• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Sesion del jueves 27 de febrero...
 Apendice al numero 32 del 27 de...






Group Title: Diario de sesiones de la Convencion constituyente de la isla de Cuba
Title: Diario de sesiones de la Convención constituyente de la isla de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072606/00032
 Material Information
Title: Diario de sesiones de la Convención constituyente de la isla de Cuba
Physical Description: 479, xxxi p. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Convención constituyente, (1900-1901
Publisher: La Convención
Place of Publication: Havana
Publication Date: [1901]
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba -- 1899-1902   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: Includes convention reports from Nov. 1, 1900 to Feb. 27, 1901.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072606
Volume ID: VID00032
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000352599
oclc - 09792325
notis - ABZ0572

Table of Contents
    Sesion del jueves 27 de febrero de 1901
        Page 473
        Page 474
    Apendice al numero 32 del 27 de febrero de 1901
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
Full Text



HABANA FEBRERO 28 DE 190o.--NUMERO*t2. 0



DIARIO DE SESIONES


CONVENTION CONSTITUYENTE
DE LA
IS-LA IDE CTTUBA

OMflcointas: HEclifoioo dce la o Tno X0ezaoicorx ('TeatrCo RMarti) C t
----- -U- --


SESION DEL JUEVES 27 DE FEBRERO DE 1901



STMAEIO
Se abre la sesi6n.
Se aprueba el acta de la anterior.
El Sr. President expone el objeto de la sesi6n que es dar cuenta del Informe acerca de las Relacio-
nes que deben existir entire el future Gobierno de Cuba y el de los Estados Unidos, que present la Co-
misi6n respective.
Es aprobado el Informe.
El Sr. President indica A la Convenci6n que las Secciones deben reunirse para estudiar los Proyec-
tos que se presented sobre la Ley Electoral, y designer los Delegados que han de former la Comisio6
correspondiente.
Se levanta la sesi6n.


Abriose la sesi6n d las 5 y 10 minutes.

El senior PRESIDENTE: Se abre la sesi6n.
El Secretario, senior ZAYAS lee el acla ce la anterior
que es aprobada.
El senior PRESIDENTE: Como saben los seflores
Delegados, el objeto de esta sesi6n es dar cuen-
ta de la redacci6n definitive que la Comisi6n de
Correcci6n de estilo, ha dado a los acuerdos que he-
mos tornado en las sesiones secrets celebradas en
los dias de ayer y antes de ayer, con el objeto de
que la Convenci6n vea si esa redacci6n so couforma
6 n6 con los acuerdos adoplados en dichas sesiones.
Se trata'del Informe presentado por la Comisi6n
respective, acerca de has relacioi.es que leben exis-
tir en lo future, entire el Gobierno de Cuba y el de
los Estados Unidos.
El senior Secretario sd servirA leerla.
El selor JVilluendas lo lee. (Aplausos y bravos). *
(VRase el Apendice.)
El senior PRESIDENTE: Se pone discussionn aI
forma que le ha dado la Comisi6n de Correcci6u de
estilo, para ver si se conforma esa redacci6n con el
acuerdo tornado por la Oonvenci6n. (Silenci).)*
4De manera que so entiende aprobada? Queda
aprobada,


Con arreglo a la Orden 301 de 25 de Julio, va a
entrar la Convenci6n en el tercer period de sus
trabajos, para los cuales recomienda la Presiden-
cia a los Presidentes de las Secciones, que se vaya
estudiaudo en cada Seccibu respective lo que deba
hacerse, para determinar los Delegados que han de
former part de la Comisi6n y dar cuenta a Asta
Presidencia para lo que proceda.
La Mesa pondra con la mayor brevedad possible,
en manos del Gobernador Militar, la part de los
acuerdos que hemos tornado, que debate. entregairse-
le con arreglo a lo acordado.
Para la pr6xima sesi6n se avisard ,a domiailio.
El senior JUAN G. (ONEZ: Convendria fijar bien
que es lo que correspond ahora a las Secciones es.
tudiar.
El seflor PRESIDENTE- El senior Secretario se ser-
vira leer la Orden 301 en ja parte pertinent.
El senor Secretario lee la Orden 301.
El senior PRESIDENTE:* La segunda parte, modi-
ficada por la alocuci6n del Gobernador Milit.r el
dia de la apertura, esti termninada ya, y el tercer
extreme es el que debe ser estudiado por las Seccio-
nes. *No habiendo otro asuuto de qu6 tratar, se le-
vanta la sesi6n.
(Eran las 5 y 45 minutes p. m.)


. 0


. *.
*







..
0*


1IAR10 DE SESIONES



Apendice al nfimero 32 del 27 de Febrero de 1901.



INFORMED ACERCA DE LAS RELACIONES
que deben existir entire Cuba y los Estados Unidos, presentado
por la Comision respective.


LA COMISI6T NOMBRADA PARA REDACTAR EL PRO-
YECTO DE LAS RELACIONES QUE A JUICIO DrE LA
CONVENCI6N CONSTITUYENTE DEBEN EXISTIR EN-
TRE CUBA Y LOS ESTADOS UNIDOS., A LA CONVEN-
CION:

La Conveuci6n Constituyeute, con arreglo A las
disposiciones del Gobierno americano publicadas en
las Gacetas de esta Isla en los dias 26 de Julio y 6
de Noviembre de 1900, con los nimeros 301 y 455,
que contienen la convocatoria de la misma y la alo-
cuci6n leida por el senior Gobernador Militar al
inaugurarla, tiene various encargos que cumplir: re-
dactar y adoptar una Constituciou para Cuba; emi-
tir opinion sobre las relaciones que, A su juicio, de-
ban existir entire los Gobieroos de Cuba y de los
Estados Unidos; proveer A ]a elecci6n de los Poderes
6 funcionarios que la Constituci6n establezca; y por
6ltimo, proveer al traspaso A los mismos funciona-
rios 6 Poderes, del Gobierno de la Is!a.
Terminado ya, felizmente, el trabajo de redactar
y adoptar la Constituci6n, cumple A la Asamblea
Constituyente ocLparse, com'o se le recomienda en
la inenionada orden n6mero 455, en consignar su
opinibn sobre las relaciones que deban existir entge
los Estados Unidos y Cuba.
La Comisi6n A que se ha confiado tan hoproso
cometido, pudo imaginar, "la primera vez que se
reuni6, que su tarea serfa tan fcjil cosno breve* Es
tan vivo en todos los patriots cubauos el senti-
miento de gratitud hacia. el pueblo de los Estados
Unidos por la ayuda poderosa y decisive que prest6
al nuestro in su lucha para separarse de E~pafia,
con el fin de erigirse en Estado independiente y so-
berano, que A todos hubo de parecer que para ex-
*


presar la opinion solicitada, s6lo podfamos declarar
que pensamos que los Estados Unidos y Cuba de-
beu mantener eternamente los lazos de la amistad
mas intima y fraternal, ya que no se vislumbra la
mas leve oposici6n entire sus interests legitimos, ni
cabe la menor disparidad entire sus aspiraciones ra-
cionales.
Pero apenAs se habia constituido la Comisi6n, el
senior Gobernador Militar de la Isla solicit de ella
una entrevista reservada, en la que di6 A conocer
uua comunicaci6n del senior Secretario de la Guerra
de los Estados Unidos que contiene indicaciones
sobre los extremes que el Ejecutivo americano su-
giere, y recomienda como bases de la opini6n que
solicita.
A partir de ese instant, la Comisi6n hubo de
proceder con mayor detenifhiento, ya que el asun.
to tenfa que consideraise bajo un aspect diferente.
Resulta, en efecto, que asi por el texto de la con-
vocatoria de 26 de Julio (Orden 01) como por el
de la Alocuci6n de 5 de Noviembre (Orden 455) la
Convenci6n debia formular libiemente el g6nero de
relaciones que, A su juicio, donvendria que existiesen
entire los Estados Unidos y Cuba.
Pero despu6s de o reffrida comunicaci6n del se-
for Secretario de la Guerra, de cuyas conclusiones
se le ha dado traslado en casta del senior Goberna-
dor 1lilitar de 21 de los corrientes, existe algo nue-
vo indicado por el Ejecutivo ameiicano, de que no
puede desentenderse la Comisi6n. No hay pa a que
inuistir sebre la importancia de ese hecho: ning6n
Delegada puede desconocerla.
Pero si import manifestar que tras maduro exa.
men y detenido studio del asnnto, la Comisi6n en-
tiende que, en el fondo, la Asamblea Constituyente
debe proceder, una vez conosidas las indicacione


. *


. 0







476 1. DIARIO DR, SE9I014PS
0. --


de que se trata, con la prolla libertad de juicio, con
la propia independencia de criterio que antes de co-
nocerlas. Militan en favor de esta creencia nuestra
varias circunstancias.
Somos los Delegados del pueblo de Cuba, por lo
que nuestro deber primordial consiste en interpre-
tar la voluntad y en tender a las conveniencias de
nuestro pais. DespuBs sucede que las indicaciones
del Departamento Ejecutivo del Gobierno de los
Estados Unidos, s6lo contienen las estipulaciones de
lo que, A su juicio, "el pueblo de Cuba debiera desear
que se estableciesen y acordasen como las relaciones
entire Cuba y los Estados Unidos."
Asi es que, al comunic6rnoslas, insiilnando que
las prohijemos, se reconoce explicitamente que son
los deseos de Cuba los que han de tener valor, pues-
to que se trata de obtener que Cuba desee en deter-
minado sentido. For iltimo, precisa tener en cuen-
ta que las estipulaciones sugeridas no revisten ca-
racter definitive ni legal en absolute, dado que se
hace la formal reserve de que nada en lo que se
comunica 6 la Comisi6n "puede interpretarse en
manera alguna que obliga 6 los Estados Unidos a
una political que propiamente debiera fijarse por el
Congress." Mas aun: se llega 6 decir que: "esas es-
tipulaciones puede resultar que no esten de confor-
midad con las conclusions A que el Congreso puede
legar finalmente, cuando 6ste Cuerpo consider el
asunto." Asi es que s61o se presentan "como las
opinions del Departamento Ejecutivo."
Claro esta que ya esto es suficiente para que le
prestemos ,cuidadosa consideraci6nn, much m6s
cuando se nos recomiendan como ssaibias y pruden-
tes y para los mejores intereses de ambos pueblos.n
Pero queda integra nuestra facultad para aceptar 6
no; para escoger de ellas lo que nos parezca oprtuno,
y para adicionarlas, enmendarlas 6 sustituirlas, con
arreglo A los dictados de nuestra conciencia, tenien-
do siempre 6 la vista nuestro deber de auxiliar
cuanto pueda ser un interns legitimo y un prop6sito
Sracional del pueblo de los Estados Unidos, con el
supremo interns y los sagrados derechos del nues-
tro.
Consecuente con estas ideas la Comisi6n entieude,
una vez consideradas detenidamente las indicacio-
Ies del Ejecutivo de los Estados Unidos, que los
intereses de ambos paises quedan resguardados, en
cuanto alcanza la previsi6n humana, dentro de los
preceptos consignados en la Constituci6o que aca-
bamos de adoptar para la Repiblica de Cuba. Del
texto de la comunicaci6n del senior Secretario de la
Guerra de los Estados Unidos se desprende, en efec-
to, que el'punto de partida de todas sus indicacio-
nes es el siguiente: "Los EDtados Unidos necesitan
tener la seguridad de que la Isla de Cuba ha de ser
S siempre un pais indepeadiente."
Esa seguridad cre6 el Departamento Ejecutivo de
la Uni6n que puede abrigarla, si la Conveici6n
opinase en favor de estas cinco estipulaciones:
1" Que ningin Gobierno organizado bajo la
Constituci6n, se juzgari con autoridad para enlrar
Sen ningfn tratado 6 compromise con ninguna po-
tencia extranjera, quo pueda disminuir id oponerse
a la independencia de Cuba, 6 conceder a dicha


*. *
0*


potencia extranjera, ningdu derecho 6 privilegio
especial sin el consentimniento de los Estados Uni-
dos.
2. Que ning6u Gobierno, organizado bajo ]a
Constituci6n, tendri autoridad para asumir 6 con-
tratar ninguna deuda p6blica que exceda de la ca-
pacidad de las ientas usuales de la Isla, despu6s de
sufragar los gastos corrientes del Gobierno para pa-
gar el interns.
3. Que al traspaso del control de Cuba al Go
bierno establecido bajo la nueva Constituci6n, Cuba
consiente que los Estados Unidos se reserve y reten.
ga el derecho de intervenir para la conservaci6n de
la independencia de Cuba y el mantenimiento de
un Gobierno stable que debidamente proteja las
vidas, la propiedad y la libertad individual y que
cumpla ccn respect a Cuba las obligaciones im-
puestas por el Tratado de Paris a los Estados Uni-
dos, y ahora asumidas y tomadas sobre si por el
Gobierno de Cuba.
4. Que todos los actos del Gobierno Militar y
todos los derechos adquiridos por ellos serAn validos
y se mantendrAn y protegeran.
5M Que para facilitar A los Estados Unidos el
cumplimiento de deberes tales como los que recae-
ian sobre ells por las estipulaciones ya expresadas
y para su propia defense, los Estados Un.idos pod ran
adquirir titulo, y conservarlo, A terrenos para esta-
ciones navales; y mantenerlas en ciertos puntos es-
pecificados.
La Comisi6n que suscribe, aceptando el punto de
partida del Ejicutivo Americano de que import
que la Independencia de Cuba quede en absolute
garantizada, estima que algunas de esas estipula,
ciones son inaceptables, cabalmente porque vulne-
ran la independencia y soberania de Cuba. Nues-
tro deber consiste en hacer A Cuba independiente
de today otia naci6n incluso de la grande y noble
naci6n americana; y si nos obligAsemos a pedir a
los Gobiernos de los Estados Unidos su conseritimien-
to para nuestros tratos internacionales; si admiti6-
semos que se reserve y retengan el derecho de in-
tervenir en nuestro pais, para matener 6 derrocar
situaciones, y para cumplir deberes que s61o 6 Go-
biernos cubanos compete; si, por 6ltimo, les conce-
di6semos la facultad de adquinir y conservar tftulos
A terrenos para estaciones navales, y mantenerlas
en puntos determinados de nuestras costa's, es claro
que podriaios parecer independientes del resto del
muudo, aunque no lo fu6ramos en realidad, pero
nunca seriamos independientes con relaci6n 6 los
Estados Unidos.
SEn la Con&tituci6nq.ue adoptas herpos puesto
especial empefio en cimentar sobre s6lidas bases
nugstra independencia y soberania. Los organismos
A que correspenden las funciones legislativas y gu-
bernamentales arrancan de las entrafasjmismas del
pueblo; asi.es que cuentan con la condici6n que
mayor etabilidad proporciona a los Gobiernos: el
copsentimiento de los gobernados. Hemos cuidado,
aderns, de establecer una rational ponderaci6n en-
tre esos organismos, A fin de que funcionen harm6-
nicameitte; de modo.que se eviten los ctnflictos y
hasta los rozamientos. Cabe afirmar que con el libre
*


* *







DIL CNIN?~COS!TYN_ 7


juego de las instituciones creadas, se impe'dira que
este pueblo padezca ninguno de estos dos males que
han puesto alternativamente en peligro la vida de
otras Sociedades: el despotismo y la anarquia. He-
mos torado, asimismo, todas las precauciones debi-
das para imposibilitar el dosorden 6 la ruina de
nuestra Hacienda, adoptando, motu propio el pre-
cepto de que ninguno de los organismos autorizados
para acordar emprestitos, ya sean de caricter mu-
nicipal, provincial 6 national, pueda hacerlo sin
votar al mismo tiempo el impuesto 6 los impuestos
permanentes destinados al pago de sus intereses y
amortizaci6n y sin llenar otros requisitos igualmen-
te previsores que se determinan en los articulos 59,
93 y 105 de la Constituci6n.
Finalmente, nos hemos adelantado a evitar todo
conflict con los extrafios, equiparando los extran-
jeros A los nacionales en cuanto se refiere A la pro,
tecci6n de sus personas y bienes y en cuanto al goce
de los derechos civiles, de las garantias individuals
y de la protecci6n de las leyes y autoridades cuba-
nas. De donde se deduce, que muy bien podria la
Comisi6n que suscribe aconsejar a la Asamblea
Constituyente que contestase 6 las indicaciones pre-
sentadas por el Ejecutivo Americano sencillamente
de este modo: "Con los preceptos de nuestra Cons-
tituci6n observados con fidelidad por nosotros y por
los demrs, se alcanza la aspiraci6n que alent.is y
por la que hemos estado y estamos dispuestos A ve-
lar celosamente de que se asegure la independencia
de la Isla de Cuba." Pero deseosa la Comisi6n de
robustecer la confianza que deben abrigar los Esta-
dos Unidos en punto A nuestra gratitud y A la de.
cisi6n con que estamos resueltos a cuidar de que no
corra jamAs peligro, por nuestra culpa, la indepen-
dencia de nuestra patria, cree que no hay inconve-
niente en que la Convenci6n pine que los Poderes
Constitucionales de la Repiblica de Cuba, si lo es-
timasen oportuno, pudieran declarar:

PRIMER

El Gobierno de la Rep6blica de Cuba no harA
ning6n Tratado 6 Convenio con ninguna Potencia
6 Potencias extranjeras, que comprometa 6 limited
la independencia de Cuba, 6 que de cualquier mo-
do permit 6 autorice a cualquier Potencia 6 Poten-
cias extraijeras, obtener por medio de colonizaci6n
6 para fines militares 6 navales, 6 de ofra manera,
asiento, autoridad 6 derecho sobre cualquier porci6n
de Cuba.

SEGUNrfA
S *
El Gobierno de la Repdblica de Cuba no pernii-
tirA que su territorio pueda servir de base de opera-
ciones de guerra contra los Estados Unidos nj con-
tra cualquiera otra Naci6n Bxtranjera.

TERCERA

El Gobierno de la Repdblica de Cuba aceptarA
en su integridad el Tratado de Paris de 10de Di-
ciembre de 1898, lo mismo en fo que afirma los dee-


rechos de Cuba que en cuanto las obigacione que
taxativamente le sefiala, y especialmente las que
impone el Derecho Internacional para la protecci6n
de vidas y haciendas, substituy6ndose A los Estados
Unidos en el compromise que adquirieron en ese
sentido, conform a los articulos 1 y 16 de dicho
Tratado de Paris.


CUARTA


El Gobierno de la Republica de Cpba reconocerA
como legaimente vAlidos los actos ejecutados para
la buena gobernaci6n de Cuba, por el Gobierno Mi-
litar Americano en representaci6n del de los Esta-
dos Unidos durante el perfodo de su ocupaci6n; asi
como los derechos de nacidos de ellos, de conformi-
dad con la joint resolution y con la Secci6n 2. de la
Ley de presupuesto del Ej6rcito de los Estados
Unidos para el afio econ6mico de 1899 A 1900, co-
nocida por gentes en este pafs.

QUINTA

Los Gobiernos de los Estados Unidos y de la Re-
p6blica de Cuba debieran regular sus relaciones co-
merciales por medio de un Convenio, basado en la
reciprocidad, y que, con tendencies al libre cambio
de sus products naturales y manufacturados, les
asegure mutuamente amplias y especiales ventajas
en los mercados respectivos.

Si el future Gobierno de la Repfblica de Cuba,
creyese acceptable la opinion que acabamos de emi-
tir, y que se consigna en los cinco apartados prece-
dentes, entendemos que con ello y con la Constitu-
ci6n adoptada, los Estados Unidos podrfan conside-
rar que no deben abrigar el mAs leve recelo respect
A nuestro porvenir. Y al disponerse como lo afirman,
a cesar en el ejercicio de la autoridad interventora,
pueden dar por terminada su obra generosa de li-
bertad y de pacificaci6n, con el pleno convenci-
miento de que nadie mas que nosotros mismos, estA
interesado y resuelto a mantener la independencia
absolute de nuestra patria, A vivir enspaz con todo
el mundo, A gobernarnos ordenada y pacificamente,
y d ser, para el pueblp de los Estados Unidos, un
pueblo hermano, deferente y agradecido.

*

Por todas estas razones la Comisi6n proponeque
la Convenci6n se sirva acordar que se comunique
al Gobierno de los*Estatos Unidos la opinion que
nos ha pedido en la forma siguiente: .
La Convenci6n Constituyente en cumplimiento
de su deber de indicar las que, A su juicio, pudieran
ser las relaciones del pueblo de Cuba con el de los
Estados Unidos, y en su deseo de que sean las mas.
cordiales inalterables y fecundas, A fin de promover
y gaganbizar los intereses comunes, ha considerado
cuidadosamente las indicaciones que le fueron
transmitidas por conduct del*Gobierno Militar.
Del context de aquellas indicaciones result que


* O


DR L~A COMMCI~ON CONSTIT"INT1


477


. 0







478 DIARIO DE SESIONES
4---!---. ..--.. .. . .... .. .. ..


el Gebierno de los Estadoe Unidos so inspire en la
preocupaci6n de que no sla para ellos la indepen-
dencia de Cuba causa de aprehensi6u, por peligros
que pudiesen ocasionar la instabilidad de nuestras
futures instituciones, el desorden de nuestia Ha-
cienda 6 el incumplimiento, por parte nuestra, de
los deberes internacionales.
La Convenci6n esta segura de que el inmediato
porvenir no justificarA ni aquellas aprehensiones ni
ningin temor acerca de la capacidad del pueblo
cubano para Ja vida independieute, ni tampoco la
menor inquietud respect al funcionamiento del
Gobierno que establece la Constituci6n *que acaba
de adoptar. *
El mundo todo ha sido testigo de la moderaci6n,
el respeto A la ley y la generosa condici6n eviden-
ciados por el pueblo de Cuba durante estos dos
afios en que ha vivido bajo el regimen de la Inter-
venci6n, al salir de una guerra terrible que subvir-
ti6 la organizaci6n de la sociedad, sembrando el
suelo de escombros y dejando al pais exhaust y
desconcertado. Puede proclamarse que en ningfia
)publo, aun durante crisis menos profundas, se han
contemplado virtudes tan relevantes y recomenda-
bles como las que, en medio de los sefialados tras-
tornos han enaltecido al de Cuba.
S61o el olvido 6 el desconocimiento de estos he-
chos pudiera engendrar dudas y recelos respect al
civismo y A la cordura de nuestro pueblo.
Por otra part, en la Constituci6n que acabamos
de entregar al senior Gobernador Militar, hemos
puesto especial empefio en cimentar sobre s61idas
bases nuestra independencia y soberania. Los orga-
nismos A que correspondent las funciones legislati-
vas y gubernamentales arrancan de las entrafias
mismas del pueblo; asi es que cusntan con la con-
dici6n que mayor estabilidad proporciona A los go-
biernos: el consentimiento de los'gobernados
Hemos cuidado, ademis, de establecer una racio-
nal ponderaci6n centre esos organismos, A fin de
. que funcionen harm6nicamente, de modo que se
eviten los conflicts y hasta los rozamientos. Cabe
afirmar que con el libre juego de las instituciones
creadas se impedira que este pueblo padezca ningu-
no de estos dos males, que han puesto alternativa-
"mente en peligro la vida de otras Sociedades: el
despothmo y la anarqufa.
Hemos tornado, asimismo todas las precauciones
debidas para imposibilitar el desorden 6 la ruina de
nuestra Hadienda, adoptando motu propio el precep.
to de que ninguno de los organismos autorizados
para acQrdar empr6stitos, ya sean de carActer muni-
cipal, provincial 6 national, pueda hacerlo sin votar
al mismo tiempo el impufsto 6los impuestos per-
manentes destinados al pago de sus interests y
S amortizaci6n, y sin lenar otros requisitos, igual-
mente previqpres, que se determinan en los articu-
los 59, 93 y 105 de la Constituci6n. Finalmente,
nos hemos adelantado A evitar todo conflict con
los extrafios, equiparando los extranjeros f los na.
cionales en cuanto se refiere A la proteccina de sus
S personas y bienes, y en cuanto al goce de los derea
chos civiles, de las garantias individuals y de la
protecci6n de las leyes y autoridades cubanas.


No cabe en lo human otras medidas mas eficaces
A los prop6sitos de los Estados Unidos, que al pro-
pio tiempo son 61 interns supremo de Cuba, de
afianzar el-orden y asegurar el desenvolvimieuto
pacifico de nuestro pais.
Las relaciones centre ambos pueblos que por fuerza
seran cada vez mas estrechas por el comercio, esto
es, por la mutua conveniencia, y por los iuvariables
vinculos de nuestra gratitud y de nuestro afecto,
tenderan A establecer entire dos colectividades tan
diversas, y i pesar de su absolute respective inde-
pendencia, una intimidad que favoreciendo los in-
tereses americanos, desenvuelva al mismo tiempo,
sin embargo, una comunidad que sea lazo de uni6u
entire las dos grandes razas que pueblan este hamis-
ferio.
Procurando estos nobles fines, seguramente el
nuevo Gobierno que establece la Constituci6n ha-
brA de acordar con el de los Estados Unidos, cuan-
tas medidas faciliten el trato entire ambos pauses,
adoptando en primer t6rmino aquellas resoluciones
de higiene international y privada que se encami-
nen A la extinci6n de las enfermedades importables
asi como cuantas mas contribuyan al deearrollo de
las relaciones mercantiles y sociales.
Consider la Convenci6n que con lo expuesto el
Gobierno de los Estados Unidos podria estimar su.
ficientemente garantizados sus interests y satisfechas
sus aspiraeiones; p6ro todavia la Convenci6n desea
robustecer lo confianza que deben abrigar en punto
A nuestra gratitud y A la decision con que estamos
resueltos A cuidar de que no corra jamAs peligro,
por nuestra culpa, la independencia de nuestra pa-
tria. Eu tal concept opina que los Poderes Consti-
tucionales de la Repdblica de Cuba, si lo estimaren
oportuno, debieran declarar y adoptar las siguientes
estipulaciones:

PRIMER

El Gobierno de la Repdblica de Cuba no harA
ningun Tratado 6 Convenio con ninguna Potencia
6 Potencias extranjeras, que comprometa 6 limited
la independencia de Cuba, 6 que de cualquier mo
do permit 6 autorice A cualquier Potencia 6 Poten-
cias extranjeras, obtener por medio de colonizaci6u
6 para fines militares 6 navales, 6 de otra manera,
asiento, autoridad, 6 derechos sobre cualquier por-
ci6n de Cu'ba.

SEGUNDA
*
SEl Gobierno de la 1 epiblica de Cuba noperni-
tira que su territorio pueda servir de base de ope-
raciones de guerra contra los Estados Unidos ni
contra cualquiera otra Naci6n extranjera.

TERCERA

SEl Gobierno de la Repfblica de Cuba aceptara
en Su integridad el Tratado de Parfa de 10 de Di-
ciempre de 1898, lo mismo en lo que afirma los
derechts de Cuba qye en cuanto A las 8bligaciones
que taxativamente le sefiala; y especialmente las
*


.* 0







DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 479


que impone el Derecho international pars la pro-
tecci6n de vidas y haciendas, substituyendose A los
Estados Unidos en el compromise que adquirierou
en ese sehtido, conforme a los articulos 1? y 16 do
dicho Tratado de Paris.

CUARTA

El Gobierno de la Repdblica de Cuba reconocerA
cono legalmente vAlidos los actos ejecutados para
la buena gobernaci6n de Cuba, por el Gobierno
Military Americano, en representaci6n del de los Es-
tados Unidos durante el period de su ocupaci6n,
asi come los derechos nacidos de ellos, de conformi-
dad con la joint resolution y con la Secci6n 2. de la
Ley de presupuesto del Ej6rcito de los Estados
Unidos para el afio econ6mico de 1899 6 1900, co-
nocida por enmienda Foraker, 6 con las leyes vi-
gentes en este pais.


QUINTA *

Los Gobiernos de los Estados Unidos y de la Re-
p6blica de Cuba debieran regular sus relaciones
comerciales por medio de un Convenio, basado en
la reciprocidad, y que, con tendencies al libre cam-
bio de sus products naturales y manufacturados,
les asegure mutuamente amplias y especiales ven.
tajas en los mercados respectivos.
Sala de las Sesiones de la Convenci6n, 26 de Fe-
brero de 1901.

PRESIDENTI, Diego Tamayo.-Juan Gualberto G6-
mez.-Gonzalo de Quesada.-Enrique Villuendas.
-SECRETARIO, Manuel R. Silva.


*a


\


* 0


*


* *0


0 -


* 0


. *.
OS




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs