<%BANNER%>
HIDE
 Front Matter
 Title Page
 Main
 Primer apendice: Tribunal...


LLMC UMICHIGAN



ColeccioÌn legislativa de la isla de Cuba
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072610/00014
 Material Information
Title: ColeccioÌn legislativa de la isla de Cuba
Uniform Title: Laws, etc
Spine title: Coleccion legislativa military occupation
Coleccion de ordenes militares
Physical Description: v. : ; 20-24 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba
Publisher: Establecimiento Tipografico
Place of Publication: Habana
Creation Date: 1900
Frequency: annual
regular
 Subjects
Subjects / Keywords: Law -- Cuba   ( lcsh )
Delegated legislation -- Cuba   ( lcsh )
Genre: serial   ( sobekcm )
legislation   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Dates or Sequential Designation: Ceased publication in 1902?
General Note: "Recopilación de todas las disposiciones publicadas en la Gaceta de La Habana."
General Note: Description based on: año 1900.
 Record Information
Source Institution: University of Michigan Law Library
Holding Location: University of Michigan Law Library
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 09816341
lccn - 87654546
System ID: UF00072610:00014
 Related Items
Succeeded by: Colección legislativa

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Main
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
    Primer apendice: Tribunal supremo
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
Full Text

This volume was donated to LLMC
to enrich its on-line offerings and
for purposes of long-term preservation by

University of Michigan Law Library


























En este ap~ndice se recopilan los autos, centencias y competen-
cias dictados per el Tribunal Supremo de la, Isla de Cuba,


PRIMER APENDICE




~olecci~ A BeiLAtia











































































t





Ldo. Silverio Castro 6 Infante, Secretario por delegaci6n
del Tribunal Supremo de la Isla de Cuba.
Certifico: que en el Libro de sentencias donde se in-
sertan las dictadas por la Sala de Justicia de este Supremo
Tribunal en recursos de casaci6n por quebrantamiento de
forma, aparece A su pagina sesentitres lal que literalmente
copiada dice ast:--Sentencia nbmero seis.--En la ciudad
de la Habana, A dieciocho de mayo de mil novecientos, en
el recurs de casacidn que por quebrantamlento de forma 65
infracci6n de Ley pende ante este Supremo Tribunal, in-
terpuesto por los Procuradores Estorino, Pollo, Ndiez y
WIeocesiao Morej6n, respectivamente, g nombre de don
Jos6 Rogds, conocido por RochC y Rojas (a) nMiguel6n,
vecino de Matanzas y pescador; don Jos6 Mlartinez Sosa
(a) nMoriton, vecino de Matanzas y jornalero y don Ricar-
do Durb~in Cuenca, tambien vecino de M~atanzas y del co-
mercio, contra la sentencia dictada por la Audiencia de
Matanzas, a consecuencia de la causa criminal, procedente
del Juzgado de Instrucci6n del Distrito del Mercado de
ese termino, por asesinato de don Abrahan Diaz Lores, y
robot, seguida entire parties de la una el Ministerio Fiscal y
de la otra los ya referidos procesados.-Primero.-Resul-
tando: que vista en juicio oral y pi~blico la mencionada
causa, dicha Audiencia dict6 la expresada sentencia en tres
de febrero iAltimo, consignando los siguientes Resultandos:
--nPrimero.--Probado que el dia trece de octubre bltimo
lleg6 g esta ciudad procedente de la Habana, Abrahan
Diaz Lores, que usaba B veces el nombre de Manuel Ro-







6otECCIBN LEGISLATiiA


driguez, de unos veinticuatro afios de edad y constituci6n
robusta, de quien se dice que era natural de San Juan y
Martinez, provincia de Pmnar del Rio, sin profesibn i1
oficios conocidos, sabidndose s610 en cuanto a sus ocupa-
clones habituales, que se dedicaba al juego ilicito de naipes,
obteniendo en 61 con frecuencia ganancias de considera-
ci6n, y qjue una vez, al menos, anteriormente habia estado
en esta misma ciudad, reuniendose con los procesados Ro-
ch6, Durbsn y 1\lartinez Sosa, para el combn objeto de ex-
plotar dieho vicio.n--Begundo.,-.Probado que en la ma-
fiana del mismo dia trece en que sali6 de la Habana, reco-
gi6 Diaz Lores de la carpeta del hotel alsla de Cuban, en
el cual ee alojaba en aquella ciudad, la suma de ciento
veinte centenes que le guardaba y le entreg6 el duefio del
referido hotel; y que en la noche del citado dia estuvo
reunido--lo propio qlue el signiente dia catorce--con los
procesados jugiando--como de costumbre,--en dos diatin-
tos lugares de esta poblacibn, habiendo realizado am-
b~a veces, Diaz Lores algunas ganancias.s-aTe~rcero. -
Probado qlue el mismo dia catorce hallindose Diaz Lores,
Roch6, Durbdn y M~artinez Sosa en el establecimiento de
barberia de Pedro Garcia, sito en el barrio de Versalles,
de esta ciudad, y del que eran parroquianos contertulios
los procesados, proyectaron aquellos una romeria 6 gira
campestre, g la cual habian de concurrir los cuatro, de~bien-
do lievarse g cabo el dia siguiente, domingo quince de oc-
tubre de mil ochocientos noventinueve, y almorzarse en
ella un arroz con polo, eligi~ndose como lugar apropiado
para efectuarla, el barrio rural de la Cum~bren, contiguo al
de Versalles, pertenecientes ambos A esta municipalidad, y
situado aquel en las lomas de igual nombre qune dominant
el lado Oeste del puerto, en casi toda su extensi6n1, desco-
nocidas para Diaz Lores, pero practicamente conocidas de
Durb~n y de Mlartinez Sosa, por haber operado alli duran-
te la (altima guerra de independencia, el primero como gue.
rrillero al servicio de Espatia, y el segundo, como indivi.
duo perteneciente al eji~rcito cubano.r--aCuarto.-Proba-
do que con ocasi6n de este proyecto de gira campestre y
antes de realizarlo, concertaron los tres procesados, Djur-
ban, Mlartinez Sosa y Roch6, privar de la vida B Diaz Lo-
res, durante el paseo, con el prop6sito determinado de
apoderarse despues del dinero y prendas que tuviera; y-,
para el efecto, y combinando su intent criminal, con las
exigencias naturalas de la gira y almuerzo acordados, Dur-
ban y Mlartinez Sosa al aclarar del dia quince antes citado,
fueron B la casa de su amigo Eleuterio Alonso, vecino del







PRIMER APANDICE


barrio de nVersalless, y tomando el primero un cuchillo de
punta de seis pulgadas de hoja, en su longitud, por una y
cuarta de ancho, de encima de un taburete, dijo a MlartI-
nez Sosa, que se habia quedado g la puerta: sJos6, destari
bueno para matar la lechona?D; i lo que contest 6ste: n SI,
estL buenon; y se Ilev6 Durbsn el cuchillo con su vaina,
portando Martinez Sosa, g su vez, un rev61ver sistema
e~mitha, calibre treinticho, cargado con cinco c~psulas
tiles, que el mismo Alonso le habia prestado cerca de un
mes antes: ambos procesados, Durban y Mlartinez 80sa, se
dirigieron luego al establo de Mlanuel Villar, qlue se halla
en la calle de Ayll6n de esta ciudad, y, con un muchacho
nombrado Toaquin Igarza, que habita en la casa de Roch6,
barrio de Versailes, calle de Laborde, nhmero veintid6s,
se llevaron tres caballos qlue Durbin alquil6 A Villar en
ocho pesos, plata espatiola, conduclendolos B dicha casa de
Roch6, de donde, como a las siete y media de la mariana,
despues de cambiar sus sombreros, en la misma casa, por
otros de guano, que habia comprado Diaz Lores, en com-
pafiia de Durb~n y Martinez Sosa, partieron juntamente
los tres procesados y el Diaz. Lores can rumbo g la Cumn-
bre, montando 6ste, Durban y Roch6 los caballos de alqui-
ler y Martinez Sosa una mula de su propiedad, qlue pronto
cedl6 g Roch6 para la mnarcha, en cambio del caballo qlue
montaba 6ste; antes de dejar la ciudad se detuvieron po-
cos mementos en la tienda llamada de nChabeques, para
comprar el arroz y otros efietos propios para condimen-
tarlo, los cuales pag6 Diaz Lores: emprendiendo nueva-
mente la rnarcha tomaron siempre juntos, el camino deno-
minado reall, de la rCumbreu: por el mismo camino y
frente g un puesto de policia, compr6 DurSbn tres po
Ilos qlue pag6 en dos pesos plata espatiola; Ilegando todos
pr6ximamente, a las nueve de la mariana, B la casa de An-
dr~s Galvin, enclavada en un pequefio potrero llamado
sEl Carmen,, como A cuatro leguas de esta ciudad, lugar
despablado, de terreno inferior, abundante en casimbas,
furnias y cuevas, por el que, afin B pie, se anda con difi-
cuiltad y peligro; en euya casa, habitada por AndrCJ Gal
v~n y familiar, de los que eran amigos Durb~n y Martinez
Sosa, hicieron alto los procesados y D~iaz Lores para
confeccionar y comer el proyectado arroz con pollon.
--eQuinto.--Probado qlue poco tiempo despues, so pre-
texto de ir en busca de un chivo A casa de un tal
Romero y ver eunas muchachas bonitass, en la costa,
Durbjn y Martinez Sosa indujeron a Diaz Lores it
ocupar los tres de nuevo las cabalgaduras y tomar un







6 COLECCI6N LEGISLATIVE

trillo, el imico que de la casa de Galvin conduce a la
costa de a~unta de Guanon,, y ast' 10 hicieron, montando
Durban y Martinez Sosa dos de los caballos alquilados, y
Diaz Lores la mula, propiedad de Martinez Sosa; qued~in
dose en la casa Roch6, s~gi~m lo concertado por los proce-
sados antes de salir de la ciudad, para cocinar el men~cio-
nado arroz, al que se destinaron los tres pollos que por el
camino ctrealn de la uCcumbren habia comprado Durbin.a--
nSexto.-Probado que de dicho trillo de la casa de Galvin
A la costa de n~anta de Guanon, y~como A la mitad del
mismo, A unos ochocientos metros de la casa, naee
una vereda, casi oculta~por las yerbas y zarzas que de
uno y otro lado la cubren, desde la cual, por los acciden-
tes del terreno escabroso, no puede verse la referida casa,
ni de 6sta i ninguna persona que tome la vereda, aunque
vaya A caballo; cuya vereda A Ja izquierda del trillo en la
direceibn indicada, y de unos doscientos metros de longi
tud, terminal i la entrada de una gruta sobitaria conocida
con el nombre de 4Cueva de Galvinu, por hallarse situada
en el mismo potrero rEl Carmenn, dentro de la cual andan-
do unos cincuentisiete metros de Norte i Sur, se encuen-
tra una abertura entire rocas, como de dos metros de ancho
y ctratro de profundidad, en forma de callej6n que hacia
la izquierda y derecha del punto por el que puede bajarse
con menos dificultad i su suelo, ofrece una superficial tran-
sitable de mss de cuarenta metros por cada lado, oscura A
trechos, lo bastante para no percibirse los objetos inme-
diatos sin luz artificial; advirtiendose en el mismo suelo
tres furnias 6 huecos de oscuridad intensa desde sus bordes
superiores, y de gran profundidad, situada la mis pr6xima
de esas furnias, en un trecho abovedado y sombrio i unos
trece metros del aludido punto de bajada al callej~n.a--
nSeptimo.--Probado que los procesados Durbin y Mlarti-
nez Sosa acompailados de Diaz Lores, internindose en la
expresada vereda, de dificil transito, penetraron en la
aCueva de Galvinng sin que aparezcan demostradas otras
circunstancias concomitantes del hecho en cuanto al modo
y forma en que se realizara, Durbain y Martinez Sosa can-
saron alli la muerte Q Diaz Lores; infiri~ndole para ello,
Durb~n once heridas incisas con el cuchillo que tom6 de
casa de Eleuterio Alonso en la mariana del mismo dia, de
las cuales cinco aparecen situadas en la region infrahiodea,
cuatro e~n la cavidad torttxica, otra en la region escapular
derecha, penetrante en la misma cavidad interesando el pul-
m6n derecho, y otra en el hipocondrio izquierdo pene
trante en la cavidad abdominal; y Martinez Sosa dos heri-







rRIMrER APANDICE


das de proyectil de arma de fulego ocasionadas por medio
del rey61ver que le habia prestads como un mes antes el
propio Alonso, y situadas, una en la regi6n temporal dere-
cha y la otra sobre el p6mulo del mismo lado, con bordes
quemados 6 incrustaciones de p61vora; presentando ade-
mis el occiso una herida contusa en la regi6n suprahiodea
can fracture, en dos mitades, del maxilar inferior y p~rdi
da de los incisivos correspondientes: hecho lo cual y des-
pues de apoderarse Durb~n y Martinez Sosa del reloj y
leontina que 11evaba su victim, colocaron el cadaver y so-
bre el mi'smo tres piedras grandes, i la boca de la furnia
que 61timamente se design en el fundamento de hecho
anterior, cual si se hubiere querido hacerle pasar por elia;
con el saco, chaleco, camisa y camniseta que vestIa arre-
mangados, dejando al descubierto la cintura, y can el pan-
tal6n suelto, corrida una de las piernas de 6ste hasta la ro.
dilla del interfecto y la otra completamente fuera del miemn-
bro respective; habiendo sido tasados el reloj y leontins
sustraidos con el dije de media agguila* de oro americano,
que esta 61tima tiene, el primero en treinta pesetas, y la
leoutina con su dije en ciento setenticinco pesetas; sin que
haya podide comprobarse si le fu6 6 no sustraido A Diaz
Lores en parte 6 totalmente, el dinero qlue recogi6 de la
carpet del hotel al~sla de Cuban, y el qlue gan6 en el juego
durante los dos dias anteriores al crime; excepcibn hecha
de la cantidad de catorce luises oro frances, que se le en-
contraron al interfecto en un bolsillo interior del chaleco
y dentro de una bolsa de plata, al practicarse por el Juez
instructor el reconocimiento del cadaver, segi~m la diligen-
cia de inspecci6n ocular levantada dos dias despu~s del he-
cho.a-ctOctavo. -Probado que alejados de la ccCueva de
Galvann, Durban y Martinez Sos'a, y ya otra vez en el tri-
110 de referencia qne va de la casa de Galvin 8 la costa de
s~unta de Guanon, le siguieron y 11egaron g la orilla del
mar, donde se lav6 Durban las mans y el purio de la ca-
misa ensangrentados; volviendo juntos pot opuesto camino
,i la expresada casa, en la que estuvieron entire once y doce
del dia, almorzando en uni6n de Rocht, quien al pregun-
guntarles en alta voz g Durbin y Mlartinez Sosa por Abra-
hsn, obtuvo por respuesta, que se habia ido para Matan
zas; sin que hablaran mis de este asunto; marchindose los
procesados, asi que concluyeron el almuerzo, hacia esta
ciudad, Roch6 por el mismo camino aereals de la eCcumbren
que habian Ilevado desde ella hasta la casa de Galvan,
y Durb~n y Mtartinez Sosa por el camino 11amado de
nYumurin, A fin de alejar toda sospecha acerca del hecho







8 COLECCliN LEGISLATIVE

de volver solos los tres, cuando habian salido de la ciudlad
por la mafiana con D~iaz Lores; liegando cast al mismo
tiempo los procesados a esta poblaci6n, de dos A tres de la
tarde; en la que se cuidaron Roch6 de ir A su casa y man-
dar con Joaquin Igarza el caballo qlue habia montado g la
vuelta de la a~umbren y los tres sombreros dejados en su
casa A su salida por la matiana, pertenecientes a Durb~n,
Martinez Sasa y Diaz Lores, al establo de Villar, de igual
modo que un cent~n que le habia pedido Durbrin para el
pago del alquiler de los caballos; y Durbjn y Mlartinez
Sosa, de devolver tambi~n i dicho establo los otros dos
Laballos alquilados, percibiendo Durban el aludido cent~n
de mans de Igarza por Inandato de Roche, y con el quie
y dos pesos plata que extrajo de su bolsillo, abon5 Durb~n
los ocho pesos importe del referido alquiler, yCndose in-
mediatamente can Martinez Sosa en un coche de plaza, al
cuarto qune habitaban en el barrio de Versalles y luego
Durban, en el mismo coche A la Estaci6n de las eFerroca-
riles Unidos,,, donde tom6 el tren que A las tres y media
pr6ximamente de la tarde parte de estaciudad hacia la Ha-
bana, en la qlue fu6 detenido g consecuencia de esta causal,
habi~ndolo sido en esta ciudad anteriormente Martinez
Sosa y Roch6. a-Segundo.-Resultan~do: que el Tribunal
Aqu6, por voz de su Presidente, hizo uso de la flicultad con-
cedida por el articulo setecientos treintitres de la Ley de
Enjoiciamiento Criminal, modificado por laOrden. ciento
nueve del Gobierno Mlilitar de tree de Julio fi~ltimo, y de-
se6 saber siel hecho justiciable constitute el delito consuma-
do de asesinato, como medio de realizar el robot, tambien
consumado, comprendidos respectivamnente en los articulos
cuatrocientos catorce, quiniettos veinte y quinientos treinta
ysus concordantes del C6'digo Penal y acerca de si los pro-
cesados son autores de dichos delitos, con~forme: a los ar-
ticulos once y doce del propio C6digo con la circunstancia
de premeditaci6n conocida, cualificativa del asesinato y
ademis las agravantes de alevosia, astucia, abuso de con-
fianza y ejecutar ambos delitos en despoblado, comprendi-
dos respectivamente en los nfameros tres, nueve, once y
diecises del articulo diez del referido C6digo, sin la con-
currencia de ninguna atenuante; sobre todo lo cual con-
testaron al siguiente dia el Fiscal y los respectivos defend
sores de los procesados: -Tercero.-Resultando: qlue la
referida.Audiencia calific6 los hechos expuestos, que se
declaran probados, como constitutivos de los delitos de
asesinato y robot, el primero como medio necesario para
perpetrar el seg~undo, cualificado aquel por la c~ircunstancia







SPRIMER APENDICE


de premeditaci6n conocida, delito definido y coatigado par
los articulos cuatrocientos catorce, quinientos veinite y sus
concordantes del C6digo Penal, de los cuales son respon-
sables criminalmente en concept de autores, por haber
tomado parte direct en su ejecuci6n, con la agravante de
haberse realizado el hecho en despoblado, los procesados
Rlcardo Durban y Cuenca y Jos6 M~artinez Sosa (a) El
M~orlto, y en concepto de cbimplice por haber cooperado g
dicha ejecuci6n con actos anteriores B la misma sin loj
cuales habiera podido realizarse el procesado Jos6 RogC1,
conocido por Roch6 y Rajas (a) Mliguel6, incurriendo los
dos primeros en la pena de cadena temporal en su grado
mdximo a muerte, siendo de aplicarse en el caso actual la
61tima de las penas seilaladas en obediencia al articulo
ochentiocho del referido Cndigo, habida cuenta por otra
parte B la agrravante anteriormente apreciada, y el procesa-
do Jose Rogbs, conocido por Roch6 y Rojas (a) Mliguel6
en la pena inmediatamente inferior en grado a la lijada por
la Ley para ambos delitos consumados en la forma en que
10 han sido; y vistos los articulos ya citados y otros del
Cbdigo Penal, asi como otros de aplicaci6n de la Leiy de
Enjuiciamniento Criminal, conden6 la referida Audiencia
A dichos procesados Ricardo Durbjn y Cuenca y JosC
Martinez Sosa (a) El Mlorito a la pena de muerte, y caso
de indulto A las accesorias de inhabilitaci6n absolute per-
petua y sujeci6n de ambos procesados A la vigilancia de la
autoridad por el tiempo de vida de los mismos, si no se
reniitiesen especialmente en el indulto; y B Jos6 Rog~s,
conocido por Roch6 y Rojas (a) Mliguel6 A la pena de ca-
torce affos, ocho meses y un dia de cadena temporal con
las accesorias de inhabilitaci6n absolute perp~tua y suje~-
ci6n A la vigilancia de la autoridad, durante la vida del
mismo; y B los tres procesados al pago de las costas, indem
nizaci6n solidaria de cinco mil pesetas g los herederos del
interfecto Diaz Lores, conocido tamb 6n por Mlanuel Ro-
driguez:-C~uarto. -Resuhrando: que el Mlagistrado Am-
rosio R. Mlorales formul6 voto particular, en que solo
aceptaba los Resultandos primero, segundo, terce~ro, sexto,
s~ptimo, noveno, decimo, onceno, doce, trece y ca-
torce, y consignando como cuarto, quinto y octave
Resucltana'os probados los siguientes: ccProbado que al acla'
rar del dia quince, Durb~n y Martinez Sosa fueron B la
casa de su amigo Eleuterio A~lonso, y tomando el primero
un cuchillo de punta de seis pulgadas de hoja en sul longi-
tud por una y cuarto de ancho encima de un taburete, dijo
6 M~artinez Sosa que se habia quedado en la puerta: aJose,
Topro I I,--ler, arsnDIc.--3







10 coraccr6N LEGISLATIVE

iestarl bueno para matar la lechona?; contestfindole 6ste:
aSi estg buenon; y se liev6 Durbain el cuchillo con su vai-
na, portando g su vez M~artinez Sosa un rev61ver: ambos
proce~sados, Durbjn y Mlartinez Sosa se dirigieron luego
al establecimiento de Mlanluel Villar, que se halla en la calle
de Ayll6n de esta ciudad y con un muchacho nombrado
Joaquin Igarza, que habita en la casa de Roch6,.se Ileva-
ron tres caballos que Durbin alquil6 g Villar en ocho pe-
sos plata espatiila conducieodolos a dicha casa de Roch6 de
donde como B las siete y media de la mafiana cambiando sus
sombreros por otros de guano que habian comprado Diaz
Lores, Durb~n y Mlartinez Sosa, partieron juntamente los
tres procesados y el Diaz Lores, con rumbo a la bre>, montando 6ste y los encausados Durbin y Roch6,
los caballos-alquilados, y Martinez Sosa una mula de su
propiedad, que despubs cedi6 A Roch6 para la march en
camibio del caballo que montaba: antes de dejar la ciudad
se detuvieros pocos mementos en la tienda llamada de
ccChbbeques, para comprar el arroz y otros efectos propios
para el almuerzo los cuales pag6 Diaz Lores; emprendida
nuevamente la march, tomaroni, siempre juntos el camino
denominado nreals de la n~umbre.; por el mismo camino
y ya en su mnediania, frente d un puesto de policia, com-
pr6 Durb~in tres polios que pag6 en dos pesos, Ilegando
todos como n las nueve de la matiana d la casa de Andres
Galvdn, de pore aspect, enclavada en un pequeflo potre-
ro liamzdo aEl Carmens, a tres leguas pr6ximamente de
esta ciudad, lugar despoblado de terreno inferior, abun-
dante en casimbas, por el que g pie se anda con dificulltad,
en cuya casa, habitada por Andr~s Galvan y familiar, de
los que eran conocidos, Durban y Mlartinez Sosa, hicieron
alto los tres procesados y Diaz Lores para confeccionar y
comer el proyectado arror con polo; probado que poco
tiempo despues los procesados D~urban y Martinez Sosa,
invitaron g D~iaz Lores para ir en busca de un chivo i? ca-
sa de un tal Romero y ver unas muchachas bonitas, mon-
tando de nuevo los tres en las cabalgaduras y por un trillo,
el finico que de la casa de Galvln conduce g la costa de
HPunta de Guanon, se encaminaron Ilevando Martinez So-
sa y Durbfn, dos de los caballos alquilados g Villar y Diaz
Lores la mula de la propiedad del primero, quedando en
la casa de Galvin, Roch6 para cocinar el mencionado
arroz, al que se destinaron los tres pollos que por el cami
no habia comprado Durb~na; sprobado que alejados de
la cueva de Galvin, Durb~n y Martinez Sosa, y ya otra
vez en el trillo de reference que va de la cueva de Galvin







PRIMER APANSDICE


A la aCcosta~de Punta de Guanos, le siguieron- y IlgaronivA
la orilla del mar, donde se lav6 Durban las mans y eh
purio de la camisa ensangrentados: volviendo juntos por
opuesto camino d la expresada casa en la que estuvieron-
entre once y doce del dia, almorzando en uni6n dr Roc h6,
quien al preguntaries en alta voz d Durb~in y M~artinez
Sosa, por Abrahan, ojbtavo por respuesta que se habia ido
para Mlatanzas, marchjndose los procesados asi que con-
clayeron el almuerzo hacia esta ciudad, Roch6 por el
mismo camino real. de la *Cumbre, que habian Ilevado,-
y Durb~n y Martinez Sosa por el camino 11amado de Yu-
muri,, ilegando casi al mismo tiempo los procesados B esta
poblacibn de dos n tres de la tarde, mandando Roch6 con
JoaquIn Igarza el caballo que habia mon tad o ylos tres som bre-
ros drjados en su casa a su salida por la maiA~na, pertene-
cientes B Durbsn, Mlartinez Sosa y Diaz Lores, al establo
de Villar; Ilevando Durban y Mlartinez Sosa tambidn a di-
cho establo los otros dos caballos cuyo alquihtr pag6 el
primero yeadose inmediatamente con M~artinez Susa en
un coche de plaza al cuarto que habitaban en tl barrio de
Versalles y lurgo Durban en el mismo coche g la Estaci6n
de los Ferrocarriles Unidos, donde tom6 el tren que i.las
tres y media prdximamente de la tarde pate de esta cin-
dad hacia la Hebana, en la que fu6 detenido a consecuen-
cia de esta causa, habiendolo sido en Csta anteriormente
Mlartinez Sosa y Roch6.n,-Quinto.-Rcsultando: que di-
cho Mlagistrado est im6, que los hechos prc bados constl tuyen:
el delito de homicidio previst~o y penado en el articulo cua-
trosientos dieciseis del C6digo Penal y otro delito, el de
hurto, comprendido en el articulo quinientos treinticinco y
caso cuarto del quinientos treintisdis del mismo Cbdrgo, sien-
do autores de esos delitos los peocesados Durb~n Cucnca y
Martinez Sosa, por haber tomado parte direct en la ejecu-
ci6n de los hechos, estunando d ambos la circunstancia:
agravante de haberse ej-cutado el hecho en despoblado y
ademis, en cuanto g Durb~n, la de reincidencia respect
at hurto, incurriendo los mismos en Ja pena de reclusiba
temporal por el delito de homicidio, y en cuanto al hurto
en la de arrest mayor; y no habi~ondose justificado debi-
damente la participaci6n de Jos6 Roges, conocido por
Roch6 y Rojas (a) nh~igulelds en los he~chos punibles co-
mo autor, c6mplice ni encubridor procedia su absoluci6n;
y en consecuencia conldenaba g Ricardo Durban Caen'ca y
Jos6 M~artinez Sosa (a) aEl Mroriton, en concept de auto-
res de un delito de homicidio con la agravante de habelo
ejecutado en despablado, B la pena de ,diecisiete afios, cua-l,







12` coLECCI6N LEGISLATIVE

tro meses y on dia de reclusi6n temporal, como principal,
y de accesorias de inhabilitaci6n absolute temporal en toda
su extension y sujeci6n i la vigilancia de la autoridad du-
rante la condena y otro tanto mas y g los mismos en con-
cepto de autores de un delito de hurto, con la agravante
de ejecutar el hecho en despoblado, concurriendo ademds,
eni cuanto B Durbln, la de reincidencia, el primero g seis
meses de arrest mayor y al segundo A coatro meses y un
dia de igual arrest, como pens principals, indemniza-
ci6n de cinco mil pesetas A los herederos del interfecto y
las costas en cuanto i una tercera parte 6 cada uno de las
causadas en el process; y respecto A JosC- Rog~j, conocido
por Roch6 y Rojas (a) ahliguelb, le absolvia del delito
que en esta casa le imput6 el Fiscal, declara de o~ficio la
tercera part de las costas, que en otro .caso le hubieran
correspondido y mandaba ponerle inmediatamente en li-
bertad. -Sexto. -Resultando: que contra la mencionada
sentencia de la Auldiencia de Mlatanzas interpuso la repre
sentaci6n de Jos6 Rog6, reculrso de casaci6a por qluebran-
tamiento de forma 6 infraccibn de Ley, alegando, eni
cuanto al primero, los motives siguientes, autorizados por
el namero tercero del articulo veintiocho de la Orden so
bre casacibn y el nilmero primero del articulo novecientos
doce de la Ley de Enjuiciamiento Criminal: -Primnero.--
Mlanifiesta contradicci6n entire los hechos tercero, cuarto
y qumnto de la sentencia recurrida, por declararse probado
haberse celebrado entire los procesados un concerto para
privar de la vida B Diaz Lores y despojarle del dinero y
prendas que tuviera, y de 10 declarado probado en otros
lugares, result de la combinaci6n de esos hechos que tal
concerto no pudo ocurrir, y por consiguiente que no ocu-
rri6, resultando contradicci6n entire el hecho consistent
en la celebraci60 del concierto supuesto y los hechos pro-
bados, seghn los cuales no hubo ottas reuniones de los pro-
cesados que aquella en que se acord6 la gira en que tam-
bien se hallaba Diaz Lores, y la de la mailana en que em-
prendieron la excursi6n, tembidn en unibn de Diaz Lores.
--Segundo.--En el caso que se entendiese y significase
que del concerto celebrado para matar y despojar a Diaz
Lores entire los tres procesados formaba parte el que desde
la cumbre i la costa dieran un paseo Durbin, Martinez
Sosa y Diaz Lores, y que durante 61 fuese este iG:timo in-
dividuo matado y despojado, habria indudablemente mani-
fiesta contradicci6n entire dicho concerto y el hecho de-
clarado probado en el cuarto Resultando de un concerto
distinto, 6 sea de un concerto de los tres procesados para







PRIMER APBNDICE


matar y despojar los tres g Diaz Lores.-Tercero.-Mani-
fiesta contradicci6n entire el hecho declarado probado en el
cuarto Resclumltamd de un concerto entire los tres procesa-
dos, dl efe~cto de que la muerte y despojo de Diaz Lores se
cometiera durante el paseo desd~e la ciduad dIe Alatanzas dt
las lames de la Cumbre y el qune en tal caso habria que
considerar como probado en el quinto ~Resucltando, de un
concerto distinto de aquel, consistent en qune la muerte y
despojo de Diaz Lores se cometieran durante un posterior
pasco emprendedo/ desd'e lar lamas de la Cumrbre con-direc-
ci6dn c la costa d'e eccunta de Guanon; y al emprenderse es-
te Giitimo paseo se qued6 Roch6, cocinando el arroz con
polo --Cuarto.--En no expresarse clara y terminantemen-
te en la sentencia cuales son los hechos qune se consideran
probados, por cuanto si es solo un hnico concerto el ha-
bido,-el del cuarto Resultando,--que implicaria la res-
ponsabilidad de Roch6, 6 la existencia de dos distintos
conciertos entire sI contradictorios; faltando por 10 tanto
la claridad qlue la Ley exige en una sentencia.-Qauinto.--
Manifirsta contradi-ci6n entire los hechos que se declaran
probados en el octave Resultando de la sentencia recurri-
da, por cuanto se consigna que al volver Durban y Marti-
nez Sosa del pasteod la costa, Roch6 pregunt6 i ellos por
Diaz Lores, contestando 6stos qlue habia ido 6 Matanzas,
sin que hablaran mis de este asunto, es decir, de la desa-
parici6n de Diaz Lores y de sus circunstancias; de donde
result que no hablaron de la muerte de 6ste, a la cual fu6
debida su desaparicibn; y g continuacibn da por probado
el propio Resultando, que regresaron 8 Matanzas, Roche
por el camino real, el mismo por donde habian ido todos a la
< jfn dte alejar toda sospeckal acerca del kPcko de volver solo
los tres, cuand'o hzabian salido for lae malzana con Dia8
Lores; de 10 cual result que no solo se da por probado
que re~gresaron los tres procesados por distinto camino, si-
no tambien probado que 10 hicieron con el expresado fin
y esto supone necesariamente qlue debieron hablar del ca-
so, con cuyo motive se propusieron tal fin, lo cual est8 en
contradicci6n con to afirmado, de que los procesados no
volzrieron a hablar del asunto.--Sexto. -Manifiesta contra-
diccein entre los hechos declarados probados, por cuanto
el hecho de haber pruguntado Roch6 a Durban y Martinez
Sosa por Diaz Lores y obteniido par respuesta que se hi-
bla ido para Matanzas, octave Resultando, est8 en con-
tradiccian con el concerto de Roch6 con Durban y Mar-
Uinez para la muerte de Diaz Lores, que tambldn se decla.







14 COLECC1f)N LEGISL~ATIVA

ra~ probado, cuarto Resultando, en concept de que con
arreglo al inismo se ejecutaron los delitos de autos; y de
esto se: deduce que la tal pregunta de Roch6, sin testigos
antes los cuales pudiera haberlo hecho para disimular y co-
mo medio para despitar y engariar a los que 10 overan, im
plica desconocimiento en 61 de la muerte dada g Diaz Lores
durante el paseo i la costa, siendo por tanto un hecho con-
tradictoriocon el aludido concerto; y en cuantoal de infrac-
ci6n de ley autorizado por el articulo ochocientos cuaren-
tinueve de la propia Ley de Enjuiciamiento criminal en sus
ni~meros tercero, cuarto, quinto y sexton y teniendo por in-
fringidos. -Primero.--El articulo cuatrocientos catorce del
C6digo penal por indebida aplicaci6n, cuanto no se ha co-
metido el delito de asesinato por 10 mismo que en la muer-
te dada A Diaz Lores no concurre ninguna de las circuns-
tancias calificativas, esenciales que determine taxativamen-
te el articulo citado, no pudiendo en caso alguno deducir-
se, por meras presunciones, las circunstancias modificativas
de la responsabilidad criminal, cualesquiera que sean su na-
turaleza y eficacia.-Segundo.-El articulo cuatrocientos
dieciseis del Codigo penal por su no aplicaci6n, por cuan-
to la muerte de Abrahan Lores constitute el debito de ho-
micidio con la agravante de despoblado, y al no declararse
ast por la Sala se ha comnetido error en la calificaci6n 6 in-
fringidose el articulo menciopnado.-Tercero. -El articulo
quinientos veinte del C6digo penal por indebida aplicaci6n
por cuanto el delito de robot no estA probado en nin~guna
forma, no habiendo averiguado que Diaz Lores lievara otro
dinero que los catorce luises que fueron encontrados y ocu-
pados por el Juzgado al cadaver; de~duciandose 16gicamen.
te de esto que no fui el estimulo del robo la causa impul-
sora de la muerte dada, sino otra muy diversa.-Cunarto.--
El articulo trece en relaci6n con el primero del C6digo pe
nal, por cuanlto en la sentencia recurrida se atribuye al pro-
cesado Rogi~s el concept de c6mplice en el delito anterior-
mente menlcionado, por haber cooperado g su ejecucibn
por actos anteriores al mismo, sin los cuales hubiera podi-
do realizarse; habiendo error manifiesto de derecho, en esa
calificaci6n del concept, porque con arreg~lo B los hechos
probados el procesado no cooper por actos anteriores ni
simultdneos B la realizaci6n del delito perseguido.--Quin-
to.--Por aplicaci6n indebida el articulo trece en relaci6n
con el primero, ambos del C6digo penal, por cuanto en la -
sentencia se consider B Roch6 como c6mplice de -delitos
que fueron cometidos sin cooperaci6n ninguna por parte de
el y hasta sin conocimiento suyo y distinto de aquelloss pa-







PRTMER APANDICE 15

ra los cuales declare probado la sentencia que se habia con-
certado con los otros procesados, y de sul comparaci6n re-
sulta que los hechos cometidos por Durban y Martinez So
sa no fueron aquellos para los cuales, resultando cuarto, se
habia concertado Roch6, no atribuyendo t6 esto la senten-
cia ninghn acto de cooperaci6n en los delitos que pena,
salvo el mero concerto para so comisi6n.- Sexto. -Por
aplicaci6n indebida el mismo articulo trece en relaci6n con
el primero, ambos del C6digo penal, por cuanto en la sen
tencia se consider B Roch6 como c6mplice de delitos en
los cuales, seghn la misma sentencia, no tuvo otra partici-
paci6n que la de un acuerdo que ni siquiera constituy6
verdadero concerto en el sentido legal y juridico de la pa-
labra, por no haberse extendido B la determinaci6n de to
dos los extremes relacionados con el modo de ejecuci6n de
los delitos concertados; y Roch6 no tom6 parte alguna en
los actos preparatorios de la gira, adquisici6n de armas,
caballos, sombreros, ni indujo A Diaz Lores al paseo B la
costa, ni fu6 A dicho paseo, ni tom6 parte en los hechos du-
rante el mismo cometidos, siendo una verdad que no fue
concebida la gira como medio para cometer el delito, sino
concebido el delito can ccasibn de la gira ya acordada, y
puesto que algunos de dichos actos, la compra de sombre,
ros y arroz, los efectu6 Diaz Lores y no los procesados; y
de esto se deduce que no hay conlcierto sobre la eje~cuci6n
sin que 10 haya contemporineamente sobre los medios con
que se ha de realizar el prop6sito.-S6ptimo.--El mismo
articulo trece en relaci6n con el primero, ambos del Cddi-
go penal, por aplicaci6n indebida, por cuanto se consider
Ai Roch6 como c6mplice de delitos, en los cuales, segin el
acuerdo que la sentencia da por probado, no debia partici-
par por ningi~n acto de cooperaci6n, anterior 6 simultsneo,
por no versar aqu61 sino sobre la participacibn de otros in-
dividuos, raz6n por la cual aquel acuerdo no constituy6
verdadero concerto en elsentido legal y juridico de la pa-
labra; y la sentencia no dice qu6 parte debia tener Roch6
en la comisi6n de los delitos, ni dice tampoco en qu6 con-
sisti6 el acuerdo de los procesados, y no hubo en Roch6
ni actos de participaci6n en la acci6n, ni participaci6n en
los provechos.- Octavo.--El articulo cuarto y el trece en
relaci6n con el primero, todos del C6digo Penal, por
aplicaci6n indebida, por cuanto se consider g Roch6 co-
mo c6mplice de delitos, en cuya comisi6n no tuvo, segimn
la sentencia, otra participaci6n que la del concerto de co-
meterlos, que no es punible cuando no lo siguen actos de
cooperaci6n anteriores, 6 simultaneos, 6 posteriores que







16 cOLECCI6N L~EGISLATIVA


constituyen encubrimiento, puesto que tal concerto aun
seguido de la resoluci6n de cometer el delito concertado,
y constituyendo, unido 6 ella, una conspiraci6n, no es pu-
nible, ya que la misma conspiraci6n, resultando de la uni6n
de estos elamentos, no lo es sino cuando la ley la pena es
pecialmente, 10 cual no sucede en cuanto g los delitos de
autos: y el mero concerto en ningain caso es inductive
de responsabilidad, estando Ror h6 dentro de 10 resuelto
por el Tc bunal Supremo de E-patia en sentencia de dieci-
Ocho de Junio de mil ochocienltos ochenta.--S~ptimo.--
Resultando:--Que la representaci6n del procesado Ricardo
Durban y Cuenrca interpuso recurs de casacibn por que-
brantamiento de forma 6 infracci6n de ley, conforme al ar
ticulo segundo de la Orden sobre casacinn que declara vi-
gente, en cuanto al primer recurs, los articulos novecien-
tos diez al novecientos quince, y en cuanto at segundo los
articulos ochocientos cuarentisiete al ochocientos cincuen-
ticuatro de la ley de Enjuiciamiento criminal, y fuindando
el quebrantamiento de forma:--Primero:--En el nu~mero
primero del articulo novecientos once de la ley de Enjui-
ciamiento criminal en relaci6n con el pprrafo cuarto del ar-
ticulo seiscientos cincuentinueve de la misma Ley, por
cuanto pedida por el procesado la prsctica de determinada
prueba en los naimeros tercero, cuarto y quinto del primer
otrost de su escrito de trece de diciembre Gitimo; la Sala
lo deneg6 por auto de veintiuno del mismo mes, y pedida
subsanacibn por la parte y no concedida, protest estable-
cer recurs de casacibn por quebrantamiento en su oportu-
nidad, tenii~ndose por establecida dicha prote~sta; y al de-
negarse la practice de esas diligencias de prueba se ha co-
metido el quebrantamiento de forma g que se contrae el
dicho nrImero primero del articulo novecientos once de la
Ley procesal criminal.-Se~gundo.-En el n~mero cuarto
del propio articulo novecientos once de la misma Ley pro-
cesal criminal, por cuanto habiendose pedido por el pro
cesado que dos preguntas que formulaba fuesen declaradas
pertinentes, se declar6 lo contratio por la Sala, por lo cual
se formul6 la correspondiente protest, no hacieudose mis
reclamaciones por no permitirlas la Ley de Enjuiciamiento
criminal--Trcero. -En el nbmero primero del articulo
novecientos doce de la Ley de Enjuiciamiento criminal
por cuanto existe contradicci6n entire los hechios que se de-
claran probados en el resultando s~ptimo de la sentencia,
ya que en una parte del mismo se declara probado que no
aparecen demostradas las circunstancias concomitants del
liecho--la muerte de Diaz Lores--en cuanto al modo y







FRIMER APaNDICE


formal en que se realizara, y en el mismo resultando se de
clara probado que Durban fu6 quien caus6 las heridas de
arma blanca y Martinez Sosa las de fuego, afirmaciones am
bas opuestas y sustanciales, y al no co-star las circunstan-
cias del hecho habiendo intervenido dos personas, comio
cree la Sala, no es possible declarer qu6 arma emple6 cada
cual; existiendo tambien contradicciba -entre los re-
sultandos cuarto y septimo de la sentencia recurrida,
por cuanto en el primero de los mencionados se de
clara probado que los procesados concertaron la mue'rte
de Abrahan Diaz con el prop6sito de apoderarse despu~s
del dinero y prendas qune lievara, y en el s~ptimo Resul-
tando se de~clara probado tambien que no consta si MartI-
nez Sus~a y Durbln se apoderaron de algim dinero que le-
vara el interfecto, y qlue I 6ste se ocup6b por el Jazgado
una bolsa con catorce luises; y estas dos afirmaciones son
contradictorias y la segunda deavanece la primera.--Cuar-
to.--En el nbmero segundo del articulo novecientos doce
de la misma Ley de Enjuiciamiento Criminal, por cuanto
en la sentencia no se resuelve sobre todos los hechos que
han sido ob~jeto de la acusaci6n y la defensa, ya que al dis-
cutirse ampliamente sobre si la leontina que lievaba Diaz
Lores era 6 no de la propiedad del procesado, varies tes-
tigos declararon sobre 61 y la Sala no resuelve nada respeto
de esto en la sentencia, y si no se pidih subsanaci6n de tal
quebrantamiento, ni se protest, fue porque se cometi6 en
el fallo. -Y autorizado por el nbmero tercero del articulo
ochocientos cuarentinueve de la Ley de Enjuiciamiento
Criminal consider infringido:-Primero. El articulo
cuatrocientos catorce del C6digo Penal por indebida apli-
caci6n, por cuanto se ha calific~ado el delito como asesina-
to, siendo ast que en el hecho de autos no ha concurrido
ninguna de las circunstancias del citado articulo.--Se-
gundo.--El articulo ochentiocho del C61igo Penal, por
cuanto dados los hechos probados en la sentencia, no re-
sulta qlue la muerte de Diaz L~ores fuera mediio necesario
para robarle, ya que en ningi~n Resultando se indica si-
quiera que s6!0 por este procedimiento pudieran alcanzar
los procesados sus prop6sitos de apoderarse de las alhajas y
dinero de dicho Diaz Lotes, no apareciendo demostrada
la dependencia 6 necesidad, y se' ha incurrido en error de
derecho al calificar los hechos probados como constituti-
vos de los delitos de asesinato, y robot, el primero como
medio necesarlo de perpetrar el segundo. -Tercero.--Los
articulos cuatrocientos catorce, cuatrocientos dieciseis,
quinientos veintiuno y quinientos treinticinco del C6digo
Tomro mr.--ler. ArtNDICE.-3








tOLECCION LEGISLATIVA


Penal, por no declararse que los hechos establecidos en la
sentencia en concept de probadss constituyen pura y sim-
plemente dos delitos, unlo de homicidio y otro de hurto,
habiendo habido por 10 tanto error de derecho al calificar
tales hechos como asesinato y robo. -Cuarto. -Autorizado
por el nimero quinto del articulo ochocientos cuarentinue-
ve, consider infringido el ntmero s~ptimo del ,articulo
d~cimo y la circunstancia cuarta del articulo coatrocientos
catorce del C6digo Penal, por cuanto no es possible apre-
ciar en el delito perseguido la circtinstancia de haber abra-
do los procesados con premeditaci6n conocida, habi~ndose
por tanto cometido error de derecho en la calificaci6n; y
por cuanto tambi~n en ninguno de los Resu~landos se de-
clara probado qlue para realizar la muerte de Diaz Lores se
aprovecharon los procesados del despoblado 6 lo buscaran
de exprofe~so, habi~ndose del mismo modo cometido error
de derecho al estimar la agravante de cometer el hecho en
despoblado. -Quinto.-El articulo cuatrocientos catorce,
circunstancia cuarta por aplicaci6n indebida y el cuatro-
clentos dieciseis, ambos del C6digo Penal por su no apli-
caci6n, per cuanto al calificarse los hechos declarados pro-
bados eni la sentencia como delito de asesinato y no como
de homicidio, se ha cometido error de derecho, pues en
la muerte de Diaz no concurre la circunstancia calificativa
de premeditaci6n conocida, faltando datos para compro-
barla debidamente.--Sexto. -El articulo quinientos veinte
por aplicacibn indebida, y quinientos treinticinco, por no
aplicacibn, ambos del C6digo Penal, por cuanto al califi
carse de robot y no de hurto los hechos probados, se ha co-
metido error de derecho, ya que no se emple6 fuerza en
las cosas, ni result comprobado que se ejerciera intimida-
ci6n 6 violencia en la persona de Diaz Lores, sino al con-
trario se reconoce qlue una vez muerto en 6ste, los proce-
sados se apoderaron del reloj y leontina, sin qlue conste si
le fu6 sustraida alguna cantidad; lo qlue constitute el delito
de hurto. -Octavo. -Resultando: qlue la representaci6n de
Jos6 M~artinez Sosa (a) < casaci6n per quebrantamiento de formna 6 infracci6n de
ley, conforme al articulo segundo de la Orden de Casaci6n
qune declara vigentes los articulos ochocientos cuarentisiete
al ochiocientos cincuenticuatro, y del novecientos diez al
novecientos quince de la Ley de Enjuiciamiento Criminal
y fundando el quebrantamiento de forma.--Primero.--En
el nt'mero primero del articulo novecientos doce de la ley
de.Enijuiciamieuto Criminal, por cuanto se nota contra-
diccibn manifiesta en los bechos que Se declaran probados







PRIMER APBNDICE


en la sentencia, como result can el septimo, en qurie des-
pu~s de darse por sentado que se ignora el modo y forma
en que el hecho se realizara en la ccCueva de Galvin~, se
alirma luego que Durb~n infiri6 g Diaz Lores once heridas
incisas con el cuchillo que le prest6 Eleuterio Alonso, y
que Martinez Sosa le caus6 dos heridas de proyectil de
arma de fiiego con un rev6lver que tambien prestb dicho
Alonso.--Srgundo.--En el nbmero segundo del propio ar;
ticulo novecientos doce de la propia Ley de Enjuiciamien-
to Criminal, por cuanto no se resuelve en la sentencia so-
bre todos los puntos que hayan sido objeto de la acusaci6n
y la defensa, como result sobre la edad del procesado,
cuya comprobaci6n se neg6 por la Sala, no habiendose ac-
cedido g la su pension del juicio oral y que por la via di-
plom~tica se interesase de las autoridades de Jerusalem la
partipa bautismal del procesado, que aleg6 ser de la citi-
dad mencionada; y por la prueba testifical se comprob5
di~ho extreme, no habi~ndolo apreciado la Sala en su sen-
tencia, por lo que ha infringido el precepto indicado; y la
protest I que di6 lugar la negative de la Sala st acredita
en el acto del juicio oral de su primera sesi6n.--Y fundan
dose en el namero tercero del articulo ochocientos cuarea-
tinueve de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, se aleg6
por el mismo recurrente, como infringidos: -Primero. -
El articulo cuatrocientos catorce del C6digo Penal, por
cuanto en la. sentencia recurrida se ha cahlficado de ase~si
nato, como medio de realizar el robot, aprecilndose las
circunstancias agravantes de premeditaci6n conocida y
haberse ejecutado el hecho enr despoblado; y al no ser
possible apreciar el robot, al calificar la Sala los hechos
como constitutivos de asesinato como medio de reali
zar el robot, ha infringido los articulos cuatrocientos
dierisicte, quinientos veinte y n6mero octave del ar-
ticulo d~cimo del C6digo Penal; imponiendose la ca-
lificaci6n de homicidio y hurto.--Segundo. --F~undado en
el nirmero cuarto del articuro ochocientos cuarentinueve
consider tambien iufringidos los articulos once y doce
del C6digo Penal, por cuanto se consider autor per ha
ber tomado parte direct en la ejecuci6n del hecho al pro
cesado, no estando justificada esa participaci6n del mismo,
no siendo otra que la de en~cubridor del delito cometido,
pues ocult6 los efectos de 6stie, impidiendo el descubri-
mlento del mismo.--Tercero: El niamero segundo del at
ticulo noveno en relaci6n con el parrafo segurido del articulo
ochcnta y cuatro y circunstancia eximente n6mero once del
articulo octave, por cuanto el procesado 1\lartinez Sosa,







COLECC16N LECISLATIVA


segan la declaraci6n de Durbin, obedeci6 g las amenazas
que efste le hiciera en la mafiana del suceso, es decir obr6
por m~iedo insuplerable d~e unm7/al iguanl6 mayor y al no apre-
ciarlo la Sala sentenciadora ha infringido la Ley:--Nove-
no.--Resultando que el Mtinisterio Fiscal impugna la sen-
tencia en interns de la jurisprudencia y buena doctrine
alegando que ''se ha cometid > error de derecho al calificar
los hechos declarados probados en la sentencia como cons-
titutivos de dos delites, asesinato y robot, siendo el prime-
ro medio necesatio para cometer el. segundo, con ocasibu
de cuyo error se han infringido los articulos quinientos
veintinuo en sn n~imero primero, cuatrocientos c3--
torce y ochenta y ocho del C6digo Penal; el primero por
no haberse aplicado, relacionandolo con el quinientos vein-
te, pues al declarar la sentencia que el mbvil del delito fu6
el robot, g la unidad de tal propbsito precisa subordinar lo-
dos hechos criminosos ejecutados, sin que sea dable sepas
rarlos, prescindiendo de la mente de la Ley que ha sido es-
tablecer y penar en tal caso un delito complejo, determni-
nado y especial; el segundo, 6 sea el cuatrocientos catorce
por aplicaclbn indebida, ya que siendo de calificarse los
hechor con arregle al nfunero primero del articulo quinien-
tosveintiuno en relaci6n con el quinientos veinte, no ha po-
dido comprenderse~ en el cuatrocientos catorce, caliaicando
el hecho de la muerte por la concurrencia de la circunstan-
cia cuarta de dicho articulo, por cuanto ello implica la de-
terminaci6n de dos delitos, donde debe haber uno, seghla
la ley; no pudiendo admitirse que la concurrencia de una
circunstancia imponga la separaci6n de elementos, relacio-
nados de hecho por la unidad de prop6sito; y de derecho y
ante la ley penal por constituir un delito complejo, objeto
de penalidad especial; y el tercero, 6 sea, el ochentiocho,
infraccibn deducida de las sefialadas anteriormente, por
cuanto combat en el n(imero anterior la existencia de dos
delitos diferentes, y la apli -aci6n de la regla del articulo
citado presupone esta existencia, unida A la condici6n de
que uno sea medio necesario para cometer el otro. Debien-
do aplicarse el articulo quinientos veintiuno, niunero pri.
mero, la declaracidn de un s610 delito, excluye la aplicaciba
del articulo ochenta y ocho," y en conclusion pedia dicho
Ministerio que en su oportunidad legal se casase la senten-
cia ya citada.-D~cimo:-Resultando que el propio Mlinia-
terio Fiscal por el primer otrost de so escrito de impugna-
ci6n manifiesta que, "como quiera que respect al procesa-
do JosC Roch6 y Rojas, que esta condenaeo B catorce afios
ocho meses y un dia de cadena temporal, pudiera afectarle







PRIM\ER APAINDICE 21

en su perjuicio, dado que la pena que corresponde al robot
con homicidio, (articulo quinientos veintiuno, naimero pri-
mero del Cbdigo Penal), es en realidad inferior g la de ase-
sinato (articulo cuatrocientos catorce del C6digo), es de ri-
gor declarar que al mismo no debe causarle perjuicio, por
no haberse interpuesto el recurs que el MI~inisterio Fiscal
en la oportunidad del articulo tercero de la Ley de Casa-
ci6n;" y pedia se tuviera en cuenta tal manife~stacibn en su
oportunidad.-Onceno. -Resultando: que por causes lega-
les diversas se orden6 la suspensiba de la vista pfiblica,
hasta que al fin data tuvo electo en los dias siete y ocho del
corriente, sosteniendo el Fiscal la impugnaci6n que estable-
cid contra la sentencia dictada 6 informando los abogados
defensores de: los procesados.--Vlsto, siendo Ponente el
;Magistrado Rafael Cruz Pbrez.--Primnero. --Considerando:
que las contradicciones que puedan dar lugar al recurs de
casaci6n por quecbrantamlento de forama han de ser maniftes-
tas, importantes y patentes entire hechos que resulten in- -
compatibles en sus terminos hasta el punto de afectar la
unidad de la exposici6n; pero no han de buscarse entire un
hecho y las deducciones arbitrarias y ii veces caprichosas
que de otros fx ottos haga la parte recu~rrente; y al declarar
probado la Sala que hubo un concerto entire los procepados,
y que 6stos acordaron la gica A las lamas de la Cumnbre en
compallia del interfecto, y al no consignar ninguna reunion
que a solas tuvieran, ni los detalles que el recurrente s~upone
en cuanto B la ocasi6n y memento de la muerte, 6stos fIllti-
mos extremes no hacen impossible la afirmaci6n fundamen-
tal del concerto que la Sala ha estab:ecido; apreciando el
conjunto de la prueba en uso .de sus facultades privativas,
sin precisar la ocasi6n y detalles de tal concierto; no
habiendose por 10 tanto cometido el quebrantamiento de
forma alegado por la represer.tacibn de Roges (j Roch6
(g) Migueld, en el primero, segundo, tercero y quinto mo-
tivos; Segundo.-Considerando: que es tambitdn improce-
dente to alegado por la misma representaci6n en el cuarto
motive, por cuanto en la sentencia se consignan clara y
terminantemente los puntos de hecho referentes B los par-
ticulares sobre qlue versan despues las apreciaciones y fun-
damentos de derecho establecidos en los ConsiderandosF y
en la resolucidn que se adopta, no resultando en el conjunto
total contradicciones de ningi~n gdnero-Tercero.-Consi-
derando: respect al sexto y b1timno motive de la misma re-
presentacibn, que el hecho de la pregunta dirigida por el
procesado A Durb~n y M~artinez Sosa acerca del paradero
de Diaz Lores no es incompatible y por consiguiente no es







~OOECCION LtCiSLAIVA


contradictoria con el concerto anterior quoe la Sala declara
probado, y por tanto, no se ha incurrido en el quebranta
miento de forma que se alega en ese motive del recurso.--
Cuarto.-Consideando: respect al primer motive de casa-
ci6n por quebrantamiento de forma alegado por la represen-
taci6n del procesado Durbgn y Cuenca, que para que proceda
el recurs de casaci6n fundado en la denegaci6n de alguna
diligencia de prueha es necesario que concurran.en 6sta A la
vez las tres circunstancias contenidas en el nblmero primero
del articulo novecientos once de Enjuiciamiento Criminal,
10 cual no sucede, cuando falta la pertinentia de la misma;
y lo propuesto entonces fu6 rechazado como impertinente,
por lo mismo que los extremes que se intentaban probar
en nada podian influir para desvirtuar los hechos de la
acuaaci6n y en tal concept, al desestimarse por el Tri-
bunal d quo en virtud de la facultad que le otorga el ar-
ticulo seiscientos cincuentinueve de la Ley de Enjui-
ciamiento Criminal, no se cometi6 la Infracci6n de forma
que determine el pirrafo primero de dicho articulo nove
cientos once.-Q(uinto.-Considerando: con relaci6n aI
motive fundado en el caso cuarto del propio articulo nove-
cientos once de Enjuiciamiento Criminal, que al desesti-
marse, por impertinentes, las dos preguntas formuladas, no
se quebrant6 en modo alguno la forma del procedimiento
A que se refiere el caso cuarto citado, en raz6n B que la
contestacian a dichas preguntas no podia desvirtuar el va
lot de la prueba i la delincuencia que se atribuy6 at proce-
sado en el crime de autos, aparte de que tales respuestas
no tenian verdadera importancia para el lesultado finaldel
juicio, conforme se exigue en el mismo caso cuarto ya ci-
tado.-Sexto.-Considerando; respect al motive alegado
por la misma representaci6n de Durbjn y par la de Mlarti-
nez Sosa (Q) ElMorito, fundado en el caso primero del
artic~lo novrecientos doce de la Ley de Enjuiciamiento
Criminal; que si bien el hecho de no expresarse en una sen-
tencia clara y terminantemente cuales son los bechos que se
consideran probados, 6 el resultar manifiesta contradicci6n
entire ellos, da motive i casacibn por quebrantamiento de
forma, la recurrida no contiene tal contradicci6n, pues las
frases que a juicio de la representaci6n del recurrente son
contradictorias, adem~s de no recaer, sobre algo esencial el
fallo, niafectar al concept general y circunstancias primor-
diales del hecho probado, no contienen en sus propios ter-
minos significaciones incompatiblesque tompan la unidad
de exposici 6n de los hechos alli relatados como tampoco que
puedan dar margen A conclusions adversativas en el fallo.







PRIMER AP N'DICE 23

S~pti m o- Consideran do:.respecto a las con trad icci ones que
la misma representaci6n advierte en los R~esultandos cuarto
y septimo, que estos contienen hechos distintos, no exis-
tiendo entire las afirmaciones de los mismos contradiccio
nes de ning6n genero, pues perfectamente cabe el concier-
to de varies para robar a una persona, y :que en el cadaver
de esta se encuentra alg6n dinero, como tambien qlue no
haya podido probarse, y por consiguiente no conste qlue
los reos se apoderasen de cantidades qune Ilevase la victima.
-Octavo.-Considerando: en cuanto al motive alegado
por la misma representaci6n de Durban, fundado en el nd-
mero segundo del articulo novecientos doce de Enjuicia-
miento Criminal, por no resolverse nada por la Sala
acerca de la leontina qlue Ilevaba Diaz Lores, qlue tal pace
ticular es una cuesti6n de hecho qlue no ha sido especial
rnente objeto de las conclusions provisionales y definiti-
vas, y la Sala, con la competencia exclusive qlue le recono-
ce la Ley, ha apreciado el conjunto de la prueba, no ha-
biendo tenido necesidad de hacer declaraciones express
sobre detalles.-Noveno.-Considerando: por tiltimo, res
pecto al segundo motive del recurs del procesado MartI-
nez Sosa (a) < conclusions definitivas, qlue es trimite oportuno, la cues-
ti6n de la aplicaci6n de la circunstancia segunda del ar-
ticulo noveno del C6digo Penal, con que esta cuestidn se
propusiera en-tiempo, siquiera no 10 fuese en formal, por
no consignarse ningihn hecho como fundamento 6 antece-
dente de la misma, debi6, dada su positive y a6n extraor-
dinaria importancia para el fallo, ser objeto de este, deci-
didndose 10 que i juicio de la Sala fuese oportuno acerca
de la edad del procesado, y habide~dose esto omitido, pro-
cede declarar con lugar el recurs, sin que sea preciso en
este caso, por tratarse de un reo de pena de mnuerte, exa-
minar, a los efectos de la casaci~n, si pudo ser y fu6C 6 no
reclamada la subsanacidn de la falta que se alega, bastando
que se halle comprendida, como lo est8, en el niomero se-
gundo del articulo novecientos doce que se cita en el re-
curso.--Fallamos: qlue debemos declarar y declaramos no
haber lugar al recurs de casaci6n por quebrantamiento de
formal interpuesto por Tas representaciones respectivas de
Ricardo Durb~n Cuenca y Jos6 Roges 6 RochC (a) aMi-
guel6u, y con lugar el interpuesto por la representaci6n de
Jos6 Martinez Sosa (a) nEl M~oritoa, s610 por el segundo
motive de los alegados por la misma y de que se hace md-
rito en el ri1/imo Considierana'o de este fallo; y en su con-
secuencia casamos y anulamos la sentencia, de tres de Fe







COLECC16N LEGISLATIVE


brero del corriente ario, dada por la Audiencia de Mlatan
zas, y mandamos que se devuelvan Q Csta los autos, para
que reponiandolos al estado de sentencia dicte la que pro-
ceda, subsanando el defecto qlue se ha teuido en chenta
para declarar con lugar este recurs, sin especial conldena
ci6n de costas.--Comuniquese esta sentencia por medio de
certificaci6n A la refrrida Auldiencia y publiquese en la GA-
CE.TA DE LA HABANA y en la Colecci6n g cargo de la Se-
cretaria de Justicia, g cuyo fin se remitirln las oportunas
copias antorizadas.-Aisi por esta nitestra sentencia lo pro-
nunciamos, mandamos y firmamos.--Antonio Gonzalez de
Mendoza. Pedro Gonzdlez Llorente.--Rafael Cruz Pdrez.
--Jos6 Ml. Garcia Montes.-- Eudaldo Tamayo.--Angel C.
B.tancourt.-Octalvio Giberga.--Leida y publicada fu6 la
anterior sentencia por el M1agistrado Ponente Rafael Cruz
P~rez, celebrando audiencia p6blica este dia el Tribunal
Supreme, constituido en Sala de Justicia, de que certifico
como Secretario por delegacibn.--Habana, mayo dieci-
ocho de mil novecientos.-Silverio Castro.
Y para remitir g la GACETA DE LA HABANA ii lOS
fines dispuestos, libro la presente.--Habana, junio once
de mil novecientos.-Silverio Castr~o.
(Gaceta l8julio.)


Ldo. F~ederico Garcia Ramis, Secretario del Tribunal
Supreme de la Isla de Cuba
Certifico: lue. en el libro de resoluciones dictadas
en asuntos hipotecarios qlue se Ileva en este Tribunal,
existe de fojas catorce a veinte la qlue copiada A la
letra dice: Resoluci6n ntimero dos.--Habana, Mlayo
quince de mil novecientos.--Visto el recurs guberna-
tivo qlue establecid el Procurador Antonio Rivero, 8
nombre de Nicol~s Santurio contra la negative del
Registrador de la Propiedad de San Cristdbal it la
anotaci6n de una demand, del cual resulta.--Prime-
ro: Que el Presidente de la Audiencia de Pinar del
Rio dict6 en quince de M~arzo tiltimno el auto qlue At la
letra dice:-Raesultando: qlue el Procurador don An-
tonio Rivero al Juzgado de San Crist6bal, present
escrito al Presidente de esta Audiencia, en veintisiete
de Enero uiltimo a nombre de don Nicol~s Santurio de
aquella vecindad, interponiendo recurs gubernativo
contra la negativa del Registrador de la Propiedad de
la mencionada ciudad a anotar la demand qlue en
dicho Juzgrado estableci6 contra Serapio Pedroso y







PRIMER APANDICE 25

sucesidn de Filomena de igual apellido sobre dominio
de una casa, ordenada dicha anotacibn por decreto
judicial en los autos del juicio que se encuentran en
esta Audiencia en apelacian de la sentencia definitiva.
--Resultando: que pedido informe al Juez de primera
instancia y al Registrador de San Crist6bal, lo evacu6
el primero manifestando que decretada la anotacidn
de la demand per el Juez antecesor, la estimaba im-
procedente por los fundamentos de derecho de la'sen-
tencia definitiva dictada en los autos del juicio -de
referencia elevados B este Tribunial. Informando el
Registrador que deneg6 la anotaci6n por no estar
comprendida la demnanda en el ndimero primero del
articulo cuarentidos de la Ley Hipotecaria y no inser-
tarse en el mandamiento el document en que se
funda.--Considerando: que la anotacidn preventive
de derecho d que se refiere el n~mero primnero del
articulo curentidos de la Ley Hipotecaria solo pro-
cede cuando se demandare en juicio la propiedad de
bienes inmuebles, i, la constitucibn, declaraci~n, mo-
dificacidn 6 extincidn de cualquier derecho real sobre
los mismos; cuya reclamacidn ha de funderse en do-
cumento bastante n justificar aquel derecho; el cual
document habrB de insertarse en el mandamiento
judicial q~ue al efecto de la anotaci6n se expida, seg6n
previene el articulo novenitisiete del Reglamento Ge-
neral para la ejecucibn de la Ley citada.--Consideran-
do: que si bien con el present recurs no se acompa-
8'an los documents y antecedentes que son necesarios
Lener ii la vista para dictar resolucidn apareciendo de
los infor~mes emitidos y de los autos del juicio antes
mencionado, que en la demnanda se ejercita una accibn
personal y tiene por objeto que se condene a la suce-
sidn de la morena Filomena Pedroso A que convenga
en que la casa en cuestinn pertenece i Serapio de
igual apellide por haberla fabricado aqua-lla con dine-
ro de Cste; segiim manifestaci6n que hizo en documen-
to privado que no se insert en el mandamiento ni
existe origiinal en autos; es evidence que tanto por este
defecto como por no estar comprendida la expresada
demand en el caso del ndmero primero del articulo
cuarentidos de la Ley Hipotecaria era improcedente
esa anotaci6n preventiva, y estuvo por tanto bien
deneg~ada por el Registrador de la P-ropiedad de San
Crist6bal.--Vistas las disposiciones citaidas.--Se de-
clara sin lugar el present recurs gubernativo esta
Tosto ml.-ler. Ar38NDICE.M







26 coLECCION L~EGISLATIVA

blecido por el Procurador don Antonio Rivero i nom
bre de don Nicoljs Santurio conta la negative del
Registrador de San Cristbbal d anotar preventiva-
mente la demand al que el mismo se refiere.--Comu-
niquese, esta resoluci6n al Juez de primera instancia
y at Registrador de la. Propiedad de San Crist6bal,
y notiriquese at recurrente.-- Segundo: Que el Pr-o-
curador Rivero apeld para ante el Presidente del Tri-
bunMl Supremo y razond en el sentido de negrar al
Regiistrador la facultad de calificar los fundamentos
de-las providencias judicialas conforme g la doctrine
sancionada pon dos sentences del Tribuual Supremo
de Espafna fecha veintisiete de Septiembre de mil
ochocientos noventisiete y catorce de Junio de mil
ochocientos noventinueve, insistiendo en qlue el caso
de su demand estaba comprendido en los preceptos
de los articulos cuarentidos y cuar-entitres de la Ley
Hlpotecaria; y cuanto al~defecto opuesto por el Re-
gistradorr y el Presidenite de la Audiencia de no haber
insertado en el mandamiento judicial el document en
que se fundd la demanda, dice 3 la letra:--Sobre este
particular no puede el exponente hacer afirmaci6n
concr-eta si bien se inclina A career que si est~n insertos
en el i, Ios mandamientos el certificado de la copia,
del informed y de los demr~s lugares de autos 3 que
antes me he referido, de no ser asi me conformaria
con la denegativa si bien declinando today responsa-
bilidad sobre el Re~gistrador de la. Propiedad que
oportunaimente debid alegar esta causal 6 defecto que
de--de luegio hubiera sido subsanado.--Tercero: Que
el ejemplar del mandamiento devuelto por el Re~gis-
trador al Juez de pr-imera instancia de San Crist6bal
dice:-LIdo. Oscar blifloso y Alesana, Juez de pr-imera
instancia en propiedad de este Partido Judicial.--Al
senior Registrador de la propiedad del mismo hagro
saber que en el juicio declarative de menor cuantia
que sigue en este Juzgado don Nicolds Santurio, con-
tra el moreno Serapio Pedroso y la sucesidn de la
mnorena Filomena Pedroso, se hallan el escr-ito de
demanda y providfencia que dicen asi:-Ahl Juzg,rrdo.--
Don Nicoljs Santurio, mayor de edad, carpintero, y
vecino del t~rmnino de Candelaria en la calle de
Amargrura, comparezco y como mejor proceda en
derecho digo: Quie vengio por el present a establecei
demand declarative de menor cuantia contra el mo-
reno Serapio Pedroso, mayor de edad y vecino del







PRIMIER APENDICE


termino de Candelaria yd B a sucesi6n de la morena
Filomena Pedroso qlue la constituyen los menores
hijos Mlarcos, Dominga y Ruperta Pedroso, vecinos
de Candelaria, en la calle Iteal ndmero veintitres
cuya representacidn legal en concept de tutor la
ostenta el moreno Mlariano Pedroso, mayor de edad,
labrador y vecino tamnbidn de Candelaria, para que
convenga en qlue el dominio de la casa calle Real ndi-
mero veintitres, esquina A la calle Nueva del pueblo
de Candelaria, cuya fabricaci6n es de tabla y teja, con
una extension superficial de quince metros de frente
por once de fondo, corresponde exclusivamente al
demnandado Serapio Pedroso, por haberse construido
con dmnero procedente de una loteria qune obtuvo el
referido Pedroso. Asi como tambien par-a qune con-
vengan en qune el demandante como carpintero, cons-
truyb dicha casa qlue contrat6 con el demandado, a
todo costo, con quien como duenio ajust6 la obra de
cuyo imported se le adeudan doscientos pesos en oro;
qlue todo esto se verified con conocimiento perfe~cto
de la morena Filomena Pedroso, y en consecuencia
de 10 Exspuesto, otorgruen escritura pilblica de dichos
particulares, para que surta sus efectos en el Regristro
de la Propiedad correspondiente. La present de-
manda se fund en los siguientes hechos y fundamen-
tos de derecho.-Hec~hos:-Primero: Que la1 morena
Filomena Pedroso con fecha doce del mes de Noviem-
bre de mil ochocientos noventidos, solicit6 y obruvo
del Ayuntamiento de Candelaria licencia panra fabricar
la casa que fabric, y boy existe marcada con el nd-
mer-o veintitres de la calle Real, esquina n Nueva del
Pueblo de Candelaria.-Segundo: Que en tres de
Octubre del aflo de mil ochocientos noventitres, y por
acta levantada d su instancia ante el Alcalde de Barrio
qlue to er-a don Luis Edilia, y los testigos donl Diego
Yanguas y don Ignacio Diaz, hizo constar la morena
Filomena Pedroso, su manifestaci6n libre y expon-
t~nea de qune la casa fabricada a su nombre en la calle
Real n~mero veintitres de Candeiaria debia inscribir-
se a nombre del moreno Serapio Pedroso, puesto que
A e1 pertenecia, dado qune se fabric con dinero de so
exclusiva propiedad -Tercero: Que dicha acta se
unid al expediente de fabricacidn de la expresada casa,
que existe en el Ayuntamiento de Candelaria y mds
tarde fu6 desglosado de e1 ,2 instancia del moreno
Serapio Pedroso.-Cuarto: qune el demandante en







COLECCIbN LEGISLATIVA


veintiseis de Junio de mnit ochocientos noventicinco,
celehbr juicio verbal contra el mnoreno Serapio Pe~dro-
so en cobro de los doscientos pesos qlue 6ste la adeu-
daba como saido de su cuenta por el ajuste qlue hizo
con 61 del trabajo qlue realiz6 en la fabricacibn de
dicha casa, por cuya virtud fu6 condenado Pedroso at
pag~o de dicha cantidad.--Quinto: qjue apelada la sen-
tencia condenatoria de primera instancia, fue confir-
mada en la se,3unda y se encuentra hoy en el period
de apremio, aprobado el remate' ya, dentro del cual
se embargo la casa ya nombrada, como propiedad
del moreno Serapto Pedroso.--Sexto: qlue el deman-
dante prest6 sus servicios como carpintero en la cons-
trucci6n de dicha casa las cuales en parte no le han
sido satisfechas, d pesar de haberse hecho 9 satisfac-
cibn del mor-eno Serapio Pedroso y de la morena
Filomena Pedroso y con so expreso y formal consen-
timiento.--S~ptimo: qlue se le adeudan al declarante
doscientos pesos en oro como parte del ajuste total
de la obra hecha en dicha casa, con mas los intereses
legales de demora desde que se le reclam6 judicial-
mente y las costas ocasionadas por sus gestiones para
ele~ctuar el cobro.-Derecho:-Primnero: Todos los
derechos adquiridos en virtud de una obligiaci6n, son
trasmisibles, con sujeci6n d las leyes si no se hubiera
pactado lo contratio y haciendo uso de este detecho
la morena Filomena Pedroso ha podido y pudo tras-
mitir los derechos concedidos por el Ayuntamiento de
Candelaria para fabricar la casa motive de este juicio
al moreno Serapio Pedroso maxime cuando en este
caso legalmente no se trat6 de una verdadera trasmi-
sidn de derechos, porque no puede trasmitirlos quien
no los pose, y si solo de la confesi6n de on error qune
pudo y debid subsanar el Ayuntamieato de Candelaria
y asi lo reconoci6 la morena Filomena, implicitamen,
te al manitestar qlue la casa no era suya ni para ella,
sino exclusivamente del moreno Serapio Pedroso-
proponi~ndose como be propuso qlue los derechos con-
cedidos A ella le fuesen reconocidos g Serapio, por su
sola manifestaci6n.-Segundo: Los acre~edores des-
pues de haber perseguido los bienes de qlue estri en
posesi6n el deudor, par-a realizar cuanto se le debe
pueden ejercitar todos los derechos y acciones de Este,
con el mismo fin, y este es el caso de autos; los dere-
chos que nacen para el moreno Serapio Pedroso por
la declaracibn de la morena Filomena, y qlue consis-







axuhER APENDICE 29

ten en el de poder inscribir ii su nombre la casa que
fu6 fabricada como de ella, son los que vengo .2 ejer-
citar en la present demanda.--Tercero: Nadie puede
enriquecerse con perjuicio de otro y bajo tal anitece-
dente cualquiera que result dueflo de la expresada
casa estj en la obligacidn de satisfacer el imported del
tj-abajo verificado en su construccidn, asi lo deter mina
tarnbiea la senten~cia del juicio verbal establecido para
dicho cobro.-C~uarto: Quedan sujetos A la indemni-
zaci6n de dailos y perjuicios, los que en el cumpli-
miento de las obligaciones incurrieren en dolo, negli-
grencia 6 morosidad,--Por tanto y ejercitando la acci6n
personal que me compete.--Supiica al Juzgado, se
sirva tener por establecida la present demand, sus-
tanci~ndola por los tramites del juicio drclarativo de
menor cuantia, por scompailados los documents ad-
juntos, y en definitive declarar con lugar la present
demand con las costas A2 cargo de los demandados,
por ser asi de justicia que pido, etc.--Primer: Otrosi:
No acompailo certificaci~n del acto de conciliacion,
por entender que el caso de autos, es de los exentos
de este requisite, segdn 10 dispuesto por la Ley de
Enjuiciamiento Civil. en su articulo cuatrocientos cin
cuentinueve, p~trrafos segundo y cuarto.--Sirvase el
Juzgado asi declaradlo. Justicia, etc.--Segundo: Otro-
si: Digo que para probar los hechos alegiados en esta
demand, en el caso de que la parte contraria no los
confiese Ilanamente, 6 no se conformne con ellos.--
Suplico al Juzgado recibir el pleito A prueba conforme
ii lo prevenido en Ja Ley de Enjuiciamiento Civil.
Justicia, etc.--Tercer Otrosi: Digio que acojidndome
it lo dispuesto en el articulo cuarentidos parrafo pri-
mero de la Ley Hipotecaria.-Suplico al Juzgado se
sirva disponer la anotaci6n de la present demannda
en el Registro de la Propiedad de San Cristbbal, donde
debiera encontrarse inscripta la casa motive de este
juicio, como protests de indemnizar perjuicios si re-
sultaren en definitive, disponiendo que para este ob-
jeto se dirija mandamiento por duplicado al mismo
Registro.-Jlusticia, etc.--Cuarto Otrosi: Acompailo
copias de esta demand y su documentaci6n.-Si-rvase
el Juzgado tenerlos por acompailados y disponer se
entregue~n ri los demandados en el acto de emrplazar-
los.--Justicia, etc.--Habana para San Cristbbal, Julio
veintiseis de mil ochocientos noventinueve.-Nicolris
Santurio.--Ldo. F~rancisco River-o.-Provridencia.-







30 COLBCCidSN LEGISLATIVA

San Crist6bal Agosto doce de mil ochocientos noven-
tinueve.--Presentado el anterior escrito, agrdguese d
sus autos, y en vista de lo qlue en el mismo se deter-
mina, librense los mandamientos qlue se inseresan.
Lo mand6 y firma el senior Juez de primera instancia
de este partido ante nos de Qlue certificamos.-Mifioso.
--Ante nos.--Octavio Villar.--Victoriano de Urres-
tarazu.-Y para qlue la anotacidn preventive qlue se
solicita, tenga el mds exacto cumplimiento se libra la
present por duplicado, uno de los cuales me sera de-
vuelto con la oportuna.--San Cristdbal, Agosto dieci-
seis de mil ochocientos noventinueve.-Oscar Mifloso.
-P. M~. Octavio Villar.--Victoriano de Urrestarazu.
--Examinado este document se devuelve al interesa-
do porque el acto qlue comprende no estiA sujeto al
pago del impuesto. San Crist6bal, Aaosto veintidos
de mil ochocientos noventinueve.-Ramiro de Araoz.
-Presentado n la una menoes cinco minutes de la tar-
de del dia de hoy segdan el asiento nhmero ciento
ochentiano folio ciento cincuentitres del tomo quinto
del Diario.--San Cristdbal, Agiosto veintidos de mil
ochocientos noventinueve.-Araoz.-No admitida la
anotaci6n ordenada en el mandamiento qune precede
por no estimarse comprendido el caso de qlue so trata,
en e) phrrafo primero del articulo cuarentidos de la
Ley- Hipotecar~a; y no pareciendo subsanable el de-
fecto notado, tampoco precede la anotacidn de sus-
pensi6n.-San Crist6bal, Agosto veintinueve de mil
ochocientos noventinueve.-Ramiro de Araoz.--Con-
siderando improcendente la anotaci6n de la demand,
puesto qlue su tenor demuestra qlue no se ejercitaba
en ella accibn real, sino una qlue el mismo actor cali
fic6 extpresamente de per-sonal, y por ello el Juez so-
cesor del qlue expidid el mandamiento, y el Presidente
de la Audiencia de Pinar del Rio sostuvieron la ne-
gativa del Registrador, funddndose tambidn el segrun-
do en qlue no se acompatid el document qlue hubiere
motivado la anotacibn, faltado al precepto contenido
en el articulo noventisiete del Reglamento par-ala
ejecuci6n de la Ley Hipotecaria.-Considerando no
menos cierto qlue los Regristradores carecen de auto-
ridad para examiner los fundamentos del auto 6 pro-
videncia por la qlue se ordena una anotacibn, segin
afirma el apelante, citando dos sentencias del Tri-
bunal Supremo de Espana qlue no se refieren C1 este
particular, aunque la propia doctrine estn consignada







FRIMeR APBENDICL ;i1

en la Resolucidn de la Direceidn General de los Re-
gistros fecha catorce de Junio de mil ochocientos
noventinueve, la cual sin embargo agrega quedando
limitadas sus facultades n calificar las formalidades
extrinsecas que debe reunir la resoluci6n judicial y
el document en que se manda practicer; yAi compro-
bar si los inmuebles resultan inscritos ii favor de la
persona contra la qlue se ha promnovido Ja demanda.
--Considerando que en la formulada por el Procura-
dor Rivero lejos de hacerse explicacidn alguna con-
creta g ese punto de la inscripcidn, se dice que en el
Registro de la Propiedad de San Cristdbal debiera
encontrarse inscripta la casa motive de este juicion y
el mandamiento expedido de conformidad con el es-
crito de demand, donde so pidi6 la anotaciidn no in-
sert6 el document prescrito por el articulo noven-
tisiete del Reglamento mlencionado.-Considerando
que el Refistrador pudo yr debki limitarse :i fundar
su negative en la falta de formalidades exutrinsecas
referidas, tomando no obstante anotaci6n de suspen-
sidn en cuyo caso el propio alpelante reconoce qlue se
hubiera conformado con esa resolucibn, se confirm
en cuanto estuviere conforme con la present la que
dict6 en quince de Alarzo 111timo el Presidente de la
Audiencia de Pinar del Rio aprobando laI nota del
Registrador de San Cristabal.-Comuniquese lo re-
suelto por medio de certificacci~n y carta-orden al Pre
sidente de la Audiencia7 de Pinar del Rio y publiquese
en la GACETA OFFICIAL DE LA HAtANA.--Antonio Gon
zdlez de 1\lendoza.--Ante mi, Federico Garcia Ramis.
YT para remitic d la GACETAZ DE LA HABANA para
su publicacidn, libro la presente.-H~-abana, Junio doce
de mil novecientos.-F~ederico Garcia Ramis.
(Gaceta 21 julio.)

Ledo. Armando Riva y Hlern~indez, Secretario per
delegacidn del Tribunal Supremo de la Isla de
Cuba.
Certifico: qlue en el recurs de casacibn que luego
se dird la Sala de Justicia de este Tribunal ha dictado
la sentencia que i la letra dice: cinco.--En la ciudad de la Habana, d ventinueve de
mayo de mil novecientos, en los autos del juicio de-
clarativo de mayor cuantia promovido por Benito Co-
pado Nieto, del comercio y vecino de Trinidad, con







32 COLECCI6N LEGISLATIAA

tra la Sociedad de Alvarez Valdes y Gutierrez, del
comercio de esta plaza, sobre incumplimiento de un
contrato de compra-venta, pendiente ante este Supre-
mo Tribunal en virtud del recurs de casacidn por
quebrantamiento de formal qlue interpuso el deman-
dante contra la sentencia dictada en ventiuno de fe-
brero del cor-riente aflo por la Sala de lo Civil de la
Audiencia de la Habana.--Resultando: qlue entire los
de la sentencia dictada en primera instancia por el
juez del distrito del Cerro, de esta capital, aceptados
en la de segunda instancia por la Sala de 10 Civil de
la Audiencia de la Habana, se contienen los cuatro
Resultandos qlue se transcriben it continuacidn.--Re-
sultando: fojas cinco qlue el mencionado procurador
Juan V. Castillo establecid formal demand ,2 nom-
bre de don Benito Copado y Nieto contra la referida
Sociedad de Alvarez Valdes y Gutiecrez en la qlue
bajo los fundamentos qlue don Mlanuel Valdt's Al-
varez con el character de apoderado de la Socie-
dad MIercantil qlue gira en esta plaza bajo la raz6n
de Alvarez Vald~s v Gutierrez y en representacidn
de los niismos propuso la venta A don Benito Copado
y Nieto del establecimniento de ropas y orros gtneros
denominado nidad calle de Gutierrez namero ciento veinte esqui-
na j Desengatio? manifest~indole al mismo tiempo
como explicaci6n del cardcter con qlue la hacia lat
proposici6n de la Sociedad qlue represent comno acree-
dor de la de Mlogro y M~enendez dueflos de dicho esta-
ble~cimiento estaboa encargada de venderlo seg6n con-
vento celebrado entire esta y sus acreedores todos
comno comisionados para administrarlo tenia consti
tuido en aqiuella ciudad ,t su dependiente don Jos6
Alonso y qlue la referida de Mlogro M~enfndez habia
practicado un balance general de su mencionado es-
tablecimiento con un resultado de siete mil setecientos
y pico de pesos de existencia, cantidad de la cual ha-
bia qlue deducir mil pesos pr6ximamente qlue impor-
taban las mercancias vendidas con posterioridad ,i su
feCh.(; que aceptado el principio por Copado la pro-
posician de Valdes celebraron ambos varias confe-
rencias encaminadas ,2 convenir el precio y demas
condiciones de la negociaci6n, y no habiendo llegrado
,2 un acuerdo, desistieron de ella y dejaron de reunir-
se por espacio de quince dias pr6ximamentee 6 sea
hasta el veintitres de septiembre ~iltimo en el qlue es







PRIMER APBNDICI $3

tando Copado en el almacdn de sombreros de Pdrez
Gonzjlez y Cubillas establecido en la calle de Mecrca-
deres ndmero cuarentidos en esta capital, fu& d bus-
carle don Francisco Tamames por encargo de don
Mlanuel Vald~s y con el expresado car~cter este de
representante de la de Alvarez Valdes y Gutidrrez le
propuso la venta del aludido establecimiento Aarora> por el cincuenticinco por clento at contado
del valor que se asignaban en el balance A las exis-
tencias del mismo, proposici6n que aceptd Copado en
el acto; que al siguiente dia se avist6 Copado con
Valdes en el almacia de ropas de la Sociedad que re-
presenta este, y alli convinieron en la compra por
aquel del indicado establecimiento aLa Aurorar bajo
las condiciones que el comprador pagara de contado
cl cincuenticinco por ciento del valor asignado en el
antedicho balance d. las mer-cancias, mobiliario y de-
mas existencias del establecimiento que se trata; que-
dando el cuarenticinco por clento restante A su favor
y de que con objeto de recibirlo y satisfacer su im-
porte antes del dia nueve de octubre dltimo embarca-
rfa para Trinidad el tres del pr6ximno mes; que el dia
veintiocho de septiembre prdximo pasado particip6
Valdds ;i Copado que el comnisionado donl Jos6 Alonso
acababa de comunicarle que habia vendido el estable-
cimiento A2 don Lorenzo Vaille, pero que esto no im-
pedia el cumplimiento del contr-ato que tenlan cele-
brado porque se prometia dejar sin electo la negocia--
ci6n hecha por Alvarez, para 10 cual necesitaba unos
dias y le suplied esperara A que le avisase cuando po-
dia cumplirle el contrato de referencia; que el dia dos
de octubre Giltimo volvid Copado A ver ;i Valdes y en
esa entrevista manifest6 este CI aquei que habia orde-
nado ii Alvarez dejase sin efecto la venta hecha A Va-
110 y que estaba esperando contestacibn, por lo cual
se hacia necesario que Copado demorase su vinje A~
Trinidad hasta que reciblese carta de Alvarez A lo que
accedid aquC1, y dos dias despuds, el cuAtro, le parti-
cip6 Valdds que la venta hechac A Vdlle habia quedado
consumada con la entrega del establecimiento y pago
del precio, lo que le impedia cumplic el contrato cele-
brado entire ambos; haciendole entregaa previo pago
del precio convenido del establecimiento; que el in-
cumplimiento del contr-ato de compra-venta del esta-
blecimiento La Aurora celebrado entire don Manuel
Valle como representante de la Sociedad de Alvarez
Tomro III.--ler. aPhoa~rc.-3







31 COLECCldN LEGISLATIAA

Valdes y Gutierrez: y D. Benito Copado irrogra perjui
cios i @ste consistent en la no obtencidn de la uti-
lidad que le reportaba la negociaci6n y en los gastos
hechos en el tiempo que permaneci6 en esta capital
despues del dia tres de los corrientes 6 sea de octubre
filtimo solo en espera de qune se le avisara de qlue po-
dia cumplir lo convenido y aunque hace gracia desde
luepo a la Sociedad demandada de tales gastos por
la dificultad de precisarlos con acierto, y por su poco
valor, no ha estado ni estj displiesto Ai obrar del pro-
pio modo con las utilidades dejadas de obtener por-
qlue no estin en el mismo caso, maxime cuando la
obligaci6n qlue contrajo de comprar el citado estable-
cimiento le impidid la adquisici6n de otro en esta ciu
dad qune por aquellos dias le propusieron en venta y
que no habia de reportarle menor beneficio y estima
tales utilidades en dos mil pesos en oro, treinta por
diento de la de seis mil setecientos y pico de pesos a
que ascienden el valor de las existencias del estable-
cimiento objeto del contrato, seghn el balance men-
cionado qlue servia de base al negocio dado qune ad-
quiriendo dichas existencias con el descuento del cua-
renticinco por cientode su valor y no pudiendo exceder
los gastos de toda especie qlue ocasionase su realizacidn
del quince porciento, habia de reportar-le necesaria-
mente una utilidad no mnenor de la indicada; qune con el
objeto de oblener el cumplimiento del referido contrato
6 el reconocimiento 6 indemnizacitjn por parte de la So-
ciedad de Alvarez Valdbs y Guti~rrez de los perjuicios
qlue le ocusionaba su incumplimiento, practice Copado
distintas gestiones extrajudiciales cerca del represen-
tante de la misma sociedad D. Mlanuel Valdes y aunque
consign6 qlue reconociera los tales perjuicios no tuvo
igrual dxito en cuanto Il su just pretensi6n de que se los
indjemnizare en virtud de la negativa de la Sociedad
demandada R indemnizar A Copado los perjuicios de
que deja hecha menci6n y convencido de qlue no habia
de conseguir extrajudicialmnente le propuso acto de
conci incidn para qune en cumplimiento del contrato
verbal de qune ha echo merito le otorgue la escritura
de venta del referido establecimiento < le haga entregra del mismo previo el pago del precio
convenido 6 en su defecto le satisfaga la cantidad de
dos mil pesos en qlue estima los perjuicios qune le oca-
sion6 el incumplimiento de dicho contrato 6 la qune
precisamente se determine, acto qlue no pudo cele-







PRIMER APANDICE


brarse por no haber comparecido la sociedad deman-
dada, cita las leyes que cree convenientes iA su dere-
cho se tenga por presentado lo que se acompatia y d
dicho Procurador por parte a nombre de quien com-
parece entendidndose con 61 los ulteriores trdmites
del juicio, admitir la demnanda que e~stablece sustan-.
ciarla en la forma prevenida por la Ley para los jui-
clos declarativos de mayor cuantia y en definitive
condenar A la sociedad mercantil de Alvarez Valdes y
Gutidrrez Ai que dentro de cinco dias paigue a Copado
la cantidad de dos mil pesos en oro, 6 10 que result
acreditada pericialmente como imported de la indemni-
zacidn de los perjuicios irrogados n este por el incum-
plimiento del contrato de compra venta del estable~ci-
miento de ropas y otros gdeneros denominado La Au-
roras cito en lai ciudad de Trinidad y g que asimismo
pague los intereses de demora desde el dia sefialado pa-
ra la celebraci6n del acto de conciliaci6n al tipo legal y
las costas del juicio:--Resultando: fojas treintiseis
que el Procurador ya indicado don Tomds J. Grana-
dos contestando la demand y bajo los fundamentos
de que en dos de agosto del ano ~illimo la sociedad de
Mlagro y Men~ndez de Trinidad, hizo a sus acreedores
las proposiciones de pago que aparecen del documen-
to marcado con la letra A que fueron aceptadas; que
reunidos los acreedores de Mogro y Men~ndez el die-
ciocho del indicado mes de agosto, tomaron los acuer-
dos 8 que se refiere el document B y quedaron nom-
brados los sefiores don Manuel Valdes Alvarez, don
F~rancisco Barsa y don Salvador Alvarez para former
la Comision que habia de recibir el establecimiento
d~a Aurora y proceder i su venta en la formal que
considerasen m~s oportuna; que el mismo dia diecio-
cho de agrosto, los tres comisionados dirigieron la si-
guientee cart: Sres. M~ogro y Mlenendez.-Trinidad.-
Muy Sres. nuestros: Por el acta que les acompafiamos
se convencerdn de que los seilores acreedores de uste-
des nos han designado paru recibir por inventario el
establecimniento de ustedes y para percibir el imported
de las mercancias que falten ast como el depdsito que
tienen en poder de estos sefiores P~rez Gonzdlez y
Cubillas. En tal concept les rogamos haga entrega
al seftor don Jos6 Alonso portador de la present,
quitdn va autorizado por nosotros para ello; de ustedes
atffmos. s. s. q. b. s. m. Mlanuel Valdds, Francisco,
Barsa, Salvador Alvarez; que don Jos6 Alonso como







COLECCIGN LEGISLATIVE


mandatario 6 delega~do de la comisibn celebr6 con los
seilores Mlogrro y Menendez el convenio adicional d
que se refiere el document C: que de la sociedad de
Alvarez Valdd~s y Gutierrez no ha tenido otra inter-
venci6n en este asunto que la de aceptar las proposi-
ciones de pag~o hechas por los seflores Mlogro y Mle-
nendez y la de nombrar las tres personas qune forma-
ron la Comisibn que A los acreedores habia de repre-
sentar: que ninguno de los individuos de la Comisi6n
eral acreedor de los Sres. Mogro y Menendez; que don
Jos6 Alonso no era ni es dependiente de la sociedad
de Alvarez Valdbs y Gutierrez y recibi6 el establaci-
miento de nLa Aurora> 6 hizo lais gestiones para ven-
derto como delegado 6 mandatario de la Comisi6n
nombrada per los acreedores; que segi-in noticias que
por fidedignas tiene don Benito Copado y Nieto des-
pu~s de examiner el inventario, de mercancias, movi-
liario armatoste y dem~is enseres del establecimiento
La Aurora> y de enterarse perfectamente del conte-
nido de los documentos ABRC que acompafia, hizo
proposiciones de compra al seiior don M~anuel Vald~s
Alvarez quien como individuo de la Comisi6n y no co-
mo apoderado de Alvarez Valdes y Gutidrrez celebr6
varias conferencias con el seflor Copado referente a
la venta de la tienda La Aurora; que don M~anuel
Valdes Alvarez no manifesto ni podia manifestar A
don Benito Copado que la Sociedad su mandante de
Alvarez Vald~s y Gutierrez tenia el encargo de ven-
der el establecimiento segan convenio
celebrado entire la Sociedad de Mlogro y M~en~ndez y
hus acreedores todos, supuesto que el senior Copado
conocia y habia recibido los tres documents A, B y C
qlue acompaila y que el primnero 6 sea el seiialado con
la letra A habia sido redactado en parte por el Letra-
do defensor que suscribe el escrito de demanda y que
asisti6 a la Junta de diez de agiosto 6ltimo como Di-
rector de la Sociedad deudora: que la sociedad de Al-
varez VTaldbs y Gutierrez no ha vendido mi podido
vender el establecimiento celebrado ni podido celebrar don Benito Copado ne-
grociaci6n alguna ni siquiera conferencias porque la
Comisi6n compuesta de los seilores don Mlanuel Val-
dds, don Francisco Barsa y don Salvador Alvarez, era
la finica autorizada al efecto como le constaba al
actor y habia examinado detenidamente el balance,
el inventario y los documentos que acompaila; que







PRIMER APBNDICE 37

don Benito Copado y Nieto para nada absolutamen-
te se ha entendido con los seflores Alvarez Valdes
y Gutidrrez, ni con su apoderado don Manuel Valdes
en concept de tal: 6ste siempre le hizo present que
estaba procediendo como individuo de la Comisidn:
que D. Mlanuel Valdes Alvarez ha suscrito toda la
correspondencia A nomnbre de la Comisi6n y no co-
mo apoderado de la Sociedad mercantil de Alvarez
Valdes y Gutierrez que como mandatario general
de la Compafila demandada, don Manuel Valdes
Alvarez no ha suscrito otros documents que los
marcados con la letra A y B cita las leyes qune
cree convenientes B su derecho y concluye pidien-
do se tenga por presentado lo que acomparia y por
evacuado el trdmite de contestacidn g la demianda
promovida y en definitive declarar sin lugar dicha
demand con imposici6n de todas las costas i don
Benito Copado; -Resultando: fojas cuarentises que
el mencionado Procurador don Juan Valdes Castillo
evacuando el trdmite de replica y bajo los funda-
mentos de qune reproduce todos los hechos consig-
nados en la demand que de los cuatro primeros
hechos de la contestaci6n, solo sabe Copado que la
Sociedad de Mog-ro y Mrenndez habia pactado con
sus acreedor-es la entrega g Cstos del establecimien-
to La Aurorau en pago de sus creditos, pero ig-
nora el modo, formal y fecha. personas y demits re
quisitos de convenio; que no le consta 4 Copado la in-
tervencibn que tuviera la sociedad de Alvarez Valdds
y Gutierrez en los actos d que se re-fieren los cuatro
primeros hechos de la contestaci6n porque como ha in
dicado los desconoce y no le es dable ni admitirlos ni
rechazarlos; que el indicado con el nfxmero cinco de
dicho escrito insisted para que no pueda inducir A error
la forma de r-edaccicin de ese fundamento en que la
mencionada Sociedad de Alvarez Valdes y Gfuti~cres
intervino en el contrato de venta del establecimiento
medto de su apoderado y directamente dicidndose en-
cargado de tal operaci6n convino las condiciones del
contrato; que rechaza por incierto el sexto liecho de
la contestacidn dado que todos los miembros de la co-
misi6n de acreedores como participes en las socieda-
des de que eran representantes en la Junta que les
confiri6 ese mandate resultan acreedores del deudor
comfin; que ni acepta ni niegar el filtimo hecho de la







38 COLECTION LEGISLATIVA

contestacidn porqcue no consta A Copado el particular*
y despues de todo la circunstancia de ser 6 no don Jo-
s6 Alvarez dependiente de la sociedad demandada
como indic6 en la demand guiado por informes de
don Mlanuel Valdes A Copado para el qlue es de im-
portancia muy secundaria; que respect al octave he-
cho de la contestaci6n niegia todo lo que contradiga lo
expuesto en la demand; rechazando en absolute al
propio tiempo los de qlue examinara Copado los do-
cumentos presentados por la parte contraria y de qlue
don Manuel Valdes Alvarez com~o individuo de la co-
misi6n y no como apoderado de Alvarez Valdds y
Gutidrrez celebrada con Copado varias conferencias
referente d la venta de la tienda que en las qune celebr0 tratO siempre con 61 con el se-
gundo de dichos caracteres; qlue niega en redondo el
noveno hecho de la contestacitin en cuanto se refiere
A Copado y prescinde de 10 qlue se relaciona con e~l
Letrado qlue lo dirige por ser en extremo impertinen-
te; en que no admite en manera alguna el decimo.ni
el undicimo hecho de la contestaciain por cuanto en
dltimo andilisis no son mns que la negaci6n repetida de
los qlue indict en la demanda y particularmente repele
el aserto final del tiltimo de esos hechos porque nunca
ni una sola vez hizo present don Manuel Valdes B
don Benito Copado qlue procedia como individuo de la
comisisn en que agenos como son los hechos doce y
trece A Copado no los afirma ni los niega y se limita
por tanto a decir qlue igrnora si stn 6 no ciertos aun-
qlue usegrura no entorpecer su reclamacidn; reproduce
los fundamentos de derecho de su demand afiade los
que cree convenientes y concluye pidiendo se de por
evacuado el trd~mite de ridplica y qlue en definitive se
falle como solicit en su escrito de demand qlue re
produce; interest por el primer otrost qlue se abra el
jtticio ;I prueba, por cl segundo promueve demand de
pobreza, solicita por el tercero se pidan de oficio los
atestados n qlue se contrae el articulo veintiocho de la
L~ey de Enjuiciamiento Civil, por el cuarto qlue se abra
oportunamente la demand de pobreza i prueba y so-
licita por el quinto que se traiga ,i los autos testimonio
de poder conferido por la sociedad demandada i don
Manuel Valdes Alvarez.-Resultando: fojas sesenti-
cinco que el Procurador don Tomnns J. Granados eva-
cuando el trnmite de driplica y bajo los fundamentos
de qune reproduce y ratifica todos los consignados en







PRIM1ER APENDICE


la contestacidn; en quie niega el hecho primero de la
demand porque don Manuel Alvarez con el car~cter
de individuo de la2 comisi6n nombrada por los acree-
dores de Mogro y Mennendez y no como apoderado de
la sociedad demandada oydJ proposiciones de compra
de la tienda Ci don Benito Copado; qune
no es cierto el hecho segundo de la demanda; don
Francisco Tamames intervino como mediador en las
negaociaciones qune tuvieron en proyecto don Benito
Copado y don Manuel Vald~s como miembro de la co-
misi6n, nunca como apoderado de los seiiores Alvarez
Valdes y Gutierrez; en que saben por referencias que
don Mlanuel Vald~s como individuo de la Comisibn
ponia al Sr. Copado como una de las condiciones para
la venta la del recibo inmediato del establecimiento, lo
cual no pu'do cumplir 6 no quiso aceptar Copado, de
modo que no es cierto lo consigrnado en el hecho ter-
cer-o de la demand; que los hechos cuarto y quinto de
la demand se refieren ii actos personales de don Ma-
nuel Valdes y como no les constan no pueden acep-
tarlos; que no es cierto que don Manuel Valdes con-
tratara con don Benito Copado con el car~cter de
apoderado 6 factor de la Sociedad de Alvarez Valdes
y Gutidrrez sino como miembro de la Comisidn nom-
brada por los acreedores de Mlogro y Menendez y
porqu~e tampoco es cier-to que la venta se hubiera con-
sumado ni que la negociacidn de haberse efectuado le
hubiera producido al Sr. Copado mis utilidad de dos
mil pesos en oro, en que no es cierto el hecho sdptimo;
el autor celebr6 conferences con un individuo de la
Comisi6n no con el apoderado factor de laI Sociedad
demandada, en que don Benito Copado hizo reclama-
clones extrajudiciales al delegaado 6 representante de
la Comisi6n nunca A los sefiores Alvarez Valdds y
Gutierrez con quienes no contract ni A su apoderado
6 factor don Mlanuel Valdes con este cariicter; en que
toda la correspondencia 6 documentacidn conceiniente
,? la venta del establecimiento La Aurora ha sido
firmada por don Mlanuel Vald~s Alvarez d nombre de
la Comisi6n y no como apoderado de la Sociedad de-
mandada; con el mismo caracter de comisionado entr6
en negociaciones con el Sr. Copado, y oy6 las propo-
siciones que hacian todos los aspirantes d la adquisi-
ci6n de la tienda mercantil de Alvarez Valdes y Gutierrez que en el
ramo de almacenistas importadores de tejidos y se







40) coLECCION LEGISLATIVA

dedica d la compra y venta de los mismos al por ma-
yor sin que posea tiendas de ropa al menudeo; repro-
duce los fundamentos de derecho de contestacida g la
demand, a~ilade los que cree convenientes y conclude
pidiendo se tenga por evacuado el tr~mite de d~iplica
que se le confiri6 y en definitive se falle en la forma
solicitada en el escrito de contestaci6n a la demand
y manifiesta por un otrosI que no se opone a que se
reciba el juicio i prueba.--Resultando: ~que abierto el
juicio A prueba, propuso el demandainte entire otras:
la de peritos con objeto de que previa las operaciones
del caso emitan dictamen acerca de los siguientes
particulares: Primero: de la cantidad en que son de
estimarse las utiiidades que debe reportarle d un co-
merciante la compra al contado de un establecimiento
de ropas y otros gcineros al detalle situado en la ciudad
de Trinidad, si las mercancias, mobiliario y enseres
del mismo fueron apreciados en balance en siete mil
setecientos pesos en oro y la compra la hacen por el
cincuenticinco por ciento del valor d~ndoles en dicho
balance rebajando de su imported mil pesos prbxi-
mamente de mercancias vendidas desde la fecha
del balance hasta la de la adquisicibn; y Segundo:
de la proporci6n en que se aprecian esas utili-
dades en relaci6n con la cantidad que' se satisfaga por
el indicado establecimiento, para el caso de que, sin
ser rigurosamente exactas las fijadas en el primler
particular, no difieran de ellas notablemente a cuya
promoci6n se opuso la parte demandada, resolviendo
el Juzgado no haber lugar B la prueba pericial, porque,
vendido el establecimiento ha~cia m~s de cuatro meses,
er-a de suponer se hubiera realizado la mayor parte
de las existencias y sin tener esas existencias A la
vista mal podian los peritos apreciar su valor y aquel
por el cual fueron vendidas y diterenciar entire su
valor y el del cincuenticinco por ciento estipulado, y,
en el c'aso de que no se hubiesen vendido todas las
mercancias del establecimiento se encontrarian las
mismas confundidas con otras adquiridas por los nue-
vos dueflos, quienes con segruridad no habrian de
prestarse R hacer la separaci~n de unas y otras por
la confusion que con ello se armaria y el estropeo con-
siguiente de las mismas mercancias; de cuyo auto
denegatorio pidi6 reform el promovente y habiendo
la parte demandada impug~nado el recurs, declare
por dltimo el Juzgado no haber lugar A la reposicibn








PR~IMER APANDICTI


del auto recurrido, por los mismos fundamentos con-
sigrnados en aquel y ademns porque la prueba peri
cial, seglin el articulo seiscientos nueve de la Ley de
Esjuiciamiento Civil, podra emplearse en los calsos de
apreciar algrin hecho de influencia notoria sean ne-
cesarios 6 convenientes artisticos 6 pr~cticos, cuyos
conocimientos no puedan emplearse legalmente cuan-
do ha desaparecido la cosa qlue deben examinar
para ver si la misma tiene mgs 6 menos valor y el
precio que se pueda obtener por ella y el que se pag56
y diferencia de perdidas 6 ganancias qlue pudiera
dejar:--Resultando: qlue al propio objeto de promover
prueba present en tiempo el demandante un escrito
en el qlue expone qlue para que result plenamente
acreditada la participacibn de la Sociedad demandada
en el incumplido contrato de compra-venta qlue moti-
v6 este juicio, se hace necesario practicar en el escri-
torio de dicha sociedad, con asistencia de las parties 6
de quien legitimamente las represent, un reconoci-
miento judicial de los libros de contabilidad de la
misma, limitado ;t los asientos y copias qlue tengan
relacidn con la1 cuesti6n qlue so ventila, para certificar
en los autos todos esos extremos 6 los qlue de ellos
estime el actor convenientes n sn derecho y pide por
tanto se dispongia la pr~ctica de dicho reconocimiento
en el lugrar y forma expresados y se ponga en autos
certificaci~n de los asientos, documents y copias qlue
el promovente indique en aquel acto, previo sefnala-
miiento de dia y hora en qlue ha de practicarse y cita-
cidn de la contra par-te, proveyendo el Juzgrado no
haber lugar A admitir la prueba promnovida, contra
cuyo proveido recurrid en reposicidn el promovente,
siendo impugrnado este recurs por la contra part, y
considerando el Juzgrado, primero que la prueba qlue
se proponga por las parties en el juicio ha de ser clara
y concrete y ha de refer-irse R los hechos fijados en los
escritos de replica y dtiplica y no n inquiric si en los
libros de uno de los litigantes puede existir algio que
le favor-ezea al contrario, y segrundo que, segthn el ar-
ticulo cuarentiseis del C6digo de Comercio, tampoco
podrB decretarse d instancia de parte la comunicacidn,
entrega 6 reconocimiento general de los libros, corres-
pondencia y demjs documents de los comerciantes,
excepto en los casos, deliquidaci6n, sucesidn universal
6 quiebra en cuyo caso no se encuentra la sociedad
de Valdds Alvarez y Cutidrrez declare no haber lugar
Tonro III,-ler. ArtNDICE.-ti







coLECCI6N LEGISLATIVE


A la reposici6n solicitada. -Resultando: qlue practica-
das otras pruebas qune fueron admitidas y corridos los
demi~s tr~mites correspondientes el Juzgrado dict6
sentencia en dos de Julio de mit ochocientos noventi-
ocho, estimando qlue, por no haber probado el deman-
dante la celebracian de contrato alguno con la Socie-
dad demandada carecia de acci6n para reclamar de
ella el cumplimiento y en su defecto los daaos y per-
juicios qune le haya podido original el incumplimiento
del qlue dice celebrara con don' Manuel Vald~s sobre
venta del establecimiento La Aurora, para la cual le
faltaba d aquella personalidad y era el ailtimo quien
la tenia, por raz6n de habersela otorgrado en primer
termnino los acreedores de Mogrto y Mlenendez al desig-
narle como miembro de la Comisida y despuds sus
companeros de la misma Comnisi6n al darle un voto de
confianza para dicha venta, pudiendo, en consecuencia,
el demandante haberse dirigido contra el expresado
Valdds, como miembro de la Comisi6n citalda, 6 contra
todos los acreedores qune lo eligieron pero no contra
una sola entidad de las veinte acreedoras en cuyo
nombre y representaci6n se habia precedido en el
asunto, por virtud de lo cual 61 declare sin lug~ar la
demand interpuesta y absolvi6 de ella a la Compaf~ia
demandada con las costas Ct cargo del demandante.--
Resultando: que remitidos los autos la Sala de 10
Civil de la Audiencia de lat Habana, consig~uientemen-
te, I l apelaci6n interpuesta por el demandante contra
la sentencia referida, reprodujo este en su oportu-
nidad, mediante otrosi de su escrito de veinte de
Octabre de mil ochocientos noventinueve, ambas
pretensiones de prueba denegadas en la primera ins-
tancia, las qlue tambie~n 10 fueron por la Sala en con-
sideracian R estar bien denegadas por el Juez y sub-
sistir los fuindamentos de la negative, por cuyos
fundamentos declar-6 igualmente sin lugar el recurs
de stiplica entablado contra el auto deneg;atorio qune
se ha extpuesto continuando la sustanciaci6n de la se-
gunda instancia hasta dictarse la sentencia de veinti-
uno die Febrero del present aiio, por la cual se con-
firma la apelada en virtud de los propios fundamentos
de hecho y de derecho en ella contenidos y aceptados
por la Sala y se hace imposici6n de costas A la parte
apelante.-Resultando: qune contra la antedicha sen-
tencia de la Sala dedujo el demandante recurs de
casaci6n por quebramiento de formna, fundado en el







P'RTMER APBNDICE 33

caso quinto del articulo mil seiscientos noventiano de
la Ley de Enjuiciamiento Civil, por denegaci6n en
la primera y tambidn en la segunda instancia de las
dos di igencias de prueba, que se han expresado no
obstante ser ambas admisibles, lo cual ha producido
indefensidan de la parte recurrente; cuyo recurs fu6
admitido y se ha sustanciado conforme Sr Ley ante
este Supremo Tribunal con intervenci6n de ambos
litigantes informando sus respectivos letrados defen-
sores en el acto de la vista pdblica celebrado el dia
diecinueve del actual.--Siendo Ponente el Mlagistrado
Octavio Giberga:-Considerando: que dados los ter-
minos y finalidad de la demand que ha inliciado este
litigio y la forma y alcance de la oposici6n hecha por
la parte demandada, el debate legal, en punto Sr
hechos, despads de fijarlos concrete y definitivamente
ambos litigantes, comprendia entire otros, los dos si-
guientes particulares que debian ser objeto de esclare
cimiento y determinaci6n, i sabor, si el contrato de
cuyo incumplimiento se traitaba habia 6 no sido cele-
brado con la sociedad de Alvarez Valdes y Gutierrez,
por la mediacidn de legitimo representante suyo, y
cual era el importe- 6 ascendencia de los perjuicios
motivados por tal incumplimiento:-Considerando:
que por referirse respectivamente i cada uno de di-
chos puntos de hecho la promoci6n de prueba sobre
examen de libros y sobre dictamen pericial, ambas
pruebas se acomodaban notoriamente a lo establecido
en el articulo quinientos sesenticuatro de la Ley de
Enjuiciamiento Civil, en cuy~a virtud y figurando una
y otra diligencias entre los medios probatorios autori-
zados por la citada Ley, era procedente su admisidn,
salvo su imnpertinencia 6 inutilidad por motives de
otro orden diferente.-Considerando: que aunque
debe estimarse impertinente y por tanto inadmisible
toda promocidn de prueba con la cual, por la forma
como se promueve 6 por alg~in otro concept, se con-
traria 6 se falta g lo preceptuado por la Ley, tal cir-
cunstancia no concurre en el reconocimiento de los
libros de la sociedad demandada propuesto en este
juicio por el demandante, porque siendo cierto que
la referida Sociedad no se encontraba en caso aIlguno
de los previstos por el articulo cuarentiseis del vigen-
te Cddigo de Comercio lo coal impedia que se decre-
tase la comunicaci6n, entrega 6 reconocimiento ge-
neral de sus libros, correspondencia y demas docu-







44 cocaccidN LEGISLATIVE

mentos, es asimismo clerto que el actor no'inst6
semejante comunicat~idn, entregra 6 reconocimiento
gener-al, limitanddo por el contrario, expresa y clara-
mente, la instancia qlue dedujo al examen y certifi-
caci6n parciales de los asientos y copias relacio-
nadas con la cuestian del juicio, en cuanto los
estimare convenientes d su derecho, 6 interesando qune
la exhibici6n se hiciese on el escritorio de la sociedad
demandada, con asistencia de esta parte 6 de su re-
presentante legitimo ajustlindose asia 10l prevenido
en el articulo cuarentisiete del mencionado C6digro,
en relaci6n con el seiscientos cuatro de la Ley de En-
juiciamiento que autoriza en esas condiciones el
reconocimiento de los libros y documents de los
comerciantes cuando estos tengan interdfs 6 responsa-
bilidad en el asunto en qune proceda hacerlo, cuyo
faltimo requisite se ha de entender qune existe cuando
se reclama contra ellos con motive de una obligaci6n
qune se dice por ellos contraida; sin que fuera obstricu-
lo para qlue se Acordaran el examnen y comprobaciGn
propuestos la circunstancia de que al proponerlos
no je puntualizase detalladamente, con refer-encia ti
asientos determinados fechas fijas, copias 6 diocu-
mentos concretes de los- comercianties d quienes los
libros pertenecen, ni tamnpoco d precises libros de los
varies de su pertenencia, por la ignorancia en que de
ordinar-io estA toda persona extrafia fi un escritorio
mercantil tocante ri los m~todos y prikticas que en su
interior se observan y mtis especialmente A las singu-
laridades y pormenores de su contabilidad.-Conside-
rando: qune si bien en tesis general es evidente la im-
pertinencia y consiguiente inadmisibilidad de toda
prueba qune no puede practicarse este criterio no tiene
aplicaci6n A la prueba de peritos promovida en los
presents autos, pues aquella imposibilidad ha de ser
complete y absolute y referitse R la prdacica misma
de la dilig~encia interesada, pero no confundirse con
Ja mayor 6 menor dificultad de cdlculo y apreciaci6n
qlue pueda existir para obtener determinadas conclu-
siones periciales sobre datos tambidn determinados,
aunque acaso deficientes en el concept judicial, cuya
deficiencia requeria, m~s bien qune aconsejaba, por
ser, aun m~is que convenient, necesario el dictjmen
de peritos, sin perjuicio de que, al practicarse dicha
prueba, mnanifestasen estos en su caso la imposibili-
dad de emitir opini6n acerca de los puntos consulta-







PRIMER~ APANDICE,


dos y ri reserve de que, si la emitieren, apreciando
luego el Juez 6 Tribunal, segiin las reglas de la sana
critical, los razonamientos y explicaciones aducidos,
se ajustase 6 no al dict~men pericia~l para hacer el
pronunciamiento de so cargo; aparte de que fundada
la denegacidn de prueba en la imposibilidad de reco-
nocer las mercancias objeto del contrato que se invo-
ca, y no habidndose pedido el reconocimiento pericial
de aquellas, ni de cosa algana, sino tan solo informed
respect i la cuantia de las utilidades realizables me-
diante el negaocio concertado, extreme relative n uno
cuesti6n de hecho fundamental de la demnanda, tan
influyente en el juicio que constitute parte imnportan-
tisima de su material y cuya dilucidaci6n exige el con-
curso de conocimientos especiales, ni lar alegada im-
posibilidad obsta ri la consult de peritos que se habia
promovido, ni puede caber duda de su procedencia
con arreglo al articul~o seiscientos nueve de la Ley
de Enjuiciamiento.-Considerando: que por todo 10
expuesto no debi6 el Juzgado repeler las pruebas n
que se contrae este recurs, ocasionando con ello la
indefensi6n del promovente, por cuanto le ba privado
de medios legales y dtil,?s para la justificaci6n de la
demand; y que reclamada dicha falta indtilm~ente y
reproducida la solicitud en la segunda instancia, la
Salad, al denegar tambien una y otra diligiencia, incu-
rrid en el quebrantamiento de forma que sefiala el nd-
mero quinto del articulo mil seiscientos noventiuno
de la Ley de Enjuiciamiento invocado por el re-
currente.-F~allamos: que debemos declara~r y de-
claramos haber lugar al recurs de casacion por que-
brantamiento de formal interpuesto por Benito Copa-
do y Nieto y en su virtud casamos y anulamos la
sentencia dictada en este juicio por la Sala de lo Ci-
vil de la Audiencia de la Habana, con fecha ventiuno
de febrero del corriente ailo; mandamos que, repo-
niendo dicha Sala los autos al estado correspondiente
y admitiendo las pruebas de dictdmen pericial y reco-
nocimiento de libros interesadas por la parte actor
en el otrosi de su escrito de veinte de octubre de mil
ochocientos' noventinueve proceda A lo demds que
haya lugair, haista terminar aquellos nuevamente con
arregrlo d derecho; no hacemos especial condenacidn
de costas y devu61vanse A la mencionada Audiencia
los autos referidos, acompaitindolos de la oportuna.
certificaci6n n cuyo electo y para la publicaci6n que







COLEC.CI6N LEGISLATIVE


habr8 de hacerse en la GACETA DE LA HIABANA V en la
Colecei6n si cargo de la Secretaria de Justicia expida-
se las copias necesarias.--Asi por esta nuestra sen-
tencia lo pronunciamos, mandamos y firmamos.--
Antonio Gonz~lez de Mlendoza.--Pedro GonzZlez Llo-
rente.-Rafael Cruz Pjrez.--Jos6 MI. Garcia Montes.
--Eudaldo Tamayo.-Aingel C. Betancourt.--Octavio
Gibergra.-Publicaci6n.-Leida y publicada fu6 la an-
terior sentencia por el M~agistrado Ponente Octavio
Giberga celebrando audiencia ptiblica este dia el Tri-
bunal Supremo constituido en Sala de Justicia, de que
certifico como Secretario por delegaci6n.--Habana~,
ventinueve de mayo de mil novecientos.-Armann-
do Riva.
Y para remitir i la GAcETA DE LA HABANA A 105
fines dispuestos, libro la present. Habana, Junio on-
ce de mil novecientos.-A~rm~ando Riva.
[Gaceta 22 jalio.]


Ldo. Armanldo Riva y H-erndndez, Secretario por de-
legracibn del Trlbunal Supremo de la Isla de Cuba.
Certifico: qlue en el recurs de casacian qlue luego
se dira la Sala de Justicia de este Tribunal ha dicta-
do la sentencia que d la letra dice *Sentencia ntimero-
cuatro.-En la ciudad de la Habana n ventidbs de
mayo de mil novecientos, visto el recurs de casaci6n
por quebrantamiento de formal procedente de la Au-
diencia de la H-abana y establecido contra la senten-
cia dictada por la Sala de 10 Civil de la misma, en el
juicio declarative de menor cuantia segruido por Pedro
Fernjndez de la Presa, escultor y pintor contra Flo-
rentin Mlantilla, comerciante, ambos vecinos de esta
capital, en cobro de pesos.--Primer resultando: que
en la sentencia recurrida se aceptan la relacibn de he-
chos de la de primnera, instancia la cual se contiene en
los ocho resultados que ii continuaci6n se reproducen.
--Seg~undo resultando: qlue don Pedro Fern~ndez de
la Presa, por escrito folio seis al ocho, estableci6 de-
manda declarativa de menor cuantia contra donl Flo-
rentin Mlantilla con el fin de qlue le satisfaga la canti-
de ochocientos pesos en oro espaflol qlue es en deberle
por un trabajo artistico cuya realizacibn la encomen-
d6 para servir de anuncio ii la f~ibrica.de tabacos de
su propiedad a El Rey del Mlundo exponiendo al efec-
to como hechos, primero: que n principios de mayo







PRL11ER AP6NDICE j;

iltimo don Florentino Mantilla, celebrd un contrato
con e1, en virtud del cual el demandante se oblig6 Ai
construir un miller de cuadros en relieve .que sirvie-
sen de anuncio n la fa~brica de tabacos El Rey del
Mundo propiedad del dicho Sr. Mlantilla, convinien-
do como precio de la obra el de mil quinientos pesos
a raz6n de peso y medio por ejemplar y no se consig-
naron las estipulaciones por escrito, porque el perfec-
cionamiento del contralto, estaba, como es natural, su-
jeto a qune le agrade el pr-oyecto qlue habia de ejecu-
tar segun sus models qlue le entreg6( al electo el
Sr. Mlantilla.-Segiundo: qune tambien convinieron qlue
en caso de no agradar so obra, el Sr. Mantilla pagaria
aparte los trabajos de ensayo, A que se dedic6 con to-
da asiduidad desde aquel entonces.--Tercero. qlue he-
chos los studios preliminares consistentes en moldear
en barro la ifigura del cromo cuya imitacidn se le ha-
bia encomendado, vaciarlo despues en yeso, sacar el
positive 6 ilumninarlo, encargr6 Mantilla qlue se modi-
ficaran ciertos detalles y qune se empequefieciera el
tamatio de los letreros, todo lo cual se efectu6 hasta
mostrarse enteramente satisfecho don Florentin que
desde luegao le did la orden de sacar los dos moldes
negatives qlue previa su fundicibn habia de servir de
troqueles.--Cuarto: qlue acontecid en esto seglin pa-
rece, qlue un individuo liegado de New YIork propuso
al Sr. Mantilla sacar los anuncios por un procedimien-
to litogrifico y por un beneficio de venticinco en cada
cuadro, lo cual bastd A iste para decide qune habia de-
sistido de su proyecto y qlue se quedara con las obras
hasta entonces ejecutadas.--Quinto: qlue no pudidndo-
se conformar con tal teoria le reclam6 le abonase la
cantidad de ochocientos pesos ya3 pactados de antema-
no como valor del cuadro y hasta se mostr6 dispuesto
si habia -avenencia, a renunciar los daflos y perjuietos
ocasionados por un absurdo 6 injusto desistimiento.--
Sexto: qlue a ello se nega6 ante el Notario D. Emilio
Villageliti, si bien reconociendo como valor del tra-
bajo la cantidad qlue se le exigia, lo cual comprueba
con el testimonio qune acompafia bajo el ndmero uno.
--S~ptimo: que demandado en conciliaci6n ante el
Juzgado Municipal del Distrito del Pilar, no asisti6 al
acto ni present escusa conforme demuestra la certi-
ficaci6n qlue tambian adjunta y despues de los funda-
mentos de derecho, haciendo uso de la acci6n perso-
nal, solicit6 se le admita la demand sustanciandola







48 coLE~CClf)N LEGISLATIVA

por los tr~mites del declarative de menor cuantia y en
definitive se declare con lugar condenando al deman-
dado A que le d6 y pague dentro de tercer-o dia la su-
ma de ochocientos pesos, valor del trabajo de modela-
do j que se refiere y los dailos y perjuicios que resul-
tan hab~rsele irrogado del incumplimiento del contrato
y que aprecia en quinientos treinta pesos.--Tercer
resultando: que con la demand present el testimo-
nio del acta notarial por la que el notario don Emilio
Villageliti i peticide de don Pedro Fernnndez de la
Presa, requiri6 R don Florentin Mlantilla en ocho de
julio tiltimo, para que le satisfaciera el precio de la
obra que la demand expresa recogiendo siquiera si-
multfineamente la obra objeto del convenio, fijando el
precio de ochocientos pesos inferior al que correspon-
deria en tasaci6n, contestainto el Sr. Mantilla que no
se hacia cargo del trabajo realizado por el Sr. Fer-
ndndez de la Presa, ni estaba dispuesto d abonar los
ochocientos pesos que se le exigren valor del trabajo
Ai que se contrae el requerimiento, con cuyo resultado
devolvi6 el notario de Fern~ndez el trabajo artistic.
--Cuarto resultando: que tambidn se present la cer-
tificaci6n de haber intentado la conciliaci6n.-Quinto
resultando: que admitida la demand, se did traslado
al demandado don Florentin Mlantilla mandando em-
plazarlo para que compareciera R contestarla dentro
de nueve dias y emp'azado evacud ese trdmite por el
escrito folio diez al doce, consignando como bechos:
Primero: que niegra el primer hecho de la demand,
porque no ha celebrad? contrato alguno con don Pe-
dro Ferndndez de la Presa, para que le hiciera mil
cuadros de su mara de tabacos y tanl solo dicho senior hizo un proycto de grabado,
para si desputds era de su agrado y le convenia el pre-
cio, encargrarle mds tirada de los mismos.--Segundo:
qlue tambidn es cierto que se comprometiera, si no le
agrandaba la obra, n pagarle el trabajo de ensayo.--
Tercero: que igualmente niega el tercer hecho de la
demand, pues no le did ninguna orden ,2 Presa para
sacar dos models negativos, que pr~via sul fundici6n,
sirvieran de troqueles.--Cuarto: que niega el cuarto
hecho de la demanda, pues es impossible desistir de un
contrato, cuando 6ste no har tenido existencia.--Quin-
to: que niega el quinto hecho de la demand, pues
repite que no ha habido pacto de ninguna especie en-
tre la Presa y el que coritesta.--Sexto; que niegra ash







PRIMER APAN.DICE 49

mismo el sexto hecho de la demand, pues no ha re-
conocido, como gratuitamente supone el actor, en
concept de valor del trabaio la cantidad que se le
exige.--Sdptimo: qlue es cierto qune no asistid al acto
de conciliaci6n qlue establecid, el actor, y no procedia
hacer otra cosa, dada la mala f6 del promovente.--
Octavo: qlue la Presa estuvo varies veces en su frlbri
ca de tabacos con objeto de oonseqruir trabajo, pididn-
dole un cromo de sul marca para hacer un studio de
.un proyecto de cuadros Al presi6n en hoja de lata, cu-
yo cromo le did como es costumbre hacerlo, manifes-
tdndole qune necesitaba una muestra, y que diera pre-
cio, para ver si la obra era de su agrrado y le convenia
iste.-N~uo ha presentado la muestra, ni dado el precio
y por consiguiente no ha existido contrato de ningu-
na especie entre la Presa y el dicente; y despuds de
los fundamentos de derecho solicit6 que teniendo por
alegada la falta de acci6n en el demandante, se tenga
por contestada y negada la demand, y en definitiva
se declare sin lugar absolviendo de la misma con las
costas al actor.--Sexto resultando: qu~e por la provi-
dencia .de fojas doce se tuvo por contestada la de-
manda y se recibi6 el pleito AI prueba.--S~ptimo re-
sultando: qlue como prueba del demandante absolvi6
posiciones el demandado don Florentin blantilla y
contestando a las del pliego de fo~jus trenticuatro
dijo: g la primera, qlue era cierto conoce al qlue
le interroga, A la segunda, que es cierto ese co-
nocimiento por haber proyectado con 61 un traba-
jo, pero qune antes de eso le conocia, Ar la terce-
ra, que era cierto que esas relaciones 6 tratos fueron
motivados por una obra de arte qlue el que le pregun-
ta realize en obsequio de la fgbrica de tabacos El
Rey del Mundo de la propiedad del confesante; neg6
el contenido de la cuarta; a la quinta, qlue es cierto
que al efecto el absolvente le entregr6 al que le inter-
rogra un ejemplar del cromo de la marca de la f~brica
sdptima, qlue es cierto que los trabajos g qlue se con-
true la cuarta preguunta constituian Ja base para la
ejecuci6n de un miller de cuadros en relieve que sir-
viesen de anuncio iA la f~brica de tabacos antes cita-
da; que no es cierta la octava, novena y d~cima y d la
undecima que era cierto que se nega6 al pago sin re-
conocer la suma imported de los trabajos A que se re-
fielre la pregaunta y que es cierto qune usi lo hizo cons-
TOMO III.-Iler. APivDICE.--7








50 COLECCT6N LEGISLATIVA

tar en la contestaci6n al requerimiento que le hizo el
notario Sr. Villagreliti. -Octavo resultando: qlue como
prueba del demandante don Pedro Fernandez, por el
interrogatorio de fojas dieciseis, declararon los testi-
gos don Fulgencio Sjnchez M~artinez y don Francisco
Pozo Alvarez de la foja cuarentitres a la cuarenticin-
co y d sus preguntas contestaron ,2 la primera, que no
le comprendian las generals de la ley; A la segunda,
qlue es cierto conocen al actor y. al demandado en es-
te juicio, al primero como pintor y escultor v el se-
gundo como fabricante de tabacos; a la tercera, que
es cierto qlue don Florentin blantilla encarg6 al que
pregunta la composici6n y reproducci6n de an mi-
11ar de anuncios en relieve, de cuyo contrato desisti6
despues de hechos los ensayos y fabricados los dos
mioldes negatives que habian de servir de troqueles
una vez fundidos, agaregando el testing Sjnchez que
le concta por manifestaci6n del Sr. Presa y el Pozo
porque. como aficionado, t a case de trabajo d que se
dedica el Sr. Presa, y en ocasi6n de ir i ver A2 un
amigro del dicente que vive en la misma casa ha visto
en el tailer del Sr. Presa una plancha grande dispues-
tu para sacar moldes en nuncios de relieve; que sabe
qlue el Sr. Alantilla encarg6 esos trabajos por haberlo
oldo decir, ast como qlue se habia concertado la fa-
bricacida de mil plutnchas fA peso y medio cada una,
esticuljndose que si el Sr. hlantilla desistia del tr-aba-
jo le abonaria ochocientos pesos sin que le conste que
despuds de hecho los ensayos y sacados los moles
haya desistido; a la cuarta contest el testigro Snnchez,
qune era cierto qlue en distintas ocasiones han visto en
el taller del interrogante, durante los ensayos al senior
blantilla quien se manifestaba satislecho de su pro-
greso y mandaba corregrir lo que le parecia defectuo-
so hasta quedar enteramente complacido; y el testigio
Pozo, qlue solo ha visto al Sr. Alantilla en el mes de
mayo en casa de la~ Presa y que le manifesto, ,2 fste la
necesidatd de corregir ciertos trabajos; i la quinta
pregiunta para que dijeran: como es cierto y les cons-
ta por hab~rselo oido decir at Sr. Alrantilla, que 61 y
don Pedro de la Presa habian fijado de common acuer
do en ochocientos pesos el valor de los trabajos preli-
minares ,2 la ejecuci6n de los anuncios y el de mil
quinientos pesos at miller de estos, contest el testi-
go Sjnchez, qlue le oyd deckr en conversaci6n 3 am-
bos y que se 10 repiti6 el Sr. Presa, y el testigo Pozo,







PRIMER APANDICE


que no es cierto, pues 10 sabe por. haberlo oldo decir
en la misma casa por ser ese un trato reservado y por
tanto no se lo oyd al Sr. Mantilla; cuyos testigos al
ser repregruntados por las del pliego de fojas cuaren-
tiseis, ii la primera contest el testigo S,2nchez que
era cierto que no conoce ni trata ii don Florentin
Mantilla; y el testigo Pozo que no era cierto torque
on varias ocasiones estuvo en la fjbrica del Sr. Mlan-
tilla de Belascoain 2 A; ii la segunda el testigo S~n-
chez dijo que no era cierto por cuanto presencid que
el propio Sr. M~antillat le encarg6 ii Presa unas plan-
chas en nuimero de mil i peso y medio cada una sin
precisar la especie; y el testigSo Pozo contest que era
cierto no le consta q3ue Mlantilla haya hecho encargo
de trabajo alguno a Presa; A la tercera contest el
testigo Sjnchez, que es cierto no le consta que la
Presa haya hecho los moldes que habian de servir de
troqueles para bacer los cuadros i que se relieren las
preguntas; y el. testigo Pozo dijo: que no es clerto
porque ha visto los moldes hechos en yeso en planchas
de poco mris 6 menos de una vara; dichos testigos con-
testando ri la cuarta pregunta dijeron que vieron n
Mantilla en San Ignacio noventa en el mes de mayo
despues de almuerzo; ri la quinta dijo Snnchez que le
consta lo m~anifestado anteriormente y que tavo lugar
el contrato en la calle de San Ignacio noventa y el
testigro Pozo que es cierto no le consta que Mantilla
haya celebrado contrato alguno con la Presa por las
razones que ha consignado anteriormente.-Noveno
resultando: que como prueba del demandado declara-
ron lus testigos don Diego Mlontero Grinet, don Mla-
nuel Herrera Valdd-s y don Felipe Srinchez Barreno y
Ailas preguntas del interrogatorio de fojas cuarenti-
nueve contestaron del cincuentitres vuelto al cincuen-
ticuatro R la primer que no les comprendian las ge-
nerales de la ley; ii Ir segrunda que es cler-to que es
costumbre que los dueilos de marcas de tabacos y ci-
gnarros den muestras i los grabadores y lit~Grafos
para que dstos les presented proyectos, los que des-
pues aceptan 6 nd, segdn fuere de su agrado y les con-
viniere el pre~cio que se fija con posterioridad; y i la
tercera, que es cierto que en el caso de nio agradar el
proyecto del grabador al marquista, 6 no convenirle
el precio, como que no existe convenio celebrado, na-
da tiene que reclamarse de parte Ai parte; y al ser re-
preg~untados por la segunda declara pertinente del







52 coLECC16N LEGISLATIVE

pliego de fojas cincuenticinco redactada como sigrue:
digan conio es cierto que su profesi6n no es la de es-
cultor y que ignoran cual sea la costumbre de estos
artists para hacerse cargo de cualquier trabajo pro-
pio de su oficio,; contestaron que era cierto, y el tes-
tigo Herrera afRadi6 que pertenecia al gremio de lito-
graia.-Dcimo resu~ltando: que en la referida sen-
tencia de segfunda instancia se contiene el que segui-
damente se transcribe.-Resultando: que elevados los
autos ri esta Superioridad fr personado el apelante don
Pedro Ferndnder de la Presa solicit por su escrito
de cuatro de noviembre del aflo fittimo el recibimien
to. a prueba en esta segunda instancia y se declar6 no
haber lugar d decretar la admisidn de la -referida
prueba por auto de dieciseis de noviembre del propio
afio contra cuyo auto estableci6 el referido Fern~ndez
de~ la Presa recurs de siiplica que fue declarado sin
lugar por auto de cuatro de diciembre filtimo V man-
dado traer los autos d la vista, tavo esta efecto el dia
primero del actual con asistencia del abogado direc-
tor del apelante.--D~cimo primero resultando: que de
los autos aparece que al demandance en parte de su
prueba present en veinticinco de agosto Giltimo, y
como documnento comprendido en el niimero primero
del articulo quinientos cineo de la Ley de Enjuicia-
miento Civil, un atestado con fecha el dia anterior
suscrito por Hip61ito Arvierr, escultor y grabador,
referente 8 un reconocimiento y avalao que d instan-
cla del demandante habia practicado de los trabajos
objeto del litigio; y el Juez se neg6 d admitir el docu-
mento por no ser de los comprendidos en el articulo
de la Ley de Enjuiciamiento Civil invocado, y pedida
reposici6n tambidn declarada sin lugar por auto de
once de septiembre.--D~cimo segundo resultando:
que tambidn aparece de autos que el veintitres, del
mes de Agosto citado el demnandante como parte de
prueba solicit6 la pericia para que se determine y
valoricen los trabajos que hubiere requerido el cua-
dro en relieve, que conserve en su poder y es objeto
del pleito, eligaiendo i la vez dos peritos que por su
parte habian-de concurric B la prueba la cual le fui
denegada, por no haberse cumplido al promoveria
con lo dispuesto en los articulos seiscientos uneve,
seiscientos diez y seiscientos once de la Ley de Enjui-
ciamiento Civil y establecida reposici6n fui tambien
declarada sin lug'ar por auto de veintisiete de sep-







RIMKIIER APENDICE b

tiembre siguiente en el que adembs de las anteriores
razones se consigna la de estimar el Juez impertinen-
te la prueba, porque denegada por demandado la
existencia del contrato cuyo cumplimiento se reclama
carece de raz6n la prueba para determiner el valor
del trabajo.--Dcimo tercero resultando: que la sala
de lo Civil de la Audiencia en cinco de febrero prdxi-
mo pasado, dict6 sentencia confirmando con costas la
de1 inferior que declar6 sin lugar la demanda estable-
cida por Fernjndez y absolvid Ai Mantilla con las cos-
tas tambien A cargo de aquC1.--Dcimo cuarto resul-
tando: que contra ese fallo establecid el demandante
Ferndndez recurs de casaci6n por quebrantamiento
de forma fundado en el articulo mil seiscientos ochen-
tisiete y caso quinto del mil seiscientos noventiuno,
alegando como quebrantalmiento el habersele denega-
do en primera instancia las pruebas pericial y docu-
mental solicitadas en sus escritos de veintitres y vein-
ticinco de agosto, haciendo constar los recursos que
utiliz6 sin exito, para oblener la subsanaci6n de esas
faltas.-DL~cimo quinto resultando: que admitido el
recurs se ha sustanciado en este Supremo Tribunal,
celebr~ndose la vista pdblica el dia dieciocho de mayo
del corriente--Siendo Ponenfe el Magistraido Angel
C. Betancourt.--Primer considerando, que no es lici-
to A las parties sustituir g su voluntad la forma que la
ley establece para cada clase de prueba, pretendiendo
con esto cambiar la naturaleza de la que promueven
para que les sea admitida en concept distinto del que
le corresponde, que es lo que intent hacer el recu-
rrente al presentar como documents comprendido en
el articulo quinientos cinco de la Ley de Enjuicia-
miento Civril, un informed pericial escrito, ministra-
do Sr su instancia y sin intervenci6n de la part con-
traria; y al denegar el Juez la admisi6n de ese
documento y mgs tarde la Sala al no acceder d la
subsanaci6n que se le pidi6 de esa supuesta falta, han
negado una prueba que no era admisible seglin las
leyes.--Segundo considerando, que si bien en t~rmi-
nos generates no puede afirmarse que negada por el
demandado la existencia del contract en que fund su
acci6n el demandante, es impertinente la prueba peri-
clal para estimar los daflos producidos por el incum-
plimienio del convenio, pues tal prueba es procedente
si el actor reclama idemnizacidn sometiendo su apre-
ciaci6n al juicio pericial; aunque on el caso .de autos







54 COLECCliN LEGISLATIVE

concurria esta circunstancia, la prueba no fu6 pro-
puesta conforme B la ley, pues no se ajust6 el promo-
vente al articulo seiscientos diez de la Ley de Enjui-
ciamiento Civil, estando por esto bien denegrada.--
Tercer considerando: que no habidndose cometido
los quebrantamientos de forma alegados en el recurs
precede declarar este sia lugrar.--Fallamos: qlue de-
bemos declarar y declaramos sin lugar el recurs de
casaci6n por quebrantamiento de forma interpuesto
por Pedro Fernlndez de la Presa contra la sentencia
dictada por la Sala de lo Civil de la Audiencia de la
Habana en el juicio de que la present se refiere, en
cinco de febrero pr6ximo pasado, con las costas A~ car-
gao del recurrente--Y con devolucidn de los autos ori-
ginales, comuniquese por medio de certificacibn esta
sentencia d la referida Audiencia, publiquese en la
GAcETA DE LA HABANA y en la Colecei6n 9 cargo de
Secretaria de Justicia (L cuyo electo se librardn las
oportunas copias.--Lo pronunciamos, mandamos y
firmamos.-Ahntonio Gonzjlez de Meendoza.--Pedro
Gonzilez Llorente.--Rafael Cruz Pidrez.--Angel C.
Betancourt.--Octavio Giberga.-Publicaci6n.-Leida
y publtcada fud la anterior sentencia por el Mlagistra-
do Ponente Angel C. B~etancourt celebrando audien-
cia ptiblica este dia el Tribunal Supremo constituido
en Sala de Justicia, de que certifico como Secretario
pot delegaci6n.--Habana, veintidos de mayo de mil
novecientos.-Armzando Rivan.
YI para remitir ri la Gt\cETA DE LA HABANA para
su publicaci6n en cuplimiento de to erdenado expido
Ja presente.--Habana, once de junio de mil novecien-
tos.--Ayrmandr o Riva.
[dlrdet a 2 ju~lia.]

Ldio. Silverio Calstro i: Inlfan~te, Secrletar~i o p~or delega-
cibul del Tr1ib~unal Sulpremo de Ila Isla de Cubaz.
Certifico: Que si fojas trescientans una del Libro
do sentenciat s dicta~das por la.~Sala de Justiciat del Tri-
bunal Supremo do la Islal de Cutba, enl recursos de caL-
sacibn por inlfrabcciibn de ley elln ater~ia criminal, so
encuentra la siguiente. -Senltenciaz nilmero treintiseis.
--En lu ciudad de la Hatbana 21 veintiochlo de May~zo doe
mil novecientos, en el recurs de casaci6n por infrac-
ci6n1 de ley, qlue pende anto este Supremo Tribunal, inl-
ter~puesto' por el -procurador Buch, ii nombre del proce-







PRIrER APANDuICE


sadlo negro Fredlerik Haven 6 M\ilton, vocino de San-
tiago de Cuba y car~pinter~o, contra la sentencia pro-
nunciada por la. Audliencia de Santiag~o de CubaL, en la
casa qune procedente del Juzgadlo Sur do esta misma
ciudad, se signui6 do oficio contra dichlo Hatven 6 M~il-
ton por asesinato die ChaLr~les: Fidles: Primero.--Re-
sultando: qune vista, on juicio oral y pitblico 1la referida
causal, dicha AudiienciaL dict6i laz referida, sentenciaz en
does de Febrero il1timo, consignando los hchlos on el
siguiento :-< veinticuatro de Noviembre decl affo prbximo pasado, se
11allaban en el caf6 < cones de esta poblacihn, Chanrles Fidles, dluenlo de di-
cho establecimiento y Flredlerikc Haven, c~onocido por
Mlilton y dormitando Fsto en unr balancet, recibiG un
g~olpe dado con nn palo on laz cazbeza., do cayal resulta
se promovi6 entire ambos una dispu~tal, porqcue el Ha-
ven pretendiat que Fidles le dlijora qunien era el autor
de lat agresi6n y por cuyo mnotivo y pabra la curaci6n
del Haven, fueron amlbos condlneidos 4~ la Inspecei~n
desde donde Fidlles se r~etirh AL su estazblecimpiento; y
estando, poco rato despues, do conzversacibn con dos
individuos, 11eg6 Ha~ven 6 Miltonl, qu~cr ien don modo
rdipido 6 inesperado, le cauns6 luna hcr~ida con un cuchi-
110 de cuatro centimetros do tamai1lro, trLnsver`sal al1 eje
del cuerpo y situada, on el tor~cer espacio int~ercostal1
diercho en su part exter~nal, cer~cionanldo el libolo me-
dio del pulm~n diel laLdo derecho y la ar~icula del mis-
mo lado, produciendo ~una hmlorra~ia, origenl de una
annmixa auda cerebral qlue ocasion6 Ia muerte de
Chalrles Fidles.n-Sfegundo. -XResultando: qlue c1 Tri-
bunal A qud6 estim6C que los hlechos dleclaradcos probados
c~onstituyen el delito de asesinato, concur~riendo la
ctircunstanciaz de alevosiaL, caracter~izada~ en el carso pre-
sente por 10 r~ipido 6 inesperado do la agresi6n realiza-
daz y formaz en qlue-se ejecut6, encaminada ii asegurar
su resultado sin riesgro para el air~esor, que procediera
die laz defense del agiredido; siendo r~esponsable doe ese
delito, por participalcien direct en laz ejecuci6n dlel
mismo el procesado Freder~ik HaI~ven 6 M~ilton; y vistos
los articulos del casole conden6 & laz penat de calelna
perpi~tua, accessories, indemnizacibn de mil pesos h los
herederos del interfecto y pagro de costas.-Tlercero.'
Resultando: que contra esta sentencia so interpuso por






56 cOLECCI6N LEGISLATIVE

la rep~resentaci~in del procesado recurs de casazci6n por
infra~ccibn de ley, autoriza~do por el ptirrazfo primero
del articulo ochocientos cuarenlta y ochlo de la, Ley: de
Enjuiciamliento Criminal por tratarse de una snentncia
definitiva.; y desiglnando como infringrido el caso~ quin-
to del ar~ticulo ochocientos cuarentinueve de la L~ey
anteriormnento mencionada, por habecrse cometido error
do derecho on 1la calificaci6n de los hecchos al aLpreciasr
la agrravaznto do alevosia, para poder califiabr de azsesi-
nat-o un homicidio simple, y1 tambllidn porqlue en dichal
sentencia no so resuelve acercaz de la ci~rcunstancia
abtenulante de arrebato y obsecaci~n, apreciada por la.
defense; r~ecurso que fui? admitido.--Cuarto.--Resull-
tandl~o: qrue elevadaR certificaci6n de la sentenciab t este
Supreme Tribunal y nomnbrado abog~ado de tur~no.al
procesaedo se suspendi6 la vista sefiala~ida para? el dial
dlieciseis dlel corriente, por no hanber asistido :i la hlorn
desig~na~tda., el Letrado nombradlo en turno, verificBin-
dose atqu611a2 al dia siguiente diecisicte, informandlo el
Fiscal, qjue sustnvo Ja acusacibn, y el aLbogado r~epre-
sientanto y defensor del procesado:-V~isto, siondo P'o-
nente 1 M~ag~istra~do Rafael Cruz P~rez.-Prrimerc~o.--
Considerando: qlue, seg-inl los casos tercero y cuarlto del
arrticulo qu~inlto de la1 Orden nilmero noventidos delc
pasado ailo sobre casabci6n, en el escrito por el cuazl so
interpongra el rcu~rso, se expresazrti < quLe lo auntorice,, y si so tratalre de recursos por, infr~ac-
ci~n le ley 6, de doctrine, < clazridad la ley 6 la dloctrina infring~ida y el concept
en qlue 10 hasya sidlo,;--Segundo. -Considerazndo: que
on el present recurs se citaz, como precepto qlue 10
autoriza, el caso primero del articullo ochlocientos cuaz-
retntiocho de la Ley de E~njuiciamiento Crimrilnal, Io
cuall es errbneo, pues dicho ar~ticulo se reduce solo :i
en~umerar las resoluciones on que habr8 lugar al recur-
so do casacibn :i qlue se contrae el articulo ochlocientos
cuarentisiete; y on tazl virtud semejante defecto do
forma es por si solo bastanto para dleclarar sin lugar
el expresado recurs, segiln reiterada jurisprudence
de este Supremo Tribunal.--Tercero. -Considerandco:
qrue al invocarse por el recurrent la infr~acci~n, no de
precepto alguno del Cbdigo Penal, sino del caso qluin-
totlel articulo ochocientos cuarentinueve de EnjuiciaL-
Iuiento Criminal, articulo qlue no contiene en ningruno








PRIIER A\PENDICE


de sus narmeros precepto penal susceptible de ser in-
fring~ido en unas senltencia, no so cumple con lo ordle-
nado en el niumero cuarto dlel ar'ticulo qu~into die la
Orden sobr~e casacii~n, careciendco por lo tanto el re-
curso de la cuarta, de Ias circunst~ancias exigidas en el
articulo s~ptimo de la referida Orden.--Cuarto.--
Considerando: que si bien tal dlefecto enl la inter~posi-
ci6n1 do un recurs autorizaL y Ilhuierac hecho prosper~ar
una imnpugnaci6n, dteducida en tiempo, del auntr, que.
admitici el recurs, tambien es cierto qlue la2 falta do
dichas impugnaci6n, como tiene declarado este Tribu-
na~l Supremo, no impiide qlue por la ineficacia, consi-
gu~iente i todo recursPo diefectuosamrente interpnesto se
declare no haber lugasr h 61,--Quinto. -Considleran do:
qyue segiln el articulo cuazrenta de la Orden nfxmero
novintidos cuando so declare sinl lugar un recur~so de
casaci6n se impondrkn siempre Ias costas del mismo B
la2 parte 6 plates recurrentes. --Fallamos que debemos
declatrar y declaramos, no haber Jugar al recur~so deo
casabci6n qune por infracci6n det loy so interpuso contra
la sientencia de la1 Audienciat de Sazntiago de Cuba, de
fechab dos de Febrero il1timo, por la~ representancibn de
F~ederico Havenl 6 MIilton, condenanldo h idste en las
costats.--Asi por esta sentenciab que so comlunicardi : la
referidan Audiencia por medio de certificacibn pabra lo
qune proceda, libr~indose addemas las opor~tunas copies
a~utorizada s para su inserci6n enl la Coleceihln t cargo
de 1la Secretaria die Justicia y su publica~ci~n oln la .
GTACETA DE LA HABANA, 10 p~ronlunciazmos mallndamos
y."'--` firamo .-Anoni Gonz-"lez de- 3eudoza~.-Pe'dr~o
Gonz~lez Llorente.-RXafael Cruz P6rez.--Josb 31. Gar-
cia M\ontes.--Eudaldo Tamayo.-ARngel C. Betan-
court.-Octavio Giberga.--Leidan y publicazda fut6 In1
anterior sentencia por el I1lagistr~ado Ponento: Rafael
Cruz P6rez celebrando audiencia pilblica este diaz la
Sala de Justiciaz del Tribunal Supr~emo, de que certifi-
co como Secr~etar~io por delegacibn. -Ha~ban a, M~ayo
veintiocho do mil novecientos. -Silv'erto Castro.
Y para remitiri i l GACETA DE LA 11ABANA :i l0s
fines dispuestos libro Ja presente.--Habazna, Junio
trece do mil novecientos.-Silverio Castr~o.
[Gacetn 28 julio,.]


Tonio.--III ler. APEbnDICE,-8







COLECCI6N LFGISLATIVA


Ldo. Silver~io Castro 6 Infant~e, Secretazrio por delegan-
cibn del Tribunal Supremo de la Islaz de Cuba.
Certifico: qune h fojas trescieutas dliecisiete del Li-
bro de sentences dic-tadas por la Sazla de Justicia del
Tribaunl Supremo do la Isla de Cuba en recursos de
ca~sacibn por infrazcci6n de ley en materia criminal, se
eucuentra la siguieute.-Sentencia nilmero cuarenta.
--En Ila ciuldad dre la IIabazna, A siete de Junio de mil
novecientos en el recurs die casazcibn por infracci64
de ley pendiente ante este Supremo Tribunal inter-
pnesto por el procurador Joaquin G~onz~lez Salrrain B
nombre de Antonio Gunerra y M~artinez, estudiante y
wecino de, Cienfuegros, contra la sentencia dictada por
la Secei6n Primora, de la Sala de 10 Criminal do la Au-
diencia de la H-abazna en laz caua segruida~; Adicho pro-
cesadio por dispaLro de arma de fuegro sobr~e determinaz-
da p~ersona~.-Primero.-Re sultandoo que vista en jui-
cio oral y pfiblico la referidan caZusa, In mencienadta
Sazla1 en sentencia de veintid6s de hlarzo de mil nove-
cieutos consig~ub como probados los hechos signientes:
Resultando probado; qune el dia once de A~bril do mit
ochlocieutos noventiochlo, habiendio idlo don JosC: de
Zalbab A veri'ficanr la extracci~n do unos mneblesi de su
prop~iedad, en laz casa catlle de Recfugfio nflmero treinti-
cinco, donde habitaba, doina 31ailde Dominguez,
el pr~ocesazdo A2utonio Guerraz que se encontraba,
a~lli pr~viamente y no ilabia tenido con aznterio-
r~idad disgrusto con don Jos6 de Zalba, dlispar6 con
su rev61ver dos tiros contra CAste, sin cauIsarle1 dilao.---
Segundo.-Resultan~do qlue la r~epetida Sala, couside-
rando qune el alcto de disparanr un arma do fueg~o contra
cualqluiera personal serd castigado con la penab do pri-
sibn correccional en sus grados minimo y medlio con
arreglo al articulo cuatrocientos veintinuo del Cbdig~o
Penal, cuaundo como sucedle on este easo no fuere cons-
titutivo de otro declito B qune est6 senialadal uun pena~
superior, y qune por no hlaber conlcurrido on el hecho
circunstancias modificativas do responsatbiilida crimi-
nal, debiaz imlponerse al procesado lab pena seilaladab al
dlelito en su grad~o meidio, 10 conden6 &L la penab do un
alio, ocho meses y veintidn dias de prisibu correecio-
n al, con las accesorias correspondlientes y- al pago de
las costas procesales. -Tercero. -Resultando qlue el
procurador Joaquin Gn~e arin ('---" n'-"- Iomhle delc








rPfROER APANDICE .q


procesado interpuso contra ess sentencia recurs do
casaci6n por infracci~n de ley autorizadlo p~or el caso
tercero dlel articulo ochocieutos cuarentinueve de la
L~ey de Eujuiciamiento Criminal, citando como infrin-
g~ido por Ja Sala sentennciadora el articulo cuatrocientos
veintiano dlel C6digo Penal vigente, zl incluiron 61
10s actos reaizadlos con Antonio Guerra y Ma~rtinez,
actos qlue A su juicio no constitnyou el delito de dispa,-
ro de arma de fuegro. -Cua~rto.-Resulta ndol qlue ad-
mitido el recurs por la Satla referidat en auto de cin-
co de Abril A~ltimo, se ha sustanciadco en este Tribunal
Supremno, celebrinudose la vista pdblica el dia veinti-
nueve del mes pasado, sin asisteucia, del recurroute.
--Siendlo P~onoute el Magristratdo Eudaldo Tamayo.--
Primero. -Consideraudo qlue el nlimero cuarto del ar-
ticulo quninto en relazciban con el mismo ni~mero dlel
atrticulo siptimo de la Orden noventidbs sobre casaci~n
dispone qlue trat~indose do recursos por infracciba de
ley no solo se han de citar con precisi~u y claridad ias
leyes 6 doctrines legaldes qlue se suponen infringidas,
sino tambidn el concept en qlue 10 haLn sido.--Segun-
do.-C~onsiderandco qlue si bien el recurrente ha, citado
como infring~ido por la sentencia referida, el azrticulo
cuatrocientos veintiuno del Cbidigro Penal, no haz ex-
plicado el concept doe esa infraccibu, p~uesto que se
limits A exp~resar qlue Esta~ consisite on hatberse incluido
en ese precep~to los actos realizados por Autonio Gue-
rra y MVartinez, actos qlue h su juicio no constituyen el
delito do disparo do ar~mB do fuego; lo qlue es Anica y
exclusivamente una afirmaci6n cuya, ra~zbu so omite y
por tanto se calla cl concerto 4 qune so refiere el articu-
10 citadlo de la Ordlen sobre casazci6n qlue por ese mgti-
vo ha qluedando iuncmplido por el recurrent. -Terce-
ro.--Cousiderazndo qune segdu tione declarado este Tri-
bunal on repetidlas sentencials el heccho de haberse ad-
mitido un recurs p~or 1la Sazla sentenciadorat sin em-
barg~o de faltabrle algrunos de los requisites legales
necesarios para la ardmisi~u y el de no ser impugnnado
por ningruna; de 1aIs parrtes quel coln rreglo al caso se-
guntdo del articulo veintiochlo pu"eden hacerlo, no im-
pide qlue esto Trib~unal por bl ineficacia, consignicute A
todo recurs defectuosamente interpuesto, declare no
haber lugiar a 61l.-Cuarto.-Co nsiderazndo qyue confor-
mne al articulo cuar~ents de la Orden u~imero noventi-







COLECCliN LEGISLASIVA


d6s sobre easaci~n, cuando no declare sin luganr un re-
curso so impondlri siempr~e 1as costas ii la par~te 6,
par'tes recurreutes.- Fa~lla~mo s qlue debemos dleclarar y
dleclaramos no haber lug~ar al recurs de casaci~n qlue
por' infracci6u de ley interpuso el procur~ador Joatquin
Gonz~Llez Sarrain 5 nombr~e del procesa~do contra la,
sentencia de la, Secei6n P'rimeran de la Satle de 10 Cri-
minal de la Audiencia de la, HIabana, fechalda en vein-
tidlbs dre Marzo G1timno, con las costa~s A' cargo dlel recu-
rrecnte.-Asi por esta sentencia1 que so comunicatr6 :
la referidla Audiencia pa~re lo que proceda, public~in-
dose en la Coleceihu a cargo de la Secretazria de Justi-
cia y on Ila GACETA DE LA NHABANA por medio de las
oportunas certificaciones, lo pronunciazmos, ma~ndaL-
mos y firmamos.--Antonio Gonz~ilez de M~endozat.--
Pedro Gonz~Llez Llorente.- Rafa,~el Cruz P~trez.--JosE
M~. Ga2rcia Mlontes.-E~udaldo Pama~yo.-Aungel C. Re-
tancourt.-Octavio Gibre~rga.--Leida: y publicadab fu6
Ja auterior sentenciat por el M~agistradco P'onente Eu-
daldo Ta~mayo, celebratndo audiencia pdblica este dia
el Tribunal Supremo constituidlo en la Sala dle Justi-
cia de qlue certifico como Secretario por delega~ci6n.--
Ha~bana, Junio siete, do mil novecientos. -Silvaerto
Cas~tro.
Y para remitir on la, GACETA DE LAh 1ABANA, Onl
cumnplimiento de Jo dispuesto, expido Inz presente.--
Hlabana, Junio veintiseis de mnil noveeientos. -Silverio
Castro.
[Galceta 28 jullo.]

Ldo. Silverio Castro 6 Infante, Secretario por dele-
gaci6n del Tribunal Supremo de la Isla de Cuba.
Certifico: que A fojas doscientas setenta y nueve
del libro de autos dictados por la Sala de Justicia del
Tribunal Supremo de la Isla de Cuba en material cri-
minal, se encuentra el que B la letra dice.--rAuto nti-
mero setenta, y cinco.--Habana y junio veinte de mil
novecientos.-Primero.-Resultando: que en la causa
seguida contra Indalecio Perez Jaramillo 6 Ignacio
Perez Machado por asesinato de Ram6n MIartinez,
interpusieron los procesados recurs de casaci6n por
quebrantamiento de forma y por infracci6n de ley
contra la setencia dictada por la Audiencia de Santa
Clara el dia ocho de enero del corriente ailo; funda-







PRIMER APBNDICE 61)

do, el Perez Machado, en los naimeros cuarto y quinto
del articulo ochocientos cuarentinueve y en los pri-
mero y segundo del novecientos doce, citando como
infringidos, en cuanto al de quebrantamiento de for-
ma, ademais de otros dos que no se estimaron por la
Sala sentenciadora.-Tercero.-Que habia verdadera
contradiccibn, atin cuando se estimase que estaban
clara y terminantemente expresados los hechos pro-
bados, puesto que aunque la sentencia no lo dice pa-
rece como que aprecia como factor determinante de
la alevosia el hecho que dg por probado de vendar
Ignacio Parez Mlachado ,2 la victim con un pafluelo;
sirviendo a la vez este acto para estimar la participa-
cibn del recurrente en concept de autor por entender
que sin 61 no se hubiera ejecutado el delito; siendo
ostensible la contradicci6n porque si tal acto es el
nervio de la participaci6n, criminal que se le atribuye,
no puede al mismo tiempo constituir la circunstancia
de alevosia, que exige actos exter~iores y bechos pro-
bados.-Yk en cuanto al de infracci6n de ley.--Prime-
ro.-Error de derecho al determinar la participacida
del recurrente en los hechos que declara probados la
sentencia, por cuanto no result con sujeci6n a las re-
glas de la sana critica, la posibilidad de que el delito
no se realizara sin el acto de ser vendada la victim;
y como en la misma sentencia se dice que hubo un
tercero desconocido y que Martinez Sancallo fuC des-
armado, At este hecho del desarme y no al de haber
sido vendado es al que cabe atribuir la imposibilidad
de que se defendiera el interfecto; por todo lo que,
aiin admitiendo como verdad la participacidn de PG-
rez Machado en la muerte violent de Martinez San-
callo, solo podria atribuirsele el concept de c6mplice
por haber cooperado At la ejecuci6n del hecho por un
acto anterior 6 simult~neo; y--Segundo.--Error tam-
bien de derecho en la calificaci6n de los hechos pro-
bados en orden g la circunstancia agravante de ale-
vosia, tanto por no decirse en que hechos se basa esta,
cuanto porque sirviendo, lo que parece estimarse co-
me alevosia, de nexo para la responsabilidad del re-
curre-nte, se infringe el precepto del Cbdigo que or-
dena no estimar como circunstancia agravante de un
delito aquella que por si mismo no es indispensable
para su ejecuci6n.-Segundo.-Resultado: que no es
necesario consignar en este auto los motives del re-
curso interpuesto por el otro procesado Indalecio PE-







COLECCliN LEGISLATIVrA


rez Jaramillo, en atencibn a que habiendosele desiga-
nado de: oficio dos letrados y oido luegao el represen-
tante del M~inisterio Fiscal, por haber manifestado
todos que estimaban improcedentes los recursos por
dicho procesado establecidos, se declar6 en auto del
dia dos del actual no haber lugar g sustanciarlos y
firme respect al mismo la sentencia dictada.--Trerce-
ro.--Resultando: que admitido por la Sala sentencia-
dora el recurs interpuesto por Perez Machado por el
tercero de los motives referentes al quebrantamiento
y por los dos relatives al de infracci6n de ley, duran-
te el ttdrmino de instrucci6n impugn6 el Fiscal la ad-
misi6n fundado.-Primnero.-En que no hay terminos
h~biles para abric el debate sobre el indicado funda-
mento de quebrantamiento de forma, en atenci6n R
que para discutic la tesis propuesta de poder el solo
hecho probado de haber vendado M~achado A la victi-
ma con an pailuelo servir n un mismo tiempo para de-
terminar su participaci6n de autor y la concurrencia
de la cualificativa de alevosia, resultando incongaren-
tes los ndmeros primero y sefundo del articulo nove-
cientos doce de la Ley Procesal cuya cita deja incum-
plido el n~imero tercero del articulo quinto de la or-
den nbmero noventidos y priva al recurs de la
tercera de las circunstancias requeridas por el ndme-
ro septimo de dicha disposicidn; y--Segundo.--Al no
expresarse en los dos snicos fundamentos del recurs
por infracci6n de ley deducido por Pdrez Mlachado,
cudles son los preceptos penales violados, el recurren
te dej6 de Ilenar el requisite cuarto dlel articulo quinto
de la orden de referencia y el recurs carece de la
cuarta de las circunstancias de admisibilidad prescri-
tas por el septimo.-Cuarto.-Resultando: que sefiala-
da para la vista de la cuestian previa el dia quince
del actual tuvo efecto con asistencia del representan-
te del Mlinisterio Fiscal.-Primero.-Considerando:
en cuanto .2 la impugnaci6n referente al recurs por
quebrantamiento de forma, que citados por el recu-
rrente como preceptos legales que autorizan ese re-
curso los niimeros primero y segundo del articulo no-
vecientos doce de la Ley de Enjuiciamiento Cr-iminal,
al expresar el concept del quebrantamiento debi6
alegar, 6 que en la sentencia no se habia expresado
clara y terminantemente cu~iles son los hechos que se
consideran probatdos, 6 que result una manifiesta
contradiccidn entire ellos, 6 que en la sentencia no se








PRIMER APANDrce 63

resolvid sobre todos los puntos que fueron objeto de
la acusacidn y de la defense; y como el concept de la
infraccidn alegada por Perez Machado ha -sido la cir-
cunstancia de estimarse el hecho probado de haber
vendado Mlachado ri la victim con un pailuelo para
determinar su participaci6n de autor y por el mismo
motive la concurrencia de la coalificativa de alevosia,
es indudable que entire este concept y los indicados
preceptos legales no existe la relaci6n necesaria para
constituir un problema determinado y concrete obje-
to del recurs; 5 lo que se agregaa que en el escrito
de impugnacion no se seilala contradiccidn algruna
entire los hechos probados; por todo lo cual cl recurs
no ha debido ser admitido por la Sala sentenciadora.
-Seguedo.-Considerando: en cuanto 4 la impugna-
ci6n relative it los dos motives del recurs por in-
fraccidn de ley, que en ningruno de ellos se cita el
precepto legal infringido, faltandose ast d lo dispues-
to en el m~imero cuarto del articulo quinto de la orden
n~mero noventa y dos del allo pr6ximo pasado, y ca-
reciendo por 10 mismo el recurs de la cuarta de 1as
condiciones de admisibilidad prescritas en el articulo
s~ptimo de la referida ibrden, tampoco ha debido ad-
mitirse por el Tribunal sentenciador.--Se declara con
Jugar la impugnaci6n establ'ecida por el Ministerio
Fiscal; y por consiguiente mal admitido el recurs
interpuesto por Ignacio Pdrez Mvachado por quebran-
tamiento de formal y por infracci6n de ley contra la
sentencia dictada por la Audiencia de Santa Clara el
dia ocho de enero del corriente aflo, sin especial con-
denaci6n de costas; y comuniquese esta decision it la
referida Audiencia para lo que proceda con devolu-
cidn de las actuaciones elevadas; libr~ndose ademis
las oportunas copias para su publicaci~n en la Colec-
cidn R cargo de la Secretaria de: Justicia y en la GACE-
TA DE LA HIABANA.--Lo proveyeron y firman los Ma-
gistrados del margen de que certifico como Secretario
por delegacidn.--Antonio Gonzjlez de Mendoza.--
Pedro Gonz~lez Llorente.--Rafael Cruz Perez.--Jos6
M. Garcia Mlontes--Eudaldo Tamayo.--Angel C. Be-
tancourt. Octavio Giberga. -- Ante mi. Silverto
Castro .
Y para remitic d la G~cETA DE LA HABANA en
cumplimiento de 10 dispuesto, expido la presente.--
Habana, junio treinta de mil novecientos.-Silverio
Castro.
(Gaceta 28 jullo)







cotECC16N LEGISLATIVA


Ldo. Silverio Castro 6 Infante, Secretario por delega-
cicdn del Tr-ibunal Supremo de la Isla de Cuba
Certifico. qlue Ai fojas doscientas setenticinco del
Libro de autos dictados por la Sala de Justicia del Tri-
bunal Supremo de la Isla de Cuba en material crimi-
nal, se encuentra el qlue A la letra dice:--Auto ndmero
setentitres.-Habana, quince de Junio de mil nove-
cientos. Primero.-Re~sultando: que en la causa se-
giuida contra......por rapto de......1a madre de 6sta
......interpuso recurs de casaci6n por infraccidu1 de
doctrine leg-al contra la sentencia dictada el tres de
Abril del corriente aflo por la.....,fundando dicho
recurs en el ndimero segundo del articulo ochocientos
cuarentinueve de la Ley de Enjuiciamiento Criminal
y citando como infringida la doctrine legal que cons-
tantemente ha mantenido el Tribunal Supremo decla-
rando qlue en el rapto de doncella menor de veintitres
aflos y mayor de doce ejecutado con su anuencia, ar-
ticulo cuatrocientos setenticinco del C6digo Penal vi-
gente en Cuba, se supone siempre la seduccidn y es
indiferente el sitio 6 lugiar donde se verifica el rapto;
que en la sentencia recurrida se reconoce qlue no se
ha justificado en lo absolute nada qlue perjudique al
honor ni moralidad de la sefiorita......y' se declara
probado que esta y el acusado vivieron maridable-
mente por espacio de algunos meses, no obstante 10
cual se absuelve al raptor en el concept de qlue no se
ha probado la seducci6n y.1a sustraccidn de la donce-
11a menor. Segrundo.-Resultando: qlue admitido ese
recurs por la Sala sentenciadora, durante el period
de instrucci6n lo impugn6 el procesado fundado en
qlue en material criminal no se da casaci6n por infrac-
ci6n de doctrine y en qlue el recurrente no ha cumpli-
do el precepto contenido en el phrrafo cuarto del ar-
ticulo quinto de la Orden sobre casacibn y en el
articulo ochocientos setenticuatro de la Ley dle Enjui-
ciamiento Criminal, seg~in el cual, en el escrito inter-
poniendo el recurs se ha de citar con precisi6n y
claridad la Ley 6 la doctrine infringrida, lo que no ha
hecho el representante de la perjudicada; siendo mal
tiple, agrega, la jurisprudencia del Supremo de Espa-
fla y repetida la de este Tribunal en el sentido de que
no basta citar la material 6 precepto contenido en la
ley 6 sentencia del Supremo qlue se suponga infringi-
da, sino que hay qlue manifestar el nombre de la Ley
y el niimero del articulo. Tercero.-Resultando: qlue








PRIMER APBNDICE


designado para la vista del incident previo de impug-
naci6n el dia 13 del actual tuvo electo con la asisten-
cia del abogado del impugnante.-Considerando: que
segdn tiene declarado este Tribunal, de acuerdo con
10 dispuesto en el articulo segundo de la Orden ndmero
noventidos del ailo pr6ximo pasado, el recurso de ca-
sacidn en material criminal no precede por infracci6n
de doctrine legal, puesto que en los articulos de la
Ley Procesal que en dicha Orden se citan solo se men-
cionan el de infracci6n de ley y el de quebrantamien-
to de forma; y como el interpuesto per la recurrente
lo ha sido en el concept de haberse infringido en el
fallo una doctrin~a legal, la Sala sentenciadora no ha
debido admitirlo armn cuando en el escrito de interpo-
sician figure el articulo cuatrocientos sesenticinco del
C6digo Penal, en atencida n que ese articulo no se
encuentra alli cithdo como precepto legal infringrido
sino en concept de mera referencia ii la doctrine le-
gal que se supone vioiada, la cual ni siquiera se de-
termino concretamente con relaci6n ii sentencla algu-
na.-Se declara con lugar la impuguacibn establecida
por el procesado......y por consiguiente mal admiti-
do el recurs de casacidn interpuesto por......como
mad~re de...,...contra la sentencia dictada el tres de
Abril del corriente aflo por la......sin especial con-
denacida de costas; comuniquese n dicha Audiencia
para lo que proceda, publicnndose en la GACETA DE LA
HA8ANSA y en la coleccidn ri cargo de la Secretaria de
Justicia g cuyo fin se librarian las oportunas copias au-
torizadals. Lo proveyeron y firman los Mlagristrados
del margen de que certifico como Secretario por dele-
gacidn. -Antonio Gonzglez de Mlendoza.--Pedro Gon-
zdlez Llorente.--Rafael Cruz Pdrez.--Jose h1. Garcia
Mlontes.--Eudaldo Tamayo.--Angel C. Betaneourt.--
Octavio Giberga.--Ante mi, Silverio Castro.
Y para remitir ,i la GACETA DE LA HABANA en
cumplimiento de 10 dispuesto, expido la presente.--
Haba na, Junio treinta de mil novecientos. -Silvereio
Castro.
[Gaceta 28 julio

Ldo. Silverio Castro 6 Infante Secretario por delegra-
cidn del Tribunal Supremo de la Isla de Cuba.
Certifico: que A fojas trescientas cinco del Libro
de sentencias dictadas por la Sala de Justicia del Tri-
bunal Supremo de la Isla de Cuba en recursos de casa-
Toaro III.--ler. APitNDICE,--D







COLECCI6N LEGISLATIVE


cidn por infracci6n de ley en material criminal, se
encuentra la siguiente:-Sentencia nfimero treintisie-
te.-En la ciudad de la Habana a primero de Junio de
mil novemientos en el juicio de faltas seguido en el
Juzgrado Municipal y en el de Primera Instancia del
Distrito del Cerro de esta ciudad, contra Juan SuZrez,
vecino de la. misma, por lesiones que un perro caus6
A la menor Mv~aria Valdes; juicio pendiente ante este
Tribunal Supremo por recurs de casaci6n que la
sefiora Rosa Cobo interpuso contra la sentencia dic-
tada por el Juez de Primera Instancia el veintiocho de
Noviembre (11timo;-Primero.-Resultando: que en la
refreridal sentencia el Juez de Primera Instancia 6 Ins-
trucci6n acept6 los hechos expuestos en la del Juez
Municipal, qune son los que literalmente se transcriben
en los primeros tres Resultandos siguientes:--Segun-
do. -Resultando: que el juicio se inicid ri consecuen-
cia de haberse participado d este Juzgado por la once-
na Estaci6n de Policia haber sido mordida por un
perro de la propiedad de don Juan Sujrez, vecino de
Santos Sugrez, treintisiete, doita Maria Valdds, sien-
do reconocida en la Casa de Socorros de la cuarta
demarcacidn de una herida producida por modedura
de perro situada en el tercio medio, cara posterior
de~l muslo derecho, de prond5stico leve, salvo acciden-
te de: inoculaci6n, y con asistencia medica, haciendose
constar por el facultativo que practice dicho reconoci-
miento, que fud A~ dicho Centro cauterizada por el
fuego:--Tercero. -Resultando: que, sin perjuicio de
hacerse cons~tar la sanidad, se celebr6 el acto corres-
pondiente, al que comparedieron las parties, expo-
niendo la menor Mairia Vald~s asistida de su madre
dofia Rosa Cobo, que reproduce su denuncia; agre-
gando la segunda que el perro que lesiondj 5 su hija,
es de la propiedlad de don Juan Sunrez, presentando,
para justificar su dicho, B los testigos doita Tere-
sa 4brisqueta, dofia Eugenia del Cristo y Ricardo
Oribuela, los que, al ser examinados, convienen con
lo manifestado por la querellante, por lo cual se: de-
clara probado:-Cuarto.-Re~sultando: que el acusado
neg6 que el perrIo de su propiedad fuera el que lesio-
nara A2 la menor Mlaria Valdes:-QOuinto. -Resultando:
que el Juez M~unicipal condend n Suarez d ciento
veinticinco pesetas de multa, al pago de costas y d
indemnizar a la perjudicada los gastos de curaci6n:--
Sexto.--Resultanclo: que establecida apelaci6n por 14







PRn1MER APBNDICE


sefiora Cobo, el Juez de Primera Instancia confirm el
fallo del Municipal, con la variaci6n de que la pena
en vez de ser la de multa, sea la de reprensidn:--
S~ptimo.-Resultando: que contra esa* ultima senten-
cia interpuso la sefiora Cobo recurs de casacidn por
infraccidn de ley; citando como infringidos los ar-
ticulos seiscientos diez y doce, este en su ndmero ter-
cero del Cddigo Penal, en el concept de que los
bechos que se declaraban probados, no se calificaban
y penaban como exig~en los expresados articulos, que
consideran autores de una falta de lesiones, ti los que
cooperan a la ejecucibn del hecho por un acto sin el
coal no se hubiera efectuado:-V~istos, siendo Ponente
el Magistrado Pedro Gonzalez Liorente.--Primero.--
Considerando: que los citados articulos seiscientos
diez y doce, 6ste en su ndmero tercero, no son aplica-
bles; porque Su~rez no cooper en el acto alguno
intencional a la lesibn causada por el perro, sino que
dejando i Cste suelto, cometi6 una falta no contra
persona determinada, sino contra los intereses gene-
rales y redgimen de la poblacidn, falta B que se contrae
el ndmero tercero del articulo seiscientos siete y que
el propio articulo castiga con multa de quince g ciento
veinticmnco pesetas 6 reprensi6n, pudiendo el Juez se-
g~in su prudent arbitrio imponer la pena, atendidas
las circunstancias del caso, en uso de la facultad que
en material de faltns concede A los Tribunales el ar-
ticulo seiscientos veintiocho:--Segundo --Consideran-
do: que segaln el cuarenta de la Orden ndmero no-
veintid6s dictada por el Gobierno Mlilitar de la Isla en
veintiseis de Junio ditimo, cuando se declara sin lugar
un recurs de casaci6n, se han de imponer siempre
las costas del mismo A1 la parte recur ren te;--Fallamos:
que debemos declarar y declaramos no haber lugar at
recurs de casaci6n interpuesto por la stflora Rosa
Cobo a quien condenamos en las costas.--Asi por esta
sentencia que se comunicarj al Juez de Primnera Ins-
tancia 6 Instruccidn del Cerro para lo que proceda y
se publicara en la GACETA DE LA HABANA y en la
Colecei6n R cargo de la Secretaria de Justicia, expi-
diendose al ele~cto las respectivas copias, 10 pronuu-
ciamos, mandamos y firmamos.--Antonio Gonzdltz
de Mendoza.--Pedro Gonz~lez Llorente. -Ka tael Cruz
Perez.--Jose Mi. Garcia lonntes.-Eudaldo Tamayo.--
Angel C. Betancourt.--Octavio Giberga.--Leida y
publicada fu6 Ja anterior sentencia por el Mlagistrado







68


coLECCT{\N LEGISLATIVA


Ponente Pedro Gonz~lez Llorente celebrando audien-
cia piiblica en este dia la Sala de Justicia del Tribunal
Supreme, de qlue certifico como Secretario por dele-
gaci6n.-Haba\na, Junio primero de mil novecientos.
--Silverio Castro.
Y para remnitir 6 la GAcETA DE LA 11AKANA en
cumplimiento ele 1 dispuesto, expido la presente.--
H~abana, Junio veintitrds de mil noveeientos.-S~ilve-
r~io Castro.
(Gaeota 28 julio.)

Ldo. Silverio Castro e Infante, Secretario por delega
ci6n del Tribunal Supremo de la Isla de Cuba.
Certifico: que 9 fojas doscientas cincuentinueve
diel Libro de: autos dictados por la Sala de Justicia del
Tribunall Supremo de la Isla de Cuba, en material
criminal, se encuentra el siguiente.--Autoo n~imero
sesentisiete.-Habana, mayo treinta de mil novecien-
tos.-Primero.-Resultando: qlue en la causa criminal
seguida contra ...... ........... .por violacian, en la
Sala correspondiente de la Audiencia de........, el
procesado interpuso recurs de casaci6n por infraccibn
de ley contra la sentencia dictada el trece de Mlarzo
del corriente aflo por la que se le impuso la pena de
catorce aflos, ocho meses y un dia de reclusibn tempo-
ral con las accesorias correspondientes y costas; fun-
dado en el caso tercero del articulo ochocientos cua-
rentinueve de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y
citando comno infringido el caso tercero del articulo
cuatrociectos cincuentitrfs del C6digo, en el concept
de haber la Sala comprendido en ese caso como vio-
lacidn el hecho probado cuando a la sumo solo hubo
el de abuses deshonestos, puesto no se consume el
coito, y por lo mismo no hubo perdida de la virginidad.
Seg~undo.-Resultando: que admitido ese recurs el
Mlinisterio Fiscal impugn6 su admisi6n fundando en
los motives sigauientes:-Primero.-En que si bien
en el escrito de interposici6n se menciona el caso ter-
cero del articulo cuatrocientos cincuentitris del C6di-
go, solo cita como infringida una doctrine legal que
se expone en dicho escrito y contra cuya violacidn no
concede la ley el recurs de casaci6n en material cri-
minal.--Segundo.--En que..... ......lejos de acep-
tar los hechos declarados pr'obados, de baber 61 reali-
zado por fuerza actos carnales con la menor.......,..
.,.., desgrarrdndole el himen, contradicen tales afir-







PdlIMER APENDICE ()9

maciones del Tribunal A qud planteado para impug-
narlas un debate no autorizado por el ndmero tercero
del articulo ochocientos cuarentinneve del Enjuicia-
miento Criminal, cuya cita incongrruente deja incum-
plidos los noimeros terceros de los articulos quinto y
septimo de la Orden ndmero noveintid6s; y--Tercero.
--En que tampoco 11006 el recurrente los requisites
de los naimeros cuarto de esos mismos ar-ticuilos, por
cuatnto siempre se habria faltado 4i la precisidjn y cla-
ridad requeridas por aquellos preceptos, no solo por
el hecho de ser indispensable establecer supuestos
para penetrar la verdadera intenci6n de........,...,
en punto A las violaciones denunciadas, y su concept,
sino tambi~n, porque al no indicar el articulo del Cid-
digo que era de aplicarse y no se aplic6 en el fallo,
dej6 de consigner uno de los datos sin el cual no es
possible estudiar si los hechos perseguidos en vez de
constituir el delito de violaci6n penado por la Audien-
cio, constitute el de abuses deshonestos; omisidn que
obligaria ademds al Tribunal Supremo i salirse de los
limrites que A su competencia fija en cada caso el re
querimiento de las partes en los tdrminos establecidos
en el escrito de interposicidn, Dara en su dia, y sub-
sanando de ohcio deficiencies del recurs poder de-
clarar que los actos punibles de que se trata, no deben
calificar-se ni sancionarse can arreglo al repetido ar-
ticulo cuatrocientos cincuentitres, sino conforme al
cuatrocientos cincuenticinco, no invocado por el re-
currente. Tercero. -Resultando: que sustanciada la
impugnacidn se designed para la vista el veintiseis del
actual, en cuyo acto inform6 solo el representante del
Minsterio Fiscal. Primero.-Considerando: que cuann
do en un recurs se alega que los hechos probados no
constituyen el delito penado sino otro distinto que se
imenciona, es necesario citar no solo el precepto legal
infringido sino tamnbidn el que debid aplicarte, g jui-
cio del recurrente; porque solo de ese modo pudo co-
nocerse y decidirse si los hechos esttin 6 no compren-
didos en uno d otro precepto legal; y como en el case
que ha motivado este recurs el procesado, despues de
alegar que el delito por 61 cometido no es el de viola-
dion sino el de abuses deshonestos, solo citti el articu-
lo cuatrocientos cincuentitrds del C6digo, que pena el
primero, y no el cuatrocientos cincuenticinco, que pe-
na el segundo, es evidence que se ha faltado A la
precisi6n y claridad que exige el nlimero cuarto del







COLBCCION LEGISLATiVA


articulo quinto de la Orden n~imero noventid6s, y per~
consiguiente no ha debido admitirse el recurs. Se-
gundo.-Considerando: que estimado un motive de
impuganaci6n no es necesario entrar en la considera-
ci6n y decision de los demds alegados.--Se declara
con lugar la impugnaci6n del recurs por el tercero de
los motives alegados, y por consig~uiente mal admiti-
do el recurs de casacidn interpuesto por...... ......
....... I.....por infracci6n de la contra sentencia dic-
tada por.....;................. ..............

en trece de Marzo de este allo, sin especial condena-
cibn de costas. Comuniquese it la referida Audiencia
para lo que proceda, y con omisibn de los nombres de
las parties y Tribunal de procedencia, insdrtese este
auto en la Colecei6n A cargo de. la Secretaria de Jus-
ticia y publiquese en la GACETA D~E LAZ HABANA Ai CUYO
fin se librarjn las oportunas copias autorizadas. Lo
proveyeron firman los Magistrados que al margen se
expresan de qlue certifico como Secretario por delega-
cibn.-A~ntonio Gonzrilez de Mlendoza.--Pedro Gonza-
lez Llorente,-RKafael Cruz Perez.--Jose Mi. Garcia
Montes.--Eudaldo Tamayo.--Angel C. Betancourt.--
O~ctavio Giberga.-Annte mf, Silverio Castro.
Y par-a remitir a la GACETA DE LA HABANA, en
cumplimiento de lo dispuesto, expido la presente.--
11abana, Junlo veintitrds de mil noveclentos.--Silve
rio Carstro.
(Gaceta 28 julio.)

Ldo. Silverio Castro e Infante, Secretario por delega-
ci6n del Tribunal Supremo de la 1sla de Cuba,
Certifico: que i fojas doscientas cuarentid6s del
L~ibro de autos dictados por la Sala de Justicia del
Tribunal Supremo de la Isla de Cuba en material cri-
minal, se encuentra el sigruiente:--Auto ndmero se-
sentitres.--Habana, mayo veintid6s de mil novecien-
tos.-Primero.-Resultando: que en causa proce~dente
del Juzgado de Guanabacoa seguida por homicidio con-
tra Fe1ix Gonzjlez Campos,tabaquero, vecinode Regla,
la Sala de lo Criminal de la Audiencia de la Habana
dict6 en dieciseis de marzo del corriente aflo, sen-
tencia cuyos fundamentos de hechos son los conteni-
dos en el Resultando que A continuaci6n se copia:--
Resultando: probado que el dia primero de noviembre
illtimo, d eso de las siete y media de la noche, se di-








PRIIMER APANDICE 71

rigid el procesado F61ix Gonzjlez Campos B casa de
Juan Herrera Gil en mementos en qlue se hallaba au
senate, y sola su esposa dofia Elvira Delga~do, tratan-
do de abric la puerta del fondo, y dando lugar d qlue
esta pidiera auxilio it la policia la que registry la casa
sinl resultado; y habiendo liegado mds tarde don Juan
Herrera i su casa, enterado de 10 ocurrido salid en
busca de Conzdlez Camnpos 9 quien hall6 en el caf6 de
viti~ndole B salkr afuera, tuvo con t61 unas palabras,
acabando por pegarle una bofetada, tras lo cual el
procesado GonzAlez infiri6 al Herrera, con un cuchillo
qlue portaba una herida incisa penetr-ante en la cabi-
dad abdominal, de cuyas results fallecid it los tres
dias.-Segrundo.-Resultando: qlue en la referida sen-
tencia la mencionada Sala considerando qune dada la
agresida ilegitima del intefecto, qlue peg6 una bofeta-
da al procesado, era do aceptarse como racionalmen-
te necesar-io el medio empleado por este para repe-
lerla,obrando en defense propia con laconcurrencia de
las circunstancias primera y segunda del ndmero
cuarto del articulo octave del C6digo Penal, pero
no latercer por haber 'provobado can su conduct al
interfecto, yendo 4 empujar la puerta de su casa y
dando lugar A la cuestio5n; entendi6 qlue debia apli-
carse la pena inferior en uno 6 dos gr-ados A la se-
fialada por la Ley, y conden6 ir Gonz~lez Campos At la
pena de seis aflos de prisi6n correccional con las acce-
sorias, indemnizacibn y costas. -Tercero.--Resultan-
do: qune contra ese fallo interpuso cl procesado recur-
So de casaci6n por infracci6n de ley, expresando qune
autorizaban la interposici6n del recurs el articulo
ochocientos cuarentisiete en relacidn con el incisor pri-
mero del articulo cuatrocientos cuarentiocho C incisor
quinto del articulo siguiente de la Ley de Enjuicia-
miento Criminal; y citando como infringuida la doc-
trina consignada en el n~mero cuarto del artic-ulo
octave del Cddigo Penal, por no haber la Sala sen-
tenciadora estimado la circunstancia de no haber
F61ix Gonz~lez provocado it su agresor, tenidndose
ein cuenta qlue la provocaci6n debe ser prdxima al
suceso qune constitute en legritima defense; y afiadid
el recurrente que no se decia en qlue habia consis-
tido la provocacidn por parte del procesado, al no
determinarse qlue se proponia este al empujar hi
puerta de la casa en que vivia la esposa de lierrel








COLECCION L~EGISLATIVA


ra, si fui el deseo de ofenderle ensu honor 6 si fu6 el'
incentive de realizar un robot, rezultando en defini-
tiva no estimada la concurrencia de la circunstan-
cia t* rcera del n~imero cuarto del articulo octave
del Cddigo Penal.--Cuarto.-Riesultando: que admi-
tido el recurs por la Sala sentenciadora, el Minis-
terio Fiscal ha impugnado la admisi6n, alegando
que al establecer el recurrente supuestos de hecho
no contenidos en la sentencia y citar el ndtmero
quinto del articulo cuatrocientos cuarentinueve de
la ley de Enjuiciamiento Criminal, para debatir
acerca del error de derecho que estima cometido,
por haber el fallo condenado Gonznlez, i pesar de
concurrir d su favor la circunstancia eximente cuar-
ta del articulo octave del C6digo, proponia una
question que, por ser notoriamente extraila A lo
declarado probado por el Tribunal n qurd, P in-
congruente con el parrafo quinto del articulo ocho-
cientos cuarentinueve de la expresada Ley, no
podia discutirse ni resolverse en casaci6n, ya que
el recurrente habia dejado de cumplir; no solo
el requisite mis esencial de aceptar en lo ab-
soluto las atfirmaciones de hechos sentardos en la sen-
tencia, sino tambi~n la formalidad de los ntimeros ter-
cero de los articulos quinto y septimo de la Orden
nuimer o nove~intid6s del pasado aflo, que en modo al-
guno resultaba observada, ni aan subsanando la
equivocaci6n padecida al mencionar el articulo cua-
trocientos cuarentinueve en vez del ochcoientos cua-
rentinueve, pues el caso quinto~ de 6~ste solo autoriza
A reclamar los errors en la calificacion de aquellos
eximentes que 11egauen a apreciarse en la sentencia,
y no los que se cometan al no reconocer la existencia
de tales circunstancias, cuyo filtimo problema estj
comprendido Ainicamente en el nfimero primero del
repetido articulo ochocientos cuarentinueve.--Quinto.
--Resultando: que previo los debidos tr,2mites, el do-
ce del actual se celebr6 la visit, en la que informa-
ron el representante del M~inisterio Fiscal y el defen-
sor de la parte recurrente, alegando el 6ltimo que la
copia del escrito del escrito de interposici6n del re-
curso expedlda por la Audiencia no guardaba perfec-
ta conformidad con dicho escrito, de lo que habia
venido A darse cuenta, despuds de la impugnacidn
objeto de la vista.-Sexto.-Resultando: que el mis-
mo dia doce este Tribunal, para mejor proveer man-








PRIMEIR APA~NDICE


d6 se dirigaiese earta orden d la Audiencia para que,
A la mayor brevedad, elevase el rollo de la caiusa
B qlue se refiere el present recurs de casaci~n.--
Sdptimo.-Resultando: qlue el diecinueve del propio
mes se recibid en este Tribunal el rolio de audiencia
pedido; y comparado el indicado escrito con su re-
ferida copia, se encuentra, adem~s de otras diteren-
cias sin valor, la sigauiente: qlue en el escrito despuids
de decir-se (folio cuarenta) que cautorizan la interposi:
ci6n de este recurs los articulos ochocientos cuaren-
tisiete en relacidn con el incisor primer del cuatro-
cientos cuarentiocho y quinto del siguiente de la Ley
de Enjuiciamiento Criminal, se teen estas palabras
ddigo primero del ochocientos cuarentinueve y quinto
del mismos palabras que faltan en la copia.--Prime-
ro.--Considerando: que ya se acepte como exacto el
texto de la copia expedida por la Secretaria de la
Audiencia, ya el del escrito como aparece en el rollo,
en el uno y en el otro caso resulta inadmisible el
recurs; en el primer caso, porque el quinto del ar-
ticulo ochocientos cuarentinueve se contrae a los
errors de derecho en la calificaci6n de los hechos que
se declared probados en concept de circunstancias
agravantes, atenuantes 6 eximentes, y no al error con-
sistente en penitr un hecho como delito 6 falta a pesar
de existir una circunstancia eximente de responsabi-
lidad, 6 sea, el easo quinto versa sobre la equivocada
calificacidn de cualesquiera circunstancias, y el caso
primer sobre la falta de apreciaci6n de una circuns-
tancia eximente; y en el segrundo supuesto estableci-
do en este Considerando, porque aceptando el texto
tal como aparece en el escrito original, result en re-
lacidn, como fundamento del recurs, los mencionados
caso primero y quinto del articulo ochocientos cuaren-
tinueve qlue entire si no la tienen, y asi, para la
admisi6n del recurs faltan la claridad y precisidn
necesarias en la cita del precepto legal que lo autoriza
exigida por el ntimero tercero del articulo quinto de la
Orden n~imero noventidds del aiio Ailtimo.--Segundo.
--Considerando: que, en virtud de 10 expuesto, se
hace innecesario examiner los itemds motives de im-
pugnaci6n alegados por el Fical:--Se declara mal
admitido el recurs de casacidn interpuesto 5 nombre.
de Fdlix Gonz~lez Campos; comuniquese A la Audien-
cia y publiquese en la GACETA DE LA HA4BANA y en la
Colecei6n legislative 5 cargo de la Secretaria de
TomoInr.--ler. artNDICE.-1l0







74 coLECCION LEGISLATIVE

Justicia, librdndose al electo las respectivas copias; y
dese cuenta para lo demds qlue corresponda.--Lo pro-
veyeron y firman los Mlagistrados qlue al marosen se
exprezan de que certifico como Secretario per delega-
cidn.-Pedro Gonz~lez Llorente.-Rafael Cruz Parez.
--JosC M. Garcia Montes.--Angel C. Betancourt.--
Octavio Giberga.--Silverio Castro.
Y para remitir i la GrACETA DE LA HABANA CH
cumplimiento de 10 dispuesto expido la presepte.-
H-abana, junio veintid6s de mil novecientos. Silve-
rio Castro.
(Gaceta 2 8julio.)

Ldo. Silverio Castro e Infante, Secretario por delega-
cidn del Tribunal Supremo de la Isla de Cuba.
Certifico: que i fojas doscientos cuarentinueve
del Libro de autos dictados por la Sala de Justicia de
este Supremo Tribunal en material criminal, se encuen-
tra el siguiente:-Ahuto mimero sesenticinco.--Haba-
na, mayo veintinueve de mil novecientos.-Primero.
Resultando: que en causa criminal seguida por homi-
cidio contra Ram6n Alfonso Mloreno, la Audiencia de
Santa Clara dict6 sentencia en trece de marzo pr6xi-
mo pasado, condenando n dicho Alfonso en concept
de autor del expresado delito, con la concurrencia de
una circunstancia agravante y dos atenuantes a la
pena de doce naios y un dia de reclusi6n temporal y las
accesorias correspondientes, consignando como echo
probado, entre otros, que el veintidos de Septiembre
del aflo pr6ximo pasado despuds de medlar un disgusto
entire el procesado y Elias Sullivsn, saliendo aquCl
del cuartel y enganchar sus mulas al carret6n con qlue tr-abajaba,
se dirigid R 61, y en mementos en que este se hallaba
entire la primera y segunda pareja agachado, le caus6
con un pequefio cuchillo que habia pedido prestado por
la manana para arreglar unas correas, una herida en
la pierna izquierda, con Animo de lesionarlo, tomando
entonces el herido un palo con el que golpe6 ii Alfonso
logrando quitarle el cuchillo y causdndole varies le-
siones, i la vez que le mordid una oreja al caer sobre
e1, siendo en esos mementos separados por soldados
americanos qlue se 11evaron B Sulliv~n al hospital mi-
litar americano, donde fu6 curado por el medico fo-
rense despu~s de haberle hecho la primera cura unos
medicos militares, encontrando que el Cuchillo habia








PRIMER APANUDICE


pasado la bota de cuero que tenfa puesta, atravesando
las parties blandas y cortando la arteria tibial intero-
sea, calificando el mt~dico forense de grave la herida,
habiendo los medicos militares el dia veinticinco del
mismo mes amputado la pierna por encontrarse en es-
tado gangrenoso, sin asistencia del forense, y siendo
atacado el herido de septisemia de la coal fallecid el
dia veintiseis sin que aparezea en ninguna forma jus-
tificado que dichas gangrena y septisemia se presen-
tara por descuido de los facultativos de asistencia 6
por culpa del interfecto .-Segaundo.-Resultando: que
contra esa sentencia interpuso el procesado recurs
de casaci6n por infracci6n de ley, dici~ndolo autori-
zado por el articulo ochocientos cuarentisiete y nii-
mero segundo del ochocientos cuarentiocho de la Ley
de Enjuiciamiento Criminal y fund~ndolo en los si-
guientes motivos:--Primero: Que se ha cometido
error de dere~cho al penar los hechos que se declaran
probados no teniendo en cuenta la circunstancia exi-
mente de reponsabilidad criminal de la legritima de-
fensa que se vi6 obligado B efectuar el procesado.--
Este motive, dice, es el definido en el admero primero
del articulo ochocientos cuarentinueve de la Ley de
Enjuiciamiento Criminal.--Segundo. Que tambien se
ha incurrido en el propio error de derecho al calificar
de homicidio los hechos que se declaran probados,
pules la calificaci6n que corresponde es la de lesiones,
ya que no se establece como hecho cumplidamente
probado que se sigruieron todos los dictados de la
ciencia en la curacidn de la herida y amputacidn de la
pierda, ni si esta dltima operaci6n era inevitable, mo
tivo que' es el definido en el ndmero tercero del citado
articulo.--Tercero. Que aan suponiendo no cometi-
dos los anteriores errors, la sentencia incide en el
que define el p~rrafo sexto del citado articulo -ocho
cientos cuarentinueve, por cuanto el grado de la pena
impuesta no corresponde a la calificacibn aceptada en
orden A las circunstancias atenuantes 6 agravantes
que invoca, pues segi~n el n~mero cuarto del articulo
ochenta del C6digo Penal, cuando concurren circuns-
tancias agravantess y atenuantes; deben compensarse
racionalmente y como en el caso de autos concurriC-
ron dos de esta Gltima clase, may calificadas, por la
concurrencia de una de aquellas no pierde toda su
fuerza y ha debido imponerse, en todo caso, la pena
en el grado minimum.-Tercero.-Resultando: que







coLECCliN LEGISLATIVA


admitido el recurs, se abrid sustanciaci6n en este Su-
premo Tribunal y en el tr~mite oportuno el Ministerio
Fiscal impugnd la admisi6n funddndose primero en
que en los motives primero y segundo no se aceptan
los hechos probados, sino se alegran otros que los con-
tradicen y ademjs se omite citar la ley infringida A
juicio dlel recurrence, y en cuanto at tercero que a~in
aceptando que se haya cumplido este tiltimo requisite
por la referencia del articulo ochenta del C6digo, es
lo cierto que la cuesti6n planteada propiamente no
existe pues la sentencia dispone lo mismo que el recu-
rrente pretend con el recurso.-Cuarto.-Resultando
que el dia veintiseis del actual se celebr6 Ja vista pd
blica de esta cuesti6n previa informando el Ministerio
Fiscal en apoyo de la impugnacidn y el defensor del
recurrente sosteniendo el auto que admitid el recprso.
--Primnero.-Considerando que cuando se invoca un
error de derecho nacido de la apreciacidn 6 estimacidn
de circunstancias ya sean astas eximentes, ya modifi-
cativas de responsabilidad penal ha de expresarse el
hecho probado del cual se origrine la dicha circunstan-
cia, pues tal determinaci6n es indispensable para la
claridad y precisi6n del concept en que la infraccidn
se hubiere cometido, y cuando se establece un recurs
no expresando dicho particular se falta al requisite
cuarto del articulo quinto de la Orden del Gobernador
Military de esta Isla mimero noventid6s de mil ocho-
cientos noventinueve. -Segundo. -Considerando que
tanto en el caso del ntimero primero como en el del
nilmero tercero del articulo ochocientos cuarentinueve
de la Ley de Enjuiciamiento Criminal el recurs de
casaci6n por infracci6n de ley precede cuando 6sta se
quebranta al aplicarla a los hechos que en la sentencia
se declaran probados, siendo de absolute necesidad
que al discurrir acerca de la infracci6n se parta como
de supuesto necesario de los hechos establecidos por la
Sala y no de otros distintos 6 de accidentes supuestos
que los alteren 6 contradigran, y no autorizando dichos
preceptos legales un debate planteado en tales tirmi-
nos el recurrente que en esa forma lo establece al am-
paro de esas disposiciones, cita un precepto que no
autoriza su recurs y por consiguiente no cumple el
requisite erigrido en el ndmero tercero del articulo
quinto de la citada Orden.-Tercer-o.-Considerando
que al no expresar el recurrente en el primer motive
del recurs el hecho 6 hechos probados de donde se







PRIMER APANDICE


origina la circunstancia eximente de legitima defense,
que afirma debid estimar y no estim6 la Sala y at con-
signar en el segrundo que esta omitid declarar probado
que se sigauieron los dictados de la clencia en la cura-
cidn del herido, siendo asi que en la sentencia se ex-
presa claramente, como probado, que aqu61 falleci6
de septicemia consecutive A la gangrena que le oca-
sion6 la herida, la cual hizo necesaria la amputaci6n
de la pierna; sin que 1as dichas gangrena y septisemia
se produjeran por descuido de los facultativos, afir-
macida categ6rica que como recaida en material de
hechos no puede ser contradicha en casaci6n, como
pretend el recurrente, el cual por estas razones ha in-
currido en las faltas expuestas en los dos p~rrafos an-
teriores.-Cuarto.-Considerando que en los dos motives
examinados el recurrente omite citar la ley infringida
requisite exigido como esencial para la admisi6n del
recurs por el dicho naimero cuarto del repetido ar-
ticulo quinto en relaci6n con el cuarto del s~ptimo de
la? dicha Orden.-Quinto.-Considerando que el re-
curso de casacibn por infracci6n de ley tiene por ob-
jeto mantener la recta inteligencia y aplicacidn de
esta, subsanando los errors en que hayan podido in-
currir los Tribunales en sus fallos y evitando el dailo
que con dichos errotes pueda ocasionarse a las parties,
deduciendose de 10 expuesto que cuando por modo
evidence aparezca de los propios terminos gramatica-
les del recurs que no se ha cometido en absolute la
infracci6n que se alega, yv que el fin que persigue el
recurrente es obtener un fallo igrual en sus fundamen-
tos y en su decision al que impugna, el recurs es
impertinente per indtil, y siendo esto lo que result
del tercer motive alegado en el present recurs el
cual se fund en infracci6n del nbmero cuarto del ar-
ticulo ochenta por no haber compensado la Sala las
circunstancias modificativas, y tienda a que se impon-
gaa la pena en el grado minimo; y como la Sala ha com-
pensado racionalmente, a su juicio, en la sentencia las
circunstancias que estima, y en virtucd de esa com-
pensacidn ha impuesto el minimum de la pena que la
Ley sefiala, es evidence, sin necesidad de entrar en
apreciaciones juridicas, por la simple lectura del es-
crito y la sentencia, que el recurs parte de un su-
put~sto evidentemente contratio A la realidad.-Sexto.
--Considerando que por los motives expuestos la Sala
sentenciadora cumpliendo con el articulo once en re-







COLECClIN LEGISLATIVA


laci6n con el sdptimo, ntimeros tercero y cuarto, de la.
citada Orden ndmero noventidos, debi6 no admitir el
recurso.--Se declara mal admitido por la Audiencia
de Santa Clara el recurs de casaci6n por infracci(5n
de ley interpaesto por Ramdn Alfonso Moreno contra
la sentencia dictada por la misma en trece de Marzo
pr6ximo pasado, en causa por homicidio.--Comuni
quese A la referida Audiencia de Santa Clara la pre-
sente resolucibn por medio de certificaci6n de la mis
ma A los electos legales correspondientes, libr~indose
adembs las oportunas copias autorizadas para su in-
serci6n en la Colecei6n 3 cargo de la Secretarfa de
Justicia y su publicacicjn en la GACETA DE LA HABANA.
---Lo proveyeron y firman los M~agistrados del margren
de que certifico como Secretario por delegacidn.--
Antonio Gonz~lez de Mlendoza. -Pedro Gonz~lez Llo-
rente.--Rafael Cruz P~rez.--Jos6 M4. Garcia Mlontes.
-Eudaldo Tamayo.--Angel C. Betancourt. -Octavio
Giberga.--Ante mi.--Silverio Castro.
Y para remitir ri la GAcETA DE LA HABANA CH
cumplimiento de lo dispuesto, expido la present.
Habana, Junio 22 de 1900.--Silverio Castro.
(Gaceta 28 juliio.)

Licenciado Silverio Castro ca Infante, Secretatio pot
delegaaci6n del Tribunal Supremo de la isla de
Cuba.
Ceriifico que ri fojas trescientos trece del Libro de
sentencias dictadas por la Sala de Justicia del Tribu-
nal Supremo de la isla de Cuba en recursos de casa-
ci6n por infracci6n de Ley en material criminal, se
encuentra la sigruiente:-Sientencia niimero treinti-
nueve.-En la ciudad de la Habana A cinco de Junio
de mil novecientos, en el recurs de casaci6n por in-
fracci6n de ley, que pende ante este Tribunal Supre-
ino, recurso interpuesto por el procurador Pino, 4
nombre de Consuelo Mlartinez y Mlartinez, blanca, ve;
cina de Puerto Principe, y ocupada en los quehaceres
domdesticos, contra la sentencia pronunciada por la
Audiencia de esta tiltima ciudad, en la causa qlue pro-
cedente del Juzgado de Instrucci6n de asta se siguid
de una parte el procurador Aristides Don, en repre-
sentaci6n del marido querellante Mlanuel Lisa y Sifon-
tes, y de la otra dicho procurador Pino en nombre de
la referida Mlartinez y Mlartinez por adulterio:--Pri;
mero.--Resultando: que vista en juicio oral y ptablico







PRIMER APENDICE 59

la expresada causa, dicha Audiencia dict6 la mencio-
nada sentencia en veintiseis de. Febrero Ailtimo, con
signando los hechos en los siguientes Resultandos:--
Primero: qlue hallandose legitimamente casados MCa-
nuel Lisa yv Consuelo Martinez, disfrutaban de la mgs
complete armonia, proporciongndole aque1 mayors
comodidades de las compatibles con su posicibn hasta
qlue A mediados del aao de mil ochocientos noventiseis
emprendid la M~artinez relaciones ilicitas, consumando
actos carnales con Miguel Rodriguez, joyen de dieci-
ocho a veinte aflos, it consecuencia de lo qlue sobre-
vinieron grandes: y continues disgustos entire Lisa y
la Martinez, habiendo dado aquC1 parrte A la autoridad
correspondiente del Gobierno de la Revoluci6n, dispo-
ni~ndose qlue fuese trasladlada la, Martinez de la finca
en qlue residia con su marido n la qune ocupaba su pa-
dre; la cual abandond, poco despues, marchaindose con
so amante Rodriguez y permaneciendo con 6ste en los
montes, sin domicilio, por espacio de dos meses pr6-
ximamente, transcurrido los cuales sorprendi6 Rodri-
guez en descampado CI Alonso Basulto y le exigrid con
amenazas de muerte qlue 11evase n la MYartinez g la
casa de su padre, come lo verific6, dando parte ense-
guida i la autoridad de lo ocurrido.--Hechos qlue se
declaran probados.-- Segundo: qlue durante el tiemdo
que~ permaneci6 Rodlriguez en los campos conIn la Mr-
tinez, se entreg6 d act'os de bandolerismo, asaltando
casas con exigencias de dinero, agredid AI Lisa dispa-
rdindole un tiro a tres va~ras de distancia 6 incendli6
Jas fincas de Este; por todo lo qlue el Gobierno de la
Revoluci6n orgraniz6 varias partidas en persecuci6n
de aque1 con instrucciones de qune le aprehendieran y
hasta le dieran muerte en caso necesario, disponien-
dose poco despuds qlue cesara la persecuci6n y se re
tirasen las partidas; no habi~ndose vuelto A ver desde
entonces C1 Rodriguez ni 8 tenerse noticias de su para-
dero, siendo de piiblica voz y fama qlue habia muerto.
-Hechos qlue asimismo se declaran probados.--Quin-
to: qlue la representaci6n del querellante, estableci6,
como uno de los hechos, qlue Rodriguez habia muerto
alegando qlue por esa raz6n segrula la querella el ma-
rido solo contra su consorted; sin qlue la de data se
hubiera opuesto g qlue se le admitiese al personarse
en el sumatio despues del auto de procesamiento; ni
mis adelante abierto el juicio oral, hubiera hecho in-
dicaci6n alguna en ese sentido, al evacuar el tramite







COLECC16N LEGISLATIVE


de calificacidn.-Segaundo.-Resultando: que la Sala
sentenciadora estim6 qlue los hechos declarados pro-
bados constitute un delito de adulterio, previsto y
castigaado por el articulo cuatrocientos cuarentisiete
del C6digo Penal, del cual es autora por participaci6n1
directa la procesada Consuelo Martinez Malrtinez, sin
circunstancias modificativas de responsabilidad cri-
minal, A la cual condend, en concept de autora de un
debito de adulterio a la pena de tres a~ios, seis meses
y veintiiin dias de pr-isi6n corre'ccional, accesorias y
pago de costas.-Tercero.-Resultando: qlue contra
esta stentencia se interpuso por la representacidn de la
esposa acusada recurs de casaci6n por infraccibn de
ley, autorizado por el caso primero del articulo ocho-
cientos cuarentinueve de la Ley de Enjuiciamiento
Criminal, en relaci6n con los articulos ochocientos
cuarentisiete y caso primero del ochocientos cuarenti-
Ocho, ambos de la misma ley, y la Orden noventid6s
de veintiseis de Junio filtimo; y considerando infrin-
grido el caso segrundo del articulo cuatrocientos cua-
renitinueve del C6digo Penal, por cuanto habidndose
prescindido por complete de la prescripdi6n del ar
ticulo citado y sin justificarse la muerte del supuesto
c6mplice de la Mlartinez se ha fallado la causa, con-
denandola d ella sola contra lo dispuesto en la ley qlue
se ha quebrantado; recurs qlue fu6 admitido.-Cuarto.
--Resultando: qlue desig~nado abogado para la repre-
sentacidn de la procesada ante este Tribunal Supremo
y aceptada dicha designacibn, se person en tiempo y
forma la recurrente; y corriendo el period de instruc-
cidn, present escrito el Fiscal, adhiri~ndose el aludi-
dido recurs en virtud del mismo motive sefialado
por el recurrente 6 sea por haber el Tribunal senten-
ciador incurrido en el error de derecho del niimero
primero del articulo ochocientos cuarentinueve del
Enjuiciamiento Criminal 6 infringido el p,?rrafo se-
gundo del articulo- cuatrocientos cua7rentinueve del
C6digo Penal, al penar los hechos declarados proba-
dos en la sentendia, g pesar de qlue 10 impedia en ab-
soluto la circunstancia posterior i la comisibn del delito
de haber el ofendido deducido tan solo la querella
cbuntra su esposa, sin qlue constase justificado el fallen
c'lmiento del otro culpable Miigruel Rodriguez; y pedia
al Tribunal declarase en su oportunidad con lugar el
repetido recurso.-Quinto.-Resultando: pue la vista
pdiblica tuvo efecto el dia veinticuatro del corriente,







RI.MER APBNDICE 81

informando respectivamnente el Fiscal yel defensor
de la recurrente.--Visto, siendo Ponente el Mlagistra-
do Rafael Craz Perez.--Primero.-Considerando: que
segan el parrafo segundor del articulo cuatrocientos
cuarentinueve del Cbdigo Penal, no puede deducirse
querella de adulterio por el marido agraviado sino
contra ambos culpables, st uno y otro vivieren; pero
habiendose dicho al interponerse la querella que uno
de los dos no vivia, y habiendo la Sala sentenciadora
de la Audiencia de Puierto Principe, en uso de sus fa-.
cultades privativas y apreciando la totalidad de la
prueba, declarado probado por fama pdiblica que Mi-
guel Rodriguez, c6mplice de la procesada Consuelo
Mlartinez habia fallecido en el campo insurrecto, du-
rante la guerra de independencia, no ha incurrido, at
sustanciarse dicha querella contra uno solo de los cul-
pables, en el error de derecho que se le atribuye ni
infringido ei articulo del Cddigo Penal A que el pre-
sente recurs se refiere.--Segundo. Considerado:
que A tenor del articulo cuarenta de la Ordrn nhmero
noventid6s del Gobierno Militar sobre casaci6n, cuan-
do se declare sin Jugar un recurs, se imnpondrgn siem-
pre las costas A la parte 6 parties recurrentes, salvo
cuando esta fuere el Mlinisterio Fiscal 6 se estuviera
en el caso del articulo cuarentisiete.-Fallamos que
debemos declarar y declaramosno haber lugar al re
cursor de casacidn que por infmracidn de ley interpuso
contra la sentencia de veintiseis de Febrero la repre
sentaci6n de la procesada Consuelo Manrtinez, A la
cual condenamos en las costas --Asi por esta senten-
cia que se comunicar d la Audiencia de Puerto Prio-
cipe y se publicarn en la Coleceidn i4 cargo de la Se-
cretaria de Justicia y en la GACETA DE LA HABANA,
libr,?ndose al electo las oportunas certificaciones, lo
pronunciamos, mandamos y firmamos:--Antonio Gon-
ziilez de M~endoza -Pedro Gonzjlez Llorente. --Ra-
fael Cruz Perez.--Josd Ml. Garcia Miontes.-Eudaldo
Tamayo.--Angel C. Betancaurt.--Octavio Giberga.--
Leida y publicada fu6 la anterior sentencia por el Ma-
gristrado Ponente Rafael Cruz Pdrez cek brando au-
diencia pdblica egte dia el Tribunal Supremo cons-
tituido en Sala de Justicia de que certifico como
Secretario por deleg~acidn.-Habana, Junio cinco de
mil novecientos. -Silvertvo Castro.
Y para remitir d la GACETA DE LA HABASNA en
cumplimiento de 10 dispuesto, expido in1 present.
H~abana, Junio 25 de 1900.--Silverio Castro.
[Gace~ta. 28 julio.] Toaxo mI.--ler. APE~vDICE.--11







COLECCI6N LEGISLATIVA


Ldo. Armando Riva y Hernandez, Secretario por delega
ci6n del Tribunal Supremo de ladsla de Cuba.
Certifico: que en el recurs de casacibn que luego se
dira, la Sala de Justicia de este Tribunal ha dictado la
sentencia que B la letra dice:--Sentencia nbmero catorce.
En la ciudad de la Habana, B treinta de Mayo de mil no-
vecienios, visto el recurs de casaci6n por infracci6n de
ley procedente de la Audiencia de la Habana, en el juicio
declarative de mayor cuantia seguido en cobro de parte de
un cr~dito hipotecario por Juan Francisco Rodriguez y
Alvarez, cuyo domicilio y profesi6n no constan, contra
Santiago Garcia y Garcia, comerciante, resident en San-
tander, Espatia, 6 interpuesto por Cste contra el auto dic-
tado por la Sala de 10 Civil de dicha Audiencia, en quince
de Febrero 61timo, en el cual se contienen los cuatro si-
guientes inmediatos resultan~dos:-Primer Resultando: que
el Procurador Ambrosio L. Pereira al personarse en esta
superioridad a nombre de don Juan Francisco Rodriguez,
parte apelada, solicit6 cn el primer otrost de su escrito de
veinte de Diciembre 61timo, que en cumplimiento de lo
dispuesto en el articulo cuatrocientos catorce de la Ley de
Enjuiciamiento Civil y por haber transcurrido los dos alios
A que se refiere el articulo cuatrocientos diez de la misma,
sin que el apelante don Santiago Garcia y Garcia haya ins-
tado el cursor del juicio, se declara caducada B su perjuicio
la instancia, teni~ndose. en consecuencia por abandonado
el recurs de alzada pendiente de sustanciar y por firme la
sentencia del Juez del inferior, tasbndose las costas y de-
volvi~ndose las autos, los: cuales se b~allan en poder de di-
cha parte apelante desde hace dos afios.--Segundo Resul-
tando: que en efecto aparece ser cierto este particular por-
que en la diligencia de fojas cinco vuelta, consta que el
Procurador Antonio Diaz del Villar se habia personado Q
nombre del mencionado Garcia, en veintitres de Mayo de
mil ochocientos noveintisdis, se liev6 dichos autos para
instrucci6n en trece de Diciembre de mil ochocientos nio
ventisiete, reteni~ndolos en su poder el letrado director de
Garcia hasta el quince de Enero hltimo, en que los devol-
vi6 el Procurador Juan Mayorga, con escrito de catorce
de Septiembre del aio prdximo pasado.-Tercer Resultan-
do: qlue en auto de diecisiete del misnro Enero declar6 es-
ta Sala, con vista de lo informado por el Secretario respec-
to g haber transcurrido desde la iGltima notificaci6n h'asta
esa fecha dos afios, sin que las parties instaran el curso del
juicio, que se tenia por abandonado B perjuicio de don
D~omingo Garcla, la alzada que se estableci6 con las costas







PRIMIER APENDICE


A su cago, mandando que se tasaran 6stas y se devolvieran
los autos al inferior, cuyo auto suplic6 Mayorga peOr las
razones consignadas en el otrosi de su escrito de veintitr~s
del propio Enero, en el que se reprodujo el de fojas dies
solicitando se le taviera por parte A nombre de Garcia, por
haber fallecido el Procurador Villar.- Cuarto Resultando:
que sustanciado el recurs 10 impagn6 el Procurador Pe-
reira, sosteniendo el auto de caducidad que dict6 esta Sala
en la repetida fecha de diecisi~te de Enero.--Quinto Re-
sultando:; que la Sala declare sin lugar la s~plica estableci-
da contra el auto de diecisiete de Enero, la cual se funda-
ba en que so~n trat~ndose de un juicio declarativo, se persi-
gue en 61 la finca gravada y se pretend cobrar part: del
cr~dito en ella asegurado, y por tanto le comprenden los
decretos de suspensi6n de estos juicios dictados por el Go-
bernador General, sin que habiera sido possible, por tanto,
A las parties instar su curso.--Sexto Resultando: que contra
este auto denegatorio establecib Garcia recurs de casacibn
por infraccibn de ley autorizado por el ni~mero primero
del articulo mil seiscientos ochentisiete; primero del mil
seiscientos ochentiocho; causa primera del mil seiscientos
ochentinueve y n~lmero primero y s~ptimo del mil seis-
cientos noventa, todos de la Ley de Enjuiciamiento Civil;
citando como disposiciones infringidas, la clsusula segun-
da de) decreto de quince de Mayo de mil ochocientos no-
ventis~is del Gobernador General de esta Isla; el articulo
segundo del de veintid6s de Abril de mil ochocientos no-
ventisiete, cinco de Marzo de mil ochocientos noventio
cho, veintinueve de Marzo y veintiocho de Abril y cinco
de Junio de mil ochocientos noventinueve del propio Go-
bernador General y Ordenes del Cuartel General de la Di-
visi6n de Cuba, en cuanto disponen esos preceptos que se
suspendan los cobros de los creditos hipotecanios y proce-
dimientos judiciales para dichos cobros, pues aunque el
juicio de que se trata es declarative, le comprenden esos
preceptos, porque se persigulen bienes hipotecados y no ha
podido la Sala aplicarle el articulo cuatrocientos once de
la Ley de Enjuiciamiento Civil. --S~ptimo Resultando:
que admitido el recurse se abri6 sustanciaci6n en este Tri-
bunal Supremo y en el tr~mite oportuno el recurrente to am
ph16 con los motives siguientes;-Primero: infraccibn del
articulo cuatrocientos once de la Ley de Enjuiciamiento
Civil, por haber declarado la caducidad sin tener en cuen-
ta que el pleito qued6 interrumpido antes de vencerse los
dos allos, por fuierza mayor 6 independiente de la voluntad
del recurrente, 6 sea por la muerte del Procurador Villar,







COLECCI6N LEGISLATIVA


que 10 representaba, cuyo hecho del fallecimliento, dice,
consta de los Resultandos de auto recurrido, y ocurri6 el
veintiseis de Mayo de mil ochocientos noveintiocho, 6 sea
cuando s61o hacia cinco meses de haberse entregado los
autos g dicho Procurador,-Segunldo: el articulo noveno
de la Ley de Enjoiciamiento Civil, pues a6n en el suputsto
de qne el pleito no fuera motivado por un credito hipote-
cario y por tanto debie~ra quedar en suspense, no pudo de-
clararse caduca la instancia, porque la Sala no c~umpli6
con este articulo, omitiendo el liainamiento y citacibn de
Gar~cia para constituir nueva representaci6n, por haber
muerto so Procurador.- Tercero: el articulo quinientos
veinte de la cltada Ley procesal, pues la segunda instancia
nlunca estuvo abandonada dos affos, pues los auto; se halla-
ban en curse pendientes de un tramite en poder del Letra-
do que imp~edian ser recogidos ni devueltos sin mandate
de la Sala, por hacer fallecido el Procurador, y at hacerse
la recogida se realiz6 con el escrito del Procurador Ma-
yorga, de catorce de Septiembre de mil ochocientos no-
ventinueve, dentro del termino de dos afies de la supuesta
caducidad.--Octavo Resuitando: que el dia veintid6s del
actual se celebr6 la vista pablica con asistencia s610 del le-
trado de la parte recurrente, quien sostuvo los motives del
recurs y su procedencia; siendo Ponente el Magistrado
Anigel C. Betancouit.--Primer Considerando: que si bien
conlforme al articulo cuatrocientos diez de la Ley de En
jurctamiento Civil, se tendra por abandonada la stgunda
instancia y caducada de derecho en toda clase de juici8,
si no se insta su cursor durante dos aflos, g contar de la Gl-
tima notificacl60, este precepto ha de apl-carse, teniendo
en cuenta el articulo siguiente cuatrocientos once, que dis
pone que no precede la caducidad por el transcurto de los
t~iminos senaladoss en la Ley, cuando el pleito hubiese
quadaoo paralizado por cualquitr causa independiente de
la voluntad de los litigante:s.-Segunldo Considerando:
que el t~rmino para la cajucidad 10 ha empezado g contar
la Andlencia de la Habana en tres de Diciembre de mil
ochocientos noventisiete, en que el Procurador Villar Hle
v6 Icos autos para instrucrci6n, declarando que desde esa
fec ha hasta el quince de Enero 61timo en que los devolvi6
otro Procurador, personsndose en ellos, habian transcurri-
do mss de los dos alios que la Ley exige para la caducidad,
habiendo computado g ese electo el Japso de tieml 0 que
medi6 daede el citado tres de Diciembre de mil ochocien-
tos noventisiere at cinco de Junio de mil ochocientos no-
ventinueve, durante el cual estuvo en vigor el decreto del








PIZIMER APENDICE


Gobernador General de diecinueve de Abril de mil ocho.
clentos noventlsiete, en cuyo articulo segundo se manda
suspender sin distinci6n de classes, los juicios seguidoss co-
mo el que es objeto de: este recurs, para el cobro de cr6-
ditos hipotecarios; precepto que impidiendo la gesti6n de
parties, determine la paralizaci6n de la instancia por cau-
sas no imputables A aquellas, y al no estimarlo ast la Au-
diencia, a pesar de haberse alegado en el recurs de: s~pli-
ca interpuesto contra su decision, ha infringldo el citado
articulo enatrocientos once de la Ley de Enjuieiamiento
Civil, en relaci6n con los decretos del G~obernador Gene-
ral de esta Isla, de diez de Abril de mil ochocientos no.
ventisiete, articulo segundo, y cinco de Marzo de mil ocho-
cientos noventiocho, y Ordenes del Gobernador Miltar de
la misma, de veintinueve de Marzo y veinticuatro de Abril
de mil ochocientos noventinueve, que mantuvieron la sus
pensibn de dichos juicios, salvo el convenio entire parties,
que n,6 result 10 haya habido en el present caso.--Ter-
cer Considerando: que por el motive antes dicho precede
la casaci6n del auto recurrido, siendo por tanto inutil en
trar en el examen de los demis alegados.--Fallamost que
debemos declarar yr declaramos con lugar el recurs de ca-
sacida por infrac6i6n de ley interpuesto por Sanitiago Gar-
cla, contra el auto de quince de Fe~brero pr6ximo pasado,
dictado por la Sala de to Civil de la Audiencia de la Ha-
bana, en el juicio ft que el present se re~fiere, y en con~se-
cuencia casamos y anulamos el referido auto, sin especial
condenaci6n de costas.--Y con el quie a continuacibn se
dictar8 y devoluci6n del apuntamiento, comuniquese B la
referida Audiencia, por medio de certificaci6n, esta sen-
tencia, la cual se publicarir en la GACETA DE LA FIABANA
y en la Colecci6n i cargo de la Secretaria de Justicia, li-
brAndose al efe~cro las oportunas copias.--Abi por esta sen
tencia, 10 pronunciamos, mandamos y firmamos.--Antonio
GanzAlez de Mendoza.--Pedro Gonz~lez Llotente.--Ra.
fael Cruz P~rez.--Jos6 M. Garcia Montes.--Eudaldo Ta-
malyo.-Alngel C. Betancourt.--Octav.0 Glberga. Publi
cacibn.--Leida y publicada fu6 ia anterior sentencia por
el Magistrado Ponente Angel C. Betancourt, celebrandn
audiencia pi~blica este dia el Tribunal Supremo, constitut-
do en Sala de Justicia, de qlue certifico como Secretario
por delegaci6n.--Habana, treinta de Mayo de: mil nove
clentos.-Arumandlo Riva. -Igualmente certifico: que I fo.
jas clento noventrocho y ciento neventinueve del libro pri
mero de autos en asuntos civiles de este Tribunal, se en
cuentra el a que se refiere la anterior sentencia, y que dice







S6 cotketidN LEGisLArittA

ast:--Auto cuarenticinco.-Habana, treinta de Mayo de
mil novecientos.-Aceptando los Resultandos del auto de
quince de Febrero 61timodictado por la Satla de 10 Civil de
la Audiencia dela Habanaeneljuicio seguido porJuan Fran-
cisco Rodriguez contra Santiago Garcia, en cobro de pate
de un credito hipotecario cuyo auto ha sido casado y anu-
lado por sentencia de esta fe~cha.-Considerando: que des-
de el tres de D~iciembre de mil ochocientos noventisiete,
hasta el cinco de Junio O1timo en que fueron modificadas
sus disposiciones, estuvo en vigor el decreto del Goberna-
dor General de esta Isla de diecinueve de Abril de mil
ochocientos noventisiete, cuyo articulo segnndo dispuso,
sin distinci6n de classes, que quedarfan en suspense los jui
dios seguidos, como el present, para el cobro de credits
hipotecarios.-Considerando: que el articulo cuatrocien
tos once de la Ley de Enjuiciamiento Civil dispone que
no se cuente para los efectos de la eaducidad de la instan-
cia el tiempo durante el cual los pleitos hubieren quedado
sin culrso por causes indepenldientes de la voluntad de los
litigantes, entire los cuales ha de comprenderse necesaria-
mente una orden de la autoridad disponiendo la suspen-
sibn de determinados procedimientos, entire los que se en-
cuentra aquCl cuya caducidad se pretende.-Conslderando:
que habiendose limitado la representaci6n de Garcia A no
hacer gesti6n alguna en los autos desde que le fueron en-
tregados hasta el quince de Enero b1timo, sin que conste
haber celebrado convenio alguno con su acreedor para el
pago de su credito, no es de aplicaci6n el caso del articulo
octave del citado decreto de diecinueve de Abril de mil
ochotcientos noventisiete, no debe computarse para la cadu-
cidad el tiempo en que tuvo vigente pororden gubernativa la
suspension de estos juicios y deducido ese tiempo la para-
lizaci6n del pleito no llega g los dos arios exigidos por la
Ley para la caducidad de la segunda instancia.--Se declara
con lugar la soplica establecida por la representaci6o de
Santiago Garcia contra el auto de la Sala de 10 Civil de la
Audiencia de la Habana, de feeha de diecisiete de Enero
pr6xtimo pasado, el cual se deja sin efecto en cuanto decla-
r6 caduca con los pronunciamientos consiguientes la se-
gunda instancia del juicio A que el present se refiere, sin
especial condenaci~n de costas.--Se ha por presentado el
escrito del Procurador Juan Mayorga, de fecha catorce de
Septiembre del ano pr6ximo pasado, y dese nuevamnente
cuenta con 61 y con los autos Q la Sala de 10 Civil de la
Audiencia para que en su vista provea lo que en su dere-
cho corresponda seg6n el estado del procedimiento.--Lo







PREMER APENDICE


acordaron y firman los sefiores Magistrados del mirgen
ante mi de que certifico como Secretario por delegaci6n.
--Antonio Gonz~lez de Mendoza.--Pedro Gonzjles Llo-
rente.-Rafael Cruz P~rez.--Joje M. Garcia M~ontes.--Eu-
daldo Tamayo.-Augel C. Betancourt.--Octavio Giberga.
--Ante mli, Armando Riva.
Y para remitir i. la GACETA DE LA HABANA para su
publicaci6n, expido la presente.--Habana veintiseis de Ju-
nio de mil novecienlos.-Armlando Riva.
[Gaceta 2 agosto.]

Ldo. Armando Rivas y Hernaindez, Secretario por
delegacidn del Tribunal Supremo de la Isla de
Cuba.
Certifico: que en el recurs de casacidn que lue-
go se dirj, la Sala de Justicia de este Tribunal ha
dictado la sentencia que R la letra dice:--Sentencia
m~imero seis.--En lal ciudad de la Habana n doce de
Junio de mil novecientos en el recurs de casacidn
por quebrantamiento de forma, pendiente ante este
Tribunal Supremo, interpuesto per el Procurador Es-
teban de la Tejera, 3 nombre de Fermin Calbet6n,
abogado y vecino de' Madrid, en c1 juicio ejecutivo se-
guido en el Juzgado de Primera Instaucia de Gitines,
por Pascual Goicoechea y Peiret, propietario y veci
no de esta capital, contra el referido Calbetdn y Eduar-
do Martin Perez, en cobro de pesos, y continuado en
apelacibn ante la Sala de lo Civil de la Audiencia de
esta ciudad.--Resultando: que en la sentencia dictada
el veinticuatro de Enero del corriente affo por la Sala
de 10 Civil de la Audiencia de la Habana, esta acept6
los siguientes resultandos contenidos en la sentencia
del Juez de la Insta ncia del Distrito de Gilines:-RKesul-
tando: que el citado Procuraidor Clausells R nombre de
su comitente, establecid la present demand ejecuti-
va contra don Eduardo Mlartin P~rez, pidiendo se le
requiriera de pago por la cantidad de diecinueve mil
trescientos treinticuatro pesos noventa centavos, inte-
reses legales desde el-requerimiento judicial y costas
del juicio, y caso de no pagrar la cantidad se le embar-
gasen bienes y se requiriese tambidn A don Fermin
Calbet6n y Blanchan como tercer poseedor de la finea
gravada, para que en el tetmino de diez dias satisfa-
ciese la cantidad de ocho mil quinientos pesos de la
hipoteca constituida sobre el potrero .Coca>) (u) cedess, en garantia de la cantidad demandada, 6 de-







88i COLECCI6N LEGISLATIVE

samparase la finca, i reserve de practicer el embargo
del expresado inmueble trascurrido dicho termino sin
verificarse el p~ao; pidiendo que en definitive se dicte
sentencia mandando seguir adelante la ejecuci6n has-
ta el remate de los bienes embargados, limitando la
responsabilidad de Calbet6n caso de abandonar la fin-
ca y no oponerse B la ejecucibn, A los ocho mil qui-
nientos pesos imported de la hipoteca del potrero ca> (a) trescientos treinticuatro pesos ndventa centavos con-
fes6 deber dicho don Eduardo Mlartin Pdrez por escri-
tura de ve~inticinco de Noviembre de mil ochocientos
noventinueve, otorgada d favor de don Jos4 11defonso
y dofia Maria Ana Sugrez y A~rtigas, esta por si y co-
mo cesionaria de dofia Lutgarda Suarez y Romero,
don Alonso y don Mvanuel Su~rez del Pino, cuyos de-
re< hos adquirid por cesi6n de las mismas don Pascual
Goicoechea Peiret, segain consta de la escritura de
dos de Enero de mil ochocientos noventa otorgada an-
te el referido don Carlos Amores:-Resultanudo: que
despachada la ejecuci6n por auto de diecinueve de
Diciembre de mil ochocientos noventiuno en la forma
pedida en la demand, se libr6 el correspondiente man-
damiento, y requerido el deudor don Eduardo Mlartin
Perez no efe~ctu6 el pago, por lo que en dicho acto se
embargr6 la finca gravada con la reserve de que sur-
tiese sus efectos tan luegoo fuese r-equerido de pago el
tercer poseedor y trascurriese sin electuarlo los diez
dias, citandosele de remote. Resultando: que no ha-
biendo pagado el decider do~n Eduardo Mlartin Perez la
cantidad rec lamada de diec inueve mil trescientos trein-
ti cuatro pesos noventa centavos, se hizo en veintiano
de Eniero de mil ochocientos noventid6s el requiri-
miento si don Fermin Calbet6n por medio del arren-
datario de la finea gravada, don Andres Barruetabe-
fla para el pago del imported de la hipoteca, 6 sea la
suma de ocho mil quinientos pesos en oro, en el tdr-
mino de diez dias, 6 abandonase la finea hipotecada:--
Resultando: que opuesto d la ejecuci6n don Fermin
Calbet6n, por medio de su representante, Procurador
don Roque M~anuel G6mez, formaliz6 su oposici6n ale-
gando las excepciones de nulidad del juicio, por ado-
lecer el titulo que sirvid de base para despachar la
ejecuci6n, 6 sea por haberse otorgado por don hduar-
do Martin Pdrez, no siendo ya duefio del pottero Co-
ca, ballarse concursado, por no haber intervenido el







PRIMlER APENDICE


tercer poseedor en la liquidaci6n del cradito que se
reconocid por consecuencia del arrendamiento del in-
genio Surinan, y per filtimo, porque no aparece que
se pagraran i la Hacienda Piiblica los derechos que
caus6 la sucesi6n legitima de doita Lutgarda Sujrez
Artigas; la de pago por virtud de la consignacion ya
referida y que se declar6 sin lugar, y la de preset ipp
ci6n de la acci6n ejecutiva por el trascurso de diez
afios sin rcclamdrsele el credito, pidiendo se reciba el
juicio d prueba y alegando el merito favorable de au
tos:--Resultando: que conferido traslado de la oposi
ci6n al actor, 10 evacu6 negando las excepciones in-
terpuestas pidiendo se declared sin lugar y solicitan~-
do se reciba el juicio Aprueba, proponiendo la que esti-
mdb procedente:-Resultando: qne el ejecutante dura-n
te el period de prueba utilize, la de documents pri
blicos, sin que el deudor Calbet6n propusiere prueba
alguna, y se trajeren a los autos con citaci6n contra
ria copia de la escritura de compra venta del potreto
<.Coca>, otorgada en favor del demnandado Calbet6n,
en dieciseis de Mlavo de mil ochocientos ochentid6s
ante el Notario don Pedro Riodriguez PCdrez; y otr~a de
liquidaci6n y reconocimiento de deuda otorgada en
veinte de Mlayo de mii ochocientos ochentid6s, ante
el Notario don Carlos Amores:--Resultando: que sus-
tanciado el juicio en primer inqtanciaf el Juez fallO
por sentencia de nueve de Noviembre de mil ochocien-
tos noventicinco, que debia declarer y declaraba no
haber lugar II la nulidad del juicio ni R admitir las ex-
cepciones de prescripei6n y de pago alegradas por el
tercer poseedor Fermin Calbet~n, y en su virtud que
debia mandar y mandaba seguir adelante la ejecuci6n
contra 6ste hasta el remate de la finca hipotecadai y
que con su product se patgase al ejecutante Pascual
Goicoechea el imported de la hipoteca, ascendente A
ocho mil pesos, imponiendo al repetido Calbetdn el
pago de todas las costas.--Resultanido: que por ha-
ber apelado de esa resolucida el Procurador Pruden-
cio A. del Riey A nombre de Fermin Calbet6n para
ante la Sala de 10 Civil de la Audiencia de la Habana,
dicho Tribunal, previa la sustanciacion necesaria dic-
t6 sentencia en veinticuatro de Enero del corriente
ailo, confirmando las del inferior con las costas A car-
go del apelante.-Resultando: que habiendo el Procu-
rador Esteban de la Tejera, A nombre de Fermin Cal-
betcin, interpuesto contra el fallo referido recurs de
TOMOI-III ler. APII;NDICEI-10







COLECCI6N LEGISLATIVE


casaci~n por quebrantamiento de forma 6 infracci6n
de L~ey, la Sala de lo Civil de la Audiencia de la H-a-
bana declared no haber lugar A la adm~isibn de este til-
timio y si st la de aque1 por el primero y segrundo de
los motives que aleg6 el recurrente, denegi~ndolo por
el tercero; y elevados los autos a este Tribunal, el r-e-
presentante del Mlinisterio ptiblico, dentro del trjmite
correspondiente, impugn6 dicha admisi6n en cuanto
al segundo motive, declarindolo este Tribunal mal
admitido por ese segundo fundamento; por lo que que-
da reducido el primero de 6stos qlue autoriza, a juicio
del recurrente, el caso sexto del articulo mil seiscien-
tos noventiano de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por
haber-se fallado el pleito antes del primero de Mlayo
de mil novecientos ano, resultando el Tribunal incom-
petente para hacerlo, por existir una disposici6n legal
que es la orden de cinco de Junto de mil ochocientos
noveintinueve que se 10 impedia. pues seglinn ella nin-
glin Tribunal podr:1 considerarse competent para co-
nocer y fallar pleitos de esta naturaleza.-Resultando:
que la vista de este recurs se celebr6 el dia primero
de Junio corriente, informando el Letrado Doctor Ri-
cardo Dolz pur la pate recurrente. Siendo Ponente
el Magistrado Eudaldo Tamay~o.-Considerandlo: qlue
la Orden del Gobernador Mlilitar de esta Isla de cinco
de Junio de mil ochocientos noventinueve al conceder
prdrrogas para el cobro de obligaeiones anteriores at
treintiuno de Diciembre de mil ochocientos noventio-
cho, qlue debian ha~cerse electivas sobre bienes inmue-
bles, no priv6 it los Jueces y Tribunales de la compe-
tencia que por razbn de la materia y del lugar les
concede las leyes vigentes.- Considerando: qlue la Au-
diencia de la Habana, cuya incompetencia se alega en
el recurs, es el superior geritrquico del Juzgado de
Primera Instancia de Gilines, de donde precede el
pleito, y por consiguiente es el Tribunal competent
para conocer en segunda instancia de los juicios sus-
tanciados en primera eu los Juzgados de su territorio,
conforme itlos articulos sesenta y sesentiuno de la
Lcy de Eniuiciamlento Civil, ciento ochentiseis de la
Compilaci6n de cineo de Enei o de mil ochocientos no-
ventiuno v diecislete de la Orden ntimero ochenta de
mil ochocientos noventinueve; y por tanto no existe el
quebrantamiento de forma a egada en el motive pri-
mero del recurso.--Fallamos que debemos declarar y
declaramos sin luga~r el recurs de casrci6n por que.







PRIMER APiNDICB 91

brantamiento de formal interpuesto por el Procurador
Esteban de la Tejera a nombre de Fermin Calbetdn,
contra la sentencia dictada por la Sala de lo- Civil de la
Audiencia de la Habana en veinticuatro de Enero filti-
mocon las costas i cargo del recurrente; y devue1vanse
iA la mencionada Audiencia losautos referidos acompa-
fitndolos de la oportuna certificacidn, B cuyo efecto y
para la publicaci~n que habr8 de hacerse en la GTACETA
IE LA HABANA y en la Colecei6n~icargo dela Secretaria
de Justicia, expidlanse las copias necesarias.--Asi por
esta nuestra sentencia lo pronunciamos, mandamos y
firmamos.--Pedro Gonzttlez Llorente.--Rafael Cruz
Perez.--Jos6 M. Garcia Molntes.-Eudaldo Tamayo.--
Angrel C. Betancourt.-Publicacion.-Leida y publi-
cada fu6 la anterior sentencia por el M~agistrado Po-
nente Eudaldo Tamayo, celebrando audiencia pilblica
este dia el Tribunal Supremo constituido en Sala de
Justicia, de que certifico como Secretario por delega-
ci6n.-Habana, doce de Junio de mil novecientos.--
Armando Riva.
Y para remitir A la GACETA DE LA HABANA para
su publicaci6n libro la presente.--Habana, veintisiete
de Junio de mil novecientos.--Armazndo Riva.
(G~aceta 2 naosto.)

Ldo. Armando Riva y H-ermindez, Secretar~io por de-
legaLcion del Tribunal Supromo de la slaL de Cuba.
Cer~tifico: que enl el libr~o do aultos en as~untos cri-
mina~les, qune so 11eva en este Tribunal, :1 fojas doscien-
tos ochentiocho del mismo se encuentra el quec copiado
dice: Auto nfamero setentinlueve. H~ah~ana veintiseis
do Junio de mil novecientos. -RTesultaLndo: que on can~-
saL contra Sa~mel T\'ymmany Smith, por estafa, la Sala
de 10 Criminal de la Audiencia de lat Habazna por auto
do nu~eve de MayIo fatimo, que fu6 nlotificacdo :i las par-
tes el siguniente diab, declar6 decaido el der~echo del
qulerellanlte Johln Jamles y Coonner, y comlprendcido el
pr'ocesadlo Wygman Smith en los benclicios ie 1la Orden
sob~re indulto die dieciseis de Ener~o del corriente al~o.
--Resultando: qu~e laz represen~tacien del unerlellanto
estabbleci6 contra dlicho abuto rcurllso de silplicab, que fu6:
nlegativamlente resuelto por auto de veintiuno del recfe-
rido Mayn~o; y qlue en escrito del mismno dia, malnifest6
qu~e,: 5reser~va de 10 qlue so pr~oveyera1 sobro dlich, stii-
plicar, forma2lizaba~ recurso die ea;sa~ici ln por" infracci~t n







COLECCIAN LEGISLATIVE


de ley contra c1 auto do nueve de May13o.-Resultanto :
qlue la Sala por consideraLr que, segiln el articulo terce-
ro de lI Orden de veintiseis de Junio de mil ochocien-
tos noventinueve, el tnrmnino paraL interponer el recur-
so do casanci6n1 es de cinco dias hibiles improrrogablles,
y, por0 consiguiente, el recurs de catsaci~n interpuesto
por el qunerellanto no se estab~lecia dentro dlel t6rmino
legal; dleclar6, en auto de veintidosi del referido Mayo,
no haber lugar AL la admisibn del recurso de casacii~n
qlue so interponia. -Resultando: que Nicol~is Sterling
y Varona en nomb~re del querellante, estableei6 recur-
so de quoja contra el auto docneg~atorio de recurso de
casacibn; alogrando qlue los recursos interpuestos en
tiemnpo y formal y admitidos y sustaLnciadlos como lega-
les, interrumpian los te~rminos sieilaados por la loy.--
ReFsultando: qlue el recurs de qlueja so sustazncih por
los debidos trimites ce~lebr~indose el veintid~s del co-
rriente lat vista en qlue inform6 el defensor del recu-
rrente.-Consideran~do: qlue el recurs do shplicaz no
procedia contra el auto dre nueve de M~ayo, porqlue so-
g~n 01 a~rticulo doscientos treintisiete, en relaci6n con
el doscientos treintiseis de la Ley de Enjuiciamiento
Criminal, no precede aquel recurs contra los autos
respect B los cuales se otorgue expresamente otro re-
curso en la Ley, y segdun los articulos seiscientos seten-
tiseis y ochocientos cuarentiocho, nirmero tercer~o de la
misma Ley hay' lugar al recurs de ca~saci~n contra los
autos en qrue so aplica un indulto greneral1~.-Conside--
rando: qlue segrin queda expuesto, cl recurs de s~plica
cra improcedente y qlue los rccursosi impr~ocedentes on
ningi~n caso, aunque indebidamente se admitan :i sus-
tanciaci6n, interrumpen losi t~rminos qlue por la Ley
son continues falta~les 6 improrroganbles. -Consideran-
do: queC, secgrln el articulo veinticinco de la citazda Or-
don de veintiiseis de Junio de mil ochocientos noventi-
nueve abl desestima~rse el recurs de quneja, se ha de
condenalr siemnpre en costas al recurrente.--Se declarab
no habler luganr al recurs de qyueja interpuesto on noml-
br1e de John James Cooneer, at cual so condtens on
costasi.-Comuniquese :i la Audtiencia~ parat los efectos
qlue p~rocedan y publiqluese en lab GACETA DE L~A RrABA-
NA y en la Colecei~n ;i cargo de la Secretaria de JTusti-
cia, librhndose para c110 las respectivas copia~s.--Lo
acor~daron y fir~man los selores Mngristradosi del margFen







10MJER APENDICE


de que certifico como Secretario por delega~cien.-A-al
toioV1~ Gonz~ile% det Medoa.PeroGozlezLlbr- U CILII IorenI-
to.-Ra~fael Cruz P~rez.--Jos6 MT. Garcia. M~ontes.--
Eudatldo TaLmayJo.- Anngr l C. Betancourt. -Octa~vio
Giberga.-Ainto mi, Armando R2iva.
Y pasa remitir $ la GACE~TA DE LA HABANA par
su publicaci~n libro la presente.-Hab;~ana, seis de Ju-
lio de mil novecientos. -Armando Rim'C.
[Glaceta 3 agrosto.]

Licenciado Silverio Castro 4 Infante, Secretazrio por
delegaLci6n del Tribunal Supremo do la Isla det
Cuba.
Certifico: qlue A fojas doscientas ochenticuattro del
Libro do autos dictados por la Sala de Justicia dlel Tri-
bunal Supremno de la Isla de Cuba en material criminal,
so encuentra el qlue AI la letra, dice:-Ahuto nlimer~o se-
tentiseis-Habatna,~ Junio veinte de mil novecientos.
--Primnero. -Resultando: qlue la Sieccihn Primera do la
Sa~la de 10 Criminal de la Audiencia do la Habasna dic-
t6 sentencia on dieciochlo de Abril prbximo pasazdo, en
la causa criminal seguida por tentative, de violacibn
contra Mcanuel R~odriguez Allejat, condenandlo :i 6ste on
concept de autor del delito do a~busos deshonestos :i la
pena correspondiente.-Seglundo .-Rnesultatndo:: que
contra esta sentencia, la representacibn del procesado
interpuso recurso de catsacibIn por infracci~n de loy au-
torizabdo por el nfamero tercero del azrticulo ochocientos
cuarentinueve de la Ley de Enjuiciamiento triminasl,
por entendler el recurrente qlue so incurri6i en error al
calificar losi hechos puniblesi que se declaran probazdos,
y cit6 como infring-idos: Primnero: El articulo tercero
del Cbdigo Penal, al calificar los hechlos probados como
un delito consumado cuando solo lo son de una tenta-
tiva 6 de un dielito frustra~do; y segrundo los articulos
sesenticinco 6 sesenticuatro del pr~opio C6digro al no
aLplicar la pena do aLcuerdo con sus preceptos. -Tercero.
--Resultando: qlue admitido el recurs so adbriG su~s-
taznciacibn enl esto Tribunal y on el trdimite opor~tuno
el Mlinisterio F'iscal impugn ia admisi~n por que onr el
escrito do interposicibn no se hlabia cumplido con el
precep~to decl nfamero enazrto del articulo quinto de la
orden nilmero noventidos, cuya2s infra~ccionecs consisten
en cuanto a~l primer1 motive enl que so exp~one comno luno







COLECCldN LEGISL~ATIVA


solo lo quae en realidad conlstituye dos causes de casst-
ci6n1, en no citar e1 phrrafo del articulo tercero del C6-
dligo qlue en cada caso se estime infringido y no expo-
nler las razones demostrativas del error de dlerechlo
atribuido al Tribunal a quto; y en canto al siegundo
motive por las mismas raezonles de falta de separ~aci~n
yt razonamniento on qule so inlcur~re al exponerlo.--
Cuarlto. -Re~sultaLndo: qlue admnitida la cuesti6n previa
se ha cekbhrado la vista p~ilblica el dia quince de los
corrien~tes informandocl el Mlinisterio Fiscal y el Letra-
Sdo defensor del Icrcu~rrntc, qunienes sostuvieron respec-
t~ivamenlte lab impug~nacihn y c1 auto de admisibn.--
Considerantldo qlue el nfamero cuar~to dlel articulo quinto
de la orden Iinlmero nloventidos del pasado al'lo exige
qlue on el escrito de interposicibn de un recurs por
infracci6n de loy' so exprrese canl precision y; claLridadl
adem~is de laI Ley infringidae el c~oncepto onl que lo haya~
sido, y no0 so cumplle esRte p~recep~to limitindose B citar
como inlfrinlg~idos articullos dlel C'Gdigo P'enal, sinl indli-
car, por 10 menos conl relacibln A los hlechos probados,
onl que consiste el er~ror cometido p~or' la Sala senten-
ciadora~ 6 seaL el concep~to de lab infra~cci6n y tenienldo
este, defecto los dos mlotivos del rccur~so interpucsto de-
bi6 no ser admnitido, enl cumplimientolt del art~iculo once
en rel~ci~ln con el nfumro cua~rto del s~ptimo de la
citadan ordonl nfamlero nloventido s sienldo procedente la
impugna'cihln fiscal conlformo a:: l nunlero segundlo del
articulo treinlticua~tro die lab referida ordecn.-S c decla-
ra nulbl admjitido el1 recurso do ea~sacib ln por inlfraccion
die Icy- interp~uesto p~or Mnuell~l Rodr~iguez Allejab con-
trab la sentencia~ dictada~ por' la~ Seceijb n P'rimnera de lae
Sala de 10 CIriminal de 1la AudienciaL doe1 la abanal~ on
dliecioc~ho die Ab~ril p1rsimo pa:saLdo enl caulsa por abu-
sos desh~onestos, sinl esp~eciall condena:~cci an de costas.--
Comu~niqures e esta resoluciG 1n A dichla A~udienlcia, por
medio die certificacibn del present au~to, el cual so pu'-
blicarti en lae GA\CETA~ DE LA; H;ABANA J' CH 18 COletli~n
a cargfo de la~ Scretar~ia de JusRticiar, :i cuSo, efectp li-
b~rense las oportunals copia~s.--Lo plroeyeron y firmlanl
los Magistradlcos del mnArgen de qlue certifico comno Se-
cretario por dlelegacihn.-Anltonio Gonzlilez de Mlen-
doza. Pedlro Gonlzlez Llorenlte.-RIafael Crulz P~rez.--
Jos6 31\. Garcia Monltes.--Eudaldo TamaySo.- Aingel C.
Betln court. --Octarvio Crib~elhrga. -Ante mi, Silverio Castro.







PRIMER APANDICE


Y para remitir :i la GACETA I)E LA HABA8NA en
cumplimiento de 10 dispuesto expidlo la presente.-
HabaLna, Julio dos de mil nlovcientos.-SSil~ reri Castr~o.
(Gaceta. 8 agosto.]

Licenciado Silverio Ca~stro 6 Infiante, Secretario por
lelegracibn del Tribunatl Supremno de la Islaz de
Cuba.
Certifico que 11i fojars trescientas diccinlueve del li-
bro do sentencias: dictadal s por la ,Sala de Justicia dlel
Tribunal Supremno de la Isla de CubaL en r~ecursos de
casacibn por inlfraccibln de ley on mal;teria~ criminal, so
encuentra lae -i-.nil !I~- -Sentencia~ nfulnero cuaren-
tiuno.-E~i n la cindn~d doe laz Habana~ ;1 ochlo de Junio de
mil novecientos, en el reCCuIrs o de esazci~l por infrac-
ci6n1 de ley, p~endienlto autoC eSte Tribunalll,2 Slpr'emlo,
contraz la sentenciaL dictada;~ on veintiseis die M\Iarzo fil-
timo por la Seceibln 'r~imera: do lab Sa~la de 10 Crimninal
de la2 Audiencia dre ]la Habana on cla causa segunida al
r~ecurrente Anrtonio Te'ller~ia y T'elleriab, del comercio y
vecino de Mal~r~ianao, canl in~stru~cci~n y sinl anteceden-
tes penales, por el deflito do hromicidlio por imprudlenciaz
temerazria: -Primero. -ReZCsultandli o: que( on el pr~imero
de los qune contionle ]la SentecIiab r'eurr'lidaL so declaran
probadlos los sigientes hlechos: "Qule el dlia veinte de
"Enero idltimo so dirjigib dron Felipe Hidalg~jo on busca
"'de trabajo h la finlca "M~edranlo"' situa:daL eI n ria-
"nao, propiedard del procetsato Antonio T'eller~ia y To-
"Hleriaz, y despuks do ah~lnor~zar,, hlhnl:lldose 6ste en
"'estado de embriaguez, so puiso r1 jugalr cont un fusil
"~remingrton que tenia para~ su defensaL y suponia dles-
"cargado, escap~indosele uni tiro qune produnjo la mnuerto
"de Felipe Hicdalo, ti consecuenciab de 1: laeridal que
"~recibi6 en l p6mulo izqunier~do y le atr~aves6 laI masa
"ecncef~ilica"'. -Segrundlo.-Resultan do;- que la Sala es-
tim6 perpetrado el dlelito de hlomicidlio por imprudecncia
temeraria comprendlido onl el aIrticu~lo qulinientos no-
ventidos del C6dig-o P'enal y qlue eran1 doe tenlerse on
consideracirn pabra imponer lab pen~ enl el grando mini-
mo las circunstancias decl hlecho y los buenos antece-
dentes del procesado, en cuya vir~tud lo condenb :i cinco
mesesi de arresto mayor, con las accesorias leganles, paz-
go de Inls costas 6 indemnizaci~n de mil pesetas 11 los
herederos del interf ecto.--Tercero.-RXesultando: que







COLECCliN LEGISLATIVE


contra-la expresada sentencia interpuso el procesado re-
curso de casacibn por infrazccibn do ley, qlue fund6 en
et caso tercero del articulo ochocientos cuarentinueve
de la de Enjuicia~miento Criminal, por hazberse A su
juicio ca~lificabdo errbneamento los hechos, y cit6 como
infring~idos el phrrafo primero del articulo qluinientos
novrentidlos del C6digo Penal, por indiebida aplicacihn,
y el incisor qluinto del articulo seiscientos trece del pro-
pio C6digo, por no haber~se aplicado, debiendo serlo,
pues no pudlibudose exigir al procesado toda la diligen-
cia necesaria, enl raz6n :i su estado de embriaguez, no
cabia de ca~lificar do temeraria, y si solo dre simple, la
imprudlencia con qlue habia obradto, de 10 cual y do no
existir infraccibn de reglamento, se sigue qlue cl echo
calificadto y penado en la sentenciat reviste finicamento
los caracteres de 1la falta provistaz en el filtimlo de los
.prc~eptos cuyal infraccihn se alegar.--Cuarto. -Resul-
ta~ndo: qlue admitido el recurs y personado el reccu-
rrente ante este Supremo Tribunal, so ha: sustanciado
aqu61l en debida forma, celebrindose en dos del mes en
cursor la correspondiento vista pfibllica, con ansistencia
dtel Let-rado defensor de dichlo recurrente: -Siendo Po-
nente el Ma~gristrado Octavio Giberg~a. -Primero.--
Considerando: qlue al referirsie el Cbdig~o Penal on el
ar~ticulo noveno, incisor s~ptimo,: 1 a circuus~tancia do
ejecutar el hlecho onl estado de embriabguez, cuandco ibs-
taL no fuere ha3bitual 6 posterior al proyecqo de cometer
el delito,, la compr~ende entire 1as atenuantes se~laclads
on el Capitulo Tercero, Titulo Primnero, Libro Primero
del menciona~do Cbdligro, expresivo de 1as circunsta~ncias
qlue atenitan 1la responsabilidand criminal, cuyo valor,
al finico efecto de disminuir laI pena, seg~im el articulo
sectentiseis, so dleterminaz precisatmente en la2 Secei6n
Segunda, Capitulo Cuarto, Titulo Tercero del propio
L~ibro, donde se fijan regrlas grenerales pa~raz la plica-
cibn de 1as penazs on consideracibn A las circunsta~ncias
abtenuantes y agrravazntes, sin perjuicios do otr~as dispo-
siciones de indole especial qlue regulan en casos con-
cretos la2 aplicacibn de la, pena, como 10 es la del Alpar-
tado Tercero del a~rticulo qluinienltos noventidos e
recordada~ en su fallo por la Sala en relacibn al1 estatdo
de embriaguez del procesado; y asi dlefinidias la natu-
raleza y; virtualidad legales de dicha circunstLnciaz, es
manifiesto qlue nada, imports ni sig~nifica en punto :i la







PRIMER APENDICE


cazlificaci6u del hecho justiciab~le, sino tan solo en pun-
toi A la grduazcibn de la responsabilidlad consiguieute
al hechlo mismo, cuesti~u jur~idica esta fitimat no plan-
teada en el recurs y muy distinta de la qcue so propo-
no para pedir la casabcihn, suponidudola, sin estarlo en
realidiad, azutorizada por el nilmero ter~cero del articulo
ochocientos cuazrentinueve de la Ley de Enljuiciamuien-
to: con 10 cual se demuestra uo ser possible la infrac-
ci~n do los preceptos citadios por el recurrente en el
concept en~ que so diiccu infringidos. -Seg-undo. -
Cousiderndio: qlue conform al articulo cuarenta2 de
la Orden del Gobernador Mlilitar aftmoro noventidos
del alio de mil ochocientos noventinueve, cuantdo se
declare sin lugasr un1 recurs de casaciirn, deben impo-
nerse las costas del mismo :i la par~te recurrente, salvo
cundnio &sta fuere el Ministerio Fiscal 6, se estuviere en
el caso del articulo cuarentisiete, cuyas excepciones
no pueden tener aplicaci6n ;i este recurso.--Falla~mos:
que debemos dieclara~r y declatramos no hlaber luganr al
recureo de casacibn por infraeci~n de ley interpuesto
por Aintonio Telleria, y Telleria contra la sentencia
dlictada en veintiscis de Marzo 11timo por la Seceibn
Primer de la Sa~tla do 10 Criminal d~e la A~udienciat de
la2 I~abana, i: imponemnos las costas A dicho recurrente:
comuniqluese. con certificacibn, :i la expr~esada Audien-
cia y publiqruese on la GACETA DE LAl ITnABNA Y en in
Coleceibn A cargo do la, Secretariaz de Justicia, ;i cuyo
efecto so libr~en ias correspondientes copias.-Aisi por
esta, sentencia lo pronunciamos, mandamos y firmamos.
-Aintonio Gonzalez de Mlendoza. -Pedro Gon z~lez Llo-
rente.-R2afael Cruz P6rez.-J.os6 MI. Gatrciat Moutes.
Eudaldo Tamayo. -Augrel C. B~etazncourt. -Octavio Gi-
bergan.--Leida y publica~da fub, la anterior sentencia,
por' el Mag~ristradlo Pouente Octavio Giberga, celebran-
dlo audiencia pliblica do este dia, constituido el Tribu-
nal Supremo on la Sala de Justicia de qlue certifico
como Secretario por delegraci~u.-Halbana, Junio ochlo
de mil novecientos. -Silv~erio Castro.
Y para remitir B la GACETA DE LA 11ABANA' OH
cumlplimiento de 10 diispuesto, expido la presentc.--
Hanbana, Junio veintisiete de mil novecientos.-Silverioo
Castro.
(Gaceta 3 agosto.]


Touro Ju.--ler. AriNDICE.--13







COLErCCGN LEGISLArlVA


Ldo. Silverio Castro C! Infante, Secretario por delegia-
c~i~n del Tr1ibunal Supremo de la2 Isla de Cuba.
Certifico: qune h fojas trescientas treinta y siete
dlel Libr~o do sentencias dictadas por la Sala de Justi-
cial del Tribunal Suprem~o de la Isla de Cuba en recur-
rso de casacihn por infracci6n de ley en material cri-
minal, se encuentralaw quce :i la letral dice.--Sentenciaz
tidnxro cuarenta y cinco.--En la ciudad de la IIaba-
nna B veinte y siete de Junio de mil novecientos en el
recurso doe casiacibn por lueborantabmiento de formal 6
infraccibn de ley qlue pendle ante este Tibunnal Su~pre-
mo, IIinteruetoL porI el procuradorV GonzIlezI Sarrint~l it
hombre del procesado Atanasio Hermindez, mestizo,
vecino de esita ciudadt y cochero, contra la sentencia,
pronuncadiad por la Sjeceibn Segrundab de la Sala de 10
Criminal do la Audiencia do este Territorio on la
catusa qune procedlente del Juzgadio do Instrucci~n dlel
Distrito de Bel~n do estab capital, se signi6 entire paLr-
tes, dle la una el M\inisiterio Fiscal y de la otra el yan
referido procesado, por dispazro do arman de fuego y
lesiones:--Primero.-Result andoo que visito en juicio
oral p'ilblico la expresada, causa, dicha Seceibn Se-
gunda1 dlict6 lab refer~ida sentencia en veinte y seis de
Febrero filtimno, consigrnando los heehos en los dos
signientes.- Seg~un~do. -Resultan do probado qune en la
noche dlel veinte y nueve de Septiembre il1timo con
motive do, existir resentimientos entire el procesado
y el mlorenlo Greg~orio Garcia por 1la huelga~ de cocheros
qlue ocurri6 en esos dias tu~vo lugar entre ellos una
eunestibn de palazbras en la calle del Sol entre Eg~ido y
Y'illegas con cu~yo motivo el procesado hlizo un dispazro
(1 Garciat con un i-ev61ver cnasanlo lesions A don
Ramnbn R~enitez, qyue transitaba~ por aqluel lugrar, en Tas
reg~iones costo axrilar derechan y on la~ subescapular de-
recha, de las qune tard6 en sanar diecisiete dias con
necesidtad de asistencia medica 6 impedimlento para el
trabiajo durante ese tiempo.-Tercero.- -Resultanldo
qune al declarar on el sentido en qlue 10 hicieron los
testigos Tomlasa Samti y Gregorio Garcia hanl faltado
ii la verdad on1 favor dlel reo, por 10 cual precede so
form cabusa, en averignuacin destdlio Curo
--Resultando qune la Satla sentenciadlora estim6 qune los
hlechlos que se dleclaran probados constituyen dos deli-
tos, uno de dlisparo do arma de fuego contra persona







PRIMER APANDICE 99

dieterminada, y otro de lesiones menos graves provis-
tos y penados respectivamente en los a~rticulos cuattro-
cientos veinte y uno y cuatrocienltos trointa; y dos del
Cbdigo penal, reizadoss ambos en un solo acto, sienl-
do r~esponsable, de ellos, en concept do autorpo
par'ticipaci6n1 direct eni la ejecuci~n de los mismlos, el
procesado Atanasio Hiern~ndez,, sin cir~cunstatncias
modlificativas de r~esponsabilida:d criminal; yr vistos los
azrticulos mencionados, y otr~os del mismo Cidigro yr de.
in Ley de Enjuiciamiento Crimninal le conden6,: I l
penat de tres al~os cuatro meses y ocho dlias de prisibu
correccional, accesoriazs. indemnizatci6n do ciento
ochenta y cineo pesetazs abl lesionadlo, 6 prisi6n subhsi-
diatriat de un dia por cada doce y media, pesetas, atbo-
nlindosele la prisibn pr~eventivas sufridat, segri~n 10
dispnesto en la Orden veinrte y seis del diez y ocho de
Enero idltimo. -Quinto.-Resultando qune contra esta1
sentencia se interp~uso por la representacien dlel proco-
sado recurs de casaci6n por qluebr~anta~miento doe
for~maz infracci~n de ley, autorizado el primer~o p~or
el articulo novocientos doce, pirrafo primero de la
L~ey de Enjuiciamiento Cr~iminal, consistienldo dlicho
que"brazntamiento en que '"hay contradciccibn manifies-
tab entire el primer hecho qlue so consider pr~obazdo y el
hlecho tercero qune tambidn so consider prOobaido COnl-
curriendo la circunsta~ncia ada() no probadcL do saber si
los testigos declararonl 6 no falsamnente en favor del
reo on el juicio oral, comno supone prejuzgado el Tri-
bunal, 6 enr coutra del reo en el sumario, como pudie-
ra~ resultarl; no ha~bi6ndose podido establecer reclazma-
cibn alguna por haeberse cometidlo la falta en el fallo;
y autorizado :i su~ vez el recurs do infrazcci6n de ley
por los ndlmeros cualrto y ter~cero dlel articulo ochlo-
cientos cuarenta y Inueve de lat Ley de Enjuicimiento
Crimina~l; y consideranldo infr~ingido :-Primnero: El
a~rticulo dloce, incisor primero del C~digo P'enal, p~or
cuanto son aultoresi en ese concerto los qite toman
patrte -direeta n cla e~jeeucibn del hechlo y no los que
son agenos comnpletamennte al hIechlo,-Slegundo: Los
articulos ochecnta, y ochlo, cuantrocienltos veinto yr uno
y quiniientos noventat y einco dtel propio C~digro P'enal,
por cuaznto so compete err1or de derecho al calificar losi
hechlos declar~ados proba~dos como conlstitutivos de los,
delitos de dispar~o de arlma de fuegio con~tra determlinla-