Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba.
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072699/00663
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Senado
Publisher: Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
 Subjects
Subject: Legislation -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began with: Vol. 1, 1902.
General Note: Description based on: 2. Legislatura vol. 2, no. 1 (abr. 6 de 1907); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072699
Volume ID: VID00663
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001844861
oclc - 30331556
notis - AJR9135
lccn - sn 94026346

Full Text

















DEL


CONGRESS DE LA REPUBLICAN DE CUBA


PRIMERA LEGISLATURA.- 902.


VOL. I. HABANA, OCTUBRE 8 DE 1902. NUT. 7.


SENADO.


Cuarta sesi6n ordinaria..-28 de Mayo de 1902.

SUMARIO

Amnistia d los cindadanos americanos.-El Mensaie Presidencial.-Cridito al Ejecutivo para gastos
imprevistos.-Dotaeion al Presidente y Vice Presidente de la Repilbliea.-Dotaci6n A los Senadores
y Representantes.-Informes que se piden al Secretario de Gobernaci6n sobre periodistas A quienes
no se permit la publicaci6n de sus peri6dicos.


A las dos y quince minutes de la tarde y bajo la Pre-
sidencia del Dr. Luis Est6vez y Romero, se abre la
sesi6n.
SR. PRESIDENTE: El Sr. Secretario leerA el acta de
la sesi6n anterior.
Sn. SILVA, Secretario: (Lee el acta.)
SR. PRESIDENTE: 4Se aprueba el acta, sefiores Sena-
dores? (Seitales afirmativas.)
El senior Secretario se servird dar cuenta con la or-
den del dia, dando preferencia a aquellos asuntos que
hayan quedado pendientes dela sesi6n anterior.
SR. SILVA, Secretario: Orden del dia: Moci6n pen-
diente de la sesi6n anterior, mensaje del Presidente de
la Repfblica, comunicaci6n de la Camara, y mociones
que se presented.
SR. PRESIDENTE: Sirvase el senior Secretario dar lec-
tura & la moci6n pendiente, de la sesi6n anterior.
SR. SILVA, Secretario: (Lee.).
AL SENADO.
Los que suscriben, proponen al Senado, que en uso
de la atribuci6n que le reconoce el Articulo 59 de la
Constituci6n, y como deferente correspondencia al am-
plio indulto concedido por el Gobierno Militar Inter-
ventor a los individuos del Ej6rcito Libertador Cuba-
no, por ]a Orden nfmero 22 de 1900, acuerde ]a
siguiente Ley.
Articulo 19 Se concede amnistia de los delitos co-
metidos durante el period de intervenci6n por ciuda-
danos de la Repfublica de los .Estados Unidos de
Am6rica.
Articulo 29 Se sobreseerAn libremente los procedi-
mientos pendientes contra dichos ciudadanos, A cuyo
efecto el Tribunal Supremo devolvera y los Jueces de


Instrucci6n elevarAn las Audiencias respectivas, las
actuaciones de que conozcan y en que hubiere procesa-
dos de esa ciudadania.
Habana, Mayo 23 de 1902.
Alfredo Zayas.-Antonio S. Bustamante.-N. Estrada
Mora. -Ricardo Dolz.--Antonio Bravo.
SR. SANGUILY: jTendria la bondad, el senior Secre-
tario, de leer los nombres de los seiores Senadores que
firman la moci6n?
SR. SILVA, Secretario: Los sefiores Zayas, Estrada
Mora, Bustamante, Dolz y Bravo Correoso.
SR. PRESIDENTE: IAlgfn senior Senador quiere ha-
cer uso de la palabra A prop6sito de la moci6n A que
acaba de dArsele lectura?
SR. SANGUILY: Pido la palabra. Para hacer una ob-
servaci6n y una pregunta: la observaci6n consist en
que tengo entendido que en la C6mara ha habido ya
un acuerdo anilogo al que acaba de leerse, pero con
una ampliaci6n que hace que sean dos proyectos de in-
dulto 6 de amnistia completamente distintos, y puede
esto traer un conflict, en virtud de que se necesita el
acuerdo de ambos Cuerpos para que haya Ley; y la
pregunta es la que me voy a permitir dirigir A cual-
quiera de los firmantes, de los cuales veo aqui A los
sefiores Estrada Mora y Zayas, 4cuil es el m6vil, el
motive, la causa, la inspiraci6n que justifica como ne-
cesaria, como convenient y como oportuna, semejan-
le amnistia?
SR. PRESIDENTE: 4Algfin senior Senador de los que
suscriben la moci6n quiere responder a la pregunta del
Sr. Sanguily?
SR. ZAYAS: Yo no tengo inconvenient en contes-
tarla.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Zayas.









56 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO.


SR. ZAYAS: El Sr. Sanguily hace una observaci6n y
formula una pregunta. Respecto a la observaci6n no
cabe mas que tomar nota de ella. En efecto, en la Cit-
mara, se present, una proposici6n segfin las noticias
publicadas por la prensa y se ha tomado ya un acuer-
do que, en primer tOrmino, es id6ntico al que aqui se
propone, y que despu6s, ha sido adicionado con dos
proposiciones mas que no estin comprendidas en esta.
Respecto A la pregunta, y por lo que ataile al que
habla, que es uno de los que subscriben esta moci6n,
contestar6 lo siguiente: En el mes de Enero del afio
1900 el Gobierno Interventor, representante del Go-
bierno americano, di6 un amplio indulto por medio de
una Orden Militar cuyo primer articulo lo declaraba
A favor de todos los individuos que, habiendo come-
tido delitos antes del 24 de Febrero del afio 1895 ha-
bian torado despu6s parte en la revoluci6n cubana, y
a todos los individuos que perteneciendo al Ejercito
Libertador hubieran cometido delitos en el period
comprendido desde que se suspendieron las hostilida-
des hasta que se entendi6 disuelto dicho Ej6rcito; de
manera que el Gobierno Interventor hacia esa gracia
de indulto, que realmente era una amnistia, por cuan-
to no se trataba de perdonar una pena sino de evitar
que llegara a imponerse, 6 que impuesta se cumpliese,
a todos aquellos individuos que habian figurado en
nuestro Ej6rcito durante la guerra por la independen-
cia.
En este moments en que cesa el Gobierno Interven-
tor, existen algunos ciudadanos americanos sujetos ,
procedimientos penales; y, no hablo de los que se en-
cuentran ya penados por sentencia firm, porque esos
no estan comprendidos en esta proposition. Me pare-
cia natural, me parecia hasta un acto de reciprocidad
y de deferencia hacia aquel Gobierno que usando de
sus atribuciones extraordinarias di6 un indulto tan
amplio a todos los individuos del Ej6rcito Libertador
Cubano, que nosotros tambi6n, usando del derecho que
la Constituci6n nos concede, aunque much mas limi-
tado que el que aquel tenia didsemos una amnistia,
que es lo que podemos dar, la extinci6n de la acci6n
penal qne estt pendiente, contra ciudadanos de la na-
ci6n Norte Americana. Pudiera existir alguna otra
raz6n tal vez de indole menos general, mas concrete,
que pudiera tambi6n recomendar la adopci6n de ese
indulto; pero yo entiendo, y por lo menos es lo que A
mi me ha movido, que lo dicho es suficiente para re-
. comendar la moci6n cuya lecture acaba de hacerse por
el Sr. Secretario.
SR. SANGUILY: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Sanguily.
SR. SANGUILY: Voy a hacer otra pregunta a los se-
flores que firman la moci6n. En mi deseo de proceder
cuerda y prudentemente, sobre todo con conocimiento
de causa, necesito saber cuantos son los ciudadanos
americanos que se encuentran en esas condiciones?
Porque no me parece natural que se haga un indulto,
quo se d6 una amnistia. sin que sepamos a quienes
compete, a quienes favorece, para quienes se da; lo
contrario me parecia tanto como firmar en barbecho
una proposici6n cualquiera, una moci6n cualquiera,
que acaso no estuviese justificada. Yo creo que no es
possible proceder ni siquiera A la consideraci6n de este
particular sino se present aqui una relaci6n de los pe-
nados a quienes se pretend beneficiary con esta amnis-
tia, pues no concibo que se pida una media general
sin saber nosotros quienes han de recibir la merced,
por qu6 motive, en cada caso, debemos dar y conceder
la merced.
SR. PRESIDENTE: ,Algfin senior Senador firmante de
la moci6n quiere hacer uso de la palabra?


SR. DOLz: Pido la palabra. .
SR. PHESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Dolz.
Si. DoLz: Sefiores Senadores: Yo no me he entera-
do por complete del debate, pero basta que sea uno de
los firmantes de la mocion para que brevemente pro-
cure indicar el m6vil que a mi me ha guiado al estam-
par mi firma en dicha moci6n y ademAis porque com-
plazco con esto los deseos del Sr. Sanguily.
Viene siendo una costumbre en todos los paises que
cuando hay un cambio en el estado politico so concede
una amnistia, una amnistia que comprenda todos los
hechos realizados en ese anterior estado politico en
que regia otra soberania, i fin de que el nuevo estado
politico 6 la nueva solerania no tenga quc indagar so-
bre hechos que pertenecieron a otro Estado 6 Naci6n.
De manera que esa es una costumbre que reiteradas
veces se present eh todos los paises, y el m6vil prime-
ro del Senador que habla para suscribir esa moci6n,
fu4 ajustarse a esa costumnbre traditional, y si no se
hiciera de esa suerte, acaso apareceria un exceso de ce-
lo respect de nosotros para investigar cuantos hechos
se han realizado aqui durante el period de la Inter-
venci6n; y como quiera que no hay peligro alguno en
acomodarse a esa tradici6n, y pudiera aparecer 6 po-
dremos aparecor faltos de agradecimiento por un exce-
so exagerado de celo, (ann cuando sea aparentemente)
'por nuestra parte, para investigar cuantos hechos se
hayan realizado durante el period de la Intervenci6n,
es por lo que me he inclinado h subscriber la moci6n
referida.
Ademas, y esta es otra consideraci6n, porque de ella
no puede inferirse perjuicio alguno A este pals: el ge-
neral desco de todo pals en que se cumplan las penas
que se imponen por los hechos delictuosos, es que per-
manezcan privados de libertad los delincuentes, por-
que al salir, por virtud de una amnistia 6 de un indul-
to, pueden ser causa de perturturbaci6n en el pais;
pero como quiera que esta amnistia va a recaer en indi-
viduos que aqui esthn de transit, sobre individuos que
cuando se les abran las puertas de la cIrcel, van a salir
de este pais, no pueden causar en los demis ciudada-
nos esos temores de perturbaci6n A que me he referido.
De manera, que si hay una costumbre, una tradi-
ci6n, y si su respeto no causa ningfin perjuicio, y el
separarnos de ella pudiera hacernos aparecer sospe-
chosos, por lo menos, de un celo exagerado respect A
las investigaciones de los hechos realizados por el Po-
der Interventor, no vein yo qu6 inconvenient pudiera
haber en aprobar esa moci6n.
Pero decia el Sr. Sanguily: "Es necesario que se
sepa el nfimero de individuos A quienes va A aprove-
char esa gracia." No es possible, seilores Senadores,
porque se trata de una amnistia; cuando se trata de
indultos, acaso sera convenient, si bien no necesario,
saber el nfmero de los individuos & quienes se ha de
favorecer, porque el indulto es para casos determina-
dos, conocidos; pero la amnistia tiene, precisamente,
por fundamento todo lo que se refiere 6 un pasado sin
determinaci6n de casos: es un olvido absolute del pa-
sado. De manera que, en mi concept, semejante ave-
riguaci6n del nfimero de individuos A quienes haya de
favorecer la amnistia, pugna con su fundamento. La
amnistia es un olvido complete del pasado, repito, el pa-
sado se borra en absolute; no sabemos por consiguiente
A quienes va S favorecer, ni queremos saber cual sea el
nfimero de los favorecidos. Por eso creo contra la na-
turaleza de la amnistia, fijar el nfimero y saber cuan-
tos y qui6nes son los agraciados.
Queda, por tanto, explicado el concept de mi mo-
ci6n, y espero haber dejado satisfechos los deseos del
senior Sanguily.









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO. 51
~4 _~-i -_ __i~-_ _


SR. SANGUILY: Pido la palabra.
Si. PRESIDENTIE: La tiene el Sr. Sanguily.
Sn. SANsUI.Y: Sres. Senadores: el Sr. Dolz me
impugna, cuando el Sr. Dolz debia contestar una
pregunta. IHago esta observaci6n porque me reserve
el derecho, cuando entremos de lleno en la discusi6n
de este particular, de tomar parte en ella 6 no; aunque
siempre votar6 en pro 6 en contra. No estoy, por
consiguiente, impugnando la moci6n; lie hecho una
pregunta, que envolvia una duda, y el Sr. Dolz me la
contest haciendo una imnpugnaci6n, como si yo
hubiera presentado argumentos en contra de la mo-
ci6n. Ha estado, pues, equivocado el Sr. Dolz.
Pero yo tengo que recojer, a fin de que votemos con
conocimiento cabal de la cuesti6n, .algunos de sus
arguments, para, lo cual me veo en el caso de hacer
algunas observaciones en contraposici6n A las que ha
presentado tan brillantemente el Sr. Dolz.
Es una de ellas, que yo no he sabido jamins que
cuando el traspaso de un Gobierno A otro Gobierno, se
dan esas amnistias en sefial de satisfacci6n y rego-
cijo. .. (no se oye). pero cuando se ha dado una
amnistia en casos anAlogos, ha sido siempre por deli-
tos politicos, jamnis por delitos communes. Lo que
correspond, pues, en este caso, no es una amnistia;
lo que corresponderia fuera un indulto, y para dar nn
indulto, el mismo Sr. Dolz esta de acuerdo conmigo
en que es precise, como yo indicaba, el conocimiento
de cada una de las personas que han de ser favoreci-
das. Pero, por otra parte, la CAmara de Represen-
tantes acaba de presenter una observaci6n muy perti-
nente A este acto y este prop6sito: la observaci6n de
que hay ciudadanos americanos que no son nacidos
en los Estados Unidos, y ciudadanos americanos que
son nacidos en los Estados Unidos; y la CAmara do
Representantes pedia que s6lo se aplicase la amnistia
A los del segundo carActer y no A los del primero; 4,por
qu6? (y aqui se ve lo indispensable que es el conoci-
miento personal de cada una de aquellas personas a
quienes se quiere favorecer y agraciar), porque, contra
lo qne supone el Sr. Dolz, los ciudadanos americanos
nacidos en Cuba se quedarAn en Cuba; mientras que
los cindadanos americanos nacidos en los Estados
Unidos seran los inicos, como decia el Sr. Dolz, que
habrAn de marcharse de este pais de vuelta al suyo.
De consiguiente, conviene saber cuantos son los que
se van, si fueren agraciados, y cuantos son los que se
quedan; porque puedo asegurar que con motive de
estos indultos recientes y tan generals, ha aumentado
la criminalidad en la isla de Cuba, A punto que el
President mismo pide, por raz6n de esta circunstan-
cia, en un Mensaje -que acaso se lea, hoy- el
aumento de la Guardia Rural y de la policia cinda-
dana; porque yo que vivo en uno de los barrios de
esta ciudad, s6 que por la baratez de las habitaciones
en los numerosos "solares" que por alli hay, ha
aumentado el nfimero de inquilinos reciensalidos de la
carcel, A lo que cabe atribuir que todas las noches
ocurran robos, y aumenten los que se efectfian en las
mismas calls, sin hablar de toda clase de estafas y
picardias que se han destapado como una plaga sobre
esta ciudad, por causa de la escasez de la policia y del
aumento de los criminals.
Pero decia el Sr. Zayas, que habia algunos casos
particulars; y creo que fueron sus palabras.............
SR. ZAYAS: Pido la palabra.
SE. SANGUILY: (codtinda) las de "que podia ser
convenient, necesaria y hasta prudent, la daci6n de
esta amnistia por parte del Congreso." Yo quisiera
conocer ese, 6 esos casos particulars a que se ha refe-
rido; pues creo que es convenient que digamos siem-


pre virilmente la verdad. Si existen esos casos, y por
virtud de ellos se require una amnistia de una mane-
ra tan general, yo dirE que somos muy desgraciados;
pero no me opondr6 la amnistia. Ias es precise
que sepamos cuAl es el caso de tanta importancia que
hace que se extienda un velo sobre la criminalidad
pasada y que se invoque el nombre de la patria, de su
porvenir, y la cordialidad de relaciones con los Esta-
dos Unidos, para inducirnos a tomar una media tan
trascedental.
Sa. PRESIDENTS; 'liene la palabra el Sr. Zayas.
SR. ZAYAS: Para decir que yo no he hablado de
ningfin caso concrete, sino que he dicho que pudiera
ser que existan razones mas concretas 6 especiales que
la que yo habia explicado, que era de character general;
pero que A mi solo esa, de carActer general, me basta-
ba para sostener la moci6n. Por consiguiente, siento
muchisimo no poder complacer al Sr. Sanguily, signi-
ficandole cual sea ese caso que 61 ha imaginado que
existed y que yo desconozco; si lo conociera lo diria con
esa virilidad que 61 demand; pero absolutamente des-
conozco el caso.
Y ya que el Sr. Sanguily ha hecho algunas observa-
ciones afin cuando decia que no entraba A discutir la
cuesti6n de fondo, que real y positivamente vienen A
impugnar la moci6n, yo tambi6n debo decir que en-
tiendo como el Sr. Dolz, que cuando se trata de amnis-
tia .(y aqui no cabe discutir si la media es buena 6
no), no es possible, ni necesario, que se sepa A quienes
determinadamente, pueda aprovechar esa merced. La
amnistia tiene un carActer general; podrA ser que en
la Isla de Cuba s61o aproveche A un corto nfimero de
individuos; pero esa serA una ventaja conforme A las
razones que ha dado el senior Sanguily, para que no
sea muy amplia, para que no comprenda un crecido
nfnmero de individuos. Yo creo que esa media
obedece A un acto de deferencia; y no debemos ver en
ella el nfimero de individuos A quienes pueda aprove-
char, ni si va a poner en la calle, fuera de las prisio-
nes, un nfuiero mayor o menor de personas, sino la
significaci6n del acto en si.
l'or consiguiente, no he pensado por un solo mo-
mento en otras razones de indole mAs concretas, mts
especiales, ni much menos personificadas, sino s61o
en las de carActer general, A que antes he aludido. Y
de camino rectifico que la ('.i, n,. i de Representantes
no ha acordado una amnistia limitada A ciudadanos
nacidos en los Fstados Unidos; la Camara ha acorda-
do una amnistia en los mismos t6rminos que la que se
ha presentado aqui, con las mismas palabras exacta-
mente. Y no podia acordarse respect a ciudadanos
natives, porque se daria el caso original de que seria-
mos nosotros los que mediriamos, llam6mosle asi, el
grado de ciudadania de los distintos ciudadanos delos
Estados Unidos para hacer A unos de mejor condici6n
que otros; y tendriamos ademAs el caso de que ereyen-
do tal vez que con esa forma, si la sostuviBramos, eli-
minariamos A los que son natives de Cuba, elimina-
riamos quizAs A los natives de otros paises, pues tene-
mos el caso reciente del General Ludlow, persona que
ocup6 un puesto de los mAs importantes en el Gobierno
interventor de esta Isla y que no era native de los Es-
tados Unidos sino de Irlanda. I)e manera que e-ta-
bleceriamos una limitaci6n dentro de la amnistia cuan-
do precisamente la amnistia tiene un character amplio,
amplisimo, y no un character estrecho y limitado.
SR. MIonux DELGADO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el sefior Morfia
Delgado.
SR. MORUA DELGADO: Sefiores Senadores: No s6 si
se ha estado discutiendo la moci6n presentada por los









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO.


Sseriores Zayas, Estrada Mora, Bustamante, Dolz y Bra
vo Correoso, 6 si lo que hasta ahora se ha hecho no ha
sido mAs que una exposici6n de consideraciones para
llegar A conocer plenamente la mencionada moci6n
Pero, de todos Inodos, me parece haber oido decir qu
ayer se present una proposici6n anhloga en la CAma
ra de Representantes; y como pudiera ser que esa mo
ci6n se encontrase ya en el Senado, no seria inconve
niente que aplazaramos la discusi6n de la presentada
aqui esta tarde, hasta conocer la de la Camara; porque
podria resultar que, como dijo el seiilor Sanguily, esta
y aquella tuvieran muchos puntos iguales; pero pudie
ra ocurrir asimismo, que no lo fueran en todo, y en
ese caso tendriamos oportunidad de formular una re-
soluci6n que conciliara las aspiraciones de ambas CA-
.maras.
Propongo, pues, si los sefiores Senadores no lo esti-
man inconvenient, que siga esa moci6n, como estaba,
sobre la mesa, hasta que conozcamos la de la Camara
de Representantes.
Sn. PRESIDENTE: En vista de encontrarse suficiente-
mente discutido el punto 6 los preliminaries de esta
moci6n, se va 6 someter la consideraci6n del Senado
si debe quedar sobre la mesa., como estaba, en la for-
ma que acaba de exponer el senior Morfia, hasta que
conozcamos la de la otra Cimara, con el prop6sito de
que unidas ambas se proceda por el Senado & tomar. la
determinaci6n que estime oportuna, bien discutirla de
seguida, bien acordar que pase a una Comisi6n que se
nombre al efecto, 6 en fin, lo que se tenga por conve-
niente. En su consecuencia, los seniores Senadores que
est6n conformes en que quede sobre la mesa se pon-
drdn de pi6, y los que no, se quedarin sentados. (Los
sefores Senadores se ponen de pie.) Queda la moci6n so-
bre la mesa.
El Secretario, sefior Frias, se servira dar lecture al
mensaje del sefor Presidente de la Repfiblica.
Sn. FRIAS, Secretario: (Lee.)

AL CONGRESS DE LA REPUBLICAN DE CUBA.

Sea lo primero que se consigne en este document
una invocaci6n al Todo Poderoso en acci6n de gracias
por la obra que con Fu ayuda hemos Ilegado A realizar,
para pedirle su divina protecci6n, A fin de que el pue-
blo de Cuba, que ocupa ya el rango de Naci6n Inde-
pendiente y Soberana, establezca firmemente un Go-
bierno stable y march para siempre por la senda de
la justicia, resueltamente empefiado en mantener, con
recto y elevado criterio y con nobleza de miras, las
instituciones democrAticas que sirven de fundamento
a la epftblica Cubana.
Nunca pueblo alguno luch6 con mis perseverancia,
ni se someti6 a mas duros sacrificios, en su prop6sito
inquebrantable de adquirir los does benditos de la li-
bertad regeneradora. Ninguno por tanto ha merecido
con mayor raz6n ver coronados sus esfuerzos con la rea-
lizaci6n de sus nobles ideales, de sus justas aspiracio-
nes.
Cuba, en esta memorable fecha, toma asiento en la
familiar de las naciones y comienza A regir sus propios
destinos de conformidad con los preceptos de la Ley
Fundamental que votaron y acordaron los Represen-
tantes legitimos del pueblo reunidos en Asamblea
Constituyente para aquel fin. No es fAcil que se repi-
ta igual acontecimiento en el curso de algunos siglos
y es much mas dificil que llegue A realizarse bajo las
circunstancias mismas que ban concurrido al naci-
miento de nuestra Repflblica. Ellas, en efecto, han
sido tan especiales que no es possible desconocerlas ni
olvidarlas. Junto al heroismo legendario detres gene-


- raciones de patriots, estA la hermosa actitud de un
t gran pueblo, que consultando s61o su amor A la liber-
L tad se puso resueltamente 6 nuestro lado en la lucha
Stenaz que sostuvimos por la Independencia Patria. El
e m6vil fu4 simplemente un sentimiento generoso, puro
- en su origen y desinteresado. A impulses de este sen-
-timiento la poderosa Repfblica del Norte reconoci6 la
-Independencia de Cuba por medio de su ilustre Presi-
dente William MacKinley; combati6 por ella y con-
trajo la obligaci6n de entregar oportunamente a los cu-
banos la posesi6n de la Isla y su Gobierno. La promesa
-formalmente hecha acaba de ser fielmente cumplida por
el no menos ilustre Presidente Teodoro Roosevelt; en
-el moment mismo en que nos sentimos ya hombres en
Sposesi6n de nuestro derecho y pueblo libre d inde-
pendiente, impossible es reprimir la gratitud que del
-pecho se desborda y que debemos al pueblo y al Go-
bierno de los Estados Unidos, tan intense como nues-
tro amor A Cuba, tan duradera como ha de serlo el
bien recibido.
Reconocer en este moment hist6rico la deuda con-
traida y proclamar nuestra gratitud A la gran Naci6n
que nos ha ayudado a constituir la Nacionalidad Cu-
bana, es acto que enaltece A nuestro pueblo y que lo
hace digno de la consideraci6n y respeto de los demAs
pueblos de la tierra.
Organizado nuestro pais bajo lo forma de una Repi-
blica DemocrAtica segfin la Ley fundamental ya pro-
mulgada, se hace necesario votar las leyes orgAnicas
que son complement de la Constituci6n, y dictar to-
das aquellas resoluciones encaminadas a robustecer las
bases de una Repfblica ordenada, capaz de llenar in-
teriormente todos los fines de la civilizaci6n y de cum-
plir debidamente las obligaciones y compromises con-
traidos.
La existencia de los pueblos, como la de los indivi-
duos, depend absolutamente de los elements de vida
que poseen. Por eso nuestro deber primero, y el mAs
imperioso, es procurar que el Estado cuente con ingre-
sos seguros, suficientes para cubrir, dentro de un re-
gimen de prudentes economies, los gastos inevitable
do los distintos departamentos de la Administraci6n
pfblica. En esta virtud, siguiendo el consejo de una
discreta previsi6n, deben prepararse con el mayor cui-
dado los presupuestos, A fin de que partiendo de en-
tradas ciertas sea siempre la cantidad total de los
egresos menor que la de los ingresos, pues seria con-
veniente disponer de un sobrante razonable que se
destine A emergencies imprevistas 6 A servicios de po-
sitiva utilidad.
El presupuesto es A manera de una fuerza motriz
con relaci6n & las diversas ruedas del Estado, A las
cuales debe imprimirseles sin interrupci6n un movi-
miento regular y harm6nico, porque si en algfin caso
fuese deficiente para llenar ese fin, produciria una per-
turbaci6n en el engranaje de la mAquina gubernamen-
tal, con descr6dito de la Repflblica dentro y fuera y
con grave peligro quizas; respect de su porvenir. El
Gobierno se propone presentar al Congreso el Presu-
puesto general de gastos A fin de normalizar la vida
econ6mica de la Repfiblica. Pero ese trabajo dificil
por su indole, aun dentro de una situaci6n normal y
bien ordenada, result mAs dificil en estos moments
en que el transito de un sistema de gobierno A otro,
exige la transformaci6n casi complete de los organis-
mos administrativos, determinando la alteraci6n 6 su-
presi6n de ciertos servicios y la creaci6n de otros nue-
vos para acomodarnos al orden de cosas que ha quedado
establecido desde el dia 20 del mes actual. La prActi-
ca de la Administraci6n military americana de tender
fnicamente A los gastos que los servicios pfblicos de-








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO.


mandaban por medio de asignaciones para periods de
dos mess, en vez de fornar Presupuestos anuales, Ime
obliga A llamar la atenci6n del Congreso hacia ]a nece-
sidad de adoptar medidas que eviten la situaci6n em-
barazosa que en breve puede ocurrir. S6lo hay conce-
didos creditos para cubrir los gastos de ]a Administra-
ci6n Pfiblica hasta el 30 de Junio pr6ximo. Como para
esa fecha. no podrAn estar aprobados los Presupuestos,
al Gobierno no le serA possible tender A los gastos de
la Naci6n, por career de facultades para disponer de
los fondos del Estado. Las consecuencias de ese orden
de cosas son demasiado patents para que puedan ocul-
tarse A la previsi6n del Congreso, el coal, seguramente,
anticipandose a la contingencia seinalada, adoptalr las
resoluciones que su patriotism le sugiera.
En correspondencia intima con los presupuestos esta
el desenvolvimiento de nuestras riquezas naturales 6
industriales. Mlientras mayor sea ]a capacidad produc-
tiva del pais, mayor sera el movimiento de exportaci6n
de products cubanos, y en la misma proporci6n so
aumentara nuestra capacidad pecuniaria para comprar
fuera los articulos que no producimos. Result, por
tanto, indicada la conveniencia de promoter por todos
los medios de que el Gobierno.dispone, direct 6 indi-
rectamente, el mejoramiento de aquellos ramos de la
industrial agricola que actualmente poseemos, la crea-
ci6n do otros various que fAcilmente puedan establecerse
en nuestro suelo y el fomento de ]a industrial pecuaria
que debe restituirse cuanto antes al grado de prosperi-
dad quo disfrut6. A nadie puede ocultarse la impor-
tancia que tienen los problems agricolas en un pais
done la principal riqueza se deriva de ]a agriculture;
ni es possible desconocer cuantos beneficios se obtendrin
con el establecimiento de estaciones agron6micas, des-
tinadas A mejorar y perfeccionar el cultivo de la cala
y el tabaco, y a introducir el de otras plants que sir-
van de base A la creaci6n de nuevas industries.
Cuando se ignorant afin los elements de que pueda
disponerse y estAn pendientes los resultados de la cam-
paila ha tiempo emprendida en favor de una rebaja
arancelaria en los Estados Unidos, es poco menos que
impossible precisar las medidas con que haya de hacerse
frente A la crisis porque atraviesan las dos fuentes pri-
mordiales de ]a riqueza pitblica: la agriculture y ]a
industrial. En cambio el Gobierno puede asegurar que
estA bien penetrado de la situaci6n actual, y que con-
sagrara A ella toda su atenci6n recomendando oportu-
namente al Congreso las disposiciones que su juicio
deben adoptarse para remediarlas. Contribuye en
primer t6rmino A laprofunda crisis econ6mica que ago-
bia al pais, el precio ruinoso del azhicar A causa del ex-
ceso de producci6n de la remolacha en Europa. El
remedio inmediato seria obtener una reducci6n satis-
factoria en ]as tarifas americanas, objeto A qne se de-
dicaran desde luego los esfuerzos del Poder Ejecutivo,
el cual iniciani al mismo tiempo negociaciones para la
celebraci6n de un Tratado de reciprocidad con elfin de
alcanzar ventaja para el productor cubano.
La continuidad de la vida social impose como nece-
sidad primordial, la mareha regular y ordenada de los
servicios pfiilicos, sin interrupciones que, si en todos
tiempos son daniosas, serian afin mins perjudiciales en
unos dias en que import sobreimanera mantener la ac-
ci6n efieaz de todos los resorles de adminiisraci6n y
gobierno. En este concept, solo se harn on eel per-
sonal administrative las mlodillcaciones que fueren
nesarias.
El regimen municipal ha de ser objeto de atenci6n
muy preferente: en 61 estal Ia raiz por (uyo medio se
nutriran los organismos superiors de la Naci6n. Ocio-
so es hablar de su imporlancia. Como los Alealdes y


los Concejales llenan hoy sus funciones en virtud do
una elecci6n hecha por sufragio director, encajan per-
fectamnente, respect A este particular, en el molde de
la Constituci6n; pero no esta en el mismo caso lo que
so refiere a la organizaci6n de los Ayuntamientos y a
]as atribuciones de 6stos y de los Alcaldes. Es por lo
tanto urgent que las CAmaras formulen cuanto antes
la Ley Municipal dentro de los preceptos constitucio-
nales.
Por otra parte, la Constituci6n cream un organism
completamente nuovo, los Consejos Provinciales, cu-
yo engranaje con la Administraci6n municipal y con el
Estado y cuyas intimas conexiones con los Gobiernos
Civiles obligan A dictar sin demora la Ley orgAnic
que regule sus funciones. De otra nmanera tendriamos
un organism sin condiciones legales para su funcio-
namiento. Los Consejos tendran, pues, aunque por
tiempo ilimitado, existencia nominal y no podrAn, por
lo tanto, regularizar la march de los Gobiernos Civi-
les que les estan subordinados en el orden econ6mico;
pero como en la esfera provincial es el Gobernador Ci-
vil la nms alta autoridad gubernativa, es convenient
autorizar al Ejecutivo para que dando A &ste ramo de
la Administraci6n la uniformidad necesaria atienda A
sus gastos indispensable.
La conservaci6n del 6rden pfiblico es el primer de-
ber de todo Gobierno, y para afianzarlo s6lo contamos
con un personal escaso en la Guardia Rural y con el
Cuerpo de Artilleria, de modo que cabe decir que la
tranquilidad y seguridad pfiblicas descansan en la pro-
pia discipline del pais, en ]a comfin confianza y en el
supremo interns que todos tenemos en elevar A la ma-
yor altura la autoridad y el prestigio de la naciente
Rcpfiblica. Si la fuerza pAblica on los campos ha de
ser fire garantia de la seguridad de las personas y
salvaguardia para todos los intereses, es indispensable
que se prove cuanto antes A las necesidades do este
servicio, aumentando convenientemente la Guardia
Rural y organizandola bajo la mas several discipline.
Cmnplo un deber de justicia sumamente grato para
mi, al reconocer que la intervenci6n americana ha me-
jorado de tal suerte el estado sanitario de Cuba, que
las cifras de mortalidad pueden ya sin desdoro, compa-
rarse con las de poblaciones que han sido saneadas por
los m6todos modernos mais eficaces. Pero forzoso es
tambi6n decir que hasta ahora no se han hecho obras
de character fundamental que garanticen la satisfacto-
ria situaci6n del present. Las afirmaciones hechas
en el sentido de garantizar la absolute desaparici6n de
la fiebre amarilla, como exponente de un estado sani-
tario exceptional, tal vez sean aventuradas, por tra-
tarse de un program de tanta magnitude, que no solo
se relaciona con el orden social interior, sino quo re-
clama tambi6n s6ria consideraci6nn e el orden inter-
nacional.
La beneficencia debera ser objeto de la mas solicit
atenci6n, no s6lo porque es un deber de hunianidad,
sino porque el patriotism nos impone la obligaci6n de
tender t los hu6rfanos que los azares de la guerra de-
jaron desamparados. Pueden hacerse ,estos servicios
con relative economic, porque la piedad de nuestro
pueblo ha acumulado iiquezas de consideraci6n para el
sostenimiento de asilos y hospitals.
Debo Ilamar la atenci6n hacia el sistema que se si-
gue en nuestros establecimientos penales y que nece-
sita reformarse pronta y radicalmente. La vida ociosa
en comunidad, que es la practice generalmente obser-
vada, se presta mAs A las ensefianzas del vicio quoe la
correcci6n de los delincuentes.
Factor muy important en el fomento de los intere-
ses materials y morales de un pueblo es la buena Ad-


_ ~ _I


I ~__~~








DIARIO DE SESIONES DEL CON' ;I:F.O.-SENADO.


ministraci6n de Justicia por que ella cs la primer
garantia y la mejor salvaguardia del respeto a la pro-
piedad y demAs derechos de los ciudadanos. Votar las
eyes que regulen el ejercicio del Poder judicial, con-
sagrando el principio de la inamovilidad de los funcio-
narios del ramo, debera ser uno de los primeros debe-
res del Congreso. A-si podra esperarse de los Jueces y
Magistrados la independencia de que han menester
para que procedan, libres de today influencia, sin otra
mira que la de aplicar recta y honradamente las eyes.
Mirar6 con especial solicited la instrucci6n pfiblica
en sus grades divisions de ensefianza universitaria,
segunda ensefianza 6 instrucci6n primaria.
SNo ha mucho se puso en vigor un nievo plan enca-
minado imprimir caracter mas prActico : los estu-
dios que en la Universidad se cursan. En asunto de
tamaiia trascendencia para el desenvolvimiento inte-
lectual de nuestro pueblo, proceder6 con mesura, de
modo que al propio tiempo que se consoliden las mejo-
ras introducidas, no se descuiden las que abone la ex-
periencia. 6 aconseje la sabiduria de la Universidad
misma. Exponente colmo cs ella de la nuis alta cultural
del pais, el Gobierno est:i interesado en su auge y es-
plendor, y acudira a satisfacer sus necesidades para
darle medios con que llene cumplidamente sus eleva-
dos fines.
Tambi6n se han hecho en los Institutos de Segunda
Enseilanza reformas de tendencias analogas ilas ve-
rificadas en la Universidad. Tal vez miis adelante,
cuando lo consienta el estado de la instrucci6n gene-
ral, serA convenience variar algo su organizaci6n, para
enlazarla con la enseilanza primaria.
Esta filtima ha sufrido un cambio radical. Se ha
dado al ramo la importancia que merece, y declare
mi prop6sito de dedicar mis empeios al fomento de las
escuelas pfiblicas, convencido como estoy de que en
ellas se encierra el porvenir de la patria.
Tiene hov la instrucei6n primaria una organizaci6n
administrative y t6cnica mas adecuada 6 los preceptos
de la pedagogia. Como resultado de esas reforms re-
ciben instrucci6n en las escuelas un nfimero de alum-
nos tan crecido, que no tiene precedent en los angles
de nuestra ensefianza primaria.
Justo es tributar caluroso aplauso al Gobierno in-
terventor, por su celo on la difusi6n de la ensefianza.
Muchas son las escuelas existentes comparadas con las
de regimen anterior al afio de 1895, pero su nfimero
no es todavia bastante porque en realidad todo el pro-
blema del porvenir de Cuba descansa en la escuela.
Por lo tanto, el Gobierno en la media que permit la
capacidad econ6mica del pais, atendern con especial
interns al mejoramiento de este ramo para Ilevar los
beneficios de la inistrucci6n A lugares en que no iha
penetrado afin.
Las vias de comunicaci6n son esenciales al fomento
del pais 6 indispensable para dar fVicil salida a los
products de la agriculture; pero las obras que se em-
prendan y la rapidez con que se hagan ban de estar
forzosamente en relaci6n con los elements pecunia-
rios do que se disponga. El Gobierno, sin embargo,
cifrar! sus empellos en conservar en el mejor estado
las obras existentes y en terminal las que se encuen-
tran en vias de ejecuci6n. Sera deber suyo propender
al mayor desarrollo de los ferrocarriles, dando a los
capitals en ellos invertidos today clase de garantias,
estimulando al mismo tilempo la extension y mejora d(e
las empress ya constituidas y el establecimiento do
otras nuevas, que vengan A emplear su actividad al
amparo de las disposiciones vigentes 6 de las que so
dicten en lo sucesivo.
El Ejecutivo tiene present el comlpromiso (que el


Gobierno de la lRevoluci6n contrajo con el Ej6rcito
Libertador, y si no indica ahora medio alguno para
cumplirlo, se debe A la mala situaci6n econ6mica del
pais y a no conocerse todavia los recursos con que
cuenta el Estado para hacer frente A las atenciones or-
dinarias de la Administraci6n.
Lamentable es que de moment no pueda atenderse
a una obligaci6n tan sagrada como la de recompensar
los servicios de los que lucharon con las armas en la
mano, y la de aliviar la triste condici6 n n que,
actualmente so encuentran las viudas y hu6rfanos de
muchos de los que murieron gloriosamente por la
patria.
Muy satisfactorio debe ser para nosotros que la Re-
pfiblica de Cuba haya sido reconocida oficialmente no
s6lo por los Estados Unidos, sino por los Gobiernos de
la Gran Iretafia, Italia, Francia, Mexico, Guatemala,
Nicaragua, Santo Domingo, Ecuador y Paraguay.
Do esperar es que asimismo la reconozcan otros
Gobieruos, y que habremos de contar con la amistad y
buenos deseos de las naciones extranjeras.
Por nuestra part hemos de aprovechar la ocasi6n
de caltivar con todas ellas las mis cordiales relacio-
nes, procurando celebrar los Tratados do amistad y
do comercio que sean favorable a los interests de
Cuba. Para facilitar estos resultados tendremos que
acreditar agents consulares en distintos paises y aque-
llos Iepresentantes diplomniticos que se considered
necesarios.
Pondremos ademas especial empeflo en que exist
siempre una perfect inteligencia entire los Estados
Unidos y nosotros, A fin de que no haya nunca la me-
nor dificultad en el arreglo de aquellos asuntos politi-
cos y econ6micos que afecten en comhn i ambos paises.
Si es notoria la conveniencia de que nuestras rela-
ciones con otros Estados scan amistosas y cordiales,
es ciertamente mucho m:as necesario afn, que, dentro
de la Replblica de Cuba, se mantenga un elevado es-
piritu de concordia inquebrantable, que aproxime
unos a otros a todos sus habitantes y los fund en un
solo pueblo resueltamente interesado en la conserva-
ci6n de la nacionalidad cubana, en el progress mate-
rial y moral del pais y en el bienestar individual y
colectivo de todos los que en la Isla resident. (Qui6n
ignore quo la uni6n y el mutuo acuerdo entire los
miembros de today asociaci6n, son para 6sta garantia
segura de existencia duradera? Pues bien, entire no-
sotros, que acabamos de asumir las responsabilidades
de pueblo independiente, es absolutamente indispen-
sable que el noble ejemplo de armonia, de concordia y
uni6n que hemos dado ante el mundo en estos prime-
ros dias de nuestra existencia political sea la norma
constant que sigamos en el curso de nuestra vida na-
cional. Factor de gran importancia para ser perma-
nente esta anhelada concordia, es la buena inteligen-
cia que siempre debe existir entire los Cuerpos Legis-
ladorcs y el Poder Ejecutivo.
Este y aqu6llos constitnyen en realidad el Gobierno
del Esta.do segun los preceptos de la Constitncibn que
nos rige. La marcla regular de la Administraci6-'
pul)lica depend necesariamente del acuerdo, de la
almonia que ha.ya entire ambos poderes, de la confianza
que tengan el Senado y la Cimara de Representantes,
en el patriotism y buena fe de los miembros del Po-
der Ejcciuivo. De esta inanera y solo asi podra lle-
garse en todos los casos, sin recelo alguno, a la mas
perfect cornpenetraci6n sobre lo que demanden real-
mente los verdaderos intereses y las necesidades posi-
tivas de la Repfiblica. En este sentido hago votos al
Ser Supremo para que nos ilumine y fortalezea nues-
tro espiritu, A fin de que en todos nuestros actos pre-








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO. 55


sida constantemente una prudencia discrete y recto
juicio, bajo la santa inspiraci6n de nuestro inmenso
amor 6 Cuba, puro y desinteresado.
Habana, 26, de mayo de 1902.
T. ESTRADA PALMA.
President de la Repfiblica de Cuba.

SR. PRESIDENTE: Puede hacer uso de la palabra el
Senador que lo desee.-,Nadie usa de la palabra?-
Propongo al Senado que acuerde quedar enterado.-
Los que est6n conformes se pondrAn de pie. (Asi se
acuerda).
SR. SILVA (lee)

CAMARA DE REPRESENTANTES DE .CUBA.
Presidencia.
Habana, Mayo 26 de 1902.
Sr. President del Senado,
SENOR :
Tengo el honor de comunicar & Vd. que en sesi6n
verificada el 23 del corriente en esta Camara de
Representantes, fu6 acordada una moci6n que dice:-
La Camara de Representantes-Acuerda: Autorizar al
Poder Ejecutivo para que ordene el pago de las aten-
ciones pendientes cuyas cantidades presupuestas estan
aprobadas por el Gobierno Militar, autorizAndolo para
percibir los ingresos.
Lo que traslado a Vd. para su conocimiento y efec-
tos consigulentes.
De Vd. atentamente,
Pelayo Garcia,
President.

SR. PRESIDENTE: LAlgfn .Senador quiere hacer uso
do la palabra sobre esta comunicaci6n de la Camara?
(Nadie pide la palabra). Se dA el Senado por ente-
rado.
SR. SILVA, Secretario (lee)

CiMARA DE REPRESENTANTES DE CUBA.
Presidencia.
Habana, Miayo 27 de 1902.
Sr. President del Senado,
SEROR :
Tengo el honor de comunicarle que en sesi6n cele-
brada en el dia de ayer por esta CImara, fu6 aprobado
por unanimidad lo siguiente:
"Se faculty al Ejecutivo para disponer de los fondos
pflblicos hasta la cantidad que sea indispensable para
tender 6 los gastos de imprevistos que puedan presen-
tarse, interin se aprueben los presupuestos del Estado,
entendi6ndose limitada esa autorizaci6n, dentro de los
ingresos, hasta la suma de $ 330,000 y 6 condici6n de
justificar oportunamente esos gastos.
De Vd. respetuosamente,
Pelayo Garcia.

SR. ZAYAS: Pido la palabra para una observaci6n.
Sn. PRESIDENTE: La tiene el Sr. Zayas.
Sn. ZAYAS: Yo entiendo que esos dos acuerdos de la
Camara de Representantes, de que dcaba de dare
cuenta, han sido tambi6n adoptados por el Senado en
t6rminos perfectamente iguales; asi, pues, consider
que ha llegado el caso del Articulo 62 de la Constitu-


ci6n, segun el cual, todo proyecto de Ley que haya te-
nido la aprobaci6n de ambos Cuerpos Colegisladores y
toda resoluci6n qne haya de ser ejecutada por el Presi-
dente de la Repfblica, deberA presentarse & este para
su sanci6n; y yo pregunto, 6 fin de que algo se acuer-
de, gen que forma y por qui6n se presentan al Presi-
dente de la Repiiblica estos acuerdos, que han sido to-
mados ya por ambas CAmaras, en tanto no exist un
Reglamento que regule la material de relaciones entire
ambas CAmaras?
SR. FRIAs: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Frias.
SR. FRIAS: La Secretaria del Senado teniendo en
cuenta que no existe el Reglamento a que el seflor Za-
yas se refiere, habia indicado la conveniencia de co-
municar directamente al Presidente de la. Repfiblica,
los acuerdos 6 proyectos de Ley que aprobara el Sena-
do, pensando que la CAmara de Representantes hiciera
lo mismo con los proyectos que ella aprobara hasta
tanto se redacte y apruebe la Ley de relaciones entire
ambas CAmaras.
SR. RECIO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Recio.
SR. RECIO: Sefiores Senadores. Me parece que en
esas proposiciones aprobadas en la. CImara de Repre-
sentantes y aqui, existen diferencias, por lo menos de
redacci6n, que las hacen 6 pueden convertir en distin-
tas proposiciones, cuando se impone, la necesidad de
que en el fondo y en la forma sean iguales. Asi pues,
yo estimo, que deben pasar A una Comisi6n, que seria,
en ese caso, la Comisi6n de correcci6n de estilo, para
que esta las redactase, de modo y manera, que convier-
tan las dos en una sola en el fondo y en la forma. Co-
mo no existe esa Comisi6n de correcci6n de estilo, hay
que proveer algo provisional que venga 6 surtir los
mismos efectos que dicha Comisi6n.
En la misma concesi6n de los $300,000, que acaba
de leer el senior Secretario, aprobada por la Camara de
Representantes, me parece que se ha dicho "para im-
previstos," y en la que nosotros consideramos aqui, se
dice que esa cantidad se destina 6 tender A las necesi-
dades presupuestadas y ejecutadas en tiempo de la in-
tervenci6n. Las cosas son esencialmente diferentes:
Nosotros hemos concedido el crdito para que el Eje-
cutivo usara de 61 en la misma forma que lo venia ha-
ciendo el Gobierno Interventor.
Creo, pues, que siendo perfectamente iguales las dos
proposiciones aprobadas por el Senado y la C6mara de
Representantes, respectivamente, debe nombrarse una
Comisi6n para que las iguale en el fondo y en la forma.
Respecto al procedimiento propuesto por mi distin-
guido amigo el Sr. Frias, creo que no deben ir al Eje-
cutivo por separado los acuerdos, sino que deben so-
meterse a la consideraci6n de la Comisi6n a que me
refiero, bien de la Camara 6 de 6sta, y que la que la
haya acordado en filtimo tOrmino, sea la encargada por
medio de su Mesa de ponerlos en poder del Ejecutivo.
Si. FRIAS: Pido la palabra para rectificar.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Frias.
SR. FRIAS: La indicaci6n que yo habia hecho antes
tenia su fundamento, en quela Secretaria no sabia que
hacer con ese Proyecto de Ley, no existiendo todavia
la Comisi6n de estilo 6 que debiera pasarlo; 6 demora-
ba el cumplimiento de un acuerdo adoptado por el Se-
nado, 6 tenia que buscar un procedimiento por el cual,
una vez hecha aqui la votaci6n y aprobado un pro-
yecto de Ley hubiese este de encontrar la aprobaci6n
de la CAmara y la sanci6n del Presidente. Me parece
pues que lo mas practice es nombrar la Comisi6n de
estilo que establece el Reglamento.
En cuanto A las indicaciones hechas por el sefior Re-









66 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO.


cio, yo creo que en el caso present las proposiciones
adoptadas aqui y las proposiciones adoptadas en la Ca-
mara de Representantes son exactamente iguales, sen-
cillamente porque los autores de la Moci6n tuvieron
bnen cuidado para evitar esa dificultad, que apuntaba
el Sr. Recio, de tomar una copia exacta de la presen-
tada en la Cimara de Representantes para que sir-
viera de redacci6n A la que aqui se present.
Sa. ZAYAS: Pido la palabra.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Zayas.
SR. ZAYAS: Yo no puedo mostrarme conforme con
las manifestaciones hechas por el sefilor Recio y apoya-
das por el senior Frias, respect al pase a ]a Comisi6n
de estilo de ese Proyecto de Ley, porque si es cierto
que tenemos el derecho de pasar A la Comisi6n de
estilo un Proyecto de Ley aprobado por el Sena-
do, no lo tenemos igualmente respect a un Proyec-
to aprobado por la Camara de Representantes y que
viene A nosotros con determinada redacci6n; yo creo
que nosotros no podemos, sin el consentimiento 6 be-
neplicito de esa Cimara, alterar aunque sea en su esti-
lo, una resoluci6n 6 un Proyecto de Ley alli adoptado,
como tampoco podemos despu6s de fijar aqui el estilo
resolver nosotros mismos si es este Cuerpo el que deba
remitir este Proyecto de Ley, que represent la opi-
ni6n de los dos Cuerpos Colegisladores, al Presidente.
Y llamo la atenci6n de los seiiores Senadores que cual-
quier acuerdo que se adopted en este sentido debe y ne-
cesita adoptarse con consentimiento de la otra C`mara
puesto que va A ser un acto que afecta 6 ambos Cuer-
pos; de modo que lo mismo que se desea que haya un
Reglamento que rija para ambos Cuerpos, el acuerdo
que aqui se adopted no va a hacer mis que suplir la
falta de Reglamento en este punto concrete. Yo pro-
pondria que se diera Comisi6n al seflor Presidente para
que acercandose al Presidente de la Camara de Repre-
sentantes, cambiando impresiones respect a este par-
ticular pudiera darse el caso de que en una sesi6n
pr6xima, a la vez en la CAmara y en el Senado se pre-
sentara un Proyecto para resolver este y los casos ana-
logos que ocurrieran mientras no haya un Reglamento
comin; cuyo Proyecto de antemano por el cambio de
impresiones, por el conocimiento de la opinion de los
miembros de ambos Cuerpos habia de ser aprobado.
Yo creo que esta es la manera mAs sencilla de termi-
nar el asunto, porque cualquiera resoluci6n que noso-
tros tomaramos pudiera desagradar tal vez a la otra
Camara.
Sa. RECIo: Pido la palabra.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Recio.
SR. REcro: Para contestar'al senior Frias. Yo no s6
si habr6 oido bien; pero me parece que hay diferencia
entire una y otra proposici6n, la de aquel Cuerpo Co-
legislador (la Cdmaria) y la de 6ste, (el Senado) de tal
modo, que ello puede verse facilmente leyendo una y
otra.
Respecto al otro extreme propuesto por el senior Za-
yas, entiendo que 6 la Comisi6n de estilo correspon-
do arreglar la forma sin alterar el fondo, que es lo
esencial, y si al correjir la forma, alterase el fondo se
somete la correcci6n hecha 6 la sanci6n de la Camara.
Respecto al procedimiento, propuesto por mi, debo
explicar que es en concept de que se adopted como
interino, mientras se redacta y aprueba el Regla-
mento definitive. Y siento infinite que el -,r.,r Za-
yas haya indicado A la Presidencia, yo le ruego al
senior Est6vez, que no lo tome personalmente, pues
yo soy favorable a todas las Comisiones que se con-
fien 6 la Presidencia, yo lo creo en todos concep-
tos acreedor & ello; pero yo creo que toda proposi-
ci6n corregida en su estilo, ha de ser leida aqui, para


que se acepte si estA de conformidad con las correc-
ciones hechas. Si le damos a la Presidencia la facul-
tad de resolver las cosas, las resolveria (qnizAs bien,
pero resultaria sin nuestro consentimiento, antes de
elevarse al Ejecutivo para su sanci6n definitive. Me
parece mas practice, mientras nosotros legislamos en
esta material, lo que yo propuse, que el segundo Cner-
po que la aprueba sea el que la corrija y la cleve a la
sanci6n del Ejecutivo. He dicho.
Sn. ZAYAS: Pido la palabra.
Sit. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Zayas.
Si. ZAYAS: Sin duda el seflor Recio no oy6 bien mis
palabras, porque yo no he dicho absolutamente nada
de lo que 61 me atribuye, yo no he pedido un voto de
confianza para el senior Presidente ni he propuesto
que la presidencia resuelva, antes al contrario, he
dicho que buscando una proposici6n que en ambos
Cuerpos fuese aceptada, lo cual no se puede saber de
antemano sino consultndose respectivamente las re-
presentaciones de los Cuerpos, y 6stas a los miembros
de los mismos, y que se present para la aprobaci6n
de los Cuerpos Colegisladores. De manera que vo es-
taba muy lejos de pedir que el senior Presidente resol-
viera, y tuviera para ello un voto de confianza. Pero
insist en mi afirmaci6n; si tenemos que los dos Cuer-
pos han acordado una misma cosa jcuml de los dos
proyectos de ley si tienen alguna diferencia, es el que
se va A elevar al Presidente? ,El del Senado? 4Y por-
qu6? Y sobre todo J,qui6n decide que sea el del Sena-
do? 4,EI Senado mismo? Pues el de este no tiene la
aprobaci6n de la Camara. dCuAl de los dos proyectos
es aquel que va a someterse a nuestra Comisi6n de
estilo? El del Senado, porque el de ]a Cimara viene
redactado por la Cnimara y no tenemos derecho ningu-
go para corregir su estilo, porque pudiera suceder que
nuestras correcciones no agradAran A la CAmara, ain
sin tocar su fondo, sino su forma, cumpliendo su co-
metido estrictamente la Comisi6n de estilo.
Este era el problema que yo planteaba, no otro.
Comprendo que si no se present mas que un proyecto
podria acordarse que la fltima Cimara que conozca
del proyecto sera quien lo eleve al Presidente. Pero
cuando result, como aqui, que en las dos se han to-
rado acuerdos, se ha tratado del mismo punto, que
acaso no tengan mas diferencias que algunas palabras
en la redacci6n. iQui6n eleva el proyecto? Ese es el
punto que yo queria resolver y no veia que se pudiera
liacer sin el consentimiento de ambos Cuerpos, y para
buscar ese consentimiento parecia natural que alguna
persona del seno de este Cuerpo conferenciara senci-
Ilamente, sin facultades resolutivas de ninguna espe-
cie, con otra significada del otro Cuerpo 6 fin de que
ambos, conociendo las opinions reinantes en las res-
pectivas corporaciones, pudieran lograr que en la una
y en la otra se presentaran proposiciones iguales
simultaneamente. Y para resolve este conflict y las
demis que puedan ocurrir analogos lacia yo mi pro-
posici6n.
SR. MORUA DELGADO: Pido la palabra.
Sn. PRESIDENTE: La tiene el senor Morfia.
SR. MORUA DELGADO: Sr. President: En los Esta-
dos Unidos, que es donde se hacen las Leyes por el
sistema que nosotros hemos preferido, hay en cada
CAnmara una Comisi6n que se encarga de arreglar en
definitive dichas Leyes, que esa Comisi6n misma pone
en manos del Ejeeutivo; es de suponer, por tanto, que
en nuestro Reglamento habremos de consignar algo
que tienda A este fin. Esto dado, yo no veo inconve-
niente en que ahora nombremos una Comisi6n 6 bien
que esto pase 6 las secciones respectivas, segfn sea
transitoriamente reglamentario, para que encargin-









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO. 57


dose la Comisi6n que result de hermanar las dos pro-
posiciones, la de la Camara y la del Senado, las ponga;
en forma de Ley para presentarla por este Cuerpo,
que es el iltimo que la ha discutido y al que corres-
ponde elevarla al Ejecutivo para su sanci6n; y en ese
caso no comprende la necesidad de la consult que
desde ahora pide el Sr. Zayas; pero si hubiere alguna
dificultad para la Comisi6n que se nombre entonces
esa Comisi6n debera ponerse de acuerdo con otra de 1a
COmara de Representantes, dando cuenta a nuestra
Presidencia f fin de gestionar si quieren alli que se
hermane su proposition con la nuestra.
Yo creo que esta dificultad, si es que existed, no seri
de fondo sino de forma; pero como quiera que sea, en
los Estados Unidos esa dificultad se vence por las Co-
misiones correspondientes, una de cada CAmara; y es-
to es lo que debemos hacer aqui, que una Comisi6n se
encargue de esas dos proposiciones; que las lea y es-
tudie; si estnh conformes, que redacte la resoluci6n
6 Ley que ha de presentarse al Ejecutivo para su san-
ci6n. En caso contrario, esa conformidad debe bus-
carse entire ambos Cuerpos Colegisladores.
Su. ZAYAS: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Zayas.
Sn. ZAYAS: Yo no estoy conforme con la proposici6n
del Sr. Morfia. Buscaba algo que resolviera el conflict;
pero no estoy conform en que result natural que el
Senado sea y no la Camara el que eleve estos proyectos;
y necesito decir por que no estoy conform, porque
pareciendo una cosa tan natural al Sr. Morua, no
tendria explicaci6n mi duda tal como a lie planteado,
y observe que el articulo 62 de la Constituci6n dice lo
siguiente : "Todo proyecto de ley que haya obtenido
"la aprobaci6n de ambos Cuerpos Colegisladores, y
"toda resoluci6n de los mismos que haya de ser ejecu-
"tada por el Presidente de la Repfiblica, deberA pre-
sentarse a 6sta para su sanci6n."--Sin decir quien lo
present, si uno de los'dos, 6 los dos, 6 de alguna ma-
nera; y despu6s dice: "Si los aprueba, los autorizar;,
"desde luego, devolvi6ndolos, en otro caso, con las
"objeciones que hiciere al Cuerpo Colegislador que las
"hubiere propuesto." De manera que, por lo menos,
la devoluci6n parece que es al que primero lo aprob6,
no al fltimo, y de todas maneras, la duda esta en pie;
no estA resuelta en esta Constituci6n, que sea un
Cuerpo 6 el otro el que deba presentarlos. Asi pues,
yo no tengo inconvenient en aceptar la proposici6n
del Sr. Morfia, que viene A dar el mismo resultado,
pues siempre habra necesidad de invitar a la otra
Camara para venir A un acuerdo, que es lo que yo
venia diciendo que se necesitaba, y queda demostrado
que en efecto se necesita.
SR. PRESIDENTE: Algfin Sr. Senador quiere usar de
la palabra A este efecto? (Silencio.) La Presidencia se
encuentra, pues, delante de dos proposiciones: la del
Sr. Recio, que pide el pase a la Comisi6n'de estilo,
para que 4sta sea la que decide si estAn de acuerdo las
dos mociones, si no hay discrepancia alguna, con el
fin de que una vez encontrada esta condici6n en las
dos proposiciones, en una y otra CAmara, se pase al
President de la Repflblica para que le de su sanci6n.
Por el Sr. Morfia se present otra proposici6n en el
sentido de que se nombre una Comisi6n y se invite A
la Camara A que nombre otra, a fin de que ambas Co-
misiones sean las que estudiando Tenga la bondad
de repetir su proposici6n el Sr. Morfia.
SR. MORUA DELGADO: Mi proposici6n era quo se
nombrara la Comisi6n desde luego, pero la otra Comi-
si6n ademas, en el caso en que hubiera discrepancia.
Sn. PRESIDENTE: Entonces la diferencia consist en


que el Sr. Recio se fija en la Comisi6n de estilo y el
Sr. Morfia se fija en la otra.
Sa. MORUA DELGADO: Si no existe acuerdo.
Sn. PRESIDENTE: Bien. Con el prop6sito que esa
Comisi6n haga la redacci6n, y pueda despus, si no
encuentra discrepancia alguna, hacerla pasar al Presi-
dente de la Repfblica, la Presidencia somete al Senado
6 votaci6n las dos proposiciones. La primer serA la
del Sr. Morfia: si se nombra por el Senado una Comi-
si6n con el prop6sito que 41 acaba de indicar. Los que
est4n conformes se pondran de pie. (Se aprueba).
Sn. REcro: El acuerdo este es provisional hasta que
se acuerde en definitive la Ley de ambos Cuerpos.
SR. PRESIDENTE: Ciertamente que si.
Entonces, una vez aprobada la moci6n del Sr. Mo-
rfia, no ha necesidad de votar la del Sr. Recio.
SR: SILVA, Secretario: Hay una comunicaci6n de la
otra Camara, (lee.)

CAMARA DE REPRESENTATIVES DE CUBA.

Presidencia.

Ifabana, Mayo 27 de 1902.

Sr. President del Senado.
SE`OR:
En sesi6n celebrada aver por esta CAmara fu6 apro-
bado el siguiente Proyecto de Ley:-Articulo primero:
El President de la Repfiblica recibird del Estado una
dotaci6n annual de $25,000 oro pagada por mensualida-
des vencidas, en moneda americana, a contar desde el
20 de Mayo.
Articulo segundo: El Vice Presidente de la Repfi-
blica percibirA del Estado una dotaci6n annual de $6,000
oro pagados por mensualidades vencidas, 6 contar des-
de el 20 de Mayo.
Articulo tercero: El Presidente y el Vice Presidente
no percibiran ninguna otra suma del Estado para gas-
tos de representaci6n ni otros analogos.
Articulo cuarto: Las dotaciones antes expresadas se
pagarin en moneda de los Estados Unidos, mientras
el Estado Cubano no acufie su moneda.
Lo que tengo el honor de comunicar A usted 6 los
efectos consiguientes.
Pelayo Garcia.
Sn. PRESIDENTE: Puede hacer uso de la palabra el
Senador que lo desee.
SR. BUSTAMANTE: Propongo al Senado que esta mo-
ci6n pase a las Secciones, a fin de que dentro de ellas
se nombre la Comisi6n redactora, que d6 cuenta en su
oportunidad con el proyecto que se remite de la otra
CAmara.
SR. PRESIDENTE: Los uoe est6n conformes se pon-
dran de pi6. (Se aprueba.)
SR. SILVA, Secretario: Hay otra comunieaci6n de la
Camara que dice asi (lee:)

CAMERA DE REPRESENTANTES DE CUBA.

Presidencia.

Habana, Mayo 27 de 1902.
Seiior Presidente del Senado.

SEnroa:
La Camara de Representantes, en su sesi6n de ayer,
acord6 lo siguiente:
Articulo primero: Los Senadores y Representantes









68 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-SENADO.


tendrAn una dotaci6n annual de $3.600 en moneda ame-
ricana, percibida por mensualidades.
Disposici6n transitoria:
El derecho para la dotaci6n que determine esta Ley
debe entenderse comenzado el dia 5 de Mayo de 1902.
Lo que tengo el honor de comunicar A used a los
efectos consiguientes.


la Secretaria de Gobernaci6n, acerca de periodistas 6,
quienes por disposiciones del Gobierno Militar se les
hubiere prohibido la publicaci6n de sus diaries, con
expresi6n del alcance, detalles, medidas y de las cau-
sas que las motivaron.
Sal6n de Sesiones, y Mayo 28 de 1002.
Manuel Sanguily.-Adolfo Cabello.--Eudaldo Tamayo.


Pelayo Garcia. SR. PRESIDENTE: Algin senior Senador desea hacer
S ESTRAe pr S- uso de la palabra?
SR. ESTRADA MORA: Pido que se, acuerde por el Se- SAN GUILY: No creo que quepa que nadie haga
nado que ese proyecto de ley pase A las Secciones como uso de la palabra sobre este particular, porque se tra-
el otro, para su studio. ta simplemente de una petici6n 6 la Mesa, y al Senado
SR. SILVA, Secretario: Hay una moci6n subscripta para que supliquen al Presidente que envie determina-
por los seflores Sanguily, Cabello y Tamayo, que dice dos datos, si obran como se supone en las Oficinas.
(lee.) SR. PRESIDENTE: 4Acuerda el Senado la petici6n que
El Senador que suscribe, tiene el honor de pedir se dirige por el senior Sanguily? (Se acuerda.)
al Senado que se sirva suplicar al Gobierno que remita SR. PRESIDENTE: Se levanta la sesi6n. Para ]a pr6-
6 este Cuerpo los datos que hubiere en las Oficinas de xima se citarA 6 domicilio. (Hora: las 3 y media p. m.)


IMPRENTA DE RAMBLA Y BOUZA,-O1ISPO IB.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs