• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Sesion del sabado 9 de febrero...






Group Title: Diario de sesiones de la Convencion constituyente de la isla de Cuba
Title: Diario de sesiones de la Convención constituyente de la isla de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072606/00027
 Material Information
Title: Diario de sesiones de la Convención constituyente de la isla de Cuba
Physical Description: 479, xxxi p. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Convención constituyente, (1900-1901
Publisher: La Convención
Place of Publication: Havana
Publication Date: [1901]
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba -- 1899-1902   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: Includes convention reports from Nov. 1, 1900 to Feb. 27, 1901.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072606
Volume ID: VID00027
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000352599
oclc - 09792325
notis - ABZ0572

Table of Contents
    Sesion del sabado 9 de febrero de 1901
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Sesion nocturna del 9 de febrero de 1901
            Page 415
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
Full Text




SHAANA FEBRERO IO DE 1901.-NUMERO 27.



DIARIO DE SESIONES


CONVENTION CONSTITUYENTE
DE LA
SISLjA IDE CTTBA

3 Of oina -m : 3c1di. io de la, OonvT-enXoiC n (eatro MEarti) U t 4



SESSION DEL SABADO 9 DE FEBRERO DE 1901.



STUTMAJIO
Se abre la sesion.
Se aprueba el acta de la anterior.
Continda la discusi6n del Proyecto de Bases.
Se da lectura A la Secci6n 25, en cuyas Bases la Comisi6n hizo algunas alteracioncs.
Puesta i discusi6n la Base la presentan enmiendas los Delegados Cisneros y G6mez, J. G. y otros, y
discutidas conjuntamente es rechazada la del primero y retirada la otra.
El Sr. Zayas present una enmienda sobre la cual promuivese extenso debate.
Prorr6gase la sesi6n.
Es desechada la enmienda del Sr. Zayas y aprobada la Base.
Se suspended la sesi6u.


El senior PRESIDENTE: Se abre la sesi6n.
(Eran las 3 y 25).
ElSecretario, senor Villuendas, lee el acta, que es apro,
bada.
El Secretario, senor Zayas, comienza d leer la Secci6n
25, de las disposiciones transitorias.
El sefior Rius RIVERA: Pido la palabra para ha-
cer una aclaraci6n: la Comisi6n borr6 de la Base
primer la palabra "A su juicio" y dej6 en el texto
"las que resulten legitimas."
El Secretario, senor Zayas, lee la Base 3'}
El senior Rius RIVERA: Pido que se borre la pa-
labra "Senador" que ya no tiene raz6u de ser, cou-
forme A la Base aprobada anteriormente.
El Secretario, senor Zayas, lee las Bases 4., J5., 6. y 7.
El senior PRESIDENTE: .Se van A leer una por una.
El Secretario, senor Zayas, lee la primera, que dice:
25
"La Reptiblica de Cuba no reconocerA mas deu-
das y compromises que los contrafdos legitimamen-
te en beneficio de la Revoluci6n, desde el veinticua-
tro de Febrero de mil ochocientos noventicinco, por
los Jefes de cuerpo del Ej6rcito Libertador, hasta el
19 de Septiembre del mismo afio, en que se promul-
g6 la Constituci6n de Jimaguayd; y las deudas y
compromises que el Gobierno revolucionario poste-
riormente contrajera, ya por si, 6 ya por sus legiti-
mos representantes en el extranjero; cuyas deudas 6
compromises seran calificados por el Congreso, el


cual resolvera sobre el pago de aquellos que A su
juicio fueren legitimos."
Hay dos eniniendas, una del senior Cisneros y
otra de los sefiores Aleman, Juau Gualberto G6mez,
Morda Delgado, Fortdn y Fernaudez de Castro. Dice
la primer:
"A la Convenci6a Constituyente:
El Delegado que suscribe, pide A la Asainblea se
reform la Base 1' de la Secci6n 25, en el ordeu si-
guiente:
das y compromises contraidos legitimamente por
sus Delegados, Gobiernos y Jefes militares, autori-
zados, en beneficio de la Revoluci6n, entendi6ndose
el Congreso de la Naci6n de calificarlos de legales
6 ilegales y hacer las correspondientes liquidaciones.
Sal6n de Sesiones, 9 de Febrero de 1901.
Salvador Cisneros."
La segunda faw relirada.
El senior PRESIDENTE: Se pouen A discusi6! .
El senior LACRET: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el soefor
Lacret.
El senior LIARET: Precisametute, y concordaudo
perfectamente, segdu lo he manifestado otras veces,
con mis sentimientos, acabo de leer, en un telegra-
ma, que un Senador americano, repitiendo el eco de








402 DIARIO DE SESIONES
c,


la opinion y de la justicia, dice que nosotros de-
bemos pagar los gastos que han hecho los Estados
Unidos; y es lo misino que yo he dicho anterior-
mente, que es de justicia doblemente, porque ellos
pueden hacernos pagar por la fuerza de los cafiones
su deuda; y to que yo pido es, que averigiiemos lo
que debemos a los Estados Unidos, antes de recono-
cer ninguna deuda. No es la primera vez que yo
me expreso en igual sentido. Yo soy acreedor de
Cuba, como lo son otros muchos; pero si nosotros te-
memos que los Estados Unidos puedan cobrarse,
A la hora que ellos quieran, por la fuerza de los
cafiones, nosotros debemos pagar esas deudas y
ver si luego podemos pagarnos A nosotros mismos.
El senior SANGUILY: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Sanguily.
El senior SANGUILY: He pedido la palabra para
hacer una pregunta A la Comisi6n, A fin de compren-
derla bien.
El senior LACRET: Yo habl6 alto, senior Sanguily.
El senior SANGUILY: No estoy refiri6ndome A
ninguna de las cosas interesantisimas que habia
dicho antes el senior Lacret; the referfa s61o al deseo
que tengo de informarme bien del espiritu que ha
motivado la enmienda presentada por cinco sefiores
Delegados, y por esto les ruego que me expliquen
si la ultima parte, el iltimo pArrafo, se refiere A las
mismas deudas que reconoce la Rep6blica, 6 quiere
decir, que puede haber otras deudas que por otro
motive sean legitimas y haya que satisfacerlas;
quiero saber si no se excluye toda otra deuda posi-
ble, 6 si se refiere s61o 6 las deudas contraidas por
el Gobierno revolucionario 6 sus mandatarios; esto
es, si no se cierra la puerta A las reclamaciones le-
gitimas por otras deudas, justificables 6 justificadas
ya; es lo que necesito saber para poder apreciar bien
la enmienda.
El senor Zayas lee la ltilma parte de la enmnienda.
El seflor SANGUILY: Entiendo que hay deudas
que puede reconocer el Congreso, apart de las que
reconozca aqui esa Base. Creo que es 6sa uua inter-
pretaci6n just y natural. Es decir que puede ha-
ber dos classes de deudas, una de que no se habla,
pero que puede reconocer como tales deudas el Con-
greso, y otra, las que reconoce esta Base constitu-
cional; y quisiera saber si es asi como debe enten-
derse esta enmienda.
El senior JUAN G. GOMKz: La enmienda, en ese
extreme, no se apart para nada de la Base; hemos
recogido el espiritu, no la letra de la Base, que di-
ce: (lee). En mi sentir, por lo medos, como uno de
los firmantes de la enmienda, eso quiere decir que
para nosotros la Rep6blica de Cuba empieza su vi-
da, no teniendo mAs deudas que las relacionadas en
esa Base.
El senior SANGUILY: Pido la palabra en contra de
]a enmienda, y por consiguiente, en contra de la
SBase, en lo que se identifica con la enmienda.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Sanguily.
El senior SANGUILY: Sefiores Delegades: tiene el
inconvenient la Base, como lo tiene.la enmienda, en


esa part indentificadas, de ser muy imprudentes.
Nosotros no sabemos ni cuAles son las deudas con-
traidas legitimamente por los dos gobiernos revolu-
cionarios A que la Base y la enmienda sa refieren,
ni por los mandatarios de ambos. Nosotros tampoco
sabemos qu6 acreedores hay de la Repdblica que se
considered con derecho A sor tenidos por tales y
que en su dia hayan de presentar con derecho sus
reclamaciones.
El senior LACRET: Pido la palabra.
El sefor SANGUILY: El senior Lacret, que ha pe-
dido la palabra, hablaba hace poco de un telegra-
ma, desmentido por otro telegrama, pero que plan-
teaba un problema, 6, por lo menos, A pesar de la
contradicci6n, ha sido planteado por el senior La-
cret, y no lo tendr6 en cuenta porque no me in-
cumbe en estos moments, ni es oportuno tampoco;
pero si tendre en cuenta que al justificarlo el senior
Lacret, de buenas A primeras, en todo lo que tenia
de adverse y anenazador para el Tesoro de la Re-
piblica de Cuba, alegaba que con la fuerza de los
cafiones podria haber quien nos cobrara y que en
tal virtud, haciendo nosotros de ladr6n field, debe-
mos anticiparnos A pagar lo que todavia no sabe-
mos A qu6 ascenderA 6 asciende, ni si realmente de-
bemos. Yo sostengo aqui que es possible que A la Re-
pdblica se le aparezcan acreedores con cafiones; pero
que no es possible que se cierren las puertas A con-
flictos de esa naturaleza, que habrAn de resolverse,
y que los cubauos naturalmente tratarAn de resol-
ver, de la manera mAs conform A su decoro 6 inte-
reses, declarando ahora constitucionalmente, que no
habiamos de pagar esas deudas que ignoramos, pero
que pueden presentarse con la prueba de su legiti-
midad y apoyadas por la fuerza. Este es el primer
inconvenient que le encuentro A la Base conjunta-
mente con la enmienda, pues que se compete en ellas
una imprudencia temeraria, se cieria la puerta A lo
que no sabemos, A lo que puede venir y que acaso no
podamos resistir si Ilegare. Y pregunto, 4tiene de-
recho la Convenci6n A crearle deudas A la Repiblica?
6 4la Convenci6n tiene el derecho de negar deudas
de la Repiblica? Pero aqui hay que distinguir en-
tre la deuda interior con los particulares, y la deu-
da con los particulars que asume un carActer exte-
rior; las deudas que serAn objeto de las reclamacio-
nes de ciudadanos de la Repiblica, y las deudas
que sean reclamadas por ciudadanos extranjeros.
jTeuemos el derecho de crearle deudas A la Republi-
ca, y mas cuando no las especificamos taxativamente,
ni las hemos calculado y sefialado, abriendo asi las
puertas A inmensos fraudes? pero tenemos, acaso, la
potestad de asumir la arrogant actitud de antici-
parnos A las eventualidades posibles de mafiana,
para decir desde ahora, y de una manera tan solemn
y tan dificil de modific.r A tiempo, como lo es un es-
tatuto constitutional, Ique no reconocemos deudas de
ninguna clase, sino unicamente las deudas de ca-
racter interior de nuestros gobiernos revolucionarios?
Creo que en el fondo de todo esto hay un error
en cuanto al concept del caracter y las facultades
de este Cuerpo, error que no se v6 por el solo enun-
ciado de esta Base, pero que existe y puede traer
para la Rep6blica graves complicaciones y dificul-






DB LA CONi1NCI0N CONSfITUVINt 1 403


tades de dinero que acaso afecten hasta la "paz pid-
blica.
El senior LACRET: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTEi: Tiene la palabra el senior
Lacret.
El senior LACRET: Estoy en muchas parties con-
forme con el senior Sauguily, y en otras n6. Esas
limitaciones de que habla el senior Sanguily, supon-
go que se dirigirun a nuestras delegaciones en el
extranjero. Yo como cubano, creo que hay, en asuu-
tos de Estado, muchas cosas que deben permanecer
reservadas y secrets, y ma opongo hoy como me
opondr6 mafiana en una CAmara, a que se obligue
a rendir cuentas A nuestras delegaciones en el exte-
rior, despues de haber dado la Revoluci6u un vo.
to de confianza A sus delegados en el extranjero,
para que se les envie A presidio, como de seguro irfan
todos los delegados nuestros, y otros que no son
delegados; y conste que sobre esta material es la pri-
mera vez que expongo mi opinion, tan hourada y
franca, aunque n6 tan bien fraseala, cono la del se-
fior Sanguily.
Ahora, tal parece, senior Presidente y sefiores De-
legados, que yo al oponerme A cierta deuda, me
opongo a la paga del ei6rcito. Eso si que me tiene
sin cuidado, porque en la pr.ctica de mi vida, al-
gunas veces he tenido acreedores y otras deudores;
y s6 que al mas fuerte, al que puede quedarse con
nuestra caja, es al que so paga siempre primero. El
senior Sanguily mira hacia el doctor Diego Tama-
yo con sonrisa, como comprendiendo que yo estoy
diciendo la verdad.
Nosotros, antes de acordar... (No s6 como el sefor
President no le ha tocado ya la campanilla al senior
Sanguily); nosotros no debemos ocuparnos en reco-
nocer las deudas; debemos dar margen, poner la
formula para que el Gobierno y el Congreso futures
diluciden estas cosas.
Ahora, tal parece que yo me opongo a la paga
del ej6rcito, y el senior Presidente me estO mirando
porque 61 dice que se est6 tratando de eso. ( Perdone
usted que yo le est6 leyendo el pensamiento). j.C6mo
en la Asamblea del Cerro y en Mariauao, el senior
Sanguily defendia la paga del ej6rcito? 4porque eran
doce millones y pico de pesos? pero han transcurri-
do dos ailos de entouces aca. 4Qu6 henos sacado?
Zqu6 vamos a pagar? que todos los soldados que han
servido 6 Cuba, antes que ver 6 Cuba arruinada,
haran como yo, renunciar a sus pagas, porque han
servido A Cuba, por Cuba nada mas.-He dicho.
El senior JUAN G. GOMIEZ: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTIf: Tiene la palabra el senior
Juan Gualberto G6mez.
El senior JUAN G. GOM.E: Voy A pronunciar muy
breves palabras en defense de la enmienda que he
tenido el honor de suscribir, en uni6n de mis com-
pafieros. Lo que mAs me interest dejar sentado, es
la necesidad de que se examine con detenimiento la
redacci6n de esta enmienda, y por ello se vera que
todas las precauciones estdn tomadas para que el
Gobierno de la Rep6blica no caiga de ninguna ma-
nera en la obligaci6u do teuer que pagar deudas
ilegitimas. Los jefes revolucionarios, el Gobierno re-
volucionario, los delegados de la revoluci6u, que


tenian con arreglo A la Constituci6n revolucionaria
capacidad para contraer deudas, son muy contados,
son limitados. Taxativamente en las diversas Cons-
tituciones se fueron determinando las facultades de
las personas que tenian derecho A usar de ella. Por
lo tanto, cuanto nosotros reproducimos en esta en-
mienda, esta tornado de esas diversas Constitucio-
nes; concretamos muy much el campo de acci6u
en que tiene que operar el Congreso para saber
cuales son las deudas cuya legitimidad debe reco-
nocer. Al decir esto, se demuestra que las precau-
ciones estan tomadas en la enmienda para que to
dos los que se presented tengan necesidad de demos-
trar la legitimidad de su cr6dito, pero hay ademAs
que este punto no ha sido impugnado con energia,
sGlo ha sido tocado de pasada; y lo que en nuestra
enmienda parece hallar mayor oposici6n esta tam-
bi6u consignado en la Base. Es comdn por lo tanto,
en la eumienda y en la Base, esta proclamaci6u
explicit y enfAtica, si se quiere, que nosotros hace-
mos, de que la Rep6blica de Cuba no reconoce-
ra mis deudas que las que en estas Bases est6ld
comprendidas. Calificase de imprudencia y teme-
ridad esta declaraci6u enfatica nuestra; pero ha de
declararse tambi6n que es tan temerario y tan im-
prudente como puede ser esta declaraci6n nuestra
el dejai, en el future econ6mico y politico de la
R ep6blica cubana, la sombra de reclamaciones que
ya se han iniciado, que se iniciaron en las negociam
clones y que se mantuvieron en el Tratado de Paris,
y contra las cuales el Gobierno de los Estados
Unidos en6rgicamente protest. Y yo entiendo que
si el Gobierno de los Estados Unidos no las admiti6,
el pueblo de Cuba no serA nunca tachado de im-
prudente y temerario, cuando tiene mAs derechos y
mis facultades para rechazarlas. Ahora se habla de
que pueden venir A reclamar por la boca de los
cafiones. iSefiores! si esto sucede, es completamente
inutil que hagamos la Constituci6n, previendo que
estos articulos van a ser combatidos A cafionazos,
porque cuando algdu derecho de un pueblo, cuando
alg6n precepto de una Naci6n, para ser destruido
tiene que serlo a cafionazos, es completamente in-
necesario hacerlo en el papel, 6 es completamente
pueril reunirse en Conveuci6u. Lo que habrA que
hacer sencillamente es preparar caflones, porque yo
no he entendido nunca que a los cafionazos se haya
contestado con otra cosa sino con cafionazos. En
todas esas eventualidades es inutil hacer leyes:
por lo tanto, no es a mi juicio un argument que
pueda aducirse aqui. Nosotros tenemos que ba-
sarnos en nuestro derecho, puesto que careciendo
de justicia las reclamaciones que vengan, ante ellas
el Gobierno de la Repdblica verA si estA en condi-
cio es de rechazar la fuerza con la fuerza, 6 si el
pais esta en condiciones de doblegarse6 los manda-
tos. Para esta eveutualidad son innecesarias todas
las precauciones en la Constituci6u. Por lo tanto,
nosotros mantenemos la enmienda, porque en su pri-
mera part consagra un principio que viene arros-
trando todas las Constituciones de la revoluci6n,
porque nosotros eutendemos que hacemos un acto
de previsi6n y de verdadero patriotism, defendien-
do esos principios consignados en la Constituci6n que






404 I1 DP SPSIONES


estamos discutiendo. Y la segunda part la enten-
demos, n6 temeraria 6 imprudente, sino eminente-
mente previsora, porque conviene muy much que
todos los que crean que ilegitimamente deben venir
reclamaciones, tropiecen 6stas siempre con ese pre-
cepto Constitucional que debe impedirles realizarse.
El senior LACRET: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Lacret.
El senior LACRET: Para rectificar. Yo me dirijo
al senior Juan Gualberto G6mez, porque precisamen-
te sostiene una tesis contraria a la mia, en asunto
en que precisamente 61 es deudor y yo acreedor,
porque en las ordenanzas nuestras no hay sueldo
para los que han estado en Ceuta.
El senior JUAN G. GOMEZ: No se trata de eso.
El senior LACRET: A eso mismo voy. El sefior
Juan Gualberto G6mez, con esa gran palabra y esa
inteligencia que no le robo, porque no puedo, de-
fiende la paga del ej6rcito, y 6sa es la cosa mis enor-
me. Al senior G6mez la Rep6blica de Cuba le debe
much, pero no esta consignado; a mi, la Rep6blica
me debe algo, unos cuantos miles de pesos; no sert le-
gal, pero esta consignado que me debe. Pero, senior
Juan Gualberto G6mez, aqui hay muchos compafie-
ros de la otra guerra, y no de mis guerras, porque
en mi 6poca no ha habido mAs. Si haemios una
Rep6blica que no sea sino para lograr el deaprecio
de los dem6s, entonces pensaria con el senior Giber-
ga, que mis hubiera valido quedarnos con Es.
pafia para siempre, porque no quipro que la Re-
p6blica nazca gravada por nosotros; la sangre
nuestra ha sido dada de balde. Mi prop6sito no es
ni ha sido muy largo; iba A decir que habia nacido
en el campo: he nacido en Hongolosongo, lugar, se-
fiores Delegados, donde aquella gente sencilla, pero
honrada, me decia: ,di lo que haces, y haz lo
que dices:) yo renuncio a mi sueldo hasta saber lo
que debemos 6 los americanos, que pueden reelamar.
noslo con cafiones, que son mejores abogados que
todos los que visitan aquf. Despu6s de saber lo que
Cuba debe a los americanos, veremos lo que Cu-
ba nos debe A nosotros. Yo he hecho muchos n6-
meros en mi vida, y puedo decir que si Cuba nace
a la vida de las relaciones debiendo mas de dos-
cientos millones de pesos, Cuba sera esclava de
quieu pueda prestArselos. Doscieutos millones de
pesos significant tambi6n interns exorbitante, por-
que aqui no hay grades garantias, como las ten-
dremos luego. Vamos A pagar en amortizaciones y
en interns, doscientos millonts de pesos, habremos
echo un pals para quien tenga mis de doscientos
millones de pesos. No entro en todas esas menuden-
cias, porque no.son constitucionales, y conste que
no es censura; yo exorto a mis compafieros a que
paguemos A quien pueda cobrarse de mala manera,
de cualquier manera, pero con justicia. Esto es
cuanto tenia que decir, y ademis, que no es consti-
tucional.
El senior SANGUILY: Pido la palabra. -
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Sanguily.
El senior SANGUILY: Sefiores Delegados: por lo
que hemos ofdo, me convenzo, 6 debo convencerme,


de que,'animada por la pasi6n, tiene Cuba mis fu-
siles y caftones de los que yo me sospechaba. Por
mi parte, no he querido molestar a nadie; sino ha-
cer algunas reflexiones por lo que valiesen, sin du-
dar de que el dia que Inglaterra misma se atreviera
con nosotros, reclamAndonos algunos millones, sur-
girfan aqui y contra ella se apuntarian cafiones sin
cuento, y tendriamos en el acto grandisimo ej6rcito,
y en iltimo caso reducirfamos la isla a cenizas, et-
c6tera, antes de pagar ni un c6ntimo, aunque lo
debi6ramos legitimamente. Pero yo hablaba de
otro asunto. Hemos estatuido que debemos pagar
determinadas deudas; y, no obstante, no hemos fija-
do cuales sean esas deudas. Estoy seguro de que no
hay un solo Delegado que pueda determinar el al-
cauce de las deudas legitimamente contrafdas por
los gobiernos revolucionarios y sus agents autori-
zados. Y estoy seguro tambi6n de que tampoco nin-
g6n Delegado se ha ocupado ni tenido por qu6
ocuparse de esas otras deudas A que yo me referfa,
y que nadie podria decir A cuanto ascienden. Eu lo
que respect i las de Espafia, A las que Esrafia
contrajo con la garantia de rentas 6 valores de Cu-
ba, estamos todos de acuerdo en que es un caso re-
suelto por los Estados Unidos, desde las conferencias
de Paris, y iaque Espania tuvo que resignarse.
He estado refiri6ndomt 6 otras obligaciones que
existan, que pueden existir, de que puedan bacernos
responsables, y, sin prejuzgar de un punto para to-
dos nosotros desconocido, me atrevo a indicar que
es 6 pudiera ser una imprudencia, que por lo menos
fuera una inconveniencia que dificultaria toda so-
luci6n racional, estatuir coustitucionalmente cuales
sou las deudas respect A las cuales nos sentimos
obligados, y cuyo monto ni sabeinos ni fijamos, lo
que implica que cualesquiera otras, fueren 6 n6 le-
gitimas, se excluyen y repudian.
El senior JUAN G. GOMEx: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tieie la palabra el senior
Juan Gualberto G6mez.
El senior JUAN G. GonEz: Seflures Delegados: hay
veces que es penosisimo cumplir los deberes politi-
cos, de patri tismo, que pesau sobre uuo. Una de
estas ocasiones se present para ml, iiu duda algu-
na, esta tarde; pero yo he de veneer absolutamente
todas las dificultades con que tropiece al empezar
a usar de la palabra, para encerrarne estrictamente
en el circulo en que quiero que gire el debate.
Es convenient, necesario, que ]a Convenci6n
aprecie bien los m6viles que auiman A los firman-
tes de esta enmienda, para que ella deduzca que,
precisamente por patriotism, que precisamente pa-
ra evitar que nuestro pals vaya al suicidio, es por
lo que nosotros hemos querido abroquelar al Go-
bierno future de Cuba con un precepto constitucio-
nal que ampare nuestro tesoro contra reclamaciones
infundadas del exterior. Se habla aquf de la deuda
que Espana trat6 de reclamar en Paris. i,Qu6 clase
de deuda es 6sa? Es una deuda que se contrajo en
nombre de Cuba, pero teniendo un fiador principal
pagador, y ese fiador principal pagador ahf estA. De
donde result, que el trdmite natural y legitimo
serA, que si alguien viene 6. reclamar esta deuda,
y nuestra Constituci6n nos impide pagarla, ese acree-


404






D1 LA CONVINCION CORSTITtUYENT1 46g


dor ird al fiador principal pagador A exigirle et pa-
go de ella; mientras que si nosotros no concedemos
nada respect A reclamaciones, que no podemos ig-
norar porque al fin y al cabo somos cubanos que
debemos estar al corriente de los asuntos de nuestra
patria, cuando aqui se nos ha mandado, y no pode-
mos ignorar que en Paris ha pasado eso, aunque
oficialmente no se nos ha dicho, pero lo sabemos;
nueitra previsi6u y nuestro patriotism quedan
bien cuando nosotros ponemos nuestro future Go-
bierno en la necesidad, y en la posici6n suficiente-
mente s6lida, de poder decir respect A estas recla-
macioues: "Yo nada tengo que ver con ellas,.la
Constituci6n de mi pais me prohibe entender de
ello."
Y entonces, como esta deuda tiene un fiador y
principal pagador, Zuo es mis 16gico, mas natural
y mis probable que ni Francia, ni Aletmania, ni In-
glaterra, ni ninguna otra naci6n nos vayan a recla-
mtr esa deuda A cafionazos? Lo natural es que va-
yan primero al fiador principal pagador, que es
Espafia. Precisamente porque ella garantiza esa
deuda, y esa garantia subsidiaria estA ahi, pues que
supuso que el cr6dito de Cuba pudiera no ser sufi-
ciente para responder de esa deuda, es decir, porque
era mas fire y duradero el cr6dito de Espafia que
fu6 quien contrajo la deuda; y en este caso el cr6di,
to de Cuba no existe, en cuanto su responsabilidad
ya no existe, no es viable, ha desaparecido por el
hecho de la guerra. Y ahora se dice que los Estados
Unidos rechazaron esa deuda de Espafia A virtue
de su poder victorioso en una guerra. 4Y qu6, nos-
otros no somos victoriosos con los Estados Unidos?
,No hemos ganado junto con ellos? Si nosotros hu-
bi6ramos ganado solos, y si hubibramos sido libres
por nuestro propio poder victorioso, hubi6ramos
dicho la misma cosa A Espafia: "No, nosotros no
cargamos con esa deuda." Si los Estados Unidos la
rechazaron A virtud de su poder victorioso, se debe
career que ellos hablaban en nombre de Cuba.
Bueno: se me dira que Espafia dijo: "Yo me re-
reservo nmaiaua tratar de eso." Nosotros debemos
abroquelar A nuestro Gobierno, precisamente con
una clausula constitutional, que le permit reclia-
zarlo para evitar conflicts.
El senior SANGUILY: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el sefnor
Sanguily.
El senior SANGUILY: Para rectificar. Estaria muy
bien cuanto se ha dicho y con much gusto acaba-
inos de oir, si yo hubiera manifestado que era una
imprudencia el inciso dltimo de la enmienda, por-
que se cerraba la puerta A reclamaciones de Espafia,
cuando aquf no ha sonado entire los acreedores de
Cuba el nombre de Espafia, cuando yo no lie dicho
senejante cosa, sino todo lo contrario.
He dicho, y repetir6 ahora puesto que me veo
precisado A ello, que la deuda de Espafia que antes
pesaba sobre Cuba, es caso resuelto definitivamente
desde el Tratado de Paris, y en contra de Espafia,
por voluntad de los Estados Unidos.
El senior J[AN G. GOMEZ, interrumpiendo: Enton-
ces yo no he entendido bien y retire todo lo que he
dicho.


El seflor SANGUILY, continuando: Yo no he creido
otra cosa; porque si no, hubiera tenido que hacer A
un compafiero mio la ofensa de career que inventaba
arguments para darse el placer de destruirlos. So-
lameute Espafia ha sido excluida en mi razona-
miento. He hablado de ingleses, me he referido 6
he aludido A alemanes; pero en modo alguno me he
contraido A Espafia.
Me he referido A extranjeros establecidos en Cuba
antes de la revoluci6u y perjudicados en-sus intere-
ses por la guerra, que tratan de ser indemnizados de
alguna manera por dichos perjuicios. Ignoro si
estas reclamaciones han de llevarse hasta el extre-
mo de plantearlas al nuevo gobierno; si s6 que los
Estados Unidos manifestaron en el Tratado de Paris,
de un modo terminante, que en cuanto A las reclama-
ciones pendientes contra Espafia de ciudadanos ame-
ricanos, el Gobierno de los Estados Unidos se haria
cargo de atenderlas; pero no dice el Tratado que
una vez que las atienda y hastallas pague, no ha de
cobrArselas al Gobierno future y definitive de Cuba.
Como se presentan estas dudas, yo me decia: 4con-
viene decir que no paguemos lo que haya de pro.
barse que sean deudas legitimas? ,Y si se prueba que
resultan legitimas cuando se trata de reclamaciones
exteriores, cuando se trata de reclamaciones que
pueden traer un conflict international a Cuba y,
por consiguiente, un conflict international A los
Estados Unidos que son la garantia de toda la Am6-
rica y principalmente de la paz de la Isla de Cuba?
Esto fuW lo 6nico que dije y agregu6-acaso yo sea de-
masiado malicioso-y agregu6, sin referirme enton-
ces, pero refiri6ndome ahora de un modo concrete
A los siniestros rumors que nos vienen de los Es-
tados Unidos, por donde se nos quiere hacer career,
ignore tambien con qu6 fin, pero seguramente con
alguna intenci6n dafiina, que en los Estados Unidos
hay al lado del Gobierno y en las esferas guberna-
mentales quien 6 quienes tienen interns especial en
anular la Constituci6n que aqui estamos haciendo,
es decir en modificarla de tal manera, con determi-
nado fin de que ya no sea la misma Constitu-i6n:
ieni esta clAusula, no daremos nosotros una razon
plausible A esos mal intencionados poderosos para
decirnos A nosotros: "Rechazamos esta Constituci6n
porque lleva el germen de peligros graudisimos para
la paz de los Estados Unidos y la paz de America,
al negarse A satisfacer esas deudas, al decir que no
se atenderAn reclamaciones que puedan ser legiti-
mas y que pueden estar defendidas por fuerzas in-
conmensurablemente superiors A las de Cuba? La
Isla de Cuba por esa Constituci6n ha ido en contra
de los fines americanos, que son asegurar la paz."
Este es el argumeibto. Y creo que el argumeuto
subsiste y que nuestra prudencia y nuestro patrio-
tismo-y cuando digo nuestra prudencia y nuestro
patriotism hablo de todos, y especialmente del de
nuestro compailero, no excluyo de esta virtud A
ninguno de los que me estAn oyendo, sino que lo
supongo y.afirmo-que por nuestro patriotism y
nuestro decoro y nuestra prudencia no debemos
mantener una clausula que se presta A tan tristes
consideraciones; sobre todo cuando no estA probado
que sea absolutamente indispensable.






406 DntIAVO bt stSRINRS


El senior JUAN G. GOMEz: Pido la palabra para
una aclaraci6n.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
G6mez.
El senior JUAN G. GOMKZ: Para pronunciar dos
palabras que creo tiles, dado que espero que ellas
han de poner de acuerdo al seflor Sanguily con la
enmienda. Despues de las iltimas palabras pronun-
ciadas por el senior Sanguily, result que lo que 61
cree que queda excluido por esta enmienda en rea-
lidad no lo esta, y que lo que Fraucia, Inglaterra,
Alemania 6 cualquier otro pueblo extranjero pueda
reclamar A la Isla de Cuba, no son deudas ni obli-
gaciones; serAn indemnizaciones por dafios y per-
juicios A virtud de la guerra; eoo no esti excluido,
eso siempre tiene legftimo derecho: el Gobierno de
Cuba pondrA en harmonia los interests de la naci6n
con losderechos del perjudicado. Nosotros hablamos
de deudas y. obligaciones: esas son las inicas que
exclufamos de las facultades del Gobierno, coutraf-
das por la Repdblica de Cuba. Ahora cumple con
todos sus deberes de justicia y equidad, atendiendo
a las reclamaciones legitimas que puedan presen-
tarse en ese sentido. Ni la Base ni la enmienda ex-
cluyen esta posibilidad. Creo que con esta aclara.
ci6u se darA por satisfecho el sefor Sanguily.
El senior SANGUILY: La Rep6blica de Cuba re-
conocera ......
El senior PRESIDENTE: Por la importancia del
tema, yo le he dado latitude al debate, y por eso casi
todos han usado de la palabra tres 6 cuatro veces,
en vez de una que concede el Reglamento para
consumer turnos y otra para rectificar.
El senior SANGUILY: Pero yo confieso que esto re-
quiere que se pida la prolongaci6a d d debate. Con el
espiritu de la enmienda estoy de acuerdo; pero, en
cuanto que no dejan de tener eco mis razones, yo pe-
diria la exclusion de la iltima part, porque de otro
modo me verfa en la necesidad de votar en contra.
El senior PRESIDENTE: Cuando se ponga a vota-
ci6n la enmienda, se dividird por parties.
El seftor Zayas lee la enmienda del senor Cisneros.
El senior PRESIDENTE: Se separa mas de la Base.
Se pone a votaci6n.
El senior GIBRGA: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTx: Tiene la palabra el senior
Giberga.
El senior GIBERGA: No deseaba otra cosa mas
que explicar mi voto, pero voy a manifestar que
despu6s de los debates que aqui se han sostenido,
querfa hacer una sencilla manifestaci6n, dado el es-
tado que este problema tiene en la Convenci6n, y
despu6s del debate amplio que ha habido sobre esto,
yo no he de abusar de la atetici6n de los sefiores
Delegados. Pero yo no puedo emitir mi voto favo-
rable A las enmiendas que se han presentado, ni a
la Base, porque entiendo que el problema de que se
trata, no es un problema constitutional, sino mis
bien un problema de gobierno, en part politico y
en part financiero, cuya soluci6n debe roservarse 6a
las futuras CAmaras de Cuba.
El sefor PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la en-
mienda del sefior Cisneros.
El sefior ZAYAS la lee, sevota y queda desechada.


El stfior JUAN G. GOMEZ: Sefior Presidente, re-
tiro mi eumienda.
El senior PRESIDENTE: Los seiiores AlemAn y G6-
mez se han acercado a esta Mesa manifestando que
retiran la enmienda, como firmantes de la misma;
pero quedan ademAs los sefiores Portuondo y FernAn
dez de Castro. aTalnbi6n la retiran?
El senior POKTUONDO: Por mi parte, si.
El sEinor FERNANDEZ DE CASTRO: Yo tambi6n.
El sefor I'PRKSIDENTE: Queda retirada la en-
mienda. Se pone A discusi6n la Base.
El senior ZAYAS: Pido la palabra en contra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Zayas.
El senior ZAYAS: Sefiores Delegados, poco he de
hablar en contra de la Base, porque al hablar en
contra de la enmienda, los sefiores que han hecho
uso de la palabra hoy, en esta Asamblea, ya han
dicho casi todo cuanto pudiera ocurrfrseme para
combatir la Base.
Mi criterio esta sefialado y determinado desde el
moment en qut he votado la enmienda del senior
Cisneros, que ha sido desechada, y en que combat
la Base.
La enmienda del senior Cisneros estaba de acuer-
do con la Base en todo (aunque usara distintas pa-
labras) except en la afirmaci6n rotunda de que la
Repdblica de Cuba no reconoce mAs deudas y com-
pronisos que los que pasa a expresar la Base, y son
los que quizAs reconoce el senior Cisneros, dejardo
la fijaci6n de su cuantia y demt:s condiciones, al
Congress de la Naci6n, pero sin afirmar que eso
serfa lo nuico que reconociese la Repdblica de Cuba.
Precisamente en ese sentido ha sido atacada la en-
nienda que, despu6s de discutirse ampliamente, ha
sido retirada por los firmantes de la misma; y en
ese sentido es que combat la Base 1a de esta Sec-
ci6n 25, y reproduzco 6 doy por reproducidos los
arguments que aquf brillantemente ha aducido el
s.fior Sanguily, en contra de la enmienda; los repro-
(duzco puesto que encajan perfectamente en contra
de la Base, puesto que tieuen la misma tendencia
uia que otra. Pero no dejar6 de llamar la atehci6n
respect de los argumensos aducidos por el seflor
G6mez con la brillante elocuencia con que 61 sabe
sosttner las tesis que defiende. Decia el senior G6mez,
para alejar de nuestro Animo todo temorde compli-
caciones posteriores: pues que existed un fiador, prin-
cipal pagador, A 6se se dirigirAn los acreedores; y yo
le digo, que el fiador principal pagador, el fiador
solidario, no es el dnico obligado A quien puede
dirigirse el acreedor, ni 6.quien deba dirigirse pri-
mero; aunque en las leyes de todos los paises del
mundo el fiador principal pagador queda subrogado
eu todo en el lugar del deudor; si el acreedor qui-
siera dirigirse contra 61, es sin perjuicio de que pue-
da desde el primer moment dirigirse al fiado y no
al fiador, si estimate por cualquier motive, que asi
le conviene realizarlo; de manera que no result
acceptable ese argument. ,Se podrA decir desde lue-
go, que en nuestro caso le conviene al acreedor di-
rigirse al principal pagador? Eso nosotros no pode-
mos decirlo, nosotros no podemos dar una opinion
decisive sobre este punto, porque precisamente el






DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 407


carActer de esa deuda, los intereses encont:ados de
las potencias que sc disputau el imperio del mundo
pudierau ser causa de que adu cuando aparente-
mente resultara que no debiera dirigirse al fiado,
sin embargo asi lo hiciera, no con el fin precisamente
del cobro de aquellas deudas, sino con el de alcan-
yar, mediante complicaciones y conflicts interua-
cionales, otros ocultos fines, otra segunda interven-
ci6u tal vez, que no estamos en este moment en
capacidad de poder prever.
Por consiguiente, yo entiendo, que por este peligro
que ya sfialaba el senior Sanguily con su elocuen-
cia acostumbrada, es 6sta la part mts grave, de
m6s trascendencia, de que se trata en nuestra Cons-
tituci6n en todo aquello que hemos discutido, y en
lo que falta por discutir. Nosotros nodebemos olvi-
dar la situaci6n especial en que nacemos A la vida
de una nacionalidad; estamos en una situaci6n su.
mamente delicada, el mnenor pretexto basta para
fundar una conduct distinta de la que hasta ahora
se sigue. ;Ah! sefiores Delegados, entonces laNaci6n
norte americana podrr tomar otra senda diferente,
doude no queremos encontrarla, no queremos verla,
sino por el contrario, anhelamos que continue por-
donde march, aunque sea ......... contra su volun-
tad y obligada por las circunstancias creadas por
su misma solemne promesa. Nosotros somos los que
tenemos que evitar que exist el pretexto, que surja
el motivo inAs 6 menos falso, pero que no debemos
darlo, para que se cambie esa linea de conduct,
para evitar que tomen pie para una segunda inter,
venci6n, que serfa ya en nuestra nacionalidad cons-
tituida, y que no podra evitarse A pesar de todas
las condiciones que creamos tener para sostener un
conflict armado con potencias extranjeras. Los
Estados Unidos tomando pie de la situaci6n vendrian
a intervenir, con el pretexto de evitar couflictos en-
tre la nacionalidad cubana y una nacionalidad ex-
tranjera.
He ofdo de boca de un alto personaje americano,
que ellos no entienden que la cuesti6n de la deuda
de Cuba respect A Espatia quedara completamente
finiquitada en las conferencias de Paris; que ellos
entienden que Espafia se ha reservado su derecho,
y los Estados Unidos, lo que no couseutirfun en 1pa-
nera alguna, es que se hablara una palabra, que
se tratara de esa deuda; pero ,qui6n puede evitar
que en el dia de mafiana, cuando exist soberania
en Cuba, que hoy no existe ninguna, porque los
Estados Unidos han dicho que ellos no la ejercen
sobre Cuba, y esto puede explicar que no hayan
surgido reclamaciones porque no hay personalidad
demandada para contestar aquellas, toda vez que
no hay ninguna soberanfa constituida en la Isla de
Cuba, ,qui6n puede evitar, repito, que surjan las
exigencias? Y no tendrA nada de particular que una
vez constituida la soberania en la Isla de Cuba puc-
dan venir reclamaciones respect A deudas, en las
que podriAn suscitarse dudas respect a la buena 6
mala fe que las inspire, pero que podran suscitarse.
De boca del mismo personaje norte-americaDo he
ofdo decir que los Estados Unidos nunca consenti-
ran que hiciese aqui reclamaciones por la fuerza
ninguna potencia extranjera, con lo que efectiva-


mente estaremos A salvo de que las potencias nos
aplasten bajo el peso de su poder; pero serAn los
Estados Unidos los que entonces tendrnu motive
para una nueva intervenci6n.
Por estas razones quiero que se modifique esta
Base de nuestra Constituci6n, porque en efecto, su-
ponqamos que vengan las reclamaciones, y esto es
un hecho que no tiene nada de impossible, que tiene
inucho de probable, y el Gobierno constituido en
Cuba tendrA que contestar que no puede ocuparse
de ello ni para decir que si ni para decir que n6,
sin que enumere los datos de esas relaciones: lo
6nico que puede contestar es que no se puede ocu-
par de ello, porque la Constituci6n, con precepto
imperative 6 inmutable, no permitira A la Rep6bli-
ca de Cuba reconocer otras deudas que las que en
esta misma Constituci6n se dftallan, se determinan
y se fijan.
De modo que, fijios, seiiores Delegados, en qu6
situaci6n tan dificil se encontraria el Gobierno cons-
tituido en la Isla de Cuba, ante una reclamaci6u de
e ta especie, no pudieudo dar respuesta en ningiin
otro sentido, porque le estA vedado por la misma
Constituci6n ocuparse siquiera de otras deudas, fue-
ra de aquellas que existen determinadas taxativa-
mente, de un modo expreso y fijo, dentro de la Cons-
tituci6u. Y en ese caso, al tener que contestar asi el
Gobierno de la Isla de Cuba: .cre6is que porque el
deudor mismo 6 por lo menos el representante del
deudor se haya abroquelado, como decia el sefor
G6mez, el acreedor se darA por satisfecho y recono-
cerA que se ha enervado su acci6n por complete con
la excepci6n de abroquelamiento, Ilamemosla asi,
que puede establecer 6 que puede alegar el deudor?
En manera alguna, no esta en mano de los deudores
el cambiar 6 extinguir sus deudas si existen, ni eso
seria possible sin ser ofdas ambas parties, pudiendo
el presunto deudor alegar a sus acreedores razones
y fundamentos de su negative. Y al modificarse asi
la Base no quiere decir A la inversa que se reconoz-
can otras deudas; lo que quiere decir es, que queda
en las facultades de los gobiernos que se sucedan el
dilucidar, el aclarar y determinar en definitive,
cuales son y 6 cuhnto ascienden las deudas que por
Cuba deban pagarse; pero en modo alguno es posi-
ble que en la Ley fundamental de la Naci6n se con-
signe que no se reconocen mAs deudas, cuando como
decia muy bien el senior Sanguily, nosotros al hacer
esa afirmaci6n no sabemos cuAles son las deudas
que rbchazamos, ni cuales las que aceptamos. De
modo que a priori no podemos hacer esta afirmaci6n.
Mafiana podria presentarse una deuda nuestra que
nos vibramos forzados A reconocer que debe pagarse
y tendremos en nuestra Constituci6u la prohibici6n
de realizar un acto de justicia, un acto que nos pon-
ga a salvo de reclamaciones fundadas, y por consi-
guiente, que es el punto de vista que no quibro de-
jar de tener ante mis ojos, evitemos toda complicaci6n
que surja y que al Gobierno interventor d6 pretexto
para entedider que ha llegado el moment de inter-
venir en Cuba. Porque van A surgir graves conflict.
tos entire uu acreedor y un Gobierno que no le puede
contestar, porque le esta prohibido reconocer siquie-
ra en hip6tesis, la existencia de esa deuda que se







405 DIARIO DE SESIONES


reclama. Asi pues, yo entiendo que en esa Base de-
be desaparecer esa parte.
El seflor BERRIEL: Pidola palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Berriel.
El senor BERRIEL: Pareceme, sefiores Delegados,
que la impugnaci6u hecha por los sefiores Zayas y
Sanguily a la Base que es objeto de la deliberaci6u
de la Asamblea en estos moments, s6lo puede ex-
plicarse por uu error de apreciaci6i en que, segun
entiendo yo las cosas, han incurrido ambos distin-
guidisimos compafieros.
Se objeta en contra de dicha Base que, estableci6u.
dose en ella que la Repdblica de Cuba no reconocerd
otras deudas y compromises que los que en su texto,
taxativamente, se determinan, se ata y se liga de tal
inodo, para lo porvenir, la acci6n libre de la Naci6u
cubana, que A 6sta no le serAn possible en lo sucesivo
otros reconocimientos de obligaciones--auu cuando
su conveniencia le exigiese lo contrario--que los
uuinerados, con precisa determinaci6n, en la Base;
agregAndose, como consecuencia de tan equivocada
apreciaci6u, que, dadas las reclamaciones que en su
dia pudieran presenter algunas potencias extrauje-
ras, en virtud de perjuicios sufridos por sus sdbditos
en sus propiedades, durante la dltima guerra de inde-
pendencia, el impedirse A Cuba desde ahora, la acep-
taci6n, si procediere, de tales reclamaciones, pudiera
constituirla en situaci6n gravisima, en situaci6u des-
esperada, toda vez que, quedAndole prohibida la ad-
misi6n de otras responsabilidades que las detalladas
en la Base, y no pudiendo por dicha prohibici6u
constitutional, aceptar de aqucllas las que fue-
ren justas, podria peligrar la existencia de la Repd-
blica; por cuanto las naciones poderosas, cuando no
son atpndidas en la via diplomAtica, se hacen aten-
der con sus cafiones. Y por esto, porque se entiende
esto, el senior Sanguily consider una imprudencia
temeraria lo propuesto i la Convencion en la Base.
Pero yo no veo asi las cosas, ui creo que proceda
verlas de ese modo. Las Bases, por cuanto comprenu
den reglas para la ley que habrA de acordarse, se re-
dactan enfuturo; y por esto se express en la que nos
viene ocupando, que la Repdblica de Cuba no reco.
nocerd mis deudas y compromisos que los que ya
couocemos. Pero en la Constituci6n, que es la ley
que ha hacerse de acuerdo con lo establecido en la
Base, se enmpleari el present y se dira: "La Repdbli-
ca de Cuba no reconoce etc." Y desde luego so ad-
vierte, por virtud de la conocida significaci6n del
tiempo present en los verbos, que el no reconocer
Cuba en el momento de constituirse en Estado so-
berano, otras deudas ni otros compromises que los
mencionados eu la Base, no excluye el reconoci-
miento ulterior de otros, una vez que funcione como
Estado ya constituido. 4Pues qu6? iacaso es possible
que una Naci6n subsista, dadas las atenciones que
le son propias, sin contraer deudas y compromises?
iPues que? 4acaso no se establece en las Bases, ya
aprobadas por la Convenci6n, que la Repfiblica po-
drA contraer los empr6stitos que estime necesarios
para el lleno de aquellas atenciones y para cuanto
mas sea una exigencia de los servicios pdblicos?
No cabe, pues, cousiderar A la Base impugnada


como obstaculo insuperable para el reconocimiento
ulterior, por la Repiblica, de otras deudas y de otros
compromises, de toda deuda y de todo compromi-
so que ella entienda procedentes. Carece, pues de ra-
z6u la impugnaci6n que se ha hecho-y que yo
contradigo-A la Base de referencia, en cuanto di-
cha impuguaci6u se contrae A los particulares a que
acabo de aludir.
Y conste, que la Base se refiere A deudas y con-
misos contraidos, y, por tanto, ya conocidos, fnicos
que puede y debe reconocer al constituirse la Repi-
blica de Cuba; sin que valga aducir-segdu se ha
hecho-tambi6n como argument en contra de la
Base, que los tales compromises y obligaciones den-
tro de la vaguedad del reconocimiento, no deben
admitirse desde luego. Y digo que no correspond
aducir 6sto; porque si bion es cierto que hoy no es
conocida la ascendencia, la cuantia de dichos com-
promises y obligaciones, no es menos cierto asimis-
mo que sobre su existencia, como contraidosen be-
neficio de la Revoluci6n, no cabe duda alguna. No
podrA precisarse al present el imported de esas deu-
das, pero si la existencia de ellas, por mis que,
repito, no nos sea sabida su ascendencia. No abemos
cuanto se debe, pero si que se debe algo 6 much; y
este algo 6 much corresponde que la Repdblica lo
satisfaga, sobre todo habida consideraci6n A lo que
la Base impugnada establezca, A manera de requi-
site, para la comprobaci6n de la legitimidad y cuan-
tia de lo debido y el acuerdo de su pago por el Con-
greso cubano.
Estd bien, por tanto, que Cuba al constituirse en
Estado, declare no reconocer mis obligaciones que
6sas que le son conocidas y fueron contraidas en be-
neficio de la Revoluci6n. Mas no me parecen tan
bien ciertas manifestaciones que acaban de hacerse
ante esta Asamblea y que yo me permit estimar
algo imprudentes; por cuanto, si bien no entrafian
ellas reconocimientos explfcitos de responsabilida-
des de Cuba en favor de otras potencias, por los
perjuicios que experimentaron sus sfbditos duran-
te la iltima guerra, pudierau traducirse con alguna
malicia, por tacitas confesiones de esas responsabili-
dades, 6, cuando menos, por dudar, en el seno de la
Convenci6n, sobre si deben pesar sobre la Republica
semejautes responsabilidades.
Yo creo que para nosotros no debe caber duda
respect A la irresponsabilidad de Cuba en cuauto a
los indicados perjuicios, como tampoco debemos
abrigarla en lo relative A igual irresponsabilidad
en cuanto A las obligaciones contrafdas por EspafiA,
por y en representaci6u ae su antigua colonia.
,C6mo podrA exigirse A Cuba, mejor dicho, A la
Republica de Cuba, la indemnizaci6n de los perjui-
cios ocasionados en las propiedades extranjeras, A
que me tengo referido? Desde luego que nada ten-
dr6 que contestar si es que, como se ha dicho, las
Naciones de los perjudicados hayan de establecer,
con sus cafiones, esas reclamaciones. En caso como
6ste no cabria otra cosa que recorder el famoso quia
nominor leo de la fAbula. Pero si habr6 de recomen-
dar algunas consideraciones, dado que so entienda
que sean procedentes dichas reelamaciones en Da-
recho international.







DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 409


Los cubanos se alzaron en armas contra su Me-
tr6poli para recabar la independencia de Cuba; y
duraute su heroico empefio, mirados con desd6n,
quizis, no les fu6 reconocido por Potencia alguua
el estado de beligerantes: para tales Potencias los
cubanos no 6ramos mAs que s6bditos rebeldes de
una Naci6n amiga. Los cubanos no tuvieron, pues,
para dichas Potencias, personalidad a ning6n efec-
to. La personalidad radic6 siempre para ellas, en
Espain, como Metr6poli de ]a isla en parte suble-
vada. Y 6 nadie puede ocultarse que corre a cargo
de la Naci6n cuyos s6bditos se le han rebelado, la
indemnizaci6n de los perjuicios que los habitantes
extranjeros sufran en sus propiedades durante la
rebeli6n y con ocasi6n de esta, aunque tales perjui-
cios hayau sido obra exclusive de los sibditos re-
beldes; y es cosa de todos conocida que eu Ja devas-
taci6u de las propiedades extranjeras existente en
Cuba, tuvieron aun mayor participaci6n que los cu-
banos sublevados, las fuerzas espafiolas.
Doctrina es la que acabo de expouer que se repi-
te eu otros 6rdenes de la legislaci6u de todos los
paises, ora antiguos, ya modernos. Por ello, segdun
los C6digos, el padre es responsible directamente
de los perjuicios causados por sus hijos no emauci-
pados, que vivan en su compafia; y tienen igual
responsabilidad los tutores, y la tuvierou tambi6ni
los amos cuando existia la servidumbre. Asi que
los perjuicios ocasionados en propiedades extranje-
ras por los sibditos rebelados para obtener su eman-
cipaci6n, corren de cargo de la Potencia a que per-
tenecen esos s6bditos, en tanto en cuanto tales per-
juicios hayan sido irrogados antes de obtener la
emancipaci6n, su independencia, los rebeldes. Esta
doctrine no consiente replica, sobre todo cuando la
Naci6n triunfa y somete A los rebeldes.
Y no media motive para hacer una excepci6n en
el. caso de Cuba, aun cuando Espafa, la Metr6-
poli, haya sido vencida triunfando ipso fact la Re-
voluci6n; por cuanto Espafia s6lo hizo dejaci6u,
abandon de su soberanfa sobre Cuba como inme.
diata consecuencia de su guerra con los Estados
Unidos y eu virtud de lo acordado, sin la interven-
ci6n del pueblo cubano rebelado, entire una y otra
naci6n en el reciente Tratado de Paris. De modo
que Cuba no esta en ninguno de los casos de las
otras Rep6blicas hispano-americanas, que recaba-
ron su emancipaci6n por su piopio y exclusive es-
fuerzo, y que, por este su exclusive y propio esfuerzo,
se constituyeron en potencias independientes.
Asi, pues, las indemnizaciones que debia Espaina,
como Metr6poli de Cdba, a los extranjeros perjudi-
cados, por perjuicios A Cstos causados mientras Cu-
ba fue parte integrate de la naci6u rsdafiola, no
pueden entenderse traspasadas, por subrogaci6u ni
por otro modo, A la Repdblica cubana; dado que,
como ya queda dicho, Espafia no perdi6 su sobera-
nia sobre la colonia en part sublevada, por raz6n
de la sublevaci6n, sino que la abandon por haber-
la vencido la Naci6n americana en la guerra susci-
tada entire una y otra potencia. Y por ese abandon,
por esa renuncia, bien puede sosteuerse que s6lo
Espania es responsible de los perjuicios A que me
estoy refiriendo, today vez que se causaron-sin ha-


ber triunfado sobre ella la rebeli6n -cuando porser
todavia la soberana de Cuba, hallAbase en el deber
de proteger y garantizar las propiedades de los ex-
tranjeros residents en su territorio; y esto con tan-
to mayor motive cuanto en la irrogaci6n de esos
perjuicios tuvieron tanta parte, 6 mas que los cuba-
nos rebelados, las guerrillas y las tropas regulars
espafiolas.
En cuanto A la responsabilidad de la Rep6blica'
de Cuba en el pago de las deudas contraidas por
Espafia, nada habr6 de agregar a lo dicho elocuen-
temente por el senior Sanguily, en virtud de que
6ste ha sostenido, y sostenido con verdad, que asun-
to tal qued6 resuelto en las conferencias que prece-
dieron en el Tratado de Paris, 'en sentido de que
esas deudas no podrAn imputarse A la coloniasuble.
vada. En cambio estoy en complete desacuerdo con
el senior Juan Gualberto G6mez sobre lo que ha sos-
tenido en cuanto a la responsabilidad de Espafia
respect de las deudas A que acabo de aludir. Espa-
fia no fu6 fiadora principal pagadora de Cuba, senior
Juan Gualberto G6mez. Espafia se coustituy6 deu-
dora por si, exclusivamente por si, por cuanto
Cuba, mera colonia, carecia de persoualidad para
obligarse, ni tenia por qu6 obligarse.
Y dado que no sea acceptable todo cuanto llevo ex-
puesto, y dado que, a ]a postre, tuviera Cuba que
abonar esas deudas y pagar aquellas indemuizacio-
nes; dado todo esto, que s6lo hipot6ticamente con-
signo, nunca seria 6bice ni dificultad para nuestra
Repiblica el contenido de la Base controvertida, eu
raz6n de que dicho contenido no ha de former par-
te de la Coustituci6n, considerada 6sta en lo que le
es sustancial y.permanente, sino que habrA de ser
una de sus disposiciones transitorias, no sujeta,
atendida su naturaleza, 6 los trAmites mis 6 menos
demorados, que demand toda reform constitu-
cional.
Con lo expuesto creo haber dejado explicados la
siguificaci6n y alcance de la Base propuesta por la
Comisi6u; y en virtud de todo ello, ruego A la Asam-
blea que se sirva impartir su aprobaci6n 6 dicha
Base.-He dicho.
El senior ZAYAS: Pido la palabra para recti-
ficar.
El senior PRESIDENTA: Tine la palabra el senior
Zayas.
El senior ZAYAs: Me import rectificar varies
concepts, con motive de las manifestaciones del se-
fior Berriel, y desde luego confieso que no veo dife-
rencia alguna notable, ni ain pequefia, entire que el
verbo que se usa en la Base se encuentre en future
y que ese mismo verbo al ser incluido en el articu-
lado de la Constituci6n se encuentre en present,
porque entiendo que es exactamente lo mismo; la
Base dice ,reconoceran porque hace alusi6n a la
Constituci6n que se va A hacer despu6s, y la Cons-
tituci6n habla en present porque desde el moment
en que quede aprobada y promulgada es cuaudo
empieza A obrar aquel acto; y dice, la Republica de
Cuba ano reconoce mas deudas...... etc., etc. Y de
la misma manera que dice (son cubanos tales......
y no dice ((seran...... etc.
De manera que, por el hecho de que so diga: la





410 DIARIO DE SESIONES
*_ ______ >____________ ___ ____


Repdblica de Cuba ((no reconoce mAs deudas,, y no
obstante que he procurado fijar toda mi atenci6n
en las palabras del senior Berriel, siempre para mi
dignas de ser atendidas, no he podido entender en
qu6 consiste ]a diferencia, ni veo qu6 libertad es 6sa
en que queda el Congreso de Cuba para reconocer
otras deudas, si necesitara primero modificar este
articulo de la Constituci6n, ora diga diga niega el reconocimiento, claro esta que si el Congre-
so lo hace infringe la Constituci6n. De manera que
yo insist en todas mis manifestaciones, despues de
las que ha hecho el senior Berriel.
En cuanto A la opinion que pueda tener respect
A la participaci6n de Espafia en las responsabilida-
des de nuestra deuda, yo no la discutia ni daba mi
parecer; hice una referencia A las manifestaciones
del senior G6mez, y nada m6s, para demostrar que
A mi juicio no eran atendibles comoargumento para
la tesis que 61 sostenia. Mi opinion particular, pro,
bablemente, estarfa de acuerdo con el senior Berriel
respect A las responsabilidades de Cuba y de Espa-
fia en cuanto A esa deuda, pero lo que yo deseo es
que la Constituci6n permit A nuestros gobiernos
hacer todas esas alegacionas que el senior Berriel
hacia combatiendo la tesis que l6 crefa que yo sos-
tenia, en tanto que dejando este articulo, nuestros
gobiernos no pueden hacer esas alegaciones, porque
el que entra en discusiones acepta que puede ser
convencido, y es forzoso reconocer que nuestra Cons-
tituci6n impide A nuestros gobiernos futures que
reconozcan cualquiera deuda, en tanto no modifi-
quen la Constituci6n. Si pudieran hacer las alega-
ciones que el senior Berriel recomienda, cuando
fuese reclamada la deuda A Cuba, A mi juicio habria
desaparecido t do temor de conflict, pues se resol-
verfa de una manera 6 de otra; pero se Ilegaria A
una soluci6n; en tanto que con el concept claro y
terminate de la Constituci6n, el Gobierno no pue-
de hacer otra cosa sino esperar A que se reform la
Constituci6n, para entonces decidir si las deudas se
deben reconocer 6 n6. Ese es mi criterio respect A
la Base, y por eso me opongo A ella.
El senior NuVEz: ZMe permit el senior Presidente
cuatro palabras para pedir al senior Berriel una
aclaraci6n antes que able?
El senior PRESIDENTE: Tienq la palabra el sefnor
Sanguily que la habia pedido antes.
El sefior SANGUILY: Sefiores Delegados: el senior
Berriel, nuestro ilustre compafiero, A pesar de que
usa de una palabra cristalina y fluida A manera de
un arroyuelo que apenas produce ruido, no deja en
el fondo de utilizar muchos recursos, y con estos re-
cursos que son, apart lo astutos, esencialmente
patri6ticos, el senior Berriel no ha tenido la inten-
ci6n, per mAs que asi result, de hacerme un cargo
sumamente grave.
El senior Berriel me ha hecho un cargo tan grave
que result ridicule, de que, porque yo he dicho
aquf que puede haber deudas y que puede haber
reclamaciones de las naciones extranjeras en favor
de sibditos suyos lastimados por las guerras revo-
lucionarias, dichos individuos se enterarAn por
primer vez ahora de su derecho, cuando los tenfan


olvidados sin sofiar en reclamarlos. De modo que
yo, por haber hablado en piblico, voy A ser causa
de gravAmenes terrible para el tesoro de Cuba, y
en esto debia ver 6 v6 el senior Berriel los inconve-
nientes de las sesiones p6blicas. Yo no teugo la
culpa de que las sesiones sean piblicas, y la prueba
estA que me opuse A ellas; pero en las sesiones, sean
pfiblicas 6 n6, tengo que emitir por complete mi
pensamiento, lamentando much que algunos sfio-
res Delegados crean que todavia estamos 6 vivimos
en aquellos tiempos en que la luz y la palabra ve-
raz eran inconvenientes y peligrosas.
Yo necesitaba exponer mis razones y asi lo hice.
La imprudencia en todo caso seria de quien las ha
repetido para justificar su objeto, si es que realmen-
te mis palabras fueron imprudentes. Pero el caso
ts que se ha abusado aquf de arguments tan fuer-
tes, como son los arguments gramaticales.
El senior Berriel dice triunfantemente; las obser-
vaciones que se nos hacen, se fundan en el olvido
de que se trata de una Base que estA redactada en
future, para ponerse luego, al capitularse y articu.
larse la Constituci6u defiinitivamente, eu tiempo
present 6 cosa asi.
Pero sefiores, cuando est6 redactada la Base A que
nos referimos, en forina de un articulo, es decir, en
tienpo present serAn mis absolutes el seutido y la
significaci6n que ahora tiene estando en tiempo fu-
turo. Y si n6, v6alo el senior Berriel, se pondrA:
"La Rep6blica de Cuba no reconoce mis deudas y
compromises," etc. es decir, el pensamiento absolu-
to que expresa alli ese tiempo del verbo, se vB tau
claro, como si se le afiadiesen, vamos A hacr la
prueba, dos y hasta cilco adverbios:-"La!Rep6bli-
ca de Cuba no reconoce nunca mAs deudas"-esto es
lo que fija por complete el pensamiento que se quie-
re expresar.-"La Repiblica de Cuba no reconoce
jamds otras deudas,"-estA en el mismo caso; pero
puede variarse, y hasta hacerse menos pesado, di-
ciendo: "La Repdblica de Cuba no reconoce ni aho-
ra ni nunca reconocerA mAs deudas ni compromises
que los que estAn consiguados" etc.-La prueba es-
tA en que cualquiera qu3 leyera la Constituci6n,
pongamos por caso uu propietario alemnn quo qui-
siera hacer una reclamaci6n, leeria: "La Rspdblice
de Cuba no reconoce mis deudas," segnu el criterio
del senior Berriel, y esto, hoy; una semana desoues,
vuelve A leer y se encuentra con que "la Repdb'i,.i
de Cuba no reconoce mAs deudas," y despues, al
mes siguiente, y al otro, se encuentra siempre con
lo mismo, y diez afios despues se convince de que
aquel tiempo presente.abrazA toda la eternidadad.
Por otra part, dice el seficr Berriel, siempre den-
tro de su teoria:-Si Cuba no fu6 reconocida por los
alemanes, ni fue reconocida por los ingleses, ni por
niuguna otra potencia. no todri pagar cuaudo es-
temos constituidos en Republica, lo que A sdiblitos
alemanes 6 ingleses que vivian en nuestro pais an-
tes de la guerra, y que tenfan propiedades quo fue-
ran lastimadas por esta guerra, se les ocurra recla-
mar. No hay un juriscousulto siquiera fuese tan
sutil cono el sefor Berriel, que pueda probar que
eso es una verdad. jOjala fuera cierto! Entonces yo
quedaria bastante tranquilo, pero ma temo-sin en-






bt LA CON'VNCION CONSfttUVikX 4uf


trar en ciertas disquisiciones respect A intereses in-
ternacionales, y sin considerar que hasta cierto pun-
to los espafioles estan bastante unidos por determi-
nados intereses rentisticos, A los alemanes, que en el
estado especial de la cuesti6n, nadie puede negarles
el derecho A ingleses y alemanes, de hacer reclama-
clones y pedir las indemnizaciones que pretendan
sus s6bditos si fueron lastimados los intereses par-
ticulares de 6stos durante la guerra; y yo indico,
cualquiera que sea el valor como argument de esta
observaci6n que me va por lo menos A excusar ante
la severidad del senior Berriel, que nadie puede pre-
decir que sucederA si Inglatera, muy ligada despu6s
de todo-A lo que parece-con los Estados Uuidos,
hiciere una reclamaci6n por la via diplomAtica al
gobierno cubano, apoyada en expedientes justifica-
tivos de dafios y perjuicios recibidos por sus s6bdi-
tos; y si estas reclamaciones ascendieseu A various
millones de pesos, y en la Constituci6n se mantu-
viese esta Base que ahora discutimos, qu6 podria
contestar el gobierno cubano?-tendria que contes-
tar absolutamente que no puede pagar.
Y entonces, ,qu6 decidirfau los otros? ,bastaria,
como una 6gida, la Constituci6n, para salvar a Cu-
ba de todos los peligros que la amenazaran? Me
parece pues que esto inicia, produce, promueve,
puede promover, puede iniciar, 6 producer por lo
menos, un temor de parte de los Estados Unidos.
Los Estados Unidos podrian hacerse la conside-
raci6n de que ese articulo es un semillero de recla-
maciones y por ese articulo se modificarA la Consti-
tuci6n; porque los Estados Unidos pueden hacerse
el mismo razonamiento que me hago yo, pensaudo
que esta Constituyente, que se llama Asamblea 6
Convenci6n Constitucional, no tiene facultades sino
para establecer una Constituci6n, y n6 para deter-
minar las deudas con que en lo future haya de gra-
varse el tesoro cubano.
El senior NUREZ: Pido la palabra para una acla-
racion.
El sefor PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Nifiez.
El seflor NuREz: Yo habia entendido hasta aho-
ra que la Base ponia un obstAculo insuperable, evi-
tando que Espafia pudiera reclamar A Cuba, y que
el Gobierno future de la Rep6blica pudiera siquiera
tomar en consideraci6n sus reclamaciones; pero por
las palabras del sefor Berriel entiendo lo contrario.
4Es asi 6 n6?
El senior BERRIEL: Pido la palabra para rectifi-
car.
El senior PRESIDENTE> Tiene la palabra el selfor
Berriel.
El senior BERRIEL: He de ser eu mi rectificaci6n,
sefiores Delegados, lo mAs breve possible, para mo-
lestar tambien lo menos possible, con dicha rectifica-
ci6u, la ilustrada atenci6n de la Asamblea.
Dadas las'manifestaciones que acaban de hacerse,
v4ome obligado, para contradecirlas, A invocar el
recuerdo de ensefianzas elementales que obtuv.e
muchos afnos atrAs, cuando no habian decursado
todavia los de mi nifiez; y esto, porque advierto que
se vienen confundiendo en su significaci6n y en lo
que denotan, tiempos de un verbo, que, lejos de po-


der apreciarse como similares siquiera, difieren con-
siderablemente.
Si tiempo es-en su relaci6n con el asunto que
ahora nos ocupa-cada una de las varias divisions
de la conjugaci6n, que denota aqu61 en que se hace
6 sucede lo que el verbo significa, no comprendo
como pueda confundirse el present con el future, to-
da vez que el primero indica lo que actualmente es
6 sucede, mientras que el iltimo denota lo que ha
de ser 6 suceder. Asi, pues, cuando el future emplea-
do en la Base se trutque en present al articularse
el contenido de ella, y se establezca que la Republi-
ca de Cuba no reconoce otras deudas ni otros com-
promises que los en dicha Base determinados, faltarA
raz6n para sostener que el citado no reconoce equivale
A no poder reconocer en lo sucesivo nuevas obliga-
ciones y nuevos compromises la Naci6n cubana. El
verbo reconocer, usado en present, significa -y no
puede tener otra significaci6n-que Cuba, al cons-
tituirse en Estado soberano, no reconoce, en ese mo-
mento, otras responsabilidades que las consabidas;
pero no consiente que se diga que el tiempo emplea-
do iucapacita A la Repiblica para reconocer ulte-
riormente otras obligaciones, si 6stas fueren de
recouocerse.
Aparte de esto y saliendo al paso de otra objeci6u
formulada por el senior S inguily, referida A que el
que lea la Constituci6n habrA de entender, por el
present, que se adopta, que nunca Cuba podra re,
conocer otras deudas que las de que se viene tratan-
do, importa recomendar que tal objeci6n carece de
fundamento, por cuanto la Constituci6n sera pro-
inulgada en dia determinado. Asi que no podrA
ocurrir al lector de ella lo que ocurri6 al Galvez del
cuento, por faltarle fecha al papel en que el confesor
le ordenara que ayunaria manfana.
La Base, pues, por las consideraciones que acabo
de hacer, no habra de incapacitar A nuestra Repdbli-
ca para el reconocimiento de todas aquellas obliga-
ciones que, no comprendidas en el texto de dicha
Base, entiendan nuestras CAmaras que deben ser
reconocidas. Y no digo mas sobre este punto, de
suyo elementalisimo, porque elemental es que no
cabe confundir, para ningfin efecto, la significaci6u
de los tiempos present y future en los.verbos.
Por lo demAs, y volviendo sobre doctrinas que ya
tengo enunciadas, cabe que ahora reitere, en contra-
dicci6n al distinguido senior Sanguily, que dado que
se trata de hechos ocurridos con. antelaci6n al dia
en que surja Cuba A la vida de Naci&n; que si se
trata de perjuicios ocasionados cuando Cuba no era
mas que una fracci6n, un pedazo del territorio espa.
fiol, no cabe entenderla ni considerarla obligada A
la indemnizaci6n de tales perjuicios, por cuanto 6s-
tos no fueron irrogados por ella; sin vida propia
entonces como entidad soberana, ni para las Poten"
cias de los sfbditos perjudicados durante la guerra,
ni para la misma Espafia, pues aqu6lla fu6 siempre
apreciada pQr los gobiernos espafioles como una
provincia, como una colonia rebelde. Y seria cosa
digna de causar el mayor asombro eso de que las
Naciones extranjeras que hace poco se mencionaron
hicieran responsible A la Repfblica cubana, que to-
davfa carece de existencia para ellas, de esos perjui-







4ti DtAito bE SESiONPS


cios que sufrieron sus s6bditos, cuando Espafia, por
ejercer todavia la plenitud de su soberania en esta
Isla, era la inica obligada A garantizar la vida y la
propiedad de aquellos sfbditos; sin que le valga
aducir su impotencia para impedir los consabidos
perjuicios, porque tal consideraci6u-la de su impo-
tencia-no constitute exenci6n de responsabilidad.
Y menos, si se tiene present que Espafia perdi6 por
renuncia su soberania sobre la colonial sublevada,
renuncia que, por otra parte, hizola dicha Naci6n
en virtud de un Tratado en que Cuba ni los cuba-
nos alzados en armas tuvierou la mentor participa-
ci6n.-
Y conste, sefiores Delegados, que yo no he querido
formular un cargo contra el sefnor Sanguily cuando
calificaba de imprudentes las mauifestaciones que
hacia-y que podia enteuderse reconocimiento im-
plicito-sobre la posibilidad de que ciertas Naciones
europeas pudieran reclamar de nuestra Repuiblica la
indemnizaci6n de los perjuicios experimentados por
sus s6bditos durante la guerra. Y dado que lo dicho
por mi pudiera ser traducido por un cargo, nunca
tendria la giavedad del hecho A la Comisi6u, coin
motive de la Base discutida, por el apreciable seflor
Sanguily. Este calific6 de imprudencia temeraria
lo propuesto por la Comisi6n; y yo me be limitado
a tener por simple imprudencia lo manifestado, con
]a elocuencia que le es propia, por el senior Sanguily.
Y cuidado, que lo que aqui se ha dicho en la sesi6n
de esta tarde, y que no he dicho yo, pudiera ser
apreciado con alguna malicia, como algo semejante
a una especie de tAcita confesi6n, de duda, por lo
menos, sobre la efectividad de las responsabilidades
a que hace pocos moments hube de aludir. Para
nosotros esas responsabilidades no existen ni pueden
existir en s(ntido de que aftcten a nuestra Republi-
ca; y si fueren exigidas, el Congreso cubano resol-
verh sobre ellas lo que entienda procedente, sin que
para esto sea ni pueda ser obstaculo, en ning6n sen-
tido, el texto de la Base puesta a discusi6n.
Voy a terminar; pero no he de hacerlo sin respon-
der antes 6 los deseos de nutstro compafiero el senior
N6fiez, ganoso de que yo le explique, como indivi-
duo de la Comisi6n, si la Base de que se trata im-
pone 6 Cuba la obligaci6n de no aceptar otras deu-
das, otras responsabilidades que las en dicha Base
mencionadas. Por lo que acabq de decir habrA com-
prendido mi ilustrado amigo, que esa Base no tiene
tal alcance; y creo que con esto quedarAn satisfechos
sus deseos. Yo niego, en lo absolute, que puedan
pesar nunca sobre ]a Repuiblica de Juba, las res-
ponsabilidades que puedan hacerse derivar de la
destrucci6n durante la iltima guerra, de ciertas
propiedades correspondientes A residents extranje-
ros; y niego esto, porque-como ya llevo dicho-
durante la guerra, s6lo existi6 en Cuba, para las
Potencias, una rebeli6u, iniciada y apoyada por un
nfmero m.s 6 menos considerable de patriots cu-
banos-y tambi6n de extranjeros generosos que se
prestaron a ayudarlos en su empefio-que pusieron
al servicio de la independencia de su pais su vida y
sus intereses; patriots que nunca fueron considera-
dos de otro modo por esas Potencias que como s6ib-
ditos rebelados. Esto es lo que yo entiendo y lo que


niego; ilas esto no se express en la Base; la cual,
por tanto, no impose a nuestras futuras C6maras el
deber de rechazar deudas y compromises diferentes
de los en ella determinados, por mas que tengo el
intimo couvencimiento de que nuestro Congreso no
habrA de aceptar ni el pago de indemnizaciones que
se hagan deducir de perjuicios sufridos por los ex-
tranjeros, en sus propiedades, durante la guerra, ni
deuda alguna de las contraidas por Espafia, en gran
parte para contrarrestar A la Revoluci6n; por cuan-
to el particular de las deudas contraidas por nuestra
antigua Metr6poli, en su carActerde Naci6n sobera-
na, qued6 dilucidado, con su audiencia y con su
cousentimiento, en el Tratado que, como tal Naci6u
soberana, negoci6 recientemente en Paris con los
Estados Unidos.--He dicho.
El senior PRESIDENTE: Se acaba de presentar en
este moment una enmienda, que va i leer el sefor
Secretario.
La lee el senor Zayas.
El sefor ZAYAS: Pido la palabra para consu-
mir un turno en pro.
El senior PJREIDENTE: Seiioies Delegados, se ha
presentado en este moment la enmienda del senior
Zayas, a que se ha dado lecture; se ha pesto a dis-
cusi6n y ha pedido la palabra el senior Zayas para
consumer un turn en pro, y faltan cinco minutes
para terminal la hora reglamentaria; de modo que
no hay tiempo.
El senior ALE:MAN: Pido la palabra para propo-
ner que en la sesi6n se termine esto.
El sefior PRESIDENTE: Se pregunta a la Conven-
cion. El senior Aleman pide que se prorrogue ]a se-
si6n hasta concluir la discusi6n de la enmienda y
la votaci6n de la Base.
El senior Rius RIVERA: Pido la votaci6n nomi-
nal.
El Secretario, senior VILLUENDAS, tonma la votaci6.
Dijeron que si, los sefiores: Alemkin, Monteagudo,
Jos6 Miguel G6uez, Morda, Robau, Fortin, Cisne-
ros, Silva, Giberga, Berriel, Bravo, Quesada, Rivera,
Eudaldo Tamayo, Sanguily, N(fiez, Portuondo,
Fernandez de Castro, Ferrer, Juan Gualberto G6mez,
Diego Tamayo, Manduley, Zayas y Villuendas.
Dijeron que n6, los sefiores: Rodrfguez, Lacret y
el senior Presidente.
El senior PRESIDRNTE: Se pone A discusi6n la
enmienda.
El senior ZAYAS: Pido la palabra en pro de mi
enmienda.
El senior PRESIDENTE: Tieue la palabra el senior
Zayas.
El senior ZA YAS: No he de decir mans que breves
polabras. EstA demostrado que el deseo de los que
han usado de la palabra en contra de la Base, por
lo menos hasta el present, es, que la parte que se
refiere a que la Repiblica de Cuba no reconoce 6
reconocerA mis deudas que las que alli seexpresan,
es.que se elimiue 6 suprima esa parte; pero en cam-
bio, todos los que han usado de la palabra en contra
de la Base, aceptan la parte restate de Ia misma:
yo iba a pedir que se votara dividida en dos, pero
como veo que es dificil hacer esa division dada la






DI LA eOVENC1ON CONSTISIIIJYNTI 413


redacci6n de la Base, present esta enmienda A la
misma, de modo que votada la enmienda, si fuere
aceptada, sustituirfa A la Base; y precisamente en
apoyo de la enmienda alego una raz6n que estA
dentro de las l6timas palabras que ha pronunciado
el senior Berriel......
El sefor PRESIDENTE: Perdone el senior Zayas,
ereo que no hay quorum.
(Algunos suiores Delegados entran en el salbn).
El senior PRESIDE1TE: Continue el senior Zayas.
El senior ZAYAS: Pues decia en pro de mi enmien-
da, algo que me pareci6 oir al Eeror Berriel en sus
iltimas palabrss, por mAs que no las pude percibir
bien en aquel moment; par6ceme que hablaba de
que habia distintos origenes en las deudas que po-
dfan reclamarse a Cuba, lo que A nuestra considera-
ci6n, y precisamente basAndome en ello, es que yo
propongo esta enmienda. La deuda procedente del
sacrificio realizado por los elements de la Revolu-
cion para realizar esta y crear nuestra independen-
cia, estoy conform en que figure en la Constituci6n,
por mAs que entiendo que no es material constitucio-
nal y que compete al future Congreso resolver acer-
ca de esos compromises y de esas deudas y acordar
su pago; pero no estoy conforme en que otra deuda
cualquiera se reconozca ni se deje de reconocer, sino
que quede para su oportunidad, para su moment
precise, el realizar este acto.
Por eso he presentado la enmienda en sustituci6n
de la Base.
El senior GIBERGA: Pidola palabra en contra de
la enmienda.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el sefor
Giberga.
El senior GIBERGA: Seflores Delegados, votar6 en
contra de la eamienda del senior Zayas, y lo que di-
ga de aquella refi6rese tambien A la Base, no s6lo
por las razones que tuve ocasi6n de exponer cuan-
do se discuti6 la enmienda de los sefiores Alemnn,
G6mez y otros queridos compafieros que las retira-
ron, sino que por los terminos en que se ha desarrolla-
do el debate y la propia redacci6n de la enmienda,
pareceme planteado en otro terreno el problema y
queda otro sentido A ]a resoluci6n de la CAmara; no
voy A entrar en discusiones porque lo consider inl-


til, pero me interest hacer constar que reserve mi
opinion y que por esta raz6n votar6 en contra de la
Base y de la enmienda.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la en-
mienda. Votaci6n nominal.
El Secretario, seflor ZAYAs: Dijeron que n6: los se-
fiores, Alemin, Juan Gualberto G6mez, Monteagu-
do, Robau, Fortfn, Cisneros, Silva, Bravo, Quesada,
Rius Rivera, Sanguily, Giberga, Portuondo, Fer-
nandez de Castro, Ferrer, Jos6 Miguel G6mez, Eu-
daldo Tamayo, Manduley, Berriel, Mor6a y Villuen-
das; y que si: los sefiores, Diego Tamayo, Rodriguez,
Zayas y M6ndez Capote.
El senior CISNEROS: Yo voto en contra, porque la
consider peligrosa para Cuba.
El senior VILLUENDAS: Ha sido desechada la
Base por veintiin votos en contra y cuatro A favor.
El sefior PRESIDENTE: Ha sido desechada la en-
mienda. El senior Giberga habia pedido la palabra.
El sefor GIBERGA: Renuncio A ella, porque era
para hacer declaraciones que ya habfa hecho.
El senior PRESIDENTE: Ahora la Base. Votaci6n
nominal.
El Secretario, seRor Zayas, la lee.
El Secretario, senior ZAYAS: Dijeron que no: los
sefiores, Cisneros, Diego Tamayo, Sanguily, Giberga,
Zayas y Villuendas; y que si: los sefiores, Alemin,
Jos6 Miguel G6mez, Monteagudo, Morfa, Robau,
Fortin, Silva, Berriel, Bravo, Quesada, Rius Rivera,
Rodrfguez, Ndfiez, Portuondo, FernAndez de Castro,
Ferrer, Juan Gualberto G6mez, Eudaldo Tamayo,
Manduley y Mendez Capote.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Sanguily, para explicar su voto.
El senior SANGUILY: He votado que n6, por career
que no es material constitutional, porque no estA la
Convenci6n facultada para estatuir esta Base.
El senior VTLLUENDAS: He votado que n6, por las
mismas razones que el senior Sanguily.
El senior PRESIDENTE: Pues yo he votado que sf;
aunque vot6 tambien la enmienda del senior Zayas,
porque me parecia mejor la redacci6n; rechazada
]a enmienda, voto ahora la Base.
Se levanta la sesi6n.
(Eran las 5 y media).


/






HABANA 10 DE FEBRERO 1901. NUMERO 27. *






MIARIO DE SESIONES


SESSION NOCTURNA DEL 9 DE FEBRERO DE 1901


STUIMAR.IO
Se abre la sesi6n.
Aprudbase el acta de la anterior.
Continda la discusi6n del Proyecto de Bases.
Se pone A discusidn la Base 2a de la Secci6n 25, y es aprobada.
Se pone A discusidn en dos parties la Base 3a y resultan ambas aprobadas, desechAndose una enmien-
da del Sr. Zayas a la segunda parte.
El Sr. Giberga present una adici6n A la Base, y d mocid6 del Sr. Zayas se acuerda no haber lugar a
deliberar sobre ella.
Se aprueban las Bases 4a, 5a, 6a y 7a.
El Sr. Gener present una adicion que es rechazada.
Es desechada una adici6n propuesta por el Sr. Ferrer.
El Sr. Quesada propone que se declare constituida la Convenci6n en sesi6n permanent, promovi4n-
dose un debate acerca de la moci6u.
Se acuerda prorrogar la sesi6n por ser la hora reglamientaria.
Es desechada la moci6n del Sr. Quesada.
Se levanta la sesi6n.


A las nueve y cinco se abre la sesi6a.

El senior PRESIDENTE: Se abre la sesi6u.
El Secretario let el acta de la anterior.
El senior GIBERGA: Pido la palabra respect al
acta.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Giberga.
El senior GIBERGA: Al referirse A la manifestaci6n
que hice explicando el voto que iba a emitir cuando
se iba A votar la enmienda del senior Zayas, limite-
me A decir que no votaria esa enmienda por las ra-
zones que ya habfa expuesto, y dije algo mas, y
ruego al sefior Secretario que tenga la bondad de
hacer constar que yo dije que no votaria no s61o por
aquella raz6n, sino porquq las manifestaciones que se
habian hecho en el curso del debate sore la redac-
ci4u de la enmienda, presentaban el problema en un
nuevo aspect y daban A la enmienda y la Base uua
forma que yo no podia aceptar.
El senior CIS~ERos: Pido tambi6n la palabra, res-
pecto al acta. *
El sefor PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Cisneros.
El sefior CISNEROS: Yo, al manifestar mi negative'
, la proposici6n del seflor Zayas sobre la Base prin-
cipal, dije que queria hacer constar mi voto, por sor
ello deshonroso para la Repiblica y al mismo tiempo
impossible de sostener.


El senior PRESIDENTE: SSe aprueba el acta? Si-
lencio. Queda aprobada.
Continia la discusi6n de las disposiciones transi-
torias.
El Secretario, senior ZAYAS, lee la segunda disposi-
ci6n, que dice:
2.
"Noventa dias despu6s de promulgada la Ley elec-
toral que redacte y adopted la Cbnvenci6n,.se procede-
rd A elegir los funcionarios que la Constituci6n
establezca, para el traspaso del Gobierno de Cuba A
los que resulten elegidos, conform A la Orden nd.
mero 301 del Cuartel General de la Divisi6n de
Cuba, de 25 de Julio de 1900."
El senior SANGUILY: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tieue la palabra el senior
Sanguily.
El sefor SANGUILY: ,No cree la Comisi6n que
seria mejor redactar de otra manera la Base, dicien-
do, por ejemplo, noventa dias despu6s de adoptada,
6 de estar vigente la Constituci6n? Porque la Cons-
tituci6n no empezarA A surtir sus efectos ni podra
surtir sus efectos noventa dias despu6s de ser adop-
tada por nosotros, puesto que va A ir A los Estados
Unidos y no sabemos qu6 tiempo va A estar all6;
suponiendo el minimum de tiempo possible, ya no
sera noventa dias despu6s de adoptada por noso-
tros.






410 DIARIO DE SESI0NES


El senior BRAVO: Noventa dias despu6s de pro-
mulgada la Ley electoral, no la Constituci6n.
El senior SANGUILY: Bueno, esta bien.
El senior PRESIDENTE: Esti puesta 6 discusi6u la
segunda disposici6n transitoria.
El senior VILLUENDAS: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Villuendas.
El senior VILLUENDAS: Para hacer una pregunta
A la Comisi6n. Dice la disposici6o: anoventa dias
despu6s de promulgada la Ley electoral etcs; y si
resultare que la Constituci6n fuese aprobada por el
Gobieruo americano y se ordenara implantarla, y
si estuviera ya hecha la Ley electoral 4por qu6 no
podfa convocarse a elecci6nes treinta 6 cuarenta
dias despu6s, 6 es que tiene que ser fatalmente A los
noventa?
El senior Rius RIVERA- Porque hemos considera-
do que debia darse uu plazo razonable para que
puedan discutirse los individuos presentados, los
candidates. A mi me parecia todavia demasiado
corto ese plazo para abrir el primer period electoral;
yo consideraba que debiamos haber tenido un pe-
riodo de cinco meses por lo menos a fin de poder
discutir todos los candidates, porque no solo va 6
ser el Presidente de la Rep6blica sino los Senadores
y los Representantes; y calculando cu6nto trabajo
preliminary require la designaci6n de candidates
que deban ser genuina representaci6n del pueblo de
Cuba, 6sa es la consideraci6n que ha tenido en
cuenta la Comisi6n al sefialar el plazo de noventa
dias despu6s de promulgada la Ley electoral.
El senior VILLUENDAS: Y yo coincide con la
Base del senior Rfus Rivera en cuanto tiene de sen-
sato; pero entiendo que el problema aqui no es para
ser resuelto por nosotros dnicamente; aqui hay otro
factor, que es el Gobierno americano; si el Congreso
le da orden al Presidente para que se lleve aqui A
efecto lo que ordena la Constituci6u y se les comu-
nica a los cubanos que tambi6u al Presidente se le
ha fijado por el Congreso el plazo de dos meses para
que las tropas evacuen el territorio; pues tendremos
qlue decirles A los americanos, ustedes tienen que
quedarse treinta dias mas, porque nosotros no po-
demos lleva6r a efecto la Constituci6n por lo que dice
esta disposici6n transitoria. Por lo dem6s, entiendo
que ha sido muy patri6tico 'el espiritu que ha ani'
inado A la Comisi.6n.
El senior RIus RIVERA: Yo supongo que si se
diera el caso, que seria muy dificil, el Gobierno
americano no tendria inconvenient en esperar un
mes mis; de manera que esta razon no seria tan po-
derosa como para alterar el plazo sefialado por la
Comisi6n.
El senior PR:SIDENTE: Se pone A votaci6n.
El senior GIBERGA: Pido la palabra para explicar
mi voto.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Giberga.
El senior GIBERGA: Entiendo que el sefialamieuto
de la 6poca en que deban verificarse las elecciones
no es de la competencia de la Convenci6n; entiendo
que es una funci4n de gobierno que s61o al Gobier.


no compete. For lo que hago constar mi voto en
contra de esa Base.
El senior PRISIDENTE: Se pone a votaci6n la dis.
posici6n transitoria......... Aprobada.
El senior GIBERGA: Que conste mi voto en con
tra.
El senior ZAYAS, lee la tercera disposici6n transitoria
que dice:
3a
"Los nacidos en Cuba 6 los hijos de naturales de
Cuba que al tiempo de promulgarse la Constituci6n
sean ciudadanos de alg6n Estado extranjero, debe,
rAu renunciar expresamente la nacionalidad que
tuvieren para disfrutar de la ciudadania cubana; el
tiempo que los extranjeros hayan servido en las
guerras por la independencia de Cuba, se contari
como de residencia y naturalizaci6n, que para ser
Representaute y Senador exige esta Constituci6n."
El senior BERRIEL: Senor Presidente, para aclarar
un error. Resultan resumidas dos materials que son
distintas, constituyendo una sola disposici6n transi-
toria. Esto fltimo, que acaba de leer el senior Secre-
tario, que comienza (dos extranjeros etc.,, debe cons-
tituir una disposici6n transitoria distinta de la del
pArrafo tercero.
El senior JUAN G. GOM.z: ZEn qu6 consiste?
El senior PRESIDENTE: En que son dos disposiciones
en vez de una. La primer llega hasta la palabra
(,cubana,.
El senror Zayas la lee.
El senior PRESIDENTE: Se pone a discusi6n esa
disposici6n. (Nadiepide la palabra.) Se pone A vota-
ci6n. Votaci6n ordinaria. (Casi todos los sefores Dele-
gados se ponen de pie.) Queda aprobada.
El senior ZAYAS, lee la segunda parte. Hay un
error de redacci6n. Es para los efectos de la Base
que trata de los Representantes, n6 de los Senadores.
El senior Rius RIVERA: Yo creO que es cuesti6n
de redacci6n.
El senior PRESIDENTE: Cimo queda por fin la
Base?
El senior BRAVO: Sefiores Delegados: el espiritu
que informa la Base, objeto de dudas por part de la
Asamblea, no ha sido otro que el siguiente: al tra-
tarse de las 0ondiciones requeridas para ser Repre-
sentante, la Asamblea acord6 que fuese precise la
condici6n'de native 6 de naturalizado con ocho afios
de residencia en el territorio de la Repiblica, y en
esta Base se dice que el tiempo que los extranjeros
hayan pertenecido al Ej6roito Libertador, el tiempo
de servicios prestados A la Revoluci6n, se contara
para los naturalizados A los efectos de la elecci6u de
Representantes como igual tiempo de residencia 6
naturalizaci6n.
El senior PRESIDENTE: ,Queda en ese sentido la
Base? Se acaba de presentar una enrdienda.
El senior Rius RIVERA: En la forma siguiente:
rEl tiempo que los extranjeros hayan servido en las
guerras para la independencia se entenderA como
de residencia 6 naturalizaci6n para los efectos de la
Base 3.' de la Secci6n 8P de esta Constituci6n, que
es la que trata de los Representantes..,......






DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 417
ig


El senior ZAYAS: Eumienda A esta Base. Lee:
"A la Convenci6n:
A los comprendidos en el inciso 4 de la Base 1?
de la Secci6n 2. no se le exigird para ser Represen.
tante tiempo de residencia ni de permanencia en el
Ej6rcito Libertador.
Sal6n de Sesiones Febrero 9 de 1901.
Alfredo Zayas."
El sefor Rius RIVERA: 4Me hace el obsequio de
leer las Bases A que se refiere?
El sdfior ZAYAS: Dice la enmienda. Lee. Y las
comprendidas en la Base 1V de la Secci6n 2?, son las
siguientes. Las lee.
El senior BERRIEL: Estoy de acuerdo.
El senior PRESIDENTE: Se pone A discusi6n.
El senior GIBERGA: Pido la palabra para una
cuesti6n de orden.
El sefor PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Giberga.
El senior GIBERGA: EstA acordado por la Conven-
ci6n que para ser Representantes, los que no sean na
tivos deberan tener cierto tiempo de naturalizacinu
6 cierto tiempode residencia. Proponer que se acuer-
de que tales 6 cuales ciudadanos no natives no de-
ban tener el tiempo de naturalizaci6n 6 residencia
ya acordado, es contrario A un acuerdo que no debe
ser contrariado sino por virtud de una revision del
mismo, por lo que pido se declare no ha lugar A
deliberar, sin perjuicio de pedir la revision del
acuerdo.
El senior CISEERos: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: ,De modo que el senior Gi-
berga hace una moci6n de no ha lugar A deliberar?
El senior GIBERGA: Contradice un acuerdo ya.
tomado, que no se puede dejalr sin efecto sino por
una revision.
El sefior.ZAYAS: Pido la palabra para una acla-
raci6n.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Zayas.
El senior ZAYAS: He pedido la palabra s6lo para
hacer co-star que no me es possible impugnar las
razones del senior Giberga; pero que razones tengo
para impugnarlas. No me es possible por 61 Regla-
mento.
El senior PRESIDENTE: iSi no procede discusi6n
ninguna!
El seflor GIBERGA: Haciendo uso de un perfect
derecho, he presentado una moci6n de no ha lugar
A deliberar sobre la enmienda del senior Zayas, por
entender que envuelve la revision de un acuerdo,
sin explicar los motives de su moci6n, que es lo
unico que podia hacer.
El senior PRESIDENTE: Votaci6u ordinaria.
El senior Rius RIVERA: Pido la votaci6n nomi-
nal.
El sefbor Zayas toma la votaci6n.
El senior ZAYAs: Dijeron que si, los sefiores: Ale-
mAn, Jose Miguel G6mez, Mouteagudo, Mor6a, Ro-
bau, Fortun, Silva, Cisneros, Berriel, Bravo,Quesada,
Rius Rivera, Giberga, Portuondo, Fernandez de
Castro, Quilez, Ferrer, Villuendas y MWndez Capote,


Dijeron que n6, los sefiores: Diego Tamayo, San-
guily, Rodriguez, Gener, N6fiez, Lacret, Juan Gual-
berto G6mez, Eudaldo Tamayo, Mauduley y Zayas.
El senior VILLUENDAS: Se ha acordado por 19
votos contra 10.
El sofior PRESIDENTE: Se pone A discusi6u la
Base.
El senior ZAYAS: Pido la palabra en contra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Zayas.
.El senior ZAYAS: He pedido la palabra en contra
de la Base, porque ella viene A establecer una ex-
cepci6n respect de la Base que habla de la naturali-
zaci6n, mejor dicho, del derecho de los naturalizados
para ser Representautes, y excepci6n por excepci6n,
tanto vale la que eetablece la Base como otra cual-
quiera que pudiera proponerse y establecerse. Pero
yo debo limitarme, dado el voto adverse que impli-
ca el no haber lugar A deliberar sobre la moci6u mim,
A combatir la Base sin pretender que se la sustituya
por otra alguna, reservAndome el derecho de propo-
ner una adici6n A la Constituci6n 6 emplear otra
forma que el Reglamento me permit.
Dice una de las Bases de la Constituci6u, que po-
dr.n ser Representantes los natives y los ciudadanos
naturalizados que tengan ocho afies de residencia,
si mal no recuerdo, en el pais, despu6s de la naturali-
zaci6n; y dice esta Base adicional, estableciendo una
excepci6n: "que o aquellos extranjeros que hayan
servido en las guerras por la independencia de Cuba,
se les contarA como tiempo de residencia aqu6l
que hubieran servido en dichas guerras." Yo creo
que esta Base, queriendo hacer una distinci6n en
favor de los extranjeros que hayan servido en la gue-
rra de la independencia, establece entire ellos uua
diferencia, A mi juicio, injusta y acaso irritante,
para los mismos favorecidos, porque si se atiende,
para la distinci6n, al acto de haber tornado part en
las guerras de la independencia y haber manifesta-
do, posteriormente A esta Constituci6u, su voluntad y
su deseo de ser ciudadanos cubanos, se vieue A esta-
blecer una graduaci6n, consistent en el tiempo que
hayan podido estar eu esas guerras, cuando ese
tiempo puede no haber dependido de la voluntad"
del individuo, ni es factor 6nico para melnir el va-
lor de los servicios; y el establecer esa distinci6n, yo
entiendo que acaso encierta manera agravia a aque-
llos que hayan estado menos tiempo en la guerra,
pero que sin embargo han venido A ella con el mis.
mo anhelo y con el mismo amor a la in*tependencia
y libertad de Cuba que el que mAs tiempo que ellos
estuviera, quizAs por circunstancias fortuitas y tal
vez ajeuas A la voluntad de ambos.
Entiendo, pues, que no hay raz6n just para qte.
se quiera medir el tiempo y se discuta aquel mo-
mento en que deba usar de su derecho y tenga ab-
solutas condiciones para ser electo Representante del
pueblo de Cuba el que defendi6 su libertad. Yo creo
que el acto de haber estado en la guerra y el de ma-
nifestar despu6s su voluntad de ser ciudadano cu-
bano, no debe dar lugar A distinciones fundadas en
el mas 6 menos tiempo que en esas guerras se
encontraran los extranjeros, eino en el echo con-
creto de haber asistido A ellas con la voluntad deli-







418 0* DIARIO DE SESSIONS


berada, demostrada por el acto posterior de inscri-
birse en las listas de ciudadanos cubanos, de servir
A la independencia y libertal de Cuba, que es lo dnico
atendible. Yo creo, por consiguiente, que es injusta
la distinci6n que establece esa Base excepcional. Por
esa raz6n buscaba la excepci6n A favor de todos, ab.
solutamente de todos los que hayan estado en las
Sguerras de independencia, sin distinguir entire ellos
el mayor 6 menor tiempo que permanecieran en la
guerra, teniendo en cuenta tan s6lo el acto que A
mi juicio los equiparaba A los natives de Cuba, el
haber venido A prestar sus servicios, sus fuerzas y
su valor, su vida en pro de esta idea, enu aras de la
independencia de Cuba. Por estas razones no voto
la Base, porque aun cuando estoy de acuerdo con la
excepci6n en favor de los que han tomado part
en la guerra, tal como estA redactada la Base resul-
ta injusta en cierto modo, y hasta un agravio para
aquellos que no han podido estar el tiempo suficien-
te para qub desde luego se les consider con ese de.
recho que yo creo que deben tener, porque entiendo
que deben equipararse en este particular al que ha
nacido en la Isla de Cuba. Por consiguiente, com-
bato esta Base tal como estA redactada en el proyec-
to presentado por la Comisi6n.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la
Base.
El senior GIBERGA: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: ,No la habia ya pedido
antes?
El senior GIBERGA: Si, senior; pero estaba esperan-
do a que la Comisi6n me hubiese contestado.
El senior Rius RIVERA: La Comisi6n no tiene
nada que contestar.
El sefor GIBERGA: QuizAs si tenga algo que de-
cir. En la Constituci6n hay alguna confusion. La
Constituci6n, tal como la vamos llevando, establece
tres classes de ciudadanos: ciudadanos por nacimien-
to, los nacidos en Cuba 6 fuera de ella, pero de pa-
dres cubanos, etc., etc.; ciudadanos por opci6n, los
comprendidos en determinadas condiciones, A los
cuales basta paraadquirir laciudadania cubana la de-
claraci6n de su voluntad de adquirirla; y en tercer
lugar, los ciudadanos por naturalizaci6n, que son los
que necesitan'haber cumplido cinco afios de resi-
dencia y reunir, ademas, las otras condiciones que
establezcan las leyes para adqutirir la carta de ciu-
dadania. Los extranjeros A quienes se refiere esta
disposici6n transitoria, son los comprendidos entire
los ciudadanos por opci6n 6 sean los que pueden ser
ciudadanos cubanos sin necesidad de obtener carta
de ciudadania, por la mera declaraci6n de su volun-
tad. Si es asi ,por qu6 los llama naturalizados? ,no
convendria esclarecer bien este Punto? Porque yo
entiendo que, para que surta los efectos, que le son
naturales y propios, la distinci6n entire ciudada-
nos por opci6n y ciudadanos por naturalizaci6n,
A los primeros, 6 sea A los ciudadanos por opci6n,
no debiera exigirseles el requisite de la residencia
de cinco afios despu6s de la adquisici6u dela ciu-
Sdadania, que se exige A los extranjeros que se natu-
ralicen en Cuba, ya que los ciudadanos por opci6n
tienen de antemano crSados ciertos lazos con esta tie-
rra, por virtud de los cuales se les admite, por la


mera declaraci6n de su votuntad, A la ciudadania
cubana.
Yo quisiera que se aclarase bien este concept.
El senior BRAVO CORREOso: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Bravo Correoso.
El senior BRAVO CORREOSO: Contrariamente A lo
que pudiera sospechar nuestro distinguido compa-
fiero el senior Giberga, la Comisi6n cumple uno de
sus deberes primordiales aclarando todas las dudas
que se susciten en los sefiores Delegados respect A
la interpretaci6n y alcance de todas y cada una de
las Bases del Proyecto que se ha sometido A la de-
liberaci6n de esta Asamblea.
Para la Comisi6u no existed la diferencia que uota
el senior Giberga entire los cubanos por nacimiento,
por opci6n y por naturalizaci6n. Nosotros, mAs que
al sentido grammatical, nos hemos atenido, en la re-
dacci6n de esta Base, A lo que ya tiene resuelto y
acordado la Asamblea, esto es, A la distinci6n entire
cubanos natives y naturalizados, comprendiendo
entre los primeros A los especificados en los tres pri.
meros incisos de la Base 1. de la la Secci6n segun-
da, y figurando entire los naturalizados, todos los
demas cubanos A quienes se contrae la Base men-
cionada. Y no podia ser otro modo, si se tiene eu
cuenta que esos cubanos por opci6u, A que alude el
senior Giberga, realmente vienen A ser naturaliza-
dos, y como tales deben ser considerados A los efec-
tos de la Constituci6u y de las Leyes.
Nosotros hemos tenido en cuenta, al mantener
ese criterio, los antecedentes de otros pueblos, y la
doctrine que A ese respect hase establecido por tra-
tadistas y legisladores. Yo creo, pues, que el senior
Giberga quedarA satisfecho, aceptando como buenas
y fundadas las razones que tiene la Comisi6u para
no alterar acuerdos anteriores de la Asamblea; que
A ello conducirfa si ahora se adoptase esa nueva cla-
sificaei6n que se propone, con mayor motive cuanto
que nada se especifica A favor de esos cubanos que
lo sean por opci6n y que los distinga y difereucie
de los demis naturalizados.
El senior GIBERGA: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el sellor
Giberga.
El senior GIBERGA: En vista de las manifestacio-
nes de la Comisi6n, yo quisiera combatir la Base;
pero creo que se han consumido los turnos que mar-
ca el Reglamento.
El senior PRESIDENTE: Puede el sefior Giberga
consumer un turno en contra.
El senior GIBERGA: Me opongo A la aprobaci6n
de la Base, porque su aprobaci6n envolveria un pri-
vilegio. Se exige A todos los cubanos por naturali-
zaci6n, entendiendo por tales A todos los que no sean
natives, determinado tiempo de naturalizaci6n y de
residencia despu6s de la naturalizacion, para que
puedan ser Representantes; y esta Base propone que
A determinados ciudadanos naturalirados se les
cuente el tiempo de residencia anterior A la natural,
lizaci6n. La naturalizaci6n existiri, como la explica
la Comisi6n, en el moment que esos ciudadanos ha-
gan su opci6n por la ciudadanfa cubana, y la Base
que se discute propone que A esos ciudadanos se les


418 0 ,


DIARIO DE SESIONES






bt LA COk4VENCIokN C0kSt1TttYENth 409


cuente el tiemp6 de residencia anterior A 1a natura-
lizaci6n. No me opongo A esa media, pero sf me
opongo A que s6lo se concedan esos beneficios A los
comprendidos en la Base, que son los comprendidos
en el inciso 4? de la Base P1 de la Secci6n 3.
Yo comprenderia que A todos los ciudadanos, que
lo sean por opci6n en la forma ordinaria, y que A
todos los naturalizados por la forma extraordinaria
y distinta de la forma comfn; yo comprenderia, re-
pito, que a todos se les computase el tiempo de resi-
dencia en la Isla, que hubiesen tenido con anterio-
ridad A la naturalizaci6n; y en ese caso yo no tendria
nada que decir; pero si s6lo se concede este benefi-
cio A unos y no A los otros, se estableceria una desi-
gualdad entire los distintos ciudadanos: y A ella me
opongo y contra ella formulo mi protest.
Hay consideraciones political que acaso no hayan
pesado en el Animo de los sefiores de la Comisi6n,
pero que pueden tener cierta importancia. La Base
establece un privilegio por razones de procedencia
political, que puede producer un efecto moral incon-
veniente. Todo privilegio en una ley, sobre todo
en una ley constitutional, es causa de resentimiento,
de disgusto, de divisions, de infinidad de efectos
que yo creo que en el interAs de todos estA el evi-
tarlos. Yo me atreverfa, pues, A proponer, que el
beneficio de esta Base se hiciese extensive A todos
los ciudadanos naturalizados que lo sean en virtud
de cualquiera de las varias condiciones especiales
establecidas en la base respective.
No sieado asi, votar6 en contra de la Base, A pesar
de que el favorecer, computAndoles la residencia
anterior, A los ciudadanos naturalizados, es de mi
agrado, si A todos se extiende el beneficio.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votacinu la Ba-
se. A votaci6n ordinaria. Aprobada.
El senior MANDULEY: Deseo hacer constar mi vo-
to en contra, porque entiendo que todo extranjero
que vino A dar su vida por la independencia de
Cuba, es tan cubano como yo, y quiero para el to-
dos los derechos que quiero para mi.
El Secretario lee la siguiente adici6n del Sr. Giberga.
"Jgualmente se computara el tiempo de residencia
anterior A la opci6n, A los comprendidos en los incisos
6 y 79 de la Base 2V"
El senior ZAYAS: Formulo una moci6n de no ha
lugar A deliberar, porque estando acordado lo que
aquf se pide, es desear la revision de ut acuerdo.
El senior PRESIDENTE: El precepto que trae la
Base, se inspire y estA redactado en la misma forma
precisamente que la moci6n del senior Giberga, y
que no obstante se ha discutido y se ha votado y ha
sido hasta aceptado; de modo que, en ese sentido, el
caso del senior Giberga no puede decirse que sea
igual al del sefior Zayas, presentado anteriormente.
El senior ZAYAS: Mi fundamento para formular
la moci6n de no ha lugar A deliberar, es el siguiente:
Aceptado por esta Asamblea que no ha lugar A de-
liberar respect A una enmienda A una Base,-y an-
tiendo que adicionarla es enmendarla, puesto que se
procura que no quede como estaba,-aceptado, repi-
to, por esta Convenci6n, que no ha lugar A deliberar
euando se present una enmienda A una Base, si


esa enmienda contradice lo que ya estA acordado en
la Constituci6n, entiendo que ahora estamos en el
mismo caso. Hay una Base aprobada que dice que
para ser Presidente se deberA ser native 6 naturali-
zado con ocho afios de residencia en el territorio de
la Repfiblica, contados desde la naturalizaci6n; exis-
te otra Base, en el Proyecto de Coustituci6n, suscep-
tible de ser enmendada, porque estaba redactada
antes de que se votara la otra, y que establece una
excepci6n; pero ahora se trae una excepci6n nueva,
que no estaba en el Proyecto de Bases, que contradi-
ce lo ya aprobado, y claro estA que por el criterio
anteriormente aceptado A solicitud del senior Giberga,
la Convenci6n debe declarar, si es consecuente con
su criterio, que no ha lugar A deliberar.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la mo-
ci6n del sefor Zayas, de no ha lugar A deliberar.
El senior ZAYAs: Pido la votaci6n nominal.
El senior PRESIDENTE: Votaci6n nominal.
El Secretario, senior ZAYAs: Dijeron que si, los
sefiores: Aleman, Jose Miguel G6mez, Monteagudo,
Mor6a, Robau, Fortun, Silva, Berriel, Bravo, Que-
sada, Rius Rivera, Diego Tamayo, Sanguily, Gener,
Portuondo, Eudaldo Tamayo, Juan Gualberto G6-
mez, Manduley, Zayas y Villuendas.
Dijeron que n6, los sefiores: Cisneros, Giberga,
Quflez y Mendez Capote.
El senior PRESIDENTE: Resultado de la votaci6n.
Queda aceptada la moci6n de no ha lugar A delibe-
rar, por 20 votos contra 4.
El senior JUAN G. GOMEz: Pido la palabra para
explicar mi voto.
El senior PRESIDENTi: Tiene la palabra el sefor
Juan Gualberto G6mez.
El sefior JUAN G. GOIEZ: He votado que no ha
lugar A deliberar sobre la moci6n del senior Giberga
contra mi criterio, pero con el criteria que prevale-
ci6 aquf. Yo entiendo que tanto la moci6n de senior
Giberga como la del senior Zayas, debieran discutirse,
puesto que 6stas son excepciones que la Constituci6n
establece, y que, por consiguiente, no anulan lo en
ella estatuido; no son permanentes,sino modificables,
son disposiciones por un tiempo meramente transi-
torio.
Se leen, se ponen 6 votaci$n y son aprobadas las dispo-
siciones 4. y S de las transitorias, que dicen:
4a
"Todas las leyes, 6rdenes, reglamentos y decretos
que estuvieren en Ivigor en el moment de regir la
Constituci6n, continuarAn observAndose en cuanto
no se opongan A dicha Constituci6n, hasta que sean
remplazados por otros."
5M
"La Base de poblaci6n establecida para determi-
nar las elecciones de Representantes podrA modifi-
carse por medio de leyes, cuando Ajuicio del Congre-
so lo exija el aumento de la poblaci6n que result
de los censos que peri6dicamente se formen."
El Secretario, sefor Zayas, lee la Base 6. de la SecciSn
25, que dice:
6a
"Al constituirse porprimera vez el Senado, los Se-









nadores se dividirAn en tres series. Los puestos de
]a primer vacarAn al fin del segundo afo; los de la
segunda al tin del cuarto; los de la tercera A la ter-
minaci6n del sexto. La suerte determinara los Se-
nadores que correspondan A cada eerie, por cada
provincia." -s
El senior PRESIDENTE: No hay ninguuaenmienda-
Se pone A discusi6n. (Silencio.) Seypnce A votaci6n
en forma ordinaria. Aprobada.
El seflor Zayas lee la Base f., que dice:
7 a .
S "Al constituirse por primer vez la CAmara de
SRepresentantes, 6stos se dividiran en dos series. Los
puestos de la primer vacaran al fin del segundo
aflo, y los de la segunda 6 la terminaci6n del cuarto.
La suerte determinar4 los Representantes que co-
riespondan A. cada series "
El senior PRESIDENTE: No hay enmienda. Se
pone A discusi6n. (Bilencio.) Se pone votaci6n.
Aprobada.
El senior ZAYAS: Existen varias adiciones. Una
firmada por los sefiores Gener, Cisneros y Lacret.
Otra disposici6n transitoria de los sefiores Ferrer,
Cisneros y Lacret. Y otra del senior Cisneros, que
dicen: Las lee.
El senior PRESIDENTE: Se pone A discusi6n la
adici6n del senior Gener.
El ,efor Zayas lee la siguiente adici6n.
"A la Conve~ci6n:
Los Delegados que suscriben manifiestan que
toda vez que se ha aceptadb el Sufragio Universal,
en el concept de los que hablan no estA complete
]a obra si no toman parte las mujeres, y de consi-
guiente piden A la Asamblea que se adicione una
Base a la Secci6n correspondiente, en el order si-
* guiente:
-Las mujeres, como los hombres, tienen dereclho
A votar segin el Sufragio Universal y las leyes elec-
torales que se establezcan.,
Sal6n de Sesiones, 4 de Febrero de 1901.
Miguel Gener. Salvador Cisneros.
Jose Lacret Morlot."
El seflor GENER: Pido la palabra.
El senior PRESIDIENTE: Tiene la palabra el senior
Gener.
El senior GENER: En dfas pasados hube de im-
pugnar una Base relative al derecho electoral, fun-
d6ndome en que entendia que, por lo variable que
era ese derecho mientras no se hbbiera llegado al su-
min' del mismo, debia dejarse A una Ley, para que
pudieran con facilidad introducixse en ella las varia-
ciones que segin los tiempos se fueran creyendo ne-
cesarias; y uno de los ejemplos que puse para demos-
trar la posibilidad de que fuera mis 6 menos am-
plio de lo que se sostenfa en la Base sometida a
discusi6n, fu6 el voto electoral de la mujer, y no
*faltaron compafieros que creyeron que habia sido
un golpe de habilidad y de obstrucci6n para la apro-
baci6n de aquella Base que se discutfa; y para de-
mostrar que no era un golpe de habilidad, porque


yo nunca en casos tan series como 6ste en que se
trata de cousagrar los derechos del pueblo cubano
por medio de una Constituci6n, habia de expresar
ideas que no tuviera, para conseguir con mAs 6 me-
nos habilidad cualquier otro objeto, no he tenido
inconvenient en pouer mi firm en esta moci6n re-
dactada por mi respectable amigo el senior Salvador
Cisneros. Y como mi tirma ocupa el puesto de ho-
nor, es la primera, porque toda esa deferencia qui-
sieron tener conmigo los sefiores Lacret y Salvador
Cisneros que suscriben la moci6n, esto hace que me
levante para apoyar la proposici6n; y creo que hay
razones sobradas para que sea bien acogida por mis
compafieros. Todos henros convenido ya en recono.
cer que la revoluci6n no la sido s61o obra del hom-
bre, sino que ha tomadc parte principalisima la
mujer cubana; por consiguiente no hay que career
que la mujer cubana es ajena 6a la political, que es
ignorante en political. La mujer cubana tiene la
misma aspiraci6n y tiene, pudi6ramos decir, el mis.
mo conocimiento politico que la generalidad del
pueblo cubano. Hay muchos hombres cubanos que
saben much menos que ]a generalidad de lasmu-
jeres cubanas.
Pero hay una raz6n de conveniencia, ademis de
esa raz6n de justicia. Yo no recuerdo qu6 senior De-
legado, al apoyar una moci6n, que tampoco recuer-
do qu6 moci6n fuera, dijo que convenia el sufragio
universal; y recuerdo ahora que fu6 tratando de la
misma moci6n a que antes me he referido, 6 de la
misma Base; hablaba dicho sefioi Delegado de que
convenia ampliar el sufragio universal, a fin de
que pudiera depositar su voto en las urnas el mayor
numero de cubanos possible; pues bien, 6ste es el ar-
gumento en pro del voto A la mujer. Decia el senior
Sanguily, en un magistral discurso que aquel dia
pronunci6 en pro del sufragio universal y que di6
ocasi6n A que yo,me diera el gusto de llamarme
mis avanzado que 61 en esa material; decfa el senior
Sanguily que los cubanos que tienen voto electoral
con el sufragio restringido eran 100,000, y que los
extranjeros naturalizados que iban a obtener votQ
(-ran 9000 menos que los cubanos, y que convenia
ampliar el nimero de votantes cubanos por medio
del sufragio universal, a flu de que la diferencia
fuera much mayor, y por lo tanto mis diffcil de
que se pudiera ir contra las aspiraciones de este pue.
blo. Pues bien, este argument del senior Sanguily
lo aprovecho yo ahora en favor de la mujer; la mu-
jer cubana' con el voto electoral vendria a duplicar,
tal vez 6 triplicar el nfmero de votos cubanos. La
mayoria de los extranjeros que existen en Cuba
pertenecen A nuestro sexo; son pocas las extranjeras;
y en cambio, puede decirse que hay tantas mujeres
cubanas como hombres cubanos, y por lo menos
nos duplicarfamos para votar, mientras que los ex-
tranjeros en poco aumentarian su inmero con el vo-
to de la mujer. Esta es raz6n de conveniencia, es
una raz6n political; y yo tanto esta raz6n, cormo la
de justicia que antes he alegado, las recomiendo a
los sefiores Delegados, a fin de que se sirvan apro-
bar la moci6n, que ha.n presentado los sefiores Sal-
vador Cisneros, Lacret y el que tiene el honor de
hacer uso de la palabra.


4M bi tiSIWb 6 ONE-sN~




1 0


102 LA c6NVUEC*ONt dCONSTIT71EiNfTk .0 4Of


El senior LACRET: Pido ]a palabra en pro.
El sefior PRESIDENTE: El senior Gener ha consu-
mido un turn en pro, y si ningdn senior Delegado
pide la palabra en contra, se va A pouer A votaci6n.
Se pone A votaci6n ordinaria.
El sellor SANGUILY: Pido votaci6n nominal.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n nomi-
nal, a petici6n del senior Sanguily.
El Secretario senior ZAYAS: Dijeron que si: los sefio-
res Morna, Fortun, Cisneros, Quesada, Rodriguez, Ge-
ner, Lacret, Portuondo Alemin y Zayas; y que n6:
los sefiores Jos6 Miguel G6mez, Monteagudo, Silva,
Berriel, Bravo, Rius Rivera, Eudaldo Tamayo, San-
guily, NGfiez, Giberga, Fernandez de Castro, Quilez,
Ferrer, Juan Gualberto G6mez, Manduley, Villuen-
das y M6ndez Capote.
El senior PRESIDENTE: Resultado de la votaci6n:
17 que n6 y 9 votos que si.
El selnor BRAvo CORREOSO: Mayoria abumadora.
El Secretario, senior Zayas, lee una adicibn de los
s5oiores Ferrer, Lacret y Cisneros que dice:
"A la Convenci6n:
Todos los puerto riquefios que nacidos antes del
11 de Abril de 1899, hayan fijado 6 fijen su resi-
dencia en el territorio de la Repdblica, seran cuba-
nos desde el 'nomento que expresen su deseo de
serlo, en la forma y plazo que determine la ley.
Sal6n de Sesiones, 8 de Febrero de 1901.
Jose N. Ferrer. Jose Lacret Morlot.
Salvador Cisneros."
El sefnor PRESIDENTE: Se pone A discusi6n.
El spfior QUESADA: Para una aclaraci6n, sefor
President. La Comiji6n desea saber si se consider
cubano native 6 por naturalizaci6n.
El sefnor ZAYAS: Pido la palabra en contra.
El sellor PRESIDENTE: Tiene la palabra el seller
Zayas.
El sfcior ZAYAS: Sefior Presidente, si alguno de
los sefiores firmantes de la adici6n quisiera contes-
larme A la pregunta que formulo: 4que cual es la
raz6n primordial que inform esta adici6n? yo se
lo agradeceria, porque tal vez con las explicacio-
nes se me hictera ver lo que 6 mi no se Ipe al.
canza.
El sefnor QUESADA: Sefior Presidente, en nom-
bre de ia Comisi6n desco hacer la siguiente pros
posici6o: que no quedando mAs que una sola Ba-
se por discutir, que la Convenci6n se declare en
sesi6n permanent para* terminarla.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el se-
nor Ferrer, para consumer un turno en pro.
El senior FERRIR: Yo voy A complacer A mi ami-
go el seflor Zayas, explicando los motives que los
s(-iores Lacret, Cisneros y el que tiene el honor de
dirigiros la palabra, tieuen para presentar esa mo-
ci6n. La Isla hermana, Puerto Rico, durante
much t iempo, como nosotros, estuvo sometida A l~
dominaci6n espafiola, y por efecto de la guerra
entire Espafia y los Estados Unidos dej6 tambi6n
de ser posesin6 espaiiola. Por este hecho realizado
y acqiado jor t(dcs, Ics hijos de Borinquen se en


cuentran en una situaci6n tan dificil como normal
bajo el nuevo regimen A que la citada Isla se en-
cuentra sometida, porque aquellos que se considera-
ban satisfechos6n6 con ser ciudadanos espafioles,pue-
den no querer optar por la ciudadania americana; y
yo estimo just, por las razones que voy a exponer,
abrirles de par en par las puertas de la naturaliza-
ci6n pronta y ficil, para que podamos ser hermanos
en la libertad los que lo fuimos bajo el yugo y la
dominacibn de la corona de Castilla.
No se me oculta que esto podria traer rozamien-
tos entire los Estados Unidos y nosotros; por esto en
la primer part de mi enmienda, limito el benefi-
cio A los que hayan nacido antes del once de Abril
de 1899. De este modo creo que no se resentiria la
susceptibilidad yanki, porque nosotros llamamos A
los portorriquefios que eran,como nosotros,ciudada-
nos espafioles, y como tales, hermanos, habiendo ra-
zones para que debamos seguir si6ndolo.
El partido revolucionario que se constituy6 en
New York, estatuy6 la guerra al dominion espafiol,
lo mismo en Cuba que en Puerto Rico. Desde enton-
ces hubo estrecha solidaridad entire cubanos y por-
torriquefios, solidaridad de aspiraciones sostenida
durante la paz, en la emigraci6u y durante la gue-
rra, en la emigraci6n y en los campos de batalla;
y A mi imaginaci6n acuden en tropel portorrique-
nos que juntos estuvieron con nosotros en los cam-
pos de la lucha, come Mascar6, Rius Rivera, Tira-
do, Malaret, Forest, Marin y aquel'Antonio Rodri-
guez que muri6 de cara al enemigo en fantastica
carga en las sabanas de Managuaco. Ese compro-
mise que los trajo aqufA ser heroes y mirtires, como
el desgraciado poeta muerto solitario en la isla de
Turiguan6, nos obliga A nosotros A hacer concesio-
nes dentro de nuestra esfera de acci6n, aunque la
dominaci6n que combatimos huy6 de aquella tie-
rra al disparo de los cafiones de Sampson, sustitu-
yAndola la realidad americana. Pero esas concesio-
nes no deben limitarse A los borinquefios que fue.
ron soldados cubanos, deben hacerse extensivas A
los hermanos de 6sos que junto con nosotros pelea-
ron. Los sacrificios individuals de ese orden han
de aportar. beneficios A la comunidad..
El senior PRESIDENTE: El senior Zayas se da por
satisfecho.
El sefior FERRER: Por estas razones y otras que
pudiera alegar, si el senior Zayas no se diera por
convencido......... *
El senior ZAYAS: Por vencido n6, por satisfecho.
El senior FERRER: Por convencido he dicho, y si el
senior Presidente me lo permit, voy A seguir para
terminal. iNo hay.una necesidad grande de que
vengah aqui contingents numerosos A poblar la Is-
]a de Cuba? iqui6nes mejor pueden venir A poblar
la Isla de Cuba que esos hermanos nuestros, que des-
de luego vtndrAn A completar con nosotros nuestra
nacionalidad? Favorecerian, pues, los resultados de
mi enmignda, la resoluci6n del problema de nues-
tra escasez de poblaci6n indigena, trayendo una in-
migraci6n que tiene como nosotros los mismos hA-
bitos y hasta las mismas tendencies, que pueden fA-
cilmente identificarse con nosotros y que tambiAn
tienen una historic de martirios como nosotros.







42 IblAkio bh StSItONks


Por estas razones, yo me atrevo A proponer A la
Asai9blea que tome en consideraci6n las que he ex-
puesto para que d6 su voto A fNvor de la enmienda,
que no es mas que un acto de justicia A los portorri-
quefios todos, por el hecho que realizaron algunos
de ellos al venir A nuestro pais a luchar por la in-
dependencia.
* El senior ZAYAS: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el smfior
Zayas.
El senior ZAYAS: Sefiores Delegados: conozco ya
las razones principals que han tenido los suscri-
bientes de esta Base adicional transitoria, para for.
mnularla y defenderla; pero esas rawones no han he-
cho en mi Animo peso alguno, en cuanto A hacerme
desistir de mi prop6sito de combatirla.
En efecto, aqui donde se han puesto cortapisas 6
limits A la incorporaci6n A la ciudadanfa cubana,
y al goce de los efectos de la misma, A los extranje-
ros que tomaron parte en la revoluci6n armada, se
sostiene por el senior Ferrer, como una de las razo.
nes para recomendar su enmienda, la solidaridad
del partido revolucionario, porque ese partido se
componfa de cubanos y puerto-riquenos; y si toda-
via el senior Ferrer so limitara A decir que aquellos
puerto-riqueilos que figuraban en las lists del par-
tido revolucionario, debian ser considerados cubanos
en tales 6 cuales condiciones, tendria alguna 16gica
ese razonamiento. Pero dedueir de ali que todos
los puerto-riquefios, en absolute, todos los que han
nacido en Puerto Rico antes de una fecha determi-
nada, del afio de 1899, y que acaso no habian naci-
do cuando ese partido revolucionario funcionaba en
el extranjero, por la simple expresi6n de su deseo
en cualquier tiempo que lo hagan, sean considera-
dos cubanos, no encuentro raz6n alguna ateudible
ni fundamento alguno acceptable para admitir un
precepto de una amplitud tal, sin otros motives que
aquellos que alegaba el sefnor Ferrer y que parecen
constituir los iiuicos que ha tenido en la mente para
formular su enmienda.
De mode que yo, al combatirla, no debo pensar
que haya otra raz6n para haber formulado estas
proposiciones, sino aquellas que el seinor Ferrer ex-
plicaba hace un instant. De manera que se pre-
tende que los puerto-riquefios, no por virtud de la
revoluci6n armada que edsangrentara nuestros
campos y destruyera sus riquezas, sino por virtud
de los azares de una guerra entire dos potencias ex-
trafias, que trajo el cambio de soberania, se preten-
de, repito, que por ese heclo los puerto-riquefios de-
ben afluir A la Isla de Cuba y recibirseles como
cubanos sin distinci6n alguna, Jiayau comulgado 6
n6 en las ideas qft muchos puerto-riquefos soste-
nian A la par que los cubanos en los campos de ba-
talla, como esos gloriosos puerto-riquefios que men-
cionaba aqui el senior Ferrer, hayan 6 no figurado
en las listas de afiliados del partido revolucionario,
cuya solidaridad ha invocado aqui el sefiqr Ferrer.
Yo no veo que esas sean razones para que nosotros
admitamos, por la simple expresi6n de su voluntad
en cualquier 6poca, en cualquier moment, sea
quien fuere quien la haga, s6lo por el hecho de ha-
ber nacido en Puertq Rico, posesi6n americana, 6


*
s61o por haber nacido en Puerto Rico cuando era
posesi6n espafiola, que se les conceda que puedan
ser cubanos; yo no veo raz6n ninguna para que de
ese modo se vulneren todas las reglas hasta hoy dia
aceptadas para la adquisici6n, por cualquier medio,
de la ciudadania de un pais. Yo me explico perfec-
tamente que el puerto-riquefio que estuvo en los
campos de batalla, al igual que otro extranjero cual-
quiera, tenga los derechos del ciudadano, y yo he
demostrado, con mns de una enmienda que aqui he
presentado, que para mi Ose extranjero, sea puerto-
riquefio 6 sea de donde quiera, es exactamente igual
a los cubanos natives; y yo consider en mi fuero in-
terno que si pudiera concederse en mi pais algo mis
que los derechos que tienen los natives, algo mas
que 6 muchos natives, lo daria 6 esos extranjeros
que combatieron en nuestros campos de batalla; pe-
ro no puedo aceptar que por el hecho del cambio de
soberania y por el hecho de que algunos combatie-
ron en nuestras filas y otros figuraron en el partido
revolucionario cubano, yo no puedo aceptar, repito,
que por esas solas circunstancias cualquier puerto-
riquefio pueda en cualquier tiempo venir a optar
por la ciudadania cubana sin otro requisite mAs que
haber tenido su nacimiento en Puerto Eico antes
del 11 de Abril de 1899 y haber fijado despu6s su
residencia en el territorio de la Repfiblica. No com-
prendo que haya ninguna raz6n bastante fuerte, en-
tre las que ha expuesto el senior Ferrer, para poder
aceptar esta Base adicional, pues entonces ,por qu6
exigir A otros extranjeros un period de tiempo pa-
ra adquirir la ciudadania? .Por qub raz6n esa dife-
rencia? Yo no la concibo. De esta manera el que
haya nacido en Puerto Rico, aun cuando haya sido
hostile d la revoluci6n cubana y f la independencia
de Cuba, si le conviniere, puede ser cubano con s6lo
venir A Cuba y pedir que se le tenga por cubano.
Yo creo que se Ilega al absurdo aceptando esa
disposici6n.
El senior PRESIDENTE: El senior Lacret habia pe-
dido la palabra.
El senior LACRET: Estoy conform con lo dicho
por el senior Zayas.
El sefior PRESIDlNTE: Se pone A votaci6n.
El sefnor Rius RIVERA: Pido la votaci6n nomi-
nal.
El senior PRESIDENTE: Votaci6n nominal.
Dijeroneque sf, los sefiores: AlemAn, Jos6 Miguel
G6mez, Cisneros, Castro, Eudaldo Tamayo, Juan
Gualberto G6mez y Ferrer.
Dijeron que no, los sefiores: Monteagudo, Mor6a,
Robau, Betancourt, Berriel, Bravo, Quesada, Tama-
yo, Sanguily, Rodrfguez, Gener, Ntfiez, Lacret,
Portuondo, Quilez, Manduley, Zayas, Villuendas,
y Mendez Capote.
El senior PRESIDENTE: He votado en contra de
la enmienda del sefor Ferrer y denlts firmantes,
porque entiendo que es una cosa important para
los demAs extranjeros, y que eso mAs que una incon-
veniencia political es hasta peligroso.
El senior VILLUENDAS: Resultado de la votaci6n:
7 votos que si y 19 que n6.
Queda desechada la Base adicional.
El senior PRESIDENTE: Han terminado las horas







DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 423


reglamentarias. Hay una moci6n del senior Quesada
para que so declare sesi6n permanent.
El senior QUESADA: Queda solamente una Base;
pido que se declare la Convenci6n en sesi6n perma-
nente.
El senior FERNANDEZ DE CASTRO: Pido la pala*
bra.
El senior PRESIDENTE: No solamente una Base,
queda una Base adicional del senior Cisueros y ade-
mas la Base segunda de la Secci6n d6cima se-
gunda.
El senior ALEMAN: Y einco Bases mAs que yo
voy A presentar.
El senior CISNEROS: Sefior Presidente, yo tengo
otra proposici6n que presentar.
El senior PRESIDENTE: Pero sobre la mesa no hay
mAs que asta, y. estoy dando cuenta de las que ten-
go aqui.
Se pone a discusi6n la moci6n del senior Que,
sada.
El senior FLRNANDEZ DE CASTRO: Pido ia pala-
bra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
FernAndez de Castro.
El senior FERNANDEZ DE CASTRO: Ya que se ha
puesto 6 discusi6n la moci6n del senior Quesada, yo
desearia que el senior Quesada nos dijera qu6 pro-
p6sito le guiaba al pedir la sesi6n permanent, y
como si fuera 61 voy 6 decirlo.
Supongo que al senior Quesada le guia, inica y
exclusivamente, el prop6sito de terminar pronto la
Constituci6n.
El senior QUESADA: Exactamente.
El senior FERNANDEZ DE CASTRO: Sefiores Dele-
gados: yo no tendria inconvenient en apoyar al
senior Quesada, si en realidad gankramos un solo
minute en que se declare la sesi6n permanent; pe-
ro es que no vamos A ganar nada, y no vamos a
ganar nada porque la Comisi6n de Bases del Pro-
yecto definitive no ha terminado, porque apenas ha
trabajado para filtimar su tarea; ni la Comisi6n de
estilo del articulado ha podido Ilevar A cabo su co-
metido. Desde luego yo no veo motive para que so
declare la sesi6n permanent, en el supuesto de que
sesi6n permanent quiera decir que, si A las cuatro
de la mafiana no hemos terminado, A menos que
hagamos el ridicule de volver sobre nuestro acuerdo,
tendremos que star hasta las cuatro de' la tarde,
almorzando y comiendo aqui, cuando en realidad
no vamos A ganar tiempo alguno.
Si ya esa Comision hubiera terminado sus traba-
ios, (El sefor Quesada pide la palabra) si 6stuviera
esperando per nosotros, tenga la seguridad el senior
Quesada de que yo le apoyaria; porque yo propuse
aqui, precisamente antes de ayer, para ganar tiem-
po, que se nombrara la Comisi6n que fuera redac-
tando el articitlado; pero esto no nos va A dar resul-
tado prActice ninguno, sefores Delegados.
Por iltimo, en la Constituci6n hemos empezado,
invocando el favor de Dies, mailana es domingo, y
puede haber alg6n senior Delegado que quiera ir A
misa. (Risas.)
El senor PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Quesada,


El senior QUESADA: Muy breves palabras para
contestar al distinguido compafiero y querido ami-
go senior Fernandez de Castro. En verdad que ha
interpretado fielmente mis m6viles: nuestro deber
es terminar lo mAs pronto possible nuestro encargo,
sin obstruccionismos de ninguna clase, yendo dere-
cho al problema que tenemos enfrente, sin tratar
por ningun concept ni de ning6n modo de dilatar
la obra. Casualmente las frases que acaba de pro-
nunciar mi buen amigo el senior FernAndez de Cas-
tro abonan la moci6n que yo acabo de hacer,
porque la Comisi6n que estA articulando la Consti-
tuci6n-que como todos sabemos debe concluirse lo
m6s pronto posible,-ha suspendido su labor desde
esta mafiana, habi6ndose encontrado que no puede
seguir adelante porque la Base primordial de la
Secci6n que trata del Poder Ejecutivo es la que estA
pendiente, y hemos tenido que detenernos hasta que
se resuelva lo que proceda sobre esta Base. Lo que
deseamos es adelantar el trabajo, que no se puede
terminar hasta que no se apruebe la Base que se
trata de posponer por todos los medios posibles.
Yo soy, senior Presidente, de los que creen que
todos debemos estar dispuestos A acatar lo que acuer-
de la mayoria. Yo creo que todos debemos estar
dispuestos, como lo hemos estado hasta ahora, A
tratar de cada una de las Bases sin necesidad de
evasivas. El pais espera que abordemos ese problem.
ma resueltamente, sin tratar en modo alguno de
dilatarlo. (Aplausos en la tribunaap6blica.) Cada uio
tieue en su conciencia su voto, y sea cual fuere la
opinion individual de cada Delegado, en esta vota.
cion, estoy seguro que por patriotism, los que re-
sulten en minoria acatarAn y firmaran la Constitu-
ci6n A virtud de la cual estableceremos la Rep6bli-
ca de Cuba, que no debe tardar, porque cada instan-
te que transcurre es en perjuicio de los interests na-
turales del pais, Ileva la zozobra A todos los espiritus
y fomenta el descr6dito de una Convencion que ya
debia haber terminado hace much tiempo sus Ia-
bores. (Bravos y aplausos ruidosos en la tribune pt-
blica.)
El senior PRESIDENTE: Se advierte al p6blico que
no pueden hacerse manifestaciones de aprobaci6n 6
desaprobaci6n; y que me ver6 en el caso de repri-
mirlas como mi deber me impone.
El senior FERNANDEZ DE CASTRO. Pido la pala-
bra para rectificar. *
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Fernaudez de Castro.
El senior FERNANDEZ DE CASTRO: La verdad es
queyonosuponia que una cuesti6u tan sencilla diera
lugar A tal discusi6n y A los entusiasmos del senor
Quesada llevados A tal altura. Yo lo celebroinfini-
to, y lo celebro tanto mAs, cuanto que segin iba ha-
blando, sentia yo lo mismo que 61; pero yo iusisto
que en realidad no hay necesidad de eso, al menos
para la Convenci6n, para la Constituci6n y para ese
pueblo por el cual he luchado toda mi vida. Tal pare-
ce que es 6tro el m6vil que gufa al senior Quesada
al decir que es necesario que aqui se acate el
voto que no se ha emitido todavia, y que ya pre-
supone el senior Quesada, que .aqui hay quien no







DIARIO DE SESIONES


vaya A acatar el voto de la mayoria; por eso digo
que tal parece que se refiere A otra cosa.
ConcretAndome al asunto dir6......
El senior LACRET, interrumpiendo: Pido la pala-
bra para una cuesti6n de orden. Pido la pr6rroga
de la sesi6n, pues han transcurrido las horas regla-
mentarias.
El senior PRESIDENTE: De eso se estA tratando.
El sefor FERNANDEZ DE CASTRO, (continuando):
ConcretAndome al asunto dir6, que el inico argu-
inento aducido por el senior Quesada, su duico sen-
timiento es que la Comisi6n estA paralizada en sus
trabajos, porque ha llegado A un punto tal, en que,
sin el articulo que se refiere A las condiciones y A la
capacidad del Presidente, no puede seguir adelante;
yo no s6 por quA, porque del articulado de esi Base
no dependent los preceptos ni las frases del arti-
culado general, pudiera esto interrumpir la nu.
ineraci6n correlativa del articulo, y yo entiendo que
si la Comisi6n esta A esa altura, muy bien puede
continuar la redacci6n de los articulos tales como los
tenga ya en la Base, dejando la numeraci6n para
cuando se balle definitivamente terminado su tra-
bajo, y entonces puede ir poniendo ndmero A cada
articulo. Y esto sin duda es lo que harA la Comi-
sion.
Eu este concept yo insist en que no veo la ne-
cesidad de la sesi6n permanent; y repito que si
la viera, aseguro al senior Quesada que tal vez antes
que 61 la hubiera pedido yo.
El senior PRESIDENTE: Como indicaba muy bien
el senior Lacret, han transcurrido ya las horas regla-
mentarias, y se va A preguntar A la Convenci6n si se
prorroga la sesi6n, para seguir tratando de la moci6u
del senior Quesada.
El senior QUESADA: Pido la votaci6n nominal.
El Secretario, senior ZAYAS: Dijeron que si; los
,eiiores Monteagudo, Mor6a, Robau, Betancourt,
Berriel, Bravo Correoso, Quesada, Rius Rivera, Die-
go Tamayo, Rodriguez, Gener, Ndfiez, Lacret, Eu-
daldo Tamayo, Manduley y Zayas; y que n6: los
sefiores AlemDi, Jos6 Miguel G6mez, Fortun, Cisne-
ros, Silva, Sanguily, Giberga, Portuondo, FernAndez
de Castro, Ferrer, Juan Gualberto G6mez, Quilez,
Villuendas y M6ndez Capote.
El sefor PRESIDENTE: Por. 16 votos contra 14
queda aprobada la pr6rroga para discutir la propo-
sici6u del senior Qtiesada. Tiene la palabra el senior
Villuendas,'que la habia pedido con ese objeto.
El senior VILLUENDAS: Yo he pedido la palabra,
sefiores Delegados, para declarar que soy un leal y
sincere amigo del selnor Quesada; pero que siento
hervir la sangre en mis venas, auando siquiera co-
lectivamente se me habla de patriotism. Porque
no s6 nada del patriotismo de todos los que me es-
cuchan, pero si s6 decir que el mio lo prob6 d6nde
y cuAndo habia de probarlo, y que lamento por mi
patria la p6rdida del s6r que mis queria en el mun-
do, la vida de un hermano. *
S No hay, pues, que apelar al patriotism para de-
cidir cuestiones que afecten A Cuba.
No s6 si hay maydtrfa aquf 6 minoria, respect A
determinado asunto; de mi s6 decir que si el pueblo
de Cuba es honrado y sensato, debe reconocer que


aqui no ha guiado A los Delegalos otro deseo que el
de acertar y un patriotism tan leal como desinte-
resado. Aqui no ha habido partidos politicos ni di.
ferencias en los Delegados, aquf no ha habido mAs
que hombres de honor, cubanos interesados en la
prosperidad de su tierra, que han aportado sus co-
nocimientos pocos 6 muchos y han obrado con arre-
glo A su conciencia. Yo apelo al testimonio de la
Historia y de la honradez para que se me cite el
caso de una Constituyente-y conste que ninguna
Constituyente del mundo se ha reunido en circuns-
tancias tan graves y anormales-que en tan corto
espacio de tiempo haya cumplido tan serenamente
como 6sta, que tiene la conciencia de haber cumpli-
do y dado t6rmino feliz A sus tareas. Si era necesa-
rio que el Congreso de los Estados Unidos tuviera
la Constituci6n cubana para determmado plazo, en-
tonces estaba muy bien que el senior Quesada hu-
biera pedido eso hace much tiempo, pero no que

lo. pida ahora, pareciendo de tal manera que se quie-
re estar auimado de un criterio en cierta opini6u,
cuando el resto de los sefiores Delegados no partici-
pan de ese criterio. Declaro, pues, que aqui no hay
mayoria ni minoria, y que lo que aqui se vote, cual-
quiera que sea el numero de votos, sera acatado y
respetado por todos.
Pero me opongo A que la sesi6n se prorrogue y se
declare permanent; y que no se vuelva A invocar
aqui el patriotism, porque debemos pensar que
todos lo tencmos.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la mo-
ci6n del senior Quesada.
El senior QUESADA: Pido la votaci6n nominal.
El senior SANGUILY: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Sanguily.
El senior SANGUILY: Comno he observado, sefiores
Delegados, y me he complacido en observer A los
que hablan en p6blico, desde hace algunos aflos, mi
experiencia en esta material me ha ensefiado que se
puede afirmar que comunmente cuando alguien, ha-
blando en p6blico, ahueca la voz-como si quisiera
impresionar A su auditorio por la arrogancia de la
actitud, 6 por la fuerza mecanica del sonido-estA
fabricando moneda falsa.
Se ha hablado aqui de patriotism, y 6ste ha ve.
nido A ser como el manto que todo lo cubre, y el
pasaporte >ara toda clase de prop6sitos. Aquf no
tien e nada que hacer el patriotism, aqui no esta
compremetido el patriotism, aquf no se necesita
invocar el patriotism, aqufi-como result frecuen-
temente-es de p6simo gusto apelar al patriotism,
sobre todo cuando realmente no se ha dicho la ver-
dad; porque de lo que se trata ahora es de aprove-
char un minute inico, A fin de decidir en su prove-
cho una fracci6n de nosotros, asunto que otro dia
pudiera decidirse en contra suya, pues, por desgra-
cia, en ese asunto delicado y trascendental estA di-
vidida la Convenci6n, partida en dos mitades como
por un puflal, en dos porciones exactamente igua-
les; pero en este moment, por ausencia de alg6n
Delegado, la ventaja del n6mero esti palmariamen-
te de un s61o lado. Si se procediera en este instant
A la votaci6n, seg6n se pretend, claro esta que el







DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


triunfo se deberia A uu accident y A una sorpresa.
En el asunto que en la actualidad nos tiene divi-
didos, cada lado est6 pendiente de las fluctuaciones
de la concurrencia de Delegados, y cuaudo. falta
uno s6lo, los del bando opuesto echan mano A todos
los recursos, ahuecan cuanto pueden su voz invo-
caudo el patriotism, con la mira de provocar la
resoluci6n de la cuesti6n pendiente, esforzAndose
porque se vote, y de este modo violent 6 inespera-
do ganar la batalla que en otras condiciones fuera
por lo menos indecisa. Y por supuesto que tenemos
el derecho de pretender que no nos creau, nuestros
contraries tan necios y tan torpes, que la aceptemos
s6lo porque ellos la quieren adn cuando sea en oca-
si6n en que no nos conviene quo se libre. Y por
eso, seguros como estamos de perderla si la acepta-
inos esta noche, bueno es que pierdau toda esperan-
zn de que nos dispongamos A librarla.
El senior QUESADA: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el seflor
Quesada.
El senior QUESADA: Sefior Presidente: yo no he
de recoger las alusiones del orador que me ha pre-
cedido en el uso de la palabra; yo no vengo aquf
a hacer frases ni A lastimar A nadie, yo vengo aquf
A cumplir lealmente con lo que creo mi deber. No
quiero quitarle el tiempo A esta Convenci6n, y como
aqui cada uno tiene formado su veto, ruego que
se proceda a la votaci6n.
El senior LACRET: Pido la palabra.
El seflor PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Lacret.
El senior LACRET: Simplemente para decir que la
batalla que se va A library ahora es una batalla que
esta en la conciencia de cada cual y en la que to-
dos tenemos conocimieuto del contrario; y cuando


un ej6rcito esti en frente de otro ej6rcito, no deja de
aprovechar los descuidos de su contrario para ata-
car y para veneer.-He dicho.
El senior PORTUONDO: Yo tengo muy poca prac-
tica parlamentaria y quisiera que el senior Quesada
me explicara iqu6 es una sesi6n permanent? ,Sig-
nifica acaso la discusi6n y la soluci6n de todas las
materials que est6n pendientes y de todas las que se
puedan presentar en el curso de la sesi6n, sin que
podamos los sefiores Delegados salir del sal6n? Yo
deseo que se explique el senior Quesada.
El senior PRESIDENTE: Sefior Portuondo, significa
que no se suspend la sesi6n hasta que se terminen
los asuntos pendientes de discusi6n del Prbyecto.
El senior QUSSADA: Yo entiendo que solamente
queda la Base acerca del Presidente y una enmien-
da a una Base, y nada mis.
El senior PRESIDENTE: Se acabau de presenter dos
enmiendas mi&s. Se va a votar.
Se efect6a la votacion.
El Secretario, senior ZAYAS: Dijeron que n6: los
sefiores AlemAn, Jose Miguel G6mez, Fortin, Cis-
neros, Silva, Berriel, Sanguiiy, Giberga, Portuondo,
Fernandez de Castro, Quilez, Ferrer, Juan Gualber-
to G6mez, Eudaldo Tamayo, Manduley, Villuendas
y Mendez Capote; y que si, los sefiores Monteagudo,
Morda, Robau, Betancourt, Bravo, Quesada, Rius
Rivera, Diego Tamayo, Rodriguez, Gener, Nifiez,
Lacret y Zayas.
El Secretario, senior VILLUENDAS: Se va a dar
cuenta de la votaci6n: 17 votos contra 13.
El senior PRESIDENTE: Queda desechada la pro-
posici6n del senior Quesada.
Se levanta la sesi6n.
(Eran las 11 en punto).


425




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs