Group Title: Diario de sesiones de la Convencion constituyente de la isla de Cuba
Title: Diario de sesiones de la Convención constituyente de la isla de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072606/00009
 Material Information
Title: Diario de sesiones de la Convención constituyente de la isla de Cuba
Physical Description: 479, xxxi p. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Convención constituyente, (1900-1901
Publisher: La Convención
Place of Publication: Havana
Publication Date: [1901]
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba -- 1899-1902   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: Includes convention reports from Nov. 1, 1900 to Feb. 27, 1901.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072606
Volume ID: VID00009
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000352599
oclc - 09792325
notis - ABZ0572

Full Text




HABANA NOVIEMBRE 23 DE 1900.--NUMERO 9.



DIARIO DE SESIONES
DI)E LA

CONVENTION CONSTITUYENTE
DE LA
IS A. _DE C-TT-A-

Ofloxinas : Eclifioio cle la C


SESSION DEL JUEYES 22 DE NOVIEMBRE DE 1900

STUIMA.RIO

Se aprIanba el acta de la sesi6n anterior.
(Contintia la discusion del articulo 57 del proyecto de Reglamento.
El sefor Tamayo (Eudaldo) inipugna la enmienda del seflor Morla Delgado y defiende el articulo.
Toman part en el debate los Delegados seflores Alemial y M6ndez Capote.
Es desechada la enmienda del seflor Moriat, y queda aprobado el articulo 57.
Coutiniiase la discusi6n y aprobaci6n de los articulos del Replamento.
Al llegar A la discusi6n del articulo 94, el senior Cisneros ocupa la Presidencia, porque el seflor Gonza-
lez Llorente la deja para tomar parte en el debate.
Acuirdase ampliar este acerca del articulo, el cual se refiere a la discusi6n de la Constituci6n.
Se suspended la sesi6n por ser la hora reglamentaria.


El sefir PRE-iDENTE: So abre la sesi6n. El
Secretario va a leer el acta de la sesi6n anterior.
Eran las dos y 20.
El senior VILLU'ENDAS: Lee el acta.
El senor PRESIDENTE: oSe aprueba el acta?
SeTldles de asentimiento. Aprobada. Se abre discu-
si6n sobre el artfculo 57 del Reglainento.
El senior E. TAMAYO: Seinor Presidente, pido la
palabra en contra de la enmienda del senior Mor6a
Delgado, para cuando se haya consumido el turno
en pro, si alguno pidiera la palabra con ese objeto.
El sefnor CISNEROs: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: iEl senior Cisneros pide la
palabra en pro 6 en contra de la enmienda del se-
nior Mortn? *
El senior CISNERos: Es para una proposici6n que
voy a hacer. Pido q'je como el objeto que se va a
tratar es de tanta importancia, que se acuerde am-
pliar en lo possible el debate y no se someta al Re-
glamnento; y que se acuerde que todo el que quiera
liablar pueda tener el uso de la palabra, hasta que
se consuman todos los turns y hasta qqe el asunto
estO bastante debatido.
El senior PRESIDENTE: ,La Convenci6n esta con-
formne con la proposici6n del senior Cisneros, de que
se ample el debate sin someterlo A Reglamento?
El seflor MENDEZ CAPOTE: Sefior Presidente, de
acuerdo con el articulo 55 del Reglamento, pudiera
entenderse la proposici6n asi, y en este caso estaria
conform.


El senior E. TAMAYO: Hie pedido la palabra en con-
tra de la proposici6n 6 de la enmienda del senior
Moria Delgado, y entiendo que otro senior Delegado
habia pedido la palabra eu pro; en el caso de que
ningun senior Delegado haga uso de la palabra, yo,
aunque lo deseo, no podrfa verificarlo dentro del
Reglamrento.
El senior ALEMAN: Lee el articulo 55.
El seflor PRESIDENTE: ,No hay quien pida la
palabra en pro?
El sefior MORUA DELGADO: DOS miembros la te-
nian pedida desde ayer, el senior Cisneros para ha-
blar en pro y el sefior AlemAn.
El senior PRESIDENTE: El senor Cisneros tiene
la palabra en pro de la moci6n.
El sefior MORUA: Pido la palabra.
El sefor PRESIDENTE: La tiene el senior Morfa.
El senior E. TAMAYO: Para una cuesti6n de orden.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Tamayo.
El sinor E. TAMAYO: El seflor Morda no puede
hablar, no puede consumer un turno en pro por ha-
berlo consumido ayer, Ano ser que se'abra un nuevo
debate.
El senior PRESIDENTE: Es que se ha ampliado
el debate.
El senior MORUA: He pedido la palabra para se-
guir apoyando la enmienda que propuse ayer, por-
que no he ofdo nada que me haga desistir de ella; y
desistirfa de fijo, si se me dieran razones convincen-
tes. Acaso no hayan satisfecho A los que est6n en







92fDIARIO Dt StSIONES


contra de mi proposici6u las razones que expuse
ayer, y que ellos suponen ser las 6uicas que tengo en
mi abono; pero muy lejos de ser 6sas las fnicas ra-
zones que tengo para demostrar que las sesiones de
esta Convenci6n deben ser secrets, creo haber adu-
cido otras de mayor peso en apoyo de mi enmienda;
.y entire ellas, la de que cada uno de los Delegados
debe ejercitar debidamente sus funciones, y estas no
serian debidamente cumplidas si no manifestase cada
cual sus ideas en provecho del servicio que aqui ve-
nimos A realizar; y por eso debe haber en esta Asam-
hlea la consideraci6n de facilitar A losque no tengan
el hAbito de hablar en pfblico, los medios de emitir
sin dificultad su pensamiento; pero, puesto que este
argument parece ser de escaso valor, puesto que
algunos sefiores entienden que basta con que cuatro
6 seis caballeros de esta Conveuci6n expongan sus
i leas para que los demAs las apoyen 6 las rechacen
en silencio, puesto que esto se entiende asi, yo hago
firmes los argumeutos, que he expuesto desde el
principio, porque persevere en la inteligencia de que
si estas sesiones no se Ilevan A cabo con carActer pri-
vado, no sera possible deliberar como debemos ha-
cerlo.
Y mientras no se pruebe que se podra deliberar
aqui, en publico, con mAs provecho que en privado;
mieutras no se me pruebe que los faltos-de hAbito
oratorio pueden emitir mejor su pensamiento en pd-
blico que en privado; mientras no se me pruebe que
delante de la multitud se discurre mejor que A sola%,
y que el pensamiento se manifiesta mAs correct y
provechoso para los flues que A esta Convenci6n se
han encomendado, seguir6 creyeudo que no tienen
raz6u los que combaten mi enmienda. ;Que existen
opinions en contra? Perfectamente. Y yo las acep.
to, pero es para combatirlas. A este debate de mi
moci6n se ha traido el hecho citado por algunos,
respect A que las sesiones que celebr6 el Congreso
Continental de los Estados Unidos, en la Conveuci6n
aquella que produjo la Constituci6n que hoy actual-
mente los rige, se hicieron en secret porque estaban
en condiciones distintas A las nuestras. Yo s6 bien
que estaban en condiciones distintas, pero no en con-
diciones peores que el pueblo de Cuba. jAh! N6. iYa
quisieramos nosotros estar en las condiciones que
estaban los Norteamericanos! Ellos no tenian, como
nosotros, un Gobierno extranjero, un Poder inter-
ventor que vigilante estuviese esperaudo losgolpes
que en vago pudieran dar para confiscarles su inde-
pendencia; ellos no tenian, como nosotros, el mundo
entero que los observase para decidir de sus aptitu-
des, de su capacidad political, segin el puesto que
ocupasen en adelante en el Congreso de los pueblos
libres; ellos no teuian, como nosotros, un cdmulo de
acechanzas, de prevenciones que nos exigen que, no
obstante ser ua pueblo nuevo, entremos con la sd-
guridad con que andan los pueblos viejos, en la co-
munidad del derecho international.
Tenemos que ander aqui con much cuidado, con
much mis cuidado que anduviera el patriota sui-
zo, cuando obligado por .el tirano hubo de quitar
con su flecha la manzana colocada en la cabeza de
su hijo. Estamos en situaci6n comprometida, y pu-
diera serlo mAs por el peligroso entusiasmo que las


ideas political prestan A la palabra, cuando 6sta se
improvisa; y aqui si no todo, se improvise much,
fiando demasiado en ello y persiguiendo los aplau-
sos del pueblo. Porque enti6ndase bien, sefiores;
la mayoria de los oradores (con perd6n del senior
Sanguily sea dicho el calificativo), se opone a que
sean secrets las sesiones nuestras, porque cuando
hablan lo hacen para recibir el aplauso de los que
les escuchan. Tengo la seguridad de que en sesi6n
privada, el senior Zayas no hubiera pronunciado un
discurso de tan grandilocuentes pretensiones como
el que le oimos ayer. Es seguro que no le hubie-
se dado tantos vuelos A no pensar en el agrado po-
pular; peroyo, que creo que la senciliez y la since-
ridad son infinitamente mAs elocuentes, mAs saln-
dables que la oratoria ornamentada que A menudo
dice mis de lo que quiere y arn de lo que debe: me
opongo, para bien de todos, A la celebraci6n de las
sesioues piblicas.
Yo temo much A los entusiasmos de la oratoria,
porque ha ocurrido mis de una vez, que buscando
el aplauso se ha obtenido inicaneute el fracaso,
porque no pocos de aquellos que mAs alardean de
iudependencia de carActer y doude quiera exponen
con calor los sentimientos que les animal, son los
que mrs ocultas inteuciones tienen, mientras dicen
en p6blico todo lo que entieuden que el pdblico va A
aplaudirles. Yo que nunca lhebucado aplausos, que
no los busco ahora, me tiene muy sin cuidado el au-
ditorio: digo houradamuente lo que pienso, lo mismo
en p6blico que en privado. No deseo el secret en
las sesiones para ocoltar niing6n prop6sito, sino para
servir mnrjor el rnan(lato del pueblo, para correso
ponder mejor A la confiauza en nosotros depositada.
Yo vengo aqui A cumplir con un deber, A servir
honradamente mi cargo, y si el pueblo no estuviere
conforme conmigo, s6lo podria decir de mi, que me
he equivocado; jams tendrA raz6u para suponer
que lo he engafiado. Pienso aqui en mi patria co-
mo pienso de mi mismo en todas las situaciones.
Me produzco tal comno soy, eu secret lo mismo
que en public. Expongo mis ideas siempre con
el mismo espiritu de sinceridad, con la misma
pureza; no pido, repito, el secret para ocultar-
me del piblico, i o necesito eso, pido el secret
para que sirvamos mejor al pueblo, para cum-
plir con el deber que me he impuesto por mi
Oatria; de eso es de lo que yo desearia que se
poe'yeran todos los sefiores Delegados; que convi-
ni ran en que no piensan siempre mejor los hom-
bres que mAs hablan, que muchas veces los que
hablan menos, prestan sus ideas A los que hablan
mis, que todos debemos prestar nuestro concurso,
pequefio 6 grande, porque cada uno ha venido aquf
por el voto popular, y ese voto ha de ser satisfecho
con idoneidad, y no cumplirA con idoneidad quien
no haga mAs que la mitad de lo que debiera hacer.
A nadie debe coartarse su iniciativa, A nadie debe
restarse sus energies. Tan partidario soy del apro-
vechamiento del tiempo, y de la utilizaci6u prActica
del individuo, que cuando en la anterior sesi6n se
propuso establecer el plazo de ocho dias de licencia
pata los Delegados que lo solicitasen, quise modifi-
carlo en tres y hasta en ninguno, porque entiendo





fA LA CONVENCiON CONSTITUM4TA


que no debi6ramos estar el menor instant a los
servicios de la CqQvenci6n, aunque s6 muy bien que
en casos excepciohalks pudiera necesitar alg6n Dele-
gado, n6 ocho dias, sino nn mes. No he podido pen-
sar en que haya en esta Asamblea quien abrigue la
idea de hacer un mal servicio A la patria. Esto lo
demuestra mi actitud al rechazar los artfculos 2? y
3 delReglamento, que dicen que no podrAn aceptar-
se tales 6 cuales cargos 6 empleos, porque creo que
aqui nadie ha venido A buscar puestos; yo que
soy entire todos el mas humilde, he rechazado algu-
no mis 6 menos modesto, pero lo he rechazado por-
que al aceptar la Delegaci6n con que se me ha hon-
rado, no he de servir otro encargo que el que mis
electores me han dado, que es y serA para mi el
principal que pudiese ofrecerme Cuba, el mas grande
que6 un cubano pueden dar sus compatriots, el
encargode edificar la casa amplia y libre y bien
cimentad'en que hemos de vivir todos. Tal es mi
criteria, no defiendo mis ideas por personalismo
ninguno, sino porque creo que de este modo, servi-
lemosmejor 6 laptatria.
Si esta Asamblea vota en contrario, paectamen-
te, ir6 con ella; pero siempre har6 constar qu4 hice
lo possible para que tomAsemos el mejor camino; si
escogemos el m6s malo, allitambien me encontrarAn
mis compaieros en todas las circunstancias.-He
dicho.
El senior E. TAMAYO: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el sefor
Eudaldo Tamayo.
El senior EUDALDO TAMAYO: Sefiores Delegados:
Yo me proponia figurar en uno de los grupos en
que el senior Mor6a Delgado dividia la Convenci6n,
yo me proponia figurar en aquel grupo que segfin,
la opinion de mi aludido compafiero, no habria de
hablar nunca; pero yo contra mis prop6sitos me
siento impelido A hacer use de la palabra, porque el
debate que se plantea hoy es in debate do much
importancia, de much trascendencia, para los inte-
reses de la patria: y es de gran trascendencia, de gran
significaci6n, de gran importancia para los intereses
de la patria, porque si se acordara por la mayoria
de los Delegados que las sesiones fueran secrets, se
desnaturalizarian las tendencies y fines de esta Con-
venci6n; de esta Convenci6n que se ha reunido para
former el C6digo politico de Cuba; de esta Conven-"
ci6n en que cada Delegado represent no s6lo y ex-
clusivamente A sus electores, sino que represent 6.
todo el pafs, y por tanto a la patria enter, y ya que
today la patria no puede oirnos, ya que todo el pue-
blo no puede asistir a estos debates que han de re-
vestir gran solemnidad, yo entiendo que estamos en
el deber absolute de hacer que vengan todos los que
puedan venir, todos los que quepan en este recinto,
para que sepan lo que nosotros pensamos respect
de la constituci6n de este pals, respect A su organi-
zaci6n en una Republica libre, independiente y so-
berana.
El senior Mor6a Delgado fundaba su enmienda al
articulo 57 del Reglamento, en dos arguments prin-
cipales.
E3 el primero que muchos Delegados no tieuen el
hlibito de hablar en p6blico y no expondr6n su pensa-


miento en estas sesiones, por lo que laConstituci6n no
surgirA de esta Asamblea tan luminosa coImo si se dis-
cutiera en sesiones secrets, en las que, no cohibidos
esos Delegados por el temor del publico, traerian A
la discusin6 arguments muy importantes, tal vez
decisivos y capitals para la formaci6n .del C6digo
fundamental de nuestra patria.
Yo entiendo que este argument es muy d6bil,
porque, como dijo ayer con gian elocuencia, y en es-
to reproduzco laspalabras del senior Morda Delgado,
como dijo ayer con gran elocuencia el senior Zayas,
dispuesto como esta por el Reglamento que la Con-
venci6n se divida en Secciones donde se discutiran
las bases de nuestro C6digo politico, vendra ya A es-
ta Convenci6n resuelto todo el proi:lema constitu-
cional, porque cada una de las materials que hayan
de constituirlo serAn consideradas por las Secciones,
y en ellas cada seflor Delegado podrA hablar y dar
su dictamen sin el temor que habrfa de imponerle
la presencia del pueblo.
Independientemente de esto, sabido es que las
Asambleas p6blicas son el palenque en que se for-
man los grandes oradores, que con su elocuencia in-
fluyen en la civilizaci6n y en la grandeza de los
pueblos:...
Se ha sostenido por algunos, que la elocuencia es
un mal; que la elocuencia s61o sirve para defender
lan mentira y ocultay hla-vrdad; que no es luz o .e
alumbra el camino-del progress, sinq..por el conta-
rio, sombra que anubla y extravfa la-colncieucia
humana.
Tal opinion es inexacta.
Si la palabra pudo servir alguna vez para defen-
der la mentira, enfrente de esa palabra so levant
otra mks elocnente para defender ]a verdad,.porque
la verdad, como hija del cielo, se impone A todos los
hombres por los prestigious de su propia virtud y de
su, propia fuerza.
Por otra parte, 4acas6 es necesario ser orador para
poder intervenir en estas discusiones? Para hablar
de riodo ineligible, que es lo que debomos preten-
der nosotros, basta saber lo que ha de decirse.
Eean en su Arte Po&tica expone esa idea, que
Joa4 fn Maria L6pez ha vertido al castellano en la
siguiente forma:
"Lo que bien se concibe claramente suele expre-
sarse, y aun decirse puede que por si mismas vienen
las palabras."
Esta afirmaci6n me Ileva como de la mano A
tratar del segundo argument expuesto por el seflor
Morda Delgado.
Sostiene el senior Mor6a que en presencia del pfi-
blico no puede procederse con la meditaci6n necesa-
ria, con el recogimiento intellectual indispensable
para producer una obra buena, digna de Cuba y de
la espectaci6n con que el mundo la aguarda.
*Yo entiendo todo lo contrario, yo eatiendo que la
presencia del pfiblico, lejos de perturbar al orador,
lo estimula y lo alienta: yo entiendo tambi6n que
aqui no venimos A meditar, que todos los que esta-
mos en este sitio debemos haber meditado Pa sobre
el problema que aquf nos trae. Desgraciados de no-
sotros si no tuvi6ramos una idea fija, determinada y
precisa para hacer nuestro C6digo fundamental;






bt9Akt0 bit IsOhJtS


desgraciados de nosotros si no supi6ramos ya c6mo
ha de formarse una Constituci6n, que est6 en per-
fecto acuerdo con las aspiracioues de este pais y que
respond al mismo tiempo al ideal que informa la
civilizaci6n modern, al ideal demociatico, maravi-
Ilosa sintesis del progress en este siglo xix, el mAs
grande y luminoso de la historic.
Si aqui cada uno de nosotros sabe ya lo que ha de
decir y lo que ha de hacer para que ese C6digo fuin-
da mental sea digno de Cuba, no s6 por qu6 la necesi-
dad del alejamieuto del pueblo, no s6 por quB esa
necesidad de aislarnos de 61, que ha de movernos en
el seutido en que el pueblo mueve A sus represeii-
tantes, en el sentido de la verdad y de la justicia.
Pues si todos vienen preparados, todos, absoluta-
mente todos hablarnu, cada vez que se trate aqui
de los altos interests de Cuba.
Esas discusiones han de ser muy interesantes, y
puedo fundar tal aserto en hechos realizados en esta
CAmara. Cuando el senior Giberga hablaba el otro
dia y el seinor Sanguily le contestaba, inspirAndose,
en las ideas que A todos nos mueven, en los senti-
inientos que A todos nos dominant, cada uno de sus
concepts nos sentfamos profundamente conmovidos.
Yo estoy bien seguro que todo el pueblo bendijo el
verbo del senior Sanguily. Si al pueblo se le priva
de esa satisfacci6n, si se le despoja de un derecho
que no podemos negarle, faltaremos A nuestro deber
todos los Convencionales, y ese deber es uno de los
mis altos, uno de los mas grades de los deberes
que hemos coutraido con la patria.
iEs que se desconfia de algunos Delegados? iSe te-
me que alguno de los Delegados no express su opi-
ni6n ante el pueblo tal como la ha concebido, tal
como la tiene arraigada en lo intimo de su coraz6u
y de su conciencia?
Todos los Delegados tieuen el valor de sus con-
vicciones, todos los Delegados saben que vieuen
aqui A decir la verdad, tal como ellos la sienten y
piensan. Yo no creo que haya entire nosotros nin-
grin cobarde que, temi(ndo la presencia del pueblo,
diga una cosa delante de l6 y otra distinta A sus es-
paldas; y es necesarim prevenir que eso se diga y
evitar esa suspicacia, es necesario no despertar esa
sospecha que podria lerir A esta CAmara en lo 1mas
vivo: en su dignidad y en su honra.
Yd soy miembro de la Comisi6u de R1glameito.
Yo lie permaTiecido silencioso ayer, porque los po-
nentes de esit Comisi6n se encargaron de defender el
Reglamento 6 de aceptar las modificaciones qie se
hicierau, si 6stas fuesen aceptables.
Pero yo no of que ningdn otro senior de la Comi-
siOn de Reglamento pidiera la palabra, yo no of que
ninguno de los sefiores ponentes dijera: Yo voy A ha-
blar en este asunto, yo voy A tratarde llevar al Ani-
mo de los sefiores Delegados la convicci6n que dp-
mina el ino. Y yo me he visto obligado por esa
raz6u A hacer uso de la palabra. Ya en el seno de
la Comisi6n dije quq las sesiones debian ser pfbli-
cas, porque 6sa es una convicci6n honrada de mi
conciencia, y al repetirlo aquf, no obedezco A ciertos
y determiuados n6viles: que nadie puede hacerme
la ofensa de career que yo soy un adulador del pue-
blo, que digo algo que no siento para ganar esa po-


pularidad que se pierde tan fAcilrente como se
gana.
Yo no creo que se me haga tan grave y tan gra-
tuita ofensa, y como no creo que se me haga A mi,
no creo que se le haga A ninguno de los Delegados.
,A quieu aludia el senior Mor6a cuando hablaba
ayer de los oradores que, dejandose arrastrar por los
aplausos de la multitud, dicen aquello que no estA
en su cornz6u ni en su conciencia? Estoy seguro
que me contestarA el senior Mor6a que no se dirigfa
A ninguno de sus compafieros, y abrigo esa convic-
ci6u, porque el sefior Mor6a es sobre todo encareci-
miento un hombre recto, un hombre just. Pues
si todos, absolutamente todos, venimos aqui A decir
la verdad, ,qu6 temor puede producirnos la pre-
seucia del pueblo? Si algin Delegado hubiese rec-
tificado sus opinions, si los que por ejemplo, de-
fendieron un dia el sufragio universal, entienden
hoy que deben defender el sufragio restringido,
procederAn bien al hacerlo, porque asi como enton-
ces defendieron el sufragio universal, porque creye-
ron que era mAs convenience para la felicidad y
los intereses de su pafs, hoy entienden lo contrario, y
rectifican lealmente su criterio: rectificaci6n en que
no es possible career que haya intervenido otro m6-
vil que no sea el amor A la verdad, en que deben
inspirarse siempre las inteligencias honradas. Si
eso ha acontecido, ,por qu6 ese Delegado no ha de
decir al pueblo su parecer actual y los motives de
la modificaci6n de su juicio? ,Teme que el pueblo
le inculpe? No. El pueblo sabrA respetar su con-
ducta, pues ninguno le excede en discrecion y pru-
dencia. Tampoco le supera otro alguno en prepa-
raci6n para asistir A estos debates, en el respeto A
las autoridades que de 61 emanan y en la moderada
expresi6n de sus sentimientos .....
Yo no necesito apelar A los que han viajado; yo
apelo A todos los que saben leer, y aqui no hay nin-
guno analfab6tico; yo apelo A todos, absolutamen-
te A todos los que saben leer, para que me digan si
no es verdad que en todos los Parlamentos del mun-
do el pueblo que va A oir los debates, manifiesta
sus impresiones por el aplauso 6 por el murmullo
desaprobatorio, y aun despu6s de requerido por la
Presidencia, sigue aplaudiendo 6 censurando, hasta
.ser arrojado en ocasiones de la tribune public.
Aqui no ha sucedido eso; aquf el dia memorable,
como indicaba el sefior Zayas, el dia de nuestra in-
dependencia, porque entonces qued6 ya consagrada
laindependencia de Cuba, en ese dia, cuando todos
acababamos de ver c6mo se despiegaba al viento
nuestra bandera tricolor, cuando todos y cada uno
de nosotros se sinti6 conmovido, entonces era 16gico
que el entusiasmo se desbordara, y ese entusiasmo
se desbord6 finicamente en aplausos espontaneos y
unAnimes, arrancados al pueblo por el mAs elocuen-
te de sus tribunos, por el mas sugestivo de nuestros
oradores revolucionarios. Pero bast6 que el Presi-
dente moviera la campanilla y que con la respeta-
bilidad que le dan su ciencia y su bondad se diri-
giera al pueblo, pidi6ndole que guardara silencio,
para que ese pueblo callara, acatando inmediata-
mente su indicaci6n.
El pueblo, pues, contendrA su entusiasmo, porque






DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 95


se lo pide la Presidencia y tal vez el Interventor,
segfn las manifestaciones del sefor Mor6a, porque
el senior Moria entiende que el Interventor exige
de nosotros la moderaci6n mis absoluta......
(El seFor Morua, interrumpiendo: No es asi.)
Bien, pero es cierto que el senior Moruia hablaba
de la Intervenci6n, y esto me sugiere un argument
en favor de las sesiones p6blicas. La Intervenci6a
tom6 este teatro, y antes de saber lo que pensaran
acordar los Delegados, manifest que las sesiones de
la Convenci6n se celebrarfan en el teatro de Irijoa,
mejor dicho, en el teatro Marti, en el teatro de aqu61
que fu6 el alma de nuestra Revoluci6n, que preside
nuestras sesiones con su mirada inteligeute y pene-
tralora, y aun mas que cou su mirada, con todo su
amor, para infundirnos la fe que animaba su espiri-
tu excelso en los altos y gloriosos destines de la
patria. Con ese acto, pues, manifesto el Interventor
su prop6sito de que estos debates tuvieran today la
publicidad que su importancia y trasceudencia de-
nlandan.
El Reglamento tambien consagra ese principio;
pero permit las sesiones secrets, entire otros casos,
cuando cinco Delegados lo pidan y lo acuerde la
mayoria de la Convenci6n.
Yo no estoy de acuerdo con eso; lo estaria si s61o
se ejerciera dicha facultad al tratarse de asantos
ajenos A la redacci6n de nuestro C6 ligo politico. Yo
entiendo que cuando se trate de la inateria consti-
tucional no puede existir causa alguna que autorice
ias sesiones secrets; siempre y en to)dos los casos de-
ben ser pcblicas. ,Por qu6 establecer esas distincio-
nes, refiri6ndose A la Constituci6n? Las parties de
una Constituci6n se relacionan entire si, forman uu
todo perfect. ,Por qu6 motive en unos casos, cuan-
do se trate de una parte de ese C6ligo fundamental,
ban de ser las sesiones secretas y en otros casos,
cuando se trate de otra parte de ee mismo C5,ligo,
iemos de declarar las sesioneo pdblicas? iCuil ei la
raz6n l6gica de esa diferencia?
Ninguna; y por esto expuse A mis compafieros de
Comisi6u mi inconformidad con ese extreme del ar-
ticulo que antes cit6, y la manifesto ahora tambi6a,
porque me importa much que se sepa, que siempre
que tratAindose de la Constituci6n se pida que 1.ss se-
siones sean secrets, me opondr6 A esa solicitul con
today la energia que me dan la houradez y la si ico-
ridad de mis convicciones; declaraci6n que me v:o
impelido A hacer de antemano, porque el Reglamen-
to establece, en el mismo expresado articulo, quo la
petici6u que se formula con el fin indicado se discu-
tira del mismo modo, es decir, en sesi6n secret, por
lo quo si yo omitiese esa declaraci6a no sabria el
pueblo cual habia sido mi actitul en cada caso, y
alora podra asegarar que en todos ellos he consig-
nado mi franca oposici6o y mi absolute protest.
Con esto obedezco al m.idato de mi conciencia,
porque yo me debo al pueblo cuyo representante
soy, y en tal concept, le debo la sincera expresi6a d(e
la conduct que me imponen la aceptaci6u y el ejer-
cicio de mi cargo.
Mis ideas politics son harto conocidas. Profeso
las ideas democrAticas en toda su fuerza, y las de-
fender6, con today la energia que presta una honra-


da convicci6n, en los debates de esta Camara. Pero no
insist en este punto, temeroso de que el Presidente
crea que me salgo de la cuesti6n; y con el objeto de
evitar las indicaciones que podria hacerine y que
tal vez no ha heclio, n6 porque no sea recto y celo-o
en el cumplimiento de su deber, sino porque habra
creido que cuando se trata de asuintos que A todos
interesan, debe darse latitul A la discusi6n. Voy A
terminar, pidiendo i mis compafieros que declared
que las sesiones deben ser p6blicas, porque can eso
estaremos en comuni6n perfect con nuestro pueblo;
de otro modo vamos A contrariar sus aspiraciones y
sus deseos, y s6lo de acuerdo con 6stos puede ser
fructifera nuestra labor.
Los moments son solemnes; la obra encomenda-
da A nosotros, muy transcendental y dificil de suyo.
Unicamente el amor A la pitria, que armoniza y coim-
prende todos los amores puros, que acalla las pasio-
nes insanas, que hace emnmdecer todo egoisino, que
eleva el alma por encima de todas las pequefieces y
de todas las miserias humans, puede alentarnos en
la empresa de dotarla de un C6digo que fiance su
independencia, garantice su libertad y le abra un
porvenir de felicidad eterna y de inacabable gran-
deza. De mi ~E decir, que es tanto el amor que sien-
to por esta tierra idolatrada, que no imagine sacrifi-
cios por inmensos que sean, que no me parezoan pe-
quefios para ofrendarlos en aras de su bionestar y de
su gloria.
Este sentimiento constituy e do til ininera mi di-
cha y mi orgullo, que si yo temiera que, en el tiem-
po que aun me qneda por vivir, pudieradesvanecerse
6 eutibiarse siquiera, pediria A la Providencia que
antes entenebreciera mi cerebro con las sombras de la
locura 6 arrojara mi s6r en los insondables abismos
de la muerte.-He dicho.
El senior PRESIDENTE: Un moment. La Pre-
sidencia debe dar una explicaci6u. Como yo es-
pero que ho'y se elegirA la Mesa definitive, y por
consiguiente he de estar s6lo unos instances aquf,
he de inclinarme A la tolerancia; pero yo debo tam-
biWn manifestar que s6lo el respeto que me iinspiran
las altas condiciones del senior Tamayo me ha he-
cho no interrumpirle en su d'iscurso; pero hace unos
instautes que el senior Tamayo se dirigi6 al pueblo,
y yo soy uno de los mejores aluigos del pueblo, pero
aqui ningun Delegado puede dirigirse nunca al
pueblo, sino A la Convenci6n, que es. la representa-
ci6n del pueblo; aqui no se e.iti en una plaza pd-
blica ........ (El sefor Tamayo, interrumpiendo: Pido
la palabra para una cuesti6n de orden.) Sefnor Ta-
mayo, usted usarA de la palabra; pero ousted se ha
dirigido varias veces al pueblo, y aqui no es possible
que yo lo permit. (El senior Tamayo, interrurmpiendo:
Pido la palabra para una cuesti6u de orden.)
Permitame el senior Tamayo, que yo estoy ha-
blando; ese procedimieuto del senior. Tamayo viene
a ser un argument favorable A la proposici6n del
senior Morda. (El senior Tnmayo,interrumpiendo: Llamo
la atenci6n de la Asamblea de-que el Presidente estA
consumiendo un turuo en favor de la proposici6n del
senior Morda...........) Yo suplico a los sefiores De-
legados que se dirijan A la Convenci6n, y nada mis.
El senior E. TAMAYO: Pido la palabra para una






96 DIARTO DE SESIONES


cuesti6n de orden. Pido que se lea el articulo del
Reglamento reference Jt que la Presidencia no puede
te'ciar en los debates sin abandonar su sitio, y la
Presidencia esta consumiendo un turn en favor de
una proposici6n.
El senior PRESIDENTE: Yo no voy a permitir que
se inffrinja el Reglamento, y ousted, senior Tamayo,
se ha dirigido al pueblo y n6 a la Convenci6n. Yo
no puedo permitir esa infracci6n, yo no lo consiento,
antes me retire de este lugar.
El senior VILLUENDAS: De orden del sefior Presi-
dente se va A dar lecture al articulo 19. Lo lee.
El senior E. TAMAYO: No me explico que un Secre-
tario haya leido un articulosin haberlo ordenado el
President.
El senior VILLUENDAS: He leido el artfculo, de
orden del senior Presidente.
El senior E. TAMAYO: ,He faltado yo a la Presiden-
cia? 4No he hablado con la mesura con quo han
hablado todos los demAs Delegados? jNo lo he hecho
con todos los respetos debidos A la Presidencia? ,No
lie hablado del inmenso carifio que siento hacia el
President de esta Convenci6n? ,Cuando y c6mo ihe
.faltAdo yo A los respetos que se merece?
Y yo apelo 6 los sefiores Convencionales, mejor
dicho, no apelo, porque eso seria colocar A la Pre-
,-' i,3ia en una situaci6u diffeil; pero protest, nuln-
c. 'isolutamente nunca, ha sido mi Animo lastiniar
al foir Presidente. Si yo m, he hablado con la me-
sura que debfa hablar, yo no lie querido molester
en lo mis minimo su delicada susceptibilidad. Yo
retiro en absolute todas, absolutamente todas esas
palabras, :rque en mi coraz6n estA grabado el pro-
fundo afe ) que siento por el senior Presidente.
El sefio KRESIDENTE: Agradezco much al senior
Tamayo sus manifestaciones; pero desgraciadamente
tal vez me he explicado con mi habitual torpeza.
Yo no he censurdo al s,' or Tamayo su conduct
para con la Presidencia. Yo lo que he hecho ha sido
observarle al senior Tamayo, que no debia dirigirse
al pueblo, sino A sus representantes, que son los se-
fiores Delegados. Eso es lo 1nico que lie dicho al
sefnor Tamayo. Si no h;bia interrumpido antes al
senior Tamayo, habia sido por el alto respeto que me
inspira y por sus distinguidos m6ritos; pero no se
trataba de esto, sino de hacer cumplir el Reglamen-
to, que no consiente que ning6u Delegado se dirija
al pueblo, sino'* la Convenci6n; y yo he consentido
que se dirija al pueblo, que no era la Convenci6n, por
uims que dirigi6udose A la Convenci6n se dirigia al
pueblo, que es a quien represent; pero dirigi6ndose
al pueblo directamcnte infringe el Reglamento, y mi
deber es q.ue se cumpla el Reglamento, ya se trate
d(e amigos 6 enemigos, de personas dignas 6 indignas.
Queda terminado el incident, seflor Tamayo.
El senior MENDEZ CAPOTE: Para una alusi6n per-
sonal. Han sid6 aludidos por el senior Tamayo los
ponentes de Comisi6u y casi les hizo un cargo;
casi, digo, porque no.se habian opuesto 6 la en-
mienda del senior Mor6a. Pero yo quiero recorder
al seflor Tamayo algo, que para todos es muy im-
portante. Al Ilegar al punto de las sesiones secrets,
la opinion estaba dividida, y estaban por las se-
siones secrets, salvando su voto, los que disintierou


del dictamen de la Comisi6n, entire los cuales me
encontraba yo, y otros miembros de la Comisi6n,
de modo que yo no voy a hablar aqui impugnando
ese articulo del Reglamento.
Pero me reserve el derecho de emitir mi voto en
contra, si bien otro de mis compafieros se reserve el
voto y la palabra, y es muy possible que l1 recoja
esa alusi6n. Ademds estaba yo en la inteligencia de
que los otros sefiores de la Comisi6n estaban coufor-
mes con el senior Tamayo en sostener que podian
hacer usode la palabra en ese sentido. Yo no hu-
biera hecho uso de la palabra de ninguna manera,
porque si el senor Morra necesitaba un discurso en
apoyo de su enmienda, el mrs grande. el mas elo-
cuento de todos los discursos, el mis Ileno de todos
losargumentos de todos los discursos, es el pronun-
ciado esta tarde por el senior Tamayo, y por el in-
cidente final del mismo; asi es que no tengo nece-
sidad de otro discurso.
El sefnor PRESIDENTE: El sefor Morfia tiune la
palabra.
El senior MORUA: Renuncio A la palabra, despu6s
de las manifestaciones del senior M6ndez Capote, y
porque todo lo que tenia que decir lo ha dicho el
senior Tamayo en su elocuente discurso.
El senior ALEMAN: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Ale-
nmln.
El sefior ALEMAN: Sefior Presidente, sefiores De-
legados: Aludido por el senior Tamayo, como miem-
bro de la Comisi6n de Reglamento y poneute de esa
misma Comisi6n, habiendo ofdo hablar tanto de de-
recho y de verdad, se me ocurre preguntar, si nos-
otros los Convencionales, los que aqui venimos en
representaci6n del pueblo cubano y traemos la au-
toridad que el pueblo de Cuba nos deleg6 al cons-
tituirnos en mandatarios suyos, tenemos 6 no el de-
recho de inviolabilidad por los juicios que emiti-
rmos en esta Cmtara. Yo no lo se, pero no necesito
saber que tengamos esas prerrogativas ni quiero
averiguar si se nos dan 6 si se nos niegan para ha-
blar la verdad, alto y claro; ya me parece que en es-
ta C6mara necesitamos hablar alto, si n6 para que
se oiga por el pueblo, por lo menos para satisfacer
cuestiones puramente de vanidad personal.
Los hombres de honor, sefiores, nos debemos A la
verdad; y la verdad, cuyo concept es el mismo de
la patria, no es mAs que una 6 indivisible, para
que no pueda ser monopolizada, ni es patrinouio
de nadie, y pertenece a todos, porque la verdad es
de la humanidad enter. Y, si lo que por ser de la
colectividad social como la verdad, es del pueblo, y
lo que 6 la sociedad colectiva convene que se exte-
riorice, y al pueblo cubano parece que conviene que
se le able claro, yo debo publicar esa verdad libre
de todas reserves.
Dentrodel seno de la Conisi6n opind que debiai
celebrarse las sesiones secrets. Yo tengo razones
poderosas para pedir que esas sesiones sean so-
cretas.
A mif, quien no me alarm que se no1 quiera
poner a los Delegados en pugna con el pueblo, y no
me alarma porque yo nunca mendigu6 del pueblo
los aplausos; yo, sefiores Delegados, que no necesito






DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 97


esos aplausos, pero que tampoco al pueblo temo,
porque yo teugo el valor de mis convicciones, vir-
tud que debe estimarse en estos tiempos de conveii-
cionalismob eu que se habla, como dice el sefior
Moria, una cosa en pdblico y otra en privado, yo
sostengo que debeu ser secrets las sesiones, con el
mismo argument del senior Tamayo, que dice que
nosotro", los Delegados, representantes de la pa-
tria, hablamos en nombre de la patria, y cuando
nosotros hablamos la patria nos escucha. Habla-
mos los sefiores Delegados y, por el propio argu-
mento del senior Tamayo, ]a patria nos esti escu-
cliando, ipor qub? Porque nosotros representtamos
la patria. Hay, ademas, razones de orden piblico
y otras razones poderosisimas. Hay cuestiones den-
tro de la Constituci6u, problems graves, gravisi-
mos, que cuando las sesiones sean p6blicas pueden
exaltar al pdblico, porque aun esta caliente la divi-
si6n de los cubanos en un punto esencial que no
quisiera haber tocado, pero que tengo que tocar.
Cuando se debate, sefiores, sobre las condiciones que
deba llenar el Presidente de la Repdblica, quinn
no sabe que el pueblo cubano estA dividido? i4q no sabe que unos opinan que s6lo puede ser Presi-
dente un hijo de Cuba y otros opinan y creen que
deben serlo todos los hombres en condiciones de
serlo? Eso provocaria aqui disgustos; eso daria
lugar a manifestaciones estrueudosas; eso repeti-
ria aqui tambi6n hechos como las manifestaciones
ruidosas en que se quemaba en efigie a cubanos
meritisimos, sin perjuicio de, ocho dias despues,
hacer manifestaciones de simpatias a esos misnmos
ciudadauos. Con las sesiones secrets queriamos
nosotros evitarlo, por esa raz6n que es la prin-
cipal.
Y cuando lleguemos A tratar las relaciones entire
Cuba y los Eitaios Uaidis, qua part el senior Ta-
mayo todo esta lioulih, todo estal pensado y todos
tenemnos concienuia, criteria determiunitl sobre cada
uno de los problems, yo digo at sefir Tiamiyo que
necesito cue u n homnbre se levante y me diga cua-
les son las relaciolies entire Cuba y los Eitados Uni-
dos, cuales son los interests comunes entire ambos
pueblos, hasta d6nde Ilega, hasta d6nde alcanza el
poder que recibimos del pueblo cuban para powder
dar, para poder restringir. Pero, despues de todo,
yo no pretend hacer un discurso, sino simplemen-
te salvar lo que allf en la Comisii6 dije y e,: que que-
rfa que las sesiones fuesen secrets; y siempre queel
sefor Tamayo so levante parJ p dir que seai pu-
blicas, yo me levantare para pedir lo contrario por
las mismas razolies que llevo expresadas, y por un
argument mayor, si cabe: por el incident doloroso,
penosfiiino y sensible qua aciba de ocurrir con el
misino senior Tamayo y el Presidrnte senior Gonzilez
Llorente.
El sefaor SANGUIr,r: Me permit preguntir al
seinor Presideute, si no seria inconvenient inquirir
de la Asamblea, si estA bastante discutido el punto
para pasar A votaci6n.
El senior PRESIDENTE: iEstA conform la Cun-
venci6u? ,Cree que esta bastante discutido el pun-
to? Se pone a votaci6a la proposici6u del senior MI)-
r6a. El Secretario toward la votaci6n.


El senior MORUA: Pido que la votaci6a sea se-
creta.
El seflor NUSEZ: Me opongo A que sea secret.
El Secretario seRior Alemdn da lecture al articulo del
Reglanento vigente sobre las votaciones.
El senior VILLUEVDAS: So va a votarsi se aprue-
ba lo que propone el senior Morua. El que diga que
si, aprueba la proposici6n, vota la eumienda; el que
diga que n6, vota por las sesiones pdblicas.
El senior BETANCOURT: Pido que se lea la en-
mienda.
El senior PRESIDENTE: El sefirr Moria decia que
las sesiones sean rigurosamehte secrets.
El senior MORUA: Pero es la enmienda, senior
President. La enmienda dice que las sesiones sean
secrets, public6ndose sus acuerdos.
Sometido el punto 6 votaci6n, diez y nueve votaron que-
n6 y diez que st.
El senior PRESIDENTE: Sigue la discusi6n del
Reglamento.
El Sefior NUREz: Estando bastante discutido el
articulo del Reglamento que motive la enmienda
del senior Morda, pido que se someta A votaci6n.
El senior PRESIDENTE: A eso se iba A proceder.
Se ha discutido ya y acordado sobre el primer
pArrafo del articulo 57. iSe aprueba todo el ar-
ticulo, 6 se quiere discutir nuevamente punto por
punto?
Aprobado el articulo 57.
El sefnor VILLUENDAS: Lee los articulos 58 y 59,
que son aprohados.
El senior VILLUEiDAS: Lee el atticulo 60.
El senior ZAYAS: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el seFior
Zayas.
El senior ZAYAS: Era para rogar que ese articulo
se redacte de manera que pu-la haber sesiones
exL'aordinarias, sin estar precedidas ni seguidas
du una ordinaria. Pudiera haber un caso urgen-
te y que exija celebrar sesi6u en dia festive, y
entonces no se halla ni precedida ni seguida de
una ordinaria, lo que parece condici6n indispensable.
Yo propongo que se modifique diciendo que, cuando
el caso lo requiera, habrd sesiones extraordinarias,
seacillamente.
El senior MORUA: Yo pido la supresi6n de ese ar-
ticulo, porque me parece que basta con lo estable-
cido en el articulo 65 respect al misto particular.
Por lo tanto puede suprimirse el articulo 60.
El senior ZAYAS: Retiro mi proposici6n y apoyo
la del senior Morda.
El senior PRESIDENTE: 4,De manera que se supri-
me el articulo 60? Queda suprimido. Continue el
senior Secretario.
El senior VILLUENDAS: Lee los articulos 61 y 62.
*El senior MORUA: Pido la palabra para pedir una
explicaci6n. iPara quS se le notifica A los Delegadoo?
Yo lo enmendaria de esta manera:
"Articulo 62. Cuando se suspendan dos sesio-
nes por falta de quorum, se notificard el hecho A
los Delegados que hubieren dejado de asistir A ellas,
recordandoles al caso el articulo 83," que dice: Lee.
El senior ZAYAS: Hay una proposici6n del senior
Morda, y voy A formula otra nueva, porque la mia






98 DIARIO DE SESIONES


no se opone A la de 6l. Yo creo que si se han sus-
pendido dos sesiones consecutivas por no liaber quo-
rum, se notificara A los Delegados que faltaren, pero
si todavia no hay quorum a la tercera vez: ,qu6 se
hace? Eso debe preverlo el Reglamento; yo entiendo
que en ese caso debe celebrarse con cualquier nuime-
ro de Delegados, siempre que pasen de la mitad. El
articulo 83, que indica el senior Mor6a, dice lo que
se ha de hacer con los Delegados que falten, A los
que se impondrAn determinadas censuras; pero como
pudiera permanecer inactive la Asamblea, yo pro-
pongo que eso se le afiada ademAs, que en la tercera
convocatoria se celebrara la sesi6n con cualquier nl-
mero de Delegados, siempre que exceda de la mi-
tad del nimero total.
El senior PRESIDENTE:: ,El senior Zayas tiene la
bonded de repetir la sintesis de su proposici6n?
El senior Zayas: Con much gusto. Propongo que
el articulo 62 express, que en la tercera reunion de
la Asamblea sin que haya quorum en ella, se ce-
lebre la sesi6n con cualquier n6mrero que asista,
siempre que exceda de la mitad de los sefiores De-
legados proclamados.
El senior MORUA: Yo entiendo que no puede
accederse A eso, porque aprobado el articulo, 61 esa
es una excepci6n que se ha de dar al articulo 61.
El senior PRESIDENTE: El articulo 61 no esta
aprobado.
El sefor VILLUENDAS: Si esta aprobado.
El senior ZAYAS: Pido la palabra. El articulo 61
expresa que se necesita la asistencia de las dos
terceras parties de los Delegados proclamados para
que haya quorum y se celebre sesi6n. El articulo
62 preve que puede haber dos sesiones consecu-
tivas en que no asista esc quorum, y dice: se
notificara personalnente A los Delegados que no
hayan concurrido. Y yo digo, que si no concurren
en nuimero suficiente los Delegados por tercera,
cuarta, quinta y sexta vez 4se seguirAn suspen-
diendo las sesiones? Y me parece que no debe ser
asi, porque esto so prestaria A que, puestos de
acuerdo por determinado motivo, con idea de obs-
truccionar la march de cualquier asunto, una se-
rie de Delegados, se prolongaran las sesiones con
convocatorias iintiles por no haber quorum; y yo
propongo que se exprese que, a la tercera vez, se
celebrard la sesi6n con cualquier nfmero de Dele-
gados, y para.que esteno sea muy exiguo, se ex-
prese que has de pasar de la mitad de los Dele-
gados proclamados. Esto no se opone al articulo
61 que es la regla general, sino que constitute
una excepci6n de la regla general.
El senior MORUA: Yo entiendo que se opone per-
fectamente, y se opone porque alli se dice que sin
ese requisite no tendrAn valor los acuorlos quese
tomen. Que se enmiende ese articulo 61, porque
si n6, no es possible adoptar la enmienda del senior
Zayas.
El senior PRESIDENTE: Esta aprobado el articu-
lo 61, segdn el cual, para celebrar sesi6n, se necesita
que se hallen presents las dos terceras parties de
los Delegados.
El senior Rrus RIVERA: Al redactar el articulo
a que se esti haciendo referencia, tuvimos en cuen-


ta las observacioues que acaba de hacer el senior Za-
yas; y que pudiera faltar un ndmero determinado
de Delegados para former el quorum que senala
el aiticulo 61. Y entire poner una penalidad, cuau-
do llegare ese caso, a los individuos que faltasen
al cumplimiento de su deber, 6 dejar la sensatez,
cordura y patriotism de los que aqui se refinell,
optamos por lo segundo, considerando que todos
los Delegados tienen empefio en servir a su patria,
y, por tanto, no pondrian obstAculo al cumplinien-
to de su deber, dejando de faltar a las seziones.
Esta es la raz6n que ha tenido esta Comisi6u para
redactar asi el articulo qu- se present a la apro-
baci6n de los sefiores Delegados.
El senior ZAYAS: Yo no insist en mi proposi-
ci6n, porque tambi6n creo dificil que llegue el caso;
pero como este Reglamento prev6 todos los posi-
bles, y ose es un caso possible, la presentaba; pero
no insist en ella y la retire.
El senior PRESIDENTE: Entonces queda aproba-
do el articulo 62.
El seflor Secrelario, Villuendas, lee los articulos
del 63 al 72 inclusive, que son aprobados. Lee el 73.
El senior MORUA: Pido que se enmieude ese ar-
ticulo en la form siguieutv: "Niugin Delegado
podrd hablar sin haber antes solicitado el uso de la
palabra, que se pedirA desde el asiento, agregando
que el que habla lo hara siempre de pie y frente A
su bufete."
El senior Rius RIVEUA: No s6e que obed(ce la
modificaci6n, ni en qu6 razones de conveniencia se
funda el senior Mor6a para pedir esa modificaci6n,
y pido que exponga algunas razones para que se le
puedan objetar, si es que no lo cree inutil.
El senior MoRUA: Es precisamente porque ale-
mis de hallarnos aquf en un local en qu e e oye
tan poco, si se hace uso de la palabra sentado, se
oye meuos, si se hace de pie se oira mis; y desde
luego es mis propio usar de la palabra de pie, en
una Asamblea, que n6 sentado.
El senior Rius RIVERA: CoLno las razones son
de tal peso que obligan A uno a aceptar la pro-
posici6n de que se able de otro modo que no sea
sentado, para reformer el articulo en el sentido.que
lo pide el senior Mor6a, y como la cuesti6n es de
escasa importancia y no merecela pena de discu-
tirla, se puede poner A votaci6n.
El senior QUESADA: Sefor Presidente, no tene-
mos quorum eu este instant.
1l senior Rius RIVERA: Pido que se cueute el
ntmero de Delegados para saber si hay quorum.
Yo creo que si lo hay: 16 forman quorum.
El senior PRESIDENTE: El senior Alemin vuelve
al momento.
El senior Rius RTVERR: Hay quorum; hay mias
de 16.
VARIOS DELEGADOS: Deben ser dos terceras par-
tes.
El senior Rius RIVERA: Pero es que todlavia no
estA vigente el Reglamento.
Entran various Delegados que se etncontrabaa fLera.
El senior QUESADA: Ya hay quorum, conform
al Reglamento que nosrige, queexige simplemeu-
te la mayoria absolute.





bit tA CONVENCiON CONSTITV-YENTE 99


El seflor PRESIDENTE: Se somete A votaci6n las
dos aclaraciones propuestas por el senior Mor6a, 6
sea, si los sefiores Delegados deben hablar de pie
y desde su puesto, 6 si se deja A su discreci6n.
El Secretario, seinor Villuendas, toma la votaci6n.
Por mayoria queda aprobada la enmienda del senfor
Morta. Lee los articulos 74 y 75 y quedan aprobados;
al leer el articulo 76, pide la palabra el senior Bravo
Correoso.
El senior PRE-IDENTE: La tiene el sefor Bravo.
El sefor BRAVO CORREOSO: Tomo la palabra sen-
cillamente para pedir que se adicione A este articulo
el pArrafo siguiente: Cualquier Delegado po-
dra hacer uso de la palabra para coutestar las alu-
siones de que pudiera habersido objeto, y para de-
fender i otro Delegado ausente."
El sdior Zayas y el senior Portuondo apoyan la
proposicibn del sefzor Bravo Correoso.
El senior PRESIDENTE: jEstA conforme la Con-
vencion con la enmienda que se acaba de hacer por
el selnor Bravo Correoso? Aprobada.
El senior Rius RIVERA: Eso es mAs que una en-
miendia,es iuna adici6n que puede ocupar el nimero
de orden que se supriini6.
El senior PRESIDENTE: Un caso 49 A ese articulo.
El senior FERNANDEZ DE CASTRO: Tomo la pala-
bra para pedir una aclaraci6n a la Comisi6n del
Reglamento, antes de entrar en la discusi6n del
articulo 76; y es, que hasta ahora hace referencia A
que los seniores Delegados que hayan heclo uso de
la palabra, tienen el derecho para hacerlo en tal 6
cual concept, pero n6, en qu6 ocasiones y c6mo
han de hacer uso de ese derecho los que no han
usado de la plalabra.
El sefor VILLUENDAS: Pido la palabra para con-
testar al senorFerniandez de Castro, aun cuando
no soy de la Comisi6n.
El sefiLr PRESIDENTE: La tiene el sefnor Villuen-
dis.
1El sefi r VILLUENDAS: He pedido la palabra pa-
ra contestar al senior Castro. Con arrealo A otro
articullo quie y esta aprobado, de este Reglamento,
el Delegiado que haya usado de la palabra, podra
usar de ella nuevainente; de modo que en este caso
se refiere al que haya hablado, pero el que n6, pue-
de pedir a lpalabra con arreglo a otro articulo que
no se hi aprobado, y que segnramente el sefior Cas-
tro no iha leido.
El sefior QUESADA: Sefor Presidente, yo ruego A
la Presidencia que ordene la lecture del articulo'77.
El SECRETARIO se8or Villuendas lee el articulo cita-
do.--El seflor Castro estA satisfecho? Este hace sefia-
les afirmativas.
El senior PRESIDENTE: Queda aprobado el articulo
76. Igyualmente quedan aprobados los articulos 77 y 78.
El SECRETARIO ssetor Villuendas lee textualmente el
articu lo 79.
El senor MORUA DELGADO: Senor Presidente, se
labia pedilo que la palabra orador que figure eu
ese articulo se supliera por la de Delegado, segfin
propuso el sefnor Sanguily.
El senor VILLUENDAS: JAl! si, justamente.
El sefor PRESIDENTE: Quedan aprobados losar--
tfculos 79, 80, 81, 82 y 83.


El senior VILLUENDAS: Lee el articulo 84.
El seinor PORTUONDO: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el sefor Por-
tuondo.
El senior PORTUONDO: Respecto al articulo 84;
simplemente para solicitar una aclaraci6n de la Co-
misi6n de Reglamento. Yo deseo saber si en las vo-
taciones nominales se hara constar en el acta el
nombre y el sentido en que cada uno de los sefiores
Delegados haya votado, 6 si serA necesaria la peti-
ci6n de cualquier Delegado para que se consigne en
el acta el nombre y la contestaci6n que los seifores
Delegados hayan dado sobre la votaci6n.
Yo deseo que alguno de los miembros de la Comi-
si6n de Reglamento me explique si es necesario eso,
6 si, por el contrario, no es necesario, y siempre se
entienda que es 6sa la forma en que ha de redactar-
se 6 ha de consignarse en el acta la votaci6n.
El senior ALEMAN: La Comisi6n de Reglamento
entendi6 que no era necesario, puesto que al redac-
tar el acta los Secretaries debian siempre concretar
los que digan que si y los que digan que n6, con-
signando el nombre de cada uno.
El senior PORTUONDO: De manera que, si no lo
solicitase nadie, se harA constar en acta en qu6 sen-
tido han votado los Delegados. Es decir, que no se
pondra el resume de las votaciones, sino el nombre
de los Delegados y el mode como han votado.
El senior PRESIDENTE: ,Se aprueba el articulo?
Seflales afirmativas. Queda aprobado.
Se aprueban los articulos 85 y 86 sin discusi6n. Lei-
do el articulo 87, pide la palabra
El senior QUESADA: Sefior Presidente: yo propon-
go una modificaci6n A ese articulo 87. Yo creo que
no se debe privar del voto A los que entren en la
sesi6n en los moments en que se estA votando; en
todos los Parlamentos entiendo yo, que hasta se toca
la campanilla A fin de que concurran los que estan
fuera y den su voto. Por lo tanto, yo creo que so
podia modificar ese articulo, diciendo: "entrando en
el sal6n" y afiadir, "pero permitiendo la entrada &
los quo por cualquier incident hayan tenido quo
ausentarse temporalmente del sal6n de sesiones."
Puesta d votaci6n la enmienda, nadie pide la palabra
en contra.
El senior PRESIDENTE: Queda aprobada la en-
mienda del senior Quesada.
Se leen y quedan aprobados los articulos 88, 89, 90,
91,92 y 93. Al llegar al articulo 94, pide lapalabra el
seflor Lacret.
El senior LACRET: Sefior Presidente: yo pido la
supresion de una part de este articulo. Yo creo
que al pedir aqui un Delegado salvar su voto, obe-
dece seguramente A un sentimiento ajeno completa-
mente A los deberes que le han traido A esta Con-
venci6n, y, no por rencor, ni por odio, ni absoluta-
mente por nada, porque todos los sentimientos los
dejamos A la puerta. Yo pido que cada Delegado,
en cualquier acto de votaci6n, diga si 6 diga n6, des-
pues de pensarlo, porque si no lo hace asi, es confe-
sar que en aquellos moments estaba ausente de su
conciencia y no sabe lo que ha de decir, 6 no esta
cumpliendo los mandates de un pueblo que lo ha
mandado aqui para que 6 todas las cuestiones presto





t66 fM!ARIO gE SESIONPS


atencion y d6 francamente su opinion. Pido que
cada uno de los Delegados, menos en s si6n secret,
d6 su opinion siempre en las sesiones p6blicas.
El senior MORUA DETLADO: No lo encuentro de
moment. ZNo hay un articulo del Reglamento qne
habla de los votos en blanco?
El senior VILLUENDAS: N6, habla de papeletas en
blanco; pero no dice si en las votaciones debe 6 n6
abstenerse de votar.
El senior MENDEZ CAPOTE: La redacci6n de ese
articulono esti muy clara. El proposito de la Comi-
si6n del Reglamento no es el que el senior Lacret
entiende.
El seinor LACIRT: Yo lo que quiero es que no se
abstengan de votar los Delegados......
El senior MENDEZ CAPOTE: Hay tres maneras de
votar: votaci6n ordinaria, votnci6n nominal y vota-
ci6n secret 6por papeletas. Cuando se trata de la
votaci6n por papeletas, dicho se estia que es secret,
porque no se sabe en qu6 sentido va votando cada
uno; cuando se trata de la votaci6n nominal, se sabe
expresamente c6mo se va votando, y asi consta en
acta; pero cuando se trata de votaci6n ordinaria, no
consta, no se puede hacer constar en qu6 sentido han
votado cada uno de los sefiores Delegados. Uno de-
terminado puede, en ese case, tener un inter6s espe-
cial en que conste en acta c6mo ha votado y pedir
que se haga constar en el acta su voto. Esa es la
forma que se express generalmente cuando se dice
que se quiere salvar el voto. Por ejemplo: se acaba
de hacer ahora una votaci6n; cualquier Delegado, si
tiene intores en hacer constar en el acta que vot6
que si 6 que n6, puede pedir de una manera especial
que se haga constar eso en acta, pues de otra mane-
ra no constaria c6mo vot6. Puede exponer a la Sa-
la, por escrito, los motivos; eso es lo que se propu o
decir el articulo del Reglamento.
El senior LACRET: Pido que el voto sea dado, ra-
zonado 6 n6; pero que sea dado siempre.
El senior ALEMAN: En el seno de la Comisi6n
hubo diversidad de criteria respect A c6mo debian
entenderse las votaciones nominales, si se debfa 6 n(
poner en el acta el nombre de los que dicen si y de
los que dicen v6. La mayoria, opin6 que si, pero bu-
bo, repito, dentro de la misma Comisi6n quien opi-
naba que n6. Tal paj'ece ahora que result contra-
dicci6n entire este articulo y otro que se,tiene apro-
bado. Por este articulo todo Delegado puede salvar
su voto, porqtie cuando se haga la votaci6n nominal
se hau de cotsignar los nombres, y en ese caso
yo me permit llamar la atenci6n de mis conpafie-
ros para que modifiquen este articulo.
El senior JUAN G. GoMiEz: Pido la palabra. Yo
entiendo que el articulo esta hien redaetado. Cuan-
do la votaci6n es ordinaria, no se sabe qui6nes
fueron los sefiores que dijeron que si y cuales los
que dijeron que n6, puesto que unos se quedan seni,-
tados y otros se ponen de pie. Puede suceder que al-
guno tenga interns en hacer constar en el acta que
vot6 que si 6 que n6, y ahi se le reserva (s5t facul-
tad.
El senior MENDEZ CAPOTE: El Reglamento del
Congress espafol emplea 1 misma redacci6n.
El senior Rius RIVERA: Pido la palabra para


hacer una aclaraci6n. Yo creo que mi amigo el
senior Lacret, no se ha referido A que se salve el
voto, sineo a que unose abstenga de votar, lo equal es
diferente.
El senior VILLUENDAS: Para una cnesti6n de
orden, senior Presidente. Lee el articulo 53.
El senior PRISIDENTE: Discutido el punto se so-
mete A votaci6n.
El sefnor NURSE,: ,Pero qu6 es lo que se va a
poner a votaci6n?
El senior ZAYAS: Pi'lo la palabra para hacer
una enmienda.
El sefnor PnISIDEN'TE: 4,Qul se va A votar? iEn-
mienda de una enmienda?
El sefnor ZAYAV: Pero creo satisfarat al senior
Lacret; mas.-i empiezo a explicirl, Irig', uso de la
palabra, y yo no estoy en el uso de la palabra por la
Presidencia.
El senor PRESIDENTE: Tiene la pdalbra el se-
fior Zayas.
El senior ZYAis: Yo creo que eas e- uina cues-
ti6n de redacci6n; todo Delegado puede salvar el
voto y yo lo entiendo de esta manera, porqne lo he
visto practicamennte en Corporaciones, cuando no se
puede distinguir en qu6 forma ha votado cada cual.
Aqui se hasegnido el procedianiento de perma necer
unos de pie y otros en sus asientos, y en est6 caso,
uno que no este en'eramente de acuerdo, pero que
no tenga empeflo en la discusi6n, dice: salvo mi vo-
to; es decir, hago constar esa salvedad en acta, 6 lo
que es lo mismo, yo no tengo empeiio en forinnlar
una proposici6n en contra, pero quiero hacer cous-
tar que lie votado en contr.. De manera que yo creo
que explicado en qu(e consiste la solvedad del voto,
y como que el Reglamento no prev6 este caso en
las votaciones secretas, sino que solamente habla de
las ordinarias, que consistent en levantarse 6 que-
darse en su asiento, podria todo subsanarse dicien-
do: (todos los Delegadoz, en votaci6n ordinarin, po-
dran salvar su voto en el nota), es decir, hacer cons-
tar su voto en una forming especial; porque no es
que se abitenga de votar, es qua hace resaltar su
voto entire los dema, porque en las votaciones or-
ilinarias no se distinguen unos de otros por nombre
de persona, comno suedle en las nominales. De modo
qne aqui no se trata de abstenerse de votar, sino de
salvar el voto; precisamente lo contr;'rio de lo que
cree el sefnor Lacret.
El senior MENDKZ CAPOTE: Yo me atreverfa en
nombre de los compaferos de la Comisi6n A acep-
tarla enmienda del senior Zayas, pero quitando la
palabra ,salvarn que es la que ha motivado esta
discusi6n. N6sotros nos inspi amos para la redac-
ci6n de este Reglaienito en dos Reglamentos del
Congress espafiol, uno antiguo y *otro modern,
pero el senor Giherga me ha dicho, con su exlperien-
cia parlamentaria, que alli tambi6i se presentan
esas misnmas dulas, por mns que ya habia jurisprn-
dencia en el mismo sentido en que lo ha explicado
el senior Z tyas tan claramente. Yo propongo esto
para las votaciones ordinaries, pues es el ciicocaso
on que puede ocurrir, porque en las nominales, doln-
I!e consta el nombre de todos los votantes, no hay
necesidad de hacerlo. Si algun senior Delegado quie-







AR LA C0NVk4Cfof4 CONSfitttYfNtf 1o t


re, puede hacerlo dando su voto por escrito a la
Mesa.
El senior ZAYAS: Estoy conforme, de acuerdo.
El senior PRESIDENTE: 4Se acuerda esa modifi-
caci6n? Queda aprobada.
El senior VILLUENDAS: Un moment, senior M6n-
dez, el articulo queda redactado asf: (cTodo Dele-
gado, en votaci6n, puede hacer constar su voto en el
acta, sin necesidad de razonarlo en las votaciones
ordinarias, pero si lo desea, puede motivarlo por es-
crito A la Mesa,. Deseo ahora hacer una pregunta A
la Comisi6n de Reglamento. Cuando la Comisi6n
de Reglamento habla de votaciones secrets, no pre-
v6 el caso de que algunos Delegados al votar, vo-
ten en blanco; y yo digo, si en una votaci6n secret
un Delegado quiere abstenerse de votar iqu6 se
hace? El capitulo tercero de las votaciones no pre-
v6 el caso. Yo no hago mas que una preguuta,
por mAs que todos los Delegados deben tener el va-
lor de sus convicciones; y por consiguiente, exigir
la redacci6n de un articulo en que esto se diga.
El senior MENDEZ CAPOTE: El articulo 68 re-
suelve el caso.
El senior VILLUESDAS: Ese articulo no resuelve
nada; habla de los que dicen que si, y que n6, y
nada mas; pero, 4y el que no diga nada, el que no
quiera decir si 6 n6? Yo no hago mis que pregun-
tar si en votaci6n nominal cualquier Delegado po-
dra abstenerse, reservando su voto.
El senior ZAYAS: Tengo entendido que el senior
Villuendas propone que se agregue un articulo que
diga: uTodo Delegado podra abstenerse de votar en
las votaciones nominales,. Y yo propongo lo si-
guiente: ((Ningun Delegado podra abstenerse de
votar en las votaciones nominales, pero tendra el
derecho de explicar su vote.
El senior VILLUENDAS: El senior Zayas se opone
a que un Delegado se abstenga de votar, y sin em-
bargo, el senior Zayas sancion6 con su voto, ayer,
que un Delegado votara en blanco.
El senior ZAYAS: Es muy distiuto el caso.
El senior VILLUENDAS: En una votaci6n secret
yo me abstengo de votar.
El senior ZAYAS: Pero yo no s6 que es ousted.
El senior VILLUENDAS: Pero es el hecho que un
sefior Delegado se ha abstenido de votar.
El senior ZAYAS: Yo creo que este caso es aje-
no A la cuesti6n.
En la votaci6n secret no se puede evitar que uh
individuo vote cuantas veces quiera en blanco.
Claro est6 que no se puede decir que no vote en
blanco, porque votaria cuantas veces quisiera, y no
hay modo hibil de evitar eso que yo consider un
mal.
En la votaci6n nominal desde el moment que
tiene el derecho de explicar su voto, entiendoque
debe significarlo en sentido afirmativo 6 negative,
hacienda despu6s alguna explicaci6n para demos-
trar su no complete conformidad; y esto es muy
usual en muchas corporaciones. Entieudo que es
convenient que todos los Delegados emitan su
parecer afirmativa 6 negativamente respect a
cualquier cuestin; y pido que se agregue "que no
podr6 abstenerse ningin Delegado de votar en las


votaciones nominales, pero tendra el derecho de
explicar su voto."
El senior NUREz: Pido la palabra en contra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Nfiiez.
El senior NUSEz: Todo Delegado debe tener el
derecho de abstenerse de votar, sin que por esto se
deje de contar su voto para el efecto del quorum.
El senior BERRIEL: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tiene el senior Berriel.
El senior BERRIEL: Entiendo que dado el ob.jeto
especial que persigue en su Constituci6n esta Asam-
blea, no puede, en sentido alguno, suponerse nadie
autorizado para que deje de dar su voto sobre los
dos asuntos capitals y exclusives que constituyen
la material que es el objeto que ha de someterse A la
deliberaci6n de la Convenci6n; esto obliga a todo
Delegado a dar su voto; desde el moment que se es-
tableciera como derecho, como possible, la absten-
ci6n de uno, tendrian todos el mismo derecho y en-
tonces seria impossible que esta Asamblea pudiera
cumplir con los deberes que le est6n determinados y
sefialados y para cuyo cumplimiento ha sido preci-
samente elegida.
El senior NUaEZ: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Si se aprueba lo que pro-
pone el senior Zayas, yo pido que se agregue un ar-
ticulo poniendo una penalidad al Delegado que se
abstenga de votar, pues no hay ningdu medio coer-
citivo para obligar a un Delegado A emitir su voto.
En todos los Parlamentos los Delegados que no
quieren votar, se abstienen.
El senior VILLUENDAS: Si el senior Zayas me
permit, dar6 lecture 6 la enmienda, tal como la ha
propuesto: "Ningdu Delegado podr6 abstenerse de
votar en votaci6n nominal, pero podra explicar su
voto."
Yo pido al senior Presidente ponga eso 6 votaci6n,
pues retire mi enmienda, en vista de las razones ex-
presadas por el senior Berriel.
Votaci6n.
El senior Rius RIVERA: Pido la palabra para
una aclaraci6n: aal votar el sefor Lacret se ha con-
signado como negative su voto?
El senior VILLUENDAS: El senior Lacret lo ha
prestado afirmativo.
Contin6.a la votaci6n y queda aprobada la enmienda
del se1or Zayas.
El senior Secretario lee el articulo 94.
El sefor PRESIDENT, GONZALEZ LLORENTE: Se-
gfin el articulo 24 de este Reglamento, que se halla
en armonia con el de la Yaya y con todos los Regla-
mentos de que tengo noticia, el Presidente no puede
tomar parte en ninguna discusi6n. Si quiere hacerlo,
debe abandonar su puesto.
Hle visto un articulo sobre el cual deseo hacer
brevemente uso de la palabra. Pido, pues, que venga
quien me sustituya en este lugar, para alejarme de
61 mientras hago uso de la palabra sobre el ar-
ticulo 94.
El sefior VILLUENDAS: El senior Cisneros parece
que es el que debe venir ocupar ]a Presidenci i.
El sefor Cisneros ocupa la Presidencia.
El senior VILLUENDAS: De la discusi6n de la
Consti,tuci6n. Articulo 94.






i60 biAkI0 D E! SkiNiOk


Lee l ,articulo 94.
El seller GONZALEZ LLORENTE: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE, CISNEROS: La tiene el se-
flor Llorente:
El senior LLORENTE: Svfiores: yo no habia leido
este articulo hasta ahora. Es, a mi ver, el mis grave
de que podiamos ocuparnos, porque es el que com-
prende nuestro objeto esencial, nuestro finico objeto:
former la Constituci6n del pais, es decir, la Ley fun-
damental que deberA regirnos por el mayor tiempo
que sea possible, porque esta debe ser nuestra ten-
dencia; asunto gravisimo que se sobrepone a todas
las discusiones de detalle que hemos tenido 6 que
pudieramos tener.
Yo he pedido la palabra para opmuerme A que se
apruebe el articulo 94, porque luego que la Conven-
cion quede constituida definitivamente, lo que es-
pero y deseo que se haga, terminada la discusi6n
del Reglamento, es decir, luego que haya una Mesa
definitive y 6sta pase a sus tareas esenciales, la
Mesa sefiala.rA un t6rmino que no podri pasar de
ocho dias, A fin de que todos los Delegados puedan
presentar las bases constituciouales, los proyectos
que deseen someter a la Convenci6n; y yo bajo dos
aspects impugno el articulo. El primero, bajo el
aspect del termino. Yo no s6 con qu6 experieucia,
con qu6 inspiraci6u cuentan mis compafieros para
estar seguros de presentar en ocho dias un proyecto
de Constituci6n. Consider tan ardua la tarea, que
no me atrevo a acometerla en ese plazo. NueAtra
obra no ha de ser una mera apariencia, sino una obra
de realidad muy important, que dejard grave res-
ponsabilidad en sus autores y que debe ser lo mnis
duradera possible.
Segundo aspect: que todo Delegado pueda pre-
sentar las bases para la Coustituci6n, los proyectos
totales 6 parciales que desee, es decir, cada uno un
proyecto de Constituci6n. Yo no s6, sefiores, si la
Comisi6n de Reglamento se ha detenido A pensar
en el caso de que nos encontremos aquf treinta y
un proyectos de Constituci6n. iSe concibe eso? iY
cuando se terminaria? Se han de discutir uno por
uno y articulo por articulo; se han de reunir en
grupos los que sean afines................
El senior MENDEZCAPOTE: Pido la palabra para
una cuesti6n de orden.
El senior LrLREN'TE: Ruego al senior Presidente
me sostenga en mi derecho y no se me interrumpa.
No puede el seni)r M6ndez Capote interrumpirmn,
sino para pedir que se lea uu articulo del R-gla-
mento.
Los que son afines se pueden agrupar; ,y si no
son afines, ni parecidos siquiera, c6mo se agrupan?
i(,u6ndo se concluirA la discusi6n de 31 proyectos
diferentes y, acaso, entire si opuestos, de Constitu-
ci6n? Seniores, podria darse el caso de que los Dele-
gados hoy j6venes, cuando se encuentren en su edad
madura, se digau: iFelices tiempos aqu6llos en que
empezdibamos 6 discutir el primer proyecto de Cons-
tituci6n cubana! i,C6mo va a ser eso? Lo regular, lo
que se ha hecho siempre es que se nombre una Co-
mision que redacte y propouga una Constituci6n,
porque si n6, sefiores, esto seria interminable. Yo,
para presentar s61o un proyecto, aunque sea parcial,


de Constituci6n, me confieso absolutamente incapaz
en el t6rmino de ocho dias. Es necesario separar, eli-
iniiar por complete este articulo; es necesario que
se nombre una Comisi6u elegida con prudencia, con
amplitud, sin pequefio espiritu de partido; que ven-
gan los que entire nosotros consideremos mas com-
petentes, y queellos, reunidos, deliberando seriamen-
te, como los que van a hacer la obra. m.s ardua y de
mas respousabilidad desu vida, former un proyecto
y nos lo traigan; despu6s lo discutiremos, y asi ten-
dremos un rumbo y nonos encontraremos con 31
proyectos de Constituci6n.
iHacer dentro de ocho dias un proyecto de Cons-
tituci6n! Aquf no hay un hombre que con la mauo
en el pecho diga: yo soy capaz de dar cima A ese
trabajo en ese t6rmino. Tal hecho es simplemente
impossible. Yo propongo, pues, que se suprima el
articulo 94 en su totalidad, y en su lugar se acuerde
lo que propongo, "que cuando la Convenci6n est6
legalmente constituida, que no lo estA, ni se acerca
A estarlo mientras no haya una Mesa definitive,
cuando este legalmente constituida, lo primero que
hara sera nombrar la Comisi6u que proponga el
proyecto de Constituci6n."
Asi, el procedinientose habrA simplificado, ha-
bremoi hecho menos larga la espectaci6n del pais y
habremos ganado condiciones que nos acerquen a la
obra para que hemos sido llamados, que es nuestro
gran objeto y nuestro gran deber.
El senior MENDEZ CAPOTE: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: La tieue antes el senior
Sanguily.
El senior MENDEZ CAPOTE: Como miembro de la
Comisi6n suplico al senior Sanguily que me la ceda.
En este caso yo no tengo derecho de hablar, pero,
como miembro de la Comisi6n de Reglamento que
se encuentra en este moment bajo el peso de una
acusaci6n, quisiera hacer una aclaraci6u al sefior
Llorente.
E senior SANGUILY: Le cedo el turno al senor
M6ndez Capote.
El senior MENDEZ CAPOTE: Yo empiezo por pe-
dir al senior Llorente, me perdone por haberle in-
terrumpido; pero realmente esa suposici6n que el
hacia contra los miembros de la Comisi6n, envuel-
ve un criterio tan extrafio como el de suponer que
venimos A pedir a la Convenci6n que autorice un
procedimiento tan disparatado, y yo no queria que
el senior Llorente siguiera hablando en ese senti-
do, sin que antes precediera a ello una aclaraciou.
Yo iba A pedirle al senior Llorente que leyera los
articulos que siguen, y entonces verfa que esto for-
ma todo un sistema, que seri. malo 6 que sera
bueno, pero que nosotros entendimos era el mejor
cuando lo hemos propuesto, y el seflor Llorente
seguramente, cuando lea los articulos siguientes, re-
tirara su proposici6n de que se suprima el articulo
94 que yo, a nombre de la Comisi6n, digo que no
debe ser retirado. (Lee el articulo 94 y los 95 y 96,
y en relaci6 con ellos los 46 y 47.)
De mauera que nosotros no hernos prelendido que
los proyectos totals 6 parciales 6 las bases que los
sefiores Delegados quieran presentar a la Conven-
ci6n, para que los estudie y discuta en su caso, cons-





DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 103


tituyan la material que informed el proyecto de Cons-
tituci6n. Nosotros no podamnos quitarle la iuiciati-
va A los Delegados para que presentaran los traba-
jos que hagan dentro de ese termino, que podrA ser
corto 6 podra ser largo; era necesario respetar de al-
guna manera la iniciativa de los sefiores Delegados;
pues con esos proyectos, que no haceu mas que re-
partirse entire los Delegados para que se constituyau
entouces en secciones y se tomen todo el tiempo que
las secciones estimen necesarias, se respeta esa ini-
ciativa.
Cuando los tengan estudiados, nombra cada sec
ci6n un miembro para que forme parte de la Comi-
siu6 que ha de redactar el proyecto 6nico y exclusi-
ve que se ha de somuter A la apr.ba-ci6n do la
Asamblea; este es el sistema, que no tiene nida de
complicado. Yo creo que el senior Llorente no in-
sistira en que el articulo se suprimln, porque es nece-
sario; pues de lu contrario, serfa quitarle inicitti va
los Delegados.
El senior GONZALEz LLORENTE: Semi)r Presilente,
esto es tan grave que ruego al senior Pcesidente y a
la Convenci6u que amplie el debate deutro de los
trcminos extraordinarios que conce le el Reglamn nt),
y pido la palabra. Yo, lejos de modificar mi propo-
sici6n, insist en ella, con mAs motive despu6s de
haber ofdo al senior Mendez Capote ........
El senior PRE-IDENTE: Tiene la pilabra el sei >r
Sanguily.
El sefiorSANGUILY: Yo se la cedo al sefor Llorente.
El senior GONZALEZ LLORENTE: Yo decia 'que el
senior Mendez Capote ha reconocido la justicia de
mis observaciones, porque para explicar ese ar-
ticulo 94 se refiere A los siguientes. Yo s6lo he leido
el 94, y si los siguientes se necesitan para su explica-
ci6n, yo los rechazo, y pido que se anulen los ar-
ticulos 94, 95 y 96, porque donde empieza lo fini-
co que debiera hacerse, es en el articulo 97. El ar-
ticulo 95 determine el plazo de ocho dias, t6rmnino
que el senior M6ndez Capote reconoce como insufi-
ciente; la Mesa formarA un grupo con los proyectos
totales que se hubieren presentado, otro con los
proyectos parciales, y clasificarA las base, formando
un grupo de todas aquellas que se refieran A un
mismo asunto. Hecho esto, cuidarA de que todo sea
copiado y repartido A los sefiores Delegados; do m )-
do que hay el primer trabajo, que es el de ocho
dias, para proponer un proyecto de Constituci6n.
DespuBs viene un segundo trabajo quese tomarAn las
secciones: la clasificaci6n y concentraci6n de gru-
pos; hay un nuevo t6rmino para examiner los gru-
pos, y la Comisi6n nombrada por las secciones, es
decir, la Comisi6n que yo propongo, con la diferen-
cia de que no ha de ser nombrada por las secciones,
sino aqui por todos los DAlegados, por la Conven-
ci6n, sera la que proponga uun proyecto general de
bases.
Ese punto es de importancia capital: el nombra-
miento de las personas que han de former la Comi-
si6n de Constituci6n. Si esa Comisi6n es nombrada
por las secciones, vendrA aquf con una representa-
ci6n indirecta, conferida por medio de mandatarios.
Los comisionados redactarAn el proyecto definitive
que serA presentado A la Convenci6n.


Decia el sefnor M6ndez Capote, y ,cou qu6 derecho
se le quita a un Delegado el derecho de intervenir?jNo
se le quita nada. So noinbra una Comihsi6n, coino se
ha leido en el Reglnmento, y el Delegado intervene
primero de un modo indirecto por imedio de un
mandatario que 61 ha elegido; segundo, reservindo-
se la facultad de corregir, de tecliazar la obra de su
representante, y esa facultad a. ejerce aqui libre-
inente, de modo que, sin peider cosa alguna, gana
ficilidad y tiempo para la obia constitutional'.
Una cosa si se necesita, una cosa que, contra mi
voluntad y por las indicaciones del senior M6ndez
Capote, me veo obligado A tocar muy incidental-
meute, porque ,yer, al pensar en esle asunt,t, siguien-
do la march de nuestras discusiones, vefa que se
acercaba el moment en que, seg6u sucede en las
procesiones religious 6 civicas, los que menos valen
van delante, es decir, los iitimos son los primeros,
yo habria de colocarme en la pii nera fila, y cnando
se iniciara el gran asunto de la Constituci6n, pedir
la palabra para tratar un punto inuy superior al ar-
ticulo 95. Sup6ngase que con esos preliininares se
hiciese en ocho dias el trabajo de esas bases y se
Ilegara al punto por el que yo creo debe empezars-;
supongamos que el senior Mendez Capote es un mien-
bro de la Comisi6n, y ademas que el seflor Mendez
Capote coocentra en si, por delegaci6n express 6 ti-
cita, el pensamiento, el sentimiento y la voluntad de
todos sus companeros. Yo le preguntaria al senior
Mendez Capote, y ;qu6 va T hacer usle 1, sefis r
iUna Constituci6n? ,Un C6digo fundamental? Y
,c6mo? IReuniendo las constitucioues de otros pue-
blos, tomando de aqui y de alla, formando una es-
pecie de mosaico? iN6! Eso no es lo que sirve. Lo
que necesitamos es una ley fundamental para nos-
otros, nacida de nosotros, que respire nuestro espiri-
tu, que nos lleve A nuestros fines, que sacie nues-
tras necesidades; y eso no lo podemos encontrar
ni en las repdblicas sudamericanas, ni en los can-
tones de Suiza. Esa ha de ser nuestra obra propin.
Por eso consider exiguo, y permitaseme la frase,
que no lleva intenci6n de ofensa, por eso consider
ridicule el t6rmino de 8 dias.
Pues bien, el senior Capote nqu6 diria A la Conven-
ci6n? ,lo de Luis X[V, yo soy li Convenci6n? El se-
flor Capote habia de proponer la Constituci6n, y
4qu6 Constituci6n? Para quo? ZSabria el senor
Capote lo que habria de hacer, sin que supiese la
voluntad de la Convenciin, es decir, la voluntad de
la mayorfa, es decir, la voluntad del pais? Porque
sean cuales fueren los rodeos que se empleen, nos-
otros, aquf, en mayoria, representamos legitin Iamen-
te A todo el pais.
Yo entiendo que si la Convenci6u recibiera de
todo el pueblo cubano el encargo de construir un
gran edificio para un fiu determinado, y nosotros
tomaramos, traj6ramos de los Estados Unidos 6 de
Europa al mejor arquitecto del mundo y le dij6ra-
mos: lEa! ahi tiene uste I operarios y dinero: A cons-
truir el edificio; 1l nos preguntaria iy A. que se des-
tina ese edificio? 6Va A ser un almae6n 6 un pala-
cio, un establecimiento industrial 6 un cartel?
Porque yo al trazarlo, tengo que saber A qu6 se des





104 DIARTO DE SESI0NES


tina; si n6, voy A construir una jaula, qae servira
para todo y no servirA para nada.
Nosotros, con el valor de nuestro cargo, acepta-
mos la responsabilidad que contrajimos al admitir-
lo, y debemos decir claro y alto y de un modo con-
creto qu6 es lo que queremos.
H1 aqui una de las dos grades cuestiones que
nos estan coinetidas: la primer, la ley fundamental;
la segunda, es la accesoria que no necesito ni nom-
brar ahora.
Y debemos decirle a la Comisi6i que nombremos:
Ustedes van a former un proyecto de Constituci6u,
para fundar nuestro Gobierno, pero debemos decir-
le cual es la forma esencial de ese Gobierno.
Hay uno a quien haciu6dole yo ayer estas obser-
vaciones me contestaba: "eso se expresara en los ar-
ticulos."-;C6ino! 4En los articulos? ZConcibe us-
ted una obra tan grande sin un pensamiento domi-
nante de unidad? Si usted no dice cuAl es la forma
de Gobierno que adoptamos ide qu6 nos servirAn
todos los articulos, circunstancias y pormenores que
vienien a ser consecuencias 6 corolarios?
Aqul no puede haber quien se figure que las
cuestiones son como aquellos muebles que sirven
para todo el mundo, quien crea que se pueda hacer
un proyecto de Constituci6n que sirva para una mo-
narqufa absoluta,6 para una monarquia constitucio-
nal, 6 para una repdblica unitaria, 6 para una re-
p)ublica federal, 6 para un Gobierno represeutativo,
6 para uno parlamontario. Eso es absurdo. No
hay en este mundo hombres bastante inspirados pa-
ra former una universal rep6blica de Plat6n, que
sirva para todas las formas y todos los pueblos. Es
necesario, pues, que aqui en deliberaci6n abierta y
clara, a los ojos del pueblo que nos llam6, decidamos
por mayoria, como representantes de ese pueblo,
cual es la forma de Gobierno que queremos y cual,
por consiguiente, aquella que debe dominar el pro-
yecto que se nos present, porque si no, no hacemos
nada, nada que sea prActico.
El senior VILLUENDAS: Pido la palabra para una
question de orden. El articulo 53 que habla de la
discusi6n de las enmiendas, dice que en la discusi6u
de 6stas s6lo se podra hablar una vez en pro y otra
vez en contra. El senior Llorente ha hablado dos
veces, de modo que 3a no se debe hablar mis. Se-
g6n el articulo 94, creo que precede pouer A vota-
ci6n si se deja el articulo......
El senior LLORENTE: Interrumpiendo. Se ha am-
pliado el debate, de modo que la censura no tiene
raz6u de ser.
El senior VILLUENDAS: El Secretario no ha to-
mado nota de eso.
El senior LLORENTE: Se ha ampliado la discusi6n,
y eso lo tuve en cuenta. Atendi6ndose a la grave-
dad de este asunto, que es el mis important de tp-
dos los que aqui nos pueden ocupar, se ampli6 la
discusi6n, hoy, mafiana y pasado y mientras se ne-
cesite para llegar A un acuerdo, de manera que no
he faltado......
El senior VILLUENDAS: NO se ha ampliado, y si
se ha acordado, no he tornado nota de la votaci6n
ni he emitido mi voto.


El senior LLORENTE: Es una direcci6n del debate
y el Presidente podia hacerlo.
El senior VILLUENDAS: Yo sentirfa contrariar al
senior Lloreute. Claro esta que yo tengo muchisimo
gusto en escucharlo, 61 lo sabe, porque siempre
aprendo algo.
El senior LLORENTE: La Presidencia .....
El senior VILLUENDAS: Aunque la Presidencia
hubiera podido hacerlo, ha infringido repetidas ve-
ces el Reglamento......
El senior MENDEZ CAPOTE: Cuando no lo ha de-
bido hacer 61, sino la Asamblea.
El senior VILLUENDAS: Yo enteudia que el deba-
te no se habia ampliado, pero si esta ampliado, que
siga el senior Llorente......
El sefior LLORENTE: Sise ampli6......
El senior VILLUENDAS: Pero entiendo que no se
ha puesto a votaci6n, porque si se hubiera puesto, yo
hubiera votado en contra, y yo no vot6.
El senior LLORENTE: Yo preguut6 6 la Piesiden-
cia si en atenci6n 6 lo grave del asunto podia consi-
derarse ampliado el debate, y me dijo que si, y yo
digo que ante la importancia de este asunto, seau
cuales fueren las formas reglamentarias ahi consig-
nadas, yo lo hubiera hecho asi, porque todo eso es
muy pequefio ante la maguitud del objeto de uues-
tra discusi6n.
El senior VILLUENDAS: En vista de las manifes-
taciones que me hace el senior Presidente, estino
ampliado el debate y me alogro, por la esperanza de
volver a escuchar la palabra del senior Llorente.
El sefor SANGUILY: Pido la palabra.
El senior PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior
Sanguily,
El senior SANGUILY: Sefiores Delegados: ser6 muy
breve y procurar6 ser muy claro; voy A dirigirme
en part A la Comisi6n y en general a los sefiores
Delegados, para presentarles una duda que en alg6u
concept palpitaba en el fondo de las manifestacio-
nes del senior Llorente que acabamos de oir. A mi
se me ofrece un reparo al articulo 94 de que se trata,
pero no desde el mismo punto de vista y por las
mismas razones aducidas por el senior Llorente. Eu
el concept de la Comisi6n, dados los prop6sitos de
la Comisi6n, conforme los ha explicado el sefior
M6ndez Capote, se entiende mejor el articulo, sobre
todo si se complete leyendo los articulos sucesivos,
no queda la menor duda de que el senior Llorente
estA equivocado. La Comisi6n no ha podido pre-
tender que desde que se organic y constituya defi-
nitivamente la Convenci6n con la elecci6u de la
Mesa, empiecen los sefiores Delegados a concebir,
cada cual A su manera y cada uno, sendas constitu-
ciones, para en el espacio de ocho dias ordenarlas y
completarlas y presentarlas A la Mesa. Eso no cabe
e'n lo possible. La Comisi6n sin duda se ha referido
A los sefiores Delegados que ya tuviesen algnu pro-
yecto de Constituci6n complete 6 algdn proyecto
parcial.
Todavia mAs claro: me refiero 6 los proyectos to-
tales de bases para la Constituci6n, 6 6 los proyectos
parciales; y esto tanto cabe en lo possible, que de pd-
blico se dice, no s6, ni me importa saber con qu6
gnado de verdad, que aqui algin Delegado trae com-





DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 105


pleta una Constituci6n- In6til sera lo primero si
habrA de presentarse y quedarse sobre la mesa; pero
todos sabemos que bace ya precisamente dos meses,
uun compatriota nuestro, sin ser Delegado, comenz6
a publicar en uno de los peri6dicos de esta cindal
uu proyecto de Constituci6u. Era de inferir, pue.s,
por parte de la Comisi6n, la publicidad de este caso
aunque no se supiese, y much mas en el seno de la
Conveuci6n; no es pues 6ste el aspect del artfculo
que pudiera merecernos algin reparo; me mereceria
alg6u reparo en esta eventualidad que pudiera ocu-
rrir, y yo creo que cabe esta eventualidad de que al
contrario, ning6n miembro de la Convenci6n tenga
todavia preparado proyecto de ninguna clase. (El
senor Mendez Capote, interrumpiendo: Pido la pala-
bra )
El senior SAGUILY, continue: Si alguno tuviera
proyecto de aquellas dos classes P que se refiere el
articulo 94, seria no s6lo indtil abrir ese intervalo
de ocho dias para que fueran presentados i la Mesa,
seria hasta perjudicial, porque entonces si encoutra-
ria yo demasiado breve el tiempo, y lo que produje-
se el mis distinguido y competent de nuestros com-
pafieros, tendria que ser una verdadera improvisa-
ci6n con todos los defects iug6nitos a las improvi-
saciones. Y no crea la Comisi6n que yo hago un
reparo, me parece haber explicado con claridad mi
pensamiento. De hacer un reparo, no lo haria por
cierto A lo que sostiene el senior Llorente.
Lo que voy a decir no es mAs que uua duda que
tengo, sin referirme directamente ni much menos
exclusivamente a la Comisi6n de Reglamento; sino
ai mis compafteros, A todos mis companeros, y voy A
exponer el punto como si nos encontrdsemos en uua
sesi6n secret.
El articulo 94 determine que, constituida la Mesa,
se proceda A sefialar un tiempo como de ocho dias
para que vayan sucesivamente presentando los se-
flores Delegados que los tengan, proyectos totales 6
parciales relatives A la Coustituci6n. ZNo sera-y
aquf va la duda-una deficiencia de ese articulo el
no comprender, el no expresar tambi6n, que al mis-
mo tiempo se presentasen proyectos de opini6u res-
pecto 6 las relaciones de Cuba con los Estados Uni-
dos?
Yo s6, sefiores Delegados, y lo digo con la pena
que habr6is de suponer, que alguno 6 que algunos
de mis compafieros...... (El sebor Berriel, interrum-
piendo: Sefor Presidente, pido la palabra.)
El senior SANGUILY, continuando: pretenden que
es impolitico el tratar desde ahora esta materia:.....
(El se~or Gonzalo de Quesada, interrumpiendo: No se
oye nada desde aqui.)
El sefor SANGUILY, continuando: y si me atrevo Ai
decirlo es con el respeto que me inspiran las opinio-
nes de personas para mi distinguidas y merecedoras
de mi aprecio, y porque consider que no tienen ab-
solutamente que hacer en esta Convenci6n conside-
raciones de cierto orden politico, porque creo abso-
lutamente indtil, por inexplicable y por ineficaz, la
aplicaci6u de la political A los trabajos de la Con-
venci6n; porque sobre todo tengo la satisfacci6n de
encontrarme de acuerdo con muchas observaciones
que ha expresado A este respect muy elocusnte-


mente esta noche mi ilustre companero el senior
Llorente, y porque creo que es mli deber decir cor-
dialmente, decir lealmente, decir sinceramente lo
qu, yo pienso, a mis coinpafie-ro, de la Convenci6n.
', no estoy hablando para el pfiblico; la sesi6n
es secret para mi; yo no me dirijo mis que a los
sefiores Convencionales y creo de mi deber manifes-
tar el fondo mismo, si es precise, de mi pensamiento.
El senior PRESIDENTE: Sefnor Sanguily, permita-
me que le advierta que ya el t6rmino ha pasado.
El senior SANGUILY: Estoy A la disposici6n de la
Presidencia.
El senor PRESIDENTE: Si usted acaba pronto
puede seguir hablando.
El sefiol SANGUILY: No s6 cuando acabar6.
El senior EUDALDO TAMAYO: Pido que se prorro-
gue la sesi6n.
El senior SANGUILY: Creo que la cuesti6n es de-
licada, y deseo que nadie se llame a enganio 6 nadie
me interpreted mal. Estoy haciendo un esfuerzo ex-
traordinario para que cada palabra mia se desarticu-
le de las que le anteceden y de las que le sigan; de
modo que ningnno se engafie ni yo pueda engafiar
A ninguno. Decia el senior Llorente que el problema
no era hacer una Constituci6n: que el problema pa-
ra nosotros era hacer una Constituci6n que tuviese
alguna base, algin fundamento. En este caso en-
tiendo que el fuudamento no ha de ser legal, sino,
hasta cierto limited, international. Decia el senior
Lloreute, y decia bien, que estamos expuestos a
hacer una Constituci6n sobre el papel, es decir,
una Constituci6n sin valor y sin aplicaci6n segura
por lo menos; porque para el senior Llorente el
asunto mas grave, mis trascendental, confiado a
nuestra meditaci6n y 6 nuestro cuidado, era la
forma esencial de la soberania, y ya aquf me se-
paro del seinor Llorente, porque para mi el asun-
to capital, el asunto de verdadera trascendencia,
la material plasmante y plkstica de la Constituci6n,
es para nosotros el acaso pavoroso problema de la
extension de la soberania. La Constituci6n de la
Repfiblica national implica la Soberania; la Cons-
tituci6n de Cuba implica la Soberania de Cuba.
4EstAn seguros los sefiores Delegados de que Cuba
ha de ser, cuando nosotros hagamos una Constitu-
ci6n sobre esa hip6tesis, realmente en absolute so-
berana? Pero como sea una hip6tesis en estos mo-
mentos la soberania de Cuba, si hacemos sobre ella,
si fabricamos sobre ella, nuestra Constituci6n, 4no
estamos expuestos a fundar sobre las aguas pasa-
jeras? iAcaso-determinada la extension de la so-
berania-no seria forzoso modificar la Constituci6u
en consecuencia? ,Acaso la Constituci6n no ha de
moldearse sobre el concept y la extension de la
soberania? 4No es, pues, la premisa inevitable y la
fecunda premisa de todo nuestro trabajo, la depu-
raci6n del concept de la soberania de Cuba? Es
decir, ,no debemos antes de estudiar un articulado
constitutional, como si vivi6ramos solos, como si
eso fuera definitivamente a ser aprobado, como si
nadie estuviera aquf con nosotros, ni nuestro tra-
bajo dependiera de sanci6n alguna, mirar el pro-
blema de frente, 6 por lo meuos resolver los dos
problems paralelamente y desde luego conside-






106 DIARIO DE SESIONES


rarlos A un tiempo? ,Tengo6 n6 raz6n en career
que, segin sea el orden de relaciones con los
Estados Unidos, asi ha de ser la Constituci6n?
Porque si no afecta A la Constituci6n ese orden de
relaciones ,por qu6 se nos pide establecerlo? ,Por
qu6 no esperar A que constituido el Gobierno aquf
creado, sean los organisms creados por nuestra
Constituci6n los que establezcan las relaciones que
hayan de tener los dos paises, de acuerdo nuestro
Gobierno con el Gobierno de los Estados Unidos?
,Y si esto es asf, y si se nos ha dicho que esto no
ha de ser asi, no vemos algo raro, extraordinario y
fnico? ,Vlrece 6 n61a pena este asunto, de con-
siderarse? ,Estaria justificado que nos desentendi6-
semos absolutamente de ello? ,Es serio tampoco
desentenderse? ,Nos conduciria A alguna parte el
desentendernos de la consideraci6n de este gravisi-
mo y trascendental problema? Pues si fuera asi, si
como pienso es asi, me parece que debe modificarse
el articulo 94, diciendo en 6l todo lo que se quiera,
todo lo que acuerden los sefiores Delegados sobre el
plazo, pero diciendo que depositarAn en Secretarfa 6
entregarAn A la Mesa los sefiores Delegados, proyec-
tos generals de bases para la Constituci6n y pro-


yectos de opinions acerca de la respuesta que debe-
mos dar A los Estados Unidos; porque se nos ha
pedido por el Gobierno de los Estados Unidos ulna
opinion respect al orden de relaciones que debe
haber entire aquella Naci6n y la Isla de Cuba.
El senior VILLUENDAS: Pido la palabra para una
cuesti6n de orden. El articulo 28 dice que las se-
siones terminarAn A las cinco de la tarde: como el
articulo se ha aprobado, pido la suspension de la
sesi6n para mafiana.
El senior NuREz: Pido que se d6 lecture a una
moci6n del senior Alemnn.
El senior LLORENTE: Cono se permit A un De-
legado hacker uso de la palabra una 6 dos veces por
haberse ampliado el debate, la pido para mfiiana.
El sefior NusEz: Pido que se lea ]a moci6n pre-
sentada.
El senior VILLUENDAS: So le puede dar lecture
mafiana.
Orden del dia para mafiana: continuaci6n de la
discusi6n del Reglamento, y si hubiere lugar, consti-
tuci6n de la Mesa definitive.

Eran las cinco y veitte.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs