Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba.
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072699/00670
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Senado
Publisher: Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
 Subjects
Subject: Legislation -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began with: Vol. 1, 1902.
General Note: Description based on: 2. Legislatura vol. 2, no. 1 (abr. 6 de 1907); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072699
Volume ID: VID00670
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001844861
oclc - 30331556
notis - AJR9135
lccn - sn 94026346

Full Text










SESIONES


DEL

CONiRESO DE LA REPUBLICAN DE CUBA

PRIMERA LEGISLATURE. -1902.


VOL. t. HABANA, OCTUBRE 17 DE 1902. NUM. 14.


SENADO

Oncena sesi6n ordinaria.-Junio 30 de 1902.
SUMARIO

Credito para la instalaci6n, el personal y material de la Cdniara de Representantes durante el mes de
Junio.-Autorizaci6n al Ejecutivo para efectuar el pago de todos los servicios pdblicos correspon-
dientes d los meses de Julio y Agosto.-Proyecto de Ley derogando los Articulos de la Orden 112
del Gobierno Militar entire el 13 y el 108 inclnsives.-Mensaje del Ejecutivo sobre Banco Hipote-
cario.-Los intdrpretes del Gobierno.--Mensaje del Ejecutivo sobre ha Reorganizaci6n del Cuerpo
de Policia Rural.


Alas tres horas y treinta minutes de la tarde co-
mienza la sesi6n, bajo la presidencia del Dr. Est6vez y
Romero.
SR. PRESIDENTE: Se abre la sesi6n; el Sr. Official de
acts leer' la de la anterior.
SR. OFICIAL DE ACTAS: (Lee la de la anterior.)
SR. PRESIDENTE: iSe aprueba el acta? (Aprobada.)
SR. PRESIDENTE: El Sr. Secretario se servirA dar
cuenta con la Orden del dia.
SR. SILVA: Secretario. Comunicaciones de la CAma-
ra, Mensaje del Ejecutivo y Proyecto de Ley de Con-
sulados, presentado por el Sr. Estrada Mora.
SR: SILVA: (Secretario.) Comunicaci6n sobre paga de
empleados de la Camara, dice asi: (Lee.)
CAMERAA DE REPRESENTANTES DE CUBA.
Presidencia.
Habana, Junio 21 de 1902.
Sefor Presidente del Senado.
Sefor:
En sesi6n ordinaria celebrada ayer, ha sido aproba-
do por esta Camara el pago del cr6dito de once mil cua-
trocientos treinta pesos cuatro centavos, invertidos por ese
Cuerpo, por los concepts de instalaci6n, personal y
material pertenecientes al mes de Junio corriente, ha-
bi4ndose dado a la vez cuenta al Ejecutivo de ese
acuerdo.
Lo que tengo el honor de participar a usted.
De usted con la mayor consideraci6n, Pelayo Oarcia,
Presidente.-Alfredo Betancourt, Secretario.--Antonio
Gonzalo Perez, Secretario."


SR. PRESIDENTE: zSe aprueba? (Se tales afirmativas.)
Sn. SILVA: (Secretario.) Comunicaci6n sobre pago de
servicios pfiblicos en los meses de Julio y Agosto,
dice asi: (Lee.)
CAMERA DE REPRESENTANTES DE CUBA.
Presidencia.
Habana, Junio 28 de 1902.
Sr. President del Senado.
Senior:
En sesi6n celebrada en el dia de ayer, ha sido apro-
bado por esta Camara el siguiente
PROYECTO DE LEY.
Se autoriza al Ejecutivo para efectuar el pago de to-
dos los servicios pfiblicos correspondientes a los meses
de Julio y Agosto pr6ximos, incluyendo no s61o los
que.figuraron en el presupuesto del mes de Junio, sino
las atenciones extraordinarias creadas para dotaci6n
presidential, Cimaras, Cuerpo Diplomatico, etc., limi-
tando la autorizaci6n al period bimensual de Julio y
Agosto pr6ximos."
Lo que tengo el honor de poner en su conocimiento,
A los efectos consiguientes.
De usted respetuosamente.-Pelayo Garcia, Presi-
dente.
VAIos SRES. SENADORES: A las Secciones.
Sn. PRESIDENTE: Que pase A las Secciones.


~


DIAKIO DE








134 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO.


SR. SILVA: (Secretario.) Proyecto de Ley sobre dero-
gaci6n de la Orden 112, dice asi: (Lee.)

"CAMARA DE REPRESENTANTKS DE CUBA.
Presidencia.

Sefor Presidente del Senado.

Sefor:
En sesi6n celebrada por esta CAmara en el dia de ayer
se acord6 el siguiente:

PROYECTO DE LEY:

Primero. Quedan derogados los articulos de la or-
den 112 del Gobierno Militar, fecha 23 de Abril, sobre
presupuestos y contabilidad de los Ayuntamientos,
comprendidos entire el 13 y el 108 inclusives.
Segundo: Los empr6stitos municipales se ajustarAn
A lo que preceptia la Constituci6n,
Lo que tengo el honor de comunicar a usted a los efec-
tos consiguientes.
De usted con la mayor consideraci6n, Pelayo Garcia,
Presidente.--Alfredo Betancourt, Secretario.--Antonio
Gonzalo Pgrez, Secretario."
SR. FRIAS: Pido que pase a las Secciones. (Conforme.)
SR. SILVA: (Secretario.) Mensaje.-Comunicaci6n so-
bre el Banco Hipotecario, dice asi: (Lee.)

REPUBLICAN DE CUBA.
Presidencia.
Habana, Junio 23, 1902.
Sr. President del Senado.
Honorable Sefor:
Las instituciones conocidos por Bancos Hipotecarios
y Territoriales 6 de Cr6dito agricola, han contribuido
eficazmente en otros paises al desarrollo de la riqueza
agraria, mediante el mecanismo de esa clase de esta-
blecimientos de facilitar dinero efectivo 6 valores coti-
zables & los terratenientes y agricultores a m6dico in-
teres y de la amortizaci6n del capital.
Desde hace muchos aflos la opinion pfblica clama
entire nosotros por la creaci6n de esa clase de institu-
clones, como uno de los medios de poner al terratenien-
te y agricultor en condiciones de mejorar sus propie-
dades 6 cultivos, emancipAndoles al mismo tiempo de
la contrataci6n usuraria que ha pesado sobre los nego-
cios agricolas por las condiciones de los altos tipos de
interns y la devoluci6n del capital en plazos angustio-
sos, condiciones que en todas parties han sido funestas
pare el progress de la riqueza agraria, ya que 6sta
como es sabido no devuelve el capital invertido dentro
de un breve plazo, como ocurre con la fabril y la mer-
cantil.
Estimular la creaci6n de esas instituciones es, sin
duda, uno de los deberes de los legisladores. Muchos
y diversos son los medios que pueden implantarse para
la consecuci6n de prop6sito tan plausible, y de seguro
que el Congreso sabr& adoptar los mks oportunos y
adecuados & las condiciones de nuestra riqueza territo-
rial y agraria; limitAndome, por lo mismo, a llamar
ahora su atenci6n sobre dos obsticulos que a mi juicio
se oponen al establecimiento de Bancos Agricolas y al
progress de la riqueza indicada.
Es el primero, la enorme masa de gravamenes re-
presentados en las hipotecas y censos, que pueden
calcularse con los intereses y r6ditos pendientes de pa-


go inherentes .los mismos, en mis de $400.000,000.
Gran parte de esa carga pesa s61o nominalmente sobre
las fincas a que respectivamente se refieren, porque
proceden de anotaciones existentes en las extinguidas
Contadurias de Hipotecas que, por no constar sus pa-
gos 6 cancelaci6n, han pasado como vigentes a los ac-
tuales libros de los Registros de la Propiedad. Con-
forme h los preceptos de la vigente Ley Hipotecaria,
es dificil y costosa la extinci6n de tales gravamenes y
como esa extinci6n representaria un beneficio positive
para la riqueza general, por cuanto traeria al movi-
miento de contrataci6n las fincas que ahora se encuen-
tran sustraidas al mismo por aquellas imposiciones
aparentes, se hace necesario un procedimiento rapido
y breve para obtener aquel resultado.
Otra r6mora al desarrollo del credito agricola se en-
cuentra en el crecido nfmero de imposiciones a censos
que gravan las tierras cultivables de casi toda la Isla,
hijas de un estado social muy distinto al present y
constituidas para satisfacer necesidades que ya no
existen. Esa clase de gravamenes, aunque perdieron
hace much tiempo el caracter de irredimibles, conti-
nfan gravando considerablemente nuestra propiedad
territorial, y esa perman'encia demuestra que la sola
circunstancia de hacerlos redimibles no ha sido medio
suficiente para libertar k las tierras de aquellas cargas,
dificultkndose especialmente la liberaci6n, cuando per-
tecen a entidades de caracter religioso, porque 6stas
no se pretan la redenci6n sino mediante la entrega
del capital integro reconocido, condici6n que no ofre-
ce aliciente al dueflo del predio gravado, dado el tipo
que entire nosotros alcanza el dinero A prestamo, que
viene 6 ser double al representado en los censos. Una
ley que declare en estado de redenci6n todas las imposi-
ciones de caracter perpetuo sobre fincas rfisticas por el
cuarenta por ciento del capital impuesto, contribuiria
eficazmente a la liberaci6n de las mismas, poniendo 4
sus duefos en condiciones de ofrecerlas como garan-
tias eficaces para la realizaci6n de otra clase de obli-
gaciones que est6n mas en armonia con los principios
econ6micos hoy aceptados en material de Cr4dito terri-
torial.
Otras medidas, ademAs de las indicadas, podrian
adoptarse como la de limitar el derecho del acreedor
con hipoteca 6 censo a los intereses 6 r6ditos de los dos
filtimos afios y la parte vendida de la anualidad co-
rriente, cualquiera que sea el tiempo en que se origi-
ginaron aquellos derechos; suprimir el t6rmino de los
treinta dias de requerimiento consignado en el articu-
lo 128 de la Ley Hipotecaria cuando se trate del re-
mate de las fincas hipotecadas, limitar el imported de
las costas, respect A tercero, al diez por ciento del ca-
pital reclamado; modificar las f6rmulas de las escritu-
ras referentes a crditos hipotecarios, y, en suma,
cuantas contribuyan A hacer fAciles y expeditas las ne-
gociaciones agricolas como seguro aliciente que facili-
tar4 la creaci6n de las Instituciones de cr6dito agrico-
la.6 territorial.
De usted respetuosamente, Tom6s Estrada Palma.',
SR. PRESIDRNTE: 4Algfin Sr. Senador quiere usar de
la palabra?
SR: FRIAS: Propongo que pase a las Secciones.
(Conforme.)
SR. SANGUILY: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE:'Tiene la palabra el Sr. Sanguily.
SR. SANGUILY: Para proponer que la resoluci6n de
la CAmara autorizando al Ejecutivo para hacer los
pagos de Julio y Agosto, y que se ha convenido que
pase a las Secciones, sea por 6stas despachada cuanto
ntes.
a







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO. 135


SR. PRESIDENTE: Lo entiende asi el Senado? (Sena-
les afinnativas.)
SR. BETANCOURT (PEDRO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Pedro Be-
tancourt.
SR. BETANCOURT: Sobre este 'particular yo quisiera
hacer algunas indicaciones: existen algunos servicios
que vienen siendo pagados por el Estado y no los uti-
liza en absolute; me refiero muy especialmente al ser-
vicio de int6rpretes en toda la Isla de Cuba y recomien-
do a las Secciones, que se ban de ocupar de este asunto,
que tengan en cuenta ese particular. Hay una buena
cantidad destinada al pago de los int6rpretes, y, sobre
todo, en Provincias donde hoy no se utilizan para na-
da y eso viene sucediendo desde que termin6 la in-
tervenci6n; no se si es este el moment oportuno de
hacer esta indicaci6n a los que han de ocuparse de tal
asunto en las Secciones.
SR. PRESIDENTE: 4Entiende el Senado que es de aten-
derse la indicaci6n que hace el Senador senior P Be-
tancourt?
SR. SANGUILY: 4Cual es?
SR. BETANCOURT: El servicio de interpretes, que vie-
ne pagAndose por el Estado cubano desde que ces6 la
Intervenci6n sin ser utilizados; lo que puedo justificar
porque he tenido A mi cargo tres int6rpretes durante
el period de la Intervenci6n. Hoy, por ejemplo,
existen en el Gobierno Civil, en el Ayuntamiento, en
la Aduana de Matanzas, A que yo puedo referirme, cu-
yos servicios no son utilizados en absolute y vienen
devengando crecidos sueldos sin que tengan el mAs
minimo trabajo, y me parece inmoral pagar estos em-
pleados cuyos servicios no se utilizan.
SR. SANGUILY: Entiendo que en este asunto lo me-
jor seria que el senior Betancourt redactase una moci6n
y cue esta pase a las Secciones.
SR. BETANCOURT: Asi lo he hecho: (lee.)
"El Senador que suscribe tiene el honor de propo-
ner al Senado que declare autorizado al Poder Ejecu-
tivo para que pueda dejar sin efecto el nombramiento
de los int6rpretes que se crearon por exigencias de la
pasada situaci6n y cuyos servicios son actualmente in-
necesarios.-P. E. Betancourt.--Para autorizar la lectu-
ra, C. I Pdrraga, Luis Fortan.
SR. FRIAS, Secretario: Comunicaci6n del Ejecutivo
referente A la Guardia Rural, que dice: (lee.)

REPUBLICANA DE CUBA.
Presidencia.
Al Congress:
Reconocida por la opinion piblica la necesidad de
que el Gobierno proceda cuanto antes A la reorganiza-
ci6n del Cuerpo de Policia Rural, para que pueda res-
ponder debidamente A las exigencias del Orden pfibli-
co, estima innecesario el Ejecutivo encarecer al Con-
greso la importancia de esa media y la conveniencia
de que sea adoptada A la mayor brevedad possible.
El Congress por el exacto cumplimiento que tiene
del estado del pais, y por la ilustraci6n y la sabiduria
que le distingue, estA, de seguro, bien enterado de las
necesidades actuales, y no ha de menester que por el
Ejecutivo se le expongan.
No se habria ocultado tampoco al Congreso que el
Ejecutivo, penetrado desde el primer moment del es-
tablecimiento de la Repfblica del alcance de sus res-
ponsabilidades en cuanto al mantenimiento del orden
pfiblico, viene trabajando sin descanso en la prepara-
ci6n de los proyectos necesarios para la debida orga-


nizaci6n de los Cuerpos de seguridad, llamados A
prestar delicadisimas funciones de policia en los cam-
pos de la Isla.
Como resultado de esas labores, el Ejecutivo tiene
el honor de dirigirse al Congreso para proponer las
medidas que, A su juicio, deben adoptarse sin p6rdida
de tiempo.
Entiende el Ejecutivo que no es la ocasi6n oportuna
para preparar proyectos que de manera sustancial
alteren la march de los actuales servicios de vigilan-
cia y seguridad, y que, por lo mismo, es preferible
mantener las lines generals de una organizaci6n que
si bien no es perfect y no esta exenta de grandes de-
fectos, ha resultado en la prActica bastante eficiente y
funciona con regularidad y acierto.
En tal concept, y teniendo en cuenta lo apremian-
te de las circunstancias, ha creido convenient partir
de lo establecido y conocido, antes que buscar las
excelencias de nuevos planes que no podrian aplicarse
sin revestir los caracteres de ensayos de ventajas pro-
blematicos y aprovechar las lines generals de la
organizaci6n actual para modificarlas, de acuerdo con
los resultados de la experiencia, y darles un caracter
de fijeza y uniformidad, de que hoy carecen por com-
pleto, por causes fAciles de alcanzar, dados los antece-
dentes del Gobierno anterior.
La nueva organizaci6n conserve de la antigua la es-
tructura general, establece la Jefatura Superior y las
de Provincias, por el mismo estilo de las actuales; y
acepta, asi mismo, el Escuadr6n como unidad tecnica;
pero da a 6ste una unidad num6rica de que antes care-
cia; eleva A seis el nfimero de las Jefaturas Provincia-
les para asignar una A cada Provincia; y A la vez que
crea algunas plazas indispensables, hace rebajas en
various de los sueldos actuales que son, realmente, muy
crecidos.
SerA tal vez innecesario explicar la conveniencia de
la creaci6n de los cargos de Auditor y M6dico del
Cuerpo, porque, son obvias las razones que la abonan.
La necesidad del M6dico es incuestionable, si se tiene
en cuenta que ha de practicar los reconocimientos pre-
vios al ingreso en el Cuerpo, y ha. de tender A los en-
fermos pertenecientes al destacamento que existirA en
el campamento <(Columbia.)
En cuanto al Auditor bastara tener present la tras-
cendencia que puede alcanzar el fallo de un Consejo de
Guerra, en la vida y honra de un individuo, para acep-
tar la necesidad de que una persona versada en el co-
nocimiento de las leyes, intervenga en ellos, como una
garantia de justicia.
El cuadro que se acompafia puede dar una idea com-
pendiada y exacta del plan aceptado por el Ejecutivo
para someterlo A la aprobaci6n del Congreso. En 61
pueden apreciarse, A simple vista, las ventajas de uni-
formidad que ofrece y las facilidades que proporciona
para aumentos graduales, A media que el estado del
Tesoro de Cuba y las necesidades del servicio los de-
manden, y un studio comparative, verificado tenien-
do & la vista los datos que acerca de la actual organi-
zaci6n han sido remitidos al Congreso, bastara para
obtener el convencimiento de que han sido atendidas
las lecciones de la experiencia, y cuidadosamente pro-
curadas las condiciones de economic y eficacia que lo
completan.
Aceptada esa organizaci6n, 6 cualquier otra que el
Congress, con superior criterio, prefiriese, seria preci-
so adoptar las medidas procedentes para el recluta-
miento del nuevo personal; para el nombramiento de
Jefes y Oficiales y para la regulaci6n de ciertos actos
del servicio, acerca de los cuales no ha legislado el ex-
tinguido Gobierno Militar de los Estados Unidos 6 lo








136 DIARIO DE SESIONItS DIML CO1TGRVSO.-SENADO.


ha hecho de manera inadecuada al present estado del
pais.
Esto mueve al Ejecutivo A someter a la considera-
ci6n del Congreso, junto con las bases del proyecto,
que se refieren & la organizaci6n, aquellas otras que
son indispensables para completarla, en la forma que
sigue:
BASES.
El Cuerpo de la Guardia Rural de la Repfblica de
Cuba se organizard de la manera sigulente:
I.
El Cuerpo constar4, por ahora, de veinticinco escua-
drones, de cien plazas cada uno; de una Jefatura Superior
y de seis'Jefaturas de Provincias.
II.
El Escuadr6n constituirA la unidad tecnica del Cuer-
po; y estarA formado por el siguiente personal:
1 Capitan, 1 Teniente, 2 Alfereces, 1 sargento pri-
mero, 4 sargentos segundos, 8 cabos, 1 clarin, 82 sol-
dados.
III.
La Jefaturo Superior del Cuerpo se compondr, de
1 General, Jefe Superior; 1 Coronel, Ayudante Gene-
ral 6 Inspector; 1 Comandante, Jefe del Despacho; 1
Comandante, Cuartelmaestre General; 1 Capitan, MB-
dico del Cuerpo; 1 Capitin, Auditor; 1 Teniente, Ayu-
dante de Campo; 4 Empleados Civiles, y 2 Type-
writers.
IV.
Cada una de las Jefaturas de Provincia, constarA
del personal siguiente:
1 Teniente Coronel, Jefe; 1 Comandante, Pagador y
Cuartelmaestre; 1 Capitan, Jefe del Despacho, y 1
Empleado Civil.
V.
El personal del Cuerpo disfrutar4 mensualmente de
los honorarios enumerados en la siguiente plantilla:


General Jefe................................
Coronel .................... .... ..............
Teniente Coronel...................... ...
Comandante ................. ..............
CapitAn ............ ..........................
Teniente ....................................
Alferez................................ .......
Sargento primero..........................
Sargento segundo .........................
Cabo ............. ... ......... ........... ...
Clarin ........................................
Soldado ......................................
Empleado Civil (Jefatura).............
Id. id. (Provincia) ..............
Typewriter..................................


$ 375
250
225
170
125
100
85
57
"55
47
47
42
100
70
60


VI.
El reclutamiento del personal se verificard con arre-
glo A las siguientes disposiciones:
1 Se establecerA una Comisi6n de alistamiento en
cada una de las Capitales de Provincia.
Estas Comisiones se compondrAn de tres miembros
escogidos entire los Jefes y Oficiales del Cuerpo; y se-
rAn nombrados por el Secretario de Gobernaci6n 6 pro-
puesta del Jefe del Cuerpo y previo informed del
Inspector General de las Fuerzas y Fortalezas de la
Repfiblica. Los fallos emitidos por las Comisiones


seran apelables finicamente ante el Inspector General,
cuya resoluci6n serA ejecutoria.
Las Comisiones procederan al alistamento del nfi-
mero de individuos que se les sefiale, ajustandose ex-
trictamente a las reglas contenidas en la disposici6n
tercera que se inserta a continuaci6n.
29 El ingreso en el Cuerpo de la Guardia Rural es
voluntario. Los individuos que lo efectfen, prestaran
con las formalidades debidas, juramento de fidelidad
A la bandera, A la Constituci6n y al Gobierno de la Re-
pfblica; prometerAn cumplir lealmente los deberes de
su cargo y se comprometerhn a servir durante un pe-
riodo de Cuatro anfos.
3? Para ingresar en el Cuerpo de la Guardia Rural,
son indispensables las siguientes condiciones:
1 Ser native 6 naturalizado cubano.
2 Ser sano fisica y mentalmente.
39 Saber leer y escribir el idioma castellano.
4 Ser de costumbres morales y buenos antece-
dentes.
5 Ser soltero.
6? Ser mayor de 21 afios y menor de 45.
79 No haber sido sentenciado por cuusa criminal
ni haber sido separado de cargo alguno civil 6 military
con acta desfavorable,
89 Poseer un buen caballo y el equipo reglamenta-
rio. La Comisi6n podria dispensar en casos especiales
el requisite 3? siem pre que el aspirante se obligue A
llenarlo en el plazo improrrogable de seis meses.
En igualdad de condiciones seran preferidos siem-
pre los individuos que hayan pertenecido al Ej6rcito
Libertador.
VII.
Todos .los nombramientos de Jefes y Oficiales del
Cuerpo, se harkn por el Presidente de la Repfiblica, a
propuesta del Jefe del Cuerpo y previo informed del
Inspector General.
VIII.
En igual forma ejercer4 el Presidente la facultad que
al Gobernador Militar confiere el articulo cincuenta y
siete del Reglamento vigente.
El Ejecutivo al someter a la resoluci6n del Congre-
so las anteriores bases no da por definitivamente re-
suelto el problema. Persuadido queda de que tan s6-
lo atiende a las necesidades del moment, que son en
realidad apremiantes: asi como tiene el convencimien-
to de que requieren examen y revision las disposicio-
nes por las cuales viene rigiendose el Cuerpo. Pero
no debiendo hacerse reforms de esa indole de un
modo precipitado, y no revistiendo carActer de urgen-
cia su realizaci6n, ha creido que es mejor esperar A
que esas alteraciones se verifiquen dentro de la norma-
lidad de la labor legislative que ha comenzado en Cuba.
El Ejecutivo espera, que el Congreso en bien del
pais, darA preferente atenci6n 4 este asunto que tiene
la honra de someter & su conocimiento.
Habana, Junio 27 de 1902.-Tomds Estrada- Palma.

SR. CARELLO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el sefior Cabello.
SR. CABELLO: Si mi memorial no me es infiel, recuer-
do que cuando fu6 discutida la Constituci6n se trat6
por algfin sefor Representante 6 Delegado, y creo que
fu6 el senior Sanguily, de darle al Presidente de la Re-
pfiblica la iniciativa de las Leyes, y la Convenci6n
Constituyente declare sin lugar esa enmienda y se de-
cidi6 de una manera resuelta que el Presidente de la
Repfiblica no tendria en ninguna forma la iniciativa









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO. 137


de las Leyes. Como esa Ley A que se acaba de dar
lectura, pugna con lo prescrito en la Constituci6n, yo
suplico al senior Sanguily que aclare este particular; y
en tal concept pido que el Senado acuerde que no se
puede tomar en consideraci6n el Proyecto presentado
por el Ejecutivo.
SR. PRESIDENTE: 4Desea el sefor Sanguily hacer uso
de la palabra?
Sn. SANGUILY: Antes desearia que el senor Frias tu-
viese la bondad de repetir la lectura de ese document,
porque no ha podido oirse completamente desde aqui;
por impedirlo las condiciones del local. ,Se refiere a
la creaci6n de un Cuerpo de Sanidad Militar 6 a qu6
se refiere?
SR. FRIAS: Se refiere al aumento de la Guardia
Rural.
SR. SANGUILY: ,A la reorganizaci6n de la Guardia
Rural?
SR. FRIAS: Si sefor: y la carta que acompafia al
Mensaje dice: "Tengo el honor de remitir por conduc-
to de usted, al Congreso, el adjunto Proyecto de Orga-
nizaci6 de la Guardia Rural."
SR. SANGUILY: Voy a contestar a la alusi6n que se
ha servido hacerme el Senador por la Habana. Efec-
tivamente, en la Convenci6n Constituyente habia
una tendencia, entire otras muchas de divers in-
dole, por la que se pretendia, en el caso de la confec-
ci6n de las Leyes, que se le diese tambien la iniciativa
en ellas al Presidente de la Repfblica; pero hoy, como
la Convenci6n acord6 de una manera complete y abso-
lutamente divers, no existe en la Constituci6n nada
que justifique la iniciativa de las Leyes de parte del
President de la Repfblica, de parte del Poder Ejecu-
tivo. La Constituci6n da este la facultad reglamen-
taria cuando no la ejercieren las CAmaras y con la
obligaci6n de darles cuenta en cuanto se reunan; por
donde encuentro justificado cuanto el Senador por la
Habana acaba de decir en oposici6n a la tentative del
Poder Ejecutivo y m6s cuando no hay dudas respect
A su intenci6n desde que se llama al document que
acaba de presentarse a la resoluci6n del Senado: "Pro-
yecto de organizaci6n de la Guardia Rural."
SR. DOLZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Dolz.
SR. DOLZ: Seniores Senadores: yo no se cual habri
sido el pensamiento de los legisladores al redactar ]a
Constituci6n, pero no import much saberlo, porque
A veces el pensamiento del Legislador no guard ar-
monia con su product. Yo me atengo, como todo el
mundo tiene que atenerse cuando se trata de interpre-
tar las leyes, al resultado de ellas, no al pensamiento
que dominara, al hacerla, en la mente del legislator.
El Art. 68 de la Constituci6n dice: (Lee.) Como sa-
ben los Sres. Senadores aqui es en donde, de una ma-
nera general, de una manera abstract, se dice que las
leyes es necesario que se voten por los Cuerpos Cole-
gisladores; y se agrega en el 68, como incumbencia del
President de la Repfblica, "Recomendar, ademAs, la
adopci6n de las leyes y resoluciones que creyere nece-
sarias." De manera que el Poder Ejecutivo tiene, por
el mismo inciso cuarto, del Art. 68, la facultad de re-
comendar que se adopten leyes. ,Y c6mo se recomien-
da una ley, sino es mandando las bases de esa ley,
porque solamente asi es como se justifica la utilidad y
necesidad de la ley que pretend el Poder Ejecutivo
que se adopted por el Congreso?
Por tanto, cualquiera que haya sido el pensamiento
de los legisladores, lo cierto es que el Presidente de la
Repfiblica puede recomendar leyes al Congreso, y esto
de que tratamos no es mas que la recomendaci6n de
una ley que al Congreso hace el Poder Ejecutivo, para


lo qne est& perfectamente autorizado por el inciso
cuarto del Art. 68 de la Constituci6n.
SR. SANGUILY: Pido la palabra.
SR. PRESIDHNTE: La tiene el Sr. Sanguily.
SR. SANGUILY: Sr. President, Sres. Senadores: lo
que acaba de decir el Sr. Dolz es sumamente habil, no
se puede negar; pero es indudable que el Sr. Dolz,
que es un distinguidisimo abogado sabe que no es
verdad que cuando se estudia una Ley no se ve mks
que el resultado de la acci6n del Legislador, y no su
intenci6n 6 prop6sito legislative.
Hace tiempo que la humanidad reconoce que la in-
terpretaci6n de las leyes es uno de los deberes de los
que las aplican, y una de las cosas mks antiguas que
se recomiendan para la buena march del mundo; es
decir, de la sociedad. No s6 si fu6 Cristo-pero el se-
for Dolz es bastante ilustrado para rectificar 6 aclarar-
me el punto-quien dijo que "la letra mata y el espiri-
tu vivifica", y en estos mementos la letra esta matando
al Sr. Dolz; porque el Sr. Dolz sabe perfectamente que lo
que dice el articulo 68, que ha citado, no es lo que aca-
ba de exponer como buena doctrine.
Aqui no se han ofrecido bases; aqui bajo el nombre
de Bases se ha dado una Ley complete, y el Ejecutivo
no tiene la facultad, desde luego, de tomar ninguna
iniciativa, porque el Congreso es el finico que, confor-
me a ese articulo, hace las leyes. Este no es, pues,
un Proyecto de Bases; es un Proyecto de Ley, y no
hay un solo articulo en la Constituci6n que declare
que el Ejecutivo tiene iniciativa para presentarnos le-
yes; no tiene constitucionalmente, conform a la Cons-
tituci6n, esa iniciativa. Recomendar una ley, iqu6
quiere decir?: 4que tiene la facultad de aconsejar co-
mo buenas 6 convenientes las eyes que crea necesa-
rias 6 tiless: pues simplemente debe dirigirse al Con-
greso y manifestar-en este caso que examinamos-
que cr6e indispensable la reorganizaci6n de la Guardia
Rural, por los motives y las circunstancias que hagan
completamente convincente la necesidad de la reform;
pero no establecer Bases, en que se dice, por ejemplo,
de una manera tan terminante y con el tono y el sa-
bor legislative: A(? El Cuerpo constark, por ahora, de
25 escuadrones con 100 plazas cada uno. de una Jefa-
tura superior y de seis provinciales. El escuadr6n
constituir4 la unidad t6cnica del Cuerpo, etc.; y asi
todo lo demAs.n, Que diferencia hay entire esto y el
Proyecto de Ley que quiere presentar y ha presentado
ya a sus compafieros el senior Monteagudo? La fnica
que hay es que no se dice: Articulo 1--por ejemplo;-
sino que se pone el nmmero sin poner la palabra. Pe-
ro ,no es esta una Ley? Y Gasi vamos A mixtificar la
Constituci6n? (Asi vamos 4 involucrar las facultades
de los dos Poderes? Asi vamos a coufundirlos? ,Asi
puede haber respeto a la Constituci6n en la Goberna-
ci6n de la Repfiblica? Asi es possible que tenga el de-
recho el senor Dolz de levantarse aqui mafiana para
decir con esos mismos arguments lo contrario, segin
sea su Animo, segfin sean las conveniencias de su par-
tido, 6 segfin entienda las conveniencias generals del
pais. Pero hoy eso no tiene valor de ninguna clase.
4Cul1 es ]a raz6n que se di para querer extraer de la
Constituci6n esa facultad que la otra noche le nega-
mos todos al Ejecutivo? f,No definimos, uo estatuimos
los limits de cada uno de los dos Poderes, de comfn
acuerdo, para satisfacci6n mutual 6 inspirandonos to-
dos en el bien de la Repfblica? ,Es possible que en es-
tos moments se quiera defender lo que es indefendi-
ble con arguments de esa naturaleza? Todo depen.
de, pues, de una habil 6 caprichosa 6 correct inter-
pretaci6n. El seinor Dolz dice que el Poder Ejecutivo
puede recomendar la adopci6n de Leyes y Resolucio-










138 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO.


nes que crea necesarias 6 tiles; pero de recomendar
leyes y Resoluciones que se crean fitiles 6 necesarias,
& presentar hechas las Leyes y Resoluciones, ,no me-
dia una gran distancia dificil de salvar con ningfn in-
genioso argument?
Es cuanto tenia que decir.
SR. CABELLO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el seiior Cabello.
SR. CABELLO: DespuBs de oir las manifestaciones
del senior Sanguily, con las que estoy conforme, nada
tengo que agregar.
SR. DOLz: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el seflor Dolz.
SR. DOLZ: Sefiores Senadores: yo no he negado im-
portancia A la intenci6n del legislator; A lo que he
negado importancia es a lo que se llama el pensamien-
to del legislator; es decir, ir interpreter las leyes, no
por lo que pueda deducirse de las leyes mismas, sino por
lo que cuando esas leyes se votaron pensaron los que
las discutieron. Es decir, que no doy fuerza ninguna
para interpreter un articulo de la Constituci6n a lo
que pensaron los Delegados de la Convenci6n Consti-
tuyente, en tanto que el pensamiento de ellos no
aparezca Ieproducido en el product de aquella Con-
venci6n; y si ellos pensaron quitarle en absolute la
iniciativa de las leyes al Presidente de la Repfiblica,
ese pensamiento qued6 frustrado, ese pensamiento no
vino A la Constituci6n; vino por el contrario el nAme-
ro referido, dAndole al Presidente de la Repfblica fa-
cultades para la iniciativa de las leyes. Precisamen-
te, no s61o con arreglo A la palabra, sino con arreglo
al espiritu de ese inciso nfimero 4 del articulo 68, es
con lo que yo demuestro que el Presidente de la Repf-
blica ha procedido constitucionalmente proponiendo
al Congress la ley A que se ha dado lectura: "y reco-
mendar ademAs, dice, la adopci6n de las leyes y
resoluciones que creyere necesarias 6 fitiles." iQu6
significa la adopci6n de leyes que se crean necesa-
rias 6 tiles? 4 C6mo se puede saber si la ley es
necesaria 6 ftil, si no se dan bases para la crea-
ci6n de ley que se recomienda? 4Seria possible que se
dijera que este numero 4? ha de interpretarse en el
sentido do que el Poder Ejecutivo s61o puede reco-
mendar una ley por el nombre de la ley? 4C6mo po-
dria utilizar entonces esta facultad provechosamente
el.Ejecutivo?-Necesita ahora reorganizar la Guardia
Rural conforme A un pensamiento que cree ftil al
pais; si fuera cierto que no tiene esa iniciativa, que
no puede hacer recomendaciones, tendria que limitar-
se a remitir un mensaje al Congreso, diciendo: "nece-
sito una Ley sobre la Guardia Rural", y ya estaria-
mos divertidos adivinando sobre qu6 part de la Guar-
dia Rural queria que nosotros legislaramos. Es
necesario que el Poder Ejecutivo exponga bases, de-
termine el alcance y extension de las leyes que reco-
mienda para justificer la utilidad que t su juicio exis-
te respect de esas leyes. Para cumplir racionalmente,
digo, con este inciso, es indispensable que el Poder
Ejecutivo desenvuelva en bases su pensamiento (afin
articulando no se apartaria de la Constituci6n) para
que con conocimiento de esas bases podamos nosotros
apreciar la utilidad 6 necesidad que 61 entiende con-
curren en la ley que recomienda.
Esto no tiene absolutamonte nada que ver con lo
que decia el senior Sanguily respect A que la otra no-
che habiamos negado al Presidente del Ejecutivo: lo
que la otra noche le negamos fu6 la facultad de legis-
lar; es decir, la facultad de hacer resoluciones 6 las
leyes. Se le neg6 en esa reuni6n la facultad de legis-
lar; pero no le negamos la facultad de pedir al Congre-
so la adopci6n de leyes que creyera fitiles 6 necesa-


rias. Precisamente porque le negamos la facultad de
legislar, es por lo que se ve en la necesidad de rogar &
las Camaras la adopci6n de aquellas leyes que 61 esti-
ma tiles 6 necesarias al pais.
Sa. TAMAYO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: la tiene el seflor Tamayo.
Sn. TAMAYO: Sefiores Senadores: He pedido la pa-
labra porque como form parte (tuve el honor altisimo
de former part) de la Convenci6n Constitvyente, creo
que soy un testigo abonado para decir al Senado cukl
fu6 la mente que le di6 al redactar ese articulo.
Si bien es verdad que en el seno de la Convenci6n
Constituyente hubo esa tendencia conciliadora 6 ecl6c-
tica a que se refiri6 el senior Sanguily, tambi6n es
cierto que todos, absolutamente todos los convencio-
nales entendimos que el Poder Ejecutivo no podia te-
ner nunca la iniciativa de las leyes; y, por consiguien-
te, no podiamos incurrir en contradicci6n tan flagrante,
como seria la de haber puesto en la Constituci6n que
el Poder Ejecutivo habia de tener esa iniciativa.
El senior Dolz dice que se ha de tender no a lo que
los Legisladores pensaron, sino a lo que los Legislado-
res hicieron. Yo le digo al senior Dolz que lo que los
Legisladores hicieron fu6 negarle la iniciativa de las
leyes al Presidente del Poder Ejecutivo. Y es termi-
nante ese articulo que no dice ni puede-decir en mane-
ra alguna lo que le atribuye el senior Dolz. Ese articulo
habla s61o de Iss facultades que tiene el Presidente del
Poder Ejecutivo de recomendar la adopci6n de las le-
yes; pero, en manera alguina, de presentar leyes al
Congress. Recomendar la adopci6n de las leyes no
significa presentar las leyes hechas, sino significa in-
dicar .las bases generals de la ley.
Por esa raz6n ha podido perfectamente el Presiden-
te del Poder Ejecutivo hacer lo que hizo antes respect
de la Ley Hipotecaria, pero no puede hacer lo que hace
respect a la Ley a que nos referimos, respect a la
ley de reorganizaci6n del Ej6rcito, no ha podido hacer
lo que ha hecho porque ha presentado aqui una ley
articulada, y eso es, por tanto, entrar en la esfera del
Poder Legislativo.
Tan fuW asi la mente de la Convenci6n Constituyen-
te que era natural que asi fuera porque no pensaron
nunca aquellos que hicieron la Constituci6n que pu-
dieta surgir el hecho de una oposici6n entire el Poder
Legislative; porque si el Poder Ejecutivo manda leyes
& las Camaras no sera para que las CAmaras se las
aprueben sin discutirselas, sino que sera para que esas
leyes se discutan en la forma que crean convenient
las Camaras del pais; y se veria con much frecuencia
el caso de que las Camaras estuviesen en desacuerdo
con el Presidente del Ejecutivo. Y habria siempre una
lucha constant y permanent si se le diera ese dere-
cho al Poder Ejecutivo.
Por consiguiente, para evitar esos choques que pu-
dieran ser desagradables y pudieran repercutir para
mal del pais; por eso fu6 que la Constituyonte decidi6
que el Presidente no podria tener nunca la iniciativa
de las leyes; es pues de entenderse ese articulo en
la finica forma que puede entenderse, porque ha dicho
perfectamente el senior Sanguily: "La letra mata y
el espiritu vivifica": y esta ley no necesita de su her-
men6utica, y exige una interpretaci6n racional que
ha de estar de acuerdo con el espiritu que inform6
el pensamiento de la Convenci6n Constituyente, que
no fu6 otro que el de autorizar al Presidente del
Ejecutivo no para que propusiera leyes, sino para
que indicara la conveniencia de adoptar una fi otra
ley, en la forma que las Camaras estimaran necesaria,
y s61o para que 6stas sirvi6ndole como de pauta la









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--SENADO. 139


indicaci6n del Presidente del Ejecutivo, hicieran la
ley que creyeran convenient.
Por tanto, es necesario restablecer la mente de
todos los que hicieron la Constituci6n; es necesario
darles el valor y la significaci6n que realmente tienen
esos articulos, y no sacarlos de quicio para traernos
aqui cuestiones que podian ser muy desagradables pa-
ra la march reposada y majestuosa de la Repfiblica.
Solamente en paises regidos monarquicamente, en
que la soberania estA repartida entire el monarca y el
pueblo, es donde el Monarca puede tener la iniciativa
de las leyes, pero en los pueblos regidos por constitu-
clones republicans, como 6ste. que tiene una Consti-
tuci6n esencialmente democratic y republican, no
puede darse, en manera alguna, esa mistificaci6n, esa
confusion entire los dos poderes, porque cada cual, ha
de regir dentro de la esfera que le es privativa, que le
es propia, pero nunca ha de invadir la esfera del otro,
y s6lo de esa manera serA como se realice el Poder ar-
m6nico en todas las leyes de la Repfiblica.
SR. SANGUILY: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Sanguily.
SR. SANGUILY: Siento molestar la atenci6n de los se-
fiores Senadores de nuevo, pero el asunto merece la
pena de que lo tratemos con algin despacio, y sobre
todo, que lo resolvamos de una manera definitive.
Entiendo que segfin sea la actitud del Senado, asi sera
el carActer que en este asunto y por este asunto asu-
man, para lo sucesivo, nuestra Constituci6n y nuestra
Repfiblica.
El senior Dolz decia que para interpreter, para com-
prender las leyes y tratar de aplicarlas no necesitaba co-
nocer el espiritu, sino el pensamiento del legislator, re-
firi6ndose A un argument que habia presentado el senior
Tamayo, y que yo habia apoyado. Yo no s6 que diferen-
cia hay en este caso, entire pensamiento y espiritu; pero
si s6 que lo que se debe ver al aplicar la ley justanente, y
para interpretarla bien, es ]a intenci6n del Legislador.
Y claro estA que la intenci6n de la Convenci6n Consti-
tuyente ha sido la de separar los tres Poderes, hacer
una Repfblica que no fuera por el estilo de la Repfi-
blica francesa, sino por el de la Repfiblica de los Esta-
dos Unidos; que fuera una verdad que cada Poder
tuviera su esfera propia, conservandose siempre en la
gobernaci6n del Estado la supreme agonia de que
dependent el orden y la paz.
La Constituci6n de la Repfblica eubana estA, pues,
fundada en la Constituci6n de la Repfiblica de los Es-
tados Unidos, y alli el Presidenie no tiene la iniciati-
va de las leyes.-La iniciativa de las leyes se le ha,
negado al Presidente en la Constituci6n de los Esta-
dos Unidos; porque, al cabo, la Constituci6n de los Es-
tados Unidas, fruto de la experiencia political, si sig-
nifica algo significa un progress, y si no, nada signi-
fica.
No se gobierna en los paises parlamentarios sino
con la mayoria; por eso el Gobierno en las organiza-
ciones parlamentarias, tiene la iniciativa de la leyes-
porque quien Gobierna es el parlamento. Pero aqui
no se gobierna parlamentarlamente, porque esta no es
una Reqfiblica parlamentaria; esta es una Repfblica
representative 6 constitucional.-,Qu6 sucederia, si
dandole una interpretaci6n que no tiene, A la clausu-
la del articulo 68 de la Constituci6n, como quiere el
senior Dolz, le concedemos la iniciativa de las leyes
al President de la Repfiblica?-Seria demasiada libe-
ralidad, demasiada condescendencia, demasiada tole-
rancia, por parte de cualquier senior Senador el soste-
ner que por la clAusula qne se discute, la Convenci6n
Constituyente ha dado en este document la iniciati-
va de las leyes al Poder Ejecutivo; porque lo finico


que en Bi se dice es que puede recomendar la adop-
ci6n de leyes 6 resoluciones que crea necesarias 6
fitiles.
Y tan es asi que hay diferencia entire presentar un
proyecto de Ley y hacer una recomendaci6n para que
se adopted una Ley necesaria y fitil, que en esta misma
sesi6n se ha dado el ejemplo de la difereneia entire los
dos conceptos;-porque aqui se ha leido un docnmen-
to del Poder Ejecutivo A virtud del cual se razona la
necesidad de adoptar una ley por creerse convenient
y itil, acerca de un Banco Agricola, y al mismo tiem-
po se ha leido otro document Measaje del Poder Eje-
cutivo, que es el que mueve esta dispute, en que se
recomienda la reform, por una organizaci6n especial,
y su adopci6n por el Congreso, de la Guardia Rural.-
El primer document es una exposici6n de motives, es
una exposici6n de razones; el otro es una Ley, el otro
es, si acaso, cuando mAs 6 cuando m6nos, una Ley di-
simulada, no es el cumplimiento extricto de la sec-
ci6n cuarta del articulo 68 de la Constituci6n.
Y 4no hay diferencia entire expresar razones y moti-
vos A recomsndar que el Congreso adopted una Ley que
present ya hecha? La Ley que se quiere que se
adopted no debe estar redactada como en el segundo
de los documents que aqui se acaban de leer.
Decia A este recpecto el senior Dolz: 4C6mo es posi-
ble que el Poder Ejecutivo pueda recomendar la adop-
ci6n de una Ley sino expone las razones de su conve-
niencia y las bases de esa Ley?" Podria ser un poco
mAs moderado el senor Dolz y decir que francamente
no se puede presenter la Ley, porque hay gran dife-
rencia entire expresar lo que la experiencia indica al
Gobierno que conviene hacer 6 que conviene suprimir
6 que conviene modificar, y el hecho de presentar re-
dactada, ya completamente hecha y casi articulada,
una ley. Pero hay algo mAs, sefiores Senadores, y es
que nosotros debemos, y este es el motivo de haberme
decidido A molester, y deseo que sea por fltima vez,
vuestra atenci6n, en este asunto, porque asi convene,
fijar los limits en que debe moverse, y moverse am-
pliamente, si se quiere, el Poder Ejecutivo, y los limi-
tes en que tiene que moverse el Senado y en que tiene
que moverse la CAmara de Representantes, en una pa-
labra, el Congreso; porque sin6 no se cumple con el
character, con el espiritu y con la indole de la Consti-
tuci6n; porque sino se van A confundir todas las esfe-
ras, se va' A unificar de una manera desastrosa la go-
bernaci6n del pais, trayendo una hip6crita dictadura
sobre 61; porque bestaria que el Poder Ejecutivo lo-
grase conquistar una mayoria de Senadores y Repre-
sentantes para que el Poder Ejecutiyo asumiera el
poder legislative y el poder ejecutivo A la vez; y pre-
cisamente la Constituci6n esta aqui para impedir esa
dictadura y para asegurar el bienestar pfiblico que
consiste en el equilibrio de los poderes, en su respeto
mutuo, y no en su involucraci6n y, lo que es peor, en
la hip6crita y A ocasiones malintencionada infracci6n
del C6digo fundamental.
SR. DOLZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Dolz.
SR. DoLZ: Voy A molestar por filtima vez al Senado
hablando de este particular. Nos hemos enterado del
pensamiento de dos legisladores, sefiores Tamayo y
Sanguily, respect al punto que debatimos.
Es realmente una gran fortune, sefiores Sefladores,
poder tener asi, A mano, A dos legisladores que han es-
crito un precepto legal, para que puedan indicar el
pensamiento que tuvieron al hacerto; pero como no
puede aceptarse como base de criteria general oir al
legislator para interpreter la Ley, porque, si se acep-
tase este criteria, vendria A tierra desde el moment








140 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO.


en que no se tuviera la fortune que tenemos ahora, de
tener a mano & los Legisladores; es por esto por lo que
tengo que adoptar otro criterio mas general, y es bus-
car la intenci6n, el pensamiento del legislator, no en
lo que ellos digan, porque.ellos no siempre estaran pre-
sentes para explicar sh pensartien'to; yo. busco la in-
tenci6n y el pensainiento dellegWAf'dor dedufcido dela
Ley, y yo me encuei-tro, prescindiendo ahorf de los
legisladores presents; con que en el n6mero Cuarto
del Art. 68 se confieren dos classes de facultades al Po-
der Ejecutivo: la primer la de presentar mensajes y
la segunda ]a de recomendar cuanto convenga a la
Administraci6n y Ilos intereses de la Repiblica.
Parece que legislaron con la intenci6n de darle la
iniciativa de las Leyes al Poder Ejectitivo; parece que
no se quiso privar de iniciativa a ese Poder, pues no
se contentaron con darle la facultad de dirigir mensa-
jes a las Camaras pidi6ndoles la adopci6n de medidas
en tal 6 cual sentido que convinieran a la naci6n, sino
que agregaron: "Y recomendar, ademks, la adopci6n
de las Leyes y resoluciones que creyera necesarias.
iPor qu6, pienso yo, agregaron eso los Legisladores?
iPor qu6 agregaron eso a este precepto constitutional?
Pues lo agregaron A mi juicio, para darle mas faculta-
des al Poder Ejecutivo; yo creo que el deseo de los le-
gisladores era el de conceder mas facultades al Poder
Ejecutivo y le dieron el derecho de presentar Leyes y
resoluciones. Si no es asi, no me explico por qu4 se
acord6 ese extreme del Art. 68, inciso cuarto, de la
Constituci6n. De manera, que si el pensamiento de
los Legisladores guardara armonia con el de los seiio-
res que aqui han hablado debieran haber terminado la
redacci6n del nfimero 4? del articulo 68 en el punto y
coma que estA despu6s de la frase y demostrativo del
estado general de la Repfblica," concluyendo ahi di-
cho articulo.
Yo no tengo la culpa de que el pensamiento del Le-
gislador est6 bien 6 mal representado en el texto, por
ellos redactado y adoptado. Pero dice el Sr. Tamayo
"se ha hecho fundamento, porque se trata de evitar el
poner en contradicci6n al Poder Ejecutivo con el Po-
der Legislativo; el Sr. Tamayo ve que puede haber
contradicc'6n cuando el Poder Ejecutivo recomiende
una Ley, y determine su alcance justificando por me-
dio de ese alcance la utilidad de la Ley; puede haber
entonces contradicci6n entire el Poder Legislativo y el
Ejecutivo; pero, ,no es mis fAcil que la haya cuando
se present una ley sin determinar su alcance 6 fijar
sus bases? De manera que si puede haber contradic-
ci6n cuando el Poder Ejecutivo justifica su deseo,'mAs
la puede haber cuando este de una manera obscura,
present una petici6n A las CAmaras. Por consiguien-
te, este no result mas que un argument del senior
Tamayo.
El Sr. Sanguily citaba a los Estados Unidos y decia
que eso de dar la iniciativa al Poder Ejecutivo no era
propio de los pueblos que se gobernaban como se go-
biernan los que tienen nuestro regimen politico; y de-
cia, no s6 si el Sr. Sanguily 6 el Sr. Tamayo, que eso
era propio de las monarquias.
Mucho me alegro de que el Sr. Sanguily citara a los
Estados Unidos, porque voy terminal con un recuer-
do a los Sres. Senadolks: En los Estados Unidos, en
donde existed un regime politico anklogo al nuestro y
no'tiene la iniciativa el Poder Ejecutivo, los Sres. Se-
nadores pueden recorder lo que se ha hecho con la
creaci6n de la Embajada en la Habana; no dijo el Pre-
sidente al Congreso "Conviene que se envie un Emba-
jador 4 la Habana" sino que envi6 un proyecto articu-
lado creando en todos sus detalles la referida Embaja-
da. De manera que eso se ha. hecho en los Estados


Unidos cuyo regimen politico se ha citado como r6gi-
men parecido 6 semejante al nuestro. Asi es que el
President de la Reptiblica de Cuba no hace otra cosa
que lo que el Presidente de los Estados Unidos hizo
respect a la creaci6n de la Embajada en Cuba.
Sa. SANGUILY: Pido la palabra.
SSR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Sanguily.
SSR. SANGUILY: Como es lo mas convenient cuando
se dispute, que se empleen los arguments mis fuer-
tes, por eso el senior Dolz, procediendo como maestro,
los emplea ahora, y yo para desvirtuar su fuerza ten-
go que refutarle rearguyendo que lo hecho por el Pre-
sidente de los Estados Unidos en un caso particular
no puede ser citado por nadie como una ley, porque por
propia definici6n est& refiido con la palabra ley; esta
nunca se da para 16s casos particulars, sino para los
generals; y, por otra parte, esa no es sino una mane-
ra de presentar un mensaje.
SR. MORUA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra.
Sn. MoRUA: No he hecho alarde aqui de harbor per-
tenecido a la Convenci6n Constituyente, ni tengo auto-
ridad para ser el llamado, en su nombre, A explicar el
sentido, el espiritu de su obra. Precisamente fui yo
uno de los que pidieron que el Poder Ejecutivo tuviera
la iniciativa de las leyes; pero la Convenci6n Constitu-
yente, es decir, la mayoria, acaso con muy buen
acuerdo, acord6 lo contrario. Yo no estoy en es-
tos mamentos defendiendo una opini6n que tuve,
sino una Constituci6n que es nuestra Ley, y sostengo,
que por su propia redacci6n se ve su espiritu, es decir,
por lo que ha hecho, que es la manera que en estas co-
sas quiere el senior Dolz que se tenga present, se ve lo
que quiso hacer. Y el senior Dolz estA de acuerdo
conmigo en que no se conocen bien las leyes, ni pue-
den conocerse bien, sino teniendo en cuenta las razo-
nes que las dictaron; que uno de los studios mis ne-
cesarios de todo el que a la profesi6n de abogado, 6 A
la profesi6n de politico, digamoslo tambi6n, se dedica,
es el studio de los preambulos que exponen las razo-
nes de las leyes.
Y los predmbulos de la ley conslitucional son las
discusiones de la Constituci6n; lo que quiso hacer 6
aprobar la Constituyente-en el caso presente-se v6
por el uso de dos verbos distintos en el mismo aparta-
do 40 del articulo 68; porque dice que "Corresponde al
President presentar al Congreso, al principio de cada'
legislature y sicmpre que lo estimase convenient, un* *
mensaje referente a los actos de la Administraci6n y
demostrativo del estado general de la Repiblica ......
"y recomendar ademas la adopci6n de las Leyes
y Resoluciones que creyere necesarias 6 fitiles."
DDe qu6 manera recomienda la adopci6n de esas le-
yes? Seria este punto motivo de contestaci6n 6 de
discusi6n; pero no que este articulo le conceda al
President de la Repfblica la iniciativa de las le-
yes; por lo que yo digo que todos aqui estamos
convencidos de que el Presidente sabe que hay
dos maneras de recomendar al Congreso la adopci6n
de las leyes que crea necesarias 6 fitiles: una, expo-
niendo las razones para que tome una resoluci6n el
Congress; y otra, presentando al Congreso la resolu-
ci6n misma. Una, es como el informed que ha presen-
tado en un mensaje acerca de la conveniencia y nece-
sidad de organizer un Banco Hipotecario 6 un Banco
Agricola, en que no ha dado mas que razones, en que
s61o expone motives, en que no ha hecho bases ni ar-
ticulado; y la otra, como el mensaje que present
expresando la necesidad de reorganizar la Guardia
Rural. Hay una diferencia extraordinaria entire un
mensaje y el otro; y la Constituci6n le reconoce al









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO.


President la facultad de recomendar una Ley; per
no autoriza a] Presidente para hacer una Ley, y soli
citar su aprobaci6n del Congreso.
Siendo esto tan transcendental, si hubiera sido el ani
mo de la Convenci6n Constituyente que el Ejecutiv
tuviera la iniciativa en las leyes Zhubiera colocado es
inciso tan escondido, al final de una secci6n de un ar
ticulo? ,No hubiera hecho constar las facultades de
President de una manera explicit y terminante? 4,N
se v4 clarameute, pues, que ha querido decir otra cosa
y que lo que ha querido decir esta en armonia con e
mensaje referente al Banco Agricola y en desacuerd
con el mensaje que se ha leido sobre la reorganizaci6l
de la Guardia Rural?
SR. TAMAYO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Tamayo
SR. TAMAYO: Yo he pedido la palabra con objeto di
rectificar algo de lo que ha dicho el senior Dolz,
afiadir, si me lo permit el seflor Presidente, algo
lo que dije antes.
El senior Dolz, afirma que la Constituci6n en e
Articulo 62 ha otorgado al Presidente del Poder Ejecu
tivo la facultad de la iniciativa de las leyes: lo ha de
ducido muy hibilmente, pero 6 mi entender, muy in
fundadamente de uno de los incisos de ese Articulo.
El senior Sanguily ha dicho, con la elocuencia qu(
le es propia, que si esa hubiera sido la intenci6n de la
Convenci6n Constituyente, no la habria incluido en
las facultades del Presidente de una manera vergonzo-
sa, sino que lo habria hecho de una manera precise,
clara y terminante, es decir, dentro de esas atribucio-
nes del Presidente. Y yo entiendo otra cosa; yo en-
tiendo que no lo hubiera hecho si ese hubiese sido su
prop6sito, dentro de ese articulo, sino que lo hubiera
hecho en el 61 de la Constituci6n. El Articulo 61 de
la Constituci6n dice: "la iniciativa de las leyes se
ejercerd por cada uno de los Cuerpos Colegisladores
indistintamente." Ahi debi6 decir: "con el Presiden-
te del Poder Ejecutivo." Desde el moment en que
no dijo "con el Presidento del Ejecutivo", claro es,
indudable A luces, que no quiso darle esa potestad,
sino que se la quiso dar exclusivamente A los Cuerpos
Colegisladores.
Y es cierto lo que ha dicho el senior Sanguily: alli
todos los convencionales opinaron en un sentido 6 en
otro. Unos querian que el Presidente del Poder
Ejecutivo tuviera la potestad que le atribuia de una
manera infundada, el sefor Dolz: la de pedir que se
acordaran leyes, proponi6ndolas 61 mismo; es decir, la
iniciativa de ellas: pero no fu6 esa ]a opinion de la
mayoria de la Camara, no fuW ese el acuerdo de la CA-
mara. Y asi como el senior Sanguily pens6 que debia
tener el Ejecutivo esa facultad, esa iniciativa, yo pen-
se lo contrario del senior Sanguily; yo sostuve en la
Convenci6n Constituyente, que el Presidente de la
Repfiblica no podia tener esa iniciativa; y yo tuve la
fortune de que la opini6n de la mayoria se pronuncia-
ra en el sentido que yo deseaba; y aqui esta terminan-
temente expresado este concept; aqui esta esa Ley de
una manera indudable consignada en la Constituci6n
y A ella debemos oponernos. Nuestra Ley esta en el
Articulo 61 de la Constituci6n. No busque la inicia-
tiva esa el senior Dolz en otra parte, y no la busque
contradiciendo los t6rminos claros y precisos de la
Constituci6n.
Por consiguiente, elevAndose el senior Dolz sobre la
altura de los debates, que se establecen solo por de-
fender principios de partidos, por defender convenien-
cias de partidos, el sefor Dolz venga con nosotros, y
con un compafiero tan esforzado, tan inteligente y va-
lioso como el sefor Dolz, el triunfo serA nuestro.


o SR. DOLZ: Pido la palabra para rectificar.
i- SR. PRESIDENTE: La tiene el senior Dolz.
Sn. DoLz: Sefiores Senadores: debo hacer constar
- que yo no estoy hablando A noinbrc de ningfin partido;
o estoy exponiendo mi opinion finicamente.
e SR. TAMAYO: Pido la palabra.
SR. DOLZ: Concedo al sefnor Tamayo que el Presi-
1 dente de la Repfiblica no tenga la iniciativa de las le-
o yes; pero el senior Tamayo me concederA tiene la fa-
., cultad de recomendar las leyes que crea fitiles 6 nece-
l sarias al pais: ahi estA sobre la mesa una de ellas que
o el Presidente recomienda al Congreso. Tiene, pues,
n la recomendaci6n de las leyes (palaBras taxativas del
inciso referido). No serA iniciativa de las leyes, pero
es recomendaci6n de las leyes. Yo no tengo la culpa
. de que al votarse ese nfimero 4? del articulo 68, que-
e dara aprobada indirectamente aquella moci6n que pe-
y dia se concediera al Ejecutivo la iniciativa de las le-
i yes y que habia sido antes derrotada; no tengo la cul-
pa de que si esa enmienda no pas6 cuando el articulo
1 61 se discuti6, despu6s cuando le toc6 el turno al ar-
- ticulo 68, los legisladores concedieran la facultad de
- recomendar leyes al Ejecutivo, cuyo precepto es el que
- cumple esa proposici6n que:estA sobre la mesa.
(D6nde estA. aqui, en la Constituci6n, que esa reco-
Smendaci6n de Ley haya de redactarse con cuatro 1l-
neas 6 con treinta? De seguro que ninguno de los
sefiores Senadores encontrarA tal cosa en nuestro C6-
Sdigo. Luego si no es possible definir la extension que
haya de tener esa recomendaci6n, si no hay precepto
alguno que fije que la recomendaci6n de una Ley por
el Ejecutivo haya de hacerse en tales 6 cuales t6rmi-
nos, el proyecto de reorganizaci6n de la Guardia Ru-
ral que, enviado por el Presidente del Ejecutivo, se en-
cuentra sobre la mesa y que ha motivado esta larga
discusi6n, cae perfectamente dentro del precepto am-
plio del articulo 68 de nuestra Constituci6n.
SR. TAMAYO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Tamayo.
SR. EUDALDO TAMAYO: Antes que todo, debo decir
al senior Dolz que yo no tuve el prop6sito de mortifi-
carle ni lastimarle siquiera diciendo que pudieran tra-
tarse aqui las cuestiones desde el punto de vista de
las partidos: conozco perfectamente al seilor Dolz y s6
que se inspira siempre en los principios nobles y gene-
rosos de la justicia y del derecho, pero yo hacia una
manifestaci6n sin que tuviera un carActer personal, y,
por consiguiente, siento much que el senior Dolz ha-
ya creido que yo me dirigia A 1. ,.
El sefor Doiz ha demostrado en esta segunda parte
cuAn hAbil es, cuAn abogado es, porque ahora, cons-
treflido, Compelido por la claridad de la Constituci6n,
por los t4rminos precisos en que la Constituci6u conce-
de la iniciativa de la leyes finica y exclusivamente A
los Cuerpos Colegisladores, ha querido, escudAndose
en la palabra "recomendar", encontrar una identidad
en ese concept, entendiendo que es lo mismo reco-
mendar que tener la iniciativa de las leyes; porque el
senior Dolz antes hablaba de que el Presidente tenia las
iniciativas de las leyes, y lo decia de un modo solem-
ne, fundAndose en ese articulo, pero cuando yo lei el
Articulo 61, entonces dijo, "yo no declare", no im-
porta que nose diga que no tenga la iniciativa de las
leyes, se dice que tiene el derecho de recomendar y,
por consiguiente, si tiene derecho de recomendar, pue-
de presentar una ley para que la aprueben 6 desa-
prueben las CAmaras.
iAh, senior Dolz! La Convenci6n Constituyente no
podia incurrir en esa contradicci6n; la Convenci6n
Constituyente no podia decir una cosa en un articulo
y otra cosa distinta en el otro articulo y por eso fu6


__









142 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO.


tan 16gico el senior Dolz cuando afirmaba dentro de
su pensamiento, que en ese inciso se le daba al Presi-
dente la facultad de recomendar aqui leyes; pero des-
pu6s se ha visto que no podia defenders y ha con-
fundido la palabra recomendar con el concept claro
y precise de la Constituci6n relative inica y exclusi-
vamente a los Cuerpos Colegisladores.
Por consiguiente, no es possible sostener que reco-
mendar sea presentar una ley, porque si asi fuera, en-
tonces tendria el Presidente la iniciativa de las leyes.
Por lo tanto, no busquemos arguments alucinado-
res, arguments que presentados con la elocuencia y
brillant6z que es tan natural en el senior Dolz, pueden
llevarnos por un camino que no sea el camino de la
verdad. Esto no quiere decir tampoco que el senior
Dolz se extravie en ese sentido, 61 cr6e que estA en po-
sesi6n de la verdad, pero A mi vez entiendo que esta
equivocado.
Insisto, pues, en que la iniciativa de la leyes la tie-
nen por la Constituci6n fnica y exclusivamente los
Cuerpos Colegisladores; que recomendar en el sentido
que quiere el seflor Dolz que tenga la palabra reco-
mendar es, precisamente, dar la iniciativa de las leyes
al President; que la Convencion Constituyente no
podria contradecirse de ese modo, ni tampoco la mayo-
ria iba A ser tan candida que, despu6s, por una sor-
presa, dejara que se dijese todo lo contrario de lo que
en articulos anteriores se consignara, y no es possible
tampoco que en una ley haya dos articulos que se con-
tradigan de manera absolute; eso es imposible.-Por
consiguiente, es necesario fijarse en el uno y en el
otro articulo: el primero da la iniciativa a las Cama-
ras; el otro en uno de sus incisos dice: "El Presidente
podrA recomendar las leyes 6 resoluciones que crea ne-
cesarias 6 fitiles; y 6ste no puede en manera alguna
presentar una ley, porque tal cosa equivaldria A tener
la iniciativa de las leyes, que s61o correspondent al
Congress y no al Presidente de la Repfblica.
SR. SANGUILY: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Sanguily.
SK. SANGUILY: Sres. Senadores: Si al discutirse el
articulo 61 de la Constituci6n la mayoria se inclin6 en
contra de la tendencia de los que esperaban darle cier-
to tinte de parlamentarismo a nuestra Repfblica, ]a
buena interpretaci6n hace que justamente el Sr. Dolz
no debiera pensar que al tratar del articulo 68 se deja-
ran sorprender los que hasta entonces habian consti-
tuido la mayoria.
El articulo 61 de la Constituci6n es claro y termi-
nante: demuestra ademas el espiritu de la Convenci6n
Constituyente al determinar la naturaleza de nuestra
Repfiblica. Nuestra Repfiblica es representative, no es
parlamentaria, segfin estA establecido de una manera
evidence en el articulo 68.
El articulo 68, pues, en buena 16gica, en buena cri-
tica, en buena hermenefitica no puede ser la deroga-
ci6n del articulo 61, no puede ser su inconfirmaci6n,
sino su confirmaci6n mAs juiciosa y prudent; y el ar-
ticulo 68 le dice al Presidente de la Repfublica que 61
puede presentar al Congreso un Mensaje en que hable
de sus actos y exponga la situaci6n de la Repfiblica, y
ademas, que puede recomendar la adopci6n por parte
del Congreso de las leyes y de las resoluciones que crea
fitiles y necesarias para el pais, no que haga la Ley,
sino que recomiende la resoluci6n 6 la Ley.
Entre el Mensaje que aqui se ha leido acerca de un
Banco y el otro que se ha leido despu6s, esta toda la
diferencia que han querido establecer esos dos articu-
los, 61 y 68, respect a las facultades del Presidente
en relaci6n con las facultades del Congreso. En el
primero se le priva de la iniciativa de las leyes y ci-


findose a ese articulo el Presidente de la Repfblica
ha presentado un Mensaje en que pide al Congreso que
se adopted una Ley, sin establecer el articulado de la
Ley; mientras que, sin duda por error del Secretario
que redact6 el segundo, en el otro Mensaje se da com-
pletamente la Ley hecha, se present al Congreso una
Ley por donde result el Presidente de la Repfiblica
con la absolute coparticipaci6n en la iniciativa de las
leyes que s61o corresponde al Congreso, y esto no hay
raz6n humana que pueda hacerle valedero, no hay in-
ter6s de ninguna clase en la Repfiblica que pueda jus-
tificarle, y no comprendo, por consiguiente, que haya
senadores que se levanten A defender este punto de
vista, insostenible afn por la brillantez de la palabra
y las argucias del entendimiento; porque por encima
de los intereses de partido y de conveniencias mas 6
menos justificadas, estA el interns supremo del Senado
que consiste en sostener en toda su pureza la Constitu-
ci6n de la Republica.
SR. DOLZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el selor Dolz.
.SR. DOLZ: La verdad es sefiores Senadores, que no
debiera usar mas de la palabra, porque ya hace rato
que dije, seria la filtima vez que usaba de ella en esta
cuesti6n.
Pero tengo en frente 6 dos sefiores Senadores que
me estAn combatiendo con tanta elocuencia que me veo
en la necesidad de contestarles, y por tanto el Senado
me perdonar4 que falte 6 mi promesa de no usar de la
palabra otra vez sobre este asunto.
4Qu6 se entiende sefiores Senadores por iniciativa de
las Leyes? parece que se entiende hacer una Ley y pre-
sentarla A las Camaras; no es asi sefiores Senadores;
cuando el dia 20 de Mayo qued6 constituido el Senado
el senior Sanguily y yo presentamos una moci6n que
contenia cuatro palabras y que decia Pedimos que se
nombre una Comisi6n para que haga una Ley orgini-
ca de las Secretarias." 4,Qud funciones ejercimos aque-
lla tarde sino la de iniciativa de las Leyes? Y no pre-
sentamos articulado ninguno; de manera que para
ejercitar la iniciativa de las Leyes no es necesario pre-
sentarlas al Senado ya hechas, basta que se impulse
una Ley determinada. Si esto es asi; si A esto es A lo
que el inciso se refiere, entonces, cuando el Presidente
pida a las Camaras que adopted, por ejemplo, una Ley
de ferrocarriles iqu6 habrA hecho sino ejercer la ini-
ciativa de una Ley de ferrocarriles? De manera
seflores Senadores, que yo entiendo que el articulo 61
y el 68 se contradicen. Qui6n ha dicho que iniciativa
de las Leyes es la presentaci6n de tedos los articulos
de la Ley que se quiere que se discuta? Si se insisted,
pues, por los seffores Tamayo y Sanguily en negar la
iniciativa de las Leyes al Presidente, y afin cuando el
Senado adopted el criteria que ellos sostienen esta
tarde, yo sigo creyendo que el Presidente tambi6n
tiene la iniciativa de las Leyes por el solo hecho de
recomendarlas a los Cuerpos Colegisladores.
SR. TAMAYO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Eudaldo
Tamayo.
SR. EUDALDO TAMAYO: Vuelve el seflor Dolz a
hablar, de iniciativa de las leyes: primero decia que el
President de la Repfblica tenia la iniciativa, despu6s
sigui6 diciendo que no tenia la iniciativa, sino el dere-
cho de recomendarlas, y ahora vuelve A sostener que
tiene la iniciativa. En qu6 quedamos, 4tiene el Presi-
dente de la Repfblica la iniciativa de las Leyes 6 no
la tiene? Si se sostiene que tiene la iniciativa qu6
dice el articulo 61? Que ella corresponde finica y
exclusivamente A los Cuerpos Colegisladores; ,c6mo,
entonces, se le puede dar al Presidente?










DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO. 143


El senior Dolz argument en contra de 61 mismo,
porque sostiene primero el principio de que la tiene,
y dice despues que no la tiene, y si el derecho de
recomendarlas al Congreso, y ahora vuelve a decir que
tiene la iniciativa de las Leyes. Yo le digo al senior
Dolz: 4c6mo es possible que nosotros nos hubi6ramos
contradicho de esa manera? Y hablo como testigo
abonado, porque yo tuve el alto honor de ser miembro
de la Convenci6n Constituyente, la opini6n de la ma-
yoria fu6 la sentada en el articulo 61 y no puede bus-
carse en ningfn otro articulo, como entiende el senior
Dolz, porque eso no pudo caber en absolute en la
mente de los seiiores que componian la Convenci6n
Constituyente.
SR. MENDEZ CAPOTE: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: La tiene el senior M4ndez Capote.
SR. MENDEZ CAPOTE: Voy A decir dos palabras, se-
fiores Senadores, sobre la cuesti6n pendiente, porque
me import que quede aclarada en el sentido de que
yo estimo que debe someterse a votaci6n.
No voy a defender equi la tesis de que-el Ejecutivo
tiene la iniciativa de las leyes, ni tampoco se la voy A
negar; ni voy a defender tampoco la tesis de que sola
y exclusivamente A cada uno de los Cuerpos Colegisla-
dorec corresponda 6 si correspond, ademis, al Presi-
dente de la Repfiblica, porque entiendo que no hay
necesidad de tratar el asunto en esa forma, y A ella no
dirigir4 la votaci6n. Yo no s6 si puede haber equivo-
caci6n 6 no en la Constituci6n y si 6sta en caso de
que la haya, esta en el articulo 61 6 en el,68.........
SR. SANGUILY: No, no hay equivocaci6n......
SR. MENDEZ CAPOTE: (Continuando). Estamos de
acuerdo, entonces, el senior Sanguily y yo, porque pa-
ra nosotros no debe haber equivocaci6n ni en el ar-
ticulo 61 ni en el 68.
El texto del articulo 61 es claro y terminante y el
del articulo 68 claro y terminante. 4Qu6 se quiere
entender por iniciativa? Si se quiere entender una co-
sa especial, sumamente especial, que no consiste en
recomendar Leyes 6 Proyectos de Leyes 6 resoluciones
al Congress, A la CAmara de Representantes 6 al Se-
nado, si consiste en otra cosa distinta a lo que esto es,
entonces hay que convenir en que es verdad que el
President de la Repfiblica no tiene la iniciativa de
las Leyes, porque de una manera express el Articulo
61 la atribuye 6 confiere a los Cuerpos Colegisladores
exclusivamente. Y no por equivocaci6n, porque si-
gue hablando despu6s de la sanci6n y de la promulga-
.ci6n de las Leyes por el Presidente de la Repfblica,
demostrando que se han tenido en cuenta en aquel mo-
mento las facultades del Poder Ejecutivo, y no dice
para nada, ni en ninguna forma, que el Ejecutivo ten-
ga la iniciativa de las Leyes. De manera que si esta
es una cosa determinada, distinta A recomendar Pro-
yectos 6 Proposiciones de Ley 6 Resoluciones, el Pre-
sidente no tiene la iniciativa de las Leyes.
Pero aqui se decia, y recuerdo bien esto, que en el se-
no de la Convenci6n Constituyente habia dos tenden-
cias. Efectivamente, habia la de los que queriamos que
nuestra Constituci6n consagrara lo que se ha dado en
llamar entire los tratadistas, el sistema americano 6 re-
presentative, de una manera clara y terminante, sin
mezclas ni confusiones; y habia, por el contrario, los
que pretendian que nuestra Constituci6n consagrara el
sistema parlamentario europeo, semejante al de las
Leyes constitucionales de Inglaterra, entire los que re-
cuerdo que estaban los sefiores Sanguily, Giberga y
G. G6mez. Yo entiendo que la Constituci6n no ha
sancionado ni establecido el sistema representative
americano, ni el sistema parlamentario europeo 6 in-
gl6s, de una manera pura y exclusive, y que en ella


parece como que se tocan los dos extremes. La Consti-
tuci6n, en su articulo 68, no de una manera opaca, como
se decia aqui, sino muy clara y explicit, dice que el
Ejecutivo puede, cada vez que lo cream convenient,
recomendar A las CUimaras la adopci6n de las Leyes y
Resoluciones que creyera tiles 6 necesarias al pais.
Si esto es el acto que da origen 4 la iniciaci6n de una
Ley 6 resoluci6n, y si a esto se llama iniciativa, el
President de la Repfblica tiene la iniciativa de las
Leyes, con arreglo A la Constituci6n; si eso es una co-
sa diferente 4 la iniciativa, el Presidente no tiene la
iniciativa, pero tampoco la necesita, y aqui, en nues-
tro caso, no ]a esta ejercitando. Por eso yo pido al
Senado que, sin hacer nada que coarte sus facultades;
sin hacer nada que le haga abdicar de sus facultades,
haciendo constar por el contrario, que las tiene y que
las reivindicaria en caso de necesidad, acuerde que ese
Proyecto pase A las Secciones.
Se decia aqui que en los pueblos de regimen mon-r-
quico solamente existia la iniciativa de las leyes en el
Jefe del Estado, y que eso no sucedia en los pueblos
gobernados democraticamente. Sin embargo, es un
hecho incuestionable que existed en la misma forma
que en los pueblos regidos por Monarquias, en algunas
repfiblicas democraticas, por ejemplo, en la Reptiblica
francesa; y es un hecho tambi6n cierto-y siento mu-
cho no tener A mano un libro que conocen muy bien
los selfores Sanguily y Tamayo, 3 tambi6n los demos
seilores Senadores,-la obra de Bryce......, en que ha-
blando de c6mo la Constituci6n Americana no prohibe
al President la iniciativa' de las leyes, dice y cita ca-
sos en que el Presidente de los Estados Unidos, nada
menos que Abraham Lincoln, ha ejercitado el de-
recho de iniciativa de las leyes en el Congreso Norte
Americano. De manera, que aun cuando no hubi6-
ramos acordado former una Repfblica de forma ecl6cti-
ca, es decir, que tiene aspects de representative y
parlamentaria, sino una Repfiblica absolutamente re-
presentativa, absolutamente americana, y hubi6ramos
copiado la Constituci6n americana, y hubi6ramos acep-
tado la interpretaci6n quo de la Constituci6n america-
na se ha dado, pudi6ramos muy bien haber atribuido
al President esa iniciativa. ,Y sab6is por qu6? Por
que para los que entienden eso, como lo entendieron
los autores de la Constituci6n, cuando dijeron que el
President, sin decir que tiene la iniciativa de las le-
yes, puede recomendar la adopci6n de leyes y resolu-
ciones cada vez que las estime necesarias 6 tiles, se
reduce todo a ver en que forma recomienda el Presi-
dente esas leyes y resoluciones.
No hace much citaba el senor Dolz un caso en que
el President de los Estados Unidos, el actual Presi-
dente, mandaba al Congreso, no una simple indica-
ci6n, sino un proyecto de ley complete (el relative al
servicio diplomitico y consular de los Estados Unidos
en Cuba) en que se fijaban hasta- cantidades; y decia
el senor Sanguily que eso era una forma, y efectiva-
mente es una forma de hacer la recomendaci6n. Yo no
s6 si el acuerdo que el Congreso de los Estados Unidos
tom6, creando la Embajada y creando los Consulados
en Cuba y votando el cr6dito necesario para ese servi-
vicio, es una ley 6 no; no me import: es una Resolu-
ci6n de aquel Congreso sancionada por el Presidente
de la Repfblica, que tiene toda la fuerza de una ley.
Como quiera que sea, asi naci6 y se acord6 y tiene la
sanci6n del Presidente de los Estados Unidos.
Pues bien, aqui, en realidad, no se manda nn pro-
yecto de ley con su articulado ya establecido, es decir,
como una obra perfect que bastaria simplemente que
aqui fuera aprobada para que desde luego pudiera lle-
varse a la otra C4mara, ser sancionado por el Presi-









144 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO.
... .. .. .. .


dente y convertirse en Ley: nada mks lejos de esto.
Aunque estuvi6ramos conformes con todos y cada uno
de los extremes del Mensaje-que mensaje y no otra
cosa es,-sin embargo tendriamos que hacer la ley. De
manera que afn cuando este proyecto pasara & las
Secciones, fuera despuBs A la Comisi6n correspondien-
te, y esta Comisi6n llegara al extreme, tal vez possible,
de adoptar y hacer suyas todas y cada una de las pa-
labras del proyecto, no obstante eso, la ley la hariamos
nosotros, porque el proyecto no viene articulado; ahi
s6lo se hacen indicaciones amplias, es verdad, pero
simplemente en forma de indicaciones.
Cuando yo oia hablar al senior Tamayo de que debia-
mos evitar que nuestras facultades fueran invadidas, y
hacer-una demostraci6n de que la iniciativa de las
leyes era nada mas que del Congreso; cuando yo oi ha-
blar en esos t6rminos al senior Tamayo, realmente
llegu6 A pensar que en la lectura que se hizo aqui de
ese proyecto, el senior Tamayo habia oido una cosa
distinta de lo que yo of y que, efectivamente, se trata-
ba de un proyecto articulado.
Pero aqui est6; lo he pedido para verlo. Empieza
asi: c(Reconocida por la opini6n pfiblica la necesidad
))de que el Gobierno proceda cuanto antes A la reorga-
)nizaci6n del Cnerpo de Policia Rural, etc. El Congre-
))so por el exacto conocimiento que tiene del estado
adel pais, etc.)) ((No se habr4 ocultado tampoco al Con-
))greso que el Ejecutivo, penetrado desde el primer mo-
))mento del establecimiento de la Repfblica, del alcan-
)ce de sus responsabilidades, etc.) Sigue, y despu6s
dice (que es lo que llama la atenci6n) <(El cuadro que
),se acompafia puede dar una idea compendiada y exac-
'ta del plan adoptado por el Ejecutivo para someterlo A
)la aprobaci6n del Congreso. En 61 pueden apreciarse
,, simple vista, las ventajas de uniformidad que ofre-
)ce, etc.)) (Aceptada esa organizaci6n, 6 cualquiera otra
)que el (ongreso, con su superior criteria, prefiriese, seria
)preciso adoptar las medidas procedentes para el reclu-
,tamiento del nuevo personal, etc.,,) y despu6s vienen
las bases; pero haciendo constar que esas bases f otras
semejantes pueden servir para la reorganizaci6n de la
Guardia Rural. Y pide despu6s de una manera con-
creta y terminante que el Congreso de preference aten-
ei6n 6 este asunto que tiene la honra de someter & su
consideraci6n.
De modo, que ent6nces lo que nosotros le diriamos
al Ejecutivo es que cuando 61 nos haga recomendacio-
nes, y cuando al hacer recomendaciones, teniendo la
facultad qne nadie le puede negar de fijar las ideas
que tenga sobre el asunto y exponerlas, debe cuidar
de no darles una forma extensa 6 amplia; 6 debe cui-
dar de decirnos que no tiene una idea que someter
respect al plan 6 proyecto recomendado. Y debia-
mos decirle tambi6n que adoptara cierta forma, que
tendriamos inmediatamente necesidad de hacer porque
no existed y'circunscribirla en unos t6rminos tales que
no pudiera mafiana decirse que nos quita la iniciativa.
Y eso seiiores cuando esta es una cuesti6n de una ur-
gencia tal, tan inmediata, que esta por encima de todo
lo que digamos, como es el proyecto relative 6 la reor-
ganizaci6n 6 ampliaci6n del Cuerpo de Policia Rural.
De manera que por si ese proyecto, por si esa reco-
mendaci6n fu6 redactada de una manera 6 de otra-
que de ningfin modo es Ley puesto que la Ley la ha-
riamos nosotros;-por si esa recomendaci6n estuvo
expuesta en bases 6 sin bases, nosotros la devolvere-
mos al Ejecutivo para que rehaga su obra, y nos re-
mita entonces sus mismas ideas, pero redact6ndolas
en forma que no hiera nuestra suceptibilidad de legis-
ladores, porque nuestras facultades legislativas cierta-
mente que no resultan heridas en este Proyecto de


ninguna manera, en ninguna forma y bajo ningin
concept. Y es muy bueno, sefiores Senadores, y yo
soy el primero en aplaudirlo, que el Senado sea muy
celoso de sus atribuciones, y much mas, cuando no
defiende las suyas solamente, sino tambi6n las de la
CAmara de Representantes. Eso es muy bueno, pe-
ro tambi6n lo es el tener present que la primera
condici6n, la condici6n absolutamente indispensable,
para que se le pueda exigir a otro que se limited
a la esfera de sus atribuciones y no se salga de
sus facultades, es no salirse tampoco de las suyas.
Pudi6ramos nosotros, seiiores Senadores, por si este
Proyecto esta redactado en esta forma 6 en la otra.
dejar de tratarlo y de considerarlo, y por si el espiritu
de la Constituci6n fu6 tal 6 cual, desatender el articu-
lo 68 que da al Ejecutivo una facultad que nosotros le
quitamos, que le negamos, al interpreter su facultad
de hacer recomendaciones, en una forma especial,
cuando ningiin articulo de la Constituci6n dice que el
Plesidente al ejercitar esto, llAmese 6 no iniciativa a
esa facultad de hacer recomendaciones, tenga que su-
jetarse a un patron determinado, 6 que escribir su
Mensaje con arreglo a un modelo que la Constituci6n
no da, y que nosotros no tenemos facultad para dar?
En virtud de esta consideraci6n y teniendo en cuen-
ta que por la forma en que vino este Mensaje, no es
un Proyecto de Ley-no vino articulado-ni merma
en nada las facultades del Congreso; yo pido desde
luego A los sefiores Senadores; que el Proyecto pase A
las Secciones, en donde podr& ser rechazado, podrA ser
aceptado en parte; pero siempre alli y en todas parties,
deja nuestras facultades constitucionales absoluta-
mente libres para hacer nosotros el Proyecto, y el que
regir, serA el nuestro y nuestro exclusivamente; sin
que nunca, ni por nadie pueda entenderse que es una
Ley ese Mensaje. He dicho.
SR. PRESIDENTE: Pasada la hora reglamentaria;
4acuerda el Senado prorrogar la sesi6n una hora mis?
(Seiales afirmativas.) Se acuerda. Tiene la palabra
el senior Sanguily.
SR. SANGUILY: Voy A ser breve. No me ha sorpren-
dido, puesto que se trata de una cuesti6n de memorial,
el oir a nuestro compaiero el seilor M6ndez Capote,
incluirme entire los parlamentaristas de la antigua Con-
venci6n Constituyente. Yo era simplemente alli dos
cosas: un ecl6ctico enamorado y defensor de los prin-
cipios 6 quc creia que habia necesidad de acomodarse,
y un cubano que queria, por encima de todo, sacar a
flote una Constituci6n, en medio de tantas divergen-
cias ..... Hubo moments en que era presidential y
otros moments en que era parlamentarista. Fui par-
lamentarista cuando se trataba de votar el articulo 61
y la Convenci6n, en su mayoria, estuvo en contra de
las ideas que sustentAbamos el senior Juan G. G6mez
y yo? iQu6 lapso de tiempo habia transcurrido entire
la discusi6n del articulo 61 y la del 68 para que sea
racionalmente suponible que aquella mayoria s6 equi-
voc6, 6 se contradijo en este asunto? La mayoria qui-
so, al contrario, confirmar el punto de vista estableci-
do en el articulo 61, al hacer el 49 inciso del articulo
68; no hay nadie en el mundo que pueda sostener que
establecido lo que se establece en el articulo 61 de la
Constituci6n se le concede al Presidente la iniciativa
de las leyes, negada en un articulo anterior con toda
claridad.
Y que esto es verdad lo reconoce, lo ha reconocido
el mismo senior Presidente. Si la Convenci6n Consti-
tuyente hubiera querido conceder la iniciativa de las
leyes tambi6n al Presidente, en el articulo 61 lo hu-
biera consignado y no hubiera esperado un moment
psicol6gico muy especial, que desde luego tengo por








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO. 145


inconcebible, para furtivamente deslizar la derogaci6n
de ese articulo nada menos que en el inciso de otro
articulo posterior.
De modo que debemos interpreter el inciso 49 del
articulo 68 muy diferentemente de como tenemos que
interpreter el articulo 61; en el articulo 61 se estable-
ce A quien corresponde ]a iniciativa de las Leyes; en
el 49 inciso 6 apartado del articulo 68 se le concede al
President, tan solo la facultad de recomendar deter-
minadas resoluciones y leyes que consider necesarias
y fitiles, pero nunca la iniciativa de las leyes.
C4myo se le vi A conceder en ese inciso la iniciativa
de las leyes al Presidente de la Repfiblica, despu6s de
hab6rsele negado en el articulo 61? 4Y qu6 quiere
decir iniciativa de las leyes? porque hasta ahora yo he
encontrado, lo voy d confesar, muy fAeil de palabra,
muy ordenado en la extructura de sus discursos, muy
hAbil, al sefnor M4ndez; pero no lo he encontrado con-
vincente; porque el senior M4ndez Capote nos ha con-
cedido que en el articulo 61 esta claramente negada la
iniciativa de las leyes al Presidente de la Repfiblica;
pero luego nos asegura que le estA reservada esa ini-
ciativa en el cuarto inciso del articulo 68; y el senior
M1ndez Capote, se desliza alrededor de la palabra ini-
ciativa.
4Qu6 quiere decir iniciativa de las leyes? El origen
de la Ley, el principio de donde emana autorizada-
mente la Ley; y este articulo 61 reconoce que la. ley
no puede emanar, derivarse, nacer, como de su prin-
cipio y fuente natural, sine de ambas CAma.ras, indis-
tintamente; nunca del Poder Ejecutivo. Y iqun hace
el Poder Ejecutivo cuando nos trae construida, arti-
culada y organizada una Ley? Sencillamente tomarse
una iniciativa que no le corresponde. Y ,qu6 hace el
Senado si lo tolera? iAh! nosotros nos oponiamos en
parte al parlamentarismo; pero ahora, sufriendo una
especie de alucinaci6n, me parece que estoy en esa
Francia que invocaba el senior M6ndez, y que la silla
en que 61 se sienta como las en que se sientan los otros
sefiores Senadores, estaban pintadas de azul.
Sn. E. TAMAYO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Tamayo.
SR. TAMAYO: He de ser breve y voy a referirme A
la manifestaci6n del senior Mindez, respect de que,
seguramente, no oi la lectura del proyecto presentado
esta Camara por el Poder Ejecutivo. Yo oi el pro-
yecto y despu6s el senior Sanguily se cuid6 de leerlo
haciendo fijar la atenci6n de los sefiores Senadores, so-
bre la forma en que ese proyecto venia redactado. El
seflor M6ndez Capote tambien le ha dado lectura y ha
querido demostrar que no es realmente un proyecto
de Ley, sino una mera indicaci6n, pero lo ha leido con
la habilidad que le es propia, saltando pAginas, bus-
cando aqui y allh algo que nos hiciera career que real-
mente no era tal proyecto de Ley. Mas yo sostengo
que si lo es; el seflor M3ndez Capote, a pesar de su
habilidad, no ha podido dejar de leernos muchas cosas
que vienen a demostrar de manera muy elocuente,
que realmente es una proposici6n de Ley, y no una
recomendaci6n-jhasta tiene su pre~mbulo!-aunque
hibilmente se dice en alguna que otra parte que eso
se present para que lo consideremos, y que podemos
modificarlo y que podemos introducir las enmiendas
que creamos y entendamos que sean convenientes.
Esto, no obstante, en todo ese proyecto esta perfecta-
mente definida y determinada una Ley; esta hasta ar-
ticulada, porque si bien el sefor M6ndez Capote no
nos lo ley6 todo, el senior Sanguily lo ley6 de una ma-
nera clara y precisa. De modo que yo entiendo, por-
que con su lectura me he formado un concept cabal y


y complete, que se trata de una Ley, presentada por
el Poder Ejecutivo al Congreso.
El senior M6ndez Capote, al referirse a que el Poder
Ejecutivo podia recomendar leyes, dijo que entendia
que en el inciso cuarto del articulo 68 de nuestra Cons-
tituci6n no precisaba la forma de esa recomendaci6n
mis 6 menos amplia, pero yo digo que no tan amplia
como la que se contiene en ese document, que no es
una recomendaci6n, sino una Ley, y una Ley perfec-
tamente clara, definida y articulada.
SR. MENDEZ CAPOTE: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. M6ndez Ca-
pote.
SR. MINDEZ CAPOTE: He pedido la palabra para ha-
cer constar, que, afin cuando yo agradezco al Sr. Ta-
mayo, los elogios que sin merecerlo me ha dedicado,
tampoco merezco las censuras que me ha dirigido, al
decir que al leer yo este proyecto, por mi habilidad,
present una cosa distinta de lo que es. Aqui se dice,
y todos los Sres. Senadores lo oyeron leer, despu6s de
exponer en forma en que no hay articulos, ni de nin-
guna manera, ni con nfimeros romanos ni arAbigos, ni
en ninguna forma, las ideas que el Ejecutivo cree ne-
cesarias y tiles sobre la organizaci6n de la Guardia
Rural, despues de decir en varies pirrafos, que es & lo
que el Sr. Tamayo ha llamado preambulo y que no lo
es, seodice: (Lee.)
De manera que en la primer parte es tan cierto que
esto no es una Ley, que seria muy dificil poder citar
un s61o caso en que las disposiciones legislativas tu-
vieran esa forma. Se usa una s6rie de parrafos dis-
tintos y separados, referentes al mismo asunto, pero
sin articulaci6n, y escritos no en una forma concrete,
sino tan Amplia, que A esto llamaba el Sr. Tamayo
Preambulo, y es lo que el Ejecutivo llama bases.
De manera que, ain cuando las ideas que ahi se con-
signan se aceptaran por posotros, tendriamos que for-
mular la Ley, es decir, empezar a ejercitar nuestra
facultad legislative: porque no import que las ideas
se hayan tornado del Poder Ejecutivo, 6 que sean pro-
pias, 6 que las hayamos tomado de la organizaci6n de la
Guardia Civil espafiola, 6 de la rural mexicana por que
nosotros no estamos discutiendo, ni podemos discutir,
la paternidad de las ideas, sino ]a facultad de conver-
tir esas ideas en una Ley de la Repfiblica Cubana.
De modo que ain aceptando esto que nos manda el
Poder Ejecutivo, tal como esta, despues que fuera
tambi&n sancionado por la otra CAmara, nunca llega-
ria A ser una Ley, no tendria el character de Ley en la
forma en que esta redactado: habria siempre necesidad
de formular la Ley y esto es lo que el Ejecutivo, con
muy buena cordura, nos deja A nosotros.
Despu6s vienen bases numeradas (Lee.) La forma
en que las bases estAn redactadas, eso lo sabe el Sr.
Sanguily que las ley6, que es cuesti6n de estilo, es una
manera propia y peculiar de escribir, pero no autoriza
A nadie para decir que sea el articulado de una Ley
que est6 redactada en una forma tal que constitute
una verdadera Ley, que es lo que quiere hacer constar,
porque lo estime verdaderamente important. Ahora,
recogiendo las indicaciones que hacia el Sr. Sanguily,
yo no digo que al Ejecutivo le corresponda la iniciati-
va de las Leyes; yo lo que digo es que no le podemos
negar la facultad de recomendar Leyes porque la Cons-
tituci6n lo dice de una manera categorica, clara, ex-
presa y terminante. De modo que viene entonces A
reducirse el punto A saber si esta es una recomenda,
ci6n 6 si es una Ley. No seria nunca Ley auque el
Ejecutivo lo llamara asi, y ain cuando lo llamara Pro-
yecto de Ley no lo seria, sino simplemente un mensaje
conteniendo bases Amplias y concretas para que las







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO.


CAmaras, si lo tienen por convenient, acepten esas
bases y redacten entonces, ellas, una Ley para la or-
ganizaci6n de la Guardia Rural. De modo que, sin
resolver aqui si el Ejecutivo tiene 6 n6 la iniciativa, y
aceptando, con arreglo al Articulo 61, que no la tiene,
no podemos nosotros por cuestiones de forma, en un
asunto que es tan important, dejar de estudiar el pro-
yecto 6 mensaje, que no hiere nuestras facultades,
porque nuestras facultades quedan intactas, sino en
todo caso nuestra suceptibilidad de legisladores.
SR. FRiAs: Pido la palabra.
Sn. PRERIDENTE: Tiene la palabra el senior Frias.
SR. FRiAs: Sefiores Senadores: Yo he oldo con inte-
r6s, con gusto, como no puede menos de oirse, A los
senores Senadores que han usado de la palabra; y bus-
caba en sus palabras algo que sirviera para disipar ali1
en el fondo de mi cerebro las dudas que surgian para
formarse una opinion procediendo -de acuerdo con la
Ley que nos rije; y ep, si puede el Ejecutivo hacer lo
que ha hecho 6 si no lo puede hacer. De la lectura
de los Articulos de la Constituci6n no podia yo sacar
luz ninguna. Para mi habia una abierta y profunda
contradicci6n entire lo dispuesto en el Articulo Segun-
do y lo dispuesto en el pirrafo cuarto del Articulo 68,
y tratando de buscar una explicaci6n a esto yo le pedia
al Diario de Sesiones de la Convenci6n Constituyente
y este diario en lugar de haber aclarado estas dudas
en mi animo, por el contrario las ha hecho mis arrai-
gadas, mks firmes: la creencia de que existe una
contradicci6n entire lo preceptuado en un Articulo y
en otro; y sin que yo en lo mds minimo pueda dirigir
una censura ni un cargo, pero si trato do explicar lo
sucedido en la Convenci6n Constituyente, llego A hacer
esta afirmaci6n: que los seilores de la Convenci6n Cons-
tituyelte establecieron, amparados en un criteria
opuesto, completamente distinto, el parrafo cuarto del
Articulo 68 y alguna otra disposici6n que se contiene
en la Constituci6n. Voy a justificarlo: Al discutirse
la base Primera de la sesi6n de 30 de Enero de 1901 el
senior Sanguily present una moci6n que que estribaba
en esto: en que se agregara A la base tal como la pre-
sent6 la Comisi6n, las palabras "Y por el Presidente
de la Repftblica" es decir que alli donde se establecia
que la iniciativa de las Leyes correspondia A ambos
Cuerpos Colegisladores indistintamente, el senior San-
guily pidi6 que tambi6n correspondiese al Presidente
de la Repfiblica y la moci6n del senior Sanguily fu6
desechada, no teniendo en su favor mas que el voto
del senior Giberga; de modo que la Convenci6n al dis-
cutir el Articulo 61 estableci6 de una manera franca,
clara y explicit que la iniciativa de las Leyes no
correspondia al Presidente de la Repfblica porque
desech6 la moci6n del senior Sanguily. y estableci6 por
ello que esa iniciativa a 41 no correspondia.
Pero vamos a ver las discusiones 6 que di6 lugar el
inciso cuarto del Articulo 68. Nos encontramos con
que el Proyecto de bases estaba redactado de esta ma-
nera: (Lee.)

De modo que la Comisi6n, siendo consecuente con el
criterio que se habia sentado en el Art. 61, resolvi6
que el Presidente de la Republica pudiera, por medio
de mensajes especiales, recomendar la adopci6n de me-
didas que fueran fitiles 6 necesarias al pais; y A esa
base se present una enmienda subscrita por el senior
Bravo Correoso, en donde se propuso sustituir la pala-
bra "Medidas" por las de "Leyes 6 Resoluciones."
De manera que de una manera clara y terminante se
le concedi6 al Ejecutivo la facultad de recomendar Le-
yes 6 resoluciones, sacando el articulo de la vaguedad
en que antes estaba, cuando usaba la palabra "medi-


das," que se podia entender por las recomendaciones
que hiciera al Congreso para la adopci6n de aquellas
reglas 6 resoluciones de aquellos problems que esta-
ban pendientes y merecian interns, en el animo del
Ejecutivo, y que se dirigiera al Congreso recomendAn-
dole que legislara sobre ellos, y esto se expuso de una
manera bien clara y terminante sustituyendo aquella
palabra "Medidas' por las de 'Leyes 6 Resoluciones,"
concedi6ndole la facultad de hacer lo que ha hecho en
este dia. De manera que con el Diario de Sesiones de
la Convenci6n Constituyente en la mano y segin el
Art. 61 no cabe que el Presidente tenga iniciativa de
las Leyes; y es mis, el mismo Art. 68 en su parrafo
quinto reconoce al Presidente la facultad de la inicia-
tiva de las Leyes desde el moment en que le reco-
mienda y lo autoriza A presentar a las Camaras antes
del 15 de Noviembre el Proyecto de Presupuestos
anuales; desde este moment 4qu6 hace el Ejecutivo
sino ejercer la iniciativa de las Leyes? De manera
que si el Art. 61 esta en contradicci6n con el parrafo
cuarto del Art. 68, tambi6n lo esta con el pArrafo
quinto el propio Articulo.
En'esto cabe preguntar si, en tal virtud, nosotros
debemos proceder conforme al Art. 61, en que no se
reconoce al Ejecutivo ese derecho, 6 conforme al pA-
rrafo cuarto del Art. 68 en el que se le concede.
Error fu6, pues, de los que redactaron la Constitu-
ci6n el habernos colocado en este estado. Interpretar
esa Constituci6n es lo que cabe que hagamos ahora.
,Cu l es el criterio, la norma que debemos seguir para
ello, siquiera sea porque cuando se trata del reparto
de atribuciones cada cual tiene el derecho de tomarse
la mayor suma de ellas, qui6n tiene la facultad de pre-
tender adjudicarse por virtud de un acto propio la
mayor suma de iniciativa en el Congreso?
SR. SANGUILY: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Sanguily.
SR. SANGUILY: Sefiores Senadores: yo no voy a pre-
tender defender la Convenci6n Constituyente, porque
ella se defiende por si misma, sobre todo como haya
un poco de buena voluntad cuando se lea 6 se est6
leyendo el Diario de Sesiones, que no s6, si afortunada
6 desgraciadamente se ha publicado, y que ha tenido,
de una manera complacida, delante el senior Frias.
El seilor Frias lanza en el Senado dos species dis-
tintas, y todo en perjuicio de la honorabilidad intelec-
tual de la Convenci6n, cosa que, despu6s de todo,-no
tenga cuidado el senior Frias--. mi no me preocupa
grandemente. Pero el senior Frias decia: el articulo
61 de la Constituci6n establece que la iniciativa de las
Leyes no es mnas que del Congreso; pero el articulo 68,
en el apartado cuarto, y por el articulo 65, se ha con-
tradicho la Convenci6n; porque el Presidente tiene la
iniciativa de las leyes; v6ase, sin embargo, el espiritu
de la Convenci6n Constituyente antes de la enmienda
del senior Bravo Correoso; porque la Convenci6n tenia
delante un Proyecto de Bases en que se decia A ese
respect, que el Presidente de la Repfiblica podia pre-
sentar al Congreso y recomendar, aquellas medidas
que considerara fitiles 6 necesarias a la Repfblica, y
el senior Bravo Correoso, que recordara el senior Frias
que es abogado, queria rectificar el espiritu, queria
aclarar las cosas y ponerlas en su punto. El senior
Bravo Correoso lo que hizo fu6 corregir, mejorar el
estilo de la Base, y solamente la Base, dentro de su
espiritu, fu6 lo que vot6 la Convenci6n. La Convenci6n
Constituyente, por consiguiente, estuvo muy lejos de
contradecirse, y, mas todavia, de dar de soslayo y ca-
si subrepticiamente esa facultad al Presidente en un
articulo, cuando en pocos articulos anteriores-estan
a la distancia, acaso, de unas pocas horas de discusi6n








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO. 147


-(El sefior Frias: cinco dias) ........ s61o le daba esa
iniciativa al Congreso. El. Poder Ejecutivo, por una
recta y desapasionada interpretaci6n de la Constitu-
ci6n, no tiene la iniciativa de las leyes; y vuelvo a
decir: cuando se estA disputando sobre un termino;
cuando no nos ponemos de acuerdo acerca de ]a signi-
ficaci6n propia que todos debi4ramos dar A ese t6rmi-
no, result en estas cosas que la mayor parte de las
disputes han acabado por ser infitiles 6 innecesarias;
porque se ha visto despu6s de ellas, que no se estaba
de acuerdo sobre la material misma de la discusi6n,
porque cada uno le daba una interpretaci6n distinta A
los concepts debatidos. Asi, sucede ahora lo que nos
cuenta Laboulaye sobre que departiendo dos eminentes
critics franceses, uno le decia al otro: "no hay mAs
que un antor dramatico eminente en Francia", A lo
oue el otro contestS: "por supuesto"; "Corneille" -
continu6 el primero; -"iAh, no!, replica el segundo:
"iRacine!"-por donde se ve que estaban de acuerdo
en que no habia mAs que un autor dramAtico eminente
en Francia; pero no estaban de acuerdo acerca de
quin era ese autor; A semejanza de lo que aqui ocurre,
que estamos todos de acuerdo, unos en que se le da la
iniciativa de las leyes al Presidente, otros en que no
se le da y un tercero-el senior Frias, en que se le da
y se le quita. ,Por qu6?: porque no nos hemos puesto
de acuerdo en lo esencial acerca de la palabra que ori-
gina la dispute actual; y la dispute nace del distinto
concept que tenemos de la diferente significaci6n q'ue
atribuimos A la palabra "iniciativa". 4Qud quiere de-
cir "iniciativa"? Seflores: yo siento ser algo pedan-
te, pero tengo que ser un poco. pedante; y apelo al
mal latin que me enseilaron y que malamente recuer-
do, para decir que iniciativa viene de iniciar, en-
gendrar, de nacer, original, en una palabra. Le
niega al Presidente esa facultad, nuestra Constitu-
ci6n, puesto que ella es la facultad de que se original
las leyes, y el acto que combatimos 6 repugnamos es el
que ha derivado de haber presentado un Proyecto de
Ley el Presidente de la Repfiblica en contra de lo que
establece la Constituci6n; ha venido una Ley de arri-
ba A abajo, de aqnel Palacio A esta casa,-seamos mo-
destos-(risas.) 4Y por qu6 el Presidente de la Repfi-
blica ha enviado algo que nos ha hecho pensar A algu-
nos Senadores que ha procedido contrariamente A la
Constituci6n? ,Y por qnu el Presidente de la Repi-
blica, al mismo tiempo, ha presentado una muestra de
que pudo no alarmarnos, de que pudo hacer innecesa-
ria una defense impossible? Porque el Presidente de
la Repfiblica de seguro no revisa ni acaso pueda siem-
pre revisar todos los mensajes que aqui se envian y
yo respond de que no ha revisado los dos que esta
tarde hemos tenido el gusto de oir. Esos mensajes
han sido escritos-y acaso en su fondo solamente con-
sultados al Presidente,-por dos distintos Secretarios;
y como el habito de las letras produce ]a facilidad de
ver al travys de lo escrito, de lo puesto en tinta, el al-
ma de los autores, yo, al traves de los dos mensajes,
he podido leer el carActer diferente de los dos Secreta-
rios que han escrito por si y luego han recomendado y
hecho firmar al Presidente esos dos mensajes de esta
tarde. En el primero hay un Secretario que ha tenido
delante, de seguro, el articulo 61 de la Constituci6n,
el que escribi6 el mensaje recomendando la creaci6n
de un Banco Agricola. El otro no es abogado, y no
podia estar, como el primero, en aptitud de conocer el
camino derecho de ]a Ley. El primero es nuevo en el
oficio, cuida de no torcerse; tiene ademAs educaci6n
juridica que le inclina A respetar la Ley y que por con-
siguiente le mantuvo en el respeto A la Constituci6n.
El otro procede de otra Facultad Universitaria, no tie-


ne la educaci6n juridica del primero, le habia de preo-
cupar poco el sentido legal, la correct interpretaci6n
de las leyes; pero es politico, quiere aparecer en todas
parties que es habil, alcanzar esa que es la meta de las
aspiraciones de los politicos. 4Y cual es el modo me-
jor de ser hAbil? y para un Gobierno ,cuAl es la supre-
ma ambici6n y por consiguiente la supreme habilidad?
Violar cuando se pueda, en pr6 de las propias atribu-
ciones la Constituci6n, sin merecer una acusaci6n 6 un
castigo; violar la Constituci6n 6 la ley, cualquiera que
esta sea, siempre que la voluntad del gobernante pre-
valezca. Y aqui tenemos que un Secretario no se cui-
d6 del articulo 61; pero como es prActico y expert,
tuvo present el 68; diciendo para si, al interpretarlo
a su guisa:-si se me descubre la habilidad, no impor-
ta: tengo bastantes Senadores y quizAs algunos Repre-
sentantes que hablan muy bien, que me defendernr y
saldr6 airoso sino triunfante.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Morfa.
Sn. MORUA: Renuncio al uso de la palabra.
SR. DOLz: Pido la palabra.
SR. PRFSIDENTE: La tiene el senior Dolz.
SR. DoLZ: No voy A molestar mas con mi palabra
al Senado; quiero que el Senado me conceda la bene-
volencia de escuchar la lectura de unos pArrafos de los
finicos comentarios que hasta ahora se han escrito de
la Constituci6n. No se trata de un autor ya sanciona-
do por sus obras anteriores; pero es un joven inteli-
gente y estudioso que expone muy claramente su pen-
samiento- "Constituci6n de la Repfblica de Cuba,
comentada por el sefor Vivanco" (Lee). Otro pArrafo
dice lo siguiente (Lee). Oigamos ahora A un comen-
tarista americano, Mr. John Burgess, Decano de la
Facultad de Ciencias Politicas y Derecho Internacio-
nal (Lee).
SR. SANGUILY: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene ]a pabra el senior Sanguily.
Sn. SANGUILY: Yo creo que tenia motives para du-
dar acerca de si tenia yo fundamento sosteniendo como
buena doctrine la que expuse al interpreter ]a Consti-
tuci6n; pero ahora estoy convencido de que no debo
vacilar en cuanto A la propiedad de mi punto de vista,
viendo A mi ilustre compafiero el senior Dolz apelar
como filtimo recurso A la autoridad del seflor Vivanco,
cuando me hubiera bastado, y seguramente me hubie-
ra hecho mAs fuerza, que el senior Dolz se atuviera A
su propia autoridad y criterio, porque, al cabo, el se-
iior Dolz es un catedrAtico de la Universidad, un dis-
tinguidisimo abogado, hombre que estudia much y,
por ended, sabe much, y yo no s6 cual sea la autoridad
del senior Vivanco ni por que sea autoridad en estas
materials el senior Vivanco; aunque, por lo demAs,
aprecio y distingo -mucho al senior Vivanco, quien de
las oficinas revolucionarias pas6 A la oficina del Go-
bierno Civil de la Habana; y debo decir que aunque el
senior Dolz nos cita ahora un libro en que el Secretario
del Gobierno Civil de la Habana reproduce y comenta
articulo tras articulo de la Constituci6n cubana, ni
yo s6 ni puede sostener aqui el senior Dolz que
no sea el verdadero autor de esos comentarios el
propio Gobernador, inspirando sus ideas de antiguo
Convencional A su Secretario, y si asi fuera no tengo
yo el derecho de admirarme de que el senior Dolz, por-
que ahora le favorece hacerlo asi, quiera poner la au-
toridad del Gobernador de la Habana sobre la suya
en materials juridicas?
Y en cuanto A la autoridad del ilustre CatedrAtico
Burgess que aqui se cita, su libro trae una porci6n
de novedades; precisamente el carActer de ese autor
consiste en una originalidad que pudiera yo llamar al-
go si es no es, A trechos, extravagant, no s61o desde








148 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO.


el punto de vista de las doctrinas, sino de los funda-
mentos para exponerlas; y afn respect 6 la Consti-
tuci6n Americana pudieran, sefialarse algunos puntos,
en la interpretaci6n del Catedratico Burgess, en que
no todos los autores de los mismos Estados Unidos
est6n de acuerdo. ~Qu6 importa, ademAs, que crea
un comentarista, siquiera sea Burgess, que la Cons-
tituci6n de los Estados Unidos concede esa facultad
sobre que dispulamos, al Presidente de la Repflblica,
si ese no es el punto por nosotros discutido? Aqui no
estamos discutiendo si el Presidente de los Estados
Unidos puede 6 no puede tener la iniciativa de las le-
yes; estamos discutiendo el punto concrete de si la
Constituci6n Cubana le niega intencionadamente al
President de la Republica esa iniciativa, y puesta la
cuesti6n en este terreno, es infltil alegar la autoridad
de Burgess 6 innecesario citar al senior Vivanco.
SR. CABELLO: pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Cabello.
SR. CABELLO: Sres. Senadores: He pedido la pala-
bra para hacer de nuevo mi proposici6n despu6s de
haber oido como deseaba la opinion que acerca de este
punto sostenian los autores de nuestra Constituci6n
aqui presents. Propongo, pues, que se vote lo que
antes indiqu6 despu6s de haber escuchado los argu-
mentos que se han aducido en pro y en contra de mi
proposici6n, hallando, como creo que debe hallarse
por la Presidencia suficientemente discutido el punto,
y me basta recomendar al Senado la honradez del
senior Presidente de la Repfblica que no trata de sor-
prendernos, sino que nos dice en su cominicaci6n:
(lee algunos pdrrafos del Mensaje.)
Por lo tanto no nos envia un Mensaje, sino un pro-
yecto de Organizaci6n de la Guardia Rural. un verda-
dero proyecto de Ley, y yo me he opuesto y sigo opo-
ni6ndome 6 que el Senado lo tome en consideraci6n y
6. que pase 6 las Secciones, puesto que es una proposi-
ci6n del Ejecutivo contraria a la Constituci6n. En
este punto propongo, pues, que el Senado declare:
Primero: Que este Mensaje, esta comunicaci6n del
President de la Republica es anticonstitucional, por
ser contraria A la Constituci6n y ejercitar la iniciativa
.de las leyes por parte del Ejecutivo. Segundo: Que en
su consecuencia es impossible tomar en consideraci6n
este proyecto, no pudiendo por consiguiente pasar A
las Secciones.
SR. PRESIDENTE: Se somete a votaci6n la proposi-
ci6n del sefor Cabello.
SR. SILVA, Secretario: Pido votaci6n nominal.
SR. FRIAS: Pido la palabra para presenter una en-
mienda a la proposici6n del senior Cabello.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Frias.
SR. FRiAs: Yo' present como enmienda 6 lo que
propone el senior Cabello, lo siguiente: (Lee.)

"El Senado acuerda:

Tomar en consideraci6n el mensaje del Ejecutivo
referente 6 la Guardia Rural solo en el sentido de que


envuelve una recomendaci6n al Congreso y sin que
pueda dirsele el alcance de un Proyecto de Ley."

Sit. CABELLO: Yo acepto la enmienda, pues me ani-
man los mejores deseos, estoy dispuesto a evitar con-
flictosy procurar6 evitarlos.
Sn. MANDEZ CAPOTE: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior M6ndez
Capote.
SR. MINDEZ CAPOTE: Para manifestarme en el
mismo sentido que el senior Frias, porque precisa-
mente en esa enmienda se express lo que yo opino.
Es claro que aqui se hace una recomendaci6n; pero al
mismo tiempo aparece una recomendaci6n tan termi-
nante, que cuando viene a la CAmara hay qui6n cree
que el Presidente est6 ejercitando la iniciativa de las
Leyes, coartando nuestras facultades. De modo que
estoy conforme con el sentido de esa enmienda, y mas
aun cuando la cuesti6n es seria 6 important y es
bueno que no aparezca en ningfn caso que por tiquis
miquis de forma 6 de procedimiento, nosotros no aten-
damos al asunto a que el senior Presidente se refiere
en su Mensaje.
SR. CABELLO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el seinor Cabello.
SR. CABELLO: Ratifico que acepto la enmienda del
senior Frias; y me conviene hacer constar que el Se-
nado ha atendido esa necesidad desde hace tiempo y
hace mas de un mes tiene estudiada esta cuesti6n cui-
dadosamente y casi est6 terminado un Proyecto de Ley
sobre ese mismo asunto.
SR. PRKSIDENTE: Los sefiores Senadores que est6n
de conformidad con la enmienda.........
SR. FRIAs: Yo pido que se admit en el sentido de
que s6lo envuelve una recomendaci6n al Senado, no
que pueda darsele otro sentido.
SR. MENDEZ CAPOTE: Pediria una enmienda, y es
que ese Proyecto pase a la Comisi6n que tiene el ante-
rior para que juntos los estudie y dictamine.
SR. PRESIDENTE: Los seitores Senadores que est6n
conformes se pondrAn de pie. (Aprobado.) Ha quedado
aprobada la enmienda del senior Frias. El Secretario
senior Silva v6 6 leer la moci6n del senior Betancourt,
que qued6 pendiente al comienzo de la sesi6n.
SR. SILVA. Secretariat: (Lee.)

"AL SENADO:

El Senador que suscribe tiene el honor de proponer
al Senado que declare autorizado al Poder Ejecutivo
para que pueda dejar sin efecto el nombramiento de
los int6rpretes que se crearon por exigencias de la pa-
sada situaci6n y cuyos servicios son actualmente in-
necesarios.-P. E. Betancourt.-para autorizar la lec-
tura, C. I. Pdrraga, Luis Fortin."
SR. PRESIDENTE: ,Se toma en consideraci6n y que
pase A las Secciones? (Conforme.) Se suspended la se-
si6n hasta mafiana 6 la misma hora.
Hora: las seis en punto.


NPRENTA DE RAMBLA Y BOUZA, -O81PO s5.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs