• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Sesion del martes 29 de enero de...






Group Title: Diario de sesiones de la Convencion constituyente de la isla de Cuba
Title: Diario de sesiones de la Convención constituyente de la isla de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072606/00020
 Material Information
Title: Diario de sesiones de la Convención constituyente de la isla de Cuba
Physical Description: 479, xxxi p. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Convención constituyente, (1900-1901
Publisher: La Convención
Place of Publication: Havana
Publication Date: [1901]
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba -- 1899-1902   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: Includes convention reports from Nov. 1, 1900 to Feb. 27, 1901.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072606
Volume ID: VID00020
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000352599
oclc - 09792325
notis - ABZ0572

Table of Contents
    Sesion del martes 29 de enero de 1901
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Sesion nocturna del 29 de enero de 1901
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
Full Text



ITABANA 30 DE ENERO DE 9IO.- NUMERO 20.




DIARIO DE SESIONES
IDE H A

CONVENTION CONSTITUYENTE
DE LA
ISLA. DE CTTBA

* Oflolnac m : 3Ecifioo dce Ia CLonorvenoiC6n (Tea*tro lMaV rti) K *


SESSION DEL MARTES 29 DE ENERO DE 1901

SUJMA.F~rIO

Se abre la sesi6n.
Se aprueba el acta de la anterior.
Se da lectura a la Secci6n octava del Proyecto de Bases; y la Presidencia anuncia que sc pospone la
discusi6n de la Base primer de la misima, para mias adelante.
El senior Alemlin dirige una pregunta a la Comisi6n redactora.
Se pone a discusi6n la Base segunda, A la que presentan enmienidas los Sres. Morda y Nlilez.
Es retirada la del primero y rechazada la del segundo, y se aprueba la Base.
Se leen la Base tercera y las enmiiendas propuestas por los Sres. Ferrer, Cisneros y Morda, las ciales
son desechadas, quedando aprobada aquIlla.
Se pone d discusiin la Base cuarta. El Sr. Niiiez preserita ulna eniienda lamisnma, quite es descchadal,
except el primer pArrafo, que acepta la Comisi6n y queda aprobado con la Base.
El Sr. Portuondo present una adicion a 46sta, que es rechazada.
Se pone a discusi6n la Base primer de la Secci6n novena, A la cual present una enmienda el Sr. San-
guily, que es aprobada en sn segundo extrenio, asi como la Base.
A la Base segunda present una emnienda el Sr. Fernandez de Castro, que es aceptad(a por la Comui-
si6n y aprobada en votaci6i ordinaria.
En la inisma fornia se aprueban las Bases tercera, cuiarta, quints, sexta y septimua.
Se abre discusidn sobre la Base primer de la Seccidn decima.
Es desechada uua enmienda del Sr. Zayas, y se aprueba Ia Base.
Igualmente se aprueban la Base segunda y los incisos primero, segundo y tercero de la tercera, asi co-
mo el inciso cuarto, desechada una enmienda del Sr. Villuendas.
Se deja sobre la mesa una enmienda del Sr. Portuondo.
Se aprueban los incisos quinto, sexto, septilno, octavo, uoveni, d4cimo y undlcimno, siendo rcchaza-
das dos enmiendas del Sr. Cisneros.
Es aplazada la discusi6n del inciso duod~cimo.
Se lee una comnuicaci6n del Sr. Gonzalez Llorente en que excusa su falta de aistenciaA las sessions.
Siendo la hora reglamentaria se suspended la sesidn.


Abrese la sesi6na las dos y media de la tarde.
El senior PRESIDENTE: Se abre la sesi6n; el sefor
Secretario se servira leer el acta de la anterior.
El Secretario, scior Zayas, lee el acta, pe ftl apro-
bada.
El senior PRES[DENTE: Se va ;i leer la Secci6n
octava.
El senior ALEMAN: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Alieman.
El senior ALT-MAN: Para hacer nna pregunta a la
Mesa. Deseo saber, senior Presidente, si la Coinisi6n
ha informado, cumpliendo con el articulo 107 del
Reglamento, el proyecto de moci6u que tenemos pre-
sentado various seFiores Delegados, acerca d(1 sufra-
gio universal.


El senior PRESIDENTE: No ha terlinlado la Comi-
si6n todavia.
El senior ALEMAN: Entouces, con la venia del se-
flor Presidente, voy a hacer una: pregunta a la:Co-
misi6n. Desearia saber si la Cumisi6u ha pedido, 6
algiin miembro de ella cou caracter particular, la
opinion del Gobernador Militar, antes de dar su in-
forme acerca del sufiagio universal; y hago esta pre-
gunta porque deseo saber si la Constituci6u se ha
de hacer aquf por los Delegados 6 por la inspiraci6o
del Gobierno military.
El senior Rius RIVERA: No tiene la Coinisi6n co-
nociiniento official del asunto. Respectoal informed,
so reserve usar de las veinticuatro horas a que tiene
derecho la Comisi6n, para evacuarlo.







2 8 DIARIO DE SESIONES


El senior PRESIDENTE: Sefor Alemun, recuerde
usted que fu6 en la sesi6n de anoche cuando la Co-
misi6n hizo uso de este derecho; de no acordar lo
contrario, hasta la sesi6n de esta noche la Comisi6n
puede hacer uso de este derecho; y yo no puedo
abrir discusi6n sobre el informed ni sobre la forma
de presentarlo, sin tenerlo A la vista.
El senior ALEMAN: Para decir, senior Presidente,
que el articulo 107 del Reglamento no dice veinti-
cuatro horas, sino en la sesi6n siguiente, sobreenten-
di6udose que es en ]a primera sesi6n.
El sefor FRESIDENTE: Eso serA para cuando la
Comisi6n present su enmienda; mas ahora no pue-
de abrirse discusi6n sobre una cuesti6n que no ha
venido al debate; cuando venga el informed, si el
seflor Alernll per.iste todavia en ello, podra hacer
las objeciones que quiera.
El seflor ALEMAN: Que conste en acta la pregun-
ta que lie hecho, y que se pospone la discusi6u de
esta Base.
El Secretario, senor Zayas, lee la Base segunda y una
enmienda del sertor IMorea, que dicen respectivomente:

La CAmara de Representantes se renovar6 de por
mitad cada dos afios."
"A la Convenci3n:
El Delegado que suscribe tiene el honor de pro-
pon Ir la supresi6n de la Base 2. de la Secci6n oc-
tava.
aMvlartin Jloria Delgado."
El senior PRESIDEZNTE: Sefnor Morda, permftame.
Se acaba de leer una enmienda suya en la que se
pide la supresi6n de la Camara de Representantes,
es decir, la supresi6n de la Base segunda de la Sec-
ci6n octava; total, que lo que usted pide es no acep-
tar que se vote la totalidad de esa Base. No pudieudo
discutirse, desde luego tiene que discutirse la Base.
El senior MORUA: Pido la supresi6n de esa Base,
porque entiendo, senior Presidente, que se trata de
evitar sus dos discusiones y votaciones.
El senior PRESIDENTE: Si result la votaci6n en
contra, la Convencin6 admit esa enmienda.
Queda abiorta discusi6n sobre la Base segunda.
El senior VILLUENDAS: Se acaba de presentar una
numienda del senior Ndfiez. Lee la enmienda del se-
nhor NlTez, que dice:
"A la Convenci6n:
El Delegado que suscribe propone que la Cama-
ra de Reprosentantes se renueve cada cuatro afios.
Emilio N~flez."
El senior PRESIDENTE: Se abre discusi6n sobre la
enmienda del senior Ndfiez.
El senior NuKtz: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Nifiez.
El senior NUNEZ: Voy a decir muy pocas pala-
bras en apoyo de la enmienda que he presentado.
Eutiendo que el papel de la Camara de Represen-
tantes, dentro de los organisms del Gobierno, es
m6s politico que otra cosa, y al mismo tiempo yo
entiendo que debe representarse en el Gobierno la


political del moment. Creo que alli deben estar
los partidos politicos representados de mode tal,
que la expresi6n, por decirlo asi, de aqu6llos, se
mauifieste en los Representantes de la CAmara baja.
Asi como el Senado-cuerpo conservador--debe
renovarse m6uos parece natural que el Presiden-
te debe ser electo junto con la .Amara y Ileve, pur
lo menos, el apoyo popular en esa forma, pudieudo
asi gobernar de un modo mejor. Por eso yo pro-
pongo que se renueve cada cuatro afios en su tota-
lidad; no por mitades, sino coDjuntamente con la
elecci6n del Presidente.
El senior RIus RIVERA: La Comisi6n, al propo-
ner que se renovara, cada dos aflos por mitad la
CAmara de Representantes, tuvo en cuenta que asi
siempre existe en cierta manera el Congreso; no hay
soluci6n de continuidad, y en la emergencia de que
el President tuviera que llamar sesi6n extraordi-
naria, estaria siempre la C.mara de Representantes
en condiciones de acudir al llamamiento. Por otra
parte, la objeci6n que hace el senior Ndfiez, fundi.n-
dola en que deben marchar de acuerdo el Presiden-
te de la Repdblica, 6 sea el Poder Ejecutivo, y los
Representantes de la C.mara, 6 sea una rama del
Poder Legislative, no tiene valor en el sistema re
presentativo nuestro. Podria tenerse en cuenta esa
raz6n en un sistema parlamentario, donde en vir-
tud de una combinaci6n, el Poder Ejecutivo no s61o
se relaciona directamente con el Poder Legislative,
sino que tieue part de sus facultades; pero en el
sistema representative, el Poder Ejecutivo es inde-
pendiente conpletamente del Poder Legislativo, y
viceversa. No es necesario, per tanto, sean elegidos
conjuntamente,en raz6n de la harmonia que debe
existir entire ellos; no se necesita que exista esa
harmonia y concerto entire el que hace las leyes y
el que debe hacerlas ejecutar, puesto que las atri-
buciones y esfera de acci6n estAu perfectamente de-
finidas para uno y otro. No se necesita otra cosa
para la mejor gobernaci6n del Estado sino que cada
Poder cumpla estrictamente con sus deberes y no
se mezcle en las atribuciones del otro; por tanto, la
raz6n del senior N6fiez no me parece atendible. En
cambio, la otra raz6n que acabamos de oir, eviden-
temente lo es, porque desde el moment en que
cese en sus funciones toda la Camara de Represen-
tantes, queda solamente el Senado, durante el pe-
riodo en que se verifican nuevas elecciones genera.
les, y pasa un tiempo en que la Rep6blica se en-
cuentra sin su representaci6n complete. Si en ese
period se present una de esas cuestiones premio-
sas, importantes, de caracter international, por
ejemplo, que el Ejecutivo tiene que resolver, pero
que no puede resolver por si solo, porque no tiene
facultades para ello, sin llamar a sesi6n extraordi-
naria al Congreso, no podria llevarlo A cabo con la
urgencia que el caso requiriera, per no existir la
CAmara de Representantes. Previendo ese caso, fu6
por lo que la Comisi6n crey6 convenience proponer
que se renovara cada dos alios.
Estas son las razones que hemos teuido, aparte de
otras menos importantes quizAs.
El senior NURuz: Pido la palabra.






bit tA CONVENCiON CON4STITiJVINtE 250


El sellor PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
fior NGfiez para rectificar.
El sefnor NUNEz: Mi distinguido amigo el senior
Rius Rivera sustenta la teoria de que el Presidente
puede convocar las CAinaras en el period de reno-
vaci6n, cuando solamente existed la mitad; y eso es
un error, porqueyo no concibo c6mo se pueda con.
vocar la CAmara, cuando solamente conste de la
mitad de sus miembros, y por lo tanto no puede ha-
ber quorum. Creo que serfa necesario mAs de la mi-
tad para que pudiera reunirse, pues de lo contrario
no podrian deliberar, y por consiguiente serfa indtil
su convocatoria.
El senior Rius RIVERA: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Rius Rivera.
El sflnor Rius RIVERA: No creo que sea necesario;
de'de el moemento en que se haya elegido con razo-
nable anticipaci6n la otra mitad, puede convocarse
A la mitad que estA eu funciones y 6sta examiner
las actas y dar posesi6n A los miembros electors, que-
dando asi la CAmara de Representantes complete
coi la rapidez necesaria. Lo que si creo que con-
vieue es que la Ley disponga que la mitad de los
Representantes que quedan en el ejercicio de sus
funciones, examinarA las actas de los miembros
electos y les darA posesi6n de su cargos en cada
caso.
El senior MORUA DELGADA: Pido la palabra en
pro de la enmienda.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Moria De gado.
El senior MORUA DELGADO: Sefiiores Delegados:
Favorezco la enmienda del sefnor Nfieez y retire la
inia, porque aquella satisface completameute el ob.
jeto que me proponia al presenter esta. Eutiendo
que la Cmnara de Representantes debe durar los
cuatro afios de cada legislature, renovakil,-ee por
enter al t6rmino de cada period.
Se ha dicho que conviene que se verifique la
renovaci6n por mitad cada dos aflos, A fin de que
siempre exist el quorum que pudiera necesitar el
Poder Ejecutivo. No creo que eso set una raz6n,
puesto que de ninguna suerte que se hiciere la re-
novaci6n de las CAimaras faltaria el indicado quo-
rua cuando lo pidiera el Presidente. Los Represen-
tantes electos sustituyen sin interregno A los que
han cn mplido su termino; no veo, pues, por qu6 no
habrifa el quormn deseado en cualquier momefito.
Y si por acaso hubiese la posibilidai de que el
Cougreso quedase hu6irfano de representaci6n po-
pular, A causa de la renovaci6n total de 6sta cada
cuatro aflos, lo mismo sucederia cuando cada dos
ailos s renovase por mitad; y en el mismo caso,-
que yo niego,-sieinpre tendria mis preferencias la
orfandad primer.
Quiero la representaci6n popular reanudada por
complete cada cuatro aflos, porque, permitiendo la
reelecci6n el que permanezcan en sus cargos los Re-
presentantes que satisfagan el deseo popular, caso
de no ser asf podri el pueblo llevar savia nueva al
Congress; y 's3to sin temor de que ocurra ninguno
de los anunciados conflicts. Eu los Estados Uni-
dos se hace como aquf deseo yo que se haga, y si


alli no hubo jams conflict ni entorpecimiento al-
guuo por esa prActica ,qu6 raz6n hay para que los
haya mafiana 6 esotro dia en Cuba?
El senior SASGUILY: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el sefor
Sanguily.
El senor SANGUILY. La Base segunda de la Sec-
ci6n cuarta determine que la CAmara de Represen-
tantes se renueve por mitad cada dos a0ios, siendo
el maximun de su renovaci6n total, cuatro arios; se
pretend aqui que toda la Cimara sea renovada de
una vez en el mismo termino sefialado por la Base,
y el senior N6fiez, que es el que ha presentado esta
enmienda, no ha dado mAs que una sola raz6n y
es demasiado vaga,-la raz6n de que se debe go-
bernar segin la impresi6n de cada moment; poco
mis 6 menos creo que 6sta fu6 la frase que emple6
el senior Nuiiez, porque yo creo que su pensamien-
to debi6 haber sido el de que constantemente en el
iniimun de tiempo possible este representado en
uno de los Cuerpos Colegisladores el espiritu del
pals.
Pues el unico modo de lograr este r(sultado es
conform A la Base y no conform A la enmienda
presentada por el senior Nfilez. Hay un argument
en contra que parece mAs capital porque es mils
concrete y menos vago, el de que renovandase la
CAmara cada cuatro afios al mismo tiempo que se
renueva el Senado, puede haber despues en los Cuer-
pos Colegisladores rozamientos y diferencias y has-
ta conflicts.
Pero contra esto se puede opener algun reparo, el
reparo de que en los Estados Unidos se renueva de
esa manera el Congreso, y no hay tales conflicts;
porque una cosa es el Congreso y otra cosa es lo
que significa el Poder Ejecutivc; pero se olvidan los
seilores que sostienen la enmienda, de una circuns-
tancia digna de tenerse en cuenta: la renovaci6n
absolute, es decir, total de la CAmara de Represen-
tantes para ser sustituida en un moment dado, al
cabo de cuatro aieos de funcionamiento, por otros
representantes en igual nilmero, suspended comple-
tamente el ejercicio de una de las ruedas del Gobier-
no, interrumpe la tradici6n gubernamental, la tra-
dici6n de la prActica de los negocios pdblicos, trae
cada cuatro alios gene nneva, puede ocasionar una
revoluci6n verdadera; produce, de todos modos, una
perturbaci6n y exige en los novicios un inconvenien-
te, por lo festinado, aprendizaje, desperdiaiando y
desaprovechando los conocimientos adquiridos por
los ya experimentados y prActicos en los negocios
p6blicos. Contra esto naturalnepte tenemos que
alarmarnos: en un pafs tan inexperto como el nues-
tro, semejante media seria en realidad perturba-
dora, cuando hay una garantia eficaz para el ejer-
cicio provechoso de las funciones del Representante
en su renovaci6n parcial; con la renovaci6n en esta
forma se asegura la buena march de los negocios.
Sabido es, y de ello es un ejemplo esta Convenci6n,
que los Cuerpos constitnidos, en un moment dado,
por individuos ajenos A toda prActica y experien-
cia de los negocios, tienen la tendencia de traer A
la vida real los principios y las ideas particulares,
y aun las preocupaciones degrupos; mrientras esuna








regla por todas parties reconocida que esas propen-
siones, con la prActica y por la responsabilidad inhe-
rente a los cargos piblicos, se modifican 6 desapa-
recen.
Con frecuencia se observe que los miembros de la.
oposici6n cambian cuando van al powder, porque in-
dudablemente, en la oposici6n se ven las cosas desde
un punto de vista que no es el del poder, y el punto
de vista del. poder es comunmente el punto de vista
de la realidad, y sobre todoel de la respousabilidad.
De ahi la necesidad de que haya esa especie de tra-
dici6n de los puestos; de que se realicen los cambios
por modo casi imperceptible para evitar los perjuicios
citados, el gravisimo perjuicio de dejar absoluta-
mente hu6rfana de su representaci6n una de las ra-
mas del Poder,desdefiando y perdiendo los beneficios
que trae la experiencia adquirida, la rectificaci6n de
puntos de vista personales, la tradiciu6 del sentido
del Gobierno, y el tacto y el conocimiento de mate-
rias tan colejas. '
En este concept, yo recomendaria a mis compa-
fieros que aceptasen la Base, es decir, que previa-
mente rechazasen la enmienda.
El senior PRESIDENTE: Se pone di votaci6n la en-
mienda del senior NfGiez. En forma ordinaria. Los
que estea conformes con la enmienda del senior
N(iiez se servirAni ponerse de pi6. Efeclttise la votacioa.
Queda desechada la enmienda. Se abre discusi6n
sobre la base. Nadiepide lapalabra. Se pone A vota-
ci6n la Base. Efectuada la votaci6b, queda aprobada.
El Secretario seAor Villuevdas, lee la Base tercera qne
dice:
31
"Para ser Representaute se requeririn las condi-
clones siguientes: ser cubano nativo, 6 naturalizado
con ocho afios de residencia en el territorio de la
Reptblica, contados desde la naturalizaci6u; haber
cumplido veinticinco afios de edad, y hallarse en el
pleno goce de los derechos civiles y politicos."
'A esta Base hay presentadas tres enmiendas, de
los sefiores Cisneros, Ferrer y Morwia )elgado, que
respectivamente dicen:
"A la Convencibn:
-El Delegado que suscribe propone que la Base
tercera de la Secci6n octava se modilique en los si-
guientes terminos:
,Para er Representante se requeriran las condi-
ciones siguientes:
a.-IHaber cumplido 25 ailos de edad.
bl-Hallanre en el pleno goce de los dereehos ci-
Sviles y politicos.
c.-Ser cubano nativo de la Provincia que lo eli-
ja, 6 htaber residido en ella durante un aflo.
d.-Ser cubano naturalizado, con cinco aflos de
naturalizaci6n y tres de residencia en la Provirrcia
quie lo elija."
*Jose N. Ferrer."

"A la Convencibn:
El Delegado que suscribe tiene el honor de pro-
ponet la signiente enmienda A la Base tercera de la
Secci6n octava:


3;.
,iPara ser Representante so requeriran las condi-
ciones siguientes:
1 Ser cubano native 6 naturalizado que haya
servido sin nota deslionrosa por lo menos dos aios
en el Ej6rcito Libertador de Cuba.
2 IHaber cumplido 25 aflos de edad.
39 Hallarse en el pleno goce de los derechos civi-
]es y politicos.,,
Martin Mortia Delgado."

A la Asamblea de Delegados:
El Delegado que suscribe, pide que se reform la
Base 39 de la Secci6n octava, en la forma signiente:
(,Para ser Representante se requerira tener estas
condiciones: ser cubano native, haber cumplido 25
afios de edad y hallarse en el pleno goce de sus de-
rechos civiles y politicos.)
P y L. Iabana 28 de Enero de 1901.
Salvador Cisneros."
El senior PRESIDE'NTE: Versando sobre el mismo
objeto las tres eniijendas, aunque la redacci6n es
distinta, se poiien coujuntamente i discusi6n pero
la votaci6n se harn separadamente.
El sefnor FERRER: Sefiores Delegados: como quie-
ra que por la einienda que he presentado, pudiera
acus6Areeme de un provincialismo que no siento, ni
porgo en prictica jams, yo deseo, por tanto, expli-
carme, para que ses vea que no quiero excluir a, nin-
grin cubano, impidiindole quo pueda ser Represen-
tante en nuestras Cimrnaras.
Antes, debo decla rar que mis opinions political,
si fuetra a expresarlas matemAticamente, dirfa que
el exponente del federalism es una cautidad nega-
tiva. Pero yo en cambio deseo para Cuba, una Repfi.
blica unitaria y representative, con amplia descen-
tralizaci6n administrative; fundnidome en esto que
es la suma de mis convie(.i m)es political, yo presei-
to esa enmienda fi la Base torcera de la Secci6n oc.
ta va.
Como se vera, yo acepto la primer y segunda
part e de la Base que propone la Comisi6n: tener 25
afios de edad y estar en el pleno goce de los dereclos
civiles y politicos.
Alora bien, en la parte tercera digo, que deben
ser cubanos nativos de la provincial que lo elija,
perd en el segundo inciso de 6sta advierto que pue-
den serlo tatibien los cubanos naturalizados y no
cierro las puertas i los otros cubanos a6n cuando no
iayan nacido en la provincial, pero que habii resi-
dido alli por lo menos un afio. Es decir que un ha-
banero que haya residido en Oriente du'ante un
aflo, pueda ser Representante por Oriente; que un
villareflo que haya residido tn Pinar del Rio duran-
te un afio, pueda ser Representante por Pinar del
Rio. Como se ve mi criteria en este punto no es
estrecho.
Respect A la cuarta parte, que aes en la que me
refiero i los cubanos naturalizados, yo, como la.Co-
misi6n de Bases, les abro las puertas A estos cubanos
y me hago cargo de los oclo ailos que exije la Co-
misi6n y los divido de modo que tires de los ocho


26o MAMO DR SMIONNo~%







13E LA CORVMNCIOM CONS9TITiYENTE 261


arios los tengan de residencia en la provincial que
los elija.
En general, la enmienda que lie presentado, creo
que llena las aspiraciones de todas las provincias,
porque los representatives todos deben tener ese co-
nocimiento de los asuntos de la provincia que
represented, conocimiento que no ee adquiere sino
estando allf, viviendo alli.
En tal concept, yo me atrevo A rogar A la Asam-
blea que acepte la enmienda que he propuesto.
El senior PRESIDENTE: Se ponen A votaci6n las
enmiendas presentadas, empezando por la del senior
Ferrer.
El sefor FERRER: Pido la palabra para una
cuesti6n de orden. Para que se divida la enmienda
y se vote por parties, pirrafo por parrafo.
El senior PRESIDENTE: Se va a hacer asi, pero
antes el Secretario va a leer los puntos que tiene
de comiin con las demas. El Secretario s(-lor 'illucn-
das lee las tres emniendas.
El senior PRESIDENTE: Al votarse la enmienda del
senior Ferrer, solamente votaremos lo que realmente
constitute la enmienda a los parrafos que son refor-
imados, porque los otros estAn copiados literalmente
(de la Base; de ese modo procederemos A votar, por
separado, los parrafos que realmente constituyen una
enmienda, los demas ni siquiera en la redacci6n
tienen modificaci6n.
El seller MORUA DELGADO: Seiior Presidente: ise
me permit hablar en pro de la enmienda?
El senior PRESIDENTE: Vamos 61 votar 6sta del
senior Ferrer.
El senior VILLUENDAS: El primer parrafo dice
asf: lo lee. E-i. en la Base exactamente igual.
El pArrafo segundo dice asi: lo lee. EstA tambi6ni
asi en la Base.
El pArrafo tercero dice asf: lo lee. En este punto
so modifica la Base.
El senior lERRER' : Pido votacion nominal.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6u el pi-
rrafo tercero de la enmienda del senior Ferrer.
Se procede 4 la votaci6n. Efectmada ,sta, qieda desc-
chada.
El senior VILLUENDAs.r4Sa sido,- desechada por
18 votos contra 8. Han votado que si los sefiores:
AlemAn, J. M. G6mez, Fc in, Betancourt, Portuon-
do, F. de Castro, Ferrer y Mauduley; dijeron que n6
los sefiores: Monteagudo, Morda, Cisneros, Silva,
Berriel, Bravo, Quesada, Rius Rivera, Diego Tama
yo, Sanguily, Nfiiez, Giberga, Lacret, Quflez, Juan
G. Gmnez, Eudaldo Tamayo, Villuendas y M6ndez
Capote.
El parrafo cuarto dlice asi: la lee. La Base exije
simplemente 8 afins de residencia en el territorio de
la Repfblica, contados desde su naturalizaci6n.
El senior PaSTinNTrE: ..Se pine a votaci6n ordi-
naria.
El senior FERRER: Pido votaci6n nominal.
Se procede d la votaci6n. Efectuada Ssta, queda dese-
chada.
El senior VILLUENDAS: Ha toeido solamente el
voto del autor y el del sefnor Fernandez de Castro y
ban votado que n6 los sefiores:
AlemAn, J. M G6mez, Monteagudo, Mor6a, For-


t6n, Cisneros, Silva, Betancourt, Berriel, Bravo, Que-
sada, Rfus Rivera, Diego Tamayo, Sanguily, Nfiez,
Giberga, Lacret, Portuondo, Quilez, Juan G. G6mez,
Eudaldo Tamayo, Manduley, Zayas, Villuendas y
M6ndez Capote.
El senior PRESIDENTE: ,El senior Morua queria
explicar su voto?l
El senior MORUA: Quiero referirme slo 6 los cu-
banos naturalizados, que es el punto en que mi eii-
mienda difiere del Proyecto, diciendo que la repre-
sentaci6u cabana sea genuinamente cubana; y no
deseando ser injusto con los que nos a;udaron 6 -
hacer nuestra independencia, quier~jUI.4tquellos
naturalizados par haber estado en ]'igu Wt y que
desde luego no sacaron nota de~tisirosa, tengai
tanto derecho a la representaci6n del:Congreso coino
cualquier otro cubano; por eso es que pido para los
naturalioados con-dos alios de-serviqies~en-etEjkvcit -.:
Libertador cubano, sin nota deshoirosa, que terigan
los misnos derechos que los natives. .
El senior ZAYAS: El parrafo priThero e46tInici .
que se pone 6 votaci6n, porque as el que modified TaV
Base.
El selnor FRESIDENTE: Se pone a votaci6n en laI
forma ordinoria.
El senior MORuA: Pido laI votaci6n nominal.
Se precede 4 la votacibn. Efectuada (sta, queda dese--
chada. .
El seflor VILLUENDAS: Queda desechadar. 1"9"
tos contra 7. Dijeron que si, los sefiores: ,Aeri,
Monteagudo, Mor6a, Portuondo, FelPii'ndt. 'Ie Cas
tro, Juan G. Gminez y Eudaldo Tamayo; y..que no,
los sefiores: Joss M. G6mez, Fort6n, Cisneros, SilVa,,
Betancourt, Berriel, Bravo, Quesada, Riis Rivera,
Diego Tamnayo, Sanguily, NGfinez, G.ib y Lacret,'
Quilez, Ferrer, Manduley, Villuendas y e-rez Ca-
pote. t k
La enmienda del senior Cisneros, dice Ya lee.
El senior PRESIDENTE: De manera qu I enmien-
da consiste en suprimir esta parte de Ia 'Basoqque
dice: "6 naturalizado con ocho aieos de 4esiIepcia,
contados desde su naturalizaci6n"; de mino q.pe.]jo
que se vota es esto: pue se modifique la, 'ase qiritando
ese parrafo.
El sefnor CISNERos: Pido la palabra para. uua ob-
servaci6n que quiero hacer. .,
El sefior PRESIDENTE: La tiene el seflor Cisneros.
El senior CISNEROS: No crei que estate .mociGo se ;
discutiese primero que lo relativoal Senado, en dQon
de pongo alto quo tiene relaci6n con esto, coirt6 se
veria si el Secretario tuviera la bondad de leerlo.
El senior PRESIDENTE: Se ha aplazado la discu-
si6n sobre ese extreme. iTfene much interns en que
se aclare ahora eso el senior Cisneros?
El senior CISNEROS: Est6 bien. Pido la votaci6n
nominal.
Sometida 4 votaci6n, fue desechada por IS votos con-
tra 8.
El Secretario, sefnor VILLUENDAS: Dijeron que si,
los sefiores: Fort6n, Cisneros, Lacret, Portuondo,
Fernhndez de Castro, Eudaldo Tamayo, Villueudas
y M6ndez Capote; y que n6, los sefiores: Alemin,
Jos6 M. G6mez, Monteagudo, Mor6a, Silva, Betan-
court, Berriel, Bravo, Quesada, Rius Rivera, Diego







261tiWAIo tIE tSEoNIS


Tamnayo, Sanguily, NMfiez, Giberga, Quilez, Ferrer,
Juan G. G6mez y Manduley.
El selor PRESIDENTE: Se abre discusion sobrela
Base en su totalidad.
El Secretario, sefor VILLUENDAS, lee la Base.
El seflor JUAN G. GOMEZ: Sefior Presidente, deseo
una aclaraci6n: ,la Comisi6n puede decirme cu5ndo
empieza la naturalizaci6n del extranjero que haya
obtenido la naturalizaci6n por haberse encontrado
en el pafs despues de la evacuaci6n y no haberse
inscripto, no del que venga despu6s? iCuAudo em-
pieza la naturalizaci6n para aquel extranjero?
El senor PRESIDENTE: Sefior Presidente de la
Comisi6T4eiPefior G6mez desea una explicaci6n
-respecto a la Base tercera de la Secci6n octava.
El sefor JUAN G. GOMEz: Sefnores Delegados: la
Base tercera dice: que para ser Representante se re-
quieren las condicicnes siguientes: ser cubano native
6 naturalizado con ocho aflos de residencia en la
Rep6blica .de Cuba; pero aqui se hace caso omiso de
la Base, y por lo tanto queda ello a la interpretaci6n
de cada cual, por cuyo motivo deberA consignarse, a
mni juicio, que comprende A todos los espafoles no
inscriptos y que tieuen que ser considerados coino
cubanos naturalizados, porque no son cubanos nati-
vos. ZA partir de que moment se entiende que han
de contarse para ellos los ocho afios de naturaliza-
ci6n?
.l senior BRAVO CORREOSO: Seiiores Delegados,
la Jomisi6n, por mi humilde conduct, satisfara
los deseos legitimos y naturales del senior Juan
Gualberto G6mez, cumpliendo al mismo tiempo de-
ber ineludible de aclarar toda duda que se ofrezca
sobre cl espiritu y el prop6sito que informan las
Bases del Proyecto que se viene discutiendo.
RecordarAn los sefiores Delegados que a propues-
ta de esta Comisi6n, la Base primera de la Secci6n
segunda que define y enumera qui6nes serin cuba-
nos, fu6 adicionada con un pArrafo, cuyo context
era el sigutente: "A los efectos de la Constituci6n
y de las leyes, se considerarAn como cubanos nati-
vos los comprendidos en los tres primeros ndmeros
&incisos de qsa Base." Dicha adici6n, como dejo
expresado, fu6 aprobada por la Convenci6n, su.
pli6ndose el silencio 6 la omisi6n padecida en el
Proyecto, en punto que era de alta conveniencia 6
importancia que constara de un modo claro y
taxativo, por lo mismo que en el Proyecto de
Bases se hacian las consiguientes distinciones entire
los pubanos nativos y naturalizados, para el ejerci-
cio de derechos, 6 mejor dicho, para fa obtenci6n
6 eligibilidad de ciertos cargos que venian mayor-
mente condicionados por lo que respect a los na-
turalizados.
Los espafoles no inscriptos cono tales espafioles,
seg6n el Tratado de Paris, optaron por la naciona-
lidad cubana, y conforme a la Base, ya aprobada,
de nuestro Proyecto de Constitucion, estkn com-
prendidos en la clasificaci6n gen6rica de naturaliza-
dos. La Comisi6n entiende que no debemos retro-
traer los efectos de la Constituci6n; que el tiempo
que se exige a los naturalizados, como una de las
condiciones para ser Representante, debe contarse
a partir del moment en que se naturalizaron, y


por lo que atafie a los espafioles no inscriptos, des-
de el 11 de Abril del afio 1900, fecha en que ex-
piraba el plazo para que los residents en Cuba al
cesar la soberanfa espafiola, pudieran continuar
gozando de su nacionalidad inscribiendose en los
registros correspondientes.
Yo creo haber dejado aclaradas las dudas que
respect este extreme pudieran existir y satisfe-
chos los deseos de nuestro distinguido compafiero
senior G6mez.
El senior PRESIDENTE: Se pone a votaci6n la Ba-
se. Votaci6n ordinaria.
Se verifica la votaci6n.
El seflor PRESIDENTE: Queda aceptada la Base.
El senior SECRETARIO: La Base cuarta dice: Lee:
"4'
Sera atribuci6n privativa de la Catnara de Re-
presentantes, acusar ante el Senado al Presidente
de la Repiblica por las infracciones de la Cousti-
tuci6n, si las dos terceras parties de los Representan-
tes asi lo acordaren en sesi6n secreta"
Hay presentadas a esa Base dos enmiendas, una
del senior Ndfiez, que dice: Lee:
"A la Convenci6n:
El Delegado que suscribe tiene el honor de pro-
poner que la Base 4' de la Secci6n octava, del
Proyecto de Bases, para la Constituci6n, sea sus-
tituida por la siguiente:
4.
Sera atribuci6n privativa de la Camara de Re-
presentantes acordar la acusaci6n, ante el Senado,
del Presidente de la Repfblica en los casos previs-
tos en la Constituci6n. El acuerdo habra de ser
adoptado por las dos terceras parties del n6mero
total de Representantes y en votaci6n nominal que
se efectie en sesi6n p6blica.
Edificio de la Convenci6n, 29 de Enero de 1901.
Emilio N~iiez."
Y otra del propio senior, que contiene lo siguien-
te: Lee.
El senior NuREz: Yo sostengo la primer enmien-
da y retire la segunda.
El senior PRESIDENTE; Se pone a discusi6n la
enmiendadel senior N6fiez.
El senior NUNEZ: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: El senior Ndfiez tiene la
palabra.
El senior NUREz: La 6nica diferencia que hay
entire la Base y la enmienda, consiste en que yo
solicit en 6sta que la votaci6n nominal sea pdbli-
ca y en sesi6n p6blica; y voy 6 explicar las razones
que para ello tengo: Creo que al tomar una medi-
da tan trascendental, tan important, como la que
nos ocupa, cada Representante, al votar, debe ha-
cerlo pfiblicamente, y consignarse asf en el acta
respective. Es convenient que el pueblo conozca
c6mo piensa y obra, en material de suyo tan im-
portante, cada uto de los Representantes que alli
manda. Prevaleciendo lo contrario,pudiera suce-
der que en las sesiones secrets no se consignase







DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 263


el voto de cada uno ni por consiguiente la respon-
sabilidad quo naturalmente tiene el que vota.
El senior RIVERA: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Rius Rivera.
El senior Rius RIVERA: Lo que ha propuesto el
senior Nufiez, con referencia al Presidente eu cuanto
a ser juzgado por los delitos que se expresan en la
Coustituci6n, es ya cosa prejuzgada por la Conven-
ci6n al tratar de los delitos por los cuales se habra
de acusar al Presidente ante el Senado; por tanto,
se impose, en esa part, si se quiere ser consecuen-
te, acoptar la eumienda del senior N6fiez, cualquie-
ra que sea el criterio de la Comisi6n; pero queda
una difereiicia en la part de la enmienda que se
refiere A las sesiones secrets para acordar si debe
ser acusado el Presidente de la Repfblica. Yo creo
que estedetalle preliminary, que no es todavia la
acusaci6n sino aigoasi como la funci6n de un gran
jurado trataudo de determinar si tiene 6 no fun-
damefito la acusaci6n, debe ser secret, como lo son
las primeras diligencias que se hacen para instruir
un process. Deben ser secrets en este caso con
tanto ins motive, cuanto que alli se va A decidir
si hay motives y fundamentos para acusar nada
menos que al Presidente de la Bepiblica. Si hay
lugar A la acusaci6n, 6sta serA pfblica ante el Senia-
do; pero las sesiones en que se haya de acordar si
hay fundamentos para la acusaci6n, deben tenerse
en secret para que los Animos est6n serenos y en
condiciones de investigar todos los detalles, sin es-
tar bajo la presi6n de otras influencias que las ins-
piraciones del deber y la conveniencia, y porque
acaso se promovieran incidents cuya publicidad
pudiera perjudicar los altos intereses de la Patria.
Esos son los motives que ha tenido la Comisi6n
para recomendar que las sesiones en las cuales se
haya de resolver si ha lugar para acusar al Presi-
dente de la Repdblica, sean secrets, debiendo ser
publicas una vez que las dos terceras parties de los
Representantes se decidan por la afirmativa, por-
que entonces hay 6 debe haber sobrados indicios de
culpa, y cualesquiera que fuesen entonces las conse-
cuencias del process, deben afrontarse pdblica-
mente.
El senior NUNEz: Pido la palabra para rectiti-
car.
El senior PRESIIDNTE: Tiene la palabra el senior
Ndfiez, para rectificar.
El senior NUI-Z: No ha eutendido la Comisi6n
mi enmienda. Yo no propongo que las sesiones en
que se ha de acordar si se acusa 6 no al Presidente
sean piblicas; lo que pido es que las votaciones
sean nominales y p6blicas, y dejo A las CAmaras el
que por medio de su Reglamento determine lo de-
mias.
El senior Rius RIVERA: HAgame el favor la Me-
sa de volver A leer la enmienda. El seAor Secre-
tario la lee.
El senior P'lSIDnNTE: Se pone A votaci6n el 6l-
tino pArrafo de la enmienda.
El senior PRESIDENTE: Votaci6n ordinaria, los que
est6n conformes con la enmienda se pondrin de pie.


Efectuase dsta. Queda desechada. Queda desechada la
enmienda del senior Ndfiez.
El senior VILLUENDAS, lee: "Serin atribuciones
del Senado, etc."
El senior PRESIDENTE: Se pone A discusi6u. Na-
die pidela palabra. Se pone A votaci6u en forma
ordinaria.
Se verifica vista. Aceptada la Base.
El senior GIBERGA: Quiero que conste mi voto en
contra.
El senior VILLUENDAS: Sefior Presidente, suplico
me permit hacer una pregunta sobre la enmienda
del senior Portuondo. Por much que pueda moles-
tar al senior Portuondo, como caligrafo declare hon-
radamente que no entiendo lo que 6sta dice. ,Se ser-
virA hacerme el favor de leerla?
El senior PORTUONDO: A mi no me sorprende,
porqueA veces A mi mismo me sucede lo propio.
Se levanta de su asiento y se dirhi/e d la Presidencia y
lee su enmienda.
El senior PRESIDENTE: Se abre discusi6n sobre
esta enmienda, que es uua adici6n A la Secci6u
cuarta.
El seller Nu~sz: iPero si eso es contrario A lo ya
aprobado por la Asamblea!
El senior PRESIDENTE: Tieue la palabra en cou-
tra el senior N6fiez.
El senior NUNBz: Nosotros no debemos votar eso.
Ayer se aprob6 por la Asamblea que el Presidtnte
no poiia ser juzgado par el Senado mAs que por
ciertos y determinados delitos. Ahora vieue una en-
mienda que cambia completamente el procedimien-
to; mejor dicho, no es una enuienda: es una propo-
sicion: es una revision del acuerdo torado ayer.
El senior MANDULEY: Yo rogarfa al senior Nifiez
que no insistiera en que aquel acuerdo de ayer pre-
valeciera..........
El senior PORTUONDO: Pido la palabra para de-
fender la enmienda que he presentado.
El senor FERNANDEZ DE CASTRO: Creo que la en -
mienda no ha sido atacada.
El sefor PORTUONDO. Si ha sido atacada, y aun-
que asi no fuera, es tanto mIs necesario que yo haga
uso de la palabra, siquiera moleste la atencion de
mi distinguido amigo el senior Fernnudez de Castro,
cuanto que la redacci6n y la letra, por la precipita-
cion con que escribi, hacen tal vez dificil que se
comprenda claramente el concept que he querido
consignar.
El President de la Republica, como todo hom-
bre, estA sujeto A cometer cualquier delito comun;
no porque est6 revestido de ese alto cargo 6 esa al-
ta funci6n, ha de convertirse en ser excepcional 6 su-
perior A cualquiera otro de los demAs hombres, y
puede como 6stos faltar A las leyes y coneter un de-
lito comuu, y no es concebible en buena doctrine
democratic que pueda estar en ningin caso por
encima de las leyes ningdn hombre dentro del te-
rritorio de la Naci6n; pero el Presidente de la Re-
pdblica, que si bien como hombre puede faltar A las
leyes y como hombre puede ser juzgado, esta inves-
tido de tal autoridad, estA ocupando un puesto tal,
que el hecho de mermarle su prestigio afecta no
solamcnte al ciuddadano sino en general A today la






264 DIARIO DE SESIONES


Naci6u, y deahila segunda part de mi ennienda.
En todo otro caso un ciudadano seria sometido a
los Tribunales de Justicia y seguirfa el procedimien-
to ordinario, desde el Juez de Instrucci6n hasta el
Tribunal Supremo; pero tratindose del Presidente
de ]a Repdblica, dependiendo acaso el orden pd-
blico de que tal 6 cual individuo se encuentre ocu-
pando este puesto, se hace necesario darle 6 buscar
las mayores garantias para impedir que fAcilmneute
una trama political peijudique A la Naci6n, y por
eso es que yo exijo que no pueda ser juzgado por
los Tribunales ordinarios, sino que haya de serlo por
el Tribunal Supremo, el mis alto tribunal de Justi-
cia y en el cual hemos de tener absolute confianza,
purque coutra su fallo no hay apelaci6n.
La Base que yo propongo tiende a suplir una
omision que quizAs deliberadamente so ha hecho en
las presentadas ayer por el senior Ndfiez. De la re-
daecidn de esta Pase se desprende que el rPesiden-
te de la Rep6blica podia cometer impunemente
cialquier delito comfin, sin que hubiera autoridad
ninguna senfalada para juzgarlo.
Defendiendo, pues, el principio de que asi el Pre-
sidente de la Republica, como cualquier otro ciu-
dadano, esti obligado i respetar las leyes y su-
frir el castigo que 6stas le hayan impuesto, yo pido
a la Asamblea que vote en sentido afirmativo la
enmienda 6 Base que he sometido a su considera-
cion.
El seflor PRfSIDENTE: Sfrvase el Secretario leer
la Base.
El Secrelario, sewor Villuendas, Ice la Base,
El senior JUAN G. GOMEz: Efectivamente, senior
Nifiez, habia motives para confundirse.
El senior PRESIDINTE: Pero es una cosa distinta.
Ayer se hablaba de los Senadores, de la potestad de
juzgarlos, y la Convenci6n, en virtud de una enmien-
da presentada, acord6 rechazar esta part de la en-
mienda en que se hacia referencia al Senado; no
la acusaci6n, sino la facultad dejuzgarlo. Proponia
la Comisi6n esto, lee, que dice el Proyecto, hablan.
do del Senado y de su facultad de juzgar; viene
otra parte, otra Secci6n del Proyeceto, que habla de
la CAmara de Representaiites y de su facultad de
acusar al Presidente, y el senior Portuondo propone
que se le d6 la facultad de acusar al Senado, en es-
tos cases en que ya se le ha negado al Senado la
facultad de juzgar.
El senior NuSEz: Pido la palabra en contia.
El seflor PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Ndfiez.
El senior NUSEZ: Yo voy A impugnar la enmienda
del seflorlPortuondo. El procedimiento que 61 pro.
pone es bastante defectuoso, pues con ello result
que acusado el Presidente por la CAmara de Repreo
sentantes, el Senado, sin previa deposici6n, lo pon-
dr;A disposici6n del Tribunal Supremo para ser
juzgado, siendo adu Presidente de la Repdblica;
quedando en este caso, naturalmente, el Presidente,
desautorizado, aunque quedase probada su inocen-
cia.
Por otrolado,'el senor Portuondo dice que es anti-
democrrtico que el Presidente de la Rep6blica pne-
da cometer delitos por los cuales no sea c.istigado


y uo obstante, el seofor Portdondo, que esto afirma,
a ese mismo Presidente de la Repdblica, despu6s
que no es Presidente, le da por virtud de su enmien.
da prerrogativas superiores a ningiun otro hombre.
Yo creo que esto si es antidemocratico. El Presi-
dente de la Repdblica, desde el nomento en que de-
ja de serlo, es un ciudadano como otro cualquiera,
que puede ser castigado por los Tribunales compe-
tentes, cualquiera que sea la jerarqufa de este Tri-
bunal: esto es, lo mismno por el Tribunal Supremo
que pr un Juez Correccional. Es cuanto tenia que
decir, y por euyas razones me opongo d la enmien-
da del senior Portuondo.
El senior PORTUONDO: Para rectificar, seinor Presi-
dente. Lo que el senior Ncfiez quiere es precisamen-
te la inviolabilidad del Presidente; pretend lo
que yo me atrevo a calificar de uua cosa mons-
truosa; es decir, la primera autoridad, el Presiden-
te de la Rep6blica, que esta mins que nadie obligado
a cumplir y respetar las leyes, 6 rodear su puesto
del mayor prestigio, queda autorizado para coneter
today clase de delitos comunes, sin que de ninguna
mauera pesara sore 61 la ley; eso es no solameute an-
tidemocratico, si que es realmente una monstruosi-
dad, y no hay inconsecuencia ninguna entire mis
principios, que son esencialmente democrdticos, y el
sostener que compete la facultad de procesar y juz-
gar al Presidente, al Tribunal ESpremo, por la espe-
cialidad precisamente del caso y porque no es el
President de la Repdblica, que ha dejado de serlo,
el hombre que ha de comparecer ante el Tribunal
Supremo, sino que es adu el Presidente de la Repd-
blica, siquiera est6 supenso de sus funciones presi-
denciales, porque es nuy possible que el Tribunal
Supremo no encuentre que los dates que le suini-
nistre el Congreso, seau mnotivo bastante para decre-
tar 6 para dictar siquiera el auto de procesainiento,
y precisamneute on eso caso el Presidente volveria a
ocupar su alto puesto. Si no pudiera hacerlo
asi, entonces yo eitatriai conL'orfln can el sei >r
Nuiez; pero se trata del Presideute de la Repibli-
ca que puede, aun procesado, probar su inoconcia y
volver a ocupar su puesto.
Si el Presidente compete un delito, io es el quo se
liabri quitado el prestigio; si es absuelto, los que
habrin perdido su reputaci6u de hombres honra-
dos, serin los falsos denunciantes, y on manera al-
guna el Presidente, 6 quien, por el contrario, se ha
facilitado la oportunidad de dar una prueba de su-
misi6n a las leyes, que 61 mas que ningdu otro por
ser el primer servidor d, la NaciSu, esti obliga lo t
respetar y cumplir.
SEl senior FERNANDEZ DE CASTRO: Pido la palabra.
SEl senior Rius RIVERA: Pido la palabra.
j El senior PRESIDENTE: 4En contra?
SEl senor Rius RIVERA: Hablo en mi noinbre, no
en nombre de la Comisi6n. El caso que desea re-
Ssolver el senior Portuondo, L mi ver con muchisinmo
Lfundamento, lo tenia previsto en su Proyecto de Ba-
sses la Comisi6n, cuando se trat6 del Senado, y
Lcreo que el mismo senior Portuoudo, quizas sin fi-
jarse bien, lo rechaz6 en ias sesiones privadas del
sal6n de conferencias.
7 En efecto, se decfa en el Proyecto, que por otro de-






DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 265


lito que no sea el de infracciones coustitucionales,
el President ser6 juzgado por el Tribunal Supremno,
previa autorizaci6u del Senado, y ciomio a mi juicio
esto debe expresamente decirse, yo apoyo la moci6n
del senior Portuoudo, porque en realidad, aqui en el
Proyecto, tal como lo present ahora la Comrisi6n,
parece que no se hace responsible al Presidente de
otro delito inu s que de delitos constitucionales.
Se presume que el Presidente no putede counter
en ninugn caso un delito comdn; que en caso que
lo cometiera, no se le debe hacer responsible de ese
delito, si nada queda estatnido en la B tse, A mi juli-
cio resultar6 deficient la Base. Yo crco lque dube
apoyarse la adici6n que propone el sailor Portuonl-
do porque, de otra manera, 6 pareceria el Presidein-
te como uu ser irrespoinable si Ilegara el caso, y
existed la posibilidad, porque es honmbre, de que co
meta un delito comfii, 6 no se sabria ante quiin
debia ser acusado, ni en qu6 forma, si expresamen-
to dice la Constituci6n que por los delitos constitu-
cionales, el Presideute sera acusado ante el Seinalo,
y no preve los otros casos; queda A mi entender de-
ficiente on esa part la Constituci6n. Biea sea la
enmienda del senior Portuondo 6i otra anilog i c0m1
identico objeto, cre, que debe ser aloptada pw
la Comisi6n.
El senior FERNANDEZ DE CASTRO: Pido la palabra
en contra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el selor Ferlill-
dez de Castro.
El senior FERNAXDEZ DEi CASTRO: Safi,)res Dele-
gados, antes debo hacer constar que A mif no 1 l 1
inolesta que hable ningdu silior Delegalo, y iuchl-
simo menos mi amigo y compafiero 6a quien oig.)
siempre con verdadera com)placle-n(i;i, el sefi r Pr-
tuoudo. De las frases del senior Rius Rivera so dies
prende de una inanera muy clara 'y nmy precise,
que vamos 6 revisar un acuerdo toinado. El sin wi
Rius Rivera hace referencia i que li Coinisi6o tenia
realmente en su Proyecto, la Base que fu6 desecliada
y sustituida por una enmienda del seilor Niiiez; y
alora el senior Portuondo propone que se revise
aquel acuerdo y se admit la Base que el sfiior
Rius Rivera ha declarado que fu6 desechida del
Proyecto. Eu este camino sefiores R presentaintes
no concluiremos nunca; vamlos a estar revisaudo (de
dia en dia lo que hayamos acordado en dias anterio-
res, y recordando al sefnor Manuel Sanguily, que
decia el otro dia que esta Rep6iblica nonnata iba
viendo peligros sin cuento, que donde no tenia un
abismo habia una monitafa, que donde no habia
un pufial, habia una pistol, (risas,) debo decir, se-
fiores Delegados, t mAs de esto, que el miedo ha llega-
do tambiu6 hasta esta CAmuara; que todavia no
hemos elegido al Presidente, todavia no hemos se-
fialado la mianera de elegirlo y ya le tenemos miedo
y hasta estamos queriendo dictar leyes para sug;-
tarlo, comno si fu6ramios t6 elegir ii un asesino, At unl
ladro6 vulgar (risas). Es para mi de una alta
importaucia desde luego, que rodeemios al Presiden-
te de la Republica de Cuba de todo el auge, de todo
ol prestigio que deba teuer el primer Magistrado tde
una Rep6blica, y que en la Carta Fundamental no
vayamos ya poniendole trabas, en la sup6siciG6i y


bajo el coucepto, de que ha de ser un hombre no tan
vulgar y tan comin i como otro cualquiera, sino mis
vulgar y mis comfin, es decir, uu lad r6, uu asesiuo.
Yo creo que est6ia bien garantizados los derechos
pib'icoi de la sociedad cubana, sin necesidad de que
vayamos a poner en -una Carta Fundamental uua es
pecie de ley contra el Presidente, A quien como dije
antes, no sabemos como vainos A elegirlo y ya le te-
nemos miedo, como tainbiln le tenemos miedo al
sufragio universal y le tenemos miedo A todo.
El senior Rius RfVERA: Pido la palabra para
rectificar.
El senior PaESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Lius Rivera, para rectificar.
El seinor Rus RIVIERA: Lo que propose el senior
Portuondo no es una eumienda ni es nua revisi6i
de uningu acuerdo; es una adici6n A la Base. De
modo que si aprobamos esa adici6n no se ha de en-
tender que hemos revisado un acuerdo, porque, en
modo alguno, se inodifica ese acuerdo, sino que se
consigna alg) que 6. mi juicio es un complement
necesario a esa B.se. Ello no implica que le tenga-
mos miiedo al Presidente do la Repiiblica, ni da
l~igar 6 la suposici6n de que el Presidente de la Re-
[i)iblica va A ser un criminal vulgar; pero si cabe la
posibilidla1 de que Presidente de la Repdblica co-
imeta un delito, porque es hombre, tiene coraz6n y
tiene pasiones, y A impulses de esos sentimientos
Iiemos visto en lai historic y acaso en la propia ex-
periencia nuestra, hombres muy virtuosos cometer
delitos, ,c6mo, si se present el caso, sera castigado
el delincuentc? Habremos de suponer que el Pre-
sidente de la Rep6blica va A ser un hombre excep-
cional, impecable, que no puede delinquir? Puede
reverse de una manera indirecta, y por eso decia
yo que, ya fuera la eumienda del senior Portuondo
on la t'orma quo la ha presentado, 6 otra aualoga
lue tendiera Ai ull i id6utico, debia aprobarse al-
guna. Hay que prever el caso, porque si no se pre-
viese podriautos encontrarnos el dia menos pensadc
con uu ciudadano irresponsible, exceptional, 6 sin
posibilidad de pecado en nuestra Repdblica, y eso
no puede ser.
No quiero referirmne de nuevo 6 la Base que pre-
present6 la Comisi6b en IA cu-i se decia eso mismo
en otra forma, inis propia digaioslo asi, pero siem-
pre viuiendo ti tear el misumo resultado. Yo no so
lo que dijo el senior FernAnidez de Castro resoeLto it
una einienda desecha la y aprobada al misimo tiem-
po por la Comisi6a; pero si s6 que la Baise primiti-
va redactada por la Coinisiii, fu6 rechazada ie
absolute y adoptada 6sta que ahora present la
Comisi6u, por los Dalegados, en las confereucias
privadas, de modo que no puede Ilamarse a6 esta
B ise, con cabal propiedad y exactitud uina proposi-
ci6ni de la Comisi6n de Bases.
El senior PRESIDENTE: El senior Sanguil hlabia
pedido la palabra, pero, como se han consumido los
tumios reglameutatarios, la Presidencia desea saber
si la Convenci6n acuerda conceder un turn mis en
pro, y otro en contra.
Se'iales afirmativas.
El senior PRESIDENTE: El senor Saniguily tiene la
palabra.







206 DIARIO DE SESIONES


El senior SANGUILY: El senior Fernandez de Castro
se oponia A la enmienda presentada por el senior
Portuondo, basAndose en una gratuita suposici6n, la
de la imposibilidad, respect la Presidente;'de come-
ter delitos que no sean puramente politicos, durau-
te el tiempo de su gobierno; si no ha dicho eso el
senior FernAndez de Castro, tiene que convenir en
que es verdad que el Presidente puede cometer
delitos que no sean delitos politicos, durante
el tiempo de su gobierno, y esto, que es una posibi-
lidad, y en America ha sido una posibilidad muy
frecuente, no esti previsto en la Constituci6n, lo que
motiva y justifica la enmienda del senior Portuondo.
AdemAs, nada me parece mis natural, mis claro y
mAs necesario. Hay un libro, yo no recuerdo ahora
su nombre, lo lef hace muchos afios, obra de uu
mndico sur-americano eminent, donde se enumeran
desde el punto de vista hist6rico, politico y social,
los delitos y crimenes de los Presidentes de las Re-
pliblicas Hispano-Americanas, y se consignan casos
curiosisimos y muy numerosos: por donde, A todas
las razones que la apoyan, se afiade para que acep-
temos la enmienda del senior Portuoudo, otra raz6n
sugerida por la experiencia de nuestra Am6rica. Si,
pues, el Presidente de la Repdblica compete un cri-
men durante el ejercicio de sus funciones, es decir,
durante el tiempo que ejerza la Presidencia, tiene
que serjuzgado, debiendo alguien juzgarlo, y fuera
descr6dito, anomalia, que compareciera el Presiden-
te ante el Tribunal competence, como para cualquier
otro ciudadano en igualdad de delincuencia; porque
el President de la Repdblica es, desde este punto
de vista, un ciudadano privilegiado; el Presidente
de la Repdblica tiene que ser sometido al Tribunal
Supremo de Justicia. Pero dos aspects puede pre-
sentar la acusacin6 del Presidente: 6 es cierta, 6 es
falsa, si fuera cierta, necesita el juicio, la investiga-
ci6n por lo menos, y si fuera falsa, necesita una ga-
rautfa y no hay mis ni mejor garantia que el pro-
cedimiento ante el Tribunal Supremo.
Este es uno delos motives por que yo le recomen-
darfa al senior Portuondo que no preseutase su en-
mienda en estos moments al tratarse de la Base
cuarta de la Secci6n octava, pero much menos
atribuy6ndole A la CAmara de Representantes la fa-.
cultad privativa, de acusar por causes political y
acaso tambi6n por crimenes al Presidente de la Re-
p6blica. No s4 lo que va A decidir la Convenci6n,
pero en los Estados Unidos, por lo menos, la Cgmara
de Representantes va creciendo con el pais, el pals
cubano tiene que crecer, y hay que proveer por
medio de una ley la correspondencia entire el pais
que crece y su representaci6n relative y proporcio-
nada. Cada diez afios en los Estados Unidos se hace
un censo, porque la poblaci6n ha ido creciendo ex-
traordinariamente, y ha sido necesario mantener la'
harmonia entire su ndmero y su equitativa represen-
taci6n en los Cuerpos Colegisladores, y debiendo por
fuerza Cuba crecer en poblaci6n, tambien ha de
crecer necesariamente su representaci6n en el Con-
greso national, es decir, que cada vez aumeutarA el
infiujo de las masas, cada vez dependeri mis la
representaci6n national, en una de sus ramas, de la
sensibilidad impressionable irreflexiva que por lo


comnn tuerce 6 obscurece la conciencia moral; por
lo que es possible, en estas condiciones, que sea mis
ficil encontrar quienes, por intereses politicos, por
odios politicos, por razones de partido, por conve-
niencias de cualquier genero, ligados A los intereses
de las colectividades alli representadas, finjan 6
urdan, de alguna manera, una acusaci6n inicua
contra el Presidente de la Repiblica.
La garantia contra estas contingencies solo puede
estar en el Senado, y asi no me parece que sea este
el lugar propio de la enmienda; pero ya que no esta
donde debia estar, en la Secci6n anterior, puede po-
nerse al final de la Secci6u que trata de las respon-
sabilidades del Presidente. Esta es una indicaci6n
que hago al senior Portuondo, la indicaci6n de que
el President de la Repdblica sea tambien responsa-
ble, en los casos de delito comdu, ante el Tribunal
Supremo y mediante la autorizaci6u del Senado;
porque cualquiera puede acusar al Presidente de la
Repdblica por causa de delito, pero no es natural
limitar esta facultad haci6ndola privativa de la Ca
mara de Representantes, cuando lol6gico y human
es que de todos sea ese derecho. Eutiendo, pues, que
de no estar en la Secci6u anterior la enmienda del
seflor Portuondo, su lugar propio seria donde se
consignan las responsabilidades del Presidente de la
Repiblica. Si el senior Portuondo accede a esta mo-
diticaci6n, estare de acuerdo con su enmieuda.-He
dicho.
El senior PORTUONDO: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el Sr. Portuoudo.
El senior PORTUONDO: Yo no tendrfa inconve-
niente en admitir esas disertaciones del senior San.
guily, siempre que me las explicara conveniente-
mente.
El senior PRESIDENTE: Senor Portuondo, ousted
sostieue 6 no la enmienda? Pues debe ponerse de
acuerdo, fuera de este lugar, con el senior Sanguily.
El senior PORTUONDO: Sostengo la enmienda.
El senior VILLUENDAS: Yo he pedido la palabra
en contra de la enmienda del senior Portuondo, la-
mentando estar enfrente de tan distinguido compa-
fiero, que en esta ocasi6n lleva la compafifa del jui-
cio severe del general Rius Rivera y del senior San-
guily. Yo he de llamar la atenci6n del senior
Portuondo sobre el caso curiosisimo que 61 estable-
ce con su enmienda, que dice asi en su segunda
parte: "y en este caso," es decir, en el caso de uu
delito com6n, "se pondri al Presidente a disposi-
ci6n del Tribunal Supremo." Y fijese la Cimara
que el Presidente sigue siendo Presidente de la Re-
pdblica, es decir, que el Magistrado mis alto de
ella, es sin embargo, puesto A disposici6n del Tribu-
nal Supremo; ya no es el Presidente de la Repdbli-
ca con todas las atribnciones que la Constitucion y
las leyes le dan, sino que es un individuo A dispo-
sici6n de un Tribunal de justicia, siquiera sea el
mis alto de la escala judicial.
Pero hay mis; el Tribunal Supremo, que para
este caso ha deser autorizado por la Ley orginica
del Poder judicial, empieza las instructivas del su-
mario, y result por veinte 6 treinta declaraciones
que el Presidente rob6 6 mat6, cometi6 un delito, y
entonces el Tribunal Supremo, que no puede esta-





1Ak LA CONVENCIO& CdMStItUtkNrtk 267


blecer, como no podemos establecer nosotros, privi-
legios irritantes para el Presidente de la Rep6blica
enfrente de los demas ciudadanos, se ve en el caso
de reducir A prisi6n al Presidente, yo quiero career
tambi6n que con arreglo a las leyes se le concede
libertad bajo fianza y entonces so da un caso curiosf-
simo: el Presidente de la Repdblica, que no ha de-
jado de serlo, y estA firmando leyes y decretos,
es sin embargo un procesado......
El sefor Portuondo interrumpe.
El sefor VILLUENDAS: Yo suplico al senior Por-
tuondo que tenga la misma calma que yo. El se-
lior Portuondo no dice eso en su enmienda; el se-
flor Portuoudo dice, pura y simplemente, lo que voy
A tener el honor de leer por sexta 6 septima vez. Lee.
Pero no habla nada de la suspensi6u del Presiden-
te, sino que se pondrA A disposici6n del Senado;
leyendo todo esto, me he dicho que en realidad el
senior Portuondo responded A algo que preve y que
no se ha determinado en la enmienda del senior
Nfiez, y con buena fe y sinceridad procuraba que
se estableciese en la Constituci6n.
Por eso el senior Sanguily, que pidi6 la palabra
para apoyar la enmienda, terminaba suplicando al
senior Portuondo que la retirara, y tenia raz6n el
senior Sanguily, como la tiene la mayor parte de
las veces que el habla. Cuando se able del Pre-
sidente de la Repdblica en la Constituci6n, se pon-
drA un articulo 6 una Base que resuelva la pretell-
si6n del senior Portuondo. Cuando el Presidente
de la Repdblica cometa un delito comfn, serA acu-
sado por la CAmara de Representantes ante el Se-
nado; entonces podrA el Senado suspenderlo y en-
tregarlo al Tribunal competent, porque ya no es
el President, como decia el senior Nufiez.
Por todo esto que yo he dicho, porque preveo
una monstruosidad, al Presidente metido en la
carcel, firmando y despachando con sus Secretarios,
pido A la Camara, ya que el senior Portuondo no
ha atendido los ruegos autorizados y sensatos del
senior Sanguily, que vote en contra de la enmienda.
El senior PORTUONDO: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Por-
tuondo.
El senior PORTUONDO: Al decir en mi enmienda
que el Senado autorizarA al Tribunal Supremo para
proceder contra el Presidente, evidentemente se
comprende que el Presidente ha de cesar en el ejer.
cicio de sus funciones; pero si asi no es, yo no ten-
go inconvenient en que se agregue: "SerA autori-
zado por el Senado, quien previamentelo suspenders
de sus funciones."
Yo entiendo que no era necesario, porque ya es-
taba comprendido dentro de la Base, y hasta dentro
del espiritu de un articulo anterior. AdemAs, no
veo tampoco que en el capitulo que se refiere al
Poder Ejecutivo pueda tratarse de esto, cuando tan-
ta relaci6n tiene con las Camaras Legislativas. Tra-
tamos de las CAmaras, de las facultades privativas
de una de ellas, es decir, que no vamos A poner un
articulo especial; yo creo que en ningdu lugar de la
Contituci6n, no veo que haya ningdu lugar en la
Constituci6n, en el cual pueda ponerse mAs oportu-
namente que en 6ste, y en todo caso la Comisi6n de


estilo acordara el lugar en que deba colocarse. Yo
lo que quiero es que quede consignado el principio
fundamental, con el cual estan conformes la mayor
part de los Delegados.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la en-
mienda del senior Portuondo.
El senior PORTUONDO: Pido la votaci6n nominal.
Efectuada esta, queda desechada por 13 votos con-
tra 12.
El secretario, senior VILLUENDAS: Han votado
que si, los sefiores Aleman, Jos6 M. G6mez, Montea-
gudo, Fortin, Cisneros, Silva, Betancourt, Rfus Ri-
vera, Lacret, Portuondo, Juan G. G6mez y Tamayo,
Y votaron que n6, los sefiores Morua, Berriel,
Bravo, Quesada, Diego Tamayo, Sanguily, Nufiez,
Giberga, Fernandez de Castro, Ferrer, Manduley,
Villuendas y MWndez Capote.
Resultado de la election: 12 votos que si y 13
que n6.
El Secretario, scimor illuendas, lee la Base 1P de
la Seccian novena:

El cargo de Senador y Representante sera incom-
patible con todo cargo retribuido y de nombramien-
to del Gobierno.
El seinor PRESIDENTE: Hay una enmienda a esta
Base, del senior Sanguily.
El Secretario, senior Villuendas, lee la siguiente en-
mienda:
"A la Convcnci6n:
El Delegado que suscribe, propone a la Conven-
ci6n que acuerde que A la Base 1. de la Secci6n
novena del Proyecto de Bases para la Constituci6n,
se adicionen estas palabras: Excepto con el de
Secretario de Despacho y con el de Catedritico de
establecimiento official, obtenido por oposici6n con
anterioridad A la elecci6n."
Editicio de la Convenci6n, 29 de Enero de 1901.
Manuel Sanguily."
El senior PRESIDENTE: Se abre discusi6n sobre
esa enmienda.
El senior QUESADA: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el sefor Quesada.
El senior QUESADA: A petici6n de various amigos,
renuncio A combatirla, y si no hay otro senior Dele-
gado que pida la palabra en contra, deseo que se
ponga A votaci6n.
El sefor Presidente pone d votaci6n la enmienda
del senor Sanguily en forma ordinaria.
El senior JUAN G. GOMEz: Pido la votaci6n, por
parties, de la enmienda.
El senior Rius RIVERA: Pido la votaci6n nomi-
nal.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la en-
mienda del senior Sanguily, en cuanto se refiere al
cargo de Secretario.
Efectuada esta, result desechala por 21 votos en
contra y 3 d favor.
El Secretario, senior VILLUENDAS: Han votado
que si, los sefiores D. Tamayo, Sanguily y Giberga.
Han votado que n6, los seflores AlemAn, J. M.
G6mez, Monteagudo, Morfa, Fortfn, Cisneros, Sil-







IMARIO DR SESIONVS


va, Betancourt, Berriel, Bravo, Quesada, Rius Iive-
ra, Nifiez, Lacret, Quile-, Ferrer, J. G. Gmnez, E.
Tamayo, Manduley, Villuendas y Mendez Capote.
Resultado de la votaci6n: 3 votos que sf y 21
que n6.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n el otro
extreme que dice: "Exceptuando el cargo de Cate-
dratico en establecimiento official, obtenido por opo-
sici6n, con anterioridad A la-elecci6n."
El senior Rius RIVERA: Pido la votaci6n nomii-
n al.
Efectuase la votaci6s.
El Secretario senior VILLUENDAS: Han dicho que
n6, los sefiores Alemdn, J. M. G6mez, Morta, For-
tun, Cisneros, Betancourt, Bravo, Quesada y Rins
Rivera.
Y han dicho que si, los seiores Monteagudo, Sil-
va, Berriel, D. Tamayo, Sanguily, Niiez, Giberga,
Lacret, Quilez, Fernindez de Castro, J. G. G6mez,
E. Tamayo, Manduley, Villuendas, Ferrer y Men
dez Capote.
Resultado de la votaci6n: 15 votos contra 9. Ha
sido aprobada.
El senior PRESIDENTE: Se pone fi discusi6n la
Base.
El Secrelario, senor Villuendas, la lee.
El seflor PRESIDENTE: ,No hay quien pila In
palabra? Se pone A votaci6n ordinaria.
Efecttise la votaci6o. Queda aprobada.
El Secretario, senior VILLUENDAS: Lee la Base se
gunda, que dice:

Los Representantes y Senadores recibirtin una
dotaci6n igual para todos, que no podri ser alterada
durante el period de su representaci6n."
A esta B-se hay una enmienda del senor Fer-
nandez de Castro, que dice asi: La lee.
"A la Convenci6n:
El Delegado que suscribe tiene el honor de pro-
poner A sus compafieros la siguiente eninienda a la
Secci6n novena en su Base 3":
Los Representantes y Senadores recibiran una
dotaci6n igual para todos, que podrA ser alterada;
pero 6sta no surtira efectos sino en los periodos si-
guientes fa aquel en que sc vote la alteraci6n.
Enero 29 de 1901.
J. Fernandez de Castro."
El seflor FERNANDEZ DE CASTRO: Pido la pala-
bra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Fernandez de Castro.
El senior FERNANDEZ DS CASTRO: No voy A de-
fender mi enmienda, porque creo que nadie me la
ha de atacar; al menos yo lo creo asi; porque como
esta redactada,yo entiendo que la dotaci6n no pue-
de ser modificada nunca. Y en efecto, fijense los
sefiores Delegados; dice la Base: Lee. Y claro es
que esa dotaci6n no podra modificarse nunca, por-
que siempre es un period de un Congreso.
El sefor Rius RIVERA: La Comisi6n no tiene
inconvenient en aceptar la enmienda, porque su
redacci6n estA mis clara.


El senior PRESIDENTE: Aceptada por la Comisi6n
la enmienda del senor Fernandez de Castro, se po-
ne A votaci6n como Base, en forina ordinaria. Efec-
tiasc la votacibn. Queda aprobada.
Se lee y queda aprcbada la Base q3, que dice:
"n"
Los Representantes y Senadores seran inviolables
por las opinions que enitan en el ejercicio de sus
cargos"
El Secretario, senior VILLUENDAS: Lee la Base 4,
que dice:

Los Representantes y Senadores no podran ser
detenidos ni procesados sin el permiso de la CAma-
ra A que pertenezcan, salvo en el caso de ser halla-
dos infraganti en la comisi6n de alg6n delito; en
cuyo caso, y en el de ser detenidos 6 procesados
cuando estuviere cerrado el Congreso, se darei cuen-
ta lo mas pronto possible a la Cmrnara a que perte-
nezcan para su conocimiento y resoluci6n que co-
rresponda."
A esta Base hay una enmienda del seinor Zayas,
que pide la supresi6n de Osta en absolute. Dice asi:
"A la Cmovenci6n:
El Delegado que suscribe propone A la Conven-
vencion que acuerde suprimir la Base 4P de la Sec-
cion novena del Proyecto de Constituci6n.
Edificio de la Convenci6n, Enero 28 de 1901.
Alfredo Zayas."
El seinor PRESIIDENTE: L' Presidencia no pone
a discussion esa einmienda, ni en o1 adelante pondrat
ninguna que venga redactada en esa forma. Se po-
ne A discusi6n la Base. Nadie pide la palabra. Se
pone A votaci6n. iEfeciltase la oltaci6n. Queda apro-
bada ia Base 4V
Se leen las Bases 51, G' y 7' del Proyecto, que son
aprobadas cn forma ordinaria, y rc.pectivamente dicen:
5a
'Las Cmnaras abrirAn y cerrarin sus sesiones, am-
bas en un mismo dia, residiran en una misma po-
blacion, y ninguna podrt trasladarse a otro lugar
ni suspender sus sesiones por inas de tres dias sin
consentimiento de la otra. Tampoco podrAn comen-
zar sus sesiones sin los dos tercios de la totalidad de
sus iniembros ni les sera dable continuarlas sin la
mavoria absolute deellos.
61
Las Ctmaras resolverin sobre la validez de las
elecciones y sobre la renuncia de sus miembros; y
ninguno de estos podrh ser expulsado sino por causa
previamente determinada y por acuerdo de las dos
terceras parties, por lo menos, del respective Cuerpo
Colegislador.
7';
Las CAmaras haran sus respectivos reglamentos
y eligirAn de entire sus miembros sus Presidentes,
Vicepresidentes y Secretarios; pero el Presidente del
Senado s61o ejercerr el cargo en defect del Vice-
presidente de la Rep6blica, 6 cuando 6ste desempe-
fare la Presidencia de la misma."







DE LA CONVENCIONT CONSTtTUYENTE 269


El senior VILLUENDAS: Lee la Base 19 de-la Secci6n
decima. Hay uua enmienda del senior Zayas.
El senior ZAYAS: Lee su enmienda, que dice as'i:
'El Delegado que suscribe propose' como enmieu-
da a la Base 1I de la Secci6n decima, que en lugar
de "Noviembre" diga "Septiembre."
Editicio de la Cony mci6n, Euero 28 de 1901.
A fredo Zayas."
Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Zayas.
El seflor ZAYAS: Yo he pedido este cambio de
mes por una raz6n muy sencilla y tal vez de poca
importancia. Si se redne el primer lunes de Noviem-
bre el Congreso y tiene que funcionar durante no.
venta dias habiles por lo menos, resultarA que se
interrumpiran probablemente sus funciones, mien-
tras no se altere la costumbre existente entre noso-
tros de dar tregua a los trabajos antes que finalice
el afio, en los 6ltimos dias del mes de Diciembre,
costumbre que habia tendido a desaparecer, por lo
menos en cuanto a los asuntos judiciales, habiendo-
se suprimido lo que se llamaba "cerrar el punto", el
24 de Diciembre, para volver A abrirlo el 2 de Ene-
ro, lo que ha sidJ puesto en vigor nuevamente por
unadisposici6n del Secretario de Justicia. Entre
nosotros, en el mes de Septiembre, ya la 6poca de los
calories ha pasado; la incomodidad de reunirse en
edificios cerrados ha desaparecido, y se tendran los
meses de Septiembre, Octubre y Noviembre comple-
tando los noventa dfas h6biles, con seis 6 siete dias
mas de Diciembre, con lo que no seran interrumpi-
dos por ninguna festividad. No veo, pues, la venta-
ja de empezar en Noviembre, y me parece inns re-
comendable hacerlo el primer lanes de Septiembre,
a meuos que la Comisi6n no tenga alguna raz6n
special para fijar el primer lunes de Noviembre.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n; vota-
ci6n ordinaria.
Efectiase dsta. Queda desechada la enmienda.
Se lee la Base que fu aprobada.
El Secretario, seFor Zayas, lee la B ise segunda lque
dice:
A"2
El Congress se reunira en un solo Cuerpo para
proclamar, rectificando y comprobando previamen-
te el escrutinio, al Presidentey Vicepresidente de la
Repdblica; siendo en dicho caso Presidente y Vice-
presidente del Congreso, respectivamente, el Presi-
dente del Senado y el Presidente de la CAmara de
Representantes.
Si del escrutinio resultare que ninguno de los
candidates reune mayoria absolute de votos, el
Congress, por ignal mayoria, elegirA el Presidente
de entire los dos candidates que hubieren obtenido
mayor n6mero de votos. Este escrutinio se hara con
anterioridad a la expiraci6n del trrmino presiden-
cial.))
El senior PRESIDENTE: NO hay ninguna enmniea-
da. Se pone A discusi6n.
A votaci6n el primer pArrafo, votaci6n ordina-
ria. Efectiuase esta. Queda aprobado.
El pArrafo segundo. Queda aprobado.


El Secretario senior ZAYAS: Lee el tercer pdrrafo y
una enmienda de la Base que dice: lee. Hay otra
enmienda que se refiere al inciso doce, que dice asf:
Lee.
El senior PRESIDENTE: Se pone a discusi6n el pi-
rrafo primero de la Base tercera.
Se leen y son aprobados los incisos primero, segun-
do y tercero de la Base tercera, que dicen:
3
(Serrn atribuciones del Congreso:
19 Discutir y aprobar los presupuestos Ide gastos
e ingresos del Estado. Diclos gastos e ingresos, con
excepci6n de los que se mencionaran mns adelante,
se incluirin en presupuestos anuales y s6lo regi-
rAn durante el aflo para el cual hubieren sido apro.
bados.
Los gastos del Congreso, los de la Administraci6nl
de Justicia y los de intereses y amortizaci6n de em-
prestitos, y los ingresos con que deben ser cubiertos,
tendrAn el carActer de permanentes y se incluirAn
en presupuesto fijo, que regira mientras no sea re-
formado por leyes especiales.
20 Acordar empr6stitos, votando al mismo tiem-
po los ingresos permanentes necesarios para el pago
de sus intereses y amortizaci6n; siendo necesario el
acuerdo de las dos terceras parties de los miembros
de cada Cuerpo Colegislador.
3? Acufiar moneda, determinando el patron, ley,
valor y denominaci6n de la misma; y arreglar el
sistema de pesas y medidas.n
Se lee el inciso cuarto que dice:
<49 Declarar la guerra y aprobar los Tratados de
paz que el Presidente hubiere negociado.,
Pide la palabra el sefior Villuendas.
El senior VILLUENDAS: Si el senior Presidente me
concede la palabra, yo pediria & la Convencion que
este inciso lo acordara con uu cambio de verbo, y
en lugar de poner "Aprobar el tratado de paz" ne-
gociado por el Presidente, se dijera: "Ratificar los
tratados de paz."
El senior RIVERA: No, yo creo que hay una defi-
ciencia en la redacci6n, pero es porque debe decir:
"aprobado 6 n6."
El senior VILLUENDAS: Precisamente para evit.r
eso que ha dicho el senior Rivera, e por lo que lie
pedido poner el verbo ratificar. Yo entiendo que el
President, es decir, el Ejecutivo tiene en sus ma-
nos todos los secrets diplomiticos, la declara-
ci6n de guerra y la disposici6n de las fuerzas de
tierra y mar, y 61 es el que sabe en qu6 moment es
que debe hacer y negociar los tratados de paz. No
hay precedent de que ningin Senado, ningmn
cuerpo Colegislador haya desaprobado lo hecho por
el President, que cuando lo ha hecho ha sido por
razones de conveniencia pfblica. Yo pido que la
facultad de negociar la paz est6 siempre en el Pre-
sidente, en el Ejecutivo, ratificando el Senado; y
nunca que el Senado pueda desaprobar lo echo
por el Presidente en este sentido.
El senior Rius RIVERA: En este sentido fu6 que
me pareci6 que habia grave diferencia entire los ver-
bos ratificar y aprobar.






270 1MARI0 bt gkStONES


Ratificar impone la condici6n de aprobar y no la
de desaprobar, y por eso es por lo que me opongo y
creo que se opondrd la Convenci6n.
Si, le hemos de dar al Presidente esa facultad;
pero el Congreso debe tener la alternative de apro-
bar 6 u6 para que sea vdlido, y aprobar lo que haga
el President en material tan grave como la celebra-
ci6n de Tratados internacionales. Yo en modo al-
guno me encuentro dispuesto a entregar al Presi-
dente de la Rep6blica los destinos de la Naci6u,
dandole en absolute la facultad nada menos que de
declarar la guerra y hacer la paz; eso no es possible.
La Comisi6n propuso que fuera el Senado quien
aprobara los tratados internacionales y las condi-
ciones en que deberia hacerse la guerra y la paz;
pero luego en las sesiones privadas, en una de las
sesiones privadas, en una de las confereucias que
aqui celebramos, se acord6 que fuera el Congreso,
para tener mayores garantfas.
Me opongo, pues, a que se sustituya la palabra
aprobar por la de ratificar, por cuanto Ilevo dicho,
y aun me parece que esta deficiente la redacci6n
de esta Base, por cuanto, si solamente se dice apro-
bar, hasta cierto punto pareceria justificado decir
que el Senado 6 el Congreso esta obligado A aprobar
y no tiene la facultad de desaprobar. Opino que
mientras mAs claridad haya, mejor.
Respecto a la afirmaci6n que ha hecho el senior
Villuendas de que nunca se ha dado el caso de que
el Senado 6 el Congreso hayan desaprobado un tra-
tado de esa clase, ha de saber, y me permitira que
se lo diga, el senior Villuendas, que estA en un error,
porque ahora mismo el Senado americano estI mo-
dificando y quizAs anulara el Tratado Hay-Paunce-
fote.
El senior VILLUENDA, interrumpiendo: Eso no es
un tratado de paz.
El senior RIVERA, continuando: Es un tratado in-
ternacional, como lo serfa uno de paz tambi6n, y po-
dria ser desechado por el Senado. Ese ha sido en-
mendado, y hay otros muchos tambi6n que han sido
desechados por el Senado de los Estados Unidus.
Pero aun suponiendo que el no existir el prece-
dente sirviera como raz6n, yo no la aceptarfa, por-
que no debemos dejar al Presidente de la Repdbli-
ca la facultad de disponer de los destinos de la Na-
ci6n. En ese concept, yo ruego a la Convenci6n
apruebe el inciso a que nos venimos refiriendo,
agregando <6 n6n la palabra aprobar, modificaci6n
que supongo que la Comision aceptard; y que yo pro-
pongo, en todo caso, como enmienda 6 la Base.
He dicho.
El senior BERRIEL: Para mf esta de todo punto
de mas el agregarle: a6 n65.
El senior VILLENDAS: Suplico so me concede la
bpalabra para rectificar una cuesti6n de verdad his-
t6rica, que el senior Rfus Rivera confunde: el tra-
tado de Hay-Pauncefote no es un tratado de paz.
El senior PRESIDENTE: Se pone a votaci6n la en-
mienda del sefor Villuendas.
Efectiase esta. Queda desechada.
Se lee el inciso, quinto de la Base.
El senior PRESIDEBTE: Se ha presentado una adi-
ci6n a esa Base.


El senior P.ORTUONDO: Yo he presentado unaadi-
ci6n 6 esa Base.
El Secretario, seiTor Zayas, lee una enmienda del
seflor Portuondo.
El senior Rius RIVERA: Lo que pide el senor
Portuoudo que se haga, aqui ya lo tenemos noso-
tros previsto en el articulo que trata de las faculta-
des de los Consejos Provinciales. De manera que
eatonces yo creo qne sera la oportunidad de expre-
sar las facultades de esos Consejos. Si no estuviera en
ellas 6sa que pide el senior Portuondo, se la podria
agregar entonces a la B.ise; no aquf, p rque parece
hasta cierto punto que limit las facultade,, y yo
rogaria al senior Portuondo que aguardara ihast t ese
moment.
El senior PORTUONDo: iY la aceptarfa entonces
la Comisi6n?
El senior Rius R[VEKA: Ese es el criteria de la
Comisi6n.
El seflor PORTUONDO: Pues entonces, que quede
sobre la mesa.
El Secretario, sefnor ZAYAS: Yo pido la palabra
para hacer una pregunta a la Comision, para que
me saque de cierta duda que me ofrece esa Base
que habla de las facultades de los Consejos Provin-
ciales. Se concede a esos Consejos la intervenci6n
en todo lo que se refiere a las vias de comunicacio-
nes; y dice el senior Bravo, que no dice asi: (lee la
Base). ((El crear y dotar ferrocarriles,; de manera que
el Estado lo que tiene es el itinerario de los ferroca.
rriles, porque no concibo cuAles puedan ser las fa-
cultades que le quedan al Congreso en esta Base, que
dice: (lee.)
El senior VILLUENDAS: Pido la p ilabra para una
cuesti6n de orden.
El senior PRESIDENTI: Cuando llegue su oportu-
nidad, se tratard de ese asunto.
El secretario, senior ZAYAS. Pero es que ahora,
para poder votar, quisiera yo saber cuales son las fa-
cultades que le quedan al Congreso para tratar sobre
las cuestiones de ferrocarriles.
El sefor Rius RIVERA: Todas ellas; no tiene li-
mitaci6n para ellas; despu6s vendrk la limitaci6n, y
entonces serA la hora de que el senior Zayas no acep-
te esa limitaci6n.
El senior PRESIDENTE: Queda sobre la mesa la
enmienda del sefor Portuondo, para cuando Ilegue
su oportunidad. Se pone A discusi6n la Base. Na-
die pide la palabra; se pone a votaci6n. Votaci6n
ordinaria.
Efecltase la votaci6n.
Queda aprobado el inciso 59 de la Base
Se lee y queda aprobado el inciso 6? de la Base, que
dice asi:
"69 Fijar las regias y procedimientos para la
naturalizaciou."
El Secretario, senior ZAYAS: Lee el inciso 79 de la
Base, que dice asi:
"79 Conceder amnistfas."
Aqui hay una enmienda del senior Cisneros.
Lee la siguiente enmi6nda.
"A la Asamblea Constituyente:
El Delegado que. suscribe pide se'suprima por







DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 271


complete el inciso s6ptimo de la Base tercera de la
Secci6n d6cima que dice:
-Conceder amnistias".
P. y L. Enero 29 de 1901.

Salvador Cineros.
El sefi:r PRESIDENTE: 4Quiere el seflor Cisneros
consuiir un turno en contra de la Base?
El senor CISNEROS: Yo lo que quiero es eso que
pido por escrito, no necesito defender mi eninienda.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la en-
nienda.
Verificada Usta, result desechlda.
El senior PRESIDENTE: Se pono A votaci6n el
inciso de la Base.
Efecti2fse la vu)tci6a. Quela aprobalo.
El secretario, sefnor ZAYAS: Lee el inciso octavo.
"8? Fijar y organizer las fuerzas de inar y tierra."
Hay una enmienda del senior Cisneros, dice asi:
"A la Asamblea Constituyente:
El Delegado que suscribe pide A la Asamblea en-
mendar el inciso 89, Base tercera, d6cima Secci6n,
como sigue:"
a(Fijar y organizer las fiierzas de mar y tierra
siempre que se considered necesarias.
P. y L. Enero de 1901.
Salvador Cisneros.,(
El senior PuESIDENTE: Se pone A discusi6n... A
votaci6n ordinaria... Desechada.
Es aprobado en votaci6n ordinaria el inciso.
El Secretario, seflor Zayas, lee los incisos noveno y
dicimo, qu no tiernc enmiandas y son aprobados, que
dicen asi:
"9? Establecer las contribucioues, derechos e im-
puestos de carActer national.
O0. Regular el establecimiento y servicio de ca-
minos, canales y puertos."
El Secretario, senior ZAYAS: Lee el incise onceno,
q ue dice:
"11. Proveer quien deba ser Presidente de la Re-
publica en el case en que el Presidente y el Vice-
presidente sean destituidos, fallezcan, renuncieu 6
se incapaciten."
Aquf creo que hay una enmienda del sellor Cisne-
ros. Lee la siguieate enmienda del sehor Cisneros:


"A la Asamblea Constituyente:
"El Delegado que suscribe pide A la Asamblea,
que el inciso 11, Base 3O, Seccion 10, se reform en
el orden siguiente:"
,El Presidente del Tribunal Supremo dejard ese
cargo y ocuparA interinamente la Presidencia de la
Reptblica, hasta que se lieven A cabo las elecciones
para Presidente y Vicepresidente, sustituyendo
mtientras tauto, en el Tribunal Supremo, al Presi'
dente, el Magistrado mLs caracterizado de este
mismo Cuerpo.
P.y L. Enero 29 de.1901.
Salvador Cisneros.,
El senior MANDULEY: iQu1e me dice la Comisi6n
en caso que no est6 suspense?
El senior Rius RIVERA: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Rius
Rivera.
El senior Rius RIvwEt : Dd aqui so deriva una
ley, fijando quin deba ser el Presidente.
El senior QUESADA: Pido la palabra. Que se afia-
dan las palabras: El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la en-
mienda del sefor Cisneros... A votaci6n ordinaria.
Queda desechada.
El senior Rius RIVERA: Yo ruego que se lea la
Base conforme ha sido modificada.
El Secretario, senior ZAYAS: Dice la Base modifi-
cada por la Comisi6n: aProveera, por medio de una
ley, quibn deba ser Presidente de la Repfiblica, en
caso de que el Presidente y el Vicepresidente fa-
llezcan, renuncien 6 se incapaciten."
El senior PRESIDENTE: Se pone A discusi6n...A
votaci6n ordinaria... Aprobada.
El senior Rius RIVERA: Lee el inciso doce. Como
este inciso se relaciona con varias do las faculta-
des del regimen electoral, que debe ser apreciado
despubs que se vote las enmiendas presentadas
y pendientes de informed de la Coinisi6u de Bases,
Jo ruego A la Couvenci6n que place la discusi6u
de este inciso, hasta que sea presentado el infor-
mc per la Comisi6n, que desde luego anuucio que
serA esta noche.
El senior PRESIDENTE: Se va A dar lecture a una
comunicaci6n del senior GonzAlez Llorente:
El Secretario, senor Villuendas, lee la comunicacibn
del senior Gonzdlez Llorente, en que se escusa de asistir
d las sesiones por el estado de su salud.
El senior PRESIDENTE: La Convenci6n queda,
pues, enterada. Se levanta la sesi6n.
Erau las cinco y media.






HABANA 30 DE ENERO DE 1901.-NUMERO 20.






DIARIO DE SESIONES




SESSION NOCTURNA DEL 29 DE ENERO DE 1901



STJ\M.A.RIO

Se abre la sesi6u.
Se aprueba el acta de la anterior.
La Comisi6n redactora del Proyecto de Bases devuelve las enaniendas relatives al sufragio.
Se abre discusidn sobre la Base 23 de la Secci6n tercera, y se ponen A discusi6n coDjuntarmente las en-
miendas presentadas.
Ampliase el debate y prorrogase la sesi6n, suspendiundose por various minutes con objeto de ponerse
de acuerdo los autores de las mociones.
Reanldase la sesi6n, y pres4ntase una nueva enmienda, siendo retiradas las deanas, la cual es apro-
bada por mayoria.
Se suspended la sesi6n.


El seinor PRESIDENTE: Se abre la sesi6n. Eram
las'ocho y 25.
El Secretario, senor Zayas, lee cl acta.
El senior PRESIDENTE: ZSe aprueba el acta?
El senior PORTUONDO: Pido la palabra.
El senor PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Portuondo.
El senior PORTUONDO: Si no he oido mal, el se-
fior S6cretario, al leer el acta, ha dicho que yo habia
retirado la enmienda que present al inciso quinto
de la Base 3a, y no fu6 asi; lo quo hice fu6,ateudien-
do A las indicacioies de various compafieros, dejarla
sobre la mesa para que fuera discutida al tratarse
sobre los Consejos proviuciales; y yo deseo que
conste en el acta que no la retire, sino que aplac6
su discusi6n.
El senior PRESIDENTE: Efectivamente, senior Por-
tuondo, estd sobre la mesa. 4Se aprueba el acta?
Queda aprobada.
El senior Secretario lee el siguiene informed de la
Comisi6n:
"A la ConvenciBn:
La Comisi6n encargada de redactar el Proyecto
de Bases de la Constituci6n, ha examinado y dis-
cutido las adiciones 6 enmiendas que, respect del
derecho electoral, han sido presentadas por various
sefiores Delegados; y no habiendo llegado A un
acuerdo sobre las mismas, ha resuelto devolver 6 la
Convenci6n dichas enmiendas sin emitir opinion,
reEervdndose cada uno de sus miembros su libertad
de acci6n en el asunto de que se trata.
J. Rius Rivera.--Leopoldo Berriel.-Gonzalo de
Qtesada.-Antonio Bravo Correoso."
El seinor PIRBSIDENTE; En virtud de'este informed,


so ponen desde luego A discusi6u las ennuiedas 6
adiciones A la Base 31
El senior Rius RIVERA: Convendria fijar su ca-
racter, de si son mociones 6 enmiendas; consider
que son mociones.
El sefor PRESIDENTE: Esta discusi6n vieue des-
pubs de la Base 22 de la Secei6n tercera.
El senior Rius RIVERA: Es decir que reanudamos
la discusi6n en el punto en que la dejamos.
El Secretario, sefnor ZAYAs: Existen las siguien.
tes enmiendas, que son las que pasaron A la Comi-
siun:
Lee una enmienda de los seibores Mandnley y E.
Tamayo; otra del senior Cisneros; otra de los se iores
Alemdn, lonteagudo, Robau, Morla y J. M. G6mez;
y otra de los seilores Portuondo, Aloria, Betancourt y
Lacret, que respectivamente dicen:
"A la Convenciro:
Los Delegados que suscriben proponen que la See-
ci6n tercera sea adicionada con la siguiente Base:
Todos los cubanos mayores de 21 aios tienen dc-
recho de sufragio, con la sola exclusion de los inca-
pacitados mental y fisicamente y por sentencia de
los Tribunales.
Ediricio de la Convenci6n Constituyente, 24 de
Enero de 1901.
R. Manduley.-Eudaldo Tamayo."

"A la Convenci6n:
El Delegado que suscribe pide a la Asaniblea
que se adicione A la Secci6n tercera lo siguiente:
Supuesto que todos los Ayuntamientos de la Isla
y las corporaciones y partidos han pedido el sufra-






DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 273


gio universal, se acuerda que todos los cubanos de
21 alios arriba, tengan dereclo al sufragio universe
sal sin restricciohes de ninguna clase.
Salvador Cisneros."

"A la Convenciou:
Los Delegados que suscriben tienen el honor de
proponer la siguiente emnienda d la Secci6n ter-
cera:
Se reconoce el sufragio universal, que ejercerAln
todos los ciudadanos que se fallen en el goce de
sus derechos civiles y politicos.
Sala de la Convenci6n, Enero 25 de 1901.
Jose B. Alemdn.-Jose de J. Monteagudo.-Jose L.
Robau.-Jos6 M. G6mez.-M. ilor6.a Delgado."

"A la Convenci6un
Los Delegados que suscriben, usando del derecho
que les concede el Reglamento, proponent quo la
Secci6n tercera del Proyecto de Bases de la Consti-
tuci6n, se adicione con la siguiente:
Base 27.
El derecho electoral se conce'leri a todos los cu-
banos varones, mayores de 21 aflos, exceptu6ndose
los mendigns, asilados y los incapacitados por reso-
luci6n judicial.
Sal6n de Sesiones de la Convenci6n Nacional, 24
de Enero de 1901.
Rafael M. Portuondo.-Martin Moria Delgado.-
Pedro G. Betancourt.-J. Lacret Mlirlot."
Tambien lee otra del senior Bravo Correoso.
El senior PRKSIDENTE: Se ponein i discusidn
conjuntamente las anteriores eniniendas, except la
del sefnor Bravo Corrooso.
El senior BERRIK:L: Pido la palabra en contra,
senior Presidente.
El seinor PuESIrDENTE: Tiene la palabra e sefir
Alemin, en pro.
El senior MANDULEY: Senior Presidente, para el
orden de la discusi6n me permit indicarle que el
senior Tamayo y yo hacemos mina nuestra enmienda
con la de los 'efiores Portuondo y Aleman, que su-
prime la palabra "Derecho civil."
El sefnor ALEMAN: Sefiores Delegados, para apo-
yar la eumienda, fundamentando con razones aten-
dibles los t6rminos en que estA redactada, protes-
tando antes, sefiores Delegados, que no me mueve
el deseo pueril de derrochar palabras para conse-
guir otros fines que no son aquellos que me impo-
nen el cumplimiento de ris deberes de hombre de
partido y mis arraigadas convicciones politicas, es
que vengo a provocar este debate, quiza con mala
fortuna, pero de fijo con buena intenci6i y con el
objeto de llevar el couvencimieuto al tanimo de
esta CAmara, en punto tan esencial como el sufra-
gio.
He de referirne, sefiores Delegados, amplia y
detalladamente, A la mnoci6 que he tenido el honor
de prese:.tar y que acaba de leerse, como tuve tam-
bien ese mismo honor cuande solicit consignause-
mos el derecho de sufragio en una de aquellas lar-


gas y provechosas sesiones privadas que celebra.
inos, que eran, en mi concept, si no tan vivas,
por lo menos, en detalles, sefiores Delegados, m6s
fructiferas que estas pdblicas, en las que he visto
con dolor que se han empequefiecido a veces las
discusiones, donde he visto algo mi.s triste: que no
existe la armonia cariilosa que debiamos esperar de
todos, y hasta he oido acres censuras, faltas de ca-
ridad para hechos y actos, ya pasados, que debie-
ran merecer siempre nuestro respeto y carifio, por
no decir otra cosa que pudiera ser mas exacta, pero
que pudiera prestarse a que se promovieran inci-
dentes por alusiones pirsonales, que no quiero pro-
vccar. Y si bien Ilegados A ese terveno yo no re-
husarfa el debate-porque tengo siempre la respon-
sabilidad de mis actos, que s6 mantener, como tam-
biWn mantengo'mis palabras,-quiero en este caso
tener en cuenta los consejos de mi amado y sabio
maestro el senior don Jos6 A. Delgado, cuando alih
en mui niiez, oy6ndome discutir con much acalo-
ramiento mis ideas, me aconsejaba, dici6ndome:
"No hieras, pero si Ilegas A herir, procura no meter
el dedo en la llaga, porque cso es inhuman, y si
acaso das s6lo un alfilerazo, no des otro en el mismo
sitio; deja que aquil que lo recibi6 se rasque......"
Y eso hago yo alora en prevision de que alguno,
por mis palabras, pudiera sentir escozor, aunque no
tengo empefio en herir, ni me dirijo a nadie tam-
poco, tanto menos, cuanto que no he hecho escuela,
come otros, del fugaz placer de herir a mis compa.
neros.
Pero es el caso, senores Delegados, que la Comi-
si6n redactora del Proyecto definitive de Bases
para la Constituci6n, ha omitido un punto substan-
cial, de importancia capitalisima; tan capital, que
no es possible que nosotros lo'dejemos pasar por alto
sin faltar a nuestros compromises politicos, y por-
que su importancia es mayor A media que nos
tijemos que estamos redactando la Carta funda-
mental de un pueblo que aspira a constituirse en
Rep6blica, estableciendo un Gobierno popular y
democr6tico, en consonancia con el sentir cubano;
gobierno esencialmente democritico, como esta en
el inimo de todos que asi deba ser el que quiera
arraigarse en nuestro pueblo, y como alienta en el
Proyecto inteligentisimo que combat.
La Comisi6n, seiores, ha cometido en mi con-
cepto grave falta, porque ha omitido expresamente
consiguar los derechos politicos del ciudadano, y al
hacer esa omisi6n, no ha tenido en cuenta que caia
en inconsecuencia, porque al mismo tiempo que
cometia esa omisi6n intencionada y censurable,
hacia declaraci6n de otros derechos: los derechos
naturales que siempre en todo tiempo acompafian
A la personalidad humana, la siguen A todas parties
y en todas las circunstancias, y no parece sea pre-
ciso consten eu la Constituci6n de un pueblo quo
aspira a constituirse, siguieudo las corrientes del
progress modern que caracteriza 6 las naciouali-
dades nuevas, con mis raz6u que la que invoca la
Comisi6n, para ocultar, para haber omitido injusta
e indebidamnente la declaraci6n do los derechos po-
Ifticos, de los que es avanzada el sufragio.
El ejercicio de la soberania lleva imbibitos dos







274 DIARIO DE SESIONES


derechos que sirven A manera de piernas para sos-
tener erActil el cuerpo politico social; y esos derechos
son: la participaci6n en las funciones pfblicas, y
ayuntada A esa intervenci6n, la entrada A esas mis-
mas funciones pfblicas por el sufragio universal,
que es la base; acaso mas: el dogma de la democra-
cia..... (Un moment. Si el senior Presidente me
lo permit, me detejndri un moment, mientras se
me trae agua).
Claro esta, sefiores Delegados, que el disfrute de
esa prerrogativa exige condiciones especiales, que
tratAndose de la ciudadania A quien me refiero, no
pueden ser otras que las de edad, y por eso la Co-
misi6n redactora del Proyecto de Bases de la Cons-
tituci6n debi6 haber hecho la consiguiente separa-
ci6n entire el nacimiento y la ciudadania; es decir,
declarar cuindo, por la naturaleza de las personas,
estin en Euspenso esos derechos politicos, y cuando,
por ser personas suijuris pueden ejercitar esos mis-
mos derechos politicos. Se me dirA: es que todo naci-
do en Cuba es ciudadano cubano. Y yo lo niego, por-
que si eso cabe bien en el orden de las ideas y en el
de los principios, result absurdo y disparatadoen
la practice, porque pudiera darse el caso de que
un menor de edad, que estA bajo la patria potestad
6 bajo tutela, y que no puede tener discernimiento,
si es que hemos de darle el valor cientifico que
debe darse al desarrollo del cerebro human en las
distintas 6pocas de la vida, en las distintas edades
de un individuo, pudiera ese menor de edad ser
elegido para un puesto pfblico 6 pudiera elegir
tambign: ia quin habria de elegir, sefiores Dele-
gados, con ese voto inconsciente? pues realmente
A otro menor que fuera de su agrado, porque asi
vendria A practicar con funciones de gobierno, el
juego de los soldados que hacl A diario en lo inti-
mo del hogar.
Pero ya me parece oir Ala Comisi6n que yo llevo
la demostraci6n al absurdo. Efectivamente, la de-
mostraci6n puede llevarnos al absurdo con s6lo se-
guir ese orden de raciocinio; pero yo quiero que la
Comisi6n me diga: Si en su Proyecto habla de ciu-
dadania, del modo c6mo los extranjeros pueden ser
declarados cubanos, y del modo que los cubanos
pueden perder su ciudadania cubana, ,por qu6 no
nos define antes qui6nes son ciudadanos?
Dentro de la 16gica, y A seguir el m6todo emplea-
do, no tenia necesidad la Comisi6n de establecer al
principio de la Carta Constitucional, que la hacia
para un Estado libre, soberano 6 independiente, por-
que en el texto de su Proyecto so ve claro que es la
Carta fundamental de un Estado soberano d inde-
pendiente la que ha redactado; no tenia tampoco
que haber consignado el principio de la personali-
dad de las provincias, porque en el texto se ve que
las provincias por mi defendidas, ia tienen consa-
grada; ni dentro de su Proyecto tenia necesidad
tampoco de hablarnos de que hay tres poderes, por-
que luego pasa A clasificarlos y organizarlos en su
orden correspondiente, y la definici6n huelga, como
estaria de mas, forzando el argument, hablarnos
de la forma de gobierno, cuando el Proyecto la va
desenvolviendo.
La Comisi6n ha cometido el gravisimo error de


ocultar en ese Proyecto los derechos politicos, por
temor infundado, por no atreverse A consignar el
sufragio universal. Y h6 ahi, sefiores, lo grave de la
cuesti6n.
Y entrando de lleno en ella, yo le pregunto A la
Comisi6n, ,es possible, sefiores, es serio, es justo, que
una Corporaci6n de esta naturaleza, elegida por el
pueblo cubano, que en los tiempos de la misma Es-
pafia, en las postrimerfas de la dltima guerra eman-
cipadora disfrut6 libremente del derecho de sufragio,
que practice el sufragio universal, sin limitaciones
de ninguna especie; es possible, es just y es serio,
que en estos tiempos en que los hombres politicos
de esta situaci6n, 6 allf en los campos donde se re-
dimia la patria amada, tambi6n practicaron el su-
fragio universal; es possible, sefiores, que nosotros,
los que estamos aqui congregados, elegidos por el
voto popular, por el voto de los que hicieron patria,
de los que trajeron este estado de cosas, hagamos la
Carta Fundamental de nuestro pueblo sin temblar-
nos la mano, ni enrojecer el rostro, sin consignar
franca y claramente que queremos el sufragio uni-
versal, y que este derecho debe ir A la Constituci6n?
Oh! n6. La Constituci6n, si somos honrados, am-
parara el sufragio universal......
iY que razones tiene la Conisi6n para no querer-
lo en el texto de la Carta Fundamental?
,Teme que el pueblo cubano pueda hacer mal uso
de ese derecho, del derecho de sufragio, que es con
quista suya, lograda con sus esfuerzos y heroismos?
Yo le idigo a la Comisi6n que sus temores son
pueriles, quo esos son fantasmas, porque tambi6n se
temi6 A que venciendo la Revoluci6n, entraran sus
soldados A los pueblos A saco,'asesinando y vejando,
como si la formaran bandidos, y la Revolucion di6
el gran ejemplo, nunca visto, de cordura, sensatez y
respeto al orden, al extreme de que debe avergonzar
A muchps que la temian, que sucumbiendo los sol-
dados del Ej6rcito A las puertas de las ciudades
mismas, de los que antes eran espafioles, sucum-
bieran de hambre sin cometer un solo desafuero.....
Yo quiero el sufragio universal, porque conozco las
virtudes de mi pueblo y tengo fe en su discreci6n; y
lo quiero sin restricciones de ninguna clase.
Tengo en abono de mi deseo la sensatez cubana
y la opinion de grandes pensadores, entire Astos uno
de notabilisimo m6rito, Pelletan, que planted el pro-
blema de una manera comprensiva y aplastante.
"Cuando una part del pueblo-dice-desea el po-
der y lucha por obtenerlo, en frente de otra que
tambiAn lo quiere, no le queda A ese pueblo, dividi-
do en dos fracciones, mAs que dos caminos: el cami-
no de batirse en las urnas, 6 el camino contrario, el
de la revoluci6n"; y, sefiores, es preferible, mil veces
preferible, la lucha de las urnas.
Si la mayoria del pueblo opta por el sufragio
universal, es injusto y hasta imprudente privarle de
ese derecho, tanto mAs cuanto que se trata de un
derecho adquirido. Privarle de ese derecho tan le-
gitimamente conquistado, seria poner trabas para
que no pueda defenders, para que no se defienda;
equivaldria A encarcelar la inteligencia.
f, sefiores, el pensamiento human en ninguna
de sus manifestaciones puede ser sujeto por la fuerza





1ft LA CONVkEINcOf CoNstff'VYtrv 05


bruta. Desde el moment que se quiere privarle de
ese derecho, la cuesti6n serfa ya de fuerza, y ya no
lucharian electores, sino soldados. Pero si en vez de
hacer listas de soldados, hacemos listas de electores,
que irfan A las urnas A library la batalla supreme
que ha de dar por resultado el triunfo de la verdad,
porque debe suponerse que la mayorfa lleva en si
el germen de la verdad, que la minoria estA obliga-
.da A respetar en tanto.en cuanto no pueda ser otra
inayoria, habremos resuelto bien la cuesti6n. Se po-
drA decir: "No queremos ver al nimero, A las mul-
titudes, A 6sas que Ilaman classes inferiores, imponerse
a las inteligencias." Los sufragios no se pesan, seflo-
res Delegados; los sufragios se cuentan, y eso es lo
que nosotros debemos hacer, contar el voto de cada
uno de nuestros ciudadanos, porque para ensefianza
eterna, aqui todos deseaban la patria libre, aunque
s6lo la pelearon los menos cultos.
Habria emperor un medio fAcil de limitarlo en
algo. Conc6dase el sufragio A todos los que tengan
21 afios, sin limitaciones de ninguna clase, y si se
trata s61o de imponer trabas por complacer antigua-
Ilas, imp6nganse limitaciones de tn inodo indirecto,
6 sea A la clase de )poblaci6n, eligiendo mayor 6
menor nimero; pero tratar de que no se implant 6
de que se restrinja, cuando durante diez y site aflos
antes de la guerra lo pidieron los cubanos, y cuando
muchos de los cubanos sufrieron condena en las
cArceles por defender ese principio liberal y cuando
despuBs de grandes luchas el pueblo cubano ejerci6
ese derecho en los campos de la guerra y en tiempos
de la misma Espafia tambiAn y en las postrimerias
de su mando tan combatido, sin que causara tras-
tornos A la opini6n, ni perjuicios a los intereses dei
pais, pareceria poco serio A lo menos para mi que ven-
go de la Revoluci6n. Creo poco honroso y poco digno
querer cosa que fuera contraria A la voluntad del
pueblo que hizo patria; que no es por cierto su vo-
luntad negar A las classes mal llamadas inferiores
ese derecho que con tanto trabajo ban conquistado.
Se alega, como argument, que el pueblo puede
crear un estado anArquico en el pals, porque hiciera
un mal uso de este derecho. Me parece que la opi-
ni6n sustentada por muchos ilusos 6 muchos refrac-
tarios A toda idea de progress, de que hlara mal uso
de su deiecho, no es un argument serio, porque
mientras el pueblo vota mis, mis se dedica A apren'
der y mis aprende tambiun, porque lo hace A costa
de su desgracia y a costa de su porvenir, y siempre
A cada nueva votaci6n, ird corrigiendo las malas
elecciones que hubiere hecho.
Me diran que no debe votar nadie que no sepa
leer y escribir, que quiero el oscurantismo preten-
diendo dar voto A los analfabetos. Yo no quiero el
oscurantismno; yo s6 muy bien que el voto es la vo-
luntad del elector y que esa voluntad, para ser total,
reclama inteligencia de lo que se hace. Bueno es que
se deba saber leer y escribir, pero no debemos ni
podemos hacer responsible A nuestro pueblo de los
errors y culpas de los Gobiernos pasados; por eso
el Estado cubano esta obligado, y asi lo hemos acor-
dado, A dar gratuita y obligatoria ensefianza A todos
los ciudadanos, y cuando eso suceda, estA demas el
argument, porque este pueblo, el pueblo cubano,


acudirA en masa, como lo hace hoy, A los planteles
de ensefianza.
Dej6monos, pues, de doctrinarismos y fantaseos.
Acordemos el sufragio universal, que despu6s, cuan-
do llegue el moment de ir A las urnas A depositar
los votos, alli veremos que los peligros vaticinados
eran injustos; veremos como se confunden amigos y
enemigos, como todos se mueven y agitan con el
deseo de acertar, pendientes, todos, de las ensefianzas
de esa gran escuela mutua, en que una tira de papel
sirve de arma poderosa para hacer predominar la
voluntad general, sin necesidad de recurrir A los
procedimientos que se hacen menester cuando una
casta privilegiada, 6 un grupo de sabios no siempre
patriots, 6 de mercaderes no siempre sinceros, se
erige en opresora, creando la clase de oprimidos, y
eso si que es en Cuba un grand peligro, porque los
oprimidos, para no serlo, como demostraron ya su
abnegaci6n y su heroisuio, pueden demostrar que
la conquista lograda por ese obrero iluminado-el
pueblo- en 6000 afios de lueha, no puede fAcil-
mente ser reducida a mera conquista te6rica.
Acordad, sefiores Delegados, lo que con justicia
os demand. Cerrad los ojos cuando vayais a ser
justos, A practicar la justicia, para que no os pertur-
be el juego escnico de los que con procedimientos
de prestidigitaciones politics arrancan A vuestro
pueblo la mis saludable Ido sus conquistas.
No temais las agitaciones populares, precursors
de toda campafia electoral, porque sobre toda esa
agitaci6n, sobre toda avaricia y todas las concupis-
cencias de partido, existe el elector supremo que
resuelve sin apelaci6n. Y ese elector, como dijo el
autor de los Derechos del hombre, es el means agitat
molem; es el Espiritu Santo del pueblo, que por una
especie de milagroso conjuro, casi divino, hace del
escrutinio un conclave universal en que por inspi-
raci6n sublime, deposit en la urna, en cada candi-
datura de los electores, un pedazo de la voluntad
national, que consagra de manera elocuente y gran-
diosa la soberania augusta del pueblo.
Votad, pues, sefiores Delegados, mi enmienda.
Acordemos llevar A la Constituci6n el derecho de
sufragio universal para todo cubano mayor de 21
anos, sin limitaci6n alguna. Habreis hecho, haci6n-
dolo asi, un servicio A la Patria y A la libertad.
El senior BERRIE.: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Berriel.
El senior BERRIEL: He pedido la palabra, sefiores
Delegados, en contra de la totalidad de las enmieu-
das, propiamente adiciones, A la Secci6n, A que se
ha referido mi ilustrado compailero el sefnor Ale-
mAn, porque entiendo que el objeto 6 asunto de
dichas enmiendas no tiene cabida en esa Secci6n.
Por esto, pues-y no para oponerme al sufragio-
levanto mi voz ante los sefiores Delegados. Ni lo
impugno ni lo apoyo; y esto, porque, como llevo di-
cho, no es con motive de la Secci6n discutida que
debe deliberarse sobre el sufragio universal, si bien
por muchos proclamado como verdad, como dogma
cientifico, tambi6n combatido por otros en la cien-
cia y en la conveniencia.
Voy simplemente A discutir en la esfera del m6-
todo, para llevar al Animo de la Asamblea el con-






276 fWA~o Dk SESIONP9


vencimiento de que, apreciadas en esa esfera las
consabidas enmiendas, resultan todas ellas, por
importunas, por fuera de tramite-si cabe expresar-
se asf-improcedentes.
DDe qu6 se trata en la Secci6n que quieren ladicio-
nar los autores de las dichas enmiendat? iDe qu6 se
trataba cuando Ilegaron ellas A la mesa de la Conven.
ci6n? De los derechos llamados individuals, de esos
derechos que correspondent al hombre como hombre;
siendo por esto que se les consider como inherentes
a la personalidad humana. Pues bien, si adicionar
es sumar, y si s61o pueden ser sumadas cosas, canti-
dades homog6neas, ,e6mo podrf admitirse-sin que
se incurra en grave error de m6todo-que la rela-
ci6n de esos derechos individuales-contenido de la
Secci6n-se adicione con el derecho de sufragio, que
ni siquiera emana de la nacionalidad, que nace ex-
clusivamente de la ciudadania?
Y puesto que mi amigo, senior Alemin, com-
prende, con su claro talent y reconocida ilustra-
ci6n, que los derechos del hombre, que hasta los
derechos que dimanan de la nacionalidad, no pue-
den confundirse, juridicamente, con los derechos
del ciudadano, par6cemne que la 16gica le sefialaba,
para tratar del sufragio, otro mode de proceder:
propose la introducci6n en el Proyecto de Bases de
una Secci6u especial y apartadamente referida al
sufragio universal, como el principal de los derlchos,
como el caracteristico que nace de la cindadania.
Esto hubiera sido atinado, procedente eio cuanto
a 16gica, si se pensaba que incurria en falta el Pro-
yecto al omitir tratar del ciudadaio, no defiui&ndo-
lo ni senalando los derechos que le son propios. Y
si asi se hubiese procedido, quizes no me hubiera
yo levantado para contradecir lo que, A til respect
to, se ha traido al debate.
Y digo simplemente quizds, porque-y ahora voy
A tratar el asunto bajo otro aspecto-par6ceme que
es mas oportuno, mns prudent, mis previsor y, por
tanto, mis convenient, dejar A una ley todo lo re-
lative a material de suyo tan opinable come el su-
fragio universal, que hacer figurar dicha material
en el texto de nuestra Constituci6n, por las difi-
cultades que ofrece el cambio 6 reform de los
preceptos constitucionales, y por cuanto A la con-
veniencia piblica pudiera aconsejar en determinado
moment, de mayor 6 menos urgencia, la modi-
ficaci6n, la restricci6u del derecho del sufragio.
Todavia puede aducirse en contra de las titula-
das enmiendas una consideraci6n que pudiera ad-
mitir la calificaci6n de intermedia; y es la siguien-
te. Segin se deriva del texto de la orden en cuya
virtud nos hallamos aqui reunidos los Delegados
del pueblo de Cuba, A la Convenci6n compete la
redacci6n y adopci6u de la Ley electoral que ha de
proveer a dicho pueblo de los funcionarios que la
Constituci6n establezca y A los que habrk de hacer-
se, en su dia, el traspaso del Gobierno de nuestra
naciente Repiblica. Pues bien, si ello.es asf, por
cuanto asi se infiere de la orden que dejo invocada;
si nosotros mismos, dentro de breves dias, somos los
llamados a votar la mencionada Ley electoral ppor
qu6 no dejar para ella, integra, today la material
electoral? iAcaso los que defienden el sufragio nni-


versal-y couste, come antes dije, que no lo ataco-
desconfian de si mismos y de sus compafieros hasta
el ,punto de temer que el tal sufragio pueda malograr-
se si no se establece en la Coustituci6n, si se deja para
la Ley electoral? Como no es probable, mejor dicho,
como no es possible suponer que dentro de unos
cuantos dias los seliores Delegados hayan dejado de
opinar como piensan hoy, creo que no puede exis-
tir el temor apuntado; creo que no cabe temer que
omitido en la Constituci6n el sufragio universal,
habria de ser rechazado en la Ley electoral que
tenemos que hacer nosotros. Y conste que tampoco
temo que el Gobierno interventor, dado el texto de
la orden 301 de la series del aio anterior, nos prive
del derecho de hacer la Ley electoral.
Como tampoco creo que debamos temer nada de
las CAmaras que elija el pueblo cubanocuando Cu-
ba haya surgido ya A la vida de las naciones libres
6 independientes; porque no existe motive para
suponer que los cubanos que en mayor n6mero
que nosotros y que con mayor ilustraci6n, quizlis,
que nosotros, ban de composer esas CAmaras, sean
menos patriots que los que estamos aqui en vir-
tud de una elecci6n hecha por orden y bajo la au-
toridad del Gobierno interventor.
Y si aeaso ellos, los mis, entendieran que el
sufragio universal, por consideraciones del mo-
mento, por especiales circunstancias que nosotros
no podeimos prever desde ahora, result inconvenien-
te a los intereses del pais, ,por qu6 vamos A difi-
cultarles nosotros, los menos, el ejercicio de su
voluntad, tan ilustrada, tan patri6tica como puede
serlo-no la mia, en cuanto 6 ilustraci6u-sino la
de mis distinguidos compafieros?
Yo no temo al sufragio universal; yo no temo al
ejercicio de ese dereclo por el pueblo cubano, que
ha dado ya y viene dando tan s-fialadas pruebas
de cordura y sensatez. Otros son mis temores; y 6sta
es la consideraci6n que voy a someter ahora d la
ilustraci6u de la Asamblea, comio raz6n fundamen-
tal-aparte de lo que ya teugo recomendad'o en lo
respective al m6todo-de mi oposici6n a que se ele-
ve el asunto del sufragio k la categorfa de precepto
constitutional, y de mi solicited en sentido de que
se reserve asunto tal 5 la Ley electoral, para que en
6sta, habida cuenta a lo que exijan las circunstan-
cias del moment, se establezta lo que, dentro de la
realidad de las cosas, se eutienda mnis provechoso a
los intereses de la patria. Otros son mis temores,
sefiores Delegados; y esos temores nacen de lo que
ya esta acordado por esta Convenci6n-y yo respeto
-en punto tan grave como el relative a la naturali-
zaci6n de los extranjeros, material que se ha regulado
ampliamente, muy ampliamente, quizAs demasiado
ampliamente, si vale la frase. Y por esto-no por-
que yo tema a los cubanos-pudiera couvenir en
determinado memento, en particulars circunstan-
cias, restringir el sufragio A los naturalizados. como
media salvadora para la Rep6iblica, si esque 6sta ha
de ser regida-como queremos todos-por sus hijos,
sin ingerencias peligrosas de otros elements, sin
riesgos para la patria cubana.
Por todo lo expuesto ruego a la Asamblea que no
acepte las enmiendas que acabo de impugnar.






DPB LA doNIVtNCt0N Cb1SfTITUYENTE 277


Yo llamo, vuelvo A repetir, la atenci6n de mis
distinguidos compafieros hacia la Base ya acordada
respect de los extranjeros que pueden ser cubanos,
bajo ciertas condiciones que resultant comprendidas
en el tratado de Paris, que son tambien por una pr6-
rroga de la cual no hay ejemplo eu la Historia, me-
diante el cual, no solamente pueden serlo aquellos
que estaban en Cuba, como se determine en la
Constituci6n, sinoademAs los que se encontraban en
iguales condiciones, y cuidado que pueden ser na-
turalizados por cinco afios de residencia; y todos
esos serAn cubanos como nosotros, y no lo son pir
nacimiento, y por lo tanto, no pueden tener a este
pais el mismo cariflo que nosotros, que lo son por la
conveniencia particular 6 por la resideucia de los
cinco afios; y 6stos, agrupados, quizas pudieran en
determinados moments crear un conflict a las as-
piraciones del pueblo cubano con el ejercicio del su-
fragio universal; y si esto es possible, si vamos acor-
dar que las Cortes Cubanas sean elegidas por ese su-
fragio, si el peligro viene, 4puede evitarse asi que es-
to acontezca? Sobre todo, resumiendo y por no mo-
lestar mas la atenci6n de mis distinguidos compa,
fieros, yo no niego que sea material constitucional
la rlativa al sufragio universal, pero si afirmo que
no es cosa enteramente necesaria que se establezca
en la Constituci6n lo que esta en relaci6u con el su-
fragio; y si sostengo, y suplico 6 la CAmara que en
este particular fije toda su ilustrada atenci6n, la
imprudeucia que acaso pudiBramos nosotros come-
ter, elevando desde luego A la categoria de precepto
constitutional el sufragio universal, cuando tene-
mos mas 6 menos sospechas de que venga ese peli-
gro que yo acabo de sefialar, al que acabo de refe-
rirme.
Porque entiendo que ademis de estas considera-
ciones, propiamente de formula, de m6todo, entiendo
que todos los principios que se contienen 6 que se
refieran 6 la ley electoral, deben determinarse en
la ley electoral que transitoriamente ha de redactar
esta Convenci6n, y en segundo lugar, por las CSma-
ras Cubanas, cuando legislen en uso de su liberrima
soberania.
El selor ALEMAN: Pido la palatra sencillamente
para rectificar.
El senior PRESTDENTE: Tiene la palabra el senior
Alemin.
El senor ALEMAN; He pedidola palabra para rec-
tificar dos 'hechos y uu concept, porque pudiera
aparecer just la acusaci6n que indirectamente me
hace mi compaiiero y distinguido amigo el senior
Berriel. Y pudiera parecerlo, si yo no hubiera pre-
sentado en tiempo, cuando se discuti6 la segunda
Secci6n, la enmienda de referencia. Tenga entendi-
do, mi ilustre compailero, que cuando se discuti6 In
Seccion segunda, precisamente sobre la ciudadania,
hube de presentar esa enmienda, que despues con-
vine con la Presidencia en suspender para no impe-
dir que adelantasen los trabajos y dejarla para este
moment; es decir, para cuando se determinara la
discusi6n de la Secci6n tercera. Rectificado ese he-
cho, solamente debo hacer respect al otro, una ad-
vertencia al senior Berriel,.y es, que tenga la absolu-
ta seguridad de que yo no he tratado ni trata nin-


guno de los que conmigo piensan, de forzar A esta
CAmara a votar el sufragio universal; que si se votase
como confio que se haga, porjusticia y por raz6n,
se harfa sin fuerza como que no la necesita, la ex-
presi6n de lo que piensa la mayoria, que en este ca-
so, y opino arrogantemente, que esta conmigo.
Por otra part: respect a que no sea el sufragio
uu precepto constitutional en estos paises, yo me he
entretenido en tomar una nota para recorder al se-
flor Berriel que en la Constituci6n de los Estados
Unidos algo, much, todo, se dice para que no pueda
atentarse contra el sufragio universal. Que el sufra-
gio universal esth tambi6n estatuido en alguna otra
naci6n, como son: Venezuela, Bolivia, San Salva-
dor, Guatemala, Perd, Paraguay, Mcjico, Uruguay
y hasta en Bl6gica, done hay sufragio muy amplio,
se castiga al que no va a darsu voto en el moment
de la elecci6n. No seria, pues, Cuba sola, la 6nica
naci6n donde, como precepto, constitutional se es-
tampe el derecho del sufragio.
AdemAs, y como iltimo argument, porque cabe
perfectamente dentro de la rectificaci6n, yo pregun.
to ,porqu6 dejamos ayer de discutir la parte rela-
tiva al Senado, sino porque habiamos de discutir
hoy, precisamente, si el sufragio habia de ser univer-
sal 6 restringido? No se discuti6 lo del Senado, por.
que estaba pendiente la resoluci6n que habiamos de
tomar sobre el sufragio, lo que presupone desde ayer,
a mi favor, prejuzgada la cuesti6n.
Son las 6nicas advertencias que debfa hacer A mi
distinguido compafiero, 6 quien estimo sus frases
carifiosas.
El senior BERRIEL: Pido la palabra para rectifi,
car.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Berriel para rectificar.
El senior BERRIEL: Sefiores Delegados: No creo
que el sefnor Aleman pueda suponer que yo desco-
nozca algo que saben todos los discipulos de cierto
curso elemental de la Universidad de la Habana; y
digo esto, porque el senior Alemin tal parece como
que ha querido decir que yo he negado que sea ma-
teria constitutional la relative al sufragio. Yo no he
liecho ni he podido hacer semejaute negaci6n; por-
que las Constituciones que ha citado el senior Ale-
man, some conocidas, por raz6n de mi oficio y pnr
edad, much antes, quiz6s, de que las hubiera 61 es-
tudiado. Yo he dicho, y sostengo, que no es de esen-
cia en una Constituci6n la regulaci6n del sufragio,
y que, por tanto, puede hacerse una, omitiendo en
su texto la consagraci6n de tal derecho, sin que por
tal omisi6n pueda tacharse de defectuosa. !CuAntas
hay que no tratan ese asunto? Ahora, si el sefior
Alemin me convence---]o que dudo--de que estoy
en el error, me pasar6 gustosamente A su lado.
OCuhl fu6 la 61tima de sus observaciones, senor
Aleman?
El senior ALEMAN: El haber demorado ayerla dis-
cusi6n sobre el Senado.
El sfior BERRIEL: Yo entiendo que el senior Ale-
mnn esti equivocado, yo entiendo que se suspendi6
ayer la discusi6n sobre el Senado-y era natural
que asi sucediera-porque estaba sobre el tapete la
admisi6n de la enmienda en su relaci6n con el Pro-







1MAR1O br SESIONtS


yecto, que silencia, de un modo absolute, el parti-
cular de que se trata; porque cabia la discusi6n que
se ha iniciado sobre si era pertinente, 6 n6, que so
incluyera en dicho Proyecto la material relative al
sufragio universal. Poreso cupo la suspension de
la discusi6n sobre el Senado y la Cmiara de Re-
presentantes, hasta la resoluci6n de dicho punto; por-
que habia un problema pendiente, cual era, el refe-
rente A si debia 6 n6 establecerse, coino precepto cons-
titucional, el sufragio universal.
El seinor ALEMAN: Pidola palabra para una alu-
siGn personal.
El sefnor PRESIDENTE: Tieile la palabra el senior
Aleman para una alusi6n.
El senior ALEMAN: Una sola indicacioi, senior
Berriel. Lejos de mi Animo lo que es objeto de sus
temores. Nunca ha sido mi intenci6n dar lecciones
a quien es maestro sabio en el derecho; por el con-
trario, yo siempre recibiria con gusto todas las lec-
ciones que se me ofrecieran por maestro como el
sefnor Berriel, a quien admiro, pero it quien niego
en absolute raz6n en este caso concrete de la con-
ducta de la Comisi6n.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el s( ior
Fern6nde, de Castro en pro de la enmienda.
El seNor FERNANDEZ DE CASTRO: Tengo entendido
que ha pedido la palabra en el mismo sentido el
senior Sanguily y le cedo mi turn; A reserve de si
se ampliara el debate, consumer el turno que me
correspond en pro de la enmiendl.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Sanguily.
El senior SANGUILY: Sefiores Delegados: Tengo
que dar las gracias f nuestro distinguido compafiero
el senior Fernandez de Castro, aunque me ha puesto
en un compromise, llamando, por su benevolencia
y buen comipaferismo, la atenci6u sobre mi que no
pensaba decir sino muy pocas palabras; y porque-
sefiores-nunca me he levantado A hablar con mais
desaliento.
Es muy dificil en una cucsti6n comod sta, impro-
visar con n6todo, oportunidad y acierto y, sobre
todo, porque-lo confieso-yo quisiera, como todo
cl mundo, merecer las simpatias del mayor n6imero,
a tiempo de defender la justicia, sin que las gentes
que se llaman sensatas y se tienen por cuerdas y
hasta sabias se crean con motivo de desdefiar mil
actitud y los razonamientos en que puedo fundarla,
ya que en este asunto hay puntos de vista que apa.
sionan, por cuanto se refieren i un interns universal,
y puntos de vista, mns modestos pero que apasionan
tambi6n, porque se refieren al interEs de la justicia,
por lo que si no se concibe que ninguno de los De-
legados sea adversario sincere del sufragio univer-
sal, noto que hay muchos seflores Delegados que
quisieran, si no precisamente votar en contra, ex-
cluir de todo debate el sufragio universal, por cotn-
siderarlo ajeno a los asuntos constituciouales.
No s6 si me explico bien esta curiosa situaci6n;
pero tengo para mi que Ia Convenci6n en este mo-
mento tiene alg6n parecido con el Jano antiguo,
pues que una faz suya se me aparece vuelta al pueblo
de Cuba, mientras creo ver que tiene otra que mira
al Poder Interventor, con lo que mAs que una cen.


sura, acaso deben tomarse mis palabras como un
elogio, ya que indican que veo en unos el deseo de
coiitribuir con prudeucia y cordura A que ]a Consti-
tuci6u, por ajustarse al criterio del Poder Intervein
tor, sea una obra viable; mientras en los otros actdan
consideraciones que pueden tenerse por te6ricas, pe-
ro que estin inspiradas, sin duda, en m6viles mais
generosos, cual es la preocupaci6n, junto con el
prop6sito de acertar en material tan delicada y oscu-
ra, de no defraudar legitimas esperanzas y derechos
del pueblo de Cuba.
No s6 sies atrevimiento decir que en esto del su-
fragio universal, nadie tiene raz6n, si se trata de
resolver te6ricamente el problema de su aplicaci6n
en cualquiera de los dos sentidos, afirmativo 6 ne-
gativo. 2,Pero cual es el criterio de los unos para
oponerse y de los otros para defender el sufragio
universal? Respect de los que A 6l se oponen, en-
tiendo que lo hacen de una de estas dos maneras,-
6 en absolute, es decir, sin relaci6n a tiempo ni lu,
gar;-6 s6lo relativamente A la Isla de Cuba. Hare
gracia del primer aspect del asanto, por no intere-
sarnos sino el segundo. i,Qu6 raz6n, empero,
tienen en Cuba, los adversaries del sufragio univer,
sal? Y i,que quiere decir en Cuba el sufragio uni-
versal? El sufragio universal en Cuba quiere decir
el voto de los mayors de edad legitimameute
capacitados. Mas ,por qu6 hay quien se oponga A
ello? iQu razon puede alegarse por los que a ello se
opouen? Se dira que la raz6n es porque por tal
manera se abren las puertas del Gobierno al nime-
ro, y con 6ste, 6 la ignorancia. iEs 6ste, 6 n6, el punto
capital de la cuesti6n? Es decir, que los que se
oponen al sufragio universal entire nosotros, se opo-
nen porque en Cuba no todo el mundo sabe leer ni
eicribir; 6 yo no entiendo bien el problema, 6 no
esta planteado como se debe. Si no es asi, pi'egunto:
,hiay una diferencia muy grande, en Cuba, entire un
hombre que no sabe leer y escribir y otro que sabe
leer, 6 que sabe leer y escribir? Y entire los que saben
leer y escribir, y aun sabiendo algo m6s todavia,
i,se presentan muchos ejemplares que sean superiors
a esa mayoria compuesta por los que no saben leer
ni escribir? ,QuB es lo que queda en la Isla de Cuba
despu6s de nuestras revoluciones y guerras? queda,
en primer t6rmino, el pueblo-lo que comunmente
se llama el pueblo;-adem.s aquella clase que sabe
leer y escribir--y que pudiera llamar la clase media;
-y, en fin, los restos de la vieja aristocracia colonial.
Con excepci6n de muy contadas personas, tomadas
principalmente de lo que he ilamado clase media
por dar algui nombre a ese grupo, con excepci6n
de algunas personas, que con dificultad pasarian de
ciento,-el resto, incluyendo a nuestra aristocracia,
no vale mAs que el pueblo que no sabe leer ni es-
cribir. (Risas). No creo que haga ninguna declara-
ci6n contraria al respeto y aun a la piedad, mani-
festando que nuestra aristocracia-la cual si existed,
existe de un modo lamentable-y nuestra clase
media, donde se enuentran los hombres mas distin-
guidos de la Isla, que no son muchos-no son su-
periores, con alguna cualidad especial, ni entienden
m6s, que las classes populares, de los asuntos que a
todos atafien por igual, para que pueda pensarse






DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 279


que su voto sea de calidad, y su capacidad m6s
digna de confianza y consagraci6n: porque ,en qu6
consistirfa esa capacidad peculiar y excepcional?
No veo raz6n lagunaa para career en ella, sobre todo
cun; iul pienso que esa capacidad political, aquf coimo
en todas parties, casi no es mars que un iustinto; y
(tue lo que Ilamna educaci6n political no nace de la
asistenicia A ninguna escuela especial, sino del tilfago,
de las luchas, de la experieucia en fin de la vida, en
el curso, y por raz6n de las visicitudes political 6
hist6ricuis. Tanta experiencia, por lo mismo, tienen
de estas cosas, como los hombres de la clase media,
los honmbres de nuestro pueblo; pues bajo Espafna
estuvieron todos, poco mas 6 menos, dentro de las
mismais colndiciones; y por las luchas contra Espana,
por el ejercicio de ciertos derechos del ciudadano
bajo el pplio de la Revoluci6n, por el propio impulso
de esta y por el impulse del extranjero, hizose
extensive el sufrogio universal, queen muchas par-
tes es todavia, un privilegio, A todo el pueblo cubano,
en ils postrimerias de la dominaci6n espaiiola. To-
dos los grupos de nuestro pueblo an ido aprendiendo
y preparaindose del misno modo y por su misma
condicion; tienen, por tanto la misma experiencia,
v no srifa inferencia muy violent la de que tieneni
tomnbi6n la misma capacidad political.
Antes, en tiempos de la primer guerra y en el
seno de la Revoluci6n, coino conjuntamente con esta,
diurante los dias del Gobierno llamado Auton6mico,
ejcrci6 el pueblo cubano el derecho de sufiagio sin
cortapisas y siu reparos ii oposici6n de nadie. ,So-
mos acaso nosotros los llamados a defraudar esas
conquistas del derecho, adquisiciones legitimas
engendradas i la Revoluci6n y reclamadas por los
adelantos de nuestra 6poca,-trofeos beneficiosos y
santos de la lucha por el dereclo?
Se me dice, sin embargo, que no se trata de ex-
cluir delsufragio, ni de negArselo, al pueblo cubano,
y se ha alegado que una Secci6n constitutional a
(que se refiere la enmienda al Proyecto de Bases, no
trata de los derechos del ciudadano, sino de los
dereclios del thombre, lo que me ha parecido hibil
pero completamente err6neo, ya que en esa Secci6n
se trata de los dereclos del hombre que son tambi6ni
los dereclios del ciudadano.
El derecho de sufragio, nazca por dejaci6n de las
otras classes sociales doude hay closes sociales, nazca
por concesi6ni del Estado, 6 por conquista pacifica.6
sangrienta de las classes populares, es como una ola
que ha ido invadiendo casi todas las naciones mo-
dernas, que ha llegado hasta la Isla de Cuba, donde
lha side cousagrado tarnbi6n, en principio, por el
Poder Interveutor. El Poder Interveutor promulg6
hace poco una Ley electoral ecl6ctica y privilegiada:
ecl6ctica, porque tenia por base el principio de la
calpacidad, el del censo y el de la libertad: privile-
giada, porque concedia el voto, aun no sabiendo
leer ni escribir, ni poseyendo doscientos cincuenta
pesos de capital, a todos los que hubieseu militado
en las filas revolucionarias en determinadas condi-
ciones lionori'ficas. Por manera que los arguments
de los que temen que sea objetada esta Coustituci6n
por el Poder Interventor, a virtud de consagrarse
en ella el sufragio universal, caen por su base desde


que el Poder Interventor ha reconocido que puede
en Cuba votar, que no es inconvenient sino politico
y oportuno que en Cuba vote, ciuadanoi: que no
sepan leer ni escribir.
Se alega la conveniencia de que el sufragio uni-
versal sea asunto de una Ley, y por consigniente, que
debe quedar fuera de la Constituci6n; afin(dilndose,
como para tranquilizarnos, que esa Ley electoral
quieu ha de hacerla es esta misma Convenci6n; pero,
si no la hace esta misma Convenciun, podria venir
otro Cuerpo, i otra entidad, i hacerla y, en .prvisi6n
de esa contingencia, uino es mejor limitar desde aho-
ra las facultades de quien haya de hacerla? Y si ha
de hacerla esta Convenci6n j;,qu6 inconveniente lay
que aquf y desde aihora se trace ella misma su pro-
pio limited, cuaudo la Ley electoral no ha de signifi-
car la concesi6n originaria del derecho de votar 6A
determinadas classes 6 6A todas las classes de ciudada-
nos, sino simplemente la regulaci6n del ejercicio de
ese derecho? El derecho puede constar en la Cons-
tituci6n ,por qu6 no ha de co-star en la Constituci6i?
Yo lo creo esencialmente constitutional, y lo creo
esencialmente constitutional, porque, sefiores, ,que
es una Constituci6n? Una Constituci6n puede ser
considerada bajo distintos aspects, por lo que cabe
dtrsele multitude de definiciones; pero, principal-
mente, una Constituci6n puede considerarse, bien
como la defense del individuo frente a los poderes
piiblicos, bieu como la consagraci6n de los detechos
de la humana personalidad, adquiridos 6 conquista-
dos en la evoluciu6 general, 6 en laevoluci6i de las
naciones, y que cada pueblo va asimilaudose segin
el grado de su cultural; y yocreo que hemos llegado
nosotros A un grado de cultura tal, que pueden ser
tambien nuestras, todas las conquistas del dereclo
en otras parties efectuadas; porque estamos aqui, en
este sentido, A la altura do los demrns pueblos, y
porque las queremos y acaso necesitamos disfrutar.
Pero si las limitamos 16nde estA para nosotros la
Constituci6n en su aspect de defense, sobre todo si
el mismo Poder Iuterventor, ya vali6udose de agen-
tes que no procedan del sufragio, ya vali6ndose de
esta misma Convenci6u, puede hacer la Ley electo-
ral? Mas, si establecemos que todos los mayores de
veintiin ailos, varones, tienen el derecho del sufra-
gio, ni nosotros, si somos los llamados 6 hacer la Ley
electoral, ni quieues quiera que sean los llamados :t
hacerla en definitive, podrian saltar por encima de
esa barrera, a menos que la Constituciu6 que hgga-
mos sea para nosotros y para el propio Poder Inter-
ventor, una mentira.
Como es uuo de los deberes de los que h!ncen
una Constituci6n para su pueblo, amparar los inte-
reses y derechos de su pueblo, creo que en la Cons-
tituci6n, mejor que en ninguna otra part, estaria
y debe estar consagrado el dereclo de sufragio para
los cubanos. Exitte ademAs uu peligro muy grande
para nosotros, cubanos, en no consignar desde luego
en la Constituci6n, que tieneu el derecho de votar
los varones mayors de veintitin ailos en la Isla de
Cuba, sepan 6 n6 leer y escribir; porque en las pri-
meras elecciones que ocurcrun, tendrau el derecho
de votar 96,088 espafioles: porque podrau votar
6,794 extraujeros; mieutras no contamos sino con






280 DIARIO DE SESIONES


112,000 cubauos que saben leer y escribir, y si estos
solos son los natives que hayan de votar, siendo su
diferencia con los extrafios dnicamente de 9,118,
dentro de dos 6 tres aflos en la Isla de Cuba domi-
nar.n los extranjeros. (Mnrmullos). Es precise,
pues, defenders contra esta emergencia, es nuestro
deber prevenirnos contra esa ola invasora que muy
bien podria borrar de la haz de la Isla de Cuba todo
lo que sea esencial y profundamente cubano.
Mas ,por que sefiores, ese temor al cubano de
veintiin afnos en cuanto se trata de que ejercite
el derecho electoral? Uu cubano de veintidn afios
tiene un establecimiento de lamparerfa, y cualquie-
ra de los seiiores Delegados, si 6 la fortuua de tener
buen gusto reune la de teuer dinero suficiente, pue-
de dirigirse a 61 para pedirle la construcci6n de uua
limpara artistic y caprichosa. iQu6 operaciones
inentales no entraran en la concepci6n y en el di-
b.ijo, cuinto element moral en su perseveraute
construcci6n, y cu6utas facultades no represeuta
today esa actividad que su oficio y la necesidad le
imnponen! Puede que hiciera una lImpara exquisite
que se convierta quizis en obra de arte que admi-
reu las edades, y no obstante, hay quien piensa que
no sabria decir qu6 individuo de su distrito 6 de su
ciudad fuera bueno para Alcalde! ihay quieu piensa
que no es capaz de apreciar cual fuera bueno para
Diputado, cual para Senador, y hasta cuil para des-
empefiar la Presidencia de la Repdblica! y eso que
en pocas palabras se puede explicar a cualquiera la
misi6n de un Presidente, mientras no creo yo que
sea tan ficil exponer las especiales dificiles atribu-
ciones de un Alcalde! Si me preguntaran lo que es
un President, sabria explicarlo; pero confieso que
me veria perplejo en explicar, sobre todo ahora, qu6
funci6n es 6sa que lleva por nombre el de Alcalde.
Por fortuua, el pueblo cubano es lo que pudi6ramos
Ilainar un pueblo listo: estoy hablaudodel conjunto,
de la totalidad de los ciudadanos, de lo que comun.
mente se Ilama el pueblo. El obrero cubauo no es
conmo el meuestral de la Edad Media; es tan inteli-
gente-no me refiero ni es de mi competencia refe-
irinne a sus oficios-desde el punto de vista general
de la vida, es tan inteligente el obrero cubano como
el obrero de cualquier otro pais del mundo civiliza-
do. No creo que haya nadie aquf que piense que uu
obrero irland6s, 6 alemin, 6 americano, sea por lo
general, mis inteligente que un obrero cubauo: no
creo tampoco que haya aquf nadie a quien se le ocu-
rra que cualquier obrero de las naciones aludidas,
eitienda mis de polftica, cuando se trate de la elec-
ci6n del Presidente de los Estados Unidos, por ejem-
plo, que el obrero cubano, cuando se trate de la elec-
ci6n del Presidente de la Repdblica de Cuba. El
obrero cubano tiene a su disposici6n muchisimos me-
dies que emplea en el esfuerzo que le vemos cons-
tantemente hacer por ilustrarse: concurre A las reu-
nioues pdblicas, a los meetings-sin que quiera yo
con esto decir que sean los meetings la mejor escuela
de cultura;-pero, al cabo, por vaga 6 declamatoria
que sea, generalmente, la palabra de los oradores
de meetings, no cabe near que es siempre sugestiva,
quo promueve 6 provoca ideas, que es como la chis-
pa aplicada al eutendimiiento, al que ecla 1a ndar


por perezoso que sea; pero adem.s, nuestro obrero
tieue su lector diario, sabe de libros, revisa los peri6-
dicos, y se entera de lo que pasa en su ciudad, en su
pais y hasta en el mundo; y se comprende, pues que
estamos intimamente ligados los moradores de la
mayor parte de las regions del planet, que por el
tel6grafo, por el correo, por la prensa, por la bara-
tez de los peri6dicos, por las revistas, la cultural se
hace cada vez mAs asequible A todas las situaciones
econ6micas, esto es, m6s geueral,-lo que ha hecho
que sea este nuestro mundo cubano, muy diverse de
lo que era hace treinta afnos. Esa misma proximni-
dad a los Estados Unidos, que tantas veces se ha ci-
tado aqui para mal, ,por qu6 no hemos de citarla
ahora para bien? pues esa proximidad a los Esta.
dos Unidos, que es como si dij6ramos una aurora
boreal para todas las conciencias de este contineute,
la fuente caudalosa a donde fuimos a beber los priu-
cipios que determinaron el curso de nuestra histo-
ria, nos ensefia el predominio del sufragio universal,
que alli, como eu otras parties en que ha tenido adu
mis obstAculos que vencer, se ha exteudido al pue-
blo todo: al present son realmente excepciones los
paises de Europa done no impera el sufragio uni-
versal: por el articulo veinte de la Constituci6u del
Imnperio, existe en Alemania; lo mismo en B6lgica,
segdu la dltima reform; en Bolivia, por los ar-
ticulos treintitr6s y treinticuatro de su Constituci6u;
en el Brasil, por el articulo setenta; en Francia, en
Holanda, en Mejico, en el Paraguay, en la Federa-
ci6n Helv6tica v en muchos de sus Cantones; asi
como en la mayor parte de las repfblicas de la
AmBrica latina; porque es una verdadera preveu-
ci6n y garantia contra el Poder Pdblico; es un dere-
cho adquirido por la civilizaci6n, uua couquista de
la Revoluci6u y del progress, que debe defeuderse
y que se defiende estatuy6udolo en la Constituci6u
political contra toda invasion possible y future del
Gobierno;-perteuece tambi6n al pueblo cubano, es
tambi6u una conquista suya, lo adquiri6 bajo Espa-
fia, por desgracia tras raudales de saugre en la gue-
rra 6 sufrimientos indecibles en la emigraci6n; le
correspoude, 6ltimamente, porque a virtud de su
sabio y geueroso espiritu, nuestra Revoluci6n pro-
clain6 que no era su obra el botiu de un partido,
sino beneficio y patrimonio de todos los cubanos,
aunque fuera la obra exclusivay el glorioso resultado
del martirio de uu solo partido. 4No es, pues, una
inprudencia el pretender que podamos coutribuir
por nuestra part A cualquier posibilidad de cerce-
nar derechos tan legitimos y por lo demis tan du-
ramente adquiridos? iNo es un temor, hasta cierto
punto pueril, el que nos detiene al consiguar sim-
plemente lo que, siendo una imitaci6n de los ameri-
canos, es tambia6 nuestro y, al propio tiempo, con-
forme a la razon y lajusticia?
iQui6n se atreverd, despu6s de la Ley electoral
formulada por el Gobierno interventor, a restriugir
en otra Ley electoral formulada por los cubanos, el
derecho electoral que han ejercitado ya muchos que
no sabian leer ni escribir? y -uo seria establecer un
privilegio repugnant si s6lo para ellos lo mantu-
vi6ranos ahora? iQuO6 raz6n hay para que nosotros
aceptemos que s6lo ellos sigan disfrutAndolo, y no





DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 281


1o hagamos extensive a todos los que se eucuentran
oe las mismas condiciones, hayan 6 n6 estado en el
campo de la Revoluci6n? Razones de cultural, de
prudencia y de patriotism recoiniendan-en con-
secueucia-el mantenimiento, segdn esa enmieuda,
del derecho electoral para todos los cubauos varones
y mayores de edad. Ninguna raz6u te6rica, de nin-
gtin g6uero, puede ser bastante podero3a para que,
como ante una necesidad terrible, cedamos a los
que piensan lo coutrario; por lo que no veo motivo
ninguno por qu6 no apruebe la Convenci6u el espiri-
tu de esa enmienda que consist en establecer en la
Constituci6n, extendidndolo a todos los cubanos, el
derecho electoral.
El senior BERRIEL: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: ,Con qu6 objeto?
El senior BERRIEL: El senior Sanguily se ha re-
ferido, sefiores Delegados, a ciertas observaciones
que lie tenido ocasi6u de recomendar a la Asam-
blea; y yo quisiera contestarle algo de lo que hal
dicho, en tanto en cuanto, al contraerse a esas mis
observaciones, puede decirse que me ha aludido,
si n6 en mi persona, si en las consideraciones por mi
expuestas ante la Convenci6n.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Berriel, para rectificar.
El senior BERRIEL: Desde luego, sefiores Delega-
dos, que todo cuanto elocuentemente ha expresado
el senior Sauguily, eu apoyo del snfragio universal,
merece, hasta cierto punto, mi mins entusiasta
aplauso. Pero conste que yo, en ning6un momen-
to, he atacado dicho sufragio. Lo que es mAs,
en todo el curso de la sesi6n de hoy, nadie, hasta
ahora, ha levantado su voz en contra de ese derecho
que tan habilmente ha defendido, por amor, mi
apreciable amigo; y digo por amor, en raz6n de
que nadie, absolutamente nadie, lo ha impugnado,
motive por el cual no era necesaria su defense.
Yo me he limitado a manifestaciones encamina-
das a demostrar que todo lo relative al sufragio
debia dejarse a costa Convenci6u para cuando haya
de entender en la redacci6u de la Ley Electoral, y
a las futuras Camaras cubanas, para cuando Cuba,
convertida ya en entidad soberana 6 independiente,
pueda convocarlas; y por cierto que abrigo temor
de que esas Camaras, genuinamente cubanas, hayan
de ir en contraldel sufragio universal, si esto convi-
niere, cuando aquellas funcionen, a los interests del
pais. Par&eeme mii.s susceptible de ser temida, a
dicho efecto, la situaci6n actual, que no es franca-
mente cubana, que la de Cuba, ya libre, soberana e
independiente.
Lo dicho por mi estimado amigo el senior Sangui-
ly, sobre estar comprendida la ciudadauia en la Sec-
ci6n tercera del Proyecto de Bases, pareceme un
error juridico de grand tamafio, que no me explico
en una personalidad de tan grande ilustraci6n. To-
das y cada una de las Bases que se enumeran en 1
citada Secci6n, refierense al hombre y, cuando
m;is, algunas, al national; pero no al ciudadano.
Desde luego que el ciudadano es hombre y es
national; mas el hombre y el national, con sus
ineros derechos de tales,no hacen un ciudadano; por
cuanto en 6ste concurrent derechos que le son pecu-


liares y que aqu6llos no poseen. Los derechos de
la Secci6u tercera eu la posesi6p de todos los habi-
tantes, hasta en la de la mujer, en la del nifio, eu
la del loco, en la del imb6cil, correspondent hasta
al extranjero. Pero esos derechos, ninguno de
ellos, caracteriza la ciudadauia, por mas que
el ciudadano, en cuanto es hombre y en cuanto es
national, los disfrute tambi6n.
Mucho habria de complacerme mi ilustrado ami-
go el senior Sanguily-y creo que, con ello, compla-
ceria asimismo a la Convenci6n-si nos dispense
sara el favor de fijar las condiciones 6 circunstan-
cias tipicas de la ciudadania; y asi sabriamns todos
que, cientifica y juridicamente, no pueden confun-
dirse los derechos que caracterizan al ciudadano,
con los Ilamados individuals, inmanentes, tenidos
pior algunos, por muchos, en esta virtud, como ile-
gislables.
Yo no pienso que deba excluirse de nuestra Cons-
titu-i6n todo lo relative al derecho electoral, porque
tema que al comprenderlo en aqu6lla-desagradan-
do 6sto al Gobierno interventor, lo que no me consta
-pueda peligrar nuestra obra. No; no es tal con-
sideraci6n la que me ha movido y me mueve en
estos moments. Lo que me mueve es muy distinto:
muwvenme las dificultades, de orden vario, que
existen para modificar .una Constituci6n, y la po-
sibilidad de que en determinado moment y en
circunstancias determinadas, pueda convenir los
interests cubanos, cuando Cuba se gobierne por si
sola, la limitaci6n del sufragio, por raz6n del nii-
mero considerable de extranjeros naturalizados que
deutro de un plazo no muy largo, pueden poblar
esta isla, dadas las facilidades que, para la natura-
lizaci6n, se establecen en las Bases ya aprobadas.
Apart de esto, ya he dicho que no abrigo el
meuor temor de que Cuba, constituida en naci6n
soberana, pueda restringir caprichtsamente el su-
fragio, sin que est6 abonada la restricci6n por las
couveniencias del pais. ,Acaso podemos nosotros
atribuirnos mayor ilustraci6n, mayor cordura y
mayor y mas puro patriotism que las y el que ha-
bran de tener los representantes del pueblo de Cuba
en las futuras Camaras cubanas, elegidos ellos en
mayor nfmero que nosotros y en condiciones de
mas amplia libertad que la aqui existeute al veri-
ticarse nuestra elecci6u? No hay motive para temer
que esos futures representantes, tan cubauos como
nosotros, sean menos patriots que nosotros.
Respecto a lo que ha indicado el senior Sanguily,
sobre ser derecho constitutional el de sufragio, im-
p6rtame hacer co-star que no he negado ni lie
puesto en duda, siquiera, semejante afirmaci6n; la
cual-dicho sea de paso-no se aviene bien con lo
anteriormente recomendado por l6, en sentido de
estimar compreudido el derecho electoral entire los
individuals que enumera la Secci6n tercera. Cier-
to es que el sufragio es material constitutional; pero
no es menos cierto-y esto es de todos sabido-que
no es esencial en una Constituci6n la consagraci6n
de tal derecho. 4Qui6n no ha tenido en sus manos
para confirmar este aserto, la obra sobre Constitu-
clones del colombiano Esteban Ovalle? No, no nie-
go que el derecho de sufragio sea material constitu-






282 DIARIO DE SESIONES


cional; pero si afirmo-y no se ha demostrado lo
contrario-que en una Constituci6n puede prescin-
dirse de la regulaci6n de ese derecho, sin que, por
tal omisi6n, quepa calificar de defectuosa la Consti-
tuci6n. He dicho.
El senior SANGUILY: Pido la palabra para recti-
ficar.
El senior PRESIDENTE: La tiene el Sr. Sanguily.
El senior SANGUILY: Seflores Delegados, si-como
ha dicho el sefior Berriel,-aqui nadie combat el
sufragio universal. 4De que se trata entonces? 4Se
tratarA de que el sufragio universal no conste en la
Constituci6n? y entonces 4por qu6 no debe constar
en la Constituci6n? Razones ha alegado el senior
Berriel; pero me parece que no deja de ser raz6n
tambien la alegada por nuestra part, de que en
muchisimas Constituciones esta consiguado el dere-
cho del sufragio universal, y cualquiera que sea el
peso y el valor que d6 el sefnor Berriel A los argu-
mentos que alega para que el sufragio universal no
couste en la Constituci6u, sino que s? deje A una
Ley posterior, han de tener el mismo peso, por lo
menos, los arguments que nosotros alegamos, sobre
todo la raz6n que hemos alegado de que existe en
muchas Constituciones, algunas de las cuales tuve el
honor de citar. El sufragio universal es un derecho
del ciudadano, como la emisi6n del pensamiento, co-
mo la profesi6n de determinado culto; es un derecho
del ciudadano tambibu disputado en luchas hist6ri-
cas, ganado por conquista, en las revoluciones, y
,qu6 culpa teugo yo, de que los derechos del hombre
y del ciudadano en esta Secci6n est6u juntos? Pero
en tanto grado son derechos del hombre y del ciuda-
dano, que es facil probarlo de una manera inconcu-
sa. Decia el senior Berriel que todos los derechos
consignados en esta Seccion, lo mismo se refieren al
ciudadano que al loco, al niflo y al idiota. ,No es asi?
El senior BERRIEL, interrumpiendo: A los nacio-
nales.
El senior SANGUILY: Pues los locos, los niflos y
los idiotas nacionales,-seg6n los textos que aproba-
mos-no estAn obligados A declarar contra si mis-
mos, contra sus c6nyuges 6 contra sus parientes den-
tro del cuarto grado de consanguinidad y segundo
de afinidad; la emisi6n del pensamiento en los nifios,
los locos y los idiotas, ya de palabra, ya por escrito,
sert libre, valiAndose de la imprenta 6 de otro pro.
cedimiento cualquiera, sin sujeci6nu la censura
previa y bajo las responsabilidades que las leyes
determine; todo nifio, todo loco y todo idiota nacido
en Cuba tend r el derecho de petici6n; todo loco, todo
nifio y todo idiota tendrA derecho A entrar en la
Repiblica, salir de ella, viajar por su territorio y
mudar de residencia sin necesidad de carta de segu-
ridad, pasaporte di otro requisite semejante, salvo lo
que se disponga en las leyes sobre inmigraci6n y las
facultades de la Autoridad en los casos de responsa-
bilidad criminal; todo loco, todo nifio y todo idiota
no podran sor compelidos A mudar de domicilio 6
residencia, sino en virtud de mandate de autoridad
competent y en los casos prescriptos por las leyes;
ningdu nifio, ni ningdn idiota estarAii obligados a
pagar contribuci6n 6 impuesto de cualquier clase
que no estuvieren legalmente establecidos y cuya


cobranza no se haga en la forma prescripta por la
Ley; todo loco, todo nifio y todo idiota, autor 6 in-
ventor, tendra la propiedad de su descubrimiento 6
producci6n por el tiempo y la forma que determine
la Ley; todo loco, todo nifio y todo idiota tendra el
derecho de abrazar la profesi6n, industrial y trabajo
que le acomode, sujetAndose en cuanto A su ejercicio
A las formalidades establecidas en las l yes. Risas.
Si esto no demuestra que aqui hay dos 6rdenes
paralelos, el orden de los derechos del hombre, de
los derechos humans, y el orden de los derechos del
ciudadano, dentro de un mismo rubro y en una mis-
ma Secci6u, entouces el senior Berriel tiene raz6u....
El senior BERRIEL, interrumpiendo: Que me lo
permit el senior Presidente, y le probar6 al senior
Sanguily que si la tengo.
El senior SANGUILY, continuando: Pero si n6, la
tengo yo. zqui hay derechos que son del hombre,
aqui hay derechos que son del ciudadano; los unos,
los del ciudadano, como tal, fruto de la evoluci6n
de la Historia, los otros, obra de la raz6n, concep-
ci6n de la filosoffa. El hombre es una concepci6n
abstract, el ciudadano es algo prActico y real. Los
derechos del hombre y los derechos del ciudadano
se confunden en un mismo titulo, nacieron por y
con la Revoluci6n, son el product de muchisimas
cosas, del esfuerzo de todas las razas hist6ricas ante-
riores A la Revoluci6n, y sobre todo del Progreso,
del Derecho y de la Filosoffa. Esto no puede negar-
lo el senior Berriel. Importa poco que aqui hagamos
clasificaciones innecesarias; no se puede nunca del
ciudadano separar el hombre; donde quiera que
haya ciudadanos estA el hombre, done est6 el hom-
bre estarA el ciudadano.
El senior BERRIEL: ,Podria hacer uso de la pa-
labra, senior Presidente?
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Berriel.
El senior BERRIKCI. El senior Sanguily, sefiores
Delegados, con la habilidad que le es propia, ha tra-
tado de desvirtuar un principio de dereclo que yo
he sostenido y sostengo; y ruego encarecidamente A
la Presidencia, que conceda el uso de ]a pa'abra al
senior Sangdily para que, si puede, me contradiga
victoriosamente en todo lo que voy A someter A la
consideraci6n ilustrada de la Asamblea.
He sostenido y sostengo, basado en ensefianzas de
recomendados autores y en lo que la ciencia juridi.
ca viene proclamando,-y esto el senior Presidente,
que ha sido catedratico de Derecho, lo sabe mejor
que yo-que existed radical diferencia entrP la sim-
ple nacionalidad y la ciudadania. Son nacionales
to(los cuantos aparezean comprendidos en la Secci6n
segunda, A saber: lee dicha Secci6n. Pero no puede
decirse con verdad que son comprendidos en la Sec-
cion leida, por cuanto en &eta liguran, las mujeres,
los nifios, los incapaces. Los der(chos enumerados
en la Secci6n tercera, objeto del debate, correspon-
den, con excepciones contadisimas, no s6lo A los na-
cidos sino a todos los habitantes del territorio; son
derechos que compete al hombre en su condicioii
6 calidad de huimbre. Y el senior Sanguily no puede
coufundir, sin iucurrir en notable equivocaci&6, esos
derechos puramente individuals, con los derechos






139 LA CONV'INdO!N CONSTtrttVENTX 183


privativos, caracteristicos de la ciudadanfa, de un
estado esencialmeute politico.
Examine detenidamente mi distinguiido amigo
esos derechos detallados en las B .ses de la SecciOn
tercera, y, con su bueu talent y con su grande cul-
tura, no podrA menos de comprender que ellos son
los que se aprecian como inherentes A la personali-
dad humana; y que, si por defecto de capacidad, no
los ejercitan, personalmente, el imb6cil, el loco y
el nifio, ejercenlos por 6stos, por cuantoles pertene-
cen naturalnente, sus legitimos representantes. No
confunda, pues, el senior Sanguily los derechos in.
dividuales con los que nacen de la ciudadania......
El senior VILLUENDAS,interrunpinndo: Sefior Pre-
sidente, para una cuesti6n de orden pido la pala-
bra.
El s-fior PRESIDENTE: La tiene el sefnor Villuen-
das.
El senor VILLUENDAS: Yo declare, sefiores Dele-
gados, que nunca he lameutado tanto lo que me
impone mi deber: estA hablando un hombre A quien
yo siempre he mirado con cariflo y respeto: el senior
Berriel, mi maestro; pero el Reglamento se oponeen
absolute, A que 61 pueda hacerlo. Se ha iniciado un
debate cientifico entire personas tan competentes co-
mo los sefiores Berriel y Sauguily; y yo mo opongo
A que esta cuesti6n sea motive para una disertaci6n
academica, que desde luego oirfamos con sumo pla-
cer, en otro lugar; pido, pues, que se cumpla el Re-
glamento.
El senior BERRIEL: Hacia uso de un derecho con-
cedido por la Presidencia.
El senior GENER: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Titne la palabra el sefor
Gener.
El seflor GEAER: Veo que no se ha tocado un as-
pecto importantisimo de la cuesti6n.
Los preceptos son de dificil reform, si se ha de
cambial una Constituci6n. Segiu lo establece el mis-
mo Proyecto que estamos discutiendo, se necesitan
tales requisites, que se dificulta en gran manera
hacer cualquier reform eu sus preceptos. Por lo
mismno, todos aquellos preceptos que no tengan un
carActer absolute, como aquellos preceptos que con-
tengan limitaciones, y que por consiguiente est6n
sujetos A ser ampliados y, por tanto, A ser reforma-
dos, deben ser objeto de una ley, no deben ser objeto
de una Constituci6n.
La eumienda que se ha propuesto, es una enmien-
da que aunque parece amplisima, es restrictive, y
es restrictive en una Constituci6n que con dificultad
puede reformarse. Verdad es que en la enmienda se
pide el sufragio universal, pero es el sufragio uni-
versal falso, no es el verdadero sufragio universal.
Hasta ahora tenemos por sufragio universal el su-
fragio de que gozamos los hombres, pero no se cuen-
ta para nada con las mujeres. Eu algunos de los Es-
tados de la Uni6n Americana existe el voto de la
mujer, y pudiera suceder que maiiana que se reu-
nieran las Cortes cubanas 6 el Congreso cubano,
quisiera, enarbolando la bandera del progress poli-
tico, quisiera reconocer el deecho electoral en la
mujer: y en ese caso no podria establecerse por una
ley; y en ese caso tendria que pedirse la reform de


la Constituci6n: y esa reform serial dificultosa y
no podria desde luego realizarse. Basta que sea un
precepto limitativo ei el sentido que vengo indican-
do, el que contiene la modificaci6n 6 enmienda pro-
puesta por el senior Aleinii, para que ya no pueda
ser objeto de la Constituci6n; porque siendo limita-
tivo, es claro que la tendencia progresiva, sobre todo,
en political, de nuestro siglo, de este siglo que em.
pieza despu4s de un siglo que tambie.n ha sido de
progress y de luz, no debe declararse en una Cons-
tituci6n: no debe llevarse A ella sino todos aquellos
preceptos que son invariables, 6 que por lo menos
se tienen por invariables. Yo no tengo por invaria-
ble el precepto recomendado en la enmienda, de que
exist el sufragio para todos los varones mayors de
21 afios, 6 mayors de edad, porque creo que el pre-
cepto debiera abarcar tambi6n A la mujer: y como
pudiera suceder que viniera un Congreso que esti-
mara que el sufragio debfa extenderse A la mujer,
creo que no debiera ponerse en la Constritucion, sino
en la ley; ley, que segurameute no votariamos nos-
otros mismos, ya sea en esta Conveucio6, ya sea en
cualquier otro centro donde haya de discutirse, si
aqui queda implantado el sufragio; y entonces po-
drfamos votar; pero hoy no debe incluirse en la
Constituci6n un precepto que es limitativo, que es
restrictive.
El senior SANGUILY: A mi me gustan las cosas muy
claras: pido que se amplie el debate.
El senior VILLUENDAS: Me opongo, y pido que se
ponga A votaci6n, si el sefipr Sanguily mantiene su
pretension.
El seflor SANGUILY: La verdad es una cosa: el im-
petu con que ha lablado el senior Villuendas me
hace career que he dicho alguna monstruosidad. Ri-
sas. Nada menos que una cosa tan important como
el sufragio universal se quiere que no se dilucide de
una manera extensa; y cualquiera otro punto de me-
nor importancia tiene la benevolencia del senior Vi-
Iluendas, en su perfect derecho de fungir de maes-
tro de ceremonies, para apoyarlo. Risas.
El senior PRESIDENTE: Sefiores Delegados, el seller
Sanguily en uso de un perfectisimo derecho, pide
que se amplie el debate: cs un derecho que usa y al
cual no se opone el Reglamento.
El senior SANGUILY. Pido que se amplie la discu-
si6n.
El senior PRESIDENTE: Se somete A votaci6n:
El senior SANGUILY: Pido la votaci6n nominal.
Se efectita la votaciwn:
El Secretario, senior VILLUENDAS: Han votado y
dijeron que si, los sefiores: Fortuin, Cisneros, Sil-
va, Betancourt, Bravo, Berriel, Sanguily, Diego Ta-
mayo, Rodriguez, Gener, Giberga, NIfiez, Quilcz,
Castro, Lacret, Eudaldo Tamayo, Manduley y el se-
fior Presidente; y que n6, los sefiores: Alemin, Jos(
Miguel G6mez, Monteagudo, Mor6a, Robau, Rius
Rivera, Quesada, Portuondo, Ferrer, Juan Gualberto
G6mez, Zayas y Villuendas.
Q eda aprobada.
El senior VILLUENDAS: Pido ]a palabra para una
alusi6n personal.
El sefor Rius RIVERA: Pido la palabra.







284 AkIO bt s9stO6tS


El senior PRESIDENTE: La tiene el seflnr Rius Ri-
vera.
El senior Rius RIVERA: Para suplicar A la Con-
venci6n que no se concede inAs que un turno en pro
y uno en contra.
El senior PRESIDENTE: iLa Convenci61 estA con-
forme con lo propuesto por el senior Rius Rivera?
Varios sefores Delegados: Conformes.
Et senior VILLUENDAS: Pido la palabra para una
alusi6n personal.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senor Villuen-
das.
El senior VILLUENDAS: Aunque el senior Sauguily,
cuando se dirigia A mi,hablaba fuera del Reglamen-
to, como lo decia sin embargo en voz tan alta que
lo pudo escuchar todo el mundo, tengo la necesidad
de recoger esa alusi6n; no he pretendido fungir de
maestro de ceremonies, ni es mi carActer, ni mi mi-
si6n; simplemente quiero hacer cumplir el Regla-
mento que y'o lamento que, algunas veces, el senior
Sanguily no haya cumplido, y tenga por ello que
ser llamado al orden.
El seflor PRESIDENTE: El lftimo turn que se
consumi6 fu6 en contra y como nadie pide la pala-
bra en pro, se precede A la votaci6u nominal.'
El senior SANGUILY: Pido la palabra en pro.
El senior PRESIDENTE: La tiene el seflor San-
guily.
El sefor SANGUILY: Sefiores Delegados: el otro
dia nuestro querido compafiero el senior Manduley
se lamentaba de la confusion que por recurso dia-
M1ctico habian traido A su Animo, en distintas ocasio-
nes, algunos Delegados, pretendiendo que determina-
das cuestiones eran extra-constitucionales, y yo pu-
diera muy bien decir aqui de aquel lament de nues-
tro amigo, que ha sido atendido ya por algunos de
los sefiores que han hablado, y principalmente por
nuestro distinguido amigo el senior Gener.
El senior Gener, lo mismo que los demAs aludidos,
ha declarado que la cuesti6n del sufragio universal,
del sufragio general, no corresponde propiamente
tratarse junto con las que son propias de una Cons-
tituci6n, y yo creo realmenme que el punto que aqui
se debate es 6se.
Las enmieudas presentadas, comienzan todas por
pretender que se estatuya en la Constituci6n el su-
fragio universal, es decir, el sufragio para los varones
mayores de veinte y un ailos, y a esto no s6lo se han
opuesto los seflores que han hablado antes, sino el
senior Gener, que acaba de hacerlo. iC6mo es eso?
Qu6 criterio podemos tener para star seguros de
que un problema, un asunto, una cuesti6n es cons-
titucional 6 no lo es?
El senior Gener queria limitar y defiuir esta ma.
teria diciendo, que eran cuestiones n6 constitacio-
nales aquellas suceptibles de ampliaci6n 6 de refor-
ma; pero, entonces, yo pregunto ,qu6 cuestionea de
todas las que resulten de esta Constituci6n, de todas
las que hasta ahora hemos ido examinando, no con-
sienten ser ampliadas, no pueden ser reformadas;
y por consiguiente, no estAn, segAn este criterio,
fuera de la Constituci6n?
Se trata-por ejemplo-de las coudici6nes de los
Senadores que hemos puesto en la Constituci6n: cabe


que se modifiquen, que se refornen, es decir, cabe
haber hecho los articulos de otra manera, cabe no
haber puesto sobre ello Base de ninguna especie. He
escogido al azar uno de tantos asuntos que hemos ya
tratado; cualquier otro asunto por important que
sea puede tambi.6n ampliarse, modificarse, dejarse
en la Constituci6n, 6 ponerse fuera; no hay, pues, un
argument que convenza de lo contrario; pero si yo
digo que una Constituci6u es una especie de escudo,
es una especie de baluarte, es una defense de deter-
minados derechos y de determinados intereses; y si
yo digo ademAs que es un derecho y que es un in-
ter6s del pueblo cubano el sufragio universal, 4no es
natural que sea asi mismo 16gico que yo pretend
que est6 consignado y garantido en la Constituci6u?
Lo contrario ino se sostendra por que se pretend,
acaso, dejarlo para despu6s con el prop6sito de atri-
buir su regulaci6n A un Cuerpo que no sea esta Con-
venci6n Constituyente? Y si no es porque se espera
que asi se restrinja el sufragio, qu6 otros motives
habria? que, Fi no, todos estariamos de acuerdo.
Pero 4es que se cree que conviene restringir el sufra-
gio? 4Es que se cree que alguien puede venir A res-
tringir el sufragio y que dejAndolo establecido en la
Constituci6n seria eso impossible? mas por lo mismo,
precisamente, deseo que est6 en la Constituci6n, A
fin de que nadie ponga una mano aleve en cosa que
nacida de tantas luchas es en mi concept sacratisi-
ma, para el pueblo cubano.
Se dice, toda cuesti6n de este orden que puede ser
considerada bajo distiutos aspects, se empequefiece
si se la fija en una Constituci6n que no puede luego
evolucionar fAcilmeute; como, por ejemplo, el voto
femenino: el voto ftmenino no existe en todas parties,
nace de las costumbres, de las circunstancias espe-
ciales de determinadas localidades, pero ya ha em-
pezado A considerarse y aceptarse, lo que represent
el primer paso que se da en una evoluci6n que luego
culminara; p ,ro como que no estA maduro el pue-
blo cubano aun para aceptoLr esa fiorma de sufragio,
6ste no es oportuno, no es nmomeItAneo, no urge, no
interest en este memento. Mafiana que haya un mo-
vimiento feminist, primero entrart ]a idea en las
costumbres y asi vendra A las eyes, y mas adelante
A la Constituci6n; porque asf es comose hacen los
verdaderos, los mins s6lidos progress, y asi tambien
es como ha sucedido con el sufragio universal; pues
el sufragio universal es un derecho del ciudadano
por ser una conquista suya, y por tanto es un deber
del ciudadauo el defenderlo. El sufragio universal
ha costado muchisima sangre en la Historia, el sufra-
gio universal no" ha costado A nosotros muclisima
sangre, el sufragio universal se ha incorporado en la
conciencia juridica y en la conciencia moral del pue.
blo cubano, y yo pregunto. cudles son las causes
reales, las causes profundas del malestar de los pue-
blos, que frecuentemente es causa y anuncio de las
revoluciones? pues esas ignaras tentativas de violar
la conciencia, y aqui se violaifa la conciencia
de nuestro pueblo, si se tratara de arrancarle una
de las mis grandes garantias de su future des-
arrollo. Cuando leo libros en que se ataca el sufragio
universal, es claro, segin el talent del escritor
puedo caer y varias veces he caido en profundas du-






DE LA CONVENTION CONSTITUVENTE 255


das y cavilaciones. Pero yo me explico un eccritor
frio que esti eu su gabinete, que no interview en
la political, que acaso nunca haya intervenido, que
serena y desapasionadamnente trata, desde una altu-
ra inmensa, este problema, aunque no concibo seine-
jante procediinieuto en ningdu Convencional de los
que aqui estainos reunidos. Hoy el problema del su-
fragio universal no reviste tanta trascendencia, ni pa-
ra los mas conservadores entire los tratadistas de dere-
cho politico, quienes reconocen el hecho de que la
democracia ha audado tanto, ha profundizado tan-
to, que casi se puede decir que todo lo demois que
no era ella en la vida social, ha decaido 6 ha des-
aparecido; pero el problelna hoy consiste, mas que
en restringir el sufragio, en arlnonizar con lo que
represent el sufragio en cuanto al ndimero, las gran-
des fuerzas, las fuerzas conservadoras y permanentes
de la sociedad, y de ahi esos bosquejos 6 ensayos
6 sistemas que se proponent para concertar lo pasa-
do y present, lo que resisted y lo que cambia.
Pero yo decia, y esto es m6is important para mi,
que no concibo esa actitud contraria al sufragio ge-
neral, ni en nosotros, ni en ningdn politico de Cuba;
no lo concibo, digamos la verdad, porque estoy se-
guro de que casi todos los Convencionales han asisti-
do A reuniones pfiblicas de carcdter politico, 6 esos
que lainan meetings; y alli ,cudl era el auditorio? El
que lo es siempre, el auditorio de todas esas reunio-
nes, el pueblo cubano, no el pueblo en el sentido
restringido, sino el pueblo en el sentido corriente y
vulgar de la palabra, y es segnro que alli han ha-
blado los oradores de la generosidad, de la inteligen-
cia, del patriotism y de la capacidad de este pueblo;
el grand argument que ha corridor de meeting eni
meeting, cuando se ha tenido la mira de combatir
intereses contrarios, en oposici6u A los que han pre-
tendido aiogar las esperanzas de nuestro pueblo,
ha sido elargumeuto que consiste en reconocer la
capacidad de nuestro pueblo, es decir, del pueblo
cubano, para ser libre 6 independiente, es decir tam-
bi6n, para ejercer todos los derchos del ciudadano,
y sobre todo el derecho del sufragio. i(C6mo? Cuandlo
se tratade buscar simpatias y popularidia y con-
quistar votos enlas elecciones, entonces si se reco-
noce la capacidad de ese pueblo, lo miismo que cuain-
do se trata de pelear; porque el pueblo puede morir
y el pueblo puede votar sin restricci6n, seguii las
predicaciones de los meetings; y si esas cosas se pre-
dican al pueblo, se proclama que tiene coraz6n y tie-
lie inteligencia, iy sin embargo quer6is arrebatarle
el sufragio universal!
El scfior GENER: Pido la palal)a.
El senior PRESIDENTcE: iPara rectifliar 6 para
consumer un turno en contra? Ilay un turn pen-
diento y ousted puede consumirlo.
El seinor G(ENERI:: P'ara colsuir 11n1 turn(o Pn
contra.
El sofior PRESIDKNTE: Tiene la palabra el senior
Gener, en contra.
El senior GENER: Sefiores: siempre lie sostenido
que el pueblo di Cuba, aunque sea uno de los mais
atrasados en cuanto se refiere 6A la ilustraci6n es-
colar, porque el Censo arroja datos desfavorables
para la instrucci6n escolar de nuestro pueblo, no


obstante, nuestro pueblo es uno de los pueblos mis
ilustrados del mundo, si nos atenemos A la ilustra-
ci6n intellectual, por motives que liace poco sefiala-
ba el senior Sanguily.
Yo no soy de los que temen al pueblo, y much
menos al pueblo cubano: ademAs, yo como hombre
politico, sostengo tambi6n el sufragio universal, es
uno de mis dogmas politicos: por consiguiente, no
puedo ofrecer mi voto en favor de la enmienda quo
se discute, dado el sentido en que se esta haciendo,
porque no es el sufragio universal, sino lejos de eso,
un sufragio restringido.
A mi me parece que eso que quiere llamarse su-
fragio universal en la enmienda, no result, puesto
que lo que se pide en ella, es un sufragio para liom-
bres: no reconoce 6 la mujer los derechos que el
senior Sanguily le reconoce y se le han reconocido
ya en algunos pauses, y A lo cual me referia yo
antes.
Cierto que en la Constituci6n 6 Proyecto que es-
tamos discutiendo, hay algunos puntos reformables,
pero no en material de derechos reconocidos al ciu-
dadano cubano, al cubano, aunque no sea como
ciudadano, sino como hombre civil, seg6n dice el
seinor Berriel; entire ellos los derechos que se ha da-
do en llamar ilegislables; por lo cual no cabe que
se cousigiie en la Constituci6n, entire esos derechos,
aquellos que estf6n sujetos a reform. Como el su-
fragio que se propone en la enmienda no ha llega-
do al snmmum, porque no es el verdadero sufragio;
como es poco progresivo, mejor diclo, de acuerdo
con el verdadero progress politico de nuestros tiem-
pos; debiera reconocerse tambi6n, como se ha reco-
nocido en otros paises, el derocho electoral A la
mujer. Dado el verdadero progress politico de
nuestro tiempo, debiera reconocerse el de la mujer,
como se ha reconocido en otros puntos. Por eso es
que me lie opuesto A la enmienda; no, repito, por-
que la enmienda tienda A reconocer el derecho
universal. Yo estoy dispuesto A declararlo y A re-
petirlo aqui cada vez que sea necesario, y lo declare
alora para que en todo tiempo se me pueda exigir
si llega el caso: cr mo que en la Constituci6n no
dehe ponerse ese precepto, que es mhs propio de
una ley, porque pudiera llegar el caso de que Ile-
garatamos a tal adelanto que se le deba reconocer, a
la mujer, que tenga el mismo derecho que nosotros
y entonces no seria convenient tener que convocar
a una nueva Asamblea 6 Convenci6n Constituyente,
1o cual ofreceria muclia dificultad, para dar A la
mujer el derecho al voto. En ese sentido es que
me opongo la cumienda. De suerte que yo voy
maIs all, soy mis avanzado que el senior Sanguily;
el senior Sanguily result muy poco dem6crata 6 mi
lado; yo soy un poco mas avanzado que 61, soy mas
del pueblo, dentro del pueblo no distingo entire el
hombre y la mujer, cuando se trata de conceder uu
derecho politico, el voto electoral. He dicho.
El sefnor SANGUILY: Pido la palabra para una
alusi6n personal.
El senor PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Sanguily.
El senior SANGUILY: Yo tengo que declarar que
lie oido con satisfacci6n y regocijo inm6nso las ma-






J86 WIARO DiE SkSIONkS


nifestaciones del senior Gener, en favor del sufragio
universal; y sobre todo la filtima. Yo me alegro
much que el sefior Gener sea mias democrat que yo.
El senior PEESIIDEN'E: Los firmantes de las
diversas enmiendas que se han estido discutiondo
conjuntamente, por referirse todas ellas i un mismo
extreme, aunque con ledacci6n distinta, se han
pesto de acuerdo v hani redactado unit solar: en-
mienda resumi6ndolas todas,la cual se va .t leer, y si
la Convenci6n quit re, se pondnm :i discusion esa sola
enl'ienda; pero si alguno entiende que eso no debe
hacerse asi, se iriAn votando, una por una las
enmiendas que se han presentado.
El Secretario, senior Zayas, lee la signiente emnmien-
dIa.
"A la Conevociia:.
El Delegado que suscribe, usaindo del derecho
que le concede el Reglamento, propone que la Sec-
ciOn tercera del Proyecto se adicione con la si-
guiente:
Base 27
(El derecho electoral se concederA a todos los cu-
banos varones y mayors de 21 afios de edad; except
tuindose los asilados, los individuos pertenecientes
t las fuerzas de mar y tierra, en active servicio, y
los inhabilitados judicialmente por causa de delito,
0 incapacidad mental."
Sal6n de Sesiones, 29 de Enero de 1901.
Antonio Bravo Correoso.--JosE B. Alemnn.---R. Man-
duleb,.-P. G. Betancourt.- Edaldo Tamayo.
El senor E. TAMAYO: Pido que se lea la min.
El senior Secretario la lee,
El senior PRKSIDENTE: Se ponen A votaci6n con-
juntamente aIs eniniendas de los sefiores Manduley
y Tamayo.
El sefor E. TAMAYo: Pido i la Presidencia que
por breves moments se suspend la sesi6n, A final de
powder ponernos de acuerdo sobre una de las eniien-
das, que satisfaga las aspiraciones de todos, pues ya
se veen la atm6sfera que Ia iinmensa mayoria vota
por el sufragio universal.
El sefor PRESIDENTE: Se suspended la sesi6n por
cinco minutes.
Eran las11 menos 8 minto.q.
Se reanuda la sesi6u. Eran las once.
El senior PRESIDENTE: Contin1ia la sesi6n.
El senior ZAYAS: Menos la del senior Cisneros,
Ins demis enmiendas han sido retiradas.
El senior PRESIDENTM: Se pone A votaci6n la en-
mienda acordada.
El senior Rius RIVR:RA: Pido la votaiolln nomi-
nal.
Se procede 6 la votaciwn.
El senior SECRETARIO: Dijeron quo si, los scfiores
Alemin, Jos6 M. G6iez, Monteagudo, Robau, Mo-
ria, Fortun, Cisneros, Silva, Betancourt, Bravo,
Rius Rivera, Diego Tamayo, Sanguily, Rodriguez,
Gener, Nfinez, Lacret, Portuondo, Castro, Ferrer,
Juan G. G6mez, Eudaldo Tamayo, Manduley, Za-
yas y Villuendas; y que n6 los sefiores Quesada, Gi-
berga y M6ndez Capote.


El senior CISNEROS: Yo voto aceptando el sufra-
gio, siempre que no voten los militares.
El seller BERRIEL: Pido que se haga constar
que voto en contra de la enmienda, no porque vote
en contra del sufragio, sino porque entiendo que no
debe ser material constitutional.
El seinor A. RODRIGUEZ: Yo voto que si, pero
concediendose ese derecho A los militares. Yo acep-
to esa enmienda, menos en la part que se refiere a
near el voto t los militares.
El senior PRESIDENTE: Senor Rodriguez, no se
pueden sumar cantidades heterog6neas; hay que vo-
tar que si 6 que n6; pero n6, si y n6, al mismo
tiempo, como quiere el senior Rodrfguez.
El senior Rius RIVERA: Pido la palabra para
una cuesti6n de orden. Lo que pueden liacer los
seflores Delegados es explicar su voto, pero no pue-
den abstenerse; por consiguiente, tienen que decir si
6 n6; para eso se fija una afirmaci6n 6 negaci6n.
El senior VIrLLUENDAS: Sefior Presidente, veinti-
dos votos que sf, cuatro que ni, y tres mixtos.
Risas del pltblico y de los seiores Delcgados.
El senior Rius RIVERA: Pido la palabra para una
cuesti6n de orden.
El, senior PRESIDENTE: El senor Rius Rivera tie-
ne la palabra.
El selor Rius RIVERA: No es cuesti6n de risas;
es cuesti6n de sentar un precedent; yo deseo saber
por qu6 ha clasificado el sefor Villuendas de mix-
tos esos votos, cuando no existed esa clasificaci6n en
el Reglamento. Es cuesti6n reglamentaria, y n6
cuesti6n de risas; en nuestro Reglamento no existe
esa clasificaci6n.
El senior PRESIDENTE: Tiene raz6n el senior Rius
Rivera; ningun Delegado puede abstenerse de vo-
tar, y por eso puede explicar su voto; pero mas
que dificiles, son imposibles todas las explicaciones,
para demostrar que ha votado que si y que n6 al
mismo tiempo.
El seinor VILLUENDAS: Para una alusi6n perso-
nal, sefor Presidente.
El senior PRESIDENTE: El senior Villuendas tiene
la. palabra.
El senor VILLUENDAS: He pedido la palabra,
porque estimo una alusi6n personal lo que ha di-
cho el seller Rius Rivera, y confieso sinceramente
que si alguno no ha querido reirse es el Delegado
que habla, que con una correcci6n de lenguaje en
61 acostumbrada, explicaba el resultado de la vo-
taci6n.
El senior ALEMAN: Sefnor Presidente, el articulo
93 del Reglamento dice que ningun Delegado po-
drl abstenerse en votaci6n nominal, pero quepodra
explicar su voto, segfn el articulo 85, que dice
que las votaciones se clasificarAn. Lee.
El sefnor PRESIDENTE: El senior Secretario se ser-
virA leer la ennienda del sefaor Cisneros.
El sertor Zayas lee la enmienda.
El senior PRESIDENTE: Se somete f votaci6n.
Es desechada la erimienda.
El sefnor PRESIDENTE: Se levanta la sesi6n.
Eran las diez y veinte minutes.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs