• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Sesion del miercoles 30 de enero...






Group Title: Diario de sesiones de la Convencion constituyente de la isla de Cuba
Title: Diario de sesiones de la Convención constituyente de la isla de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072606/00021
 Material Information
Title: Diario de sesiones de la Convención constituyente de la isla de Cuba
Physical Description: 479, xxxi p. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Convención constituyente, (1900-1901
Publisher: La Convención
Place of Publication: Havana
Publication Date: [1901]
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba -- 1899-1902   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: Includes convention reports from Nov. 1, 1900 to Feb. 27, 1901.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072606
Volume ID: VID00021
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000352599
oclc - 09792325
notis - ABZ0572

Table of Contents
    Sesion del miercoles 30 de enero de 1901
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Sesion nocturna del 30 de enero de 1901
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
Full Text


HABANA 31 DE ENERO DE 90o. NUMERO 21.




DIARIO DE SESIONES
:ID E A-

CONVENCION CONSTITUYENTE
DE LA
ISLT.A DE CTTBA


* OfloiLasm: caifioio o cle la C onvenoiin (T'eatrco Marti) t) *



SESSION DEL IIERCOLES 30 DE ENERO DE 1901


SYT2 VE.AlE^I T

Abrese la session.
Se aprueba el acta de It anterior.
Se pone a discusi6n una enmienda de los Sres. Quesada y Quilez, acerca de la rcliesentaci6n de las
ninorias en las funciones electorales y cuerpos electivos, que es aceptada.
Son desechadas dos euniendas del Sr. Cisneros.
Se aceptan dos enmiendas del Sr. Eudaldo Tamayo, A la misma Seccion y cs desechada otrn.
Se aprueba una enmienda del Sr. Zayas a la Base 24.
Aprunbase tsta tambidu, asi conmo la 25, con una enmienda del Sr. Diego Tamayo.
Es aprobada la Base 26.
Se leen las Bases Pl, 21 y 3W de la Secci6n septinia.
Suspendida la sesi6n, d petici6n del Sr. Sanguily, son retiradas las eniiendas propuetstas por los
Sres. Alemini, Quesada, Zayas, Juan G. Gomez y Diego Tamayo, y presentadila na suscrita por todos.
Se ponen A discusi6n esta y las presentadas por los Sres. Portuondo y Cisneros.
Se suspended la sesitn por ser la hora reglamentaria, quedando pendiente el debate y en el uio de la
palabra el Sr. Portuondo.


El sefor PRESIDENTE: Se abre la sesi6n.
El Secretario, senior VILLUENDAS: Lee el actl de la
session anterior.
El senior PRESIDENTE: SSe aprueba el acta?
Queda aprobada.
Hay pendiente una enmienda relacionada cou
el sufragio electoral.
El seFor Zayas lee la siguiente enmienda.
"A la Convenci6n:
El Delegado que suscribe, tiene el honor de pro-
pouer que en ]a Secci6n tercera del Proyecto de
Constituci6n se incluya la siguieute Base, A conti-
nuaci6n delas que contiene:
27
,Las leyes establecer6n reglas y procedimientos
que aseguren la intervenci6n de las minorias en la
fornaci6u del censo de electores y demas operaciones
electorales, y la representaci6n de las mismas en la
C6mara de Representantes, en los Consejos Provin-
ciales y en los Ayuntamientos.,
Edificio de la Convenci6n, Enero 30 de 1901.
Gonzalo de Quesada, Joaquin Quilez.
El selor PRESIDENTE: Se pone a discusi6n la en-
mienda.
El senor ZAYAS: Pido la palabra.


El senior PRESIDiNTE: Tiene la palabra el senior
Zayas.
El senior ZAYAS: Yo 1pido la palabra en contra,
porque si alguno de los sefores Delegados pudo pen-
sar que el hacer constar en la Constituci6n que el
derecho de sufragio, era material que no debia con-
tenerse en la Constituci6n, porque estaba sujeto AI la
opinion que recayera posteriormente en los Cuerpos
Colegisladores que se formaran A continuaci6n, y
como consecueucia de esa misma Constitucion, con
mayor raz6n entiendo, y creo que entenderan todos
en este caso, que el especificar las condiciones y
detalles que deben tenerse presentes en la Ley Elec-
toral que se forme, no s6lo para los cargos inAs ele-
vados, cargos propios del Estado, sino tamnbien pa'ra
aquellos que. tienen el caracter puramente provin-
cial y municipal, me parece que es descender de
una manera extraordinaria en detalles, que acaso
signifiquen, el Ilevar la Ley Electoral integra A la
Constituci6n. Eutiendo que esta es una material que
debe ser discutida en su oportunidad por las Crma-
ras, que debe ser fijada para las pr6ximas eleccio-
nes por esta Convenci6n, cuando trate te la Ley
Electoral en especial; pero no es possible llevar A la
Constituci6n esta material, respect de la cual, hay
tantas opinions, al extreme de existir actualmente
un partido politico constituido, que entiende que no






288 DIARIO DE SESIONES


debe haber ms clue mayoria eu sus elecciones y
que no deben tener entrada en las elecciones las
minorias.
Si esta es de aquellas materials secundarias, A las
cuales debe tender propiamente la LeyElectoral y
no la Constituci6n, yo entieudo que no debe apro-
barse esta eumienda, que Ileva A la Constituci6n con
esto un verdadero detalle de Ley Electoral, much
mas hacibudola extensive L todas las elecciones que
haya desde las municipales hasta las que provee-
ran los puestos mis altos del Estado; por consiguien-
te, me opongo a que se apruebe la enmienda y d
que se hdicione A la tercera Secci6n.
El seiior QUESADA: Pido la palabra.
El senor PRESIDENTE: Tieue la palabra el senor
Quesada.
El senior QUESADA: Para contestar muy brevemen-
te a mi distinguido amigo, el sefor Zayas. Insisti-
mos nosotros en esa enmienda, y no la dejamos para
la Ley Electoral, porque si se ha hecho constar en
la Constituci6n el principio del sufragio universal,
queremos hacer constar en la Constituci6n tambi'n
el derecho de las minorfas, y por lo tanto queremos
y hemos insistido en que se coloque esto en la Cons-
tituci6n, no como cuesti6n de detalle sino de princi-
pio; dejaudo A la ley, en su consecuencia, toda aque-
lla part de forma y detalle que lees privativa.
El sefor PRESIDENTE: Se pone a votaci6n la en-
mienda.
El senior QUESADA: Pido que sea nominal.
Se procede d la votaci6n.
El Secretario, senor VILLUENDAS: Han votado que
si, los sefiores: Alemin, Betancourt, Bravo, Quesada,
Diego Tamayo, Sanguily, Giberga, Lacret, Por-
tuondo, Fernindez de Castro, Quilez, Juan Gualber
to G6mez, Eudaldo Tamayo, Villuendas y Mundez
Capote; y que n6, los sefiores: Jos6 Miguel G6mez,
Monteagudo, Morfia, Robau, Fort6n, Cisneros, Be-
rriel, Rius Rivera, Manduley y Zayas.
El senor VILLUENDAS: Queda aprobada p6r 15
votos contra 10.
El senor SECKETARIO: Hay aqui varias adiciones
a esta misma Secci6n tercera. Lee dos enmiendas del
seror Cisneros, que dicen asi:
"A la Asamblea Constituyenle:
El Delegado que suscribe pide i la asamblea que
se adicione A la Secci6n tercera la siguiente en-
mienda:
"No se impondrin castigos vejaminosos, ni crue
les, ni inusitados."
P. L. Euero 30 de 1901.
Salvador Cisneros."

"A la Asamblea Constituyente:
El Delegado que suscribe pide 6 la Asamblea que
se adicione a la Secci6n tercera la enmienda si-
guiente:
"En ningin lugar de la Repiblica se consentiri
ni la esclavitud, ni la servidumbre, mnenos que no
result como castigo impuesto por Juec(s compe-
tentes."
Enero 30 de 1901.
Salvador Cisnrros."


Seponen 4 votlci3n en forma ordinaria y son dese-
chadas.
SEl selor Zayas lee ana adici6n a la Sccci6a tercera del
senior Eudaldo Tahnayo, que dice:
"'A la Asamblca Constituyentc:
El Delegado que suscribe propone que se aiiada
a la Secci6n tercera la Base siguiente:
"Las leyes que reglatuenten el ejercicio de estas
garantfas serin ineficaces en cuanto las disminuyan,
restrinjaii 6 adulteren."
Edificio de la Convenci6n Constituyente, Euero
30 de 1901.
Eudaldo Tohmayo."
El senor PRIESIDNTE: Se pone i discusi6u.
El senior E. TAMAYO: Yo creo necesario hablar
antes, A pesar de que se me llama la atenci6n res-
pecto de que yo debo esperar a que se impugue mi
enmienda por algrin otro suflor Delegado. Yo deseo
apoyarla antes de today oposici6n. Pido al senor
President me permit consumer un turno con ese
objeto.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Eudaldo Tamiavo.
El senior E. TAMAYo: Yo no puedo ser sospecho-
so para nadie acerca de mis opinions political; sin
haber militado en ninguno de los partidos que exis-
ten en esta Provincia, he emitido, sin embargo, en
todas parties mis ideas sobre la democracia y la teo-
rfa de los derechos individuals que son los que
constituyen y consagran la personalidad humana.
No es extrafio, pues, que yo venga A pedir aqui
que esos derechos no puedan reglamentarse, porque
son por su naturaleza ilegislables. Es sabido que
todas aquellas leyes especiales que tienen por objeto
reglamentar los derechos del individuo,-no tienden
A otra cosa que L su negaci6n y a su muerte.
Tambi6nu me opongo, sefores Delegados, a que
puedan limitarse por Reglamentos, 6 en otra forma
especiosa, cualquiera de los derechos politicos que
se consignan en nuestra Constituci6n. Entre estos
descuella el sufragio, que si como los individuals
no acompaila al hombre desde la cuna hasta el
sepulcro, es la legitima expresi6n de la libertad
liumana y de la soberauia de los pueblos.
Ayer fu6 defendido por el senior Sanguily, cou
la maravillosa elocuencia que le es propia, y pro-
clamado con el carActer de universal por la mis
grande mayoria de esta CAmara. Tal declaraci6n
es uno de los titulos mas gloriosos de la Conven-
ci6u Constituyente, que, sobreponi6ndose i tenden-
cias mal sanas, ha sabido sacarlo victorioso en
honra nuestra y para felicidad y grandeza de la
patria.
Al oponerme A la reglamentaci6n de unos y
otros derechos, y para prevenir que se me califique
de radical y demagogo, especie que corre como
vilida entreespiritus meticulosos 6 que aparentan
serlo, me apoyo en Constituciones como la de
Pensilvania, en los Estados Unidos, para qu .no
se diga que invoco las de otros praises pequeios y
perturbados, que si bien consagran esos derechos






DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 289


en su C6digo Fundamental, los desvirtdan y adul'
terau en la prActica.
La Constituci6n de Pensilvania dice:
AaTicuLO I
Secci6n I
Todos los hombres han nacido igualuinnte librCO
y poseen ciertos derechos naturales 6 inalienables,
entire ellos el de gozar de la existencia y de la liber-
tad, defenderlos, adquirir, poseer y proteger su pro-
piedad y su reputaci6n y de buscar su felicidad in-
dividual.
Secci6n 1i
Las elecciones sernu libres y fundadas sobre la
igualdad, sin que ningdiu poder civil 6 milit tr pue-
da en ningdu tiempo imtpedir el libre ejercicio del
derecho de sufragio. _
Secci6n XX V
Para prevenir toda transgresi6n d los podercs
superiors que emanau de nuestra delegaci6n, de-
claramos que todas las disposiciones del present ar-
ticulo estAn fuera de la 6rbita de los poderes genera-
les del Gobierno y deben subsistir para siempre in-
violables.),
iQu6 hermosas palabras! iQu6 consagraci6n in s
elocuente de los derechos del hombre y del concep-
to de su inviolabilidad!
El reconocimieuto de esos derechos ha costado
tanta sangre, que parece que tod a la Historia estti
empapada de ella, porque con sangr e s ha fecuiia-
do el arbol de la libertad.
Pues bieu, esa Constituci6n es la de ui E4ado,)
verdaderamente democratic, eii que se arnonizan
la libertad y el orden, porque aquella es la base de
6ste; democracia prictica inspirada (n las tradicio.
nes de la gran uaci6n americana y en las conquis-
tas del siglo que acaba de miorir, leganlo a la his-
toria las piginas inAs hermosas del huumano espli-
ritu.
Estainos en un pals nuevo; liacetius precisalmente
uu C6digo para fundar una repdblica sobre los in-
conmovibles cimientos de la libertad, y debeinos
procurar que esa libertad no sea mafiana adulterada,
no sea mafiana muerta.
iCuAn facil seria destruir por una ley especial la
libre emisi6n del peusainiento! iCuin faicil seria im-
pedir la libertad de reuui6u y de asociaci6n por otra
ley especial! Y eso cs lo que yo quiero evitar que su-
ceda en Cuba.
Hagamos impossible la reproducei6n de las arbi-
trariedades cometidas durante la doininaci6n espa-
fiola por el abuso de la autoridad gubernativa, ve-
rificado t la sombra de disposiciones absurdas que
permitial la anulaci6n de derechos, sin los cuales no
es concebible la libertad del hombre ni la marclha
ordenada y progresiva de las nacionos cultas y ci-
vilizadas.
Asi,s6lo asi, constituiremos una repiblica digna
del pueblo cubano y de figurar con gloria en el con-
cierto de las uaciones libres, felices y progresivas.
El seflor PRESIDKNTE: Se pone o votacion en for-
ma ordinaria.
El senior Eun.\ r,Do TAMAYO: Pi1lo la votacill no.
minal.


El senior PRESIDENTE: NO puede ser, senior Ta-
mayo.
El sefnor EUDALDO TAMAYo: Eutonces renuncio a
ello.
Se procede 4 la votaci6n.
El senior PRESIDENTE: Queda aceptada la en-
mienda.
El Secretario, senior Zayas, lee una emnienda del
senior Eadaldo Tamlayo, que dice:
"A la Convenci6n Constituyente:
El Delegado que suscribe propose quese afiada a
la Secci6n tercera la siguiente Base:
"La euumeraci6n de derechos y garantias que ha-
ce esta Constituci6n, no excluye otros derechos y
garantias no enumerados, pero que naceu del princi-
pio de la soberaifa del pueblo y de la forma repu-
blicana de Gobierno."
Edificio de la Convenci6n Coistituyeite, 26 de
1uero de 1901.
Eudaldo Tamayo.
El seinor EUDALDO TAMAYO: Pido la palabra.
El senor Presidente: La tiene el senior Eudaldo
Tamayo.
He pedido la palabra para apoyar brevemente mi
enmienda.
Yo me complazco en reconocer que en el proyec-
to de Constituci6u presentado a esta CAmara han
cuidado sus autores de consignar en en el lugar co-
rrespondiente, todos los derechos individuals y po
liticos que constituyeu la garantia y salvaguardia
de la libertad de los pueblos, respondiendo de ese
modo a la confiauza en ellos depositada por sus elect'
stores y A los supremos interests de la patria.
Pero por much que sea la minuciosidad con que
en material tan important y trascendental se pro,
ceda, por grade que haya sido el interns de la Con,
venci6n en cuidar de que no se omitiera ninguna
de las aludidas garantias, result siempre dificil que
no se incurra en pretericiones que pudieran prestarse
a violeutos abusos del poder, fundados eu aquella
omisi6n, desnaturalizAudose asi el prop6sito de esta
Constituyente, con la violaci6n siquiera sea de uno
solo de esos sagrados 6 inalienables derechos.
Para evitarlo, se ha cousiguado ea las constitu-
ciones de varies paises un articulo semejante al que
yo propongo; y cuenta que esto se hace no inica y
exclusivamente en los c6digos politicos done se usa
cierta sobriedad en la enuneraci6n de los dereclos
indicados, sino tambi6n en aquellos en que se con.
signan con gran latitud, como ocurre, por ejemplo,
en los de las repdblicas de Honduras y del Brasil.
La Constituci6u de los Estados Unidos que ha
servido de modelo a todas las naciones libres de
la Amnrica, dice en el articulo noveno de sus En-
imiendas 6 reforms, lo siguiente: "La euumeraci6o
de ciertos dereclos que hace este C6digo, no debera
interpretarse como si importara la nulificaci6n 6
restricci6u de otros que conserve el pueblo."
Y Carlos Mejia, comentarista de esa Constituci6n,
refiriundose al precepto aludido, se express en estos
t6rminos: "De los articulos que precedent tal vez se
liabria podido deducir que las garantias quo ellos







290 DIARIO DE SESIONES
I- -


conceden, eran las iunicas que tenia el ciudadano'
porque la enumeraci6n especffica de ciertos derechos
import la exclusion de otros; la afirmaci6n de ca-
sos particulares implica la negaci6n de los demAs.
Para evitar esa mala interpretaci6n se insert esta
clAusula en las enmiendas."
No s6lo las constituciones republicans sino tam-
biWn las monArquicas como la de Espafia del afio de
1869, han adoptado la previsora media que yo
aconsejo y apoyo. El articulo 29 de dicha Constitu-
ci6n establece: "La enumeraci6n de los derechos
consignados en este titulo no implica la prohibi-
ci6n de cualquiera otro no consignado expresa-
mente."
Un comentarista de ese C6digo politico, el senior
Jos6 Maria L6pez, contraybndose al expresado ar-
ticulo, dice las palabras que quiero leer A los se-
fiores Delegados, porque ellas son una hermosa
sfntesis de las ideas que abonan mi enmienda.
(Lee): "En una Constituci6n basada sobre el reco.
nocimiento de los derechos individuals, es opor,
tuno, que despues de haber enumerado sstos, se ad,
vierta que si en el ejercicio de la actividad human,
na el individuo encontrase nuevas formulas prActicas
de desenvolver su acci6n, las cuales no se hubiesen
consignado, no por eso estarian prohibidas; con
lo cual se manifiesta que todos los derechos que
nazean de la personalidad humaua, est6n 6 no
express en la Constituci6n, son posibles y que la
enumeraci6n que de ellos se ha hecho no es un
limited; y de consiguiente la no negaci6n es tambi6ni
fuente de derecho y origen, por lo tanto, de liberty.
des para el individuo."
Yo termino, pues, con la dulce y halagadora es-
peranza de que la Convenci6n, velando por la liber-
tad, por la justicia y por la paz de la future Repi,
blica, aceptarA mi eumienda, y de ese modo habra
merecido la aprobaci6n y el aplauso de la Patria.
El senior PRESIDENTE: Se pone a votaci6u la adi-
ci6n en forma ordinaria.
Se verifica la votaci6n y es aprobada.
El senior GIBERGA: Pido que conste mi voto en
contra.
El senior PRESIDENTE: Y el mio tambi6u. Se hali
concluido de discutir las adiciones que habia pn'-
sentadas A la Secci6u tercera.
El Secretario, senior ZAYAs: Hay una a la Base
24 y otra A la Base 25.
El senior PRESIDENTE: Estaba diciendo que se
habian concluido de discutir las adiciones presenta-
das A la Secci6n 3., y como habiamos suspendido la
discusi6n de las Bases 24, 25 y 26, hasta que se con-
cluyera de discutir las adicion )s, ahora se va a pro-
ceder A discutir las Bases 25 y 26 con las enmien-
das que hubiere presentadas, empezando por la del
senior Tamayo.
El Secretario. senor Zayas, lee la Base 24 y despues
la enmienda del senor Tamayo, que dicen respectiva-
mente:
24
"Las garautias consiguadas en las Bases 58, 6V 7.,
8%, 11, 12, 15, 18 y 19 de esta Secci6n, no podrnii
podran suspenderse en toda la Rep6blica, ni ea par-


te de ella, sino temporalmente y cuando lo exija la
seguridad del Estado, en caso de invasion del terri-
torio 6 de grave perturbaci6n del orden que ame-
nace la paz piblica."
"A la Convenci6n.
El Delegado que suscribe propone que se modifi-
que la Base 24 de la Secci6n tercera, redactaudose
en la forma siguiente:"
((Las garantias consiguadas en las Bases 4., 12,
15, 18 y 19 de esta Secci6n no podran suspenders
en toda la Repdblica, ni en parte de ella, sino tem-
poralmente y cuando lo exija la seguridad del Es-
tado en caso de invasion del territorio 6 de re-
beli6n.
Edificio de la Convenci6n, 30 de Enero de 1901.
Eudaldo Tamayo.,
El senior PoRTUOnDO; iCuAles son las garantfas
cuya suspension acepta el senior Tamayo?
El Secretario, senior ZAYAS: Por la enmienda son
las consignadas en las Bases 4P, la 12, la 15, la 16
y la 19; de modo que el senior Tamayo acuerda su-
primir de la Base, la 5, la 6, la 7, la 8 y la 11.
El senior PRESIDENTE: Se pone a discusi6u la en-
mienda.
El sefor EUDALDO TAMAYO: Pido la palabra.
El senior PESIDENTE: La tiene el senior Eudaldo
T' mayo.
El senior EUDALDO TAMAYO: Me propongo desa-
rrollar el pensamiento contenido en mi enmienda,
para que se compreuda su alcauce y la tendencia
que la inspire.
La mayoria, mejor dicho, la unaniuidad de los
Delegados, muestran el deseo de que nuestra Cons-
tituci6n result una obra arm6nica, en la cual todas
las aspiraciones y principios representados en esta
CAmara, tengan su expresi6n, A fin de que ese C6digo
sea el resume de los generosos ideales y de los n-
bles prop6sitos de todo el pueblo cubano.
Con ese objeto various individuos de esta Convei-
ci6n, han transigido con ciertas ideas y lrincipios
que modifican en algo los suyos, y siguiondo yo ese
"jemplo he preseutado una enmienda que tambi6n
ie aparta de los mios en la material de que trata.
Yo profeso el principio de que las garantias cous-
itucionales deben mantenerse aun en los periods
inms perturbados, porque los gobiernos que tienen
su fuerza y apoyo en la opinion p6blica, disponen
siempre ae los medios necesarios para mantener y
restablecer el orden sin recurrir 6 extremes contra-
rios A la libertad y a los derechos de la personalidadl
humana, que nunca debei ser inms respetados que
cuando los amenmaza l ciga cGlera de las revolu-
ciones injustas 6 la iniiuua represi6n de las reacciones
desatentadas.
Existen constituciones y esas quisiera yo qae
fuesen las que nos sirvieran de modelo, que nuica
suspended, ni en todo ni en part, los derechos que
en las misinas se consagran.
Entre esos C6digos politicos se cuentan dos de
pueblos monoArquicos comno Blgica y Rumania.
Sin embargo, yo vengo aqui a sosteuer una tesis






bk LA dOi4kiNCf6N COkSiiiTt7VVitki k 91


distinta, en gracia de ese deseo de concordia que
parece ser como la atm6sfera que envuelve y anima
A esta CAmara.
Mi enmienda admite la suspension de garantias;
pero en moments absolutamente auormales y ex-
traordinarios, y en niimero menor del tijado por los
autores del proyecto constitutional.
La Comisi6n, A juzgar por la redaccion de la Ba-
se que se discute, ha tenido A la vista el articulo 31
de la Constituci6n espafiola de 1869; pero no se ha
ajustado estrictamente A 61, sino que, por el contra.
rio, ha procedido con espiritu menos liberal que el
que inspire aquel C6digo Ilamado aespejo de Cons-
tituciones, por uno de nuestros Delegados.
Sin aceptar esa opinion, pues es indiscutible que
existen Constituciones mis democraticas que la in-
dicada y que ella misma fu6 objeto de impugnacio-
nes, por oradores tan elocuentes como el insigne
Castelar y otros de su propia escuela; yo reconozco
que al tratar de la suspensi6u de las garantias,
procure limitarla A ciertos y determinados derechos,
cuyo ejercicio entendio que podia perjudicar A los
tines del Estado, en nomentos de perturbaci6n y
desequilibrio verdaderamente excepcionales.
Esos derechos son los comprendidos en los ar-
ticulos 29, 5' y 6, referentes A la inviolabilidad de
las personas y del domicilio, y en el 17, relative A
la'libertad de imprenta y A la de reunion y de aso-
ciaci6n; pero mantiene sienpre las otras garantias
consignadas en los demins articulos del Titulo I,
consagrado A la declaraci6u de los derechos sagrados
6 inalienables del hombre.
No proceden de ese modo los autores de nuestro
Proyecto constitutional, porque an 61 extienden la
suspensi6u A derechos de la personalidad que el
C6digo politico espailol a que me he contraido res-
peta siempre y los mantiene inc6lumes por tremen,
das y angustiosas que scan las circunstancias que
atraviese el pais.
Voy A demostrarlo. El articulo 31 de la Consti-
tuci6n del 69, no comprende dentro de la suspension
que establece, las garantias consignadas en los
articulos 3? y 49, relative la primer A que todo de-
tenido sera puesto en libertad 6 entregado a la au-
toridad judicial dentro de las veinticuatro horas
siguientes al acto de la detenci6n y que 6sta se dejara
sin efecto 6 elevara A prisi6u dentro de las 72 horas
de haber sido entregado el detenido al Juez compe-
tente; y referente la segunda A que ningdn espafiol
po)drA ser preso sino en virtud de mandamiento de
Juez; de donde result que estos derechos no pueden
ser nunca suspendidos, en conformidad con lo dis-
puesto en el tercer pArrafo del articulo 31 preci-
tado.
Pues bien, en las Bases 5., 6V y 7. de la Secci6n
tercera del Proyecto constitutional, se consignan los
derechos que en los articulos 3? y 4? comprende la
Constituci6n espafiola; y ese mismo Proyecto en la
Base 24 los inclnye entire los quesuspende, privando
de ese modo, al individuo, de la garantia saludable
que le ofrecen la jurisdicci6n ordinaria y las leyes
por que normalmente se rigen las sociedades.
Tambi6n suspended la Base 24 el derecho consig-
nado en la 11, relative A ]a inviolabilidad de la


correspondencia. En cambio, la Constituci6n espa-
fiola, que lo establece en el articulo 7?, lo mantiene
en todo tiempo porque nolo comprende en los refe-
ridos en el articulo 31 y lo incluye, por tanto, en
los exceptuados por el parrafo 39 de dicho articulo.
En resume, mi enmienda tiene por objeto poner
en perfect concordancia la Base 24 del Proyecto
con el articulo 31 de la Constituci6n espafiola del
ano 1869; y A ese fin se reduce A exceptuar de las
suspendidas en aquella Base, las garantfas que el
C(diAo politico mencionado respeta y mantiene
siempre, por encima de todos los trastornos y todas
las dificultades que puedan perturbar A la Naci6n.
,Permitira esta Constituyente que el C6digo fun-
damental de una Repiblica, nacida en Amnrica, en
el siglo XX, sea menos cuidadosa del respeto y de
la couservaci6n de los derechos politicos 6 indivi-
duales, que el de una Naci6n monarquica, sujeta
por siglos al despotismo de sus soberanos absolutes
6 irresponsables que pretendieron ahogar y ahogaron
las tendencies liberals y las tradiciones democrAti-
cas de su pueblo?
Ajuistese, pues, la Comisi6n A la letra y alespiritu
del C6digo espafiol aludido. D6 la espalda A las
influencias mal sanas de la Constituci6n del aflo
1876 de ese mismo pais, a la -que parece haberse
cefiido al separarse de la que habia tornado por
modelo; y haci6ndolo asi habrA merecido bien de la
patria.
Tampoco estoy de acuerdo con el Proyecto cons-
titucional en lo que se refiere A uno de los casos
que autorizan la suspension de las garantfas cons-
titucionales de la Repdblica.
Las formulas de expresiun, vagas, y por tanto
dudosas, se prestan A interpretaciones abusivas del
Poder, no siempre inclinado A cumplir las leyes con
el criterio y el espiritu que las inspir6, prescindien-
do del inter6s de partido, para aplicarlas igualmen-
te en todos los tiempos y A todos los ciudadanos.
Yo reconozco, con absolute sinceridad, que el
Proyecto en este punto es mAs precise en sus t6rmi-
nos que la Constituci6n del 69, pues 6sta y la del
76 que la copi6, disponen la suspensi6u de garantfas
"cuando asi lo exija la seguridad del Estado en
circunstancias extraordinarias", en tanto que la
Comisi6n propone que s61o se haga en caso de inva-
si6n del territorio 6 de grave perturbaci6n del orden
que menace la paz p6blics; palabras que contraen
mhs el concept y permiten menos, por consiguien-
te, el uso injustificado de la media que contiene
la prescripci6n legal indicada.
Pero de todos modos, la iltima frase conque el
Proyecto cierra el parrafo, podria dar lugar A arbi
trariedades gubernativas que debemos prevenir
siempre, sobre todo en este pafs, necesitado de las
garantias de la libertad y del respeto A las leyes
que el pueblo se d6 en uso de su poder soberano.
Esa iltima formula del Proyecto pudiera inter-
pretarse come en Espafia se ha interpretado la de
su constituci6n vigente, aplicndolas en plena paz,
en provecho de interesadas miras del Poder, ten-
dentes A favorecer las ideas reaccionarias que infor-
man su desacertada political.
Los cubanos, aunque separados de su antigua









metr6poli, siguen algunos con anhelante espectaci6n,
otros por mera curiosidad, los sucesos que en aquS-
lla se desarrollan; y A nosotros deben servirnos de
provechosa lecci6n para no caei en sus perniciosas
consecuencias, los actos que boy realize el gobierno
de Espafia, amparado por la ambigiiedad de su
texto constitutional, en perjuicio de la paz pciblica
que falsamente se invoca y de los sagrados derechos
del pueblo.
Sabido es que actualmente, el Ministro de la Go-
bernaci6n, so pretexto de que los carlistas guardian
armas en sus casas, ha suspendido en today ]a Pe-
ninsula las garantias constitucionales, interpelando
per ese hecho los sefiores Canalejas y Montilla, en
una de las sesiones mas interesantes y agitadas del
Congreso espafiol.
El Heraldo de Madrid respondiendo Ai esa actitud,
decia al Ministro en hermoso articulo editorial, que
era muy facil suspender las garantias constitucio-
nales en esa forma, y mantenerlas suspendidas ad
kalendas grecas, porque siempre cabria hacer afir-
maciones de eea indole y sostener con ellas clausu-
iada la li-bertad y aherrojada la ley.
Pues eso es lo que yo quiero evitar y evito con la
formula concrete conteuida en mi enmienda.
Ningdn gobierno podrA suponer hechos de la na-
turaleza de los que en aquella se exigen para justi-
ficar esa media; ninguno podrA afirmar la exis-
tencia de una invasion 6 de una revolucin, sin
que sea una verdad real que caiga bajo la inspecci6n
de los sentidos y se imponga con su powder abruma-
dor, A todas las conciencias.
Considered seflores Delegados, que no se hace la
Cocstituci6n, 6nica y exclusivamente, para los que
pieusan y proceden comno vosotros, y como vosotros
son honrados; y hago esta deolaraci6n sin temor de
que se recuerde el conocido epigrama de nuestro
bardo genial, el dulce y conceptuoso Tejera, que si
mnal no recuerdo dice:
JFor qu6 hay hoinbres que pregoIan
Tunto y tanto su honradez?
iSerA, como en almoneda.
Por venderla A quieu mas d6?
delicada sAtira que no puede referirse : los que in
determinadas circunstancias, y haciendo un culto
del bien y del amor A la patria, han sabido sacrifi-
carle io mejor de su vida y lo mas caro de sus
afectos.
Es necesario, seniores Delegados, pensar que las
alturas del Poder ejercen fascinadora influencia so-
bre los que llegan a escalarlas; que es en labios de
mnuclos conocida figure de ret6rica, la manoseada
frase de "las amarguras del Gobierno", que por el
contrario, para isos tiene dulzuras infinitas; y si
como en la existencia se mezclan lo c6mico y lo
dramatic, lo trAgico y lo bufo, es licito hacerlo en
un discurso sobre cosas series y trascendentales,
permitaseme citar un pasaje de una zarzuelita del
g6nero chico, en que un pobre alguacil cesante,
lamentandose de su dolorosa situaci6n exclama.
"iQu6 triste estoy; siento la nostalgia del Poder" co-
mo si con 6ste desaparecieran todos los estimulos
del honor y todas las grandezas de la vida.


No hagamos, pues, que por mantener esa posici6n
ciertos gobernantes, puedan disponer a su arbitrio
de la libertad y de los derechos del ciudadauo y
violar asi las couquistas inos nobles y generosas del
nus grande de los siglos.
Preparemos para nuestra patria dias de gloria y
no de Into, demos un adios eterno i lo pasado y en.
trenos, erguidos y dichosos, por las puertas del por-
venir que se abre A este pafs, destinado A ser por
sus inmensos tesoros materials y por la graudeza
moral de sus hijos, una de las naciones mts pr6s-
peras, felices y cultas de la tierra.
El senor QUESADA: Pido la palabra para una
alusi6n.
El selnor PRcSrDENTE: Tiene la palabra el senior
Quesada.
El senior QUESADA: Voy a ser muy breve, para
decir unicamente que, ejercitando el derecho-que
nos reservamos en la Comisi6n redactora, al no emi-
tir voto particular, acerca de cada una de las Bases,
debo hacer constar, que no solamente en mi Proyecto
de Constituci6n, sino en todas las sesiones que cele-
br6 la Comisi6n, no combat nada que coartase los
derechos del ciudadano, sino que, de acuerdo con lo
expuesto por el sefior Tlamayo en esta cuesti6n, opin6
que no deben anularse ninguno de los derechos de
que goza el pueblo, y el inico del cual hablaba yo
que se podia en algunos casos suspender, era el Ha-
beas Corpus y decia: (lee la Base 25) "y s6lo se suspen-
derA en los casos de rebeli6n 6 invasion del territorio,
6 cuando lo exija la salud de la patria," dando asi
todas las garantfas posibles i los ciudadanos, a fin
de que ninguno de los otros derechos pueda sus-
penderse, y s6lo lo fuera 6ste, en caso de revoluci6n
6 cuando lo exigiesen circunstancias apremiantes.
Deseo que conste en acta que siempre me ha mo-
vido el mismo espiritu que ha inspirado al senior
Tamayo en sus elocuentisimas frases, acerea de los
derechos del ciudadano y la suspension de las ga-
rantfas.
El seinor Rius RIVERA: Pido la palabra.
El senior PRssrnDENT: La tiene el senor Rfus
Rivera.
El senior Rius JrvrliA: Uso do la palabra para
hacer una manifestaci6n aniSloga, que no pensaba
hacer; simplemente para decir que yo iba un poco
mais alli que el senior Tamayo. Yo puedo asegurar
que en nuestro Proyecto no existia la prohibici6n,
no se hablaba de nada de eso; porque, en mi opinion,
no se debia hablar de estas cosas en nuestra Consti-
tuci6n.
La Comisi6n, cuando celebr6, en el sal6n de Con
ferencias, esas sesiones privadas i que yo no asistf,
parece que lo acordl6 asi y puso en el Proyecto lo
que no era de la Comisi6n, 6sto 6.s, 1o qu6 se s6st
votando.
En nuestro Proyecto no se concedia la facultad,
en ningun caso, de suspender esas garantias. Yo
votar6 la eumienda del senior Tamayo y cualquiera
otra mns radical ain, que se present.
El senior PRESIDENTE: Sefior Rfus Rivera, estA
explicada su oposiciou deutro de la Comisi6u.
El senor ZAYAS: Pido la palabra en contra de la
enmienda.


bIA00fc DR SEMN Eg'






DB LA CON VENCIO1' CONSTiTUYERtE 29


El senor PRESIDENTE: Tiene la, palalra el senior
Zaya,.
El senior ZA.YAS: Sefiores Delegados, yo lie pe-
dido la palabra en contra de la enmienda, y, realmen-
te, consider que es tarea mny dificil el combatirla
despues de haber sido apoyada de manera tan bri-
ilante y tan elocuente, conic lo hace siempre que
usa de la palabra, el senior Tamayo; pero no obstante,
entiendo que debo combatir la ennienda desde el
moment en que no estoy conforme con ella, y que
creo que no es material baladi y de escasa importan-
cia la que trata; sine antes al contrario, de la mayor
importancia para el future gobierno que so establezca
en la Isla de Cuba por virtud de esta Constituci6n.
Yo comprendo perfectamente que desde el punto
de vista en que se situaba el senior Tamayo, es claro
que es necesario toinar precauciones para que los
gobiernos no abusen del powder, para que no tiendan
perpetuarse en 6sa que 61 calificaba de sabrosa
posici6n, para que no traten de dejar viuculados en
deterninadas personas los cargos que ejercen. Pero
desde otro punto de vista, es necesario dar a los
gobiernos y 6 las instituciones fundamentals del
Estado, los medios de defense mins apropiados, los
remedies necesarios para evitar que suceda lo con-
trario, esto es, que los gobiernos sean deleznables
ante los movimientos 6 agitaciones mias 6 menos
profundos, en una palabra, que tengan una vida
precaria, sin solidez, sin estabilidad y que est&n
dominados por cualquier facci6n, por cnalquier
partido que se levante en frente de 61.
No soy yo partidario ac6rrimo de las garalnthas
absolutas para los gobiernos, antes al contrario, por
hal)er vertido en reuniones p6blicas de esta ciuilad,
mis ideas sobre este punto, lie merecido injustamen-
tc el calificativo de demagogo; pero yoentiendo que
precisamente soy todo o contrario, y consecuente
con lo que creo buena doctrine, vengo a sostoner el
derecho de los gobiernos, de ten 'r en sus manos
algin arma de defense contra esos movimientos,
contra, esas convulsions de que ( pudierani ser victi-
mas las instituciones fundamentalles del Estado.
Por lo tanto, yo entiendo que en esto, no la Comi-
si6n, porque no s6 quien ha redactado la Base que
suscrita por la Comisi6n se ha presented it esta
Asamblea; pero sea quien fuere el autor, yo entiendo
que ha obrado cuerda y sabiamente al establecer,
no s6lo esta Base 21, en la que inicamente la fija-
do su atenci6n el senior Tamayo, sino las Bases 25 y
26, que estan tan intimamente enlazadas, tan har-
m6nicamente trabadas las unas con las ottas, que
no es possible aislarlas sin ir A la exageracion, como
a mi juicio ha ido el senior Tamayo, haciendo objeto
de sus iras la Base 24, escueta y aislada de sus com-
patieras la 25 y 26, que vielnn a quitarle precisa-
mente todos los peligros que el senior Tamayo vefa
en la Constituci6n, por preceptuar la referida Iiase
niimero 24 que pueda el Poder Ejecutivo suspender
las garantias constitucionales cada vez que entienda,
seg6n su criterio lib6rriino, que ha llegado iun
moment de grave perturbaci6n del orden p6blico.
Si no existieran en el Proyecto de Bases otros pre-
ceptos que vinieran a regular esa facultad, yo desde
luego, sin discusi6n alguna, votaria con el senior


Tamayo, apoyarfa sus manifestaciones y trataria de
quitar de la Constituci6n esta Base 24. Pero no es
asf, porque la Base 24 no es inica, porque existed la
25 y porque existe la 26.
Yo no puedo career que el senor Tamayo entienda
que el Gobierno pueda quedar inerine, indefenso, en
absolute, en contra de cualquiera manifestaci6n de
fuerza, agresiva al mismo, y y o no e explico otro
remedio para el mal, y que pueda hasta cierto pun
to coitonerlo si n6 dominarlo, que tl remedio de la
suspension de determinadas garantias que en el ejer-
cicio normal de la vida de los pueblos, es just(, es
natural, es indiscutible que deben de existir; pero
que en las circunstancias extraordinarias, completa-
mente extraordinarias, que supone el Proyecto de
Bases, no es possible su ejercicio, so pena de no powder
coibatir tales males ni contender so desarrollo; on
esas circunstancias no es possible que se prive al Es-
tado de la facultad de suspenderlas por el tiempo
necesario y de una manera transitoria. AdemAs, no
es el Poder Ejecutivo el que dispone la suspension
de las garantias que aquf se establecen. Es el Poder
Legislative el que lo hace. La Base 26 dice'(lee) y
es claro quo eea ley no la puede dictar el Poder
Ejecutivo, deberd dictarla el Poder Legislative, es
decir, ambos Cuerpos Legislativos, 6 sea el Congreso.
De manera que la legitima representaci6n de la
Naci6n es la que dicta la ley, despu6s que aprecia
las circunstancias que el Poder Ejecutivo le liaga
conocer.
Es obvio que no siempreel Poder Lcgislativo etta
en funciones, es claro que no siempre estan perma-
nentemente reunidos los Cuerpos Colegisladores, y
la excepci6n de la Base 26 previendo este caso, con-
(ede al Poder Ejecutivo el suspender por medio de
un decreto del Presidente de la Rep6blica, las go-
rantias constitucionales; pero entonces, queriendo
siempre tener mano fuerte sobre esas anbicioues ti
que aludia el senior Tamayo y que puedan animar
al Poder Ejecutivo, exige que en el mismo decreto en
que se suspended, se convoque A los Cuerpos Cole-
gisladores para darles cuenta de esta suspension, y
para que aprueben y ratitiquen lo leclio por el Po-
dler Ejecutivo; y mas aru: el Poder Ejecutivo no po-
dr:'i decretar esa suspension ni niis de una vez du-
rante el receso de los Cuerpos Colegisladores, ni pr
mils de treinta dias, ni por tiempo indefinido. De
manera que en el caso mins excepcional, finico, q'ie
el Poder Ejecutivo puede decretar la suspension de
las garantias constitucionales, es necesario convocar
al propio tiempo a los Cnerpos Colegisladores para
que fijen el tiempo por el coal se suspend .n las garan -
tias, que ese tiempo no exceda de treinta (lifs y quo
no se repita durante el period de interinltiitra de
dos legislatures de los Cuerpos Colegisladores.
De manera que result en ese caso exceptional,
funico, en que puede el powder Ejecutivo, con una se-
rie de restricciones, coartar los derechos que sc garan-
tizan en la Base, que no le sera possible dentro de las
facultades que se le concede, y nunque est6 ena-
morado de su existencia, tratar de afiauzarse fingien-
do motives y pretextos para la suspension de lasga-
rantias constitucionales y para reali/ar lo que se
llama un golpe de Estado. Fuera de est,s cE~os tau







294 iAlUo DIE SAS1ONig


excepcionales, son los Cuerpos Colegisladores los que
pueden acordar la suspension de las garantfas cons-
titucionales, y es indudable que el Estado, que las
instituciones, deben tener alguna defense. iY en
manos de qui6n, sino de los Cuerpos Colegisladores,
es en quien pudi6ramos dejar el derecho, la facul-
tad de acordar esa suspension? Pero es que an hay
mias; el senor Eudaldo Tamayo aludia t la fornma
en que pueden llevarse a cabo, cuando estai sus-
pensas las garantias constitucionales, actos de ver-
dadera agresi6n contra los ciudadauos, actos de des.
conocimiento y vejamen de los derechos del hoim.
bre, y la Base 25, previendo esto, dicta ciertas y
determinadas reglas que no deben olvidarse en la
Ley de orden pdblico, que deben forzosamente con-
tenerse en esa Ley, y esas disposicionesde la Base
25 vienen precisamente A poner coto a los males
que ve el sellor Eudaldo Tamayo, en el uso,
iejor dicho, en el abuso posibl de esai facultal de
suspender las garantias.
Habrfa que suponer, para toinerlo d. nuestra vez,
que aquf en nuestro pals, ib) a ser letra muerta to-
da Ley, todo precepto constitutional 6 legislative, y
en en ese caso ,de qu6 valdrfa redactar disposicio-
nes mas 6 menos ajustadas i la civilizaci6n, comno
decia el sefnor Eudaldo Tamayo, para evitir atrope-
Ilos del Poder Ejecutivo?
La Base 25 dice, (lee). Habla de una ley, y es cla-
ro que tienen que dictarla los Caertpos Colegislado-
res; de manera que tampoco depeiide de la facultad
lib6rrima del Poder Ejecutivo; rige en los territories
done est6n suspendidas las garantias constituci)o-
nales, y h6 aquf otra poderosa cortaliisa A lo abu-
sos del poder; y agrega: (leyendo). (Pero ni en la Ley
de orden p6blico ni en otra alguna se podrin sus-
pender otras garantias que las ya expresadas en la
Base anterior, tampoco podran declararse delitos ni
imponerse penalidades distintos de los que sefialen
las leyes penales anteriores a la suspension, ni se an-
torizar6al Poder Ejecutivopara extraFiar ni para de-
portar A los ciudadanos, ni para desterrarlos t mins
de !00 kil6metros de su doinicilio. Y casi pudiera
decirse que la Ley de orden p6blico estA contenida
dentro de la Base 25, y si se levantan aqui Delega-
dos A impugnar esas disposiciones que debe contener
la Ley de orden piblico, entonces podrfamos discu-
tirlas; pero si no se levantan esas voces, quiere decir
que ]a Asamblea entiende que Ilena el objeto que
ha de proponerse la referida Ley de orden putblico
y que al mismo tiempo satisface A los Delegados
nmis celosos defensores de los derechos del hombre
y del ciudadano; por consiguieute, pareciendo acep-
table esta Base, yo no concibo qu6 temor pudi6ra-
mos tener de la ingerencia 6 de los abuses del po-
der, en virtud de la referida facultad. Seg6n estas
disposiciones, el Poder Ejecutivo tiene que movers
dentro de un circulo cerrado, dentro de un espacio
estrecho, para que.pueda amparar A las institucio-
nes vigentes en un moment determinado, acaso de-
masiado estrecho y restringido, y poniendo dema.
siado coto a su legitima defense, cuando Ilegue el
moment en que se necesite utilizar la referida fa-
cultad; pero yo no temo A eso, porque si los elegidos
del pueblo lo han sido por el sufragio universal; si


to los los elementos han respondido A las necesida-
des del pueblo, yo no puedo concebir que en ningun
caso deje de existir acuerdo entire los Cuerpos Legis-
ladores y el Poder Ejecutivo; extrafo seria que el Po-
der Ejecutivo pugnara por romper esos lindes para
cometer alg6n desafuero, y en ese caso llegariamos
a la oportunidad de obligarlo A su cumplimiento;
pero entiendo que la obra es acabada, que es arm6-
nica, que es suficiente, para que exist la defense
por part de los que defenders deban; y realmente
cuando he leido la enmienda del senior Eudaldo Ta-
mayo, que propone que se incluya entire las garan-
tias que pueden suspenderse, las mareadas con el
numero 4 de la Bise del Proyecto, y en cambio, sus-
pender 6 suprimir las sefialadas con los niineros
5, 6, 7, 8 y 11, debo confesar que precisamente la
cuarta es la que entiendo yo que no debe suspen-
lerse, y estoy conform en formula una enmienda
en el sentido de que la Base 11 sea eliminada de las
que puedan ser suspendidas en el moment excep-
cional A que alude la Base. En lfecto la Base 4 de
que habla el senor Eudalo Tamayo, (lice: (lee la
Base), y claro esta que esta Base, aludiendo L las lo-
yes sin exceptuar las de orden public, determine
que puede haber un modo exceptional, pero legal,
de detener A un individuo y por consiguiente entien-
do yo que si esta Ba:se esta entire todas aque-
llas cuyas garantias puedon ser suspendidas, resul-
ta el mal que sefialaba el sefor Sanguily, de que
entonces se puede detener sin sujeci6n 1 ley de nin-
guna clase. Entiendo que la garantia de esta Base no
debe ser precisamente objeto de suspension.
El senior EUDALDO TAMIAYO: No lie pedido la sus-
pensi6n, senior Zayas.
El Secretario, senior ZAYAS: Pues es precisamente
la que no quiero, pues que trata de la forma en que
se detiene, 5 no exceptuando ley alguna y pudiendo
la Ley de orden p6blico dar forma exceptional para
casos excepcionales, claro esta que quiero esta B se 4I1
vigente como una garantia del ciudadano. Me opon-
go especialmente Ai que la Base 4a, 6 sea la garantfa
de que se trata, pueda suspenderse; en cambio los
articulos 5, 6, 7 y 8, que son los que aporta el seimor
Eudaldo Tamayo, yb creo que son precisamente los
que pueden ser objeto de suspension, porque en
efecto, la Base 5 dice: (lee la Base 5,) y yo me digo:
En circustancias excepcionales, cuando tal vez ni la
autoridad judicial se encuentra A mano, cuando no
es possible quizAs la comunicaci6n normal para
hacer entrega A la autoridad de un detenido, y
nosotros mismos liemos visto aqui casos en que tal
cosa ha sucedido, entonces el Poder Ejecutivo,
cuando tiene que detener a alguno que pueda
herirle, que pueda atacarlo, que pueda derrocarlo,
seg6u esta doctrine deber6 ponerlo en liberlad par
el solo echo de que en un brevisimo espacio de
tiempo, le es impossible cumplir esta Base? En cam-
bio la Base 25 prev6 el caso y fija un limited 6 indi-
ca el t6rmino normal de la detencion, sin dar cuenta
ai la antoridad judicial; impignese si se quiere ese
limited, redizcase, aum6ntese. Lo lgico es, que se
amplie el termino, puesto que las circunstancias
son tambi6n excepcionales, y por lo tanto, si en tiem-
pos normales, si en situaciones corrientes, nadie de-







DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 295


be ser entregado A la autoridad judicial dentro de
las veinticuatro horas, ampliense A dos, tres, cua-
tro, cinco dias, incluy&udolo en la Base 25, entire
las reglas especiales de la Ley de orden p6blico. La
B ise 6o esta enteramente couforme con la Base 5., los
mismos razonamnientos caben que respect de 6sta,
torque se trata del tiempo dentro del cual debe ele-
varse a prisi6n preventive la detenci6n. Deben ci-
tarse t imbien las inismas razones respecto 6 la Ba-
se 7', que dice: (lee la Base 7.). Esta tambiun senafla
tieimpo brevisimno de que eu circunstancias nornmales
es a veces dificil disponer: .c6tno es possible que se
pretenda quede fire este precepto legal en casos ex-
traordinarios? Y la Base 8a es semejaute por su indo-
le: ella determine un procedimiento sumario; la per-
sona detenida deberA ser puesta en libertad en deter-
minadus condiciones. EDo no es possible dentro de
las circunstancias excepcionales que supoie la Ba-
se 24. En camnbio manifiesto mi conforinidad en eli.
liniar la Base 11, y estees el objeto de una enmienda
queacaba de ser presentada. Daria lugarA un acto ver-
daderamente censurable que se ha repetido en la Isla
de Cuba, de una manera extraordinaria, la facultad
de supender las garantias de la Base 11, que es auto-
riz!ir para interceptor la correspondencia, para violar
su secret, comio lo han hecho las autoridades en dis-
lintas ocasiones, y pudiera temerse en lo future,
po-rqtie los liombres son los misinos en el fondo y sus
sentimientos iguales, para crear una situaci6n deter-
minada de antemano, para aportar elements de
pmrueba que no existian, para acumular datos debi-
dos i un puro invent, tal vez de los esbirros encar-
gadlos de una persecuci6n.
Y opino que la Base once continue siempre sien-
do fire, que no pueda suplirse, que no pueda en
manera alguna procederse A la ocupaci6n de docu-
mentos privados, que puedan ocuparse papeles al
realizarse uu registry, una detenci6n, pero que en
ninguna circunstancia se viole el secret de la co-
rrespondencia por el Poder Ejecutivo sino con suje-
ci6n 1 lo que fijen las leyes de la material 6 las
de orden p6blico, que muy bien pueden tratar dees-
te punto, establecer una norma de conduct, estable-
cer una regla, no dejar a la voluntad del Poder Eje-
cutivo el realizar este acto de investigaci6n dentro
de lo mAs intimo y sagrado que es la correspondencia
del hombre en la sociedad. Asi, pues, por todas estas
razones, yo propongo una sencilla enmienda A la
Base 24, cual es la de que no se aluda en ella a las
garantfas de la Base oncena, pero con esta ligera
enmienda, pido la aprobaci6n de la Base 24, tenien-
do en cuenta los seilores Delegados, para votar res-
pecto de ella, lo que las Bases 25 y 26 disponen, por-
que real y positivamente constitute una sola mate-
ria, y no es possible considerarla separada, sino har-
m6nicamente trabados los preceptos de la una con
la otra, formando un todo homog6neo, acabado y
perfect, en lo que cabe la perfecci6n en estas mate-
rias. He terminado.
El senior EUDALDO TAMAYO: Pido la palabra.
El senior PRhSIDENTE: El ee'for Eudaldo Talra-
yo tiene la palabra.
El senior EUDALDO TAMAYO: Lamento profunda-
mente que el Reglamento me impida recoger todas


las objeciones que ha opuesto A mi enmienda el se-
ilor Zayas, usaudo de la elocuencia y habilidad que
le son propias.
Cifi6ndome pues, a los limits de una rectificaci6n,
tengo necesidad absolute de- decirle al senior Zayas
que no me ha comprendido, no por defect suyo,
sino seguramente, porque mi explicaci6n no ha po-
dido estar A la altura de sn inteligencia.
El seilor Zayas se ha colocado en un terreno dis-
tinto del mio, y al oirlo recordaba yo las c6lebres
discusiones sostenidas en el Parlamento espafiol en-
tre un orador eminiite, nacido en nuestra patria,
y otro orador no menos grande, nacido en la patria
de Calder6n y de Cervantes; entire Labra y CAnovas
del Castillo.
Yo recuerdo que Cauovas, para coinbatir con
apariencias de 6xito, el discurso incontrovertible de
Labra, atribuia i 6ste ideas y conceptos que no ha.
bia emitido, y de ese modo le era ficil derribar lo
que 61 pintaba como un castillo formidable, y era
sGlo un fantasina forjado por su inaliciosa fantasia
y desvanecido, como una nubecilla sutil que hiere
los rayos del sol, por la 16gica inexorable del Dipu-
tado y Senador por Cuba, que restablecia la argu-
mentaci6u adulterada y dejaba desairado y maltre-
cho A su adversario.
El senior Zayas ha partido del equivocado con-
cepto de que yo iue opongo en absolute a que se
suspendanu las garantils constitucionales en todo
caso, y deutro de ese supuesto, ha versado su dis-
curso en defenlsa de la necesidad de esa media en
ciertas y determinadas circuustancias.
Pero yo, si bien he declarado que mis ideas son
contrarias a esa suspension, he dicho tamnbi6n que
venia d transigir con mis principios para contribuir
a la concordia y i la harinonia de todos los elemen-
tos de esta Caumara, de que aqui se ha hablado, en-
careciniidolas coiuo una necesidad absolute, y esa
transacci6n esta couteuida en mi enmnienda.
Yo acepto la suspension de algunas garantias
comprendidas en el Proyucto constitutional, pero no
de todas las contenidas en la Base 24. Mi disenti-
miento con el senior Zyas as de cantidad y no de
calidad.
Iueiga, pues, lo que el senior Zayas ha dicho so-
bre el fundamento racional de esa media, encomia-
da por 61 coino media de salud p6blica, en cuyo
nombre se han cometido tantrs crimenes en la his-
toria.
No existe en mi la inconsecuencia que me atribu-
ye mi distinguido compailero, porque permit la
suspension de la garantia cuarta y me opongo A la
de otras con las cuales guard perfect trabaz6n y
enlace.
La cuarta se refiere tan solo 6. la detencion quo
tiene character provisional, y coino por las siguientes
se establece que el detenido debe someterse a la ju-
risdicci6n ordinaria, se mantiene en pie el derecho
de habeas corpus, garantfa la inis important de la
libertad personal.
El senior Zayas se Ila extenlido en largas consi-
deraciones para demostrar (iue las Bases siguientes
A la de la suspension limitan grandomente esta me-






290 DIARTO DE SESIONES


dida y difficult in la aplicacion violenta6injustificada
de la misma.
No es ese tampoco el punto discutido por mi. Lo
que yo quiero es que se suspendan menos garantias
de las qne suspended la ComisiOn, y que por tanto,
diclhas limitaciones se refieran s6lo a las 6nicas que
deben ser objeto de esa suspension.
No olvide la CAwmara que se trata de un recurso
extraordinario que debe restringirse y economiizarse
muclio.
No se mantiene la paz y el orden en los pueblos
sino respetando su derccho y garantizando su liber-
tad.
Cuide la Constituyente de evitar que por ambi.
giiedades de lengunje queden esos sagrados intereses
A merced de las arbitrariedades del Poder, las cuales
podrian engendrar tristes y pavorosas catastrofes.
Evitemos A todo trance, que una guerra civil en-
sangriente nuestros campos, corone nuestras monta-
fias con guirnaldas de fuego y Ileve el infortunio y
la desesperaci6n al seno de la patria.
Esta solamente podrA ser grande y feliz, por el
respeto de sus gobernantes A la voluntad del pueblo
y por el amor del pueblo Lt la lihertad y i la jus-
ticia.
El refior ZAYAS: 1ido la palabra.
El sefor PRESIDFINTE: El senor Zayas tieno la
palabra.
El senior ZAYAS: Yo no croo haber atribuido al
senior Tamayo distintas ideas de las que 61 ha sus-
tentado, acaso las haya exagerado algo, pero no sE
si llegu6 a hacerlo, annque no tanto como suponer
distintas ideas de las que 41 ha snstentado, porque
en resume, 61 desea que el Poder limitara las fa-
cultades de suspender las garantias constitucionales
de unamanera tan extraordinaria, que entendia que
realmente ino existian garantfas ningunas para el
Podei, porque la Ley fundamental quedaria incum-
plida por la necesidad, 6 nmjor dicho, por la imposi -
bilidad de cumplirla dentro de las dificultadesy ex-
cepciones en que las garantias se suspended, y e:1
efecto, al hIacerlo asi me referia i esos articulos, 6
parrafos 5, 6, 7 y 8, cuya explicaci6d del derechode
suspender las garantfas que ellos establecen, pedfa
el senior Tamayo, dejando reducidas aquellas garan-
tfas que se pueden suspender A un nimero verda-
deramente umnimo, tan escaso, que sin la suspen-
si6n de estas otras, entiendo francamente que era lo
mismo que negarle el derecho de suspender las ga-
rantias al Estado. Por eso le atribui la intenci6n de
que el Estado no pudiera suspender las garantfas,
al obrar con esa facultad en legitima defense, y pre-
cisamente la palabra extranjero que 61 ha tenido
en sus labios fltimamente era de las que bullian
en mi mente cuando decii: ,el Estado necesita de
defensan y las instituciones fundamentals del pafs
tambien necesitan de defense.
El senior Tamayo se olvida nada menos de que
nuestra poblaci6n es heterog6nea y que frente
A esa poblaci6n existiinos genuinamente, cubanos,
un numero relativaimente corto, que somos un fac-
tor igual A los demlns sumandos que forman aqui
esa heterogeneidad, y I,sto no es un peligro gravfsi-
min ?,y esto no es motivo hastanto poderoso para queI


yo insist para que el Poder que aquf se constituya
tenga, no la manera de abusar del poder, sino la
nianera de defender las instituciones, que nosotros
queremos que se implanten sobre esta tierra? Pero
realmente temo que el Presidente ime llame al orden
y ceso en mi rectificaci6n.
El seenor EUDALDO TAMAYO: 1'or esa raz6n no ha-
blo yo para decir que el senior Zayas ha vuelto A in.
cur ir en lo misino que yo conbati anteriormente.
El senior PRESIDENTE: Se va A poner A votaci6n
la enmienda del sefor Eudaldo Tamayo; pero ad-
vierto que hay otra enmienda del sefor Zayas, de la
cual se va, inmediatamente despu6s, A tratar.
Efectlase la votaci6a y es desechada por 10 rotos con-
Ira 12.
El sefor PRESIDINTE: Se ponole votaci6n la en-
mienda del senior Zayas.
El senior ZAYAS: Pido la votacioi nominal.
Efectkase la volaci6?.
El Secretario senior VILLUENuDAs: Iau dicho (qu
si, los sefiores Jos6 Miguel G6mez, Monteagudo, Mo-

r6a, Robau, Cisneros, Silva, Quesuda, Rius Rivera,
Diego Tamayo, Sanguily, Rodriguez, Nifiez, Lacret,
Portuondo, Ferinadez de Castro, Quilez, Juan Gual-
berto 6inez, Eudaldo Tamayo, Manduley, Zayas,
Villuendas y Menlde Capote; y que n6, los sefiores:
Fortfun, Betancourt, Berriel, Bravo, (hiberga y Fe-
rrer.-Total 22 que si y 6 que no.
El senior PRESIDEINTE; Se pone 1i d(lissidjn la l.I-
se junto con la enmienda.
Nadie pide la palabra.
Se pone A votaci6u ordinaria.
Queda aceptada.
El selnor ZAA.\s: Lee (a LBise .J, qpe dice:
025
El territorio en que fueren sulpendidas las dichas
garantias se regirA durante la suspension por la ley
de orden piblico, dictada de antermano. Pero ni en
la ley de orden public, ni en otro lugar, se podrAn
suspender otras garantias que las ya expresadas en
la Base anterior. Tampoco podran declararse deli.
tos ni imponerse penalidades distiutas de las que
sefialen las leyes ponales anteriores a la suspension,
ni so autorizarA al Poder Ejecutivo para extrafiar 6
deportar A los ciudadanos, ni para lesterrarlos A
nis de veinte kilometros de su domicilio, ni para
detenerlos sin eutregarlos A la Autoridad Judicial,
por mhs de quince dias 6 mis de una vez duranto
la suspension de las garantias; ni para detenerlos en
otros lugares que len departamentos espeoiales-de
los establecimientos piblicos destinados A detenci6n
de procesados por delitos comunes."
A esta Base 1a Comisi6n ha aceptado una ennien
da del senior Diego Tamayo, de modo que dice
asi: Lee:
,A la Convencio Consloyednc:
El Delegado que suscribie, tione el honor de pro.
lonera la Convenlci6n, que en la IBase vig6sima
quinta de la Secci6n tercera del Proyecto de Bases
para .a Constituci6n, las palabras (voeinte kil6metros
d( sii donicilio ni pa'ra ld toeiirlos sino para entio-








DE L CONENCTN CUSTIT~hNT 29


garlos A la Autoridad Judicial por mis de quince
dias) se sustituyan por 6stas:
,Ciento veinte kil6metros de su domicilio, ni para
detenerlos sin entregarlos A la Autoridad Judicial
por mas de diez dias.,
Sal6n de Sosiones de la Conveiicin, Eiiero 30
do 1901.
Iiego Tatayo.,,
El senior PRESIDENTE: La variaci6n que se obser-
va obedece A la enmienda del senor Diego Tamayo,
aceptada por la Comisi6n, que ha modificado la dis
tancia de 25 kil6metros aumentandola :i 120, y los
15 dias los ha reducido A 10.
El sefior ZAYAS: Su enmienda (dirigi/ln(dose al se-
ior Die!o Tamayo) ha sido aceptala por la Comi-
si6n, que ha modificado los 20 kil6metros por 120 y
reducido A 10 los 15 dias.
El senior PRESIDENTE: Se pone A discusi6n la Ba-
se. Silencio. Se pone A votaciii en forma ordinarii.
Queda aceptada.
El senior ZAYAS: Lee la Base ;:i, qte dlicc:
A G
La suspension de las dichas garantfis, s6lo pod(lr
dictarse por medio de una ley, 6 cuando no estuviere
reunido el Congreso, por medio de un decreto del
President de la Repdblica; pero 6ste no podri de.
cretar la suspension ins de una vez en el period
comprendido entire dos legislatures del Congreso; ni
podra decretarla por mns de treinta di'is, 6 por tiem.
po indefinido, sin convocar en el mIisnmo decreto, al
Congress; y, en todo caso, habra d ddarle cuenta de
las suspensions que dictare, para que resue,\'a lo
que estime procedente."
No hay enmienda presentada.
El sefnor PRESIDENTE:: Se p)Oe A discusitl lia ILi-
se. ,No hay quien pida la palabra?' Sc poe ii vota-
ci6n ordinaria. Aprobada.
El senior ZAYAS: Sefior Presidelte, estaii pendlien-
tes las Bases 1P, 2a y 3' de la Secci6ii 7. A peticidn del
senior Giberga, les voy A dar lecture.
Dicen asi:

El Senado se compondrai de seis Senadores por
cada una de las seis Provincias en que se dividira el
territorio de la Repfiblica, elegidos para un period
de seis afios. La elecci6n se hara por un solo Colegio
electoral, compuesto de los miembros del Consejo
Provincial 6 igual uinmero de compromisarios de-
signados por los electores de la Provincia, en la for-
ma que determine la ley.,,


El Senado se renovara cada dos alios por terceras
parties ,

Para ser Senador se requerirali las condiciones si-
guientes: ser cubano native, 6 naturalizado con diez
anos de naturalizaci6n y residencia en el territorio
de la Rep6blica, contndos desde la naturalizaci6n;
haber cumplido treinta y cinco afnos de edad; y ha-
larse en el pleno gone do los dorechos civiles y po-
)lticos.,


hlay varias enmiendas, diez euiniendas, presenta-
ilas Ai la Base prinera, y son las siguientes: Las lee.
El senior FE1NANDEZ DE CASTRO, Retiro la mia,
seinor Presidente.
El senior DIEGO TAMAYO: Retiro la mia tambi6n.
El senior Monu DELGADO: Retiro la mia, senior
President.
El szior ZAyas: Queda una enmienda del senior
Cisneros; hay otra del senior Nifiez; otra de los se-
iores Quesada y Portuondo; otra del que habla;
otra inas de los seflores Quesada y Portuondo; otra
de los sefiores Aleman y Jos6 Miguel G6mez, y otra
del senior Cisneros.
El senior SANOUILY: Pido la palabra.
El senior PRESIDrNTE: La tiene el seflor San-
guily.
El senior SANsIhI.Y: Yo suplico al seinor Presi-
dlente que consulate A la Convenci6n, si lo cree ne-
cesario, 6 proceda por si mismo, A conceder diez 6
doce minutes dc receso para que los autores de las
citadas enmiendas se pongan de acuerdo, porque
hay puntos comunes en que de seguro lo estAn, a
fin de que, si fuera dable, no se discuta mAs que
una.
El sefior PRKIEIDENTE: Si los sefiores firmantes
estin conformes con la opinion del senior Sanguily,
se va A conceder el receso.
Sefiales afirmativas.
El senior PRESIDENTE: Se concede un receso de
doce minutes.
Transcurrido ese tiempo, continue la sesi6n.
El senior PRKSIDENTE: Sefor Ndfiez, ,usted re-
tira su einmienda?
El senior Nu\Ez: Si, senior Presidente.
El Secretario, senior Z YAS: Los seflores Alemain,
Quesada, Juan G. G6mez, Diego Tamayo y el que
habla, retiran sus enmiendas; en cambio presentan
una suscrita por ellos mismos, en sustituci6n de la
eninienda que retiran. Los sefiores Portuoudo y
Cisneros dejan las suyas. La del sefir Portuondo
dice asf: Lee:
"La elecci6n se harA por sufragio director y eni
nminero de cuatro por provincia.
Rafael 1. Portuondo."
La del senior Cisneros dice lo siguieute: Lee:
"A la Asamblea Constituyente:
El Delegado que suscribe pide que se reform la
Base 1. de la Secci61 s6ptima, en el orden si-
guieute:
El Senado se compondra de cuatro Senadores por
cada una de las seis provincial en que se dividirai
el territorio de la Repdblica, elegidos por un perio-
do de seis aflos. La election se hara por sufragio
director.
P. y L. Enero 29 de 1901.
Salvador Cisneros."
Y la del que habla y los sefiores Aleman, Que-
sada, Juan G. G6mez y Diego Tamayo, dice: Lee:
"A la Convenci6a:
1? El Senado se compondrA de cuatro Senadores


297


DF LA CONVENCION CuNSTITUYENTE







298 DIARIO DE SESIONES


por cada Provincia, elegidos por un period de ocho
afos y por una Junta electoral, compuesta de los
Consejeros y double n6mero de compromisarios ma-
yores de 25 ailos, vecinos de la Provincia y desig-
nados por los electores de la misma, en esta forma:
una mitad de dichos Comproinisarios han de ser
mayors contribuyentes, y la otra mitad, poseer la
capacidad que determine la Ley.
La elecci6n de los Compromisarios se harA cien
dias antes del que se fije para la de los Senadores.
2? El Senado se renovard por mitad cada cuatro
afnos.
Jose B. Alemdac.-Ja'n G. Gmuicz.- Gonzalo de
Quesada.-Alfredo Zayas.-Diego Tamayo."
El sefor PRESIDENTE: SO ponen A discusi61 las
eumiendas de los sefiores Portuondo y Cisneros, que
son las que mAs se separan de la Bise.
El senior CisNEnos: 4Me hace el favor de leer la
enmienda del senior Portuondo?
El senior ZayrLs lee de nuevq la cnniend- del seio,,)
Portuondo.
El sefor PORTUONDO: Pido la palabra p:ira de-
fender mi enmienda.
El senior PRESIDENTE: La tiene el Sr. Portuondo.
El senior PORTUONDO: Sefiores Delegados: me
veo obligado a confesar con enter franqueza, que
quiz6s hoy mas que nunca en mi vida lamento mi
insuficiencia para sostener debates, cuando ya de
autemano he llegado al couvencimiento de que no
he de poder triunfar, porque asi se ha manifestado
en la opinion casi undnime de la Asamblea; pero
entiendo que la misi6n del Diputado es venir I esta
Convenci6n luchar, para sostener aquello :- i
manden sus electores 6 le aconseje su conci(.,i
con 6 sin esperanzas de triunfo; aunque s61o s:
para que aquf resuene la protest.
Yo confieso tambi6n que desde este moment me
siento ya derrotado, porque he visto con extraor-
dinaria sorpresa c6mo elements radicales, que tie-
non programs politicos que han jurado sostener,
hayan podido aceptar ciertos errors, violando, (
mi juicio, las preceptos de su program y los corn
promises contraidos con el pueblo, quien tiene el
derecho indiscutible de exigir que se cumplan; y
me refiero precisamente a los sefiores que se sien-
tan en aquel lado, (Dirigigadose al freate) repre-
sentautes de las Villas y de uno de los primeros par-
tidos politicos de Cuba,que ha consignado en su pro-
grama la necesidad de que por el sufragio univer-
sal director, si elijan todos los organisms y todas
las corporaciones que han de regir el pais.
Yo lament no tener aqui el program politico
de las Villas, pero recuerdo bien que despu6s de
decir que habri una .Jamara de Representantes y
otra de Senadores, dice aproximadamente: el sufra-
gio universal serA la base para el nombramiento
de ellas, es decir, que esas CAmaras seran nonbra-
das por el sufragio universal. Y yo pregunto: 4se
cumple ese precepto al aceptar la enmienda que co.
mo transacci6u se ha presentado A la Mesa y de la
que acaba de dar lectura el seflor Secretario? Yo
s6 que se me va A decir que los Compromisarios, A
que esa enmienda se retiere, van a ser nombrados


por el pueblo; pero eso es adulterar lo que dice el
program; eso es buscar una elecci6n indirecta del
pueblo. Pero aquf se trata de una cuesti6n capi-
talisima, de una cuesti6n de fondo, y he de procu-
rar, en cuanto me sea dable, exponer mi criteria
sobre ella.
Yo s6 que va A decirse que el Senado debe ser
una Camara conservadora por excelencia; yo s6 lue
mis compafieros saben mejor que yo cu6l es el ori-
gen hist6rico del Senado, cuAl es el origen tradi-
cional del mismo; por eso no tengo necesidad de
recorder que el Senado de Europa es una Cinara
de transacci6n entire los derechos y privilegins del
clero y la nobleza y los derechos del pueblo; ese es
el camino que ha seguido el Estado en esas nacio.
nes, para llegar del poder absolute, del poder des-
p6tico, al powder del pueblo, que hoy es el c nico
poder aceptado por las naciones cultas, que es el
pr'ier de la democracia. Entre nosotros, y entire
ias Rtpdblicas americanas, en las cuales no hay tra-
diciones que respetar, en las que no hay ni clero ni
nobleza, y donde debe atenderse a los intereses y
aspiraciones legitimas del pueblo, el fin del Senado
es conservar, pero no conservar privilegios ni cas-
tas ni convertirse en CAnaras propias para hom-
bres de castas, sino en CrAmaras conservadoras del
criterio de la Ley. Yo sostengo que las CAmaras
Ilamadas Senados deben realizar un fin conserve
dor; pero el fin conservador que defiende el sistema;
democratic modern hace que sea el Senado no'
brado directamente por el pueblo, como dire>
mente por el pueblo sou nombrados los Represuii
tantes, y no podrd por esto decirse que es una sola
Camara, pues las leyes ser6n redactadas por una
CCAuara y pasarAn por una nueva deliberaci6n an-
t, la segunda; estableci6ndose entire ambas cierta
s;Aludable y natural rivalidad que lleva a cada una
a someter los proyectos de la otra a un maduro y
deteuido examen, que impedirA la precipitaci6o
de la primer, pero sin oponerse al paso del progre-
so. Conservar no quiere decir mantener lo exis--
teute por encima de today consideraci6n; conservar
en este caso, quiere decir renovar lo antiguo, adap-
tindolo A las necesidades del present. Si las CA-
maras de Representantes adoptaran una ley extraor-
dinariamente radical, que pudiera perturbar, que
pudiera ir mas allA de lo que la pdblica opinion
aconseja, el Senado, cuya misi6n es deliberar de
nuevo sobre es ley, teniendo en cuenta la precipi-
taci6u con que se hizo, tratarA de reformarla, para
evitar el perjuicio que pudiera causar. Eso es lo
inico a que puede tender la existencia de uu Sena-
do en la isla de Cuba, por lo mismo que es un pue-
blo nuevo que no tiene, afortunadamente, tradicio-
nes que respetar.
Por tanto, a mi juicio, la elecci6n debe serdirecta
para el Senado, comno In es direct para la CAmara
de Representantes. Yo recuerdo la elocuencia con
que anoche uno de los mAs distinguidos hombres
pdblicos de Cuba, nos deniostraba la capacidad del
obrero cubano para escoger acertadamente sus hom-
bres; cuando 61 hacia esas afirmaciones, en el rostro
de todos los Representautes se reflejaba el conven-
cimiento que tenian de su exactitud; y ipor qu6






1A LU UONVkNC16l4 CONSkikTUYZ4tk R


si anoche opinabais asi, por qu6 si se dijo que el
pueblo de Cuba tenia bastaute capacidad para es-
coger con acierto sus hombres, desde el Presidente
de la Repiblica, por qu6 vacilAis hoy? iPor qu6 lo
que era ayer una cosa fAcil ha de ser loy peligro-
sa? ,Es que con los problems varfan las condi-
ciones de esta sociedad? iVarian en su molo de
pensar los hombres hasta el punto de que los que
ayer votaron en pro del sufragio, les parezca mi
enmienda, hoy, inaceptable? La isla de Cuba va a
constituirse en Rep6blica democrAtica, y para los
senlores que eso suscribieron, esti corriendo grave
peligro de caer en manos del radicalismo, por vir-
tud de la enmienda que estoy defendiendo, porque
sostienen que si el pueblo es el que directamente
nombra su Senado, va A nombrar ihombres que den
al traste con la libertad y la felicidad de esta tierra.
Los que esto dicen hablan defendiendo, no al pue-
blo, sino 6 los iayores contribuyentes, al capital
frente A las classes proletarias, y se dice que el capi-
tal correrfa peligro si el pueblo nombrara direct.
mente el Senado; ;y se dice esto en este pals!, ;y se
dice que esto es possible en este pais! cuando todos
s;ilis que la ciudad de Nueva York, que consume
para ol sustento de sus moradores una cantidad (los
veces mayor de aquella A que asciende el comercio
de exportaci6n 6 importaci6n de la isla de Cuba,
en la 6poca de mayor florecimiento, y en donde los
capitals son, por su numero y cuantia, incompa-
rables con los de Cuba, pertenece al Estad de Nue-
va York, en el cual la elecciOn de Senadores se
hace directamente por el pueblo, y si en ese Esta-
do las elecciones del Senado se hacen directainen-
te por el pueblo, sin que corra peligro alguno ese
cuantioso capital, ipor qu6 ha de correrlo en Cuba?
,Acaso se cree que los ciudadanos del Estado de
New York tienen inms condiciones que los ciudada-
danos cubanos? No hay ning6u Delegado que se
atreva A hacer esa afirmaci6n. Y si es positive que en
muchos de los Estados de la Uni6n Americana, se
elige el Senado en- esa forma sin que de ello result
peligro alguno, no veo la raz6u que nos haga te-
mer en Cuba resultado distinto.
Pero voy A tratar tambi6n de otros detalles de la
enmienda. Los Senadores serdn elegidos por un
Colegio Electoral, compuesto de los Delegados de
las Asambleas Provinciales y de double numero de
compromisarios de aquellos que former las Asam.
bleas.
Eutiendase bien, double nimero de compromisa-
rios de aquelios que forman la Asamblea, pero esos
compromiisarios habrAn de dividirse en dos grupos,
cada uno de los cuales serA igual en ndmnro a la
Asamblea provincial; unos serAn mayores con-
tribuyentes y otros capacidades; es decir, la Asam-
blea provincial, nombrada por los electores todos de
las provincial, incluso los ricos, A los cuales no ne-
gamos el voto, y las capacidades, los cuales unidos
al pueblo de la provincia, habrAn designado un
ndmero de representantes, que se llamaran Con-
sejeros provinciales, y despu6s el pueblo va a de-
signar dentro de aquellas classes acomodades, dentro
de aquellas capacidades, un numero igual, de donde
resultarA que de cada tres votos que obtenga un


Senador, uuo solo vendr! del pueblo, los otros ven-
drAn de capacidades y mayors contribuyentes, y
ada de los primeros vendrAn de un modo indirecto,
porque ya dije antes que los Consejerosprovinciales
serian nombrados conjuntamente por capitalistas,
capacidades y classes del pueblo. De manera que
vendra 6 ser en una sexta part la intervenci6n que
el pueblo habrA tenido en la designaci6n de Sena-
dores. iY que va 6 hacer el Senado? Una de las
atribuciones privaivavs es nada menos que la de
juzgar al Presidente de la Rep6blica, al primer
Magistrado de la Naci6n. ,Sab6is acaso quienes son
los primeros contribuyentes de Cuba? El Congreso
dira quienes son los primeros contribuyentes, y
fijarA un lirnite dentro del cual habran ds escojerse
los compromisarios, y jsab6is en quienes habran de
recaer estos nombramientos? En espafoles, en ex-
'ranjeros naturalizados; porque ellos constituyen la
n.yoir parte de nuestra riqueza por desgracia, ya
qa'; mayoria de los cubanos por su gloria, pero
tai:,ben por su desgracia, estAn hoy en la miseria.
,Plermitir6nmos nosotros que esto result aqui? Cuan-
(do esto result, nuestro Presidente, la personifica-
cion de la Naci6n Cubana, serA juzgado, por los
espafloles que en Cuba viven. Cuando esto result,
entonces no serA Cuba administrada por los cubanos,
sino que la habremos arrancado de Espafa para
entregarla de nuevo A los espafioles residents,
quienes fueron en su mayor part, sostenedores y
quizAs inspiradores de la tirania espafiola.
El senior PRESIDENTE: Llamo la atenci6n dcl se-
lior Portuondo, que la eumienda A que se refiere
re no esta puosta A discusi6n, sino la prsebutada
i.)rr usted y la del senior Cisunros; y yo entiendo
que el eflior Portuondo se salede la cuesti6n, dis-
cutiendo una enmienda que todavia no se ha pre-
sentado.
El senoir PORTUONDO: Es costumbre que las en-
miendas se pougan A discusi6n conjuntamente, y yo,
apoyAndome en esa costumbre, tengo el derecho......
El sefor PRESIDENTE: Sefior Portuondo: lo llamo
A used por primera vez al orden.
El senior PORTUONDO: Pero seflor Presidente, yo
tengo el derecho de defender mi enmienda, bas6n-
dome......
El senior PRESIDENTE: Senor Portuondo: llamo A
used por segunda vez al orden.
El senior PorTUONDo: El sefor Presidente no tie-
ue el derecho de amordazar mi voz; yo tengo el de-
recho de defender mi tesis con todos los arguments,
haciendo todas las hip6tesis que crea posibles, y
aqui viene bien aquel ap6strofe de Temistocles: "Pe-
ga, pero escucha."
El senior PRESIDENTE: Sefnor Portuondo: razone
sobre su enmienda, no discuta sobre una enmienda
que aun no se ha presentado, porque me ver6 en el
caso de hacer uso de la facultad que me concede el
Reglamento, retirAndole el uso de la palabra.
El senior PORTUONDO: La verdadera democracia
nos impose A todos el deber de que los Senadores
seau nombrados directamente por el pueblo, y yo no
veo que en esto haya peligro; despues de aceptado
el sufragio universal, despues de aceptado que los
Representantes han de ser nombrados directamente






300 IiIARiO bk skSIoNI


por el pueblo, despu6s del argument de prueba, de
que se practice en los cuarenta Estados de la Uni6n
Americana, no veo que haya raz6n alguna que pue-
da oponerse A que la elecci6n del Senado se haga
directamente; pero argumentando dentro de mi de-
recho como defensor de una tesis contra la cual pu-
dieran aducirse arguments, tengo el derecho de
llamar la ateuci6n de la Asamblea, que no puede
aceptar en manera alguna que se quiera destruir mi
afirmaci6n diciendo que ha de dar mejor resultado
el Senado nombrado por compromisarios. Yo no lo
entiendo asi, no creo que diera resultados mils frine-
tiferos, porque se trata precisamente de nombrar
aquellos hombres que se screen inis eminentes, que
se creen con mis capacidad; pues bien screen los se-
fiores Delegados que los mIs iguorantes de nuestros
campos eu sus respectivas provincias, no han oido
hablar nunca de los hombres mts eminentes de ella?
/,No saben los Representantes que en la Isla enter
no se encontraria un hombre que ignorase el nomn-
bre de un Mas6 6 de un Montoro? Y noquierocitar
el nombre de algunos Representantes, tambiEn co-
nocidos en toda la Isla porque sus m6ritos y virtudes
los hacen sobresalir por encima de towlos los demais
cubanos, por no herir su modestia.
En el pueblo no hay ninguna raz6n parn que lo
induzcan a escoger lhombres ineptos cuando pueC-
de escoger los mas eminentes, y no hay raz6in pari
suponer que haga lo contrario. Pero en cambio, si
se hace por medio de compromisarios, sefiores De-
legados, los que vengan en representaci6n del capi-
tal, buscarAn hombres que defiendan el capital; yo
no quiero ofender A todos los compromisarios que
Cuba pueda nombrar; pero afirmo que torque asi


Ps la. naturaleza humana, el capitalist procurara
que el Senador sea otro capitalist, y se dard el caso,
teniendo una CAlmara de Representantes elegida
directamente por el pueblo y dada la pugna que
siempre ha existido entire el capital y el trabajo, que
en cuestiones de urgent resoluci6n que se refieran
al bienestar, al interns public, no Ileguen a ponerse
de acuerdo, manteni6ndose en una situaci6n ti-
rante.........
El seflor PRESIDENTE: Sefior Portuondo: ,le falta
much de su discurso? porque van a terminal las
horas reglamentarias ........
El senior PORTUO()N: Esa es una cosa dificil do
decir.........
El senor PRESIDENTE: HAgame el favor de con-
testarme concretamente.
El sefior PORTUUNDO: Seinor Presidente: yo no
puedo decir si me-falta muclo 6.........
El senior PRESIDENTE: Pues se levanta la sesi6n y
continuara la discusi6n pendiente, continuando en
el uso de la palabra el senior Portuondo.
El senior Rrus RIVR.A: Pido que se prorrogue la
sesi6n.
El senor PRESIDENTE: Esto es impossible, hay otra
sesi6n i la noche. Estt consumiendo su turn el
sfeor Portuondo, empieza alora el debate. Seflor
Portuondo, ile falta ucliho de su discurso?
El senor PORTUONDO: Es un poco dificil de con-
testar, senior Presidente; pero creo que algo igual en
,-xtensi6n, A lo dicho.
El senior PRESIDENT'I': Se levalnta la sesi6n; 6i la
noche coitinuara el senior Portuondo en el uso de
la pila1bra.
(Eran las cinro y mediaa)






J1ABANA 3L D& LNERO DE 190[.-NUMILRO 21.


DIARIO DE SESIONES
---_--~I .. ---



SESION NOCTURNA DEL 30 DE ENERO DE 1901





Se abre la sesi6n.
Se aprueba el acta de la anterior.
Continia la discusi6n sobre las enmiendas presentadas A la Base la. de la Seceidn s6ptimal
Desechadas las de los Sres. Portuoudo y Cisneros es aprobada la de los Sres. Alemni, G6Oiez, J. W.,
Quesada, Zayas y Tamayo, I).
Se pone a discusi6n la Base 2a. la cual es sustituida per una einienda del Sr. Quesada y otros y re-
sulta aprobada.
Es aprobada, con una enmienda del Sr. Cisneros, la Base 3a.
Se pspone la discusi6n del inciso 7? de la Base 4a.
Se lee la Base la.lde lajSecci6n octava, d la cual present una enmienda el Sr. Fernandez de Castro
(lIue es desechada, quedando aprobada aquella.
Se lee el inciso 12, de la Base 3a., de la S--cci6n idcinma, cuya discnsion so propone.
Se aprueban las Bases 4, 5 y 6 de la misma Secci6n.
Es desechada una enmienda del Sr. Sanguily, a la Base la. de la Secci6n 11, y aprobada la Base.
Se pone a dicusi6n la Bame 2? con las enmiiendas presentadas por los Sres. Castro y Bravo, y babiendo
aceptado la Convenci6n cuatro enmieudas de este, se pone A votaci6n la Base y es aprobada, siendo dese.
chada la enmienda del Sr. Castro.
Es aprobada la Base 3W
La Base 4a es susticuida por una elnmienda del Sr. Bravo, que.acepta la Comisi6n y cs aprobada por la
Convencidn.
Se suspended la session.


El senior PRESIDENTE: Se abre la sesi6n. Eran las
S y 25 minulos.
El Secretario, seelor i'll uendas, Ice el acta de la sesi~n
anterior.
El senior PRESIDENTE: ~Se aprueba el acta?... Que-
da'irobada. Tiene la palabra el sefi)r Portuouido
en pro de-la-eumienda presentalda por 61 y el senior
Cisneros.
El senior PoKTUONIO: Scifores: Creo que, al termi-
nar las horas reglamentarias, me habfa referido al
argument.) usado por los que pueden llamarse con-
servadores, sosteniendo la necesidad de quo el
Senado nazca, por decirlo asi, de castas, hafi6udole
de ese modo por la naturaleza de su origen esencial-
mente conservator, para ponerle frente A aquella
("iAmara nacida de la resultaute de tod;s las fuerzas
sociales, que se ha llamado Cmnara de Represen tan-
tes; porque losque asi razonah entienden que, ademis
de la influencia que por sf mismo tiene el capital,
era necesario darle en una de las dos CAinaras, de
igual facultad en material legislative y precisamente
en la queademAi tiene atribuciones privativas, seila-
lada preponderacia; y yo, que si de algo me precio
es de ser consecuente con mis principios democrALi-
cos, sostenfa la necesidad de que, asi la una como la


otra Camara, fueranla verdadera y genuine resultan-
cia de todas las fuerzas vivas del pais, entire las cua-
les querian, no s6 por qu6, est tblecer diferencia y
privilegios. Yo si creo que el Seuado debe ser cons-
tiuido de tal nanera p,)r los honmbres que lo for-
men, que resulte- en cierto modo una especie de
supervisor, usa especie de revisor, examinador so-
lemne de los actos de la Camara de Representantes,
y al misno tiempo conservador en el verdadero
sentido de la palabra, para que en nuestra Cuba, en
la situaci6n especial que atravesamnos, sea nu ver-
dalero guardiAu, un celoso conservador de los
triunfos de la Revoluci6n cubana y del principio
sagrado de nuestra independeucia.
Y yo entiendo que con la forma que yo propiongo
se puede lograr este resultado, inico A que debemos
aspirar los que nos Ilamamos dem6cratas y libera-
les, y A mi juicio, los que son previsores y amantes
de nuestros principios. Y para que esto se vea, bas-
tara decir lo siguiente: las leyes han de hacerse
,por la iniciativa de una de las dos Camaras; pero
una sola de ellas no puede hacer Ley, se necesita el
concurs de ambas, necesita la CAmara de Repre-
sentantes del Seuado, y 6ste de aqu6ila, ya que am-
bas tienen la misma potestad legislative en la Cons-






2a 1b4.hju Pi t XIQNE


tituci6n que vamos a adoptar.-Los sefiores que
ayer se entusiasmaban escuchando los arguments
del senior Sanguily, muy elocuentemente expuestos
y de una mauera brillante, comi lo hace 61 siempre,
defendiendo el sufragio universal, los sefores que
se entusiasmaban con el fondo de ese razonamiento
era porque eso complacia, satisfacfa su sentimiento,
sentimiento nacido adem.s de las convicciones que
mediante el studio y la observaci6u han llegado a
adquirir. Yo pido solamente A esos sefiores partida-
rios del sufragio universal, que piensen por qu6 creen
beneficioso y saludable su implantaci6n en el pais;
y entonces, sin ningun g6nero de dudas, ellos esta-
r6n A mi lado en el moment de la votaci6a. Por-
que, sefiores, el Senado, lo mismo que la Caimara,
va A legislar regulando 6 imponiendoobligacionesy
deberes, y hemos consignado de antemano en la
Constituci6n, en la Base 3. de la Secci6n segun-
da, el deber de todo cubano de servir A su pais con
las armas en la mano, segGn la forma y casos que
determine la Ley, asi come el de contribuir a los gas-
tos pfblicos, tambi6u en la forma que impongan las
leyes; de manera, seflores, que al mismo tiempo que
se le va a imponer al pueblo el deber de sacrificarse
y morir en defense de la Patria, de mauera, sefiores,
que al mismo tiempo que se le va a imponer
el deber de contribuir a los gastos nacionales jse
le va 6 negar el derecho que tiene de elegir di-
rectamente el Senado? Eu las frmnulas conservado-
ras que se proponen, y en las cuales se obliga al
pueblo A elegir entire dos castas, se vulaera el prin-
cipio fundamental del sufragio universal. 4Es el
pueblo apto para noinbrar a sus representantes 6 no
lo es? Si el pueblo tiene aptitud para nombrar la
CAmara de Representantes, la misma aptitud en
ese case debia reconocersele para el Senado, que tiene
tambi6n la misma fuuci6n legislative; pero es que
una cosa es lo que se dice y otra cosa es lo que real-
mente se siente. Aqui hay positivamente miedo al
sufragio universal; aqui no hay en esta Asamblea
el convencimiento intimo y profundo de que el
pueblo do Cuba sepa responder siempre y en todos
los casos A las necesidades del gobierno de su pais.
So le cree capacitado para nombrar directameute
a los Representantes: 4por qu6, pues, en ese caso, no
ha de reconoc6rsele la misma capacidad para nom-
brar del mismo modo A los Senadores? Es curioso
que se preteuda nonbrar Alos Representantes de una
manera diferente, es curioso que se le diga al pueblo;
te hemos dado el sufragio universal, todo cjbano
mayor de veintidn ailos tiene derecho de ejercetar
todos los derechos que la Constituci6n concede; pero
cuando va A ejorcitar ese derecho, cuando va A de-
siguar a los que hau de former los organismos que
hau do regirle, entouces se le dice: ti puedes nombrar
6 6stos, pero, respect a estos otros, ni td ni los
tuyos tienen capacidad para hacerlo, td debes limi-
tar tu voluntad A escoger dentro de determinado
grupo 6 hombres que A su vez escogeran los que les
parezcan; viniendo nosotros A demostrar con esto,
que no queremos el sufragio universal. El sufragio
universal ha de ser una verdad, y para que sea una
verdad ha de tener el pueblo el derecho de nombrar
tanto 6 los Representantes como A los Senadores; pero


si en alguna CAinara es necesario que la corriente
de la opinion p6blica se manifieste, es en el Senado,
por las facultades privativas que le hab6is dado en
la Constituci6n; hab6is sostenido que el Senado tie-
ne la facultad de juzgar al Presidente de la Repi-
ca, (y de eso me ocup6 esta tarde); hab6is acordado
que harA los nombramieutos del Tribunal Supremo,
previa propuesta del Presidente y que del mismo
nodo, nombrara los representantes diplomaticos y
ageites consulares. Si alguna cosa est. aqui en peli-
gro, es la independencia de este pueblo; A ello debr--
mos oponeruos, y la nuica manera de evitarlo es
dejando al pueblo que design A aquellos hombres
en los cuales tieue absolute contianza, para que no
result despu6s que el Tribunal Supreno de Justi-
cia, por ejemplo, la primer Autoridad judicial, sea
un cuerpo politico, siendo asi que ella debe ser la
quo resolverA de la validez 6 constitucionalidad de
las leyes. iQu6 confianza tendr' el pueblo en un
tribunal nombrado por un cuerpo que no es la ver-
dadera expresi6n de la voluntad snya, sino que
surge de determinadogrupo?
Pero hay una cosa mas grave: al Senado se le
concede la facultad especial de designer los repre-
sentantes diplomaticos y agents consulares, y re-
cordando lo dicho aqui esta tarde, la posibilidad de
que se exigiera que los Compromisarios fueran ma-
yores contribuyentes y que, por consiguiente, no
serian cubanos, sino en su mayor parte extranjeros,
yo pregunto: ipodriamos tener verdadera conflanza
en iudividuos nombrados por una CAmara que no
es genuine y verdaderamente cubana? 4Podremos
tener confianza plena en esos hombres, en ese Sena-
do elegido en esa forma? iPodrA tener nadie en el
mundo, cuando se trata de los intereses nacionales,
mis confianza en el extraujero naturalizado que la
que se tiene en el native? Vosotros no pod6is res-
ponder lo contrario, porque todos pensAis lo mi, mo
que yo, y por eso exijo que el Senado sea cubano, y
por eso exijo que ese Senado sea iombrado por el
pueblo: que sea un verdadero exponente de la v lnu-
tad naclonal, que est6 perfect nente unido 6 61, para
que tamnbi6n entonces el pueblo sepa cumplir cuan-
to le manden, legado el caso; 4y qu6 cosa puede exi-
girsele, llegado el caso? .... pues nada menos que
la vida, porque el Senado va A legislar respect de
los servicios militares, y yo pregunto i,es siquiera
honrado por nuestra paite, dejar que una Ley que
ha de regular el servicio de las armas, el mis one-
roso, siquiera sea el mis noble de todos los servicios,
quede subordinada al criterio de una Camara, en la
coal estarAu principalmente representadas las castas
privilegiadas del pais? ,No correremos el peligro de
que al hacer esa Ley, acordAndose los capitalists de
sus hijos, liagan que vayan A las trincheras los hijos
de los pobres, y no los suyos? Y si ese peligro se co-
rre, si respondiendo A un estimulo natural pueden
hacbr una Ley de reclutamiento y organizaci6n mi-
litar en beneficio de castas y en contra de la mayoria
del pais, ,nos llamariamos dem6cratas si consignA-
ramos algo que autorizara semejante atropello 6 la
igualdad de los hombres? Sefores Delegados, yo no
creo que nosotros debemos temerle al pueblo, sino
creo, por el contrario, que debemos temerle al Poder,






DE LA CONVINCION CONSTITUYENTE 303


y que todos estais conformes conmigo en esto, lo de-
muestra el titulo que se refiere A los derechos garan-
tizados por la Constituci6n, en el cual no os hab6is
limitado A enumerar los principles derechos indi-
viduales, sino que a moci6n de uu distinguido de-
m6crata, el senior Tamayo, habeis consignado en
una como sfntesis supletoria todos los derechos alli
no expresamente enumerados. 4Qu6 significa esa
moci6n del senior Tamayo? iPor qu6 hab6is votado
esa moci6o? Sigiifica que vosotr s quer6is darle al
pueblo el mayor n6mero de inmunidides, fiente a
los poderes, frente al Estado, porque vosotros prefe-
ris que la presi6u se ejerza de abajo arriba que de
arriba abajo; y si eso lo consignAis de manera tan
explicit, respect a los derechos del ciudadano, y
respect A los derechos del hombre, ,c6mo hab6is de
subordinar unode estos derechos A uno de los orga-
uismos que precisamneute estAn meuos en contact
con el pueblo?
Pero hay otras atribuciones privativas del Senado:
el podra juzgar A los Gobernadores de las provin-
cias, y en armouia con ese precepto, y re'pondiendo
al plan general de la Comisi6n del Proyecto de Bases,
que en la clausula 12 dice que seran atribucioncs
del Congr(so, entire otras, "establecer el r6gi men elec-
toral para las elecciones del Congreso, de los Gober-
nadores de las provincias y de las Corporaciones
provinciales y municipalss; va A darse el caso an6-
inal-4 irritate de un Gobernador nombrado direc-
tamente por el pueblo, nombrado por el pueblo en
el verdadero sentido de la palabra, es decir, por el
conjunto de todos los ciudadanos, sepan 6 no leer y
escribir, sean 6 no sabios y sean 6 no ricos, y que
represent por tanto la resultancia de esa opinion
general, va A ser juzgado politicamente por una
Camara, que s6lo represent al capital y al grupo
intellectual, frente a la masa general del pais.
Por otra parte, ,no se corre el grave peligro de
que dos CAmaras de tan distintas tendencies y ori-
gen no lleguen A un acuerdo? ,No se corre el riesgo
de que esa CAmara unida al Ejecutivo pueda inutili-
zar los esfuerzos de la CAmara baja, y puedan ai61
tiranizar A nuestro pueblo? Porque con esa relaci6n
que el Ejecutivo y el Senado han de guardar necesa-
riamente, ya que todos los nombramientos que haga
aqu6l necesitan de la aprobaci6n del Senado, si 6ste
no accediere se crea un conflict, por lo que, el Pre-
sidente se unirA al Senado, que es ademis quien ha
de juzgarlo.
Por la misma raz6n, vosotros que tanto defend6is
las provincias, vosotros que tanto defendeis su inde-
pendencia y autonomuia, ved el peligro que se corre
teniendo un Senado nombrado exclusivamente por
las classes conservadoras del pais, ved el peligro que
se corre de que sean juzgados por ese Senado los
Gobernadores que hab6is nombrado por el sufragio
universal, ved de qu6 manera puede llegar A desa-
parecer vuestra organizaci6n provincial, por medio
de leyes restrictivas, ved de qu6 manera puede con-
denarse el regimen provincial y municipal,siguien-
do ese criterio.
No he de terminar sin antes decir que no estamos
haciendo una Constituci6n europea, que no estamos
hacienda una Constituci6n en el siglo XIX, que te-


nemos ejemplos de las Constituciones que se han
ido sucesivamente hacienda en el siglo pasado en
Am6rica; la de los Estados de la Uni6u Americana,
la del Brasil, por ejemplo, en que la elecci6n del
Senado es direct y por el sufragio universal, A las
cuales debelnos imitar, y ademns que no debemos
olvidar las conquistas del derecho y de la democra-
cia obtenidas en el siglo XIX. y que una Rep6blica
que va a nacer en el siglo XX no debe tener el su-
frngio mas 6 menos restringido, sino que debe con-
sagrar abiertamente los principios de la mins pura
democracia.
AdemAs, existed un gran peligro para la Naci6n
eligiendo el Senado por el medio que aqui se pre-
tende, y ese peligro es que las classes mercantiles,
las que ban de influir decisivamente en la elecci6n
de los miembros de la alta Cimara, han de buscar
necesariamente todas las conveniencias, y no hay
quien nos diga que esas classes conservadoras del pais
formadas en su mayor part por naturalizados, mi-
ren mils los intereses de esta tierra que los de la suya
propia, porque eso no es verdad, ni que favorecer.n
las ideas del pais, eso tampoco es verdad. Antes de
la Revoluci6u existian en Cuba unos 90.000 espa-
fioles que tenian sus intereses aqui, que en su in-
mensa mayoria tenfan sus afecciones en el pais, y
sin embargo, siempre que pudo haber conflicts eco-
n6micos entire los intereses mercantile de Cuba y
Espafia, aquellos hombres en contra de sus intereses
econ6micos, en contra de sus propias afecciones,
votal;an siempre del lado de Espafia y en contra de
los intereses de Cuba. Ese peligro subsiste boy, no
es possible que los hombrts varien, que cambien por
complete su naturaleza, porque el dia que vean en
peligro la riqueza de su patria, el dia que vean en
peligro la tranquilidad de su patria, entonces, acor-
di6ndose del lugar de su nacimiento, olvidaran cuan-
to deben a este pueblo, se olvidarAn de sus propios
intereses y del puesto que desempefian, porque, tal
vez, honradamente, crean, que es un deber de hom-
bres nacidos en tierra extrafia, ponerse, en esos ca-
sos, al lado de sus hermanos, de los que alli nacie-
ron.
El senior ALEMAN: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el sefor Alemt n.
El senor ALEMAN: Sefiores Deltgados: habr6 de
ser muy breve.
Cuando aquel famoso republican que fu6 de los
girondinos sintesis de la virtud y el patriotism,
segun la frase grAfica del publicist espafiol senior
Moya, y a quien la famosa madama Roland llhg6 A
concederle today la capacidad political de Scipi6n
y toda la moral austera de S6crates; cuando Buzot,
que es 6 quien me refiero, andaba huyendo fugitive
y triste por los campos que le sirvieron de hogar,
t6mulo y tumba, los campos ensangrentados de la
Gironda inmortal; al euterarse del sacrificio llorado
del excelso Vergniaud, cu6ntase que hubo de decir
a sus compafieros de desgracia: no es Robespierre,
no, quien mata A nuestros amigos, noes Robespierre
tampoco quien nos mata 6 nosotros; lo que nos mata
es la misma Francia, que no tiene mas que una Ca-
mara, y que frente A esa Cimara no tiene otra que
la refrene, que morigere sus ardores, que contenga






304 DIARIO DE SESIONES


sus pasiones y arrebatos. Y asi yo ahota, eu nombre
de mis compaiieros de las Villas y en el mfo propio;
per la dignidad political de nosotros mismos, hIerida
esta tarde pir el estimado compaiero senior Por.
tuondo, me levanto liara recoger sus frases acaso
agresivas, pero segura y completamente injustas.
Yo me levanto para decir que sin andar fugitive
coiuo Buzot, sin tender la moralidad austera de S6-
crates ni la sagacidad de Scipi6n, ni ninguua gran
virtud, y sin tener la inteligencia political de ninguuo
dil ellos; sili tener ningnua do esas condiciones; pero
cocontrAnidome mny seguro en esta CAmara com-
puesta de hoinbresjuiciosos y rer!exivos, tiny seguro
a pesar de las iras que contra nosotros levanta
mi dignocoinpaiiero, me levanto, repito, para decirle:
No son los republicans de lasVillas,no son las Villas
por medio de sus Delegados, las que pueden quitar
A S. S. el legitimo deseo, el afAn qub tiene de ver
bautizada su criatura, que concibi6 en momemntos de
ofuscaci6n 6 de delirios demag6gicos; no son las
Villas, querido sefor Portuondo; es S. S. misma
quien entierra su moei6n, asi por la agresi6n usada
con sus companieros que tanto le apreciamos y reco-
nocemos su patriotism, como por el cargo inisnmo
que nos lanza de inconsecuentes. La inconsecuencia
no la conocenos nosotros ni merecemos tampoco
lecciones de consecuencia, de nadie. Consecuentes
soinos con nuestros principios politicos, con nuestros
sentimieutos democraticos, y eso lo probamos ayer,
siendo precisamente los hombres de las Villas los
primeros que firmaron la mocion inta pidiendo el
sufragio universal.
El senior Portuondo dice que heros faltado 6
nuestro program, que hemos faltado al program
de las Villas; que hemos faltado a nuestro programin
porque ese programna si lice que el Senado habra de
elegirse por medio del sufragio universal. iQu6 error
tan grande! Precisaminte ,nis diguos conpafieros
los Delegados de las Villas que aqui se sientan 6
mi lado (y yo cmn ellos por un honor inmerecido)
figuramos fi rn ildoese program, y la primer firma
es la mia, acasi por excess de bondad de mis coin-
provincianos. Y habiendo sido yo el ponuete do la
parte political de ese program, digo y afirmi' que
no es rigurosamente exacto lo manifestado por el
seflor Portuondo. Nosotros no hemos faltado A nues-
tro program; no lieinos sido incoiisecuentes. Hlenos
de recorder al sefior Poreuondo que de seguro, como
dijo no tiiee A la vista 6 no conoce bien el program
de las Villas, que nuestro procrama mantenido poi
nosotros dice asi: "RadicarA el Poder legislative ea
dos Camaras: uia Camara represents ir at pueblo y
otra CAmara representarA a las provincial, siendo
elegidas las dos por el sufragio universal." Dice eso;
pero no dice, sailor Portuondo, que ha de ser por
sufragio universal director en primer grado; lo que
equivale A decir que puede ser, como es, por sufragio
universal en segundo grado.
Ese problema planteado por el senior Portuoudo
fu6 el problema que se planted en nuestra Conven-
ci6n de las Villas, que yo tuve el honor de presidir,
inmerecidamente tambi6n, y que hubimos de resul-
verlo con arreglo A lo que nosotros creimos entouces
(',nveniente, que Ps 1o inismo quesostengo. Si no0o-


tros damos A esa Cmnara representaci6n distinta,
,c6mo quiere el senior Portuondo que las dos CAma-
ras, siendo de distinta representaci6n, no tengan
diferencia substantial en el procedi miento 6 forma
para elegirlas? Ambas tieneu uu fin couinu, es cierto,
y ese fin es la representaci6o del Poder legislative.
Ambas nacen de grigen comiu, tambinu es cierto, y
ese origen es el sufragio universal; poro dentro de
ese origen coming del sufragio universal, nosotros
establecemos en el procedimiento de la elecci6n
dos grades: el primero, el director, para la Camara
popular, representante de los intereses del indivi-
dualismo, del individuo en la sociedad, y el segun-
do para la otra C6mara, el Senado, que es la C6mara
reguladora, Camara, come ha dicho el senior Por-
tuoudo, conservadora, y yo no le tengo miedo A
la frase, porque no soy tampoco jacobino, y much
menos jacobino rattle; Cimara 6 Senado que re-
presenta los interests, los elements sociales que
son permauentes y han de tener alguna garantia, y
esa garantia para nosotros no es otra que la elecci6n
por comnpromisarios en condiciones especiales.
Decia el s for Portuondo, como un gran argu-
mento, que siendo una la representaci6n national,
debia ser uno mismo el origen de las dos Cmnaras, la
fuente de ambas; pero tenga en cuenta el seflor Por-
tuondo que, aun cuando tongan como deben tener
origen distinto en la forima de elecci6n, no hacen dos
leyes, sino una misma ley, y asf como la soberania
national no es mIs que una, tambi6n es una sola la
ley heclia por la iniciativa de cualquiera de las dos
Camaras; pero de fijo, para ser ley, votada por am-
bas.
Las dos Cimaras Legislativas siendo de represen-
taci6n distinta, claro es que deben tener procedi-
mientos distintos de elecci6n, aunque con el origen
coin del sufragio universal. Divididas, garantizan
mejor los derechos del ciudadano, son obstAculo al
dc lirio de legislar y son uni freno contra el Poder
Ejecuti vo.
Confundir la soberania cot los representantes de
la soberania y at pueblo con sus delegados, expli-
caria la existencia de una sola C.imara, y si luego
la dejamos A su propio impulse, habremos eudere-
zado su march por el camino de los desaciertos.
Lejos de hacerla soberana, la habremos hecho sober-
Iia; lejos de hacerla independiente, la habremos
lihcho esclava de las pasiones. No la habremos
puesto fuera del alcance del Ejecutivo, sino sobre 61,
y de defensor d('l pueblo, la habremos echo su
amo y su tirano. Valicnte democracia y valiente
amor, el falso amor que asi se siente por lo que se
viene aqui llamaudoel pueblo, que es s6lo una parte
de este pueblo.
Pero si en vet de una CAmara soberbia hacemos
dos, con el misno origen: el sufragio universal, y
dos procedimientos: elecci6n de 19 y 20 grades re-
presentando, como antes dije, una al element pue-
blo, y la otra los intereses sociales de mras duraci6n,
porque al lin el hombre es mortal y la sociedad vive
indefinida 6 iufinitamente, sin ser r6nora la una de
l: otra, haibrncmos harmonizado los poderes piblicos,
encerraudo al Poder Legislativo dentro ld sius lini-
to, raz nnhbles,






DE LA CONVENCION CON9TITUYENTE 365


La existencia de las dos Cainaras no obedece i
dar representaci6n A la aristocracia del dinero; lt
que hace es, la superior, impedir el ejemplo de la
Convenci6n francesa, si sublime por lo que al pro-
greso human ha dejado, horrible tambien, por la
tiranfa de eso que el sefor Portuondo defiendo A su
modo: de la demagogic; y eso no es democracia, hi
libertad; que es licencia, y como00 tla, odiosa.
El senior Portuoudo adujo, ademAs, various argu-
mentos que voy A desmenuzarle. El senior Portuon-
do nos puso esta tarde el ejemplo de qui en los Es-
tados Unidos, modelo de dernocracias, se eligen los
Senadores por sufragio universal. 1Ah, qiu o gran error del senior Portuonlo! Los Setiadores en
los Estados Unidos no se eligen por sufragio univer-
sal; los eligen las legislatures de los Etados.
El segundo argumeuto del senior Portuondo es
que esa Camara podria hacer una ley military exclu-
yendo del servicio de las armas A los bijos de los
ricos. iY eso es otro nuevo y mayor erroi! Recu'r-
dese que hemos aprobado una Base done se dice
que atodos los cubanos estAn obligados .,l servicio
military, y si esta obligaci6n la tienen todlos los cu-
banos ,c6mo puede el Senado, solo, modi)icar la
Constituci6n en el eentido que so quiere aplicar co-
mo argu mento ad hominem, de que solo scani milita-
res los hijos de los pobres y no los hijos de los ri-
cos?
Otro argumnento del senior Portuondo, que i1 c'ree
muy sustancioso y al que da gran fuerz i, es -il::
,Hemos abierto la puerta i los extranjteros quo 11n
turalizAndose como cubanos, podr;in ir A (,uppir
asiento en el Senado,,. Eso seri, senior Portuoiilo,
si los Senadores no fueran natives: pero sul[ong:illlos
que asi sea, que se elija 6, extrmanjir,-, ;.quiiines los
eligen? los cubanos; pues si los cubanos no lionen fe
en sus principios, y yo s( que si la tienen, y los
Delegados que elijan para que los reprenenteii son
extranjeros, culpa no serA de nosotros ni de los Iprc-
ceptos de la ley; culpa sera de los inismos cubanos.
Aparte de eso, no hay motives para los temnores que
se apuntan. Asi lo creo al menos. Yo quiero (ue-0se
elijan por sufragio universal absolute los compro-
misarios; que esos compromiisarios cnbran double udi-
mero del de Consejeros provincialej, y quie todos
elijan A los Senadores. Vea a'ora el senior Portuon-
do su argument destrozado. /,Qui6nes compondriani
el Consejo provincial? cubanos, porque estando ele-
gidos por el sufragio universal, el pueblo tendra lhi
sagacidad necesaria para s6lo elegir cubanos. Los
compromisarios iqui serain cubanos, porque aqui
los horbres de titulo, son cubanos, y los que valen
por otras condiciones, son cubanos tambi6n. Queda
in tercer grupo: la tercera part de los que eligen ;i
los Senadores. iSe negara que lihy cubanos ricos,
grandos conftribuyentes? La contribuci6u no se re-
fiere s6lo al coinercio v A la industrial, sino tamlbi6a
it la riqueza territorial. De mnodo que vanos a: tenerl
olegidos los S&nadores de este modo: por una part
los Consejeros provinciales, que son cubanos; por
otra parte, las capacidades que son esencialmente
cubanos, y el resto, los mayores contribuyentes, en
los ncales hay mujehos Pubanos; do manera quno o1


peligro no existe, y por tanto, el arguinento es de-
leznable.
Otro argument del sefor Portuondo es que ,el
Senado pudiera imponerse al Poder Ejecutivo, y
como cosa natural, imponerse tambien a la CAmara
popular., El Senado o n podi imponerse jams, sus
atribuciones no sirven mas que para regular el fun.
cionamiento de la otra Cmunara, impedir la fiebre
de legislar que entranfaria una Camara 6nica; fiebre
que se comunicaria al pueblo y que producirfa gran-
des desastres, 6 por lo menos trastornos que pueden
reverse y deben evitarse. El Senado vendra A ser
powder moderador sin llegar nunca a I adictadura;
torque el Senado por much que sea su influencia,
y esto no podra ignorarlo el seflor Portuondo, que
es fuerte en historic, nunca ha podido contrarrestar
el deseo popular. ;Sirvi6 de algo el Senado A Napo-
le6n en 1814? :Se atreveria A negarme el sefor Por-
tuondo que, despu&s de la proclama del 30 de Marzo,
tambien rod6 el trono de Carlos X, sin que el Sena-
(do pudiera evitarlo? ,Evit6 en el reinado de Luis
XVIII los desastres que quiso impedir? No pudo
contra el pueblo, no pudo evitar que la revoluci6n
los arrojara y destruyera; luego el Senado no sirve
para evitar el advenimiento de las causes populares
cua(ndo vienen envueltas en los deseos de la mayo-
ria. iQu6 peligro ve el senior Portuondo, si nosotros
s6lo queremos que el Senado sea un powder juicioso,
inoderador, serio, que evite la fiebre de legislar de
la CAmara baja, fiebre tan natural en la representa-
ci6n1 de un pueblo que surje por primera vez A la
vida de la libertad? )Damos ademis con ello prueba
lde cordura y respeto A las classes conservadoras.
Termino recomendando a la Convenci6n vote la
enmienda, dolindomne del cargo injusto de incon-
secuentes a los que Ilevainos tantos ailos de vida
dedicados 1 labrar la felicidad de nuestro pais, do
nuestra patria, y Ai defender los intereses del pueblo.
Yo le afirmo, al distinguido compafiero senior Por-
tuondo, que nunca ha defendido nadie con mIs ca-
lor que yo, en 17 aios que Ilevo al servicio de esos
interests, los derechos del pueblo, y nunca en la
vida se me iicalificado de inconsecuente. Yes
triste y doloroso, seiiores, que quien ayer firm aqui
el primero y el primero que defendi6 se estableciera
el sufragio universal; que quien defendi6 con torpe-
za., pero con 6xito y con calor, ese sufragio; es triste,
repito, que sea hoy tildado de inconsecuente, como
si alguien se hubiera convertido en fiscal de esta
Convenci6n, A nombre de los electores, delas inten-
ciones que se suponen ; los Representantes de las
Villas.
El senior PRESIDENTE: Ruego al senior Aleinai
que, si en el calor de la improvisaci6n, virti6 frases
que puedan lastimar, tenga la bondad de aclarar-
ias.
El senior ALEMAN: Jaluas, senior Presidente, puo-
den mis palabras llevar la intenci6u de herir, y
,menos A mis companieros, entire los que figuran al-
gunos tan queridos como el senior Portuondo, iden-
tificado conmigo en el amor A la patria, aunque
equivocado por esta vez.
El seRior PORruoNDO: Pido la palabra para recti-
rinar,






o06 DIARIO DE SESIONES


El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra para rec-
tificar el senior Portuondo.
El senior PORTUONDO: Lamento haber causado
disgusto A una persona A quien profeso carifio, no
menor que el que protest tener hacia mi, y du6leme
que quien se jacta de liberal y dem6crata me haya
calificado de demagogoco, porque soy contrario A su
manera de pensar, en la tesis que sostengo, y que
afirma, he concebido en medio de un delirio dema-
g6gico; pues bien, senior Aleman, en medio de ese
mismo delirio demag6gico obraron los convenciona-
les del Brasil, Venezuela y el Paraguay; en medio
de ese mismo delirio demag6gico estAn millones de
ciudadanos americanos pertenecientes a la raza que
se supone mas capacitada para las organizaciones po-
liticas, y si a 6sos se les llama demag6gicos, yo me
siento muy orgulloso de tan honrosa compafiaa;
pero no puedo dejar pasar sin protest que el senior
Aleman sostenga que he side agresivo 6 injusto
con los sefiores Delegados de las Villas, porque esa
afirmaci6n no es exacta, entire otras razones porque
mis principios me impiden serlo con nadie, y so-
bre todo con aquellos a quienes dedico un puesto
preferente en mi coraz6n, ya que por ser todos, pre-
cisamente, compafieros mios de la guerra, me ligan
a ellos, ademis de los lazoes que unen a todos los
cubanos, los del sacrificio y los dolores juntamen-
te sufridos.
El sefior Aleman debe rectificar su juicio en el
sentido de que he sido just y, quizAs, severe; y si
los acus6 de inconsecnentes es una verdad; yo lla-
mo inconsecuente A todo aquel que habiendo soste-
nido el sufragio universal, quiere adulterarlo 6 li-
mitar el ejercicio de ese derecho; dije ademis eso,
porque tengo el perfect derecho de interpreter lo
que los demis escriban, y yo no tengo la culpa de
no poder hacerlo mejor, ni menos la de que no se
haya escrito de manera mis clara, para que yo lo
pudiera extender del mode que quiere el senior Ale-
man. El program de las Villas, que tengo aquf,
dice que el poder legislative radicara en dos CAma-
ras, elegidas una por el pueblo y otra per las provin-
cias, las dos per sufragio universal, y si las dos han
de ser elegidas por sufragio universal, se deduce del
criteria de ese program que el procedimiento ha de
ser el mismo para una y otra CAmara, por cuyo moti-
vo, consecuente con ese mismo principio, exijo ignal
eleci6n direct para la Camara alta, come ha side
acordado ya para la otra CAmara.
Tampoco he dicho, come gratuitamente ne atri-
buye el sefor Aleman, que en los Estados Unidos
de AmBrica se sligieran los Senadores per elecci6n.
direct, porque yo soy incapaz de cometer un error
tan grave; lo que yo dije fu6 que en mas de 40 Ei
tados-no de esos Estados que forman la Naci6O
que se llama Estados Unidos-las elecciones de los
Senadores se hacen directamente per el pueblo; y
yo voy A recorder que present como un argumen-
to en apoyo de mi tesis, el hecho de que en el Esta-
do de Nueva York se hacia la elecci6n de los Sena-
dores directamente por el pueblo, a pesar de ser tan
inmensos sus capitals y a pesar de consumirse en
una de sus ciudades, para el sustento de sus habi-


tantes, una cantidad que equivale A la suma de im-
portaci6n y exportaci6u de la Isla de Cuba.
Yo no puedo entrar en ciertos detalles, porque se-
rfa replicar al seflor Aleman, para demostrarle c6-
mo con la ley de reclutamiento military, sin necesi-
dad de modificar la Constituci6n, podrA el rico ex-
cluir A sus hijos, tratando de que s61o vayan al peli-
grolos hijos de los pobres; y no voy tampoco A entrar
a discutir con el sefnor AlemAn si serA mayor 6 me-
nor el n6mero de cubanos naturalizados cuando se
trate de los mayores contribuyentes, porque las pro-
piedades territoriales estin yermas en su mayoria y
no pagan contribuci6n. De manera indirccta, pues,
quedarAn excluidos los pocos cubanos que tengan
propiedades.
Pero en la ultima part del discurso, el senior Ale-
mAn, estoy seguro, ha de hacerme justicia, cuando
decia que nadie le ganaba a haber defendido con mas
calor el derecho de Cuba; porque si de alguna cosa
yo estoy orgulloso, es de que asi pens6 desde que tu-
ve la potencia de pensar, y cuando fu6 necesario h: -
cer el sacrificio, lo hice con decision y fe tan arraiga-
das, que no hubicran podido arrancarse del coraz6n
sin arrancar el coraz6u mismo. Cuando llegaron
aquellos dias tenebrosos para Cuba, cuaudo la in-
quietud inmensa se sintiO en today laIsa, cuando
aquel genio tutelar de las libertades de Cuba y aque.
llos heroes que habian de dirigirnos en el camino
per donde podiamos obtener el triunfo, llegaron para
ponerse al frente de nosotros, entouces, sefnor Ale-
man, lo sabe usted muy bien, yo fui el primero, uno
de los primeros con quien aquellos hombres tropeza-
ron en las playas ;conmigo, el mis humilde de los
cubanos, si, pero tambi6u uno de los primeros que
se encoutraban en su puesto de honor desde el 21 de
Febrero de 1895, exponiendo la vida que para mi
nada vale cuando de la patria y de la libertad se
trata.-Aplausos.
El senior PRESIDENTE: Sefior Cisueros ,desea su
sefiorfa que la eumienda se vote conjuntamente con
la del senior Portuondo?
El senor CISNEROS: 1S, seflor, conforme.
El secretario, senior ZAYAs: Se votan conjuntamen,
te las enmiendas de los sefiores Portuondo y Cis-
neros, que en realidad son iguales. (Las lee).
El senior PRESIDENTE: Se ponen a votaci6n.
El sefor PORT'ONDO: Pido que la votac.i se~:
nominal.
El senior PaisiDEN'I: Votaci6n nominal.
Se precede a la votaci6n.
El secretario, sefi)r VILLUENDAS: D:ieron qiie n6:
los sefiores, Aleiniin, Monteagud,, M u6a, Robau,
Silva, Betancourt, Berriel, Bravo, Quesada, Rfus
Rivera, Diego Tamayo, Sanguily, Rodriguez, N6fiez,
Giherga, Quilez, Ferrer, Juan Gualberto G6mez,
E,,laldo Tamnryo, ZiYvS. Jos6 Miguel G6mez, Fer-
n.indez de Castro, \ltniI.lils y M6ndez Capote. Y
dijeron que si: los iefiores, Fort6n, Cisneros, Por-
tuondo y Manduley.
El senior QUESADA: Explicando mi voto; deseo tx
plicar mi voto, senor Presidente, porque he suscrito
esa einmienila c m mi distinguido compafiero el se.
for Portuounlo; pero vista la imposibilidad de que
venza en absolute el principio que ambos sustenta-






bk LA CONjiVENCION CONSTITVYXNkiftt 3


mos, he creido de mi deber, para llegar A un acuer-
do en un punto tan importaute de la Constituci6n,
corno es el sufragio universal, desligarme del co:n-
prorniso contraido con mi distinguido amigo y coin-
panero), y por eso voto en contrario.
El sefor JuAN G. GOMEz: Explico mi voto, por-
que soy uno de los firmantes de otra enmienda, re-
sultado de una transacci6n entire various miembros
de esta CAmara. Ademrs, si yo hubiera podido en-
tender que no era general la transacci6n, como se
propuso que fuera por el Presidente, hacienda que
todos los miembros de esta CLmara se reuniesen
para redactar una aspiraci6n coman, era possible
que yo hubiera salvado mi voto respect A ese par-
ticular.
El Secretario, senior VILLUENDAQ: Por 4 votos a
favor y los restantes en contra, ha sido desechada.
El Secretario, senior ZAYAS: La enmienda aquf
presentada por cinco Delegados, la firman los sefio'
res, Juan Gualberto G6mez, Alemrn, Quesada, Za-
yas y Diego Tamayo, y dice asi: (Lee):
"1? El Senado se co:npondrA de cuatro Senado-
res por cada provincia, elegidos por un period de
ocho anos, y por una junta electoral compuesta de
los Consejeros y double n6mero de cornpromisarios
mayores de 25 afios, vecinos de la provincial y de-
siguados por los electores de la misrna, en esta for-
ma: una mitad de dichos coinproinisarios han de
s9r mayores contribuyentes, y la otra mitad, poseer
la capacidad que determine la Lay.
La elecci6n de conpromisarios so har cien dias
antes del que se fije para la de Sueadores."
El senior PRKSIDENTE: S3 abre discnui6n sobre la
ennienda.
Se pone A votaci6n ordinaria.
El senior QUESADA: Pido la votaci6n nominal.
El senior PRESIDENTE: S pone A votaci6n nio-
minal.
Se procede d la votacibn.
El Secretario, senir ZAYAS: Dijeron que si: los
sainores, Alemin, Monteagudo, Morua, Silva, Be-
rriel, Bravo, Quesada, Rius Rivera, Diego Tamayo,
Sanguily, Rodriguez, Ndfiez, Gberga, FernAndez
de Castro, Quilez, Ferrer, Juan Gualberto G6mez,
Zayas, Robau, Jos6 Miguel Ginez y M6ndez Capo-
te; y dijeron que n6: los sefiores, Fortfn, Cisueros,
Betancourt, Portuondo, Villuendas, Manduley y Eu-
daldo Tamayo.
ElSecretario, seRfor VILLUEDAS: Aceptada pot 21
votos contra 7.
El Secretario, senior ZAYAS: BAse 2" (la lee):
29
"El Senado se renovarA cada dos afios por terce-
raw plartes."
Existe una enmienda A esa segunda Base, que
se ley6.
Dice la enmienda, que firman los sefiores Ale-
man, Quesada, Juan Gualberto Gbmez, Zayas y Die-
go Tamayo:
"2 El Senado se renovara por mitad cada cuatro
anos."
El senior Rius RivHRA: Como ha sido aceptada esa


Base por la Comisi6n, se pone en sustituci6n de la
que habia presentado antes.
El senior PRESIDENTE: Se abre discusi6n sobre la
Base. Se pone A votaci6n en forma ordinaria. Apro-
bada.
El Secretario, senior ZAYAS: Base 3., que dice asf:
3a
"Para ser Senador se requerirda las condiciones
siguientes: ser cubano native, 6 naturalizado con
diez afios de naturalizaci6n y residencia en el terri-
torio de la Rep6blica, contados desde la naturali-
zaci6n; haber cumplido treinticinco afios de edad,
y hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y
politicos."
El senior CISEaROs, interrumpiendo: Yo quiero quo
se haga constar mi voto en contra.
El Secretario, senior ZAYAs: Hay una enmienda
del senior Cisneros, que dice: (Lee):
,A la Asamblea de Delegados:
El Delegado que suscribe, fire en sus prop6si-
tos radicales, que s61o seau cubanos natives los que
desempefien destines p6blicos del Estado 6 del Go-
bierno, se ve en la necesidad de que A la Base 3. de
la Secci6n 7. se le suprima ((6 naturalizados con diez
anos de naturalizaci6n y residencia en el territorio
de la Republica, contados desde la naturalizaci6n,:
quedando de consiguiente la Base en este orden.
"Para ser Senador se requerirAn las condiciones
siguientes: ser cubano native, haber cumplido
treinticinco aiios de edad y hallarse en el pleno go-
ce de sus derechos civiles y politicos.
P. y L. Enero 28 de 1901.
Salvador Cisneros."
El senior PRESIDENTE: Se pone g discusi6n la en-
mienda del senior Cisneros. No habiendo quien pi-
da la palabra en contra, se pone A votaci6n.
Votaci6n ordinaria. Efectiase la votaci6n. Apro.
bada.
Los sefiorei Giberga y Bravo Correoso hacen constar
sus votos en contra.
El senior Portuondo quiere que conste su voto en favor
de la enmienda.
El sefor PRESIDENTE: Se advierte A los sefiores
Delegados, que la Base siguiente tiene un inciso,
el cuarto, que A petici6n de un sefir Delegado, por
tratar de un asunto del Gobierno Provincial, se
ncord6 no ponerlo A discusi6n, hasta que no se
discuta lo relative al Gobierno Provincial.
El Secretario, sofior ZAYas: Secci6u octave. De
la Cmnara de Representantes. A la Base 1. de esta
Secci6n, se ha presentado una enmienda por el senior
Fernandez de Castro. Dice la Base: (Lee):
1
"La Camara de Representantes se compondra de
un Representante por cada veinticinco mil habitan-
tes 6 fracci6n de mAs de doce mil quinientos, elegido,
para un period de cuatro afios, por sufragio direc-
to y en la forma que determine la Ley."
El senior FERNANDEZ DE CASTRO: Pido la pala-
bra.






30 UiAklo bR sksioMk


El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
FernAndez de Castro.
El senior FERNANDEZ DE CASTRO: IHe pedido la
palabra para llamar la atenci6n de mis companreros
hacia la finica diferencia que existe entire la Base y
la einienda que he tenido el honor de presenter.
Esta diferencia es la siguiente: en la Base se dice
que la CAmara de Representantes se compondrA de
un Representante por cada 25.000 habitaotes, y mi
enmienda dice un representante pnr e;da 15.000. Lo-
demis extremes son iguales.
El seinor PRESIDENT:E: Se pone ( discusion la en-
mienda del sefnor FernAndez de Castro.
El senor FERNANDEZ Dn CASTRO: Pid) la pala-
bra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Fernandez de Castro.
El sefor FERNANDEZ DE CASTRO: No voy ai de-
fender la enmienda que he presentado, porque nadie
la ha atacado; pero quiero hacer constar cuiles han
sido los m6viles que lie tenido para presentarla, y
son los siguientes: Teniendo este pais el nimnero de
habitantes con que cuenta, la CAmara popular re-
sultaria deniasiado pequefia con el nimoro de eleec
stores 6 habitantes que se fijan para cada uno de los
Representantes, mientras que lo que yo propongo es
mans proporcional. Con el nimrero de Representan-
tes que serian elegidos, uno por cala 25.000 apenas
si habria para el nombramiento de nls 8ecciones.
Yo ruego a los sefiores Delegados que se fijen en
esto. Y en cuanto A los antecedentes hist6ricos, te-
nemos a los Estados Unidos, qu tantas veces se in-
vocan aqui, y que yo cito por primera vez, v
bien puede permitirseine, que cuando se constituye-
ron tenian cerca de tres millones de habitantes y
fijaion un Representante por cada 10000 habitantes
y les di6 muy buen resultado, aunque luego fueron
sucesivamente aumentando el nimero de liahitantes
dada su poblaci6n. Y si en los Estados Unidos d i
buen resultado esto, yo no veo por que en Cuba no
seria convenient queeligi6ramos uni Representante
por cada 15.000.
El senior ZAYA': Pllo la palabra.
El sefor PRESIDENTIC : Tiene In palabra el sefior
Zayas.
El senior ZAYas: Yo, realmente, no he pedido la
palabra en contra de la enmienda del senior Fernfin-
dez de Castro, pero si queria decirle que, A mi juicio,
serA un n6inero suficiente de Representantes el que
result, eliegi6ndolos en la proporci6n que la Comi.
si6n ha fijado en esta Base; porque partiendo del
c6mputo de habitantes, y fijandolo en un mill6n y
medio, aunque pasa de esta cantidad, resultarian 60
Delegados, y como quiera que hay ademas fraccio-
nes, porqne la division no ha de ser exacta, y cada
fracci6n puede producer un Delegado miAs, darA un
total de 64 6 65 Delegados, 6 sean unasdos terceras
parties mins que los Senadores, si subsiste el n6mero
de Provincias que hoy hay. Me pareco que una CA-
mara de 65 Delegados es bastante para discutir y
resolver nuestras cuestiones, y cono esa CAmara ha
de ir en crescendo en la misma proporci6n que la
poblaci6n, no veo ningin inconvenient para acep-
tar la Base de la Comisi6n, y supongo que 6sta ha-


blrA tenido en cuenta el mismo cillculo, en cuanto al
nuimero de Delegados, para considerarlo suficiente.
Por consiguieute apoyo la Base de la Comisi6n.
El senior PRESIDENTIE: Se pone A votaci6n la en-
mienda, en votaci6n ordinaria.
Se verifica la votaci6a y es desechada.
El senior FERNANDEZ DE CASTRO: iQuB solos se
quedan los muertos! Muchas gracias.
El Secretario lee el inciso i de la Base 3. que dice:
"l 1. Proveer quien deba ser Presidente de la Re-
ptblica en el caso en que el Presidente y el Vice-
presidente sean destituidos, fallezcan, renuncien 6
se incapaciten."
Se pown a volaci6n y es aprobado.
El Secretario lee el inciso 13 y una enmienda-del senior
Bctanconrt que rcspectivamente dicen:
"12. Formarlos C6digos y Leyesciviles, penales,
procesales y de organizaci6n judicial; establecer el
regimen electoral para las elecciones del Congreso,
de los Gobernadores de las Provincias y de las Cor-
poraciones proviinciales y municipals; dictar leyes
para el regimen de la Administraci6n general, pro-
vincial y municipal, y aIs que estime convenientes
cereal de cualesquiera otras materias de interns
pfilblic) de la Naei(n."
"A la Contvenciu.:
El Delegado que suscribe, tiene el honor de so-
meter A la Convenci6ni, la refornma d:l inciso 12,
Base 3", Secei6n d(ci ma, en lo que respect a dictar
eyes para el regimen de la administraci6n provin-
cial y municipal, y propose que las referidas atri-
)uciones, en tanto cuanto coriespondan a los intere-
ses especiales de las provincias y municipios les sean
delegalos a los Consejos provinciales y municipals
respective mente.
Sal6n de Sesiones Enero 29 de 1901.
P'edro Eetancowur."
El seftir PaSIDnlNr' : Se abre discusi6n.......
El sefor PoIwruo:DO: Pido la palabra para ha-
cer una siplica, quizas para no dificultar la votaci6n
y para no voti'r de uua vez cosas tan diversas como
las que consignan las Bases. Si no hubiera inconve-
niente, pido que se subdivida este articulo en tres
porque son materials separadas unas de otras, pues
de otra m:inera resultaria aqui que estarian con-
formes con una part y con otra n6; por lo tanto, si
no hay inconveiiente, pido A la Comisi6n, que sub-
divida este articulo en tres.
El seflor PRESEDENTE: Sefior Portulondo: A la ho-
ra de votarse podrA l acer; hay que discutir la Base
en su totalidad y nlugo se puede ir vtando por frac-
ciones.
El senior B~TANCOUTr: Pido la palabra para
cuando se vaya a discutir el iiciso 4? de esta misma
Base, en pr6 de la eninienda que lie formulado.
El senior PR,EsIDENTrE: So pone A discu-i6n la
enmienda del sefor Bta ncouri.
El senor ALEKMA: Sefior Presidente: tengo en-
tendido que en sesiones anteriores se dej5 de discutir
el inciso 12, de la Base 13, de la Secci6n tercera,
pira cuan to se tratara de los Consejos Provinciales,






DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 309


yo me atreveria a aconsejar que se dejara esto para
entonces.
El senior PRNSIDENTE: Lo que se dej6 para dis-
cutir despues fue el inciso 4? de la Secci6n septima;
ahora volvemos g reanudar la discusi6u en el punto
en que qued6 la ultima vez, que fu6 despues de ha-
ber aprobado el inciso 11, Base 3., Secci6n d6cima;
ese es el punto de que estabamos trataudo. Hay que
preguntar ahora A la Convenci6n si se toma en con-
sideraci6n la petici6n del senior Aleman.
El sefor Rius RIVERA: Yo entiendo que la pri-
mera parte puede discutirse ahora.
El senior ZAYAS: Yo entiendo que puede hacerse
realmente lo que propone el senior Aleman, pues por
mi parte no veo inconvenient alguno en que se
discuta y se vote la Base 12; porque claro esta que
por el hecho de que supongamos aprobada la Base
desde ahora, y cuando se discuta el regimen provin-
cial sera cuando se resuelva que los Gobernadores
sean electivos, claro esta por consiguiente que no
formara ley ninguna sobre las elecciones: de modo
que la Asamblea puede acordar la aprobaci6n de
esta Base, lo que no implica que los Gobernadores
sean electivos.
El senior PRESIDENTE: No puedo abrir discusi6n
sobre este incident: Voy A preguntar A la Conven-
ci6u en la misma forma que se hizo con la otra in-
dicaci6u de los sefi res Alemin y G6mez, si acuerda
posponer la discusi6n de la Base.
,Se acuerda?...... Acordado......
El sefor ZAYAS: Lee la Base 4. que dice:
4.
"El Congreso no podra incluir en las leyes de
presupuestos disposiciones que envuelvan reforms
legislativas 6 administrativas."
No hay ninguna enmienda A esta Base.
El senior PRESIDENTE: Se pone A discusi6n.......
A votaci6n ordinaria...... Aprobada.
El senior ZAYAS: Lee las Bases 5 y 6, que son apro-
badas sin discusi6n, y dicen:
5.
"El Congreso no podrA suprimir 6 reducir ingresos
de carActer permanent sin establecer otros que los
sustituyan, salvo cuando la supresi6n 6 reducci6n
procedan dt supresi6n 6 reducci6n degastos perina-
nentes equivalentes.
6.
El Congress no podrA asiguar A ningai servicio,
dotado en el presupuesto anual, mayor dotaci6n que
la propuesta en el Proyecto del Gobierno, sin per-
juicio de su facultad de crear nuevos servicios 6 de
reformar 6 ampliar los existentes, por medio de le-
yes especiales."
El senior ZAYAS: Lee la Base 1i de la Secci6a mndc-
citma, que dice:
1'
"La iniciativa de las leyes serd ejercida indistin-
.tamente por cada uno de los Cuerpos Colegisladores."
Existe una enmienda del senior Sanguily, que dice


"A la Convenci6n:
El Delegado que suscribe, propone qne A la Base
1P de la Secci6n undecima del Proyecto de Bases
para la Constituci6n, se agreguen estas palabras ,XY
por el Presidente de la Repdblica.,
Sal6n de Sesiones de la Convenci6n, 30 de Enero
de 1901.
Manuel Sanguily."
El sellor PRESIDENTE: Se pone A votaci6n.....
Votaci6n ordinaria...... Desechada.
El sefnor GIBERGA: Deseo hacer constar mi voto
A favor de la enmienda del senior Sanguily.
El senior PRESIDENTE: Se pone A discusi6n la Ba-
se 1I A votaci6n ordinaria. Se verifica esta. Apro-
bada.
El senior SANGUILY: Deseo hacer constar mi voto
A favor de la Base 1a
El senior ZAYAS, lee la Base 2&, que dice:
2.
"Todo proyecto de Ley que haya obtenido la apro-
baci6n de ambos Cuerpos Colegisladores, seri, antes
de tener fuerza obligatoria, presentado al Presidente
de la Repiblica. Si 6ste lo aprueba lo firmara; si
no, lo devolvera con sus objeciones al Cuerpo Cole-
gislador que lo haya propue-to, el cual consignara
a su vez la objeci6n integramente en el acta de la
sesi6n, y discutira de nuevo el proyecto. Si despu6s
de esta segunda discusi6n, dos terceras parties del
Cuerpo Colegislador votasen en favor del proyecto,
se pasarA, con las objeciones del Presidente, al otro
Cuerpo que lo discutira igualmente, y si este, por
igual mayorfa, lo aprueba, serA ley. En todos estos
casos las votaciones serAn nominales.
Si A los diez dias habiles el Presidente no devuel-
ve el proyecto que se le haya presentado, este tendrai
fuerza de ley, como si el Presidente lo hubiera fir-
mado.
Cuando el Congreso votare una ley en los iltimos
diez dias de sus seaiones, y el Presidente encontrare
dificultades, para su sanci6n, estara obligado A dar
inmediatamente aviso al Congreso A fin de que per-
manezca reunido hasta que se cumpla el tOrmino
expresado; y no haci6ndolo, se tendrA por sanciona-
da la ley."
A esta Base hay cuatro enmiendas, tres del senior
Bravo y una de los sefiores Fernundez de Castro y
Quilez, que dicen asf:
A la Convenci6v:
El Delegado que suscribe, usando del derecho que
le concede el Reglamento, propone que A la Base 2'
de la Secci6n und6cima, y i continuaci6n de las
palabras ((Cuerpos Colegisladoress se adicione lo si-
guiente:
,Y toda resoluci6n de los mismos que deba ser
efectuada por el Poder Ejecutivo.,,
Sal6n de Sesiones A 30 de Enero de 1901.
Antonio Bravo."

"A la CoTvenci6n:
El Delegado que suscribe, usando del derecho






3 tJlWA x.k SxtONkU


que concede el Reglamento, propone que el p6rrafo
segundo, de la Base 2., de la Secci6n und6cima, se
redacte del siguiette modo:
((Si A los diez dias habiles, el Presidente no de-
vuelve el proyecto que se le haya presentado, se ten-
dra por sancionado como si lo hubiere firmado:,
Sal6n de Sesiones, 30 de Enero de 1901.
Antonio Bravo."

"A la Convenci6n:
El Delegado que suscribP, propone A la Conven-
ci6n se sirva acordar la siguiente enmienda al pa-
rrafo tercero, de la Base 2., de la Secci6n uud6cima,
del Proyecto de Bases para la Constituci6n:
,Cuando se presentare al Presidente un proyecto
de ley 6 resoluci6n, en los filtimos diez dias de uua
legislature del Congreso, y aqu6l creyere necesario
utilizar todo el t6rmino que le concede el pArrafo
precedent, para sancionarlo i oponerle objeciones,
lo comunicara en el mismo dia al Congreso, A fin de
que permanezca reunido, si quisiere,.hasta el venci-
miento de dicho t6rmino; y si no hiciere dicha co--
municaci6n, se tendrA por sancionado el proyecto 6
resoluci6u de que se tratare.",
Edificio de la Convenci6n, 30 de Enero de 1901.
Antonio Bravo."

A la Convenci6n:
El Delegado que suscribe, propone A la Conven-
ci6n se sirva acordar la siguiente adici6n A la Base
2., Secci6n 11, del Proyecto de Bases para la Consti-
tuci6n:
~(Entre Ins dos discusiones de un pioyecto A que
se refiere el primer pArrafo de la Base 2%, de la Sec-
ci6n und6cima, deberAn pasar por lo menos, seis
meses, salvo el caso de que ambas CAmaras declara-
sen urgente la segunda discusi6n.
Edificio de la Convenci6n, 30 de Enero de 1901.
J. Ferndndez de Castro.-Joaquin Quilez."
El senior Rius RIVERA: La Comisi6n ha acepta-
do tres, y las present como Base.
El senior ZAYAS: La Base queda presentada en
esta forma por la Comisi6n: la lee y dice: A esta
Base hay una enmienda de los sefiores Quilez
y FernAndez de Castro.
El senior PRESIDENTE: Se pone A discusi6n la en-
mienda de los sefores Fernandez de Castro y Quf-
lez.
El senior FERNANDEZ DE CASTRO: Pido la pa-
labra.
El sefor PRESIDENTE: La tiene el sefor FernAn-
dez de Castro.
El senior FERNANDEZ DE CASTRO: Dos palabras
nada mas, seflores; la hemos preseitado porque si
una ley heha por ambas CAmaras pasa al Presiden-
te, y obtiene el veto de 6ste, debemos suponer 16gi-
camente que ese veto no es A capricho, que es porque
el President entiende que la ley tiene algo que
result inconvenient en su aplicaci6n, y si la ley
le da ese derecho al Presidente es porque se le reco-


noce que no lo harfa mAs que por encontrar algunos
de esos detectos y no se le darfa 6 no se le permitiria
hacer uso de esa facultad A su capricho. Como he
dicho antes, el Presidente debe ver en esa ley algo,
por lo cual le pone su veto. Yo estimo que asi cos
mo de un proyecto de ley desechado por cualquiera
de las dos CGmaras no puede tratarse en ella sino
hasta el period siguiente, parece 16gico que en el
caso present del veto del Presidente, haya el lapso
de tiempo que se estime, que puede ser de seis me-
ses, aunque no tengo inconvenient en aceptar que
fuera mayor.
Cuando el proyecto de ley tenga verdadera urgen-
cia, sea una verdadera necesidad, ya la enmienda
dice que desechado 6 salvo los casos en que las dos
CAmaras estimen que es urgente, se volverA A ver
enseguida por ellas el proyecto de ley, y nada mAs.
El seflor PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la en-
mienda. Efectuada esta, es desechada. Se pone A diss
cusi6n la Base tal como ha quedado presentada por
la Comisi6n, despues de las tres enmiendas que acep-
tadas por ella, han ido A former parte del Proyecto.
El senior ZAYAS: Pido la palabra en contra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Zayas.
El Secretario, seflor ZAYAs: He pedido la palabra,
no porque no est6 conform con lo que la Comisi61
establece en la Base, sino porque creo que el Altimo
pArrafo, tal como estaba en la Base, y tal como esta
ahora, aparece con algunos defects que quisiera se
aclararan 6 remediaran. Dice el l6timo parrafo quo
cuando se presentare al Presidente, en los iltimos
diez dias de la Legislatura del Congreso, un proyec-
to de Ley, y el Presidente encontrare dificultades
para su sanci6n, estarA obligado A dar inmediata.
mente aviso al Congreso, A fin de que permanezca
reunido; y si no le dirige dicha comunicaci6n, se
tendrA por sancionado el proyecto de que se trata.
Yo declare que con esta Base, con su espiritu, estoy
conform; pero me parece que exige otra redacci6n,
porque no es possible que el Presidente, en el mismo
dia en que se le envie el proyectode Ley, pueda co-
municar al Congreso, que' va A hacer 6 piensa hacer
uso del derecho del veto, para lo cual dispose de
diez dias. El establecerlo asi, es suponer que el Pre.
sidente, no obitaiite sus multiples ocupaciones, pae-
de siempre que se le made un proyectu de e3tas
condiciones considerarlo en el dia y decidir si va A
hacer use de la facultad que se le concede eu otro
pArrafo de esta misma Base. Esto no es possible, y
al no ser possible, claro estA que no debe exigirsele;
algo habra de acordarse para estos casos; pero no lo
pone la Comisi6n.
Es mas, como que se dice, dentro de los diez dias
ultimos, pudiera resultar que se le mandase el pro-
yecto la vispera de terminal la Legislatura, porque
aqui no se explica que deba ser en el primero de
los ultimos diez dias, dentro de los cuales serA fAcil
que el Presidente pensara sobre la cuest 6n; pudiera,
repito, mandArsele cuando falte un solo dia, y aun
cuando el Presidente se apresurara A examinarlo, su
aviso llegaria tarde, por estar ya disuelto el Con-
greso.
Asi es que, aceptando el derecho de la Comisi6n,
que quiere que el Congreso en estos casos pueda







DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 31


ocuparse del asuuto que el Presidente cree no debe
aprobar, yo entiendo que procede modificar la Base
en el sentido de que, si el Presidente recibe un pro-
yecto de Loy deutro de los diez dltimnos dias de una
Legislatura comGdn ordinaria del Congreso, pro.
curar6. comunicarle la suspensi6u; pero si no estu-
viere ya reunido, deberA comunicarlo A los Presi-
dentes de ainbos Cuerpos Legisladores, para que si
lo estiman conveuiente, puelan reunirlos en sesi6u
extraordinaria.
Yo realmente no me habia fijado en este p.rrafo,
hasta ahora, y no pude por consiguiente, traer una
enmienda escrita respect al mismo; pero sefialo el
defecto que aparece en diclo parrafo y recomiendo
A la Convenci6n, por no formular una eumienda de
momento, que d6 a dicho pArrafo la redacci6n apro.
piada para evitar los inconvenientes que puedan
resultar de la que ahora tiene.
El senior SANGUILY: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Sauguily.
El senior SANGUILY: No veo inconvenient, en
aceptar la Base tal como ]a preseuta la Comisi6n.
Cuando el senior Zayas hablaba, yo contieso que me
hacian fuerza sus argumnentos, pero he recordado
algo que se refiere A este punto en la historic de los
Estados Unidos. El inconvenient que preseuta el
senior Zayas es que haya de contestar el mismo dia
el President, como advertencia, al Congreso, que
tiene reparos que hacerle, respect a algdn proyecto
de ley que se le hubiera presentado, pero dentro de
los 10 ultimos dias, al cerrarse la Legislatura, por-
que A esto creo que se refiere la Base, y en los Esta-
dos Unidos ha habido hasta la costumbre de que el
President se trasladase de la Casa Blanca al cuarto
de recepciones del Presidente en el Capitolio, para
alli recibir esas dltimas resoluciones legislativas y
decidir si tenia 6 n6 reparos que hacer; por cierto
que so abus6 much de esa facultad, al extreno du
haberse presentado una enmienda en el Senado dis-
poniendo de una manera terminate que durante
las iltimas 24 horas de ese period en que se termi-
na la legislature, no se puedan presentar al Presi-
dente resoluciones ni leyes de ninguna clase A su
sanci6n, y un Representante contestaba A esa propo-
sici6n diciendo que no se habia salvado la dificultad
porque las l6timas 24 horas serian las anteriores a
las de la supresi6n, viniendo A ser el Altimo dia, el
dia antependltimo. Pero de todas maneras se ve
c6mo en los Estados Uuidos se ha procurado obviar
las dificultades que ocurren el dltimo dia de la Le-
gislatura.
Asi es, sefiores, que no veo inconvenient en acep-
tar la Base de la Comisi6n, que, sin duda, so habri
fundado en estos motives poco mis 6 menos,


El senior Rius RIVERA: Pero en la practice no
suele presentarse ese caso que sefiala el senior Zayas,
porque el Presidente tiene ocasi6n y tiempo sufi-
ciente para former juicio y criterio y sabe de ante-
muano si va 6 no A poner el veto A una ley que se
esta discutiendo en el Congreso. Por tanto, no las
veinticuatro horas,sino dos horas serian suficientes;
y la Comisi6n no tiene inconvenient alguno en que
se aclare mas esto, por mas que con esta explicaci6n
no lo cree necesario y no es de importancia que se
apruebe 6 no.
El senior ZIYAS: Pido la palabra.
El senior PRESIDE~TE: La tiene el senior Zayas.
El senior ZAYAS: Yo de toda suerte sigo creyendo
que es dificil de cumplir por parte del Presidente,
el precepto que le impone esta Base; pero desde el
inomento que otros individuos entienden que no es
asi, sino que antes al contrario es facil, y como para
mi no es una cuesti6n esencial lo que se discute,
si la Comisi6n lo cree asi, no tengo inconvenient
alguno en no insistir en este punto.
El seinor PRESIDENTE: Se pone A votaci6u. Que-
da aprobada.
El Secretario se servird leer la Base 3? y la en-
mienda del seflor Bravo Correoso, A la Base 41, que
la Comisi6n propone como Base.
El senior ZAYAs, lee las Bases 3'. y la enmienda del
senior Bravo Correoso, que son aprobadas, y respectiva-
mente dicen:


"Ningun precepto de ley, desechado totalmente,
por uno de los Cuerpos Colegisladores, podrA repe-
tirse en la Legislatura de aquel afio.
"A la Convencibn:
El Delegado que suscribe, usando del derecho
que le concede el Reglamento, propone A la Secci6n
undfcima la siguiente enmienda:
Base 41
Toda ley serA promulgada dentro de los diez dias
siguientes al de su sanci6n, 6 al de su aprobaci6n
por el Congreso, en segunda discusi6n y en los casos
previstos en el segundo y tercer pArrafo de la Base
2. do esta Secci6n, dentro de los diez dias siguientes
al en que deba tenerse por sancionada.
Sal6n de Sesiones, 30 de Enero de 1901.
Antonio Bravo."
El senior PRESIDENTE: Se levanta la sesi6n.
Eran las 10 y 15 minutes.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs