Group Title: Diario de sesiones de la Comision consultiva de la republica de Cuba bajo la administracion provisional de los Estados Unidos.
Title: Diario de sesiones de la Comisión consultiva de la república de Cuba bajo la administración provisional de los Estados Unidos
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072609/00085
 Material Information
Title: Diario de sesiones de la Comisión consultiva de la república de Cuba bajo la administración provisional de los Estados Unidos T. I-IV Año de 1907-1909 Núm. 1-336 ..
Physical Description: 4 v. : ; 32 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Comisión Consultiva (1906-1909)
Publisher: Impr. Rambla, Bouza y c.a
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1907-09
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba -- 1906-1909   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072609
Volume ID: VID00085
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 29601887
lccn - 41035171

Full Text











DIARIO DEi SI


DE LA

COMISION CONSULTIVA DE LA REPUBLICAN DE CUBA


BAJO LA ADMINISTRATION PROVISIONAL DE LOS ESTADOS UNIDOS


TOMO IV ANO DE 1908


NUM. 274


COMISION CONSULTIVA

Sesi6n ordinaria del dia 28 de Agosto de 1908

SUMARIO
Apertura de la sesi6n.-Lectura y aprobaci6n del acta de la sesi6n anterior.-Continuaci6n del exa-
men del articulado del Proyecto de Ley Organica del Poder Ejecutivo.-Informe de los sefiores
Greble y Sobrado sobre el Departamento de Gobernaci6n.-Discusi6n y aprobaci6n de los ar-
ticulos 145, 146, 147, 148 y 149.-Observaciones del Sr. President acerca de la conveniencia de
celebrar una sesi6n especial para tratar en ella todos los particulares concernientes a la declara-
toria de vigencia de las leyes municipal y provincial.-Se acuerda que la citada sesi6n se celebre
el dia treintiuno.-Suspensi6n de la sesi6n.-Observaciones: el articulo 145 es el 136 de la vigen-
te ley; el 146 viene a estar comprendido en el articulado que se refiere a las facultades de los Sub-
secretarios y en el 144 de la vigente ley; los articulos 147, 148 y 149 son los que en la vigente
ley figuran con los nfimeros 137, 138 y 139.


A las cuatro y treinta p. m. ocupa la presidencia
el Coronel E. H. Crowder y declare abierta la se-
si6n, con asistencia de los sefiores cornisionados
Winship, Schoenrich, Montoro, Viondi, Carrera Jfis-
tiz, Regiieiferos, Coronado, J. G. G6mez, y de los
sefiores Greble y Sobrado, iSupervisor y Secretario
interino de Gobernaci6n, respectivamente.
Ruega al Sr. Secretario de lectura al acta de la
sesi6n anterior.
SR. J. G. G6MEZ: (SECRETARIO) : Da lecture al
acta.
SR. PRESIDENT: CORONERL E. H. CROWDER) :
eSe aprueba el acta?
(Seaales afirmativas).
Queda aprobada.
Los sefiores Greble y S:i.1.o,1.j concurren a esta
sesi6n con el objeto de informarnos en los particu-
lares que tengamos dudas, respect al Departamen-
to de Gobernaci6n.
SR. CARRERA JOSTIZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (CORONEL E. H. CROWDER) : Tiene
la palabra el Sr. Carrera Jdstiz.
SR. CARRERA JOSTIZ: He pedido la palabra, para
manifestar a la Comisi6n, que por encontrarse in-


dispuesto el Vocal Sr. Garcia Kohly no puede con-
currir a esta sesi6n.
SR. PRESIDENT: (CORONEL E. H. CROWDED):
La Comisi6n queda enterada y excusado el Sr. Gar-
cia Kohly.
Debcmos continuar el examen del articulado del
Proyecto de Ley Orgdnica del Podcr Ejecutivo.
Sn. J. G. G6MEZ: (SECRETARIO) : Organizaci6n y
Personal subalterno.-Articulo 145, dice: (Leyen-
do) :
"Articulo 145.--El Departamento de Goberna-
ci6n quedarA organizado en tres direcciones que se
denominar6n:
1?--Direcci6n do Administraci6n local, Asuntos
Generales y Estadisticas.
2-Direcei6n de Orden PFblico y Correcei6n.
3-Direcei6n de Comunicaciones.
Estard a cargo, cada una, de un Director, a quien
correspondera el gobicrno y direcci6n de los asun-
tos de su dircei6n, bajo la superior autoridad del
Seeretario."
SR. PRESIDENT : ( CORONEL E. H. CROWDED) :
jHay objeci6n?
(Silencio).







90 DIARIO DE SESIONES DE LA COMISION CONSULTIVA


tSe aprueba?
(Sehales ,i, ,n,,,t; ,.').
Queda aprobado.
Deseo oir la opinion de oMNr. Greble acerea del
Departamento al cual 61 entienda que deban quedar
adscriptos los asuntos relacionados con los hospi-
tales de dementes y escuelas correccionales.
iSR. GREBLE: Pido la Vpalabra.
SR. PRESIDENT (CORONEL E. H. CHOWDER) : Tiene
la ipalabra el Sr. Grable.
St. (i.U LLL: Yo creo, sefiores, que el Asilo .de
Dementes debe star bajo el Departamento de Go-
bernaci6n, en vez de quedar a cargo del Departa-
mento de Sanidad, segin dil,'i".: este Proyecto de
Ley que ustedes discuten. El tratamiento que se
da a los asilados es m6s bien mental que medico.
SR. PRESIDENT: COLONELL E. H. 'CROWDER):
Esta Ley esta basada sobre la teoria de que todo el
servicio de Beneficeneia se transfiera al nuevo De-
partamento, que se organize en esta ley y que se
llamard, "Departamento de Sanidad y Beneficen-
cia". Tengo entendido que lo que ahora se propo-
ne es que se ide transferencia solanmente en rparte y
otra part se reserve al Departamento de Goberna-
ci6n. Esto me hace preguntar cuil es la organiza-
ci6n actual en B.. ir.ii. i:. Hoy, alli, tiene un nd-
mero de oficinas y tiene un Jefe de Despacho; esa
pregunta, desearia se me contestara.
iS. GREBLE: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT COLONELL E. H. CROWDER) : Tiene
la palabra el ISr. ,Greble.
SR. GREBLE: El Departamento de Beneficeneia
se rige actualmento por la Orden nimero 271, y por
un Dccreto presidential que da al Secretario de Go-
bernaci6n intervenci6n direct en el nombramiento
de funcionarios. La Orden ndmero 271 di6 la Su-
pervisi6n de Beneficencia al Departamento, agre-
gindole tambi6n el cuidado de las Escuelas Correc-
cionales. Porque era la idea que, adn cuando los
nifios fueran enviados a esa Esculca, en virtud de
un procedimiento especial, debia la acci6n bendfica
del Estado inculcarlos en los asilos hlbitos de la-
boriosidad, a fin do obtener su onmienda, y conse-
guida esta, colocarlos en talleres o casas de famai-
lias responsables.
Sn. PRESIDENT: (CORONEL E. H. CROWDED) :
IY las Oficinas para la organizaci6n de Beneficen-
cia?
(El Sr. Greble hace un extenso inif.! im- en ingles.)
Sn. PRESIDENT: (CORONEL E. H. CROWDER) :
La l l ...i.-i.'.n del Coronel Greble, es que se d'e al
Departamento de Gobernaci6n, la jurisdicci6n so-
bre las escuelas correccionales de varones y hem-
bras y sobre los Asilos de dementes.
SR. VIONDI: Pido la palabra en contra.
SR. PRESIDENT: (CORONEL E. II. CROWDER):
Y quo se quite de ]a jurisdicci6n de ]a Junta de Be-
neficencia todo lo que se refiera a los hospitals de
domentes y escuelas correccionales de varones y
hembras. Entonces la Junta de B. ni. l i li,i, en
adelanto, no tendria nada que ver con esos dos ra-
mos y quedaria en la Junta misma, una part inte-
gra del Departamento do Sanidad y la parte de Be-
neficencia. El ramo de B. !i. .-,i I en el Departa-
mento de Beneficencia y Sanidad, tendria jurisdic-
ci6n solo sobre los 27 hospitals de otras classes; hos-
pitales ide 1.'1 ....... y casas de ancianos desvalidos.
En justicia al Coronel Greble, hay que decir quc
S1 se ha opuesto desdo el principio a la transferen-
cia de cualquier parte del Departamento de Bene-


ficencia, al Departamento de Sanidad; en otra se-
si6n de la Comisi6n, nosotros decidimos en contra
de eso; ahora, la proposici6n es, quitar del Depar-
tamento de Beneficencia todo lo que se refiera a las
escuelas correccionales y los asilos de dementes y
para llevar esa proposici6n a efecto, quitar de la ju-
risdicci6n de la Junta de Beneficencia todo lo que
se refiere a los asilos de dementes y a las escuelas
correccionales. Creo que he explicado la proposi-
ci6n concrete que esta ante la Comisi6n.
Yo veo algunas razones en lo que dice el Coro-
nel Greble, en cuanto a las escuelas correcciona-
les, porque en su naturaleza son instituciones pe-
nales; los asilados van alli en virtud de una senten-
cia de un Tribunal, mientras que la discipline de
la Instituci6n, no es tan rigurosa como la de una
Ccrcel; no es de la misma naturaleza. A mi me pa-
rece que la conexi6n del Departamento de Benefi-
cencia con las escuelas correccionales no es tan di-
recta como con el Departamento de Gobernaci6n;
pero quisiera que el asunto fuera discutido amplia-
mente por la Comisi6n. En cuanto a los dementes
no estoy dispuesto a tener opinion distinta a la del
Coronel Greble; y .me parece que aunque puede
ser bueno tener un hombre de negocios a la cabeza de
una instituci6n de esa clase, sin embargo, despu6s
de todo, el trabajo mas bien es de un medico.
SE. VIONDI: Pido la palabra.
Sm. PRESIDENT COLONELL E. H. CROWDER): Tiene
la palabra el Sr. Viondi.
SB. VIONDI: Respecto al punto de las escuelas co-
rreceionales, no tongo que decir nada, porque la in-
dicaci6n que acaba de hacer el Sr. President, de
acuerdo con las manifestaciones del ISir. me colocan en un estado de duda tal, que decide
mostrarme conforme en el sentido idel ISr. Greble;
pero done yo formulo fprotesta de inconformi-
dad es, en lo de cambiar la naturaleza real de las
cosas, o:riii!,1,. ,i.1., en material de gobernaci6n lo
que es exactamente de sanidad, en el orden higienico,
como sucede con el asilo de dementes. Cuando nos-
otros no habiamos tenido la suerte de rear la Seereta-
ria de Sanidad, la de Gobernacio6n corria con todo lo
que correspondia con nuestra administraci6n en el
interior, pero despuis que el pais cubano, por conduc-
to nuestro, ha dado el gran paso .de crear la Secretaria
de ;Sanidad, no se concibe que nada que correspond
a la sanidad estW fuera de esa Secretaria, y si se reali-
za lo que indicaiba el Sr. Grdble, los primeros perjudi-
cados van a ser los dementes, que son -iii.,... que
si se alejan de la 'Secretaria de Sanidad, serian per-
judicados, porque la Socretaria de Gobernaei6n tie-
ne a su cargo un sin numero de asuntos de gran
importancia que reclaman, desde luego, la atenci6n
del Secretario quo .1... p-."- esa carter, mientras
que la Secretaria de Sanidad, dedicada exclusiva-
mcnte al mejoramiento sanitario de todos los en-
fermos, se eneontraria, dentro de la idivisi6n del tra-
bajo de la Secretaria, on mejores condiciones de ac-
tividad para atender a esos servicios y lo comprue-
ba un ilecho prcetico: al asilo de dementes, ique diri-
ge una persona verdaderamente honorable, se diri-
go una queja universal on toda ]a extension de la
P. ,.;. respect al modo, al tratamiento cien-
tifico que se aplica hoy a los asilados. Actualmen-
te, el asilo de dementes, nosotros lo presentamos
lal extranjero que lo visit, con tristeza patri6ti-
ca y yo veo el pr6ximo porvenir cuando a la Se-
cretaria ide Sanidad y con un circulo estrecho se
le diga que correspondent a sus funciones ese asilo,








DTARIO DE SESIONES DE LA COMISION CONSTJLTIVA 91


que en la actualidad csti bajo el Departamento de
Gobernaci6n, aquella Sccretaria podrA mejorarlo
en sus funciones. Porque si hoy el asilo dc demen-
tes es un detalle en la Secretaria de Gobernaci6n,
entonccs vendria a constituir una principalidad pa-
ra su atenci6n; luego hay que considerar que los
locos son enfernmos en condici6n possible de cu-
rar, y siendo la Secretaria de Sanidad la que tiene
por objeto mejorar las condiciones higi6nicas, nos
parece que es natural que ella sea la que atienda y
cure esos enfermos. Nosotros hemos dado un nfime-
ro tal de obligaciones al Secretario de Gobernaci6n,
que yo ayer estaba pasmado de admiration, en con-
sideraci6n al hombre del porvenir que desempelie
,esa Secretaria y que son tan graves y tan abundan-
tes las obligaciones del cargo de iSecretario de Go-
bcrnaci6n, y si por un paralelo result que las obli-
gaciones del Secretario de Sanidad son much mas
restringidas y limitadas a un objeto concrete, me
parece que los pobres dementes se sentir6n much mAs
1t i.f f..i-, si los atiende la Secretaria de Sanidad
por no star tan ocupada en diversas atenciones co-
mo la Secretaria de Gobernaci6n. Por eso yo, que
reapecto al asilo correecional me siento doiminado
por los airgumentos del Coronel Greble, en lo que se
refiere al asilo de dementes, formulo mi oposici6n
por lo que de Sanidad tiene.
SR. GREBLE: Deseo preguntar al Sr. Viondi si ha
estado ul1timamente en el Asilo de Dementes.
SR. VIONDI: Hace afio y medio o dos afios.
SR. GREBLE: Pues bien, solo asi me explico que el
Sr. Viondi se haya expresado en la forma en que
lo ha, hecho. Tendria mucho gusto en Ilevarlo alli
alguna vez y ensefiarle lo que ha hecho el Departa-
mento de Gobernaci6n para mejorar aquel estable-
cimiento. Mientras estuvo el Asilo de Dementes ba-
jo el Departamento de Beneficencia que estaba a
cargo de un m6dico, permitia que mil seiscientos
cuarenta dementes estuvieran on un edificio uoe se
habia preparado para seiscientos cincuenta. Yo en-
contr6 a los asilados reunidos en patios, como ani-
males, sin ropa, sin cama, sin comida, sin asistencia
m6dica de ninguna clase, que fuera ciontifica y sin
trabajo. No s6 de ii6n seria la culpa de ese triste
estado de cosas. Entonces habia ocurrido la revo-
luci6n de Agosto y no pudo usarse el credito que
se habia votado para mejorar el rEgimen del Asilo;
pero abora hemos anstado casi doscientos enarenta
mil pesos ($240,000) para arreglar a Mazorra. La
ultima vez que estuve 11i. me dijeron que habian
clasificado a los asilados, dAndoles trahbjo a unas
noveecientas personas de las mil novecientas y pico
que bay abora reclmidns.
Yo sostengo one el tratamiento de una persona
demented no cs el tratamiento de una persona enfer-
ma, propiamente dieba y su asistencia no debe es-
tar encomendado a nn m6dico sino a nn alienista.
Las mejores instituciones de esa clause on mi pals no
tienon cepos, ni se usa la fnerza para dominar los en-
fermos; se someten a un tratamiento cientifico por me-
dio de enfermeras hAbiles, oitenikndose de ese modo
con mejor 6xito mayor numero de curas.
Se ha suprimido en '~r, -,. el tratamiento por
medio de narc6ticos y por la violencia nara reducir
a los locos furiosos, como se venia haciendo antes
aue Gobernaci6n so encargase directamente do aten-
derlos.
Otro de los trabajos qoe he tenido ha sido el de
reducir por el convencimiento-a los m6dicos anti-
guos, que no querian adoptar los tratamientos y


sistemas modernos de curas para los domentes. Cuan-
do yo indiqu6 que hicieran una separaci6n de los
locos a fin de aprovechar a los que estuvieran en
buenas condiciones para trabajos on los campos y
en los caminos, fu6 muy dificil lograr que esos m6-
dicos hicieran una clasificaci6n cientifica. El m6-
dico mis antiguo de la instituci6n, que estk a cargo
del departamento de mujeres, todavia no las ha cla-
sificado, por cuyo motivo no se han podido utili-
zar segfn sus aficiones y tendencies. En mi opinion,
el trabajo t6cnico que hay que realizar en Mazorra
es puramente administrative y debe sor enconien-
dado a un alienista perito. El nfmero de muertos
y recluidos ahora, comparados con los de antes, de-
mostrard esto, indudablemente. Ademis, antes exis-
tian muchos locos con camisas de fuerza y en la ac-
tualidad no se ve ninguno. Muchos de ellos est6n
trabajando. Insisto en sostener que en una insti-
tuci6n de csta clase no se necesita un m6dico a su
fronte, sino un alienista expcrimentado. Lo mismo
se puedo decir respect a los asilos de nifios, los cua-
les, bajo la gesti6n de los m6dicos, cst6 demostrado
que no prosperan. Lo que se necesita es un hom-
bre de negocios para que so ponga al frente do su
admini'straci6n.
SR. VIONDI: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (CORONEL E. H. CROWDED): Tiene
la palabra el Sr. Viondi.
SR. VIONDI: Cuando yo clogio a alguna persona,
mis palabras tienen valor, en primer lugar, porque
soy un hombre soberanamente libre que no tiene
que hacker la corte a nadie, porque do nadie necosi.
ta. Por eso mis palabras van a tender valor:
Yo se que la Secretaria de Gobernaci6n represen-
tada por Mr. Greble y por cl Sr. Sobrado, desem-
pefia admirablemente sus funciones. Yo no necesi-
to del Sr. Greble ni del Sr. Sobrado y por esto mis
palabras son sinceras. La Secretaria de Goberna-
ci6n de ]a Intervenci6n americana en la Isla, ha si-
do admirablemento bien llevada en todo, y yo creo
quo si nosotros nos hubi6ramos encontrado con una
Secretaria de Sanidad cuando cl Sr. Greble entr6
a desempefiar la de Gobernaci6n, su inteligencia no
se hubiera ocupado de tantos asuntos y a esos otros
asuntos le hubiera dedicado ese gran conocimiento
quo 61 ticne en Beneficoncia, porque asi me lo ha di-
cho la fama. Yo tengo ]a seguridad que si hoy
march bion ese asilo, entonces estaria mejor, por-
que su atenci6n seria mis direct; es decir, que to-
do ]o que ha hecho grande y bueno el actual Secre-
tario de Gobernaci6n, si hubiera encontrado una
Secretaria de Sanidad, hubiera sido mejor. Dice el
Sr. Greble que esa administraci6n no require un
medico sino un alienista y un alienista es un m6di-
co porque estudia una enfermedad en que para me-
jorar emplea procedimientos cientificos y estos pro-
cedimicntos, quien quiera que los realice es un mn-
dico: nosotros tenemos que reconocer que es midico
M. Pasteur por los procedimientos realizados .en la
medicine que 61 emplea. Nos encontramos que la
Secretaria de Sanidad cs de nueva creaci6n y tiene
por objeto el i..-j.,111.i. id., de la sociedad, la aten-
ci6n de los enfermos. Si estos domentes requieren
para su curaci6n un alienista, ellos estan perfccta-
mente comprendidos dontro de la Secretaria de Sa-
nidad, y es desnaturalizar las cosas el sacarlos de
alli para llevarlos a la Secretaria de Gobernaci6n,
solo on nombre de la buena administraci6n, cuando
la Secretaria de Sanidad ha de toner tambi6n una








92 MDARIO DE SESIONES DE LA COMISION CONSULTIVA


administraci6n quc venga a :.--l lini t.ir sus fun-
ciones.
For lo tanto, yo insist en crcer que correspon-
de, como dice en nuestra Ley, a la Sccretaria de Sa-
nidad, porquo es uno de los asuntos que mis inme-
diatamente estin dentro do su program, y no pue-
den ser sacados de alli. Yo entiendo que si el hom-
bre que so ponga al frente dc la Secretaria de Sa-
nidad en los pr6ximos dias de la Replthlica, posee
las condiciones de los sefiores Greble y Sohrado y
dedica su atenci6n a la especialidad de Sanidad, en
todo 1o del Asilo de Dementes, que esta dentro
de las f-, il 1 u. que CT compete, ese Asilo quedarh en
mojores condiciones (ne dindolo a Gobernaei6n.
Sn. GREBLE: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (CORONEL E. H. CROWDER) : Tiene
la palabra el Sr. Greble.
SR. GREBLE: La Secretaria de Gobernaci6n tiene
esto asunto confiado a una Junta superior. No s6
si &sta se reune una vez por mes: pero esta Junta no
puede administrar tien los asilos. Lo mafs impor-
tante que yo tengo ahora bajo mi acci6n es la Jun-
ta Central de Beneficencia; ella se reune nna vez
por semana y no es possible que asi pueda funcio-
nar bien el Departamento. Abora, ponga ousted es-
tos asu.ntos en manos de una Junta que se reune una
o dos veces r.ri semana y,'Jqu2 pasa?; que los asun-
tos que necesitan acci6n inmediata no son arreoga-
dos y cuando vienen a la Junta, hay otras muchas
cosas que demandnn atonci6n, las cuales no pueden
atenderse por falta de tiempo. Bien es verdad que
no son cuestiones fundamentals, pero si lo son de
detalles oue revistcn cierta importance y que afec-
tan a la buena administration. Refiri6ndome a Ma-
zorra, yo he ido dos o tres veces iltimamente y he
interrogado por qu6 no trabajan las mujores, ha-
ciendo sombreros, por ejemplo. S mCe e h dicho que
no trahajan porqne no tienen material prima; en-
tonces he mandado un hombre a busear matoria pri-
ma para dos meses, come zando en seruida el tra-
bajo. Se ve, pues, que de haber ,seguido en esto ca-
so un tramite oficial, por mcdio de la Junta, se hlu-
biera dilatado extraordinariamente la soluci6n del
particular. En. la mavor part de los casos la Jun-
ta constitnve una verdadera r6mora. Esto es To que
yo oniero hacer resaltar ante ustedes para que so
modifinoe la Ley en el sentido de facility la aeci6n
innimdinta ncando sea necesario. A mnf, desde el
innuto de vista personal, no ne importa que ustedes
lo haen' on uno u otro sentido. Yo me marchar6
nronto de este paTs, pero deseo que la TLoy actual de
Boneficencia, quo yo hice on na otra Tntervenci6n. y
role ric, actualmente, sea modificada on aquellos
t6rminos nle la priatica demnestra ser defoetuosos
y esto o1 deseo porone tongo interns on que el pais
c uano viva y -nerdure como Repithlica incdnen-
diente, adontando nrocedimientos administrativos
fAiiles, sencillos y r6nidos. Creo conocer estos de-
talls de la Administraci6n porque hace cerea do
dos a.ios one tengo on mis manos Ia cesti6n de los
asuntos del Departni;rnto de Boenufiencia, y to-
mo, por tanto, one los asilos benifieos nodrAn
estar bien atendidos si nstodes no fijan bien las
atribnciones de ca Da Departamnento, otorgandole a
la Recretarfa de Gobernaci6n las facultades que ne-
ccsita indispensablemente para tender por sf, on
casos determinados, a cnalquiera necesidad urgente
que el servicio demand.
Sn. CARRERA JdSTIZ: Pido la palabra.


SI. PRESIDENT: COLONELL E. H. CROWDER): Tiene
la palabra el Sr. Carrera Jsstiz.
Sn. CARRERA JiSTIZ: Yo necosito comenzar, agra-
deciendo p.iiifn., II..ni al Sr. Greble, la nobleza
de sus aclaraciones, a prop6sito del por,venir de Cu-
ba. Sentado esto, parcc interesante recoger una
observaci6n que 61 ha hecho y que yo sintetizaria en
cl sentido de que la acci6n colectiva nunca admi-
nistra bien; la adiniistraci6n necesita ser personal,
para ser efectiva; y, en consecuencia, las Juntas, no
solamente administran mal, sino que estan desacre-
ditadas en cuanto a que se les pueda conceder efi-
cacia. Yo estoy, pues, de acuerdo con respect a
que cs niejor que se administre por uno que por mu-
chos, poro esto que es hacer la critical de un siste-
ma, Os perfectamente extrafio al punto que estamos
discutiendo. Podria ser que ]a organizaci6n que
se Ie haya de dar a ]a Secretaria de Sanidad y Be-
neficencia result inadecuada para administrar bien
el hospital de dementes, pero ese no es el punto fun-
damental de la cuesti6n. Lo esencial en nuestra
discusi6n es si el hospital do dementes correspond
tIenicamente, dentro de lo que la ciencia political
aconseja, a la Secretaria de Gobernaci6n o a la de
Sanidad y Beneficencia; y este punto es complejo
y tione dos aspects: en today instituci6n de demen-
tes hay un aspect administrative t&enico, de dereeho
administrative, y otro aspect puramente cientifico,
thcnico tambidn, pero de ciencia m6dica. Dentro de
esto, pareee ser que las dos Seeretarias debieran re-
partirse ]a funci6n, pero como ello seria dividir la
unidad do las cosas, result i., i in1,.;i1 En sintesis,
el problem planteado es a cuil de los dos departa-
mentos correspond preferentemente una Instituci6n
de dementes, y aqui hay un argument que es basico:
un loco es nm enformo. El loco es curable o incurable.
El curable esta dentro de la esfera mdiea.. .
Sn. GREBLE: Para un loco lo mejor es el trata-
miento, el mdtodo.
SR. CARRERA J6TsmTT: El Coronel Greble me dice
que la mejor medicine del loco es el tratamiento.
Yo estoy do acuerdo con eso, pero es que el trata-
miento mejor para un loco es el que puede seiala.rle
un m6dico, que al mismo tiempo puede tener y de-
be tener dotes administrativas.
El Sr. Greble esta discutiendo aqui bajo una auto
sugosti6n que le honra 1mucho: yo s6 positivamente
que 61 ha echo alli cosas que son una gran p6gina
para un hombre de administration, y 61 siente ese
natural amor por su obra, en virtud del cual quiere
que no se To vaya de las manos y si on Gobernaci6n
estuvieramos discutiendo en estos mementos que si-
guiera con el Coronel Greble y con ]a administra-
ci6n del asilo, yo votaria asf; pero no estamos dis-
cutiendo eso, centre otras cosas, porque el Sr. Gre-
ble no so va a querer quedar con nosotros, y hemos
de pensar con abstraccidn de personas. Es claro que
en IMazorra hay enfermos que se pueden curar y
que nccesitan tratamiento m6dico; lo que se requie-
re es que la administraci6n del Departamento de
Sanidad sea tan acertada, tan eficaz, come lo es hoy
el Departaniento de Gobernaci6n, y este es ya un
problema de personas, quo no excluye de ninguna
manera otro problema distinto como cl problema de
principios en virtud del cual este institute debe es-
tar en el Departamento de Sanidad. Yo admit que
el institute do dementes debe star en Sanidad, pe-
ro me reserve combatir la organizaci6n de ese de-
partamento en cuanto a que las Juntas como admi-






DIARIO DE SESIONES DE LA COMISION CONSULTIVA 93


nistrativas estin perfectamente desacreditadas. Y
a prop6sito de eso convene recorder que la organi-
zaei6n cubana que tenemos, que es la del Decreto de
27 de Abril de 1885, copiado por E-i.. i de Alema-
nia, en cuanto que sc onearguci la administraci6n de
estos institutes a Juntas deo Pation os, eso esta ya
perFectamente desacreditado on Espania y antes de
venir aqui la .ntervenei6n ya era claro ante la Ad-
ministraci6n de ]a Colonia que tenia que acabar con
las Juntas de Patronos, porque son la ucgaci6n de
]a eficacia administrative, y como en eso sencilla-
mente se va a recoger la noci6n de la experiencia,
cuando lleguemos al Departamento de Sanidad, yo
me permitir deccir algo sobre la conveniencia de
que esos establecimientos no est6n adinnisttrados
por Juntas, sino por personas.
RR. GREBiL: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT: (CoRONEi E. II. CROWDER) : Tiene
la palabra el Sr. Greble.
SR. GREBLE: En este Asilo ]as personas son some-
tidas a un tratamiento especial, que no cs propia-
mente midico. En mi opinion no existed ninaguna
analogia entire Sanidad y Mazorra, porque la reclu-
si6n en aquel establecimiento obedece a dos fines:
el primero: apartar del seno do ]a sociedad a indi-
vidnos cuyo cstado mental desequilibrado puede
ocasionar molestias o peligros a las demls. gentes.
En esto hay una acci6n preventive en favor de la
tranquilidad social, que supone necesariamente una
gcsti6n de gobierno. El segundo consisted en ol em-
pleo, por part del Estado, do los medios razonables,
de caricter psicol6gico moral que la expcriencia
i i.-ntfI. I aconseja para restablcccr la normalidad
mental de los reeluidos. En este aspeeto del proble-
nia no es la medicina oidinaria la llamada princi-
palmente a dirigir el tralamiicoto.
SR. CARRERA JUSTIZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT: (CORONET, E. IT. CRowmnI ) : Tiene
la palabra cl Sr. Carrera Juistiz.
Sn. CARRER\ JTSTIZ: Se caraictrizan dos aspects
1 ....il .n1. Ini. distintos, en sus concepts: cl ad-
ministrative y el sanitario; lo que import, es, ob-
servar cual prevalece. Podiamios recorder, por cjeon-
plo, lo que pasa on las grandcs cmprcsas ferroca-
rrileras: frecuentemente, no cstin administradas
por un ingenicro; pero no so pnede diseutir que la
csencia de los proyecctos ferrocarrileros plantca pro-
blemas tecnicos, peculiares de la ciencia de Tnge-
niatura. Eso sentado, tcnemo: qlue dentro dc los
Ilospitales de Dementes, los problermas quo sc prc-
sentan son de indole m6dica, con tratainiento mi-
dico; ahora, csos tratamieintos llevan en si ]a nece-
sided de una 'esti6n admiinistrativa y una organi-
zaci6n con una direcci6n intcligente. Ilacc un mo-
mento decia yo, que el ideal de una casa de locos,
serfa una Tnstituci6n divigida por (C! .1 y v por Ca-
jal, es dccir, dirigida por cl grand M6dico y el gran
Fil6sofo del ccrebro, casi midico.
Yo enticndo que es preferente aqui y especial-
mente por raz6n de nucstro medio aimbiente, la ra-
z6n de administraci6n, y casi yo me incline a creer,
que el Coronel Greble ticne raz6n. Yo me inclina-
ria a eso discurricndo como tribute de la realidad,
pero nunca en orden de principios.
El Hospital de Dementes esti ya perfcctamente
encarrilado, por deeirlo psi, y es natural que en. Ia
Secretaria de Sanidad se mantenpa a igual altura
esa instituci6n.
A todo to cual, hay que afiadir que la sanidad en
si misma es administraci6n, cs higiene y es limpie-


za, 1o que implica la necesidad de una perfect ad-
ministracido. Dc modo que no podemos pensar que
la competencia admlinistrativa falte en el Departa-
imento de Sanidad.
SR. (ORO-NADo: Pido la palabra.
SU. lPRSIDENTE: (CORONjiL E. I'. CHOWDER) : Ticne
la palabra cl Sr. Coronado.
SiN. CORONADO: Yo creo que lo inue so deduce de
todo lo dicho sobre esta important material, es que
debe llainarse con propiedad hospital-asilo y no hos-
pital de dementes, porque tiene un double aspect:
uno comno hospital, esto es, para el tratamiento de
los locos, y otro como asilo, esto es, para mantener
reccluidos aquellos locos que no son susceptibles de
curaci6n. De modo (Iue todo eso abona el nombre
de Ilospital-Asilo de .i ..i ",
Aliora bien, si se consider como hospital, cae ba-
jo la jurisdioci6n del Departamento de Sanidad, y
si se le consider como asilo cae bajo la jurisdicci6n
del )Dpartamento de Beneficencia, y coro nosotros
teinemos cl proyeeto de reunir en una sola Secreta-
ria Ins materias de sanidad y ..... I.. i, no veo
la rain por ]a enal guitar el Asilo "Hospital de Ma-
zorra" a la Secretaria de Sanidad y I: i- ..i...
Si bien siento no star conform con el Coronel
Greble en cuanto a ese particular del Hospital de
\Mazorra, encuentro que tione muncha raz6n en lo
que se refiere a las escuclas correccionales do me-
nores, porique veo que los asilos correccionales tie-
ncn an caracter penal, y el estableeimiento penal
o la pena para, cl mejor concept de lo ;que es la
corree'ein, ereo que perfeetamente encaja ique -'.;0
en fCno)ernaciln l o que corresponde a correcei6n.
Sni. J. G. G6mEz: (SECRETARi) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (CORONEL E. II. CHOWDER) : Tiene
la palabra el Sr. J. G. G6miez.
SR. J. G.. GCOMEZ: SECRETARYI) : El problema es
ver si en el asilo de dementes predomina mis el con-
cepto administrative que el mbedico, porque si predo-
ininase el conecpto administrative, en ese caso el asilo
de deomentes debe ir a un dcpartanecnto nmis acostumn-
inado a administrar los interses del Estado, o si
predomina el concept medico y 'cualquiera otro que
oneda dare el personal tienio, para desemrpefiar las
'uncioncs partieilares; porque vea'mos, por cjcmplo:
el cjereito; sentado en fire eso. no quiere deeir que
Dor eso debe ir al Departamento de Sanidad, sino
(iu 61 tiene generals ,que lo gohbiernen y tiene medi-
cos militares quce cuiden de los enfernmos; pero alli
predIomina cl concepto military, soibre el concept de
"'anidad. Si los argumentos, del Coronel (;.*..!,. son
ii i ,i.i. y para persuadirse de ello, lhabria quizas
(im lbacer ina excersi6n y estudiarlo sobre cl terreno,
'o que yo nunea lie lceho, no veo por 'qu6 el coneepto
idministrativo no habia de ser razon suficiento para
,Ine Gobernaeidn se ocupara de eso, a reserve de que
Sanidad diern los medicos neccesarios par que atien-
lan el caso. Pero decidir si eso es Hospital o Asi-
lo, esas. son 1. 1; ; .; .... ; antiguas.
SR. VIosNm : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT : (CORONEI E. H. CHOWDER) : Tiene
la palabra cl Sr. Viondi.
SnR VIONDI: Yo proguntaria un punto. Por ejem-
plo: Ya creada 1 Secretaria de Sanidad y que us-
Fcds los americanos permanceierai un espacio de
tiempo al frente doe lla y fueran nuestros Secretarios
1le Sanidad, quie ....- seguro de que si solicitaren
nuestros votos los tendrian todos, ,iqu6 harian hoy,
con las ifacultades de un Secretario absolute?






DIARIO DE SESIONES DE LA COMISION CONSULTIVA.


SR. GREBLE: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT: (CORONEL I]. 11. CROWDER) : Tiene
la palabra el St. Greble.
SR. GREBLE: Cuando un Juez declara a un hom-
bre demente, esa declaraci6n judicial quita a
ese hombre ciertos derechos como ciudadano, y le
impone al Estado determinadas obligaciones tute-
lares. Cuando los familiares del individuo declara-
do incapacitado disponen de bienes de fortune pa-
ra asistirlo en su hogar, bajo las garantias exigidas
por ]a Ley, el i,. ..i. ;t,1,, ipuede ipermanecer en su
doiicilio o en una Tnstituci6n particular; pero en
caso contrario, cl Estado prove la necesidad, reco-
giindolo y atendicndolo en un lugar a prop6sito. El
establecimieuto a este fin destinado, no tiene un ca-
racter mAs -..' .. que las carceles o el Presidio,
done viven reeluidos aquellos individuos que los
jucces han decclarado perjudiciales a la sociedad.
Por esta raz6n, los asilos de dementes siempre estin
bajo la acci6n direct del Estado y se sostienen con
fondos del mismo. Sn sostenimiento es un deber
y no un acto benEfico voluntario del Gobierno; por
consiguiente, sostengo que esos asilos no deben per-
teneccr al Departamiento de Sanidad, sino al de Go-
bernaci6n, en donde ahora se encuentran.
SR. CORoNADO: gstcd no cree que el mismo de-
ber que tiene el Estado de asilar a un loco por cuan-
to pueda ser peligroso para la sociedad, ese mismo
deber no 1o tiene el Estado cuando recoge a un hom-
bre que esti en la calle enfermo de una enfermedad
contagiosa y lo rocluye en un lazareto?
Sn. GREBLE: SI, yo creo que es lo mismo y si hu-
biese pensado en este ejemplo, lo hubiera citado pa-
ra confirmar mi opinion de que un Asilo de demen-
tes no es una Instituci6n benfica, pero si una. Insti-
tuci6n que el Gobierno debe sostencr. El Departa-
mento de Sanidad indudablemente tiene que pro-
veer lazaretos dedicados a la reclisi6n de personas
atacadas de enfermidades peligrosas para los ha-
bitantes del Estado o comercio extranjero; o en
otras palabras, cl Departamento de Sanidad impo-
ne cl cumplimiento de la Ley de Cuarentena y dis-
pone de local para cl tratamiento de personas que
ofrezcan o puedan ofrecer peligro a la salubridad
public, y, en igual forma, la Secretaria de Gober-
naci6n debe disponer de local para el tratamiento
adecnado de personas que judicialmente se decla-
ren dementes y que poiilbemente ofrezean peligro
a la sociedad. Yo no pundo comprender en qu6 cir-
cunstancias Mazorra, el Asilo de Dementes de la
Isla de Cuba, pudiera considerarse como una Ins-
tituci6n bendflca y cstimo que la dircccion del mis-
mo debie quedar encomendada a la Secretaria de
Gobernaci6n..
Uno depend de la Secci6n de Sanidad y otro de
la Secci6n Interior, porque la Secci6n de Sanidad
debe proteger no solamente la salud del interior, si-
no tambicn las cuarentenas.
SR. PRESIDENT: COLONELL E. H. CROWDER):
Desco bacer una observaci6n. Es impossible redac-
tar una Ley de Dcpanrtamentos ejeetivos que pon-
ga una linca absolutamente precise entire los dife-
rentes departanientos; cl que estuviera en los Es-
tados Unidos naturalmente se dirigiria al Departa-
mento de Comercio, para tender ;,Ir.....ii. sobre cl
comercio international, sobre las vias de comunica-
ciones on cl interior y encontraria much de esa ju-
risdicci6n en el Departamento de la Guerra. Nunca
ocurre que a, -n Departamento se le de toda la ju-
i


risdicci6n que parecoria perteneccrle desde un pun-
to de vista acad6mico; me parece ique hemos llegado
al estado academic de esta discusi6n: ~el Hospital
de Dementes debe star en cl Departamento de Go-
fbernaci6n o en el Departamento de Beneficencia,?
Ocurre que la Ley de Beneficencia, tal como estl
ahora,-yo entiendo que el Coronel Greble tom6 par-
te en su redacci6n-, include los hospitals de demen-
tes como una Instituci6n de PI. i... I.. .-i, Abora,
no croo que la Comisi6n cst6 dispuesta a revisar los
acuerd'os ya tomados de transferir Beneficencia a]
Departamento de Sanidad y B'' i, .... ,
La cuesti6n pendiente es si debemos hacer algu-
na excepci6n a favor del Departamento de Gober-
naci6n; veamos si al hacer transferencia de ese )e-
partaiento debemos exceptuar las escuelas correc-
cionales y los asilos de dementes; si ]o hacemos asi,
tendremos que revisar la Ley de Beneficencia y no
leconocer a esas escnelas como una parte de Bene-
ficencia, ni reconocer la jurisdicci6n de la Junta de
Beneficencia sobre estas instituciones. La magni-
tud de la obra me hace vacilar para hacer esa cx-
cepoi6n. Despu6s de oir los arguments, yo estoy
decidido a adherirme a la decision original, de trans-
ferir el Departamento de Beneficencia, en su tota-
lidad, a una nueva Secretaria de Beneficencia y Sa-
nidad.
SEl 'Sr. S.-1,...d.. desea hacer alguna observaci6n ?
SR. SOBRADno:No, sefor.
SR. PRESIDENT: COLONELL E. II. 'ROWDER) :
Entonces, s procederi a a i votacion; para ponerlo
en la forma mis convenient, yo propondr6 la cues-
ti6n en parties.
La primera pregunta es, si los Asilos de Demen-
tes deben dejarse bajo la jurisdicci6n dcl Departa-
mento de Gobernaci6n: los que favorecen dejarlo
m.n cl Departamento de lobernaci6n, deben levan-
tar la mano derecha.
(Queda reehazado, que quede en Gobernaci6n, pnes
s61o vota a :favor el ISr. G6mez.)
Los que favorecen dejar las escuelas correcciona-
Ihs en la Seeretaria de Gobernaci6n, levantarAn la
mano derecha.
(Queda aceptado que queden en (obernaci6n.)
Las Asilos de Dementes quedarn ein la Secreta-
rfa de B. I,. I.-, .... y Raniidad y las escenlas correc-
cionales, quedaran adscriptas a la Secretaria de
Gobernaci6n.
SB. J. G. G6MEZ: (SECRETARIO) : El articulo
146, dice: (Leyendo):

"Ademis de los Directores a que se refiere el ar-
liculo anterior, habrLi un Jefo de Despacho que, ba-
jo la inmediata supervision del Secretario, tendri
a su cargo el Archi,vo y la Consultoria.
A. reserve de lo dispuesto en esta Ley, respect
a la Direcei6n de Comnnnicaciones, el Jefe de Des-
pacho tambiin tendra a su cargo lo relative al nom-
bramicnto, traslado, ascenso, licencia, suspension,
:eparaci6n y demis correceiones disciplinarias del
personal del Departamento, y darA a conocer ofi-
cialmentc las rcgla5 que so dispusieren para el go-
bierno de los funcionaioos y emplcados del propio
Departamento.
Con iegal reserve, respect a la Dircci6n de Co-
lninicaciones, tendrA a su cargo los Rsuntos relati-
vos a la compra de efeetos del material y suminis-
tros, al pago de sueldos del personal del Departa-
mento, y desembolsos de :.,inil,, a esos fines, y el








DIARIO DE SESIONES DE LA COMISION CONSULTIVA 95


examen y comprobaci6n do las cucntas del Depar-
tamento.
Sera su deber recibir todas las comunicaciones
dirigidas al Departamento y distribuirlas a las di-
recciones correspondientes; e igualmente inspeccio-
nar el despacho de la correspondencia del Depar-
tamento.
Adoptarh e implantari las medidas que estime
convenientes para el bucn orden de los asuntos del
Departamento, de acuerdo con las instrucciones del
Secretario de Gobernaci6n.
En ausencia del Secretario, el Jefe de Despacho,
bajo la supervision del miembro del Gabincte que,
por indicaci6n del Presidente, se hiciere cargo in-
terinamente del Departamento, desempefiard los de-
beres que asigne la Ley al Secretario, con excep-
ci6n del rofrendio de los Deeretos expedidos por
el President, que corrcsponderA siempre al miem-
bro del Gabinete a quien se confiera la sustituci6n in-
terina del Secretario.
El Jefe de Dcspacho d. it p. "i .'in la Supervisi6n
de las Institucioncs que dependan del Departamen-
to, asi como la de los fondos y cuentas relatives a
los bienes y pertenencias de dichas instituciones.
Tambi6n tendra a su cargo la direcci6n de todos
los asuntos relatives a ]a construcci6n y reparaci6n
de los edificios que estuvieren ibajo la autoridad del
Secretario."

SR. PRESIDENT: CORONERL E. H. CROWDED ) :
sHay objeci6n?
SR. SOBRADO: Pido la palabra.
Sa. PRESIDENT: (CORONEL E. II. CROWDER) : Ticne
la palabra el Sr. Sobrado.
Sn. SOBRADO: tA qu6 Archivo se refiere el primer
p'l i.'"? tEs al de la Socretaria? Porque es que en
la Secretaria de Gobernaci6n existen actualmente
various archives, uno para cada secci6n y on la pri-
mera existen distintos archives, y no creo que es nc-
cesidad imperiosa que cst6n bajo ]a custodia del Je-
fe del Despacho, cuando lo est6 ya al cuidado de
los Jefes de Secci6n; en cambio, se ba idejado fuera
de la Ley a la Biblioteca de la Secretaria, y podria
'ponerse: tendtti a su cargo la Consultoria, los Ar-
chivos, la Bhblioteca, y las pertenencias del Departa-
mento.
Sn. PRESIDENT: CORONERL E. II. CROWDER) :
Con referencia a esto, deseo decir que he tenido una
conferencia con. el Sr. Hernandez, Jefe del Depar-
tamento de Comunicaciones; el dijo que sus servi-
cios eran de una naturaleza tan tVcnica, que el per-
sonal no debia star bajo ninguna supervision del
Seeretario y que su control debia star independien-
te del control del Jefe de Oficina; que la compra de
material, el pago de sueldos al cual so :'-. n. ,. uno de
los pArrafos que sigue, y los deberes que correspondent
al Jefe de Oficina, deben corresponder al Jefe de ia
Direcci6n; y asi propone que so diga: "a rcserva de
lo dispuesto en la Direcci6n de Comnnicaciones"; y
agregar un pirrafo, diciendo que estos deberes in-
cumben al Director de Comunicaciones
SR. SOBRADO: Y el Secretario no tendria ninguna
intervenci6n en el particular?
Sn. J. G. G6MEZ: (SECRETARIO) : Una supervision.
Sn. SOBRADO: Aqui habria que afiadir la excep-
cidn de ]a Direcci6n de Comunicaciones, porque so-
lo en recibir las comunicaciones quo vienen a esta
Direcci6n, se pasaria el din el Jefe del Despacho.
Es much correspondencia ]a que viene hoy a Go-


bernaci6n y como ha de aumentar, seria impossible
atenderla.
SR. PRESIDENT: CORONERL E. H. CROWDER):
ISe acepta el articulo con los cambios propuestos
en los pdrrafos primero y tercero?
(Senales ,i,,',II,,i i; i').
Quoda aceptado.
SR. J. G. G6MEZ: (SECnETARIO) : Direcci6n de Ad-
ministraci6n Local y Asuntos Generales y Estadis-
tica.-Articulo 147, dice: (Loyendo) :

"La Direcci6n de Administraci6n Local y Asun-
tos Generales y Estadistica, so compondri de las si-
guicntes Divisioncs:
1-De Asuntos Provinciales y Municipales.
2?-De Estadistica y Asuntos Generales."

Sn. PRESIDENT: CORONERL E. H. CROWDER) :
Sobre este articulo el Sr. Carrera Jistiz me mani-
fest6 que propondria una cnmienda.
SR. CARRERIA JUSTIZ: Pido ]a palabra.
SR. PRESIDENT: COLONELL E. H. CROWDER) : Tiene
la palabra el Sr. Carrera Jfistiz.
SR. CARRERA JfTSTIZ: Mi noci6n no es realmente
una enmienda, porque en part esta conform con
los articulos; sencillamente ;que estos tres articulos
de que habla cl epigrafe, yo los desarrollo en cua-
tro, y me exticndo un poco on la determinaci6n de
los concepts, para que no haya vaguedad.
SR. PRESIDENT : CORONERL E. H. CROWDER) :
El Dr. Carrera Jistiz podra ini, :i' much el ar-
ticulado, pero come est conform solamente con un
detalle, 61 ha reconocido un estado de cosas actual,
que es temporal, mejor que uno permanent; no hay
duda que la Divisi6n de asuntos municipals esta-
ra muy ocupada y sera muy important durante los
primeros moments de la implantaci6n de la Ley
Municipal; pero, poco a poco, a media que los
ayuntamientos entren cn posesi6n de su autonomia
constitutional, ]a importancia de la Divisi6n sera
rednuida grandemento. Adem6s, me parece que las
dos divisions de asuntos munieipales y provincia-
les, deberan star unidas para conseguir armonia en
]a administraci6n. Yo estaria dispuesto a ver on el
Jefe de esa Divisi6n, nn hombre bien pagado. Es de
presumirse que, con el transcurso del tiempo, los
Municirios y las Provincias, mantendr6n una admi-
nistraci6n independiente del Poder Central y habrA
poca ocasi6n para supervision. Yo, por tanto, pre-
feirria combinar las dos divisions y temporalmen-
to, pagar al Jefe un buen sueldo, mejor que sepa-
r y djar l do os existentes permanentemente.
Los articulos que propone el Dr. Carrera Justiz,
podrian combinarse muy bien y ser muy superio-
res a los articulos que aparecen en el proyecto actual.
Sn. CARRERA J6STTZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT: (CORONET, E. H. CROWDER) : Tiene
Ia palahra el Sr. Carrera Justiz.
Sn. CARRERA JNsTIZ: Yo no me opongo a la combi-
naci6n de los articulos, pero me voy a permitir ha-
cer una consideraci6n, a prop6sito de las razones
que he tenido. Bajo un punto de vista, es cierto lo
que dice el Sr. President, que es possible que men-
giie el trabajo de esa Direcci6n; pero bajo otro pun-
to de vista, ,va a aumentar considorablemente este
trabajo, en cantidad e importancia. La misi6n de
esta Direcei6n, en estas dos divisions, va a ser dar-
Ic realidad a la facultad constitutional del Presi-
dente de la Rep-iblica, en la alta supervision que le
concede la Constituci6n, en su inciso doce, para que








96 DIARIO DE SESIONES DE LA COMISTON CONSULTIVA


el President de ]a RepTiblica pueda suspender
acuerdos de los ayuntamicntos contrarios a la
Constituci6n, a las ]eyes, a los tratados, o a los
acuerdos del Consejo Provincial.
El ejercicio de esa .. Til 1i por part del Presi-
dente de la Repiblica, a mi entender, es el secret
de la normalidad gubernamental en Cuba. Tanto
import aqui que se respite la autonomia municipal
como que no so deje pasar on ningin Ayuntamien-
to nada que contrarie la Constituci6n, las loyes, los
tratados y los acuerdos de los Consejos Provincia-
les.
Esta secci6n tiene, por consiguiente, necesidad de
hacer no una lecture, sino un studio do las actas
que diariamento remitirin oehenta y tantos ayun-
tamientos y seis consejos provinciales. Es cierto
ique no van a star estos organismos on sesi6n per-
manente, pero aunque asl no sea, sus 6pocas de reu-
ni6n tienen limits minimum; pero no limits ma-
ximos, y por consiguiente, es de pensar que esten
en sesi6n casi constant.
De modo que por ahi viene una cantidad de tra-
bajo que no esta determinada por la transici6n del
viejo al nuevo regimen, sino que es trabajo perma-
nente de la Secretaria de Gobernaci6n.
Por otra part, es misi6n de esta secci6n el tra-
mitar cuanto se refiere a las alzadas que pueden esta-
iblecer los alcaldes contra la -i,.,-it-;n dictada por
los goboernadores, ;y al misino tiemipo los recursos que
tamlbi6n pueden ,. i1.; .. sobre suspension de goberna-
d'ores. Nada de esto es transitorio, sino que es precisa-
mente lo que vieno a crear como n'' 1i iii el nuevo
r6gimen.
Hay otra circunstancia quo tender on cuenta, y es
que dentro de la Ley Municipal homos establecido
que los cacaldes tionen en cierto modo funciones de-
legadas del Presidente de la Repiblica: uoando los
alcaldes funcionan en ese concept hay contra ellos
quejas y alzadas que tionen que resolverse por el
President de la Repfiblica y este cs tambicn traba-
jo permanent.
Lo mismo va a suceder respect de ias funciones
que tienen los gobernadores cuando el Presidente
de la Replblica delega en ellos las facultades poli-
ticas, y si no se delegan esas facultades political,
cualquier funcionario que actor e en ese sentido, mo-
tivar6 actuaciones que tendran oue resolverse por
esta scci6n de la Socretarfa do Gobernaci6n, y na-
da de esto os funci6n que obedece a periods tran-
sitorios, sino permanentes y debido al nuevo regi-
men.
Aquf no hay nada que tenga que ver con las do-
cisiones, sino que todo esta derivado de la esencia-
lidad permanent del nuevo regimen, por esto yo
he considerado que estas dos definiciones tienen una
gran importancia dentro de la Secretaria de Go-
bernaci6n. Para que estuviera desenvuelta de una
manera normal, yo habia pensado quo estarian in-
cluidos los asuntos municipals y provincialoes pe-
ro si se creek mejor que se consigne, no me opongo.
Sn. J. G. G6MEz: (SEcRETARIo) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT: (COnROiEL E. H. CROWDER) : Tiene
la palabra el S. J. G. G6mez.
Sn. J. G. G6MEZ: (SECRETARIO) : Yo queria, prcci-
samente por estas razones del Sr. Carrora Jilstiz, la
uni6n de lo que 61 haee dos divisions para que a
su frente quedara un Jefe de Divisidn de primer
clase, el cual podria dividirlo en dos negociados po-
niendo al frente de cada uno de ellos un Jefe dc


Negociado de primera clase, uno para los asuntos
municipals y otro para los provinciales, porque me
parece que debe haber armonia, que todo debe es-
tar bajo la direcei6n de un solo Jefe. Tambi6n di-
ce que se han de examiner las actas.
Sn. SOBRADo: Yo creo que debia pasar a Goberna-
ci6n la inspecci6n econ6mica, que hoy tiene Ha-
cienda.
SR. CARRERA JSTIZ: Dentro de la nueva Ley, la
Hacienda no va a tener nada que ver con los ayun-
tamientos, sino recibir sus cuentas, dos veces al afio.
La Secretaria de Gobernaci6n, ademas, tendri un
funcionario t6cnico, que seri el que examinara las
actas de los ayuntamientos, en su part gubernati-
va y en la financier, y seri el que apreciar~ las in-
fracciones que se cometieren.
SR. SonnADO: Pero es que no tiene datos.
SR. CARRERA JTSTIZ: Recibirg los presupuestos y
las aetas que traten de los mismos; y, ademas, tendra
las leyes que regiran la matcria.
Este es el lazo politico que queda entire el Poder
Central y los poderes locales; porque yo, que soy
mny amante de la autonomia municipal, tambi6n lo
soy de la unidad del Estado y esto es un modo de
mantenerla.
SR. CORONxDO: 1,Y para desempefiar esa funci6n,
necesita el Secretario tender las actas, o simplemente
copia do ellas?
Sn. SoBRnDO : Es mis esencial el acta complete. por-
que olla da fe y la copia no, pues a veces se
expide la copia sin baberse verificado la aprobaci6n
del acta.
SR. WINSHTP: ALa Hacienda recibe los Presupues-
tos y cuentas de los Municipios?
S CARRERA JUSTIZ: Solamente las cuentas cada
seis moses. Creo wi,.- hemos discutido suficientemen-
te el punto, y por ello propongo que el articulo 147
ouede aprobado en In forma que fun leido por el
Sr. Secretario y que los articulos 148 y 149 queden
redactados en la forma siguiente:

"Articulo 148.-La Divisi6n do Asuntos Provin-
ciales v Municinales, estara bajo la direction de nn
Jefe de Divisi6n de primer clase, y Tendri a su
cargo todos los asuntos provinciales y municinales
aon se encuentron bajo la in i.l1;.'-.' i del Presi-
diento de 1n Repipblica v del iecretario de Go'berna-
ci6n: auxilios one el Estado haya de prestar a las
provincial o a los municipios: examen de los acuer-
dos de las sesiones de los consejos y ayuntamientos,
Damra los efectos determinados en los articulos 96 y
108 de ]a Constituci6n; apelaciones y recursos de
alzadas y quejas, one se motivaren cuando los go-
bornadores y alcaldes procedan por delegaci6n del
Pr-eidento e doa R enfiblia : suspension de los Erober-
nadores y recursos de alcaldes suspensos por los go-
bernadores: realizar, on su cnso, la funci6n atribui-
da al Presidente de la Reniblica. sefin el articulo
93 do la Lov Oir.'nica de las nrovincias y 215 de la
Ley Orranica de los municipios, y cualoniera otra
facultad v deber que sobre estos organismos deba
ejerccr el Presidente de la Repihblica."
"Articulo 149.-La Divisi6n de Estadistica y
Asuntos Gencrales, estara a cargo de un Jefe de Di-
visi6n de torcera clase.
Esta Divisi6n tendri a su cargo todo lo referen-
te a estadistica municipal, provincial y del Et.l.,
en cl ramo propio de la Gobernaci6n interior, y pu-







DIARIO DE SESIONES DE LA COMISION CONSULTIVA. 97


blicarA peri6dicamente un boletin que comprenda la
Memoria del Departamento.
Tambi6n estard a cargo de esta Divisi6n todo lo
relative al Cefiso de poblaci6n y sus rectificaciones
anuales y division territorial, rectificaci6n del pla-
no general de la isla, cuando ocurra algfn cambio
en la division que actualmente tienen los ayunta-
mientos y las provincial.
Igualmente conoccr6 esta Divisi6n de todo lo con-
cerniente a elecciones, cuando do alguna manera
tenga que intervenir en ellas el Poder Central, sal-
vo si el conocimiento correspondiere a las Juntas
electorales.
Tambien tendrA a su cargo el Archivo Nacional,
la impresi6n y encuadernaci6n de los decretos, re-
soluciones y circulares del Presidente, que afecten
al Departamento, y la impresi6n de la "'Gaeeta
Official .

SR. PRESIDENT: CORONERL E. H. CROWDER):
Yo los acepto. Se aprueban?
(Seeales afirmativas).
Quedan aprobados.
Deseo llamar la atenci6n de la Comisi6n sobre un
asunto que es muy important. E1 ultimo procepto
de las leyes provincial y municipal se refiere a que
esten en vigor cuando los funcionarios que deben
ser elegidos en la uiltima elecci6n tomen posesi6n de
sus cargos. Esti claro que esas eyes no pueden po-
nerse en vigor en una provincia y no en otra, y que
los nuevos ayuntamientos y consejos elegidos en 1
de Agosto no pueden funcionar bajo la Ley ante-
rior, ni los consejos o ayuntamientos anteriores con
la Ley nueva. Y ahora pasa que, como resultado de
ciertas alzadas establecidas, no han recibido sus
certificados: todos los funcionarios municipals y
provinciales.
Eso ha ocurrido en dos municipios y una provin-
cia y hemos entendido que se apelark al Tribunal
Supremo; y, hasta resolve esa apolaci6n, los
funcionarios no pueden recibir certificados de elec-
ci6n y por lo tanto no pueden tomar posesi6n ni poner-
se en vigor la nueva ley. Yo esperaba que al regreso del
iSr. Gobernaador pudiera publicarse un Decreto ponien-
dola en vigor y dando posesi6n a los nuevos funciona-
rios, 'habiendo redactado la Subcomisi6n un Proyecto
de Decreto; :pro desco llamar la atenci6n sobre el he-
dho de que no puode ser promulgado hasta ique no se
resuelvan las apelaciones sobre las elecciones de Giii-
ra de iMelena que se estin tramitando por el Tribunal
iSupremo. Hoy la Junta Central Electoral tratarA las
ajpelaciones en cuanto a la Provincia de Santa Clara
y es de presumirse que sea la decision de la Junta
Central la que darl lugar a una alzada ante el Tribu-
nal Supremo. Puede llegar el 15 o el 20 de Septiem-
bre antes de quo decide el Supremo y sobre esto Ila-
mo la atenci6n. Deseo decir tambi6n que es impor-
tante que celebremos una sesi6n especial para tra-
tar de este asunto y considerar este Proyecto de
Decreto. El Gobernador Provisional ,volverd el mar-
tes por la :m,.i I i y para entonces sera convcniente
tener el Decreto dispuesto a la firma, para poner en
vigor las leyes municipal y provincial.
SR. CARRERA JdSTIZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT: (CORONEL E. H. CROWDER) : Tiene
la palabra el Sr. Carrera J~stiz.


SR. CARRERA JUSTIZ: Deseo llamar la atenci6n,
acerca do que, para la inauguraci6n del nuevo r6-
gimen, no basta la promulgaci6n de las leyes muni-
cipal y provincial, sino tambi6n la de las leyes de
contabilidad e impuestos municipals. Las leyes
municipal y provincial estdn promulgadas, ya ter-
minadas, y falta, sencillamente, ponerlas en vigor,
con ciertas instrucciones, que son el objeto de ese
Proyecto do Decreto; pero en cuanto a la Ley de
Contabilidad y a la Ley de Impuestos, la situaci6n
es distinta. La primer, fu6 aprobada por nosotros,
sometida al referendum, tenidas en euenta algunas
observaciones hechas; redactada la carta presen-
tdndola al Sr. Gobernador y en ese estado esta, fal-
tando solamente que se promulgue.
En cuanto a la Ley de Impuestos municipales, la
situaci6n es distinta: fu6 sometida a otro referen-
'dum; se presentaron, con ese motivo, una series do
solicitudes sobre enmiendas y modificaciones. Se
comenz6 el period electoral, se suspendieron las
sesiones de la Comision, se ha vuelto ha reunir aho-
ra y ha comenzado con la Ley de Secretarias. La
Subcomisi6n ha estudiado ya todas las enmiendas
y ha hecho una nota de las que han merecido algu-
na consideracion y on consecuencia fueron acepta-
das. Yo me permit esa material sea considerada, porque la Ley de Im-
puestos tiene que ser, necesariamente, promulgada
al tomar posesi6n los nuevos ayuntamientos. Basta
considerar que la Ley municipal hace infinidad de
refercncias a la Ley de Impuestos; referencias que
seria necesario ,ver, si estd promulgada; pero si no
estd promulgada, la obra no estd mas que a medio
hacer. De modo que ese es un punto de urgencia
sobre cl tapete; y la Subcomisi6n tiene hecho ya su
trabajo y podemos tratarlo el lunes, si se desea.
SR. PRESIDENT: (CORONEL E. H. CROWDER):
Yo creo que si los miembros de la Comisi6n leen los
documents relacionados con los proyectos de de-
cretos que se les ha entregado ahora, entire hoy y el
lunes, podremos resolve sobre ellos. Yo he leido
el Decreto promulgando la Ley Municipal y estoy
dispuesto a votar en su favor, tal como estd. Toda-
via no he leido el de la Ley de Tributaci6n Munici-
pal. El Dr. Carrera Jistiz tiene raz6n cuando des-
cribe este asunto como urgente y debemos dejarlo
terminado todo en la scsi6n del lunes. Yo no s6
cuanto tiempo se puede tardar en la publicaci6n de
esas leyes.
SR. WINSHIP: La publicaci6n en la Gaceta de las
leyes de Tributaci6n y Contabilidad, cogera alguin
tiempo.
SR. PRESIDENT: (CORONEL E. H. 'CROWDER) :
Propongo que el Secretario envie inmediatamente, en
su forma actual, esas leyes, para que se pueda empezar
la correcei6n de pruebas y luego se intercalardn las
enmiendas que se hagan.
!Propongo, ademAs, que el lunes solo se considered las
enmiendas que se introducen a los articulos corres-
pondicntes, con el objeto de abreviar el trabajo.
SR. CARRERA JUSTIZ: Perfectamente.
SR. PRESIDENT: (CORONEL E. Ii. CROWDER):
Se levanta la sesi6n, debiendo reunirnos el lunes a
la hora de costumbre.

.(Erar las 6 y 30 p. m.)


Imp `2e.-bia, Uouza y 0.-, Obispo 83 y 35.-Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs