• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Sesion del lunes 28 de enero de...






Group Title: Diario de sesiones de la Convencion constituyente de la isla de Cuba
Title: Diario de sesiones de la Convención constituyente de la isla de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072606/00019
 Material Information
Title: Diario de sesiones de la Convención constituyente de la isla de Cuba
Physical Description: 479, xxxi p. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Convención constituyente, (1900-1901
Publisher: La Convención
Place of Publication: Havana
Publication Date: [1901]
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba -- 1899-1902   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: Includes convention reports from Nov. 1, 1900 to Feb. 27, 1901.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072606
Volume ID: VID00019
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000352599
oclc - 09792325
notis - ABZ0572

Table of Contents
    Sesion del lunes 28 de enero de 1901
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Sesion nocturna del 28 de enero de 1901
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
Full Text





HABANA 29 DE ENERO D I901. NUMERO 19.




DIARIO DE SESIONES


CONVENTION CONSTITUYENTE
DE LA
IS-LA. DE CCTBA

S* Ofioix s : E clfioio cle la ConvenloiKM (CPeatro VC Ea.rti) 4c 4*


SESSION DEL LUNES 28 DE ENERO DE 1901

STTIUMAR=IO

Se abre la sesi6n bajo la presidencia del Sr. Rius Rivera.
Se aprueba el acta de la anterior.
ContinDa la discusi6n del Proyecto de Bases.
Se aprueba sin discusi6n la Base catorce de la Secci6n tercera.
A la Base quince present una enmienda el Sr. Morda que es desechada, quedando aprobada la Base.
Apruebanse sin discusi6n las Bases diez y seis, diez y siete, diez y ocho y diez y nueve.
P6nese d discusi6n la Base veinte, con las enmiendas presentadas por los Sres. Zayas y Cisneros.
Desechada la primera y retirada la segunda, se aprueba la Base.
Sin discusidn se aprueba la Base veintiuna.
Leese la Base veintidos, y se ponen A discusi6n las enmiendas presentadas per los Delegados Mandu-
ley y Zayas y el voto particular del Sr. Berriel, miembro de la Comisi6n redactora.
Discutidos y votados separadamente, es aprobado dste y rechazadas aquella y la Base.
Ocupa la Presidencia el Sr. Mendez Capote.
Se pone a discusi6n una enmienda del Sr. Zayas a la misma Base: denegada la anipliacion del debate
y hecha la votaci6n, es desechada la enmienda..
La Comisi6n retira la Base veintitres.
La Presidencia dispone que antes de discutir las demas Bases se discutan las adiciones A la Secci6n.
En su virtud se ponen a discusi6n: una adici6n del Sr. Manduley que es desechada; una enmienda del
Sr. Ndfiez que se aprueba y una adici6n del Sr. Morda que result rechazada.
Se aplaza la discusi6n de una enmienda presentada por el Sr. E. Tamayo.
El Sr. Morda present varias adiciones A la Seccidn que son desechadas.
Se ponen d discusi6u las adiciones de los Sres. Lacret y Manduley sobre la pena de muerte, y verifica-
da la votaci6n result empate.
Se suspended la sesi6n.


Se abre la sesi6n 6 las 2 y 25 bajo la Presidencia del
senior Rius Rivera.
El sefor PRESIDENTE: Se abre la sesi6n.
El Secretario lee el acta.
El seflor PRESIDENTE: 4Alguno de los sefiores
Delegados quiere hacer uso de la palabra con refe-
rencia al acta que se acaba de leer? Queda apro-
bada.
El Secretario lee la Base 14 de la Secci6n tercera, que
dice:
14
"Todo individuo 6 asociaci6n, tendiA el derecho
de petici6u."
El senior PRESIDENTE: Se abre discusi6n sobre la
Base 14. 4Ningfn sefior Delegado pide la palabra?
Se pone a votaci6n; votaci6n ordinaria Se verifica
6sta. Aprobada por mayoria.


El senior SECRETARIO, lee la Baee 15 que dice asi:
15
"Los habitantes de la Repfblica podrAn reunirse
y asociarse pacificamente y sin armas, para todos
los fines licitos de la vida."
A esta Base, senior Presidente, se han presentado
dos enmiendas: una del senior Cisneros y otra del se-
fior Morda. En realidad se trata de una sola en'
mienda, porque en ambas se suprime la frase pro-
puesta"y sin armas."
El sefor PRESIDENTE: ZEl senior Cisneros tendria
inconvenient en aceptar la enmienda del senior
Morda?
El senior CISNERos: La acepto y la apoyo.
EL SECRETARIO, lee la enmienda del senior MorT4a,
que dice:
"El Delegado que suscribe tiene el honor de






228 11ARIO DIE SPSIONEE


proponer la siguiente enmienda A la Base 15 de la
Secci6n 3.:
15
"Los habitantes de la Repiblica podrAn reunirse
y asociarse pacificamente para todos los fines licitos
de la vida.
Martin Mor4a Delgado."
El seflor PRESIDENTEr Se abre discusi6n sobre la
enmienda que acaba de leerse.
El senior NUSEZ: Yo me opongo A la enmienda,
yo creo que es un grave inconvenient que los hom-
bres en cualquier pais civilizado puedan Ilevar ar-
mas; esto es lo que tengo que decir.
El senior MORUA DELGADO: Pido la palabra en pro.
El senior PRESIDENTE: La tiene el seflor Morda.
El senior MORUA DELGADO: He pedidola palabra
sefiores Delegados, porque me extrafia que el sefior
Delegado que acaba de hablar y que ha estado en
paises civilizados, vea mal que los individuos Ileven
armas, cuando en los mismns Estados Unidos cada
individuo lleva las armas que quiere y todavia na-
die ha matado A otro impunemente, Ileve una, Ileve
Ileve diez, leave un arsenal; y si compete un delito,
que se le castigue en absolute. Apoyo mi enmienda
y pido que si no hay nadie que pida la palabra en
contra que se ponga A votaci6n.
Los senores Berriel y Sanguily piden la palabra en
contra.
El senior PRESIDENTE: No se pueden consumer
mAs que dos turnos, El senior Berriel tieue la prefe-
rencia, porque es miembro de la Comisi6n.
El senior BERRIEL: La Comisi6n no acepta, y creo
que la Convenci6u no aceptarA en sentido alguno, la
enmienda que somete A su consideraci6n nuestro
querido compafiero el senior Mor6a, porque las leyes
deben dictarse en el moment hist6rico en que se
dicta la legislaci6n y dado nuestro modo de ser y
teniendo en cuenta A la vez que la Base no se acen-
t6a de un modo exclusive A los cubanos, a los hijos
del pais sino A todos los habitantes y por consecuen-
cia A los extranjeros, creo que seria verdaderamente
peligrosa la reuni6n de todos los habitantes, sin dis-
tinci6n de nacionalidades ni de edades, armados.
Creo que la cosa de suyo es tan sencilla que no me-
recen mayor esfuerzo, para su impugnaci6n las ma-
nifestaciones hechas por mi querido compafiero.
El senior PRESIDENTE: ,Ninguno mAs ha pedido
la palabra en pro? Votaci6n ordinaria; los que est6n
conformes con la enmienda se pondrAn de pie, los
que no est6n conformes se quedarAn sentados. Se
quedan sentados la mayor parole de los Delegados. Queda
desechada la enmienda.
Se leen y quedan aprobadas las Bases 16, 17, 18 y 19,
que respectivamente dicen asi:
16
"Toda persona tendra derecho a entrar en la Re-
pGblica, salir de ella, viajar por su territorio y
mudar de residencia sin necesidad de carta de
seguridad, pasaporte, 6 otro requisite semejante;
salvo lo que se disponga en las leyes sobre inmigra-
ci6n, y las facultades de la Autoridad en los casos
de responaabilidad criminal."


17
"La pena de confiscaci6n de bienes no podrA im-
ponerse; y nadie podrA ser privado de su propiedad
sino por autoridad competent y por causa justificada
de utilidad p6blica, previa la correspondiente in-
demnizaci6n. Si no precediere este requisite, los
jueces ampararAn, y, en su caso, reintegraran al
expropiado."
18
"El domicilio sera inviolable, y nadie podrA
penetrar en 61 de noche, sin el consentimiento de su
morador, sino para auxiliar 6 socorrer A victims
de delito 6 desastre; ni de dia sino en los casos y
en la forma prescrita por las leyes."
19
"Nadie podra ser compelido a mudar de domi-
cilio 6 residencia, sino en virtud 6 mandate de
autoridad competent y en los casos prescritos por
las leyes.
Se lee lae Base -0 que dice asi:
20
"Nadio estA obligado A pagar contribuci6n 6
impuesto de cualquier clase, que no estuvieren
legalmente establecidos y cuya cobranza no se haga
en la forma prescrita por la ley."
El senior ZAYAS: Acaba de presentarse una
enmienda, pero va estaba presentada, por el senior
Cisneros y aqui hay otra enmienda del Secretario
que habla, que respcctivamente son:
"A la Asamblea de Delegados:
"El Delegado que suscribe present la siguiente
adici6n A la Base 20, Secci6n 3.:
"Ninghu ciudadano podra ser compelido A pagar
otras contribuciones que las que 6l haya aprobado
por si, 6 por medio de su legitiino representante.
Habana, 26 de Enero de 1901.
Solvador Cisneros.
"El Delegado que suscribe propone la siguiente
enmienda A la Base 20 de la Secci6u 3.:
"Suprimase la frase ((y cuya cobranza no se haga
en la forma prescrita por la Ley.,"
"Edificio de la Convenci6n Eaero 28 de 1901.
A If redo Zayas."
El st-for PRESIDENTE: Se ponre A discusi6n la en-
mienda del senior Zayas. Este tiene la palabra.
El seflor ZAYAS: (Vuelve 6 leer su enmienda.) La
enmienda esta tiene por objeto suprimir de la Base
algo que parece impropio de la Constituci6n; entien-
do que es suficiente que se diga, y esto es lo esencial,
que la contribuci6n deberA estar legalmente estable-
cida y que es puramente accidental el procedimiento
para hacer efectiva esa contribuci6n y el hecho de
que la cobranza se ajuste A determinadas reglas; si
no se ajusta producira las excepciones que convenga
6 otra cualquiera reclamaci6n presentada por part
del deudor; pero no me parece que deba ser un pre-
cepto de la Constituci6n el que se diga que la co-


I







bk L.A CONVENCIONc CONS~'IIFViE4iiE 229


branza debe ajustarse A una forma prescripta por la
Ley y esto es pura cuestiii de procedimuiento; lo
esencial es que la contribucion este establecida por
quien tenga competencia para establecerla. En esta
sencillisima raz6i se basa la enmieuda presentada.
El sefior QUESADA: La Coinisi6n no acepta la en-
inienda propuesta por el senior Zayas, porque ha de-
cidido afiadir una garautfa mis A la forma de esta
contribuci6n y consider de tal utilidad dicha pala-
bra, que en la Constituci6n de 1869, de Espafia, se
preveia este caso, porque si es verdad que las contri-
buciones deben ser votadas con el consentimiento
del pueblo, pudiera acontecer que la forma en que
se hiciese esa cobrauza fuese onerosa y trajese per-
juicios y dificultades y perturbaciones al pais, y la
Comisi6n, deseosa de afladir una garantia mis, si n6
para que bajo ningdn concept se pudiese barrenar
la forma y el espiritu de la Constituci6n, no quiere
admitir la enmienda, para que el pueblo tenga una
garantia mas en su derecho.
El seflor PRESIDENTE: No habiendo quien tenga
pedida la palabra para consumer un segundo turn,
se pone a votaci6n la enmienda del seflor Zayas. Se
pone a votaci6n ordinaria.
Puesta d votaci6n, quedb desechada la enmienda del
sefor Zayas.
El seflor PRESIDENTE: Se pone a discusi6n la en-
mienda del senior Cisneros.
El sefor CISNEROS: Retiro mi enmienda.
El senior PRESIDENTE: Se pone A discusi6n la Base
vig6sima. No habiendo quien pida la palabra en
contra, se pone A votaci6n.
Sometida 4 votaci6n, qued6 aprobada.
El senior SANGUILY: Sefnor Presidente, quisiera
que constara mi voto a favor de la enmienda del se-
for Zayas.
Los seLores Manduley, Diego Tamayo y Alejandro
Rodriguez, hicieron constar su voto en favor de dicha
enmienda.
El selor Zoyas lee la Base 21, que (lice a. i.
21
"Todo autor 6 inventor tendrt la propiedad de su
descubrimiento 6 producci6n por el tiempo y en la
forma que determine las leyes."
Fuc aprobada sin discusi6na.
El senior ZAYAS, lee la Base :2,. Hay un voto par-
ticular del senior Berriel y una enmienda mtia, que
comprPnde las los Bases, que se relacionan intima-
mente, las dos, de tal manera, que el voto particular
del senior Berriel casi puede compreuder las dos Ba-
ses. Lee el voto particular del sefoor Berriel y luego lee sn
enmienda, que diccn:
Voto particular que, con arreglo al articulo 100 del
Reglamento, somete el Delegado que suscribe a
la Convenci6n Constituyente, sobre el coitenido
de la Base 22, de la Secci6n 3: del Proyecto que
propone la Comnisi6n:
Base 22.
Sern libre la ensefiauza, radicando en today persona
el derecho de aprender como mejor le parezca, la
profesi6n que elija, y de fundar y sostener centros


de instrucci6n 6 educaci6n; pero correspondent al
Estado de modo privativo, la expedici6n de los titu-
los que habiliten para el ejercicio p6blico de las
profesiones, la determinaci6n de las condiciones de
los que pretendan obtenerlos y la forma en que ha-
yan de probar su aptitud.
Tauto la ensefianza primaria, que se establecerA
con carActer de obligatoria, como la de Artes y Ofi-
cios, serdn gratuitas, y las sostendrt el Estado mien
tras no puedan hacerlo, respectivamente, por career
de recursos para ello, los Municipios y ias Provin-
cias.
La Segunda Enseflanza y la Superior correrAn J
cargo del Estado, que cubrirA los gastos de todo or-
den, que ocasionen.
Casa de la Convenci6n A los 21 dias del ines de
Enero de 1901.
Leopoldo Berriel."
"El Delegado que subscribe propone que las Bases
22 y 23 de la Secci6n 3", se refundan en una que
diga asi:
"La ensefianza serA libre.-La primer enseflauza
serA obligatoria y gratuita y la sostendrAn los Muni-
cipios. El Estado sufragarA los gastos de la ensefian-
za superior. Las leyes determinaran la forma y con-
diciones para la obtenci6n de titulos profesionales y
los requisites para el ejercicio de las profesiones.
Edificio de la Convenci6n Enero 28 de 1901.
A lfredo Zayas."
El senior MANDULEY: Para una aclaraci6n, senior
President.
El senior PR.SIDENTE: Tiene la palabra el senor
Man duley.
El senior IMANDULEY: Yo he presentado una adi-
ci6n a esa Secci6n. Como que aqui no se referfa A la
Instruccibn pfblica, si se habia de dar el derecho
que tiene cualquiera para dedicarse a la Instrucci6n,
eso en modo alguno es una enmienda sino una adi-
ci6n.........
El senior PRaESiDENTE: Esti bien, senor Manduley,
estamos buscando la enmienda.
El senior Secretario la lee.
"A la Convenci6n:
"El Diputado que suscribe tiene el honor de pro-
poner que la Secci6n 3" contenga una Base que
diga:
,(Todo habitante de la Rep!iblica tiene derecho a
que el Estado le proporcione instrucci6n laica y gra-
tuita, en la forma y condiciones que determine una
ley.,
Edificio de la Convenci6n A 25 de Enero de 1901.
Rafael Manduley."
El senior PRESIDENTE: Se puede considerar como
una enmienda. Se pone a discusi6n el voto particu-
lar del sefior Berriel.
El senor BRAVo CORREOSO: Pido la palabra en
contra.
El senior PRESIDENTE: ,Quiere el seFior Bravo que
se lea?
El senior BRAvo: No es necesario.








J3d DIARIO Dk SES1ONES


El sefaor PRESIDENTE: Tiene la palabara el se-
for Bravo Correoso.
El senior BRAVO COInOSO: Lamentable, en ver-
dad, sefiores Delegados, ha sido para la mayoria de
los miembros de la Comisi6n redactora del Proyec-
to de Bases, puesto disicusi6n, que en el punto
relative A la ensefnanza, no sigui6ramos, como en
otras muchas ocasiones las hemos atendido, las
siempre juiciosas, autorizadas y atinentes observa-
ciones y consejos de nuestro distinguido compaifero
seinor Berriel, en t6rminos que hayan motivado
el voto particular que se dispute.
Nosotros no disentimos de la opinion del sefor
Berriel por lo que respect al fondo 6contenido del
voto particular. Creemos que la ensefanza debe
ser libre, y libre today persona de aprenderla como
A bien tenga y de abrazar la profesi6u 6 trabajo
que mejor le parezca, si bien la expedici6n de los
titulos, los requisites con que deban ser conferidos
y las condiciones 6 forialidades para el ejercicio
de las profesiones, deben estar regulados por una
ley, lo cual trae consigo la facultad privativa del
Estado en esos particulars. Eso lo expresamos de
una inanera taxativaen las Bases que, acerca de la
materia, contiene el Proyecto.
La Comisi6n opina, como el senior Berriel, que,
dadas las condiciones actuales de nuestro pueblo, la
finalidad perseguille y deseable de la ilustraci6n
del ciudadano, la Eusefianza primaria y la de Artes
y Oficios deben ser: la primera, obligatoria, y am-
bas gratuitas; y que, aun cuando correspondan a
los organisms p .ovinciales y municipals el fo-nein-
to de la ensefianza y la creaci6n de escuelas, la
carencia de recursos de esas Corporacienes les impe-
dira tender A esa necesidad primordial; por lo que
se lace precise que el Estado, por ahora, se encar-
gue de satisfacer las erogaciones de la ensefianza,
ccmo necesidad apremiante de la vida pdblica no-
derna.
Pero si en la Constituci6n debe figurar todo lo
que tenga character fundamental; si en ella han de
aparecer, distinguiiidolos de otros, los principios
verdaderamente politicos, que no envuelvan proble-
inas propiamente de gobierno, claro esta que las in-
dicaciones del senior ierriel no deben ser atendidas
por los seflores Delegados, today vez que no son
principios de indole permanent en la Constituci6in,
sino medidas de buen gobierno, recomendadas por
la accidentalidad de las circunstancias actuales del
pais cubano, y desde ese punto de vista tendrian
lugar mins apropiado, en una disposici6n transito-
ria 6 adicional A nuestro C6digo politico, que no en
articulos de character permanent en la Secci6n ter-
cera del Proyecto que se dispute alora.
Y fijense los sefiores Delegados en que nuestro
compafiero ilustre, senior Berriel, hace material cons-
titucional la clasificaci6n de la ensefianza en prima-
ria, secundaria, superior, universitaria y de artes y
oficios; y a esa clasificaci6n tendran que ajustarse
los Gob.ernos de la Rep6blica, lo que quizis dificul-
tara hasta cierto punto la obra gubernamental en
asuntos 6 materials en que debe tener expedita su
esfera de acci6n, por lo mismo que no son proble-


mas claramente resueltos ya, en el campo de la cien-
cia ui de las necesidades de la vida.
Por io demnis, y voy i concluir, la Comisi6n rei-
tera cuanto por mi humilde conduct ha expuesto
de que lamenta no haber secundado los deseos y
miras de un hombre tan competent y docto en
material de ensefianza coino el sefor Berriel, honra
y gloria de nuestro primer establecimiento docente.
El sefor BERRIEL: Pido ]a palabra.
El sefnor PRIPIDEN'rT: Tiene la palabra el senior
Berriel.
El senior BERRIEL: Agradezco las beiilvolas fra-
ses con que acaba de honrarme mi distinguido
amigo el sefnor Bravo; y siento no poder respon-
derlecomo quisiera, conformAndome con el conteni-
do de sus elocuentes manifestaciones.
El voto particular que he tenido la honra de so-
meter i la consideraciOn de la Asamblea,compren-
de particulars distintos, por niAs que resultan es-
treclamente relacionados, y sobre esto me permit
llamar la ilustrada atenci6n de mi compailero ide
Comisi6n.
Como el senior Bravo se ha referido exclusivamen-
te A uno de los various asuntos de dicho voto, inter6-
same saber si respect de los otros extremes no men-
cionados por tan distinguido Delegado, se muestra 6
n6 conforne la mayoria de la Comisi6n, conformni-
dad que pudiera inferirse de las propias ianiifesta-
ciones del seiior Bravo; por cuanto hfse referido
en la impugnaci6n del voto particular del que
babla, silenciando los demnis, al extreme que esta-
tuye que la eusefanza primaria y la de artes yoficios
corran por alora A cargo del Estado, por entender
que en estos moments ocupa la atenciOn de la
Asamblea, que esos servicios deben rer prestados
por los municipios y las provincias, respective.
iente.
Ello no obstante, y cnmo pudiera ser que no hu.
l)iera lugar A la inducci6n a que acabo de contraer-
me, insist, para seguir haciendo observaciones a
la impugnaci6n de mis compaferos de Comisi6n,
en que por esto se exprese si su disentimiento se
contrae exclusivamente al punto indicado, hialln-
dose acordes con los demas particulares de mi voto,
6 bien si tal disentimiento lo abraza todo.
Y ruego a la Presidencia que, dada la explicaciii
que solicito, se me reserve la palabra para conti-
nuar la defense de mi voto.
El senior PRESIDFNTE: S6lo pueden consumirse
dos turns.
El senior BERRIEL: Conste ( ne sO1o lie leclho un
ruego la Presidencia.
El seiior QUESADA: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Que-
sada.
El seCior QUESADA: La Comisidn no esta conform
taimpoco on que correspond al Estado de modo
privativo la expedici6n de los titulos que habiliten
para el ejercicio de las profesiones, porque la Co-
misi6n entiende que seria desalentar la iniciativa
particular para que surgiesen en ia isla de Cuba
diversas Universidadesque pudieran expedir titulos
acad6micos, y creemos que se debe buscar, por todos
los medios posibles, que aqui se creen grandes ins-







DE LA CONVENCION CONSTITIJYENTE 23!


tituciones de ensefianza, y pudiera acontecer que asi
fuera, como sucede en los Estados Unidos y en
otros paises, donde no solamente hay Universidades
que se pagan de los fondos p6blicos, sino que hay
otras Univeroidades que expiden titulos de m&dico,
abogado 6 otras profesiones.
El senior BERaIRL: Si t eso se opone exclusi-
vameinte ]a Comisi6o, fuerza es convenir en que
acepta en tolos los demas extrenos el voto particu-
lar; y acepta por tanto tal como eu dicho voto se
establece, que sea obligatoria en todo el territorio de
la Repiblica la ensefianza primaria, y que 6sta y
la de artes y oficios se dispensen, gratuita y respec-
tivamente, po(r los Municipios y las Rrovincias, ha-
eiendo de esta obligaci6n un precepto constitutional,
para impedir, para dificultar, por lo menos, que se-
mejante obligacini sufra alteracidn 6 mudanza, cou
dafio de la conveniencia p6blica.
Queda, ,pus, reducida la inpugnaci61 formulada
en contra del voto del que abora tiene el honor de
dirigirse 6 la Coiiveiici6d, A lo recomendado ante-
rioriinite per el seft ir Iravo y :1 lo que acaba de
explicar el senior Quesada.
Dir6 ante todo, contestando A ste, que me obli-
gan a penisar como en el voto se popone, asi la expe-
roencia lqe me dan los alios cono la experiencia
que me viene suininistrandoel cargo acad6mico que
des, mpefio. Soy amigo, miny amigo, de la libertad
en todas sus manifestaciones; pero soy tambien, y
por lo mismo, enemigo irreducible de la licencia; y
licencia es-no libertad- -eso de que cada cual que
institoya, por si y ante i, an establecimiento de en-
sefianza, result ca[pacitado legitimnamente para ex-
pedir titulos prifesionales, titulos que habiliten pa-
ra el ejercicio public de las profesiones. La expe-
dici6n de tales titulos constitute, en los passes mIns
cultos, una funci6n privativa del Estado; por cuan-
to las instituciones particulars no ofrecen las debi-
das garantias en el asunto de que se trata.
En todas las naciones propiameute civilizadas,
titulos do medicos, de abogados y otras profesiones
similares expidelos el Estado; porque s6lo esos titu-
los, official meute expedidos, ofrecen las garantias que
son requeridas para el ejercicio de carreras 6 profe-
siones, dadas su importancia y trancendencia.
Esto, A mi juicio.........
El senor QU&SADA, interrurmpiendo: El titulo es
una cosa y la profesi6n es otra.
El senior BEmIELr, continuaudo: Dice mi dis-
tinguido amigo el senior Quesada que una cosa
es el titulo y que otra cosa es el ejercicio de la pro-
fesi6n. Yo respeto muy much la opini6u de mi
ilustrado compailero; pero entiendo que ambas co-
sas estdn tan intiinamento ligadas que no pueden
separarse, al respect que A ambos nos ocupa. Yo no
me explico que un individuo que tengasu titulo ex-
pedido por nna escuela particular, regida por la vo-
luntad mis 6 menos inteligente, mis 6 mnenos ilus-
trada, de su propietario, quien puede star principal-
mente dominado por un prop6sito de lucro, pueda
ofrecer a la sociedald garantias suficientes en lo que
respect al ejericicio de la profesi6u para que titulo
tal le habilite. Esas garantias son exclusivamente
inherentes A los titulos que el Estado expide, mo-


diante ensefianza suministrada por profesores que
han acreditado debidamente su aptitude; mediate
studios hechos con sujeci6n a unl plan apropiado;
mediante demostraciones p6blicas por parte del in-
teresado, en ejercicio adecuado, de su capacidad para
el desempefio de la profesi6on A que se haya dedi-
ca)d.
Creo, pues, que no debo autorizarse a lais institu-
ciones de caricter meramente privado para que pne-
dan expedir titulos referentes 1i las carreras que 'n-
trafien en su ejercicio peligros para la soeiedad.
Pero enti6ndase que esto no quiere decir ni signi-
fica en modo alguno, que yo pretend coartar la
libertad de ensefianza. Lo que quiero es que esa
libertad no degenere en licencia, como viene pasan-
do en algunos passes, entire los ciales pudiera ser

eitado alguno que no dista miucho del nuestro.
Por lo que lace A la observacion de mi distingui-
do compaiiero el senior Bravo Correoso, debo expo-
ner que es un pinto de suyo de tal gravedad y
trascendencia al que 61 se ha referido, que yo entien
do de efectiva conveniencia que conste desde luego
en el texto de la Constituci6n, a saber: que las eroga-
ciones relatives A la enseilanza primaria y A la de
artes y oficios corran a cargo de los Municipios y de
las Provincias respectivamente; y la segunda ense-
fanza y la superior sean sostenidas por el Estado.
Esto es lo procedente; pero conm el que tiene el
honor de hablar ante la Asamblea conoce la actual
penuria en que se hallan nuestros Municipios y
nuestras Provincias, por ello como soluci6n que iin
pone el inomento recomienda en su voto particular
que por ahora y mieutras no catmbie favorablenente
la situaci6u econ6mica de aquellos organismos,
recaiga en el Estado la obligaci6n de sufragar los
gastos de la ensenianza primaria y de las artes y
oficios, como segin es de todos sabido, viene suce-
diendo. Mas sin dejar de reconocerse en la Consti-
tuci6n que ambas ensefianzas deben estimarse res-
pectivamente como cargas municipales y provin-
ciales.
El senior QUESADA: Pido la palabra.
El sefor Rius RIVERA, Presidente: Perdone un
moment, ha llegado el senior Presidente y deseo
que ocupe la Presidencia, siendo yo de la Comisi6n.
El senior Mendez Capote ocupa la Presidencia.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Quesada.
El s fiior QUESADA: Para una breve rectificaci6n.
La Comisi6n ha tenido n cuenta las observaciones
del senior Berr el en la l6tima parte de la Base 22,
que dice: Lee. Por lo tanto, toda profesi6n como la
de medicine 6 la de derecho entraria de Ileno dentr,
de esta Base, porque son profesiones que necesi-
tan determinados requisites para su ejercicio. Pero,
por ejemplo, para obteiver el grado de bachiller que
no entrafia el ejercicio de una profesi6u, se le coar-
taria A otras instituciones la facultad de establocerse
en la Isla y conceder diclos grades.
Y 6 prop6sito de los Estados Unidos, un distin-
guido amigo dpcia que yo no estaba en lo.exacto;
lo que yo sostengo es que alli cnu quiera agrupa-
ci6n puede constituirse en Universidad, incorpora-
da con arreglo a las leyes del Estado, y despu6s esa


231


DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE






232 DIARIO DE SESIONES


Universidad expide titulos; pero un m6dico no pue-
de ejercer la medicine sin cumplir los requisitos que
la ley exije, y un abogado tainpoco puede ejercer si
llenar esos requisitos; pero en los Estados Unidos no
se limita la educaci6n a la educaci6n gubernamen-
tal, sino que todo el mundo puede reunirse en Cor-
poraci6n para fundar una Universidad, donde hay
complete libertad de ensefianzas y que funciona sin
inms intervenci6n por parte del Estado que la incor-
poraci6n previa; y eso es lo que busca la Comisi6n:
darle libertad A la ensenanza, evitando los peligros
del ejercicio de las profesiones que deben ajustarse ai
lo que marque la ley.
El senior BERRIEL: Pido la palabra para recti-
fica r.
El senior PRSJIDENTE: Tiene la palabra el senior
Berriel.
El senior BERRnIaL: Me parece muy acceptable ]a
recomendaci6u que acaba de hacer el senior Quesa-
da, porque en el voto particular que yo tuve el honor
de someter a la deliberaci6nude mis compaiieros de
Coinisi6n, se establece, como principio generador,
que la ensefianza sera libre, radicando en toda per-
sona el derecho de aprender como mejor le parezca
la profesi6n que elija.
Y hasta aquf parece que navegamos en las pro-
pias aguas el senior Quesada y yo.
Mas en cuanto a los demis extremes de mi cita-
do voto, debo advertir que mi ilustrado compafiero
s6lo ha aducido como hecho 6 raz6n hist6rica que
lo que 61 recomienda se hace en los Estados Unidos.
Y esto, valga la franqueza, A mi no me conveuce.
A mi se me convince mediante razonamientosl6gi-
cos, demostrativos de mi error. Pero no me conven-
ce lo que se alega sin otro fundamento, sin otra de-
mostracion, que su observancia en tal 6 cual piis,
aun cuando se haga el supuesto de ser el pais de
cue se trata uno de los mAs cultos y civilizados.
Eso por si solo A mi no me convince, perd6ueme el
senior Quesada, y supongo que tampoco convencera i
los dem6s sefiores Delegados, aunque eso se venga
ihaiendo, al decir de mi distinguido compaiero, eu
los Estados Unidos, con resultados de dudosa con-
veniencia p6blica. Respecto 6 lo que pasa en Fran-
cia, yo me permit rogar al senior Quesada que se ii-
je con today su ilustrada latenci6n en la legislaci6n
que rige la instrucci6n pfiblica en esa Repuiblica.
Lo que propose el sefnor Quesada constitute lo
que se llama incorporaci6n, y desde luego se advier-
te que en mi voto no se excluye ese medio de dar
eficacia legal 6 los studios hechos privadamente.
Punutos son estos en que aparece amplio y gene-
roso el derecho de nuestro pals, aun dentro de la
estrechez del r6gimeu politico en que vivimos. Si
aqui se present un m6dico de Turqufa, pougo
por ejemplo, y ese m6dico trade un titulo debida-
monte autorizado por establecimiento competent;
si dicho document result realizado en forma, y si
previa la identificaci6n de su persona, el interesado
acredita su suliciencia, se le incorpora a uuestra
Universidad, tal como si tuviera titulo cubano, y
puede ejercer desdo luego como si hubiera naci(do
en este pafs.
Vuelvo, pues, 6 recomendar, y creo que me


apoyard mas de uu coinpanero que hay aqui que
tiene intervenci6n direct en ]a ensefianza official;
vuelvo, pues, t recomendar por los afios que llevo
al frente de determinado establecimiento literario
de esta ciudad, del cual he sacado la experiencia
que me ha movido 6 presenter el voto particular
que vengo sosteniendo, que se acepte este voto; y
asi le ruego A esta C)nvenci6n, por cuanto el repe-
tido voto, debidamente apreciado, eutrafla solucio-
nes que, por lo que tienen de garantizadoras, son de
efectiva conveniencia p6blica.
El senior NUREZ: Pido la palabra.
El seflor PHESIDENTE: La tiene el senior Nufiez.
El senior NurEz: Yo voy aJ decir pocas pala-
bras. Mie opongo A la enmienda del selnor Berriel,
por dos razones: primera, porque deja A cargo de
los municipios y de las provincias la primera ense-
fianza, lo cual equivaldrfa A la ineficacia de la mis-
ma, no tendria la necesaria uniformidad en el fou-
tdo ni en la forma, y reinaria en la material una
anarquia complete; y en segundo lugar, porque la
segunda ensefianza y la superior obliga al Estado
a pagarlas. Yo entiendo que el Estado est. obligado
a dar la primer ensefianza A todos los ciudada-
nos; pero en ningud modo A costearles una carrera.
Creo que en estos mementos es plausible que el
Esta1lo contribuya la seganda ensefanza y A la
superior, pero que mas tarde las deje a la iniciativa
individual. Eso es todo lo que tengo que decir.
El seinor SANGUILY: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el s.enor
Sanguily. ,En pro 6 en contra?
El senior SANGLTLY: Eu pro. En el terreno de los
principios, acaso el seinr Nfiez tenga inucha raz6n,
pero es indudable para mi, que el seinor Berriol la
tiene en el terreno de la realidad. IIay un punto
en las observaciones presentadas por el senior Bravo
que pudiera hacer fuerza. El senior Bravo, por fra-
ses del voto particular del senior Barriel, encuentra
que tiene alguia sell provisorio por lo cual debe
pasar ti un articulo adicional. Eso es verdad, porque
en la redacci6n del voto particular del sefi)r Brriel,
hay un coucepto que es mis propio de un articulo
adicional que de un articulo de la Constituci6n;
pero la naturaleza (el asuuto y las condiciones de
la Isla de Cuba bacen que realm: nto pierda ese ca-
rActer.
Se celebra aqLu, con razou, la manera coimo est6i
organizada la instrucci6n pdblica, y sobre to lo la
superior, en los Estados Unidos, y desde el puuto y
hora en que se nos recomiendan como modelos,
claro est6a que parece hacerse A fin de justificar la
actitud tomada por la Comisi6u redactora de la
Ba:se. Yo hari a la siguiente consideraci6n, aceptau-
do desde luego cono exact l que se lit dich).
icuail es el fundamento de eso inuicacioa? ILPod6ra-
mos nosotros, copiando 6 los Eital)s Uiidos, prolu.
cir los resultados que se p ilp en los E it:los Uni-
dos? Creo que n6; y aquf eisti li cuasti6ii capital;
hay que distinguir to que son lou Eit;loi Unidis y
lo que os la Isla de Cub.,. NAlie pue l neg.rn qu3
nosotros no estamos habituados al ejercicio de los
derechos y A la pr.ictica de las asociaciones, las aso-
ciaciones para los flues de la vida social. Es intitil






DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 233


copiar por ejemplo eu este puuto la Cjnstituci6a tde
los Estados Unidos, porque nosotros no somos amne-
ricanos; tendriamos la letra pero no la efectividad
en los resultados, y en eito somos prejisamente lo
mn6s diametralmente diferentes de los americanos.
Eu los Estados Uuidos hay el lzibito antiquisimo,
desde los tiempos coloiiiales, de la vida comiii de
grupos mins 6 menos afiues; con lo que se evita que
intervenga en esos extremes el Eita lo. Eu los Es-
tados Unidos en este sentido, como en otros, se haI
deseuvuelto la Naci6n tan maravillosamente, que
no s6lo han podido realizar cuanto admiran )s allf,
sino que se realize algo que hace much tiempo que
no sabemos que aqui suceda, que aqui se vea, y es
la magnificencia de la generosidad america a para
la fundaci6u de establecimientos de ensefianza y
educaci6n.
Una Universidad,-lo dice la misma palabra-
es el conjunto organico de grupos dte ensefauza, eni
la ramificaci6n natural del Arbol de los couocimien-
tos humans; cada dia el desarrollo de los mntodos,
las exigencias sociales, determinan la tendencia ai
hacer mis prActicos los studios tanto de abnjo co.
mno de arriba, y esto require inmensos gastos, nul-
titud de aparatos, el sosteiimiento de esas coidicio
nes propias para la experiencia repetida; es decir,
un presupuesto enorme. Nada es mais rico, por tan-
to, que una Uuiversidad americana. Cualquier
Universidad americana tiene suyos, inucliho, mnu-
chisimnos millones de pesos, y es may frecjente eni
los Estados Unidos eicontrar algid millonario ge-
neroso que d de uu moment, de una vez, miles,
millones de pesos, en lo que es faimoso, con otros
mas, Mr. Rokeffeller. Asi es que las dotaciones do
cualquier Universidad americaini son pingui s, que
crecen y aumentan en nimero y dineri esas Univer-
sidades; pero notad dos cosas: la primer, el area lde
los Estados Unidos y so iunmensa poblacion, y ia
seguuda, la mauera como se agrupa esa poblaciuo
en aquella area por Estados. L)s hijos de la Uni6n
tratan de afirmar la personalidad de sus E-tados,
contribuyendo con su esfuerzo y su generosidad a
su esplendor asi eu lo material como en lo intelec-
tual; pero nosotros que somos un pueblo unificalo,
aun cuando de escasa poblaci6n, con un territorio
tambi6u bastante grande para nuestro udmero,
muy pobre, arruinados por la guerra, arruinados
por nuestras circunstancias ecou6mnicas, ;c6mo es
possible que realicemos eu uu moment, aunque lo
pusi6ramos en la ley, ese mode de ser amiericano,
que reprodujeramos aqui el especticculo que nos
ofrecen los Estados LUidos?
Que en Santiago de Cuba, Santa Clara y Matan-
zas hubiese tres Universidades mnucho mejores, in-
finilamente mejores que la Universidad de la Hia-
bana, con todos sus adiniiculos, con todos los
grandes recursos que deben encerrar las Universi-
dades para que est6nu la altura de las exigencias
de la cultural universal, seria cosa absolutamente
impossible de concebir como se espl)rase su creaci6n
de la iniciativa de los individuos. La iiica Uni-
versidad que teuemos estate que parte el alma: es uii
Centro done no se puede estudiar a la manera co-
mo se estudia en Columbia College, A la manera


como se estudia en la Universidad de California.
Aqui faltan los elements materials, no digo los
mns dificiles y costosos, los elements mis vulgares
6 comunes, y dado este estado del pais ipodria el
Estado cumplir su misi6n, si por nuestra Constitu-
ci6u quedase la alta cultural entregada al espiritu
de asociaci6n que no existe, y compreudiendo nos-
otros que no puede existir, sobre todo cuando al
mismo tiempo del pais habrA de defender tambi6n
la. primer ensefanza, la ensefianza elemental del
pueblo, y la ensefianza media, la que se llama la
Segunda Ensefianza?
Eitiendo, pues, que cualquiera que sea la fuerza
quedeba tener en nosotros una buena, una bella
concepci6n, come la que se realize practicamente en
los Estados Unidos, mas fuerza debe tener la con-
templaci6n y el conocimiento exact de lo que nos
rode: como una dolorosa realidad, y lo que nos ro-
dea nos impose el deber, no s61o de que la cultural
superior permanezca en manos del Estado, sine de
que sea el Estado quien se convierta en perenne
mantenedor de la cultural, es decir, que la primer
ensefianza, la segunda ensefianza y la ensefianza su-
perior tieien que estar en manos dbl Estado; yo no.
tengo que Ihablar, despu6s'de diclo esto, para refor-
zar mi punto de vista, y mts cuando lo ha sabido
later con tanta claridad y competencia, en otra
circuistancia it que lie aludido, el sefnor Berriel,
sosteniendo su voto, relative i las garantias que
(lebe haber y que el Estado debe buscar que haya,
:p'ra el jerciciio de las profesiones pdblicas, expi-
diendo los titulos y autorizando su incorporaci6n.
Este- -por desgracia-es un pais que por su posici6n
y circunstancias se presta a la explotaci6n y a la
aventura y el Estado tiene aquf una altisima mi-
si6n may vasta y mny compleja que suplir; tiene
sobre todo que cumplir lo que le falta al pueblo, y
el pueblo cubano no tiene apenas iniciativas, no pue-
de tainpoco tenerlas, no las tendri en much tiem-
po. El Estado tiene que sustituirse a la sociedad su-
pliendo esa deficiencia, debe ver lo que los particu-
lares no ven en beneficio de la sociedad toda. El dia
que ese articulo, que combat, quede alii y sea un
lieclio en nuestra Constituci6n, se abriran las puer-
tas a cuanto hombre incapaz se muera de hiambre
en otras parties, y vendrii aqui para luchar con los
cubanos que ban estudiado y que se ponen y que se
ian puesto dentro de las condiciones de la ley, los
audaces y los charlatanes, para convertir al pdbli.
co en campo de experimentaci6n de su codicia; so-
bre todo los m6dicos lo haran en perjuicio de la
humanidad doliente en Cuba, lo que en este otro
coucepto seria el mais grande y terrible de los de-
sastres. Y como yo creo que estas condiciones no
hayan de modificarse en much tiempo, en mnuclios
afnos, de ali que crea tambi6n que lo que aparente-
mente tiene de provisional el voto particular del
senior Berriel no puede ser en la realidad considera-
do como tal; esencialmente, doctrinalinente, tiene
character de provisional; pero dadas las condiciones
en que ha de aplicarse, dadas las circunstancias pu-
blicas, muchos ailos han de pasar para que estando
ese articulo en la Constituci6n, se Ilegue a modificar.
Yo, por la consideraci6n direct y muy pr6xima






234 DIARIO DE SESIONES


de la realidad, sostengo, que lo que esta pasando
aqui es lo que debe seguir pasando en much tiem-
po en material de ensefianza; que todo esta dirigido,
administrado 6 inspeccionado por el Estado, y asi
mismo tendrd que estar por muchos afios, pagado y
sostenido por el Estado; y no veo en esto un peligro:
recuerdo que bajo ladominaci6n de Espafia, duran-
te la primera guerra, hubo aqui un conato de hacer
algo semejante a lo que hizo en Francia Napole6n I,
que habia pretendido hacer la Revolucion, y que
intent realizar tambi6n la Restauraci6n,-amoldar
el pais 6 determinados fines del gobierno por medio
de la ensefianza, y comprender6is que aludo al fa-
moso Plan de Ensefianza del senior Araiztegui. Des-
pu6s se modific6, y se modific6 en mejor sentido, y
luego, hemos llegado a esta situaci6n, en que nunca
el Estado ha intervenido tan directamente en estos
asuntos, quiero decir, que nunca se ha subrogado
de una manera mas complete al pueblo, que nunca
ha sido menos necesaria ninguna iniciativa particu-
lar, bien que nunca tampoco ha podido decirse que
sea mas libre en el fondo la ensefianza; esto es, que
desde el punto de vista a que me he referido, de esa
tendencia de los gobierncs a amoldar la instrucci6n
convirtiendola en mdquina suya, nunca se ha estado
mas lejos que ahora en Cuba, donde el Estado in-
terviene s6lo para buscar la garantia en el professor,
tratando de que ensefien los mejores; se ha compli-
cado mas 6 menos la maquinaria para producer esos
resultados, pero no intervieue en lo que se ensefia,
como, por ejemplo, intervenia Napole6n, como toda-
via se practice en determinado- sitios del mundo;
no ha tratado absolutameute de influir en la con'
ciencia de los maestros; ha querido que haya buenos
maestros, ha querido que las escuelas esteu concu-
rridas y que seau de provecho, pero no han preten-
dido que los maestros ensefien a su manera, que los
maestros no ensefien conform A su conciencia y su
raz6n, para obligarles A ensefiar couforme a la con-
ciencia y la razon del Estado. Nosotros, por consi-
guiente, si procedemos como hasta aqui, haremos
que todos los inconvenientes sean vencidos y todas
las ventajas se armonicen; pero lo que creo lo mejor,
dadas las circunstancias y desde el punto de vista
prActico, es el voto particular del senior Berriel, y
por eso me atrevo a recomendarlo a la considera-
ci6n y a la adquiescencia de mis compafneros.
El senior PRESIDENTE: Se pone a votaci6n el vo-
to particular del senior Berriel.
El senior ZAYAs: Pido la votaci6n nominal.
El senior JUAS G. GoMi;z: Pido la votaci6n por
parties.
El senior PRESIDENTE: El senior G6mez ha indi-
cado, en mi concept con roz6n, que el voto parti-
cular del senior Berriel se pouga a votaci6n por
parties.
El senior BERRIEL: Efectivamente.
El seRor Zayas lee la primera parte del voto parti-
cular.
El Secretario senior VILLUENDAS: Han votado
que n6, los sefiores Zayas y Quesada; y que si, los
sefiores Alemsn, J. M. G6mez, Monteagudo, Morda,
Robau, Fort6n, Cisneros, Silva, Betancourt, Berriel,
Bravo, Rius Rivera, D. Tamayo, Sanguily, Rodri-


guez, Nfiez, Giberga, Lacret, Portubudo, Fernin-
dez de Castro, Quilez, Ferrer, J. G. G61nez, E. Ta-
mayo, Manduley, Villuendas y el Presidente.
El Secregario, senor Zayas, lee el parrafo 2?
El senior Rius RIVERA: jNo podia votarse la pri-
mera part de ese pirrafo primero, que es gratuita
la ensefianza, y despubs la otra? porque son dos par-
tes, una de que sera gratuita y otra de que serA
obligatoria, de manera que yo desearia, si es posi-
ble, que se votara primero uno y despu6s otro.
El senior PRESIDENTE: Tal como estA redactado
no result.
El senior BERRIEL: Es decir que se vote prime-
ro si la ensefiauza debe ser 6 no obligatoria.
El senior PRESIDENTE: Pero lo que dice el sefor
Rius Rivera es que se vote en dos parties; la Base
dice (Lee), de manera que se va A votar una cosa
distinta de lo que entiendo ha propuesto el senior
Berriel.
El senior BERRIEL: Yo creo, senior Presidente,
que deben votarse esas dos tesis, si la ensefianza pri-
maria debe ser 6 no obligatoria, como precepto
constitutional, y si debe 6 no ser gratuita, conjun-
tamente con la de artes y oficios.
El senior PRESIDEiTE: De mauera que se pide
que se vote si la ensefanza primaria se establece-
rai con carActer obligatorio, conjuntamente con la de
artes y oficios, y si serAn gratuitas:
El sefor ZAYAS: Son dos ideas distintas: obliga-
ci6n respect la 6 primer.
El senior PRESIDENTE: En obsequio de la clari-
dad seha pedido que se vote en dos parties; pero
ha de indicar el doctor Berriel, que es su autor,
la forma en que se ha de dividir, y asi la Presiden-
cia la someterA a votaci6n.
El senior BERRIEL: Yo creo que pudiera acordar-
se lo quo sigue. Como este p6rrafo entrafia dos
principios substanciales, respect a los cuales puede
ser divers la votaci6n, pudiera acordarse tal vez
lo que sigue: Primero, que se vote si se estima 6
no la obligaci6n de la ensefianza primaria, y se-
gundo, que se vote si esa primer ensefianza debe
ser gratuita como la de artes y oficios, y dado el caso
que fuera possible que triunfen ambos extremes,
entonces el parrafo queda como esta, y si la vota-
ci6n fuera distinta, entonces se modificaria.
El senior PRESIDENTE: De manera que se pone a
votaci6n el precepto de si la ensefiauza es obliga-
toria.
El senior Secretario lee.
El seflor ZAYAS: Pido que la votaci6n sea no-
minal.
El Secretario senior VILLUENDAS: Dijcren que
si, los Delegados sefiores J. M. G6mez, Monteagu-
(do, Mor6a, Robau, FoItunt, Cisneros, Silva, Betan-
court, Berriel, D. Tamayo, Rodriguez, Lacret,
Portuondo, Castro, Quilez, Ferrer, E. Tamayo.
Dijeron que n6, los sefiores Quesada, Aleiman,
Bravo, Rius Rivera, Sanguily, N6fiez, Giberga,
Manduley, Ztyas, J. G. G6mez, Villuendas y Men-
dez Capote.
El senior ALEMAN: No; en el sentido de que quie.
ro que el Estado page la ensefianza primaria.







Di1 tA CONVENCIO!N G0NSTIT1I14tk


El senior BRAvo CORREOSO: No; porque entiendo
que no es material constitutional.
El senior Rius RIVERA: No; por la misma raz6n
que expone el sefnor Bravo.
El senior JUAN G. GOMEz: No. Yo voto en contra
de la proposici6n del senior Berriel, siendo partidario
en este moment de que el Estado corra en primer
lugar con la ensefianza primaria, porque la pro-
posici6n no tiene en este moment oportunidad, y
que se deje para el porvenir asunto que es muni-
cipal y provincial, asunto que seria necesario dis-
cutir con elements de que nosotros carecemos en la
actualidad, y ademas entiendo que 6ste es un asun-
to que debe ser objeto de un proyecto especial de
ley, en el cual las Camarasest6n competentemente
ilustradas por esos elements de que nosotros care-
cemos.
Se precede d la votaci6n del segundo extreme.
El senior Secretario, VILLUENDAS: Dijeron que
no, los sefiores Bravo, Quesada, Rius Rivera, NG-
fiez, GibergRa G6mez, E. Tamayo, Rortuondo, Zayas
Villuendas y el Presidente; y votaron que si, los
sefiores Alemkn, J. M. G6mez, Monteagudo, Morda,
Robau, Fortfn, Cisneros, Silva, Betancourt, Berriel,
D. Tamayo, Sanguily, Rodriguez, Lacret, Fernan-
dez de Castro, Ferrer, Quilez y Manduley.
El sefor PREKIDENTE: El resultado de la vota-
ci6n es el siguiente: 18 votos que si y 11 que n6.
El senior SANGUILY: Suplico A la Presidencia
que encargue al senior Secrelario que cuando cuente
los votos, tenga en cuenta la anterior votaci6n, es
decir, la votaci6n que recay6 en el pArrafo segundo,
porque al decir yo que meoponia A 61, lo decia en
sentido que le daba un carActer provisorio y pasa-
jero, no porque no crea que today la cuesti61 no sea
esencialmente constitutional.
El senior ZAYAS: Hay dos enmiendas, la del senior
Manduley que dice asi: (Lee), y la del que habla,
que dice asi: (Lee). Parece ser que se aparta mns la
del senor Manduley, que establece un precepto ab-
soluto.
El senior PRESIDENTE: Se pone A discusi6a la
enmienda del sefior Manduley, entendi6ndose que
la Base 22 ya no existe. Se tomn el voto del senior
Berriel como Base 22 por acuerdo de la Couvenci6n,
y la eumnienda es ahora al voto particular, 6 sea a la
ahora Base 22.
El senor SANGUILY: Pido la palabra para una
cnesti6n de orden. Cuando se presentaron esas
eniniendas, existia la Base 22, y por tanto se presen-
taron A esa Base.
El senior PRESIDENTR: Orden, senor Sanguily.
Perdone, que A la Presidencia es A quien correspon-
de interrogar a los sefiores que han presentado las
enmiendas, si sostienei esas enmiendas tambi6n al
voto particular.
El sefnor Rius RIVERA: Pido la palabra para
una cuestion de orden. ,Debe entenderse entonces
que la adici6n de los sefiores Delegados al voto par-
ticular del senior Berriel, si se acepta, queda rechazas
da de ipso fact la Base? Entouces seria convenient
fijar la regla para el porvenir.
El senior PRESIDENTE: Esta fijada en el articulo
100 que dice: "Los miembros de la Comisi6n que


disintieren de la mayoria en todo 6 en parte, debe-
rAn redactar como voto particular la Base 6 Bases
que en su concept deban sustituir a la Base 6 Bases
presentada por la mayoria." Y en este caso la Base
presentadas por la mayoria de la Comisi6n ha sido
sustituida por acuerdo de la Convenci6n, por el
voto particular del senior Berriel.
El senior RIus RIVERA: Yo pregunto si eso rije
solamente para los votos particulares 6 para las
enmiendas, porque aquf se discuten enmiendas a
una Base, y enmiendas en que abraza toda la
Base, y yo pregunto que si se aprueban las en"
miendas queda 6 no rechazada la Base? Eso es
lo que se debe aclarar para que tengamos un m6A
todo en lo sucesivo, pues yo entiendo que aqui se
ha sentado el precedent de entender rechazada
una Base por haberse aprobado enmiendas to-
tales la misma.
El senior PRESIDENTE: La cuesti6n es muy clara,
no ofrece duda, y yo no recuerdo que en ning6n
caso, aprobada una enmienda total, se haya puesto
Adiscnsi6n y votaci6n la Base. Cuando se ha discu-
tido una enmienda partial, se ha discutido despu6s
necesariamente la Base, y el no haber puesto A dis-
cusi6n y votaci6n la Base despu6s de rechazadas las
enmiendas presentadas A la misma, fui lo que di6
lugar A lo que alude el s.fior Rius Rivera. De ma-
nera que no estamos en el caso a que se refiere el
senior Rius Rivera. Hay un voto particular que ha
sido aprobado, que sustituye A la Base, y una en-
mienda total. Si se rechaza la eumienda, no se pue-
de entender que queda aprobada la Base, porque
6sta tambien puede ser rechazada; cuando hay una
enmienda parcial y es aprobada, entonces se pone A
discusi6n la Base con la enmienda parcial que for-
ma parte de ella; pero aqui no ha ocurrido ese caso,
toda vez que la enmienda presentada abraza toda la
Base.
El senior RIus RIVERA: No me parece 16gico, pero
lo que usted dispone como Presidente esta bien he-
cho, porque es el encargado de interpreter el Regla-
mento.
El senior PRESIDENTE: No puede ser mas 16gico, y
asi lo estima !a Convenci6n. Si se present una en.
mienda total, si 6sta se aprueba, es natural que que-
de rechazada la Base; pero si se rechaza la enmienda
no puede entenderse que queda aceptada la Base,
porque esta tambiAn puede ser rechazada.
El SECRETARIO, senior Zayas: Hay una enmienda
del que habla a las Bases 22 y 23, que dice asi: Lee.
Pido la palabra para sostener esta enmienda.
El sefor JUAN G. GOMEZ: Pido la palabra.
El senior SANGUILY: Y yo la pido en contra.
El senior ZAYAS: Esta enmienda empieza diciendo
que se refiere a las Bases 22 y 23, porque realmente
es positive que la 22 esta intimamente enlazada con
la 23, por cuanto trata del derecho que tiene toda
persona para abrazar aquellas profesiones, industrial
6 trabajo que le acomode, sujetAndose en cuanto a
su ejercicio a las formalidades establecidas por las
leyos. En esta enmienda se comienza acentuando de
una mauera concrete, pero terminante, el principio
de la libertad de ensefianza; en su primer parte di-
ce: (da ensefianza sera libre", que viene a ser lo que







236 ibAftio DE SkSIONk:


dice el voto particular que se ha adoptado coino
Base, al decir con mis amplitud que sera libre la
ensefianza, radicando en toda persona el derecho de
aprender. De manera que en esta parte esencialmen-
te est6 de acuerdo la enmienda con el voto particu-
lar; pero en 6ste encuentro adiciones que creo inne-
cesarias en una ley del character del C6digo Funda-
mental de una Naci6n, donde no debe explicarse lo
que se eutiende por el principio que se asienta; basta
A mi juicio que se diga sera libre la ensefianza, para
que se entienda que todo el muundo tiene el derecho
de enseilar y aprender en la forma que estime opor-
tuna.
,,La primer ensenianza serA obligatorin y gratuita
y la sostendrAn los Municipiosn; esta es la segunda
parte de la enmienda. Qie serA obligatoria y gra-
tuita, ya los sefiores Delegados acaban de aprobarlo,
al aprobar el voto particular del senior Berriel; pero
yo afirmo de una manera categ6rica que es de cargo
de los Municipios.
En efecto, los Municipios tienen ciertos gastos
que pueden considerarse obligatorios, gastos a que
forzosamente han de tender, y yo entiendo que uno
de ellos es la ensefiauza primaria, asi cono conside-
ro que la segunda ensenanza, y much mins la ein-
sefianza superior, son cosas que se alejan de la esfera
de acci6n de los Municipios. Yo creo que el Muni-
cipio es el llamado A velar por la difusi6n die la en-
sefianza primaria, comil0 A todos los individuos (que
constituyeu el Termino municipal, obligatoria para
todos los individuos que se encuentren en edad
apropiada para recibir ensenfanza prinaria, cono
base, como punto de partida para cualquier otra
ensefiauza A que quieran dedicar sus actividades, A
que quierau dedicar las energies de su vida. Entien-
do que 6sta es una verdadera necesidad: la onse-
flanza primaria, la que aqui se ha dispensado en las
escuelas que se ban liamado sienpre muaicipale.s,
considerando que es de los Municipios la obligaci6n
de atenderla.
Siendo de cargo de los Municipios, bien pudiera
decirse que allA, deutro de ia Ley Municipal, es
donde debe hacerse la inanifertaci6n, y fijar a los
Municipios como gastos forzosos los que demand la
ensefiauza primaria; pero no veo nada que se oponga,
a que se asiente esto como principio, dentro del C6-
digo Fundamental, desde el moment en que aqui
no se ha visto nada que se oponga A asentar el prin-
cipio de que es de cargo del Estado la ensefianza
primaria, y si bien es verdad que pienso que las
circunstancias del moment impondrAn la resoluciu6
que recomienda en su voto particular el senior Be-
rriel, esa- recomendaci6n si entiendo que no es ma-
teria coustitucional y que no debe incluirse en nues-
tro C6digo Fundamental.
En la Constituci6n debe decirse una cosa ui otra,
es de cargo del Estado 6 es de cargo de los Munici-
pios; pero no es aquf, dentro del C6digo Fundamen-
tal, de carActer permanent, dentro del C6digo que
es mas esencialmente inmodificable, donde debe
afirmarse algo que es puramente transitorio, algo
que debe obedecer at una ley especial que se dicte
para el caso, mientras:las circunstancias lo demanden,
pero que no debe figurar en la Constituci6n, toda


vez que esas circunstancias van A. desaparecer; si los
sefiores Delegados aceptan como fundamental que
sea de cargo de los Municipios la ensefianza primaria,
deben entender que asf ha de manifestarse; a reserve
de que en una ley particular se exprese que por
circcnstancias especialisimas y transitorias, el Esta-
do atendera 6 todos los gastos.
"El Estado sufragard los gastos de la ensefianza
superior," continue diciendo la enmienda. Yo soy
te6ricamente partidario de lo que decia el senior
Nifiez, respect A todas las ensenanzas, en todos sus
6rdenes, y de que debiera existir una libertad abso-
luta para realizarlas, que el Estado no debia para
nada intervenir en la misina; pro yo entiendo,
aceptando part de los arguments del senior San-
guily, que para que las iniciativas puedan tender
de una manera eficaz A la ensenaL za,.. superior, que
como lo indica su nombre exige condiciones mis
escasas en la generalidad y clementos inAs costosos
y mias variados que los que puedan exigir la segunda
enseianza y much mAs la primera, es indispensable
que el Estado sea el que brinde oportunidades para
que se pueda adquirir por los ciudadanos esa ense-
fianza superior, para que puedan dedicar sus activi-
dade.s, su inteligencia y su energia A determinadas
profesiones, que exigen esos altos studios, esa ense-
flanza superior, sin que por ello resulten coartadas
las iniciativas paiticulares cuando 6stas puedan
desarrollarse y manifestarse, puesto que el primer
epigrafe dice: "la ensefianza serA libre," y al no decir
que el E-tado de una manera privativa y exclusive
correraC con la enseiianza superior, sino que sufragara
los gastos de esa ensefiauza superior, deja la puerta
abierta para que el dia en que esas iniciativas puedan
manifestarse, puedan levantarse otras Universidades
libres 6 particulares, product de las donaciones A
que se referiael sefior Sanguily y queentre nosotros
es impossible que s 'femos con ellas en inuclo tiempo,
y puedan levantarse, no en contra sino frente A las
que el Estado sostenga como obligaci6n. Esa es.la
aspiraci6n que me alienta al redactar mi enmienda
en esa forma.
Aquf se ha hablado de la sigunda enseiianza y se
ha llegado A tomar un acuerlo que A mi juicio pug-
na por complete con el espiritu que 6 la mayoria de
esta Asamblea inform, y con el espiritu que dice
iuspira el proyecto de Bases aqui presentado.
Respecto A la segunda ensefiuiza, nada contiene
mi enmienda, porque entiendo que puede ser objeto
de la iniciativa particular, para realizarla de una
manera perfect, lo mAs perfect possible, y tan per-
fecta como la puede realizar la iniciativa official.
Todos los sefiores Delegados tendran noticia, pue-
den recorder, c6mo la seguuda ensefiauza pudo
florecer entire nosotros, c6mo pudo desarrollarse, co-
mo pudo mauifestarse en multiples iustituciones de-
dicadas al efecto, debidas exclusivamente a la ini-
ciativa particular, y no s6lo en la capital donde
pudiera decirse que babia mayor suma de elemen-
tos y donde era nis fAcil so nacimniento y desarro-
llo, sino en casi todas las poblaciones importantes
de la Isla de Cuba, antes de la creaci6u del Ins-
tituto official de la Habana, antes que los Institutes
dieran la segunda ensefianza de una manera mis







DEs LA CON VkNCION CONS'T'ITUYVENT 237


atrayente y que era tal vez un nmdio de hacerle la
contra A los particularei, entolces en todas las
pohlaciones importantes de la Isla se levantaron
colegios de segunda ensefianza que no desdijeron de
nuestro nivel intellectual ni dejaron nada que de-
sear, y dieron 6pimos frutos. Eu Matanzas el Cole-
gio de Guiteras, en Santa Clara el de IHumanidades
de Jesus, en la Habana el de Casas, el de Delga-
do, El Salvador, el de Duefnas y el de Casado y
otros various. En todas las poblaciones de importan-
cia surgieron los colegios potentes, con una ense-
fi-uza envidiable, y la mAs perfect possible, dados
los elements con que entonces se podia contar.
/,Por qu6 hemos de temer que hoy no exista la
inisma iniciativa particular poderosa? ,No ha exis-
tido hasta hace poco? Hoy existen los Institutos
oficiales, que diclo sea en verdad rayan a gran
altura en personal y material docentes, pero aun
cuando no tengan la intenci6u aludida ni alienten
los prop6sitos manifestados los que sean partida-
rios de esos Institutos, de hecho, ellos hacen la coim-
petencia A los colegios privados y no les concede
medios de desarrollo por iniciativa particular. Por
eso, el que habla entiende que la segunda ensenfan-
za no debe quedar definitivamente en este C6digo
a cargo de determinados organisms sociales, y eso
no impide que el Estado le preste protecci6n, si se
entiende que la necesita; eso no impide que se la
presten las provincial, como yo entendi que iba A
aprobarse aquf, dado el espiritu desentralizador,
auu federal, que anima A la mayoria de esta reunion;
eso no impide que la segunda ensefianza sea pro-
tegida por los Ayuntamientos, 6 por eualquier ele-
mento official; pero es indiscutible que la segunda
ensefianza ha demostrado en Cuba que puede sub-
sistir por si sola, por la iniciativa particular, y
pienso que el Estado no tiene el derecho de matar
esa iniciativa particular, cuando hay terreno abo-
nado para que pueda desarrollarse perfectamente;
por esa razon no quiero que se coarten esas iniciati-
vas, por eso dejo la puerta abierta contando con que
el Estado las ha de a udar, y que las provincias,
celosas de su buen nombre y ganosas de obtoner ven-
tajas positivas en su desarrollo por medio .de sus
fuerzas propias, crearan, segcin lo entiendan, Insti-
tutos oficiales de segunda ensefianza. A mi juicio
hay una diferencia esencial entire esta enmienda y
la Base aprobada; seg6n mi enmienda, la segunda
ensenianza queda completamente confiada A la ini-
ciativa particular, sin que por eso se impida ni
prohiba que pueda ser protegida, que pueda ser
alentada y hasta sostenida por el Estado; y no hay
necesidad de que se diga expresamente que debe ser
asi, sine acordarlo en una ley especial que hnabra
de dictarse, pues tiene que haber una ley que regule
la ensefianza en todos sus 6rdenes.
Yo no creo que por esta Asamblea piieda ser de-
sechada esta doctrine, sin una flagrant contradie.
ci6n de los principios que sostienen la mayor part
ie los que aquf concurren; porque despu6s de todo,
si se ha de buscar prottcci6n para la segunda ense-
fianza, yo entiendo que nunca habri que buscarla
en el Estado, sino en la Provincia; yo entiendo que
esos Institutos que se lainan provinciales, y que


acaso continuarAn IlamAndose lo mismo, des-
de luego tendrAn su esfera de acci6n en la capitali-
dad de cada una de las provincial y para mayor
engrandeciiniento recibirAn la savia vivificante de
las provincial donde se desarrollen, done pres-
ten mayor servicio, y no del Estado, porque se ven-
dria de esta suerte A contradecir el principio de des-
centralizaci6n, con ribetes de federalismo, que aqui
se sostiene y que impera en ej proyeeto de Coustitu-
ci6n. Conste que con esto no impugno estos princi-
pios, ui argument algo en contra de la doctrine
descentralizadora a que me refiero, pues para eso
ten.dr oportunidad, si entiendo que debo combatir-
la; lo que hago es sefialar la contradicci6u A los
que la sostienen, porque creo que consecuentemente
deben proceder en todos los casos que se presen-
ten A su consideraci6n 6 a su resoluci6n.
De manera que impugno el voto particular en
cuanto hace que la segunda enseiianza corra A cargo
del Estado, y dejo en entera.libertad A la iniciativa
particular, volviendo A Ilamar la atenci6n de los
seilores Delegados respect a la historic bastante
brillante que entire rosotros present la segunda en-
sefianza, en aquella 6poca en que los elements oi-
ciales no daban esa segunda ensenfanza y si la daban
las instituciones particulars.
Y respect a Artes y Oficios, yo creek que la Base,
tal como se interpretan estas palabras, puede enten-
ldei-e con una amplitud que acaso no se e hiaya
querido dar. La ensefianza primaria es la que con-
sidero obligatoria y gratuita por los municipios,
instituciOn inms inmediata al pueblo y que mis ge-
nuinamente represent esos intereses de la comuni-
dad y del vecindario; pero que las artes y los oficios
los ensefie el Estado, es decir que el Estado vaya A
constituir escuelas de Artes y Oficios por su pro-
pia cuenta, como cosa obligatoria, eso es lo que no
me explico, pues ipor qu6 no se ha de dejnr tamt-
bi6n A la iniciativa de los municipios, de las pro-
vincias, de los particulars y de las corporaciones
(l rear escuelas de Artes y Oficios, sin perjuicio lde
que el Estado las pueda crear si eutiende quees ne-
cesario porque no hay nadie que quiera llevar a
efecto esa creaci6n? i,(Cn qu6 derecho el Estado las
sostendria s61o en unas poblaciones y en otras no'.'
Ya no se trata de la enseianza superior, para la
cual es necesario que se cuente con ciertos element
tos, con recursos suficientes; se trata aliora de la en-
seimanza que debe suministrarse A la clase miis ve-
cesitada de la poblaci6n, se trata de humildes
olicios, se trata de aquellas artes y de aquellos
oficios que deban ejercitar 6 A que puedan dedicarse,
por circunstancias que no son del caso explicar, las
personas mis necesitadas, las classes mis po)bres de
la sociedad. Yo no digo que no se creen esas escue-
las; sino precisamente lo contrario, que se multipli-
quen. O una de dos, 6 el Estado tiene obligaci6n de
Ilevarlas A todos los municipios, porque no puede
exigir A los pobres que se trasladen A grades dis-
tancias realizando viajes costosos, ni se puede exi-
gir que los hijos de esta clase pobre vengan i la
capital, por ejemplo, a vivir no se sabe e de qu,
mientras hacen sus estddios, 6 esta ensefianza debe
multiplicarse y sostenerse por lo menos en las gran.






-_k t0 -, !
des municipalidades de cla unade las provincias. considerar y refutar los da-tos aportadod por el se-
Yo no creo que debe echarse sobre el Estado una ifor Zayas, tendrfan que ver que esa bistoria que nos
carga que de tal manera habrA de resultarle gravo- ha hecho de la segunda ensefianza de otros tiempos
sa y de tal inauera habr, de demandar su atenci6n, era fundamental, tendrian que ver una series de ra-
contrariando el principio de la ley de divisi6u del zones respect a los diferentes puntos que ha tocado
trabajo, y atribuy6ndole lo que corresponde A aque. en su discurso, si son 6 no exactas, y es mis, es fa-
llos organismos. Las municipalidades done se nec cil para inuchos de los que aqui se sientan, hacien-
siten esas escuelas, estAn obligadas a.atenderlas co- do abstracci6u de mi, desde luego, improvisar las
mo necesidad perentoria de sus convecinos, y por manifestaciones de su pensamiento; pero yo no creo
esa raz6n tampoco htago de las escuelas de Artes y que sobre esa material se improvisen tamnbiia acerta-
Oficies una carga absolutamente precisa de los mu. damente soluciones. Yo entiendo, sefiores, que no es
nicipios todos. la Ley de la Constituci6u la que debe determinar la
Por. ultimo, en vez de deternminar desde aliora que forma en que debemos establecer aqu[ la ensefianza
el Estado de una manera privativa otorgue titulos, pdblica, porque la ensefianza pdblica no descansa
con lo cual quizds est6 yo conform, .en vez de ce- sobre principios que podemos considerar fundamen-
rrar desde ahora la puerta i toda otra soluci6n que tales porque son universales, sino sobre principios
acaso gea convenience en el porvenir, digo'quelas circuustauciales.
leyee, puesto que leyes tiene que haber, preveran At fin y at cabo, ya se va acepoLp lo poc'tolo el
cea uno de esos casos; las leyps serAn las que de- mundo, por los que so ocni : e aol eustan ciieStioieS',
terninarki la forma y las condiciones para la oh. que la ensefianza es una* ocupaci6n privada 6 in-
tenci6n de los titulos proftsionales, y las mnismas le- dividual; cada cual debe aprender por sus propios
yes serAn las que sefialen los requisitos para el ejer- recursos y medios; pero result que esta funci6n in-
cicio de una profesi6u. Aqui tione el doctor Berriel, dividual, que esta funci6n privada, comosucede con
que creo.aludia A esto, el lugar oportuno done de- otras de igual naturaleza, en mnomeuto.dado acaiban
bemos ponejis 6 salvo de la temida iuvasi6n de por afectar a la colectividad de que se forna p.rte, y
titulos adqv4i os de una m mnera sospechosa, asi co- eut)nces la sociedad, la colectividad, el E-tado que
mo de la inv~A6Sn de profesionales que *de tales no -las represonta, viene A salvar las deficiencias. de
tengan mAs que el uomnbre; y que queremos evitar aquellos eldmnetos individuals, que no pueden oor
que vengan con un titulo, adquirido en cualquier si propios realizar su obra; de ahi iace una ensefian-
forma, A hacer la competencia A titalos adquiridos za pdblica, de ahi nace la raz6n del auxllio 6 in-
despu.s de studios detenidos y probados. Eu esas terveuci6u del Estado. iEn qu6 forma ese auxi-
leyes.y noe- la Coustituci6u es doude hay que fijar lio y esa intervenci6n deben verificarse? Pues depen-
las condiciones necesarias para el ejercicio de las de de las circunstancias de cada pafs, de las circus.
profesiones, y IlenAndose esas coudiciones, no veo tancias de cada sociedad. 4C6mno esto se determine?
por qu6 hay que temerle A la competencia y res- Pues por ei studio detenido de esasociedad misma,
tringir la eifera de abci6a del trabajo humano. Asi, dAndose asi el caso de que las doctrinas mis opues-
pues, yo sostengo la enmnienda en todas sus parties, tas son las que vienen A completarse dentro de ese
y eutendieulo que debe'compreoder today la B.ise sistema.
23, piles llamin la atenci6'! de lo; sefores Delegaoloi Por ejemplo, aqui se ha citado de pasada lo que
de qu'e esa o tse desde el moment que se refiere al ocurre ea los Estados Utnilos, done todas estas fun-.
ejrcicio de las profeoiones, de las industriias y de cioies son puramuente iudividuales. Las escuel,, las
,cualquier trabajo que el hombreadopte, me parec universidides han sido en los Estados Uiidos pro
intimameate enlazada eqo el vot) particular.que so d4ucto de la iniciativa particular. Puei biea, result
ncaba de aprobai. probado que se quiere sustituir la iniciativa indivi-
EL seflor JUAN G. G,).MEZ: P;lo la palabra. dual por.la colectiva, hay una tendencia en los Es-
El senor PKESIDEATE: El senior Juan G. Gj5nez tados Uuidos, por lo misino que so estin viendo sus
tiene la palabra. resultados, hay una tendenci'a centralizadora,tentlun-
Elefior JuAs G. GMEZ: Sfiores Dalegados: Si cia que se inauifiesta con la creaci6a de una oficina
yo uecesitase un argument mn para afirmarme ene de educaci6u pdblica en Washington, dependiente
]a idea de que las materials que se vienen disiutieu- del powder official; aunque lo que. hace es indinar sus
do con motive de las eomiendas presentadas, no ide is como mera recomendaci6n, pues de otro nodo
son material constitutional, el discurso matemnAtio, no las aceptariau.-Dj manera que, andaudo el tiemn-
estudiado, que acaba de proaunciar nuestro compa- po, en aquel pais, que empez6 por ser on esto indi-
fiero el senior Ziyas, vendria A reforzar evidente- vidualistu, va A darse uua dircci61n espe-ial A la
mente esta manerade peunar nia, porque aqui ,qu6 euseianuza, cautraliz tda por la oliciia oe Washing-
es 1o que so dispute, qu6 es lo que acaba de decir ton. *
el senior Zayas? acaba de impugnar un proyecto de La ensenianzA public, en oanbio, en otros pafies
leyes de instrucci6n pdblica, acaba de defender ui doade ha estado esancialminnte centralizada, done
plroyecto.de ley de instruci6a p6blica. presentao la centralizaci6a ha ilega to al extreme, comlo pasaba.
por 61. en Francia, viene la toulencia individual croando
Yo confieso y apelo A la buena.fe de mis compa- uaiversidades region!les, creanlo la cnsefianza pare
fieros aqui presentes, que aquellos que no esti6 en ticular, dando ciertas libertades A los. mntolos de
el secret de las mauifestaciones del seofr Ziyas no easefianza. LEu virtud de qu6 se va esto realizando?
podrian honradamente discutirlas, tendrian que 'ep virtud de que puede realizare, en virtud de que,
P






DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 2.39


como esto no es iateria constitutional, la ley lo va
roformando A media que las necesidades se van
sintiendo.
Por ejemplo, yo soy en estos momeutos partidario
de que el Estado asuma, como ha asumido, esa
Ifun:in Ido la ensefianza, porque responded A nna ne-
cetildad lel moment; ppro no porque el Estado deba
slopirtir esta carga. Hagalo; pero vayase descar-
g:Aiulo de csas funciones A media que otros orga-
nisimos so v.,yan encontranio capaces de de-emple-
iiarlas.
Result, imes, que yo combat la entiieuda del
senior Ziyas, n1 porque no este de acuerdo con los
particulires que ella encierra, sino porque creo que
la Constituci6n no puede ligar en manera alguna
la acci6n do un Gobierno future, porque eso ha de
defender de las circunstancias variables del pafs.
Por lo tanto, yo pido A la Asamblea que se de-
clare ella. conmi es verdad, incapacitada para entrar
en los deal Is de una. discussion sobre la Instrucci6n
public, que deben dejarse para leyes posteriores.
No es funici6n municipal, ni provincial, ni del Es-
lado; es funci6n del individuo; eso debe dejarse A la
ley, al Gobierno futurn,que se encontrari con dates
necesarios para ello.
El senior ZAYAS: Pido la palabra.
El senior PRESrnrNTE: La tiene el senior Zayas.
El seflor Z.YAS: Para una alusi6n consistent en
que el senior G6mez decia alque si no fuera conocida
la intenci6n con que se ha tocado esta cuesti6n lla-
maria muchlo la tenci6n que se la hubiera traido.,,
Rolinente yo me he examinado intimamente, y no
encuentro que laya en mi la oculta intenci6n que
me atribuye el senior G6mez, y no caigo en cuenta
cual sea esa intenci6n. Yo he tratado este asunto,
porqui e he querhilt manifestar y sostener mis opi-
niones, que creo buenas, y lo cual hago en uso de
perfectisino derecho, sin ninguna segunda inten-
ci6n, como supongo no lo hart el senior G6mez eii
el mismo caso.
El si-nor PREIiDENTE: Se somete A votaci6n.
El senior VILLUENDAS: Para una cuesti(in de or-
den. Para ver si hay quorum.
Caenta los sei,.res Delegados el Secretario senior Zl-
yas, y en ese monenlo entran various serores Delegados.
Hay qutorttm, dice el Secretario sefor Zzyas.
El senior Rius tIVERA: Yo quisiera liacer una
aclaraci6n, ,enl el supuesto de que esta enmienda
sea aprobada, susti t ye la otra?
El sefor ZAYA.: Yo entiendo que debe votarse
en la misma fo.nma que el voto particular del senior
Berriel, porque tiene puntos de semejanza con los
tres particulars que tocab el seflor Berriel. Asf,
por ejemplo, el primer pArrafo dice: Lee. De manera
que hay correlaci6n, y la misma correlaci6n existed
en el segundo: Lre.
El senior BinKImK: ,Me permit la palabra el sefor
President?
El sufior PRETIDENTE: La tiene Il sefiOr Berriel.
El senior PKRMrtL: Algo quese relaciona con el
orden de vottaci6n. Yo tengo enteudido que se ha
cometido un error grande. Que el voto particular
nifo, aceptado por la mayorfa, viene A constituir en
eseproyecto una Base aprobada por la'Convenci6u,


y ahora result que lo que ha aprobado la Asamblea
como Base del Proyecto se somete a discusi6n y vi
a ser material de debate; de manern que la Conveu-
ci6n va A votar lo que acept6 como Base general del
Proyecto y va A soineter nuevamente lo que ya dis-
iuso y va: A acordar nuevamente sobre lo que ya
acord6. Yo comprendo lo que signe: que reqhazada
una enmienda, todavin se discuta la Base del Pro-
yecto y que esta Base pueda ser rechazada, pero lo
que me parece il6gico es que rechazada una Base del
Proyecto y 8ustituida esta Base por la que le ha sus-
tituido la Couvenci6n, esa Bas. se soneta de nuevo
a discusi6n y votaci6n.
El senior PRESIDENTE: En (-ste caso entiendo quo
el sefor Berriel estA equivocado. Eso coducirfa al
absurdo de que no pueda ser ohjeto de ennienda
una Base, pues en este caso el volo particular del
senior ITerriel ocupa el lugar de la Base de la Comni
si6n, y de la misma manera que A la primitive Base
se podian presenter enmieniras, pueden presentarse
&stas A la nueva Base.
Se pone A votacion lI enmienda del senior Zayns,
y no se puede dividir en la forma que el senior Za-
yas indica. Se pone a voltci6n como so hla disc1
tido.
El sefior SANGUILY: Yo entiendo que en este pun-
to hay confusion, y me atreveria A suplicar A la Pre-
sidencia que pidiera A la Convenci6n que prorroga-
se la sesi6n.
El senior PRISIDENTE: ,Sobre la enmienda decia?
El senior SANGUILY: Subre todos estos particulare-,
en que hl notado confusion.
El senor PRESIDENTE: Sefior Sanguily, si lo que
pide usted, es que se amplie el debate sobre la en-
mienda del senior Zayas, ese es uu derecho perfecti-
simo que tienen todos los Delegados; pero si used'
pide que se amplieel debate sobre lasformas en que
se debe votar la enmienda del senior Zmyas, eso es
incumbencia de la Presidencia.
El senior SANGUILY: Absolutamente; pido nl pala-
bra sobre la enmienda.
El senior PRWSIDENTE: Sefiores Delegados, habian
pedido la palabra en contra los sefiores Berriel v
Sanguily, y no hablaron porque no pidieron mas
turns en pro; y se pide ahora l( ampliaci6n de un
debate acerca del cual no se haa podido consumer
los dos turnos en pro y en contra que el-Reglamento
sefidla, porque s61o se ban consumido un turn en
pro y otro en contra y estAn pendientes dos en con-
tra Se somete A votaci6n el punto.
El seflor Rius RIVwRA: Pido vot:ici6n1 omintl-.
Efectiase .sta.
El Secretarario seinor VILLUVYDAS: 1Hanl votado
que sf, los seflores: Betancourt, Berriel, Diego Ta-
mayo, Sangoily, l1odriguez, Gener, Nifiez, Quilez,
Mauduley, Zayas; y que no, los sefiore,: Aleman, J.
M. G6mez, Monteagudo, Robau, Morda, Fortin,
Cisneros, Silva, Quesada, Rius Rivera, Giberga,
Lacret, Portuoudo, F. d( Castro, Ferrer, J. G. G6-
mez, E Tamayo, Villuendas y M6ndez Capote.
El seiior E. TAMAYO: Pido que se me permit
explicar mi voto, porq(i.ue yo entiencdo que dentro
del Reglamento no puedeampliarse el debate, por-
que se han cousumido los dos turns en pro y dos


1-





240 DIARIO DE SESIONES


en contra, y que de ampliarse se infringe el Re,
glamento.
El senior VILLUENDAS: Ia silo desechadla la pe-
ticion por 19 votos que n6, y 10 que si.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la del
senior Zayas.
El senor ZAYAS: El senior Presidente consi rnte que
se divida en tres parties la enmienda para la votacio1n.
Li primer que dice: "la ensefianza sera libre."
El senior FERNANDEZ DE CASTRO: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: -, Para una cnesti6n de
orlen?
El senior FERNANDEZ DE CASTRO: Si, seinor. Los
(do, puntos A que se ha referido el senior Zayas, hin
sido votados y aprobados por la Convenci6n.
El senior PRES[DR:NTE: Pero no.en la forma re-
lactnda.
El senior Secrelario lee la enmienda nuevaanente.
El senior PRRSIDENTE: Se procede A la votaci6n.
Se efecta la votaci6n.
El Secretario, sefor VILLUENDAS: Han votado
que no, los sefiores Aleman, J. M. G6mez, Montea-
goud, Roban, Morda, Fortun, Cisneros, Silva, Be-
tancourt, Berriel, Bravo, Quesada, Rfus Rivera, D.
Tamayo, Sanguily, Rodriguez, Nufiez, Giberga,
Lacrel, Portuondo, FernAndez de Castro, Quilez,
Ferrer, J. G. G6mez, E. Tamayo, Manduley y Men-
dez Capote. Dijeron Ique si, los sefiores Zayas v
Villuendas.
El sofior PRESIDENTE: Resultado de la votacion:
queda desechada la enmienda.
El senior VILLUENDAS: No han dicho que si mais
que los sefiores Zayas y Villuendas.
Los senores Bravo y Rius Rivera han e.xplicado
su voto por los mismos motives que e.cpresaron cuando
se vot6 el voto particular del senior Berriel.
El senior PRESIDENTE: Ahora la segun-la parte.
El sorior Secretario la lee.
El sefnor PRESIDENTE: Se poneo votaci6n.
El Secretario senior VILLUENDAS: IHan votado que
no, los sefiores Montengudo, Mor6a, Fort6n, Cisne-
ros, Silva, Berriel, Bravo, Quesada, Rfus Rivera,
I). Tamayo, M. Sanguily, Rodriguez, Nufiez, Giber-
go, Lacret, Quilez, Ferrer, J. G. G6mez, E. Tamavo,
Manduley, Villuendas y M6ndez Capote; y votaron
que si, los sefiores Alemin, J. M. G6mez, Robau,
PRtaiicourt, Portuoudo, Fernandez de Castro y Za-
yas.
El senior PRESJDENTE: Queda deseclada la se-
gunda part de ]a enmienda del senior Z'tyas. So
pone a votaci6n la tercera parte.
El Secretario senior VILLUrNDAS: Ilan votado
que no, los seoiores Monteagudo, Fortun, Cisneros,
Berriel, D. Tamayo, Sanguily, Rodriguez, Portuon-
do, Fernandez de Castro, Quilez, Ferrer, Manduley
y Mendez Capote; y votaron que si, los sefiores Ale-
main, J. M. G6m.ez, Robau, Morua, Silva, Betan.
court, Bravo, Quesada, Rins Rivera, Nfiez, Giber-
ga, Lacret, J. G. G6mez, Zayas y Villuendas.
El seiforrPRE.IDENTE: Queda: aprobala la ter-
cera part de la enmienda.
El seuor Znyas le la Base 23.
El senor PREsiarcNTr: Se pone :1 discusi6m lIa
Base 23,


El senior ZAYAs: Yo lie pedido la palabra para
pedir la supresi6n de la Base.
El senior Rius RIVERA: Rogaria si se pudiera
volver 6 leer la Base con las reforms que han sido
aprobadas definitivamente, porque en vista de eso
la Comisi6n retirarfa la Base.
El sear Zayas lee el voto particular del seFor Berricl
y la enmienda aprobada.
El sefor Rius RIVERA: Sefior Presidente, que
se lea la Base tal como ha sido redactada definiti-
vamente.
El sefor PRESIDENT)'r: No puedo complacer al
senior Rius Rivera, porque tiene que ser objeto
de una nueva redacci6u; se leerA. como esta aqui
redactada, con las palabras que existen escritas en
el voto del senior Berriel y en la enmienda del senior
Zayas, y cuando se 'orne la redacci6n absolute sera
cuando haya pasado A la Comisi6n de correcciAn de
estilo.
El senior JuaN U. GUCOME: Desearia que se vol-
viera A leer, porque no lie oido.
El senior Rius RIVERA: Sefior Presidente, a
nombre de la Comisi6n, nosotros, que hemos ofdo
leer y que nos hemos poseido, retire la Base 23.
El seflor PRESIDENTrE: La Comnisi6n entiende quo
es inutil la discusi6n sobre la Base 23, por que se re-
fiere A la Base 22, dil senior Barriel, en la parte A que
se contrae a la enmienda del sefor Zayas.
El seFior Zayas lee la Base 3 /.
El senior PORTrONDO: Pido ]a palabra para nun
cuesti6n de orden.
El senior PRESIDiENTE: Lit ticne el senior Por-
tuondo.
El senior PoTuoNDo: Tengo entendido que so
han presentado varias enmiendas A los derechos ga-
rantizados en la Constituci6n, y como esto esti en
uno de los articulos, y como este es uno de los ar-
ticulos en que va A tratarse de estas garantfas de la
Constituci6n, precisamente de la suspension, entien-
do que, como question de orden,deberan serdiscutidos
los articulos adicionales A esta Secci6n antes de tra-
tar de la supresi6n de esos mismos derechos.
El sellor PRESIDENTE: Aqui en esta Base estan de
una manera expresa y terminante fijados los pun-
tos A los cuales se refiere la suspenii6 de las ga-
rantias constitucionales.
El senior Rius RIVERA: Seiior Presidente, que
se discutan ahora lis adiciones 6 luego, no hace al
caso el orden, pero lo que pide el senior Portuon-
do es algo inas esencial de lo que parece, porque al
tratar de la supresi6n de la enumeraci6n de las ga-
rantias constitucionales, hay algunas de las nuevas
presentadas, y podian quedar aprobadas por la Con-
venci6n si no estAn comprendidas; y si"estuvieran
comprendidas se expondrian por el nimero de or-
den 16gico dentro de la Base.
El selor PRESIDENTE: Se van Ai discutir las adi-
ciones primero que las Bases, porque realmente es-
tas tres filtimas Bases tienen caracter general y de-
hen referirse todas A las garantias, para qne so vean
las que pueden ser 6 no suspendidas.
El senior ZAYAS: Hay una adici6n iroplneta pn i
el senior Mapduley, que dice asf: L'e.






Di Li_ COVNIN OSIrUET 4


"A la Convecibn:
El Diputado que suscribe tieie el honor de pro-
poner que se adicione una 1Base A la 3' Secci6n que
d iga:
Los refutgiados po)liticos eni la Rlepublica uio po-
drin enitregarse a Nacioi alguna que los reclame.,
Edificio, de la Coniveiini6in A 25 de Eiiero de 1901.
Rafael Malndnley.'
El senior PRIsIuiKNTr: Se abre discusiGoi sobrl la
enmienda. Puesto que nadie hace uso de e la palabra
se pone A votaci6n. Votaci6ii ordinaria: Ihs efciores
que est6u conformes se ponidrlla de pie. ]E de.sechlada.
Queda desechada la enmienda.
El senior EUDALDO TAMAYO: Yo explico mi voto,
senior Presidente; me lie opuesto torque no es mate-
ria constitucional,sinodebeser material de in tratado
de extradici6n.
El senior MANDULEY: iPue1do explicat Ii voto?
El senior PRESIDENTE: Por el mismo derecho (que
el senior Tamayo; pero coino Delegado pedlir que se
modifique el que so pteda explicar el voto.
El senior MANDULEY: Yo digo que creo que es
constitutional, porque entiendo y quiero que el suelo
de Cuba sea sagra'lo cmo o I es el de Inglaterra,
Estados Uuidos y S iza, para todos los refugiados
politicos. Mafiana,el C(obierno de Cuba, pIr uina de-
bilidad 6 porque lo crea unna collveniencia, pIede po-
nerse de acuerdocon otro y entregarle uno de sus con,
vecinos; por eso yo o cr que este suelo lebe ser sa-
grado.
El sefnor SECRErTARIO: L'e .ut.a ende )mia ,i la S1cciCi,
tercera, del senor N{i 6ez.
A la Convr',c:.iw:
"El Delegado que suscrib, Ipropone la siguieitle
adici6n al parrafo 4'0 de la Secci6ii 38':
,A niingui ciudadano cubano podrA expatriarse
ni prohibirsele la etitrada e n la Repiblica, cualquie-
ra que sea su condiciGi 6 estado.,
Edificio de Ia Coiiveiici6n A 25 de Enero de 1901.
Emilio Natuz."
El senior PIESIDsNTE: Se pi)1oe A discusio(i.
El senior NUNEZ: Pido 1 ~ palabra.
El senior PRESIDENTI'C: Tiene li p]ilabra el sefor
Nfiez.
El senior NuvEz: Voy a expllicair mi adici6n y en
miuy pocas palabras. Yo entieniid que entire los de-
rechos que tiene el hombre, habra muclhos nuy
sagrados; pero niigino mtis que el que tiene de
vivir y inorir en la tierra done naci6. Ha silo
Iprctica en los piaises hispano-amnericanos que los
tiranuelos se hayia libla(do de sus eiieinigos arro-
j:indolos del pais. Durantoe mi vida lie podido ver
refugiarse, en los Estados Unidos, cubanos de ver-
dadero valer 6 inteligeicia, cque hubieroii polild
ser muy i tiles A su patria, perseguidos por sus
ideas politicos; y pudiera suceder, de no consig-
mnrse en lIa (CoistitLcitoi6 l ,precelpto que defiendo,
que deutro de un ierioldo d1 tiempo m;s 6 meios
largo, vinieran al poder los eleimentos reaccionarios,
y a los que hicirmos para producir el presented


estado de cosns nos expulsarian del pais. Por el
contrario, pudiera suceder tambi6n que los ele.
nentos radicoles del pais se apoderasen del ( p)oder
y quisieran expulsar del territorio A cubanos que
sustenitaran opinioues contraries; mientras que
aceptindose el precepto que propongo, se cierran
las puertas -t esos atentados.
El senior BRavo CORREoso: Pido la palabra parn
impuguar la enmieuda del senior NfiOez.
El senior PRKSIDENTE: Tiene la palabra el senior
Bravo Correoso.
El seinor BRAVO CORiEOSO: Yo creo, sefiores
Delegados, que la emnieinda 6 adici6n A la Seccio(
tercera del Proyecto que so viene discutiendo, prc-
sentada por nuestro companiero senior Nfiez, debe
rechazarse, porque algunos de esos particulares inii
sido ya tratados y resueltos por esta Convenci6n, y
otros no sou 0lortnlos para discutirse y resolverse,
como inateria inadecuada A una Coustituci6n.
En efecto: la Convenci6n ha aprobado ya una
Base por la cual se reconoce a today persona, y por
consigniente A todo ciudadano cubano, el dereclo .i
entrar en na Replblica y viajar por su territorio;
claro estA, con la salvedadl de lo que estatuyan las
leyes sobre inmiigracioii y las facultades de la Aut(-
ridad en los casos de responsabilidad criminal.
Nada nuevo apl)rta al Pr'yecto en ese sentido el
senior Nifiez. Enl cambio si ,olicita que la Conven
ci6u acuerde que ning6in ciudadano cuban)o pueda
ser expatriado.
Si el senior Nufiez ha querido evitar con esa ein-
inienda que puedan en lo sucesivo repetirse las ar-
bitrariedades y abusos de 1a epoca colonial en que,
sin motivos justificados ni fornmaci6u de causa, eral
gubernativainente deportados 6 expatriados los
cnbanos; si era ese el prop6sito que persigue el senior
NAfiez, puede estar tranquilo de que no podrian
constitucionalmente intentarse esos actos, porque ya
en el Proyecto de Bases se prevei el caso, se impide
al Ejecutivo la adopei6n de esas medidas 6 la impo-
sici6n de penas que de antelan(o no estuviereu de-
terminadas en las leyes; y, aun en el caso exceptional
en que est6u suspendidas las garantias constituciona-
les, tampoco podra el Ejecutivo extrafiar 6 deportar
A los ciudadanos.
Pero si era otro el m6vil del autor de la enmieinda,
si el senior NUiez lo que'desea es la abolici6n de la
pena de extrafiamiento, yo creo quesu discusi6n en
estos moments es asunto ajeno A la Constituci6n,
que es mas apropiado tratarse en la oportunidad en
que se discuta nuestro C6digo Penal, done con
mayores datos y elementos y t la luz de los princi-
pios cientificos, se demuestren las ventajas & incon-
veniencias de la penn de extraniamiento, y en su
consecuencia si debe 6 no figurar en el C6digo, y en
caso npgativo abrirse las puertas 6 nutorizarse la
entrada en la Republica de los que ya hubiesen sidI
condenados A esa penn, por nuestros Tribunales.
Por las razones expnestas yo me atrevo i suplicar
a los seilores Delegados, no acepten la enmienda 6
awlici6n que el sefnor Nuiiez propose.
El sefnor Nu5-;z: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tienp la palabra para ree-
tificar, el sefor N6fiez.


241'


DR LA CONVENTION CONSTITUVENTF






242


"DI
DIARIO DI SESION ES


El senior Nu.Ez: 'Yo he leido con muchisima
atenci6n el Proyecto y no he encontrado en ninguna
parte consignado lo que asegura el sefior Bravo; por
otra parte, el senior Bravo alega, contradiciendose,
.que puede expulsarse del pafs A un individuo porque
haya cometido tal 6 cual deiil, y yo entiendo que
eso en el fondo es altamente inn oral; que un pueblo
lance A nun.criminal nacido en su pafs sobre otro
pueblo. Por lo tanto, yo me opongo A que tal cosa
se haga por la Repiblica de Cuba. Insisto en que
se vote mi enmienda.
El sefior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la en-
mienda del senor Nfifiez.
El senior ZAYAS: La einmi(nda del senior Nfiez
dice asf: La lee.
El senior PRESIDENTE: Votaci6n ordinaria.
El sefor BERiIEL: Sefior Presidente, pido la pa-
labra para una aclaraci6n. 6La Base se refiere A toda
clase de delitos 6 s61o A los politicos? Yo desearfa sa-
berlo.
El sefnor PRESIDEN'rE: La Base es bien clara, sefor
Berriel, la Base se va discutir como estA redactada.
Se va A leer.
El senior Zayas lee de nuevo la Base adicional.
El senor BIRRIEL: 4Es decir que en ningin caso
habri causa de extrafiamiento?
El sefor NUNEz: Si, lo he diclo; en ning6n caso
ni por.ningfn delito.
El senior PRESIDENTE: Se pone a votaci6n. Vo-
Staci6n ordinaria.
Se efecitda vista y queda aprobada por 18 votos favor.
El senior ZAYAs: La enmienda del senior Mor6a
dice asi: Lee una enmienda del senor Mor4a.
El senior PRESIDINTE: Se abre discusi6u sobre la
enmienda del senor Mor6a.' Se pone A votaci6n.
El sfeor BERRIEL: Pido la palabra en contra.
El senor PRESIDENTM: La tiene el senior Berriel.
El senor BERRIEL: Para decir simplemente que
esto no es material de esta Secci6n, que s6lo se trata
de los derechos individuals y no de la material
contenida en la enmienda del senior Morua.
El senor JUAN G. GOMEZ: Pido.la palabra para
una cuesti6n de orden.
El sefnr PRESIDENTE: LaI habia pedido el senior
Morfa.
El senior JUAN G. GOMEZ: La Comisi6u dice que
esa adici6n no pertenece A esa Secci6n y serfa conve-
niente que la Comisi6n y el autor de la eumienda
se pusieran de acuerdo sobre este punto.
El senior PRESIDENTE: El autor de la Base no ha
dicho nada; yo no puedo intervenir, porque el
President no puede suetituirse al autor, pero como
eLsefior Mor6a acaba de pedir la palabra, puede
que sea para tratar de eso mismo.
El senor MORUA PFrecisamente pedi ]a palabra
para esto mismo que se debate; y como la autoridad
del senor Berriel indica que esa enmienda pertenece
A otra Secci6n,.no tengo inconvenient en dejarla
para otro lugar.
El ser'or Zayas I c obra e ,nienda del sior lorora,
que dice:
A la Convenciln.:
"El Delegado que suscribe tiene el honor de pro-


poner como enmienda A ]a Secci6n 3. la siguiente
Base adicional:
uNadie podri ser incomuuicado en ningin caso.,
Martin Morea Delgado."
El senior PRESIDENTB: Se abre discusi6n sobre
la enmienda del senior Morda. (Nadie vide lapala-
bra). Se ponie A votaci6n en formal ordinaria.
El senior QUESADA: Ruego la lectura, senor Pre-
sidente.
El Secretario, senor Zayas, la lee de nuevo.
El senor MORUA: ,Me permit, sefor Presidente?
El senior PRESIDERTE: Se esta votando, senior
Moraa; tenga usted paciencia.
El senior MORUA: Senor Presidente, parece que
el finico que la tiene soy yo, y me estoy aquf ca-
llado.
El senior PRESIDENTE: Los que est6n conformes
con la eumienda se pondrAn de pie.
Los Delegados permanecen en sus asientos.
El senior PORTUOlDO: iViva la libertad!
El senior VILLUENDAS: Senor Presidente; ,ne
permit la palabra para explicar mi voto? ;.para
contestar al asoribro del senor Portuondo? Yo he
votado en contra, porque estimo que es de la ley
p'rocesal y no material constitutional esa enmienda.
El Secretario, seAor Zayas, lee una enmienda del se-
nor Eudaldo Tamayo.
El senior PRRSIDENTE: Se abre discusi6n sobre
esta enmienda.
El senor PORTUONDO: Pido la palabra para una
cuesti6u de orden.
El sefor PRgSIDENTE: Tiene la palabra el sefor
Portuondo.
El senior PORTUONDO: Se encuentra esta mioci6n
en el mismo caso, y en contradicci6n con el articulo
107 de la Constituci6n. Esto, de cualquier modo
que sea, tiene un carActer general suceptihle de va-
riar y otro que puede ser agregado; por consecuen-
cia, esa enmienda 6 adici6n presentada, puede ser
objeto de una modificaci6n general.
El sefor E. TAMAYO: Yo no me opongo h que se
place para cuando lo estime oportuno el Presiden-
te. Si la Presidencia entiende que procede, y me
sostiene en mi derecho, lo har6 desde luego; si el
President piensa lo mismo que el senior Portuondo,
no tengo inconvenieute ninguno en dejarlo para el
nomento en que se crea oportuno.
El senior PRESIDENTE: Ha sido 10gica la indica-
ci6n del senior Portuondo.
Hay dos enrniendas analogas: la priimera firmada
por los sefores Lacret, Morula, FernAndez de Cas
tro y Cisneros, y otra del sefor Manduley.
El Secretario, senor Zayas, las lee.
El PRESIDENTE: Se ponon A discusin6 coiijunta-
mente.
El senor VILLrUENDAS: Pidoa palara allr en con-
tra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senor Villuen-
das.
El senior VILLUENDAS: Seflores Delegado.: lince
pocos dias que el senior Llorente, al hablar de la
possible uni6n de la Iglesia con el Estado, decia quo
no venia preparado para entrar en aquella discu-
m


..., i..
- -




bt Loi tk d9trk1I4i,
fBk tL coN~f8~ttol4 dof~i~jvrhtkNtf 2 4,


si6n, y si el senior Llorente dedia eso teniendo gana-
da merecidisima reputaci6u de hombre sabio y
culto, podria yo con mayor motive que 61 repetir
aquella frase; pero deseo no obstantghacer algunas
indicaciones a mis compafieros, porque entiendo
que no debe venir A la Contituci6n uu precepto
de tanta trascendencia como el que proponen los
comnpaferos firmantes.
La pena de muerte es upa cuesti6n sobre la cual
no ha dicho su iltima palabra la ciencia penal, y
serial peligroso, por tanto, traerla A la Constituci6u y
exlponernos mnaiana A que estuviera en contradic-
cioii con lo que la ciencia resolviera.
Voy A recorder dos hechos hist6ricos: cuaudo
Suiza discuti6 su Constituci6n, un hombre .eximio
6 ilustre, cuyo nombre ha pasado A la posteridad,
Victor Hugo, pidi6 A los Constituyentes suizos que
borraran de su Constituci6n la pena de muerte.
L',s suizos lo hicieron asf desde luego, porque aten-
dieron aquella petici6n de Victor Hugo, y con arre-
glo A su conciencia que asi se lo indicaba. El
pueblo suizo se vi6 obligado a revisar poco despu6s
su onstitnici61n, y entonces imponua en ella la pena
dte muerte.
Es un hecho sabido, que cualquier estudiante de.
la Universidad de Derecho penal conoce,que cuando
el president Grevy que siempre llhg6 a hacer uso
en Fraucia del precepto constitutional que le facul-
taba. para coumutar la pena de muerte por la inme-
diata, hubo un moment en que el pueblo se
marfifest6 de una manera formidable para exigir
que se cumpliera la sentencia, cuando en esa sen-
tencia se impouia la pena de muerte.
Es ya c6lebre y muy usual la frase de Alfonso
Karr.
De manera que sin pretender liacer un discurso,
yo Ilamo la atenci6n A mis compafieros sobre la
cuesti6n de la penn de mnuerte, que es una cuesti6n
grave, discutida por laS escuelas clasicas y positi-
vistas y en Is cuales no han Ilegado A un acuerdo.
Y si nosotros consignamos ese precepto constitucio-
tnal nos expondriamos A que estuvieraen contradic- -
C:i6n un precepto fundamental de nuestra Constitu-
ci(n coi lo que dijera en su iltima palabra la
cien ia, y nos parecerfamos A los m6dicos que sos-
tionen que las picadas de los mosquitos son las
productoras de la fiebre amarilla (Risas) cuando la
ciencia puede todavia resolvealgo en contreio.
El senior LACRET: Pido la palabra.
El seinor PRESIDENTn: Tiene la palabra el sefor
lI lc(ret.
El senior LACRET: Sefiores Delegados: Yo me
levanto para pedir dl abolici6n de la pena de muer-
te, porqu hlie visto los cadAveres de muchos ajusti-
cialos en Cuba, y absolutamente no .veo qu6 prove-
clio ha s;cado la sociedad con esas muertes. Abso-
lutamente ninguno; mis bien parece asi, y casi
siempre suede, que en vez de un castigo se comete-
uu acto de venganza. Pido A la CAmara de mi pais,
de este pais que na6e pobre pero generoso, que no
se consigne eu nuestra Constituci6n la pena de
muerte para nadie y por ningdn delito.
Tenemos carceles doude recluirlos, tenemos otras
penas, pero no imnpongamosjamas la pena de muer-


te, la pena capital, jams seliores Delegados; y si
asi 1o hacemos, si lo cousignamos, tendremos en
combio, y serA el mAs hermoso de nuestra Constitu-
ci6n el articulo que diga: en Cuba no hay pena de
muerte. He dicho.
El sefior BERRIEL: Pido la palabraF
El senior PRESIDENTE: El senor Berriel tiene la
palabra en contra de la enmienda.
El seflor BERRIEL:. Dir6 muy pocas palabras en
coditra de la enmienda que estimo improcedente.
En estos momentos.en que la Escuela Correccional
aparece desacreditada; cuando ella -va perdiendo
dia por dia la autoridad que en otro tiempo alcan-
zara, y esto porque asi debe ser, no se explica que
se sostenga la abolici6n de la pena de muerte, y
menos en el texto de una Constituci6n.
Explica~'ame yo que so pidiera la supresi6n de
esa pena y hasta que tal supresi6n se estableciera
como un precepto constitutional, en su relaci6n con
los llamados politicos; pero suprimirla en lo absolu-
to, cualquiera que sea el delito cometido por el reo,
iaciendo de ella un articulo de la Constituci6n, eso
si que no lo comprendo. Eso, como decia el senior
Villuendas, es iinprocedente y en todo caso, no co-
rresponde consignarlo-en un c6digo politico. En la
6poca de Beccaria y Filaughieri, y cuidado que tuve
ocasi6n de alzar mi voz cuando yo era estudiante,
contra la pena de muirte, en esa 6poca en que
dominaba la doctrine generosa y sentimental, pro-
clamada por aquellos publicistas, comprendfase que
se aspirara a la supresi6n de la penn capital. Pelo
hoy, que prevalece la doctrine positivista en crimui-
nologia, pero hoy que los grades en la ciencia no
han dicho su ultima palabra todavia sobre el asun-
to A que me retiero, par6ceme que no es propio, que
no esta abonado eso de que solo treinti6n Delegados,
que no tenemos gran signjficaci6n en la esfera cien-
tifica; nos permitamos decir esa iltima palabra
respect de la cuesti6n tan debatida como la con-
traida la pena de miuerte en su relacion con los
delitos comunes.
En tal virtud, por razones do; conveniencia
pdblica y por la inconveniencia de tratar material
tal ne la Constituci6n, op6ugome A la aceptaci6n de
le enmienda.-He dicho.
El senior FERNANDEZ DE CASTRa: Pido la palabra
en favor de la enmienda.-
El sefior*P"RESIDENTE: La tieon e; scfior Fernin-
dez de Castro.
El senor FERhANDEZ DE (ASTKO. Seniores Dole-
gados: yo no se qu6 proposici6u dentro de poco va
A ser constitutional: es la frase comtiu y general
aqui decir, "no es constitutional." Pero esta material
tan lo es, que los sefiores que la impugnan ban
echo referencias A otras Constituciones que ia
tenian ya como una Base, ya cono un precepto. Yo
no voy A examiner esa enmienda presentada por
nosotros bajo ning6n punto de vista que no sea el
de la realidad prActica, porque no tengo competen-
cia para otra cosa. La pena de muerte tieue" por
objeto separar de la sociedad, quitar de la vida, A uu
individuo, que ha sido pernicioso 6 que pudiera
volver 4 serlo. Los resultados prActicos 6 los resul-
tados que se buscan ,cuAles son? 4el castigo de un


-' I


ir.
- *;.






44 iIIARiO WB S~ksoNks


individuo, la venganza que la Sociedad ejerce contra
aquil que la ofendi6, 6 la necesidad de quitarle de
eniimedio para que no vuelva 'i coneter el delito
torque se le ha castigado 6 para que sirva de ejem-
plo? No hay mias que estos tres cnsos: desde luego
que queda desechado el liecho de que la Sociedad
debe imponer la pena de munrte para (jercer uni
acto de vengauza; quelan pues la ejemplaridad y
la necesidad de eliminarlo para quc no rIincidti.
Para eliminarlo hay medios nlis propios, miedios
inms liumanos, porque desde luego, los seinores que
defienden la pena de muerte, convendrAni qune es
inhumane matur i otro, cualquiera que sea la causa
y el motivo, con mnas 6 menos visos de legalidad.
Y vov A terminar diciendo a los sefiores que han
combatido la proposici6u inia, que lean las. estadis-
ticas de los paises done existed la pena de muerte,
Ai ver si la ejemplaridad de ella ha dado algdin re-
sultado positive, mnientras que Iqui darna el resulta-
d(o positive, hermoso, de que no san Iioniaranmos ese


acto, que, los que no opinamt s en ese sentido, lla-
manms asesinato juridico.
El seiilor PREsIDENTE: Falta un turn en contra.
No habiendo quien pida la palabra en contra se
pone a votaci6n. Votaci6n nominal.
El Secretario, senior VILLUvNDAS: Hari votado
que si, los sefiores: Jos6 B. AleinAn, Jose M. G6mez,
Martin Morua Delgado, Salvador Cisneros, Gonza-
lo de Qutesada, Diego Tamayo, Einilio Nfiez, Jo-
s6 Lacret, Jos6 Feruindez de Castro, Joaqufu Qui-
lez, Eudaldo Tamayo, y Rifael Manduley; y que
n6, los sefiores, Jos6 de Jesls IMotteagudo, Jos6
L. Robau, Luis Fortin, Pedro Betancourt, Leopol-
do Berriel, Antonio Bravo Correoso, Juan Rius
Rivera, Manuel Sanguily, Eliseo. Giberga, Alfredo
Z:tyas, Enrique Villuendas y Domingo M6ndez Ca-
pote. Resulta empatada Ia votaci6n.
El senior PIRSIDENTE: Habiendo resultado empa-
te, se repetiri la vot(icioi en hi sesi6n pr6xima.
Se levanta la sesi6n. (Eran la.s 5 y 80.)






HIABANA 29 DI ENERO bE 190g.-NUMIERo 19.






DIARilO DE SESIONES




SESSION NOCTURNA DEL 28 DE ENERO DE 1901



STJMA IT IO

Se abre la session.
Se aprneba el acta de la anterior.
Resudlvese el empate pendiente sobre la etnmienda de los Sres. Lacret, Morda y otros, resultando
desechada.
Se pone A discusi6n una enmienda de los Sres. Berriel, Zayas, Bravo y Quesada, que result apro-
bada.
Se leen varias enmiendas referentes al establecimiento del sufragio universal.
El Sr. President abandon la presidencia para tomar parte en ia discusi6n, siendo sustituido por e[
Sr. Rius Rivera.
Se acord6 que las enmiendas pasaran a la Comisi6n de Bases.
El Sr. MIudez Capote ocupa de nuevo la Presidencia.
En vista de lo acordado se propone ]a discusi6n de las Bases siguientes y sus enmiendas y adiciones.
Se pone a discusi6d la Base correspondiente a la Secci6n cuarta.
Se aprudban los parrafos primero, segundo y tercero, el cuarto con una enmienda del Sr. Ndfiez, el
quinto y el sexto.
Se acepta una enmienda del Sr. FernAndez de Castro, relative a la expulsion de los extranjeros per-
iiciosos.
Se aprueban las Secciones quinta y sexta.
Se plaza la discusi6n de las Bases primera, segunda y tercera de la Secci6n s4ptima.
Puesta a discusi6n la Base cuarta de la Seccidn, es desechada una enmienda del Sr. Morda.
Discutida una enmienda del Sr. Nifiez y votada por parrafos, es aprobada.
El Sr. Moria retire varias enmniendas.
Se aprueba el inciso segundo de la nlisma Base cuarta.
Se aprueba el tercero y es desechada una enmienda del Sr. Cisneros, referente al nmismo.
Se aplaza la discusi6n del inciso cuarto.
Se lee la Base primera de la Secci6n octava; y se postpone su discusi6n.
Se suspended la sesi6n.


El senior PRESIDENTE: Se abre la sesiOu. Eran
las 8 y 25.
El senior Secretario lee el acla de la anterior.
El seflor PRESIDENTE: j,Se aprueba el acta? Que-
da aprobada.
Scfiores Delegados: al ponerse a votaci6n la en-
inienda del senior Lacret, sobre la abolici6n de la
pena de muerte, hubo empate, y con arreglo al Re-
glamento, se debe poner A votaci6n, sin discusi6n,
la enmienda del senior Lacret. El Presidente habia
tratado de consultar primero la moci6n del senior
Quesada, para ver si 6sta era la misma sesi6n de la
tarde; pero la proposici6u dice que habra dos sesiones
diarias; 6sta es por tanto otra sesi6n, y tiene aplica-
ci6n en este moment el articulo del Reglamento.
de pone a votaci6n, sin discusi6n, la enmienda del
sefnor Lacret.
El sefnor Rius RIVERA: Votaci6n nominal.
El Secretario, senor Villuendas, toma la votaci6n y
dice:


Votaron que sf, los Delegados sefiores Alemin,
Moria, Cisneros, Quesada, D. Tamayo, FernAndez
de Castro, NMfiez y J. G. G6mez.
El senior J. M. GOMEZ: Si, por la aboliciOn de la
pena de muerte.
El senior LACRRT: Si, diez veces si.
El sefor MANDULEY: Si; aparte de career que eso
no es una necesidad ni una conveniencia de la Re-
pbblica, creo que no es constitutional.
Dijeron que n6, los sefiores Robau, Forti6, Silva,
Berriel, Bravo, Rius Rivera, Sanguily, Rodriguez,
Monteagudo, Giberga, Zayas, Villuendas y el Presi-
dente.
El senior VILLUENDAS: N6, cuarenta veces 16.
El Secretario senior VILLUENDAS: Ha sido des-
echada la enmienda por 13 votos contra 11.
El sefior ZAYAS: Se ha presentado una adici6n
6 enmienda a la Secci6n torcera, que dice asi: Lee.






246 M)ARio 1A SESION1t.


"A la Convenci6n:
Los Delegados que suscriben tienen el honor de
proponer la siguiente adici6n A la Secci6n tercera:
No podra imponerse en ningun caso la pena de
muerte por delitos politicos; los cuales serAn defini-
dos por la ley.
Casa de la Convenci6n A 28 de enero de 1901.
Leopoldo Berriel.-Gonzalo de Quesada.-Antonio
Bravo.-A fredo Zayas."
El senior PRESIDENTE: Se abre discusi6n sobre
la enmienda. Se pone A votaci6n.
El senior QUESADA: Pido votaci6n nominal.
Se procede 4 tomar la votaci6n, por el senior Secre-
tario.
El Secretario sefor VILLUENDAS: Votaron que
si, los sefnores Alemain, J. M. G6mez, Monteagudo,
Mor6a, Fort6n, Cisneros, Silva, Berriel, Bravo,
Quesada, D. Tamayo, N6fiez, Rodriguez, Lacret,
FernAndez de Castro y Zayas.
Delegados que dijeron n6, los sefiores Roban,
Rius Rivera, Sanguily, Giberga, Portuondo, J. G.
G6mez, Manduley, Villuendas y el Presidente.
El senior Rius RIVERA: N6, por no considerarlo
propio del lugar.
El senior SANGUILY: N6, por no considerarlo
propio del lugar.
El senior GIBERGA: N6, por las mismas razones
del senior Sanguily.
El senior JUAN G. GOEz: N6; y voy a explicar
mi voto. Yo soy enemigo de toda clase de penas
de muerte, pero entiendo que ya no hay delitos po-
liticos, aunque con motive de la political pueden co-
meterse delitos comunes.
El seFior MANDULEY: N(; y voy 6 explicar mi
voto. Porque eutiendo que si no se releva de la
pena de muerte al que cometa un crime, creo que
tampoco debe relevarse al que cometa un delitoen
nombre de la libertad.
El senior VILLUENDAS: N6, porque eso no debe
estar en la Constituci6n.
El senior PRESIDENTE: Resultado de Ia votaci6n:
16 que si y 9 que n6.
Queda admitida la enmienda del senior Quesada.
El Secretario, senior ZAYAS: Se han' presentado
cuatro enmiendas relatives al sufragio. Lee las en-
miendas.
El sefor BRAVO: Pido la palabra en contra de
todas, porque son anticonstitucionales.
El senior PRESIDENTE: Pero antes yo, como De-
legado, y no como Presidente, y no abandon la
P.residencia porque estoy haciendo u na proposici6n,
por el derecho que me concede el articulo 115 del
Reglamento, pido que quede sobre la mesa para la
sesi6n pr6xima, para tomar parte en la discusi6n.
La Conveaci6n podral acordar si queda sobre la
mesa. Sirvase leer el articulo. DirigiEadose alSe-
cretario, sector Zayas. El senior Zayas lo lee.
El senior PoRTUONDO: Pido la palabra para una
cuesti6n de orden.
El senor PRESIDENTE: La tiene usted.
El senior PORTUONDO: El senor Presidente, hs-
ciendo uso de su derecho......


El senior PRESIDENTE: Perdone el senior Portuon-
do. ,Qu6 dice usted?
El senior PORTUONDO: Sefior Presidente: lo que
yo digo es que el senior Presidente, haciendo uso de
su derecho como Delegado, interpret el articulo
115 que se refiere A mociones, cuando las que se
hall presentado son enmiendas 6 adiciones al Pro-
yecto de Constituci6n: no es este articulo el que se
puede aplicar al caso.
El seflor PRESIDENTE: Quien tiene que decidir
eso es la Convenci6n. Sirvase el senior Rius Rivera
venir a ocupar la Presidencia, porque se suscita una
discusi6n.
El seflor Rius Rivera ocupa la Presidencia.
El senior PRESIDENTE: Realmente no es una en-
mienda sino una adici6n, para que se agregue a la
Base, de manera que en el sentido de ser una mo-
ci6n, ha lugar a lo que ha propuesto el seflor Mlndez
Capote......
El senior PORTUONDO* Perdone el senior Presi-
dente....
El senior MENDEZ CAPOTE: Pido la palabra para
una cuesti6n de orden. Que se dirva el Srcretario
dar lectura al articulo 115.
El Secretario, senor Zayas, da leclh'a al articLlo
me'rcionado.
El senor MENDEZ CAPOTE: Pues pido que sin
discusi6n se someta el punto A votaci6n, y la Asam-
blea decidirA si lo entiende asi 6 n6.
El senior PRESIDENTE: Parece que no seria obje-
to de una votaci6n sino de una aclaraci6n, porque
no debernos tijarnos en el nombre, sino en la natu-
raleza de lo que se ha presentado, porque por su
naturaleza, 6stas que pe lainan enmiendas, deben
considerarse como mociones, porque nada enmien-
dan; porque no son enmiendas 6 niiiguna Base, pues
enmienda es lo que enmienda 6 altera alguna Base,
y las presentadas adicionan. En mi concept es
una moci6n.
El senior MENDEZ CAPOTE. Pido la p labra para
una cuesti6n de orden.
El senior QUSEADA: Pido la palabra para una
cuesti6n de orden. Pido d ia Presidencia que proce.
da de acuerdo con lo que dispone el articulo 115, y
proceda la votaci6n para que la Convencion acuer-
de lo que tenga por convenient.
El senior PRESIDENTE: Se pone a votaci6n el
punto.
El sefor PORTUONDO: Todo lo que se refiere a la
Constituci6n, sea enmienda 6 Base 6 adici6n, todo
eso, respect A discusi6n y votaci6n, est. comprendi.
do en el capitulo cuarto, que tiene como epigrafe
general: "De la discusion de la Constituci6n."
El articulo 115 se refiere las mociones que pue-
dan presentarse sobre cualquier otro punto; pero 1o
que se refiere A la Constituci6n esta regulado en el
capitulo cuarto del Reglamento.
El senor PRESIDENTE: 1,A que se refiere usted?
El senior PORTUONDO: El capitulo cuarto tiene
various articulos; que lo lea el seflor Secretario.
El Secretario, senior Zayas, lee el capitulo itndicado.
El senior MENDEZ CAPOTE: Sefor Presidente, para
una cuesti6n de orden: si ha de dar lugar A una
discusi6n lo-que le pido, yo retire desde luego mi






DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 247


proposici6n; aquf hay un precepto claro y terminan-
te, que dice que eso se puede pedir por un Delegado
y que la Conveuci6n lo acordara sin discusi6n, y no
lo puede hacer de otra mantra sino votando. Si la
Cmovenci6n vota conmigo, es que entiende que es
una inocion y no una enmienda, y entiende que ese
artid'ulo es aplicable al caso; si no vota conmigo,
entiewle que el senior Portuondlo tiene raz6ii y yo n6,
y que por tanto PS una enmienda.
El senior PRESIDENTE: Yo ruego al senior Mindez
Capot'e q(ie no retire la proposici6n, porque 6sta
puede servir de precedent para lo sucesivo, y inas
tarde 6 imis temprano, se presentar`5 esta cuesti6n y
de to',oq modos tendremos que resolverla. Por eso
conviene que desde alora quede ese precedent sen-
tado, para que queden resueltas las cuestiones que
sobre el mismo asunto se presented en adelante.
Se pone A votaci61n: ,la desea algdu Delegadi) no-
minial?
El seinor Poatru 'N) : Con el inisno derecho que
el senior M6u nez Capote aclara ese concept, yo
aclaro que es un-i eiirnienda, y bieu claro se des-
prende que es una enuienda porque nose hubiera es-
tablecirlo un precepto sobre enmiendas en el articulo
107, si no se hubiese previsto el case de que se pre-
sentasen einmiendas distintas de la que se habla en
otro articulo, es decir entuienlas inaterias relatives
a la Constituci6n,pues de otro mode nosehubiesen re-
dactado los articulos sobre utna misinm: cosa. Pido
que se le.i el articu'o 107.
El Secretario, senior ZAYAS, lee y dice: Yo pido
la palabra para sefialar una interpretaci6n contra-
ria que ha dado la Mesa hasta el present.
El senior PREsIDENTE: Pero lea usted el articulo,
porque yo no puedo conceder la palabra sino para
una cuesti6n de orden; ousted pide la palabra de otra
mainera y no so la puedo dar.
El Secretario, serwr Zayas, lee el articulo 114, que
dice:
"Lais nociones y enmiendas deben presentarse A
la Mesa, por escrito y suscritas A lo menos por un
Delegado que sea de ellas responsible. Las mocio-
nes deben tener ademuAs las firms de dos Delegados
para autorizar sui lectura." Y la Mesa hasta el pre-
sente ha admitido esas adiciones con una sola fir-
ma, luego las ha considerado como enmiendas.
El senior PRESIDESTE: Eso sera culpa de la Mesa.
El senior MENDEZ CAPOTE: Retiro mi petici6n pa-
ra no dar lugar a una discusi6n.
El senior QUESADA: Pido la palabra. De confor-
midad con el articulo 107, como miembro de la
Comisi6n de redacci6n de Bases, pido que las en-
iniendas presentadas pasen a dicha Comisi6n para
que 6sta emita su informed sobre las mismas.
El senior PORTUONDO: Pido la palabra para una
cuesti6n de orden tambi6u.
El seflor PRESIDENTE: Habiendo terminado el
incident por haber retirado el senior M6ndez Capo-
te su petici6n, que di6 lugar a esta cuesti6n, cedo la
Presidencia de nuevo A su propietario.
El senior J31adnz Copote octqa la Prcsidecia.
El senior PoRTUONDO: Pido la palabra para una
cuesti6n de orden.
El sefnor PRESIDoETE: El senior Quesada, a norm.


bre de la Comisi6n de redacci6n de Bases, ha pe-
dido que se cumpla el articulo 107.
El senior PORTUONDO: Pido la palabra, senior Pre-
sidente, para una cuesti6n de orden.
El sefior PRES1DENTE: El senior Quesada la ha
pedido en noinbre de la Coinisi6n.
El senior PORTUONDO: Tengo eutelnido que el
sefor Quesada ha invocado el articulo 107 del Re-
glamento. Esta es una violent interpretaci6n con-
traria 6 todos los preceptos reglamentarios, que el
seiir Quesada, coino nmiembro de la Comisi6n, debe
conocer. Dice el articulo que cualquier miemtbro de
la Coinisi6u puede pedir que quede sobre la mesa
una enmienda. Es verdad que aqui no se dice que en
el :nomento mismo en que se present la enmienda
deber6 la Comisi6u redactora hacer esa petici6n; pero
se sobreentiende, tanto mis cuanto que le da sola-
mente............
El senior Rius RIVERA, interrtompln)ido. Pido la
palabra.
El senior PORTUONDO: continuando:......el termino
de veinticuatro horas despu6s de presentada, para
emitir el dictamen favorable 6 adverse.
Teniendo coino debemos tener todos tanto inter6s
en que esto se termine muy pronto, y Iibiendo to-
nido ese espiritu tambi6t la Comisi6n redactora
del Reglamento, no puede interpretarse de otro mo-
do el precepto de este articulo. Pero si asi no fu era,
si se aceptase el criterio del senior Quesada, resulta-
ria que presentada hoy una eninienda, podia espe.
rar dos meses la Comisi6u redactora para pedir en-
touces, si lo crefa asi mnas oportuno, las veinticuatro
horas de plazo. La eninienda 6sta fnu presentada,
creo, el dia 21, lo que desde luego ha dado lu-
gar para que la Comisi6n dictaminara. Y despues
de ella, en el dia de ayer se han presentado y discuti-
do otras, sin que a ellas se aplicase su criteria, de
modo que ea su oportunidad fu6 que la Comisi6o
delbi6 haber pedido que quedara sobre la mesa,'que
pasara para dictaminar dentro de las vointicuatro
horas a que se refiere el articulo 107.
De manera que el senior Gonzalo de Quesada no
esta en terreno fire al apoyarse en el articulo 107,
porque su derecho prescribi6 ayer, cuando se di6
lectura a las enmiendas, sin que el senior Gouzalo de
Quesada hiciera objeci6n ni pidiera que pasase a la
Comisi6u junto con las demis presentadas. Aqui sc
han presentado enmieudas con fecha posterior y se-
han discutido en el acto, y boy mismo asi ha suce-
dido, y no hay raz6n para que respect de 6sta pida
esc plazo de veinticuatro horas para dictamninar, y
por consiguiente, yo creo que ahora, en el mnomento,
y sin p6rdida de tiempo, debemos proceder A la dis-
cusi6l y votaci6n de la enmienda.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Quesada.
El senior GONZALO DE QUESA)A: Voy a contes-
tar A mi distinguido amigo y compoaiero el senior
Portuondo. Yo entiendo que esta enmienda esta
meramente presentada hasta el instant en que se
va a votar, de manera que no hay que discutir cual
es el moment en que la Comrisi6u tiene el derecho
de retirarla; y si la Comisi6t, 6 este miembro de ella
no ha pedido esa entmienda antes, ha sido porque






248 DIARIO DE SESIONES


entendia que no habfa perdido el derecho de hacerlo
en cualquiera oportunidad, antes de ponerse A vota-
ci6n. Era mi Animo en este caso, y en ello interpre-
to la opinion deimis compafieros, retirar esa en-
mienda, A fin de que la Comisi6n tratase de Ilegar
A un acuerdo sobre este punto."Ademis, la cuesti6n
suscitada es un punto"discutido sobre el cualino ha
recafdo todavia ningun acuerdo. En ella hay dife-
rencias de criterio: 4deben las enmiendas conside-
rarse solamente presentadas cuando s6 someten A
liscusi6n 6 ya adinitidas, y en qu6 moment puede
la Comisi6n ejercer el derecho que le dA el ar-
ticulo 107?
Yo pido A la'Mesa'que decide sobre este punto, y
si no se cree con facultad suficiente para iuterpretar
este'articulo, lo someta A la consideraci6n de la
Convenci6n, para establecer precedent.
El senior PORTUONDO: Pido la palabra para rec-
tificar.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Por-
tuondo.
El senior PORTUIONDO: Precisamente el hecho de
ser presentadas es lo que autoriza A la Comisi6n para
pedir que pasen A su studio las enmiendas. El he-
cho de ser presentadas," de manera que en el ino-
mento mismo de su presentaci6n es cuando la Co-
misi6u puede pedir que pasen A su seno, para
dictaminar veinticuatro horas despu6s.
Por lo demAs, estoy conforme con el senior
Quesada, en que 6sta es una cuesti6n de interpre-
taci6n, y suplico A la Presidencia que la ponga A
votaci6n.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la
petici6n que ha hecho el senior Quesada, A nombre
de la Comisi6n, deque pasen todas las mociones 6
enmiendas relatives al sufragio, a la Comisi6n, para
dar cuenta con su informed al siguiente dia.
El senforBERRIEL: 2Yo creo que este particular
no puede someterse a votaci6n. Aquf cabe 6 n6 in-
terpretar el Reglamento, pero n6 poner A votaci6u
un derecho, el ejercicio de un derecho que liberri-
inamente emplea, dentro de sus facultades onnfmodas
la Comisi6n. Aquf se puede,'repito,"discutir sobre la
interpretaci6n del Reglamento, dado caso; pero no
discutir en ningin caso el ejercicio del derecho que
utilize la Comisi6n, pidiendo que pasen A su seno
las enmiendas.
El senior PRESIDENTE: El. Reglamento" dice que
podrin!pedirse, pero no dice qui6n ha'de acordar; y
la Presidencia intorpretando ese derecho, entire otras
muchas razones por el criterio que ya se ha visto
que tiene sobre este punto, ]a pone A votaci6n en
forma ordinaria porque nadie ha pedido la votaci6n
nominal. Los sefiores que est6n conformes con la
petici6n de la Comisi6n se pondrAn de pie, y los que
no lo est6n se quedar6n sectados. Efectase la vota-
ci6n.
El sefor PRESIDENTE: Pasan las enmiendas A la
Comisi6n.[Se acaba de presentar otra que puede pe-
dir la Comisi6n!que'pase A su seno.
El Secretario la lee.
El sefor QUESADA: Pido que siendo esta una adi-
ci6n A la Base, en el asunto de la Ley Electoral, pase
tambi6n A la Comisi6n, puesto que debe entenderse


comprendida en el acuerdo, porque nosotros hemos
pedido todas las enmiendas relatives al derecho
electoral.
El sefor Zayas lee una enmienda.
El sofior QUESADA: Sefior Presidente: pido que
siendo esta Base una Base relacionada con el derecho
electoral, pase tambi6n A la Comisi6n.
El senior PRESIDENTE: Debe entenderse en el
acuerdo, porque ha pedido todns las enmiendas rela-
tivas al derecho electoral.
El senior MANDULEY: Ahora pregunto yo, iy todo
lo que se ha votado sin el informed de la Comisi6n?
El sefor Zayas lee la Base 25 que dice:
25
"El territorio en que fueren suspendidas las dichas
garantias se regira durante la suspension por la ley
de orden p6blico, dictada de antemano. Pero ni en
la ley de orden p6blico, ni en otra alguna, se podrAn
suspender otras garantfas que las ya expresadas en
la Base anterior. Tampoco podian declararse delitos
ni imponerse penalidades distintas de las que sefia-
len las leyes penales anteriores A la suspension, ni
se autorizarA al Poder Ejecutivo para extrailar 6
deportar A los ciudadanos; ni para desterrarlos A mis
de veinte kil6metros de su domicilio; ni para dete-
nerlos sin entregarlos A la Autoridad Judicial,
por mis de quince dias, 6 ins de una vez durante
la suspension de las garantfas; ni para detenerlos en
ot'os lugares que en departamentos especiales de los
establecimientos pdblicos destinados A detenci6n de
procesados por delitos comunes."
El senior ZAYAS: Hay una emnienda del senior
Diego Tamayo; y hay tres mociones del senior
Eudaldo Tamayo, que se habia acordado se discutie-
ran despu6s de las Bases 24, 25 y 26.
El senior PRESIDENTE: EstAn pendientes tres Ba-
ses y varias adiciones, que realmente no tiene cabida
sino despu6s que se haya completado la enumeraci6u
de los derechos y garanutas, y la Presidencia entiende
que debe pospouerse la discusi6n de esta Base porque
ha de venir despubs de todos los derechosindividua-
les; pero no hay inconvenient en que se pase A discu-
tir la Secci6n cuarta que trata de material ajena A
6sta; de modo que se acuerda dejarla para despu6s.
El senior CIsNEROs: Pido que A las eniriendas
presentadas por mf se les ponga la fecha.
El senior ZAYAS: lee la Secci6n 4' que dice:
"De los Extrarjeros.
"Los extranjeros residents en el territorio de la
Republica, seran equiparados A los cubanos:
1? Eu cuanto A la proteccin6 de sus personas y
bienes.
2? En cuanto al goce de los derechos consignados
en la Seccin6 anterior, con excepci6n de los que en
ella se atribuyen exclusivamente A los nacionales.
3? En cuanto al ejercicio de los derechos civiles
en las condiciones y con las limitaciones que esta-
blezca la ley de extranjeria.
4? En cuanto A la observancia do las Leyes, De-
cretos y Reglamentos.
5? En cuanto A la sumisi6ii la potestad y i las
decisions de los Tribunales y demAs autoridades.






DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 249


y 6 En cuanto al deber de contribuir A los gastos
p6blicos."
Hhy una eumienda al parrafo 4':
El senior PR.ESIDENTK: Se abre discusion sobre
esta Secci6n, pArrafo por parrafo, y cada uno de ellos
dlebe ser objeto de una votaci6n especial, seg6n so
hizo con la Secci6n segunlda
El senior ZAYAS: Vuelve d leer los ptrrafos 1'.' 2 y 3?
que no tienen enmiendas y son aprobados. Lee elpdrrafo
49 Respecto A este pArrafo hay una enmienda del
senior NGfiez. Lee la enmienda qUli dice asi:
"A la Convenci6n?.
El Delegado que suscribe tiene el honor de pro-
poner que el cuarto apartado de la Base 6nica de la
Secci6n cuarta del Proyecto de Constituci6n se en.
miende de este modo:
,Cuarto.-En cuanto al deber de observer las L,-
yes, Decretos y Reglamentos.,
Edificio de la Convenci6n 28 de Enero de 1901.
Emilio Nifez."
El senior Rius RI-ViE.\: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE,: La tiene el sefi0o Rills
Rivera.
El senior RIus RIVIRA: La Comiisi6n :ncepta la
enmienda del sefnor Nuilez, por cuanto se refie re
simplemente A la forma, y esta mejor explicado en la
enmienda el prop6sito de li Comisi6u.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaIci6n.
Qued6 aprobada, lo mismo que el pdrrafo 5 y el 6:
El senior ZAYAS: Sefor Presidente, existe unt
enmienda como adiciOn i la Secci6n cuarta. Lee la
enmienda suscrita por cl seeor F'eritndez de Castro, qie
dice:
A la Convencibi,:
El Delegado que suscribe propane la signiente adli-
ci6n A la Secci6n cuarta:
,El Gobierno de la Repdblica tiene el drechlo de
expulsar del pais al extranjero que se considaei per-
nicioso, y conform lo determine una lev.
J. Fernindez de Castro."
El senior PREKIDENTE: Se pone (1 discusi6i in a n-
mienda...... A votaci6n......
El senior QUESADA: Pido la vo'acion nominal.
El senior ZAYAS: Se va A votar la enumienida do
que el Gobierno de la Iep6blica pueda expulsar
al extranjero que consider pernicioso.
Se verifica la votacian.
El SECRETARIO, set!"1l Villtuendas: Han diclho que
si, los sefiores: Alemrin, G6maz, J. M., Morfia, Robau,
Fortfn, Cisneros, Monteagnilo, Silva, Berriel, Lacret,
Tamayo D., Ndfiez, Fernindez de Castro, Tamayo
E., Rodriguez y Portuondo; y que n6, los sefores:
Bravo Correoso, Quesada, Sanguily, Quilez, G6mez,
J. G., Manduley, Zayas, Rius Rivera, Giberga, Vi-
lluendas y el senor Presidentc.
El senior lZius RIVniA; No. Porque entiendo cque
eso corresponde i la Ley de Extranjerfa.
El sefnor GinBRaA: No, y pido la palabra para
explicar mi voto,


El senior PRESIDENTE: Puede el senior Giberga
explicar su voto.
El senior GIBERGA: Deseo hacer constar que mi
voto no se refiere al contenido del precepto, y en-
tiendo como el sefor Rius Rivera que eso no es de
necesidad, porque todo Gobierno procede segdin los
casos, y 6ste es uun precepto de derecho international.
El senior VILLUENDAS: Resultado de la votaci6n.
16 que si y 11 que n6.
Se leen las Secciones J y 6, que dicen asi:
"De la Soberania.
La Siberania residirai en el pueblo de Cuba, del
cual dimanarin todos los Poderes piblicos."
"Del Poder Legislativo.
El Poder Legislative se ejercerd por dos Caerpo s
electivos que se denominarun ,C0mara de Represen-
tantess y ,Senado,, y conjuntamente, recibiran el
nombre de ,Congreso.,"
Son aprobadas sin disc siia.
El Secretario, seAor Zayas, lee la Secci6a 7" que dice:
'Del Senado, su, comnposici6n y atribAciones privativas.


El Senado se compondra de seis Senadores por
:ada una de las seis Provincias en que se dividira
el territorio de la Repfiblica, elegidos para un perio-
do de seis afios. La elecci6n se hara por un solo
Colegio electoral, compuesto de los miembros del
Consejo Provincial 6 igual niumero de coimpromisa-
iios, designados por los electores de la Provincia en
la forma que determine la ley.

El Senado se renovara cada dos anos por terceras
parties.

Para ser Stnador se requerirAn las condiciones
siguientes: ser cubano native, 6 naturalizado con
diez afios de naturalizaci6n y residencia eu el terri-
torio de la Rep6blica, contados desde la naturaliza-
ci6n; haber cumplido treinta y cinco arios de edad,
y hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y
politicos.
4;.
Sernt' atribucione- privativas del Senado:
1' Juzgar, previa acusaci6n de la Caimara de
RIepreseutantes, al Presidente de la Repiblica, A cu-
yo efecto se constituirA en Tribunal de Justicia bajo
la presidencia del Presidente del Tribunal Supremo;
no pudiendo imponer en este easo otra pena que la
destituci6n 6 lai de inhabilitaci6n para ejercer el
cargo. Presentada la acusaciu6 ante el Senado, 6ste
podra decretar la suspension del Presidente.
Si de la acusaci6n resultare o apareciere respon-
sabilidad criminal de carActer com6n, serA puesto
el President A disposici6n del Tribunal Supremo.
De todo otro delito que no sea de la infracci6n cons-
titucional, el Presidente ser juzgado por el Tribunal
Supremo, previa autorizaci6n del Senado.
2? Aprobar los nombramientos que haga el Pre-





250 DIARIO DE SESIONES


sidente de la Repdblica, del Presidente y Magistra-
dos del Tribunal Supremo, de los Representantes
DiplomAticos y Agentes Consulares y los de los de-
mAs funcionarios que la ley determine.
3? Autorizar A los nacionales para admitir em-
pleos 6 honors de otro Gobierno.
4 Juzgar, previa acusaci6u del Consejo Provin-
cial 6 del Presidente de la Rep6blica, A los Goberna-
dores de las Provincias. Presentada la acusaci6n an-
te el Senado, 6ste podra decretar la suspension del
Gobernador. El Senado no podrA imponer otra pena
que la de destituci6n 6 la de inhabilitaci6n para el
desempefio del cargo."
El senior PRESIDENTE: Se abre discusi6n sobre es-
ta Base.
El senior GIBERGA: Pido la palabra.
El sefor PRESIDENTE: Antes hay que leer las en-
miendas.
El senior GIBERGA: A prop6sito de ellas y para
evitar una lecture innecesaria. Esta Base, como aca-
ban de ver los sefiores Delegados, se refiere A la
elecci6n del Senado. Desde el moment que hay
presentadas enmiendas acerca de las condiciones del
ejercicio del derecho electoral, es tan evidence que
lo uno supone lo otro, que no necesito decir una
palabra mas, y pido que las Bases que se refieren A
la composicion del Senado, renovaci6n y condiciones
para ser Senador, 6 sean la primer, segunda y tercera
de esta Secci6u, se place su discusi6n para cuando
se discutan las enmiendas relatives al derecho elec-
toral.
El sefor PRESIDENTE: Entiendo que las observa-
clones del senior Giberga se refieren solamente 6 la
elecci6n y la forma.........
El senior GIBERGA: A las tres primeras Bases que
estAn relacionadas entire sf; pido que se place su
discusi6n, porque tienen relaci6n intima, direct,
con la Ley Electoral.
El sefor ZAYAS: Eido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Zayas.
El senior ZAYAS: He pedido la palabra sobre el
incident promovido por el sefior Giberga, porque no
estoy conform con su proposici6n. Estoy de acuerdo
en que la discusi6n de ]a segunda part de la Base
primer en que trata de las elecciones y de como
se harin 6stas, se place, pues que se va a estudiar
por la Comisi6n y 6 ser presentada en la pr6xima
sesi6n, una Base relative al sufragio, y pudiera estar
enlazado con esa part de la Base que examinamos.
Pero la primer part de la Base primera y las Ba-
ses segunda y tercera, no veo que tengan relaci6n
alguna tan estrecha con ese particular, que debamos
dejar su discusi6n para cuando se traiga aquf el
studio hecho por la Comisi6n sobre el sufragio.
La parte primer de la primera Base, trata del
numero de Senadores, la Base segunda trata de la
manera y tiempo en que se han de renovar los Sena-
dores, y la Base tercera trata de los requisitos para
ser Senador, de manera que no estoy conforme, por
no encontrarlo indispensable, en que se place este
particular; solamente estoy conforme con la segunda
parte dela primera Base.
El senior Rius RIVERA: Yo pido la palabra.


El senior PRESIDENTE: Tiene la palbbra el senior
Rius Rivera.
El senior Rius RIVERA: Yo entiendo'que ni aun
en la segunda parte se relaciona con:ella, porque las
enmiendas que se han presentado se refieren A si
debe ser universal 6 restringido el voto. En nuestro
sentir, no debe hacerse menci6n de ello en la Cons-
tituci6n: mas 6sta es la cuesti6n que pretend re,
solver la enmienda presentada y cualquiera que sea
la resoluci6n que tenga el problema:que se plantea,
asi siempre tendrAn que ser elegidos los Senadores.
La Base A lo que se refiere es A cuAutos serAn ilos
elegidos y por qui6nes seran elegidos, no dice si'por
sufragio universal 6 restringido. Cualquiera que sea
el resultado de ello, siempre habrA lugar deoaplicar
lo que se resuelva con respect A la elecci6n de los
Senadores.
Por tanto, creo que debemos continuar la discu-
si6n A que se opone el senior Giberga.
El seior GIBERGA: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTr: La tiene el senior Gi.
berga.
El senior GIBERGA: Yo siento que mis company.
ros los sefiores Zayas y Rius Rivera no acierten A
comprender las relaci,,nas intimas que existen entire
el problema electoral y esta Base; y lo siento, porque
me ha de ser muy dificil demostrar estas relacio-
nes sin entrar A fondo en un problema politico fun-
damental. Neces:arfa decir, por ejemplo, y no qui-
siera entrar en to(o eso, que es esencial en una de-
nocracia, si esa democracia ha de constituir un Go-
bierno stable, y ese Gobierno ha de reunir todas
las condiciones que se necesitan para responder A las
modernas concepciones del derecho politico, esta-
bleciendo un sistema de ponderaci6n y de contrape-
so en los distintos elements y poderes, que segun
sea la forma en, que se elijan los Senadores, podrA
ser mis 6 menos acceptable para unos 6 otros, que se
requiera ciertas condiciones en ellos 6 en los electo-
res, que se elijan en primer grado 6 por compromi,
sarios, que deba el Senado tener mayor 6 menor
duraci6n, que se renueve de un modo 6 de otro.
De todos estos problems, de la resoluci6n que se
les d(, ha de defender que el Senado respond 6 no
A ciertas conveniencias politics, como quiere la Co-
misi6n, y quiere evidentemente la Asamblea. Ya
que se ha acordado establecer el sufragio universal,
serA necesario adoptar ciertas medidas en cuanto a
todos aquellos puntos, que acaso podrian ser otras si
no se estableciera el sufragio universal. Por eso, sin
que se acuerde todo el regimen electoral,yo no me
siento capacitado para discutir lo que se refiere A la
cuesti6n capital de esta Base tercera, sin saber de
antemano la resoluci6n que se tome respect al pro-
blema electoral, y poar mi esta es la cuesti6n capital.
Insisto, por consigniente, en que se place esta
discusi6n con tanto mayor motive, cuanto que el
aplazarla no puede causar el menor dafio A la Base
tercera y puede continuar la discusi6n en lo relative
A la CAmara de Representantes. iQue dificultades
hay, ni qu6 quebranto puede haber para los intere-
ses p6blicos en que se place ]a discusi6n para otro
dia de esa Base? Insisto por consiguiente en mi pre-
tensi6n.
aV"






Dk LA C0NVENCION CONSTITUYERTN 951


El sefor Rius RIvERA: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el se-
fior Rius Rivera.
El senior Rius RIVERA: No tengo inconvenient
en que se suspend la discusi6n sobre esa Base ter-
cera, siempre que no interruinpa nuestros trabajos,
A fin de darl9 al senior Giberga tiempo para que bus-
que los datos que necesite para former juicio de
tal 6 cual extreme relative al Senado. Yo creo que
la Convenci6n no tendra inconvenient en que sus
pendiamos la discusi6n de esa tercera Base.
El senior PRESIDENTE: ,Lo acuerda la Conven-
ci6n? SeTales afirmativas.
Queda acordado.
El Secretario, scor Zayas, lee la Base 4dp que dice:
Hay dos enmiendas presentadas A esta Base: una
al inciso primero, otra que parece referirse al segun-
do. Las dos einmiendas dicen asi: Las lee.
"A la Convenci6i:
El )elegado que suscribe tiene el lionor de pro-
poiner la siguiente enmienda al niimero primero do
la Base cuattn, de la Secci6n s6ptima:
1 Juzgar A los funcionarios publicos previa
acusaci6n de la Camara de Representante., constitu-
y6ndose para este objeto, bajo juramento 6 promesa
especial, no pudiendo imponer otra pena que la de
destitudi6n 6 la de inliabilitaci6n para ejercer cargo
p6blico.
Cuando el acusado fuere el Precidente 6 el Vice-
Presidente de la Rep6blica, presidira el Senado el
President del Tribunal Supremo.
Aceptada la icusaci6n por el Senado, procelera a
la suspension del fuucionario. Y si resultare culpa-
ble, serA inmediatamente destituido.
Cuando ademns de la infracci6n ccintitiueional
resultare el funcionario sujeto A responsabilidad cri,
minal, de carecter comfn, serA'puesto elidelincuente
A disposici6n del Tribunal a que segdn las leyes co-
rrespondiere.
Elificio de la Convenci6n A 28 de Enero de 1901.
Martin Morua Delgado."
"A la Couvenci6n:
El Delegado que suscribe tiene el honor de pro-
ploner A la Convenci6n, que acuerde enmendar, re-
dactnidolos en los siguientes terminos, los incisos
)rinmero y cuarto de la Base cuarta de la Secci6n
septima:
1' Juzgar al Presidentede!la Repdblica, cuando
la Camara de Representantes acordare su acusaci6n,
por' delitos contra la seguridad exterior del Estado
6 contra el libre fuucionamiento de los'Poderes Leo
gislativo y Judicial y los delitos de infracci6n de la
Constituci6n. El Senado podrA decretar la suspen-
si6n del Presidente de la Rep6blica durante el curso
del juicio; y no podra imponerle otras penas que la
de destituci6i 6 las de destituci6n 6 inhabilitaci6n
para ejercer cargos piblicos, sin perjuicio de que el
Tribunal competent imponga las demAs que proce-
dieren.
Edificio de la Convenci6n 28 de Enero de 1901.
Emilio Niftez."


El senior PRESIDENTE: So abre discusi6n sobre la
enmienda del senior Mor6a Delgado.
El senior MANDULEY: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el sefior Mandu-
ley.
El senior MANDULEY: Seflor Presidente, para su.
plicar que, si es possible, pase ese proyecto de adi-
ci6n A la Comisi6n pare su redacci6n definitive.
Para poder hacer series studios sobre la Constitu-
ci6n de un pueblo, para hacer la Ley Fundamental
de un pais, no cabe en lo possible que asi, de mo-
mnento, se exija acuerdo nada menos que sobre la
vitalidad de un pais, nada menos que de sus Cuer-
pos colesgiladores; y me permito decir que no voto
ni a favor ni en contra, porque no me hago respon-
sable de los acuerdos que se adopten tan festinada-
mente.......
El senior PRESIDENTE, interrumpiendo: No puede
ser......
El sefor MANDULEY, contihando: Suplico que se
d( tiempo, siquiera no sean mas que 48 horas;
hasta que venga la discusi6n met6dica de las
enmiendas que se relartan A los sefiores Delegados
por la Presidencia, y entonces, con conocimiento de
causa, podremos dar el voto.
El senior PRESIDENTE: Ya lie explicado bien claro
lo que se pone A discusion, la enmienda. Se abre
discusion sobre la enmieitila del senior Morda.
El senior BERRIEL: Pido la palabra en contra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Berriel.
El sefnor BERRIEL: Senores Delegados: Entiendo
que no es acceptable en modo alguno la enmienda del
senior Morda, por la generalidad que entrafia. Por
ello incurre, en mi concept, en dos defects: no es
possible el atribuir de un modo privativo al Senado
el conocimiento de todos los casos que tengan rela-
cion con funcionarios pdblicos, desde el Presidente
de la Repuiblica haste el Altimo alguacil de un Juz-
gado; y en segundo lugar, es indispensable que sean
distintos los organismos que juzguen A los funciona-
rios publicos, seg6u el orden de funciones que 6 tos
desempeflen: no puede jurgarse lo mismo A un em-
pleado que ejerce funciones de carActer administra-
tivas que A uno que las ejerce judiciales.
El senior MORUA DELGADO: Pido la palabra para
hacer una pregunta al senior Berriel: si la CAmara
de Representantes acusa tambign A los alguaciles.
El senior BERRIEL: Si me permit el senior Presi-
dente, yo A mi vez voy A suplicar al sefior Moria me
diga cuAl es el fundamento de esa pregunta, porque
esa pregunta solamente debfa surgir de lo que he.
dicho A mis compafieros.
El senior MORUA DELGADO: Pues surge de ahi,
surge de lo que dice el sefor Berriel, que ten-
dra el Senado que juzgar lo mismo al Presidente
que al iltimo alguacil, porque todos son funciona-
rios publicos. En la Constituci6n de los Estados
Unidos so dice eso, y sin embargo alli no pasa l)
que deduce el sefor Berriel.
El senior PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la en-
mienda del senior Morda, en forma ordinaria. Efec-
htase la votaci6n. Queda desechada.
El senior ZAYAS: Lee la enmienda del senor NM-
nez.






mARIdO DE SESIONaS


El senior NUREz: Pido la palabra.
El sefnor PRESIDENTE: La tiene el senior Nnfiez.
El senior NUNEZ: Sefior Presidente, seflores Dele-
gados, voy A ser muy breve: una mera explicacion
de la diferencia que existe entire el proyecto y la
enmienda que propongo...... En aqu61 me parece
que no se rodea de bastantes garantias al Presideni-
te de la Repfiblica, A la primera auloridad de la
Naci6n. Yo entiendo que no se puede acusar al
President de un delito comun, vulgar, y desde aho-
ra creo que no vamos A elegir nu hombre capaz (do
cometer esos delitos. La inviolabilidad del Presiden-
te, A no ser por los delitos que yo express contra la
seguridad del Estado 6 contra las dos Camaras, ga-
rantiza, por decirlo asi, al Presidente en el libre
ejercicio de sus funciones.
Por otro lado, el Congreso no debe liacer otra co-
sa que destituir al Presidente, y despu6s de ser des-
tituida, es un individuo como otro cualquiera, que
puedeser juigado, lo mismo por un tribunal correc-
cional que por el Tribunal Supremo, seg6n la clause
de delito que haya cornetido.
Por lo ldemis, tomar tantas precauciones en con.
tra dela primera autoridad de la Naci6n, me parece
liasia cierto punto inconvenient.
Si consignamos que el Presidente puede ser juz-
gado por delitos comunes, cotno otro cualquier ciu-
dadano,sobrevendria inmediatamente la posibilidal
de que una conspiraci6n obscure, entire cuatro 6 cin-
coindividuos, pudiera llevar al P resident ante laba-
rra del Senado, y de ese modo quedarfa inhabilita-
do, aun resultando inocente, para volver A ocupar su
puesto con el prestigio de que debe estar revestida
la primera autoridad de la Naci6n. Por todos esos
motivos me opongo A que se consiguie en la Consti-
tuci6u que el Presidente pueda ser juzgado por otros
delitos que los que se expresan en la enmienda qne
he propuesto.
El senior Rius RIVERA: Pido la palabra plara una
aclaraci6n. El senior Nfuiez parece que hace oposi-
ci6n A la ennienda porque no se rodea al Presidente
de bastantes garantias para su acusncinn. Cree el
senior Ndfiez que el Presidente puede ser acusado
ante el Senado por tres 6 cuatro individuos, y no es
asf. Lo que estA estatuido en esta Base es la atri-
buci6n de juzgarlo. ,C6mo debe ser acusado? eso
estA previsto en las atribuciones privativas de la
CAtara de Represeutantes, y aqui se rodea al Pre-
sidente de las garantias que parecen precisas y que
todos deseamos con el senior Ndfiez. Lee la Base rela-
tiva d las atribuciones de la Cdmara de Representantes.
De manera que nadie puede acusar al Presidente de
la Rep6blica sino es la CAmara de Representantes
por propia iniciativa 6 A pet.ici6n de part, y 6sto si
las dos terceras parties de sus miembros lo acuerdan
en sesi6n secret.
Creo que son bastantes las garantias de que se
rodea al Presidente, y si no le satisfacen al seflor
Nifiez, le rogaria que expusiese las razones y que
dijese cuales son las garantias de que se ha de ro-
dear al Presidente en su opinion. Desde luego que-
da afirmado que ningdn ciudadano, ningin grupo
de ciudadanos, pueda acusar al Presidente de la Re-


pdblica ante el Senado, porrqe esta es funci6n pri-
vativa de la Camara.
El senior Nu~sz: Pido la palabra para una alu-
si6u personal. Me pregunta el Presidente de la Co-
mision, que cuAlesgarantias quiero yo paraeel Presi-
dente de la Repiblica, y en mi enmienda .estAn to-
das las garantfas que pido para 6l. Respecto A lo
que 61 dice, que yo creo que un particular'pueda
acusar al Presidente de la Republica, no me ha
comprendido el senior Rius Rivera; yo entiendo
que uno 6 various particulares pueden hacer la
acusaci6n, por los medios legales, ante la CAma-
ra de Representautes, y despues llevarlo al Sena-
do; de manera que ya ve el sefor Rius que'yo'no
he entendido inal la Base, sino que he hecho mi
enmienda basada en el procedimiento que propone
en el proyecto y segun me lo ha aconsejado mi cri-
terio en esta material.
El senior Rius RIVERA: No pueden cuatro ni cini
co ciudadanos acusar al Presidente, senior Nfiez, y
por consiguiente eso es privativo de la Cmtnara.
El senior PRESIDENTE: Se pone a discusi6n la en-
Inienda.
El senior NusKz: Pido la palabra para aclarar un
plunto. Ademrn el Presidente puede serjuzgado'por
el Tribunal Supremo cuaudo se le acuse de delito
com6n, dice el proyecto; y yo en mi enmienda pre-
veo el caso de que noes possible que el Presidente
pueda ser jlzgado por el Tribunal Supremo 'por de-
litos comunes.
El senor JUAN G. GOMEZ: Pido la palabra para ha'
blar en contra de la enmienda.
El senor PRESIDrn;T,: Tiele la palabra el senior
G6mez.
El sefnor JUAN G. GoMmz: Pido la palabra para
liablar en contra de la enmienda, tal como estA re-
dlactada; pero aprovecho el turno precishmente
para pedir A su autor una modificaci6u que yo en-
tiendo ligera, en cuyo caso yo apoyaria ]a enmien-
da. La enmienda dice: "Juzgar al Presidente de
la Rep6blica, etc.," y yo pediria que se agregase:
"6 por infracci6n de la Constituci6n y de las leyes,"
puesto que son casos gravisimos. El Presidente no
solamente puede atentar contra el Poder, sino faltar
A las leyes y a la Constituci6n. Dice despues: "El
Senado puede decretar la suspension del Presidente
de la Repiblica, durante el curso del juicio, y no
podra' etc." Hasta ahi, estoy de acuerdo; pero en
lo que respect A lo que dice "sin perjuicio de que
se le reponga," yo no e-toy de acuerdo, sino que
acepto la redacci6n de la Comisi6n. Si el seflor
Ntfiez acepta esta forma de redacci6n, desde luego
que yo apoyo su enmienda.
El Secretario senior VILLUENDAS: Pira una cues-
ti61 de orden, senior Presidente.
El senior PRESIDENTE: La tiene el efiiur Villueu-
das.
El senor VIIrUENDAS: Senior Presidente, esto
reviste una forma antiheglamentaria; antes era un
diAlogo interesantisimo entire los sefiores Rius Rive-
ra y N(fiez, thora no lo es meno ; yo pido que se
consuman estrictamente los turns en pro y en
contra, so rectifique y se vote.
El senior Rius RIVERA: Para una alusi6n perso-






DE LA CONV&NCION CONSTITUYENTE 253


nal. Yo he consumido un turno on contra de la on-
mienda; yo no ie sostenido un diAlogo con el csefor
Nfiiez; yo he consumido un turn en contra.
El senior JUAN G. GOMEZ: Yo voy A contestar al
senior Villuendas qu hlie ejorcitado uu derecho per-
fecto; he propuesto modificaciones seg6n las cuales,
si se aceptan, se votarA.
El seflor VILLUENDAS: Yo no lie aludido al senior
G6mez ni A nadie; quiero que se haga cumplir el
Reglamento.
El senior ZAYAS: Yo queria fijar un punto de
esa enmienda, yo queria llamar la atenci6n sobre
un particular.
El senior PRESIDENTE: El procedimiento va re-
sultando irregular; se present una eunmienda y se
quiere que la enmienda presentada por los demAs
se acomode al criterio de cada uno, y ponen a la
Presidencia en una continue torture; yo tengo que
presenter la ennienda, tal como se redacte, : la dis-
cusi6n, y el que no est6 conforme con ella, que re-
dacte otra.
El Secretario senior ZAYAS: Yo deseaba saber si
el senior N6fiez ha aceptado las dos modificaciones
del senior G6mez, 6 solamente la primer.
El seflor NUv-z: En parte; porque yo digo: "por
infracci6n deola Constituci6n," pero no per la de
las leyes.
El sefor ZAYAS: Yo pido la palabra en pro de
la enmienda del senior N6fiez, tal cono aliora la
sostiene.
El senior BERRIEL: Yo pregunto al sefnor Presi-
dente si el Reglainento autoriza enmiendas de en-
miendas.
El senior PRESIDENTE: El Reglamento no auto-
riza enmiendas de eninieDdas, no pone limits A las
eniniendas, y la Presidencia no puede reclazar una
enmienda porque tenga part de otra 6 se parezca.
El senior VILLUENDAS: El articulo del Regla-
mento dice en uno de sus parrafos que en la discu-
sion de las enmiendas s6lo se consumirAn dos tur-
nos en pro y dos en contra; aquf han consumido los
turnos en contra el seiiore Rius Rivera y el senior
Juan G. G6mez, y en pro el senior Nufiez; falta nil
turno en pro, y enseguida A votaci6n.
El seflor ZAYAS: El sefor Nufiez ha aceptado
que su enmienda diga de esta manera: Lee. Yo
defiendo la enmienda del senor Nifiez, porque en-
tiendo que es preferible su redacci6n A la que tiene
la Base presentada por la Comisi6n, y porque deter-
mina de una manera concrete los delitos de que
puede ser acusado el Presidente por la Cimara de
Representantes ante el Senado, tal como los iha
adicionado el senior G6mez, haciendo que se limited
a esa clase de delitos el derecho de acusar al Pre-
sidente por la Calmara de Representantes ante el
Senado, porque realmente con una Ciamara hostil
se podria crear en un monmento dado una situaci6n
dificilisima al Presidente, sin un fundamento bas-
tante s6lido, fire y verdadero, como lo indicaba,
el senior NGiiez.
Y por otra parte, entiendo que es mas 16gica la
parte final de la enmienda del senior Nufiez, dicien-
do que es sin perjuicio de la pena que el Tribunal
correspondiente 6 competent, imponga por otros


delitos, que no como dice la Base, que lo juzgarA el
Tribunal Supremo. Porque yo hago esta pregunta:
el President que ha sido destituido, ,todavia es
President? Ya no lo es. ,Por qu6 raz6n el Tri-
bunal mis alto de la Naci6n esel que ha de juzgar-
lo por un delito com6n, si desde el moment que
ha sido destituido 6 inhabilitado, p6r haber sido
juzgado por un delito privativo del Presidente, de
aquellos de los cuales se le puede acusar exclusiva-
mente ante el Senado, ya no es tal Presidente, ya
no tiene ese character elevado, ya no hay raz6n uin-
guna. para que no se le consider como A otro ciuda-
dano cualquiera de la naci6n? La Base dice que
ser juzgado por el Tribunal Supremo; pero no dice
de qu6 clase de delitos, y no result 16gico que el
President, ya inhabilitado, obtenga la distinci6n
especial de ser juzgado por el Tribunal mias alto
de la Naci6n; yo no veo la raz6n, porque desde el
moment de la destituci6n, ya no tiene ningtn ca-
ricter que le realce y distinga sobre el resto do sus
conciudadanos.
Por esos motives apoyo la enmienda del seflor
Ndiez, tal como qued6 redactada iltimamente.
El seleor BIUs RIVERA: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene Ia palabra el sen!,r
Rius Rivera.
El senior Rius RIVBRA: El criterio que acaba de
exponer el senior Zayas, es precisamente el criterio
que sustentaba yo en el seno de la Comisi6n, cre-
yendo que el Presidente, fuera 6 no destituido, de-
bia ser juzgado por el Tribunal competent; pero se
me objet6 por parte del senior GonzAlez Llorente,
creo que apoyado por el senior Berriel, que el Presi-
dente podria ser juzgado por dos tribunales al mis-
mo tiempo; se me asegur6 alli que podia serjuzgado
por el Senado y que si durante el curso del process
aparecian cargos de carActer comdn, se podia pasar
el tanto de culpa al Tribunal ordinario competent,
y ambos funcionar simult6neamente.
El senior BERRIEL: NO es exacto en lo que i mi
respect.
El senor Rius RIVERA: Siento que no est6
aqui el senior Pedro GonzAlez Llorente, porque
para mi es una autoridad respetabilisima en esta
material. Yo no tengo conocimientos especiales do
derecho, sino los generals que me ha dado la ex-
periencia; y yo rogaria al senior Berriel que nos
ilustrase sobre esta material, 6 A cualquiera otro do
los competentes juriscousultos que hay en esta Con-
venci6n; porque si result que un individuo, sea
President 6 no lo sea, no puede ser juzgado por dos
tribunales simultAneamente, no creo que estA bien
lo que se refiere al Presidente en nuestra proposi-
ci6n, y debe aceptarse la enmienda en lo que res-
pecta al punto que estoy consultando. Yo ruego,
pues, A algunos de los sefioresjurisconsultos, que me
ilustren A mi y t algunos de mis companeros sobre el
asunto, para rectificar mi criterio. No tenfa miAi que
decir, senior Presidente.
El senior BERRIEL: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el sefi)r B-rriel.
El senior BERRIEL: No recuerdo si en el seno de la
Comisi6n apoy6, en los tOrminos absolutos que men-
ciona el senior Rius Rivera, al senior GonzAlez Lloreu-






25,J bfAkIo bt SP;IONL


te. Mas, sea ello como fuere, el caso de que se trata
y a que voy A referirne, result sencillisimo, si
no estoy equivocado. Son diferentes las soluciones
que admite dicho case, que pueden darse al proble-
ma, segdn que se trate de un delito de carActer
constitutional 6 de un delito de carActer comfin.
Correspond decir que en el articulo del Proyec-
to de la Comisi6n, referido, de modo privativo,
ai las atribuciones de Ia Camara de Representan-
tes, se establece que el Presidente puede ser acusado
por la dicha Camara, ante el Seuado, por infraccio-
nes de la Constituci6n y de las leyes, cuya expre-
si6n, dada su generalidad, comprende todos los
cases que, especialmente, se mencionan en la en-
Iniendla del sefir Ndfiez. Pero puede acontecer tam-
bi6n que, sustauciandose el expediente instruidopor
infracciones de preceptos constitucionales, cometa
el Presideute-que no ha dejado de serlo-algin de-
lito comin, el cual par su propio caricter de tal de-
lito conmin, no puede ser sometido al conocimiento
y juicio del Senado, toda vez que este alto cuerpo,
como organism esencialmente politico, carece de
jurisdicci6n para resolver sobre actos que no son
presidenciales, sino actos del Presidente, ejecuta.dos
por 6ste como mero ciudadano. iSerd necesario en
tal caso esperar A que se ultime el procedimiento
politico, para perseguir al Presidente, como reo de ase
sinato, por ejemplo? Entiendo qne n6; y esto porque
no alcanzo la raz6n en cuya virtue sea necesario es-
perar a que se ultime expediente politico, que tiene
un lin especial, para que pueda iniciarse el process
criminal, en investigaci6n y para el castigo del delito
comi6n, dado que uno y otro expedientes tienen obje-
tos diversos y persiguen fines diferentes.
Si cree el senior Rius Rivera que con esto queda
contestada su pregunta, me sentar6.
El senor Rius RIVERA: De suerte, que puede ser
juzgado simnultAneamente. Es este el criterio del
sefii)r B3rriel? Pues entonces afirmo que debs soste-
nerse la Base tal co:no esta relactada; porque no
creo que el Presidente de la R-publica, si sigue
si6ndolo, deba ser sometido A un tribunal ordina.
rio, sino 6 un tribunal especial. Si prevalece el
oriterio del senor Berriel, repito que debe A mi jui-
cio mantenerse la Base, en este punto, tal como es-
tA redactada, entonces debe mantenerse la B ise en
ese punto tal como esta, supuesto que no vamos a
entregar al Presidente de la Repiblica al juicio de
tres6 cuatro sefiores, 6 A un Juez Correccional. Si
por el contrario prevaleciera el criterio distinto, si
tiene que determinar y preceded el process politico
al process ordinario, entonces no tendria inconve-
niente en aceptar esa enmienda, cuyo criterio
ya sostuve en el seno de la Comisi6u y que rectifi-
qu6 por las observociones que se me hicieron por el
sefi)r GonzAlez Llorente, apoyado por el senior
Berriel.
El senior NU.Ez. Pido la votaci6n nominal.
El senor ZAYAs: Se va k votar dividida en dos-
partes; la parte: Juzgar al Presidente de la Repfi-
blica de Cuba etc.
Se efeclita la votaci6a.
El senior VILLUENDAS: Han votado que si: los
seilores AlemAn, Jose. Miguel G6mez, Mor6a, Ro-


bau, Cisneros, Silva, Rius Rivera, Diego Tamayo,
Rodriguez, Ndfiez, Giberga, Portuondo,FernAndez
de Castro, Quilez, Juan Gualberto G6mez, Zayas y
MAndez Capote; y que t6: los sefiores Monteagudo,
Fortdn, Berriel, Sanguily, Eudaldo Tamayo, Man-
duley y Villuendas.
El senior PRE-IDENTE: Queda aprobado por 18
votos contra 7.
El Secretario, senior Z.YAS: Segunda parte. Lee:
"El Senado podrA, etc.
El senior PRESIDENTE: Se va A votar esta par-
te en votaci6n ordinaria. Se verifica 6sta. Queda
aprobada.
El senior ZAYAS; S3 va A votar la parte que di-
ce: "Sin perjuicio, etc.
Los sefi)res Rtus Riv~RA y NUN~E: Pido la vota-
ci6n nominal.
El senor PRESIDENTE: Votaci6n nominal.
Se efect(i la volaci6n.
El seinor VILLUInDAS: H in votado que si, los se-
ilores: Alemin, Morda, R,)bau, Cisneros, Quesada,
D. Tamayo, Rodriguez, Ndfiez, Giberga, Portuon.
do, Castro, Quilez, Zayas y Maudoz Capote; y que
n6, los seilores: Jos6 Miguel G6mnez, Monteagudo,
Fortdu, Silva, B rriel, Rius Rivera, Sanguily, Juan
Gualberto G6mez, Eudaldo Tanmayo, Manduley y
Villuendas.
El senor PRESIDESTEv: Queda aprobada la enmien-
da por 14 votos contra 12.
El seflor Rius RIVERX: jHa quedado aprobada la
Base?
El senior PRESIDENTE: Aprobada.
El senior MORUA: ;Me permit el senior Presiden-
te? Rtchazada la enmienda que propuse antes, no
tienen objeto las otras que he presentado, por estar
euteramente ligadas. Las retire desde luego.
El senior PRESIDENTE: Quedan retiradas.
El sefnor Z IYAs: Lee el pirrofo 2o de la Base cuarta
de la Seccion 7.' y dice: No hay enmitendis.
El sefor PR1SIDENTE: Se poineA discusi6n. Se po-
ne A votaci6n, en votaci6n ordinaria.
Se verifica Esta. Aprobada.
El sefirr ZXYAS lee el parrafo *? Hay una enmien-
da del senior Cisneros. La lee.
"A la Asamblea de Delegados:
El Delegado que subscribe pide A la Asamblea que
se suprima el inciso tercero de la Base cuarta de la
Secci6n s6pti ma.
Sal6n de Sesiones Enero 28 de 1901.
Salvador Cisneros."
El senior PRESIDENTE: Se abre discusi6n sobre la
enmienda del senior Cisneros.
No habiendo pedido la palabra nadie, se pone a
votaci6n, en votaci6u ordinaria. Desechadapor una-
nimidad.
El senior ZAYAS: Lee el pdrrafo o4 de la Base cuarta.
Respecto A A~ta hay dos enmiendas.
El sefor GIBERGA: Pido la palabra.
El sefior PRESIDENTE: Tiene la palabra el se-
fior Giberga.
El senior GIBERGA: Yo pido a la Convenci6n se
aplaze la discusi6n de este parrafo hasta que se Ile-







DE LAk.CONVENCION CONSTITUYENTE 255


gue a la Base 2a de la Secci6n diecisiete, y que se
discuta conjuntamente con ella; esta Base es una
Base meramente de relacioues, partiendo de un su-
puesto que se atirma mis adelante, que es el carAc-
ter y condici6n del cargo de Gobernador Provincial;
y partiendo de ese supuesto que se hace, establece
este precepto como una mera relaci6n comprendida
en aquel.
Entiendo que lo 16gico es esperar que se inicie un
debate franco, fire y de frente, sobre la Base se-
gunda de la Secci6n diecisietey de lo que se resuel-
va dependent el acuerdo que tomemos sobre este
parrafo.
El senior PRESIDNTE: iEl senior Rfus Rivera
en nombre de la Comisid6 acepta la indicaci6n del
senior Giberga?
El senior Rius RIVERA: Iba a decir precisamente
eso inismo. Pido que se suspend la discusi6n para
ponernos de acuerdo, porque en el caso de que el
cargo de Gobernador de Proviucia sea con el ca-
racter de Delegado del Gobierno Central, entouces
no veo yo por qub se le habrA de conferir al Presi-
dente de la Repdblica la facultad de designarlo; si no
se le di este caricter al Gobernador de la Provincia,
no veo yo por que se le habra de conferir al Presi-
dente esa facultad. Por tanto, abundo en la misma
opinion del senor Giberga.
El senior PRESIDENTE: iDe mauera que la Comi-
sid6 estA conforme, en ese punto, con la suspension
de la discusi6n de esta Base?
El sefior Rius RIVERA: Si.
El seinor Zi4AS: Hay una eninienda que acaba
de presentarse al parrafo primero de esta primera
Base. La lee.
"El Tribunal Supremo es el Tribunal:competente
parajuzgar al Presidente, por los delitos que pue-
da cometer mientras ejerza el cargo, y que no co-
rrespondan a la jurisdicci6n del Senado.-Juan G.
G6mez.-Rafael M. Portuondo."
El senior PRESIDENTE: Esa es: una enmienda, el
pirrafo estA ya discutido y aprobado por la Con-
vencion.
El senior JUAN G. GoMEz: Dei la'redacci6unsurge
la necesidad de esa adici6n, que no podia reverse
en la discusi6n de la enmienda; se ha aceptado una
enmienda que declare que el Presideute sera juzga-
do por los tribunales competentes.
El serier PRESIDENTE:]YO no puedo poner A vo-
taci6n esa eninienda ;porque precisamente aquf se
acaba de acordar que el Tribunal Supremo no es


competent parajuzgar al Presidente. Al no acep-
tar la Base que dice eso, como esti redactada, y si
una enmienda, en la cual se dice que sera juzgado
por tribunales compettens, es claro que no se ha
querido fijar en la Constituci6n cual es ese tribunal.
Me parece que seria sentar un precedent con
esto: despu6s de haber discutido y votado la enmien-
da de trees maneras distintas, aparece ahora una adi-
ci6n, que despu6s de todo envuelve una afirmaci6n
que ha sido rechazada al rechazarse la Base y acep-
tarse una enmienda que dice algo diferente.
El senior ZAYAS: Lee la Base primer de la Seeci6n
octava.
El senior PRESIDENTE: Se pone a discussion la Ba-
se que se acaba de leer.
El senior MANDULEY: Pido la valabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Man-
duley.
El senior MANDULEY: Por los luismos motivos quo
se ha pospuesto la discusi6n del Senado, y estando
pendiente la discusi6n del sulragio, es 16gico que
no se determine ahora en la Constituci6n el de la
Camara de Representantes, porque tiene quo venir
previamente la declaraci6n de si el sufragio uni-
versal se acepta 6 n6, porque claro es que si el su-
fragio:se determine, esta Camara tendrd que ser ele-
gida asi, salvo que se acuerde lo contrario.
Yocreo que en modo alguno debe discutirse aho-
ra esta Base.
El senior PRESIDENTE: El senior Manduley queda
complacido en esto, porque si la Presidencia orde-
n6 que se leyera la Base, es porque crefa que se iba
6 entrar desde luego en la votaci6n; peio suscitado
un incident y faltando diez minutes para la hora
reglamentaria, sesuspende la sesi6n.
Eran las 5y 20 minutes.


Rectificacion.

Al final de la sesi6n del dia 26 de Enero, conte-
nida en el n6mero 18 deliDiario,'se public la mo-
ci6n en que se pide: que:'se''celebren:dos :sesiones
diarias; pero por inadvertencia no se imprimierou
las firmas de los seilores Delegados que la suscriben:
Gonzalo de Quesada, Jose M. G6mez, Jose de J.
Monteagudo, M. Mor6a Delgado y Juan Rius Ri-
vera.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs