantearse de cualquiera otra natura-
leza, sin que reconozcames esa soberania en la Iglesia
que la capacity para ser objeto de la atenci6n de la
Secretaria de Estado.
Lo que decia el sefor Frias, creo que es una equivo-
caci6n; creo que esa no es una funci6n de la Secreta-
ria de Estado, sino de la de Justicia; pero como hoy de-
sempefia los Departamentos de Justicia y Estado una
sola persona, acaso de ello provenga el error; pero mi
recuerdo es que ese asunto pertenece A la Secretaria
de Justicia; y sea como fuere, no implica el reconoci-
miento de la Iglesia como entidad soberana, porque
se reduce A que alli hay un registro de los ministros
de las distintas religiones, como hay un registro de
abogados para que puedan ejercer su profesi6n; porque
despu6s de todo y sobre todo, el sacerdocio no es mas
que una profesi6n, y para saber quidn esta autorizado







DIARIO DE -fI''IONE- DEL CONGRESO.-SENADO


para casar conforme a los procedimientos de su reli-
gi6n, se Ileve ese registro, A fin de evitar que falsos
sacerdotes de distintas religiones engafien 6 estafen,
realizando matrimonios para los que no estAn autori-
zados y que no pueden surtir efectos legales.
Yo creo que el atribuir A la Secretaria de Estado el
conocimiento de los asuntos eclesiAsticos de una ma-
nera expresa traeria el riesgo de que ello implicara el
reconocimiento de la entidad Iglesia, de la soberania
de una Iglesia que viene a tratar con el estado. En
estos moments se me indica, y lo hago constar por la
importancia que tiene, que en Francia de las materials
relatives A los cultos conoce la Secretaria de Justicia y
no la de Estado.
Por otra part, no acepto que sea argument con-
tra mi opinion el hecho de que aqui haya habido un
tratado con la Iglesia, y que ese tratado merezca para
algunos el concept de ser nulo, parecer que no sos-
terigo por carecer de antecedentes que a mi instancia
el Senado ha pedido al GobiBrno.
Eso, lejos de hacer que debemos de atribuir a la
Secretaria de Estado el conocimiento de aquellos
asuntos, me Ileva a sostener que no debiera atribuirse,
de una manera especial, a ninguna Secretaria del
Despacho. Ya vendrAn esas cuestiones, y entonces
se determinarA, llegado el caso, la forma de resolver-
los, pero por lo pronto, no reconozcamos 6 no demos A
los asuntos eclesiasticos un carActer privilegiado sobre
los asuntos de las demis corporaciones, de las demas
asociaciones, demAs entidades political y juridicas.
Dejemos A los asuntos eclesiAsticos en la misma cate-
goria en que estan las demAs asociaciones; que cuando
el problema surjan entonces serA el moment de resol-
verlo.
SR. SANGUILY: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el Sr. Sanguily.
SR. SANGUILY: Una cuesti6n de apariencia insigni-
ficante, ha tornado cierto vuelo, por lo cual me permi-
to llamar la atenci6n al Senado.
Yo siempre he creido que los licenciados en Dere-
cho civil y can6nico, que se dedican exclusivamente a
la prActica del foro, aumentan sus conocimientos prac-
tico en lo primero y se abandonan hasta un olvido
absolute en lo segundo; es decir, que son una especie
de hipertrofia de jurisconsultos y atrofia de canonistas
y esto me parece que le estA pasando A algunos de mis
compaileros, al estremo de que el Sr. Zayas, que su-
pongo que es licenciado en Derecho Civil, Can6nigo y
Administrative por afladidura, lo cual no deja de ser
una ventaja que me lleva, porque yo no soy mas que
lo que soy, pero asi y todo mi compafiero el Sr. Zayas
ha cometido una heregia y hasta un pecado: una here-
gia desde el punto de vista del Derecho Can6nigo, y
un pecado desde el punto de vista del catolicismo.
Sn. ZAYAS: Yo no soy cat6lico.
SR. SANGUILY: La heregia consist en suponer que
la Iglesia no es un Estado; la Iglesia cat61ica es nn
Estado en Cuba, en Filipinas, en Puerto Rico, en to-
dos los dominios espalioles, en Francia, y en la misma
Alemania; pero sobre todo ]a Iglesia Cat61ica es un
Estado en todos los paises cat6licos, y el Derecho Ca-
n6nico ensefia que la Iglesia siempre ha defendido con
escru(pulo esta posici6n: el respeto de los poderes tem-
porales; y eso nace de su propia historic, aunque haya
sufrido como todas las cosas la evoluci6n de los tiem-
pos, al extreme de que hubo un moment en que el
Soberano e a el Sumo Pontifice; el Estado por exce-
lencia, el Estado de la Iglesia, y la Potestad MI:ig.-t.lti-
ca de los Reyes nacia y se desarrollaba con la Potestad
de la Iglesia; pero las circunstancias de la Historia


fuerou produciendo una separaci6n, digamos una. dife-
renciaci6n, para 'venir a parar lentamente A la deca-
dencia temporal de la Iglesia y A la afirmaci6n mas
absolute cada dia del poder de los Estados seculares.
Asi, A pesar del Catolicismo, por ejemplo, de los Re-
yes Cat6licos nacieron en sn tiempo las que se han
llamado "las regalias de la Corona."
En lucha constant han estado siempre el Poder
Real Enropeo contra el Poder de la Iglesia, en todas
aquellas relaciones mas 6 menos conflictivas, que na-
cian de este su double character, de su character EclesiAsti-
co y de su character Secular. Y cuando al cabo de luchas
mas 6 menos tremendas, de violencias mas 6 menos
horribles, de la imposici6n de los Reyes hasta por me-
dio de la fuerza, en que se vi6 a reyes absolutamente
defensores de la Iglesia con todo lo que de obscuran-
tismo representaba esta Instituci6n, tan cat6licos co-
mo Carlos V, amenazar A Roma, saquear Roma, y
luego mAs adelante 4no hemos visto A Felipe II mu-
chas veces tener bajo su f6rnla, .dominado por los in-
tereses de-su political, la political de los Papas? y Feli-
pe II no representaba en la historic lo mas fanAtico
pero si lo mas absolute del catolicismo? Y cuando las
circunstancias, el aumento de las luces han ido redui
ciendo'el Poder EclesiAstico enfrente del Poder Secular
se han entendido 6 tenido en cuenta de tal manera los
intereses creados que han tenido que ser siempre res-
petados por el Estado; ha venido 4 nacer de la teoria
la prActica de los Concordatos. 4Pero qu6 significa el
Concordato? ,No hemos estado regidos en Cuba por
los Concordatos? _Y qu6 es un Concordato sino un
tratado international? solamente que los tratados in-
ternacionales cuando se celebran entire los Gobiernos
seculares y la Iglesia Cat61ica se nlaman Concordato.
4Qu6 ha hecho el Poder Interventor en Cuba si no su-
primir completamente el r6gimen del Concordato? ,Y
qu6 ha sucedido? Que en virtud del tratado de Paris
la Iglesia se ha creido con derecho A reclamar lo que
cree que es suyo. Esta circunstancia ha traido una
nueva situaci6n frente al Gobierno cnbano. El Go-
bierno Interventor le niega personalidad a la Iglesia,
el Gobierno Interventor no trata con la Iglesia, trata
con cada uno de los sacerdotes 6 con la representaci6n
superior del sacerdocio: con el Arzobispo de New
Orleans y Delegado Apostblico, es decir, trata con el
Poder superior de la Iglesia por medio de una Delega-
ci6n. Pues ese problema lo tenemos aqui, esa situa-
ci6n de la Iglesia es exactamente la misma.......
,C6mo, pues, podremos nosotros caprichosamente
olvidar la historic y las doctrinas y olvidar, sobre
todo, las prActicas seguidas por las naciones que
sostienen relaciones con la Iglesia desde el punto de
vista international? 4C6mo podremos nosotros olvi-
dar las relaciones que afin por nuestra misma Consti-
tuci6n debe sostener nuestra Replblica con la Iglesia
no determinando expresamente como una de las fun-
ciones de la Secretaria de Estado que, lo que A asun-
tos eclesiAsticos se refiera, ha de caer bajo su jurisdic-
ci6n? He ahi como estA muy bien la enmienda que
propongo, y estA en su lugar y en su oportunidad pre-
sentada. Pero ,se necesita que un estado haya supri-
mido en su Constituci6n su relaci6n mAs 6 menos inti-
ma con la Iglesia para que la entidad international de
la Iglesia no subsista y se mantenga? En los Estados
Unidos hay absolute libertad de cultos y en estos mo-
mentos un representante autorizado de los Estados
Unidos estA en Roma, reclamando determinadas medi-
das que cree convenient a su political el Gobierno de
su naci6n. Aparte de eso al oir al Sr. Sayas yo esti-
maba habia cometido tambi6n un pecado nuestro com-
pafiero el selior Zayas porque, 61 cat6lico como debe


-- -------- --___._~.


197








198 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


ser, y a pesar de todas sus protests supongo que lo
es, le alcanzan los anatemas de la Bula ((Quanta Curan
que hace obligatorias A todas las conciencias cat6licas
cada una y todas las prescripciones numerosas de lo
que se llama el ((Sillabus, de Roma, del siglo IX, de-
bido A la Santidad del Papa Pio IX.
SR. PRE-IDENTE: El senior Recio tiene la palabra.
Sn. REcIO: Pocas palabras he de decir respect A lo
manifestado por el senior Zayas. con el que estoy de
complete acuerdo; y tambi6n me opongo A la enmien-
da del senior Sanguily y Frias porque ella implica el
reconocimiento, con character de powder Internacional de
la Iglesia, y Ilevar A nuestros problems con ella A la re-
soluci6n por la via diplomitica, dAndole una represen-
taci6n que nosotros en ningin caso debemos concederle.
Lo hecho por el Gobierno Interventor yo no se si
esta bien 6 mal hecho; pero en caso de de que el Go-
bierno de Cuba pueda reclamar algo sobre eso, A Cuba
le conviene reclamarlo dentro de los tribunales
nuestros y no con el carActer international. Pido,
pues, que no se acepte esa enmienda y que en ninguna
parte del Proyecto de Ley en discusi6n se consigne
nada sobre la Iglesia porque la Constitncib'n lo pro-
hibe.
St. FRiAs: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: El senor Frias tiene la palabra.
SR. FRiAS: Tal parece que la enmienda presentada
por .el senior Sanguily envuelve una violacibn constitu-
cional y lleva consigo el reconocimiento de determina-
da Iglesia. Tal parece que el precepto contenido en
el articulo 26 estA en abierta contradicci6n con el con-
tenido en esa enmienda, y ese parece que es el efecto
que ha producido la enmienda del seflor Sanguily en
los sefiores Senadores que ]a han impugnado; pero na-
da mas lejos de ello, al contrario, la enmienda envuel-
ve el reconocimiento de lo establecido en el.articulo
26, alli no se prohibe en absolute el ejercicio de nin-
guna religion, alli no se prohibe al cindadano profesar
las ideas religiosas que tenga por convenientes, alli
se garantiza la complete libertad de cultos, a nadie se
persigue por tener 6sta 6 aqu6lla opinion religiosa, y
cuando nosotros incluimos entire las atribuciones del
Secretario de Estado los asuntos eclesiaisticos 4qu6 ha-
cemos sino darle competencia para tender a los asun-
tos que. A cualquiera Iglesia se refieran y garantir,
si fuera necesario, mediante la competencia que atri-
buimos, esa misma Llibertad que el articulo 26 reco-
noce?
A mi me import much declarar, y lo estimo com-
pletamente necesario, que no seria possible que defen-
di6ramos aqni, no en el terreno de la practica, sino en
el de la teoria, que uno de los verdaderos principios
que son la paz de todo pueblo bien organizado pudiera
vulnerarse hoy, aun cuando fuera de una manera in-
directa y que el Estado fuera A reconocer 6 a dar su
protecci6n 6 i contraer relaciones estrechas con deter-
minada secta, eso envolveria una burla 6 una rectifi-
caci6n del criterio sentado en el articulo 26 de la
Constituci6n.
Yo estimo que es necesario cerrar los ojos A la rea-
lidad para no estimar que A la Rephblica Cubana le
habran de surgir A su paso y A cada instant relacio-
nes que habrAn de tener sus lazos de contact con algo,
que como decia el Sr. Sanguily, es dentro del terreno
del Derecho Internacional una personalidad juridica.
La Iglesia, en todas parties, no es reconocida como una
entidad particular en cuanto A sus relaciones externas,
sino como una verdadera entidad juridica en el Dere-
cho Internacional. Los derechos, las oblicaciones con
ella. encuentran cabida en todos los tratadistas que de
esa material se ocupan, y no hay uno s6lo de ellos en


donde no pudieramos encontrar las bases para regular
las relaciones.
En todas las naciones en que ]a libertad de cultos
estA reconocida, encontramos, sin embargo, que las
relaciones entire el Estado y la Iglesia, la cat6lica es-
pecialmente, se realizan por medio de funcionarios
que tienen el carActer complete de diploiriticos; los
representantes de esa Iglesia disfrutan como los repre-
sentantes de otras naciones, de los privilegios que
aquellos gozan.
En los paises en donde no tienen tendencies al ca-
tolicismo, como los Estados Unidos, Inglaterra y otras
naciones, cuando se trata de resolver conflicts con
esa Iglesia, lo hacen por mediaci6n de funcionarios de
ella que van revestidos en absolute con el caricter de
enviados diplomaticos. Si eso es asi, si en los Estados
ITnidos, que pudiera ser el pais en don)de menos pu-
diera la Iglesia Cal6lica entender que tenia relaciones
con el Estado, cuando ha surgido la guerra hispano-
americana y A consecuencia de ella las Islas Filipinas
han pasado A ser un territorio americano, 6stos han
tenido necesidad de enviar un Representante A Ro-
ma que vaya A tratar con el Poder de la Iglesia como
representante international, ,puede estimarse que
esta enmienda indica que nosotros habremos de
darle carActer international A ]a Iglesia por esta cau-
sa, que habremos de darlas facultades A ella, que ya
estAn anotadas de sobra en ]a situaci6n en que las 6r-
denes del Gobierno Interventor dejaron al clero en la
Isla de Cuba? i,Para qu6 vamos A cerrar nosotros la
puerta y buscar la dificultad y la duda que en el dia
de mafiana podamos abrigar cuando sea necesario re-
solver esos conflicts respect A qu6 Secretaria 6 A
qu6 dependencia del Estado tengamos que confiar esa
resoluci6n?
AdemAs: y hago uso en este caso de la informaci6n
que me dA el Sr. President de esta Camara, en Fran-
cia hA llegado A ser tal la importancia de los asuntos re-
ligiosos que no s61o estan atribuidos a la Secretaria de
Justicia sino que tambi6n dependent directamente de la
Presidencia del Consejo de Ministros.-De modo que,
si ali, en Francia, ha Ilegado A entenderse que las re-
laciones de la Iglesia con el Estado son de tal impor-
tancia que lian debido encomendarse los asuntos ecle-
siasticos A la mis alta autoridad de la Naci6n no veo
porque nosotros no debemos encomendar esos mismos
asuntos a la Secretaria del Estado, que es quien ha de
relacionarnos con las distintas entidades nacionales
entire las cuales flgur a la Iglesia..
Por otra parte: el que hoy las inscripciones de las
diversas religiosas est6n confiadas A la Secretaria de
Justicia parece que se debe al error de que una misma
persona desempefie ambas Secretarias pasando A ser
competencia de la Secretaria de Justicia asuntos que
correspondent la Secretaria de Estado. -Todo sabemos
que las Iglesias que estan debidamente inscritas, 6
mejor dicho que las Iglesias que quieran ejecutar ma-
trimonios han de inscribirse con arreglo A una orden
military, y priscindiendo de lo que nuestra historic nos
hace deducir, 6 sea que siempre que hablamos de reli-
giones nos referimos A la Iglesia Cat6lica, hay que te-
ner en cueata que en el dia de mafiana podran venir
religiones extrangeras que deseen inscribirse para po-
der ejercitar ]a facultad concedida por la orden de la
Intervenci6n de efectuar matrimonios y para. con-
ceder esa inscripci6n serA precise que se pract1quen
investigaciones respect a la moralidad de esoS cle-
ros y esta material que debe tanibi6n corresponder A
la Secretaria de Estado, ya que esas religions pue-
den tener su asiento en naciones extrangeros Esti-
mo, pues, por estas consideraciones que no es que







DIARIO DE SESIONES DEL( CONGRESO.-SENADO. 199


pueda decirseme que soy defensor de una religion ni
de otra: yo creo que, afin despnus de reconocer como
parte de las funciores de la Secretaria de Estado el
conocimiento de los asuntos religiosos, el Estado con-
tinuarn como lo esta ahora, viviendo en complete se-
paraci6n de la Iglesia. Pero es mns: ann cuando su-
primieramos de las funciones de la Secretaria de Esta-
do 6stas que al conocimiento de los asuntos religiosos
6 eclesiasticos se refieren, no dejaria el Estado de
guardar cierta relaci6n con las cuestiones que A laI
Iglesia se refieran y habrAn de ser resueltas, sin duda
alguna, por el Gobierno de la Repfiblica, por cualquie-
ra de las Secretarias.
SR. ZAYAS: 4La enmienda dice asuntos religiosos 6
eclesiasticos?
SR. SILVA, Secretario: (Lee la enmienda.)
SR. PitESIDENTE: Se pone i votaci6n la enmienda
del seflor Sanguily.
Sn. PiARRRAGA: YO haria otra pregunta y pido la
palabra para ello.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el sefnor PArraga.
Su. PiRRAGc: GEs que la enmienda del sefor San-
guily tiene el alcance de que las cuestiones eclesiaisti-
cas que puedan surgir en el interior del pais y que no
se refieren A las relaciones internacionales del Estado
Cubano han de defender tambien de la Secretaria de
Estado 6 se entiende que deben defender de otra Se-
cretaria? Segfin fuera el sentido 6 el alcance que el
senior Sanguily diera a su enmienda asi seria el voto
que yo emitiera.
Sn. SANGUILY; Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el seflor Sanguily.
Sn. SANGUILY: Seiior Presidente ereo haber dicho,
aunque es possible que se haya olvidado, que hay dos
classes de asuntos eclesiasticos: Unos que forzosamente
el Gobierno Cubano tiene que resolver de acuerdo con
nna potestad extrafia, con la Iglesia Cat6lica; y otros
que son meramente interiores. Como estaba encami-
nando la material A la jurisdicci6n de la Secretaria de
Estado no he tenido que hablar de la material que for-
zosamente ha de defender de la Secretaria de Gober-
naci6n; y como hay asuntos que correspondent a las dos
Secretarias cuando se trate de esta filtima ya hare yo
la indicaci6n respect A los asuntos eclesiisticos que
tambi6n le correspondent.


SR. PRESIDENTE: Se pone a votaci6n la enmienda
del senior Sanguily.
SR. ZAYAS: Pido votacibn nominal.
SR. CISNEROS BETANCOURT: Me opongo terminante-
mente a que se sign la discusi6n y it que se vaya A
votar este asunto por considerarlo anticonstitucional,
y protest contra ello y pido al mismo tiempo que pase
al Tribunal que corresponda, si es constitutional 6 no.
SR. PRESIDENTE: Eso no puede corresponder al Se-
nado, Sr. Cisneros. Se har-i constar en acta la pro-
testa que usted consigna, pero no podemos dejar de
seguir la votaci6n hasta la conclusion del esunto.
Sa. CISNEROS: Pero se puede llevar al Tributal
competent que determine si es constitutional 6 no.
SR. PRESIDENTE: Por otro tr~imnite St. Cisneros y no
en estb moment.
SR. CISNEROS: No comprendo cual sea el tramite.
SR. PRESIDENTE: Acusar en todo caso al Senado de
querer violar la Constituci6n.
SR. SANGUILY: Anticonstitcional es el ateismo.
Sn. CisxuRos: poco importa que sea uno ateo 6 no.
SR. PRESIDENTE: A votar. Votaci6n nominal. (Al
efectuarse la votaci6n y llegado al Sr. Cisneros, dice
6ste:
Sn. CISNERos: NO voto eso. Nadie me obliga A
votar.
SR. PRESIDENTE: Lo que puede hacer el Sr. Cisne-
ros es retirarse mientras se realize ]a votaci6n.
SR. CISNEROS: Yo nunca voto en contra de mi con-
ciencia y esta me dice que eso no se debe votar.
SR. FRIAS, Secretario: Resultado de la votaci6n:
nueve votos que si, y diez que no y el Sr. Cisneros.
SR. PRESIDENTE: Rechazada la enmienda se pone A
votaci6n el articulo con la enmienda 6 adici6n pedida
por el Sr. Morfa y aceptada por la Comisibn.

(Efect'ase la votaci6n y es aprobado.)

SR. PRESIDENTE: Habiendo transcurrido las horas
reglamentarias se suspended la sesi6n para continuarla
mailana 6 las dos de la tarde.
Hora: las cinco y diez minvtos.


IMPRENTA DE RAMBLA Y BOUZA,--O8ISPO 5.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs