Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba.
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072699/00674
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Senado
Publisher: Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
 Subjects
Subject: Legislation -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began with: Vol. 1, 1902.
General Note: Description based on: 2. Legislatura vol. 2, no. 1 (abr. 6 de 1907); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072699
Volume ID: VID00674
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001844861
oclc - 30331556
notis - AJR9135
lccn - sn 94026346

Full Text










DIARIO DE SESIONES

DEL

CONfiRESO DE LA REPUBLICAN DE CUBA

PRIMERA LEGISLATURA.-1902.


VOL. 1. HABANA, OCTUBRE 22 DE 1902. NUH. 18.


SEN ADO.



Decimaquinta sesi6n ordinaria.-Julio 10 de 1902.


SUMARIO


Continda Ia discusint del Proyecto de Ley organica de las Secretarias del Despacho.-Inforime de la
ponencia acerca del 3Iensaje presidential solicitando un cr6dito para satisfacer las atenciones de
Julio y Agosto.


A tres horas y cinco minutes de la tarde y bajo la
presidencia del Sr. Estevez y Romero comenz6 la se-
si6n.
SR. PRESIDENTE: Se abre la sesi6n, el Oficial de ac-
tas leera la de la anterior.
Sn. OFICIAL DE ACTAS: (Lee el acta de la sesi6n ante-
rior.)
SR. PRESIDENTE: iSe aprueba el acta? (Sehales afir-
mativas.)
Tiene la palabra el Sr. Zayas.
SR. ZAYAS: Yo tenia pedida la palabra en segundo
turno para hablar de la enmienda presented por el
Sr. Cabello; pero con motive de ciertas frases del se-
fior Dolz que, como miembro de la Comisi6n redactora
de ese proyecto usaba de la palabra, desearia saber si
]a Comisi6n, 6 por lo menos la mayoria de ella, acep-
ta las manifestaciones hechas por el Sr. Dolz, hacien-
dolas suyas, references A que 41 aceptaba la existencia
de dos Secretarias una de Agricultura. Industria y
Comercio y otra de Obras Pfblicas, separadamente, 6
si 6sta es una simple manifestaci6n personal del seflor
Dolz.
SR. PRESIDENTE: Alguno de los seiiores Senadores
miembros de la Comisi6n redactora del Proyecto de
Ley de Secretarias quiere responder al Sr. Zayas?
SR. SANGUILY: ,Qu6 cosa?
SR. ZAYAS: Preguntaba si las manifestaciones le-
chas por el Sr. Dolz, que, como miembro de la Co-
misi6n hablaba, respect al Proyecto de Ley, eran
aceptadas 6 no por la referida Comisi6n; y aludia a:
las manifestaciones consistentes en aceptar l1 ]a exis-
tencia de una Secretaria de Agricultura, Industria y
Comercio y otra de Obras Pfiblicas, porque si esto
fuese aceptado por la Comisi6n, hacienda suyas lales


manifestaciones, es claro que en este punto yo no
tendria para que defender la enmienda del senior
Cabello.
SR. SANGUILY: Yo le rogaria al Sr. Zayas que con-
sumiera el turno que habia pedido.
SR. ZAYAS: Yo no tengo ningfin inconvenient.
SR. PRESIDENTE: El Sr. Zayas tiene la palabra.
SR. ZAYAS: Realmente me hubiera ahorrado el ha-
blar en pro de esa parte de la enmienda, si los demis
sefiores de la Comisi6n hubieran aceptado la opinion
de uno de ellos: la del Sr. Dolz.
Yo poco habre de decir; en primer lugar, porque
ayer tratAndose de la totalidad del Proyecto ya se
habian alegado aqui las razones que habiamos estima-
do oportunas el Sr. Cabello y el que habla, para de-
fender nuestros puntos de vista, 6 sease el que las
Secretarias de Estado y Justicia deben permanecer
unidas como estAn hoy, y que las de Agricultura, In-
dustria y Comercio y Obras Pfiblicas, tambi6n como
hoy existen deben permanecer; es decir que, en resu-
men, nos declarabimos partidarios de lo existent, en
cuanto al nfimero de Secretarias y i la distribuci6n
de las materials administrativas y de Gobierno en
ellas. Por consiguiente no habr6 de repetir las razo-
nes que entonces hubimos de alegar; pero he de Ilamar
la atenci6n respect al poco material que habria de
tender la Secretaria de Justicia, si se la considerase y
se estableciese separada de la de Estado, al extreme
que puede decirse que seria el de Justicia un Secre-
tario de escasisima ocupaci6n.
En efecto, para demostrarlo no hay mAs que acudir
al articulo 6,-en el que se determinan cuAles son las
materials de que habrA de conocer el Secretario de Jus-
ticia, administrativamente, y aunque es verdad que








176 1MAR10 DE SESSIONS DEL CONGRESO.-SENADO


existen various epigrafes que hacen suponer A primera
vista que debe haber alli much en qu6 trabajar, en
que ocupar su atenci6n el Secretario de Justicia, si
examinamos las materials que se le atribuyen y tene-
mos present la forma en que esta organizado el Poder
Judicial y otros ramos anexos, como los Registros de
la Propiedad, Civiles y de Notariado &, veremos que
realmente el Secretario de Justicia apenas tendrA nada
qu6 hacer, apenas tendrA atribuciones, y las que ten-
ga han de resultar tan escasas que no vale la pena de
crear una Secretaria, A menos que no sea por una ra-
zon que di6 el senior Dolz, y de la cual me habr6 de
ocupar despu6s, porque realmente ha traido para mi,
un element nuevo al debate.
Dicese en el proyecto que la Secretaria de Justicia se
ocupara administrativamente de los asuntos siguien-
tes: Justicia Civil, Penal y Contencioso-administrati-
va, Registros Civiles, de la Propiedad y del Notariado,
Colecci6n Legislativa, Consultoria del Gobierno en
material de derecho y Establecimientos Penales y car-
celarios. Examinando A primera vista el epigrafe pri-
mero, tal parece que el Secretario de Justicia va a
administrar Justicia Civil, Penal y Contencioso-admi-
nistrativa y, si asi fuera, en efecto, no bastaria no ya
con un Secretario, algunos habrian de necesitarse para
desempeliar esa Secretaria; pero es que el Secretario
de Justicia no va A administrar Justicia Civil, Penal
ni Contencioso-administrativa. Los Tribunales de
Justicia son los llamados A administrar la Civil, Penal
y Contencioso-administrativa. Pero i,es que dentro del
regimen que aqui se establece el Secretario de Justicia
va A legislar sobro asuntos Civiles, Penales y Conten-
cioso-administrativos? Ni el Secretario va A adminis-
,rar esa Justicia, ni va A legislar sobre esas materials.
De manera que la misi6n del Secretario de Justicia,
dentro del regimen existente, se habrA de limitar A
ejercer una simple fiscalizaci6n sobre los empleados,
sobre los funcionarios de los diferentes ramos de la
administraci6n de Justicia.
El segundo epigrafe dice "Registros Civiles, de la
Propiedad y del Notariado".: y aqui result una cosa:
si hay una ley que regular la manera de hacer las ins-
cripciones, de llevar los libros, las formalidades que
hay que cumplir y los requisitos que han de lenarse
;,qu6 va A hacer el Secretario de Justicia en este parti-
cular como no sea tener uno 6 mas empleados en la
Secretaria encargados de recibir los estados de estos
Registros que se le remiten para poder ejercer la fiscali-
zaci6n? Y tenemos, entonces, que es tambien fiscaliza-
dora la misi6n del Secretario de Justicia en este punto
porque no podemos pensar que 41 vaya A cambiar la
legislaci6n existente sobre esa material. estableciendo
otra cosa distinta acerca de la inscripci6n en los Regis-
tros Civiles, de la Propiedad y del Notariado.
"Colecci6n legislative" es la tercera material que se
le atribuye A la Secretaria de Justicia: esta es una
funci6n puramente mecAnica, se van A coleccionar las
Leyes y para 6sto no se necesita ni la alta categoria
de un Secretario, ni los conocimientos que deben supo-
nerse en ese funcionario en asuntos generals de Dere-
cho; no se necesita nada de eso para hacer la Cclecci6n
Legislative. Aqui, pues, tambiAn basta con la fisca-
lizaci6n del Secretario, no su intervenci6n direct, ni
ningin otro acto que denmande conocimientos especia-
les y que ese Secretario deba realizar 6 poner A contri-
buci6n para que se pueda llevar A cabo la Colecci6n
Legislative.
"Consultoria del Gobierno en material de Derecho"
y "Establecimientos Penales y Carcelarios". Estos
son los dos filtimos epigrafes y son los dos fnicos que
puede decirse que representan 6 requieren alguna fun-


ci6n important por part del Secretario, dentro de la
Secretaria. Pero si apartamos por un moment este
fltimo, porque es punto que ha de ser discutido, en
cuanto A que se traslada ahora A la Secretaria de Jus-
ticia, quitandolo de la Secretaria de Gobernaci6n en
done antes estaba, donde siempre habia estado, y sin
que yo discuta en este moment si debe quedar dentro
de una 6 otra Secretaria, tenemos que la "Consultoria
del Gobierno en material de Derecho es la inica funci6n
important que se atribuye A laSecretaria de Justicia:
i,Y esa funci6n no la puede desempefar cumplidamen-
te un Secretario de Justicia y Estado A la vez? Solo
para la "Consultoria del Gobierno en material de De-
recho", cuando el Gobierno no va A legislar, cuando
tampoco va A aplicar todos los dias y en todos los ca-
sos las leyes vigentes, porque esa es material del Poder
Judicial, al cual inimente tendrA necesidad de recurrir
A esa consultoria, al presentarse el moment de eje-
cutar 6 de llevar A cabo una Ley, para su mejor in-
terpretaci6n y ms recta aplicaci6n; A lo que no supone
una funci6n constant, diaria, para eso solo, result
creada la Secretaria de Justicia, porque ya hemos
visto que las otras materials que se le atribuyen no
ameritan realmente el organizarla.
Pero esa funci6n "Consultoria del Gobierno en mate-
ria de Derecho," guard tanta analogia con otras fun-
ciones del Secretario de Estado, que, tiene que tender
al derecho existent en el pais y fuera del pais para re-
solver las materials que se le atribuyen en el articulo 59
que parece hasta natural que se agregue A ellas el epi-
grafe "Consultoria del Gobierno en material de Dere-
cho," que no viene A recargar de una manera extraordi-
naria el servicio de esa Secretaria; porque no son tantas
ni tan frecuentes las consultas. Y si bien no hay que
olvidar que son trascendentales las funciones del Se-
cretario de Estado, y que es verdad que estA llamado
A jugar un papel importantisimo en la mAquina gu-
bernamental, hayque tener en cuenta que sus funcio-
nes, aunque importantisimas y trascendentales no son
tampoco de las que exigen una constant actividad,
pues no estAn siempre y continuamente ocupando su
atenci6n, puesto que hay asuntos que no se presentan
mAs que en determinadas Epocas, en determinados mo-
mentos: d6spuns que se hace un tratado, por ejemplo,
ya en much tiempo no vuelve A ponerse sobre el ta-
pete esa cuesti6n: celebrado un convenio international
queda el particular resuelto por largo espacio de tiem-
po. Las demAs funciones del Secretario de Estado,
como legalizaciones, traducci6n de documents, inter-
pretaci6n de lenguas, etc., son funciones encomenda-
das siempre A oficiales, A empleados que 61 tiene A su
disposici6n, y nunca exigen estas materials la inter-
venci6n direct del Secretario de Estado. De manera
que las funciones de este Secretario y del de Justicia
que guardian entire si gran analogia hace suponer
como regla general, que la una y la otra deben ser
desempeiadas por individuos peritos en derecho, y
que esas funciones similares, pueden star desempe-
iiadas perfectamente por un solo individuo, y consti-
tuir po)r lo tanto una sola Secretaria. Y en cambio
la Secretaria de Agricultura, Comercio, Industria y la
de Obras Pfblicas, es decir, las que tienen A su cargo
materials que exigen no ya conocimientos generals,
sino conocimientos especiales, en asuntos A los cuales
no se dedican la mayor part de los hombres estudio-
sos, que por las multiples y variadas formas en que se
presentan sus problems, A la resoluci6n del Gobierno,
exigen una mayor actividad, y lo demuestra perfecta-
mente el que en este moment, en !a situaci6n que
Cuba atraviesa, ho es por cierto la Secretaria de Esta-
do la que ocupa la atenci6n de todos, ni es tampoco la


176


)IARIO DE SESIONES DEL CONGRBESO. SENADO







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 177


Secretaria de Justicia, sino son la Secretaria de Agri-
cultura, Industria, Comercio y la de Obras Pfblicas
sobre las que estA fija la mirada de la mayoria de los
habitantes de la Repfiblica porque de ellas es de done
pueden partir las iniciativas hacia el Poder Ejecutivo
y 6ste hacer la recomendacion al Poder Legislativo pa-
ra que se busque la soluci6n de los problems gravisi-
mos que la exigen rApida y acertada.
Pero, despu6s de todo, los ramos de Estado y Jus-
ticia organizada la representaci6n diplomatica y con-
sular, y organizada perfectamente la administraci6n
de Justicia, en sus distintos grades, marcharin, salvas
algunas excepciones, como las ruedas de la locomotora
sobre el carril de acero, en tanto que en estas otras
materials, agriculture, industrial, comercio y obras phi-
blicas, que afectan de una manera direct A la, vida
del pais, en la crisis violent y azarosa de nuestra
Agriculture y de nuestra Industria y las necesidades
sentidas desde tiempo inmemorial en nuestras Obras
Phblicas, sobre todo en material de Carreteras y comu-
nicaciones en general, so hace necesario y es indispen-
sable la dedicaci6n de hombres t6cnicos, experts,
tengan 6 no titulos, y digo esto, porque parecia indicar
el senior Dolz que habia de exigirse necesariamente el
titulo para desempeflar esas Secretarias; no pretend
tal cosa, pero si que sean hombres que tengan recono-
cida competencia, sin titulo 6 con 61, porque deberan
dedicarse al studio y resoluci6n de complicados pro-
blemas, y A tender 6 las necesidades del pais, no para
que ellos resuelvan de por si, sino para que, asesorando
al Poder Ejecutivo, pueda 6ste hacer al Congreso las
recomendaciones que estime necesarias 6 convenientes
A los interests generals de la Repfblica.
Asi, pues, sigo entendiendo que la Secretaria de
Obras Pfiblicas, por su importancia, debe constituir
una sola Secretaria, apart de la de Agricultura, In-
dustria y Comercio, que es ain mas important; y
que, en cambio, las de Estado y Justicia, sin que yo
desconozca su significaci6n, sean desempefadas por un
solo hombre porque las funciones que caen bajo su f6-
rula son, 6 es possible que sean, atendidas y resueltas
por un solo Secretario.
Ahora bien: si lo que aqui se persigue, como decia
el senior Dolz, es una combinaci6n political, entonces
huelgan estos arguments; digo esto, porque para mi
fu6 una sorpresa que en la sesi6n anterior se manifes-
tara por este estimado compafiero que en las Secreta-
rias no.era la competencia lo que se buscaba principal-
mente, sino que en ellas lo que se buscaban eran
combinaciones political, para satisfacer las- legitimas
aspiraciones de los partidos politicos. Si esto es, lo
que no puedo career, el m6vil 6 la mira que ha guiado
A la Comisi6n, que repito, que no creo que asi sea, en
ese caao no tendria arguments que aducir en pro de
la enmienda del senior Cabello, porque desconociendo
cuales'puedan ser las combinaciones political que se
realicen, no habiendo pensado nunca en cosa semejan-
te, no habiendo estudiado el asunto de la division de
las Secretarias bajo ese aspect, no habiendo conside-
rado desde ese punto de vista el problema, es imposi-
ble que yo pueda improvisar aqui arguments en su
contra, desconociendo cuales son los que se pueden
alegar en pro.
SR. SANGUILY: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tienela palabra el senor Sanguily.
SR. SANfUILY: Decia ayer el seflor Cabello, autor
de la enmienda que nos esta entreteniendo, en mi con-
cepto por demasiado tiempo, que el Presidente de la
Repfiblica con mAs dates que nosotros. con mis cono-
cimiento de causa, habia pedido el Gobierno Inter-
ventor el establecimiento de las Becretarias tal como


ellas estan hoy, tal como 61, el senior Cabello, lo solici-
ta. y como 6sta parece ser la base del razonaniento,
del criterio que nos expone el senior Cabello voy ; de-
tenerme siquiera sea un moment, A considerarla.
Entiendo que eso es abolutamente inexacto: el Pre-
sidente de la Repfiblica no tenia ningihn date, absolu-
tamente ninguno, cuando pidi6 el establecimiento de
las Secretarias tal como estan hoy. Ni siquiera ha
obrado con absolute libertad al asi plantearlas el Pre-
sidente de la Repitblica. i,Qu6 datos mias que el senior
Cabello, qu6 datos mhs que el Senado podia tener de
las circunstancias actuales, del estado en quo eocontr6
el pais, el Presidente de la Repfiblica cuando hacia
come 30 ailos que no conocia la Isla, la IHabana, las
circunstancias pfiblicas, en la evoluci6n de los tiem-
pos? Y el Presidente al cabo de tan larga ausencia
lleg6 A esta ciudad muy pocos dias antes de ocupar el
Gobierno.
El President se traz6 dos programs antes de llegar
A ocupar el Gobierno, los cuales fueron absolutamente
modificados, quiero decir, esencialmenle modificados;
porque el Presidente de la Repfblica pretendia gober-
nar con los partidos, por encima de los partidos, con
todos ellos y con ninguno. No ha sucedido asi por la
influencia, por la acci6n, y, ipor qu6 no decirlo? por
la presi6n tambi6n de los partidos. El Presidente ma-
nifest6 que queria gobernar con su familiar political:
hasta ahora no hemos averiguado cual era esa familiar
political del Pr.sidente, porque se ha adulterado tanto
y se ha extendido mas de lo que A primera vista pare-
cia que debiera serlo. El Presidente de la Repfiblica
vino con solo dos compromises personales para el Go-
bierno; y, cuando ya parecia tener complete su Gabi-
nete, invadieron su casa los partidos politicos, hizo
irupci6n en su casa el partido que cuenta entire sus
miembros mAs distinguidos al seinor Cabello: la Haba-
na enter dijo que el Presidente de la Repiblica habia
tenido que modificar sus puntos de vista, por la acci6n
y hasta por la braveza de ese partido (risas.)
DD6nde estAn pues los datos? iQu6 datos desintere-
sados, espontAneos y personales han determinado esa
decision del Presidente y la composici6n y nomencla-
tura de su Gabinete A que se cifte ahora en su enmien-
da el senior Cabello, de tal manera que me parece que
esta enmienda Sres. Senadores, es un hijo de la irupci6n
de aquellos dias? Y cuando ayer empezAbamos A dis-
cutir este punto de la nomenclatura de las Secretarias
no se habian agotado los turns, cuando se hacia un
alarde de razonamiento, de especulacieu cuasi cienti-
fica, de desinter6s mAs 6 menos absolute, y desde lue-
go sincere para resolver desde un punto de vista ele-
vado, buscando solo el acierto, esta controversial; del
lado de enfrente es decir del lade de los seiiores que im-
pugnan el Proyecto de la Comisi6n no se oy6 mas que
una sola palabra: la palabra "transacci6n." Y yo me
decia 4,no es esto un poco confuso y hasta sospechoso de
parte de los que creen tener raz6n, raz6n te6rica, raz6n
cientifica, raz6n especulativa, y hasta raz6n patri6tica?
i,C6mo, apenas han expuesto unos y otros esos m6viles
para defender sus respectivas posiciones, ya se habla de
transacci6n? No se han invocado aqui razones; ,&
qu6 pues transacciones en el orden especulativo? Las
transacciones son pues en el orden de los interests.
De modo que en el fondo de esta cuesti6n no hay un
punto de vista de raz6n sino que debe haber muchos
puntos de vista de intereses, si n6, cavilando sobre es-
te, me decia yo, ,por qu6 se oia de aqu6l lado,'hace
unos cuantos dias (sefialando los bancos de enfrente)
decir que la Comisi6n queria separar, desarticular la
Secretaria de Estado y Justicia?: ,por que en el Animo
de la Comisi6n estaba que una de l11as fuese Estado y








17 1MR0 ESEINE E CNREO-SND


la otra Justicia? Estoy entrando en la psicologia del
asunto, y ya se sabe que en el orden social a veces la
psicologia no se conoce sino por los chismes y pido per-
d6n por el uso de la palabra, pero es indudable que el
chisme es un element poderoso y eficacisimo en la vi-
da y gobernaci6n de la Sociedad........ y a veces en las
decisions de los Cuerpos Colegisladores. Entiendo
que se nos atribuye un punto de vista interesado, el
quesostenemos: que debe separarse el departamento de
Estado del de Justicia; pero como la humanidad vive de
acciones y razones, he aqui como pienzan nuestros sefo-
res adversaries: i,por qnu se quiere mantener separadas
las dos Secretarias que nosotros presentamos unidas?
;porque interest que no haya una Secretaria menos de
las que hay?:-Es claro, por un principio mecanico
aplicado A la political para que no se perturbe la pon-
deraci6n de las fuerzas political en los Secretarios por
que todo esto que en lo primero no me parece absolu-
tamente malo, por los menos ilegitimo, y que en lo
segundo pudiera parecernos demasiado bueno, tiene
una explicacion muy racional. Porque los que han
estado defendiendo la enmienda absolutamente han
dado alguna raz6n que valga. Yo he estado oy endo al
Sr. Cabello que es un Senador muy ingenioso y muy
ilustrado, y he estado oyendo al Sr. Zayas que es otro
senador muy ilustrado y de grandes recursos, y sin em-
bargo, ninguno de estos dos estimados compafieros ha
dado una sola raz6n que demuestre que nosotros hemos
hecho mal al establecer la nomenclature de las Secre-
tarias que proponemos; ninguno ha demostrado que
debe mantenerse la de Justicia junto con la de Estado
y que no deben separarse; que deben mantenerse como
estin hoy esas dos Secretarias que nosotros dividimos.
Oyendo al Sr. Zayas se llega C esta conclusion: den-
tro de pocos dias, dentro de pocas semanas, por lo me-
nos, elSecretario de Estado y el Secretario de Justicia
serAn dos vagos; y oyendo tambi6n al Sr. Zayas se lle-
ga & la conclusion de que dentro de pocos dias, acaso
dentro de algunas semanas, va 4 ser necesario, no ya
una Secretaria de Fomento, no ya una Secretaria de
Obras Publicas y una Secretaria de Industria y Comer-
cio, sino unas cuantas Secretarias, acaso una de Obras
Pfblicas, otra de Agricultura, otra de Comercio y otra
de Industria itan ocupado va A estar el Secretario de
Fomento que vamos 4 crear!-Y eso i,por qu6? Porque
el Sr. Zayas lo ha querido asi; es una imaginaci6n del
Sr. Zayas. i,Qui6n es el que va a career que vamos a
crear dos becas para dos holgazanes con la Secretaria
de Estado separada de la de Justicia; y que vamos .a
cometer la enormidad de recargar todo el peso de un
mundo A un solo Secretario, fundiendo las dos Secre-
tarias de Obras Piblicas y de Agricultura, Industria
y Comercio que hoy estAn desunidas? 4No es pues un
capricho de estos Sres. pretender lo contrario de lo que
nosotros proponemos? i,Y acaso nosotros proponemos
esto porque nos haya parecido bien, sin raz6n alguna,
mejor dicho por capricho de nuestra parte?
Un pais esencialmente agricola necesita una Secre-
taria de Agricultura; pero un pais esencialmepte co-
mercial, necesitarA, debe necesitar, una Secretaria de
Comercio. EstA de mAs la Secretaria de Industria
porque 6ste no es un pals industrial; pero, siguiendo
el razonamiento de los Sres. de enfrente, debia crearse
ademas, a la par que la Secretaria de Agricultura, una
de Comercio. Los siglos segfin el Sr. Zayas nos han
dejado la herencia.que justifica la existencia de la Se-
cretaria de Obras Phblicas. La Isla, de Cuba no tiene
caminos: la Isla de Cuba todavia apenas tiene los Fe-
rrocarriles que necesita; le falta much afn; todo eso
falta interin se levant una tierra abandonada A las
alturas de la civilizaci6n y para las grades necesida-


des y exigencias de la prosperidad. Carecemos abso-
lutamente de todo esto; todo eso nos hace falta i,por
que no crear, por consiguiente una Secretaria de Obras
Pifblicas?
Es este pais esencialmente commercial, porque es
inftil que sea agricola y que fabrique azicar, si esta
se queda en los muelles y no se vende,-y no se
vende porque nuestras relaciones internacionales en
el orden del comercio estan hoy trabadas por cier-
tas circunstancias, y se necesita de un Secretario
que dedique todas sus fuerzas y toda su inteligen-
cia, y han de ser grandes, muy grandes, esas
fuerzas y esa inteligencia, a buscar mercados para la
Isla de Cuba,-que estA ahora congestionada de azucar
y miserable de dinero.
Todos los arguments, pues, del senior Zayas, 6 tien-
den A reducir en absolute las Secreterias 4 un nfmero
minimo 6 tienden A ampliarlas A un ndmero maximo;
ihay, por consiguiente, alguna base en esa argumenta-
ci6n? Y no sera que la base consista en esa preocu-
paci6n de la ponderaci6n de las fuerzas political; y
efectivamente llamo la atenci6n de los seiiores Sena-
dores acerca de que si se separan las dos Secretarias
habrA una Secretaria en dispute, la de Justicia; per6
si se unen las dos Secretarias habra una Secretaria
menos; i, qui6n le toca la desgracia de perder esa Se-
cretaria? iA quin le toca la fortune de ganarla, today
vez que este es el punto alrededor del cual gira esta
discusi6n? Razones no las ha habido, pero intereses
si los hay en juego, y 4nosotros nos tenemos que medir
en el orden de los intereses para resolver una cuesti6n
como 6sta que tan important es para nuestro pais y
que debe estar por encima de todas las conveniencias
personales? En mi opinion, si en algfin punto de la
esfera del Gobierno debe ser libre el Presidente de la
Repftblica es en el de la elecci6n de los que han de
ayudarle, de los que han de cooperarle: de los Secre-
tarios del Despacho, y de esta manera nosotros esta-
mos ya amenazando al Presidente de la Repfblica
para cohibirle en esa amplitud que debe tener en la
elecci6n de los que con 1l han de participar de los in-
tereses de la cosa pfblica.
Yo invito, pues, al Senado 6 que, poniendose por
encima de encontrados intereses momentineos se fije
en las razones por ambas parties aducidas y decide,
porque yo espero que ha de decidir, en favor de lo
mejor, y yo entiendo que lo mejor es lo que nosotros
defendemos.
Sn. DOLZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDINTE: Tiene la palabra el Dr. Dolz.
Sa. DoLz: Sres. Senadores: el Sr. Zayas ha inter-
pretado, a mi juicio, muy mal las ideas que yo emiti
al hacer uso de la palabra en la sesi6n de ayer. Al
hablar yo respect 6 las funciones political que, en
mi concept, son las que principalmente desempefian
los Secretarios del Despacho, decia que esas Secreta-
rias estaban establecidas en todos los paises, y por
tanto tambi6n en el nuestro, para satisfacer las com-
binaciones political, para dar desahogo a las opinio-
nes, y A los intereses de los partidos, representantes
de la opinion pfiblica. El Sr. Zayas ha creido enten-
der que al referirme A las combinaciones politics me
referia a los partidos politicos existentes en la actua-
lidad en Cuba y yo quiero declarar honrada y energi-
camente en este Senado que si cuando, como Ponente
de la Comisi6n, redactaba esa Ley de Secretarias hu-
biera pasado por mi mente algo en que tratase de
favorecer A mi partido con relaci6n a personas deter-
minadas, y si tal intenci6n, sefiores Senadores, hu-
biera procuradb introducirla en el proyecto para que
fuera aceptada como el pensamiento del Senado, yo,


178


DURBIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--SENADO







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 179


sefiores Senadores, me consideraria indigno de ocupar
este puesto. No me he referido A combinaciones po-
liticas con relaci6n A los partidos existentes actual-
mente en Cuba, he dicho algo que me asombra que se
ponga en tela de juicio y se discuta, he dicho que las
Secretarias de Despacho responded en todos los paises,
y tienen por tanto que responder en el nuestro, A
combinaciones political, A resultado de la opinion
public representada por los partidos politicos. Me
asombra que se discuta por qu6 i,qui6n cree que en
alguna part del mundo los Secretarios del Despacho,
es decir, que los Ministros que forman un Gabinete
est6n alli como especialistas tecnicos en los ramos en
que se dividen' los Gabinetes? I,Qui6n puede career
eso? Si asi se creyera, seria necesario declarar la
inamovilidad de los Ministros 6 Secretarios; pero desde
el moment en que no es asi, desde el moment en que
los Secretarios no son inamovibles y estin expuestos,
por lo tanto, A cambios continues, desde el moment
en que hoy hay una persona en la Secretaria y seis
meses despues hay otra, es que no se atiende A las
funciones administrativas de esos Secretarios sino A
las political porque 6stas exigen la movilidad en esos
destinos, para que no est6 de una manera constant
un partido, representante de una sola opinion, en el
Gabinete del Gobierno. Si fueran funciones adminis-
trativas las que esos Secretarios desempefiaran serian
sus puestos inamovibles; pero son movibles precisa-
mente porque dependent de las corrientes movibles de
la political.
Para que exista una buena Ley de empleados en un
pais, hAgase una Ley bajo la base de la inamovilidad,
116vense A los distintos puestos A personas competen-
tes desde Directores Generales abajo, pero dsjese A
los Secretarios del Despacho fuera de esa Ley porque
ellos tienen una funci6n esencialmente political.
4C6mo habia de ser de otra suerte, seilores Senado-
res? Si para former un Gabinete, si para former esos
organismos politicos se atendiera A la competencia
administrative y a los especiales conocimientos, en
los distintos ramos en que se dividen los Gabinetes,
de las personas que se nombran para desempefiar los
puestos de Secretarios, en un pals tan pequefio como
el nuestro en el que, por ser tan pocos, tcdos nos co-
nocemos, podria designarse de antemano con el dedo
quienes son los hombres que han de ocupar esas Se-
cretarias. Si este fuera el criterio que ha de seguirse
en el nombramiento de los Secretarios yo me atreveria
A decir, seilores Senadores, que no tenemos muy
lejos A un seflor Senador (indicando al senior Busta-
mante) que tendria que ser, por su capacidad para
ello, un Secretario de Estado perp6tuo de la Repfibli-
ca Cubana. Y como lo mismo cabe decir en material
de Justicia, tambi6n de antemano sefialariamos quien
ha de venir A ocupar esa Secretaria, porque somos
muy pocos y nos conocemos todos, y podriamos, por
tanto, sefialar los que habian de ocupar las Secretarias
con el carActer de Secretarios permanentes.
Tendriamos, pues, que nombrar Secretarios perma-
nentes, Secretarios perpetuos; pero si eso hici6ramos,
habriamos roto con la finalidad, con el alcance, con
la significaci6n que tienen estos organismos en la
constituci6n de todos los paises; porque es necesario
que estos organismos no scan inamovibles, sino movi-
bles y tanto que se adapten A las situaciones political
porque atraviese el territorio.
De manera que es cosa cierta que esas Secretarias
del Gabinete no responded a la mejor administraci6n,
esos gabinetes responded A funciones politics. Esto
es una cosa perfectamente demostrada y esto, que es
lo que yo sostuve en la sesi6n de ayer, estA muy lejos


de ser lo que ha dicho el Si. Zayas; y esto, pese a quien
pese, es una verdad perfectamente clara.
SR. CABELLO: Pido la palabra para una alusi6n.
Sn. ZAYAs: Pido la palabra para rectificar.
Su. DOLZ continue: AdemAs, seilores Senadores,
yo tengo el criterio de que no es possible que Cuba
se sustraiga A las reglas generals del regimen de
gobernaci6n de otros paises y es cosa que hacen
todos los paises, hasta los mis poderosos y civiliza-
dos, el llevar al frente de sus Secretarias a personas
que no tienen titulos especiales para ocuparlas; en
paises muy civilizados Ilega hasta colocarse A un abo-
gado al frente de la Secretaria de la Guerra; no se
ocupan de los conocimientos especiales de los indivi-
duos, sino de satisfacer otros intereses mas altos de
la political. ,Y c6mo es que eso que se hace en otros
paises fuertes y civilizados no se cree que debe hacer-
se en Cuba?
Por eso es que en busca de esa tendencia, para que
hagamos lo que otros paises hacen, para que el Gabi-
nete pueda responder mAs cumplidamente a su pro-
pia naturaleza, por eso es que recomendamos al Se-
nado la creaci6n de la Secretaria de Fomento, porque
al establecerse la Secretaria de Fomento se borraba
la Secretaria de Obras Pfblicas y al borrarse 6sta se
suprimia la corruptela que aqui viene practicandose
de aoe la Secretaria de Obras Pfblicas sea una Secre-
taria t6cnica. Corruptela por cierto que no tiene de-
fensa desde el moment en que ese criterio se aplica a
la Secretaria de Obras Pfiblicas, para lo cual se exigen
titulos especiales, que no se exigen para las otras Se-
cretarias. Si titulos especiales se exigen para la Se-
cretaria de Obras Pfiblicas por la misma raz6n habrian
de exigirse tambi6n titulos especiales para la Secreta-
ria de Gobernaci6n, lo mismo que para la do Ins-
trucci6n.
Hasta tal punto estoy convencido de la verdad de
la doctrine que sustento que, al final de mis manifes-
taciones de ayer, me mostraba partidario de una tran-
sacci6n, porque yo entiendo que las leyes deben ser el
product de la opini6n colectiva de la CAmara y mien-
tras mns expresa sea esa opinion colectiva tanto mejor
sera.
Yo no tengo empeiio especial en llevar de una ma-
nera tenaz la idea de la Comisi6n y por eso me sentia
partidario de una transacci6n y hasta de la Secretaria
de Obras Pfblicas; y la aceptaba porque tengo tanta fe
en que las Secretarias responded, i fines politicos, a
funciones political mis que A funciones administrati-
vas, que esa corruptela tendra que caer, aunque se
cree la Secretaria de Obras Pflblicas; y que, andando el
tiempo, esta Secretaria tendra que entrar en las co-
rrientes generals de todas las Secretarias y podrin ir
a ella, no hombres t6cnicos, sino hombres de estado,
que son los que deben ocupar las Secretarias del Des-
pacho.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Zayas.
SR. ZAYAS: El Sr. Dolz ha comenzado contestando
A la alusi6n que yo le hiciera, y ha comenzado dAndo-
me A mi la raz6n porque yo, al aludir A sus palabras
una y otra vez dije que no crei que demostraran ellas
fielmente que el prop6sito, que de las mismas so podia
inferir, era el perseguido por la Comisi6n, y el po-'
nente de la misma, Sr. Dolz.-Y en efecto, hA venido
A manifestar el Sr. Dolz que no le guiaba tal mira 6
prop6sito; que no quiso decir lo que yo'entendi, sin
duda por defect mio al entender, no por defecto de el
de explicarlo, que siempre lo hace con claridad; que no
era cierto, en fin, que el hubiera dicho que este pro-
yecto. al establecer las Secretarias, tenia en vista com-
binaciones political.







180 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


Confieso que eso fu6 lo que entendi, confieso que no
podia dar cr6dito A lo que habia entendido, y confieso
que me complazco y congratulo en decir que al no darle
cr6dito a lo que yo habia entendido habia obrado con
justicia, puesto que el Sr. Dolz declare que no dijo,
desde luego asi lo creo, que no dijo lo que yo entendi
sino que dijo que las Secretarias en todas parties se
proveian atendiendo A combinaciones political y no A
la competencia administrative de los que habian de
desempefiarlas.-Y como en este punto se ha extendi-
do algo el Sr. Dolz, por mAs que no se le hubiera alu-
dido respect de este particular, tambien yo debo decir
algo acerca de esta cuesti6n insistiendo en mi punto de
vista contrario, 6 sea en que se debe tender a la com-
petencia, sin que para aquilatar esta se deban exigir
precisamente titulos acad4micos. Justamente el Sr.
Dolz y convenia en esto; porque yo he manifestado an-
teriormente; que no creo que sea necesario el titulo
para demostrar la competencia y, por lo tanto, para
desempefiar las Secretarias; por el contrario manifest
que bastaba la competencia reconocida generalmente,
ain cuando no se tuviera titulo alguno que hiciera
primero esa competencia.--De suerte que yo no veo
donde est! la corruptela A que se referia el Sr. Dolz.
Una sola provision de Secretaria se ha hecho. ,Cons-
tituye ese solo ejemplo una corruptela ya establecida?
,qui6n ha dispuesto que las Secretarias se proven en
personas que tengan algfin titulo? Absolutamente
nadie. Si el Gobierno llam6 a una 6 dos personas que
tenian titulo, fuW sin duda no por el titulo, sino por
suponer que aquel titulo daba competencia en la ma-
teria: desde el moment qne haya una persona en
quien se reconozca competencia, afin cuando no tenga
titulo, no veo que haya ley alguna, ni en este proyec-
to, ni en lo que existia anteriormente, que exija que
haya de pedirsela el titulo y caso de no tenerlo no
pueda designArsele para el cargo de Secretario.
Pero A mi me parece que el Sr. Dolz so ha extendido
demasiado....... en la opinion de que las Secretarias
deben responder, en primer t6rmino a combinaciones
political; y al decirnos que en todos los paises sucedia
lo mismo, yo creo que confundia los sistemas repre-
sentativos con los parlamentarios, haciendo realmente
una mezcla de ambos que no daba el resultado que 61
se proponfa. Donde son necesarias las combinaciones
political que 61 indicaba, diciendo que era indispensa-
ble que los Secretarios del Despacho respondieran A
las tendencies political del pais, es en el regimen par-
lamentario donde no hay tales Secretarios del Despa-
cho, sino que son ministros, responsables en primer
t6rmino, y donde tienen estos que reflejar la opinion
political dominant. Pero cuando el Presidente tiene
la facultad de designer A los Secretarios del Despacho,
libremente, es claro que sin que podamos negar el
hecho evident de que la political influye en esos nom-
bramientos, no podemos decir que sea la political la
que deba determinarlos exclusivamente.
Si se entendi6 que yo arguia, que yo hablaba en
sentido distinto rectifico aquellos concepts que erro-
neamente se me hayan podido atribuir.
Rectifico tambi6n lo de la palabra transacci6n, que
se dice sali6 de este lado; la rectifico en cuanto A mi,
porque no la he dicho, tampoco la he oido en este
banco; pero podia haberse dicho, porque yo entiendo
como decia el Sr. DoIz elocuentemente, que las. eyes
deben ser resultado, precisamente, de armonia de
opinions, que no son otra cosa que transacciones
cediendo cada cual en algin punto para llegar -unn
tArmino acceptable A los mas. iY qu6 desdichadas
serian en la prActica nuestras leyes si en ellas pudiera
imperar exclusivamente la opinib6 de la mayoria, y


nunca pudieran influir en las mismas para modificar-
las, 6 alterarlas, cuando se esta discutiendo su con-
fecci6n, en algin extreme 6 en algfin particular, la
opinion de las minorias, de manera que ellas ven-
gan A ser el resultado arm6nico de la opinion de la
mayoria y de las minorias!
Si. DoLz: Pido la palabra para rectificar.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Dolz.
Sn. DOLZ: Naturalmente que no puede haber ningfin
precepto en la ley ni en esta ni en las anteriores, que
exija titulos t6cnicos para el nombramiento de deter-
minado Secretario del Despacho; por eso habia llama-
do a esa prActica, corruptela, porque ,las corruptelas
no estAn en las leyes, estin en las costumbres, en los
hAbitos, precisamente contra el silencio de la ley.
Y esa corruptela existe indudablemente hace tiem-
po. Desde que empez6 A funcionar el Gobierno Inter-
ventor siempre se ha escogido para determinada Se-
cretaria un hombre t6cnico; y esa corruptela, que no
esta en ningfin precepto constitutional, pero que estA
en las costnmbres, creo yo que podriamos evitarla al
establecer la Secretaria de Fomento.
Y debo declarar al hacer esta rectificaci6n, que no
me mneven razones de caracter personal determinado,
porque just es decir que la persona que actualmente
ocupa la Secretaria de Obras Pfiblicas es dignisima y
tiene m6ritos mis que suficientes para ocuparla sin ne-
cesidad de titulos de caracter t6cnico.
SR. SANGUILY: Pido la palabra para rectificar.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Sanguily.
Sn. SANGUILY: Menos que para rectificar, he pedido
la palabra, sefiores Senadores, para ponerles en ante-
cedentes de esta clasificaci6n de Secretarias que ha
adoptado la Comisi6n, en mi concept por unanimidad.
El author de la nomenclatura he sido yo; y en esta
cuesti6n, soy uno de aqufllos de quienes no puede sos-
pecharse que pueda producer una moci6n movido por
interns de partido, porque no pertenezco A ninguno
desde el punto de vista de la persona, aunque a los dos
que en esta CAmara predominan pertenezco desde el
punto de vista del sentimiento, que h todos nos con-
funde en el amor a la patria. Se decia, con esa ma-
nera de ser cautelosa, recelosa, propia del cubano, que
yo me inclinaba & esta nomenclatura por aficiones mas
6 menos personales A determinados individuos, a quie-
nes crefa mAs aptos que otros para el desempeflo de
alguna de estas Secretarias. No es verdad lo primero,
aunque si es verdad lo segundo. Yo como todo el
mundo, tengo preferencias, pero 6stas no dictaron ab-
solutamente mi moci6n.
Respecto A Estado me movia la idea de separarlo de
Justicia porque antes de oir A los seilores Senadores
que ban hablado por la enmienda, y despu6s de oirles,
viendo que no han dado ninguna raz6n en contra de las
que yo tenia, habia pensado que precisamente, y como
con tanta brillantez lo expuso ayer el senior Bustaman-
te, el simbolo de la soberania de Cuba, en el orden de
nuestro Gobierno, es la Secretaria de Estado, y porque
yo no habria de presumir que el senior Zayas luego ha-
bia de encontrarla para mas adelante, una verdadera
canongia, porque el que la desempefiase habria de es-
tar absolutamente desocupado, al punto de que estaria
condenado al fastidio si no se dedicaba a la grata tarea
de leer novelas.
Respecto A la Secretaria de Justicia habia pensado,
como creo que piensan todos los que aqui nos encon-
tramos, que es una funci6n que tiene un double aspect:
]a representaci6n en el interior del character esencial
del Estado en su funci6n soberana; y quizAs absolute
por no decir primordial, de la representaci6n dentro
de nuestra Constituci6n de uno de los poderes que








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 181


constituyen la Repfiblica; y para fundir en dos las Se-
cretarias que hoy estan separadas, y que asi quiere
mantenerlas la enmienda, habia teuido en cuenta al-
gunas razones: la primer que no tenemos much dine-
ro para que el gasto piblico en el orden de las obras
materials sea excesivamente grande y requiera una
atenci6n econ6mica muy grande, tambi6n, por parte
de las Secretarias; la segunda, que aunque nuestro
pais sea eminentemente agricola solamente una espe-
cie de socialismo podria pretender que la salvaci6n su-
ya no estA en el esfuerzo individual; y porque ni el co-
mercio depend del Gobierno tanto como del Poder
Legislative en cuanto que ha de dimanar de las tarifas
y tratados, en el orden industrial estA absolutamente
bajo la acci6n del primero; de manera que habria el
aspect industrial y commercial absolutamente agenos A
la acci6n del Secretario, no quedaria, pues, mas que la
acci6n agricola, que bien puede desempefiarse apart
de las funciones que requieren los otros. Pero, sobre
todo, sefiores Senadores, ,por qu6 darle mAs importan-
cia A las Obras Piblicas y a la Agricultura que A Es-
tado y Justicia? iPor qu6 pretender, cual es el argu-
mento A virtud del cual se pretend, que las Obras Pi-
blicas formen una Secretaria aparte? Hace poco me
eiseiiaba un dato preciosisimo el senor Bustamante;
los sefores Senadores que mantienen la enmienda ha-
brAn leido, sin duda, la descripci6n que ha hecho Tai-
ne del caracter del holand6s, nacido de las circuns-
tancias especiales de su situaci6n geogrAfica, y aunque
Taine no lo hubiera descrito son ellos bastantes capa-
ces paia saber cuAl es la situaci6n de Holanda frente
al mar; el holandes es el castor human, ha construido
su.naci6n luchando brava y secularmente con el mar,
sus diques ban sido la garantia y la condici6n de su
nacionalidad y debia inferirse, por tanto, que la obra
de absorci6n en la esfera del Gobierno, para el holan-
des, habria de ser la obra del Secretario de Obra.s Pf-
blicas; es de suponer, es decir que debia de haber un
Secretario consagrado exclusivamente h las Obras Pil-
blicas, y, sin embargo, la Secretaria de Obras Pibli-
cas tiene A sn cargo otro desempefio, tiene el Comer-
cio y la Industria. Y si esto pasa en Ilolanda, ,por
qu6 no habria de pasar en Cuba?
iPor qu6 no ha de pasar en Cuba, a pesar de la he-
rencia secular de que nos hablaba el senior Zayas, y
de la que ni por un moment nos podemos sustraer?
Estoy tan convencido de la correcci6n de nuestro
punto de vista y de las razones que lo abonan y
apoyan que A pesar de todo lo que se ha expuesto, sigo
creyendo que de la parte contraria no se ha presenta-
do ninguna que pueda disuadirnos de mantener nos-
otros la nomenclatura presentada por la Comisi6n.
Se habla de transacci6n; pero los sefiores que la pro-
hijan y los que defienden el punto radical, que parece
que persiste, por lo menos, en la opinion de uno de los
Senadores de enfrente, no han observado ]a actitud de
dos de los miembros de la Comisi6n que parece que
debian estar con allos. Ahi estan los Senadores se-
ilores Recio y Tamayo que no han pronunciado una
sola palarbra para apoyar los puntos de vista de la par-
te contraria, lo que explica que estan absolutamente
de acuerdo con nosotros y este ha sido el efecto de la
argumnentacin de la parte contraria, es decir: que no
lan dado ninguna raz6n que convenza.
Si hubiera transacciones, si se quisiera que hubiera
transacciones ipor qu6, pregunto yo en mis cavilacio-
nes, porque si se quiere que haya una transaccion, no se
busca, por ejemplo. la uni6n en una sola Secretaria la
de Instrucci6n Pfiblica y Justicia, como hubo durante
el Poder Interventor? Si esa Secretaria de Justicia
no ha de tener gran cosa que hacer en lo future, si


como creo que piensa uno de los sefiores Senadores
que defienden la enmienda, tampoco tiene gran cosa
que hacer ni tendria demasiado que hacer nunca el
Secretario de Instrucci6n pfblica ipor que no se busca
una formula que ya estA en nuestra historic legislati-
va la del Gobierno Interventor cuando uni6 las Secre-
tarias de Instrucci6n Pfiblica y Justicia? Pero no, se
quiere crear una Secretarir mAs, recargando los gastos
pilblicos, aumentando una Secretaria; y haremos algo
peor habremos lanzado la manzana de la discordia
entire los Partidos, porque aseguro que no serA paz lo
que tenga que venir con esa creaci6n sino motives de
discordia, ambici6n 6 codicia, en la lucha por la pre-
ponderancia political en el Gobierno. No me parece
que sea prudent ni inspirado por un patriotism sin-
cero el lanzar una Secretaria mAs en el estado de pertur-
baci6n general del pais, en donde hay tantas cosas que
lo dividend, y debiendo nosotros buscar todos los me-
dios que sean posibles para unirlo y concordarlo A fin
de llevar A la Repfiblica por senderos apacibles, pro-
curando, primero, que nazca con su organizaci6n y
luego afirmando su personalidad.
SR. RECIO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Recio.
SR. RECIO: Sefiores Senadores: mi silencio no es
porque est6 de acuerdo con el dictamen de la Comisi6n,
por el contrario, yo desde que form parte de esa Co-
misibn tenia mi opinion propia sobre la clasificaci6n
de las Secretarias; pero encontrAndome s61o con la
opinion mia me abstuve de sostenerla en el seno de la
Comisi6n, yo no puedo estar de acuerdo con el
dictado de la Comisibn, en el seno de ella vot6
en contra del dictamen y por eso dice "Aprobado
por la mayoria de la Comisi6n:" ni el seflor Tama-
yo ni yo votamos con esos sefiores, y no votamos
con ellos porque, en primer lugar, no vemos co-
mo si esa Ley de Secretarias que hoy se pone
A discusi6n tiene la condici6n que alli aparece, se
pone en el final de la misma un articulo adicional que
propone para el mafiana esa clasificaci6n de las Secre-
tarias. 'Ademas en el seno de la Comisi6n, los mismos
seiores Senadores que hoy forman mayoria, no estu-
vieron de acuerdo. Hoy mismo hemos oido al senior
Dolz sostener que las Secretarias son entidades politi-
cas que vienen A realizar tn fin politico dontro del
Gabinete del Ejecutivo, y he oido al senior Sanguily
entender que no son organismos esencialmente politi-
cos, sino que deben tender A satisfacer las necesidades
administrativas de los distintos departamentos, por
done result que lejos de star toda la Comisi6n de
acuerdo al clasificar 6 dividir las Secretarias 6 aceptar
lo propuesto en ese dictamen, lejos de estar de acuerdo,
repito, lejos de existir una unanimidad, dentro de la
mayoria, se sostienen diferentes puntos de vista.
Planteado el problema conmo estA planteado por el
Sr. Dolz con much acierto, hay que tender A razones
y si las razones political aconsejan la separaci6n de las
Secretarias de Estado y Justicia, podemos suponer que
la uni6n de esas mismas dos Secretarias obedece tam-
biWn A un fin politico y a fines administrativos, y en
ese caso los Sres. de la derecha estan en su perfect
derecho de oponerse A la uni6n de las dos Secretarias
y consentir la separaci6n de las'otras dos; como estan
tambi6n en su perfect derecho los contrarios en sos-
tener distinto punto de vista. Tanta raz6n, politica-
mente hablando, tienen los unos como los otros.
Pero personalmente yo iba mAs lejos: yo pretendia
que las Secretarias no fueran mAs que cuatro, porque
entendia que las Secretarias aunque van A tener un fin
politico, tambi6n tienen otro administrative; van A
realizar la representaci6n de la opinion predominant








182 DIARIO DE SESTONES DEL CONGRESO.-SENADO


en el pais, porque no es possible que un Gobierno re-
presentativo y como tal, elegido por el sufragio uni-
versal, lleve al seno del Gabinete A personas agents a
la opinion predominante en el territorio y, por consi-
guiente, sea.n cuales fueren las Secretarias, el Presi-
dente al hacer la elecci6n de la.s personas que han do
desempeilarlas habrA de buscar A aquellas que partici-
pan de la opinion de la mayoria del pais, por que no
es possible sostener que el Ejecutivo haya de ir en con-
tra de la mayoria del pais que gobierna, que claramente
ha manifestado sn opinion por medio del sufragio.
De manera que yo, que entiendo que las Secretarias
son entida.des political, entiendo tambi6n, y esto es
casi axionmtico, que el personal que va a desempefiar-
las ha do escogerse entire his .personas que est6n en
perfect acuerdo, por muy libie uie sea la elecci6n que
haya de hacer el Presidente de ]a Republica, con lo
que arroj6 el voto electoral en la.s elecciones como ex-
presi6n de la mayoria.
Pero ademAs entendia yo que estableciendo nuestra
Constitnci6n, unos organismos que van A realizar mu-
cha parte de la obra que habia de encomendarse & las
Secretarias, los Consejos provinciales, bastarian cua-
tro de estas para realizar toda la labor econ6mica, ad-
ministrativa y constitutional de la Rephblica. Estoy,
pues, de acuerdo con la enmienda del Sr. Cabello, por-
que afn cuando ella no propone lo que yo creo conve-
niente,. se acerca mias A lo que yo opinaba, es decir,
que siguieran las cosas como estAn y no como propone
el dictAmen de la mayoria, y tanto es asi que, cuando
llegue la ocasi6n, pienso oponerme al articulo adicional
del Proyecto, cosa que no hago en este moment por-
que s6lo estamos discutiendo la totalidad del mismo.
SR. SANGUILY: Me atrevo A rogar A la Presidencia
que conceda un cuarto de hora de receso porque se han
presentado determinados puntos de vista que serAn
objeto de acuerdo del Senado, para ver si definitiva-
mente se llega A una transacci6n.
Sn. CABELLO: Antes de ese receso quisiera hablar
algunos moments para una alusi6n.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Cabello.
SR. CABELLO: Entiendo, Sres. Senadores, que este
debate se va haciendo demasiado largo y que se cansa
la atenci6n de la Camara; pero el Sr. Sanguily me ha
aludido de una manera tan especial que es impossible
que yo dejo de hacer uso de la palabra.
El Sr. Sanguily se empefia en que la idea de la
transacci6n ha partido de este lado, y el Sr. Sanguily
no ha tenido en cuenta que cl Sr. Dolz hablando con
la claridad y correcci6n con que el acostumbra conclu-
y6 precisamente despu6s de haber usado la palabra
transacci6n. La idea de la transacci6n parti6, pues,
de 61: esa honra le cabe al Sr. Dolz y nadie puede dis-
putarsela.
En cuanto a mi, debo decir al Sr. Sanguily que
aunque deseo siempre llegar A una transacci6n en
todos los asuntos ain en los judiciales que se me
encomiendan, en este caso mi animo estA muy distan-
te de Ilegar A ella, porque el Sr. Sanguily ha hablado
en una forma que, en realidad, si no la hace imposi-
ble, por lo menos dificulta much esa transacci6n.
El selfor Sanguily no se eleva sino va A ocupar el
lugar elevado en que siempre esta. "Cuando dice
aqui soy un hombre ageno A los partidos, quiero por
igual A los dos que se sientan en este Senado y, por
lo tanto, estoy A cubierto de todos ellos, estoy A cu-
bierto de today maledicencia."
Esa es la situaci6n en que el Senador senior Sangui-
ly se encuentra, esa es una situaci6n que todos dehen
respetar, todos debemos reconocer que es incapanz de
proceder en ningfin negocio en virtud de ninguna con-


sideraci6n personal, por lo tanto yo entiendo que si al
senior Sanguily ban llegado algunos chismes que nun-
ca han partido del Senador Cabello, el sefor Sanguily
ha debido no hacer caso: 61 debe estar por encima de
de todo chisime.
iC6mo el senor Sanguily habl6 de la orden nfmero
161 y trat6 de hacer ver que yo no tenia raz6n al refe-
rirme A ella? Pero me parece que el selnor Sanguily
estA en este punto completamente equivocado. Yo le
digo: todos los que hemos trabajado por el triunfo de
la candidatura del senior Estrada Palma entendimos y
entendemos que el senior Estrada Palma esta.ba haciar
much tiempo enterado de los asuntos de Cuba, que
habia intervenido personalmente en todos sus aconte-
cimientds politicos, que habia dirigido la, revoluci6n
durante mucho tiempo y era impossible no s61o que no
estuviera sino que no est6 enterado por complete de
todo lo que se refiera a la administration del pals; y si
es cierto como decia el senior Sanguily, que la primer
facultad del Ejecutivo es la de poder elegir libremente
sus Secretarios del Despacho, yo entiendo que el Se-
nado va en contra de esa facultad, tratando de medifi-
car la opinion, tratando de modificar la voluntad del
Ejecutivo claramente expresada en la orden nfme-
ro 161.
El senior Estrado Palma comprendi6, demostr6 que
la uni6n de las Secretarias de Justicia y de Estado era
tan necesaria que no tuvo inconvenient en suplicar, y
asi lo dice la orden 161, al Gobernador Militar que
antes de dejar el Gobierno refundiera ambas Secreta-
rias; si nosotros vamos A romper esa uni6n que hizo
el Ejecutivo, indiscutiblemente que vamos A coartar
esa facultad que 61 tiene para nombrar sus Secretarios
del Despacho y para organizer 'las Secretarias en la
forma que lo hizo conforme a las necesidades que 61
veia y entendia de interns solucionar para el mejor
servicio. Creo impossible que nosotros hayamos traido
nada menos que al puesto de Presidente de la Rept-
blica A una persona que, como nos constaba, senior
Sanguily, conocia nuestras necesidades y las necesida-
des del service).
En cuanto A que el partido A que me honro en per-
tenecer, 6 sea al partido Nacional, se haya impuesto
al President de la Repfiblica yo le garantizo al senior
Sanguily que eso jamAs ha sucedido. En el Partido
National quien tiene alguna viveza en sus manifesta-
ciones, quien quizas por falta de experience no diga
siempre lo que deba decir es el Senador que en estos
moments habla y en lo que tiene gran honor, y yo
puedo garantizar al sefnor Sanguiiy que en mis confe-
rencias con el Presidente de la Repfblica siempre le
he demostrado la consideraci6n, el respeto y el carifio
que me inspire, asi es que lejos de haber imposiciones,
tenga la seguridad el senior Sanguily que no ha habido
mAs que consideraciones. Y personalmente debo decir
mas al seflor Sanguily que todo lo que tienda A parecer
imposici6n particular 6 colectiva, venga de donde vi-
niere, merece mi reprobaci6n pfiblica y privada. Pue-
de el senior Sanguily tener ]a seguridad que hablo tan
sinceramente como 61 lo hace siempre.
En cuanto A la Secretaria de Instrucci6n PAblica
que es otra de las alusiones que me ha hecho el senior
Sanguily, debo decirle francamente que entiendo que
esa es una Secretaria que necesariamente ha de
morir, A pesar de ser la persona que la desempe-
fla un miembro de mi partido. La Comisi6n ha
oido que yo pretend la supresi6n de esa Secre-
taria fundado en dos motives: el primero, porque
entiendo que el m6todo de ensefianza implantado
por los interventores en Cuba ha fracasado por
complete, y es una de las desgracias nacionales. El







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 183


segundo motivo porque entiendo que la instrucci6n
pfiblica debe pasar A los Consejos Provinciales y A los
Ayuntamientos, como indicaba ayer; y en este colcep-
to si esa Secretaria figure entire las que han de quedar
no es por culpa del Senador que habla; es, porque la
Comisi6n, desde el principio lo estim6 asi y lo sigue
sosteniendo. Y por filtimo, si la transacci6n de que
habla el seflor Sanguily ha de plantearse, tenga la se-
guridad el senior Sanguily, que si se acepta por este
lado, es porque realmente se ha convertido en cues-
ti6n de partido una cuesti6n que desgraciadamente no
ha debido ser nunca cuesti6n de partido; y la verdad
es que apesar de lo que manifestaba el senior Sanguily
de que 61 no pertenece 6 ningfin partido, lo cierto es,
que contra mis deseos, que contra la conveniencia del
pais y contra la conveniencia de la CAmara, se ha he-
cho de esta cuesti6n una cuesti6n de partido.
SR. DOLz: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Dolz.
SR. DOLZ: Seifores Senadores: hay palabras que se
pronuncian con la mejor intenci6n, y que por circuns-
tancias accidentales se prestan lupgo A juego, y yo te-
mo que tenga esa suerte 6 desgracia la palabra "tran-
sacci6n" que pronunci6 en la sesi6n de ayer.
Agradezco al senior Cabello, en la alusi6n que me ha
hecho, la buena intenci6n que ha reconocido en mi al
hablar de transacci6n en el particular; pero me veo en
la necesidad, para evitar toda clase de dudas, de ex-
plicar cuales son los motives 6 los m6viles que he te-
nido al hablar de esa transacci6n. Decia yo en la se-
si6n de ayer, que habia ciertos particulares en este
debate que estaban bien definidos y que pudieran lla-
marse "cinones politicos"; es decir, verdades ya de-
mostradas en la teoria y en la prActica de la Ciencia
Political, y entire esas estA, como verdad indiscutible
(reconocida por todos los escritores y practicada por
todos los paises gubernamentales) la existencia en to-
dos los Estados nacionales de cuatro Secretarias: Esta-
do, Justicia, Gobernaci6n y Hacienda. Y respect A
esos particulares, como eran fundamentals, como se
basaban en principios axiomAticos del Derecho politi-
co, entendia yo, que la Comisi6n no podia admitir
transacciones; pero que si habia algfn empefio por
part de algfin seiior Senador de establecer entire noso-
tros la Secretaria de Obras Pfblicas separada de la de
Agriculture, Industria y Comercio, como que eso no
seria mAs que aumentar el nfmero de Secretarias, yo
decia, que respect a este segundo particular, nosotros
podiamos acceder, porque no encuentro ning(n canon
politico, ningon tratadista de esta material que diga
que las Secretarias del Despacho deben ser cuatro,
seis 6 site; como este era un particular accidental,
como este punto no afectaba 6 lo que nosotros consi-
deramos esencial, pensaba que nosotros podiamos lle-
gar a una transaccion.
Vean, pues, los seilores Senadores, que al usar esta
palabra no me referia, en manera alguna, A cuestiones
de partidos; hablaba de transacciones, siempre, en un
terreno te6rico, no con referencia A un partido politi-
co. De" manera que no hemos propuesto ninguna
transacci6n de partido; no hemos propnesto transac-
ci6n al Partido Nacional A nombre del Republicano,
porque hablaba de transacci6n fundado en las doctri-
nas, fnicamente, del Derecho Politico. Queda asi
explicada la palabra transacci6n, la cual mantengo,
porque es mi deseo que las leyes que aqui se voten
sean, no ya el product de mi ponencia, ni siquiera el
product de la' Comisi6n, ni afin el product de la
opinion de una mayoria; yo deseo que la mayor suma
de voluntades, el mayor nAmero de pareceres concu-


rran A la formaci6n de las leyes, para que 6stas refie-
jen los deseos y las aspipaciones de esta CAmara.
EL SR. SANGUILY: Pido la palabra para rectificar
algunos puntos.
EL SR. PRESIDENTE: La tiene el Sr. Sanguily.
EL SR. SANGUILY: He pedido la palabra para recti-
ficar algunos puntos sostenidos por el Sr. Cabello, que
me parecen de alguna importancia, porque el senior
Cabello ha empezado aqui por sostener que 61 es de-
masiado ben6volo para no permitirme la palabra: una
verdadera heregia; el Sr. Cabello ha sostenido que lo
que el Presidente de la Repfblica hizo al pedirle al
Gobierno Interventor que estableciera las Secretarias
tal como estan hoy, y como 61 mismo recomienda, y
que nosotros no debemos rectificar al Presidente. Y
esto s6lo ha podido decirlo el Sr. Cabello porque ha
olvidado el articulo 76 de la Constituci6n que dice:
dente de la Repfblica, los Secretarios del Despacho
que determine la Leys; y la'prueba estA que por una
Ley tratamos de determinarlas y que la formaci6n de
esa Ley presentada, esa enmienda que fija el nfimero
de Secretarias y hasta sn nombre el Sr. Cabello; pero
el Sr. Cabello al exponer las razones que tenia para
sostener su criterio, (y yo se que la intenci6n del
Sr. Cabello no ha podido ser esa) ha empequefiecido
la cuesti6n; el Sr. Cabello hasta lleg6 A expresar una
palabra que result muy disonante dicha en un Cuer-
po tan grave como 6ste.
El Sr. Cabello tambi6n nos decia que lo que yo sos-
tuve respect A cierta actitud, que no ha podido olvi-
darse todavia, del Partido Nacional en orden A su
influencia sobre la manera de haberse organizado el
Gabinete del Presidente, no era precisamente muy
exacto. Yo sostengo que tengo la desgracia de haber
sido testigo de lo que dije. Yo vi, ipero si yo lo vi,
para que voy A repetirlo ahora? ,qu6 necesidad tiene
nadie de saber cosas pequefias 6 cosas acaso innecesa-
rias; y cuando sobre todo, nos estA preocupando un
asunto que me parece que tiene mas importancia que
el recuerdo de un pasado que no tiene relaci6n con los
graves problems que hemos de resolver? Nosotros,
lo fnico que debemos hacer ahora es resolver sobre el
particular de una Ley que se ha convertido en el finico
obstAculo para que esta sea aceptada, como espero que
lo serA por el Senado; y este obstaculo es on error de
puntos de vista 6 de comprensi6n, por influencias mAs
6 menos determinadas, error que consiste en suponer
que aquellos que defienden la manera de ser de las
secretaries con sus nombres propios, cometen un error.
No hay error, sefiores, en sostener cualquier nomen-
clatura A este respect, porque todas ellas son sugeri-
das, segin el concept que tenga cada cual del estado
de las necesidades pfblicas y de las exigencias de la
situaci6n, cada cual, conform A su criterio, propone
lo que cree que ha de ser lo que ha de producer los
resultados mejores. Y asi nosotros, legitimamente,
hemos concebido y presentado al Senado nuestra no-
menclatura, como legitimamente, tambi6n, A ella se
ha opuesto nuestro distinguido amigo el Sr. Cabello;
pero nosotros, y muy especialmente yo, que, tengo
que repetirlo, fui el autor de ese articulo, tuvimos en
cuenta lo que en cuenta no tienen los sefiores de en-
frente. Nosotros, al hacer este proyecto, hemos teni-
do en cuenta la ley de evoluci6n que rige A la sociedad;
hemos tenido en cuenta la ley que determine que
vayan creciendo los organismos A media que las fun-
ciones se imponen; esto los sefiores de enfrente no lo
han tenido en cuenta.
En los Estados Unidos, por ejemplo, naci6 primero
la Secretaria de Estado; inmediatamente naci6 la Se-







184 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


cretaria de Hacienda y luego, en el curso de los afios,
fueron naciendo las otras Secretarias para subvenir A
las necesidades pfiblicas; y, segfn estas iban creciendo,
surgian las Secretarias que se estimaban necesarias
para remediar las necesidades. Y ahora nosotros
hemos querido, de golpe, no solo fijar el present en
este orden de consideraciones sino entronizar el por-
venir; hemos negado, pues, en esa enmienda la ley de
evoluci6n, del orden, del desenvolvimiento de las
necesidades pfblicas; porque lo primero que hay que
tener en cuenta es la misi6n de la personalidad nacio-
nal que en este caso se confunde con la personalidad
international. y de ahi la urgente y perentoria necesi-
dad de la Secretaria de Estado.
Despu6s, al volver la vista, hacia el interior, hacia el
regimen interior, y. apreciar todas las circunstancias
que determine el regimen national, se comprende cla-
ramente la necesidad de la Secretaria de Gobernaci6n.
Luego el cumplimiento de las funciones mis altas del
Estado, la Justicia, impose la necesidad de la Secreta-
ria de Justicia. Despues los gastos pfiblicos para el
mantenimiento de toda esa mAquina que tiene que
funcionar, porque es donde se manifiesta el Estado, la
vida national, hacen necesaria la creaci6n de la Secre-
taria de Hacienda. Esto es lo esencial, lo primordial,
lo imprescindible, todo lo demAs es accesorio y va na-
ciendo de las complicaciones orgAnicas de la sociedad.
En la sociedad cubana nos hemos encontrado deter-
minadas Secretarias ya creadas, pues es indudable que
la Secretaria de Instrucci6n Piblica es secundaria; que
la Secretaria de Obras Publicas es secundaria y que la
de Agriculture, Industria y Comercio tambion lo es;
ademAs su creacio6 nace del concept que nosotros
tengamos de las atribuciones, de las facultades del
Estado, estas son real y positivamente Secretarias mAs
6 menos socialists, estas no son Secretarias esencia-
les, porque segfn el concept que nos formemos de los
deberes del Estado respect A la Instrucci6n Pfiblica
habrA 6 no habra necesidad del organismo que se lla-
ma "Instrucci6n Pfiblica." Segfn el concept que
tengamos respect al papel del Estado, respect al
fomento pfiblico habra 6 no habr. Secretaria de Obras
Pfiblicas; lo mismo respect a la Secretaria de Agri-
cultura, Industria y Comercio, porque nosotros sabe-
mos que el Estado no es comerciante, ni el Estado es
agricultor, ni tampoco es industrial, ni tampoco es
fabricante. Pero nosotros si sabemos que el Estado
tiene una funci6n international, la de dar fe y repre-
sentar en concrete la existencia de un pais enfrente
de los demas paises y desde el punto de vista interior
en sus relaciones con el mundo.
El Estado tiene una importantisima, trascedental y
muy esencial funci6n political; la Justicia en el orga-
nismo social es una garantia. De manera que nadie
tiene dereeho, en nombre de una doctrine, A levantar-
se en frente de los que piensan desde el punto do vista
de la nomenclatura de una Secretaria.
Yo, por mi parte, en todo lo que los encuentro equi-
vocados respect al mio ya lo tengo resuelto de ante-
mano. Y si esto es asi ,c6mo no seria facil una tran-
sacci6n? No puedo negarme A una transacci6n puesto
que parece. ste ser el espiritu que domina en el Se-
nado, no solo de un lado como yo me figuraba, des-
de luego lo tengo que declarar, equivocadamente, sino
en los dos lados. Realmente el problema es: 1por
d6nde, en qu6 parte hacemos la transacci6n? Es dolo-
roso para mi, autor de la moci6n, que constitute el
articulo que discutimos, el no pertenecer A ninguno de
los dos partidos, porque en este caso me privo del pla-
cer de la derrota; pero yo no pertenezco A ninguno de
los partidos, en determinados 6rdenes, y al hablar de


ellos tengo entendido que fui mal interpretado, yo no
he querido traer aqui programs de partidos, yo he
tenido qne hablar de los partidos que existen, ann por
necesidad de los que llevan una vida impuesta por ]a
concordia mas 6 menos disimulada; pero la realidad es
que debajo de la piedra estaba el alacran y,' al menor
choque de las circunstancias, la piedra se ha rnovido y
he visto ya el veneno que debajo destilaba rabioso el
animal (risas.) Pero no debe ser asi, seiiores Sena-
dores, porque los partidos no son, ni existen en socie-
dad para dividir y ensefiar A los hombres imponi6ndo-
les el horrible deber de odiarse, no veo absolutamente
ninguna raz6n que pueda fundarse en la existencia de
los partidos para que los hombres no se amen y para
que los Senadores, sobre todo no se estimen y respe-
ten. En cuanto A mi puedo protestar desde Inego, que
no caben dogmatismos ni exclusivismos politicos, que
no hay program de partido, aunque estuviera escrit9
con letras de oro, que me hiciera odiar, por ejemplo,
al seflor Cabello autor de la moci6n contraria A la mia.
Y si esto es asi ,por qu6 dentro de ese t6rmino y para
concluir de una vez, no vamos A una transacci6n y
ganamos tiempo en la reorganizaci6n del pais, que har-
to parece pedirlo al mismo tiempo que pide tambi6n
dinero?. Yo creo que no habria mAs que una sola difi-
cultad <,qu6 quieren los sefiores Senadores? LUna Secre-
taria? Estamos dispuestos A conced6rsela generosamen-
te; pero ,negarian ellos que de ese modo no podria
hacerce la transacci6n? Las Secretarias, pues, deben se-
parase 6 unirse bajo un solo criterio: el que convenga al
pals deben separarse 6 reunir, bajo un solo criterio, lo
que convenga al pais y que es lo que le conviene al
pais? No le conviene al pais separar la Justicia, es de-
cir la Secretaria de Justicia de la Secretaria de Estado;
en cambio, y en eso consistiria la transacci6n, le con-
viene reunir las Obras Pfiblicas la Agricultura, la In-
dustria y el Comercio.-Si asi fuera, si asi pudiera re-
sultar, lo mAs oportuno seria que nos entendieramos
en otro orden de relaciones.-Insisto, pues, en pedir
al Sr. President ros diez minutes de receso.
SR. PRESIDENTE: Tiene el Senado diez minutes de
receso A los prop6sitas del Sr. Sanguily.-(Hora las 4
y cincuenta 7minitos.)
SR. PRESIDENTE: Se reanuda la sesi6n.-(Hora las
cinco en punto.)
SR. FRiAsi Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Frias.
Sn. FRIAS: Dado el cambio de impresiones que ha
habido entire los Sres. Senadores, yo estimo que seria
facilitar el objeto de la discusi6n de esta Ley si resol-
vibramos por votaci6n si se aumentaba 6.no el nimero
de las Secretarias que el proyecto de la Comisi6n sos-
tiene.-Resueltto concretamente este punto ent6nces
seria mAs fAcil el discutir-de seguida la aprobaci6n 6
no del articulo presentado por la Comisi6n tal como
ella lo ha presentado.
SR. PRESIDENTE: Antes de segnir adelante, siendo la
hora reglamentaria inquiero del Senado si se continia
]a sesi6n hasta concluir el incidente.-(Asi se acuerda')
SR. CABELLO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Cabello.
SR. CABELLO: He pedido la palabra para oponerme
A lo manifesctado por el Senador Sr. Frias, entendien-
do que, conforme al Reglamento que nos rige, discu-
tido suficientemente el punto no cabe mAs que la vo-
taci6n.
SR. ZAYAS: Apoyo las manifestaciones del Sr. Ca-
bello.
SR. FRiAS: Pido la palabra.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Frias.
Sa. FRiAS: Estimo que en cualquier moment 6 si-








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 185


tuaci6n del debate cabe presenter una cuesti6n pr6via
y si la cuesti6n que yo present no tiene otro cardcter
que el de cuesti6n pr6via como tal es indispensable que
la resolvamos anticipadamente antes de pasar al punto
que debe ser objeto de la votaci6n.-Asi, pues, no veo
inconvenient en que se tome la votaci6n acerca de
este punto.
SR. ZAYASi Creo que las cuestiones son previas A las
discusiones, y discutido Ampliamente el particular que
se iba A votar, solo falta la votaci6n, ya no es pr6via
esa mocion.
SR. CABELLO: Conforme al Reglamento al Presiden-
te de la CAmara y no al Senado toca resolver si es pr6-
via 6 no la cuesti6n que ha planteado el Sr. Frias.
SR. FRiAS: Con gusto acepto el Reglamento tanto
mis cuanto que en este caso 61 deja A la resoluci6n de
la Presidencia de la Camara esta cuesti6n y entiendo
que 61, conform hace siempre, obrara con extricta
justicia.
SR. PRESIDENTE: La Presidencia no estima eso como
cuesti6n previa y por consiguiente se pasa A ]a vota-
ci6n de la enmienda.
Sn. ZAYAS: Pido que la enmienda se vote en dos
parties puesto que ella afecta en dos puntos al articulo,
sea el primero en cuanto enmienda el articulo hacien-
do de las Secretarias de Justicia y Estado una sola de
Justicia y Estado, y el segundo, objeto de otra vota-
ci6n, en cuanto enmienda el articulo del proyeeto di-
vidiendo la Secretaria de Fomento en dos: Secretaria
de Agriculture, Industria y Comercio y Secretaria de
Obras Phblicas.
SR. FRiAS: Siento muchisimo oponerme al deseo del
sefor Zayas porque estimro que su proposici6n es una
enmienda y como las enmiendas son previas a la vota-
ci6n debe discutirse, pero como ya es demasiado tarde
dejo 6 la resoluci6n de la Presidencia la cuesti6n pre-
via que ha planteado el senor Zayas por cuanto que,
como antes digo, su proposici6n es una enmienda y
debe la Presidencia decidir si se discute como cuesti6n
previa 6 no.
SR. PRESIDENTE: La Presidencia no la entiende como
cuesti6a previa y en su consecuencia pasa & la vota-


ci6n del senior Cabello en los mismos tOrminos que este
senior Senador la formula.
SR. ZAYAS: Pido votaci6n nominal.
(Efectuase la votaci6n, siendo desechada la enmien-
da por once votos en contra de diez A su favor.)
SR. PRESIDENTE: Se pone A votaci6n el articulo.
Sit. ZAYAS: Pido votaci6n nominal.
(Efectuase la votaci6n y es aprobado por once votos
contra diez.)
SR. PRESIDENTE: Terminado el objeto de la pr6-
rroga......
Sa. FRiAS: Pido la palabra para proponer al Senado
que continue en sesi6n para discutir y aprobar la soli-
citud del Ejecutivo ya aprobada por la Camara de
Representantes para que se autoricen los pagos de Ju-
lio y Agosto y que esti en la orden del dia. (Asi se
acuerda. )
Sa. SILVA, Secretario: (Lee.)

AL SENADO:

"La Comisi6n que suscribe, de acuerdo con lo apro-
bado por la Camara de Representantes en su sesi6n de
26 del pasado, tiene el honor de proponer al Senado la
aprobaci6n de lo siguiente:
Ley nfimero 1?
"Se autoriza al Poder Ejecutivo para efectuar los
pagos de todos los servicios pfiblicos correspondientes
a los meses de Julio y Agosto pr6ximo, incluyendo no
s6lo los que figuraron en el Presupuesto en el mes de
Junio, sino las atenciones extraordinarias creadas pa-
ra dotaci6n Presidencial, CAmaras, Cuerpo DiplomA-
tico &, limitando la autorizaci6n al period bimensual
de Julio y Agosto pr6ximo."
Sal6n de Sesiones del Senado, Julio 19 de 1902.-
Antonio Bravo Correoso.-J. A. Frias.-Salvador Cisne-
ros.-Antonio Gonzdlez Beltrdn."
Sin discusi6n, es aprobado.
SR. PRESIDENTE: Se levanta la sesi6n. La pr6xima:
mafiana 6 las dos.
IIora: las cbco y quince minitos de la tarde.


WPRENTA DE RAMBLA Y BOU'A,OBfSPO 35.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs