Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba.
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072699/00270
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Senado
Publisher: Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
 Subjects
Subject: Legislation -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began with: Vol. 1, 1902.
General Note: Description based on: 2. Legislatura vol. 2, no. 1 (abr. 6 de 1907); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072699
Volume ID: VID00270
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001844861
oclc - 30331556
notis - AJR9135
lccn - sn 94026346

Full Text











[IARIH O1 DES

DEL

SENADO


REP'j BLICA


DE CUBA


VOL. XXV HABANA, MARZO 18 DE 1914 NUM. 48


VIGESIMAQUINTA LEGISLATURE

Cuadragesimaoctava Sesi6n.-Marzo 16 de 1914


Presidencia del Sr. Eugenio Sanchez Agramonte
Secretarios: Sres. Julian Godinez y Gonzalo Perez Andre

SUMARIO
Comunicaciones de various Ayuntamientos.-Idem, de la Comisi6n de Asuntos Muni-
cipales y Provinciales, solicitando del Ejecutivo datos relacionados con el archivo
de la extinguida Comisi6n Consultiva.-Dictaimen de la Comisi6n de Hacienda so-
bre el Proyecto de Ley que concede un cr6dito para sufragar los gastos funera-
rios del que fu6 Subsecretario de Estado Sr. Remirez de Estenoz.-Debate sobre
el Proyecto de Ley de Presupuestos para el ejercicio de 1914 A 1915. Discurso del
Sr. Maza y Artola.


A las cuatro y diez, bajo la Presidencia del Sr. Lu-
genio Sdnchez Agramonte, actuando de Secretarisos
los Sres.. Juhan Godinez y Gonzalo P6rez Andr6, y
presents los Sres. Senadores que siguen, se abre la
Sesi6n:
Ajuria.
Berenguer.
Coronado.
Carnot.
Dolz.
Figueroa.
Garcia Osuna.
Gbicoechea.
Gonzalo P6rez.
Lazo.
Maza y Artola.
SuArez.
SR. PRESIDENT (ISANCIIEZ AGRAMONTE): El Official
de Actas dart 'lecturaA la de la 'Sesi6n anterior.
(El Oficial, Sr. Vega, la Ice).


SR. PRESIDENT (SANCIIEZ AGRAMONTE) : I Se aprue-
ba el Acta?
(Sefalcs afirmativas).
Queda aprobada.
Pasemos a la Orden del Dia.
Comunicaciones Oficiales.
(El Oficial, Sr. Muiioz, leyendo):
Cabafias, 11 de Marzo de 1914.
!Sr. President del Senado.
Sefior:
El Ayuntamiento de este TUrmino, en la sesi6n
que celebr6 el dia cuatro del pr6ximo pasado mes de
FePrero y que este Ejecutivo Local sancion6 el dez
del propio mes, tom6 el siguiente acuerdo:
"Scgundo.-Se di6 lectura a la copia certificada
del acuerdo adoptado por el Ayuntamiento de Bara-
coa y por el cual se interest del Congreso y del Po-









2 DIAlIO DE SESIONES DEL SENADO


der Ejecutivo, ]a derogaci6n de la Orden N? 62 del
,Cuartel General, Departamento de Cuba, de cInco
de Marzo de 1912. Y en su vista, despu6s de razona-
da .deliberaci6n al efecto, se acuerda adherirse al
acuerdo antes aludido, confiando al Ejecutivo eleve
instancias' tal objeto a los poderes mencionados".
Esta Alcaldia estimando just la petici6n heeha
'por la Camara Municipal de Baracoa, y couforme en
un todo con el acuerdo adoptado por el Consistorio
de este T6rmino, se adhiere a dicha petici6n, intere-
sando del Congreso la derogaci6n de dicha orden.
Muy atentamente.-H. Her~nndez, Alcalde Muni-
cipal.

Camagiey, Alarzo 11 de 1914.


Sr. President del Senado.

Sefior:


Habana


El Ayuntamiento de este Termino, en sesi6n ex-
traordiiiaria, celebrada la noche del 3 del mes en cur-
sd, acord6 uninimemente,-que se expresase su profun-
do agradecimiento a ese Alto Cuerpo de la digna
Presidencia de used, con motive de la designaci6n
de una Comisi6n especial de su seno, para que acom-
pafiase el cadaver del. gran ciudadano quo se llam6
Salvador Cisneros Betancourt, desde esa Capital has-
ta esta Ciudad.
Y la acci6n de ese tribute espontaneo como el cari-
fio, y como el cariffo ingenuo, al muerto agregio, ten-
dra, por siempre, en el espiritu de los que gozamos
el honor de Ilamarnos comprovincianos del extinto
patricio, gratitud infinita para todos y cada uno de
los que contribuyeron, trasladandose desde lugares
distantes, a hacer de los funerales del noble legiona-
rio, una consagraci6n admirable de solemnidad de
veneraci6n y de amor.
Todo lo que en cumplimiento de 1o acordado por la
Corporaci6n, tengo la honra de comunicarle, uniendo
al propio tiem'po, a la manifestaci6n de agradecimien-
to de la Camara Municipal de este Termino, la mia,
no menos bien sentida.
Queda de usted con la mhs alta y sincere considera-
ci6n.---Flix de Quesada, Alcalde Municipal.

SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : Enterados.

(El Oficial, Sr. Mluoz, leyendo):

Habana, Marzo 12 de 1914.

Sr. President del Senado.

Sefior:

La 'Comisi6n de Asuntos Miunicipales y Provincia-
les, en sesi6n celebrada el dia de la feeha, lacordo
rogar al Senado reitere al Poder Ejecutivo su pe-
tici6n de 26 de Febrero pr6ximo pasado, interesando
la remisi6n de las notas taquigrdficas y cuantos mis
diatos existan en el Archivo de la extinguida Comi-
si6n 'Consultiva, relacionados con la imposici6n de
tributaei6n i6 los solares yermos.
De usted muy atentam'ente.-Gonzalo Perez, Presi-
dente.
SR. PRESIDENT (SANCHEz AGRAMONTE): EstA
de acuerdo el Senado con que se soliciten esos datos?
(Senales afirmativas).
Acordado.
Discusi6n de Dictcmenes.


Se va A leer, por segunda vez, el de la Comision
de Hacienda y Presupuestos, favorable al Proyecto de
Ley, de la Camara, concediendo un cr6dito de mil
setenta y cineo pesos para sufragar los gastos fune-
rarios del Subsecretario de Estado Sr. Remirez .de
Estenoz.
SR: CARNOT: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : La tiene
el Sr. Carnot.
SR. 'CARNOT: Para suplicar la urgencia de este Pro-
yecto de Ley.
SR. PRESIDENT (SANCIIHE AGRAMONTE): So iba A
poner a discusi6n, porque es segunda leetura.
Sn. CARNOT: EstA bien.

(El Oficial, Sr. .Ml.:', leyendo):

COMISI6N DE HACIENDA Y PRESUPUESTOS.

AL SENADO:

La Comisi6n de Hacienda y Presupuestos, en sesoi
celebrada el dia de la fecha, ha conocido-del Proyecto
de Ley procedente .de la Camara de Representantes,
concediendo un cr6dito de $1,075.00 para abonar los
gastos de los funerales del que fu6 iSubsecretario de
Estado Sr. Francisco Remirez de Estenoz; y despu6s
de un detenido studio asi como de considerar 'la ne-
cesidad que existed de tender al pago de las atencio-
nes contraidas con tan infausto 'acontecimiento, acor-
d6 reconmendar al 'Senado concurra con la CAmara de
Representantes a la aprobaci6n del siguiente

SPROYECTO DE LEY :

Articufo 1-Se concede un cridito de mil setenta
y cinco pesos para abonar los gastos de los funerales
del que fu6 Subsecretario de Estado Sr. Jos6 Fran-
cisco Remirez de Esteooz.
Articulo 2-Los fondos necesarios para el cum-
plimiento de esta Ley, que comenzara a regir desde su
publieaci6n en la Gaceta Ofical de la Repfiblica, se
tomnarin de los sobrantes del Tesoro Nacional.
Sal6n :de Ssiones de la Co.misi6n de Hacienda y
Presupuestos, en la Habana, a cinco de Marzo de 1914.
-Vto. Bno.: A. G. Osuna, Presidente.-.lI;j, I Lla-
neraS, Secretario.

.SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : Se somete
A discusi6n la totalidad.
SR. lMAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANCIiEZ AGRAMONTE): La tiene
el Sr. Maza y Artola.
SR. MAZA Y ARTOLA: Deseo que me informed el Po-
nente do esta Ley, en la Comisi6n de Hacienda y Pre-
supuestos, por qu6 recomienda que el Estado sufrague
los gastos de los funerals de este em'pleado cuando no
se 'ha hecho eso nunca con los de otros de la misma
categoria. & Sera tan amable que me contestara L esta
pregunta?
'SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : Creo que
el Ponente de la 'Comisi6n, en este asunto, no esti-
pre.sente.
SR. GARCi~ OSUNA: Pido la palabra.
'SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : La tiene
el Sr. Garcia Osuna.
Sn. GARCIA OSUNA: Verdaderamente, ese Proyecto
de Ley de la iCamara no pas6 a Ponente alguno, sino
que se di6 cuenta con 61 en la Comisi6n, y .esta Ie di6
su aprdbaci6n. Es un Proyecto de Ley que autoriza
ese cr6dito para los gastos de esos funerals. No su-








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO.- 3"


pimos en la Comisi6n, ni investigamds tampoco, por
que se habian hecho; solamente aprobamos la Ley de
la CAmara.
En otras ocaslones se han pagado los funerales de
Representantes, Senadores y de ;algunos otros funcio-
narios de la Repibliea. No es corriente pagarle A to-
dos los funerales; pero como ha sido el primer Sub-
secretario que ha fallecido durante la Repiiblica, y
nos parecia que la iCAmara habia hecho bien al acor-
dar su pago, por tratarse de un funcionario pobre,
los miembros de la Comisi6n decidieron recomendar
favorablemente el Proyecto.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : Se en-
cuentra satisfecho el Sr. Maza y Artola? Es un Sub-
secretario que ha fallecido en el desempefio de su
cargo.
SR. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANCIEZ AGRAMONTE) : La tiene
el Sr. Maza y Artola.
SR. MAZA Y ARTOLA: Los Subsecretarios tienen la
categoria de Jefes Superiores de Administraci6n.
Hay otros altos empleados que tienen tamibi6n esa
categoria. No se si en el caso doe fallecimiento de al-
guno de ellos se 'ha observado lo mismo que con 6ste;
pero, de todas maneras, no me parece que porque'
A alguien del Ejecutivo se le ocurriera disponer este
gasto sin autorizaci6n de los 'Cuerpos Colegisladores,
luego debarmos estar nosotros obligados A sancionarlo.
En este concepto, pues, me 'opongo al Proyeeto de
Ley.
SR. PRESIDENT (SANCIIEz AGRAMONTE) : El Sr. Ma-
za y Artola se ha opuesto al Proyecto de Ley.....
SR. GONZAILO PWREZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SNCIIEZ AGRAMONTE) : La tienoe
el Sr. Gonzalo P6rez.
,S. GodIALO PEREZ: El Sr. Maza y Artola se ha
opuesto al Proyecto de Ley, porque entiende que no
han .debido hacerse esos gastes, y que no habia raz6n
alguna que autorizara su pago.
Sn. MAZA Y ARTOLA: Con cargo al Estado.
SR. GoNZALo PEREZ: Con cargo al Estado. En ese
punto, estoy do acuerdo con el Sr. Maza y Artola. En-
tiendo que para lo sucesivo debe tenerse muy en cuen-
ta que nadie estA autorizado en la Repfiblica para
acordar que los funerales de determinado individuo
6 funcionario sd hagan por cuenta del Estado, porque
la finica entidad en la Repiiblica, con arreglo A nues-
tra Constituci6n, para votar cr&ditos, es el Congreso;
y el acordar funerales con cargo, al Estado, es obligar
al Congress, mAs tarde, A que vote, en contra de su
voluntad, cr6ditos que no tienen justificaci6n alguna,
y que pudieran destinarse A otros particulars mias
necesarios y convenientes para la Reptfblica.
Esto dicho, entiendo que debemos aprobar ere Pro-
yeeto de Ley, porque viene de la CAmara y porque ya
se han hecho los gastos, pero sentando esta doetriad.
SR. PRESIDENT (SANCIIEZ AGRAMONTE) : Se va a
poner A votaci6n el Dictamen.
SR. GARCIA OSUNA: Pido Votaci6n Nominal.
(SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE): Los
Sres. Senadores que est6n de acuerdo con el Dicta-
men, se servirAn decir que si; y los contraries, que no.
(El Oficia, Sr. Munioz, toma la votacidn. Dijeron
que si los Sres. Ajuria, Coronado, Carnot, Dolz, Gar-
cia Osuna. Godinez, Goicoechea, Gonzalo P6rez y P6-
rez Andre. Dijeron que no, los Sres. Berenguer, Fi-
gueroa. Maza y Artola, Sudrez y Agramonte).
ISa. PRESIDENT (SINCHEz AGRAMONTE): Han vo-
tado afirmativamente, diez Sres. Senadores y cuatro
negativamente. Queda aprobado.


Lectura del Dictamen de la Comisi6n de Hacienda
y Presupuestos sobre el Proyecto de Presupuestou
Ordinarios de la Naci6n, para el Ejercieio de 1914
A 1915.
Creo que no habrA necesidad de repetir la lectura
del Dictamen, porque ya se ha leido; sin embargo,
si algin Sr. Senador desea lo contrario, asi se har6.
SR. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANCIIEZ AGRAMONTE) : La tiene
el Sr. Maza y Artola.
Sn. MAZA Y ARTOLA: Sires. Senadores: No he pedido
la palabra precisamente para hablar en contra del
Iictamen emitido por ]a iComisi6n de Hacienda y
Presupuestos. En realidad, mas que a, impugnarlo,*
voy A hacerle una series de observacione:s, con objeto
de que si quieren recogerlas los ilustrados de esa Comisi6n, podamos hacer luz acerca de algu-
ncs 6 de muchos de los interesantes particulares que
con motive del Proyecto de Ley de Presupuestos en-
viado por el Ejecutivo, caben suseitarse, y son de gran
valor para la Naci6n.
Pero pecaria de injusto si mis primeras palabras
no fueran de congratulaci6n para los Sres. miembros
de la Comisi6n de Hacienda y Presupuestos, por la
meritisima labor que han rendido, haciendo un es-
tudio, un examen muy minucioso del Proyecto de Pre-
supuestos, dedicAndose, con gran atenci6n, con gran
constaneia, A la *dilucidaci6n de los distintos proble-
mas que, por consecuencia de haberse pasado A esa
Comisi6n dicho Proyecto de Ley, se veian ellos obli-
gados A tra.tar de resolver. Y por qu6 no he de felici-
tarlos, tambi6n, por haber, en algunos casos, obrado
con acierto, en la mayor parte con la mas buena fe y
siempre, asi lo creo, con desinter6s? Pero como las
obras humans no son infailibles, todas ladolecen de
imperfecciones, y no pienso que los Sres. miembros
de la Comisi6n de Hacienda y Presupuestos tengan
la pretension de career que han hecho una obra per-
fecta, asi como tampoco tengo la petulancia de suponer
que las impugnaciones que voy A dirigir al Dictamen
son incontrovertibles I qu6 extrafieza puede produc-r
tque a causa de los prejuicios dominantes en este me-
dio ambiente, y, particularmente, en nuestro Congre-
so, sobre esta materia presupuestal, hayan incurrido
en algunos errors?
QuizAs me encuentre algo exento de ellos, por-
que estuviera sustraido A este medio durante todo el
interregno comprendido entire la caida de la primer
Repfiblica y los comienzos del actual period Congre-
cional, lo cual no quiere decir que por eso est6 en
mejores condiciones para ser siempre acertado en mis
juicios, pero si para poder notar mejor que otros
algunos de esos errors y someterlos para su reetifi-
caciOn a la consideraci6n de mis compafieros.
Con este empefio, con esta atenci6n particularisima
que A los Sres. miembros de la Comisi6n de Hacien-
da y Presupuestos ha merecido el Proyecto enviaivo
por el Ejecutivo, han demostrado que se han hecho
,perfectamente cargo de la grandisima importancia
que tiene para la Naci6n y para el Congreso el exa-
men, studio, dictamen y resoluci6n definitive de la
material presupuestal.
Acaso nosotros nos encontramos aqui reunidos pre-
cisamente por lo batallona que ha sido esta cuesti6n
desde hace mis de un siglo, y por los esfuerzos he-
chos.por otros pueblos mAs antiguos para lograr, los
que estaban sometidos A ciertas autoridades que los
siglos habian consolidado, pero que no estaban san-
cionadas por los hombres del pueblo, poner & raya
A los que habian legado A ciertas usurpaciones,








4 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


siendo precisamente una de ellas el que esos po-
derosos disponian, de los subsid'os, como antes
se llamaba A los impuestos, cobraban A su guisa las
contribuciones, las gastaban como querian y no le
daban intervenci6n de ninguna clase, A las masas
populares, en su dis-tribuci6n, 6 en su misma exacci6n.
Los esfuerzos hechos tanto por los pueblos de Eu-
ropa come por los de Am6rica, para exigir que. se
les diera A ese respect lo que de derecho les corres-
pondia, y que so rectificaran los abuses cometidos por
los que los mandaban, por los que los gobernnban,
culminaron en el mayor 6xito; y por esos 6xitos es
por lo que el pueblo de Cuba tiene representaci6n le-
gitima en su Gobierno y por lo que este 'Congreso
puede hoy,'de la manera que lo hace, en representa-
ci6n del pueblo, discutir serenamente qu6 cargas de-
ben pesar sobre 61 y c6mo debe distribuirse el im-
porte de esas cargas, lo que se recauda por elhas.
No olvidarian seguramente los Sres. miembros de
la Comisi6n de Hacienda y Presupuestos esta genesis
de nuestro derecho presupuestal, ni la sangre derra-
mada en su persecuci6n. Seguramente todos sus
miembros, que son bastante ilustrados, conocedores
de esos gigantescos esfuerzos, .de lo caro que fueron
los 6xitos obtenidos por ellos y de su extraordinaria
importancia, pensaban como buenos cubanos que el
Congress estaba obligado i darle, A prestarle A este
Prayecto de Ley una consideraci6n muy superior,
la mayor que mereeiera de nosotros, sobre todos los
demas, porque en 61 estn virtualmente icomprendidas
no s61o las prerrogativas mAs sagradas de la re-
presentaci6n national, sinoe asi todos los otros Pro-
yectos y cuantas cuestiones, por muy trascendenta-
les que sean se puedan someter A nuestra consi-
deraci6n, ya que viene A ser el eje alrededor del. cual
giran todas esas cuestiones, cualesquiera que fueren
el orden y naturaleza de ellas, cualesquiera que sean
sus finalidades.
iComo solamente se dispute la totalidad del Dicta-
men, debo limitarme A hacer considcraciones 6 im-
pugnaciones respect de las doctrinas generals sus-
tentadas por los Sres. miembros de la Comisi6n de
Hacienda y Presupuestos en ese document, cuya lec-
tura se ha omitido hoy, pero se hizo el otro dia, de
61 se han repartido copias A todos los Sres. Sena-
dores, y es el fruto de esa labor A que antes me re-
feria, de esa labor concienzuda de la Comisi6n de
Hacienda.
En primer lugar, la Comisi6n deolara la intangi-
bilidad del presupuesto fijo; le extrafia 'que el Eje-
cutivo proponga ciertas reforms en su Proyecto de
Presupuesto annual a icierta part del presupuesto fijo
cuando nuestra Constituci6n establece que s6lo se
puede modificar por Leyes Espeeciales. Y en verdad
que aqui nadie podrA hacer la menor observaci6n A
semejante doctrine, porque ella no es mAs que el
corolario dde un precepto fundamental; pero es de
notar que la propia Comisi6n que tal criteria, con
tanto acierto sostiene contra el Ejecutivo, infringe
su propia doctrine al proponernos A su vez ciertas
modifioaciones en ese mismo presupuesto fijo, algu-
nas de las cuales son de indole bastante fundamental,
pero que aunque no lo fueran, dada la declaraci6n he-
cha por la Comisi6n de que es intangible, mientras
no se modifique por una Ley y que el Ejecutivo se
ha 'extralimitado en sus funciones al proponer.la me-
nor modificaci6n en el propio Presupuesto acusa por
su parte cierta inconsecuencia, que yo no tengo duda
de que apenas caigan oen la cuenta sus inteligentes
miembros de que -han incurrido en ella, se apresura-
ran a rectificar.


Asi se atreven A proponer al Senado, que excluya
del Proyecto de Presupuestos del Ejecutivo la do-
taci6n del Vicepresidente de la Repfblica, y aun mas,
que se. supriman del mismo ocho mil pesos para obras
nuevas y reparaciones de edificios y $6,500.28 para im-
previstos, A pesar de que desde muchos Presupuestos
generals anteriores de la Naci6n, vienen figurando
esas partidas como parte del Presupuesto fijo, y el
.Congreso no lha llegado A modificarlas por Ley alguna.
Por qu6 se 'propone la exclusion de la dotaci6n
del Vicepresidente .de la Repfiblica? Por entenderse
que debe figurar esa dotaci6n en el presupuesto annual,
alli en el departamento destinado al Presidente,
alla en la secci6n destinada A fijar los gastos del Po-
der Ejecutivo, alli, al lado de la dotaci6n del Pre-
sidente de la Repfiblica. Ese es el criterio de los
*Sres. Miembros de la Comisib6i de Hacienda y Presu-
puestos.
Sin dejar de sentar que por la misma doctrine que
ellos sustentan, es decir, por su propio criterio, no
puede modificarse sine per una Ley especial el pre-
supuesto fijo en ninguno de sus extremes, y, por con-
siguiente, no se puede hacer ese cambio, en esta opor-
tunidad, permitaseme que casi entrando en los fun-
damentos, en las razones que ha podido tener la Co-
misi6n para proponerlo, le haga A la Comisi6n-de Ha-
cienda y Presupuestos otras observaciones.
Es tan infundado el cambio ese en la forma como
en el fondo. Esta es una rectificaci6n que ha hecho
el Ejecutivo. y el propio Congreso despu6s de la se-
gunda Intervenci6n, A los Presupuestos de la primer
Reipfiblica, en donde-se consignaba esta partida den-
tro de los gastos del Poder Ejecutivo. Es decir, que
ha side una rectificaci6n consciente, meditada, ma-
dura, y que, sin embargo, el Congreso de la segun-
da Repfiblica en sus sesiones anteriores, en sus an-
teriores Legislaturas, no os6 siquiera tratar de tocar-
la; antes al contrario, la acat6. Y 4 por quB lo acat6?
Seguramente porque se convenceria de lo razonable
de la rectificaci6n.
El Vicepresidente de la Repfblica es un Presidente
expectant; pero mientras vive y tiend capacidad y
no so ausenta el Sr. President de la Repfiblica, no
tiene facultades ejecutivas de ninguna clase; en cam-
bio, por la Constituci6n, tiene el derecho de presidir
el Senado de la Repfiblica, y con este car'cter de Pre-
sidente, la Constituci6n le da asimismo el derecho de
decidir en caso de empate sobre cualquier Proyecto
de Ley 6 asunto que se someta A la consideraci6n del
Senado. Cuando el Sr. Vicepresidente de la Repuiblica
haga uso de semejante prerrogativa, nadie dudark
que Legisla, 6 nadie se le ocurrira pensar que realize
un acto ej'ecutivo. Pero sin usarla son actos legislati-
vos, los que realize, con s61o presid'r el Senado, con s6lo
dirigir sus deliberaciones, aunque no vote, ni tonga
mis voz'que la necesaria para presidir. Si algo hace
es Legislar. de ningfn modo realizar actos ejecutivos.
Cuando fuera de aqui, en cualquier acto official,
represent .al Senado, segfin lo establece la Ley del
Poder Ejecutivo-que est' en vigor, come todos sa-
bemos-el Vicepresidente de la Repfblica represent
una parte del PodFer Legislative, y nada del Poder
Ejecutivo. De.modo que si nexo tiene con alguno de
los Poderes do la Repfiblica, ese lo tiene especial. muy
peculiar, muy intimo, muy allegado con el Poder
Legislative, mientras que con el Ejecutivo no tiene
mis one un derecho A 61 expectant, que es verdad
que depende s61o de un moment fatal, pero aleato-
rio y si ese moment no viene, 61 no participa, pue-
de no llegar A participar jamAs, y es lo mis probable,
de las funciones del Poder Ejecutivo.







DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 5
! _~.


&Por qu6 motive *.nilr. se ha de llevar la dota-
ei6n del Vicepresidente de la Repiblica all', dentro
de los gastos del Poder Ejecutivo, y no se la ha de
dejar dentro del Poder Legislativo? Es decir,. en el
Presupuesto fijo.
No, Sres. Senadores, no hay raz6n justificada de
ninguna clase, ni en el fondo ni en la forma, ni tenilen-
do en cuenta la misma consideraci6n expuesta en t6r-
minos generals por la Comisi6n de Hacienda y Pre-
supuestos, ni estas otras que en mi concept son tan
atinadas como aquellas, no hay motive de ningfin
linaje que abone la proposici6n de ese cambio que
haee la Comisi6n de Hacienda y Presupuestos.
Respecto de las otras dos partidas expresadas, como
tampoco caben sus supresiones en esta oportunidad
dado el mismo criterio general, j para qu6 he de en-
trar ahora en el examen de los motives que haya tenido
la (Comisi6n para recomendarlas, tanto mas cuanto que
he de referirme despues, A otros criterios, de la Co-
misi6n, y en consonancia con los cuales parece que
se ha creido obligada A suprimir del presupuesto
fijo, esas partidas, de $8,000.00, una, y de $6,528.00 la
otra, sin tener en cuenta el carActer de ellas ? Sostiene
la Comisi6n, tambi6n en t6rminos generals, de una
manera rotunda y categ6rica (asi lo expresa en el
preambulo de su informed) la negative a aprobar cr&-
dito alguno fundamental-agrega-que previamente
no est6 autorizado por una Ley. Es decir, que le nie-
ga al Ejecutivo el derecho de pedir en su Proyeeto de
Presupuestos al Congreso que 6ste le conceda cr6ditos
para nuevos servicios y obras, para ampliaci6n 6 me-
joras de algunos, 6 para rectificaci6n de otros, si nu
es por medio de un Mensaje para una Ley Especial.
Pero este criterio que se sustenta seriamente por
la Comisi6n, aunque no se razona, acaso por innece-
sario, si bien el fundamento de 61 se desprende casi
de las mismas manifestaciones 6 d.e los t6rminos en
que esta redactada esa parte del Dictamen, es tam-
bi6n, en ciertos casos; ,violado por la propia Comi-
si6n que aprueba del Proyecto de Presupuestos del
Ejecutivo algunos cr6ditos, es decir, los concede A
pesar de no estar autorizados por ninguna Ley espe-
cial y sin proponer la Comis'6n en su Dictamen que
el Congress dicte la Ley especial que sancione esa
concesi6n para que se pueda justificar en su dia, que
no A iniciativas del Ejecutivo, sino del propio Con-
greso y con una autorizaci6n express, es que se le
han concedido semejantes cr6ditos.
Asi vemos, por ejemplo, en la Secretaria de Esta-
do, que se autorizan aumentos de categories de cier-
tas 'Cancillerias y Consulados; y en cambio, se niegan
respect de otros. En la Secretaria de Agricultura, en
el epigrafe "Estudios y Auxilios en beneficio de la
Agriculture", se da un cr6dito que ni siquiera ha
solicitado el Ejecutivo en su proyecto, y esto es mu-
cho mas grave, para la creaci6n de un Delegado en el
Institute de Agricultura de Roma que aumenta cua-
tro mil quinientos pesos el epigrafe propuesto por
el Ejecutivo.
No estoy fijAndome en ciertos detalles del Presu-
puesto para diseutirlos ahora, porque s6 que todos
han de ser objeto de una discusi6n especial, desputs
que quede aprobada la totalidad del Dietamen 6 re-
chazada, sino s6]o para ver si ellos justifican, 6, por
el contrarib, niegan 6 desautorizan esas lines gene-
rales que sirven como de base, de orientaci6n A la
Comisi6n para sostener despu6s los distintos criterios
que desarroilla en el curso de su Dictamen.
Efectivamente, este caso 'A que acabo de referirme,
tiene que llamar la atenai6n de los Sres. Senadores.
Esta muy bien inspirado. No puede estarlo mejor.


Sin duda alguna que es necesaria esta delegaci6n.
Pero, 'por qu6 no se ha creado por una Ley Espe-
cial? .il Epigrafe "Convenci6n del Instituto de
Agriculture de Roma" que ni siquiera figure en el
Proyecto del Ejecutivo, se quiere dotar con cico
mil pesos segfn el Dictamen de la Comisi6n de Ha-
cienda y Presupuestos, asi distribuidos: Un delegado
especial, $4000,00; para material y otros gastos,
$500.00; para la cuota con que contribute la 1epfi-
blica al sostenimiento de este Instituto, $500.00. Y la
Comisi6n justifica asi esta reform al Proyecto del
Ejecutivo: (Leyendo):
"La Comisi6n ha tenido en cuenta para hacer esta
modicafici,6n que nuestra Repfiblica, con la del Sal-
vador y -el Reino de Grecia, son las finicas que no
tienen representaci6n official en dicho Instituto; asi
como para elevar la partida de $300,00 con que actual-
mente contxibuye Cuba al sostenimiento de dicho Ins-
tituto A la de $500.00, la petici6n dirigida por el Vi-
cepresidente del mismo A las Potencias adheridas '
dicha Convenci6n con el fin de que aumentaran sus
cuotas contributivas para poder tender A los gastos
de su sostenimiento. Tambi6n consigna una partida
de $500,00 para que nuestro Delegado especial pueda
tender a los gastos que, por material y cualquier otro
concept, fuere necesario en la Oficina que deberA
establecer en Roma".
Como se ve es una modificaci6n bastante substantial
la que se le hace aqui al Proyecto de Presupuestos;
es un nuevo servicio que se crea y que se dota, no
dir6 que con lujo, pero en relaci6n con la cantidad
propuesta por el Ejecutivo para una de esas atencio-
nes, que es de $500 en relaci6n con el servicio, que no
es de los mas fundamentals, con un notable aumento.
iq'Pero c6mo es que la Comisi6n, sosteniendo en su
preAmbulo el criterio de que no se debe, en una Ley
de Presupuestos, con el pretexto de hacerse la modi-
ficaci6n de cualquier servicio, dictarse en realidad
una reform de caricter administrative 6 Legisia-
tivo, ha incurrido luego en estos casos de inconse-
cuencia?
Quisiera que me explicaran esta contradieci6n, en
su oportunidad, los Sres. miembros de la Comis.i6n
de Hacienda y Presupuestos. Pues ademAs de esos
easos podria citar otros. El Proyecto del Ejecutivo
en el Departamento de Agricultura, propone tres ex-
pertos aigr6nomos y la Comisi6n de Hacienda y Pre-
supuestos, en vez de esos tres experts agr6nomos,
propone seis plazas de Ingenieros Agr6nomos, exi-
giendo que sean titulares, aunque cambiando la dota-
taci6n de tres mil seiscientos pesos A cada uno, que
pide el Ejecutivo, por la de dos mil cuatrocientos pe-
sos, con lo cuali al aumentarse el nfmero de plazas,
sube tambi6n el total de las dotaciones, y se hac,
ademas una verdadera reform de character adminis-
trativo con pretexto de modificar una partida del
presupuesto propuesto por el Ejecutivo.
Sobre este particular, no voy A detenerme mucno
mas para no quitarle su character a este turn, pero
en su oportunidad cuando se discuta en sus detalles
el Dictamen, acaso lo haga; no quiero ahora hacer
mAs que ciertas observaciones de caracter general
para que las recojan los Sres. miembros de la Comi-
si6n de Hacienda y Presupuestos, A fin de que al con-
testarme puedan dar las explicaeiones que sin duda
serAn muy satislfactorias aunque todavia no las he al-
canzado, y probablemente nos evitaran ulteriores car-
gos A diversas enmiendas del Dictamen al Proyeeto
del Ejecutivo.
S61o me resta, por via de complement, reco'men-
dar que meditemos con detenimiento el valor y el








' .DIABRIO DE SESIONES DEL SENADO
DR DnS


alcance de la doctrine constitutional. Si nosotros de-
'bemos darle un car'cter tan absolute como parece
,querer atribuirselo en el preAmbulo de su Dictamen la
Comisi6n, aunque para dejarlo despues reducido A su
mis infima expresi6n, al criterio de que el Eje.cutivo,
al proponer la Ley de Presupuestos al Congreso, estard
.obligado a enxcerrarse siempre dentro de los estrechos
limits de la Legislaci6n vigente, no podria proponer
la menor modificaci6n de un servicio, la menor amplia-
ci6n de 61, su menor mejoramiento, porique a ello ven-
dria a conducirnos esa interpretaci6n tan extricta de
la Constituci6n, la observancia del criterio de los
Sres. miembros de la Comisi6n de Hacienda y Pre-
supuestos, tal como .te6ricamente parecefi profesarlo.
Me parece Ique seria una enormidad que sustent'a-
ramos semejante criterio. Si el Ejecutivo no puede
en un Proyecto de esta indole, con el conocimiento
profundo que tiene de todas las materials que estin
sometidas A su control, A su administraci6n, hacer
la menor indicaci6n al 'Congreso sobre aumento, me-
jora 6 modificaci6n de servicios, en vista de las de-
ficiencias que ha notad.o en la prAetica de los antes
existentes, quedaria reducido el papel del Ejecutivo,
al remitir el Pro~yecto de Presupuestos, a realizar una
funci6n puramente meenica. Es eso lo que ha que-
rido la Constituci6n ? Es esto lo que le exige al Eje-
cutivo, la Legislaci6n vigente? No, la Ley del Poder
Ejecutivo-que ha desarrollado los principios cons-
titucionales de cierta manera mas 6 menos adecuada,
pero en forma que merece nuestro respeto, en forma
legal, y que no esbA de.rogada por ninguna otra Ley,
al menos en ese extreme; la Loy del Poder Ejecutivo
-digo-le da A ese poder facultades para proponer
ampliaciones y mejoras de servicios, y, es claro, que
cuando se amplia y mejora un servicio, es necesario
dotarlo mejor tamb.in; es necesario asignarle mayor
cantidad para sus gastos, porque de otra manera no
se explica que pueda ampliarse 6 mejorarse un servi-
cio. He aqui lo que la Ley del Poder Ejccutivo esta-
blece en sus articulos 385, 386, y 387.-E1 primero dice:
(L i, ,,,7,) :
"ISiempre que un Secretario formulare, para su pre-
sentaci6n al Presidente de la Repfiblica, un antepro-
yecto de presupuesto de gastos en que se alteren las
partidas afectas A los mismos servicios en presupuestos
anteriores, se introduzean partidas nuevas, se screen
nuevas plazas 6 se solicite aumento de personal, se
acompafiar'a la explicaci6n de todas las alteraciones
propuestas, justificando su necesidad".
Esto quiere decir que se le concede por esta Ley
al Poder Ejecutivo la facultad de proponer la am-
pliaci6n, la mejora, el aumento de los servicios, siem-.
pre que explique su justificaci6n en la memorial res-
pectiva.
SPor qu6 en eada caso que el Ejecutivo cumple co.n
esta formalidad le hemos de 'negar semejante facul-
tad? Nosotros somos los que no podemos, conforme
al articulo 60 de la iConstituci6n, ampliar ni dotar
mejor ningfin servicio de aquellos que esthn consigna-
dos en el Proyeeto del Poder Ejecutivo. P.ero est,
limitaci6n del articulo 60 no se le estableee tambiin
al Poder Ejecutivo. Es s61o *al Congreso. Y ya eso
basta para comprender que esta doctrine sustentada
en la Ley O,;.',,,, del Poder Ejecutivo es bien ra-
cional, porque si la prohibici6n se hubiera extendido
a todos los poderes y si hubiera estado en la mente
de los Legisladores de la carta fundamental incluir
en ella al Ejecutivo lo mismo que al Congreso, se
bubiera rdferido expresamente al Poder Ejecutivo
tambi6n, y no hubiera limitado la prohibici6n, la res-
tricci6n finicamente al Poder Legislativo.


De modo que, en t6rminos generals, tratAndose de
reforms de caracter administrative, Legislativo 6
fundamental, 6 de otro orden, que es como literalmen-
te dice el articulo 60 de la Constitucii6n, es decir, de
otro orden ajeno A la material presupuestal, es que el
Poder Ejecutivo, como el Poder Legislativo, no pue-
de proponer ni verificar en la Ley de Presupuestos,
ampliaciones de servicios, ni tampoco proponer que se
doten nuevos servioios no comprendidos en eyes es-
peciales.
Para que no quede duda de ninguna clase sobre
este particular, bueno es recorder la genesis del arti-
culo. 60. Los Sres. Senadores que hayan tenido la
curiosidad de examiner el Diario de Sesiones de la
Convencin Constituyente, habrAn podido fijarse en
que el primitive Proy.ecto de Bases omiti6 una locu-
ci6n que consta sin embargo *en Ia Constituci6n que
promulg6, la cual se agreg6 mis tarde para dsjar mas
claro este precepto; pero que tiene una- alta significa-
ci6n que asi se haya hecho, porque quiere decir que el
verdadero se.ntido del articulo se fija 6 s'e ha fijado
en esa rectificaci6n; y es la siguiente: El articulo 60
empieza diciendo: (Leyendo): "El Congreso no po-
dri incluir en la Ley -de Presupuestos disposiciones
que ocasionen reforms Legislativas 6 administrativas
de otro orden". Pues el primitive Proyecto de Bases
suprimia esta loeuci6n: "de otro orden".
Seguramente A los Legisladores de la Carta Fun-
damental pareei6les muy vago el precepto concebido
en estos t6rminos, porque ya cuando pas6 A la Comi-
sidn de Estilo, hubo ella de agregarle: ''de todo otro
orden", y suprim'i6ndosele despu6s el vocablo "todo",
qued6 entonces el texto del articulo redactado como
he referido, para expresar con mis claridad que law
rcfonrmas Legislativas 6 administrativas que no se
pueden hacer en un Proyecto de Ley de Presupuestos,
son aquellas de otra indole distinta A la de los pie-
supuestos; pero no aquellas qpe tienen una relaci6n
intima con la material propiatde ese estado general de
gaitos y de ingresos de ]a Naci6n. Y como el aumento,
la mejora, la reetificaci6n de un servicio cualiuiera,
y, por consiguiente, el aumento, la disminuci6n de las
dotaciones respectivas son reforms de carActer pura-
mente presupuestal mientras no invadan otros 6rde-
nes, es indcudable que no estan comprendidas en esa
prohibici6n y que lo mismo el Poder Ejecutivo al
incluir esas modificaciones en su Proyecto de Ley ue
Presupuestos, como el Congreso al aceptarlas en part
6 en todo 6 al rectificarlas-siempre en sentido res-
trictivo, porque es el linico en que lo puede hacer el
Congreso-estarAn dentro del articulo sesenta de.la
Constituci6n.
Y pasemos A otras cuestiones.
Hay en el Dictamen un rasgo enalteeedor ,en grado
sumo para los Sres. miembros de la Comisi6n, y es
el aJarde que liace de su prop6sito de introducir. as
mayors economics en los gastos pfiblicos, de su pro-
p6sito de, contribuir A que se reduzean los gastos ge-
nerales de la Naci6n en la media que lo demanded
las obligaciones que sobre ella pesan.
Mterece placeemes y aplausos la Comisi6n de Hacien-
da y Presupuestos por este rasgo; pero, es de lameii-
tar que al tratar de aplicar 6 de poner en efectividad
su prop6sito, como respect de otros tan. nobles, no
tenga bastante entereza y energia para realizarlo, por-
que el plan que sigue al establecer sus economies re-
sul-ta arbitrario, no muy justificado su criterio en la
mayor parte de los casos. Se fija en ciertas evaluacio-
nes que pueden star justificadas para proponer re-
ducciones insignificantes, de ellas, y, en cambhio, acepta
sin reservas.ni explicaciones aumentos que llaman la








iDIARIO DE SESIONES DEL SENIALO -'7


atenci6n y que por lo menos deben ser maduramente
examinados, aquilatados y razonarse su procedencia
antes de recomendarlos.
Esta conduct de los Sres. miembros de la Comi-
si6n de Hacienda y Presupuestos, de la icual ellos
se vanaglorian, y hasta cierto punto con raz6n, por-
que les permit conseguir algunas economies en el
Presupuesto, no despreciables, si bien merece respeto
A causa de lo.muy lovable del prop6sito, seria conve-
niehte para hacerla mas digna que se dispusieran a
iectificarla haciendo.su plan mis uniform, ya que el
medio de conseguir economies en los gastos de nuestro
Presupuesto, el med.o mas rational no es modificar
el proyecto del Ejecutivo en alguno que otro ex-
tremo, cercenando aqui, dando un tajo alla, am-
putando acul'i, sine atacando la raiz del mal,
aconsejando, por ejemplo, a todos los miembros del
Congress que sean mis parcos en las votacioneo doe
cr6ditos.
El Ejecutivo no ha podido hacer much m&s de lo
que ha hecho en su Proyecto de Presupuestos. Se le
obliga A prestar determinados servicios y f realizar de-
terminadas obras, por el Congreso, y deb3 ademAs ,aten
der A nuestras obligaciones corrientes, y al page de
nuestras deudas. g Qu6 economics va A introducir?
g Tratar con el menor dinero possible de satisfacer
todos esos compromises? I pero, no tiene al mismo
tiempo que prestar los servicios y realizar las obras
de la manera mas eficaz y dentro de las condiciones
que por .esas mismas leyes se le exigen?
iPor otra part I qui6nes son los llamados Af determi-
nar cufles son las condiciones en que deben prestarse
los servicios para obtener esos 6xitos? I nosotros, los
congresistas, 6 los miembros del Poder Ejecutivo que
son los que tienen adquirida la experiencia necesaria,
con su propia administraci6n, de los requisites y las
condiciones mejores que se necesitan para su acierto
y eficacia? g Puede ser mas autorizado el criteria del
Poder Legislative que el del Poder Ejecutivo en esta
material? Si nuestro Ejecutivo tuviera fama de ser
despilfarrador, si quien estf al frente de 61 no
tuviese una historic tan inmaculada, si de su integri-
dad y de su patriotism alguien tuviera derecho ;
dudar, me explico que el PodeTr Legislative fuera mi-
nucioso en su fisealizaci6n, hasta suspicaz en querer
cscudrifiar los mas intimos arcanos de sus pensamien-
tos, A fin de descubrir qu6 males prop6sitos, qu6 ma-
las artes pudiera haber de su part para conseguir
autorizaciones de crditos, de los cuales despu6s habia
de hacer mal use. Pero si no es asi, si todos nosotros
tenemos confianza en el Jetfe del Poder Ejecutivo,
Spor qu6 hemos de dudar de la buena fe, del pro-
p6sito honrado que debe de guiarle al proponer cier-
tas reforms que consider necesarias de los servicios
existentes, para que esos servicios llenen la finalidad
que nuestras mismas leyes se proponen, y debe llenar
toda buena administraci6n?
En ese sentido general, asi como en t6rminos ge-
nerales sustenta su criteria la Comisi6n de Hacienda
y Presupuestos, me permit tambi6n sustentar el mio,
algfin tanto opuesto. Es necesario que sea muy fla-
grante el error en que hayT incurrido el-Ejecutivo
al proponer la reform 6 la ampliaci6n de cualquier
servicio, para que yo me atreva a pedirle una rectifi-
eaci6n t mis compaiieros del Senado. Porque fio mas
en ]a autoridad del Poder Ejecutivo, en su experien-
cia, en su buena fe; en su patriotism que en el mejor
deseo de los Sr-s. congresistas.
Vamos a ver. 4 Es presumible que sea just el cri-
terio de la Comisi6n de Hacienda y Pr.esupuestos al
suprimir de la Secretaria de Estado que en muy poco


gravan el Presupuesto po'r su escasa material, una se-
rie de partidas comno la consignaci6n d'e min doscientos
pesos para gastos varies, indispensables, sin embargo,
para el alumbra'do, el aseo y decencia de esa Secreta-
ria, tales como fluido el6ctrico, hielo, jab6n, toallas
y articulos de limpieza? ~,C6mo hemnos de poder cali-
ficar nosotros que realmente la iSecretaria de Estado
no necesita esos mil doscientos pesos para estos obje-
tos? &Y c6mo la partida para alquiler de las caasa
que ocupan las Legaciones en Berlin, Paris, etc., cuya
necesidad justifica la misma Secretaria de Estado en
la MIemoria corr'espndient ? ~Y al proponer la re-
ducci6n de o.tras partidas como de veinte y tres mil
pe.Ios a diez y seis mil, la destinada A la restauraci6n
y renovaci6n del mobiliario deteriorado 6 inserv-ble
en las Legaciones y Consulndos 'de la Reptiblica? iY
la supresi6n de la partida de tres mil seiscientos pe-
sos para.pago del personal temporero de la propla
Secretaria de Estado; y la de doce mil pesos para el
sostenimiento de oficinas de informaci6n en el extran-
jero, y pnblicaci6n en la prensa peri6dica?
Estas partidas se suprimen totalmente. &Por qu6
se suprimen? No se da una explicaci6n plausible;
pero no creo que aleance n'adie a comprender c6mo
el Congress puede saber mejor que el propio Secre-
tario de Estado la necesidad de que estos servicios
est6n dotados.
La cantidad de diez y ocho mil pesos para viktico,
se reduce A quince mil. Por qu6 se le reduce tres
mil pesos? :Podemos saber nosotros mejor que el
Sr. Secretario de Estado si hacen 6 no falta esos tres
mil pesos?
Y asi tambi6n se. deja reducida h seis mil pesos la
partida de site mil doscientos cuarenta y cinco para
dietas y gastos de viaje de funcionarios de. la Inspec-
ci6n de Consulados de la Repfblica, cercenAndosele
por consiguiente mil doscientos cuarenta y cinco pesos.
En todo esto s61o se descubre un bien inspirado de
seo de hacer economies, pero no templado con la ma-
dura deliberaci6n del campo que merece la siega y
del que no la merece, de la reducci6n 6 supresi6n que
no perjudica t la obra 6 al servicio y de las que pue-
de perjudicar el interEs pfblico.
,Otra cosa no se descubre, A menos que los
Sres. miembros de la iComisi6n de Hacienda y Pre-
puestos, en su oportunidad, nos demuestren lo con-
traiio.
Otro criteria de caracter general que sustenta la
Comisi6n es el de que se supriman todas las partidas
consignadas para imprevistos. Este criterio tampoe
es firm. Sufre tambiBn su c!au'dicaci6n. Al tratarse
do la Secretaria ,de Gobernaci6n, se dejan pasar
diez mil seiscientos pesos propuestos para ese objeto
por el Ejecutivo con la gravedad de que son un 'au-
mento de cuatro mil pesos sobre los seis mil seiscien-
tos que ofiguran en el presupuesto del afio .corriente.
"Si ese criteria sustentado por la Comisi6n, es un
criterio serio, bien meditado estimado co'mo sustancial
y que por tanto debe aplicarse inflexiblemente en to-
dos los eases, para todas las ,Secretarias y para todos
los servcios, c6mo es que trat'Andose de la Seeretaria
de Gobernaci6n, hace una excepoi6n? Y ya que la
hace L c6mo no la justifica en su Dietamen la Comisi6n
de Hacienda y Presupuestos? I No era raclonal que
por lo menos explicara la contradici6n ?
Aqui venimos, desde hace tiempo, clamando contra
las transferencias de eredito. Creo que hemos tenido
la mayor part de las veces raz6n. No se deben per-
mitir las transferencias de, creditos mas que en los ca-
sos previstos por la Ley, y cumpliendo con los requisi-
tes Ique la misma determine, pero para poderimpedir








8 .DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


al Ejecutivo que haga transferencias, tenemos que pro-
porcionarle las condiciones necesarias para que nor-
malmente se desenvuelva y no tenga ineludiblemente
que haoerlas. Porque el que tiene la responsabilidad
de la Administraci6n, es quien puede comprender las
lorturas que,' n ciertos moments, cabe que sufra an-
te la necesidad de cumplir una obligaci6n que inopi-
nadamente surge sin que hava fondos consignados
para ello y sin que pueda dejar de atenderse. Como
no somos nosotros los legisladores, infaiblebs, nuestras
leyes -no son perfeetas, y no pueden reverse en ellas
todos aquellos events en que se puede encontrar el
Poder Ejecutivo, limitadas sus facultades adminL-
trativas dentro de los circulos de capitulos, epigrafes
y partidas de una Ley. general de Presupuestos y
]eyes especiales; todos los servicios no pueden quedar
sometidos a sus reglas y asi cuando en un moment
dado, ocurra la necesidad de alguno urgente que no
'd6 tiempo A dirigirse al Congreso para pedir el cr6di-
to correspondiente, y este coneederlo, nos exponemos
a una de estas dos cosas: 6 que el servicio se quede
sin prestar, con quebranto, mins 6 menos grande, de la
administraci6n, acaso de los intereses del pais, 6 6 que
el Ejecutivo tenga que faltar A su deber haciendo una
illegal transferencia de cr6ditos, quizas echando mano
de cantidades destinadas 6 algfin otro servicio que no
este, por cierto, m-uy bien dotado, porque los dotados
con algfin exceso se hubieran ya prestado, A causa de
encontrarse en la finaliza"i6n de un ejericiio, pero
cuya perentoriedad 6 precision no sea tanta. Pero pa-
ra evitar estos males no es mejor que le demos al
Ejecutivo los medios mis adecuados para que pueda
desenvolverse con alguna libertad en estos casos y
para que no caiga en la tentaci6n del pecado de las
transferencias ilegales ?
VPor otra parte, la concesi6n al Eje'cutivo de un
prudent margen para imprevistos, es un acto de
cordura y al mismo tiempo de modestia, de humildad
del Poder Legislative, A que estamos ..1lil, 1i:.. porque
lo contrario seria suponernos tan sabios, tan preten-
siosos, tan soberbios que ereemos que todo lo.podemos
prever y que al encerrar al Ejecutivo dentro de los
limits mas estrechos de las consignaciones de gastos,
es con la segurldad de que no se le podrA prese.i.
tar en lo future event, circunstancia,, oportunidad,
de case alguna en que tenga que satisfacer determi-
nada necesidad urgente que no este prev'sta y para
tender 6 la cual no haya doitaci,6n especial en el pre-
supuesto, seria demasiada suspicacia la nuestra.
Porque para evitar que el Ejecutivo tenga un peque-
fio fondo de reserve del que pueda hacer mal uso, por
malicia 6 error. vamos A impedir que en un moment
dado salve con 61 una situa'ci6n critical acaso de much
gravedad. Ni lo uno ni lo, otro corresuonderia 6 la sen-
satez de los que aqui nos sentamos ni A la altura de la
misi6n q~e se nos ha encomendado.
Adem6s, la Ley Orgdnica del Poder Ejecutivo-
y tal vez en esto no se haian fijado los mierbros de
la IComisi6n de Hacienda y Presupuestos-le permit
proponer en el proyecto de Presupuestos cantidades
para imprevistos. lo que lleva aparejada de nuesti,
part la obligaci6n de aceptar esa clase de partidas
y reconocer el sistema.
Esos articulos son el 393 y el 394. El articulo 393
dice asi: (Li-, i"7',i): "Ninguna parte de los creditos
concedidos para gastos imprevistos, podra invertiree
Sexcepto con autoriz.ci6n escrita del Secretari'o del
DespPcfio respective". Y dice el articulo 394: (Leyen-
do): "Ninguna parte de los crditos concedidos para
gastos improvistos, podr6 aplicarse al pago de gastos
relacionados con comisiones especiales, excepci6n he-


cha de los Consejos de Guerra 6 Tribunales de In-
vestigaci6n, concernientes A las Fuerzas Armadas 6
al] Servicio Naval, cuando este fuere establecido".
Hay, pues, una ley en vigor entire nosotros, nada
menos que una Ley tan importance como la Orgknic.i
del propio Poder Ejecutivo, que autoriza los impre-
vistos. i Con qu6 derecho, nosotros, de golpe y porra-
zo los suprimimost Eso equivaldria a. Ilevar a cabo
an, reform legislativa de orden mis sustancial con el
pretexto de htcer una modificaci6n en la Ley die Pre-
supuestos, ya. quo no otra seria su trascendencia.
Hay otro criterio que tambi6n sostiene la Comisi6n
de Hacienda y Presupuestos con cierto car6cter ge-
neral: asignaci6n A la Seeretaria de Obras Pfiblicas,
bajo el epigrafe de Construccoones Civiles y Milita-
res, de todas las cantidades para reparaciones y cons-
trucciones de edificios en la3 distintas Secretarias.
No me explic> por qu6, de manera tan absolute, se
sostiene este criterio. Una sola explicaei6n, muy so-
mera, da la Comisi6n en el pre'ambulo de su Dicta,
men. Dice que como la Secretaria Je Obras Pfblicas
tiene un capilulo de "Construcciones Civiles y Mili-
tares", A ese capitulo deb:n ir todas las que se refie-
ran a edificios del Estado. Esto no es una justifica-
ci6n, ni siquiera una expl'caci6n, sino una manera dis-
tinta de expresar el mismo enunciado.
Hay ciertas reparaciones y edificaciones que tienen
un cardcter tPcnico especial, que no .es propio de la
Secretaria de Obras Pfiblicas, como las de las Escue-
las, que estAn A cargo de la Secretaria de Instrucci6n
Pfiblica, porque tales reparacionet y edificaciones tie-
nen que hacerse no solamente con vista de las exi-
gencias arquiieet6nicas sino de las pedag6gicas, y pa-
ra resolver sobre estas no es competent la Secretaria
de Obras Piblicas. Podra esa 'Secretaria, con vista de
los datos, de las bases, de los antecedentes que le d6
la de Instrucci6n Pfiblica, hacer Ics pianos, el proyec-
to de edificaci6n y los presupuestcs correspondientes;
pero la iniciativa de las obras tiene ique ser de la Se-
cretaria de Instrucci6n Puibica. gPor qu6 entonces,
se ha de obligar al Poder Ejecutivo, en su Proyecto
de Ley de Presupuestos, a que todas estas partidas
Irs lleve al Departamento de Obras Puiblicas, 6 pesar
del character tecnico, especifico, distinto al propio de
ese Departamento, que tienen algunas? Esto no pare-
ce racional.
Tambi6n sostiene la Comisi6n de Hac'enda y Pre-
zupuestos que deben incluirse en la Ley de Presu-
puestes todos aquellos servicios y obras con sus eva-
luaciones respectivas que se hayan votado por leyes
especiales despu6s de la remis'6n del Proyecto de
Presupuestos al Congreso por el Ejecutivo, es decir,
despu6s del 15 de Noviembre, y los comprendidos en
las que se ,habian dietado antes y no se habian in-
cluido en ningfin presupuesto, y hasta en las que ha-
bia, manifestado la Seeretaria del Ramo que no
podia darles cumplimiento por deficiencies fi obscu-
ridad de su propio texto. Es este cr:terio ajustado
6 la Constituci6n? sNo revela cierto desconocimiento
de la indole de nuestros presupuestos, lo que signifi-
ca ese estado general de gastos y de ingresos de la
Naci6n que es .el Ejebutivo el fnico Poder llamado
a preparar y proponer sin que al Congreso le quepa
hacer otra cosa que rachazarlo 6 aceptarlo, 'con en-
miend'as que no traspasen ciertos limits pero jamas
incnluyendo en ellas servicios y -obras cuyos gastos
puedan ser de gran consideraci6n, no tenidos en cuen-
ta por el Ejecutivo al calcular los ingresos con lcuyos
recursos deben cubrirse nuestras necesidades y que
pueden romper, por tanto, la armonia de los pre-
supuestos?








DIARIO DE SESIONES DEL SENADO 9


Segfin las doctrinas generals del derecho presu-
puestal, el Ejecutivo con alguna anticipaci6n tiene
que hacer una previsi6n mas 6 menos exacta de los
gastos y de los ingresos probables en el ejericiio eco-
n6mieo pr6ximo, casi con un afio de antelaci6n en
algunos paises como el nuestro, de menos de un mes
en otros como Inglaterra. Si & virtud de esos calculos
el Ejecutivo logra armonizar los egresos con los in-
gresos equilibrAndolos, y manda al Congreso en su
oportunidad un Proyeeto de Presupuestos nivelado,
que es como se llama un Presupuesto en esas condi-
ciones, que es como aconsejan que se haga los trata-
dos de Hacienda Pfibli'ca 6 que es, por lo menos, el
ideal de los de los hacendistas, I c6mo si lo manda de
esa manera el Ejecutivo, cumpliendo asi las exigen-
cias del derecho presupuestal, '6 con su pequefio su-
peravit el cual tambi6n la prudeneia aconseja, se le
va A obligar despues a cerrar ese presupuesto con de-
ficit por incluirse entire los egresos el contenido de
leyes autorizando cr6ditos, para servicios fi obras
no votados y, por conslguiente, no previstos por el Eje-
cutivo en el moment en quo hizo sus calculos y ajus-
t6 a los recursos de la Naci6n, los gastos, hasta que po-.
dia extenderse? Esto me parece que es de una grave-
dad extraordinaria, y que el Congreso debe fijar su
atenci6n en ello. Esoa podrAn ser er6ditos extraordi-
narios, podrin ser cr6ditos adicionales, hasta suple-
mentarios algunos de ellos del presupuesto general
de la Naci6n; pero de ninguna manera deben ser in-
cluidos en el presupuesto-general; porque las conse-
cuencias, los trastornos que podrian causar dentro de
la Administraci6en podrian llegar A ser de inmensa
gravedad, y, en efecto, los estiAn causando.
Asi, un presupuesto que se debe cerrar con supe-
ravit se obliga al Ejecutivo a cerrarlo con deficit, por-
que cada vez que se include en 61 una ley de esa na-
turaleza votada por el Congreso con posterioridad al
dia en que se le mand6 el Proyeeto por el Ejecutivo,
se traspasa el limited de los calculos de los egresos.
No import que se haya calculado un ancho supera-
vit tambien. Esas leyes pueden ser de importancia,
pueden ser muchas, pueden llegar a sumar millones
de pesos.
Si conform A nuestro derecho presupuestal se
pudieran incluir en la Ley de Presupuestos genera-
les, entonces la iniciativa del Ejeoutivo, su facultad
de former los Presupuestos y proponerlos, g, qu6 que-
daria reducida?
Mermada cons!derablemente, llegaria un moment
en que el Ejecutivo no meditaria much para hacer
sus caleulos, sino los haria de cualquier manera, pa-
ra qu6, pensaria, si despu6s vendrA el Congreso con
leyes suplementar'as, con leyes adicionales f hacer
ineficaces mis previsiones, a desacreditar mis cAlcu-
los, a romper la armonia del presupuesto? No creo
que asi podamos proceder, pero si pudi6ramos, no de-
bemos de ningin modo hacerlo.
Y continuemos nuestras observaciones.
El articulo octavo del Proyecto de Ley de bases d4.
la Comisi6n, prohibe las transferencias de cr6ditos.
Es decir, que por una part no se le dan er6ditos para
imprevistos al Ejecutivo, y por otra parte se le quie-
re impedir de una manera absolute, hacer la menor
transferencia de cr6ditos. Esto no es armonizable en
manera alguna; pero ademis infringe ciertos pre-
ceptos de la Ley Orgdnica del Poder Ejecutivo, que
son terminantes y categ6ricos, en cuanto A permitir'e
hacer transferencias de cr6ditos, aunque de un ca-
pitulo a otro, dentro de un mismo departamento, y
siempre que aquel capitulo de que se tomen queda
suficientemente dotado para su servicio respective.


Y si existe esta Ley que, si bien en ciertas condicio-
nes, le permit al Ejecutivo hacer transferencias de
ereditos, negarle ese derecho de una manera abso-
luta, es hacer una reform Legislativa de orden or-
ghnico con el pretexto de hacer un Proyeeto de Ley
ae Presupuestos; y eso esti prohibido terminantemen-
te por el articulo 60 de la Constituci6n.
for iltimo, en el Presupuesto de ingresos, se conser-
va la partida de "Derechos de mejoras de Puertos",
ascendente a un miill6n cuatrocientos mil pesos; y yo
quisiera saber por qu6 se conserve esa partida. Dice la
'omisi6n, dindole una explicaci6n i semejante con-
ducta: (Leyendo): "' que por entender que no estando
derogada la Ley de 20 de Febrero de 1911, precede la
recaudaci6n de ese impuesto, que deberA quedar como
reserve a los efectos de dicha ley". Es decir, que un
impuesto tan oneroso como ese, que se ha exigido para
determinado fin, cuyo fin no se puede por ahora cum-
plir A causa de haberse suspendido la coneesi6n, que se
hizo para ese objeto, sin embargo se recauda, se obliga
al pueblo a su pago como media preventive. Una exac-
ei6n tan dura, tan onerosa como esa, que creia el pueblo
de ,Cuba que se habia librado de ella por la resoluci6n
dietada por el Poder Ejecutivo, que tantos aplausos
ha merecido, result que esta en vigor, que se sigue
exigiendo s6lo para dejarla como reserve. Un impues-
to tan odioso que se paga con tantos sacrificios por
nuestro pueblo, y much mAs ahora que el comercio,
la:s industries y la hacienda de este pais se encuentrau
ien una situaci6n tan precaria, se m'antiene s6lo para
toner el gusto de depositar sus products A fin de que
se pueda en su dia, aplicar, al obj'eto que se propuso.
A mi me parece que esto no es tampoco racional;
el Congress puede suprimir en su Ley de presupues-
tos generals sin necesidad de dictar una Ley Espe-
cial, 6 suspender la recaudaci6n de cualquier impues-
to; el articulo 60 de la Constitu'ci6n, puede decirse
que se lo permit. Porque lo finico que le prohibe
ai Congress es suprimir ingresos de carActer perma-
nente, es decir, ingresos de los que alimentan el pre-
supuesto fijo; porque luego agrega: "sin establecer
al mismo tiempo.otros que los sustituyan, salvo el
caso de que la redueci6n 6 supresi6n proceda de la
reducci6u 6 supresi6n de gastos permanentes equiva-
lentes". Bien clar6 se ve que se refiere a los ingre-
sos de que se alimenta el presupuesto fijo, y no a los
del Presupuesto corriente. De modo que el Congreso
puede suprimir cualquier ingreso de esta clase y nin-
guno estaria tan justificado que se suprimiera como
6ste, que tantas protests ha levantado y cuya prome-
sa de supresi6n ha cosechado tantos aplausos.
Recomiendo, pues, tambi6n, para este problema la
soluci6n que me permit indicar, A los Sres. miembros
de la Comisi6n de Hacienda y Presupuestos A fin de
que, meditando sobre el asunto, lo reconsideren; pues
no dudo, que cuando asi lo hagan, acabarin por pen-
sar lo mismo que pienso yo sobre el particular.
En resumen. cual ha venido a ser el fruto del
gigantesco esfuerzo de la 'Comisi6n de Hacienda y
Presupuestos? I Conseguir alguna economic ,4a el
Proyeeto de Presupuestos? Nada- mis, que esa finali-
dad ha perseguido ? i Pues de 61 bien poco ha logrado!
I Vale la pena de tanto studio, de tanta labor, de
tanto empefio, ese superavit de dos millones y pi-
co de pesos, que ha conseguido, 6 que cree powder
conseguir ? 4 Tiene la seguridad de que es real y efec-
tivo? Pero aunque la hubiera I cree que hay motives
para que nos regocijemos par haber conseguido un
presupuesto con superavit, aun cuando ese superavit
fuera todavia de mayor importancia? Podriamos
congratularnos por ello? Qu6 son dos millones y









10 DIARIO DE SESIONES DEL SENADO


pico de pesos, qu6 serian diez millones para la vora-
cidad de nuestro Congreso?
Un Presupuesto que se present A. la faz del pais
y a la faz del Congreso con un superavit de dos mi-
llones y pico de pesos, ha -de traer por consecuencia
aparejado el deseo, el ansia irresistible de votar una
series de credits adicionales que acabar'in por sumiar,
seguramente, diez, doee, quince, 6 m6s veces esos .dos
inillones y pico de pesos. Diez millones que fuerat.
Francia tuvo una 6poca en que habia la costumbre
de presentar los presupuestos con superavit. A veces
se hacian sin que en realidad los calculos lo permi-
tieran, por el si;tema que se llam6 de "actecenta-
miento", y eso traia como consecuencia el que se vo-
taran tantos cr6ditos con cargo A ese superavit, que
en algunos easos casi Ilegaron A ascender A mfs del
montante total de los Presupuestos generals.
Ante derroche semejante, ante peligro de tal na-
turaleza, un Secretario de Hacienda muy inteligente,
gran economist, Le6n Say, con la mayor enirgia
puso su mano en los Presupuestos y dijo: "Se acaba-
ron los superavits". Los present nivelados, por la
primer vez, despues de much tiempo; y en la ex-
posici6n de motives us6 de estas frases muy interesan-
tes, que todos ,debemos fijar en nuestra memorial para
que nos sirvan de saludable prev:si6n ahora y en 1o
future: (Leyendo):
"'Todos los trimestres aparecen en el peri6dico ofi-
cial estados del rendimiento de los impuestos indi-
reetos, con los cuales se acreditan importantes exce-
dentes; 6stos existen inicamente porque el t6rmino
de comparaci6n es demasiado bajo, y este t6rmino de
comparaci6n es demasiado bajo porque so calcula con-
forme A reglas que son inexactas. Continuar con es-
ta filtima, es en cierto modo abrir un cr6dito al ua-
pitulo de los gastos, titulado ast: "Reserva indeter-
minada para Emplearse en lo que se quiera". (Ex-
posici6n de motives del.Presupuesto de 1883.-2 de
Marzo de 1882).
Esto significant los superavits. A nosotros, ante la


declaraci6n de que existe un superavit de dos ml-
Hlones y pico de pesos, se nos ocurrirA formular dia-
ramente no pocos Proyectos de Ley que tiendan &
emplearlo. Y el pugilato que se ha de establecer, en-
tre unos y otros, A fin de conseguir para sus respecti-
vas provincias mayores cr6ditos, 6 los mutuos acuerdos
que despu6s sobrevendrAn para distribuirlo, acabarh
por hacer que pasen tres, cuatro, cinco, 6 mis veces
de los dos millones y pico de pesos en que se hace con-
sistir .el superavit.
Es mejor presentar los presupuestos, nivelados los
gastos con los ingresos, pasar la have y decir al pais
y al Congreso: hasta aqui nada m'is podemos llegar,
no podemos traspasar este umbral; no hay dinero, pa-
ra mis atenciones, tenemos que vivir reducidos A estos
limits, A menos que se vote un nuevo impuesto y el
pais lo qu'iera soportar. Cuando el Ejecutivo y el
Congress hagan eso sera cuando finicamente el Pais
podrA estar satisfecho. Porque se habrA acabado,
Sres. Senadores, el abuso de los creditos adicionales.
SR. CORONADO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE): La tiene
61 Sr. Coronado.
SR. GONIALO PEREZ: Pido la palabra para una
Cuesti6n de Orden.
SR. PRESIDENT (SANCIIEz AGRAMONT) : La tiene
el Sr. Gonzalo P6rez para ese fin.
S GONZALO PPREZ: Creo que no hay quorum, y
como todos los Sres. Senadores desearin oir al Sr. Co-
ronado, 'que Ilevard seguramente la voz de la mayoria
de la Comisi6n de Hacienda y Presupuestos, seria
convenient suspender la Sesi6n.
SR. PRESIDENT (SANCIIEZ AGRAMONTE) : Se va A
pasar list.
(El Oficial, Sr. M,,i'i:, la pasa).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ AGRAMONTE) : S61o hay
present doce Sres. S].],.i.]i:.-. No hay quorum. Sc
suspended la Sesi6n.

(Eran las seis menos veinte).


Imprenta Rambla, Bouza y C.', Obispo 33 y 35, Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs