Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba.
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072699/00442
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Senado
Publisher: Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
 Subjects
Subject: Legislation -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began with: Vol. 1, 1902.
General Note: Description based on: 2. Legislatura vol. 2, no. 1 (abr. 6 de 1907); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072699
Volume ID: VID00442
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001844861
oclc - 30331556
notis - AJR9135
lccn - sn 94026346

Full Text











DIARIODE SESIONES


DEL

SENADO


REPUBLICAN


DE CUBA


VOL. XXXII


HABANA.


NUM. 43


TRIGESIMASEGUNDA LEGISLATURE


Cuadrag6simatercera Sesi6n.- Julio 10 de 1917.


Secretaries: Sres.


Presidencia de Sr. Emilio Ncfiez.
Manuel Fernandez Guevara y Agustin Garcia Osuna.


SUMARIO

Mensaje del Sr. President solicitando un cr6dito para cubrir un deficit del Acue-
ducto de Saritiago de Cuba. Pasa a la Comisi6n de Hacienda y Presupuestos.-
Comunicaciones de la Camara.--DictAmenes de las Comisiones de Obras Pfiblicas
y de Hacienda y Presupuestos sobre el Proyecto de Ley que subvenciona la cons-
trucci6n del Ferrocarril de Bahia Honda, Guane. Debate entire los Sres. Maza
y Artola y Fernandez. Aprobado.


A las cineo menos diez, bajo la Presidencia del
Sr. Emilio Ndfiez, actuando de Secretarios los Sres.
Manuel Fernandez Guevara y Agustin Garcia Osuna
y presents los Sres. Senadores que siguen, se abre
la Sesi6n:
Ajuria.
Alberdi.
,Carnot.
Castillo.
iCoronado.
Fernandez.
Figueroa.
Gonzalo P6rez.
G6mez.
Jones.
Maza y Artola.
,Morales.
,Porta.
Rivero.
Torriente.
Yero.


SR. PRESIDENTE N,':'.1 .) : Se va a leer el Aeta de
la iSesi6n anterior.
(El Oficial, Sr. Vega, la lee).
ISR. PRESIDENTE (INi'Ez) : 'Se aprueba el Acta que
acaba de leerse
SR. 0MAZA Y ARTLA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (NT6REZ) : La tiene el Sr. Maza y
Artola.
SR. MAZA Y ARTOLA: Quiero que se haga constar
en Acta que no he votado A favor del Proyeeto de
carretera de que se di6 cuenta h iltima hora, festi-
nadamente, con inusitada rapidez, en el moment
que cambiaba dos palabras conmigo el Sr. Figueroa.
SR. PRESIDENTE (N~iEZ) : Se hara constar. ,Se
aprueba el Acta
(Senales Pi', ti .i. )..
Queda aprobada.
S!-.II J.- del 'Poder Ejecutivo.
(El Oficial, Sr. Mi i,:, leyendo) :


-----








2 DIARIO DE SESIONES DEL iSENADO


A, CONGRESSO:

Como el Acueducto de 'Santiago de Cuba ha venido
recaudando aproximadamente por consume de agua
la cantidad de .'.1i ,,itIn1 l en cada afio, y como los
gastos del servicio de Abastecimiento de ese liquid
de dicha ciudad ascienden poco mis 6 menos, 6A la su-
ma de 1; 122,I.,'1'.,1, 1, fin do evitar el deficit que se-
guramnente habria de producirse, de no obtenerse el
crCdito supletorio consiguiente para no dejar desa-
tendido tan important servicio pfiblico y no toner
necesidad de aumentar las t., il. de consume; se ha
venido anuahnente consignando en los ante-proyectos
de Ptresupuestos la diferencia de :i 7r.'/,..i.
Y no habiendo sobre este asunto tornado acuerdo
alguno el Honorable Congreso, hasta el afio fiscal il-
timo de 1915 A 1916, se ha cubierto este i. ir-it con
transferencias de creditos altorizados por mi, a pro-
puesta del Secretario de Obras PItblicas.
Pero comno ya no existent saldos de erkditos que
puedan ser l .-l ii.;.. para cubri c cl deficit que
por la suma de 22,J1 .ii'. se ha producido en dicho
Acueducto durante el aio I ..I de 1916 a 1917, me
atrevo a reiterar al Poder Legislative la necesidad
imperiosa de que concede el citado cridito supletorio
por la expresada cantidad destinada A cubrir las
obligaciones del referido Acueducto hasta el 30 de
junio filtimo, pues para el nuevo ano econ6mico de
1917 a 1918 habra en iPresuipuesto la consignaci6n
necesaria.
IPor otra part, a consccuencia tie los sucesos poli-
ticos ocurridos recientemente en la referida ciudad
y de la dificil situaci6n econ6mica surgida de los
mismcs, ha mermado de una mancra ostensible el.
product de la recaudacidn del Aeuedacto y con es-
pecialidad la part que se I.-ii I.. al concept de "atra-
sos", siendo casi impossible realizar el cobro de las
rentas embargadas y debiendo tenerse en cuenta que
en la actualidad se hall reconcentrada en aquella
ciudad una parte considerable de la poblaci6n cam-
pesina, la cual se encuentra en la mayor indigencia,
con lo que se agrava el estado econ6mico de los pe-
.~pi.-,., propietarios.
En tal virtue, ruego asimismo al Congreso que, si
& bien lo tiene, se sirva autorizarme para condonar
tales d6bitos provenientes de los ejercicios econ6micos
de 1910 6 1911, de 1911 6 1912 y de 1912 t 1913.
Finca "El Chico", Marianao, a nueve de julio de
mil novecientos diez y siete.
M. G. MIENOCAL.

SR. PRESIDENTE ((NTiEz) : g Acuerda el iSenado
que este Mensaje pase A la Comisi6n de Hacienda
y Presupuestos ?
'SR. MAZA Y ARTOLA: iPido la palabra.
,SR. PRESIDENTE '(rNIfEZ) : La tiene el Sr. Maza y
Artola.
'SR. MAZA Y ARTOLA: NO se acostumbra mandar los
Mensajes del Ploder Ejecutivo 6 iComisi6n alguna,
como no se trate de una modificaci6n del 'Proyecto
de P'resupuestos y est6 pendiente de dictaminar sobre
61 la iComisi6n de Hacienda, 6 en algfin otro caso
extraordinario. 'Romperia, pues, ese acuerdo con los
precedents establecidos. Mejor seria limitarnos 6 de-
jar sobre la 'Mesa el tMensaje que se acaba de leer y
que se repartan copies los iSres. Senadores.
SR. 'PRESIDENTE '((NLNEZ): Acuerda el Senado
que quede sobre la Mesa y se repartan copias ?


(Sekiales ,ji *. t ).
Aeordado.
Comunicaciones de la C(Amiara de lRepresentantes.

(El Oficial, Sr. Muioz, leyendo):

Ilabana, JuIlio 6 de 1918

Sr. 'Presidelte 'del Benado.



La Cmrara de Representantes, en sesi6n celebrada
el dia de la fecha, adoptO el acuerdo de no aceptar
las :,ilifii ,ntiini- introducidas pbr el Senado, al Pro-
yecto de Ley de este Cuerpo 'Colegislador, regulando
las pensions 6 las viudas, hijos legitimos 6 legitima-
dos de los veterans de las guerras de independen-
eia, habiendo designado, para former la Comisi6n
Mixta del iCongreso, a los ... signientes: Lmis A.
MilanEs, Eulogio Sardifias, Jose D)'stl iip" -, Gene-
roso Campos Marquetti y Arturo Betaneourt Man-
duley.
Lo que tengo el honor de comunicarle, a los efee-
tos de la Ley de iRelaciones entire ambos Cuerpos Co-
legis adores
Muy atentamente de Ud.
M. Coyula. Presidente.-F-elipe G. Sarrain, Secre-
tario.-MAanuel Villaldn y Verdaguer, Secretario.

iSR. MAZA Y ARTOLA: Propongo un reccso de cinco
minutes para ponernos de acuerdo sobre los miem-
bros de la Corisi6n que ha de representar al Senado.
SR. PRESIDENTE (NINEZ) : iSe concede un receso de
cineo minutes con este objeto.
(Transcurre el receso).

,Se reanuda la Sesi6n.
SSe propone para former la Comisi6n a los Sres.
Torriente, Guevara, Maza y Artola, Garcia Osuna y
G6mez. 1 Est, conform el Senado?
(Seiales I,? i. ... ).
Conforme.

(El Oficial, Sr. lfMuoz, leyendo) :

Habana, Julio 4 *de 1917.

Sr. President del Senado.

(Sefior:

En cumplimiento y A los efectos de los articulos
doce y siguientes .de la Ley de Relaciones entire la
'CAmara de Representantes y el iSenado; adjunto
tengo el honor de enviar A used copia de todas las
Proposiciones de Ley que han sido presentadas y
leidas ante esta iCamara, en la iSesi6n celebrada por
la misma en el dia de la fecha y que tratan de los
siguientes particulares:
Estableciendo que los Profesores supernumerarios
de los Institutes de Segunda Ensefianza de la Re-
pilblica, sin el requisite de la oposici6n, serAn nom-
brados iProfesores Auxiliares si est6n comprendidos
dentro de la Orden 2,67 de mil novecientos y tienen
ocho 6 mis afios de servicios.
\M',i..:,l,1. el articulo doscientos setenta y tres
de la Ley Orginica del Poder Judicial.








DIARIO DE SESIONES DEIL SENADO 3


Concediendo un donativo de doscientos eincuenta
mil pesos, al Coronel del Ejercito Nacional, Sr. Ro-
sendo 'Collazo.
'Concediendo un er6dito de veinte mil pesos, para
la construcci6n de un tramo de carretera que, par-
tiendo de la Estaci6n del Ferrocarril, en el Barrio
de (Potrerillo, enlace con el camino conocido por
Camarones y para la ejecuci6n de un puente, en la
misma carretera.
Coneediendo un cr6dito de veinte y einco mil pesos,
para la composici6n de las calls de Sagua la Grande.
iConcediendo un cr6dito de sesenta mil pesos, para
la terminaci6n de las obras del acueducto, pavimen-
taci6u de las calls y construction de aceras en el
pueblo de Jaruco.
'Concediendo un eredito de ciento veinte mil pesos
para la construcci6n -do una carretera que, partiendo
del pueblo de iVata, termine en Cifuentes.
Concediendo un cr6dito de doce mil pesos, que se
invertira en el studio y composici6n del camino dde
Cafio al Ingenio Sofia y del tramo de carretera de
.\[,.,. ill, a. Bayamo.
Concediendo un crBdito de treinta y cinco mil pe-
sos, para la construcci6n de un mercado en Ciego de
Avila.
Concediendo un credito do cuarenta mil pesos, para
la eonstrucci6n de la carretera de Abreus A Rodas.
Concediendo un credito de cuarenta mil pesos, para
la construcci6n de una carretera que, partiendo de
Jagiiey Grande, termine en el poblado de Crimea.
Concediendo un credito de cien mil pesos, para
la construcci6n de una carretera de San Fernando
de ,Camarones al barrio de Ciego Alonso.
'Concediendo una pension de sesenta pesos mensua-
les, al Capitdn Baldomero Pimienta y Vargas.
Concediendo una pension de setecientos veinte pe-
sos anuales, A las dos hijas del Subteniente Benigno
Nfiiez L6pez.
iConcediendo una pension de cincuenta pesos men-
suales, a la ;Sra. Josefa iP'6rez y Hernindez, viuda
del Sr. iManuel Rodriguez Arencibia.
iConcediendo una pension de noveeientos pesos
anuales, a la Sra. Corina ;...i i.~ .-i viuda de Solar.
Concediendo una pension de treseientos pesos anua-
les, a la Sra. Caridad Ortiz, viuda del .iirg. nr.. Ma-
nuel ,G6ngora, y otra de trescientos pesos anuales,
que sera repartida entire sus huerfanos Manuel, Zoila
y Nereida.
Concediendo una pension de cincuenta pesos men-
suales, A la iSra. Rosario I... -.. 'Chamorro, hija del
General Francisco Maceo Osorio.
Concediendo una pension de setecientos pesos anua-
les, la 'Sra. Ana Maria Chavez, viuda del Sr. Igna-
cio 'Orns y iendoza.
Concediendo una pension de cincuenta pesos men-
suales, a la iSrta. Flora A. Ramos.
iConcediendo una pension de mil doscientos pesos
anuales, al Coronel Manuel de la O. Jay.
Concediendo una pension de mil pesos anuales, a la
Sra. Catalina Varona Tornet, viuda de Fajardo.
'Concediendo una pension de seiscientos pesos anua-
les, 6 la Sra. Maria Luisa Calvo, viuda de Cardenas.
Concediendo una pension de seiscientos pesos anua-
les, a la Sra. Dolores de la Rosa, viuda del 'Coman-
dante Jos6 B. .Gonzalez.
Concediendo una pension de seiscientos pesos anua-
les, a la Sra Felicia Jim6nez y .Ramos, viuda del Ca-
pitan Jos6 iSim6n 'areia Rodriguez,


('..ii...i. .~1.. una pension de cuatrocientos ochenta
pesos anuales a la iSra. 'Pastora Jim6nez, madre del
soldado Fernando Estebani Jim6nez.
Concediendo ana pension de seiscientos pesos anua-
les, : la ISra. .I. ,.,..-.I. del Junco, madre del Coronel
Joaquin Caneda y del Junco.
'Concediendo una pension de ,seiscientos pesos anua-
les, al 'Capithn Jos4 RGivadeneira Blanca.
Concediendo una pension de cien pesos mensuales,
a la Sra. Josefa ('..1i ill., viuda del 'Brigadier 'Cecilio
GonzAlez.
,Concediendo una pension de setenta y cinco pesos
mensuales, a la iSra. Flora Almorales, Vda. del Te-
niente Coronel Jos6 IU..:i i,'.- Dominguez.
'( i, .... ,. una pension de seiscientos pesos
anuales, A la Sra. Felicia Diaz Valle, viuda del
Capitan Ladislao Azpcitia y Vidal.
Concediendo una pension de treinta pesos mensua-
les, a la 'Sra. Coneepci6n Mendoza y FernAndez, hija
del Teniente Ezequiel Pedro Mendoza.
Concediendo una pension de seiscientos pesos anua-
les, A la BSra. Adela 'Garcia Lara, viuda del. Silrt.
niente Bernardo Artidiello.
'Concediendo una pension de sesenta pesos men-
suales, al Teniente Jos6 'G6mez IPrez.
Concediendo una pension de mil doscientos pesos
anuales, la ,Sra. Josefa Echevarria, viuda del Co-
ronel TomAs !Salazar y Feria.
Concediendo una pension de seiseientos pesos anua-
les, 6A ]a Sra. Rosa Calleja, viuda del Dr. Emilio
SAnchez y SAnchez.
Concediendo una pension de setecientos veinte pe-
sos anuales, a la Sra. Dolores F.,.ji.1.. viuda del
Capitan Narciso (Perez de Arcos.
Concediendo una pension de cuarenta pesos men-
suales, a la .Srta. Maria Jim6nez.
Cboncediendo una pension de trescientos sesenta
pesos anuales, al soldado Juan Pe6n.
Concediendo un credito de cincuenta mil pesos,
para construir en ]a ciudad de Ciego de Avila, un
edificio destinado a CArcel y iCasa de Juzgados.
Concediendo un eredito de diez mil pesos, para eri-
gir un monument con el busto del poeta cubano
Jose Maria Iferedia.
Mfodificando el articulo segundo de la Ley de doce
de junio de mil novecientos diez y siete, sobre sub-
venciones a los Gobiernos Provinciales.
Concediendo un cr6dito de nueve mil pesos para
la construction de una carretera de Boniato A Songo
y la ejecuci6n de un puente sobre el arroyo MVanacas.
'Concediendo un cr6dito de veinte y cinco mil pesos,
para construir un ,*.linI,. destinado a Casa Ayun-
tamiento en Jatibonico, provincia de Camagiiey.
Estableciendo que no podr6 declararse mal admi-
tido ningfn recurso de casaci6n que se iiit. -lii"n''
en material civil 6 criminal, etc.
'Concediendo un credito de sesenta mil pesos para
la construcei6n de un tramo de carretera que, par-
tiendo de Victoria de las Tunas, termine en la Ca-
ridad.
Autorizando la rebaja de cinco afios de las penas
que sufren los press 6 penados, siempre que hayan
observado buena conduct desde el dia de su condena.
Concediendo un er6dito de doce mil pesos para la
reparaci6n de las calls y pavimentaci6n del parque
del pueblo de Sabanilla del Encomendador.
Autorizando al Estado para que ceda al Ayunta-
miento de iSantiago de Cuba una faja de terreno








4 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


done se instalara el Museo de dicha ciudad, con-
signAndose en los presupuestos la suma de diez mil
pesos para la construcci6n del edificio.
Muy atentamente de Ud.
M. Coyula. Presidente.-Felipe G. Sarrain, Secre-
tario.---.I/:,'.v .! V7illaln y Verdaguer, Secretario.

SR. PRESIDENT (NlREz) : Enterados.

(El Oficial, Sr. MuIoz, leyendo) :

Habana, Julio 6 de 1918.
Sr. President del Senado.

Sefior:
En cumplimiento y A los efectos de los articulos
doce y siguientes de la Ley de Relaciones entire la
CAmara de Representantes y el Senado, adjunto tengo
el honor de enviar a Ud. copia de todas las Propo-
sciones de Ley que han sido presentadas y leidas
ante esta CAmara, en la Sesi6n celebrada por la
misma en el dia de la fecha y que tratan de los si-
guientes particulares:
Estableciendo que correspond h la Secretaria de
Justicia el conocimiento de todos los asuntos relatives
A los establecimientos penales.
Creando una Escuela nocturna de ensefianza ele-
mental para varones en la ciudad de Ciego de Avila.
Elevando los haberes que disfrutan los empleados
de los establecimientos penales.
Elevando la categoria de las CArceles de Manzani-
llo, Bayamo, Holguin, Guantinamo y Baracoa.
Creando Zonas Fiscales subalternas en Bayamo,
Gibara, Mayari y Victoria de las Tunas.
Concediendo un credito de ciento cincuenta mil
pesos, para la construcci6n de un tramo de carretera
de Santo Domingo A Santa Isabel de las Lajas.
Concediendo un credito de diez mil pesos para la
construcci6n de un parque en el pueblo de Zulueta.
Concediendo various creditos para diversas obras
puiblicas, en el termino municipal de Campechuela.
iConcediendo dos cr6ditos de cincuenta mil pesos,
para la construcci6n de dos edificios destinados A
CArcel 'Pfiblica, uno en la ciudad de Holguin y otro
en Manzanillo.
Concediendo un cr6dito de cuarenta mil pesos, para
la construcci6n de un hospital en el Cobre y adqui-
siciOn de mobiliario y aparatos quirfirgicos.
Concediendo un credito de seis mil pesos, para la
terminaci6n del 'Cementerio de Campechuela.
IConcediendo una pension de novecientos pesos
anuales, A la ,Sra. Maria Teresa Roig, viuda del 'Co-
mandante Alfredo Echevarria.
Concediendo una pension de seiscientos pesos anua-
les, al Teniente Agustin Magin Brunot.
Concediendo una pension de novecientos pesos
anuales, A la Sra. Eloisa Frias Figueredo, viuda del
Teniente Coronel Jos6 Alonso Rivero.
Concediendo una pension de setecientos pesos anua-
les. al .Comandante Florentino Barzaga.
Concediendo una pension de seiscientos pesos anua-
les, al Capitan Juan Mufioz Navas.
Concediendo una pension de seiscientos pesos anua-
les, A la Sra. Carmen Valdes, viuda del ,Sargento Ni-
colAs Balboa.
Concediendo una pension de seiscientos pesos anua-
les, al Teniente Pastor Borges L6pez.


Concediendo una pension de mil doscientos pesos
anuales, al T.-,i. nt.- Coronel Arturo Aulet y Serrano.
Concediendo una pension de cincuenta pesos men-
suales, A la Sra. Angelina Le Batard Byrne, viuda
del Coronel Ramiro .Cspedes y Acosta.
Concediendo una pension do seiscientos veinte pe-
sos, anuales, A la Sra. Nicasia Castro y Madruga,
viuda de Izquierdo.
Concediendo una pension de seiscientos pesos anua-
les, al Soldado Esteban Ortega Concepei6n.
Concediendo una pension de setecientos veinte pe-
sos, anuales, A la Sra. Maria Laredo y Lapeyra, viu-
da del CapitAn Basilio Bringuier.
Muy atentamente de Ud.
M. Coyula. Presidente.-Felipe G. Sarrain, Secre-
tario.-Manuel Villalhn y Verdaguer, Secretario.

Sn. P' ISIDENTE (NNiEZ) : Enterados.

(El Oficial, Sr. /1,.:, comienza d leer una Pro-
posici6n de Ley conccdiendo una pension a los Sres.
Manuel Sanguily y Enrique J. Varona).

SR. GUEVARA: .Solicito que se suspend a laectura
de esa ProposiciOn, para : ;...1ir i.,[..

(El Oficial, Sr. 117,., leyendo):

AL ;SENADO :

l)e conformidad con 10 indicado en iel .'... Pre-
sidencial de fecha 9 del corriente y siendo urgent
la necesidad que en el mismo se indica para cubrir el
deficit del acueducto de ,Santiago de Cuba, propone-
mos la siguiente:

PROPOSICI6N DE LEY:

Articulo 1-Se concede un cridito de $22,000.00
pira cubrir las obligaciones pendientes del aeueducto
de Santiago de ,Cuba hasta el 30 de Junio de 1917,
cuya cantidad se tomara de los fondos sobrantes del
Tesoro no afectos A otras obligaciones.
Articulo 2--Esta Ley empezar.A i regir desde su
publicaci6n en la iGaceta ('i.-il;. de ]a RT pi1i1,i.l
Palacio del Senado, IIabana, 10 de Julio de 1917.
-Manuel Yero.-M. F. Guevara.

,SR. PRESIDENTE '(NiNEZ) : ;,Acuerda el Senado
pasar esta Proposicion de Ley A la Comisi6n de Ha-
cienda y Presupuestos
(Seliales n .. i, i,.).
Acordado.

(El Oficial, Sr. Mulioz, leyedo) :

Co'MISI6N DE OBRAS PUBLICAS

AL :SENADO:

La Comisi6n de Obras Pfiblicas, en Sesi6n cele-
brada el dia de la fecha, ha discutido ampliamente
el iProyecto de Ley procedente de la 'Camara de Re-
presentantes, subvencionando con doce mil pesos por
kil6metro, la construcci6n de un ferrocarril de Bahia
Honda A Guane, en la iProvincia de Pinar del Rio,
y despues de oir las manifestaciones expuestas, por
los Sres. Rivero y I erninde, Vega, el priniero como








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 5


Pon'tnte y el segundo como conocedor de la region
pinarelia, los cuales expusieron razones que se toma-
r on en cuenta, adeinAs de las dichas en el dictamen
que sobre el misimo asunto ha emitido la Comisi6n de
Hacienda y Presupucstos; acordandose recomendar
al 'Snado imparta su aprobaci6n al mencionado Pro-
yecto de Ley.
Palacio del Senado, IHabana, 4 de Julio de 1918.
-- Riivcro, Seeretario.-Vto. Bno. : Leopoldo Figue.
roa, Presidente.

('OMI'SI6N D): .IA\CIENDA Y PRESUPUESTOOS.

Ail SENADO:

La (Comisi6n de Hacienda y Presupuestos, en se-
sin cclebrada el dia de la fecha, conocid del Proyecto
de Ley procedente de la Camara de Representantes,
subvencionando con $12,000 por kilometro la cons-,
trucci6n de] ferrocarril de Bahia Honda A Guane, y
teniendo en cuenta lo expuesto por el Senador Sr. Wi-
fredo Fernandez referente A la conveniencia de ele-
var ]a subvenci6n que ya tiene conccdida ese ferro-
(carril A fin de'llevarla a su t6rmino, se adopt el
acuerdo de recomendar al Senado su aprobaci6n en
la forma propuesta por la 'Cmara de epresentantes.
Palacio del Senado, Habana, 3 de Julio de 1918.-
M. F. Guevara, Sccretario.-Vto. Bno.: M. M. Co-
ronado, P)residente.

.S. IPRESIDENTE (N1EjEZ) : Se abre discusi6n sobre
la totalidad de este Proyecto de Ley.
'Sn. M., Y ArTOLa: I-do la palabra.
,SR. PRESIDENT I(NiNTEZ) : La tiene el Sr. Maza y
Artola.
Si. MAzx Y ARTOLA: Sres. Senadores: Si, en ge-
neral, es bien poco airosa aqui mi posici6n cada vez
que tongo que levantarme A impugnar algin >Pro-
yeeto de cualquier companero, icuan dificil no re-
sulta en este caso! Aquel contra quien oso hoy li-
brar batalla es nada menos que uno de nuestros mas
hAbiles y esforzados polemistas y el que acaso goce
de mis simpatias centre todos. Viene, ademis, con la
seguridad de que le sera adjudicada la victoria, y des-
puus del incident de ayer, es de calcularse los impe-
tus que traerA. Nada de eso, sin embargo, me intimida.
Cuando me opongo l un P'royeeto, siempre lo hago
imuy contrariado; J iiii'-, con gusto, ni gratuitamente
ni por sistema, como muchos screen, acaso porque les
parezca que es esa mi linea de menor resistencia,
en atencion a los que tan continuamente me ven brc-
gar a.qui en tal sentido. Por lo regular tengo antes
que sostener una lucha conmigo mismo, A causa de
ser lo que en mi predomina casi sienpre una es-
pontanea inclinaci6n, un deseo muy vivo, a veces,
de apoyar las Proposiciones de los demis Senadores.
iOjalA todas las que aqui se presentaran merecieran
mi beneplacito, es decir, mi criterio, mi manera de
pensar y de sentir estuvieran conformes con ellas!
Ninguna felicidad mayor para mi, porque a qu6 es lo
que obtengo de pasarme las sesiones atacando pro-
yectos, dctras de los cuales suele haber algfin compa-
fiero mis 6 menos querido, que es su autor 6 lo pa-
trocina, y que, quiera que no, algo se ha de sentir
mortificado con ello, annque nunca personalmente a
ninguno me dirijo. Qun gloria aleanzo con eso?
j Que satisfacci6n, como no sea la seca y Arida del
deber, que s6lo asi creo cumplir?


Ayer, sin ir mis lejos, fu6 un dia de los que con
mias ardor sostuve una de esas luchas, prccisamente
con motive de este Proyecto. Aun he seguido soste-
ni6ndola hasta hace poco. Tenia de 61 mala impresi6n,
me veia obligado A atacarlo y sin embargo no que-
ria, me resistia A hacerlo. Como habia dispuesto de
muy poco tiempo para adquirir los datos necesarios,
y los que tenia le eran, en su mayor part, adversos,
hube de acercarme amistosamente al Sr. Wifredo
FernAndez, suplicAndole que dejara su discusi6n pa-
ra el dia de hoy; y como lo viera algo reacio A com-
placerme, no tanto por 61 como por los demas congre.
sistas pinarefios, segfn me dijo, tuve la franqueza
de declararle que si deseaba esa prorroga era en
favor del mismo Proyeeto, pues teniendo de 61 hasta
entonces, malos informs, acaso porque no habia dis-
puesto del tiempo necesario para adquirirlos de to-
das las fuentes, ni de reunir todos los antecedentes
imprescindibles para former de su contenido un
juicio cabal, esperaba en ella estudiar mejor el
asunto, y poder rectificar mis impresiones, no te-
niendo entonces que contrariar con mi oposicion A
los ISenadores de Pinar del Rio, de lo que much me
felieitaria.
Ahi esti el propio Sr. FernAndez que. puede decir
si no fu6 asi, en esos t6rminos, poco mas 6 menos, co-
no le habl6. De modo que de mi parte no hubo con
mi solicitud el menor deseo de obstruir el Proyecto,
ni por haberse accedido A ella privar A los pinarefios
de su triunfo, pues de todas maneras lo van a obte-
ner, sin mAs que con veinte y cuatro horas de di-
laci6n.
V6ase cuan poco motive hubo para la alharaca que
se armo! Acaso mi pregunta al Sr. Guevara, fuera lo
que la produjera. Sin embargo, no podia ser mAs ino-
cente. Habia visto el trastrueque de Proyectos en la
Orden del Dia sin un previo acuerdo, y tenia que
Ilamarme la atenci6n, como me la llama siempre todo
1o que de moment aqui se aparta de los preceptos
de nuestro Reglamento, 6 de las normas fijadas por
acuerdos anteriormente tomados 6 por una costum-
bre inveterada, sin que ella envuelva la menor mali-
cia, sino mi deseo de que nuestra conduct se ajuste
en ]o possible A esas reglas y normas, A fin de que
lo mismo se apliquen A los unos que A los otros, A
6stos como A aqu,6llos casos.
No sabia lo que el Sr. Guevara me contestaria,
pero la verdadera causa del trastrueque, dado su
character, casi se podia adivinar. Siendo, como es,
muy servicial con los compafieros, en general, estin-
dole regularmente encomendada la confecci6n de la
Orden del Dia, y habiendo tan buena amistad, como
todos sabemos, entire 6l y los Senadores pinarefios,
acaso se lo pidieron y no vi6 ningdn inconvenient en
hacerlo. Es muy possible que si yo le hubiera pedido
eso mismo 6 algo anAlogo, tambidn me lo hubiera con-
cedido; A estas cosas nunca les da gran importancia.
SR. F'ERNiNDEZ: (Perdone el ISr. Maza y Artola
que le haga una interrumpci6n. Yo deseo que el
Sr. IGuevara declare si por parte de la representaci6n
pinarefia hubo la menor gesti6n en ese sentido.
iSR. GuEVARA: No senior, ninguna.
SR. MAzA Y ARTOLA: No, tampoco he dicho preci-
samente que la hubiera, sino que aeaso los pinarefios
la hicieran. Para el Sr. ,Guevara s6lo con que creye-
ra que verian con gusto la prioridad en el debate de
ese asunto que A ellos les atafiia, porque se referia
A su provincia, bastaba, estoy seguro. No era necesa-


~








DLRIO DE SES1ONES DEL SENADO


rio que expresamente se la pidieran. T...I..s bien lo
conocemos.
Lo que principalmente quise con mi pregunta fu6
que el Sr. Guevara diera la consiguiente explicaci6n
al objeto de que si el Senado la aceptaba como buena,
lo cual hubiera sido contra mi parecer, por lo que ya
he dicho, cuando en otra .."...i iinili.i otros compa-
fieros tambi6n vieran con agrado que se pusiera en
la Orden del Dia preferentemente algin asunto de
interns para su Provincia, se ]es complaciera del
mismo modo, es decir, no aproveehara s6lo a algunos
sino se erigiera de una vez en norma de conduct
A favor de todos.
IPero, ademks, mi pregunta tenia que preceder A
la sfplica que despu6s hicb porque era su anteceden-
te necesario, y aunque el incident que por ella se
produjo pfsola en peligro, no fu6 en rigor por la
pregunta. Asi debi6 de haberse comprendido euando
tuvo al fin la amabilidad de acceder a mis deseos el
Sr. Fernandez.
He creido que debia empezar haciendo estas acla-
raciones, porque no quisiera que en lo m.s minimo
la ocurrencia de ayer pudiera influir en el Animo de
algunos ,de nuestros compafieros 6 favor 6 en contra
de la decision que ha de recaer esta tarde en el asun-
to. Si no lo he logrado lo sentiria. De todos modes
quedarian explicados los m6viles de mi actitud y
eso nunca estaria de mAs.
Pero aun me queda algo por decir para que pueda
eutrar en este debate completamente desembarazado
de toda preocupaci6n, ajena a su material, y quizas
alguna pudiera perturbar durante su curso la sere-
nidad y atenci6n conquer necesito sostenerlo, si deja-
ra sin la menor respuesta aquella imputaci6n que me
hizo ayer el Sr. Fernandez cuando me dijo que yo
les hacia perder aqui lastimosamente el tiempo a mis
companeros, pues habria monfientos en que pareceria
que ese era el sentir general y que con mi sileneio
habia contribuido 6 ello. No, 'todos bien saben que
cuando hago alguna observaci6n 6 impugno un Pro-
yecto, 6 lo apoyo, obro animado siempre, mAs que
por ningfin otro prop6sito, por el de hacer luz en el
asunto para que su resoluci6n sea lo mas consciente
possible y porque consider que es mi deber como
Senador, estudiar bien todas las cuestiones y apor-
tar a sus debates cuantos datos y razonamientos scan
posibles, ya en pro 6 en contra, en cualquier sentido,
para que se conozcan, atiendan y recojan por quienes
quieran, en la forma que cada cual tenga a bien,
pues con ello se ilustran todos los criterios y se ex-
purgan y esclarecen mejor los IProyeetos. iSi eso es
perder el tiempo, nadic lo perderia mis que yo, por-
que al cabo de tantos -I .i ... comninmente soy de-
rrotado, mis campafias fracasan lastimosamente y me
quedo solo con mis doctrinas enfrente regularmento
de la mayoria de mis compafieros, que con su vota-
ci6n easi unanime hasta parocen a veces gozar con
mis derrotas mais que con sus victorias. Lo mejor
seria no hablar de eso ahora, porqne lo important
no es saber si mis compafieros 6 yo lo pierden y en
quC proporci6n, sino si en algo 6 en nada lo apro-
vecha el pals, al que representamos y cuyos intere-
ses son los que estamos obligados A servir aqui, en
primer lugar, y sobre eso seria todavia premature
emitir cualjuiier juicio definitive.
.Pero no me pareei6 tan injusto el cargo como en-
caminado A hacker aun mas dificil mi posici6n ante
mnis *...., ',, -.i .... de lo clue sue]e scrlo, para obligar-


me de ese modo indirect a pedir menos la palabra,
por lo que entendi que envolvia la double intenci6n
de zaherirme y de cohibirme en el ejercieio de mis
derechos como Senador. Asi empezaba a ii! i!;.--i il..1
cuando el Sr. FernAndez me interrumpi6 para de-
cirme que ese no habia sido su Aniino, pues siendo ce-
loso defensor de su derecho tenia por costumbre res-
petar, como era natural, el de los demAs. No crei
entonces que debia continuar tratando del particu-
lar, y se did el incident por terminado, aunque de-
jando en mi, acaso por eso mismo, una impresi6n to-
davia algo desagradable. Tal vet se consider que
no ha sido prudcnte por mi part hurgar de nuevo
en 61, pero, no hubiera sido peer que por mante-
nor mi reserve quedara en el animo de mis compa-
fieros mal interpretado, y en el mio esa impresi6n,
y por end'e' ambos abonados para alguna nueva mala
inteligencia? Si el debate por si la trajera, sin que
yo la provocara, 4 qu6 ibamos hacer? Pero por
causa ajena al mismo, que en algo de mi depend,
linguna quiero (que ocurra.
La pr6rroga que tan amablemcnte me concedieron
fpyer mis compafieros no he dejado de aprovecharla,
a pesar de su brevedad, pues me ha servido para
(iqe, hacienda sobre el asunto algunas nuevas inves-
tigaciones y revisando los datos y antecedentes obran-
tes ya en mi poder, llegara a conocerlo much mejor.
N,. he podido, sin embargo, con pena lo declare, rec-
,i ir en lo fundamental el criterio que tenia do
i1 formado y al cual antes me hnbe de referir.
S1i.-, Proyeeto present dos aspetos distintos, dos
S.... opuestas. (omno un einial poeta del siglo XV,
una de las luces precursoras del Siglo de Oro de la
Literature Espailola, decia de un libro suyo, en su
misma portada, con estos versos: "Este libro va
imcitaides-hecho de lodo y de oro", pudi6ramos de-
cir de 61 que estA hecho dc algo bueno y de algo
,nalo, daindole lo primero uno de esos aspects que
0es sin durii halagRdor, atrayente, sugestivo y lo se-
.II,,,1.. otro (del que, en verdad, no cabe decirse lo
mnismo, ya que no puede eausar buena impresi6n 6
quien lo analice desapasionadamente.
Estoy seguro de que para el Sr. FernAndez el
primer aspect easi es el que en su totalidad re-
viste el Proyeeto, y que al otro le ha concedido muy
poca importancia. De ahi el (ue se haya heebo su pa-
ladin tan csforzado. Pero A mi, por el contrario,
sea porque soy mas observador que 61, 6 porque
no siendo p' .i.* i'", ni Senador por Pinar del Rio,
jtengo que sentirme en este asunto que tanto A esa
provincia atafie, menos apasionado, el otro me ha
llamado tmucho mis la atenci6n. Por eso es el que
mlns he examinado, en el que mis me he fijado y el
que mas he creido que debia someter A la consider
raci6n de mis compafieros.
SY, acaso, tambie6n por eso nos cs dificil llegar a un
acuerdo, pules cl Sr. ......... no querra i -., i .1i .1
,nada del Proyeeto para no comnprometer en Jo mas
minimo el ,aspecto conque est i i n ,. y yo,
((u me siento mnty preocupado, houdamente impre-
sionado por el otro, sin (que de 61 se despojara no
podria d( ninguna manera votarlo.
Voy a ser mais explicit. El aspect A que prime-
ramente mne hereferido, el que interest al iSr. Fer.
nandez, es el del fomento de Pinar del Rio, a que el
.!pi,. -t.. atiende. Por 61 no hay duda que se facility
la explotaciOn de veneros de riqueza que hoy estAn
abandonados en esa provincial, y puede ser que asi






DIARIO DE SESSIONS DEL SENADO


Logre levantar la manirrte de ella del estado de
ttracion A q(ue ha -1,!. ll' 1.. particularmente
estos uiltimos afios. Todo feffoe' i-4da iat.ide.
anunmcicac1in, que cruee tierras miners 6 :r -"t,l'"-,
ion situadas, tiene que serlas provechoso por todos
onceptos, v cualesquiera sacrificios que so hagan
uara establecerlos., unca son exagerados. C6mo
no han de star todos los pinarefos avidos de que
este iPryeet.o se apruebe? Y oe6mo no io han de
eneontrar perfl'etamente .jI-i,;l...i ,? La patria chica
siempre so quiere mAs que la patria grande; ahi estAn
los catala.nes, en estos moments demostraudolo vi-
valmette: primero iBareelona, despues Espaiia.
Yo no sicito asi cse amor, actaso porque soy de la ca-
pital, que es cosmopolitan. La capital es de todos los
cubar1os. Aqui vienen de todas las provincias y de
Oualesquiera (que sean los t ...0 ,,. a todos carifiosa-
mente y nos confundimtos con ellos y no se nos ocurre
Slos liabaneros reclamiar para nosotros alguna prio
ridad sobre los di(cias compatriotas (ue habitat la
IIabana. Antes, miis bien se 1a damos sobre noso-
tros. Esto no (iqiero dtci ( qiue no amemos A la IIaba-
ina Imas que al resto de la Isla. i C6mo puede ser!
lero si que o iso ntimfos el Ien0or egoismo por la
ciudlad cap)italinla. Al contrario, ostlamios muy contc.i-
tos de que sea la parl't de la Isla mtis frecuentada y
qlu1e 1ms divierta i tod(os los habitantes de Cuba.. Pern
tso no pasa, ca los dc l ao s ldeolils provineiias, sobre tod(:
con los do callus (i rceiden eii esta Capital.. (ilando sc
vive leojos del termnilio parece conro que sc acreoienta el
amnor que por 61 so sicnte. Bien 1o toem1iois vistto. Asi
ese allnor a1 veces llicega a1 la ) mayor exagelracon, 0 acom, o
hasta no permitir q(Ii so compare A, la misma capital
con el pueblo, 1a villa 6 la 6 iu(dad idel la provincia eno
ditax! e so naei). Y hasta hacerse tat n cie( y egoista,
(qIe 1 atmor por Ia paatib a grande sule 0en10 O trarse a
su 1ado pequefio, l i.-i,.:.1' .* I
1 por cnsiguientl, que los pinaren1os
ante un J'royeeto (que parcec facilitar cl fomlento de
uLna grand part do su provinciaO, no vealn m's q la.s ventajas que en ese sentido les report, y 11o los
.,i.i..-... (qtle ttonga (lue baelir para r011 el Estado,
No es mi prop6sito censura'r On 1o 1as mhinuno
ese amor, aunqie so imaanifiehstO en tales condiciones,
pues tode lo lo ie es natural debe mrcecer nuestro ma-
yor ,.' t... Nadie duda del quo e e tiene al padre,
y ala mnadre. I' .. con ser tan grande, suele se'
Ienor que el quei se siente por los hijos. Son mu-
chos los ,-,, ii.-.... que se consider uno capaz de
bacer en favor de una miadre. Qut6 son, sin embargo,
al lado de los ineonm.ensurables (que inspire, el amorl
materno? lPero una cosa es que per su gran a.fecto,
por su xcesivo eariiio al terruio, los Senadores pina-
refios no hayan podido ver todos los ...-'ii.,.,, que
por este *Proyecto se le exigen al I :i.I.., y otra Cosa,
seria que dspu des s e ponerles de manlifiesto que Ile-
gan a tal extreme y son. do tal naturalexa que ai su
misma 1 Provincia acabarian por perjudicar, insistie-
ran en sostenerlo. iPues esa es la labor 1que he creido
debia intentar, pensando (que podria facilitArmela
no star compelido a6 examiner esta euestio6n traves
del mismo prismna que diehos Senadores, ni de lente
alguna, por to que me seria dable .li-10 I i trodas sus
ventajas 6 ineonvenientes con el tamailo y las pro-
poreiones que tengan real y i!...t..,','it'.


ie ahi 6edmo creo que la he examinado. Es verdad
que sin disponer de much tiempo para ello. Pero
acaso el que me ha faltado para madurar mis juicios,
lo- ay-'.T, ..-.- : ,.: i -To1iee he procurado intensi-
ficar la atenciOn que le he dedieado.
I'Cuales son las disposiciones (qie co tiene este 1'..-
yeeto? Por su articulo primero la s'ZAvenc-6oi 6.-f,-.i!,.;h,
en el segundo de la Ley de cinco de julio de mil nove-
eientos ews i(que es de seis mil pesos) se eleva hasta la
suma de do oe mil por kil6metro, en lo que se refiere A
la linea de 'Pina.r del Rio A la, Esperanza, pasando por
Vifiales, meneioniada en el articulo primero de la
reforida Ley; por el .-i id. se agrega la construe-
ci6n de una nu1eva line de Bahia Honda A Guane,
con el n6mero 1.'. I .. cuarto A las que ya se esta-
blecen en el primero de la propia Ley de :Ii;;
per el articulo tereero se le fija aquella misma sub-
venci6n do 12,0100 pesos por kilometro A esa nueva
linea; por el cuarto se imponen A. las 'C,'('"ll. i i, que
aceptasein a subveuocin ciertas obligaciones; y per
el a.rctculo quinto se dispone fque las C i' I.,';i,- que
al tempo ,de la J:..,oII'.L., i,:, de esta Ley hayan
eumplido con los requisitos exigidos por la Orden
treinta y cuatro de mil novecientos dos, en el apar-
tado primero del cappitulo d6eimo, con relaci6n A las
lines A que se contrae el Proyecto, 6 bien tengan
eoncesi6n del -Gobierno para construir .'i i-.,ii.ri
de dichas lines 6 estuvieran construyendolas, goza-
ran do los benefieios establecidos por esta Ley, por
cada kilimcetro de via frrea construid'o 6 que se
construya. I'ij.. i bien los ., -- Senadores. 'Cons-
truido 6 que se construya!
D)e nmanera (ue aun por aqulellos (que so constru-
y'WRon t1ollmandose por base la subveneidn entonces
fijadal do s61o scis mil pesos, podrk tanmbin cobrarse,
en virtnd do este I'.. ..-l i., doce mil pesos por ki-
16metro (que so fiIja para las nuevas lines!
4 Cuales son Ias ,il.. ,,.I. l .l. II .,,iIIi .i (quoe ven-
dra,.n a disfrutar de tiamanio ,' .ilr.-.., ;'. ,-uantos los
kil6metros (lue habran, construido? No lo dice el Pro-
yeeto, pero (que las hay y que deben habor construido
uu buen nfimero de ellos, demulstralo ese articulo, que
no se habra puesto ahi a humo de pajas, ni para
manldarse a, pagar cantidades insignificantes per ese
aumnteto do subvenei6n. 0,Socrin una, dos, 6 rnas las
.C.'.i. I.. Ii. iA I' f ... ti de qulienes se hace esta concesi6n?
g Con qu6 capital cuentan ? 1, De qu clase son ? 1 Qui6-
nes las forman ? g'.Soi personas de notori'a responsa-
bilidad? i No sera.n unas Companias parecidas A la
del Dragado, (que solo tengan hoy en eartera papeles
mojados y quieran con ostas concesiones convertirlos
Oe papeles de valor?
No podria cumplidamente contestar, porque no co-
|noxzo todas las interioridades de este asnnto; s6o1 s6,
y por refereneias nada m1is, (que existen '"i.. ii," ya
cstlableeidas para construir, 6 (que estin construyendo
esas lines, y que hay una que estai explotando 6 tra-
tando de explotar uno 6 mis ingenios, cerea de 6 por
si6n de bonos recientemente, creo que por uno 6
mAis milloeics de pesos, de los que easi no ha logrado
colocar ninguno y que no ha podido hacer sino un
nimerIo de sacos muy reducido en esta f6ltima zafra.
SEncontra1ndose en tan malas eondiciones podria ve-
nirle bimn para lqu adquirieran mas valor sus ac-
ciones y bonos la construcei6n de ee ee i'r.' .,11 i Y
por iltimo, s6 tambien que muchas, 6 las principa-


(~ --------ZZt~eZI'~-~erz


....L. ... ------------------r







8 DIARIO DE SESIONES DEIL SENNADO


les de las personas que forman esa iCompafiia azu-
earera son las mismas que forman 6 estAn. interesadas
en una por lo menos de las ferroviarias antes exprel-
sadas.
'Pues ya tenemos entonces, qui6nes van A ser in-
i'-.di.,it,,ii,.nt' b- II'l li, .ii., con este Proyeeto. ,No s"
habrai querido tomar por esos el fomento de la Pro-
vincia pinarefia como pretexto, y los entusiastas Re-
presentantes y .Senadores de ella, que estAn ansiosos
dt acrecentar su riqueza, como instruments, para
de tal modo levantarse unas y otras compafias del
estado de postraci6n en que se encuentran?
Fijense los Sres. Senadores que no estoy haciendo
mas que preguntas, y a lo sumo presunciones. Qui-
siera en el curso del debate poder dejar contesta-
das las unas y comprobadas 6 desechadas las otras.
Pero no s6 si podr6. De todos modos hechas quedan
para que cada cual medite sobre ellas.
; Doce mil pesos por kil6metro! Sres. Senadores, yo
no soy ingeniero, ni siquiera abogado de alguna de
nuestras compafifas de ferrocarriles, pero no soy tan
ajeno A esta material, para ser incapaz de juzgar si
es 6 no exagerada esa subvenci6n. En otro tiempo
he prestado servicios profesionales respect de un
ferrocarril en Cuba. Durante la primera Intervenci6n
tuve el honor de ser nombrado abogado del Gobierno
Interventor para todo lo que se relacionara con el
Ferrocarril de Tiscornia, una via corta, de poca im-
portancia, pero que fu6 lo suficiente para familiari-
zarme con su tenica. Aunque luego no !. -'' i.'. y
se acab6 por abandonarla, en aquel entonces el Go-
bierno de los Estados Unidos la consider de gran
valor estrat6gico, desde el punto de vista military, mas
que mercantile 6 industrial. Todavia, sin embargo,
merecia esa consideraci6n cnando un incident ocu-
rrido entire el representante de ese Gobierno y yo
determine mi salida do aquel puesto.
Fu6 bastante piblico. El Sr. Coronado me hizo el
honor, a su raiz, de dedicarle un editorial en su pe-
ri6dieo La Discusidn, encomiando mi conduct.
Al formalizarse las primeras adquisiciones de te-
rrenos para ese ferrocarril, se quiso hacerlas A favor
del Gobierno de los Estados Unidos, no obstante com-
prarse con dinero de Cuba, bajo el ffitil pretexto de
que no estaba nuestra Naci6n aun debidamente organi-
zada, a lo que me opuse no s61o como abogado sino co-
mo cubano, dictaminando que debian otorgarse las es-
crituras b favor del Estado de oCuba, que si existia le-
gitimamente desde el moment en que los propios Es-
tados Unidos reconocieron su derecho a. la independen-
cia, lo cual ya estaba por un precedent reconocido,
pues al adquirirse la casa que ocupa el Trbunal Supre-
mo, durante la misma intervenci6n, es decir, sin existir
todavia la 'Repfblica de (Cuba, hubo de hacerse la
escritura en favor del Estado de Cuba, por el propio
Gobierno lInterventor, y asi constaba ese inmueble,
A la :saz6n, inscrito en el Registro de la l.ropiedad.
A pesar de lo incontestable de esa raz6n, no se me
admiti6 y se procedi6 a otorgar las escrituras en fa-
vor del Gobierno de los E-t.rl.i Unidos. No s6lo me
consider desairado profesionalmente, sino que pare-
ci6ndome que habia con esa conduct alguna idea, al-
gdn prop6sito no muy dibfano que podia perjudicar A
'iuba, como eubano crei que no debia tolerarla y eso
habria pareeido si permanecia on mi cargo de abogado
del Gobierno Interventor. Sin vacilar present mi re-
nuncia, y en el acto me fu6 admitida, pero no en
vano, porque mi criteria al fin triunf6. Asi son casi


DIIIO DESSOESDE w- .D


todos mis triunfos, Sre 'Seadores; los de esta na-
turaleza al menos, qu uno es para mi medro.
---GfR--&--aftiiRn ''de mi renuncia, perdi aquella
consultoria, pero A los pocos dias el Gobierno Inter-
ventor pas6 una comunicaci6n al Registrador de la
Propiedad para que rectificara las inscripciones del
dominion de dichos terrenos y se hicieran todas A favor
del Estadb eubano, como yo habia aconsejado. Habia
sido personalmente derrotado, pero tuve el gusto de
ver triunfar mi eriterio.
Perd6nenme los Sres. Senadores esta digresi6n,
pues no fu6 mi prop6sito citar este incident sino al
efecto de recorder la circunstancia de haber sido
abogado de un ferrocarril, para demostrar que co-
nozeo algo la material, no por instrucci6n meramente
libresea, sino por alguna experiencia, que vale mas
siempre que el conocimiento te6rico, de cualquier
nanera que se haya obtenido.
Aunque desde entonces han transcurrido algunos
ailos, no he dejado durante ellos de ocuparme de la
material, particularmente en estos iltimos tiempos.
No s(lo porque soy algo .i.-.,A,,.i. a los studios de
ingeniatura, sino porque teniendo un hijo que pienso
hacer ingeniero, pues a pesar de su poca edad revela
tener especiales aptitudes para esa carrera, solemos
leer a menudo libros y revistas que se relacionan con
tales studios y las modernas investigaciones y pro-
gresos sobre ferrocarriles, puentes y caminos, asi co-
mo hacer exeursiones por las carreteras y caminos
de hierro, particularmente por los que se encuen-
tran en construccidn 6 reparaci6n, para ver e6mo
estAn hechos y se hacon, enterarnos *de todas sus
operaciones, del material empleado 6 que se emplea,
la forma de distribuirse el trabajo las cuadrillas,
etc., y visitar los grandes almacenes y talleres de
los Unidos, en donde se guardian, reparan y cons-
truyen las locomotoras y dem s material rodante de
ferrocarriles, para ver todos los adelantos que en
esos artefactos y en el material fijo de esas vias so
han hecho. Ese barniz de instrucci6n sobre asuntos
'. '. i .. i.-, me parece bastante para poder asegurar,
sin temor A caer en error, que dadas las condiciones
del terreno en donde so han de extender las lines
de ferrocarril de ouya subvenci6n se trata, teniendo
en cuenta los costs del trazado, de las explana-
ciones, del firme y del tendido de la via, incluyen-
d'o los puentes, alcantarillas, terraplenes, desmontes,
obras de fibrica, etc., el material fijo y aun el mate-
rial rodante, no puede, ni con much, Ilegar A los doce
mil pesos por kil6metro, unos con otros. Dcd-icese
pues de esto, que por esa Ley el Estado no s61o le va
a regular A aquellas compafiias estas lines para quo
ellas lindamente las disfruten, sino que aun puede
ser que les (&6 dinero encima.
Es mi impresiOn personal, sin dejar de razonarla,
conmo soe v lue la estoy razonando. No dudo que haya
almunos tramos en que se gaste ese dinero y much
mais, si bien creo seran los menos por las noticias que
de buenas fuentes he adquirido, porque aun cuando no
he recorrido personalmente toda la region, he leido y
estudiado algo de nuestra Geografia, sabiendo asi
de todas las provincias, qu6 parte tienen montuosa
v lqu parte lana, y la montuosa en d6nde y en qu6
extension y altura. M1as como todas esas cosas, por
los libros y los mapas sin ver el terreno, ni ser inge-
niero, suelen ser Ai veces pura fantasia, me he aseso-
rado de personas peritas que conocen bien A Pinar
del Rio, y me han informado que en esa parte, aun-








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 9


que estan las sierras, tambi6n hay much terreno re-1
lativamente llano en done los gastos de la explana-
ci6n, con los puentes y desmontes que haya que ha-
cer ban de ser pocos y -.i i. a1. i a compensar los de
aquellos lugares montuosos. Y asimismo me han di-
cho que de todo el material i... lo 1unico que ha su-
bido bastante de preeio es el riel, pues tode lo demas
es poco el precio mayor que tiene hoy, asi como que
podria costar tan s6lo algo. mis la mane de obra do
lo que costaba antes.
Comparense los trabajos y gastos que habrd que
hacer hasta dejar instaladas y :in i..;. .i,.. estas li-
neas con la de Trinidad a Placetas, a favor de la que,
hace aproximadamente tres aiios, despu6s de haber
*. !...i,.i,,i., el Proyeeto con gran entusiasmo el Sr. Be-
renguer, aumentamos tambi6n A doce mil pesos la
subvenci6n de seis mil antes fijada, habid'a eonside-
raci6n al terreno altamente montuoso que en casi to-
da su extension tonia que atravesar. Pues esa line
esti ya bastante adelantada, por informed que he te-
nido esta mafiana del propio -r. Berenguer, que se
encuentra muy bien enterado de todo cuanto con ella
se relaciona y d quien e lie preguntado el estado en
que so hallaba. 'Si, pues, le han bastado A la 'Com-
pailia que la esta eonstruyendo doce mil pesos por
kilnmetro, teniendo que hacer desmonte tan colosal,
come el que esta realizando a trav6s de las lomas de
frinidad, quedAndole probablemente todavia algdn
margin, porque de otro mode no se hubiera hceho
cargo de ella, c e6mo no sera el que le quedaria a la
concesionaria de estas otras lines con la misma sub-
venci6n ?
Ahora bien: de cuintos kil6metros constari sola-
mente la line que se crea, 6 sea la de Bahia Honda
A i..i',i,,., pues la otra ya esta comprendida en el ar-
ticulo primero de la Ley de 5 de Julio dde 1906 ? Por
in ealeulo aproximado que me ha hecho una persona
sonocedora de aquella localidad, de oBahia Honda A
la Palma habra 56 kil6metros; de la Palma a San
Cayetano, 42; de San Cayetano a Dimas, 80; de
Dimas a Guane unos ciento y pico de kil6metros:
total, unos 300 kil6metros. Cuanto le va d costar en-
tonces al Estado este ferrocarril si se llega today la
line a echar, fil,,.1... al fin la subvenci6n en los 12
mil pesos por kil6metro? Nada mAs que la no des-
pre,'eiable suma de tres millones seiscientos mil pesos,
Sres. Senadores. 'i no es nada to que le vamros a
regular a una de esas compafia.s!
Claro es, Sres. Senadores, que todo esto es sin te-
ncr en cuenta el otro aspect del asunto, que apenas
hasta ahora he tocado, pero me propongo en seguida
ratarlo, aunque no tan extensa y brillantemente co-
mo lo tratarg, de fijo, el iSr. Wifrcdo Fernandez:
ventajas que le ha de traer a Pinar del Rio, el fun-
cionamiento de esas lines.
Durante el examen que he hecho del problema, no
he perdido completamente de vista ese otro aspect,
sine que juzgando mias general, y por ended mas im-
portante, el tratado, he creido que en 61 mis debia-
mos penetrar y detenernos. 'Prueba de ello es quF '1
llegar A este punto no he podido dejar do recorded
Es que me ha asaltado el temor de que con mis u
timas palabras se puedan haber sentido ofondidos los
pinarefios y que A ]a pregunta que hice se les haya
ocurrido que debian contestar con esta otra: pero
es que no merece IPinar del Rio que el Estado se gaste
tres millones sciscientos mil pesos en ella, en la "ce-
nicienta", en la siempre preterida? Por mAs que


tiene hoy unos atletas formidable que la defienden
, .!. ,.I ..... l,,., y que si los dejaran se llevarian to-
dos los recursos de la Naci6n para IPinar del Rio. El
'Sr. FernAndez me haee signos afirmativos con la
cabeza. No he dicho una mentira entonces.
Sres. Senadores: Las (_'**iii'.,i, .. de .,. 1, ....1 l.;i i -
est6n en Cuba muy desacreditadas; pero es de aque-
Ilas cosas de que hablamos muy mal todos los dias, y,
sin embargo, comprendemos que no nos podemos pa-
sar sin ellas. Qu6 seria de este pais sin ferroca-
rriles? Y, sobre todo, qu6 seria de 61, si cayeran en
poder del Estado? El proyeeto de ser comprados por
este, del que parece que todavia no se ha desistido,
echado a volar hace unos meses, hubo de llenar de
terror a cuantos conocedores de nuestra idiosinerasia
y del resultado que han dado otras industries de
menos importancia en manos del Gobierno, temieron
lo que haria de este servieio. & Qui6n que no est6 en
ese negocio interesado, puede dudar que entire los
dos males, es pi.f. il. mil veces seguir soportando
las Compalias exp]otadoras aetuales d'e nuestros fe-
rroearriles, con todos los vejA'menes que nos hacen
sufrir, con todas sus imposiciones, con todos sus
privilegios y con todos sus abuses, que no pueden
ser mayores?
Un ilustre jurisconsulto, muy competent en todo
lo que se refiere direct 6 indirectamente a la indus-
tria azucarera, como que siendo muy inteligente ha
poseido ingcnios, explotAndolos en distintas formas,
y muy conocedor d'e la material de que tratamos, como
que en su character de hacendado ha tenido que lidiar
much con las C'.ni1 r'i'f.. ferroearrileras y se ha
visto por ello obligado A hacer un studio no s6lo
te6rico, sino principalmente prietico de los ferroca-
rriles, ha publicado un folleto titulado "Ferrocarri-
les, sus Leyes y iTarifas" del que tuvo la bondad de
mandarme un ejemplar hace afio y medio 6 dos,
cuando lo publie6. iPues 6igase lo que en su proemio,
bajo este *.-l'ig.,f- "Inmunidad de los ferrocarriles"
dice: '(Leyendo): "Hay varias razones para que en
'Cuba las Empresas de I'.-i .,,rIil.- sean todopo-
derosas.
1--IPorque son C ....-r Ii. extranjeras y millona-
rias, que gozan de gran mil 1,. i,.,. con sus respectivos
- i..1.;. ......; y es frecuente verlas apoyadas en sus
pretensiones, por las .-'. .- I ;.. de esos Gobiernos.
2"--iPorque siendo ricas, estkn aqui defendidas y
representadas por los abogados mrs i,]iii,-,Ii... de
la Repfiblica, que, ademis Ade ser inteligerites y hibi-
les, suelen ser Representantes, iSenadores 6 Secreta-
rios. Y se comprende que un obscure iiil 111 n. que
tenga que hacer alguna reelamaci6n contra un ferro-
earril, desista de ella, porquc sabe que su reclama-
ci6n ha do durar un siglo .6 una fracci6n .de siglo en
la Comisi6n de Ferrocarriles y en el S:uii ., Y
porque sabe que ha de hab6rselas con los doctors
B 6 D, gigantes por su inteligencia, por su palabra,
por su posici6n social y por su influencia en todas
parties "
Esta es una realidad que todos conocemos! Nues-
'bras Compafiias de ferrocarriles, lo mismo las mis
Slas menos poderosas, y no hay ninguna que deje
orlo, pues para aumentar su fuerza casi todas
l fusionado, lo mismo las que antes han existido
I as que actualmente existen, han gozado y gozan
L '.influencia extraordinaria. Y se sigue diciendo
en folleto: (, .. ... 1*) : '"1',--xPorque las Com-
pafi Ferrocarriles, ademis de ser inmensamen-


L ____ A







10 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


te ricas, y extranjeras, defendidas por nuestros abo-
gados mis iIrli;,..-,I. -, aplican otro sistema de de-
fensa, no por menudo menos eficaz, que consiste en
dar pasajes gratis a todas aquellas personas d quienes
temen, es decir: a periodistas, alcaldes, jueccs, altos
empleados, registradores de la propiedad, etc., etc.
Apenas hay en la IRepiblica alguien que con su plu-
ma 6 con su autoridad pueda recorder 6 hacer cum-
plir A los Ferrocarriles sus obligaciones, que no ten-
ga un billete de libre trmnsito, A. pesar de estar esto
prohibido en el articulo I, capitulo 13 de la Orden
3'4 de 1902 y en el articulo 21 del Capitulo 1?, part
d'e la Orden 117 de 1902.
4 -Porque para desgracia de los IIacendados, 6s-
tos han tenido que fomentar sus colonies de cafia le-
jos de sus bateyes y gran niimero de ingenios depen-
den de los ferrocarriles para llevar a sus trapiches
parte de las cafias que muelen; y esos centrales tienen
que soportar que los ferrocarriles los maltraten, A
cambio de que les hagan el favor de llevarles las cafias
que necesitan moler. IIacendados conocemos, ricos,
muy ricos, que no se atreven 6 dar A los ferrocarriles
batalla alguna, por temor de que 6stos busquen la
revancha, dificultAndoles el movimiento de su cafia.
Lo cual ensefia que las reclamaciones contra los fe-
rrocarriles deben hacerse de oficio, porque el buen
servicio de los mismos, interest no 6 un solo ciuda-
,dano sino a la Repfiblica entera.
'De tal manera y en tal forma lf1. !i;i.-l, no es
extrafio que las Empresas Ferrocarrileras no guar-
den consideraciones al pueblo; y se hayan convertid'o
en pulpos chupadores y en miquinas de extraer la
sangre y la riqueza cubana."
Es verdad que la subvencion que se propone por
este Proyceto va A darsele 6 unas Compafiias que hoy
son modestas, humildes, mansas, que se arrastran
detras de las personas !,l.n. ,ii.- tratando de con-
seguir por el favor 6 pintandoles las grandes venta-
jas de los ferrocarriles que se proponent construir,
concesiones como estas. iPero, I qui6n duda que el
dia que obtengan las concesiones 6 en que ya cuenten
con algunos tramos construidos clue se pongan 6 su
disposici6n, para tue puedan explotarlos, las vere-
rmos, ellas, .6 A sus sucesoras, crecerse arrogantes,
pasar 6 la misma categoria de las poderosas actua-
les, disfrutar de sus mismas influencias, y convertir-
se en las maquinas que se refiere el ilustre abogado
author de este folleto, clue es el Sr. ,.. iI Froilan
Cuervo?
SlPensemos bien lo que vamos a hacer! Pinar del
Rio puede estarse f...1 .i.1.. ilusiones, puede career
que va : recibir grandes ventajas de estas Compafias
y quicn sabe lo que ellas le euesten, suponiendo que
llegaran A obtenerlas. Acaso los p.i n... -, al inte-
resarse en su- favor, por lo que esperan que le darn
A Pinar del Rio, alucinados por sus mfiltiples ofre-
cimientos y por la perspective tan halagadora que
para el porvenir les presentan, crien cuervos que
despuIs les saquen los ojos, que no otra cosa vendria
a ser llevarse la mayor parte de sus ganancias y ex-
traer .' in.-1!.. .1 i f.-. i para ellas sus riquezas y difi-
cultar algunas de sus explotaciones naturales, en vez
de facilitarlas, como sucede hoy en todo el pais con
las compafiias ferrocarrileras existentes, que si le
han dado y dan vida a algunos cultivos 6 industries,
tambi6n tienen muertas 6 paralizadas otras.
jNo mantiienen sus elevadisimas tarifas contra
los clamores de la opinion p6blica? La Ley establcce


que se revisen cada .I... afios y no se revisan. Hay
quien dice que es mejor, porque si se revisaran sseria
para aumentarlas mis. Puede ser, porque cuentan
con todas las influencias necesarias en los Poderes
Pfiblicos para lograr eso y cualquier otra cosa de
much mayor L-, .-... I.,I que se propusieran.
Considercn los Congresistas pinarefios, que todos
son hombres de buen sentido 6 inteligentes, la cla-
se de labor que habrian realizado para su Provin-
cia, inspirados en los mejores deseos, si no correspon-
dieran a ellos esas Compafiias, como es tan probable.
No importa que hayan de antemano tornado la pre-
cauci6n de imponerles determinadas obligaciones en
esta misma Ley, como que transporten las fuerzas
armadas libremente, y la correspondencia, asi come
los empleados civiles del Gobierno en actos -del ser-
vicio, con una .;, ni., .i..l, del cincuenta por ciento
del precio de sus t i!.. ., quedando obligadas asimis-
mo, A permitir usar los postes de la Compafla 6 los
que el Gobierno estime convenient establecer A los
ladies de la via f6rrea, para tel6fonos y tel6grafos.
Todo eso no previene los peligros que he sefialado,
pero ademas sera .im.ti ..1.. y burlado si asi lo quie-
ren. Para las Compaiias de ferrocarriles aqui, en
Cuba, no hay nada ;,rp'.i,.1.;-I Aquello a que no se
atreveria un dietador, se atreven. Imponen sus leyes
A todo el mundo y no se someten A ninguna. Esto que
dice el !Sr. Cuervo, que no prospera ninguna recla-
maci6n contra tales Compafias sino s61o las que ellas
quieren al s6lo objeto de conservar cierto nombre,
cierto prestigio, para poder seguir realizando la obra
de explotaci6n A que est6n entregadas, es una ver-
dad tan grande como un temple.
Una vez subvencionadas, coino con ello le daremos
un gran valor A sus aeciones y bonos, que hoy valen
muy poco 6 nada, probablemente se apresuraran a
salir de ellos los actuales bonistas y accionistas, vi-
niendo asi A sucederles bonistas y accionistas extran-
jeros, con lo quo se pondrin en las mismas condicio-
nes de las otras .. 1'.u.i' .i de f- ,'., :.11' i' existentes
ya en el pais, que ejercen por eso una double influen-
cia: la que les d( aquellas relaciones que con nues-
tras autoridades tienen los !" i 1.... i.. natives que
son sus abogados 6 directives y el carActer de ex-
tranjeros, de sfibditos 6 ciudadanos de grandes po-
tencias, que ostentan los principles capitalistas que
las forman.
ITodas esas cosas debemos tenerlas en cuenta ahora
porque esta es la oportunidad de prever las conse-
cuencias del acto de liberalidad que con este Pro-
yecto se propone el Congreso realizar en favor de
esas 'C. i,..,ii.i,.. Y previ6ndolas podemos evitar 6
limitar las que en el future puedan sernos perjudi-
ciales. Luego no i,..-i i i i, hacer mnAs que lamentar-
nos, que deplorarlas, que arrepentirnos de nuestra
imprevisi6n, como arrepentidos han tenido que que-
dar todos aquellos hombres que de buena fe toma-
ron parte en el eseandaloso negocio del Dragado, al
ver lo que nos hubo de costar moral y pecuniariamente.
A mi me ha asegurado esa persona competent que
me ha asesorado, a quien me he referido antes, que lo
m'As que puede costar la construcci6n del kil6metro de
via f6rrea en esa nueva line que se crea per el articu-
lo segundo del Proyecto, habida consideracein de las
dificultades que se han de eneontiar en al.g-10os tranm.s
y las facilidades en otros, es de ocho 6 nncve mil pe-
sos. Le van A quedar, pues, dos 6 tries mil pesos por
kil6metro, .a ClaC..i,.,,r i que lo construya para el








DIARIO DE .SESIONES DIEL SENADO 11


material rodante, obras de f6brica, etc., que al princi-
pio no podri gastarlos. IPor eso he dicho que le queda-
ra todavia alguna ventaja. De suerte que con el dinero
del Estado esa .Compafiia va i adquirir toda esa
line f6rrea con sus fAbricas y material rodante y
los gastos de los primeros aiios pagados, para que la
exploten sin mis limitaciOn .que la de transporter
las fuerzas armadas libremente y la correspondencia,
y los empleados -jAvil-. con una reducci6n de su tarifa
que no va A ser ninguna gracia, porque ya es bastan-
te elevada, y acaso hasta en ese.transporte todavia
obtenga utilidad, porque logre que se le eleven ann
mis las tarifas, siquiera por los primeros afios, so
pretexto ,d'e que es poco 6 ;i.i..,,,i-. el rendi-
miento del ferrocarril, en comparaci6n con sus enor-
mes sacrificios. Nada tendria de extrafio.
t No es de todos bastante conocida la supercheria
de las cinmpafia.s hoy en funciones presentando como
integrante de su actual capital gran part de su ma-
terial renovado, .6 fin de justificar que con las actua-
les tarifas, s6lo viene 6 redituar un interns muy m6-
dico, demasiado m6dico del capital empleado, y que
por tanto no pueden reducirlas? Pues le seria muy
fAcil A esta nueva (.'..llp.n.il usar de una superche-
ria semejante. Bastaria con que desde el principio
fuera sentandlo en sus libros much mayor cantidad
como precio del material que adquiera. y un exceso
de los jornales que realmente pagara, de suerte que
los tramos de lines, obras de fgbrica, etc.. apare-
cieran costAndole much mnis de la subvenci6n, para
(ne la diferencia entire su imported v el del dinero
(ue resultara asi empleado en la totalidad de la cons-
trucci6n y adquisiciOn del material rodante del ferro-
carril, siempre ;-.-.-.,li '. I tanto que ameritara la su-
bida de las tarifas, por lo menos, con earicter tem-
poral.
Un ferrocarril en una zona cualquiera, por muy
pobre que sea, acaba por enriquecerla si abarata los
anteriores medios de transport. Es claro (que si la
zona no es muy rica, al principio para sostenerse tie-
ne que hacer sacrificios, pero entire nosotros, cuando
ha, logrado una empresa de esa clase que se pongan
en explotaci6n algunas de las riquezas de la region
que atraviesa la via, las suficientes para obtener al-
gunas ganancias, parece que ya no le importa tanto
6 sus Administradores que tengan 6 no muchas ven-
tajas los duefios de fincas 6 de establecimientos 6 in-
dustrias de aquellas localidades, como 'debia ser pa-
ra acrecentar sus rendimientos. Y ]o que haee enton-
ces es sacarles a todos el mayor jugo para tener con-
tentos A sus accionistas, y para sostener todo el lujo
possible de empleados.
Resumiendo: este Proyecto present a prima facie
el aspeeto de ser un medio seguro de facilitar el ma-
yor enriquecimiento de una provincia muy necesitada
de proteceidn y por la que no solamente se deberian
interesar sus naturales, sino los de todas las demAs.
Reconozco cue Pinar del Rio ha atravesado en estos
filtimos aflos por grades crisis que la han ,,qlnl.r--.
cido, que sus hijos son laboriosos, patriots, sufridos,
y que merecen much mejor suerte. C6mo los de
todias las demAs provincias, y principalmente los de
6sta, que es la mis poblada y rica, no vamos A estar
prestos a hacer en su favor sacrificios? Aun aquellos
que traspasen los limits de lo necesario, siempre que
fuese en una prudential media. Pero para que tenga
Pinar del Rio s6lo cierta probabilidad de aerecentar
las riJi.,inqs7; de determinada parte de ela, realizar


en tan angustiosos moments como estos at costa del
Tesoro Pfblico, actos *de liberalidad que rayan en la
prodigalidad, a favor de compafiias an6nimas que no
sabemos quienes las forman, qu6 capital verdadera-
mente representan, qu6 garantias de formalidad, de
estabilidad, de seriedad nos podran dar, me parce
demasiado. Creo que tamafio m.:rificiii no debemos
imponerselo A la Naci6n. Preferible seria que di-
rectamente el Estado le regalara A Pinar del Rio

para que se abrieran las vias de comunicaci6n que qui-
siera y proveyera a su fomento por otros medios, ]a
mitad de ese capital que le va 6 regular 6 esas com-
pafiias, di5ndonos despuis cuenta de su inversion. Eso,
con ser loco y desatinado, entire otras razones porque
no es un sistema que nosotros aeostumbramos prac-
ticar y porque seria un funesto precedent que sen-
tariamos, me pareceria mas rational, mas serio y has-
ta mas prudent y discrete que darle nuestra san-
ci6n .6 este 'Proyeeto que present ese tan feo carix,
que he sometido a la consideraciOn de mis compafie-
ros, pero que especialmente someto A la de los 'Sres.
pinarefios, para que, sin dejar de sentir por su re-
gi6n todo el amor que yo s6 que sienten y ella merce
que sus hijos le tengan, acabcn por reconocer que
ademAs de ser un sacrificio demasiado grande para
Ia Naci6n, es dudoso que de l1 result notable venta-
ja para Pinar del Rio, ya que, probablemente, mAs
lo van a aprovechar algunos de csos aventureros, ex-
plotadores de las fortunes pfiblicas y privadas, que
estan siempre A la caza de ellas y que acaso se escon-
dan en estos moments en la sombra, A espaldas de
los propios pinarefios, que de una mancra tan es-
i'.r .,... esta tarde se aprestan a darle con entusias-
mo su aprobaci6n.
SR. FERNINDEz: Pido la palabra.
S.R PRESIDENTE (NlEZ) : La tiene el Sr. Fer-
n~indez.
iSR. FERNXNDEZ: Sr. President. Sres. 'Senadores:
Conociamos ya al senor Maza cono un polcmista
extraordinario; como un hombre de facultades inte-
lectuales muy notables. En el discurso que acaba de
pronunciar se ha revelado un verdadero genio de la
critical negative, que destruye sin .. Iri.-., y que ha Ile-
gado a ser su program linico cn el Congreso.
Esta ley se present hace dos anios en la Camara de
Representantes. Al studio de ella han dedicado mu-
cho tiempo, congresistas y comisiones tcenicas muy
respetables. Product de esa laboriosa tarea, es este
Proyecto, sancionado casi por ambas CAmaras. Ayer,
el Sr. Maza y Artola se confesaba mral preparado para
tratar de la ley. Apenas si la conocia. Y han bastado
24 horas de studio para que 61 venga aqui 6 destruir,
a exponer arguments decisivos, A pretender anular
las investigaciones de dos afios, queriendo tender raz6n
contra la abrumadora mayoria, de sus compafieros!
Pudo el Sr. 2raza y Artola elimninar de sus palabras
algo que dijo ayer y repite hoy, respeeto de que no esta
dispuesto a dejarse intimidar. Como nadie lo ha pre-
tendido, como no me estorba la libertad de expresi6n,
como no la temo, como he respetado siempre los fue-
ros de la palabra, que es un derecho, estAn demas, para
ahora y para el porvenir, todos los alardes de energia,
frente a la posibilidad de una coaccion que no existe,
ya que debemos hacernos esta reciproca justicia: noso-
tros la de reconocer que el Sr. Maza y Artola no seria
capar de dejarse cohibir jams; 61, la de que nosotros
no habiamos de pretenderlo nunca.
No hay valor mas facil que el desplegado frente a
un enemigo imaginario, que no nos ataca.








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


Mas en cstos tiempos de andlisis en que la raz6n fria
dirige todos los actos, no hay ya caballeros andantes
que lancen mandobles al aire y eso seria cuanto se di-
jese contra una coacci6n no intentada por nadie. Por-
que yo he lamentado mAs que nadie la ligera rafaga
pasional que turb6 un tanto mi serenidad en el inci-
dente de ayer, precursor de este debate. Con ello hu-
biera hecho gravisimo daiio a la ley, si su impugnador,
en este acto, no hubiera tenido la exquisite delicade-
za, por la cual debo aplaudirle, de separar dentro de
su espiritu el ataque a una idea y el recuerdo de la
persona que la .1n Pn,. ,. Por eso, su discurso ha teni-
do el character de un studio serio, concienzudo, como
correspond a un problema de esta magnitude y por
fortune ha estado lejos de la diatriba personal que yo
sinceramente esperaba.
No se tome a descortesia ni a falta de consideraci6n
a los arguments expuestos, el que los recoja con cier-
ta rapidez. Porque el hecho de que un orador aplique
su facilidad de palabra' a todos los asuntos, grande y
pequefios, los amplie a su capricho y los relacione con
problems generals, no quiere decir que estemos obli-
gados a convertir en debates solemnes cuestiones senci-
Hlas, muy trilladas y que pueden discutirse con breve.
dad y con sencillez.
Cuando se poseen aquellas admirables facultades,
se concibe que se intervenga siempre desde el princi-
pio hasta el fin y se absorb por complete el tiempo
y ]a atenci6n do los oycntes en todas las sesiones. Aun-
que no se realize otro bien, a los ..ip ,i-, ,..i se les
deleita; pero hemos de reconocer que si todos sigui&-
ramos ese sistema, si la discreciOn y el reglamento a
la vez, no redujeran a su just limited nuestro derecho
do intervenir, Ilegariamos a enfermar de verbalismo
infecundo, a hacer impossible toda labor fitil y practice,
a paralizar la misma vida legislative de la Naci6n.
Ayer la Representaci6o Vueltabajera, sali6 do aqui
impresionada y en realidad muy penosamente. Por-
que ya lo dije: nosotros los Senadores do aquella re-
gi6n, llevamos una legislature complete, prostindole
nuestro concurso a todas las leyes. Asistimos a deba-
tes interminable, hemos tolerado por cortesia las ma-
yores extralimitaciones reglamentarias y dejamos que
otros monopolicen todas las horas.
En ese largo period era esta la primera vez que
venia a discusi6n una ley nuestra; y nosotros, los que
transigimos siempro, nos encontramos que en el ins-
tante de la reciprocidad no se podia transigir ni si-
quiera con nuestro derecho. Lo ocurrido ayor aqui es
un ejemplo sin precedent. De modo, que se present
una ley en la CAmara; se rectifica despues do various
dicthmenes; se aprueba al fin; viene aqui; se reparten
copies; va a Comisiones; 6stas dictaminan; figure en
la orden del dia varias veces y despuBs de today esa
inmensa tramitaci6n, porque un Senador no esta pre-
parado, plantea este dilemma violent: o ustedes apla-
zan la discusi6n, o esta ley se quiere sacar por sorpre-
sa. Es decir, se nos coloca entree la sospecha o la de-
jaci6n del derecho. Y no porque se tengan datos para
afirmar nada contra la moralidad do una ley, sino pre-
cisamentc porque no sc tienen, torque hay que bus-
carlos.
En buena 16gica, do esto s6lo podria deduiirse una
censura para el Senador que, debiendo estudiar los
asuntos, n lo l hace. Y lo que so ha querido deducir es
una insinuaci6n contra los que venimos a ejercitar un
derecho pleno, indiscutible.


No puede ser mis original lo que ocurre con el Sr.
Miaza y Artola. Cuando conoce un problema y lo do-
mina y tiene muchos antecedentes, lo combat, porque
lo conoce. Cuando no lo conoce y no tione anteceden-
tes, lo combat porque no lo conoce. Y en los dos easos
el iSenador no tiene mis camino que optar por el
estigma o por abandonar todas sus prerrogativas ante
una persona. Es el caso que conozco de mayor subor-
dinacidn de una colectividad, al criterio individual
dc uno de sus miembros.
En todas parties, ei que sabe de un asunto, habla. El
quo no sabe, espera el debate y procura inspirar sus
juicios en las razones que miAs le convenzan. Para eso
son los debates, los cuales no se celebran s61o como sim-
ples entretenimientos ret6ricos.
En todas las asambleas de esta clase, la mayoria
suele I ;i. wi sus fueros ante la preparaci6n y la com-
petencia.
Lo que lie visto aye r po primer vez, es sacrificar-
los ante la ignorancia, pues-sin detrimento de la ilus-
traci6n, probada y que yo admiro del Sr. Maza y Arto-
la--lo que so hizo fu6, imponer a la opinion de catorce
6 quince l Senadores, convencidos 6 informados, la opi-
ni6n d uno que o i n tenia conoeimiento pleno, perfect,
de 1a ley que iba a discutirse.
i Como si para aprobar aqui los Proyectos InI..'I pre-
ciso que el Sr. il. .. y Artola los estudiara! iComo si
M1 tuviera una jerarquia superior a los demis Sena-
dores! iComo si la conciencia, muy respectable, del
Sr. M.', y Artola, estuviera en ningun caso por en-
cima 'de la conciencia del ,.,n 1i..!
Para entrar ya en el fondo, veamos en que consiste
esta iey. En el articulo primero so establece una sub-
vonci6n do 12 mil pesos par a line de Pinar del Rio
a la T'..-. -, .. pasando por Vifiales. Esa subvenci6u
no es para ninguna compa.iia imaginaria ni descono-
cida; por el contrario, sc concede auna R..,i' i .ii., cons-
tituida legitimiamente por personalidades muy honora-
bles y que tiene reconocido en various Decretos presi-
denciales su derecho a gozar de la subvenci6n otorgada
en la 6poca del gobierno estradista. Con una sola va-
riaci6n: que aquella snbvenci6n era de seis mil pesos
y como resnutaba i...,i. .a.,T.. para construir la line,
como no :i,,. bastante para estimular el empleo del ca-
pital en esa empresa, no se construy6. Lo que en rea-
lidad hace esta Ley, es elcvar la subvenci6n a doce mil
pesos. Asi es que aqni no hay nada, absolutamente na-
da que pueda producer alarm en la conciencia mas
recta ni mas pura.
En el articulo tercero se amplia la Ley de subven-
ciones estableeiendo una nueva linea, la que ha de
unir estos dos puntos de la provincial de Pinar del Rio:
Ballia HIonda y Guane. Esta Ley fun presentada en la
C'. .I 1, ... on el afio de 1915 y en el afio de 1916 se cons-
tituy6 una ..'.ii', i con capital cubano, evidentemen-
te con el prop6sito de gozar de los beneficios de ]a Ley
cualdo esta fuera promulgada.
Para demostrarle al iSr. Maza y Artola su error,
so:tenido a mi entender con. absolute buena fe, he de
informarle que tampoeo esta es una compania insol-
vente. Por el contrario, es product del esfuerzo que
estamos obligados a realizar todos los cubanos para
poner on manos nuestras, en manos de capitalistas na-
tivos, las I'. ,. die riquezas del pais. Esa (.,iln.irhi
se constituy6 en el aio de 1916, con mas de trescien-
tos mil pesos, cuyas acciones coloc6 inmediatamente
en los mereados de esta plaza. Esta legalmente orga-
nizada, ha reconocido su existencia, la Comisi6n de Fe-


U_








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 13


rroearriles, ha aprobado el trazado de, mis de 47 kil6-
metros de line en la que ha invertido ya mas de me-
dio mill6n de pesos, tiene ya terminados seis kil6me-
tros y en fomento empresas de distinta naturaleza. Lo
que hace el articulo quinto, 'es reconocer un derecho
adquirido al amparo de eyes de la Reptiblica.
Vamos a admitir que el articulo ese tuviera distinta
rcdacci6n, que nos ajustiramos al pensamiento del Sr.
Maza y Artola. &Y qu6 diria? Pues llegando al limited
de la moralidad clgislativa, lo mins que podria decir era
(ue esa obra se sacara a subasta. Previsi6n inusitada,
porque no figure en ninguna ley de subvenciones. Pc-
ro, admitamos eso. En este caso. Ia subasta produciria
el efecto que trata de evitar el Sr. Maza y Artola
porque pondria, en igualdad de condiciones a una Com-
paflia solvente y seria y a cualquiera de esas Compa-
fias fraudulentas que se organizan para realizar com-
binaciones en contra del Tesoro de la Repftblica. Y si
la palabra no me fuera antipitica, por el uso tan malo
que veo hacer de ella con frecuencia, diria que el re-
quisito do la subasta scria, precisamente lo finico no
equitativo, lo fnico inmoral.
No hay nada meas en esa ley. G Constituye un pri-
vilegio el articulo quinto combatido per el Sr. Maza
y Artola ? Es algo absurd? 1, Es algo que debe reeha-
zar el Congreso? Pues yo he de decir que a la sombra
de ese privilegio, si es privilegio, estin las esperanzas
de toda una region que cifra on esta ley su fnica po-
sibilidad de engrandecerse.
Pinar del Rio esta atravesado por la cordillera (de
los Organos. A un lado la costa Sur, pobre, arruina
da con cultivos sin mereado en e eextranjero, con el
terrcno exhaust ya por los malos sistemas de nuestra
agriculture rutinaria y con un fen6menio que se ha
observado por primera vez en la vida eubana; el fen6-
meno triste de la emigraci6n dentro de nuestras pro-
vincias. Al otro lado, una zona rica, Ilcna de inmen-
sos veneros de riqueza, con grades condiciones para
fomentar alli los cultivos menores, con riqueza de ma-
deras, con infinitos medios de producecin y sin una
via de comunicaci6n en ninguna part. i En esa zona
rica viven setenta mil cubanos, (ie apenas concern los
beneficios de la. Repiiblica y que no pueden tencr me-
'dios de transporter sus frutos!
Con esta lcy, con ese privilegio que el Sr. 1,i .1 y
Artola denunciaba, resultar qcue en esa zona se fo-
mentarafn nuevas riquezas, se introduciran los cultivos
menores, aumentara nuestra exportaci6n de mineral
al I .1.mi.. I., se abririn carreteras transversales que
rompiendo la sierra comuniquen todos los pueblos de
la Provincia de Pinar del Rio. Y acaso no tardara en
realizarse lo que debe ser 'i.-,. de todos los congresis-
tas cubanos: que la Repfiblica tenga un nuevo puerto
-I, ,gii .,.. y grande en tan buenas condiciones como los
que hoy existen, el de Bahia Honda, para su comercio
interior y exterior.
Ya ven los Sres. Senadores, que esta no es una ley
de interests mezquinos ni siquiera de sentimientos pro-
vinciales, como nos hacia la justicia de reconocer el
Sr. Maza y Artola. Esta es una ley de gran inte-
rds national.
SLos pueblos viven despertando sus elements de vi-
talidad! Poblar una region vacia, saear del suclo los
inmensos veneros de riquezas que contiene un pais,
es hacer naci6n, es hacker naeionalidad independiente
y propia, es iacer obra patri6tica y eso es lo que persi-
gue, entire otros fines, esta ley.


En cierto modo, el Sr. Maza y Artola nos acus6 de
proceder con nn sentimiento de exagerado regiotialis-
mo v nos invocaba el desinter6s, el altruismo de los
habitantes de otras regions, especialmente de los ha-
bancros que nunca sienten tan hondo como nosotros
los estimulos de la patria chica.
Claro: i OjalA estuviera yo en las condiciones del
.Sr. Maza y Artola para sentirme tan generoso co-

Nosotros, los Senadores y Representantes pinarefios
desde que sc ha fundado el Congreso hemos concurrido
aqui a votar en silencio todas las eyes de subvenci6n
para otras provincial. En los Presupuestos generals
de la ncei6n, desde el afio de 1906 hasta la fecha, han
figurado mias de seis millones de pesos para subveneio-
nes de I' .,1, IIi.. .. Ni 1un solo peso de esos so ha
invertido en la provincial ; 1 1. I.,,
Cerca de veinte arios lleva de constituida la Repu-
blica. En ese largo period se haln echo mas de mil
oehoioentos kil6metros subveon cion ados por el Estado.
De cllos solo correspondent a la provincial de Pinar del
Rio, euarenta y ocho. Por niiguno de esos kil6metros
ihai porcibido las empress subveneiones del ( E-i..i..
En esas condieiones, ieo6mo no ha de ser desinteresa-
do el Sr. Maza y Artola ? Como (lue 61 represent a una
provineria prospera que tiene por cada catorce kil6me-
tros euadrados de territorio un kilometro de ferroca-
rril. Los mIismo tiene Matanzas. A esa cifra se apro-
xima la provincia villarefia; Camaiiey estil cerea de
lnuestr'o estado de abandon. Camagiiey tiine cuaren-
ta kilometros de territorio por cada kilometro de fe-
rrocarril.
Y saben los Sres. Senadores euail es la cifra que re-
presenta en esta estadistica Pinar del Rio? Nuestro
amigo el Sr. Maza y Artola, ,se la tormado el trabajo
de consultar este dato? P'"es represent una cifra que
s6lo so eonuentra ya en los territories semi-primitivos
de los paises incultos. Pinir del Rio tiene setenta ki-
16metros cuadrados de -i.. i, ; por cada kil6metro
de ferrocarril. Esa es una cifra que avergiienza a la
cultural de la Repfiblica.
El Sr. Maza y Artola argirlment6, impugiando como
exagerada, la subvenci6n de doce nmil pesos y su expe-
riencia misma debio servirle para. sacarlo de su error.
Bien sabe 61 lue muy pocas de las lines subvenciona-
das con menos de esa cantidad en estos filtimps afios,
se an lllevado a su realizacin y aqui hay abogados
competentes, congresistas mny conocedores de la ma-
teria, que pueden .,i-i.,, lque ena terreno acciden-
tado y montaiioso, no se construyen hoy lines ni
siquiera con el auxilio que se sefiala en esta Ley.
No s6 como ha podido sorpronderse la buena fe del
Sr. Maza y Artola con el informed de que esta line
atraviesa terrenos llanos, ouando su trazado implica
todo lo contrario, euando si esta linea discurriese por
los terrenos prOximos a la costa seria casi est6ril, uni-
ria pueblos pobres, uniria centros sin gran produc-
ci6n. P1. qu6 se dice eso, si el fin primordial de esta
ley es romper la part nimis accidentada de la pro-
vincia pinarena, atravesar la Cordillera de los Orga-
nos con infinitos puentes (uc demandan gastos ex-
traordinarios? Y, ,sabe el Sr. Maza y Artola, despu6s
de ser tan fabuloso el negocio, cuil es el temor de
los Representantes y iSenadores pinarefios? & Conoce
61 cual es la honda preocupaci6n que nos domina?
Pues es 6sta: que aun pareciendo tan exagerada,
tan exorbitante esta subvenci6n, no eneontremos em-








14 DIARIO DE SESIONES DIEL SENADO


presa que construya esa line y 6sta continue siendo
una i' usi6n legislative, continue siendo un suefio.
Personas muy competentes afirmaba 61 quo e le ha-
bian dado el dato de que cada kilometro podria cons-
truirsc poco mas o menos con nueve mil pesos! En
esta forma representaria dos millones setencientos mil
peosa, cerea de la ;i: que consigna el Proyecto. No
hay omis que novecientos mil pesos de diferencia.
Con esta circunstancia: que aun siendo muy auto.-
rizado el autor de los caltulos del :r. Maza -- Artola,
los ha hecho, de seguro, sin ol studio del terreno, sin
saber las distancias, ni el recorrido, ni las obras
que es necesario realizar. Y los cilculos imios son de
ingenieros de empresas que van a invertir sus capita-
les y de altos funcionarios del Departamento de Agri-
cultura, quo a solicited mia fueron alli a estudiar y en
un. informe official impreso declararon que para ejecu-
tar esta obra se necesitaria que el Estado invirtiera,
poco 1miIs o mienos, 1;J cifra de cuatro millones de pesos.
i Cuatrocientos nmil menos que los del Proyecto!
En lo dicho por el iSr. Maza y Artola hay otros as-
pcetos muy respetables. Aqui citD 61, desde luego creo
que sin intenci6n de que la cita se aplicase a ninguno
de los congresistas que honos intervenido en ambas
(' .. ... aquella frase bellisima de un autor eliasico
que decia: "este libro se compone de oro y de lodo".
Sn. MIAZA v AiTOLA: (In.terrumpiendo).-Lo decia
de cosa propia el autor. No podia ser en mal sentido.
Sn. FERNANDEZ: Pues algo por el estilo h de decir.
Yo reclamo la responsabilidad de estas dos cosas
para esta obra mia. Que ]o que el Sr. Maza y Ar-
tola proponia te6ricamente es lo mins just, no cabe
duda! Si 61 se tomara el trabajo de consultar el pri-
mil:vo Proyeeto de ley, que present hace o;s afois a
la (,11......, y que el Sr. Collautes reprodujo, en-
contraria que en ese 'Proyeeto habia -dos condiciones:
primera, que los capitalistas fueran cubanos o natu-
ralizados en Cuba, que no pudiera disfrutar de esta
subvenci6n ninguna compaiiia :;tr,!.i. i., Y segun-
da, que se adjudicara con el requisite de la subasta.
Esa cra mi idea, pero la experiencia me ha demostrado
que con eso habria una ley te6ricamente admirable.
Lo que no tendriamos seria ferrocarril.
En realidad, no s6 si he contestado a las parties prin-
cipales del discurso del ,Sr. Maza y Artola. Una de
sus afirmaciones me impresion6 profundamente; aque-
lla (cie se referia a la solcdad en que lo dean las
continues votaciones de esta (OAmara. Nosotros no
somos responsables de esa soledad del iSr. Maza y Ar-
tola. Ese es un destino quizas cruel, pero inevitable
de los hombres que adoptan la superioridad en que
61 so coloca. Y no lo digo yo, lo dice un escritor muy
expert en la psicologia de los parlamentos, al afir-
mar que cuando un legislator posee una moral ex-
quisita, cuando no se deja dirigir mas que por su
criteria considerandolo infalible, cuando no coincide
con ninguno de los interests materials .Ciae a voices
no son entcramente .,iiit entontus no le quedan nmas
que dos casinos: el do ser un perturbador en las
asamnbleas, o el ser un solitario. Ese pensador se equi-
voci, porque cl 'Sr. Maza y Artola realize aqui en el
Se',nado la obra dificil de ser una sintesis admirable
de esos dos extremes.
Ayer no pude oeiultar que me produjo un moment6-
neo desequilibrio, cierta energia conquc cl 'Sr. Maza y
Artola descarg6 sobre la ipj-sen tacion pinarefia y
especialmhente sobre mi, la acusaci6n de querer sacar


ilgo asi come por sorpresa 'una ley de esta natura-
leza. Pecro luego ti::i.:, y comprendo que aquello
fu6 un destello de .apasionamiento fugaz. Yo no tenia
mo(tivos para sentir malestar por las palabras del Sr.
A\I .. y Artola. AI contrario, nosotros que hernos lu-
clhado tanto, que tantas veccs hemos mantenido eu
pugna nuestros temperaments oratorios, debemos
siempre mantener las relaciones smis cordiales.
A mi no me iolestan las insinuaciones que el Sr.
3Maza y Artola haya hecho en el curso de su perora-
::i6n sobre los m6viles pequeiios e interesados encu-
bicrtos acaso bajo el aspect de generosidad de esta
Ley. A mi me satisfacen. El tiene el hAbito de re-
aurrir con much fl.. 1,, i., a reminiscencias litera-
rias. Yo tambidn leo A veces. Y cuando oigo hablar at
Sr. Maaza y Artola, cuando veo su labor, cuando ob-
servo el fanatismo que pone en las cosas mis insig-
S11111-.*i. -, del ISenado, cuando lo veo siempre como
apartandlose a la orilla de una corriente impura
para salvar su responsabilidad, viene a mi imagi-
nacion el recuerdo de la leyenda de aquel "Principe
Inmaeulado" que prisionero en una ciudad de merca-
deres, mns que la libertad, mAs que la vida, le preocu-
paba no manchar nunca la nitidez de sus vestidos. Y
esa es la labor del 'Sr. Maza y Artola. Por ella no
merece clnsura, ni merecio si(juiera el arrebato de mi
palabra en la tarde dc ayer. Esa es una labor con la
lue pncde o no coincidirse; pero que siempre result
iUgna de respeto.
C'.i.n ,, sin embargo, que no podia pensar que des-
pues de largos arios de lucha, despu6s de tanta expe.
riencia, despu6s de haber atravesado este abismo mo-
ral de la vida political cubana, cuando he venido a un
sitial, en que perece que es atributo del mismo el co-
nocimiento de todas las impurezas humans, no podia
pensar, repito, que al venir aqui, habia de encontrar
admirablcmente reproducida la leyenda del Principe
Inmaeulado. Recinto de mereaderes, el Congreso Na-
cional. .Principe, el Sr. Maza y Artola. Con una sola
i; i. .....,q: que el Sr. Maza y Artola algunas voces pa-.
rece que no se conforma enteramente con mantenerse
61 limpio, sino por cierta fiebre de su espiritu, necesita
desgarrar el nombre y la historic de sus conmpafieros.
Consignese (ue el ,Sr. Maza y Artola ha dado su
voto en contra de esta ley! ISi, consignese para q1i
se sepa que 61 ha votado en contra de una ley a la
que van ligados los interests mAs hondos de una
provincia sin gran fundamento, sin verdaderas ra-
zones capaces de decidir el voto de, un congresista
tan respectable como 61. Consignese para que se vea
clue el Sr. Maza y Artola .tiene una moral tan alta
(que ni siquiera una sola vez puede coincidir. con
la moral de la casi unanimidad de los congresi,;-
tas de ambas '(';i r, v ni aun en una ley en que
va envuelto el porvenir dce toda una provincia cubana.
Pero consignese tambidn quo yo reelamo ante el pais
y ante mis compafieros cl honor grandisimo de haber
presentado esta ley, de aceptarla con todas las modifi-
eaeioles que ]e han introducido para adaptarla a la
realidaId, y de pedir esta tarde con entusiasmo que el
Senado le imparta' su aprobaci6n.
Asi como el 'Sr. Miaza y Artola tiene la i j. ...- ... .',,
laudable y legitima Pde procurar que se mantenga incd-
uine y Lo ha dicho muchas veces en pfiblico, el legado
moral que ha de trasmitirle a sus hijos, tambidn nece-
sitamos los demas que conozean nuestros aetos los que
en el porvenir tengan que sentirse orgullosos o entris-
tecidos de nuestro nombre. Y cuando el tiempo haya


~ _I







DIARIO DE SESIONES DDL SENADO 15


desvanecido muehas de las cosas que hoy realizamos,
cuando se borre todo el brillo de otros actos que nos
parecen mas honrosos, yo me conformaria con que en
la provincia pinarefia se pudiera decir de mi: "Con
interests pros o impuros; con empress arruinadas o
no; con subasta o sin ella, fu6 el que realize esta gras
abra, fu6 el que trajo aqui el ferrocarril, el que hizo
de una region empobrecida, una region rica".
A cambio de 6sto, acepto con much gusto, para
ahora y para mafiana, las responsabilidades de la de-
fensa que estoy realizando. No quiero impresionar a
los Senadores. sobre todo teniendo en cuenta que esta
ley, si favorece a mi provincial, como ha indicado el
Sr. Maza y Artola, puede poner en manos de poderosas
compafias extranjeras altos intereses de la Republica.
Pido que los Senadores it.-ti ...,, f 1 sobre los puntos de
vista suyos y los mios; que los vean con el mismo ca-
rifio, con igual respeto. Si les parecen mis acertados
los suyos, aceptarcmos tranquilos que el voto de nues-
tros compafieros nos sea adverse. Pero si les parece
que esta ley es digna de aprobaci6n yo pido que se la
concedan en nombre de la representaci6n en pleno de
la provincia pinarefia.
*SB. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (NNEZ) : La tiene el 'Sr. Maza y
Artola.
SR. M\i Y ARTOLA: Sres. Senadores: Todos aca-
ban de oir la brillante oraci6n del Sr. Wifredo
FernAndez, que m s que una defense del iProyecto
ha sido una filipica irdnica contra mi. No puede ha-
her nada mas inconsecuente, ni mas deseonsiderado.
Yo he venido A aqui esta tarde con muchos motives
para mostrarme, si no ofcndido, mortificado al me:
nos, del Sr. Fernaindez, y, sin embargo, mis frases
bien han puesto de imllli.-I..i que no guardaba con-
tra 61 rencor de ninguna clase; en cambio, sin la
menor justificaci6n, las del Sr. FernAndez, A trav6s
de sus artificios ret6ricos, han dejado traslucir cierto
estado de resentimiento de su animo...
SR. FERNINDEZ: Sr. President: pido la palabra si
e] Sr. Maza y Artola me lo permit.
SR. MAZA Y ArTOiLA: 'Con tmucho gusto.
SR. PRESIDENTE (NUNEZ) : La tiene el Sr. Fernan-
dez.
.S. FERNkAND Z: Voy A1 hacer una aclaraci6n quec
debo i la propia rectitud de mis intenciones. A pesar
de lo que dice el Sr. Maza y Artola, yo tengo la ab-
soluta seguridad de no haber empleado ninguna frase
que pueda mortificar. El habla de resentimientos, y
como soy leal siempre con mi propia conciencia, ten-
go que declarar que si en el discurso que he pro-
nunciado hay algo que pueda lastimar de la manera
mas in-i.,,ii,..,,ii.- al Sr. Maza y Artola, queda abso-
lutamente retirado.
SR. MAZA Y ARTOLA: Agradezco al Sr. Wifredo
Fernandez esas palabras, pero tengo que seguir el
curso de mi rectificaci6n tomandola en el punto
que la habia dejado, pues lo consider indispensable
para que quede completamente expresado mi pen-
samiento.
Tres veces con esta el Sr. FernAndez y yo hemos
sostenido aqui debate, y las tres veces el Sr. Fernin-
den me ha tratado despiadadamente. La primera fu6
en una Sesi6n *Secreta. ISin haberme referido para
nada al Sr. Fernandez, ese dia la emprendi6 con-
migo ,- i i. ,-1. .. con. much dureza mi actitud en el
asunto de que se trataba y como me defendiera de
sus cargos se empefi6 en que yo le habia lanzado


ofensivas insinuaciones. La segunda vet fu6 con moti-
vo de la discusi6n de un IProyeeto de Ley muy in-
teresante, el de abolici6n de la pena de muerte. Re-
cu6rdcse que trat6 al Sr. !Fernindez en aquel debate
con la mayor cortesia, encomiando la nobleza y ge-
nerosidad de su prop6sito, sin el menor asomo de
sAtira, y sin dirigirle inculpaci6n alguna que pudie-
ra entrafiar la menor i., iti;, -i..;;. gY c6mo me tra-
t6 el Sr. FIernndez? Em:., ;,1 .1... en denostrar que
yo era un reaccionario, diciendo que no encontraba
casi ninguna reform atinada, y que aquella con la
cual me mostraba conform nunca hallaba la opor-
tunidad de hacerla, y otras cosas por el estilo. La
tercera vez ha sido esta tarde y ya so ha visto e6mo
se ha ido mas a fondo. Me la tratado de ridiculizar
y deprimir en diversas forms, ya comnparhndome con
el prineipe inmaculado de un cuento y usando otras
hip6rboles y similes parecidos, ya d*:l.i.-.' i.li,.i de
perturbador y utilizando contra mi todos los re-
cursos de su rico arsenal de ironias.
Esta labor no s6 si responded A algun plan que
ha traido aqui contra mi. Cono si ya yo no tuviera
bastante con esa soledad de que 61 hablaba, parece
que intent colocarme en una posici6n tan dificil que
yo tenga que abandonar mi puesto.
SR. FERNIbNDEZ: Sr. Presidente...
,SR. PRESIDENTE (NTiEZ) : Cifiase i, la rectifila-
ci6n, Sr. Maza y Artola.
SR. MAzA Y ARTO'LA: Estoy rectificando, me 'estoy
refiriendo i frases y palabras. .
SR. FERNANDEZ; Sr. President, y con el permiso
del .Sr. Maza y Artola. El Sr. Maza y Artola tiene
el indiscutible derecho de rectificar. Oigo con muchi-
simo gusto sus palabras, pero el Sr. Maza y Artola
habla de mis intenciones, y sobre todo cuando me
atribuye intenciones equivocadas....
.SR. MAZA Y ARTOLx: Las que se derivan de las
propias palabras del ISr. W\;i -..., FernAndez. gNo
me acaba de corparar con el Principe inmaculado
de un cuento? Pues es necesario ser muy ingenuo
para no darse cuenta de que con esa comparacion
trataba de ridiculizarme a los ojos de mis compa-
fieros. Es una obra demoledora de mi insignificant
persona la que por ese y otros medios viene realizan-
do desde que lleg6 al Senado y, que ya habia antes
anunciado el ISr. Guevara diciendo que el Sr. Fer-
nandez me iba a poner las peras a cuarto...! (Risas).
SR. G0UEVARA: En mi vida he dicho semejante cosa!
SR. MAZA Y ARTOIIA: El Sr. Fernindez, refirifndo-
se al incident de ayer, ha insistido en sostener lo
que yo al levantarme, interrumpi6ndole, hube de
decirle que era un error suyo. Bien debe recorder
el Sr. Fernindez que el motive que le di aycr para so-
licitar la suspension del debate no fu4 el que ha ma-
nifestado, sino el de que por tener una mala impre-
si6n del I', ...- [.1 queria disponer del tiempo necesa-
rio para adquirir datos que me la hicieran rectificar.
Si antes hubo de reconocer cl 'Sr. Fernandez que
efectivamente esa era la verdad, i por qu6 ha vuelto
A estar durante algun tiempo razonando.bajo el su-
puesto de que yo le habia manifestado que ignoraba
el asunto, para ir A. parar .A la conseeuencia de que
por mi propia confesi6n quedaba demostrado que
habia tratado la material sin conocerla?
& Es que el Sr. Fernandez no crey6 en mis pa-
labras? rPorque no puede ser de otra manera, ya que
luego en pfiblico reconoci6 que eran las que le ha-
bia dirigido privadamente. Creo que no ha tenido







16 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


cl Sr. Fernandez el derecho de dudar de ellas, ni de
mi sinceridad....
SR. FERNNNDEZ: Yo ino dudo de sni palabra, ni de
su sinceridad, ni he dudado jamais.
SR. \i Y ARTOLA: Ahora bien, today la defense
quc el Sr. Fern'ndez ha hecho del Proyecto, ha ve-
nido A girar alrededor do una sola consideraci6n: la
de su eonveniencia para Pinar del Rio, lo que yo
habia previsto q(ue iba A suceder. iSiendo ese su lado
mejor era lo mils c6modo. Pero la controversial se ha
suscitado eon mi impugnaci6n por lo que sus t6rmi-
nos son los del debate y apenas, ha sido ese objeto
de mis ataques. No puede, pues, decirse que sea una
verdadera refataci6n do mis arguments el discurso
del Sr. Fernundez, cuando el mias i Ing!'.m.1 de
ellos ni siqui'ra se dign6 tratarlo de soslayo. 861o alu-
di6 al elenluo que hube de hacer del costo de cada kil6-
imetro de la line diciondo que para i ''. u I,, me
habia referido al informed de ciertas personas que cali-
fiqu6 de competentes, pero sin citarlas; mientras que
otras conocidas, que eran empleados 6 funcionarios de
]a Seeretaria de Agricultura, con lo que su juicio
ya tenian bastante autoridad, habian hecho por or-
den del Secretario un studio detenido del terreno,
de sus condiciones, de aquellas facilidades que se
encontrarian, de todas las dificultades con que se
podian tropezar en el trazado y eonstrucci6n de las
lines, de Jo que costaria, tanto el material como la
mano de obra, y al cabo hubieron de informar que
valdrian much m6s de doce mil pesos por kil6metro.
Esto es todo lo que el Sr. 1F.' l'.', i. ha tocado de
mis agumentos. Vamos a suponer que con ello haya
destrui'do el credito de las personas competentes
quienes yo me referi, pero no por eso habria hecho
indiseutible el que Ie ha dado .A esos otros. iPues
qu6, 1 por el mero hecho de ser elements oficiales
del iGobierno estAn exentos de todo error? Ademis,
yo no he basado mis oelculos -dnicamente en el dicho
6 opinion de aquellas personas, sino en otros datos y
razones que creo que he expuesto, fria, serenamente,
sin apasionamiento, ni figures ret6ricas. bPor qu6
no los ha refutado el Sr. Fernandez? Acaso porque
ha estimado que no valia la pena tratarlos en virtud
de su poca importancia; acaso porque ha creido que
era mis convenient para su causa no volver A Ila-
mar la atenci6n sdbre ellos.
Mi 1-- '11 jI. i.'.,n, pues, ya que no se me ha per-
mitido tratar la cuestion personal y se ha dado el
incident promovido a consecuencia de ella por ter-
minado, debe entenderse asi reducido A lo siguiente:
Como los arguments que he presentado contra el
Proyecto con todos los caracteres -de ser 16gicos y, a
mi juicio, cada cual do una fuerza indiscutible, no
han merecido el honor de ser refutados, sea por lo que
fuese, estimo que estain en pie. Ellos podran ser de-
rrotados materialmente por los votos de mis compa-
fieros; pero nunca podrd decirse que lo han sido por
razonamiento alguno, en el terreno de la controver-
sia. Por encima pues, de esa votaci6n que se va a.
hacer estar&n siempre palpitando!
SR. Pf -i -.!i I ( (NMREZ) : iSe pone a votaci6n la
totalidad del iProyecto de Ley.
SSe aprueba ?
(Seeales *ri, i, In l;rs ).
Aprobada.
Se va : leer el articulado.

(El Oficial, Sr. MUlioz, leyendo):


Articulo I.--La subvenci6n p-,Li.,II por el articu-
lo segundo de la Ley de cinco de Julio de mil nove-
cientos seis, se eleva hasta la suma do doce mil pesos
por kil6metro, en lo que se refiere i la line de Pi-
nar del 'Rio 6 la Esperanza, pasando por Vifiales,
mencionada en el articulo primero de ]a propia Ley.

SR. PRESIDE NTE (N\ i S ) : Se pone i discusi6n.
(Silencio).
(iSe aprueba ?
(Senal es *r i... t ).
Aprobado.

(El Oficial, Sr. .n,,;..., leyendo):

Articulo 11.-El articulo primero de la Ley de
citco de Julio de mil novecientos scis, queda adicio-
nado con el parrafo siguiente: "D6eimocuarta:-La
line desde HBahia Honda, la Palma, (Consolaci6n
del Norte), !San 'Cayetano, Dimas, hasta (Guane".

SR. PRESIDENTE (NN-EZ) : iSe pone a discusi6n.
(Silencio).
iSe aprueba?
(Senales afirmativas).
Aprobado.

(El Oficial, Sr. Muroz, leyendo):

Articulo LI..-El Estado subvencionari con la
suma de doce mil pesos en moneda official, por cada
kil6metro, pagaderos anualmente por sextas parties,
a la Companiia que construya la line de Ferroca-
'rril de via ancha, que se expresa en el articulo an-
terior y A media que se vaya construyendo.

SR. PRESIDENTE (NOTEZ) : ISe pone 'a iscusi6n.
(Silencio).
L Se aprueba ?
(Se ales afirmativas).
Aprobado.

(El Oficial, Sr. Muitoz, leyendo) :

Articulo IV.-Las *...'.n'iiu' de ferrocarriles, al
aceptar la subvenci6n que se les concede por esta Ley,
quedarin 6bligadas A transportar las fuerzas arma-
das libremente, y la correspondencia, asi como los
empleados civiles del Gobierno en actos del servicio,
con una bonificaci6n del cincuenta por ciento del pre-
cio de sus tarifas, quedando obligadas asimismo, A
permitir usar los postes de la Compafia, 6 los que
el Gobierno estime convenient establecer A los lados
de la via f6rrea, para tel6fonos y telgrafos.

SR. 'PRESIDENTE (,NOEz) : iSe pone a discusi6n.
(Silencio).
&Se aprueba?
(Seiales afirmativas).
Aprobado.

(El Oficial, Sr. Muloz, leyendo):

Articulo V.-Las compafiias que al tiempo de la
promulgaei6n de esta 'Ley hayan cumplido con los re-
quisitos exigidos por la Orden treinta y cuatro de mil
novecientos dos, en el apartado -primero del capitulo
ddcimo, con relacidn a las lines A que se contrae la
present Ley, 6 bien tenga concesi6n del Gobierno







DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 17


para construir cnalesquiera de dichas lines 6 estu-
vieraan construyendoolas, gozaran de los ,.-,i.-i...;, es-
tableiidos por esta Ley, por cada kil6rmetro de via
f&rrea construidos 6 (ue se construyaii.


SR. 1'' -I-i i : (NOuRz) : !So pone a diseusimn.
(Silencio).
i, Se aprueba "
(Sehales afirmativas).
Aprobado.

(El Oficial, Sr. i.' .., le yendo):

Articulo VI.--iSon aplicables las demins disposicio-
nes de la citada Ley de cinco de Julio de nil no-
vecientos seis.
Sl. 'PtlEs;.sNmTE (N(IREz) : Se ponle a discussion.


(Silencio).
i Se aprueba ?
( ,i, afirmatvr as).
Aprobado.


( El Oficial, Sr. /.;).. lIeendo):

Articulo VIl.-Esta Ley empczara i regir desde
'su publicaci6n en la Gaceta Oficial de la Reptiblica.
;r P' RE'l:miNTE (N(CjEz) : Se pone A discusii6n.
(Silencio).
S ,e aprueba?
(ReSales afirmativas).
Aprobado, y queda aprobado el 'Proyecto de Ley.
Se levanta la Sesi6n.

(Eran las seis Y veintc).


r BRambla, Bouza y C., Obispo 38 y 35.-Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs