Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba.
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072699/00271
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Senado
Publisher: Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
 Subjects
Subject: Legislation -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began with: Vol. 1, 1902.
General Note: Description based on: 2. Legislatura vol. 2, no. 1 (abr. 6 de 1907); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072699
Volume ID: VID00271
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001844861
oclc - 30331556
notis - AJR9135
lccn - sn 94026346

Full Text











DIARIDE SESIONES10S

DEL

SENADO


REPTBLEICA


DE


CUBA


VOL. XXV HABANA, MARZO 20 DE 1914 NUM. 49

VIGESIMAQUINTA LEGISLATURE

Cuadragesimanovena Sesi6n.-Marzo 18 de 1914

Presidencia del Sr. Eugenio Shnchez Agramonte
Secretarios: Sres. Gonzalo Phrez Andr6 y Juliian Godinez

SUMARIO
Mensaje del Ejecutivo recomendando algunas reforsnas en la Administraci6n de Jus-
ticia.-Idem, idem, recomendando la creaci6n de una delegaci6n de la Aduana de
Puerto Padre en Manati.-Idem, idem, rogando a! Congress, que acuerde suspen-
der los efectos de la Ley de 28 de Febrero pr6ximo pasado.-Comunicaciones oficia-
les.-Proyecto de Ley concediendo pension a las Sras. viuda y hermana del pa-
triota Salvador Cisneros Betancourt. Pasa b la Comisi6n de Hacienda y Pre-
supuestos.-Continiia la discusi6n del Dictamen de la Comisi6n de Hacienda
sobre el Proyecto de Presupuestos. Discursos de las Sres. Maza y Artola y Antonio
Gonzalo P6rez.


A las cuatro y cuarto, bajo la, Presidencia del
Sr. Eugenio Sdnchez Agramon'e, actuando de Secreta-
rios los Srem. Gonzalo P6rez Andr6 y Juli'An Godinez,
y prese'nties los Sres. Senadores, que siguen, se abre la
Sesi6n:
Ajuria.
Alberdi.
Berenguer.
Coronado.
Cu~llar.
DoIz.
Figueroa.
Garcia Osuna.
Goicoechea.
Gonzalo P6rez.
Lazo.
Ilaneras.
M'aza y Artola.
Suarez.


SR. PRESIDENT (SANCHEz AGRAMONTE): Se va V
leer el Acta die la Sesi6n anterior.
(El Oficial, Sr. Vega, la lee).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : Se aprue-
ba el Aeta?
(Seiales afirmalivas).
Queda aprobada.
Mensajes del Ejecutivo.
(El Oficial, Sr. Muiioz, leyendo):
MENSAJE
AL CONGRESS:
Como ampliacion A mi Mensaje de 16 de Enero pr6-
ximo pasado sobre la necesidad die introducir algu-
nas reforms en la Administraci'Sn di Justicia, oido








2 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


el pairecer del Sr. Secretario del ramo que ha tenido
en cuenta el oportuno informed del Sr. Fiscal del Tri-
bunal Supremo, tengo la houra de sonmelter A. las
ilustradas deliberaciones del Honorable Congreso la's
nieodificacioes~'que a conttinatci6n expongo.
Una de las mias urgentes. reforms que demandaa
el personal de la Admin~straci6n d& Justicia, y que
puede afiadirse a las recomendadas en mi aludido
Mensaje, es la del aumento de un Presidente die Sa-
la y un M\agistrado en las Audieneials de Santa Cla-
ra y Oriente, a fin de que ambas funcio'nen constan-
temente divididas en dos .Salais, presidida la una,
que se llamar. Sala Primera y constara de cuatro
Magistraidos, por el Presidente de la Audiencia res-
peetiva; y la otra, que se denomninarA Sala Segunda,
constara del Presidente de Sala de nueva creaci6n
y dos Magistrados. .
La Sala Primera conoceerl de todos los asuntos civi-
los y contencioso-administrativos, die las causes que re-
quieran cinco Mi Igi:t.l .l ... y de Ina tercera parte, cuan-
do menos, de los asuntos criminals; y la Seigunda
exclusivamente de las dos terceras parties restantaes
de los asuntos de esta filtima elase.
Esta division require dota!r A las Audieneias de
Santa Clara y Oriente de un Secretario y un Oficial
mais de Sala, dos Oficiales de S .... l i i, dos Meca-
n6gilafos, un Escribiente y dos Alguaciles, A mis de
los que hoy cuentan, y para la Fisealia habria que
crearse en cada una de esas Audienci'as, ademhs del
actual personal que les estA asignado, un Oficial, un
esseribiente y un Mozo die limpieza, y esto polrque
aetualmente es de'ficiente el personal auxiliar para
el despacho de los asuntos alli radicados, y porque
funcionando dos salas aumentari necesa'riamente el
trablajo en la Fiscalia.
De que esta reform es indispensable, convince el
examen del cuadro estadistico que se aeompafia ,al
present aescrito, del cual result que en la Audiencia
de Santa Clara se han radicado en el afio. 1912 A
1913, 3,345 causes criminals de las que se han abier-
to 6 juicios orales 733, se han sobreseido libremente
187, sie han diatado 1,810 sobresleimientos provisionales
del caso 19 del articulo' 641 de la Ley de Enjuicia-
miento Criminal, y 615 del caso 2'; se han celebrao.u
539 juicios oralels, so han radicado 149 asuntos ci-
viles y 6 conteneioso-.administrat,ivos, de los prime-
ros, 93 se han resuelto por sentencia y 63 por auto,
6 sean en total 156 resoluciones; y de los segundos,
2 lo han sido par sentencia y 3 por auto, en suma o.
:En la Audiencia de Oriente, segfin el propio cua-
dro, .en el expresado ao ao se han radicado 3,112 cau-
sas criminals, de las 'que se han abierto A juicio oral
491, se han sobreseido libremente 106, se han dictado
1,584 sobreseimientos provisionales, 187 extinciones
de acci6n penal, 359 inhibiciones, 359,sentencias, por
confomidad 21, y se ha declarado mal formado el
sumario en 5 cases; se han radicado 174 asuntos civi-
les y 5 contencioso.-administrativos, habiCndose dicta-
do 84 iresoluciones en los mismos.
Esta ;emmienda, de admitirse, habr6 de requerir ta
reform de los siguientes. articulos de la Ley Orgd-
nica del Poder Judicial: la del 26 que habra de adap-
tars'e k la nueva organizaiei6n que para las citadas
Audieneias se deja propuesta y con la distlribucin
en'tre 1Ms dos Salas, d;ei que constarAn de los distintos
asnntos de que liabr de conoeer el Tribunal.
El articulo 37, en el cual deberA coinsignarse que
en las Audiencias de Santa Clara y Oriente el Pre-
sidente del Tribunal serA constituido peor el de Sala
y 6ste por el Magistrado mas antiguo de los tres que
entren a formarla.


-El 39 que habrA de reform'arse en sentido de qut
los .m ,-ii.i.'- de la Sala 2" scan sustituidos en las
Audiencias de Santa Clara y Oriente por los de la
primera, siempre que haya nfimero suficiente, y i
falta de 6stos en la forma que pana la Audiencia de
la Habana determine el articulo 38.
El 79 dionde sera necetario intercalar despu6s del
.,ilrl..,d.. 6", con el nfimero 79 otro en que se con-
Ssigne que los Presidentes de Sala de las Audiencias
de 'Segurnda e4.ase, deviengaran el haber annual
de $4,750.00.
-El 178 A fin de consignar que la Sala da Vacacio-
nes en las Audiencias de Santa Clara y Oriente, se
compondr6 de cuatro Magistrados, y afiadir al se-
gundo p..in 'i que estarAn exceptuados de turno tam-
bien los Presidente de esas dos Salas, como lo estAn
el del Supremo y el de la Audiencia .de la Habana.
El 205, en sentido de que la Sala die Gobierno de
las Audiencias de Santa Clara y Oriente, la consti-
tuyan el Presidente del Tribunal, .el de.Sala y el Ma-
gistrado mis antiguo de la Audiencia.
El 209, para consignar la nueva forma die funciona-
miento de las Audiencias de Santa Clara y Oriente.
Al Goibierno, A propuesta de la Sala de Gobierho
del Tribunal Supremo, corresponder5 determinar qu6
Magistrados deben former cada una de las dos Salas.
Con la reform indicada quedaran las Audiencias
citadas en condiciones de tender en forma debida
A los asuntos de que conocen, eesarA el atraso con que
en ambas viene haciendose el despacho y se satisfar6
a la opinion que reclama una modificaci6n que impi-
da que co tinien despachindose con retardo todos
los asuntos de esas Audiencias.
IDe los datos estadisticos del referido cuadro, no
aparece ii.' li I...l la crelacidn de una nueva plaza
de MIgsl i..t.... en la Audiencia de Pinar del Rio;
basta detenerse un m.omento en el cuadro especial de
la distribuei6n del tralbajo de las distintas Audieu-
cias, para ver que la proporei6n mas pequefia corres-
ponde 6 Ics funcionarios de dicha Audiencia, que es-
t6 por diebajo de todas y lo estarA aun en el caso de
aumentarse un M., .ti C.l. para ,Camagiiey y un
President de Sala y un Magistrado en Santa Clara y
Oriented.
En ese sentido, recomiendo tambien que se conserve
el aumento del MAagistrado para Camagliey, dado
que la estadistica de esta Audiencia arroja una radi-
caei6n aniloga A la de Matanzas, donde existe ya el
nimero de Magistrados que el Proyecto de Ley asig-
na a la primer Provincia citada.
Necesaria juzgo la creaci6n recomendada por la
Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, al infor-
mar el Anteproyecto de Presupuestos para el ailo
1914 a 1915, de seis Escribientes con &e haber annual
de $1,200, uno para la Fiscalia y los ,restantes para
Secretarias del Tribunal, a causa del muy considera-
ble aumento que en el trabajo de esas oficinas se ad-
vierte y que hace que result deficiente pajra atenderlo
el personal de qua se dot6 al Tribunal cuando su
radicaci6n era muy inferior a la actual.
Tnsisto en recomendar el aumento en el Tribunal
Supremo del personal del 1Miliitrii.: 'Fiscal en el
Tribunal en la forma propuesta por la Sala de ou-
bierno del mismo, Alto Tribunal en su informe al
anteproyeeto de Presupuestos donde se indic6 la con-
veniencia de que 6ste constara de un (Fiscal con la
dotaci6n de $7,000, un Teniente Fiscal con la de
$6,000 y dos Abogados Fiscales con la de $5,500 cada
uno; pues basta tener en cuenta que la plantilla ac-
tual de la Fiscalia del Tribunal Supremo es la misma
existente-desde que se cre6 el Tribunal, esto es, cuan-








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 3


do 6ste se conmponia de seis Magistrados y un Presi-
dente, que lo era A la vez del Tribunal y de la finica
Sala de que entonces constaba, y que desputs se ha
duplicado el nfimero de Magistrados y se han creado
dos Presidencias de Salas, que la radicaci6n aumenta
por afo, que las nuevas leyes orgAnicas dictadas pot
la Comisi6n Consultiva creada por la segunda In-
tervenci6n, y la Ley del Servicio Civil, han aumen-
tado considerablemente 'to recursos contencioso-
administrativos, que los que versan sobre la constitu-
cionalidad de las Leyes, hoy tan en boga, exigen una
constant labor por parte de la Fiscalia del Tribunal
Supremo, y que demandan de modo preference su
atenci6n los innumerables deslindes, que sobre todo
en Oriente, se promueven con el ilicito prop6sito de
despojar al Estado de las tierrras que le pertenecen, y
que constantemente ha venido reconoei6ndose y aten-
diendose de aunentar el personal, lo mismo del Tri-
bunal Supremo que de las Audiencias y la de -crear
nuevos Juzgados de Primera Instancia, de Instruc-
ei6n, Correccionales y Municipales, habra de conve-
nirse en que no es possible que el finico personal que
continue inalterable sea el de la Fiscalia del Tribunal
Supremno, y exigirle que desempefie 'esa labor.
En idtntico caso se encuentra la Audiencia de la
Habana. Al crearse en 1899 constaba ese organismo
de una Sala de lo Civil con cuatro Magistrados y un
President que A la vez lo era del Tribunal, y una
Sala de lo Criminal que se componia de un Presi-
dente y cinco Magistrados que se constituian en dos
seeciones, una de las cuales presidia el que lo era
de la Sala, y entonces, la plantilla del Ministerio Pdi-
blico constaba en aquel Tribunal, de un Fiscal, un
Teniente Fiscal y cuatro Abogados Fiseales. Hoy la
Audiencia tiene un Presidente, cuatro Presidentes de
Sala, uno para lol civil y tires para otras tantas Salas
de lo Criminal, seis Magistrados para la Sala de iv
Civil y nueve para las de lo criminal; es decir, que
de once funcionarios que habia al crearse el organis-
mo, se ha elevado el nimoro A veinte, y en cambio, en
el Ministerio Pfiblico no ha habido mis aumento que
el de un Abogado Fiscal dAlndse la anomalia de que
para tres Salas de lo Criminal haya cinco Abogados
Fiscales, siendo asi que siempre, desde los tiempos
de la colonia, cuando la poblaci6n de la Isla era muy
inferior A la actual, se estimaron necesarios dos Abo-
gados Fiscales para cada una de las dos Seccioneo
de lo Criminal que entonces solo la componian seis
Magistrados, mientras que hoy con tres Pr.sidentet
y nueve Magistrados, que naturalmente han de reu.
lizar una labor mayor, que exige tambi6n un trabajo
mas considerable por part de los Representantes del
Ministerio Piblic.o, sGlo se ha aumentado en 6ste un
funeionario.
El aumento que ya propuse de un Abogado Fiscal
en .la plantilla de la Audiencia de la Habana facili-
tar' la distribuci6n del trabajo mas racionalmente,
asistiendo dos ,Abogados Fiscales A cada una de las
Salas de lo Criminal; pero como el trabajo de 6stos
absorbe de sobra su tiempo, ninguno de ellos podra
auxiliar en su labor ni al Fiscal ni al Teniente Fis-
cal, encargado en la actualidad de todos los asuntos
civiles y contencioso-administratiros, Ia radicaci6n de
los cuales ha aumentado de un modo considerable,
no obstante lo cual continuara A cargo de un solo
funcionario, A quien en easos de licencia seria muy di-
ficil sustituir, porque para ello habria de distraerse
de sus funciones propias A uno de los Abogados Fis-
cales. Cuando ya habia eesiado la dominaci6n espa-
fiola, eada Abogado Fiscal tenia un sustituto, ele-
gido entire los Abogados en ejercicio, que le reempla-


zaba en todos los casos de vacant, licencia 6 enfer-
madad, 6 cuando pasaba A sustituir al Teniente Fiscal.
IHoy se han suprimido los A'bogados Fiscales susti-
tutos que permitian que estuviera siempre complete
el personal de la Fiscalia, y cuando falta en ella al-
gfin funcionario, el trabajo que desempefia tiene' que
repartirse entire los demnis, y est.a circunstancia, es
por si sola suficiente para justificar la creaci6n .de
dos plazas mAs de Abogados Fiscales en la Audiencia
de la Habana, la ya propuesta, y una mas, con lo cual
serian siete los Abogados Fiscales en esa Audiencia.
De aceptarse esta innovaci6n, el personal de la Fis-
calia en la Audiencia de la Habana constaria de un
Fiscal con la dotaci6n de $5,500, un Teniente Fiscal
con la de $4,750 y siete Abogados Fiscales con la
de $4,000.
Aceptadas estas observaciones, es la present, oca-
si6n oportuna para someter al Congreso la convenien-
cia de dar nueva y distinta organizaci6n de la que
hoy tienen A las Fiscalias de Partido; pensamiento
este favorabl:enente acogido por la pfiblica opinion,
la cual, por medio de la prensa peri6dica, su 6rgano
mas expresivo, se mostr6 a ella propicia. Al efecto
creo necesario que en cada uno de los Juzgados de
Primera Instancia existentes, haya un Fiscal de Par-
tido, asignAndosele una retribuci6n que aproximada-
mente podria ascender A 1as dos terceras parties de la
que disfruta el Juez de Primera Instancia del lugar.
So establecerian, pues, en la Habana cuatro Fis-
cales de Partido *de Primera clase oon el haber annual
de $3,000 cada uno; uno en Pinar del Rio, iGua u
jay, Guanabacoa, Giiines, Matanzas, Alacranes, CAr-
denas, Col6n, Santa Clara, Cienfuegos, Sagua, Reme-
dios, C'amagiiey, Santiago de Cuba y Holguin, todos
de segunda clase y con el haber de $2,333.33 anua-
les; uno de tereera clase en Guane, San Crist6bal,
Consolaci6n del Sur, Marianao, San Antonio de los
Bahios, Bejucal, Jaruco, Isla de Pinos, Trinidad,
Sancti Spiritus, Ciego de Avila, Mor6n, Nuevitas,
Santa Cruz del Sur, Manzanillo, Guantanamo, Baya-
me, Gibara, May.iri y Baracoa con el haber annual
do 1,667.66.
La creaci6n de las Fiscalia3 de Partido en esta
forna traeria consigo la modifiaci6n de los apartados
6, 7 y 8 del articulo 293 de la Ley Orginica del Po-
der Judicial que asigna la retribuci6n de los actuaite
funcionarios.
Modificaria asimismo el articulo 294, puesto que
organizada en esta forma, la representaci6n del Minis-
terio Fiscal en los Juzgados de Primera Instancia, los
llamados A desempefiarlas s'rian funcionarias del Mi-
nisterio Fiscal con la categoria correspondiente den-
tro del mismo.
Modificaci6n important seria la del articulo 273,
puesto que de aceptarse lo propuesto, habria Fiscales
de Partido, ademrs de la Habana, en las cineo res-
tantes Capitales de Provincias de la Repfiblica, donde
no existen en la actualidad, de acuerdo con el men-
cionado proyeeto; y se modificarA tambien *stie en
cuanto atribuye al Fiscal de la Audiencia en las cin-
co provincias indicadas, el desempefio de los deberes
del Fiscal de Partido donde 6ste no existe, y A las
cuales dificilmente puede tender.
SeXia entonces aplicable tambien A los Fiscales
de Partido el articulo 292 except en su inciso 39
Y otra modificaci6n important que vendria A es-
tablecersoe es la de que A los Fiscales de Partido A
quienes comro ya se ha dicho se les considerarA come
funcionarios del Ministerio Fiscal con categoria den-
tro del mismo, debera prohibirseles el ejercicip de la
profesi6n de Abogado deelarando aplicable A ellos









4 1 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


lo que respect k condiciones, incapacidad 6 incom-
patibilidades establece el articulo 281, y siguientes
- del capitulo 4, del titulo 14, de la Ley Orgdnica del
Poder Judicial, si bien habria de modificarse el ar-
ticulo 284 en cuanto establece que los Fiscales de,
Partido desempefiarkn sus eargos mientras lo dispon-
ga el Presidente de la Repfiblica, pues parece l6gico,
de aceptarse la reform equipararlos en cuanto A easto
a los Tenientes Fiscales del Tribunal Supremo y Fun-
cionarios del MinistLerio Piiblii.oj de las Audiencias.
A otro extreme -debo referirme y es, el de que debe
asignarse a los Auxiliares de Fiscalia en las Provin-
cias de Pinar del Rio, MIatanzas, Santa Clara, Cama-
giiey y Oriente el haber annual de $1,000.
Uno de los aumentos de haberes pedidos por la
Sala de Gobierno del Tribunal Supremo es el de los
cuatro Oficiales Clase Primera de $1,000 A $1,600;
debiendo advertir que uno es para la Fiscalia, 6 la
cual correspond, stegin puede verse en la p6gina 24,
Capitulo I, articulo I, Poder Judicial, Personal del
Tribunal Supremo, del Presupuesto vigente.
En la dotaci6n de Mozos de limpieza se propuso
por aquella Sala de Gobierno el aumento de uno en
Matanzas, .destinAndolo ha la Fiscalia, y el aumento
se introduce, pero sin determinar este particular,
por lo que import consignarlo asi. En los tribunales
de Camagiiey y Oriente tambi6n debe aumentarse
un Mozo de limpieza para que preste servicios en la
Fiscalia.
Y a los efectos del articulo 387 de la Ley Orgdnica
del Poder Ejecutivo, hago constanr quc el present
M :-.j, obedece A acuerdo del Consejo de Seeretarios.
IPalacio de la Presidencia, en la Habana, a diez y
ocho de Marzo de mil novecientos catorce.-M. G. Me-
nocal.

SR. PRESIDENT (SANCIIEZ AGRAMONTE) : Desea to-
mar algin aeuerdo el Senado respect 6 este Mensaje?
(Silencio).
Quedara sobre la Mesa y se repartirAn copies.

(El Oficial, Sr. Muifoz, leyendo):

MENSAJE

AL CONGRESS:
El fomento de vastas regions en la costa septea-
trional en la provincia de Oriente ha venido iipo-
niendd la necesidad de crear nuevos servicios admi-
nistrativos locales y nacionaIes en zonas hasta hace
pocos afios cubiertas de bosques y malezas. Ultima-
mente ha surgido un nuevo foeo de colonizaci6n y de
fomento en la comarca que se extiende por los alre-
dedores del puerto de Manati y hasta Victoria de 'Ias
Tunas, donde se ha establecido un gran Ingenio que
ha atraido una poblaci6n numerosa y provocado el
desarrollo del comercio y de industries locales.
iDeseoso el 'Gobierno de prestar su cooperaci6n 6A
tan legitimos interests y accediendo A reiteradas ges-
tiones de aquel vecindario, someto A la consideraci6n
del Congreso la utilidad y necesidad de crear una
Delegaci6n de la Aduana de Puerto Padre en Maaa-
ti, con una plantilla consistent en un vista con el
haber annual de $1,000, y dos Inspectores A respect
Sde $600 eada uno, hacienda un total de $2,200.00.
Llamo respetuosamente la atenci6n del honorable
Congress sobre la urgencia del caso y sobre la nece-
sidad, en caso de ser aceptada la proposici6n, de in-
cluir en el pr6ximo Presupuesto las consignaciones
expresadas.


Y A los efectos del articulo 387 de la Ley Orgdnica
del Poder Ejecutivo, hago constar que el present
Mensaje obedece a acuerdo del Consejo de Secretariey.
Palacio de la Presidencia, en la Habana, a diez y
seis de Marzo de mil novecientos catorce.--M. G. Me-
nocal.

SR. PRESIDENT (SANCIIEZ AGRAMONTE) : Como el
anterior, quedarA sobre la Mesa, reparti6ndose copias.

(El Oficial, Sr. Muiioz, leyendo):

MENSAJE

AL CONGRESS:

.Estudios cuidadosos 1levados A cabo sobre la ejecu-
ci6n de la Ley de 28 de Fierbrero pr6ximo pasado, pro-
mulgada en la Gaceta Oficial de 4 del corriente mes
relative A la construcci6n de un edificio para residen-
cia y funcionamiento de ambos Cuerpos Colegislado-
res, me han convencido de la imposibilidad de cum-
plirla dentro de los plazos establecidos, con la efecti-
vidad que se propuso el legislator.
En tal virtud, tengo la honra de someter la sa-
biduria del Honorable Congreso, por si merece su
aprobaci6n, la conveniencia y aun la necesidad de que
se sirva tomar el acuerdo de suspender los efectos
de la mencionada Ley hasta que, prudentemente ob-
viadas las grandes dificultades que impiden su cabal
6 inmediata ejecuei6n, despu6s que la Cimara de
Representantes delibere acerca de las modificaciones
introducidas el dia once del present por :el Senado
en la Ley de que se trata, y que ambos Cuerpos Co-
legisladores resuelvan de comun acuerdo, pueda reali-
zarse de una manera eficaz el noble prop6sito de eri-
gir en la Capital de la Repiblica ol edificio quell ha de
corresponder dignamente a los elevados m6viles del
Honorable Congreso y 6 los altos fines de su patri6tico
ministerio.
'Palacio de la Pinesidencia, en la Habana, 18 de
Marzo de 1914.-M. G. Menocal.

SR. PRESIDENT (SANCIIE AGRAMONTE): 'Dse-a el
Senado tomar acuordo sobre este Mensaje?
(Silencio).
Queda sbbre ]a Mesa.

(El Oficial, Sr. Mwuitoz, leyendo):

Habana, 14 de Marzo de 1914.

Sr. President del Senado.
Ciudad.
Sefior:

A petici6n del Sr. Secretario de Estado, tengo la
honra de remitir h usted, para conocimiento de ese
Alto Cuerpo y k titulo de informaci6n, copia de un
dispacho del Consul de iCuba en La Paz, Bolivia,
solbrie la adopci6n en Chile de un Proyecto de Ley
ereando en el Ministerio de Relaciones Exteriores la
Oficina de estudics 6 informaciones comerciales.
Dicha copia constitute una ampliaei6n de la que
tuve el honor de enviar A usted con escrito nuimero
5846, de 9 del actual.
IDe usted con la mayor consideraci6n.-M. G. Me-
nocal.








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 5.
~ _--rr~------ ----- I


La Paz, Enero 20 de 1914.

Senior Secretario:

Tengo el honor de participar a usted como amplia-
ci6n a mi Nota de fecha 2 del actual, que entire los
"considerandos" del Proyecto de Ley instituyendo
una "Oficina de Estudios 6 Informaciones Comercia-
les", sometido filtimamente & la sanci6n del Congreso
de Chile, por el Sr. President de la referida Repfibli-
ea, figuran los que copia f continuaci6n:
"Los paises mejor organizados estfn dando a estas
materials la grande importancia que merecen, y a ia
perfecta organizaci6n y A la labor del departamento
commercial y justamente dentro del Ministerio de Ite-
laiciones Exteriores--se atribuye en buena parte la
extraordinaria expansion commercial desarrollada por
algunos de sus passes.
"Asi por ejemplo, el Ministerio de Relaciones
Exteriores se divide en tres departamentos: al poli-
tico, el juridico y el commercial. El del Jap6n se divi-
de en dos departamentos: el politico y el commercial.
Suiza y Uruguay han establecido este mismo aio el
departamento commercial dentro de sus respectivos
Ministerios de Relaciones Exteriores, y en una y otra
forma, lo tenian ya los gobiernos de Estados Uni-
dos, Inglaterra, Italia, Austria Hungria, B6lgica, Es-
pafia, etc".
La prensa de esta Capital, comenta de un modo
favorable el proyacto de que se trata, y sugiere A los
poderes pfiblicos la idea de establecer en Bolivia un
organismo anilogo.
Reitero a usted el testimonio de mi mas distinguida
consideraci6n.-Cartos A. Vasseur.

SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : Enterados.

(El Oficial, Sr. Muioz, leyendo):

Col6n, Marzo 5 de 1914.


Sr. President del Senado.

Honorable senior:


Habana.


Tengo el honor de comunicar A usted que el Ayun-
tamiento de este TWrmino, en sesi6n ordinaria cele-
brada el dia 2 de Febrero pr6ximo pasado, tom6 el
acuerdo que ha sido ejecutivo de adherirse al tenido
por el de Santiago de las Vegas, en 20 .de Noviembre
de 1913, relative f solicitar de ese honorable ,Cuerpo
Legislador que used tan dignamente preside, se sir-
va diesechar el Proyeeto de Ley presentado por el
Senador Sr. Eugenio Sanchez Agramonte, el cual
Proyecto, en su articulo tereero declare exentos de
tributaci6n A los vendedores ambulances; y que se
adopted una Ley por la cual, si se pretendiera alterar
la de Impuestos Municipales se consulate y oiga pre-
viamente el parecer de las Corporaciones A quienes
dicha Ley afecta.
Muy atentamente de usted.-Jorge Brito, Alcalde
Municipal.
Gibara, Febrero 18 de 1914.


Sr. President del Senado.

Sefior:


Habana.


La Camara Municipal de este T6rmino, en sesi6n
celebrada el dia dos del actual, tom6, basfndose en
un espiritu de equidad y justicia, el acuerdo de solici-


tar del Congreso de la Repfiblica, por la presented expo-
sici6n, el que sea modificaido el articulo 91 de la Ley
Orgdnica de los Municipios, en el sentido de que los
Presidentes de Ayuntamientos cuando sustituyan al
Alcalde, devenguen el mismo sueldo que aquel, desde
el primer dia de la sustituci6n.
Siendo como es este acuerdo, just y equitativo, por
cuanto desde el moment que empieza la sustituci6n,
darfn principio las responsabilidades inherentes al
cargo; uno mi sfiplica & la petici6n del Ayuntamieu-
to, en pro de la modificaci6n del mencionado artieu-
lo 91 de la Ley Orgdnica de los Mumicipios.
De usted respetuosamente.-Rafael Padrera, Alcal-
do Municipal.
Cienfuegos, 12 de Marzo de 1914.


Sr. President del Senado.

Seior:


IHabana.


El Ayuntamiento de este TUrmino, en sesi6n ordi-
nairia celebrada el diez y seis -de Enero pr6ximo pasa-
do, adopt y esta Alcaldia aprob6 el aeuerdo siguiente.
N~tmero trece.-Acto continue a propuesta del Con-
cejal Sr. R. 'Prez Morales, la OCmara, poir unhni-
midad, y con carfcter ejecutivo, A fin de que para
su cumplimiento no sea necesario esperar el trans-
curso de los dias sefialados en el articulo 157 de la
Ley Orgdnica de los Municipios, acord6 que, por el
Ejecutivo Municipal, en nombre del Municipio de
Cienfuegos, so dirija respetuoso Mensaje A la Chmara
de Representantes y al Senado, encareeiendo, que con
toda brevedad, voten la Ley, cuyo proyeeto ha sido
presentado A la Cmmara de Representantes por el
Sr. Manuel Villal6n y otros Representantes, referente
A la condonaei6n total del adeudo que tiene pendien-
te con el Estado la iCiudad de Cienfuegos, por las
obras del Acueducto y Alcantarillado; y A la entre-
ga de dichas obras, al Ayuntamiento de este T6r-
mino".
Y esta Alcaldia, ejecutando el preinserto acuerdo,
se honra en elevar A usted el present encareci6ndo-
1e la gesti6n a que el acuerdo so refiere, en la segu-
ridad de que tal resoluci6n, sin perjudicar los inte-
reses del Estado beneficiary grandemente los de este
TWrmino Municipal.
IDe usteld atentamente.-Juan F. Cabrera, Alcalde
Municipal.

SR. PRESIDENT (,SANCHEZ AGRAMONTE) : Enterados~.
Proposiciones de Ley.

(El Oficial, Sr. MuHoz, leyendo):

AL SENADO:

Salvador Cisneros Betaneourt, el; gran patriot,
dej6 al morir a su viuda y A su hermana, nonagena-
ria esta, en lamentable situaci6n econ6mica. Al que su-
po ofrendarlo todo por lio que constituy6 el ideal de su
vida enter, es patri6tico y just que la Repfiblica
le ofrezca, aun sus restos calientes, uha prueba ine-
(cuivoca de su respeto y agradecimiento, socorriendo
a aquellos que por 61 fueron muy amados.
Por tanto, el Senador que suscribe, somete A la
consideraci6n de esta CAmara Ia siguiente

PROPOSICI6N DE LEY:

Articulo 1l-Se concede una pension vitalicia de dos
mil cuatrocientos pesos anuales, pagadera por men-








6 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


sualidades vencidas, A la Sra. Amparo Martinez, viu-
da Cel-gran patriot Salvador iCisneros -Betancourt.
Articulo 2_-Sa concede una pension vitalicia de
mil doscientos pesos anuales, pagadera per mensua-
liidades vencidas, A la Sra. Ciriaca Cisneros, viuda
de iVelazco, helrmana del gran patriot Salvador Cis-
neros Betaincourt; cuya pension despu6s del falle-
cimiento de dicha Sra. se seguirA abonando, por par-
tes iguales, entire sus tres hijas legitimas nombradas
Isabel, Julia y Elvira Velazco y Cisneros.
Articulo 3--iEstas pensions se abonaran en el
actual ejercieio econ6mico con cargo A los slobrantes
dce, Tesoro, no afectos a otras obligacioned y se in-
cluiran en la Ley de Preosupuestos de 1914 A 1915 y en
la's sueesivas.
Articulo 49-Las pensions 'que por esta Ley se
concede quedarAn sujetas, en cuanto A cuantia y
condiciones, A las reglas de toda Ley general de pen-
siones que en lo adelante pueida regir en la Rep-iblica.
Articulo 5--Esta Ley empezarA A regir desde su
publicaci6n en la Gacela Oficial do la Repibliea.
Sal6an de Sesioneo del Seinado, Habana, 18 de Marzo
do 1914.-Eugenio Sdnchez Agramonte.-Ricardo
Dolz.--Antonio Gonzalo PI',,::.
SR. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.
Sn. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : La tiene
el Sr. Mlaza y Artola.
SR. MAZA Y ARTOLA: Propongo que esa Proposici6n
de la Ley pase a la Comisidn de Hacienda y PIresu-
puestos.
Sn. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE): : EstA
do acuordo el Sennado con lo propuesto por el Sr. -Ma-
za y Artola?
(Se ales afirmativas).
Acordado.
Continfia la discusi6n del Dictamen de la Comisi6n
de Hacienda y Presupuestos sobre el Proyecto de
Presupuestos.
'SR. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SJiNCIHE AGRAMONTE) : La tiene
el iSr. Maza y Artola.
:SR. MAZA Y ARTOLA: Antes de entrar en la Orden
de] Dia, quiero haieer constfar que, A pesar de mi vivo
deseo de corresponder al Mensaje del Sr. President
de la Reptibliea, proponiendo la supresi6n .de la Ren-
ta do Loteria, con la presentaci6n del respective Pro-
yecto de Ley, h6me visto impedido de hacerlo, de
tomar alguna iniciativa 1. iItI, de este Cuerpo Cole-
gislador, en tal sentido, por haberme encontrado con
que en la CAmara de Representantes ya so habia to-
mado con much anterioridad al mensaje por el Sr.
Ferrara y otros Sres. Representantes, segfn podria
informal nuestra iSecretaria.
Y pido que eso conste, para que nunea pueda de-
cirse que ha sido aqui desairado tan patri6tiico Men-
saje, sino que s6lo poir encontrannos imposibilitados
por nuestra Ley .de Relaciones, de co.rmesponder A las
inidicaciones que en 61 nos haRe el Sr.-Presidente de la
Reptiblica, hemos deljado de verificarlo.
Sn. GARCIA OsNA : Pido la palabra para una Cucs-
ti6n Previa.
.SR. PRESIDENT (ISNCHEZ AGRAMONTE) : La tiene
el Sr. Garcia Osuna.
SR. GARciA OSUNA: Para proponer al Senado, y
esto podia, hwerlo hecho al terminal la Sesi6n, pero
por tenor de que se suspend por falta de quorum,
lo hago ahora, quo acuerde que la de hoy contini-te
mafiana las tres de la tarde, para tratar exclusiva-
nente de los presupuestos.
SR. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.


SR. PRESIDENT (S-NCHEZ AGRAMONTE) : La tiene
el Sr. Maza y Artola.
SR. MAZA Y ARTOLA: Me voy A permitir ampliar
la Proposici6n del Sr. 'Garcia Osuna, .en el sentido
de que nos reunamos diariamiente A las tres de la
tarde, hasta que queden aprobados los Presupuestos
'Generales de la Naci6n.
SR. GONZALO PFREZ: Pero exclusivamente para tra-
tar de los presupuestos.
iSR. MAZA Y ARTOLA: Exclusivamente.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE): Esta
conform el Senado con lo propuesto
(SeTales i.fir"ma,1;' i).
,Conforme.
'SR. 'GARCIA OSUNA: Pido la pualabra
'SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : La tieni
el Sr. Garcia Osuna.
,SR. GARciA OSUNA: Para rogar al Sr. President
que ordene la comunicaci6n del acuerdo tornado A los
Sres. Senadores ausentes.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE): Asi se
hara.
Tiene la palabra :el Sr. Coronado que estaba en e'
uso de ella al suspenders la Sesi6n anterior.
ISR. ICORONADO: .Sres. Senadores: Cuando el Sr. iGon-
zalo Perez pedia la suspension de la Sesi6n pasada,
por falta de quorum, agregaba que el Senado me oiria
con tanto mis gusto cuanto que yo representaria A la.
Comisi6n de Hacienda y Presupuestos. Deploro no
poder corresponder A esa cortis manifestaci6n del
distinguido Senaidor por la Habana, porque no digo ya
la Cormisi6n de Hacienda y Presupuestos, que esta no
es possible representjarla 'eltando present su laborioso
President, el Sr. Garcia Osuna, pero ni siquiera A la
Mayoria de esa Comisi6n, porque reialmente no puede
decirse que 6sta existed, como sei verA mias adelante. Pe-
ro me parecoria ineorrecto, ya que soy el primer de
los miembros de dicha Comisi6n A quien le correspon-
de hablar, despues del discurso del Sr. Maza y Arto-
la, no comenzar po.r darle las gracias ien nombre .de to-
da la Comisi6n die Hacienda y Presupuestos-y en este
moment si me peirmito hablar en nombre 'de ella, con
la esperanza de que no ser6 desautorizado por ninguno
de sus miemlbros-darle las gracias, repito, por las fra-
ses corteses, de beneplicito y de aplauso que hubo de
dediicar A la labor de la referi'da Comisi6n.
En efecto, son estas muy merecidas, y, comenzando
por descartar en absoluteo mi personalidad de eisa la-
bor, recojo esos aplausos para dedicerseilos integros
A los restantes miembros que componen la Comision
de Hacienda y Presupuestos. Porque, Sres. Senadores,
es realmeinte meritoria la obra que ha realizado; soy
testigo de ella, siendo mi participaci6n, y el unico
merito que en ella pudiera tener, el de la asiduidad
A la celebraci6n de las Sesiones.
Se han celebrado con regularidad extraordinaria,
se han estudiado minuciosa y cuidadosamente to-
dhas, absolutamiente todas 1as partidas del presupues-
to; pero, lo que es mis notable todavia, no ha pre-
sidido espiritu pequefio die ninguna especie, ni de par-
tido siquiera, en los debates que se han sostenido
en la Comisi6n de Hacienda y Presupuestos. Ca-
da uno de los Senadores que la component, con
complete independencia de criteria, ha expres'ado su
idea, su creencia, su opinion, respect A lo que de-
bia hacerse en las partidlas de tal 6 cual Secretaria
lo mismo en las cuestiones elevadas de principios,
por decirlo asi, comio en las cuestiones de pequefios de-
talles, plazas, asignaciones, puestos, etc.
De esa manera ha podido verse, junto A la honrosa
compafiid del Sr. Gonzalo PWrez, conspicuo miembr,








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 7


del Partido Liberal, mi modesto voto, combatiendo
al de un tan sefilado conjuncionista como el Sr. Gar-
cia Osuna, que marchaba d: aeuerdo tal vez con el
Sr. Llaneras, con la muy valiosa opinion, ya que no
con el voto, del Sr. Figueroa, que, nos favoreci6 cons-
tantemente con su presencia y opinion, y con su valio-
sa experiencia.y conocimiento de la material.
Por esa raz6n puede star satisfecha la Comisi6n
de Hacienda y Presupuestos con el trabajo que ha rea-
lizado, que ha dado por resultado que se d6 el caso
ins6litio, no frecuente por cierto en nuestra historic
Parlamentaria, de que tres meses antes de comenzar
el period en que debe regir el presupuesto de la
Naei6n, pueda una de las ramas del Congreso entre-
gar A la otra su trabajo terminado, teniendo 6sta,
por consiguiente, otrcs tres meses para estiudiarlo y
resolverlo, A su vez, en definitive.
Es esa la raz6n por la que, descartando mi persu-
na, repito, recojo *esos aplausos tributados por el
Sr. Afaza y Artola para dedicarlos per entero A la
Comisi6n de Hacienda y Presupuestos.
Tenemos el caso siguiente: cada vez que en ese
cuidadoso examen que de algunas de las partidas del
presupuesto se hacia, se suscitaba un debate, la ma-
yoria la componian, como antes lo insinuaba, muy
distintos elements politicos de los quo component
la Comisi6n; por consiguiente, de haber venido A este
Senado un Voto Particular, hubiera tenido que ser
uno' por cada una de esas divergencias que alli se
presentaban. En vista de la dificultad que esto po-
dria traer, de la casi imposibilidad de hacerlo, la
Comisi6n de Hacienda y Presupuestos adopt, al ter-
minar sus sesiones, el acuerdo siguiente: que cada
uno de sus miembros quedaba en libertad para sos-
tener y defender en el Senado los puntos de vista
que hubiera sostenido y defendido en el seno de la
Comisi6n, aunque alli la votaci6n les fuera contraria.
iHe aqui por qu6, Sres. Senadores, cuando escueha-
ba al Sr. Maza y Artola con la atenci6n de siempre, y
veia como su imaginaci6n portentosa, en realidad,
saltaba como un caballo de ajedrez, permitaseme el
simil, por el gran tablero de los presupuestos nacio-
nales, yendo desde ]a casilla de los principios hasta
la de los pequefios detalles, de la Secretaria de Esta-
do, por (i. i!pl, para discutir, sobre si procedia 6 no
aprobar las partidlas de hielo, toliallas, etc.; como
luego iba A la Secretaria de Obras P6blicas a ocupar-
se de las construcciones, como pasahba mAs tarde al
Presupuesto Fijo paras cbozar su opinion respect A
la supresi6n de la dotaci6n del Vicepresidente de la
Repfiblica, traia A mi memorial aquellos debates que
se habian suscitado en el seno de la Comisi6n, donde
todos esos arguments se indicai-on con mas 6 me-
nos extension, y aun otrcs, que seguramente el Sr. Ma-
za y Artola no quiso exponerlos por no hacer dema-
siado extenso su discurso; y me decia, i cuan ajeno es-
ta el Sr. Maza y Artola de que cuando se vayan pre-
sentando algunas de estas cuestiones, y sean objeto de
debate," va a tener, seguramente-y no sere yo el mi-
nos-a su lado votos de los propio, elements que
constituyen la Comisi6n de Hacienda y Presuliuestos,
que come 61 piensa, y con 61 votaran, seguramente.
Pero ya en esta situaci6n, 6 mi entender, Sres. Se-
nadores, lo convenient es, cuanto 'antes, entrar en
lo que podemos llamar el verdadero examen de la Ley
de Presupuestos.
Por esa raz6n sugiero al Sr. Maza y Artola que
se sume A la petici6n quo hago al Senado, de aprobar
en su totalidad el Dictamen de la Comisi6n de Hacien-
da y Presupuestos, porque.esto no empece para que ca-


da vez que lleguemos a uno de 'esos extremes que fue-
ron objeto de debate en la propia iComisi6n, saqui se
suseiten debates y ampliamente los estudiemos y re-
solvamos, como el Senado tenga A bien, por mayoria.
Entiendo que el Senado debe, por lo tanto, dar su
aprobaci6n A la totalidad del Proyeeto y asi podremos
entrar, quizas en esta misma Sesi6n, en el examen
*de los presupuestos en si.
A eso, pues, concrete y limito ahora mi petici6n:
A que el Senado apruebe la totalidad.del Dictamen.
,SR. GONZALO PIREZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : La tiene
el Sr. Gonzalo P6rez.
SR. GONZALO PEREZ: He pedido la palabra para
hablar de la totalidad de los presupuestos.
La otra tarde, cuando nuestro distinguido compa-
fiero el Sr. Maza y Artola pidi6 la palabra, creia yo
que iba A tratar de la totalidad de los presupuestos;
de lo que significant los presupuestos en todos los pai-
ses del mundo; de lo que significant para nosotros y
de la necesidad de su aprobaci6n. Y creia algo mas,
teniendo en cuenta su filiaci6n political; creia que iba
A haablar en nombre de su partido para sefialar una
doctrine, para indicar ideas generals, para decir
cual es la political presupuestal del gobierno conser-
yador que hoy ocupa los altos puestos del Estado;
y creia que, de esta manelra, en lines generals, iba
A esbozar una series de principios y de doctrinas, siem-
pre convenientes en todas parties, siempre necesarias
cuando se trata de la Ley de Presupuestos; pero mns
eonvenientes y mas necesarias en una repftblica joven
como la nuestra, en que no hemos adquirido toda-
via el hAbito, ni el Congreso ni el pueblo, de preocu-
parnos de los presupuestos de la Naci6n. Y son los
Presupuestos de una Naci6n .algo mAs grlandle todavia
que el presupuesto de una familiar; el balance de los
ingresos y de los gastos del Estado; la pauta, la norma
dentro de la cual se encierren todas las iniciativas y
en el cual deben figurar todas las cantidades que
deben ingresar en el Tesoro. A tal extreme, que si
algo es censurable en nuestro pais, es que no se ob-
serven con religiosa legalidad los presupuestos de la
naci6n, que verdaderamente dejan de constituir el
presupuesto de la naci6n, porque por medio de trans-
ferencias de cr6ditos y fuera del presupuesto se rea-
lizan importantes obras, y se da inversion A impor-
tantes cr6ditos. Y no es esto una censura A un Go-
bierno 6 A un partido, es una censura A todos los
Gobiernios y A todos los partidos que ha ha:bido, puesto
que todos se han salido de lo que sefiala la Ley, de lo
e e:Itablece el presupuesto, cuando asi les ha con-
venido, por medio de transferencias de er6ditos con-
denadas por la buena doctrine en todas parties.
En camblo, A falta de esas ideas generals y de
csos principios, se dedic6 nuestro compafiero A salter
de rama en rama, 6, como el caballo del ajedrez-co-
mo decia el Sr. Coronado-- saltar de las easillas
blancas A las negras, de un extreme A otro, recorrien-
do todo el tablero, no amenazando para dar jaque A
nadie, sine antes al contrario, para demostrar erudi-
cidn y facilidad de palabra y deleitaros con sus ar-
gumenfos.
Y asi se ve, y cualquiera habrA de convencerse de
ello, al leer el discurso del Sr. Maza y Artola, que (o
mismo prodigaba palabras de censura A la Comisi6n
de Hacienda y Presupuestos, que lo mismo estaba en
contra que A favor de la doctrine del IGobierno que
manda ese Proyecto de oPresupuestos, y que lo mis-
mo hablaba en contradieci6n con las doctrinas sus-
tentadas, que aplaudia en determinados moments la
doctrine que integra ]a forma presupueital en todas







8 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


parties del mundo. Y es que, seguramente, por falta
de acuerdo, 6 por no creerlo convenient, 6 porque, se-
gun ha, declarado el Sr. Coronado, en la Comisi6n de
Hacienda y Presupuestos, no hay mayoria, como no
]a hay en casi ninguna de las Comisiones, como no la
hay en el Coungreso; porque si mayoria existed es mayo-
ria liberal, que es la que verdladeramente imponie su
criteria 6 las cuestiones, tanto en el Senado como en
la Camara de Representantes.
Yo, en cambio, si puedo hablar a nombre de la
mayoria de la Comisi6n, porque estoy expresamente
autorizado power los miembros de mi partido y por
miembros que no pertenecen A mi p.artido, pero que,
con los de mi Partido, integran la mayoria de la
Comisi6n. A nombre de esa mayoria doy las gracias
al Sr. Maza y Artola por sus frases laudatorias, y f
nombre de la misma me propongo recoger sus censu-
ras, para demostrarle que fueron injustas, que no tu-
vo raz6n, porque, descartada la modestia de los miem-
bros de la Comision, ellos no hicieron mAs que cum-
plir con su deber y en estos tiempos a los congresistas
que cumplen con su deber, que asisten puntualmente
el seno do las Comisiones, -que trabajan y estudlan las
cuestiones sometidas A ellas, que vienen luego A las Se-
siones, debe sefial6rseles como eumplidores de sus de-
beret, y de desear es que los demis imiten su con-
ducta. La Comisi6n de Hacienda y Presupuestos, los
miembros de ella, que bien pudieran hacer lo que ha-
cen otros Senadores, quedarse entregados A sus nego-
cios particulares, no asistiendo A las Comisiones a que
pertenecen, se consagraron con verdadero empefio 6 su
labor asistiendo A las horas sefialadas y consagrindose
6 estudiar el presupuesto en el seno de la Comisi6n
yy A discutirlo, como decia muy bien el Sr. Coronado,
con una gran alteza de miras, sin tener en cuenta
ningfin mezquino inter s, siempre con la vista fija
en los' interes'es de la patria. Y por eso se verA al es-
tudiarlos, partida por partida, que gracias A ese espi-
ritu alto y elevado ha podido reetificar errors y omi-
siones de los encargados de preparer y presentiar el
Proyecto de Presupuestos; que ha podido, al mismo,
tiempo, hacer algunas economies; y conviene hacer
constar que no es misi6n de la COomisi6n ,de Hacienda
y Presupuestos, como no la es del Congreso, introdu-
cir, a todo trance, economies en el Proyecto de Pre-
supuestos del Ejecutivo, sino ver si sus partidas res-
ponden a lo ique deben ser, si los gastos normales de
la Administraci6n se cubren con decoro, sin desa-
rreglos y sin despilfarros; si las partidas que se indi-
can responded 6 fines beneficiosos. Y eso es lo que ha
tenido en cuenta la Comisi6n, rebajando unas parti-
das, aumentando otras en una palabra: tratanido de
enderezar y eneauzar el presupuesto en beneficio del
Estado.
Y decia e;l Sr. Maza y Artola, refiriendose A una
series de acuerdos de carecter general, que pudiera-
mos decir integran la doetrina sustentad'a por la Co-
misi6n de Presupuestos, consistentes en no conceder
er6ditos importantes sino A virtue de Leyes, que la
Comision no) habia sido consecuente con su criterio.
No es mi proposito esta tarde contestar en detalle al
Sr. Maza y Artola--porque A media que se vayan
discutiendo los particulares y las partidas A que 61
se referia-, habrk motive para explicar nuestra con-
ducta, y para decir cual fu6 la verdadera doctrine
que imper6 en el seno de la Comisi6n.
Decia el Sr. Maza y Artola, empezando por el final
de su discurso, que "los superavits eran una mala
doctrine", y nos citaba la doctrine establecida y
publicada por el gran economist Le6n Say, "de que
servian solamente para credits suplementarios, que


ponian a veces al borde de la bancarrota k la naci6n".
Y si esto es verdad, .esa es la censura mns implacable
y grande que ha podido el Sr. Maza y Artola, miem-
bro del Partido Conservador, dirigir al Gobierno Con-
servador; porque esos superavits que aparecen en el
Proyecto de IPresupuestos no han sido introducidos
por la Comisi6n de Hacienda y Presupuestos, han
sido introducidos por el Gobierno Conservador, y
asi lo indica el Sr. Secretario de Hacienda y el Sr.
President en el Mensaje remitiendo dicho Proyecto
de Presupuestos.
No voy a diseutir esta doctrine. Entiendo que no
deba haber superavits; pero es que los superavits no
existen, on nuestros presupuestos. Al cpntrario, por
manifestaciones del Gobierno, por Mensajes del Eje-
cutivo, se nos ha dicho que era, necesario contratar
empr6stitos y mas empr6stitos para cubrir atencio-
nes de la Repiblica, no incluidas en los gastos ge-
nerales .de la naci6n. Esta es la demostraci6n mis
palmaria de que no han existido superarvits. Los su-
peravits que se indican on este Proyecto de Presu-
puestos son ilusorios, porque no se han incluido todos
los gastos de la Administraci6n. Si se hubieran inclui-
do todos los cr6ditos votados por Leyes del Congreso,
se hubiera visto que no habia superavits de ninguna
clase.
El otro particular era que el Congreso, 6 la Co-
misi6n de Presupuestos, apart.ndose de un precepto
Constitutional, y de la doctrine por ella misma sus-
tentada consistent en que no puede modificarse el
Presupuesto fijo, sino A virtud de Leyes Especiales,
lo habia modificado. Y lo habia modificado, segin
decia, sin raz6n. Al Sr. Maza y Artola parece que le
convene, 6 est6 convencido, de que un funcionario
del Poder Ejecutivo, debe former parte del Congre-
so de la naci6n, aunque no sea mas que para percibir
su dotaci6n. Se referia a los $12,000.00 para el Sr. Vi-
cepresidente de la Replblica. La 'Comisi6n al quitar
del Presupuesto Fijo esa partida, cumpli6 un precep-
to terminate de la Constituci6n, que prohibe, de
un modo expreso, que se incluyan en el Presupuesto
Fijo gastos que no sean del Congreso, del Poder
Judicial, y los cr6ditos para amortizar los intereses
de los empr6stitos. Y si al Sr. Vicepresidente de la
Repfiblica, la Constituci6n, que es la finica Ley que
establece los Poderes, le sefiala su sitio 6 continuaci6n
del capitulo que trata del Poder Ejecutivo, y si la
Ley del Poder Ejecutivo le sefiala igualmente su lu-
gar A continuaci6n del Presidente, era natural que el
Congress velando por el cumplimiento de las Leyes,
excluyera esa partida, sin, perjuicio, sin menos:eabo
para la administraci6n Pfiblica, sin desdoro para ese
alto y prestigioso funcionario.
Decia tambi6n que habia echado abajo ascensos y
cr6ditos que figuran en el Proyecto de Presupuestos
en lo que se refieire A la Secretaria de Estado. Y debo
hacer present que en este particular estuvieron com-
pletamente de acuerdo todos los miembros de la Co-
mision. Como la Leyes merecen respeto, y la Cqmisi6n
de Hacienda v Presupuestos, formada de Senadores,
entendia y sigue entendiendo que el Ejecutivo no pue-
de .derogaritas, opt6 por sn cumplimiento.
Todos los Sres. Senadores saben que el Servicio Di-
plomatico y Consular de la Repfiblica esta organizado
por medio de Leyes Especiales, que sefialan la cate-
goria y los sueldos de esos funcionarios, y que por
lo tanto, no puede modificarse ninguno de sus extre-
mes, sino por medio-de otra Ley. Si esto es asi, como
lo es, ;, puede el Sr. Secretario de Estado, el Poder
Ejecutivo proponer al Congreso ascensos 6 modifiea-
ciones en esa carrera?







DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 9

Por -eso verA el Sr Maza y Artola, y todos los de- modificaciones que se hacian; y yo A esto le respond
mas companieros, que se han suprimido todos los as- que las facultades del Congreso en material presu-
censos y todas las modificaciones, en lo que se r,. puestal son tan omnipotentes, son tan soberanas, que
fiere al (Cuerpo DiplomAtico y Consular, dejandolo no debe nunea indagar las condiciones personales del
redactado tal y come lo establece la Ley. Y hasta en el funcionario que formula el anteproyecto, que remite
particular A que se referia, de una manera expresa, el Proyecto de PresupiueBteos; debe s6lo, teniendo
en lo de los gastos de material, alquileres de casas y en cuenta las necesidades del pais, modificarlo den-
empleados subalternos, so encontr6 con que era ma- tro de la Constituci6n; porque de esa manera el Con-
terialmente impossible dejar lo que consignaba el greso procederA dentro de sus facultades y velarA
Sr. Secretario de Estado, porque el articuo octavo de por su propio prestigio; y esto tanto mAs necesario,
la Ley del Servicio diplomdtico y 'Consular, establece cuanto que todavia no nos hemos acostumbrado h ver
un mAximum y un minimum para los gastos de per- en el Congreso la representaci6n legitima y soberana
sonal, para los gastos de material y para empleados de nuestro pueblo; todavia la mayor part de nues-
subalternos, de uno a tres mil pesos. tros conciudadanos estiman que no mereeen respeto
Pero hay mAs aun: la Comisi6n, quer-iendo favore- sino l]o funeionarios que pueden dar un nombra-
cer la buena administraci6n y el prop6sito del Sr. Se- miento 6 firmar una destituei6n.
cretario de Estado, teniendo en cuenta el nfimero Este es un mal para la march future de nuestra
total de Legaciones establecidas, y asignAndoles A Repfiblica, y per eso reclamo de todos, que hagamos
todas el maximum que la Ley sefiala, consign en un que el Congreso, dAndose cuenta de sus facultades
solo credito la suma de cuarenta y einco mil pesus y de su responsabilidad, proceda sin tender en consi-
para gastos de material, alquileres de casas y emplea- deraci6n afectos personales ni de partido, levantando
dos subalternos, dandole de este modo mayor elasti- :su voz contra cualquiera extralimitaci6n, cometida
cidad con el fin de que el Sr. Secretario de Estado, por ignorancia 6 por mala fe. Pues nuestras fun-
teniendo en cuenta la carestia de la vida, y las con- clones co~to Legisladores debemos desempenfarlas field y
diciones especiales de cada naci6n, pueda distribuir lealmente, sin tener en cuenta, sino las altas conve-
ese crAdito en forma beneficiosa para el servicio. Lo niencias de la Rep6blica, y lo que la Constituci6n
realizado por la Comisi6n deberia merecer los aplau- establece.
sos, lo mismo de los liberals que de los conservadores, Y sabe el Sr. Maza y Artola-y ]o sabe porque lo
de cuantos se interesan por nuestra Rep-iblica, por- record en las primeras palabras de su discuruo-
que no tiende sino h facilitar, dentro del respeto A que esta omnipotencia de los Congresos y de los Par-
la Ley, la normalidad presupuestal. lamentos en material presupuestal, es la conquista
Creo que el Sr. Maza y Artola se ha referido A otro mAs grandiosa de los pueblos, por la cual se han de-
particular de la Secretaria de Agricultura. Actual- rramado torrentes de sangre; es la conquista que ha
mente la Repfiblica esta 'adherida 'al Instituto Inter- ocasionado mas victims y que ha dado mas gloria
national de Agricultura de Roma; A virtud de la Con- tambien A la humanidad. Los pueblos consideran que
venci6n diplomatica de 1905. La Repfiblica contribute de su Tesoro y de sus recursos no deben disponer ni
con el minimum de la cantidad asignada, con trescien- los Monareas ni los Presidente de Reptiblica, sino
tos pesos; y teniendo en cuenta que se ha nombrado mediante acuerdo soberano de la mayoria de sus re-
delegado especial, y que un diplomatic, aun de los presentantes; y por eso nosotros que formamos part
nuestros, que saben de todo, pudiera no actuar ven- del Congreso Cubano, debemos cumplir A conciencia
tajosamente con los demAs delegados especiales, en ese este deber, diseutiendo sin apasionamiento de secta-
Intituto, aument6 el crdito sefialado con el fin de rios, con la vista fija en el de la Repiblica, el Pro-
que se nombre a un agr6nomo titular, un delegado yecto de Presupuestos remitido por el Ejecutivo, sea
especial, en bien de nuestra Repfiblica y beneficio de ese Ejecutivo conservador 6 liberal 6 de cualquier
nuestra agriculture y come segtfi informed del Jefe otra filiaci6n political. Y yo declare que nuestro Con-
del Departamento de Agricultura, se habia cometido greso es responsible mAs de una vez de que presu-
un error, haciendo constar en el Proyecto de Presu- puestos anteriores de dos 6 tres afios hayan estado
puestos quinientos pesos en vez de cinco mil, dividi6 rigiendo, porque no se ha dado cuenta todavia de la
esa suma de esta manera: cuatro mil para un delegado inmensa facultad que tiene, ni de la inmensa res-
especial, quinientcs pesos con que contribute la h.i- ponsabilidad que sobre l pesa en esta material.
pfiblica al sostenimiento del Instituto y no es la que Yo deseo que el actual Congreso discuta este Pro-
mAs contribute, pues la Repfiblica Francesa contri- yecto de Presupuestos, con las enmiendas que esti-
buye con cerca de ocho mil francs, y el resto para me convenientes, y que no se deje llegar el termino
gastos de material de la delegaci6n. del presupuesto anterior, sin haiberlo discutido y apro.
; M3.i..i- esto las censuras del Sr. Maza y Artola? bado; porque, ademAs de ser inconstitucional lo que
, So ha apartado la Comisi6n de Hacienda y Presu- se ha venido haciendo, constitute un mal precedent,
puestos de algin precepto legal? IHa cometido algu- una demostraci6n palmaria de que el Congreso no se
na irregularidad? 1 Ha desdefiado algfin precedent? preocupa sino de votar Leyes, concediendo creditos
Antes al contrario, se ha ajustado A los preceptos le- 'que envuelvan nombramientos de empleaidos.
gales en un servicio creado, modificandolo dentro de No he de hablar de los despilfarros de anteriores
sus facultades, mAs ajustado A la necesidad misma Administraciones, porque no es mi prop6sito, ni lo
y A las conveniencias generals de la nacion. fu6 tampoco en el seno de la Comisi6n, contestar ma-
Y hablaba tambien el Sr. Maza y Artola de otro nifestaciones anteriones, cuando aquii se decia, de
particular mAs grave ,que estos pequefios detalles manera enfitica: "No queremos contribuir A la aapro-
que pueden ser objeto de discu-i6n A mnedida que se baci6n de ese Proyeeto de Presupuestos, porque es la
vaya tratando de cada Departamento. Hablaba de obra del Partido Liberal, de un Gobierno .despilla-
que el Congreso cuando se tratara-asi interpret rrador". Y si por despilfarro se eintiendie el exceso
sus manifestaciones-del Proyecto de Presupuestos en los cr6ditos y en los gastos del Estado, sin ver-
formados por funcionarios de un Gobierno, por el dadera necesidad, yo puedo asegurar que el Proyecto
Ejecutivo, en una palabra, que no tuvieran fama de de Presupuestos, penidiente de discusion en el Con-
despilfarradores. debia tener much cuidado con las greso, es el mAs despilfarrador de todos los Proyec-








10 DIARIO DE SESIONIES'DEL SENADO


tos de Presupuestos que se han presentado al Con-
greso Cubano. Sus gastos se aumentan en cerca
de cuatro millones de pesos; y no porque en 61 es-
t6n incluidos los cr6ditos votados a virtud de Le-
yes Especiales, que son muy pocas, sino porque se
ha aumentado en todos los departamentos la fa-
milia burocritica. En el seno de la Comisi.n nos
decia un compafiero conservador, cuando se tra-
taba de suprimir determinados puestos de nueva
creaci6n: "No lo hagais, porque esos puestos exis-
ten, hay un hijo 6 hay un padre de familiar que lo
desempefia como temporero y se le paga A virtud
de tdel,.f-I.-i.ci.,i de crditos". Y A veces hemos aten-
dido A nuestro compafiero, con el fin de evitar esas
t :,i.n l r.-il,.,i de cr6ditos, prohibidas por la misma
Ley del Poder Ejecutivo, y de que los empleados es-
t6n A cubi:erto de las ojerizas, malas voluntadles 6 ide
los intereaes de partido, en una palabra, para que la
Ley se cumpla, para que los fallos .de la Comisi6n
del Servicio Civil sean atendidos y acatados, y aun-
que la mayoria de ese Tribunal Administrativo, no
es liberal, es conjuncionista 6 conservadora, sin em-
bargo, un liberal le. pide al Gobierno conjuncionista
6 conservador, que cumpla, que haga cumplir los
fallos de ese tribunal, lo mismo cuando favorecen A
un adversario que cuando favorecen A un correligio-
nario; porque de eesta maneira logramos normali-
zar la A.dministraci6n, encauzar las iniciativaes de los
partidos politicos, y hacer que sus luchas, en visperab
de-eleceiones, no sean luchas por puestos sino por el
triunfo de doctrinas y de ideales; sea la lucha por la
gloria, que tambi6n los hombres luchan por ella sin
tender en cuenta mezquinos interests.
Y como yo predico con el ejemplo, siendo cierto
cuanto ha manifestado el Sr. Coronado, de que. en
el seno de ]a Comisi6n, en sus discusiones, no se po-
dia distinguir entire liberals ni conservadores, no
quiero hacer labor de partido en estas lines genera-
les, y solamente he de manifestar A nombre de mis
compafieros de filiaci6n political, que el Partido Libe-
ral no es contrario 6 los altos presupuestos, siempre
que estos presupuestos se ajusten A las necesidades y
no impliquen aumento en las contribuciones; que lo
finico. que el Partido-Liberal desea es que las canti-
dades que figure en el presupuesto tengan su obje-
tivo determinado con honradez y sinceridad, y que
los cr6ditos se destined A Jlos fines sefialados, din-
dble siempre preferencia A aquellos gastos que tien-
den. aumentar el niumero de nuestras carreteras, y
A, realzar el .--.1. n I':r. el prestigio y la grandeza
de nuestra patria; espero que todos nuestros com-
pafieros votaran ]a totalidad de los presupuestos.
Despu6s, y en esto la Comisi6n deja en libertad,
como decia el Sr. Coronado, A cada uno de sus
miembros para que voten en pro 6 en contra
del Dictamen, si ]o screen convenient; y cuando
discutamos el articulado por departamentos, enton-
ces, inspirdndonos toddos en 'o que debe ser en
estos moments nuestro interns comfin, el interns
de Conservadores y de Liberales, dotar al Poder
Ejecutivo de un instrument de Gobierno, eumplien-
do asi nuestra misi6n, y .demostrando al mundo, y so-
bre ooldo A nuestro pueblo, 'que sn representaci6n no
es perezosa en el cumplimiento *de sus deberes. En-
tonces tendremos verdadero gusto en dar explica-
cioioies al coimpafiero que las pida, idl porqu6 redujo
la Coimisi6n determinados e'rditos 6 del porqu6 los
ha ampliado en determinados casos.
SR. PRESIDENT (SANCIIEZ AGRAMONTE) : Tiene la
palabra el Sr. Maza y Artola.


SR. MAZA Y ARTOLA: Sres. Senadores: Ante todo
debo dar las gracias mas cumplidas y mas efusivas
A nuestro elocuente y querido compafiero Sr. Gon-
zalo Pdrez, por las frases de cortesia que ha tenido
la amabilidad de'dirigirme, y A mi vez lo felicito por
la altura en que ha sostenido este debate. Y felicito
tambi6n al Congreso porque tratamos todos, por pri-
mera vez quizAs, con desapasionamiento complete una
cuesti6n tan seria, tan trascendental, tan fundamental
para los interests de la N'aci6n como sus Presupues-
los Generales. Procurar6 manteneirme tambi6n A esa
misma altura, en esa line de desinteres y desapa-
sionamiento; y asimismo procurar6 contestar cumpli-
:damente cuantas impugnaciones ha hecho a mi di's-
curso el Sir. Gonzalo Perez, con las cuales, lejos de
sentirme mortificado, me siento extrao'rdinariamente
honrado.
El Sr. Gonzalo P6rez -me censuraba que yo no hu-
biera atacado el Dictamen .de la Comisi6n precisa-
mente en su totalidad, sino entraldo A pormenorizar,
A desmenuzar, A fijarme en detalles de 61, coan lo que
me alejaba de las lineas generals, de los principios
fundamentals que informaron el criterio de la Co-
mision die Hacienda y Presupuestos al emitirlo; y, al
mismo tiempo, decia que sufri6 un desenigafio por-
que esperaba que yo hubiera hecho aqui algunas de-
claraciones que le hicieran conoceir al Congreso, al
pais, y al Pa.rtido Liberal, cuiles eran los prop6sitos,
cualles eran las orientaciones, el program del Par-
tido Conservador, en material presupuestal.
Respecto de lo primero, voy A contestair al Sr. 'Gon-
zalo i6rez, que seguramente por lo irregular de la
SesiOn, en que los Sres. Senadores, a causa de lo largo
de mi discurso y lo poco ameno de si material, no es-
taban siempre atentos, y hasta hubo quienes tuviesen
que levantarse 'de sus asientos para volver despu6s a
ocuparlos produeietndo los ruidos consiguientes; por
esa irregularidad en que se fu6 desenvoilviendo la
Sesi6n en eil dia de 'antes de ayer, acaso no pudo el
Sr. 'Gonzalo P6rez fijarse en quo yo no abandon ni
un moanento el concept, el character, las lines fun-
damentales del Dictamen de la Comision, y que si
alguna vez descend A detalles, fu6 para demostrar
que el criterio sustentado en su pre6mbulo por la
Comisi6n de Hacienda y Presupuestos, no era un cri-
terio fire, porque luego, al ocuparse dde los por-
menores del presupuesto, lo infringia, no se sometia
a 61, en muchos casos; con lo que ella misma de-
mostraba su falta de consistencia. No se fij6 segura-
mente en ello el Sr. Gonzalo P6rez, por no haber po-
dido seguir el hilo de mi discurso. Y es de lamentarse
porque de haberlo, podido seguir, sus impugnaciones
habrian sido mis acertadas y se hubiera evitado este
cargo tan injustificado. Por eso finicamente descendi
algunas vecees A' los detalles del presupu'sto, no por-
que fuera mi Animo, en un debate sobre la totalidald,
bajar A esos pormenores.
Luego, cuando me defienda, que lo har6 muy bre-
vemente, de cada una de las impugnaciones que me
ha hecho, se to acabar6 de demostrar al Sr. iGonzalo
P6rez.
En lo que se refiere al desengafio que ha manifes-
taido que sufri6, porque no me vi6 tratar la cuesti6n
desde el punto de vista p'artidario, no crea que me
voy A sincerar, me pareee que no lo necesito. Crei me-
recer mis bien placemes de todos los aiqui reunidos,
por no haber tratado ninguna de las cuestiones del
Presupuesto bajo aspect tan pobre, por entender que
era. de tal naturaleza su car!Acter, era tan, elevado, tan
national, pudiera decir, que no admitia los criterlom








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 11


de partido. Creia que en una material de esta classy,
no debiamos aqui sostener los legisladores que forma-
mos esta rama del Congreso, puntos de vista partida-
rios para que la discu'si6n se Ilevara a cabo con se-
renidad, y no vinieran los apasionamientos politicos
i perturbarla. Fu6 por eso por lo que no quise tra-
tarla .desde el punto de vista de mi Partido, preoisa-
mente, no del que pudieran haberme inspirado 'mis
correligionarios en aquel moment, en el moment en
que hablaba, porque no habiamos cambiado impre-
siones sobre c6mo debi6 haberse formulado -el Pre-
supuesto General de la Naci6n, ni sobre el Dictamen
de la Comisi6n acerca del Proyecto enviado por el
Ejecutivo, sino del que abonaban los antecedentes de
mi partido, del sostenido en las diversas campa-
fias electorales en que ha tornado part y especial-
mente del que se desprende su plataforma en las fil-
timas eleceiones, y de su program; el Sr. Gonzalo P6-
rez lo conoce tan bien como yo. A 'qu6 recorder aho-
ra lo que todos nosotros conocemos hasta la sacie-
daid, lo mismo los propios conservadores que han.sos-
tenido esos puntos de vista desde la tribune y la
prensa, como los liberals que lo han comentado tan-
tas veces desde las suyas?
Me pareci6 que no debia referirme a este punto de
vista partidario, aunque no creo haberlo abandonado
en sus lines fundamentals para lograr lo que qui-
zas haya conseguido, a saber, que estuvi6ramos enl
toda esta diseusi6n completamente libres de los apa-
sionamie'ntcs de la political, y asi cada cual pensando
conform d lo que considerara el criteria mAs nacio-
nal, rmis patri6tico, acertariamos mejor con el in-
ter6s pfiblico, que aqui debe sor el objetivo de todos,
lo mismo de liberals que de conservadores, aunque
cada uno, tenga, de ese interns pfiblico, de la manera
de fomentarlo, de desarrollarlo y de satisifacerlo, un
punto de vista especial, peculiar, pero que siendo,
como tiene que ser, de buena fe, serh siempre reb-
petable, y todos susceptibles de armonizarse al cabo
entire si. Lejos de hacer uin cargo, contra mi ide
semejante conduct, crei que me congratularia por
ella el Sr. Gonzalo PNrez. Me siento, sin embar-
go, satisfecho del cargo porque es la demostraci6n
mas palpable de que ese prop6sito que me animo
ha obtenido el mAs complete 6xito, hasta por el to-
no con que he logrado que me contestara el Sr.
Gonzalo Perez, porque 61 tampoco ha tratado la
cuesti6n desde el punto de vista partidario, aunque
ha esbozado la opinion del Partido Liberal sobre ellh;
pero sin abordar el problema 'en su fondo de una
manera decidida, 6, por lo mnenos, sin deeirnos en qu6
difiere concretamente el Partido Liberal del Partido
Conservador, del gobierno conjuncionista que actual-
mente nos rige, sobre esta material tan trascendental.
Se ha limitado a generalizar, si bien agregando quu
cuantas manifestaciones ha hecho, lo fueron, en nom-
bre del I'., iti':, Liberal, y quo estaba autorizado por
61 para sostenerlas.
Yo lo celebro, 6 invite al Sr. Gonzalo P6rez A que
sigamos como hemos empezado esta. diseusi6n: que
dejemos A un lado nuestras antiguas luchas partida-
rias y nos fijemos-para considerar el proyeeto de
presupuestos enviado por el Poder Ejecutivo-en este
punto de vista en que en verdad ambos nos colocamos
desde el primer moment 6 sea de la opinion particu-
lar que tenga cada Senador sobre hasta qu6 limits y
en qu6 media satisfaee A los intereees pfiblicos, 'atien-
de A las necesidades de la naci6n y consigue el bienes-
tar, la prosperidad y la felicidad de ella, ese Proyec-
to de Presupuestos.


Continuemos por esa ruta que yo tuve el honor de
abrir, y que, diga lo que quiera el Sr. iGonzalo P6rez,
no ha hecho mas que continuar, porque en el mismo
tone casi se ha mantenido, aun cuando la opinion
que 61 ha manifestado la compartan todos nuestros
compafieros del Partido Liberal y aunque sea verdad
que constituyan, come manifestaba el propio Sr. Gon-
zalo P6rez, no s6 por qu6, la mayoria de la Ckmara.
Eso no importaria porque no hemos visto hasta ahora
que haya una gran diferencia de criteria entire to
que ha'manifestado el Partido Liberal por boca del
Sr. Gonzalo P6rez y lo que yo sostuve antes indivi-
dualmente, lo que ha dicho el Sr. Coronado, tambi6n
individualmente, y lo que sabemos que piense cual-
quiera otro Sr. Senador de mi partido, 6 de la Con-
junci6n Patri6ti'ca sobre el tan referido Proyeeto de
Presupuestos. Y sigamos nuestra rectificaciou.
El Sr. Gonzalo P6rez empez6 hablando 'por done
yo habia acabado: del superavit. Me echaba en cara
el Sr. Gonzalo Perez haber atacado el superavit pro-
puesto en el Dietamen de la Comisi6n, cuando mayor
superavit arrojaba el Proyecto de Presupuestos del
Ejecutivo, por lo que el cargo que yo dirigia A la
Comisi6n caia mas de lleno, de una manera mis
marcada, con mAs fuerza, sobre el ,Gobierno. Tiene
raz6n el Sr. Gonzalo P6rez; precisamente, come mi
objeto no fu6 defender al GGobierno ni su Proyeeto de
Presupuestos, ni sostener los puntos de vista de la
Conjunci6n Patri6tica, mi del Partido Conservador
en este asunto, sino mi opinion particular, con miras
m'is elevadas, no tuve ineccveniente en atacar de fir-
me lo31 presupuestos que se presentan con superavit,
aun cuando eso cayera mas sobre el Proyelcto de Pre-
supuestos enviado por el Ejecutivo que arrojaba un
superavit mayor del que present la. Comisi6n en su
Dictamen.
Yo me he rebllado contra los superavits porque me
han parecido mal como le parecen tambi6n al Sr. Gon-
zalo P6rez-y he aqui qu6 pronto hemos dado con un
punto en que estamos de perfect acuerdo el Partido
Liberal por el cual hablalba y yo, miembro del Par-
tido Conservador. Encuentro tan desastroso el siste-
ma de presenter con superavits los presupuestos, que
no tuve inconvenionte de ninguna elsee, aun cuando
eso cayera sobre miembros muy prominentes de mi
partido, no tuve inconvenient, repito, en tronar con-
tra ellos y seiguir6 tronando, lo cual no es nuevo en
mi pues desde que tengo el honor de compartir con
mis compafieros estas labores, vengo tronando contra
este afin desapoderado del Congreso, de votar crdi-
tos y m6s cr6ditos todos los dias. g, De qu emana eso?
De que nunca sabemos cuAl es el verdadero estado del
Tesoro y de que mAs bion nosotros creemos que es
color de rosa porque nos presentan su lado bueno y
no ncs presentan su lado male. S61o cuando las cosas
se ponen muy gravels y es necesario hacer 'empr6s-
titos es cuando nos dicen: "Esta es la situaci6n gra-
visima po'rque atravesamos y es necesario ponerle
remedio". Cuandio mejor hubiera sido evitarla.
;El ICongreso A quien se le presemta por el Ejecutivo,
que e eel que maneja los fondcs pfiblicos, el Proyecto
de Presupuestos con superavit, cree de buena fe que
hay dinero sotbrante para tender a todo lo que se
consider precise, necesario en las distintas localida-
des, y no tiene empacho de ninguna elase en votar
hoy un er6dito para esta carretera, mariana otro cr&-
dito para aquel puente, luego otro para un cemen-
terio 6 para un acueducto y asi sucesivamente para
otras tantas cosas mis 6 menos convenientes, pero que
cada Representante 6 Senador que lo pide cree, en-








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


tiende que es indispensable en su respective provincial.
Si el Ejecutivo nos hablara con entera franqueza-
no me refiero s61o 6 este Ejecutivo, del mismo defecto
han adolecido los anteriores, con escepci6n del de la
primer Repfiblica-si el Ejecutivo nos hablara siem-
pre con enter franqueza, repito, y nos dijera con
frecuencia cuil es la verdadera situaci6n del Tesoro
por ejemplo, cual es aho'ra la que atravesanios que
no deja margen para mis, pues estamos muy com-
prolmetidos, debemos much mas de lo que puede que-
dar mensualmente despues de pagarse lo mas indis-
pensable, i ah! entonces el Congreso probablemente
tendria un poco de mas cuidado al propon6rsele votar
cr6ditos para cualeslquiera atenciolnes, que pueden
ser convenientes, pero que no son tan indisp'ensables
como cubrir wiuji.ill:. gastos, aquellas necesidades m6s
perentorias de la Naci6n.
i C6mo no habiamos de coincidir el Sr. Gonzalo P6-
rez y yo en este punto? C6mo tambi4n el Sr. Gonza-
lo P6rez no habia de ver con desagrado que se pre-
senten presupuestos con superavit? Eso ha dado un
resultado tan funesto siempre, que no puede estar
mis desacreditado. En otros paises si se present hoy
algfin presupuesto con superavit, es con un supe-
ravit insignificant, para no presentarlo con de-
ficit que seria la confesi6n de la bancarrota, ni com-
pletamente nivelado, porque pareeeria entonces que
se habia querido haeer el presupuesto artisticamente,
6 que se habia tenido la suerte casi inverosimil de
que ni en la menor fracci6n discreparan los egresos
de los ingresos, las necesidades de los recursos. Asi,
con ese superavit insignificant no se puede exeitar
la voracida.d de nadie.
Y asi era como yo esperaba 6 deseaba que nos hu-
biera mandado este Gobie;rno el primer presupuesto
general de la Naci6n. Pero acaso fueran tambi6n esos
sus deseos y otros prop6sitos impidi6ranle reali-
zarlos. Cuando nocs mand6 este proyeeto de pre-
supuesto, tlenia ya en eartera a1 contrataci6n de un
emp.rstito; A todos nos lo habia, mlanifestado. Pa-
rece que en los primeros meses de su administra-
ci6n el actual Presidente quiso ir enjugando el d6-
ficit de la Administraci6n anterior, con un plan
de economics que seguramente encontr6 impractica-
ble cuando se decidi6 A realizar esa operaci6n de cr6-
dito, y a solicitar del Congreso la correspondiente
autorizaci6n. 1Y c6mo contratar una nueva operaci6n
de cr6dito confesando un deficit en nuestros presu-
puestos generals, es deeir, declarando que nosotros
no podemos con nuestros ingresos ordinarios atende.c
A nuestros gastos corrientes, si hay un articulo de la
Enmienda Platt, adicionada integramente A nuestra
Constituei6n, que nos prohibe contratar empr6stitos,
cuando nosotros no tenemos margen una vez cubier-
tos nuestros egresos ordinaries con los ingresos co
rrespondientes? Acaso a eiso se deba el que el Ejecu-
tivo nos mandara su Proyeeto de Presupuestos con
superavit; no porlque fuera su doctrine acerca de la
material, ni para que eso sentara precedent en lo
sucesivo, sine porque dados los apuros del moment,
las vicisitudes de aquellos dias aciagos en que el Pre-
sidente no contaba con los recursos necesarios para
ateader al pago de obligaeiones indispensable de
la anterior Administraci6n, no tuvo otro recurso que
presentarlos asi a la faz del pais y del extranjero
6 sea, con un superavit suficiente A justificar quiL
nos encontrlbamos en las condiciones neiesarias, exi-
gidas por nuestra Ley fundamental y por nuestros
tratadcs con los I'.t;rnl.s Unidos para contratar el
empr6stito.


Yo creo que el Sr. Gonzalo Perez y yo teniendo
esto en cuenta, debemos diseulpar al Ejecutivo, aun-
que sea s6lo esta vez por ese error econ6mico ma-
nifiesto en que ha incurrido, dado el motive patri6-
tico que 1o oblig6 A caer en 61. Y al mismo tiempo, no
debemos career ni el Sr. ,Gonzalo Perez ni yo que
esto que ahora ha hecho el Ejecutivo sea la expresi6n
consciente, libre, deliberada del plan que tenga sobre
la material; por el contrario, debemos pensar que de
otro modo obrarh en lo sucesivo, pues tenemos dere-
cho a esperar que reetificarm su conduct y que sus
pr6ximos Proyeetos de Ley .de Presupuestos vendrAn
conuforme lo aeonsejan las Leyes econ6micas, las Leyes
de hacienda modernas, vigentes en todas las parties
del mundo, observadas por todos los pueblos, es (e-
cir, 'que los prese'ntarh al Congreso nivelados, 6 casi
nivelados.
El Sr. Gonzalo P6rez consider delspu6s lo que yo
dije del Vicepresidente de la Repuiblica, pero no se
fij6 en el motivo que me oblige A ello, ni tampoco en
la raiz de mi argumentaci6n. Yo no habl6 del Vice-
presidente de la Repfblica p'ara descender k una
discusi6n de pormenores, cuando la oportunidad de
abordar esa discusi6n no era aquoella en que yo habla-
ba. Habl4 del Vicepresidente, A prop6sito de una
line general trazada por la Comisi6n en su Dicta-
men, y no para combatirla sino todo lo contrario, pa-
ra lamentar que la propia Comisi6n hubiera claudi-
cado, obrando inconsecuente con su propio criterio.
La Comision expresa en su Dictamen (lo puede vol-
ver A leer el Sr. Gonzalo P6rez, si no lo recuerda bien)
que al tratanse del Presupuesto Fijo no debi6 haber
hecho el Ejecutivo modificaci6n de ninguna clase en
su Proyecto de Presupuestos Generales de la Naci6n,
que abarea el fijo ad!emis del annual, porque conform
h la Constituci6n el Presupuesto Fijo no puede alte-
rarse sino A virtud dde una Ley Especial. Yo ma-
nifest6 mi conformidad con ese criterio; pero obser-
v6 que la propia Comisi6n lo habia infringido, por-
quoe habia modificado 'el Presupuesto Fijo, sin que .el
sentido de economic con que en muchos casos lo ha-
cia bastara a justificar su conduct, y una de
las partidas en que lo habia modificado, habia sido prc-
cisamente aquella que se referia & la dotaci6n del Vi-
cepresidente de la Repfiblica, cuya exclusion de eso
presupuesto recomendaba. En los presupuestos gene-
rales anteriores puede verla el Sr. Gonzalo P6rez fi-
gurar como part del fijo lo mismo que esas otras dos
partidas de gastos A que tambien me referi, y de que
no trat6 por cierto el Sr. Gonzalo P6rez, en su elo-
cuente discurso. S61o A ese objeto me oeup6 de !estas
trees partidas y no para tratar particularmente de
ellas; me reserve hacerlo, si es que no bastaa con lo
dicho, en la oportunidad debida. ',O6mo el Sr. Gon-
zalo P6rez no nos ha explicado la causa de esa in-
consecuencia? C'6mo no nos ha demostrado su jus-
tificaci6n? Al no hacerlo ha dejado en pie mi cargo
y debo career que reconoce la claudieaci6n y que con-
viene conmigo en mantener pura, sin excepci6n la
tesis de la propia Comisi6n, a saber, que el presupues-
to fijo es intangible en estos moments en que se dis-
cute el Presupuesto General de la Naci6n, y que s61o
por medio de Leyes Especiales puede ser modificado,
lo mismo en el sentido de introducir economies que en
el de aumentar los gastos; 1] mismo en el de incluir
en 61 alguna partida como en el de excluirla.
Despu6s el Sr. iGonzalo P6rez halbl6 del aumento
de categoria en los Consulados, pero bajo el mismo
supuesto err6neo pues yo no trat6 del aumento de
categoria de los Consulados sino refiri6ndome tam-


_~I ~__ I
____


182








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 13


bien 6 otras -lineas generals del Dietamen de la Co-
misi6n. Expresaba la Comisi6n y lo debe recorderr
el Sr. Gonzalo P6rez, que no debia aprobarse cr6dnto
alguno fTiiIi.in. ,itl que previamente no estuviera
autorizado por una Ley. Me parecia que ese criterio
de la Comisi6n, en lo que se podia referir al Poder
Ejecutivo, era demasiado riguroso, pero en lo que
se referia a nosotros, acaso no tanto. El Congreso no
puede en una Ley de Presupuestos, introducir nin-
guna modificaci6n 6 reform de carActer Legislativo
6 administrative, ni puede aumentar la dotaci6n
de ninguin servicio respect del proyeeto del Ejecu-
tivo, pero al Ejecutivo no le esti vedado proponer la
modificaci6n, la mejora de cualquier servicio, ni el
aumento de su dotaci6n; lejos de eso, la Ley Orgdni-
ca del Poder Ejecutivo se lo permit de una manera
precisa.
No s6lo cit6 el correspondiente articulo de la Ley,
sino que lei su texto. Creo que el Sr. Gonzalo P6rez
lo debe recorder por lo que no se lo voy a volver a
leer. Entonces serial 6 continuaci6n algunos detalles
del Dictamen en que tambi6n habia puesto la Comi-
si6n de relieve acerca de este punto que no tenia su
plan uilf, ,int.., que .sus propias doctrinas eran con-
tradictorias, ya que a menudo las infringia, con lo
que se desautorizaba. Y acab6 por decir, despu6s de
ese an6lisis: no acepta el aumento de categoria en
algunos Consulados y Cancillerias, y sin embargo
tolera otras mejoras de servicios y aumentos de do-
taciones propuestos por el Ejecutivo.
Mientras el Sr. Gonzalo P6rez hablaba acerca de
este extreme tonaba yo nota precisamente de algunos
otros casos 6 que no me habia referido. Por ejemplo,
en la memorial explicativa de la Seeretaria de Estado,
,se recomienda que la plaza de Caneiller de Segunda
Clase del Consulado en Chicago, el Ejecutivo la ele-
vara a Primera, lo cual este acepta en su Proyeeto.
Esa partida la tolera la Comisi6n y no la impugna;
en cambio, si impugna la mejora del C6nsul en Vie-
na; el ascenso 6 Consulado General del Consulado de
Primera Clase 'en San Jos6 de Costa Rica y otros
mis. Tampoco impugna los aumentos de categoria del
Consulado de Baltimore, del Consulado de San Juan
de Puerto Rico, del Consulado de Madrid, del de
Santander, cuyas nmejoras son propuestas por el Eje-
cutivo en su proyecto, sino que los acepta la Comi-
si6n; y en eambio los de Austria, Costa Rica, etc.,
no los acepta.....
SR. GONZALO PIREZ: Pido la palabra.
SSR. GARCIA OSUNA: Es una Ley reciente.
SR. MAZA Y ARTOLA: No he encontrado la Ley,
por mas que la he buscado, ni la menciona el Eje-
cutivo en su memorial explicativa, ni tampoco la
Comisi6n ha llamado la atenci6n sobre ella en su
Dietamen. Si es que la Ley existe, parecia natural
que el Ejecutivo tratara de justificar su actitud, su
conduct, mencionindola, y ya que no lo hizo el Eje-
cutivo, debi6 haberlo hecho la Comisi6n. Sin embargo,
si se me convene de que esa'Ley existe, desde luego
estoy dispuesto a rectificar este argument.
Pior ese motive, descendi finicamente a:l d tafte
de los (ei'iin-i1li, para demostrar lo borroso de aque-
lla line general trazada por la Comisi6n, ein su
pomposo preambulo; pero no porque fuera mi pro-
p6sito discutir en esa oportunidad el fondo, el con-
tenido de esas partidas.
Cuando league la oportunidad, probablementepre-
scntar6 una Enmienda sobre ellas al Dictamen de la
Comisi6n, y entonces podran los Sres. Gonzalo P6rez
y Garcia Osuna, elocuente leader 6 ilustre Presidente


respectivamente de la Comisi6n de Hacienda y Pre-
supuestos, convencerme de 'que estpy equivocado, lo
que les costari muy poco trabajo si la Ley Espe--
cial existed, pues apenas la saquen A relucir bajar6
la cabeza ante su autoridad, poique soy muy respe-
tuoso de todas las Leyes. Mientras tanto permitan-
me que mantenga mi impugnaci6n y el prop6sito de
hacerla mis efectiva con mi anunciada Enmienda.
Vea el Sr. Gonzalo P&rez c6mo estoy demostrando
que yo he atacado el Dietamen de la Comisi6n en su
m6dula, en lo que pudi6ramos llamar su fundamento,
su base, su totalidad, para usar el t6rmino propio de
nuestro lenguaje de parlamento 6 reglamentario.
ILuego, el Sr. Gonzalo P6rez trat6 tanmbi6n de de-
mostrarme que no tenia raz6n en cuanto dije del de-
legado en Roma, que se creaba en el Departamento
de Agriculture. Yo no tenia el prop6sito de impug-
nar ese criterio porque lo considerara en si desacer-
tado, antes al contrario, yo encontr6, en principio,
muy acceptable la media. Debemos nosotros tener
'eze Representante en Roma, porque apart de otros
motives, un elemental deber de cortesia nos obliga
y ademis otras naciones lo tienen; pero ereia yo que
dentro del criterio de la Comisi6n, en el cual, como se
sabe, abundo, de que no podemos en una Ley de
Presupuestos crear nuevos servicios, de ninguna ma-
nera debiamos constituir esa Delegaci6n, sino por una
Ley Especial.
El dia que aqui se quisiera presentar una Proposi-
ei6n de Ley con ese objeto y se me invitara a suscn-
birla, lo haria con much gusto, porque estoy de acuer-
do con la idea. Me parece qiie debhemos te.ner ese 17e-
legado en Roma.
Decia el Sr. Gonzalo P6rez despu6s-ya entrando
en otro orden de consideraciones mis generals y mas
elevadas-que no encontr6 bien que yo aqui tratara
de darle mis autoridad al Ejecutivo que al Congreso
para establecer .-fiii.is en la Ley de Presupuestos.
Efectivamente, recuerdo que dije que en eso de mo-
dificar 6 mejora.r un servicio, sobre la mejor manera
de hacerlo, me parecia que tenia mis autoridad el
Ejecutivo que el Congreso. Y hace poco acabo de
ratificarlo. Pero no lo decia porque quisiera mermarle
facultades al Coigreso, ni much menos. Nosotros so-
mos, despues de todo, los que autorizamos los gas-
tos y las recaudaciones de los ingresos, pues el Ejecu-
tivo no hace mis que pedirnos esa autorizaci6n, pero
creia yo--y esto es lo que he querido decir y no otra
cosa-que el Ejecutivo con su experiencia adminis-
trativa, con el conocimiento que tiene de las dificul-
tades con que diariamente tropieza en los distintos
Departamentos del Estado, y del origen, naturaleza,
6 importancia de esas dificultades, era el mas autori-
zado para saber y recomendarnos los medios mis
adecuados de salvarlas, asi como las condiciones que
deben reunir todos los servicios administrativos de
los distintos Departamentos, A fin de que puedan
Ilenar sus fines de la manera mis perfect possible.
i, C6mo nosotros podemos saber cuiles son esas di-
fieultades y cuAles los medios de eorregirlas mejor que
el mismo Ejecutivo ? Por eso me express en tales t6r-
minos, y recuerdo que agregu6 que tratAndose del
patriota, tan esclarecido que estaba al frente de'la
actual Administraci6n, nosotros no podiamos dudar
de la buena fe con que procedia al proponernos las
medidas mis adecuadas para mejorar y aumentar
los servicios pfiblicos; poco mas 6 menos, fueron es-
tas mis palabras. Si el Sr. Gonzalo P6rez, sinti6n-
dose celoso por los prestigious de este Alto Cuerpo,
encontr6 exageradas, 6 inadecuadas, estas declara-








14 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


cones 6 manifestaciones, fu6 porque se coloc6 en
un punto de vista distinto del mio, en el extricta-
mente legal, en el que tampoco le niego la raz6n
completamente.
Noisotros somos los Arbitros, come representantes
del pais, para resolver sobre todas estas cuestiones;
nadie tiene mis derecho, ni mas facultades que noso-
tros en material presupuestal; pero s6lo al Ejecutivo
se le concede su iniciativa. Precisamente es la finica
Ley en que la tiene. Y como el Ejecutivo no puede
en el use de ella mas que proponernos medidas, pe-
dirnos a'utorizaciones, mientras nosotros somos los
que en definitive las concedemos, nuestras faculta-
dTes son superiores a las suyas. Son, sin embargo,
tambi6n mayores nuestras responsabilidades.
Asi lo ha compredicdo el Sr. Gonzalo P6rez al en-
carecer la importancia que tiene para el Congreso la
Ley 'General .de Presupuestos. Recordara el Sr. Gon-
zalo Perez que cuando empez6 A hablar en la Sesi6n
anterior, le hice A la Comisi6n de Hacienda y Pre-
supuestos la justicia de concederle A la altura de su
misi6n, que habia tenido conciencia del valor que
tenia para el Congreso una Ley General de Pre-
supuestos, duando habia agotado su studio, habia
tratado de resolver sus distintas materials, con gran
empefio y presentado un Dictamen lo mias razona-
do possible en el miAs breve tiempo tambi6n posi-
ble, con objeto de que la otra Clmara tuviese, A su
vez, oportunidad sobrada de examiner, discutir y re-
solver las propias cuestiones. De mode, que en ese pun-
to como en otros, estamos completa'mente de aeuerdo
el Sr. Gonzalo P6rez y yo.
. No he perdido de vista la sangre que se ha derra-
mado para conseguir que los pueblos, por medio de
sus representaciones sean los finicos que autoricen los
ingresos y permitan la distribuci6n de ellos, cubriendo
los gastos precisos, necesarios, los que se considered
indispensables y nada mis, es decir: que los gobernan-
tes no sean Arbitros de la hacienda de los ciudadanos.
No he perdido eso de vista ni un solo moment; creo
que lo hice notar en su oportunidad. El Sr. Gonzalo
Perez y yo marchamos perfectamente de acuerdo en
este punto; nadie tiene mAs derecho que el Congreso
para resolver sobre ese particular; pero, al mismo
tiempo, el Sr. Gonzalo P6rez no me negara que noso-
tros no tenemos los datos mAs indispensables, mis ade-
cuados para poder juzgar sobre la mejora, el aumen-
to 6 la modificaciOn de un servicio como el propio
Ejecutivo.
Tan es asi, que nosotros estamos obligados A pe-
dirle esos dates para ilustrarnos, y con frecuencia lo
ha hecho el Sr. Gonzalo P6rez en la Comisi6n de Ha-
cienda y Presupuestos. 'Ms de una vez el Sr. Gonza-
lo Perez ha formulado peticiones de dates que se han
traido aqui y se han dirigido al Ejecutivo, lo que de-
muestra que el Sr. Gonzalo P6rez comprende que la
fuente mejor de informaci6n en estas materials es el
propio Ejecutivo.
El Sr. Gonzalo P&rez, sali6 de este orden de consi-
deraciones legales para declarar que el Proyeeto de
Ley mis despilfarrador de todos los que se han pre-
semtado al Congreso, es el que estamos precisamente
discutiendo. A mi me parece que el Sr. Gonzalo P6rez
ha sido un poco exagerado en ese punto. Ya ve que
solo le digo "un poco exagerado". El Sr. Gonza-
lo P6rez pierdle de vista el mementot, hist6rico en que
ese Proyeeto de Presupuestos se elabora y se di-
rige al Congreso; es el primero que el Ejecutivo
nos manda; acababa casi, pudi6ramos decir, de ha-
cerse cargo de la Administraci6n Pfiblica el actual


President; se encontraba aguijoneado en esos momen-
tos per el deseo de cubrir ateneiones muy perentorias,
que la anterior Administraci6n le habia legado, y no
tenia recursos para hacerle frente; estaba hondamen-
te preocupado por ello, y no era esa la oportunidad
de pensar en poner en practica nuevos principios ren-
tisticos 6 de hacienda, que profesan los hombres tan
ilustres que rodean al Sr. President de la Repfiblica.
Aodos estuvimos contests en que la administration
en ese moment pasaba por un trance dificil; de otra
manera, no le hubi&ramos concedido al Ejecutivo la
autorizaci6n que le concedimos para que hiciera una
operaci6n de crEdito, y que, por consiguiente, le hi-
ciera frente con ella A esas atenciones tan perentorias.
Si A eso se agrega 'el grave problema que se le hubiera
echado A la cara, tratando de poner mano en las dis-
tintas oficinas de la administraci6n pfblica, para re-
ducirlas, per las cesantias de empleados que hubiera
tenido que hacer, la mayor parte de los cuales eran
correligionarios del Sr. Gonzalo P6rez, me parece que
el Ejecutivo ins bien mereceria plicemes y aplau-
sos del Partido Liberal que censuras por esta manera
de comportarse, por respeto al Partido Liberal en la
oposici6n, de que viene dando grande muestras el
actual Presidente de la Repfiblica; y eso no lo podrin
negar los liberates, con la salvedad de alguno que otro
caso especial, que tambi6n los Conservadores, en algu-
no que otro caso, quizjas en mAs que los liberals, te-
neilos quejas del actual Gobierno; pero en general,
el Partido Liberal no puede quejarse de que este Go-
bierno, a pesar de no ser de su fracciOn political, lo
hostilice; porque le ha respetado todas las posiciones,
casi todas las posiciones que habia obtenido en el an-
terior Gobierno, y eran muchas. Porque el Sr. Gonza-
lo Perez no podra negar que ocupado el Poder por los
liberals, A raiz de una revoluci6n, en que ellos fueron
triunfadores, lo tomaron por entero, hicieron ellos
mismos, con la intervenci6n provisional, las Leyes que
se habian de poner en vigor; y antes de que las pusie-
ran en vigor llenaron todas las oficinas de la adminis-
traci6n con sus correligionarios; vinieron despues las
Loyes restrictivais, como la Ley del Servicio ',, i,
pero alli quedaron mis liberals que conservadores.
Eso no me lo podra near el Sr. Gonzalo Perez.
Pues bien, si el Sr. President de la Repfblica se
hubiera dispuesto A poner mane en la administraci6n
para introducir las economies que esa administraci6n
demand, y yo estoy de acuerdo con el Sr. Gonzalo
Perez en que las demand, hubiera tenido que lesio-
nar de una manera profunda los intereses del Parti-
do Liberal. Hay, pues, cierta ingratitud (perd6neme
el Sr. Gonzalo P6rez que con la mayor cortesia se lo
diga) en esos cargos que el Sr. Gonzalo Perez le hace
A la actual Admninistraci6n. Si fuera un Conservador
qlien s'c Ics hiciera, si fuera yo, por ejemplo, tendria
mis raz6n; porque acaso debia considerar que eran
mis sagrados los compromises que el actual Presiden-
te *de la Repfiblica contrajo con su partido, que aque-
llos que despu6s se ha creado voluntariamente con la
oposici6n. Sin .embargo, yo no le he hecho esos cargos;
yo, que sustentaba siempre dentro de mi partido, y en
todas las propaganda, la necesidad de la economic en
los gastos pfiblicos, no me he atrevido todavia A ha-
cerle esos cargos al Sr. Presidente.....
SR. GoNZALO P REZ: Pido la palabra para una Cues-
ti6n de Orden.
SR. MAZA Y ARTOLA: He entendido que el Sr. Pre-
sidente de la Repfiblica ha obrado con una discreci6n
suma, que tal vez, obrando de esa manera, haya dis-
gustado A su partido.....








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 15


SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : Un mo-
mento, Sr. Maza y Artola. Tiene la palabra, para una
Cuesti6n de Olden, el Sr. Gonzalo P6rez.
Sn. GONZALO PfERE: Perdone el Sr. Maza y Artola
que le interrumpa, pero faltan diez minutes para ter-
minar la hora reglamentaria. Solicito del Senado que
se prorrogue la Sesi6n hasta votar la totalidad, y
buscando la brevedad, renuncio al uso de la palabra
para reetificar.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : Acuerda
el Senado prorrogar la Sesi6n hasta aprobar la to-
talidad ?
(Seiales afirmativas).
Acordado.
Sn. L\AZA Y ARTOLA: Decia que no me habia atre-
vido A hacerle ese cargo al Sr. President de la Re-
pfiblica, porque creia que habia obrado con suma
discreci6n al proceder como ha procedido, cooperan-
do, tal vez, asi al mantenimiento de la paz y de la
cordialidad entire los cubanos y entire los partidos po-
liticos, y aun cuando eso haya lesionado, como ha le-
sionado grandemente, los intereses de la Conjunci6n
Patri6tica, y particularmente los del Partido Conser-
vador, si es a cambio de todas las ventajas de la paz,
del orden y de la cordialidad, los conservadores pa-
rece que estamos obligados a tolerarlo, a sufrirlo, A
bajar la cabeza ante ello y 6 esperar que en lo suce-
sivo el Sr. President de la Repfblica sea un poco
mis just con los suyos de lo que ha venido siendo
hasta ahora.
No s6 por qu6 despues decia el Sr. Gonzalo P6rez
que de ninguna manera debian autorizarse las trans-
ferencias de cr6ditcs, pues yo no habia sostenido lo
contrario, y estamos tambi6n de perfect acuerdo en
ese particular.
Lo que he sostenido es que el Ejecutivo podia hacer
transferencias de er6ditos en determinadas condicio-
nes, porque la Ley Orgd)ica del Poder Ejecutivo se lo
permite,.y que no estaba autorizada la Comision para
proponer en su Dictamen que no hiciera transferen-
cias de cr6ditos :de ninguna clase, como aparece dedu-
cirse de una de las bases del Proyecto de Presupues-
tos que nos propone, porque con eso se vendria A in-
fringir 6 a derogar (y ni lo uno ni lo otro puede
proponer ]a Comisi6n de Hacienda y Presupuestos)
una Ley Orginica como es la del Poder Ejecutivo.
En cuanto a que se deben respetar los fallos de la
Comisi6n del Servicio Civil, soy el primero tambi6n
en reclamarlo. Creo que tiene much raz6n el Sr.
Gonzalo Perez, porque esa Ley se ha hecho para eum-
plirse. Lo mismo tienen quejas a ese respect del
Gobierno, los liberals, como los conservadores. A
mi, todos los dias, me ve una comisi6n compuesta
de conjuncionistas, acerca de este particular, que se
sienten lesionados por el propio Gobierno, que no
atiende i las conclusions 6 fallos de la Comisi6n del
Servicio Civil.
Pero eso no tiene que ver con las transferencias de
cr6ditos ni con el Proyecto de Presupuestos. Sin em-
bargo, he creido que debia tener la cortesia de corres-
ponder A las manifestaciones del Sr. Gonzalo Perez
con estas mias. De ahi que las haya recogido.
Voy a terminar, Sres. Senadores, contestando A mi
distinguido amigo y correligionario, el Sr. Coronado,
sobre su proposici6n de que votaramos el Dicta-
men de la Comisi6n de Hacienda y Presupuestos, pro-
poniendo, por el contrario, que votemos en contra de
61, no para que el Dictamen en tiodos los puntos ge-
nerales que sostiene sea rechazado, porque ya ven los
Sres. Senadores que yo he aceptado algunos de ellos,


sino porque por las razones expresadas y para el
mejor orden de la discusi6n me parece que debe-
mos de tomar por base el Proyecto enviado por
el Ejecutivo. Asi podremos ir examinando depar-
tamento .por departamento, epigrafe por epigrafe
sin dejar de tender en muchos casos a las indica-
ciones muy atinadas de la Comisi6n, y no tendre-
mos que hacer double trabajo como va A suceder si
se pone a discusi6n el Dictamen de la. Comisi6n de
Hacienda y 'Presupuestos, poTrque entonces tendre-
mos que ir examinando punto por punto cada uno de
los particulares que se modifican en el Dictamen, y
luego vamos A tender que acudir de nuevo al Proyecto
para aceptar 6 no todas las partidas que la misma
Comisi6n recomienda.
De modo que para el mnejor orden en la discusi6n,
para que' cuanto antes pueda. este Proyecto ser apro-
bado por nosotros 6 modificaido, es principsalmente
para lo que yo propongo que rechacemos el Dicta-
men de ]a Comisi6n y tomemos como, base para la
diseusi6n el Proyecto de Presupuestos.
-SR. CORONADO: Pido la palabra para rectificar.
SR. PRESIDENT (S.NCIIEZ AGRAMONTE) : La tiene
el Sr. Coronado. *
SR. CORONADO: Para una breve reetificaci6n en las
mis breves palabras, porqu de de lo contrario seria in-
currir en la m isma falta que he censurado.
Quiero que conste que no deseo hacer observaci6n
alguna & a airgumentaci6n que se ha presentado so-
bre las distintas palrtidas del presupuesto, porque,
en mi entender, no es esta la oportunidad, sino cuan-
do esas partidas se discutan sepa'radamente. Pero de
todoo o que se ha manifestado, A mi juieio, no hay
mas que un solo argument que pueda entendeose
aducido contra la totalidad del Dictamen de la Comi-
si6n de Hacienda y Presupuestos, y es el que se re-
fiere a los superavits.
Vovy condensar mi argumentaoi6n en una pre-
gunta: o Se han olvidaldo los Sres. Senadores que han
argiiido contra los superavits, del sistema especial de
tributaci6n que entire nosotros rige? Tal parece que
estf en la voluntad, en las manos del Ejecutivo, alte-
rar el presupuesto de ingresos. El presupuesto de in-
greGo; aprecia, por ejemplo, la renta de Aduana, en
veintinueve millones cien mil pesos. L Las Aduanas de
la Repfiblica produce lo que deben producer, 6 lo quo
se quiere que produzcan? Tenemos un arancel al que
se han de someter todas las meirancias que se im-
porten, y, por consiguiente, pue)de, perfec.tamenme,
la renta de Aduana, producer no ya los veintinueve
6 treinta millones de pesos estimados, sino treinta
y cinco y hasta cuarenta. I Do qu6 medios se vale el
Ejecutivo, entonces, para reducir ese ingreso de la
rental de Aduana, mientras una Ley del Congreso no
reduzea tamibi6n los Aranceles?
Otro tanto pasa con la renta de los Impuestos y
con los demas ingresos del Tesoro. El Ejecutivo tie-
ne que aceptar forzosamente los e6lculos formados
eon arreglo A la tributaci6n y A la producci6n -del aiio
anterior que le muestra aproximadamente lo que va
Singresar y ajusta A ellos los gastos. Es que acaso
para buscar una nivelaci6n del presupuesto se han
de aumentar excesivamente Ics gastos a fin de ciui-
pa'rarlos a los ingresos iEn manera a.lguna
Por consiguiente, today observaci.,n que se hlaga en
el sentido del superavit como eritioa, suponioendo
que entraba en las facultades idel Ejecutivo dismi-
nuir los ingresos para ajustarlos 6a los gastos, parece
tambien que es argument caprichoso y vago, que
no tiene base, verdadero fundamento. A los Sres. So-









16 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


nadores que han hecho esa observaci6n, les repito
que si me indiearan la formula mediate la cual se
pueda obligar al Ejecutivo para disminuir los ingre-
sos--que no puede haceirlo-entonces podria decirse
que en sus manos si estaba, la facuitad de nivelar
esos ingresos con los egresos; y esa es la Anica, abso-
lutamente la finia observaci6n .de algfn peso que
pudiera hacerse A lo que pudi6ramos llamar la totali-
dad del Dictamen de la Comisi6n. Por consecuencia
de esto, pido, como anteriorrmente solicited, que se
apruebe ahora la totalidad del Dietamen y que pase-
mos cuanto antes a estudiar, partida por partida, los
Presupuestos.
SR. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE): La tiene
el Sr. MXaza y Artola.
,SR. MAZA Y-ARTOLA: No voy ahora A eontestar al
Sr. Coronado la pregunta que ha hecho, por no de&-
morar mis a los Sres. Senadores aqui esta tarde, pero
me reserve contestarla cuando se discutan los ingre-
sos, pues estimo que esa es la mejor oportunidad de
hacerlo.
SR. PRESI2ENTE (SINCIIEZ AGRAMONTE): Se va a
proceder d la votaci6n.
SR. GOICOECHEA: Pido la palabra.
,SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : La tiene
el Sr. Goicoechea.


SR. GOICOECITEA: Despues de haber oido A todos mis
distinguidos compafieros de la Comisi6n de Hacienda
y Presupuestos, de haber oido su elogio, el cual no
diseuto, por su extraordinario, trabajo, les digo que
por. lo visto ellos estan satisfechos del presupuesto
que se e ha presentado, puesto que no lo han impugna-
do en la forma,; y al no haberlo hecho ai yo difie',
del parecer de esa Comisi6n al aprobar 6 aceptar
un presupuesto que no ha incluido todos y cada uno
de los gaistos que ,debe llevar 6 que tiene que soportar
]a Naci6n. Era todo lo que tenia que decir.
SR. PRESIDENT (SANCIIEz AGRAMONTE) : Se va h
poner A votaci6n la totalidad del Dictamen.
;SR. MAzA Y ARTOLA: Pido Votaci6n Nominal.
(El Oficial, Sr. Muiioz, toma la votaci6n. Dijeron
que si, los Sres. Ajuria, Bustamante, Berenguer, Co-
ronado, Dolz, Figueroa, Garcia Osuna, Godinez, La-
zo, Llaneras, Gonzalo Pirez, P6rez Andre y Sucrez.
Dijeron que no, los Sres. Goicoechea, Sdnchez Agra-
monte y Maza y Artola).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : Hlan vota-
do que si, catorce Sres. Senadores y tres que no.
Se suspended la Sesi6n.

(Eran las seis y cuarto).


Imprenta Rambla, Bouza y C.", Obispo 33 y 35, Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs