Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba.
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072699/00418
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Senado
Publisher: Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
 Subjects
Subject: Legislation -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began with: Vol. 1, 1902.
General Note: Description based on: 2. Legislatura vol. 2, no. 1 (abr. 6 de 1907); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072699
Volume ID: VID00418
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001844861
oclc - 30331556
notis - AJR9135
lccn - sn 94026346

Full Text










DIARIO DEESION ES

DEL

SENADO

REPUBLICAN DE CUBA

VOL. XXXII HABANA. NUM. 19


TRIGESIMASEGUNDA LEGISLATURE

Decimanovena Sesi6n.-Mayo 11 de 1917.

Presidencia del Sr. Ricardo Dolz.
Secretaries: Sres. Agustin Garcia Osuna y Manuel Ajuria.

SUMARIO

Mensajes del Ejecutivo.-Com.unicaciones Oficiales.-Proposici6n de Ley aumentando
dos plazas de Magistradoes en las Audiencias de Oriente y Santa Clara. Pasa a
las Comisiones de Justicia y de Hacienda y Presupuestos.-Dictamen de la Co-
misi6n de Hacienda y Presupuestos sobre el Proyecto de Ley concediendo un
cr6dito para el sostenimiento de 792 alas. Pasa la Comisi6n de Instrucci6n
Pitblica.-Continfia la Idisousi6n del Proyecto de Ley relative A que la mujer ca-
sada tenga la libre administraci6n de sus bienes parafernales y de los que forman
su dote inestimada. Debate entire los Sres. Maza y Artola, Morales y Gonzalo
P6rez.


A las 'inco menos cuarto, bajo la Presidencia del
Sr. Ricardo Dolz, actuando de Secretarios los Sres
Agustin Garcia Osun.a y Manuel Ajuria y presents
los Sires. Senadores que siguen, se abre la Sesi6n:
Alberdi.
Carnot.
Coronado.
Castillo.
Figueroa.
(oicoechea.
Gonzalo P6rez.
Maza y Artola.
Morales.
Porta.
Rodriguez Fuentes.
iSuArez.


Torriente.
Yero.


SR. PRESIDENTE (DOL) : El Sr. O l!evara, Secreta-
rio, se ha excusado, por nmotivos dr alud, de concu-
rrir a ]a Sesi6n. Con la inuencia d.' Senado, design
al Sr. Ajuria para sustituirlo.
(El Sr. Ajuria ocupa la Secretaria).
Se va ai leer el Aeta de la Sesi6n anterior.
(El Oficial, Sr. Vega, la lee).
SR. 'PRESIDENTE .(DoLZ) : iSe aprueha el Aeta que
acalba de leerse?
(Seiales afirmativas).
Queda aprobada.
Mensajes del Ejecutivo.








2 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


(El Oficial, Sr. Mufoz, leyendo) :

Habana, 9 de Mayo de 1917.

ISr. President del Senado,

Habana.
Sefior:

Adjunto tengo el honor de remitir al ISenado, por
el digno iconclucto de ousted, el informed emitido por la
Seeretaria de Estado sobre la recaudaici6n del Oonsu-
lado Honorario .de Cuba en 'S.anta Cruz de la Palma,
Canarias, durante el afio fiscal de 1915 ia 1916, y los
meses de Julio de 1916 A Febrero del corriente afio.
Dicho informed fuu solicitado por used el dia 27
de Abril filtimo en cumplimiento de aeuerdo adoptado
por ese Alto Cuerpo Legislativo.
De used con la mayor consideraci6n,
M. G. MENOCAL.

Halbana, Mayo 2 de 1917.

iSr. Secretario:

Tengo el honor de referirme ia su atento escrito de
fecha primero del mes en curso, comunicindole que la
recaudaci6n efeetuada en el Consulado Honorario de
'Cuba en Santa Cruz de la Palma, Canarias, ascendi6
en el afio fiscal de 1915-1916 A $2,242.60 y que en
los meses de Julio de 1916 h Febrero de 1917 se
recaudaron $1,506.04.
Las cantidades ingresadas mensualmente en el fie-
soro, han sido siempree el 50 por ciento, conform con
el articulo 18 de la Ley Organica del IServicio Diplo-
mitico y Consular.
De Ud. respetuosamente,
G. Patterson,
ISubsecretario.
Al Dr. Rafael Montoro,
Secretario de 'la Presidencia.

ISR. PRESIDENTE (DoIz) : Pasarak la Comisi6n de
Relaciones Exteriores.
Comunicaciones Oficiales.

(El Oficial, Sr. Muioz, leyendo) :

Habana, 9 de Mayo de 1917.

Sr. President del Senado.

Senor:

El Ayuntamiento de esta Ciudad, en sesi6n ordi-
naria del lunes 16 de Abril pr6ximo pasado, acorld6
dirigir una exposici6n aal Congreso para que diete una
Ley tendiente k impedir que se eontin'fe negando el
alquiler de casas 6 habitaciones a las families que
tienen nifios, modifieando si fuere necesario el C6digo
Penal A fin de castigar los que tal cosa realicen.
Y en .eumplimiento de l sacordado tengo el honor
de comuniearlo A Ud. para su conocimniento y el de
la Honorable COorporaci6n de su digna .Presidencia.
De Ud. atentamente,
M. Varona,
Alealde Municipal.


Renmedios, 30 de Abril dde 1917.

IIon. Sr. President del iSenado.

Senior:

Tengo el honor de remitir a Ud. adjunta copia
certificada -del acuerdo de este Ayuntamiento, adop-
tado en sesi6n ordinaria celebrada en 21 del actual,
en el que se expone el agradecimiento de la Corpo-
raci6n : ese Alto Cuerpo, por la aprobaci6n del Pro-
yecto de Ley coneodiendo la eantidad de 25,000 pesos
para el arreglo de las calls de esta ciudad.
Respetuosamente de Ud.,
E. Garcia,
Alealde Municipal, P. S.

iSR. PRESIDENT (DOLZ) : Enterados.

(El Oficial, Sr. Muiioz, leyendo) :

AL SENADO:

El progresivo nmovimiento de la T rovincia de Orien-
te, y creeimiento .de su poblaci6n, ha determinado en
cada afio el natural autmento en los trabajos sometidos
k la comnpetencia -de la Audiencia, tanto civiles como
criminals, llegand.o ya su nuimero al extreme de que
con el actual personal de dicha Audiencia no puede
atenderse aqurl, suifriendo los asuntos la demora con-
siguiente, retardando asi la pronta administraci6n de
Justicia con evident dafio y perjuicio de los intere-
ses pfiblicos y privados. Basta examiner las estadis-
ticas de los iltimos :aios para conv.encerse de lo ex-
puesto, pues ella nos demuiestra que la Audiencia de
Oriente en el ailo de 1915 dict6 1,750 sentencias y au-
tos civiles, y las Audiencias de 'Pinar del Rio, Matan-
zas y Caniagiicy dietaron en conjunto ese mismo afio
1,730 resoluciones de ,esa case; que la de Oriente ra-
dic6 en ese afio 3,231 causes criminals, dietando 1,199
sentencias de esa indole, y las Audieneias de Matanzas
y Camagiiey juntas 2,979; quedando un sobrante a
Oriente de 252 causes. De estos ligeros datos, que po-
drin ampliarse detalladamente, se evidencia que los
cinco Magistrados .de la Audiencia de Qriente, uno de
los cuales falt6 siete meses, en el afio de 1915, reali-
zaron una labor superior a los trece Magistrados que
tienen las tres Audiencias de Pinar del Rio, Mataazas
y Camagiiey. A normalizar esa situaci6n verdadera-
mente abrunmadora, tiende el present Proyeeto de
Ley, que se somete f la consideraci6n diel ,Senado, A
fin de que la labor y el ,trabajo que debe realizar la
Audieneia, pueda verificarse .de manera adecuada en
beneficio de los interests generales y tde la pronta ad-
ministraci6n de justicia. Las mismas razones expre-
sadas en cuanto a la Audiencia de Oriente concurren
en la Audieneia de Santa Clara y demandan por
tanto las mismas necesidades 6 id6ntica resoluci6n.

PnOPosICI6N DE ,LEY:

Articulo 19--Se aumentan -dos Magistrados res-
pectivamente A las Audieneias de Oriente y 'Santa
Clara que tendran la eategoria y sueldo de sus simi-
lares.
Articulo 29-Se crean en la Audiencia de Oriente
y .Santa-Clara los siguientes puestos, con la categoria
y sueldo asignados a los mism'os cargos.








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 3


1 Official de Sala.
2 Oficiales de Secretaria, clase "B".
,3 Escribientes, elase "C".
1 Abogado de Oficio.
1 Alguacil, clase ''F".
1 Mozo lde limpieza, clase "F".
Articulo 3r-Para cubrir las dos plazas de Ma.gis-
trados que se crean por la present Ley, podrAn ser
tainbi6n incluidos en terna, por la Sala de Gobierno
del Tribunal 'Supremo, los dos fuieionarios del Mi-
nisterio Fiscal que hubieren desempefiado cargos ju-
diciales por lo menos cineo afios.
Artienlo 4-Esta Ley -empezarA 6 regir desde su
public'aci6n en la Gaceta Oficial de la Repilblica, to-
aniandose de cuatlesquiera de los fondos disponibles
del iTesoro, no afectos A otras dbligaciones, los neee-
sarios para los gastos que demand la misma, hasta
que queden incluidlos en el Presupuesto Fijo de la
Naci6n.
Palacio del Senado, Habana, 11 de Mayo de 1917.
Manuel Ycro Sagol.-Mannel Ferndndez Gitevara.
-Manuel Rodriguez Fuentes.

'SR. PRESIDENTE (DoLz) : uISe acuerda que esta Pro-
posici6n .de Ley pase A las Comisiones de Justicia y
y de Hacienda y Presupuestos
(Seiales afirmativas).
Acordado.

(El Oficial, Sr. Muntoz, comn~enzza 6 leer una Propo-
sicidn de Ley de los Sres. Carnot, CuGllar y Figieroa,
dando por reproducido el proyecto de Ley sobre es-
tablecimiento del Jurado presentado por el Ex-Sena-
dor Sr. Regiieiferos).

iSR. PRESIDENrE (DoLz) : Sres. Senadores: Esta es
una Ley ,muy extensa estableciendo el Jurado, publi-
cada en un folleto que se ha repartido profusamnente.
Parkce'me innecesaria la lectura, 'cuando todos los
Sres. S.enadiores pueden leerlo con mis detenimiento;
por lo que est'imo preferible que en vez de su lecture
se reparta el folleto y pase la Comisi6n 'de C6digos.
I Esti conforme el iSenado?
(Seiales afirmativas).
Conforme.
'SR. GARCIA OSUNA: Pido la palabra.
ISR. PRESIDENTE (DOiLz): La tiene el Sr. Gareia
Osuna.
'SR. GARcIA OSUNA: P'rineramente para proponer,
.de acuerdo con lo indioado por el Sr. President, que
pase 'A las Comisiones 'de Justicia y de C6digos y
tamnbihn A la de Hacienda y IPresupuestos, y ademras
para proponer que otros cuatro 'Proyectos de Ley que
ha reprodihiido el *Sr. Carnot, presentados por el
'Sr. Reguiieiferos. ...
SRE. 'GONZALO PEREZ: Ruego al Sr. :Seretario que
esfueree la voz, porque de aqui no se eye lo que estai
proponieudo.
ISR. 'GAncIA OSUNA: Deia que sobre la Mesa hiaba
cuatro Proposiciones de Ley del ISr Regiieiferos, que
ha renovado el Sr. Carnot, a saber: sobre la condena
conclieional, la apelaci6n en los juicios corTreceionales,
tribunals de menores y juicio oral para lo civil. Pro-
pongo que esta cuatro Leyes se den por reproducidas,
se repartan copias, porque todas son extensas, y al
mismo tiempo, que se ananden A las 'Comisiones res-
pectivas.


SR. PRESIDENTE (DoIa) : El Sr. Giarcia Osuna pro-
pone que cuatro Proyeetos de Ley presentados por el
que fu6 Se'na'dor en el period pasado, 'Sr. Regiieife-
ros, y que han sido renovados por el Sr. Carnot, se
den p'or reproducidos, se repartan copias y pasen k
las Comisiones respectivas, A saber: el de la condena
conditional y el de las apelaciones en los juicios co-
rreceionales a la de C6digos; el de tribunales de me-
nores A6 la ,de C6digos y A la de Hacienda y Presupues-
tos y el del juicio oral para lo civil, A la de 06digos,
sin. ne esidadc de leerse. I Esta de acterdo el iSenado ?
ISR. MAZA Y ARTOLA: Des'eo saber si ,esas Proposi-
ciones vienen autorizadas con la firm de mias de un
Senador, poTque no se consigna mIAs *que uno.
SR. PRESIDENTE (DoLZ) : Estbn firmadas par los
Sros.Carnot, 'C.ular y Figueroa.
iSe aprueba?
(Seialcs afirmativas).
Aprobado.
Leetura .de Dictkimenes.

(El Oficial, Sr. Mufboz, leyendo') :

Comisidn de Hacienda y Presupuestos.

AL ISENADO:
En Sesi6n celebralda el dia de la feeha por esta Co-
misi6n, se di6 ouenta -con la adjunta Ponencia emritida
por el Sr. Coronado, sobre el Proyeeto de Ley de la
Camara de Representantes, tendiente :A ,oonceder un
credito de $792,000.00 para el sostenimiento de 792
aulas en los Distritos Escolares de la Repihblica, adop-
t .dose el acuerdo ide elevarla al ISenado recomen-
dando su aprobaei6n. Al propio tiempo tamibin acor-
d6 la Camisi6n su conformidad con .el Dietamen que
ha .emitido la C'omisi6n ide Instruleci6n Pfiblica.
Palaeio del ISenado, Haibana, 11 de Mayo de 1917.
Vidal Morales, Secretario.-Vto. Bno., Manuel M.
Coronado, Presidiente.
A la Comisi6n de Hacienda y Presupuestos:
iEl Senador que suseribe, Ponente nombrado pa-
ra dictaminar sobre el Proyecto de Ley aprobado
poT la C'imara de Representantes, y remitido al ISe-
naclo, auimentando aulas en los Distritos Escolares .de
la Reptiblica, tiene el honor de informair A -esta Co-
nimisi6n que, A su entender, Idebe concederse al Ejecu-
tivo la autorizaci6n bastante para disponer de los
creditos que en dicha Ley se determinan, today fvez que
la inversion que A esas sumas ha de darse, redundarla
en provecho de algo que merece tan preferente aten-
ci6n de los legisla!lores como es la instrueei6n .de nues-
tro pueblo.
iS6lo en este aspect econ6mico, en general, me per-
mito enn'itir este Dictamnen recomendando ,A mis com-
pafieros de Comisi6n que le otorguen- su conformidad;
pues en los otros extremes que la Ley contiene-mo-
dificada 6sta, como result serlo, por el 'Dictamen
aprobado por la Comisi6n 'de Instrueci6n IPfiblica-
pnreden los Sres. Senadores que e ol~mponen 'esta Co-
misi6n de Hacienda y ,Presupuestos reservarse-como
lo hace el que suscribe,-el derecho de presentar las
Emniendas que estimien pertinentes, cuando el Pro-
yecto de Ley sea discutido, en Sesi6n P'fblica, por el
Sienado.
IHabana, 10 de Mayo de 1917.
Manuel M. Coronado.








_DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


SR. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.
ISR. PRESIDENT (DOLZ) : La tiene el 'Sr. Maza y
Artola.
iSR. MAZA Y ARTOLA: Propongo que este Dietanmen,
con el de Ila Comisi6n de Instrucci6n Pfblica, se in-
cluya en la pr6ximia Orden del Dia, en lugar pre-
ferente.
SR. PRESIDENTE (DOLZ) : Esti .conforme el Senado
con lo propuesto por el ,Sr. Maza y Artola?
(Seiales afirmativas).
Confor'me.
Orden del Dia.
Continfia la diseusi6n del ,Proyecto .de Ley del Sr. Mo-
rales, relative 'A que la .m'ujer easada tenga la libre
Sadminis'traci6n de sus bienes parafernales y de los
, que former su Idote inestimaida. Estaba en el uso die
la paiabra el Sr. Maza y Artola.
SR. MLAzA Y ARTOLA: Aunque 'me reserve volver A
hacer unso de la palrabra en *el curso de este debate,
con las fiiltimas que pronuncie en la ISesi6n anterior
doy por terminada mi impugnaci6n g la Enmienda
que 'estaba a discusi6n que, seg.fin creo, era la presen-
tada por el Sr. Dolz.
SR. MORALES: 'Sres. Senadores: la mujer sigue no
siendo, a mi juieio, de capacidiad inferior al hombre.
Ayer, con palabras elocuentes, con los sobrados
conocimientos con que el Sr. Maza y Artola hace
siempre uso de la palabra, impugnaba esta Ley; la
autoridad marital tenia a su servicio la palabra de
uln granny Abogado.
ISn. MAZA Y ARTOLA: La Enmienda del Sr. Dolz,
que era la que estaba .a diseusi6n.
:Sa. MORALES: Yo estim6 que el,Sr. Maza y Artola
hablaba de la totalidad dcl Proyecto.
SR. MAZA Y ARTOLA: Ruego al Sr. President que
puntualice qu,6 cuesti6n estaba a debate, si la propo-
sici6n del ISr. Morales, cuya totalidad ya se habia
votado 6 la Enmienda presentada por el Sr. Dolz,
porque es muy imlportante concretar 'este punto.
,SR. PRESIDENTE (DOLZ) : Se habia aprobado ya la
total'idad, y se discutia la Enmienda al articulo pri-
mero.
Sn. MORALES: Pero los argumientos del Sr. Maza
y Artola eran sobre la totalidad del !Proyeeto.
,SR. PRESIDENTE (DOLZ) : A juiicio del Sr. Morales.
SR. MORALES: A juicio mio.
.SB. MXazA Y ART,iLA: V'y a aelarar ese punto.
Recuerdese que empee6 diciendo que me satisfacia
ir6is 'que l.a Proposici6n del Sr. Morales la Einmienda
del Sr Dolz, porque ;me parecia mi~s complete. Ese
fue mi introito, y despu6s enideree6 mi argumenta-
ci6n aunque algfn tanto A la forma de la Proposiei6n
del Sr. Morales principalmente A esa Enmienda. Eso
no era dirigirle mis ataque a la tatalidad de la Pro-
posici6n, ipues cTamasiado sabia era punto 'que ya es-
taba resuelto.
SR. GONZALO PNREZ: Para una Cuesti6n de Orden,
pido la palabra.
.SR. PRESIDENTE (DOLZ) : La tiene el Sr. G'onzalo
Pkrez.
SR. GONZALO PAREZ: Estaba .a diseusi6n el Proyecto
de Ley presentado por el ,Sr. Morales, cuya Ponenicia
'tuvo el que habla, ha'bi6ndose aprobado la totalidad.
El Sr. Dolz present una Enmienda que sustituye A
tode el Proyecto. Esa Enmnienda, con arreglo al Re-
glamento, debia diseutirse antes y yo pedi que se
aplazara el debate por la imjportancia de la misma.


Lo que debe discutirse con preferencia es, pues, la
Enmienda del Sr. Dolz, aplazando ,para mias adelante
la Eninienda presentada por el Sr. Torriente, que
adiciona el Proyecto.
Creo que la Presidencia debe poner A discusi6n la
Enmienda del 'Sr. Dolz que sustituye a la iProposici6n
de Ley del ,Sr. Morales.
ISR. MAZA Y ARTOLA: Eso es lo que yo estim6
siemipre.
SR. P'RESIDENTE (DoLz): 'Tiene la palabra el Sr.
Morales.
,SR. MORALES: Yo emlpezaba A hablar, Sr. Presiden-
te, sobre este Proyeeto, porque el gran d'iscurso del
Sr. Maza y Artola no s6 si se referia A la Enmienda
del Sr. Dolz 6 mi Proyecto; pero lo que si es cierto
es que se referia al finico punto que aiqui se esta dis-
cutiendo, A si la mujer debe 6 no tener la libre dis-
posici6n de sus bienes...
SR. MiAZA Y ARTOLA: A la forma que se le da A esa
disposici6n.
SR. MORALES: A la forma en que se le da esa ad-
ministraci6n? Sobre ello el 'Sr. Maza y Artola estuvo
hablando toda la Sesi6n.
SR. MAZA Y ARTOLA: Media hora nada nmis.
SR. MOALeS : I Media hora nada mi.s ?...
tSR. MAZA Y ARTOLA: A la que hay que quitar
las interrupciones del Sr. Morales.
:SR. MORALES: Aqui tengo anotados los argumnentos
del Sr. Maza y Artola. Los voy A leer coimo un pro-
grania. Si me he erquivocado, no tengo nada ,que
decir; si los he apuntado exactamente, tratar6 de
refultarlos para ver si logro convencerlo.
Vamos ver si son 6stos: "que las causan que de-
terminan estas limitaciones en la capacidad de la
.mujer son psicol6gicas y que coniforme al articulo
cincuenta y siete.....
Sn. MAeA Y ARTOLA: Dije que pudiera ser que
hasta doseientos articulos tuvieran que modificarse.
SR. MORALES: Pues yo le agregaria A edte nuimeiro,
"que, por tanto, pudiera ser que se tu-vieran que
nmdificar doscientos y pico de articulos del C6digo
Civil".
Segundo: "Necesidad de ir lentamente en estas re-
formias para no abusar de la libertad legislative".
'SI. MAZA Y ARTOLA: Yo no us,6 esas p.alabras.
Estoy seguro que no las ha registrado ninguno de los
taquigrafos. No recuerdo haberlas usado.
SR. MORALES: iPudiera star yo equivocado; pero
me parecle que las recordaba miuy bien. Este debate
ha tornado un sesgo especial...
SR. MAZA Y ARTOLA: QuizAs las malas condieiones
aoeisticas del sal6n hlayan conltriibuido a la mala in-
terpretaci6n del Sr. Morales.
[SR. MORALES: Y dijo: "no se confunda el uso con
el abuso de la libertad legislative". Me parece re-
cordar esas palabras.
iSigo el program. Tercero: "Incompatibilidad de
la reform con el regimen de gananciales". Y cuarto:
"La legislaci6n francesa es similar a la nuestra y no
concede h la mujer ese derecho".
Esos fueron los puntos a que se refiri6 el senior
.Maza y Artola.
,SR. MAZA Y ARTOLA: Que no iha lilegado a conce-
der la ,mujer ese derecho.
Sn. MORALES: Perfectajmente. Empiezo el program.
Que las icausas que determinan esa limiitaei6n de la
muujer en su capacidad son de orden psicologico.







DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 5


SR. MAZA Y ARTOLA: No habl6 .de fisiologia absoluta-
mente nada.
-SR. MORALES: Pues entonces voy a hacer uso de ese
airgumenito no i. a i;.',, !. al discurso del Sr. Maza
y Artola.
!Sn. MAZA Y ARTOLA: 1 Fisiologgia, dijo el Sr. Mo-
rales?
iSR. MORALES: Psieologia.
'Sn. MAZA Y ARTOLA: Si, habl'1 algo de ipsicologia.
,SR. M.,i:. Ir -,: De eso habl6 el !Sr. Mtaza y Artola.
P'ues yo creo que esa causa de limitaei6n en ]a ca-
pacicdad de la mujer ha sido siemipre contraria al
derecho, contraria a ese mismio C6.digo Civil, contra-
ria .a las prceticas seguidas por el Cuerpo Legislador
que lo redact6, y nada .irs que por un excesivo re-
celo, por una doetrina erronea, se eonsign6 en el C6-
digo Civil ese articulo. Porq.e la r.isma i,,i..,,[
de la Justicia, senior Maza y Artola, que es aceptada
hoy por todas las Escuelas de D)erecho, que no ha pao-
dido modificarse A ipesar del tiemipo transcurrido, dice:
"Justicia es la constant y i." ..i, i voluntad de
dar a cada uno lo que es suyo'' y, precisamente, lo que
hace el C6digo Civil es i,:;-1-j una constant y per-
petua voluntad para iquitarle A la muj.er lo (cue es
sayo, d6ndoole al marido lo que no le pertenece, pre-
eiisamente todo To contrario de 'lo (que recomiendan
todos los tratadistas de deree'ho, de lo que recomien-
dan los que escribieron el Dereeho Romano; nadie
ha ido ,'i:' i esa defini'ci6n porque es just, esth
conform con iel espiritu del derecho moderno, porque
ahi no se ha ;podido 7:. .. i, pues esa .I, ri,;.i.-i 'ha
logrado expresar lo que comiprendia ese derecho.
El C6digo desposee A la mujer casada; .- .t l.I. ...
en un articulo que la mujer tiene derecho a adminis-
trar sus bienes 1,p.,ir' i,i1. -, pero reserve al marido
la potestad de conceder la autorizaci6n para enajenar,
gravar, hipotecar esos ibienes, quedando peor tanto su-
primido con es a limnitaci6n el derecho anteriormente
concedido.
Citaba el Sr. 'Maza y Artola el articulo cincuenta y
siete del C6digo Cilvil y decia *que con arreglo A .ese
precepto, los c6nyuges se deben proteeci6n, y la mujer
lebe obediencia al miarido. i Ah, iSr. Mazia y Artola.'
iQu6 doesgraeiada seria la socieda:d si la ,paolabra obe-
dieneia fuera inteirpretaida en ese sentido! i QuB des-
dihlia para el matrimonial, .qu6 de'sdieha para el pue-
blo doe Cuba si el marido tuviera que mandar, que
ordenar y la mujer que obedecer, con arreglo al ar-
ticulo cincuenta y site del C6digo Civil, no al compa-
fiero sino al d6spotia, al mandarin, que usaba y abu-
saba de su iderecho!
'Ese articulo tiene in sentido mirs alto: es la obe-
diencia qu'e el cristiano ddbe 4' Dios, es la obedie'neia
que debe prestar la mujer al hombre que quiere, al
hombre que am.a; pero no es la oab.ediencia qu.e la
oibligue a ontregar sus bienes a su marido para que
los venda cuando quiera, para que ,pueda iprestar la
licencia eua.ndo lo 1. -, por convenient 6A pesar de
no haber intervenido en la adquisici6n de esos bienes.
'S. MAZA Y ARTCOLA: iPido la palabra para reotificar.
'SR. A. ,i: i -: Eso seria el abuso del derecho, lo
injusto; esto es lo improcedente del Cddig'o Civil, y su
derogaci6n, iSr. Maza, no la quiero yo solamente, la
quiere la opinion pfiblica en Cuba, porque si desde el
mnas humiilde hasta el mas alto de los ciudadanos lo
1 lamarmos y preguntamos: "'' "! TTd. just q ue para
la venta de los 'bienes que 6, la !! ii' i le e'ntrogaron
sus padres, sea imnpreseindible la autorizaci6n del ma-


rido?", le ga.rantizo al Sr. Maza y Artola que no ha-
brA I ;.., i uno por ciento entire los ciuldada.nos *cu-
banos que aeepten ese precepto del C6digo Civil, por-
que Cnuba quiere legi:slaci6n liberal. La mujer no pue-
do abusar, coma sostiene el ,Sr. Maza y Artola, porque
aqui no ha habido uso y cuando no hay uso no hay
abuso.
Esta Rcpfbliea no ha vivido la vida de la demo-
cracia; no ticnhe ]eyes, est .reves.tida con el frac de
la democracia, poro no tiene caimisa. iUna Repiibli-
ca en (que todavia existed un proicedimiento conteneio-
so -admninistrativo que hace i!- ii.-. el ejercicio del
derecho, porque contra resolucioncs administrativas
hay que apelar *A un Tribunal que vine A resolve las
cuestiones cuando ya no es nccesario, .s deer, que
vine i. dar la imedicina cuando el enfermo se ha
muerto! Una Rep6iblica que no tiene Jurado; esta
RepGblica que no tiene ninguna de ]as leyes esta-
bleeidas en la Constituci6n; que tiene Ln '.. i;.,
con'al viejo, arcaico, in'fitil, inservib'le, que se hizo el
afio 1870, y el que ya, en la'misma Espafia ha sido
:1.. 'i,- .1.. en muchas de sus parties, porque la prictica
ha deynostra'do que esse ('...I,., no podia aplicarse en
lia formna en que estaba 'redactado.
P'ero sostenia ta'mbi6n el Sr. -I i i y Artola que
era necesario en este camino, ir despacio, muy des-
pacio; que no d.ebiam.os preeipitarnos, porque eran
reforms de gran traseendencia, y debldmos llegar a
ellas con pass mesurados. Esta no es, a mi jui'cio,
umnis que una reforima 'muy piequefia, insiggificante;
porique cr.eo lque la 'mujer 1, i. i delbe teneir 'no sola.-
mente este pecuefio derecho para nTo incapacitarla,
sino que debemos ir lejos, 'muy loejos: ia lmujer cunba-
na debe itencer iguales dereehos civiles y politicos que
alegar en frente A los del hombre, porque asi lo siente
el pueblo cubano. No hay raz6n paira lesa inferioridad
de la miujer, para esa capiti-diminutio de nuestras
miadires, de nuestras mtujeres y de nuestras hijas. Y
tan despacio vamos, Sres. Senadores, que 6 los diez
y seis afoiis estamos discutiendo e:l suprimir un artieu-
lo del C6diggo Civil para deeir que la mujer no ne-
eesita licencia de su marido para vender 6 disponer
de lo que es suyo, de aquello que conform A ese
mismo cuerpo legal, administra.
Y en cuanto a la legislaci6n francesa, Sr. Maza
y Artola, euando trato de legislar paira mi pueblo,-
y asi lo confieso A mis coinpafieros,-no busie el pre-
cedente ingl6s, ni el franes ni ningdin otro, busco
.'a con!veniencia de] pueblo. Es mal procodente del
legislator ir a buscar lo que dijo Francia para ha-
cerlo ((',, .. Cuba hace lo que debe 6 quiere, sin tener
on cuenta lo que hizo una naci6n del antiguo Con-
finento, porque con ese precedent despu's nos eneon-
t.amos cornlque compramos un .. i, 1,1 I -que luego no
nos sirve, porque ha sido hecho para otra cabeza.
Esos precedents de la Repfiblica Francesa, y de otras
repFblicas latinas, tamipoco vienen al cas.o, poraque la
misma Reipublica Franceesa tiene un r&gimnen, or6alo
el iSr. :\l i. y Artola, crmipleLtamiente distinto a] re-
gim,en cubano. En Francia no Ih ,, 'el verdadlero re-
gimen de gananeiales y ... .' I. ; hay un principio
ifundamentd., de la legislaeii6n econdmica (del matri-
raomnio cual es el dotal. Toda la familiar. I!...i se
de..envuclve i ai aniiparo de ese regimirn, plorque esa
cs la, costumlbri ; *en I,', .-1,, cs rmuy corriente, que
cuando nn joven va a pedir la mia.no de una mucha-
cha le progeunte al I 'lie: gY eunto es la dlot3?








6 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


iCon cuanto contribute el'la? Y el padre l'e pregunta
a su vez: I Cuinto lleva usted al matrimonio?
Digamile el ISr. Maza y Artola, si en Cuba se
presentara un individuo solicitar la maneo de una
joven y le dijera al padre Lcuinto lleva su hija ,al
imatrim onio? y el padre :A su vez le preguitase: qu
capital lleva used? i Que conflict no se produciria
'en esa familiar! i CO6o seria juzgado ese joven! ;C6-
mo soeria !T -!I..I.l! N-.,iii I..I. causaria asoambro,
porque las relaciones familiares no se deseuvuelven
en Cuba al amiparo die un C6digo frio, de unas cuan-
tas letras y de unas cuantas pi4ginas. La costumibre
en Cuba es que cuando un joven se va A casar no
ipregunte euunto ha de llevair ella, ni cuinto 11eva 61
al matrimonio; leva todo su carifio, todo su amor.
No es, por tanto possible aplicar A la legislaci6n cu-
bana la francesa, es completamente distinta, es diame-
tralmente ."l,'ft ., porque el pueblo cubano no siente
como el francs. iPor eso cuando present 6. este Alto
Cuerpo algin Proyecto de Ley, no m'iro lo que se
'hace en otra parte, mir o o que e 'hbae aiqui, lo que
quiere Cuba y lo que le conviene A Cuba.
El argument nias fuerte, mas vivo de su oposici6n,
es el .de la ineomipatibilidad con el regimen de los
bienes gananciales. Deeia el Sr. Maza y Artola que
reformando esote prec'epto del C6digo Civil eechAbamos
por tierra la legislaci6en en cu.anto g la division de
'los bienes del niatriioniio.
Voy a ver si logro expresar con claridad cuil es
mi oponi6n sobre este extreme y por que esa reform
no tiene nada que ver eon la division que de los bie-
nes matrimoniales hace el C6digo en bienes parafer-
nales, bienes dotales y bienes gananciales. i.'. i,!'. 1i i.
es aquello que lleva la mujer al m.atrimonio; ganan-
ciales, lo que se adquiere por la gesti6n, por el tra-
bajo de alguno de .esos dos minemJbros de esa soleiedad,
6 los products de esos mismos bienes. Si la mujer
tiene 'hoy, con arreglo A este CCdigo, la administra-
cibn ide los ibienes, es dercir, isi puede cobirarlos, gen
qu6o ise modifica eso r6gi:en? i Qu6 alteraci6n sufre
la condici6n de gananciales de 'esos products, de
esos bienes cuando la majer venda la piropiedad? Ab-
solutamente ninguna, porque mientras ella no per-
ciba, 'mientras no ingrese en el matrimonio, las ren-
tas, el produeto de lols bienes 1'"'' i i. I -. no hay
gananciales; cuando eilla vende, no 'hay gananciales;
cuando ella cobra el .,i.ll,1. i .de una oasa 6 la renta
de una finca, i ah entonces esos bienes son ganancia-
'les, y lo 'mismo lo seguiria ,,.. .. i.. 'ahoira. No hay
alteraci6n en lo substantial, que ess la division de los
bienes del miatrimonio; no hay mras que la deroga-
ci6n de un precepto que establece la disminuci6n de
la mujer, sin derecho y raz6n, y no responded, crea
el Sr. Maza y Artola, a los muismios preceptos deo ese
'Codigo Civil.
Al definir el Articulo 32, del C.;'i.., 'Civil 4 los
incapacitados dice lo siguiente: "La menor edad, la
dementia, la imbecilidad, la sordomudez, la prodiga-
lidad, y ]a interdicci6n civil, no son mais que restric-
ciones de la personalidad juridica. Los que se halla-
ren en alguno de esos estados son susceptible de de-
rechos y aun de obligaciones, cuando.6stas naccn de
los hechos 6 de relaciones entire los bienes del inca-
pacitado y un tercero."
Establece este articulo restricciones, es decir limi-
taleionies en la capacidad civil; pero ed 'C6digo Civil
cuando divide las personas en personas natural-es y
en personas juridicas, estima que la persona natural


es capaz de todos los dcrechos y de todas las obliga-
ciones; y las personas juridicas son capaes de todos
los derechos y de todas las obligaciones. iAh! pero
dice en icuanto 6A las personas naturades: tendran r'es-
tringidos ese ,dereeho que les otorga este ,('I, 'l"p legal,
.qui6nes? Los quo soe eneuentran en estos easos: la
il!.l.'. I l.1 J, la demencia, ete. Se olvidaron al redac-
tar este articulo de la mujer. P..-. qud? Porque el
('.".;o.i. comp'ren di6, ;Sres., que oera una atrocidad de-
elarar que la ini.i por el heoho ide ser m'ujer, te-
nia limitadas sus facultades; crey6, Sres. 'Senadores,
qu~e no podia consignar una limitaci6n 'a un ser 'que
con arreglo a este mismo precepto es de estimar con
igual derechio que el hcombre, porque iguales derelchos
debia tener. P'. i. despu6s en el transcurso de este C6-
digo se -.empiezan i poner trabas I ., 1 ...-. I, a poner
trabas ilegales, 16 poner trabas ..!i!1ii........ii ; trabas
que no consentia el espiritu del mismo C6digo. iPara
qu6? Ah! nada imas que con una finalidad: para
tener a la mujer somietida A la tutela del ma.rido. No
fu6 el C6digo, per lo tanto, buscando una razon dde
derecho y una razn6 psicol6gica, sine de conveniencia
die aquellos nomentos, al limitar la libre falcultad ,que
tenia 'la maujer, en l.-.,ti,.ii del marido, 'de la au-
toridad marital; limitaei6n que no tenia ninglin fun-
damento de derecho, ni de 16'gica.
En los origencs de la sociedad, roman, el padre
de I ill ; 1. era duefio de la vida de la inujer y duefio
de la vida de los hijos; laquel que en su easa corm-
partia la autoridad i ,'1l.i porque disponia de vi-
das y haciendas. Ioy ese no es el concepto del ciu-
dadano. El padre de !famiilia es un jefe amoroso, que
debe inmponerse por su virtud, por su bionorabilidad,
por sus buenos ejemiplos, pero nunca por los precep-
tos de un C6digo Civil, nunca por la autoridad que
le otorga un articulo de la Ley, porque matrirmonios,
Sr. Maza y Artola, que tengan que ir 6. ver las pA-
ginas idel (''..il.> Civil, son matrimionios muertos.
IEl matrimonio que tione w.ii- ir a ver los derechos
que tiene en este C6digo, el marido que dice a su mu-
jer, "tu estis obligada A vivir conmigo", ya ese no
es un marido, ya ese es un desdichado; el marido que
tiene qiue ir a busear la sanci6n dici Cdigo Civil, 0ese
no es el marido a; que debe aspirar la mujer cubana.
Y come ya este debate, XSres. Senadoroes, se va
haeiendo domasiado largo, conmo ya he expuesto en
las anteriores Sesiones todos los arguments que te-
nia para solicitar de mis compafieros la aprobacidn
de oeste I'. --- I de Ley, mie voy A permitir suplicar,
como antes lo haeia, ]a aprobaci6n del mismo.
iSn. MAZA Y ArTO'LA: PIdo la palabra.
Si. GONZALO PicEz: iPido la palabra.
ISR. PRESIDENTE (DoLz) : La tiene cl iSr. Maza y
Arto a.
ISR. 3i. ARTOLA: Parece, Sres. Senadores, que
estuve muy desgraciado la otra tarde, porque fui muy
mal comprendido, al menos por nuestro querido com-
pafiero el Sr. \i.i i. y icoamo su entendimiento es
miy olaro, la causa die -!II., no puede ser otra que
falta ,de claridad fi otros defectors de mi expresi6n.
Creannme los ;Sres. :; !I, ...l.. quue lamento sobre-
manera, entire otros motives, porque A eso se ha de-
biddo, de fijo, que el iSr. i.. haya empleado no
poca part de su discurso oen co!mbatir aseveraciones
que no hice, y que en canmbio, otras que hice, de
mantra 'bien categ6rica, hayan quedado por 61 in-
contestadas.








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 7


Toda mi imcipugnacidn, tanto de la primer vez qu
'el debate se inici6, como de esta ": -' i del mis
mo, ha girado alrodedor .del siguiente argument: I
reform que el Sr. M'orales quiere hacer, y en qu
ahora parece secundarle con :su Enmienda nuestr
ilustre Presidente, no puede ,hacerse ni en la form
que propone el Sr. Morales, ni en la que pifopone, aun
que indudablemente mils com pleta, el 'Sr. Dolz, sii
variar completamente el sistema .econdmico matri
monial establecio por nuestro ('.'..I;.. Civil, qu
responded todo 61, hasta tal ;punto, que seria necesa
rio mlodificar muchos, quizas cientos, de sus pre
ceptos, para I .. r, la reformia 6 parai que fuera efi
caz y arraigada, para que en la prietiea fuese verda
deramente 1f.. I va. Pero, es claro, la. fuerza de es,
argumnento no ha sido 6bice para qne sin deibilitarlo s(
me ofrecieran otros mas, de no poca importancia
A'gunos de esos ban sido los que no he ,podido hacel
comiprender al ,Sr. Morales, per no haber'los sin dud,
sabido expresar. De ello, naturalmente se han derivad(
los errors de la mayor parte de su argumenta.i6n y
de 6stos la necesidad. de imolestar nuevamlente fA mis
compaferos con mi ,.-- n., .i.-.n
No he sostenido como mia la tesis de la obediencia
de la mujer al marido y meenos esa excesiva obe-
diencia que ha mierecido tan acerbas critics del Sr.
3I.'. ,. -, pues lo que dije respect de ella fu6 que ni
la iProposici6n del iSr. Morales ni la Enmienda del
Sr. Dolz, modifiean on lo mfis minimo aquel'los articu-
los del C.'.l.-. Civil que estalblocen los derechos y
obligaciones entire marido y mujer, de los cuales el
primero dice: (Leyendo): "Los e6nyuges estin obli-
gados *a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse
mutuamente.'"
Y .el que le siguc, 6 sea el cineuenta y site ex-
presa quo ",el marido debe protege A la mujer y 6sta
obedocer al marido". Estos articulos puedlen servir
d.e muestras ,de todos los die'm.s que figuran en ila
misma se'cccin; pues todavia quedan alli otros tan
interesantes y tan del mismo tenor como el cineuenta
y nueve, que dice: "El mnarido es el administrator
*de ilos Ibienes .de la sociedad iconyugal salvo estipula-
cicn en contrario"; y come el .sesenta, .que declara
que "el marido es el representante de su -urj r ".
'Sn. MORALES: I'.1- i .,'-, el Sr. M1aza y Artola.
Eso's articulos son para los bienes gananciales.
'Sn. :MAZA Y ARToInA: Esta eeccidn no trata de los
bienes gananciales, tiene-un eartcter general. re-
fiere a todos los bienes y personas en relaci6n con eil
matrimonio. 1'r. -. se titula "Dce los dereehos y obli-
ga ciones entire niarido y miujer".
Y sigo enumerando articulos. El cincuenta y ocho
dice que "la mujer esta obligada fA seguir a su ma-
rido done .quiera que fije su resideneia".
Ahora bien: si todas estas sumisiones de la inujer
al marido y preponderancia de 6ste sobre ....i .I 1. -es-
tan estableeidas on nuestro C6digo, en una secei6n
en done no se habla especialmente de los bienes pa-
rafernalles y .dotales ni de la sociedad .de gananciales,
I dobera entenderse fque son tambidn objetos de la re-
forma intentada por el iSr. Morales 6 .de la ampliaci6n
propuesta por el Sr. Dolz?
Ya he dich-o, y hoy repito, que en estos preoeptos
estlin principalnmente las Ibases del regimen matrimo-
nial que establecc nuestro C6digo por lo cue mante-
niendolas no s6 c6mo sobre ellas puede levantarse el
nuevo 'odificio que quiere el Sr. i\l,..t 1..- 6 el que


e quiere el Sr. Dolz, sin correr el peligro de desmoro-
;- narse, porque esas bases, no estan hechas ni para ,el
a uno ni para el otro. ISon demasiado estrechas. iSe
e echaron para un regimen de menos libertad para la
o muj.er y doe mras solidaridad matrimonial.
a Como se ve, lesto es muy distinto a que ese sis-
- tema y o o quiera perpetuar aqui, en Cuba, por len-
n contrarlo mejor que ningfin otro, y A que lo defienda
Scon calor y me entusiasme hasta el punto de ser lo
e que me inspire mi oposici6n. Sin embargo, tal 'es lo
Sque poco mds 6 menos me ha ,atribuido el Sr. Morales.
Despuns habl6 de Francia, es verdad; pero no para
pretender que su legislaci6n so inmplante aqui, en
-Cuba, y mienos para obligar t mis compafieros *de
e esta Camara Legislativa f que se inspiren en las pres-
ei ripeiones de sus C6digos. iDe rninguna manera! Lo
Sque dije de Francia fu6 que paises como ese, en done
Sse encontraba establecido el mismo nuestro 6 pare-
a cido sistema, a l menos en principio, creo que fueron
Smis palabras, y aqui esttn las cuartillas ::,., ri.!.'"1-
eas sin corregir, en que puede verlo ell Sr. Morales,
es decir, ,en donde no existia la separaei6n de bienes,
que cs verdaderamente el regimen opuesto al aqui vi-
gente, a pesar de los grades progress que la Legis-
laci6n y el Dereeiho alli en todos los ramos ha alean-
zado y de la mayor fuerza que tiene su corriente y
la de la libertad en todos los 6rdenes, no se habia po-
dlido .dar el paso que pretend .el ,Sr. .\-1i..l. dentro
de aquel sistema, ni reformarlo siquiera, y que a todo
lo que so 1.i.il. :i. .:,.1,, ifu6 f lo propuesto por los
ilustres juriconsultos que cit6, miembros de la ICi-
mara de Diputados, 6 sea que, en .el caso de que el
marido se pusiera A .I Ii..i..' los ,bienes de su mujer,
por haberse entregado ft algun vicio, 6 por otras
causes, la .mujer pudiera reelam ar por un procedi-
miento sumario, la adminis'traci6n de sus bienes, y
hasta la libre disposici6n de ello's.
Precisamcente sobre mi pupitre tengo una copia
de semejante Proyecto 'de Ley, y iaprov.echando esta
cireunstancia voy d leer su primer articulo en que
esta sintetizado y que dice asi: (Leyendo) : "Cuando
A1 marido, por su mala conduct, ponga en peligro
los intereses 6 *bienes patrimoniales de la mujer, 6sta,
sin exigir la separaci6n de bionos, podr dobtener por
.autorizacin .ii11. i.,i el dereoho de pereibir por si
miisma los products de los i'.,;,1,., bienes y de su
trabajo personal, pudiendo disponer de ellos libre-
mente". Presentado por los jurisconsultos Gasson y
Jailabert.
Eso fue lo unico que dije de Fr.m. 1.1. .Como se ve
estuve muy lejos de pretender que las leyes de aque-
1a naci6n se nos :i.1;'- i.i, a nosotros. De esos datos,
nnicamente, deducje esta consecuencia, que no podia
ser m6s 16gica: si Francia, con una organizaci6n le-
gislativa superior f la nuestra, de mAs vu.elos y inlis
brios, que viene eneaminnandose por la sendca del pro-
greso, con miayores aspiraciones A la libertad de la
mujer, no habia podido aun lograr lo que cl Sr. 'Mo-
rales queria, sine quo solo ihabia podido llegar A ese
punto, i edmo nosotros, que estamos en i.l,- in.r-, con-
diciones, que somos un pudblo :nuovo, no tenemos
tantos afios de ejereicio de la libertad y ni hemos
alcanzado su :2 .ri...1 de progress, ni su fuerza de avan-
ce, ibamos a pretender de la noche a la mariana esta-
bleeer esa reform?
SVe 'el Sr'. Morales c6mo leste argument es.com-
pletamrente distinto al que oe ha atribuido?








1)IAHfO I'*' 2LSIONES 1) SENAI)O


Despues, el propio Sr. Morales, defendiendose de
aq,,'e] usado por mi comno capital, pretendi6 que su
i. .. cabia perfeetainntte, ajustaba muy bien den-
tro del sistema de ]a sociedad de gananciales, y (que,
por tanto, no habia inconveni-ente de ninguna case
en que, sin alteraci6n de los demns preceptos de
nuestro C.' !i,., se implantara. Y para ello nos Icly6
cl articulo 32 del ('.;.i; .. Civil, en que se trata de la
incapacidadi de algunas personas haciendo notar clue
entree las que so enumeran cono incapaces no so en-
contraba ]a mrujer. :Si la i-i, r, casada nio tienei ]a
ii,,r, disposiei6n de sus bienes porque sea inlcapaz, ni
es incapaz por esa prohi'bici6n, pues toda mujer sol-
tera adquiere esa 1I.,' disposici6n decade el punto y"
hora ,que arribe a su :.mayor edad, y a'un la casada
tiene las mismas facultades con licencia del marid').
I. l pone este limited su capacidad el matrimoniio,
lo q(ue es cosa inuy distinta a la ineapacid,ad, pro-
piaimento dicha. ';;. i.... esta cs la falta total I'e
eapacidad para actuar on la vida civil, aquella limii-
tacijo que tiene la imjer casada durante su nmatri-
m0rloio se recduee it la exigeinia de determiinado roeui--
sito 'p oi el 'Cdigdo, cual es la licencia marital, para
iiaer ,plono uso de sus deroclios y ojereitar sus ac-
cioncs.
6 Qua tiene cque ver, de consiguiente, ese artoiulo
32 'del Cdligo ( i. con lia cuisti6n que se debate, y
eouno pluede por si solo hacer compatible la reforima
del Sr MAorales con loas demas preceptos por mi citados
esta, tarde y la anterior?
'No ,...- repetir rmis argunnientos ni cs nli aniim1o
exponer otros on esta 1.. I !I.-, !. !, pero si me inte-
resa, y oenaja may bien dentro de ella, dejar per-
i I.i. i..t.. senta'c6o cuAl es mii critcrio respeeto de
los derechos de que debe disfrntar nuestra mujer, por-
que se ha illegado tan lejos en los comentarios lo
mismo dentro de este hemiciclo come fuera de 61, acer-
ca de mi conduct en esta polemica, dAndole un sen-
tido mnuy distinto al que tiene, que me ha ilenado
de asomibro. '- me iha considerado adversario de la
libertadl de la nmuijer, cuando en los Cuerpos legis-
lativos no hay quien haya iheeho mias por esa libertad.
, No he traido A ellas y he defendido hasta lo inde-
cible un Proyeeto de represi6n de la prostituci6n,
encaniinado principalmnente ta emaneipar la r'l.i,
del vicio a que esta mis expuesta y en que mIs se le
explota on est. DPais? 0No he luehado briosamentc,
y sigo 1nchanrdo, ,porqcie aqcui se establezean escuelas
especiales, para instruir, para darle oficio y profe-
si6n A la ii i -' Y no son Istos los mejores medios
de independizarla del hombre y ponerla i su misn:o
nivel?
ILa munjer, ni en esta ni en ninguna soiedad co..-
segui'ra su liberaci6n cornipleta, sino finica y exclu-
silvamente euando estI bien protegilda contra los pc.
ligroa de la ignoracia, del pauperismo y de la pros-
tituci6n cuando su educaci6n sea esmerada y su ins-
truceci6n superior, ouando tenga abiertas las puertas de
todos los o ficios y .... i ..1. e'n. que pueda obtener
por si los 'recursos necesarios, no ya solo para sub-
sistir, sine fhasta 'para n.11 ..... sin el auxilio, el
ap.oyo (!el 1! .,,'I -, y cuando las eyes la garanticen
contra las aseelianzas d,e 6ste. Mientras tanto sera
un mite la igualdad a que tan legitimamente aspira.
He ahi un feminismo ibien entendido, el verdadera-
miente rational. Ese es el que yo profeso.
Cuando la mujer reiuna las principles de estas
condiciones en nuestra sociedad, entonecs procee'erA


abordar resueltamento aqui la reform del Cddigo,
y no ser6 yo el mnds remiso en proponerla, pero no en
el sentido pobre y raquitico, perld6neme se lo diga,
que ]a ha i1..... i I l Sr ... M. -, sino en el anplio
y complete que lo merece, pues no pedir6 que se li-
'bore s6lo k la mnje.r casada rica la cual ya tiene
mucoho eon serlo, sine que hare igual solicitud para
la pobrre, para, la obrera, para la que no tiene ningin
patrimonio, para esa primero que para la rica, asi
propondre quo se o]e d la libre disposici6n de sus
salaries, paraferna y dote, dejIndola liberada en ese
punto, al menos, de obedecer ciegamente al marido.
El Sr. i'..... ,. se nos ha presentado en la arena co-
mo el mias gallardo paladin de la libertad de la in.ui, r.
pero hasta ahora no se la hemos visto .1.-. .1. i sine
para las mujeres ricas. Su P' ..... .., r s6lo reza para las
cque tienen paraferna 6 dote y no dice nada de cuantos
articulos del 'C6digo Civil lo mismo se refieren A la mu-
jer rica come A la mujer pobre, por lo que deja intac-
tas ]as relaciones del marido con la mujer establecidas
wn aquella Secci6n de la que algunos de sus preceptos
antes lei. Y giquidn cree el Sr. Morales que por virtud
de ellos -s mis eselava dentro del matrimuonio? '-La
1iujer pobre 6 la -rica? Si 6 la rica no le pcrmite
hiacer lo que quicra econ los biene s quo 'la heredado,
I, ]a pobre no le deja siquiera disponer de sus sala-
rios, es decir, del prolducto de su trabajo, iQui es
peor? -'11 eambargao el Sr. Morales s6lo quiere 1que
.il ... ... libremnente jla :ii i., casada de sus p:'rafer-
n'ales y dotales, per o no de sus salaries; cuando sola-
mente los frutos do aquellos vienen a ser de la so-
eiedad de gananciales mientras la totalidad de 6stos
Ie pertenece, por nuestras leyes. iCuatl os mayor in-
justicia? Si per reparar 6sta hubiera empezado el
Sr. Morales, acaso yo lo haubria apoyado, porque la
reform ihubiera side mis racional. iEsa si es una
b'onita bandera democritica y legitimiamenwts feminis-
ta! Al contrario de la que enarbola el Sr., i.,,i -,
que es aristocrtitica y exclusivista, par ser nada mis
la ensefia Gce ]a aspiraci6n d.e la mujer que tiene do-
tales, quo tiene I iii .i. ., es decir que goza de
bienes propios de fortune.
No crea mi querido amigo que esta es una cuesti6n
tan sencilla como parece hab6rsela dibujado on su
im'aginaei6n. T -n, present que es una m.anifesta-
ci6n, acaso no de las menou s importantes, aunque se
haya '. I!|'i.~ i.. l reducimndose A, las mujeres ricas,
del I. y11 i.-i.., y pecor ended del socialism, porque el
Sr. 'Morales bien sabe que el femininsmo es la floor mis
hermosa del socialism modern. Nucstro problema
es pues, al ea'bo, un problema socialist. Desbordan-
dose 1, el socialism.o por el mundo entero con una
fuerza impetuosa, estando abriendo aneheos y hondos
caucus por donde quiera, no es mnuy natural que
tambiIn el feminismo se haya robustecido y siga ro-
busteeiendose hasta constituir un factor social pre-
ponderante?
& Y eree e'1 Sr. !.... I' que rnosotro's pod.emos sus-
traernos a su corriente? De ninguna manera. Si nos
descuidairan;is lo que sucederia seria que nos arras-
traria. ( No es pues lo pprudente salirle al paso y ser
nosotros uno de los primeros en acogerla y oncau-
.aria con nuestras leyes? Pero para ello, 1por d6nde
hay (iqe empezar? Hay cue inundar de esas aguas,
primero las m:s bajas csferas, hay que dAr'selas an-
tes que nada At 1 mi is las snecesiten, A quienes
estan .. ,f ;.-.,',, mias. Es pues la imujor pobre la pri-






DIARIO DE SESIONES DElf SENADO 9


mera que hay quo liberar. Atacando decididamen-
te su pauperismo, la prcstituci6n, conque puede
ser explotada y constitute su mayor peligro, y la
ignorancia y aislamiento en que so le mantiene. g C6-
mo? REeprimiendo los .i, i.... 'do esa explotaci6n y pro-
tegiendola contra ella, dAndole 'reoursos, unas veces
con o'bras d.e i '.r. ......... otras facilitAndole trabajo;
pero, sobre todo, debem.os eduearla, instruirla todo
1lo mas possible, por to mienos darle oficios, p.i'IJ. -1.... .
y abrirle las puertas de todos los campos de la acti-
vidad i la misma altura del hombre. Todo eso es ]o
primero que hay que hacer y es lo que estoy yo
trataundo de que se hlaga desde hace tiompo, tarea en
quo no, por cierto, he encontrado una colaboraci6n
inny activa, mruy entusiasta de parte del Sr. Mora-
les; porque reouercdo que mii Proyeeto d. Ley reFeren-
te A Ila represi6n d(e la prostituci6n, ifu6 aqui en
algunas parties miny combatido, precisamente opor el
Sr. Morales.
La igualdad de los sexos dentro del miatrimonio es
un corolario ....
SR. MoRA i:a s: Para una cuesti6n de Orden, pi-
do l.a palabra.
'S. PRFSTDENTE (oiz) : La tiene el Sr. 11-i .
'SR. MORBAi s: Para proponer al Senado .que acuer-
te la prDrroga de la Sesi6n hasta que concluyamos
este debate.
ISR. MAZA Y ARTOImA: Tengo entenidrido que el Sr.
Dolz 'va a hacer uso de la palalbra, motivo por el cual
Ie suplico al Sr. Morales que no extienda tanto la
prOrroga quoe pide.
'Sn. 'PRESIDENTE (l)OLz) : Se puede acordar la pr6-
rroga hasta que termine de 'hablar el ,Sr. Gonzalo
P6rez, que tiene pedido un turn, y rectifiquen los
Sres. Senadores que han tornado parte en el debate.
EstA conform el Senado con acordarlo asi?
(.'. i:,,,.'. af. ri tif ca.i ).
Aeordiado.
Puede continM.ar el Sr. i.,.,.. y Artoila.
,SR. MAZA Y ARTCLA: Decia que la igualdad dontro
del .matrimonio no es mAs que un corolario de la
social quo aspira la ,mujer. Constituye el feminis-
mIo domnstico, que mouchos eonrsideran el menos im-
portante, peor no ser el que hasta hoy 'ha despertado
miAs entusiasmo en la mujer. S61o se ve agitar por al-
gunas de las que tienen 'bienes en ipoder de sus ma-
ridos de los quoe no les dejan disiponer libremente, que
es una part muy insignificant de nuestras mujeres.
Pero, isabe el Sr. MI..., I todo lo que, A pesar de
eso, fuera 'de aqui se ha elaborado en la material?
Es un terreno muy trabajado. No crea el Sr. Mora-
les que su ,arado es uno de los prinmeros que en 61
abre surcos. Son muchas las teorias ya inventadas y
hasta puestas en prietica para eonseguir esa iguaildad.
Hay la teoria orginica, que le conserve al marido
dentro del matrimonio su jefatura, pero con la con-
sulta y ,'I 'I1. I i de su maujer, es decir, tratando-
siomprre de ponoerse de acuerdo con ella. Hay ]a teoria
convencionalista, que consist en darle A eada uno de
los c6nyuges la autoridad y f.,.l.lr.i,- qune en capitu-
laciones matrimoniales, que siempre habrian de cele-
brarse antes del matrimonio se oquieran otorgar .am-
bos c6nyuges y en la media y condiciones que se
estipulen. A] lado de vista y comiprendid.a en ella 'hay
otra teoria muy curiosa, (qoue tall vez no conozca el
:Sr. Morales y crco que le habra d'e dl laar la aten-
ci6n que uno de los que primero la patrocinara.
fuera, nada menos que Bebel, el celebre socialist
j .


:-1. -ii', en el Roic'h'stag), la de que dentro del matri-
monio tenga mayor autoridad aquel de los c6nyu'ges
que m'is bienes posea. Y hay, por ltimo, la teoria de
que amnbos comlpartan igualmente el igobierno, la ad-
ministraei6n, la jefatuira dentro del matrimonio, que
se llama la teoria "diarquica".
Dentro de esas tres teorias estAn comprendidas to-
das las modalidades de resoluci6nn 'de este problema,
iporque otra que quiere darle comipletamente A la
inujer la autoridad. matrimonial, apart de no existir
easi .mais que en el terreno puramente filosdfico, no
establece propiamente la igiualdad, sino 4la superiori-
dad de la mujer. Es la ginecocracia, que pretende re-
suaeitar el ; ;. 'matriareado, primitive regimen, se-
gun algunos, de la familiar humana.
Nada es mAs interesante nji mis ilustrativo pa'ra el
present debate coamo el studio 'de las pol6micas que
se han sostenido por los diversos partidarios de esas
doctrinas acerca del gobierno dentro del matrimaonio.
En 61 so eneontraria el ,Sr. i i.,,l- cosas tan sorpren-
dentes como 6sta: Una de las mujeres mAs ilustres que
ha habido, no en su pais natal, E'spafia, sino en el
mundo entero, que hay quien consider la mas grande
del siglo diez y nueve, D) iConcepci6n Arenal, ha sido
partidaria delcidida de ]a conservaci6n die la jefatura
del marido en el matrimonio. Y tan notable mujer,
estaba extraordinariaimente instruida en easi todas las
ramas del derecho. Era, pues, dos veces gran autori-
dad on la material, como eminent jurista y como mu-
jer. No se sinti6, sin embargo, en este punto feminis-
ta. V6ase lo quoe dijo.: Qui6n mandarA en casa?
& qui6n serk el Jefe de familiar? Mandar desp6ticamen-
te no de'be mandar nadie. Pero el hombre es fisica-
mente 'mias fuerte que la :o." ii' r; es menos impresio-
nable, menos sensible, menos sufrido, To que le hace
mas fire, mils egoista y le da una superioridad je-
rarquica natural, y, per consiguiente, eterna en el ho-
gar dom.stico. Por 1..i i deroehos que Je concedieran
las eyes, la ,mujer A impulses del carifio cederia
siempre de su derecho. (PAgina 114 de "La mujer
del porvenir"). He aqui una opinion de calidad.
Enhorabuena que sea aislada centre las de las mu-
jeres on general. Pero, A pesar de todas sus tendencies,
de todos sus esfuerzos, y de todos esos studios, no se
ha podido Ceambiar notableemente ]a faz .de las legis-
laciones que tienen estableeida desde hace tiempo el
regimen de la sociedad de gananciales, 6 de la comu-
nidad de bienes 6 cualquiera que .no sea el de la se-
paraci6n, ni -;i.l s.... introduciendo en ellas la refor-
ma del Sr. Morales. Mire el Sr. 'Morales si su re-
forma es termoraria!
SR. i\b n,.j.E,: Si es raquitica no pucde ser teme-
rania.
Sn. MAZA Y ARTOLA: Lo raquitico alguna vez se
.ih;l i' l.., con lo temerario, porque puede ser .raqui-
tieo en un sentido y temerario en otro. He calificado
(de raquitica la reform del ,Sr. 'Morales, porque estA
circunscrita a la 'mujer rica, y on ese sentido es pobre
6 insuficiente. 861o en semejante sentido us6 ]a pala-
bra raquitica; nunca en cualquiera otro que pudiera
scr mortificante para el digno (.,'1p.'',.,i,.
SR MORALES: Es que lo ra.quitico, lo insignificant,
no puede ser ternerario!
ASI. 'MAZA Y ARTOLA: Hle dicho q ue lo raquitico .es
i1' C.. .-.l.,iii. t,. compatible con lo temerario, algunas
,veces, y voy aliora A demostrar que lo es precisamente
las mas de ellas. & Qauin es el temerario sino aquel que
l't < '.







10 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


se lanza. A una lucha sin los elementos, ni la fuerz'a
necesarios para poder vencer? De otro modo no seria
temerario. -. i
Y ,no cabria i.; i,. siaompre .de raquiticos esos
medios? 1' .. he ahi c6mo lo raquitico es 1lo que pre-
cisamente hace lo temera'io. gNo puede ser este el
icaso del Sr. \i....., ?
Compare aihora el Sr. :Afl.l. .11 lo que quiere la-
cer con lo que ha heciho Inglaterra resipecto de] par-
ticula.r. En oeho de Agosto del iafo mil ochoeientos
setenta lanz'6 la primer Ley A favor de la liberaci6n
de la mujer, y cud cree el Sr. :\ .'.i. que fud?
La quoe debi6 habber propuesto antes que ninguna otra.
Por ella reeonoci6 el pleno deoreeho de la mujer a
sus salaries y A cuanto ganoe n el ojerociio de una
profesi6n 6 comereio separado, fuera soltera 6 casada,
es deeir, que se oceup6 primero de la nmujor pobre, de
la mujer desh.eredlad(a de la fortune, que no tiene
otros bienes que .el product de su trabajo, sustra-
y&ndolo de ila caja comiun del matrimonio y permi.-
ti6ndola disponer de 61 libremente. Eso hizo el afio
mil ochoeientos setenta y hasta mill ochocientos oohen-
ta y d(os no )dict6 la Ley do separaci6n1 de bienes.
Sn. MORALES: A .:1.- permit el Sr. Maza y Artola?
'i.. 'MAZA Y Aw'OLA : Dijeme conoluir ol Sr. Mora-
les, que voy a hacerlo enseguida, y entonces tendr6
mueaho gusto en oirlo.
Esa Ley, sin embargo, no le daba todavia A la mu-
jer casada mayor de edad; los mismos derechos que A
la soltera. Esos no se los vino a dar sino once anros
despu6s, por cl act de 5 de Diieiernbre de 1893. ;Y cl
Sr. Morales quiere entire nosotros empezar por aqui,
cuando la vieja Inglaterra-vieja no solamente por
sus tradiciones, sino por sus libertades-no lleg6 A
ese extrem.o sino con lentitud, -1.r- -.., medi-
tindolo muc'ho, de etapa en etapa, descansando alggn
tiom,po on cada ip.eeldafio para ganar el otro, ,hasta de-
jar comrpiletamente lib)erada a la mujer dentro del
rnatrimoniio, coimo de repente quiere hacer ahiora el
Sr. Morales !
Ahora bien, y para conc'uir. Si el iSr. i1.....i,. sus-
tituye su formula por otra mas adecuada, en la que
siendo mis previsoer extienda su reforrnia con tino
' otros extremes del G6digo, dAndole un car'eter mins
general y I *I ...I. ,.con ellia tatmbien ila mnujer
pobre, requisite que no reune tampoeo la Enmienda
del Sr. Dolz, a.unque seguiria considerandola siempre
algo iprematura, violent y de .1; II I armonia con el
rest de nuestra legislacidn, es muy possible que 'rue
disipusiera *A .i i. I.,
Sn A. i. i i. -,: 'Pido 'la palabra para rectificar.
,SR. PRESIDENTEi (DOLZ) : La tiene el iSr. Gonzalo
P6rez, que la nhabia pedido antes.
:SR. GONZAIb P MiEZ: Muy brev'emente, Sres. iSena-
dores, porqne errtiendo. que el asunto ha sido discu-
tido con amplitud.
Si no hubicra si'deol I ....P** n.- de .esa Proposici6n de
Ley, IPionencia quoe aeept6 ia Comisi6n de C6digos,
no 'hubeose oiablado on estos moments, pues ya casi
todos los .-,.-. Senadores tienen formada opinion
respect al particular que se debate; pero habiondo
solicitado del Senado que se aplazase la discusi6n de
la Enmienda, parece natural que ......- i. mi m.a-
nera de poensar y de sentir sobre el problema.
El extreme que so dispute, eomeo todo lo que afccta
a la Fii.l;i;, es de indiscutible importancia, y est'i
lleno de projuicios, que resisten 6 la .aoci6n del tiem-


po y la i!;,n 1 I .. demoledora del prrogreso. Desde
los tiompos de la antigua Roma hasta nuestros dias
se viene sosteniendo que la mujer casada debe su-
frir esa especie dle capiti dimimntio, en su caipaoidad
juridica, poi .el solo iheho de contraer matrimonio.
La mujer soltera, mayor de edad, que tiene plena ca-
I.., ;i1.1 juridica para disponer de su persona y bienes,
por el heeho de contraer matrimeonio para constituir
una familiar, base y fundamento del Estado, ha de su-
frir esa linitaciin de su capacidad. A titulo de qu6 ?
A titulo de ;,I. ..,, por i..i,, ;; ..-. seculares sola-
monte porque, segfin la experieneia nos .--. i, si
hay mujeres i,,. I;.. en ieapac'idad al hombre, tam-
bi6n hay millones de hombres inferiores A la mujer.
La reforma que se pretend, es una reform sen-
eillisimla. Si el hombre casado no pierce ni disminuye
su capacidad juridiea para la lilbre disposici6n y ad-
ministraei6n de sus Jbienes, G por qu6 la mujer casada,
mayor de edad, ha de sufrir esa disminuci6n? lEs
que todas carecen de capacidad para disponer de sus
bones?
iS.i fuera p..11i.I former una estadistica acerca de
este punto, ella dem;ostraria que hay muchas mujeres
mi6s caipacitadas, mias haeendosas, mias amantes del
alborro, y imas previsor.as que la generalidad de los
I ....... en todas las soeiediades y en todos los pueblos.
Y la mujer eubana, ejoempitar comeo hija, como ecsposa
y como madre que tod lol .- i;I.i al bienestar y la
educeaci6n do sus 'hijos, no es inferior alas imujeres .de
otros paises; si no fueso porque no me gusta haeer
. ". .a..1.. a nerca doe ostos .,1 .1.1, .r.. diria que la
mujer cuubana cs en este sentido superior al ihombre.
Decia el Sr. I.i..... y Artoa el. otro dia, que sin
variar el regimen do gananciales, que establece el C6-
digo Civil, no deboriamos abordar ose problema ni
tratar de su resoluci6n; y para mi es un error del
compafiero, pues esta 1. I.. i, no :,i .1.i, en sus fun-
dameontos, A la, soeiedaud de gananciales. Los bienes
que so adquioren durante el m:atrimonio, por .el tra-
bajo de la maujer 6 del bombre, y los products de
los 'bienes por ellos aportados son gananciales, y esto
mismo sueedera Idespaus de esta 1 i...... I y el marido
seguirb siondo el gerente de la sociedad.
Parece .que daba a entender el Sr. Maza y Artola
que si se reform a nLey en el sentido propuesto no
'habria biones parafernales, ni de la dote inestimada,
porque 6stos desapareeorian inmediatamente. Pensar
de esta manera seria injuriar a la mrujer 'cubana.
Entiendo, por el contrario, que, con la libre dispo-
sici'6n de sus ,bienes power la mujer, se ohacen 'm'6s firms
y s6lidos los lazos del matrimonio. ,Cuando el hombre
seopa quo el matrimeonio no o va A haeer el ladmi-
nistrador obligado, ni el uiufru,-tuorio de los bienes
de su esposa pondri mayor cuidado en la elecci6n,
apreciara mejor las condiciones morales 6 intelec-
tuaies de su i.! i.r-.'n.1 y esto seria un gran bien
p.ara la I r il; ,. y para el Estado.
i Qud pasa hoy, com o regla general ? Que los hom-
bres so fijan menos en las virtudes de 'la mujer, que
en lo 'que result -de los Rlegistros de la Propiedad
y de 1as listas del Amillaramiento, y este es un mal
que deboemos procurar dislminuir.
Con la reform, los matrimonios se ceoneertar'An,
en Jo que cable en lo 0humano, por amior, por la nece-
sidad de unir dos voluntades para crear una familiar
y marchar juntos por la aspe'ra send de la vida, don-
de ambos e6nyuges tienen que tralbajar para tender
iA la subsistencia y 'edueaci6n de los hijos.







DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 11


Yo esperafba quo cl Sr. Dolz, por los ......- afios
que ileva explicando su Catedra, que suolen 6stas
crear prejuicios solbre estas cosas seria contrario At
la reform pero doespuls de h.aber estudiado su En-
mienda, veo con gusto que es much mriis radical: quo
el autor de ila i',i"r.... ,i, de Ley. Con su Enmnienda
va mas lejos que el :Sr. ;\1....!, No se limit a pedir
que la muajer pueda disponer libremente de sus biones
11 -..... .,il.- y de la dote inestimada, sino que la ca-
pacita para que pueda contratar y entrar on today
case de eon'venciones respect de sus bienes, LI. ,!-
tades que no le concede la P'roposiciin de Ley.
Acoptiada la Proposici6n del SSr. Morales, ta'l como
la recomienda la Comisi&n, la mujer casada tendria
la libre disposicidn de los bienes parafernales y los de
la dote inestimiada, pero no I"' 11'. adquirir, ni con-
tratar ni realizar las distintas operaciones necesarias
relacionadas con esos bienes. iTampoeo podria aeep-
tar hereneias, y nuestro 6Cdigo, que es un imonu-
mento juridico dada la foha en que so redact6, del
oual debemos star orgullosos los que pertenccemos
a la raza latina, 1I....HI,, la aeeptaci6n de herencias
sin el consentimidento del miarido. El legislator tiene
que estudiar las tendencies del derecho modern, y
las necesidaides pifblicas, si quioere qlue las leyes refle-
jon las corrientes del rprogreso en ;el derecho. De otro
modo no procederia como Legislador; y nosotros te-
niendo en cuenta la experiencia adquirida, las ten-
dencias del dereelho y el ejemaplo que nos da la raza
anglo sajona, debemos ... .1 ., esta reformna. Y no debe
ser 6bice a su aeeptaeidn, cl heeho de quc nacioncs
antiguas come la gran dem.oecraeia franoesa, lo que
.sucede en Italia, y las .... ,', nacio'nes quoe marehan A
]a .. i,, -.1 del progress no hayan iia I, todavia exae-
tamentle a lo ,que hoy nos proponemois; porque la
Roepiblica de Cuba, que surge nueva,, sin'] i- ;.> .
del pasado, .a la lua de un nuevo sol, imis her.moso
que el sol do la v.ieja eur'pa, con ., alientos de
iprogroso, y mnts acentuado esipiritu de democraeia,
debe ir mejorando sus institueiones, sin toner en cuon-
ta si pueblos que luchan con los arrastres del pasado
han podido 6 no todavia descntenderse de los mnis'mos
para seguir su marehba l i..1i1. Nosotr'os de'benos
seguir el ejemiplo do otros pueblos, .cuyo progress y
cuyos alientos en todos los 6rdenes de la ivida van ya
traaspasando las fronteras, cruz'ando los mares, hasta
el extreme de que ipuede ,ser quie el sol de la joven
Amnrica vaya i ilumninar a la vieja E' .;..l en be-
neficio d.e los diesgraciados y de los oprimidos, im-
poniendo los principios de la demoocracia, la libertad
y la igualdad.
,Si en la prictica hemos visto quoe nuestro-0Cddigo
Civil, que no es male, que es un gran C6digo, porq(ue
la colonial cubanal al separarse de la Metr6poli Es-
pafiola y al constituirse .en Naei6n tuvo el pri'vilegio
que no tuvieron otras colonieas y otros 1.. 1,1. do
contar con C6digos como los de Comercio, :' ..i. ~ii.
Penal y i '; !, adolcce doe .! I.. ,.- debearos irlos bo-
rrando con reforms !i ,1, 1 inspiraldls en el pro-
greso. La misma Espaia va '.....I de una mane'ra
gradual, i, f .. i.. ,I sus institueiones juridicas'; y no
obstante su antigiiiledi y sus prejuicios, ([ue por for-
tuna no tenemos nosotros, emipieza A darse ocuenta de
que necesita libertad y democracia, p.ara s.u engran-
decimiento. No mereen censuras las reforms que el
Congress eubano va haeiendo, de una inmlnera par-
cial, porque esta reforms responded A vcrdaderas


necesidades, y de cste moldo, iremos avanzando por la
senda del progress sin trastornos de ninguna case.
El 1Sr. Dolz, en stis cineo articulos, desoenvuelve
tod4a la doctrine contenida *en e IProyeeto de Ley,
y la aclara. Y 61 decia el otro dia, e'locuentomente, que
su Einmienda ovitaba dudas, y en la legis'lacin todo
lo que sea evitar dudas es evitar pleitos y pcrjuicios
a la sociedad, y en este sentido I'I""" la Enmienda
del Sr. D)olz, porque es mas complete, y abarca mejor
la matteria, porque es mis ...i, I .1.
Lo que dice en sa articulo terccro no esti com-
prendido en el Proycto de Loy, y sin embargo lo
complete.
En su articulo cuarto no dice nada nuevo; lo que
dice esti legislado en el articulo mil trescientos cin-
cuenta y site, quo trata de la dote y en cl mil tres-
cientos oehenta y cuatro del i'...';,.. Civil que trata
de la paraferna; pero la Enmienda .I '", y condensa
mejor la doctrine.
El adaninistrador doe los bienes de la dote inesti-
mada, y el usufructuario de sus products es el ma-
rido, con arreglo a articulo mil trescientos ochonta
y cuatro y c' adminnistrador de los bienos 1' 1 11 i, l -
es tambidn el marido, segfin el articulo mil trescien-
tos cinucunta y site; pero el iSr. Dolz ha querido
evitar dudas, para que nadie entienda que al darle la
libre disposicion do sus bienes t la mujer, el marid'o
no puedo administrar .dichos bienes. Esos bienes, de
los cuales han de disfrutar ambos c6nyuges, porque
yo espero que la mujoer eubana ha d.e ha:ccr uso dis-
creto, prudent, -I,..l. de esta reform, podrAn
ser entregados para su adiniistraci6n al marido. Esta
".. 11 .. .evitarit muchos males, pules aquellos que por
el ejercicio de su 1'.... ;.'. 6 por sn .experiencia saben
que son grades las injusticias que la mujer soporta
en esta material, y on muchos casos de hombres que
con sus vieios, ban dejado A su mujer y i sus hijos
en l]a miseria.
Yo tengo la seguridad ide 'que, on ignaldad do .casos,
la mujer casa(d'a que adlquioera lna, hereneia, no ha
de derroeharla, pues ipor mal'a qu.e sea corno ,mujer,
ticne que sor muy 'bnen.i, come miuadre; y nosotros
veinos ai diario imujeres, at quieness so eensura por sus
deslices, (que son :heIroinas como padres, y defiendien
A sus hijos comlo, -' :. i la gallina ia sus polluelos,
con todo y contra todos. Esas minajeres, han de .defen-
d.or e,] porvcnir de s'us lijos, porque su carifio las
hare- provisoras y econdmicas, pues sabido es que la
imensa mayoria de las padres resisten la miseria
y lasta el martirio en bien dde sus hijos. Esta refor-
ma tionde a salvar muchisimos i 11.. ., imipidiendo
que eiertos maridos dispongan de los bienes de la mnu-
jer, y que una vez arruinalda olividen ios deberes
sagrados dle la familiar, ofrecioendo un m.al ejaemplo a
sus hijos que, sin moral y sin principios, no p...1,';
ser en el mafiiana ni buenas maidres ni 'buenos ciu-
dadanos.
No es possible esperar q'ue ]a unidn de dos series de
distinto Oexo, aunlque scan de la misma comanidad,
educados on la nmisma osecula. alentaidos ipor los mis-
mo's i ,. sea siempre duradera 1 indisoluble;
llega 'un imo:mento en que por las m.,iltiples circuns-
tancias de la vida, la dise-ordia y las disonsiones sur-
gen, y entonces el OCdigo es la salvaguardia de los
bienes y del honor ide la familiar; a, la. manCora que
un ciudadaino injustamente perlseguido acudoe la
policia para defender sua persona y sus bones. Acu-








_ DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


di'r al C6digo, no es 'deshonroso, que para eso imismo
se dietan en todas las ....., .i, -:; y desgraciada la
Sociedad que no aprecia los C'6digoa, que desprecia
las Leyes, y pretend vivir ceo.mro t. '.i,.. n6madas, sin
otra limitacion que la que impose la fuerza bruta. A
mnedida qu.e aumenta el ni'mero do individuos, se
restringen las 1111i. -., i.,..,. exteriores de los dere-
chos individuals y nuestra libertad y nuestros dere-
chos han de armonizarse con la libertad de los demis
individuos. Por, eso, A media que un pueblo crece
en riqueza y cultural se perfeecionan sus Leyes, y
las penalidades queo o i responded mejor a la na-
turaleza humana y d las exigencias de la civil izaci6n.
Uno de los grades, .1.-, .. .. de nuestra raza consist
en que no ..L 1 -- so amor & lo bueno y i lo be'llo,
apasionaida de todas las reiformas, es poco eserupu-
losa en el eumplimiento ide las Leyes y sioenipre busca
la imanera de eludir sus .preceptos cuando asi le con-
vione A- sus interests.. Y ]a ventaja que tienen sobre
nosotros los pueblos .n..:l.,.i.,o. ,, es que se inelinan
respetuosos ante la Ley y el tribunal que las aplica.
De nada sirve una superior cultural, si .en nuestras
relaciones individuatels y sociales vamos en b,.i.-,., del
albogado no para que nos sefiale .el camino recto, sino
para que nos indique la mantra dde idejar inceumplido
un precepto legal,
Vam.os, pues, Sres. iSenado.res, A aprobar esta mo-
dificaci6n tal como la entiende y la present el Sr.
Dolz, y tened la seguridad de que haremos un gran
bien a esta sociedald.
Con esta reform elevamros lA nuestra compafiera en
el. hogar la misnma altura nuestra eon cuanto A 'la li-
bre disposici6n de los bienes; la consideraimos y res-
petaumos m'is, porque el respeto y consideraei6n que
se le.rinde al que abusa del poder, no es respeto ni
consideraci6n, es temor, es algo que perjudiea i. la
propia naturaleza dde las relaciones matrimioniales. En
cambio, el respeto y consideraci6n ique surge de las
buenas relaciones en la familiar, fundados en el amor,
perdura y ,i hI--I. ]a humanidad.
Y comno no 'he de hablar de nuevo en este asunto,
pido que aprobemos tambien la Emnienda del Sr. To-
rriente. que no esti comprendida con la Proposici6n
de Ley presentadia, pero que hace A la mujer vinda,
con hijos menores y .algunos bienos de fortune, que
p'ueda contraer decorosamente un segundo imatrimo-
nio, sin perder la piatria potestad so'bre sus thijos ni
la administration de .esos bienes.
Hay muuehas imad'res j6venes y honradas con hijos
n enores y bienes de I., iiiai. que pudieran contraer
un seglundo matrimo'nio, y no lo haeen (por temo.r A
p-erder la patria potesta.d so'bre sus hijos, y con el'la
la direecidn y a'dministraei6n de los 'bienes dde 6s~as.
En camibio, con la Enudienda del Sr. To'rriente, la
mujoer viuda ,puede contraer segundas nupcias, y se-
guir siendo la miadre amante con patria potestad so-
bre sus hijos, la administradora de sus bienes. Y
f quidn con minds carifio qu.e.esa madre puede dirigir
las negociaciones y cuidar de los bienes de sus hijos?
Aipirobeimos 'esta I, ..-f.i .,I (para ibien Ide nuestrA,
patria. Respet-emos las opinions contrarias, necesia-'
rias como la sombra A la luz, como la noche al dia;
no critiquemos a los que se liacen eco del pasado, aplau-
daimos su decision y civismo; pero firines en nuestras
convicciones, votom.os una Ley que es salvadora y que
ha de contribuir A la ifelicidad .del matrimonio.
Sn. MoRALES: Pido la palabra.
!S.R TolRRENTE: Pido la palabra.


SR. PRESIDENTE (DOIZ) : La tieone el Sr. Ml .. ii.
que ]a habia solicitado anteriormiente.
SR... 1 i: .1. -.: Sres. Senadores: paladin de la mujer
rica me llaimaba el 'Sr. Maza y Artola, porque no ha-
bia propuesto al Senado la reform que los legis-
ladores ingleses propusieron el afio 69, y no la he pro-
puesto porque abi estid el error del Sr. Maza y Arto-
la, por eso insisted en su error, por eso no sale de su
error y por eso habla de gananeiales. En Inglaterra
era neccsaria la f ,,,.. en cu'anto al salario dde la
mujer, porque no habia sociedad de gananciales, -pre-
eisamente por *eso, porque el marido era antes 'de
esa reform el duefio y -. ...I de todos los ibienes, de
los ganancia'.es, de los iparafernales y d:e los dotales,
y huibo gradualmnente que quitarle al marido ese 'im-
perio soibre el journal ode su pobre mujcr y despu6s el
im.perio sobre los bienes. .Pero ese C6digo habla de
ese extrc'mo cuando dice: "el c 1 '11.1 de la Irij.-'- y
del mnarido formarin parte de la sociedad de ganan-
eiales". Eso es lo ,i. yo quiero que se 'haga con los
'.' ,1 ,,, asi como el ('. I .-. reconoce ignal de-
reebo (y aqui lo dice este articulo), A la mujoer y al
marido en el product de su industrial, le quite ese
dereioho cuando se trate de los bienes parafernales.
Dice nuestro Cd6digo: "'Son biencs gananciales:
I9--Los adquiridos por titulo oneroso durante el
matrimonio a costa del caudal comun, bien se haga
la adquisici6n para la comunidad, bien para uno solo
de los esposos".
Estos bienes del marido responded a todas las car-
gas de la sociedad conyugal...
'SR. i, Y ARTOL.A: "'.. q, ui6n los administra?
SR. \1 i i..: Los adm'inistra de derelho el marido
y de hedho la .i.. j
SR. MAZA Y ARToLA: No, senior.
'SR. 'MORALES: iAh! Perdone el iSr. Maza y
Artola. Hay un articulo del C6dcigo Civil que dice
que los gastos heehos ppor la mujer y por el m'ari'do
son de cargo de lia -.... '.1 i1 de gananciales y hay una
.praetioa en nuestros Tribunales (y puedo taraer al
,Sr. Maza ,entencias del Tribunal Supremo de Cuba,
del Tribunal Supremo de Espafia, dol doe Francia y
de todos 1.os Tri'bunales que .han .entendido 'de esta
material por la quo los gastos ia que se reforia el Sr.
,Maza y Artola los 'ha hecho siempre la m:ujer sin
-que nadie se -lo dispute. Por lo tanto, 'A qu6 venir .a
decir que hay que derogar un preeepto del 'C6digo
('I- i, si no necesita derogarse; se necesit6 en Inglate-
rra porque habia otras prActicas, otros derechos y otras
instituciones. Por eso decia que cuando legislo lo hago
para Cuba y no me acuerdo de la legisla'ci6n inglesa,
de la francesa ni de la italiana; porque yo no he
traido, Sr. Maza y Artola., a este ,debate, las distintas
opinions d'e 1o que son *los c6nyuges en el matrimonnio'
de lo que es la instituci6n del matrimoanio, porque eso
no -es lo que estamos discutiendo, porque eso es salis-
se del debate, porque cuando hablemos aqui de lo re-
lacionad.a con el imatrimonio, eintonces hablaremos de
eso y se traerAn las distintas opinions.
SR. MAZA Y ARTO'LA: De lo que yo he hablado es
de los diversos sistemas econ6micos del matrimonio.
iSR. )l.. : .-..: Entonces, Sr. Maza y Artola, habla-
remos de lo que opinan los italianos sobre el matri-
monio y de los distintos autores de dereoho ique exa-
mi:nan esa institucidn piero cuando veniimos s61lo
cderogar un precepto de la Ley, contrario a nuestra
legislation, entonees no neeesitamos hablar de socia-
lismo, sino del derec'ho, no hay que 'hablar m'As que







DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 13

del heeho que se realize en Cuba, que es una arbitra- piti diminutio" 'moral 6 una "capiti diminution" in-
riedad, contra la mujer. telectual; la primera come el qu.e sufre interdicei6n
Y decia ci Sr. Maza y Artola: esta base del (,.,,'., civil, porque ha cometido un delito que lo priva de
per ejemplo, 6sta que dice: "La mujer tiene que se- sus dercohos leiviles y que lo ,priva de la administra-
guir 'al maridio", tiene que seguir en su ....I"I'.;.,;, ci6n de sus 'bienes.
g'cmo qucda'? gQu. pasa despua6s de la ..... del S. MAZA Y ARTOLA: Esa es ]a in'capacidad civil.
Sr. '., i 11 ? Pues no pasa nada; quedan esas bases 1 SR. Ai. i: i_-.: Intelectual cuando se trata de un
donde estaban, quedan esos articulos alli; por .mis inenor, porque supone con razon el C6digo que su ca-
que, la mayoria *de esos articulos del Codigo Civil pacidad inteleetual no est. perfectamnente desarrolla-
ime pa:ecen perfeet.am'ente .inltiles y sin aplieaci6n, da. A'h! P'ero es que hay un I,-. .-.,p, que vamos a
(porque euando la .... no quiere 'vivir eon el marido derogar, -'r i- bien los Sres. Benadores, contenido
no 'hay m.edio die haeer eumplir el derecho. Los pre- en el articulo treinta y dos, que disininuye, restringe
ceptos que en este C6digo no responded A ninguna y limit Ia caapacidad de la mujer. Si ereiamos que la
finalidad, no merecen ,qu e so modiiquen ni que soe inujer delbia sufrir esa limitacin, ,por qu6 el legisla-
trate de ellos. dor no lo consign en el articulo treinta y dos? i Ah!,
A que la mujer siga obligada, en principio, como segurainente, Sr. Maza y Artola, porque e] legislador
doetrina, a vivir con su marido, no tengo nada que no se atrevi6 a esa o.bra, porque sabia que el que le-
objetar, lo acepto. Lo que decia el C6digo Civil espa- yera ese articulo se ssublevaba, porque ,era comprender
iol que "tenga que seguirlo, 6la renos qu.e vaya a Ul- a nue'stras ... 'i. entire los iimbeciles, los locos, los
tramar", y altora se reeforna "''' mienos que vaya sordos mudos y los mnenores de edad; porque no se
al extranjero", porque asi result, tambien lo aeepto. atrtivi6 -,.. i I ,, de frente esa ofensa A la mujer,
Antes, la mujer .-,i..n..i, tenia quce seguir a su mia- pro hizo algo nis grave, se ]a infiri6 sin docirlo, se
rido cuando no venia A Ultramar, cuando no venia 6 la in"Ihi, scretamente, se la ......... come por descuido,
Cuba y IPuerto Rico. Ahora result ,que la inujer eu- porque hay algunos tratadistas espafioles, como Pe-
'bana tiene que seguir 6. su marido cuando no salga dregal, q.ue sostienen y han 1;i.t ,..1. grande batallas
para territorio extranjero; tamnlbin lo alcepto, por on ese sentido, que ese articulo no tiene raz6n de
r s que cuando la mujer no quiere seguir a su marido ser en cl C.:.i;. Espafiol, que ha side una incons-
tanga la seguridad el Sr. -i. .. y Artola que no ha- 'ecicnaa un olvido del legislator, pporque si precisa-
bria poder human que la obligara 6 seguirlo, porque mente el C6ddigo estableee la division de los hbienes en
necesitariamos tantos policies coimo cuantas miujeres 1" ',1- I ., dotales y gananciales, no debi6 limi-
no quieran seguir los destinos de su marido, por cau- tarle a la mujer esa administraci6n desp.uds de ha-
sas, la mayor part .de las veeces,-porque yo tengo un berlos dividido, porque con qu6 objeto se ,hacia ]la di-
gran concept de la mujer eunbana,---i ..'l. .I1.1. no 6 vision, si la mujer no habia de tener la admuinistra-
la mujer, sino a] marido. iPorque si hi'ciramos un ba- eidn d part doe esos I",*. ?
lance de esos :nat'rinmonios en que la mujer no quiere Y por flltimo, Sr. Maza y Artola, no me limito a
s:guir al marido, tenga la seguridad el ,Sr. 31,. .. y Ar- ser partidario de la reform, en lo que A la mnujer se
tola, que en el noventa y nueve por ciento de los ca- i i~. en este solo caso; no bhe querido precisa.mente
sos la responsa;bil.idad no serA t(de Ia poibre raujer, sine que se me diga exagerado, que se me diga que traigo
del mlarido. Alguna raz6n tendria esa mujer para no reforms de tan gran traseendencia par'a resolverlas
seguir ese homnbre, porque la mujer, salvo rarisinos en cuatro horras; me propongo defender en este iSe-
casos, no es espontineaamente imala, no es espont'inea- nado, cada vez que de ello so trate, los derech'os ,de
mente perverse; salvo en ,exeepeiones que confirman la m'uj.er en toda su extension, incluso los doerecihos
1,a 'regla, la muj.er casi ..;. !..- es suave, d6eil y se politicos.
adalpta k las costumbres que t.,!. ..-. el marido, SR. MAZA Y ARTOLA: IY de la mujer pobre tam-
cuando dste no cs arbitrario, no es .iinoral, no es d6s- bi6n ?
pota y no va contra losdereehos naturales de la mujer. SR. Mon R;L.:s: De la rica y de la pobre.
Y tajrmbidn .el Sr. .1i i. y Artola on su :I. S. ., Sr. MAZA Y ARTCOLA: Entonces ime tendrA 4 su lado!
hablando del articulo quie yo citaba, 6 sea del articulo e Si. MORALS: ,Creo, y he 'de deeirlo con today fran-
treinta y tdos, decia: "No, si ese articulo no se re- queza, que much mis valen nuestras mujeres que
iere a las lirfitaciones de la capacidad, se reliere a nuestros homnbres; tengo gran fe en quo nuestras
la incapacidad en si" Era eso lo que cd.eeia el S'r. padres, nuestras hermanas y nuestras 1i.i.,, salven
.! I ... y Artola.? iPues, con perd6n del ISr. Maza y Ar- A la Repfiblica. de C:uba en sus grades eonflictos.
tola, el articulo se i. i -, precisamente iA lo contrario SR. MAzAv Y ARTOLA: Para rectificar brevemento,
de lo que 61 sostepia. Sr. President.
No son mihs que restrieciones de la capacidad juri- SR. IPRESIDENTE (DoIz) : Tiene ]a palabra el Sr.
dica. Maza y Artola.
,Sn. ';MAzA Y A 'foLA: Esa es la incapacidad. ,S. MAZA Y AT'roLA: Sres. Senadores: No me pa-
SR. Mo'Ar ns: No, es distinto, poerquce en derecho r ece qu 6ste sea un torneo 'e galanteria, sino un
no podemos los a'bogados decir "no hay capacidad". debate legislative 1... reform de un C6digo. No
Son restricciones 'a ese dereeho, to que es distinto. ereo, por consiguiente, que estemos en .61 obligados
SR. MAZA Y AwTOLA : De la personalidad. a guardarle I la mujer tales consideraciones, que todo,
S. i. : Es distinto, es comipletamente dis- hasta nuestros mrs cares .deberes de legisladores, lo
into, porque las personas naturales siempre tienen depongaimos ante ella. Eso estk Ibien que lo 'hagamos
capacidad por el hcho de nacer, ha surgido su ca- en lo social, que lo hagamos en los salones a que con-
pacidad con el nacimiento. Cada palabra tiene su acep- curramos,. lue 1o hagamos en nuestros hogares, pero no
ci6n, vienen luego las limitaciones. Se imponen limi- vwe ni alcanzo a coamprender lo que esos cantos de
taciones, B quidnes? Al menor de cdad, al sordo-mudo, sirena aqui entonados y tantas palabras dulces y me-
al imilbBil, .al loco, etc., a aquellos que tienen una "ca- lodiosas coimo se han pronunciado en loor del bello







14 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


sexo ,que, indudablemente, Ilegarin muy gratas a] oido
de todas nuestras mujeres, puedan influir en el miejor
acierto con que tratamos de resolver este probolema.
,Esta ha sido y es mi mayor preocupaci6n y por eso,
mis que por nada no 'he d:irigido tamnbi6n mnis galan-
terias la mrujler cuabana. Do ninguna manneira porrque
deje de seutir hacia ella los misnmos 6 miayores r'es-
petos y simpatias, pues prendas sobradas le tengo
dadas de todo eso en mi vida intimna. :! he easado dlos
veces, y durante anis dos imatrimonios no he tonido en
mi pensanmiento y en mi corazn mas moujer que mi
esposa. Le he sido 1 come ningiin marido. lHe
aqui como soy galante con el otro sexo. L -I hechos
no soin mcjor que las cmiAs Juicles palabras
PFero, dejernos eso, que no nos va A dar, como ya
he dicho, ninguna luz en esta cuesti6n, y s6lo quede
lo que acabo de manifestar como excuse L ]a miujer
cubana de no haber tornado parte en este torneo, no
obstanto scntir hacia ella todo el respeto, todo el ca-
rifio, todo el afecto, toda la consideracidn que tan
elocuentemente le ban expresado mis queridos compa-

En sn brill]ante diseurso nuestro ilustre ,amiigo el
Sr. Gonzalo 'P6rez, dej6 escapar algunos errotles que
son los que principalmente me interest rectifiar.
[Refiriendose A ]a aj.u.er casada, me parece que ( afir-
m6 quoe csLaba camipletamincneto A Li ner'ced del maaridol
respeecto de sus lbienes :propios, por nuestra Legisla-
ci6n. Voy a 'reeorda:rle a tan ecoenspieuo a.migo que
nuestro Codigo..
So. GoGNzALo P' tRz: En esos t6rminnos no...
.M. \MAZA Y ARTOLLA: Pero on otros p.areeidos, dijolo
el 'Sr. Gonzalo P6rez. Es lo mismio.
Nuestro C6digo, continuio, le da a la mujer el do-
minio de sus bienes paradoirnales, por el artic'lo i :'
Por el 1383 no permit al marido ejercitar acci6n ,de
ninguna clase respectio de los bienes parafernales de
su mujer, sin el consentimiiento de ella. Por el 1384
le da i la muujer .easada la aduiinistraci6n de los bie-
nes ii i. ii A, no ser que los hubiera entrogado
al miarido ante Notario, cona inbencia6 de que los ad-
iinistre. En este caso el. mrarido estA odblig'ado d eons-
tituir hiplotoca por el valor de los muelbles que reci-
biere 6 a aseagurarlos en la formna estableceida para los
bienes dotales.
Por el articulo 1386 se estalbleee que las obligacio-
nes personales del marido no podrAn haceorse r'-. 1;-
vas sobro los frutos d.e los bienes parafernales a menos
quo se pruebe que redundarian en proveclio de la fa-
milia. Y por fltimo, el art? I :s. dispone: (Leyendo) :
"El marido, A quien hubieran sido entregados los bie-
nes parafernales, estari soimetido en cl ejoreicio de su
administraci6n A las reglas establecidas respeeto de
los bienes dotales i- ., ; I
Vea todas las .-. .,,i, *,. que por nuestro (', .I.
tieno ]a mujer; si, A. pesar de ellas, estin sus bienes
A mereed del marido oen n.uestros m.atrirnonios, sera
porque ella quiere, 6 porque es 1 i..1 6 porque no esti
.1 1... .. i 1.. 1i-, educada, 6 porque no esta .,!. '" ......
mente instruida, 6 porque no tiene bastante experien-
cia de ]a vida. V6i el iSr. Gonzalo P6rrez c6mo lo pri-
mero que tenemos que bhacer los Legisladores, para
emancipar A nuestras mujeres, es dictar las Leyes
neeesar'ias para que se vaya colocando a la misma al-
tura, al mismo nivel moral 6 intellectual del marido?
Esas deben preceder en el orden l6gico A' la que dero-
gue los articulos del C6digo Civil que limita su liber-
tad dentro del matrimonio. De otro modo me temo que


el Sr. Gonzalo iP6rez reciba despu6s en su despacho de
abogado nmas visits de mujeres burladas que vayan '
consultarle sus desgraciados casos, de las que A 61 has-
ta ahora hayan acudido con ese objeto, porque si la
mrujr, con todas esas garantias que hoy tiene se deja
arruinar o explotar por el marido dandole su firm
tantas euantas veces se la pida, sin fijarse las mas en lo
que 1. ...... i I .v por el amor que le profesa 6 en
virtue de su ignorancia, 6 por su debilidad, acaso
cuando tncga la libre administraci6n y disposici6n
de sus bienes, va dejar de hacer lo misimo? No;
le dara un powder ..i I l-i .... y el marido harA de
sus bicoes cuanto le venga en ganas, y el drama 6
la conedia so repetirA, sera en el fondo siempre
igual mutalis mutandi on la forma. 1. .n -, la
mujer tenga una peseta el marido estarA rendi-
do A suis pies, y cuando la haya acabado de arrui-
nar, entonces la abandonara, dejAndola en la miseria,
6 entregada ia la generosidad de algiun pariente, fi
obligada A trabajar, si no a vivir de los encantos que
ie queden, 6 la conservara en s:u hogar, aunque me-
nospreeiada. Esa es la historic vulgar de los matrimo-
nios por interns '..- apoenas se ...i.. ,.1 I porque el
nmal que da lugar A ella no esti en el 06dgio vigente
que le otorga no poeas garantias A la mnijer casada
,para que pueda conservar sus bienes, si no !., i I de 61,
en la ....1. i.. 1 I.1 de nuestras muj.eres de la cual
en gran. part nosotros inismos tenemios la culpa, pues
llevando quince afos de 'l L nii li. no nos hemos ocu-
pado de : .. 1 ..1. .convenicntementie para su eman-

P.ero as que, adem'as, la mujer casada rica va A co-
rrer otro peligro de que hoy estA exenta, y ese es
el mi s grande temior, rayano en miedo, por qu6 no
deeirlo, quae mae inspire la reformma. Hay mouchos hom-
bres, desgraciadaimente, en nmuestra sociedad, como en
easi todas, que so dedican a explotar las mnujeres, a
vivir d.e ellas, y las explotan de muy varias maneras.
A las p'o.bres vendiendo sus encantos en el lodazal fi
obligindolas A trabajar para ellos; A las ricas presen-
t&ndosoles como muy ,rendidos enamorados, hasta con-
quistar sus corazones y convertirlas en mansas ove-
jas suyas que todo lo pongan i, su disposicion, 6
brindandoseles como protectors hasta hacer que les
confien sus negocios y les otorguen ipoderes eon los
que pucdan libremente disponer de sus biones, 6 oem-
pleando otros medios nue la astueia masculine siem-
prc concibe y puede poner en practice y a, los que casi
nunea la mujer puede resistir por su falta de expe-
riencia 6 do ilustraci6n, por su sentimentalismo, 6
1 su exceso de -ii -aIn .. en ella innato. Mas re-
gularmuent esas vietimas son viudas 6 solteronas.
;. bien, cuando se haya puesto en vigor esta re-
foIrmia una nueva industrial se va A desarrollar A s.u
sombra, la de la explotaci6n por un extrafio al matri-
monio, de la mujer rica, que sera un nuevo venero de
la ya establecida, antes cerrado por la licencia que el
marido tiene que darle a la mujer para disponer ,de
sus bienes en que cuilquiera otro, que no sea 61, en-
euentra una barrera infranqueable, si quisiera explo-
tarla. Como esa barrera quedara levantada cuando la
mujer no necesite dieha liceneia es'de suponerse los que
acndir'an i a aprovceharse de ello. No haibra mejor cam-
po doe explotaei6n quce ese y como su base tendria que
ser cl aislamiento de la mujer del marido los peligros
de las disensiones entire inuchos c6nyuges serian mayo-
res. No 'habri hogar doe mnujer casada rica tranquil,
porque tendri a su alrededor siempre un enjambre







DIARIO DE SESIONES DEL S 1NADO 15


de pretendientes que la perseguirdn para conquistar
su coraz6n y con 61 sus bienes propios y el marido
tendrA ,entonees que luchar no solamente con las ad-
versidades -de la vida para ganar el slsstento, defen-
der sus bienes y los do su mujer, y cuidar do sus
hijos, sino con ese asedio constant de que no se ver6
libre hasta que no se haya qued ado arruinada su
mujer. Esto sin contar conque otra clase de explota-
dores amenacen su caudal.
1'l, i.-, i sobre eillo ]os .- Senadores. En otros
paises donde la mujer tiene la libre disposici6n do sus
bienes, esos p ,,1.',,- no son, tan grades, porquce la
amujer tiene contra cllos mas .1, f1. ... por su tempe-
raimento, su instrueci6n y 4u exp.erieneia, adquirida
en la libertad de que goza casi desde la nifiez que la
hace mins avczada a su ejereciio y le da much conoei-
miento prdctico de la vida.
SC6mo viven los matrimonios en los Estados Uni-
dos y en Inglaterra? Los que no hayan visitado esos
paises 6 s61o de paso, y por eso no lo sepan, pueden
leer obras iny suculentas, muy pintorescas, que nos
lo euentan, y por cierto que de modo que nos llama
cxtraordinariamente la atenci6n. La mujer 11eva casi
la misma vida que el marido, completamente aislado
el uno del otro y pocas veces se reunen en el ho-
gar. Casi nada mas que A la hora de comer y por
]a noche, pero altas horas, porque cada cual fre-
cuenta sus circulos, sus reunions, sus teatros, y se
entrega A diversiones distintas. Cada uno tiene sus
negocios que apenas se consultant. Muchos sc guardan,
sin embargo, el mayor respeto y en medio de tan com-
pleta libertad y tan gran separaci6n, se estiman y son
felices. Es que no conciben dentro del matrimonio la
felicidad la manera que nosotros la conceebimos en
la vida tan intima de los c6nyuges y permanencia de
la mujer en el hogar, que ,!. i.; sale si no es con
nuestro permiso. iPero esa es la estructura, el molde
de la familiar cubana, nmuy distinto al de ]a familiar
sajona. (Por eso en Inglaterra y cn los Estados Unidos
son flores brillantes, fragantes, hermosas, sanas y na-
turales, la emancipaci6n de la mujer, la separaei6n y
la libre disposici6n de sus bienes en el matrimonio. No


asi entire nosotros, pues los peligros que con ellos va A
correr nuestra mujer por la falta de preparaci6n, en
los primeros tiempos sobre todo, de la implantaci6n
de esta : !i, I,, 1 van A ser muy grandes. Acaso cuan-
do alg6n tiempo haya pasado de establecida, el pru-
dencial para powder apreciarse sus efectos, si algin
curioso pasa su vista per el DIARIO DE SrSIiNES, donde
consten estos debates, tenga que darme la raz6n, como
tantas vees se awe ha teniido que dar en otros casos
sclbre no pocas de las materials que aqui se han dis-
cutido, cuyas opinions por mi sostenidas les ha pa-
reeid:o A mis ,..... d!-""., '6 primera vista exageradas
y por ello improcedentes. Es que las Leyes no se pue-
den hacer teniendo s6lo present algfin easo 6 unos
cuantos, es precise abarcarlos todos desde un punto
de vista mas alto, al que procure siempre elevarme, es
necesario scr previsores y calcular todas las consecuen-
eias de una i. f ...I .1 en la practica, antes de abordarla.
Por eso yo suelo ser muy timido para 'hacer algunas,
y lo seguir6 siendo; y, en cambio, para abordar otras
soy audaz. Por qu ? Pues porque veo en 6stas el cami-
no mnhy despejado, desembarazado de todo obsticulo,
!con today elaridad y no siento ning6fn temor en lanzar-
ime per 61. Como no vislumbro asi, per cierto, 6ste
por el cual se dirigen ahora mis queridos compafieros,
autores y sostenedorcs de esta reform, perd6nenme
que no les siga y que, lejos de isecundarles en ella,
no cese dc recomendarles la mayor cautela. much
previsi6n y los mas prudentes oelculos de euantos de-
talles y puntos pudieran hacerla flaquear en el por-
venir y comprometer nuestro bienestar.
,MNas no porque haga estas recomendaciones in-
sista en ellas se ... .de ninguna manera A career, no
me cansar6 de decirlo, que soy contrario A la base
de csa reform, porque bien 'he demiostrado y me ipro-
pongo seguirlo demostrando, que aqui nadie ansia co-
mo yo, la liberaci6n de la mujer; pues nadie ha puesto,
cual yo, en prActica, medios tan adeouados para con-
seguirla y sobre mis iI !i, indestructible cimientos.
Sn. PRESIDENTE (Dooz) : !Se levant, a la .- i-:.

(Eran las siete).


Imp. Rambla, Bouza y C.a, Obispo 33 y 35.--abana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs