Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba.
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072699/00673
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Senado
Publisher: Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
 Subjects
Subject: Legislation -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began with: Vol. 1, 1902.
General Note: Description based on: 2. Legislatura vol. 2, no. 1 (abr. 6 de 1907); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072699
Volume ID: VID00673
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001844861
oclc - 30331556
notis - AJR9135
lccn - sn 94026346

Full Text









DIARIO DE


SESIONES


DEL

CONGRESS DE LA REPUBLICAN DE CUBA

PRIMERA LEGISLATURE. -1902.


VOL. 1. HABANA, OCTUBRE 21 DE 1902. NUM. 17.


SENADO.

Decimacuarta sesi6n ordinaria.-Julio 9 de 1902.
SUMARIO

Proyecto de Ley, de la Ctimara de Representantes, sobre auniento de la Guardia Rural.-Dictamen
de la Comisidn sobre el proyecto de Ley de Secretarias del Despacho.


A las tres y cuarenta y cinco minutes de la tarde y
bajo la presidencia del doctor Est6vez y Romero
comienza la sesi6n.
SR. PRESIDENTE: Se abre la sesi6n, el Oficial de
Actas leerA la de la anterior.
SR. OFICIAL" DE ACTAS: (Lee el acta de la sesi6n ante-
rior.)
SR. PRESIDENTE: Se aprueba el acta, sefiores Sena-
dores? (Se&iales afirmativas.) Queda aprobada. Se
va A proceder A la Orden del dia.
SR. FRiAS, Seeretario: Orden del dia: Comunicaci6n
de la CAmara de Representa.ntes dando cuenta de
haber sido aprobada una moci6n en que se dispone el
aumento de la Guardia Rural; Dictamen de la Comi-
si6n acerca del Proyecto de Ley de organizaci6n de
las Secretarias del Despacho; Enmienda del seflor
Cabello y Reglamento Consular, del senior Estrada
Mora.


Comunicaci6n de la CAmara de
dice asi: (lee.)


Representantes;


CAMERAA DE REPRESENTANTES DI, CUBA.
Habana, Julio 8 de 1902.
Sr. President del Senado.
Sefior:
En sesi6n ordinaria celebrada en el dia de ayer por
esta CAmara, se acord6 lo siguienie:
Considerando: Que es un deber ineludible de los
poderes constituidos poner remedio eficaz y pronto A
los males de la Naci6n.
Considerando: Que el bandolerismo en estos mo-
mentos tan critics para la Patria es el peor de los
males que pudieran sobrevenir A una naci6n que em-


pieza A constituirse en las dificiles circunstancias que
lo hace Cuba.
Considerando: Que es notablemente dilatorio el
procedimiento que con arreglo A la Constituci6n ha de
seguirse para Ilevar A cabo la reorganizaci6n de la
Guardia Rural, element de fuerza indispensable pa-
ra poner eficaz remedio A los males A que nos refe-
rimos.
POR TAN'IO: esta CAmara acuerda el proyecto de
Ley que A continuaci6n se express:
Se autoriza al Ejecutivo para que dentro de la orga-
nizaci6n actual aumente hasta mil hombreb mAs el
contingent de las fuerzas rurales, en tanto se apruebe
la Ley de reorganizaci6n de esa fuerza.
Las plazas deben cubrirse prefiriendo cubanos vete-
ranos en el servicio de las armas.
Lo que tengo el honor de comunicar A usted.
De usted con la mas distinguida consideraci6n.-
Pelayo Garcia, Presidente.--Alfredo Betaneourt, Secre-
tario.-Antonio Ganzalo P&rez.
Sn. FRiAs: Yo propongo que pase A las Secciones.
SR. PRESIDENTE: Se acuerda ? (Seaales afirmativas.)
Queda acordado.
SR. FRiAs, Secretario: Dictamen de la Comisi6n sobre
el Proyecto de Ley de Secretarias del Despacho: (lee.)
AL SENADO.

La Comibn que suscribe, nombrada para proponer
un proyecto de Ley de organizaci6n de las Secretarias
del Despacho, tiene el honor de informal que ha ter-
minado sus trabajos y acordado por mayoria el si-
guiente Proyecto, cuya aprobaci6n recomienda al Se-
nado:
Articulo I. -Para el ejercicio de sus atribuciones










DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


tendrn el Presidente de la Repfblica las siguientes Se-
cretarfas del Despacho:
Estado.
Justicia.
Gobernaci6n.
Hacienda,.
Instrucci6n Piblica.
Fomento.
Articulo II.-Para cada una de dichas Secretarias
se nombrarA un Secretario del Despacho con la misma
categoria y sueldo.
Articulo III. -Cuando algun Secretario estuviese
impedido por enfermedad, licencia que le fuere conce-
dida por el Presidente de la Repfblica ft otro motivo,
de desempefiar su cargo, sera sustituido en su Depar-
tamento por otro de los Secretarios designado por el
President, sin que en ningfin caso pueda refrendar
los decretos del Presidente de la Repfiblica funciona-
rio que no sea Secretario del Despacho. Las licencias
se concederin por causa justificada y procedente, sin
que puedan exceder de 60 dias y sin que, al mismo
tiempo, puedan star en uso de las mismas mas de dos
Secretaries del Despacho.
Articulo IV.-Los Secretarios del Despaclo parti-
cipan del poder Ejecutivo refrendando los decretos,
6rdenes y demis disposiciones del Presidente de la
Repfiblica pero no pueden ejercer dicho poder aislada-
mente ni reuni6ndose dos 6 mis A ese efecto.
Articulo V. La Secretaria de Estado conocerA
administrativamente de los asuntos siguientes: Canci-
lleria.-Relaciones Diplomtticas.-Politica Interna-
cional.-Tratados, Convenios. -Extradici6n. -Expe-
dientes de ciudadania y naturalizaci6n.-Legalizacio-
nes.-Comercio exterior. Minas. Franquicias de
Aduanas.-Consulados.--Intepretaci6n de lengua..--
Traducci6n de documents.
Articulo VI.-La Secretaria de Justicia conocera
administrativamente de los asuntos siguientes: Justicia
civil, Penal y Contencioso-administrativa.-Registros
civiles, de la Propiedad y del Notariado.-Colecci6n
Legislativa.-Consultoria del Gobierno en materials
de derecho.-Establecimientos penales y carcelarios.
Articulo VII.-La Secretaria de Gobernaci6n cono-
cera administrativamente de los asuntos siguientes:
Ayuntamientos y Gobiernos civiles.-Beneficencia y
Sanidad. -Correos y Tel6grafos.-Politica interior.-
Elecciones. Peri6dico Oficial.- Seguridad. -- Orden
Pfiblico.-Huelgas.-Mejora de la clase Obrera.-
Ej6rcito y Guerra.
Articulo VIII.- La Secretaria de Hacienda, cono-
cera administrativamente de los asuntos siguientes:
Contribuciones 6 impuestos.-Propiedades y derechos
del Estado.-Tesoro Pfiblico.-Ordenaci6n de Pagos
del Estado.-Intervenci6n general de la Adminstra-
ci6n del Estado.-Moneda.-Presupuestos.-Aduana.
Marina.
Articulo IX.-La Secretaria de Instrucci6n Pibli-
ca conoceri administrativamente de los asuntos si-
guientes: Escuelas. Institutos. Universidades.-
Titulos de incorporaci6n.-Profesorado.-Oposiciones.
Museos.-Ateneos. Academias. Bibliotecas.-Ar-
chivos.-Propiedad Intelectual.-Bellas Artes:
Articulo X.-La Secretaria de Fomento conocerA
administrativamente de los asuntos siguientes: Inmi-
graci6n.-Patentes.-Privilegios de invenci6n.--Mar-
cas.-Montes y Minas.-Regadios.-Servicio Agron6-
mico.-Riqueza Pecuaria.-Fomento Agricola.-Co-
mercio interior.--Cuerpo de Ingenieros Agr6nomos de
montes y minas.-Regadios.-Trabajos geogrAficos y
estadisticos.--Censo de poblaci6n.--Caireteras.-Ca-
minos.-Puentes.-Canales.-Ferrocarriles. Aguas.


-Puertos.-Faros.-Estudios hidrol6gicos. -- Cuerpo
de Ingenieros Civiles, de caminos, aguas y puertos.
Articulo XI.-La Secretaria de Justicia colecciona-
ri y custodiarA originales de todas las leyes, resolu-
ciones y reglamentos que dicte el Congreso, y cada
Secretario del Despacho coleccionar4 y custodiarAi
copies literales, debida.mente autorizadas por el de
Justicia, de las Leyes, Resoluciones y Reglamentos
que dicte el Congreso referentes a los asuntos de su
Departamento.
Articulo XII.-Las Secretarias del Despacho se or-
ganizaran, A los efectos de prestar los servicios enu-
merados y los que con ellos se relacionen, en la forma
y manera que determinarA el Congreso en un Regla-
mento especial para cada una de ellas.

Disposici6n transitoria.

La Secretaria de Estado y la de Justicia conti-
nuarAn formando una sola, y la de Agricultura, In-
dustria y Comercio, y Obras Pfblicas permaneceran
separadas, no obstante lo dispuesto en el articulo pri-
mero, hasta que el Poder Ejecutivo juzgue oportuno
implantar la nueva denominaci6n y division de dichas
Secretarias; pero dentro del plazo de un aflo, A contar
desde la publicaci6n de la present en el peri6dico
Official del Gobierno, habrAn de quedar establecidas
en la forma estatuida en el citado articulo primero.
Mientras no se establezcan en esta forma, la Secreta-
ria de Estado y Justicia conocera de los asuntos enu-
merados en los articulos V y VI, la de Agricultura,
Industria y Comercio de los enumerados en el articu-
lo X hasta el censo de poblaci6n inclusive, y la de
Obras Pfiblicas de los demas asuntos enumerados en
el propio articulo X.
Julio ocho de 1092.-La Comisi6n: Ricardo Dolz.-
Antonio S. de Bustamante.-Tomds Recio.-Manuel San-
guily.-Eudaldo Tamayo.

SI. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Senador que la
desee sobre la totalidad del dicta.men.
SB. ZAYAs: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Zayas.
Sn. ZAYAs: Entiendo que ajustAndonos al Reglamen-
to debe primero acordarse si se trata de ese dictamen
en esta sesi6n.
Sn. PRESIDENTE: 4Acuerda el Senado tratar del
dictamen en esta sesi6n?
SR. ZAYAS: El Articulo 68 se refiere A este 'punto.
Sn. BETANCOURT (P. E.): Sr. President. propongo
que se acuerde tratar del dictamen en esta sesi6n.
SR. ZAYAs: Yo apoyo la manifestaci6n del senior
Betancourt.
Sn. PRESIDENTE: Tenga la bondad el sefnor Frias de
leer el Articulo 68 del Reglamento. (El Secretario,
senor Frias, lo lee.)
SR. PRESIDENTE: Se somete votaci6n la proposici6n
del senior Zayas apoyada por el senior Betancourt. Vo-
taci6n ordinaria. (Se aprueba por unanimidad.)
SR. CABELLO: Pido ]a palabra en contra del dic-
tamen.
SR. PRESIDENTE: La tiene el seinor Cabello.
SR. CABELLO: Lamento, sefiores senadores, tener
que intervenir en este debate en el sentido en que voy
a hacerlo; pero para mi es una necesidad tratar del
dictamen de ]a Comisi6n, impugnandolo en su totali-
dad y despu6s separadamente.
Yo entiendo que ese dictamen esta equivocado desde
su comienzo: dice que es una ley orgAnica de las Secre-
tarias del Despacho; y yo estimo que para ser 16gica
debiera Ilamarse Ley orgfnica provisional de las Secre-








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 165


tarias del Despacho; porque es impossible que pretend
darsele un carActer definitive. La historic de la Comi-
si6n, que ha redactado este Proyecto de Ley, y la his-
toria de esta Ley, yo me veo en la necesidad de hacerla,
muy especialmente para rendir just tribute A los que,
con una bondad que yo nunca agradecer6 bastante,
han permitido que, sin former parte de la Comisi6n,
yo haya intervenido personalmente en todos sus debates
y me haya podido enterar de todo lo que en ellos se
ha tratado.
El objeto que me llev6 A inmiscuirme en los traba-
jos de esa Comisi6n fu6 simplemente el siguiente: yo
soy, he sido y ser6 siempre partidario decidido de las
Secretarias de Guerra y Marina; yo nunca he desisti-
do, ni podr6 desistir de la. creaci6n de las Secretarias
de Guerra y Marina; pero me he visto en el Senado
completamente solo; ningin compafiero ha estado con-
forme con mi opinion, y seria en mi, simplemente,
deseo de perder el tiempo y de hac6rselo perder A mis
compaileros, el decir, quizks, una frase imprudente, 6
dar lugar A que se dijera, cuando yo, precisamente, lo
que ansio es que en esta CAmara, no tengamos mAs
objeto, en primer lugar, que gan'ar el tiempo trabajan-
do en aquellos asuntos que fuere possible discutir. y
llevar unos A otros la convicci6n al Animo; y el que
jams ninguno de nosotros pueda dar lugar k que aqui,
6 fuera de aqui, se inicien, en virtud de nuestras dis-
cusiones, cuestiones que puedan dividirnos profunda-
mente y causar daiio a nuestro pals, aunque sea el mAs
insignificant.
Aqui, sin darnos cuenta llevamos una carga muy
pesada: la herencia de la Colonia. Aqui, sin darnos
cuenta, todos, incluso yo, nos dejamos llevar por los
habitos adquiridos; y dominados por esos habitos, por
aquella herencia ha surjido este Proyecto de Ley de
Secrztarias, que no tiene para nada en cuenta las ne-
cesidades creadas por la Constituci6n de la Repfibli-
ca. Por eso esta Ley de Secretarias es casi semejante,
respect de las materials de que ha de tratar a la
Ley que en Espafia rige, sin preocuparnos para nada
de que conform A la Constituci6n, hay que respetar
la existencia de los Consejos Provinciales. Si esta
Ley fuera aprobada con el carActer de definitive,
es indiscutible que los Consejos provinciales, no ten-
drian material de que ocuparse, no tendrian vida.
Todo lo que puede hacer el Estado y la Provincia esta
comprendido entire las materials de esta Ley de Secre-
tarias. Si nosotros aprobamos esta Ley, es indiscuti-
ble que los Consejos Provinciales carecerian de esfera
de acci6n propia, y una vez aprobado el Proyecto este,
tal como esta redactado, el dia que trataramos de dis-
cutir la Ley Provincial, nos encontrariamos con que
era completamente impossible, dar facultades y atribu-
ciones A esos Consejos Provinciales. Por eso yo pido
que, por lo menos, si esta Ley se aprueba, sea con el
car'cter de provisional.
SR. PRESIDENTE: 4Algfin otro senior Senador quii re
iisar de la palabra?
Si. DOLZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Do'z.
SH. ZAYAS: Pido la palabra en contra.
SR. DOLZ: Sefiores Senadores: el senior Cabello se ha
opuesto A la totalidad de la Ley, porque, a su juicio,
es una Ley provisional, por ese motive, me ha pareci-
do que exclusivamente por eso, se opone a la aproba-
ci6n del Proyecto en su totalidad; y ha argiiido para
uemostrar el caracter provisional de esta Ley, dos ra-
zones, segfin recuerdo. La primera que 61 es y conti-
nua siendo partidario de la Secretaria de la Guerra, y
segunda que esta Ley priva A los Consejos provin-
Sles de facultades que les reconoce la Constituci6n.
cia


En cuanto al primer particular, 6 sea a que el senior
Cabello continfie siendo partidario de la Secretaria de
la Guerra, no s6 por qu6 la ausencia de esa Secretaria
en esta Ley puede darle A la misma ca.rcter de provi-
sional; no puede darle ese carActer, toda vez que se
han tenido presents en l1 las Secretarias que hoy se
estiman necesarias. Eso no quita que, si andando el
tiempo fuet a necesario en el porvenir, la creaei6n de
la Secretaria de la Guerra se estableciera, sin que esa
reform en el porvenir pueda darle el car'cter de pro-
visional A esta Ley.
D. modo que no veo que pueda tener caracter de
provisional una Ley porque se vea en el porvenir ]a
necesidad de modificarla 6 suprimirla. Todas las
Leyes. las mas firmes, se derogan sin que se les diera
al establecerlas el caracter de provisionales; de manera
que no se puede dar el character de provisional, como
decia el sefor Cabello, al Proyecto que present la
Comisi6n.
La segunda observaci6n del sefnor Cabello es que se
priva k los Consejos Provinciales de algunas de sus
atribuciones, de algunas de sus facultades. que deter-
mina la Constituci6n. Seguramente se refiere el senior
Cabello al Articulo 31 de la misma que dice en su
parrafo primero: (lee.)

Articulo 31.-La enseilanza primaria es obligatoria,
y asi 6sta como la de artes y oficios, serin gratuitas.
Ambas estarin A cargo del Estado, mientras no puedan
sostenerlas respectivamente, por carecer de recursos
suficientes, los Municipios y las Provincias.

Seguramente porque en la material administrative
que se ha encomendado A la Secretaria de Instrucci6n
Pfblica se habla de escuelas, es decir, de estableci-
mientos referentes a la instrucci6n primaria, es por
lo que el senior Cabello cree que se coartan, que se
arrancan a los Consejos Provinciales, las facultades
que en su dia puedan tener, con arreglo al Articulo
31 de la Constituci6n.
Yo no veo que el Proyecto que nosotros hemos pre-
sentado al Senado consignando las materials que deban
corresponder a la Secretaria de Instrucci6n Pfiblica,
piive de alguna de sus facultades A los Consejos Pro-
vinciales; conocerA la Secretaria de Instruccci6n de
las escuelas, en la parte que correspond A las fnncio-
nes centrales, 6 ,es que entiende el senior Cabello que
las escuelas van A ser del conocimiento finico y exclu-
sivo de los Consejos Provinciales?
No, aunque no fuera mAs que -para esa inspecci6n
general que ejerce el organismo central tendria nece-
sariamente que conocer la Secretaria de Instrucci6n
Pfblica de las escuelas; y todo el demAs desenvolvi-
miento de las escuelas primaries corresponderA a los
Consejos Provinciales. De manera que no se opone a
la Constituci6n esa relaci6n de materials que se enco-
miendan a la Secretaria de Instrucci6n Pfblica, ni
impide que en el mariana se ,-ometan a los Consejos
Provinciales las escuelas primaries, reservandose la
Secretaria de Instrucci6n Pfblica el derecho de ins-
pecci6n. Creo haber contestado, pues, A las dos obser-
vaciones que ha hecho el seflor Cabello al Proyecto
que he presentado.
SR. CABALLO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Cabello.
SR. CABELLO: El sefior Dolz ha interpretado en par-
te mi pensamiento y mis palabras y en parte no: indu-
dablemente que tenia present el articulo 31 de la
Constituci6n, que el senior Dolz ha citado; pero no es
eso, sefor Dolz, no es eso solo; hay algo mas: yo en-
tiendo que todo lo que puede hacer el Estado, todo lo








166 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


que pueda hacer la provincia y todo lo que puedan
hacer los Consejos Provinciales estA comprendido entire
las atribuciones de los Secretarios del Despacho. Si
nosotros aprobamos esta Ley, con el carActer de defi-
nitiva, si absolutamente dejamos, con lo aqui acorda-
do, con lo aqui resuelto, nada para los Consejos
Provinciales,, ,qu6 vida van A tener los Consejos
Provinciales? Esta es la pregunta que yo hago A la
Comisi6n. Yo no soy, A mi juicio, quien debe decir lo
que aqui estA de mAs y lo que aqui hay de menos, lo
que entiendo es que todas las funciones del Estado,
todo lo que se refiere A las provincias estA comprendi-
do en este Proyecto ee Ley y todas estas atribuciones,
que debieran ser de los Consejos Provinciales y del
Estado, todas, absolutamente todas, estAn aqui A car-
go directamente del Estado; por tanto, facultades,
atribuciones y funciones, que deben ser de la provin-
cia, las ponemos entire las facultades, entire las funcio-
nes del Estado; y es indiscutiblemente que mafiana,
cuando vayamos A darle vida A los Consejos Provin-
ciales, nos encontremos con que no podemos dArsela
porque todo estarA A cargo del Estado. Esto es lo que
yo he querido decir: que conforne A esta Ley teniendo
esta Ley el caracter de definitive, los Consejos Pro-
vinciales mafiana no tendrAn osfera donde moverse.
Sn. ZAYAS: Pido la palabra en contra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el seflor Zayas.
SR. ZAYAS:' Sefiores Senadores: al consumer un se-
gundo turn en contra de la titulada "Ley de organi-
zaci6n de las Secretarias del Despacho" no voy a
repetir los arguments aducidos por el senior Cabello,
con los cuales estoy conforme, sino que voy A adicionar
esos asgumentos con otros que se me ocurren en con-
tra de la totalidad de 6ta que he calificado de titulada
,'Ley de organizaci6n de las Secretarias del Despa-
cho" porque, como espero demostrar, no organize las
Secretarias del Despacho.
Entiendo que cuando nosotros tratamos de hacer
una Ley que se llama "Ley de organizaci6n de las
Secretarias del Despacho" debemos dejar concluida la
obra, debemos dejarla completamente terminada, mu-
cho mas si esta Ley la consideramos de urgencia, como
ya la hemos considerado, cuando por primer vez aqui
se trat6 del particular y, por lo tanto, entiendo que
este Proyecto es deficiente y no llena el objeto que se
propone el Senado al tratar de organizer las Secreta-
rias, desde el moment en que en uno de sus articulos
A pesar de titularse "Ley de organizaci6n de las Secre-
tarias del Despacho" se dice: "Las Secretarias del
Despacho se organizavrAn, al efecto de prestar los ser-
vicios enumerados, y los que con ellas se relacionan,
en la forma y manera que determine el Reglamento
que acordara el Congreso". Y yo digo: jSi no es para
prestar esos servicios y los que con ellos se relacionan,
para qu6 se organizan las Secretarias del Despacho?
Para ninguna otra cosa que no sea prestar los servi-
cios que con ellas se relacionan. y que estAn A ellas
encomendados; y si en este proyecto hay un articulo
que dice que las Secretarias se organizarAn para sus
efectos finicos en la forma que se consignara en un
Reglamento que el Congreso acordara, yo entiendo que
no habremos adelantado un solo paso, por lo menos en
el sentido que nos hemos propuesto: el de organizer
las Secretarias del Despacho; no habremos adelantado
un solo paso, repito, con esta Ley, porque quedarAn
por organizer; y hM aqui probado, evidentemente, lo
que decia el senior Cabello. que pesa sobre nosotros
una herencia, que conservamos habitos antiguos; y, en
efecto, hay pocas Leyes espaiiolas que no dejen pen
diente para un Reglamento lo mas esencial de la Ley-
y las mas veces esos Reglamentes venian A contrade,


cir la Ley misma 6 no resultaban en congruencia con
ella. Yo entiendo que esto no es una Ley que organi-
za las Secretarias; que no es mAs que una parte de esa
Ley y, por consiguiente, esto es deficiente.
QuizAs lo inico que habremos obtenido con esta ley

es un trastorno evidence en el despacho de los asuntos
desde el moment en que se obliga al Ejecutivo A mo-
dificar dentro de un plazo breve la organizaci6n que
boy, mala 6 buena, tienen; y tanto dudan los autores
de esta Ley que de esta result una buena organizaci6n
que todavia conceden un plazo de un afio para que,
dentro de 61, pueda el Ejecutivo implantarla, siendo
asi que lo que procedia, si se estimara buena, es que
inmediatamente se plantee, que inmediatamente se
ponga en prActica; pero no se pone ,por qu6? Porque
la Ley no estA acabada, porque le falta lo esencial,
porque estos no son mAs que los primeros articulos de
una Ley de organizaci6n de las Secretarias del Despa-
cho, y la misma Ley lo reconoce y lo confiesa desde
el moment en que deja para algo que titula Regla-
mento, pero que en realidad no "va A dar reglas para
levar A ]a prActica este proyecto; sino A determinar
todo lo esencial que aqui falta.
Pienso, pues, que la verdadera raz6n, 6 mejor dicho,
la principal raz6n para no aprobar en su totalidad
esta Ley es que esta no es una Ley complete para
organizer las Secretarias, que esta es una parte sola-
mente, y que la Comisi6n debe cumplir su cometido
dando t6rmino A la dicha Ley de organizaci6n de las
Secretarias, y no dejando buena parte para ser tratada
mAs adelante.
Pero aparte de esa raz6n, A mi juicio importanti-
sima, decisive, existen otras que me hacen oponer A la
totalidad del mencionado proyecto, y una de esas
razones es que observe que en 61 se procura, sin cam-
biar el nfmero de Secretarias existentes, darles una
nueva division A las materials que son objeto de los
servicios que han de prestar las Secretarias. Y esto
no seria, realmente, un motivo para oponerme A esta
Ley si esa division la estimase convenient para los
intereses pfiblicos, pero creo lo contrario: veo que se
procura desdoblar, digAmoslo asi, la Secretaria que
hoy se llama de Estado y Justicia 6 de Justicia y
Estado en dos Secretarias, y, en cambio, las Secreta-
rias cuyos servicios han de recaer en lo que consti-
tuye 6 ha de constituir, una vez desarrollada conve-
nientemente, la savia vital de la Naci6n, es decir,
las Secretarias que van A tratar de lo que afecta
A la industrial, la agriculture, el comercio y las obras
pfiblicas en general, esas que exigen en cada uno de
sus ramos un tecnicismo especial, esas se reunen, se
confunden y suman en una sola, de manera que se
apartan las de Estado y Justicia que tienen puntos
evidentes de contact, y que despu6s de organizadas
las materials que han de ser objeto de la atenci6n de
los Secretarios respectivos muy poco que hacer ha de
ocuparla, porque en Justicia sobre todo, una vez orga-
nizada la administraci6n y dados los recursos que las
Leyes conceden A los interesados, la intervenci6n de
la Secretaria. en los tribunales ha de ser escasisima y
debemos desear que asi sea: y en Estado ha de aconte-
cer lo mismo. Esas dos ramas constituyen dos Secre-
tarias y, en cambio, la Agricultura, en un pals esen-
cialmente agricola como 6ste, la Industria que siempre
estamos clamando porque no se desarrolla entire noso-
tros, el Comercio, que dada la situaci6n geogr6fica de
esta Isla, los puertos con que cuenta y, sobre todo, la
proximidad de un acontecimiento que ha de hacerla
en el mundo mercantil afin mas important de lo que
es hoy, me refiero al paso A trav6s del Itsmo de Pana-
mA, y las obras pfiblicas que aqui se fomentan y se








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 167


inician en estos moments, esas materials se reunen en
una sola Secretaria, A pesar de los distintos conoci-
mientos que, necesariamente, hay que suponer para
que se pueda tender debidamente A cosas tan diversas
y tan importantes. Por consiguiente, en este proyec-
to de Ley domina la tendencia de hacer objeto de di-
visi6n las materials que no exigen ni tanta atenci6n
ni tanto cuidado, porque una vez organizadas, ellas
han de marchar sobre los carries que les sefialemos, y
se pretend sean objeto de dos Secretarias, mientras
que las otras, diversas y complicadas, lo scan de una
sola.
Recuerdo precisamente palabras que mi amigo el
Representante en la CAmara, senior Carlos Fonts, pro-
nunci6 en una ocasi6n, en presencia del Presidente de
nuestra Repfblica., que todavia no habia torado pose-
si6n de su cargo, discutiendo este punto, y con razo-
nes que yo siento no recorder completamente en estos
moments, porque eran de gran peso, demostraba la
necesidad de considerar separadas ]a Secretaria de
Obras Pfblicas y la Secretaria de Agricultura,, Indus-
tria y Comercio.
Pero hay algo mas en esta Ley que censurar, y no
me extiendo en este particular porque, de ser apro-
bada la totalidad, seguramente que habr6 de volver a
tratarlo con mayor acopio de razones: esta Ley tiene
algfn articulo que parece que huelga, que & nada de
Ley se refiere y que por eso mismo llama mi atenci6n
sobremanera, y quisiera obtener una explicaci6n am6n
de lo que signifique. Me refiero al articulo 4.
El articulo 64 de la Constituci6n dice:

Articulo 64.- -El Poder Ejecutivo se ejcrce por el
President de la Repfblica.

Y en esa misma Secci6n bajo el titulo del Poder
Ejecutivo no existe ningfin otro articulo, de ma-
nera que segfin la Constituci6n el Presidente de la
Repflblica y s61o el Presidente ejerce el Poder Ejecu-
tivo, y el articulo cuarto de este proyecto de ley em-
pieza diciendo "los Secretarios del Despacho partici-
pan del Poder Ejecutivo"; y despuEs agrega "refren-
dando los decretos, 6rdenes y demAs disposiciones del
President de la Repfiblica; pero no pueden ejercer
dicho Poder aisladamente, ni reuni6ndose dos 6 mas .a
sus efectos". Para mi es un logogrifo este articulo,
confieso que no lo entiendo, que no lo he comprendido,
y quizis con una explicaci6n de sus autores lo com-
prenda; pero, de todas maneras, se me figure que es
completamente infitil si dice lo que literalmente puede
comprenderse: esto es, que los Secretarios del Despa-
cho participan del Poder Ejecutivo, pero que no lo
pueden ejercer.
Este articulo, entiendo yo, y i 61 me refiero no
como articulo en si, sino porque 61 parece informal
todo el espiritu de esta Ley, que viene ax estar algo en
contradicci6n con el articulo 64 de la Constituci6n,
que dice sencillamente que "el Poder Ejecutivo se
ejercerA por el Presidente de la Repfblica", y, por
otra parte, parece estar tambi6n en contradicci6n con
el articulo 68 de esa misma Constituci6n que dice que
"los Secretarios seran personalmento responsables de
los actos que refrenden y ademas solidariamente de
los que juntos acuerden 6 autoricen".
De manera que la Constituci6n parece que entiende
que hay materials que los Secretarios pueden acordar
6 autorizar y aqui no debeinos discutir cuales son esas
materials, sino cuando llegue el moment de la aplica-
cibn de este articulo: pero si debemos cilidar de que
no salga una Ley del Congreso done siquiera alparen-
tfinente haya una contradicci6n enti e a Ley y la 'Cons-


tituci6n; y yo seialo dos contradicciones aparentes; en
tanto no se demuestre que no existen, entire este ar-
ticulo, que comienza dando participaci6n del Poder
Ejecutivo A los Secretaiios del Despacho y el precepto
constitutional que s6o1 concede ese poder al Presiden-
te de la Repfiblica; y que despu6s dice que refrendartAn
los decretos, ordenes y demis disposiciones del Presi-
dente de la Repufblica, lo cual no es necesario que se
diga, y huelga, porque eso mismo dice la Constituci6n
en el ariiculo 77, y no hay necesidad de que en una
Ley se repita lo que la Constituci6n dice, y m6nos in-
cluy6ndolo en una redacci6n que puede dar lugar a
que se interpreted erroneamente esto filtimo: el decir
que participan los Secretarios del Despacho del Poder
Ejecutivo, estA demAs, y es que en realidad no tienen
tal participaci6n, no son mAs que empleadas del Poder
Ejecutivo, como lo dice su nombre "Secretarios del
Despacho," para asistir al Poder Ejecutivo, para con-
sultarle, para que resuelva el Presidente el asesora-
miento 6 informed de sus Secretarios del Despacho.
Pero los Secretarios del Despacho no participant del
Poder Ejecutivo en ninguna forma y, desde luego, que
si no paiticipan, no es possible la existencia de un ar-
ticulo que venga a decir que si participan, afn cuando
A rengl6n seguido ponga una cortapisa que anule la
declaraci6n anterior. Una de las dos cosas estA de
mis, porque las dos se contradicen y se anulan. Es
pues evidence que si este articulo permanece en esta
Ley, es necesario buscarle alguna interpretaci6n 6
aplicaci6n, que yo no voy a buscar en estos mementos
porque no tengo tiempo para ello, pero indudablemen-
te que esta de mas, que sobra, y debe quitarse, y me
ocupo de 61 al hablar de la totalidad del proyecto,
porque acaso 61 afecte esencialmente A la organizaci6n
de ]as Secretarias del Despacho, cuando ellas comien-
cen A funcionar, luego que este proyecto se apruebe.
SR. PRESIDINTE: Queda un turn en pr6.
SR. BUSTAMANTE: Pido la palabra,.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el seflor Busta-
mante.
SR. BUSTAMANTE: De dos classes diferentes son las
observaciones que acaba de hacer el senior Zayas: las
primeras se contraen, con especialidad, al conjunto
del proyecto, y deben contestarse ahora; las segundas
parecen referirse de una manera concrete y especial a
los articulos primero y cuarto, y s6lo por motives de
cortesia hacia el senior Zayas y hacia el Senado, he de
hacer respect de ellas, con much gusto, algunas in-
dicaciones.
Como prueba de que la Ley se necesita., de que hace
falta, de que es necesario resolver algo en la material,
de que hay razones parra que sobre esto decide el Po-
der Legislativo puede servir cada una de esas obser-
vaciones que al articulo primero, y sobre todo, al ar-
ticulo cuarto, dedicaba el seflor Zayas.
La, culpa de que esta Ley apremie no es nuestra; es
de la Constituci6n; mAs afn, es una necesidad political
de todo pais que so organize.. Cuando en el articulo 76
de la Constituei6n se habl6 de las atribuciones del
President de la Repfiblica, se dijo que para su ejerci-
cio, tendria los Secret arios del Despacho que determina-
ra la Ley; y siguiendo un sistema natural de referencia,
se encarg6, no A la Convenci6n que constituia el Esta-
do, sino al Poder Legislativo ordinario, que tenia que
desenvolver despu6s los principios fundamentals de
la Constituci6n, la determinaci6n concrete de este
punto.
Se habia puesto una piedra al edificio; se habia pre-
cisado la existencia del Poder Ejecutivo, y se habia
dicho que las atribuciones del Ejecutivo tenian que
descnvolverse mediante Secretarios del Despacho. La







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


necesidad de la Ley que regular las Secretarias del
Despacho, habia surgido, pero ademas de la Ley or-
ganica, cuya votaci6n envuelve funciones Legislativas
hay otras funciones que nosotros tenemos tambi6n-
la potestad reglamentaria,- que constitute la tercera
series de reglas dentro do las cuales han de movers las
Secretarias del Despacho; hay una organizaci6n deter-
minada, concrete, precise, especial; la fijaci6n, por
ejemplo, del nfimero dc empleados, que debe tener
cada Secretaria, con sus sueldos respectivos; con su
organizaci6n administrative, con las funciones propias
de cada uno de esos organismos, que aqui s6lo vienen
en conjunto; y eso debe tocar A los Reglamentos espe-
ciales que prev6 el articulo 12. Decir quo una Ley es
deficient, porque no es al mismo tiempo Ley y Regla-
mento, es confundir el Poder Legislativo con la potes-
tad reglamentaria; es precindir de la necesidad, hoy
apremiante, de que haya una Ley fija en que se desen-
vuelva el Poder Ejecutivo con sus Secretarios del Des-
pacho, y otra series de disposiciones de detalle que
nosotros variaremos cada vez que sea necesario.
Nosotros debemos aspirar en todo lo possible A que
no continue repiti6ndose el espectaculo, tal vez enton-
ces necesario, pero hoy inftil que ha ofrecido nuestra
legislaci6n en la 6poca de la Intervenci6n americana;
el de que cada dia y en cada Gaceta una series de dis-
posiciones legales modificara las disposiciones existen-
tes basta el extreme de que constituya la mAs dificil
de todas las tareas, la de responder en un moment
dado, cuAles son las que rigen sobre alguna material;
y eso lo conseguiremos llevando A nuestras leyes de
carActer fundamental, lo que pueda vivir much tiem-
po, y a los Reglamentos en que esas leyes se desen-
vuelvan, lo que un dia ft otro haya de ser variado, res-
pondiendo A cambios que imponga la necesidad prActi-
ca. Por eso ese proyecto no es mAs que una Ley orgA-
nica fundamental de las Secretarias del Despacho.
No es que nosotros obedezcamos en esta material a
ninguna clase de herencias, ni de tradiciones, ni de
habitos. Hay en toda sociedad herencias, hAbitos y
tradiciones A que nadie puede sustraerse; pero nues-
tras disposiciones legales, hasta ahora, no van resul-
tando una imitaci6n do las antiguas. No es cierto que
esta organizaci6n de las Secretarias del Despacho se
parezca A la organizaci6n de las Secretarias del Des-
pacho de la legislaci6n espafiola; lo finico exacto es
que responded A lo que las Secretarias del Despacho
son hoy, y A lo que tienen que ser en la actualidad.
La Intervenci6n empleaba para gobernarnos dos sis-
temas: dejaba al pais, bajo la forma de Secretarias,
una series de servicios y se reservaba otros para su
administraci6n direct. Nos entregaba, por ejemplo, la
Instrucci6n Publica, 6 mojor dicho, la Universidad y
los Institutos; segregaba, en cierto modo, la primer
ensefianza, dAndole una organizaci6n apart, casi in-
dependiente; se reservaba la Aduana; creaba para los
Ferrocarriles Comisiones especiales; organizaba de
determinado modo el Departamento de Beneficencia,
y hacia surgir una administration, que en el orden
prActico, llenaria quizAs todas las necesidades; pero
que, dentro de nuestros hibitos de organizaci6n admi-
nistrativa, no responded al ideal nuestro. Llegado el
moment en que cesaba la Intervenci6n americana
hubo una especio de distribuci6n de servicios entire las
Secretarias, y nos encontramos ahora con una organi-
zacion administrative no conipleta, que no result
obra de ninguna Ley nuestra, hasta el punto de que
cuando los Secretarios del Despacho empezaron A fun-
cionar, surgi6 en esta CAmara la duda sobre la legali-
dad de sus functions, y hubo un debate, A que res-
ponde, despu6s de todo, este proyecto de ley.


La prueba de que esta Ley se necesitaba, puede ha-
llarse tambi6n en el hecho mhs important de que
gracias t la series de organismos que nacieron del Po-
der Interventor, en las diversas etapas de su evoluci6n

legislative, ha sido possible, una cosa muy extrafia:
que, acaso olvidando el art. de la Constituci6n que
dice, "que el Poder Ejecutivo se ejercera por el Pre-
sidente de la Repltblica", en pleno period de Repfi-
blica y en la do un decreto que subscribia un individuo dici6ndose
President de una Comisi6n, en cnya virtud ordena
determinadas cosas que afectan extraordinariamente
la vida del pais, y en quo puede estar el secret de las
dificultades con que en este mismo moment esta tro-
pezando la Administraci6n Phblica para el proyecto
de empr6stito Y eso sin otra autoridad que la de
disposiciones legales anteriores; sin otra causa en el
fondo que la de no haberse publicado esta Ley de Se-
cretarias. Asi, se ha dado el caso dentro de nuestra
organizaci6n actual, de que haya dos Poderes Ejecuti-
vos; y si yo examinara la legislaci6j vigente encontra-
ria nuevos casos en que el Poder Ejecutivo legitimo,
que segfin precepto constitutional, se ejerce por el
President de ]a Repitblica, se hall sustituido por ese
Poder Ejecutivo inconstitucional que viene ejercin-
dose por determinada Comisi6n 6 Departamento. He
aqui, pues, demostrada de una manera evidence, la
necesidad de esa Ley.
Y ahora, sin perjuicio de que discutamos otros de-
talles mAs tarde, voy A referirme ligeramente a las
observaciones del Sr. Zayas, que se refieren al Art.
cuarto y al primero del proyecto pendiente. La del
Art. cuarto es en cierto modo fundamental. Dice, en
efecto, que los Secretarios del Despacho participan de
la autoridad y funciones del Poder Ejecutivo, y al Sr.
Zayas le han chocado las palabras "Poder Ejecutivo;"
pero en mi sentir el propio Sr. Zayas ha traido al Se-
na.do la justificaci6n cumplida de esa frase leyendo
dos Arts. de la Constituci6n, el Art. 64, segfn el cual
el Poder Ejecutivo se ejerce por el Presidente de la
Repfiblica, y el 78, segfln el cual los Secretarios del
Despacho serAn personalmente responsables de los ac-
tos que refrenden y, ademals, solidariamente, de los
que juntos acuerden 6 autoricen.
El sefior Zayas decia: "ese Proyecto de Ley de Se-
cretarias, en una de sus disposiciones importantisimas,
en el articulo cuarto, esta en contradicci6n con el ar-
ticulo 64 de la Constituci6n, porque dice que los Se-
cretarios participan del Poder Ejecutivo y la Consti-
tuci6n afirma que el Poder Ejecutivo se ejerce exclu-
sivamente por el Presidente de la Repfblica." Tam-
bi6n decia que estA en contradicci6n con el 78 de la
Constituci6n, porque 6ste dice que los Secretarios
serAn responsables personalnente de sus actos y de los
que juntos acuerden 6 autoricen, y yo me digo si este
Proyecto de Ley en su articulo cuarto estA en contra-
dicci6n con la Constituoi6n porque esta concede A los
Secretaries el Poder Ejecutivo, y esti on contradic-
ci6n con ella porque la Constituci6n se lo niega, la
contradicci6n no esta en el Proyecto sino en la Cons-
tituci6n misma, en sus articulos 78 y 64. Pero no hay
tal contradicci6n, porque son dos cosas distintas. La
Constituci6n en 6sto, como en casi todo, es bien con-
creta; estA perfectamente redactada, y en esta como
en casi todas sus disposiclones, responded uin profun-
do sentido politico para organizer una obra, la mAs
dificil de todas. la de buscar entire todos los sistemas
el mejor, y hacpr marchar A un pais por un sendero
que parece copiat:o de otra part, pero que en realidad
es nuevo, y que puede dar A nuestra naciente sociedad
los resultados favorable A que todos aspiramos.


_ ~I_


I


__ _~







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 169


El Poder Ejecutivo so jerce Icpr el l'residente de la
Rep6blica; pero el Presidente de la Reptiblica, Jefe
del Poder Ejecutivo, no puede ejercerlo por si solo.
Si dicta por si una orden so coloca en esta situaci6n:
la de que no es obligatorio que se comrpla, porque lo
dice otro articulo de la Constituci6n: "EjercerA el Po-
der Ejecutivo con la intervenci6n, con la cooperaci6n,
con la cooparticipaci6n de los Secretarios, (para usar
la palabra t6cnica que a esta intervenci6n dan tra'a-
distas autorizadisimos como uno que tengo aqul,) con
la intervenci6n, con la participaci6n, con ]a coopera-
ci6n de los Secretaries del Despacho. ;,CuAl es la par-
tici6n de los Secretarios del Despacho? La Constitu-
ci6n lo dice en su articulo 77. "Todos los decretos,
brdenes v resoluciones del Presidente de ]a Repfblica
habrin ide ser refrendados por el Secretario del ramo
correspondiente, sin cuyo requisite carecerAn de fuer-
za obligatoria y no serin cumplidos." Eso dice la
Constituci6n, y si el articulo cuarto del proyecto
dijera: "Los Secretarios participant del Poder Ejecu-
tivo" estaria en contiadicci6n evidence con una dis-
posici6n constitutional; pero el articulo cuarto no dice
eso, hay que leerlo entero, dice c6mo participan del
Poder Ejecutivo: "Los Secretarios del Despacho par-
ticipan del Poder Ejecutivo refrendando las 6rdenes,
decretos y demAs disposiciones del Presidente de la
Repflblica. Por consiguiente ahi estA la explicaci6n, la
clave, el comnentario, el desenvolvimiento de la palabra
"participar" j,es 6 no constitutional que refrenden las
6rdenes y decretos del Presidente de la Repitblica? iEn-
vuelve 6 no envuelve el ejercicio de su poder un acto
de cooperaci6n? Y si eso es perfectamente constitucio-
nal y envuelve un acto de participaci6n no mere-
ce este articulo las censuras que le dirige el Sr. Zayas;
no repite ni contradice a la Constituci6n diciendo:
"Los Secretarios participan"; sino esti con ella, en
perfect armonia, declarando, de una manera clara,
como participan de dicho poder ejecutivo.
Pasemos al articulo primero, aunque de un modo
muy ligero, como indicaba antes, porque ya vendrA
su discusi6n cuando del articulo primero se trate.
La Agriculture tiene en este pais una importancia ex-
traordinaria; las Obras pfblicas tienen dentro de la vi-
da general de nuestro pais, una importancia relative.
Hay que garantizar y favorecer los intereses de la In-
dustria; pero es cierto tambi6n y en este punto si pesan
sobre el inimo del senior Zayaslos hAbitos y la tradici6n,
que van A star separados el Poder Ejecutivo y el
Poder Legislativo, y que todas las necesidades de que
nos hablaba el senior Zayas no las ha de satisfacer el
Poder Ejecutivo, sin el Legislativo. Para la resolu-
ci6n simple de los asuntos de esos ramos, basta y so-
bra con una Secretaria de Fomento, que no ha de te-
ner todas esas atribuciones que enumeraba el senior
Za) as; basta y sobra con una Secretaria de Fomento,
que ejecutara, de acuerdo con el Poder Legisla-
tivo, cuanto incumba A la vida general del pais;
tendra ella sola atribuciones, que hoy correspon-
den a varias, pero algunas de las actuales pasarhn
A los organismos provinciales, como ha indicado A la
Comisi6n el senior Cabello. Todo eso que se dice de
la importancia que tienen las Obras Piblicas, por
ejemplo, y otros ramos que ahora se engloban en Fo-
mento, disninuira inucho el dia en que, resolviendo
nuestros problems Municipales y Provinciales, demos
nosotros a estos filtimos organismos cuanto les corres-
ponde en virtud de las disposiciones constitucionales.
Como todas esas disposiciones requieren tiempo, se le
fija un anio al Presidente para implantar la nueva or-
ganizaci6n. Esa es una de las razones, no la fnica
por cierto, que se han tenido on cuenta al formnular ]is


fltimas disposiciones del Proye(to. No se implant
este sistema desde el principio; continfia subsistiendo
el actual, por el t6rmino mAximo de un aiio.
En lo que se refiere A la division de la Secretaria de
Estado y Justicia, yo no voy A decir mAs que una cosa:
es para mi, en el orden practice, una grave dificultad
que se encuentren reunidas esas dos Secretarias en una
sola persona. Quien no haya estudiado de cerca, si-
quiera sea una simple negociaci6n diplomiAtica, no sa-
be hasta que punto llega la flexibilidad que necesita un
Secretario de Estado en sns relaciones con el mundo
entero, que puede contraponerse A la inflexibilidad del
Secretario de Justicia para resolver determinadas cues-
tiones de la vida prActica diplomAtica. Un Secretario
de Estado que tiene A su lado un Secrelario de Justi-
cia es una fuerza colossal; y un Secretario de Estado
que no tiene un Secretario de Justicia, puede ser una
fuerza debilisima. Pero, aparte de esto, y concluyo
con estas observaciones, porque no quiero molester
por mAs tiempo la atenci6n del Senado, aparte de eso,
nosotros, que nacemos A la vida pfiblica, en condicio-
nes que alguien discute, y respect de las cuales algu-
nos tienen empefio en poner, segfin sus opinions,
limitaciones y cortapisas, debemos'tener extraordina-
rio empefio en mantener independiente la Secretaria
de Estado, porque nuestras relaciones ante el mundo,
que ahora nos importa sobre todo sostener, no van A
resultar afirmadas, no van A resultar selladas ni por la
Secretaria de Fomento, ni por la Secretaria de Ins-
trncci6n, ni por la Secretaria de Gobernaci6n, ni por
la de Justicia.; nuestro pabell6n ante el mundo, nues-
tra bandera ante el -Universo, el simbolo de nuestra
Patria, sera para las relaciones internacionales una
Secretaria de Estado!
Sn. ZAYAS: Pido la palabra para rectificar.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Zayas.
SR. ZAYAS: Ante todo, y para saber si hago 6 no
una rectificaci6n en ese punto, yo rogaria al senior
Bustamante me digera, si no tiene en ello inconve-
niente, A qu( Secretario 6 a qu6 Comisi6n se referia
cuando hablaba. de un asunto publicado en ]a Gaceta,
porque yo no lo conozco. (El senior Bustamante; La
Comisi6n de Ferrocarriles.) Perfectamente: debo de
rectificar, ante todo, que se me ha hecho algo como
una censura al yo citar articulos de este proyecto de
Ley; pero realmente no concibo que se pueda discutir
en su totalidad un proyecto de Ley, que viene articu-
lado, sin que tengamos que referiinos a alguno de sus
articulos 6 A various de ellos donde resaltan mais los
puntos esenciales del proyecto. De manera que al re-
ferirme A determinados articulos es porque en ellos, y
no en los otros, es donde se condensa la idea. princi-
pal que ha dirigido A los autores del proyecto: en ese
concept citaba los arliculo" primero y cuarto y algfin
otro de esta Ley, no para discutirlos cono tales ar-
ticulos, sino porque ello reflejaban la opinion, en lo
mAs esencial, de los autores del proyecto.
Ahora bien: cuando yo decia que si se quiere con este
articulo cuarto hacer determinada alusi6n podria ser
que se prestara ai mala inteligencia, se me ha citado
para demostrar la necesidad de que se fijen las atri-
buciones de los Secretarios, un acuerdo 6 decreto de
la Comisi6n de Ferrocarriles. Desde luego yo no co-
nozco esa disposici6n; basta que el senior Bustanante,
que en material de Ferrocarriles s6 que tiene gran
competencia por habor pertenecido A distintas Enipre-
sas Ferrocarrileras, basta que 61 las cite para que yo
eutienda que en efecto un Secretario de Despacho, ha
autorizado 6 ha resuelto alguna cosa, pero esto debe
ser porque hay una orden military que se refiere a ese
particular, y yo digo (qne nos impide revocar esa or-








170 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


den military? ipor qu( no vamos flrancamente a revo-
carla? ipor qun no traemos ante este Senado la cues-
ti6n y revocamos dicha Orden, si ella debe revocarse?
Revoquhmosla, pues, y asi habrhn cesado sus efectos.
Y por otro lado me digo: dadas las explicaciones que
el senor Bustamante nos ha expuesto ,podria dejar de
cnmplirse esa orden military, sin haberla revocado,
afln cuando entire esa disposicibn y nuestra Consti-
tuci6n no exist una perfect armonia? No. Luego de
lo que se trata aqui en esta Ley es de resolver, tal vez
un caso concrete. Insisto, por consigniente, en career
que a esta Ley no debe traerse, como de soslayo,
la resolnci6n de asuntos que podemos resolver franca-
mente, determinandolos, y refiri6ndonos a ellos espli-
citamente.
Yo no me habia referido al citar el articulo cuar-
to a caso alguno concrete 6 practico, porque no lo co-
nocia: esa cuesti6n de la Comisi6n de Ferrocarriles
me era desconocida. Conste, pues, que al suponer
yo, y esta es una rectificaci6n, que en ese articulo
pudiera haber escondida alguna intenci6n, como la de
echar abajo la Comisi6n de Ferrocarriles no podia
referirme a esto porque desconocia como lie dicho ya
el hecho que ha citado el senior Bustamante.
Ahora bien: creo que huelga este articulo y que
cualquiera orden military debemos rpvocarla franca-
mente pero no por medio de embozados preceptos de
una Ley, y de soslayo.
Hechas estas rectificaciones, dire que no he olvidado
que el Congreso debe disponer y las Secretarias s61o
ejecutar, pero no somos nosotros los que de una ma-
nera cabal y complete podemos apreciar en todos los
momenltos la oportunidad de disposiciones que somos
los Ilamados a dar, por lo que al Poder Ejecutivo toca
recomendarnoslas, en virtud de las facultades que le
concede uu precepto constitutional, y siempre que las
circunstancias lo ameriten, sobre todo en ramos tan
importantes como son la Agricultura, la Industria y
el Comercio, porque nosotros no podemos estar al tan-
to, por much que sea la atenci6n que querramos
prestarles A los problems de esos ramos, muchos de
ellos agenos & nuestros studios y aficiones. El Poder
Ejecutivo es el que esta en condiciones de recomendar-
nos las medidas que en un moment dado, con la de-
bida oportunidad, debemos nosotros adoptar para la
resoluci6n de dichos problems.
Entiendo, pues, que la Secretaria de Agricultura
debe de estar desempefiada por quien de tales cosas
sepa y est6 al tanto de todos los problems que afec-
ten a ese ramo que merece nuestrcs mAs exquisitos
cuidados, y que en cambio en la Secretaria de Estado
y Justicia, no aceptando como no acepto el argument
aparentemente inquebrantable del senior Bustamante,
no se necesita de ese gran cuidado porque, sobre todo
en la part de Justicia, una vez organizadas las ofici-
nas components del Poder Judicial, todo segun dis-
pone la Constituci6n, 6stas marcharin por si. El
Secretario de Justicia no tendrii realmente otra inter-
venci6n en los asuntos de su Secretaria que la de fis-
calizaci6n 6 vigilancia, y en cambio el Secretario de
Agriculture necesita una actividad continue, atendien-
do, con oportunidad, a los problems que estin enco-
mendados a su Secretaria.
Termino esta rectificaci6n haciendo co-star de nue-
vo que para los intereses de nuestra Repfiblica es de
snma necesidad que asuntos tan -importantes como son
los de la Agricultura, de la Industria y del Comercio
y los de las Obras Phblicas est6n encomendados a dos
personalidades, A fin de que puedan star siempre al
tanto de los problems que necesiten pronta y eficaz


resoluci6n, recomendando al Congreso las medidas que
scan necesarias para ello.
SR. BUSTAMAINT: Pido la palabra.
Sn. PRESI)DENTE: Tiene la palabra el senior Busta-
mante.
Sn. BUSTAMANTr,:: He citado la Comisi6n de Ferro-
carriles s6lo a titulo de ejemplo, aunque podria citar
otros argumentos para los que tendriarmos que hacer
varias leyes ajenas a nuestra vida constitutional, cuan-
do una declaraci6n general, sin salirnos de este pro-
yecto resuelve cumplidamente la dificultad.
Por otra parte, si los Secretarios del Despacho par-
ticipan del Poder Ejecutivo, refrendando los actos del
President de la Repdblica; si juntos 6 aislada.mente
no deben ejercer ese Poder Ejecutivo de una manera
direct cqu6 escrfipulos ni que inconvenient puede
haber en que lo digamos, resolviendo de una manera
expresa., cortemos las dudas que pudieran surgir?
Cuanto mas claras scan las leyes, mayors serin las
ventajas y mejores los resultados que produciran en la
practice.
SR. ZAYAS: Pido la palabra para rectificar.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Zayas.
Sn. ZAYAS: Rectifico el punto relative la Comisi6n
de Ferrocarriles. Yo no dudo que el senior Busta-
mante tuviera otros ejemplos que aducir; pero sin
referirse a esos casos y aludiendo 6 las disposiciones
del Proyecto de Ley, decia y hablaba de la revocaci6n
de la Ley de Ferrocarriles; que esta vigente conform
a la disposici6n s6ptima de nuestra Constituci6n, de
carActer transitorio, en tanto no se derogue. Y no
creo que sin referirse a ella de una manera expresa el
articulo 4 de este proyecto de ley se logre ese objeto,
por lo cual sigo creyendo que debemos estudiar la
conveniencia de derogar esa Orden Militar expresa-
mente, y no interesarlo disimuladamente.
Sn. BUSTAMANTE: Pido la palabra para una breve
rectificaci6n.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Busta-
mante.
SR. BUSTAMANTE: El articulo 4 mata todas esas 6r-
denes militares; no hace falta para lo que pas6, y que-
da establecido para lo que pueda venir mas adelante.
SK. PRESIDENTE: Se pone A votaci6n.
SR. ZAYAS: Pido votaci6n nominal.
SR. PRESIDENTE: Se pone 6 votaci6n nominal.
(Votaron en pro del articulo: Sefores Betancourt
(P. E.), Estrada Mora, Carrillo, Monteagudo, Gonzai-
lez BeltrAn, Bustamante, Sanguily, Dolz, PArraga,
Morfia Delgado y Frias: total 11 votos. Votaron en
contra: Sefnores Zayas, Betancourt (A.), Bravo
Correoso, Tamayo, FernAndez Rondin, Rey, Cisneros,
Cabello y Fortfin: total 9 votos.)
SR. PRESIDENTE: Aprobado el dictamen en su totali-
dad pasemos al articulado.
Si. CABELLO: Antes de que tratemos del aticulado
yo desearia que se pusiera a votaci6n si se ha de con-
siderar esta Ley provisional 6 definitive.
Si. FRIAs: Hay una enmienda suscrita por el seflor
Cabello que dice asi: (Lee.)

AL SENADO.

El Senador que suscribe propone como enmienda el
Articulaprimero de la Ley orgAnica de las Secretarias
del Despacho.
Para el ejercicio de sus atribuciones, no podri tener
el President de la Repfiblica mAs que la.s signientes
Secretarias del Despacho.
Estado y Justicia.
Gobernaci6n.








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 171


Instrucci6n Pfiblica.
Agriculture, Industria y Comercio.
Hacienda.
Obras Pfiblicas.
Sal6n de Sesiones del Senado, Julio
Adolfo Cabello.


5 de 1902.-


SR. PRESIDENTE: Se pone a discusi6n la enmienda
del senior Cabello.
SR. CABELLO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senor Cabello.
SR. CABELLO: Poco tengo que agregar a lo dicho por
el senior Zayas respect al Proyecto de la Comisi6n que
refunde las Secretarias de Obras Phblicas y de Indus-
tria, Agricultura y Comercio y separa la de Estado y
Justicia
Yo no comprendo A qu6 obedece la supresi6n de la
Secretaria de Agricultura, Industria y Comercio. El
senior Presidente de la Repfiblica, segfin consta en la
Orden 161 de 17 de Mayo de 1902, solicit del Gober-
nador Militar de Cuba que separate la Secretaria de
Estado de Gobernaci6n y la pasase a la de Justicia:
desde entonces estos dos Departamentos estAn unidos
y forman una sola Secretaria. Yo no me explico qu6
razones ha tenido la Comisi6n para contradecir al Po-
der Ejecutivo, que con mas acopio de razones, que con
mejores datos pidi6 la uni6n de estas dos Secretarias;
y la Comisi6n, A pesar de eso, las separa. Yo com-
prendo que en una 6poca la Secretaria de Justicia por
si sola formara un solo Departamento, porque aqui el
Departamento de Justicia por si sl6o formaba una sola
Secretaria. En 6poca del Gobiern6 Interventor, la
existencia de esta Secretaria estaba asegurada por los
trabajos que pesaban sobre ella. El Secretario de Jus-
ticia tenia que estar informando constantemente al
Poder Interventor respect A las numerosas quejas que
entonces se presentaban al Gobierno Militar; tnia
que estar estudiando la mayoria de nuestros pleitos
que en consult eran mandados a la Secretaria de Jus-
ticia, cuando en ellos surgia alguna cuesti6n de im-
portancia y las parties iban en queja al Gobiern5 Mi-
litar, y 6ste traspasaba las quejas al Secretario de
Justicia.
El Secretario de Justicia tenia entonces tambi6n A su
cargo una funci6n importantisima: la de legislar, la de
hacer las leyes que el Poder Interventor promulga-
ba, y muchas veces tenia algo peor que promulgar las
leyes, y algo peor que hacerlas, que era contrarrestar
al Poder Interventor en su afin, en su deseo de legis-
lar, de innovar todas nuestras leyes, introduciendo
otras completamente odiosas al pals 6 que no convenian
con nuestras necesidades. En este concept, la Secre-
taria de Justicia en la 6poca del Podeir Interventor tenia
sobre si grandes trabajos, que hoy no existen, que ha-
cian necesario la existencia de ese departamento con-
vertido en una sola Secretaria.
La Secretaria de Justicia por si sola, no constitute
fuera de aqui ningfn Ministerio. Todos sabemos que
la Secretaria de Justicia en Espafia y en otras nacio-
nes estA unida a la de Cultos. La Secretaria de Cul-
tos, en todas parties, 6 sea de Gracia y Justicia, que
es como se llama en Espafia, tiene sobre si grandes
trabajos, grandes preocupaciones. Por lo tanto, si
fuera de aqui esa Secretaria de Justicia est6 agregada
a la de Cultos, es indiscutible que el trabajo de la Se-
cretaria de Justicia por si solo no amerita su separa-
ci6n, para que sin necesidad de otro Departamento
pueda funcionar.
Ademas, nuestra Constituci6n establece un princi.
pio en extreme recto y convenient: la Constituci6n
dispone que los funcionarios judiciales sean inamovi-


bles. En este concept el Secretario de Justicia no
tendri en lo sucesivo ni siquiera los inconvenientes
de ]a empleomania; la traslaci6n de los empleados,
que cuando pasa lo contrario, cuando son amovibles A
voluntad del Secretario de Justicia, por si solos cons-
tituyen una gran preocupaci6n y un gran trabajo en
la Secretaria de Justicia.
En nuestra Secretaria de Justicia no hay el trabajo
que en la Secretaria de Justicia de Espafia existe, que
require grandes condiciones y un gran tiempo que
dedicar su studio: me refiero A las apelaciones de
los asuntos hipotecarios; de esas apelaciones conoce el
President del Tribunal Supremo, por lo tanto, en ]a
Secretaria de Justicia no existe la direcci6n de los
Registros de la Propiedad y del Notariado en la for-
ma y con las atribuciones que tiene este Departamen-
to en Espafia.
Todavia hay mas: entire nosotros esta organizado el
Tribunal Supremo de Justicia y las Audiencias en una
forma tal, que en realidad las grandes atenciones y los
grandes trabajos, que en otros paises son del Secreta-
rio de Justicia, entire nosotros estAn atribuidas al Pre-
sidente del Tribunal Supremo y A los Ministerios
Fiscales de las Audiencias. Yo no veo la raz6n para
que un departamento que puede ser desempefiado per-
fectamente con una, dos 6 tres horas de trabajo por
una persona que sea trabajadora, vaya, por si s6lo, A
constituir un Departamento.
En cuanto al Departamento de Estado, y yo no
tengo, ni con much, la competencia del senior Busta-
mante para tratar este asunto; veamos las condiciones
de la persona que se ha de encargar de ese Departa-
mento; lo que hemos de tener en cuenta es el trabajo
que ha de desempefiar y entiendo que siendo tan limi-
tadas nuestras relaciones diplomAticas y consulares es
impossible que una persona pueda tener que dedicar
todo su tiempo 6 ese servicio, a esa atenci6n. Yo creo
que dados-'estos antecedentes y los que expuso el senior
Zayas queda demostrado que basta para desempefiar
satisfactoriamente esta Secretaria una sola persona.
SR. DOLZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el sefior Dolz.
SR. DoLz: Sefiores Senadores: con'lo dicho hasta
abora puede en realidad quedar perfectamente com-
prendido por el Senado el articulo primero del dicta-
men presentado por la Comisi6n; pero yo voy A hacer
algunas observaciones mas para que se vea de la
manera como ha procedido la Comisi6n; yo entiendo,
sefiores Senadores. que este particular debemos estu-
diarlo dentro de los preceptos, los dogmas y las teo-
rias cientificas, porque me parece que alguno de ellos
se discuten algo empiricamente. Estamos haciendo
una Ley que pertenece al orden del Derecho Politico
y es necesario, para que esa Ley sea una Ley cienti-
fica, que est6 en armonia con los principios y con las
doctrinas que existen en el Derecho Politico.
Al establecer la Comisi6n el nfimero de Secretarias
de la Repfblica de Cuba necesaria 6 indiscutiblemente
tenia que atenerse A los principios que han indicado
la creaci6n de esas Secretarias en otros paises y 4 las
doctrinas que respect A este particular exponen los
escritores, y yo, apesar de lo que acaba de decir el senior
Cabello, puedo afirmar que todos los escritores expo-
nen la necesidad indispensable de que existan cuatro
Secretarias que se estiman como bases fundamen-
tales para la organizaci6n de un Gobierno: la Secre-
taria de Estado, la de Justicia, la de Gobernaci6n
y la de Hacienda y no puede sefialar el senior
Cabello, discutiendo este principio, no empirica sino
cientificamente, un solo escritor, uno solo, que en-
tienda que un pais al constituirse, deba suprimir una








172 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO
-- ___.. __ __ __ _- _-_ __


sola de estas cuatro Secretarias. Y si esta es la
opinion general de los escritores, esto es tambi6n lo
que result precisamente en los paises constituidos;
puedo asegurar al senor Cabello que en todas las na-
ciones de Europa, con muy escasas excepciones, exis-
ten estas cuatro Secretarias perfectamente divididas:
Estado, Justicia, Gobernaci6n y Hacienda; puedo
asegurar al senior Cabello que la Secretaria de Justicia
no esta unida 6 ninguin otro ramo en ninguno de los
paises de Europa; solamente estk unida i Cultos en
Italia y unida a Policia en Noruega; pero en Alema-
nia, Austria, Francia, Inglaterra, Rusia, Holanda,
B6lgica, Dinamarca, Suiza &. &. existe la Secretaria
de Justicia sin que tenga A ella unida ningfin otro
ramo. De manera que, con arreglo & las opinions
de los escritores y 6 lo que se practice en los Estados
constituidos, la Comisi6n no podia prescindir de esta-
blecer estas cuatro Secretarias: Estado, Justicia, Go-
bernaci6n y Hacienda; esto le ha parecido A ella axio-
matico, un credo fundamental del trabajo que tenia
que presentar al Senado.
Establecidas ya estas cuatro Secretarias la Co-
misi6n crey6 que podia aumentarse el nfimero de las
mismas.
DespuCs de estas cnatro Secretarias esti, en todos
los paises, la de Fomento, que se diversifica en various
ramos: Agricultura, Obras Pfiblicas, Comercio, &.
Podia haber cerrado la Comisi6n el cuadro de las
Secretarias poniendo en el quinto lugar la de Fomen-
to; pero, por la gran importancia que tiene la Secreta-
ria de Instrucci6n Piblica, crey6 que debia establecer-
se esta aparte, segreg6ndola de la de Fomento; con
ella ya teniamos cinco Secretarias; nos quedaba para
la sexta la de Fomento y en ese lugar la pusimos.
Hubiera deseado la Comisi6n poder continual ha-
ciendo segregaciones; hubiera deseado poder segregar
de la Secretaria de Fomento, el Comercio, la Agricul-
tura 6 Industria y tambi6n Obras Pfiblicas; pero esta
Comisi6n, entonces, hnbiera tenido que establecer mAs
de seis Secretarias y como este nfimero que estimaba
su limited, lo completaba con la de Fomento, no era
possible hacer mAs segregaciones, y en la Secretaria de
Fomento puso el Comercio, la Agricultura 6 Industria
y las Obras Pfblicas. De esta suerte la Comisi6n no
ha pasado del limited racional del nimero de Secreta-
rias que entiende deben establecerse en este pais, sin
que por esto la Comisi6n entienda que no deba haber
Secretaria de Agricultura, Industria y Comercio y de
Obras Pfblicas; si debe haberlas, pero cuando el paie
se encuentre en otras condiciones, cuando pueda sos-
tenerlas; pero hoy por hoy no debe exceder el nfmero de
Secretarias al que present la Comisi6n; no nos ha sido
possible establecer esas Secretarias aparte y hemos te-
nido que reunirlas en la de Fomento, Asi las cosas,
sefiores Senadores, con la division que ha hecho la
Comisi6n y con el nfimero de Secretarias que ha esta-
blecido resultan las verdaderamente indispensables en
todo Estado soberano. La inica que se podria decir
que ha establecido con cierto orden de lujo, segregan-
dola de la de Fomento, es la de Instrucci6n Pfiblica;
pero lo ha hecho por razones muy atendibles, como el
Senado va a ver ahora.
Hay, pues, seis Secretarias; no hay Secretaria de
Agriculture, Industria y Comercio. iOjalA ]a hubiera!
iOjalU pudiera establecerse, no una de Agricultura,
Industria y Comercio, sino una de Comercio y otra de
Agriculture, como existen en Francia, y no solamente
una de Obras Pfblicas, sino una de Obras Publicas y
otra de Ferrocarriles, como en otros paises existen!
Pero no ha sido possible, porque de esta manera era su-
mamente extenso el nfimero de Secretarias.


Con las Secretarias que se establecen por la Comi-
si6n veri el Senado como ella se ha ajustado A las ne-
cesidades del pais. Primero, la de Estado; estA reco-
mendada por todas los opinions autorizadas en la
material y existe en todos los paises, ejerciendo una
importantisima misi6n en todo Estado: la de la politi-
ca international. Segunda, la Secretaria de Justicia,
que existe en todos los paises y estA recomendada por
la opinion de todos los escritores y tiene, ademAs, en
su abono muchisimas otras consideraciones ya conoci-
das por el Senado y en virtud de las que no puede
menos de considerar que debe ser independiente esta
Secretaria.
Muy importantes son las funciones de los distintos
Secretarios que se establecen en este dictamen.
El Secretario de Estado, por ejemplo, estk relacio-
nado y en correspondencia con funcionarios de muy
alta categoria: se relaciona la Secretaria de Estado
nada menos que con Enviados, Ministros Plenipoten-
ciarios y Embajadores.
El Secretario de Instrucci6n Pfblica esta, tambien,
en correspondencia con eminentes Profesores de Insti-
tutos y Universidades, pero al fin y al cabo esos Profe-
sores de Universidades no son ni mis ni menos que
funcionarios del mismo Poder que desempefia el Secre-
tario con el cual se relacionan y se correspondent.
Pero el Secretario de Justicia estk en relaci6n con
nn Poder del Estado distinto, con funcionarios del
Poder Judicial, es el finico Representante del Poder
Ejecutivo que guard relaciones y correspondencia en-
tre ambos Poderes, el Ejecutivo y el Judicial. Fun-
ci6n de tal importancia y de tal significaci6n no per-
mitia que ]a Secretaria que la tuviera a su cargo se
uniera 6 otra Secretaria y por eso la Comisi6n ha
aceptado la Secretaria de Justicia.
Acepta despu6s, sucesivamente, la Secretaria de
Gobet naci6n, que comprende las funciones mis direc-
tas del Gobierno, las m6s inmediatas, como que son
entire todas las funciones del Gobierno las mAs ejecu-
tivas; la Secretaria de Hacienda, que ejerce las funcio-
nes de administrar los fondos del Estado, porque el
Estado es en cierto modo hacendista, porque cobra y
paga y tiene operaciones referentes & su hacienda. Y
establece adem6s la Secretaria llamada de Instrucci6n
Pfblica, 'porque el Estado es el encargado de difundir
la ensefianza; pero no tenia motives para establecer
Secretarias distintas para la Agricultura, la Industria
y el Comercio, porque el Estado no es agricultor, ni es
industrial, ni es comerciante.
Y establece dichas Secretarias porque la acci6n del
Estado en cada una de las materials antes referidas es
direct: por la Secretaria de Estado ejerce la political
international; por la Secretaria de Justicia, adminis-
tra la justicia; por la Secretaria de Hacienda, realize
actos de hacendistas, cuidando de la hacienda pfiblica;
por la de Instrucci6n Pfblica difunde la enseiianza;
pero no acepta las otras, porque, repito, no ejerce la
agriculture, ni la industrial, ni el comercio.
i,Cutles son las relaciones del Estado con la Agricul-
tura, con la Industria y con el Comercio? Son de fo-
mento y por eso el nombre perfect que damos A esta
iltima Secretaria: Secretaria de Fomento.
Con el nombre de Fomento no se restringe en na-
da el interns que a la Comisi6n merecen la Agricultu-
ra, la Industria y el Comercio; pero nada en lo abso-
luto, lo que la Comisi6n hace es llamar la Secretaria
de Fomento para significar que el Secretario que estA
al frente de esos ramos, lo fnico que puede hacer es
propender con las medidas necesarias al desarrollo de
ellos, ejerciendo una funci6n de fomento.
Por consiguiente, esta division atiende 6 los princi-








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO 173


pios de la ciencia, se armoniza con lo dispuesto en
casi todos los paises civilizados y establece un nimero
de Secretarias racional, escogiendo aquellas en que la
funci6n del Estado es mas direct 6 inmediata.
Estas son las razones que la Comisi6n ha tenido pa-
ra hacer esa calificaci6n, pero ya que estoy en el uso
de la palabra, voy A hacer algunas manifestaciones,
casi puede decirse personales, y que no se si ellas son
compartidas por los demis miembros de la Comisi6n,
y que A juicio del que habla, existen para ]a reuni6n
de las Secretarias de Agricultura, Industria y Comer-
cio y Obras Publicas en una sola con el nombre de
Secretaria de Fomento.
Se habla much de las materias administrativas de
que conocen las Secretarias, se habla much de la ca-
pacidad 6 de la competencia de los Secretarios en esos
distintos 6rdenes de la Administraci6n. iAh, sefiores
Senadores! Las Secretarias no tienen nada de admi-
nistrativas, las Secretarias son esencialmente politi-
cas: yo tengo la seguridad de que los sefiores Dele-
gados que hicieron la Constituci6n Cubana no han
pensado en inventar nada creando los Secretarios del
Despacho; claro es que se trataba de una formula
conocida con la cual se ha cerrado en la historic un
largo debate politico, y que no tiene por objeto que el
servicio administrative est6 fielmente cumplido, sino
satisfacer necesidades de la political, satisfacer necesi-
dades de los partidos, estableciendo el equilibrio nece-
sario para todo buen gobierno.
No se able, pues, de que una Secretaria tiene mAs
atribuciones aministrativas qne otra, porque, si esto
es asi, se nombraran mis Directores Generales 6 mas
Jefes de Secci6n; no se able de la necesidad de que
la Secretaria de Obras Pfblicas tenga A su frente un
Ingeniero, no; quizAs por eso el que habla ha estima-
do convenient que se reunan bajo una denominaci6n
las Secretarias de Agricultura, Industria y Comercio
y Obras Piblicas, para que no haya la necesidad de
buscar un Secretario que tenga titulo professional, toda
vez que reconozco que las Secretarias son creadas para
fines politicos; y result cosa rara y extraordinaria lo
que entire nosotros viene pasando: la Secretaria de
Obras Pfiblicas es una Secretaria t6cnica; la Secreta-
ria de Obras Pfblicas no puede desempefiarla un indi-
viduo que no tenga titulo de Ingeniero, es decir un
t6enico en la material, y en cambio la Secretaria de
Gobernaci6n si puede desempeiarla un individuo que
no tenga un titulo de abogado, un individuo que ni
siquiera ha aprobado la asignatura de Derecho Politi-
co y Administrativo en ninguna Universidad. 4D6nde
esta la raz6n de diferencia para que se exijan condi-
ciones t6cnicas a un determinado Secretario y no a
otro? Pues precisamente para evitar esas diferencias
injustificadas conviene que no haya ninguna Secreta-
taria que se llame Obras Piblicas. sino de Fomento,
porque entiendo que cualquier politico, cualquier hom-
bre verdaderamente conocedor de los intereses de su
patria puede ir, con much beneficio para su pais, 6a la
Secretaria de Fomento.
Por lo tanto esta division de las Secretarias facilita-
ra la finalidad de las -mismas, procurando que respon-
dan a ese equilibrio de las opinions political, que es
para lo que estAn escritas en nuestra Constituci6n
como en todas.
No se necesita, sefiores Senadores, exigir ninguna
clase de capacidad determinada para el cargo de Se-
cretario; afin cuando 6sta es una cosa que estamos
oyendo todos los dias como un argument, todos esta-
mos convencidos de qne no es verdad, que cuando lle-
ga el moment de constituir un Gabinete lo que se
busca es satisfacer las opinions political, llevar hom-


bres de reconocida competencia y amor al pais sin ne-
cesidad de buscar 6 exigirles titulos acad6micos, por-
que, despu6s de todo, los Secretarios del Despacho no
son principalmente, para resolver expedientes, sino
para constituir un Gabinete politico.
Lo inico que se necesita es llevar hombres honra-
dos y amantes de su patria para desempefiar esas Se-
cretarias, A fin de que cuiden de resolve ]os problems
generates que caen bajo la jurisdicci6n del Gabinete
del cual no son miembros, sin necesidad de buscar
competencia t6cnica, porque para eso estAn los Jefes
de Secciones de cada uno de los Departamentos y los
Directores Generales.
Por consiguiente se evita hasta ese inconvenient,
con esa denominaci6n de la Secretaria de Fomento,
porque ya no se necesitarA titulo alguno paia el des-
empefio de esta Secretaria, y un hombre de cultural, un
hombre de s6lidos conocimientos politicos, de verda-
dero amor A su pais, podrA desempefiarla.
Entiendo, pues, que es acceptable la division que ha
hecho la Comisi6n puesto que los Secretarios deben
ser hombres de confianza, de esa confianza que todos
los electores depositan en el Presidente de la Repfibli-
ca, y por lo tanto no puedo. aceptar clasificaciones 6
calificaciones que puedan estorbar la libre elecci6n de
esas personas.
SR. CABELLO: Pido la palabra:
SR. PRFSIDENTE: Tiene la palabra el senior Cabello.
Sn. CABELLO: Yo no he pedido la supresi6n de nin-
guna Secretaria; pero yo, que quizAs conozco, seflores
Senadores, aunque no tambi6n como el senior Dolz,
esos libros a que 61 se referia, no me he fijado en los
libros, ni en lo que los libros dicen para' recomendar
no la supresi6n de las Secretarias de Estado y Justi-
cia, sino la reunion de ambos departamentos.
Los libros, sabe el senior Dolz mejor que yo, dicen
todo lo que uno quiere, que en ellos se encuentran
opinions para todos los gustos, y que si de ellos se
hiciera una estadistica, quizAs, la estadistica dijera
que mis son las naciones que tienen la Secretaria de
Justicia agregada & otro Departamnento y no al con-
trario como afirmaba el mismo seflor Dolz.
Pero entiendo que esta estadistica no es de ninguna
utilidad: el sefor Dolz ha ido A los libros y yo creo
que debemos ir A otro punto.
Yo creo que debemos ir a otro punto, a saber: si
una persona puede tener el tiempo necesario para de-
sempefiar holgadamente todas las funciones de ambas
Secretarias 6 de ambos departamentos de Estado y
Justicia. Yo he citado hechos, y no solo hechos, me
he referido a todos los organismos que existen en el
pais respect a la Secretaria de Justicia, y he demos-
trado, sin que el Sr. Dolz lo haya contradicho, que en
la Secretaria de Justicia, dada la organizaci6n de
nuestros Tribunales, dados los precepts de nuestra
Constituci6n, hay elements nada mAs que para que
un hombre trabaje, si acaso, la mitad del dia; y como
yo entiendo que, sin necesidad de nombrar tal 6 enal
Secretario, debemos pensar que cuando un hombre
trabaja para la Repfiblica, trabaje todo el dia y no la
mitad, yo he querido que el Secretario de Justicia
tenga la obligaci6n de ocuparse del departamento 6
Secretaria de Estado, porque ambos departamentos
desempeilados por un solo hombre, pueden ser desem-
peiiados cumplidamente, sin aumentar los gastos, quo
creo que es tambi6n uno de los deberes que tenemos
nosotros.
El senior Dolz no ha tratado de demostrar, ni ha in-
dicado siquiera, que sobre la Secretaria de Justicia no
pesan hoy los trabajos que pesaban en tiempo del Po-
der Interventor; y, precisamente la carencia de esos








174 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO


trabajos hoy, hace que la Secretaria de Justicia haya
aminorado su importancia.
El Sr. Dolz se ha referido fltimamente A las dos
Secretarias que ]a Comisi6n refunde en una; yo en es-
to tambien tengo ana opinion diametralmente opuesta
A la Comisi6n; porque las Secretarias de Estado y Jus-
ticia son un trabajo que el Estado tiene encima, a
cuyo sostenimiento dedica grandes cantidades, sin que
result compensado con otras entradas destinadas A ese
sostenimiento; en cambio, todo el porvenir de Cuba,
y hasta el present de Cuba, estAn subordinados A mi
humilde juicio, A lo que hagan los Secretarios de
Industria, Agricultura y Comercio y Obras Pfiblicas.
Encomendar departamentos tan importantes A una
sola persona, me parece encomendarle la imposibili-
dad de que pueda cumplir sus deberes de un modo
satisfactorio.


que indiscutiblemente no tendrA una sola persona te-
niendo A su cargo tantos Departamentos.
SR. DOLZ: No estoy conforme con el senior Cabello
en cuanto A que la Secretaria de Justicia no tenga ma-
teria suficiente para que ocupe al Secretario que se
design. Cuando se discuta el articulo que enumera
las materials que se encomiendan A esa Secretaria, se
vera que tiene A su cargo la Justicia Civil y Penal; lo
Contencioso Administrativo; Registro Civil, de la Pro.-
piedad y del Notariado; que tiene ademAs, porque asi
se le encomienda en el Proyecto de Ley de la Comisi6n
-que 6sta defender A su tiempo-lo referente A esta-
blecitnientos penales y carcelarios; y que es ademAs la
Consultoria general de derecho del Gobierno. Y en-
tiendo que con estos asuntos ya tiene trabajo de sobra
el Secretario de Justicia; pero yo decia al senior Cabe-
llo que, aun cuando tuviera menos trabajo el Secreta-
rio de Justicia. es una cuesti6n fundamental, es una


El senior Dolz se referia A lo que pasa fuera de cuesti6n doctrinal que la Secretaria de Justicia sea una
aqui; pues el senior Dolz sabrA que hoy todas las Secretaria independiente; de manera que si fuera nece-
naciones tratan de que la Secretaria de Agricultura sario que esa Secretaria tuviera menos trabajos que las
constituya una Secretaria independiente de las de- otras, yo contirnaria defendiendo la independencia de
mAs, porque todas las naciones se dan cuenta de la Secretaria de Justicia.
que su riqueza, su bienestar y su porvenir depen- Decia el senior Cabello en su rectificaci6n, que la
den esencialmente del departamento de Agricultura. Secretaria de Justicia no era productive y que si lo
Si el sefnor Dolz tuviera present en estos mo- era la de Agricultura, Industria y Comercio, 4Produc-
mentos la confusion, el desorden que entro noso- tiva para quin? ,Para el Estado ha querido decir el
tros existe respect A los departamentos que de- senor Cabello? 4Es decir que la Administraci6n de Jus-
penden de la Secretaria de Agricultura, Industria y ticia no le produce al Estado y le produce al Estado la
Comercio, y de Obras Pdblicas; si el senor Dolz tuvie- Agricultura, Industria y Comercio? Poca cosa le han
ra present la anarquia que entire nosotros existed en de producer al Estado estas Secretarias; pero de todas
esos ramos, el senior Dolz seguramente lo que recomen- maneras, productivas para el Estado 6 no productivas
daria es una'Secretaria para cada departamento. Si el 6 beneficiosas para los ciudadanos 4cuAl de las dos Se-
sefior Dolz supiera, que lo tiene que saber, que en ma- cretarias serA la mAs important, la referente A la Agri-
teria de marcas hay el escAndalo, porque no otro nom- cultural, Industria y Comercio, 6 la que se refiere A la
bre merece, de que products franceses, de que pro- Administraci6n de Justicia?
ductos que en Francia tienen una marca acreditada A No me opongo, seniores Senadores, A que se se cree
favor de los fabricantes correspondientes, hoy no se la Secretaria de Agricultura, Industria y Comercio, y
puedan vender en Cuba porque ha habido indus- aceptadas como base fundamental las cuatro Secreta-
triales del pais, que, poco escrupulosos usando 6 abu- rias anteriormente indicadas, 6 sean, Estado, Hacien-
sando de los preceptos legales y de la franqueza de da, Gobernaci6n y Justicia, entiendo que la Comisi6n
cierto g6nero que siempre ha existido en las oficinas puede legar A transacciones agregando otras Secreta-
pfblicas, industriales cubanos que jamAs han fa- rias, porque, despu6s de todo, el fnico reparo que se
bricado esos products tienen registradas esas mar- opone es la cuesti6n econ6mica. Pero como esto no es
cas francesas como suyas, y se da el caso de que una cuesti6n fundamental, yo creo que en este punto,
esas marcas no se puedan vender legitimas sino adul- que es meramente econ6mico, la Comisi6n puede tran-
teradas y much mas si result, como ha resultado. sigir; pero en lo que respect A la designaci6n de las
que se persiga criminalmente como defraudadores a cuatro Secretarias principles que he sefialado: res-
esos industriales sin 4xito alguno. Si el sefor Dolz se pecto A ese punto, la Comisi6n no admit transac-
hubiera ocupado al former parte de esa Comisi6n, de clones.
lo referente A marcas y patentes y otras materials, SR. PRESIDENTE: Habiendo pasado la hora regla-
comprenderia que el studio y la paciencia de un mentaria 4acuerda el Senado una pr6rroga?
hombre, por inteligente que sea, de un Secretario que Sn. ZAYAs: Habia pedido la palabra en pro de la
deba reunir las condiciones de Secretario, durante mu- enmienda. Creo que tengo derecho A usarla, y en caso
cho tiempo, tres 6 cuatro afios, no seria bastante para de que asi sea, yo pediria que se supendiera la discu-
penetrarse de lo que respect A estas materials dispone si6n, porque realmente me -siento fatigado por el
nuestra Legislaci6n. Convendria, senor Dolz, que esos esfuerzo anterior y necesito hablar algfin tiempo.
Departamentos hoy mAs que nunca estuviesen separa- SR. PRISIDENTE: En vista de las manifestaciones
dos, para que las personas que est6n al frente de ellos, del senior Zayas se suspended la sesi6n y serA conti-
puedan dedicar, no s61o al adelanto de esa material nuada maiana A las dos.
sino tambi6n A evitar los males del pasado, un tiempo (Hora: las 5 p. m.)


fMPRENTA OE RAMBLA Y BOUZAM-OBlMSO n.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs