Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba.
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072699/00419
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Senado
Publisher: Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
 Subjects
Subject: Legislation -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began with: Vol. 1, 1902.
General Note: Description based on: 2. Legislatura vol. 2, no. 1 (abr. 6 de 1907); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072699
Volume ID: VID00419
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001844861
oclc - 30331556
notis - AJR9135
lccn - sn 94026346

Full Text











DIARIO DE SESIONES

DEL

SENADO


R-EPTBLEICA


DE CUBA


HABANA.


TRIGESIMASEGUNDA LEGISLATURE

Vig6sima Sesi6n.- Mayo 14 de 1917.


Presidencia de los Sres.


Ricardo Dolz y Manuel Maria Coronado.


Secretaries: Sres.


Manuel Fernandez Guevara


y Agustin Garcia Osuna.


SUMARIO

Veto del Sr. President de la Repfiblica al Proyecto de Ley reorganizando la Es-
cuela de Artes y Oficiois.-Moci6n del Sr. Carnot solicitando datos sobre el pe-
tr6leo crudo.-Continia la discusi6n de la Proposici6n de Ley relative A que la
mujer casada tenga la libre administraci6n de sus bienes parafernales. Discurso
del Sr. Dolz.


A las cuatro y media, bajo la Presidencia dl .Sr.
Ricardo Dolz, actuando de Secretarios los Sres.
:Manuel I'.-i n',II.-. Guevara y Agustin Garcia Osuna
y presents los Sres. S nadores que siguen, se abre la
Sesi6n:
Ajuria.
Alberdi.
Carnot.
Coronado.
Castillo.
Fernindez.
Gonzalo Perez,
Jones.
Maza y Artola.
Morales.
Porta.
Rodriguez.
Suhrez.
Torriente.
Yero.
SR. PRESIDENTE (DO'Lz): Se va A leer el Acta de
la Sesi6n anterior.


(El Oficial, Sr. Vega, la lee).


SR. PRESIDENTE (DOLz) : ISe aprueba el Acta que
acaba de leerse?
(,Se iales .,i n.'i. ; -).
Queda aprobada.
il..-..j.--. del Poder Ejecutivo.
(El Oficial, Sr. ],.. leyendo) :
AL CONGRESS:
Creo baber demostrado en anteriores M.-n- ij-. di-
rigidos al Honorable Congreso, cunnto me preocupa
la necesidad de desarrollar la ensefianza de artes y
oficios en todo el territorio de la Naci6n. Ora dotando
A la Escuela de Artes y Oficios de la Habana
de una finca en las condiciones requeridas para el
establecimiento de un Poligono de Aplicaci6n; ora
iniciando la organizaci6n y las instalaciones de dicho
campo de practice, y estudiando y gestionando el po-
sible y ripido planteamiento de una Escuela de es-
ta indole en la capital de la provincia de Oriente.
Lamento, por tanto, sinceramente no poder aprove-
char la oportunidad que me ofrece el present Proyec-
to para dar un paso mis en ese camino que consider
salvador pra el porvenir de nuestra juventud labo-


VOL. XXXII


NUM. 20


------









-/ 2 DIRI DE SEIOE DE SENADOI


riosa. Pero cabalmente, porque recohozco y encarezco
como el que mas la importancia y trascendencia de
tan fitiles instituciones, entiendo que su reorganizaci6n
debe descansar en las bases mis s6lidas y in in. que
sea possible i-.. -.ii .ii ....procurando que no adolezcan
de imperfecciones y corruptelas que puedan compro-
nieter su eficiencia y su prestigio, tales como las que
con sentimiento he de sefialar'en el Proyecto que de
vuelvo con mis A..i .H1j ..!-- .. 1 Honorable Senado, Cuer-
po Colegislador que lo propuso.
Por el articulo 29 de dicho Proyecto de Ley, la
Escuela de Artes y OCi.; .. de la Habana, adem6s de
conservar el carActer que hoy tiene, ostenta la consider'
raci6n de "Escuela :i-up i de Artes y Oficios", "en
cuanto dispensa las ensefianzas especiales superiors
de artes 6 industries", i iipii,. sin que aparezca jus-
li; .;..i..;! de este privilegio, plus el profesorado de
dicha Escuela, que hasta hoy ha tenido A su cargo las
enseiianzas especiales (que son las que. pasan a cops
tituir la enseianza "ii ;).. i) es.el mismo que ha veii-
do profesando la ensefianza tecnica y la general, lo
que quizAs daria lugar A que las nuevas Escuelas de
las restantes provincias alegasen que, del mismo mo-
do'que ha procedido hasta hoy, la de la Habana, du-
rante unos treinta afios, podrian ellas funcionar en lo
sucesivo, evitando asi el entorpecimiento que resulta-
ria para esas carreras, de la necesidad de que vinieran
A tstablocerse en la Habana todos los que se propu-
siesen cursarlas, inconvenient que s6lo hallan ahora
los que siguen carreras universitarias. : -i dificultad
ha tratado de subsanarse siempre que ha sido possible,
como al'crear las Escuelas de Comadronas en ciertos
hospitals de provincias y al ampliar a otros Institu-
tos de ,'-,,ii..' Ensefianza las I--.-i.l.de de Agrimen-
sura, que habian sido establecidas en algunos de ellos.
En efecto, es'preciso acentuar y ampliar cada vez
mas, en lo quo se refiere A la pfeparaci6n de los ciu-
dadanos, la descentralizaci6n establecida en los estudios
elementales y superiors, pues todas las classes socia-
les deben estay iguialmente capacitadas para el pro-
greso, sin privilegios injli-ti. 1.. que concentren
la ensefianza t6cnica 6 industrial de la Naci6n en la
capital de la Repfiblica.
De acuerdo con este principio, las ocho becas que
se asignan para los alumnos de cada Escuela Pro-
vincial, no deben otorgarse con la condici6n de que
sean utilizadas en la Habana y para el studio de las
ensefianzas especiales, que se podria realizar tn las
provincias, sino, por el contrario, debe tenderse a que
se utilicen por los alumnos que hayan recibido sus
diplomas de operarios, para que vayan al extranjcro
a perfeceionarse como obreros, cada cual al pais en
que mayor progress aleance la especialidad a que se
haya dedicado. No hay que olvidar que una de las ur-
gentes necesidades de nuestra organizaci6n social es
el perfeecionamiento constant de los obreros dedica-
dos A oficios, y que A ese fin deben principalmnnte
propender las Escuelas que se han de crear, asi como
las ya existentes en la Habana.
SCon relaci6n al aspecto econ6mico, ha de tenerse
en cuenta que el Proyecto de Ley. de que se trata es-
tablece importantes erogaciones, pues todos los suel-
dos que se .. '!l n. aql personal facultativo y t6cnico
de las nuevas Escuelas que se intent fundar, son
superiores 'A los que hasta ahora ha devengado el
personal de la Escuela de Artes y Oficios de la Ha-
bana, siendo elevado los de 6ste, A su vez, entire au-,
mentos de sueldos y gratificaciones & professors, en
concept de Escuelas .. i,- i"r. de $27,400.00, que hoy


per6iben en conjunto, A mas de $54,000.00 6 sea el' do-
ble, sin que se modifique esencialmente la actual or-
ganizaci6n.
No acierto A comprender quo, 'precisamente al le-
gislar para las I:-. ,. i., de Artes y Oficios, y darse
por creada una Escuela Superior, se declare en uno
de los articulos 'del Proyecto que la Escuela Superior
de Artes y Oficios de la Repilblica,' continuarA rigi6n-
dose, "poi las disposiciones que la regulan, con las
inicas modificaciones que las que expresamente 'por
esta Ley se establecen", y que en la tercera de las
Disposiciones Adicionales se prescribe que "las dis-
posiciones vigentes pars la actual Eseuela de Artes y
(ii..;",, de la Habana, relatives A su organizaci6n y
funcionamiento se considerarAn como '.nplot'nriiq pa-
ra las Eseuelas quie se crean por esta Ley.' De es-
te modo entiendo que podria perpetuarse la f-agmoinu-
taria legislaci6n que rige en la material, y quc s con-
tiene en las multiples disposiciones dictadas por li
extinguida Diputaci6n Provincial, cn el Reglamento
aprobado por ese organismo en 1886, en 6rdenes mili-
tares de la intervenci6n americana y en disposiciones
de la Secretaria de Instrucci6n Pfiblica. Esto no obs-
ta, en mi sentir, A que, al legislarse ahora fundamen-
talmento sobre los planteles de que se.trata, se incluya
en la Ley ouanto haya de ftil y convenient en las
anteriores 1;-I....;-;i. .1. .. .. il.. como es obvio, to-
do lo que en' ellas pudiera ocasionar confusion.
En este mismo orden de i..-,-, debo sefialar al Ho-
norable Congreso otro grave inconvenient que, A mi
juicio, contiene el P '.;. I I.. y que es indispensable
prevenir A fin de encauzar, en la possible, la legislaci6n.
Me refiero A lo preceptuado en el articulo 21 respect
A que "las plazas del personal facultativo se proveeran
por oposici6n", rigiendo el Reglamento de 4 de Di-
ciembre de 1912 pues tal Reglamento .(cuya modifi-
eaci6n estudia el Ejecutivo) es I1. r i. t.i- en extreme,
habiendo dado lugar A las pocas veces que hasido
aplicado, en cerca de cinco afios de estar vigente, A
protests de profesores de la actual Escuela de Artes
y Oficios de la Habana y de la Universidad, que han
formado parte de tribunales de oposici6n. Tiene tani-
bi6n el defeeto de declarar .- I...-, para proveer ca-
tedras vacantes,.un acuerdo de ]a Diputaci6n Provin-
cial de la Habana, de 28 de Enero de 1891,* que A
su vez declar6 6n vigor los acuerdos de la Djputaci6n
do 10 de Agosto de 1887 y 3 de Julio de 1889; es decir;
de hace treinta afios; todo lo bual, como queda dicho,
constitute una confusion para el que tenga que conocer
los preceptos que rigen en material de oposiciones.
Conviene tener preserite que hay en la actualidad,
Ss61o para instrueci6n superior, ocho distintos procedi-
mientos para cubrir cAtedras, con lo que se produce
consiguientemente trastornos a la Administraci6n.
Resultaria eonveniente tambien revisar lo relative
a las condiciones de capacidad exigibles 6 los que
aspiran al profesorado de la Escuela, porque no exi-
gi6ndose hoy, ni segin el Proyeeto, titulo alguno pa-
ra ser admitido k oposici6n, se estable'ce luego un in-
justificable orden de preferencia, desde el moment
en que se acepta en primer t6rmino a* los graduados
de la Escuela de Artes y Oficios de la Habana, y se
relega A segundo lugar a los graduados de studios
universitarios, como son los Doctores en Ciencias, los
Ingenieros, los Arquitectos y los Doctores en Letras y
Pedagogia.
Creo asimismo que deberia considerarse asi, es-
tableci6ndose por la Ley talleres de Modelado y Escul-
tura Decorativa, ,de Pintura Decorativa y otros, con-


'/ 2


DIARIIO DE SESIONES DEL SENADO




* ~ /


DIAI IO DE SESIONES DEL SENADO 3


vendria modificar las condiciones :. p i...;I ..para pro-
veer las correspondientcs plazas de maestros de Ta-
lleres.
Seria.tambi6n oportuno, en mi concept, estudiar
si, de mantenerse en la Ley el cursor preparatorio (por
considerarsele ahoraneccesario) se hiciera con earicter
transitorio, y s61o por el tiempo indispensable, pues
en la organizaci6n definitive entiendo que se debiera
limitar al conourso de admisi6n las condiciones para
el ingreso en ]a ensefianza tccnica 6 indti e ,al de la'
E-.-..-..., de, Artes y !'i i, suprimiendo el refercdo
curso, que embarga tiempo, local y atenci6n, que
nunea resultan bastantes para que- tengan la inten-
sidad y el desorrollo debidos los trabajos propios de
estos establecimientos. Cuondo se cre6 en las Eseuclas
de Artes y Oficios, estaba justificada su exitecleia por
la falta de organization escolar; pero no ioy en que
la escuela primaria ha brindado a la gieneraliidad dc
los .. !-- de trece aflos, una preparacion s,.inenjantoe
]a exigida en dicho Curso Preparatorio.
Parceeme insuficiente el tiempo coneedilo para la
organizaci6n de las primeras escuelas, para las que
se indican "talleres, gabinetes, laboratories y muscos'',
se prescriben oposiciones, subastas, adaptaci6n dc edi-
ficios, iI...! n-. -, adquisiciones de moblaje, convo-
catorias, examenes de admisi6n, etc., etc., onea i actua-
les dificiles circunstancias, en que ni siquicra puede
asegurarse el transport del material indispensable.
Advierto asimismo que no so conereta en la Ley cuales
son los diplomas de la ensefianza TWcnica 6 Industrial
que expedirAn las, Escuelas, lo que debe expresarse
de una manera precise para determinar cl alcanee
de los mismos 6 impedir que se produzean confusio-
nes. En cuanto A lo que establece el artioulo 12, en
la admisi6n de alumnos, entiendo que hay una prefe-
rencia en favor de determinada clase, cuando en rea-
lidad no existed otro motive justificado de selecci6n que
la aptitud del aspirante.
Del mismo modo opino que seria oportuno que el
Congress examinara la convcniencia de que los Di-
rectores de estos Establecimientos no tuvieran que ser
nombrados, escogiendo cada uno el Ejeentivo de
una terna de P,. 1 -. Numerarios; pues, dado cl
corto nlmmero de 6stos.,i,.. necesita una E. 1 i pu-
diera no hallarse entire ellos el Director competent,
segfin las condiciones en que so hallase la Escuela.
AdemAs de estas deficicncias, hay en cl Proyccto
disposiciones contrarias, on mi sentir, y, a veces, al
texto de la Constituci6n.
Asi en el articulo 31 result que se confirm er,.
su cargo al Director de la Eseuela de Artes y Oficios
de laI Habana, es decir, a un funcionario cuyo norn-
bramiento y separaci6n es de la compotencia del]
I-.j. it! ., y hasta parece que en el mismo articulo
se le confirm tambi6n (nombrandolo en realidad)
como Director de la future "Escuela Superior de.
Artes y Ofieios de la Repfiblica", ejerciendo de hecho
el Poder Legislative una facultad que estA reservada
por la Ley Fundamental del Estado al Ejccutivo
National, que es quien assume la responsabilidad de
la Administraci6n. Y esto es tanto mis an6malo, cuan-
to que por el articulo" 25 del Proyeeto de Ley de que
se trata, se dispone que el nombramiento de Director
de eada una de las demds Escuelas Provincialcs so
haga por el Ejecutivo.
Por el articulo 30, se nombra al mismo Director
"Inspector General de las Esucelas Provinciavle; dco
Artes y Oficios", lo que no s6lo nugna co- el antec:,
mencionado precepto de la Constituci6n, sino que es-
tableco una acumulaci6n de importanjts .,,, :,


de las cuales no podria practicamonto ejorcerse una
sin abandon do las demAs, apart de que el cargo de
Inspector es, tal vez, por su indole, el que tiene mayor
:~l. i... ...... con la administraci6n responsible.
AdemAs, par el mismo articulo se enearga al propio
funcionario de dirigir la organizaci6n 6 instalaci6n
de las nuevas Escuelas de Artes y (Oi .. "eil
la forma y aleance que acordara con el Secretarioa del
Ramo", designAndolo, par tanto, indebidamente al
Ejecutivo el funeionario A-quien debe confiar el buen
4xito de aquellos planteles; siendo asi que, sin duda,
puede sor esoogido por el E i.-.i.,, si lo estima
oportuno.
Por ltimo, on los articulos 30 y 23, respectivamente,
se encomienda A dicho Director "redactar el Regla-
mento interior porque deberin regirse las referidas
Escuelas", y otro Reglamento de oposiciones; cuando
por precepto constitutional, correspond al Presidente
de la Repfiblica dictar los Reglamentos para la mejor
ejecuci6n de las leyes.
Como se v, acumfilanse various cargo on un solo in-
dividuo, y al advertirlo la misma Ley, ofrece la inespe-
rada soluci6n de que "mientras ocupe la direcci6n de
dicha Escuela" (la Superior) "no profesarA su CA-
tedra", A pesar de lo cual el articulo 30 establece que
percibirA el sueldo correspondiente A ella, asignando,
ademns, otro sueldo igual al Profesor Supernumerario
que ha de sustituirlo.
Estas observaciones, en las quc la extension y los
variados aspeetos de la Ley me han obligado A de-
tenerme mas de lo que me proponia, sin haber ago-
tado no obstaute, las ..1i.. i.- ;. -, que sugiera su texto,
s6lo responded al gran interns que me inspire la
materia en quc me ocupo, y al viva deseo de que
el Poder Legislativo, con su previsi6n y recto criteria,
se digne, si A bien lo tiene, tomar en cuenta mis razona-
mientos y reconsiderar el Proyecto de Ley que juzgo
de mi deber devolverle, al efecto, respetuosamente.
Palacio de la Presidencia, en la Habana, 6 catorce
de Mayo de mil novecientos diez y siete.
M G. i\l'...

SR. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (DoLz) : La tiene el Sr. Maza y
Artola.
8a. MAZA v ARTOLA: Cuando ese 1'Y,,, t. estable-
eiendo Escuelas de Artes y Oficios en las provincial
vino modificado de la (', i. i de Representantes, bien
advertimos algunos Senadores que tenia sus defects,
no oeultandosenos, entire ellos, algunos do csos que se
sefialan en el Mensajo del Ejecutivo que acaba de leer-
se; pero, nos pa'reci6 q.e era tan latente la necesidad
de establecer esas escuelas, que nos inclinamos a acep-
tar las modificaeionos de la Camara, sii perjuicio
de oir y tender cuantas observaciones nos hiciera
el T',. a t:. sugiri6ndonos reforms de la Loy 6
mejoras en la organizaci6n de esas Escuelas, una vez
que al crearlas y ponerlas en nmarha, notara ruc dofi.
ciencias 6 imperfecciones.
Nunca nos figuramos que los considerara de tal im-
portancia, desde el primer moment, que le movieran
a vetar la Ley dejando privado asi durante algin
tiempo mas al Pais de las ventajas de esos es-
tablecimientos. Pero puesto que lo ha hecho en uso
de una prerrogativa constitutional que debe merecernos
nuestro respeto, y algunas de sus observaciones son
atinadas, me voy a permitir proponer, al Senado que
acuerde pasar ese Mensaje A la Comisi6n de Instrue-
ei6n Pliblica para que, a ser possible, atienda todas las








4 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


Sin.1i;,...i..... en ,que se fund el Velto, y present cuan-
to antes al Senado un Proyecto que pueda estimarse
satisfactorio al Poder Ejecutivo, es decir, en que que-
den subsanados todos los defects que arguye, pues
lo que debe interesarnos A todos es que haya Eseuelas
S de Artes y Oficios en todas las Provincias, si no a gusto
de nosotros, aunque sea al del Ejecutivo, y que las
haya ouanto antes.
-Este sano interns es el que inspire mi Proposici6n,
por lo que creo la aprobarAn mis compafieros.
SR. PRESIDENTE (DOLZ) : EstAn conformes los Sres.
Senadores con la Proposici6n del Sr. Maza y Artola?
SR. .l'i. .1 r-: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (DOLZ) : La tiene el Sr. Morales.
Sa. MORALES: Estoy conform en que pase h la Co-
misi6n de Instrucci6n Pfiblica, sencillamente, pero sin
ninguna recomendaci6n respect a dichas indicaciones.
Es possible que cuando la Comisi6n de Instrucci6n Pfi-
blica emita Dictamen, yo sea el primero que esti de-
acuerdo con lo que acaba de indicar el Sr. Maza y
Artola de que aceptemos las indicaciones del E.i i
tivo; pero no hacerlas; eso lo resolveremos cuando
llegue el piomento. Pasarlo f Instrucci6n Pfiblica, ro-
gindole solamente que lo despache a la mayor bre-
vedad.
SR. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.
SR. P ESIDENTE (DOLz): LP, tiene el Sr. Maza y
Artola.
SR. MAZA Y ARTOLA: Por lo visto el Sr. Morales no
ha entendido bien mi Proposici6n. Yo no decia que
la Comisi6n de Instrucci6n Pfblica presentara de to-
das maneras un Proyecto en que todas esas observa-
ciones fueran atendidas, sino que despu6s de estudiar
bien el 1i.- I. ij tratara de satisfacer las exigencias
del Ejecutivo, presentAndonos a serle I,.: ;!1.. un
Proyeeto en que quedaran subsanados todos los defec-
tos que le ha seialado a la Ley.
Creo que en ,esencia esto es lo mismo que propone
el Sr. \i....i,. .
SR. 1ip0RALES: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (DOLZ) : La tiene il Sr. Miora'les.
Sn. MI ..... .r : Acepto la Proposici6n del Sr. Maza y
Artola, sin condiciones; que pase sencillamente A
la Comisi6n de Instrucci6n Pfiblica, la, que,.si lo crec
Soportuno, redaetara un nuevo Proyeeto aeoptandio lar
indicaciones del Ejecutivo. Ya las veremos aqui, pro-
bablemente las aceptaremos. Si la Comisi6n de Ins-
trucci6n Pfiblica cree que debemos ratificar el
to del Senado, tambin lo propondrA, y entonees se-
r, el moment de debatirlo con mas studio.
Sn. PRESIDENTE (DOLZ) : So acuerda el pa-se 6 !~
Comisi6n de Instrucci6n Piblica para su estudip, co!l
objeto de resolver lo que sea oportuno?
Sn. GONZALO PRFEZ : Y que se repartan copies.
SR. PRESIDENTE (DOLz) : g Se acuerda el pase 6 la
Comisi6n y que se repartan copies?
(Siales afirmativas).
Acordado.
Orden del Dia.
(El Oficial, Sr. Muioz, leyendo) :
Habana, 14 de Mayo de 1917.
AL SENADO:
Con el fin de tener opinion en su dia, respect del
Proyecto de Ley que se tramita en este Cuerpo, con-
cediendo exenci6n de derechos arancelarios al petr6loo
crudo, ruego al SenadL acuerde -.1;.I: del Poder
Ejecutivo la remisi6n de los datos siguientes:


Primero:-C6mo clasifica la Aduana el petr6leo
crudo.
Segundo. C6mo se cerciora la Aduana,de que el
petr6leo que se import, es petr6leo crudo, tal como
se extra de los pozos.
Tercero.-Si existen en el Laboratorio Quimico de
la Aduana de la.- Iabana los aparatos para analizar
el petr61eo crudo.
Alfredo Carnot.
Sn. PRESIDENTE (DOLZ) : j EstA de acuerdo el.Se-
nado con esta petici6n de datos?
(Seiales ', : ; .,).
Acordado.
Discusi6n de dietAmenes.
Sn. MAZA Y ARTOLA: Sr. President: 6no habiamos
de reunirnos en Sesi6n Secreta?
SR. PRESIDENTE (DOLZ) : .SerAh mcjor reunirnos en
Sesi6n Secreta al terminarse la Sesi6n Pfiblica.
Hay un particular qule tongo que comunicar A los
Srcs. Senadores. Esta conform el Senado en cons-
titriise en Sesi6n Secreta A las cinco y media?
(Seiiales ,ifir;otiw,,n).
Conforme.
Continla la diseusi6n del Dictamen de la Comisi6n
de o 'I..1 ,,, A la I'l,..... i.',, de Ley relative a que
la mujer casada, mayor de edad, tendrA la libre ad-
ministraei6n y disposici6n d+ sus bienes parafernoles
y de los quw formen su dote inestimada.
Como he de intevenir en el debate, ruego al Sr.
Coronado que ocupe la Presidencia.
(Deja la Presidencia cl Sr. Dolz, ocupdndola el
Sr. Coronado).
Sn Do z: Pido la palabra.
SB. PRESIDENT (CORONADO) : La tiene el Sr. Dolz.
SR. Dorz: Sres. Senadores: La coincidencia de ha-
ber sido el author de la Enmienda que se estA, discu-
tiendo, es o1 que finicamente me ha obligado a inter-
venir en este debate; de otra manera secnrpnmente qne
ni por ese ni por ningfin otro debate hubiera aban-
donado la Presidencia y me hubiese ereido en la nece-
sidad de hablar despu&s de haber tratado el narticular
Senadores de tanta eompetencia y de tanta ilustraci6n
como los que hasta. ahora han teceiado en" es-
ta material.
Por consiguiente, no pienso molestaros pronuncian-
do iun discurso de vuelos tan elevados y elocuentes
como fueron los pronunciados por los Sres. Senadores
que me han precedido en el uso de la palabra; hablo
exclnsivamente para haeer un discurso explicativo de
mi Eninienda.
Desdeluego que por el vuelo que alcanz6 el debate
tengo que haeer algunas consideraciones previas antes
1e entrar en esa detallada explicaci6n de los cinco
articuilos que comprende mi referida Enmienda.
Como es natural, dada la importancia de la material,
la ilustraci6n y ]at eultura de los ilustres abogados
que ban hablado sobre la misma, ella ha sido tratada
bajo los dos grandes -r i. I. en que puede ser consi-
derada: ha sido tratada bajo cl aspect de la filosofia
del derecho y, ademis, dentro del campo de la legis-
1aci6n positive.
Voy A hacer algunas breves consideraciones acerca
de.ese primer aspecto, 6 sea del de la fil, 'd.fin l del de-
recho: nos encontramos conque nuestro C6digo pone
determinadas limitaciones, sefialadas restricciones a
los derechos de la mujer easada, privandola de deo-e-
chos y facultades ain de aquellos que gozan todos los
mayores. A qu6 se deben esas restricciones? gA qu6









DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 5


fundamento obedecen esas limitaciones? Cuil es, den-
tro de la filosofia del derecho, el fundamento cardinal y
capital de esa poderosa autoridad marital? He ahi lo
que debemos sefialar; naturalmente 6sta es una cues-
ti6n no tan clara,-que al fin y al cabo la filosdfia del
derecho no puede serlo-como que dos y dos son
cuatro; es cuesti6n de opinion, y yo respeto todas las
opinions; pero me figure que esas restricciones, esas
limitaciones impuestas por nuestra Legislaci6n vigen-
te A los derechos de la mujer para administrar y
disponer de sus bienes particularisimos se funda, mhs
que en el regimen econ6mico de nuestra sociedad con-
yugal, mAs que en el sistema imperante de la llamada
sociedad de gananciales, se fund en un prejuicio, en
una, sospecha respect de la preparaci6n, de la edu-
caci6n y disposici6n de la mujer para la libre adminis-
traci6n de sus bienes. Y A la mujer se le dice en nucs-
tro C6digo: si eres soltera, si eres libre y tienes
bienes, claro, cuando llegues A la mayor edad, disp6n
de ellos, desbaritalos, porque no te vamos A tener
siempre sometida A una minoria de edad; pero si te
casas, si tienes hijos, si adquieres responsabilidad, en-
tonces .i ---..iifi mI, de tu preparaci6n, de tu capaci-
dad, de tus aptitudes, tenemos sospecha de tu per-
sonalidad y te vamos a someter a una especie de tute-
la, A la tutela de tu marido.
Si, Lste es el fundamento filos6fico, A mi juicio, de
esas restricciones, mis que el orden econ6mico, de la
sociedad conyugal; porque si la Ley hubiese estimado
a esa mujer casada perfectamente preparada, perfec-
tamente capacitada para la defense de sus derechos, el
regimen econ6mico de nuestra sociedad conyugal, no
seria incompatible con la double gerencia, porque po-
dian ser gerentes de esa sociedad conyugal dos per-
sonas indistintamente, como pueden serlo dentro de
la mas poderosa 6 important sociedad mercantil;
pero es que no se ha dado esa gerencia a ambos c6n-
yuges, sino s61o al marido, sometiendo A uno de esos
coasociados A la tutela de 6ste.
Por eso, no es un principio econ6mieo no es la or-
ganizaci6n de la sociedad conyugal, econ6micamente
considerada, lo que ha dado lugar A esas restricciones,
sino, a mi juicio, una sospecha, una presunci6n de la
incapacidad civil de la mujer.
Si esto es asi,-que puede no serlo, porque, repito,
es cuesti6n. de opinions, tenia raz6n el Sr. Gonzalo
P6rez cuando, con tanta elocuencia, demostraba la
otra tarde que nuestra mujer de hoy no es nuestra
mujer de antafio, cuando el otro dia demostraba que
nuestra mujer de hoy esta capacitada para adminis-
trar sus bienes.
En efecto, creo que si hay algo que ha sufrido una
transformaci6n extraordinaria por nuestros cambios
politicos, es la mujer cubana es la que mis se ha
transformado, es la que mis ha cambiado en estos fil-
timos afios. Por consiguiente, esos preceptos, esas res-
tricciones, esas limitaciones, dictadas para una mujer
que ya no es la mujer de esta actualidad, resultan
unos preceptos de Derecho para regir un pasado; des-
pu6s de todo, eso es siempre el Derecho, rigiendo un
pasado casi siempre muerto y contrariando. al presen-
te que es product del progress, del porvenir, del mo-
vimiento y de la vida. El Derecho casi siempre no
rige mAs que un pasado y en este caso este derecho es-
ta rigiendo un pasado muerto; porque nuestras mujeres
han cambiado. fundamentalmente; porque la poblaci6n
femenina en nuestros Institutos y en nuestra Universi-
dad es realmente asombrosa; porque la mujer es tan
buen estudiante, por lo menos, como el hombre; por-
que la concurrencia do nuestras mujeres a las oficinas


pfiblicas y privadas es tambi6n extraordinaria y por-
que son tan buenas 6 mejores empleadas que muchos
hombres; yo no veo hoy ninguna diferencia, ni como
professor, ni como jefe de oficina, entire las cualidades
de los hombres y las condiciones que ellas demuestran
para la defensea de su bienestar y para la guard de
sus intereses.
Por consiguiente, me parece que si esto es asi, que
si ese es el fundamento que tiene aquella restricci6n,-
y la mujer ha adelantado much en ese cambio, como
elocu'entemente nos decia aqui la otra tarde el Sr.
Gonzalo Perez,-tenemos resuelta la cuesti6n a favor
del principio fundamental que inspira la Ley del Sr.
Morales.
Es mis, creo que no tardari mucho tiempo sin que
tenga raz6n el Sr. 31.. il. y tengamos que acompa-
fiarle en la conccsi6n a la mujer de la plenitud de sus
derechos politicos; con esto bastaria ya para demostrar
la procedencia del Proyeeto presentado, concediendo
6 la i n i. i casada la libre disposici6n y administraci6n
de la dote inestimada y de la paraferna.,
Pero hay otra consideraei6n. No se puede near que
es mundial y que es poderosa la corriente feminist.
No es buen m6todo contener corrientes de ese carActer
cerrindbse en absolute & today clase de concesiones. La
mujer viene luchando en el mundo entero por su li-
bertad personal; y para que esa corriente, para que
esa lucha no Rlegue A ser exagerada, para que esa
libertad que pide no Ilegue A convertirse en una li-
cencia, para que no llegue hasta ciertas consecuencias
socialistas, como con tanta elocueneia nos decia el
Sr. Maza y Artola la filtima tarde, lo menos que po-
demos haeer es irle lanzando en el camino concesiones
como finico medio de contender la corriente.
6,Qu6 menos podemos hacer en estos mommentos que
]anzarle, como concesi6n, que administre y disponga
libremente de sus bienes propios, de sus bienes par,
ticulares ?
Es muy peligroso contender corrientes de esa clase
con la mera negative; como se les encauza y se les
paraliza, es con prudentes concesiones. Si hoy negamos
a la mujer esto que es elemental, la libre adminis-
traci6n y disposici6n de sus bienes, a titulo de que
con ello quebranta la obediencia debida a su marido,
acaso con esa negative llegar &L desobedecerlo en par-
ticulares de mis consecuencia y de mayor trascenden-
cia. Si A la mujer no se le concede el divorcio, y digo
el divoreio A la mujer, porque la interesada en el di-
vorcio es la mujer, y pru6balo que recibo multitud de
cartas, de telefonemas.y de visits de mujeres que me
preguntan cuindo aprobamos la Ley del Divoreio; to-
davia no ha habido un hombre que me haya suplicado
la aprobaci6n de esa Ley...
SR. MAZA Y ARTOLA: Pues hay muchos maridos in-
teresados y yo he recibido muchas cartas en ese -sen-
tido.
Sn. Dorz: A mi no me lo han pedido mis que las
mujeres; he tenido ega suerte por lo menos! (Risas).
SR. MORALES: Es que se dirigen A nosotros porque
saben que somos feministas. (Risas).
Sn. DOLZ: Pues si le negamos, A titulo de obedien-
cia, la libre disposiei6n de sus bienes particulares
acaso desobedecerA al marido en puntos de mayor tras-
cendencia; si le negamos el divorcio, acaso tendrA que
ir al amor libre, porque esas son las consecuencias
de las injustas negatives. Por eso yo crco prudent y
sensata la Ley presentada al Senado por el Sr. Mora-
les. Claro es que lo mejor seria lo que nos pedia el
otro dia el Sr. Maza y Artola; eso seria lo ideal:
preparar a la mujer desde la escuela, fortalecerla, dar-









6 DIARIO DE SESINES DEL SENADO


le una gran ilustraci6n, salvarla de la pobreza, resca-
tarla del vicio; quo fuera un ser 1 i I incapaz de
perder ni un centavo en la .-iii. I administration de
sus bienes cuantiosos. Pero ese es el ideal; ese es el
bello defect de mi'querido amigo, que siempre busca
un ideal. En ese terreno de 1o ideal, en el campo cs-
piritual yo comparto sus opinions; pero yo doseien-
do iA la realidad de la vida y me resignio A las impu-
rezas de la realidad, y transijo; es necesario transigir,
Sr. Maza y Artola.
I Cree el Sr. '.i y Artola que sin csa extraor'dina-
ria preparaci6n quoe 1 !: .i.' dar A la mujer, 6s-
ta es inferior al hombre? No; la Ley que hace muy
poco dict6 el Congreso Cubano coneediendo la mayoria
de edad A los 21 afios, fu6 un grand error del Congreso
Cubano. Yo la he combatido desde este- pupitre, y
puedo'decir A los ".'.. ;-: .... -,.. que on mi burfete
particular, desde aquel dia en quo se 1. i.'. la mayo-
ria de edad g 21 afios, he dado A j6venes de 21 aios,
que todavia en estos momoutos no tondrian los 23
afios, cuantiosas fortunes, que en estos moments ya
no estin en poder de ellos; v6ase la inprudencia que
cometi6 el Congreso Cubano. Pero, no obstante es-
tas imp in ... i..,..-,j es necesario convenir en que, aun-
que la mujer no tenga esa preparaci6u extraordinaria
que queria y deseaba el Sr. Maza y Artola tan jus-
tamente, no se observe motivo bastante diferencial
para que ella no pueda cometer los jnismos errores
y los mismos desaciertos que el hombre.
Dicho-esto, voy a defender, mejor dicho, a explicar
mis Enmiendas. Por las consideraciones expuestas, yo
acept6 el principio fundamental de reconocer 6 la
mujer la libre disposici6n de su dote inestimada y
de sus bienes parafernales; pero al redactar la En-
mienda, me propuse segui( dos criterios. Primer cri-
terio: que esa decision alterase lo menos possible nues-
tro regimen familiar; segundo criterio: quo esa de-
cisi6n so diese en t6rminos de tanta claridad que no
diese lugar a duda, que no fuese semillero de pleitos,
que no produjese honorarios para abogados. Con esos
dos criterios, rodacte mi Enmienda, quo se compone
de cineo articulo's; y en el primero ,dije lo siguiente:
(Z ..... ;,,.): '
"La mujer casada, mayor de edad, tendra la libre
administration y disposici6n de sus bienes paraferna-
les y los de su dote inestimada, sin necosidad de licen-
cia del marido".
Prinoipio fundamental, b[sico en la Ley. Creo que
despu6s de lo dicho no admite discusi6n la admisi6n
de este precepto en el artienlo primero' de la Ley.
Pero, continuaba el articulo i;.,. i. del Sr. '!-.. :
"Quedando habilitada, asimismo, para comparocer eni
juicio". Me parcci6 que eran cosas tan distintas el
derecho de administrar y enagenar y el derecho de
comparecencia, que no debian presentarse unidos, sino
cada uno do estos derechos, ambos muy bAsicos y muy
fundamentals, expuestos con claridad y separaci6n.
Pero me pareci6, ademas de esta necesidad de se-
pararlos, que no se habia expresado en este articulo
con enter claridad el pcnsamiento que seguramente
tuvo el autor de la Ley, porque dice "quedando ha-
bilitada, asimismo, para comparecer en juicio". Tal
parece que a la par que se le d.aba aquella !. ,li .1.
de disponer de sus bienes, se le habilitaba, a;imismo,
para comparecer en juicio, es decir para comparecer
libremente en todos los casos que so-presentaran; que
se le otorgaba, que se le concedia la plenitud de la
compareceneia ante los tribunales. Creo que cse no
debi6 ser el. pensamiento initial del author de es-


ta Ley, y la prueba de que no debi6 ser, es que el Sr.
Gonzalo PLrcz, Ponente en la Comisi6n de C6digos,
vari6 en esta part el Proyeeto initial del Sr. Morales,
y en vez de decir "quedando asimismo habilitada pa-
ra comparecer en juicio", dijo con mayor acierto, A
mi juicio, "quedando habilitada,-al efecto, para com-
parecer en juicio".
i. T "al efecto" ya indicaba mejor que el derecho
de conpareceneia; no so le daba de una manera abso-
luta, sino solamente los efectos de disponer, a la
facultad de disponer, de vender, que se le habia con-
cedido. I.... de todas maneras Sres. Senadores, sea
"asimismo", sea "al efeeto'', no esti todo lo claro
que debiera y que debe estar en una Ley, para que
se. entienda que esa facultad de compareeer en juicio
no se da libremente, no se da ampliamente, se da res-
tringida, se da ai i'.i i todo aquello que se con-
traiga a su dote inestimada y a sus bienes :p.I. 1f...1-
les. Para aelarar esta'duda, tuve el honor de presenter
el articulo segulndo de mi Enmienda, que dice de es-
te modo: (Leyendo) :
I tod o que se relacione con su Y1' i,.-i,,. y
dote inestimada tendra la mujer casada, mayor de
edad, el derecho de comparecer on juicio sin licencia
de su marido".
No puede haber duda alguna de que el dereeho de
comparecencia sera finicamente para aquello que se
relacione con su dote inestimada y con su paraferna.
JDe esta manera se evitan pleitos, de esta manera se
evitan disensiones.
No. paraba ahi el interesante primer articulo del
Sr. Morales, que realmente era tan important, quo, A
mi juicio, ha merecido cinco articulo en vez de uno
como 61 lo habia redactado, sino quo continuaba di-
ciendo en el mismo articulo y de corrido: "Y otor-
gara y suscribirA cuantos documents pilblicos y pri-
vados sean necesarios". Es decir, que a la facultad
de administrar y disponor de su dote inestimada y
de su paraferna, y a la facultad de .-.1 .. ', .*. en
juieio, pudi6rase entender para esa dote y esa pa-
ra erna, se agregaba esta tercera facultad "de otor-
gar y suscribir documents pilblicos y privados". Muy
incomplete, muy obscuro: autorizada para. .h :.w.. y
suscribir documents pfiblicos y privados! Pero no
se la habia autorizado para loevar a cabo el contenido
de esos documents ? Qu6 hacia con powder otorgar
lJo documents privados 6 pfiblicos si no tenia.autori-
zaci6n para realizar los actos que habian de escribirse
en esos documents pfiblicos 6 privados? Han de tener
on cuenta los Sres. Senadores que el articulo sesenta
y uno del C6digo Civil dice: (Leyendo)-:
"Artieulo 61.--T',i. ..,,-. puede la mujer, sin licen-
cia 6 poder de su marido, adquirir por titulo oneroso
ni luerativo, enajenar sus bienes, ni obligarse, sino
en los casos y con las limitaciones establecidas por
la Ley".
Si hay un articulo que le prohibe adquirir A titulo
oneroso 6 gratuito, 6qu6 hacemos con autorizarla pa-
ra que pueda otorgar esos documents si no la autori-
zamos para obligarse? Era neeesario autorizarla,
naturalmn nte, no de una manera plena sino en todo lo
que se refiere a sus bienes ,:a I ... .. para adquirir
a titulo gratuito it oneroso y para obligarse, porque
si no se daria el caso do que, despu6s de esta Ley, cuan-
do un parientee hubicra dejado una berencia A esa
mujer casada, que son bienes de carieter 1\1 I. 1 i,
esa mujer no podria adquirir esa herencia sin licencia
do su marido, a pesar de tratarse de bienes paraferna-
les, de los cuales tiene la libre .l; P....-.:,'.:; tendria-







DIARIO DE SES1ONES DEL SENADO 7
- -- _


mos que si la mujer vendia algunos de sus bienes, no
pbdria obligarse, no podria emplear ese dinero, no
podria adquirir a titulo oneroso, tendria que comerse
el dinero, porque no estaba autorizada para otorgar
esos actos.
De ahi. la necesidad de darle mis amplitud A la
Ley, la necesidad de autorizarla para el contenido
del docuniento y ipr ello vino lo que estimo neeesario, el
articulo tereero de la Enmienda que dice: (Leyendo) :
"Para todo lo que se relacione con su paraferna y
dote inestimada podrA la .mujer casada, mayor de
edad, adquirir por titulo oneroso 6 lucrative, obligar-
se y suscribir documents pfiblicos y privados, sin
necesidad de la licencia de su marido".
Asi quedan la dote inestimada y los bienes pa-
rafernales en la libre disposici6n de la mujer, que los
enajena, que reeibe su dinero y lo emplea en otros
bienes que puede adquirir con ese dinero, y asi se
complete el pensamiento que 'estoy seguro que tuvo
en su mente el Sr. Morales.
Llegamos al articulo cuarto de la Enmienda. Ha-
bia, Sres. Senadores, una enorme duda, A mi juicio al
menos, en el Proyecto de Ley del Sr. Morales. bEse
articulo, esa Ley recomendada al Senado por el Sr.
Morales, es una Ley preceptiva 6 es una Ley impe-
rativa? El haberle dado A la mujer la libre dispo-
sici6n de sus bienes dotales inestimados.y de sus bienes
parafernales 1 queria decir que se desligaba por com-
pleto de today la legislaci6n vigente en la material, que
se derogaba today la legislaci6n vigente? Y cuando esa
mujer casada quisiera conferir a su marido la
administraci6n de sus bienes, su marido seria un
administrator vulgar, un administrator corriente, co-
mo cualquier administrator? Creo que eso no ha que-
rido decirlo el Sr. Morales. Han de saber los Sres.
Senadores, que cuando el marido administra la dote
inestimada, 6 los bienes parafernales, realize una ad-
ministraci6n especial, un administrator original, con
grandes garantias para la mujer; si quedaban de-
rogadas tddas esas garantias, la mujer no podria en-
tregar sus bienes dotales y sus bienes parafernales
a'su marido para administrarlos; y si los entregaba,
era A un administrator vulgar, y perdia las garantias
y los privilegios que le concede hoy la legislaci6n vi-
gente. Por eso he querido ampliarla, porque es nece-
sario que la mujer siga entregando al marido laT
administraci6n de sus bienes dotales y parafernales y
que no los enajene sin el consentimiento de su marido.
Porque esta Ley no sera para los matrimonios unidos;
:,,r,,i.i esta Ley no sera para los matrimonios cor-
diales, ligados por el amor y el mftuo afecto; esta Ley
sera para los matrimonios rotos, para los matrimonios
desavenidos; porque cuando no hay esa ruptura 6 esa
desavenencia, no hay Ley de ning6n g6nero para ellos,
y la mujer no venderA los bienes de su dote inestima-
da 6 de su paraferna sin la anuencia del marido, y
ningfn marido enajenara sus bienes sin el consenti-
miento de su mujer. Esta Ley es como la. del divorcio:
no se da para los matrimonios felices, sino para los
desgraeiados; esta Ley no se da para llevar la
diseordia fi las families. En los matrimonios donde
haya armonia y mituo afecto no habri ninguna mujer
que se atreva A vender su paraferna sin el consen-
timiento del marido. No quiero que se toque el regimen
familiar en Cuba, quiero que se respete y que es-
ta Ley se concede como una Ley de excepei6n, pa-
ra los desgraciados, no para los matrimonios felices.
Y de ahi viene lo que consider important: el ar-
ticulo cuarto de mi Enmienda: (Leyendo):


"La mujer puede entregar A su marido sus bienes
parafernales y dotales inestimados para que los
administre, rigiendose entonces dicha administraci6n
por las reglas establecidas en el Codigo Civil".
Habia mis; habia, Sres. Senadores, un problema
sumamente grave e important; lo hay, en verdad, en
la media que tomamos. Ya lo, i;..,1,1f:,, con su habili-
dad y conocimientos, el Sr. Maza y Artola. Quieras
que no, esto toca a la sociedad de gananciales. Verdad
es que nosotros procuramos no tocar la sociedad de
gananciales; verdad es que los products de los bienes
parafernales y de la dote inestimada, cuya libre
administraci6n y disposici6n, conferimos ]la mujer
por esta Ley, siguen siendo de la sociedad de ganan-
siales, y los administra, por ended, el marido, que es
el administradoir de la sociedad de gananciales; pero
es verdad que le damos A la mujer la facultad de
-a jenar los bienes mismos, y por ello, la facultad
de substraer esos bienes de la sociedad de gananciales.
Desde este punto de vista, esa facultad de enajenaci6n
afecta A la sociedad de gananciales, pero bien es-
ta que la miujer, afn sustrayendo esos bienes de la
sociedad de gananciales, afn retirando, por esta li-
bertad de enajenacion, ese capital, cuyos products
esthn afectos a los bienes gananciales, bien esta, des-
puBs de todo, que la mujer pueda hacerlo.
SAcaso no lo puede hacer el marido Acaso los
bienes del marido no dan product y esos products
no son de la sociedad de gananciales t ii:l.il. ? (No
puede el marido enajenarlos? En buen hora que pue-
da la mujer enajenarlos tambi6n. Yo voy a la double
gerencia en la administraci6n de los bienes de la, so-
ciedad conyugal.
Pero toda libertad lleva su responsabilidad. Nos-
otros nos encontraimos con un articulo del Codigo
Civil...
SR. MORALES: Para una cuesti6n de, orden, pido la
palabra.
SR. PRESIDENT (CORONADO) : La tiene el Sr. Mo-
rales.
SR. MORALES: Son las cinco y veinticinco y como
el Senado ha acordado constituirse en Sesi6n Secreta
a las cineo y media, propongo que acordemos pro-
rrogar la Sesi6n hasta que terminemos este extre-
mo de la Orden del Dia para no vernos privados de
'ir al Sr. Dolz, y terminar este asunto, que ya to-
'a a su fin, y en diez minutes votar la Ley, puesto que
ne propongo aceptar las Enmiendas del Sr. Dolz.
SR. MAZA y ARTOLA: Ruego al Sr Morales. que no
insista en su Proposici6n, porque ya habiamos acorda-
Jlo constituirnos en Sesi6n Secreta a las cinco y media
de la tarde para tratar de un asunto de much tras-
"endencia. Creo que el Sr. Morales debe tener tanto
interns como los demAs en lo que se va a tratar; pero
no creo qlue su amor por su Proposici6n deba ser
superior A esas consideraciones.
Sn. DOLZ: Prometo por mi parte ser muy breve,
cuesti6n de cinco 6 diez minutes.
SR. MAZA Y ARTOLA: Bueno, hasta que termine el
Sr. Dolz..
SR. MORALES: Tengo tanto interns como el Sr. Maza
y Artola, pero como ha de ser tan interesante el dis-
curso del Sr Dolz y nos ha dieho que sera breve, y
ademAs como Senador tengo el derecho de pedir que
se discuta la" Enmienda y con esto contest al Sr.
Gonzalo P6rez que me hacia una observaci6n, yo acep-
to desde luego la Enmienda del Sr. Dolz porque es-
ta en principio de acuerdo con la Ley que he li.1'"1'"-







8 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


to, y su discusi6n se podra realizar en poeo tiempo y
no ha de perjudicar el que la S. -i.'.i Secreta empiece
diez minutes 6 un cuarto de hora mis tarde.
Pido que se prorrogue la Sesi6n hasta que se ter-
mine esta cuesti6n. Como Senador tengo el derecho de
que se *1;-. I.t'. mi Proposici6n y como le dedicamos
poco tiempo todos los dias, se va demorando la dis-
cusi6n de los otros asuntos que estan paralizados y
los otros Sres. Senadores tienen derecho A que esos
asuntos se resuelvan cuanto arites. Por todo esto, so-
meto 6 la consideraci6n del Senado que contin-ie la
Sesi6n Pfiblica hasta que terminemos el asunto de que
estamos tratando.
SR. MAn Z Y ARTOLA: Hay un Acuerdo que tendria-
mos que revisar.
Sa. i\...i -: Creo que eso no es acuerdo.
SR. MAZA' Y ARTOLPA: C6mo no va, a ser eso un
acuerdo ?
SR. ll.i,[\I._ -.: Creo tener el derecho de poder pro-
poner en cualquier moment que continfle discutiEn-
dose un asunto; no creo, ademns que sea tan formal el
acuerdo de la hora para que sea necesario revisarlo en
Sesi6n Extraordinaria.
SR. PRESIDENT (CORONADO) : El Sr. MAfi. I. pro-
pone que se prorrog'ue la Sesi6n hasta que se ter-
mine de discutir este asunto.
Sn. MAZA Y, ARTOLA: Sr. President: T. i.., nece-
sidad de usar de la palabra; este es un asunto de
much importancia.
Sn. MORALES: Hasta que termine de hablar el Sr.
Dolz.
Sn. MAZA Y ARTOLA': Eso es otra cosa.
Sn. PRESIDENTE (CORONADO): 6 Est6 conforme el Se-
nado en acordar la pr6rroga de la Sesi6n Pfblica has-
ta que termine de hablar el Sr. Dolz?
,. i.,.o, afirmativas).
Conforme.
SR. DOLZ: Decia yo, reanudando mi discurso des-
pu6s de este ligero incident, que A pesar de que es-
ta-libertad de enajenaci6n de los bienes cuyo product
pertenece A la socicdad de gananciales podria of, t 1,w
A la sociedad de gananciales, estaba bien que ya 'que
el marido puede disponer de lo suyo, la miujor dispu-
siera de lo suyo tambi6n; pero lo que no esta bien
que dentro de este regimen de libre disposici6n de los
bienes de uno y otro, la mujer goce do extraordinarios
privilegios. A este efecto convene recorder el articulo'
1422 del Cddigo Civil, que dice: (I.. .
"Articulo 1422.-DespuBs de pagar la dote y I..
parafernales de la mujer, se pagarAn las deudas y las:
cargas y obligaciones de la sociedad".
De manera que los bienes dotales .inestimados 5
los parafernales de la mujer tienen una preferencia,
hasta sobre las cargas y obligaciones del matrimonio.
A qu6 se debe 6sto? 1Se debe funicamente A que el
marjdo es el gerente administrator de esa sociedad
conyugal? i Ah! En parte se deber6 6 eso; I ....- se
debe A que la mujer no podia disponer de esos bienes,
sin el consentimiento del marido. Como que el marido
era el llamado, a'prestar ese consentimiento, si 61 se
lo prestaba continuaba la preferencia de la mujer pa-
ra rescatar sus bienes con preferencia hasta de o I-
cargas matrimoniales. Le hemos dado la libertad, la
libertad de que pueda A los quince dias de haber con-
traido el matrimonio, vender su 1 .i. f. r y su dote
inestimada, El matrimonio puede durar algunos aios
mas, y ella que habia sustraido esos bienes, sin em-.
bargo tiene en el nomento de ]a disoluci6n del matri-,
monio, en el moment del pago de la verdadera so-i


ciedad de gananciales, cl privilegio de que se le pague
el imported de aquella casa que libremente enajen6 y
que sustrajo de la vida matrimoinial De manera que
era demasiada garantia si se mantenia este articulo en
toda su pureza frente a la libertad de enajenaci6n.
.i-. ii I.., bien todo, y para no romper ]a m6dula de
nuestro regimen familiar, respet6 la -.o- f. r. -i.,, el
privilegio. Pero ya que le hemos dado libertad a
la mujer, d6mosle alguna :.--p.*j..i...il.I., ya que
le hemos permitido la libre disposici6n de esos bienes
en legitima compensacinn, permitid que esos bienes
respondan a algunas de las cargas del matrimonio; y
aqui, como 1 '' p''i.-. comnpensaci6n. como ligera com-
pensaci6n 6 esa liberltad, sin haber llegado A romper
por complete el regimen familiar, sin haber dero-
gado ese articulo sin haberla privado de ese privilegio
y preferencia, el articulo quinto de la Enmienda dice:
(Leyendo) :
"Los bienes parafernales y de la dote inestimada,
ya se haya reservado su administration la maujer, ya
los haya entregado para que los administre A su mari-
do, responder6n A los gastos del matrimonio en la
media y condiciones establecidas en el articulo 1362
'del Codigo Civil.
La media y condiciones del articulo 1362 del C6-
digo Civil, son las siguientes: (Leyendo):
"Articulo 1362.-Los bienes de la dote inestimada
responded de los gastos diaries, usuales de la familiar,
causados por la mujer 6 de su orden bajo la tolerancia
del marido; pero en este caso deberA hacerse previa-
mente exclusion de los bienes gananciales y de los del
marido '.
iQu6 menos compensaci6n podemos darle a esta li-
bertad que le concedomos & la mujer? I Qu6 menos
obligaci6n la de esos bienes, de los cuales ella puede
libremente disponer, que siquiera respondan modesta-
mente A estas cargas familiares? Eso es lo que jni;i;-
ca el iultimo articulo de mi Enmienda.
Voy, pues, concluir. Creo que los Sres. Senadores
pueden votar la Ley tranquilamente, sin que les ins-
piren temor alguno las consideraciones que hacia el
Sr. Maza y Artola, respect a aue no seguiamos el
mnismo camino 'que habian seguiTdo los ingleses para
modificar esta parte'de su legislaci6n matrimonial.
Bien esti esa part de erudici6n conque el Sr. Maza y
Artola fundamentaba su discurso; pero no es possible
r'ue los pueblos j6venes nos obliggemos Ai la necesidad
de seguir el mismo camino que han segnido los pueblos
viejos; nosotros tenemos esa'ventaja: que ellos tuvie-
ron que recorrerlo, y que ellos nos han dado ensefian-
zas que nos permiten recorrer much mejor el camino
y mas aprisa que el que ellos recorrieron. La prueba
de esto esti en las Constituciones. i Que tiempo mas
largo no costaron'las primeras Constituciones politi-
cas para la creaci6n de los Estados y de las Naciones !
SQu6 luchas m6s tremendas para eso que hoy parece
tan sencillo, esa separaci6n entire los poderes Legis-
lativo, Ejecutivo 'y Ju'dicial! .Acaso los pueblos
'i6venes que ahora se crean van A seguir todas aquellas
luchas, todo aquel camino? No. Nos aprovechamos
de aquellas ei --.-.;.,1 .',,; y hoy se da A un pais joven
una Constituci6n con la misma facilidad que se le' da
a, una compafia anonima 6 sociedad mercantil cual-
quiera las bases de su constituci6n, sus estatutos. Apro-
vech6monos de esa experiencia, aprovech6monos de la
ensefianza de los pueblos viejos, y que no sea un obs-
tAculo para nosotros el largo camino que ellos tuvieron
que recorrer.
Tampoco teman los Sres. Senadores otro argument








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 9


muy sagaz y.hAbil, como el de nuestro querido compa-
iiero el Sr. Maza y Artola, de que esta media podria
aumentar hasta la infidelidad conyugal eno nuestros
matrimonios. No, afortunadamente se albergan en rin-
cones muy apartados del alma el interns y la desver-
giienza. No import -que ]a mujer tenga los bienes
parafernales, no importa que pueda 6 no disponer
de ellos, no importa que los administre 6 no, no im-
porta que tenga la libre administraci6n, la libre dis-
posici6n do unos y otros; la cifra exigua de inl.i. h--
dad en nuestros matrimonies seguirA igualmente exi-
gua, porque responded no A los dictados del interns,
sino A los impulsess de ese otro rinc6n donde se alber-
gan la virtud y la, rl-'. 1i.i,.1 de la mujer cubana. Por
lo tanto, no sera ese un motive para que inspire terror
6 temores esta Ley. La pod6is votar con entera con-


fianza, Sres. Senadores, que no sois letrados; ya lo ha-
b6is visto: el derecho no tiene secrets para nadie,' el
dereeho no es una ciencia que se oculta en el mictorio,
cl derecho pone siempre de relieve sus fines y sus
prop6sitos.
Aqui estamos regulando la vida matrimonial, esa
es la misi6n del Derecho. Dcsde viejo se ha dicho que
"es regla de la vida", el derecho no es mAs que la
vida, ha dicho un insigne tratadista, y de la vida, vos-
otros Senadores no letrados, tennis por experiencia
tanto conoeimiento como nosotros los abogados.
SR. PRESIDENT (CORONADO) : En cumplimiento del
acuerdo, se levanta la-Sesi6n Pfiblica y se constituye
el Senado en Sesi6n Secreta.

(Eran las cinco y media).


Imp. Rambia, Bouza y C0., P! Y MLigall 33 y 35.-Isbnsa.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs