Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba.
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072699/00428
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Senado
Publisher: Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
 Subjects
Subject: Legislation -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began with: Vol. 1, 1902.
General Note: Description based on: 2. Legislatura vol. 2, no. 1 (abr. 6 de 1907); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072699
Volume ID: VID00428
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001844861
oclc - 30331556
notis - AJR9135
lccn - sn 94026346

Full Text














DEL

ISENADO


1 i RE P TJ B L I C A


HABAN A.


DE CUBA

SNLM. 29


TRIGESIMASEGUNDA LEGISLATURE

Vig6simanovena Sesi6n.-Junio 6, de 1917.

Presidencia del Sr. Emilio Nfifiez.


Secretarios: Sres. Manuel


Fernafndez Guevara


y Agustin Garcia Osuna.


SUMARIO

Mensaje del Ejecutivo recomendando la implantaci6n del servicio military obligatorio.
-_Comunicaciones Oficiales.-Proposici6n de Ley concedien'do un cr6dito al Sr.
Angel Garcia para'ensayar su tratamiento de leprosos. Pasa g las Comisiones de
Hacienda y de Sanidad.-Idem, idem, concediendo una pension a la Sra. Emilia
Domenech. Pasa a las Comisiones de Beneficencia y de Hacienda y Presupues-
tos.-Dictnmenes de las Comisiones de Hacienda y Presupuestcs y de Obras Pu-
blicas sobre el Proyecto de Ley que concede un cr6dito para la construccl6n de
la carretera entire Santa Clara y la Isabela de Sagua.-Discusi6n del Proyecto
de Ley sobre el Divorcio. Discurso del Sr. Maza y Artola.


SA las cuatro y veinte, bajo la Presidencia del Sr.
Emilio Nlfiez, actuando de Secretarios los Sres.
Hi.ll!. I Fernandez Guevara y Agustin Garcia Osuna
y presents los Sres. Senadores que siguen, se abre
la Sesi6n:
Ajuria.
Alberdi.
Coronado.
Dolz.
Fernindez.
Figueroa.
G6mez.
Gonzalo P6rez.
'Jones.
SMaza y Artola,
Morales.
Porta.
Rivero.


Suarez.
Torriente.
Yero.y


SRi PRESIDENTE (N.' .i.,;) Se va a
Sesi6n anterior.


leer el Acta de la


(El Oficial, Sr. Vega, la lee).
SR. PRESIDENTE .(N6REz) : Se aprueba el Acta que
acaba de leerse
(Seiales afirmativas).
SQueda aprobada.
Mensajes del Poder Ejecutivo..
(El Oficial,'Sr. il t., leyendo):
'.. AL CONGR SO:
Li '.1.1;. ',;i de servir. la Patria con las armas
es i., dI. L, p!'imeras y mis sagradas del ciudadano.


VOL. XXXII







2 DIAXiC. DE IIE ijZrNES DEL SENADO _
i m" .. .....Y-I- ---


Asi lo establece el articulo noveno de la Constituci6n.
"TT.1., cubano-dice-esth obligada a servir a la Pa-
tria con las armas, en los casos y forma que determine
las Leyes". De ,i.-i....'.'. .-,n este precepto, el Decreto
nfimero 365 de 4 .1. AI., de 1908 del Gobierno Pro-
visional, sobre reorganizaci6n de las -Fuerzas Arma-
das, dispuso en su articulo primero que todos los ciu-
dadanos de Cuba que no estuviesen fisicamente im-
I, .11.1h y contasen de veinte y uno a cuarenta y cinco
afios de edad, estarian obligados A prestar el servicio
military con arreglo a los preceptos de la Constituci6n,
ora en el Ej6rcito Permanente, en la Guardia Rural,
6 en la Milicia, salvo las excepciones que las leyes es-
tablecieran. Y consecuente con el mismo precepto, el
Decreto Organico de las'J i -i,... Armadas de 15 de
Febrero de 1915, dictado a virtud de la autorizaoi6n
.:.,il.-iLlda en los articulo II y III del Capitulo II del
'lTiti.. i de la Ley de "Defensa Econ6mica" de 29 de
Octubre de 1914, dispone lo siguiente en su articulo
172:'"La Milicia se organizard -por Compafiias oen
los distintos Distritos i\liti-Ia., y su.organizaci6n, re-
clutamiento 6 instruccin, se fijarh en el Reglamento
que se dicte para la ejecuci6n de este Decreto; pero
los individuals que la forman tendran que reunir las
mismas condiciones que se exigen para el alistamiento
voluntario ".
El articulo 78 del Decreto Orghnico de la Marina
de (uerraNacional,, dictado tambien A 'virtud de.las
l..I..lt o.i.. concedidas al Presidente de la Republica
por la citada L ey de Defensa Econ6mica dispone a
su vez que "el "ingreso en la Marina de Guerra Na-
*"I..,II es obligatorio para todos ... ciuddadanos que no
esten 'fisicamente incapacitados y cuenten de diez y
ocho a cuarenta y cinco de afios. de edad, de acuerdo
con Io ..-il.ii.l,. ip.' la Constituci6n y con las excep-
clones que las leyes establezcan". Solo en tienipo de
paz, el ingreso, conforme al articulo 79 sera volun-
tario.
La necesidad de acudir con rapidez y energia a la
1-1' i..'ij del alzaniento felizmente dominado ya, hizo
indispensable el clamamiento a la Milicia, dictdndose
al efecto los Decretos nfimeros 213 y : .1 14 y 16 de
Febrero de 1917, respectivamente, y las medidas com-
plementarias que su cumplimiento demandaba.
Brillantemente respondi6 el pais a este llamamiento
'y los _i. I ...- de .ill;i... que se constituyeron y or-
ganizaron con rapidez y ii.--.i. i-.i,. 1,1.. alcan-
zando en breves dias una cifra superior a 17,000 hom-.
bres, han tornado 1I'.I'-.: active y notoria en la cam-
pana, demostrando valor, discipline y notable celo en
el servicio.
- Este ensayo de alistamiento y movilizaci6ni coronado
por tan satisfactorio 6xito, permit abrigar la esperan-
za de que un plan mas vasto acomodado a las exigen-
cias del estado de guerra con el Gobierno Imperial
AlemAn, dark resultados no menos fi\-,.ir.i.,Jlt merged.
Sal i,.v.,-.i.l.- espiritu de las classes todas de nuestra
poblaci6n, empefadas on que el nombre y prestigio de
la Repilblica queden 6 la altura que.les corresponde.
No puede ocultarse .. la i .. !>:..i de quien consider
las obligaciones que impone a la Repliblica el referido
estado de guerra r las contingencies a que nos expone
su i'"1......";.'.* por todo el t6rmino a que lo extiendan
i.,.--- que no puederi 1r.-.', i la .:...,:v. .., 'es
mrs, la necesidad de organizar y 1. i.. .'eficazmente,
en previsi6n de tal .. -, ln.,i1.1,il .-.. nitestras fii .'
iilitares llamadas ii,,iiin.-i.-. .s i ...L.- dentro .I.1 tl..-
rritorio national contra cualesquiera conspiraciones que
p'i-.JLI urdirse, con 6 sin la ,.,i,,,1li-.:1..i del ,.- i',n, ._. ..


A velar por] a -.d-1; i.,.,i de nuestras costas y A guarne-
cer las fortalezas y obras de defense existentes 6 que
se erijan. Hemos de conservar ademAs el efectivo nor-
mal del L,.i~ .. ,I en su cifra maxima para i'l .I I,-:.1-.,
dlo. de su institute, no estrictamente militares algunos
como, por ejemplo, el servicio de policia rural para
seguridad de los campos y el auxiliary tambi6n de po-
licia, cuando las circunstancia lo requieren en las eiu-
dades.
Para todas estas atenciones, asi ordinarias como ex-
traordinarias, el alistamiento voluntario result muy
,i...!i:i,.-ni.. Lo ha sido en todas parties cuando se ha
neeesitado reforzar considerablemente los efectivos y
asi se ha comprobado recientemente en naciones co-
mo Inglaterra y los L,!..- I ... Unidos en qu0 ese sistema
de reclutamiento era el iunico aceptado por la Ley, la
tradici6n y la costumbre, ..11i._;,in.l..1,i a un comple-
to cambio de regimen en tan important material, de
acuerdo con el principio que me propongo recomendar
en este Mensaje.
En nuestra Repitblica, con mas motive que en esas
grande .naciones, el alistamiento voluntario tropez6
siempre con obstaculos de divers car6cter, pero muy
especialmente con:la resistencia de los ijl ....i..lI..'ies a
preferir el estado military cuando los jornales se ele-
van, como actualmente- .t~., i. i I-.. -, una remunera-
ci6n superior al haber del soldado, afn siendo 6s-
te como es entire nosotros mas alto quizAs que en
ningfin otro pais..
Previendo sin duda estas dificultades el HonorablQ
Congress en s4 Itesolucion Conjunta de 7 de Abril
ultimo, ..,-i.1 s.. en su articulo segundo, lo siguiente:
"Queda autorizado por esta resoluci6n el Presidente
de la Republica para disponer de las fuerzas terres-
tres y maritimas en la torma que estime necesario,
utilizando las fuerzas existentes, reorganizAndolas o
creando otras nuevas, y para disponer de las 1-l..-i,_
economics de la Nacion en la I(.-.ii..l., I!- las necesi-
dades exijan".
Pero ante la insuficiencia del alistamiento volun-
tatio, en gran part suplido hasta ahora por la Milicia,
la cual no puede sustituir A las i' ,, :.. Regulares de
character permanent, consider de mi deber recomen-
dar, sin demora, al Honorable Congreso, la inmediata
.,..IT ,'d. de la flnica media que puede allanar sin
tardanza todas las idificultades: la jiupl.ul'la.'i6dnu del
servicio military obligatorio mediante un sistema te
selecci6n andlogo al que se ha instituido recientemente
en los Estados Unidos,
Con este fin estimo li-1,-l...-u-ii.- que por el Hlo-
norable Congreso se me conliera la autorizaci6n nece-
saria para convocar como media previa, A una in-.,i i,-
cien 6 registry general a todos los ciudadanos com-
prendidos entire los yeinte y uno y los treinta arios de
edad, con sujeci6n A las regias 'i.i- i'._aliw. i1- se me
faculte A dictar para hacer mas :i1,]1., y f6cil dicha
';i .. i1,.i,.' 6 registro,.y a llamar a las armas inme-
.li.I!...-.I.1o el nfmero 6 cupo de'los iii- i11-ii." que
requieran las necesidades de la defense national y
de la --:.I. ii,;! 1 del Estado. Recomiendo igualmente
que se autorice al Ejecutivo para utilizar en el plan-
teamiento de la Ley que se dicte, los servicios de todos
y cada uno ,.1- I.-. funcionarios y .-,ipl1,,,.1- de los
distintos ramos'de la Administraci6n, comprendiendo
en este precepto A las Autoridades Provinciales y Mu-
.111 i[l'-., ... ; ,i sus p,'.I" tir..- iin:in.'i. L i-.. y empleados.
Especial atenci6n demandaran del Honorable Con-
greso las excepciones-y exenciones que so establezcan







DIA!RIO DE SESIONES DEL SENADO 3,


asi como las penalidades que hayan de aplicarse a los
que intenten sustraerse al servicio 6 cometieren fal-
sedades para eludirlo.
Convendria tambien fijar un contingent de plazas
voluntarias, cuyo cupo se fijaria anualmente en la
Ley de Presupu-estos y no deberA ser inferior 6 5 mil
hombres para las classes de cabos y sargentos y pa-
ra el servicio de Policia Rural en la forma prescripta
por el Decreto OrgAnico de 15 de Febrero de 1915
antes citado, servicio que reclama un. personal fijo y
experimentando, conocedor de las respectivas comar-
cas, bien enterado de sus condiciones peculiares, asi
de territorio como de poblaci6n y particularmente de
los elements noeivos 6 I..11. r-... que en eada una
existen para vigilarlos y reprimirlos m6s eficazmente.
E i-,i convencido de que la implantaci6n del sistema
que recoiniendo, con las prudentes restricciones en-
eaminadas A una adecuada selecci6n y con las deduc-
clones que habia de hacerse, por efecto de las exen-
clones 6 excepciones por defects fisicos i otras cir-
cuhstancias especiales, proporcionarh al Ejecutivo
un eontingente mks que bastante para todas sus aten-
ciones y servicios, restando s61o en proporci6n muy
reducida, elements tiles A la agriculture iacional,
fuente la mis important de nuestra riqueza, y h
nuestra industrial.
El servicio military obligatorio, es tambi6n, y asi
lo demuestra la experiencia de todas las naciones en
que se ha establecido, una gran escuela de discipline
social y de civismo, que hace comprender y sentir al
cindadano desde los primeros afios de su juventud, las
obligaciones para con la Patria, la fuerza del vinculo
national que los une y la obligaci6n en que estAn de
subordinarse a la autoridad y A la ley, no por las
disposiciones de la fuerza, sino por la conciencia del
deber y de la solidaridad social.
Nuestro pueblo acoger 'seguramente con simpatia
este nuevo sistema I..... el cual Ie pI'r!' 1.. como al
one mas, su ardiente patriotism y su espiritu tra-
dicional de abnegaci6n y sacrificio.
Mariel, a 5 de Junio de mil novecientos diez y site.
M. G. MENOCAL.

-SR. MAZA Y ARTOLA: Propongo que ose M. nl- i.
quede sobre la Mesa, reparti6ndose copias.
SR. PRESIDENTE (NTjIEZ) : jLO actierda asi el Sena-
do?
(Seales afirmativas).
Acordado.
Comunicaciones Oficiales.

(El Oficial, Sr. Mufibo, 7 .,7..) :


Sr. President del Senado.

Sefior:


Junio 6 de 1917.

Ciudad.


Tengo el honor de acusar reeibo de su atenta co-
municaci6n trasladindome el acuerdo torado por es-
to Senado, I ]I .I,.i.-!. -.i.1 Senador Sr. Dolz, en la
Sesi6n del dia 4 de los corrientes, expresandome su
sentimiento por el fallecimiento de mi hlermano po-
litico.
Al expresar a Vd. mi agradecimiento por la de-
ferencia que con el que suseribe han tenido, le ruego
lo haga extensive A los demAs compafieros y le reitoro
el testimonio de mi consideraci6n personal, quedando
su affmo, s. s.
Leopoldo F;.i,,, r'.


SR. PRESIDENT (NiI'EZ) : Enterados.

(El C' Sr. S .ii. ,;-.:, leyendo) :

Cardenas, Junio 2 de 1917.


Sr. President del Senado.

Sefior:


Habana.


Para su conocimiento y efectos que estime proce-
dentes, tengo el honor de remitirle adjunto, copia
certificada del acuerdo n-imero 6, adoptado por el
Ayuntamiento de esta ciudad, en sesi6n ordinaria ce-
lebrada la noebe del 8 de Mayo pasado,' por el cual
acuerdo, se adhiere dicha Corporaci6n d lo interesado
del Congreso de la Repfiblica, por. el Municipio de
Placetas, respect a que se eximan A los Municipios, del
pago del diez por ciento para Sanidad.
Muy atentamente de Vd.,
P. E. Medina, Alcalde Municipal.

MUNICIPIO DE SAN JUAN DE LOS YERAS

Provincia de Santa Clara

Official

Junio 1? de 1917.


Sr. President del Senado.

Respetable senior:


Habana.


La Camara de este Municipio adopt6,,en Sesi6n or-
dinaria de 3 del pr6ximo !... ..1.. Mayo, con el nimero
2 y con asistencia de los Sres. Concejales: A. Diaz, J.
Molina, C. GortzAlez,'A..Agilli.i, F..-il, F. G6mez y
Secretario A. J. Leonard, el acuerdo cuyo context
es el siguiente:
Acuerdo segundo: Acto seguido se di6 lectura a
copia del Proyeeto de Ley referente a la remuneraci6n
de los Concejales cursado por el Sr. Benito Lagueruela
y Rubio, Representantes, con solicitud de adhesi6n
por la CAmara q\i ..... '.,I Los Sres. del Consistorio
conceptuando de justicia y raz6n lo propuesto. en el
articulo del citado Proyecto, acordaron por unanimi-
dad hacer suyas en su totalidad las Proposiciones .del
referido Proyecto y que asi se communique al Congreso
de la .Naci6n.
El que, saneionado por este Ejecutivo, tengo el
honor de transcribirle, cumpliendo la part dispo-
sitiva del mismo.
De Vd. atentamente,
Elieuerio Tejeda, Alcalde Municipal;

ADM1NISTRACI6N MUNICIPAL DE MANTUA

Asuntos Generales.-Nuimero 949.

Mayo 31 de 1917.


Sr. President del Senado.

Sefior:


Habana.


Tengo el honor de remitir A Vd. copia certificada
del acuerdo adoptado por el Ayuntamiento en sesi6n
ordinaria de 22 del actual, relative A :n! ,t -itl, su







,4 D IARIO DE S!.V,-IONES DEL SENADO


adhesion al 'i .:.. ..i Ley i.. i i.. por el Repre-
sentante Benito Lagueruela y Rubio, sobre modifica-
ci6n del articulo 55 de la Ley O ,.o'", '.7. los M.uni-
cipios.
R.espetuosamente de Vd.,
A, G. Fors, Alcalde Municipal.

Santiago de Cuba 29 de M:1,, de 1917.


Sr. Presidente del Senado.

Sefior:


I- abana.


Tl':;.,.. el honor de remitir A Vd. copia adjunta, del
aeuerdo adoptado ppor el Ayuntamiento de esta Ciu-
dad, en'el' i.- se'interesa que' el. Cucrpo Colegislador
que Vd. dignamente preside, en atenci6n & las razones
.,,i,..;.1 ,.. vote una Ley de proteeci6n A las crias y
siembras do it,.,. menores que so establezcan en los
distintos t6rminos municipals de 11 RP.- 11i-.-. de-
fPondi6inl'! de .las importaciones ....i I,. i-
i. i .."-. de que conseuente con el' carteter pro-,
gresista que le anim'a, prestarh decidido apoyo al indi-
cado proyecto.
Quedo de Vd., con la mayor consideraci6n,
Jos6 i' -,. ., Alcalde Municipal, P. S.
SR. PRESIDENT (NBiNEz) : Enterados.
Proposiciones de Ley.

(El Oficial, Sr. Mufoz, leyendo):
AL SENADO:
Considerando: que es deber imperioso del Congreso
alentar y protegcr cualquier iniciativa 6 invent, que
result 6 paeda resultar beneficioso A la humanidad.
Considerankdo: que el ciudadano cubano Sr. Angel
Garcia ha inventado un procedi'miento para la cura-
ci6n de la horrible iI I .-.1 ,.i de la 1hepra, que, segfin
manifestaciones hechas al peri6dico "La Nocbe"' por
various midicos do i .- i.:,, de dnuestra F.i,,nli -,1, y que
a esa ir ,, ....iI se dedican: '" ..-i..1, .-irt. quedan
curados los leprosos; las llaigas desaplarecen, las hin-
.-i, ...,I. terminan y el estado id.-i 1n-, in.. i., I,,r gtal
grado, que solo un 6o'mbre de ciencia podria decir'que
es un leproso el individuo que se present a nuestra
vista.; tal es el magn.ifico estado on Que queda deopuls
de sometido al plan de Angel Garcia. Si el bacilo de-
saparece por complete no lo hemos comprobado, por-
que seria precise un studio b,acteriol6gico one podria
hacerse; pero socialmeilte el enTermo queda en perr-
fecto estado y 6sto es de tal importancia. one no du-
damos que nuestra Sanidad 1. -I.- preference atenci6n
a este asunto one puede tenor incalculables ventajas
para el porvenir.
Considerando: que el C.....i-. distintas veces ha
votado creditos especiales para la curaci6n.de la lenra
por medio del tratamiento del mangle rojo que no did
el resultado apeteeido; y parece natural, muy justifi-
cadd, en el caso de .III, se trata, oue se vote un cr6dito
especial para la, curaci6n de la lepra por el procedi-
miento inventado por *l Sr. Angel Garcia.
Considerando: ane el hecho de no poseer el inven-
tor un titulo. acad6mico no es motiv, rational .para
dejar de prestarle los elements I.-. ,;';,- .... la ex-
Derimentaeih official de su procedimiento, pues. apart
de otras consideraciones la historic nos ensefia, que
los grande inventos que miRs han beneficiado a la
humanidad, no siempre so debieron A hombres con
titulos universitarios,


Futndado en estas razones el Senado que suscribe
p: ... la vdtaci6n de la siguiente Ley.
Articulo I. Se concede un .. III 1. $3,000.00 con
cargo A los fondos del Tesoro no afectos A otras obli-
gaciones, para facilitar al :-',. Angel Gareia, durante
un afio, los elenentos necesarios para someter un nii-
mero determinado de i. 'i ...... de la lepra al plan de
euraci6n por 61 inventado.
Articulo II.-El Ejecutilvo, previ' el estudiio y
examen que juzgne adecuados, 1, ,i ,, I al ..i. ...
del resultado oBtenido en la curaei6n de la lepra por
ese procedimiento.
Articulo III.-Esta Ley empezara A regir dosde
su publieaci6n en ]a Gaceta Oficial de *la Repfiblica.
Palacio dl] Senado, Junio 4 de 1917.
Antonio Gonzalo Perez.

SR. PR ESIDENTE (NORi;z) : j'Aprueba el Senado pa-
sar esta Proposici6n de' Ley A las Comisiones de
.-.' ,,,.r .. y de i-.. y P .. .1,
I .'- :.., I afirmativas).,
Aprobado.

(E l ('.. ,, .. : .. 1 .,,,., 1 ...,,7..) : "

AL Ii ,. :

Considerando: que en veinte de M.10 Iltimo falfeci6
en la ciudad de Santa Clara el P!.f .... de Instrucci6n.
Pibblica, Sr. Emilio Prrez de Morales y Diaz, Director
en .li! .**.i de ]a Escuela inumero 1, quien hizo de
su carrera un verdadero apostolado durante los treinta
'y cuatro ailos que ejorci6 el Magisterio Cubano.
Considerando: (que su viuda, la 1, .. 1.. cubana
Sra. Emilia Domenocb, sobrina de Antonio y Gui-
llermo Lorda, martires de la epopeya gloriosa de la
emancipaci6n de nuestra patria, con la .. .'
del amante compafoero de su .vida, ha quedado en la
miseria con seis hijos menores, sin el auxilio material
siquiera del R1ctiro E .I ni, que hubiese correspondido
:, sa .. '- de haberse aprobado esta Ley oportuna-
mente.
Considerando: quo nada mis natural y justificado
que el Estado acuda en auxil io de esa familiar desvali-
da, como un deber de humanidad y como premio de-
bido al maestro inoritisimio, que, entree f ti- 1 y desve-
lo,s, .consag'r6 today su vida A 0i I_'.... i *nrisenanza
cubana, contribuyendo de ose modo A nuestra emanci-
paci6n social y political.
Fundado en estas consideraciones el Senador que
suscribe propone la siguiente Ley:
Artieulo T.-So concede una pension de. ($1,200)
mil doscientos peso~ anuales, pagadera -por dozavas
Dartes y mensualidades vencidas, a la Sra. Emilia
Domenech, vinda del'Profesor de Instrucci6n Primaria
Sr. Emilio Perez de 'i... .i *. y Daz, y8 sus seis hijos,
menores 'de edad.
Articulo TT.-Esta pension se pagarA durante la
vida de la Sra. Domenech, y en caso de fallecimiento
1*. 6sta hasta que sus hijos arriben h la mayoria
de edad.
Si en la Ley del Retiro Escolar se ..*.i.,. 1;. al
extinto Profesor Sr. Emilio Perez de 'i.. .'.. :- I iaz,
'csde se moment cesara '., i ... :'.' que por esta, Ley
se concede.
ArticulolTT.-La,s cantidades necesarias para el pa-
go de esta p ...i... so tomaran de los fondos del Teso-
ro no :1, I .. a otras obligaciones, hasta que figure
n los Presupuestos Generales del Estado.








DIARIO DE, SESIONES DEL bAOi .ADO 5
_ fl ',,


Articulo IV.-Esta Ley empezaria regir desde
su publicaci6n en la Gaceta Oficial de ]a Republica
quedando derbgadas cuantas Leyes y Disposiciones se
opongan a su n .IIphi.II,. il,..
Palacio del Sonado, Junio 2 de 1917.
Antonio Gonzalo P6rez.

SR. PRESIDENTE (NiJTEZ).: Aprueba el Senado pa-
sar esta Proposici6n de Ley a las Comisiones de B. !. -
cencia y de Hacienda y Presupuestos
(Seiales i,, i..,,').
Aprobado.
Dictimenes de Comisiones.

(El Oficial, Sr. i/:'...: leyendo):

AL SENADO:

En Sesi6n celebrada el dia de la fecha, por la Co-
-misi6n de Hacienda y Presupuestos, se di6 cuenta
con la adjupta Ponencia emitida por el Senador Sr.
Rivero, sobre el Proyecto de Ley de la Camara de
Representantes, relative concceder un credit, de
ciento cincuenta mil pesos, al objeto de continuar la
construcci6n de la carretera que partiendo de Santa
Clara termine en el puerto de la Isabela de Sagua,
,rl1.1. 'ni,.l.... el acuerdo de recomendar al Senado le
imparta su aprobaci6n.
Palacio del Senado, Habana 1 de l,.:... de 1917.-
Vto. Bno.. Manuel M. Coronado, Presidente.--M. F.
Guevara, Secretario.

A la Comisidn de Hacienda y Presupuestos

El Senador que suscribe, designado Ponente por
esa Comisi6n para informer sobre el Proyecto de Ley
procedente de la Camara de Representantes, relative
A conaeder un cridito de $150,000 para la terminaci6n
de la carretera que ha d'e unir a la ciudad de Santa.
('!.,..,, con el puerto de la Isabela de Sagua, tiene el
honor de exponer:
Que es una imperiosa necesidad llevar a cabo la
terminaci6n de la referida carretera, obra que ya ha
sido empezada, y que no se ha terminado, por conse-
cuencia de no haber cr6dito disponible, y de que fue-
ron insuficientes los criditos concedidos por Leyes
anteriores dictadas A ese fin. De no continuar la eons-
truci6n de esa carretera, tendriamos entonces que se
habria perdido todo lo realizado, ocasionando con ello
granaes perjuicios i importantes vias de comunicacion.
La uni6n de la ciudad de Santa Clara, capital de
la Provincia, con los pueblos de Cifuentes, Sagna y
el Puerto de la Isabela, uno de los mias importantes
de la costa Norte de la Repfiblica y el segundo de la
Provincia, favoreceria en grado sumo A una gran part
de esas poblaciones, constituyendo con ello un her-
moso ideal, a la par que un beneficio pfiblico.
Como ya se de.ja mif. -.i- .l, se trata d' ter-
minaci6n de obras comenzadas, faltando s6lo part de
los tramos comprendidos entire Santa Clara al Hatillo
y ('iti. t,- y de Sagua al Puerto de la Isabela; por,
todo lo cual no tengo inconvenient alguno en pro-
poner a la Comisi6n, que acuerde recomendar al Sena-
do su aprobaci6n, en la forma que viene redactado di-
cho Proyecto de Ley por la Camara de Representan-
tes. !
Palacio del Senado, Habana, 24, de Abril de 1917.
Manuel Rivero.


AL SENADO:

La Cornisi6n de Obras Pfiblicas, en Sesi6n del dia
de la fecha, acord6, aprobar la adjunta Ponencia emi-
tida por el Senador Sr. Manuel Rivero sobre el Pro-
yecto de Ley procedente de la Cimara de Represen-
tantes que concede un cr6dito de ciento cincuenta mil
pesos para la construeci6n de la carretera que partien-
do de Santa ( 'I ir.,. termine en e' puerto de la Isabela
de Sagta'
Sal6n de la Comisi6n de Obras Pfiblicas, Habana,
Tunio 6 de 1917.-Vto. Bno., Leopoldo F'., ...., Pre-
sidente.-Manuel Rivero, Secretario.

A la Comisidn de Obras Piiblicas

El Senador que suscribe; nombrado Ponente por esa
Comisi6n para inf..i, ir respect del Proyecto de Ley
orocedente de la Cimara de Representantes, reference
I conceder un credito de ciento cincuenta mil pesos
oara la construcci6n de la carretera que partiendo
le Santa Clara'termine en el ... I de la Isabela
ie Sagua, tiene el honor de exponer:
Que conoce personalmente la carretera que se trata
de terminal con el credito que se solicit, y cree muy
necesaria la terminaci6n de la misma, obra ya comen-
zada y en algunds tramos ya terminada, pero que no
ha podido coritinuarse su construcci6n por no haber
alcanzado los crdditos concedidos en anteriores Leyes.
La terminaci6n de la carretera se hace indispensa-
ble, puesto que con ello se unirAn grandes zonas de
eultivo 6 inmensamente ricas y que s6lo les falta es-
ta via de comunicacii6npara que en toda ella se desa-
crollen con mis amplitud el comereio y la agriculture.
UniBidose por modio do esta carretera, Santa ('l.,i ,
capital de la i'",.-; i.1 con los !in..ld de Cifuentes,
Sagua y el Puerto de la Isabela, uno de los mis im-
portantes de la costa Norte de la Repfiblica y el segun-
do de la Provincia, habri hecho el Estado un gran
,,.n-.fi,:i, al pais y con especialidad A la provincia de
Santa Clara.
Los tramos de mayors extensions de la citada ca-
rretera estAn ya terminados y s61o faltan parte de los
tramos comprendidos de Santa Clara al Hatillo y
Cifueotes y de Sagua al Puerto de la Isabela,-siendo
ones, muy lamentable que cuanto antes no se ter-
n'inara esta obra piblica, tan necesaria, y que tantos
: 'i..-,... reportard a esa rica y extensa zona.
Por tanto, ruego a la Comisi6n apreebe en todas
;us parties dicho Proyecto de Ley y recomiende al Se-
nado le inparta su aprobaci6n.
Palacio del Senado, Habana Mayo 10 de 1917.
IManuel Rivero.

SR. PRESIDENTE (NTNrEZ) : Se incluirhn ambos Die-
tamenes en la pr6xima Orden del Dia.
Discusi6n de Dictimenes sobre el Divorcio .
I i,. ]a palabra el Sr. Maza y Artola.
SR. MAzA Y ARTOLA: Al fin, Sres. Senadores, se ha
a.bierto el debate sobre este Proyecto de Ley, i'emitido
por ]a '1 a i de Representantes A este alto Cuerpo
tres afios ha, nada menos. Ya debe haberles vuelto
cl alma, al cuerpo A los impacientes divorcistas, que
hacian los mis vivos comentarios, no, por cierto,'nmiy
favorables para nosotros, por esta demora. Pero no
creo que tengan muchos motives para regocijarse por
La oportunidad en que el asunto viene A hacerse obje-
to de nuestra consideraci6n. Estos moments I.-,.. i:
mas adecuados para otras classes de .,!'i,-...








6: DIARIO DE SES1ONES DEL SENADO


Ci.l.rl. todas las Naciones del orbe estan press
de, la ii. 1i.- b6lica, unas peleando con otras y las de-
Wmks '-11.m I.] ....- para ia'cer lo mismo, aqui, en nues-
tro suelo patrio, desgraciadamente, se sostiene una
lucha civil, 6 acaba do sostenerse ,i,-.l i.1. afin.reza-
gos de ella, y nos bemos visto p1 .' .. a. declarar
la guerra 6 una de las _i .:! 1.'- potencias h.li.-irint...-
por lo que'partes ya en el conflict mundial no seria
raro que tuvi6ramos que .I.-1. ,.l. ,.-,. de cualquiera
agresi6n, y hasta que mandar un *-;,'I. i; combatir
en territorio .':ii,,,., parece que debe r-' i'" *i-..!
antes la vida de los individuos'y de lo:- Ii.-.. lt..
nuestros ciudadanos y de nuestra Reptibliea, que la
felicidad de nuestros matrimonios, porque, al cabo,
por nada esa felicidad est, mAs .ir'..i .;* Il.., siempre,
quo por la segur implacable de ]a muerte, sin que haya
lif.r ...;i, i la cual no ponga trmino; y- que prepa-
rarnos para arrostrar con las mayoreA ventajas esos
peligros es Ihoy mis urgente que tratar de hacer mans
felices en un future tan contingent, nuestras unions
sexuales.
Ademas se ha dicho, no s6 con cuanta raz6n, pero
repiti6ndose hasta la saciedad y en todos los tons, que
el clericalismo viene librando una sorda campafia con-
tra el divorcio en las esferas oficiales y en la intimidad
de los hogares. SerA 6sta una buena oportunidad
para presentarle batalla? / No lo encontraremos en
uno de sus moments de mayor fuerza ?
Cuando so siente la muerte cerca, no hay quien deje
de pensar en Dios, ain los que en toda su vida no ban
pensado en El. j C6mo aquellos que han sido siempre
cat6licos, -itil;., tilios, no han de sentir exaltada
su fU en los dogmas, y su respeto A los ministros de esa
religion, sobre todo si fu6 la de sus padres, en ella
nacieron y se criaron, en cuyo caso se hallan tantos
cubanos.?
Esta Ley pudiera salir de este Cuerpo a satisfacci6n
de los divorcistas, pero como el process de su elabora-
ci6n definitive no quedaria terminado con el acto de
nuestra aprobaci6n, sino que todavia- por otras etapas
tendria que pasar, quizAs en la iltima fuera donde
corriera su mas serio peligro, en manos de quien, no
habiendo nunea dejado de ser cat6lico, ahora parece
m6s preoeupado de su vida propia, de guardarla, de
defenderla, nue de arreglar -- I -i..... comeo 6stas, in-
teriores del ho.rar y del matrimonio de otros, tan aje-
nas A sus cuidados, por. lo que I-: eneomendandose
'mas, Dios one a sus propias fuerzas, y se le v6 ei-
tre'ado con frecuencia, 6 a Dnractica de su culto.:-No,
es de presumirse qie le habrian do inspirar mas con-
fignza y se sentiria mas inclinado A seOuir Ir. ....-. ,.
de los ministros de su reli'ei6n one los de su ;:,;. .,-,
Pero a:un suponiendo one la Ley loerara -',1;, -,i-
y sana de ese grave riesOo y oue al fin fuera n.,-.,,iiul.
qada y puesta en nr6etica,. t6mome mucho, Sres. Pr -
nadores. one nor las misrmoa orceunstanciNj cxtroornl;-
naris one atravesamos, cst6 llamada & sufrir un tre-:
mendo f acaso.
Nos hallamos antnalment oen ,Tiena disolnii6" Anc,,
+odo estA en divorcio-. P individuo eon Ia soie(dad-
Jnq ci'niddaanos pentre .i: los nodrs T nno con r+Vo: 1 :
4Onbiarno conl el p1neblo. TP nel6ntrase pi eo'olsmo e"o-
+-"nn;ido en tora las s esferas. AtrTvenoamno no" con-'
":lPn+l I 1ln (Ip enq nTerwfocls rdp nnestra h;qstO' ;o'ne
nlow volnro-nistas 11imnan rie desintco-rani6n. La'n,, .
sohre p1 Pafs Pn tales circunsltaneisq nn, Tniv +r t
eminentltement l desinteefradora erno pfn.. nnt rfl do 1
one poentupria esa descdnmposicion, podria traer muv
pronto su deser6dito. una reacci6n inmediata contra
ella y al cabo su '1.rc:lr. ',n t-.tal, con pocas esleranzas,


o ninguna, de su restablecimiento en un future pr6-
ximo, afin haciendole sustanciales rectificaciones al
elaborarla de nuevo.
No es 6ste un temor pueril, vano, fantAstico; no.
Tenemos un ejemplo muy vivo en la Historia de un
fracaso semejantc. Los revolucionarios franceses eri
el afio 1792 creyeron que, una de las primeras cosas
qu.o estaban obligados hacer para ser consecuentes
con la revoluci6n que habian realizado, era establecer
en Francia ]a Ley del Divorcio. Como aquellos eran
I .'"'-.1' -, I., los franceses muy parecidos en cier-
to modo A estos que atravesamos, pues se encontraban
en un period de ft ,1 .1..,it. _-i .-i.'.i:. la Ley, que ya
habia salido de su .\-.inil. ... i. !.-.i; l,, i-.,, bastante exa-
gerada, bastante :.l>,i,, I..1. h.'. ,-, I.i prdctica a los
filtimos extremes, basta punto tal que los propios re-
volucionarios se vieron obligados a presenter casi in-
mediatamente rectificaciones de ella, algunas de las
que fueron aprobadas, y otras tambi6n lo fiubieran sido
si el cambio de regimen que sobrevino 6 poco, no ,lo
impidiera.
De tropiezo en tropiezo la Ley vino al fin 6 caer
en manos de los reaccionarios, pero cuando ya estaba
tan desacreditada en tod6 el pais que los propios re-
volucionarios ]a tenian en menosprecio y confesaban
el error de haberla dictado. La obra, por consiguiente,
de la restauraci6n monarquica fu6 muy ficil y obtuvo
el beneplhcito general, 6, por lo uienos, de la inmensa
mayoria del pueblo francs. FPu en 1816 cuando se
llev6 & cabo su derogaci6n, y tal habia sido su des-
prestigio, que durante much tiempo no se pudo ha-
blar en Francia de restablecerla; ni afin se intent en
la segunda Repfiblica; y cuando restaurada la tercera
se atrevi6 Alfredo Naqu6t a proponer su restableci-
miento, el primer proyecto que present con ese objeto
en la C6mara de Diputados tuvo tal oposici6n que
por dos veces consecutivas no se quiso siquiera tomar
en consideraci6n.
j Tendr6 el mismo destino esta Ley de que hoy nos
estamos ocupando? Seria niuy sensible; pero de su-
frirlo sin duda que est6 amenazada. C6mo sustraer-
la de 61? No veo mas que una manera: haci6ndola lo
m6s conservadora possible fin de que tenga la resis-
tencia de un block contra la acci6n disgregante del
medio. ,Y qu6 debe entenderse por eso Pues que re-
duciendo las causales del divorcio Alos finicos easos
en 0 ue el mantenimiento del vinculo matrimonial seria
indisentiblemente mas p,'-:.i' l.-i..1 al orden social y 6
la prole, la ley do qne se trata deje herm6ticarhente
cerradas las nuertas a todo abuso y 4 toda simulaci6n.
lie aqui la de .li.. soy ,decidido partidario. Bien
s6 oue no ha de satisfacer a. muchos. Pero, con es-
ta 1.'wi,,' ,' revelo i-.. i.l,.l Dempstrar6 con ella que
no soy un ardiente divorcista, mas qui6n osar6 dudar,
al mismo tiempo, que en esa media lo sea de verdad ?
SY al serlo asi no respondo A mi carActer de conser-
yador? I No soy fie] al program de mi partido, qued
me obligea a respetar, hasta donde sea possible, la inte-
gridad de la familiar cubana'?
Este nroblema del divorcio es uno de los pue mas
han agitado el siglo p asado y a6in lo que va del pre-
sente. Ha sido y es onizAs el mAs cpndente de
to.dos, porque es de los que I'lega a lo m i:i
hondo del cora76n, a lo mins intimo del hombre, como
qce afectando A sn sensualidad, a su hogar, A su fa-
milia, es el one mas tiene que apasionarle. Y el caudal
que principalmente debemos aportar 6 la dificil em-
presa de tratar de resolverlo con acierto no ha de ser
precisamente nuestra culture. nuestro mejor conoci-
miento de todas las Leyes de divorcio que se han pues-








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO, 7
- i,,-n m _I


Sto en vigor en el mundo, del efecto que han producido,
de todas las dbctrinas, de todas las teorias que se hah
emitido, de todas las elucubraciones que se han heeho
sobre la material.
Hay algo mis valioso para tal objeto que tod ,eso y
de que ninguno de nosotros deja de toner un copioso
arsenal. El recuerdo de los hechos .impresiones de
nuestra vida propia, de lo que hemos sido cada uno en
nuestras relaciones intimas y sexuales, el caudal de
nuestra experiencia personal A ese respect, porque
de todos los elementos,subjetivos son los que mAs in-
fluencia han de '. j'i.!' en el juicio que I .I,,it;..,,.. "I,.
formemos y emitamos acerca de esta cuesti6n. Asi lo
ha ..it, 1i;.l.. grann nfimero de Representantes, Dipu-
tados y Senadores de todas las Naciones que han in-
tervenido en debates sobre divoreio. Y asi hubieron
de entenderlo tambi!6n, entire nosotros, no poeos0 de los
ilustres abogados que tomaron part en el filtimo Con-
greso Juridico, euando apenas hubo uno que esdalara
la tribune, para tratar de este asunto, que no se refirie-
ra, direeta 6 indirectamente, a su vida intima, particu-
lar, a su hogar, a su estado, a su matrimonio y hasta a
las condiciones especiales de sus relaciones con su espo-
sa en ese instant.
Cuando Alfredo Naqu6t present en la Camara
Francesa su d'i..".. de divoreio, en medio de las
multiples pol6micas que con ese motive se suscitaron,
hubieron de echarle en cara que 61 estaba separado de
su mujer y que el m6vil de su campafia era personal,
pues queria el divoreio para consagrar por medio de
una sentencia ,ili.-lei su libertad, y poder contraer
un nuevo matrimonio. Tuvo entonces necesidad de ex-
poner ,'l.11;l.nii.I,-, en una carta dirigida a Le Firfaro,
cuales eran, en verdad, el estado de sus relaeiones
conyugales y sus causes, casi hacer la historic de sus
amores con su esposa y hasta reveler detalles intimos
de su vida en el hogar domestieo.
Por cierto, que la relaci6n que hizo conmovi6 tan
profundamente a los Sres. Diputados que cuando en-
tr6, despu6s de la publicaci6n de la carta, en el edifi.
cio de la Cimara. reeibi6 de todos sus ...n.. ',;. .
no ovarn ovaciAn. Y dice Naqu6t. en 6sta su obra, "L'.
ley del divoreio" (tom6ndola. en la. mano) qne aqualla
earta y el 6xito 'qe con ella alcanz6, tuvieron una, 'ra
influencia en la ir-J.., ;.'.., de semeiante Ley, es de
cir, en eol rimer 'triunfo de sn colosal i 1'* i a
favor del divorcio.
He ahi un famoso e:'--.iil.i de la *'Ii.i'r.i.,.; i qoe
tiene para este debate el bagaie mas 6 menos rico one
cada cual trae A 61 de las impresiones de shi vida
intima, de su vida galante, de sus relaciones con sun
esposa. con, sus hijos, y de los incidents familiares
de su hogar.
Pues bien, Sres.' Senadores, si yo me atuviora ai eeos
-,:;.j sreria refractario al divoreio, antidivorcista
'enrag6", porque yo no he concebido nunea 1a felici-
dad. sino en una uni6n perp6tua, eterna, si possible
fuera, con la mujer 6 quien amara.
He contraido dos matrimonios. El primero tenienido
veinte y cinco afios. Y al afio y uoatro moses do casado.
al dar a luz mi esposa el primer fruto de nuestros
amores. como hnbiera dicho Homero, la hiri6 Diana con-
suave flecha. lye qued6 viudo.
Puedo asegurar A los Sres. Senadores que ha sido
ese el moment mIs desgraciado de mi existencia.,
iQuedarme repentinamente sin hogar y privado de'
la mujer que amaba y con quien me habia hecho la ilu-
si6n de compartir vida larga, toda aquella que pro,-


metiamos alcanzar, y tan joven arin, impresionome
profundamente!
Si no hubiera sido porque mi madre oblig6me a dar
,.i viaje por I .. que algo me distrajo de aquella
inmensa pena, y, sobre todo, que pr6ximamente dos
aros despu6s encofltrara otra rnlii. de quien me ena-
morara, que.viniera a suplir aluella falta, con quien
contraje matrimonio y A la que estoy felizmente unido
desde entonces, hace veintifin afios, pudiendo asi re-
bacer mi hogar y sustituir con nuevas ilusiones las
perdidas, la vida se me hubiera hecho completamente
impossible!
Hoy mismo, la calamidad mayor que pudiera caer
sobre mi seria la destrucei6n 6 mutilaci6n de ese hogar,
hasta punto tal que-y acaso 6sto sda un gran egoismo
--desco antes la muerte que ser otra vez victim de ,
tamafia desgraeial! i No be tenido nunea que abjurar de
wsas ideas, ni que modificar estos sentimientos!
Tamnas he sentido, ni durante mi i.I. i. .. ni durante
mi segundo matrimonio,, ]a necesidad de eompartir, fue-
ra de mi hogar, con nadie, las alegrias del vivir, ni en-
contrado ..i.. ,. i!. atractivos en otra mujer para des-
viarme, siquiera fuese accidentalmente, de la mia.
S'"'ii",.. se dir', entonces, un hiomibre que de esa
manera se ha conducido, que asi piensa y que asi siente,
puede ser divorcista? Pues lo soy precisamente por
eso mismo, Sres. Senadores, ya que a todo ello se debe
que me inspiren una profunda piedad los e6nyuges
desgraciados porque habiendo perdido sin culpa suya
la felicidad de sus bogares no puedan reconstituirla, co-
mo reconstitui yo la del mio despu6s de la muerte de
mi primera esposa, y que ansie i;-:i iil. ; las I'in' t.i, de
la esperanza que la Ley hoy les tiene cirradas, hasta
done eso sea compatible con el orden social y en
tanto no cause mayor perjuicio a d1s inocentes series
que hubieren engendrado, A fin de que si fu6 cruel con
ellos la fortuna,.su eondena no se. perpetual, y sin la
muerte del s6r con quien en mal hora se unieran, pue-
dan volver A gozar la dicha en una nueva uni6n, en
un nuevo hogar.
Acaso hayan influido, much en esta conduct y
en estos sentimientos mios el buen ejemplo que me
dieron mis mayores a este respect y los rasgos de
sus caracteres que en mi dpjjaran grabados, pero una
impreoi6n de mi adolescencia. en la cual era muy efi-.
cionado A leer, ique, a pesar de su aparente' insignifi-
eancia, de.j6 en mi profunda, huella, ha podido ser uno
de sus factors mnis determinants.
C' (. .' en mis manos una novela de Alfonso Daudet
titulada Numw *R ou.mest(,o. Qui6n no conoce entire
nosotros a tan insigne literate francs ? Todos sabe-
mos que su rienero fu6 'ol naturalista, no a la manera
desearinada A cruda de Zola, sine adornado con las
galas de la fantasia; presentando la naturaleza, come
ha dicho este mismo emulo suyo, en ese punto precise
del fiel de la balanza en que la poesia concluye y la,
realidad comienza.
Todos los personajes de las obras de Daudet son tan
verdaderos oue han existido; los ha encontrado en la
vida real. do done despu6s d'e estudiarlos detenida-
me.te los ha recosrido, clasifinado y guardado. Asi, cada
vez nno los necosit6 para sus novels, no tuvo m6s que
acndir a, ese original almae6n. apoderarse del tipo que
entonces le haeia falta y vestirlo con el traje 6 libr6a
que la trama reaneria. Despu6s les obligaria reali-
Yar actos cuya forma brillante fuera expresi6n del
oenuio del poeta, obra exclusive de su i,.r.- .'i. .'.n. I,. -
ro sin que por eso la realidad del fondo dejqra de
traslucirse, revelando sn naturaleza humana, y con su
conduct siempre enseilando algo prActico.








DIARlO DE SE:!iuNES DEL SENADO.


Numa Roumestan es un meridional de exaltada fan-
tasia, de una eultura median, pero de una verbosidad
extraordinaria y de una Audacia sin limits. No hay
empresa que para 61 sea impossible, ni siquiera dificil;
todas estan a su alcance y todas las realize; habla de
pintura, de escultura,'de misica, de literatara, de to-
das las'artes y hasta. de todas las ciencias, sin que.
ninguna conozca ir:.'.il. Iin.t... El brillo de su ima-
ginaci6n suple su ignorancia. Corteja A Rosalia la hija
de un Magistrado que habia llegado a serPresidente
del Tribunal de casaci6n, hombre anstero en extreme,
del Norte, cuyo hogar era muy santo. Sus hijos habian
side educados en esa misma ;,ii i... .' Numa Rou-
mestan ejercia, a la sazon su profesi6n de abogado y
se dedicaba 6 la political. Con esas dotes especialisimas,
naturalmente, habia obtenido no pocos 6xitos en esa
carrera y muchos y muy resonantes como politico, bas-
ta el punto de que era ya Diputado. Se casan al fin A1
y Rosali.a, pero casi todavia, reci6n casados, icuando
mas feliz ella se consideraba, lo, sorprenrde con, otra
mujer. Rosalia es.ti en ,inta y ile ocasiona ello tal: .on-
moci6n y disgusto ique alborta, estando punto de
mbrir; mas no se'quejia nadie, ni 'h sus padres; aho-.
ga sus penas, y como se le mostrara arrepentido su
marido, acdaba por Iperdonarlo.
Pero no pasa much tiempo sin que se -entere de
otras relaciones suyas con una artist. Numa estaba
en el apogeo de su gloria. Era .[i i i''. de Instrucci6n
Piblica. Sin preocuparle su posici6n ni las consecneni-
cias de una publica ruptura, Rosalia esta vei aban-
dona la casa de su marido y se va Ila de sus padres,
resuelta 6 pedir la separai6n judicial.
Mais, su.,padre y su madre, temi6ndole ial e:-',i.1a'To
se oponen, quieren a todo trance que se reconcilie de
nuevo con, Numa. Ningua .observaci6n la convince.
Ningin recurso la hace desistir de s.p prop6sito. En-
tonces consideran necesario acudir A uno supremo que
solo ven 6 su alcance: Consiste en hacerle una grave
revelaci6n. He aqui el pasaje A que me refierb.
Estaba la familiar Le Quesnoy, que era el apellido
d.el Presidente, en el gran sal6n de su easa de Aps, to-
da reunida, un dia de Afio Nuevo, cuando el padre
se sent junto 6 si hija. le tom.6 la mano y procurando
hacerse persuasi7eo, le dijo: (lee)
"He visto a tu marido...' El' consiente en todo...
Tf vbNl, r. aqui conmigo todo el tiempo que tu madre
y tu hermana est(n ausentes, y m6s aun, si tu resen-
timiento durase todavli"... Pero, te lo reoito, esc
*r,,-.-.:,i' es impossible. Yo espero quo tfi no lo inten-
tarAs.
Rosalia tmovi6 la eabeza.
-Vos no conoe4is & ese hombre, padre mio... El
emplearA su astucia para envolverme, para aue no'
rennamos, para hacer de' mi su junuete, un inquete
voluntario, aceptando una existencia envileeida, sin
dig idad ... Vuestra hija no es de esas mujeres...
Yo qu'iero in r6mpimiento complete, irreparable, al-
tamente pihblico para el mundo..
Desde la mesa en oue atreglaba las eartas y las fi-
chas, sin volverse, Ia Sra. Le Quesnoy,intervino dul-
cemente:
-Perd6n,'hiua mia, perd6n.
-Si, eso es f6cil de decir cnando se tieno un marido
leal y recto como el tuyo; cuando no se conoce esa
sofocaci6n de la mentira y de la traici6n tramada
en contra de uno... Es un hip6crita, yo os lo.digo.
El tiene la moral de Chambery y la de la calle deo
Londres... Las palabras y los hechos sieiipre des-


acordes. Dos palabras: dos caras... Toda la mogiga-
teria y la seducci6n de su raza... IEl hombre del
Modiodia, en fin!
Y .ovid6ndose, en la explosion de su c6lera:
"-Por otra part, yo habia perdonado otra vez...
Si, dos afios despuBs de mi casamiento... Nada de
esto os he dicho, ni con nadie he hablado de ello...
He sido nmuy desdichada. DWsde entonces 61lo hemaos
permanecido reunidos al precio de un juramento..*
Pero 1 s6lo vive de perjuries. Ahora todo ha con-
cluido, y concluido para siempre.
El President no insisti6 mas; se levant6 lentamente
y se aproxim6 A su mujer. Hubo entire ellos un cu-
Thicheo, come un debate extraordinario entire aquel'
hombre, ileno de autoridad, y aquella humilde criatu-
ra aniquiilada. Es neces'ario decirselo; si, si, quiero ique
se lo digas. .. Y sin afiadir palabra, M. Le
Quesnoy se retir6, atravesando con su sonoro paso re-
nular de todas las notches las arcadas del sal6n.
--Vn aqui. .. -dijo la madre a su hija con expre-
si6n carifiosa. -Mis cerca... mas... mas ain...
-Jamas se atreveria a hablar en alta voz... Y ain
estando tan cerea, todavia dudaba. Escucha, 61 lo quie,
re... El quiere que to diga que tu destine es el de
todas las mujeres, del que no ha escapade tu madre.
Rosalia se aterraba de, aquella revelaci6n, que
adivin6 desde las primeras palabras, mientras la que-
rida anciana, con la voz'entrecortada per las l6grimas,
articulaba apenas una bistoria muv triste, semejante
en tado A la. suya; el adulterio de maridoi desde los
primeros tiempos deil matrimoinio.'ioCi o si la divisa de
aquellos pobres series unidos fuese "engifiame 6 te
engafio', el hombre se apresuraba A comenzar por
guardar su rango de superioridad.
-i Oh.! Basta, basta, mama; me haces dafio...
i Su padre, a quien tanto admiraba ella, a quien co-
locaba per cima de los demAs, el magistrado integro y
firme!...
Pere 1qu6 cosa son los hombres? En el Norte, en el
Mediodia, todos son iguales; traidores y i r:,.i r,,-...
Y Rosalia, que no habia llorado per la traiei6n de su
marido, derramaba un mar de amaroas lIarimas nor
aoiella, humillaci6n (del padire..." i Y.se' to referian
entonces para a-lacarla!... No, y cien voices, no: ella
jams perdonaria.
-iAih ,Este es el matrimonio.? iPues hbien,. ver-
giienra y desprecio !para. el matrimonio!"
Aleunos dfas ,.-1'!.', ante el lecho de muerte de
una herm-ana suva se reconcilia -de nuevo Rosalia con
.'.,,.- Poro esta vez (l.-.ilitii'.i-nrt.-. contribuyendo,
sin duda, much e cllo, que es inadre. Y la obra con-
oluye con.una escena que bace bien presumir cu6l va
ser la suerte future de Rosalia en su matrimonio.
Es el dia del bautizo del hijo. El marido, desde el
ba:c6n de la easa de su pueblo natal dirige la palabra
4 la roultitud, y mientras afuera resuena una ,salva
de aplansos. Rosalia, sentada detrAs de 61 le dice son-
riente al beb6 que tioiie sobre las rodillas. --~Y ti, vas
a ser tan embustero come tu padre -Ya Rosalia es-
taba)resignada v dispuesta a soportar en 16 s cesivo to-
s ls a veleidades de su marido, 6 gozar solb aquella
parte de su amor que A 61 le nludiera dedicarle, antes
.de perder p6r oompleto su .felicidad".
Esta es, ni mas ni Imenos, la historic de no pocos
matrimonies y la suerte de muchas mujeres en los
hogares cubanos. Asi lo he podido comprobar en la
vida real.
He admirado siempre esa dristiana resignaci6n de
nuestras esposas. Me explico, sin embargo, que no to-,







DTAltIO DE SESTONES DEL SENADO 9


das quieran sufrirla y hasta que haya algunas que siempre A la disposici6n del marido. Indudablemente
se rebelen y prefieran el escAndalo y los sacrificios de que eso aseguraba la indisolubilidad de las unions
una.separaci6n conyugal; antes que la vida en esas con- sexuales, porque continuamente sometido uno de los
diciones de humillaci6n. De ahi que haya cuidado de que las f..... 1 I ,il otro, no habia motives de disen-
no colocar jams en ellas A la mia. siones y podia la pareja mantonerse tranquila y feliz
Pero no sort, ni mis naturales inclinaciones, ni es- hasta que la muerte sorprendiera a uno de los dos.
tas mis impresiones dc, la adolescencia, las que han La mujer, ademas, iba al matrimonio virgen de
decidido i.-lIni! i-- I.1. 1i. sob're el criterio quo debia cuerpo y de alma; el hombre, .i- -l .', de haber corridor
aportar para resolver este problema. Como cada vezi much el mundo, para hacer alli su filtima etapa. En
que con el caricter de Legislador me veo obligado cambio, hoy es mis frecuente que el hombre vaya antes
abordar una cuesti6n, h&me sustraido 6 tratado de sus- de tiempo A 61, todavia virgen de alma, aunque no de
traor A todo prejuicio, a toda pasi6n y hasta done me cuerpo, I1'1, ii;.. que ]a mujer suele ir ,. ir.- de cuer-
ha sido possible A los instintos y sentimientos en mi a po, pero no de alma. Es, pues, mas dificil su adapta-
este, respect mas arraigados, a fin de que mi juicio icon y como ninguno de los dos va ciego, tampoco
fues lo mrins impartial y complete, al propio tiempo ninguno quiere reconocer la supremacia unica del otro.
que lo mis convenient al bien pfiblico. A tal efecto, Son dos potencias frente A frente, que acaban forzo-
desde que este problema se present en la ('.; .ii.; de samente por chocar, por library treohendas batallas. y
Representantes, hace mas de once anos, perteneciendo de ellas es impossible que salgan inc6lumes 1..- matri-
yo ella, lo vengo cuidadosamente estudiando con los monies.
ojos y la consideraci6n de legislator. Estas obras on Se dira, i pero entonces el destiny de la mujer en
frances que tengo sobre el pupitre fueron precisamente el matrimonio se encierra en este dilema: 6 es humilde
encargadas en aquella 6poca con otras muchas mas, sierva.del marido sin personalidad, 6 aut6noma, con
para ilustrarme bien sobre la material. Sabia que no. alguna libertAd; con cierta iil. .. 1. .. ii... pero des-
podriamos tardar en tener que abordarla y no queria, graciada? No. Es que se esta imponiendo una pro-
scr sorprendido, eneontrarme en tal oportunidad funda transformaci6n en las unions sexuales; es que
desprevenido, sin la convenient preparaci6n.. No s6 va no pueden subsistir sobre las mismas bases que
si la he logrado, pero es, al menos, indudable, que he hasta aqui los matrimonios; es que la felicidad se.la
pesto los empefios y hecho todos los fi, '...-, nece- tendri que nrocurar en lo sucesivQ, tanto el hombre
sarios a ese objeto. He aqui en resume las conclu- como la mujer, en sus relaciones dentro de ellas, de
siones A que mis leeturas, mis observaciones y medita- una'mancra distinta de como se, ha heeho y ain se hace
clones me han ilevado. indispensable hasta ahora para su sostenimiento; di-
La actual crisis del matrimoni6 se debe A muchas cho en menos palabras: es que tendra que ser much
causes, no A ningnna aislada, ni tampoeo occasional. mayor la tolerancia mitas. No estamos ya viendo
Es un fen6meno consecuencia necesaria, imprescindi- esa r I f.. i..i en algunos raises, sajon'es por cie&-
ble, de una series de corrientes, aetuantes ha' tiemrpo to, casi todos? En part por la mayor influencia de
sobre nuestras sociedades, que en 61 han venido ia con- esas nuevas ideas, en part por ]a mayor cultural de
fluir. Es la resultante de varias fuerzas que obrando la mujer, pero acaso princeialmente norque esa tole-
con otros prop6sitos la han producido, quiz6s mas por rancia est6 m6s en conformidad con el character 6 con
acci6n 1, l.-i i Entre esas causes pueden citarse el de- el temperament de la raza, ,no estamos viendo. c6mo
bilitamiento eada vez mayor del sentimiento religioso, en Alemania, en Tnorlaterra v en los Estados Unidos
las mayors difienitades en la lucha por la vida, la se haee va compatible con la felicidad y el sosteni-
creeiente inmioralidad de que se hace tan active pro- miento de los matrimonios una gran independencia
naeanda en los libros v por los especteculos pOiblicos de que goza, dentro de ellos, eada uno de I .--. ,'- 1 -
y haste la ldesroporci6n en algunos praises centre el En no pocos de esos I ..i1,,. ha lleado A ser comple-
niimoro 'de individuos de uno y otro sexo. Pero es tamento indiferente al hombre la virginidad de la
indudabloe.ue una de las fundamentals la constituve miler *.i'-. .. iara contraer con ella matrimonio. En
el auge, el incremento, la preponderancia, la mavor in- uno de los viaies que hice )a los Estados Unidos, siendo
tensidad que ha 11-egado a adquirir en estos iultimos viuno, tuve trato con mujeres ligeras, algunas de las
afios el movimiento socialist; porque semejante mo. euales, much tiempo despues sune que se encontraban
vimiento reviste dos -aspectos: uno que so refiere o la casadas con hombres de elevada nosici6n. Habnan
subsistencia del individno, otro one'se refiere la asub- echado nl esueso velo sobre su vida galante anterior
sistencia de la especie. pero los dos estAn intimamente v eran tan honestas como si nunca bubieran tenido
ligados. '. ..Ii-, ; tiene menor imuortancia el (ne se el menor desliz. Sus maridos se naseaban tranquila-
i-;1. A la subsistencia del individuo, que s61o es mente con ellas sin escrilmulo alguno, tan ufanos co-
iu medio para resolve el otro, el mas crave de todos: mo con sus mujeres esposadas doncellas h6eenlo euales-
la i:1 I. n-.-i de la; especie, ique es, al eabo, el de las oicera latinos en estos praises, done todavia existen
relaciones de los sexos. tales preoeupaciones.
Derivaci6n inmediata de esos progress del social. Sres. Senadores, yo confieso one esta realidad ne
lismo ha sido que la muier venga aspirando A adqui- arranea del alma (grandes ilusiones, y -que celebro
rir, v en no poca parte la haya conseguido, cierta inde- mneho star ya frisando en los cineuenta afios, pa-
pendencia del hombre, annone las ventaias quoe report ra no verme ..11;.. 11.. a vivir dentro de esos nuevos
con ello. todavia no est6n fuera de today duda,, anaso moldes, porone no podria acomodarme A ellos. Pero
porque se resienta de falta de ]a nreparaci6n necesaria, mis observaciones, .mis estndios, mis meditaciones so-
y poruce obedeciendo s61o la]a impresi6n de esa -ro- bre esta material me ban llevado A la convici6n de
paganda, tan extendida por el orbe entero, su condue- que las sociedades futures asi han de ser para que
I i. .asta ahoTa, no respionda 6'ninguin plan cuidadosa- subsistan y produzean sus naturales frutos, pues de
mente meditado. Do todas maneras: ha resultado de ello otro modo no podrian siquiera ser aptas para la civi-
uoe la mujer ya no es para el hombre en el matrimonio lizaci6n y el progress. Es, pues, nnestro deber de le-
lo que era antes: una sierva, una compafiera humilde, gislador.es, cualesquiera que, fueren nuestros gustos,


L I I








10 DIARIO DE SESI~I'NES DEL SENADO


hacer que nos vayamos preparando para esa honda
metam6rfosis. C6mo Hle ahi lo .ili.- i, tratAndose
de sociedades como 'sta, en las que ain cuando son
nuevas, por proceder de otras -antiguas, las .i,.-.i'
preocupaciones, los viejos moldes est6n muy arraiga-
dos.
4Se comprende el tacto, la ,,..l..,--..i conquer sera
necesario proceder en la elaboraci6n de esta Ley pa-
ra que el salto que demos con la reform no sea tan
grande que comprometamos no s61o su 6xito, sino la
integridad 6.1a salud de la sociedad en que pretende-
mos levarla h cabo?
Una de las ,;.-.i.., amenazas de esta transfqrma-
ei6n es la disminuci6n de la natalidad. Tengo aqui
sobr& el pupitre muy interesantes estadisticas que a
ese respect se vienen haciendo en Francia despu6s
de haberse puesto alli en vigor la filtima Ley del Di-
vorcio, que habrian de causar asombro A los Sres. Se-
nadores, 6 pesar de los infotmes 'que ya, poco mAs 6
menos, tienen todos acerca dee los hechos que las inte-
gran y las cifras que arrojan.
No pretenders deducir de ellas que la causa principal
de la gran d; i- i, i.;..i, .1. la natalidad que en ese pais
acusan, sea. 1.... I.- .i,-n.-"-, divorcios, pero g.qui6n po-
drh near que a ella no poco contribuyen? Las muje-
res en los matrimonies, temiendo que per la causa
mis baladi sean disueltos, procuran no tener Lii.. y
si acaso tener mty pocos, I''i. no exponerlos A las con-
tifigencias y peligros de esa inestabilidad. El professor
Canu, en una tesis presentada A la Facultad de Me-
dicina de Paris el afio de mil ochocientos noventa y
seis, asegur6 que en Francia entonces habia medio mi-
116n de ,i ii. i,-, que habian sufrido la ovariotomia,
quedando, per consiguiente, infitiles para la-procrea-
ci6n. iMedio mill6n! La cifra no puede ser mas ate-.
rradora!
En cambib, en Alemania, done, come he dicho, hay
cierta tolerancia m'-tua entire los c6nyuges, no hay
temor alguno a la procreaci6n y, lejos de .tratar de
disminuirse, estimilase per todos los' medios y, en
efecto, ha aumentado considerablemente estos uiltimos
afios anteriores a la guerra. Pero no' es solo per aque-
1la tolerancia.. Es que esa sociedad se I.,.. ...' a tiempo
para esta tNi ,,.f I'i.-i.;.; No hay pueblo en que el
socialism df'rante los filtimos afios haya ganado
mis terreno. Ha no pocos que se le vienen haciendo
grandes concesiones. Alli el nifio, apenas est6 en edad
de ir a la escuela casi puede decirse que se lo incauta
el Estado. No se limita a exigirle 6 los padres que
lo made & la E-.. -l.i1, y al Colegio, sine que A veces
hasta se lo arrebata, para educarlo 6 instruirlo en esos
Establecimientos y despu6s mandarlos todavia adoles-
centes al cuartel, done ademAs de adquirir la ins-
trucci6n military, perfeccionan la general recibida, vi-
niendo asi la escuela primero y el cartel mas tarde, A
ser su hogar m6s que la casa.de sus: i,.li.-.. NNo es
easi esta una de las grandes aspiraciones del socia-
lasmo: que se haga cargo 'el 'Estado de la prole des-
de su- nacimiento, criindola, sosteni6ndola, educando-
la y dhndole instrucei6n en lugar de hacerlo sus
padres?
I C6mo va a haber temor A la procreaci6n? Por eso
la natalidad alli ha aumentado tan considerablemente
como en F1,' i, 1., disminuido, A pesar del tan decanta-
do socialisnmo francs, que es, per lo visto, mas te6rico
que practice cuando no ha podido servir de contrape-
so a los efectos de sus.nuevas instituciones, como la
del diyorcio, 6 disminuir siquiera los series peligros


que vienien amenazando a tan culto pueblo desde hace
algfin tiempo;
aii;. -ir '...- en ese espejo! Tomemos lecei6n de ese
vivo cuadro y andemos con tiento sobre lo que va-
mos a hacer aqui. Este es un pais.en f ..i ,t. ,t. y siendo
muy corta nuestra poblaci6n, aqui mis debemos es-
timular la procreaei6n quae ponerle trabas! iSi nos em-
S"*-i ....... en abrir muy anecas las puertas de nuestros
hogares al divoreio, estaremos amenazados tambi6n
de una gran disminuci6n de nuestra natalidad, con
peores consecuencias que en Francia, porque no com-
poni6ndose nuestra poblaci6n de los millones que la
de aquel pueblo, no nos seria tan ficil i. .'.1' 1 i, y
qui6n osarh near que s61o aumentando'constantemon-
te, en sentido aceleradamente progresivo, el nuiinero de
cubanos, es que podra subsistir nuestra Naci6n en el
future?
Ven los Sres. Senadores c6mo 6ste no es un pro-
blema tan f cil de resolver? C6mo de la forma en
que lo resolvamos puede .1 1" .: 1. nuestro porvenir
y c6mo su resoluci6n traeria siempre .i.. l.-- ;,.1. para
nosotros una gravisima responsabilidad ?
Seamos divorcistas, si, en parte para satisfacer cier-
ta necesidad de justicia, y en part, porque no debe-
mos poner valladares 6 las corrientes del progress mo-
derno. El socialismo avanza gigantesco, impetuoso,
tratando de abrirse paso por todas parties, lo mismo
en la-fabrica 6 el taller como en el hogar, en la plaza
pfibliea come en el palacio del magnate. Abramosle
causes por donde pueda faeilmente correr en vez de
presentarle barreras a cada una de sus manifestacio-
nes. Si por.ser consecuencia del -. ,I;im,;ik.., es una de
ellas la disolubilidad del vinculo matrimonial, no nos
resistamos mas A declararla, empecemos a encauzar en
su favor nuestra ...-i..'i ..1 y a...-. a I-.. paulatina-
mente, vayamos haeiendole concesiotnes. De este mode
cuando la corriente en ese sentido llegue aqui con to-
da su impetuosidad, nos encontrard con la preparaci6n
necesaria para que no nos pueda causar estragos. Y en
todo ease los quebrantos que nos produzea serian siem-
pre menofes que si nos hallara d6sprevenidos.
La soluci6n, de consiguiente, que 6 'mi manera de
ver debemos darle, per ahora, A este problema debe es-
tar equidistante entire sus dos extremes. Sigamos pro-
clamando come regla general la indisolubilidad del
vinculo 'I.t .;:. _i.,1. pero admitamos come excep-
ciones .l,,n..-. -i-.-. en que el mantenimiento del vineu-
lo-es injusto.y mis ]". iji.1;, ; i1 al orden social. P.Pues
jqu6, la miisma Iglesia, n6 como causes del divorcio, pe-
ro si como causes de nulidad, no admit ciertos motives
de ruptura, A pesar de ser tan rigidas, tan inflexi-
bles, tan estrechas, sus reglas a ese respect? Ni ain
los mismos cat6licos deben, por tanto, escandalizarse
de esa concesi6n. Y no consideremos el matrimonio
come un sacramento, pero tampoco como un simple
coitrato. Como un sacramento porque no puede serlo
para los que no profesan la religion cat6ica, ni afin
para los que, sin embargo de admitir de ella, come
yo, la creencia en un solo Dies, no practican su culto
6 no estan conformes con todos sus dogmas. Y como
un .-i;1.i contrato, porque seria envilecer el matrimo-
nio. Ni sus objetos estAn en el comercio de los hombres,
por ]o que sobre ellos es impossible contratar, ni su fi-
nalidad puede ser condicionada por pacto alguno. S6-
lo cabe A lo sumo considerarlo como un contrato en la
forma, para determinar los requisites que han de exi-
girse para su validez, pero en el fondo tiene que ser
algo mas sagrado que un contrato, sin llegar a revestir
para la ley civil el car6cter religioso, dogmhtico, de







IIIARIO DE SESIONES DEL SENADDO 11


unI .r-..,in-iin". Debe ser una instituci6n solemne, que
nos merezca siempre a todos el mrs profundo respeto,
para que quienes lo coritraigan sepan al celebrarlo
que deben tender por todos los medios y con todos los
.....:i, i... a mantenerlo, porque s6lo en los casos en
que el sostenimiento del vinculo sea incompatible con
la conveniencia de la prole, con el orden social, con
cierta justicia rigorosa y se haya.perdido toda espe-
ranza de restablecer la armonia, es decir, cuando
tamafia desgracia, lue ninguno.de los c6nyuges debe
desear, azote reiteradamente el hogar en que convivan,
d1 1.. I; autorizarse su divorcio con todos sus efectos, y
afin asi, despu6s de bien depurados los hechos y toman-
dose ciertas precauciones. Sera la finica manera de evi-
tar que por darle desde el primer moment demasiado,
vuelo, pronto vengamos I..' in un estado de descom-
posici6n y corrupci6n que reeuerde los de aquellos fil-
timos tiempos de la antigua Roma, que merecieron
del implacable Juvenal una de sus mas crueles shtiras.
(Leyendo) :
Ocho maridos en cineo aiios, he aqui un 9pitafio
que hace bieri en una tumba! t Por que, afade, Ser-
torio tiene tanto carifio A Bibula? En realidad no es
su mujer lo que ama, sino la cara de su mujer. Que
tres arrugas aparezcan en las mejillas de Bibula, que
su piel se torne seca y dura,. que sus .1.i. :I.-, pierdan
el esmalte, que la edad disminuya el brillo de sus
ojos: Haz tu equipaje, la dird, y vete; nos aburres,
te limpias demasiado las narices. Vamos, marchate
pronto, otra va a venir que tiene la nariz menos hfi-
meda".
Y de S6neca esta critical no menos acerba que esa de
Juvenal: (Eeyendo):
"IA qu6 mujer la humilla al present ser repudia-
da, desde que ilustres y nobles damas cuentan los
afios, -no ya por consulados, sino por el nfmero de sus
maridos ? Se divorcian para volver *a casarse, vuelven
a casarse para divorciarse otra vez. Se retrocedia ante
tal eschndalo, en tanto era raro; pero desde que no
hay jornada en que los diaries no anuncien un divor-
cio, A fuerza de oir hablar de ellos, hemos aprendido A
practicarlo".
Esto que pasaba entonces en Roma era uno de los
mis patentes sintomas precursores del desmoronamien-
to de aquel gran pueblo. Ya los bArbaros estaban a


sus puertas. i Qu6 diferencia de aquellos otros tiempos
de Lucrecia y de Cornelia!
ALestablecer, por consiguiente, esta instituci6n, ha-
gamoslo con miesura, sin exageracidnes; no por mejo-
rrar la situaci6n de los uno. "li'-'.iili.'.i iii' 1.-. .1'
otros y nuestro porvenir, no 1"'" t,,ir'..:r ..1. m,,ini;I'
al c6nyuge inocente caido en desgracia, hagamos vie-,
tima de ella A su prole, mis inocente t'davia. Seamos
divorcistas; pero,' por ahora, al menos, divorcistas
discretos, dentro de los limits mis l' il o I'.
SB. DOLZ: Pido la palabra.
SR. MORALES: Para una Cuesti6n Incidental, pido
la palabra.
SR. PRESIDENTE (NiiREZ) : La tiene el Sr.'Morales.
SR. MORALES: Como se trata, Sres. Senadores, de
una cuesti6n de vital importancia y como supongo
que muchos de los Sres. Senadores, entire ellos-yo, se
proponen tomar parte en el debate, iba a proponer
que acordiramos ampliar los turnos, sin limitaci6n y
sin tener en cuenta si son en pro 6 en contra.
SR. PRESIDENTE (NN6EZ) : I Se aprueba lo propuesto
po-r el Sr. Morales?
SR. MAZA Y ARTOLA: Qu6 es lo que se vota ?
SR. MORALEs: Ampli ar el debate sin'limitaci6n de
turnos y sin tender en cuenta que sean en pro 6 en
contra, para que todos los Sres. Senadores puedan
hablar.
SR. MAZA Y ARrTOLA: Muy bien.
SR. PRESIDENTE (NiNflEz): ISe aprueba?-
(-Senales ,*'I; ....l ,, ).
Aprobado.
SR. AJURIA: Para una Cuesti6n de Orden, pido la
palabra.
SR. PRESIDENTE (NUNEZ) : La tiene el Sr. Ajuria.
SR. AJURIA: En vista del poco tiempo que nos res-
ta, pido la suspension del debate para continuarlo en
otra Sesi6n.
S. PRESIDENTE (NUtNEZ) : El Sr. Dolz qu6 dice?
SR. DOLZ: Estoy A'las 6rdenes del Senado.
SB. PRESIDENTE (Ni.' !. Se aprueba la suspension
del debate?
( .; ,, .'i. l t.....
Aprobado.
Se levanta l Sesi6n.
(Eran las seis menos cinco).


%mp. kambl&, gouizay 0.-, 6bispo S3 y 35.-Hauami.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs