Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba.
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072699/00322
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Senado
Publisher: Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
 Subjects
Subject: Legislation -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began with: Vol. 1, 1902.
General Note: Description based on: 2. Legislatura vol. 2, no. 1 (abr. 6 de 1907); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072699
Volume ID: VID00322
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001844861
oclc - 30331556
notis - AJR9135
lccn - sn 94026346

Full Text








SESIONLS


SENADO


R E PU B L I C A


D E C U B A


VOL. XXIX HABANA NUM. 3
.-------! -- Tr ,

VIGESIMANOVENA LEGISLATURE


Tercera Sesin. Noviembre 5 de 1915.


Presidencia del Sr. Eugenio Sanchez Agramonte.
Secretario: Sr. Gonzalo Perez Andre.


SU MARIO

Mensajes del Poder Ejecutivo.-Proposici6n de Ley disponiendo que la mujer casa-
da, mayor de edad, tenga la libre administraci6n de sus bienes parafernales.
Pasa a la Comisi6n de C6digos.-Dictamen de la Comisi6n de Hacienda y Presu-
puestos sobre el Proyecto de Ley de la CMmara que restablece la plaza de Profe-
sor de Dibujo Lineal del Instituto de Pinar del Rio. Queda sobre la Mesa.-Dic-
tamen de las Comisiones de Agricultura y de Hacienda y Presupuestos sobre la
Proposici6n de Ley que crea las Juntas Locales de Agricultura.-Debate entire
los Sres. Maza y Artola y Gonzalo P6rez.


A las cuatro y veinte, bajo la Presidencia del seflor SR. PRESIDENTE (SANCHEZ AGRAMONTE) : Se va a
Eugenio Sanchez Agramonte, actuando de Secretario leer el Acta de la Sesi6n anterior.
el Sr. Gonzalo Perez Andr6 y presents los sefiores
Senadores que signen, se abre la Sesin: (El Oficial de Actas la lee).


Ajuria.
Alberdi.
Berenguer.
Betancourt.
Coronado.
Figneroa.
Guevara.
Garcia Osuna.
Goicoechea.
Gonzalo P6rez.
Llaneras.
Maza 'y Artola.
Morales.
Regiieiferos.


SR. PRESIDENT (SINCHTEZ AGRAMONTE) : Se aprue-
l) el Aeta (lue acaba de leerse?
(Senal(s afirimalivas).
Queda aprobada.
S,. .. ,p del E .. .- i; ..
(El Ofircild de Secretaria, 7, ir ",7..,) :
MENSA.JE
AL ('ONGRESO :
La Ley de Comunieaciones promulgada el 20 de


-g '-, _-_ ,' .
s^_,.
$!4 'I '
lL, ;/ '
DE.L./

DEL


__
~_


DIARIO DE







2 DIARIO DE SESIONI.R DEL SENADO


marzo del corriente afio, dispone la complete reorga
nizacii'u del Departamentv a que ella se rohfir., amI
pliando considerablemente los servicios, introduciendo
todas las reforms .*.- por el monmcto se considera-
ron necccsarias y aumcntando el personal que habria
de prestarlos. Para que dicha Ley pudiera aplicaria-
debidamente a partir del dia 19 de julio filtimo el
E.ii.-, dvo cuid6 de amp!'ar el privyeto de Presupnes-
tos de la Nacidn para el afio fiscal de 1915 a 1916 en
el sentido de que en dicho proyeeto figurasen las par-
tidas de los nuevos gastos que esa Ley consignaba,
atendiendo a la vez al constant desarrollo de la po-
blaciin y riqueza de la Repfiblica y consiguientemente,
de los servicios de Comunicaciones que cada dia han
de adquirir mayor desarrollo con motivo de la apertu-
ra del Canal de PanamA. Pero no fut aprobado el
referido proyecto, y continue rigiendo la ley de pre-
supuestos del afio anterior, en la cual las consignacio-
nes de gastos del )Departamento de Comunicaciones
ascienden a una cantidad muy inferior a las que re-
quieren las innovaciones introducidas por la Ley de
20 de marzo.
Ocurre, pues, que si bien la reorganizaciCn del De-
partamento se ha ido llevando a cabo en los filtimos
meses del anterior ejericico, no es menos cierto que
esa labor no puede continuarse ahora ni podri termi-
narse on el present ejercicio sino con inevitable que-
branto de todos los servicios, cuya prestaci6n se vera
grandemente perjudicada por la falta de los er6ditos
necesarios. La Ley se cumpliri, sin duda alguna,
pero sin que las reforms que por ella se han estable-
cido puedan alcanzar la amplitud y eficacia que el
Congress quiso darles. Por tanto, y teniendo en cuen-
ta el interns que el Poder Legislativo ha demostrado
siempre por la buena gesti6n administrative y que
habrA de mostrar indudablemente en este caso, en
su deseo de no dejar incomplete la obra comenzada
con la Ley de 20 de marzo de 1915, me atrevo a re-
comendarles, en uso de las facultades que me cstan
conferidas por la Constituci6n que se sirva conceder
un cr6dito de $330,000.00 moneda official para el indi-
cado objeto. Con este credito podran cubrirse du-
rante el corriente ejercicio las nuevas atenciones del
Departamento de Comunicaciones, teniendo en cuenta
la reorganizaci6n del mismo, los servicios que presta
y el constant desarrollo que en los mismos se advierte.
Ilago constar a los efectos del articulo 387 de ]a
Ley del Poder Ejecutivo, que el present mensaje
obedece a acuerdo del Consejo de Secretarios.
Residencia del Ejecutivo, en la Quinta "Duraflo
na", M.,,;.L, I., a nueve de agosto de mil novecientos
quince.
M. G. Menocal.

SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : Queda so-
bre la Mesa este Mensaje a disposici6n de los -. "... '
Senadores.

(El Oficial de Secretaria, 1, ,. ,1..,) :

"MENSAJE.

AL SENADO:

Tengo el honor de poner en conocimiento de oes
Alto Cuerpo, que hacienda uso de las facultades que
me estfn conferidas, por convenir al mejor servicio y
a propuesta del Secretario de Estado, por decreto de
esta fecha he tenido a bien disponer el cambio de
destinos centre los -.i'...-, Alfredo L6pez Trigo y


Reyes, C6nsul de primer clase en Melbourne, Aus-
tralia, y Antonio Altamira y Polo, (C'nul (d' S.'guntda
clase en Valencia, Espafia.
Residencia del Ei..-,o;vo, Quinta "Durafina",
L.I, .... ., a cuatro de octitbr e de mil'novecienlos
quince.
M. 0. Menoca!.

Relaci6n de antecedentes do los Sres. Alfredo
Lopez Trigog y Reyes, C6nsul de primer clase de
Cuba en Melbourne, Australia, y Antonio Altamira y
Polo, C6nsul de segunda clase en Valencia, Espafia.
El Sr. Alfredo L6pez Trigo y Reyes, ingres6 en el
servicio consular el 1I de noviembre de 1902 como
Canciller de primer clase. Posee el idioma ingl6s y
ha I.- m. -l ..- i"l distintos cargo:i consulares.
El Sr. Antonio Altamira y Polo, prest6 servicios en
el Cuerpo Consular del 4 dc octubre de 1'I-' al 20 de
octubre de 1910. Ingres6 nuevamente el 4 de julio
de 1913. Posee los idiomas inglds y ruances y nocio.
nes del aleman e italiano.
lIabana, octubre 14 de 1915.
G. Pallerson,
Subsecretario de Estado.

SR. PRESIDENT (SANCITEZ AGRAMONTE): Pasari
esle Mensaje a la Comisi6n de Relaciones Exteriores.

(El Oficial de Secretaria, '. '7 .) :

:\li i i.

AL SENADO:

IHaciendo uso de las i I.-. ,li. ., que me confiere el
ineiso noveno del articulo 68 de la Constituci6n, 'I
propuesta del Secretario de Estado y a nombre dc la
Repfiblica, por Decreto de esta fecha, he tenido a bienc
designer al Sr. .. J. Devereaux, para desempefiar el
cargo de Cansul ITonorario de Cuba en Saint John,
Newfoundland, Canadl.
Y en cumplimiento de lo dispuesto en el referido
inciso noveno en relaci6n con el 49 del articulo 47 de
la Constituci6n, tengo el honor de sometcr dicho nom-
bramiento a la aprobacidn de ese Alto Cuerpo.
Rsidencia del Ejecuntivo, en la Quinta "Durafio
na", MI.ii ..., a catorce de octubre de mil nove
cientos quince.
M. G. Menocal.

Relaci6n de antecdentes del Sr. R. J. Devereaux,
propuesto al Senado para desempefiar el cargo do
C6nsul HIonorario de Cuba en Saint John, Newfoun
dland, Canada.
El Sr. R. Devereaux, es ageute commercial y
corridor de prestigio en Saint John, Newfoundland,
y ha sido recomendado por el Sr. H. R. Silver, Jefe
de la Casa (omnereial "II. R. Silver Limited", en
aquella plaza a nuestro C6nsul General en Halifax,
como persona que reine las condiciones necesarias
part el (lesenipefo del expresado cargo.
Ilabana, ocflbre 14 de 1915.
0. Patterson,
Subseeretario de Estado.

SR. PRESIDENT (SANCIIEZ AGRAMONTE): Pasari
este Mensaje a la Comisidn de Relaciones Exteriores.


(E! Oficial de Secrelaria, leyendo) :







DIARIO 1E SESIONES DEL SENADO 3


MEINSAJiE.

AL. SENADO :

T'.-n... el honor de )poeir en conocimiento de ese
alto Cu.rpo (que, haciendo uso de las facultades (in:
me estan conferidas, por convenir al mejor servicio
y a propuesta del Sccretario de Estado, por deereto
de csta fccha he tenido a bien disponer el eambio ;d
destinos entire los sefiores Dr. Calixlo Whitlmarsh y
(arcia y ldo. Jos6 luis (6mez Garriga, Secretarioes
de s(egunda clase de las l~egaciones de Cuba en liim
CPer, y Rio de Janciro, Estados Inidos del l1rasil
respectivamente.
Residencia del Ejecutivo, en la Quinta "l)uraao
na", Marianao, a veinte de sepltiembre do mil nove.
cientos quince.
M. G. Mcnocal.

Relaci6n de antecedents relatives a los Sres. doctor
Calixto Whitmarsh y Garcia y Ldo. Jose Luis G6rr.:e
Garriga, Secretarios de segunda clase de las Leg,:-
ciones de Cuba en Lima, Peril, y Rio de Janewio Es-
lados lUnidos del Brasil, rcspectivamentc.
El Dr. Whitmarsl y Garcia prest6 servicios en esia
Secretaria como Oficial 2" desde el 4 de marzo do
1909 hasta cl 20 do octubre de 1913. Ingres6 en el
servicio diplomAtico el 13 de marzo uitimo. Lose los
idiiomas inglis y frances y el titulo de Doctor en 1)e
reeho Pfiblico.
El Ldo. G(mez Garriga prest6 servicios eon el cir-
po diplomatic desde el 13 de julio de 1911 hasta el
10 d( agosto del afio 1913; habiendo desenmpela 'c las
plazas de Secretario de segunda case de las i, l(.;'cio-
ncs de Chile y en Venezuela, y lnuevamente fi't nom-
brado para ocupar el car'go actual el 6 do fcbrero d(e
1914. Posee el idioma fraiic
ITabana, seplticmbre 20 (dc 1915.
G. P'altcrson,
Subsccretario de Estado,

SR. I'PRSIDENTE (SANC este 1 .. Iie a ]a Comisi6n de Relaciones Exlerioires.

[El Oficial de SOcwrel aria, lecijendo) :

Iabana, 17 de agosto de 1915.

r'. President dcl Senado.

Ciudad.

Seiior:

Adjniito teniio el honor tde remiti'r : \d. liltn seri( o
dirigido a ese Alto (Ceurpo por cl Sr. Vicentle )Delg-
do. en solicited de autorizaeion parla aceptar el cargo
de C6nsul Honorario de Guatemala en Col1n, Pana-
ma, sin perder su condici6n de ciudadano cubano.
Dicho escrito ha llegado a powder de csta Presiden-
cia por conduct de la Secretaria de Estado.
De Vd. con la mayor consideracioiu,
M. G. Menocal.

Colin, Repuiblica de Panama, junior 20-1915.

Al Honorable Senado de la Repfiblica de Cuba:

El que suscribe, Vicente Delgado y M. iiin,-, na.


tural de( 11 M i .1, mayor (de edad, casado, falrmacutico,
vecino de Colon, Ilepiblica de Panamn, y eiudadano
cubano inscrito on el Rcgistro correspondiente del
Consulado de Cuba en este Puerto.
Ocurre respetuosamentc a ese alto Cuerpo Colegis-
lador, snuplicandole se digne concederle autorizacion
para aeeplar el cargo de C6nsul honorario de la Re-
p6blica, de Guatemala en Col6n, sin que por ello
pierda su condici6n de ciudadano cubano.
Obsecuente servidor,
V. Delgado.

SlR. PRESII)DN'TE (SANHIIEZ AGRAMONTE) : Pasari
osta comuiiicaci6n a la (omisi6n de Relaciones Ex-
tcriortcs.

(El Oficial de Sccretaria, leyendo):

Habana, 20 de agosto de 1915.

Sr. President del Scnado.

Ciudad.

Senior:

.I', i... el honor de remitir al Senado, por el digno
colndlcto de Vd., un ejemplar del presupuesto de
gastos aprobado por el Cong'rcso de Paraguay para
cl afio de 1915.
El referido ejemplar fu6 enviado a la Secretaria
de Estado por el Consul de Cuba cn Ia Asunei6n, ha-
cielndo notar a dicho centro nue en cl citado prcsu-
puesto el 1abaco habano ha sido recargado en los
d0cr'chos aduanales con el 65 por ciento ad-valorem,
teniendo, ademnis, un impnesto interno de $1.50 por
cada tabaco claborado, y los aguardientes y alcoholes
hasta 7! grados pagan 87 por ciento ad-valorem, ade-
nmas del impuesto interior de $0.75 por litro.
Do Vd. con la mayor consideraci6n,
M. G. Mcnocal.

SR. PIESI!DENTE (SANC11EZ AORAMONTE) : QucdarA
(esa Conunicacionl sobre la M.. i, a disposicion dc los
Sores. Scadores.

(El Oficial dc Sccrearia, ', ,, ...1,) :

AL SENADO:

Setjores 'en(adores:

El dercelio constituido no debe ser mis que el reflejo
(!d la~ Icllndncias sociales y nuestro (6digo Civil que
fui obra sabia on su Opoca, necesita do urgentes e in-
dispensables reforms, si no queremos vivir fuera del
anibilene consiitucional y del espiritu que informa
la sociedad actual. Una de esas reforms, tal vez
hl m is nnecsaria para prcparar el. camino a otras, cs
co(ne'er a la mnjcr la plcnitud de s i capacidad juri-
(ica y no considerarla en cl matrimonio un ser infe-
rior con capacidad limitada.
El lderccho romano concibi6 al pater familiar reves-
tido de todas las facultades; las que han ido dismi-
nuyendo en bcneficio de la familiar, pero auin nuestro
(C1digo, que tuvo por fuente principal aquellas ins-
tituciones, reconoce algunos derechos al marido que
en bien del progress tieren que suprimirse. El ma-
trimonio debe tener por fundamento el mutuo respeto







4 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


y amor y no la superioridad de uno de los c6nyuges
con respect al otro.
El C6digo actual reconoce el derecho de la mujer
en enanto a la administraci6n de la paraferna y Ic
autoriza determinados sobre la dote, pero exige al
mismo tiempo la autorizaci6n del marido para ciertos
actos, en tales t6rminos que de hecho hacen ineficaz
el reconociimieeto.
La buena tesis juridica,. la moral y la dignidad de
la mujer demandan que ella tcnga la libre disposi-
ci61 do sis biones propios, aceptando la legislaci6i1
americana y otras a eslos efectos.
En los casos en que el marido no abusa de su auto-
ridad no causara perjuicio alguno la reform porque
siempre sera para su mujer el mejor de los adminis-
tradores y a 6l podra otorgarle powder, pero en low
que result ]o contrario, la modificaci6n que tengo el
honor de proponer al Senado evitara ese procedi-
miento abusive, que sulde ser relativamenite frccuente,
como hemos podido apreciar los que por nuestra pro-
fesi6n de Abogados intervenimos a diario en las lu-
chas de intereses opuestos.
Por todas estas razones, el Senador que suscribe
somete a la consideraci6n de sus compafieros la si-
guente

PROPnosICiN DE LEY :

Arliculo l.-La mujer casada, mayor de edad, ten-
dra la libre admiiiistraci6n y disposici6n de sus bienes
i)arafernales y de los que former su dote inestimada,
sin necesidad de licencia del marido; quedando lhabi-
litada, asimismo, para comparecer en juicio y otorgar
y suscribir cuantos documenlos pilblicos y privados
scan necesarios.
Articulo IT.-Quedan derogadas todas las leyes,
Reglamentos y demas disposiciones ique se opong'an a
la present Ley.
Palacio del Senado, IHabana, 5 de noviembre, 1915.
Vidal Morales.-Go-nz to IPrc.z.--A. G. Osuon.--Al-
cides Bclancourt.

SR. PRESIDENTEl (SsAN(iEZ AU;RAMIONTE) : AIcierda
el Senado pasar la Proposici6n de Ley (que acaba de
Icerse a la Comisidn de C6digos?

(Sciales ... 11 ,,.).

Acordado.

Advierto a los Sires. Semnador(s (ie estfi sobre la
Mesa nna Proposici6n de Ley, acordad(a por la (!omi-
sitn de Gobierno, relative a leiditos del Senado que,
a Moci6n del Sr. Maza y Artola, (que l6 so lie la Mesa
para esta begislatura.
Sn. GARCIA OsUINA: lido la palabra.
SR. PRESTDENTE (SANCHEZ ALGRAMONTE) : La tiiell
el Sr. Garcia Osuna.
SR. GARCIA OSUTNA: Para pedir que esa Proposici6n
de Ley quede sobre la Mesa y se incluya eu la prixima
Orden del Dia.
SR. PRESIDENT' (A8N(:ClIEi AGRAMONTE : Esti con-
forme el Senado con la Proposici6n del. Sr. Garcia
Osuna?

(. ,. i,,r afirmativas).

Conforme.


Lectura (de Dictimenes.


De la Comisi6n de Hacienda sobre el Proyccto do
Ley, procedente de la Cmnara de Representantes, (ne
restablece la plaza de Profesor de Dibujo Lineal y
Natural, del Instituto de Segunda Ensefianza de Pi-
nar del Rio.

(El Ojfri'i, de Secreltria, lcoendo):

COMISION DE I1ACIENDA Y PIRESUPITESTOH

ArL SEiNADO :

La Comisi6n de Iacienda y Presirpuestos, en sesi6n
celebrada el dia de la fecha, ha conocido del Proyecto
de Ley procedente de la Camara de Representantes
que restablece la plaza de P4..f -... de Dibujo Lineal
y Natural del Instituto de Segunda Ensefianza de
Pinar del Rio, asi como tambiin del dictamnen favora-
ble que por mayoria de votos ha emitido la Comisi6n
de Instrucci6n Pibblica a la que tambien pas6 a infor-
me; y de conformidad con lo dictaminado por esta
iltima Comisi6n se adopt el acuerdo de recomendar
al Senado su aprobaci6n en la misma forma propues-
ta por la Cimara de Representantes.
Palacio del Senado, Habana, 5 de julio de 1915.
Bto. Bno.:


A Osuna,
President.


SR. PRESIDENT (SXNCtIEZ AORAMONTE) : Es prime-
ra lecture. Queda sobre la Mesa.
Discusi6n de Dictimenes.
I)e las Comisiones de Agricultura y de Hacieinda v
Presupuestos solre la Proposicion de Ley creando
Juitas Locales de Agricultuia. Este Dictamen ha
sido iaprobado on su tolalidad. Falta cl articulado,
que (lued6 sobre la Mesa.
SR. MA.zA AiRTOLA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SiNCHEZ AGRA\MONTE) : La lie1ne
el Sr. Maza y Artola.
SR. Mn AA v AilTOA : Iabia quedado yo en el uso
d ell1a; pero como hace algfin tiempo que este
debate se encu(etra plendiente, creo que de be sor de
nuevo leido el articulo primero sometido a discusi6o,
para que recordai'ndose su contenido puedan hacerse
cargo los Sres. Senadores de los problems y (dc las
nmalcrias (qIe van a seguirse tratando.
SRit. PRIINIDENTE (SXNCHEi AGRAMONTE) : El s'llor'
Ma;za, Ariiola p]ide que se d( led eira nuiivamcite al
artiulo primiero que se est, dilsculienldo.
riN. GONZAiiO IAR:nZ: j, Comnienza la discussion del ar-
'tiulo primero ? Porque ya el Sr. Maza y Artola con
sunli6 unLl turn en una Sesi6ni, (o(n miotivo de es-
articlllo; eiiilolces lo (qui se hace es poneri a diseclsi()l
1111(wlnmellte el articulo priniero. Pero es lo mismo.
Si. MAZA Y ARTOLA: No hay tal cosa; ya sabemos
qule stui alieria discusi6n, habiendo quedado yo en
el uso de la palabra, pero como hace seis meses que
esto sueelio,. parece natural que refresque la me-
moria de los iSres. Senadores, volvicndose a leer el ar-
ticulo antes de seguir conmsiuiendo mi tiurno on con-
tra a partir del punto en qiue hube d dejarlo.
SR. GONZALO PEREZ: No me opongo en lo absolute.
SR. PRESIDENT (SANCHIEZ AGRAMONTE) (Al Oficia',
de Sccretaria)): Tenga la bondad de leer el articulo
primero de La Proposici6n de Ley.

(El Oficial de Sccrelaria, leUendo)


Miguelscl Uianerass
S "ecet~lario.







DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 5


Articmlo I.-En cadsa Mnnicipio habri lna Jnil;'
iLocal de Agricultura, compuesta de siele miembrok
vecinos de la loealidad, propietarios agricolas o arren
datarios o aparceros, propietarios ganaderos o propic
larios dle indusria>s agricolas, nombrados por el Eje-
enlivo a propuesta del Aynuntamniio lo respeetivo. So(
riin vocales natos, el Alealde y el Presidente del Aynn
l;imienlo y los Agr6noimos titulares ique residaa eon la
mun1icipalidad.
I'.. I, los car gos (o esa Jun1 a erltin honorarios
grIatlitos; y los miembros de nlombramilnio so reIno
varnl en la proporeidn de trees y cnatro carda dos afios
pudiendo ser nombrados nuevamento.

:- !. PRESTDENTE (SANCHEl AGRAMONTE) : Contillha
a discnsiOn el articulo leido.
SR. .i Y ARTOLA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANCHIEZ AGRAMONTE) : La tieio
e1 Si. aMoza y Artola.
Si. Mnrtx v Aw1o11 : Resulla dificil sieOrpre la po
sicidn del que tione que contilnar ni diseirso ilnte
rrumpido(; p1ro si la suslpensii ha durado nadIa me-
nos que seis m1eses, oe( mo (con (se 1me ooliure, 1o es io
(nvia inucho mils.
Herin ncccsario gozar (e todo el preWtigio y la gran
anioridad, poster el geuio y desperlar el interl s (de'
cilebre catedrilieo de la IiUniversidad Sallantiina
(qe despnls de algunos aoris do haber abandonado sor
(Citedra por consecuencia de una inljusta prisi6n, a'
volver a su desompenio hlubo de reanndar sus ense-
iianzas con aquellas (c'lebres palabras: "C(omo do
cinmos aver", y acto seg'uido un brillante resume de(
nla iltima lecci6n (ue habia explicado. Por(que hacker
en este easo el do cuanto tuve el honor de dccir a lo
Sres. Sen dores on la primer parte de mi imnpugna
ciOn, seri abuser demasiado de In laciencia de todo( '
y con llmayor 1lmoivo si, comro vernl, tolno no ipoco
que agre'gar. Sobre lo 1mismo dicho para ol complel.o
(d l1a dilnae l n thesis (ue esloy susM utando. Apelo
p)es, a il bnena mnieioria do las Sres. Seladores a)
fill de que trasladai(nose a aqnellos momenlos (el
debate, rec(onsliluyaI on 1 ella, siquieval las lines ge-
n1erales de' los argmienllos (ple llegu(i' a exponrer.
RecordarAin entonces (que precisa'me0 e acababa do
(dar lecture a tnos brilllntisinos pairai os de cierto )pe
riodisia frane's que habiendodoviitado recientemcntl e
la Argentina recogi6 improsioines mrry exactas del1
dcsarrollo do In riqiiue de aquIel pais en general y
parlienlairrnento de la agricola, enando son6 la cam-
panilla Presidencial anlnciando quone era lleada In
lora reglamenlaria do lerminiur la sesi6n. Bastara.
pues; con qne someramiente vuelva a explicara (i (,'
objeto huble do molester la ;tenci6n del Senado con
csa lectura.
En el preinbulno idel proyeeto (qui se disente se
alotga que en otras 'naciones donde la aor1iculitra 1;ha
lofgrado ad!uirir cierto grado de desarrollo se habiar
lomado Imedidas aniAlogas a laqs que se proponian por
sus articulos, especialmente on el primero. Y aquella',
(1ue principalmentc s5e citan a tal respect son dos.
una de Amnrica y otra de Europa : Costa Rica y B1il
g'ica. Tral6 do (lemosM.tr, y creo (que con ixito, la
infidelidad do lales datos, y ademl(s (que, afin sicndo
cicrtos, cran muy distinlas las organilzaiones de esos
praises, suis naturalezas y sus condichone s a las del
illuestro, y lnl grave error establecer paridad alguna,
id (nIe eunp)ia (lerivarse la convenielnia 'en Cuba d(o
ign'll tralo, aglregando qle mnlch .a mayor semlejalnza
hablia ntre nuestra naci6n, annque incipiente, si ,s
quiere, y otra del Sur de Amnrica, que no se citaba


'n ese prehimbulo, done muy importantes oran los
progresos agr0iolas oblenidos que merecieran mejor
de nosotros imitaci6n: la Repfiblica Argentina. Para
que so viera cl parecido me referi a sus origenes y
procedencia, condiciones 6tnicas, historic y evoluciio
social Y para lacer notar sus grades adelantos,
reIord las circunstancis especciales que la han favo-
recido en estos filtimos liempos, hablando de los via-
ies qun por cl profundo interns despertado, en fecelh
bien reciente, ban dado a a(quella region mnly emi-
neilces personalidades die Europa, asi como de las
imlresiones que dle ellos habian reibido, dadas a
eonoeer por la prcnsa, y como una do las de mayor
auloridad y .:_1,,, I. 1'.iipor su cultural, por su
talento y por lo brillante de su pluma, cit6 al ba-
Fallador periodisla Jules IIuret, de (lue son los dos
voluminosos tomos publicados: "De Buenos Aires al
Gran (', ..-.. y "Del Plata a la Cordillera de los
Andes." De ahi la ledtura, en que me sorprendi6 el
t6rmin o de la Sesi6n, de varies larrlafos del (apitulo
" la riqueza agricola"' del primro de esos volhmcnes.
No voy a insistir en el contonido do esos I 11.... f ,
ni en los mismos datos antes sumhiistrados, sino sola-
mento a decir algo mis acerca de ellos que estimo in-
dispensable para la finalidad que he perseguido.al
traerlos a colacioln.
Esa Repitblica Argentina, (que en estos (iltimos
tiompos ha llegado a adquirir, como todos sabomos y
he expresado, un desarrollo colossal tanto en el orden
material como en s1 cultural, lo mismo en lo econimico
que en lo intellectual, hace veinte afios, sin embargo,
sufria los mismos o mny pareeidos males a los que hoy
estamos padeciendo nosotros. Y si en gran part, al
menos, pudo salir de ese estado de ilferioridad, de
postraci6n, on que se hallaba, e(mo no hcmos de lo-
a'rar not'l ros olro tanto?
Veamos oulles fueroln los medios a] erectos emplea-
dos y e6mo se aplicaron para qne dieran tan hala-
,,I ..... resultado, qne ilspirainldonos (n su ejcmp)l,
y nllilizando los mismos o analogos relursos, iguales
o pareeidos seCria sus el'eotos para numstro pais.
El eslado en que so 0en1ontraha la riqueza ag'ricola
hace veinCe arios en la Argentina ya lo hemos visto
en los pAlrrafos leidos de Iurolt. Todavia mny infe-
rior al nue1stro de hace poco run', o mnceos li misma
fecha.
Penetrando en otro orden, en otra esfera de las
actividades, de aquellas de que mtis dependent la
demhrs en todos los raises y mny e(Np)cialmente en estos
!atinos do A.m&brica, veremos que ateniirndonos a los
dalio del propio ITuret la sesmjanza existenlt centre
!a Argentina de entouces y nosot;ros no puede ser
mayor. )ice el eximio periodista en el segundo do
dlichos vol imenes y' enel Capitllo "Las Costumbres
political", de aquella Repfiblica, se entiende:

"I'a polilica se reduce a ura political personal y de
)ariido. No se forman grupos para sostener 1un prin-
cipio, nna doctrine political ,ecownmica o social; no se
es librecambista, protecoionista, conservador, liberal
o socialista, sino partida(io de Wsteo de aquil. Asi
como cada cual tione las mismas ideas politics o la
mismaL carencia de ideas y de doctrinas, los adversa-
rios no son eonemigos ni poco ni tucho. Forman par-
te do los mismos circulos, frccentlan los mismos si-
tios, a veccs son de la misma familia. No los annima
ninguna pasiOn verdadera, sino la del interns perso-
nal..."
"Si las elecciones en general so efctfian en medio
de la m6s profunda indiferencia de lai naci6n, que








6 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


sabe perfectamente que su voto seria inftil y que los
diputados son elegidos deantemano, la proximidad de
una elecci6n presidential no deja de despertar las
pasiones. Pero no mhs alla de lo razonable, sin em-
bargo, pues se sabe tambitn que el president cs ele-
gido de antemano, designado por cl president que se
halla en el powder "
MAs adelante expresa:
"Viciadas, pues, desde su origen, las eleciones, no
expresan en modo algupo la voluntad de la naicin,.
Las clases ilustradas se desinteresan por complete de
ellas, y no votan, pues saben muy bien que su voto es
infitil."
En otro pirrafo posterior:
"Concesiones, venta de oil I-i.-I ..i, enriqueccmieon-
to de los amigos, tales fueron durante muchos a1ios
las exigencias de las camarillas agrupadas alrededor
de los presidents y de los gobernadores de provin-
cias. Los mas honrados y los mas integros tuvieron
que doblegarse para poder conservarse on sus pues-
tos. Esas costumbres no han desaparecido totalmente.
'Subsisten, sobre todo, en las provincias lejanas, done
habri much que hacer-y durante largo tiempo to-
davia-para crear una clase de eiudadanos probos,
abnegados, aptos para administrar los bicnes de la
comunidad."'
Y por iltimo:
"La era de las revoluciones ha terminado y el
caudillismo tambi6n. Ha treinta afios, los dias que
se celebraban elecciones en Buenos Aires, los soldados,
encaramados en la torre o alineados en el atrio de
la iglesia en que se verificada el eserutinio, intimid&,
ban a los adversaries que iban a votar. En cambio, ha
poco se contentaban los electores con reclutar electo-
res y pagar sus sufragios.
Nuevos progress demuestran eada dia que el mial
que aqueja a la Argentina estA lejos de ser incurabl-
Y march todo tan rapidamente en ese pais, que la
descripci6n que acabo de hacer de las costumbres'
electorales, observadas con mis ojos, parece entrar enl
el dominion de la historic. En efecto; recientemente, a
mi -rgreso de la Argentina, una noticia ,...,7'...
llenaba de jfibilo y de orgullo a la colonia argentina
de Paris. Segfn dicha noticia, las elecciones se habial
verificado por primer vez, libremente, sin ninguna
intervenci6n de los podercs pfiblicos. El nuevo Pre-
sidente de la Repiblica, donl Roque Saiez Peia, ell
un manifesto de elevado civismo, habia pedido al
Congreso la aprobaeion de una loy electoral, qiue e;
un modelo. Esa ley instituia el voto obligatorio y
secret, con sanci6n penal, y aseguiraba la libertad
absolute del sufragio. Por primer vez, desde la ins-
tittuci6n del sufragio universal, los alrgvcntinos ibani
a elegir libremente a sus mandatarios, cosa distilnt
a 1o que ocurria hasta entonces. La mulltitud acudic
presurosa al escrutinio; fueron derrotados los veteran.
nos del caudillismo y salicron de las nrinas muchoi
nombres nuevos.
Un progress tan transcendental se verifie6 por In
virtnd de iun solo hombre, quien, antes de llegar al
poder ,decia a su mejor amigo:
-Quiero que mi gobicrno sea una escuela."
Como ven los Sres. Senadores, la descripei(n que
Huret hace de esos tiempos no muy remotos de la
Argentina, si no supieramos de antemalno qne eran
de ella, creeriamos que so 1. .-, ii. a nosotros y a la
6poea actual.
Sin embargo, rapidamente aquello va desapare-
ciendo y paralelamente al desarrollo de su riqueza
industrial, mercantile y agricola se realize el por-


tento de modificarse, si bien nis on la superficie
lue en el subsuelo, pero de modo notable, hasta
iderto punto, la political ya 1tradicional del cacicazgo'
Mue on aquel ipas parecia indesarraigable.
Otros viajeros, tan ilustres comno Iluret, hanl heeho
'bservacionles tambil muy curiosas de la Argentina,
lue no debernos dejar asimismo de recoger, al menos
'tara que este espiritu cubano tan abatido, se sieint
'Ilimado de a'lguna esperanza de mejoramiienlto en lo
orveni, al ver que iua naci6n hermanai, que ha su.-
rido hasta hace poco sus mismos males, los Iha podido
oombatir y en no poca parole veneer, lo que deb,
accreios pensar que no son tan incurables y resis-
'intes a toda accion,' a todo tratamiento, sobre todo,
i va acompafiado de una firm volintad de prog'reso
v de alg'una acertada y patri6tica direcci6n, elemon-
os que han concurrido en la Argentina.
Asi tmvo la snerte de Ine a fines del siglo pasado
urgiera. en sn seno un hombre a quien le debe en grani
'arte ]o qne desde entonces progress, que fu- quiie
'eh6 la semilla de su renacimiento, uno de sus Pre-
,identes, el inelito Sarmiento, que mientras vivi6 era
mirado con eierta indiferencia por el vulgo, pero (lue
lespnus de sn muerte, a media que pasa el tiempo
e va su figure agigantando mis y mas hasta tal
ounto, que apenas hay en la Argentina hoy tn lugar,
una cosa, que n o recuerde. HIace poco nos visit
In buque-escuela, y Ilevaba su nombre: "Presidente
Sarmiento."
Pues easi toda su political estaba resumida en estas
nalabras: "la Repblilica debo ser una gran escuela;
')or done quiera debe haber una escuela." Cuando l1
decian q(ue en determiniada demareaeiOn se c(nspiraba
v que iba a levantarse un cacique, p]regmnlaba el in'-
mero di escuelas que alli habia, y cualesquiera (qu
Iueranl las respuestas, el primer remedio que ponia era
fluplicarlas. Asi llen6 de escuelas la Are'entina. Es-
pecialmente a la enserianza de la agriculture le di6
"(ran impulse.
Fau el primer Presidenie que instituyl las "Quin-
tas normales agron6micas", una en la provincia de
Mendoza v otra en la de Sanl Jlan. En las escuela;,
exigi6 ipriicticas ag'ricolas, s!obre lod en las rnrales,
v el uso de meeanismos (1 implements de agricultura
n1 ecuyo funcionamilnto hael1a instruir a los nifios
i)ara si conoeimieito y maneijo.
Ilabiendo viajado por Europa y los Estados TUni-
dos, llev6 a su pais lodos los adelantos que en ambos
'ontinentes hall' en material de ensetianza, puso pro-
fesores extranjeros al frente de los institutes, de la
nI iversidad y de algunas esculla.s, desdefiando esa
ll roga'ncia ]patri6tica mal cnlendida de estos pueblos.
ique lo screen vejaminoso cuatlndo eo es much mnis vivir
!'n la mayor ignorancia,, preoci paciOn que todavia allui
(comilna enttre alpgulno de Inosotros.
Si liombrosc como el Presidente Sarmiento, de su
misma manera de pensar, hubierau gobernado antes,
y desmt s en la Repfhilica del Plata, probablemenle no
Iubiera llegado nunlca a ese estado en que se encon-
traba al describirla Iluret con tan negras pinceladas.
No'otros lambi(n hemos tenido nuestro "Presi-
cute Starmiento", en nuesra, corla historiti republi
eana, quien ha pensado desde el Gobierno, lo mismr
(jue 61 acerea de los propios problems.
Gracias a la primera ilntervenci6n amiericana se
mejordl aqui notablemente la instruecio6n primaria,
faltando s61o baberle dado a lal agricultnra el vuelo
(que requoeria, pero despu6s, el primer Presidente de
,lnestra Rep(iblica, Don 'I'- ..i Estrada Palma, aquel
antiguo y modesto maestro de Central Valley, si-







DIARIO DE SESTONES DEL SENADO 7


guiendo esas mismas aguas, no pesanba mis que en
difundir la ensefianza, multiplicar los maestros y las
cscuelas, sin preocuparse en lo absolute de reforzar;
el Ej(rcito ni la Guardia Rural, para defender nues-
tras Instituciones, porque crcia que estaban ..RI'. 1;.
temente garantizadas con cl graldo de cultural que ya
habian adquirido los cubanos, y que iria cada voz
siendo mayor. Es verdad que (i este filtimo punto se
enoiafid, costandole al pais su caida y la suspension
de la vida republican. Pero sin descuidar la fuerza
public, debi6 do continuarse la propia send, y no
ha sido asi.
Nuestro Presupu]slo de Instrncci6n Pfiblica es easi
el nmismo (que era bace diez aflos; en cambio, todos los
deicms Departamentos han aumentado sus gastos do
modo extraordinario. Y es una vergiienza para un pal)
nncvo como este done much so despilfarra, qu(o
cuente con tan gran proporci6n de analfabetos, sit
(iue se hag'a ningfin esfuerzo para disminuirla, -por
preferirse emplear sus cuantiooso recursos en los otros
ramos de la Administraci6n.
Establccer escuelas por done quiera, introducien-
dose las practicas agricolas en todas las rurales, noe,
al frente de los Institutos, Escuelas Profesionales y
(ranjas-agricolas a nuestras personas mas competen-
tes, y si no las hay o no se prestan, traerlas del ex
tranjero, pero no reputaciones de oropel, sino perfee-
tamente bien cimentadas. He ahi algo de lo much
que hay que hacer.
Ha poco sali6 al fin dcl Congreso la Ley estable-
ciendo las Escuelas Normales para hombres y para
mujeres en la capital, lo que nos produjo grand entu-
,siasmo, croycndo que se iban a implantar en seguida,
sobre las bases acordadas que habrian do scr inicia-
doras de una nueva era de regeneraci6n, y habi6ndo-
so dispucsto que'so pusiese al frento de ambas una in-
cliscutible reputaciin europea con practica, con expe-
riencia y cultural pedag'o6gicas extraordinarias, y pre,
sa de gran desaliento hemos visto que se ha nom-
brado con tal objeto, que las esti organizando, una
reputaci6n mny discutida existence entire nosotros, que
Ino procede por cierto de ningun centro europeo como
queriamos, ni siquicra norte-americano, sino-y esto
1r es ." ...1. I ni a (1 ni a su pais-de la vecina Repi-
blica mejicana. En la mente de los Legisladores no
estuvo nunca, ni podia star, que personalidad de ta-,
lajo relieve fuera la que viniese aquli a organizer nues-
tras primeras Escuelas Normales.
Esa series do desgracias es la (que nos tiene sumido;:
on este estado do postraci6n del que quiz:s cuandc1
saldremos. Y uno de los remedies de estos males er0
enanto al desarrollo do nuestra agricultural, va a ser
el establecimiento de Juntas .\'1I... ..i. .,- comlpuestas
de personas tan poco preparadas para tomar inicia-
livas en el ramo agricola y tan poco adecuadas al easo.
; Juntas controladas por los Ayuntamientos que se-
rian motors de la ora'anizaci6n national, las que ten-
gan que diligirse al Centro superior, a la Junta Cen-
tral en demand y solicited de cuantas medidas fueran
recesarias o convenientes para darle impulso y pro-
greso a la ag-ricultutra en sus respectivas localidades?
Todo el dinero que se emplee en el funcionamiento
de esas Juntas sera completamente perdido; pues lo
vamos a ver deplorablemente dcspilfarrado; es un
dafio mis en vez de bien que le vamos a hacer al pais,
porque con ello lo que se establecorian fucran nuevas
granjerias, aunque 1li..,n. ',., ann siendo una sola por
cada municipio, mirese cuantas sumarian. Por lo me-
nos habrd un cargo mis, remunerado, que habrA de ser


muy disputado, y que no ha do recaer, seguramente, la
mayor part do las voces, en el mins competent o
laborioso, sino en quien goce (de mis privanza con el
Alcalde o con los Sres. Coneejalce (1qu dominen el
Ayuntaminonto do la localidad.
El Sr. Gonzalo Pirez, author do este Proyecto de Ley,
'1 quien siempre he viso., como se lo he dicho no pocas
-eces, muy bien inslirado en lodos sus propositos, por
lo que no Ipedo rnenos de reconocer que los mejores
ihora le animan, (dobi moditar )ion sobre 1a profun-
-lidad de los males quc nos corroen y considerar (liue
i ellos r"eponde o1n ran part el abatimiento de nue-
tra agliicnlin 1ra, el eslado i10mproductivo y de abandon
i11 que so eneuentran nuestros campos, por si tan ricos
v feraces, (que ya lo quisieran para ellos ot-os pueblos
much micjor preparados que nosotros, para su ade-
acado aprovechamiento; y tendrt l i Sr. (onzalo I','-
'ez que lict'ar a la conclusion de que esos males no
)ermiiten la implantaci6n do su Proyecto en la forma
que lo propone, sin q(ue result contraproducenfe a
sus objetos.
Ten!ceos antes que proceder a su tratamient,) c''
'tras medidas, sino para curarlos, al menos para ali-
viarlos o atenuarlos, haeer reforms de mayor qenoe-
ralidad y trascendencia, influir de modo endrgico y
decisive en nuestras costumbrcs pfiblicas para.modi-
ficarlas siquiera algin tanto, porque solamente asi
iriase el terreno abonando para acoger el estable-
cimiento de esas peculiares Juntas, en condiciones
tales que al cabo pudieran ser eficaces y practicas.
Tn notable pensador, que so ha ocupado especial-
mente de la psicologia de los pueblos americanos, y
qne debe conocer ol 1S. Gonzalo P6rcz, Bung.e, en su
cilebro obra "'a ii. Am6rica", a] hacker la disec-
ci6n rnms o menos exacta, acaso a voices exagorada, de
los pueblos hispanoamericanos, fija centre los factored
mis predominates de nuestro caracter, a los thaleso
atribuny la causa principal de nuestro atraso, la irre-
sistible pereza, el clasico abandon del criollo. Y si, en
general, centre los hispanoamericanos es cierto, I qudi
no sera cuando tal factor viene, desde hace afios, esti-
iIinlAndose, como ocure'le entire nosotros, por medida-,
y costumbros tan desastrosas cmales son las que aqui
so han entronizado e imperan ,? La mayor parte do
nuestros Presupuestos no se dedican a pagar grande;
sildos, multitude de pensions, pinIgiles rontas a pe1i-
:onas que no rinden trabajo do ninguna clase, siendo
mna cantidad ,11 ..,I.I .1 i.- relativamente, la que so
lodica a compra do material y a retribuir los servi-
iios que real y efectivamente se prestan ? ; Cree el
Br. Gonzalo PCrez que mientras esa instituci )n--por-
'ie a tal categ'oria se hal elevado-rija con tanto aluge
"1ntre nosotros, se puede hacer aqui algo fecundo para
lesarrollar, para darli impulso a nuestra riqueza, ya
Sea mercantil, industrial o agricola, de cnalquicra
clase ?
El Sr. Gonzalo Percz no sale a menudo como yo en
'xcursiones por el campo ni sabe tanto como yo c6mo
hsta hoy el guajiro cubano1. Pues si se dcmora algo
rnis en salir cuando o1 ha1ga no va a conocer al uno
ni al oiro; sc va a queder asombrado del cambio que
iian dado muchas de las personas que ha dejado de
ratar y las distintas demarcaciones rurales que ha
dejado de visitar. Si en otras 6poeas era un treinta
un cuarcnta por ciento los que no realizaban traba-
ios de 1 nin'nna clase, no obstante vivir de la tierra.
"n done no hacian mias que poner sus pies y apode-
-arse del sustento que (lla daba por el esfuorzo ajeno,
boy encontrarA el Sr. Gonzalo P(ioz, probaiblemente
l61o un diez por ciento que trabaja, el resto absoluta-








8 DIARTO DE SESTONES DEL SENADO


mente nada; confia en el trabajo de los demis, en el
presupuesto ,cn la famosa "botella" que todos anhe-:
lan, que todos esperan, quc todos quieren, que todos
de-ean como el colmo de sus aspiracioines.
(onozco una familiar que vivia apegada a su terru-
fio. Era un sitio do dos caballerias de tierra, (lue tra
bajaban lo mismo los hombres que 1as munjeres, lo-:
bijos que las hijas, el padre que la madre, hasta los.
pequefios nietos; y asi producia lo suficiente para
que todos estlviesen bien alimentados, vestidos y cal
zados. Hoy no han quedado en el sitio mars que el
padre y la madre, enfermos, desolados; los hijos y loi:
nietos andan en las poblaciones, unos entregados al;
juego, otros paseando, son unos vagabundos. Se ha
tenido que confiar a gafianes el trabajo de la tierra.
que los padres ancianos pagan con much dificultar
y enormes -.i- i!,.; ...
Nuestros campos se despueblan, conlgestionmiidose
las ciudades on busca del "vellocino de or'', (qle l-in
llegado a ser para los cubanos la miserable y vtr
Lotella."
Mientras exist csaa denigrante instituei6n no pIien
so el Sr. Gonzalo PWrez en desarrollar aqli ningill
plan para el fomento, para el adelanto de nule lra
agricultnra, ni de ninguna de nuestras otras indns-
trias, en la forma que lo intent, pues sucedera que1
euantos cargos se screen a tal objeto dentro de esiel
mnedio v con esos ideals que hoy animman a nuestros
compatriots! se convertirti n en nevas botellas, y el
dinemo que se emplee no servira para sacarle un solo
adarme mis de product a nuestro suelo.
Antes, de consiguiente, que tratar de poner en vi'oi
su Proyeclo n otro cualquiera, ayuidenme el Sr. Gon
zalo Perez y los demis Senadores a extirpar la botella,
vamos todos juntos a acabar con ella, pero empezando
los Congresistas per dar el ejemplo,' por no pedirl'i
para ningiuno de sus abijados, por repudiar todas las'
Prebendas (ue el gobierno les brinde, uinica manera
de nonernos en camino de desarraigarla.
Yo le he oido decir al Jefe del Estado que 61 es el
primero en desear deshacerse de ella; pero lque no 10,
dejan los politicos. i A qnienes sino a los Congresista'v
Troide ref!erirse? i Qud otros politicos habran de ejer
cer mayor presi6n a ese objeto?
Si es verdad que el senior Presidente de la Re-
vbhliea se halla animado de lan buenos deseos e0,
tal sentido, nada lo debe detener para realizarlos
Pero parece que le falta el valor necesario o lo ab)
tiene muna prudencia mal entendida de Jefe de Gobie'
no, crevendo que podria traerle un grave conflieto 1 I
sunresi6n violent de ese abuso. Dc ahi que T1 (lier,"
realizarla, sino con la aquiesceneia de aquellos mismot
que e la estfn pidiendo constantemente, a todas ho
ras. Pues mny dificil, casi imnosible sera que la con
signa. Debemos, sin embargo, dArsela.
De tal manera se ha entronizado la botella, que ye
atln en aquellas oficinas piblicas donde antes se pres-
taban los servicios con gran tes6n, asidnidad y eficacia
apenas ya se trabaja. So han convertido sus empleos
unos en media botellas, otros en cuartos de botella,
y otros, alllunos, los mejor servidos, en octavos de
botollas. Tal es el nuevo escalaf6n. Nada mis natural
Yo me he ido por las carreleras en construction
quise tender esa curiosidad, para ver c6mo realizaba r
su trabaio las euadrillas y sus capataces, si acudian o
no soHliitanente a 61, y me e encontrado a la mayor
narte de 1os que las comlponian, mano solbe main, <'
brillando por su ausencia; me he enterado entoice-
que s6lo trabajaban, los que lo hacian, unas escasas
horas diaries; he pedido las consiguientes explicacio-


nes en las alas esferas y se me ha dicho que siendo
recomendados de I...!lI;. .-nI politicos, no se les podia
1uprimir, y por tanto, habia que disimularles sus fal-
tas. Me he dirigido despuis a los propios obreros, y me
han dado esta otra explicaci6n: "Es Ique ni el sobres-
tanle ni cl capalaz, hacen nada, y no obstante cobra
mis (que nosotros, Spor ()iqu. vamos a star tra.l)ajando
de la mafian a la noche?" E id&nticas manif'estacio-
ines o0 de los labios de capataces y sobrestantes: 'Si
muestros jefes e inspeclores no trabajan percibiendo
magnificos sueldos, ipor qu6 nosot.ros vamos a, ser sus
burros de carga," Y asi sucesivamnente, clCevatdome.
mas y mas, Sres. Senadores, he descubierto que no
habiendo apenas entire los de abajo que quieran tra-
bajar, todavian trabajan nl,en general, mvs que los de
arriba. Como se ve es una holgazaneria general la
(ue se ha entronizado por todas parties a costa del
T. ...... ptblico. No se hace mas qne gastar y derrochir
el dinero pque los infeliccs contribuyentes se ven obli-
'ad(os a dar. Result asi que unos pocos bolos, si s:
lme permit la palabra, ciertos nientecatos, los inicos
(que produced, se matan trabajando con exceso para
(Iue exista esta instit.ei6n con tanto ange y lanto
arrainue y f,, i.- l .... para vergriienza del pass y de
quienes pudiendo acabar con ella sc declaran impo-
tentes y siguen con el mayor calor por cl contrario,
sosteni6ndola.
Si examinamos todavia con imi.s atencion lo que
ocurre a ese mismo respect en esta sociedad, verenmo
cosas afin mns tristes. Que la mayoria de los poeos que
trabajan--y con ello no ofendo a ninguno de los au
banos dignos que nos quedan-de esos que, como he
dicho ante", cometen la tonteria de dedicarse fervoro
samente al trabalo, no son nativos, sino extranjero-,
naturalizados algunos. Y, sin embargo, nucesros go-
bernantes so han dedicado a la area, nada. I 1.!I. ,,
pero que consideran patriotica, de perseguirlos cruel
mirnte, hasta eeharlos tel pais, o ponerles terrible
trabas para lque no vengan, comio si les estorbaril
para esta grlm fiesta, de la pereza a que todos so han
entregado, sin pensar-iinsensatos!--qe, come la
fiesia se terminaria pronto fuese no quedando aponas
nadie que produjese, porque, ,con cuales recursils
podria se'nirse osteiiiendo?
Parece, Sres. Senadores, qtu siendo ese 1111 de los
moedi;o mis factibles de consegunir darle fin a esta
grand olri;a, a este gran despilfarro, mis bien debia-
miosl alcograrnos de (!ue se empletran, pero, desgra-
ciadamenfe, ese no sera su ilnico resnltado, pues
ademas tendria otro mi.s desastroso acaso quce 1a
or-g'a para Tiosotros. I)D todas las naciones del Cen-
Iro y Sinul e Amirica somos, tal vez, la linica o a la
t|ue meros le cable, ni ain paria pmrificarnos o rCgene-
rarnos, dc larse arrastrar a la miseria, porcque el dia
qne nucstrlos recurosos se agotaran con ellos habria
tambidn ternminado inestra vida independienie, o nos
pondriamos a punto de perderla.
No 1 dude el Sr. Pirez. La base fundamental de
today media para darle implso y progreso a muestra.
agricultnra ha de ser la extirpaci6n de raiz de esa
galngrena atroz: la botlla. Logrado o dada la scou-
ridad de lograrla, puede contar el Sr. Gonzalo PWrez
con un companero iny bien dispuesto a secunidarlo en
sus prop6sitos, con el mayor entuisiasmo, y hasta para
Ilevarlo por todos los Ambitos de la Isla oen la mi.
intense propaganda a fin de levantar pronto esia
nuestra dcsgraciada patria del estado de I)ostracion
on que se onenentra ; tal vez, enconces lhasa nos fuera
able llegar a otorgar algunas de esas iniciativas que
se quicre ahora a elements do las municipalidades,







DIARIO DE SESIONES IEL SENADO 9


Ianque siempre con cierta discrecio6n y on la forma
algo distinta a la propuesta.
MAli.Ilr.,s tanto, vamos a limitarnos a darle mas vi-
gor, 1ms vida a aquellos de nuestros organisms ya
establccidos que tienen relaci6n alguna con la agri-
cultura. Y entire ellos a las Juntas Provinciales, esas
a las que el Sr. Gonzalo Perez tira con bala rasa que-
lrindolas suprimir por complete a fin de establecer enl
lugar de ellas unas oficinas agricolas qute vengan a
ser conio los solos lazos de uni6n a traves de las Pro-
vici;as entire la Junta Central y las Municipal0,l..
Al cfecto, vamos a cuentas. Por qu6 el Sr. Gonzalo
P'orez quiore hacer semejante supresi6n ? Porque
lan fracasado, como asegura? gPero cuiles han sido
las causes de ello? Si nluna han hallado a so
disposici6n suficientes recursos esas Juntas. No tie-
nen y han tenido siempre un presupuesto insignifi-
(cante que apenas basta para cubrir su escaso per-
sonal, sin que con (l les quepa realizar obras de nin.
guna clase? S No sabe que cuando alguna de esas
Juntls ha adoptado un acuerdo para proteger alguna
industrial, les ha sido a sus miembros precise costear
los gastos de su bolsillo particular? Acerca de esto
podria facilitar datos autenticos muy interesantes.
Mas i ah! si el Sr. Gonzalo Perez sigue creyendo que
han fracasado las Juntas Provinciales, como en el
mismo caso estarian las Granjas Agricolas, supr1ima-
las tambidn. La. formna n que estin constituidas lno
pIuile ser mas defectuosa.
Sin embargo, no soy parlitdaio tampoco d(e (e s
spllrill:il. Creo que eso seria un disparate. Lo qi,
Ihay (que hacer as reformarlas, mejorarlas, adaplarllas
1mjor a su objeto.
,No sabe lo 1que pasa eon las Granjas Agricoilas?
Vaya a visitarlas el Sr. (onzalo Perez. En mtlinoer
Iugar, el plan de studios cs dosastroso; se obligia a
los alunnos a cursar materials para el conocimiento
de las c ales so necesitan otros previous, (que lno se enll
e(liain con anterioridad, ni se les exige, y de esta nma
iinea el alumlno tiene que aprieider de memorial "cosa1
(file no 10 es able comprtender y le resultant complex
lamen1te indigestas, a cnasa de no poderlas similar
por esa falta de preparacidn. Ademns, los meeanis
rmos aglicolas que se ha1n Ilevadto a esas granjas, casi
ninllguno funcionia. En algunas de cllas se esta arandc
con e1 arado criollo primitivo; ni siquiera modcrlno:
existell.
Sigoniendo por ese camino el Sr. Gonzalo lPir'lxz In(
solliIleo las Juntas Plrovinciales y las Granjas Agvi
co1a i debia suprimir, sino 1ambilii la EseIel I!,
.k\1'ro0,omia de nuestra I'iiversidad, porque do ell,i
alpeas lan salido 1mas (que cinco o seis ingenlieros
ai('Onomos, y no tantos )peritos quimicos cuales serla1i
de deslear, en tanto tiempo que hace esta funcionalndo.
Y asimismo, la Seoretaria de Agricultura, que hastia
)1hotra no ha podido realizar ninguno de los import
tantes fines a que esti lIlamada.
Pero todo ello ja casa de (qud? D)e star mal cons-
titlidos esos organismos o de necositar que se les (d1
m;is vida. Puesosvamos a dairsela. Dedinuemos a tal
)objelo esos sotecientos nil pesos (que quiere malgasIar
el Sr. Gonzalo 1P6rez en las Juntas ;Iu,,. o. .'-, (
meno1ls, la initad quizAis baste, y no nos preoculpl)emo
por establecor otros inuevos, entanto, siqluiera, se Vea
(4que esa prneba ha resultado ineficaz.
Con los Juntas Provinciales bien dotadas, y c(
derecho de nombrar delegaciones en los municipios a
sus inmediatas 6rdenes, y de poderse valer de cuales
(uiera otros elements do las distintas localidades.
creo que seria suficiente para darle un buen impulso


a nuestra agriculture. Desde luego, siempre partion-
do de la base do que se hayan suprimido y sc prohi-
biesen en lo absolute las botellas, por(Iqe eso de todos
modos lo estimo indispensable para dar cualquier paso
adelante, lo misimo en una forma qcue otra, para el
mejoramiento de nuestra agriculture.
Vea el Sr. Gonzalo Perez, por consiguiente, quo
lejos de scr yo adversario de su proyecto, comparto
en lo fundamental sus prop6sitos. Solo discrepo de 61
en sus delalles, aunque de cierta importancia, como el
de querer Ilevarlo hasta los iltimos ambitos de la Re-
publica, con la creation de nuevos organisms, uno en
cada municipio, que vengan a ser los motors de today
esa gran organizaei6n, cuando no tienen capacidad de
ninguna clase, nii ain siquiera para prestar la menor
ayuda a sus localidades respectivas, much meno:
para levantarlas del estado de postraei( on on que sa
encuentran, cual lo estan demostrando casi todos los
Ayuntamientos de la Repfiblica. ,(%mo van a tenerla
para darle el gran impulse que se requeriria a today
esa gran organizaci6n que se establece por el Proyeeto
a fin de que funcione de un modo mis adecuado y
propio, al objeto, a la gran misi6n que se le enco-
mienda?
Ojala el Sr. Gonzalo Perez aceptara estas indica-
ciones y estuvicra dispuesto a formula un nuevo
proyeeto a base de la extirpacidn de la botella y en
los sentidos expresados, que podria contar, segfin le
he dicho, con mi cooperaciOn mAs entusiasta. Y no
seria I,!l. I1 quec esa formula la encontrara, pues a
mano la tiene. Apcnas implantada, en breve tiempo
daria los frutos mis 6pimos al pais.
Sn. REGniiEllROM: Pido la palabra.
SR. GONZALO) PIiAEZ: Pido la palabria.
SR. PRESTDENTIEl (SANCIIEz AGRAMONTEi ) : Tietle la
palabra el Sr. legiieiferos.
S E. RiEIF(;i':I'OS: Es natural que el Sr. Gonzalo
P' ez desee hacer uso de la palabra inllediataimente,
por cuya razon yo me ionro col cedersela.
SR. PllRSTDENTIE (SANCIIEZ AGiRAMONTE) : Tione 1
palabra el Sr. (lonzalo Porez.
GR. GoNZALo IPiREZ: Voy a er muIly 1breve, sefiore,'
Senadores, porq(ie pudiera decir que este aslnlto ha
recibido ya el veredieto favorable de cuiantos on (Clba
so interesan pIor' l Iprogreso do la Ag-ricultura y por
el bieiestar do la liep)iblica; y no es gratuita ni
jactanciosa esia deolaracidn, como lo voy a demostrar
oportuneamcnte con los antecedenltes que lengo sobr,
la Inesa.
i in ajeno eslal)a yo al estudiar y plresenlar a la
consideraciOn de mis compauieros este Proyecto de
Ley, que despuis de apiobada la totalidad del mis-
1mo, 1s articulado habria de dar lugar a un discurso,
que, tengo que confesarlo, be oldo, en gran part, con
verdadero dolor, angustiado al ver que uln compafi1ro
ilustre declare, imi)licitameunt que el pueblo cubano
ha fracasado en sit empl)eo heroico de tener unia I)1tria
soberana y libre.
Y como discrepo de 8su imodo de pelsarl, comlo 1lengo
distinto criteria, como soy uii optimista, (no ilusorio.
sino que parte de la realidad y del conocimienio d101
|)ns, declaro, sin atlaar la, prosperidad ni el progress'
de nas d(ems naciones, (que Cuba es una de las naillliolnesi
anmricanas in s progresistas y mias cultas, doide n("1
s t;,'i.,. ,, 1 se produce y export, el i)roporcini al
n1ilmero de sus habitantes.
Y si esto es verdad, porque lo dieen las estadtistic:l
y lo public a diario la prensa, no es cierto ese sl-
puesto estado de pereza, de holganza y de vicio, que
se le imputa a los hijos do esta tierra.







10 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


No es cierto que nuestros campos estin 'i abandona-
dos, pues bastanti se cultiva y se produce, obra prin-
cipal del esfucrzo de los cubanos que con amor y
conslancia laboran por el progress de su pais, redi-
mi6ndolo de prejuicios y de manifestaciones tan inl
justas y que tanto 1'. i in,; ..11 su crcilito en el exterior
como las (uie acaban de hacerse esta tarde on este
recinto.
No, no he propuesto a mis compafieros ina panacea
universal para urar1 todos nuestros males. S6 (1r1
bay muchos en utestra tierra y de dislinil1 classes
(que solo el tiempo pucde curar, medianto el esfuerzc
modesto y honrado dc los que teienen fe en l capacida
y en las virtues de nuestro pueblo; (que los que no
tcngan esa fe, mnada bueno pueden hacer, pues quiz
en mementos de desvario, en vez de mirar hacia nos-
otros, miraran a lejanos paises, perdiendo de vista
cuanto .in;l.-.i la historic, la tradici6n, la raza
nuestro nombre y nuestra independeneia. No, el
pueblo cubano es uno de los pueblos mis virtuosos
de la tierra y de los mas laboriosos del mundo. Er
Am6rica es el que mis produce con arreglo a su po
blaci6n y el que mras export de entire todas las nacio
nes. Lo que necesitan son buenos .*i,,*. i,1.- y protege
ci6n 1, ,l.. i1- y constant, no matando en floor sus
esperanzas, no deprimiendo sns energies con juicios
posimistas, que jamfis lograron la salvacikn de ningiul
individuo ni de niingin pueblo. La fe en el prop:)(
esfuerzo, en nosotros mismos, y en la virtualidad de
nuestro pais, cs 1o finico que puede hacker grande a la
Rcepiblica, y pr6spera a la Naci6n, coloenllidonos a la
cabeza de los pueblos de la tierra.
Pareciame natural (que la oposiciitn quo a!tor(a sw
hace se hubiese hecho al discutir la totalidad del
proyecto de ley. Entonces no se intent.t) siquier;r
ese esfuerzo; nada se dijo accrea de (uiie era necesa.
rio curarnos primero do todos niestros males anteo
1que proelrar l mAcjoramiento de necstra pequefia
agricultuira, como si part de esos males no tuviese,0
su asiento en llestra misma falia do fe, que mata
las encergias para la lucha por la vida.
Lo qule he propuesto es algo eminentemente p1rAe;
co, hijo de la observaci6n, consultanldo lo (1ue se h;a
beeho en otros raises, sin olvidar (qne estamos legis-
lando para el pueblo cubano, tal como 61 es, y comn:
se encentlra organizado. Y esta cly no tiene por0
objeto especial, Irotcger a la que pudi6ramos llamar
]a gran agr',icultura, que esa esti a ua. altura tal dc'
prog:reso, (Iue no hay pueblo alguno de la tierra qu i
penrit nii illcomparacio siquiera. lHecorre'l las fincea,
azucare'as de liinestro pais, y las de las Ilepliblicas (d
la Amnriea del Sur, de toda la America y do Europa,
y enconitrardis qule las nnestras soblesalen por su pro
greso, grandiosidad y riqneza. En ellas ocellotrali- 1
verdadcros Iplacios en sus viviendas, en cantadoirei:
odenes en sus campos, inagotablelcs fiueiites de riczuolw
en sus products, sicndo todo ello obra de los cubalnos
do esos cubalos que con grail injusiticia y sin g'o,
meditaei'lln, se quicre presenter como pIereoosoo y hoii
gazanes a la vista at6nita del i( ';: i....
No, el pueblo cubano posee todas las virtues qun
1ecesiila ni pueblo para tener il gl'obierno stable
libre, independlieint y soberanio; y yo reto a los q '
digan lo contrario, a que estudianldo la real;dad vi
vicnte, y abriendo las piaginals de la historic,' uno1
muestren pueblo alguno de la tierra, colonies de 1na
clones europeas, que, en diez o doce afios de inde
pendencia, hayan realizado el inmenso progress p,.
alcanza el pueblo cubano en todas las esferas de sso
vida national. Y si estos hechos estin al aleance d,4


todos, yo lamennto en el alma (que el Sr. Maza y Artola,
en (11quie siempre he reconocido los mejores deseos y
las mas sainas intenciones, y un espiritu de laborio-
sidad coumo congresista, haga dcclaraciones de un tone
tan pesimista, que si estuvieran robustecidas por lo,;
hechos, seruan la condenaci6n cterna de nuestro pue-
blo, como naciOn. Afortunadamente los heechos de-
nuestiran lo contrario; y el (tue quiera convencersc
de que nuestro pueblo trabaja, que rccorra el pais, y
vera- al nno y al otro lado dc las carreteras y via;;
f6rreas, cnmo la agriculture se desenvuelve y enmo
tra ajan los liijos del pais.
Sabe el Sr. Maza y Artola que la despoblaci6n de
los campos para engrosar el caudal do las grande
loblaciones no es un problema cubano, que es ilu
problcma, mundial. Los grades centros, por su mayor
onltura, por las comodidades que ofrecen y la mayor
facilidad para ganar dinero, atraen .,n; iI-.ii, ,I
al obrero rural, que ansia rApidas mcjoras en su triste
situaci6n.
Y hechas estas declaraciones que tenia verdadera-
mente necesidad de hacer, para que maiana cuando
se lea el discurso elocuente del Sr. M\, i y Artola,
tan radical y pesimista, que pudiera envolver hasta
la comdenaci6n de los esfuerzos heroicos de las gene-
raciones pasadas, un mentis a niestro prog(reso y un
preosagio de muerte para mnestra nacionalidad, lean
tamrbiin mis manifestaciones, robustecidas por los he-
chos, y vertin que no tiene ra/,(n de ser ese pesimismo
Ialsano y que nosotros podemos, fundadamente, abrir
nuestros corazones a las mhs halagiiefias esperainza
do iu porvenir lisonjero como pueblo y como naecinm.
Y voy a concretarme al tema, porque he aprendido
on los bainos de la escuela y de la Universidad y es
precepto de todos los reglamentos, que las discusionill
debeii concrctarse al punto sometido a discusiCni. Y
si estie articulo primero, de los varies que comprende
la ley, trata iniicamente de la creacidn de Juntas,
Locales de Agricultura, clanio yo diga ii del
toma1, por bien que 1o dijera, a.unque tratara do
similar a m i distinguido compafiero, scria initil pari
los (IuIi me oyen, que van a juznar y resolver con sus
votos ein el dia de maiiaua.
Las Juntas Locales de Agricultura que sc proponi'l
nada tionen de empiricas, no son ni pueden ser celi
tros Iiurocraticos, no tienen relaci')i con las bol')ella'
son Juntas honorificas y gralnitas, dice la Tley, dt
las euales no pueden scr miembros los hombres vicio-
sos, los jugadores empedornidos, sino los hombres 1a-
boriosos, que posean o cultivcn la tierra, los (ino teI
''ran intereses rurales. En una palabra: la parie sol-
venti de los vecinos de cada localidad. Y si esan pe'-
sonas tienec capacidad segcin nuestra Constiuci:"
v uneslras leyes, que toldos reconoccmos, para elH'i;'
el primer M.i.,'' 'I I de la Riepilhilca, a los Senadore'
a los R.lepresentantes, a los (Consejcros, a los Alcal
'i", -. i,.i., y a los Coniejales, hay que convceni qi.'
ticnni capacidad sobrada para proponer con aciel
a cinco modestos micmbros de esas Juntas, que ino
perciben sueldo de ninguna clasc. 1Es que nosotro,;
cree'mos qule esos ciudadanos soil buenos para clevar-
nos a las altas cumnbres del powder, pero que no hall
de lender inter&s bastante en el fomento de la res
pectiva localidad done resident, ni acierto para in-
(icar a los miembros de las Juntas de Agricultura
Semejante contradiceien pugnaria con un cerebro
perfectamente equilibrado. Si nuestro pueblo esta de-
mo(strando cordura y sano patriotism, como el que
mis, para los altos empefios de la Nacidn, eomo no
ha de tener cordura y capacidad para el desempefio






DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 11
------- __ -------- ----- ----
do esos modestos pueslos en esas Juntas Locales, que e os41,, m Is optimistas, de nlas fe, y menos corroi-
a mayor abundamienlo, no podrin disponer ni de un dos por 01 pesimismo que nosotros.
centavo que malgastar, ni convertirse en esas sinecu- Esas Junlas Locales de Agricultura no tienen por
ras, v demis impurezas de que nos hablaba el senior misi6n, Sres. Senadores, sino inFormar, proponer lo
'i,..:, y Artola? Creo que la ofuscaci6n nos lleva a que crean coivenicnte al mejoramicuto y al progress
veces mas lejos de lo que quisi6ramos, y que si des do la localidad; ty a quin le informan ? A una Junta
puls de hacer tan radicals 1. .,J.f .. i..i. pudi6se superior que se denominia "Central", formada por
mos retroceder, nos habriamos de situar en el luga. elementos valiosos, propietarios rurales, profesiona-
de partida. Las Juntas Locales son based esta Ley. les, que pucde aceptar o rechazar los informed do
que no tiene por objeto aumentar los empleos pfibli- aquellas Juntas Locales; y que a su vez, s6lo puede
cos, ni sobornar al cuerpo electoral, ni acrecentar lo. proponer al Departamento de Agricultura, lo que
males sociales, sino simplemente estimuar las inicia- estime convenient, y este, si ostuviere conform,
tivas del modesto campesino, del pequefo agricultor, teniendo en cuenta las cantidades consignadas en
sobreponiendose a esa especie de apatia, a que ha dado presupuestos, distribuird previa conformidad del Eje-
lugar el espiritu absorbente que predominaban en cutivo, los recursos en estimulos a la ensefianza rural,
tempos de la colonial, y cuyo espiritu se ha revclado a las pequefias industries, impulsando el fomento de
esta tarde en el discurso del Sr. Maza y Artola. los pIquefios predios, el cambio on las viviendas ru-
Hay que acabar con la centralizacin piues nadie rales, en una palabra, ilevando el progress a los pr6-
ha de creerse con mas patriotism, ni con mias virtu- videos campos de nuestra tierra.
des, por vivir en la capital, que los modestos ciuda Si no disponen de una peseta, 0.c6mo van a derro-
danos que reside en el campo para bien de la Re- char esas Juntas Locales el dinero del Tesoro? Su
p iblica. mission no es ejecutiva. & En que6 hanl de perjudicar, si
Parece quo el Sr. Maza y Artola habria aceptado ann la misma Junta Central no puede hacer efectivos
las Juntas Proviuciales de Agricultura que boy exis- sus acuerdos, sino la Secretaria de Agricultura, de
ten, que no son tales Juntas de Agricultura, ni for- ronfin rinida con el Presidente de la Repbiblica, y con
man part de los organismos de la administraci6n el Congreso do la Naci6n, mediante la consignaci6on en
del Estado, pues dependent de las provincial; Junta:, los presupuestos anuales de las cantidades necesarias
(que estin organizadas como haee cincuenta afios, y para esas subvenciones, subsidies y estimulos a la
que ya la misma Espaila barri6 por infitiles, por in ensefianza agricola?
servibles, por inconvenlientes, para el progress de la Ya ve el Sr. Maza y Artola que todo. cuanto ha
Naci6n. dicho en contra de las Juntas Locales result infitil.
Entre nosotros no existen Juntas Provinciales de Que nuestros campesinos son ignorantes, que son pe-
Agricultura, en el buen sentido de la palabra. l::;-- rezosos, que son viciosos. Aparte de que nadie pueda
ten unas Juntas que se Hamain Juntas Provinciales aceptar como buenas esas manifestaciones; aun su-
de Agriculture, Industria y Comercio, que tienen por poniendo que todo eso fuera cierto, aun asi serian
objeto informal coucesiones para bafios piblicos, para convenientes las Juntas Locales, porque podrian es-
extraccion de arena, para intervenir, en fin, en A1 timular provcehosas iniciativas; pues debe admitirse
eterno expedienteo, que caracterizaba a la colonia, que en cada localidad hay hombres de buena fe que se
contra el cual debemos proceder con energia, porqu. preocupan por el bionestar del pais, que tienen verda-
es r6mora constant y estorbo para el progress on los dero interes en legar a sus hijos mcjorada la heredad
raises latinos. que adquirieron.
Hay que emanciparse de ese sistoma y adoptar SR. MAZA v ARTOLA: A esos no los van a elegir.
procedimientos fAciles y sencillos, de acuerdo con el Lo garantizo.
progress, que favorezca a todos los organismos, y faci- SB. GONxZ~Ao PRIEz: Su seforia so anticipa siempre
lite las aspiraciones de los individuos. al resultado final. No so deben fornar juicios antici-
Es possible sup)oner, siquiera on una hip6tesis aven- pados. Hlacer afirmaciones gratuitas, es matar las
turada, (ue el Agricultor no tonga interis en el me- imiciativas mnas sanas; y siguiendo esa pendiente, lo
joramiento de sus cultivos, en quo se produzea mejor mismo podrian decir de nosotros los demAs ciudada-
y on que se facility el arrastre do sus products para nos: (qe nuestras leyes no tienen finalidad do nin-
que puedan obtener en el mercado un precio remu- guna clase, que son inuitiles, que sirven solo para
neratorio, abaratando al mismo tiempo la subsisten- justificar la existencia de los puestos que ocupamos,
cia? tEn qu6 pueden sor perjudiciales esas Juntas y esto seria una monstruosidad.
Locales? Porque se encomienda las propuestas de sus SR. MAZA Y ARTO'T: Eso seria distinto.
miembros a los Ayuntamientos. &Y qu6 son los Ayun- SR. '.I.. I>.i -.: Debemos solicitar la prOrroga de la
tamieutos, sino la representacion de la comunidad? Sesi6n.
, No intervienen ellos de acuerdo con las facultades SR. GONZALO P REZ: No pido la pr6rroga, senior
lue la Ley Organlica de los Municipios les concede, en Morales, como me aconseja su seioria, porque voy
la tributaci6n, en el mejoramiento moral, social, ma-- a terminar dentro de breves moments.
trial y econimico de la comunidad? SR. MORALES: Lo decia para tener el gusto de oir
Entiendo que la oposiciOn que el Sr. Maza y Ar- a su sefioria hasta el final de sus razonamientos.
tol ha a hecho a este articulo primero no ti(ne raz6n SR. G(oNZALO PlEREZ: M,1,.-l...i graoias. Estas Juntas
de ser, aun respetando su criterio posimista, con el no seran mas que lo que dice la Ley, y sus miembros
cual no estoy de acuerdo, ni puede estarlo nadic; hlan de scr propietarios rnrales o duefios de indus-
porque si tan podrida estii nuestra socildad, si debcn lrias rurales, (que radiquen en la localidad.
desaparecer los organisms que 61 meneionaba, la Se- No voy a insistir porque la Pronsa, con rara una-
cretaria de Agricultura, las Granjas Escuelas, la Es- nimidadl en Iuestro pais, desde que se public este
cuela de Agronomia, entonces debieran desaparecor Proyeeto de Ley, le ha venido tributando clogios, lo
tambien las demas instituciones del Estado y quizis la mismo ]a prensa liberal, que la conservadora, que la
misma Replublica; convirtiindolnos por incapacidad, ...1 .i.-n que la extranjera, la prensa de todos los
a confesi6n propia, en colonos de otros pueblos mris matices; yen este expedient obran las ni Iif.-.l,-







-12 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


ciones die las autoridades de nuestro pais, de los'ha-
cendados que se preocupan por el fomento de la ri-
queza pfiblica, del Secretario de Agricultura del Ga-
binete anterior, del Secretario actual, del Sub-Se-
cretario del Vice-Presidento de la Reptiblica, y todos
encuentran aceptables esas Juntas Locales, recomen-
dando su pronta implantaci6n, por estimarlas nece-
sarias para ol fomento de la agriculture.
No han tenido mas que una sola opinion. iQu6
indica esto? Que fuera de este recinto las personas
llamadas a juzgarnos y que se interesan por el des-
arrollo de nuestra agriculture, veni en esta Ley una
mejora y un. esperanza que debe robustccerse.
Ilasta los extranjeros han hablado en sentido favo-
rable a esas Juntas Locales; y en los Estados Uni-
dos, en el Estado de I.\l .. li-. I,, si mnal no re-
cuerdo, se ha presentado una ProposiciOn de Ley or-
ganizando Juntas Comunales o Locales para el fo-
mento de la Agricultura.
No hay un solo pais de los que he consultado, queo
no tongan esa clase de organisms.
SR. MAZA Y ARTOtA: Pero alli no hay botellas.
Sn. GoNZALo PEREZ: En un pais donde el espiritu
de asociaci6n existed, el Estado contribute con subven-
ciones. En otros paises, como la Repfiblica de Costa
Rica, esas Juntas Locales tenian o tienen la misi6n de


recaudar sus propios recursos, y el Sr. Maza y Artola,
cu sn discurso del otro dia, deo mI(:e atris, dijo) que
esas Juntas habian fraeasado.
Sn. MAZA Y ARTOLA : No hubieron nunea esas Juntas
alli, y lo demostr6.
SR. GONZALO PIiREZ: Telugo la Ley. No voy a leerla,
quizas mins adelante lo haga. Se crearon Juntas Lo-
cales en la Repiblica de Costa Rica, que recaudan sus
recursos de los hacendados, ganaderos y agricultores,
y si esto se hiciese en nuestro pais, entonces si que se-
rian uu fracaso las Juntas Locales, porque pocos co)n-
tribuirian a su sostenimiento.
Creo, po lto, r ltn, que puosto que este es un asunto
(oue se ha publieado en folletos, que ha sido aprobado
en su totalidad, no necesita de mayor esfuerzo; y
vosotros, Sres. Senadores, cuando llegue el moment,
habr4is do impartirle con vuestros votos la aprobaci6n
1l articulo primero, sin perjuicio de las ii;.-. i.... .
(ue en el curso del debate, se crea convenient intro-
ducir en el rest del articulado.

SR. PRESIDENT (SANCI1EZ AcaRAIMONTE) : la, termi-
nado la hora reglamentaria. Se levanta la Sesi6n.


(Eran las seis p. m.)


Rambla, Bousa y Ca, Obispo 33 y 35.-Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs